ArticlePDF Available

El Paleoarte, entre arte público y cultura popular

Authors:

Figures

Content may be subject to copyright.
- 71 -
El Paleoarte, entre arte público y cultura popular
Ángela D. Buscalioni
Departamento de Biología, Paleontología, Facultad de Ciencias, Universidad Autónoma de
Madrid, 28049, Madrid, España. Email: angela.delgado@uam.es
RESUMEN
El paleoarte se examina como práctica imbuida en las tradiciones científico-culturales, que ha progresado
bajo el paraguas de la teoría de la evolución. Visto a través de sus páginas web y blogs, está formado por una
comunidad singular y compleja donde confluyen paleontólogos, artistas y aficionados. Dado que se trata de
una comunidad en auge, sus producciones no sólo se refieren a experiencias estéticas sobre los fósiles, sino
que ha cautivado a un amplio espectro de seguidores creando nuevos imaginarios en la cultura popular sobre
la evolución. El análisis de varias decenas de webs y blogs, han servido para explorar el “sitio”, “la
comunidad” y las “representaciones” del paleoarte, permitiendo diferenciar dos vías de producción que
repercuten: (1) en las raíces científico-culturales de la sociedad sobre la evolución (2) en la formación de una
influyente y creativa comunidad de fans que bien puede concebirse como una muestra de cultura popular.
eVOLUCIÓN 10(2): 71-81 (2015).
Palabras Clave: Ilustración científica, Imaginarios evolutivos, Paleoartistas.
ABSTRACT
The palaeoart is examined as a practice imbued in the scientific and cultural traditions that has progressed
under the umbrella of the theory of evolution. The palaeoart, seen through their websites and blogs, is
constituted by a singular and complex community in which paleontologists, artists and fans intersect. Since
this is a booming community, its productions become not only aesthetic experiences of the past, but it has
captivated a wide spectrum of followers creating new imagery in the popular culture on evolution. The
analysis of dozens of websites and blogs, have served to explore the "site", "community" and
"representations" of the palaeoart allowing distinguish two production pathways that impact: (1) in the roots
of the scientific culture of the society (2) in the formation of a powerful and creative community of fans (or
freaks palaeoart) that is characteristic of the globalizing popular culture. eVOLUCIÓN 10(1): 71-81 (2015).
Key Words: Scientific illustration, Evolutionary imaginaries, Paleoartists.
Introducción
A simple vista, un paleoartista es un ilustrador
del pasado. Sin embargo, detrás del paleoarte hay
un fuerte movimiento emergente que resulta ser
muy prolífico en sus creaciones. Un claro
exponente de la dimensión que el paleoarte ha
adquirido son los cada vez más frecuentes
premios convocados en Congresos y en
prestigiosas revistas de Paleontología, así como
su creciente oferta laboral en museos. Además,
gran parte de su producción se muestra en la red,
lo que ha permitido elaborar este ensayo, que se
basa en el análisis de unas 50 páginas web y
blogs. Los contenidos gráficos y textuales
servirán para poner de manifiesto cuáles son las
propiedades y facetas del paleoarte. La dinámica
de su producción y consumo involucra a varios
colectivos: paleontólogos, artistas y a quienes son
sus fervientes consumidores, haciendo del
paleoarte un peculiar movimiento cultural que, en
su núcleo, busca hacer visible una naturaleza ya
inexistente.
La voz paleoarte fue acuñada por Mark Hallett
(1986), y se refiere a una práctica artística que en
cierto modo puede considerarse informal, ya que
no tiene un trasfondo teórico y adolece de
objetivos explícitos que aclaren cuál es su
cometido e ilustren el porqué de su realización.
La mayor parte de los paleoartistas que
encontramos en la web son aficionados que
realizan su obra como hobby, aunque todos ellos
tienen en común el echar mano de unos
procedimientos gráficos y plásticos para elaborar
una obra cuyo personaje central son los animales
y plantas de un pasado perdido. La mayoría de las
obras se representan en 2D, aunque el formato
digital está en claro progreso, lo que permite
producir nuevas obras a las que se añade la
cualidad de ser en 3D. Los paleoartistas son
claros seguidores de los debates científicos; todos
intentan actualizar sus representaciones compi-
tiendo por el último descubrimiento y las más
modernas interpretaciones. Muchos se han
convertido en virtuosos ejecutantes del
conocimiento paleontológico, mientras que otros
A.D. Buscalioni - Paleoarte
- 72 -
usan sus destrezas procurando temáticas que
evocan en sus representaciones el imaginario
antropológico de lo natural (Durand 2004)
jugando con la cultura y la psique de los
animales.
El paleoarte, lo pretenda o no, se mira también
en el espejo del arte. Un arte no concebido como
de autor, ni que produce obras maestras del arte
universal, sino vinculado a corrientes artísticas
que se desenvuelven conscientes de los contextos
sociales en que se producen, y donde lo visual se
concibe como cultural. Estos movimientos que se
enmarcan actualmente dentro del arte relacional
pretenden anexar la experiencia artística a
proyectos y acciones sociales más que a los
espacios privados (Bourriaud 2002). Las
diferencias entre las diversas perspectivas del arte
relacional se han estipulado en base a la
especificidad del sitio y a la estructura de la
comunidad donde se desarrollan las experiencias
artísticas y las motivaciones de la obra (Kwon
2004). Una de las corrientes derivadas del arte
relacional es el arte público (Kwon 2004) que
busca con sentido crítico la intervención artística
en sitios públicos poco usuales o extraordinarios
y que está abierto a cualquier tipo de formato y
medios. De este modo, los proyectos catalogados
como arte público van desde la mera
introspección personal del artista hasta su
compromiso activo con una idea o valor con la
expectativa de motivar la participación de
quienes lo aprecian y/o incidir en la transfor-
mación de la comunidad donde se ha introducido
la experiencia. La clave del arte relacional
requiere de una “acción-intención” donde lo
visual es el medio para alcanzar un efecto de
ruptura, de transgresión de un orden prefijado. El
compromiso social caracteriza a otra de las
vertientes del arte relacional, la denominada
cultura en acción (Kwon 2004). En este caso el
artista actúa como agente social desplazando el
foco a la audiencia, al proceso en lugar de al
objeto, y a la recepción en lugar de la producción.
Sus acciones buscan tener un efecto colectivo
capaz de modificar las conexiones culturales
prestablecidas.
Para poner en evidencia las trayectorias del
paleoarte se relacionan los sitios donde se
presentan sus producciones, con las comunidades
involucradas, y los compromisos sociales de sus
representaciones. Este ensayo defiende que el
origen del paleoarte acontece en espacios
públicos, en su caso los museos de ciencias. Se
trata de un arte determinado por su finalidad
práctica y no dirigido por un motivo puramente
estético (precisamente esta es la definición que
promovió la cultura griega para definir el arte
plástico según Huizinga 2010). Por lo que el
paleoarte se examina como ejemplo de arte
realizado como práctica social imbuida en las
tradiciones científico-culturales de lo que
representa “lo natural”, que han crecido a lo largo
de las diferentes corrientes promovidas por la
ciencia de la biología. De este modo sirve para
interpretar las posiciones que han mantenido los
paleontólogos sobre el mundo del pasado,
generando diferentes imaginarios evolutivos. Sin
embargo, los paleoartistas, vistos a través de sus
páginas web y blogs, son en la actualidad una
comunidad singular y compleja. El nuevo espacio
donde se desarrolla el movimiento utiliza lo
visual como una cultura compartida y activa.
Dado que se trata de una comunidad en auge
(incluso en sociedades donde la ciencia no tiene
gran presencia), el paleoarte ha convertido sus
producciones no sólo en experiencias estéticas
del pasado, sino que ha cautivado a un amplio
espectro de personas en relación con sus prácticas
y consumos, creando una nueva identidad propia
de la cultura popular (Storey 2003). A pesar de
que la mercantilización de objetos relacionados
con fósiles es importante, no se abordan en este
estudio los aspectos comerciales y su impacto
social.
El sitio
Los paleoartistas desarrollan sus acciones en
dos esferas principalmente. En los museos y en el
universo digital. Lo que caracteriza a las acciones
desarrolladas en los dos ámbitos es que ambos
transcurren en escenarios públicos. En los museos
se encuentran los colectivos más profesionali-
zados, que han sido contratados como
ilustradores en el marco de los institutos de
investigación o como museógrafos vinculados a
exposiciones y proyectos. En cambio, en el
mundo digital se generan webs personales o
galerías digitales y abundan además blogs sobre
naturaleza, evolución y educación. En esta esfera
los colectivos de investigadores, estudiantes y
fans son muy activos. Así pues, las acciones de
los paleoartistas podría decirse que transcurren
entre sitios específicos como los museos, y otros
Fig. 1. A) Ilustración sobre crustáceos del libro A popular
history of British Crustacea, 1857, de la página web
(http://scientificillustration.tumblr.com). B) Ilustración
sobre pingüinos del género Eudypes y Megadyptes de
Martin Chávez
(
en Chávez-Hoffmaister et al. 2014
)
.
A.D. Buscalioni - Paleoarte
- 73 -
menos específicos como podríamos catalogar a
los blogs.
Los museos de ciencia aparentemente podrían
ser entendidos como instituciones que muestran
una cultura pragmática, como algo ya dado,
hecho y definitivo, para transmitir una realidad
construida. En cambio, históricamente progre-
saron asumiendo posturas sociales rompedoras.
Cuando los museos de ciencias naturales asimilan
el mensaje de la evolución a fines del siglo XIX,
se transforman en espacios críticos. El activismo
evolucionista de Ernst Haeckel en Jena
(Alemania) aglutinaba un público cuyo lema era
per sciencia ad justitiam. Los principios de la
evolución sirvieron para comprender lo que
representaba la diversidad en la dinámica
continua de la naturaleza. Ello supuso en ciertos
ámbitos, por ejemplo en los estudios sobre
sexualidad en humanos, el origen de la
independencia de la ciencia de muchas reglas
morales y prejuicios sociales (Steakly 1997). Con
el legado americano de la democratización de los
museos y sus bases participativas y didácticas a
partir de 1870 (León 1995), los museos se
esfuerzan por ser claros tanto en los criterios para
conformar sus fondos como en lo que desean
transmitir al público. Los murales sobre la paleo-
diversidad en el pasado de Rudolph F. Zallinger
en el Peabody Museum de la Universidad de Yale
(1943-47; peabody.yale.edu/collections/archives/
zallinger-murals) y las derivaciones de los stop-
motion movies de Ray Harryhausen (realizadas a
partir de 1940), deberían ser comprendidos como
arte público. Estas experiencias artísticas son
proyectos dirigidos a la sociedad donde lo
pasajero se convierte en una esencia de estas
obras (particularidad que comparte con todo el
arte relacional) y con la misma ciencia, que crece
sustentada en un cuestionamiento permanente.
Por ejemplo, el Museo de Ciencias Naturales de
Los Ángeles en California alberga una importante
colección de obras de paleoartistas que en la
actualidad no están expuestas -a pesar de que
algunas constituyen un importante legado
histórico como las obras de Charles Knight
(1875-1905)- por resultar obsoletas, ya que el
saber paleontológico ha superado lo que ahí se
representa. Al igual que muchas obras
catalogadas como arte público, las obras de
paleoartistas surgen de propuestas y proyectos
museográficos subvencionados que se someten a
rigurosos procesos de selección y donde además
del rigor científico se vigilan otros mensajes.
Estos proyectos han de ser comprendidos por un
gran público y no han de ser excesivamente
explícitos o transgresores, para evitar conflictos
con un determinado público, por ejemplo
escolares o creacionistas. Tienen por tanto una
función práctica cuyo diseño explica el saber
científico del momento, mostrándose como un
Fig. 2. A) Representación donde el espectador queda implícito en la obra
y ocupa un punto de vista imposible, pues situado frente a un dinosaurio
herbívoro que camina en solitario su punto de vista es casi frontal, de
modo que para ver el lomo del animal el observador debería estar alzado
(Panel del Dinosaur Hall, Natural History Museum, Los Angeles County,
realizado por KBDA Co.) B) El punto de vista del observador tiene una
posición explícita en la obra, y el autor juega con las sensaciones que se
tienen en los acuarios modernos (de la serie Acuarios del paleoartista
b
rasileño Julio Lacerda
)
.
Fig. 3. Fragmento del mural la Era de los Reptiles de Rudolph F. Zallinger en el Peabody Museum de la Universidad de Yale en paralelo con
la reconstrucción de Tyrannosaurus rex por Mark Hallett en Natural History Museum Los Angeles County. Las reconstrucciones proyectan un
imaginario sobre la evolución de un planeta exuberante y peligroso, con volcanes y marcado por la presencia de animales gigantes. Los
dinosaurios y los reptiles voladores muestran sus adaptaciones corporales propicias para la defensa y ataque representadas por elementos óseos
puntiagudos que destacan en la composición. Los volcanes, o los vientos y nubes representados sugieren que los animales corren un grave
p
eli
g
ro aludiendo a la extinción finicretácica
(
veáse también en este sentido archives.
y
alealumnima
g
azine.com/issues/2008 05/dinos.html
.
A.D. Buscalioni - Paleoarte
- 74 -
resultado de la época en la que se realizaron, pero
también relegan otras funciones con mayor
compromiso social, que son más acordes al
espíritu crítico de numerosos artistas plásticos en
la actualidad.
La blogosfera, por su parte, abre más este
sentido democratizador de la cultura. Las obras
son, en tanto que arte público, expuestas en
lugares de acceso abierto, fácilmente transitables
para atraer y acoger al público en su día a día
(Kwon 2004), pero en el caso de los blogs, y
dado el formato de internet que construye una red
de conexiones, las páginas adquieren así las
propiedades de un grafo. En este sentido, se
produce un curioso efecto en donde las
representaciones originales procedentes de las
páginas de los creadores se expanden en un
número mayor de webs que actúan como
conectores amplificando las representaciones
originales. Como resultado de esto la partici-
pación se abre en diversas vías, pues ya no sólo
se muestra la obra, sino que cada representación
al multiplicarse se recontextualiza y se generan
los más diversos debates. En la blogosfera
encontramos páginas de autores que promueven
sus creaciones y comentan sus experiencias
estéticas, páginas de académicos y asociaciones
profesionales a quienes anima la divulgación
científica y su propia promoción, y páginas de
fans del paleoarte donde predomina el sentido
lúdico, el cual a veces combinan con intereses
mercantilistas.
Las comunidades de y con paleoartistas
Los paleoartistas constituyen una comunidad
que se ha reconocido por compartir un interés y
una pasión común. En determinadas páginas web
aparecen definidos como: “alguien que combina
la paleontología, la arqueología y el arte,
utilizando una aproximación científica”. Esta
comunidad ha generado una red donde se
interconectan páginas públicas y privadas.
Proceden de países de todos los continentes
(apenas en África) y se comunican bajo el
paraguas que ofrece el manejo del medio digital.
En esta comunidad confluyen artistas, colectivos
científicos, aficionados, además de diseñadores-
artesanos que buscan en este tema un nuevo
mercado, o familias que gustan de programar sus
actividades en torno a la paleontología
(thebirdsandthepeas.blogspot). En algunos foros
se promueve a tal punto la pasión, que conduce a
una emoción fanática y vehemente sobre el tema
y que acaba por propiciar un saber freak
(paleofreak.blogalia.com). Por ejemplo, Julius T.
Csotonyi presenta su página como: “un blog de
ciencia para no-científicos por un biólogo
incoherente y paleoartista”. Este mosaico de
actividades y actitudes ha desencadenado la
creación de un nuevo término, paleoimaginería
(Debus y Debus 2011), que se distinguiría del
paleoarte “fiel” que promueve el conocimiento de
la paleontología.
El discurso en las webs de profesionales
paleontólogos
El discurso de los blogs de profesionales de la
paleontología instruye, ordena e incorpora
opiniones valorativas de las representaciones
artísticas. Estos blogs contienen temáticas sobre
nuevos descubrimientos e interpretaciones de
fósiles y también sobre la aplicación de la
paleontología a otras actividades como el cine. Se
presentan como discursos autorizados por
contener voces de expertos. A partir del punto de
vista, la actitud y los valores que introducen estos
discursos autorizados, se intenta construir las
bases para estructurar y conformar las áreas de
conocimiento y sus prácticas (Martin-Rojo 1997).
Los discursos se presentan como observaciones
neutrales sin un interés en particular, ni duda
alguna acerca de sí mismos, que construyen una
narración objetiva incluyendo una serie
minuciosa de datos y detalles para legitimar su
verosimilitud (Martín-Rojo 1997). Estos blogs
con autoridad se convierten en “imprescindibles”
pues son los que dictan “verdad” y se muestran
en el colectivo de paleoartistas y fans como
necesarios y útiles. Se convierten en una guía, un
modelo, una ideología de cómo se debe ver, mirar
e interpretar el objeto representado y también la
propia naturaleza.
No es la primera vez, por cierto, que un diseño
oficial de Jurassic Park presenta un terópodo
con dentición de cocodrilo. Ya nos quejábamos
de ello en este post, acerca del poster de Jurassic
Park 3D. Es algo que también se hizo en el King
Fig. 4. Cartel contra el matrimonio gay que generó grandes
polémicas en las redes sociales hasta que se eliminó (es-
es.
f
acebook.com/SOYAPRISTA
)
A.D. Buscalioni - Paleoarte
- 75 -
Kong de Peter Jackson, y que desde el punto de
vista del diseño tiene mucho sentido: una
dentición "desordenada" y con festoneado da un
aspecto mucho más monstruoso a su portador.
(dinosaurrenaissance.blogspot.com.es).
En las páginas web se aprecia una tendencia a
objetivar el paleoarte por el colectivo de
científicos y no por los propios creadores. Desde
los colectivos profesionales se procura una
definición de paleoarte que contenga los saberes
precisos y se formalizan sus categorías
(paleoartistry.webs.com; Witton et al. 2014;
Ansón et al. 2015). Incluso al delimitar la
actividad del paleoartista se diferencia entre: “los
que investigan y los creativos” (Ansón et al.
2015). Aquí los discursos suelen inclinarse por el
valor de la investigación, y es habitual que
participen paleontólogos que son a la vez
paleoartistas o artistas con amplios conocimientos
científicos.
“Tenga en cuenta que la ciencia es un
elemento central de esta definición: sin ella no
hay paleoarte. Un contraejemplo popular es el
reptil volador Pteranodon retratado con los
dientes largos en la película Parque Jurásico III.
Es una herejía para cualquier estudioso de estos
animales, ya que de manera inequívoca, este
animal extraordinario no tenía dientes”, se puede
leer en la página del paleontólogo brasileño
Allexander Keller: Paleoarte dá vida aos
dinosauros (cienciahoje.uol.com.br/colunas/
cacadores-de-fosseis/paleoarte-da-vida-aos-
dinossauros/).
Ciertos colectivos de paleontólogos, conven-
cidos de su status quo (“sin ella no hay
paleoarte”) asumen, en cierta medida, que el
científico dirige la mano del paleoartista y
circunstancialmente en algunas producciones el
paleoartista no firma, o no se le otorga el debido
reconocimiento. El proceso de objetivación
establece un criterio entre lo correcto e
incorrecto. Cuando un famoso paleontólogo
como Paul Sereno opina que "nadie pinta cielos o
patrones corporales como A" (paleoartistry.webs.
com/1990s), no sólo se asume que es estética-
mente bello, sino que además es científicamente
correcto.
Con Mundo Jurásico a punto de comenzar y
asaltar la taquilla además de la inteligencia de
los paleontólogos de todo el mundo, parece
conveniente echar un vistazo a qué hay de
ciencia detrás de los animales que aparecen en
la película, escribio Mark Witton, un paleon-
tólogo y paleoartista británico (markwitton-com.
blogspot.com.es/)
En estas páginas se aprecian también discursos
de deslindamiento (según el término utilizado por
Martín-Rojo 1997) marcados por lo que se
considera no-científico. Destaca la denuncia del
abuso reiterado de ciertas imágenes grotescas y el
plagio (Witton et al. 2014). Por ejemplo, en
determinadas páginas web se establece un
ranquin de paleoartistas considerando incluso
menciones de “castigo” (dishonorable mentions)
al estimar que algunas producciones han sido de
algún modo plagiadas (Witton et al. 2014).
Claro, la imitación es la adulación y todas
esas tonterías, pero A y los otros artistas se
sienten estafados porque B no tenía crédito o
permiso. Estos problemas se presentan como
menciones de deshonor en paleoartistry.
webs.com.
Fig. 5. Montaje de Toys ‘R’ U.S. When dinosaurs ruled the
earth, 1994-95, del plástico norteamericano Mark Dion
(www.artcritical.com/2005/12/01/mark-dion/). Esta instala-
ción se presenta como una exploración contundente y
horrible de nuestra profunda adhesión a las simulaciones y la
forma en que las simulaciones no reemplazan cosas o
conceptos reales, pero son la única sustancia de nuestro
conocimiento del pasado y, a menudo presente.
Fig. 6. Obra del paleoartista Julio Lacerda titulada Gay
Dinosaurs, dedicada al libro All Yesterdays de Conway et al.
2012. El paleoartista indica: me sentí obligado a participar.
El concepto del libro es impresionante: temas especulativos
que rodean animales extintos, desde la anatomía de los
tejidos blandos a comportamientos inusuales, los cuales
probablemente no llegan a fosilizar.
A.D. Buscalioni - Paleoarte
- 76 -
Como consecuencia, comienza a haber una
demanda en favor de la regulación de la profesión
de paleoartista, así como el marco de sus
producciones, en la defensa del “paleoarte
orginal” con el lema de “accuracy, creativity and
history” (Witton et al. 2014).
El discurso de paleoartistas y fans
Las definiciones que hacen ilustradores y
paleoartistas de sus correspondientes trabajos y
objetivos no son idénticas. Obviamente, ambos
guardan relación, por ejemplo Mark Hallett
(hallettpaleoart.com), basándose en la larga
historia de las ilustraciones de animales del
pasado (véase Witton et al. 2014 para una breve
historia sobre la ilustración con fósiles), define
paleoartista como un término acuñado para un
ilustrador que investiga y recrea la vida del
pasado. Los paleoartistas serían conocedores de
la naturaleza viva que la reemplazan o imaginan
apoyados en la paleontología, mientras que los
ilustradores tienden a identificarse más como
"naturalistas que observan directamente la
naturaleza".
La ilustradora Tiffany Miller Russel se define
como una artista de la vida salvaje e ilustradora
de la historia natural. Me recreo en lo único y en
lo inusual y mi objetivo cuando creo es
comunicar con mi marera de percibir esa
excitación. Espero transmitir algo de la mara-
villa del mundo que nos circunda (paleo-arte-
moderna.blogspot.com).
El paleoartista Maurucio Antón subraya que el
paleoarte es recrear la vida del pasado mediante
imágenes. Esto requiere una combinación de
ciencia y arte para transmitir la información
paleontológica disponible de un modo
inmediatamente accesible para legos y
especialistas (mauricioanton.wordpress.com).
Frente a la imagen pasiva que se construye
desde algunos discursos científicos, los
paleoartistas buscan diferenciarse de ilustradores
y de científicos enfatizando otras funciones
como: educar, formar o comunicar. Matthew P.
Martyniuk se define como uno ilustrador y
educador científico especializado en aves
Mesozoicas y en la evolución aviaria
(http://dinogoss.blogspot.com.es). Vistos con
perspectiva histórica, se podría decir que los
paleoartistas comenzaron siendo artesanos y
actualmente son vistos como virtuosos que
cuentan con las claves científicas para comunicar
su saber a un público cada vez más extenso.
La ciencia puede informar al arte, dice
Gurche. Cuando estoy trabajando (en la
reconstrucción) de una cara, intentando
aproximarme a la cara original, entonces si
dispongo de más datos, me encuentro con mucha
más seguridad. El arte puede ser de gran ayuda
a la ciencia, sobre todo cuando permite a los
científicos visualizar sus descubrimientos
(ithaca.com/John Gurche).
La relación entre el arte y la paleontología
hace posible el proceso de difusión del
conocimiento científico. El objetivo es crear un
paleoarte no sólo restringido a crear
reconstrucciones de cuerpos con entornos
estrictamente fiables acordes a lo que afirman los
paleontólogos, sino además realizar una nueva
forma de difusión de la paleontología científica
con menos rigidez en el estilo, donde lo artístico
prevalezca sobre la información científica
(paleo-arte-moderna.blogspot.com).
Los paleoartistas van adquiriendo una mayor
diferenciación e independencia de la academia.
Al deslindar sus actividades declaran tener sus
propias percepciones de la vida en el pasado y
proponen establecer un modo de participar y
colaborar entre y con ellos. De hecho se acepta
que sus especulaciones pueden resultar un acicate
para los paleontólogos (Vidal y De Miguel 2015).
El auge del paleoarte viene además apoyado por
el seguimiento de un público que consume las
obras pero que igualmente emite comentarios,
textos e historias relacionadas. Algunas platafor-
mas permiten subir obras de aficionados que las
muestran a consumidores las observan o compran
denotando que se está formando un colectivo
poderoso de fans. La plataforma Deviantart se
especializa en la exposición y el intercambio de
temáticas “desviadas” de los estándares normali-
zados y académicos. Otras páginas como
paleofreak o feathernazi podrían incluirse dentro
de estos “discursos desviados” en cuanto que
desarrollan no ya reproducciones literales basadas
en el conocimiento científico, sino nuevas
reelaboraciones contextualizadas en otros
espacios. Este proceso incluye la creación de
exorbitantes diseños a partir de abstracciones e
idealizaciones de fósiles (igaddict.com/
paleoartists/)
Fig. 7. A) Diorama del blog Rick Raptor World, donde el propio fan se
incluye en la historia. B) Portada del libro de ficción A Land apart from
Time de James Gurney donde los humanos son incorporados en la
historia de los dinosaurios. En su diario ilustrado, el imaginario profesor
Denison registra la arquitectura, la biología y la vida social de esta isla
desconocida en detalle meticuloso. Él describe los criaderos donde los
humanos se preocupan por los dinosaurios.
A.D. Buscalioni - Paleoarte
- 77 -
Las representaciones
Los paleoartistas al igual que los ilustradores
científicos son colectivos preñados de asombro
que necesitan mostrar las maravillas y el
descubrimiento de objetos insólitos. Sin embargo,
cabe en esta comparación establecer ciertas
diferencias que en parte tienen una base histórica
y en parte se deben a la génesis de ambos
personajes: el ilustrador y el paleoartista.
Con la ilustración científica del siglo XVII se
naturaliza todo lo que hasta entonces se había
considerado insólito (la sofisticada boca de un
insecto), vulgar (el esperma de mamíferos) e
insignificante (las vellosidades de las patas de
una cucaracha) (Daston 2012; Daston y Park
1998). Diría que los ilustradores científicos, tanto
los previos como los modernos, persisten en
recrear los objetos naturales o sus partes,
concentrándose intensamente en cada detalle.
Reproducir cada uno de los detalles singulares
resulta ser importante para transmitir el todo, y
cada parte se transforma en una verdad o es la
clave de la organización corporal. Tal vez por
esta razón en las ilustraciones científicas (muchas
elaboradas por los propios científicos) se dibuja a
los organismos con contornos limpios, sin fondo,
en una posición propia para su estudio,
mostrando la máxima información. En las
representaciones de los ilustradores científicos los
objetos se enfocan fuera de su espacio vital y de
su tiempo, y se figuran como un ser en estado
inmóvil. Las ilustraciones científicas plasman la
importancia de lo particular, que precisamente
radica en lo invariable del ser (lo que siempre va
a definir a la especie porque le es esencial) (Fig.
1a). Otro ejemplo, basado en ilustraciones sobre
el proceso evolutivo permite elucidar que
también lo particular es importante para
relacionar un conjunto de especies (Fig. 1b). El
ilustrador ha de resumir el esfuerzo del trabajo
realizado por el científico.
En contraposición a la atención concentrada de
los ilustradores científicos, los paleoartistas
tendrían una atención obsesiva por dar vida a las
plantas y animales del pasado. Si los ilustradores
focalizaban lo inmóvil, los paleoartistas buscan
activamente las claves para representar el “estar
vivo” (Where Art and Paleontology Intersect,
Fossils Become Faces, Titular del New York
Times en 2009 sobre Viktor Deak,
www.nytimes.com). En las obras de los
paleoartistas cualquier organismo está ubicado en
un espacio y un tiempo. Este juego con el espacio
y el tiempo confiere a la obra un interés
compositivo pues se establece una relación entre
los organismos representados y de estos con el
propio observador. Este sistema de relaciones es
lo que caracteriza, desde mi punto de vista, al
paleoarte y permite aproximarnos a sus
representaciones comprendiendo mejor su sentido
estético particular, arraigado en el amplio juego
de posibilidades compositivas. Se toma una
imagen de un tiempo y un espacio ya
inexistentes, se muestra algo que no ha sido visto
por nadie. La relación temporal entre la
representación y el observador va incluso más
allá de lo que R. Barthes (1989) sugiere al
describir la fotografía, como la nostalgia y
retórica de la muerte entre lo que aparece y ya no
está. En el caso del paleoarte la añoranza no se
debe a la muerte de los representados, sino a la
propia existencia imposible del observador. El
observador es consciente de que lo que aprecia
nunca será visto en una naturaleza coetánea. Lo
mismo sucede con la relación espacial entre los
organismos representados y la perspectiva que
adquiriría un observador hipotético de la escena
(Fig. 2a). El juego de las relaciones espacio-
temporales involucrando al observador es propio
de una actitud artística, pero no se debe olvidar
que se alcanza a través del virtuosismo de “dar
vida” a animales y plantas que ya no existen y
que se recrean imaginariamente.
Trayectorias del Paleoarte
Las manifestaciones gráficas que encontramos
en lugares patrimoniales y museos, la dedicación
de científicos y paleoartistas en clasificar y
definir su trabajo, los concursos promovidos por
colectivos profesionales, así como el número y la
diversidad creciente de páginas web y blogs
(50.000 entradas con la voz “paleoartist” y
194.000 con “paleoartista” en el buscador de
Google), claramente revela que el paleoarte tiene
un importante sentido cultural y social. El análisis
planteado en este ensayo definiendo el “sitio”, “la
comunidad” y las “representaciones”, muestra
que el paleoarte pasa de ser una manifestación
singular del arte público, nacido en los museos, a
Fig. 8. Paisajes idílicos del paleoartista norteamericano Joe Tucciarone
de la serie Planetas
y
Re
p
tiles.
A.D. Buscalioni - Paleoarte
- 78 -
formar parte de una cultura popular globalizada
preocupada por la ciencia e inmersa en la teoría
de la evolución. Con ello el paleoarte ha
multiplicado sus funciones: divulgar, educar,
formar, comunicar, recrear, comerciar, etc. En la
práctica cada función muestra, construye y
transforma los imaginarios sociales sobre la
evolución, que inciden en (1) las raíces científico-
culturales de lo que hemos aprendido sobre este
tema y (2) en lo que imaginamos o deseamos que
hubiese acontecido en el pasado. Ambos casos,
“raíces” y “senderos” (roots and routes, según
Storey 2004, 2010) exploran la formación de
nuevos imaginarios. Las raíces que examinan el
origen de los seres que incluyen al hombre, son
cuestiones más cercanas al mundo científico,
mientras que los senderos estimulan la
creatividad de comunidades de fans del paleoarte
en cuestiones que son más propias a las
expresiones de una cultura popular globalizada
(lo que se ha venido a llamar paleoimaginería).
El paleoarte generado en sitios específicos como
museos, libros y en ocasiones el propio cine,
modifica las raíces científico-culturales de la
evolución en las sociedades modernas. Este tipo
de cultura científica resulta de una función guiada
por los especialistas en paleontología. Sin
embargo, lo académico no supone que lo que se
muestra no esté sujeto a un contexto histórico-
social que guarda relación con los paradigmas
dominantes sobre el sentido de la diversidad en el
pasado (Schnaith 2011). Cada una de las
representaciones del paleoarte, al igual que
sucede con los libros de texto de programas
educativos, forman parte de la construcción de un
imaginario colectivo sobre el evolucionismo
(Guevara 2012) (Fig. 3a,b). Precisamente, la
construcción de un imaginario es lo que provoca
que estas representaciones del pasado actúen o
impacten sobre el presente, como se muestra en el
cartel de “Matrimonio Gay No”(Fig. 4). El cartel
de APRA apela directamente a las raíces de la
evolución humana para que, de un modo
sarcástico, tengan influencia directa sobre el
presente. Su elección se basa en el valor que tuvo
la antropología del siglo XIX para mostrar la
relación entre el comportamiento y el fenotipo,
evidenciando que la ética y la estética iban juntas
en la evolución humana (Vera 2012). Una
moralidad disipada o perversa implicaba rasgos
físicos desagradables. La génesis y modificación
de este imaginario sobre las raíces de la
evolución se amplifican en el marco de los
medios de masas, como el cine. La propuesta de
imaginarnos en un mundo pasado frente a
animales hoy desconocidos (Fig. 2b), es uno de
los grandes éxitos de Parque Jurásico, del director
Stephen Spielberg.
El consumo y las producciones generadas por
colectivos de fans o aficionados amplifican el
número de senderos que exploran el pasado.
Como se vio, estos se producen en la blogosfera,
un sitio definido como no específico. Estas
condiciones, mucho más democratizadoras y
abiertas, son las propicias para desarrollar
acciones comprometidas como las que
promueven los artistas enmarcados dentro del
arte referencial de la cultura en acción. Un
ejemplo paradigmático de ello es la obra del
artista estadounidense Mark Dion
(www.artdiscover.com/es/artistas/mark-dion-
id657). Mientras que M. Dion es consciente de
que estamos en un planeta en continuo cambio y
expuesto a las interpretaciones sociales de la
naturaleza y la mercantilización (Fig. 5), los
paleoartistas en lugar de mostrar un compromiso
con el mundo que estamos perdiendo, están más
preocupados por el mundo perdido. Los
aficionados, que forman una red en la blogosfera,
no reclaman tampoco este tipo de compromisos
reivindicadores; por el contrario, forman un
colectivo cuyas actividades cumplen las
características definidas por Henry Jenkins
(1992) para la cultura popular promovida por
fans. Este colectivo se dedica a discutir con otros
aficionados y a generar obras o acciones creadas
por y para ellos mismos. Jenkins defiende que el
consumo de los fans es también creativo, y en su
estudio sobre series de televisión destaca cómo
ellos modifican el sentido de las series. Los fans
del paleoarte, al igual que otros, son capaces de:
1) Recontexturalizar los temas añadiendo nuevas
explicaciones y tramas, que se alejan de la
normatividad científica. Aquí podríamos incluir
la verosimilitud de representaciones para
sustentar opiniones sobre nuevos debates; por
ejemplo la homosexualidad en animales (Fig. 6).
2) Redirigir los temas compositivos poniendo el
énfasis en quienes suelen ser los protagonistas
secundarios, por ejemplo poniendo el foco en los
recién nacidos de animales gigantes. 3)
Personalizar las historias, donde los fans se
Fig. 9. Diseño de Mark Witton basado en la Pterosaurofilia. “Entre
otras cosas, la biomecánica de pterosaurios podrían aplicarse a
algunos grandes proyectos: el desarrollo de vehículos no tripulados -
incluyendo algunos que pueden explorar otros planetas - y en
desarrollo telas viento estable”.
A.D. Buscalioni - Paleoarte
- 79 -
incluyen en las representaciones del pasado (Fig.
7a,b). 4) Intensificar las emociones con temas
donde los animales se encuentran en paisajes
idílicos, convertidos en postales (Fig. 8). 5) Dotar
a los fósiles de cualidades humanas o transfor-
marlos en artesanías o en biomáquinas (Figs. 9 y
10a,b).
En el paleoarte se imbrican tres colectivos: los
especialistas de la paleontología, los artistas y los
aficionados. Las relaciones que se establecen,
como se muestra en este ensayo, son cada vez
más complejas y han escapado del entorno
académico a un mundo mediado por los medios
de masas, especialmente internet. Algunos
círculos profesionales reproducen el clásico y
cansino debate entre lo que representa la cultura
de élite-academicista y la popular (Storey 2004),
señalando que la paleoimaginería empobrece los
contenidos de las representaciones (Witton et al
2014). Sin embargo, lo que defiende este ensayo
es que el paleoarte es una representación estética
con un sentido social. Sus repercusiones inciden
en la génesis de imaginarios evolutivos, por lo
que no su cometido no es exclusivamente ser fiel
a detalles anatómicos, ecológicos y etológicos
(siguiendo la definición de Ansón 2015) de
animales y plantas, sino que su resultado
incorpora un mensaje íntegro (Fig. 3), donde
dichos detalles aparentemente objetivos forman
parte de composiciones y estilos sujetos a los
paradigmas dominantes del momento. La
provisión de nuevas temáticas no depende
exclusivamente de nuevos descubrimientos
realizados por la ciencia, sino la ciencia, a su vez,
está siendo inquirida con nuevas preguntas que
surgen entre los paleoartistas y sus seguidores.
Estos seguidores consiguen, de un modo creativo,
apropiarse de los conocimientos científicos para
conferirles un nuevo sentido. Los nuevos
senderos explorados por los fans deben
motivarnos positivamente para implicarnos más
activamente en la revisión y reflexión de los
viejos y nuevos imaginarios evolutivos que
preocupan y llegan a la sociedad.
Será necesario seguir profundizando en el
conocimiento de estas formas de expresión,
representación y difusión del paleoarte, y
atrevernos a cuestionar nuestras posiciones
ideológicas, no siempre reconocidas como tales,
ya que tenemos la convicción de que se sostienen
sobre pensamiento científico irrefutable, sobre
verdades incuestionadas, sobre intuiciones que no
requieren revisión, sobre un pensamiento que, a
diferencia de su objeto, no pertenece ni al tiempo
ni al espacio.
Agradecimientos
Este texto es el resultado del año sabático que
la autora disfrutó en 2014 en la Universidad de
Santa Bárbara, California (UCSB) y en el Natural
History Museum of Los Ángeles County. La
asistencia a las sesiones del curso de verano
“Visual art as Culture”, impartidos por la Dra.
Yumi Kinoshita y Jenalee Harmon en UCSB,
fueron claves para plantear este ensayo. La autora
está en deuda con la socióloga Cristina
Santamarina, directora de CIMOP (Comunica-
ción, Imagen y Opinión Pública) que iluminó el
enfoque de este estudio y debatimos su contenido
en los cafés de la plaza Manuel Becerra. Este
texto lo ha enriquecido la artista Alicia de la
Iglesia y la Dra. María Luisa de la Garza del
CESMCA (San Cristobal de las Casas, Chiapas)
fue esencial para clarificar algunas de las ideas
propuestas sobre cultura popular. El proyecto
CGL2013-42643 P y la relación de la autora con
los museos de paleontología en Cuenca ha sido el
estímulo final.
Fig. 10. A) Obra de la diseñadora mexicana Victoria Haf de los azúcares que se consumen para el día de muertos, un magnífico
oxímoron para una artesanía popular. B) Dinosaurio con la estética de las ilustraciones japonesas del paleoartista Joshua Dunlop.
A.D. Buscalioni - Paleoarte
- 80 -
REFERENCIAS
Ansón, M., Hernández-Fernández, M. y Saura
Ramos, P.A. 2015. Paleoart: term and
conditions (a survey among paleontologists).
Current trends in paleontology and
evolution. XIII EJIP Conference
Proceeding: 28-34.
Barthes, R. 1989 (1980). La Cámara Lúcida.
Nota sobre la Fotografía. Paidós
Comunicación. Barcelona, Buenos Aires,
México.
Bourriaud, N. 2002. Postproduction. Culture as
Screenplay: how Art Reprograms the World.
Lukas & Sternberg, New York.
Conway, J., Kosemen, C.M. y Naish, D. 2012. All
Yesterdays. Irregular books.
Daston, L. 2012. Breve Historia de la Atención
Científica. La Cifra Ed. México.
Daston, L. y Park, K. 1998. Wonders and the
Order of Nature 1150-1750. Zone Books,
New York.
Durand, G. 2004 (1992). Las Estructuras
Antropológicas del Imaginario. Fondo de
Cultura Económica, México.
Chávez Hoffmeister, M., Carrillo Briceño, J.D. y
Nielsen, S.N. 2014. The evolution of
seabirds in the Humboldt Current: new clues
from the Pliocene of Central Chile. PLoS
ONE 9(3): e90043. doi:10.1371/journal.pone
.0090043
Guevara Fefer, R. 2012. Sobre los primeros libros
de texto de biología en la enseñanza
secundaria y sus contenidos evolutivos. Pp:
21-38. En: Lizarraga X., Ponce de León, A;
Vera Cortes, J.L. (Coord..). Escenarios
Evolucionistas. Encuentros, Contextos,
Soliloquios… Instituto Nacional de Antropo-
logía e Historia, México.
Hallett, M. 1986. The scientific approach of the
art of bringing dinosaurs back to life. Pp. 97-
113. En: Czerkas, S.J. y Olson, E.C. (Eds.).
Dinosaurs Past and Present 1. Natural
History Museum of Los Angeles Count in
association with Univ. Washington Press.
Huizinga, J. 2010 (1972). Homo ludens. Historia,
Alianza/Emecé. Madrid. Buenos Aires.
Jenkins, H. 1992. Textual Poachers, Television
Fans and Participatory Culture (Studies in
Culture and Communication). Rourledge.
New York.
Kwon, M. 2004. One Place after another: site-
specific art and locational Identity. Pp. 100-
137. En: From Site to Community in New
Genre Public Art: the Case of Culture in
Action. MIT Press. Cambridge.
Leon, A. 1995. El Museo. Teoría, Praxis y
Utopía. Cuadernos Arte Cátedra, Madrid.
Martín-Rojo, L. 1997. El orden social de los
discursos. Discurso, Otoño 1996, Primavera
1997: 1-37.
Schnaith, N. 2011. Lo Visible y lo Invisible en la
Imagen Fotográfica. La Oficina Ed. Serie
Bauhaus.
Storey, J. 2003. Inventing Popular Culture.
Blackwell Manifestos. Blackwell Pub.,
Oxford.
Storey, J. 2010 (1996). Cultural Studies and the
Study of Popular Culture. Third Edition:
revised and expanded. Univ. Georgia Press.
Steakly, J.D. 1997. Per Scientiam ad Justitiam:
Magnus Hirschfeld and the sexual politics of
innate homosexuality. Pp. 133-154. En:
Vernon Rosario III (Ed.) Science and
Homosexualities. Routledge. New York.
Vera Cortés, J.L. 2012. Julia Pastrana, la mujer
simio. Interpretaciones evolucionistas de la
anomalía en el siglo XIX. Pp. 69-79. En:
Lizarraga X., Ponce de León, A; Vera
Cortes, J.L. (Coord..). Escenarios Evolucio-
nistas. Encuentros, Contextos, Soliloquios…
Instituto Nacional de Antropología e
Historia, México.
Vidal, D. y De Miguel Chavez, C. 2015. The
scientific relevance of paleoimagery:
popularizing and generating hypothesis on
primeval worlds. Current trends
Paleontology and Evolution. XIII EJIP
Conference Proceeding: 253-254 pp
Witton, M.P., Naish, D. y Conway, J. 2014. State
of the Palaeoart. Palaeontologia Electronica
Vol. 17, Issue 3; 5E: 10p; palaeo
electronica.org/content/2014/768-
contributions-by-amateur-paleontologists.
APÉNDICE DE PÁGINAS WEBS Y BLOGS
CONSULTADOS:
1.- Aplicaciones de diseños de animales
http://dbimaginarte.blogspot.com.es/2014_05_01
_archive.html.
http://laurnie.tumblr.com/post/111624284654/her
es-a-little-bird-pattern-starring-some-birdies.
2.- Artistas en la naturaleza
http://www.thisiscolossal.com/tags/nature/
http://artistsrespond.org/about/
http://shadowsonstone.blogspot.com/2009/07/scu
lpture-and-history-paleoartist.html.
http://www.wildlifeinpaper.com/art.html
http://www.daynes.com/
3.- Blogs de Fundaciones y profesionales
paleontólogos
http://fundaciondinosaurioscyl.blogspot.com.es/2
015/03/un-antepasado-del-cocodrilo-fue-el.html
http://aragosaurus.com/paleoartistas
http://cienciahoje.uol.com.br/colunas/cacadores-
de-fosseis/paleoarte-da-vida-aos-dinossauros/
http://godzillin.blogspot.com.es/2009_07_01_arc
hive.html
http://jovenespaleoilustradores.blogspot.com.es
A.D. Buscalioni - Paleoarte
- 81 -
http://www.museodemiramar.com.ar/paleoargenti
na/artistas.htm
http://www.elojodedarwin.com/
http://www.elojodedarwin.com/wp-
content/uploads/2014/06/homo.jpg
http://evolutionaryroutes.wordpress.com/
4.-Catálogos de artistas
http://paleoartistry.webs.com/2000s10s.htm
5.-Congresos y Premios
http://bolsonweb.com.ar/diariobolson/detalle.php
?id_noticia=4974
http://www.acercaciencia.com/2013/07/20/primer
-encuentro-de-paleoartistas-en-rio-negro-rio-
negro-argentina/
http://www.fundaciondinosaurioscyl.com/
http://blogs.scientificamerican.com/tetrapod-
zoology/the-events-of-tetzoocon-2014/
6.-Estudiantes
http://elvinosaurio.blogspot.com.es/
http://koprolitos.blogspot.com.es/
http://www.rickraptorworld.com/
7.- Freaks
http://paleofreak.blogalia.com/historias/63227
http://feathernazis.deviantart.com/
http://maya-gaia.angelfire.com/(Evolution &
Involution)
8.- Galerías
http://gonzalezaurus.deviantart.com/
http://www.deviantart.com/browse/all/
http://www.taringa.net/posts/info/3145077/Paleo
ntologia-Paleoartistas.html
http://igaddict.com/paleoartists/
9.-Ilustración científica
http://scientificillustration.tumblr.com/
10.- Paleoartistas
http://www.mauricioanton.com/index.php/es/met
odologie-e-investigacion
https://es-es.facebook.com/jagonzalez.fanpage
http://www.oocities.org/es/dinox203/gale2/dinos.
htm
http://markwitton-com.blogspot.com.es/
http://paleontologia.ar.tripod.com/artistas.htm
http://thecasualpaleoartist.blogspot.com.es/
https://luisvrey.wordpress.com/
http://mpm.panaves.com/index.htm
http://www.hallettpaleoart.com/about.html
http://sciencebookaday.com/2015/05/02/the-
artist-the-scientists-bringing-prehistory-to-life/
https://archosaurmusings.wordpress.com/categor
y/palaeoart-2/page/4/
http://paleoimagery.blogspot.com.es/
11.- Paginas familias y paleontología
http://thebirdsandthepeas.blogspot.co.uk/2012/05/
taeans-anmyondo-jurassic-park.html
12.- Técnicas graficas
http://www.rtve.es/noticias/20100511/paleoartista
s-dibujantes-del-pasado/330841.shtml
http://www.anatomicalorigins.com/
Información de la Autora
Angela D. Buscalioni es profesora de
Paleontología en el Departamento de Biología,
UAM. Especialista en Paleobiología, imparte
asignaturas dedicadas a la Evolución, Sistemática
y a la praxis en Paleontología. Actualmente es
responsable del estudio interdisciplinar del
proyecto que se desarrolla en el yacimiento de
Las Hoyas (Cuenca).
... In the 21st century there has been a strong movement on the Internet claiming the creative abilities of paleoart and paleoimaginery (Buscalioni, 2015). The new artists and fans are involved on a new paleoartist consumer community, generating new interpretations and proposing new visual hypotheses. ...
Book
Full-text available
Insight into Paleoart is the volume derived from II Encuentro de Paleoarte. Paleoart is any original artistic manifestation that attempt to reconstruct or depict the life of the past according to the current kowledge and scientific evidence at the moment of creating the artwork.
... Currently, Paleoart has become a popular field of creation for a lot of enthusiasts thanks to internet, where they can share their own work with all the fandom (Buscalioni, 2015). Nowadays, some fan artists have proposed a new facial restoration of Smilodon and other machairodontines. ...
... En este ámbito, las relaciones entre los tres colectivos que rodean al paleoarte: paleontólogos, artistas y aficionados a los fósiles, se están modificando y renovando. El examen de los contenidos gráficos y textuales de blogs y páginas webs sobre esta temática, en más 50 direcciones en la red, permite en cierto modo discutir la trayectoria y la pluralidad que está adquiriendo esta práctica (Buscalioni, 2016). De este modo, lo que se muestra no son las contribuciones razonadas sobre esta temática, sino más bien las conexiones que se generan en la red entre los colectivos señalados. ...
Article
Full-text available
Cuenca, a small city with a rich historical and palaeontological heritage, is the ideal location to explore how the scientific knowledge of its inhabitants has changed over the years. In 2010 and 2019, two surveys were conducted on the streets of Cuenca to characterise their scientific profiles and how they perceive heritage outreach initiatives in palaeontology (i.e. visits and non-formal education in museums, research dissemination and mass media). For the present study, 320 responses were analysed through multivariate techniques (multiple correspondence analysis or MCA), using simple binary states and multiple nominal states. The results showed a significant disparity in the age demographic category: on the one hand, young people (< 18 years old) retained more scientific information linked to educational activities than older people in 2010; on the other hand, older Cuenca natives (> 55 and 35–55 years old) were the most informed and influenced by outreach and media in 2019, some of them even forming a particular group of palaeontology and dinosaur enthusiasts, herein named ‘paleo-geeks’. In general, it was found that the majority of answers were congruent within the same year and corresponded with the sociocultural changes that Cuenca had experienced, from a rural to a more urban and diverse culture. Lastly, it was concluded that heritage outreach initiatives do influence the scientific profiles of Cuenca’s inhabitants.
Chapter
Full-text available
La paleontología es una ciencia que genera una atracción social difícil de alcanzar por otras áreas del conocimiento. En parte, esto se debe al apoyo que la paleontología ha tenido del arte durante su crecimiento como ciencia popular. Es imposible escapar a la imaginería de origen paleontológico dentro de la cultura occidental. El paleoarte ha sido definido como aquella manifestación artística que pretende reconstruir o representar la apariencia de las formas de vida del pasado de acuerdo al conocimiento contemporáneo al momento de crear la obra.
Article
Full-text available
The discipline of palaeoart, a branch of natural history art dedicated to the reconstruction of extinct life, is an established and important component of palaeontological science and outreach. For more than 200 years, palaeoartistry has worked closely with palaeontological science and has always been integral to the enduring popularity of prehistoric animals with the public. Indeed, the perceived value or success of such products as popular books, movies, documentaries, and museum installations can often be linked to the quality and panache of its palaeoart more than anything else.
Article
Full-text available
During the last decade, new Neogene fossil assemblages from South America have revealed important clues about the evolution of seabird faunas in one of the major upwelling systems of the world: the Humboldt Current. However, most of this record comes from arid Northern Chile and Southern Peru and, in consequence, our knowledge of the evolutionary history of seabirds in the temperate transitional zone is negligible. A new Late Pliocene assemblage of fossil birds from the coastal locality of Horcon in Central Chile offers a unique opportunity to fill this gap. Isolated bones of a medium-sized penguin are the most abundant bird remains. Morphological and cladistic analyses reveal that these specimens represent a new species of crested penguin, Eudyptes calauina sp. nov. Eudyptes is a penguin genus that inhabit temperate and subantarctic regions and currently absent in central Chile. Additionally, a partial skeleton of a small species of cormorant and a partial tarsometatarsus of a sooty shearwater have been identified. The Horcon fossils suggest the existence of a mixed avifauna in central Chile during the Pliocene in concordance with the latitudinal thermal gradient. This resembles the current assemblages from the transitional zone, with the presence of species shared with Northern Chile and Southern Peru and a previously unrecorded penguin currently absent from the Humboldt System but present in the Magellanic region. Comparison of Pliocene seabird diversity across the Pacific coast of South America shows that the Horcon avifauna represents a distinctive assemblage linking the living faunas with the Late Miocene ones. A comparison with the fossil record near the Benguela Current (west coast of southern Africa) suggests that the thermic gradient could play an important role in the preservation of a higher diversity of cold/temperate seabirds in the Humboldt Current.
Paleoart: term and conditions (a survey among paleontologists). Current trends in paleontology and evolution
  • M Ansón
  • M Hernández-Fernández
  • P A Saura Ramos
Ansón, M., Hernández-Fernández, M. y Saura Ramos, P.A. 2015. Paleoart: term and conditions (a survey among paleontologists). Current trends in paleontology and evolution. XIII EJIP Conference Proceeding: 28-34.
La Cámara Lúcida. Nota sobre la Fotografía. Paidós Comunicación
  • R Barthes
Barthes, R. 1989 (1980). La Cámara Lúcida. Nota sobre la Fotografía. Paidós Comunicación. Barcelona, Buenos Aires, México.
Postproduction. Culture as Screenplay: how Art Reprograms the World
  • N Bourriaud
Bourriaud, N. 2002. Postproduction. Culture as Screenplay: how Art Reprograms the World. Lukas & Sternberg, New York.