ArticlePDF Available

El lobo mexicano (Canis lupus baileyi) en el contexto cultural prehispánico: las fuentes escritas. The mexican wolf (Canis lupas baileyi) in the prehispanic cultural context: the chronicles.

Authors:
A preview of the PDF is not available
... Producto de esta condición es la gran cantidad de ocasiones en que vemos su imagen o relatos vinculados con él en códices y textos coloniales; sin embargo, los datos que podemos derivar de estas fuentes no coinciden en términos generales con la idea que desde hace décadas domina en el ámbito arqueológico y etno-histórico, en el cual se considera que el coyote era un símbolo de poder y de guerra equivalente a las águilas y a los jaguares. [1][2][3][4][5][6] Hemos visto en anteriores publicaciones cómo un análisis detallado de todas las fuentes de información existentes demuestran que en realidad era el lobo el animal al que se le asociaba con lo bélico, 7,8 lo cual exige llevar a cabo un análisis exhaustivo de la información disponible alrededor del coyote a fin de disponer de una imagen mejor fundamentada respecto de su relación con las culturas prehispánicas. ...
... En tercer lugar tenemos al Códice Mendocino o "Matrícula de Tributos", 24 donde aparece como símbolo de ciertas localidades como Coyohuacan ("lugar de los coyotes"); dato importante es que dentro de la obra aparecen trajes de guerreros "cánidos" que son parte de los tributos y que algunos autores los han identificado como vestimentas de coyotes, 6 pero hemos podido constar que estos "caballeros pardos" tenían en realidad como animal distintivo al lobo. 7 Historia General de las Cosas de Nueva España, también conocido como Códice Florentino 25 es, sin duda, la obra donde se hace mención del coyote en más ocasiones, además de que se presentan una par de láminas de él (Figura 8); sin embargo, este interesante lote de información sólo puede obtenerse leyendo la versión en náhuatl o la de inglés, 26 pues en nume-Figura 6. Maxilar de un híbrido de coyote y perro del Templo de Quetzalcóatl. 13 Las perforaciones demuestran que pendía de un cordel y era uno de diez maxilares que portaba un individuo perteneciente a la milicia. ...
... Las camadas derivadas tenían la virtud de estar constituidas por cachorros con cuerpo y temperamento de perro, pero que poseían la sangre del lobo, lo cual les confería un enorme valor simbólico. 28,29 Tamaño de los cánidos Las medidas de los huesos mostradas en el cuadro 1 y convertidas en dimensiones de los ejemplares, además de algunos otros casos en los que se utilizó más bien la comparación entre elementos óseos de loberros y perros comunes, permiten darse una idea del tamaño de las diferentes formas de cánidos de la colección, así como de posibles cambios al paso del tiempo (Cuadro 7). Los perros comunes en promedio son animales con una cabeza de 16 o 17 cm, una alzada de 40 cm o más, siendo interesante constatar que conforme se pasa de la fase Coyotlatelco hacia la Mazapa esta medida se incrementa, condición que se invierte justo en la fase Azteca. ...
... Teotihuacan fue una ciudad en donde estos animales tenían un lugar especial, tal y como lo muestran la gran cantidad de restos arqueozoológicos y representaciones iconográficas. 6,28,29,32 Los perros abarcan aproximadamente una cuarta parte de todo el registro arqueozoológico, aunque sólo se tiene confirmada la existencia de ejemplares comunes. Los contextos donde se encuentran generalmente son rellenos de las construcciones, basureros domésticos, ofrendas; los usos son el alimento, materia prima para la elaboración de herramientas, ofrendas a las construcciones o dentro de ciertos ritos que concluían en la colocación de parte de los cuerpos en entierros, bajo altares o en fosas bajo los pisos de cuartos. ...
... Se reporta el uso de su piel para vestimenta (Basauri, 1990;Valdés, 1995). Blanco, Rodríguez y Valadez (2007) reportan que el lobo entra tardíamente a Mesoamérica pues el depredador mesoamericano por excelencia es el jaguar. El coyote, tenía también su distribución originalmente acotada al norte de México. ...
... La mayoría coincide en que el lobo se extinguió del Estado en 1972. Lejos quedaron los tiempos en los que "cuetlachtli", nombre con el que se concia al lobo en la cultura Mexica, era el símbolo de los "guerreros pardos", valientes y poderosos, también era considerado símbolo de fuerza, energía, hasta estaba relacionado con diversos actos de sacrificio, renovación del cosmos, vinculado al origen del mundo, la sexualidad y el mito (Valadez et al., 2003;Blanco et al., 2007;Giral, 2010). En cambio, los habitantes encuestados siempre han visto al lobo como enemigo y por ningún motivo desean que regresen, incluso los niños tienen la creencia que lobos son antropófagos y tampoco los quieren de nuevo en libertad. ...
Article
Full-text available
Relationships between men and animals in Aguascalientes could be known from the lithic age. Aguascalientes represents 0.3% of Mexican territory, and holds 8.3% of the diversity of vertebrates, also has the potential to develop ethnozoological research. For the purpose to record the traditional use of wildlife 265 surveys were applied (73 older people, 92 adults and 100 children) in communities of the western mountains in Aguascalientes, México. The older people, men and peasants has a better knowledge of wildlife. Were found 26 species for human consumption, of which two were amphibians, two reptiles, eight birds and 14 mammals. The most common hunting methods used were: tracking with dogs (ungulates), trapping and slingshots (lagomorphs and birds). For medicinal use 19 species were recorded, the most used were the rattlesnake (Crotalus spp.), the turtle (Kinosternon sp.), the skunk (Mephitis macroura) and the coyote (Canis latrans). The species that cause more negative impact were the RESUMEN Las relaciones entre seres humanos y animales en Aguascalientes se remontan desde la etapa lítica. El estado representa el 0.3% de México, no obstante alberga el 8.3% de la diversidad de sus vertebrados, y existe el potencial para desarrollar investigaciones etnozoológicas. Con la finalidad de registrar y documentar el uso tradicional de fauna silvestre, se aplicaron 265 encuestas (73 personas de la tercera edad de 60 en adelante; 92 adultas 18 a 59 años, y 100 menores de edad de entre seis y 15 años de edad) en comunidades de las sierras del occidente del estado. Se encontró que el conocimiento de fauna silvestre es mayor en las personas de la tercera edad, varones y los dedicados principalmente a la ganadería y/o agricultura. Se encontraron 26 especies aprovechadas para consumo humano, de las cuales dos fueron anfibios, dos reptiles, ocho aves y 14 mamíferos. Los métodos de caza empleados más comunes fueron: el rastreo con perros (ungulados), trampeo y resorteras (lagomorfos y aves). En cuanto al uso medicinal se registraron 19 especies, de las cuales destacan la víbora de cascabel (Crotalus spp.), la tortuga casquito (Kinosternon sp.), el zorrillo (Mephitis macroura) y el coyote (Canis latrans), ya que fueron las especies más utilizadas con dicho propósito. Las especies que causan más impacto en la agricultura fueron el jabalí (Pecari tajacu) y el mapache (Procyon lotor), y para la ganadería el león (Puma concolor) y el coyote. El alicante (Pituophis deppei) y el camaleón (Phrynosoma orbiculare) fueron los animales con mitos más generalizados. El aprovechamiento de fauna silvestre aún perdura, en las localidades muestreadas, aunque probablemente no con la misma frecuencia con la que se realizaba antiguamente, sin embargo el conocimiento se está perdiendo en las nuevas generaciones. Es de vital importancia conciliar la relación entre las dependencias de gobierno y los habitantes de la región, ya que estos últimos, perciben que estas dependencias interfieren con su bienestar.
Article
Full-text available
El hombre ha vivido la relación hacia el animal de una forma diferente al que ha tenido con plantas u hongos, ya que su percepción de ser organismos con habilidades y funciones semejantes los ha ubicado en un espacio especial dentro de su percepción, de sus necesidades y de sus emociones. Esto ha llevado a que en muchos momentos se les viva como pares o incluso se les otorgue un lugar por encima de nuestra estirpe, por considerarse que se encuentran más cercanos a lo divino que nosotros mismos. En sus inicios el ser humano interactuaba con los animales de su entorno acorde a las relaciones entre especies que ecológicamente se han definido: había los que eran alimento, para quienes nosotros éramos alimento, los que nos beneficiaban de alguna forma, aunque en el otro sentido no existiera beneficio o prejuicio, etcétera. Nombre Balance hacia el humano Balance hacia el animal Ejemplo característico Competencia-Babuinos Depredación +-+ Pequeños reptiles, insectos Leones, leopardos Parasitismo-+ Lombrices, ácaros, insectos Simbiosis + + Avestruces, gacelas (alarma) Comensalismo +-+ Buitres Pequeños necrófagos Amensalismo .-Murciélagos Neutralismo. . Aves pequeñas Relaciones entre especies en el mundo natural con un homínido terrestre como una de éstas y un ejemplo característico. En cada forma de relación el balance hacia el hombre puede ser positiva (+), negativa (-) o neutra (.). Aquellas relaciones que despertaban mayores emociones (sobre todo temor), serían la base de las manifestaciones simbólicas que derivarían en las bases de las religiones (elaborado por Raúl Valadez).
Article
Full-text available
p.281 L as aves son ovíparas y tienen una estrategia reproductiva muy conservadora en la que los padres calientan los huevos mediante la incu-bación por contacto ave-huevo, con el fin de man-tener un ambiente adecuado para el desarrollo em-brionario. La incubación por contacto es una de las características más conspicuas de la biología aviar. Las aves también construyen nidos para proveer un ambiente aún más controlado para los huevos, y los nidos de muchas especies también proveen protección a los polluelos. La transferencia de calor al huevo se realiza mediante una mayor irrigación sanguínea al parche de incubación o mediante la producción de calor por el padre que incuba. Hay dos estrategias de desarrollo en las aves básicamen-te, desde un tipo " altricial " o nidícola, indefenso, ciego y dependiente al nacer, al tipo " precoz " o ni-dífugo, completamente activo e independiente. En este capítulo se revisan las adaptaciones principa-les del huevo y su desarrollo que tanto éxito le han conferido en su evolución a las aves. Diferencias con el huevo De los reptiles El huevo es un paso evolutivo clave en la reproduc-ción de la Clase Aves pues es una estructura con numerosas y elegantes adaptaciones al ambiente, y al mismo tiempo es una estructura sumamente conservada dentro del grupo. Su morfología y fun-ción está intrincadamente ligada a la unidad de in-cubación que se conforma con el ave y el nido. Los reptiles, la clase de la que se derivaron las aves, son poiquilotermos, ponen sus huevos en el suelo y casi siempre los abandonan a su suerte. Este sustrato tiene una alta conductancia térmica y al-ta humedad, lo que proporciona una temperatura estable a los huevos, pero baja comparada con la de los nidos de las aves. Debido a esto, el desarrollo embrionario de los reptiles es lento. Las aves son homeotermas y adoptaron otra estrategia que es la de mantener calientes los huevos, lo más cercano a su temperatura corporal, y así permitir un desarro-llo embrionario rápido. Para ello, los padres deben regular la temperatura de los huevos y es más fácil hacerlo al ponerlos lejos del piso, como la mayoría de las aves. Esta estrategia trajo nuevos problemas: los huevos están expuestos a la desecación de un ai-re insaturado y pueden estar expuestos a la acción disipadora de calor del viento. Ambos problemas se resuelven resguardando los huevos en un nido. Además de los requerimientos obvios de sus-trato, camuflaje, reguardo y defensa de los huevos, hay otros factores importantes que satisfacer en el nido para los polluelos y su progenitor que son: que tenga temperatura, humedad y composición de ga-ses para la respiración adecuadas, y que los huevos se volteen frecuentemente. Cuando se cumplen es-tas cuatro condiciones, los huevos eclosionan exi-tosamente, aún sin la presencia de los padres. Por lo tanto, los padres deben proveer este microclima, pero dicha provisión puede estar en conflicto con sus propias demandas, como son su necesidad de fo-rrajear y de conservar su calor. Por lo tanto, entran en acción estrategias más finas de conducta y ecoló-gicas para llevar a cabo esta imprescindible función de mantenimiento para su población y especie. Una diferencia fundamental con los huevos de los reptiles es que los de éstos no se requieren voltear durante el desarrollo, de hecho se pueden morir si los voltean, pero en los de las aves el progenitor tiene este importante rol pues de otro mo-do los embriones no se desarrollarán exitosamente, sobre todo el período crítico de la primera parte de la incubación. En los reptiles, un cuidado parental de los huevos se desarrolló varias veces, pero no incluye el intercambio de calor corporal entre adultos y huevos como en las aves. Quizás la incubación se desarrolló junto con la homeotermia, incremen-tando así la tasa de desarrollo embrionario y dis-minuyendo el periodo de incubación y con ello el riesgo de depredación para el adulto y los huevos. Es muy probable que la incubación de contacto sólo se desarrolló en las aves modernas o Neornithes y no en las aves que existieron en el límite del Cretá-cico y el Terciario. Hay algunas excepciones en las aves que no pueden voltear los huevos durante la incubación porque los encierran. Los megapódidos entierran sus huevos en un montón de hojarasca, en la que la descomposición orgánica provee el calor para la incubación y el ave revuelve esta hojarasca fre-cuentemente para obtener el ambiente correcto, pero también el kiwi y algunos colibríes como el ermitaño y vencejos, encierran a sus huevos con lo-do y ya no los voltean. Por lo general, se piensa que el voltear los huevos se hace para evitar que se pe-guen a la cáscara, sin embargo, esta acción parece estar involucrada más con la difusión de iones en
Article
161 leaves : ill., woodcuts ; 29 cm. (4to) Published in two volumes. This is the second volume and it is chiefly in Spanish, with equivalent vocabulary terms listed in Nahuatl, after the Spanish First volume published under title: Vocabulario en lengua castellana y mexicana Alternate leaves not numbered. Actual no. of leaves is: 324
Article
"Edición paleográfica del manuscrito autógrafo de Madrid, con introducciones, notas y vocabularios de palabras indígenas y aracicas"
Article
Reproducción facsimilar de la ed. de 1571, publicada por Casa de Antonio de Spinoza en México Primer diccionario bilingüe nahua-español, escrito por el franciscano fray Alonso de Molina (1514?-1585), que ha servido de base a los que se han elaborado posteriormente. El religioso español publicó la parte castellano-nahua en 1555 y 16 años después -en edición de la Imprenta de Antonio de Espinosa, en la Ciudad de México- añadió la sección nahua-castellana y enriqueció la parte previamente publicada. La presente versión es una reproducción facsimilar de la edición original de 1571. El tiraje de esta reproducción fascimilar constó de 150 ejemplares, sin numerar, dedicados a mano y 2850 ejemplares numerados. El ejemplar perteneciente al Fondo Xavier Clavigero y localizado en el Fondo de Libros Raros y Antiguos de la Biblioteca del ITESO corresponde al número 2563.
Article
Este libro se dirige a llenar un vacío en las investigaciones acerca de la lengua nahua. Los autores intentan aprovechar la calculadora para lograr la adecuada identificación de las raíces fundamentales del idioma que hablaron los antiguos mexicanos. Por otra parte, su busca además ofrecer el esquema de una gramática nahuatl, tratanto de descubrir los rasgos peculiares de su estructura.