ArticlePDF Available

«“¡Qué amables tus moradas…” (Salmo 84 [Vg. 83]), de fray Pedro Malón de Echaide, y el modelo de fray Luis de León para la paráfrasis de los salmos bíblicos», Revista de História da Sociedade e da Cultura, 15, 2015, pp. 147-170

Authors:

Abstract and Figures

In this paper I propose an analysis of the biblical paraphrases included in La conversion de la Madalena (Barcelona, Hubert Gotard, 1588), by fray Pedro Malin de Echaide. In this ascetic treatise the Augustinian writer inserts several poems, most of them translations or, rather, exegetical paraphrases of different biblical Psalms, following the model of fray Luis de Leon. My commentary focuses on the poem that begins "iQue amables tus moradas...", placed in the "Parte primera del tratado de la Madalena", 1, a parafrase of Psalm 84 (Vulgata 83), "Quam dilecta tabernacula tua, Domine virtutum". I offer an annotated version of the text and analyse its content and structure, as well as the amplificatio technique used by Makin de Echaide in his translation and the main rhetorical devices.
No caption available
… 
Content may be subject to copyright.
The browsing of UC Digitalis, UC Pombalina and UC Impactum and the consultation and download of
titles contained in them presumes full and unreserved acceptance of the Terms and Conditions of
Use, available at https://digitalis.uc.pt/en/terms_and_conditions.
As laid out in the Terms and Conditions of Use, the download of restricted-access titles requires a
valid licence, and the document(s) should be accessed from the IP address of the licence-holding
institution.
Downloads are for personal use only. The use of downloaded titles for any another purpose, such as
commercial, requires authorization from the author or publisher of the work.
As all the works of UC Digitalis are protected by Copyright and Related Rights, and other applicable
legislation, any copying, total or partial, of this document, where this is legally permitted, must contain
or be accompanied by a notice to this effect.
“¡Qué amables tus moradas…” (Salmo 84 [Vg 83]), de fray Pedro Malón de Echaide, y
el modelo de fray Luis de León para la paráfrasis de los salmos bíblicos
Author(s: Mata Induráin, Carlos
Published by: Imprensa da Universidade de Coimbra
Persistent URL: URI:http://hdl.handle.net/10316.2/38652
DOI: DOI:http://dx.doi.org/10.14195/1645-2259_15_8
Accessed : 11-Mar-2016 11:52:56
digitalis.uc.pt
impactum.uc.pt
147CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
“¡Qué amables tus moradas…” (Salmo 84 [Vg 83]),
de fray Pedro Malón de Echaide, y el modelo de fray
Luis de León para la paráfrasis de los salmos bíblicos1
“¡Qué amables tus moradas…” (Psalm 84 [Vg 83]), by
fray Pedro Malón de Echaide, and fray Luis de Leóns
model for biblical psalms translation
C M I
Universidad de Navarra – GRISO
cmatain@unav.es
Texto recebido em / Text submitted on: 15.09.2015
Texto aprovado em / Text approved on: 12.10.2015
Resumen: En este artículo pretendo analizar una de las paráfrasis bíblicas contenidas en La
conversión de la Madalena (Barcelona, Hubert Gotard, 1588), de fray Pedro Malón de
Echaide. En la prosa de su tratado ascético el escritor agustino intercala una serie de
poemas, la mayoría de los cuales son traducciones o, mejor dicho, paráfrasis exegéti-
cas de distintos salmos bíblicos, en las cuales sigue como modelo las realizadas por su
maestro fray Luis de León. Mi comentario se centra en el poema que comienza “¡Qué
amables tus moradas…, localizado en la “Parte primera del tratado de la Madalena, §1,
que es paráfrasis del Salmo 84 (Vulgata 83), “Quam dilecta tabernacula tua, Domine
virtutum”. Ofrezco una versión anotada del texto y comento su contenido y estructura,
así como la técnica de la amplicatio utilizada por Malón de Echaide en su redacción y
los principales recursos retóricos empleados.
Palabras clave: Pedro Malón de Echaide. Paráfrasis bíblicas. Traducción. Salmos. Lite-
ratura española del Siglo de Oro.
Abstract: In this paper I propose an analysis of the biblical paraphrases included in La
conversión de la Madalena (Barcelona, Hubert Gotard, 1588), by fray Pedro Malón de
Echaide. In this ascetic treatise the Augustinian writer inserts several poems, most of
them translations or, rather, exegetical paraphrases of dierent biblical Psalms, following
the model of fray Luis de León. My commentary focuses on the poem that begins “¡Qué
amables tus moradas…, placed in the “Parte primera del tratado de la Madalena”, § 1, a
parafrase of Psalm 84 (Vulgata 83), “Quam dilecta tabernacula tua, Domine virtutum”.
I oer an annotated version of the text and analyse its content and structure, as well as
1 Este trabajo forma parte del proyecto de investigación Modelos de vida y cultura en la Navarra de la
modernidad temprana, dirigido por Ignacio Arellano, que cuenta con una ayuda de la Fundación Caja
Navarra, “Convocatoria de ayudas para la promoción de la Investigación y el Desarrollo 2015”, Área
de Ciencias Humanas y Sociales.
hp://dx.doi.org/10.14195/1645-2259_15_8
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15148
the amplicatio technique used by Malón de Echaide in his translation and the main
rhetorical devices.
Key words: Pedro Malón de Echaide. Biblical paraphrases. Translation. Psalms. Spanish
Golden Age Literature.
Como apretado resumen de la gura y la obra de fray Pedro Malón de
Echaide2, me limitaré a copiar aquí las palabras con que lo presentaba en un
trabajo anterior:
Pedro Malón de Echaide (Cascante, 1530-Barcelona, 1589) profesó como reli-
gioso en el convento agustino de Salamanca el 27 de octubre de 1557. En la uni-
versitaria ciudad castellana enseñaban, entre otros, maestros destacados como
fray Luis de León, Domingo de Soto, Pedro de Sotomayor, Juan de la Peña
o Gaspar de Grajal, a cuyos cursos Malón asistiría como alumno, recibiendo
una amplia formación humanista, losóca y teológica. Más tarde desempeñó
varios cargos dentro de su orden, con distintos destinos, en especial en el reino
de Aragón. Un año antes de su muerte había publicado la única obra suya que
conservamos, y por la que sin duda merece un lugar entre los clásicos de nues-
tra literatura áurea: La conversión de la Magdalena, en que se ponen los tres estados
que tuvo, de pecadora, de penitente y de gracia (Barcelona, Hubert Gotard, 1588).
La lectura de su obra nos revela al escritor agustino como teólogo originalísimo
y excepcional escritor, y como uno de los más brillantes espíritus humanistas
del momento. La conversión de la Magdalena no es tan sólo, como se ha pensado
a veces, una paráfrasis de los Evangelios, sino un rico mosaico que, tomando la
gura de la Magdalena como símbolo del penitente, amalgama los más diversos
temas sociales, teológicos, históricos y lingüísticos, todo perfectamente con-
juntado por la mentalidad de un humanista ascético. En el tratado –que gozó
de gran éxito y difusión durante los siglos XVI y XVII, como demuestran las
numerosas ediciones y su pronta traducción a otros idiomas– se aúnan las más
diversas corrientes renacentistas: Platón, Plotino y San Agustín se encuentran
magnícamente armonizados junto a los neoplatónicos italianos, sobre todo
Ficino y Pico della Mirandola (Mata Induráin 2005: 1163).
Recordaba también que, al medio de la exuberante prosa de su tratado,
y a modo de descanso de su lectura, Malón intercaló diversas composicio-
2 Sobre el autor y su obra ver especialmente Aladro Font 1998, y una buena síntesis en la introducción
de Arellano, Aladro y Mata Induráin a su reciente edición de La conversión de la Madalena (2014),
con una completa bibliografía (73-85). Sobre la orden agustina y sus escritores en el Siglo de Oro,
ver, entre otros trabajos, Monasterio 1929 y Álvarez 1978.
3 En ese artículo se ofrece el comentario de otra composición maloniana, “Como la cierva en medio
del estío…” (paráfrasis del salmo 42-43 [Vg 41-42]).
149CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
nes poéticas. La función de los versos no era otra que facilitar la asimilación
por parte del lector de la enseñanza contenida en la prosa, de acuerdo con
el conocido tópico horaciano del delectare et prodesse. El propio escritor se
encarga de explicar que ha incluido esos poemas
porque, como ya he dicho en el prólogo, están los gustos tan estragados con
los muchos vicios, que para que [los lectores] puedan comer algo que les sea
de provecho es menester dárseles guisado con mil salsillas, y aun plega a Dios
que de esta suerte lo detengan y no lo vomiten como comida indigesta. Y no
sé si me engaño, pero pienso que con los versos se desempalagarán para tragar
mejor la prosa4.
En n, Arellano, Aladro y Mata Induráin escriben a propósito del prólogo
maloniano a su tratado:
Asimismo, advierte el autor que para “desempalagar el gusto cansado de la
prosa he encajado cosillas de verso, porque, aunque no es curioso, haga la varie-
dad del estilo lo que había de hacer la bondad de la poesía” (p. 100). Malón se
respalda en el hecho de que los Salmos, el Libro de Job, el Cantar de los cantares,
etc., al estar insertos en la Biblia son palabra de Dios. Si Dios había escogido la
poesía para comunicarse con los hombres, ¿quién se atrevería a menospreciar
el arte poético? Así y todo, y para evitar posibles críticas, Malón echa mano de
varios ejemplos de ilustres varones que recurrieron al mismo procedimiento,
desde David, que “tantos sonetos y canciones compuso y cantó a la arpa divina,
en alabanza del gran Gobernador del universo” (p. 100), hasta el “excelentí-
simo dotor San Tomás de Aquino”, a quien “poco le embarazó para ser santo y
supremo teólogo por haber hecho los hinos y prosa que se cantan al Santísimo
Sacramento” (p. 102) (Malón de Echaide 2014: 36).
1. Fray Luis de León, modelo para la paráfrasis de los Salmos
Ya Marcelino Menéndez Pelayo, en el volumen III de su Biblioteca de tra-
ductores españoles, había sentenciado:
Era Malón poeta elegantísimo, clásico en las formas aun al tratar asuntos
sagrados, uno en n de los quecon manos cristianas labraban el mármol de
la antigüedad,y ora fuese por la razón que él expone y veremos en seguida,
4 Fray Pedro Malón de Echaide, La conversión de la Madalena (2014). Ed. de Ignacio Arellano, Jordi
Aladro y Carlos Mata Induráin. New York: IDEA, 339-340. Todas las citas serán por esta reciente
edición.
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15150
ora por el natural deseo de dar a conocer sus versos que tenía sin duda (y con
razón) en mucha estima, juzgó conveniente mezclarlos en el ameno tejido de
su obra.Maniéstase en el prólogo a los lectoresgrande enemigo de la poesía
profana simbolizada para él en Garcilaso y sus secuaces, aunque él con frecuen-
cia los imita (Menéndez Pelayo 1953: 85).
Para añadir poco después que “Los versos publicados con La Magdalena
son excelentísimos” (Menéndez Pelayo 1953: 8), matizando, eso sí, que
Malón es “menos sobrio y conciso, es verdad, pero no menos inspirado que
Fr. Luis de León” (Menéndez Pelayo 1953: 9). Ciertamente, fray Luis, que
fue su maestro en Salamanca, es el verdadero modelo para sus paráfrasis
bíblicas. Ya el también agustino Juan de Soto, en el “Prólogo al lector” de
su Exposición paraástica del Psalterio de David en diferente género de verso
español, con exposiciones varias de varios y gravísimos autores (Alcalá, por Luis
Martínez Grande, 1612), explicaba:
La misma razón que movió a algunos a componer los salmos en verso, aun-
que pocos, como al doctísimo Padre fray Luis de León, al Padre Maestro fray
Pedro Malón, al Padre Maestro fray Alonso de Mendoza y al Padre Maestro fray
Jerónimo Cantón, todos religiosos gravísimos de mi orden, y otros de otras y
diferentes estados, que por mi cuenta deben de ser hasta treinta los que andan
esparcidos en libros y de mano, esa misma me movió a mí a componerlos todos
ciento y cincuenta. Y si bien la he considerado, es ver que el Real Profeta y
los demás autores de salmos los compusieron en verso […] no parece fuera
de propósito que se expongan y declaren en verso, tal que todos le entiendan,
conozcan y sepan (citado por San José Lera 2006: 40-416).
Por su parte, Cristóbal Cuevas señala:
Un poeta-humanista como el Mtro. León, que además era fraile y teólogo, había
de estimar en mucho su entrega a la traducción de textos bíblicos, clásicos o
romances –éstos, con tal de ser prestigiosos–. Ello le permitía mostrarse ló-
logo capaz de ejercer de dus interpres, poeta que trasvasa las bellezas de pensa-
miento y forma de los originales, y hasta exegeta cristiano –la traducción había
de responder al sentir de la Iglesia, sin dar pie a interpretaciones heterodoxas
(Cuevas García 2001: 27).
5 Sobre la traducción de los Salmos en el Siglo de Oro, ver Alonso Schökel y Zurro 1983, y Kaplis-
-Hohwald 2003. Para la presencia del Salterio de David en la cultura española, ver Fernández de
Castro y Álvarez 1928. Sobre fray Luis de León, Cuevas García 1982 y Alcántara Mejía 2002.
6 Para las paráfrasis bíblicas de los Salmos realizadas por fray Luis, ver también San José Lera 2003 y
2010.
151CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
Valentín Núñez Rivera, en un trabajo dedicado a la relación entre salmos
y oda en el Siglo de Oro, escribe:
Al margen de los salmos anónimos adscritos alguna vez a fray Luis, contamos
con las versiones de una serie de discípulos y seguidores del agustino, que lo
tienen como modelo directo y que demuestran con sus aportaciones el enorme
orecimiento de la poesía bíblica tras la publicación de De los Nombres de Cristo,
verdadera piedra de toque para la denitiva aclimatación de los salterios poé-
ticos en España. En el más estricto seno de la congregación de san Agustín se
encuadra la obra de Malón de Chaide, el Libro de la conversión de la Magdalena
(Barcelona, 1588) que parece escrito entre 1578 y 1583, fechas de su estancia
en Huesca; por las referencias a Nombres en el epílogo de la obra, Malón pro-
fesó en 1597 en el convento agustino de Salamanca, donde tuvo por maestro a
fray Luis, que inuyó notoriamente en su estro poético y preferencias literarias.
Todo el libro, acabado poco después de la aparición de Nombres, está informado
por el ejemplo del maestro, especialmente las versiones de los Salmos, intercala-
das, según declara él mismo en la Dedicatoria, “para solo desempalagar el gusto
cansado de la prosa. La intención de desmentir a aquellos que pudieran pensar
“que es menos gravedad en materia santa mezclar versos y cosas de poesía”
le lleva a recrear en los preliminares el topos del carácter poético del Libro de
David. […] La novedad que infunde a sus juicios radica en la conceptualiza-
ción de los Salmos bíblicos como piezas líricas perfectamente equiparables a
nuestros sonetos, canciones o romances, con lo que Malón actualiza la tesis de
san Jerónimo sobre la existencia de hexámetros en la Vulgata, incardinándola en
un marco de referencias literarias autóctonas (Núñez Rivera 2010: 138-1397).
En n, Javier San José Lera ha dedicado varios trabajos a las paráfrasis
bíblicas de fray Luis, en los que deende con buenos argumentos que, lejos
de ser meros ejercicios académicos de traducción, estas versiones poéticas
constituyen tanto paráfrasis exegéticas como verdadera creación poética.
Explica que estas paráfrasis en verso son “artefactos complejos” que deben
ser estudiadas atendiendo a muy diversos aspectos de codicación del texto,
no solo los lingüísticos y estilísticos, sino también los exegéticos y hermenéu-
ticos. La cita que sigue es larga, pero creo que no tiene desperdicio:
7 Con respecto a estas traducciones, concluye: “A pesar del gran apego a los rasgos luisianos, estas
versiones resultan en general mucho más diluidas y difusas que sus ajustadas traducciones” (139).
A continuación menciona los textos que versicó Malón (un soneto y varias canciones, pero ningún
romance), y menciona “Seis salmos sacados del Salterio de David para mover a la alabanza y amor de
Dios”, conservados en los folios 44r-68v del Ms. 4.154 de la Biblioteca Nacional de España (Madrid),
los cuales, según José Simón Díaz, han de atribuirse a Malón de Echaide (140).
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15152
Traducción, poética y exégesis, en n, se dan la mano en las versiones poéti-
cas del siglo XVI con el n de extraer toda la potencialidad de sentidos de los
originales. Por eso acercarse a las paráfrasis de fray Luis como mero ejercicio
de traducción no es otra cosa sino una excesiva simplicación. No se trata de
identicar fuentes –nunca en fray Luis tiene sentido ese ejercicio–, sino de
mostrar el complejo entramado exegético que urde la traducción, las estrategias
de elaboración del poema, desde los principios poéticos a que atiende hasta la
anidad espiritual con que se construye el sentido, acercando el texto al sen-
timiento del autor de la traducción-poema-interpretación. De esta forma hay
un movimiento que hace pasar la poesía del original a la poesía de la lengua
receptora y otro que lleva de los sentidos explicados tradicionalmente en el
texto al sentido construido en el mundo de referencias del autor, y que permite
percibir el proceso de la traducción en todo [sic] su compleja trama de relacio-
nes intertextuales.
Este proceso creativo muestra, en n, la necesidad de atender no sólo a los
aspectos técnicos de la traducción (la estrofa, por ejemplo, o la adaptación
del género horaciano, como hace Núñez Rivera, 1993), sino a los procesos de
construcción de sentido, por cuanto una paráfrasis es un modo de interpreta-
ción, y una paráfrasis en verso no es otra cosa que una interpretación que busca
adecuarse a la naturaleza rítmica y poética del original. Traducir es interpretar,
o como explica con lucidez Juan David García Bacca, es transgurar, buscando
la propia fuerza del texto para verter eso y no la mera literalidad, inventando un
lenguaje nuevo (San José Lera 2006: 42-43; ver también San José Lera 2003 y
2010).
2. El texto latino del salmo y su interpretación
Este es el texto latino del salmo que versiona Malón:
PSALMUS 83 (84)
Desiderium templi Domini
1 In nem, pro torcularibus liis Core. Psalmus8.
2 Quam dilecta tabernacula tua, Domine virtutum!
3 Concupiscit et decit anima mea in atria Domini;
Cor meum et caro mea exsultaverunt in Deum vivum.
4 Etenim passer invenit sibi domum,
Et turtur nidum sibi, ubi ponat pullos suos.
8 Malón, que copia al margen el texto latino del salmo, omite este versículo introductorio.
153CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
Altaria tua, Domine virtutum,
Rex meus, et Deus meus.
5 Beati qui habitant in domo tua, Domine;
In saecula saeculorum laudabunt te.
6 Beatus vir cuius est auxilium abs te,
Ascensiones in corde suo disposuit,
7 In valle lacrymarum, in loco quem posuit.
8 Etenim benedictionem dabit legislator;
Ibunt de virtute in virtutem,
Videbitur Deus deorum in Sion.
9 Domine, Deus virtutum, exaudi orationem meam;
Auribus percipe, Deus Iacob.
10 Protector noster, aspice, Deus,
Et respice in faciem christi tui.
11 Quia melior est dies una in atriis tuis super millia;
Elegi abiectus esse in domo Dei mei,
Magis quam habitare in tabernaculis peccatorum.
12 Quia misericordiam et veritatem diligit Deus,
Gratiam et gloriam dabit Dominus,
13 Non privabit bonis eos qui ambulant in innocentia.
Domine virtutum, beatus homo qui sperat in te9.
Los comentaristas explican que es este uno de los salmos de peregrina-
ción, probablemente la ligada a la esta de las cabañas o los tabernáculos,
dada la mención en el texto a las lluvias tempranas, las del otoño10. En la Biblia
comentada por los Profesores de Salamanca, leemos la siguiente explicación
del salmo, bajo el epígrafe “Anhelo de la presencia de Dios en el templo”:
El yahvista fervoroso tenía toda su ilusión en vivir a la sombra del templo, parti-
cipando de la familiaridad con su Dios en la asistencia a las funciones litúrgicas.
9 Biblia Sacra iuxta Vulgatam Clementinam nova editio logicis partitionibus aliisque subsidiis ornata a R.
P. Alberto Colunga, O. P. et Dr. Laurentio Turrado, professoribus Sacrae Scripturae in P. Universitate Eccl.
Salmanticensi, iterata editio, Matriti, Biblioteca de Autores Cristianos, 1953, 702a. Para un análisis
más detallado del salmo (bibliografía, análisis lológico, exégesis, trasposición cristiana…), remito
especialmente a Alonso Schökel y Carniti, 1992, 1095-1105; ver también Cayuela, 1947; Casciaro
(dir.), 2001, 423-426; Drijvers, 1964, 172-173 y 259; González, 1966, 386-390; Guichou, 1966,
409-413; Kraus, 1995, vol. II, 251-260. Son igualmente interesantes los trabajos de Gunkel, 1983;
Kraus, 1993; y Trebollé Barrera, 2001.
10 Alonso Schökel y Carniti 1993: 1099-1100 hablan de una triple peregrinación, la física, la espiritual
y la ética, anunciada al nal en el v. 12.
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15154
Este salmo es similar a los salmos 42 y 43. En éstos se reeja la nostalgia del
levita que no puede asistir a la vida de culto del templo; en este salmo 84 se
dan gracias a Dios y se entona un himno de alabanza por haberle otorgado el
inmenso benecio de poder tener acceso al santuario. Es la voz agradecida del
peregrino que puede acercarse a la morada de Yahvé y vivir en intimidad espi-
ritual con su Dios.
El salmo es lírico y no didáctico, y canta a Yahvé como Dios viviente, Señor de
las jerarquías angélicas. Soberano de los ejércitos astrales, Israel es el pueblo
escogido por este Dios omnipotente, y tiene su morada en el templo de Sión. El
peregrino que llega a él se siente feliz, pues más vale un día en la casa del Señor
que mil fuera de su recinto sagrado. Con toda ingenuidad muestra envidia de
los sacerdotes y levitas, que pueden vivir permanentemente en los atrios del
Señor. Consciente de su vinculación a la nación privilegiada, el salmista ruega
por el ungido de Yahvé, el rey, que es el eslabón que conduce al Ungido por
excelencia: el Mesías. Así, la oración del salmista es colectiva, pues se asocia a
los intereses generales de la nación.
Por las alusiones al templo y al rey hemos de suponer que el salmo es anterior
al exilio. Los reyes Ezequías y Josías, profundamente piadosos, habían fomen-
tado las peregrinaciones al templo con motivo de la Pascua. Quizá el salmista
reeje aquí una de estas circunstancias históricas de los tiempos gloriosos de la
monarquía israelita (Profesores de Salamanca 1967: 512-513).
Y dividen el salmo en tres apartados: 1) la dicha del que habita en los
atrios del Señor (versículos 1-5); 2) el peregrino de Yahvé (versículos 6-8); y
3) una súplica nal (versículos 9-13). Por su parte, Alonso Schökel y Carniti
han destacado su intensidad expresiva:
Si nos jamos en el contenido, el salmo canta el templo de Sión como los Sal
46, 48, 63 y 87 (y 27,4-6). Podemos concretar: canta a Sión en un canto de
peregrinación, como el Sal 122.
Pero no basta catalogar, no sea que se nos escape la intensidad lírica del poema,
por la cual se emparenta con 42-43. Escuchemos la exclamación inicial repen-
tina, la expresión de estado de ánimo en v. 3, la proyección sentimental en el ave
(v. 4), los títulos personalizados de Dios en 4c, la elección gozosa de 11. Son
efusiones que no se dejan encasillar (Alonso Schökel y Carniti 1993: 1098).
En el Comentario de la Sagrada Biblia preparado por la Facultad de Teolo-
gía de la Universidad de Navarra, se presenta bajo el epígrafe “Manifestación
al Señor del ardiente deseo de morar en su Templo”:
Ya el grupo anterior de salmos de los hijos de Coré (Sal 42-49) comenzaba
con el recuerdo anhelante de la peregrinación al Templo (cfr Sal 42,5). Algo
155CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
parecido sucede ahora en Sal 84, con la diferencia de que aquí el salmista parece
haber conseguido su deseo (Sal 84,11). La secuencia entre este salmo y el ante-
rior parece estar señalada en que en aquél se confesaba a Dios como el que
“sólo” Él era el Altísimo (cfr Sal 83,19), y en éste como “el Dios de los dioses”
que habita en Sión (Sal 84,8).
A la confesión inicial del deseo de morar en el Templo para ser dichoso (vv.
2-5), sigue la proclamación de la dicha de los que peregrinan a Jerusalén (vv.
6-89), y la súplica por el rey acompañada del reconocimiento de los bienes que
allí el Señor le otorga (vv. 9-12). Concluye proclamando dichoso a quien confía
en Dios (v. 13).
Los deseos de morar en el Templo y la dicha de estar junto a Dios, tal como
aparece en éste y en otros salmos (cfr Sal 120-134), los actualiza el cristiano
en su deseo de vivir con Cristo (cfr Flp 1,21). Cristo es, en efecto, el Nuevo
Templo de Dios (cfr Jn 2,21). De ahí que la meditación de este salmo sea un
medio para fomentar las ansias de unirse íntimamente a Cristo en la celebración
eucarística, y especialmente al recibirle en la Sagrada Comunión. Por eso, este
salmo, junto con los dos siguientes (Sal 85 y 86) y con Sal 116 y 130, es uno de
los que la Iglesia ha aconsejado rezar a los sacerdotes antes de celebrar la Santa
Misa (Facultad de Teología de la Universidad de Navarra 2010: 529b-530a; ver
también los comentarios de Guichou 1966: 409 y González 1966: 388).
3. El texto de Malón de Echaide: la técnica de la amplicatio y el ornato
retórico
El poema de Malón, paráfrasis del Salmo 84 (Vulgata 83), “Quam dilecta
tabernacula tua, Domine virtutum”, se localiza en la “Parte primera del tra-
tado de la Madalena, § 1, al comienzo de la obra. Va explicando el agustino
navarro que Dios es el n de todas las cosas y que las criaturas intelectuales
del cielo, los ángeles, no pueden dejar de amarse. En ese contexto, y como
cierre del § 1, introduce su paráfrasis, cuyo texto ofrezco a continuación con
una amplia anotación11:
11 Cito el texto por la edición de La conversión de la Madalena (2014) de Ignacio Arellano, Jordi Aladro
y Carlos Mata Induráin, 133-137, pero introduzco ligeros retoques. Añado además la numeración de
versos para facilitar las referencias. El poema está recogido también en la antología Poetas navarros
del Siglo de Oro, 48-51.
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15156
PSALMUS 83
Quam dilecta tabernacula tua, etc.12
¡Qué amables tus moradas13,
Señor de los ejércitos del cielo14,
del alma deseadas,
que desmaya en pensallas15 desde el suelo!
Y tal dulzura siente 5
cuando del Señor piensa en los umbrales16,
que al alma, de impaciente,
la dejan los espíritus vitales17.
Alégranse en Dios vivo18
mi corazón, mi carne, que, movidos 10
de aquel ardor nativo19
de estar contigo, dan por Ti gemidos.
12 El texto latino del salmo aparece en Malón en forma de acotaciones marginales.
13 ¡Qué amables tus moradas…: “El predicado ‘qué amables’ hay que escucharlo con su etimología
de amor funcionando. […] Resumiendo diríamos: el orante está enamorado del templo” (Alonso
Schökel y Carniti 1993: 1101); “El poeta comienza con exclamaciones líricas, que expresan su afec-
ción y su nostalgia por la morada de Yahveh” (González 1966: 388); “Los ‘atrios’ del Señor son el
templo y sus dependencias, en cuanto símbolo de la divina cercanía (Sal 65,5; 92,14; 96,9; 100,4)”
(González 1966: 386, nota a v. 3).
14 Señor de los ejércitos del cielo: Malón traduce así Domine virtutum; es expresión que se reitera luego
más veces, con distintas formas, en los vv. 26 (“rey de las virtudes”), 36 (“Señor de los ejércitos del
cielo”), 65 (“¡Señor de las virtudes!”) y 109 (“Señor de las virtudes”). Pero virtutum remite al quinto
coro de los espíritus celestiales en la jerarquía celeste, es decir, al ejército de los ángeles (ver San José
Lera 2010: 433). En este primer cuarteto lira se plantea ya la antítesis cielo / suelo, que se reiterará
más adelante en los vv. 53-56 (también queda sugerida, aunque no de forma tan explícita, en el v. 34,
al contraponer seranes / suelo).
15 pensallas: pensarlas.
16 cuando del Señor piensa en los umbrales: la frase hace sentido (pensar del Señor, ‘pensar acerca del
Señor’, en relación con el pensallas del v. 4); pero quizá se trate de una errata por “cuando del Señor
pisa los umbrales”. Mantengo, en cualquier caso, la lectura de la princeps, sin enmendar.
17 Los vv. 9-12 son expresión amplicada del deseo que siente el yo lírico de estar cuanto antes en
presencia del Señor.
18 Dios vivo: expresión del concepto de Dios vivo, “el que viviendo siempre da la vida: ésta no es la
meramente biológica, sino la vida plena, con abundancia de toda la gama de los bienes” (González
1966: 389); “Dios vivo, que es la vida misma y su fuente (Sal 42,3.9)” (González 1966: 386, nota a v.
3). Ver luego los vv. 97-108.
19 ardor nativo: ardor natural.
157CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
Allí halla casilla20
a do21 descansa el simple pajarillo;
allí la tortolilla, 15
ejemplo de un amor casto y sencillo22,
hace su nido amado
a do23 guarda seguros sus polluelos,
y cabe24 tu sagrado
altar25 descansa libre de recelos. 20
Allí la golondrina
parlera26 con el pico articiosa27,
junto a la ara divina28,
edica su casa presurosa29.
A mí solo se cierra, 25
¡oh, rey de las virtudes30!, este paso,
y acá, en ajena tierra,
lloro en destierro el infelice caso31.
¡Oh, bienaventurados
los que viven, Señor, allá en tu casa 30
20 Allí halla casilla: nótese en este verso –y en todo este cuarteto lira– la aliteración, así como el empleo
de diminutivos afectivos (casilla, pajarillo, tortolilla). El símil de los pájaros que hacen su nido en las
murallas del templo de Jerusalén es de gran intensidad poética, como comentan los intérpretes del
salmo: “El detalle delicado de los pájaros que anidan en los muros del templo, le sirve para expresar
su propio apego al mismo” (González 1966: 388); “La imagen del ave suena casi a proyección senti-
mental del poeta, como la cierva de Sal 42,2” (Alonso Schökel y Carniti 1993: 1101).
21 do: donde.
22 la tortolilla, / ejemplo de un amor casto y sencillo: en la tradición animalística y en la emblemática, la
paloma es, en efecto, símbolo bien conocido de castidad y delidad conyugal. Covarrubias, en su
Tesor o , escribe que «es símbolo de los casados».
23 a do: a donde, donde.
24 cabe: al lado.
25 sagrado / altar: nótese el encabalgamiento, gura retórica repetida varias veces en el poema (ver los
vv. 21-22, 42-43, 51-52, 53-54, 69-70 y 103-104).
26 parlera: locuaz, parlanchina.
27 articiosa: es predicativo referido a edica, verbo que aparece dos versos después.
28 la ara divina: hoy diríamos más bien el ara divina, pero esa concordancia es usual en la lengua clásica.
29 edica su casa presurosa: entiendo presurosa como predicativo también de edica, y no como adjetivo
que calique a casa.
30 rey de las virtudes: ver la nota al v. 2.
31 infelice caso: nótese el empleo del epíteto, que se construye aquí con -e paragógica. Luego, en el v. 37,
felice.
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15158
y en tus techos dorados32,
a do jamás la gloria y bien se pasa!
Que con un dulce canto,
cual de los seranes33, desde el suelo
te cantan: “¡Santo, Santo34, 35
Señor de los ejércitos del cielo!”.
¡Oh, felice y dichoso
el varón que te tiene a Ti por muro,
que el pecho generoso35
lo tiene en el peligro más seguro, 40
y en el corazón hace
caminos por do vienen las divinas
fuerzas, do el alma yace,
de Ti bajadas por secretas minas!
Todos los de este talle 45
andan como entre muchas limpias fuentes
de un deleitoso valle36,
apagando la sed en sus corrientes.
¡Oh, bienaventurado
el que en su corazón la escala37 arrima, 50
por do del estrellado
cielo se alcanza la superna38 cima!,
32 techos dorados: para esta imagen del cielo como palacio de oro, ver Gómez Solís 2010: 196, quien
apunta ya el claro eco de fray Luis de León, oda “¡Qué descansada vida…!”: “Que no le enturbia el
pecho / de los soberbios grandes el estado, / ni del dorado techo / se admira, fabricado / del sabio
Moro, en jaspes sustentado!” (vv. 6-10).
33 seranes: espíritus que forman el primer coro de los ángeles; son nueve las jerarquías angélicas, a
saber, ángeles, arcángeles, tronos, dominaciones, virtudes, principados, potestades, querubines y
seranes (ver Arellano 2011: 415).
34 Santo, Santo: el canto del Sanctus, denominado también «Canto angélico», es una aclamación de
reconocimiento de la grandeza y santidad de Dios, que une a la Iglesia terrestre con la celeste.
35 generoso: en el sentido etimológico latino de ‘noble’ (cultismo).
36 un deleitoso valle: en sentido literal, alude al valle de Bacá (que se puede traducir bien como ‘valle
de los bálsamos’, bien como ‘valle de lágrimas’) que atravesaban los peregrinos en su camino hacia
Jerusalén; en sentido amplio, es sintagma habitual que remite al topos clásico del locus amoenus.
37 escala: escalera.
38 superna: alta, superior (cultismo). Se reere, en sentido literal, a los peregrinos que han llegado a
Sión. En efecto, los vv. 45-52 aluden a la peregrinación física, real, a Jerusalén: “Dichosos también
los judíos de las provincias que reciben de Dios la fortaleza y el ánimo para subir en peregrinación
hacia el monte de Sión. Dios protege su viaje; cuando llegan a los lugares áridos, como el valle de
Bacá, en los alrededores de Jerusalén, hace brotar fuentes o caer la lluvia, símbolo de la solicitud que
tiene por los peregrinos y que recuerda la solicitud que tuvo para con los repatriados de Babilonia”
159CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
mientras en este suelo
de lágrimas, do vive en su destierro39,
suspira por el cielo 55
perdido por aquel primero yerro40;
que41 el legislador Cristo42
le vestirá de bienes con que halague
a su pueblo, que visto43
le servirá, porque con gloria pague, 60
y contino44 más fuertes
crecerán en virtud, hasta aquel punto
que se truequen las suertes
y vean todo el bien de Dios por junto45.
¡Señor de las virtudes, 65
óyeme hora46 y atiende a mi gemido;
y para que me ayudes,
Dios de Jacob47, inclina a mí tu oído!
¡Oh, defensor y amparo
nuestro48, pues mi destierro, Dios, has visto, 70
(Guichou 1966: 410). “Pero lo mismo que el salmista no es forzosamente un levita que reside en
el templo, tampoco un peregrino que viene desde lejos y que describe su camino. Éstos son todos
recursos expresivos de la atracción que Dios ejerce en su morada. El lenguaje del salmo tiene mucha
más pregnancia de cuanto podría implicar una situación concreta. […] En todas las grandes estas
hay peregrinaciones hacia el templo. El poeta parece aludir concretamente a la de los tabernáculos en
otoño, cuando las primeras lluvias traen su bendición sobre el país” (González 1966: 389).
39 en este suelo / de lágrimas, do vive en su destierro: estas palabras remiten claramente a la Salve Regina,
“exsules, lii Evae […] gementes et entes in hac lachrymarum valle”; ver Galván 2004.
40 primero yerro: alusión al pecado original de Adán y Eva en el Paraíso. Nótese en este cuarteto lira el
contraste suelo / de lágrimas (el mundo) / cielo, que ya aparecía en los vv. 1-4.
41 que: lo entiendo con valor causal, ‘porque’.
42 legislador Cristo: ya Orígenes hablaba de Cristo como legislador de los cristianos. Escribe Arellano
(2011: 337): “Cristo no ha venido a abolir las leyes anteriores de los profetas (Mateo, 5, 17-19), pero
la justicia nueva es superior a la antigua (Mateo, 5, 20-48), ya que la perfecciona”.
43 visto: lo entiendo como participio de vestir, ‘vestido’.
44 contino: continuamente.
45 Comenta Guichou (1966: 410): “Yendo de altura en altura (o creciendo en fortaleza) gracias a la
ayuda divina, los peregrinos tienen la gran alegría de haber alcanzado la última altura: Sión, en donde
Dios se les maniesta en el misterio del templo.
46 hora: ahora.
47 Dios de Jacob: otro título dirigido al Señor, que se suma al ya comentado de “Dios de los ejércitos del
cielo”.
48 defensor y amparo / nuestro: otro caso de encabalgamiento versal; traduce así Malón las imágenes de
escudo y torre, emblemas de Dios protector.
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15160
vuelve tu rayo claro
y asiéntale49 en el rostro de tu Cristo!
De tu David te acuerda50,
que le ungiste en rey51 y desterrado
se ve; Dios, no se pierda: 75
confírmale Tú el reino que le has dado,
que mejor es un día
de los que allá se gozan en tu casa,
que mil52 de la alegría
que da el mundo a los suyos, corta, escasa. 80
Más quiero con trabajo53
ser en tu santa casa barrendero54,
o si hay otro55 más bajo,
que aquel me será a mí más placentero,
49 asiéntale: caso de leísmo.
50 te acuerda: acuérdate. “Una vez llegado ante Yavé, el salmista pide a Dios que escuche su oración,
especialmente la que hace por el “mesías”, el ungido de Dios, el rey de Israel o el gran sacerdote”
(Guichou 1966: 410).
51 le ungiste en rey: este recuerdo del ungido va en paralelismo con los títulos divinos aplicados poco
antes en el poema a Dios, Dios de los ejércitos y Dios de Jacob. “No se trata con ello exactamente de
interceder por el monarca, sino al contrario, de ponerle a él por mediador. El ‘ungido’ de Yahveh
es ‘escudo’ del pueblo; Dios le ha elegido como su representante, le ha adornado con promesas
singulares, y está por eso de algún modo obligado con él. El bien del pueblo está comprometido y
también garantizado en la suerte de su rey. Al pedir que Dios le recuerde y tenga en cuenta, se está
pidiendo por esta garantía colectiva: a la vez que por el rey, por todo el pueblo. Ni es siquiera nece-
sario que haya en el momento un rey histórico, pues es su gura la que tiene valor de símbolo eterno
de bendición divina” (González 1966: 389-390) “Oración por el Ungido o alegando al Ungido. La
presunción es que se reera al rey, como se lee en los relatos de Saúl y David y en varios salmos. En
una lectura o composición postexílica sería el sumo sacerdote […]. En una lectura tardía puede
identicarse con el Mesías escatológico, según Dn 9,25” (Alonso Schökel y Carniti 1993: 1103).
52 un día … mil: “La comparación uno / mil es convencional y sirve para encarecer enfáticamente (por
ejemplo Dt 32,20; Jos 23,10; Is 30,17; Sal 90,4; Ecl 7,28)” (Alonso Schökel y Carniti 1993: 1103).
53 trabajo: en el sentido, habitual en la lengua clásica, de ‘fatiga, penalidad, sufrimiento.
54 ser en tu santa casa barrendero: “Estar a la puerta no alude al ocio de los levitas porteros (1Cró 9,19);
debe entenderse como una contraposición en este sentido: mejor el mero acceso a la puerta de la
casa del Señor, que la plena hospitalidad de los impíos” (González 1966: 387, nota a v. 11). “Aun en
el caso de que Dios no lo admitiera en su íntima presencia en el interior del templo y le obligara a
quedarse a la puerta como si fuera un mendigo extraño, el salmista recibiría de Dios, sólo por esto,
más alegría que la que pudiera encontrar como huésped de honor en las casas de los pecadores,
porque Yavé asegura a los verdaderos eles su poderosa protección, su gracia misericordiosa, su
resplandeciente gloria o fortaleza, su generosa bondad para favorecerles, en una palabra, su amor, el
tesoro más precioso” (Guichou 1966: 410).
55 otro: entiéndase ‘otro trabajo’, en el sentido aquí de ‘empleo’, ‘ocio’.
161CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
que estar en las moradas 85
ni en las soberbias casas de señores56,
de jaspe fabricadas57,
gozando sus privanzas y favores;
que la misericordia
es la que Dios más ama y encarece, 90
y la paz y concordia
con quien58 lo pequeñuelo59 en alto crece60,
y la verdad, nacida
de aquella celestial y eterna fuente,
y de allá decendida61 95
para endrezar62 acá la humana gente;
y así63, por la primera
dará gracia el Señor al limosnero;
también por la postrera64
lo colmará de gloria al verdadero, 100
y al justo e inocente,
no privará del bien que se le debe;
56 en las moradas / ni en las soberbias casas de señores: así parafrasea Malón ‘in tabernaculis peccatorum”,
enlazando con los tópicos del Beatus ille y la aurea mediocritas (ver la nota siguiente). “Tiendas mal-
vadas: puede tratarse de moradas suntuosas, fruto de injusticia, como las supuestas en Am 6,4 o Miq
6,10: ‘la casa del malvado con sus tesoros injustos’, o el palacio de Jr 22, 14s. El sentido equivale a:
preero un cargo, aunque sea a la entrada del templo, a las comodidades que procura la injusticia”
(Alonso Schökel y Carniti 1993: 1103).
57 de jaspe fabricadas: el jaspe es material suntuario, que aparece por ejemplo en la “Canción de la vida
solitaria” de fray Luis, en el pasaje ya mencionado antes a propósito de los dorados techos: “ni del
dorado techo / se admira, fabricado / del sabio Moro, en jaspes sustentado” (vv. 8-10).
58 con quien: con las cuales.
59 pequeñuelo: nótese de nuevo el empleo del diminutivo afectivo.
60 crece: acrecienta, hace crecer.
61 decendida: descendida. La verdad se identica con Dios (ver Arellano 2011: 393-395, con mención
de abundantes pasajes bíblicos).
62 endrezar: la princeps –y con ella la edición de Arellano, Aladro y Mata Induráin– lee enderezar, pero
debe ser endrezar para lograr la correcta medida del endecasílabo. Enmiendo, por tanto.
63 y la paz … y así: nótese en este pasaje el polisíndeton anafórico de la conjunción copulativa y.
64 la primera … la postrera: los antecedentes son la misericordia (v. 89) y la verdad (v. 93), respectiva-
mente.
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15162
antes65, en la luciente
región66 de donde todo el bien nos llueve67,
de resplandor cercado, 105
entre las jerarquías de la gloria68
gozará descuidado
del fruto que tendrá de su vitoria69.
¡Señor de las virtudes70,
defensa de los hombres verdadera71, 110
que en llamándote acudes,
dichoso aquel que en tu bondad espera72!
De acuerdo con la interpretación de los comentaristas, que ya he mencio-
nado, se trata del canto de un peregrino en honor del templo de Jerusalén y,
por extensión, de Dios; como señala Guichou, el salmo maniesta el “Deseo
de Jesús por la casa del Padre” y, en otro orden de cosas, la “Aspiración de los
cristianos hacia el cielo y hacia Dios” (ver Guichou 1966: 410-413).
Los 13 versículos latinos de la Vulgata (12 en realidad, pues Malón no
recoge el primero, introductorio) se convierten en 28 cuartetos lira73 (estruc-
65 antes: por el contrario.
66 luciente región: se trata de un sintagma bastante repetido en la literatura de los Siglos de Oro, pero que
en este caso remite especialmente a la Oda XIII de fray Luis de León, “De la vida del cielo”: “Alma
región luciente, / prado de bienandanza, que ni al hielo / ni con el rayo ardiente / fallece…” (vv. 1-4;
ver la nota de Alcina a este pasaje en la página 142 de su edición). Tenemos, pues, aquí otro claro eco
directo de la poesía luisiana en la de Malón. El justo está rodeado de la eterna luz celestial, de ahí que
se le presente luego “de resplandor cercado, / entre las jerarquías de la gloria” (vv. 105-106).
67 todo el bien nos llueve: estos versos, que conectan con el concepto de Dios vivo expresado en el v. 9,
maniestan la seguridad del hablante lírico en la obtención de los bienes y las gracias del cielo. Expli-
can Alonso Schökel y Carniti (1993: 1100): “los que caminan = proceden honradamente, reciben
de Dios favor, honor y bienestar (12). El viaje físico no se queda en puro ritualismo ni en dulce expe-
riencia íntima, sino que compromete la conducta posterior del peregrino. (De ahí la interpretación
que hacen algunos del v. 12 como cita de una liturgia de entrada.)”.
68 jerarquías de la gloria: alude al “Orden entre los diversos coros de los ángeles” (DE), es decir,
a las nueve jerarquías angélicas, que ya enumeré antes: ángeles, arcángeles, tronos, dominaciones,
virtudes, principados, potestades, querubines y seranes (ver Arellano 2011: 415).
69 vitoria: forma con reducción del grupo consonántico culto -ct-, victoria.
70 Señor de las virtudes: se repite de nuevo esta expresión, que ya aparecía al comienzo (y también al
medio) del poema, lo que le dota de cierta estructura circular.
71 defensa de los hombres verdadera: conecta con los vv. 37-40 y con la formulación de los vv. 69-70,
“defensor y amparo / nuestro”.
72 dichoso aquel que en tu bondad espera: “Dios colma de una verdadera y profunda felicidad espiritual a
aquel que se confía y adhiere a él con una fe total y sin límites” (Guichou 1966: 410).
73 Núñez Rivera (2010) estudia el modelo poético de fray Luis en el entorno agustino, y se reere suce-
sivamente a “La corriente octosilábica” (148-149), “La tendencia clasicista: primacía de las estrofas
163CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
tura 7a 11B 7a 11B), que suman un total de 112 versos, en general con un
ritmo bastante logrado. Ya en otra ocasión dejé escrito, a propósito de otra
paráfrasis bíblica suya, que “Malón de Echaide opera por amplicación:
parafrasea ampliamente los versículos originales […]. Para ello recurre a la
técnica de la amplicatio, bien conocida en la literatura renacentista” (Mata
Induráin 2005: 12074). En cuanto a la elección del cuarteto lira, me parece
acertada la explicación que ofrece San José Lera para fray Luis, la cual perfec-
tamente podría extrapolarse a Malón:
La elección del molde poético para verter en él el poema original implica ya una
toma de posición respecto al texto que se traduce, que incorpora la valoración
poética del original, que sólo se puede verter adecuadamente como poesía, y
que convierte al poema resultante en portador de valores estilísticos, en cuanto
es capaz de presentar más elegantemente, aunque de forma más oscura, los per-
fumes poéticos del original, que en prosa se pierden; y en portador de valores
exegéticos, por cuanto recoge mejor el misterio de los sentidos que oculta el
original, también verso (San José Lera 2006: 3575).
Y en otro trabajo posterior explica, igualmente a propósito de fray Luis:
Un segundo momento de la traducción es el de la apropiación literaria del origi-
nal mediante la incorporación de los elementos propios de la tradición poética
occidental, como la estrofa o la rima, con el n de proponer la traducción del
poema original también en verso. En el Davidis Psalmi de Arias Montano (p. 5)
pudo leer fray Luis la opinión del editor Plantino, que para valorar la novedad
de su producto señala que sólo se puede verter correctamente aquello que el
autor primero escribió en verso, si se utiliza el mismo modo […]. Allí mismo,
encuentra la aplicación de unos modelos rítmicos que, mutatis mutandis (lo que
va del sistema métrico latino al castellano), pudieron servir de modelo […]: el
cuarteto lira 11A7b11A7b; este movimiento del verso largo y corto en alter-
nancia reproduce el del dichocolon tetrastrophon que usa Arias Montano en su
versión de los salmos (San José Lera 2010: 425).
aliradas” (149-155) y “La irrupción de la silva” (156-161).
74 Y en nota al pie señalaba que la de la amplicatio fue una técnica muy estimada igualmente en el
Barroco, ofreciendo esta cita Lope de Vega en el prólogo a sus Rimas (Madrid, Pedro Madrigal,
1602): “La amplicación es la más gallarda gura en la Retórica, y que más majestad causa a la
oración suelta”. Por su parte, Cuevas García (2001: 31) indicaba: “No es raro, por lo demás, que fray
Luis recurra por causas estilísticas a amplicationes, reductiones u omissiones de diversa índole”.
75 Recuerda que fray Luis, en el prólogo al Cantar de los Cantares, había explicado la diferencia entre
trasladar y declarar un texto. Para la estróca de los Salmos y su utilidad en la crítica y en la exégesis,
ver Galdós 1946 y Beaucamp 1968, entre otros estudios.
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15164
Ya hemos visto por el comentario del salmo la idea central que subyace
a todo el texto: estar lejos de Jerusalén es estar lejos del templo, luego es
estar lejos de Dios. No puedo, en esta ocasión, descender al comentario
detallado de todo el poema de Malón, verso por verso, ni entrar en un
análisis exegético profundo76, ni analizar tampoco a fondo los procesos de
cambio operados con respecto al texto latino de la Vulgata77. Ofreceré, sí,
un esquema de correspondencias entre los versículos latinos y los versos del
texto maloniano, lo que nos permitirá apreciar –al menos cuantitativamente–
las diversas amplicationes llevadas a cabo por Malón:
Vulgata Poema de Malón
Versículo 1, “In nem, pro tor-
cularibus liis Core. Psalmus”
Malón no lo traduce. Pone en su lugar el epígrafe
PSALMUS 83, “Quam dilecta tabernacula tua, etc .”
Versículo 2 Versos 1-2
Versículo 3 Versos 3-12
Versículo 4 Versos 13-28
Versículo 5 Versos 29-36
Versículo 6 Versos 37-44
Versículo 7 Versos 45-60
Versículo 8 Versos 61-64
Versículo 9 Versos 65-68
Versículo 10 Versos 69-76
Versículo 11 Versos 77-88
Versículo 12 Versos 89-108
Versículo 13 Versos 109-112
76 Baste por ahora con remitir al apartado “Trasposición cristiana” del comentario que dedican al salmo
Alonso Schökel y Carniti 1993: 1104-1005, donde hablan de la trasposición primero en clave cristo-
lógica presente (Jesús es el nuevo, el verdadero templo), en clave eclesiológica presente (el templo es
la Iglesia), en clave cristológica del Señor gloricado y en clave eclesiológica futura. También copian
algunos párrafos del comentario de este salmo ofrecido por San Agustín.
77 A diferencia de fray Luis, no nos consta que Malón hiciera sus paráfrasis directamente a partir del
texto hebreo. Tampoco entro ahora en la consideración de qué versión latina de la Biblia pudo
utilizar. Para mi propósito actual, no hace demasiado al caso, y me limito a señalar lo que indican
Arellano, Aladro y Mata Induráin (2014: 70): “Los textos de la Biblia los debe de citar Malón en
ocasiones de memoria, porque en algunos detalles no coinciden con la Vulgata”.
165CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
En la dispositio del poema, podemos observar la división tripartita del
contenido del salmo que ofrecían los comentaristas, a saber:
1) Versos 1-28 (versículos 1-4 de la Vulgata): ponderación de la felicidad
de los que habitan permanentemente cerca de la casa del Señor (vv.
1-8) y anhelo del peregrino por alcanzar sus atrios (vv. 9-12): esas
amables … moradas del v. 1 son, en sentido literal, el templo de Jerusa-
lén y sus dependencias; en sentido gurado, estos versos constituyen
un elogio de la alegría que se obtiene estando en la casa del Padre.
Se emplea un sencillo pero hermoso símil poético, el de los pájaros
(simple pajarillo, tortolilla, golondrina / parlera) que, al hacer sus nidos
en las murallas del templo, encuentran en él refugio y protección (vv.
13-24). Por contraste, el hablante lírico se encuentra en situación de
destierro, “en ajena tierra” (vv. 25-28).
2) Versos 37-64 (versículos 5-8 de la Vulgata): elogio por parte del sal-
mista-peregrino de la suerte de aquellos que viven permanentemente
en la casa del Señor, en tono exclamativo (“¡Oh bienaventurados”, v.
29; “Oh, felice y dichoso, v. 37; “Oh, bienaventurado”, v. 49). Se indica
que la casa del Padre es como un palacio de techos dorados, donde la
gloria y el bien son eternos. Quienes habitan en el templo proclaman
santo al Señor, al igual que hacen los seranes en el cielo (el templo de
Jerusalén es, entonces, claro trasunto de la Jerusalén celeste). En n, la
mención del valle deleitoso de limpias fuentes en las que los peregrinos
pueden apagar su sed (vv. 45-48) alude a la peregrinación física, con
una nueva referencia al destierro que sufre el hombre en este suelo /
de lágrimas (el mundo) por culpa del pecado original cometido por
nuestros primeros padres en el Paraíso (vv. 53-56).
3) Versos 65-113 (versículos 9-13 de la Vulgata): súplica nal al Señor,
marcada por el tono exclamativo y el empleo de vocativos dirigidos a
Dios. El salmista-peregrino ruega al Señor que se acuerde del Ungido
(el rey de Israel o el sumo sacerdote, en el plano literal / el Mesías
Cristo, en el plano alegórico). Se añaden nuevos elogios de los bienes
que se derivan de morar en la cercanía del Señor: un día en la casa del
Padre, aun ocupando los ocios más bajos, es mejor que mil en las
“soberbias casas de señores / […] / gozando sus privanzas y favores”
(vv. 86-88, donde apuntan temas relacionados con el elogio de la vida
retirada y la aurea mediocritas). Y se insiste en la idea de que el justo
y el inocente, rodeados de las jerarquías angélicas y enmarcados por
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15166
su resplandor, gozan de la “luciente / región” (vv. 103-104) de donde
viene (llueve, v. 104) al hombre todo bien. Termina el poema (vv. 109-
112) con el elogio del varón que espera conado en la bondad de
Dios.
En general, cabe armar que todo el poema se construye por medio de
procesos de amplicación (hay también, por supuesto, algunas omisiones,
pero no son tan signicativas). Un notable caso de amplicatio lo tenemos en
la versión que da Malón del versículo 3, cuyo texto latino dice:
“Etenim passer invenit sibi domum, / et turtur nidum sibi, ubi ponat pullos
suos. / Altaria tua, Domine virtutum, / Rex meus, et Deus meus”, y que se
transforma en el largo pasaje de los vv. 13-28. Signicativo es también el caso
del versículo 11, “Quia melior est dies una in atriis tuis super milia; / Elegi
abiectus esse in domo Dei mei, / Magis quam habitare in tabernaculis pecca-
torum”, que se convierte en el pasaje desarrollado a lo largo de los vv. 77-88.
En cuanto al ornato retórico78, tan solo puedo destacar, de forma esque-
mática, los principales aspectos:
Uso de numerosos vocativos e imperativos dirigidos al Señor, lo
cual no ha de extrañarnos si tenemos en cuenta que en buena parte
el poema se estructura como una súplica. Los vocativos son: Señor
de los ejércitos del cielo (v. 2), rey de las virtudes (v. 26), Señor (v. 30),
Señor de los ejércitos del cielo (v. 30), Señor de las virtudes (v. 65), Dios
de Jacob (v. 68), defensor y amparo / nuestro (vv. 69-70), Dios (vv. 70 y
75), Señor de las virtudes (v. 109) y defensor de los hombres verdadero
(v. 110). Y los imperativos (concentrados en el comienzo de la parte
tercera del salmo, la súplica propiamente dicha del peregrino): óyeme
hora y atiende a mi gemido (v. 66), inclina a mí tu oído (v. 68), vuelve tu
rayo claro / y asiéntale en el rostro (vv. 71-72), De tu David te acuerda (v.
73) y confírmale Tú el reino (v. 76).
78 En un trabajo anterior (Mata Induráin 2005: 125) señalaba con relación a la paráfrasis maloniana de
otro salmo: “En resumen, podemos concluir diciendo que esta composición presenta un alto grado
de elaboración retórica, lo que contribuye a lograr un estilo rico y expresivo. Todo este adorno del
lenguaje, unido a las bellas imágenes y comparaciones, junto con la técnica de la amplicatio y, por
supuesto, la alta calidad poética de los versos italianizantes, manejados con soltura por Malón, hacen
de este poema una paráfrasis bíblica que actualiza la Sagrada Escritura a través del poder de la palabra
poética, capaz de perdurar –en su serena belleza– al paso de los siglos, capaz de actualizarse, también,
en cada nueva lectura”. Estas palabras podrían aplicarse igualmente al poema que ahora comento.
167CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
– La intertextualidad con la poesía de fray Luis, al menos en tres pasajes
que he mencionado en nota al pie: techos dorados (v. 31), las soberbias
casas de señores, / de jaspe fabricadas (vv. 86-87) y luciente / región (vv.
103-104).
El uso bastante frecuente de encabalgamientos, con los que –entiendo–
se trata de expresar el desasosiego del hablante lírico, deseoso de alcan-
zar la morada de Dios: sagrado / altar (vv. 19-20), golondrina / parlera
(vv. 21-22), divinas / fuerzas (vv. 42-43), estrellado / cielo (vv. 51-52),
suelo / de lágrimas (vv. 53-54), amparo / nuestro (vv. 69-70) y luciente /
región (vv. 103-104).
– El empleo de abundantes epítetos: simple pajarillo (v. 14), nido amado
(v. 17), infelice caso (v. 28), dulce canto (v. 33), limpias fuentes (v. 46),
deleitoso valle (v. 47), superna cima (v. 52), rayo claro (v. 71), soberbias
casas (v. 86), etc.
– La introducción de parejas de sinónimos o quasi-sinónimos: mi cora-
zón, mi carne (v. 10), la gloria y bien (v. 32), felice y dichoso (v. 37), corta,
escasa (v. 80), sus privanzas y favores (v. 88), ama y encarece (v. 90), la
paz y concordia (v. 91), celestial y eterna (v. 94), justo e inocente (v. 101).
– En n, el empleo con valor estilístico de repeticiones y paralelismos; a
la repetición de los vocativos “Señor de los ejércitos del cielo” o “Señor
de las virtudes”, ya mencionada, añádase la de “Oh, bienaventurados”,
“Oh, felice y dichoso, “Oh, bienaventurado” (vv. 29, 37 y 49); la aná-
fora de “Allí … allí … Allí” (vv. 13, 15, 21, frente al allá del v. 27 y en
relación con el acá del v. 30). Anáfora y paralelismo, combinados con
el polisíndeton de la copulativa y, lo tenemos en el pasaje de los vv.
91-102.
Terminaré con una nueva cita de San José Lera, quien explica que en sus
paráfrasis poéticas fray Luis llevó a cabo lo mismo que hizo en prosa en su
declaración del Cantar de los Cantares, en el Libro de Job y en parte en De los
nombres de Cristo, a saber,
con libertad se extiende, es decir, amplica, añade y quita a voluntad, no copio-
samente porque el género no lo permite; pero sí eligiendo el sentido que le
interesa destacar para construir su propia interpretación y haciendo al tiempo
poesía, como en el original. Por eso juzgar esos poemas desde criterios de la
literalidad es un error de desenfoque que ha arrastrado a quienes (pocos) se
han acercado a ellas.
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15168
El corpus de las paráfrasis poéticas muestra tres acciones distintas: 1. Traducir
un texto previo; 2. Crear verso en la lengua propia para que suene lo más cerca
posible del original (que está también en verso); 3. Construir una interpreta-
ción, porque el texto que se traduce no es poesía sin más, sino poesía orientada
al conocimiento de los misterios de la palabra divina. Si la traducción es un
ejercicio retórico, la creación supone poner en juego no sólo estrategias retóri-
cas, sino también poéticas, manteniendo el espíritu de la creación original con
toda su fuerza y todo su misterio (San José Lera 2006: 39).
Pues bien, todo lo predicado para las paráfrasis bíblicas de fray Luis se
puede aplicar, mutatis mutandis, a las de fray Pedro Malón de Echaide, quien
también vierte e interpreta los salmos, el “Quam dilecta tabernacula tua,
Domine virtutum” en esta ocasión, en el molde de los cuartetos lira, cuyos
heptasílabos y endecasílabos suenan con armoniosa cadencia y musical
dulzura.
Bibliografía
ALADRO FONT, Jorge (1998). Pedro Malón de Echaide y “La conversión de la Magdalena”.
Vida y obra de un predicador. Pamplona: Gobierno de Navarra.
ALCÁNTA MEJÍA, José Ramón (2002). La escondida senda: poética y hermenéutica en la
obra castellana de Fray Luis de León. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca.
ALONSO SCHÖKEL, Luis, y Carniti, Cecilia (1993). Salmos, II (Salmos 73-150). Traduc-
ción, introducciones y comentario. Estella: Verbo Divino.
ALONSO SCHÖKEL, Luis, y Zurro, Eduardo (1983). La traducción bíblica: lingüística y
estilística. Madrid: Cristiandad.
ÁLVAREZ, Luis (1978). El movimiento observante agustiniano en España y su culminación en
tiempo de los Reyes Católicos. Roma: Analecta Augustiniana.
ARELLANO, Ignacio (2011). Repertorio de motivos de los autos sacramentales de Calderón.
Pamplona: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra. Disponible en
<hp://dadun.unav.edu/handle/10171/20441>.
ARELLANO, Ignacio, Aladro, Jordi, y Mata Induráin, Carlos (2014). “Introducción” a fray
Pedro Malón de Echaide, in La conversión de la Madalena. New York: IDEA, 11-64.
BEAUCAMP, Evode (1968). “Structure Strophique des Psaumes”, Recherches de Science Reli-
gieuse, 56, 199-224.
Biblia Sacra iuxta Vulgatam Clementinam nova editio logicis partitionibus aliisque subsidiis
ornata a R. P. Alberto Colunga, O. P. et Dr. Laurentio Turrado, professoribus Sacrae Scrip-
turae in P. Universitate Eccl. Salmanticensi, iterata editio. Matriti: Biblioteca de Autores
Cristianos, 1953.
169CARLOS MATA INDURÁIN | “¡QUÉ AMABLES TUS MORADAS…” (SALMO 84 [VG 83])
CAYUELA, Arturo María (1947). El salmo de los consagrados a Dios (Salmo 83/84). Barce-
lona: Librería Religiosa.
CUEVAS GARCÍA, Cristóbal (1982). Fray Luis de León y la escuela salmantina. Madrid:
Taurus.
CUEVAS GARCÍA , Cristóbal (2001). “Introducción” a fray Luis de León, in Poesías comple-
tas. Propias, imitaciones y traducciones. Madrid: Castalia, 7-53.
DRIJVERS, Pius (1964). Los Salmos. Introducción a su contenido espiritual y doctrinal. Versión
española por Jesús González. 2.ª ed. Herder: Barcelona.
[Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, dir. José María Casciaro] (2001). Sagrada
Biblia. Antiguo Testamento. Libros poéticos y sapienciales. Traducción y notas. Pamplona:
Eunsa.
Facultad de Teología de la Universidad de Navarra (2010). Sagrada Biblia. Comentario. Pam-
plona: Eunsa.
FERNÁNDEZ DE CASTRO Y ÁLVAREZ, Eduardo Felipe (1928). El Salterio de David en la
cultura española (Estudios histórico, crítico y bibliográco). Madrid: Helénica.
GALDÓS, Romualdo (1946). “La estróca de los Salmos y su utilidad en la crítica y en la
exégesis”, in Estudios bíblicos, 5, 215-230.
GALVÁN, Luis (2004). “‘Valle de lágrimas’ y lugares de la gloria: la Celestina y el Salmo
83/84”, Celestinesca, 28, 25-52.
GÓMEZ SOLÍS, Felipe (2010). “Algunas referencias bíblicas metálicas de los espirituales
españoles de los Siglos de Oro, Caurensia, V, 185-200.
GONZÁLEZ, Ángel (1966). El Libro de los Salmos. Introducción, versión y comentario.
Barcelona: Herder.
GUICHOU, Pierre (1966). Los Salmos comentados por la Biblia. Salamanca: Ediciones
Sígueme.
GUNKEL, Hermann (1983). Introducción a los Salmos. Valencia: EDICEP.
PLISHOHWALD, Laurie (2003). Translation of the Biblical Psalms in Golden Age Spain.
Lewiston (New York): Edwin Mellen Press Ltd.
KUS, Hans-Joachim (1985). Teología de los Salmos. Salamanca: Ediciones Sígueme.
KUS, Hans-Joachim (1995). Los Salmos. II. Salmos 60-150. Trad. de Constantino Ruiz
Garrido. Salamanca: Ediciones Sígueme.
LEÓN, fray Luis de (1997). Poesía. Ed. de Juan Francisco Alcina. 8.ª ed. Madrid: Cátedra.
LEÓN, fray Luis de (2001). Poesías completas. Propias, imitaciones y traducciones. Ed. de Cris-
tóbal Cuevas. Madrid: Castalia.
MALÓN DE ECHAIDE, fray Pedro (2014). La conversión de la Madalena. Ed. de Ignacio
Arellano, Jordi Aladro y Carlos Mata Induráin. New York: IDEA.
MATA INDURÁIN, Carlos (2005). “‘Como la cierva en medio del estío…’: una paráfrasis
del salmo 42-43 de Pedro Malón de Echaide”, in Gonzalo Aranda y Juan Luis Caballero
REVISTA DE HISTÓRIA DA SOCIEDADE E DA CULTURA | 15170
(dirs.). La Sagrada Escritura, palabra actual. Pamplona: Servicio de Publicaciones de la
Universidad de Navarra, 115-129.
MENÉNDEZ PELAYO, Marcelino (1953). Biblioteca de traductores españoles, III, Malón-No-
roña, in Obras Completas. Santander: Aldus / CSIC.
MONASTERIO, Ignacio (1929). Místicos agustinos españoles. 2.ª ed. El Escorial (Madrid):
Editorial Agustiniana. 2 vols.
NÚÑEZ RIVE, Valentín (2010). “Salmos y oda en el Siglo de Oro, in Poesía y Biblia en el
Siglo de Oro. Estudios sobre los “Salmos” y el “Cantar de los Cantares”. Madrid / Frankfurt
am Main, Iberoamericana / Vervuert, 117-161.
Poetas navarros del Siglo de Oro (2003). Ed. de Carlos Mata Induráin. Pamplona: Fundación
Diario de Navarra.
Profesores de Salamanca (1967). Biblia comentada. Texto de la Nácar-Colunga, IV, Libros
Sapienciales, por Maximiliano García Cordero, O. P., y Gabriel Pérez Rodríguez. 2.ª ed.
Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos.
SAN JOSÉ LE, Javier (2003). “Fray Luis de León, ‘Salmo I’: Traducción, poesía y herme-
néutica”, Bulletin Hispanique, 105:1, 51-97.
SAN JOSÉ LE, Javier (2006). “Las paráfrasis bíblicas de Fray Luis de León: poética, retó-
rica y hermenéutica”, Via Spiritus, 13, 19-44.
SAN JOSÉ LE, Javier (2010). “Exégesis bíblica y poesía en la paráfrasis del salmo 102 de
fray Luis de León”, in Ignacio Arellano y Ruth Fine (eds.). La Biblia en la literatura del
Siglo de Oro. Madrid / Frankfurt am Main: Iberoamericana / Vervuert, 421-438.
TREBOLLÉ BARRE, Julio (2001). Libro de los Salmos: religión, poder y saber. Madrid:
Troa.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
Las últimas palabras de Pleberio son tanto una cita de la oración «Salve Regina» como una alusión al salmo 83 según la numeración de la Vulgata (84 según la hebrea). Las traducciones latinas de ese salmo y su comentario por San Jerónimo coinciden con la Celestina en el uso de los arquetipos del lugar ameno y el lugar horrible, y de la caída. Así pues, la alusión al salmo al final de la obra sugiere una ascensión simétrica al descenso experimentado por los personajes.
Article
Full-text available
Résumé Ce travail a pour objet d'analyser la version paraphrastique du Psaume I de Fray Luis de León, non seulement comme simple exercice de traduction, mais comme une paraphrasim et, par conséquent, comme une voie d'interprétation du texte biblique. Cette approche du Psaume permet une appréciation plus nuancée du processus de création du texte, en tant que poiesis, exégèse et construction personnelle de sens. Abstract This work studies Fray Luis de León 's paraphrastic translation of Psalm I, not only as a simple translating exercise, but as a
Article
Fray Luis de León (1527-1591) religioso español de la orden de los agustinos. En 1544 profesa la orden; en 1560 se gradúa en teología y desempeña en forma interina la cátedra de Biblia, pero por problemas con la Inquisición estuvo preso de 1572 a 1576. Prosista eminente y uno de los más grandes poetas de su tiempo. Obras en prosa: De los nombres de Cristo (1574-1575), La perfecta casada (1583). Francisco de Quevedo editó su poesía en 1631. El presente trabajo parte de una reflexión en torno a los textos filosóficos y poéticos del fraile desde una perspectiva literaria; el autor hace, también, un acercamiento hermenéutico, más para comprender la realidad a través de la naturaleza literaria de la escritura y comprender la configuración de las estructuras literarias en los textos, que para encontrar su fundamento Fray Luis de León (1527-1591) religioso español de la orden de los agustinos. En 1544 profesa la orden; en 1560 se gradúa en teología y desempeña en forma interina la cátedra de Biblia, pero por problemas con la Inquisición estuvo preso de 1572 a 1576. Prosista eminente y uno de los más grandes poetas de su tiempo. Obras en prosa: De los nombres de Cristo (1574-1575), La perfecta casada (1583). Francisco de Quevedo editó su poesía en 1631. El presente trabajo parte de una reflexión en torno a los textos filosóficos y poéticos del fraile desde una perspectiva literaria; el autor hace, también, un acercamiento hermenéutico, más para comprender la realidad a través de la naturaleza literaria de la escritura y comprender la configuración de las estructuras literarias en los textos, que para encontrar su fundamento lingüístico.
Article
Ensayo sobre los Salmos, cuyo autor pretende descubrir el universo simbólico de esta parte de la Biblia y la estructura profunda de la religión bíblica, regida por una concepción semítica que sistematizaba la realidad -divina, cósmica y humana- en torno a la religión, el poder y la sabiduría.
Orden entre los diversos coros de los ángeles" (DRAE), es decir, a las nueve jerarquías angélicas, que ya enumeré antes: ángeles, arcángeles, tronos, dominaciones, virtudes, principados, potestades, querubines y serafines
  • Jerarquías De La Gloria
68 jerarquías de la gloria: alude al "Orden entre los diversos coros de los ángeles" (DRAE), es decir, a las nueve jerarquías angélicas, que ya enumeré antes: ángeles, arcángeles, tronos, dominaciones, virtudes, principados, potestades, querubines y serafines (ver Arellano 2011: 415).