Working PaperPDF Available

Equidad y calidad de la educación científica en América Latina. Algunas reflexiones para un debate sobre los modelos de formación inicial y continua de los profesores de ciencia.

Authors:
1
Equidad y calidad de la educación científica en América Latina. Algunas
reflexiones para un debate sobre los modelos de formación inicial y continua
de los profesores de ciencia
1
Mario Quintanilla
2
Director del Grupo GRECIA
Departamento de Didáctica. Facultad de Educación.
Pontificia Universidad Católica de Chile.
Hace mucho tiempo que yo vivo preguntándome…
para que la tierra es tan redonda y una sola no más
“Todos Juntos”. Los Jaivas. Grupo Musical Chileno
RESUMEN El propósito fundamental de este artículo es identificar, caracterizar y
reflexionar sobre los principales factores que están interviniendo en la equidad y calidad de
la educación científica en América Latina sin ningún afán particular que no sea el de
continuar insistiendo en la necesidad de redefinir y promover nuevos modelos de formación
inicial y continua de profesores de ciencias naturales. Para ello, se desarrolla un breve
análisis preliminar a modo de diagnóstico del problema como sus consecuencias directas e
indirectas en el tema de la equidad y calidad de la educación científica, y se proponen
algunas ideas desde la investigación e innovación en didáctica de las ciencias naturales que
contribuirían a superar las dificultades encontradas.
Introducción y diagnóstico del problema
No es desconocido para todos los ciudadanos y ciudadanas que actualmente, el
continuo desarrollo y crecimiento económico, la modernización del Estado y los avances
internacionales en tratados de libre comercio(TLC) y de integración geopolítica, cultural,
científica y educativa (Unión Europea, ALCA, MERCOSUR, por nombrar los más
conocidos), le permiten a Chile la posibilidad de sobrepasar ciertos impedimentos y
restricciones tradicionales del subdesarrollo y el reduccionismo autocrático en el que vivió
durante tantos años, por razones del todo conocidas (y que no son pertinentes de discutir en
este trabajo) a una posición, diríamos ‘privilegiada’ en el concierto de las naciones en vías
de desarrollo. Sin embargo, la llamada “equidad y calidad’ de la educación científico-
tecnológica continúa siendo una utopía en nuestro país y por cierto en el continente
latinoamericano, con las perniciosas consecuencias que ello significa en la formación del
profesorado y consecuente desarrollo del país. Una de las variables más determinantes de
éste ‘problema endémico’ y sus categorías de análisis, ha sido el rezago histórico en los
modelos de formación inicial y continua de profesores de ciencias naturales (las ciencias
exactas ya no existen epistemológicamente hablando, de ello podemos discutir en algún
momento), lo que ha atenuado o más bien impedido el progreso científico tecnológico para
1
Este artículo es producto del Encuentro Regional de Educación Científica, celebrado en Santiago de Chile
entre el 1 y el 4 de julio de 2003 en la Oficina Regional para América Latina y el Caribe de la UNESCO
2
Dr. en Didáctica de las Ciencias Experimentales y de las Matemáticas de la Universidad Autónoma de
Barcelona. Académico e Investigador de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica de
Chile. E-mail: mquintag@puc.cl
2
toda la población, particularmente para el profesorado y estudiantes de ciencia alejados de
los grandes centros de formación que históricamente se han preocupado de ello (Quintanilla
et als ,2006).
Con relación a lo anterior, resulta evidente que la instalación y promoción de las
innumerables Reformas Educacionales en los últimos veinte años en América Latina y
Europa ha traído consigo una serie de decisiones de diversa naturaleza que fundamentan los
complejos y profundos procesos de transformación institucional que ello implica según los
contextos sociales, políticos, culturales y económicos de intervención en que se han
desarrollado y continúan operando estas Reformas. Tales transformaciones han considerado
por una parte temas inherentes a las políticas educacionales de Estado y por otra,
básicamente, a los modelos de formación inicial y permanente del profesorado de ciencias
en diferentes niveles, modalidades y lógicas de intervención. Como derivación a estas
iniciativas (algunas rigurosas y asertivas, otras francamente lamentables) se han revisado
los marcos teóricos que direccionan estas transformaciones, las orientaciones
metodológicas de ejecución e instalación y aspectos técnico-estratégicos conducentes al
seguimiento y evaluación de estos complejos procesos. Esta dinámica, ha privilegiado
áreas del conocimiento educativo y pedagógico en ámbitos tan diversos como la gestión y
la administración educacional, el currículum, la evaluación, la sicopedagogía y,
naturalmente, las didácticas específicas o disciplinares. Es en esta última área donde
acentuaremos nuestro análisis desde la perspectiva de las ciencias experimentales.
Como lo iremos indicando oportunamente, en el caso que nos compete, la didáctica
de las ciencias naturales ha pasado de ser un concepto instrumental y técnico para
convertirse hoy en un campo de investigación y conocimiento que ha contribuido a una
rigurosa reflexión sobre los modelos de formación de profesores de ciencia. Sin embargo,
en el discurso profesional de los docentes, de manera habitual, el concepto de didáctica
continua siendo ‘ingenuo’, es decir, desde una orientación más bien operacional e
instrumental de los procesos de enseñanza más tradicionales y dogmáticos. En este sentido,
los recursos materiales, los instrumentos de medición o los libros de texto adquieren valor
en sí mismos en la medida que colaboran con la enseñanza y aprendizajes científicos.
Según ‘cómo’ se utilicen, el profesor de química, biología o física será más o menos
didáctico. En otro rumbo, nos encontraremos con el posicionamiento interpretativo-crítico
de la didáctica de las ciencias experimentales, dónde los significados que se construyen en
el espacio escolar tienen una fuente inagotable de explicaciones comprensivas acerca del
conocimiento y la transformación de la realidad. A esto me referiré más adelante.
Hay que insistir, sin embargo, que las recientes crisis políticas, sociales y
ambientales de los países industrializados tales como Japón, EEUU., Canadá y la Unión
Europea, demuestran que la productividad económica y los avances del conocimiento
humano requieren de los programas de formación inicial y continua de los profesores de
ciencias experimentales una fundamentación epistemológica en un contexto civilizador,
cuyo fin ha de ser el bienestar social y el respeto por la vida, la educación para la paz, la
atención a la diversidad, la educación étnica, la educación ambiental, entre otros. Esta
lección de opción paradigmático-teórica no sólo es relevante y necesaria, sino que
imprescindible, puesto que nos conduce al tema de “equidad y calidad para todos” Señala
que el desarrollo, como avance económico, social, político y cultural, debe significar y
3
promover un legado humano de información permanente y sistemática, al servicio de
estilos de vida inteligentes y garantes del talento y la creatividad para futuras generaciones
de ciudadanos y ciudadanas comprometidos(as) con la consolidación de los valores
democráticos, la justicia social y el desarrollo armónico de nuestros pueblos (Quintanilla, et
als, 2006).
En este artículo quisiera por tanto, instalar una reflexión inicial de cómo podemos
lograr aquello desde la particular mirada de cuáles son los principales problemas u
obstáculos que dificultan una educación científica de calidad y con equidad en nuestra
América Latina.
Del diagnóstico a la caracterización: principales dilemas u obstáculos para la equidad
y calidad de la educación científica
¿De qué hablamos cuando nos referimos a equidad y calidad de la educación
científica? Con distinta intensidad y frecuencia y sobre la base de una historia compartida,
los estudios serios en la materia, reconocen problemas de la más amplia procedencia y
tipología (Weinstein, 2002;Sander, 2002; Sanmartí,2002; Porlán & Rivero,1998). De las
investigaciones más recientes es posible identificar al menos dos tipos de problemas
críticos:
Problemas sistémicos: Aquellos problemas que tienen su origen o derivación en la
macrogestión institucional, así como en el desarrollo y la construcción del conocimiento
profesional de los profesores de ciencia. Esto problemas son en su mayoría económico-
dependientes de procesos estructurales o globales de difícil y profunda transformación,
tales como los modelos de formación inicial, continua y de postgrado de los profesores
de ciencia; proyectos Institucionales, Curriculares y Educativos (donde se interceptan
situaciones de autonomía y dependencia en la gestión del conocimiento didáctico);
condiciones y contratos laborales, Producción de nuevo conocimiento didáctico y
profesional; conexiones Escuela/Comunidad y la existencia de membrecía científica,
entre otros
Problemas analíticos: Aquellos problemas que surgen y son propios del aula o que
están vinculados directamente al quehacer profesional del profesor de ciencia, tales
como Modelos de ciencia y de enseñanza de las ciencias de los profesores; Modelos,
criterios, estrategias e instrumentos de Evaluación de aprendizajes científicos,
contenidos y objetivos propios de cada asignatura, discurso profesional y científico de
los profesores, prácticas experimentales, salidas de campo, utilización de libros de
texto, soportes informáticos y multimediales, metodologías y estructuración de la clase,
actividades de aprendizaje, etc.
Evidentemente, la dialéctica propia de la generación y gestión del conocimiento
científico, pedagógico y didáctico conllevan la vinculación en diferentes grados y niveles
de ambos tipos de problemas en la escuela real. Algunos de estos problemas, generalmente
los de categorías sistémicas son asumidos conscientemente por los profesores, otros
problemas, normativamente analíticos, sin embargo, aparecen y desaparecen en el
4
inconsciente colectivo de los profesores de ciencia. Es aquí donde es posible identificar los
principales nudos paradigmáticos que obstaculizan la promoción de una educación
científica de equidad y calidad. En síntesis los problemas se podrían categorizar como
sigue: Problemas Críticos
Problemas Sistémicos Problemas Analíticos
Macroinstitucionales y Estructurales
Microinstitucionales o de Aula
En Chile, en los años 90 las instituciones de educación superior que impartían
carreras de pedagogías evidenciaban variadas problemáticas, entre las cuales, destacan: un
marcado desinterés de los estudiantes de educación media por ingresar a las carreras
vinculadas al ámbito de la educación; diseños curriculares de las carreras de pedagogía
obsoletos; “...condiciones de infraestructura y de recursos docentes precarios y ...duras
críticas a la calidad de la formación docente impartida”
3
. Sumado a lo anterior y en el
contexto de la Reforma Educativa/Curricular Chilena los programas de formación docente
no eran adecuados para enfrentar las necesidades que esta imponía. Adicionalmente, la
reforma curricular que se iniciaba requería de nuevos profesores/as con nuevos
conocimientos y capacidades diferentes a las habituadas.
4
En este complejo escenario, la
política gubernamental resuelve apoyar concretamente a las instituciones educativas
universitarias con el propósito de mejorar los procesos de formación, a través de los
Proyectos de Mejoramiento para la Formación Docente Inicial (FFDI), donde...”el
mejoramiento se orientó a lo menos en dos áreas: innovación y mejoramiento de la
estructura, contenidos y procesos de formación; y mejoramiento de la calidad del cuerpo
académico encargado de la formación”
5
. Los resultados- entre otros- a 4 años de
consolidación de dichos proyectos a nivel de la innovación curricular, evidencian que se
habría producido un cambio mayor y significativo en aquellas universidades con proyectos,
sin embargo, a la hora de confrontarlos con los resultados de aprendizajes de los alumnos
obtenidos a través de pruebas estandarizadas a nivel nacional e internacional (SIMCE,
TIMS, Informe OCDE) “... se tiene la sensación de haber modificado sólo el cascarón y de
tener mucho que hacer todavía para mejorar la médula de estos programas... esto implica la
instauración de un proceso permanente de evaluación de la efectividad de los programas...
que incluya un examen del grado en que los futuros profesionales exhiben un desempeño
profesional como el que se indica en los estándares de formación; el grado en que los
contenidos curriculares no permanecen estáticos sino que se revisan constantemente, y el
grado en que cada formador de formadores se actualiza en forma permanente.
6
En este escenario, la formación inicial y continua de profesores de ciencia se
constituye en un permanente desafío para la propia reforma educativa, donde las
investigaciones y sistemas de evaluación dan cuenta de una polisemia y coexistencia teórica
3
Avalos, B. ( 2002) Profesores para Chile. Historia de un Proyecto. Mineduc . pág 43.
4
García-Huidobro, J.E. ( 1999). La reforma educacional chilena. Mineduc. Citada por B. Avalos. Op.cit. pág
45
5
Avalos, Beatrice. Op. Cit. Pág 53
6
Avalos, B..op.cit. pág: 168
5
de carácter básicamente instrumental y reducido a posturas o enfoques restrictivos que
orientan el desarrollo profesional de la educación desde una vertiente epistemológica
superada históricamente
7
; y condicionada a escasas propuestas originales e innovadoras que
potencien y canalicen la formación inicial de profesores en un mundo global y en
permanente cambio, donde el conocimiento se reconoce como múltiple, diverso, amplio,
heterogéneo y en continua evolución. Por tanto los proyectos institucionales, curriculares y
educativos carecen de una orientación en el sentido amplio que permita ofrecer una
respuesta a las políticas educativas que pretenden impactar en la formación profesional de
profesores de ciencias naturales y que no dan respuesta a este tipo de requerimientos en
los cuales está inmersa la sociedad chilena (Informe OCDE).
En consecuencia, ¿Cómo acelerar y modernizar la educación vinculando el avance
científico y tecnológico con la capacidad de contribuir a través de la investigación de
frontera en Didáctica de las ciencias experimentales a la superación de estos problemas?
¿Cómo lograr propuestas que generen nuevos modelos de formación inicial y continua de
profesores de ciencia dentro de los complejos mecanismos de comunicación e información
que hoy genera la informática y la tecnología en su conjunto con el mundo globalizado que
se advierte a veces antagónico, injusto y restringido en términos de finalidades y
expectativas para la mayoría de la población. ¿Cómo articular las diferentes propuestas de
tal manera de producir una sinergia dinámica y permanente con la comunidad educativa en
su conjunto que contribuya a las transformaciones convincentes de las propias prácticas
pedagógicas y del propio proceso en orden a favorecer la equidad y calidad de la educación
científica en A. L.?
Responder estas interrogantes, evidentemente, no resulta fácil, puesto que las
actuales condiciones críticas tanto económicas, políticas y ecológicas del sistema mundial,
las particularidades geopolíticas de América Latina y la realidad de una creciente y
acentuada brecha entre los países desarrollados y subdesarrollados, requieren una urgente
redefinición del desarrollo humano y un nuevo énfasis sobre el conocimiento científico y
tecnológico en la educación y la formación docente. Este proceso de avance en la ciencia,
la tecnología y la educación, en palabras de Gabriel García Márquez ‘supone un nuevo
ethos cultural, que supere la pobreza, la violencia, la injusticia, la intolerancia y la
discriminación” que todavía reproduce esquemas y modelos educativos aletargados que
mantienen a muchos países atrasados socioeconómica, política y culturalmente’. América
Latina es diversa y se encuentra sumida pareciera que imperecederamente en una vorágine
de contradicciones que obstaculizan no sólo sus desafíos como consolidar su acervo
cultural y conservar la belleza inimaginable de sus locas geografías. Es más, mucho más
que eso. Sólo si se empeña colectivamente en potenciar las estructuras del sistema que
dificultan realizar su talento creativo y civilizador, podrá establecer redes complejas que
permitan configurar por ejemplo un sistema de postgrado interuniversitario de calidad para
la educación científico-tecnológica.
7
Ferrada, D., Villena, A. y Schilling, C. (2003) Innovación Educativa en los Proyectos Montegrande: una
contrastación entre el discurso oficial y el de los centros educativos. BASE SINIE- CEPEIP.
6
En la actualidad, la reestructuración global de los modelos de formación inicial y
continua de profesores de ciencia en los grandes ejes universitarios del mundo, tales como
la Comunidad Europea, Australia y Estados Unidos de Norteamérica, giran en torno a tres
ideas sustancializadoras: profesionalización docente, investigación didáctica y
transferencia al aula. Estas llamadas ‘categorías de formación’ fortalecen la idea de que los
profesores de ciencia han de ‘pensar con teoría’ la gestión del conocimiento, instalando la
investigación didáctica en el aula y difundiendo estas experiencias a su comunidad de
pares. Esto sin embargo genera un “nuevo orden teórico” inclusive ideológico, puesto que
los modelos de formación inicial y continua han de optar entre una lógica sistémico-
tecnológica o bien entre una lógica interpretativa-dialéctica de la educación científica.
Ambas posturas, abiertamente contradictorias, no conducen del mismo modo y con las
mismas consecuencias a una educación científica de calidad y con equidad. Veamos
porqué.
Del profesor de ciencia dogmático al profesor de ciencia discursivo: tensión entre
positivismo y naturalismo en la clase de ciencias
Tradicionalmente, los modelos de enseñanza de las ciencias experimentales han
asumido la transmisión del cuerpo de conocimientos científicos tal y como se presenta en
los libros de texto, llamada también visión academicista o dogmática. El profesor
‘transmite’ una ciencia acumulativa a sus estudiantes, considerándola como una
reproducción exacta de la realidad, contribuyendo a la configuración de un estereotipo de
ciencia en el que se prima la supuesta objetividad, racionalidad, exactitud, precisión y
formalización del conocimiento científico. En este sentido, pueden aparecer de manera
natural en el discurso profesional de los profesores las clásicas concepciones de ciencia
definidas como empíricas o racionales. De acuerdo a lo que en la actualidad nos sugiere la
enseñanza de las ciencias, no sería nuestro modelo de ciencia para formar profesores. Aún
cuando, podemos reconocer que para determinados científicos (y profesores), el modelo de
ciencia implícito continúa siendo racional y objetivo, en el sentido inequívoco que estos
conceptos tienen hoy en día, conscientes que estas visiones no han superado una enseñanza
científica con una orientación epistemológica propia del positivismo más fuerte de fines del
siglo 19.
La didáctica de las ciencias naturales actualmente orienta sus investigaciones y
producción de materiales basado en algunos aspectos fundamentales tales como: Ideas
previas, metacognición y transposición didáctica, factores necesarios para "entender cómo
se aprende a hablar y a escribir la ciencia en la escuela". Aceptamos positivamente estas
tres ideas como muy importantes a lo largo de una Teoría Didáctica de las Ciencias y las
tres han de tener su lugar y su funcionalidad en un modelo de formación de profesores de
ciencia. Por otra parte la ciencia que enseñamos en la escuela (la ciencia escolar)la
tendremos que justificar desde el punto de vista epistemológico de acuerdo a las visiones
que la ciencia tiene hoy de misma y, si lo conseguimos, a su vez reforzamos lo que la
didáctica está tratando de iluminarnos en la utilización y mediación de la educación
científica para favorecer la equidad y la calidad de los ciudadanos y en nuestro discurso
cotidiano como profesores de ciencia y que tiene que ver con el problema de lo relevante
en la alfabetización científica de una disciplina de carácter experimental e interpretativo de
7
los fenómenos del mundo. Ese es el principal desafío de los nuevos modelos de formación
inicial y continua de profesores de ciencia.
Los supuestos presentados, nos llevan a pensar de manera lógica que en la
formación inicial y permanente de profesores de ciencias y en los verdaderos sistemas de
creencias o representaciones sociales que los docentes tienen acerca de su objeto de
conocimiento y de la naturaleza de la ciencia que enseñan, coexisten de manera persistente
e intuitiva, significados tradicionales, dogmáticos, simples, poco elaborados e inestables, la
mayoría de las veces ambiguos que condicionan e incluso determinan los procesos de
enseñanza, evaluación y aprendizaje de las ciencias.
8
. Estos sistemas de ideas previas han
logrado anclarse en la lógica de los profesores en gran medida debido a los esquemas o
modelos de formación inicial y continua en la que desarrollaron (o desarrollan) su marco
profesional de referencia.
Como lo hemos venido sosteniendo en otros artículos, el tránsito al pensamiento
científico y la cultura en este dominio del conocimiento específico, como aspectos
primarios o subordinados a atender en la actividad didáctico-pedagógica, marcan una toma
de conciencia de que el aprendizaje de las ciencias basado simplemente en la adquisición de
conocimientos y el desarrollo de recursos algorítmicos y heurísticos, resulta insuficiente,
para que los profesores promuevan en sus alumnos una verdadera competencia y
comprensión de los fenómenos científicos e interpreten el mundo con teoría (Labarrere, &
Quintanilla,2002; Quintanilla,2006ª). Como lo discutiremos en algún momento, todos estos
elementos de análisis estarán determinados (sino condicionados) por los modos y estilos en
que enseñamos a hablar y a escribir una disciplina científica.
9
En este sentido, cualquier coherencia que se establezca entre los núcleos teóricos
básicos y la praxis del discurso profesional del profesor de ciencia para alcanzar la equidad
y calidad de la educación científica, deberá aproximarse a un sistema de trabajo en que la
función docente deberá verse influenciada por una profesionalidad desarrolladora que
contextualiza los aspectos teóricos, sociales, culturales y científicos a los que se orienta la
Didáctica de las ciencias mediante el lenguaje propio que la da consistencia, andamiaje y
conceptualización, reflejando así mismo un modelo de persona y de sociedad en un
momento particular de la historia y por cierto de la historia de la ciencia. Es por ello que de
manera natural no resulta fácil el abordaje metainterpretativo y comprensivo de este campo
de conocimiento e investigación, ya que los profesores por regla general, se mueven en
esquemas restringidos determinados por la rutina y el reduccionismo conceptual de las
llamadas teorías de moda.
Al respecto, un elemento clave en este sentido revela en el campo epistemológico de
la didáctica de las ciencias las enormes dificultades y obstáculos que conllevan a una
definición parcial o simple y total o compleja acerca del término (Martín, 2000). Esta
8
Un ejemplo en este sentido es el “concepto de ciencia” que manejan los profesores, que no ha superado la
visión positivista de fines del siglo 19, aún cuando la filosofía y la historia de la ciencia nos dicen otra cosa
hoy en día a propósito de la didáctica de las ciencias y las vinculaciones entre la “ciencia de los científicos” y
la “ciencia escolar”
9
Quintanilla, M. Enseñar a hablar y a escribir una disciplina. Reflexiones desde la Teoría de la Actividad
(en elaboración)
8
situación nos permitirá debatir con relación a si es posible o no el llamado ‘conocimiento
didáctico’
10
y, desde luego, la ‘teoría didáctica’, aún cuando en países como Alemania ya se
viene hablando desde hace algunos años de Didactología como el campo específico de esta
área de conocimiento. Con relación al objeto de estudio propio de la didáctica de las
ciencias o de la naturaleza de su objeto de conocimiento, desde los aportes de Sthepen
Toulmin
11
, en los años 70 muchas son las temáticas que esta disciplina ha de procurar
instalar en su producción y transferencia científica, tales como el problema del cambio o
evolución conceptual, la naturaleza, objeto, instrumentos y métodos de las diferentes áreas
específicas del conocimiento científico (química, biología, física, matemática, geología,
etc..) incluyendo por cierto sus teorías explicativas, metodologías de investigación,
instrumentos, objetivos y problemas, hasta las complejas variaciones generadas por el
desarrollo histórico y la consecuente modelización epistemológica que condiciona y
determina los procesos de transformación del conocimiento disciplinar científico en un
conocimiento científico escolar
12
.
En síntesis, la didáctica de las ciencias naturales desde una perspectiva crítica se
preocupa de establecer las complejas conexiones entre el objeto de conocimiento y los
procesos de enseñanza-aprendizaje del mismo. De esta manera, cobra real significado la
formación inicial y permanente del profesorado de ciencias, debido al cuestionamiento
sistemático que la didáctica crítica posiciona en términos de los modelos de formación
docente, la organización y sistematización de las lógicas de perfeccionamiento e
investigación continua de los profesores de ciencia, como así mismo la relación que se
establece entre las ciencias humanas, las ciencias experimentales, el lenguaje y la
construcción del conocimiento profesional, entre otros tales como la Historia y la Filosofía
de la Ciencia.
Estas ‘nuevas visiones’ de la ciencia y su naturaleza, desafían el pasado de muchas
culturas con su diferenciación económica y política y con sus valores culturales locales.
Múltiples civilizaciones hoy en día se confrontan el acceso desigual a recursos, calidad de
vida y creatividad. Tales cambios producen actualmente una nueva visión del mundo
científico y tecnológico liderado por los permanentes avances en áreas particulares del
conocimiento, así como por innovativos sistemas de educación universitaria y de
organizaciones socio-económicas versátiles y mutables vinculadas a los sectores
productivos multinacionales al que no todos nuestros países tienen acceso. No es una
coincidencia que el 94% del número total de científicos pertenezca al llamado Primer
Mundo. Aún cuando el Tercer Mundo representa el 77% de la población mundial, sólo
contribuyen con el 15% del PIB (Producto Interno Bruto) y posee un mero 6% de los
científicos del mundo, lo cual es una paradoja con relación a su potencial cultural y
tecnológico-productivo.
10
Rafael Porlán en su libro “El conocimiento de los profesores” hará referencia a los saberes didácticos,
desarrollando la interesante idea del “conocimiento profesional” de los profesores. Ver Porlán, R.& Rivero,A.
El conocimiento de los profesores. Ed.Diada, Sevilla, 1998.
11
Al respecto sugiero revisar el texto del autor: La comprensión humana, Toulmin,S.(1971).Alianza Editorial,
Madrid
12
En los modelos didácticos específicos se hablará por ejemplo de “ciencia escolar”, “matemática
educativa”, “arte en la escuela”,etc.
9
Los países desarrollados, con el 23% de la población humana, lideran los sistemas
de mercado, controlan la generación, transferencia y comercialización de la tecnología y
fomentan la innovación y la alfabetización científica. El 1% de los científicos del mundo
son latinoamericanos, y de estos solo el 3% son chilenos.
Para un nivel adecuado de competencia, con una población de 15 millones de
habitantes, Chile debería tener en la actualidad al menos 15.000 científicos e ingenieros.
Países industrializados como el Japón cuentan entre 3.548 y 4.853 científicos e ingenieros
por millón de habitantes, y los Estados Unidos entre 2.685 y 3.265. América Latina tiene un
promedio de 209, aún cuando Brasil, Argentina, Uruguay y México cuentan con un
promedio de 400 investigadores al nivel de Doctorado. Ciertamente, estas cifras no
garantizan ‘igualdad’ entre desarrollo y crecimiento para cualquiera de estos países.
Dada esta realidad, ¿qué papel puede desempeñar la caracterización de nuevos
modelos de formación inicial y continua de profesores de ciencia en tal transformación
global y particular de una educación científica de calidad y con equidad en A.L.? ¿En qué
condiciones sistémicas y analíticas se puede contribuir en alguna medida, aunque
modesta, a la comunicación intercultural mundial y al avance de la humanidad mediante un
nuevo ímpetu civilizador de las ciencias que permita a la vez el óptimo desarrollo de sus
profesores e investigadores para lograr vidas talentosas, creativas, equitativas y prósperas
en el sistema educativo global? Para ello es necesario que nuestras instituciones formadoras
de profesores de ciencia conserven toda su riqueza histórica y experiencia acumulada en los
últimos años, pero al mismo tiempo, inicien en nuestros países un interesante y complejo
proceso de transformaciones en los modelos de formación inicial y continua de profesores
de ciencias que les permitan situarse en una configuración económica y culturalmente más
competitiva y justa dado el potencial académico e institucional con el que cuenta.
Lo anterior implicará, por ejemplo incorporar nuevos programas de investigación y
transferencia tecnológica a nivel de pregrado y postgrado tanto o más atractivos que los
actuales, nuevas visiones epistemológicas de la naturaleza de la ciencia, su objeto y
método de estudio, lo cual requerirá naturalmente modificaciones administrativas,
curriculares, evaluativas y reglamentarias, pero ante todo reeducar con una visión distinta a
todos y cada uno de los actores involucrados en las nuevas propuestas y programas de
formación inicial y continua con características y finalidades propias para los
requerimientos de efectividad sociocultural y política
Nos ha interesado que los distintos cambios que se han ido produciendo en la
comunidad nacional e internacional en términos estratégicos, políticos, económicos,
sociales y culturales favorezcan el desarrollo de un perfil de profesor-investigador-reflexivo
que sea capaz de liderar las transformaciones educativas que requiere nuestro continente
sobre la base de una inserción internacional siempre ascendente. Es decir, deseamos
comprometernos en la formación de profesionales de la educación científica capaces de
conducir los complejos procesos de gestión y transformación educativa que, estamos
conscientes, requiere urgentemente América Latina. Contribuyendo así a modificar las
prácticas pedagógicas tradicionales y el sentido de formación que de ello se deriva en la
llamada sociedad del conocimiento o sociedad del aprendizaje.
10
La emergencia de una nueva imagen de ciencia en las aulas promotora de la
equidad y la calidad de la educación
Teniendo en cuenta estos lineamientos generales de la formación del profesorado
científico como ‘objeto-sujeto’ de estudio de la didáctica de las ciencias experimentales,
uno de los compromisos fundamentales de las instituciones formadoras de profesores ha de
ser el mirar a la sociedad con otra lógica y perspectiva. Estamos hablando de crear una
nueva racionalidad de producción y transferencia del conocimiento en el aula de ciencia.
Tal racionalidad no puede emerger de manera ingenua o espontánea si no es a través de una
discusión rigurosa sobre las opciones epistemológicas de ciencia y enseñanza de las
ciencias en los modelos de formación de profesores. A ello quisiera referirme a
continuación.
En tiempos de Reforma Educacional gran parte del sistema educativo formal, no
formal e informal, se caracteriza aún por una enseñanza científica fragmentada, acritica,
desactualizada e inadecuada, que no permite la integración conceptual, lo cual desmotiva la
curiosidad de los estudiantes y reproduce modelos de enseñanza-evaluación y aprendizaje
de las ciencias inapropiados que acentúan enfoques epistemológicos superados en la
Historia de la Ciencia. Las metas de un programa de formación inicial y continua en el área
de las ciencias y la tecnología deben ser el óptimo desarrollo del saber, la dignidad humana,
la solidaridad colectiva, la conciencia social y ecológica tanto global como local, así como
la divulgación y transformación de los saberes construidos para la mayoría del profesorado
y de la comunidad en su conjunto. Esto solo se podrá lograr si se transforman las
estructuras fundamentales de gestión y administración y se incorporan elementos teórico-
empíricos que permitan la mejor y s pertinente aplicación, producción y transferencia
del saber, elementos que puedan adaptarse a situaciones reales en continua transformación
y contribuir, insistimos a la equidad y calidad de la educación científica.
Para comprender los ajustes profesionales y políticos que estamos proponiendo para
una educación científica de calidad y con equidad, resultados de la evolución de una
mirada epistemológica más cercana a la génesis del conocimiento escolar, es interesante
revisar las posturas que desde la filosofía de la ciencia desarrollan Thomas Khun(1977) y
Sthepen Toulmin (1977) Al respecto, ambos autores critican el carácter irrelevante del
empirismo clásico, ya que según ellos, no explica "el qué del hecho" científico. En este
sentido, se centran en el contexto del descubrimiento de determinado conocimiento en un
momento puntual de la historia de la ciencia (Quintanilla,2006). Según estos investigadores
resulta difícil encontrar respuestas concretas a un hecho particular, de esta naturaleza.
Concentran su análisis en la historia más que en una evaluación lógica para comprender y
evaluar como trabaja y avanza la ciencia, sus métodos y objeto de conocimiento.
Introducen así una visión evolutiva o diacrónica del saber científico. El principal defensor
de estos postulados es Khun (1977) quien plantea la idea básica de que la ciencia no crece
acumulativamente.
El concepto central que desarrolla Khun es el de paradigma, planteando que debe
considerarse el saber científico como un paradigma discontinuo. Esto, sin embargo se
transforma en una cuestión muy subjetiva. Plantea que habría cambios de paradigmas que
no se saben cómo aparecen o cómo desaparecen en la comunidad científica, lo que él
11
denomina Revoluciones Científicas. Esta idea de la naturaleza de la ciencia es poco práctica
en el momento de reconstruirla (o enseñarla) sin perder de vista la posibilidad de caer en la
irracionalidad. Porque si Khun dice, por ejemplo, que un mismo experimento visto desde
una teoría o visto desde otra se puede justificar de la misma manera ¿Cómo sabemos que
una teoría científica es mejor que la otra si las dos justifican lo mismo desde el punto de
vista de la enseñanza de las ciencias? Por ejemplo. ¿Qué teoría es mejor para enseñar
‘ácido-base’ en una clase de química? ¿Cómo puedo establecer los criterios, instrumentos
y modelos didácticos para seleccionar (si es que la hubiera) la “mejor teoría”: la de
Brônsted y Lowry o la de Arrenhius?
La Historia nos demuestra que los científicos se quedan con una teoría y no con la
otra. En definitiva, actúan debido a presiones sociales, políticas, culturales, económicas e
institucionales porque la justificación de la Teoría por los experimentos, no se da de manera
dogmática. Mientras Khun considera que los conceptos, teorías, y procedimientos de una
ciencia normalmente son estables y ocasionalmente cambian radicalmente, Toulmin (1977)
piensa que todos ellos, están en evolución constante, sufriendo pequeños cambios. Su
análisis toma como referencia la Teoría de la evolución de Darwin. Según Toulmin, los
conceptos, procedimientos y teorías de toda ciencia, funcionan de manera parecida a los
individuos de un sistema biológico, es decir, están sometidos a las ‘leyes de selección
natural’, a una dinámica de constante cambio y renovación derivados del propio avance del
conocimiento. Para Toulmin, el factor determinante de la evolución, que en biología
correspondería a la adaptación a ‘nuevos ambientes’, sería la utilidad práctica del
conocimiento científico. Así se introduce en el campo de la didáctica de las ciencias, el
concepto de evolución conceptual o de esquemas conceptuales que de un modo similar
podemos darle una explicación didáctica, ya que la permanente evolución de los conceptos
científicos, es parecida al continuo cambio de las ideas que nuestros alumnos tienen sobre
la ciencia, su método y su naturaleza.
Toulmin critica a Kuhn el abandono de la racionalidad científica en el momento
clave de la reflexión y también la noción de revolución como una etapa de cambio
distintiva de su modelo de progresión. Por ejemplo, el concepto de afinidad que hoy
enseñamos en la escuela en una clase de física, no es el mismo concepto de afinidad que se
enseñaba y divulgaba en el Renacimiento
13
. En definitiva, Toulmin reconoce que el
cambio progresivo de una disciplina implica ajustes y desajustes, tensiones conceptuales e
incertidumbres propias del conocimiento disciplinar y de la lógica con la que se construye
y modifica permanentemente. Este modelo epistemológico es bastante útil para explicarnos
la visión dinámica que, acerca del conocimiento y su enseñanza, asume la didáctica crítica.
Aquí se observarán frente a frente dos dimensiones diferentes en relación con el
conocimiento que la didáctica apropiará para una interpretación rigurosa acerca de los
procesos de aprendizaje específicos de una disciplina. Y porqué no decirlo, será el instante
de encuentro o pugna entre las posturas instrumentales y las visiones de una didáctica más
vinculada al cambio conceptual desarrollado por Toulmin y que hemos intentado reunir en
la Tabla 2:
13
Al respecto sugiero revisar el artículo: La evolución del concepto de afinidad analizada desde el modelo de
S.Toulmin. Estany,A. & Izquierdo,M.En Llull,vol. 13,1990,349-378. Barcelona, España.
12
Tabla 2: Interpretación del Modelo de Toulmin desde las orientaciones de la didáctica crítica
Supuestos Ideas acerca del conocimiento científico
construido Ideas acerca del conocimiento
científico enseñado
Epistemológicos Cambio científico evolutivo progresivo.
Realismo Pragmático. Cambio conceptual. Evolución de las
ideas alternativas de los estudiantes.
Idea de conocimiento escolar.
Disciplinares Mutable – dinámico. Metáfora de la Teoría de la
Evolución de Charles Darwin con relación a la
evolución de los conceptos disciplinares
Cambiante flexible adaptativo.
Interpretativo del mundo real del
alumno
Profesionales Co-construído en la interacción disciplina-
profesor-aprendiz Sistemático, continuo y permanente.
Construcción colaborativa. Fuerte
vinculación Teoría y Práctica(VTP)
Lo anterior nos conduce a un escenario interpretativo bastante complejo, en el que
no se puede discutir de manera reduccionista o restrictiva esta cuestión, puesto que la
naturaleza de la ciencia y su objeto de estudio lleva implícitas unas representaciones
históricas en torno a la didáctica de las ciencias y sus finalidades que, como hemos venido
diciendo, no han evolucionado en las teorías implícitas y también explícitas de los
profesores. Esta situación desde luego, condiciona la comprensión exacta del término en el
contexto y naturaleza del conocimiento científico en el que nos movemos y para el cual,
las suposiciones e ideas previas(o espontáneas) de los profesores implican una necesaria
reconstrucción de significados derivada de la evolución teórica, metodológica,
terminológica y lingüística del concepto de Didáctica incorporando o no en este análisis el
modelo epistemológico de la disciplina específica que enseñan (química, biología y física).
En consecuencia, no resulta fácil la definición o explicación de un concepto que está
en gran medida condicionado a las ‘teorías personales’ o a las ‘ideologías privadas’ de sus
promotores favoreciendo que esta coexistencia terminológica instale discusiones estériles o
innecesarias que en la gran mayoría de los casos son la causa de un reduccionismo
lingüístico, operacional y metodológico en relación con la didáctica y su objeto de estudio
particular, en la lógica de los modelos de formación inicial y continua de profesores de
ciencia (Labarrere & Quintanilla,2006).La suposición o los implícitos acerca de esta área
del conocimiento ha determinado la coherencia entre el discurso declarativo y la acción
productiva de quienes protagonizan las reformas educativas y promueven estos modelos,
favoreciendo su consolidación o atenuando sus resultados en términos de calidad y
equidad, al no interpelarse consistentemente las categorías o modelos teóricos de análisis
en relación con la didáctica y sus finalidades; con los propósitos culturales, metodológicos,
instrumentales o interpretativos de dichas Reformas. Derivado de ello, estas dependencias e
incertidumbres no estructuran modelos interpretativos que sean coherentes con el
posicionamiento y consolidación de la didáctica de las ciencias naturales como área de
conocimiento y campo de investigación.
Desde mi punto de vista, la verdadera razón de ser de la didáctica de las ciencias es
que nos sirve para encontrar soluciones prácticas basadas en modelos teóricos coherentes
que después podemos articular y adecuar a la realidad de nuestras aulas y de la formación
del profesorado. Así mismo la didáctica existe en tanto que existe la escuela, puesto que
cuando la asignatura específica y el alumnado entran en colisión aparecen los problemas y
de aquí arranca la didáctica de las ciencias. Desde la perspectiva de la construcción de una
13
Teoría de la Enseñanza de las Ciencias se entiende al profesor como el experto en un
conocimiento específico que ha de ajustar el saber que enseña al que aprende y que ha de
intentar que los conocimientos que enseña y los alumnos a quien les enseña guarden una
relación lo menos conflictiva posible (Gardés, 1999). Esto es muy importante si se piensa
que el estudiante deberá desarrollar una serie de acciones intencionadas para entender e
interpretar, desde sus propios puntos de vista, los conocimientos inherentes a la disciplina
que aprende.
El tratamiento didáctico-disciplinar que el profesor de ciencia orienta en el aula, se
debiera traducir entonces en una compleja red de conceptos específicos orientados por la
reflexión permanente y la investigación rigurosa que precisa cambios en las visiones
teóricas e históricas de la propia disciplina científica, su método y discurso, el uso
pertinente de materiales, adaptaciones y negociación de nuevos significados y referentes,
entre otros. Al respecto la acción-intervención de los procesos de enseñanza, evaluación y
aprendizaje, es mucho más compleja y formal por la incidencia que tienen las ciencias y los
ámbitos de investigación relativamente recientes y en continuo estado de alerta o de
‘vigilancia epistemológica’
14
, como las ciencias cognitivas, y todo lo relacionado con la
computación, la cibernética las teorías de la comunicación y las ciencias de la mente
humana, como la neurología, o la biología.
Además, la manera de ver, interpretar y valorar esta división y dispersión,
aparentemente fragmentaria del conocimiento (y de la ciencia en particular), cambia si se
relaciona con la necesidad de acuerdo entre los que tienen la función cultural y política del
discurso científico con quienes son responsables de construirlo y enseñarlo. Como en toda
comunicación, en las diferentes ciencias de la enseñanza y el aprendizaje, se dan tensiones
y distensiones que van condicionando los acuerdos o desacuerdos de los participantes. Por
este motivo, parece conveniente describir las relaciones a partir de estas distintas miradas
que pueden ir definiendo el marco de cada ciencia y, a la vez, las relaciones y aportaciones
que se producen entre ellas (Noguerol, 1996).
Caracterización de la didáctica de las ciencias naturales desde sus finalidades y
aportes a la formación del profesorado.
Hasta ahora hemos puesto de manifiesto que el desarrollo, evolución y
consolidación de la didáctica de las ciencias como campo de conocimiento y de
investigación es de suyo complejo y diverso en dimensiones y orientaciones. Si tuviéramos
que incorporar algunas precisiones teóricas, diríamos que la didáctica se puede caracterizar
hoy día a lo menos de dos formas: como un proceso de dogmatización, es decir, en la
postura de la pedagogía tradicional donde el proceso de enseñanza-aprendizaje es
entendido como la transmisión - recepción del saber que maneja el experto, a sus
estudiantes (visión instrumentalista, reproductiva o ingenua del conocimiento) o bien;
como un proceso holístico-integrado, en el que la formulación y construcción del
conocimiento adquiere una connotación interdisciplinaria de saberes que por su naturaleza
14
Término desarrollado por Yves Chevalard en su libro “La Transposición didáctica”.Ed.Aique.Buenos
Aires, Argentina, 1991
14
están en permanente crisis y cambio, es decir, donde el profesor está aprendiendo a enseñar
y el alumno aprendiendo a aprender (visión interpretativo-crítica y mutable del
conocimiento).
En esta perspectiva, el educador de alguna manera modela el conocimiento
específico que enseña y por lo tanto lo representa en función de sus preconceptos o de sus
propios objetivos cuando lo transfiere a sus alumnos. Es lo que Joshua y Dupin(1993) han
denominado la ideología privada del profesor y que implica muchas veces prototipos
intuitivos de las maneras de cómo un alumno aprende, sobre las finalidades de la enseñanza
de su disciplina, sobre el conocimiento que divulga o los métodos y recursos de enseñanza
que utiliza, así como los indicadores, instrumentos, criterios y estrategias de evaluación que
estima oportunos, la mayoría de las veces, desconectados de un modelo teórico de ciencia y
de enseñanza de las ciencias o bien potenciando el conocimiento llamado ‘oficial’ desde
una lectura de control simbólico o de códigos de identidad restringida como lo ha planteado
Berstein (1998).
De esta manera, la didáctica de las ciencias naturales puede entenderse de diferentes
formas según que sea adecuada a un conocimiento acabado o una visión estática del
conocimiento y del aprendizaje, para darla a los alumnos o bien, hacer revivir en la clase un
determinado hecho del mundo o un hecho interesante de la vida cotidiana pensando que
el conocimiento no está acabado y que, en consecuencia, tiene un contexto cambiante,
modificable, adaptativo o una visión dinámica del conocimiento y del aprendizaje. Estas
‘actitudes’ determinan de manera no casual, diferentes procesos de enseñanza-aprendizaje
de las ciencias que establecen parámetros distintos para enseñar lo mismo en diferentes
contextos culturales lo que favorece o reduce la posibilidad de una mayor y mejor calidad
y equidad de la educación científica. Desde mi punto de vista la ‘dogmatización de la
ciencia y su enseñanza’ no contribuyen al desarrollo y fortalecimiento de la equidad y
calidad debido a la lógica propia del autoritarismo epistemológico que promueve este
modelo de ciencia.
La visión comprensiva de la didáctica de las ciencias es una alternativa heurística
que permite interpelar la reflexión permanente del profesorado entre sus planos teóricos, el
contexto cultural en el que se mueven y una lógica de la ciencia y su método más vinculada
a una racionalidad moderada en la que la experiencia, el pensamiento y el lenguaje de los
estudiantes adquieren un sentido más amplio en función de los procesos de enseñanza,
valuación y aprendizaje de las ciencias. Pienso que, desde esta mirada, es posible una
educación científica con mayor y mejor equidad y calidad. En la tabla 3, se resumen
algunas de estas ideas orientadoras.
Como es de todos conocido, en las dos últimas décadas se han desarrollado una
serie de investigaciones de carácter descriptivo empírico, orientadas por equipos
multidisciplinarios tales como psicólogos, filósofos, sociólogos, biólogos, físicos,
químicos, matemáticos, neurólogos y lingüistas entre otros, las que han evidenciado lo que
los alumnos y profesores piensan, ‘pero no se sabe cómo modifican ese estado’, porque no
hay modelos interpretativos que definan estos modelos de pensamiento, de qué variable
puede depender que el sujeto piense de esa manera y le cueste tanto dejar de pensar como
piensa para pasar a pensar lo que el profesor le dice que tiene que aprender, desde su propia
15
lógica (Quintanilla, 2006 a) Esta situación basada en datos empíricos, es de suyo, una de
las variables más complejas para lograr ‘calidad y equidad’, puesto que por la naturaleza
del conocimiento científico se requiere de profesores expertos o aprendices que compartan
una teoría didáctica de las ciencias que les facilite concentrar sus esfuerzos en una ciencia
interpretativa del mundo, una ciencia con visión ética, una ciencia que es dinámica y
experiencial y que forma parte de la educación ciudadana (Quintanilla,2006).
Tabla 3.- Algunos rasgos de las visiones ingenua y crítica de la didáctica de las ciencias naturales que
influyen en la calidad y equidad de la educación científica
Componentes del sistema
didáctico Didáctica
Ingenua Didáctica
Crítica
Visión epistemológica de la
ciencia, su método y objeto de
conocimiento
Autoritarismo epistemológico
Positivismo radical Racionalidad moderada
Visión realista crítica
El Contenido científico Es concebido como un instrumento Es concebido como un medio
estratégico para aprender a pensar
Los Objetivos de la clase de
ciencias Operacionales. Basados en la lógica
del profesor Interpretativos del mundo del
alumno
El conocimiento científico
enseñado Estático y acumulativo.
Normativo - axiomático Dinámico y en permanente cambio
Interpretativo de la realidad
Relación profesor-alumno Verticalista - autoritaria Horizontal, democrática
Actitud hacia el aprendizaje de las
ciencias Cuantitativa, centrada en la
“cantidad de conocimientos” Cualitativa, centrada en la “calidad
de los conocimientos”
Los libros de texto científicos Conocimiento acumulado Conocimiento evolutivo, por tanto
relativo
Estudiantes que aprenden ciencia Tabla rasa. No conocen nada de lo
que se va a enseñar Ideas previas de los sujetos
condicionan los “nuevos”
aprendizajes
La clase de ciencias Planificada a priori. Centrada en los
contenidos y en la enseñanza Planificada y en proceso de
reconstrucción permanente.
Centrada en los procesos de aula y
en el aprendizaje.
La evaluación de aprendizajes
científicos Centrada en los productos, en las
calificaciones Centrada en los procesos
sociocognitivos, en el aprender a
aprender
Los instrumentos de evaluación
de los aprendizajes científicos Objetivables. Centrados en la
enseñanza. Subjetivables. Centrados en el
aprendizaje
La enseñanza de las ciencias Intuitiva - Ateórica Racional - Teórica
El aprendizaje científico Un resultado medido por las
calificaciones Un proceso complejo en
evaluación permanente
El discurso del profesor de
ciencias Restringido Reduccionista. De
carácter convergente Desarrollador. Abierto al diálogo.
De naturaleza divergente.
La Didáctica o Didactología como campo de investigación educativa
Las investigaciones claves en psicología cognoscitiva y neurociencias de los
últimos años, nos han entregado interesantes reflexiones a propósito del comportamiento
inteligente afirmando que depende íntimamente de la clase, calidad, actualización y tipo de
conocimiento que la persona tiene acerca de la ciencia. Es decir, para poder comprender
16
cómo tiene lugar un aprendizaje complejo
15
, es preciso estudiar cómo la gente aprende
materias particulares o contenidos específicos en determinados contextos. Esta visión de
cómo tiene lugar el aprendizaje está siendo desarrollada por campos interdisciplinares cada
vez más versátiles y diversos destacando simplemente que los estudiantes son responsables
de su aprendizaje en el sentido de que han de dirigir su atención hacia la tarea y hacer uso
de sus propios conocimientos para construir ellos mismos el significado en la situación o
actividad de aprendizaje, y de los modos en que aprenden a identificar y superar los
obstáculos epistemológicos de la disciplina que se les enseña, incluso cuando tienen una
actitud exterior y aparentemente pasiva, por ejemplo cuando leen o escuchan (Quintanilla,
2006b).
En este escenario que hemos descrito, de realidades tan complejas como diversas,
la necesidad de gestionar el conocimiento disciplinar y profesional de los docentes pasa
por generar acuerdos teóricos y prácticos que se han de traducir derivados de la
investigación, favoreciendo un diálogo político-académico que contribuya a la instalación
del discurso de la calidad y la equidad en un escenario que no comienza ni termina en la
sala de clases. De acuerdo a lo señalado anteriormente y desde el punto de vista del
profesorado, para que la investigación en didáctica de las ciencias resulte útil ha de
exigírsele al profesor que piense con teorías y reflexione sus prácticas pedagógicas
cotidianas con modelos y categorías de análisis comprensivos que favorezcan la debida
orientación del conocimiento enseñado, comprobando las implicaciones que dichos
modelos o teorías generan en la enseñanza, la evaluación y el aprendizaje de ese
conocimiento.
Del mismo modo, esta racionalidad nueva por así decirlo debiera desarrollar y
potenciar en el profesorado científico la capacidad de construir conocimiento profesional
de manera dialógico-crítica, basado en aspectos fenomenológicos cuya interpretación y
comprensión derivan un proceso educativo muy diferente al tradicional. Este sea quizá un
aspecto esencial desde la perspectiva del ‘proceso didáctico’ puesto que la posibilidad de
enseñar al alumno a comprender cómo y qué aprende y simultáneamente a construir un
proceso riguroso de investigación acerca de lo que se enseña, cómo se enseña y para qué
se enseña, contribuye a la búsqueda de estrategias innovadoras por parte del docente tanto
para desarrollar en sus estudiantes el pensamiento reflexivo y el aprendizaje comprensivo;
como a la autorregulación de su propio proceso vivencial de enseñar, investigar y construir
conocimiento (Quintanilla, 1998; Labarrere & Quintanilla, 2006).Requiere por parte del
profesor-investigador, un manejo acucioso de las visiones epistemológicas de la
construcción de sus disciplina, incluyendo la opción que hace propia de manera consciente
e intencionada. Es decir, un compromiso permanente no sólo con la transferencia
actualizada de conceptos, sino que con la propia representación de la enseñanza de un
conocimiento específico y de la percepción de los estilos de aprender a escribir o a hablar
sobre los significados reales del mundo llevados a ese conocimiento particular.
(Quintanilla, 2006b)
15
Diversos investigadores hablan de un "pensamiento complejo" para fundamentar un modelo globalizado,
integrado y de áreas transversales que incluyen a las ciencias naturales y a las ciencias sociales. Al respecto
me parecen de interés las reflexiones de García,J;Martin,J y Rivero,A en su artículo (en prensa) : El
currículum integrado: la transición desde un pensamiento simple hacia un pensamiento complejo,
Departamento de Didáctica de las Ciencias, Universidad de Sevilla.
17
De hecho, diversos estudios en este sentido han llegado a la conclusión de que este
tipo de investigación aumenta la autoestima profesional, rompe la soledad docente, refuerza
la motivación profesional, permite que los docentes efectivamente investiguen y favorece
la formación de un profesional reflexivo (Blández,1996) El profesor en este ámbito de
intervención pedagógica tiene un rol trascendental con el diseño metodológico; la selección
y definición de variables educativas; la elaboración rigurosa de instrumentos de
recopilación de datos y la inmersión teórica y simultánea en el ‘fenómeno didáctico’ para
analizar, evaluar, interpretar y proyectar sus reflexiones a las prácticas cotidianas,
produciendo conocimiento profesional, derivando categorías de análisis que, como lo
hemos venido insistiendo, surgen de la praxis misma y debieran fortalecer la idea de una
educación científica con mayor calidad y equidad.
Algunas conclusiones preliminares
Si consideramos que toda cultura educativa es en realidad una conversación que se
lleva a cabo de diferentes modos simbólicos, podemos establecer la relevancia del lenguaje
y del discurso profesional del profesor en la mediación pedagógica y teórica de la didáctica.
Toda cultura es producto de la comunicación, que requiere la creación de los instrumentos
y signos que le permiten manifestarse y que es recreada (por lo tanto reconstruida) a través
de los símbolos y lenguajes propios. Uno de los aspectos especialmente conflictivos del
conocimiento escolar, como lo hemos venido señalando, se refiere a los modelos teóricos
que el profesor tiene en relación con la didáctica de las ciencias y a la naturaleza
disciplinar del conocimiento que enseña.
Esta situación no resulta trivial, pues estar consciente de la opción epistemológica
de la enseñanza de nuestras disciplinas científicas, revela un sentido de coherencia y
consistencia no sólo con el conocimiento específico, sino que además con la naturaleza del
aprendizaje en particular. La didáctica hoy, es un escenario de conocimiento e
investigación dinámico y permanente, que supera efectivamente los planos instrumentales
de análisis, es decir, lo históricamente metodológico queda subordinado a una definición
mucho más compleja del término en el que intervienen planos del pensamiento más
profundos como el significativo y cultural (Labarrere & Quintanilla, 2002).En
consecuencia, hablar de didáctica desde una perspectiva crítica, implica concebir la
realidad desde una mirada analítica y hermenéutica, como un acto de comunicación
mutable de significados que adquieren valor interpretativo en la medida que favorecen
explicaciones-puente entre los procesos de construcción del conocimiento disciplinar y su
transformación en conocimiento escolar y su enseñanza. En este sentido, me atrevo a decir
que la didáctica hoy tiene al menos los siguientes desafíos esenciales en torno a la equidad
y calidad de la educación científica en nuestra Región:
18
Propuestas desde la didáctica de las ciencias naturales
Se ha de promover actividad científica en las aulas que favorezca un discurso valórico,
cultural y que permita comprender el complejo mundo en el que vivimos, a través de
las ciencias.
Desarrollar y caracterizar modelos de formación inicial y continua de profesores de
ciencia que tengan en cuenta la diversidad de vías de acceso al conocimiento científico
Esto contribuirá a fortalecer el ‘clima de diversidad’ al interior del aula y de la escuela.
Requiere tomar decisiones inspiradas en el conocimiento profesional y didáctico, de los
profesores de ciencia potenciando el saber sabio frente al saber enciclopédico clásico.
Acompañar al estudiante (y al profesor en formación o en ejercicio) y enseñarle a
valorar ‘lo cierto, lo bueno, lo bello’ del conocimiento científico
Reconocernos como profesores de ciencia y reforzar nuestra propia ‘utopía’ profesional
y laboral pensando que el conocimiento no está acabado y que la alfabetización
científica es posible con calidad y equidad.
Producir investigación en didáctica de las ciencias para favorecer la construcción de
conocimiento profesional en el área e intercambiar experiencias innovadoras y
renovadoras que tengan sentido y valor según el contexto sociocultural en que se
desarrollan.
Generar nuevas redes de reflexión, formación e investigación en didáctica de las
ciencias que articulen la enseñanza con aportes para mejorar la calidad y la equidad de
la educación científica en escenarios diversos.
Darle coherencia a las expectativas y finalidades de la institución (proyecto educativo)
con la praxis de la clase de ciencias. Superar la visión instrumental del conocimiento y
de la toma de decisiones en el aula
Diseñar la clase de ciencia como ‘actividad científica’ que capacite para el futuro
mediato e inmediato del alumno.
Enseñar a escribir y a leer ciencia. El lenguaje es una estrategia muy potente para
interpretar el mundo con teoría
Conectar la clase de ciencias con los valores y expectativas de nuestra época y los
procesos cambiantes de un mundo nuevo y globalizado.
Reestructurar los conocimientos para hacerlos aprendibles ¿A qué marco teórico
corresponde el tema? ¿Qué significado previo puede tener para el alumnado ¿Qué
aporta para el futuro del alumno ? ¿Cómo se estructura pedagógicamente? ¿Cómo se
puede inducir al alumnado a plantearse preguntas dirigidas a la esencia del tema?
Ver el ‘contenido científico’ como un problema en sí, es decir, evaluar que lo que
enseñamos tenga sentido y valor para el alumno (o el profesor), puesto que aparecen
nuevas disciplinas y los conocimientos científicos aumentan sin parar. He aquí la
paradoja de ir contra la equidad y la calidad de la educación científica.
Democratización del conocimiento y creación de un espacio educativo globalizado que
permita a alumnos, profesores y científicos estar comunicados “permanentemente” y
compartir las decisiones de planificación, divulgación, transferencia, gestión y
producción de nuevo conocimiento.
Superar la cultura tradicional de la eficiencia y del producto e incorporar el discurso de
la efectividad y del proceso en razón de la naturaleza de la ciencia y su enseñanza.
Repensar los “modelos de ciencia y de enseñanza de las ciencias”. Implica asumir que
la actividad científica es una actividad humana, de intervención y transformación del
19
mundo con una finalidad humana e inmersa en un ‘paradigma’de valores y reglas
establecidas social y culturalmente.No es el contenido de un libro aunque está ‘escrita’.
Fortalecer el status social del profesor de ciencia y valorar su trabajo en diversos
contextos y situaciones educativas
Imaginar la clase de ciencias como un foro de discusión donde se potencia el lenguaje y
las ideas pueden expresarse o comunicarse de diversas formas
Mostrando a los alumnos las conexiones existentes entre las diferentes disciplinas, entre
la ciencia, la técnica y la sociedad
Referencias bibliográficas
Ausubel, D.(1985) Psicología Educativa . Ed. Trillas., México.
Berstein, B.(1998) Pedagogía, control e identidad. Ed.Morata., Madrid.
Blández,J.(1996) La investigación-acción: un reto para el profesorado. Publicaciones. BCN.
Chevalard., Y(1991). La Transposición didáctica. Ed. Aique., Buenos Aires, Argentina
Elliot, J.(1996). El cambio educativo desde la investigación-acción. Ed. Morata. Madrid. España.
Díaz, A.(1997).Didáctica y Curriculum. Paidós. México.D.F.
Gardès, E., (1998) Principis Epistemologics del Ensenyament de les Ciències Socials. (Document de treball
sense publicar).Facultat de Ciències de la Educaciò, Universitat Autònoma de Barcelona,
España.
Grundy, S.(1994) Producto o praxis del curriculum. Ed.Morata.Madrid
Gutiérrez, R et als (1990) Enseñanza de las Ciencias en la Educación Intermedia. Ed.Rialp. Madrid,
España.
Imbernón, F.(1994) La formación y el desarrollo profesional del profesorado. Ed.Graó.Barcelona
Joshua, S. & Dupin, J.(1993).Introduction à la Didactique des sciencies et des mathématiques, Paris. Presse
Universitaires de France.
Litwin, E.(1997).Las configuraciones didácticas. Paidós. Barcelona.
Kemmis, S.(1993)El curriculum: más allá de la teoría de la reproducción. Ed. Morata.Madrid.
Khun,T.(1995) La estructura de las revoluciones científicas. Fondo de Cultura Económica. España
Labarrere A. & Quintanilla, M. (2006) La evaluación de los profesores de ciencias desde la profesionalidad
emergente. En: Enseñar ciencias en el nuevo milenio. Retos y propuestas., Quintanilla, M &
Adúriz-Bravo,A.(eds.). Ediciones Universidad Católica de Chile, Cap. 12, 257-278
Labarrere A. & Quintanilla, M. (2002) La solución de problemas científicos en el aula. Reflexiones desde
los planos de análisis y desarrollo.RPE.Vol.30 pp 121-138.
Molero, F. (1999). La didáctica ante el tercer milenio. Ed. Síntesis. Madrid.
Noguerol, A. (1996) Proyecto Docente. Didáctica de la Lengua y la Literatura, especialmente Educación
Primaria. Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad Autónoma de Barcelona, España.
Porlán, R. & Rivero, A. (1998) El conocimiento de los profesores. Ed. Diada, Sevilla, España
Pozo,I. & Gómez,M. (1998) Aprender y enseñar ciencia. Ed. Morata. Madrid.
Quintanilla, M. (2006) Historia de la ciencia, ciudadanía y valores: claves de una orientación realista
pragmática de la enseñanza de las ciencias. Educación y Pedagogía, Vol.(45), 9-24, Ediciones de
la UdeA., Medellín, Colombia
Quintanilla, M. (2006ª) Identificación, caracterización y evaluación de competencias científicas desde una
imagen naturalizada de la ciencia. En: Enseñar ciencias en el nuevo milenio. Retos y propuestas.,
Quintanilla, M.& Adúriz-Bravo,A.(eds.). Ediciones Universidad Católica de Chile, Cap. 1 , 17-42
Quintanilla, M. (2006 b) La ciencia en la escuela. Un saber fascinante para aprender a ‘leer el mundo’.
Revista Pensamiento Educativo. Facultad de Educación, PUC (en prensa)
Quintanilla,M. (1998).La importancia del lenguaje en el proceso de comunicar la ciencia. Su relación con
la enseñanza, la evaluación y el aprendizaje. Revista Siglo 21, Perspectivas de la Investigación
Educativa desde América Latina, Año 4,Nº 9, México.
Quintanilla, M. (1997) Relación entre la construcción del experimento escrito y el desarrollo de la
creatividad como estrategia de aprendizaje en el laboratorio escolar. Tesis doctoral.
Publicaciones de la Universidad Autónoma de Barcelona, España. ISBN 84490-1122-1.
20
Quintanilla, M., Romero, M., Etchegaray, F. & Salduondo, J. (2006). Innovación científica y tecnológica en
un mundo global: ciudadanía y valores para una nueva cultura docente Actas del 33° Congreso
Mundial de Trabajo Social. Centro de Extensión, Universidad Católica de Chile, Santiago de
Chile,
Shuré, E. (1949) Los grandes iniciados. Ed. El Ateneo. Bs.As. Argentina. 2ª Ed.
Toulmin, S. (1971) La Comprensión humana. Alianza Editorial. Madrid.
... Nesse sentido, também se faz necessário que os programas de formação dos professores de Ciências foquem seus esforços em um contexto civilizador que tenha como objetivo o bem-estar social, o respeito pela vida e o ambiente, a educação para a paz, o respeito pela diversidade natural e cultural, a comunicação social, entre outros aspectos (QUINTANILLA, 2004(QUINTANILLA, , 2006a. ...
... Categoria 4. Desafios e perspectivas para a Formação de Professores de Ciências Quintanilla (2004) menciona, principalmente, duas categorias de obstáculos que dificultam a obtenção de uma educação científica de qualidade e com equidade na América Latina. A primeira é denominada "problemas sistêmicos" e a relaciona com os problemas originados na macrogestão institucional, assim como com a construção do conhecimento profissional dos professores. ...
Article
Full-text available
International cooperation is an enriching strategy that contributes to thinking about building a just/sustainable society. From this perspective, this bibliographical study aimed to characterize cooperation processes for the training of science teachers in Latin America. By means of Discursive Textual Analysis, scientific productions resulting from cooperation activities and regulatory documents of international agreements between universities were analyzed. Four categories emerged from the process: Particularities of cooperation projects and agreements; Objectives and motivations; Understanding on Latin America and Cooperation; Challenges and prospects for science Teacher Training. It is considered necessary to create/disseminate more spaces of cooperation to build new visions about the context of Latin American science education and strengthen the training of current and future teachers.
... Ante ello, diversos actores han llamado la atención sobre la constante implementación de políticas no participativas, generando críticas sobre la responsabilidad gubernamental o institucional, de "imponer" ideologías, modelos educativos, metodologías, programas y sistemas de evaluación en los programas de formación inicial, que generan problemas sistémicos, como programas educativos obsoletos o descontextualizados (Quintanilla, 2015) y que no siempre corresponden a la compleja realidad de los contextos inter y supra institucionales, que son multiculturales y enfrentan diversos retos de inclusión, desinterés, deserción, formación docente, flexibilización y actualización, entre otros. ...
Book
Full-text available
Los capítulos que integran el volumen representan diversas experiencias y estudios sobre la formación inicial y continua del profesorado en América Latina.
... Ante ello, diversos actores han llamado la atención sobre la constante implementación de políticas no participativas, generando críticas sobre la responsabilidad gubernamental o institucional, de "imponer" ideologías, modelos educativos, metodologías, programas y sistemas de evaluación en los programas de formación inicial, que generan problemas sistémicos, como programas educativos obsoletos o descontextualizados (Quintanilla, 2015) y que no siempre corresponden a la compleja realidad de los contextos inter y supra institucionales, que son multiculturales y enfrentan diversos retos de inclusión, desinterés, deserción, formación docente, flexibilización y actualización, entre otros. ...
Chapter
Full-text available
Este artículo presenta los resultados de una investigación realizada en relación con la carrera de Maestro en Primera Infancia, que se desarrolla en el marco del Consejo de Formación en Educación en Uruguay, analizando los encuentros y los desencuentros entre la formación docente y la planificación de las prácticas, respecto de las categorías concepción de infancias y ciudadanía infantil a través del derecho a la participación. A tales efectos, se llevaron a cabo desde la metodología cualitativa, entrevistas a estudiantes y a docentes, revisión documental de los programas curriculares de Psicología y Pedagogía, y el relevamiento de las planificaciones de práctica docente de estudiantes de tercer y cuarto año, en diferentes centros de formación docente de Montevideo y del área metropolitana de Canelones. Los resultados dan cuenta de las tensiones entre los contenidos abordados y problematizados durante la formación docente, respecto de su implementación en la planificación de las prácticas en el aula de las estudiantes. Palabras clave: primera infancia, concepción de infancias, ciudadanía infantil, derecho a la participación
... Esto sugiere la necesidad de generar una perspectiva educativa contextualizada, que trascienda la adaptación de planes, contenidos curriculares y objetivos de aprendizaje, ajenos a las necesidades de los sectores sociales marginalizados de la región, que transforme la perspectiva mercantilista de la educación, para concebirla como un derecho. En este sentido, la propuesta de investigación pretende evidenciar cuál ha sido y cuál podría ser el aporte de la educación en biología para la transformación social de la región, retomando algunos desarrollos de la perspectiva de decolonial e intercultural(Barbosa y Cassiani, 2019).De hecho, atendiendo a las condiciones de la región algunos educadores y académicos han desarrollado análisis, reflexiones y propuestas en torno a cuestiones que relacionan la educación en biología con: la salud, el ambiente, la diversidad cultural, la diversidad de género, entre otros, constituyéndose estos estudios como antecedentes importantes para el desarrollo de la presente investigación(Rodrigues, Linsingen y Cassiani, 2019;Furman, 2018;Quintanilla, 2015;Massarini et al. 2014;Molina et al., 2014). ...
Article
Full-text available
El proyecto de investigación en desarrollo titulado, La educación en biología y la construcción de ciudadanías: una perspectiva Latinoamericana, es una iniciativa de un grupo de profesores y profesoras investigadores Latinoamericanos, en el campo de la formación de profesores y de estudiantes de diversos niveles educativos (educación básica primaria, secundaria, media e inclusive el nivel universitario en el nivel de pregrado y de postgrado), quienes reconocen en la educación y la investigación un acto político. Por ello, pretenden desde construcciones colectivas, problematizar la educación en biología en clave con la construcción de ciudadanías, a fin de develar las potencialidades y restricciones que tiene la biología y su enseñanza en los contextos latinoamericanos, para la proclamación de una sociedad más justa y equitativa para los habitantes de nuestra región.
... I strongly believe that science communication for social inclusion and public engagement must start with a shake in educational standing (15,16). Asking for words, drawings or even other kind of representations, and discussing the associations behind, is a good way of communicating and researching effectiveness of this task at the same time. ...
Conference Paper
Full-text available
In this work we show the results of the spontaneous collection of words and drawings related to science. Four years, four context-categories, two different countries and nearly five hundred words make the total sample. Form high school classes to PCST2012 to Flea and tourist markets and the proper street, we asked to say one word, or to draw one thing related straightaway to science. The results are examined, grouped and discussed here, from a social and educational perspective. Tree categories were assigned in order to classify the type of words, and being related to the context of each collecting site. We also sought for conditionings in the words said by age and by the context of the sites. This is an experiment turned into paper, and the conclusions show beliefs and values that may be exemplified by the results or not; the final idea is to discuss these in the PCST2014 conference.
Article
Full-text available
Resumen En este artículo se plantea un modelo teórico acerca de los niveles o pla-nos del desarrollo en el que se mueven los estudiantes (y, en consecuencia, sus profesores) cuando se enfrentan a situaciones problémicas Se caracte-rizan los diferentes planos y se analiza la lógica de enseñanza y aprendiza-je que subyace a este modelo teórico. A manera de ejemplo consideramos solamente el caso de ciencias experimentales y matemáticas, pero el aná-lisis se extiende (y es pertinente) a otras áreas del conocimiento.
Article
Documentos sobre la teoría ya existente del currículum y la creación de nuevas teorías. Se estudia el concepto de currículum a lo largo de la historia, las teorías modernas sobre el curriculum, una nueva teoría crítica del currículum, el curriculum integrado en el cambio social y superación de la teoría de la reproducción y la creación del curriculum como ideología. Se plantea un debate sobre la teoría del curriculum y la educación, p. 166-173
Article
Estudio en el que se reconocen nuevas dimensiones de análisis en la teoría de la enseñanza. Para ello revisa conceptos tales como el contenido y el método a la luz de nuevos estudios y propone el estudio de la clase reflexiva, la comunicación didáctica en la clase reflexiva y la perspectiva moral. Se construye la idea de configuración didáctica como un particular entretejido desarrollado por los docentes para abordar la enseñanza de su campo disciplinario para favorecer estos procesos comprensivos. Reconoce una serie de configuraciones didácticas de profundo valor para la enseñanza de las ciencias sociales. Muestra el trabajo que permitió la construcción propuesta por la autora como parte de una nueva agenda que desarrolla una serie de reflexiones metodológicas en el campo de la investigación didáctica, Bibliografía p.145-160
Article
Conjunto de reflexiones sobre los logros, problemas y vicistudes de la didáctica a fines del siglo XX, cuando la misma profesión del docente y las formas de enseñanza son cuestionadas ampliamente por diversos sectores de la sociedad. La autora incorpora además algunas propuestas y presenta, a modo de ejemplo, un caso práctico sobre las formas de mejoramiento de la educación universitaria.
Article
Traducción de: Curriculum, product of praxis "Se abordan en este libro cuestiones relacionadas con la teoría y práctica del currículo a través de la teoría de los intereses con -stitutivos de Habermas. Examina las implicaciones teóricas en el currículo de los intereses cognitivos técnico, práctico y emancipatorio. A cada capítulo teórico sigue otro que analiza ejemplos de prácticas curriculares que se pueden interpretar como informadas por el interés cognitivo particular que se está discutiendo."
Principis Epistemologics del Ensenyament de les Ciències Socials. (Document de treball sense publicar).Facultat de Ciències de la Educaciò
  • E Gardès
Gardès, E., (1998) Principis Epistemologics del Ensenyament de les Ciències Socials. (Document de treball sense publicar).Facultat de Ciències de la Educaciò, Universitat Autònoma de Barcelona, España.
Producto o praxis del curriculum Enseñanza de las Ciencias en la Educación Intermedia
  • S Grundy
Grundy, S.(1994) Producto o praxis del curriculum. Ed.Morata.Madrid Gutiérrez, R et als (1990) Enseñanza de las Ciencias en la Educación Intermedia. Ed.Rialp. Madrid, España.
La formación y el desarrollo profesional del profesoradoIntroduction à la Didactique des sciencies et des mathématiques
  • F Imbernón
  • Ed
  • Graó
  • S Barcelona Joshua
  • J Dupin
Imbernón, F.(1994) La formación y el desarrollo profesional del profesorado. Ed.Graó.Barcelona Joshua, S. & Dupin, J.(1993).Introduction à la Didactique des sciencies et des mathématiques, Paris. Presse Universitaires de France.