BookPDF Available

Sexualidades Diversas. Manual para la atención de la diversidad sexual en personas con discapacidad intelectual o del desarrollo

Authors:

Abstract

Manual práctico para la atención de la diversidad sexual en personas con discapacidad intelectual o del desarrollo que se basa en un proyecto desarrollo por PLENA INCLUSIÓN CANARIAS desde el año 2013
Noemi Parra y Moisés Oliva. Plena inclusión Canarias.
Prólogo de Carlos de la Cruz y Natalia Rubio.
SEXUALIDADES
DIVERSAS
MANUAL PARA ATENCIÓN DE LA DIVERSIDAD
SEXUAL EN LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD
INTELECTUAL O DEL DESARROLLO.
Autores: Noemi Parra y Moisés Oliva
Edita: Plena inclusión Canarias
ISBN: 978-84-697-0957-3
¿Realmente creemos que es diferente en la esfera de la sexualidad? Yo conozco a un varón homosexual con una gran
discapacidad y grandes necesidades de apoyo, yo conozco a una mujer que sin ningún reparo habla con admiración de su
pareja, su novia, yo conozco a un hombre trabajador y amable que se maniesta abiertamente homosexual y reivindica su
derecho a ser como es.
Diversidad sexual en la diversidad funcional.
¿Hasta cuándo esto va a seguir siéndonos extraño, cuando no oculto? Ya ¿no?
Javier Tamarit (Tamarit, 2013)
3Sexualidades Diversas
PRÓLOGO.
1. PRESENTACIÓN.
2. LA DISCAPACIDAD INTELECTUAL O DEL DESARROLLO: AUTODETERMINACIÓN, CALIDAD
DE VIDA Y MODELO DE APOYOS.
2.1. Concepto de discapacidad intelectual o del desarrollo
3. EL PLURAL DE LA SEXUALIDAD: DIVERSIDAD SEXUAL EN PERSONAS CON DISCAPACI-
DAD INTELECTUAL O DEL DESARROLLO.
3.1. El Hecho Sexual Humano
3.2. El género
3.2.1. Género y discapacidad intelectual o del desarrollo
3.3. La sexualidad en la discapacidad intelectual o del desarrollo
3.4. La diversidad sexual y de género
3.4.1. La orientación sexual
3.4.2. La identidad sexual y de género
3.4.2.1. La transexualidad y el proceso transexualizador
3.4.3. La lesbofobia, homofobia, bifobia y transfobia: discriminación por orientación sexual o
ruptura de los roles de género
3.5. Diversidad sexual y discapacidad intelectual o del desarrollo
3.5.1. Orientación sexual en las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo
3.5.2. Identidad sexual y de género en las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo
4. EDUCACIÓN Y ATENCIÓN A LA SEXUALIDAD, UNA CUESTIÓN DE DERECHOS.
4.1. Marco normativo de los derechos sexuales y reproductivos
4.2. Los derechos de las personas LGTB
4.2.1. Avance legislativo en España
4.2.1.1. Derechos de las personas transexuales en Canarias
5. LA EDUCACIÓN SEXUAL PARA LA DIVERSIDAD DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD
INTELECTUAL O DEL DESARROLLO.
5.1. Objetivos de la educación sexual
5.2. Criterios para la educación sexual
5.3. Orientaciones para los agentes implicados
5.3.1. Las familias
5.3.1.1. Preocupaciones más comunes de las familias
5.3.1.2. Reacciones y etapas
5.3.1.3. Pautas para las familias
5.3.2. Los y las profesionales
5.3.3. El voluntariado
5.4. Programación de la educación y atención a la diversidad sexual y de género desde las enti-
dades en favor de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo
5.4.1. Los objetivos
5.4.2. La metodología
5.4.3. El contrato educativo
5.4.4. Los talleres y actividades de sensibilización
6. SUGERENCIAS DE ACTIVIDADES.
6.1. Hablamos de sexualidades
6.2. El género
6.3. La orientación sexual
6.4. La identidad sexual y/o de género
6.5. Relaciones eróticas (o sexuales) y prevención de ITS
6.6. Prevención de la LGTB-fobia y respeto a la diversidad
6.7. Los Días de...
7. MATERIALES DIDÁCTICOS.
7.1. Educación sexual
7.2. Diversidad afectivo-sexual
7.3. Prevención de ITS y VIH/SIDA
7.4. Prevención del abuso sexual
7.5. Prevención de la violencia de género
7.6. Violencia intragénero
BIBLIOGRAFÍA.
4
5
7
7
10
10
12
13
13
14
14
15
16
17
18
18
19
20
20
21
21
21
22
23
24
25
25
26
26
27
27
27
28
28
28
29
29
31
31
36
41
47
53
57
64
69
69
69
69
70
70
70
71
4Sexualidades Diversas
PRÓLOGO.
En el ámbito de la atención a las personas con discapa-
cidad intelectual o del desarrollo, muchos han sido los
avances y logros que se han conseguido en los últimos
años gracias, en buena medida, al papel del movimien-
to asociativo de las entidades del sector. Entre quienes
destaca especialmente el importante papel de Plena in-
clusión (Confederación Española de Organizaciones en
favor de las Personas con Discapacidad Intelectual o del
Desarrollo) como plataforma líder y pionera. Muchos de
estos logros pueden resumirse en grandes titulares como
“Convención de Derechos”, “Calidad de Vida, “Auto-
determinación”, “Proyectos de Vida”, “Autonomía Per-
sonal”, “Accesibilidad”, “Inclusión Social” ... cuestiones
todas ellas, que aluden a todos los ámbitos de la vida de
las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo
y su entorno y que, por supuesto, incluyen lo relativo a la
esfera afectivo-sexual.
Sin embargo, la realidad nos demuestra que no siempre se
han atendido o priorizando de igual manera todas estas di-
mensiones. De hecho, todavía resulta frecuente que lo re-
lativo al ámbito afectivo-sexual, y con ello la sexualidad de
las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo,
quede ignorado y olvidado. Y aquí es donde radica uno de
los valores de este Manual: ocuparse de la “atención de
la diversidad sexual en las personas con discapacidad
intelectual o del desarrollo”, poniendo especialmente el
acento en las situaciones y las vivencias que contemplan
al Plural de las Sexualidades. De manera que lo que antes
quedaba olvidado o ignorado, deje de estarlo y ocupe el
lugar que le corresponde.
El Manual ofrece elementos que permiten conocer me-
jor la sexualidad de las personas con discapacidad inte-
lectual o del desarrollo, que son con quienes se trabaja
desde Plena inclusión. Permite acercarse a su realidad y,
con ello, desterrar ciertos mitos y falsos tópicos. Además,
también ofrece propuestas y orientaciones con las que
contribuir, cada uno desde su ámbito y de manera consen-
suada y coordinada, a mejorar la educación y la atención
de la sexualidad de estas personas. El Manual comparte la
idea que la Asociación Estatal Sexualidad y Discapacidad
lleva tratando de difundir desde sus inicios, y en la que in-
cide siempre que tiene oportunidad, de que “hacer buena
Educación Sexual es más sencillo de lo que parece”. Una
idea que profesionales y familiares acogen con mucho
más interés del que pudiera parecer. En esta dirección el
Manual aporta claves para hablar más y mejor sobre algu-
nos aspectos relacionados con la educación sexual, pautas
sobre cómo actuar frente a algunas conductas y pistas
sobre cómo organizar ciertos entornos para propiciar un
buen desarrollo en todos los aspectos.
Abordar la sexualidad desde estos planteamientos es “ha-
blar de Sexualidad Con Mayúsculas”. No es hablar sólo
de reproducción, de transmitir algunas píldoras informa-
tivas o de solucionar alguna situación originada por una
conducta que pudiera presentarse de manera inadecuada.
Es hablar de derechos. Algo que tiene que ver con TO-
DAS las PERSONAS. Algo que, sin duda, contribuye a me-
jorar la calidad de vida de las personas con discapacidad
intelectual o del desarrollo y de su entorno próximo. Pues
abordando la sexualidad como en este Manual se plantea,
se favorece y se facilita que las personas con discapacidad
intelectual o del desarrollo logren una inclusión social
como ciudadanos de pleno derecho. Por supuesto todo
esto es compatible, y de hecho se refuerza, con el enfo-
que de Atención Centrada en la Persona, procurando
atender a todas y cada una de las distintas situaciones,
desde la infancia a la edad adulta y desde las personas que
necesitan mayor frecuencia e intensidad de apoyos hasta
aquellas que puedan lograr tener una vida más autónoma.
Desde la Sexología siempre se ha planteado que los objeti-
vos han de caminar en la dirección de que todas personas
aprendan a conocerse a aceptarse y a expresar su se-
xualidad de manera satisfactoria. Ahora que hablamos
de atender, educar y prestar apoyos a la sexualidad de
las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo,
y de dar respuesta a sus demandas, necesidades, deseos
y motivaciones en lo que a la vivencia de su sexualidad se
reere, planteamos los mismos objetivos, “no puede ser
de otro modo”. Naturalmente prestando apoyos especí-
cos e individualizados según la necesidad, frecuencia
e intensidad que se requiera, según su edad y según sus
circunstancias. Pero, no es negociable, han de ser “los
mismos objetivos”, precisamente por los mismos que
apuesta este manual.
En denitiva, este Manual pretende incidir una vez más,
en la importancia y la necesidad de hacer de la educación
sexual una responsabilidad compartida, pues son mu-
chas las maneras desde las cuales se puede contribuir,
tanto desde el ámbito profesional (profesionales, téc-
nicos, voluntariado...), como desde el familiar (padres,
madres, hermanos...), el institucional (organismos, admi-
nistraciones, entidades del sector...), la sociedad...y, por
supuesto, desde el papel que les corresponde a las pro-
pias personas con discapacidad como protagonistas de
su propia vida.
Nuestro reconocimiento y valoración a este Manual por
todo el esfuerzo y el interés que desprende y porque, aun-
que sólo pudiera parecer un pequeño paso, es evidente
que todos los pasos son necesarios si van en la dirección
adecuada. Y, desde luego, este Manual va en esa dirección.
Natalia Rubio Arribas y Carlos de la Cruz Martín-Romo.
Presidenta y Vicepresidente - Miembros Fundadores- de
la Asociación Estatal Sexualidad y Discapacidad.
www.sexualidadydiscapacidad.es
Máster Ocial de Sexología de la Universidad
Camilo José Cela, Madrid
www.iunives.com
DANDO PASOS EN LA DIRECCIÓN ADECUADA.
Sobre la importancia de hablar del Plural de las Sexualidades.
5Sexualidades Diversas
1. PRESENTACIÓN.
La educación de las sexualidades sigue siendo una asig-
natura pendiente, más aún cuando se hace referencia a la
sexualidad de las personas con discapacidad intelectual o
del desarrollo. Cuestiones como la autodeterminación o la
calidad de vida, consideramos que tienen que incorporar
la vida sexual y afectiva de las personas con discapacidad
intelectual o del desarrollo, para lo cual es necesario un
compromiso amplio de las entidades en favor de las per-
sonas con discapacidad intelectual o del desarrollo, de las
familias y de la sociedad en su conjunto, ya que hablamos
de derechos vinculados al bienestar y la dignidad humana
que deben ser garantizados.
Plena inclusión Canarias apostó en el año 2013 por co-
menzar a trabajar en áreas donde las personas con disca-
pacidad intelectual o del desarrollo sufrían una doble o tri-
ple exclusión social, pues además de su situación objetiva
de discapacidad intelectual, se le asocian otros factores o
circunstancias que posicionan a las personas en una situa-
ción de mayor vulnerabilidad y riesgo de exclusión social,
por ello se pone en marcha el Programa de Necesidades
Complejas que se marca como objetivo conocer, atender
y dar respuesta a las necesidades de las personas con dis-
capacidad intelectual o del desarrollo y necesidades com-
plejas, así como dar mayor visibilidad y presencia social
a sus necesidades y demandas. Dentro del Programa de
Necesidades Complejas, una de las áreas de trabajo de-
nidas y que se presentaba como reto de trabajo para la
federación, era la llamada “Colectivo Homosexual”, donde
la intervención quedaba denida de la siguiente manera:
“acciones orientadas a conocer y dar respuesta a las ne-
cesidades que presentan las personas con discapacidad
intelectual o del desarrollo que mantienen una opción
sexual diferente, principalmente gais y lesbianas, que les
diculta la realización plena de su afectividad, y en muchas
ocasiones, provoca situaciones de vulnerabilidad ante el
abuso, rechazo y exclusión social”.
El primer reto que se presentaba era la invisibilidad de
este colectivo dentro de la discapacidad intelectual o del
desarrollo, se tenían pocos datos y estaban basados en
ideas o creencias erróneas, por lo que se puso en marcha
un estudio de necesidades que conrmó nalmente lo
que desde un inicio se percibía, la necesidad de trabajar
la sexualidad y en concreto la diversidad sexual como te-
mas transversales y fundamentales. Esta realidad no era
demandada de manera consciente por parte de la fami-
lia, las entidades o los/as técnicos/as, sino que en muchas
ocasiones era causa del desconocimiento y de la falta de
información y formación, por lo que se pone en marcha
la propuesta de elaborar este manual, que ahora se hace
realidad como una herramienta que ayuda a la formación
e información, no sólo de las familias y profesionales, sino
también de las personas con discapacidad intelectual o del
desarrollo, ya que está pensado como una herramienta
que no sólo contenga conocimientos teóricos, sino tam-
bién que facilite la puesta en práctica de éstos a través de
dinámicas y actividades que ayuden a conocer e interiori-
zar todo lo relacionado con la diversidad sexual en disca-
pacidad intelectual o del desarrollo.
Este manual pretende dar respuesta no sólo a las nece-
sidades de las entidades miembros de Plena inclusión,
sino también a aquellas que intervienen en el ámbito de la
diversidad sexual y que, en ocasiones, se encuentran con
limitaciones a la hora de dar respuesta a las personas con
discapacidad intelectual o del desarrollo que se acercan
a sus recursos solicitando información y/o acompaña-
miento. De manera paralela a la elaboración del manual,
se fueron desarrollando acciones en el área que ayudaran
sobre todo a la visibilidad de las personas con discapaci-
dad intelectual o del desarrollo lesbianas, gais, transexua-
les y bisexuales (LGTB1). Una de ellas fue la participación
en las Jornadas Jóvenes sin Armarios organizadas por la
Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bi-
sexuales (FELGTB2) , un espacio de encuentro y reexión
para jóvenes de toda España, donde un joven gay con
Síndrome de Down pudo compartir su experiencia visibi-
lizándose también en el colectivo LGTB dejando patente
las demandas de inclusión en este colectivo. Del mismo
modo, en la celebración de los actos del Orgullo TLGB
2014 en Las Palmas de Gran Canaria organizados por el
1 Acrónimo que se utiliza para hacer referencia colectivamente a las personas Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales. En la actualidad, algunas asociaciones comienzan a
incluir otras realidades como las personas intersexuales y queer (LGTBIQ).
2 www.felgtb.org
6Sexualidades Diversas
Colectivo LGTB Gamá, se participó en la mesa redonda
“Diversidad funcional y diversidad sexual”, desarrollando
algunas ideas presentes en esta guía sobre la diversidad
sexual en la discapacidad intelectual o del desarrollo y vi-
sibilizando la realidad a través de la experiencia de un jo-
ven gay con discapacidad intelectual. Encuentros que han
ido facilitando espacios de encuentro y de diálogo entre
ambos colectivos, necesarios para seguir avanzando en
que se garanticen los derechos de las personas LGTB que
presenten algún tipo de discapacidad intelectual o del de-
sarrollo.
También se llevaron a cabo en las entidades miembros de
Plena inclusión Canarias talleres sobre diversidad afecti-
vo-sexual, los cuales permitieron realizar un pilotaje de las
actividades y dinámicas propuestas en este manual. Gra-
cias a la colaboración de las personas que participaron se
ha podido ir mejorando todo el material que incluye este
manual, adaptándolo y revisándolo de manera constante,
atendiendo siempre a las sugerencias propuestas por las
propias personas participantes y por el personal técnico
de las entidades, a los que agradecemos enormemente
su colaboración. La realización de los talleres ha facilita-
do que se abran posibilidades de diálogo sobre realidades
que hasta este momento no tenían esa opción, ha sido una
bocanada de aire para muchas personas que no podían ex-
presar lo que sentían por miedo o desconocimiento, este
trabajo se ha continuado desarrollando en las entidades
hasta la actualidad.
El manual “Sexualidades diversas” consta de dos partes,
en la primera se desarrollan contenidos teóricos en torno
a la sexualidad y la diversidad sexual que fundamentan y
justican este trabajo, atendiendo de manera especíca a
la realidad de las personas con discapacidad intelectual o
de desarrollo. Estos conocimientos consideramos que son
fundamentales para poder emprender la labor educativa
que se plantea en la segunda parte y se acompañan de
referencias de lectura, material audiovisual, material di-
dáctico, fechas señaladas, etc. que facilitan el acceso a re-
cursos para completar estos conocimientos de una forma
más exible, a la vez que se aportan recursos didácticos
actualizados. La segunda parte del manual, desarrolla la
propuesta de educación sexual para la diversidad sexual
dirigida a personas con discapacidad intelectual o del de-
sarrollo. Para ello, se plantean los objetivos, los criterios
educativos y las orientaciones para las y los profesiona-
les, familias y voluntariado, para posteriormente señalar
algunos aspectos centrales en la programación de la edu-
cación y atención a la diversidad sexual y de género desde
las entidades en favor de las personas con discapacidad
intelectual o del desarrollo, ofreciendo sugerencias de
actividades agrupadas en los siguientes apartados: ha-
blamos de sexualidades, el género, la orientación sexual,
la identidad sexual y de género, las relaciones eróticas y
la prevención de las ITS, la prevención de la LGTB-fobia y
respeto a la diversidad, y los Días D: actividades de con-
cienciación para para los días 26 de abril, 17 de mayo, 28
de junio y 20 de noviembre. Como se ha comentado, estas
actividades han sido testeadas en las entidades miembros
de Plena inclusión Canarias.
La gestación de este manual ha sido larga y ha implicado
por el camino a numerosas personas y entidades que con
sus aportaciones lo han hecho posible. Por ello queremos
agradecerles su implicación en este proyecto: a Carlos de
la Cruz y a Natalia Rubio de la Asociación Sexualidad y
Discapacidad por sus aportaciones, sugerencias y la par-
ticipación en este manual prologándolo, a las entidades
miembro de Plena inclusión Canarias en las diferentes
fases de este proyecto: cuestionarios, testeo de talleres,
aportaciones, etc., a Clara Clos y Gemma Deulofeu por ce-
dernos de manera desinteresada los relatos “Toboganes”
y “Ausencia” de su recomendable libro Sensuales. Relatos
de sexo y afecto en la discapacidad y a todo el equipo de
Plena inclusión Canarias por creer en este proyecto. Este
es solo un comienzo, con el compromiso de todas y todos
podemos conseguir que la educación de las sexualidades
deje de ser una excepción.
7Sexualidades Diversas
2. LA DISCAPACIDAD INTELECTUAL O DEL
DESARROLLO: AUTODETERMINACIÓN,
CALIDAD DE VIDA Y MODELO DE APOYOS.
2.1. Concepto de discapacidad intelectual o del desa-
rrollo.
Denir, hace referencia a explicar de manera precisa un
término y establecer el signicado y límites del mismo.
Su importancia radica en que, de una manera u otra, va a
determinar la imagen, las intervenciones, las creencias e
incluso la manera de planicar y poner en marcha los re-
cursos o servicios, destinados a las personas que se ven
incluidas en la denición, es tan importante que en oca-
siones determina, incluso, qué personas tienen derecho
al acceso a éstos. Desde Plena inclusión, la denición que
adoptamos sobre la discapacidad intelectual es la pro-
puesta por la Asociación Americana de Discapacidades
Intelectuales y del Desarrollo (AAIDD, 2011) “La disca-
pacidad intelectual se caracteriza por limitaciones signi-
cativas tanto en el funcionamiento intelectual como en la
conducta adaptativa tal y como se ha manifestado en ha-
bilidades adaptativas conceptuales, sociales y prácticas.
Esta discapacidad se origina antes de los 18 años.” Con el
n de entender y desglosar esta denición, para llegar a
conocer todos sus matices es necesario tener en cuenta
las siguientes premisas que se vuelven fundamentales
para poder aplicarla:
Las limitaciones que se presentan en el funcionamien-
to no pueden ser comparadas en ambientes aislados
o segregados en función de las habilidades, sino que
por el contrario deben ser comparadas en ambientes
comunitarios típicos donde personas con edad similar
y misma cultura interactúan, ambientes como los ho-
gares, colegios, empresas, etc.
En el momento de realizar la evaluación, se ha de te-
ner en cuenta la diversidad y singularidad de cada una
de las personas, pues la cultura, la lengua, la manera
de comunicación no verbal, etc. van a tener inuencia
en los resultados obtenidos en la evaluación.
Debemos de tener en cuenta la globalidad de la per-
sona, no podemos centrarnos únicamente en las li-
mitaciones, tenemos que ser capaces de ver desde la
globalidad y complejidad de cada uno/a que no sólo
poseen límites, sino también capacidades que son in-
dependientes de su discapacidad intelectual.
El diagnóstico de una discapacidad intelectual debe
conducir a benecios, no se puede quedar en un mero
análisis de limitaciones. Entre los benecios cabe des-
tacar la posibilidad de desarrollar un perl de necesi-
dades de apoyo que facilite una mejora en su funcio-
namiento y por consiguiente en su calidad de vida.
Estas premisas son fundamentales y deben tenerse en
cuenta a la hora de asumir la denición de discapacidad
intelectual, pues no sólo se asume un concepto como tal,
sino que detrás hay toda una manera de entender, ver la
realidad e intervenir en ella. De nada sirve una denición
clara de discapacidad intelectual y del desarrollo, si no
nos ayuda a conocer más y mejor la realidad que dene,
por ello no debemos verlo como un término aislado, sino
al contrario, en sintonía con otros fundamentales como
es el de calidad de vida y que en ocasiones es complicado
denir debido a los límites borrosos que puede tener y a
la gran diversidad de deniciones existentes, pues es per-
cibido por cada persona de manera subjetiva y en referen-
cia a su propio contexto, según lo que conoce o percibe.
El concepto de calidad de vida como “un estado deseado
de bienestar personal que: es multidimensional; tiene pro-
piedades éticas universales y étnicas (ligadas a la cultura);
tiene componentes objetivos y subjetivos; y está inuen-
ciada por factores personales y ambientales” (Schalock y
Verdugo, en prensa) es hoy críticamente importante para
las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo
pues va más allá del término de inclusión, porque sirve
como criterio evaluador de los programas y servicios y se
maniesta en tres niveles: los proveedores, los productos
y los evaluadores (Schalock y Vergudo, 2002/2003). La
calidad de vida puede ser evaluada y determinada en base
a ocho dimensiones que abarcan la globalidad de la per-
sona el bienestar emocional, relaciones interpersonales,
bienestar material, desarrollo personal, bienestar físico,
autodeterminación, inclusión social y derechos. Estas di-
mensiones deben estar estructuradas en base a un triple
sistema que comprende la organización de la sociedad, lo
que permite el desarrollo de planicaciones, programas,
recursos, etc. adecuados a la persona.
Microsistema: que hacer referencia al ambiente so-
cial más inmediato, está relacionado con el crecimien-
to personal y el desarrollo de oportunidades.
Mesosistema: se reere al vecindario y está relacio-
8Sexualidades Diversas
nado con las técnicas de mejora del programa, del en-
torno de la persona y las entidades.
Macrosistema: son los patrones generales, relacio-
nados con las políticas sociales establecidas.
Esta conceptualización nos lleva a un cambio cultural en
las organizaciones y en los entornos que obliga a traba-
jar en equipo, a establecer las relaciones y la coordinación
entre todos los ámbitos que inuyen en las personas, así
como orientar el compromiso hacía ellas, reduciendo o
evitando la exclusión social.
A causa de la exclusión social, de la falta de apoyos e inclu-
so a la ausencia de espacios donde poder tomar decisio-
nes, vemos cómo en el ámbito de la discapacidad intelec-
tual o del desarrollo las personas no están acostumbradas
a manifestar sus preferencias u opiniones, por ello es
necesario generar estrategias que den la posibilidad de
crear ambientes seguros y abiertos que generen la toma
de decisiones. No se puede trabajar la diversidad sexual si
previamente no se ha trabajado conceptos como la auto-
determinación: “la conducta autodeterminada se reere a
acciones volitivas que capacitan al individuo para actuar
como el agente causal primario de su propia vida y para
mantener o mejorar su calidad de vida” (Wehmeyer, 2006:
93).
No podemos trabajar por conseguir una vida afectivo se-
xual plena de las personas con discapacidad intelectual
y del desarrollo donde de manera libre puedan vivir su
orientación sexual o su identidad de género, si primero no
les hemos apoyado para que puedan ejercer su derecho a
la autodeterminación, este derecho de todas las personas
a poder decir por sí mismas les ha sido mermado bajo con-
sideraciones como “no saben, no pueden, no entienden,
no sienten, ¿y si le pasa algo malo?, etc.” ante estas situa-
ciones se ha trabajado para crear procesos que generen y
faciliten la autodeterminación de las personas con disca-
pacidad intelectual o del desarrollo como son los grupos
de autogestores o la metodología de la planicación cen-
trada en la persona. Estos espacios y nuevas metodologías
han ido creando las condiciones necesarias para poder lle-
var a cabo la autodeterminación, como por ejemplo que:
El entorno social reconozca a la persona con discapa-
cidad la posibilidad de tener control sobre su propia
vida.
El estilo de vida de las personas presente oportunida-
des de participar en una variedad de situaciones, acti-
vidades, roles y relaciones.
La propia persona tenga poder psicológico y conan-
za en sus propias posibilidades de hacer cosas dife-
rentes.
La persona aprenda las competencias necesarias y, en
su caso, reciba los apoyos que precise.
Tomar conciencia de la importancia de la autodetermi-
nación de las personas con discapacidad intelectual y del
desarrollo, así como generar espacios para que verdade-
ramente se de esta autodeterminación, nos mueve a eva-
luar de manera constante y a buscar indicadores que nos
ayuden a saber si realmente las acciones que se están lle-
vando a cabo son o no autodeterminadas y para ello Weh-
meyer (1996) propone cuatro características que pueden
orientar sobre si verdaderamente son o no decisiones ba-
sadas en la autodeterminación:
Autonomía: una conducta es autónoma si la persona
actúa según sus propias preferencias, intereses y/o
capacidades, e independientemente, libre de inuen-
cias externas o interferencias no deseadas. Como es
obvio, nadie es totalmente independiente o autóno-
mo por completo, por lo que, siempre debemos pen-
sar en la interdependencia de unos con otros
Autorregulación: según la autorregulación es un
sistema complejo de respuesta que permite que las
personas analicen sus ambientes y sus repertorios
de respuesta para desenvolverse en estos ambientes
y tomar decisiones sobre cómo actuar, para actuar,
y para evaluar los resultados obtenidos, y revisar
sus planes cuando sea necesario. La autorregulación
incluye: 1) estrategias de autocontrol: automoni-
torización (observación del ambiente social y físico
propio), autoevaluación (realización de juicios sobre
lo correcto de esta conducta comparando lo que se
está haciendo con lo que se debería haber hecho) y
autorrefuerzo (autoadministración de las consecuen-
cias contingentes con la ocurrencia de conductas ob-
jetivo); 2) establecimiento de metas y conductas de
logro; 3) conductas de resolución de problemas; y 4)
estrategias de aprendizaje observacional.
Desarrollo o capacitación psicológica: las personas
que actúan de forma psicológicamente capacitadas lo
hacen en función de su creencia de que “tienen con-
trol sobre las circunstancias que son importantes para
ellos (locus de control interno), poseen las habilidades
para alcanzar los logros deseados (autoecacia) y, si
deciden aplicar sus habilidades, los logros identica-
dos se conseguirán (expectativa de resultado).
Autorrealización: la gente autodeterminada se au-
torrealiza si hace uso de un conocimiento compren-
sivo y razonablemente acertado de ellos mismos, sus
puntos fuertes y sus limitaciones, para actuar de una
determinada manera, así como sacar provecho de ese
conocimiento. Como podemos ver, la autorrealización
depende de la experiencia, de la interpretación que
demos al ambiente y de cómo los otros signicativos
nos vean.
Pero no se puede hablar de calidad de vida o de autode-
terminación sin tener en cuenta los apoyos que son recur-
sos y estrategias cuyo objetivo es promover el desarrollo
de la educación, los intereses y el bienestar personal de
una persona que mejoran el funcionamiento individual”
(Luckasson et al., 2002: 151). Los apoyos pueden ser:
Naturales: dados por personas o equipamientos en
un entorno que lleva a resultados personales desea-
dos, que están disponibles en el propio ambiente y
son culturalmente apropiados y son soportados por
recursos del propio entorno.
Basados en servicios: son aquellos proporcionados
por personas o equipamientos que no forman parte
del ambiente natural.
9Sexualidades Diversas
Las necesidades de apoyo de una persona hacen re-
ferencia a la intensidad con la que necesita esos apoyos
para poder participar en las actividades relacionadas con
su día a día o en su funcionamiento habitual. Tal y como
sucede con todos los conceptos que se han ido denien-
do en este punto, el paradigma de los apoyos supone un
cambio conceptual y práctico en el que el diagnóstico es
esencialmente una herramienta para planicar la inter-
vención, se fundamenta en la idea de que generalmente,
con apoyos apropiados durante un período prolongado,
el funcionamiento de la persona con discapacidad intelec-
tual y del desarrollo experimentará mejoras signicativas.
Los sistemas de apoyo constituyen la parte nal del pro-
ceso, después del diagnóstico y la descripción de dicul-
tades y necesidades. A la hora de analizar las necesidades
de apoyo de una persona es necesario identicar cuáles
son los apoyos requeridos en cada una de las siguientes
dimensiones, para garantizar el análisis global:
Dimensión I: Habilidades Intelectuales
Dimensión II: Conducta adaptativa (conceptual, social
y práctica)
Dimensión III: Participación, Interacciones y Roles So-
ciales
Dimensión IV: Salud (salud física, salud mental, etio-
logía)
Dimensión V: Contexto (ambientes y cultura)
Un buen análisis de las necesidades de apoyo de la perso-
na es el que determinará en última instancia la mejora de
su calidad de vida. Por ello es necesario conocer y dominar
las diferentes herramientas que puedan ayudar en este
análisis y a centrarse en la persona poniendo el acento en
sus intereses y preferencias, en las áreas y actividades de
apoyo necesitadas, los contextos y actividades en los que
la persona participará o maniesta que quiere participar,
en los apoyos naturales disponibles y en todos aquellos
aspectos que forman la globalidad de la persona. El análi-
sis de las necesidades de apoyo no sólo nos ayudará a co-
nocer bien a la persona, sino que también determinará la
intensidad de los apoyos que debe prestarse, y según esta
intensidad los apoyos pueden ser:
Intermitentes: Apoyos “cuando sea necesario”. Se
caracterizan por su naturaleza episódica. Es decir, la
persona no siempre necesita este apoyo(s).
Limitados: Se caracterizan por su consistencia en el
tiempo. Esto es, no son intermitentes, pese a que su
duración sea limitada.
Extensos: Suponen una implicación o intervención
regular (ej. diaria) en, al menos, algunos ambientes
(ej. trabajo u hogar) y no tienen limitaciones de tiempo
(ej. apoyo a largo plazo en el lugar de trabajo y apoyo
en el hogar a largo plazo).
Generalizados: Se caracterizan por su consistencia y
elevada intensidad. Son proporcionados en diferen-
tes ambientes y pueden durar toda la vida.
Cuando se hace un buen análisis de las necesidades de
apoyo de las personas y éstos se prestan de manera ade-
cuada obtenemos una mayor independencia, mejora en las
relaciones, participación comunitaria y bienestar perso-
nal. En denitiva, cuando aplicamos un buen análisis de los
apoyos y prestamos los adecuados a las personas, éstas
pueden ejercer su autodeterminación y por lo tanto mejo-
rar su calidad de vida tomando en consideración todas sus
dimensiones, entre ellas su sexualidad pudiéndola vivir de
manera libre, plena y satisfactoria, experimentando la po-
sibilidad de sentir su orientación sexual y su identidad de
género desde el gusto de aceptarse y sentirse querida y
respetada y no desde el miedo o el desconocimiento que
abandona a la persona a situaciones de mayor exclusión y
vulnerabilidad.
CAPACIDADES INTELECTUALES
CONDUCTA ADAPTATIVA
SALUD
CONTEXTO
PATICIPACIÓN, INTERACCIONES
Y ROLES SOCIALES
FUNCIONAMIENTO
INDIVIDUAL
Gráfico 1. Modelo de apoyos
APOYOS
PARA LEER:
“Entrevista a Héctor Santana ponente en las XII Jorna-
das Jóvenes Sin Armarios”
Disponible en: http://www.Plena inclusión.org/les/
Voces/Voces395_web.pdf
Asociación Americana de Discapacidades Intelectuales
y del Desarrollo AAIDD (2010): “Discapacidad intelec-
tual. Denición, clasicación y sistema de apoyos”. Ma-
drid. Psicología Alianza Editorial.
FECHA IMPORTANTE: El 3 de diciembre se conme-
mora el Día Internacional de la Discapacidad.
10 Sexualidades Diversas
3. EL PLURAL DE LA SEXUALIDAD3:
DIVERSIDAD SEXUAL EN PERSONAS CON
DISCAPACIDAD INTELECTUAL O DEL
DESARROLLO.
3.1. El Hecho Sexual Humano.
El hecho sexual es un componente esencial y constitutivo
de todos los seres humanos. Desde el nacimiento hasta
la muerte se vive en un cuerpo sexuado a través del cual
cada persona percibe, experimenta, siente y se relaciona,
consigo misma y con otras personas. Esto va congurando
la propia biografía sexual, única y peculiar, en un contex-
to sociocultural que vierte una serie de normas, expecta-
tivas, valores y signicados a lo sexual. La característica
principal del hecho sexual humano es su diversidad y que,
por tanto, es un viaje al plural. Por el contrario, la sociedad
ordena, cataloga y jerarquiza esa diversidad, de manera
que una gran cantidad de personas quedarán en los már-
genes dándose situaciones de exclusión, discriminación y
vulneración de derechos.
La sexualidad humana es un aspecto central del ser humano
presente a lo largo de su vida. Abarca el sexo, las identidades
y los roles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la re-
producción y la orientación sexual. Se vive y se expresa a tra-
vés de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes,
valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interper-
sonales. La sexualidad puede incluir todas esas dimensiones,
no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siem-
pre. La sexualidad está inuida por la interacción de factores
biológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos,
legales, históricos, religiosos y espirituales. OMS, 2002.
Referirse a la sexualidad es hablar de muchas y diferentes
cuestiones. El uso coloquial del término sexualidad ha he-
cho que se asocie a diferentes signicados, siendo el más
común la referencia a las relaciones sexuales y, especí-
camente, a las coitales (peneanas-vaginales). Esto implica
una limitación de su signicado, una reducción y simpli-
cación que tiene diferentes consecuencias, entre las que
destacamos un abordaje limitado y restrictivo del hecho
sexual, su diversidad y sus valores, que desemboca en
una educación sexual parcial y, en demasiadas ocasiones,
centrada en los riesgos a evitar más que en los valores a
cultivar.
Desde un punto de vista Sexológico, todas las personas
son, se viven y se expresan como sexuadas, cada una con
sus peculiaridades, este es el hecho sexual humano, el cual
tiene tres registros diferenciables pero que se viven como
un todo por el individuo: la sexuación, la sexualidad y la
erótica.
SEXUACIÓN
Hace referencia a los elementos estructurales y estruc-
turantes del sexo que van desde la fecundación hasta la
muerte. Es el soporte biológico que sirve de propósito
diferenciador, de manera que se establece un continuo
en cuyos extremos estarían las dos posibilidades mujer y
hombre, pero donde abundarán las zonas intermedias4.
Es más complejo de lo que resulta en apariencia (el sexo
no se reduce a los genitales) y está lleno de niveles y mati-
ces5. A partir del nacimiento se realiza la asignación sexual
desde parámetros socioculturales (género) que están en
la base de la crianza diferencial y que inuencian el proce-
so de sexuación a lo largo del ciclo vital6.
SEXUALIDAD
Hace referencia al modo de expresarse y a la vivencia sub-
jetiva de la condición sexuada. Así, la sexualidad es una
cualidad, una construcción subjetiva y personal de la pe-
culiar manera de ser y sentirse mujer u hombre. El terreno
de la sexualidad es el de lo peculiar, de las sexualidades en
plural. Esta vivencia también se reere a las orientaciones
sexuales del deseo en sus variantes gai, lesbiana, bisexual
y heterosexual, así como a las identidades sexuales o de
género.
ERÓTICA
Hace referencia a la expresión de lo sexual cuyas vías son
las fantasías, los deseos y los gestos (o conductas), los
cuales no tienen por qué expresarse siempre, ni estar en
sintonía. La erótica es acción e interacción, se reere a
aquellas producciones, hechos, realizaciones, conductas
e interacciones a través de las cuales se expresa el hecho
sexual. En su desarrollo entran en juego muchos factores,
pero también los propios valores y creencias, la forma de
3 En referencia al libro En el plural de las sexualidades. Atender, educar y prestar apoyos a la sexualidad de las personas con discapacidad intelectual de los Sexólogos Carlos
de la Cruz y Natalia Rubio, fundadores de la Asociación Sexualidad y Discapacidad http://www.sexualidadydiscapacidad.es/
11Sexualidades Diversas
pensar y de entender las relaciones sexuales, las relacio-
nes de pareja, los sentimientos, etc.
La sexualidad, se caracteriza por tener tres dimensiones
diferentes pero íntimamente interrelacionadas:
Relacional: hace referencia a la interacción, la comuni-
cación, el encuentro con el otro o la otra, la expresión de
afecto, de sentimientos, de emociones, de atracción, etc.
Recreativa: engloba la graticación, el placer, el deseo, las
fantasías, etc.
Reproductiva: se reere a todos los aspectos que la se-
xualidad tiene de hecho conceptivo y procreativo, es de-
cir, la dimensión de la maternidad y paternidad, de tener
hijos e hijas que se deseen, en los momentos que se con-
sidere oportuno.
4 En estas zonas intermedias se da la intersexualidad como una de las muchas posibilidades de sexuación cuya característica común es que todos estamos construidos con
ladrillos de las dos partes.
5 Entre los niveles de sexuación están: cromosómico, gonadal, gamético, endocrino, somático y cerebral. (Landarroitajauregui, Adolescencia y orientación, 2000).
6 Sobre ello hablaremos en el siguiente apartado.
7 Para profundizar sobre las concepciones del amor y la pareja se recomienda Habas, P. (2010).
El hecho sexual humano, en sus registros sexuación, se-
xualidad y erótica, se desarrolla en el marco de un conjun-
to de normas, creencias y prácticas sociales con las que
interaccionan y que inuyen en las concepciones, en las
actitudes y en las conductas que maniesta cada persona
en su relación con las demás. Los factores sociocultura-
les e históricos inuyen en la forma de vivir y expresar la
sexualidad, en los contextos a los que se puede acceder
(permisos y prohibiciones) y en el propio comportamien-
to. Por ejemplo, un punto de partida fundamental en el
desarrollo de la sexualidad es la conciencia del propio
cuerpo sexuado, sobre él recaen una serie de prescripcio-
nes sociales, es decir, se determina lo normal frente a lo
anormal. Así, un cuerpo que trasgreda la normalidad, que
funcione de manera diversa, que esté envejecido, que sea
intersexual o transexual, etc. puede ser considerado raro,
anormal, pecaminoso o patológico. Esto inuye en auto-
valoración que se tenga del mismo y, por tanto, en (auto)
aceptación. Otro ejemplo, en relación a las orientaciones
sexuales, identidades y expresiones de género, vivir en
una sociedad en la que se expresa un fuerte rechazo y dis-
criminación hacia estas vivencias de la sexualidad puede
condicionar un desarrollo positivo y “con orgullo” de las
mismas. Un último ejemplo, la consideración de que hay
una erótica “normal” que implica que los deseos solo se
dan en el contexto de la relación de pareja heterosexual y
que la práctica por excelencia es el coito, generará frustra-
ciones a quienes, por ejemplo, no puedan realizar coitos
o para quienes no sea la práctica más satisfactoria, para
quienes no tengan pareja heterosexual o no la quieran te-
ner, en denitiva, para quienes tengan deseos y formas de
expresar la erótica no normativas.
La imagen social de la sexualidad apunta una concepción
de la misma reduccionista, como una práctica centrada en
la penetración (peneana-vaginal) cuyo objetivo es el or-
Gráfico 2. El Hecho Sexual Humano
· Se es
· Proceso de
sexuación
SEXO
· Se expresa
· Desesos y
gestos
ERÓTICA
· Se vive
· Vivencias
subjetivas
SEXUALIDAD
RELACIONAL
SEXUALIDAD
RECREATIVA REPRODUCTIVA
Gráfico 3. Dimensiones de la Sexualidad
12 Sexualidades Diversas
gasmo, que realizan prioritariamente mujeres y hombres
en edad reproductiva, cada cual desarrollando papeles
opuestos y complementarios, en el contexto de una rela-
ción de pareja donde media el amor (que tiene sus propias
concepciones7). A esto se añade que en la actualidad se
asiste a la exaltación de cuestiones como el “culto al cuer-
po” y las relaciones eróticas como garantía de éxito social.
Todo ello, establece una jerarquía donde quienes no se
adecuan a este modelo, caen en la consideración de que
no tienen, no pueden o de deben tener sexualidad.
La sexualidad está modelada, que no determinada, por di-
versos factores, entre los que se encuentran la biología,
la cultura, dinámicas sociales e históricas concretas, así
como por la experiencia personal. Esto contribuye a expli-
car la diversidad existente y los cambios que se producen
en función de la época histórica la cultura en la que se ins-
criban.
3.2. El Género.
En una sociedad nacer hombre o mujer, es decir, la desig-
nación del cuerpo como “de mujer” o “de hombre”, es un
hecho relevante que tendrá consecuencias en el desarro-
llo individual y social de cada persona. Ello supone dife-
rentes formas de colocarse ante el mundo, de relacionar-
se con el entorno y con las demás personas.
GÉNERO
Es el conjunto de características sociales y culturales his-
tóricamente construidas, que se atribuyen a las personas
en función de su sexo. Hace referencia a las conductas, a
lo que se espera de ellas por haber nacido con un pene o
una vagina (sexo de asignación), y es producto de la socia-
lización. La inadaptación a los roles que se asocian a cada
género suele ser juzgada negativamente por el entorno,
dudándose de la masculinidad o feminidad de la persona,
a quien se le exige que cumpla con el conjunto del patrón
establecido. Este binarismo de género (que se expresa
como oposición y complementariedad) obvia que entre
ambos extremos hay toda una gama de comportamien-
tos y opciones y que los roles de género son cambiantes
e históricamente determinados. Un aspecto importante
cuando hablamos de género es que, además de diferen-
ciar, establece relaciones de poder desiguales donde las
mujeres y todas aquellas personas que pongan es cues-
tión el binarismo de género pueden sufrir discriminación
y situaciones de exclusión.
SEXISMO
Mentalidades que atribuyen unas cualidades y patrones
de conducta diferenciados y desiguales a hombres y mu-
jeres. Unos patrones que pueden comportar sufrimiento
para unas y otros, además de discriminación y subordina-
ción para muchas mujeres y también para quienes, sea por
orientación sexual o por identidad de género, cuestionan
los estereotipos de género.
LOS ESTEREOTIPOS DE GÉNERO
Los estereotipos son una imagen mental muy simplicada,
por lo general, de alguna categoría de personas, institu-
ción o acontecimientos que es compartida, en sus carac-
terísticas esenciales, por gran número de personas. Los
estereotipos pueden ser referidos a imágenes negativas o
positivas, teniendo en muchas ocasiones un carácter am-
bivalente, por ejemplo, puede enmascarar bajo aparien-
cias benévolas actitudes paternalistas. Están vinculados y
son considerados la base del prejuicio y la discriminación
hacia un grupo concreto. Los estereotipos de género re-
ejan las creencias populares sobre las actividades, los ro-
les y los rasgos físicos que caracterizan y distinguen a las
mujeres de los hombres. Se conciben como una totalidad
basada en la naturaleza del cuerpo. Así, las características
que se consideraban propias de la masculinidad o la fe-
minidad, se atribuyen a la naturaleza sexual diferente de
unos y otras. Los estereotipos de género favorecen que se
vean a los hombres y a las mujeres como grupos homogé-
neos y, en la medida que dependen de imágenes mentales
que se consideran inmutables, esto signica que no hay lu-
gar para las variaciones individuales. Estos estereotipos,
además, prevén que haya una correspondencia entre el
sexo, la identidad sexual y de género, la orientación sexual
y la expresión de género. Pero esto, no siempre es así.
En relación a la erótica, los estereotipos de género crean
la expectativa de que erótica masculina y femenina son
opuestas y complementarias. Por un lado, se espera que
los hombres tengan más iniciativa y deseo erótico, el cual
se considera como incontrolable, y que esté con mayor
frecuencia escindido del amor. Por otro lado, se espera
que las mujeres tengan menos iniciativa, que su deseo
erótico sea menor y esté vinculado al amor, que asuman
la responsabilidad de contener el impulso masculino,
siendo su erótica más bien difusa y receptiva, entre otras
cuestiones. El proceso de socialización de los hombres
sigue implicando la represión de los afectos (excepto en
su vertiente erótica), mientras que para las mujeres la so-
cialización implica, sobre todo, el desarrollo afectivo en
todas sus manifestaciones, quedado limitado su desarro-
llo erótico. Del mismo modo, la erótica para los hombres
suele ser una fuente de armación de su masculinidad,
pero también una de las escasas posibilidades que tienen
aceptada socialmente de demostrar sus emociones, senti-
mientos, ternura y amor. Para las mujeres, al contrario, es
un terreno de contradicciones entre el placer y el peligro
y, sobre todo, muy interferido por las relaciones afectivas.
Los apoyos tratarían de ampliar las posibilidades de ser y
expresarse como mujeres y como hombres, de manera que
no haya jerarquías y, por tanto, situaciones de desigualdad
y discriminación.
PARA LEER:
Desdibujando el género, Gerard Coll-Planas (texto) y
María Vidal (Ilustraciones), Egales (2013).
8 La interseccionalidad (concepto utilizado en el ámbito de los estudios de género y las políticas de igualdad) es un instrumento de utilidad para comprender la forma en
que funcionan los sistemas cruzados de exclusión que afectan a las personas. En este sentido, no se reere a la suma de desigualdades sino a los resultados que produce la
interacción de diferentes sistemas de exclusión como la discapacidad, la edad, el género, la orientación sexual, la identidad sexual, etnia, etc.
13Sexualidades Diversas
3.2.1. Género y discapacidad intelectual o del desarro-
llo.
En el caso de las personas con discapacidad intelectual o
del desarrollo es fundamental comprender cómo se inter-
seccionan ambas categorías sociales, ya que el resultado
no es la consecuencia de la suma de desigualdades. Por
ejemplo, las personas con discapacidad intelectual o del
desarrollo no pueden cumplir algunas de las expectativas
de lo que se espera de ellas como mujeres u hombres, lo
que puede llevar a que no se sientan “verdaderos hom-
bres” y “verdaderas mujeres”, pero no se debe olvidar que
no existe un prototipo de mujer y hombre “de verdad” sino
que la autenticidad radica en la diversidad de formas de
ser, sentirse y expresarse como tales.
La reivindicación “también somos mujeres”9 implica visi-
bilizar, más allá de la discapacidad, el hecho sexuado y las
implicaciones desde el punto de vista del género:
Límites en la expresión de su deseo erótico,
Control de la maternidad, incluso llegando a ser vul-
nerando sus derechos reproductivos como la esterili-
zación y abortos forzados, la negación de la informa-
ción sobre anticoncepción, la limitación de su derecho
a formar una familia
La asunción del rol de cuidadora de otros miembros
del hogar que pudieran estar en situación de depen-
dencia
La limitación de su desarrollo educativo
Más dicultades para el acceso al empleo que los
hombres con discapacidad intelectual o del desarrollo
Más décit respecto a su autodeterminación y parti-
cipación social
Alta prevalencia de abusos y violencia sexual y de gé-
nero
La invisibilidad del lesbianismo y/o la bisexualidad, etc.
La socialización de género también afecta a los hombres
con discapacidad intelectual o del desarrollo, este aspecto
es menos estudiado, pero es fundamental para compren-
der cuestiones como por qué son más los hombres con
discapacidad quienes expresarían conductas agresivas o
de abuso en el terreno de la sexualidad, la discriminación e
incluso ser víctimas de violencia por su orientación sexual,
identidad sexual y/o de género y expresión de género no
normativa, etc.
PARA LEER:
Manual la Transversalidad de género en las políticas
públicas de discapacidad Vol. I y II. CERMI.
PARA VER:
Documentales
“También somos mujeres” Plena inclusión Madrid (Dia-
na Nava, 2009)
“Proyecto de Apoyo a la Mujer” Plena inclusión Cana-
rias (Lila O., 2013)
“Tesis Mujeres y Discapacidad” (Liliana Concustell)
9 Es el nombre de un documental dirigido por Diana Nava en 2009 que pretende visibilizar a las mujeres con discapacidad intelectual, producido por Plena inclusión MADRID
dentro de su Programa de Mujer http://www.Plena inclusiónmadrid.org/mujer_discapacidad_intelectual
10 http://www.grancanariaaccesible.info/informacion/documentacion/viewdownload/1-documentacion/13-maniesto-por-los-derechos-de-las-mujeres-con-discapacidad-in-
telectual.html
3.3. La sexualidad en la discapacidad intelectual o del
desarrollo.
La sexualidad es importante para las personas y es una
parte primordial de las vidas de la mayoría de la gente.
Diversas disciplinas cientícas, entre ellas la Sexología, y
los colectivos en defensa de los derechos sexuales, llevan
mucho tiempo tratando de diseñar un terreno de juego
donde quepan todas las sexualidades, pero todavía no se
puede decir que se haya conseguido desde un punto de
vista práctico. Algunas sexualidades siguen en situación
de desventaja y, aunque puede que se haya conseguido
ampliar el terreno de juego, no todas las sexualidades
transitan por el mismo con la misma consideración y equi-
dad. Cuando se conjugan los conceptos de discapacidad
(sobre todo discapacidad intelectual o del desarrollo) y se-
xualidad (más aún cuando se hace referencia a la diversi-
dad sexual y de género) surgen tópicos, miedos y barreras
actitudinales que limitan las oportunidades de las perso-
nas en este terreno.
Mientras que los modelos de atención y el reconocimiento
de los derechos de las personas con discapacidad intelec-
tual o del desarrollo han avanzado de manera importante,
la sexualidad de las personas con discapacidad sigue en-
vuelta en prejuicios, mitos y tabúes, que en muchos casos
han supuesto la negación de la existencia de su sexualidad
y la represión sistemática de sus manifestaciones. El de-
sarrollo de la sexualidad forma parte de las necesidades
humanas, de manera que no puede negarse sino reexio-
nar de qué manera atender, educar y prestar apoyos a las
personas con discapacidad intelectual y sus familias para
que esta pueda ser vivida de forma plena.
A modo de ilustración, en el “Maniesto por los derechos
de las mujeres con discapacidad intelectual o del desarro-
llo”10 promovido por Plena inclusión Canarias en el marco
del Proyecto de Apoyo a la Mujer 2014, las mujeres mani-
festaban entre otras cuestiones las siguientes relativas a
sus derechos sexuales y reproductivos:
A muchas de nosotras NO nos dejan tener pareja.
Las mujeres que tenemos pareja NO podemos hacer
una vida normal de pareja como: salir a pasear y vivir
juntos.
Nos sentimos poco valoradas.
NO tenemos intimidad
La sociedad NO nos respeta cuando estamos con
nuestras parejas
A veces, nos protegen tanto que NO nos permiten de-
sarrollarnos como mujeres.
A muchas NO nos dan educación e información sobre
sexualidad y también nos dan información falsa.
Muchas hemos sufrido abuso y violencia en la pareja.
Necesitamos ir al ginecólogo como el resto de muje-
res.
A algunas nos han esterilizado sin consultarnos.
NO nos permiten ser madres.
NO nos respetan.
14 Sexualidades Diversas
Reivindicando lo siguiente:
Queremos DECIDIR y necesitamos tener tiempo
para pensar en nuestra vida.
La sociedad debe escuchar y comprender que nuestra
sexualidad es importante.
Tenemos derecho a tener pareja y hacer vida de pa-
reja.
Tenemos derecho a formar una familia
Necesitamos ayuda para ser independientes. ¡PODE-
MOS HACERLO!
Exigimos que nos protejan y enseñen a protegernos
del abuso y la violencia.
El desarrollo de la sexualidad contribuye al bienestar de
las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.
Del mismo modo, en la medida que se logran desarrollar
competencias para la autodeterminación y el autocuida-
do, se estará en mejores condiciones de optar a la vivencia
de una sexualidad plena, satisfactoria y segura. Si el entor-
no no facilita recursos para aproximarse de una manera
satisfactoria a la sexualidad, se está descuidando un área
importante del desarrollo vital de estas personas, gene-
rándose el efecto contrario al deseado ya que aumentan
los factores de riesgo.
No hay particularidades eróticas en las personas con
discapacidad intelectual o del desarrollo más allá de la
diversidad erótica humana, lo que se presentan son parti-
cularidades que dependen del tipo de discapacidad y que
afectan al conocimiento, vivencia y expresión del hecho
sexual y otros aspectos relacionados con el entorno que
impactan de forma importante en su sexualidad, algunos
de ellos son:
Poco conocimiento de la sexualidad.
Sobreprotección.
Ausencia de entornos normalizados.
Décit de habilidades sociales.
Socialización asexuada.
Ausencia de intimidad.
Desconsideración hacia su desnudo y su pudor.
Menor grado de autonomía.
MITOS DE LA SEXUALIDAD EN PERSONAS CON DIS-
CAPACIDAD INTELECTUAL O DEL DESARROLLO
No tienen deseos y necesidades sexuales: son seres
asexuados o “niñas y niños eternos”.
No es posible hacer educación sexual con gran parte
de las personas con discapacidad intelectual o del de-
sarrollo.
La intervención sexual sólo despierta su sexualidad
“dormida”.
Tienen una motivación sexual “incontrolada” y una im-
portante falta de control de impulsos.
No resultan atractivas para otras personas.
La única satisfacción sexual a la que puede aspirar es
la de satisfacer a la otra persona.
Temor a la transmisión genética de la discapacidad.
Temor a que la actividad sexual acelere la enfermedad
(en su caso).
No tienen una orientación del deseo sexual denida,
más bien aprovechan las oportunidades que tienen.
No puede haber personas con discapacidad transe-
xuales, eso es una confusión producto de su propia
discapacidad.
No pueden (ni deben) formar pareja ni casarse.
La actividad sexual es para procrear y las personas
con discapacitad no pueden ni deben hacerlo.
Las mujeres tienen menos deseo sexual.
La homosexualidad es producto de la falta de oportu-
nidades con personas de diferente sexo.
Estos mitos impactan negativamente sobre su sexualidad:
se silencia, se invisibiliza la diversidad y se considera pe-
ligrosa e innecesaria la educación sexual, por lo tanto, se
evita y se reprime, limitando el pleno ejercicio de sus de-
rechos sexuales y reproductivos.
PARA VER:
“Realidades ajenas” (Rosa B. Traisac, 2006) es un inte-
resante trabajo documental sobre el sexo y la discapa-
cidad. Los protagonistas abordan sin tapujos una reali-
dad “distinta” sobre la idea que la sociedad tiene de la
sexualidad y las personas con discapacidad. Disponible
en
https://www.youtube.com/watch?v=bhX6M328oBA
3.4. La diversidad sexual y de género.
Hablar de diversidad sexual es hablar, fundamentalmente,
de sexualidad. De hecho no es posible hablar de sexualidad
sin contemplarla en todos sus plurales, a menos que caiga-
mos en la trampa de las visiones parciales.
Carlos de la Cruz (2005).
3.4.1. La orientación sexual
¿Quién me gusta? ¿Los hombres, las mujeres o ambos?
Hace referencia a la dirección que toma el deseo sexual,
es decir, si nos gustan los hombres, las mujeres o ambos.
La orientación sexual se expresa en términos de mayor o
menor preferencia y, esta, puede experimentar variacio-
nes a lo largo de la vida. Las orientaciones sexuales son:
HOMOSEXUALIDAD
La orientación del deseo se presenta preferentemente
hacia personas del mismo sexo, denominándose gais a los
hombres que desean a hombres y lesbianas a las mujeres
que desean a mujeres.
BISEXUALIDAD
La orientación del deseo se presenta de forma indistinta
hacia personas del mismo o distinto sexo. Mujeres que de-
sean a hombres y mujeres, y hombres que desean a muje-
res y hombres.
HETEROSEXUALIDAD
La orientación del deseo se presenta preferentemente
hacia personas de distinto sexo. Hombres que desean a
mujeres y mujeres que desean a hombres.
15Sexualidades Diversas
¿Si se tienen conductas homosexuales se es homo-
sexual? No siempre. Cabría hacer una aclaración sobre
las conductas o prácticas homosexuales y la orientación
sexual.
CONDUCTAS O PRÁCTICAS HOMOSEXUALES
Son aquellas relaciones eróticas entre dos personas del
mismo sexo, ya sean hombres o mujeres. Aunque habitual-
mente se realicen entre personas homosexuales, pueden
darse en personas heterosexuales. No es lo mismo lo que
se hace, que lo que se es. Sucede lo mismo con las prácti-
cas heterosexuales (De la Cruz, 2005). Del mismo modo,
una persona con determinada orientación sexual no tiene
por qué realizar gestos o prácticas eróticas para tener di-
cha orientación.
PARA LEER:
“25 cuestiones sobre la orientación sexual” en la Cómo
tratar la orientación sexual en la enseñanza. Guía docen-
te para profesores/as, orientadores/as y formadores/as.
COGAM
“Las 10 cosas que nunca debes decir a un bisexual”
http://www.felgtb.org/temas/bisexualidad/noti-
cias/i/5666/256/top-10-cosas-que-nunca-debes-decir-
a-un-bisexual+
Carol y Guille van a mi instituto. Guías sobre diversidad
afectivo-sexual para adolescentes. http://xega.org/xega/
documentacion/carol-y-guille-van-mi-instituto-guias-so-
bre-diversidad-afectivosexual-para-adolescente
PARA VER:
Documentales:
“El sexo de los ángeles” (Frank Toro, 2004) un docu-
mental sobre la personas homosexuales con discapaci-
dad física y sensorial.
Películas:
Brokeback mountain (Ang Lee, 2005). Los proyectos
de vida de dos jóvenes que coinciden como pastores en
Bronk Mountain cambian al transformarse la amistad
en otro sentimiento de atracción, deseo y amor entre
ellos. El recorrido por sus biografías paralelas y el en-
cuentro con sus sentimientos a lo largo de diferentes
momentos de su vida.
C.R.A.Z.Y. (Jean-Marc Vallée, 2005). Cuando Zach en-
tra en la adolescencia y descubre que es diferente a los
demás, reprimirá sus tendencias más profundas para
no perder el amor de su padre.
Cortometrajes:
Sirenito (Moisés Romera y Marisa Crespo, 2004). Saúl,
un niño de cinco años, decide que el mejor traje para ir
a la esta de disfraces de su colegio es el de sirenito. A
pesar de que su madre Esther le propone otras alter-
nativas Saúl sigue queriendo ir de sirenito. Esther cree
que empieza a entender a su hijo y ya desde su tempra-
na edad le acepta como es.
3.4.2. La identidad sexual y de género
¿Me siento mujer u hombre?
Esta respuesta no siempre es clara ni sencilla. La identidad
sexual11 es el resultado global del proceso de sexuación,
siempre habrá una identidad aunque esta pueda variar,
sobre todo, la valoración que se haga sobre la misma o
los signicados que se le otorguen. Para la mayoría de las
personas concuerda el sexo de asignación (basado en los
genitales externos que se presentan al nacer) con el sen-
timiento de pertenencia al mismo12, pero no siempre es
así, y no es algo excepcional sino que forma parte de las
posibilidades del hecho sexual humano. Hablamos de per-
sonas transexuales y transgénero. Estas personas son tan
diversas como el resto en la forma de vivirse como muje-
res u hombres, en sus orientaciones sexuales y en su ex-
presión de género. Se habla de identidad de género para
hacer referencia a la percepción subjetiva que cada perso-
na tiene con respecto a sentirse mujer u hombre. En este
sentido, la identidad está íntimamente relacionada con la
construcción social de la masculinidad y de la feminidad
y la particular manera en que cada persona se vivencia
como tal. La transexualidad y el transgenerismo son unas
las de las múltiples formas del desarrollo del proceso de
las identidades sexuales y de género.
A continuación, ofrecemos algunas deniciones con la
nalidad de que faciliten su comprensión, teniendo en
cuenta que son incompletas, matizables y que es constan-
te el debate en torno a ellas desde diferentes disciplinas.
Siguiendo a Miquel Missé (2013) “las palabras son herra-
mientas para comunicarnos, para pensarnos, para dar sen-
tido a nuestra vida. Aun así, hace falta recordar siempre
que nosotros no somos las palabras”:
SEXO
Como desarrollamos en el apartado de sexuación, el sexo
es el conjunto de características biológicas que nos dife-
rencian como varones o hembras. Esto no se da de manera
dicotómica sino en línea continua, ya que entre medias se
darán muchas posibilidades de sexuación. Es más comple-
jo de lo que resulta en apariencia (el sexo no se reduce a
los genitales) y está lleno de niveles y matices.
EXPRESIÓN DE GÉNERO
Es la expresión de los roles de género como mujer u hom-
bre (o ambos o ninguno de ellos) a través del comporta-
miento, la indumentaria, el peinado, la voz, los rasgos físi-
cos, etc. está condicionada por las expectativas sociales de
género. No tiene por qué ser ja ni coincidir con el sexo o
la identidad de género de la persona.
TRANSEXUAL
Aquella persona cuyo sexo de asignación no coincide con
el de identicación. Es una transición en el sexo. Se hace
referencia a ellas con el sexo con el que se identican, no
con el de asignación, por ejemplo: una persona asignada al
nacer como hombre pero que se siente mujer, es una mu-
jer transexual y una persona asignada al nacer como mujer
11 Otros autores hacen referencia a la identidad sexual como el sentimiento subjetivo de pertenencia referido a la orientación sexual del deseo. Esta identicación sería
importante para las sexualidades oprimidas (Garaizábal, 1998; Weeks, 1992; Platero, 2007).
12 Esta correspondencia es denominada desde el activismo LGTBIQ como cisexual, término utilizado por Julia Serano en su libro Whipping Girl: A Transsexual Woman on
Sexism and the Scapegoating of Femininity (2007) quien dice haberse inspirado para ello en un artículo de Emi Koyama en el que aparecía el término cisgenéro, acuñado en
1995 por un hombre transexual llamado Carl Buijs.
16 Sexualidades Diversas
pero que se siente hombre, es un hombre transexual. Esto
no tiene por qué relacionarse con la orientación sexual,
las personas transexuales pueden ser lesbianas, gais, bi-
sexuales y heterosexuales.
TRANSGÉNERO
Hace referencia a aquella persona que vive en el género
opuesto al que le asignaron al nacer, pero sin modicar
necesariamente su cuerpo. Es un tránsito en el género. Se
comienza a utilizar este término para englobar a aquellas
identidades de género no normativas, es decir, identida-
des de personas que no se identican con el género asig-
nado al nacer.
TRAVESTI
Hace referencia a aquellas personas que esporádicamen-
te se visten y actúan con los códigos del género opuesto,
aunque en su vida cotidiana se identiquen con el género
que les fue atribuido al nacer.
FECHA IMPORTANTE: El 20 de noviembre se conme-
mora el Día de las personas Trans.
¿SABÍAS QUÉ…?
Existe una campaña internacional denominada STOP
TRANSPATOLOGIZACIÓN entre cuyos objetivos está
la retirada de la categoría de “disforia de género”/”-
trastornos de la identidad de género” de los manuales
internacionales de diagnóstico el Manual Diagnóstico
y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) de
la American Psychiatric Association (APA) y la Clasi-
cación Internacional de Enfermedades (CIE-10) de la
Organización Mundial de la Salud (OMS). Más informa-
ción en www.stp2012.info
El Servicio Canario de Salud cuenta con el Protocolo de
Atención Sanitaria a Personas Transexuales.
La Consejería de Educación, Universidad y Sostenibi-
lidad del Gobierno de Canarias ha realizado unas re-
comendaciones para las y los docentes en relación a la
Atención a niños y niñas con disforia de género y ado-
lescentes transexuales en los centros escolares”.
PARA VER:
Documentales:
Test de vida real (Florència P. Marano, 2011). La Teoría
Queer dinamita los cimientos del dualismo predominante
en la sociedad; hombre-mujer, homo-hetero, normal-raro,
etc. Hay tantos matices entre hombre y mujer como entre
negro y blanco. Como muestra de la diversidad de género,
mostrará el día a día de 5 personajes, un día a día que no es
el de un hombre “normal”, no el de una mujer cualquiera; la
normalidad de los no “normales”.
El sexo sentido (RTVE, 2014) retrata cómo viven y sienten
algunos niños y niñas y sus familias la transexualidad.
Películas:
Mi vida en rosa (Alain Berliner, 1997). Ludovic es el hijo
menor de una familia de clase media. Su máxima ilusión es
ser una niña y está convencido de que su sueño se conver-
tirá, tarde o temprano, en realidad. Por eso no entiende la
preocupación de sus padres, las burlas de sus compañeros
y todas las reacciones adversas que siente a su alrededor.
Transamérica (Duncan Tucker, 2006). Mujer transexual
a punto de realizarse una cirujía de reasignación genital
descubre que tiene un hijo fruto de una relación de su
época universitaria. Su psicóloga le recomienda que lo
conozca antes de operarse. Juntos realizarán un camino
exploratorio que los unirá para siempre, aunque ellos no
lo sepan.
Cortometrajes:
Moiré (Juancho Bañuelos y Estefanía Cortés, 2014).
Aborda el tema de la transexualidad infantil como tabú
dentro de una familia tradicional, gobernada por un abue-
lo autoritario.
Vestido Nuevo (Sergi Pérez, 2006). Una esta de carna-
val, un colegio cualquiera, un niño diferente... un vestido
“nuevo”. Aborda la expresión de género.
PARA LEER:
Guía didáctica sobre transexualidad para jóvenes y
adolescentes. FELGTB. Disponible en http://www.
cogam.es/secciones/educacion/documentos-sin-or-
den/i/34983/154/guia-didactica-sobre-transexuali-
dad-para-jovenes-y-adolescentes
3.4.2.1. La transexualidad y el proceso transexualiza-
dor.
Como se ha explicado, las personas transexuales viven
una disonancia entre el sexo de asignación y el sentimien-
to de pertenencia al mismo. Estas personas son tan diver-
sas como el resto en la forma de vivirse como mujeres u
hombres, en sus orientaciones sexuales y en su expresión
de género. Un aspecto importante en sus trayectorias tras
la “salida del armario” puede ser realizar la “transición so-
cial”13, es decir, el proceso a través del cual la persona vive
de acuerdo al género que es y siente en los diferentes ám-
bitos de su vida. Esto puede llevar también a un tránsito
en el sexo, de manera que se empiezan a modicar algunos
caracteres sexuales. Conocer cuáles son los pasos a dar,
permite que las personas de apoyo puedan cumplir ade-
cuadamente su papel.
Pasos:
1. El primer paso consiste en conocer cómo es el proce-
dimiento en cada Comunidad en Autónoma, en Canarias
se acudiría a la Unidad de Atención sanitaria a personas
Transexuales (UAT) que se realiza por derivación del/la
médico/a de familia desde Atención Primaria. La transe-
xualidad sigue considerándose un trastorno de la identi-
dad sexual o “disforia de género”14 por lo que es necesaria
una valoración psico-psiquiátrica que la diagnostique para
comenzar el tratamiento hormonal y/o quirúrgico y acce-
der al derecho de cambio de nombre y sexo en el Registro
Civil (más adelante se expondrán los requisitos para ello).
13 También denominado Test de Vida Real, el cuál ha sido objeto de innumerables críticas. Se recomienda el visionado del documental “Test de vida real” (Florència P. Marano,
2011).
17Sexualidades Diversas
2. Tras esta valoración comienza la “transición social” para
la cual las asociaciones de defensa de los derechos de las
personas LGTB suelen ofrecer acompañamiento psicoló-
gico y social gratuito15.
3. La hormonación se realiza con la orientación de perso-
nal especializado que deberá informar adecuadamente
sobre los efectos del tratamiento. Si la persona lo consi-
dera oportuno, también puede realizar intervenciones
quirúrgicas para modicar algunos caracteres sexuales
secundarios. La cirugía de reasignación genital16, se pue-
de realizar una vez alcanzados los objetivos establecidos
por el/la psicólogo/a y médico/a durante la hormonación
(entre 12 y 24 meses).
4. Los requisitos jurídicos para realizar el cambio de nom-
bre y sexo en el Registro Civil (sin necesidad de haber pa-
sado por la reasignación genital) son:
Tener nacionalidad española.
Ser mayor de edad legal y con capacidad suciente
para ello17.
Tener un diagnóstico de “disforia de género”.
Haberse sometido a un tratamiento médico al menos
durante 2 años para acomodar las características físi-
cas a la identidad sexual.
INFORMACIÓN COMPLETA:
T-acompañamos, T-asesoramos. Guía para el asesora-
miento a Mujeres Transexuales: aspectos socio-sanita-
rios, jurídicos y laborales, Colectivo Gamá, 2014. Dispo-
nible en http://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/MDC/
id/171945
INFORMACIÓN SOBRE DIVERSIDAD SEXUAL Y DE
GÉNERO
Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bi-
sexuales (FELGTB): www.felgtb.org
Fundación Triángulo: www.fundaciontriangulo.org
International Lesbian, Gay, Bisexual, Trans and Intersex
association (ILGA): http://ilga.org/
Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysa-
llis: http://chrysallis.org.es
ASOCIACIONES LGTB DE CANARIAS
Gamá, Colectivo LGTB de Canarias.
Paseo Tomás Morales, nº 8 bajo
35003 Las Palmas de Gran Canaria
Telf: 928 433 427/ Fax: 928383169
e-mail: gama@colectivogama.com
www.colectivogama.com
Algarabía, Colectivo LGTBI de Tenerife
Heliodoro Rodríguez González, nº 10 local izquierdo
38005 Santa Cruz de Tenerife
Telf: 922 882 188/638 790 420
e-mail: algarabia@algarabiatfe.org
www.algarabiatfe.org
14 En el DSM 5 American Psychiatric Association y en la CIE-10 de la Organización Mundial de la Salud.
15 Ver listado de colectivos LGTB al nal de este apartado.
16 Es necesario comprobar si en la Comunidad Autónoma se incluye como prestación sanitaria. En Canarias no está incluida.
17 Lo que puede poner en una situación difícil a las y los menores transexuales y a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo incapacitadas legalmente. Respecto a la
situación de las y los menores transexuales se puede obtener más información en la Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis http://chrysallis.org.es
Altihay, Colectivo LGTB de Fuerteventura
C/ María Estrada, nº 3
35600 Puerto del Rosario
Telf: 928 859 358
e-mail: altihay@felgtb.org
www.altihay.org
FECHA IMPORTANTE:
El 28 de junio se conmemora el Día del Orgullo de Lesbia-
nas, Gais, Transexuales y Bisexuales (LGTB).
3.4.3. La lesbofobia, homofobia, bifobia y transfobia:
discriminación por orientación sexual o ruptura de los
roles de género.
Las personas LGTB siguen siendo objeto de discrimina-
ción a causa de la persistencia de estereotipos homofóbi-
cos, transfóbicos y sexistas profundamente arraigados en
la sociedad. Como se viene desarrollando en esta manual,
las características que se atribuyen a mujeres y hombres
son muy rígidas y a esto se añade heterosexismo, es de-
cir, la valoración de superioridad de la heterosexualidad.
Así, la sociedad puede condenar a través de insultos, in-
jurias, agresiones físicas o sexuales, aislamiento o incluso
a través de las leyes, a aquellas personas cuyos compor-
tamientos, opciones o actitudes pongan no se correspon-
da con lo que se espera de ellas y ellos como mujeres o
como los hombres. En ocasiones el rechazo que proviene
de la sociedad llega a ser asumido por las propias perso-
nas discriminadas, que comienzan a desarrollar actitudes
de autorrechazo, desprecio y baja autoestima. Es lo que
se denomina homofobia interiorizada (Platero y Gómez,
2007)18.
Para avanzar en una sociedad más democrática donde se
respete la diversidad sexual existente es necesaria una
apuesta rme y contundente por la educación sexual:
nuestra mejor herramienta para destruir “armarios”.
A continuación, se denen diferentes términos asociados
a la LGTB-fobia:
HOMOFOBIA
Es el miedo o la aversión irracionales contra la homose-
xualidad y contra las personas lesbianas, gais o bisexuales
(LGB) basados en el prejuicio (FRA, 2009). Por otro lado,
una de las consecuencias más importantes de la homofo-
bia es la ausencia, en general, de relaciones de amistad ín-
timas entre hombres así como las dicultades que éstos
experimentan para manifestar afectividad en su grupo de
iguales. Asimismo, la homofobia genera mecanismos que
niegan la expresión de los sentimientos entre hombres y
constituye uno de los principales obstáculos para el cam-
bio de las concepciones sexistas (Barragán, s.f.).
TRANSFOBIA
Es el miedo irracional a la no conformidad de género o a la
transgresión del género, como el miedo o la aversión a las
mujeres masculinas, los hombres femeninos, las personas
18 Sexualidades Diversas
transgénero, transexuales u otros cuyas expresión de gé-
nero no encaja con los estereotipos de género.
HETEROSEXISMO
Valoración superior de la heterosexualidad frente a las
demás orientaciones sexuales del deseo (gai, lésbica y bi-
sexual).
FECHA IMPORTANTE:
El 17 de mayo se conmemora el Día Internacional contra
la Homofobia, la Lesbofobia, la Transfobia y la Bifobia.
3.5. Diversidad sexual y discapacidad intelectual o del
desarrollo.
La discriminación de las personas LGTB unida a las dicul-
tades comentadas anteriormente sobre el reconocimien-
to, educación y atención de la sexualidad de las personas
con discapacidad, especialmente intelectual o del desa-
rrollo, pone a las personas LGTB que presentan alguna
discapacidad en un escenario de posible vulneración de
sus derechos. A ello se suma la falta de conocimiento
sobre orientaciones e identidades sexuales y de género
entre estas personas, terreno en el que se avanza de ma-
nera desigual ya que es muy difícil encontrar estudios e
información sobre diversidad sexual en las personas que
presentan alguna discapacidad intelectual o del desarro-
llo, más aún referida a la transexualidad y es lesbianismo.
Respecto a la orientación sexual, se presupone que todas
las personas son heterosexuales “hasta que se demuestre
lo contrario”, esto es la “expectativa de heterosexualidad”,
de la cual no escapan las personas con discapacidad inte-
lectual o del desarrollo. En su caso, se les pide reprimir o
controlar sus deseos, en general, y estos en particular, de
ahí que los procesos de asunción de la propia orientación
sexual, así como el hecho de “salir del armario”, van a ser
más dicultosos en personas con discapacidad. Por otro
lado, en la discapacidad intelectual o del desarrollo puede
ocurrir que la persona no tengan conciencia ni de hetero-
sexualidad ni de homosexualidad de forma que más que
las etiquetas (necesarias para hacer visible lo invisible)
hay que atender las vivencias, los contextos, los apoyos,
etc. de las personas, es decir, cómo atiende su entorno es-
tas vivencias y conductas eróticas.
La homosexualidad en este ámbito tiene sus propios mi-
tos, entre ellos el que asegura hay más personas homo-
sexuales. El sentido común lleva a pensar que no debe ha-
ber excepciones y que el porcentaje de gais y de lesbianas
debe ser muy similar entre ellas y el resto de la sociedad.
Ahora bien, es posible que se observen más conductas
y manifestaciones eróticas entre personas del mismo
sexo. Estas, como vimos, pueden estar vinculadas o no a
una orientación sexual homosexual o bisexual, del mismo
modo que personas que nunca hayan tenido una conducta
homosexual (porque no han tenido oportunidad, por re-
presión de las mismas por parte de su entorno, etc.) efec-
tivamente esa sea su orientación sexual. En este sentido,
18 La expresión más dramática de esto es el suicido. Desde entidades como la FELGB se viene alertando de suicidio de jóvenes LGTB es elevada. Ver http://www.felgtb.org/
rs/1584/d112d6ad-54ec-438b-9358-4483f9e98868/91c/lename/investigacion-acoso-escolar-y-suicidio-en-jovenes-lgb.pdf
19 Estudios basados en la discapacidad física y sensorial, principalmente, en Italia.
es importante contextualizar:
Tener en cuenta la organización de los servicios y los
agrupamientos por sexo que se hacen.
Valorar si en los ambientes en que esto sucede, las
conductas heterosexuales son posibles, teniendo en
cuenta que muchas veces éstas se limitan hasta casi
la prohibición por los “miedos” mencionados al inicio
(uno muy frecuente es el miedo al embarazo).
Del mismo modo habría que preguntarse si se facilita
la existencia y la intimidad de las parejas de lesbianas
o de gais en la misma medida que las heterosexuales
(partiendo de que estas también tienen dicultades),
Preguntarse también si la consideración que se tiene
de la bisexualidad es positiva o se lleva al terreno de la
confusión o el vicio, etc. no legitimando esta vivencia,
etc.
En muchas ocasiones podemos no dar importancia
porque consideramos que “no hay personas LGTB”
entre las personas con las que trabajamos. Cuidado,
no vaya a ser que quienes los volvamos invisibles sea-
mos nosotros mismos.
3.5.1. Orientación sexual en las personas con discapa-
cidad intelectual o del desarrollo.
Algunos aspectos de la realidad de las personas homo-
sexuales con discapacidad son (Berardi, 2007 y Grasso,
2009)19:
La presencia de la homosexualidad y discapacidad im-
pone dicultades prácticas y relacionales en todos los
ámbitos de la vida cotidiana. En particular, la relación
con la familia con respecto a la discapacidad y el grado
de conocimiento y aceptación de la homosexualidad
inuye enormemente en la autonomía y la aceptación
de la persona con discapacidad.
Se percibe y expresa discriminación, indiferencia y se-
gregación dentro del propio colectivo homosexual, al
que se percibe como en una continua búsqueda de la
perfección estética (en referencia al colectivo gai).
En muy pocos casos la “salida del armario” se produ-
ce explícitamente en todas las áreas de la vida. A me-
nudo, el sufrimiento ya experimentado por la familia
debido a la discapacidad, es una barrera para hablar
abiertamente de su orientación sexual, por miedo a
aumentar el sufrimiento.
La búsqueda de parejas eróticas y/o amorosas es, a
menudo, una fuente de decepción y frustración por la
vivencia del rechazo (menor en las mujeres). El acce-
so, por ejemplo, a locales de ambiente se excluye por
dicultades de accesibilidad.
Los colectivos LGBT y las asociaciones y entidades de
personas con discapacidad son poco frecuentadas. Se
critica que las asociaciones de personas con discapa-
cidad son poco sensibles hacia cuestiones relaciona-
das con la sexualidad, orientación sexual del deseo e
identidad de género y a los colectivos LGBT, que ofre-
cen poco apoyo a la discapacidad.
19Sexualidades Diversas
Se valora el uso de Internet y mensajería instantánea,
los medios de comunicación para la difusión de men-
sajes de concienciación, la participación en activida-
des de las asociaciones, el apoyo de familiares y amis-
tades, como una manera de superar los obstáculos y
mejorar su vida.
Las mujeres lesbianas con discapacidad intelectual o del
desarrollo se enfrentan a la invisibilidad, lo que diculta la
reivindicación de sus necesidades que no son reconocidas
y que, muchas veces, se confunde con la amistad íntima
entre mujeres. Esta misma situación, parece que les facili-
ta unas condiciones menos hostiles hacia ellas con respec-
to a sus compañeros gais o bisexuales, pero ello no puede
llevarnos a ocultar esta realidad. Otra muestra de las di-
cultades en el reconocimiento de su orientación sexual es
que el lesbianismo puede ser considerado como una res-
puesta reactiva ante la imposibilidad de relacionarse con
hombres, bajo la argumentación de “con ese cuerpo ¿qué
hombre te va a desear?” (García, 2001: 38) asunto, este
último, vinculado con los elementos de socialización feme-
nina donde el cuerpo y la belleza ocupan un lugar central.
Cuando nos referimos a que a las personas con discapaci-
dad se las considera asexuadas, no es solo una cuestión de
“falta de erótica” o de “prácticas sexuales” sino de “falta de
sexo” en un sentido más profundo: “no eres una mujer, no
eres un hombre: eres una persona con discapacidad”, por
encima de todo, lo que invisibiliza la riqueza de cada ser
humano por encima de características, rasgos u opciones
especícas.
FECHA IMPORTANTE:
El 26 de abril se conmemora el Día de la Visibilidad Lés-
bica.
3.5.2. Identidad sexual y de género en las personas con
discapacidad intelectual o del desarrollo.
Respecto a las personas transexuales con discapacidad
intelectual, nos encontramos con importantes décits en
cuanto a estudios en este sentido. Es una realidad invisi-
ble y desatendida. La “transición social” puede verse limi-
tada por el entorno a causa de la confusión todavía pre-
sente entre la orientación sexual del deseo, la expresión
de género y la identidad de sexual o de género. Por otro
lado, se puede llegar a pensar que la identidad de género
no normativa es fruto de una confusión provocada por la
propia discapacidad, lo que puede limitar los derechos de
las personas transexuales con discapacidad intelectual o
del desarrollo al no reconocerse como tal y poner en mar-
cha mecanismos de represión de la expresión de su iden-
tidad de género.
Como se desarrolló en el epígrafe El proceso transexuali-
zador, el estudio psicológico que conrme la “disforia de
género” es necesario para iniciar, si se quisiera, tratamien-
tos hormonales y/o quirúrgicos. Del mismo modo, será
necesario para el cambio registral del nombre y el sexo.
La discapacidad intelectual o del desarrollo en sí misma
no es un criterio de exclusión, se valorará en el conjunto
de la persona teniendo en cuenta también la información
aportada por la familia, que jugará un papel importante.
Es imprescindible asegurarse de que la persona compren-
da adecuadamente el proceso para lo cual será necesario
facilitar de cuantos apoyos sean necesarios, deberá expli-
carse de manera adecuada a las necesidades de la perso-
na con discapacidad intelectual o del desarrollo utilizando
herramientas didácticas que lo faciliten desde criterios
de accesibilidad. A este respecto se considera de interés
que tanto las asociaciones LGTB que prestan estos ser-
vicios como las UAT recurran a asociaciones o entidades
en favor de las personas con discapacidad intelectual o del
desarrollo donde pueden ofrecerse apoyos que faciliten la
accesibilidad de estos recursos.
No se debe perder de vista que la vivencia de la identidad
de género puede llevar o no a la necesidad de interven-
ción sobre los caracteres sexuales primarios y/o secunda-
rios, es decir, hormonación y/o cirugías. Esto es una op-
ción necesaria para algunas personas, pero no para todas,
por lo que habrá que respetar la diversidad de vivencias
y acompañar a cada persona de manera particular en su
propio proceso. En cualquier caso, la intervención sobre
el entorno va a ser muy importante, por lo que no se debe
perder de vista la multifocalidad de las intervenciones que
se realicen.
20 Sexualidades Diversas
4. EDUCACIÓN Y ATENCIÓN A LA
SEXUALIDAD, UNA CUESTIÓN DE
DERECHOS.
4.1. Marco normativo de los derechos sexuales y repro-
ductivos.
La Convención Internacional de Naciones Unidas (ONU)
sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad
(2006) establece como principios generales el respeto a la
dignidad inherente de la persona, la autonomía individual,
la independencia de cada ser humano, la no discrimina-
ción, la igualdad entre hombres y mujeres, la participación
y la inclusión plenas y efectivas en la sociedad, la igualdad
de oportunidades, el respeto por la diferencia y la acep-
tación de las personas con discapacidad como manifesta-
ción de la diversidad y la condición humana. En concreto,
esta Convención, raticada por España en el año 2007,
obliga a respetar y asegurar el cuidado de la salud sexual y
reproductiva de las personas con discapacidad. Reconoce
y recoge los derechos sexuales y reproductivos de las per-
sonas con discapacidad20. En ellos, se proponen medidas
que aseguren y garanticen la accesibilidad en la informa-
ción y servicios, la protección contra la violencia y el abuso
sexual, la privacidad y la no discriminación.
Otros referentes importantes nivel internacional son:
Guía de recomendaciones generales sobre la Promoción
de la Salud Sexual y Reproductiva de las Personas con Dis-
capacidad de la OMS (2009).
Declaración de la Conferencia sobre la discapacidad
intelectual de la Organización Panamericana de Salud
y la OMS (2004).
Declaración Universal de los Derechos Sexuales de la
Asociación Mundial de Sexología (1999).
A esto se añade que muchos de los Documentos Marco
referenciales dentro del ámbito de la discapacidad inte-
lectual o del desarrollo incluyen aspectos relacionados
con la atención a la sexualidad como son:
El Congreso de Toledo 10 (2010) del Movimiento Ple-
na inclusión en el que adquieren centralidad aspectos
como la atención centrada en la persona y familia, la
calidad de vida, la inclusión social y la autodetermina-
ción
El Código Ético Plena inclusión (2006) que deende la
dignidad, el valor y la igualdad de la persona.
Declaración Universal de los Derechos Sexuales21
1. Derecho a la libertad sexual: la libertad sexual abarca
la posibilidad de los individuos de expresar su poten-
cial sexual. Sin embargo, esto excluye todas las formas
de coerción sexual, explotación y abuso en cualquier
tiempo y situaciones de la vida.
2. Derecho a la autonomía sexual, integridad sexual y
seguridad del cuerpo sexual: este derecho involucra
la habilidad de tomar decisiones autónomas sobre la
vida sexual de uno dentro de un contexto de la propia
ética personal y social. También incluye el control y el
placer de nuestros cuerpos libres de tortura, mutila-
ción y violencia de cualquier tipo.
3. Derecho a la privacidad sexual: este involucra el de-
recho a tomar decisiones individuales y conductas
sobre la intimidad siempre que ellas no intereran en
los derechos sexuales de otros.
4. Derecho a la equidad sexual: este derecho se reere
a la oposición a todas las formas de discriminación,
independientemente del sexo, género, orientación
sexual, edad, raza, clase social, religión o discapacidad.
5. Derecho al placer sexual: el placer sexual incluyendo
el autoerotismo, es una fuente de bienestar físico, psi-
cológico, intelectual y espiritual.
6. Derecho a la expresión sexual emocional: la expre-
sión sexual es más que el placer erótico en los actos
sexuales. Cada individuo tiene derecho a expresar su
sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la
expresión emocional y el amor.
7. Derecho a la libre asociación sexual: signica la posi-
bilidad de casarse o no, de divorciarse y de establecer
otros tipos de asociaciones sexuales.
8. Derecho a hacer opciones reproductivas, libres y res-
ponsables: esto abarca el derecho para decidir sobre
tener hijos/as o no, el número y el tiempo entre cada
20 art. 9, 16, 22, 23, 24 y 25
21 XIII Congreso Mundial de Sexología, 1997; València, España
21Sexualidades Diversas
uno, y el derecho al acceso a los métodos de regula-
ción de la fertilidad.
4.2. Los derechos de las personas LGTB
Las cuestiones relativas a los derechos de las personas
LGTB empezaron a hacerse presentes en foros sobre los
derechos humanos considerándose como tales a partir
de la década de 1990. El documento más completo sobre
los derechos de las personas LGTB a nivel internacional
es el de los Principios de Yogyakarta22 sobre la aplicación
de la legislación internacional de derechos humanos en
relación con la orientación sexual y la identidad de gé-
nero (2007) encargados por el Alto Comisionado de las
Naciones Unidas para los Derechos Humanos. A pesar de
ello, como viene denunciando ONG como Amnistía Inter-
nacional (2013) o ILGA (2013), poco ha cambiado en la
proporción de países que criminalizan los actos sexuales
consentidos entre personas adultas del mismo sexo, sólo
76 (aproximadamente un 40% de los estados miembros
de Naciones Unidas).
MATERIALES DIDÁCTICOS:
Al derecho y al revés 2. Materiales para la educación en
Derechos Humanos. Derechos Humanos y diversidad
afectivo-sexual. Amnistía Internacional. Disponible en
https://www.es.amnesty.org/uploads/media/msx-edu-
cadores.pdf
4.2.1. Avance legislativo en España
Un hito importante es la Ley 13/2005, de 1 de julio, por
la que se modica el Código Civil en materia de derecho a
contraer matrimonio de forma que “el matrimonio tendrá
los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayen-
tes sean del mismo o de diferente sexo. El denominado
“matrimonio igualitario” está avalado por la sentencia nº
6864-2005 del Tribunal Constitucional en el año 2012,
frente a los recursos de inconstitucionalidad conservado-
res.
Respecto a los derechos de las personas transexuales y
la no discriminación por identidad de género, la primera
legislación en España es la Ley 3/2007 que regula la recti-
cación del sexo (y nombre) en el Registro Civil para per-
sonas de nacionalidad española y mayores de edad. Tiene
un alcance parcial dado que la complejidad de la situación
de las personas transexuales requiere una atención inte-
gral que va más allá del ámbito registral y excluye a una
parte de la población transexual. Varias Comunidades
Autónomas vienen dando pasos hacia el reconocimiento
de derechos de las personas transexuales y su atención
integral23. Todas ellas reconocen los derechos de las per-
sonas transexuales y establecen medidas de lucha contra
la discriminación con diferentes niveles de concreción24.
22 www.yogyakartaprinciples.org
23Navarra (2009), Euskadi (2012) y Andalucía (2014).
24 A excepción de la Ley andaluza, el requisito para acceder a los derechos contemplados pasa por un informe psicológico que acredite la transexualidad. La ley andaluza,
aportará a las personas transexuales residentes una documentación provisional que cubra el periodo mínimo de dos años de tratamiento que impone la ley estatal para modi-
car el DNI, y también servirá a menores e inmigrantes a quienes no contempla la ley común.
4.2.1.1. Derechos de las personas transexuales en Ca-
narias
En los últimos años ha habido un importante avance res-
pecto a los derechos de las personas transexuales en la
Comunidad Autónoma de Canarias, donde destaca el
papel de los colectivos en defensa de los derechos de las
personas LGTB agrupados en la Coordinadora Canaria
LGTB. Destacamos tres cuestiones:
En la actualidad está en trámite una proposición de
ley en Canarias, la 9L/PPL-0016 que reconoce los
derechos de las personas transexuales en Canarias a
nivel legislativo.
El Servicio Canario de Salud cuenta con el Protocolo
de Atención Sanitaria a Personas Transexuales (2011)
que tiene como objetivo general mejorar la detección
y atención sanitaria de la transexualidad y cuyos ob-
jetivos especícos son formar a los profesionales de
salud en el abordaje diagnóstico-terapéutico de las
personas transexuales o establecer los circuitos de in-
formación y coordinación entre los distintos ámbitos
asistenciales que faciliten la continuidad de la aten-
ción. Para ello, se describen las actuaciones que se
deben realizar en Atención Primaria para normalizar
la atención a estas personas y asegurar su remisión a
las Unidades de Atención a Transexuales, así como las
tareas especícas en las referidas Unidades.
La Consejería de Educación, Universidades y Soste-
nibilidad a través de la Dirección General de Orde-
nación, Innovación y Promoción Educativa, difundió
una carta de recomendaciones para las y los docen-
tes sobre la “Atención a niños y niñas con disforia de
género y adolescentes transexuales en los centros
escolares” (2014), documento que intenta ofrecer
unas recomendaciones que permitan dar a conocer y
abordar de la forma más adecuada posible, la atención
especíca a los y las menores y adolescentes transe-
xuales, desde una coordinación intersectorial entre
los departamentos de Sanidad y Educación, evitando
situaciones de transfobia y facilitando la continuidad
en los estudios. A esto se une la Acreditación para la
Igualdad en el Centro Educativo que está dirigida al
profesorado. Ésta se puso en marcha en el curso aca-
démico 2013/2014 e incluye como materia coeduca-
tiva la realidad de las personas LGTB, tal y como se
establece en la Estrategia para la Igualdad de mujeres
y hombres (2013-2020) del Gobierno de Canarias.
22 Sexualidades Diversas
5. LA EDUCACIÓN SEXUAL PARA LA
DIVERSIDAD DE LAS PERSONAS CON
DISCAPACIDAD INTELECTUAL O DEL
DESARROLLO.
Las personas con discapacidad intelectual o del desarro-
llo, como el resto de personas, tienen necesidad de amar
y de ser amadas, de expresar sus emociones y sentimien-
tos de afecto, de manifestar y disfrutar su deseo erótico,
de poder expresar libremente su particular manera de
sentirse mujer u hombre, así como su orientación sexual.
Por ello, la educación sexual debe formar parte de un en-
foque de atención integral a la persona. Un principio fun-
damental que guía este manual es que “todas las perso-
nas necesitan recibir educación sexual y que se faciliten
las condiciones que les permitan la vivencia satisfactoria
de su sexualidad. Las personas con discapacidad también,
con independencia de cuales sean sus limitaciones y ne-
cesidades de apoyo” (De la Cruz y Rubio, 2010). Facilitar
las condiciones para que esto se dé favorece su desarrollo
personal y social.
La educación sexual es la promoción del pensamiento crítico
conducente al logro de actitudes positivas hacia la sexuali-
dad y fomento del proceso por medio del cual el individuo
pueda reconocer, identicar y aceptarse como un ser sexua-
do y sexual a lo largo del ciclo vital, libre de ansiedad, temor
o sentimiento de culpa. OMS, 2006.
La educación sexual tiene como nalidad promover el
bienestar de las personas con discapacidad intelectual
o del desarrollo: capacitarlas para mejorar su conanza
y autoestima, facilitar su identidad sexual, promocionar
la salud sexual y favorecer su integración social. Será im-
prescindible que nuestro centro de atención sean los de-
seos, las necesidades y las preferencias de estas personas,
facilitando su participación en todo momento en la toma
de las decisiones que les afecten y la autodeterminación
sobre sus opciones sexuales. No intervenir adecuadamen-
te supone negar no sólo su derecho a desarrollar estas
capacidades, sino también oportunidades de expresión
satisfactoria de su sexualidad.
Se debe insistir en que la educación sexual no sólo es un
derecho de todo ser humano, sino que es un deber inelu-
dible de la familia, la escuela, la sociedad y las organiza-
ciones en favor de las personas con discapacidad en su
conjunto. Hablamos de que se garanticen los derechos
sexuales y reproductivos de las personas con discapaci-
dad, para lo cual es necesaria la implicación de las Admi-
nistraciones Públicas para que se pongan en marcha re-
cursos sociales y sanitarios accesibles a toda la población,
se impulsen acciones de concienciación social, programas
educativos en el ámbito formal e informal, etc. Del mismo
modo, es deseable el desarrollo de programas de atención
a la sexualidad en las organizaciones en favor de las perso-
nas con discapacidad intelectual y sus familias.
Atendiendo al marco del Hecho Sexual Humano, sus tres
registros, sexuación, sexualidad y erótica, marcan el ca-
mino hacia los objetivos de la educación sexual que son
contribuir a que cada persona aprenda a conocerse, acep-
tarse y expresar su erótica de manera satisfactoria, un
camino en el que transitan todas las sexualidades. Como
se viene sosteniendo, una de las características esencia-
les del hecho sexual humano es su diversidad tanto en la
forma de ser como de vivirse y de expresarse, por lo que
trabajar por educación sexual es trabajar por el respeto a
la diversidad, cultivándola como valor social y ofreciendo
criterios éticos para la gestión de la diversidad en un mar-
co de derechos democráticos como la igualdad, la libertad,
el respeto a la diversidad y la no violencia.
Podría decirse que la educación sexual de las personas
con discapacidad intelectual o del desarrollo es una de
las asignaturas pendientes. De hecho, la educación sexual
todavía es reducida, especialmente la referida a aquellas
iniciativas que integran la diversidad sexual, a pesar de
que tanto el personal técnico como las familias están cada
vez interesados ella. Por otro lado, se sigue en demasiadas
ocasiones un modelo de riesgos, en la medida en que se
plantea educar en sexualidad cuando aparecen conductas
consideradas inapropiadas o problemáticas, o bien ante
la preocupación manifestada por algunos familiares. La
educación sexual que pone el acento exclusivamente en
los riesgos y peligros no favorece que las personas adop-
ten actitudes positivas de autocuidado, que se responsa-
bilicen de las posibles consecuencias de sus conductas
para sí mimas y para las otras personas, que se aprendan
cuáles son sus derechos y cómo defenderlos, así como a
desarrollar habilidades socio-sexuales, a jar límites, a
negociar, etc. En este sentido, la educación de las sexua-
lidades incluye el trabajo sobre las actitudes, los valores
23Sexualidades Diversas
y las habilidades para el desarrollo satisfactorio de la se-
xualidad de cada persona lo que, en última instancia, fa-
cilita las conductas preventivas. Esto es una cuestión de
coherencia, pero es que también se obtienen mejores re-
sultados. Con no hablar, prohibir u ocultar no se consigue
que las personas dejen de sentir sino provocar confusio-
nes, ansiedades, minar su autoestima y facilitar su vulne-
rabilidad. Será mejor desarrollar programas planicados
desde temprana edad que partan de un enfoque positivo
de la sexualidad, que contribuyan y apoyen el desarrollo
óptimo de la sexualidad de las personas y que, nalmente,
todo ello redunde en mayores oportunidades de relación
social y afectiva. La diversidad sexual y de género debe es-
tar presente en todos los capítulos de la educación sexual,
sino estará abocada al silencio, a no existir, a que se perci-
ba que tiene un tratamiento diferencial y que la educación
sexual es un punto a parte de las orientaciones e identida-
des sexuales.
Las personas con discapacidad intelectual o del desarro-
llo no tienen que aprender una sexualidad diferente, sino
recibir información adaptada a sus capacidades de com-
prensión sobre el desarrollo sexual, el conocimiento de
su cuerpo y los otros cuerpos, el respeto hacia sí mismo y
hacia las otras personas, la responsabilidad respecto a las
propias conductas, la gestión del deseo y placer erótico, el
amor y la pareja, etc. y no limitarse sólo a reforzar o inhi-
bir determinadas conductas. Las particularidades de estas
personas implican que habrá que facilitar cuantos apoyos
sean necesarios, que adaptar los contenidos y proporcio-
narles las herramientas necesarias desde el respeto y la
comprensión hacia sus necesidades de apoyo en el apren-
dizaje de su sexualidad. Pero los objetivos son los mismos
para todas las personas: conocerse, aceptarse y expresar-
se satisfactoriamente.
PARA LEER:
De la Cruz, C. y Lázaro, O. (2006): Apuntes de educa-
ción sexual sobre la sexualidad de niños y niñas con dis-
capacidad. Madrid: CEAPA.
Meresman, S. (2012): Parte de la vida. Material de apo-
yo sobre educación sexual y discapacidad para com-
partir en familia. Uruguay: PES-iiDi-UNFPA-UNICEF.
Disponible en http://www.unicef.org/uruguay/spanish/
Es_parte_de_la_vida_tagged.pdf
PARA VER:
Cortometraje Formas de hacerlo. Educación sexual y
el video Hoy toca sexo. Educación sexual desde la fami-
lia producidos por CEAPA que se pueden visualizar en
http://www.ceapa.es
5.1. Objetivos de la educación sexual
Los objetivos de la educación sexual son los mismos para
todas las personas. Desde el marco sexológico estos son
aprender a:
CONOCERSE
Una parte importante de las preocupaciones en la relación
con lo sexual tiene que ver con el décit de información al
respecto. No es algo casual, sino que todo lo relacionado
con la sexualidad ha estado sometido a la ocultación y el
tabú. Este objetivo implica conocer cómo son y cómo fun-
cionan sus cuerpos sexuados y los de las otras personas.
Como la sexualidad está en todo el cuerpo, habrá que
conocerlo todo, será importante saber cómo cambia el
cuerpo sexuado a lo largo del ciclo vital, cómo funcionan
los genitales externos e internos, cómo es el mecanismo
de la erección, la lubricación, la menstruación y la eyacu-
lación, etc. Del mismo modo habrá que hablar de la piel,
de la sensibilidad, de los diferentes ritmos de desarrollo,
de los hombres, las mujeres y todas las posibilidades in-
termedias, de los diferentes tamaños y formas, de los sen-
tidos y sus posibilidades, etc. Conocerse desde la diversi-
dad, aprender que cada persona es única e irrepetible y
que son igualmente valiosas. La discapacidad intelectual
o del desarrollo puede dicultar este objetivo, pero eso
no signica que no puedan conocerse o que se renuncie
a ello. Se facilitará que aprendan lo que puedan y para ello
se utilizarán las técnicas y recursos adecuados para ello.
ACEPTARSE
Está vinculado a la vivencia de la sexualidad y a que el re-
sultado de esa vivencia sea que cada persona se sienta
bien consigo misma desde sus peculiaridades. Efectiva-
mente esta es una tarea difícil en la que intervienen múl-
tiples factores, dependerá de la exibilidad o rigidez de
las normas sociales, de las características personales para
enfrentarlo, de los apoyos, las relaciones interpersonales
y los afectos que se reciben, de los modelos de identica-
ción, etc. Las personas con discapacidad intelectual o del
desarrollo también son inuidas por los modelos sociales
de “normalidad” (juventud, belleza, heterosexualidad, ma-
trimonio, familia nuclear, éxito profesional, modelos de
feminidad y masculinidad como opuestos y complementa-
rios, etc.) y se pueden encontrar con más dicultades para
no quedar excluidas de los mismos, lo que las puede llevar
a no valorarse a sí mismas o a generar unas expectativas
irreales que conducen a la frustración. Será por tanto im-
portante trabajar por ampliar los márgenes de elección y
garantizar los derechos de las personas con discapacidad
intelectual o del desarrollo para su inclusión social.
EXPRESARSE SATISFACTORIAMENTE
La expresión erótica variará en función de la persona, de
sus gustos, necesidades, posibilidades de expresión, etc.
La expresión en sí misma de la sexualidad no garantiza que
ésta sea satisfactoria, por ello, este objetivo no trata tanto
de que se hagan conductas, como que lo que se haga sea
satisfactorio para la persona. Implica también alejarnos de
una forma de entender la expresión de la sexualidad como
un desahogo o un impulso incontrolable que en sí mismo
es positivo. La valoración del mismo se hará en función del
signicado que tenga para la persona que lo haga. En este
sentido, no todas las personas tendrán los mismos gustos
ni apetencias, por lo que no se puede presuponer que to-
das las personas quieran, por ejemplo, un coito. Por ello,
habrá que atender a otras cuestiones y, además, educar
en el sentido de diversicar las posibilidades de la erótica.
La satisfacción no se consigue sólo con tener determina-
da práctica sino con que esta se acompañe de las circuns-
tancias adecuadas y se realice en determinados contex-
tos. Algunas personas con discapacidad intelectual o del
24 Sexualidades Diversas
desarrollo pueden tener dicultades para diferenciar los
contextos adecuados o inadecuados, para llevar a cabo
las prácticas que desean, para poner límites a las que no
quieren, para identicar y respetar los límites de las otras
personas, etc. En este sentido, la tarea de acompañamien-
to supone apoyar a cada persona para que sea capaz de
ser coherente con sus deseos, encuentre circunstancias y
condiciones favorecedoras y aprenda a respetar los lími-
tes de las otras personas y los suyos propios.
EDUCACIÓN EN VALORES
Lo anterior se da en un contexto sociocultural concreto
que interpreta y da signicado a la sexualidad. No se pue-
de perder de vista que será fundamental en la tarea edu-
cativa la promoción de valores para la gestión democrática
de la diversidad como la igualdad o equidad, la libertad, el
respeto a la diversidad y la no violencia. Del mismo modo,
en la educación sexual convencional es necesario hablar
de diversidad, lo que incluye la diversidad funcional y, por
tanto, las discapacidades.
Como se viene desarrollando, las personas con discapa-
cidad intelectual o del desarrollo suelen tener unas cir-
cunstancias más desfavorables para alcanzar estos obje-
tivos generales, por lo que en cada propuesta educativa se
deberán trazar unos objetivos especícos adaptados a la
realidad de las personas con las que se interviene y tanto
los contenidos como la metodología se deberá secuenciar
y adecuar atendiendo al grupo, el perl de las personas y a
sus peculiaridades.
HECHO HOMOSEXUAL HUMANO
CONTEXTO
SOCIOCULTURAL
EDUCACIÓN SEXUAL
SEXUACIÓN SEXUALIDAD ERÓTICA
SOMOS VIVIMOS EXPRESAMOS
PROCESOS ACTITUDES CONDUCTAS
CONOCERSE ACEPTARSE EXPRESARSE
VALORES
GESTIÓN
DEMOCRÁTICA DE
LA DIVERSIDAD
Gráfico 4. Objetivos de la educación sexual.
5.2. Criterios para la educación sexual
Algunos criterios como guía para la puesta en marcha de
programas de educación sexual dirigidos a personas con
discapacidad intelectual o del desarrollo son25:
1. Coherencia de la propuesta con la perspectiva ac-
tual de discapacidad intelectual o del desarrollo y
asumir un enfoque positivo en sexualidad: serían
útiles aquellos programas que siguieran el enfoque de
Planicación Centrada en la Persona contando con el
apoyo de personas relevantes para sus vidas. Desde
este planteamiento habrá que preguntar a las propias
personas con discapacidad cómo viven y sienten ellos
su sexualidad. Promover el bienestar y la calidad de
vida de la persona, capacitarla para mejorar su con-
anza y autoestima, facilitar su identidad sexual y evi-
tar riesgos (sobre ello se abundará más adelante).
2. Intervención multifocal: es decir, trabajar con pro-
fesionales y familiares ya que para que las programa-
ciones sean ecaces no se puede obviar al entorno
cercano de las personas con discapacidad intelectual
o del desarrollo y es necesario tener en cuenta que en
muchas ocasiones ven reducido su entorno social al
ámbito familiar e institucional. Lograr la colaboración,
apoyo y comprensión de las familias es consecuente-
mente un aspecto fundamental, teniendo presente
que los familiares no pueden negar el derecho a reci-
bir educación sexual. Esto implica destinar sesiones a
la sensibilización y formación de las familias: informa-
ción y formación sobre el programa y sensibilización
y promoción de actitudes abiertas y positivas hacia
25Sexualidades Diversas
la sexualidad. Como los profesionales son mediado-
res, transmisores, formadores y facilitadores (López,
2002) hay que trabajar con ellos, incentivarlos y mo-
tivarlos para que profundicen en estos temas; los
profesionales deben estar formados sobre los con-
tenidos que van a tratarse, sobre las prácticas peda-
gógicas (habilidades y estrategias) y la metodología a
utilizar. El consenso entre familias y profesionales es
una de las cuestiones más relevantes.
3. Intervención progresiva y transversal: la sexualidad
debe ser abordada de manera explícita a través de
una programación educativa que incorpore los prin-
cipios de progresividad y transversalidad. La progre-
sividad requiere que la educación sexual se inicie tan
pronto como sea posible, desde las primeras etapas
del desarrollo y que continúe a lo largo de las siguien-
tes26. El abordaje transversal de los contenidos es un
imperativo ya que cuando se aborden las áreas de
habilidades adaptativas, la dimensiones de la Calidad
de Vida, etc. será una oportunidad para la educación
sexual. Además, la transversalidad puede ser asumida
por todos los agentes implicados en facilitar la educa-
ción sexual.
4. Planicación estructurada y sistemática: de los
objetivos, los contenidos y la metodología. La secuen-
ciación de objetivos y contenidos se hará en pasos
pequeños y debe tener en cuenta que el ritmo de
aprendizaje puede ser más lento, haber dicultades
de abstracción y generalización de aprendizajes, di-
cultades en la atención (que será necesario entre-
narla) y en la memoria (por lo que sería conveniente
repetir las ideas claves cuantas veces sea necesario),
problemas comunicativos, etc. Las sugerencias de
actividades que se proponen en este manual deben
adaptarse a los grupos y a las personas con las que se
trabajará. La metodología debe ser activa y participa-
tiva, adaptada y exible. En el proceso de aprendizaje
es adecuado el uso de estrategias didácticas indivi-
dualizadas, que se desarrolle la enseñanza explícita
de contenidos que otras personas aprenden implíci-
tamente, utilizar un mayor número de ejemplos, de
prácticas, de ensayos (como por ejemplo, el uso de
técnicas como el rol-playing), la creación de grupos
homogéneos, las actividades de relación y participa-
ción grupal, los espacios abiertos y exibles, la discu-
sión, la comunicación abierta, el debate, el entrena-
miento en habilidades interpersonales, la búsqueda
autónoma de información y el visionado de videos.
Existen muy diferentes recursos que pueden ser de
utilidad. Cada profesional deberá adaptar a su grupo
concreto los recursos y elegir su propio método (Gar-
cía, 2000).
5.3. Orientaciones para los agentes implicados
La educación integral incluye, de un modo u otro la sexua-
lidad, por lo que la ausencia de una actuación adecuada,
el silencio o la prohibición trasladan un signicado sobre
la misma que, lejos de acompañar su desarrollo positivo,
25 Siguiendo las propuestas de varios autores como son Moretin, Arias, Rodríguez y Aguado (2006); DGPD (s.f.) y De la Cruz y Rubio (2011)
26 Será fundamental la atención temprana.
alimenta la indefensión y la insatisfacción. De este modo,
toda la sociedad interviene en la educación sexual. Sucede
tanto con las personas que trabajan o son voluntarias en
una entidad o servicio que atiende especícamente a per-
sonas con discapacidad intelectual o del desarrollo como
en la escuela, la familia, el personal sanitario, las amista-
des, los medios de comunicación, etc. No hace falta tener
la intención de educar para hacerlo, de forma explícita o
implícita, consciente o inconsciente, es imposible no ha-
cerlo. La socialización incorpora valores y expectativas
sobre la sexualidad de las personas con discapacidad inte-
lectual o del desarrollo, que contribuyen a dar signicados
que, en ocasiones, se acompañan de mitos e ideas erró-
neas. Por otro lado, son escasos los referentes positivos
y diversos que acompañen en el proceso de identicación
y autoaceptación de las personas LGTB. Especícamente
en el terreno de la discapacidad intelectual o del desarro-
llo, como se viene desarrollando en esta guía, la sexualidad
de las personas con discapacidad intelectual o del desa-
rrollo sigue siendo un tema tabú, que encuentra barre-
ras especícas en el aspecto de la diversidad sexual y de
género, compartiendo puntos en común con el resto de
la población LGTB, pero que la intersección con la disca-
pacidad produce unos resultados especícos: ocultación,
consideración de “conducta inadecuada, falta de forma-
ción en este terreno del personal técnico, prejuicios, más
dicultades para formar una pareja, desconocimiento de
la realidad de LGTB por parte de las familias, escasez de
recursos especializados, etc.
La cuestión central radica en tomar consciencia sobre el
papel que tiene cada quién en la educación y atención a la
sexualidad de las personas con discapacidad intelectual o
del desarrollo. La intervención, como se viene planteando
es multifocal: trabajar con profesionales, familiares, per-
sonas con discapacidad intelectual o del desarrollo y la so-
ciedad en general a través de la concienciación social. Será
imprescindible también trabajar con profesionales de la
sexología y con las asociaciones de personas LGTB: saber
qué servicios y oportunidades ofrece, colaborar para la
accesibilidad de las personas con discapacidad intelectual
o del desarrollo, compartir conocimientos, etc.
5.3.1. Las familias
(…) Tarde o temprano, los padres reaccionamos a medida que
nuestro corazón se serena y comenzamos a mirar la realidad
cara a cara, descubriendo que lo que tenemos delante de no-
sotros no es un problema: es una persona homosexual, gay o
lesbiana. Y por encima de todo es nuestro hijo o nuestra hija
Extracto de un testimonio de la AMPGIL (Associació de pares
i mares de gais y lesbianes)27
La familia es una agencia educativa de primera magnitud
por su elevado impacto tanto en calidad como en canti-
dad, el modelado e imitación, además de la responsabili-
dad legal que en muchas ocasiones ostenta. Por ello, cual-
quier programa de educación sexual debe contemplar la
formación de las familias. Del mismo modo, ellas junto a
26 Sexualidades Diversas
los apoyos quienes tienen la mayor capacidad para una
posible acción preventiva.
Las familias de las personas LGTB, al igual que cualquiera,
han vivido en una sociedad que viene cambiando respe-
to a la consideración y garantía de los derechos sexuales.
Por ello, a menudo no saben cómo reaccionar cuando des-
cubren la orientación sexual o identidad de género de su
familiar. Cuando a ello se une la discapacidad intelectual
o del desarrollo, una realidad todavía invisible, se puede
potenciar la incertidumbre. Esto puede llevar también a
las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo
LGTB a tener reticencias para “salir del armario” en su pro-
pia familia porque, como se ha expuesto anteriormente, la
discapacidad es una barrera para hablar abiertamente de
la orientación sexual por miedo a aumentar el sufrimiento
familiar.
5.3.1.1. Preocupaciones más comunes de las familias
Partiendo de que familia es diferente, algunas de las preo-
cupaciones comunes de suelen ser las siguientes:
La preocupación por el desarrollo de familiar, que será
diferente a la de los otros y, por tanto, puede ser re-
chazado.
La necesidad de ayuda, ya que por un lado necesitan
hablarlo pero, por otro lado, no pueden hacerlo por-
que eso implica empezar el proceso de asimilación y
hacerlo público.
El tratamiento con sensibilidad hacia su familiar, ya
que esta nueva situación requiere de una adaptación
mutua.
Cómo ayudar a familiar para que se desarrolle en un
ambiente positivo: miedo respecto a las relaciones o
el ambiente en el que se va a mover, etc.
La sensación de que nada va a ser igual y que la rela-
ción se desmorona.
Puede aumentar la tensión en la familia al sentir de-
cepción respecto a las expectativas que se tenían.
Comprensión de la propia situación de su familiar, di-
cultades para diferenciar la orientación sexual de la
identidad sexual o de género.
5.3.1.2. Reacciones y etapas
Las familias reaccionan de manera muy diversa ante el
hecho de tener miembro homosexual o transexual. La
educación de los hijos y las hijas se desarrolla suponien-
do que van a ser heterosexuales (esto es, la expectativa
de heterosexualidad) de manera que cuando no es así se
produce una sorpresa, en muchas ocasiones negativa ya
que desorienta y alimenta temores que, unido a la falta de
información sobre la diversidad sexual, puede llegar a pro-
ducir rechazo (López, 2006). Las familias suelen atravesar
por algunas etapas comunes (inuenciadas por diversos
factores) que se diferenciarán por el tiempo que tardan en
atravesarlas. El proceso concluirá con la aceptación, el es-
tancamiento o los más extremos, en la negación y rechazo
27 Citado en Platero y Gómez, 2007.
de la orientación sexual o la identidad sexual y/o de género
de la persona con discapacidad intelectual o del desarro-
llo. Partiendo de la variabilidad en la forma que se da este
proceso en cada persona, en particular, y en cada familia y
de que los límites entre las fases son difusos y, en muchos
casos, yuxtapuestos, se podrían esbozar a grandes rasgos
las siguientes fases:
1. Reacción de choque ante una revelación inesperada
(en algunos casos) o silenciada.
2. Negación ante la evidencia, pensar que es algo pasa-
jero, confusión, etc. Esta fase podría darse de manera
más intensa en las familias de personas con disca-
pacidad intelectual o del desarrollo: “no sabe lo que
quiere”, “alguien se lo habrá dicho”, “habrá visto algo”,
etc. Es necesario tener en cuenta que cuando se ex-
presa la orientación o la identidad sexual o de género,
la persona lleva a sus espaldas un proceso de autoa-
ceptación.
3. entimientos de culpa, de fracaso, de frustración o in-
cluso de rechazo. Se intentan encontrar motivos que
justiquen esta realidad.
4. Aceptación de que su hija o hijo es una persona LGTB
con discapacidad intelectual o del desarrollo.
El proceso de aceptación por parte de las familias de una
persona LGTB dependerá de muchos factores, algunos de
ellos son:
El conocimiento de la realidad de las personas LGTB,
las actitudes hacia la diversidad sexual.
El grado de permisividad, respeto del entorno socio-
cultural y de la familia extensa.
El grado de aceptación de la sexualidad del hijo o hija
con discapacidad, etc.
Sobre estos factores se puede intervenir desde la forma-
ción, capacitación, acompañamiento y apoyo a las fami-
lias hacia unas actitudes favorables a la sexualidad de las
personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, en
general, y, especícamente, a la diversidad sexual. Aun-
que las familias expresen poca demanda no quiere decir
que no tengan necesidades de información y de acompa-
ñamiento. El hecho más positivo es que si el/la familiar lo
comunica a su familia y ésta reacciona adecuadamente
(si no es en los primeros momentos, poco después), suele
mejorar de forma sustancial su vida emocional y social y
las relaciones dentro de la familia. Por otro lado, la fami-
lia es el factor protector más importante, la aceptación y
acompañamiento familiar puede favorecer la resistencia
ante las dicultades sociales. En particular, la relación
con la familia con respecto a la discapacidad y el grado de
CHOQUE NEGACIÓN CULPA ACEPTACIÓN
Gráfico 5. Etapas de las familias ante el conocimiento de tener un hijo o hija LGTB.
27Sexualidades Diversas
conocimiento y aceptación de la homosexualidad inuye
enormemente en la autonomía y la aceptación de la per-
sona con discapacidad.
5.3.1.3. Pautas para las familias
Algunas pautas que las familias pueden tener en cuenta
sobre cómo actuar pueden ser:
Ayudar a que su familiar pueda ir armándose en
todos los aspectos de su vida (no sólo respecto a su
orientación o identidad sexual y/o de género), acep-
tarse y potenciar un concepto de sí mismo positivo
que facilite el desarrollo de su propia identidad.
Realizar las actividades cotidianas de forma que su
familiar se siga percibiendo como parte integrante de
la familia y de otros grupos y/o relaciones (amistadas,
centro, ocio y tiempo libre, etc.)
Potenciar la comunicación intrafamiliar, sobre aspec-
tos de relevancia, preocupaciones y alegrías.
Ayudar a canalizar los sentimientos y emociones que
se tengan, buscar soluciones conjuntas a las preocu-
paciones.
También es importante compartir con otras familias
que hayan pasado por procesos similares respecto a
la orientación sexual e identidad sexual y/o de género
de los hijos y las hijas. Para ello, puede ser de utilidad
incluir este aspecto en los programas dirigidos a las
familias de las entidades en favor de las personas con
discapacidad intelectual o del desarrollo, facilitando
espacios de encuentro entre padres, madres, her-
manos y hermanas. Por otro lado, algunos colectivos
LGTB tienen grupos de familias en los que abordan
estos aspectos28.
PARA LEER:
López, F. (2006): Homosexualidad y familia. Lo que los
padres, madres, homosexuales y profesionales deben
saber y hacer. Barcelona: GRAÓ.
¿Cómo decírselo a tu familia? Guía para jóvenes les-
bianas, gais y bisexuales. FELGTB disponible en www.
felgtb.org
5.3.2. Los y las profesionales.
El apoyo habitual debe ser consciente del rol que desem-
peña y, por tanto, de que también intervienen en la sexua-
lidad de las personas con discapacidad intelectual o del
desarrollo: son mediadores, transmisores, formadores y
facilitadores. Además de la información que pueda ofre-
cer (sistematizada o no a través de una programación de
educación sexual) es un modelo real y, por tanto, forma
parte activa del proceso de aprendizaje a través del mo-
delado, la imitación y la observación: también se educa
con las actitudes. En este sentido, un primer paso sería
reexionar sobre las propias concepciones, ideas, infor-
mación, conocimiento, etc. que se tienen al respecto. Esta
sociedad se caracteriza por un décit en educación sexual
de todas las generaciones, lo que repercute en una falta
de inclusión de estos contenidos a lo largo del todo el cu-
rrículo educativo y en la formación profesional y univer-
sitaria. Su consecuencia directa es que los conocimientos
son adquiridos por la propia experiencia, lo que puede
llevar incorporado o no un conocimiento cientíco sobre
la sexualidad y unas actitudes democráticas sobre la di-
versidad sexual. Por ejemplo, ¿Se nombra la diversidad se-
xual y/o de género o es invisible? ¿Se ridiculiza o muestra
desprecio hacia las personas LGTB a través de chistes o
comentarios despectivos? Si se invisibiliza y se desprecia
la diversidad sexual el mensaje que se manda es claro: no
es aceptable, no entra dentro de la “normalidad” y quién
sea homosexual, bisexual, transexual o viva su género de
manera no normativa, será rechazado.
Promover actitudes de respeto no es opcional es una obli-
gación. Sin trabajar sobre las actitudes de los profesiona-
les de poco valdrán las actividades que se hagan ya que
será poco probable que el profesional se convierta en un
referente para acogida de las personas LGTB con disca-
pacidad intelectual o del desarrollo. Además, habría que
tener en cuenta las siguientes cuestiones:
Cómo se responden determinadas preguntas o cómo
se actúa en situaciones inesperadas, es tan importan-
te el qué se hace o se dice, como el cómo se hace o se
dice.
La transversalidad va a ser un aspecto también cen-
tral, si se realizan talleres sobre la salud sexual, la fa-
milia, el amor y la pareja, la prevención de riesgos, etc.
para personas con discapacidad intelectual o del desa-
rrollo es fundamental incluir de manera transversal la
diversidad sexual, evitando así el sesgo heterosexista.
La diversidad sexual y de género tiene que estar pre-
sente en todas nuestras propuestas, lo que permite
visibilizar la realidad de las personas LGTB y hacer un
trabajo de continuidad.
Una buena manera de trabajar estos aspectos es a través
de la formación especíca. En el epígrafe sobre Progra-
mación de la educación y atención a la diversidad sexual y
de género desde las entidades en favor de las personas con
discapacidad intelectual o del desarrollo se desarrollan los
contenidos recomendados para la formación.
5.3.3. El Voluntariado
Las personas voluntarias que acompañan en la aten-
ción a las personas con discapacidad intelectual o del
desarrollo, comparten muchos momentos de la vida
con ellos y ellas: actividades de ocio, culturales y de
convivencia, actividades ocupaciones, etc. Como vi-
mos en el epígrafe anterior, aunque no se esté rea-
lizando una intervención directa en el ámbito de la
educación sexual, sí se actúa desde lo cotidiano a
través de comentarios y el tratamiento de conductas
especícas. De este modo, al igual que con respecto
a los y las profesionales, el trabajo sobre actitudes, la
28 En Gran Canaria, el Colectivo LGTB Gamá cuenta con un grupo de familias y otras asociaciones realizan actividades con familias (ver colectivos LGTB de Canarias)
28 Sexualidades Diversas
formación especíca sobre esta temática y su invo-
lucración en la programación que se lleve a cabo va a
ser fundamental.
El voluntariado puede ofrecer mucha información
valiosa que se debe tener en cuenta para mejorar
la praxis profesional. Como se comentaba anterior-
mente, si se emprende una intervención en el ámbito
de la diversidad sexual será fundamental que “todos
y todas estén en lo mismo”, se necesita coherencia y
para ello habrá que formar a al voluntariado y darle
pautas que le ayuden a desarrollar su labor adecua-
damente. Esta formación debería estar en conso-
nancia con la que reciban las y los profesionales.
5.4. Programación de la educación y atención a la di-
versidad sexual y de género desde las entidades en fa-
vor de las personas con discapacidad intelectual o del
desarrollo.
Este manual quiere servir de guía para el diseño y ejecu-
ción de programaciones de educación sexual y atención
a la diversidad sexual y de género desde los centros de
apoyo a la integración de las personas con discapacidad
intelectual o del desarrollo. Puede ser adecuada su inclu-
sión en el marco del área de desarrollo personal y social,
junto a los programas de promoción de la ciudadanía acti-
va. Además, en los centros existen diferentes programas
en los que pueden incluirse de forma transversal aspectos
relacionados con la educación sexual, favoreciendo así un
proceso continuo, coherente y ajustado a las diferentes
dimensiones de la sexualidad humana. La nalidad sería
poner en marcha un programa de educación y atención a
la diversidad sexual y de género, en el que habría tres ejes
de intervención: personas con discapacidad intelectual o
del desarrollo, familias, educadores y educadoras.
Sin duda la formación de los y las profesionales es la clave
de ese cambio: puede capacitarles y motivarles para ello a
través de acciones de sensibilización y formación dirigidas
al personal técnico sobre sexualidad y diversidad sexual.
Este trabajo previo prepara para una intervención inte-
gral que debiera incluir la posibilidad de que se implemen-
ten diferentes tipos de intervenciones: de tipo individual
con las personas LGTB con discapacidad intelectual o del
desarrollo o con otras personas que muestren actitudes
LGTB-fóbicas, actividades grupales, iniciativas dirigidas a
las familias, y actuaciones orientadas a la ciudadanía para
la visibilidad de las personas LGTB con discapacidad inte-
lectual o del desarrollo. Será importante:
1. Proporcionarles formación e información especíca,
acceso a material especíco.
2. Ofrecer asesoramiento técnico de profesionales es-
pecializados y pautas de intervención.
3. Promover la creación de protocolos de actuación que
sean conocidos y consensuados por todos y todas.
4. Tener en cuenta los aspectos éticos al aplicar progra-
mas de educación sexual,
5. personas, por lo tanto también a quienes tienen ma-
yores necesidades de apoyo.
Tratar de unicar criterios y consensuar ciertas activida-
des y actitudes tanto del personal técnico como de las
familias será un objetivo prioritario de las intervenciones
que se desarrollen. Para ello es necesario facilitar la cola-
boración, el apoyo y la comprensión a los padres, las ma-
dres, los hermanos y las hermanas, pero desde ahí hay que
trasladar claridad y rmeza en que la información, edu-
cación y atención a la sexualidad de las personas con dis-
capacidad intelectual o del desarrollo es un derecho que
no puede ser negado. Se deben procurar espacios para
acoger las necesidades de información, asesoramiento y
apoyo de las familias para, a partir de ahí, intervenir de ma-
nera integral. Para el logro de un entorno razonablemente
coherente, habrá que llegar a acuerdos de manera que se
comparta una línea de intervención común, lo que facilita
la asunción de responsabilidades. Se trata de comprender
y tomar conciencia de que la sexualidad de las personas
con discapacidad intelectual o del desarrollo va a depen-
der en gran medida de las actuaciones que se hagan, por
ello hay que facilitar que se intervenga positivamente y
exigir a otras instancias que asuman este cometido.
5.4.1. Los Objetivos
Sensibilizar a los diferentes agentes que intervienen
con personas con discapacidad intelectual o del de-
sarrollo sobre la necesidad de realizar programas de
educación y atención a la diversidad sexual y de gé-
nero.
Formación a las y los profesionales que trabajan con
personas con discapacidad intelectual o del desarro-
llo para que puedan hacer efectivo su papel en la edu-
cación y atención a la diversidad sexual y de género,
como parte fundamental de la atención integral de
estas personas.
Capacitar a las familias de las personas con discapaci-
dad intelectual o del desarrollo para que puedan edu-
car y atender la sexualidad de sus hijos e hijas, ofre-
ciendo una información adecuada y veraz, facilitando
la comprensión de la realidad LGTB, favoreciendo la
autodeterminación y reforzando sus procesos de de-
sarrollo e independencia.
Desarrollar una acción educativa dirigida a las per-
sonas con discapacidad intelectual o del desarrollo a
través de las y los profesionales y familias, que les per-
mita conocer su sexualidad, su identidad, las opciones
y vivencias como parte de su proceso de desarrollo
personal, que facilite el respeto a la diversidad sexual
y de género y la convivencia democrática.
Promover la colaboración con asociaciones de perso-
nas LGTB, aprovechando los recursos comunitarios
en este sentido y trasladando de manera recíproca las
reivindicaciones de cada colectivo.
5.4.2. La Metodología
La puesta en marcha de un programa de estas caracterís-
ticas requiere de varios pasos previos. En primer lugar, es
necesario conocer cuáles son las condiciones reales de las
personas con la que se va a intervenir y la de sus familias,
analizar el nivel de inclusión de la educación y atención a
la sexualidad en el centro y en las familias, la formación de
29Sexualidades Diversas
las y los profesionales sobre la atención a la sexualidad de
las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo,
los recursos comunitarios con los que se puede colaborar
y los servicios con los que cuenta, la accesibilidad de las
familias y sensibilidad acerca de esta temática, etc.
Este análisis previo de la realidad, permite hacer un ajuste
de la propuesta a la realidad de partida. Los pasos poste-
riores, consistirían en:
1. Realizar una sensibilización de los equipos sobre la
importancia de incluir la educación y atención a la se-
xualidad y, de manera especíca, la diversidad sexual
y de género.
2. Formar a los y las profesionales.
3. Contar con profesionales de la sexología de referen-
cia y con asociaciones LGTB.
4. Impulsar la creación de protocolos.
5. Realizar una reunión con las familias y facilitar la rea-
lización del contrato educativo.
6. Realizar una programación de talleres y actividades
de sensibilización.
5.4.3. El Contrato Educativo
Como se viene desarrollando, la unidad diádica en el ám-
bito de la educación sexual de las personas con discapa-
cidad intelectual o del desarrollo está compuesta por la
familia y el centro. Es por ello esencial que las dos partes
integrantes participen, colaboren y se coordinen en la
educación sexual de las personas con discapacidad inte-
lectual o del desarrollo, siendo esta corresponsabilidad
clave para lograr el éxito en las intervenciones educativas.
En este sentido, desde los centros se debe ser consciente
de ello y procurar una estrategia de intervención conjunta
con la familia (García, 2009).
Una propuesta puede ser la elaboración de un “Contra-
to educativo” (García, 2009). Este contrato tendría que
establecer de manera clara los objetivos, las formas de
intervención, la corresponsabilización con tareas, el me-
canismo de evaluación y el programa de seguimiento que
facilitará el ajuste de los objetivos e intervenciones pro-
gresivamente a las necesidades y demandas que se vayan
detectando. El contrato tiene que ser resultado de la ne-
gociación de ambas partes de manera que sea asumido,
interiorizado y sentido como propio, lo que posiblemente
tenga un efecto positivo en la corresponsabilidad de cada
parte en su ejecución. Del mismo modo, tiene que espe-
cicar qué implica la rma de este contrato en cuanto a
la responsabilidad de cumplimiento por ambas partes. En
cualquier caso, siempre hay que dejar claro que la educa-
ción sexual y la atención a la diversidad sexual y de género
es un derecho inalienable de las personas con discapaci-
dad intelectual o del desarrollo y se debe garantizar y ve-
lar su cumplimiento.
5.4.4. Los Talleresy Actividadesbde Sensibilización
Los talleres que se desarrollen, deberían incluir las si-
guientes características:
Propician la participación activa y la reexión de las
personas participantes.
Se ajustan a los grupos, a sus realidades e inquietudes.
Tienen en cuenta las capacidades de aprendizaje de
cada persona y su nivel de desarrollo.
Trabajan a partir del conocimiento y las actitudes del
propio grupo de personas sobre los temas plantea-
dos, promoviendo escenarios en los que puedan con-
trastar los conocimientos que ya tienen.
Involucra activamente en el proceso de aprendizaje a
las personas participantes a través de una interven-
ción dinámica, creativa, lúdica y divertida.
Favorecen el descubrimiento de las cosas por uno/a
mismo/a, aportando ejemplos, practicando las des-
trezas y llevando a cabo tareas en base a sus propios
conocimientos.
Impulsan el aprendizaje autónomo y crean espacios
en los que se favorezca el desarrollo de sus capacida-
des, estimulando la autonomía personal.
Tienen en cuenta el contexto general y la realidad cer-
cana, temas de actualidad que pueda servir para con-
textualizar los aprendizajes, etc.
Facilitan el trabajo en grupo, el respeto mutuo, la co-
rresponsabilidad, etc.
No existen “recetas mágicas”, normas, reglas ni técni-
cas precisas. La creatividad y la capacidad de adapta-
ción son fundamentales en las actividades a realizar.
Respecto al rol de la persona que facilita el taller, desa-
rrolla un proceso de reexión del grupo, centrando su
trabajo en las actitudes de los y las participantes y propor-
cionando información sobre los diferentes contenidos del
programa, de manera pautada y ordena, atendiendo a la
diversidad del grupo y a sus necesidades especícas. Ade-
más, esta persona, es la encargada de evaluar los talleres a
lo largo del proceso para promover los cambios pertinen-
tes que faciliten el ajuste adecuado al grupo con el que se
trabaja.
Algunas cuestiones a tener en cuenta en la realización de
los talleres son:
Organizar el espacio antes de que llegue el grupo:
puede estimular o bloquear la participación y el desa-
rrollo de los talleres. Esta organización dependerá de
las actividades propuestas y esto debe preverse. Por
otro lado, hay que tener en cuenta que la colocación
en círculo (o semicírculo) motiva la interacción y parti-
cipación y genera horizontalidad.
Las personas que participan en el taller son el centro
del mismo, lo más importante. Por ello, será funda-
mental: presentarse para lo que se puede usar algu-
na dinámica de presentación que facilite, además, la
interacción grupal, llamarlos por su nombre (se pue-
de ayudar de tarjetas identicativas), ser tenidos en
cuenta y estar presentes en el grupo independiente-
mente de si participan más o menos, es decir, contar
con ellos y con ellas.
Identicar las expectativas que tienen de los talleres
las personas participantes: se puede hacer a través de
preguntas directas como ¿Qué te gustaría saber de
este tema? ¿Qué te gustaría aprender en los talleres?
30 Sexualidades Diversas
O realizando alguna dinámica que cumpla este objetivo.
Creación de un ambiente adecuado a nivel grupal para
poder hablar abiertamente. Esto supone establecer una
serie de acuerdos explícitos y aceptados por todo el gru-
po, desde la justicación de su necesidad para el correcto
desarrollo de los talleres. Para ello, se puede realizar una
dinámica en la primera sesión en la que se recojan sus
propuestas y se completen con aspectos, si no han sali-
do, como: condencialidad, franqueza, hablar de uno mis-
mo no de los compañeros y las compañeras, anonimato,
aceptación, discrepancia, respeto mutuo, etc. Otras cues-
tiones a tener en cuenta serían, dar la posibilidad de que
si alguien se siente mal en el transcurso del taller levante
la mano, lo diga, explique sus motivos y abandone el taller
(lo que implica una intervención individual posterior). Del
mismo modo, se puede acordar el uso de un lenguaje no
ofensivo y respetuoso. Se pueden jar las conclusiones
realizándolas por escrito y apoyado de pictogramas, co-
locándose en un lugar visible del aula en que se realicen
las actividades, de esta forma se puede hacer referencia a
ellas cada vez que sea necesario.
Fomentar la participación: se puede hacer a través de
diversas técnicas que posibiliten que puedan expresar
sus opiniones o hacer preguntas en público. Se aprende
a hablar, pero también a escuchar y respetar las opinio-
nes de las demás personas. Fomentar la participación no
signica que se deba forzar que todos participen de la
misma manera, habrá que respetar los tiempos y proce-
sos, facilitando que se pueda hablar, pero sin obligar a
hacerlo. Se participa también implicándose en las acti-
vidades que se proponen, realizando pequeños grupos,
haciendo que las personas se sientan incluidas en la di-
námica, etc.
Será importante que las características del grupo sean
lo más homogéneas posible en cuanto a inquietudes y
capacidades de las personas participantes.
Atender a las necesidades de apoyo de las personas que
participan en cuestiones como la lecto-escritura, dé-
cit visual o auditivo, dicultades para la movilidad, etc.
De modo que será importante conocer las necesidades
de las personas para tener previstas las necesidades de
apoyos que requerirán en las tareas que se proponen
y/o adaptar las actividades para ello. Asimismo, utilizar
un lenguaje cómodo y accesible.
Procurar personas de apoyo al taller si fuera necesario,
para lo cual es importante reunirse previamente con es-
tas personas para que tengan pautas concretas sobre los
contenidos, los criterios y el rol a asumir.
Por último, es fundamental tener una orientación coe-
ducativa incorporando el valor de la igualdad entre mu-
jeres y hombres y la no discriminación en la metodología:
facilitando la participación de las mujeres, que tomen la
palabra, revisando el uso de espacios, utilizando un len-
guaje no sexista, etc.
Algunas estrategias o principios pedagógicos son:
Asegurar la construcción de aprendizajes signicativos.
Contextualizar los procesos de enseñanza y aprendizaje.
Facilitar la globalización de aprendizajes.
Trabajar con los grupos potenciando los procesos autó-
nomos y cooperativos.
Potenciar el grupo de iguales.
Desarrollar la intervención en un ambiente abierto,
que facilite la participación.
Utilizar diferentes materiales didácticos.
Trabajar desde la coeducación.
Desarrollar una labor evaluadora.
ALGUNAS PISTAS
Responder a las preguntas sobre sexualidad y sobre
la diversidad sexual. No es necesario tener todas las
respuestas, pero sí buena disposición para responder
y saber dónde buscar la información adecuada. Para
ello será necesario rodearse de profesionales de la
sexología y de asociaciones de personas LGTB que
ofrezcan apoyo en esta tarea.
Se interviene con personas que tienen biografías se-
xuales diferenciadas, diversas capacidades funciona-
les, un entorno de apoyo concreto, etc. por ello hay
que atender a cada una desde la planicación centra-
da en la persona.
Derivar cuando sea necesario a los y las profesionales
y entidades citadas. Una buena derivación requiere
conocer los recursos y servicios que se ofrecen, la
persona de contacto y haber trabajado previamente
de manera colaborativa, de forma que se asegure la
accesibilidad para las personas con discapacidad inte-
lectual o del desarrollo.
Facilitar intervenciones coherentes y coordinadas
entre todos los agentes que intervienen en la educa-
ción y atención de la sexualidad de las personas con
discapacidad intelectual o del desarrollo. Para ello se
deben consensuar formas de actuación, compartir los
objetivos y la metodología, así como, establecer pro-
tocolos de actuación para atender adecuadamente las
necesidades y los deseos de las personas con disca-
pacidad intelectual o del desarrollo en el ámbito de la
sexualidad.
Acompañar y apoyar a las familias, implicarlas en esta
tarea y compartir con ellas los objetivos de la inter-
vención. Su apoyo va a ser fundamental para la au-
to-aceptación de las personas LGTB con discapacidad
intelectual o del desarrollo.
Facilitar la visibilidad de las personas LGTB con dis-
capacidad intelectual o del desarrollo a través de la
transversalidad y de la puesta en marcha de actuacio-
nes especícas desde la concienciación social.
Cualquier momento puede ser una oportunidad edu-
cativa: para ello es necesario que se desarrollen habi-
lidades de observación para captar detalles, deman-
das implícitas, formas de relacionarse, etc.
Habrá que repetir las ideas centrales cuantas veces
sea preciso, incluso a lo largo del tiempo.
Promover espacios para el debate y la reexión sobre
la diversidad sexual, de manera que se promuevan
valores de convivencia democrática basados en la
igualdad, el respeto y la no violencia, no sólo cuando
sepamos que hay una persona LGTB, es un imperativo
democrático.
31Sexualidades Diversas
6. SUGERENCIAS DE
ACTIVIDADES.
Las actividades que se proponen en el manual se agrupan en los siguientes apartados: hablamos de sexualidades, el género,
la orientación sexual, la identidad sexual y/o género, las relaciones eróticas (o sexuales) y la prevención de las Infecciones de
Transmisión Sexual (ITS), la prevención de la LGTB-fobia y respeto a la diversidad y Días D: actividades de concienciación para
los días 26 de abril, 17 de mayo, 28 de junio y 20 de noviembre. Todas las actividades están numeradas y se acompañan de los
siguientes recursos: presentación en Power Point y chas, que se recogen en el CD anexo a esta publicación.
6.1. Hablamos de sexualidades
El hecho sexual es un componente esencial y constitutivo de todos los seres humanos: todas las personas son, se viven y se
expresan como sexuadas, cada una con sus peculiaridades. La característica principal del hecho sexual humano es su diversidad
y que, por tanto, es un viaje al plural. En cambio, la sociedad ordena, cataloga y jerarquiza esa diversidad, lo que genera des-
igualdad respecto a aquellas sexualidades consideradas “no capaces”.
Objetivos:
Comprender que todas las personas son, se viven y se expresan como sexuadas.
Desarrollar una actitud positiva hacia la sexualidad y su pluralidad.
Comprender la diversidad sexual.
Contenidos:
Intereses, opiniones e ideas previas sobre sexualidad.
Mitos e ideas erróneas sobre sexualidad.
El hecho sexual humano: somos, vivimos y expresamos la sexualidad.
Actividades: Hablamos de sexualidades32 Sexualidades Diversas
1 Título El Buzón
Objetivos Conocer los intereses y opiniones de las personas participantes de manera anónima.
Ofrecer un cauce alternativo a las sesiones para atender las inquietudes de las personas partici-
pantes.
Desarrollo Se puede poner en práctica de varias formas:
Al inicio de la programación se explica que en cada sesión se traerá un buzón de preguntas
en el que podrán poner las suyas de manera anónima.
El buzón se coloca en un lugar jo para que puedan poner sus preguntas entre sesión y
sesión.
Se naliza cada sesión con un tiempo para que pongan preguntas en el buzón.
Es conveniente tener en cuenta si las personas necesitan apoyo para la escritura, si es así, facili-
tarlo o utilizar algún método de comunicación alternativo.
Se acordará una sesión para responder las preguntas en grupo de manera que todas las personas
escuchen las respuestas.
Tiempo 10 minutos
Recursos Buzón o caja, tarjetas y bolígrafos
Fuente Elaboración propia
ACTIVIDADES:
Actividades: Hablamos de sexualidades 33Sexualidades Diversas
2 Título “Esto es un beso”
Objetivos Promover la autoestima individual y grupal.
Generar buen clima, conanza y cohesión del grupo.
Cuestionar la homofobia.
Desarrollo Se pide a las personas del grupo que se pongan de pie formando un círculo. La persona que
facilita la actividad comienza dirigiéndose a la persona que está a su derecha diciéndole “esto
es un beso” y dándoselo. La persona contesta “¿un qué?” y se responde “un beso”, volviendo a
besarla. La persona repetirá la secuencia con la persona de su derecha de modo que continúe
la rueda. Cuando acaben, la persona facilitadora se dirigirá a la persona de su izquierda dicién-
dole “esto es un abrazo” y dándoselo. La otra persona contestará “¿un qué?”. Se volverá a decir
y dar un abrazo, poniendo en marcha esta cadena.
Se procurará que haya hombres sentados juntos. Si algunas de las personas se sienten incó-
modas con el beso o el abrazo y no quieren hacerlo, no se fuerza a ello. Se puede posibilitar la
búsqueda de una alternativa que ellas mismas propongan (por ejemplo, darse la mano).
La persona facilitadora se jará en las reacciones, comentarios, relaciones de género, etc. du-
rante el transcurso de la actividad.
Cuando termine se pregunta al grupo cómo se han sentido y se habla sobre lo ocurrido en la
actividad ¿los hombres se dieron un beso? Si no se lo dieron ¿por qué motivo? ¿Qué alternativa
utilizaron? Y ¿las mujeres? Si ha habido diferencias entre los géneros ¿por qué motivo?
Este beso es un saludo entre compañeras y compañeros, por lo que es diferente a otros besos:
entre novios y novias, por ejemplo. Puede ser una buena oportunidad para, si fuese necesario,
hacer una distinción entre tipos de relaciones.
Se podrá aprovechar la experiencia de esta actividad para tratar otros temas más adelante.
Tiempo 15 minutos
Recursos Espacio que permita al grupo colocarse en círculo.
Fuente Adaptación de De la Cruz, C. (2005): Expectativa de diversidad. Madrid: Consejo de Juventud
de España
Actividades: Hablamos de sexualidades34 Sexualidades Diversas
3 Título Picto-Palabra
Objetivos Crear un clima de conanza para hablar de sexualidad
Conocer las ideas previas sobre sexualidad
Comprender el hecho sexual humano
Trasladar la diversidad sexual
Desarrollo Versión 1. Se colocan los pictogramas en la mesa y se pide al grupo que cada persona elija
pictogramas que se reeran a aspectos relacionados con el “sexo. Le pedimos a cada persona
que explique porqué cogió esos pictogramas.
Versión 2. Se colocan los pictogramas en la mesa y se les pide que pongan a un lado los picto-
gramas que SÍ estén relacionados con el “sexo” y al otro lado los pictogramas que NO estén re-
lacionados con el “sexo”. Posteriormente se habla sobre ello ofreciendo algunas informaciones
básicas y resaltando la idea de que se hace referencia al sexo que se es, se vive y se expresa,
por lo que se traslada una mirada integral del hecho sexual humano.
Tiempo 45 minutos
Recursos Anexo: Picto-palabra.
También se pueden utilizar fotografías o combinar pictogramas y fotografías junto a la palabra
que las designa.
Fuente Elaboración propia.
Pictogramas de Arasaac www.arasaac.org
Actividades: Hablamos de sexualidades 35Sexualidades Diversas
4 Título Palabras relacionadas con “sexo
Objetivos Crear un clima de conanza para hablar del hecho sexual humano.
Conocer las ideas previas que tienen sobre el “hecho sexual humano”
Desarrollo Se pide al grupo que diga palabras que les sugiere el término “sexo” como lluvia de ideas. Se van
recogiendo las palabras que digan en la pizarra o rotafolios, es importante dar tiempo para que
vayan animándose a participar y recoger las palabras tal y como las digan sin censurar ninguna
expresión. Se les puede ir sugiriendo, si no surgen, aspectos que tengan que ver con sexuación,
orientación sexual, identidad, prácticas sexuales, etc.
Se utiliza la palabra “sexo, porque es de uso más común que “sexualidad” y permite referenciar
el hecho sexual humano, es decir, el sexo que se es (sexuación), que se vive (sexualidad) y que
se expresa (erótica). De manera que se traslade una idea general del hecho sexual humano y se
amplíe el vocabulario “sexual”.
Cuando haya nalizado la lluvia de ideas se hace una puesta en común: con todas estas pala-
bras ¿Qué es el sexo? ¿Qué cosas abarca? ¿Qué imagen del sexo reeja el grupo? ¿Falta algo?
¿Sobra algo? ¿Incluye a todas las personas?
Tiempo 20 minutos
Recursos Rotafolios o pizarra, rotuladores o tizas.
Fuente Adaptación de: De la Cruz, C. (2011): La nueva educación de la sexualidad. Madrid: IUNIVES y
García, M. (2009): Educación sexual y discapacidad. Talleres de educación sexual con personas
con discapacidad. Madrid: Narcea.
36 Sexualidades Diversas
6.2. El género
El género dene una serie de características y expecta-
tivas de lo que es ser mujer u hombre, las cuales se con-
guran como opuestos y complementarios. El binarismo
de género pone un “corsé” a las posibilidades de expresión
como mujer o como hombre (la expresión de género) de
cada persona, además, genera desigualdad y restringe la
libertad. De ello se derivan los roles y los estereotipos
de género, que está en la base de la discriminación y que
reproducen las desigualdades. Igualdad y libertad serán,
pues, los valores a trasladar.
Objetivos:
Comprender la socialización diferencial de mujeres y
hombres.
Favorecer el valor de la igualdad entre mujeres y
hombres.
Promover la libertad de la expresión de género en
función de los gustos y preferencias personales.
Contenidos:
Estereotipos y roles de género
La igualdad entre mujeres y hombres como valor so-
cial.
37Sexualidades DiversasActividades: El género
5 Título Juego de roles en la familia
Objetivos Visibilizar los roles de género.
Reexionar sobre los roles de género.
Trasladar el valor de la igualdad y la equidad entre mujeres y hombres.
Desarrollo Se hacen 2 grupos y se reparten tarjetones a cada participante. En cada grupo tienen que “hacer
una familia” y cada persona del grupo representará un miembro de la misma. En el tarjetón se
anotarán los roles y las tareas de cada miembro de la familia (los contendidos deben ajustarse a la
realidad de la vida cotidiana). Se puede apoyar la realización de esta tarea con pequeñas tarjetas
con roles y tareas acompañadas de pictogramas que pueden pegar en sus tarjetones.
Cada miembro del grupo se cuelga su tarjetón.
Seguidamente cada grupo presenta en pleno a su familia y las tareas y roles que le corresponden
a cada uno.
Cuando terminan la presentación, la persona que facilita la actividad indica que dentro de la
familia se intercambien los tarjetones (es decir, los roles y tareas, no los personajes) y que pre-
paren una breve dramatización sobre cómo sería el día a día de esa familia con los roles y tareas
intercambiados (si esta parte resulta demasiado abstracta para el grupo con el que se trabaja, se
puede pasar a la última parte). Cada grupo hace su dramatización en pleno.
Para nalizar se reexiona conjuntamente sobre la experiencia y la posibilidad de que las perso-
nas puedan asumir roles y tareas indistintamente en relación al género. Algunas preguntas para
orientar el debate podrían ser ¿Cómo se han sentido? ¿Hay alguna tarea que no le corresponda a
su personaje? ¿Por qué? ¿Qué tareas se pueden repartir entre diferentes miembros de la familia?
En el caso de que no se haya compuesto ninguna familia homoparental ¿Si fuese una familia en
la que hubiese dos madres o dos padres las tareas cambiarían? ¿Ahora cambiarían las tareas que
pusieron inicialmente a cada personaje?
En el debate se traslada la importancia de la equidad y la igualdad de género para la convivencia
y la justicia social.
Tiempo 1 hora
Recursos Anexo: Pictogramas roles y tareas.
También se pueden utilizar fotografías.
Tarjetones de cartulina de color claro, cuerda o lana para colgarlos y rotuladores.
Fuente Adaptado de UNICEF (2003): Guía para trabajar la equidad de género en la comunidad educati-
va. Paraguay: UNICEF.
ACTIVIDADES:
38 Sexualidades Diversas Actividades: El género
6 Título Las Cajas
Objetivos Desvelar los estereotipos de género.
Reexionar sobre cómo nos inuyen los estereotipos de género.
Trasladar el valor de la libertad y autodeterminación.
Desarrollo Se hacen grupos pequeños. A cada grupo se le reparten tarjetas que contienen adjetivos, también
se pueden utilizar pictogramas o fotografías de objetos y actividades. Se les pide que, acordándolo
en el grupo, metan en una caja rosa lo que consideran que es de mujeres y en otra caja azul lo que es
de hombres. No se da la opción previamente de que se ponga para los dos, es decir, que las opciones
que se plantean sean tanto de hombres como de mujeres, pero si de manera autónoma lo plantean,
se acepta con agrado.
Luego se sacan todas las chas y se habla de lo que ha salido, mostrando los estereotipos de género
a la vez que la diversidad de formas de ser mujer u hombre.
Tiempo 20 minutos
Recursos Anexo: Las cajas.
Rotafolios o pizarra, rotuladores o tizas.
Fichas con adjetivos, pictogramas o fotografías sobre actividades y objetos.
2 cajas: una para “mujeres” y otra para “hombres”.
Fuente Elaboración propia.
Pictogramas de Arasaac www.arasaac.org
39Sexualidades DiversasActividades: El género
7 Título ¿Y si yo fuera...?
Objetivos Reexionar sobre cómo inuyen los estereotipos de género.
Armar la diversidad de formas de ser mujeres u hombres.
Favorecer la autoconciencia y la autoestima.
Desarrollo Se reparte la cha “¿Y si yo fuera…?” y se les plantea la siguiente cuestión para trabajar individual-
mente:
A los hombres ¿Y si hubieras sido una mujer cómo serías?
A las mujeres ¿Y si hubieras sido un hombre cómo serías?
Cuando nalicen se pone en común: cada persona presenta su cha. Posteriormente se reexiona
sobre el peso de los estereotipos de género, para lo que se sugieren las siguientes preguntas ¿En
qué serían diferentes? ¿Por qué? ¿Habría cosas que pudieran hacer que ahora no pueden? ¿Cuáles?
¿Por qué? ¿Dejarían de hacer cosas que les gusta hacer? ¿Cuáles? ¿Por qué?
Tiempo 45 minutos
Recursos Anexo: ¿Y si yo fuera…?
Bolígrafos, rotafolios o pizarra, rotuladores o tizas.
Fuente Elaboración propia.
40 Sexualidades Diversas Actividades: El género
8 Título ¿Cómo soy yo?
Objetivos Reexionar sobre cómo inuyen los estereotipos de género.
Armar la diversidad de formas de ser mujeres u hombres.
Favorecer la autoconciencia y la autoestima.
Desarrollo Se reparte de manera individual una cha con el encabezado “Esta/Este soy yo”. Cada persona tiene
que rellenarla. Para ello puede utilizar la expresión escrita, fotografías, dibujos, etc.
Cuando acaben, cada persona cuenta al grupo quién es. Se destacan los aspectos que tienen que
ver con la diversidad de formas de ser mujer y hombre y con las capacidades de cada quien.
Tiempo 45 minutos
Recursos Anexo: Este/a soy yo
Bolígrafos, rotuladores, fotografías, pictogramas, etc.
Fuente Adaptado de UNICEF (2003): Guía para trabajar la igualdad de género en la comunidad educati-
va. Paraguay: UNICEF.
Pictogramas de Arasaac www.arasaac.org
41Sexualidades Diversas
6.3. La orientación sexual.
La vivencia de la sexualidad incluye hacia quién o quiénes
se orienta el deseo erótico de una determina persona, es
decir, responde a la pregunta ¿quién me gusta? Que im-
plica también ¿de quién me enamoro? Todas las orienta-
ciones sexuales del deseo son igualmente válidas, como
también lo es transitar por ellas.
Objetivos:
Comprender qué es la orientación sexual del deseo.
Desmiticar la homosexualidad y la bisexualidad.
Favorecer el valor de la igualdad entre las diversas op-
ciones sexuales.
Contenidos:
Mitos y estereotipos de la orientación sexual.
La orientación sexual del deseo.
42 Sexualidades Diversas Actividades: La orientación sexual
9 Título Palabras relacionadas con homosexualidad y bisexualidad
Objetivos Crear un clima de conanza para hablar de la orientación sexual del deseo.
Conocer las ideas previas que tienen sobre la orientación sexual del deseo.
Introducir el tema de la orientación sexual del deseo.
Desarrollo Se pide al grupo que diga palabras a modo de lluvia de ideas que les sugiere el término homosexual,
gai, lesbiana y bisexual. Se van recogiendo las palabras que digan en la pizarra o rotafolios, es im-
portante dar tiempo para que vayan animándose a participar y recoger las palabras tal y como las
digan sin censurar ninguna expresión.
Cuando haya nalizado la lluvia de ideas hacemos una puesta en común: con todas estas palabras
¿qué imagen de la orientación sexual del deseo reeja el grupo? ¿Falta algo? ¿Sobra algo? ¿Hubiera
sido diferente si preguntamos por heterosexualidad?
Tiempo 20 minutos
Recursos Rotafolios o pizarra, rotuladores o tizas.
Fuente De la Cruz, C. (2005). Expectativa de diversidad. Madrid: Consejo de Juventud de España.
ACTIVIDADES:
43Sexualidades DiversasActividades: La orientación sexual
10 Título Defendiendo la orientación sexual
Objetivos Conocer las ideas previas que tienen las personas participantes sobre la homosexualidad y la
bisexualidad.
Conocer qué es la orientación sexual.
Denir la orientación sexual.
Desarrollo Se pide al grupo que denan qué es la homosexualidad. Se van recogiendo las ideas que digan en la
pizarra o rotafolios. Es importante dar tiempo para que vayan animándose a participar. Se diferen-
cia entre ¿quién me gusta? Cuya respuesta es mujeres, hombres o mujeres y hombres, de ¿quién me
siento? Cuya respuesta es mujer u hombre.
Para nalizar se realiza una denición del grupo sobre la orientación sexual.
Se pueden utilizar diapositivas que apoyen la exposición.
Tiempo 20 minutos
Recursos Anexo: La orientación sexual.
Rotafolios o pizarra, rotuladores o tizas.
Fuente Elaboración propia.
44 Sexualidades Diversas Actividades: La orientación sexual
11 Título ¿Cómo nombramos?
Objetivos Crear un clima de conanza para hablar de orientación sexual.
Diferenciar denominaciones despectivas e incorrectas de las respetuosas y correctas.
Acordar un vocabulario para referirnos a las personas lesbianas, gais y bisexuales.
Desarrollo Se pide al grupo que digan las palabras con las que se nombra a las personas homosexuales. Se van
recogiendo las palabras que digan en la pizarra o rotafolios. Es importante dar tiempo para que
vayan animándose a participar y recoger las palabras tal y como las digan sin censurar ninguna ex-
presión. Se trata de que digan las palabras de uso común para nombrar la homosexualidad. Cuando
terminen, se divide la pizarra o rotafolios en dos partes, en una se pone una cara sonriente y en la
otra una cara triste. Se diferenciarán aquellas palabras que implican un uso despectivo e incorrecto,
de las respetuosas y correctas para referirnos a las personas lesbianas, gais y bisexuales, consen-
suando con el grupo y explicándolo cada palabra se pondrá en el lugar que corresponda.
Con el resultado se puede elaborar un mural y colocarlo en una zona visible del aula para hacer
referencia a él cuando sea necesario recordar las palabras adecuadas e inadecuadas.
Despectivas: bollera, marica, maricón, tortillera, etc.
Incorrectas: travesti, transexual, etc.
Respetuosas y correctas: homosexual, lesbiana, gai y bisexual.
Tiempo 20 minutos
Recursos Rotafolios o pizarra, rotuladores o tizas.
Fuente Elaboración propia.
45Sexualidades DiversasActividades: La orientación sexual
12 Título Barómetro de valores
Objetivos Conocer las opiniones de las y los participantes sobre la orientación sexual.
Valorar el grado de tolerancia y aceptación de las personas gais, lesbianas y bisexuales.
Cuestionar mitos y estereotipos sobre la orientación sexual.
Crear un clima de respeto y de diálogo.
Desarrollo Se explica a todo el grupo las normas de la actividad: todo el grupo permanece en el centro del aula
en torno a una línea que se ha marcado el suelo dividiéndola en dos “A favor” y “En contra. En el lado
“a favor” se coloca un círculo de gran tamaño verde y en el lado “en contra” de color rojo. La persona
que facilita el taller lee cada armación y las personas participantes se pronuncian físicamente a
favor o en contra colocándose en el lado de la línea que corresponda. Cuando todas las personas se
ubiquen, se da la palabra que expliquen las razones de su elección. Se abre la posibilidad de cambiar
de lado y de reformular la frase para que haya más consenso. Se sugieren las siguientes frases, con
comentarios para la persona que facilita el taller:
Las lesbianas son “machonas”: esta armación suele ir unida a la confusión entre homosexuali-
dad y transexualidad. Todas las personas expresan su género de manera muy diversa, indepen-
dientemente de su identidad u orientación sexual. La creencia de que se puede saber la orien-
tación sexual de una persona por su expresión de género es errónea y favorece estereotipos
sobre la homosexualidad.
Los gais tienen más enfermedades de transmisión sexual: esta armación está unida a la creen-
cia de que existen “colectivos de riesgo” lo cual se ha asociado especialmente al VIH/SIDA. No
existen colectivos de riesgo sino prácticas de riesgo. Las infecciones se transmiten por prácti-
cas inseguras no por las personas que las realizan.
Las personas bisexuales son viciosas: un mito de la bisexualidad es que es una conducta (no una
orientación) viciosa o fruto de la confusión. Las personas también transitamos la orientación
sexual y una de las opciones es la bisexualidad, que se congura de la misma forma que la ho-
mosexualidad y la heterosexualidad.
Las relaciones sexuales entre mujeres lesbianas son completas: efectivamente lo son. Una
creencia errónea es que las relaciones eróticas son completas cuando se realiza un coito (entre
mujeres y hombres). De esta forma se establece una jerarquía entre prácticas eróticas basada
en una mirada reproductivista de la sexualidad. Esto apuntala el heterosexismo. En relación a
esto, se tiene a pensar ¿cómo son las relaciones eróticas lésbicas? Porque se espera que haya
algún tipo de penetración que las “consume”. Las relaciones sexuales son “completas” cuando
son satisfactorias y en este balance entran el consentimiento, el placer, el bienestar, etc. No en
función de las prácticas que se realizan.
La heterosexualidad es lo bueno: lo bueno ¿para qué o quién? El terreno de las sexualidades es
el del plural y aquí no hay jerarquías, no hay mejores ni peores. Lo bueno o lo malo tiene que ver
con las condiciones en las que se dan: consentimiento, libertad para expresar la propia orienta-
ción sexual en un contexto de respeto y apoyo, prevención de riesgos, etc.
La homosexualidad es una enfermedad: la homosexualidad no es una enfermedad, es una de las
múltiples opciones que tienen los seres humanos de vivir su hecho sexuado.
Las personas homosexuales pueden casarse y formar una familia: efectivamente, las personas
homosexuales pueden casarse desde el año 2005. El denominado “matrimonio igualitario” fue
avalado por la sentencia nº 6864-2005 del Tribunal Constitucional en el año 2012. Del mismo
modo, se reconoce el derecho de la pareja de adopción.
Tiempo 20 minutos
Recursos 2 carteles que pongan uno “A favor” y otro “En contra”, cinta adhesiva de color llamativo y aula
despejada de mobiliario.
Fuente Adaptación de Platero, R. y Gómez, E. (2007): Herramientas para combatir el bullying homofóbi-
co, Madrid: Talasa
46 Sexualidades Diversas Actividades: La orientación sexual
13 Título Entrevista a Héctor
Objetivos Comprender la orientación sexual.
Favorecer el respeto a la diversidad sexual desde la empatía.
Reexionar sobre la importancia de los apoyos para una sexualidad satisfactoria.
Desarrollo La persona que facilita la actividad, presenta la entrevista y selecciona algunos fragmentos de la
misma para su lectura. Recomendamos que se trabaje sobre los aspectos relacionados con los apo-
yos, la familia y lo que le diría a otras personas homosexuales con discapacidad intelectual o del de-
sarrollo. A partir de la lectura, se facilita un debate para el que se sugieren las siguientes preguntas:
¿Qué opinan de la historia de Héctor? ¿Creen que ha sido fácil para él llegar hasta donde ha llegado?
¿Qué apoyos son importantes para vivir la orientación sexual con “orgullo”?
Tiempo 45 minutos
Recursos Anexo: Entrevista a Héctor Santana realizada por Moisés Oliva para la revista Voces (nº 395, año
2013).
También está disponible en internet: http://www.feaps.org/archivo/publicaciones-feaps/vo-
ces/1614-voces-395.html
Fuente Elaboración propia.
47Sexualidades Diversas
6.4. La identidad sexual y/o de género.
Un aspecto importante de la sexualidad es la identidad
sexual o de género, que responde a la pregunta ¿qué me
siento, mujer u hombre? La respuesta a esta pregunta no
es siempre clara y sencilla, del mismo modo que las conse-
cuencias de la misma puede llevar por diversos caminos,
cuya meta no tiene que ser forzosamente la reasignación
genital. Hay muchas formas de vivirse como mujer u hom-
bre, tantas como personas hay. Es importante diferenciar
¿qué se siente? de ¿quién le gusta?, no es lo mismo ser ho-
mosexual que transexual.
Objetivos:
Conocer qué es la identidad sexual y/o de género.
Comprender la diferencia entre orientación sexual e
identidad de género.
Favorecer el valor de la igualdad entre las diversas
identidades.
Contenidos:
El cuerpo sexuado.
La identidad sexual y de género.
48 Sexualidades Diversas Actividades: La identidad sexual y/o de género
14 Título Deniendo la identidad sexual y/o de género
Objetivos Conocer las ideas previas que tienen las personas participantes sobre la transexualidad.
Conocer qué es la transexualidad.
Denir la identidad sexual y/o de género.
Desarrollo Se pide al grupo que denan qué es la transexualidad. Se van recogiendo las ideas que digan en la
pizarra o rotafolios. Es importante dar tiempo para que vayan animándose a participar. Se diferen-
cia entre ¿quién me gusta? Cuya respuesta es mujeres, hombres o mujeres y hombres, de ¿quién me
siento? Cuya respuesta es mujer u hombre.
Para nalizar se realiza una denición del grupo sobre la identidad sexual y/o de género. Se pueden
utilizar diapositivas que apoyen la exposición.
Tiempo 20 minutos
Recursos Anexo: La identidad sexual y/o de género.
Rotafolios o pizarra, rotuladores o tizas.
Fuente Elaboración propia.
ACTIVIDADES:
49Sexualidades DiversasActividades: La identidad sexual y/o de género
15 Título Relato “Toboganes”
Objetivos Comprender la identidad de género.
Diferenciar identidad de género y orientación sexual.
Facilitar la empatía hacia las personas LGTB.
Desarrollo Se leerá en alto el relato “Toboganes” para, posteriormente, realizar un debate. Se sugieren las
siguientes preguntas:
¿La persona protagonista del relato se siente una mujer o un hombre? ¿Cuáles son sus sueños e
ilusiones? ¿Le gustan las mujeres o los hombres? ¿Cómo se siente? ¿Tiene apoyos de su entorno?
Tiempo 45 minutos
Recursos Anexo: Relato “Toboganes”
Fuente Relato incluido en el libro Clos, C. y Deulofeu, G. (2014): Sensuales. Relatos de sexo y afecto en la
discapacidad. Barcelona: Comanegra. Pp. 93-97.
50 Sexualidades Diversas Actividades: La identidad sexual y/o de género
16 Título Mi cuerpo sexuado
Objetivos Conocer los caracteres sexuados.
Identicar el cuerpo sexuado como masculino o femenino.
Comprender la identidad sexual y/o de género.
Desarrollo Se dividirá el grupo en dos subgrupos. Cada uno de ellos tendrá una cha de cuerpo, varias chas
pequeñas de los caracteres sexuales y varias chas de ropa y complementos. Se indica a un grupo
que haga a una mujer y a otro grupo que haga a un hombre. Entre los caracteres sexuales se tiene
un cerebro con un símbolo de hombre y otro cerebro con un símbolo de mujer.
Una vez se coloquen los caracteres sexuales se habla de qué hace a las personas mujeres u hom-
bres y qué es la identidad sexual y/o de género. Posteriormente se les indica que vistan a las perso-
nas con las chas de ropa y complementos.
Esta actividad es muy visual y permite que la persona facilitadora del grupo vaya introduciendo o
quitando elementos para reexionar sobre la identidad sexual y/o de género.
Tiempo 45 minutos
Recursos Anexo: Ficha de cuerpo no sexuado, chas de caracteres sexuales y chas de ropa y complemen-
tos.
Fuente Elaboración propia
Pictogramas de Arasaac www.arasaac.org
51Sexualidades DiversasActividades: La identidad sexual y/o de género
17 Título Cine fórum Transamérica
Objetivos Reexionar sobre las identidades sexuales y de género.
Favorecer actitudes de empatía y respeto ante las diversas sexualidades.
Desarrollo Se realiza un visionado completo de la película Transamérica.
Posteriormente se facilita un debate en torno a las siguientes cuestiones:
¿Cómo describirías a Bree al inicio de la película?
¿Por qué desea Bree operarse para cambiarse de sexo? ¿Qué importancia tiene para ella?
¿Qué piensas que le ocurre a Bree?
¿Crees que es una persona normal o consideras que tiene algún problema o enfermedad?
¿Cómo describirías la transexualidad?
¿Qué opinas de la transexualidad?
¿Qué opinas de que las personas transexuales tengan hijos?
Tiempo Duración de la película: 103 minutos.
Debate: 30 minutos.
Recursos Anexo: Ficha técnica de la película Transamérica
Fuente García, M. (2007): Cinesex. Cine y educación sexual con jóvenes.Asturias: Conseyu de la Mocedá
del Principáu de Asturies.
52 Sexualidades Diversas Actividades: La identidad sexual y/o de género
18 Título Cada cosa en su lugar
Objetivos Comprender la diferencia entre identidad y orientación sexual.
Fijar conocimientos anteriores.
Desarrollo Esta es una actividad para jar los contenidos hasta ahora trabajados y que puede ser utilizada
como actividad de evaluación. Se hacen grupos pequeños. A cada grupo se le reparte los paneles:
1. ¿Cuál es su cuerpo?
2. ¿Qué se siente?
3. ¿Quién le gusta?
Se reparte a cada grupo pictogramas que tendrán que colocar en el lugar adecuado.
Tiempo 20 minutos
Recursos Anexo: Cada cosa en su lugar.
Fuente Elaboración propia
Pictogramas de Arasaac www.arasaac.org
53Sexualidades Diversas
6.5. Relaciones eróticas (o sexuales) y prevención de
ITS.
La erótica es la expresión de la sexualidad. Tiene que ver
con los deseos, las fantasías y los gestos o conductas. Es-
tos son tan variados como personas hay, pero sigue pre-
sente un modelo normativo heterosexista que reduce la
expresión erótica al coito (penetración peneana-vaginal).
Las posibilidades de la erótica son innitas y el órgano
sexual más importante es el cerebro. Sensar el cuerpo
sexuado va a ser un camino fundamental para compren-
der que las posibilidades del placer erótico van más allá
de penes, vaginas y orgasmos. Esto permite ampliar los
márgenes del disfrute, a la vez que ensanchar el terreno
de juego de todas las sexualidades. El objetivo no es otro
que la satisfacción.
En el encuentro erótico con otras personas se pueden dar
riesgos. Algunos de ellos son el abuso, las infecciones de
transmisión genital y el embarazo no deseado en los en-
cuentros heteroeróticos (en el caso de heterosexuales y
bisexuales). Respetar a la otra persona, saber poner lími-
tes a lo que no se quiere, utilizar métodos de prevención
para las prácticas que implican riesgo y optar por prácti-
cas seguras, son buenas ideas a trasladar y habilidades a
practicar.
Objetivos:
Comprender la diversidad erótica
Trasladar la importancia de la satisfacción como nali-
dad de los encuentros eróticos.
Favorecer la prevención de situaciones de abuso en
los encuentros eróticos.
Conocer cómo prevenir las ITS en los encuentros eró-
ticos.
Contenidos:
Las posibilidades de la erótica.
Prevención de abuso.
Prevención de ITS.
54 Sexualidades Diversas Actividades: Relaciones eróticas (o sexuales) y prevencion de ITS
19 Título Cuerpo y placer
Objetivos Favorecer una mirada global y desgenitalizada de la erótica.
Comprender que la satisfacción es el objetivo de la erótica.
Desarrollo Se hacen 2 grupos. Cada grupo hace las siluetas de un cuerpo de mujer y otro de hombre. Para ello
se piden como voluntarios a una mujer y a un hombre. Estos se tumban bocarriba sobre papel con-
tinuo y otra persona dibuja su silueta con un rotulador. Posteriormente les indicamos que dibujen
el cuerpo desnudo de una mujer y hombre (según corresponda).
A cada grupo se le facilitan pegatinas adhesivas que tienen escritos los siguientes verbos: lamer,
rozar, besar, acariciar, penetrar, etc. También se pueden ofrecer pictogramas adhesivos. Tienen que
colocar las pegatinas en partes del cuerpo de cada una de las siluetas.
Cada grupo expone su trabajo en pleno y se debate sobre los resultados. Se sugieren las siguientes
preguntas: ¿Qué zonas del cuerpo son las que más pegatinas tienen? ¿Qué verbos son los que más
utilizados? ¿Hay alguno que no se haya usado o se haya usado menos?
Se trata de reexionar sobre la globalidad de la erótica, trasladando que el placer, las sensaciones,
etc. se tienen de muchas formas (la penetración es solo una opción) y que lo más importante no es
lo que se haga sino que aquello por lo que se opte sea satisfactorio.
Esta actividad es de utilidad para detectar conocimientos y experiencias eróticas de las personas
participantes, del mismo modo, será utilizada más adelante para trabajar la prevención de ITS.
Tiempo 30 minutos
Recursos Anexo: Cuerpo y placer. Papel continuo, rotuladores, cartulinas de colores y etiquetas adhesivas
Fuente Adaptación de: De la Cruz, C. (2005). Expectativa de diversidad. Madrid: Consejo de Juventud de
España, p. 111.
ACTIVIDADES:
55Sexualidades DiversasActividades: Relaciones eróticas (o sexuales) y prevencion de ITS
20 Título Aprendiendo a aprender sobre prevención de ITS
Objetivos Capacitar en la búsqueda de apoyos y recursos sobre prevención de ITS.
Conocer qué son las ITS y cómo prevenirlas.
Desarrollo Esta actividad se realizará en un aula de informática por parejas. Se trata de buscar información
sobre prevención de infecciones de transmisión sexual. Para ello se les pide que entren en la web
www.previdin.es y que busquen la siguiente información:
¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual?
¿Cómo protegerse de ellas?
¿Cómo saber si tienes una?
Cada pareja tiene que hacer un mural con la información recogida. Se deja un tiempo para pregun-
tas. Es conveniente llevar información adicional de recursos comunitarios como folletos, materia-
les de campañas, preservativos, etc.
Tiempo 1 hora
Recursos Ordenadores, cartulinas de colores y rotuladores.
Folleto sobre Infecciones de Transmisión sexual de la FELGTB:
http://www.felgtb.org/temas/salud-y-vih-sida/documentacion/infecciones-transmision-se-
xual/i/1226/496/infecciones-de-transmision-sexual
PREVIDIN www.previdin.es
Fuente Elaboración propia.
56 Sexualidades Diversas Actividades: Relaciones eróticas (o sexuales) y prevencion de ITS
21 Título ¿Peligroso o seguro?
Objetivos Comprender qué prácticas tienen riesgo de transmisión de ITS.
Conocer cómo se pueden prevenir las ITS.
Desarrollo La persona facilitadora del taller explica cómo se transmiten las ITS en una relación sexual. Poste-
riormente se hace referencia a la actividad “Cuerpo y placer”, apoyándose de los murales realiza-
dos, se van diciendo las partes del cuerpo y los verbos y las personas participantes tienen que decir
si es PELIGROSO o SEGURO para la transmisión de ITS.
A continuación, se centra en las prácticas PELIGROSAS y se habla de cómo se puede prevenir para
que sean SEGURAS: uso de los preservativos masculino y femenino, láminas de látex y erótica
aconceptiva, es decir, realizando todas aquellas prácticas eróticas que se dijo que son SEGURAS.
Es recomendable que se lleven muestras de preservativos y láminas de látex y se enseñe de manera
práctica cómo pueden utilizarse. Para ello se puede apoyar en el visionado de los videos realizados
por Sexperimentando “¿Cómo colocar un preservativo?” Disponible en https://www.youtube.com/
watch?v=bGuaJ6_paa4
Se repartirá una cha en lectura fácil sobre los preservativos femenino y masculino.
Tiempo 30 minutos
Recursos Anexo: Ficha preservativo masculino y femenino en lectura fácil.
Sexperimentando:
“¿Cómo colocar un preservativo?”
https://www.youtube.com/watch?v=bGuaJ6_paa4
“El preservativo femenino: cómo ponerlo, cómo usarlo”
https://www.youtube.com/watch?v=G5hByh_kq2E
“Sexo oral y anal ¿cómo protegernos?
https://www.youtube.com/watch?v=7htOhJD7p1o
Rotafolios o pizarra, rotuladores o tizas.
Fuente Elaboración propia.
57Sexualidades Diversas
6.6. Prevención de la LGTB-fobia y respeto a la diver-
sidad.
El colectivo de personas LGTB sigue siendo objeto de
discriminación a causa de la persistencia de estereoti-
pos homofóbicos, transfóbicos y sexistas profundamente
arraigados en la sociedad. Será fundamental la informa-
ción sobre la realidad LGTB, poner en cuestión sus mitos,
favorecer la empatía y promover valores para la gestión
democrática de la diversidad sexual y de género, que pon-
gan en el centro los derechos de las personas LGTB.
Objetivos:
Cuestionar los estereotipos y mitos sobre la diversi-
dad sexual y de género.
Fomentar valores de respeto, igualdad, libertad y no
violencia.
Visibilizar la realidad LGTB
Empatizar con las vivencias de las personas lesbianas,
gais, transexuales y bisexuales.
Contenidos:
Mitos y estereotipos de la diversidad sexual.
Prevención de la LGTB-fobia.
Valores para una sociedad inclusiva.
58 Sexualidades Diversas Actividades: Prevención de la LGTB-fobia y respeto a la diversidad
22 Título Adivina quién es…
Objetivos Cuestionar los estereotipos sobre la diversidad sexual.
Trasladar valores positivos sobre la diversidad sexual.
Desarrollo Se presenta una diapositiva en la que se ven varias personas (ver anexo). Se pregunta en gran grupo
quiénes de esas personas son: heterosexuales, lesbianas, bisexuales, gais y transexuales, pidiéndo-
les que expliquen por qué.
Para concluir el debate se trasladará la idea de que hemos etiquetado a las personas en función de
estereotipos.
Nota:
1. Tammy Baldwin, primera lesbiana declarada en ser elegida Senadora de EE.UU.
2. Carla Antonelli, mujer transexual, política.
3. Sin datos.
4. Sin datos.
5. Miquel Missé, hombre trans, Sociólogo y activista.
6. Sin datos.
7. Andrej Pejic, modelo. No ha denido su identidad públicamente.
Tiempo 20 minutos
Recursos Anexo: Adivina quién es…
Rotafolios o pizarra, rotuladores o tizas.
Fuente Elaboración propia.
ACTIVIDADES:
59Sexualidades DiversasActividades: Prevención de la LGTB-fobia y respeto a la diversidad
23 Título Familias diversas
Objetivos Visibilizar la diversidad de familias.
Fomentar valores de respeto e igualdad.
Comprender que el valor de familia está en el buen trato entre los miembros de la misma más que
en quienes la componen: compromiso, amor, respeto, igualdad, no violencia, corresponsabilidad,
etc.
Desarrollo Se introduce el tema de la diversidad de familias ofreciendo información sobre el matrimonio igua-
litario y la posibilidad de tener hijos e hijas (de origen biológico y/o adopción) de personas LGTB. Se
organizan varios grupos. Se trabajará con “¿Quién vive aquí? El gran juego de la diversidad” (si no
se tiene el juego, se puede elaborar manualmente). A cada grupo se le da 3 pisos para que formen
tres familias. Además tienen que describir en grupo algunas características básicas de cada familia:
quiénes son, cómo viven, cómo se organizan las tareas domésticas y el cuidado de los hijos y las
hijas, etc. Se tiene dos opciones:
1. Organizar 3 familias de forma libre.
2. Cada grupo tiene que hacer:
Familia homoparental.
Familia con algún miembro con discapacidad.
Familia con algún miembro de origen étnico diferente al local.
Posteriormente se habla de cómo es la constitución de las familias, insistiendo en los valores de
buen trato.
Tiempo 1 hora
Recursos “¿Quién vive aquí? El gran juego de la diversidad”. Ekilikuá. El juego incluye más posibilidades que
se pueden aprovechar para dar continuidad a la actividad.
Un material educativo de interés es “Familias de Colores”
http://www.ftpfe.ccoo.es/boletines/juv/FamiliasColores/#/1/
Fuente Elaboración propia.
60 Sexualidades Diversas Actividades: Prevención de la LGTB-fobia y respeto a la diversidad
24 Título Pintadas
Objetivos Cuestionar los posibles estereotipos y mitos asociados a esta terminología.
Fomentar la empatía y el respeto a hacia las personas LGTB.
Desarrollo Se presentan las imágenes anexas (u otras similares) al grupo y se le pide que reexionen, a través
de una serie de preguntas:
¿Has visto alguna vez una pintada como esta?
¿Cómo te has sentido cuando has visto esta imagen?
¿Cuál es la diferencia entre homosexual y maricón?
Tiempo 20 minutos
Recursos Anexo: Pintadas.
Rotafolios o pizarra, rotuladores o tizas.
Fuente Platero, R. y Gómez, E. (2007): “Herramientas para combatir el bullying homofóbico, Madrid:
Talasa.
61Sexualidades DiversasActividades: Prevención de la LGTB-fobia y respeto a la diversidad
25 Título ¿Discriminación o respeto?
Objetivos Diferenciar actitudes de discriminación y de respeto a la diversidad sexual y de género.
Favorecer la empatía.
Trasladar valores como la igualdad, la libertad y la no discriminación.
Desarrollo Esta actividad se puede realizar de manera individual o en grupos. Se explica qué es la discrimina-
ción, según la RAE discriminar es “dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por moti-
vos raciales, religiosos, políticos, etc.” en este caso por su orientación sexual, identidad de género y
expresión de género. Se reparte la cha “¿Discriminación o respeto?”. Se lee cada frase y las perso-
nas participantes tienen que decir si es una actitud de discriminación o respeto y por qué.
Reírse de dos hombres que van por la calle de la mano: DISCRIMINACIÓN.
Llamar “maricón” a un hombre por llorar: DISCRIMINACIÓN.
Llamar “bollera” a una mujer a la que le gustan las mujeres: DISCRIMINACIÓN.
Apoyar a una amiga que nos cuenta que es lesbiana: RESPETO.
Tener miedo a decir que te gustan las personas de tu mismo sexo: DISCRIMINACIÓN.
Defender a una compañera a la que insultan por ser transexual: RESPETO.
Pegar a alguien por ser homosexual o transexual: DISCRIMINACIÓN.
Tiempo 20 minutos
Recursos Anexo: ¿Discriminación o respeto?
Pegatinas circulares en color rojo y verde.
Fuente Elaboración propia.
62 Sexualidades Diversas Actividades: Prevención de la LGTB-fobia y respeto a la diversidad
26 Título Prevención de abusos
Objetivos Comprender qué es el abuso.
Comprender qué tipos de abuso hay.
Saber qué hacer cuando se sufre un abuso.
Desarrollo Entrar en la página web www.nomasabuso.com y poner el video explicativo “¿Qué es un abuso?”.
A partir de él hacer las siguientes preguntas: ¿Qué tipos de abuso hay? ¿Alguna vez les ha pasado
algo parecido? ¿Qué hicieron? ¿Qué se puede hacer en una situación de abuso? ¿A quién se puede
acudir?
Concluir exponiendo los tipos de abuso, qué hacer en una situación de abuso y a dónde acudir. Para
ello es necesario dar pautas concretas y accesibles para las personas participantes.
Tiempo 1 hora
Recursos No más abuso: www.nomasabuso.com
Protocolo de atención a mujeres víctimas de agresión sexual en el Área de Salud de Gran Canaria:
https://www.gobiernodecanarias.org/opencms8/opencms/icigualdad/resources/documentacion/
Violencia/Protocolo_AgresionesSex_GC13.pdf
Atención a la violencia de género en Canarias: http://www.gobcan.es/icigualdad/inicio/informa-
cion_servicios/servicios_recursos_igualdad/atencion_violencia_genero
Fuente Elaboración propia.
63Sexualidades DiversasActividades: Prevención de la LGTB-fobia y respeto a la diversidad
27 Título Mi cuerpo es mío, tu cuerpo es tuyo
Objetivos Comprender que no se puede tocar un cuerpo que no quiere ser tocado.
Trasladar el respeto al cuerpo propio y ajeno.
Desarrollo Todas las personas participantes se ponen en círculo. La persona facilitadora pide que todos repi-
tan con ella, a la vez que señalan las partes del cuerpo correspondientes:
- “mis ojos son míos”
- “mi nariz es mía”
- “mi boca es mía”
- “mis brazos son míos”
- “mis pechos son míos”
- “mis genitales son míos”
- “mis piernas son mías”
- (…)
- “Mi cuerpo es mío”, “¡Mi cuerpo es mío!”
Seguidamente se ponen en parejas y repiten lo anterior reriéndose al cuerpo de la otra persona:
- “tu nariz es tuya”
- “tu boca es tuya”
- “tus brazos son tuyos”
- “tus pechos pechos son tuyos”
- “tus genitales son tuyos”
- “tus piernas son tuyas”
- (…)
- “Tu cuerpo es tuyo, “¡Tu cuerpo es tuyo!”
Tiempo 15 minutos
Recursos Espacio amplio para moverse.
Fuente Félix López.
64 Sexualidades Diversas
6.7. Los Días de…
Para concluir, realizamos una propuesta de actividades de
sensibilización usando los Días de...30 los cuales son una
oportunidad para reejar el trabajo realizado a través de
los talleres, involucrando a las personas participantes en
la celebración de días importantes para la concienciación
social sobre los derechos de las personas LGTB.
Objetivos:
Concienciar sobre los derechos de las personas LGTB.
Fomentar la prevención de la LGTB-fobia.
Facilitar la participación.
Contenidos:
Día de la Visibilidad Lésbica, 26 de abril.
Día Internacional contra la LGTB-fobia, 17 de junio.
Día del Orgullo LGTB, 28 de junio.
Día de las personas Trans, 20 de noviembre.
30 Con esta denominación se hace referencia a los días señalados por hacer referencia a alguna reivindicación.
65Sexualidades DiversasActividades: Los días de...
28 Título Mujeres Visibles. 26 de abril, Día de la Visibilidad Lésbica.
Objetivos Visibilizar a mujeres lesbianas de los ámbitos de la cultura, la política, el deporte, etc.
Trasladar los derechos de las mujeres lesbianas.
Desarrollo Buscar mujeres representativas de diferentes ámbitos de la vida pública que se haya declarado
abiertamente como lesbianas. Realizar una breve biografía de cada una de ellas acompañada de
una foto.
Hacer un mural de todas las biografías, acompañándolas de una introducción sobre los derechos
de las mujeres lesbianas.
Tiempo
Recursos Para realizar esta actividad se puede consultar el siguiente recurso on-line: Área de Políticas Lés-
bicas de la FELGTB http://www.felgtb.org/temas/politicas-lesbicas
Fuente Elaboración propia.
ACTIVIDADES:
66 Sexualidades Diversas Actividades: Los días de...
29 Título Mensajes contra la LGTB-fobia. 17 de mayo, Día Internacional
contra la LGTB-fobia.
Objetivos Concienciar sobre la vigencia de la LGTB-fobia.
Trasladar valores como la igualdad, la libertad y la solidaridad.
Desarrollo Hacer un buzón de gran tamaño y decorarlo. Colocarlo en un lugar visible del centro. A su lado
poner una mesa con pequeños papeles de colores, bolígrafos y pictogramas (abrazos, besos, apoyo,
etc.). Animar a que durante varios días se escriban mensajes contra la LGTB y por los derechos de
las personas LGTB y se introduzcan en el buzón. El día elegido para conmemorar el 17 de junio
(puede ser el mismo día o uno cercano) realizar un acto en el que se lean algunos de los mensajes y
se peguen en un mural que quede visible en el centro.
Esta actividad debe estar contextualizada en un trabajo previo en el centro. También se puede
acompañar de otras actividades de sensibilización como charlas o talleres de asociaciones LGTB,
cine fórum, etc.
Tiempo
Recursos Caja de cartón, materiales de decoración, papeles de colores, bolígrafos, mesa, papel continuo y
cinta adhesiva.
Fuente Elaboración propia.
67Sexualidades DiversasActividades: Los días de...
30 Título Juego del Orgullo LGTB. 28 de junio, Día del Orgullo LGTB
Objetivos Concienciar sobre los derechos de las personas LGTB.
Comprender la diversidad sexual.
Adquirir nuevos conocimientos sobre la realidad de las personas LGTB.
Favorecer el aprendizaje colaborativo.
Desarrollo En base al tradicional juego del “Trivial” realizar una adaptación del mismo que se hará con las per-
sonas que vienen participando en los talleres. Para ello, se harán varios grupos a los que se les
dará una serie de preguntas. Cada grupo tiene que proponer 4 posibilidades de respuesta a cada
pregunta donde sólo una es correcta. Para hacer las respuestas tendrá un material de apoyo. Cada
pregunta irá en una tarjeta. Una vez estén hechas las tarjetas, se elaborará el resto del juego: dado
y tablero gigante, donde las chas son las personas participantes.
Una vez terminado el material, se jugará con otras personas del centro. Para ello se harán varios
equipos, cada uno de un color. Se tira el dado y se avanza. En cada casilla, el grupo tendrá que res-
ponder a la pregunta de 1 tarjeta. Si se acierta, se vuelve a tirar. Sino continúa el siguiente grupo.
Así hasta llegar a la meta.
Tiempo
Recursos Material de apoyo, caja para hacer el dato, papel continuo, cartulinas de colores, rotuladores, cinta
adhesiva y pegamento.
Fuente Elaboración propia.
68 Sexualidades Diversas Actividades: Los días de...
31 Título 20 de noviembre, Día de las personas Trans
Objetivos Visibilizar la realidad de las personas transexuales.
Comprender los derechos de las personas transexuales.
Favorecer la empatía hacia las personas transexuales.
Desarrollo Contactar con alguna asociación LGTB para que una persona transexual venga al centro a contar
su experiencia. Esta actividad tiene que estar inscrita en el trabajo realizado anteriormente a través
de los talleres y requiere de, al menos, una reunión previa. Se concluirá la exposición con las pre-
guntas de las personas asistentes.
Tiempo
Recursos Asociaciones LGTB.
Fuente
69Sexualidades Diversas
7. MATERIALES DIDÁCTICOS.
Además de los recursos ya reseñados a lo largo del ma-
nual, en este apartado se recopilan algunos materiales
didácticos de interés que pueden ser de utilidad en la pro-
gramación de actividades de educación sexual y diversi-
dad afectivo-sexual:
7.1. Educación sexual
López, F. (s.f.): Guía para el desarrollo de la afectividad
y de la sexualidad de las personas con discapacidad
intelectual. Castilla y León: Consejería de Familia e
Igualdad de Oportunidades. Disponible en http://
sid.usal.es/idocs/F8/FDO26070/Gu%C3%ADa%20
afectividad%20felix%20lopez.pdf
Meresman, S. (2012): Parte de la vida. Material de
apoyo sobre educación sexual y discapacidad para
compartir en familia. Uruguay: PES-iiDi-UNFPA-UNI-
CEF. Disponible en http://www.unicef.org/uruguay/
spanish/Es_parte_de_la_vida_tagged.pdf
García, M. (2009): Educación sexual y discapacidad.
Talleres de educación sexual con personas con disca-
pacidad. Madrid: Narcea. Disponible en http://www.
asturias.es/Asturias/descargas/PDF%20DE%20
TEMAS/Asuntos%20Sociales/guia%20de%20educa-
cion%20sexual%20y%20discapacidad.pdf Material
didáctico para trabajar la educación sexual con perso-
nas con discapacidad desde el modelo sexológico.
García, M. (2007): Cinesex. Cine y educación sexual
con jóvenes. Asturias: CMPA Disponible en http://
www.amaltea.org/content/news/51/CINESEX2007.
pdf Material didáctico que utiliza el cine como herra-
mienta pedagógica para la educación sexual.
VV.AA. (2007): Ni ogros ni princesas. Guía para la edu-
cación afectivo-sexual en la ESO. Asturias: Consejería
de Salud y Servicios Sanitarios. Disponible en http://
tematico.asturias.es/imujer/upload/documentos/
guia_no_ogros_ni_princesas1069.pdf Material didác-
tico que trabaja de manera progresiva en toda la ESO
la educación sexual.
Gutiérrez, B. (2010): Habilidades sociosexuales en
personas con discapacidad intelectual. Madrid: Pirá-
mide. Guía práctica para el desarrollo de habilidades
sociosexuales en las personas con discapacidad inte-
lectual con explicaciones detalladas y chas de trabajo
para su entrenamiento.
VV.AA. (2008): Prevención de la violencia interper-
sonal, en la pareja y…mucho más. Material didáctico
para el cortometraje Hechos son amores. Madrid:
Talasa. Material didáctico del Programa socioeducati-
vo Por los Buenos Tratos que promueve valores para
unas relaciones igualitarias entre las y los jóvenes.
www.porlosbuenostratos.org.
7.2. Diversidad afectivo-sexual
Sánchez, M. (2014): Familias de colores. Madrid: FEL-
GTB. Disponible en http://felgtb.com/educacion/Fa-
miliasColores/#/2/. Material educativo sobre la reali-
dad LGTB para las Etapas de Infantil y Primaria, desde
un enfoque competencial.
De la Cruz, C. (2005): Expectativa de diversidad: ideas
y dinámicas. Madrid: Consejo de Juventud de España.
Disponible en http://www.familiasporladiversidad.es/
les/objetos/CJEexpectativas.pdf Material didáctico
para trabajar la diversidad sexual desde el modelo se-
xológico.
Hinojosa, M.J. et al (2009): Manual operativo y prácti-
co para la integración socioeducativa de los y las jóve-
nes LGTB. Las Palmas de Gran Canaria: Gobierno de
Canarias. Disponible en http://www.juventudcanaria.
com/opencms8/export/sites/juventudcanaria/mul-
timedia/documentos/programas/publicaciones/ma-
nual_LGTB.pdf Material didáctico sobre diversidad
afectivo-sexual dirigido a jóvenes.
Platero, R. y Gómez, E. (2007): Herramientas para
combatir el bullying homofóbico. Madrid: Talasa. Ma-
terial didáctico que ofrece herramientas y contenidos
para la comprensión de la sexualidad y la diversidad
sexual.
7.3. Prevención de ITS y VIH/SIDA.
De la Cruz, C. (2003): Prevención de VIH/SIDA. Cla-
ves educativas. Madrid: Cruz-Roja.
Programa Galia http://www.fundadeps.org/Actividad.
asp?codactividad=98
SIDA-STUDI http://www.sidastudi.org/
PREVIDIN http://www.previdin.es/
70 Sexualidades Diversas
¿Te preocupa tu Salud? Hablemos de VIH http://
www.felgtb.org/temas/salud-y-vih-sida/noti-
cias/i/5727/68/te-preocupa-tu-salud-hable-
mos-de-vih
FELTB Salud y VIH/SIDA http://www.felgtb.org/te-
mas/salud-y-vih-sida
7.4. Prevención del abuso sexual.
Nomasabuso http://www.nomasabuso.com/
Protocolo de atención a mujeres víctimas de agresión
sexual en el Área de Salud de Gran Canaria https://
www.gobiernodecanarias.org/opencms8/opencms/
icigualdad/resources/documentacion/Violencia/Pro-
tocolo_AgresionesSex_GC13.pdf
Gil, A. (2012): Guía de recursos para la prevención y
la atención del abuso y la explotación sexual infantil,
Madrid: Safe the Children. Disponible en http://www.
savethechildren.es/docs/Ficheros/554/Guia_de_Re-
cursos_prevencion_Abuso_Sexual_Infantil_2012_
v2.pdf
7.5. Prevención de la violencia de género.
Programa socioeducativo Por los Buenos Tratos
http://www.porlosbuenostratos.org/
Observatorio de la Violencia de Género http://www.
observatorioviolencia.org/
Guía de derechos de las mujeres víctimas de violencia
de género http://www.msssi.gob.es/ssi/violenciaGe-
nero/Recursos/GuiaDerechos/home.htm
Recursos de atención a mujeres víctimas de violencia
de género en Canarias http://www.gobcan.es/icigual-
dad/inicio/informacion_servicios/servicios_recursos_
igualdad/atencion_violencia_genero
7.6. Violencia intragénero.
Ver, evaluar, actuar. La violencia en las relaciones lés-
bicas y homosexuales. Campaña de Aldarte: http://
www.aldarte.org/rinconsinviolencia/
71Sexualidades Diversas
- AAIDD- Asociación Americana de Discapacidades Intelectuales y del Desarrollo. (2011). Discapacidad Intelectual. Deni-
ción, clasicación y sistemas de apoyo. Undécima edición. Madrid: Alianza.
- AHEAD. (2011). Contra la homofobia. Políticas locales de igualdad por razón de orientación sexual e identidad de género.
Libro Blanco Europeo. Barcelona: Ayuntamiento de Barcelona.
- AHEAD-Against Homophobia. European local Administration Devices. (2011). Contra la homofobia. Políticas locales de
igualdad por razón de orientación sexual e identidad de género. Libro Blanco Europeo. Barcelona: Ayuntamiento de Bar-
celona.
- Alcaraz, N., Desreumaux, S., Tirado, L., & De la Cruz, C. (2010). El papel de todos los agentes implicados. En C. De la Cruz,
& N. Rubio, Sexualidad y Daño Cerebral Adquirido (págs. 44-51). Madrid: FEDACE.
- Amezúa, E. (1999). Teoría de los Sexos, la letra pequeña de la Sexología. Revista Española de Sexología(95-96).
- Amnistía Internacional. (2013). El Estado de los Derechos Humanos en el Mundo.
- Asensio, M. A., García, R., Safont, D., & Rubio, N. (2010). Plan de acción. De la teoría a la práctica. dicultades y limitaciones
en las intervenciones. En C. De la Cruz, & N. Rubio, Sexualidad y Daño Cerebral Adquirido (págs. 52-63). Madrid: FEDACE.
- Bandura, A. (2001). Social cognitive theory: An agentic perspective. Annual Review of Psychology, 52, 1-26.
- Barragán, F. (s.f.). Las masculinidades en la Nueva Europa: de la homofobia a la ética del cuidado de las demás personas.
Obtenido de http://www.berdingune.euskadi.net/
- Berardi, P. (2007). Abili di cuore. Omo-disabilità: quale rapporto tra omosessualità e disabilità? Bologna: ARCIGAY.
- Candela, S., & Verneuil, S. (5 de mayo de 2014). La sexualidad de las personas con diversidad funcional. Obtenido de Diago-
nal: http://www.diagonalperiodico.net/cuerpo/22665-la-sexualidad-personas-con-diversidad-funcional.html
- Caro, M., & Fernández-Llébrez, F. (2010). Buenos Tratos: prevención de la violencia sexista. Madrid: Talasa.
- Carr, L. T. (1995). Sexuality and people with learning dissabilities. British Journal ot Nurs, 8, 1135-1141.
- CERMI. (2012). Manual la Transversalidad de género en las políticas públicas de discapacidad Vol I. Madrid: CERMI.
- CERMI. (2014). Manual la Transversalidad de género en las políticas públicas de discapacidad Vol II. Madrid: CERMI.
- CIMOP. (2010). El respeto a la diversidad sexual entre jóvenes y adolescentes. Una aproximación cualitativa. . Madrid:
INJUVE.
- Clemente, A. (2000). Desarrollo de la sexualidad del discapacitado psíquico. En J. R. Amor, Sexualidad y personas con dis-
capacidad psíquica (págs. 69-83). Madrid: FEAPS.
- Clos, C., & Deulofeu, G. (2014). Sensuales. Relatos de sexo y afecto en la discapacidad. Barcelona: Comanegra.
- COGAM. (2012). Acoso escolar homofóbico y riesgo de suicidio en adolescentes y jovenes LGB. Madrid: FELGTB.
- Colectivo LGTB Gamá. (2013). T-acompañamos, T-asesoramos. Guía para el asesoramiento a mujeres transexuales: aspec-
tos socio-sanitarios, jurídicos y laborales. Las Palmas de Gran Canaria.
- De Dios, R., & García, M. (2007). Discapacidad intelectual y sexualidad: Programa de educación sexual en centros de aten-
ción a personas adultas. Serie documentos Técnicos. Gobierno del Principado de Asturias.
- De Dios, R., García, M., & Suárez, O. (2006). Discapacidad intelectual y sexualidad: conductas sexuales socialmente no
aceptadas. Serie Documentos Técnicos. Gobierno del Principado de Asturias.
- De la Cruz, C. (2003). Las sexualidades más válidas. Jornadas Discapacidad y Vida Sexual (págs. 81-89). Gijón: COCEM-
FE-ASTURIAS.
- De la Cruz, C. (2005). Expectativa de diversidad: ideas y dinámicas. Madrid: Consejo de Juventud de España.
BIBLIOGRAFÍA.
72 Sexualidades Diversas
- De la Cruz, C. (2011). La nueva educación de la sexualidad. Madrid: IUNIVES.
- De la Cruz, C., & Lázaro, O. (2006). Apuntes de educación sexual sobre la sexualidad de niños y niñas con discapacidad. .
Madrid: CEAPA.
- De la Cruz, C., & Rubio, N. (2010). Sexualidad y Daño Cerebral Adquirido. Madrid: FEDACE.
- De la Cruz, C., & Rubio, N. (2011). En el plural de las sexualidades. Valladolid: FUNDADEPS.
- De la Cruz, C., & Saez, S. (2003). Prevención del VIH/SIDA. Claves educativas. Madrid: Cruz Roja Juventud.
- Del Valle, T. (2002). Modelos emergentes en los sistemas y las relaciones de género. Madrid: Narcea.
- DGPD-Dirección General de Personas con Discapacidad. (s.f.). Protocolo sobre relaciones interpersonales y sexualidad en
personas con discapacidad intelectual, trastornos del espectro autista y otras discapacidades con décit cognitivo usuarias
de centros residenciales. Junta de Andalucía.
- Dirección General de Personas con Discapacidad. (s.f.). Protocolo sobre relaciones interpersonales y sexualidad en perso-
nas con discapacidad intelectual, trastornos del espectro autista y otras discapacidades con décit cognitivo usuarias de
centros residenciales. Junta de Andalucía.
- FEAPS. (2006). Código Ético. Madrid: FEAPS.
- FEAPS. (2007). Planicación Centrada en la Persona. Experiencia de la Fundación San Francisco de Borja para Personas
con Discapacidad Intelectual. Madrid: FEAPS.
- FELGTB. (2013). Acoso escolar (y riesgo de suicidio) por orientación sexual e identidad de género: Fracaso del sistema
educativo. Madrid: FELGTB.
- FRA-Fundamental Rights Agency. (2009). Homophobia and discrimination on Grouds of Sexual Orientation in the UES
Member States: Part II The Social Situation. Viena: European Union Agency for Fundamental Rigths.
- Garaizábal, C. (1998). La transgresión del género. Transexualidades un reto apasionante. En J. Nieto, Transexualidad, trans-
generismo y cultura. Antropología, identidad y género. Madrid: Talasa.
- Garaizábal, C. (2010). Transexualidades, identidades y feminismos. En M. Missé, & G. Coll-Planas, El género desordenado.
Críticas en torno a la patologización de la transexualidad. (págs. 125-139). Barcelona: Egalés.
- Garaizábal, C., & Fernández-Llébrez, F. (2010). Cambios y persistencias en la construcción de las identidades de género. En
M. Caro, & F. Fernández-Llébrez, Buenos Tratos: prevención de la violencia sexista (págs. 133-167). Madrid: Talasa.
- Garaizábal, C., & Habas, P. (2010). Pluralidad y buenos tratos para una sexualidad placentera. En M. A. Caro, & F. Fernán-
dez-Llébrez, Buenos Tratos: prevención de la violencia sexista (págs. 199-234). Madrid: Talasa.
- García, J. (2000). Educación sexual y afectiva en personas con minusvalía psíquica: una propuesta de intervención. En J. R.
Amor, Sexualidad y personas con discapacidad psíquica (págs. 85-106). Madrid: FEAPS.
- García, J. (2001). Educación sexual y afectiva en la pubertad y adolescencia de los chicos y chicas con síndrome de Down.
VI Convención Nacional. II Encuentro Nacional de Familias. FEISD. Santiago de Compostela.
- García, J. L. (2006). Síndrome de Down y homosexualidad. (D. España, Ed.) Down(32), 38-39.
- García, M. (2007). Cinesex. Cine y educación sexual con jóvenes. Asturias: Conseyu de la Mocedá del Principáu de Asturies.
- García, M. (2009). Educación sexual y discapacidad. Madrid: Narcea.
- Generelo, J. (1999). 25 cuestiones sobre la orientación sexual. Cómo tratar la orientación sexual en la enseñanza. Madrid:
COGAM.
- González, R. (2005). Re-inventarse. La doble exclusión: vivir siendo homosexual y discapacitado. Madrid: CERMI.
- Grasso, I. (2009). Omo-Disabilità: una nuova minoranza che cresce. Doctoral thesis.
- Gutiérrez, B. (2010). Habilidades sociosexuales en personas con discapacidad intelectual. Madrid: Pirámide.
- Habas, P. (2010). Del amor y la pareja. En M. A. Caro, & F. Fernández-Llébrez, Buenos Tratos: prevención d ela violencia
sexista (págs. 169-198). Madrid: Talasa.
- Hinojosa, M. J., González, L., & González, R. (2009). Manual operativo y práctico para la integración socioeducativa de las y
los jóvenes LGTB. Las Palmas de Gran Canaria: Gobierno de Canarias.
- Landarroitajauregui, J. (2000). Adolescencia y orientación. Conclusiones de las Jornadas Jóvenes y sexualidad: algunas
situaciones de exclusión. Madrid: Consejo de Juventud de España.
- Landarroitajauregui, J. (2003). Sexualidad y minusvalías. Jornadas Discapacidad y Vida Sexual. La erótica del encuentro
(págs. 49-61). Gijón: COCEMFE-ASTURIAS.
- López, F. (2002). Sexo y afecto en personas con discapacidad. Madrid: Biblioteca Nueva.
- López, F. (2006). Homosexualidad y familia. Barcelona: GRAÓ.
- López, F. (2006). La educación sexual de las personas con discapacidad. Siglo Cero, 37(1)(217), 5-40.
- Luckasson, R. B.-D. (2002). Mental retardation: Denition, classication, and systems of supports (10.ª ed.). Washington:
American Association on Mental Retardation.
73Sexualidades Diversas
- Medesman, S. (2012). Parte de la vida. material de apoyo sobre educaicón sexual y discapacidad para compartir en familia.
Uruguay: PES-iiDi-UNFPA-UNICEF.
- Miller, J. (1992). Psicología de la mujer. Barcelona: Paidós.
- MINEDUC. (2005). Informe nal de la Comisión de Evaluación y Recomendaciones sobre Educación Sexual. Santiago de
Chile.
- MINEDUC. (2006). Una mirada exploratoria de las necesidades en educación de la sexualidad, afectividad y género de
niños, niñas y jóvenes con dicapacidad intelectual. Santiago de Chile.
- MINEDUC. (2007). Educación sexual de niños, niñas y jóvenes con discapacidad intelectual. Santiago de Chile.
- Missé, M. (2013). Transexualidades. Otras miradas posibles. Madrid: Egalés.
- Moretin, R., Arias, B., Rodríguez, J., & Aguado, A. (2006). Pautas para el desarrollo de programas ecaces de educación
afectivo-sexual en personas con discapacidad intelectual. Siglo Cero, 37(1)(217), 41-58.
- Moretin, R., Arias, B., Verdugo, M. A., & Rodríguez, J. M. (2006). Amor y enamoramiento en personas con discapacidad
intelectual: un campo por explorar. Siglo Cero, 37(1)(217), 59-80.
- Muñoz, I., Mariño, V., Barbeito, M., Rubio, N., & De la Cruz, C. (2010). Terapia familiar. Sistemas y familias. Papel de las
familias en la atecnión y educación sexual. En C. De la Cruz, & R. Natalia, Sexualidad y Daño Cerebral Adquirido. Madrid:
FUNDADEPS.
- OMS. (2006). Dening sexual health: reprot of a technical consultation on sexual health. Geneva.
- Paoli, L., & Zhu, J. (2013). Homofobia de Estado. Un estudio jurídico sobre la criminalización, protección y reconocimiento
del amor entre personas del mismo sexo. ILGA-International Lesbian, Gay, Bisexual, Trans and Intersex association.
- Parra, N. (2012). Enróllate con buenos tratos. Guía de educación sexual para educadores y familias. Las Palmas de Gran
Canaria: acciónenred-Canarias.
- Peláez, A. (2012). Derechos sexuales y reproductivos. En CERMI, Manual La transversalidad de género en las políticas
públicas de discapacidad Vol. I (págs. 257-280). Madrid: CERMI.
- Pérez-Iranzo, N., & et al. (1997). Sexual education programs for mentally handicapped people: currente situation in Spain.
13 World Congress or Sexology: Sexuality and Human Rights. Valencia.
- Platero, R., & Gómez, E. (2007). Herramientas para combatir el bullying homofóbico. Madrid: Talasa.
- Rodríguez, J. M., López, F., Moretin, R., & Arias, B. (2006). Afectividad y sexualidad en personas con discapacidad intelec-
tual. Una propuesta de trabajo. Siglo Cero, 37(1)(217), 23-40.
- Schalock, R. y. (2002). Quality of life theory: Its development and use in the eld of intellectual disabilities. Journal of Policy
and Practice in Intellectual Disabilities.
- Serano, J. (2007). Whipping Girl: a transexual women on sexism and the scapegoating of feminity. Paperback.
- Sternberg, R. J. (1989). El triángulo del amor: intimidad pasión y compromiso. Barcelona: Paidós.
- Tamarit, J. (2013). Diversidad diversa. Voces(395), 2.
- UNICEF. (2003). Guía para trabajar la equidad de género en la comunidad educativa. Paraguay: UNICEF.
- VV.AA. (2003). Jornadas Discapacidad y Vida sexual: la erótica del encuentro. Gijón: COCEMFE-ASTURIAS.
- Weeks, J. (1992). El malestar de la sexualidad. Madrid: Talasa.
- Wehmeyer, M. (1996). Self-determination as an educational aoucome: Why is it important to children, youth and adults
with disabilities? En D. S. Wehmeyer, Self-determination aross the lipe span: Independence and choice for people with
disabilities (págs. 15-34). Baltimore: Paul H. Brookes.
- Wehmeyer, M. (2006): Autodeterminación y discapacidades severas”. En M. A. Verdugo y F. B. Jordán de Urríes (Coord.):
Rompiendo inercias. Claves para avanzar (85-99). Salamanca: AMARÚ.
- Yela, C. (2002). El amor desde la psicología social. Ni tan libres, ni tan racionales. Madrid: Pirámide.
Financiado por
... El hecho sexual se considera un elemento esencial del ser humano, donde reside la diversidad (Parra y Oliva, 2016) que Sánchez-Sainz, Penna-Tosso y de la Rosa-Rodríguez (2016) entienden como fuente de riqueza. No obstante, la sexualidad ha sido percibida como una construcción social, estableciéndose unas pautas y unas actuaciones que aluden a la normalidad sexual (Löfgren-Martenson, 2009) y que originan diferentes situaciones de exclusión, discriminación y vulneración de derechos (Parra y Oliva, 2016). ...
... El hecho sexual se considera un elemento esencial del ser humano, donde reside la diversidad (Parra y Oliva, 2016) que Sánchez-Sainz, Penna-Tosso y de la Rosa-Rodríguez (2016) entienden como fuente de riqueza. No obstante, la sexualidad ha sido percibida como una construcción social, estableciéndose unas pautas y unas actuaciones que aluden a la normalidad sexual (Löfgren-Martenson, 2009) y que originan diferentes situaciones de exclusión, discriminación y vulneración de derechos (Parra y Oliva, 2016). De este modo, la sexualidad de las personas con diversidad funcional se percibe de manera marginalizada, así como su orientación sexual (González-Amago, 2005). ...
... De este modo, la sexualidad de las personas con diversidad funcional se percibe de manera marginalizada, así como su orientación sexual (González-Amago, 2005). En consecuencia, estas personas deben de enfrentarse a una doble opresión social (González-Amago, 2005;Harley, Hall y Savage, 2000;Parra y Oliva, 2016). ...
Chapter
People with functional diversity must face different barriers imposed by society. Likewise, the establishment of a regulatory body has brought discrimination against this group. Likewise, their sexuality is questioned, placing these people in a perspective that does not respond with reality. LGBT people with functional diversity must face a double discrimination: the normative and functional body, as well as heteronormative. This study aims to investigate the experiences of LGBT people with functional diversity. A qualitative methodology carried out through the semi-structured interview was followed. The results showed that society still has a long way to go to achieve the inclusion of this group in society. It is proposed as a prospective of this study to continue investigating this topic with larger samples.
... In recent decades, there has been growing recognition of the rights and needs of people with ID [4][5][6], resulting in greater access to normalized life experiences in relation to housing, employment, and recreation [5,7], thus favouring their integration. However, sexuality and sexual health have received less attention [7], even after being recognized as a human right by the International Convention on the Rights of Persons with Disabilities [8]. ...
... The answers are scored on a five-point Likert scale indicating their level of agreement/disagreement with each statement: 1 = strongly disagree, 2 = somewhat disagree, 3 = neither agree nor disagree, 4 = agree, 5 = strongly agree. Items 5,6,7,8,9,10,12,16, and 17 have positive wording, whereas items 1, 2, 3, 4, 11, 13, 14, 15, and 18 have negative wording. Adding the scores on the items yields a minimum score of 18 and a maximum score of 90, with higher scores reflecting more proactive attitudes toward the sexuality of people with ID. ...
Article
Full-text available
The high prevalence of people with Intellectual Disability (ID) fosters the recognition of their health, work, and social needs. However, few studies have focused on the assessment of their affective and sexual needs (a basic personal need and universal right). Even though the current literature suggests changes in social attitudes toward this population, it is unclear whether these changes have actually occurred and their impact on the development of healthy and non-stigmatized sexuality. This question is particularly relevant due to the lack of a sound measure to assess this shift in the social consideration of the sexuality of people with ID. Thus, this preliminary study focuses on the design and validation of a reliable measure to assess attitudes toward the sexuality of people with Intellectual Disability. This study comprises 1103 participants (43.3% men; 56.7% women) between 20 and 92 years old, classified into three groups: parents or relatives of people with ID, professionals working with ID individuals, and the general population. Results from Exploratory Factor Analysis (EFA) yielded three factors explaining 49.19% of the scale variance: Normalizing Attitudes (NOR-A), Negative Attitudes (NEG-A), and Paternalistic Attitudes (PAT-A). This three-factor structure was subsequently confirmed through Confirmatory Factor Analysis (CFA). Regarding internal consistency, Cronbach’s alpha values ranged between 0.66 and 0.86. In conclusion, this research demonstrates that the ASEXID is useful and reliable for the assessment of relatives’, professionals’, and societal attitudes toward the sexuality of people with ID, contributing to the assessment of a potential paradigm shift in attitudes toward the affective sexual education of people with this condition.
... Según Parra & Oliva 13 , la educación sexual tiene como finalidad promover el bienestar de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo: capacitarlas para mejorar su confianza y autoestima, facilitar su identidad sexual, promocionar la salud sexual y favorecer su integración social. Es imprescindible que el centro de atención sean los deseos, las necesidades y las preferencias de estas personas, facilitando su participación en todo momento en la toma de las decisiones que les afecten y la autodeterminación sobre sus opciones sexuales. ...
Thesis
Full-text available
La educación es un proceso socializador e integrador que busca el desarrollo armónico de todos los componentes de la personalidad, la sexualidad forma parte de ella. La educación integral de la sexualidad se inicia en el seno familiar y continúa en las instituciones educacionales, por lo que debe estar incluida en la orientación a la familia. En la actualidad el abordaje de este tema constituye una necesidad orientarlas en lo relativo a la educación integral de la sexualidad. De ahí que se seleccionó una muestra que está compuesta por cinco familias. Para lo cual se emplearon métodos teóricos, empíricos y estadísticos, que permitiò constatar que es insuficiente la orientación a la familia sobre temas relacionados con la educación integral de la sexualidad, por lo que es objetivo de la investigación elaborar un sistema de talleres para la orientación a la familia que tienen adolescentes con discapacidad intelectual leve de la escuela de oficios “1ro de Mayo”, de Bejucal, provincia Mayabeque, esta forma de organizativa empleada, propicia que se puedan apropiar de conocimientos relativos a la educaciòn integral de la sexualidad.
... Con esta breve aproximación conceptual quiero destacar la sexualidad como terreno de la diversidad que en otro trabajo nombramos como "sexualidades diversas" (Parra & Oliva, 2015) precisamente con la intención de ofrecer un marco amplio de compresión de la diversidad sexual y de género, así como sus intersecciones. En esta misma línea, Soledad Arnau propone atender la sexualidad en la diversidad (Ripollés, 2018). ...
Preprint
Full-text available
Este documento se realizó en el marco del curso on-line "Diversidad sexual y de género" (2019). Se aborda la diversidad de género en la infancia atendiendo a dos cuestiones: ofrece un marco comprensivo de la diversidad de género y las infancias trans* desde la sexología feminista crítica y reflexiona sobre la atención a la diversidad de género en la infancia en el contexto del Estado español.
... Con esta breve aproximación conceptual quiero destacar la sexualidad como terreno de la diversidad que en otro trabajo nombramos como "sexualidades diversas" (Parra & Oliva, 2015) precisamente con la intención de ofrecer un marco amplio de compresión de la diversidad sexual y de género, así como sus intersecciones. En esta misma línea, Soledad Arnau propone atender la sexualidad en la diversidad (Ripollés, 2018). ...
Chapter
Full-text available
Este documento se realizó en el marco del curso on-line "Diversidad sexual y de género" (2019). Se aborda la diversidad de género en la infancia atendiendo a dos cuestiones: ofrece un marco comprensivo de la diversidad de género y las infancias trans* desde la sexología feminista crítica y reflexiona sobre la atención a la diversidad de género en la infancia en el contexto del Estado español.
... Las posiciones sexuadas son expansivas, abiertas y plurales, pero se constituyen en un contexto normativo que tanto las produce como posibilita sus disidencias (Foucault, 2009). Con esta breve aproximación conceptual se destaca la sexualidad como terreno de la diversidad que en otro trabajo se nombró como "sexualidades diversas" (Parra & Oliva, 2015) . En esta misma línea, Arnau propone atender la sexualidad en la diversidad (Arnau, 2018). ...
Conference Paper
Full-text available
La colección de guías sobre derechos sexuales y reproductivos de las mujeres jóvenes editadas por el Instituto Canario de Igualdad se realizaron entre el 2017 y 2018. Ponen el acento en la sexualidad como cualidad humana y en la diversidad como un hecho constitutivo de la misma. Todo ello desde un enfoque feminista que nos permite cuestionar el sexismo y empoderar a las mujeres jóvenes en el ámbito de su sexualidad. La colección está formada por cuatro números: “Anticoncepción y embarazos no planificados”, “Deseo, placer y satisfacción”, “Prácticas eróticas seguras frente a las infecciones de transmisión sexual” y “Sexualidades. Cuerpos, orientaciones e identidades”. Las guías invitan transitar un terreno especialmente complejo para las mujeres porque vivencia y expresión de la sexualidad ha sido negada e incluso castigada. Los cambios sociales vienen facilitando que se flexibilicen los límites de la expresión del deseo erótico y reivindicación del placer por parte de las mujeres, pero se sigue marcando la frontera que diferencia “las buenas de las malas mujeres”. Las guías tienen como punto de partida la diversidad de la sexualidad de las mujeres en cuanto a sus cuerpos sexuados, identidades, deseos y prácticas y promueven una mirada positiva de la sexualidad, sin tapujos, poniendo en el centro la potenciación de autonomía basada en la información veraz, la importancia del autoconocimiento y la puesta en cuestión de los estereotipos sexistas y mandatos de género. El formato de las guías está concebido como un diario personal: contiene actividades de reflexión, notas personales y enlaces a recursos para seguir profundizando a través de códigos QR que permite una interacción entre el papel y las opciones que ofrece internet. De modo que presenta una importante oportunidad para su aplicación a nivel socioeducativo a través de proyectos de educación sexual.
... Si nos preguntamos qué sucede con la sexualidad de las personas con diversidad funcional -o las personas en la etapa de la vejez-vemos que uno de los mitos que acompaña a estas realidades humanas es la idea de que somos seres asexuados o seres sin sexo (Herrera, 2003;Parra y Oliva, 2015). A este mito se une el de que la infancia tampoco tiene sexo (Hernández y Jaramillo, 2003), con lo cual muchas personas con esta circunstancia somos tratadas con infantilismo, sin sexo, asexuadas. ...
Article
La metodología de los programas de educación afectivo-sexual de las personas con diversidad funcional intelectual (PDFI) para ser eficaz potenciando una vivencia saludable, positiva y satisfactoria de su sexualidad debe adaptarse a las características y necesidades del colectivo. La literatura disponible sobre la metodología utilizada en los programas de educación afectivo-sexual para PDFI y, en general, en el diseño experimental de los estudios es escasa. El objetivo de esta revisión bibliográfica es conocer el diseño, el contenido y la metodología de aprendizaje de los programas que se han implementado entre 2010 y 2021. La búsqueda bibliográfica se realizó con los términos “sex education”, “intellectual disability” y “program OR treatment OR intervention”, en las siguientes bases de datos: PsycInfo, PsycArticles, ERIC, Web of Science y Google Scholar. De los 1123 artículos identificados, se excluyeron los artículos de revisión, caso único y aquellos cuya muestra no eran las propias PDFI (p.e. padres, profesionales, etc). Finalmente, sólo 11 cumplieron el criterio de describir el diseño de programaseducativos para PDFI. Los resultados muestran que la mayoría de las intervenciones fueron implementadas en muestras heterogéneas, tanto en lo referido al CI (el 36,6% combinaban personas con discapacidad leve y moderada) como al género (el 63,6% incluían mujeres y hombres) y la edad (el 63,6% incluían a jóvenes y adultos). Respecto a la metodología empleada, el 72.7% usaron dinámicas de juego, el 63,6% discusión guiada y 54,5% rol playing. Por lo que se refiere a los contenidos trabajados, los más frecuentes son: partes del cuerpo (100%), habilidades sociales (85,7%), relaciones interpersonales (85,7%); asertividad sexual (85,7%) y prevención de abusos sexuales (85,7%). Podríamos concluir que, independientemente del abordaje realizado, la mayoría de los estudios que describen estos programas carecen de una descripción exhaustiva del diseño, contenido y metodología, lo cual dificulta su replicabilidad.
Article
Full-text available
Esta tesis se centra en el análisis de la producción cultural hispánica contemporánea de autores/as con diversidad funcional para investigar cómo se representan a sí mismos en sus obras y qué medios utilizan cuando cuestionan el discurso capacitista que los margina. Además, se comparan las semejanzas y diferencias que existen entre dichas representaciones y se señala cuál es su valor temático y estético. Mediante el análisis de la interconexión de la diversidad funcional con múltiples categorías como género, sexualidad, raza, edad y clase social, exploro varios tipos de obras –documental, poesía, diario, novela gráfica y ficción juvenil– creadas por un amplio rango de autores de diferentes nacionalidades, edades y funcionalidades diversas −física, mental y sensorial. Así, estudio desde los canónicos Jorge Luis Borges y Frida Kahlo hasta autores menos conocidos como Jessica Martín, Isabel Franc, Raúl Aguirre y David Sánchez. Mi argumento principal es que la producción cultural hispánica de autores/as con diversidad funcional contrarresta el discurso normalizador y capacitista que los margina, no solo mediante la temática de sus obras, sino por sus características formales y por la manera en que se distribuyen y publican sus creaciones. Ahora bien, en algunas de estas obras también se encuentran ciertos aspectos que refuerzan el discurso normativo, como el privilegio social y patriarcal y el uso de un lenguaje no inclusivo para definir a las personas con diversidad funcional. Para el marco teórico, utilizo la teoría española de la diversidad funcional, que estudia la discapacidad como parte de un espectro de experiencias de la realidad humana, enfatizando la diferencia o “diversidad” como un valor positivo que enriquece a la sociedad. También sigo a teóricos relevantes de los estudios de la discapacidad como Benjamin Fraser, Martha Nussbaum y Javier Romañach. Advisor: Professor Iker González-Allende
Article
Full-text available
Las actitudes negativas hacia la sexualidad de las personas con discapacidad siguen siendo motivo de análisis en tanto que constituyen uno de los principales impedimentos para su desarrollo psicosexual. El presente trabajo analiza las actitudes hacia la sexualidad de las personas con discapacidad física e intelectual que poseen sus familiares, los profesionales que trabajan con ellos y la población general. Para ello, se utiliza la Escala de Actitudes hacia la Sexualidad en Personas con Discapacidad Intelectual (ASEXDI) y la Escala de Actitudes hacia la Sexualidad en Personas con Discapacidad Física (ASEXDF) en una muestra de 300 personas procedentes de tres grupos: 100 familiares, 100 profesionales y 100 personas de la población general. Los resultados revelan que los familiares presentan actitudes más conservadoras que los profesionales que trabajan con este colectivo. El grupo de la población general muestra actitudes sexuales más favorables hacia las personas con discapacidad física que hacia las personas con discapacidad intelectual. Los datos obtenidos indican la necesidad de seguir trabajando en la mejora de las actitudes hacia la sexualidad de las personas con discapacidad para conseguir una expresión libre y adecuada de su sexualidad.
Article
In this 2002 manual (10th edition), the American Association on Mental Retardation (AAMR), through its Ad Hoc Committee on Terminology and Classification, continues its contribution of information on the definition and classification of the state of functioning currently known as mental retardation. With this work, the AAMR attempts to state, describe, organize, and extend the thinking in the field of mental retardation that has occurred over the past 10 years since the publication of the AAMR's 1992 manual. The present manual contains and describes the logical continuation in conceptualizing mental retardation as functional and contextual. (PsycINFO Database Record (c) 2012 APA, all rights reserved)
Article
This article presents the basic tenets of social cognitive theory. It is founded on a causal model of triadic reciprocal causation in which personal factors in the form of cognitive, affective and biological events, behavioral patterns, and environmental events all operate as interacting determinants that influence one another bidirectionally. Within this theory, human agency is embedded in a self theory encompassing self-organizing, proactive, self-reflective and self-regulative mechanisms. Human agency can be exercised through direct personal agency; through proxy agency relying on the efforts of intermediaries; and by collective agency operating through shared beliefs of efficacy, pooled understandings, group aspirations and incentive systems, and collective action. Personal agency operates within a broad network of sociostructural influences. In these agentic transactions, people are producers as well as products of social systems. Growing transnational imbeddedness and interdependence of societies are creating new social realities in which global forces increasingly interact with national ones to shape the nature of cultural life.