ChapterPDF Available

Tópicos épicos de cuño virgiliano en el Arauco Domado de Pedro de Oña

Authors:
Tr i n i d a d ar c o s Pe r e i r a
Jo r g e Fe r n á n d e z Ló P e z
Fr a n c i s c a Mo y a d e L Ba ñ o
(e d i T o r e s )
‘Pe c T o r a M u L c e T
es T u d i o s d e re T ó r i c a
y or a T o r i a L a T i n a s
Vo L u M e n 1
Logroño
2009
‘Pectora mulcet’ : estudios de retórica y oratoria latinas / Trinidad Arcos Pereira, Jorge Fernández
López y Francisca Moya del Baño (editores) . – Logroño : Instituto de Estudios Riojanos, 2009
2 v. (1456 p.) ; 24 cm . –
(Colección Quintiliano de retórica y comunicación ; 10) Contiene referencias bibliográficas
D.L. LR 170-2009
ISBN 978-84-96637-68-9 (O.C.)
ISBN 978-84-96637-69-6 (v.1)
ISBN 978-84-96637-70-2 (v.2)
1. Retórica latina-Estudios y conferencias. 2. Oratoria latina-Estudios y conferencias. I. Arcos
Pereira, Trinidad. II. Fernández López, Jorge. III. Moya del Baño, Francisca. IV. Instituto de
Estudios Riojanos. V. Título. VI. Serie
821.124
Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de esta publicación pueden reproducirse,
registrarse o transmitirse, por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por
ningún medio, sea electrónico, mecánico, fotoquímico, magnético o electroóptico, por fotocopia,
grabación o cualquier otro, sin permiso previo por escrito de los titulares del copyright.
Primera edición: mayo de 2009
© De los textos, los autores
© Instituto de Estudios Riojanos (Gobierno de La Rioja)
C/ Portales, 2
26001 Logroño
www.larioja.org/ier
© Cubierta: ICE Estudio, S.L.
Imprime: Gráficas Isasa, S.L. - Arnedo (La Rioja)
ISBN 978-84-96637-68-9 (O.C.)
ISBN 978-84-96637-69-6 (v.1)
ISBN 978-84-96637-70-2 (v.2)
Depósito Legal: LR-170-2009
Impreso en España - Printed in Spain
Comité científico
Jesús Luque Moreno (Universidad de Granada)
Francisca Moya del Baño (Universidad de Murcia)
Tomás González Rolán (Universidad Complutense)
Rosa Iglesias Montiel (Universidad de Murcia)
Consuelo Álvarez Morán (Universidad de Murcia)
Carmen Guzmán Arias (Universidad de Murcia)
J. Carlos Miralles Maldonado (Universidad de Murcia)
Isabel Velázquez Soriano (Universidad Complutense)
David Puerta Garrido (I.E.S. Luis de Góngora, Madrid)
Trinidad Arcos Pereira (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria)
Pedro P. Conde Parrado (Universidad de Valladolid)
Jorge Fernández López (Universidad de La Rioja)
Eustaquio Sánchez Salor (Universidad de Extremadura)
Juan Mª Núñez González (Universidad de Oviedo)
Estrella Fernández Graña (I.E.S. Elviña, La Coruña)
Todos los textos incluidos en esta monografía han sido sometidos a evaluación por
parte del Comité Científico.
ÍNDICE
VOL. 1
Prólogo
Trinidad Arcos Pereira, Jorge Fernández López y
Francisca Moya del Baño (editores) ............................................................... 17
1. La r e t ó r i c a L a t i n a d e s d e s u s o r í g e n e s h a s t a n u e s t r o s d í a s
La Retórica hoy
Alfonso Ortega Carmona ............................................................................... 23
La educación retórica en Cicerón. Los géneros en prosa
Carmen Codoñer Merino ............................................................................... 33
Les genres littéraires dans l’Institution Oratoire de Quintilien: de la
Rhétorique à la Poétique
Jacqueline Dangel .......................................................................................... 65
El Rhetor y el Orator: enseñanza para la vida pública en Roma
Juan Lorenzo .............................................................................................. 83
Del arte retórica al arte predicatoria
Antonio Alberte González .............................................................................. 103
La Institutio Oratoria de Quintiliano: una retórica para el siglo XXI
Tomás Albaladejo Mayordomo ....................................................................... 129
José Musso Valiente y la tradición clásica latina: la Real Academia Latina
Matritense y sus traducciones de autores grecolatinos
José Luis Molina Martínez .............................................................................. 151
2. re t ó r i c a y Li n g ü í s t i c a
Caracterización funcional del sintagma preposicional de + ablativo en
latín clásico
Juan Carlos Berdasco Valle ......................................................................... 171
Quintiliano y la Gramática
Marina del Castillo Herrera ........................................................................ 183
Una propuesta de “concordancia crítica”: la Institutio Oratoria de
Quintiliano
Javier Fresnillo Núñez y Antoni Biosca i Bas .............................................. 197
Los rétores y la cantidad silábica: Cicerón, Quintiliano
Jesús Luque Moreno ..................................................................................... 203
El léxico en la Declamatio I, atribuida a Quintiliano, a la luz de la
Institutio VIII y XII
Mª Ángeles Robles Sánchez .......................................................................... 217
Retórica y pragmática: la expresión del complemento agente
en Pro Milone
Patricia Santos Guzmán ............................................................................. 231
Elementos parentéticos en la organización discursiva de la oratoria
de Cicerón
Luis Unceta Gómez ..................................................................................... 247
3. re t ó r i c a y Li t e r a t u r a
El amor, soporte de la metamorfosis de la poética ovidiana
Mª Consuelo Álvarez Morán y Rosa Mª Iglesias Montiel .............................. 261
Tópicos épicos de cuño virgiliano en el Arauco domado de Pedro de Oña
Mª Dolores Castro Jiménez y Almudena Zapata Ferrer ............................... 277
El Agamenón de Petronio: un peculiar caso de hipocresía retórica.
Apuntes hacia una línea de investigación
Antonio A. Curado Ferrera ......................................................................... 291
Algunos aspectos retóricos de la humanitas. La persuasión a través del
éthos y el páthos en Cicerón
Javier Gómez Gil ......................................................................................... 301
Eloquio victa puella: a propósito de la palabra como instrumento
de seducción
Rosario Guarino Ortega .............................................................................. 315
Censorino, doctissimus artis rhetoricae?
Mª Carmen Hoces Sánchez ......................................................................... 321
Marco Antonio, ‘parásito’ y ‘rufián’, en Cicerón (Filípicas II 6, 15)
Matías López López ..................................................................................... 335
La alternancia de la oratio recta y de la oratio obliqua en los discursos
intercalados de la historiografía romana
Luis Pomer Monferrer .................................................................................. 345
Discursos deliberativos en las Res gestae Alexandri Macedonis de Julio
Valerio: algunas observaciones
Mª Carmen Puche López ............................................................................ 357
Ovidio Amores I 8: un ejemplo de discurso retórico
María José Pujante Serrano ......................................................................... 371
Diversas lecturas de un texto poético: a propósito del carmen 5 de Catulo
Miguel Rodríguez-Pantoja ........................................................................... 383
La técnica y la fuerza de la palabra en los Fastos de Ovidio: I 3-26
Mª Dolores Solano Solano ........................................................................... 397
4. his t o r i a /cu L t u r a : r e t ó r i c a y s o c i e d a d
El discurso deliberativo y la voz de la conciencia
Juan Luis Conde Calvo ................................................................................... 409
Recursos retóricos en el discurso literario-musical
María del Pilar Couceiro ............................................................................. 423
Cuando el cuerpo se construye a través del lenguaje satírico, el caso
de Juvenal
Marcela A. E. Cubillos Poblete ..................................................................... 435
La materia retórica en la preceptiva clásica
Eduardo Fernández Fernández .................................................................. 449
Recursos formulares en las Tabellae Defixionum
Alejandra Guzmán Almagro ...................................................................... 461
La retórica jesuítica renacentista
Juan Mª Núñez González ........................................................................... 471
El orador y su Musa
Mª Luisa Picklesimer Pardo ......................................................................... 479
La obra retórica de Cicerón en el Fondo Antiguo de la Biblioteca de la
Universidad de La Laguna: ediciones y comentarios
Carolina Real Torres y Francisco Salas Salgado .......................................... 489
Obras de retórica latina en Canarias en el siglo XVI: el fondo antiguo de la
Biblioteca de la Universidad de La Laguna
Francisco Salas Salgado y Carolina Real Torres .......................................... 499
5. an t i g ü e d a d t a r d í a y ed a d Me d i a : r e t ó r i c a y o r a t o r i a e n
L a t r a d i c i ó n c r i s t i a n a y M e d i e v a L
La transformación del texto de Cicerón en los excerpta del manuscrito
Q I 14 de la Biblioteca del Monasterio del Escorial
Carmen Mª Acero Viñas .............................................................................. 515
El tratamiento de la inventio en las artes poéticas medievales
Ana Calvo Revilla ........................................................................................ 529
Recursos retóricos en un poema latino cristiano
Josep M. Escolà Tuset ................................................................................... 551
El prólogo de De altera vita de Lucas de Tuy
Emma Falque .............................................................................................. 561
El proceso de inventio, dispositio y elocutio en la elaboración de los
florilegios medievales
Beatriz Fernández de la Cuesta González .................................................. 573
Inventio, dispositio, ordo rerum, etc.: huellas de terminología retórica
en el De institutione musica de Boecio
Francisco Fuentes Moreno........................................................................... 585
La actitud poética de Sedulio a través de la metáfora: el proemio
del Carmen Paschale
Mª Dolores Hernández Mayor ..................................................................... 599
Retórica y artes liberales en el De animae exsilio et patria de Honorio
de Autun
Guadalupe Lopetegi Semperena .................................................................. 613
Quintiliano: Institutio Oratoria; Boecio: Institutio Musica
Jesús Luque Moreno ........................................................................................ 627
El De schematibus et tropis de Beda y la cristianización de la retórica
Francisca del Mar Plaza Picón y José Antonio González Marrero .............. 653
an e x o 1
David Puerta Garrido, Trinidad Arcos Pereira, Ferrán Grau Codina y
Pedro Rafael Díaz y Díaz ............................................................................ 665
VOL. 2
6. re t ó r i c a , hu M a n i s M o y re n a c i M i e n t o i
La narración y el elogio en los Scholia in Aphthonii Progymnasmata
de Juan de Mal Lara
Trinidad Arcos Pereira y María Elisa Cuyás de Torres ................................ 731
¿Un nuevo tipo de controversia? Didascalia multiplex, capítulo XIV
Mª Teresa Beltrán Noguer y Ángela Sánchez La Fuente............................... 743
Las obras de retórica y oratoria de Cicerón en el Comentario a la
Poética de Aristóteles de Francisco Robortello (1555)
Jesús Bermúdez Ramiro .............................................................................. 753
El latín en las Lectiones Antiquae de Celio Rodigino
Pedro Pablo Conde Parrado y José Luis Ruiz Miguel ...................................... 765
La recepción de la fórmula epistolográfica del saludo en las Epistulae
Responsoriae humanísticas a las Heroidas de Ovidio
Manuel Antonio Díaz Gito .......................................................................... 777
Eloquentia, ancilla philosophiae: la retórica según Diego de Zúñiga,
OSA, (1597) y Rodrigo de Arriaga, SI, (1637)
Mª Ángeles Díez Coronado .............................................................................. 789
Teoría y práctica de la imitación ciceroniana en el diálogo De iuventute
de Sebastián Fox Morcillo
Antonio Espigares Pinilla ............................................................................ 799
Mitología y retórica en la Giganthomachia de Francisco de Sandoval
Mª Cruz García Fuentes .............................................................................. 817
Instrucciones retóricas en el Proxeneta de Gerolamo Cardano
Miguel Ángel González Manjarrés .............................................................. 831
Gramática y estilo: deslindes retóricos en el comentario humanístico a
la poesía
Felipe González Vega .................................................................................. 843
Selección de autores clásicos y cristianos en la biblioteca de Eneas
Spennazio. Toledo, Biblioteca del Cabildo, ms. 21-43
Iván Moya Rodríguez .................................................................................. 855
Retórica y poética: dos disciplinas convergentes en la tradición
humanística
José Luis Pérez Pastor y Jorge Sáenz Herrero ............................................... 869
7. re t ó r i c a , hu M a n i s M o y re n a c i M i e n t o ii
La retórica del cuerpo: Influencias clásicas en Domenico da Piacenza
Zoa Alonso Fernández ................................................................................ 883
La ironía en Vives
Joaquín Beltrán Serra ................................................................................. 895
La historia como opus oratorium en Giovanni Antonio Viperano
Avelina Carrera de la Red ........................................................................... 911
Cuestiones retóricas en el comentario de Fonseca y Figueroa a la Andria
Milagros del Amo Lozano ............................................................................ 927
Séneca el Viejo y Montaigne
Arturo Echavarren Fernández .................................................................... 941
Los Barbari, Nicolás Biese y su Oratio pro bonis literis. Una sesión científi-
ca tormentosa en el Estudi General de València a mediados del siglo XVI
José Mª Estellés González ............................................................................. 953
Un retrato en latín del primogénito de Felipe II a la luz de la retórica
clásica. Elogio del padre mediante el denuesto del hijo
Juan María Gómez Gómez ......................................................................... 963
La amplificatio en las retóricas sagradas hispanas de los siglos XVI y XVII
José González Vázquez .................................................................................. 977
Retórica y Artes memoriae: la memoria en los Rhetoricorum libri quinque
de Jorge de Trebisonda
Luis Merino Jerez ........................................................................................ 983
El acercamiento retórico de los humanistas al teatro clásico: los scholia
de Carolus Stephanus a la Andria de Terencio
Manuel Molina Sánchez ............................................................................. 995
Cartas de Benito Arias Montano a Nicolás Plantino (1574-1586)
Guadalupe Morcillo Expósito ...................................................................... 1007
La conciliación del Estado Moderno con la Retórica Clásica: la memoria
de Fray Diego Valadés
Delfín Ortega Sánchez ................................................................................ 1019
La proyección de la retórica en la Syruporum universa ratio de Miguel
Servet, una censura diligenter expolita
Mª Teresa Santamaría Hernández .............................................................. 1029
La Querela pacis de Erasmo en el epitalamio de Diego de Guevara en
honor de Felipe II e Isabel de Valois
Antonio Serrano Cueto ................................................................................ 1043
8. re t ó r i c a , hu M a n i s M o y re n a c i M i e n t o iii
Séneca el Viejo y Quevedo
Ignacio Javier Adiego Lajara, Esther Artigas Álvarez y Alejandra de
Riquer Permanyer ....................................................................................... 1059
Retórica y oratoria: los discursos de Vicente Blas García
Ferran Grau Codina y Xavier Gómez Font ................................................. 1073
Epigrama y soneto
Carmen Guzmán Arias y Marcos Ruiz Sánchez ......................................... 1087
Cicero repraesentandus. El Pro Archia poeta de Cicerón en la enseñanza
oratoria de Petrus Francius (Amsterdam 1645-1704)
Chris L. Heesakkers ........................................................................................ 1099
Spes et fortuna valete. Retórica y tradición clásica en el epitafio de
fray Antonio de Guevara
Rafael Lázaro Pérez .................................................................................... 1113
Los discursos en la obra Argonautica Americanorum (1647) del jesuita
alemán Johann Bissel
Raúl Manchón Gómez ................................................................................ 1123
Implicación de las corrientes ascéticas hispanas del siglo XVI en los
mecanismos de la retórica: los ejercicios espirituales y la evidentia
César Domingo Martín Luis ........................................................................... 1135
El Diálogo de la Concepción de Nuestra Señora del Padre Bravo a la luz
de los libros De Arte Poetica y De Arte Oratoria de Bartolomé Bravo
Joaquín Pascual Barea .................................................................................. 1143
La Institutio Oratoria de Quintiliano, un soporte indispensable en la
preceptiva de la Rhetorica de Gr. Mayans
F. Jordi Pérez i Durà ....................................................................................... 1157
El análisis fisiológico del predicador en el Examen de ingenios de
Huarte. ¿Cuestión de selección o de ortodoxia?
Mª Dolores Rincón González ......................................................................... 1171
Traducciones latinas de sonetos de Petrarca
Marcos Ruiz Sánchez y Carmen Guzmán Arias ............................................ 1181
Concepto y funciones de la retórica según la enseñanza de Hernando
Alonso de Herrera en su edición del Opus absolutissimum
Rhetoricorum Georgii Trapezuntii cum additionibus Herrariensis
María Asunción Sánchez Manzano ............................................................... 1195
La retorización del debate teológico: Cano vs. Sepúlveda
Juan J. Valverde Abril ..................................................................................... 1209
9. Pe r v i v e n c i a d e L a t r a d i c i ó n c L á s i c a : a c t u a L i d a d d e L a r e t ó r i c a
y d e L a o r a t o r i a
La Edad de Oro en Federico García Lorca: metamorfosis de un tópico
Modesto Calderón Reina ................................................................................ 1225
Virgilio y la Compañía de Jesús: Juan Andrés y su Disertación en
defensa del episodio de Virgilio sobre los amores de Eneas y de Dido
J. David Castro de Castro ............................................................................ 1237
Briseida: construcción y evolución de un personaje
Vicente Cristóbal López .................................................................................. 1251
La elegantia de Juvenco en el comentario arevaliano de la Historia
Evangelica
Mª Carmen Gil Abellán ............................................................................... 1267
La empresa, un espacio de habilidades retóricas: la retórica empresarial
Mª del Mar Gómez Cervantes ...................................................................... 1281
Margaret Fuller: Los clásicos al servicio de la retórica femenina
Ana González-Rivas Fernández .................................................................... 1295
La fortuna de la Oratio pro crepitu ventris: el deán Martí citado por
Camilo José Cela
Juan Ignacio Guglieri Vázquez ................................................................... 1307
La retórica antigua en internet
Manuel López-Muñoz ................................................................................. 1323
El Arte poética de Horatio de don Luis Zapata
Manuel Mañas Núñez ................................................................................. 1337
Metáfora y metonimia en la retórica latina: revisión en la actualidad
Mª del Carmen Sánchez Manzanares ............................................................ 1359
Las Confesiones de San Agustín como fuente de la novela Vita brevis
de J. Gaarder
Alicia Soler Merenciano .............................................................................. 1375
Las operaciones retóricas de inventio y dispositio y la creatividad en el
lenguaje publicitario
Raúl Urbina Fonturbel ................................................................................ 1391
an e x o 2
Jorge Fernández López, María Luisa Harto Trujillo,
Violeta Pérez Custodio y José Miguel Baños Baños ...................................... 1411
277
TÓPICOS ÉPICOS DE CUÑO VIRGILIANO EN
EL ARAUCO DOMADO DE PEDRO DE OÑA*
Mª DOLORES CASTRO JIMÉNEZ
ALMUDENA ZAPATA FERRER
Universidad Complutense de Madrid
1. El autor1
Pedro de Oña nació en Chile (Infantes de Engol) en 1570. Huérfano del capitán
Gregorio Oña –muerto en una emboscada de los araucanos– al poco de nacer e
hijastro de don Cristóbal de la Cueva, a ellos Oña los recuerda con cariño entre
los soldados en el Arauco domado (IX 60 y 79-80). Realizó estudios superiores
gracias a una beca que le concedió el entonces virrey don García de Mendoza,
fundador del Colegio Real de San Felipe y San Marcos. Escribió tres poemas épi-
cos: Arauco domado (Lima en 1596 y Madrid 1605); Ignacio de Cantabria (Sevilla
1639)2 y El Vasauro (permaneció inédito tres siglos y fue publicado en Chile en
1941); un poema menor: Temblor de Lima año de 1609 (Lima 1609); tres cancio-
nes reales y seis sonetos. Vivía aún en 1635 porque firmó la dedicatoria de su úl-
timo poema mayor, pero se desconocen la fecha y el lugar de su fallecimiento.
* Estudio realizado dentro del Proyecto I+D financiado por la DGICYT (HUM 2004-06036/
FILO): “Virgilio y Ovidio en la Literatura Española”.
1. Cf. la introducción de J.M. Gu t i é r r e z a la tercera edición del Arauco domado, Valparaíso,
Chile, 1849, pp. 5-19; S. Di n a M a r c a , Estudio del “Arauco Domado” de Pedro de Oña, Nueva York 1952,
pp. 15-46.
2. Cf. sobre esta obra el estudio de M. ca l D e r ó n , “La Eneida como modelo de la épica culta
española de tema religioso: el Ignacio de Cantabria de Pedro de Oña”, CFC. Elat 17 (1999) 278-286.
278
Mª Do l o r e s Ca s t r o Ji M é n e z - al M u D e n a za p a t a Fe r r e r
2. La obra3
Estamos ante un poema épico histórico en el que se narran hechos que empie-
zan en 1557 con el desembarco de las tropas de don García Hurtado de Mendoza
y terminan con la batalla naval de don Beltrán de Castro contra el pirata Richarte
Aquines (Richard Hawkins). El argumento son tres expediciones –a Chile (bata-
llas de Penco y Biobío), a Ecuador (batalla de Quito) y la expedición naval– que
abarcan la primera parte, 19 cantos en octavas, de lo que sería un poema inaca-
bado, pues Oña promete una continuación escrita “con pie más lento y mano más
fecunda” que nunca llegó a publicar4.
El Arauco domado ha sido definido por Gutiérrez5 como una “narración verí-
dica de los acontecimientos acaecidos mediante el gobierno de Mendoza algún
tanto amenizada con los halagos de la versificación y del estilo y con algunos
episodios” y cita palabras del propio Oña (IV 15):
“No es fábula ni poética figura,
Fición artificiosa ni ornamento,
Sino verdad patente la que cuento,
Que es de lo que se precia mi escritura;”6
Tendremos por tanto que distinguir dos tipos de fuentes: los hechos históricos
que toma de datos orales y escritos de don García7; de la crónica de P. Mariño
3. Cf. las ediciones de J.M. Gu t i é r r e z , cit. introd. pp. 5-19; C. Ro S e l l , Poemas épicos, Biblioteca
de Autores Españoles, Madrid 1854, introd. p. XVI y J. T. Me D i n a , Santiago de Chile 1917, introd. pp.
V-XII; los estudios de M. Me n é n D e z Pe l a y o , Antología de poetas hispano-americanos, Madrid 1893-1895,
p. 235; S. Di n a M a r c a , cit; F. Pi e r c e , La poesía épica del Siglo de Oro, Madrid 1961.
4. Lo mismo dirá Oña a propósito del Ignacio de Cantabria, cf. M. ca l D e r ó n , art. cit., pp. 61-
62.
5. Op. cit. p. 9.
6. La misma afirmación hace Ercilla a propósito de su obra calificándola de “relación sin co-
rromper sacada de la verdad”, pero hay en ella, como en Oña, muchos tópicos que las vinculan con
la tradición clásica y los modelos, cf. a. Mo r í n i G o - i. le r n e r , introd. a su edición de La Araucana,
Madrid, Castalia, 1991 (= 1979), pp. 25-36 y V. cr i S t ó b a l , “De la Eneida a la Araucana”, CFC.Elat 9
(1995), 67-101; pp. 75-78.
7. Cf. en J.t. Me D i n a , Colección de documentos inéditos para la historia de Chile, desde el viaje de
Magallanes hasta la batalla de Maipó 1518-1818, Santiago de Chile 1888-1902, 30 vols.: “Probanza de
los méritos y servicios de don García de Mendoza y Manrique”, Lima, 7 de mayo de 1561, vol. XXVII
(1901), pp. 6-260; “Relación que envía don García Hurtado de Mendoza, gobernador de Chile, desde
la ciudad de Cañete de la Frontera, que nuevamente se ha poblado en Arauco”, 24 de enero de 1558,
vol. XXVIII (1901), 144-149; “Relación enviada por don García de Mendoza de lo que se hizo para
recuperar la provincia de Chile”, 1559, XXVIII (1909), 307-311.
279
tó p i C o s é p i C o s D e C u ñ o vi r g i l i a n o e n e l
a
r a u C o
D
o M a D o
D e pe D r o D e oñ a
de Lobera8; de la relación de P. Balaguer de Salcedo9 y, en menor medida utiliza
a Bartolomé de las Casas para las costumbres de los indios10. Para los hechos li-
terarios recurre a la poesía bucólica, la novela pastoril y la poesía épica anterior,
seleccionando su materia de aquí y de allí y combinádola para componer epi-
sodios y escenas originales. En la selección de pasajes veremos algunos tópicos
épicos virgilianos.
Una obra más tenemos que mencionar como fuente histórica y modelo lite-
rario, la Araucana de Alonso de Ercilla quien aparece como combatiente en la
batalla de Penco “Mas visto lo que pasa, tres varones / con el divino autor de
La Araucana / Queriendo refrenar su furia insana / Batieron contra el indio los
talones” XI 108) y en el catálogo de soldados españoles (IX 63).
El poema de Oña quedó eclipsado por el de Ercilla, pero no hemos de con-
siderarlo una simple imitación. Es cierto que el tema es el mismo: la conquista
española de las tierras araucanas, pero frente a La Araucana en la que no domina
un conquistador y los protagonistas son españoles e indios por igual (la misma
ausencia de protagonista que encontramos en la Farsalia de Lucano11), en Oña
hay un héroe central alrededor del cual gira el poema: don García Hurtado de
Mendoza cuyo hijo es el destinatario del Arauco domado porque trata “las altas
proezas del marqués de Cañete, padre dignísimo de vuestra Señoría” tal y como
se afirma en la “Dedicatoria del autor”:
“A don Hurtado de Mendoza primogénito de don García Hurtado de Mendoza,
marqués de Cañete, señor de las villas de Argete y su partido, visorrey de los rei-
nos del Pirú, Tierra Firme y Chile; y de la marquesa doña Teresa de Castro y de
la Cueva. Hijo, nieto y biznieto de Virreyes”.
Estamos, pues, ante una epopeya con una clara intención panegírica, que ha
sido concebida para engrandecer la figura del virrey y esto condiciona la se-
lección de episodios pues muchos en los que don García es el protagonista no
estaban en La Araucana y están tomados de la obra de Mariño de Lobera quien
8. Crónica del reino de Chile. Dirigida al Excmo. Señor don García Hurtado de Mendoza, Mar-
qués de Cañete, ca. 1594, publicada en la Colección de historiadores de Chile, VI, Santiago 1865. Autor
mencionado entre los soldados españoles (IX 69).
9. Relación de los sucedido desde diez y siete de mayo de mil y quinientos y noventa y quatro
años … hasta dos de Iulio, 1916.
10. Apologética historia de las Indias, ed. M. Se r r a n o y Sa n z , Historiadores de Indias, I, Madrid
1909.
11. Cf. V. cr i S t ó b a l , “De la Eneida a la Araucana”, art. cit., pp. 77-78.
280
Mª Do l o r e s Ca s t r o Ji M é n e z - al M u D e n a za p a t a Fe r r e r
también participó, como ya hemos dicho, en la contienda y le dedica su crónica
al marqués de Cañete12.
3. Estructura del Arauco domado
En el planteamiento de la obra sí coincide Oña con Ercilla, quien a su vez ha
tomado como modelo el Orlando furioso de Ariosto13. Cada libro es una unidad
en sí mismo, comienza con un proemio moralizante (la Fortuna voluble, el justo
medio, el poder del amor, la edad de oro, la amistad, etc.) que la voz del narra-
dor dirige al lector, seguido en muchas ocasiones de un amanecer mitológico, y
termina con el final de la tarea, el descanso de la labor del poeta que coincide
generalmente con el final del día. En muchas ocasiones, como en el caso siguien-
te (XI 112-113), este recurso recuerda la estructura de las Bucólicas virgilianas:
Demás de que, saliendo del tridente,
Entraba recogiendo los pastores
Aquella que confunde los colores
Y al trabajar enfrena la corriente:
Mostró con ella el prado mustia frente,
Quedando como lánguidas las flores,
Y era que luto el orbe se ponía
Por denotar las muertes de este día.
Los nuestros de la noche convidados
Y del trabajo duro constriñidos,
Privando del sentir a los sentidos,
Suspenden, sin descuido, sus cuidados;
En tanto, pues, que duermen los cansados
No es bien que yo despierte los dormidos,
Que desto servirán mis cantos muertos
Y no de que se duerman los despiertos.
En cuanto al conjunto de la obra, a propósito de esa longitud “irregular” en
19 cantos que no seguiría modelo alguno, hemos de hacer una puntualización.
Atendiendo a los hechos narrados por Oña, podemos establecer una división en
tres partes: hay una primera que se diferencia claramente de las dos siguientes
que comienzan tras un episodio pastoril en el que Tucapel, Gualeva y Talgueno
12. Cf. S. Di n a M a r c a , op. cit., cap. IV “Hechos históricos”, pp. 107-142.
13. Cf. M. ch e V a l i e r , L’Arioste en Espagne (1530-1650). Recherches sur l’influence du “Roland
furieux”, Burdeos 1966.
281
tó p i C o s é p i C o s D e C u ñ o vi r g i l i a n o e n e l
a
r a u C o
D
o M a D o
D e pe D r o D e oñ a
son acogidos en una cabaña de pastores donde tras la cena hay una especie de
competición. El pastor Guemapu elogia la tranquilidad de la vida en el campo
–con ecos de Virgilio, Horacio, Cervantes y Góngora–, y le responde Tucapel que
defiende con brío la vida militar. Este episodio del canto XIII sirve de transición
para esa segunda y tercera parte que son la exposición de un sueño premonitorio
en boca de Quidora quien anuncia hechos bélicos posteriores: la expedición de
Quito (XIV-XVI) y la batalla naval contra Aquines-Hawkins (XVII-XIX).
Aunque la influencia de la Eneida se puede apreciar a lo largo de toda la epo-
peya, es en la primera parte, la expedición de Chile, donde se aprecia con más
intensidad este modelo. Se trata precisamente de los cantos I-XII con lo que la
longitud ya no sería totalmente irregular pues coincidiría en esta primera parte
con la extensión del modelo latino. En estos primeros 12 cantos del Arauco do-
mado vamos a centrarnos en este trabajo.
4. Tópicos épicos en la expedición de don García Hurtado de Mendoza a
Chile (cantos I-XII)
4.1
Estamos, como en la Eneida, ante una estructura bipartita –viaje y enfrenta-
miento bélico– que comienza con la tradicional declaración inicial del canto14:
Canto el valor, las armas, el gobierno,
Discanto aviso, maña, fortaleza,
Entono el pecho, el ánimo y nobleza
Del extremado en todo joven tierno:
Hinche la fama agora el aúreo cuerno,
Apreste de sus alas la presteza,
Redoble su garganta el claro Apolo
Y llévese esta voz de polo a polo.” (I 1)
en la que constan el arma y el cano virgilianos: Arma uirumque cano, Troiae qui
primus ab oris (I 1), pero donde la tradicional invocación a la Musa15 (Musa mihi
causas memora (I 8) ha sido sustituida por la presencia del “claro Apolo”.
Pero las Musas sí aparecen en una segunda invocación en la que el poeta les
pide ayuda antes de presentar a los guerreros hispanos:
14. Cf. modalidades de este tópico épico en V. cr i S t ó b a l , “De la Eneida a la Araucana”, art. cit.
pp. 68-71.
15. Cf. e. r. cu r t i u S , Literatura europea y Edad Media Latina, trad. de M.F. al a t o r r e y a. al a t o -
r r e , México 1976 (1948), I: “Las Musas”, pp. 324-348.
282
Mª Do l o r e s Ca s t r o Ji M é n e z - al M u D e n a za p a t a Fe r r e r
Llegada es la sazón, Sacro Museo,
Que consagráis el monte de Elicona,
Poniendo vuestros pies en su corona,
De conspirar conmigo en mi deseo;
Porque según la altura en que me veo
Y el váguido mortal de mi persona,
Forzoso habrá de ser precipitarme,
Si todas no venís a confortarme.
Pero de vuestras alas confiado,
¡Oh Musas! echaré a volar mi pluma,
Diciendo, aunque ceñida y breve suma,
Las cosas deste alarde señalado.
Pues, ya que vino el término aplazado,
Entró por donde el cano mar se espuma,
Delante de su gente, el nuevo Marte
Con el regal católico estandarte; (IX 39-40)
Invocación que tiene como modelo la segunda parte de la Eneida (VII 37-38 y
41-45) cuando Virgilio solicitaba la ayuda de Érato para recordar los nombres de
todos los guerreros:
Nunc age, qui reges, Erato, quae tempora, rerum
quis Latio antiquo fueris status, (…)
Tu uatem, tu, diua, mone. Dicam horrida bella,
dicam acies actosque animis in funera reges,
Tyrrhenamque manum totamque sub arma coactam
Hesperiam. Maior rerum mihi nascitur ordo,
maius opus moueo.
El viaje por mar de don García (I-IV) es el núcleo de la primera parte y, como
el de Eneas, tiene una serie de escalas. La primera de ellas es la Serena, donde el
general cristianiza a los indios y mejora sus condiciones de vida, legislando sobre
el trabajo en las minas.
No hay personaje femenino que retenga al héroe en su peregrinar, don García
es más consciente de su misión que el propio Eneas y nada lo retiene. Aunque
Oña muestre, como podremos ver más adelante, un gusto por los episodios senti-
mentales, no hay aquí Dido, sin embargo la escala virgiliana se recuerda mediante
un símil en el momento de reemprender el viaje:
De la Serena sale, dulce estanza,
Dejándola más triste en su partida
Que Dido en la troyana despedida. (III 64)
283
tó p i C o s é p i C o s D e C u ñ o vi r g i l i a n o e n e l
a
r a u C o
D
o M a D o
D e pe D r o D e oñ a
Viajan a continuación con prudencia evitando la atracción del puerto de Mapo-
chó, el arrabal de Santiago, lugar de costumbres disipadas. También aquí, utilizan-
do la comparación se recuerda otro héroe, Ulises, “el Ítaco sagaz” y los peligros y
las escalas de su viaje: Escila “fiera ladradora”, Circe, los lotófagos y las sirenas:
Pues como de arrecifes y bajíos,
Y más que de la fiera ladradora,
Tan por su mal, de Circe contendora,
De Mapochó se apartan los navíos,
Albergue de holgazanes y baldíos,
Adonde el vicio a sus anchuras mora,
Y tierra do se come el dulce loto,
Que al filo de la guerra tiene boto. (III 68)
Es una Circe pésima que encanta
Y en animales sórdidos transforma;
Es la cadena, grillo, cepo y corma
Que el brío y fuerza bélica quebranta;
Es la sirena mélode que canta,
De quien sagaz el Ítaco se informa,
Y atado al mástil, oye desde afuera,
Ensordeciendo a los demás con cera. (III 70)
y concluye con la mención a otro héroe, Teseo y la prueba del laberinto (III 72-
73).
Antes de llegar a la siguiente escala las naves se enfrentan a una terrible tem-
pestad (III 78-106 y IV 7-18) que no sabemos si fue un hecho real o no, pero sí es
evidente que está descrita a través de los modelos de Virgilio (I 81-156) y Ercilla
(XIV-XVI). Este tópico, característico de los poemas épicos, ha sido estudiado con
todo detalle por V. Cristóbal16 tanto en la literatura clásica como en la literatura
española, en Ercilla y en Oña entre otros.
Tras salir indemnes llegan a la isla de Talcaguano, de allí pasarán a tierra firme,
a Penco, que es la última escala. La descripción guarda cierto parecido –la ense-
nada en la isla, las rocas y la tranquilidad– con la descripción del lugar en Libia
donde Eneas atraca también tras una tormenta:
16. Cf. “Tempestades épicas”, Cuadernos de investigación filológica XIV (1988) 125-148 y “De la
Eneida a la Araucana”, art. cit. pp. 79-83.
284
Mª Do l o r e s Ca s t r o Ji M é n e z - al M u D e n a za p a t a Fe r r e r
Surgió la rota armada en Talcaguano,
Isleta bien de sierras amparada,
De algunos pobres indios habitada,
De poco efecto en guerra y menos mano;
Adonde el espumoso mar insano,
Haciéndose una plácida ensenada,
A los navales huéspedes acoge,
Sin que mareta o viento los enoje. (IV 22)
Est in secessu longo locus: insula portum
efficit obiectu laterum, quibus omnis ab alto
frangitur inque sinus scindit sese unda reductos.
Hinc atque hinc uastae rupes geminique minantur
in caelum scopuli, quorum sub uertice late
aequora tuta silent. (I 159-164)
Los ejércitos de don García fortifican la zona y preparan comida y bebida. De
la misma forma proceden los troyanos al desembarcar: Acates prepara el fuego,
secan el trigo mojado tostándolo, cazan, comen y beben (I 186-195):
Así los españoles van y vienen
Envueltos en aristas y bullicio,
Haciendo de albañiles el oficio,
Ya que los materiales juntos tienen;
Otros, que nada en esto se detienen,
Por ser de tienda o toldo su servicio,
Se ocupan en lo que es más ordinario,
Sacando el aparejo necesario.
Cuál hiere el pedernal fogoso y duro
Apacentando fuego entre la yesca;
Cuál por coger del agua dulce y fresca,
Da la celada al claro arroyo puro;
Cuál, de la aguda hambre mal seguro,
El avecilla caza, el pece pesca;
Quién tuesta el trigo, quién el maíz confita
Y los agudos dientes ejercita.
Lo más de su corpóreo nutrimento
Es húmida semilla mareada,
Del bravo mar apenas perdonada,
Por no la haber tenido a mano el viento:
Tan poco fértil es aquel asiento
Y avaro en sí, que no hay sacalle nada
Que sirva de refresco a la comida,
Añeja, y aunque poca, desabrida.
(IV 38-40)
Ac primum silici scintillam excudit Achates
succepitque ignem foliis atque arida circum
nutrimenta dedit rapuitque in fomite flammam.
Tum Cererem corruptam undis Cerealiaque arma
expediunt fessi rerum, frugesque receptas
et torrere parant flammis et frangere saxo.
(I 174-179)
En la segunda parte las escenas de guerra (V-XII) se dan en las batallas de
Penco y de Biobío. Entre ambas Oña inserta otro tópico épico: el recuento de
las tropas tomando como modelo a Virgilio (Eneida VII) y a Ercilla (Araucana
285
tó p i C o s é p i C o s D e C u ñ o vi r g i l i a n o e n e l
a
r a u C o
D
o M a D o
D e pe D r o D e oñ a
XXI, estr. 27ss.). Cada estrofa de la revista de tropas de don García presenta a
un personaje, su origen, su aspecto, sus armas. En los combates encontramos
las habituales tiradas de nombres propios tanto hispanos como araucanos17, los
enfrentamientos cuerpo a cuerpo y la muerte de los guerreros.
4.2. El héroe y el enemigo sobrenatural
Oña nos presenta a Don García Hurtado de Mendoza como un joven bien pa-
recido, con poder magnético, valiente, prudente y mesurado, cualidades que pa-
recen coincidir con la realidad18. Algunas de sus cualidades, también acordes con
la realidad, vienen a coincidir con la personalidad de Eneas. Destaca en primer
lugar su pietas, su respeto hacia su padre, que es quien lo envía a la expedición
de Chile, y hacia Dios –“sant García” o “el Católico” (IX) son algunos de los epíte-
tos que Oña utiliza–. Lleva su fe y cristianiza a los indios de la misma forma que el
troyano transportaba sus Penates y si en la Eneida el héroe recibía la protección
de su madre Venus y del propio Júpiter, en el Arauco domado Don García se ve
guiado por Dios y muestra una firmeza de espítitu, manteniéndose impasible ante
el amor y evitando los deleites sensuales19, que encuentra su reflejo en el tópico
épico de la fabricación de las armas del héroe:
Sonaba por las fraguas de Vulcano
La presurosa y dísona armonía,
Que el Cojo con los cíclopes hacía
Para forjar el fuerte arnés galano;
Mas, uno solo hizo de su mano,
Que presentó después a don García,
Adonde tal primor y gracia cupo,
Que hizo más en él de lo que supo.
Y no fue menester para hacello
Que Venus halagüeña intercediese,
Ni que fingidas lágrimas vertiese,
Colgándose lasciva de su cuello,
Pues antes recibió pesar en ello
17. Cf. V. cr i S t ó b a l , “De la Eneida a la Araucana”, art. cit., pp. 100-101.
18. Cf. S. Di n a M a r c a , op cit. pp. 87-93.
19. Cf. S. Di n a M a r c a , op. cit., p. 92-93, a propósito de la firmeza de don García, cita palabras
de A. de Góngora Marmolejo (Historia de Chile desde su descubrimiento hasta el año 1575, Santiago
1862, p. 91), quien matiza el testimonio de Oña situando su conducta en el justo medio: “honesto en
su vivir, porque para la edad que tenía nunca se le sintió flaqueza en vicio de mujeres: era amigo de
visitar pocas, y no tan de ordinario que se le echase de ver”.
286
Mª Do l o r e s Ca s t r o Ji M é n e z - al M u D e n a za p a t a Fe r r e r
Y nunca fue devoto que se hiciese,
Rabiosa de que el Joven la desprecia,
Que para la mujer es cosa recia.
Mas, no le aprovechó con el marido
Aquel usado modo lisonjero,
Pues tuvo a todo fuerte, como herrero
Que tiene hecho a golpes el oído:
Más pudo que la madre de Cupido
El mérito y valor del caballero,
Y el interés también de dar Vulcano
Tan buen lugar a la obra de su mano. (I 34-36)
En la Ilíada (XVIII 388-468), a petición de Tetis, madre de Aquiles, Vulcano
fabrica las armas y, siguiendo el modelo homérico en la Eneida (VIII 370ss), las
fabricará también a petición de su esposa Venus, madre de Eneas. En el Arauco
domado Oña tiene in mente el episodio virgiliano (como lo demuestra la mención
que Venus hace a las lágrimas, en este caso de Tetis y de la Aurora: te filia Nerei,
/ te potuit lacrimis Tithonia flectere coniunx vv. 383-384 y el abrazo a su esposo
para convencerlo: dixerat et niueis hinc atque hinc diua lacertis / cunctantem
amplexu molli fouet vv. 387-388), pero lo modifica para adecuarlo al carácter de
su protagonista y engrandecer su figura. No intercede Venus, es más siente gran
pesar porque el joven no cede ante el amor (“Que para la mujer es cosa recia”),
es Vulcano el que motu proprio las fabrica porque los méritos y el valor de don
García son suficientes para que el herrero desoiga la oposición de su esposa
(“Mas, no le aprovechó con el marido / Aquel usado modo lisonjero”).
Puesto que Dios es quien guía y protege a este héroe, el enemigo sobrenatural,
la divinidad airada, será el Demonio, Plutón (V 81), “el azufrado Rey del hondo
averno” (V 66), “El negro Rey del triste alojamiento”(V 80), quien se presenta en
realidad con caracteres del Demonio cristiano. Preocupado por la cristianización
de los pueblos, reúne a la asamblea de espíritus infernales -en un infierno más
bien cristiano: “Entrando el infernal ayuntamiento / Al cavernoso báratro quema-
do” (V 80)- y manifiesta dicha preocupación afirmando haber hecho lo posible
para detenerlo provocando la tempestad:
El azufrado Rey del hondo averno
Mandó juntar en lóbrego concilio
A los que le juraron domicilio
Y están al disponer de su gobierno,
Para que contra el justo mozo tierno
Al bárbaro se dé favor y auxilio,
287
tó p i C o s é p i C o s D e C u ñ o vi r g i l i a n o e n e l
a
r a u C o
D
o M a D o
D e pe D r o D e oñ a
Haciendo su poder, porque le venza,
Y saque al orco triste de vergüenza.
(V 66)
Ya véis como este próspero mancebo
En su gobierno va por tal camino,
Que, o yo seré malísimo adevino,
O él será el estrago del Erebo;
Pues ultra de que al fin es el renuevo
De aquel fecundo tronco mendocino,
Le presta Dios auxilios eficaces
Y mueve sus ejércitos y haces. (V 82)
De mí sabéis, tartáreas potestades,
Si en perseguille mínima he faltado,
Pues yo en el fluctüoso mar salado
Le removí tan bravas tempestades;
Yo provoqué las húmidas deidades,
haciéndole poner en tal estado
Que ya tuviera yo seguro el mío,
Si un ángel no librara su navío. (V 90)
Plutón actúa como Juno en el libro I de la Eneida provocando la tempestad
para detener al troyano, se repite el esquema virgiliano traducido al ámbito cris-
tiano20. Y seguirá actuando como esta diosa cuando, tras su discurso ante la asam-
blea infernal, escoge a una de las Furias, Megera, para avisar al “infiel” Caupolicán
del peligro que representa el extranjero. De la misma forma, en el libro VII de la
Eneida Juno envía a otra Furia, Alecto, para advertir a Turno del mismo peligro.
5. Conclusiones
Pedro de Oña coincide con Ercilla en el planteamiento de su obra –concibien-
do el libro como una unidad en sí mismo con proemios moralizantes y epílogos
en los que el autor interrumpe su tarea para descansar– y en el tema –ambos
poemas narran los mismos hechos, son épica histórica mezclada con elemento
fabuloso–. Pero, como hemos podido observar, junto a esta estructura general de
20. El mismo enemigo sobrenatural tenemos en otro poema épico de Oña, el Ignacio de Can-
tabria, cf. M. ca l D e r ó n , art. cit. pp. 74-75 y 79-81 y también en el Monserrate de Cristóbal de Virués, cf.
V. cr i S t ó b a l , “Virgilianismo y tradición clásica en el Monserrate de Cristóbal de Virués”, Silva 3 (2004),
115-158; pp. 141-143.
288
Mª Do l o r e s Ca s t r o Ji M é n e z - al M u D e n a za p a t a Fe r r e r
la obra, la estructura bipartita de la Eneida –viaje por mar y escenas bélicas– se
reproduce en los 12 primeros libros a los que hemos limitado nuestro estudio.
A diferencia de la postura adoptada por Ercilla (que tomaba como modelo
en este caso la Farsalia de Lucano), Oña sí que presenta un personaje, García
Hurtado de Mendoza, cuyo carácter es semejante al de Eneas aunque a veces su
pietas es incluso más firme, porque, sin ser una epopeya cristiana al estilo de la
Cristíada de Hojeda, el Monserrate de Virués o el Ignacio de Cantabria del pro-
pio Oña, tiene un fuerte componente religioso, ya que la misión del protagonista
es política, pero también evangelizadora. Además la función panegírica obliga al
autor a una selección determinada de episodios, en relación con su protagonista,
que en ocasiones lo aleja de la narración que hace Ercilla. Destaca y supera a éste
fundamentalmente, como han elogiado algunos estudiosos21, en los retratos de
los personajes indios y en las descripciones pastoriles en las que muestra notable
talento: las indias, por ejemplo, están descritas pensando más en ninfas de la mi-
tología y en heroínas de la novela pastoril. Dejamos para otro trabajo el estudio
de la tradición clásica y las influencias virgilianas en los episodios sentimentales
de Caupolicán y Fresia y Tucapel y Gualeva.
Hay una transferencia de elementos paganos a cristianos, como también ocurre
en otras epopeyas22, si Dios adopta el papel de guía y protección del héroe, sus-
tituyendo a Venus en el caso de la Eneida (o a Atenea en el caso de la Odisea),
Plutón, caracterizado como el Demonio cristiano, se convierte en la divinidad
airada que entorpece la misión del héroe (como Juno lo es para Eneas o Posidón
lo era para Ulises). Pero la sustitución del aparato mítico no es total, la mitología
pagana no quedará totalmente anulada sino que se mantiene en muchos tópicos
épicos que, por falta de espacio, no hemos tenido ocasión de comentar: personi-
ficaciones como la Fama; perífrasis temporales (amaneceres o atardeceres), meto-
nimias (Marte para hacer referencia a la guerra, Tetis para el mar); y sobre todo,
la presencia notable de la mitología que, en esa combinación de personajes de
ficción –verdadero sostén de la trama– y personajes históricos –menos definidos,
a excepción del protagonista–, aparece utilizada en símiles y comparaciones don-
de podemos encontrar muchas referencias a personajes y episodios de la Eneida
a la que además tenía como modelo épico.
21. c. ro S e l l , Op. cit., p. XVI y F. Pi e r c e , Op. cit., p. 268 y 285.
22. G. Hi G h e t , La tradición clásica, México 1986 (= Oxford 1949) trad. a. al a t o r r e , vol. I, cap.
VIII: “El Renacimiento. La epopeya”, pp. 228-257; esp. pp. 237-240; cf. el ejemplo del Ignacio de Can-
tabria analizado por M. ca l D e r ó n , art. cit. y el del Monserrate de Virués analizado por V. Cristóbal,
art. cit.
289
tó p i C o s é p i C o s D e C u ñ o vi r g i l i a n o e n e l
a
r a u C o
D
o M a D o
D e pe D r o D e oñ a
En definitiva, el ejemplo de algunos tópicos épicos de cuño virgiliano como:
la declaración inicial del canto, la fabricación de las armas del héroe, el enemi-
go sobrenatural, nos permiten constatar que Oña selecciona lo que le interesa,
lo combina como mejor le parece adaptándolo a la materia narrada y compone
episodios y escenas muy originales. Podemos, por tanto, estar de acuerdo con
las palabras de S. Dinamarca23: “Error grave cometen, pues, los que sin mayor
estudio ni reflexión califican el Arauco domado como una simple imitación de
La Araucana”.
23. Op. cit., p. 161.
Article
The composition of the Arauco domado by Lope de Vega is part of the great propaganda campaign promoted by the Hurtado de Mendoza family with the aim of praising the former Governor of Chile and Marquis of Cañete, don García. For this, the playwright uses, firstly, the homonymous heroic poem by Pedro de Oña and, secondly, the model of the virtuous and exemplary hero created by Virgil in the Aeneid, in order to configure a character represented by elements typical of the classic epic that displays its attributes by virtue of a political and religious project.
Article
This article analyzes passages from epic poems on the Arauco War in the 16th century that focus on the description of miracles or divine interventions -both Catholic and pagan- that are used to interpret developments in the conflict. The author uses an historical cultural perspective to propose an intertextual and interpretative analysis to understand the passages and topics that allowed writers to offer a values-based representation of the war based on the historical context and their unique experiences of and perspectives on the conflict. The analysis thus identifies two moments of production of these poems, which impacted the discursive role that miracles and divine interventions acquired for the narration of this war.
Article
Full-text available
Este artículo presenta un análisis del canto XIII de Arauco domado en cuanto imitación articulada del libro II de la Eneida de Virgilio y del canto XIII de La Araucana de Ercilla. Se plantea que el examen de este ejercicio de aemulatio permite observar no sólo la apropiación creativa que hace el poeta criollo de sus modelos antiguos y modernos, sino también importantes matices de sentido de la obra.
Article
Full-text available
El artículo analiza algunos recursos literarios utilizados en los poemas épicos sobre la Guerra de Arauco en el siglo xvi, que hicieron uso de nombres y pasajes del mundo antiguo griego y romano. El análisis propone un enfoque de interpretación histórica, que comprende el uso de tales recursos como un ejercicio de recepción de la tradición clásica por parte de los poetas, para amplificar los alcances de su argumento y representar la guerra en una condición trascendente y universal. Palabras clave: tradición clásica, guerra de Arauco, poesía épica, recursos literarios. Literary resources of the classical epic poetry for the representation of the Arauco War in the sixteenth centuryAbstract: The article analizes some literary resources of the epic poems on the Arauco War in the 16th century, which used names and passages from the ancient Greek and Roman world. The analysis proposes an approach of historical interpretation, which understands the use of such resources as an exercise of reception of the classical tradition by the poets, to amplify the scope of their argument and to represent the war with a transcendent and universal condition.Keywords: Classical Tradition, War of Arauco, Epic Poetry, Literary resources.
huellas de terminología retórica en el De institutione musica
  • Inventio
  • ......................................................................... De Boecio Francisco Fuentes Moreno
Inventio, dispositio, ordo rerum, etc.: huellas de terminología retórica en el De institutione musica de Boecio Francisco Fuentes Moreno........................................................................... 585
De la Eneida a la Araucana
Cf. e. r. curtiuS, Literatura europea y Edad Media Latina, trad. de M.F. alatorre y a. alatorre, México 1976 (1948), I: "Las Musas", pp. 324-348. 17. Cf. V. criStóbal, "De la Eneida a la Araucana", art. cit., pp. 100-101.
relación sin corromper sacada de la verdad", pero hay en ella, como en Oña, muchos tópicos que las vinculan con la tradición clásica y los modelos, cf. a. MoríniGo -i. lerner, introd. a su edición de La Araucana
  • La Misma Afirmación Hace Ercilla A Propósito De Su Obra Calificándola De
La misma afirmación hace Ercilla a propósito de su obra calificándola de "relación sin corromper sacada de la verdad", pero hay en ella, como en Oña, muchos tópicos que las vinculan con la tradición clásica y los modelos, cf. a. MoríniGo -i. lerner, introd. a su edición de La Araucana, Madrid, Castalia, 1991 (= 1979), pp. 25-36 y V. criStóbal, "De la Eneida a la Araucana", CFC.Elat 9 (1995), 67-101; pp. 75-78.
Relación que envía don García Hurtado de Mendoza, gobernador de Chile, desde la ciudad de Cañete de la Frontera, que nuevamente se ha poblado en Arauco
  • J T Cf
  • Medina
Cf. en J.t. MeDina, Colección de documentos inéditos para la historia de Chile, desde el viaje de Magallanes hasta la batalla de Maipó 1518-1818, Santiago de Chile 1888-1902, 30 vols.: "Probanza de los méritos y servicios de don García de Mendoza y Manrique", Lima, 7 de mayo de 1561, vol. XXVII (1901), pp. 6-260; "Relación que envía don García Hurtado de Mendoza, gobernador de Chile, desde la ciudad de Cañete de la Frontera, que nuevamente se ha poblado en Arauco", 24 de enero de 1558, vol. XXVIII (1901), 144-149; "Relación enviada por don García de Mendoza de lo que se hizo para recuperar la provincia de Chile", 1559, XXVIII (1909), 307-311.
Si en perseguille mínima he faltado, Pues yo en el fluctüoso mar salado Le removí tan bravas tempestades
  • De Mí Sabéis
De mí sabéis, tartáreas potestades, Si en perseguille mínima he faltado, Pues yo en el fluctüoso mar salado Le removí tan bravas tempestades;
Virgilianismo y tradición clásica en el Monserrate de Cristóbal de Virués
V. criStóbal, "Virgilianismo y tradición clásica en el Monserrate de Cristóbal de Virués", Silva 3 (2004), 115-158; pp. 141-143. 21. c. roSell, Op. cit., p. XVI y F. Pierce, Op. cit., p. 268 y 285.
237-240; cf. el ejemplo del Ignacio de Cantabria analizado por M. calDerón, art. cit. y el del Monserrate de Virués analizado por V
  • G Highet
G. HiGhet, La tradición clásica, México 1986 (= Oxford 1949) trad. a. alatorre, vol. I, cap. VIII: "El Renacimiento. La epopeya", pp. 228-257; esp. pp. 237-240; cf. el ejemplo del Ignacio de Cantabria analizado por M. calDerón, art. cit. y el del Monserrate de Virués analizado por V. Cristóbal, art. cit.