ResearchPDF Available

La economía informal

Authors:

Abstract

UN, CEPAL, División de Desarrollo Social
La economía informal
Alejandro Portes
William Haller
División de Desarrollo Social
6(5,(
políticas sociales
100
Santiago de Chile, noviembre de 2004
Este documento fue preparado por Alejandro Portes, profesor de Sociología de
la Universidad de Princeton y William Haller, profesor de la Universidad de
Clemson de Carolina del Sur.
Las opiniones expresadas en este documento, que no ha sido sometido a revisión
editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir
con las de la Organización.
Publicación de las Naciones Unidas
ISSN impreso 1564-4162
ISSN electrónico 1680-8983
ISBN: 92-1-322610-1
LC/L.2218-P
N° de venta: S.04.II.G.138
Copyright © Naciones Unidas, noviembre del 2004. Todos los derechos reservados
Impreso en Naciones Unidas, Santiago de Chile
La autorización para reproducir total o parcialmente esta obra debe solicitarse al
Secretario de la Junta de Publicaciones, Sede de las Naciones Unidas, Nueva York,
N. Y. 10017, Estados Unidos. Los Estados miembros y sus instituciones
gubernamentales pueden reproducir esta obra sin autorización previa. Sólo se les
solicita que mencionen la fuente e informen a las Naciones Unidas de tal reproducción.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
3
Índice
Resumen ........................................................................................5
Introducción.......................................................................................7
I. Definiciones................................................................................9
A. Orígenes del concepto............................................................ 9
B. Definiciones contemporáneas ..............................................10
C. Una tipología funcional........................................................12
II. La dinámica social de la informalidad..............................15
A. La paradoja de la inserción (embeddedness) .......................15
B. La economía informal de Italia central................................16
C. La informalidad en los regímenes socialistas ......................17
III. El papel del Estado.................................................................21
A. La paradoja del control del Estado ......................................21
B. Capacidad y voluntad del Estado.........................................24
C. El papel de la sociedad civil ................................................25
IV. Cómo medir lo inmedible.....................................................29
A. El enfoque del mercado laboral ...........................................29
B. Los enfoques de las pequeñas empresas y del consumo
del hogar...............................................................................32
C. Estimaciones macroeconómicas ..........................................35
D. La paradoja de las mediciones.............................................37
V. Conclusión: la movilidad de los límites de la
informalidad.............................................................................41
A. Resumen...............................................................................41
B. La última paradoja ...............................................................42
Bibliografía ......................................................................................45
Serie Políticas Sociales: números publicados.......................49
La economía informal
4
Índice de cuadros
Cuadro 1 Estimaciones de la economía informal para algunas categorías de empleo,
1980-1998...................................................................................................................31
Cuadro 2 Número de empresas muy pequeñas de los Estados Unidos y número de personas
empleadas en ellas (1965-1999) .................................................................................34
Cuadro 3 Estimaciones de la economía subterránea de los Estados Unidos empleando
métodos de discrepancia macroeconómica.................................................................37
Índice de gráficos
Gráfico 1 Tipos de actividades económicas e interrelaciones entre ellas...................................12
Gráfico 2 La paradoja del control del Estado: la regulación y la economía informal................23
Gráfico 3 Tipos de Estado, clasificados según su voluntad y capacidad para regular ...............25
Gráfico 4 La sociedad civil y la regulación de la economía por parte del Estado......................26
Gráfico 5 Poder regulatorio del Estado y nivel de regulación....................................................28
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
5
Resumen
El objetivo de este trabajo es analizar de qué manera las
actividades desarrolladas por las empresas informales interactúan con
las estructuras sociales existentes y las prácticas y políticas de
fiscalización de los Estados nacionales. Es a través de estas
interacciones como se pone de manifiesto el carácter paradójico de la
economía informal y se ilustran con mayor fuerza las conclusiones que
se emplean para elaborar las teorías económicas y sociológicas del
comportamiento del mercado. Tras analizar varias definiciones y
enfoques de medición posibles, el trabajo centra la atención en estos
factores dinámicos, focalizados en cuatro paradojas: los fundamentos
sociales de la economía informal; la ambigüedad de las relaciones con
las regulaciones del Estado; las dificultades para definirla; su
funcionalidad en relación con las instituciones económicas y políticas
que presuntamente socava.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
7
Introducción1
El conjunto de actividades que integran la economía informal es
enorme y constituye un ejemplo único de la forma en que las fuerzas
sociales afectan la organización de las transacciones económicas. En
las secciones siguientes se esboza una historia de este concepto, los
cambios que ha sufrido su definición y los intentos por medirla
empíricamente. Sin embargo, el principal objetivo de este capítulo es
destacar el carácter paradójico de las actividades económicas
informales y el modo en que las estructuras sociales afectan
profundamente su aparición y su desarrollo.
El fenómeno de la economía informal es a la vez
engañosamente sencillo y extraordinariamente complejo, trivial en sus
manifestaciones cotidianas y capaz de subvertir el orden económico y
político de las naciones. La gente se topa con ella diariamente en
actividades tan elementales como la compra de un reloj o un libro
baratos a un vendedor callejero o la contratación de un factótum para
que realice alguna reparación en el hogar a cambio de un pago en
efectivo o de una inmigrante para que cuide a los niños o realice la
limpieza mientras los dueños de casa están ausentes. Muchos querrían
desechar estas relaciones aparentemente triviales, por considerar que
no merecen ser objeto de estudio, hasta que se dan cuenta de que, en
su conjunto, representan miles de millones de dólares de ingresos no
declarados y que el humilde vendedor o la sencilla empleada
doméstica son el último eslabón de complejas cadenas de
subcontratación y de contratación y transporte de mano de obra.
1
Versión revisada de un capítulo publicado originalmente en el Handbook of Economic Sociology (Smelser y Swedberg, 1994).
La economía informal
8
Por lo general, las personas no se dan cuenta de que la vestimenta que utilizan, las comidas
que comen en un restaurante, e incluso la computadora portátil que emplean, pueden tener alguna
relación con la economía informal. De hecho, la tienen, y en los intrincados caminos que recorren
la mano de obra y los bienes de este segmento de la economía para ingresar a las cadenas de
producción y de distribución subyacen tanto el menor precio de los productos finales como la
facilidad con que puede accederse a ellos. A fin de que estas aseveraciones no parezcan tan
misteriosas, se hará una sencilla enumeración de los hechos en que se apoyan: a) la industria del
vestido que produce las prendas de vestir adquiridas por mucha gente generalmente está vinculada,
en el otro extremo de la cadena de producción, con talleres donde se explota a los trabajadores,
carentes prácticamente de toda regulación, o personas que trabajan en su hogar, cosiendo,
pespunteando y embalando a destajo, sin prestación social alguna (Fernández-Kelly y García, 1989;
Gereffi, 1999); b) el personal de "trastienda", que se ocupa de la mayoría de las tareas de limpieza
y de preparación de los alimentos en muchos restaurantes, está integrado por inmigrantes, muchas
veces recién llegados e indocumentados, a quienes se paga en efectivo sin otorgarles la protección
que significa un contrato laboral (Chávez, 1988); c) las fábricas de computadora portátiles
subcontratan el montaje de las placas de circuitos y otros componentes a pequeños talleres, a
menudo no regulados, e incluso a personas que trabajan en sus hogares. Estos subcontratistas
cobran a tanto por pieza, en una versión actualizada del sistema de “putting out” de principios de la
revolución industrial. Lozano (1989, págs. 54 y 59), quien estudió estas prácticas en Silicon Valley,
llega a la siguiente conclusión:
"... los fabricantes de computadoras necesitan un suministro confiable de componentes
básicos que puedan entregarse con rapidez. Muchas empresas pequeñas y medianas compiten en
forma efectiva como vendedores subcontratados que operan en el extranjero. Una mujer que
respondió a mi encuesta trabaja para un contratista en el garaje de su casa, realizando la labor de
montaje de mayor densidad de mano de obra... Los gerentes consideran que los trabajos urgentes,
los trabajos a pedido o los proyectos confidenciales son poco comunes. Sin embargo, cuando se
suman estos hechos poco comunes se descubre que todos los días hay algún "empresario"... que se
incorpora a las filas de los trabajadores por cuenta propia".
Se podrían dar muchos otros ejemplos. Sin embargo, el objetivo de este trabajo no es
describir la amplia gama de empresas informales a que hace referencia la bibliografía sino analizar
de qué manera estas actividades interactúan con las estructuras sociales existentes y las políticas y
prácticas de fiscalización de los Estados nacionales. Es a través de estas interacciones que se pone
de manifiesto claramente el carácter paradójico de la economía informal y se ilustran con mayor
fuerza las conclusiones que se emplean para elaborar las teorías económicas y sociológicas del
comportamiento del mercado. Tras analizar varias definiciones y enfoques de medición posibles, en
el presente trabajo se centra la atención en estos factores dinámicos, focalizados en cuatro
paradojas: los fundamentos sociales de la economía informal; la ambigüedad de las relaciones con
las regulaciones del Estado; las dificultades para definirla; y su funcionalidad en relación con las
instituciones económicas y políticas que presuntamente socava.
2
En la primera versión de este capítulo, publicada en la primera edición del Handbook, se examinaban las primeras tres paradojas
mencionadas, pero se omitía la cuarta. Ésta se examinará en la sección final. El análisis de la segunda paradoja de esta versión
también se ha modificado considerablemente en comparación con el de la anterior ya que se la consideró incompleta. El examen de
varios enfoques de estimación utilizados para medir la economía informal en los Estados Unidos y en otros países ha sido ampliado
con nuevas cifras presentadas en este trabajo.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
9
I. Definiciones
A. Orígenes del concepto
El concepto de economía informal nació en el tercer mundo,
como resultado de una serie de estudios sobre el mercado laboral
urbano en África. Keith Hart (1990, pág. 158), el antropólogo
económico que acuñó el término, la consideró como una forma de
expresar "la brecha entre mi experiencia en esa región y todo lo que
había aprendido hasta ese momento en Inglaterra". Según él, era
evidente que las observaciones empíricas sobre el espíritu empresarial
popular en Accra y otras capitales africanas no tenían nada en común
con los conocimientos adquiridos a través del "discurso occidental
sobre el desarrollo económico".
En su informe a la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), Hart
(1973, pág. 68) había postulado un modelo dual de oportunidades de
ingresos para la fuerza de trabajo urbana, basado principalmente en la
distinción entre el empleo remunerado y el trabajo por cuenta propia.
El concepto de "informalidad" se aplicó a este último tipo de
actividad. Este autor señaló la notable dinámica y diversidad de estas
actividades que, para él, iban mucho más allá de "los limpiabotas y los
vendedores de fósforos". Posteriormente, esta caracterización
dinámica del sector informal terminó desdibujándose a medida que el
concepto se fue institucionalizando en la burocracia de la OIT, que
redefinió la informalidad y la convirtió en sinónimo de pobreza. Se
consideró que la economía informal era una "modalidad urbana"
caracterizada por: 1) la exigüidad de los obstáculos al ingreso, en lo
La economía informal
10
que se refiere a las aptitudes, el capital y la organización; 2) la propiedad familiar de las empresas;
3) lo reducido de la escala de operaciones; 4) el empleo de métodos de producción de gran
densidad de mano de obra y de tecnologías anticuadas; y 5) la existencia de mercados no regulados
y competitivos (Sethuraman, 1981; Klein y Tokman, 1988).
De esta definición se derivan otras características, como los bajos niveles de productividad y
la poca capacidad de acumulación (Tokman, 1982). En publicaciones posteriores del Programa
Regional del Empleo para América Latina y el Caribe (PREALC) de la OIT, el empleo en el sector
informal se denominó sistemáticamente "subempleo" y se supuso que quienes participaban en él no
lograban ingresar a la economía moderna (PREALC, 1985; García, 1991; Klein y Tokman, 1988).
Esta caracterización de la economía informal, como segmento excluido de las economías menos
desarrolladas, ha sido consagrada en muchos estudios sobre la pobreza urbana y los mercados de
trabajo realizados por la OIT, el PREALC y el Banco Mundial (Sethuraman, 1981; Gerry, 1978;
Pérez Sáinz, 1992).
La caracterización negativa del sector informal ha sido cuestionada por otros estudiosos del
tema, que opinan todo lo contrario. Desde este punto de vista alternativo, las actividades informales
se consideran un signo de dinamismo empresario popular, descrito por Hart (1990, pág. 158) "como
una instancia en que la gente retoma en sus propias manos parte del poder económico que trataron
de negarle los agentes centralizados". El economista peruano Hernando de Soto reformuló el
concepto original de Hart y le dio nuevo impulso. En su libro titulado The Other Path (El Otro
Sendero) (1989), de Soto define la informalidad como la respuesta popular a la rigidez de los
Estados "mercantilistas" predominantes en Perú y otros países de América Latina, que sobreviven
otorgando el privilegio de participar legalmente en la economía a una pequeña élite. Así, a
diferencia de la concepción sostenida por la OIT y el PREALC, que la consideran un mecanismo de
supervivencia en respuesta a la falta de creación de empleos suficientes en la economía moderna,
las empresas informales representan la irrupción de fuerzas reales del mercado en una economía
aprisionada por las regulaciones del Estado (Portes y Schauffler, 1993).
B. Definiciones contemporáneas
El fuerte componente normativo vinculado con estos análisis contrapuestos del sector
informal en el tercer mundo no está del todo ausente en los correspondientes a los países
industrializados, pero allí las investigaciones permiten lograr una definición más precisa y menos
tendenciosa. Parece existir un consenso cada vez mayor entre los investigadores del mundo
desarrollado que el campo de aplicación del término sector informal abarca "las acciones de los
agentes económicos que no adhieren a las normas institucionales establecidas o a los que se niega
su protección" (Feige, 1990, pág. 990). O bien, incluye "todas las actividades generadoras de
ingresos no reguladas por el Estado en entornos sociales en que sí están reguladas actividades
similares" (Castells y Portes, 1989, pág. 12). En estas definiciones no se emite un juicio de valor a
priori sobre estas actividades, dejando que la cuestión se resuelva a través de las investigaciones
empíricas. En tal sentido, parecen ser superiores, desde un punto de vista heurístico, a las usadas en
el mundo en desarrollo, en las que se anuncia desde un principio las conclusiones a las que debe
llegarse. No obstante, aún las definiciones neutras tienen una limitación. Son insuficientes para
abarcar la enorme amplitud de la temática a la que hacen referencia. Aplicando el enfoque de la
nueva economía institucional, Feige (1990) propone una taxonomía que permite especificar con
mayor precisión el universo que se está considerando. Esta clasificación se realiza teniendo en
cuenta las normas institucionales de las que se hace caso omiso en una actividad económica
determinada. Con el término genérico economía subterránea se distingue cuatro subformas:
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
11
1 La economía ilegal, que abarca la producción y distribución de bienes y servicios
prohibidos por la ley. Comprende las actividades como el narcotráfico, la prostitución
y los juegos de azar ilegales.
2 La economía no declarada, que consiste en la realización de acciones que "soslayan o
evaden las normas impositivas establecidas en los códigos tributarios" (Feige, 1990,
pág. 991). El monto de los ingresos que deberían declararse a las autoridades
impositivas, pero no se declaran, representa un ejemplo sumario de este tipo de
economía subterránea.
3 La economía no registrada, que comprende las actividades que transgreden los
requisitos de los organismos estadísticos del Estado en materia de declaración. Su
medida estricta es el monto de los ingresos que deberían registrarse en los sistemas de
cuentas nacionales pero no se registra.
4 La economía informal, que abarca las actividades económicas que hacen caso omiso
del costo que supone el cumplimiento de las leyes y las normas administrativas que
rigen las "relaciones de propiedad, el otorgamiento de licencias comerciales, los
contratos de trabajo, los daños, el crédito financiero y los sistemas de seguridad
social" y están excluidas de la protección de aquellas (Feige, 1990, pág. 992).
Evidentemente, existe bastante superposición entre estas diversas formas ya que la mayoría
de las actividades consideradas informales tampoco se registran o declaran. La distinción
conceptual más importante se produce entre las actividades informales y las ilegales, pues cada una
de ellas posee características distintivas que las diferencian entre sí. Los sociólogos reconocen que
lo legal y lo delictivo, lo mismo que lo normal o lo anormal, son categorías definidas socialmente, y
que pueden cambiar. No obstante, las actividades ilícitas suponen la producción y comercialización
de bienes, definidos en un lugar y un momento determinados como ilegales, mientras que en la
mayoría de los casos las actividades informales están relacionadas con bienes lícitos.
Castells y Portes (1989) trataron de aclarar esta diferencia en el diagrama reproducido en el
gráfico 1. La diferencia fundamental entre la economía formal y la informal no guardan relación
con las características del producto final sino con la forma en que éste es producido o
intercambiado. Así, las prendas de vestir, los alimentos que se sirven en un restaurante o los
circuitos integrados de las computadoras todos productos totalmente lícitos pueden originarse
en sistemas productivos regulados por la ley o en entornos en los que se hace caso omiso de las
normas oficiales. Al distinguir explícitamente estas tres categorías (actividades formales,
informales e ilegales) se puede explorar sistemáticamente las relaciones existentes entre ellas, una
tarea difícil cuando se confunde lo informal con lo ilegal. Por ejemplo, Blanes (1989) analizó los
efectos profundos de la economía de la droga boliviana sobre los sectores formal e informal de ese
país. Stark (1989) y Grossman (1989) estudiaron interrelaciones similares en la ex Unión Soviética
y sus países satélites de Europa oriental.
La economía informal
12
Gráfico 1
TIPOS DE ACTIVIDADES ECONÓMICAS E INTERRELACIONES ENTRE ELLAS
Fuente: Castells y Portes (1989, pág. 14).
Notas:
A. Interferencia del Estado, competencia de las grandes empresas, fuentes de capital y tecnología.
B. Bienes de consumo e insumos industriales más baratos, reserva flexible de mano de obra.
C. Interferencias y perturbaciones del Estado, suministro de determinados bienes controlados.
D. Corrupción, ingresos de determinados funcionarios del Estado en concepto de cobro de peajes.
E. Capital, demanda de bienes, nuevas oportunidades de generación de ingresos.
F. Bienes más baratos, reserva flexible de mano de obra.
C. Una tipología funcional
Estos estudios, junto con varios otros, han dado origen a una clasificación funcional de las
actividades informales según sus objetivos. Tales actividades, definidas siempre como aquellas que
se producen fuera del ámbito de la regulación del Estado, pueden tener por objeto, en primer lugar,
la supervivencia de una persona o de un hogar a través de la producción directa con fines de
subsistencia o de la mera venta de bienes y servicios en el mercado. En segundo lugar, pueden estar
orientadas a mejorar la flexibilidad de la gestión y reducir los costos laborales de las empresas del
sector formal a través de la contratación "fuera de plantilla" y la subcontratación de empresarios
informales. En tercer lugar, pueden estar organizadas por pequeñas empresas con el objeto de
I. Definiciones
+
= Lícita
s
= Ilícita
s
Proceso de producción y
distribución
Producto final
Tipo de economía
+
+
Formal
-
+
Informal
-
-
Delictiva
II. Relaciones:
F
ormal
C
D
A
B
D
elictiv
a
E
F
I
nforma
l
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
13
acumular capital, aprovechando las relaciones de solidaridad que puedan existir entre ellas, la
mayor flexibilidad y los menores costos. Estos tres tipos se denominan, respectivamente,
economías informales de supervivencia, explotación dependiente y crecimiento (Portes, Castells y
Benton, 1989). Como ejemplos del primer tipo de economía informal en las ciudades del tercer
mundo se citan a menudo la autoconstrucción de viviendas y la proliferación de la venta callejera
(Roberts, 1989a; Cross, 1998). Las relaciones entre los subcontratistas clandestinos de inmigrantes,
los trabajadores a destajo y las grandes empresas estadounidenses de la industria del vestido
constituyen un ejemplo del segundo tipo (Waldinger, 1986; Sassen, 1989; Schoepfl y Pérez-López,
1992). Las redes de microproductores artesanales, de gran éxito en Italia central, constituyen un
ejemplo del tercer tipo (Sabel, 1986; Capecchi, 1989).
En la práctica, los tres tipos no se excluyen mutuamente, ya sea que se tengan en cuenta su
coexistencia en un mismo entorno urbano o las intenciones de los participantes. Así, el trabajo que
significa la supervivencia de un trabajador informal puede ser apropiado por la empresa formal que
lo contrata para lograr mayor flexibilidad. Del mismo modo, los subcontratistas informales,
vinculados a través de una relación de subordinación con empresas más grandes, pueden acumular
capital y vínculos cooperativos suficientes para comenzar a recorrer un camino autónomo de
crecimiento. La diferenciación entre los tres tipos guarda mayor relación con la mayor complejidad
de los niveles sucesivos de organización social necesarios que con las motivaciones de los actores.
Así, mientras las estrategias de supervivencia de los vendedores informales de las ciudades del
mundo en desarrollo no son en absoluto sencillas, se ubican en un plano totalmente distinto que la
compleja coordinación que necesita toda una comunidad de productores para lograr un crecimiento
sostenido (Benton, 1989; Sabel, 1994; Brusco, 1982).
Por último, cabe mencionar una definición de informalidad, propuesta por primera vez por
Gershuny, Pahl y otros sociólogos ingleses, en la que se vincula el concepto con el
autoaprovisionamiento de bienes y servicios en los hogares de las economías desarrolladas
(Gershuny, 1978 y 1985; Pahl, 1980; Pahl y Wallace, 1985). Las actividades como las reparaciones
hogareñas o el cultivo de hortalizas en el jardín constituyen ejemplos de producción directa de
subsistencia, con la salvedad de que no son realizadas por personas empobrecidas sino por familias
de ingresos medios que tratan de maximizar la eficiencia en la asignación del tiempo. El
autoaprovisionamiento representa un tipo de actividad distinto a las actividades consideradas
informales, porque no contraviene ninguna norma del Estado ni supone una participación activa en
el mercado. De hecho, el principal objetivo del autoaprovisionamiento es evitar que determinados
elementos del consumo hogareño dependan de los bienes y servicios comerciados en el mercado.
Este conjunto de actividades estudiado por los investigadores ingleses corresponde, con mayor
precisión, a la categoría de producción directa de subsistencia.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
15
II. La dinámica social de la
informalidad
A. La paradoja de la inserción (embeddedness)
Debido a la falta de regulación del Estado, a menudo se dice que
las transacciones informales reflejan el funcionamiento de las fuerzas
del mercado en su estado puro. De hecho, en las reseñas laudatorias de
la economía informal muchas veces se define a ésta como la irrupción
del "verdadero mercado" en una economía inmovilizada, ahogada por
las regulaciones del Estado (de Soto, 1989). Teniendo en cuenta su
experiencia en África, Hart (1990, pág. 158) la denominó el "mercado
indómito" y afirmó que estas prácticas liberadoras están logrando
alcance mundial. En las vísperas de la caída del comunismo en Europa
oriental, varios analistas sostuvieron que las fuerzas del libre mercado
desatadas por la economía informal o "segunda” economía de estos
países eran un factor clave que minaba la legitimidad política del
socialismo de Estado y conducirían a su implosión definitiva
(Grossman, 1989; Borocz, 1989; Gabor, 1988; Rev, 1986).
Sin embargo, el problema sustantivo consiste en que la falta de
regulación del Estado en el intercambio informal abre la puerta a los
actos de trasgresión de las expectativas normativas y al fraude
generalizado. Se plantea la cuestión siguiente: ante la falta de agentes
de vigilancia, ¿quién habrá de controlar a los productores
inescrupulosos y los proveedores de bienes adulterados y a quienes no
pagan los créditos? Pueden seguir produciéndose transacciones entre
partes independientes, como la venta rápida de bienes de contrabando,
La economía informal
16
pero las actividades que exigen mayores recursos y una perspectiva de más largo plazo están
sujetas a todo tipo de incertidumbres y riesgos. El problema se manifiesta incluso en las
transacciones directas de corto plazo. Los trabajadores migrantes que generalmente se ven parados
en las esquinas esperando empleo en Nueva York, Miami, Los Angeles y otras ciudades son un
ejemplo de este dilema (Stepick, 1989; Millman, 1992; Cornelius, 1998). Por lo general, son
abordados por contratistas que los emplean durante algunos días o semanas, sólo para defraudarlos
al cabo de ese período, pagándoles salarios menores a los prometidos. Ante la falta de un contrato y
de una situación jurídica segura en el país, ¿cómo pueden hacer estos inmigrantes para resarcirse?
Cabe señalar la diferencia significativa a este respecto entre las prácticas definidas como
ilegales e informales. Las empresas ilegales, que proveen bienes o servicios ilícitos en forma
sistemática, siempre buscan respaldarse en algún acuerdo de carácter obligatorio, para cuyo
cumplimiento generalmente se emplea la fuerza. Este es el papel que desempeñan los proxenetas en
la prostitución, los matones en los locales nocturnos ilegales y el profesional encargado de hacer
cumplir los compromisos en las familias mafiosas sicilianas (Gambetta, 1993). En estos casos, la
economía ilegal se acerca más a la formal pues ambas poseen sistemas preestablecidos de
resarcimiento y fiscalización, ya sea a través de la policía y los tribunales o mediante personal de
fiscalización especializado. En cambio, muchas de las prácticas definidas como informales carecen
de este tipo de protección. El subcontratista de prendas de vestir que entrega 100 camisas a un
intermediario informal con la promesa de que el pago se realizará en el futuro queda totalmente en
manos de este último. Del mismo modo, el trabajador migrante, contratado informalmente carece
de los instrumentos necesarios para lograr que le paguen el salario estipulado.
La primera paradoja de la economía informal es que cuanto más se aproxima al modelo del
"verdadero mercado", tanto más depende de los eslabonamientos sociales para su funcionamiento
efectivo. En ningún ámbito resulta más clara la dinámica, denominada "el problema de la
inserción" por Granovetter (1985 y 1993), que en las transacciones en las que el único recurso
contra las transgresiones es la confianza mutua resultante de la pertenencia de ambas partes a una
estructura social que las abarque. En el intercambio informal, la confianza se genera tanto por las
características y sentimientos comunes de las personas y por la expectativa de que las acciones
fraudulentas serán castigadas mediante la exclusión, de quien las ha cometido, de las redes sociales
y de las transacciones futuras. En la medida en que los recursos económicos fluyen a través de este
tipo de transacciones, la sanción social que representa la exclusión puede convertirse en una
amenaza mayor y, por lo tanto, más efectiva, que otro tipo de sanciones.
B. La economía informal de Italia central
La bibliografía contiene abundantes ejemplos de esta paradoja. El afamado distrito industrial
italiano de la región central de Emilia-Romagna está compuesto por empresas pequeñas,
sumamente dinámicas, muchas de las cuales se iniciaron como empresas informales y siguen
usando insumos producidos informalmente y contratando mano de obra "fuera de plantilla". Según
Capecchi (1989, págs. 200 y 201), la interacción cotidiana entre empleadores y trabajadores y entre
propietarios de distintas empresas se caracteriza por la complicidad más que por la explotación o la
mera competitividad. Las pequeñas empresas textiles, metalúrgicas, de cerámica y otras tratan de
responder rápidamente a la demanda del mercado, especializándose en determinados nichos,
cooperando entre sí para satisfacer cambios bruscos de la demanda y resistir las manipulaciones
externas dirigidas a vender a precios inferiores. La contratación de trabajadores también es
informal, pero se les paga regularmente y se les confiere el trato de aprendices que, más adelante,
podrán crear su propia empresa:
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
17
"... muchas pequeñas empresas se concentran en la realización de ciertas operaciones
manufactureras o en la producción de determinados productos manufacturados o ciertas piezas de
una maquinaria determinada... Así, surgió gradualmente un subsistema de empresas en el que no
existía una firma que ejerciera un liderazgo. La fábrica que producía la mercancía terminada no
constituía, necesariamente, el centro del sistema, porque muchas veces su papel se reducía a
ensamblar varias piezas producidas por otras firmas".
Este sistema de especialización igualitaria y flexible, que se opone explícitamente a los
dictados regulatorios emanados del Gobierno de Roma, está radicado en redes comunitarias,
estrechamente vinculadas entre sí e identificadas por una cultura política común. Emilia-Romagna
es el corazón del "cinturón rojo" italiano, que protagonizó una oposición militante organizada al
régimen fascista y luego a los designios de los gobiernos demócratacristianos, dirigidos a
industrializar el país a través de empresas dedicadas a la producción en serie, concentradas en
Turín y otras ciudades de Italia septentrional. Por el contrario, el Gobierno comunista de la región
de Emilia-Romagna alentó y apoyó a los obreros especializados y los artesanos a desarrollar sus
propias empresas, como alternativa a la pérdida de capacidades y la emigración en masa hacia el
norte. El éxito de las pequeñas empresas creadas de esta manera no fue un hecho aislado sino que
se insertó en un marco normativo de carácter general. En él, se promovió la solidaridad, fundada en
una historia y una visión política comunes, que llevó al ostracismo a quienes se comportaban como
"verdaderos" competidores en el mercado. Esta estructura normativa permitió al sistema industrial
en su conjunto competir eficazmente en los mercados de exportación (Brusco, 1982; Sabel, 1986 y
1994).
Williamson (1975 y 1994) ha subrayado el contrapunto existente entre las jerarquías y los
mercados como formas alternativas de realizar actividades comerciales y maximizar la eficiencia.
Como es bien sabido, las transacciones jerárquicas son las que se realizan en el marco de la
estructura de mando de la empresa; el intercambio en el mercado entraña un contacto a distancia
entre maximizadores de beneficios impersonales. El funcionamiento de la economía informal se
caracteriza por la inexistencia, en términos generales, de estas dos formas de intercambio y su
reemplazo por transacciones controladas socialmente. Al no existir un sistema jerárquico o recursos
jurídicos que sancionen las irregularidades contractuales, el éxito de la empresa informal se afirma
en esta tercera forma de regulación. Powell (1990, pág. 317) la denomina el modo reticular de
organización económica y dice que su funcionamiento supone "muy poca diferenciación entre las
actividades empresariales formales y las actividades personales. El estatus de una persona en una
de estas esferas a menudo determina su situación en la otra. En consecuencia, no existe mayor
necesidad de supervisión jerárquica, porque el deseo de seguir participando desalienta el
oportunismo".
C. La informalidad en los regímenes socialistas
Por definición, las actividades económicas informales soslayan las leyes vigentes y los
organismos normativos del Estado. En consecuencia, cuanto más generalizadas sean las normas del
Estado y las sanciones aplicadas por infringirlas, tanto mayor deberá ser la inserción social de las
transacciones informales. Esto es así porque en situaciones muy represivas, su éxito depende no
sólo de que se puedan prevenir las irregularidades de los asociados sino, también, evitar la
detección por parte de las autoridades. En este tipo de situaciones, el secreto exige una enorme
confianza mutua y la única forma en que ésta puede lograrse es a través de la existencia de redes
sociales muy estrechas.
El funcionamiento de la economía informal de la comunidad judía en la ex República
Soviética de Georgia constituye un buen ejemplo de este tipo de situación. El sistema consistía
La economía informal
18
básicamente en la producción y distribución clandestinas de bienes de consumo. La primera se
realizaba en las fábricas propiedad del Estado, con materias primas provistas por éste, en abierta
transgresión a las normas oficiales. Quienes eran descubiertos debían cumplir largas penas de
prisión. Pese a este riesgo, el sistema floreció y funcionó sin tropiezos durante años (Lomnitz,
1988, pág. 51). Para que la producción clandestina fuera posible era necesario lograr que se
redujeran las metas oficiales de producción y se permitiera un despilfarro enorme. La contabilidad
se modificaba sistemáticamente. Cabe citar como ejemplo el hecho de que en los períodos de
mayor producción no oficial se declaraba que las líneas de producción estaban "en mantenimiento".
Para cumplir con los cupos oficiales se utilizaban piezas e insumos de inferior calidad a fin de
aumentar la disponibilidad de los que se utilizaban para fabricar los bienes clandestinos.
Los judíos de Georgia podían mantener este complejo sistema informal sólo a través del
funcionamiento de redes muy sólidas, consolidadas mediante una cultura y una experiencia
histórica comunes. En un estudio del sistema realizado por Altman (1983, págs. 4 a 6) éste señala
que: "La confianza es un requisito fundamental para el funcionamiento de la segunda economía...
El hombre debe ser esclavo de su palabra". Si surgían problemas con las autoridades, como las
redadas policiales o la infiltración por agentes del Estado, las redes se ponían en movimiento para
sacar de apuros a los miembros amenazados y destruir las pruebas incriminatorias (Lomnitz, 1988,
pág. 52). El enorme nivel de confianza mutua necesario para superar la represión totalitaria se
reforzaba mediante ritos periódicos de solidaridad, que incluían fiestas espléndidas, en las que se
agasajaba a otros miembros de la red, incurriendo en muchos casos en gastos enormes (Altman,
1983).
Es evidente que cuando la represión del Estado es muy fuerte, al igual que las amenazas
externas, los lazos de solidaridad entre quienes participan en las actividades informales se
fortalecen. Estos lazos entre los miembros de la red, simbolizados en los ritos recién descritos y
fortalecidos por ellos, representan un elemento adicional de apoyo a las transacciones clandestinas
y cuyo objeto es evitar que se viole la confidencialidad (Lomnitz, 1988). Sin embargo, en última
instancia, lo que permite asegurar que se guarde el secreto no son los sentimientos espontáneos de
solidaridad sino la capacidad de la comunidad de garantizar que sus miembros cumplan con las
normas por ella establecidas.
En informes recientes provenientes de Cuba el último régimen formalmente socialista de
occidente se confirman estas observaciones. Pese al riesgo de fuertes multas y penas de prisión
prolongadas y a la omnipresencia del Estado, la economía informal cubana ha florecido y en el año
2000 representó, según una estimación reciente, hasta 40% del PIB (Pérez Roque, 2002; Henken,
2002). Existen establecimientos clandestinos donde se fabrican y reparan motores para bombas de
agua y refrigeradores, se elaboran bebidas sin alcohol y cerveza y se producen cigarros para
exportación. La construcción de la vivienda propia y especialmente su reparación se realizan cada
vez más a través de la economía informal. En todos los casos, los insumos utilizados para la
producción, la construcción y las reparaciones se obtienen robando bienes de propiedad del Estado.
Si bien para las transacciones de corto plazo, en las que se comercian bienes obtenidos en el
mercado negro, no es necesario ningún tipo de vínculo social, los cimientos de prácticamente todas
las fábricas clandestinas y las empresas de comercialización están constituidos por la familia y
otros vínculos entre personal del Estado que participa en la actividad, intermediarios o bisneros
(del inglés, “businessman") y los consumidores finales. Como en la Georgia soviética, estos
vínculos son indispensables para asegurar condiciones de confianza que puedan hacerse cumplir, lo
que a su vez posibilita la existencia de gran cantidad de empresas informales sostenibles:
"Desde un punto de vista jurídico, en Cuba es imposible ser propietario de una pequeña
empresa. Sin embargo, existe una gran variedad de empresas clandestinas con una notable
capacidad de innovación y acumulación... Cuando se ingresa a la zona exclusiva de Miramar, en La
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
19
Habana, los vendedores anuncian en voz baja "microondas", "acondicionadores de aire", "juegos de
dormitorio", "antenas parabólicas"..., una gran variedad de productos prohibidos a los cubanos.
¿Dónde los obtienen? Sin duda, de los suministros del Estado, pero también existen redes
clandestinas originadas en las zonas especiales de procesamiento de exportaciones. Allí se
encuentra de todo: robo, corrupción, especulación, entrega de productos por parte de las empresas
extranjeras a sus empleados cubanos para que las vendan en el mercado negro, etc. (Pérez Roque,
2002, págs. 10 y 11)".
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
21
III. El papel del Estado
A. La paradoja del control del Estado
Para dar un ejemplo de lo que denomina "el Estado depredador"
en el mundo en desarrollo, Evans (1989) describe el caso de Zaire.
Durante el prolongado régimen de Mobutu Sese Seko, el Estado
degeneró en un conjunto de feudos oficinas compradas y vendidas
libremente que prosperaban sobre la base del cobro de "peajes" a las
empresas y a la población en general. Para este autor (1989, pág. 582)
se trata de una situación en la que los funcionarios del Estado
exprimen los recursos de la sociedad civil "sin más interés por el
bienestar de la ciudadanía que el que tiene un depredador por el
bienestar de su presa". Señala que este es un ejemplo extremo que
apoya la crítica de los teóricos de la elección colectiva sobre las
consecuencias nefastas de la interferencia del Estado en la economía.
Para los partidarios de esta teoría, todos los Estados se convierten
tarde o temprano en depredadores (Buchanan, Tollison y Tullock,
1980).
El corolario lógico de esta posición y, en un sentido más amplio,
la propuesta de los teóricos del neo-utilitarismo, es la eliminación total
de la interferencia del Estado en el mercado por considerarla adversa a
su desarrollo. Esta posición encuentra un eco entusiasta en el tercer
mundo en la crítica del Estado mercantilista propuesta por de Soto y
sus seguidores. Sin embargo, la conducta rapaz de los funcionarios del
Estado puede verse desde otro punto de vista. Más que depredadores,
estos funcionarios pueden definirse como empleados de hecho de
empresarios externos que contratan sus servicios para asegurarse un
La economía informal
22
acceso privilegiado a los escasos recursos del gobierno, ya sea a través de contratos o del
incumplimiento de las normas vigentes. Cuanto más dispuestos estén los funcionarios del Estado a
infringir las reglas a cambio de dinero, tanto más se aproxima la situación a la del libre mercado, en
que los bienes y servicios (en este caso, los que provee el Estado) se venden al mayor postor
(Moya-Pons, 1992).
Esta mercantilización del Estado no representa el triunfo de la economía informal sino, más
bien, que la distinción entre los dos sectores se ha hecho más borrosa. El hecho de que el Estado no
cumpla ningún papel regulador significa que está a merced de las fuerzas del mercado y que no
existe economía formal. Por lo tanto, la diferencia entre lo informal y lo formal pierde significado
ya que todas las actividades económicas adquieren un carácter muy parecido a lo que se conoce
como informal. Este triunfo de la "mano invisible" no conduce al desarrollo capitalista, como
podría deducirse de la teoría de la elección pública y de la crítica de Soto al Estado mercantilista.
En realidad, ocurre todo lo contrario. Ante la inexistencia de un marco jurídico estable y una
fiscalización creíble de los contratos, las inversiones productivas de largo plazo son imposibles. En
estas condiciones, el espíritu de empresario consiste en la apropiación oportunista de la renta
mediante la compra de privilegios al Estado más que la planificación a largo plazo en busca de
rentabilidad. Como no existe árbitro externo de la competencia en el mercado, las reglas se vuelven
inciertas e impiden una planificación capitalista sistemática y el desarrollo de una burguesía
moderna.
En realidad, el postulado de Adam Smith sobre la predisposición natural del hombre a
"traficar, trocar y cambiar alguna cosa por otra", tan caro a los teóricos neoclásicos, no sirve como
base para el desarrollo económico a escala nacional. Alguien debe mantenerse al margen de la
refriega competitiva, asegurando que se cumplan los contratos y las normas relativas a la
propiedad. De otro modo, no habrá sustento para un intercambio predecible entre una miríada de
actores anónimos, como ocurre en los mercados reales. Hace más de 40 años, Polanyi ([1944]
1957, pág. 140) sostuvo que la "predisposición natural" no generaba mercados. Por el contrario, "el
camino hacia el libre mercado se abría y se mantenía abierto por un enorme incremento del
intervencionismo permanente, organizado en forma central y controlado.
La intervención del Estado en la vida económica es la que crea un "espacio formal" de
transacciones predecibles y ejecutables, en el que puede florecer el capitalismo moderno. Sin
embargo, para esta situación es preciso considerar otro aspecto, bien definido por el epigrama de
Richard Adams (1975, pág. 69), según el cual "cuanto más organizamos la sociedad, tanto más
resistente se vuelve a nuestra capacidad de organizarla". Según un punto de vista evolutivo ingenuo
de la economía informal, se podría decir que aquella predominó durante un período temprano, de
poca regulación, y se convirtió gradualmente en algo totalmente secundario, e incluso
insignificante, a medida que todos los aspectos de la actividad económica cayeron bajo el control
del Estado. En realidad, en la mayoría de los casos ha ocurrido todo lo contrario. Como las
actividades informales se definen, precisamente, por el hecho de que hacen caso omiso de esos
controles, o les escapan, se deduce que cuanto mayor la amplitud y el alcance de las medidas de
regulación que intenta aplicar el Estado, tanto más variadas serán las posibilidades de evitarlas.
Lomnitz (1988, pág. 54) lo explica sucintamente: "El orden crea el desorden. La economía
formal crea su propia informalidad". La paradoja del control del Estado es que los esfuerzos
oficiales por desterrar las actividades no reguladas mediante la proliferación de reglas y controles
muchas veces refuerzan las propias condiciones que generan esas actividades. Esta afirmación se
muestra gráficamente en el gráfico 2. Cuando los controles del Estado son limitados, la mayor parte
de la actividad económica se autorregula y se realiza a través del sector formal, pues no contraviene
ninguna norma oficial. A medida que aumenta el número de reglas, aumentan concomitantemente
las posibilidades de soslayarlas hasta que, en la situación límite, se pueden violar las normas en
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
23
toda la economía para obtener beneficios. Un ejemplo, bien conocido para la mayoría de los
lectores, son los paraísos fiscales y los mecanismos de evasión impositiva, que no existirían si no
hubiera sistemas tributarios que, a medida que se vuelven más estrictos, refuerzan los incentivos y
las posibilidades para intentar resarcirse mediante el ocultamiento o a través de diversos
estratagemas de transferencia (Ghersi, 1997; Leonard, 1998).
Gráfico 2
LA PARADOJA DEL CONTROL DEL ESTADO: LA REGULACIÓN Y LA ECONOMÍA INFORMAL
Fuente: Elaboración propia de los autores.
N
ivel de regulación
Amplitud posible
d
e la actividad informa
l
Regulación
mínima
Regulación
moderada
Regulación
total
La economía informal
24
B. Capacidad y voluntad del Estado
Sin embargo, la compleja relación entre el Estado y la economía informal no termina aquí.
En el gráfico 2 se muestra claramente que las regulaciones del Estado pueden crear las condiciones
para que se generen actividades informales o, dicho de otra manera, que la economía informal no
podría existir si no existiera un universo de actividades formales y controladas. No obstante, la
evidencia empírica indica que el alcance y la amplitud de la economía informal varía
considerablemente entre países con regulaciones formales comparables y, en un Estado nación
determinado, entre distintas regiones y localidades. Por ejemplo, las economías de los países de
Europa septentrional están sumamente reguladas pero ello no ha generado el surgimiento paralelo
del sector informal, como podría predecirse en el gráfico 2 (Reenoy, 1984; Dallago, 1990; Leonard,
1998). De la misma manera, el aumento del desempleo en las sociedades industriales del noreste de
los Estados Unidos no produjo un enorme crecimiento de la economía informal entre los miembros
de la antigua clase trabajadora desplazada. Si bien con frecuencia estos trabajadores realizaban
irregularmente actividades de autoabastecimiento o de generación de ingresos, la construcción de
cadenas complejas de subcontratación industrial informal estaba fuera de su alcance. En los
Estados Unidos estas cadenas se limitaban, en la mayoría de los casos, a los enclaves de
inmigrantes (Waldinger, 1985 y 1986; Sassen, 1989; Guarnizo, 1994; Zhou, 1992).
A la luz de esta y otras evidencias, la hipótesis de Adams y Lomnitz, resumida en el gráfico
2, puede reformularse de la siguiente manera: es posible predecir que la ampliación de la
regulación del Estado amplía las posibilidades de que se realicen actividades irregulares pero no
determina cuáles serán su verdadera magnitud y características. El grado en que esas posibilidades
se transformen en realidad depende de dos factores: a) la capacidad de regulación del Estado; y b)
la estructura social y los recursos culturales de la población sujeta a estas normas. Es evidente que
el nivel de desarrollo de las actividades informales y sus características dependerán de la capacidad
de los organismos oficiales para hacer cumplir las normas que promulgan. Lo que no es tan
evidente es que, en principio, el poder del Estado, no depende del conjunto de reglas que trata de
aplicar. Dicho de otro modo, aunque dos países puedan tener una capacidad regulatoria similar, los
niveles de control de las actividades económicas que decidan aplicar pueden ser muy distintos. Esta
afirmación se bosqueja en el gráfico 3, en el que se distinguen varias situaciones ideales
características.
Los Estados cuya capacidad de fiscalización es reducida pueden ser conscientes de que dejan
a la sociedad civil librada a sus propios recursos. Este hecho lleva a una economía abierta, en que
el cumplimiento de los compromisos y la regulación de los intercambios económicos depende de la
fuerza del sector privado o de las estructuras normativas tradicionales. Otra posibilidad es que un
Estado débil intente transformar esta economía abierta en otra algo más regulada, promulgando un
conjunto limitado de normas. Esto generaría, naturalmente, la creación de un "enclave" de
capitalismo formal y de cumplimiento legal de los contratos, rodeado de un territorio donde rige
mayormente una economía autorregulada. Esta situación es característica de muchos países en
desarrollo en los que el enclave formal se concentra generalmente en la ciudad capital y sus
alrededores (Macharia, 1997; Pérez-Sáinz, 1992).
Lo ocurrido en Zaire durante el Gobierno de Mobutu (como lo describe Evans) o el estado
mercantilista peruano (al que hace referencia de Soto) pueden considerarse ejemplos de otra situación,
en que un gran número de regulaciones coexiste con un Estado inepto y débil, incapaz de hacerlas
cumplir. Esta situación genera un patrón de depredación en el que sólo una pequeña élite aprovecha
los beneficios de la protección y los recursos del Estado, ya sea aplicando directamente las normas
con exclusión de los demás, o indirectamente mediante el soborno de los funcionarios (Cross, 1998;
Bromley, 1994).
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
25
Gráfico 3
TIPOS DE ESTADO, CLASIFICADOS SEGÚN SU VOLUNTAD Y CAPACIDAD PARA REGULAR
Voluntad para regular
Mínima Limitada Total
Débil
El
Estado ausente
El
Estado
“Enclave”
El
Estado
“Mercantilista”
Poder del
Estado
Fuerte
El
Estado
liberal
El Estado de bienestar
El
Estado
totalitario
Fuente: Elaboración propia de los autores.
A su vez, los Estados fuertes pueden adoptar un enfoque regulatorio circunspecto de la
economía privada o tratar de suplantarla y controlarla en todos sus aspectos. El primero representa
el Estado del "laissez-faire", tan caro a los teóricos liberales: los mercados funcionan con una
supervisión limitada pero confiable y el Estado emplea sus considerables recursos para otros fines.
En el otro extremo, se encuentra el totalitarismo, ilustrado por las naciones del desaparecido bloque
soviético. En estas situaciones, el Estado trata de subsumir a la sociedad civil provocando, al
mismo tiempo, una resistencia generalizada a las normas vigentes y múltiples posibilidades para
violarlas. En un punto intermedio se encuentran los gobiernos que tratan de desempeñar un papel
activista pero parcialmente regulador, en busca de una distribución más equitativa de la riqueza. A
esta última categoría pertenecen los estados de bienestar de Europa occidental (Western, 1998).
C. El papel de la sociedad civil
La diversidad en materia de amplitud de las normas oficiales y de capacidad del Estado para
supervisar su cumplimiento interactúan con las características de la población sujeta a dichas
normas. Parece lógico que la receptividad o resistencia de las distintas sociedades a las normas
oficiales o su capacidad de organizar modalidades empresarias subterráneas puede ser muy
variable. La misma variabilidad existe en los distintos grupos y comunidades que componen un
Estado nación determinado. Es poco probable que una población acostumbrada a que la forma
habitual de trabajo sea el empleo remunerado, que canaliza sus demandas a través de los sindicatos
y otras asociaciones formales, y que puede capear los períodos de recesión económica mediante la
ayuda del Estado y las prestaciones de desempleo, organice una economía subterránea y
probablemente sea más propensa a denunciar a quienes lo hagan (Roberts, 1989b).
Así ocurre en Alemania, que cuenta con el régimen de prestaciones de desempleo más
generoso de Europa occidental y leyes que establecen graves sanciones a quienes realicen
actividades "en negro" mientras perciben dichas prestaciones (Leonard, 1998). Según la
información disponible, esta política cuenta con un fuerte apoyo de la opinión pública que
considera que quienes desarrollan esas actividades "paralelas" sacan ventajas a expensas de los
ciudadanos que pagan sus impuestos y cumplen la legislación vigente. La actitud de la clase
trabajadora de Gran Bretaña durante el periodo de ajuste económico aplicado por Margaret
Thatcher durante los años ochenta, constituye un ejemplo similar. Pese a que la tasa de desempleo
alcanzó los dos dígitos, cayeron los salarios y existía una insatisfacción generalizada con las
políticas aplicadas por el Estado, no surgió en el país una economía informal significativa. Por el
contrario, quienes habían perdido su empleo formal de tiempo completo recurrieron al empleo legal
de tiempo parcial y al autoaprovisionamiento (Standing, 1989).
La economía informal
26
En un estudio realizado en 730 hogares de clase media y de trabajadores de la isla de
Sheppey, Pahl comprobó que, por ejemplo, 55% se dedicó al autoabastecimiento de una variedad
de bienes y servicios y sólo 4% realizó las mismas tareas a cambio de un salario informal fuera de
su hogar (Pahl y Wallace, 1985, págs. 212 y 213). Roberts (1989b y 1991) sostiene que el motivo
por el cual no surgió una economía informal de magnitud en Gran Bretaña, pese a la creciente
precariedad de las condiciones de empleo, fue el carácter individualista del sistema de bienestar,
que reduce la solidaridad comunitaria y la tradición de la clase trabajadora de apoyo al control
estatal de la economía. En este contexto es más probable que los vecinos y los demás trabajadores
denuncien las actividades informales individuales y no que las apoyen.
En el otro extremo, cuando existen redes comunitarias muy fuertes y la población está
acostumbrada a arreglárselas por sus propios medios para sobrevivir y desconfía de cualquier
intervención oficial, es más probable que la organización de empresas informales se considere
como una cosa normal y la participación en la economía subterránea como una forma justificada de
resistencia. Estas comunidades son capaces de llevar a cabo transacciones económicas ordinarias
en situaciones en las que prácticamente no existen normas oficiales (véase el gráfico 3). Esto es lo
que ocurre en las naciones donde el Estado es prácticamente inexistente y la solidaridad entre los
miembros de una tribu o de un clan reemplazan las normas oficiales. Somalia constituye un
ejemplo sobresaliente de un país sin Estado donde funciona una economía privada (Lacey, 2002).
Estas comunidades autosuficientes son un adversario formidable para un Estado que trate de
ampliar y fortalecer el sector formal: por más fuerte que sea el aparato del Estado, las intrincadas
redes de la sociedad civil son capaces de descarrilar y resistir cualquier intento de imponer la
autoridad oficial. La historia de la resistencia de la región de Emilia a las disposiciones del Estado
central italiano es otro ejemplo, en un contexto totalmente distinto, de los efectos potenciales de
esas redes (Capecchi, 1989).
De este modo, resulta necesario complementar la tipología de la regulación del Estado que se
describe en el gráfico 3 con otra que incorpore la característica de la población a la que se aplican
las normas. Esta tipología teórica modificada se muestra en el gráfico 4. La clasificación en seis
categorías resultante sirve para destacar que una sociedad individualista y atomizada "funciona"
sólo si se la complementa con un Estado capaz de hacer cumplir un número limitado de normas que
regulen la actividad de mercado y responda eficazmente a las situaciones de recesión económica
mediante programas de bienestar universales. Las democracias avanzadas de Europa occidental se
aproximan a este modelo. En el caso límite en que exista muy poco control del Estado sobre una
población atomizada, la situación se convertiría en un conflicto hobbesiano generalizado (guerra de
“todos contra todos”). En el otro extremo, la total atomización, complementada con un Estado
poderoso, constituiría la base del totalitarismo, ya que la sociedad queda indefensa ante el poder
oficial. La Unión Soviética de los años de oro del estalinismo se aproxima a este tipo (Nove, 1969;
Grossman, 1989).
Gráfico 4
LA SOCIEDAD CIVIL Y LA REGULACIÓN DE LA ECONOMÍA POR PARTE DEL ESTADO
Nivel de regulación
Mínimo Limitado Total
Atomizada
(individualista)
Conflictos
hobbesianos
Fiscalización universal de
las reglas (democracias
occidentales)
Planificación
estalinista
Carácter de la
sociedad civil
Organizada en redes
Estructuras de
fiscalización social
Estructuras jurídicas y
sociales de fiscalización
que compiten entre sí
Resistencia
generalizada
contra el Estado
Fuente: Elaboración propia de los autores.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
27
Sin embargo, es difícil encontrar ejemplos concretos de cualquiera de los dos tipos extremos,
porque ante la falta de una regulación del Estado que satisfaga las necesidades básicas de la
población, ésta generalmente se auto-organiza a partir de los elementos de solidaridad social y
fiscalización normativa que pueda encontrar. En las situaciones límites, los conflictos hobbesianos
generalmente se evitan gracias al surgimiento de jerarquías no oficiales, fundadas en la tradición y
capaces de implantar un mínimo de orden. En el caso del Estado totalitario, el poder del gobierno,
inicialmente descontrolado, comienza a ser cuestionado por sectores de la sociedad civil que
encuentran una base para la solidaridad y caminos para sortear las reglas omnipresentes. En la
etapa final de esta confrontación generalmente se observa un debilitamiento de muchos aspectos de
la economía del Estado, resultante de su incapacidad de sofocar las iniciativas populares y
dependiendo, simultáneamente, de ellas. Esto es lo que ocurrió en la ex Unión Soviética y los
países satélites de Europa oriental, donde la "segunda" economía logró debilitar y en última
instancia reemplazar al Estado como eje real de la actividad económica (Rev, 1986; Trend, 1985;
Stark, 1989). La situación actual en Cuba, según la describen los economistas independientes de
ese país, parece estar acercándose a esa etapa (Pérez Roque, 2002).
Un corolario lógico de este análisis es que el máximo nivel de regulación formal de la
economía y de capacidad para neutralizar a los sectores recalcitrantes se logra en el punto medio,
constituido por una supervisión limitada de la empresa privada mediante un aparato de Estado
competente. Cuando se intenta cruzar este límite, la resistencia es inevitable, y se reduce la
amplitud del control que se busca lograr mediante la proliferación de normas. En el gráfico 5 se
destaca el concepto complementario de que las comunidades donde funcionan redes sociales de
gran densidad resultan más difíciles de domeñar, cualquiera sea el nivel de regulación del Estado.
Esto contribuye explicar por qué la subcontratación informal organizada y otras formas empresarias
informales en las democracias occidentales generalmente se encuentran en enclaves étnicos
fuertemente unidos (Sassen, 1989; Zhou, 1992; Zhou y Bankston, 1995). También sirve para
explicar por qué los desafíos más eficaces al totalitarismo soviético se originaban en grupos que,
como los judíos de Georgia, podían aprovechar las redes de solidaridad y su base cultural para
hacer cumplir las normas.
La economía informal
28
Gráfico 5
PODER REGULATORIO DEL ESTADO Y NIVEL DE REGULACIÓN
Fuente: Elaboración propia de los autores.
En resumen, la paradoja básica del control del Estado es que un mayor nivel de regulación
oficial de la actividad económica no contribuye necesariamente a reducir la economía informal sino
que la puede ampliar, pues genera oportunidades para violar las normas en forma redituable. Sin
embargo, el grado en que se aprovechan esas oportunidades varía con el alcance de los controles
que se intenta imponer, la eficacia del aparato del Estado y el poder de respuesta de la sociedad
para resistir o soslayar las normas oficiales. Un corolario de esta conclusión es que los esfuerzos de
los Estados fuertes por aplastar todo rastro de actividad económica no regulada pocas veces logran
su objetivo ya que activan sistemáticamente las fuentes latentes de solidaridad de la población,
produciendo resultados opuestos a los buscados.
100
75
50
25
0
M
ínima Limitada Máxima
Voluntad Regulatoria del Estado
Sociedad individualista
Sociedad organizada en redes
Regulación efectiva de
l
a actividad
e
conómica
(
en porcentajes)
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
29
IV. Cómo medir lo inmedible
A. El enfoque del mercado laboral
Por definición, las actividades informales son ilegales y por ese
motivo quienes participan en ellas tratan de ocultarlas. Esto impide
obtener estimaciones precisas y confiables de su amplitud y del
número de personas que participan en ellas. En ningún campo la
capacidad de la sociedad para enfrentar al Estado se manifiesta con la
misma claridad que demuestra para engañar a los funcionarios del
sistema tributario, los inspectores y los estadísticos con respecto a lo
que sucede sobre el terreno. Esta habilidad origina otra paradoja que
se examinará más adelante.
Ante la falta de procedimientos de medición precisos de la
economía informal, se han desarrollado diversas aproximaciones, que
pueden clasificarse en cuatro categorías principales: a) el enfoque del
mercado de trabajo; b) el enfoque de las pequeñas empresas; c) el
enfoque del consumo de los hogares; y d) el enfoque de las
discrepancias macroeconómicas. Mediante la primera aproximación,
se intenta estimar el porcentaje de la población total o de la población
económicamente activa que trabaja en la economía informal, tomando
como base categorías de empleo específicas incluidas en los censos o
en las encuestas representativas de todo el país. La premisa es que
determinadas categorías de personas son más propensas a ocultar una
parte o la totalidad de sus actividades generadoras de ingresos a las
autoridades tributarias y de registro. El primer lugar en este grupo lo
ocupan quienes trabajan por cuenta propia.
La economía informal
30
Según Molefsky (1981, pág. 25), "cabe suponer que los trabajadores por cuenta propia tienen
más posibilidades de ocultar sus ingresos y participar en la economía subterránea que otros
trabajadores". De hecho, en un estudio realizado por el Servicio de Impuestos Internos de los
Estados Unidos, citado por este autor, se determinó que 47% de los trabajadores clasificados como
contratistas independientes omitían declarar todos sus ingresos con fines tributarios (Molefsky,
1981, pág. 25). Aplicando un criterio similar, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) y el
Programa Regional del Empleo para América Latina y el Caribe (PREALC) han clasificado a los
trabajadores por cuenta propia, con exclusión de los profesionales y los técnicos, como parte del
sector informal.
Otra categoría “sospechosa” está constituida por los desempleados, porque cabe la
posibilidad de que puedan estar trabajando "en negro" al tiempo que perciben algún tipo de
prestación. Este razonamiento no es plausible en los países del tercer mundo donde no existen
prestaciones de desempleo, pero es perfectamente aplicable a los países más avanzados. Con
respecto a los Estados Unidos, el economista Peter Gutmann (1979, pág. 22) declaró, sin ambages,
"que la tasa de desempleo de los Estados Unidos, de la que dependen tantos aspectos de la política
del gobierno, es considerablemente menor que la declarada". A continuación, estimó que el exceso
de desempleados declarados era aproximadamente 1,5%, lo que en 1980 equivalía a alrededor de
un millón de trabajadores. Según la opinión de este autor, reforzada posteriormente por otros,
aproximadamente uno de cada cinco desempleados declarados oficialmente es, en realidad, un
trabajador o un empresario informal disfrazado (Leonard, 1998).
En un trabajo de campo realizado en Cleveland, MacDonald (1994) comprobó que el hecho
de trabajar y reclamar al mismo tiempo una prestación por desempleo es un "modo de vida" para
los pobres, justificado como estrategia necesaria para satisfacer las necesidades básicas. El empleo
informal era proporcionado por subcontratistas que pagaban salarios bajos por la realización de
trabajos que en muchos casos eran irregulares. En varios países europeos se ha descubierto un
patrón de conductas similar. En Italia, el Instituto Nacional de Estadística (ISTAT) estimó que la
fuerza de trabajo irregular en la construcción ascendía a medio millón de trabajadores a mediados
de la década de 1990. Estos trabajadores alternan períodos de desempleo, financiados mediante
prestaciones otorgadas por el Estado, con períodos de empleo formal o informal. Es común que las
empresas de la construcción contraten trabajadores formalmente durante el período mínimo exigido
legalmente para que puedan cobrar las prestaciones y luego los despidan para volver a contratarlos
informalmente a través de subcontratistas. En Grecia e Irlanda del Norte se ha constatado la
existencia de situaciones similares (Mingione, 1990; Leonard, 1994 y 1998).
La cuarta categoría está constituida por quienes no tienen ocupación. El argumento es que es
más probable que quienes no trabajan o no buscan trabajo realicen actividades informales para
generar ingresos, al menos a tiempo parcial. Gutmann utilizó la declinación registrada de la
participación en la fuerza de trabajo masculina entre 1951 y 1976 y entre 1970 y 1990 para
formular la hipótesis de que muchos de estos marginados en realidad se habían incorporado a la
economía subterránea (Gutmann, 1978; Greenfield, 1993). Esta hipótesis puede cuestionarse por
varios motivos, como el hecho de que la disminución más importante y la única significativa se
produjo en el grupo de los trabajadores de 55 o más años de edad. Es evidente que otros factores,
como la falta de salud, las discapacidades o la jubilación pueden desempeñar un papel fundamental
para explicar estas cifras. En otros grupos de edad, las tasas de participación en la fuerza de trabajo
masculina fluctuaba en forma errática, mientras que entre las mujeres aumentaban de manera firme
y considerable para todos los grupos de edad, excepto los mayores (Greenfield, 1993, págs. 80 y
81). Estas incongruencias han llevado a descartar la no participación en la fuerza de trabajo como
indicador confiable de informalidad.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
31
La OIT define otra categoría ocupacional del sector informal, teniendo en cuenta
principalmente los datos provenientes de los países menos desarrollados, pero que también podrían
aplicarse a las naciones más ricas. De este modo, el servicio doméstico y los familiares no
remunerados se clasifican como trabajadores informales. Lo mismo ocurre con los trabajadores de
las microempresas que emplean hasta cinco personas, considerando que estas empresas operan "en
negro" o que, aunque estén registradas, generalmente no cumplen con las normas jurídicas en sus
prácticas de contratación (Pérez-Sáinz, 1992; Klein y Tokman, 2000). Sobre la base de estas
categorías de empleo, registradas en las encuestas nacionales de hogares, los organismos de las
Naciones Unidas proporcionan estimaciones de la fuerza de trabajo informal de la mayoría de los
países. En el cuadro 1 se dan las estimaciones de algunos países de América Latina y su evolución
durante las últimas dos décadas del siglo XX. Con fines comparativos, también se indican las cifras
correspondientes a los Estados Unidos y a tres estados importantes de ese país.
Cuadro 1
ESTIMACIONES DE LA ECONOMÍA INFORMAL PARA ALGUNAS CATEGORÍAS DE EMPLEO, 1980-1998
País1 Año Categoría de empleo Total2 (en
porcentaje)
Empleados
en las
microempresas3 (en
porcentaje)
Trabajadores
por cuenta
propia 4
Empleados
domésticos
Argentina 1980 10,1 32,2 3,9 46,2
1998 15,7 19,6 4,8 40,1
Brasil 1980 10,7 19,3 7,5 37,5
1997 9,7 25,8 8,6 44,1
Costa Rica 1981 10 16,7 5,5 32,2
1998 10,6 15,4 4,8 30,8
México 1984 --a 24,7 2,6 --
1998 14,9 20,5 4,1 39,5
Panamá 1979 --a 17,3 6,1 --
1998 6,4 18,2 6,6 31,2
Uruguay 1981 8,8 17,7 7,5 34,0
1998 10,6 19,9 7,2 37,7
Venezuela 1981 20,2 18 6,1 44,3
1994 9,2 27,4 4,0 40,6
Estados Unidos 1980 4,0 4,5 0,9 9,4
2000 3,6 4,0 0,5 8,1
California 1980 4 4,5 0,8 9,3
2000 3,3 4,3 1,0 8,6
Florida 1980 4,5 4,5 0,6 9,6
2000 4 3,5 0,5 8,0
Nueva York 1980 3.9 2,5 0,9 7,3
2000 4 2,9 0,7 7,6
Fuentes: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) 2000: Cuadros 6 y 11; Oficina del Censo de los
Estados Unidos de América (1980, 2000a; 2000b).
Notas: 1 Para los países latinoamericanos sólo se dispone de estimaciones correspondientes a la población urbana
económicamente activa.
2 Como porcentaje de la población económicamente activa de 15 a 64 años de edad.
3 Trabajadores remunerados y familiares no remunerados en las empresas que emplean menos de 5
trabajadores.
4 Trabajadores por cuenta propia menos profesionales y técnicos.
a No se dispone de datos para esta categoría de trabajadores.
La economía informal
32
En general, los años ochenta y noventa son considerados como un período de fuerte ajuste
económico en América Latina, resultante de la crisis regional de la deuda que siguió a la moratoria
de pagos de México en 1982 (Klein y Tokman, 2000; Portes, 1997). Pese a la magnitud de los
cambios en materia de política económica registrados durante este período, la proporción de la
población económicamente activa, que según las estimaciones trabajaba en el sector informal, se
mantuvo prácticamente invariable. En ese período, esta cifra osciló entre 30% y 45% en los
distintos países, con variaciones muy pequeñas y sin que pudiera observarse un patrón uniforme.
Las cifras de los Estados Unidos son mucho menores y representan menos de 10% de la población
civil adulta. Incluso, este pequeño porcentaje disminuyó ligeramente en las últimas décadas. Para
verificar si existían variaciones regionales significativas en estas estimaciones, se examinaron las
series correspondientes a California, Florida y Nueva York, estados donde, según la información
disponible, las actividades informales asociadas con la inmigración masiva han aumentado (Sassen,
1989; Lozano 1989). Como se indica en el cuadro 1, las series correspondientes a los distintos
estados son paralelas al patrón nacional y no se observa evidencia alguna de que el empleo
informal haya aumentado significativamente en ningún lado.
3
Según éstas cifras, el empleo
informal es un fenómeno poco significativo en los Estados Unidos y representa menos de un decil
de la fuerza de trabajo.
B. Los enfoques de las pequeñas empresas y del consumo del
hogar
Otro método, relacionado con el anterior, toma como base la evolución del número y la
proporción de "empresas muy pequeñas", considerándolos como indicadores de cambio de las
actividades informales. Por definición, las empresas muy pequeñas son las que emplean menos de
10 trabajadores. Este enfoque ha sido aplicado en los Estados Unidos en lugar del método de los
datos del mercado de trabajo. La premisa es que, en los países avanzados, la mayoría de las
actividades definidas como informales se producen en las empresas más pequeñas porque son
menos visibles, más flexibles y tiene más posibilidades de evitar los controles del Estado. Se
supone que las empresas más grandes son más vulnerables a la regulación oficial y menos
propensas a arriesgarse a ser sancionadas. Por lo tanto, es más improbable que realicen actividades
informales en forma directa, aunque pueden subcontratarlas a empresas más pequeñas que sí las
realizan (Portes y Sassen, 1987; Sassen y Smith, 1992).
La idea de utilizar este enfoque se originó en entrevistas celebradas con funcionarios de la
División de Sueldos y Horarios del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, el organismo
encargado de que se paguen el salario mínimo, las horas extraordinarias y otras prestaciones que
protegen a los trabajadores del país. En las entrevistas pudo comprobarse que los subcontratistas
del sector del vestido, la electrónica y la construcción cometían todo tipo de infracciones a los
códigos de trabajo y que lo mismo ocurría en todas las categorías de servicios de carácter personal
o del hogar, especialmente en las grandes zonas urbanas. Muchas de las empresas involucradas
eran pequeñas y empleaban menos de 10 trabajadores (Fernández-Kelly y García, 1989; Sassen y
Smith, 1992). En otro estudio, realizado por el Tribunal de Cuentas de los Estados Unidos, se
comprobó que en las industrias gastronómica, del vestido y de procesamiento de carnes, en las que
predominan las pequeñas empresas, era donde se registraba la mayor incidencia de trabajo en
establecimientos donde se explota a los trabajadores. Las prácticas más comunes en esta categoría
era la falta de registros de salarios y de horas de trabajo, el pago de salarios inferiores al mínimo
3
Las cifras indicadas en el cuadro 1 no son estrictamente comparables porque las series correspondientes a América Latina se limitan
a las zonas urbanas. El sesgo introducido por esta limitación resulta en una subestimación de la cifra ya que reduce la magnitud de
las diferencias observadas entre los Estados Unidos y América Latina. Esto se debe a que la proporción de la fuerza de trabajo de las
zonas rurales que participa en la economía informal es mayor que en las zonas urbanas en todos los países de la región.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
33
legal, la falta de pago de las horas extraordinarias, el empleo de menores de edad, los riesgos de
incendio y otras fallas de seguridad en las condiciones de trabajo (Tribunal de Cuentas de los
Estados Unidos, 1989).
Como indicadores del grado de informalidad, la evolución de las empresas muy pequeñas
está sujeta a dos sesgos de signo contrario. En primer lugar, no todas las empresas muy pequeñas
realizan actividades informales, por lo que se produce una sobreestimación. En segundo lugar, las
empresas muy pequeñas que trabajan totalmente "en negro" lograron eludir todos los controles del
Estado, lo que resulta en una subestimación. No se sabe hasta qué punto estos sesgos se compensa
entre sí. En esta situación, lo mejor es interpretar las series como una estimación aproximada de la
evolución del sector informal, en la que se toma en cuenta las empresas registradas que más se
aproximan a este modelo.
En el cuadro 2 se indica la proporción de empresas muy pequeñas y de sus empleados en el
país en su conjunto durante el período comprendido entre 1965 y 1999. También se incluyen la
proporción de estas unidades y de sus empleados en los estados de Nueva York, Florida y
California y en los condados de Queens (Nueva York), Dade (Florida) y San Diego (California).
Como se ha señalado, en estos lugares es donde se han realizado los estudios más recientes sobre el
crecimiento de las actividades informales, vinculado principalmente al incremento acelerado de la
inmigración. Entre los datos de los censos realizados en los condados no se dispone del número de
empleados, desglosados por grupo de tamaño de los establecimientos.
Aproximadamente las tres cuartas partes de los establecimientos de los Estados Unidos
censados en 1965 eran empresas muy pequeñas y absorbían aproximadamente la séptima parte de
la población económicamente activa. En 1985 las cifras eran aproximadamente iguales, aunque las
variaciones registradas entre los años mencionados son muy ilustrativas. Entre 1965 y 1970 se
produjo una caída de 6% en la proporción de empresas muy pequeñas y una reducción de 2% en el
porcentaje de la fuerza de trabajo empleada por ellas. La inversión de esta tendencia entre 1970 y
1975 es una observación espuria debido cambio de definición de establecimientos pequeños por el
censo (de menos de ocho a menos de diez empleados). Luego de ese período y hasta 1980, se
observó una nueva declinación, pero en ese año la tendencia se invirtió una vez más y la proporción
de empresas muy pequeñas en 1985 alcanzó el mismo nivel que en 1965. A partir de 1985 se
observa una lenta declinación de la cifra relativa de empresas muy pequeñas y la proporción de la
fuerza de trabajo empleada por ellas.
La economía informal
34
Cuadro 2
NÚMERO DE EMPRESAS MUY PEQUEÑAS DE LOS ESTADOS UNIDOS Y NÚMERO DE PERSONAS EMPLEADAS EN ELLAS (1965-1999)
Estados Unidos California Florida Nueva York
Año Empresas
(porcentaje) Empleados
(porcentaje) Empresas
(porcentaje) Empleados
(porcentaje) Empresas en
el condado de
San Diego
(porcentaje)
Empresas
(porcentaje
)
Empleados
(porcentaje)
Empresas en
el condado de
Dade
(porcentaje)
Empresas
(porcentaje) Empleados
(porcentaje) Empresas en
el condado de
Queens
(porcentaje)
1965 76
(3,5)a 14,1
(47,7)a 75,1
(0,34) 14,7
(4,5) 76,9
(0,12) 75,2
(1,3) 17,4
70,8 75,2
(0,38) 13,1
(5,4) 77
1970 70,6 11,9 71 12,4 71,2 70,5 14,1 66,7 71,8 11,2 74,8
1975 77,2 16,3 77 17 78,4 77,8 20 77,1 78,9 15,5 80,2
1980 74,1 15,2 73,5 15,2 74,9 75,7 18,7 74,4 76,5 14,8 78,5
1985 75,9 15,8 75,3 15,2 76,2 77,7 18,7 78,6 77,9 14,8 79,7
1990 74,2 15,0 73,4 14,4 73,6 76,6 18
78,4 76,9 14,5
79,7
1995 74,3 14,7 74,1 14,6 74,9 77,3 17,1 79,3 77,6 14,8 81,0
1999 73,6
(7,1) 14
(110,7) 72,9
(0,78) 13,5
(12,33) 72,9
(0,07) 77,3
(0,42) 15,5
(5,9) 79,6
(0,07) 77,1
(0,49) 14,6
(7,1) 80,6
(0,04)
Fuente: Oficina del Censo de los Estados Unidos de América (1965-2000).
a Las cifras indicadas entre paréntesis corresponden a los valores absolutos totales (en millones).
Nota: Las empresas muy pequeñas son los establecimientos que emplean menos de 10 trabajadores.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
35
Las cifras correspondientes a los estados exhiben un patrón similar, con la salvedad de que
para 1985 las empresas muy pequeñas eran más comunes en Florida y Nueva York que en el país
en su conjunto. A partir de entonces las cifras disminuyeron en California, donde el número
relativo de empresas muy pequeñas cayó por debajo del promedio nacional en 1989, mientras que
en Florida y Nueva York se mantuvo significativamente más alto. En las tres series
correspondientes a los condados se observa una evolución similar pero, en todos los casos, la
proporción de empresas muy pequeñas era mayor que en el estado respectivo en 1985 y en Dade
(Miami) y Queens (Nueva York) mucho más elevada que el promedio nacional. A partir de
entonces, las cifras del condado y el estado convergían en el caso de California, mientras que los
condados de Queens y Dade seguían exhibiendo sistemáticamente una proporción mayor de
empresas muy pequeñas que los estados respectivos y el país en su conjunto. Este resultado es
coherente con los estudios etnográficos que indican una elevada incidencia de pequeñas empresas y
de actividades informales en estas zonas urbanas (Sassen, 1989; Stepick, 1989; Guarnizo y
Sánchez, 1999), a diferencia del enfoque del mercado de trabajo donde, no se encuentran
variaciones regionales significativas con respecto a la presencia de empresas más estrechamente
vinculadas con la economía informal.
El tercer enfoque, denominado método del consumo del hogar, se basa en el reconocimiento de
que en los países desarrollados es difícil obtener mediciones del empleo informal mediante encuestas
directas. Por ese motivo, James Smith y sus asociados (Smith, 1987; McCrohan, Smith y Adams,
1991) desarrollaron un método ingenioso sobre la base del consumo de bienes y servicios provistos
informalmente por los hogares en los Estados Unidos. Para dichos estudios se utilizaron encuestas
probabilísticas nacionales, realizadas por el Survey Research Center de la Universidad de Michigan
en 1981,1985 y 1986. Las actividades informales se definieron como las transacciones de mercado
que deberían registrarse o ser objeto de tributación pero que no lo son. Se pidió a los encuestados que
informaran sobre los montos gastados en los años precedentes para adquirir bienes o servicios "en
negro" o "por debajo de la mesa". Sobre la base de estos resultados, los autores estimaron que los
hogares estadounidenses gastan un máximo de 72 400 millones de dólares en compras informales, lo
que en 1985 representó el 14,6% de todos los gastos (formales e informales). En el estudio también se
informó que no menos de 83% de todos los hogares estadounidenses utilizaban al menos algún tipo de
proveedor informal. Teniendo en cuenta el monto en dólares gastado, el primer lugar de la lista lo
ocupaban las reparaciones y las mejoras en los hogares, seguidas por las compras de alimentos, la
atención de los niños y otros servicios personales o domésticos y la reparación de automóviles
(McCrohan, Smith y Adams, 1991, pág. 37).
El valor de este método radica en que se utilizan mediciones directas y estadísticamente
representativas, lo que permite obtener una estimación fidedigna del consumo de los hogares.
Como indicador de la amplitud de la informalidad en la economía nacional presenta una falla
fundamental: no tiene en cuenta los insumos producidos informalmente para las empresas más
grandes y las prácticas laborales irregulares de éstas. En otras palabras, todo el universo de
subcontratación informal en las industrias del vestido, la electrónica, el mobiliario, la construcción
y muchas otras, así como el empleo "fuera de plantilla" de empresas formales queda excluido por
este sistema de medición que tiene en cuenta, exclusivamente, el consumo de los hogares. Este
método y el de las empresas muy pequeñas emplean una premisa básica común: que la
informalidad predomina en las unidades económicas más pequeñas. Sin embargo, en ambos casos
hay discrepancias significativas entre lo que ocurre en los hechos y lo que indican las cifras.
C. Estimaciones macroeconómicas
En la cuarta estrategia, denominada método de las discrepancias macroeconómicas, se trata
de medir la magnitud de la economía subterránea total, como proporción del PIB. Este método se
La economía informal
36
basa en la existencia de no menos de dos medidas distintas, pero comparables, en el contexto de la
economía nacional. Las discrepancias entre ambas se atribuyen a las actividades informales. Por
ejemplo, la brecha entre el ingreso y el gasto de las cuentas nacionales pueden emplearse para
estimar la magnitud de los ingresos no declarados, pues es menos probable que las personas
falsifiquen el monto de los gastos que el de los ingresos (Feige, 1990). Estos métodos han sido
preferidos en los países avanzados, donde los métodos de registro del Estado y las cuentas
nacionales están más desarrollados y hay pocas posibilidades de obtener información valida sobre
la participación individual en actividades subterráneas mediante encuestas. En el marco de esta
estrategia, el método de estimación más complejo emplea el cociente entre la moneda circulante y
los depósitos a la vista. El primero en utilizarlo fue Gutmann (1977 y 1979), aunque luego fue
modificado por Feige (1979) y Tanzi (1980 y 1983). El enfoque de la "razón moneda/depósitos" se
basa en la premisa de que las transacciones informales se realizan principalmente en efectivo para
evitar su detección por parte de las autoridades tributarias.
El método consiste en obtener una estimación de la moneda circulante necesaria para el
funcionamiento de las actividades legales y restar esa cifra a la masa monetaria real. Esta
diferencia, multiplicada por la velocidad de circulación del dinero, permite estimar la magnitud de
la economía subterránea. Luego, la razón entre esta cifra y el PIB observado será la proporción de
la economía nacional representada por las actividades informales. El método depende de que pueda
identificarse un período de base en el que sea válido suponer que la economía oculta fue
insignificante. Se determina la relación entre la moneda circulante y las cifras de referencia
(depósitos a la vista para Gutmann, el PIB para Feige y el M2 para Tanzi) para este período y luego
se extrapola a la actualidad. La diferencia entre esta estimación y la relación real constituyen la
base para calcular la magnitud de las actividades subterráneas. Aplicando este enfoque, Feige
(1990, pág. 997) informó que este sector de la economía de los Estados Unidos, expresada como
proporción de los ingresos brutos ajustados totales declarados, aumentó de 0% en 1940 (el año
tomado como base) a 20% en 1945, disminuyó posteriormente a cerca de 6% en 1960, aumentó
aceleradamente para llegar a 24% en 1983, y luego declinó nuevamente a cerca de 18% en 1986. A
pesar de las diferencias existentes entre los procedimientos de medición utilizados, en el periodo
1965-1989 esta evolución guarda una relación bastante estrecha con los cálculos basados en el
número relativo de empresas muy pequeñas indicado en el cuadro 2.
Más recientemente, Feige (1997) observó que los cálculos anteriores estaban muy
distorsionados porque no se había tenido en cuenta la cantidad de moneda que había salido de los
Estados Unidos como depósitos de valor o como medio de intercambio con otros países. Según sus
cálculos, no se conoce el destino de cerca de 80% de la moneda estadounidense y buena parte de
ella está en el exterior. Tras una serie de cálculos complejos, Feige llega a la conclusión de que en
1991 los ingresos no declarados en los Estados Unidos son aproximadamente 700.000 millones de
dólares y no más de un billón, como se había calculado con los modelos no ajustados. Aún después
de realizar esta corrección, en el período 1990-1991 el tamaño de la economía no registrada
alcanzó nuevamente la cifra de 25% de los ingresos brutos ajustados totales declarados (Feige,
1997, pág. 201).
Los economistas de otros países han comenzado a usar cada vez más los métodos
macroeconómicos de estimación del tamaño de la economía subterránea a partir de los ingresos no
declarados. Por ejemplo, en Canadá, varios investigadores utilizaron estos métodos y obtuvieron
cifras que oscilaron entre 2,8% del PIB en 1981 (según la información de la Oficina de Estadística
de Canadá) y 14,1% (según la información proporcionada por Mirus, utilizando el enfoque de
Tanzi). Diez años más tarde, empleando el método de Guttman, Karoleff y otros (1993) obtuvieron
una estimación de 21,6% del PIB, pero la cifra calculada por la Oficina de Estadística de Canadá se
mantuvo en 2,3% (Smith, 1997, cuadro 3).
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
37
Los procedimientos macroeconómicos tienen graves deficiencias, que han sido señaladas por
varios analistas (Feige, 1990; Portes y Sassen, 1987). En primer lugar, la premisa de que las
transacciones informales se realizan principalmente en efectivo es discutible cuando pueden
utilizarse cheques bancarios u otros instrumentos sin demasiado temor de que las autoridades los
detecten. En segundo lugar, la hipótesis de que las actividades informales no existían en un período
determinado arbitrariamente también es discutible. En tercer lugar, y lo que es más importante,
estas estimaciones no permiten diferenciar entre las actividades ilegales y las informales. Como se
ha señalado, las actividades informales guardan relación con bienes y servicios que en sí son
lícitos, pero para cuya producción y distribución se eluden los canales oficiales. De allí que las
estimaciones de la economía subterránea a veces alcanzan cifras enormes cuando se calculan
empleando estos métodos, pues pueden incluir a gran número de actividades subterráneas ilícitas,
cuyo funcionamiento y características son bien distintas a las de la economía informal propiamente
dicha.
Por último, las estimaciones realizadas con estos métodos macroeconómicos varían
ampliamente según las premisas y las cifras empleadas. Porter y Bayer (1984) repitieron los
métodos utilizados por Guttman, Feige y Tanzi para obtener estimaciones de los tamaños absoluto
y relativo de la economía subterránea de los Estados Unidos entre 1950 y 1980. Sus resultados se
indican en el cuadro 3. Los tres conjuntos de estimaciones varían ampliamente. Por ejemplo, en
1980 el método de Guttman, aplicado por Porter y Bayer, arrojó una estimación de la economía
oculta de 14% del PIB; mediante el enfoque de Tanzi se llegó a una cifra de 6% mientras que con
el método de Feige este valor subió a 42%. En las estimaciones correspondientes a otros países,
como Canadá, Gran Bretaña (Burton, 1997), Alemania (Enste y Schneider, 1998) y México (Centro
de Estudios Económicos del Sector Privado [CEESP], 1987) se encontraron discrepancias
similares.
Cuadro 3
ESTIMACIONES DE LA ECONOMÍA SUBTERRÁNEA DE LOS ESTADOS UNIDOS
EMPLEANDO MÉTODOS DE DISCREPANCIA MACROECONÓMICA
Gutmann Tanzi Feige
Año Miles de
millones de
dólares
Porcentaje
del PIB Miles de
millones de
dólares
Porcentaje
del PIB Miles de
millones de
dólares
Porcentaje del
PIB
1950 15,9 5,6 14,5 5,1 27,6 9,6
1955 14,7 3,7 12,8 3,2 1,7 0,4
1960 17,3 3,4 20,7 4,1 -3,4 -0,7
1965 31,6 4,6 26,3 3,8 9,6 1,4
1970 62,4 6,3 45,6 4,6 101,0 10,2
1975 150,8 9,7 77,0 5 467,3 30,2
1979 317,8 13,1 130,7 5,4 628,4 26,0
1980 372,8 14,2 159,9 6,1 1095,6 41,6
Fuente: Elaboración propia de los autores.
D. La paradoja de las mediciones
Las limitaciones de todos los métodos de medición se originan en la naturaleza misma del
fenómeno que se intenta evaluar, cuyo carácter es, por definición, difícil de aprehender. Sin
embargo, el grado en que se encubren las actividades informales no es uniforme. Los niveles de
ocultamiento dependen de las características de las regulaciones del Estado y de la eficacia con que
se hacen cumplir. En los entornos donde la economía informal es generalizada y semiabierta, como
La economía informal
38
en muchos países en desarrollo y varias naciones de Europa oriental, se pueden obtener
estimaciones confiables de su magnitud mediante las encuestas directas. La poca fiscalización y el
carácter generalizado de estas actividades hace que los empresarios y los trabajadores informales
tengan menos temor a responder a las preguntas que puedan formulárseles sobre sus actividades.
En América Latina, varias encuestas han producido estimaciones aceptables de la magnitud de la
fuerza de trabajo empleadas por el sector informal en varias zonas metropolitanas (Carbonetto,
Hoyle y Tueros, 1985; Lanzetta y Murillo, 1989; Roberts, 1992).
Cuando la regulación del Estado es muy eficaz y generalizada, como en muchos países
industrializados, la situación es distinta. En estos casos, las actividades informales están más
ocultas y, como se ha visto, generalmente insertas en redes sociales más estrechas. Por lo tanto, por
mejor organizado que esté el sistema oficial de registro, es más probable que no pueda detectar una
proporción significativa de la actividad informal. Por ejemplo, en los Estados Unidos, hace mucho
que los analistas han descartado la posibilidad de medir la economía informal o subterránea a
través de encuestas directas y por lo tanto están obligados a recurrir a los métodos aproximados
descritos en las secciones anteriores. Pese a que a partir del Gobierno del Presidente Reagan en los
años ochenta se debilitaron la División de Sueldos y Horarios y otros organismos de fiscalización,
los trabajadores y empresarios informales siguen siendo reacios a hablar sobre su trabajo
(Fernández-Kelly y García, 1989). Los distintos métodos de medición, desde los patrones de
consumo de los hogares a los coeficientes de discrepancia macroeconómica han dado estimaciones
demasiado deficientes como para orientar la teoría o las políticas.
La tercera paradoja de la economía informal es que cuanto más creíble sea el aparato de
fiscalización del Estado tanto más difícil será que los mecanismos de registro permitan determinar
la magnitud real de la economía informal y, por ende, tanto menores serán las posibilidades de
desarrollar políticas para abordarla. Si las estimaciones de Feige se toman al pie de la letra, se
puede concluir que a principios de los años noventa no menos de la cuarta parte de la actividad
económica de los Estados Unidos se desarrolló fuera del ámbito de la regulación del Estado. Como
el gobierno sabe muy poco sobre el carácter y el alcance de estas prácticas actúa como si en
realidad no existieran. Esta hipótesis puede llevar a graves consecuencias en materia de políticas:
"En la medida en que los sistemas de cuentas nacionales se basan en fuentes de datos
recopiladas principalmente en el sector formal, la existencia de una economía informal importante
y creciente trastocará por completo las percepciones de desarrollo fundadas en las estadísticas
oficiales y, por ende, las decisiones en materia de políticas adoptadas exclusivamente sobre la base
de la información proveniente de las fuentes oficiales” (Feige, 1990, pág. 993).
Sin embargo, esta afirmación debe tomarse teniendo en cuenta el análisis anterior sobre la
magnitud de la fiscalización del Estado y las características de la sociedad civil sobre la cual se
ejerce. Como se indica en los gráficos 4 y 5, lo más probable es que la economía informal sea
menor si se complementa una regulación limitada de la actividad económica aplicada por un
aparato de Estado competente con una población acostumbrada al empleo remunerado ordinario y a
la existencia de medios jurídicos para formular sus demandas y resarcirse de daños. En tales
situaciones, lo más probable es que el trabajo "fuera de plantilla" genere desaprobación y sea la
propia sociedad y no sólo el Estado quienes hagan cumplir las normas jurídicas. En este contexto,
las empresas informales quedan limitadas a los sectores marginales y el grueso de la "economía no
declarada" corresponde a las actividades delictivas y no a las informales.
En el otro extremo, la esfera en que mejor se manifiesta la capacidad de la sociedad civil
para evitar ser totalmente absorbida por un Estado autoritario es su habilidad para ocultar
información a los organismos estatales de recopilación de la información. El mejor ejemplo de esta
tercera paradoja lo constituyen las antiguas economías dirigidas de Europa oriental. En esos países,
las políticas del Estado, cuyo objeto era controlar todos los aspectos de la actividad económica,
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
39
hacían necesario obtener un volumen enorme de información a fin de funcionar adecuadamente.
Sin embargo, estas mismas políticas generaron una amplísima economía subterránea, cuya
existencia dependía, precisamente, de su capacidad para eludir la detección oficial. La
consecuencia de ello fue que la información que necesitaban los administradores del Estado se hizo
cada vez más ilusoria y las políticas correspondientes cada vez menos realistas (Burawoy y Lukács,
1985; Stark, 1989; Rev, 1986). Las empresas y los organismos del Estado de la "primera" economía
quedaron entrampados en un mundo de fantasía, alimentando sus respectivas imágenes engañosas y
cada vez más alejados del mundo real. El resultado es bien conocido.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
41
V. Conclusión: la movilidad de los
límites de la informalidad
A. Resumen
En este capítulo hemos pasado revista a varias definiciones de la
economía informal, diferenciándola de las actividades delictivas y
subterráneas, y examinado varias de sus características. De la
definición de este fenómeno utilizada en el análisis, surge con claridad
que los elementos constitutivos del sector informal pueden variar de
un país a otro y en función del tiempo. La relación entre el Estado y la
sociedad civil, que se modifica en forma permanente, define el
carácter de la informalidad. La geometría cambiante de las actividades
formales e informales recorre un camino trazado por la historia y las
características de la autoridad del Estado. Así, no puede sorprender la
diversidad de las interacciones entre las economías formal e informal a
que se hace referencia en la bibliografía. Todas las situaciones
concretas tienen en común prácticas económicas que violan o soslayan
las regulaciones del Estado, pero aquellas varían según la naturaleza
de las relaciones entre la sociedad y el gobierno. Así, lo que en un
entorno determinado es informal y combatido por las autoridades, en
otro puede ser perfectamente legal; la misma actividad puede pasar del
ámbito formal al informal o viceversa según el momento. Por último,
la idea misma de informalidad puede volverse irrelevante cuando el
Estado abdica de su función regulatoria.
La economía informal
42
La economía informal puede caracterizarse como una respuesta de la sociedad civil a una
interferencia no deseada del Estado. El carácter universal del fenómeno refleja la gran capacidad de
resistencia de la mayoría de las sociedades al ejercicio del poder del Estado. Se puede declarar
oficialmente que una actividad determinada es ilegal sin que por ello desaparezca. Puede legislarse
la desaparición de todo un sector económico y sin embargo éste puede subsistir y florecer en forma
subterránea. La voluminosa bibliografía sobre la economía informal no hace sino confirmar su
carácter universal. En ella, se describen sus características y consecuencias en entornos tan
diversos como Canadá, California, los Países Bajos, México, Jordania y Sudáfrica (Smith, 1997;
Lozano, 1989; Lomnitz, 1977 y 1988; Doan, 1992; McKeever, 1998).
La bibliografía también explica la diversidad de funciones que cumplen las actividades
informales para quienes participan en ella. Si bien, buena parte de estas publicaciones, originadas
en el campo de la economía, la analizan como un fenómeno de evasión tributaria (Spiro, 1997), en
muchos estudios detallados, realizados sobre el terreno, se considera que el tema es mucho más
complejo. Es evidente que las actividades informales son "funcionales" para quienes actúan en
ellas, en el sentido de que les proporcionan un mínimo de medios para subsistir. Del mismo modo,
resulta obvio que las empresas formales que subcontratan la producción y la comercialización a
empresarios informales o emplean trabajadores "fuera de plantilla" cosechan los beneficios de la
mayor flexibilidad y los menores costos logrados de esta manera. Sin embargo, no es tan evidente
que la economía informal también puede tener consecuencias positivas para el propio actor cuya
existencia y cuya lógica pone en cuestión.
B. La última paradoja
La cuarta paradoja de la economía informal es que generalmente tiene varios efectos
positivos para el Estado, o sea, la propia institución encargada de su eliminación. Esta paradoja
también adopta formas distintas según el contexto nacional. En los países menos desarrollados,
donde la legislación que protege a los trabajadores a menudo es mucho más avanzada que la
capacidad de la economía formal para asegurar el pleno empleo, la empresa informal tiene una
doble función. En primer lugar, emplea y proporciona un ingreso a un segmento importante de la
población que de otra manera se vería privado de cualquier medio de subsistencia. En estos países,
el "colchón" constituido por la economía informal puede representar la diferencia entre cierta
tranquilidad social y una agitación política permanente (Meagher, 1995; Cheng y Gereffi, 1994;
Díaz, 1993).
En segundo lugar, los bienes y servicios suministrados por los productores informales
reducen los costos de consumo de los trabajadores que trabajan en la economía formal y los costos
de producción y distribución de las empresas formales, contribuyendo de este modo a su viabilidad
(Portes y Walton, 1981). Los bajos salarios percibidos por los empleados del sector formal en los
países del tercer mundo se compensan en parte por su mayor poder adquisitivo mediante la compra
de bienes y servicios producidos informalmente. A su vez, las grandes empresas pueden compensar
los mayores costos derivados de los códigos tributarios y laborales limitando el tamaño de la fuerza
de trabajo declarada y subcontratar el resto a los empresarios informales. Con estos mecanismos, la
economía informal contribuye a la estabilidad política y la viabilidad económica de las naciones
más pobres. Estos hechos ayudan a explicar por qué generalmente muchos gobiernos toleran las
actividades informales en contradicción con sus obligaciones en materia de fiscalización (Cross,
2000; Kempe, 1993; Birbeck, 1978).
En los países avanzados, la economía informal también desempeña un papel amortiguador,
especialmente en lo que se refiere a los elementos marginales de la población. Cuando las
prestaciones por desempleo y otras que otorga el Estado son reducidas por motivos políticos o
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
43
económicos, quienes las reciben las complementan mediante fuentes adicionales de ingresos que,
por lo general, consisten en el empleo informal. Esto genera el tipo de situaciones descritas por
MacDonald (1994) en Cincinatti, donde la combinación de las prestaciones de la seguridad social
con los empleos temporales "fuera de plantilla" se convierte en un "modo de vida" para de los
sectores marginados de la ciudad. Si bien estas practicas son criticadas permanentemente por los
medios de difusión y los funcionarios de gobierno, se hace caso omiso del hecho que estos empleos
posibilitan la perpetuación de un sistema de bienestar social de bajo costo, que guarda poca
relación con el costo de vida real (Uehara, 1990; Fernández-Kelly, 1995; Edin y Lein, 1997).
La informalidad también puede constituir un entorno protector para las formas empresariales
incipientes pero innovadoras. Una vez más, el caso italiano es el mejor ejemplo. Si bien el
Gobierno de Roma no miraba con buenos ojos lo que estaba sucediendo en la región de Emilia-
Romagna, a la larga las redes informales de cooperación y solidaridad de los artesanos de Emilia
generaron un sistema de especialización flexible, que se convirtió en un modelo mundial
(Capecchi, 1989). Este no es el único ejemplo de la función "incubadora", como lo demuestran las
experiencias de las empresas de Silicon Valley, que se iniciaron en los garajes o los sótanos de los
propietarios (Lozano, 1989). Para los proyectos empresariales incipientes pero viables, la economía
informal puede cumplir el papel de un entorno protector que les evita la carga de regulaciones caras
y complejas que pueden hacerlos fracasar prematuramente o poner en riesgo su crecimiento. A
medida que las empresas maduran, ingresan a la economía formal contribuyendo a su crecimiento.
Esto es lo que ocurrió en Italia central, en Silicon Valley y en otros lugares.
Las diversas funciones de la economía informal pueden contribuir a explicar por qué los
gobiernos, tanto de los países desarrollados como de los menos adelantados, muchas veces adoptan
una actitud ambigua hacia estas actividades, tolerando su existencia al menos temporalmente. Un
exceso de tolerancia puede poner en entredicho la credibilidad del ordenamiento jurídico y la
disposición de las empresas formales y de los contribuyentes a seguir cumpliendo con sus
obligaciones. Por el contrario, una actitud demasiado represiva contribuiría a eliminar el "colchón"
que constituyen las actividades informales o, lo que es peor, puede impulsarlas a esconderse aún
más, privando a las autoridades de todo tipo de control e información sobre ellas. El ocultamiento
sistemático de información a los agentes del gobierno ha demostrado ser, con mucho, el
instrumento más eficaz que posee la sociedad civil para resistir a los regímenes autoritarios.
La complejidad de las relaciones entre el Estado y la economía informal y las múltiples
formas que ésta adopta, hacen imposible analizar este fenómeno simplemente desde el punto de
vista de la "evasión tributaria". El criterio analítico necesario para estudiar estas actividades debe
ser tan sutil y flexible como ellas mismas han demostrado serlo, combinando el uso de estadísticas
agregadas y grandes encuestas con cuidadosas investigaciones de primera mano. Sólo de esta
manera tendremos la posibilidad de abordar con cierto éxito el elusivo mundo de la informalidad y
aprender de la complejidad de sus características. Tal aprendizaje, a su vez, pueda guiar políticas
económicas más acertadas y un avance de la teoría económica y sociológica.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
45
Bibliografía
Adams, Richard N., (1975), "Harnessing Technological Development." in
Rethinking Modernization: Anthropological Perspectives, edited by J.
Poggie and R. Lynch. Westport, CT: Greenwood Press.
Altman, Jonathan., (1983), "A Reconstruction Using Anthropological
Methods of the Second Economy of Soviet Georgia." Ph. D. Dissertation.
Enfield, England, Middlesex Polytechnic Institute.
Benton, Lauren, (1989), "Industrial Subcontracting and the Informal Sector:
The Politics of Restructuring in the Madrid Electronics Industry." in The
Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries,
edited by A. Portes, M. Castells, and L. A. Benton. Baltimore, MD: The
Johns Hopkins University Press.
Birbeck, Chris, (1978),“Garbage, Industry, and the 'Vultures' of Cali,
Colombia.” in Casual Work and Poverty in Third World Cities, edited by
R. Bromley and C. Gerry. New York: John Wiley.
Blanes Jimenez, Jose, (1989), "Cocaine, Informality, and the Urban Economy
in La Paz, Bolivia." in The Informal Economy: Studies in Advanced and
Less Developed Countries, edited by A. Portes, M. Castells, and L. A.
Benton. Baltimore, MD: The Johns Hopkins University Press.
Borocz, Jozsef, (1989), "Mapping the Class Structures of State Socialism in
East-Central Europe." Research in Social Stratification and Mobility
8:279-309.
Bromley, Ray, (1994), “Informality, de Soto Style: From Concept to Policy.”
in Contrapunto: The Informal Sector Debate in Latin America, edited by
C. A. Rakowski. Albany, NY: State University of New York Press.
Brusco, Sebastiano, (1982), "The Emilian Model: Productive Decentralization
and Social Integration." Cambridge Journal of Economics 6(2):167-84.
Buchanan, James M., Robert D. Tollison, and Gordon Tullock, (1980)
Toward a Theory of the Rent-Seeking Society. College Station, TX: Texas
A&M University Press.
La economía informal
46
Burawoy, Michael and Janos Lukacs, (1985), "Mythologies of Work: A Comparison of Firms in State
Socialism and Advanced Capitalism." American Sociological Review 50:723-37.
Burton, John, (1997), “The Underground Economy in Britain.” in The Underground Economy: Global
Evidence of its Size and Impact, edited by O. Lippert and M. Walker. Vancouver, Canada: The Fraser
Institute.
Capecchi, Vittorio, (1989), "The Informal Economy and the Development of Flexible Specialization." in The
Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries, edited by A. Portes, M. Castells,
and L. A. Benton. Baltimore, MD: The Johns Hopkins University Press.
Carbonetto, Daniel, Jenny Hoyle, and Mario Tueros, (1985), Sector Informal en Lima Metropolitana.
Research Progress Report. Lima: CEDEP.
Castells, Manuel and Alejandro Portes, (1989), "World Underneath: The Origins, Dynamics, and Effects of
the Informal Economy." in The Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries,
edited by A. Portes, M. Castells, and L. A. Benton. Baltimore, MD: The Johns Hopkins University Press.
Centro de Estudios Economicos del Sector Privado (CEESP), (1987), La economia subterranea en Mexico.
Mexico City: Editorial Diana.
Chavez, Leo R., (1988), "Settlers and Sojourners: The Case of Mexicans in the United States." Human
Organization 47:95-108.
Cheng, Lu-lin and Gary Gereffi, (1994), “The Informal Economy in East Asian Development.International
Journal of Urban and Regional Research 18:194-219.
Cornelius, Wayne A., (1998), "The Structural Embeddedness of Demand for Mexican Immigrant Labor: New
Evidence from California." in Crossings, Mexican Immigration in Interdisciplinary Perspective, edited by
M. Suarez-Orozco. Cambridge: Center for Latin American Studies, Harvard University.
Cross, John C., (1998), Informal Politics: Street Vendors and the State in Mexico City. Stanford, CA:
Stanford University Press.
Dallago, Bruno, (1990), The Irregular Economy: The Underground Economy and the Black Labor Market.
Aldershot, UK: Dartmouth.
De Soto, Hernando, (1989), The Other Path. New York: Harper and Row.
Diaz, Alvaro, (1993), “Restructuring and the New Working Classes in Chile: Trends in Waged Employment
and Informality.” Working Paper #DP47, United Nations Research Institute for Social Development,
October.
Doan, Rebecca, (1992), “Class Differentiation and the Informal Sector in Amman, Jordan.” International
Journal of Middle East Studies 24 (February):27-38.
Economic Commission for Latin America and the Caribbean (ECLAC), 2000. Social Panorama of Latin
America, 1999-2000. Annual Report, Santiago de Chile: ECLAC.
Edin, Kathryn and Laura Lein, (1997), "Work, Welfare, and Single Mothers' Economic Survival Strategies."
American Sociological Review 62 (April):253-66.
Enste, Dominik and Friedrich Schneider, (1998), “Increasing Shadow Economies All Over the World –
Fiction or Reality?” Discussion Paper #26, Institute for the Study of Labor, Bonn, Germany.
Evans, Peter B., (1989), "Predatory, Developmental, and Other Apparatuses: A Comparative Political
Economy Perspective on the Third World State." Sociological Forum 4:561-87.
Feige, Edgar L., (1997), “Revised Estimates of the Underground Economy: Implications of U.S. Currency
Held Abroad.” in The Underground Economy: Global Evidence of its Size and Impact, edited by O.
Lippert and M. Walker. Vancouver, Canada: The Fraser Institute.
_____, (1990), "Defining and Estimating Underground and Informal Economies: The New Institutional
Economics Approach." World Development 18(7):989-1002.
_____, (1979), "How Big is the Irregular Economy?" Challenge 22:5-13.
Fernandez-Kelly, M. Patricia, (1995), "Social and Cultural Capital in the Urban Ghetto: Implications for the
Economic Sociology of Immigration." in The Economic Sociology of Immigration: Essays in Network,
Ethnicity, and Entrepreneurship, edited by Alejandro Portes. New York: Russell Sage Foundation.
Fernandez-Kelly, M. Patricia and Anna M. Garcia, (1989), "Informalization at the Core: Hispanic Women,
Homework, and the Advanced Capitalist State." in The Informal Economy: Studies in Advanced and Less
Developed Countries, edited by Alejandro Portes, M. Castells, and L. A. Benton. Baltimore, MD: The
Johns Hopkins University Press.
Gabor, Istvan R., (1988), "Second Economy and Socialism: The Hungarian Experience" in The Underground
Economies, edited by E. L. Feige. Cambridge, MA: Cambridge University Press.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
47
Gambetta, Diego, (1993), The Sicilian Mafia, the Business of Private Protection. Cambridge, MA: Harvard
University Press.
Garcia, Norberto, (1991), Restructuracion, ahorro, y mercado de trabajo. Santiago de Chile: PREALC.
General Accounting Office, (1989), "'Sweatshops in the United States: Opinions on Their Extent and Possible
Enforcement Options." Briefing Report HRD-89-101 BR. Washington DC: U. S. Government Printing
Office.
Gereffi, Gary, (1999), "International Trade and Industrial Upgrading in the Apparel Commodity Chain."
Journal of International Economics, 48:37-70.
Gerry, Chris, (1978), "Petty Production and Capitalist Production in Dakar: The Crisis of the Self-Employed."
World Development, 6:1187-98.
Gershuny, Jonathan I., (1985), "Economic Development and Change in the Mode of Provision of Services." in
Beyond Employment, Household, Gender, and Subsistence, edited by N. Redclift and E. Mingione.
Oxford, UK: Basil Blackwell.
_____. (1978), After Industrial Society: The Emerging Self-Service Economy. London: MacMillan.
Ghersi, Enrique, (1997), “The Growing Importance of Informality.” in The Underground Economy: Global
Evidence of its Size and Impact, edited by O. Lippert and M. Walker. Vancouver, Canada: The Fraser
Institute.
Granovetter, Mark, (1993), "The Nature of Economic Relationships." in Explorations in Economic Sociology,
edited by R. Swedberg. New York: Russell Sage.
_____, (1985), "Economic Action and Social Structure: The Problem of Embeddedness." American Journal
of Sociology 91:481-510.
Greenfield, Harry, (1993), Invisible, Outlawed, and Untaxed: America’s Underground Economy. Westport,
CT: Praeger.
Grossman, Gregory, (1989), "Informal Personal Incomes and Outlays of the Soviet Urban Population." in The
Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries, edited by A. Portes, M. Castells,
and L. A. Benton. Baltimore, MD: The Johns Hopkins University Press.
Guarnizo, Luis, (1994), "Los 'Dominican Yorkers': The Making of a Binational Society." Annals of the
American Academy of Political and Social Science 533:70-86.
Guarnizo, Luis, Arturo I. Sanchez, and Elizabeth M. Roach, (1999), "Mistrust, Fragmented Solidarity, and
Transnational Migration: Colombians in New York and Los Angeles." Ethnic and Racial Studies 22
(March):367-96.
Gutmann, Peter M., (1979), "Statistical Illusions, Mistaken Policies." Challenge 22:14-17.
_____, (1978), “Are the Unemployed Unemployed?” Financial Analysts Journal 25 (September/October).
_____, (1977), "The Subterranean Economy." Financial Analysts Journal 24:27-34.
Hart, Keith, (1990), "The Idea of the Economy: Six Modern Dissenters." Pp. 137-60 in Beyond the
Marketplace, Rethinking Economy and Society, edited by R. Friedland and A. F. Robertson. New York:
Aldine de Gruyter.
_____, (1973), "Informal Income Opportunities and Urban Employment in Ghana." Journal of Modern
African Studies 11:61-89.
Henken, Ted. A., (2002), Condemned to Informality: Cuba’s Experiment with Self-employment during the
Special Period. Ph. D. dissertation, Department of Sociology, Tulane University.
Karoleff, Vladimir, Rold Mirus, and Roger S. Smith, (1993), “Canada’s Underground Economy Revisited:
Update and Critique.” Paper presented at the 49th Congress of the International Institute of Public Finance,
Berlin (August).
Kempe, Ronald Hope, (1993), “Growth and Impact of the Subterranean Economy in the Third World.”
Futures 1 (October):864-876.
Klein, Emilio y Victor E. Tokman, (2000), "La estratificacion social bajo tension en la era de la
globalizacion." Revista de la CEPAL 72 (diciembre):7-30.
_____, (1988), "Sector informal: Una forma de utilizar el trabajo como consequencia de la manera de
producir y no viceversa." Estudios sociologicos 6(16 Jan-Apr):205-12.
Lacey, Marc, (2002), “To Fuel the Mideast’s Grills, Somalia Smolders.” The New York Times, July 25, 2002.
Lanzetta de Pardo, Monica and Gabriel Murillo Castano, (1989), "The Articulation of Formal and Informal
Sectors in the Economy of Bogota, Colombia." in The Informal Economy: Studies in Advanced and Less
Developed Countries, edited by A. Portes, M. Castells, and L. A. Benton. Baltimore, MD: The Johns
Hopkins University Press.
La economía informal
48
Leonard, Madeleine, (1998), Invisible Work, Invisible Workers: The Informal Economy in Europe and the
U.S. London: MacMillan Press.
_____, (1994), The Informal Economy in Belfast. Aldershot, Ireland: Avebury.
Lomnitz, Larissa, (1988), "Informal Exchange Networks in Formal Systems: A Theoretical Model." American
Anthropologist.
_____, (1977), Networks and Marginality: Life in a Mexican Shantytown. New York: Academic Press.
Lozano, Beverly, (1989), The Invisible Work Force: Transforming American Business with Outside and
Home-Based Workers. New York: Free Press.
MacDonald, R., (1994), “Fiddly Jobs, Undeclared Working, and the Something for Nothing Society.” Work,
Employment, and Society.
Makaria, Kinuthia, (1997), Social and Political Dynamics of the Informal Economy in African Cities.
Lanham, MD: University Press of America.
McCrohan, Kevin, James D. Smith, and Terry K. Adams, (1991), "Consumer Purchases in Informal Markets:
Estimates for the 1980s, Prospects for the 1990s." Journal of Retailing.
McKeever, Matthew, (1998), “Reproduced Inequality: Participation and Success in the South African
Informal Economy.” Social Forces 76 (June).
Meagher, Kate, (1995), “Crisis, Informalization, and the Urban Informal Sector in Sub-Saharan Africa.”
Development and Change 26 (April).
Millman, Joel, (1992), "New Mex City." New York.
Mingione, Enzo, (1990), “The Case of Greece.” In Underground Economy and Irregular Forms of
Employment, Final Report, edited by P. Barthelemy, P. Migueliz, E. Mingione, R. Pahl, and A. Wenig.
Luxembourg: Commission of the European Communities.
Molefsky, Barry, (1981), “American’s Underground Economy.” Report #81-181E, Congressional Research
Service, The Library of Congress, Washington D.C.
Moya-Pons, Frank, (1992), Empresarios en Conflicto. Santo Domingo: Fondo Para el Avance de las Ciencias
Sociales.
Nove, Alec, (1969), An Economic History of the USSR. London: Allen Lane The Penguin Press.
Pahl, Raymond E., (1980), "Employment, Work, and the Domestic Division of Labor." International Journal
of Urban and Regional Research.
Pahl, Raymond E. y Claire, Wallace, (1985), "Household Work Strategies in Economic Recession." in Beyond
Employment, Household, Gender, and Subsistence, edited by N. Redclift and E. Mingione. Oxford, UK:
Basil Blackwell.
Perez-Sainz, Juan Pablo, (1992), Informalidad urbana en America Latina: Enfoques, problematicas e
interrogantes. Caracas: Editorial Nueva Sociedad.
Polanyi, Karl, [1944] (1957), The Great Transformation. Boston: Beacon Press.
Porter, Richard D. and Amanda S. Bayer, (1984), "A Monetary Perspective on Underground Economic
Activity in the United States." Federal Reserve Bulletin.
Portes, Alejandro, (1997), "Neoliberalism and the Sociology of Development: Emerging Trends and
Unanticipated Facts." Population and Development Review, 23 (June).
Portes, Alejandro, Manuel Castells and Lauren Benton, (1989), "The Policy Implications of Informality." in
The Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries, edited by A. Portes, M.
Castells, and L. A. Benton. Baltimore, MD: The Johns Hopkins University Press.
Portes, Alejandro, and Saskia Sassen, (1987), "Making It Underground: Comparative Materials on the
Informal Sector in Western Market Economies." American Journal of Sociology.
Portes, Alejandro, and Richard Schauffler, (1993), "Competing Perspectives on the Latin American Informal
Sector." Population and Development Review.
Portes, Alejandro, and Julia Sensenbrenner. (1993), "Embeddedness and Immigration: Notes on the Social
Determinants of Economic Action." American Journal of Sociology.
Powell, Walter W., (1990), "The Transformation of Organizational Forms: How Useful Is Organization
Theory in Accounting for Social Change?" in Beyond the Marketplace, Rethinking Economy and Society,
edited by R. Friedland and A. F. Robertson. New York: Aldine de Gruyter.
Programa Regional de Empleo para America Latina, (PREALC), (1985), Mas alla de la crisis. Santiago de
Chile: International Labor Office.
Reenoy, Piet H., (1984), Twilight Economy: A Survey of the Informal Economy in the Netherlands. Research
Report, Faculty of Economic Sciences, University of Amsterdam.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
49
Rev, Ivan, (1986), "The Advantages of Being Atomized." Working Paper. The Institute for Advanced Study.
Princeton University.
Roberts, Bryan R., (1991), "Household Coping Strategies and Urban Poverty in a Comparative Perspective."
in Urban Life in Transition, edited by M. Gottdiener and C. G. Pickvance. Newbury Park, CA: Sage
Publications.
_____, (1989a), "Employment Structure, Life Cycle, and Life Chances: Formal and Informal Sectors in
Guadalajara." in The Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries, edited by A.
Portes, M. Castells, and L. A. Benton. Baltimore, MD: The Johns Hopkins University Press.
_____, (1989b), "The Other Working Class: Uncommitted Labor in Britain, Spain, and Mexico." in Cross-
National Research in Sociology, edited by M. L. Kohn. Newbury Park, CA: Sage Publications.
Roque, Martha Beatriz, (2002), “Economia Informal en Cuba.” Report commissioned by the Center for
Migration and Development, Princeton University (May).
Sabel, Charles, (1994), “Learning by Monitoring: The Institutions of Economic Development.” in The
Handbook of Economic Sociology, edited by N. J. Smelser and R. Swedberg. Princeton, NJ: Princeton
University Press and Russell Sage Foundation.
_____, (1989), "Flexible Specialization and the Re-Emergence of Regional Economies." in Reversing
Industrial Decline? Industrial Structure and Policy in Britain and Her Competitors, edited by P. Hirst and
J. Zeitlin. New York: Berg.
_____, (1986), "Changing Modes of Economic Efficiency and Their Implications for Industrialization in the
Third World." in Development, Democracy, and Trespassing. Essays in Honor of Albert O. Hirschman,
edited by A. Foxley, M. S. McPherson, and G. O'Donnell. Notre Dame, IN: Notre Dame University Press.
Sassen, Saskia, (1989), "New York City's Informal Economy." in The Informal Economy: Studies in
Advanced and Less Developed Countries, edited by A. Portes, M. Castells, and L. A. Benton. Baltimore,
MD: The Johns Hopkins University Press.
Sassen, Saskia y Robert C. Smith, (1992), "Post-Industrial Growth and Economic Reorganization: Their
Impact on Immigrant Employment." In US- Mexico Relations, Labor Market Interdependence, edited by
C. W. R. J. Bustamante, and R. a. Hinojosa. Stanford, CA: Stanford University Press.
Schoepfle, Gregory K., Jorge F. Perez-Lopez, (1992), "The Underground Economy in the United States."
Occasional Paper Series on the Informal Sector #2. Washington DC: Bureau of International Labor
Affairs, U. S. Department of Labor.
Sethuraman, S. V., (1981), The Urban Informal Sector in Developing Countries. Geneva: International
Labour Office.
Smith, James D., (1987), "Measuring the Informal Economy." The Annals of the American Academy of
Political and Social Science.
Smith, Philip M., (1997), “Assessing the Size of the Underground Economy: The Statistics Canada
Perspective.” in The Underground Economy: Global Evidence of its Size and Impact, edited by O. Lippert
and M. Walker. Vancouver, Canada: The Fraser Institute.
Spiro, Peter S., (1997), “Taxes, Deficits, and the Underground Economy.” in The Underground Economy:
Global Evidence of its Size and Impact, edited by O. Lippert and M. Walker. Vancouver, Canada: The
Fraser Institute.
Stark, David, (1989), “Bending the Bars of the Iron Cage: Bureaucratization and Informalization in Capitalism
and Socialism.” Sociological Forum 4 (December).
Stepick, Alex, (1989), "Miami's Two Informal Sectors." in The Informal Economy: Studies in Advanced and
Less Developed Countries, edited by A. Portes, M. Castells, and L. A. Benton. Baltimore, MD: The Johns
Hopkins University Press.
Tanzi, Vito, (1983), "The Underground Economy in the United States: Annual Estimates, 1930-80."
International Monetary Fund Staff Papers 30:283-305.
_____, (1980), The Underground Economy in the United States and Abroad. Lexington, MA: DC Health.
Tokman, Victor, (1982), "Unequal Development and the Absorption of Labour: Latin America 1950-1980."
CEPAL Review.
Treml, Vladimir, (1985), “Purchases of Food from Private Sources in Soviet Urban Areas.” Berkeley-Duke
Occasional Papers on the Second Economy, #3, September.
U.S. Bureau of the Census, (2000a), Current Population Surveys. Washington, D.C.: U.S. Government
Printing Office.
La economía informal
50
_____, (2000b), Statistical Abstract of the United States, 120th edition. Washington, D.C.: U.S. Government
Printing Office.
_____, (1980), Current Population Surveys. Washington, DC: U.S. Government Printing Office.
_____, (1970-2000), County Business Patterns. Washington, DC: U.S. Government Printing Office.
Uehara, Edwina, (1990), "Dual Exchange Theory, Social Networks, and Informal Social Support." American
Journal of Sociology.
Waldinger, Roger, (1986), Through the Eye of the Needle: Immigrants and Enterprise In the New York's
Garment Trade. New York: New York University Press.
_____, (1985), "Immigration and Industrial Change in the New York City Apparel Industry." in Hispanics in
the U.S. Economy, edited by G. J. Borjas and M. Tienda. New York: Academic Press.
Western, Bruce. 1998. “Institutions and the Labor Market.” in The New Institutionalism in Sociology, edited
by M. C. Brinton and V. Nee. New York, Russell Sage Foundation.
Williamson, Oliver, (1994), “Transaction Cost Economics and Organization Theory.” in The Handbook of
Economic Sociology, edited by N. J. Smelser and R. Swedberg. Princeton, NJ: Princeton University Press
and Russell Sage Foundation.
_____, (1975), Markets and Hierarchies. New York: The Free Press.
Zhou, Min, (1992), New York's Chinatown: The Socioeconomic Potential of an Urban Enclave. Philadelphia:
Temple University Press.
Zhou, Min. and Carl L. Bankston, (1995), "Entrepreneurship." in Asian American Almanac, edited by I.
Natividad. Columbus, OH: Gale Research.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
51
Números publicados
1. Andrés Necochea, La postcrisis: ¿una coyuntura favorable para la vivienda de los pobres? (LC/L.777), septiembre de
1993.
2. Ignacio Irarrázaval, El impacto redistributivo del gasto social: una revisión metodológica de estudios
latinoamericanos (LC/L.812), enero de 1994.
3. Cristián Cox, Las políticas de los noventa para el sistema escolar (LC/L.815), febrero de 1994.
4. Aldo Solari, La desigualdad educativa: problemas y políticas (LC/L.851), agosto de 1994.
5. Ernesto Miranda, Cobertura, eficiencia y equidad en el área de salud en América Latina (LC/L.864), octubre de
1994.
6. Gastón Labadie y otros, Instituciones de asistencia médica colectiva en el Uruguay: regulación y desempeño
(LC/L.867), diciembre de 1994.
7. María Herminia Tavares, Federalismo y políticas sociales (LC/L.898), mayo de 1995.
8. Ernesto Schiefelbein y otros, Calidad y equidad de la educación media en Chile: rezagos estructurales y criterios
emergentes (LC/L.923), noviembre de 1995.
9. Pascual Gerstenfeld y otros, Variables extrapedagógicas y equidad en la educación media: hogar, subjetividad y
cultura escolar (LC/L.924), diciembre de 1995.
10. John Durston y otros, Educación secundaria y oportunidades de empleo e ingreso en Chile (LC/L.925), diciembre de
1995.
11. Rolando Franco y otros, Viabilidad económica e institucional de la reforma educativa en Chile (LC/L.926),
diciembre de 1995.
12. Jorge Katz y Ernesto Miranda, Reforma del sector salud, satisfacción del consumidor y contención de costos
(LC/L.927), diciembre de 1995.
13. Ana Sojo, Reformas en la gestión de la salud pública en Chile (LC/L.933), marzo de 1996.
14. Gert Rosenthal y otros, Aspectos sociales de la integración, Volumen I, (LC/L.996), noviembre de 1996.
Eduardo Bascuñán y otros, Aspectos sociales de la integración, Volumen II, (LC/L.996/Add.1), diciembre de 1996.
Secretaría Permanente del Sistema Económico Latinoamericano (SELA) y Santiago González Cravino, Aspectos
sociales de la integración, Volumen III, (LC/L.996/Add.2), diciembre de 1997.
Armando Di Filippo y otros, Aspectos sociales de la integración, Volumen IV, (LC/L.996/Add.3), diciembre de
1997.
15. Iván Jaramillo y otros, Las reformas sociales en acción: salud (LC/L.997), noviembre de 1996.
16. Amalia Anaya y otros, Las reformas sociales en acción: educación (LC/L.1000), diciembre de 1996.
17. Luis Maira y Sergio Molina, Las reformas sociales en acción: Experiencias ministeriales (LC/L.1025), mayo de
1997.
18. Gustavo Demarco y otros, Las reformas sociales en acción: Seguridad social (LC/L.1054), agosto de 1997.
19. Francisco León y otros, Las reformas sociales en acción: Empleo (LC/L.1056), agosto de 1997.
20. Alberto Etchegaray y otros, Las reformas sociales en acción: Vivienda (LC/L.1057), septiembre de 1997.
21. Irma Arriagada, Políticas sociales, familia y trabajo en la América Latina de fin de siglo (LC/L.1058), septiembre de
1997.
22. Arturo León, Las encuestas de hogares como fuentes de información para el análisis de la educación y sus vínculos
con el bienestar y la equidad (LC/L.1111), mayo de 1998.
23. Rolando Franco y otros, Social Policies and Socioeconomic Indicators for Transitional Economies (LC/L.1112),
mayo de 1998.
24. Roberto Martínez Nogueira, Los proyectos sociales: de la certeza omnipotente al comportamiento estratégico
(LC/L.1113), mayo de 1998.
25. Gestión de Programas Sociales en América Latina, Volumen I (LC/L.1114), mayo de 1998.
Metodología para el análisis de la gestión de Programas Sociales, Volumen II (LC/L.1114/Add.1),
mayo de 1998.
26. Rolando Franco y otros, Las reformas sociales en acción: La perspectiva macro (LC/L.1118), junio de 1998.
27. Ana Sojo, Hacia unas nuevas reglas del juego: Los compromisos de gestión en salud de Costa Rica desde una
perspectiva comparativa (LC/L.1135), julio de 1998.
28. John Durston, Juventud y desarrollo rural: Marco conceptual y contextual (LC/L.1146), octubre de 1998.
Serie
p
olíticas sociales
La economía informal
52
29. Carlos Reyna y Eduardo Toche, La inseguridad en el Perú (LC/L.1176), marzo de 1999.
30. John Durston, Construyendo capital social comunitario. Una experiencia de empoderamiento rural en Guatemala
(LC/L.1177), marzo de 1999.
31. Marcela Weintraub y otras, Reforma sectorial y mercado de trabajo. El caso de las enfermeras en Santiago de Chile
(LC/L.1190), abril de 1999.
32. Irma Arriagada y Lorena Godoy, Seguridad ciudadana y violencia en América Latina: Diagnóstico y políticas en los
años noventa (LC/L.1179–P), Número de venta: S.99.II.G.24 (US$ 10.00), agosto de 1999.
33. CEPAL PNUD BID FLACSO, América Latina y las crisis (LC/L.1239–P), Número de venta: S.00.II.G.03
(US$10.00), diciembre de 1999.
34. Martín Hopenhayn y otros, Criterios básicos para una política de prevención y control de drogas en Chile
(LC/L.1247–P), Número de venta: S.99.II.G.49 (US$ 10.00), noviembre de 1999.
35. Arturo León, Desempeño macroeconómico y su impacto en la pobreza: análisis de algunos escenarios en el caso de
Honduras (LC/L.1248–P), Número de venta S.00.II.G.27 (US$10.00), enero de 2000.
36. Carmelo Mesa–Lago, Desarrollo social, reforma del Estado y de la seguridad social, al umbral del siglo XXI
(LC/L.1249–P), Número de venta: S.00.II.G.5 (US$ 10.00), enero de 2000.
37. Francisco León y otros, Modernización y comercio exterior de los servicios de salud/Modernization and Foreign
Trade in the Health Services (LC/L.1250-P) Número de venta S.00.II.G.40/E.00.II.G.40 (US$ 10.00), marzo de
2000.
38. John Durston, ¿Qué es el capital social comunitario? (LC/L.1400-P), Número de venta S.00.II.G.38 (US$ 10.00),
julio de 2000.
39. Ana Sojo, Reformas de gestión en salud en América Latina: los cuasi mercados de Colombia, Argentina, Chile y
Costa Rica (LC/L.1403-P), Número de venta S.00.II.G.69 (US$10.00), julio de 2000.
40. Domingo M. Rivarola, La reforma educativa en el Paraguay (LC/L.1423-P), Número de venta S.00.II.G.96 (US$
10.00), septiembre de 2000.
41. Irma Arriagada y Martín Hopenhayn, Producción, tráfico y consumo de drogas en América Latina (LC/L.1431-P),
Número de venta S.00.II.G.105 (US$10.00), octubre de 2000.
42. ¿Hacia dónde va el gasto público en educación? Logros y desafíos, 4 volúmenes:Volumen I: Ernesto Cohen y otros,
La búsqueda de la eficiencia (LC/L.1432-P), Número de venta S.00.II.106 (US$10.00), octubre de 2000.
Volumen II: Sergio Martinic y otros, Reformas sectoriales y grupos de interés (LC/L.1432/Add.1-P), Número de
venta S.00.II.G.110 (US$10.00), noviembre de 2000.
Volumen III: Antonio Sancho y otros, Una mirada comparativa (LC/L.1432/Add.2-P), Número de venta S.01.II.G.4
(US$10.00), febrero de 2001.
Volumen IV: Silvia Montoya y otros, Una mirada comparativa: Argentina y Brasil (LC/L.1432/Add.3-P), Número de
venta S.01.II.G.25 (US$10.00), marzo de 2001.
43. Lucía Dammert, Violencia criminal y seguridad pública en América Latina: la situación en Argentina (LC/L.1439-P),
Número de venta S.00.II.G-125 (US$10.00), noviembre de 2000.
44. Eduardo López Regonesi, Reflexiones acerca de la seguridad ciudadana en Chile: visiones y propuestas para el
diseño de una política (LC/L.1451-P), Número de venta S.00.II.G.126 (US$10.00), noviembre 2000.
45. Ernesto Cohen y otros, Los desafíos de la reforma del Estado en los programas sociales: tres estudios de caso
(LC/L.1469-P), Número de venta S.01.II.G.26 (US$10.00), enero de 2001.
46. Ernesto Cohen y otros, Gestión de programas sociales en América Latina: análisis de casos, 5 volúmenes:
Volumen I: Proyecto Joven de Argentina (LC/L.1470-P), Número de venta S.01.II.G.5 (US$10.00), enero de 2001.
Volumen II: El Programa Nacional de Enfermedades Sexualmente Transmisibles (DST) y Síndrome de
Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) de Brasil (LC/L.1470/Add.1-P), Número de venta S.01.II.G.5 (US$10.00),
enero de 2001.
Volumen III: El Programa de Restaurantes Escolares Comunitarios de Medellín, Colombia (LC/L.1470/Add.2-P),
Número de venta S.01.II.G.5 (US$10.00), enero de 2001.
Volumen IV: El Programa Nacional de Apoyo a la Microempresa de Chile (LC/L.1470/Add.3-P), Número de venta
S.01.II.G.5 (US$10.00), enero de 2001.
Volumen V: El Programa de Inversión Social en Paraguay (LC/L.1470/Add.3-P), Número de venta S.01.II.G.5
(US$10.00), enero de 2001.
47. Martín Hopenhayn y Álvaro Bello, Discriminación étnico-racial y xenofobia en América Latina y el
Caribe.(LC/L.1546), Número de venta S.01.II.G.87 (US$10.00), mayo de 2001.
48. Francisco Pilotti, Globalización y Convención sobre los Derechos del Niño: el contexto del texto (LC/L.1522-P),
Número de venta S.01.II.G.65 (US$ 10.00), marzo de 2001.
49. John Durston, Capacitación microempresarial de jóvenes rurales indígenas en Chile (LC/L. 1566-P), Número de
venta S.01.II.G.112 (US$ 10.00), julio de 2001.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
53
50. Agustín Escobar Latapí, Nuevos modelos económicos: ¿nuevos sistemas de movilidad social? (LC/L.1574-P),
Número de venta S.01.II.G.117 (US$ 10.00), julio de 2001.
51. Carlos Filgueira, La actualidad de viejas temáticas: sobre los estudios de clase, estratificación y movilidad social en
América Latina (LC/L 1582-P), Número de venta S.01.II.G.125 (US$ 10.00), julio de 2001.
52. Arturo León, Javier Martínez B., La estratificación social chilena hacia fines del siglo XX (LC/L.1584-P), Número
de venta S.01.II.G.127 (US$ 10.00), agosto de 2001.
53. Ibán de Rementería, Prevenir en drogas: paradigmas, conceptos y criterios de intervención (LC/L. 1596-P), Número
de venta S.01.II.G.137 (US$ 10.00), septiembre de 2001.
54. Carmen Artigas, El aporte de las Naciones Unidas a la globalización de la ética. Revisión de algunas oportunidades.
(LC/L. 1597-P), Número de venta: S.01.II.G.138 (US$ 10.00), septiembre de 2001.
55. John Durston, Capital social y políticas públicas en Chile. Investigaciones recientes. Volumen I, (LC/L. 1606-P),
Número de venta: S.01.II.G.147 (US$ 10.00), octubre de 2001 y Volumen II, (LC/L.1606/Add.1-P), Número de
venta: S.01.II.G.148 (US$ 10.00), octubre de 2001.
56. Manuel Antonio Garretón, Cambios sociales, actores y acción colectiva en América Latina. (LC/L. 1608-P), Número
de venta: S.01.II.G.150 (US$ 10.00), octubre de 2001.
57. Irma Arriagada, Familias latinoamericanas. Diagnóstico y políticas públicas en los inicios del nuevo siglo.
(LC/L. 1652-P), Número de venta: S.01.II.G.189 (US$ 10.00), diciembre de 2001
58. John Durston y Francisca Miranda, Experiencias y metodología de la investigación participativa. (LC/L.1715-P),
Número de venta: S.02.IIG.26 (US$ 10.00), marzo de 2002.
59. Manuel Mora y Araujo, La estructura social argentina. Evidencias y conjeturas acerca de la estratificación social,
(LC/L 1772-P), Número de venta: S.02.IIG.85 (US$ 10.00), septiembre de 2002.
60. Lena Lavinas y Francisco León, Emprego feminino no Brasil: mudanças institucionais e novas inserções no mercado
de trabalho, Volumen I (LC/L.1776-P), Número de venta S.02.IIG.90 (US$ 10.00), agosto de 2002 y Volumen II,
(LC/L.1776/Add.1-P) Número de venta S.02.IIG.91 (US$ 10.00), septiembre de 2002.
61. Martín Hopenhayn, Prevenir en drogas: enfoques integrales y contextos culturales para alimentar buenas prácticas,
(LC/L.1789-P), Número de venta: S.02.II.G.103 (US$ 10.00), octubre de 2002.
62. Fabián Repetto, Autoridad Social en Argentina. Aspectos político-institucionales que dificultan su construcción.
(LC/L.1853-P), Número de venta: S.03.II.G.21, (US$ 10.00), febrero de 2003.
63. Daniel Duhart y John Durston, Formación y pérdida de capital social comunitario mapuche. Cultura, clientelismo y
empoderamiento en dos comunidades, 1999–2002. (LC/1858-P), Número de venta: S.03.II.G.30, (US$
10.00),febrero de 2003.
64. Vilmar E. Farias, Reformas institucionales y coordinación gubernamental en la política de protección social de
Brasil, (LC/L.1869-P), Número de venta: S.03.II.G.38, (US$ 10.00),marzo de 2003.
65. Ernesto Araníbar Quiroga, Creación, desempeño y eliminación del Ministerio de Desarrollo Humano en Bolivia,
(LC/L.1894-P), Número de venta: S.03.II.G.54, (US$ 10.00),mayo de 2003.
66. Gabriel Kessler y Vicente Espinoza, Movilidad social y trayectorias ocupacionales en Argentina: rupturas y algunas
paradojas del caso de Buenos Aires, LC/L. 1895-P), Número de venta: S.03.II.G.55, (US$ 10.00), mayo de 2003. .
67. Francisca Miranda y Evelyn Mozó, Capital social, estrategias individuales y colectivas: el impacto de programas
públicos en tres comunidades campesinas de Chile, (LC/L.1896-P), Número de venta: S.03.II.G.53, (US$
10.00),mayo de 2003 .
68. Alejandro Portes y Kelly Hoffman, Las estructuras de clase en América Latina: composición y cambios durante la
época neoliberal, (LC/L.1902-P), Número de venta: S.03.II.G.61, (US$ 10.00), mayo de 2003.
69. José Bengoa, Relaciones y arreglos políticos y jurídicos entre los estados y los pueblos indígenas en América Latina
en la última década, (LC/L.1925-P), Número de venta: S.03.II.G.82, (US$ 10.00), agosto de 2003.
70. Sara Gordon R., Ciudadanía y derechos sociales. ¿Criterios distributivos?, (LC/L.1932-P), Número de venta:
S.03.II.G.91, (US$ 10.00),julio de 2003.
71. Sergio Molina, Autoridad social en Chile: un aporte al debate (LC/L.1970-P), Número de venta: S.03.II.G.126, (US$
10.00), septiembre de 2003.
72. Carmen Artigas, “La incorporación del concepto de derechos económicos sociales y culturales al trabajo de la
CEPAL”, (LC/L.1964-P), Número de venta S.03.II.G.123, (US$ 10.00), septiembre de 2003.
73. José Luis Sáez, “Economía y democracia. Los casos de Chile y México”, (LC/L-1978-P), Número de venta:
S.03.II.G.137, (US$ 10.00), septiembre de 2003.
74. Irma Arriagada y Francisca Miranda (compiladoras), “Capital social de los y las jóvenes. Propuestas para programas
y proyectos”, Volumen I. LC/L.1988-P), Número de venta: S.03.II.G.149, (US$ 10.00), septiembre de 2003.
Volumen II. LC/L.1988/Add.1-P), Número de venta: S.03.II.G.150, (US$ 10.00), septiembre de 2003.
75 Luz Marina Quiroga, Pablo Villatoro, “Tecnologías de información y comunicaciones: su impacto en la política de
drogas en Chile”. Extracto del informe final CEPAL, CONACE”, (LC/L.1989-P), Número de venta: S.03.II.G.151,
(US$ 10.00), noviembre de 2003.
La economía informal
54
76 Rodrigo Valenzuela Fernández, Inequidad, ciudadanía y pueblos indígenas en Chile, (LC/L.2006-P), Número de
venta: S.03.II.G.167, (US$ 10.00), noviembre de 2003.
77 Sary Montero y Manuel Barahona, “La estrategia de lucha contra la pobreza en Costa Rica. Institucionalidad–
Financiamiento– Políticas– Programas, (LC/L.2009-P), Número de venta: S.03.II.G.170, (US$ 10.00), noviembre de
2003.
78 Sandra Piszk y Manuel Barahona, Aproximaciones y desencuentros niñéela configuración de una autoridad social en
Costa Rica: relato e interpretación de una reforma inconclusa, (LC/L.2027-P), Número de venta: S.03.II.G.191, (US$
10.00), diciembre de 2003.
79 Ernesto Cohen, Rodrigo Martínez, Pedro Donoso y Freddy Aguirre, “Localización de infraestructura educativa para
localidades urbanas de la Provincia de Buenos Aires”, (LC/L.2032-P), Número de venta: S.03.II.G.194, (US$ 10.00),
diciembre de 2003.
80 Juan Pablo Pérez Saínz, Katherine Andrade-Eekhoff, Santiago Bustos y Michael Herradora, “El orden social ante la
globalización: Procesos estratificadotes en Centroamérica durante la década de los noventa”, (LC/L.2037-P), Número
de venta: S.03.II.G.203, (US$ 10.00), diciembre de 2003.
81 Carmen Artigas, “La reducción de la oferta de drogas. Introducción a algunos instrumentos internacionales”,
LC/L.2044-P), Número de venta: S.03.II.G.207, (US$ 10.00), diciembre de 2003
82 Roberto Borges Martins, “Desigualdades raciais et políticas de inclusão racial: um sumário da experiência brasileira
recente”, (LC/L.2082-P), Número de venta: S.04.II.G.22, (US$ 10.00), abril de 2004
Roberto Borges Martins, “Desigualdades raciales y políticas de inclusión racial; resumen de la experiencia brasileña
reciente”, (LC/L.2082-P), Número de venta: S.04.II.G.22, (US$ 10.00), marzo de 2004..
83 Rodrigo Valenzuela Fernández, “Inequidad y pueblos indígenas en Bolivia. (LC/L. 2089-P), Número de venta:
S.04.II.G.27, (US$ 10.00), marzo de 2004.
84 Laura Golbert, “¿Derecho a la inclusión o paz social ? El Programa para Jefes/as de Hogares Desocupados”. (LC/L.
2092-P), Número de venta: S.04.II.G.30, (US$ 10.00), abril de 2004.
85 Pablo Vinocur y Leopoldo Halperini, “Pobreza y políticas sociales en Argentina de los años noventa” (LC/L.2107-P),
Número de venta: S.04.II.G.59, (US$ 10.00), abril de 2004.
86 Alfredo Sarmiento Gómez, “La institucionalidad social en Colombia: la búsqueda de una descentralización con
centro”, (LC/L. 2122-P), Número de venta: S.04.II.G.51, (US$ 10.00), mayo de 2004.
87 Pablo Villatoro, “Los programas de reducción de la pobreza en América Latina. Un análisis de cinco experiencias.”
(LC/L.2133-P), Número de venta: S.04.II.G.62, (US$ 10.00), mayo de 2004.
88 Arturo León, Rodrigo Martínez, Ernesto Espíndola y Alejandro Schejtman, “Pobreza, hambre y seguridad
alimentaria en Centroamérica y Panamá”, (LC/L.2134-P), Número de venta: S.04.II.G.63, (US$ 10.00), mayo de
2004.
89 Nelson do Valle Silva, “Cambios sociales y estratificación en el Brasil contemporáneo (1945-1999)” (LC/L.2163-
P), Número de venta: S.04.II.G.91, (US$ 10.00), julio de 2004.
90 Gisela Zaremberg, “Alpargatas y libros: un análisis comparado de los estilos de gestión social del Consejo
Provincial de la Mujer (Provincia de Buenos Aires, Argentina) y el Servicio Nacional de la Mujer (Chile)”,
(LC/L.2164-P), Número de venta: S.04.II.G.92, (US$ 10.00), julio de 2004.
91 Jorge Lanzaro, “La reforma educativa en Uruguay (1995-2000): virtudes y problemas de una iniciativa heterodoxa”,
(LC/L.2166-P), Número de venta: S.04.II.G.95, (US$ 10.00), julio de 2004.
92 Carlos Barba Solano, “Régimen de bienestar y reforma social en México”, (LC/L.2168-P), Número de venta:
S.04.II.G.97, (US$ 10.00), julio de 2004.
93 Pedro Medellín Torres, “La política de las políticas públicas: propuesta teórica y metodológica para el estudio de las
políticas públicas en países de frágil institutionacionalidad, (LC/L.2170-P), Número de venta: S.04.II.G.99, (US$
10.00), julio de 2004.
94 Carlos Sojo, “Líneas de tensión: gestión política de la reforma económica. El Instituto Costarricense de
Electricidad, ICE y la privatización de empresas públicas”, (LC/L.2173-P), Número de venta: S.04.II.G101, (US$
10.00), julio de 2004.
95 Eugenio Lahera P., “Política y políticas públicas”, (LC/L.2176-P), Número de venta: S.04.II.G103, (US$ 10.00),
agosto de 2004.
96 Raúl Atria, “Estructura social y clases sociales”, (LC/L.2192-P), Número de venta: S.04.II.G.119 (US$ 10.00),
septiembre de 2004.
97 Fabián Repetto y Guillermo Alonso, “La economía política de la política social argentina: una mirada desde la
desregulación y la descentralización”, (LC/L.XX-P), Número de venta: S.04.II.G.XX, (US$ 10.00), septiembre de
2004.
98 Florencia Torche y Guillermo Wormald, “Estratificación y movilidad social en Chile: entre la adscripción y el
logro”, (LC/L.2209-P), Número de venta: S.04.II.G.132, (US$ 10.00), octubre de 2004.
CEPAL - SERIE Políticas sociales N° 100
55
99 Lorena Godoy “Programas de renta mínima vinculada a la educación: las becas escolares en Brasil.” (LC/L.2217-
P), Número de venta: S.04.II.G.137, (US$ 10.00), noviembre de 2004.
100 Alejandro Portes y William Haller “La economía informal.” (LC/L.2218-P), Número de venta: S.04.II.G.138,
(US$ 10.00), noviembre de 2004.
El lector interesado en adquirir números anteriores de esta serie puede solicitarlos dirigiendo su correspondencia a la Unidad de
Distribución, CEPAL, Casilla 179-D, Santiago, Chile, Fax (562) 210 2069, correo electrónico: publications@eclac.cl.
Disponible también en Internet: http://www.cepal.org/ o http://www.eclac.org
Nombre: ...................................................................................................................................
Actividad:.................................................................................................................................
Dirección:.................................................................................................................................
Código postal, ciudad, país:.....................................................................................................
Tel.:............................ Fax:..................................... E.mail: ....................................................
... Esa marginación hace a los actores emprender procesos por cuenta propia (Lomnitz, 2003;Arjona y Checa, 2006), y al mismo tiempo, les obliga a construir estrategias de menores gastos, aunque esto les signifique estar al margen de la Ley. Desde este punto de vista, el Estado tiene un papel nodal al promover la existencia de prácticas económicas surgidas ilegalmente (Portes y Haller, 2004). ...
Chapter
Full-text available
Se muestran elementos y expresiones cualitativas de la informalidad en los sectores urbano y rural, desde el enfoque de la corriente económica tradicional, en la cual los criterios de la economía informal urbana suelen ser compatibles con la teoría general del equilibrio, pero no ocurre lo mismo con la informalidad rural, precisamente por la naturaleza de los intercambios y las transacciones que se establecen en estas últimas áreas, en donde el mismo concepto de mercado difiere de las áreas tradicionalmente urbanas. En consecuencia, la propia denominación de informalidad económica basada en los criterios de la economía tradicional, no tendría tanta propiedad en su aplicación como lo tiene para las actividades urbanas modernas. La extralegalidad, la ineficiente institucionalidad, la marginación, el exceso burocrático, los escasos niveles de inversión formal, el sobrepeso de un estado obeso, la carencia de externalidades tecnológicas para el desarrollo del trabajo, el incumplimiento de regulaciones ambientales y la falta de control, entre otros elementos que dominan en el enfoque para el tratamiento de la informalidad urbana tradicional, tampoco podrían trasladarse fácilmente al medio rural para concebir la informalidad en las dimensiones económica y financiera, precisamente por la naturaleza y el carácter de las relaciones de intercambio basados en usos y costumbres que caracterizan los ámbitos más localizados y de mayor arraigo. De trasladarse tal cual la concepción tradicional de informalidad del medio urbano al área rural, no sólo estaremos tratando de evaluar dos modalidades diferentes de intercambio con un método único construido para entornos con intermediarios y presencia de instituciones regulatorias formales, sino que estaremos también orientando esfuerzos para saber algo que de antemano se abría que existe: una economía completamente informal.
... Likewise, for Portes and Haller (2004) the informal economy should not be understood as a set of marginal economic activities associated with the survival of people; on the contrary, these are activities that produce unregulated economic income. According to data from the National Survey of MSMEs, which interviewed only those with RUC, of 100% of companies surveyed, 70% had a municipal license and only 50% had a payroll registration. ...
Article
Full-text available
The aim of this article is to highlight the regulation currently established by the IRS (Internal Revenue Service) of the United States of America, on the use of cryptocurrencies and the various economic actors involved in these activities. As well as, to provide Latin American countries with existing methods for the implementation of a timely fiscal control for the development of a regulatory framework adapted or homogenized to international standards and above all to one of Latin America’s largest commercial allies, the United States of North America.
Thesis
Full-text available
Los estudios de la economía social solidaria, al igual que los de la economía dominante, se han enfocado, en su mayoría, en la producción de mercancías para la circulación mercantil capitalista. Así pues, mientras continúan visibilizando solo la esfera mercantil, dejan de lado la potencia disruptiva de las economías de autosuficiencia en las que se hallan las relaciones de solidaridad en su forma radical. Al respecto, se pueden establecer algunos paralelismos entre los planteamientos griegos sobre la economía en torno a la administración del hogar (visto como una comunidad extendida) para el bien común, y los de la economía feminista, que señala a las actividades domésticas y de cuidados como fundamentales para la reproducción de la vida, así como a sus potencialidades de transformación de la sociedad. En efecto, los estudios existentes sobre economías alternativas tienden a describir de forma discursiva una pretensión de transformación de la lógica del sistema de producción capitalista, sin embargo, terminan reproduciéndola al ocultar —intencionalmente o no— cómo las iniciativas y proyectos se insertan dentro del sistema global. En el presente esfuerzo intelectual se hace una recuperación histórica del desarrollo del capital en el occidente de México con la finalidad de visibilizar la conformación del flujo social de las resistencias que ha emergido de este proceso. Para esto, se utilizan primero las técnicas y categorías usadas comúnmente por los planteamientos de la Economía Social Solidaria; posteriormente, se reconstruye el marco categorial bajo parámetros epistémicos críticos para realizar de nueva cuenta el análisis, cuyo resultado es radicalmente distinto dado que la lógica que se sigue ya no es la dominante, sino la del sostenimiento de la vida en aras de la construcción de la reproducción no capitalista de la vida.
Article
La economía informal es multifactorial, dinámica y evolutiva, recae en diversas etapas del crecimiento económico de las sociedades, puede existir desde aquellas personas que están en el mercado formal y entre las que no están en formalidad, lo que conlleva a evasión del pago de las contribuciones, pero continúa ayudando al dinero circulante para poder continuar con la operatividad del día a día. El objetivo de este documento es identificar la conceptualización internacional de la economía informal teniendo como referente a la (Organización Internacional del Trabajo [OIT], 1972, 2015) y a Conde González y Marie Delaplace (2016), para identificar los elementos considerados por los autores analizados para su óptima su medición. Por ello, mediante una metodología cualitativa con base a la revisión documental, proceso descriptivo y al análisis de contenido crítico, este documento identifica los elementos característicos de la construcción del término economía informal, así como los indicadores que permiten concretar que la atribución de economía informal está asociada a procesos de marco legal e institucional, transformación del mercado de trabajo, condición laboral conforme al trabajo o servicio prestado por parte de la persona.
Book
Full-text available
The capitalist economic-social system―and its neoliberal trend in particular―has produced numerous economic breakdowns, especially for the poorer classes in the countries of the “Global South” which were placed outside the commercial and lucrative logic. The Social and Solidarity Economy (SSE) has been able to counter this by using the polar opposite logic, fighting against inequality from the opposite side in order to tackle the many challenges posed at the global level, as this is one of the most effective ways―perhaps the most effective―of combating the repeated economic crises, which are also social, political and even cultural. It operates effective and deep transformative processes of the current economic system and confronts “global and faceless” capitalism in a radical and massive way in order to generate socioeconomic, political and cultural counter-alternatives different from those experienced. The SSE can be succinctly defined as an alternative mode of production, distribution and consumption, with the aim of building “another economy” in order to transcend the mere pursuit of monetary gain. In other words, a more inclusive, solidarity-based and “human” economy. Its immediate goals are: to ensure basic food supply, to eradicate poverty, and to promote decent work by providing equal opportunities (Coraggio 2012, 27; Lisandro, and Marques 2009; Pizzi, and Brunet Icart 2014, 49).
Book
Full-text available
The current COVID-19 pandemic has come as a profound shock to our socie�ties and economies as a black swan event. According to World Health Organi�zation (WHO) figures, this is an unprecedented global health crisis, resulting in over 276 million confirmed cases and over 5,3 million deaths worldwide as of December 2021. The COVID-19 pandemic is not only a threat to public health. It is both a social and economic crisis that affects societies and economies at the core. So we have to look at it not only from economic but also from social and political perspectives. The effects of the COVID-19 pandemic are serious, widespread, and are felt all around the world. Social distancing, self-isolation, and travel restrictions are ex�pected to result in a declining workforce in several sectors. Millions of businesses are existentially threatened. Almost half of the world’s 3.3 billion employees are threatened with a loss of livelihood. Tens of millions of people are at risk of ex�treme poverty and many can die of starvation. COVID-19 poses threats such as increasing inequality everywhere and undermines advances in global poverty and clean energy, and much more
Chapter
The informal sector has been the subject of research and study of economic science for more than five decades since Hart defined it in 1973. In this sense, the logic of production of informal companies has been a subject of wide discussion due to the structure of productive heterogeneity in developing countries. Accordingly, the chapter investigates the production logic of informal companies, differentiating it from the production logic of traditional capitalist companies. According to this, a different form of production emerges against the capitalist one whose main objective is not the accumulation of capital, but the satisfaction of basic needs and recognition of members in the informal productive unit; thus showing itself as an antithesis of conventional capitalist accumulation logic. To achieve this objective, the chapter addresses the case of informal commerce and service companies in Bolivia, a country characterized by a strong presence of informal sector in its economy.
Article
Full-text available
Considering the critical positions regarding the normative ideal of public space, the objective of this special number and its introduction is to point out the central contradictions within the concept of public space as spatially placed ideology, which have transformed the streets into allegedly pacified, sanitized territories. We have developed this critical conception of public space through certain practices that, defined as “informal”, are crucial to understand the necessarily conflictive nature of what is urban, and that a notion as “public space” tries to hide or disguise as consensus.
Article
Full-text available
El objetivo de este artículo es poner de manifiesto la regulación que actualmente ha establecido el IRS (Internal Revenue Service) de Estados Unidos de América, sobre el uso de criptomonedas y los diversos actores económicos que participan en estas actividades. Así como, aportar a los países latinoamericanos, métodos existentes para la implementación de un control fiscal oportuno para el desarrollo de un marco normativo adaptado u homogenizado a los estándares internacionales y sobre todo a uno de los mayores aliados comerciales de América Latina, los Estados Unidos de Norte América.
Chapter
Full-text available
Se trata de revisar las asociaciones entre ambos sectores financieros, formal e informal, para mostrar que se requiere de un conjunto de medidas que partan de contemplar a la informalidad financiera como una parte indesligable y complementaria de la formalidad financiera y que, por esta misma complementariedad, su aumento obedece a la limitante que le presenta la propia institucionalidad, que a la vez le pide que se integre a ella. Así, la institucionalidad discrimina no solo a un amplio sector poblacional localizado en las ciudades y que logra satisfacer sus necesidades financieras en la informalidad, sino que también lo hace con áreas geográficas periféricas menos dinámicas que son generalmente las áreas rurales, en las cuales, en consecuencia, también se busca a la informalidad con la misma finalidad con que se busca en las áreas urbanas.
Article
Full-text available
Este documento realiza un aporte al análisis de la violencia criminal en Argentina y en sus provincias al incluir: 1) una caracterización de la estructura de delitos y de la tendencia de la tasa de criminalidad; 2) un análisis de las características de los victimarios;3) una estimación de las probabilidades de arresto, sentencia y condena, y 4) una descripción de la situación carcelaria actual.A partir de la descripción de la situación se intenta contestar algunas de las interrogantes más importantes relacionadas con la violencia criminal en Argentina: ¿cuáles son los principales factores asociados al incremento de la violencia criminal en Argentina?;¿cuáles son las causas de las diferencias territoriales?; ¿cuál es la caracterización de este fenómeno a nivel provincial?; ¿qué perspectivas de análisis ponen énfasis en el estudio de la criminalidad en Argentina?Asimismo, se analizan los aportes de la perspectiva de la opción racional y su impronta en el análisis del crimen en Argentina. Este apartado busca promover un debate interdisciplinario sobre los supuestos teóricos y metodológicos a utilizar en el estudio de la criminalidad
Article
Whilst it may be easy to dismiss ideological diatribes about 'a something for nothing society' as empty rhetoric, there are relatively few recent studies with which to assess claims about 'benefit scroungers' and 'dole fiddlers'. Qualitative methods were employed to explore the ways in which some working-class people in an economically depressed locality did 'fiddly jobs' (i.e. working 'undeclared' whilst in receipt of unemployment benefits). The research explored the motivations underpinning fiddly work and the normative values surrounding it. Informants expressed a clear and conservative morality which stood at odds with descriptions of a 'welfare underclass' or 'dependency culture': most common types of fiddling (irregular, low-paid, temporary) were economically necessary and were done (usually by men) in order to support household incomes and to preserve self-respect. Fiddly work was distributed through local social networks which allowed a minority to maintain an involvement with work culture and to avoid some of the worst material and social psychological consequences of unemployment. Thus fiddly jobs in sub-contracted and other sectors of casualised work are part of a survival strategy through which some people develop alternative ways of working in the face of restricted avenues for legitimate employment and a system of benefits which failed to meet people&s material needs.