ArticlePDF Available

Aportaciones de la semiótica a la medicina

Authors:

Abstract

Para aplicar la semiótica a la medicina hay que entender la enfermedad como un proceso que excede las manifestaciones biológicas, pues se inserta en un medio social. En principio, la enfermedad es inasimilable por los procesos semióticos, dado que pertenece a lo “real” del cuerpo; ahora bien, los personajes que intervienen en el acto médico pueden transformarla en un “signo”. Esto puede hacerse de distinta forma: a) el paciente realiza una apropiación desde el “significado”, interviniendo las creencias y los mitos populares y b) el médico efectúa el mismo trabajo desde el “significante”, convirtiendo el saber médico en un verdadero sistema con una sintaxis propia. Con ello, hemos encontrado un conjunto de regularidades, lo que coincide con los propósitos de la semiótica contemporánea.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
1
Aportaciones de la semiótica a la medicina.
José Manuel García Arroyo (España).1
Resumen.
Para aplicar la semiótica a la medicina hay que entender la enfermedad como un proceso
que excede las manifestaciones biológicas, pues se inserta en un medio social. En principio,
la enfermedad es inasimilable por los procesos semióticos, dado que pertenece a lo “real”
del cuerpo; ahora bien, los personajes que intervienen en el acto médico pueden
transformarla en un “signo”. Esto puede hacerse de distinta forma: a) el paciente realiza una
apropiación desde el “significado”, interviniendo las creencias y los mitos populares y b) el
médico efectúa el mismo trabajo desde el “significante”, convirtiendo el saber médico en
un verdadero sistema con una sintaxis propia. Con ello, hemos encontrado un conjunto de
regularidades, lo que coincide con los propósitos de la semiótica contemporánea.
Palabras clave.
Semiótica. Signo. Enfermedad. Semiología médica.
Abstract.
To apply semiotics to medicine must understand the disease as a process that exceeds the
biological manifestations, because it is embedded in a social environment. In principle, the
disease is unassimilable by semiotic processes, as it is part of the "real" body; however, the
characters involved in the medical act can transform it into a "sign". This can be done in
different ways: a) the patient makes an appropriation from the "signified", which implies
beliefs and popular myths and b) the doctor performed the same job for the "signifier",
making of medical knowledge, a real system with own syntax. With this, we have found a
set of regularities, which coincides with the purposes of contemporary semiotics.
Key words.
Semiotics. Sign. Disease. Medical semiotics.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
2
Introducción.
En este trabajo mostramos la importancia que tienen los conocimientos de semiótica para la
medicina y las relaciones fructuosas que pueden establecerse entre ambas disciplinas.
Trátase de una propuesta con mucho porvenir ya que, a menudo, la medicina ha sido
reducida a la intelección de los procesos físicos del paciente, sin considerarlo como sujeto,
incluido en una cultura particular, con creencias y valores propios. Al mismo tiempo, no
podemos olvidar que la práctica médica se halla integrada en la sociedad y, como tal,
muestra una serie de características debido a esta inclusión. Basándonos en lo dicho
intentaremos, en la medida de lo posible, escapar al reduccionismo que excluye los
funcionamientos subjetivos de médico y paciente cuando se enfrentan a la enfermedad en el
marco de una colectividad humana.
El actual concepto de semiótica remite a una extensa búsqueda y exploración en torno al
complejo fenómeno de la significación, que tuvo su punto de arranque en la Grecia Clásica,
de la mano de los principales filósofos como Platón, Aristóteles, estoicos, epicúreos y
escépticos (Ferrater, 1988). Estas indagaciones desembocaron en los tiempos modernos en
las actuales aplicaciones a las estructuras culturales complejas, donde se han realizado
logros sorprendentes. Pero, tan solo acercarnos a la disciplina de la que disertamos nos
encontramos con un problema de terminología, ya que algunos la denominan “semiótica”
mientras otros hablan de “semiología”.
Esta dificultad parte del doble origen que se le reconoce a esta rama del saber de manera
que, la corriente nacida de los textos de Peirce (1974, 2007) y desarrollada en territorio
estadounidense prefirió llamarse “semiótica”, mientras que la emanada de Saussure (1990)
asociada al universo europeo, ha adoptado el nombre de “semiología”. Aunque existen
ciertas diferencias respecto al enfoque de ambas sobre el objeto que estudian, a nivel de
nomenclatura se ha optado por aunar ambas tradiciones (anglosajona y europea) en el
término de “semiótica” y de esta forma ha quedado instituido desde el primer congreso de
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
3
la International Association for Semiotic Studies, celebrado en 1969. Esta denominación
nos viene muy bien a nosotros, dado que no conviene confundir la “semiótica” con la
“semiología médica”, a la que más tarde nos referiremos.
En el presente, la disciplina de la que hablamos se ha desarrollado en forma de diálogo con
numerosos campos del conocimiento; entre ellos cabe mencionar derroteros que la asocian
al psicoanálisis, como es el pretendido por Julia Kristeva (1982, 1987), creadora del
“semanálisis”, que establece el inconsciente humano como lugar en el que se elabora el
sentido (Paris, 2003). No obstante, se están considerando múltiples interacciones y se ha
optado por crear otros tantos vocablos que las definen (ej. “sociosemiótica”,
“semiolingüística”, “antroposemiótica”, ...). Por nuestra parte, seguiremos aquí una
exposición que va de lo general a lo particular, pues comenzaremos brevemente por la
“teoría general de los signos”, para pasar a la aplicación de ésta a la cultura y, finalmente,
desembocar en las relaciones entre medicina y semiótica. Procuraremos esclarecer cómo el
conjunto de saberes y actuaciones del profesional de la medicina se halla inscrito en una
serie de coordenadas sígnicas propias de la sociedad posmoderna, desde donde podemos
alcanzar una “semiótica de la medicina” con la que entender mejor la praxis médica.
Estamos ante una auténtica investigación en la que la semiótica sirve como método, con el
que será posible obtener un saber completamente nuevo. Mas, dada la complejidad del
asunto y como recurso, intentaremos ilustrar el texto con ejemplos de la vida cotidiana, a
los que se añadirán fragmentos de casos clínicos reales.
2. Hacia una conceptualización de la “semiótica” y de los “signos”.
El vocablo “semiótica” proviene de la raíz griega “semeion” (signo) e “iotikos”
(interpretación), es decir la “interpretación de los signos”. En este sentido, puede definirse
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
4
como la ciencia que estudia el funcionamiento de los sistemas de signos en todas sus
formas y manifestaciones, tanto personales como sociales.
En una aproximación inicial es preceptivo decir que, cuando se habla de “signos”, la
referencia es preferentemente los “signos lingüísticos” y cuando se alude a “signos no
lingüísticos” (p. ej. señales de tráfico, escudos de armas, medallas militares,...) su captación
no es posible sin la intervención del lenguaje. Esta va a ser la perspectiva que en lo
sucesivo vamos a seguir y que casa a la perfección con la tradición europea de corte
saussuriano (Saussurte, 1990).
Lo que en principio queda excluido del signo (lingüístico) son aquellas relaciones que se
establecen en los procesos naturales, como es el caso del humo que presupone la existencia
de un fuego o la nube gris que presagia lluvia. En tales casos, es preferible usar el término
de “indice”, ya utilizado por Peirce (1974) y después por Lacan (1977).
Eco (2000) ha puesto de manifiesto que un signo es todo aquello que puede sustituir
significativamente a otra cosa, actuando como un símbolo del objeto al que representa (p.
ej. para definir las características de un elefante, no tengo que presentar este animal a mi
oyente, basta solo con aludirlo mediante palabras). De ahí, que el signo funcione como
representación del objeto en el discurso y no como una simple sustitución, por eso forma la
materia prima del pensamiento. Además, los signos están diseñados específicamente para la
comunicación humana, de ahí las conexiones que pueden establecerse entre semiótica y
comunicación.
Como ya se dijo, la semiótica europea fue fundada como disciplina científica por el suizo
Ferdinand de Saussure quién, a principios del siglo pasado, se encargó de impartir unas
clases sobre lingüística, en las que presentó grandes novedades teóricas. A su muerte, dos
de sus discípulos pensaron que el material impartido por el maestro no podía perderse y
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
5
publicaron (en 1916) sus apuntes con el nombre de Cours de linguistique générale (1990).
En este texto fundante se encuentran dos ideas geniales de gran interés para el médico:
1º) La naturaleza del “signo lingüístico”, que define como una entidad psíquica de dos
caras:
-el “componente material” o “fónico”, al que llama “significante” y
-el “mental” o “concepto”, al que denomina “significado”.
Así, si hablamos de “mesa”, el hecho de pronunciar la palabra nos aporta el “significante”,
mientras que el “significado” se asocia a “un tablero horizontal que se sostiene sobre una o
varios pies y sirve para depositar objetos sobre ella” (Moliner, 1994)..
2º) La segunda idea se refiere a la intelección de la cultura como “sistema de signos”, como
el mismo Saussure explica: “puede concebirse una ciencia que estudie la vida de los signos
en el seno de la vida social” (Saussure, 1990). Por lo tanto, entiende que la semiótica trata
de los sistemas de comunicación dentro de las sociedades y hace de esta una ciencia social,
que incluye a los individuos y cómo éstos utilizan los códigos sígnicos.
Para Saussure significante y significado tienen el mismo estatuto, ambos constituyen lados
iguales del signo, y en su fórmula coloca al significado por encima, pero Lacan la invierte,
hablando de la “primacía del significante”. En este orden de cosas, el significado resulta ser
un mero efecto del juego de los significantes (ver Figura 1). Aunque no existe una relación
fija entre ambos elementos (significante y significado), Lacan reconoce la existencia a nivel
de la subjetividad de lugares en los que ambos se atan entre sí y los llama “puntos de
almohadillado” (point de capiton) en los que se crea la ilusión de un sentido estable (Lacan,
1992).
Que así sea, demuestra que cada persona mantiene una serie de “puntos de almohadillado”
con los que construye signos lingüísticos propios e intransferibles con los que aporta
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
6
sentido a su realidad y dirige sus comportamientos. Se observa de esta manera que las
personas no somos simples diccionarios, pues los signos lingüísticos creados no están tan
prefijados como en aquellos. Lo expuesto puede demostrarse fácilmente en la consulta, tan
pronto como tomemos cualquier significante que aluda a los aspectos más próximos al
sujeto. Así, si pensamos en el significante “marido” puede comprobarse cómo cada mujer
va a asignarle un significado particular (p. ej. “el que me mantiene”, “quién me da mucho
cariño y amor”, “de quién yo dependo”, “ese que me pincha todos los días”, “de quién
escapo a diario”, etc.). Evidentemente, la concepción que se tenga de “marido” comanda
las ideas y dirige las acciones a la hora de elegir pareja, lo que puede demostrarse en la
clínica con toda claridad. Veamos un ejemplo:
Ej. Una paciente de 43 años, entiende a su marido (significante) en términos de
“protección” (significado) y así ha estado funcionado durante mucho tiempo, hasta que
éste ha pasado a una situación de baja por accidente laboral, viviendo de la cuantía que
tiene asignada por su situación y tomando una actitud pasiva. Dado que este hombre ya no
es el “protector/proveedor” que ella precisa, ha entrado en crisis la pareja y ha decidido
venir a consultar.
En su propia idiosincrasia, el sujeto atesora sus propios signos lingüísticos con los que
construye su mundo, su realidad particular, que difiere de la que poseen los demás. Estos
signos pueden modificarse a lo largo de un tratamiento psicoterapéutico ya que, en realidad,
no existe una relación fija entre significante y significado; ello permite, por ejemplo,
efectuar un cambio en la elección de objeto.
3. Análisis de la cultura como “sistema de signos”.
No resulta difícil darse cuenta de que existe una gran variedad de culturas en el mundo y
que éstas se hallan regidas por convenciones, de manera que: a) lo que es válido en una no
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
7
lo es en otra, b) dichas convenciones tienen una estructura de lenguaje, ya que los preceptos
que las rigen se transmiten oralmente (o por escrito) en forma de palabras y c) se define así
un contexto en el que los actos de sus miembros tienen sentido o no, dependiendo de si se
adecuan a los preceptos. Esto hace que los individuos se encuentren moldeados por los
sistemas sociales en los que viven y que, para explicar los comportamientos de sus
miembros, haya que conocerlos.
Estas premisas fueron demostradas por el antropólogo francés Lévi-Strauss (1985, 1997)
quién, a finales de los años 50, resolvió un importante problema sobre la diversidad de las
culturas. Concretamente, descubrió que a pesar de las diferencias existe un fenómeno de
carácter universal y que, en consecuencia, todas las civilizaciones poseen: la “prohibición
del incesto”. Esta tiene como función impedir las relaciones físicas entre parientes
próximos y obligar a los miembros de un grupo a casarse fuera de él dando lugar a una serie
de intercambios y sistemas de alianzas, que explican los particularismos de cada grupo
humano. Para el gran antropólogo, este principio se establece como la condición de la
sociedad misma y se constituye en el primun movens gracias al cuál, y sobre todo en el
cuál, se cumple el pasaje de la “naturaleza” a la “cultura” (Lévi-Strauss, 1985).
Así, la “naturaleza”, propia del mundo animal, se desarrolla sin normas mientras que la
“cultura”, inherente a la existencia humana, se construye sobre la base de una serie de
reglas creadas por los propios hombres. Estas intentan disminuir el desorden, es decir la
entropía, dentro de una comunidad, fenómeno que aparece reflejado con mayor claridad en
el mundo animal (ver Figura 2).
Bajo el prisma de Saussure (1990) y Lévi-Strauss (1985) la estructura de un sistema social
se basa en preceptos compartidos de orden “simbólico” y, en consecuencia, el sentido de
cualquier acción humana puede parecer natural y que no requiera más explicaciones y, sin
embargo, se basa en convenciones establecidas. Estas estructuras suelen ser inconscientes
para los miembros del grupo, indicándose con ello que no suelen estar a la vista y la clave
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
8
para descubrirlas se encuentra en la semiótica, ya que el lenguaje y los sistemas culturales
están construidos sobre los mismos principios.
En esta línea, ha sido posible entender los hechos significativos de una sociedad humana
(modas, danzas, costumbres, ritos, canciones, ceremonias, vestimenta, posturas, chistes,
gestos, etc) como signos. De ahí que las necesidades y actos humanos, sean cuáles fueren,
pasan por el sistema de “lo simbólico” que, siguiendo a Lacan (1977) se compone de
“significantes”. Veamos algunos ejemplos que así lo demuestran:
a) La comida. Cuando vamos a un restaurante se hacen una serie de elecciones de
acuerdo con lo presentado en la carta, que da lugar a una secuencia (eje horizontal)
y a una selección de platos (eje vertical). En la Figura 3 presentamos las elecciones
suponiendo como ejemplo el menú de un restaurante chino, pero observemos que si
la comida tuviera solo la finalidad saciar el hambre, daría igual el ordenamiento de
los productos que se ingieren y las diferentes etapas. A un paciente esquizofrénico,
visto por nosotros, le daba igual este orden establecido y tomaba primero un helado
y un café, para después pasar a comer arroz con ternera.
b) La aproximación seductora también tiene reglas, produciéndose una disposición
análoga al caso anterior (ver Figura 4).
c) Análogamente, la propia identidad se encuentra configurada a base de signos
lingüísticos; Peirce decía que “el hombre es, él mismo, un signo”. Esto puede
comprobarse fácilmente en cómo al “colocarle” un signo a alguien, ya no se ven
otros aspectos de esa persona que lo expresado por medio del signo,
reproduciéndose el fenómeno eternamente. Veamos un caso clínico:
Ej. R. es una mujer de 42 años, que padece una psicosis y a quién toda su familia
tilda de “la que no sirve para nada”, llamándola “osito” (significante), nombre
que acaba tachando al suyo propio. Ella asumió automáticamente esa identidad
proveniente del exterior. A partir de la terapia que está realizando ha logrado
estudiar Bellas Artes con gran éxito, realizando trabajos bastante buenos. Esto ha
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
9
provocado un choque y una sorpresa descomunales en su medio, acostumbrado a
tratarla de acuerdo con el cartel que le impusieron.
Por consiguiente, la identidad propia es una construcción semiótica y no una realidad fija;
de hecho cuando alguien es sometido a tratamiento psicoterapéutico cambian numerosas
claves sígnicas, lo que le lleva a poder reinventarse a sí mismo. Si no estuviésemos hechos
de signos, un cambio así sería imposible.
De lo expuesto, se sigue que todos los artefactos culturales se hallan organizados como un
lenguaje (Lévi-Strauss, 1985) y la mayor parte de las personas viven su vida sin apenas
darse cuenta de que se hallan inmersos en un proceso semiótico. Estas afirmaciones
coinciden plenamente con Barthes (1971), quién sostiene que todas las expresiones
construidas culturalmente (cocina, moda, literatura, espectáculo, teatro, cine, cash, etc)
presuponen un sistema que funciona semióticamente.
4. Los signos como “diferencias”.
Saussure (1990) ya había especificado que los signos lingüísticos se encuentran
configurados como “oposiciones” y entendía la lengua como un “sistema de diferencias” y
Lévi-Strauss lo había aplicado a la cultura, contemplando en ésta un “binario”
característico. (Lévi-Strauss, 1985, 1997). Esto puede comprobarse con gran claridad en
distintas situaciones, como se ve en los siguientes ejemplos:
-En la puerta de los lavabos se hallan dos símbolos bien explícitos (caballeros/damas).
Trátase de una separación significante que evita el error ofensivo de meterse en la puerta
equivocada y que se corresponde con lo que Lacan denomina “ley de la segregación
urinaria”.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
10
-Las geishas japonesas no son prostitutas, pero pueden diferenciarse de éstas al llevar
colocado el lazo de sus obis (cinturón) en un lugar diferente. Mientras las geishas lo llevan
detrás, las prostitutas lo tienen delante para poder desatarlo con facilidad. Esto provoca
una oposición significante delante/detrás”.
La clínica también es prolífica en manifestaciones relativas a las oposiciones, como puede
observarse en los siguientes casos:
-Una paciente joven muestra una gran incomodidad en las relaciones sociales,
achacándola constantemente a su “timidez”, significante que le ha impuesto su familia
desde siempre (“Esta niña es muy tímida”) y que ella asumió sin más. A lo largo del
proceso terapéutico puede verse lo que le sucede realmente: considera que sus amigas son
muy “clásicas”, mientras que ella es “moderna” y aquellas se refieren a temas que le
aburren: bolsos, zapatos, ropa de marca, etc; esto la hace permanecer callada cuando está
en una reunión y parecer tímida. Darse cuenta de esta oposición (antigua/moderna) la
lleva a dejar de pensar que es “timida” y a buscar nuevas amistades más afines a ella
(“modernas”) y a solucionar buena parte del problema.
-Un paciente joven es criticado constantemente en su casa, hasta hacerse imposible la
convivencia con el grupo familiar. Un estudio detenido de la situación muestra que él es
“vago”, haga lo que haga, mientras que su hermano es el “trabajador”. Entender el
“lugar significante” en el que se halla coagulado, ha sido fundamental para experimentar
un importante cambio subjetivo.
Por nuestra parte, hemos intentado entender estos fenómenos como un “binarismo
subjetivo” y aplicarlo a distintas circunstancias que pueden detectarse habitualmente en la
clínica (García, 2001a, 2001b, 2007).
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
11
5. Lo que queda fuera del proceso semiótico.
No todo es simbolo/simbolizable, algo queda siempre fuera; aquello que no puede ser
englobado por la semiosis Lacan lo denominó “lo real” (Lacan, 1977). Este concepto difícil
de entender, parte de los encuentros que este último autor tuvo con el filósofo y escritor
Bataille, quién se ocupó de teorizar sobre aquello que se constituye en objeto de
transgresión y que, obviamente, queda fuera de los preceptos y reglas compartidas; lo
denominó “lo imposible” (2007a, 2007b).
De esta manera, “lo real” lacaniano-batailleano se conceptualiza como aquello que escapa
al aparato normalizador de la sociedad, lo inasimilable o lo inaguantable, pero sobre todo
tiene un efecto a nivel individual; veamos ambas posiciones:
-El sistema social define claramente lo “legítimo” frente a lo “excluido”, siendo ejemplos
característicos de este segundo grupo: los criminales o los desviados y, antiguamente, los
locos y los leprosos, relegados a extramuros de la ciudad.
Freud, en su libro de cabecera El malestar en la cultura (1981), muestra cómo la
integración del ser humano en una sociedad y la asimilación de las reglas que ésta le
impone, implica un esfuerzo que los animales no tienen que realizar y eso se produce a
costa de quedar elementos no integrados y que pueden reaparecer de distintas maneras (p.
ej. en forma de agresividad).
-Hemos dicho que “lo real” tiene más que nada un efecto en el plano individual, en cuyo
caso se presenta como aquello que queda excluido del sistema de los signos lingüísticos,
particularmente fuera del significante. Toman ese lugar externo a la simbolización los
aspectos no integrados o rechazados en uno mismo (p. ej. los impulsos), las circunstancias
traumáticas (p. ej. una muerte repentina), los fenómenos psicóticos (p. ej. las alucinaciones)
o, incluso, los defectos físicos no incorporados cuya presencia se impone (p. ej. La joroba
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
12
en el rey Ricardo III). De esta manera, “lo real” se organiza como algo que no podemos
alcanzar porque todo lo que nos llega está mediado por signos, más bien nos alcanza a
nosotros y, cuando lo hace, aparece en forma de angustia; de ahí que Bataille hable de “la
parte maldita” (2007b) y que podría asemejarse, con ciertas matizaciones, a la “sombra” en
Jung (1999). Intentaremos aclarar algo de lo dicho con un caso:
Ej. Una paciente padece una escoliosis, que le produce una dificultad en la marcha apenas
perceptible. Ella siempre ha tratado de olvidarse de este defecto hasta que empieza a salir
con un chico que se da cuenta y se lo dice de una forma un tanto brusca: “¡Oye, tú tienes
un problema al andar y se te ve!”. Ella responde angustiada, no queriendo quedar más con
él, retrayéndose en su casa y rechazando ir a clase. Es este el momento en que su madre
solicita ayuda profesional para ella.
6. Relaciones entre semiótica y medicina.
En la antigüedad el vocablo “semiótica” fue usado para designar la parte de la medicina que
se ocupaba de interpretar los signos de las enfermedades, que abarcaba tanto la diagnosis
como la prognosis. Del mismo modo, para los estoicos el signo por excelencia era el
síntoma médico (p. ej. el rostro encendido lleva a pensar en la fiebre).
En el discurso que aquí seguimos el síntoma físico, del que se ocupa el médico, es un
“indice” o “signo natural”, dado que pertenece al mundo de la naturaleza. Recordemos que,
para Peirce (1974), un “indice” consiste en la correspondencia fija que se establece entre
una condición física determinada y un objeto, transmitiendo una información sobre los
fenómenos naturales.
Estas apreciaciones casan con la idea que tenemos del síntoma como fenómeno propio del
organismo, que no se produce bajo la acción de la mano del hombre. Su reconocimiento
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
13
depende del estado de la ciencia médica en un momento determinado y el médico lo que
hace es constatar ese hecho clínico. En tal caso, el “índice” recorre el camino que va desde
la manifestación sintomática hasta la enfermedad (p. ej. las manchas rojas en un niño
conducen al sarampión).
Una cualidad del índice es su fijeza y permanencia, pues une dos sucesos de manera
necesaria, lo que permite su conceptualización. De ahí la universalidad de las
manifestaciones sintomáticas y, en consecuencia, que se pueda alcanzar un diagnóstico
semejante en cualquier lugar del mundo. Además, la fijeza permite también la
previsibilidad, quiere decir saber cuál va a ser el curso de la enfermedad y el pronóstico;
esto no sucede con los signos lingüísticos ya que, siguiendo a Saussure (1990), tienen la
característica de ser convencionales.
Seguidamente tenemos que pensar que los síntomas físicos, aunque sean “índices”
peirceanos, también pueden ser asumidos por el sistema de signos lingüísticos, pero esta
apropiación se hace de manera diferente según consideremos al paciente o al médico.
Trátase de dos sistemas semióticos distintos, pero que tienen la necesidad de ponerse en
contacto y de comunicarse. Veamos ahora estas dos perspectivas:
1º) Para el paciente se trata de la manifestación de “lo real” del cuerpo que escapa a las
palabras, de ahí su naturaleza angustiosa y/o desestabilizante. En efecto, el síntoma (sobre
todo si tiene cierta envergadura) se experimenta como algo salvaje, autónomo y que
produce la sensación de descontrol (aumento de la entropía). De ahí que provoque una
importante alteración en la vida psíquica de quién lo sufre.
El enfermo procura la inclusión del síntoma en el sistema de signos, pero este fenómeno
tiene más que ver con el significado que con el significante. Aunque lo nombra,
generalmente con términos propios de la subcultura a la que pertenece (p. ej. “golondrino”,
“grano”, “bulto”, “calentura”, ...), sobre todo le aporta significados, que son los que
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
14
matizan realmente la vivencia de enfermedad. En este sentido, aparecen las interpretaciones
que se hallan asociadas a las creencias o mitos particulares de su grupo (comunidad,
familia, etc.); son dignas de destacar las siguientes atribuciones mágicas a la enfermedad:
“castigo de Dios”, “prueba divina”, “resultado de un mal de ojo”, “castigo por los pecados
cometidos”, “consecuencia de un acto malo contra alguien”, ... (ver Figura 5).
Incluso, es posible identificar algunas palabras del argot médico actual como procedentes
de creencias mágicas, como es el caso de “influenza”, cuyo origen se encuentra en la
“influencia” de la posición de los astros sobre la enfermedad.
2º) El médico procura también simbolizar ese “real” que tiene delante, pero lo hace desde el
significante. De esta forma, el saber médico se organiza como un conjunto de signos que
muestran, cuando se aprenden en los estudios de Medicina, una relación fija entre
significante y significado, ésto es, se hallan ligados de modo firme, si bien luego se pone en
juego una interacción entre esos significantes formando una organización dinámica, tal
como vamos a ver.
El saber médico va desde el síntoma como suceso natural, hasta su conversión en signo,
gracias a la llamada “semiología médica”, pilar fundamental de la medicina clínica, que se
ocupa de la identificación de las distintas manifestaciones de la enfermedad, de cómo
buscarlas e inteligirlas. Bien usada, capacita al médico no solo para llegar al diagnóstico,
sino también para tener una apreciación diagnóstica y plantear las líneas generales del
tratamiento. Hablamos de un conjunto articulado de significantes que alcanzan una
coherencia interna y funcionan como un “sistema” en el sentido saussuriano (Saussure,
1990) que lleva parejo imponer un orden en el caos producido por la enfermedad y su
cuidado. Dicho de otra forma: la medicina tiene una sintaxis propia, compuesta por un
conjunto de nombres que poseen entre una coherencia lógica y que nos permite a los
médicos comunicarnos entre nosotros, como si fuera un idioma aprendido de nuovo (ver
Figura 6).
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
15
Pero ¿quién garantiza la autenticidad de las conexiones que se realizan en el marco de la
semiología médica? Evidentemente, es la comunidad científica y no el propio médico la
que construye ese saber, que forma el conjunto de signos lingüísticos que el médico utiliza.
Creer por parte de este último que es el portador por sí solo de ese saber, sin considerar su
origen, puede entenderse como una actitud omnipontente.
Gracias a esta organización estructural es posible la comunicación entre distintos
profesionales de la medicina, aunque pertenezcan a diferentes culturas; quiere decir que los
signos producidos por el médico-emisor son idénticos a los que posee el médico-receptor y
siendo así, el mensaje recibido por este último posee la menor ambigüedad posible.
Podemos afirmar que la comunicación es efectiva cuando coinciden al mismo tiempo la
representación del objeto en el emisor y en el receptor.
A partir de ahí se produce una secuencia (eje horizontal) que comienza con la recogida
sintomática, continúa con la petición de pruebas, la confirmación diagnóstica y desemboca
en un tratamiento. Véase como el médico, en su quehacer diario, tiene que seleccionar (eje
vertical) en esta secuencia distintos significantes, los más adecuados para que el proceso
funcione (ver Figura 7).
Lo expuesto nos empuja a pensar que el médico no debe interpretar el síntoma físico, dado
que entonces caería del lado del paciente, siendo la actitud correcta quedarse en cierta
“neutralidad” benevolente o de acogida, sin hacer apreciaciones sobre el mismo. De esta
manera, pueden evitarse numerosos problemas (p. ej. realizar juicios de valor o prescribir
tratamientos no fundamentados) o promocionar actitudes sin una base demostrada (p. ej.
afirmar que no se debe llorar porque entonces se es débil). En cierta forma, el médico debe
tener en cuenta el medio social al que pertenece, pero debe intentar escapar del mismo para
así evitar esas intervenciones más propias “de la calle” que de la consulta médica. Si así lo
hace puede evitar hacer frases que no sirven de mucho al paciente y, además, le hacen
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
16
sentirse incomprendido (p. ej. “no se preocupe que esto va a pasar”, “el año que viene será
un recuerdo”, “seguro que de esta va a salir”,...); la función de cualquiera de ellas es, más
bien, tranquilizarse el propio médico creyendo que ha hecho “algo” por el paciente. A veces
lo difícil es no hacer nada, pero puede ser lo correcto.
7. Discusión y conclusiones.
La semiótica ha mostrado una vocación interdisciplinar desde sus comienzos, pues no solo
ha recibido influencias de la filosofía del lenguaje o de la lógica, sino que ella misma ha
influido sobre numerosos campos del saber (sociología, psicología, literatura, antropología,
psicoanálisis, lingüística, etc). La medicina, en este sentido, no puede ser menos y la
semiótica como tal ha despertado nuestro interés, pudiendo convertirse en una estrategia
para aprehender la actividad habitual del médico; en eso ha consistido precisamente la
investigación que aquí hemos desarrollado.
La semiótica, en su acepción más amplia, se ocupa del estudio de los problemas generales
de los signos (naturaleza, producción, interpretación, etc) y, en la línea saussuriana, se
convierte en el estudio de los signos en la sociedad (Saussure, 1990)). La idea general de
signo puede ser: “algo que se encuentra para alguien en el lugar de algo” (Carontini,
Peraya, 1979). Pero, no nos confundamos, pues quedan excluidos del espectro sígnico
(lingüístico) aquellas relaciones que se dan en los hechos de la naturaleza y que poseen la
característica de ser constantes, fijos y universales.
En cambio, los signos lingüísticos no muestran estas características ya que son
convencionales, al ser creaciones humanas y asociarse a un lugar concreto, presentando una
gran variabilidad dependiendo del grupo del que se trate. En este contexto, Lévi-Strauss
(1985, 1997) tiene el mérito de establecer una distinción clara entre “naturaleza” y
“cultura”, entendiendo la segunda como el conjunto de la información adquirida (no
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
17
hereditaria), preservada y transmitida por los distintos grupos humanos, que comprende
elementos diversos, como: conocimientos, creencias, arte, moral, derecho, literatura, moda,
normas de cortesía, arquitectura, danza, costumbres y cualquier otra capacidad o hábito
adquirido por el hombre en cuanto miembro de una sociedad. Debido a su amplio espectro,
los estudios semióticos han anidado con éxito en cada uno de estos territorios (Barthes,
1971, 1993). Piaget dejó escrito que “en todos los dominios del comportamiento humano
intervienen los sistemas de significación” (Piaget, 1973).
La necesaria inclusión del ser humano en una cultura específica hace que cualquiera de sus
necesidades, afectos, emociones, deseos, etc, sean matizados por los signos que se ponen en
juego, dando la impresión de que aquellos pertenecen al orden natural. Esto se debe a que el
hombre, bajo las directrices culturales, sufre una “amnesia” característica que le hace borrar
de su mente el poder tan extraordinario que tienen los símbolos sobre él, al tiempo que le
induce a creer que todos sus actos son naturales. Se produce, entonces, un discurso social
repetido innumerables veces que termina convenciendo de la naturalidad de los
comportamientos; de hecho, tenemos que entender las actuales tesis neodarwinistas como
presas de este señuelo. La semiótica ha encontrado ahí un lugar para denunciar tales
errores.
Estas claves pueden ser asumidas exitosamente por la medicina y así la enfermedad, que
pertenece al dominio de la naturaleza, no puede ser asumida primariamente por el sistema
de signos, Quiere decir que no pertenece a la cultura inicialmente, de ahí que las
manifestaciones sintomáticas escapen a los particularismos de los diferentes grupos y se
expresen de igual modo en distintos lugares y las pruebas diagnósticas sean idénticas donde
la medicina se ha desarrollado bajo el ala protectora de la ciencia. Además, esto conlleva
que la enfermedad se viva amenazadoramente, como algo que nos hace perder el dominio
sobre nuestro cuerpo (“lo real”).
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
18
Ahora bien, la enfermedad puede semiotizarse secundariamente y así se producen
diferentes lecturas sobre el síntoma dependiendo de las coordenadas histórico-sociales que
consideremos. Del mismo modo, las formas de apropiación que manifiestan médico y
paciente son completamente distintas, debido a que son dos sistemas simbólicos que
funcionan de manera diferente, aunque obligados a comunicarse y a entenderse, lo cuál
muchas veces supone un gran esfuerzo.
Por su parte, el paciente inscrito en un grupo social concreto, con una historia y unos
valores determinados, va a realizar una apropiación del síntoma desde estas coordenadas,
viéndose conducido a insertar la enfermedad en los mitos y a caer presa de ellos; hemos
hallado aquí el dominio de la interpretación y del “significado”. La concepción mágica, en
estos casos, nunca está ausente a pesar de los cambios culturales; ello explica cómo una de
nuestras pacientes con dos licenciaturas universitarias creía que curaría de las metástasis
que sufría si tocaba periódicamente la tumba de una santa local. La evolución histórico-
social y técnica de una comunidad no implica que los radicales mágicos desaparezcan.
Curiosamente, magia y razón conviven mutuamente en el intelecto humano, lo cual
contradice de raíz todo lo que se nos ha enseñado sobre la Historia del Pensamiento: que
logos sustituyó a mithos; la clínica así lo atestigua.
-El esfuerzo del médico, en cambio, va por otro lado y, para entenderlo, tenemos que
pensar que no puede caer en la “fascinación por el significado”, como le sucede al paciente.
Para evitar ese grave peligro ha sido creada la “semiología médica”, en tanto cuerpo de
signos (significantes) que forman un sistema, articulado y coherente, una verdadera sintaxis
en el sentido de Morris (1958, 1962). El médico, por lo tanto, no debe apartarse de la
sintaxis que supone la semiología médica, que consiste, siguiendo a Eco (1994) en la
interpretación de secuencias de signos y sus posibles combinatorias de acuerdo con un
código propio.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
19
Véase, además, que desde los procesos semióticos se muestran dos ejes: uno de “secuencia”
y otro de “selección” y que básicamente hacen equivalente “comer en un restaurante chino”
con realizar un “acto médico”, no importando el contenido. Ciertamente ésto es así, porque
en realidad hablamos de dos procesos de carácter mental, que fueron individualizados por
Jakobson y que forman parte respectivamente de los ejes “sintagmático” y “paradigmático”
(Jakobson,1985). Trátase de dos formas de funcionamiento característicos de todos aquellos
seres integrados en un proceso semiótico. Las diferencias, por consiguiente, entre la
actividad médica y la que pudiera corresponderse con otro tipo de conductas estriba en los
significantes concretos que se despliegan, pero la estructura es idéntica. Este punto queda
confirmado por Pineda (2010), cuando especifica que: “las prácticas discursivas no solo son
funciones de enunciación por parte de los discursos científicos, sino formas de alteración y
ordenamiento de las prácticas de la vida cotidiana.
Resta decir que la medicina, como cualquier actividad humana inmersa en el medio social,
no puede escapar a los procesos simbólicos inherentes a la cultura creada por el hombre y
que configuran el pensamiento. Estas premisas poseen hoy en día una gran potencia, sobre
todo si consideramos la medicina socializada actual, en la que tiene una gran importancia la
comunicación entre profesionales y evitar el aislamiento del médico en su consulta,
creyendo poseer un saber cuasi hermético. Además, se cumple en cualquier territorio del
saber aquello que dijo Hobbes en su famoso Leviathan: “el más experimentado es aquel que
posea más signos”.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
20
Referencias bibliográficas.
Barthes, R. (1971). Elementos de semiología. Madrid: Alberto Corazon.
Barthes, R. (1993). La aventura semiológica. Barcelona: Paidós.
Bataille, G. (2007a). Lo imposible. Mexico: Fontamara.
Bataille, G. (2007b). La parte maldita. Buenos Aires: las Cuarenta.
Carontini, E., Peraya, D. (1979). Elementos de semiótica general. El proyecto semiótico.
Barcelona: Gustavo Gili.
Eco, U. (1994). Signo. Barcelona: Labor.
Eco, U. (2000). Tratado de semiótica general (5ª ed). Barcelona:Lumen.
Ferrater Mora, J. (1988). Diccionario de filosofía (vol. 4). Madrid: Alianza.
Freud, S. (1981). El malestar en la cultura. En “Obras Completas”, vol. 3. Madrid:
Biblioteca Nueva.
García Arroyo, JM. (2001a). Lo cuantitativo y lo cualitativo en psicopatología: una
aproximación desde la subjetividad (Primera parte). Anales de Psiquiatría; 17 (7): 319-24.
García Arroyo, JM (2001a). Lo cuantitativo y lo cualitativo en psicopatología: una
aproximación desde la subjetividad (Segunda parte). Anales de Psiquiatría; 17 (7):325-32.
García Arroyo, JM. (2001b). El “binarismo sujetivo”: sus determinantes y sus
implicaciones sobre el “autoconcepto” y la “autoestima”. Anales de Psiquiatría; 20 (6):252-
61.
García Arroyo, JM. (2007). ¿Es posible cuantificar la subjetividad? Interpsiquis
(Psiquiatría.com), 2007.
Jakobson, R. (1985). Ensayos de lingüística general. Barcelona: Planeta.
Jung, CG. (1999). Obras completas. Madrid: Trotta.
Kristeva, J. (1982). Semiótica (2 vols.). Madrid: Fundamentos.
Kristeva, J. (1987). El lenguaje ese desconocido: introducción a la lingüística. Madrid:
Fundamentos.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
21
Lacan, J. (1977). Escritos. Madrid: Siglo XXI.
Lacan, J. (1986). El Yo en la Teoría de Freud y en la Técnica Psicoanalítica (Seminario 2).
Barcelona: Paidós,
Lacan, J. (1992). Las psicosis (Seminario 3). Barcelona: Paidós.
Lévi-Strauss, C. (1985). Las estructuras elementales del parentesco (2 vols.). Barcelona:
Planeta-Agostini.
Lévi-Strauss, C. (1997). Antropología estructural. México: Siglo XXI, 1997.
Moliner, M. (1994). Diccionario del uso del español. Madrid: Gredos.
Morris, C. (1958). Fundamentos de la teoría de los signos. Mexico: Universidad Autónoma.
Morris, C. (1962). Signos, lenguaje y conducta. Buenos Aires: Losada.
Paris, D. (2003). Julia Kristeva y la gramática de la subjetividad. Campo de Ideas.
Peirce, CS. (1974). La ciencia de la semiótica. Buenos Aires: Nueva Visión.
Peirce, CS. (2007). La lógica considerada como semiótica. Madrid: Biblioteca Nueva.
Piaget, J. (1973). Problemas generales de la investigación interdisciplinaria. En Piaget et al.
Tendencias de la investigación en ciencias sociales. Madrid: Alianza.
Pineda, AF. (2010). Saber y poder o la mirada que conoce. Escritos 18(41): 264-81.
Saussure, F. (1990). Curso de lingüística general. Madrid: Alianza.
.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
22
ANEXOS
Componente material Significante S
---------------------------- = ---------------- = ----
Componente mental Significado s
Cultura Reglas Orden
------------------ = --------------- = ---------------- ↓ Entropía
Naturaleza Salvaje Desorden
Figura 2.
Secuencia: entremeses → primero → segundo → postre
↓ ↓ ↓ ↓
Selección: ensaladas → sopa → pescado → flan
rollitos arroz carne helado
... ... ... ...
Figura 3
Secuencia: Miradas → palabras int- diálogo per- aseguramiento
trascendentes sonalizado contactos
¯
¯
¯
¯
Selección
: Rubia/morena Estudias Eres guapa
Quedamos
mañana
Alta/baja Trabajas Tus ojos Teléfono
Cualquiera Gustos Me gustas Cine
que me mire. ... ... e-mail
... ...
Figura 4
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Comunicología Cubana
Número 92 Diciembre 2015 marzo 2016
23
1 Doctor en Medicina. Especialista en Psiquiatra. Profesor Asociado del Departamento de Psiquiatría.
Facultad de Medicina. Universidad de Sevilla. Profesor de “Comunicación Asistencial” del Grado en
Medicina. Facultativo Especialista de Área del Hospital “Virgen del Rocío”. Sevilla.
Cultura Semiología médica (significante) Orden
-------------- = ----------------------------------------- = --------------
Naturaleza Síntoma Desorden
Figura 6
Secuencia: Síntomas → Pruebas Diagnóstico Tratamiento
¯
¯
¯
¯
Selección: dolor analítica infección radioterapia
fiebre radiografía fractura fármacos
astenia biopsia tumor cirugía
cefaleas TAC metabólico ortopedia
... ... ... ...
Figura 7
Article
The disappearance of the neurosis of current psychiatric nosography has caused at least two effects: a) the dispersion of psychiatric clinical categories, as can be seen in modern classifications b) the disappearance of the subject in our discipline. This article aims not only to recover the neurosis as a diagnostic category, but understand it as a "structure" and, on this basis, obtain the keys to the "neurotic subjectivity." To achieve this, we use a method that simultaneously allows the study of the "inner" and make it a scientific matter. Although it is considered, in the neurotic person the existence of a right "reality testing", it can not avoid considering the outside world in part, according to personal expectations. We have called this "objective collapse" and it realizes that there is no "objectivity" as believed in these patients. Hence, is there a neurotic way of knowing in which easily a confusion between "subjectivity", "subjective" and "objective" occurs.
Article
Full-text available
En el trabajo que se presenta ahora nuestro afán consiste en estudiar cómo y qué establece un “código binario” en la “subjetividad” de los pacientes neuróticos. Para conseguirlo ha sido fundamental la obra de George Boole titulada: Análisis matemático de la lógica, en la que su autor propone un “álgebra binaria”, que nos ha sido de gran utilidad en el estudio de las producciones de nuestros pacientes, como ya demostramos en otras publicaciones. El resultado de la presente investigación ha sido que el lenguaje, en sí mismo, posibilita la aparición de polaridades, que luego son valorados por el propio sujeto, siendo la “autoestima” el estado afectivo que acompaña a tales (auto)valoraciones. Se demostró que todos los componentes de la “autoestima” siguen un “código binario booleano”. Más allá de eso, se mostraron los “ideales” como auténticos organizadores del “código binario” y, por tanto, de la “autoestima”, que se sustenta en este último.
Article
Full-text available
En el trabajo que ahora presentamos, nos ocuparemos de estudiar el problema de la cuantificación en psicopatología, pero desde una perspectiva nueva, la correspondiente a la subjetividad del paciente. En esta primera parte, hemos expuesto la corriente actual de lo que podría llamarse “psicopatología cuantitativa” y de la posible asimilación de esta última a la ciencia modelo: la física. Luego nos adentramos en el método que se va a utilizar, conformado por la “teoría de la numeración” y por las consideraciones de George Boole, en su obra “Análisis Matemático de la Lógica”. De lo que se tratará, por lo tanto, será de probar si en la subjetividad se cumplen las propiedades de los números (unidad, ordinalidad y cardinalidad) y las leyes formuladas por el autor antes citado.
Article
Asistimos, en el momento presente, a un giro de la psicopatología en dirección a la cuantificación. Esta tendencia, más que detenerse en conocer los estados psíquicos (subjetivos) del paciente, tiene en cuenta la medición. Tuvo su origen en dos líneas distintas: a) la psicometría, que partió de autores como Binet, Heymans y Wiersma y b) las escalas clínicas, introducidas tras el notable impulso conseguido por la psicofarmacología que propició cambios importantes en la clínica, y se inició en los estudios de Lorr, Witterborn y Malamud. Nuestra pretensión aquí consiste en abordar este problema desde el punto de vista de la "subjetividad"; para tal fin, emplearemos elementos procedentes de las matemáticas, como es el caso de la "teoría de la numeración" y de los "códigos binarios", intentando probar si en la subjetividad se cumplen las propiedades inherentes al sistema de numeración. De no ser así, la subjetividad no podría ser cuantificable, diferenciándose nuestro objeto de estudio del de otras ciencias (física, química, biología,...), que sí lo son. Analizaremos aquí las correspondientes consecuencias de tales resultados.
Article
Traducción de: A theory of semiotics