ArticlePDF Available

Abstract and Figures

The information age requires information policies to guide its global articulation. Brazil has attempted to answer this call with policies that despite their good intentions have not obtained desired results. DATA-SUS, the Brazilian health information system, operates under policies that seem to be designed without considering the latest discoveries of Information Science regarding the informational nature of humans. This article discusses several information behavior models and theories that must be considered when formulating information policies, and proposes an "Information Field" model containing guideposts for their construction.
Content may be subject to copyright.
Escoge idioma
Español
OPEN JOURNAL SYSTEMS
Ayuda de la revista
USUAR I O/ A
Ha iniciado sesión como...
orionx
Mis revistas
Mi perfil
Cerrar sesión
ID IO MA
Enviar
CON TENI DO D E LA R EVIS TA
Buscar
Ámbito de la búsqueda
T
odos
Buscar
Navegar
Por número
Por autor
Por título
Otras revistas
TAM O DE F UE NT E
IN FO RM AC N
Para lectoras/es
Para autoras/es
Para bibliotecarias/os
INICIO ACER CA DE... ÁREA PERSONA L BUSCAR ACTUAL ARCHIVOS ANUNCIOS
Inicio > Archivos > Vol 30, No 69 (2016)
Investigación Bibliotecológica es una revista científica mexicana en acceso abierto y texto completo bilingüe del área de la
bibliotecología y de la información. Contiene artículos de investigaciones realizadas en México y en otras partes del mundo. Los
artículos publicados son arbitrados y dictaminados por prestigiados especialistas nacionales e internacionales. La revista también
publica reseñas críticas sobre obras de la especialidad que previamente han sido arbitradas y dictaminadas. Sus artículos tratan
problemas teóricos o empíricos relacionados con la Bibliotecología, la Biblioteconomía, la Archivonomía, la Documentación y las
Ciencias de la Información. Publica también colaboraciones de carácter multi e interdisciplinario que abordan temas relacionados
con los campos de estudio anteriormente mencionados.
Esta publicación está incluida en los índices más importantes de la especialidad así como en servicios especializados de
información. Es editada por el Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información. Su periodicidad es cuatrimestral y
es de acceso abierto.
Tabla de contenidos
EDITORIAL
LOS SERVICIOS BIBLIOTECARIOS EN LA WEB: RETOS Y OPORTUNIDADES PDF
Andrés Fernández Ramos 11-15
ARTÍCULOS
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE
INFORMACIÓN: CONSIDERACIONES TEÓRICAS ALREDEDOR DEL CASO DE
DATASUS EN BRASIL
PDF
Cristian Berrío Zapata, Fernando de Assis Rodrigues, Rita de Cássia Cassiano Lopes,
Angela Maria Grossi de Carvalho, Ricardo Cesar Gonçalves Santana
19-41
MODELO GENÉRICO DE GESTÃO DA INFORMAÇÃO CIENTÍFICA PARA
INSTITUIÇÕES DE PESQUISA NA PERSPECTIVA DA COMUNICAÇÃO
CIENTÍFICA E DO ACESSO ABERTO
PDF
Fernando César Lima Leite, Sely Maria de Souza Costa 43-73
CORRELACIÓN ENTRE LAS MEDIDAS DE CENTRALIDAD DE LOS PAÍSES Y EL
IMPACTO DE SUS ARTÍCULOS. CASO DE ESTUDIO DE LA INVESTIGACIÓN
SOBRE BIOTECNOLOGÍA EN LATINOAMÉRICA
PDF
Guillermo Armando Ronda-Pupo, Yesenia Ronda-Danta, Yusleydis Leyva Pupo 75-94
DE LA PROMOCIÓN DE LA LECTURA POR PLACER A LA FORMACIÓN
INTEGRAL DE LECTORES
PDF
Elsa M. Ramírez Leyva 95-120
LAS NUEVAS PAUTAS PARA EL ACCESO A LA INFORMACIÓN PDF
Ariel Alejandro Rodríguez García 121-141
NECESIDADES DE INFORMACIÓN Y COMPORTAMIENTO INFORMATIVO DE
LOS AGRICULTORES DE AGAVE AZUL DE TEQUILA, JALISCO: UN ESTUDIO DE
CASO
PDF
Armando Sánchez Soto 143-178
PRODUCCIÓN E IMPACTO DE LAS REVISTAS PERUANAS DEL ÁMBITO DE LAS
CIENCIAS SOCIALES EN EL CATÁLOGO LATINDEX
PDF
Luís Fernando Morales-Morante 179-204
UN ANÁLISIS BIBLIOMÉTRICO EN EL ÁREA DE LA MEDICINA: COLABORACIÓN
CIENTÍFICA ENTRE BRASIL Y ESPAÑA (2002-2011)
PDF
Adolfo Alonso Arroyo, Ely Francina Tannuri de Oliveira, Maria Cláudia Cabrini Grácio,
Andrés Pandiella, Rafael Aleixandre Benavent
205-229
EL ORIGEN DEL SISTEMA BIBLIOTECARIO ESPAÑOL: CARACTERÍSTICAS Y
UTILIDAD DE LOS FONDOS BIBLIOGRÁFICOS QUE CONFORMARON LAS
PRIMERAS BIBLIOTECAS PÚBLICAS EN EL SEGUNDO TERCIO DEL SIGLO XIX
PDF
Genaro Luis García López 231-262
LA COLECCIÓN COMO DISPOSITIVO DE LECTURA DE LA VIOLENCIA POLÍTICA
EN LA LITERATURA INFANTIL ARGENTINA
PDF
Laura Rafaela García 263-284
RESEÑA DE LIBROS
EL CEREBRO LECTOR: ÚLTIMAS NOTICIAS DE LAS NEUROCIENCIAS SOBRE LA
LECTURA, LA ENSEÑANZA, EL APRENDIZAJE Y LA DISLEXIA. BUENOS AIRES: SIGLO
VEINTIUNO EDITORES, STANISLAS DEHAENE
PDF
Elsa Margarita Leyva Ramírez 287-291
NUEVA AGENDA POR EL LIBRO Y LA LECTURA: RECOMENDACIONES PARA
POLÍTICAS PÚBLICAS EN IBEROAMÉRICA, COLOMBIA: CERLALC-UNESCO, 2013, 155
P. ISBN: 978-958-671-172-2
PDF
Marisa Rico Bocanegra 293-294
Los trabajos deberán ser enviados a: Revista: Investigación Bibliotecológica: archivonomía, bibliotecología e información. Instituto
de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información, Torre II de Humanidades, piso 12, Ciudad Universitaria, C.P. 04510.
México, D. F. Por correo electrónico a la dirección: revista@iibi.unam.mx
Universidad Nacional Autónoma de México, Secretaría General, Torre de Rectoría, piso 7, México D.F. Del. Coyoacán, C.P. 04510. Todos los derechos reservados 2011. Esta página puede ser reproducida con fines no
lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. [CRÉDITOS]
Escoge idioma
Español
OPEN JOURNAL SYSTEMS
Ayuda de la revista
USUAR I O/ A
Ha iniciado sesión como...
orionx
Mis revistas
Mi perfil
Cerrar sesión
ID IO MA
CON TENI DO D E LA R EVIS TA
Buscar
Ámbito de la búsqueda
Todos
Buscar
Navegar
Por número
Por autor
Por título
Otras revistas
TAM O DE F UE NT E
IN FO RM AC N
Para lectoras/es
Para autoras/es
Para bibliotecarias/os
INICIO ACER CA DE... ÁREA PERSONAL BUSCAR AC TUAL ARCHIVOS ANU NCIOS
Inicio > Vol 30, No 69 (2016) > Berrío Zapata
Comportamiento informacional y políticas públicas de información:
consideraciones teóricas alrededor del caso de DATASUS en Brasil
Cristian Berrío Zapata, Fernando de Assis Rodrigues, Rita de Cássia Cassiano Lopes, Angela Maria Grossi de Carvalho, Ricardo
Cesar Gonçalves Santana
Resumen
En este artículo se presenta un análisis sobre las necesidades
de información y el comportamiento informativo
que muestran los agricultores de agave azul del
municipio de Tequila, Jalisco. Actualmente existen
diferentes grupos de agaveros —como también se les
conoce a esta clase de agricultores— que se distinguen
por elementos característicos como la tenencia de la
tierra, su poder adquisitivo y su estatus social. Destacan
los agricultores independientes y los agricultores
que alquilan sus parcelas, grupos de población en los
que se enfocó la investigación De acuerdo con los resultados
del estudio, tanto sus necesidades de información
como la consulta de determinadas fuentes y
recursos informativos para satisfacerlas giran en torno
a sus actividades agrícolas y al desarrollo de su vida cotidiana.
The information age requires information policies to
guide its global articulation. Brazil has attempted to
answer this call with policies that despite their good
intentions have not obtained desired results. datasus,
the Brazilian health information system, operates
under policies that seem to be designed without considering
the latest discoveries of Information Science
regarding the informational nature of humans. This
article discusses several information behavior models
and theories that must be considered when formulating
information policies, and proposes an “Information
Field” model containing guideposts for their construction.
Palabras clave
Políticas de Información; Internet; Sistemas de Información; e-Government; Brasil
Texto completo:
PDF
Los trabajos deberán ser enviados a: Revista: Investigación Bibliotecológica: archivonomía, bibliotecología e información.
Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información, Torre II de Humanidades, piso 12, Ciudad Universitaria, C.P.
04510. México, D. F. Por correo electrónico a la dirección: revista@iibi.unam.mx
Universidad Nacional Autónoma de México, Secretaría General, Torre de Rectoría, piso 7, México D.F. Del. Coyoacán, C.P. 04510. Todos los derechos reservados 2011. Esta página puede ser reproducida con fines no
lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. [CRÉDITOS]
19
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México,
ISSN: 0187-358X. pp. 19-41
Artículo recibido:
26 de septiembre de 2014.
Artículo aceptado:
9 de febrero de 2016.
* Universidade Federal do Pará, Instituto de Ciências Sociais Aplicadas ICSA, Pa-
rá-Brasil. berriozapata@ufpa.br
** Los autores pertenecen a la UNESP-Universidade E stadual Paulista, São Pau-
lo-Brasil. (fernando @elleth.org); (rit acassiano@marilia.unesp.br) ; (angela@faac.
unesp.br); (ricardosantana @tupa.unesp.br)
Comportamiento informacional y
políticas públicas de información:
consideraciones teóricas alrededor
del caso de DATASUS en Brasil
Cristian Berrío Zapata *
Fernando de Assis Rodrigues
Rita de Cássia Cassiano Lopes
Angela Maria Grossi de Carvalho
Ricardo Cesar Gonçalves Santana **
Resumen
La era de la información necesita políticas de informa-
ción para la articulación global; Brasil propuso políti-
cas que, a pesar de sus buenas intenciones, no consi-
guen los resultados deseados. Es el caso de datasus,
sistema de información de salud brasileño. Tales polí-
ticas ignoran los descubrimientos de la ciencia de in-
formación sobre la naturaleza del sujeto informacional.
Este artículo discute algunos modelos y teorías sobre
el comportamiento informacional que deberían ser
considerados en los debates sobre políticas de informa-
20
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
ción, y plantea un modelo de “Campo Informacional”
con temáticas que pueden guiar su construcción.
Palabras clave: Políticas de Información; Internet;
Sistemas de Información; e-Government; Brasil.
Abstr act
Information behavior and public policies for infor-
mation: theoretical considerations regarding data-
sus in Brazil
Cristian Berrío-Zapata, Fernando de Assis-Rodrigues,
Rita de Cássia Cassiano-Lopes, Angela Maria Grossi de
Carvalho and Ricardo Cesar Gonçalves-Santana
The information age requires information policies to
guide its global articulation. Brazil has attempted to
answer this call with policies that despite their good
intentions have not obtained desired results. data-
sus, the Brazilian health information system, operates
under policies that seem to be designed without con-
sidering the latest discoveries of Information Science
regarding the informational nature of humans. This
article discusses several information behavior models
and theories that must be considered when formulat-
ing information policies, and proposes an “Informa-
tion Field” model containing guideposts for their con-
struction.
Keywords: Information Policy; Internet; Informa-
tion Systems; e-government; Brazil.
Introducción
En la era de la información el discurso sobre la necesidad ciudadana de
acceder a datos se volvió común. Pero el problema del “acceso” sólo es
la punta del iceberg. El reto incluye evaluar empíricamente los flujos infor-
macionales en la población, sus efectos, e identificar los problemas que afec-
tan su democratización. A partir de la década de 1990 se diseñaron en Bra-
sil y otros países de Latinoamérica múltiples políticas de información, y aun
cuando la tendencia reduccionista de estas propuestas ha venido cediendo,
21
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
su diseño todavía se hace de espaldas a los avances de la ciencia de la infor-
mación en tres aspectos:
1. Se persiste en mantener una perspectiva centrada en “el sistema”,
abandonando al usuario.
2. Se ignoran los últimos modelos y teorías sobre el comportamiento in-
formacional humano.
3. Se mantiene una perspectiva racional-reduccionista sobre una visión
ecológica y de contexto.
Este artículo discute varios modelos y teorías sobre comportamiento in-
formacional y su relación con el desarrollo de políticas de información, par-
tiendo de los problemas reportados en los sistemas de información pública,
ejemplificados con el caso del sistema de información de salud brasileño da-
tasus. Se describen las normas que dieron origen a datasus y las debilida-
des que fueron identificadas en él por medio de estudios empíricos. Como
conclusión, se propone un mapa conceptual del “campo informacional” que
afecta a las políticas de información alrededor del ejemplo de datasus, para
alimentar su debate y mejorar la fundamentación de políticas de este tipo.
Transparencia, datos abiertos y datasus
Las políticas de información se apoyan en el acceso abierto y la transparen-
cia de los datos.1 La transparencia marca un estilo de gobernanza que redis-
tribuye la coordinación de recursos y competencias entre los órdenes insti-
tucionales y organizacionales, públicos y privados, abandonando el modelo
de monopolio estatal y buscando pluralismo en las funciones públicas.2 Las
tecnologías informáticas pueden ampliar el acceso a datos, intensificar la de-
manda de informaciones y estimular la transparencia en el Estado, produ-
ciendo nuevas formas de interacción Estado-ciudadanía.3 El acceso a datos
gubernamentales es condición para la participación ciudadana en los pro-
cesos políticos y de gestión pública que efectivizan la democracia.4 Internet
1 R. C. G. Sant’ana, Tecnologia e gestão pública municipal : mensuração da interação com a socie-
dade.
2 A. M. B. Malin, “Gestão da informação governamental: em direção a uma metodologia de
av a liação”.
3 V. Ndou, “E-government for developing countries: opportunities and challenges”; R. C. G.
Sant’ana, Mensuração da disponibilização de informações e do nível de interação dos ambientes
informacio nais digitais da administração munici pal com a sociedade.
4 K. Frey et al., O acesso à informação. Caminhos da transparéncia: análise dos componentes de um
sistema nacional de integridade.
22
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
permite entender con mayor precisión las necesidades ciudadanas, facilitan-
do la participación efectiva y directa en la gestión pública, y aumentando ex-
ponencialmente el valor de la información al compartirla abiertamente.5
Sin embargo, y como se verá más adelante, el acceso a la información gu-
bernamental es parcial, superficial y complejo debido a variables tanto del
contexto como del usuario y al volumen de datos públicos que no alcanza a
ser dominado por los sistemas de integración y gerenciamiento existentes.6
La calidad del acceso a la información es crítica si se busca promover el de-
sarrollo de puntos de vista independientes y relaciones transparentes entre
Estado y sociedad, características claves en la participación ciudadana.7
Por otra parte, el empoderamiento ciudadano que los datos puedan ge-
nerar está supeditado a garantizar su uso efectivo no sólo a través del acce-
so a la infraestructura informática sino también construyendo competencias
informacionales, técnicas y éticas en los usuarios.8 De otra forma, el empo-
deramiento tecnológico refuerza la concentración de capacidades y el poder
de aquellas minorías con el conocimiento, equipamento y contexto necesario
para aprovechar las fuentes y flujos de datos existentes.9
Las problemáticas del empoderamiento informacional ciudadano en Bra-
sil pueden ser claramente percibidas en el sector salud. Para entenderlas se
deben estudiar tres áreas: a) la legislación y estructura del sector salud, b) las
políticas públicas de amparo y estímulo al acceso a la información guberna-
mental, y c) las características de los sitios web suministrados por el Estado.
A continuación comentamos cada una de estas tres áreas.
El contexto de los sistemas de información pública
en Brasil y el sector salud
La constitución brasileña fundamentó el Sistema Único de Saúde (sus) ba-
jo un esquema descentralizado. Los estados y municipios tienen autonomía
para administrar las acciones y recursos de la salud de acuerdo con sus nece-
sidades particulares.10 El Fundo Nacional de Saúde (fns) es el órgano encar-
5 Opengovdata, 8 Principles of Open Government D ata.
6 J. Manyika et al., Big data: The next frontie r for innovation, competition, and produ ctivity.
7 R. C. G. Sant’ana y F. Rodrigues de Assis, “Acessando dados para visualização de afinidades
nas votações e ntre parlamentares do Senado”.
8 C. Berrío-Zapata, “Entre la Al fabetización Informacional y la Brecha Digital: reflexiones para
una reconcept ualización de los fenóme nos de exclusión digita l”.
9 M. B. Gurstein, “Open data: Empowering the empowered or effective data use for everyo-
ne?”; P. Norris, Digital divide: Civic engagement, information poverty, and the Internet world-
wide.
10 R. F. d. Brasil, Constituiç ão da República Federativa do Brasil .
23
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
gado de distribuir y controlar la gestión de estos recursos. La participación
ciudadana fue incluida en la gestión de salud por medio de la ley 8.142/90,
con la conformación de colegios comunitarios denominados Conferências de
Saúde y Conselhos de Saúde, cuya labor es fiscalizar la gestión correcta de
tales recursos bajo los criterios establecidos por el decreto 1.232/94.11 Las
transferencias se agrupan en bloques de financiamiento que se subdividen en
componentes o bloques, que son grupos de acciones y programas a los cua-
les se deben asignar presupuestos específicos. Estos bloques son definidos
en la Portaria 204/2007 para las áreas de a) atención básica, b) atención de
complejidad ambulatoria y hospitalaria media o alta, c) vigilancia en salud,
d) asistencia farmacéutica y e) gestión del sus.12 Los profesionales que com-
ponen los colegios encargados de estos bloques deben tener conocimiento
legal y burocrático del tema, y estar familiarizados con las necesidades de
salud pública de su unidad territorial. Toda la información de esta estructura
está compendiada en el sistema llamado datasus.
En 1988, la constitución brasileña reglamentó el acceso público a datos
de la manera siguiente: “[...] todos têm direito a receber dos órgãos públicos
informações de seu interesse particular, ou de interesse coletivo ou geral, que
serão prestadas no prazo da lei, sob a pena de responsabilidade, ressalvadas
aquelas cujo sigilo seja imprescindível à segurança da sociedade e do Esta-
do”.13
Este mismo documento instruyó sobre la creación de mecanismos de
consulta de la información: “Cabem à administração pública, na forma da
lei, a gestão da documentação governamental e as providências para fran-
quear sua consulta a quantos dela necessitem”.14
En el año 2011 se sancionó la Ley 12.527 de Acceso a la Información co-
nocida como lai, que adicionó nuevas obligaciones referentes al acceso pú-
blico de la información y la confidencialidad en documentos gubernamen-
tales. Organismos públicos y privados quedaron subordinados a esta ley,
que modificó el orden legal anterior al convertir la “confidencialidad” de los
documentos de gobierno de una característica general a una excepción par-
11 R. F. d. Brasil, Lei Nº 8.142 de 28 de Dezembro de 1990. Dispõe sobre a participação da co-
munidade na gestão do Sistema Único de Saúde (SUS) e sobre as transferências intergoverna-
mentais de recursos financeiros na área da saúde e dá outras providências; Decreto Nº 1.232,
de 30 de Agosto de 1994. Dispõe sobre as condições e a forma de repasse regular e automático
de recursos do Fundo Nacional de Saúde para os fundos de saúde estaduais, municipais e do
Distrito Federal, e dá outr as providências
12 R. F. d. Brasil, Portaria Nº 204 /gm de 29 de janeiro de 2007. Regulamenta o financiamento e
a transferência dos recursos federais para as ações e os serviços de saúde, na forma de blocos
de financi amento, com o respectivo mon itoramento e controle.
13 Ar tículo 5o., inciso 33 de la Constituição da Re pública Federativa do Brasil.
14 Idem.
24
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
ticular.15 El uso de redes de datos para compartir documentos de gobierno
se convirtió en una obligación: “Para cumprimento do disposto no caput, os
órgãos e entidades públicas deverão utilizar todos os meios e instrumentos
legítimos de que dispuserem, sendo obrigatória a divulgação em sítios ofi-
ciais da rede mundial de computadores (internet)”.16
Ese año, Brasil se adhirió a la iniciativa multilateral Open Government
Partnership, comprometiéndose a realizar esfuerzos por la transparencia y
la efectividad en el acceso a informaciones. Se establecieron metas que serían
periódicamente evaluadas por comités independientes,17 aun cuando Brasil
ya había establecido políticas de inclusión digital con el decreto presidencial
6.991, de 2009, conocido como Plano Nacional de Inclusão Digital.18
datasus, su problemática y el concepto de
campo de información
datasus es el sistema informático que compila y pone a disposición la infor-
mación del sus, sus acciones administrativas y su flujo financiero desde el go-
bierno federal, a través del Ministerio de Salud. Estos recursos se destinan,
en términos del artículo 2 de la ley 8.142, de 1990, a los gastos del Ministerio,
sus órganos y entidades de administración, así como a transferencias hacia
los niveles estaduales y municipales de la nación. Su portal es conocido como
datasus. La visibilidad de datasus fue paulatinamente creciendo así co-
mo la demanda que se hace de su información, y sin embargo, las relaciones
entre el sistema y sus usuarios no mejoraron.
En el año de 2013, Rita Cassiano, de la Universidad Estadual Paulista
unesp, realizó un estudio de usuarios en la ciudad de Assis, São Paulo, Bra-
sil19 para medir el nivel de dominio de datasus por parte de un grupo de
profesionales del área de enfermería. Los resultados fueron preocupantes.
Los usuarios, tanto trabajadores como estudiantes del sector salud, no consi-
guieron aprovechar la estructura de datos disponible por múltiples razones:
15 R. F. d. Brasil, Lei nº 12.527 de 18 de novembro de 2011. Regula o acesso a informações pre-
visto no inciso xx xiii do art. 5o, no inciso II do § 3o do art. 37 e no § 2o do art. 216 da Cons-
tituição Federal; altera a Lei no 8.112, de 11 de dezembro de 1990; revoga a Lei no 11.111, de 5
de maio de 2005, e dispositivos da Lei no 8.159, de 8 de janeiro de 1991; e dá outras providên-
cias.
16 Capítulo
ii, art ículo 8o. de la Lei nº 12.527 de 18 de novembro de 2011.
17 O. G. Partnership. Open Gove rnment Partnership Declaration.
18 R. F. d. Brasil, Decreto 6.991 de 27 de outoubro de 2009. Institui o Programa Nacional de
Apoio à Inclusão Digital nas Comunidades - Telecentros.BR, no âmbito da política de in-
clusão dig ital do Governo Federal, e d á outras providências.
19 R. d. C. Cassiano Lopes, Percepção dos usuários sobre o processo de acesso a dados da saúde em
sítios do Gover no Federal.
25
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
menús difíciles, hipervínculos rotos, desconocimiento sobre la mecánica de
presentación de los datos e ignorancia sobre su estructura administrativa.
Lo preocupante es que esta situación no es novedosa ni en Brasil ni en
el resto del mundo.20 Se pierde entre un tercio y la mitad del tiempo en lí-
nea por cuenta de interacciones desafortunadas con los sistemas de informa-
ción.21 Se calcula que casi la mitad de los internautas de los eua se sienten
frustrados con la utilidad de los datos encontrados en los portales guberna-
mentales, su granularidad y la cantidad de tiempo invertida en sus búsque-
das, esto debido a las terminologías utilizadas, su organización temática y a
un soporte de metadatos deficiente.22
Otras explicaciones sobre las fuentes de frustración en los sitios web de
gobierno han incluido factores como la baja predictibilidad de las interfa-
ces,23 velocidad lenta de carga y descarga de las páginas,24 poca facilidad de
visualización, dificultades de comprensión y soporte insuficiente en los por-
tales.25 La situación se agrava si tomamos en consideración que estos sólo son
los elementos “duros” de los sistemas de información,26 que representan sólo
la fracción visible del problema. Bajo ellos están las propiedades sociotéc-
nicas del sistema a las que Checkland llamó “blandas”. Ellas configuran el
“campo de información,27 una estructura informacional tecnológica y socio-
cultural, transparente, histórica, contextual, individual y colectiva, que está
cruzada por fuerzas en conflicto y cooperación, actuando bajo las leyes de la
teoría de campo.28
20 V. S. Oliveira, Buscando interoperabilidade entre diferentes bases de dados: o caso da biblioteca
do Instituto Fernandes Figueira; E. M. F. Barboza y E. M. d. A. Nunes, “A inteligibilidade dos
websites governa mentais brasilei ros eo acesso para usuários com bai xo nível de escolaridade”.
21 J. Lazar et al., “Help! I’m lost: User fr ustration in web navi gation”.
22 K. Bessiere et al. Understanding Computer user frustration: Measuring and Modeling the disrup-
tion from poor d esigns.
23 B. Shneiderman, “Designing information-abundant web sites: issues and recommendations”;
Designing The User Interface: Strategies for Effective Human-Computer Interaction, 4/e (New
Edition).
24 J. Ramsay et al. “A psychological investigation of long retrieval times on the World Wide
Web.”
25 Bessiere et al., Understanding Computer user frustration…
26 P. Checkland, “Systems th inking.”
27 Berrío-Zapata, “Una visión crítica de la intervención en Tecnologías de la Información y Co-
municación (t ic) para atacar la brecha digital y generar desar rollo sostenible en comun idades
carenciad as en Colombia: el proyecto Cum aribo.
28 K. Lew in, La teoría del cam po en la ciencia soci al.
26
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
El “campo de información” se puede definir desde cinco perspectivas:
a) Una arquitectura técnica y tecnológica que incluye estructuras de mi-
cropoder, vigilancia y control, que guían la recuperación de la infor-
mación y monitorean a los usuarios dentro de un espacio de acción
normalizador actuando como un Panopticon Digital.29
b) Una estructura semiótica, ideológica y cultural de isotopías que
trasladan e implantan representaciones y rutinas de una sociedad a
otra.30 Su medio de transmisión principal son las nomenclaturas cla-
sificatorias.31
c) Un campo de conflicto y cooperación entre los agentes informaciona-
les en términos de Negociación Simbólica32 y Negociación de Signi-
ficado.33
d) Un espacio de acción del comportamiento informacional de los usua-
rios y formuladores del sistema.
e) Un objeto epistemológico, histórico, cultural e ideológicamente con-
siderado, estudiado y explicado desde el sentido común, la ciencia y
la tecnología.34
Estas características deberían de ser parte de las preocupaciones de quie-
nes diseñan políticas de información, pues representan el acervo de más de
50 años investigación en ciencias sociales para una comprensión más depu-
rada de los fenómenos informacionales y, con ello, la posibilidad de mayor
eficiencia en el desarrollo sus políticas relacionadas. Sin embargo, la concep-
tualización de políticas públicas de información aún carece de abordaje inter-
disciplinar y visión de complejidad. Y así, las consecuencias de estas falencias
terminan apareciendo en sistemas de información críticos como datasus.
29 S. Zubof f, “Be the fr iction: Our Response to the New Lord s of the Rings.”
30 I. Blikstein, Kaspar Hauser ou a fabricação da realidade; C. Avgerou, “Information systems in
developing cou ntries: a critica l research revie w.”
31 H. A . Olson, The power to name: locating the limits of sub ject representation in libraries.
32 En el ca mpo de la in formática Küngas defi ne la negociación simbólica, como un proceso donde
las partes tratan de llegar a un acuerdo sobre los medios intelectivos para el logro de sus ob-
jetivos, mediante la aplicación de técnicas de razonamiento simbólico. Esta es una definición
tendiente al debate lógico matemático incluyendo elementos socioculturales: la negociación y
lo simbólico. P. Küngas y M. Matskin. “Partial deduction for linear logic: the symbolic nego-
tiation perspective”.
33 La negocia ción de signifi cado para Bouquet es cualquier enfoque viable para la interoperabilidad
semántica entre entidades autónomas, que no pueden evaluar problemas semánticos “mirando
dentro de la cabeza del otro”, así que forzosamente aceptan un proceso social de negociación y
acuerdos sobre el significado (semántica) y la intención del habla nte (pragmática) en su proceso
de comunicación. Burato los define sencillamente como el proceso general con el que los agen-
tes llegan a un acuerdo sobre el significado de un conjunto de términos. P. Bouquet y M. War-
glien. Meaning negotiation: an invitation; E . Burato et al. “Meaning Negot iation as Inferenc e.
34 K . Tu omi nen et al. “Information Literacy as a So ciotechnical Pract ice.
27
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
La ciencia de la información como movilizadora de la
gestión de políticas públicas informacionales
¿Por qué los fenómenos informacionales son desatendidos en el campo de
la gestión de políticas públicas? ¿Por qué vemos repetirse casos como el de
datasus en la esfera informacional pública regional? La ciencia política la-
tinoamericana recorre un camino en el que coexisten visiones deterministas
y de complejidad,35 pero en la práctica, se cae en procesos formalistas que
acaban con cualquier visión dialéctica o participativa. Existe una tradición
autoritaria, institucionalizada en los sistemas de acción política a través de lo
que O’Donnell llamó el “Estado burocrático autoritario”.36
Todo análisis sobre formulación de políticas informacionales está con-
dicionado por el contexto, la deliberación pública y la construcción de dis-
cursos,37 factores afectados por la tendencia a sobresimplificar y, con ello,
partícipes de la pérdida de parte significativa de los aspectos esenciales que
determinan las políticas públicas.38 Por esta razón, la perspectiva interdisci-
plinar de la ciencia de la información (ci) resulta muy interesante para movi-
lizar la formulación de políticas públicas de información.
Para iniciar este acercamiento entre la ci y las políticas de información,
se elaboran a continuación varias reflexiones utilizando la matriz de análisis
de políticas de información de Moore,39 en las dimensiones de “recursos hu-
manos” y “mercados de políticas de información” propuestas por Sebastián
y Rodríguez.40 Para guiar esta discusión se van a proponer dos cuestiones
centrales:
1) La legitimación y ajuste de las arquitecturas informacionales basadas
en Internet.
2) La construcción de “empatía” entre las estructuras informacionales y
las necesidades, sentires y capacidades de sus usuarios.
35 G. Flexor y S. P. Leite. “Análise de políticas públicas: breves considerações teórico-metodoló-
gi c as.”
36 G. A. O’Donnell, Modernization and bureaucratic-authoritarianism: Studies in South American
politics; “Reflections on the patterns of change in the bureaucratic-authoritarian state.”; Cata-
cumbas.
37 S. H. Linder y B. G. Peters. “A metathe oric analysis of polic y design.”
38 F lexor y Leite, “Análi se de políticas públicas…”.
39 N. Moore, Information policy and strategic development: a framework for the analysis of policy
objectives.
40 M. C. Sebastián et al. “La necesidad de políticas de información a nte la nueva sociedad globa-
liza d a.”
28
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
En esta discusión, el Estado tiene un rol protagónico en términos de ne-
gociación y violencia simbólica41 (negociar e imponer representaciones so-
ciales por decreto o cooptación). Por ello sus agentes deben tener ideas claras
y amplias sobre los costos de ajuste e implantación de rutinas informacio-
nales nuevas, y la deconstrucción simbólica del mercado informacional que
esto supone. Para esos efectos, las teorías que se discuten a continuación con-
tribuyen con conceptos centrales.
El contexto y el usuario son críticos
A la ciencia de la información le tomó 40 años llegar a comprender la im-
portancia del contexto en el cual se encuentran los sistemas de información.
Al igual que la ciencia informática, la ciencia de la información nació duran-
te la caída de las potencias europeas y el surgimiento de eua y la urss; un
periodo de reformulación del proyecto científico, industrial y capitalista.
Inicialmente, ambas eran ciencias prácticas, de perspectiva hermenéutica y
crítica nula,42 con una visión de totalidad monumentalista heredada del pen-
samiento eurocéntrico de Paul Otlet.43 Consideraciones sobre “el usuario” o
contextos distintos al europeo eran inexistentes. Finalizando el siglo x x, al
popularizarse la informática, la cuestión sobre el uso ciudadano de la infor-
mación y sus públicos ganó importancia.44 Después, en 1976, Brenda Dervin
atacó los presupuestos que esgrimían los “expertos” sobre las necesidades de
los usuarios.45 Veinte años después apareció la epistemología construccionis-
ta social en la ciencia de la información,46 se profundizó sobre el papel del
contexto47 y se articularon las perspectivas ecológica y evolucionista al cam-
po disciplinar de la ciencia de la información.48
Toda esta serie de evoluciones, aplicadas al diseño de políticas de infor-
mación, significan considerar profundamente las condiciones históricas, geo-
41 P. Bourdieu, “Structures, habitus, power: Basis for a theory of symbolic power”; M. N. Gon-
zalez de Gomez, “Novos cenários políticos para a informação”; Bourdieu, “La fabrique de
l’habitus économique”; C. A. Tamayo Gómez et al . “Génesis de l campo de Internet en Colom-
bia: elaboración estata l de las relaciones infor macionales”.
42 L. J. McCrank, Histor ical information science: An e merging unidiscipline.
43 I. Rieusset-Lemarié, “P. Otlet’s mundaneum and the international perspective in the history
of document ation and information sc ience.
44 B. M. Wildemut h y D. O. Case. “Early information b ehavior research.”
45 B. Dervin, “Strategies for dealing with human information needs: Information or communi-
cation?”
46 K. Tuominen y H. Savolainen. A Social Constructionist Approach to the Study of Information
Use as Discursive Action ; Tuo mi ne n et al., “Information Literacy…”.
47 C. Courtr ight, “Context in inform ation behavior research.”
48 A. Spin k y J. Currier. “Emerg ing Evolutionary Approach to Human Infor mation Behavior”.
29
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
gráficas y culturales de la población objetivo así como aplicar una hermenéu-
tica interdisciplinar para caracterizar los nichos y perfiles de los usuarios que
serán sujeto de la gobernanza informacional propuesta.
Comportamiento informacional en usuarios y formuladores
El rol del usuario y del formulador de un sistema de información no es fijo;
cambia y se alterna en la medida en que la actividad del sujeto y su contexto
van cambiando. Lo que persiste es el egocentrismo de los sujetos implica-
dos. Las políticas y sistemas informacionales se formulan desde suposiciones
e intereses de grupo. Aun con las mejores intenciones, un sistema de infor-
mación encarna una fuerza invasora desde el punto de vista de los usuarios.
Es necesaria una negociación simbólica eficiente para lograr efectos visibles
y duraderos, así como monitorear los procesos de autoorganización que van
paulatinamente emergiendo de los usuarios. Estos elementos emergentes son
intrincados e imprevistos, así que deben ser asumidos bajo una visión estra-
tégica, de complejidad y caos.49 El problema central es el sentido de las accio-
nes y las estructuras para los agentes participantes.50
La relación entre los diseñadores de políticas y los usuarios no es un espa-
cio vacío, sino que en él diversos grupos de interés juegan sus cartas colabo-
rativa o conflictivamente, de forma abierta o disimulada. Cada facción lucha
por su oportunidad de incrementar los grados de libertad de sus decisiones
hasta límites que dependen de la fortaleza institucional del contexto.51 Aquí
el problema central son las asimetrías de información y la construcción de
formas para balancearlas de manera autoregulada y sostenible.
Racionalidad, el sentido de la información,
informívoros y comportamiento de enjambre
El comportamiento informacional no puede ser asumido como “racional”,
algo que ya había sido establecido por la teoría de la racionalidad limitada.52
Sabemos por Brenda Dervin que a) dar más información no es necesaria-
49 K. M. Eisenh ardt y S. L. Brown. “Competing on the edge : strategy as struc tured chaos.”
50 Dervin, “Sense-making theory and practice: an overview of user interests in knowledge see-
king a nd use.
51 M. Crozier, La sociedad bloqueada; P. Medellín Torres, La política de las políticas públicas: pro-
puesta teórica y metodológica para el estudio de las políticas públicas en países de frágil institucio-
nalidad.
52 H. A . Simon, Models of bounded rationality.
30
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
mente mejor; b) que no se consume información fuera de contexto; c) que
los canales de información formales no siempre son los mejores, y d) que las
múltiples funciones de la información no son simples, específicas o pragmá-
ticas. El objeto de la información es crear sentido, conceptualizar; el saber
es más un verbo que un sustantivo, es diversidad y complejidad. El com-
portamiento informacional, como acción cotidiana humana mediada por el
lenguaje, es una construcción social y se edifica a través de negociaciones de
significado. El diseño de políticas públicas debe tener en cuenta la cotidiani-
dad del usuario, apoyado en el concepto de tejido social.53 Hay que entender
los flujos de información en la lógica comunitaria, desde los “pequeños mun-
dos”54 y sus estructuras de gratificación social.55 Las políticas de información
deben ser diseñadas con una visión bottom-up, desde la comunidad y no des-
de la técnica, la moda tecnológica o el imaginario de los formuladores. De-
ben existir ruedas consultivas con los usuarios y grupos de interés, así como
negociación y espacio para ajustes permanentes.
El ser humano es un informívoro,56 un rumiante de información que re-
húye la disonancia cognitiva y la incertidumbre. Es un cazador de datos que
procura construir sentido de formas energéticamente económicas. La credi-
bilidad se antepone a la exactitud, la conveniencia sobre la veracidad, la con-
sonancia sobre la disonancia. Una arquitectura informacional no es aceptada
tanto por su excelencia técnica como por el sentido que tenga para el usua-
rio y su economía energética. Aunque vivamos un mundo grafocéntrico,57 los
canales formales escritos no necesariamente son los más atendidos. Y si la
información es adobada con elementos lúdicos, con certeza tendrá una mejor
aceptación.58
Los seres humanos actúan en enjambre,59 estructuras de encadenamien-
tos informacionales que impulsan de forma inconsciente la acción colectiva
coordinada, movilizando mecanismos ancestrales que se apoyan en lo emo-
tivo60 y en el comportamiento de manada. Esta es una característica que no
puede ser dejada de lado al diseñar políticas de información.
53 Tuominen y Savol ainen. A Social Constructionist Approach…
54 Concepto de Efreda Chatman que refiere al poder que un grupo social pequeño y cerrado
ejerce sobre la act ividad informaciona l de sus miembros.
55 E. A. Chatman, “Life in a small world: Applicability of gratification theory to informa-
tion-seek ing behavior.”; “The impoverished l ife-world of outsiders.”
56 G. A. Miller, “In formavores”.
57 H. M. Ser res, Hominescências: O começo de uma o utra humanidade.
58 W. Stephenson, The play theor y of mass communication.
59 S. Gut iérrez et al. “Swarm Intel ligence Applications for the I nternet.
60 D. Nahl, “The Central ity of the Afective i n Information Behav ior”.
31
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
Asimetrías de información, economía energética y oportunismo
Ronald Coase percibió que toda transacción económica es informacional e
involucra costos: de búsqueda, negociación y salvaguarda.61 La transacción
es una estructura de intercambio de información que estipula contrapresta-
ciones futuras con respecto a la propiedad de un bien o servicio cualquie-
ra, y cláusulas de protección a lo prometido. Nunca accederemos a toda la
información porque los costos de búsqueda serían inviables. Actuando con
información limitada, preferimos datos de fácil acceso independiente de su
calidad; intercambiamos información con agentes que nos sean familiares
aunque no sean idóneos; preferimos negociaciones simplificadas así sean me-
nos favorables. Este comportamiento de mínimo esfuerzo informacional fue
observado en la lingüística,62 la bibliotecología63 y la ciencia informática.64
El costo de transacción y la tendencia al mínimo esfuerzo son fuentes
de asimetría informacional. Los agentes con mayor capacidad económica/
energética podrán acceder a más y mejor información ganando ventajas.
Miembros de gobierno, representantes organizacionales y trabajadores de
conocimiento son ejemplos de colectivos con capacidad para sufragar altos
costos de información, incluyendo barreras técnicas y de competencia infor-
macional. Esta concentración de poder tenderá a institucionalizarse, natura-
lizándose como “orden debido”. Una vez naturalizada, los grupos de interés
dominantes tenderán a rechazar cambios tecnológicos o políticos que hagan
incierto su dominio y arriesguen su capital informacional. Toda política ten-
drá que ofrecer, mercadear y forzar simultáneamente sus propuestas para
mudar el estado de las cosas.
Esta situación de asimetría esta cruzada por lo que Williamson defin
como “oportunismo”, la tendencia de los agentes económicos a tomar venta-
ja de sus contrapartes durante las transacciones, indiferentes a los perjuicios
que pudiesen causar.65 El oportunismo es la base del dilema agente-principal
de la teoría de la agencia.66 Un actor social que llamaremos “principal” (pue-
de ser individual o colectivo) escoge y designa formalmente a un “agente”
para que actúe en su representación. El agente, una vez tomada posesión de
su calidad de representante con poderes, manipula los flujos de información
61 R. Coase, The firm, the market and the la w.
62 G. K. Zipf, Human behavior and the principle of least effort: an introduction to human ecology.
63 Z. Liu y Z. Y. L. Yang. “Factors influencing distance-education graduate students’ use of in-
formation sources: A user study.”
64 C . N. Mooers, “Mooers’ Law or Why Some Retrieva l Systems A re Used and Others Are Not.”;
L. A. Adam ic y B. A. Huberman. “Zip’s law and the Inter net.
65 O. Wil liamson y S. E. Masten, The economics of transaction costs.
66 S. A. Ross, “The economic theory of agency: The principal’s problem”; B. Mitnick, “Origin of
the theor y of agency: an account by one of t he theory’s originators”.
32
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
que recibe a nombre de su representado para incrementar su poder y salva-
guardar sus intereses. Los mandatarios de elección popular y los burócratas
que actúan en representación de los ciudadanos están afectados por el fenó-
meno de la agencia y, por tanto, su gestión de las políticas de información
se verá influida por intereses minoritarios y maniobras tendientes a mante-
ner el monopolio de información que ejercen.67 Toda política informacional
acarreará cambios en las relaciones de agencia estatuidas entre gobierno,
ciudadanos y estado, creando incertidumbre y oposición entre los cuerpos
políticos y de gobierno que se vean afectados, causando posibles boicots en-
cubiertos. El comportamiento de los gestores de gobierno también debe te-
ner seguimiento y ser sujeto de ajustes permanentes. Toda política es un pro-
ceso de aprendizaje y reacomodo perenne.
Como la información es limitada, costosa de obtener y sujeta a intereses
oportunistas, aquélla considerada óptima y estratégica tenderá a ser reteni-
da por grupos de interés poderosos. Aplicando el teorema de los limones de
Akerlof,68 se deduce que frente a la monopolización de la mejor información
y las dificultades del ciudadano común para diferenciar la información de
“mala calidad”, el consumo de esta última tenderá a crecer. ¿Pero, quién de-
fine lo que es “buena información”? Este es el problema de la “relevancia
de la información”, que ha sido central para Saracevic,69 quien concluyó que
lamentablemente no hemos invertido recursos en investigar este problema,
aun cuando con la globalización y popularización de los medios informáticos
se tornó un problema público. Con la privatización de los medios de búsque-
da y recuperación el problema de la relevancia se “privatizó” y los estudios
sobre relevancia poco se han traducido en mejoras de los sistemas de infor-
mación.
En conclusión, entender la información en términos de sus costos de
transacción, en un contexto de asimetrías, agencia, oportunismo y monopo-
lio, es necesario para diseñar políticas realistas. También es necesario investi-
gar el concepto de relevancia que encarna cada política, cada grupo de usua-
rios, cada circunstancia, pero lamentablemente hoy, esa área de investigación
ha sido descuidada o dejada al albedrío de las grandes corporaciones de la
información.
67 E isenhardt, “Agency theory: A n assessment and rev iew”.
68 G. A. Akerlof, “The market for” lemons”: Quality u ncertainty and the market mec hanism”.
69 Saracevic, T. “The concept of “relevance” in information science: A historical review”; “Rele-
vance: A review of and a framework for the thinking on the notion in information science.”;
“Relevance : A review of the literature and a fra mework for thinking on the notion in informa-
tion science. Par t III: Behavior a nd effects of relevance”.
33
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
Competencias informacionales
del ciudadano y empoderamiento
Un último aporte al estudio de políticas de información es el concepto de
I-Literacy o alfabetización informacional (alfin). El desarrollo de compe-
tencias informacionales requiere de alfabetismo en tecnologías informáticas
y lectoescritura, pero éstas son condiciones necesarias mas no suficientes pa-
ra la alfin. Se requieren dos niveles más: el nivel de metaanálisis o capaci-
dad para evaluar y replicar fuentes, y la habilidad crítica comprensiva que
permita comprender discursos y proponer alternativas. Es una cadena de
procesamiento analítico, sintético y compartido de información para debatir
y generar propuestas nuevas.70 El último nivel configura lo que Capurro de-
nomina la “acción moral responsable,71 aquélla fundamentada e informada
que exige comunicación con otros agentes en diálogo crítico permanente pa-
ra obtener datos, reflexionar en conjunto y mantener disposición para modi-
ficar opiniones.
Crear competencias informacionales es difícil y caro de gestionar porque
implica cambios profundos en materia de educación y empoderamiento. Re-
quiere asegurar derechos fundamentales como la educación y la libertad de ex-
presión. Significa pensar en términos amplios sobre variables aparentemente
ajenas a las políticas de información, pero que determinan su éxito o fracaso.
Conclusiones
Los países “periféricos” se matricularon tardíamente en el orden informacio-
nal digital, y por su falta de experiencia y capital humano, terminaron refor-
zando su relación de dependencia con Europa y Norteamérica e importando
políticas de moda de forma irreflexiva ni conocimiento de causa. Estas polí-
ticas tienden a chocar con las características típicas del orden informacional
de los países en desarrollo, una realidad poco investigada y por tanto des-
conocida. La gestión de políticas de la información en Latinoamérica nació
plena de problemas de dependencia, restricción, inequidad y autoritarismo.
Es urgente un abordaje diferente, que puede ser construido a partir de
las ciencias sociales y la investigación en ciencia de la información con res-
pecto al comportamiento informacional humano. Este trabajo compiló va-
rias de sus teorías para contrastarlas con un caso real como el de datasus,
70 B errío-Zapata, “Entre la A lfabetización In formacional…”.
71 R. Capurro, “Información y acción moral en el contexto de la s nuevas tecnologías”.
34
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
ejercicio que presentamos en la Figura 1. Este ejercicio permitió construir un
diagrama del “campo informacional” de la salud en Brasil, en cuyo centro es-
datasus. Esta visión de conjunto permite articular múltiples fenómenos
y líneas de investigación que podrían dar fundamentación empírico-teórica a
los formuladores de políticas de información desde una visión resumida mas
no simplificada.
Figura 1. Diagrama del “campo de información” estruc turado por los factores que afectan al de sarrollo de
políticas d e información, ejemplificado c on el sistema de información de salud del Brasil, d atasus.
Cada nodo co rresponde a los diferentes c onceptos teóricos des arrollados en este artíc ulo y es un
área de investigación a ser desarrollada. Fuen te: elaboración propia .
De cada área teórica tratada en este artículo se generan diversas pregun-
tas de investigación, que pueden ser:
Contexto: ¿cuál es el contexto de los usuarios de datasus? ¿Son ma-
yoritariamente urbanos? ¿Están en ciudades pequeñas? ¿Cuál es la
historia de datasus y cuáles son sus stakeholders? ¿Qué intereses y
conflictos alinean a estos stakeholders?
Sentido: ¿cómo perciben, representan y asocian los diversos usuarios
y stakeholders a datasus? ¿Estas representaciones están asociadas
con otros procesos o características sociales y culturales? ¿Cuál es la
definición y nivel de relevancia del sistema y sus contenidos desde la
perspectiva de los usuarios y los stakeholders? ¿Cuál es el grado de “in-
tuitividad” del sistema? ¿Cuáles son sus elementos lúdicos y de gra-
tificación? ¿Cuál es la racionalidad del sistema y cuál la del usuario?
¿Existen espacios de “negociación simbólica” con los usuarios?
35
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
Asimetrías: ¿cuáles son los actores del sistema que pueden ser sujetos
de fenómenos de agencia, oportunismo, monopolio de información y
que asimetrías podrían causar? ¿Cómo se pueden contrarrestar de for-
ma sostenible y autoregulada estas desigualdades?
Energético: ¿cuál es el grado de usabilidad del sistema en términos de
esfuerzo? ¿Cuál es el nivel de complejidad de sus contenidos y repre-
sentaciones de datos?
alfin: ¿cuál es el nivel de alfin en los usuarios en los diferentes
campos que convergen en el sistema (legal, médico, burocrático, etc.)?
¿Está alineado el sistema con las competencias de los “usuarios objeti-
vo”?
Control: ¿qué tipo de fenómenos de “enjambre” puede desatar el siste-
ma? ¿Qué tipo de consecuencias pueden tener esos fenómenos? ¿Có-
mo anticipar y controlar las consecuencias negativas?
Estas áreas de discusión se pueden multiplicar en un ejercicio completo
de revisión o evaluación de cualquier proyecto de política pública de infor-
mación. La utilidad de este tipo de cuestionamientos y estructuras de pensa-
miento radica en intentar preservar la complejidad implicada en el desarrollo
de políticas, manteniendo una estructura organizada y sistemática basada en
modelos teóricos consistentes. Este ejercicio también permite pensar pers-
pectivas hasta ahora poco exploradas, como aquellas relativas a los proble-
mas de poder como la agencia, el monopolio de información y el oportunis-
mo, o aplicar el principio del “menor esfuerzo”.
En el proyecto de la sociedad de la información coexisten el sueño de una
red pública de datos libres y gratuitos con la pesadilla de la vigilancia, el con-
trol, la colonización electrónica y otras formas de concentración de poder.
Los actores dominantes esperan perpetuar las asimetrías de información que
hasta ahora les reportan ventajas, y sólo aquellas políticas de estado conscien-
tes de este tipo de conflictos podrán balancear y controlar tales efectos. Sin
embargo, los gestores de políticas terminan actuando bajo esquemas auto-
ritarios que no interrogan la realidad local ni crean espacios de negociación
con los usuarios. Copian perspectivas importadas y las imponen por fuerza
de ley, sustentándolas con consignas demagógicas. La inversión de recursos
se centra en las cosas y descuida a las personas. Sin investigación ni usuarios
alfabetizados técnica y éticamente, los avances tecnológicos se seguirán con-
virtiendo en asimetrías informacionales mayores. La población se hará más
manipulable, debilitando el ya endeble orden institucional. Los avances nor-
mativos serán cosméticos y así, todo seguirá cambiando, pero al final, nada se
modificará.
36
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
Bibliografía
Adamic, L. A. y B. A. Huberman. “Zip’s law and the Internet.” Glotto-
metrics 3 (1) (2000): 143-150.
Akerlof, G. A. “The market for” lemons”: Quality uncertainty and the
market mechanism.” The quarterly journal of economics (1970):
488-500.
Avgerou, C. “Information systems in developing countries: a critical
research review.Journal of Information Technology 23 (3) (2008):
133-146 .
Barboza, E. M. F. y E. M. d. A. Nunes. “A inteligibilidade dos web-
sites governamentais brasileiros eo acesso para usuários com
baixo nível de escolaridade.” Inclusão Social 2 (2) (2007): 19-33.
Berrío-Zapata, C. “Una visión crítica de la intervención en Tecnolo-
gías de la Información y Comunicación (tic) para atacar la bre-
cha digital y generar desarrollo sostenible en comunidades caren-
ciadas en Colombia: el proyecto Cumaribo.” Management xiv
(23-24) (2005): 165-181.
“Entre la Alfabetización Informacional y la Brecha Digital: re-
flexiones para una reconceptualización de los fenómenos de ex-
clusión digital.” Revista Interamericana de Bibliotecología 35 (1)
(2012): 39-53.
Bessiere, K. et al. Understanding Computer user frustration: Measuring
and Modeling the disruption from poor designs. Digital Repository
at the University of Maryland. Maryland, University of Maryland
Computer Science Department. cs-tr-4409 um iacs; umi-
acs-tr-2002-89 hcil-tr-2002-18, 2003.
Blikstein, I. Kaspar Hauser ou a fabricação da realidade. São Paulo:
Editora Pensamento-Cultrix Ltda, 2003.
Bouquet, P. y M. Warglien. Meaning negotiation: an invitation. aa ai
Workshop 2002 Edmonton, Association for the Advancement of
Artificial Intelligence (aaa i), 2002.
Bourdieu, P. “Structures, habitus, power: Basis for a theory of sym-
bolic power”, en N. B. Dirks, G. Eley y S. B. Ortner (ed.), Culture/
power/history: A reader in contemporary social theory. New Jersey,
Princenton University Press: 155-199, 1994.
“La fabrique de l’habitus économique.Actes de la recherche en
sciences sociales (5) (2003): 79-90.
Brasil, R. F. d. Constituição da República Federativa do Brasil. Brasilia,
1988.
Brasil, R. F. d. Lei Nº 8.142 de 28 de Dezembro de 1990. Dispõe sobre
a participação da comunidade na gestão do Sistema Único de Saú-
de (sus) e sobre as transferências intergovernamentais de recur-
sos financeiros na área da saúde e dá outras providências. Brasilia,
1990.
37
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
Brasil, R. F. d. Decreto Nº 1.232, de 30 de Agosto de 1994. Dispõe so-
bre as condições e a forma de repasse regular e automático de re-
cursos do Fundo Nacional de Saúde para os fundos de saúde esta-
duais, municipais e do Distrito Federal, e dá outras providências.
Brasilia, 1994.
Brasil, R. F. d. Portaria Nº 204 /gm de 29 de janeiro de 2007. Regula-
menta o financiamento e a transferência dos recursos federais pa-
ra as ações e os serviços de saúde, na forma de blocos de financia-
mento, com o respectivo monitoramento e controle. Brasilia,
2007.
Brasil, R. F. d. Decreto 6.991 de 27 de outoubro de 2009. Institui o
Programa Nacional de Apoio à Inclusão Digital nas Comunidades
- Telecentros.BR, no âmbito da política de inclusão digital do Go-
verno Federal, e dá outras providências. Brasilia, 2009.
Brasil, R. F. d. Lei nº 12.527 de 18 de novembro de 2011. Regula o
acesso a informações previsto no inciso xxx iii do art. 5o, no inci-
so II do § 3o do art. 37 e no § 2o do art. 216 da Constituição Fede-
ral; altera a Lei no 8.112, de 11 de dezembro de 1990; revoga a Lei
no 11.111, de 5 de maio de 2005, e dispositivos da Lei no 8.159, de
8 de janeiro de 1991; e dá outras providências. Brasilia, 2011.
Brasil, R. F. d. Lei nº 12.527 de 18 de novembro de 2011. Regula o
acesso a informações previsto no inciso xxx iii do art. 5o, no inci-
so II do § 3o do art. 37 e no § 2o do art. 216 da Constituição Fede-
ral; altera a Lei no 8.112, de 11 de dezembro de 1990; revoga a Lei
no 11.111, de 5 de maio de 2005, e dispositivos da Lei no 8.159, de
8 de janeiro de 1991; e dá outras providências. Capítulo ii, Artícu-
lo 8º, inciso 2. Brasilia, 2011.
Burato, E. et al. “Meaning Negotiation as Inference.” Arxiv.org Cor-
nell University. Ithaca ny, Cornell University. arXiv:1101.4356v1
(2011) : 1-54.
Capurro, R. “Información y acción moral en el contexto de las nuevas
tecnologías.” vii Encontro Internacional de Informação, Conheci-
mento, Ética e Ação, Marília, Brasil, Universidade Estadual Pau-
lista (une sp), 2 011.
Cassiano Lopes, R. d. C. Percepção dos usuários sobre o processo de
acesso a dados da saúde em sítios do Governo Federal. Encontro In-
ternacional Dados, Tecnologia e Informação. Marilia, Universidade
Estadual Paulista unesp, 201 3.
Chatman, E. A. “Life in a small world: Applicability of gratification
theory to information-seeking behavior.Journal of the American
Society for information science 42 (6) (1991): 438-449.
“The impoverished life-world of outsiders.Journal of the Amer-
ican Society for information science 47 (3) (1996): 193-206.
Checkland, P. “Systems thinking.Rethinking management informa-
tion systems (1999): 45-56.
Coase, R. The firm, the market and the law. Chicago: University of
Chicago, 1988.
38
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
Courtright, C. “Context in information behavior research.” Annual
Review of Information Science and Technology 41 (1) (2007): 273-
306.
Crozier, M. La sociedad bloqueada. Buenos Aires, Amorrortu, 1970.
Dervin, B. “Strategies for dealing with human information needs: In-
formation or communication?” Journal of Broadcasting & Elec-
tronic Media 20 (3) (1976): 323-333.
“Sense-making theory and practice: an overview of user inter-
ests in knowledge seeking and use.” Journal of knowledge manage-
ment 2 (2) (1998): 36-46.
Eisenhardt, K. M. “Agency theory: An assessment and review.Acad-
emy of management review 14 (1) (1989): 57-74.
Eisenhardt, K. M. y S. L. Brown. “Competing on the edge: strategy as
structured chaos.” Long R ange Planning 31 (5) (1998): 786-789.
Flexor, G. y S. P. Leite. “Análise de políticas públicas: breves conside-
rações teórico-metodológicas.” Encontro Nacional de Economia
Política 12 (2007).
Frey, K. et al. O acesso à informação. Caminhos da transparéncia: análi-
se dos componentes de um sistema nacional de integridade. B. W.
Speck. Campinas, Editora da Unicamp, 2002.
Gonzalez de Gomez, M. N. “Novos cenários políticos para a infor-
m ã o.” Ciência da Informação 31 (1) (2002): 27-40.
Gurstein, M. B. “Open data: Empowering the empowered or effec-
tive data use for everyone?” First Monday 16 (2) (2011).
Gutiérrez, S. et al. “Swarm Intelligence Applications for the Inter-
net.” Encyclopedia of Internet Technologies and Applications. Her-
shey, PA: Information Science Publishing, 2007.
Küngas, P. y M. Matskin. “Partial deduction for linear logic: the sym-
bolic negotiation perspective”, en J. Leite, A. Omicini, P. Torroni
y P. Yolum, dalt 2004: Declarative Agent Languages and Technol-
ogies. Berlin, Springer-Verlag. lnai 3476: 35-52, 2005.
Lazar, J. et al. “Help! I’m lost: User frustration in web navigation.” It
& Society 1 (3) (20 03): 18-26.
Lewin, K. La teoría del campo en la ciencia social. Buenos Aires, Edi-
torial Paidós, 1978.
Linder, S. H. y B. G. Peters. “A metatheoric analysis of policy design”,
en W. N. Dunn y R. M. Kelly, Advances in policy studies since
1950. London, Transaction Publishers, vol. 10: 201-237, 1992.
Liu, Z. y Z. Y. L. Yang. “Factors influencing distance-education grad-
uate students’ use of information sources: A user study.The Jour-
nal of Academic Librarianship 30 (1) (2004): 24-35.
Malin, A. M. B. “Gestão da informação governamental: em direção a
uma metodologia de avaliação.” DataGramaZero - Revista de Ciên-
cia da Informação 7 (5) (2006).
Manyika, J. et al. Big data: The next frontier for innovation, competi-
tion, and productivity. New York: McKinsey Global Institute,
2011.
39
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
McCrank, L. J. Historical information science: An emerging unidiscipli-
ne, Information Today, Inc., 2001.
Medellín Torres, P. La política de las políticas públicas: propuesta teóri-
ca y metodológica para el estudio de las políticas públicas en países
de frágil institucionalidad. Proyecto “Política y políticas públicas
en los procesos de reformas en América Latina. Similitudes y Di-
versidades” (Proyecto f ra /02/073). Santiago de Chile, Naciones
Unidas, cepal, 2004.
Miller, G. A. “Informavores”, en F. Machlup y U. Mansfield, The
study of information: Interdisciplinary messages. New York, Wi-
ley-I nterscienc e: 111-113, 1983.
Mitnick, B. “Origin of the theory of agency: an account by one of the
theory’s originators.” Available at ssrn 1020378, 2006.
Mooers, C. N. “Mooers’ Law or Why Some Retrieval Systems Are
Used and Others Are Not.” Bulletin of the American Society for In-
formation Science and Technology 23 (1) (1996): 22-23.
Moore, N. Information policy and strategic development: a framework
for the analysis of policy objectives. Aslib proceedings, mcb up
Ltd., 19 93.
Nahl, D. “The Centrality of the Afective in Information Behavior”, en
D. Nahl y D. Bilal, Information and emotion: The emergent affec-
tive paradigm in information behavior research and theory. Med-
ford, NJ, Information Today Inc: 3-37, 2007.
Ndou, V. “E-government for developing countries: opportunities and
challenges.The Electronic Journal of Information Systems in De-
veloping Countries 18 (2004 ).
Norris, P. Digital divide: Civic engagement, information poverty, and
the Internet worldwide. New York, Cambridge University Press,
2001.
O’Donnell, G. A. “Reflections on the patterns of change in the bu-
reaucratic-authoritarian state.” Latin American Research Review
13 (1) (1978): 3-38.
Modernization and bureaucratic-authoritarianism: Studies in
South American politics. Institute of International Studies, Univer-
sity of California Berkeley, 1973.
Catacumbas. Buenos Aires, Prometeo Libros Editorial, 2008.
O. G. Partnership. Open Government Partnership declaration, 2011.
http://www.opengovpartnership.org/about
Oliveira, V. S. Buscando interoperabilidade entre diferentes bases de da-
dos: o caso da biblioteca do Instituto Fernandes Figueira. Fundação
Instituto Oswaldo Cruz Rio de Janeiro Escola Nacional de Saúde
Pública Sergio Arouca, 2005. Mestre.
Olson, H. A. The power to name: locating the limits of subject represen-
tation in libraries. Kluwer Academic Publishers Dordrecht, 2002.
Opengovdata.org. 8 Principles of Open Government Data. 2007.
40
INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, Vol. 30, Núm. 69, mayo/agosto, 2016, México, ISSN: 0187-358X, pp. 19-41
Ramsay, J. et al.A psychological investigation of long retrieval times
on the World Wide Web.Interacting with computers 10 (1)
(1998): 77-86.
Rieusset-Lemarié, I. “P. Otlet’s mundaneum and the international
perspective in the history of documentation and information
sc ienc e .” Journal of the American Society for information science 48
(4) (1997): 301-309.
Ross, S. A. “The economic theory of agency: The principal’s prob-
lem.” The American Economic Review 63 (2) (1973): 134-139.
Sant’ana, R. C. G. y F. Rodrigues de Assis. “Acessando dados para vi-
sualização de afinidades nas votações entre parlamentares do Se-
na d o.” Informação & Sociedade: Estudos 23 (1) (2013).
Sant’ana, R. C. G. Mensuração da disponibilização de informações e do
nível de interação dos ambientes informacionais digitais da adminis-
tração municipal com a sociedade. Faculdade de Filosofia e Ciên-
cias,Departamento da Ciência da Informação. Marilia: unesp.
Doutorado: 158, 2008.
Tecnologia e gestão pública municipal : mensuração da interação
com a sociedade. São Paulo, Cultura Acadêmica, Programa de Pu-
blicações Digitais da Pró-Reitoria de Pós-Graduação da Universi-
dade Estadual Paulista “Júlio de Mesquita Filho” (unesp), (2009).
Saracevic, T. “The concept of “relevance” in information science: A his-
torical review.Introduction to information science (1970): 111-151.
“Relevance: A review of and a framework for the thinking on
the notion in information science.” Journal of the American Society
for information science 26 (6) (1975): 321-343.
“Relevance: A review of the literature and a framework for
thinking on the notion in information science. Part ii i: Behavior
and effects of relevance.” Journal of the American Society for infor-
mation Science and Technology 58 (13) (2007): 2126-2144.
Sebastián, M. C. et al. “La necesidad de políticas de información ante
la nueva sociedad globalizada.” Ciência da Informação 29 (2)
(2000): 22-36.
Serres, M. H. Hominescências: O começo de uma outra humanidade.
Rio de Janeiro, Bertrand Brasil, 2003.
Shneiderman, B. “Designing information-abundant web sites: issues
and recommendations.” International Journal of Human-Comput-
er Studies 47 (1) (1997): 5-29.
Designing The User Interface: Strategies for Effective Human-
Computer Interaction, 4/e (New Edition). Pearson Education In-
di a, 2003.
Simon, H. A. Models of bounded rationality. Cambridge, Cambridge
mit, 199 7.
Spink, A. y J. Currier. “Emerging Evolutionary Approach to Human
Information Behavior”, en A. Spink y C. Cole, New Directions in
Human Information Behavior. Dordrecht, Netherlands: Springer:
13 -31, 200 6.
41
COMPORTAMIENTO INFORMACIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFORMACIÓN:...
Stephenson, W. The play theory of mass communication, Transaction
Publishers, 1988.
Tamayo Gómez, C. A. et al. “Génesis del campo de Internet en Co-
lombia: elaboración estatal de las relaciones informacionales.”
Signo y pensamiento 28 (54) (2009): 238-264.
Tuominen, K. y H. Savolainen. A Social Constructionist Approach to
the Study of Information Use as Discursive Action. Taylor Graham,
199 7.
Tuominen, K. et al. “Information Literacy as a Sociotechnical Prac-
tice.” The Library Quarterly 75 (3) (July, 2005): 329-345.
Wildemuth, B. M. y D. O. Case. “Early information behavior re-
se arch.” Bulletin of the American Society for Information Science
and Technology 36 (3) (2010): 35-38.
Williamson, O. y S. E. Masten. The economics of transaction costs.
Northampton, Massachusetts: Edward Elgar, 1999.
Zipf, G. K. Human behavior and the principle of least effort: an intro-
duction to human ecology. Oxford, England: Addison-Wesley
Pres, 1949.
Zuboff, S. “Be the friction: Our Response to the New Lords of the
Ri n g s .” Frankfurter Allgemeine, Feuilleton, 2013.
Para citar este artículo:
Berrío Zapata, Cristian et al. 2016. “Comportamiento informacional y
políticas públicas de información: consideraciones teóricas alre-
dedor del caso de datasus en Brasil.” Investigación Bibliotecológi-
ca: Archivonomía, Bibliotecología e Información 69: 19-41. http://dx.
doi.org/10.1016/j.ibbai.2016.04.011
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
La era de la información necesita políticas de información para la articulación global; Brasil propuso políticas que, a pesar de sus buenas intenciones, no consiguen los resultados deseados. Es el caso de datasus , sistema de información de salud brasileño. Tales políticas ignoran los descubrimientos de la ciencia de información sobre la naturaleza del sujeto informacional. Este artículo discute algunos modelos y teorías sobre el comportamiento informacional que deberían ser considerados en los debates sobre políticas de información, y plantea un modelo de “Campo Informacional” con temáticas que pueden guiar su construcción.
Article
In this preface I will include explanations of three factors: the intended audience of this book, the structure of the book, and the acknowledgement of many who contributed to its fruition. The Power to Name is intended for two audiences: those interested in knowledge organization and those interested in theoretical study of representation. These two groups come from the perspective of the structure and principles of organization and from the perspective of understanding the cultural ramifications of naming. The first may be those who develop subject representation schemes for a wide range of purposes and those who apply those schemes. They may be librarians, information scientists, web developers or knowledge managers. The second group are likely to be feminist, poststructural and postcolonial theorists who explore the construction of meaning. It is my hope that both of these audiences will find the case of subject representation in library catalogues illuminating in a much wider sense. I have tried to include a modicum of explanation for each audience while avoiding over-explanation for either. This approach will require some patience and some close reading from each? The intellectual structure of the book is introduced in the first chapter. However, in a book on organization of knowledge and information it is important to also explain its internal syndetic structure. I have used some somewhat unconventional approaches. The book contains a fair number of 'manual hyperlinks' - references to earlier discussions of a topic in the form of "see also page . . . " referrals.