BookPDF Available

Baetica Renascens

Authors:
JOSÉ MARÍA MAESTRE MAESTRE, JOSÉ GUILLERMO MONTES CALA,
RAFAEL J. GALLÉ CEJUDO, CRISTÓBAL MACÍAS VILLALOBOS,
VIOLETA PÉREZ CUSTODIO, SANDRA I. RAMOS MALDONADO,
MANUEL SÁNCHEZ ORTIZ DE LANDALUCE
(EDS.)
BAETICA RENASCENS
VOLUMEN II
CÁDIZ-MÁLAGA
2014
© Federación Andaluza de Estudios Clásicos
Instituto de Estudios Humanísticos
Grupo Editorial 33
I.S.B.N.: 978-84-942322-6-8 (Obra completa)
I.S.B.N.: 978-84-942322-5-1 (Volumen II)
DEPÓSITO LEGAL: MA 1081-2014
DISEÑO Y MAQUETACIÓN: Olga Ramos Maldonado
IMPRESIÓN: Publidisa (Sevilla)
Baetica Renascens / José María Maestre Maestre, José Guillermo Montes Cala, Rafael J. Gallé Cejudo,
Cristóbal Macías Villalobos, Violeta Pérez Custodio, Sandra I. Ramos Maldonado, Manuel Sánchez
Ortiz de Landaluce, eds.- Cádiz- Málaga: Federación Andaluza de Estudios Clásicos; Alcañiz: Instituto
de Estudios Humanísticos. 2014
2 v., XXII, p. 1364; 24 cms.
I.S.B.N.: 978-84-942322-6-8 (Obra completa)
I.S.B.N.: 978-84-942322-5-1 (Volumen II)
1. Arqueología- Historia Antigua- Epigrafía- Numismática. 2.- Filología Griega clásica. 3.- Filología
Latina clásica, 4.- Filología Greco-Latina medieval. 5. Humanismo- Tradición Clásica. 6. Didáctica de
las Lenguas Clásicas- I.- Maestre Maestre, José María, ed. II. Montes Cala, José Guillermo, ed. III.
Gallé Cejudo, Rafael J., ed. IV. Macías Villalobos, Cristóbal, ed. V. Pérez Custodio, Violeta, ed. VI.
Ramos Maldonado, Sandra I., ed. VII. Sánchez Ortiz de Landaluce, ed. VIII. Federación Andaluza de
Estudios Clásicos, ed. IX. Instituto de Estudios Humanísticos, ed. X. Grupo Editorial 33, ed. XI. Título
1189
¿ANTIPERISTASIS O ANTIPARISTASIS?:
DE NEBRIJA A TERREROS Y PANDO
Sandra I. Ramos Maldonado
Universidad de Cádiz
En el siglo XVI las obras que trataron el uso del “beber frío”1con nieve llegaron a
crear un campo doctrinal específico propio, cuya causa más importante de aparición debió
ser el abuso que la gente hacía de ello, llegando a ser motivo no sólo de enfermedades,
sino incluso de muertes, lo que generó una sostenida polémica entre dos bandos,
especialmente durante la segunda mitad de la centuria, entre defensores y detractores,
que obligó en gran medida al nacimiento de esta literatura médico-divulgativa encargada
de aclarar lo que de verdad y falso había en todo aquello que corría de boca en boca y
que creaba una cierta confusión, provocando la necesaria intervención de dilettanti,
nobles o interesados, que solicitaban el tratamiento detallado de la cuestión, literatura del
“beber frío con nieve” que quizá tuvo como catalizador la muerte, en julio de 1568,
*El presente trabajo está incluido en el Proyecto de Investigación FFI2012-31097 de la DGICYT y en
el Proyecto de Excelencia PAI09-HUM-4859 de la Junta de Andalucía. Una parte muy resumida del mismo
fue expuesta en forma de comunicación oral bajo el título de “Comentario terminológico del tecnicismo
antiperístasisdurante el V Congreso Andaluz de Estudios Clásicos (Cádiz, 24-28 de octubre de 2006).
Lo he dividido en varias partes debido a la amplitud del tema, las épocas y los textos analizados. Una segunda
parte incluirá el análisis filológico y terminológico del concepto de vórtice en textos de la antigüedad clásica,
la Edad Media y el Renacimiento. Por otro lado, el presente artículo se encuadra en un estudio nuestro más
amplio sobre “Humanismo y divulgación científica en el siglo XVI”, dedicado al análisis filológico de
textos latinos y vernáculos filosófico-científicos. Continúa la línea de investigación que presenté en
“Tradición pliniana en la Andalucía del siglo XVI: a propósito de la labor filológico del Doctor Francisco
Hernández”, en M. RODRÍGUEZ-PANTOJA (ed.), Las raíces clásicas de Andalucía. Actas del IV Congreso
Andaluz de Estudios Clásicos (Córdoba, 2002), Córdoba, 2006, pp. 883-891.
1Cf. J. SANZ HERMIDA, Discursos o consideraciones sobre la Materia de enfriar la bebida en que se
tracta de las differentias de enfriar y del uso y propiedad de cada una. Año del señor 1560, por Luis de
Toro, Salamanca: Universidad de Salamanca, 1991, pp. 12-17. Para el tema del «beber frío» tan de moda
en la época, cf. et J. HERNÁNDEZ, «El beber frío en el Dioscórides (1555) de Andrés Laguna y en el Liber
de Arte Medendi (1564) de Cristóbal de Vega», en HOURCADE – MORENO YUSTE (coords.), op. cit., pp. 495-501.
SANDRA I. RAMOS MALDONADO
1190
del príncipe don Carlos, hijo de Felipe II y heredero de la corona española, víctima,
al parecer, de fiebres tercianas tras haber ingerido grandes cantidades de agua enfriada
con nieve.2Uno de los divulgadores del tema del “beber frío” en dicha centuria fue el
humanista, teólogo e historiador Bernardino Gómez Miedes (ca. 1515-1589), quien,
en la edición de sus enciclopédicos Commentarii de sale (Valencia 1579),3introduce
un opúsculo intitulado Potionis niue refrigeratae usus saluti probatissimus ac pernecessarius
ut perpetua hac tota appendice edocetur, donde, entre otras cuestiones, describe la
propiedad refrigerante del salitre o sal de nitro, que, sumergido en agua, “aunque al
final se derrite, antes de extinguirse y apagarse su energía ígnea, actúa con tanta fuerza
y se defiende con tanta dignidad, que sólo resulta vencida cuando el agua -el enemigo,
por así decirlo, que ella desafió- se vuelve heladísima”.4En estos términos describe el
“magnífico combate” entre el agua y la sal de nitro:5
[1] Verum ut clarius id patefiat, perpulchrum quoddam certamen instituendum est inter
ipsum halinitrum et eius competitricem aquam, si modo in peluim tanquam in arenam ambo
descendant atque aequis armis, suis uidelicet innatis qualitatibus, praemuniti seruataque
proportione commisceantur iamque citata continuataque agitatione quasi ad pugnam prouocati
manus conserant. Qua ex pugna satis nobis uictoriae loco cedet caussas aperuisse cur aqua,
licet tepida, halinitro permista frigidissima ac prope glacialis euadat.
[2] Quarum certe caussarum, etsi nonnullis aliae placent, mihi tamen haec una reliquis
multo congruentior semper est uisa, quod scilicet pugilibus, quo mox dicetur ordine,
pugnam ineuntibus, inclusus in halinitro calor a frigore, quod aquae per se inest, irritatus
ac excandescens subindeque in illum insurgens aquam uehementer prouocet ad pugnandum.
Nec mora est quin aqua rursum summum sibi ipsa frigus pro telo colligat, quod lacessenti
halinitro ualidissime retorqueat. [3] Ex quo ingens illud, tametsi ambiguum, inter ipsos
En los años siguientes a las obras de Laguna, Vega y Luis de Toro trataron el tema FRANCISCO FRANCO,
Tractado de la nieve y uso della (Sevilla 1569), NICOLÁS MONARDES, a cuya famosa Segunda parte del libro
de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales… va añadido un libro de la nieve… (Sevilla,
1571), ALONSO DÍEZ DAZA, Libro de los provechos y dannos que provienen con la sola bebida del agua… y
de cómo se a de bever frío en tiempos de calor… (Sevilla, 1576) y FRANCISCO MICÓN, Alivio de sedientos,
en el qual se trata la necesidad que tenemos de bever frío… (Barcelona 1576). Obras que serían seguidas
por otras muchas en el XVII y que denotan el afán por beber frío que se desata en la sociedad española.
2Cf. SANZ HERMIDA, Discursos o consideraciones sobre la Materia de enfriar la bebida..., por Luis de
Toro..., pp. 16-17. Cf. et ibidem el texto de L. CABRERA DE CÓRDOBA,Felipe II, rey de España, Madrid:
Luis Sánchez, 1619, pp. 496-497, donde se describe el episodio de la muerte del príncipe tras enfermar
“de tercianas dobles malignas, vómitos i disenteria causada de la frialdad de la nieve.”
3Citaremos por nuestra edición, Bernardino Gómez Miedes. Comentarios sobre la sal. Introducción,
edición crítica, traducción anotada e índices, Alcañiz – Madrid: Instituto de Estudios Humanísticos –
Ed. Laberinto - C. S. I. C., 2003, 3 vols. El opúsculo, introducido como “apéndice”, se halla en los caps. 28-
38 del libro II de los Commentarii de sale. El título aparece en el margen derecho derecho de la página,
cuya traducción es: “Usos de la bebida enfriada con nieve más apropiado y necesario a la salud, según se
informa en este Apéndice de forma completa e ininterrumpida”.
4Cf. MIED. sal. 2, 26, 5: Demum id longe mirabilius, quod immersum aquis, cum tandem liquefiat,
antequam tamen igneus illius uigor extinguatur ac deficiat, tantis agat uiribus seque adeo generose defendat,
praesertim si aequo inter eos Marte pugnetur, ut nequaquam, nisi a frigidissima aqua, tanquam a prouocato a
se hoste peruincatur.
5Cf. MIED. sal. 2, 27, 1-5.
¿ANTIPERISTASIS O ANTIPARISTASIS?: DE NEBRIJA A TERREROS Y PANDO
1191
praelium committitur. Nam sicut praeferuens, indicante spuma, halinitrum non antea a pugna
cessat quam prouocatam aquam senserit frigidissimam, sic neque haec in tepidam relabitur,
donec igneae halinitri uires illius frigore hebescant.
[4] Tanta enim est utriusque in tuendis suis partibus cura et solicitudo, ut sine
uictoria tandem pugna dirimatur. Iamque ab aequo inter eos Marte fit ut hinc inde ambo
quasi lassi consistant neque alter hostis in alterius manus deueniat. Idque ab aequali
contrariorum permistione, qua fit ut neque alterum in sibi contrarium omnino agere neque
item contra pati possit.
[5] Quae tanta pugna, tametsi uictoriae laude caret, nihilominus tamen opulentissimo
nobilissimoque decoratur triumpho. Hunc enim summa cum uoluptate agunt aestiuo tempore,
calidioribus in regionibus, quicunque hoc ipso utentes experimento frigidissimos uel
potius glaciales potus affectant. Quales demum efficiunt uitreis seu alterius cuiusuis laeuis,
dum tamen perflabilis, materiae uasis uino siue aqua oppletis, quibus intra peluim inter
consertos iam hostes, aquam et halinitrum, in orbem incitatissime agitatis, fit ut
ambientis humoris refrigeratio perfluat ad inclusum, cuius praepropero haustu compotores
mira consequitur uoluptas.
Gómez Miedes intenta explicar a su silencioso y atento interlocutor, no especialista
en cuestiones científicas, la causa de la refrigeración de líquidos a partir de la acción de
dos cualidades contrarias como el agua, de naturaleza húmeda y fría, y el salitre, caliente
y seco, tras un movimiento in orbem dentro de un recipiente permeable al aire. Para ello
realiza la descripción de un combate de gladiadores que parece inspirarse en el de Prisco
y Vero, durante la celebración de la inauguración del Coliseo por el emperador Tito el
año 80, combate descrito en el epigrama XXIX del Libro de los Espectáculos de Marcial,
que finalizó con un empate: cum duo pugnarent, uictor uterque fuit (v. 12).
El humanista no hace sino describir, en definitiva, la “acción de dos cualidades
contrarias, una de las cuales excita por su oposición el vigor de la otra”, definición esta
que doy, de momento, sin su lema, tomada de la actual edición del diccionario de la RAE
(ed. 22ª, 2001), que se ajusta perfectamente al fenómeno físico descrito en términos
pugilísticos por el humanista aragonés.
Tras una búsqueda minuciosa de obras del siglo XVI, en latín o vernáculo, que trataran
el mismo tema y/o describieran científicamente esta forma de enfriamiento, hallé en los
Discursos o consideraciones sobre la materia de enfriar la bebida(1569), de Luis de
Toro dicho fenómeno físico acompañado del término específico para su designación:6
dizen algunos que el salitre enfría el agua o vino por contraposición que los
Phylosophos7llaman antiparistasis, que es quando un contrario cercado de otro contrario se
fortifica […] siendo el salitre caliente, como el vino y el agua están fríos, se viene a enfriar
mucho más por razón desta contrariedad. Empero van muy lexos de buena8phylosophia los
que esto creen, porque la action antiparistica no se haze ni puede hazer si ambos a dos
6Cf. SANZ HERMIDA, Discursos o consideraciones sobre la Materia de enfriar la bebida… por Luis de
Toro…, p. 258.
7La edición de SANZ HERMIDA va precedida del texto manuscrito (facsímil sin numeración ni paginación),
lectura que recojo en este trabajo. El texto editado por el investigador presenta la siguiente variante:
“…contraposición, que los phyvsicos llaman antiparístasis” (p. 258). El banco de datos CORDE [en línea].
Corpus diacrónico del español <http://www.rae.es> reproduce el texto editado por Sanz Hermida.
8SANZ HERMIDA (ibidem) edita “ de una phylosophía”.
SANDRA I. RAMOS MALDONADO
1192
contrarios no estuvieren formal y actualmente tales como dizen los médicos, quiero decir
que ansi como el uno se percibe al tacto frío el otro se percibe al tacto caliente. Y como
el calor del salitre no sea actual sino potencial o virtual, en ninguna manera podra calentar
ni hazer la dicha contraposición o antiparistasi (sic). […] Y por tanto conviene decir que
el salitre quando enfría no lo haze por razón de ser caliente, sino por la frialdad actual que
en sí recibe y retiene por la condición de su substantia, mayormente deshaziéndole en agua
fría y meneándole mucho como se haze para enfriar en con él […].
Dejando a un lado la explicación y validez científica del fenómeno físico descrito,9
que escapa a nuestras competencias, así como la identificación y análisis pormenorizado
de los “contextos discursivos” (tratado, diálogo, comentario,...) y las “modalidades de
uso” (especializado, propio, aplicado) en que aparece dicho vocablo,10 que requieren un
espacio mayor, mi estudio se va a centrar, por un lado, en los aspectos fonético-gráficos,
morfológicos y semánticos del término que Luis de Toro utiliza para designar dicha
acción, de clara factura griega, y, por otro lado, en la localización, adaptación y
documentación griega y/o latina del vocablo y su primer registro en español. Asimismo,
intentaremos precisar si nos hallamos ante un término perteneciente a algún dominio
específico de la ciencia, en relación con el vocabulario común, y apuntaremos si dicho
término está conformado en torno a un concepto que ha cambiado o no de significado
desde la Antigüedad a la Edad Moderna.
I. Primer registro en español
El lenguaje científico es, en palabras de Adrados,11 una especie de semigriego o
criptogriego, cuya camino de penetración general fue a través del latín por vía culta,
en una completa “simbiosis” con la antigua lengua del Lacio, cuyos períodos más
sobresalientes fueron, en España, el de la ciencia alfonsí (siglo XIII), el del Humanismo
(siglos XV-XVI), el de la Ilustración y el de los siglos XIX-XX.12
9Para más detalles sobre esta teoría o fenómeno físico de origen platónico, cf. J. OPSOMER, “Antiperistasis:
a Platonic Theory”, en A. P. JIMÉNEZ – J. GARCÍA LÓPEZ – R. M.ª AGUILAR (eds.), Plutarco, Platón y Aristóteles.
Actas del V Congreso Internacional de la I.P.S. (Madrid-Cuecna, 4-7 de mayo de 1999), Madrid 1999,
pp. 417-429.
10 Los estudios de terminología –entendida como ciencia de los léxicos especializados- han alcanzado
una gran autonomía y un desarrollo propio, sobre todo en aspectos teóricos y metodológicos. Para un enfoque
amplio de la denominada en los últimos decenios como Teoría comunicativa de la terminología, que, entre
otros factores, atiende a los factores pragmáticos y comunicativos que intervienen en el comportamiento de
los términos, cf. los trabajos de M.ª T. CABRÉ, La terminología: teoría, metodología y aplicaciones, Barcelona
1993, La terminología: representación y comunicación. Elementos para una teoría de base comunicativa
y otros artículos, Barcelona, 1999; A. ADELSTEIN, Unidad léxica y valor especializado: Estado de la cuestión
y observación sobre su representación, Barcelona, 2004. Para una aproximación a la noción de “término”
y su aplicación al léxico latino, así como para el análisis de los contextos discursivos y modalidades de uso
de los términos geométricos latinos cf. A. MORENO HERNÁNDEZ – M. AYUSO GARCÍA, “Precisiones sobre el
vocabulario de la ciencia en Roma: criterios de identificación y análisis de los términos geométricos en
latín”, Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos 27. 1 (2007), pp. 5-25.
11 Cf. F. R. ADRADOS, “Los orígenes del lenguaje científico”, REL 27, 2 (1997), pp. 299-316, espec. p. 300.
12 Para un estudio de conjunto sobre la adaptación y vías de penetración de los helenismo en España,
cf. J. BERGUA CAVERO, Introducción al estudio de los helenismos del español, Zaragoza, 2002.
¿ANTIPERISTASIS O ANTIPARISTASIS?: DE NEBRIJA A TERREROS Y PANDO
1193
La presencia del término objeto de nuestro comentario en un texto en castellano inició
nuestra búsqueda del primer registro en léxicos y diccionarios españoles, en primer
lugar, en el de la RAE, que presentaba como lema de entrada para la definición que más
arriba ofrecimos y que se ajustaba perfectamente a la descripción del fenómeno físico la
forma “antiperístasis”, del gr. ajntiperivstasiı,13 con una visible variante entre las
preposiciones griegas (parav/periv), si es que se puede hablar en principio de disparidad
entre prefijos.
Tras consultar en el Banco de datos CORDE [en línea]. Corpus diacrónico del español,
de la REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: <http://www.rae.es> [15/01/2009] el término bajo la forma
“-par-”, los resultados ofrecieron no sólo una primera documentación del término en
español, El libro de las paradojas (1437) de El Tostado (A. Fernández de Madrigal),
y el origen del término, los Meteorológicos de Aristóteles:
Capitulo 408 Como el aire, seyendo caliente & humedo. naturalmente se enfria & como la
calentura algunas vezes enfria & la friura scalienta.
La manera en que el aire se enfria tanto, seyendo el segun su naturaleza caliente,
es esta, ca segun manera comun natural las cosas frias enfrian et las cosas calientes
escalientan et las cosas secas dessecan et las humedas enhumedesçen. Enpero sin esta ay
otra acçion segun la qual la cosa fria escalienta et la caliente enfria, esta manera de
acçion se llama antiparistasis que quiere dezir acçion por resistençia de contrariedad,
segun declara Aristotiles en los Libros de los +…+; de esto ay muchos exemplos en
naturaleza, ansi como si alguno tenga las manos mucho frias et las llegue al fuego, luego
en comienço sentira mas frio que ante que se llegasse al fuego; et ansi la calentura enfria.
La razon de esto es porque los contrarios naturalmente fazen unos en otros et fuyen unos
de otros et quando el que sta mucho frio se pone çerca del fuego la calentura faze contra
la frialdad para destruirla et la frialdad ayuntasse en si para resistirla; […]
Otro semejante exemplo ay para que la frialdad escaliente, lo qual paresçe en los
ferreros, los quales para fazer arder mas al fuego del carvon echan ençima alguna poca de
agua et entonçe levantasse mayor fuego. La causa es porque echando el agua fria sobre el
fuego la calentura, por guardarse de la friura que non la destruya, encogesse en si &
entonçe fazesse mayor porque la virtud ayuntada es mas poderosa que la virtud divissa,
segun suso fue dicho; muchos exemplos de estos ay en naturaleza. En esta manera de
acçion por antiparistasis se causan los granizos et piedras & nieve et rayos & truenos et
relampagos & las otras semejantes cosas methaphoricas, de lo qual largamente tracta
Aristotiles en los Libros de los Methauros.
sino también la primera aparición en un diccionario patrio,14 el Vocabulario español-latino
de Nebrija (Facsímil de la 1ª ed. Salamanca ¿1495?, Madrid: RAE 1951): “Contrariedad
13 Cf. DGE (1986): Icien. 1física desplazamiento producido por efecto de una presión o empuje…(Arist.;
Thphr.; Plu; Alex.Aphr.); de ahí intercambio de lugar […] (Iambl.) 2física resistencia ante un empuje …
(Hero; Iust.Phil.) 3 mat. Progresión geométrica […](Nicom.) II 1 circunstancia correspondiente op.
perivstasiı... 2ret. reconsideración op. e[ntasiı de un argumento […].
14 No aparece (en alguna de sus variantes ortográficas) en: AAVV, Thesaurus Linguae Latinae, Leipzig,
1898-2000; AE. FORCELLINI, Totius latinitatis lexicon, Pavía, 1868-1875; CH. DUFRESNE DUCANGE,Glossarium
mediae et infimae latinitatis, Niort, 1883-1887; PAPIAS,Vocabularium latinum (Venecia 1485); A. DE PALENCIA,
Universal vocabulario en latín y en romance (Sevilla 1490).
SANDRA I. RAMOS MALDONADO
1194
15 El diccionario de Autoridades es a su vez el único de los diccionarios de la RAE que recoge el
término, del ámbito de la retórica, Antiparástasis, con el significado de: “Figura Rhetórica, que se comete
quando el acusado alega razones para probar que antes debía ser alabado, que reprendido, si fuesse verdad
haver hecho él lo que se le opone. Es voz Griega. Lat. Antiparastasis.”
16 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA,Diccionario histórico de la Lengua Española. Tomo I.— A. Madrid, Imprenta
de Librería y Casa Editorial Hernando, 1933; REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Diccionario histórico de la Lengua
Española. Tomo II.— B-Cevilla. Madrid, Imprenta de Librería y Casa Editorial Hernando, 1936.
17 Cf. nota 7.
18 Cf. <http://www.corpusdelespanol.org>. Este corpus de 100.000.000 palabras ha sido patrocinado por
el NEH en 2001-02 y ha sido creado por el Prof. Mark Davies de la Universidad de Brigham Young.
de calidades. Antiparistasis”, lema (“contrariedad de c(u)alidades”) que aparece prácti-
camente sin variantes en la definición del vocablo no sólo desde el primer diccionario
de la RAE, es decir, el “de Autoridades” de 1726:15
ANTIPERISTASIS. s. f. Acción de dos qualidades contrárias, una de las quales por su
oposición excita el vigor de la otra, el frio al calor, lo seco à lo húmedo: como la cal viva,
que se enciende echándola agua. Es voz Griega. Lat. Antiperistasis. ACOST. Hist. Ind. Lib. 2.
cap. 12. Porque si hai esphéra de fuego por antiperistasis ha de ser mas fria la región
média del áire.
hasta el de más reciente edición, sino en prácticamente todas nuestras enciclopedias, como
la voluminosa Espasa, y otros diccionarios nacionales, que resuelven en apenas tres o
cuatro líneas la definición y el historial científico y literario del vocablo en España, en
el caso de producirse el registro, dado que no faltan obras lexicográficas que lo omiten,
como el tesoro de Covarrubias o la obra monumental de Corominas, que no presta
apenas atención a los cultismos.
Muchos son los vocablos que proporciona Nebrija a los historiadores de nuestro léxico,
muchos de ellos, sin embargo, no figuran no ya en una obra casi coetánea con la suya,
como es la de Alfonso de Palencia (1490), sino incluso en otras tan posteriores como las
mencionadas. Hemos de reconocer, no obstante, el esfuerzo iniciado por el Diccionario
histórico de la RAE (1933-36),16 pero, como es sabido, su labor quedó inconclusa
llegando sólo en parte a la letra C. Aparecen recogidas todas las variantes gráficas
mencionadas, pero la cita más antigua se remonta al siglo XVI.
Dado que el término aparece en textos, léxicos y diccionarios con unas mínimas
variantes ortográficas, consulté dichas formas en el CORDE, donde se apunta el año 1560
como el más antiguo de aparición para la forma antiparistasi; el año 1569 para
antiparístasis (con tilde)17 y el año 1580 para la forma antiperístasis (no se registran
casos de antiperistasis sin tilde).
Ofrezco a continuación un listado (he marcado en negrita los diccionarios) de la
documentación del término en español, extraída de diversas fuentes: del CORDE (*),
del Corpus del Español del Prof. DAVIES (**)18 y de mi lectura y búsqueda en bibliotecas,
físicas y virtuales o digitales (***). Asimismo, he subrayado las formas en “-par-” frente
a la original y definitiva en “-per-”:
antiparistasis * 1437 El Tostado (Alonso Fernández de Madrigal), Libro de las paradojas
[M. Teresa Herrera, Universidad de Salamanca (Salamanca), 2000].
¿ANTIPERISTASIS O ANTIPARISTASIS?: DE NEBRIJA A TERREROS Y PANDO
1195
19 Cf. MARTÍN ALONSO, Diccionario Medieval Español. Desde las Glosas Emilianenses y Silenses (s. X)
hasta el siglo XV, Salamanca 1980, t. 1, p. 319: ANTIPARISTA. Adj. com. s. XV. Que tiene condiciones
antiperistáticas: “Veleño…, resuelve los apostemas duros de los compañeros, lo qual haze por antiparista sin
su simiente molida”, Juan de Vigo, Cirugía (1494), ed. 1537, f. 37.
20 “…y la frialdad del agua circunstante alcança en él frialdad y con la frialdad se quema por mezcla
y por antiparistasis, que quiere dezir por dos contrarios juntos, los quales se hazen más fuertes que antes
porque el calor de la exalación salida del fondo de la mar por virtud del sol se fortifica con su contrario
que es la frialdad y, assí, vence el tal calor que es lo que se requiere en la generación del sabor salado, como
lo quiere el Philósopho en el segundo De los Metheoros, capítulo primero, hablando en esto".
21 Ed. Facsímil, Madrid: Fundación de Ciencias de la Salud; Doce Calles, D. L. 2005, p. 554: “… no
acontece por contraposición ò antiparistasi (como algunos soñaron)”.
22 Cf. G. SERÉS, Cátedra (Madrid), 1989, p. 692: “Y si no, díganme los peripatéticos de qué manera y
de qué causa material se hace el rayo, y veremos claramente como el fuego es más grave que liviano.
La causa material de que se hace el rayo (dice Aristóteles). Es una exhalación caliente y seca de naturaleza
de humo, la cual por ser liviana subió a lo alto, y, mezclándose con las nubes por vía de antiparistasis y con
el movimiento, se convirtió en fuego.”
23 Cf. ibidem, libro I, cap. 5, (f. 30r): “…y es la frialdad, porque con ella el calor se reconcentra, y por
antiparistasis se buelve mayor y destempla. Esto lo llamamos assí Medicos y Filosofos, pero digo que la
frialdad esterior es la que haze mayor calor, que es la antiparistasis la interior…”
antiparista *** 1494 Vigo, Juan de, Cirugía, f. 37 (Martín Alonso, Diccionario Medieval
Español).19
antiparistasis * 1495 Nebrija, Antonio de,Vocabulario español-latino.
antiparista * c. 1540 - 1579 Horozco, Sebastián de, Cancionero, en obras colectivas [J. Weiner,
Frankfurt, 1975].
antiparistasis.* 1545 Medina, Pedro de, Arte de navegar, [CILUS (Salamanca), 1999].20
antiparistasis ** 1562 Sarmiento de Gamboa, Pedro. (1532-1592), Derrotero al Estrecho de
Magallanes.
antiparistasi *** 1566, Laguna, Andrés, P. Dioscórides Anazarbeo. Acerca de la Materia
Medicinal.21
antiparistasis/ antiparistasi / antiparistica * 1569 Toro, Luis de, Discurso o consyderaciones
sobre la materia de enfriar la bebida [J. Sanz Hermida, Ediciones de la Universidad de
Salamanca (Salamanca), 1991].
antiperístasis, ** 1570 Acosta, José de (1539-1600), Historia natural y moral de las Indias.
antiparistasis, * 1575 - 1588 Huarte de San Juan, Examen de ingenios para las ciencias.22
antiperístasis * 1580 - 1590 Sarmiento de Gamboa, Pedro, Los viajes al estrecho de Magallanes
[M. J. Sarabia Viejo, Alianza Editorial (Madrid), 1988.
antiparistasis *** 1588 Díaz, Francisco, Tratado nuevamente impresso de las enfermedades
de los riñones… Dirigido al dotor Valles, Madrid [Citado en Dicc. Histórico de 1933].23
antiparístasis * 1589 Pineda, Juan de, Diálogos familiares de la agricultura cristiana
[J. Meseguer Fernández, Atlas (Madrid), 1963 1964].
antiparístasis * 1590 Acosta, José de, Historia natural y moral de las India [J. Alcina Franch,
Historia 16 (Madrid), 1987].
antiparístasis * 1591 Cárdenas, Juan de, Primera parte de los problemas y secretos maravillosos
de la… [(CILUS), 2000].
SANDRA I. RAMOS MALDONADO
1196
antiparistasis ** 1607 Ángeles, Fray Juan de los Consideraciones sobre el Cantar de los
Cantares.24
antiparístasis *** 1610 Sanjuán, Miguel de, “Redondilla”, en Alonso de Salazar, Fiestas que
hizo el insigne colegio de la Compañía de Jesús de Salamanca a la beatificación del glorioso
Patriarca S. Ignacio de Loyola con los sermones y poesías que uvo en alabanza del Santo,
Salamanca, p. 151.25
antiperístasis * 1618 Cisneros, Diego, Sitio, naturaleza y propiedades de la ciudad de México,
México (Dicc. Histórico 1933).
antiparistasis *** 1624 Ortiz de Zurita, Diego, Discurso del origen y causa que pudo tener
el terremoto o temblor de tierra que se sintiò en esta Ciudad de Sevilla y otras partes, Barcelona,
Casa Sebantian y Jayme de Matevad.26
antiperístasis ** 1630 Gracián, Baltasar. (1601-1658) Oráculo manual y arte de la prudencia.
antiparistasis *** Cardoso, F. I., Utilidades del agua i de la nieve, del beber frio i caliente,
Madrid: por la viuda de A. Martin, 1637 [ed. Facsímil Madrid: Hebraica S.L., 2003, p. 31].
antiparístasis * 1642 – 1648, Gracián, Baltasar, Agudeza y arte de ingenio [Emilio Blanco,
Turner (Madrid), 1993].
antiparistasis * 1646 Gracián, Baltasar, El Discreto [Emilio Blanco, Turner (Madrid), 1993].
antiparistasis * 1647 Gracián, Baltasar, Oráculo manual y arte de prudencia [Emilio Blanco,
Turner (Madrid), 1995].
antiperístasis * 1650 - 1660 Conde de Rebolledo (Bernardino de Reboll), Ocios [Rafael
González Cañal, Ed. de la Universidad de Castilla-La Mancha (Cuenca), 1997].
antiparístasis * 1652 Domínguez Camargo, Hernando, Lucifer en romance de romance en
tinieblas paje de hacha de [Giovanni Meo Zilio, Ayacucho (Caracas), 1986].
antiperístasis * 1684 Andrade, Alonso de, Itinerario Historial Que Debe Guardar El Hombre
Para Caminar al Cielo. Dispuesto En Treinta y Tres Grados, Por Los Treinta y Tres Años De La
Vida De Cristo... Cronología De La Vida De Cristo. Barcelona Josef López 1684, ed. a Pleno
Pergamino (Dicc. Histórico 1933 según ed. de 1688).
antiperístasi * 1690 Sigüenza y Góngora, Carlos de, Libra astronómica y filosófica [W. G.
Bryant, (Caracas), 1984].
antiperistasis * 1726 Diccionario de Autoridades (RAE) s. v.
antiperístasis * 1728 Feijoo, B. Jerónimo, Theatro crítico universal, o discursos varios en
todo género [RAE 2003].
antiperístasis ** 1729 Feijoo, B. Jerónimo (1676-1764), Ilustración apologética al primero,
y segundo tomo del Teatro Crítico.
24 Cf. GREGORIO FUENTES, Bally-Baillière, Madrid, 1917: “…Hubo en su Passión una como antiparistasis
divina; porque como á porfía andaban los tormentos y el amor, las aguas y el fuego de la caridad.”
25 Tesis Doctoral (defendida el 17-11-2005) de M. Bernal Martín, Poesía insólita del Barroco (TDX-
0626106-124618), dirigida por J. Alcina Rovira. La 2ª y 3ª redondilla dicen: “Vois sois fuego, yo me atrevo
/y a afirmar me determino /que hemos de ver un divino /antiparístasis nuevo. /Que aquesa laguna fría, /do
entráis, es region tercera /que tiene el mundo en su esfera /y a do la nieve se cría”. <http://www.tesisen-
xarxa.net/TESIS_URV/AVAILABLE/TDX-0626106-124618//PoesiaInsolitadelBarroco.pdf>.
26 Cf. ibidem, p.191: “…por la contraposición o antiparistasis, que llaman los Filósofos…”.
¿ANTIPERISTASIS O ANTIPARISTASIS?: DE NEBRIJA A TERREROS Y PANDO
1197
27 Cf. ibidem: “…parece se encendía y enardeció más a vista de su contrario, y por un prodigioso
antiperístasis (esfuerzo contrario), no sólo se intensaba más a vista de su acerbo dolor…” <http://www.san-
tafaustina.info/Bernardo-Hoyos_1711-1735_L3C12.htm>.
28 “Purgacio per antiperistasim. Ço es per la part contraria” II.3., d.1ª, c.1; Antiperistasis. Ço es aiuda
divertiva, II.7, d.1ª, c.1. Cf. Diccionari Català-Valencià-Balear, Palma de Mallorca 1985, s. u. (t.1, p. 720):
ETIM.: pres del gr. … “reacció”, “revolució”.
29 No es un diccionario, como es sabido, de voces técnico-científicas, sino un diccionario semasiológico
de carácter general que además registra, con tratamiento lingüístico-enciclopédico, numerosos términos
específicos del ámbito de las artes, las ciencias y las técnicas. Incluye marcas diastráticas que indican
profesiones o ámbitos del saber.
antiperístasis ** 1734 Moraes, Francisco Botello de , Historia de las Cuevas de Salamanca.
antiperístasis *** 1735 P. Juan de Loyola, Vida del V. y angelical joven P. Bernardo Francisco
de Hoyos de la Compañía de Jesús, Libro 3º. Cap. 12.27
antiperístasis * 1745 Feijoo, Benito Jerónimo, Cartas eruditas y curiosas, en que por la
mayor parte se con [RAE 2004].
antiperístasis *** 1758 Conde de Peñaflorida, Los Aldeanos críticos, o cartas críticas sobre
lo que se verá, dadas a luz por D. Roque Antonio de Cogollar, quien las dedica al príncipe de
los peripatéticos Don Aristóteles de Estagira. Evora (en la dedicatoria).
antiperistasis *** 1786 Terreros y Pando, Esteban de, Diccionario Castellano con las voces
de Ciencias y Artes…, Madrid (ed. Facsímil, Madrid 1987), s. u.
A continuación añado tres obras no castellanas, dos médicas, en catalán y francés,
y la monumental Cyclopaedia, que ofrece un amplio comentario en inglés:
antiperistasis *** 1492, Cauliach, Guido de, Inventari o collectori en la part cirulgical de
medicina, compilat et complot l’any de nostre Senyor 1463…, Barcelona, II.3, d. 1ª, c. 1.28
antiperistasis ***1728, Chambers, Ephraim , Cyclopaedia, or A Universal Dictionary of
Arts and Sciences (folio, 2 vols.), London, p. 111.
antiperistasis *** 1743-1745, James, R., Dictionnaire universel de Medicine… traduit de
länglais par Mrs. Diderot, Eidous et Toussaint, vol. II, 1743-1745, s. u
.
Este amplio panorama textual, con sus diversos “contextos discursivos” y “modalidades
de uso”, cuyo examen detenido aplazamos para un trabajo posterior, contrasta con la
escasez informativa que ofrecen nuestros léxicos y diccionarios-enciclopédicos españoles,
que resuelven, como dije, los más de cinco siglos de viva presencia del término
(desde su aparición en los diccionarios de Nebrija), con sus diferentes matices, en apenas
unas líneas, que se reemplazan unas a otras, por decirlo en sentido aristotélico,
de forma “antiperistática”.
Una excepción lexicogfica para el análisis de los términos científicos es el Diccionario
Castellano con las voces de Ciencias y Artes y sus correspondientes en las 3 lenguas
francesa, latina e italiana,29 Madrid 1786-1793 [ed. Facsímil, Madrid 1987, s. u.]
de Esteban de Terreros y Pando, cuya labor en el siglo XVIII de atender al léxico
científico ha sido resaltada y elogiada en los últimos años, pero que no ha encontrado
SANDRA I. RAMOS MALDONADO
1198
digno sucesor a su altura que haya sacado partido a obra tan oportuna y valiosa, a pesar
de las tres ediciones del Vocabulario Científico y Técnico (1984, 1990 y 1996) realizado
por la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.31 Terreros y Pando
recoge prácticamente la misma definición que sus predecesores desde Nebrija, con una
salvedad, presenta el vocablo con -e- en la tercera sílaba, aunque reconoce que en
castellano suele escribirse el término con vocal -a-32 (véase la forma catalana en -e-
citada más arriba); además, ofrece el calco latino33 del término y el uso que tiene en
su época entre los físicos:
ANTIPERISTASIS, término de Filosofía, acción de dos cualidades contrarias, de las cuales,
la una excita el vigor de la otra por medio de la oposición, como la cal arde por medio
del agua que la echan. Fr. Antiperistase. El latín Antiperistasis que le dan es voz barbara,
y tomada del Griego antiperistamai circumobsisto: dásele, pues, el de circumobsistentia.
Los filósofos Modernos se burlan de la Antiperistasis y de los efectos que se le atribuyen.34
En Castellano suelen decir Antiparistasis.
Dado que nos hallamos, pues, ante un vocablo que, además de ser cultismo y
tecnicismo, es un préstamo (un extranjerismo incorporado al sistema lingüístico de una
lengua determinada), también son de consulta obligada obras y léxicos escritos en latín,
la lengua científica por excelencia, cuya vigencia en el mundo occidental, como es sabido,
traspasó los propios límites temporales del Imperio Romano y permaneció como vehículo
de la ciencia durante siglos, hasta bien entrado el mundo moderno:35
30 Cf. E. BAJO PÉREZ, Los diccionarios. Introducción a la lexicografía del español, Gijón: Ediciones Trea,
2000, pp. 127-131; M. ALVAR EZQUERRA, “El Diccionario de Terreros”, en IDEM, De antiguos y nuevos
diccionarios del español, Madrid, 2002, p. 287.
31 En colaboración con el Departamento de Lingüística Computacional de la RAE, la Real Academia de
Ciencias Exactas, Físicas y Naturales estaba desarrollando un Corpus Científico-Técnico del español (CCT).
Este proyecto nació de la necesidad de disponer de una base textual amplia y fiable que permitiera estudiar
el vocabulario, la sintaxis y, en definitiva, la estructura textual y discursiva en algunos dominios de la
ciencia y de la técnica. En la primera fase del proyecto, que se debía desarrollar en los años 2001 y 2002,
se pensaban recoger textos de la biología, la medicina, la física, la química, las matemáticas y las
telecomunicaciones. Las últimas noticias que tenemos es que tal proyecto ha sido asumido por la AETER a
partir de 2005 con el lanzamiento del proyecto TERMINESP, que a su vez ha creado la Comisión Lingüística
de la Terminología (COLTE) presidida por la RAE.
32 En dos ocasiones tan sólo hemos hallado el término bajo la forma “antiparista”, en una de las cuales
en el Cancionero de Sebastián de Horozco (1510-1580) [cf. nota 17]. Cf. et JACK WEINER, Obras colectivas,
Herbert Lang (Frankfurt), 1975, pp. 129-130: […] Lo del vino, fáçilmente / por semejante es probado, / que
el algibe al sol herviente / es más frío, y bien se siente / más cálido quando ha elado./Y la causa dizen que
es / que el calor al frío resista, /y si esperiençia querés, /en un pozo lo verés /hecho por antiparista. [...].
33 Sus fuentes lexicográficas para el latín son especialmente Roberto Estéfano, Faciolati, Lebrija (cf. Alvar
Ezquerra, “El Diccionario de Terreros”, p. 294).
34 Cf. M. DUBUIS, “Un “error común”: la antiperístasis. En torno a una carta inédita de Feijoo al P. Agustín
Abad, S.J.”, Estudios Diocechistas en Homenaje al Prof. José Miguel Caso Gónzalez, Oviedo: Instituto
Feijoo de Estudios del siglo XVIII, 1995, vol. 1, pp. 251-260.
35 La localización ha tenido lugar a través de nuestra lectura atenta de impresos renacentistas, dada la
inexistencia para la literatura latina de la valiosa ayuda de un Corpus similar al CORDE, a pesar de sus
imperfecciones.
¿ANTIPERISTASIS O ANTIPARISTASIS?: DE NEBRIJA A TERREROS Y PANDO
1199
36 En la segunda parte del presente trabajo realizaremos el análisis más detallado de este documento.
Cf. Lib. I, cap. V: De actione reciproca quae vulgo reactio dicitur et de antiperistasi.
37 Manuscrito (Biblioteca Della R. Universitá de Pavía, Italia, 133) transcrito por Salvador Castellote
“Transcripción y notas del manuscrito inédito suareciano De generatione et corruptione” (Archivo PDF-octubre
de 2006) <http://perso.wanadoo.es/v963918818/degetc1.pdf#search=%22suareciano%20de%20generatione%22>
38 En el capítulo De intensione per antiperistasim, el P. Losada admite la intensificación de las cuali-
dades accidentales de los cuerpos (“qualitatum intensio”) por medio de la antiperístasis: Idem significat
antiperistasis ac obsessio vel circumobsessio contrarii. En el f. 68v define la antiperistasis como una actio
“per contrarium circa positionem”. En el f. 70 leemos “actio antiparistica” (sic) y unas líneas después
actionem antiperisticam”.
39 Carolus Bouillus (1479-1567), Que hoc volumine contine[n]tur: Liber de intellectu; Liber de sensu;
Liber de nichilo; Ars oppositorum; Liber de generatione; Liber de sapiente; Liber de duodecim numeris;
Epistole complures; insup[er] mathematicu[m] opus quadripartitu[m]: De numeris perfectis; De mathematicis
rosis; De geometricis corporibus; De geometricis supplementis. Parisiis: Ex officina Henrici Stephani,
impensis eiusdem et Ioannis Parui ..., 1510, primo cal. Februarij. p. 196.
40 Hieronymi Cardani, Mediolanensis Philosophi ac Medici celeberrimi, operum Tomus Tertius quo
continentur Physica. Lugduni: Sumptibus Ioannis Antonii Huguetan et Marci Antonii Ravaud., M.DC.LXIII.
a) Veamos, en primer lugar, textos latinos escritos por autores españoles:
antiparistasis ** 1492 Nebrija, Antonio de, Dictionarium latino-hispanicum. [Electronic
Texts and Concordances of the Madison Corpus of Early Spanish Manuscripts and Printings.
Prepared by John ONeill. (Madison and New York, 1999). CD-ROM. (ISBN 1-56954-122-1)].
Salamanca 1492. DAVIES.
antiperistasis *** 1556, Valles, Francisco, Controversiarium medicarum et philosophicarum,
Compluti.36
antiperistasis / antiparistasis *** 1562, Valles, Francisco Octo librorum Aristotelis de physica...
commentaria... Compluti.
antiperistasis / antiparistasin *** 1558 Valles, Francisco, Commentaria in quartum librum
meteor[o]n Aristotelis. Compluti, p. 84.
antiperistasis / antiparistasis / antiparisthasis *** 1575 (ms.), Suaréz, Francisco, De generatione
et corruptione.37
antiperistasis *** 1735, Losada., Luis de, Cursus Philosophicus…, tertia pars, Salmanticae,
99-94.38
Salvo el registro lexicográfico de Nebrija, los textos pertenecen al ámbito de la
medicina y la filosofía (física). En sus Controversiae Valles dedica el cap. V del libro I
a la “antiperístasis o acción recíproca entre la cualidad dominante y la dominada,” cuya
existencia defiende argumentando con hechos de la experiencia vulgar y otros relativos
a la acción de los medicamentos y a la nutrición (Valles 1556, ff. 5V-6v).
b) Observemos a continuación algunos textos latinos escritos por autores no españoles:
antiparistasis *** 1510, Bouelles, Charles de, Ars oppositorum, Parisiis39.
antiperistasis *** 1531, Stephanus, Robertus, Thesaurus Linguae Latinae, PARIS, s. u.
antiparistasis *** 1546, Fracastorus, Hieronymus, De Sympathia et Antipathia, Venetiis, passim.
antiperistasis *** 1550, Cardano, De subtilitate libri XXI, pp. 203-20440.
antiperistasis *** 1591, Buonamici, Francesco De motu libri X, Florentiae, Apud B.
Sermartellium. MDXCI.
SANDRA I. RAMOS MALDONADO
1200
41 Cf. ibidem, p. 60: “Antiperistaseos anile figmentum [...] Antiperistasis futile inuentum. …Mediam
uero aeris regiones uolunt mirabiliter frigere, propter antiperistasin”.
42 No aparece como lema de entrada, sino en la voz ESOX: “piscis genus ab Italis Salamone appellatum
[…] sed mare per antiperistasim in qualitate frigoris, et caloris aeri est contrarium; vir escit enim mare,
quando terra in aestate arescit; et est calidum, quando aer frigescit, et e contra. Igitur pisces, semper
migrant opposite respectu avium, ratione antiperistasis”.
43 “Est aeris circumsistentia, quemadmodum in foeno, madide nimis in metam aggesto. Ita aer frigidus
corpora nostra ambit, effluuia decedentia intus tenet, ex anti contra, et peristeemi circumsisto”.
antiperistasis *** 1648 Van Helmont, Joanne Baptista, Ortus Medicinae, id est, initia Physicae
Inaudita…, Amsterodami [ed. facsímil Bruxelles 1966].41
antiperistasis *** 1677, Magri, D. Magri, C., Hierolexicon siue Sacrum Dictionarium,
Romae, p. 252.42
antiperistasis *** 1748, Blanckaert, Steven, Lexicum medicum / Ioann. Henrici Schulzii
(Schulze, Johann Heinrich, 1687-1744) Opera Insigniter Auctum Et Emendatum, Nunc Denuo
Recognitum Variisque Accessionibus Locupletatum Curante Mich. Gottl. Agnethlero - Halae
Magdeburgicae: Apud Io. Gottl. Bierwirth.43
Salvo el registro lexicográfico de R. Estiènne, todos los textos pertenecen de nuevo
al ámbito de la medicina y la filosofía (física). El lexicógrafo francés, aunque no
proporciona ningún texto o autoridad que avale la entrada del lema en su Thesaurus,
ofrece tres equivalencias o calcos latinos (circumobsistentia, reciprocatio, compressio
undique circunfusa) y dos definiciones pertenecientes al campo de la medicina
(anatomía) y la física. Por su parte Van Helmont, dedica en su Jardín de la Medicina
un largo capítulo a la “antiperístasis”, calificada, a pesar de la atención dedicada,
como anile figmentum.
Mención aparte merece la obra del matemático francés Boville en cuyo Ars
oppositorum hallamos la más antigua documentación del término en el siglo XVI,
después de la de Nebrija. Boville dedica el capítulo VI a la Antiparistasis (sic) cuyas
primeras líneas transcribimos, pues reconoce que a pesar de ser un concepto utilizado
por los physici, que define a través del calco analítico contrariorum circunstantia,
tiene una segunda acepción derivada que se ha hecho predominante, es decir, cuiusuis
rei oppositio:
De antiparistasi oppositorum: Antiparistasis est cuiusuis rei oppositio et in suo opposito
sedes. Antiparistasim physici difiniunt contrariorum esse circumstantiam, qua quodlibet in
sui contrarii loco proprie salutis et conseruationis suae causa in se ipsum arctius colligitur
euaditque fortius ut suo resistat contrario. Nos uero secundum oppositionum Anthiparistasim
(sic) eodem modo finimos esse: cum oppositum aliquod in suo statuitur opposito, cumue
circundatur ab opposito, et hanc prius esse cuiusuis rei oppositionem docuimus. Est enim
identitas antiparistasi opposita.
II. ¿Antiparistasis o antiperistasis?
Según apuntaba Terreros y Pando, la forma antigua más usual en castellano es
antiparistasis con -a-, frente a la más numerosa, según parece, y definitiva forma con
-e- antiperistasis, de los textos latinos o vernáculos no castellanos, forma con -a- que
¿ANTIPERISTASIS O ANTIPARISTASIS?: DE NEBRIJA A TERREROS Y PANDO
1201
registra Nebrija primero en su Dictionarium ex sermone Latino in Hispaniensem
(Salamanca, 1492) :44
“Antiparistasis. i(nterpretatur) naturae contrarietas”.
No ofrece el lexicógrafo andaluz traducción española, como anuncia en su diccionario,
sino un calco o traducción en latín. Lo significativo es que en su Vocabulario
español-latino (Salamanca, ¿1495?), escrito poco después, la traducción latina del helenismo,
es decir, naturae contrarietas, se convierte ahora, traducida al español, en el lema de su
vocabulario romance y el helenismo aparece como la traducción o el equivalente latino:
“Contrariedad de calidades. Antiparistasis”.
La importancia de Nebrija como iniciador de la lexicografía ha sido destacada por
numerosos investigadores. Casares, por ejemplo, destaca el valor inestimable de los
diccionarios del erudito andaluz, “la base de cuanto ha venido después”.45 Sus diccionarios
gozaron de tal fama que “las ediciones se multiplicaron y generaciones de estudiantes
acudieron a este instrumento que les ayudaba en sus desvelos por comprender a los
autores clásicos. De Nebrija toman sus materiales hispanos, por ejemplo, los diccionarios
políglotas de Calepino o de Hadrianus Junius, o bien a él recurren en el siglo XVI los
autores de nomenclaturas científicas”.46
A Nebrija como lexicógrafo románico hay que verlo, pues, desde las vertientes
latino-hispana e hispano-latina. Su actividad no tiene precedentes, ya que ha de actuar
como un pionero para reunir en el vocabulario la ingente cantidad de más de veintidós
mil entradas, destacando por su radical modernidad, nada de adornos ni florituras,
cambios de ritmo ni digresiones ni desahogos autobiográficos, sin informaciones
enciclopédicas exhaustivas a los que acostumbraban los léxicos medievales. No hemos
de esperar definiciones, sino simplemente equivalencias. Nada de construir un
metalenguaje. Su objeto era la enseñanza del latín clásico y ayudar a la comprensión e
imitación de los autores clásicos y por ello la lista de voces romances está determinada
en función de la existencia de la correspondencia latina. Parece a primera vista que la parte
latino-hispana fue el material de transposición que le sirvió para agavillar luego las palabras
castellanas. Pero el Vocabulario no es una simple transposición de las palabras del
Dictionarium, como afirmaron algunos de sus coetáneos y como todavía hoy se repite
de cuando en cuando, sino que es el resultado de un serio y minucioso quehacer.47
Las coincidencias son inevitables, pero no está de más recordar que el Dictionarium
44 Aparece incluido (lo que no hace el CORDE), en el “Corpus del español” electrónico <http://www.cor-
pusdelespanol.org/>, de 100.000.000 palabras, patrocinado por el NEH (National Endowment for the
Humanities) en 2001-02 y creado por el Prof. Mark Davies de la Universidad de Brigham Young.
45 Cf. G. SALVADOR, “Nebrija como iniciador de la lexicografía española”, en R. ESCAVY et alii, Actas
del Congreso Internacional de Historiografía Lingüística, vol. I, pp. 5-19 (esp. p. 11).
46 Cf. G. COLÓN-A.-J. SOBERANAS, Diccionario latino-español de E. Antonio de Nebrija. Estudio preliminar
del facsímil de…, Barcelona: Puvill, 1979, p. 9; G. Guerrero Ramos, El léxico en el Diccionario (1492) y en
el Vocabulario (¿1495?) de Lebrija, Sevilla: Universidad de Sevilla-Ayuntamiento de Lebrija, 1995, p. 53.
47 Cf. M. ALVAR EZQUERRA, “Nebrija, autor de diccionarios”, Cuadernos de Historia Moderna 13 (1992),
pp. 199-209 (espec. p. 200).
SANDRA I. RAMOS MALDONADO
1202
posee unas 28.000 entradas, mientras que el Vocabulario tiene menos, unas 22.500.48
Los latinismos léxicos, por ejemplo, que puso Nebrija en el Dictionarium no pasaron
al Vocabulario. Y la razón se debe, según García Macho, a que el Dictionarium se sitúa
en un plano latino y helenista, y si queremos, extranjerizante, en lo que se refiere a los
nombres propios. Incluso la terminología de éste es más pagana, filosófica, científica
(el Vocabulario ofrece un número más amplio de nombres religiosos, de la cristiandad).
¿Era Nebrija consecuente en el rechazo de voces o recreaciones del latín medieval,
voces no atestiguadas en latín clásico? Recordemos las palabras de Terreros y Pando:
“El latín Antiperistasis que le dan es voz barbara, y tomada del Griego…” ¿Cometió
Nebrija la ligereza de acoger con demasiada benevolencia acuñaciones latinas no
pertenecientes a la latinidad clásica?49
Ya Colón y Soberanas advirtió la presencia en los diccionarios de Nebrija de
acuñaciones latinas de Theodorus Gaza (1398-1475), concretamente del texto aristotélico,
traducciones o calcos del sabio humanista griego, residente en Italia, tales como
ligurinus, rubecula, Carulus, atricapilla (nombres de ciertas aves), inexistentes en
la latinidad clásica.
¿Por qué el erudito andaluz incluye en su Dictionarium ex sermone Latino in
Hispaniensem una definición latina, no una equivalencia española, del lema de entrada
“antiparistasis”? Los vocablos natura y contrarietas (que forman parte de la equivalencia
latina de antiparistasis) son consultables por separado en el Dictionarium. ¿Acaso
pretendía dar carta de naturaleza latina a la trascripción de un término griego, inexistente
en la latinidad clásica, antes de volcarlo al castellano en su posterior Vocabulario español-
latino? En su obra no siempre aparecen equivalencias de las voces en la otra lengua.
A veces se observan imprecisiones al no querer, quizá, facilitar más información, o al
no conocer la voz española con la que traducir el término latino, o al no saber qué es lo
nombrado, o ¿por qué no?, al dejar el trabajo inconcluso esperando completarlo más
adelante, lo que no sucedió, yendo las lenguas a la imprenta, de modo que se pueden
encontrar en el Dictionarium definiciones como:50 Signia, ae, “por una ciudad de […]”;
Stibinus, a, um, “por cosa de […]”; Pisidae, arum, “pueblos son de […]”; Pistorium,
ii “por una ciudad de […]”. O entradas como Amon, sin equivalencia alguna en el
48 Cf. ALVAR EZQUERRA, “Nebrija, autor…”, pp. 200-201. Cf. et I. ACERO, “El Diccionario latino-español
y el Vocabulario español-latino de Elio Antonio de Nebrija: análisis comparativo”, Anuario de lingüística
hispánica I (1985), pp. 11-21; M.ª L. GARCÍA MACHO, “Algunas consideraciones en torno al Vocabulario y
al Diccionario de Elio Antonio de Nebrija”, Revista de Filología Española LXVII (1987), pp. 90-103;
G. GUERRERO RAMOS, El léxico en el Diccionario (1492) y en el Vocabulario (¿1495?) de Nebrija, Sevilla:
Universidad de Sevilla-Ayuntamiento de Lebrija, 1995.
49 Sobre la transmisión, recepción y registro terminográfico del concepto aristotélico de la física de
vórtices en la literatura latina clásica, entendida esta en sentido amplio, trataremos en el trabajo que citamos
en la última nota del presente artículo. Adelanto que la única obra que documenta, con reproducción de las
grafías griegas originales, el término antiperistasis son las Quaestiones Naturales de Séneca (una
conjetura de Haase [Teubner: 1852] y aceptada por Gercke [Stuttgart: 1907], vocablo griego que el filósofo
cordobés traduce, según los nostri, con el ¿incompleto? calco (Lehnübersetzung) circumstantia.
50 Cf. ALVAR EZQUERRA, “Nebrija, autor…”, p. 203. Corrijo por Signia, la forma Signa que aparece en
el citado artículo de Alvar.
¿ANTIPERISTASIS O ANTIPARISTASIS?: DE NEBRIJA A TERREROS Y PANDO
1203
Dictionarium ex sermone Latino in Hispaniensem51. A falta de un estudio más del
tratamiento, equivalencias y traducción de los helenismos en ambos diccionarios de
Nebrija, apuntamos simplemente estas hipótesis. A continuación ofrezco algunas entradas
pertenecientes a diversos helenismos y su tratamiento en ambos diccionarios (LE =
Dictionarium ex sermone Latino in Hispaniensem / EL = Vocabulario Español-Latino):
!
Antinomia, ae, por contradicción de lei [LE] / Contradicción de lei, antinomia, ae
[EL]
!
Antipathia, ae, interpretatur contrapassio [no aparece como entrada contrapassio]
[LE] / Contrariedad de passiones, antipathia, ae [EL]
!
Antiphrasis, interpretatur contraria locutio [LE] / Contrariedad de habla, antiphrasis,
-is [EL]
!
Antiphona, interpretatur vox reciproca [uox, uocis: por la boz; reciprocus, a, um: por
cosa retornada en si [LE] / *Sin equivalencias en EL
!
Antipophora, ae, por respuesta anticipada [LE] / *Sin equivalencias en EL
!
Antiptosis, interpretatur casus pro casu [aparecen casus y pro] [LE] / *Sin equivalen
cias en EL
!
Antipodes, iidem sunt qui antichthones [cf. Antichthones, los que biuen allende el
equinoccial] LE / *Sin equivalencias en EL
!
Anthropophagus, por el que come hombres [LE] / Comedor de ombres, anthropophagus,
-i [EL]
Por otro lado, ¿cómo explicar la forma antiparistasis, con -a- (y sin tilde) frente a la
etimológica y posteriormente más extendida en -e- con acentuación esdrújula? La variante
gráfica antiparistasis/antiperistasis, ¿podría tratarse de un caso más de vacilación en el
timbre de las vocales átonas, tan acentuada en tiempos del nebrisense, -nada que ver con
el andalucismo que le achacaba Valdés-, tales como escribir-escrebir, invernar-envernar,
rancor, ranacuajo…? ¿Fue, pues, Nebrija deudor de su siglo y por ello refleja en sus
obras lexicográficas las vacilaciones gráficas de la época? No faltan en sus repertorios
vacilaciones fonéticas corrientes a finales de la Edad Media, como (LE = Dictionarium
ex sermone Latino in Hispaniensem / EL = Vocabulario Español-Latino):52
a ~ e : ascaravajo LE / escarabajo LE, EL
luziernaga LE, EL / luziernega EL
maxilla LE, EL / mexilla LE, EL
Nagroponte LE / Negroponte EL
parlasía LE / perlesía LE, EL
51 ALVAR EZQUERRA (“Nebrija, autor…”, p. 203) recoge la forma Amphicirciter como ejemplo de entrada
sin equivalente, pero se trata de un error. El texto en el Dictionarium es: Amphi. circiter, es decir, se ofrece
una traducción latina de la preposición griega.
52 Cf. R. LAPESA (ed.), Historia de la lengua española, Madrid: Gredos, 1980, pp. 279-280; y A. QUILIS,
Historia de la lengua española, Madrid: UNED, 1977, pp. 84-85. Cf. et en GARCÍA MACHO, “Algunas con-
sideraciones…”, pp. 90-91, un listado más amplio de otras vacilaciones fonéticas vocálicas y consonánticas.
SANDRA I. RAMOS MALDONADO
1204
Suele apuntarse, además, que el Dictionarium posee algunos rasgos fonéticos en los
que quizá pudiera verse un influjo del catalán,53 como en las vacilaciones entre la ay la
eátonas: ascaravajo, astar (“estar”), confacionado, da (“de”), despadaçar, paqueña, partas;
y entre la ey la aátonas: cose (“cosa”), díe, cavelleros, equél, equellos, merchitable
(“claro está que estos hechos- si es que no tienen otra explicación- se deberían a la
procedencia del impresor”).54
Esta vacilación gráfica se constata también, como hemos visto, en los Octo librorum
Aristotelis de physica... commentaria... (Compluti, 1562) del médico español Francisco
Valles. No obstante, la presencia documentada de la forma “antiparistasis” (con -a-)
en no pocos textos de la época, latinos y vernáculos, escritos por autores no españoles
desde época temprana (como en el Ars oppositorum de Boville de 1510), nos hace
dudar si la variante gráfica se debe a una vacilación fonética del timbre de las vocales
átonas propia de la época y de nuestro país, o bien a una confusión léxico-semántica del
prefijo favorecida por la evolución del concepto aristotélico de vórtice y la transmisión
de la obra del filósofo griego en la Edad Media y el Renacimiento. A falta también de
un estudio amplio, en primer lugar, de los prefijos y sufijos españoles de procedencia
griega (como parav y periv)cuyos orígenes, transplante al latín y desarrollo histórico
en nuestro idioma y otras lenguas europeas están muy mal descritos en general,55 y en
segundo lugar, del tratamiento de los cultismos o helenismos latinizados en los
diccionarios de Nebrija, no sólo desde el punto de vista gráfico, sino también desde el
punto de vista de sus fuentes y primera documentación, tanto latina como vernácula,
apuntamos esta hipótesis para explicar la variante -par-/-per- en un término que empezó
designando un concepto de vórtice (periv), y terminó significando un efecto “parafísico”
(parav) de dicho fenómeno: naturae contrarietas / “contrariedad de c(u)alidades” (NEBRIJA,
Dict. / Vocab.).
III. Conclusión
Aunque el interés principal de los humanistas era recuperar la perfección de la lengua
latina clásica, mantener la pureza y la elegancia del latín de Cicerón y de su época,
no faltaron defensores como Nebrija (también Valla, Erasmo, Vives,…) que pretendían
utilizar el latín como lengua de cultura y de divulgación científica, para lo cual era
necesario aumentar enormemente la capacidad y el tesoro de la antigua lengua del Lacio,
sobre todo en el terreno del léxico, el más necesitado de adaptarse a las exigencias de
la comunicación.56 Y una de las formas era dando a las palabras antiguas un nuevo
53 Uno de los registros más antiguos (con vocal –e-) de nuestro término procede de una obra en cata-
lán: Inventari o collectori en la part cirulgical de medicina, compilat et complot l’any de nostre Senyor
1463… (Barcelona 1492: II.3, d.1ª, c.1) de Guido de Cauliach: “Purgacio per antiperistasim. Ço es per la
part contraria” II.3., d.1ª, c.1; Antiperistasis. Ço es aiuda divertiva, II.7, d.1ª, c.1. Cf. Diccionari Català-
Valencià-Balear, Palma de Mallorca 1985, s. u. (t.1, p. 720): ETIM.: pres del gr. … “reacció”, “revolució”.
54 Cf. GARCÍA MACHO, “Algunas consideraciones…”, p. 96.
55 Cf. BERGUA CAVERO, Introducción al estudio de los helenismos…, p. 17
56 Cf. G. HINOJO ANDRÉS,”Nebrija y el desarrollo del léxico científico en latín”, Panace@. Vol. VII,
23 (2006), pp. 123-130.
¿ANTIPERISTASIS O ANTIPARISTASIS?: DE NEBRIJA A TERREROS Y PANDO
1205
valor o ampliar su alcance y contenido. Nebrija distinguió muy bien entre los modelos
que consideraba gramaticales, estilísticos y literarios y aquellos que sólo interesaban como
fuente del vocabulario: si la tradición latina antigua no le proporcionaba el término
adecuado, recurría a neologismos (aunque reconocía que debían utilizarse raro et cum
verecundia quadam)57 o a helenismos latinizados en época no clásica. Además, se adelantó
a la tendencia lingüística moderna en la importancia que concedió al contexto y al uso
para determinar el significado preciso de un término para captar mejor su auténtico valor,
es por ello que, si el significado que dio a antiparistasis (sic) de “contrariedad de
calidades” no se corresponde exactamente con el concepto original aristotélico de vórtice,
escrito en griego ajntiperivstasiı58 (cuya consecuencia gráfica más evidente podría ser
la confusión en el uso de las preposiciones parav y peri) es porque se limitó a recoger
el significado más difundido del término en su época.
57 Cf, E. A. NEBRIJA, Dictionarium seu Lexicon ex sermone Latino in Hispaniensem, Salamanca, 1492,
f. 4,rv: “Priscis uero et nouis raro quoque et cum uerecundia quadam, ut excusare possimus id fecisse
aut in honores antiquitatis aut necessitate cum dictionum latinam non habemus, qua id quod uolumus
significare possimus”.
58 Como apuntamos en la nota inicial y en diversas partes del presente trabajo, incluimos el análisis
filológico y terminológico del concepto de vórtice en textos de la antigüedad clásica, la Edad Media y el
Renacimiento en otro artículo (cf. “Análisis terminológico del concepto de vórtice: de Aristóteles a Nebrija”,
R. Carande y D. López-Cañete (eds.), Pro tantis redditur. Homenaje a Juan Gil en Sevilla, Universidad
de Sevilla, Zaragoza: Libros Pórtico, 2011 pp. 113-129 ), donde también analizamos de forma especial las
alusiones a dicho concepto a través del término “antiperístasis”.
ÍNDICE GENERAL
ÍNDICE
VOLUMEN I:
MAESTRE MAESTRE, JOSÉ MARÍA, “Prólogo” ..........................................................
1. ARQUEOLOGÍA, HISTORIA ANTIGUA Y EPIGRAFÍA
ARÉVALO GONZÁLEZ, ALICIA, “El legado urbano en la Bética romana: una visión
a través de la arqueología” ..............................................................................
DEBOCK CANO, LEONOR, “Gádira” ........................................................................
CAÑIZAR PALACIOS, JOSÉ LUIS, “Incidencia en la Bética de la legislación sobre el
patrimonio público de las ciudades en tiempos tardoantiguos”......................
FORNELL MUÑOZ, ALEJANDRO, “La huella de Roma en el Alto Guadalquivir (Jaén):
ciuitates y villae” ..............................................................................................
GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, JULIÁN, “Tradición y originalidad en los documentos
epigráficos de la Bética” ..................................................................................
DEL HOYO CALLEJA, JAVIER , “Canulei en Lacippo. Nueva lectura de CIL II 1937”
LAGÓSTENA BARRIOS, LÁZARO, “Nuevas consideraciones sobre la Societas
Cetariorum Gaditanorum................................................................................
LAGÓSTENA GUTIÉRREZ, JOSÉ, “Arqueología del mundo cristiano en la Antigüedad
Tardía. Síntesis de las evidencias materiales en la provincia de Cádiz”........
LÁZARO PÉREZ, RAFAEL, “Nuevas aportaciones a la epigrafía latina de Almería”
LÓPEZ CASTRO, J.L. – LÓPEZ MUÑOZ, M., “Livio XXXIII, 21, 6-9 y las ciudades
fenicias del sur de Hispania”............................................................................
LOZANO GÓMEZ, FERNANDO, “El pasado clásico de la Bética en la Historia general
de Andalucía de Joaquín Guichot y Parody” ..................................................
MARTÍN CAMACHO, JESÚS, “Edición y comentario filológico de CIL II2/5, 1055
y CIL II2/5, 1079: la necesidad de contar con el entorno epigráfico para
estudiar los Carmina latina epigraphica........................................................
Págs.
VII
3
27
47
59
73
87
93
109
125
131
139
147
ÍNDICE
MIRÓN PÉREZ, Mª DOLORES, “Mujeres y movilidad territorial en la Bética
romana: notas sobre género, epigrafía y prosopografía” ................................
MORALES MUÑOZ, CRISTINA MARÍA, “Las manifestaciones de dolor ante la muerte
en el mundo romano” ......................................................................................
MORALES RODRÍGUEZ, EVA Mª, “Magistraturas municipales en las fundaciones
flavias de la Bética” ........................................................................................
PASTOR MUÑOZ, MAURICIO, “Epigrafía y sociedad en el municipio romano de
Sexi (Almuñécar, Granada)” ............................................................................
PENA GIMENO, Mª JOSÉ, “Los Canulei y el texto de Livio, 43, 3. Sobre la
fundación de la colonia latina de Carteia” ......................................................
RODRÍGUEZ MORENO, INMACULADA, “Filosofía y medicina en la Antigüedad:
dos disciplinas complementarias” ....................................................................
RUIZ LÓPEZ, ILDEFONSO DAVID, “La circulación monetaria en la ulterior: el caso
de las cecas con escritura ibérica meridional” ................................................
2. FILOLOGÍA GRIEGA CLÁSICA
BERNABÉ PAJARES, ALBERTO, “El vocabulario filosófico griego: nacimiento de una
terminología” ....................................................................................................
GARCÍA CABALLERO, ROSA Mª, “El mármol verde de Tesalia en los textos griegos”
JIMÉNEZ DELGADO, JOSÉ MIGUEL, “Sintaxis de los pronombres reflexivos en
Heródoto” ..........................................................................................................
JIMÉNEZ SAN CRISTÓBAL, ANA ISABEL, “Las serpientes en el orfismo”..................
LÓPEZ CRUCES, JUAN LUIS, “Fiestas religiosas en el mimiambo I de Herondas”
MACÍAS OTERO, SARA Mª, Reso 962 SS., Un destino especial en el más allá” ..
MARTÍN HERNÁNDEZ, RAQUEL, “El papel escatológico de las Erinis en los
testimonios órficos” ..........................................................................................
MELERO BELLIDO, ANTONIO, “La utopía de los confines: pueblos lejanos y
exóticos de la literatura griega” ......................................................................
PAJÓN LEYRA, IRENE, “La etapa inicial del viaje de Piteas de Marsella: Gádira y
el estrecho, foco de atracción intelectual en el siglo IV a. C.” ....................
SOLÍS BERNI, REBECA, “Breve análisis del funcionamiento de los dobles plurales
en la literatura homérica” ................................................................................
161
175
185
207
233
247
261
281
301
313
323
335
349
361
373
391
405
ÍNDICE
3. FILOLOGÍA LATINA CLÁSICA
BAEZA ANGULO, EULOGIO, “Elegía “amorosa” en Ovidius Exul” ..........................
BELTRÁN SERRA, JOAQUÍN, “Sobre el odio en la obra de Séneca” ........................
CORREA RODRÍGUEZ, JOSÉ ANTONIO, “Tipología sintáctica del articulado de las
leyes malacitana e irnitana”..............................................................................
FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, CONCEPCIÓN, “Relectura de un Carmen Epigraphicum
malacitano: ¿El fin de una leyenda?”..............................................................
GIL ABELLÁN, Mª CARMEN, “Una recreación pictórica de Juvenco mediante
el uso de adjetivos. Interacción fondo - forma en I 715-730 de la Historia
evangélica” ........................................................................................................
GÓMEZ PALLARÈS, JOAN, “Paseo entre el amor y la muerte: poesía epigráfica
latina del conuentus Gaditanus” ......................................................................
HERNÁNDEZ MAYOR, DOLORES, “De la caracterización de dos personajes en
Lucano y Sedulio: Marcia - Sara y Mario Herodes” ..................................
LIMÓN BELÉN, MARÍA, “La fíbula de Preneste: estado de la cuestión” ................
MOLERO ALCARAZ, LEONOR E., “Los finales abiertos en el corpus trágico de
Séneca” ..............................................................................................................
NAVARRO LÓPEZ, JUAQUÍN, “Aproximación a Gades en la poesía latina antigua”
POCIÑA PÉREZ, ANDRÉS, “Otra lectura de Lucrecio: su pasión por los animales”
PUJANTE SERRANO, MARÍA JOSÉ, “Mujer y mito en los Amores de Ovidio” ........
QUINTILLÀ ZANUY, TERESA, “Las puellae gaditanae: del tópico literario a la
realidad profesional” ........................................................................................
RODRÍGUEZ PANTOJA, MIGUEL, “Griego - latín (y viceversa) en el habla cotidiana”
RUIZ CASTELLANOS, ANTONIO, “Hic deíctico en Veleyo Patérculo, Historia de
Roma” ................................................................................................................
SOLANO SOLANO, Mª DOLORES, “Creencias, costumbres y supersticiones en los
Fastos de Ovidio” ............................................................................................
THOMSEN, AUGUST H,. WEIMER, CHRISTOPHER M., NEGENBORN, RUDY R., “Catullus:
poeta flagrans an doctus”..................................................................................
ÍNDICE GENERAL ............................................................................................
423
433
445
457
463
477
485
495
505
519
535
553
563
577
601
611
621
651
ÍNDICE
VOLUMEN II:
4. FILOLOGÍA GRECO-LATINA MEDIEVAL
ALBERTE GONZÁLEZ, ANTONIO, “Relevancia de las Artes dictaminum” ................
ARÉVALO MARTÍN, BEATRIZ, “La presencia de las Epistulae ad Lucilium de
Séneca en los florilegios conservados en España”..........................................
LÓPEZ QUERO, SALVADOR, “Latinismos en el Cancionero de Baena” ..................
PÉREZ JIMÉNEZ, AURELIO, “Autoridades griegas en la astrología medieval” ........
5. HUMANISMO Y TRADICIÓN CLÁSICA
ALARCOS MARTÍNEZ, MIGUEL, “El contraste heliodórico entre héroes y bandidos
al comienzo de las Etiópicas: su reelaboración cervantina en el Persiles”....
ANDINO SÁNCHEZ, ANTONIO DE PADUA, “Cervantes: actitud y manejo de las fuentes
grecolatinas” ......................................................................................................
ASENCIO GONZÁLEZ, EMILIO, “Los códigos del arte barroco: la literatura
emblemática como clauis interpretandi”..........................................................
ASENCIO SÁNCHEZ, PABLO, “El léxico de la traducción del De rerum natura por
José Marchena” ................................................................................................
BENÍTEZ RODRÍGUEZ, ENRIQUE M., “En las redes de Afrodita” ..............................
BERMÚDEZ RAMIRO, JESÚS, “El mundo clásico en la poesía de Rafael Alberti de
1920 a 1938” ....................................................................................................
CARDONA CABANILLAS, SONIA, “Uso de las fuentes en el De scribenda historia
liber de Viperano” ............................................................................................
CONTRERAS CONTRERAS, DIEGO, “Dos elegías funerales de Pedro Mártir de
Anglería: a la muerte del Príncipe Juan y Alonso de Cárdenas” ..................
DELGADO SANTOS, JOSÉ ÁNGEL, “La tradición clásica en la poesía de Antonio
Colinas” ............................................................................................................
DURÁN LÓPEZ, Mª ÁNGELES, “La Exposición de la República de Platón por
Averroes: ¿recurso o pretexto?”........................................................................
FALQUE REY, EMMA, “La pasión de san Servando y san Germán y la obra teatral
Así fueron nuestros mártires de don Adolfo Vila Valencia” ..........................
FLORISTÁN IMÍZCOZ, JOSÉ MANUEL, “«Bizancio después de Bizancio»: la herencia
imperial de Constantinopla y la política exterior de los Austrias españoles
(1517-1621)”......................................................................................................
Págs.
669
691
703
711
745
757
769
781
787
803
811
819
827
839
847
863
ÍNDICE
GALLARDO MEDIAVILLA, CARMEN FLORES SANTAMARÍA, PRIMITIVA, “Teatro escolar
latino en los jesuitas de Cádiz: la fiesta del estreno de El triunfo de la fe
GALLÉ CEJUDO, RAFAEL, “Ecos de tradición clásica en los dramaturgos andaluces
del siglo XVII”..................................................................................................
GARCÍA GONZÁLEZ, JESÚS Mª, La Historia Mulierum Philosopharum de Aegidius
Menagius”..........................................................................................................
GARCÍA DE PASO, DOLORES – RODRÍGUEZ HERRERA, GREGORIO, “El metatexto
de los Progymnasmata de Aftonio: una aproximación al Epítome de Juan de
Mal Lara” ..........................................................................................................
GARCÍA ROMERO, FRANCISCO ANTONIO, “Los clásicos en el padre Coloma” ........
GÓMEZ GÓMEZ, JUAN MARÍA, “El legado de la Eneida en La conquista de la
Bética de Juan de la Cueva” ............................................................................
GONZÁLEZ DELGADO, RAMIRO, “La Biblioteca de Autores Griegos y Latinos del
Círculo Científico y Literario de Cádiz (1858-1859)” ....................................
GONZÁLEZ GONZÁLEZ, MARTA, “La Tumba de Antígona de María Zambrano.
A propósito de la figura de Ana” ....................................................................
GONZÁLEZ VÁZQUEZ, JOSÉ, “El legado clásico en la obra latina de fray Luis de
Granada”............................................................................................................
HUALDE PASCUAL, Mª PILAR, “Dafnis y Cloe entre dos traductores andaluces:
de Juan Valera a Carmen de Burgos” ..............................................................
IGLESIAS MONTIEL, ROSA – ÁLVAREZ MORÁN. CONSUELO, “De la narratio
épica a los libretos de Ópera” ..........................................................................
LÓPEZ LÓPEZ, PABLO, “De graece latineque philosophicis notionibus ................
MAESTRE MAESTRE, JOSE MARÍA, “Horacianismo y biblismo en la oda sáfica
Pro incolumitate fontis Ariae Montani” ..........................................................
MARTÍN GARCÍA, JUAN MANUEL, “Mecenazgo y cultura clásica en el primer
círculo humanista de Granada” ........................................................................
MARTÍNEZ RODRÍGUEZ DE LEMA, ELENA, “La evolución de los fondos huma-
nísticos del Real Observatorio de la Armada de San Fernando en el último
tercio del s. XIX: Cecilio Pujazón y el Astronomicum Caesareuvm Apiani
MARTÍNEZ SARIEGO, MÓNICA MARÍA, “Tres poemas de inspiración horaciana en
las Poesías filosóficas de Alberto Lista” ........................................................
MILHO CORDEIRO, ADRIANO, “A comedia classica na renascença portuguesa.
Un legado a preservar” ....................................................................................
MUÑOZ MARTÍN, Mª NIEVES SÁNCHEZ MARÍN, JOSÉ A., “El nacimiento de la
tragedia según la Poética de J.C. Escalígero” ................................................
877
889
903
917
929
935
947
961
969
981
993
1021
1029
1055
1067
1083
1095
1107
ÍNDICE
ORTEGA SÁNCHEZ, DELFÍN, “La natura del niño en el proceso educativo.
Una utilidad pedagógica en el De liberis educandis libellus de Nebrija” ....
PELÁEZ BERBELL, JOSÉ JAIME, “El legado clásico en la Silua locorum” ..............
PÉREZ CUSTODIO, Mª VIOLETA, “El elogio al rector por su doctorado: un subtipo
de la epidíctica complutense del s. XVI”........................................................
PINO CAMPOS, LUIS MIGUEL, “Los presocráticos en la filosofía de María
Zambrano: la importancia de Anaximandro” ..................................................
POZUELO CALERO, BARTOLO, “El inconformismo juvenil del licenciado
Francisco Pacheco” ..........................................................................................
RAMOS MALDONADO, SANDRA INÉS, ¿Antiperistasis o antiparistasis?: de Nebrija
a Terreros y Pando”..........................................................................................
ROBLES SÁNCHEZ, Mª ÁNGELES, “Análisis del comentario de Badius Ascensius a
la Declamatio I atribuida a Quintiliano” ........................................................
SALAS ÁLVAREZ, JESÚS, “Patricio Gutiérrez Bravo, el cura de Arahal: un ejemplo
del interés de la ilustración por el legado clásico en Andalucía” ..................
SÁNCHEZ ORTIZ DE LANDALUCE, MANUEL, “Teoría y práctica de la traducción en
Cristóbal de Castillejo” ....................................................................................
SÁNCHEZ PIÑERO, EMILIO ANTONIO, “Reminiscencias clásicas en la Soledad de
Pedro Espinosa” ................................................................................................
SANTAMARÍA HERNÁNDEZ, Mª TERESA, “Isidoro de Sevilla sobre las serpientes:
entre la medicina y la historia natural” ..........................................................
URBÁN FERNÁNDEZ, ÁNGEL, “El arte de gobernar: consideraciones sobre la
fortuna de Virgilio, Aen. 6, 853 en la literatura latina cristiana y en la
emblemática” ....................................................................................................
6. DIDÁCTICA
CANALES MUÑOZ, EMILIO – GONZÁLEZ AMADOR, ANTONIO, “La enseñanza del
latín a través del método inductivo-contextual”..............................................
MACÍAS VILLALOBOS, CRISTÓBAL, “Una experiencia de teletutoría en la enseñanza
del latín a nivel universitario”..........................................................................
MARTÍNEZ AGUIRRE, CARLOS, “Didáctica de las lenguas clásicas: panorama de la
enseñanza del griego clásico. Bases metodológicas”......................................
ORTEGA VERA, JOSÉ MANUEL, “El empleo de internet como apoyo a la clase
presencial” ........................................................................................................
ÍNDICE GENERAL ............................................................................................
1115
1125
1143
1163
1173
1189
1207
1221
1241
1259
1271
1279
1293
1313
1329
1339
1355
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Conference Paper
Full-text available
La Biblioteca de autores griegos y latinos, dirigida por Francisco de Paula Hidalgo y Vicente Fontán Mera, fue editada por el Círculo científico y literario de Cádiz entre 1858 y 1859. El objetivo de ambos directores con la creación de esta modesta Biblioteca era llenar el lamentable vacío de instrumentos pedagógicos que existía en el estudio del latín en la España de mediados del siglo XIX e impulsar unos estudios en franca decadencia y deterioro progresivo. Creen que una de las causas de esta situación se debe al método didáctico anticuado que se empleaba en su estudio y proponen el de las traducciones literales con texto bilingüe que deshaga el hipérbaton. Con este trabajo pretendemos contribuir al interés por los viejos útiles didácticos. Estos manuales escolares constituyen documentos de valor insustituible para el estudio del currículum de la enseñanza de la lengua latina a partir de la ley Moyano. La Biblioteca, además, constituye una fuente imprescindible para la elaboración de una historia de los métodos de enseñanza, pues expresa claramente una determinada opción metodológica.
Research
Estudio de los elementos paratextuales del comentario a Aftonio de Juan de Mal Lara
Mujeres y movilidad territorial en la Bética romana: notas sobre género, epigrafía y prosopografía
  • Xi
  • Título
  • Pérez
  • Dolores Mª
Ramos Maldonado, Sandra I., ed. VII. Sánchez Ortiz de Landaluce, ed. VIII. Federación Andaluza de Estudios Clásicos, ed. IX. Instituto de Estudios Humanísticos, ed. X. Grupo Editorial 33, ed. XI. Título MIRÓN PÉREZ, Mª DOLORES, "Mujeres y movilidad territorial en la Bética romana: notas sobre género, epigrafía y prosopografía"................................
Las manifestaciones de dolor ante la muerte en el mundo romano "
  • Morales Muñoz
MORALES MUÑOZ, CRISTINA MARÍA, " Las manifestaciones de dolor ante la muerte en el mundo romano "......................................................................................
Magistraturas municipales en las fundaciones flavias
  • Morales Rodríguez
  • Eva Mª De La Bética
MORALES RODRÍGUEZ, EVA Mª, " Magistraturas municipales en las fundaciones flavias de la Bética "........................................................................................
Los Canulei y el texto de Livio Sobre la fundación de la colonia latina de Carteia "
  • Pena Gimeno
  • José.................................................... Mª
PENA GIMENO, Mª JOSÉ, " Los Canulei y el texto de Livio, 43, 3. Sobre la fundación de la colonia latina de Carteia "......................................................
Filosofía y medicina en la Antigüedad: dos disciplinas complementarias "
  • Rodríguez Moreno
RODRÍGUEZ MORENO, INMACULADA, " Filosofía y medicina en la Antigüedad: dos disciplinas complementarias "....................................................................