ArticlePDF Available

«The Indian Imaginary in Lope de Vega's Arauco Domado», Taller de Letras, Número especial 1, 2012, pp. 229-252

Authors:

Abstract

Arauco wars inspired numerous literary works in the Golden Age, and in the specific genre of theater, various comedies and a sacramental play. Within this dramatic corpus stands Arauco domado, a comedy by Lope de Vega, which was one of the works commissioned by the Hurtado de Mendoza family to vindicate the figure of Don Garcia, relegated to second place in La Araucana de Ercilla. This paper analyzes the image of Indians offered by Lope: Araucanians, with Caupolican as a leader, are characterized as brave warriors and indomitable defenders of their freedom, but also with signs of fierceness and cruelty (especially cannibalism). It also discusses aspects of Araucanian life (customs, religious beliefs, weapons, food and drink, etc.) included in the comedy. It can be concluded that the reflection of that Araucanian imaginary is fundamentally result of reading, with La Araucana de Ercilla as the main reference and source of inspiration.
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
229
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012 issn 0716-0798
El imaginario indígena en el Arauco domado
de Lope de Vega
The Indian Imaginary in Lope de Vega’s Arauco Domado
Carlos Mata Induráin
GRISO-Universidad de Navarra
cmatain@unav.es
Las guerras de Arauco inspiraron en el Siglo de Oro numerosas obras literarias y,
en el género concreto del teatro, varias comedias y un auto sacramental. Dentro
de ese corpus dramático destaca Arauco domado, comedia de Lope de Vega, que
fue una de las obras encargadas por la familia Hurtado de Mendoza para vindicar la
figura de don García, relegado a un segundo plano en La Araucana de Ercilla. En este
trabajo se analiza la imagen de los indígenas ofrecida por Lope: los araucanos, con
Caupolicán al frente, aparecen caracterizados como valientes e indómitos guerreros
defensores de su libertad, pero también con rasgos de fiereza y crueldad (sobre todo,
la antropofagia). También se analizan los aspectos relacionados con la vida araucana
(costumbres, creencias religiosas, armas, comida y bebida, etc.) que se mencionan
en la comedia. Cabe concluir que el reflejo de ese imaginario indígena araucano es
fundamentalmente libresco, siendo La Araucana de Ercilla el principal referente y la
fuente de inspiración última.
Palabras clave: Lope de Vega. Arauco domado. Guerras de Arauco. Teatro
histórico. García Hurtado de Mendoza. Caupolicán.
Arauco wars inspired numerous literary works in the Golden Age, and in the speci-
fic genre of theater, various comedies and a sacramental play. Within this dramatic
corpus stands Arauco domado, a comedy by Lope de Vega, which was one of the
works commissioned by the Hurtado de Mendoza family to vindicate the figure of
Don García, relegated to second place in La Araucana de Ercilla. This paper analyzes
the image of Indians offered by Lope: Araucanians, with Caupolicán as a leader, are
characterized as brave warriors and indomitable defenders of their freedom, but also
with signs of fierceness and cruelty (especially cannibalism). It also discusses aspects
of Araucanian life (customs, religious beliefs, weapons, food and drink, etc.) included
in the comedy. It can be concluded that the reflection of that Araucanian imaginary
is fundamentally result of reading, with La Araucana de Ercilla as the main reference
and source of inspiration.
Keywords: Lope de Vega. Arauco domado. Arauco Wars. Historical Drama.
García Hurtado de Mendoza. Caupolicán.
Recibido: 2 de mayo de 2011
Aprobado: 30 de agosto de 2011
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
230
De entre las varias piezas existentes en el corpus del teatro español del
Siglo de Oro que toman como asunto las guerras de Arauco, sin duda la más
conocida y la que más bibliografía ha generado –dada la trascendencia de
su autor– es Arauco domado de Lope de Vega. En este trabajo me propongo
un análisis del imaginario indígena reflejado en esta comedia; pero, antes
de nada, recordaré, siquiera de forma somera, algunos detalles acerca de la
fortuna literaria que tuvo esa materia relacionada con las guerras de aquel
“Flandes indiano”1 que fue Chile.
1. Fortuna literaria de las guerras de Arauco
La presencia de América en la literatura española del Siglo de Oro cons-
tituye un tema que ha sido bastante estudiado, especialmente en lo que
concierne a autores mayores como Lope o Tirso de Molina2. Si nos ceñimos
más concretamente a las guerras de Arauco, apreciaremos el tratamiento
literario de esa materia en géneros muy diversos, que van desde las crónicas
hasta el teatro, pasando por la poesía épica. De los cronistas, historiadores
y autores de relaciones, hay que recordar los nombres de Jerónimo de Vivar,
Juan de Cárdenas, Alonso de Góngora Marmolejo, Pedro de Valdivia, Pedro
Mariño de Lobera, Alonso de Ovalle, Diego de Rosales, Alonso González de
Nájera o Francisco Núñez de Pineda y Bascuñán, entre otros; en el terri-
torio de la épica, las dos obras fundamentales son La Araucana de Alonso
de Ercilla y Zúñiga y El Arauco domado de Pedro de Oña, sin que convenga
olvidar otros títulos como El Purén indómito de Hernando Álvarez de Toledo
o Las guerras de Chile, poema atribuido a Juan de Mendoza y Monteagudo.
En el teatro, esta materia araucana la encontramos plasmada en piezas
como La belígera española (1616), de Ricardo de Turia (seudónimo de Pedro
Juan Rejaule y Toledo); Algunas hazañas de las muchas de don García Hurtado
de Mendoza, Marqués de Cañete (1622), obra colectiva de nueve ingenios;
Arauco domado (1625), de Lope de Vega; La Araucana, auto sacramental
de principios del siglo XVII, atribuido a Lope (ver Mata Induráin, 2011); El
gobernador prudente (1663), de Gaspar de Ávila, y Los españoles en Chile
(1665; ver Mata Induráin, 2008)3, de Francisco González de Bustos, títulos
a los que podríamos añadir, con matices, El nuevo rey Gallinato, de Andrés
de Claramonte (comedia que tiene una ambientación vagamente chilena y,
en cualquier caso, no específicamente araucana).
1 Este sintagma remite al título de la Historia general del reino de Chile, Flandes indiano
escrita por Diego de Rosales.
2 Ver, entre otros muchos posibles, los trabajos de Arellano, 1992; de Pedro, 1954; Dille,
1988; Franco, 1954; Kirschner, 1996; Ruiz Ramón, 1993 o Zugasti, 1996. No citaré por
extenso la bibliografía específica sobre Arauco domado, que es bastante amplia (destaco
solo algunos aportes: Corominas, 1981; Leavitt, 1963; Martínez Chacón, 1965; Muñoz
González, 1999 y Ruano de la Haza, 2004); una buena y actualizada recopilación puede
verse en el libro reciente de Moisés R. Castillo Indios en escena. Coincido plenamente con
la interpretación global de la comedia que ofrece Castillo (2009: 75-96), a la que remito
para más detalles. Cito Arauco domado por la edición de Jesús Gómez y Paloma Cuenca,
pero modificando bastante, en busca del mejor sentido, las grafías y la puntuación.
3 Las fechas que menciono en este listado son las de publicación de las obras, no las de
redacción.
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
231
Existe bibliografía particular sobre la materia de Arauco en el teatro, y a
ella remito para más detalles, especialmente a las monografías de conjunto
de Lerzundi, 1996 y Lee, 1996 (ver también los de Antonucci, 1992; Janik,
2004 y Lauer, 1994). Ahora quiero recordar dos ideas tópicas que suelen
mencionarse al tratar de estas cuestiones: por un lado, la escasa presencia
del tema americano, en general, en el teatro español del Siglo de Oro; por
otra parte, dentro de ese corpus reducido, la abundancia de temas y perso-
najes relacionados con las guerras de Arauco (ver, por ejemplo, Antonucci,
1992: 21 y 44-45). ¿Por qué se escribieron tantas comedias ambientadas
en ese contexto chileno? Creo que podemos dar por buenas las razones
aportadas por Dille:
El número desproporcionado de comedias sobre Chile se
debe a, por lo menos, tres factores: primero, precisa-
mente porque no era un país rico, no se podía culpar a
los españoles de estar allí por motivos indignos. Segundo,
es la admiración por la heroica resistencia de sus pocos
habitantes. A diferencia de México y del Perú, Arauco
era muy pequeño, pero presentaba la máxima dificultad
a los esfuerzos españoles para incorporarlo dentro del
imperio. […] Tercero, las expediciones a esta lejana parte
del imperio tuvieron la suerte de ser inmortalizadas por
Alonso de Ercilla y por Pedro de Oña en obras del género
de máximo prestigio –la epopeya. Así los escritores del
siglo XVII podían inspirarse directamente en dos famo-
sas obras literarias. Además, parece que la influencia
de Ercilla era también indirecta porque aparentemente
Algunas hazañas y El Arauco domado se escribieron para
halagar al hijo del Marqués de Cañete, que quedó resen-
tido porque Ercilla no hizo mucho caso de su padre en la
famosa Araucana (1988: 493).
2. Ercilla y García Hurtado de Mendoza
La última de las razones que apunta Dille me lleva a considerar el an-
tecedente remoto que está en el origen de la redacción de varias de estas
obras, que fueron un encargo por parte de la familia Hurtado de Mendoza
(ver Dixon, 1993). Recordemos que La Araucana de Ercilla presenta la pe-
culiaridad de ser un poema épico sin héroe: quien debería, sobre el papel,
ser el protagonista principal de la epopeya, el capitán de las huestes espa-
ñolas tras la muerte de Valdivia, don García Hurtado de Mendoza, aparece,
sí, mencionado elogiosamente en algunas ocasiones, pero en modo alguno
alcanza la categoría de héroe épico. Si queremos buscar un héroe en La
Araucana, este sería colectivo: el pueblo mapuche en defensa a ultranza de
su libertad; y, si hubiera que individualizarlo en la persona de uno de sus
protagonistas, entonces sería el toqui Caupolicán.
La razón de ese retrato “de bajo perfil” –por así decir– con que aparece
caracterizado el Marqués de Cañete en La Araucana la tenemos en el incidente
personal que tuvo lugar entre don García y Ercilla, ocurrido en la ciudad de La
Imperial en 1558, que recogen los cronistas y que se menciona también en el
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
232
juicio de residencia al gobernador, y que el propio soldado-escritor evoca en
un par de ocasiones en su poema (se refiere a ese incidente como “un caso
no pensado”). En efecto, después del regreso de las tropas españolas de su
expedición al canal de Chacao y el archipiélago de Chiloé, se celebraron en
La Imperial unas fiestas y justas, en las que se produjo cierto incidente por
el que Ercilla fue detenido por orden de don García y condenado a muerte, si
bien luego esa pena le fue conmutada por la de destierro. Así lo evoca Góngora
Marmolejo en su crónica (cito por la reciente edición de Miguel Donoso):
Don García, estando en este tiempo en la Ciudad Imperial
regocijándose en juegos de cañas y correr sortija, con
otras maneras de regocijo, quiso un día salir de máscara
disfrazado a correr ciertas lanzas en una sortija por una
puerta falsa que tenía en su posada, acompañado de
muchos hombres principales que iban delante, y más
cerca de su persona don Alonso de Arcila, el que hizo el
Araucana, y Pedro Dolmos de Aguilera, natural de Córdoba.
Un otro caballero llamado don Juan de Pineda, natural de
Sevilla, se metió en medio de ambos; don Alonso, que le
vido venía a entrar entre ellos, revolvió hacia él echando
mano a su espada; don Juan hizo lo mismo. Don García,
que vido aquella desenvoltura, tomó una maza que llevaba
colgando del arzón de la silla y, arremetiendo el caballo
hacia don Alonso, como contra hombre que lo había re-
vuelto, le dio un gran golpe de maza en un hombro, y
tras de aquel otro. Ellos huyeron a la iglesia de Nuestra
Señora y se metieron dentro. Luego mandó que los saca-
sen y cortasen las cabezas al pie de la horca; y él se fue a
su posada y mandó cerrar las puertas, dejando comisión
a don Luis de Toledo que los castigase; mas en aquella
hora muchas damas que en aquella ciudad había, que-
riendo estorbar el castigo o que no fuese con tanto rigor,
quitándole alguna parte del enojo, con algunos hombres
de autoridad entraron por una ventana en su casa y se
lo pidieron por merced. Condescendiendo a su ruego, los
mandó desterrar de todo el reino (286-287).
Disponemos también del testimonio que nos proporciona el juicio de
residencia a don García:
144. Item, se hace cargo al dicho don García que quiso
matar con una porra en la ciudad Imperial a don Alonso
de Ercilla y don Juan de Pineda, y fue tras ellos por los
matar con ella, que fue y eran términos muy ajenos y
fuera de justicia.
Pero me interesa recordar sobre todo la versión de los hechos que ofrece
el propio Ercilla en su célebre poema. Así, en el canto XXXVI escribe:
A La Imperial llegamos, do hospedados
fuimos de los vecinos generosos,
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
233
y de varios manjares regalados
hartamos los estómagos golosos.
Visto, pues, en el pueblo así ayuntados
tantos gallardos jóvenes briosos,
se concertó una justa y desafío
donde mostrase cada cual su brío.
Turbó la fiesta un caso no pensado,
y la celeridad del juez fue tanta,
que estuve en el tapete ya entregado
al agudo cuchillo la garganta;
el enorme delito exagerado
la voz y fama pública le canta,
que fue solo poner mano a la espada,
nunca sin gran razón desenvainada4.
Este acontecimiento, este suceso
fue forzosa ocasión de mi destierro,
teniéndome después gran tiempo preso,
por remediar con este el primer yerro;
mas, aunque así agraviado, no por eso
(armado de paciencia y fiero hierro)
falté en alguna lucha y correría,
sirviendo en la frontera noche y día.
Además, en el canto siguiente, el XXXVII y último de La Araucana, califica
a don García de “mozo capitán acelerado”:
Ni digo cómo al fin, por accidente,
del mozo capitán acelerado
fui sacado a la plaza injustamente
a ser públicamente degollado;
ni la larga prisión impertinente,
do estuve tan sin culpa molestado,
ni mil otras miserias de otra suerte,
de comportar más graves que la muerte.
Sin duda, al momento de componer La Araucana Ercilla no habría olvida-
do todavía este grave incidente personal, y esta es la razón que explicaría
el no haber dado el suficiente relieve a la figura de don García Hurtado de
Mendoza. Por el contrario, en su poema nos ofrece una visión muy idealizada
de los indios araucanos, denodados defensores de su libertad e indepen-
dencia, hecho que le ha valido la calificación de “primer indigenista”. Como
acertadamente escribe Campos Harriet,
Necesitaríamos copiar casi todas las estrofas de los treinta
y siete cantos de La Araucana si quisiéramos señalar las
4 Recordemos la inscripción que figuraba grabada en las hojas de muchas espadas de la
época: “No me saques sin razón. No me envaines sin honor”.
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
234
muestras de admiración, de amor y de comprensión que
siente Ercilla por el pueblo araucano. Los nombres de los
caciques: Colo-Colo, Lautaro, Caupolicán, Angol, Lincoyán,
Rengo, Tucapel, Paicaví, Orompello, Ongolmo, Ainavillo y
tantos otros, como las figuras femeninas de las hermosas
Gualda, Tegualda, Guacolda, Fresia, por Ercilla exaltadas
e idealizadas, tienen hasta hoy la más grande vigencia,
y ello es el mayor homenaje que el pueblo de Chile ha
podido tributar al poeta (1969: 199).
Esta reflexión me sirve para subrayar que esa idealización de los araucanos
tan notoria en La Araucana se transmite, en mayor o menor grado, a todas
las obras teatrales que inspiró, varias de la cuales fueron escritas –como
ya señalé– por encargo de la familia Hurtado de Mendoza. En todas ellas
apreciamos que los personajes araucanos están idealizados como guerreros
valientes y galanes, que pueden parangonarse en nobleza y cortesía con los
españoles; y lo mismo sucede con las mujeres araucanas, que desempeñan
en estas obras la función dramática de damas (hermosas, nobles y discretas),
sin mayores diferencias con las protagonistas europeas de otras piezas de
la comedia nueva. Es decir, los araucanos comparten el mismo código de
valores (nobleza, honor, caballerosidad, valentía…) que sus enemigos, lo que
no impedirá que se apunten algunos rasgos negativos de ellos (barbarie,
crueldad…); por lo demás, ha de tenerse en cuenta que magnificar al enemigo
ponderando su fuerza y sus cualidades positivas es una forma indirecta de
engrandecer a sus conquistadores. Eso sí, cabe decir que los denodados es-
fuerzos de esta campaña de propaganda no lograron el objetivo de convertir
a don García en un héroe literario de categoría épica. En cambio, quienes sí
han quedado en el recuerdo y en el imaginario colectivo han sido los bravos
araucanos, con su toqui Caupolicán a la cabeza5.
3. La imagen del indio en Arauco domado de Lope de Vega
Esta comedia, cuyo título completo es Arauco domado por el Excelentísimo
Señor don García Hurtado de Mendoza, se publicó en la Parte veinte de las
comedias de Lope de Vega (Madrid, viuda de Alonso Marín, 1625), aunque
la redacción debió de ser mucho más temprana, en torno a 1599, tal como
ha venido señalando la crítica. Según escriben sus editores modernos, Jesús
Gómez y Paloma Cuenca, “La acción de la tragicomedia, como se denomina
en las ediciones antiguas, es enteramente bélica; versa sobre la expedición
de castigo capitaneada por García Hurtado de Mendoza en 1557” (XI-XII, en
su estudio preliminar a Lope de Vega, Comedias, vol. IX).
Arauco domado fue una de esas comedias escritas por iniciativa de la
noble familia de los Hurtado de Mendoza con el fin de enaltecer la figura de
don García. Campos Harriet, tras recordar que la obra fue “el encargo de don
[Juan Andrés] Hurtado de Mendoza, quinto Marqués de Cañete, hijo de don
5
Baste mencionar el memorable soneto en alejandrinos, titulado “Caupolicán”, que le
dedicara Rubén Darío en su poemario Azul (1888). Ver los trabajos de Auladell, 2004 y
2007 y Romanos, 1993.
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
235
García, siempre deseoso de honrar la memoria de su padre y de acrecentar
la gloria de la Casa de Mendoza” (241), apostilla: “El tema, las hazañas de
don García en la guerra de Arauco en Chile. La intención, manifiestamente
apologética” (1969: 243). En la dedicatoria “A don [Juan Andrés] Hurtado de
Mendoza, su hijo, Marqués de Cañete”, el propio Lope recuerda que su padre
fue “freno español y yugo católico de la más indómita nación que ha producido
la tierra”, al tiempo que se refiere a su pieza como “esta verdadera historia”
(751). De todo el ciclo de comedias araucanas, ya indiqué que esta es la más
conocida y la que cuenta con más bibliografía, por su calidad dramática y su
interés, sin duda, pero sin duda también por ser quien es su autor.
La imagen de los indígenas araucanos que encontramos en la pieza está
bastante idealizada; se pondera, sobre todo –y como no podía ser de otra
manera–, su carácter indómito: para los araucanos, tenaces defensores de
su libertad, es preferible la muerte a una vida de sometimiento a los espa-
ñoles, tal como reflejan numerosos pasajes del texto. Ni que decir tiene que
el binomio esclavitud / libertad recorre la pieza desde su comienzo hasta el
final. Ya el propio título de Arauco domado, al igual que sucedía en la obra
homónima de Oña, sugiere esa idea de sujeción a un yugo, frente a la rebe-
lión contra el invasor y la defensa de la libertad que lleva a cabo el pueblo
mapuche, idea que se hace presente desde el diálogo inicial entre Tipalco,
indio yanacona, y Rebolledo, uno de los combatientes españoles:
tipaLco ¿Que este soldado, amigo, es don García?
reBoLLedo Este es aquel Hurtado de Mendoza
que a gobernar su padre a Chile envía.
tipaLco La libertad que el rebelado goza
en el gobierno de la gente anciana
aumentarase con la gente moza. (753)
Merece la pena recordar también el parlamento de Galvarino, después de
que le hayan cortado las manos, en el tercer acto. La acotación indica: “Sale
Galvarino, con las manos en unos troncos de sangre” (827); tras interrogarse
con estas palabras: “¿Cuánto mejor es morir / con las armas peleando / que
vivir sirviendo un noble / como bestia y como esclavo?”, arenga a los suyos
de esta manera:
¡Desdichados de vosotros,
araucanos engañados,
si vendéis la libertad
de vuestra patria a un extraño,
pues que pudiendo morir
llenos de plumas y armados,
queréis morir como bestias
en poder destos tiranos!
¿Será mejor que esas plumas
de que os miráis coronados,
esas macanas famosas,
esas flechas, hondas y arcos,
llevar las cargas a cuestas
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
236
destos españoles bravos
y morir en los pesebres
de sus galpones y tambos?
¿Será mejor que esos hijos
vayan de leña cargados
y que sus madres les den,
con vuestra afrenta y agravio,
siendo amigas de españoles,
otros mestizos hermanos
que los maten y sujeten
con afrentas y con palos?
Mirad lo que hacéis, chilenos;
morid con honra, araucanos… (827-28)
Galvarino ya no tiene manos para manejar las armas, pero sí una lengua
valiente para exhortar a los suyos a la pelea. Sus palabras hacen mella en los
araucanos y Tucapel, Rengo y todos los demás, así caudillos como guerreros
en general, juran luchar a muerte contra los españoles6.
En fin, cabría recordar igualmente el importante diálogo entre don García
y Caupolicán hacia el final de la comedia; cuando el español le recuerda al
indio que era vasallo del rey de España y le debía fidelidad, el toqui responde
proclamando orgullosamente su libertad:
caupoLicán Libre nací.
La libertad defendí
de mi patria y de mi ley;
la vuestra no la he tomado.
garcía Si por ti no hubiera sido,
Chile estuviera rendido.
caupoLicán Ya lo está, si estoy atado.
garcía Mataste a Valdivia, echaste
muchas ciudades por tierra.
Tú diste fuerza a la guerra,
tú la gente rebelaste,
tú venciste a Villagrán,
y tú morirás por ello.
caupoLicán Aun bien que tienes mi cuello
en tus manos, capitán.
Venga a Felipe, derriba
a Chile, ponle a sus pies,
que en esta vida que ves
todo su poder estriba. (840)7
6 Orompello, por ejemplo, exclama: “¡Desdichados de vosotros / si los cuellos no domados
/ rendís una vez al yugo / de los fieros castellanos!” (829).
7
Notemos, de paso, el orgullo de Caupolicán, para quien todo Arauco se reduce a su persona:
Chile ya está rendido si él está atado; en su propia vida estriba todo el poder de Chile, etc.
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
237
Ese tema del cautiverio general de Arauco se concreta, en el desarrollo
dramático de la pieza, en algunos casos particulares de cautiverio: así, el de
Tucapel, que será liberado por Gualeva; el de Gualeva, quien permanece un
tiempo con los españoles, si bien no en calidad de cautiva, sino como invita-
da; el de Galvarino, cruelmente castigado con la pérdida de las dos manos;
y, por supuesto, el cautiverio final de Caupolicán, cuya condena a muerte
en castigo a su rebeldía se pretende sirva como ejemplo y escarmiento para
los de su raza8. Merece la pena destacar que aquí esa muerte de Caupolicán
empalado se presenta como decisión de don García, quien, en cualquier
caso, se ofrece para ser su padrino de bautismo, y que esta circunstancia
establece entre ambos, el español y el indio, un parentesco (tal es la palabra
empleada por don García: “este parentesco haremos”, 844), con lo que la
asimilación del otro, del bárbaro salvaje, es total: unidos –emparentados,
hermanados– en la misma fe de Cristo, ya no hay diferencias entre europeos
y araucanos. En cambio, en otra comedia del ciclo, El gobernador prudente,
de Gaspar de Ávila, se dice que la orden para el ajusticiamiento fue dada
por Reinoso, circunstancia que exculpa a don García de un acto tan cruel;
ocurre que la de Ávila es una obra más panegírica todavía que la de Lope,
donde don García es más que nunca San García.
No hay propiamente en Arauco domado ningún caso de cautiverio de amor,
motivo usual en otras piezas de este corpus de comedias araucanas (ver
Mata, 2011); es decir, no surge una relación sentimental entre una india y un
español. Esa posibilidad queda solo levemente apuntada cuando don Felipe
de Mendoza, hermano de don García, se siente herido por las flechas de los
ojos de Gualeva, lo que le lleva a ponderar galantemente su belleza con el
habitual léxico petrarquista. Este episodio sentimental (805-807) no alcanza
después un desarrollo dramático mayor, pero su inclusión demuestra que
el amor no está del todo ausente en medio de una guerra tan encarnizada;
porque, como indica Alarcón con bella y sentenciosa frase, “Suele Amor /
trocar con Marte las armas” (788; ver Castells, 1998).
3.1. Araucanos valientes, orgullosos… y bárbaros
En las páginas que siguen voy a desarrollar con más detalle cómo apa-
rece reflejado el imaginario indígena en la comedia lopesca. Una primera
idea, nuclear en la obra, es la caracterización de los araucanos como seres
indómitos (un análisis léxico nos revela la repetición frecuente de adjetivos
como rebeldes, libres, invictos, fuertes y otros similares), pero también
salvajes, fieros y bárbaros.
Repasemos primero algunas menciones a propósito de la rebeldía:
Rebolledo explica que es “la inquietud del indio rebelado” lo que impedía
que se pudiese tener el Santísimo Sacramento en la iglesia de La Serena
(754); se habla de “la libertad que goza / Chile, rebelde y traidor” (758, don
García); “esta rebelde gente” (758, don García); “los fieros araucanos, / de
8
También encontramos diversos casos de cautiverio de españoles, como el de Rebolledo, al
servicio del humor, o el de Guillén, a quien mata Galvarino, acción que sirve para justificar
el cruento castigo que se aplica después al indio (la mutilación de ambas manos).
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
238
Valdivia vitoriosos” y sus “nunca vencidos pechos” (762, Pillalonco); “vues-
tros rebeldes cuellos” (762, Pillán); “los rebeldes indios araucanos, / fïados
en la muerte de Valdivia / y en que también a Villagrán vencieron” (769,
don Alonso), etc. Los araucanos están acostumbrados a derribar por tierra
los fuertes de los españoles y a matarlos, tal como revelan estas palabras
de Fresia: “No será cosa nueva / que el muro a la tierra igualen, / y algo
se han de detener / en pasarlos a cuchillo” (775). Por su parte, Caupolicán
exhorta a los suyos de este modo:
¡Oh, valientes araucanos!
Ahora es tiempo; mirad
que es gran bien la libertad,
y que hoy está en vuestras manos.
Tocad a guerra, saquemos
las armas que dieron muerte
a Valdivia, y este fuerte
de Penco por tierra echemos. (766)
El propio don García pondera la extraordinaria fuerza de sus enemigos:
garcía Si las fieras naciones del estado
de Arauco, no domado eternamente,
con rebelada frente se desvían;
si al rey, a quien servían, la obediencia
niegan con tal violencia; si mataron
a Valdivia, y llamaron a altas voces
a un bárbaro, feroces, rey y dueño,
¿qué importa que el isleño se nos rinda
que con Arauco alinda, pues se espera
guerra dudosa y fiera? (768-69)
Y reconoce que estos araucanos a los que se enfrenta no son indios pa-
cíficos como los que encontrara Colón en el Caribe:
garcía ¡Con qué extraños instrumentos,
música, voces y grita
su general solicita
a sus soldados contentos!
Si de aquesta suerte fueran
los indios que vio Colón,
tarde en aquesta región
los españoles se vieran. (771-72)
Esta misma idea –la no mansedumbre de los indígenas de la Araucanía,
su condición bastante distinta a la de los nativos que Colón encontró– se
reitera en otras ocasiones, por ejemplo, en boca de Rebolledo:
¡Pues en verdad que no son
de los indios desarmados
que hallaba en selvas y prados,
como corderos, Colón,
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
239
sino los hombres más fieros,
más valientes, más extraños
que vio este polo en mil años. (782)9
Don Felipe, por su parte, reconoce que los araucanos “son / de indomable
condición” (806); y de “araucanos fuertes” califica a los suyos Caupolicán
(816). Cuando algunos de ellos quieren tratar de paz, su general señala que
rendirse “grande infamia me parece, / ni ser de nadie vasallos” (795), para
añadir enseguida:
¿Quién ha de poder sufrir
que estos indomables brazos
sujete el yugo español
ni el imperio de hombre humano? (795)
Es, por tanto, Arauco una “tierra belicosa y rebelada” (780), una “tierra
mal conquistada” (787); se menciona “esta tierra pertinaz” (797, Rengo)
y “la guerra pertinaz” (824, Tucapel). Las palabras de don García con que
acaba el primer acto nos hablan, en efecto, de un Arauco todavía no domado:
“Chile, yo he de sujetarte, / o tú quitarme la vida” (784); un Arauco que ha
de terminar siendo sojuzgado, “aunque arrogante / del yugo ahora la cerviz
levante” (831). En el acto tercero, con la captura y muerte de Caupolicán, el
capitán español creerá que ha sujetado el territorio (“Pacífica tengo ya / la
más indomable tierra”, indica, 839; “hoy pacificas a Chile”, le dice Avendaño,
839), pero los hechos históricos posteriores ponen de relieve que aquellas
guerras que tanta sangre española costaban se prolongarían aún por mucho
más tiempo, y que la pacificación definitiva de la Araucanía no se lograría
hasta bien entrado el siglo XIX, con posterioridad a la independencia de Chile…
Además del de rebeldes, otros calificativos que se repiten aplicados a
los araucanos son los de bárbaros, fieros y crueles; es más, en ocasiones
quedarán equiparados a animales. Rebolledo habla de “la gente / bárbara
que en Arauco se derrama” (753); Tipalco, indio yanacona, evoca a “los
que mataron a Valdivia”, de los cuales dice que “con Caupolicán y Tucapelo
/ están más fieros que áspides en Libia” (754); don García llama bárbaro a
Caupolicán (773); don Alonso los califica de fieras y bárbaros (773); Biedma
también los compara con animales salvajes y crueles:
BiedMa No hay onzas fieras
que, sangrientas y ligeras,
en ganado humilde entrasen
que mayor estrago hiciesen. (773)
Y poco después el mismo Biedma insiste en decir que son “los bárbaros
más fieros” (773). A su vez, don Felipe comenta que “un bárbaro” ha herido
a don García de una pedrada (774); Rebolledo afirma que don García viene a
pacificar “su bárbara rebeldía” (782), y luego dirá: “Allá estuve cautivo entre
9 Enmiendo por el sentido la lectura del primer verso que traen Gómez y Cuenca, “¡Pues
en verdad que éstos son”, que resulta a todas luces errónea.
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
240
esos bárbaros” (804); “son crueles estos araucanos” y “fieros son”, señala
don Felipe (804), quien proclama también: “Notable fiera / fue siempre este
Galvarino”, comentario remachado por don García: “Todos son desta manera,
/ todos por este camino” (819); don Alonso habla de sus “bárbaros intentos”
(832); Avendaño llama bárbaro a Caupolicán (837), y así sucesivamente. Un
ejemplo de su brava entereza e indiferencia ante el dolor lo ofrece Galvarino
en su suplicio: cuando le cortan una mano, inmediatamente pone la otra
sobre el tronco, impertérrito, para que el verdugo prosiga con su tarea (820).
Más detalles: se califica de “muerte fiera” la que los indios dieron a Valdivia
(837). Se insiste en que Caupolicán es fiero, pero igualmente en que don
García domará Arauco, como refleja este diálogo, rematado de nuevo con
los calificativos de bárbaro y fiero aplicados al cacique:
aLonso ¿Si llevarán ya creído
que por tu brazo ha de ser
domado Arauco?
garcía Hasta ver
a Caupolicán vencido
les parecerá imposible.
¡Notable bárbaro!
feLipe ¡Fiero! (776)
Resulta interesante que en la escena final de la muerte de Caupolicán,
este ha asimilado totalmente el punto de vista de los españoles; cuando don
García le explica que no puede perdonarle, dada su condición de líder rebelde,
él mismo afirma que dejarle con vida sería “conservar la rebeldía / que en
estos bárbaros ves” (840-41); se trata de un Caupolicán ya cristianizado que
lanza un “¡Por Dios!” (841) y que reconoce: “Aunque bárbaro, / bien siento
los consejos que me dan” (843, refiriéndose a los relativos a la salvación de
su alma); antes, sigue indicando, “yo era bárbaro” (846), pero tras recibir
el bautismo ya no lo es, de ahí que pida a don García: “Da muerte al cuerpo
en castigo; / da vida al alma, que es más. […] piérdase el cuerpo, que es
tierra; / gánese el alma, que es cielo” (843).
La animalización de los indios la encontramos cuando las mujeres arau-
canas defienden altivas el valor de sus respectivos maridos. Por ejemplo:
guaLeva ¡Ay, Millaura mía!
Cuando Tucapel porfía,
no es tan invencible el mar.
Bien sé que Rengo es un tigre,
mas mi esposo es un león. (776)
Y esa fiereza salvaje y animal de los araucanos asoma en la comedia
aquí y allá. Así, Engol, que como hijo de Caupolicán se considera “hijo de
león” (826), se muestra dispuesto a sacar el corazón a don García (813);
si sorprenden a los españoles en su ataque, los indios los pasarán a cu-
chillo y los degollarán a todos (808 y 811). Por supuesto, al tratar de su
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
241
fiereza y crueldad, debemos recordar la escena en que Fresia, la esposa de
Caupolicán, estrella contra un peñasco a su hijo pequeño (841-42), pues
considera que su padre ha sido demasiado cobarde, ya que se ha dejado
capturar en vez de pelear hasta la muerte. La trágica, cruel y desesperada
acción de la madre matando a su propio hijo es glosada por los comenta-
rios de don Felipe: “¿Qué fiera / hiciera aquella crueldad?”; de don García:
“¡Terrible mujer!”; y de Avendaño: “¡Soberbia!” (842). Además, Fresia se
ofrece para ser ella misma el verdugo de su esposo, tan indigno –en su
opinión– por haberse rendido.
Otro aspecto interesante es la caracterización de los caudillos arauca-
nos como personajes orgullosos y jactanciosos. Se trata sobre todo de la
triada formada por Caupolicán, Tucapel y Rengo; pero también Talguén,
Orompello, Engol y otros sueltan continuamente fieras bravuconadas que
resaltan hiperbólicamente su valentía. Las citas que podrían aducirse
son muy numerosas. Por ejemplo, esta en que Caupolicán le dice a su
compañera:
De todo lo que miras
eres, Fresia, señora;
ya no es de Carlos ni Felipe Chile.
Ya vencimos las iras
del español, que llora,
por más que contra Arauco el hierro afile,
el ver que aún hoy distile
sangre esta roja arena
en que Valdivia yace,
del polo en que el sol nace
a donde sus caballos desenfrena.
No hay poder que me asombre:
yo soy el dios de Arauco, no soy hombre. (759)
Y se muestra dispuesto a enlosar el mar con cabezas de españoles,
todo para hacer de Fresia, no solo reina de Arauco y de Chile, sino también
reina del mundo. Más casos: se habla “del brazo riguroso / del soberbio
Tucapel” (764, Tucapel); “Rengo soy; rayo me nombro” (764, Rengo); “No
hay Pillán; yo basto y sobro / contra el mundo” (765, Tucapel); “uno por
mil valéis” (767, Talguén); Rengo afirma que Chile no es Perú, y que los
españoles no saldrán vivos de allí (771). Cuando Caupolicán pregunta quién
asaltará el fuerte de los contrarios, responde Tucapel: “Yo, que soy rayo
y soy muerte” (772)10; y cuando Rengo logra entrar en el fuerte y pelea
con don Felipe de Mendoza, exclama: “Soy Rengo, el que ha tenido / más
despojos de vosotros / en Chile” (772); “yo solo al bravo español / arrojaré
donde cierra / con llave la noche al sol, / porque no vuelva a esta tierra”
(798, de nuevo Rengo, quien a continuación promete traer la cabeza de los
principales capitanes españoles, que enumera); “yo solo basto / a matar
mil españoles” (772, Engol), etc.
10 Enmiendo la lectura equivocada raro de Gómez y Cuenca.
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
242
Ese orgullo desmedido de los rivales Tucapel y Rengo lo apreciamos
igualmente en diálogos como este:
tucapeL ¡Detente,
general Caupolicán,
que los que contigo van
son muchos para esa gente!
Déjame ir solo, no digan
que fuimos dos araucanos
para treinta mil cristianos.
rengo Oye, que a todos obligan.
Ten paciencia, pues yo voy,
que también pudiera solo
hacer temblar este polo,
pues todos sabéis quién soy. (767)
En fin, la extremada valentía de los araucanos se extiende a sus mu-
jeres; así, Gualeva dice: “Si Tucapel murió, / por él saldré al campo yo”
(779), y pide acto seguido la macana a Orompello; en su enfrentamiento
con Rengo, en esa misma escena, lo llama afeminado (779). Por su parte,
Fresia, indignada ante las propuestas de paz que manifiestan algunos,
expresa con vehemencia que pelearán las mujeres, si los maridos rinden
las armas (826).
Visión idealizada, por un lado, de los indígenas. Pero la comedia de
Arauco domado también nos transmite la imagen de un indio sensual, cruel,
antropófago… La sensualidad apunta claramente en la escena del baño de
Caupolicán con Fresia (758-61), cuando las delicias amorosas le hacen ol-
vidar al toqui sus obligaciones militares (ver Lauer, 1996). La crueldad del
“indio bárbaro” (831) también la apreciamos en varios pasajes: así, don
García reconoce taxativamente que “el indio es cruel” (819). Las prácticas
de canibalismo aparecen en el episodio de la captura de Rebolledo (790-
93): Tucapel quiere que lo asen para comérselo entero (expresión que cabe
interpretar en sentido literal, o bien como una más de sus muchas brava-
tas11); en otro momento se menciona que el destino de algunos españoles
prisioneros es también el de ser asados (820). Asimismo, se mencionan con
frecuencia las borracheras y orgías a que se entregan estos salvajes; un
indio yanacona alude a “una fiesta y borrachera / de las que suelen hacer
/ en Cayocupil” (820); y se indica enseguida que “Tienen para emborra-
charse / de chicha cántaros llenos” (821). Un motivo muy repetido es el
de la calavera de Valdivia, que han convertido en vaso, engastado en oro,
para sus libaciones, que son libaciones de sangre (ver Donoso, 2006). En
efecto, cuando Tucapel quiere tratar de paz, Engol le reprocha su actitud
con estas palabras:
11 Sea como sea, esta escena está al servicio de la comicidad; recordemos que Rebolledo
logra salvar la vida gracias a su ingenio, al convencer a los indios de que tiene una enfermedad
contagiosa llamada… escapatoria.
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
243
engoL Di, Tucapel:
¿eres tú el soberbio y fiero
que tantas veces bebiste
sangre de aquestos ladrones
que de remotas naciones
vienen donde libre fuiste
solamente a hacerte esclavo? […]
¿Eres el que los asabas,
y que aun crudos los comías?
¿Eres el que los decías
tantas arrogancias bravas?
¿Eres el que hiciste hacer
de las canillas famosas
de Valdivia dos hermosas
trompetas para tañer?
¿Eres el que las llevaba
a las batallas delante,
a cuyo son tu arrogante
pecho tanto se animaba?
¿Eres el que, puesto en oro
el casco de su cabeza,
hiciste una hermosa pieza
en que por grande tesoro
bebías chicha y perper
con los caciques de Chile? (824-25)
En otro pasaje, Caupolicán dice que es él quien guarda tan preciado vaso:
caupoLicán Yo tengo engastado en oro
de Valdivia el mismo casco,
donde con alegre fiesta
quiero que todos bebamos
sangre de algún español,
y con música y aplauso
juremos morir o echar
los españoles de Arauco. (830)
A su vez, el español don Alonso evoca el mismo motivo:
Están ahora en la fiesta,
donde el casco de Valdivia
sirve de copa, en que, puesta
sangre humana fresca y tibia,
quieren beber sobre apuesta. (832)
Motivo que se reitera todavía una vez más en la propia escena de esa
fiesta que celebran los araucanos en Purén; tras el canto de los músicos,
asistimos a este diálogo:
caupoLicán ¡Hola! Dadnos de beber.
rengo Aquí está el casco engastado
de Valdivia.
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
244
caupoLicán Este ha de ser
el día más celebrado
que en Arauco se haya visto.
rengo Toma, y esa sangre bebe.
caupoLicán Con ella la sed resisto,
que aunque está caliente, es nieve. (836)
3.2. La caracterización de Caupolicán
En el apartado anterior ya nos han ido apareciendo varios aspectos de
esa caracterización del “gran general de Chile” (845); añadiré ahora otros
detalles que completan su retrato. Se destaca, claro está, su condición her-
cúlea (“aquel membrudo / gigante fiero […] / que desde el hombro arriba
excede a todos”, 769-70; “un gigante”, 842). Su esposa Fresia se dirige a él
diciéndole: “Tú, que eres el señor de hombres y fieras” (760); Caupolicán
es “un pecho / a quien se rinde España” (760), un “pecho invencible” (816).
Se destaca su capacidad de liderazgo, pues es capaz de rebelar a los indios
pese a la superioridad de armas y caballos de los españoles (si bien, en el
plano histórico, ese papel le correspondió más bien a Lautaro; como se sabe,
es Ercilla en La Araucana quien magnifica la figura del toqui):
fresia Ya la española espada,
el arcabuz temido
que truena como el cielo
y rayos tira al suelo,
y el caballo arrogante en que subido
el hombre parecía
monstruosa fiera que seis pies tenía,
no causarán espanto
al indio que rebelas,
cuya libre cerviz del cuello sacas
del español que tanto
le oprimió con cautelas,
cuya ambición de plata y oro aplacas. (760)
En el acto segundo, él mismo hace un resumen de la lucha araucana por
la libertad con anterioridad a la llegada de don García:
caupoLicán Ya veis, valientes chilenos
y gallardos araucanos,
cómo al español Felipe
nos habemos rebelado,
porque muchos de nosotros
éramos ya sus vasallos
y aun el bautismo de Cristo
no pocos indios tomaron.
Pareció famosa hazaña
al generoso Lautaro
y a otros sacar el cuello
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
245
de los españoles lazos.
Sucedió como sabéis:
murió Valdivia en Arauco,
vencimos a Villagrán;
libres entonces quedamos. (794)
Al final el toqui Caupolicán muere, pero después de haber recibido el
bautismo (siendo don García su padrino, como ya comenté); y después de
haber declamado el bello soneto de arrepentimiento que comienza “Señor,
si yo era bárbaro, no tengo / tanta culpa en no haberos conocido…” (846).
3.3. El reflejo de la sociedad araucana
¿En qué medida refleja una comedia como Arauco domado el mundo
indígena? ¿Con qué exactitud quedan recogidas en las obras de este ciclo de
comedias las costumbres araucanas, sus creencias religiosas, el vestuario y
las armas, las comidas y bebidas, las músicas y los bailes…? ¿Qué tipo de
conocimientos sobre aquella sociedad podían tener Lope –que no estuvo en
América– y los demás dramaturgos que escribieron obras de esta temática?
De entrada, cabe responder que tal conocimiento era fundamentalmente
libresco, es decir, de carácter erudito y literario. Para quienes dramatizaron
asuntos relacionados con las guerras de Arauco, la fuente de información
principal fue –así lo ha señalado reiteradamente la crítica– La Araucana de
Ercilla, y en menor medida el Arauco domado de Oña. De estos dos poemas
épicos los dramaturgos extrajeron datos y noticias que les permitían repro-
ducir, con mayor o menor exactitud, aquel exótico escenario chileno y sus
gentes, con sus costumbres y creencias, o al menos dar una idea aproxi-
mada de ellos. En este sentido, también la obra de Lope trata de reflejar
algunos detalles de aquella sociedad, siquiera a través de pinceladas sueltas
que proporcionan cierta dosis de “color local”; esa misma función tiene la
inclusión en estas obras de algunas palabras de origen amerindio, aunque
los términos utilizados no siempre pertenezcan al ámbito lingüístico que
correspondería en sentido estricto (en este caso, el mapudungun de los
mapuche): basta que las palabras sean de origen americano para lograr,
desde el punto de vista lingüístico (exclusivamente léxico), la impresión de
exotismo y veracidad. Por supuesto, la toponimia (Arauco, Ancud, Engol,
Purén, Cayocupil…) y los nombres propios de los indios (ver, además del
reparto, la lista de personajes araucanos mencionados en la página 799)
contribuyen asimismo a dar sensación de verosimilitud a la acción y de
exactitud geográfica.
Por lo que toca a las creencias religiosas, en Arauco domado abundan
las alusiones al Sol como divinidad adorada por los araucanos, que lo
incluyen en sus juramentos o en expresiones desiderativas: Fresia dice
“permita el Sol / que Chile se libre dél” (781); Gualeva da gracias al Sol
(805); Caupolicán exclama: “¡Válgame el Sol!” (814) y “el Sol me castigue”
(816); Tucapel arroja un “¡vive el Sol!” (764), juramento que pronto se
convierte, en boca del mismo personaje, en un castizo y español “¡vive
Dios!” (768). Algo semejante, pero en orden inverso (primero un “¡Por
Dios!” y luego un “¡Vive Apó!”), sucede en la escena del enfrentamiento
de Engol con Tucapel:
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
246
engoL ¡Por Dios, que había de hacerte
muy mal estomago allá…! […]
¡Vive Apó, si no estuviera
mi padre aquí…! (826)
Caupolicán, en su soneto de arrepentimiento religioso, confiesa: “Pasé
adorando al Sol mis años tristes” (846); y antes, en su pelea cuerpo a cuerpo
con don García, se había presentado a sí mismo como hijo del Sol:
caupoLicán ¿Sabes que [mi vida] está al Sol asida,
en cuyos rayos estoy?
¿Sabes que es mi padre y que es
suyo este cetro que rijo? (772-73)
Idea que se reitera –de forma indirecta– cuando el toqui resulta herido
en una batalla:
rengo Hiriole el gran español,
el gallardo don García,
porque herirle no podía
menos que un hijo del Sol. (778)
También su hijo Engol se presenta en algunas ocasiones como hijo del
Sol (“yo soy hijo del Sol, que el Sol / solo pudo hacer a Engol”, 813; ver
también 814).
Una divinidad varias veces aludida es la denominada Apó (palabra arau-
cana que viene a significar ‘jefe’; por extensión, podría significar ‘deidad,
dios’); así, Caupolicán es el “valiente araucano / a quien Apó soberano / hizo
de Arauco señor” (770); se alude al “soberano Apó” (795 y 813), al “santo
Apó” (799 y 836), o se indica: “No quiera Apó que lo veas” (838).
Más importancia reviste en la obra otra figura destacada de la mitología
araucana, el “Pillán divino”, espíritu poderoso y benigno, muy respetado por
considerársele vía de conexión con los ancestros, que aquí interviene como
personaje (761-62). En efecto, Rengo pide a Pillalonco, sacerdote sagrado
entre los indios, que haga una consulta al Pillán, y en el diálogo se mencionan
algunos elementos necesarios para invocar al espíritu:
rengo Haz tu oficio, Pillalonco:
consulta a nuestro Pillán.
piLLaLonco ¿Traéis la lana?
taLguén Aquí están,
sacerdote, lana y tronco.
piLLaLonco Retiraos todos allí
mientras comienzo el conjuro. (761)
Además la acotación indica: “Retírense, y el viejo ponga un ramito en
el suelo y una vedija de lana encima” (762); y la siguiente: “Salga por el
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
247
escotillón Pillán, demonio, con un medio rostro dorado y un cerco de rayos,
como sol, en la cabeza y el medio cuerpo con un justillo de guadalmecí de
oro” (762). Este Pillán les vaticina a los araucanos su derrota: don García
vencerá nueve batallas y fundará siete ciudades en su territorio. Sus répli-
cas aparecen tras la indicación de locutor “Demonio”. Así como se ha hecho
presente por el escotillón (la trampilla en el suelo del tablado que permitía
este tipo de apariciones y desapariciones), sale de escena por el mismo sitio
con acompañamiento de fuego (“Disparen un arcabuz y ciérrese, o echen
por allí una llama, 765); y poco después, cuando se le aparece a Caupolicán
para exhortarle a la lucha, abrasa de llamas el agua, que deja con olor a
“alquitrán ardiente” (766). Más tarde, cuando a Caupolicán se le presente
en medio de un árbol la sombra de Lautaro (814-16), creerá en un primer
momento que se trata del Pillán.
La creencia de los indígenas en agüeros aparece en el momento del ataque
a los españoles que sucede en el acto segundo: Fresia y Millaura han tenido
ciertos sueños y presagios relativos a la derrota araucana en la batalla; al
mismo tiempo, su diálogo pone de relieve que los españoles no creen en ellos:
MiLLaura Agrádame en los cristianos
el no andar desvanecidos
en estos agüeros vanos.
fresia Tenémoslos recibidos
como por ley los indianos. (810)
En este tramo de la obra se da una sucesión de escenas en las que alter-
nan superstición / religión / superstición: en efecto, después de ese pasaje
relativo a los presagios de las araucanas, vemos que las salvas que los es-
pañoles disparan para festejar la festividad de San Andrés logran desbaratar
el ataque sorpresivo de los araucanos, que se creen descubiertos (es decir,
un elemento de religiosidad salva providencialmente a los españoles). Y
seguirá luego la escena en que Lautaro se le aparece a Caupolicán, que ha
resultado herido, en medio de un árbol, en forma de sombra, para animarle
a que continúe la lucha por la libertad, pues la vida no vale nada –le dice–
“si es sujeta, esclava y triste” (815).
Pasando al terreno del arte de la guerra y las prácticas militares (ver
Checa, 2006), en la comedia se describen las armas de los nativos (los
arcos y las flechas, junto con las macanas, son las más mencionadas; pero
también se alude a mazas, carcajes, hondas y piedras, alcancías…). Las
acotaciones escénicas apenas aluden al vestuario, pero algunas réplicas de
los personajes nos brindan algunas pistas; así, sabemos que los guerreros
se adornan con plumas: Talguén indica que, para no ser descubiertos en su
ataque sorpresa, “Fuera de senda venimos, / hasta las plumas quitadas, /
porque no las viese el viento” (808); en el parlamento de Galvarino menciona
hasta en tres ocasiones las plumas, y afirma que es preferible a la esclavitud
el morir peleando “llenos de plumas”, luciendo “esas plumas / de que os
miráis coronados” (828). En un determinado momento Caupolicán menciona
una “capa de grana” que piensa ofrecer como recompensa “al primero / que
con maza, arco o acero / sacare sangre cristiana” (766-67).
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
248
Un detalle quizá menor, pero en el que se insiste en dos ocasiones en el
acto primero, es el hecho de que las victorias anteriores permiten a los arau-
canos tener y manejar armas de los españoles. Dice el propio Caupolicán:
Picas tenemos y espadas
que ganamos en la guerra
pasada, que desta tierra
fueron ya tan estimadas. (767)12
Se describe asimismo la forma de pelear en aquella cruel y violenta guerra
(“al mar de Chile corrían / arroyos de sangre humana”, 788), que era una
sucesión de malocas y malones, es decir, de entradas de castigo de los es-
pañoles en territorio araucano y de contraataques masivos como respuesta
por parte de los indios:
aLonso … vienen, como desciende en el verano
granizo en árbol de medrosos pájaros,
a no dejarte piedra sobre piedra;
que es ver la variedad de armas extrañas,
de pellejos de lobos y leones,
de conchas de pescados y de fieras,
las mazas, las espadas y alabardas
ganadas en batallas de españoles;
los instrumentos varios que ensordecen
el aire, las alegres y altas voces;
y que es de ver delante aquel membrudo
gigante fiero y general que traen,
que desde el hombro arriba excede a todos.
¡Ea, señor!: ¿no escuchas ya los gritos
con que niegan a Carlos la obediencia? (769-70)
Y se dan nuevas indicaciones sobre cómo se producían esos ataques
masivos de los indios, acompañados de sus instrumentos bélicos: “Salen
indios músicos delante, con unos tamborilillos, y por ser fuerza para cantar,
con sus guitarras, y detrás Caupolicán con todos sus soldados” (770)13. En
la canción que entonan se jactan de haber vencido a Valdivia y Villagrán,
y proclaman que también vencerán a don García. Por su parte, las indias
acompañan a los araucanos para ayudarles en el combate, asistiéndoles con
comida y bebida, tal como indica la acotación: “Salen las indias Gualeva,
Quidora, Fresia y Millaura con unas cestillas de fruta y unas botellas o barros
de agua” (775), tras lo cual mantienen esta conversación:
guaLeva Madi traigo en mi cestillo;
perper traigo que beber. […]
12 En un determinado momento, Caupolicán pide a Engol una alabarda (837); en otra
ocasión Engol jura a su padre “no vestirme las armas / que a españoles has quitado” (846).
13 Se mencionan atambores, parches y pífaros como instrumentos musicales usados por
los araucanos (829), y hay otra referencia más vaga a instrumentos propios de los indios,
diferentes de los españoles (820).
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
249
MiLLaura Yo traigo aquí
el ulpo mejor que vi,
por si cansado o herido
de aquesta batalla sale,
Fresia, mi adorado Rengo.
quidora Yo aquí mi cocavi tengo,
que no hay cosa que le iguale,
y también truje muday
porque beba mi Talgueno. (775)
Gualeva incluso llega a hacer uso ella misma de la macana para rescatar
a Tucapel, tal como le explica: “Pues yo con esta macana / te saqué de un
escuadrón / aquella propia mañana / que te llevaba en prisión” (789).
Otro pasaje de la comedia dramatiza el intento de asalto por sorpresa al
fuerte de Penco (porque “Toda la guerra en el ardid consiste”, argumenta
Rengo, 808). Se dan también algunas cifras sobre el número de combatientes:
se indica en la primera jornada que atacan 20.000 indios y que tocan 300
para cada español (770). Más adelante se dobla la cantidad de atacantes:
se dice que bajan contra los españoles 40.000 araucanos (781), cifra que se
reitera en el diálogo inicial de la segunda jornada entre don Felipe y Alarcón:
aLarcón Pero ¿qué dijera España
si hubiera visto esta tarde
seiscientos hombres de alarde
para tan notable hazaña
y venir un escuadrón
de cuarenta mil indianos,
por lo menos, araucanos,
que es formidable nación? (785)
Y poco después, el número incontable de los guerreros araucanos se
pondera con una hipérbole: “Más indios que arenas y hojas” (786).
En fin, asistimos en el desarrollo de la comedia a los consejos que celebran
los caciques o capitanes para preparar sus ataques o para debatir sobre la
conveniencia de firmar la paz o continuar la guerra (don Alonso hablará del
“senado / de sus caciques”, 831).
Por lo que se refiere a la inclusión en la comedia de palabras de origen
americano, además de las ya mencionadas recientemente (madi, perper, ulpo,
cocavi14), encontramos otras como yanacona, hamaca, tambo, galpón, canoa,
macana, guacamayas, chicha, caciques, piragua, areito, etc. Una mención
especial merece la famosa canción del Biobío que cantan los indios en la fiesta
14
Estas palabras de Rebolledo aluden a lo extraño de los nombres de las hierbas en la lengua
autóctona, pero sin mencionarlos explícitamente: “Yo como yerbas aquí / de nombres que
indios les dan, / que ni se los puso Adán, / ni en la vida los oí” (781); e inmediatamente
después se pregunta: “¿Hay maíz como empanada / de una trucha o de un salmón?”.
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
250
que celebran en Purén, cuyo estribillo en sus dos versos iniciales constituye
una especie de jitanjáfora, y de la que transcribo solamente el comienzo:
Músicos Piraguamonte, piragua,
piragua, jevizarizagua.
En una piragua bella,
toda la popa dorada,
los remos de rojo y negro,
la proa de azul y plata,
iba la madre de Amor
y el dulce niño a sus plantas;
el arco en las manos lleva,
flechas al aire dispara;
el río se vuelve fuego,
de las ondas salen llamas.
¡A la tierra, hermosas indias,
que anda el Amor en el agua!
Piraguamonte, piragua,
piragua, jevizarizagua:
Bío-Bío,
que mi tambo le tengo en el río. (834)
4. A modo de conclusión
En definitiva, podemos afirmar que la imagen de los indígenas ofrecida
por Lope en esta comedia de Arauco domado es doble: por un lado, los arau-
canos, con Caupolicán al frente, aparecen caracterizados como valientes e
indómitos guerreros defensores de su libertad y manejan un mismo código
de valores que los españoles (nobleza, galanura…); pero, por otro, también
quedan retratados con rasgos de extrema fiereza y crueldad (son antropó-
fagos, beben sangre humana, no dan cuartel en el combate…). Por lo que
toca a los aspectos relacionados con la vida araucana (creencias religiosas,
costumbres, armas y prácticas militares, comida y bebida, música, etc.),
la comedia recoge una serie de detalles, más o menos precisos, que tratan
de reflejar aquella sociedad tan lejana y exótica para el público español del
siglo XVII. En fin, cabe concluir que ese imaginario indígena araucano que
evoca Lope es fundamentalmente libresco, siendo La Araucana de Ercilla el
principal referente y la fuente de inspiración última.
Obras citadas
Antonucci, Fausta. “El indio americano y la conquista de América en las co-
medias impresas de tema araucano (1616-1665)”. Relaciones literarias
entre España y América en los siglos XVI y XVII. Coord. Y. Campbell.
Ciudad Juárez: Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 1992: 21-46.
Arellano, Ignacio (ed.). Las Indias (América) en la literatura del Siglo de Oro.
Kassel: Reichenberger, 1992.
Auladell Pérez, Miguel Ángel. “De Caupolicán a Rubén Darío”. América sin
nombre, 5-6 (2004): 12-21.
. “Los araucanos como personajes literarios”. América sin nombre, 9-10
(2007): 21-26.
carLos Mata induráin eL iMaginario indígena en eL arauco domado de Lope de vega
251
Campos Harriet, Fernando. Don García Hurtado de Mendoza en la historia
americana. Santiago: Andrés Bello, 1969.
Castells, Isabel. “Suele amor trocar con Marte las armas: la conquista erótica
y militar del Nuevo Mundo en tres comedias de Lope de Vega”. Anuario
Lope de Vega, 4 (1998): 87-96.
Castillo, Moisés R. Indios en escena. La representación del amerindio en el
teatro del Siglo de Oro. Purdue: Purdue University Press, 2009.
Checa, Jorge. “Los araucanos y el arte de la guerra”. Prolija memoria, II,
1-2 (2006): 25-51.
Corominas, Juan María. “Las fuentes literarias del Arauco domado, de Lope
de Vega”. Lope de Vega y los orígenes del teatro español. Ed. Manuel
Criado de Val. Madrid: Edi-6, 1981: 161-170.
Dille, G. F. “El descubrimiento y la conquista de América en la comedia del
Siglo de Oro”. Hispania, 71.3 (1988): 492-502.
Dixon, Victor. “Lope de Vega, Chile and a Propaganda Campaign”. Bulletin of
Hispanic Studies, 70.1 (1993): 79-95.
Donoso, Miguel. “Pedro de Valdivia tres veces muerto”. Anales de Literatura
Chilena, 7 (2006): 17-31.
Ercilla, Alonso de. La Araucana. Ed. Isaías Lerner. Madrid: Cátedra, 1993.
Franco, Ángel. El tema de América en los autores españoles del Siglo de Oro.
Madrid: Nueva Imprenta Radio, 1954.
Góngora Marmolejo, Alonso de. Historia de todas las cosas que han acaecido
en el Reino de Chile y de los que lo han gobernado (1536-1575). Ed.
Miguel Donoso Rodríguez. Pamplona-Madrid-Frankfurt: Universidad
de Navarra-Iberoamericana-Vervuert, 2010.
Janik, Dieter. “La materia de Arauco y su productividad literaria”. La forma-
ción de la cultura virreinal, II, El siglo XVII. Eds. Karl Kohut y Sonia
V. Rose. Frankfurt-Madrid: Vervuert-Iberoamericana, 2004: 121-134.
Kirschner, Teresa J. “La evocación de las Indias en el teatro de Lope de
Vega: una estrategia de inclusión”. Mira de Amescua en candelero.
Coords. Agustín de la Granja y Juan Antonio Martínez Berbel. Granada:
Universidad de Granada, 1996. II: 279-290.
Lauer, A. Robert. “El baño de Caupolicán en el teatro áureo sobre la conquista
de Chile”. Mira de Amescua en candelero. Coords. Agustín de la Granja
y Juan Antonio Martínez Berbel. Granada: Universidad de Granada,
1996. II: 291-304.
. “La conquista de Chile en el teatro español del Siglo de Oro”. El escritor
y la escena II. Ed. Ysla Campbell. Ciudad Juárez: Universidad Autónoma
de Ciudad Juárez, 1994: 95-103.
Leavitt, Sturgis E. “Lope de Vega y el Nuevo Mundo”. Mapocho, 1 (1963):
32-42.
Lee, Mónica Lucía. De la crónica a la escena: Arauco en el teatro del Siglo
de Oro. Ann Arbor, MI: UMI, 1996.
Lerzundi, Patricio C. Arauco en el teatro del Siglo de Oro. Valencia: Albatros
Hispánofila Ediciones, 1996.
Martínez Chacón, Elena. “Una comedia chilena de Lope de Vega”. Mapocho,
5 (1965): 5-33.
Mata Induráin, Carlos. “El personaje de Caupolicán y la alegoría cristológica en
La Araucana, auto sacramental atribuido a Lope de Vega”. Compostella
aurea. Actas del VIII Congreso de la Asociación Internacional Siglo de Oro
(AISO). Eds. Manuel Azaustre Galiana y Santiago Fernández Mosquera.
taLLer de Letras ne1: 229-252, 2012
252
Santiago de Compostela: Servizo de Publicacións e Intercambio Científico
de la Universidade de Santiago de Compostela, 2011. II: 1183-1192.
. “Rebeldes y aventureros en Los españoles en Chile (1665), de Francisco
González de Bustos”. Rebeldes y aventureros: del Viejo al Nuevo
Mundo. Eds. Hugo Cortés, Eduardo Godoy y Mariela Insúa. Pamplona-
Madrid-Frankfurt: Universidad de Navarra-Iberoamericana-Vervuert,
2008: 161-186.
. “ ‘Cautivo quedo en tus ojos’: el cautiverio de amor en el teatro del
Siglo de Oro sobre la conquista de Arauco”. El cautiverio en la literatura
del Nuevo Mundo. Eds. Miguel Donoso, Mariela Insúa y Carlos Mata.
Pamplona-Madrid-Frankfurt: Universidad de Navarra-Iberoamericana-
Vervuert, 2011: 169-193.
Muñoz González, Luis. “Perspectiva dualista en el Arauco domado y en La
Araucana de Lope”. Acta literaria, 17 (1999): 77-90.
Pedro, Valentín de. América en las letras españolas del Siglo de Oro. Buenos
Aires: Sudamericana, 1954.
Romanos, Melchora. “La construcción del personaje de Caupolicán en el teatro
del Siglo de Oro”. Filología, XXVI, 1-2 (1993): 183-204.
Ruano de la Haza, José María. “Las dudas de Caupolicán: El Arauco domado
de Lope de Vega”. Theatralia, 6 (2004): 31-48.
Ruiz Ramón, Francisco. América en el teatro clásico español. Estudio y textos.
Pamplona: Eunsa, 1993.
Suárez de Figueroa, Cristóbal. Hechos de don García Hurtado de Mendoza,
cuarto Marqués de Cañete. Madrid: Imprenta Real, 1613.
Vega, Lope de. Arauco domado. Comedias, IX. Ed. Jesús Gómez y Paloma
Cuenca. Madrid: Biblioteca Castro/Turner, 1994.
Zugasti, Miguel. “Notas para un repertorio de comedias indianas del Siglo de
Oro”. Studia Aurea. Actas del III Congreso de la AISO (Toulouse,
1993), vol. II, Teatro. Eds. Ignacio Arellano, Mª Carmen Pinillos,
Frédéric Serralta y Marc Vitse, Pamplona-Toulouse: GRISO-LEMSO,
1996: 429-442.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Chapter
Full-text available
This work analyzes the critical scene when Caupolicán, the leader of the Arauco Indians in what is now Chile, decides to bathe with his wife instead of waging war at the moment when the Spanish forces are about to conquer his land. It compares passages from the epic poem "La Araucana" by Alonso de Ercilla, and sundry plays of the Spanish Golden Age, especially by Lope de Vega.
Article
The provocative proposition that seventeenth-century drama was essentially propagandistic has led in the last two decades to an extremely lively polemic. The participants have tended to overlook, however, how very diverse were the circumstances in which that drama was produced; they might have found common ground in the fact that some comedias were undoubtedly written to please a particular sector of the public, or indeed to further the interests of specific patrons. Juan Oleza Simó and Teresa Ferrer Valls were surely right to stress, in a recent study, the importance not only of patronage in general but also ‘dentro de este mismo mecenazgo, y a modo de una manifestación especial, del encargo directo de obras teatrales a poetas dramáticos, y a veces — y no pocas — de obras destinadas a hacer valer unos intereses particulares en una circunstancia determinada, mediante la apología de la historia de los hechos de un linaje, o de una figura destacada dentro de este linaje’. In a lengthy note they listed numerous plays by Lope, all of which, we may presume, were written more or less to order, and went on to describe the finding of a very important manuscript. From the study of this, as well as of another discovered later (which includes nothing less than an outline ‘en prosa’ by Lope of how he meant to deal with his ‘sujeto elegido’) it is clear that he was commissioned, circa 1617, by descendants of the fifteenth-century Duke don Alonso de Aragón, to compose a pair of comedias on the latter's ‘vida y hechos’.1 1. Juan Oleza Simó and Teresa Ferrer Valls, ‘Un encargo para Lope de Vega: comedia genealógica y mecenazgo’ in Golden Age Literature: Studies in Honour of John Varey by his Colleagues and Pupils, ed. Charles Davis and Alan Deyermond (London: Westfield College, 1991), 145–54, 146; see also Teresa Ferrer Valls, ‘Lope de Vega y el teatro por encargo: plan de dos comedias’, in Comedias y comediantes: estudios sobre el teatro clásico español (Valencia: Universitat, 1991), 189–99. View all notes