ArticlePDF Available

Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria Reciente en el islote de Guidoiro Areoso (Ría de Arousa, Pontevedra): investigaciones en el marco de las dinámicas litorales atlánticas actuales

Authors:

Abstract and Figures

The prehistoric occupation of the islet of Guidoiro Areoso, in the Ría de Arosa, has been known since the late 1980s when work led by one of us revealed the existence of several funerary monuments and a Bronze Age occupation site. In recent years, the erosion has caused a rapid alteration of the dune and the shoreline, exposing a number of new elements and critically threatening the integrity of the sites. As a result of recent coastal erosion and extreme weather events two funerary monuments (Mámoa 5 and Cista 1) and part of the paleosol located in the western coast of the islet have been destroyed. The present paper reports the first results of both the latest survey and monitoring procedures and of the recent study and interpretation of the Bronze Age ceramic assemblages. As a result, the paper highlights the relevance of the islet and of the proposed methodologies for the study of the prehistoric occupation of the coast in Iberia and other parts of Atlantic Europe.La ocupación prehistórica del islote de Guidoiro Areoso, en el interior de la Ría de Arousa, es conocida desde finales de los años 1980, cuando los trabajos dirigidos por uno de nosotros descubrieron varios monumentos funerarios de época neolítica y una ocupación de la Edad del Bronce. En los últimos años la erosión ha puesto al descubierto toda una serie de nuevos elementos, en un proceso de alteración de la duna y de la línea de costa que amenaza de forma crítica la integridad del conjunto. Dos de los principales monumentos (Mámoa 5 y Cista 1) y gran parte del paleosuelo que aflora en el sector occidental del islote han quedado destruidos recientemente. Estos procesos se enmarcan en el contexto de las dinámicas litorales actuales y del aumento de los eventos climáticos extremos, que tienen como resultado la exposición, erosión y destrucción del patrimonio litoral a escala global. Por un lado, la reciente puesta en marcha de procedimientos de registro de la erosión contribuye al conocimiento y preservación de las ocupaciones del islote. Por otro, la revisión, ampliación e interpretación de la cerámica de la Edad del Bronce permiten aclarar la cronología del conjunto. El presente artículo da cuenta del estado de la cuestión sobre las ocupaciones de Guidoiro Areoso a la luz de los primeros resultados de estos trabajos. Como consecuencia, se pone de manifiesto la relevancia que el estudio del islote y las metodologías de registro y análisis propuestas adquieren en el contexto de la investigación de las ocupaciones litorales del occidente peninsular y de la fachada atlántica europea.
Content may be subject to copyright.
TRABAJOS DE PREHISTORIA
72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria
Reciente en el islote de Guidoiro Areoso (Ría de Arousa,
Pontevedra): investigaciones en el marco de las dinámicas
litorales atlánticas actuales
Later prehistoric settlements and monuments on the islet of Guidoiro Areoso (Ría de
Arousa, Pontevedra): research on present-day littoral dynamics on the Atlantic coast
Elías López-Romero (*) María Pilar Prieto Martínez (****)
Alejandro Güimil-Fariña (**) Jose Manuel Rey García (*****)
Patricia Mañana-Borrazás (***) X. Ignacio Vilaseco Vázquez (****)
Carlos Otero Vilariño (***)
RESUMEN 1
La ocupación prehistórica del islote de Guidoiro Areo-
so, en el interior de la Ría de Arousa, es conocida desde
finales de los años 1980, cuando los trabajos dirigidos
por uno de nosotros descubrieron varios monumentos fu-
nerarios de época neolítica y una ocupación de la Edad
del Bronce. En los últimos años la erosión ha puesto al
descubierto toda una serie de nuevos elementos, en un
proceso de alteración de la duna y de la línea de costa que
amenaza de forma crítica la integridad del conjunto. Dos
de los principales monumentos (Mámoa 5 y Cista 1) y
(*) Dept. of Archaeology, Durham University. South Road.
Durham DH1 3LE. Reino Unido.
Correo e.: lopezelias@hotmail.com
(**) Laboratorio de Patrimonio, Paleoambiente y Paisaje
(LPPP), Universidade de Santiago de Compostela. Monte da
Condesa, Planta baja. USC Campus Sur. 15782 Santiago de
Compostela. Correo e.: alejandro.guimil.farina@gmail.com
(***) Instituto de Ciencias del Patrimonio, Consejo Superior
de Investigaciones Científicas (Incipit, CSIC). Avda. de Vigo s/n.
15705 Santiago de Compostela.
Correos e.: patricia.manana-borrazas@incipit.csic.es;
carlos.otero.vilarino@gmail.com
(****) Dpto. de Historia I, Facultade de Xeografía e His-
toria. Universidade de Santiago de Compostela. Praza da Uni-
versidade 1. 15782 Santiago de Compostela.
Correos e.: pilar.prieto@usc.es; ignacio.vilaseco@usc.es
(*****) Parque Arqueolóxico da Arte Rupestre, Consellería
de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Xunta de
Galicia. Praderrei s/n., Campo Lameiro. 36119 Pontevedra.
Correo e.: jose.manuel.rey.garcia@xunta.es
Recibido: 4-III-2015; aceptado: 24-IV-2015.
gran parte del paleosuelo que aflora en el sector occidental
del islote han quedado destruidos recientemente. Estos
procesos se enmarcan en el contexto de las dinámicas
litorales actuales y del aumento de los eventos climáticos
extremos, que tienen como resultado la exposición, ero-
sión y destrucción del patrimonio litoral a escala global.
Por un lado, la reciente puesta en marcha de procedimien-
tos de registro de la erosión contribuye al conocimiento
y preservación de las ocupaciones del islote. Por otro, la
revisión, ampliación e interpretación de la cerámica de
la Edad del Bronce permiten aclarar la cronología del
conjunto. El presente artículo da cuenta del estado de la
cuestión sobre las ocupaciones de Guidoiro Areoso a la
luz de los primeros resultados de estos trabajos. Como
consecuencia, se pone de manifiesto la relevancia que el
estudio del islote y las metodologías de registro y análisis
propuestas adquieren en el contexto de la investigación
de las ocupaciones litorales del occidente peninsular y de
la fachada atlántica europea.
ABSTRACT
The prehistoric occupation of the islet of Guidoiro
Areoso, in the Ría de Arosa, has been known since the
late 1980s when work led by one of us revealed the ex-
istence of several funerary monuments and a Bronze Age
occupation site. In recent years, the erosion has caused a
rapid alteration of the dune and the shoreline, exposing
a number of new elements and critically threatening the
integrity of the sites. As a result of recent coastal ero-
sion and extreme weather events two funerary monuments
354
E. López-Romero, A. Güimil-Fariña, P. Mañana-Borrazás, C. Otero Vilariño, M. P. Prieto Martínez, J. M. Rey García y X. I. Vilaseco Vázquez
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
(Mámoa 5 and Cista 1) and part of the paleosol located
in the western coast of the islet have been destroyed.
The present paper reports the first results of both the
latest survey and monitoring procedures and of the recent
study and interpretation of the Bronze Age ceramic assem-
blages. As a result, the paper highlights the relevance of
the islet and of the proposed methodologies for the study
of the prehistoric occupation of the coast in Iberia and
other parts of Atlantic Europe.
Palabras clave: Erosión litoral; Noroeste de la Península
Ibérica; Megalitismo; Neolítico; Edad del Bronce; Cogo-
tas I; Fotogrametría; Prospección geofísica.
Key words: Coastal erosion; Iberian northwest; Mega-
lithic monuments; Neolithic; Bronze Age; Cogotas I; Pho-
togrammetry; Geophysical survey.
1. PRESENTACIÓN Y PROBLEMÁTICA
En el marco del debate actual sobre patrimo-
nio y cambio climático (p.ej. Erlandson 2008),
el estudio de las áreas litorales de la fachada
atlántica europea está adquiriendo un creciente
protagonismo. Desde una perspectiva geológica,
arqueológica e histórica sabemos que estos proce-
sos climáticos y sus efectos sobre la configuración
de las áreas costeras han existido siempre. Desde
la perspectiva de su estado actual de conserva-
ción, los cambios que observamos están afectan-
do de forma irreversible a una parte importante
de nuestro patrimonio cultural. Las previsiones a
corto y medio plazo sobre la subida relativa del
nivel del mar y el incremento en la frecuencia de
eventos climáticos extremos plantean un escenario
de erosión creciente (Stocker et al. 2013: 1205).
Varias regiones europeas se han dotado desde
hace décadas de herramientas específicas para el
estudio de la erosión (Ashmore 1994; Anónimo
1997; Daire et al. 2012), mientras otras las están
adoptando sólo de forma tardía. En la Península
Ibérica destaca en particular el caso de Galicia
que, a pesar de su relativo pequeño tamaño, es
la región española con más kilómetros de costa
(c. 1500 km de perímetro costero continental). En
este sentido, la conceptualización de la ocupación
humana del litoral de la región como un problema
de investigación específico está aportando datos
de enorme interés sobre el patrimonio, su erosión
y su vulnerabilidad, tanto a nivel cualitativo como
cuantitativo (Ballesteros-Arias et al. 2013; López-
Romero et al. 2013; López-Romero et al. 2014;
Ayán Vila y López-Romero 2014).
La excepcionalidad de los yacimientos ar-
queológicos anteriores a la Edad del Hierro, loca-
lizados en la actual línea de costa gallega, se debe
tanto a su escasez como a las óptimas condiciones
de conservación de los macrorrestos orgánicos
que contienen, algo extraordinario en territorios
con suelos mayoritariamente ácidos como Gali-
cia. En este marco el islote de Guidoiro Areoso
se está convirtiendo en un espacio sorprendente
en el contexto de la fachada atlántica de la Pe-
nínsula Ibérica por el número de estructuras que
conserva y la cultura material que está revelando.
El islote pertenece al ayuntamiento de A Illa de
Arousa de la que dista unos 1.400 m en línea
recta, lo que le otorga una posición casi central
en la ría del mismo nombre (UTM X: 508.210;
Y: 4.709.860 DATUM ETRS89, huso 29, código
EPSG 25829; Fig. 1). Su superficie es muy pe-
queña (c. 8 ha), con unos 600 m de Norte a Sur
por menos de 200 m en su parte más ancha. En
la más estrecha las mareas más vivas han llegado
a dividirlo en dos en los últimos años. Su altitud
máxima sobre el nivel del mar es de 9 m, por
lo que está sometido por completo a la acción
eólica y marina, que juega un papel determinan-
te en su morfología. En el islote se distingue
bien la zona norte, cubierta por una duna activa
apenas vegetada, y la sur, en la que numerosos
afloramientos rocosos se mezclan con una duna
vegetada y aparentemente inactiva.
Durante los años 1980 se tuvo noticia de la
presencia en el islote de una cámara megalítica
y un suelo antiguo enterrado bajo las dunas en el
que ocasionalmente se localizaban cerámicas pre-
históricas, algunas de perfiles campaniformes y
otras con decoración impresa (Rey García 1991).
A finales de esa década uno de nosotros (JMRG)
dirigió un proyecto de investigación durante tres
campañas (Rey García 2011). La primera com-
prendió una prospección superficial, seis sondeos
de 1 m2 y la limpieza de dos perfiles. Se docu-
mentaron dos túmulos megalíticos (mámoas) y se
confirmó la fertilidad arqueológica del sector sur
de la isla. En las dos siguientes se excavó uno de
los túmulos y se amplió en área el sondeo que
había aportado más material. Allí se localizó una
tercera estructura tumular a la que se superponía
una ocupación de la Edad del Bronce Inicial. To-
das estas evidencias se hallaban en la zona inter-
Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria Reciente en el islote de Guidoiro Areoso … 355
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
mareal, ya que el interior estaba (y sigue estando)
completamente cubierto por arena.
En los 25 años trascurridos desde la última
campaña de excavación el islote de Guidoiro
Areoso ha sufrido una importante alteración. La
acción conjunta de las mareas y las tormentas
está provocando una pérdida dramática de arena:
la duna norte se ha visto limitada de forma sig-
nificativa en altura y extensión, mientras que las
playas están reducidas a su mínima expresión. En
la zona del istmo, una de las mejor documentadas,
sólo entre 2007 y 2013 ha desaparecido más de
un metro de altura de arena y sedimentos. Este
proceso erosivo obligó a construir en el año 2011
un muro de protección para la cámara de una de
las mámoas que había en el islote, que estaba to-
talmente expuesta a la acción del mar. En paralelo,
nuevas estructuras han salido a la luz en los años
subsiguientes, como dos nuevas cámaras megalí-
ticas, dos pequeñas cistas y una gran extensión
de paleosuelo en la que se recuperan abundantes
materiales arqueológicos (Rey García y Vilase-
co Vázquez 2012). La actividad erosiva tras los
temporales del invierno 2012-2013 destruyó por
completo la mámoa 5.
En 2011 se iniciaron diversos trabajos de segui-
miento y registro sistemático de los yacimientos y
de la cultura material en superficie. La revisión del
conjunto de materiales existente y su ampliación
– incluyendo los que estaban en manos de par-
ticulares – están permitiendo la reinterpretación
del marco cronológico, económico y cultural de
las ocupaciones prehistóricas del islote.
La relevancia del estudio de Guidoiro ha de
ser entendida desde la perspectiva del análisis de
las ocupaciones prehistóricas del noroeste de la
Península Ibérica en su sentido geográfico más
amplio, por un lado, y de las aproximaciones al
estudio de la vulnerabilidad del patrimonio litoral
atlántico europeo, por otro. A su vez, los resul-
tados del estudio cerámico contribuyen de forma
esencial, como veremos, al debate sobre el lu-
gar que las poblaciones del entorno de la Ría de
Arousa ocuparon en los procesos de intercambio
de ideas y objetos manufacturados con otras áreas
durante el Neolítico y la Edad del Bronce.
En el presente trabajo abordaremos el estudio
multidimensional de estas cuestiones analizando
las estructuras arqueológicas documentadas (es-
cala local), la cultura material cerámica (escalas
local, regional e interregional) y la erosión y
preservación digital del conjunto (escalas local
e interregional).
2. EL CONJUNTO ARQUEOLÓGICO
DE GUIDOIRO AREOSO
En el Noroeste de la Península Ibérica la monu-
mentalidad prehistórica es esencialmente tumular
y predomina en contextos de interior. Se cono-
cen múltiples agrupaciones tumulares en zonas
elevadas próximas a la costa, pero no es común
encontrar monumentos en zonas bajas y en con-
tacto más directo con ésta, caso de los de Chafé
y Eireira (Viana do Castelo, Portugal) y los de
Guidoiro Areoso.
2.1. Los monumentos megalíticos
Una de las características que más llama la
atención de las mámoas (M) del islote es su es-
caso tamaño, una circunstancia que se manifiesta
especialmente en las dos excavadas en los años
80, situadas en playa sureste. M1 (Fig. 2), de he-
cho, casi parece la maqueta de un monumento
megalítico. Tiene una pequeña cámara de planta
poligonal abierta de sólo 108 cm de anchura y
113 cm de longitud conformada por seis losas
Fig. 1. Localización del islote de Guidoiro Areoso en el
contexto de la Península Ibérica y las Rías Baixas (DAO.
E. López-Romero).
356
E. López-Romero, A. Güimil-Fariña, P. Mañana-Borrazás, C. Otero Vilariño, M. P. Prieto Martínez, J. M. Rey García y X. I. Vilaseco Vázquez
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
de granito –sólo tres en su posición primigenia–
que se rodea por un túmulo de tierra de 5,8 m de
diámetro y escasa altura cubierto por una coraza
pétrea. M2 estaba sepultada por un espeso sedi-
mento arenoso de más de 2 m de potencia en el
centro de la playa. Sin paralelos conocidos en el
noroeste peninsular, es también de exiguas dimen-
siones. Su túmulo, recubierto por una coraza de
piedras imbricadas entre sí, apenas alcanza los 7
m de diámetro máximo. En su centro, una veinte-
na de pequeñas losas graníticas de entre 20 y 50
cm de anchura conforman una cámara de planta
levemente oblonga (173 x 150 cm). Ésta parecía
haber sido expoliada en época prehistórica. Entre
su contenido, esparcido por el exterior, destacan
diversos vasos con decoración inciso-metopada
(Penha).
La pérdida de arena de los últimos años en
la playa sureste ha dejado al descubierto la M3,
muy alterada y apenas a 4,5 m del borde de la
excavación realizada en su día para M2. Ello da
idea tanto del pequeño tamaño que debe tener
este nuevo túmulo (menos de 10 m) como de
la merma del arenal en el tiempo transcurrido
desde entonces. Cuatro losas verticales de granito
afloran del terreno entre 50 y 60 cm, en dispo-
sición subcircular con diámetro interior de algo
más de 1 m. Dos están aún imbricadas entre sí,
dos están desplazadas de su posición original y
el ápice de una quinta empieza a aflorar en la
arena. Inmediatamente al sur de ellas, en plena
zona intermareal, se aprecia un conjunto de nu-
merosas piedras de mediano tamaño, ausentes en
el resto de la playa, que seguramente son parte
de la coraza de la mámoa.
La acción del mar ha hecho también desapa-
recer la mitad del diámetro de la tercera mámoa,
renumerada como M4, documentada pero no ex-
Fig. 2. Principales elementos arqueológicos identificados en el islote de Guidoiro Areoso: monumentos megalíticos (má-
moas M1 a M5), cistas (C1 y C2) y zona de afloramiento de paleosuelo (P). Elaboración propia a partir de la imagen
PNOA (edición 2010) y de los datos LiDAR (edición 2011) para la zona (modelización y DAO. E. López-Romero).
Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria Reciente en el islote de Guidoiro Areoso … 357
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
cavada en la intervención de los años 80. Enton-
ces fue detectada su coraza lítica asomando en
el perfil oeste del islote. Desde el año 2010 se
aprecia uno de los laterales de la cámara mega-
lítica de forma alargada (2,60 m de largo y 1,50
de alto). La anchura es desconocida, ya que su
mitad sur sigue cubierta por el túmulo y la duna.
La forman varias losas de granito. La que hace de
cabecera está dispuesta con una importante incli-
nación para soportar el peso de las 3 que ocupan
el lado expuesto. Una quinta parece cerrar el su-
reste, donde probablemente se situaría la entrada.
También conserva la cubierta de 1,80 m de largo,
aparentemente rota por el peso de la duna que la
cubre (Fig. 3). Por detrás de la losa de cabecera
se observa una sección del túmulo, compuesto de
tierra negra y recubierto por una capa simple de
piedras de mediano tamaño a modo de coraza. Su
planta es regular y no debe de ser muy grande,
unos 10 m de diámetro. Su altura parece menor
que la de la cámara, que entonces afloraría en
su centro. La configuración es similar a la que
se aprecia en muchos de los grandes dólmenes
de corredor gallegos (Criado Boado y Fábregas
Valcarce 1989) y ha sido documentada en Monte
de Romea 1, un monumento más pequeño sin
corredor (Prieto Martínez 2007).
Aparentemente M4 no había sido expoliado,
pero la acción del mar acabó por vaciar parte
de su interior. Para intentar contener la degrada-
ción del conjunto, en el año 2011 se construyó
un muro de protección gracias a la colaboración
entre el Servicio Provincial de Costas de Ponte-
vedra del Ministerio de Agricultura, Alimentación
y Medio Ambiente, entidad gestora del dominio
público marítimo-terrestre, y la Dirección Xeral
do Patrimonio Cultural de la Xunta de Galicia.
La protección está funcionando, pero este tipo
de infraestructuras de contención de la erosión
tienen una eficiencia y una durabilidad limitada.
De hecho, en la primavera de 2014 quedó a la
vista, en una de las esquinas del muro, un potente
conchero, posado directamente sobre la coraza
del monumento, en el que destaca la presencia de
Ostrea y Patella junto con espinas de pescado y
cerámicas prehistóricas.
M5 se encontraba muy próximo al istmo del
islote. Al menos desde 2005 la parte superior de
dos losas de granito clavadas en vertical, y apo-
yadas una contra otra, se podía ver aflorando de
la arena. En el verano de 2011 la erosión había
expuesto la totalidad de la estructura megalítica,
que se apreciaba en la zona intermareal. Junto a
las dos losas citadas (la mayor de 1,25 m de alto)
había otros cuatro ortostatos de granito caídos que
se situaban en el centro de un anillo de piedras
pequeñas, algunas aún imbricadas entre sí, que
formarían un túmulo de 8,50 m de diámetro. En
el verano de 2013 la estructura había sido com-
pletamente destruida por la erosión.
2.2. Los vestigios de ocupación prehistórica
En la excavación de finales de los 80 se do-
cumentó, superpuesta a la mámoa 2, una ocupa-
ción de la Edad del Bronce Inicial. No se identi-
ficaron estructuras pero sí abundantes materiales
arqueológicos, quizá relacionados con una ocu-
pación temporal. Los restos de hollín sobre los
recipientes cerámicos, entre los que hay campani-
formes, delatan su exposición al fuego. La parca
industria lítica estaba integrada por cuatro útiles
pulimentados, una pequeña lámina de sílex y va-
rias piezas de granito con una cazoleta en una o
ambas caras. Completan el conjunto un peque-
ño punzón de hueso y dos pequeños y alargados
punzones de cobre con porcentajes de estaño en
torno al 10% (Comendador et al. 2008). Pero esta
ocupación también albergaba el conchero más
antiguo conocido hasta el momento en Galicia
(Fernández Rodríguez 2010). Las principales es-
pecies de moluscos consumidas son dos bivalvos
Fig. 3. Mámoa 4 (M4) de Guidoiro Areoso antes de la
construcción del muro de contención (fotografía X.I. Vi-
laseco Vázquez, 28/VI/2011).
358
E. López-Romero, A. Güimil-Fariña, P. Mañana-Borrazás, C. Otero Vilariño, M. P. Prieto Martínez, J. M. Rey García y X. I. Vilaseco Vázquez
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
Ostrea edulis y Mytilus galloprovincialis– y un
univalvo –género Patella–. Además había algunos
restos de peces y aves y fauna doméstica en la
que predomina el ganado vacuno sobre el por-
cino y ovicaprino. Hasta hoy sólo se cuenta con
una fecha C14, sobre Ostrea edulis, que ofreció
un resultado de 4020±40 BP (GrN-16108). Su
calibración empleando el ΔR, calculado para un
yacimiento de la Edad del Hierro de la propia Ría
de Arousa, sitúa la ocupación en 2225-1950 cal
BC (2 σ) (Rey García y Vilaseco Vázquez 2012).
Un resultado similar, con un mayor arco temporal,
se obtuvo en el Laboratório de Radiocarbono do
ITN portugués (Comendador y Bettencourt 2011).
Pero además, por toda la zona intermareal del
sector sur del islote, incluido el entorno del istmo,
afloran bajo la duna o la arena de la playa consi-
derables extensiones de suelo antiguo enterrado
en las que se recupera abundante material arqueo-
lógico, fundamentalmente restos de cerámica, de
fauna y bases de molino. En 2011 una superficie
de unos 200 m2 de este paleosuelo quedó expuesta
pocos metros al norte de M5; en los años siguien-
tes, a medida que desaparecía la arena de la playa,
la superficie expuesta ha alcanzado casi los 100
m de longitud, pero también se ha ido erosionan-
do. Son numerosos los materiales recogidos por
nosotros y por aficionados. Entre estos últimos
destacan varios fragmentos óseos de una calota
craneal de un niño y una de las valvas de un
molde de fundición para un hacha. Para complicar
aún más todo este registro, en este paleosuelo se
han localizado también dos pequeñas estructuras
cistoides, posiblemente funerarias, sin evidencias
de túmulo, una de las cuales ha quedado recien-
temente destruida.
Una densidad de ocupación funeraria y do-
méstica tan alta en un islote tan pequeño puede
extrañar si no tenemos en cuenta los profundos
cambios que ha sufrido la línea de costa a lo largo
de la Historia. La reciente reconstrucción de la
subida relativa del nivel del mar en el noroeste
peninsular durante el Holoceno (Alonso Millán y
Pagés Valcarlos 2010) muestra que dicho ascenso
fue extremadamente rápido hasta c. 4800 cal. BC,
momento en el que el nivel medio se estabilizó
en torno a 5-7 m por debajo del actual. Esta si-
tuación se mantuvo hasta c. 2200 cal. BC, con
una nueva aceleración hasta el 1100 cal. BC y un
período de 500 años de estabilización antes de la
subida final. La Isohipsa de -5 m rodea el islote
y la propia Illa de Arousa, por lo que es bastante
probable que en el Holoceno Medio ambos se
encontrasen unidos al continente formando una
península (Rey García y Vilaseco Vázquez 2012).
Esta situación se mantendría no sólo durante el
período de construcción y uso del conjunto me-
galítico, sino también durante la Edad del Bronce
Inicial. Ello explicaría la presencia del ganado
consumido en el asentamiento en esta época sin
necesidad de recurrir a un acceso por navegación.
3. SÍNTESIS CRONOLÓGICA DE LA
ACTIVIDAD DEL ISLOTE A PARTIR
DEL ESTUDIO CERÁMICO
Las limitaciones financieras y de recursos hu-
manos están impidiendo por el momento la puesta
en marcha de un proyecto de estudio integral e
interdisciplinar de Guidoiro Areoso que conside-
ramos, en el contexto actual de desarrollo de la
disciplina arqueológica, esencial para la genera-
ción de nuevo conocimiento sobre la secuencia de
ocupación de este espacio litoral en términos de
cronología absoluta. La presencia de restos faunís-
ticos y, recientemente, humanos, en distintas áreas
del islote corrobora el interés de un programa de
trabajo en este sentido y la posibilidad de ob-
tener nuevas dataciones sobre materia orgánica
en el contexto de nuevas excavaciones. Las mis-
mas limitaciones condicionan la aplicación de un
programa de datación absoluta por luminiscencia
óptica de sedimentos inorgánicos (López-Romero
2013: 85-86).
Teniendo en cuenta esta situación, la síntesis
cronológica de la Prehistoria Reciente del islote
sólo es viable a partir de un estudio de la cerá-
mica. Para lograr este objetivo, hemos revisado
los materiales procedentes de las excavaciones
antiguas y los recuperados recientemente en su-
perficie (Tab. 1). Los primeros son los más abun-
dantes, siendo reciente su publicación preliminar
(Rey 1991, 2011; Rey García y Vilaseco Vázquez
2012). Las vasijas cerámicas son el 75% de los
elementos catalogados, y a partir de su estudio
se pudieron individualizar 66, todas prehistóricas
salvo un ánfora. El material orgánico (16,5%)
tiene una importancia relativa, mientras que la
industria lítica (163 piezas) y metálica (3 piezas)
son más escasas. Durante las prospecciones se
Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria Reciente en el islote de Guidoiro Areoso … 359
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
recuperaron 248 piezas. Predomina de nuevo la
cerámica pero, como veremos, las características
de los materiales coinciden con los momentos
prehistóricos de uso más tardíos.
Una secuencia relativa de funcionamiento del
islote a partir de la cerámica permite identificar
tres o, quizás, cuatro grandes periodos cronoló-
gicos durante la Prehistoria Reciente (Fig. 4). La
cronología regional al uso puede consultarse en
Prieto Martínez (2005, 2009, 2011; Nonat et al.
2015).
3.1. Primer conjunto
Se trata de un Neolítico final con cerámicas
tipo Penha (c. primera mitad del III milenio cal.
BC). Aquí se enmarcan los materiales de la pri-
mera fase de uso de M2 y, posiblemente, los do-
cumentados en M1, a pesar de las dificultades
para su correcta caracterización derivadas de su
escasez, fragmentación y ausencia de decoración.
Esta cerámica mantiene la tradición alfarera (sólo
a nivel morfotécnico) de fases neolíticas ante-
riores (Prieto Martínez 2009, 2010): predominio
de morfologías simples de perfiles abiertos para
las lisas y cerrados para las decoradas, y pastas
de manufactura tosca en ambas variantes. Salvo
dos recipientes de un total de 35, las vasijas de
esta fase tienen la decoración de tipo geométri-
co, propia del Noroeste peninsular. Destacan dos
subconjuntos. Uno comprende piezas con decora-
ción metopada con diseños reticulados separados
por líneas verticales cubriendo buena parte del
cuerpo del recipiente (vasos R5, R3, R33, R10).
R10 posee una gran riqueza en la técnica de-
corativa empleada: se registran cuatro tipos de
acanalado combinados en los distintos motivos
y diseños más sencillos con reticulados (R14,
R28, R30). Las decoraciones más complejas apa-
recen sobre todo en recipientes hallados en con-
textos funerarios megalíticos de Galicia (Prieto
Martínez 2009) como Monte Pirleo 5 (Fábregas
Valcarce y Fuente Andrés 1988) o Cotogrande
5 (Abad Gallego 2000). Son más excepcionales
en yacimientos al aire libre tanto en Galicia (p.e.
Lavapés, Gómez Fernández et al. 2001 o Monte-
negro, Gianotti García y Cancela Cereijo 2005)
como en yacimientos amurallados del Norte de
Portugal (p.ej. Vinha da Soutilha o San Lourenço,
Jorge 1986).
Cerámica Lítico Orgánico
(hueso, concha, etc.) Metal Total
Sector I (M1) 13 10 13 1 37
Sector II (M2 y área asociada) 1428 150 307 2 1887
Sector III (inmediato a M4) 11 3 14
Paleosuelo M4 34 34
M2-M3 2 2
M3 2 1 3
M4 16 5 21
PU140310L01-CM140310L01
Paleosuelo M5 64 15 79
PU140310L03-CM140310L03
Playa E do Areoso 54 14 68
PU140310L04-CM140310L04
Perfil E M4 10 2 21 34
TOTAL 1634 171 370 3 2179
Tab. 1. Relación cuantitativa de los materiales recuperados en las intervenciones arqueológicas realizadas en el islote
de Guidoiro Areoso (en gris material de prospecciones recientes)(elaboración P. Prieto y M. Rey).
360
E. López-Romero, A. Güimil-Fariña, P. Mañana-Borrazás, C. Otero Vilariño, M. P. Prieto Martínez, J. M. Rey García y X. I. Vilaseco Vázquez
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
El segundo subconjunto, menos frecuente, tiene
triángulos rellenos con puntos impresos. En Guidoi-
ro Areoso su presencia es también escasa (vasijas
R11 y quizás R59). Una vasija sustituye los puntos
impresos más típicos del relleno por una sucesión
de líneas finas horizontales incisas superficiales, que
parece esgrafiada (R16), de la que no se dispone de
paralelos por el momento. Esta decoración es más
frecuente en los yacimientos portugueses ya citados.
3.2. Segundo conjunto
Este conjunto se asocia a comunidades de la
Edad del Bronce, incluyendo la vajilla campa-
niforme (Rey García 2011) y una actividad de
tipo doméstico asociada a un conchero. A este
conjunto, de larga perduración en la región (me-
diados del III milenio a mediados del II milenio
cal. BC), se puede vincular la datación de Ostrea
edulis citada al inicio de este trabajo (GrN-16108:
4020±40 BP, 2225-1950 cal BC 2σ). Atribuimos
25 vasijas a este grupo, de las cuales 16 son lisas.
Hay dos categorías de decorados: campaniformes
y con mamelones o cordones horizontales dis-
puestos bajo el borde. Destacamos 8 vasijas de
dos tipos. En el conjunto campaniforme hay 4
vasijas, cuya morfología exacta se desconoce, que
tienen las características técnicas habituales en
la zona (Prieto Martínez 2011). R39, R41, R51
son fragmentos inferiores a 3 cm. La decoración
Fig. 4. Selección de piezas significativas de las fases descritas en el texto. Parte superior: cerámica del Neolítico Final;
parte central: cerámica de la Edad del Bronce Inicial, campaniforme y cerámica lisa acompañante (Rey 2011); parte
inferior: cerámica de la Edad del Bronce Avanzado, LBH (Nonat et al. 2015) y Cogotas (dibujo A. Rodríguez Paz).
Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria Reciente en el islote de Guidoiro Areoso … 361
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
de los dos primeros parece compuesta por líneas
horizontales realizadas con la impresión de un
instrumento dentado. En cambio R51 posee una
técnica decorativa excepcional en el campanifor-
me gallego: una impresión de espina dorsal de
pez, orientada de forma oblicua sobre la pasta
consiguiendo un efecto de raya vertical corta en
vez de punto. Su paralelo más próximo es el vaso
25 del yacimiento de Fraga do Zorro (Abedes,
Verín, Ourense; Prieto Martínez y Gil Agra 2011)
con una datación de 3438±43 BP (CSIC-1201;
1881-1660 cal BC 2σ). Fuera de Galicia se co-
nocen casos similares en yacimientos funerarios
bretones (Roz-Criben, Finistère y Le Lizo, Morbi-
han) y normandos (Val-de-Reuil y Portejoie, valle
del Sena; Salanova 2000). La presencia en Fraga
do Zorro de este vaso único es interpretado como
una transferencia técnica aportada desde estas re-
giones (Prieto Martínez y Gil Agra 2011), lo que
podría igualmente aplicarse al vaso de Guidoiro.
El cuarto campaniforme, R7, es una cazuela casi
completa que recuerda a la del túmulo de Tecedei-
ras (Santiago de Castro, Lalín, Pontevedra; Criado
Boado y Vázquez Varela 1982: 34) y posee una
decoración mucho más compleja del tipo “punti-
llado geométrico”. El diseño consta de dos ban-
das horizontales. En la superior, localizada en el
cuello, se alternan líneas horizontales hechas con
dos matrices dentadas correspondientes a cantos
de conchas. Una es de berberecho de matriz cua-
drada regular, una especie no documentada en el
yacimiento. La segunda es de volandeira (Pecten
spp) de matriz en ‘r’ de la que se recuperó una
en la excavación; Rey García 2011: 209, Tab. 2).
La banda inferior, de mayor anchura y localizada
en la mitad superior de la panza, presenta un do-
ble zig-zag cuyos extremos superior e inferior se
unen a las líneas rectas que lo acotan con líneas
paralelas verticales, impresas con un instrumen-
to dentado. La impresión de concha es frecuente
en el campaniforme gallego (Salanova y Prieto
Martínez 2011).
Un segundo conjunto consta de 4 vasijas con
elementos accesorios en el perfil. Entre ellos
destacan un recipiente de orejetas (R9) y pastas
muy toscas con paralelos de nuevo en Francia
(Omonville-la-Petite; Carozza y Marcigny 2007),
algún recipiente con mamelones de perfil plano
(R8 y R54), con paralelos en el citado Fraga do
Zorro y un único recipiente con cordón superior
(R35) frecuente en los asentamientos gallegos.
3.3. Tercer conjunto
Se han identificado 6 recipientes. La presencia
de algunas piezas lisas se puede relacionar con el
Bronce Final, entendido en una cronología amplia
(segunda mitad del II milenio BC; Prieto Martí-
nez 2005) (R64 y R65). Las vasijas no decoradas
son poco diferenciables de las acompañantes del
campaniforme, si bien las pastas son de manufac-
tura algo menos tosca y con una mayor homoge-
neidad en la fase de preparación. Una novedad
en esta fase son las pastas grisáceas (R18). Las
piezas procedentes de excavación (R56, R12) no
son muchas pero son relativamente frecuentes las
halladas en prospección (GUL01).
R56 es una vasija de pastas semejantes a las
lisas, con incisiones acanaladas horizontales y di-
seños incisos de líneas oblícuas formando zigzags
verticales delimitados por líneas horizontales. Re-
cuerda a algunas del yacimiento de Devesa do Rei
(Vedra, A Coruña), con dataciones asociadas a una
estructura circular (Ua20012: 2990±45 BP, 1380-
1051 cal BC 2σ; Aboal Fernández et al. 2005).
La segunda vasija (R12) es un largo bordo
horizontal (en lo sucesivo LBH) documentado du-
rante las excavaciones. Posee un cuerpo de cuenco
que remata en un borde exvasado de orientación
casi horizontal. Presenta una decoración estam-
pillada con semicírculos e impresa que la hace
excepcional por sus diseños únicos entre los más
de ochenta recipientes conocidos en el noroeste
ibérico (Nonat et al. 2015). Rey (2011) consideró
que el LBH podría estar asociado a la cerámica
campaniforme dada su posición estratigráfica. Sin
descartar su proximidad cronológica con aquél,
otras interpretaciones defienden una separación
entre los dos conjuntos, basándose en la ausencia
de contextos estratigráficos conocidos que aso-
cien campaniforme-LBH en la región. Además
la cronología de los pocos yacimientos con LBH
datados muestran un amplio abanico entre el 1700
y 900 BC (Nonat et al. 2015)( 1). Como en el
(1) Por ejemplo, Quinta do Amorin 2: 1739-1524 cal BC
(95,4%) (AA89661: 3345±42BP; Sampaio et al. 2014); tumba 9
de O Pego: 1740-1499 cal BC (95,4%) (AA89666: 3328±51BP;
Sampaio y Bettencourt 2014); Monte Buxel: 1491-1263 cal BC
2σ (CSIC-1266: 3103±44 BP; Nonat et al. 2015); Agra das An-
tas: 1383-1051 cal BC 2σ (GrA-9653: 2980±50 BP; Cruz et al.
1998-1999); Bouça do Frade: 976-797 cal BC (95,4%) (CSIC-
632: 2710±50 BP; Jorge 1988).
362
E. López-Romero, A. Güimil-Fariña, P. Mañana-Borrazás, C. Otero Vilariño, M. P. Prieto Martínez, J. M. Rey García y X. I. Vilaseco Vázquez
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
caso del campaniforme con impresión de espina
dorsal podríamos hablar de una transferencia téc-
nica procedente del oeste de Francia (en este caso
cultura Duffaits, Gomez de Soto 1995), dado que
los resultados analíticos de la pieza muestran una
composición mineralógica local (granodiorítico),
coincidente con la que conforma el islote (Tab. 2).
GUL01 es un fragmento de panza de un reci-
piente de perfil compuesto cerrado, tipo cazuela,
con decoración geométrica (motivos de espinas de
pez impresas), líneas horizontales y en zigzag (con
técnica de boquique) rellenos de puntos (impre-
sión de punzón) y espacios vaciados por excisión
(Mañana-Borrazás et al. 2015). Este recipiente
responde a la tradición decorativa Cogotas I, tan
característica de la Meseta y de otras zonas penin-
sulares (Blanco González 2011). A partir del 1500
BC (Galán Saulnier 1998) se expande fuera de la
Meseta. El fragmento de Guidoiro podría por lo
tanto ser contemporáneo del LBH o ligeramente
posterior, lo que correspondería a un cuarto mo-
mento de actividad prehistórica. La pieza, hallada
en marzo de 2014 durante las tareas de registro fo-
togramétrico (v. infra), es la primera noticia sobre
cerámica tipo Cogotas en Galicia, donde la técnica
de boquique había sido identificada en unos pocos
recipientes del Neolítico antiguo (Prieto Martínez
2010) y que entronca con una tradición neolítica
extendida a escala peninsular (Alday Ruiz 2009).
Según los resultados analíticos GUL01 tiene una
concentración elevada de clorita (10%), mineral
característico de rocas metamórficas ácidas. Esto
hace más probable que la cerámica fuese elabo-
rada a partir de materiales derivados de esquistos
ácidos más que de otras fuentes de materiales de
tipo granítico. Hay materiales de tipo esquistoso
a 6 km en línea recta por agua en el Barbanza,
o bien a unos a 30 km al SE. No se puede, sin
embargo, descartar un origen en zonas esquistosas
más alejadas, como las existentes al Norte del Río
Duero. Los yacimientos más próximos con cerá-
micas tipo Cogotas I distan unos 200 km hacia
el Sur (p.e. A Sola, Bettencourt 1991-2; Bouça
do Frade, Jorge 1988). El estudio en detalle de
la pieza nos permite afirmar que su proceso de
producción no coincide con la producción alfarera
gallega de la Edad del Bronce Final: las pastas
son muy finas y bien decantadas con un acabado
alisado medio de color rojizo-ocre homogéneo y
una fractura bícroma oxidante en el exterior y
reductora en su interior. Su materia prima se loca-
liza lejos del yacimiento y las técnicas decorativas
son foráneas.
4. LA EXPOSICIÓN Y EROSIÓN DEL
PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO DEL
ISLOTE: ESTRATEGIAS DE REGISTRO
Y MONITORIZACIÓN
Como ha quedado de manifiesto, la revisión
de las ocupaciones y cultura material del islote,
su contextualización a la luz de los debates ac-
tuales sobre la Prehistoria reciente de la Península
Ibérica y atlántica y la realización de nuevos tra-
bajos han sido posibles ‘gracias’ a la erosión del
conjunto. Esta es la gran paradoja de los procesos
erosivos asociados al patrimonio: los mismos me-
canismos que habilitan el hallazgo de elementos
inéditos son los responsables de su alteración y
eventual destrucción.
El estudio de la evidencia arqueológica de
Guidoiro Areoso y su proyección futura de in-
vestigación deberán abordar este problema. En
este contexto, y como parte esencial de un pro-
yecto internacional más amplio (López-Romero et
al. 2014), se planteó un programa de registro y
monitorización de los monumentos y su entorno.
Este programa adoptó dos formas: una prospec-
Muestra Clorita Mica Haloisita Cuarzo Feldespato K Plagioclasa
GU12A (LBH) - - 5 8 16 72
GUL01 (Cogotas) 10 - 14 30 19 28
GUR01 (Sedimento) - 1 - 34 18 47
Tab. 2. Elementos químicos obtenidos a partir de difracción de rayos X de polvo cristalino (datos en % de la fracción
cristalina; metodología detallada en Martínez Cortizas et al. 2008) (elaboración O. Lantes Suárez).
Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria Reciente en el islote de Guidoiro Areoso … 363
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
ción geofísica del subsuelo y la utilización de la
fotogrametría para la preservación digital, análisis
y seguimiento de las estructuras. Se trata en am-
bos casos de métodos de estudio no destructivo
(documentación sin contacto).
4.1. Prospección geofísica
La prospección geofísica tenía como objetivo
principal proporcionar datos sobre las estructuras
arqueológicas potencialmente preservadas en el
subsuelo, con el fin de evaluar su extensión, pla-
nificar futuros trabajos y prever su gestión. Esta
técnica había sido utilizada con anterioridad, con
resultados positivos, en el estudio de otros conjun-
tos tumulares (López-Romero et al. 2013).
Cualquier prospección geofísica en el islote
está fuertemente condicionada. Casi la mitad del
área de interés arqueológico está en la zona in-
termareal y, al alcance del oleaje, buena parte del
espacio restante. Los bañistas que frecuentan el
islote dejan objetos metálicos que contaminan los
resultados de cualquier prospección magnética.
La extensión y profundidad del suelo son muy
limitadas, como corresponde a un islote que en
algunos sectores es básicamente rocoso. A la vez
estas dificultades lo convierten en un lugar óptimo
para evaluar el uso en contextos costeros de téc-
nicas de prospección geofísica extensivas y poco
costosas (Jones 2008).
Con esto en mente, empleamos un gradiómetro
de tipo fluxgate de doble sensor, modelo Barting-
ton Grad 601 capaz de realizar mediciones con
una sensibilidad de 0,1 nanoteslas (nT). Elegimos
como unidades de muestreo rectángulos de 50 x
25 cm, adaptadas al nivel de precisión requerido
y a la fiabilidad y agilidad en la toma de datos
sobre el terreno. La prospección geomagnética
no permite la documentación precisa de pequeñas
estructuras, ya que el tamaño de la unidad mínima
de información (25 x 25 cm) supera el de las
estructuras más pequeñas (p.e. tipo poste). Sin
embargo, esta técnica es idónea para documentar
estructuras lineales o detectar concentraciones de
metales o áreas de combustión. En el caso que nos
ocupa las áreas de interés arqueológico están muy
localizadas, y separadas entre sí por accidentes
del terreno que hacen imposible plantear una su-
perficie de prospección continua de más de 40 m.
Se planteó la prospección de siete cuadrículas
de 20 x 20 m cada una, repartidas en tres áreas
(norte, centro y sur) (Fig. 5), que cubren unos
2.600 m2. Las cuadrículas fueron georreferencia-
das con precisión subcentimétrica para, llegado
el caso, replantear sobre el terreno los resultados
de la prospección con precisión. Los resultados
fueron procesados con el programa Archeosur-
veyor. En todo momento se procuró anular el
efecto enmascarante de las fuentes de contami-
nación magnética detectadas sin por ello deformar
o sobrerrepresentar otras anomalías. Con este fin
descartamos tan sólo las fuentes de contamina-
ción más evidentes (i.e. más allá del rango de
los +/- 310nT). Analizaremos los resultados de la
prospección agrupándolos en las 3 áreas citadas.
El área norte ocupa 3 cuadrículas que denomina-
remos, de Norte a Sur, cuadrículas 1, 2 y 3. Se
extiende unos 15 m al Este de donde se ubicaba la
M5, no detectándose anomalías relacionables con
la presencia de estructuras arqueológicas enterra-
das. En el momento de la prospección una gruesa
capa de algas cubría el sector NO de la cuadrícula
1, lo que explica, creemos, la práctica inexistencia
de anomalías magnéticas aquí. El resto del área
está ocupado, y posiblemente ensombrecido, por
numerosas fuentes de contaminación magnética
(expresada en un conjunto de intensos dipolos)( 2)
mayoritariamente causadas por los desperdicios
metálicos dejados por los bañistas.
El área centro ocupa las cuadrículas 4 y 5 (de
Este a Oeste). La cuadrícula 5 sólo pudo ser pros-
pectada en su mitad sur. Un elevado talud ocupaba
la mitad norte. En el área prospectada observamos
un pequeño grupo de anomalías de escasa inten-
sidad (no superior a los 60 nT) relacionados con
el sustrato rocoso. También el sustrato impidió la
prospección del sector oeste de la cuadrícula. La
cuadrícula 4 presenta en el cuadrante noroeste una
clara anomalía de signo negativo (con unos valores
en torno a -35 nT) que coincide con la ubicación de
la masa tumular de la mámoa 4. Creemos que esta
anomalía refleja la presencia de la coraza, enterrada
bajo la duna, que cubre la superficie del túmulo. La
(2) Denominamos dipolo al efecto de intensa anomalía que
genera en el campo magnético un objeto de alta susceptibili-
dad magnética, ensombreciendo otras anomalías más débiles.
Gráficamente los observamos como puntos donde se localiza
una fuerte bipolaridad, expresada en valores en nanoteslas muy
elevados.
364
E. López-Romero, A. Güimil-Fariña, P. Mañana-Borrazás, C. Otero Vilariño, M. P. Prieto Martínez, J. M. Rey García y X. I. Vilaseco Vázquez
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
Fig. 5. Resultados de la prospección geofísica y localización de las mallas prospectadas. El círculo en la zona sur marca
la ubicación de la Mámoa 3 (análisis C. Otero Vilariño; DAO. C. Otero Vilariño y E. López-Romero).
Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria Reciente en el islote de Guidoiro Areoso … 365
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
disposición y dimensiones de esta anomalía coinci-
den con lo esperado para el sector del túmulo aún
conservado, a juzgar por los vestigios de coraza ya
exhumados. En el resto de la cuadrícula y del área
no registramos otras anomalías reseñables.
El área sur, en el extremo suroeste del islote,
ocupa las cuadrículas 6 y 7 (de Este a Oeste). El
conjunto de cantos de piedra y otros objetos traí-
dos por la marea al sudeste del área prospectada
se evidencia por pequeñas pero intensas fuentes
de contaminación magnética. En el extremo no-
roeste del área se registra una anomalía de signo
positivo que refleja el arranque del acantilado.
Pero las anomalías más significativas se ubican
en el sector central de la cuadrícula 6. Allí se
aprecian con claridad dos anomalías rectangulares
de signo negativo, de unos 4 m de lado, adosa-
das en dirección nordeste, que corresponden a las
calicatas excavadas en los años 1980 e invisibles
en superficie. Por otra parte se aprecia una mayor
intensidad en las fuentes de contaminación (dipo-
los) ubicadas a lo largo de una banda orientada al
noreste en el sector sudeste del área de prospec-
ción que coincide con el nivel mareal y el arenal
costero. Por el contrario, los dipolos ubicados en
el área noroeste son menos intensos y no siguen
un patrón bandeado. Esto se debe, creemos, a que
estos últimos no están cerca de la superficie, sino
enterrados bajo la duna y cubiertos de vegeta-
ción. No debemos descartar que alguno de ellos
corresponda a pequeñas estructuras y materiales
arqueológicos, como concentraciones de cerámica
o áreas de combustión.
4.2. Monitorización y restitución
tridimensional por fotogrametría
El trabajo de monitorización tenía como fi-
nalidad la obtención de un registro fotográfico y
topográfico detallado de los elementos arqueoló-
gicos visibles en el islote, la preservación digital
de dichos elementos por medio de la elaboración
de modelos fotogramétricos tridimensionales y la
obtención de datos cuantitativos sobre la evolu-
ción de su erosión.
Se planificaron tres campañas de campo, con
intervalos de 6 meses entre sí. Esto nos permitía
obtener una visión de la evolución del conjunto
en momentos concretos del ciclo anual: septiem-
bre de 2013, febrero-marzo de 2014 y septiembre
de 2014. Se puso especial atención en la docu-
mentación de las estructuras susceptibles de pro-
porcionar una mayor información científica: cista
2, mámoas 3 y 4. No obstante, se documentó el
estado de destrucción de la mámoa 5 así como
distintas estructuras de pequeño porte visibles en
el área noroccidental del islote. Del mismo modo,
se registraron las áreas de dispersión de mate-
riales en superficie – y asociados espacialmente
al paleosuelo que aflora en la zona del itsmo –,
recogiéndose aquellos elementos de la cultura ma-
terial que podían tener un carácter diagnóstico
para la comprensión de la secuencia de ocupación.
En este contexto fue localizado el fragmento de
Cogotas 1 GUL01.
Para el registro se utilizaron dos cámaras
réflex (NikonD300 con receptor GPS, y Canon
EOS700D) y una compacta (CanonG10). Se ins-
talaron una estación base de referencia y cinco
estaciones topográficas en zonas destacadas del
islote con la ayuda de una estación total (Lei-
ca TCRP1203) y de un equipo GPS diferencial
(DGPS, Leica GPS1200). Dichas estaciones per-
mitieron la obtención de puntos de control, en
coordenadas absolutas, que serían utilizados para
el ajuste de los distintos modelos fotogramétricos
obtenidos. Los modelos fueron generados con el
software Agisoft Photoscan v.1.0.4.; las tareas de
edición, análisis y comparación de los distintos
modelos están siendo realizadas con los progra-
mas open source MeshLab v.1.3.3. y CloudCom-
pare v.2.6.0.
Si bien los planteamientos, objetivos y etapas
del proceso de monitorización por fotogrametría
estaban perfectamente definidos y respondían a
las necesidades planteadas, pronto constatamos
que una extensión del procedimiento nos permi-
tiría mejorar la visión general sobre la erosión a
escala microespacial del conjunto arqueológico.
En efecto, el proceso de monitorización estaba
lógicamente limitado por la fecha de inicio de
los trabajos de campo. En la M5, esta limitación
resultaba especialmente significativa puesto que el
yacimiento ya había sido destruido por la erosión
en el momento de la primera salida de registro
fotogramétrico.
Teniendo presente la metodología que está-
bamos empleando para la obtención de modelos
tridimensionales de los yacimientos, así como
algunos trabajos recientes sobre restitución foto-
366
E. López-Romero, A. Güimil-Fariña, P. Mañana-Borrazás, C. Otero Vilariño, M. P. Prieto Martínez, J. M. Rey García y X. I. Vilaseco Vázquez
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
gramétrica a partir de imágenes de archivo (De
Reu et al. 2013: 1114-1116; Aparicio Resco et
al. 2014; López-Romero 2014), nos planteamos
la recopilación de fotografías y videos anteriores
al inicio del trabajo de monitorización. Para lo-
grar este objetivo se solicitó la colaboración de
colegas de profesión y ciudadanos que, estando
en posesión de este tipo de documentos, quisie-
sen hacérnoslos llegar colaborando de este modo
con el proyecto. Gracias a esta movilización,
materializada en la iniciativa “Guidoiro Dixital”
(López-Romero et al. 2015), hemos recopilado
más de 675 imágenes tomadas entre 1990 y 2013.
Ello nos ha permitido disponer de un banco de
imágenes de los yacimientos y obtener modelos
métricos tridimensionales de alguno de ellos antes
de su destrucción (Fig. 6).
El estudio de los productos obtenidos durante
este trabajo de registro y monitorización, así como
la iniciativa “Guidoiro Dixital”, aún no han finali-
zado y serán objeto de una publicación específica.
Los resultados disponibles por el momento nos
permiten no obstante apuntar una serie de diná-
micas sobre la evolución del conjunto.
El caso de Guidoiro Areoso no es único a pesar
de haber saltado a los medios por la riqueza y
espectacularidad de los yacimientos que alberga.
Se enmarca en las dinámicas de alteración ya ob-
servadas en otros lugares de la fachada atlántica
europea. Al ritmo de erosión sostenida producida
por las dinámicas costeras habituales (régimen de
mareas, cambios estacionales…) se une la inci-
dencia de eventos excepcionales como precipita-
ciones cuya intensidad y/o duración aceleran de
forma crítica los procesos erosivos en el islote.
El contexto sedimentario predominantemente du-
nar del mismo facilita que dichos procesos sean
especialmente dañinos para la integridad de los
yacimientos.
Como ya mencionamos, la estructura de pro-
tección del monumento M4 no garantiza la total
salvaguarda de los restos conservados. La extraor-
dinaria sucesión de temporales del invierno de
2013-2014 (borrascas y ciclogénesis Dirk, Chris-
tina, Nadja, Qumaira, Petra, Ruth, Stephanie,
Ulla) ha dañado los laterales del área protegida,
provocando una pérdida significativa de sedimen-
to eólico y exponiendo una parte del conchero
asociado al monumento. Los restos de la coraza
pétrea expuestos en el sector noroeste del túmu-
lo han sufrido también alteraciones significativas
en el ciclo temporal estudiado. Estas alteraciones
no afectan por el momento a la estabilidad de la
estructura ortostática del monumento, pero dicha
Fig. 6. Restitución fotogramétrica de la Mámoa 5 (M5), destruida en 2013, a partir de imágenes de 2011 recuperadas
por medio de la iniciativa “Guidoiro Dixital” (modelización y DAO E. López-Romero).
Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria Reciente en el islote de Guidoiro Areoso … 367
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
situación puede verse modificada muy rápidamen-
te si eventos climáticos similares se repiten a corto
plazo. La pequeña cista situada en el oeste de
la zona norte del islote a pesar de su aparente
fragilidad respondió bien a los empujes de los
citados temporales, tal y como pudimos verificar
en nuestra visita de marzo de 2014. Sin embargo,
el registro realizado en septiembre de 2014 pone
de manifiesto el desplazamiento reciente de varias
de las lajas que la conforman.
5. DISCUSIÓN
El análisis de la ocupación humana de los es-
pacios litorales se ha desarrollado generalmente
desde una perspectiva ‘de interior’ que ha dejado
de lado cuestiones claves para su comprensión.
Entre ellas, la singularidad de los territorios cos-
teros a lo largo de la Historia, los efectos que
la evolución de la línea de costa tiene sobre las
comunidades que ocupaban estos espacios (Van
de Noort 2013), y las consecuencias que esta evo-
lución tiene para la preservación del patrimonio
en la actualidad. Estos aspectos, si bien han sido
objeto de trabajos puntuales, no han sido tratados
desde su globalidad ni percibidos como priorita-
rios. El deterioro (léase la evolución) de los espa-
cios litorales, puesto ahora de actualidad por los
informes internacionales sobre cambio climático,
ha estado no obstante siempre presente. Por sus
características el islote de Guidoiro Areoso es un
magnífico ejemplo de esta situación, convirtiéndo-
se en un caso de estudio excepcional en el occi-
dente europeo tanto para el análisis de la erosión
como para el conocimiento de las estrategias de
ocupación prehistórica de los espacios litorales.
La movilización ciudadana en defensa de la pro-
tección del patrimonio del islote es, además, un
caso de estudio per se que varios de los firmantes
hemos intentado canalizar a través de la iniciativa
“Guidoiro Dixital”.
La insularidad, la presencia de la duna y la
escasa superficie del islote no han facilitado la ins-
talación de infraestructuras ni actividades de larga
duración en épocas recientes, contribuyendo así
a la preservación de los yacimientos. Al margen
de la explotación de algunos afloramientos para
cantería, sólo la reciente y estacional actividad
turística, cuya huella puede verse en la contami-
nación metálica identificada con la prospección
geofísica, parece estar cambiando esta dinámica.
Dicha prospección refleja también los efectos de
la erosión marina sobre el conjunto. La ausencia
de registro de nuevas estructuras arqueológicas
puede obedecer al efecto enmascarante de obje-
tos depositados por la marea y los bañistas, pero
también a su pérdida por la erosión. La identi-
ficación del túmulo de M4 y de los sondeos de
los años 1980 confirman, pese a ello, la validez
del método.
Las principales causas de dicha erosión siguen
siendo medioambientales, tal y como el protocolo
de monitorización y las distintas observaciones
de campo ponen de manifiesto. En este sentido,
el uso de mecanismos de estudio como los aquí
expuestos se presenta como una solución efectiva
para el análisis, preservación digital y gestión de
yacimientos vulnerables.
El estudio de los contextos litorales merece
mayor atención (López-Romero 2013: 85-86) y
los trabajos realizados recientemente han permi-
tido afianzar nuestro conocimiento sobre estas
áreas. En un nivel cuantitativo, los resultados de
nuevas prospecciones (p.ej. Ballesteros-Arias et
al. 2013) y el estudio de Guidoiro demuestran que
el conocimiento sobre este tipo de ocupaciones es
muy parcial. En un nivel cualitativo, se confirma
la buena preservación de macrorestos orgánicos
en varios yacimientos, con las implicaciones que
esto tiene para el estudio de los aspectos subsis-
tenciales, paleobiológicos y antropológicos de las
sociedades de la Prehistoria.
A nivel interpretativo, los datos de que dis-
ponemos nos permiten relacionar los procesos
socioculturales de la Prehistoria regional con los
de otras áreas peninsulares y europeas. Si bien es
pronto para plantear cuáles serían los mecanismos
de circulación, no cabe duda de que la costa ga-
llega, y sobre todo las Rías Baixas, han tenido
relevancia en este sentido. Así, Guidoiro Areoso
dispone de un material cerámico excepcional, no
tanto por su abundancia como por la presencia
de piezas que permiten presentar esta zona como
punto de comunicación con regiones lejanas, aun-
que no podamos conocer todavía la intensidad, la
naturaleza o frecuencia de los contactos, como se
viene observando para la fase campaniforme en
el territorio gallego (Salanova y Prieto 2011). A
escala peninsular, la tecnología del fragmento del
horizonte de Cogotas I, diferente a la conocida
368
E. López-Romero, A. Güimil-Fariña, P. Mañana-Borrazás, C. Otero Vilariño, M. P. Prieto Martínez, J. M. Rey García y X. I. Vilaseco Vázquez
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
para la región, apunta a su carácter foráneo. A
escala europea, destaca la posible vinculación con
el oeste y noroeste de Francia, algo que es posible
proponer a partir de algunas piezas identificadas
como excepcionales tanto en Guidoiro como en
otros puntos del noroeste (Pétrequin et al. 2012).
El debate sobre la naturaleza y modalidades de di-
chos contactos copará sin duda la investigación en
los próximos años. El estudio de las ocupaciones
de Guidoiro Areoso contribuirá de forma clave, si
la erosión lo permite, a dicho debate.
AGRADECIMIENTOS
Al grupo Pandulleiros por la entrega de los
materiales por ellos recogidos, a Pablo Iglesias y
a la “Confraría de pescadores da Illa de Arousa”
por el apoyo para desplazarnos al islote, a Ma-
nuel Gago por señalar la primera cista, a Tomás
Álvarez por el molde de hacha, a Antonio Blanco
(Durham University) por la identificación inicial
del fragmento de Cogotas y a Anxo Rodríguez
(Incipit, CSIC) por el dibujo de la cerámica.
El análisis digital y monitorización se reali-
zan desde el proyecto eSCOPES (Evolving spa-
ces: coastal landscapes of the Neolithic in the
European land’s ends; Marie Curie-IEF, IP. E.
López-Romero). Gracias a Chris Scarre (Durham
University) y a quienes colaboran con “Guidoi-
ro Dixital”. La prospección geofísica ha sido fi-
nanciada por el “Programa de Investigación en
Tecnologías para la conservación y revaloriza-
ción del Patrimonio Cultural”, CSD2007-00058,
Consolider-Ingenio 2010 (IP. F. Criado-Boado,
Incipit, CSIC).
Oscar Lantes Suárez (RiaiDT, Campus Vida
de la USC) analizó las cerámicas en el marco del
proyecto “Isótopos de Pb y Sr en cerámicas ar-
queológicas de Galicia: estudio de la procedencia
y el acceso a las materias primas” (EM2012/054,
2012-PG217, 2012-2015; convocatoria de Ayu-
das a Proyectos de Investigación a Investigadores
Emergentes del Plan Gallego de I+D+I; IP. M.P.
Prieto Martínez).
Carlos Fernández y Mª Natividad Fuertes
(Universidad de León) muestrearon el conchero
localizado en 2014 para su estudio. Olalla López
(USC) está estudiando los restos humanos halla-
dos en el paleosuelo.
Gracias igualmente a los revisores anónimos
de la revista, cuyas diferentes propuestas han con-
tribuido a mejorar el presente trabajo.
BIBLIOGRAFÍA
Abad Gallego, X. C. 2000: “Actuaciones arqueológicas
en la necrópolis tumular de Cotogrande (Cabral-
Vigo)”. Brigantium 12: 75-84.
Aboal Fernández, R.; Ayán Vila, X. M.; Criado Boado,
F. y Prieto Martínez, M. P. y Tabarés Domínguez,
M. 2005: “Yacimientos sin estratigrafía: Devesa do
Rei. ¿Un sitio cultual de la Prehistoria Reciente y la
Protohistoria de Galicia?”. Trabajos de Prehistoria
62 (2): 165-181.
Alday Ruiz, A. (ed.) 2009: Reflejos del Neolítico Ibé-
rico. La cerámica Boquique: caracteres, cronología
y contexto. Edar. Milán.
Alonso Millán A. y Pagés Valcarlos J. L. 2010: “Evo-
lución del nivel del mar durante el Holoceno en
el noroeste de la Península Ibérica”. Revista de la
Sociedad Geológica de España 23 (3-4): 157-167.
Anónimo 1997: England’s coastal heritage: a state-
ment on the management of coastal archaeology.
English Heritage. Londres.
Aparicio Resco, P.; Carmona Barrero, J. D.; Fernández
Díaz, M. y Martín Serrano, P. M. 2014: “Fotogra-
metría Involuntaria: rescatando información geomé-
trica en 3D de fotografías de Archivo”. Virtual Ar-
chaeology Review 5(10): 11-20.
Ashmore, P. 1994: Archaeology and the coastal zone:
toward a Historic Scotland policy. Historic Scot-
land. Edinburgh.
Ayán Vila, X. y López-Romero, E. 2014: “Unha via-
xe á Artabria: prospección arqueolóxica da franxa
litoral Este do golfo Ártabro”. En V. Alonso, A.
R. Colmenero y A. Goy (eds.): El golfo Ártabro.
Fragmentos de historia litoral y patrimonio. Uni-
versidade da Coruña. A Coruña: 17-151.
Ballesteros-Arias, P.; Güimil-Fariña, A. y López-
Romero, E. 2013: Estudo arqueolóxico do Parque
Nacional Marítimo-Terrestre das Illas Atlánticas de
Galicia. Prospección superficial e vulnerabilidade.
Cadernos de Arqueoloxia e Patrimonio 33. Instituto
de Ciencias del Patrimonio “Incipit, CSIC”. Santia-
go de Compostela.
Bettencourt, A. M. S. 1991-1992: “O povoado da Sola,
Braga: noticia preliminar das escavações de 1991-
92”. Cadernos de Arqueologia Série II (8-9), Uni-
dade de Arqueologia da Universidade do Minho.
Braga: 97-118.
Blanco González, A. 2011: “Práctica social, memoria y
ritual en Cogotas I: esbozo teórico para un enfoque
renovado”. Trabajos de Prehistoria 68 (1): 123-146.
Carozza, L. y Marcigny, C. 2007: L’âge du Bronze en
France. La Découverte. Paris.
Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria Reciente en el islote de Guidoiro Areoso … 369
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
Comendador, B. y Bettencourt, A. M. S. 2011: “Nue-
vos datos sobre la primera metalurgia del Bronce en
el Noroeste de la Península Ibérica: la contribución
de Bouça da Cova da Moura (Ardegães, Maia, Por-
tugal)”. Estudos do Quaternário 7: 19-31.
Comendador, B.; Reboreda, S.; Kkockelmann, W.;
Macdonald, M.; Bell, T. y Pantos, M. 2008: “Early
Bronze technology at land’s end, North-Western Ibe-
ria”. En S. A. Paipetis (ed.): Science and Techno-
logy in Homeric Epics. History of Mechanism and
Machine Science 6, Springer Science + Business
Media B.V. Dordrecht: 113-138.
Criado Boado, F. y Fábregas Valcarce, R. 1989: “The
megalithic phenomenon of northwest Spain: main
trends”. Antiquity 63 (241): 682-696.
Criado Boado, F. y Vázquez Varela, J. M. 1982: La ce-
rámica campaniforme en Galicia. Cuadernos do Se-
minario de Sargadelos 42, Ediciós do Castro. Sada.
Cruz, D. J.; Gonçalves, A. A. y Huet B. 1998-1999: “A
necrópole de Agra de Antas (S. Paio de Antas, Espo-
sende, Braga)”. Portugalia Nova Série 19-20: 5-27.
Daire M. Y.; López-Romero E.; Proust J. N.; Regnauld
H.; Pian S. y Shi B. 2012: “Coastal changes and
cultural heritage (1): Assessment of the vulnerability
of the coastal heritage in Western France”. Journal
of Island and Coastal Archaeology 7(2): 168-182.
De Reu, J.; Plets, G.; Verhoeven, G.; De Smedt, P.;
Bats, M.; Cherrette, B.; De Maeyer, W.; Deconynck,
J.; Herremans, D.; Laloo, P.; Van Meirvenne, M. y
De Clercq, W. 2013: “Towards a three-dimensional
cost-effective registration of the archaeological
heritage”. Journal of Archaeological Science 40:
1108-1121.
Erlandson, J. M. 2008: “Racing a rising tide: global
warming, rising seas and the erosion of human His-
tory”. Journal of Island and Coastal Archaeology
3: 167-69.
Fábregas Valcarce, R. y Fuente Andrés, F. de la 1988:
Aproximación a la cultura material del megalitismo
gallego: la industria lítica pulimentada y el material
cerámico. Arqueohistórica 2. Santiago de Compos-
tela: Tórculo Artes Gráficas.
Fernández Rodríguez, C. 2010: “Faunas arqueoló-
gicas del Noroeste de la Península Ibérica”. En
A. M. S. Bettencourt, M. I. Caetano Alves y S.
Monteiro-Rodrigues (eds.): Variações Paleoam-
bientaise Evolução Antrópica no Quaternário do
Ocidente Peninsular/Palaeoenvironmental Changes
and Anthropisation in the Quaternary of Western
Iberia, Associação Portuguesa para o Estudo do
Quaternário. Braga: 97-112.
Galán Saulnier, C. 1998: “Sobre la cronología de Co-
gotas I…”. Cuadernos de Prehistoria y Arqueolo-
gía de la Universidad Autónoma de Madrid 25 (1):
201-243.
Gianotti García, C. y Cancela Cereijo, C. 2005: “Neolí-
tico Final: Montenegro”. En F. Criado y E. Cabrejas
(eds.): Obras e patrimonio públicas. Traballos de
Arqueoloxía e Patrimonio 35. Santiago de Com-
postela: 50-54.
Gomez de Soto, J. 1995: Le Bronze Moyen en Oc-
cident. La culture des Duffaits et la Civilisation
des Tumulus. L’âge du Bronze en France 5, Picard.
Paris.
Gómez Fernández, A.; Fábregas Valcarce, R. y Peña
Santos, A. de la 2001: “Pasaron 20 años: las ex-
cavaciones del yacimiento de Lavapés (Cangas do
Morrazo)”. Boletín del Seminario de Estudios de
Arte y Arqueología LXVII: 9-27.
Jones, D. M. (ed). 2008: Geophysical Survey in Ar-
chaeological Field Evaluation. English Heritage
Publishing. Swindon.
Jorge, S. O. 1986: Povoados da Pré-história recen-
te da regiâo de Chaves-Vª. Pª. de Aguiar. Cámara
Municipal de Chaves. Porto.
Jorge, S. O. 1988: O povoado da Bouça do Frade
(Baiâo) no quadro do Bronze Final do Norte de
Portugal. Monografías Arqueológicas 2. Grupo de
Estudos Arqueológicos do Porto, Porto.
López-Romero, E. 2014: “Out of the box: exploring the
3D modelling potential of ancient image archives”.
Virtual Archaeology Review 5(10): 107-116.
López-Romero, E. 2013: “La investigación de las ar-
quitecturas y paisajes monumentales del Neolítico
en el noroeste peninsular: una aproximación biblio-
métrica”. Complutum 24(1): 69-89. http://dx.doi.
org/10.5209/rev_cmpl.2013.v24.n1.42325
López-Romero, E.; Ballesteros-Arias, P.; Güimil-Fa-
riña, A. y Daire, M. Y. 2013: “Human occupation
and formation of the cultural landscape in Galicia’s
Atlantic Islands National Park”. En M. Y. Daire,
C. Dupont, A. Baudry, C. Billard, J. M. Large, L.
Lespez, E. Normand y C. Scarre (eds.): Ancient
maritime communities and the relationship between
people and environment along the European Atlantic
coasts. Proceedings of the Homer 2011 Conferen-
ce (Vannes, Francia 2011). British Archaeological
Reports, International Series 2570, Archaeopress.
Oxford: 285-294.
López-Romero, E.; Mañana-Borrazás, P.; Daire, M.-Y.
y Güimil-Fariña, A. 2014: “The eSCOPES Project:
preservation by record and monitoring at-risk coastal
archaeological sites on the European Atlantic faça-
de”. Antiquity (Project Gallery) 088 (339): http://
antiquity.ac.uk/projgall/lopez-romero339/ (consulta
29-VII-2015)
López-Romero, E.; Mañana-Borrazás, P.; Gianotti
García, C.; Otero Vilariño, C.; González Insua,
F.; Señorán, J.M.; Velásquez Fernández, W. y Co-
mendador Rey, B. 2013: “Trabajos de 2010”. En
E. López-Romero y P. Mañana-Borrazás (eds.): El
círculo lítico de Monte Lobeira (Vilanova de Arousa,
Pontevedra). Trabajos de 2008 y 2010. Cadernos de
Arqueoloxia e Patrimonio 34, Instituto de Ciencias
del Patrimonio “Incipit, CSIC”. Santiago de Com-
postela: 35-52.
370
E. López-Romero, A. Güimil-Fariña, P. Mañana-Borrazás, C. Otero Vilariño, M. P. Prieto Martínez, J. M. Rey García y X. I. Vilaseco Vázquez
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
López-Romero, E.; Mañana-Borrazás, P.; Güimil-Fa-
riña, A. y Vilaseco Vázquez, X.I. 2015: “Guidoiro
Dixital. An initiative to recover lost scientific in-
formation from private image archives”. The Euro-
pean Archaeologist 43: 90-93. http://e-a-a.org/TEA/
TEA43.pdf (consulta 29-VII-2015)
Mañana-Borrazás, P.; López-Romero, E. y Prieto Mar-
tínez, P. 2015: “Modelo 3D del fragmento de cerá-
mica decorada por boquique y excisión localizado
en Guidoiro Areoso (Illa de Arousa, Pontevedra).
Digital CSIC (INCIPIT) Materiales de Divulgación.
URI: http://hdl.handle.net/10261/111724 (consulta
6-VII-2015).
Martínez Cortizas A.; Prieto Lamas, B.; Lantes Suá-
rez, O. y Prieto Martínez, M. P. 2008: “Análisis
mineralógico, elemental y cromático de cerámica
prehistórica del área Ulla-Deza (Noroeste de la Pe-
nínsula Ibérica)”. En S. Rovira Llorens, M. García
Heras, M. Gener Moret e I. Montero Ruiz (eds.):
Actas del VII Congreso Ibérico de Arqueometría
(Madrid 2007): 250-264. http://www.ih.csic.es/con-
greso_iberico/index.PDF.
Nonat, L.; Vázquez Liz, P. y Prieto Martínez, M. P.
2015: El vaso de largo bordo horizontal: un tra-
zador cultural del noroeste de la Península Ibérica
en el II milenio BC. British Archaeological Reports,
International Series 2699, Archaeopress. Oxford.
Pétrequin, P.; Cassen, S.; Klassen, L. y Fábregas Valcar-
ce, R. 2012: “La circulation des haches carnacéennes
en Europe occidentale”. En P. Pétrequin, S. Cassen,
M. Errera, L. Klassen, A. Sheridan y A. M. Pétrequin
(ed.): Jade. Grandes haches alpines du Néolithique
européen. V
e et IV
e millénaires av. J.-C. Cahiers de
la MSHE C.N. Ledoux, Presses Universitaires de
Franche-Comté et Centre de Recherche Archéolo-
gique de la Vallée de l’Ain, Besançon: 1015-1045.
Prieto Martínez, M. P. 2005: “Ceramic style in Bronze
Age societies in Galicia (NO Iberian Peninsula).
Similarities and differences in patterns or formal re-
gularity”. En XIVth Congress of the U.I.S.P.P. (Liège
2001). Section 11- l’Âge du Bronze en Europe et
en Méditerranée/ The Bronze Age in Europe and
the Mediterranean. General Sessions and Posters.
British Archaeological Reports, International Series
1337, Archaeopress. Oxford: 99-107.
Prieto Martínez, M. P. 2007: “Volviendo a un mismo
lugar: recipientes y espacios en un monumento me-
galítico gallego (NW de España)”. Revista Portu-
guesa de Arqueologia 10 (2): 101-125.
Prieto Martínez, M. P. 2009: “Chapter V. From Gali-
cia to the Iberian Peninsula: Neolithic ceramics and
traditions”. En G. Dragos (ed.): Early farmers, late
foragers and ceramic traditions. On the beginning
of pottery in Europe. Cambridge Scholars Press.
Cambridge: 116 -149.
Prieto Martínez, M. P. 2010: “La cerámica de O Re-
gueiriño (Moaña, Pontevedra). Nueva luz sobre el
neolítico en Galicia”. Gallaecia 29: 63-82.
Prieto Martínez, M. P. 2011: “Capítulo 35. Alfarería
de las comunidades campaniformes en Galicia:
contextos, cronologías y estilo”. En M. P. Prieto
Martínez y L. Salanova (eds.): Las comunidades
campaniformes en Galicia. Cambios sociales en el
III y II milenios BC en el NW de la Península Ibéri-
ca: 345-362. Diputación de Pontevedra. Pontevedra.
Prieto Martínez, M. P. y Gil Agra, D. 2011: “Capítulo
17. Fraga do Zorro: fosas y cacharros. Innovaciones
en la alfarería de la necrópolis”. En M. P. Prieto
Martínez y L. Salanova (eds.). Las comunidades
campaniformes en Galicia. Cambios sociales en el
III y II milenios BC en el NW de la Península Ibéri-
ca. Diputación de Pontevedra. Pontevedra: 139-147.
Rey García, J. M. 1991: “Guidoiro Areoso (Vilano-
va de Arousa, Pontevedra)”. Arqueoloxía. Informes
2. Campaña 1988. Xunta de Galicia, Santiago de
Compostela: 29-32.
Rey García, J. M. 2011: “Guidoiro Areoso (Illa de
Arousa, Pontevedra): un pequeño islote con una in-
tensa ocupación entre el Neolítico Final y la Edad
del Bronce”. En P. Prieto Martínez y L. Salanova
(ed.): Las comunidades campaniformes en Galicia:
cambios sociales en el III y II milenios BC en el NW
de la Península Ibérica. Diputación de Pontevedra,
Pontevedra: 201-210.
Rey García J. M. y Vilaseco Vázquez, X. I. 2012:
“Guidoiro Areoso. Megalithic cemetery and pre-
historic settlement in the Ría de Arousa (Galicia,
NW Spain)”. En A. Campar Almeida, A. M. S.
Bettencourt, D. Moura, S. Monteiro-Rodrigues y
M. I. Caetano Alves (eds.): Environmental changes
and human interaction along the western Atlantic
edge. Mudanças ambientais e interação humana na
fachada atlântica ocidental. Associação Portuguesa
para o Estudo do Quaternário. Coimbra: 243-258.
Salanova, L. 2000: La question du campaniforme en
France et dans les Iles anglonormandes: produc-
tions, chronologie et rôles d’un standard céramique.
Coédition Société Préhistorique Française et Comité
des Travaux Historiques et Scientifiques. Paris.
Salanova, L. y Prieto Martínez, M. P. 2011: “Una
aproximación al empleo de la concha para decorar la
cerámica campaniforme en Galicia”. En M. P. Prieto
Martínez y L. Salanova (eds.): Las Comunidades
Campaniformes en Galicia. Cambios sociales en el
III y II milenios BC en el NW de la Península Ibéri-
ca: 297-307. Diputación de Pontevedra. Pontevedra.
Sampaio, H. A.; Amorim, M. J.; Boas, L. V. y Braga,
A. C. G. 2014: “Contributo para o estudo dos con-
textos funerários do Noroeste português: O caso de
estudo da Quinta do Amorim 2, Braga”. Estudos do
Quaternário 10: 35-43.
Sampaio, H. A. y Bettencourt, A. M. S. 2014: “Bet-
ween valleys and the hill top. Discoursing on the
spatial importance of Pego’s Bronze Age necropolis,
Braga, (Northwest of Portugal)”. Estudos do Qua-
ternário 10, Braga: 45-57.
Ocupación humana y monumentalidad durante la Prehistoria Reciente en el islote de Guidoiro Areoso … 371
Trab. Prehist., 72, N.º 2, julio-diciembre 2015, pp. 353-371, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2015.12159
Stocker, T. F.; Qin, D.; Plattner, G. K.; Tignor, M.;
Allen, S. K.; Boschung, J.; Nauels, A.; Xia, Y.;
Bex,V. y Midgley, P. M. (eds.) 2013: Climate change
2013: the physical science basis. Contribution of
working group I to the Fifth Assessment Report of
the Intergovernmental Panel on Climate Change.
Cambridge University Press. Cambridge, New York.
http://dx.doi.org/10.1017/CBO9781107415324
(consulta 29-VII-2015)
Van de Noort, R. 2013: Climate change archaeolo-
gy: building resilience from research in the world’s
coastal wetlands. Oxford University Press. Oxford.
... Stones, cists, millstones and typical Late Bronze Age pottery were foun Figure 1. Location of the Guidoiro Areoso islet in the Ría de Arousa (modified after [32]). ...
... Location of the Guidoiro Areoso islet in the Ría de Arousa (modified after[32]). ...
Article
Full-text available
Ceramic fragments from the Islet of Guidoiro Areoso (NW Spain), covering a wide range of cultural periods (Neolithic to Late Bronze Age), have been studied by color analysis, elemental analysis of carbon (C) and nitrogen (N), and molecular analysis (thermally assisted hydrolysis and methylation, THM-GC-MS), in order to identify the organic matter (OM) in the prehistoric pottery and reveal information on ceramic production techniques, food remains and post-depositional effects. Results showed that the strong marine influence (sherds recovered from coastal deposits) and microbial activity (recovery from waste deposits, “cuncheiros”) had a profound effect on C/N ratio and molecular composition (N-rich protein and chitin structures). Other organic ingredients originated from the material used for creating the ware (detected as pyrogenic OM) and possibly food remains (fatty acid fingerprints). Dark-colored ware was enriched in both pyrogenic OM from incomplete combustion and non-bacterial fatty acids. Fatty acid patterns could not be related to possible vessel use, and markers of aquatic resources were scarce, or absent. It is argued that THM-GC-MS of pottery fragments is useful for understanding how an archaeological deposit developed in time, what kinds of OM are present, and possibly to make a pre-selection of samples with high potential for more cost-demanding dietary molecular assessments.
... In the Atlantic sub-region, the population data are equally dispersed and reveal different land occupation Figure 5) and of Rossio, at Vale de Cambra, Aveiro, are known, wherein the latter two have pits. In the coastal zone there is a settlement at Guidoiro-Areoso, at Vilanova de Arousa, Pontevedra (López Romero et al. 2015), and the Carreço-Praia camp, at Viana do Castelo (Baptista 1992), probably associated with the exploitation of salt, due to the appearance of a shallow sink excavated in the schist, similar to many others found along the coast, although out of context (Bettencourt 1999;2009;. In high altitude areas, the mining settlement at La Campa les Mines, in Cangas de Onís, Asturias, close to the copper mines of the Sierra de El Aramo (Blas Cortina et al. 2013) was still in operation, as were the mines. ...
Chapter
Full-text available
The Northwest Iberian Peninsula is not a uniform region. Geographers have divided it into two main biogeographic sub-regions: Atlantic and Mediterranean, each with its own characteristics, in terms of geomorphology and climate. The perception that these two sub-regions have distinct identities since, at least, the first half of the 3rd millennium BCE, i.e. since the Chalcolithic period, has led us to analyse separately developments in the last quarter of the 3rd millennium BCE, which is viewed as a key period for understanding the emergence of the Bronze Age. During the Early Bronze Age new settlement strategies emerged in the Atlantic sub-region, associated with the appearance of innovative pottery shapes and decorations, resettlement of high-altitude areas for burial in small cairns, circulation of new prestigious metallic icons, the emergence of new styles of rock art, such as engravings of dozens of halberds, the emergence of the phenomenon of structured depositions of metallic objects, such as the deposits of halberds, or halberds and daggers, and, consequently, new social relationships, new power structures and new places for negotiating social relations, which revealed significant structural changes compared to Chalcolithic communities. In the Mediterranean sub-region, despite new locations for certain settlements, changes seem to have occurred across a broader timeframe, including the abandonment of several community and ceremonial spaces-such as walled enclosures or shelters with collective depositions-, the emergence of metallic deposits, consisting of halberds, and the timid adoption of new iconographies in rock art. These are characterised by phenomena of continuity or social resistance, and reveal that, in this region, social changes and new scenarios of power or social aggregation occurred in a manner that differed from the Atlantic sub-region. On the basis of the analysed data it seems possible to hypothesise that, during the last quarter of the 3rd millennium BCE, together with the phenomena of social resistance and permeability to new developments, the Northwest Iberian Peninsula was subjected to multiple and distinct influences that spawned the development of a mosaic of societies, apparently united and standardised by generalised phenomena. The factors that contributed to this change were multiple and distinct in each of the two sub-regions. This includes important external factors, such as the climate conditions in the middle of the 3rd millennium BCE and events that occurred during the second half of this millennium, that had distinct repercussions on the two sub-regions; greater or lesser permeability to Atlantic contacts; 'dismantling' of supra-regional exchange networks with southern regions, as a result of social upheavals in the Southern Mediterranean. In terms of internal factors, it is worth highlighting the capacity for resilience and adaptation to changes. Phenomena such as the migration of populations of Pontic-Caspian origin during the second half of the 3rd millennium BCE, revealed by DNA studies of human remains from the South, Southeast, and Southwest Iberian Peninsula, are not proven for this region, and therefore will not be taken into account. Keywords: Northwest Iberian Peninsula, sub-regions, transition from the 3rd to the 2nd millennium BCE, continuity or change?
... Originale, la méthodologie appliquée dans le projet galicien Guidoiro Dixital intègre un crowdsourcing sollicitant, de la part du public, le partage des archives photographiques de ce territoire très touristique à forte fréquentation, afin de documenter les vestiges archéologiques progressivement détruits sur le site (López-Romero et al., 2015). ...
... Así, los proyectos que ya están potenciando este aspecto son referencia clave para nosotros: desde la necrópolis etrusca de Tarquinia a Çatalhöyük, pasando por casos ibéricos (Remondino y Rizzi 2010: 94;Berggren et al. 2015;Díaz et al. 2015). Destacar sobremanera aquellos casos donde la aplicación está vinculada al megalitismo y, en algunos casos, al megalitismo norteño (López-Romero 2014;López-Romero et al. 2015;López-Romero et al. 2015b;López-Romero et al. 2016). La reproducción de modelos o de rutas virtuales mediante gafas 3D no es la única salida: la impresión digital de maquetas de estructuras, zonas en excavación o de materiales es ya una realidad con muchísimas posibilidades a corto, medio y largo plazo. ...
Article
Full-text available
Resumen El presente texto sintetiza las novedosas metodologías de registro, así como el modo de elaboración de materiales de divulgación, puestos en marcha en el proyecto de la Cobertoria, orientado al estudio de los paisajes megalíticos del área centro-occidental asturiana. Las dos líneas de trabajo preferentes son, en la actualidad, la excavación de sitios de especial interés, como el dolmen de la Cobertoria, y la actualización del catálogo de túmulos prehistóricos de todo el concejo de Salas. Durante la primera, se reunió un registro tridimensional a través de técnicas fotogramétricas y se realizaron dos vuelos de dron sobre la estructura megalítica, en 2016 y 2019, que permitieron el montaje de varios modelos 3D que ya están disponibles en web. Además, dos aproximaciones y dos visitas (ambas virtuales) a las necrópolis de San Juan y Penausén completan el lote de materiales empleados para el análisis del paisaje arqueológico, sirviendo también de itinerarios virtuales por estos lugares.
... While our current knowledge of the sedimentary and landscape evolution of this region has been published in greater detail elsewhere (see , it is worth emphasizing that the intense occupation of this area during certain periods of human history is related to the development of marshy environments. As already noted for the archaeology of other regions of Western France (e.g., Langou€ et and Daire 2009;Gouletquer and Weller 2010;Ard and Weller 2012;Billard and Bernard 2016) and Western Europe (e.g., O'Sullivan 2001; Bell and Neumann 1997;L opez-Romero et al. 2015;Robertson and Ames 2015), the exploitation of the marshy and/or estuarine milieu was a priority for societies living in or near the coastal strip. What is striking from the evidence collected in North M edoc is that a significant part of this exploitation is presented to us from exceptionally preserved and typologically rare organic material remains. ...
... The Guidoiro Areoso island has an extremely important archaeological heritage, with the documentation of intense funerary activity and occupation during the Late Neolithic and Early Bronze Age (Rey García, 2011;Rey García and Vilaseco Vázquez, 2012). At least five funerary tumuli with diameters of between 6 and 10 m have been identified, although some of them have been destroyed by coastal erosion (López-Romero et al., 2015). ...
Article
Based on the analysis of a large set of remote images, bathymetric studies and acoustic profiles, we studied the causes of erosion of a small island inside a ria of the NW coast of Spain. The island consists of a rocky sector to the south and a trailing, or comet-tail, spit to the north, which, until 1980, was in an equilibrium between the waves of the open ocean propagated inside the ria and the local wind waves. The development, in the 1970s, of a large park of floating rafts for mussel farming was identified as the factor triggering a period of disequilibrium and severe erosion on the island. The area covered by the floating rafts was the cause of the attenuation of local wind waves and the reinforcement of waves propagated from the open ocean. The spit underwent a period of approximately 38 years of disequilibrium characterized by a rotation movement with several phases. During the first period (1980–1989), a submarine lobe was formed, sequestering approximately 9000 m³ of sediment. Between 1989 and 2015, the spit maintained a rotation of 24° of amplitude and a phase of severe erosion, with rates of up to 6.6 m/yr, began in 2000. Since 2015, the spit has entered a new phase of stabilization, reducing the rotation to a small amplitude of 5°. The rates of erosion have also decreased, although they are still active.
Article
Full-text available
In the present work, a fragment of a stone mould recently found in Galicia (NW Spain) was studied by multiple analytical techniques approach involving 3D optical imaging reconstruction to obtain data about the shape of the mould, typology of artefact produced, and distribution of a black residue at the surface of the mould and pXRF, SEM-EDS, micro-FTIR, and micro-Raman to investigate the nature of the black residue. The study shows that the mould was likely used for socketed axes with a side loop, was originally composed of two valves and one core, and that it might have been subjected to a repair during use. The black residue is distributed in the carved surface and spreads to nearby surfaces as a result of the use of the mould. The alloy cast in the mould was a ternary bronze (Cu + Sn + Pb). The analyses by SEM-EDS of black residue covering the surface did show the presence of scattered micro particles with P and Ca, and micro-Raman analysis detected the presence of a carbon black of animal source, while micro-FTIR analysis detected remains of proteins, oxalates, and hydroxyapatite. These results are amongst the very few studies made on black residues of ancient moulds and suggest that the mould was dressed with a carbon black of animal origin, such as burned bones, prior to metal casting, probably used as a coating agent to improve the casting and artefact recovery.
Preprint
The Gironde estuary in SW France is the largest in Western Europe and has attracted human populations since prehistoric times. From the 1970s to the 1990s, intense archaeological research was undertaken on the long and highly dynamic coastline just south of the estuary mouth. In recent years, the combined action of increased coastal erosion and human pressure has proved a serious threat to the integrity of archaeological sites in the area. As a consequence, a whole array of previously unrecorded archaeological remains across the intertidal zone and coastal strip is being exposed. In this context, innovative interdisciplinary research since 2014 is yielding new information about the settlement and landscape dynamics and about the long-term interaction between human societies and the environment. The sedimentary context and the exceptional preservation conditions of organic remains have made possible a multi-proxy approach combining archaeological, geomorphological, palaeobiological, and archaeoentomological methods. In this paper we discuss the different approaches and the way they jointly contribute to the project. The results obtained so far from this multi-proxy approach challenge the traditional view of the historic occupation and the landscape dynamics around the Gironde estuary from prehistoric times to antiquity. They show that the intense occupation of this area during certain periods of human history is related to the development of marshy environments, which can now be analyzed at higher temporal resolution owing to this approach.
Chapter
Full-text available
El cambio climático está afectando de manera significativa al patrimonio costero a nivel global. En Galicia, con unos 1500 km de costa, se encuentra un caso paradigmático de la vulnerabilidad que están sufriendo diversos elementos patrimoniales que soportan los embates de las mareas y la presión humana: es el islote de Guidoiro Areoso, un enclave paradisíaco en la Ría de Arousa. Destaca por la importante concentración de sitios prehistóricos de diversa tipología (túmulos megalíticos, distintas ocupaciones prehistóricas, estructuras tipo cista, etc.) y por la presencia también de restos de materiales orgánicos, sobre todo huesos, conchas, espinas de pescado y otros, que son muy escasos en todo el registro arqueológico prehistórico del NW peninsular. Repasamos en este artículo las evidencias arqueológicas registradas en Guidoiro Areoso y cómo las intervenciones arqueológicas e investigaciones han puesto de manifiesto una ocupación continua del islote durante la Prehistoria. Se resumen además los resultados de los últimos estudios geomorfológicos y la última intervención arqueológica desarrollada allí entre 2016-2017, que ayudan a contextualizar qué ha pasado en este punto clave de la Ría de Arousa. Este proyecto ha buscado el trabajo integrado entre distintos especialistas, lo que ayuda a definir de una manera más clara un fenómeno tan complejo y con tantas facetas como es la ocupación humana de las zonas costeras, el impacto de nuestra actividad actual y los efectos del cambio climático sobre el patrimonio cultural y natural de las áreas litorales.
Article
Full-text available
A propósito del estudio de un resto de fundición de bronce procedente del lugar de Bouça da Cova daMoura (Ardegães, Maia), a incluir en el conjunto de bronces de mayor antigüedad del noroeste peninsular,efectuaremos una revisión sobre la caracterización de las primeras aleaciones de bronce de esta región,con base en la interpretación de los resultados arqueometalúrgicos obtenidos en los últimos años. A estepropósito se referirán los nuevos resultados de las aplicaciones de la Fuente de Radiación Sincrotrónica(Synchrotron Radiation Source – SRS) y de la Fuente de Dispersión de Neutrones (Neutron SpallationSource – ISIS), así como su importancia en la elaboración de nuevas hipótesis sobre la primera metalurgiadel bronce del noroeste peninsular. This text presents an overview of the characterization of the first bronze alloys in the Northwest of theIberian Peninsula, from a study of a bronze droplet from Bouca Cova da Moura (Ardegão, Maia, Northof Portugal). This was based on the interpretation of archaeometallurgical results obtained in recentyears. The study references new results from the application of Synchrotron Radiation Source (SRS) andSource Neutron Scattering (Spallation Neutron Source – ISIS) as well as its importance in developingnew hypotheses about the first bronze metallurgy of the Northwest of the Iberian Peninsula.
Article
Full-text available
Returning to the same place: Pottery and spaces in a megalithic monument in Galicia (NW Spain): A formal and spatial study is presented of pottery from the ‘Monte de A Romea’ tumulus (Lalín, Pontevedra, Spain). Based on a formal and spatial analysis of the pottery recovered, we will reconstruct the different moments of use, abandonment and re-utilization of the site, also based on the information available from its architecture, stratigraphy and Carbon 14 datings. This site is an original case in the Galician record, as it allows us to document a lengthy and continuous ‘stratigraphic lifespan’ in the same funerary monument. This example reveals that the north-western Iberian Peninsula forms part of a general European dynamic of the re-utilization of megalithic funerary monuments. As we consider that there is a spatial pattern that is consistent with the pattern of rationality of past societies, and that pottery, in spatial and formal terms, contributes towards defining these patterns, we therefore propose a spatial model in Galician tumulus contexts, using the information known for the region.
Article
Full-text available
The pottery of O Regueiriño (Moaña, Pontevedra). Shedding new light on the Neolithic in Galicia A description is presented of pottery from O Regueiriño, situated on the Morrazo Peninsula, focusing on its oldest stage, and especially the group of 99 vessels attributed to the Early Neolithic, due to the new aspects in relation to decorative techniques recorded, with the presence of ‘stab-and-drag’ decoration. It is shown that the pottery style corresponds in structural terms to the European Atlantic Neolithic style, based on a chronology for the site from the start of the fifth millennium BC. A group of ceramic elements with a small number of vessels (11) from the Early Bronze Age is also documented, and briefly characterised.
Article
Full-text available
With some exceptions studies on Atlantic megalith-building have often restricted themselves either to particular aspects (chronology, architecture or material culture), or social and territorial issues within a strongly functionalist approach. Most Spanish and Galician authors have kept to this orientation as well. This paper has a different approach, for it offers a general survey of the megalithic phenomenon in an area not well known to European scholars. At the same time we shall try to organize Galician archaeological data in order to appreciate megalith-building from a different standpoint, a standpoint with arises from the fact that megalithic structures are monumental funerary architecture. The upsurge of megalith-building is coeval with the beginning of settled agriculture, of peasant communities and, as a result, of a new kind of relationship between man and his environment.
Article
Full-text available
Nowadays digital photogrammetry has become one of the most efficient techniques for Heritage documentation. The creation of three-dimensional models from images taken with digital cameras is the usual procedure. The aim of this paper is showing the results obtained by photogrammetric analysis of library pictures, taken mainly in archaeological excavations, to recover three-dimensional information that maybe latent, although the shots had not been made with the purpose of creating 3D models. In this way we have generated three-dimensional models in which can be recovered geometric data that were not reflected in the drawings or photographs made during fieldwork.
Book
The work we present here is part of the project "Procesos de formación e cambio da paisaxe cultural do Parque Nacional das Illas Atlánticas de Galicia" (HAR2010-22004, PI Cristina Sanchez Carretero, Incipit, CSIC). This study seeks to deepen the understanding of the cultural space through surface archaeological survey, and to recognize the different cultural chronological stages that led to the current configuration of this unique area of islands. The text is organised into three sections. In the first one, the guidelines and objectives of the study are presented. In the second one, the methodology followed and the cultural assets identified through during the fieldwork are analysed and discussed. Finally, the vulnerability of several sites identified is discussed and evaluated in their coastal contex."
Article
Este trabalho pretende dar a conhecer parte dos dados resultantes da escavação arqueológica do sítio da Quinta do Amorim 2, freguesia de S. Victor, concelho e distrito de Braga, Noroeste de Portugal.Durante os trabalhos de acompanhamento arqueológico da construção do Novo Hospital de Braga (NHB), o achado de um perfil de um vaso quase exclusivo de contextos funerários (largo bordo horizontal – forma 13c de Bettencourt, 1999) e de um fragmento de outro vaso de tipologia semelhante, posteriormente seguido da identificação de uma sepultura plana, durante os trabalhos de escavação impostos pela tutela, confirmam a importância do local no âmbito das práticas funerárias da Idade do Bronze. A estrutura escavada incluía uma terceira forma 13c, recolhida em contexto primário, cujas aderências orgânicas permitiram uma datação radiométricaRecorrendo a analogias com contextos coetâneos onde surge este tipo de indício (ALMEIDA & FERNAN-DES 2007, 2008; ALMEIDA et al. 2008; SAMPAIO et al. 2008; BETTENCOURT 2010) equaciona-se a hipótese de estarmos perante uma necrópole da Idade do Bronze Médio que combinou a tumulação de indivíduos com a deposição de materiais cerâmicos.