ArticlePDF Available

Liderazgo para la inclusión escolar y la justicia social. Aportaciones de la investigación Leadership for school inclusion and social justice. Contributions of research

Authors:

Abstract

Resumen En este trabajo se presenta un análisis de las características de las escuelas inclusivas para la justicia social, prestando especial atención a los aspectos directamente relacionados con el liderazgo. Dicho análisis comienza por el estudio de las características de estas escuelas, entre las que sobresale el trabajo colaborativo y el desarrollo y práctica de valores compartidos. En la segunda parte se profundiza en el papel del líder de las escuelas para la justicia social. Allí se defiende que el estilo de liderazgo compartido y democrático, y una serie de prácticas entre las que destacan la creación de una cultura inclusiva o la creación de comunidades profesionales de aprendizaje, son los que caracterizan este liderazgo para la inclusión y la justicia social. Abstract This paper presents an analysis of the characteristics of inclusive schools for social justice, with particular attention to those aspects directly related to leadership. This analysis begins with the study of the characteristics of these schools, among which collaborative work and the development and practice of shared values. In the second part explores the role of leading schools for social justice. He also advocates that the style of shared leadership and democratic, and a number of practices among which the creation of an inclusive culture and the creation of professional learning communities are those that characterize this leadership for inclusion and social justice.
169
Liderazgo para la inclusión escolar y la justicia social.
Aportaciones de la investigación
Leadership for school inclusion and social justice.
Contributions of research
F. Javier Murillo T., Gabriela Krichesky, Adriana M. Castro Z.,
Reyes Hernández C.
Universidad Autónoma de Madrid
Resumen
En este trabajo se presenta un análisis de las características de las escuelas inclusivas para la
justicia social, prestando especial atención a los aspectos directamente relacionados con el
liderazgo. Dicho análisis comienza por el estudio de las características de estas escuelas, entre
las que sobresale el trabajo colaborativo y el desarrollo y práctica de valores compartidos. En
la segunda parte se profundiza en el papel del líder de las escuelas para la justicia social. Allí se
deende que el estilo de liderazgo compartido y democrático, y una serie de prácticas entre las
que destacan la creación de una cultura inclusiva o la creación de comunidades profesionales de
aprendizaje, son los que caracterizan este liderazgo para la inclusión y la justicia social.
Palabras claves: Liderazgo, Educación Inclusiva, Justicia Social, Organización escolar.
Abstract
This paper presents an analysis of the characteristics of inclusive schools for social justice, with
particular attention to those aspects directly related to leadership. This analysis begins with the
study of the characteristics of these schools, among which collaborative work and the development
and practice of shared values. In the second part explores the role of leading schools for social
justice. He also advocates that the style of shared leadership and democratic, and a number of
practices among which the creation of an inclusive culture and the creation of professional learning
communities are those that characterize this leadership for inclusion and social justice.
Keywords: Leadership, Inclusive Education, Social Justice, School organization.
170
Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva
En las últimas décadas se ha producido un incremento signicativo de la diversidad en la población
de las escuelas, lo cual sin duda representa un reto importante para la educación actual. El principal
problema radica en el hecho de que en general la escuela y sus docentes no están preparados para
trabajar con grupos heterogéneos de estudiantes. De esta manera, aquellos alumnos que pertenecen
a alguna minoría cultural o lingüística, que presentan una discapacidad física o intelectual, o que
simplemente provienen de contextos socio-económicos desfavorecidos, suelen tener mayores
dicultades, no sólo en términos de los resultados académicos conseguidos, sino también en lo
referente a la participación activa en la vida escolar, como consecuencia de que la escuela no tiene
en cuenta sus condiciones y diferencias de origen a la hora de llevar a cabo el proceso educativo.
Y con ello se tiende a mantener y, en muchos casos, se agudizan las desigualdades educativas
entre los estudiantes que plantean mayores retos de aprendizaje y el alumnado “privilegiado” que
carece de tales dicultades (Ryan, 2006a).
El enfoque de la educación inclusiva, que subraya la necesidad de que el sistema escolar globalmente
considerado se transforme en cuanto a sus aspectos físicos, curriculares, las expectativas y los
estilos de los docentes y los roles de los líderes de modo que sea posible ofrecer una educación
para todos, parece ser una primera aproximación adecuada para luchar contra esa brecha. Sin
embargo, dicho enfoque se ha centrado en exceso, seguramente por sus orígenes, en los niños y
niñas con discapacidades, a quienes se los categoriza dentro del conglomerado de alumnos con
necesidades educativas especiales, por lo que hay que seguir insistiendo en trabajar por superar las
barreras a todas las formas de marginación, exclusión y de bajo rendimiento, independientemente
de su origen (Ainscow, Booth, y Dyson, 2006). El propósito de la educación inclusiva y, en
particular, de una educación inclusiva para la justicia social, debe ser el de eliminar todo indicio
de exclusión, ya sea por la pertenencia a determinada clase social, etnia, religión, género, o bien
por la orientación sexual, la lengua materna, la cultura de origen o la manifestación de ciertas
habilidades (Kugelmass, 2003).
En este contexto, dar respuesta al derecho humano básico de recibir una educación de calidad se
hace cada día más complejo, pero también más necesario. Planteamientos y enfoques que hasta
hace poco habían resultado satisfactorios hoy se muestran inequitativos y, con ello, inecaces. Así,
frente a postulados que centrados en el trabajo del docente individual, del proceso de enseñanza
y aprendizaje, cada día se rearma más la necesidad de un abordaje conjunto por parte de toda
la escuela bajo los supuestos del trabajo colaborativo. Y, con ello, se destaca el rol clave del
liderazgo por conseguir una educación inclusiva para la justicia social.
En este artículo, tras analizar el rol de las escuelas para la inclusión y la justicia social se señalan
las características que, a la luz de la investigación sobre el tema, parecen compartir las personas
que lideren escuelas inclusivas exitosas.
La opción de partir de la investigación no es casual. La dicultad del reto con que nos enfrentamos
hace que sea más importante que nunca buscar nuevos caminos y aportar novedosas ideas. En este
sentido, la colaboración entre la teoría y la práctica, entre la investigación y la enseñanza, parece
ser el camino indicado para el logro de esta tarea.
171
F. Javier Murillo T., Gabriela Krichesky, Adriana M. Castro Z., Reyes Hernández C.
Educación inclusiva para la justicia social
Una educación equitativa y de calidad es, por denición, una educación inclusiva, en tanto tiene
el imperativo ético de garantizar el acceso, la plena participación y el aprendizaje de todos y
cada uno de los estudiantes, independientemente de sus diferencias personales y su procedencia
social y cultural. La inclusión es un proceso orientado a proporcionar una respuesta apropiada a la
diversidad de características y necesidades educativas del alumnado, a incrementar sus niveles de
logro y participación en las experiencias de aprendizaje, así como también en la cultura y en las
comunidades escolares, reduciendo toda forma de discriminación, a n de conseguir resultados
académicos equiparables. Desde esa perspectiva, la inclusión representa un impulso fundamental
para avanzar hacia una educación de mejor calidad para todos.
La inclusión en educación ha sido tradicionalmente asociada al proceso de integración de los
alumnos con algún tipo de discapacidad a la escuela común. Sin embargo, la inclusión tiene que
ver con una nueva visión de la educación que pone el foco en la consideración de las diferencias
de los estudiantes en los procesos educativos, en cuanto a raza, género, clase social, capacidades,
lengua materna, pertenencia a un grupo cultural u orientación sexual, todas ellas directamente
ligadas a la idea de justicia social.
Efectivamente, la inclusión se puede pensar de diferentes maneras: la de los estudiantes con
discapacidades y con necesidades educativas especiales, como respuesta a la exclusión o
segregación en escuelas y programas especiales; la de todos los grupos que son vulnerables de
ser excluidos; o como el desarrollo de la escuela para todos (Ainscow, Booth, y Dyson, 2006). La
idea de la inclusión social (Byrne, 2005) formaría parte de lo que Ainscow y sus colaboradores
llaman inclusión de todos los grupos que son vulnerables de ser excluidos. Desde esa perspectiva,
la inclusión social o la inclusión para la justicia social se puede entender como la promoción
de la igualdad de oportunidades para todos los estudiantes dentro de la sociedad, sin importar
sus antecedentes o sus circunstancias personales (Muijs, Ainscow, Dyson, Raffo, Goldrick, Kerr,
Lennie y Miles, 2007).
En torno a esta problemática se enmarca el desarrollo de los conceptos de “inclusión” y “justicia
social” en la escuela (Ryan, 2006a). Los promotores de la inclusión sostienen que la justicia social
puede alcanzarse no sólo mediante la distribución de bienes, derechos y responsabilidades sino,
en especial, a través de la inclusión signicativa de las personas en los procesos y en las prácticas
institucionales. Desde esta perspectiva, los estudiantes pueden verse excluidos de los procesos
de aprendizaje y de los ámbitos de participación escolar, fundamentalmente por cuestiones de
habilidad, edad, raza, clase social, género u orientación sexual. Esto de alguna manera remarca
la naturaleza relacional y estructural de las desigualdades que se maniestan en los centros, de
modo que la exclusión de estos alumnos no obedece a cuestiones de índole individual, sino que
la sola pertenencia a una minoría genera su propia segregación en los centros. En este sentido,
el objetivo de la inclusión es asegurar que todos los alumnos puedan participar activamente en
los procesos sociales y culturales de la comunidad escolar. Resulta importante remarcar que esto
implica un cambio en el sistema y no en las personas, ya que bajo las premisas de este enfoque,
el sistema puede adquirir la capacidad para adaptarse a sus miembros de modo que todos ellos
puedan aportar y a su vez enriquecerse por pertenecer al mismo.
172
Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva
Desde esta perspectiva, la educación inclusiva entendida como una escuela para la justicia social
se rige por valores y principios tales como (Harris y Chapman, 2002; Muijs et al., 2007):
Integridad y honestidad.−
Justicia y equidad.−
La promoción del respeto por todos los individuos.−
El reconocimiento de que todos los estudiantes tienen derecho a una educación basada en −
la igualdad de oportunidades.
Preocupación por el bienestar y el desarrollo integral de los profesores y los estudiantes.−
Todos los estudiantes pueden aprender.−
La escuela debe responder a las necesidades particulares de cada estudiante.−
El punto de vista de los estudiantes es importante y tomado en cuenta.−
La diferencia es vista como una oportunidad para aprender y como una fuente de −
enriquecimiento.
Es importante considerar a este planteamiento no como una mera respuesta educativa o didáctica,
sino que la desborda y avanza hacia conceptos claramente situados en el entorno de la justicia
social y no sólo de la inclusión escolar. La meta de la educación inclusiva es eliminar la exclusión
social que se deriva de actitudes y respuestas a la diversidad en clase social, etnia, cultura, religión,
orientación sexual, lengua materna, género y capacidad (UNESCO, 2001). Aquí está implícito el
derecho a la educación ligado a los valores de justicia y democracia, de ahí que ahora la escuela
se plantea ser una institución más equitativa y más justa (Theoharis, 2007).
Sólo como breve apunte necesitado de una mayor atención, es interesante señalar que algunos
autores relacionan estos conceptos de justicia social con planteamientos derivados de la Pedagogía
Crítica y su compromiso por un mundo diferente (p.e. Gaetane, Normore y Brooks, 2008). Así,
es posible encontrar una vuelta a los clásicos como Freire para remarcar el rol de la escuela en su
rol de concientización crítica de la comunidad mediante una educación liberadora y promotora de
cambios sociales.
Escuelas inclusivas para la justicia social
Estudiar las escuelas inclusivas supone, no sólo abrir el foco respecto a las intervenciones
referentes a la modicación del currículum o a las metodologías del aula, sino que también
implica considerar un plano más amplio y relevante como es el organizativo. La inclusión no
sólo, aunque también, se dirime en el aula. La inclusión debe estar presente en la planicación y
173
F. Javier Murillo T., Gabriela Krichesky, Adriana M. Castro Z., Reyes Hernández C.
en todas aquellas personas que tienen responsabilidad en el liderazgo y en la gestión de la escuela.
Aunque si bien es cierto que la lucha contra la exclusión trasciende los límites de la escuela pues
atañe a políticas sociales y educativas más amplias.
Por lo general, la atención a la diversidad se reere a la actuación de docentes individuales en
sus aulas y raramente afectan al centro en su conjunto. Se tiende a adoptar medidas organizativas
que son más una barrera para la inserción que una medida de inclusión como es la tendencia a
homogeneizar y fragmentar el currículo, la escasa utilización de las estructuras de coordinación y
trabajo docente y la promoción de formas organizativas que promueven la segregación. Esto no
sólo impide responder a las necesidades académicas, sociales y emocionales de los alumnos, sino
que además conlleva a que los alumnos y las familias no se sientan integrantes de la comunidad
escolar del centro en el que están escolarizados, a pesar de que la implicación de las familias es
un elemento crítico dentro de este proceso. Desde esta perspectiva, la escuela inclusiva (justa
socialmente) debe atender a que:
La inclusión sea el núcleo que centre la atención en todo el alumnado.-
El discurso del profesor tenga en cuenta la diversidad y la pluralidad de la clase.-
El currículum sea representativo en cuanto a género, clase, capacidad, etc.-
La rotación de papeles de acuerdo con el género se realice efectivamente durante la clase y -
en cualquier otra práctica escolar.
La familia y los diferentes antecedentes de los estudiantes sean un referente para el centro.-
Para ejemplicar este último punto, cabe mencionar aquí los resultados obtenidos a través de un
estudio de casos que se basó en el análisis comparativo de tres centros localizados en Portugal,
Reino Unido y Estados Unidos (Ainscow y Kugelmas, 2006), en el cual se encontró que en las
tres escuelas se manifestaban una serie de características similares vinculadas con la promoción
de la educación inclusiva. En primer lugar, en los tres centros la inclusión se entiende como
un problema de raigambre político-social, que no se limita a los claustros escolares sino que
obedece a una lógica de sociedad determinada. Asimismo, factores como la motivación inicial de
la comunidad educativa para generar la inclusión en el centro (con el apoyo de agentes externos),
el trabajo en equipos colaborativos entre los alumnos y entre el profesorado, y la voluntad de
luchar en pos de sostener las prácticas inclusivas son rmes cualidades de cada uno de estas
escuelas. Por último, cabe mencionar que en el interior de estas instituciones, las diferencias entre
los estudiantes y el propio personal docente se perciben como un recurso que imprime un valor
agregado a la comunidad escolar.
A su vez, y a partir de la revisión de estudios en los que se investigó el desarrollo de prácticas
inclusivas en distintos centros, Ainscow (2001) pudo detectar algunas estrategias de centro que
caracterizan el desarrollo de escuelas inclusivas, a saber:
1. Retomar lo que los profesores y el centro ya saben, pero aún no articulan en la práctica.
En este sentido, se enfatiza la recuperación de la experiencia y el potencial creativo que
los docentes portan a la hora de diseñar nuevas estrategias para optimizar, entre otras
174
Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva
cosas, la participación de todos los alumnos en las clases y en la mejora del vínculo
entre docentes y alumnos.
2. Potenciar un lenguaje común de práctica entre el profesorado. Se estima como esencial el
propiciar espacios en los cuales los profesores puedan compartir opiniones y reexionar
sobre sus estilos de trabajo, en particular mediante observaciones de clase. Asimismo,
se recomienda sostener indenidamente la reexión y el apoyo entre el cuerpo docente,
de modo que los profesores tengan la oportunidad de experimentar alternativas de clase
y luego evaluarlas. Para poder comparar prácticas, ideas y experimentar, se sugiere
crear un ambiente favorable a la toma de riesgos, ya que éstos se consideran esenciales
en el camino que conduce hacia la innovación y el cambio escolar.
3. Concebir a la diferencia como oportunidad para el aprendizaje. Se retoma la idea
de diseñar estrategias “innovadoras” para atender a situaciones de dicultad en
clase, de modo que se pueda ajustar la organización de la misma sobre la base de las
retroalimentaciones ofrecidas por el alumnado con dicultades.
4. Optimizar los recursos, en especial los recursos humanos. Se recomienda generar
contextos de clase más cálidos en donde primen la contención, el apoyo, etc. Para el
desarrollo de aulas más inclusivas se sugiere, además, favorecer la colaboración entre
profesores, el trabajo con las familias y la cooperación entre los propios alumnos.
5. Examinar con detalle las “barreras” que de alguna manera impiden o sutilmente
opacan la participación de los estudiantes. En este caso, se sugiere analizar si la práctica
tradicional de clase obstaculiza o impide la participación de todos los estudiantes,
tomando en consideración los detalles de la interacción en la clase y los posibles
mensajes que tal vez el profesorado envía sutilmente al alumnado e impide generar un
sentimiento de valoración.
Líderes para la inclusión escolar y la justicia social
El papel que adoptan los y las líderes es clave para eliminar las barreras que generan exclusión,
y por ello se considera que tienen un rol fundamental para conseguir escuelas en donde impere
la justicia social. Los directivos son quienes tienen, en última instancia, el potencial de impedir
o favorecer medidas que trabajen a favor de la inclusión. Por ello, el buen liderazgo requiere
de saber potenciar una cultura de la inclusión para la justicia social partiendo de supuestos,
principios, creencias y valores que se vinculen con la acción pedagógica del centro. De este modo,
la inclusión debería poder expresarse tanto en los lenguajes utilizados, como en el currículum
oculto y en los patrones de acción y actuación de todo el personal de la escuela.
175
F. Javier Murillo T., Gabriela Krichesky, Adriana M. Castro Z., Reyes Hernández C.
Por ello, gestionar adecuadamente la organización es fundamental, aunque este liderazgo no
necesariamente recae en aquellas personas que ostentan un cargo, sino que puede ser llevado a
cabo por un colectivo de individuos que trabajan juntos, que toman y comparten iniciativas, y que
responden y construyen la cotidianeidad del centro a partir de este trabajo colaborativo (Groon,
2003). El trabajo compartido y la acción convergente surgen cuando se reúnen capacidades,
conocimientos, experiencia práctica y perspectivas de los miembros de la organización, con
vistas a resolver tareas complejas que requieren recursos y plantean exigencias mayores que los
individuos aislados. Es importante repetir que las ideas e ideales que contribuyen a desarrollar
pensamientos, actitudes y actuaciones equitativas, justas e inclusivas no están ligados únicamente
a quien ocupa un rol formal o a un individuo en particular, sino que deben ser abordados con la
comunidad educativa en su conjunto.
Los diferentes estudios llevados a cabo para identicar las características de los líderes que
favorecen la inclusión y la justicia social coinciden en el hecho de que no hay unas prácticas
especiales que caractericen a estos líderes, ni un tipo particular de liderazgo que sea la clave para
la inclusión y la justicia social sino que, por el contrario, es necesario estar dispuesto a cambiar de
un estilo de liderazgo a otro y a tomar las estrategias que mejor funcionen de cada uno para hacer
frente a los problemas que se presentan (Harris y Chapman, 2002; Kugelmass, 2003; Muijs et al.,
2007). Sin contradecir necesariamente lo anterior, diferentes estudios empíricos han realizado
algunas aportaciones interesantes que ayudan a dar pautas sobre algunos modelos y prácticas de
liderazgo que parecen estar en la base de esta concepción de liderazgo inclusivo.
En ese contexto, la profesora Mª Teresa González (2008) hace una interesante distinción, separando
dos facetas del liderazgo: los procesos y el contenido. Atendiendo a la naturaleza de los procesos
de liderazgo se abordarían los modelos que facilitan la inclusión y la justicia social; mientras que
revisando el contenido es posible hablar de una serie de prácticas directamente vinculadas a una
serie de valores y principios ligados a la inclusión y la justicia social.
Modelos de liderazgo facilitadores de la inclusión
Desde sus orígenes la investigación sobre liderazgo educativo ha propuesto una buena cantidad de
modelos o enfoques del liderazgo adecuados para conseguir una escuela de calidad. Sin embargo,
es en esta primera década de siglo cuando estamos observando la formulación de interesantes
propuestas de liderazgo asociadas a los nuevos desafíos con que se enfrentan las escuelas en la
actualidad (Murillo, 2006). Así, tras las propuestas “clásicas” de liderazgo instructivo (Blase y
Blase, 1998), surgido de la línea de Ecacia Escolar, o liderazgo transformacional (Bass, 1998),
ligado al movimiento de Mejora de la Escuela, se han propuesto formulaciones tales como las
de Liderazgo Sostenible (Hargreaves y Fink, 2006), Sistémico (Higham, Hopkins y Matthews,
2009), Distribuido (Spillane, 2006), Para el aprendizaje (McBeath y Dempster, 2008) o Inclusivo
(Ryan, 2006b). Todas ellas, aun enfatizando en diversos aspectos, destacan la importancia de un
liderazgo que facilite la participación y el desarrollo de la comunidad y, con ello, la creación de
escuelas inclusivas para la justicia social.
176
Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva
Las investigaciones empíricas que han intentado determinar el modelo o estilo de liderazgo
predominante en las escuelas con una gran heterogeneidad en sus estudiantes consideradas
exitosas, han ofrecido resultados no siempre coincidentes.
Efectivamente, mientras que David Hopkins (2001) señala que el liderazgo educativo y
transformacional son centrales para lograr el éxito en las escuelas en contextos desaantes; otras
investigaciones indican que estos líderes se caracterizan por ejercer el un estilo autocrático en
la escuelas con medidas especiales o con serios problemas, principalmente en las primeras fases
del proceso de mejora, aunque también se encuentra que estos directores no son adecuados para
sostener dicho proceso (Chapman, 2005; Muijs et al., 2007). Otros trabajos han insistido en la
importancia del liderazgo distribuido como mejor forma de iniciar, pero sobre todo, sostener
el cambio en escuelas heterogéneas (p.e. Harris y Chapman, 2002). De esta forma, parecería
adecuado armar que los directores y directoras adoptan formas de liderazgo de acuerdo con el
contexto de la escuela y sus necesidades, lo que llevaría a la vuelta a la Teoría de la Contingencia,
en tanto se caería en la imposibilidad de reconocer un estilo directivo predominante en estas
escuelas.
Sin embargo, hay una característica del liderazgo ejercido en las escuelas que logran la inclusión,
y ésta radica en el énfasis que se realiza sobre el enfoque de liderazgo democrático y participativo.
O, siguiendo las palabras de Mº Teresa González González:
un liderazgo para la inclusión escolar ha de ser un liderazgo democrático y participativo,
en el que ocupan un lugar importante las dinámicas de indagación abierta, comunicación,
diálogo, colaboración, trabajo en grupo en un marco de respeto en el que necesariamente
conuirán perspectivas no siempre consensuales, a veces conictivas, sobre las que hay
que optar desde una base moral (2008: 92).
En una interesante reexión, Doyle y Doyle (2005) invitan a pensar en la inclusión de los alumnos
con discapacidad como un buen camino para que los líderes democráticos logren desarrollar
escuelas equitativas y con una fuerte impronta de justicia social, es decir, democráticas. Desde
esta perspectiva, la inclusión no sólo sería un n en sí mismo, sino que además aparece entendida
como un medio para alcanzar el desarrollo de un liderazgo (y una escuela) democrática.
Sin embargo, es importante destacar dos elementos: por un lado, que un liderazgo democrático
por sí solo no es necesariamente inclusivo, ni está ligado a la justicia social y a la equidad. Este
proceso no es suciente, ha de tener necesariamente “contenidos” vinculados a la justicia, a la
equidad, el respeto por la dignidad de los individuos, la participación y el trabajo por el bien
común. Y, por otro, debe subrayarse que el liderazgo democrático no puede entenderse sólo como
un proceso, sino también en relación con sus resultados.
Efectivamente, el liderazgo democrático implica tanto un proceso como una meta, dado que
ambos, aunque a menudo pueden parecer contradictorios, no pueden estar separados. Como
señalan estos autores “procesos democráticos no justican nunca nes no democráticos” (Doyle
y Doyle, 2005: 3). De esta forma, el liderazgo para la inclusión y la justicia social parte del sentido
177
F. Javier Murillo T., Gabriela Krichesky, Adriana M. Castro Z., Reyes Hernández C.
más amplio de liderazgo democrático: los nes y los medios deben ser siempre coherentes con los
objetivos perseguidos, es decir, que un resultado inclusivo no puede alcanzarse nunca mediante
procesos o prácticas no inclusivas.
Prácticas del liderazgo para la inclusión y la justicia social
Es probable que lo que dene al liderazgo inclusivo no sea tanto el estilo como las prácticas que
se promueven, vinculadas a una serie de valores y principios ligados a la inclusión: el interés por
el bien común, la participación, la justicia, la equidad, el respeto por el valor y la dignidad de los
individuos y sus tradiciones culturales, entre otros; así como también se relacionan con aspectos
inherentes a la práctica pedagógica, del centro y de las aulas. Porque en denitiva, y como señala
acertadamente la profesora Mª Teresa González González (2008: 94), “generar las condiciones y
desarrollar aquellas prácticas que hagan posible que todos los alumnos puedan aprender bien, en
un contexto socialmente justo y democrático, es, en última instancia el reto del liderazgo que se
despliegue en el centro escolar.”
Furman y Shields (2003) unen el concepto de práctica del liderazgo con conceptos de Justicia
Social y Comunidad Democrática. Para ellas, la agencia moral se sitúa en la comunidad escolar, en
el sentido de entender el lugar donde se asumen “valores compartidos” y la “toma de decisiones”
es también compartida. Las autoras incluyen tres tipos de procesos: a) comprender y valorar
a los individuos diversos, b) participación plena (espacios, órganos, etc.), y c) trabajar para el
bien común. Por otra parte, Walter, Dimmock, Stevenson, Bignold, Shah y Middlewood (2005),
realizaron un estudio de casos en el que describieron, de manera exhaustiva, las características de
cinco directores que habían establecido previamente una notable reputación como ‘buenos líderes’
de escuelas multiétnicas. El estudio dio a conocer algunas de las cualidades más importantes de
una dirección escolar ecaz para la inclusión de alumnos provenientes de minorías étnicas. Los
directores implicados en esta investigación se caracterizaron por ejercer su función de manera
proactiva y todos ellos estaban rmemente convencidos de sus creencias personales acerca de
lo que ellos y sus escuelas estaban tratando de implementar. Sabían expresar abiertamente sus
valores e intentaban difundirlos usando una serie de estrategias cuidadosamente elaboradas. Los
autores denen a estos líderes como verdaderos transformadores que demandaban y exigían de la
comunidad acción y compromiso constante.
Por otra parte, el profesor canadiense Keneth Leithwood (2005), revisando las últimas evidencias
empíricas disponibles, deende que hay una serie de prácticas de liderazgo que son valiosas en
todos los contextos, de tal forma que deben considerarse como un componente necesario, pero
no suciente, de un buen líder escolar. Junto a ellos, este inuyente autor deende que hay otras
prácticas que se han demostrado más adecuadas para aquellas escuelas que atienden a alumnos
con diferentes orígenes y características sociales: estudiantes que viven en situación de pobreza o
aquellos cuya etnia, características físicas, mentales, antecedentes culturales o habilidades en su
lengua natal se salen del cauce cultural ordinario. De esta forma, cualquier consideración de los
líderes para la escuela inclusiva y la justicia social deberá beber de las lecciones aprendidas de
las investigaciones que aportan datos sobre las características de los líderes ecaces en cualquier
178
Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva
contexto, así como otras que se centren en escuelas de alumnado heterogéneo. Algunas de las
prácticas de aquellos líderes que fomentan y consiguen una escuela inclusiva son las siguientes
(Leithwood, 2005).
a) Identicar y articular la visión de la escuela
Este tema es de especial interés para lograr escuelas inclusivas, dado que un líder que consigue una
escuela inclusiva es aquél que tiene esta visión y sabe comunicarla, entusiasmar a la comunidad
educativa y puede tomar las decisiones correctas para hacer de esa visión una realidad. En ese
sentido, resulta especialmente interesante la perspectiva de algunos autores como Foster (1989) o
Moore et al. (2002) que deenden que un elemento clave en el desarrollo de una visión en educación
es tener una visión crítica respecto a la escolarización, de tal forma que esta perspectiva permite a
los líderes identicar prácticas escolares que ayudan a superar la injusticia y la inequidad.
La incorporación de medidas y estrategias globales de trabajo es esencial para hacer de la inclusión
una realidad presente en el día a día del centro. De esta manera, se entiende que deben considerarse
las culturas, las vivencias y los intereses de todos los grupos de la escuela en la vida rutinaria del
centro (Ryan, 2006a). Desde una lectura muy similar, autores como Ainscow y Kugelmass (2005)
también advierten sobre la importancia del desarrollo de estructuras más amplias y exibles en las
escuelas para que éstas den cuenta y representen a todos las voces de la comunidad.
Ryan (2006a) sugiere a su vez que los líderes de estos centros deben también adoptar políticas
que favorezcan la puesta en práctica de valores inclusivos, bajo la premisa de que los procesos de
deliberación política tienen que ser, en sí mismos, inclusivos: todos los miembros de la comunidad
educativa deberían poder participar en estos espacios políticos, para garantizar que los intereses
de todos los segmentos de la comunidad educativa estén representados en ellos.
b) Desarrollar a las personas
La investigación ha determinado con claridad que una de las prácticas de los líderes escolares que
marcan claramente la diferencia es la preocupación por poner en marcha y potenciar actividades
que favorezcan el desarrollo de los miembros de la comunidad escolar, especialmente, de los
docentes. Esta es la idea básica del denominado “liderazgo pedagógico” con tanta inuencia en
nuestros sistemas educativos. Así, algunos de los elementos que fomentan el desarrollo profesional
de los docentes son:
Generar oportunidades para el desarrollo, organizando actividades de formación, −
facilitando la asistencia a actividades externas, proporcionando recursos e información,
generando debates sobre enseñanza y educación, etc.
Dar apoyo individualizado a los docentes. La investigación apunta que la atención personal −
de un líder hacia los docentes incrementa los niveles de entusiasmo y optimismo, reduce
la frustración, transmite un sentido de misión y, con ello, aumenta de forma indirecta el
rendimiento de los estudiantes (p.e. McColl-Kennedy y Anderson, 2002)
Aportar un referente adecuado. El líder debe ser el primero en preocuparse por su propio −
desarrollo personal y profesional.
179
F. Javier Murillo T., Gabriela Krichesky, Adriana M. Castro Z., Reyes Hernández C.
Otra característica importante del líder para la inclusión social es su capacidad para motivar
a la comunidad, dado que en las escuelas situadas en contextos difíciles es necesario trabajar
más, durante más horas y con un mayor compromiso. Algunas de las estrategias de motivación
consisten en convencer con el ejemplo que da el director y estimular, reconocer y premiar el buen
trabajo de los profesores y demás miembros de la comunidad.
En esta línea, los líderes de las escuelas para la inclusión social se caracterizan por utilizar una
gran variedad de estrategias tales como (Harris y Chapman, 2002):
Oportunidades de desarrollo profesional.−
El poder de los elogios.−
Involucrar a todos en la toma de decisiones.−
Dar autonomía profesional.−
Se usa el desarrollo profesional constante para lograr, mantener y aumentar la motivación −
de los profesores.
c) Fortalecer la cultura escolar inclusiva
Los líderes inuyen sobre la cultura organizativa de la escuela a través de prácticas orientadas
a desarrollar normas, creencias, actitudes y valores compartidos. En escuelas heterogéneas,
plantearse generar una cultura inclusiva ayuda a forjar valores, creencias y actividades que
contribuyen a lograr una escuela de todos, con todos y para todos.
Son varios los autores que coneren especial importancia a la construcción consciente e
intencionada de una cultura escolar inclusiva (Walker et al., 2005; Ainscow, 2001). El rol
del director es clave en este sentido, en tanto debe fomentar el desarrollo y la transmisión de
dicha cultura a través de estructuras de trabajo, tales como: los consejos estudiantiles, espacios
de desarrollo profesional, entre otros. En denitiva, parece ser que el desarrollo de prácticas
inclusivas implica indefectiblemente la creación de una cultura escolar que promueva formas de
trabajo que reduzcan las barreras que impiden la participación de los estudiantes en el centro.
Uno de los aspectos más importantes dentro de una cultura que favorece la inclusión es el
potenciar valores y actitudes que reconocen en la diferencia una oportunidad para la mejora de
los procesos de aprendizaje (Kugelmass, 2003). Dentro de la cultura para la inclusión es clave
el trabajo colaborativo, de modo que los centros intenten crear una comunidad en la cual todos
los involucrados, especialmente los estudiantes, son valorados. En este contexto, el liderazgo se
redene y se distribuye reforzando el sentido de comunidad y de conanza mutua. La necesidad de
cambiar prácticas convencionales y de adaptarse a las necesidades particulares de cada estudiante
hace que el contexto colaborativo cobre un mayor sentido, ya que facilita dichos procesos de
cambio y mejora.
180
Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva
Otros autores como Ainscow y Kugelmass (2005) o Ryan (2006a) entienden también que es
fundamental que los directores deendan sin descanso la inclusión desde lo discursivo y desde la
práctica, sobre todo frente a la resistencia de ciertos profesores y profesionales de la administración.
Al parecer, es bastante común encontrar resistencias y presiones que se oponen a la inclusión real
y efectiva en las escuelas, en particular desde ciertas iniciativas políticas o determinados sectores
de la administración pública.
Por otra parte, diferentes estudios sobre el liderazgo en escuelas multi-étnicas (Walter et al.,
2005; Muijs et al., 2007) coinciden en que el hecho de que los directores y profesores posean
unos antecedentes culturales y étnicos similares a los de los miembros de las comunidades a las
que sirven, tiene un efecto muy positivo sobre el éxito de las escuelas inclusivas. De cualquier
manera, queda probado que el líder de las escuelas inclusivas tiene que estar comprometido con
la cultura de la escuela a la que sirve y debe adaptar el currículo de tal manera que incluya los
aspectos más relevantes de dicha cultura (Harris y Chapman, 2002; Kugelmass, 2003; Muijs et
al., 2006; Garrison-Wade, et al., 2007).
Otro elemento básico en la creación de la cultura escolar inclusiva es la necesidad de tener,
demostrar y generar altas expectativas. Al igual que los estudiantes rendirán en la medida en que
los docentes confíen en ellos, las altas expectativas de los líderes denen la actuación de los que
trabajan con ellos. De esta forma, por ejemplo, las altas expectativas de los líderes pueden ayudar
a los miembros de la comunidad escolar a asumir que las expectativas prejadas son alcanzables
y a comprometerse con las mismas.
d) Centrarse en la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje
Los directores más exitosos en las escuelas heterogéneas mantienen su atención prioritaria en
mejorar la enseñanza, las prácticas de aula y ayudar a los docentes a desarrollar mejor su trabajo.
Desde esta mirada, se conere especial relevancia a la consideración de distintos tipos y fuentes
de conocimiento, para que todos los alumnos puedan identicarse y encontrarle un sentido propio
al contenido escolar trabajado en clase, pudiendo así establecer aprendizajes más signicativos.
En este sentido, se sugiere permitir a los alumnos utilizar su lengua de origen o promover estilos
de comunicación diversos siempre que estos sean culturalmente compatibles. En esta misma línea,
Walker et al. (2005), comentan incluso que en determinados casos, y a partir del seguimiento de
alumnos con dicultades, pudieron generar el desarrollo de estrategias de aula más innovadoras
tales como la introducción de cambios curriculares o el agregado de contenidos relacionados a
distintas culturas.
e) Fomentar la creación de comunidades profesionales de aprendizaje
Otro elemento característico de los líderes ecaces en contextos heterogéneos es su énfasis en
promover un sentido de comunidad entre todos los miembros de la escuela: estudiantes, docentes
y familias. Las comunidades profesionales de aprendizaje estimulan el desarrollo de capacidades
pedagógicas de los docentes, refuerzan la coherencia del programa de estudios y aumentan el
sentido de responsabilidad sobre el aprendizaje de los estudiantes.
181
F. Javier Murillo T., Gabriela Krichesky, Adriana M. Castro Z., Reyes Hernández C.
Diferentes estudiosos como Ainscow y Kugelmass (2005), Walter et al. (2005) o Ryan, (2006a),
destacan la importancia de educar a todos los participantes de la comunidad educativa (padres,
docentes, alumnos e incluso a la propia administración), de modo que estos puedan aprender a
acercarse y a conocer más sobre el otro, desarrollando así la comprensión, la empatía y demás
actitudes favorables frente a la problemática de la inclusión. En este sentido, es importante que
el líder consiga que toda la comunidad demuestre un interés genuino por conocer y comprender
otras culturas y las realidades de los alumnos que la conforman.
Asimismo, los líderes de las escuelas inclusivas deben promover el desarrollo de la conciencia
crítica de los miembros de la comunidad, de modo que éstos puedan modicar ciertos patrones
de pensamiento tradicionales que suelen nublar u ocultar la existencia de prácticas de exclusión
más sutiles. De algún modo, se trata de fomentar “conversaciones críticas” que permitan a los
actores enterarse, reconocer, criticar y cambiar algunas de las prácticas invisibles que impiden
o dicultan la inclusión de todos los alumnos. En relación con esto, el diálogo aparece como
instrumento fundamental para que los profesionales puedan comunicarse e intercambiar opiniones
en contextos de conanza y respeto (Ryan, 2006).
f) Promover la colaboración entre la escuela y la familia, potenciando el desarrollo de culturas
educativas en las familias
La investigación ha sido consistente en demostrar la inuencia de la familia y su cultura en el
aprendizaje de sus hijos. Así, los supuestos, las normas, las creencias y las expectativas de la
familia respecto del trabajo escolar y del futuro de sus hijos es un elemento fundamental que
incide en el rendimiento académico de los mismos. Desde esa lógica, los líderes que ayudan a las
familias a desarrollar culturas educativas fuertes defendiendo una educación sólida, generan la
creación de lazos sólidos y fructíferos de colaboración entre las familias, la escuela y los servicios
de apoyo escolar.
Walker et al., (2005), por su parte, insisten en la importancia de sostener lazos sólidos con
miembros de la comunidad local en la cual se inserta la escuela, invitando a personas externas a
participar en las actividades del centro y ofreciendo espacios de trabajo a los alumnos por fuera
del edicio escolar.
Los líderes que optan por este camino suelen tener un compromiso incondicional por la educación
inclusiva y se caracterizan por sus habilidades para la resolución de problemas y mediación en los
conictos. Son líderes que se esfuerzan por mantener una relación muy cercana con los estudiantes
y padres y trabajan conjuntamente con los organismos externos a la escuela y con los que forman
parte de la comunidad. De este modo, los directores y directoras de estos centros buscan la
interconexión entre la escuela, los hogares y la comunidad, de tal manera que trabajan por ser una
comunidad profesional de aprendizaje (Harris y Chapman, 2002), en la cual la colaboración y el
trabajo en equipo son actividades habituales y forman parte de la cultura común.
g) Expandir el capital social de los estudiantes valorizado por las escuelas
El capital social se entiende como los “activos” (conocimientos, información, normas, valores)
adquiridos por las personas a través de sus familias y sus relaciones con los demás. En la escuela,
182
Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva
algunos alumnos tienen acceso limitado a los activos del capital social y otros dieren es sus
activos de los que la escuela espera. La investigación señala que los líderes educativos exitosos
ayudan a los estudiantes a hacer uso de su capital social y a incrementarlo, de esta forma aumentan
sus posibilidades de éxito académico.
Theoharis (2007) dene a los líderes para la justicia social como aquellos que dedican, lideran
y mantienen en el centro de sus prácticas y perspectivas a las diferencias de raza, clase, género,
discapacidad, orientación sexual y otros aspectos tradicionalmente considerados causa de
marginación. Esta denición se centra en el logro de la eliminación de la marginación en los
centros. Implica un sistema de razonamiento que articule los principios éticos en la toma de
decisiones. Su trabajo implica un modo de interpretar las situaciones, una forma de emitir juicios
y una manera de priorizar determinados valores. Para ello, resulta imprescindible favorecer la
capacidad del centro por responder a los diferentes antecedentes de los estudiantes, conectar la
cultura del centro con las propias comunidades y culturas familiares que lo integran y promover el
desarrollo académico, personal y social de los alumnos subrayando sus habilidades para la vida.
Desde otra perspectiva, también es interesante destacar qué elementos parecen tener que ver, según
la investigación, con los directores que lideren escuelas inclusivas (Villa, Thousand, Stainback y
Stainback, 1992; Salisbury y McGregor, 2002, 2005):
1. Asumen riesgos: no tienen miedo a decir “sí” a algo diferente y tienden a comprometerse
activamente en promover soluciones innovadoras a los problemas que excluyen a los
alumnos con diferentes habilidades, culturas, idiomas o etnias. Actúan como defensores
de prácticas integradoras dentro de sus escuelas.
2. Invierten en las relaciones: los directivos de escuelas inclusivas hacen un esfuerzo
adicional para trabajar con los docentes, familias y miembros de la comunidad. Trabajan
con el personal en su escuela para resolver las diferencias y encontrar soluciones viables.
Estos directivos trabajan duro para construir conanza y promover cambios compartiendo
información con todos los implicados.
3. Son accesibles: los líderes escolares ecaces en escuelas heterogéneas bajan a la arena,
se implican con los estudiantes, docentes y familias para abordar las cuestiones difíciles.
Están realmente interesados en involucrarse donde está la acción, de modo que esto les
permite comprender los problemas de primera mano.
4. Son reexivos: los directivos de las escuelas inclusivas utilizan la información obtenida
a partir de informes, profesores, padres y miembros de la comunidad para desarrollar
estrategias para la acción sustentadas en dichos datos para generar nuevos signicados
sobre los cambios futuros. De esta manera, movilizan equipos de profesores y padres para
informar sobre las decisiones que toman.
5. Son colaborativos: los directivos ecaces comparten el liderazgo con la comunidad
educativa en todos los niveles de la organización. Saben que los equipos de personas
183
F. Javier Murillo T., Gabriela Krichesky, Adriana M. Castro Z., Reyes Hernández C.
que comparten los mismos objetivos serán más ecaces que un administrador que trabaja
solo. Estos directivos buscan tiempo para que los equipos se encuentren, planiquen y
enseñen juntos.
6. Son intencionales: los directivos de escuelas inclusivas tienen un fuerte sentido de
dirección e infunden sus valores fundamentales, creencias y actitudes en la construcción
de una cultura inclusiva en su escuela. El ritmo y el número de cambios deben ser
cuidadosamente planicados para evitar saturar al personal docente.
Conclusiones
Ante un mundo de permanentes cambios y profundas desigualdades, el valor de la justicia social
ocupa un pilar importante en la reconguración de las sociedades actuales. El rol de la escuela en
tanto institución debe asumir un papel preponderante en la reelaboración y en la transmisión de
dicho valor, procurando garantizar la igualdad y la equidad en los accesos al conocimiento y en la
participación de todos los sujetos en la vida social y cultural de la comunidad educativa.
Una escuela socialmente justa busca y favorece la reducción de toda forma de discriminación
y exclusión, a n de conseguir la plena participación y el aprendizaje de todos y todas,
independientemente de la raza, del género, de la clase social, de la orientación sexual, lengua
materna, pertenencia a un grupo social o cultural o capacidad. Este concepto de justicia social
marca la naturaleza relacional y estructural de las desigualdades que se maniestan en los centros.
Trabajar por esa meta requiere de una serie de intervenciones especícas que se basen, ante todo,
en una nueva concepción del centro desde un plano estructural y organizativo. Estos nuevos
enfoques no pueden pensarse sin el desarrollo de una cultura escolar que acompañe, fomente y
estimule estos procesos de cambio para la inclusión de todos los alumnos.
Tal como se ha comentado con anterioridad, el concepto de inclusión para la justicia social parece
ser el camino más idóneo para desarrollar los valores de equidad y justicia en las escuelas, en
tanto apela a la transformación de los centros en pos de la integración social, cultural y académica
de todos los miembros de la comunidad escolar. Frente a este panorama, el rol del líder o de
los líderes escolares asume un especial protagonismo a la hora de promover y establecer las
condiciones necesarias para poder desarrollar estos procesos de inclusión; liderazgo que debe ser
llevado a cabo tanto por las personas que tengan formalmente esta responsabilidad, pero también
por un colectivo que trabaje colegiadamente, tome y comparta iniciativas, responda y construya
ideas e ideales para la equidad. Resulta, por ello, de especial relevancia conocer cuáles son las
características principales de las escuelas inclusivas ecaces y los líderes que las dirigen.
A pesar de la incesante búsqueda de los estudiosos por encontrar cuál es la naturaleza del liderazgo
exitoso en escuelas altamente heterogéneas, no se ha llegado a tener una imagen coherente del
mismo. Aunque quizá es posible determinar que es el estilo de liderazgo democrático o participativo
184
Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva
el más adecuado, no sólo en los modos de elección sino en los procedimientos de llevarlo a cabo
de manera que sean coherentes los nes y los medios perseguidos.
Analizando las prácticas del liderazgo para la inclusión y la justicia social es posible encontrar
actuaciones que articulan la escuela desde una visión realista de ella en la que se incorporan
estrategias globales para la inclusión y la justicia social que fortalecen la cultura escolar inclusiva.
Esta visión estratégica de la escuela no vela el interés por centrarse en la mejora de los procesos de
enseñanza-aprendizaje que incluyen estrategias curriculares especícamente diseñadas para ello,
sino que le dota de una mayor relevancia situando estos procesos en el contexto de la escuela en
un marco de colaboración.
Este liderazgo fomenta también la creación de comunidades de aprendizaje en las que se promueve
un sentido de pertenencia entre todos los miembros, profesores, alumnos y familias. La implicación
de éstas coayuda a la generación de una cultura diversa e inclusiva que potencia el capital social
de los estudiantes valorizado por la propia escuela. Finalmente, son líderes que son capaces de
asumir riegos, son accesibles a los diferentes miembros de la comunidad educativa, son reexivos
e intencionales y comparten el liderazgo con otros niveles de la organización, sabiendo que el
hecho de compartir los objetivos inclusivos les convierte en líderes que promueven ecazmente
la justicia social.
Pero no es posible quedarse aquí, ya que la radical importancia del líder para conseguir una
escuela más inclusiva que trabaje por la justicia social y la escasa investigación al respecto animan
a seguir indagando acerca de cómo trabajan, cómo piensan y qué estrategias suelen adoptar estos
directores para poder dar respuesta a los desafíos que la diversidad plantea en las aulas y en las
escuelas.
Este artículo no puede acabar sino con una reexión acerca del largo camino que nos queda por
recorrer, pero sólo trabajando por hacer que la utopía se convierta en realidad, desde la práctica y
desde la investigación, conseguiremos una sociedad más justa, equitativa e inclusiva.
Referencias
Ainscow, M. (2001). Developing inclusive schools: implications for leadership. Nottingham:
National College for School Leadership (NCSL).
Ainscow, M. y Kugelmass, J. (2005). Leading inclusive schools: a comparison of practices in
three countries. Journal of Research in Special Needs Education, 4(3), 3-12.
Ainscow, M., Booth, T. y Dyson, A. (2006). Improving Schools, Developing Inclusion. New York:
Routledge.
Bass, B.M. (1998). Transformational leadership. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum.
Blase, J. y Blase, J. (1998). Handbook of instructional leadership: How really good principals
promote teaching and learning. Thousand Oaks, CA: Corwin Press.
Booth, T. y Ainscow, M. (2002). Index for inclusion: Developing learning and participation in
schools. Bristol: CSIE.
185
F. Javier Murillo T., Gabriela Krichesky, Adriana M. Castro Z., Reyes Hernández C.
Byrne, D. (2005). Social exclusion. Maidenhead: Open University Press.
Chapman, C. (2005). Leadership in Schools facing Challenging Circumstances. London Review
of Education, 2(2), 95-108.
Doyle, L.H. y Doyle, P.M. (2005). Inclusion: The Context for Democratic Leadership.
Comunicación presentada en el University Council of Educational Administration, Annual
Convention, Nashville, Tennessee 10 a 13 de noviembre.
Foster, W.P. (1989). Toward a critical practice of leadership. In J. Smyth (Ed.), Critical perspectives
on educational leadership. New York: Falmer Press
Furman, C.G. (2003) Moral Leadership and the ethic of community. Values and Ethics in
Educational Administration, 2(1).
Furman, G. C. y Shields, C. M. (2003). How can educational leaders promote and support social
justice and democratic community in schools? Paper presented at the Annual Meeting of the
American Educational Research Association, Chicago, Abril.
Gaetane, J.-M., Normore, A.H. y Brooks, J.S. (2008). Leadership for Social Justice: Preparing
21st Century School Leaders for a New Social Order. Paper presented at the Annual Meeting
of American Educational Research Association, New York, March 24 –28.
Garrison-Wade, D., Sobel, D. y Fulmer, C. L. (2007). Inclusive leadership: Preparing principals
for the role that awaits them. Educational Leadership and Administration ,19, 117-132.
González González, Mª T. (2008). Diversidad e inclusión educativa: Algunas reexiones sobre
el liderazgo en el centro escolar. REICE - Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad
Ecacia y Cambio en Educación, 6(2) 2, pp. 82-99.
Groon, P. (2003). The new work of Educational Leaders. London: Paul Chapman.
Hargreaves, A. y Fink, D. (2006). Sustainable Leadership. San Francisco: Jossey-Bass.
Harris, A. y Chapman, C. (2002). Democratic Leadership for School Improvement in Challenging
Contexts. International Electronic Journal for Leadership in Learning (IEJLL), 6(9).
Higham, R., Hopkins, D. y Matthews, P. (2009) System Leadership in practice. Milton Keynes:
Open University Press.
Hopkins, D. (2001). Meeting the challenge: An improvement guide for schools facing challenging
circumstances. London: DFES.
Kugelmass, J.W. (2003). Inclusive Leadership; Leadership for Inclusion. Nottingham: National
College for School Leadership (NCSL).
Leithwood, K. y Riehl, C. (2005). What do we already know about educational leadership? En W.
Firestone y C. Riehl (Eds.), A new agenda for research in educational leadership. New York:
Teacher College Press.
Mahieu, P. y Clyca, N. (2007). School leadership and equity: The case of Antwerp. A report on
good practices in three primary schools. School Leadership and Management, 27(1), 35- 49.
MacBeath, J. y Dempster, N. (Eds.) (2008). Connecting Leadership and Learning: Principles for
Practice. London: Routledge.
McColl-Kennedy, J.R. y Anderson, R.D. (2002). Impact of Leadership Style and Emotions on
Subordinate Performance. The Leadership Quarterly (Special Issue on Leadership Style and
Emotions), 13(5), 545-559.
Muijs, D., Ainscow, M., Dyson, A., Raffo, C., Goldrick, S., Kerr, K., Lennie, C y Miles, S. (2007).
Every Child Matters. Leading under pressure: leadership for social inclusion. Nottingham:
National College for School Leadership (NCSL).
186
Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva
Murillo, F.J. (2006). Una Dirección Escolar para el Cambio: del Liderazgo Transformacional
al Liderazgo Distribuido. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Ecacia y Cambio en
Educación, 4(4e), 11-24.
Ryan, J. (2006a). Inclusive Leadership and Social Justice for Schools. Leadership and Policy in
Schools, 5, pp. 3–17.
Ryan, J. (2006b). Inclusive leadership. Toronto: John Wiley.
Salisbury, C. y McGregor, G. (2002). The administrative climate and context of inclusive
elementary schools. Exceptional Children, 68(2), 259-274.
Salisbury, C. y McGregor, G. (2005). Principals of Inclusive Schools. Tempe, AR: National
Institute for Urban School Improvement.
Sapon-Shevin, M. (2003). Inclusion: A matter of social justice. Educational Leadership, 61(2),
25-28.
Spillane, J.P. (2006). Distributed Leadership. London: Jossey-Bass.
Theoharis, G.T. (2007). Social justice educational leaders and resistance: Toward a theory of
social justice educational leadership. Educational Administration Quarterly, 43(2), 221-258.
Villa, R., Thousand, J., Stainback, W. y Stainback, S. (1992). Restructuring for Caring and
Effective Education: An Administrative Guide to Creating Heterogeneous Schools. Baltimore:
Paul H. Brookes.
Walker, A., Dimmock, C., Stevenson, H., Bignold, B., Shah, S. y Middlewood, D. (2005). Effective
Leadership in Multi-Ethnic Schools. Nottingham: National College for School Leadership
(NCSL).
... La investigación ha dado evidencia de que el liderazgo escolar es un factor fundamental para la mejora de las escuelas y el logro de resultados de aprendizaje de los estudiantes, (Hallinger y Heck, 1996;Leithwood et al., 2008;Weinstein y Muñoz, 2012, Murillo et al., 2010Romero, 2018Romero, , 2021Weinstein, 2017), particularmente, cuando las escuelas y sus estudiantes se encuentran en contextos de vulnerabilidad, en donde son mayores los desafíos para garantizar aprendizajes con calidad y equidad. ...
Book
Full-text available
La presente obra tiene por finalidad promover reflexiones epistémi�cas relacionadas con los procesos de liderazgo pedagógico en contextos complejos, basadas en experiencias docentes y académicas, en los con�textos de las actuales crisis económicas, de salud y sociales vividas por la población mundial y que afectan a estudiantes y docentes, durante los años 2020 y 2021 La obra es colectiva y resultado de una convocatoria presentada por el Centro de Investigación Iberoamericano en educación, que convocaba a docentes, académicos y estudiantes de postgrado a compartir sus ex�periencias y reflexiones en torno a cómo se expresa el liderazgo en los centros educativos y aportar reflexiones educativas, de cómo liderar ante el desarrollo del Paradigma de la Complejidad (Morin, 2001), de cómo académicos y docentes asumen la nueva pedagogía en los contextos crí�ticos provocados por la desigualdad, la crisis social y de salud, que nos enfrenta a realidades complejas que nos llenan de incertidumbres. Es así como nace este libro titulado: “Liderazgo Situado en el Paradigma de la Complejidad: Docentes que construyen la nueva pedagogía, aquí y ahora”.
... Una primera razón es que no hay su ciente evidencia sobre prácticas concretas de un liderazgo escolar para el desarrollo de escuelas inclusivas (Harris y Chapman, 2002;Kugelmass, 2003;Muijs et al., 2007;Murillo et al., 2010;Fernández-Batanero y Hernández, 2013). Si bien la literatura consultada es clara en la importancia de los directivos en el ámbito de la inclusión, menos copiosa es la información sobre un marco de acciones claras y especí cas al respecto. ...
Article
Full-text available
El objetivo de este trabajo es aportar a la comprensión del liderazgo escolar inclusivo revisando estudios empíricos sobre buenas prácticas de liderazgo para la inclusión. Se revisaron 22 artículos empíricos de la última década prestando especial atención a: (1) el concepto de liderazgo inclusivo; (2) las principales competencias y prácticas reportadas; (3) los cambios que se producen en el ámbito escolar; (4) las barreras y los desafíos presentes; y (5) los enfoques de inclusión que están en la base de los estudios. Los principales hallazgos muestran que los líderes inclusivos son personas que defienden y están comprometidas con la diversidad y con los valores inclusivos, se vinculan con el barrio y crean ambientes de apoyo y colaboración entre todos los actores escolares. Sin embargo, existen diferentes perspectivas para entender el foco de un liderazgo inclusivo y distintos enfoques para entender la inclusión.
... No es de extrañar que la escuela, como institución encargada de la educación de los ciudadanos, afronte a nivel mundial una crisis sin precedentes, debatiéndose entre la tradición y la demanda de innovación. De entre las respuestas emergentes que buscan responder a la necesidad de transformación de la escuela, una de las más convincentes que llama nuestro interés de estudio es el liderazgo pedagógico que, en sus planteamientos más actuales, asume el ideal de justicia social (Murillo, Krichesky y Castro, 2010;Montané, 2015). ...
Article
Full-text available
Pedagogical leadership is a critical factor in educational improvement and involves the adoption of measures that affect both the organization where it is developed and the institutional functioning in which its mission is framed. Seeking to strengthen the pedagogical orientation of school management, the objective of this study is to theoretically analyze the relationship between the emerging perspective of pedagogical leadership and ethical leadership. Firstly, three determining factors are identified that threaten the role of the managerial function in the centers: a) the mechanisms for improving learning are disadvantaged by bureaucratic burdens, making it difficult to distinguish between what is done and what should be done; b) the access route to the direction is open to personnel not necessarily qualified for the exercise of the pedagogical direction; and c) the lack of defined and person-oriented pedagogical leadership in all its complexity hinders the implementation of appropriate mechanisms that facilitate the implementation of future models of pedagogical innovation. In such circumstances, it could be affirmed that we are facing a clear institutional educational setback. However, the need to place the person as the first value of the organization, promoting educational equity, reinforces the importance of moral virtues in school leadership. Recognizing the inseparable link between ethical leadership and pedagogical leadership should guide the training, selection and empowerment processes of the new school leadership.
Thesis
Full-text available
La direcció escolar està considerada per la literatura científica el segon factor més influent en els resultats escolars, després de l’acció del professorat. La nostra recerca analitza les relacions que s’estableixen entre la passió que tenen els directius escolars vers la seva tasca i les creences prèvies que tenen sobre l’ensenyament-aprenentatge i el lideratge. Gràcies a la Teoria de l’Acció (Pérez, 1991), la qual explica les relacions entre coneixement i motivació amb l'acció humana, s'analitza la funció directiva des de la perspectiva de les creences sobre l'ensenyament-aprenentatge i el lideratge, i la passió per l'activitat, en un context educatiu complex on es mostren evidències de la identitat fragmentada dels directors escolars. El treball de camp compta amb una mostra de 262 directius de centres d’Educació Primària i Secundària de Catalunya i utilitza una bateria d’instruments que recullen: a) les teories implícites d’ensenyament-aprenentatge dels directius, b) les creences sobre la funció directiva, i c) la passió vers la funció directiva. A més, s’ha dissenyat i validat un nou qüestionari per identificar les creences sobre la funció directiva. La pluralitat de la mostra permet realitzar un anàlisi inferencial mitjançant correlacions, anàlisi de clúster i regressions logístiques, i obtenir informació relativa a diversos perfils directius. Els resultats evidencien una major presència de teories implícites sobre l’ensenyamentaprenentatge de tipus constructivistes (Pozo et al., 2006) en directius. Alhora, seguint la classificació de Snowden i Boone (2007) es mostra una presència equiparable entre els que tenen creences de tipus complicada sobre la funció directiva i els que les tenen de tipus complex. La passió vers la funció directiva mostra alts nivells de passió harmoniosa i nivells baixos de passió obsessiva (Vallerand et al., 2003) comparativament respecte d’altres col·lectius. Apareixen, a més, relacions entre les teories implícites d’ensenyament-aprenentatge i les creences sobre la funció directiva. Finalment, es diferencien dos perfils de directius que ens permeten reflexionar sobre algunes implicacions per a la direcció escolar a Catalunya
Article
The arrival of covid-19 had a major impact on all sectors of the population, especially education. The closure of schools and later the health measures adopted forced schools to a rapid conversion towards a digital scenario. Faced with this crisis situation, the existence of school leaders became even more essential. For this reason, in order to face this challenge, it is necessary to establish a school management that moves towards horizontality, social justice and professional commitment. Using a qualitative approach, we offer the story of a female principal who leads in a challenge context. The findings reveal how fighting windmills was one of the predominant sensations throughout this period. This manuscript also describes the different leadership strategies developed. It also points out the different supports and obstacles experienced by the professional team of the school. Finally, we discuss new horizons within the field of school leadership in times of crisis.
Article
Los directivos escolares son factores clave en el logro de buenas escuelas y esto es especialmente relevante en contextos de desigualdad como América Latina en general y Argentina en particular. El objetivo de investigación es comprender de qué manera el liderazgo directivo escolar opera como factor de equidad y eficacia en escuelas. Se adopta un enfoque cualitativo, de estudio de casos múltiples, centrado en las prácticas de directivos de cuatro escuelas secundarias públicas de la Ciudad de Buenos Aires. Para la selección de escuelas se toman los resultados del Índice de Equidad y Calidad de la Educación Porteña (IECEP) elaborado por el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires para sus escuelas secundarias y como indicador de vulnerabilidad educativa se considera el nivel educativo de la madre promedio por escuela, calculado por el mismo organismo. Los resultados aportan concepciones y prácticas del liderazgo directivo, que consisten en sostener una visión crítica y reflexiva sobre los problemas de desigualdad, construir un proyecto compartido con sentido de comunidad, mantener altas expectativas y compromiso pedagógico y promover estrategias equitativas y de inclusión. Los hallazgos son consistentes con la literatura de investigación sobre liderazgo pedagógico, inclusivo y distribuido. Las conclusiones realizan un aporte para las políticas educativas de desarrollo del liderazgo directivo, destinadas al logro de sistemas educativos de mayor calidad y más justos.
Article
Full-text available
Inclusive education has emerged as a schoolwide improvement approach for educating students with diverse abilities in general education classes. Despite the key role of principals in school improvement initiatives, few empirical studies have been reported of the administrative climate and context of inclusive schools. Five elementary schools actively engaged in inclusive approaches were studied using survey, observation, and interview methods. Findings revealed (a) commonalities in leadership practices and core principles across this diverse sample of schools, (b) consistent patterns in measured climate indices, and (c) a range of administrative strategies used by principals to promote inclusive practices. Implications for future research and practice are discussed.
Article
Full-text available
There is a great deal of contemporary interest in improving schools in challenging contexts. However, there are relatively few research studies that have focused exclusively upon successful leadership practices in such schools. This article outlines the findings from a research study funded by the National College for School Leadership in England that explored successful leadership practices and school improvement strategies in a group of secondary schools in challenging circumstances.
Chapter
Prof. David Hopkins was recently appointed to the inaugural HSBC chair in international leadership, where he supports the work of iNet, the international arm of the specialist schools trust and the leadership center at the Institute of Education, University of London. He has also just been appointed a professorial fellow at the Faculty of Education, University of Melbourne. Between 2002 and 2005, he served three secretaries of states as the chief adviser on school standards at the Department for Education and Skills. Previously, he was chair of the Leicester City Partnership Board and professor of education, head of the school, and dean of the Faculty of Education at the University of Nottingham. Before that, he was a tutor at the University of Cambridge, Institute of Education, a secondary school teacher and outward-bound instructor. David is also an international mountain guide who still climbs regularly in the Alps and Himalayas. Before becoming a civil servant, he outlined his views on teaching quality, school improvement, and large-scale reform in Hopkins D. (2001) School Improvement for Real, London: Routledge/Falmer. His new book Every School a Great School is expected to be published soon by the Open University Press.
Article
While many books explore the possibilities for developing inclusive practices in schools, and 'inclusion' is widely regarded as a desirable goal, much of the literature on the subject has been narrowly concerned with the inclusion of pupils with special educational needs. This book however, takes the view that marginalisation, exclusion and underachievement take many forms and affect many different kinds of child. As such, a definition of inclusion should also touch upon issues of equity, participation, community, entitlement, compassion, respect for diversity and sustainability. Here the highly regarded authors focus on: barriers to participation and learning experienced by pupils the practices that can overcome these barriers the extent to which such practices facilitate improved learning outcomes how such practices can be encouraged and sustained within schools and LEAs. The book is part of the Improving Learning series, published in partnership with the Teaching and Learning Research Project. © 2006 Mel Ainscow, Tony Booth and Alan Dyson. All rights reserved.
Article
This article focuses on the leadership of school principals and headteachers. Increased accountabilities, performance target setting, and heightened expectations have established a high-stakes policy environment for leadership practice. Such demands, in turn, have yielded intended and unintended consequences for practitioners. With numerous school systems now foregrounding agendas for both leadership and school improvement, the already-demanding commitment and emotional labor required of leaders have been expanded even further. Increasingly, leadership is intensified, greedy and risky work. As a result of these developments, the extent to which the scope for autonomy and discretion available to leaders continues to be real, and whether sources of dissatisfaction in leadership now outweigh the satisfiers, is a matter for debate.
Article
Purpose : A subgroup of principals—leaders for social justice—guide their schools to transform the culture, curriculum, pedagogical practices, atmosphere, and schoolwide priorities to benefit marginalized students. The purpose of the article is to develop a theory of this social justice educational leadership.Research Design: This empirical study examined the following questions: (a) In what ways are principals enacting social justice in public schools? (b) What resistance do social justice—driven principals face in their justice work? (c) What strategies do principals develop to sustain their ability to enact social justice in light of the resistance they face in public schools?Data Collection and Analysis: A critical, qualitative, positioned-subject approach combined with principles of autoethnography guided the research methods. Seven public school leaders who came to the principalship with a social justice orientation, who make issues of race, class, gender, disability, sexual orientation, and other historically marginalizing factors central to their advocacy, leadership practice, and vision, and who have demonstrated success in making their schools more just, were studied through interviews.Findings:A description of (a) how the principals enacted social justice, (b) the resistance they faced as well as the toll the resistance had on them, and (c) the strategies they developed to sustain their social justice work is provided in detail. Implications for administrator preparation are made at the close of this article.
Article
This article sketches out a framework for inclusive leadership. As one of the constellation of approaches to leadership and social justice, inclusive leadership is concerned first and foremost with inclusion, both in its processes and the ends for which it strives. It provides another lens to help those concerned with social justice recognize social injustice in communities and schools and do something about it. The article is organized in the following manner. First, the concepts of leadership and social justice are introduced. Next, I explore the relationship between social justice and inclusion. This is followed by an account of inclusion and leadership. Finally, I describe inclusive leadership practices.