ArticlePDF Available

Spanish adaptation of the scale for evaluation of social and emotional loneliness in adults SESLA-S

Authors:

Abstract

This paper presents the Spanish version of the SESLA-S (Social and Emotional Loneliness Scale for Adults), a short instrument for the evaluation of the subjective experience of loneliness (social, familiar and romantic). Data were collected via self-report measures from five different samples composed of university students, general population, psychiatric patients and divorced people. A total of 517 individuals took part in this study. Like in the original English version, three factors were found in the instrument, corresponding to the three scales: social loneliness, familiar loneliness and romantic loneliness. Our results show that these scales have a high internal consistency. Construct (convergent and discriminant) validity was supported by correlations with measures of intimate relationships (attachment style) and by the association of the scales to measures of psychological well-being and social desirability.
International Journal of Psychology and Psychological Therapy 2008, 8, 1, 103-116
Adaptación al castellano de la Escala para la Evaluación
de la Soledad Social y Emocional en adultos SESLA-S
Sagrario Yárnoz Yaben*
Universidad del País Vasco, España
* La correspondencia sobre este artículo puede ser enviada a la autora: Departamento de Personalidad, Evaluación y
Tratamiento Psicológico, Facultad de Psicología, Universidad del País Vasco-Euskal Herriko Unibertsitatea, San Sebastián,
España. Email: sagrario.yarnoz@ehu.es. Este estudio ha sido financiado por la Universidad del País Vasco, código UPV 05/
31. Mi agradecimiento a B. Maya, psicóloga de Osasunbidea, por su colaboración en esta investigación.
ABSTRACT
Spanish adaptation of the scale for evaluation of social and emotional loneliness in adults
SESLA-S. This paper presents the Spanish version of the SESLA-S (Social and Emotional
Loneliness Scale for Adults), a short instrument for the evaluation of the subjective experience
of loneliness (social, familiar and romantic). Data were collected via self-report measures
from five different samples composed of university students, general population, psychiatric
patients and divorced people. A total of 517 individuals took part in this study. Like in the
original English version, three factors were found in the instrument, corresponding to the
three scales: social loneliness, familiar loneliness and romantic loneliness. Our results
show that these scales have a high internal consistency. Construct (convergent and discriminant)
validity was supported by correlations with measures of intimate relationships (attachment
style) and by the association of the scales to measures of psychological well-being and
social desirability.
Keywords: loneliness, adult assessment, SESLA-S, instrumental study, attachment.
RESUMEN
Se presenta la adaptación al castellano de la escala Escala de Soledad Social y Emocional
para Adultos, (SESLA-S), un instrumento diseñado para evaluar en adultos la experiencia
subjetiva de soledad en sus tres aspectos de Soledad Social, Soledad Familiar y Soledad
Romántica o de pareja. Los datos han sido recolectados vía autoinforme en cinco muestras
diferentes, que incluyen estudiantes universitarios, población general, pacientes de centros
de salud mental y personas divorciadas. Un total de 517 individuos han tomado parte en
este estudio. Al igual que en la versión original en inglés, el análisis factorial extrajo tres
factores de este instrumento, correspondientes a las escalas de: soledad social, soledad
familiar y soledad romántica. Los resultados indican que las tres escalas de la SESLA-S
tienen una alta consistencia interna. La validez de constructo (convergente y discriminante)
queda demostrada por la correlación de esta escala con medidas del estilo de relación (tipo
de apego) y por la asociación de estas escalas con medidas de bienestar psicológico y
deseabilidad social.
Palabras clave: soledad, evaluación adultos, SESLA-S, estudio instrumental, apego
104
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
YARNOZ YABEN
La soledad es un fenómeno universalmente conocido, y con importantes reper-
cusiones en la dinámica y el funcionamiento psicológico. En este artículo no hablare-
mos de la soledad a veces necesaria, deseada y buscada. Hablaremos de la soledad
como vacío, como falta. Se han dado diversas definiciones de este fenómeno: Sullivan
(1953) la definió como una experiencia desagradable conectada con la insatisfacción de
la necesidad de intimidad interpersonal.. Más recientemente, Peplau y Perlman (1982)
la definen como la experiencia desagradable que ocurre cuando la red social de una
persona es deficiente, bien cualitativa o cuantitativamente. Pueden apreciarse una serie
de elementos comunes en estas definiciones (West, Kellner y Moore-West, 1986): la
soledad es una consecuencia de las deficiencias percibidas en las relaciones sociales de
la persona, es una experiencia subjetiva, no es sinónimo de aislamiento social y es
sentida como desagradable y dolorosa.
En cuanto a su prevalencia, la soledad constituye un problema para una parte
importante de la población. Así, Rubenstein, Shaver y Peplau (1979) realizaron una
investigación a la que respondieron 25.000 personas. Un 15% afirmaron sentirse solos
casi todo el tiempo, mientras que tan sólo un 6% nunca se sentía solo. El resto afirmaba
sentirse solo ocasionalmente. Bradburn (1969, en West et al., 1986) encontró por su
parte, que el 26% de sus respondientes se habían sentido muy solos o alejados de otras
personas en las semanas precedentes. Sermat (1980, en West et al., 1986) encontró en
varias muestras que entre el 10% y el 30% habían experimentado intensos sentimientos
de soledad a lo largo de sus vidas, y que un 80% de las personas que contactan con
centros de ayuda en crisis se quejan de soledad, fundamentalmente.
En definitiva, la soledad parece ser un fenómeno de gran importancia en la salud
psicológica de las personas. Como veremos más adelante, hay asociaciones negativas
entre el sentimiento de soledad y ciertos indicadores de salud, tanto física como mental.
Desde la Psicología de la Salud constituye, por tanto, una necesidad de primer orden
poder contar con un instrumento que, siendo relativamente corto, evalúe adecuadamen-
te el nivel de soledad, pueda ser utilizado en diferentes ámbitos, y aplicado tanto a
objetivos preventivos como de intervención.
Ese es el objetivo del trabajo que aquí presentamos: la adaptación al castellano
de SESLA-S, una escala corta, fácil de responder, y que evalúa la soledad no como un
estado unitario (sentirse más o menos solo), sino teniendo en cuenta los diferentes
aspectos que integran la sensación de soledad (soledad social y soledad emocional) en
tres ámbitos específicos: social, familiar y romántico.
Weiss (1973) fue el primer autor en observar la naturaleza multidimensional de
la soledad. Tomando como base una taxonomía de las relaciones que distingue entre
relaciones de apego y de afiliación (Weiss, 1987; 1998), distingue este autor entre dos
tipos de soledad: soledad social y soledad emocional. La soledad social es una carencia
de relaciones afiliativas, y cuando existe, produce un sentimiento de marginalidad, la
sensación de no ser aceptado por los otros, aislamiento y aburrimiento. Se desea
fervientemente tener un lugar dentro de un grupo de personas con las que se puedan
compartir intereses y preocupaciones. La soledad emocional, en cambio, es una ausen-
cia de relaciones de apego, es decir, relaciones especialmente significativas para la
persona y que proporcionan una base segura (Bowlby, 1982). La ausencia de este tipo
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
ADAPTACIÓN AL CASTELLANO DE SESLA-S 105
de relaciones está asociada con sensaciones de vacío, y el deseo de alguien especial con
quien compartir la vida.
Basado en esta conceptualización se elaboró la escala UCLA (University of
California Los Angeles Loneliness Scale, Russell, Peplau y Cutrona, 1980) con el fin
de evaluar la soledad como un estado unitario, que varía en intensidad (uno puede
sentirse más o menos solo) como consecuencia de los déficits relacionales de la per-
sona. Esta escala consta de 20 ítems, y está compuesta por dos factores: intimidad con
los otros y sociabilidad, y ha sido traducida al castellano por Expósito y Moya (1993),
y por Vázquez y Jiménez (1994). Russell (1982) identificó, utilizando esta escala, a
determinados grupos que se encontraban en situación de riesgo para experimentar la
soledad: estudiantes de college americanos (primera vez fuera de casa), pacientes psi-
quiátricos adultos, participantes en grupos de mejora de las habilidades sociales y
divorciados. Con el mismo instrumento, Expósito y Moya (1993) encontraron en una
muestra de estudiantes universitarios que las personas que puntuaban alto en la medida
de soledad presentaban baja autoestima, altos niveles de ansiedad, depresión y senti-
mientos de hostilidad, así como patrones conductuales de evitación social.
Años después, DiTomasso y Spinner (1993) desarrollaron un cuestionario
multidimensional compuesto por 37 items, la Social and Emocional Loneliness Scale
for Adults, SELSA. Esta escala, fiel a la taxonomía de Weiss soledad social y soledad
emocional, distingue dos dominios específicos dentro de la soledad emocional: el fa-
miliar y el romántico. Evalúa, pues, tres dimensiones de la soledad: soledad social,
soledad familiar y soledad romántica. La fiabilidad y validez de la escala resultaron
adecuadas (pueden consultarse estos datos en Cramer y Barry, 1999). Posteriormente
DiTomasso, Brannen y Best (2004) crearon una versión reducida, la SELSA-S. Aducían
la conveniencia de contar en ambientes clínicos y de investigación con una escala más
corta, psicométricamente potente, que permita evaluar multidimensionalmente la sole-
dad con una longitud similar a la escala utilizada mas frecuentemente para evaluarla de
forma unidimensional, la UCLA, compuesta por 20 ítems.
La SELSA-S es una escala compuesta por 15 ítems seleccionados de la escala
original, SELSA, basada en el peso de los ítems, su varianza y la necesidad de presen-
tar un equilibrio entre los ítems formulados de manera positiva y negativa (DiTomasso,
Brannen y Best, 2004). Los autores encontraron correlaciones estadísticamente signi-
ficativas entre la puntuación de cada subescala y las de la UCLA-3 (Russell, 1996).
Los estudios que tratan la relación del género con el sentimiento de soledad han
mostrado resultados contradictorios. Revisándolas, Borys y Perlman (1985) encontra-
ron que veinticuatro de los veintiocho estudios realizados utilizando la Escala de So-
ledad UCLA (Russell, Peplau y Cutrona, 1980) no encontraron diferencias de género
(los resultados del estudio de Expósito y Moya, 1999, con población española, van en
este mismo sentido). Cuando aparecen, los hombres suelen sentirse más solos que las
mujeres. En general, el estatus de pareja y la implicación emocional protegen, como era
esperable, del sentimiento de soledad. Rubenstein y Shaver (1982) encontraron que un
44% de los que respondieron haberse sentido solos el año anterior explicaron sentirse
desapegados (no tener esposa o pareja, o haber tenido una ruptura en el año). Varios
autores están de acuerdo en que los hombres solteros o viudos constituyen el grupo que
106
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
YARNOZ YABEN
se siente más solo, mientras que los hombres casados se situarían en el extremo opues-
to, con las mujeres solteras y casadas en el medio (Peplau y Perlman, 1982; Tornstam,
1992; West et al., 1986). Es decir, el matrimonio supone un escudo que protege a las
personas de la soledad (Olson y Wong, 2001), especialmente a los hombres.
Las personas divorciadas son un colectivo especialmente proclive al sentimiento
de soledad. Para Weiss (1976) la separación provoca una serie de emociones confusas
y conflictivas en ambos esposos, muy similares a las de los niños que son separados
de sus padres: enfado, rechazo, pena, y ansiedad o pánico son las principales. Weiss
(1976) encontró también estas emociones en personas que estaban en proceso de diso-
lución de sus matrimonios. Un miedo paralizador, y una intensa rabia corresponden a
la fase inicial de protesta. Tristeza y una gran sensación de soledad, a la fase final de
desesperación, en la cual el mundo se percibe como vacío, desolado, muerto.
La Teoría del Apego (Bowlby, 1982) es una teoría de las relaciones. El principio
básico de esta teoría es que las relaciones tenidas durante los primeros años con la
madre, o con la figura de apego, determinan en cierta manera la experiencia posterior,
al condicionar las expectativas de los sujetos con respecto a los demás y a la relación
misma, sus sentimientos y las habilidades sociales que en un momento dado podría
desplegar, a través de los modelos internos que, a lo largo de la infancia, las personas
se forman sobre sí y los otros (Yárnoz, 1992; Yárnoz y Páez, 1994).
En este sentido, diversos estudios relacionan el estilo de apego con la sensación
de soledad. Personas con un estilo de apego seguro tienden a formar relaciones íntimas
con otras personas y, por tanto, se sienten menos solas, (Shaver y Mikulincer, 2002),
tanto en muestras clínicas como comunitarias (Pielage, Luteijn y Arrindell, 2005).
Estilos de apego ansiosos se relacionan con déficit en habilidades sociales y soledad
(Di Tomasso, Brannen-Mc Nulty, Ross y Burgess, 2003). Wiseman, Mayseless y Sharabany,
(2006) analizaron en estudiantes universitarios de primer año la influencia del estilo de
apego y diversas variables de personalidad sobre la sensación de soledad. Encontraron
que el apego seguro estaba asociado de forma negativa con la soledad, y que la autocrítica
mediatizaba en parte la asociación entre apego ambivalente y soledad. Wei, Shaffer,
Young y Zakalik (2005) encontraron una relación entre las dimensiones de ansiedad y
evitación del apego y soledad, vergüenza y depresión, mediatizada por la satisfacción
de las necesidades psicológicas básicas (autonomía, competencia y relación).
La deseabilidad social (DS) ha sido definida como una distorsión de la respuesta
a los tests consistente en contestar pensando en lo socialmente aceptable. Aunque la DS
ha sido considerada como un constructo unidimensional y muchas medidas sólo propor-
cionan una medida global de la misma, de acuerdo a la investigación más reciente,
llevada a cabo principalmente por Paulhus (2002), la DS consiste en dos dimensiones:
manejo de impresiones y auto-engaño.
La DS se asocia también con defensividad, es decir, el proceso implicado en la
regulación de emociones dolorosas (Paulhus, Fridhandler y Hayes, 1997). La tendencia
a emplear defensas se considera como una variable más dentro de las diferencias indi-
viduales que componen la personalidad. Este concepto subyace a medidas como la de
Marlowe-Crowne, entre otras, que evalúan la mayor o menor medida en que se emplean
defensas psicológicas para regular las emociones negativas (Mikulincer y Orbach, 1995).
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
ADAPTACIÓN AL CASTELLANO DE SESLA-S 107
MÉTODO
La adaptación de la SELSA-S al castellano comenzó con una traducción doble
(Hambleton, 1996) inglés-castellano-inglés. La traducción inglés-castellano fue realiza-
da por una persona con un buen conocimiento de ambos idiomas, que hablaba caste-
llano como primera lengua, y la de castellano-inglés por un nativo inglés con un buen
conocimiento en ambos idiomas. Posteriormente, se sometió la batería de ítems resul-
tante a una evaluación por parte de jueces seleccionados (Lynn 1986), compuesta por
dos profesores de Psicología de la Salud y Psicopatología de la Facultad de Psicología
de la UPV-EHU, dos alumnos de postgrado y dos cargos de una asociación de divor-
ciados, lo cual dio como resultado ligeros cambios en la redacción de los ítems, pero
no alteró su número. Una primera pasación experimental permitió observar el adecuado
comportamiento de la prueba (Yárnoz, Comino, Plazaola, Guerra & Biurrun, 2006). El
siguiente paso ha sido pasar la prueba a la población objeto del presente estudio.
Participantes
La adaptación de la escala ha sido realizada utilizando cinco muestras, compues-
tas dos de ellas por estudiantes universitarios (N= 168 y 229), población general, no
clínica, compuesta por personas viviendo en familia (N= 60), pacientes de centros de
salud mental (N= 20) y personas divorciadas (N= 40). La tabla 1 muestra las caracte-
rísticas de los participantes en este estudio.
Variables evaluadas e Instrumentos utilizados
Medidas del estilo de apego. RQ, Cuestionario de Relación de Bartholomew y
Horowitz, (1991), adaptación al castellano de Alonso-Arbiol y Yárnoz Yaben (Yárnoz,
Alonso-Arbiol, Plazaola y Sanz de Murieta, 2001). Evalúa sobre una escala de 7 puntos
en qué medida se ven reflejados los participantes en los prototipos de cuatro estilos de
apego: seguros, preocupados, temerosos y desvalorizadores. También se pide la
autoadscripción a uno de ellos. CRP, Cuestionario de Relaciones de Pareja. Brennan,
Clark y Shaver, (1998). Versión castellana de Alonso-Arbiol y Yárnoz Yaben (Alonso-
Arbiol, Shaver y Yárnoz, 2002). El CRP evalúa dos dimensiones del apego en el
contexto de las relaciones de pareja: evitación de la intimidad y ansiedad hacia el
abandono. Permite además evaluar el estilo de apego del respondiente en el contexto
de las relaciones de pareja: seguro, preocupado, temeroso y desvalorizador. Cada escala
consta de 18 ítems, que son evaluados en una escala de 7 puntos.
Medidas de soledad. SELSA-S, Escala de Soledad Social y Emocional para
Adultos. DiTommaso et al., (2004). Evalúa la soledad siguiendo el modelo de Weiss
(1987), que distingue entre soledad emocional y soledad social. DiTommaso et al.,
(2004) encontraron tres factores en esta escala: soledad social, que refleja la falta de
amigos y relaciones sociales, soledad familiar, que refleja la falta de un ambiente
familiar que apoye a la persona, y soledad romántica, que refleja la falta de una rela-
ción afectiva íntima. La escala consta de 15 preguntas con las que se muestra el acuer-
do o desacuerdo según una escala de 7 puntos.
108
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
YARNOZ YABEN
Medidas de ajuste. Se utilizó la Escala de Afectividad Positiva y Negativa, o de
bienestar/malestar subjetivo de Bradburn, PNA (Warr, Barter y Brownbridge, 1983;
adaptación al castellano de Vergara, Yárnoz y Páez, 1988). Esta escala de 18 ítems
mide el bienestar o malestar subjetivo durante lapsos de tiempo establecidos por el
investigador. El formato de respuesta es una escala de 4 puntos. Afectividad positiva
y negativa correlacionan de forma negativa. La afectividad negativa está asociada a los
problemas interpersonales, al neuroticismo y a la ansiedad. La afectividad positiva a los
contactos sociales y la extraversión, y negativamente a la depresión.
Medidas de deseabilidad social. Escala D.S. o Cuestionario de Reacciones Per-
sonales de Crowne y Marlowe, 1960 (versión castellana Ávila y Tomé, 1989). Evalúa
deseabilidad social o defensividad, asociada en numerosos estudios a sensibilidad e
intimidad personal y represión de las emociones negativas (Ávila y Tomé, 1989). Consta
de 33 ítems a los que se debe responder como verdadero o falso, según sean aplicables
a la persona que responde. Las respuestas que correspondan con la clave de corrección
se puntúan con un punto, y la puntuación total será la suma de los puntos obtenidos.
Procedimiento
Muestras 1 y 2. Estudiantes universitarios de pregrado y doctorado de la Facul-
tad de Psicología (Universidad del País Vasco) completaron de forma voluntaria en
grupos de entre 10 y 50 personas una serie de cuestionarios relacionados con esta
investigación. El tiempo para responderlos osciló entre 20 y 45 minutos.
Muestra 3. Población general. A través de estudiantes universitarios de pregrado
y doctorado, tuvimos acceso a población general, compuesta por sus familiares y amigos,
un 82% de los cuales estaban casados o vivían en pareja, que quisieran colaborar de
Edad
Muestra N (% muestra) Media D.T. Rango
Estudiantes universitarios 1
Hombres
Mujeres
168
45 (13 .8%)
123 (73.2%) 26.74 7.94 22-60
Estudiantes universitarios 2
Hombres
Mujeres
229
36 (15.7%)
193 (84.3%) 22.53 3.90 18-46
Población general
Hombres
Mujeres
60
23 (38 .3%)
37 (61 .7%) 35.45 10.28 19-67
Pacientes Salud Mental
Hombres
Mujeres
20
4 (20%)
16 (80 %) 39.70 13.00 18-61
Divorciados
Hombres
Mujeres
40
18 (45 %)
22 (55 %) 45.48 10.12 22-68
Total
Hombres
Mujeres
517
126 (22.4%)
391 (75.6%) 27.84 10.11 18-68
Tabla 1. Descripción de la muestra.
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
ADAPTACIÓN AL CASTELLANO DE SESLA-S 109
forma voluntaria en esta investigación.
Muestra 4. Personas divorciadas. Con la colaboración de la “Asociación
Guipuzcoana de Padres y Madres Separados”, miembros de esta asociación de divor-
ciados completaron cuestionarios en sus locales, en grupos que oscilaban entre 5 y 10
personas, en presencia de uno de los investigadores, y también de manera individual.
Muestra 5. Pacientes de centros de salud mental del Servicio Navarro de Salud
(Osasunbidea). Las personas que componen la muestra respondieron voluntariamente a
los cuestionarios administrados de forma individual en el centro correspondiente. En
cada caso se adjuntó el diagnóstico CIE-10 del facultativo responsable del caso.
.RESULTADOS
La tabla 2 presenta los estadísticos total-elemento de cada uno de los ítems que
componen la escala SESLA-S. En ella podemos ver que los valores correspondientes
a la media y la varianza de la escala varían poco si se elimina el elemento. Asimismo,
presentamos en esta tabla los valores correspondientes a la correlación de cada ítem con
el total de la escala y finalmente, los valores correspondientes al a de Cronbach de la
escala si el ítem fuera eliminado. Como puede apreciarse en la última columna, el valor
correspondiente al a total de la escala no se vería aumentado con la eliminación de
ninguno de los ítems que la componen.
Utilizando el paquete estadístico SPSS 14 se ha realizado un análisis factorial de
componentes principales (Cortina, 1993) seguido de rotación varimax (Comrey, 1988)
de los ítems de la SESLA-S. Previamente se realizó la prueba de medida de adecuación
muestral de Kaiser-Meyer-Okin (KMO), cuyo valor .839 confirma la idoneidad de la
matriz de correlaciones para este análisis, y la prueba de esfericidad de Barlett, que al
rechazar la hipótesis nula (p< .001), asume que la matriz de correlaciones es distinta
de la matriz identidad, y por tanto, que existe correlación entre las variables. Se encon-
traron tres factores dentro de esta escala con valores propios mayores que 2,5 que
explican el 63,51% de la varianza: soledad social (23,5% de varianza explicada, valor
propio de 3,5), soledad familiar (21,4% de varianza explicada, valor propio de 3,2) y
soledad romántica (18,5% de varianza explicada, valor propio de 2,8).
En general, se obtuvieron resultados similares al analizar cada muestra por se-
parado. Por este motivo se incluyen sólo los análisis de la muestra total. Estos resul-
tados replican la misma estructura que encontraron DiTommaso et al., (2004) en la
escala original. La consistencia interna de las escalas (
α
de Cronbach) y las correlacio-
nes entre las tres escalas se presentan en la tabla 4. Las correlaciones entre las escalas
son estadísticamente significativas pero lo suficientemente bajas como para justificar
escalas separadas.
En la tabla 5 se presenta las medias y desviaciones típicas de cada muestra con
respecto a los tres tipos de soledad evaluados en la SELSA-S. La tabla 6 presenta las
pruebas t para muestras independientes de las diferencias entre grupos con respecto a
los tres tipos de soledad. Las muestras 1 y 2 son estudiantes universitarios, y muestran,
como era de esperar, niveles similares de soledad social, familiar y romántica. La
muestra 3, compuesta por población general, estando muchos de ellos ya casados o en
110
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
YARNOZ YABEN
pareja, tiene los niveles más bajos de soledad romántica de todas las muestras. La
muestra 4, compuesta por pacientes psiquiátricos, muestra los niveles más altos de
soledad social y familiar, pero no romántica. Las personas divorciadas de la muestra 5
reflejan en todas las escalas un nivel de soledad más alto que los estudiantes y la
población general, y más baja que las personas de la muestra 4, excepto en soledad
Romántica, donde tienen el nivel más alto de la población aquí estudiada.
La tabla 5 refleja también las diferencias debido al género de los participantes.
En la muestra total, los hombres muestran niveles significativamente más altos de
soledad en todas las escalas -social (t= 2.91 p< .005), familiar (t= 2.99 p< .005), y
romántica (t= 2.61 p< .01). Sin embargo, existen diferencias en las distintas poblacio-
nes, siendo la población general (muestra 3) la única donde se invierte la tendencia de
los hombres a mostrar niveles de soledad más altos que las mujeres. Esto ocurre en las
escalas de soledad social y romántica, y no es estadísticamente significativo.
Como evidencia externa de validez, se analizan las correlaciones del instrumento
con medidas de las diferencias individuales en áreas teóricamente relevantes respecto
al constructo de soledad: apego o estilo relacional, bienestar psicológico (afectividad
positiva y negativa) y deseabilidad social. La tabla 7 muestra las correlaciones encon-
tradas.
Tabla 2. Estadísticos total-elemento de los ítems de SESLA-S.
Media de la
escala si se
elimina el
elemento
Varianza de
la escala si se
elimina el
elemento
Correlación
elemento-
total
corregida
Alfa de
Cronbach si
se elimina el
elemento
Me siento solo cuando estoy con mi
familia 35.68 201.756 .510 .833
Me siento parte de un grupo de amigos 35.63 206.566 .386 .839
Tengo una pareja con quien comparto mis
pensamientos y sentimientos más íntimos 34.46 179.105 .616 .825
No hay nadie en mi familia con quien
pueda contar para que me apoye y
estimule. pero me gustaría que lo hubiera 35.64 200.094 .480 .834
Mis amigos comprenden mis motivos y
mi forma de razonar 35.31 214.083 .287 .843
Tengo una pareja que me da todo el
apoyo y estímulo que necesito 34.37 182.876 .590 .826
No tengo amigos que compartan mis
puntos de vista. pero me gustaría tenerlos 35.62 207.036 .370 .839
Me siento cercano a mi familia 35.56 204.623 .437 .836
Puedo contar con mis amigos para que
me ayuden 35.70 208.070 .427 .837
Desearía tener una relación romántica
s satisfactoria 33.90 192.357 .463 .836
Me siento parte de mi familia 35.91 203.880 .499 .834
Mi familia realmente cuida de 35.71 201.415 .502 .833
No tengo ningún amigo que me
comprenda. pero me gustaría tenerlo 36.01 205.857 .453 .836
Tengo una pareja sentimental y
contribuyo a su felicidad 34.40 180.818 .591 .827
Tengo una necesidad insatisfecha de una
relación romántica íntima 34.85 192.362 .490 .833
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
ADAPTACIÓN AL CASTELLANO DE SESLA-S 111
El estilo de apego, evaluado tanto con el RQ como con el ECR, correlaciona de
forma significativa con el sentimiento de soledad. En el caso del RQ, el apego seguro,
al igual que la dimensión evitación, presentan correlaciones negativas para soledad
social y familiar. Y positivas para el estilo de apego preocupado (excepto en soledad
romántica), y temeroso, así como para la dimensión ansiedad.
Componente
S.
Rom. S.
Fam. S.
Soc.
1. Me siento solo cuando estoy con mi familia .125 .729 .230
4. No hay nadie en mi familia con quien pueda
contar para que me apoye y estimule. pero me
gustaría que lo hubiera .165 .691 .159
8. Me siento cercano a mi familia * .044 .836 .073
11. Me siento parte de mi familia * .020 .820 .255
Escalas de
Soledad
Emocional:
Soledad
familiar 12. Mi familia realmente cuida de mí * .089 .782 .215
3. Tengo una pareja con quien comparto mis
pensamientos y sentimientos más íntimos * .915 .089 .043
6. Tengo una pareja que me da todo el apoyo y
estímulo que necesito * .928 .072 -
.012
10. Desearía tener una relación romántica más
satisfactoria .696 .084 .053
14. Tengo una pareja sentimental y contribuyo a su
felicidad * .910 .097 -
.004
Escalas de
Soledad
Emocional:
Soledad
romántica 15. Tengo una necesidad insatisfecha de una
relación romántica íntima .649 .078 .181
2. Me siento parte de un grupo de amigos * .094 .224 .611
5. Mis amigos comprenden mis motivos y mi forma
de razonar * -.046 .136 .680
7. No tengo amigos que compartan mis puntos de
vista. pero me gustaría tenerlos .060 .098 .783
9.Puedo contar con mis amigos para que me
ayuden* .015 .299 .722
Escala de
Soledad
Social
13. No tengo ningún amigo que me comprenda.
pero me gustaría tenerlo .156 .130 .765
Tabla 3. Items y Matriz de componentes rotados de SESLA-S.
* En estos ítems se invierte el sentido de la puntuación.
** La correlación es significativa al nivel 0.01 (bilateral).
Tabla 4. Alfas y correlaciones entre las escalas.
Total escala: α= .844 (15 elementos) Soledad
Social Soledad
Familiar Soledad
Romántica
Soledad Social α= .711 1.458** .158**
Soledad Familiar α= .8 31 1.223**
Soledad Romántica α= .838 1
112
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
YARNOZ YABEN
En el caso del ECR, la dimensión de evitación correlaciona significativamente
con soledad social, familiar y romántica, mientras que la de ansiedad correlaciona de
forma significativa tan sólo con soledad romántica. (La diferencia de signo en la aso-
ciación evitación-soledad observada entre el RQ y el ECR se debe a la diferente manera
de computar esta dimensión en ambos instrumentos).
La afectividad positiva correlaciona de forma negativa con la soledad (a mayor
soledad social, familiar y romántica niveles más bajos de bienestar psíquico), mientras
que la afectividad negativa correlaciona de forma directa con los tres tipos de soledad.
Respecto a la deseabilidad social, correlaciona negativamente con los tres tipos
de soledad. Son correlaciones moderadas, pero indican que a mayor soledad referida,
menor efecto de la deseabilidad social o niveles más bajos de defensividad. Otros
autores (por ejemplo, Expósito y Moya, 1993) también han encontrado esta asociación.
Tabla 5. Medias, desviaciones típicas y diferencias de género con respecto
a los tres tipos de soledad.
Soledad
Social Soledad
Familiar Soledad
Rontica
MD.TMD.T M D.T
Muestra 1. Estudiantes
Hombres 45
Mujeres 123
Total muestra 168
t género
10.95
9.21
9.67
2.2*
4.63
4.32
4.46
11.06
8.72
9.35
2.6**
5.27
5.07
5.21
17.22
15.03
15.61
.16
8.76
9.06
9.00
Muestra 2. Estudiantes
Hombres 36
Mujeres 193
Total muestra 229
t género
11.61
9.61
9.93
2.7*
4.58
3.84
4.02
11.55
10.04
10.27
1.3
5.51
6.14
6.06
22.08
16.64
17.49
2.9***
9.82
10.25
10.35
Muestra 3. Poblac. gen.
Hombres 23
Mujeres 37
Total muestra 60
t género
10.73
11.75
11.36
-.64
5.40
6.26
5.92
11.08
9.62
10.18
.89
6.76
5.82
6.18
13.82
14.35
14.15
-.25
8.61
7.39
7.81
Muestra 4. Salud mental
Hombres 4
Mujeres 16
Total muestra 20
t género
19.50
18.56
18.75
.84
10.66
8.25
8.47
15.00
15.06
15.05
-.98
9.76
7.31
7.57
19.75
19.62
19.65
.96
4.27
8.97
8.15
Muestra 5. Divorciados
Hombres 18
Mujeres 22
Total muestra 40
t género
13.61
11.90
12.67
.95
5.62
5.55
5.58
13.94
11.50
12.60
1.1
7.54
6.35
6.93
22.16
20.40
21.20
-.59
8.26
10.14
9.27
Muestra Total
Hombres 126
Mujeres 391
Total muestra517
t género
11.75
10.18
10.56
2.91**
5.33
4.97
5.10
11.74
9.87
10.33
2.99**
6.13
5.97
6.06
18.77
16.25
16.86
2.61*
9.33
9.66
9.63
El rango potencial de respuesta en cada subescala es desde 5 (bajo) a 35 (alto).
*p< .05; **p< .01; ***p< .005
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
ADAPTACIÓN AL CASTELLANO DE SESLA-S 113
DISCUSIÓN
Los resultados presentados en este estudio indican que la escala SELSA-S adap-
tada al castellano es una medida eficaz para evaluar la soledad con un enfoque
multidimensional. Al igual que en su versión original, se han hallado tres factores en
el citado instrumento. Las relativamente bajas correlaciones entre las tres escalas, así
Tabla 6. Diferencias entre grupos con respecto a los tres tipos de
soledad. Pruebas t para muestras independientes.
Muestras 2. Univer. 3. P. Gral. 4. S. Ment. 5. Div orc.
1. Estudiantes universitarios
Soledad Social
Soledad familiar
Soledad Romántica
0.58
1.63
1.92
2.29*
0.93
-1.12
7.63***
4.38***
2.06*
3.62***
3.30***
3.43***
2. Estudiantes universitarios
Soledad Social
Soledad familiar
Soledad Romántica
2.21*
-0.10
-2.33*
8.35***
2.74*
0.90
3.73***
2.18*
2.28*
3. Población general
Soledad Social
Soledad familiar
Soledad Romántica
4.31***
2.60**
2.64**
1.10
1.82
4.09***
4. Salud mental
Soledad Social
Soledad familiar
Soledad Romántica
-3.32**
-1.21
0.66
*p < .05 **p< .01 ***p< .001
Tabla 7. Correlaciones del SESLA-S con medidas de Apego.
Deseabilidad Social y Bienestar Psicológico.
Soledad
Social Soledad
Familiar Soledad
Romántica
RQ N=516
seguro
desvalorizador
preocupado
temeroso
ansiedad
evitación
-.214
**
-.031
.292
**
.356
**
.360
**
-.153
**
-.198
**
-.012
.218
**
.263
**
.261
**
-.123
**
-.060
.116
**
.071
.225
**
.184
**
.051
ECR N=149
Evitacn
Ansiedad .340
**
.144 .236
**
.048 .281
**
.180
*
Correlaciones SESLA-S con me dida s de Deseabilidad Social
Crowne-Marlowe N=306 -.122
*
-.229
**
-.138
*
Correlaciones SESLA-S con medidas de Bienestar Psicológico
PNA N= 349
Afectividad positiva
Afectividad nega tiva -.450
**
.384
**
-.327
**
.331
**
-.198
**
.239
**
114
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
YARNOZ YABEN
como las
α
de Cronbach indican que la soledad familiar, social y romántica son tres
constructos con una relativa independencia. Estos datos son consistentes con los encon-
trados por DiTommaso et al. (2004).
Se han encontrado correlaciones significativas entre estilo de relación, estilo de
apego e intimidad social, afectividad positiva y negativa y deseabilidad social. Estas
correlaciones aportan datos sobre la validez concurrente y discriminante de la versión
castellana del instrumento. Son numerosos los estudios que asocian estilo de apego con
la manera de relacionarse con los demás (Diamond y Hicks, 2005; Vetere y Myers,
2002) y con sentimiento de soledad (Bogaerts, Vanheule y Desmet 2006; DiTommaso,
Brannen y Burgess, 2005; Wiseman et al., 2006) en el mismo sentido de nuestros datos.
Por otra parte, las correlaciones encontradas entre soledad y DS, van en el
mismo sentido de numerosos estudios que asocian la DS a sensibilidad e intimidad
personal y represión de las emociones negativas (Paulhus, 2002; Paulhus et al., 1997).
Aunque las correlaciones son modestas, existe un claro patrón que asocia negativamen-
te el nivel de soledad reconocido con el grado de DS.
Finalmente, se encontraron diferencias en los niveles alcanzados en los tres tipos
de soledad y distintos tipos de experiencia vital. Los pacientes psiquiátricos presenta-
ban los niveles más altos de soledad de los grupos estudiados, al igual que en otros
estudios (Pielage, Luteijn y Arrindell, 2005). En los divorciados se encontró, asimismo,
patrones de soledad coherentes con los informados en otros estudios (Bakermans-
Kranenburg y Van IJzendoorn, 1997; Vareschi y Bursik, 2005).
A la vista de estos datos podemos concluir que, al igual que su versión en inglés,
la SESLA-S como medida multidimensional de la soledad ofrece una elevada ratio
coste/eficacia (Jensen, 1998) y adecuadas propiedades psicométricas. Al ser de pasación
sencilla y estar compuesta por un número relativamente reducido de ítems, permite
ahorrar tiempo y esfuerzo al clínico y no ser intrusiva para el cliente. Por todas estas
razones, la SESLA-S puede ser una medida de autoinforme apropiada para la evalua-
ción de este constructo, la soledad, en sus tres facetas (social, familiar y romántica) en
numerosos ámbitos de la Salud, con objetivos tanto preventivos como de intervención.
REFERENCIAS
Alonso-Arbiol I, Shaver P y Yárnoz S (2002). Insecure attachment, gender roles, and interpersonal
dependency in the Basque Country. Personal Relationships, 9, 479-490.
Ávila Espada A y Tomé MC (1989). Evaluación de la deseabilidad social y correlatos defensivos y
emocionales. Adaptación castellana de la escala de Crowne y Marlowe. En A Echevarría y D
Páez (Eds), Emociones: perspectivas psicosociales (pp. 505-521). Madrid: Fundamentos.
Bakermans-Kranenburg MJ y VanIJzendoorn MH (1997). Adult attachment and the break-up of romantic
relationships. Journal of Divorce and Remarriage, 27, 121-139.
Bartholomew K y Horowitz LM (1991). Attachment styles among young adults: A test of a four-
category model. Journal of Personality and Social Psychology, 61, 226-244.
Bogaerts S, Vanheule S y Desmet M (2006). Feelings of subjective emotional loneliness: An exploration
of attachment. Social Behavior and Personality, 34, 797-812.
Borys S y Perlman D (1985). Gender differences in loneliness. Personality and Social Psychology
Bulletin, 11, 63-74.
Bowlby J (1982). Attachment and Loss. vol. I. Attachment. New York: Basic Books.
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
ADAPTACIÓN AL CASTELLANO DE SESLA-S 115
Brennan KA, Clark CL y Shaver PR (1998). Self-report measurement of adult attachment: An integrative
review. En JA Simpson & S Rholes (Eds.), Attachment theory and close relationships (pp. 46-
76). New York: Guildford Press.
Comrey AL (1988). Factor-analytic methods of scale development in personality and clinical psychology.
Journal of Consulting and Clinical Psychology, 56, 754-761.
Cortina JM (1993). What is coefficient alpha? An examination of theory and applications. Journal of
Applied Psychology, 78, 98-104.
Cramer KM y Barry JE (1999). Conceptualizations and measures of loneliness: A comparison of
subescales. Personality and Individual Differences, 27, 491-502.
Crowne DP y Marlowe D (1960). A new scale of social desirability independent of psychopathology.
Journal of Consulting Psychology, 24, 349-354.
Diamond LM y Hicks AM (2005). Attachment style, current relationship security, and negative emotions:
The mediating role of physiological regulation. Journal of Social and Personal Relationships,
22, 499–518.
DiTomasso E y Spinner B (1993). The development and initial validation of the Social and Emotional
Loneliness Scale for adults (SESLA). Personality and Individual Differences, 14, 127-134.
DiTomasso E, Brannen-Mc Nulty C, Ross L y Burgess M (2003). Attachment styles, social skills and
loneliness in young adults. Personality and Individual Differences, 35, 303-312.
DiTommaso E, Brannen C y Best LA (2004). Measurement and validity characteristics of the short
version of the social and emotional loneliness scale for adults. Educational and Psychological
Measurement, 64, 99-119.
DiTommaso E, Brannen C y Burgess M (2005). The universality of relationship characteristics: A
cross-cultural comparison of different types of attachment and loneliness in canadian and visiting
chinese students. Social Behavior and Personality, 33, 57-68.
Expósito F y Moya M (1993). Validación de la UCLA Loneliness Scale en una muestra española. En F
Loscertales y M Marín (Eds.), Dimensiones psicosociales de la educación y de la comunicación
(pp. 355-364). Sevilla: Eudema.
Expósito F y Moya M (1999). Soledad y apoyo social. Revista de Psicología Social, 14, 297-316.
Hambleton RK (1996). Adaptación de tests para uso en diferentes idiomas y culturas: fuentes de error,
posibles soluciones y directrices prácticas. En J Muñiz (Ed.), Psicometría (pp. 203-238). Ma-
drid: Universitas.
Jensen BJ (1996). Los cuestionarios de autoinforme en la evaluación conductual. En G Buela, V Caba-
llo y JC Sierra (Eds.), Manual de evaluación en Psicología Clínica y de la Salud (pp. 109-127.
Madrid: Siglo XXI.
Lynn M (1986). Determination and quantification of content validity. Nursing Research, 35, 382-385.
Mikulincer M y Orbach I (1995). Attachment styles and repressive defensiveness: accessibility and
architecture of affective memories. Journal of Personality and Social Psychology, 68, 917-925.
Olson K y Wong EH (2001). Loneliness in marriage. Family Therapy, 28, 105-111.
Paulhus DL, Fridhandler B y Hayes S (1997). Psychological defence: Contemporary theory and research.
En R Hogan, J Johnson y S Briggs (Eds.), Handbook of Personality Psychology (pp. 543-561).
London: Academic Press.
Paulhus DL (2002). Socially desirable responding: The evolution of a construct. En H Braun, DN
Jackson y DE Wiley (Eds.), The role of constructs in psychological and educational measurement
(pp. 67-88). Hillsdale, NJ: Erlbaum.
Peplau LA y Perlman D (1982). Perspectives on loneliness. En LA Peplau y D Perlman (Eds.)
Loneliness: A sourcebook of current theory, research and therapy (pp 1-18). New York: Wiley.
Pielage SB, Luteijn F y Arrindell WA (2005). Adult attachment, intimacy and psychological distress in
a clinical and community sample. Clinical Psychology and Psychotherapy, 12, 455-464.
116
© Intern. Jour. Psych. Psychol. Ther.
YARNOZ YABEN
Rubenstein C, Shaver P y Peplau LA (1979). Loneliness. Human Nature, 2, 59-65.
Rubenstein C y Shaver P (1982). The experience of loneliness. En LA Peplau y D Perlman (Eds.),
Loneliness: sourcebook of current theory, research and therapy (pp. 206-223). New York: Wiley.
Russell D (1982). The measurement of loneliness. En LA Peplau y D Perlman (Eds.), Loneliness:
sourcebook of current theory, research and therapy (pp. 81-104). New York: Wiley.
Russell D (1996). UCLA loneliness scale (version 3). Reliability, validity and factor structure. Journal
of Personality Assessment, 66, 20-40.
Russell D, Peplau, LA y Cutrona CE (1980). The revised UCLA Loneliness Scale: Concurrent and
discriminant validity evidence. Journal of Personality and Social Psychology, 39, 472-480.
Shaver PR y Mikulincer M (2002). Attachment-related psychodynamics. Attachment and Human
Development, 4, 133-161.
Sullivan HS (1953). The interpersonal theory in Psychiatry. New York: Norton.
Tornstam L (1992). Loneliness in marriage. Journal of Social and Personal Relationships, 9, 197-217.
Vareschi CG y Bursik K (2005). Attachment style differences in the parental interactions and adaptation
patterns of divorcing parents. Journal of Divorce y Remarriage, 42, 15-32.
Vázquez AJ y Jiménez R (1994). Escala de Soledad UCLA revisada. Fiabilidad y validez de una
versión española. Revista de Psicología de la Salud, 6, 45-54.
Vergara A, Yárnoz S y Páez D (1989). Escala de afectividad positiva y negativa (PNA) o de bienestar/
malestar subjetivo de Bradburn. En A Echevarría y D Páez (eds), Emociones: perspectivas
psicosociales (pp.477-479). Madrid: Fundamentos.
Vetere A y Myers LB (2002). Repressive coping style and adult romantic attachment style: is there a
relationship? Personality and Individual Differences, 32, 799-807.
Warr P, Barter J y Brownbridge G (1983). On the independence of positive and negative affect. Journal
of Personality and Social Psychology, 44, 644-651.
Wei M, Shaffer PA, Young SK y Zakalik R (2005). Adult attachment, shame, depression, and loneliness:
the mediation role of basic psychological needs. Journal of Counseling Psychology, 52, 591-601.
Weiss RS (1973). Loneliness: The experience of emotional and social isolation. Cambridge, Mass:
MIT Press.
Weiss RS (1976). The emotional impact of marital separation. Journal of Social Issues, 32, 135-143.
Weiss RS (1987). Reflections on the present state of loneliness research. Journal of Social Behavior
and Personality, 2, 1-16.
Weiss RS (1998). A taxonomy of relationships. Journal of social and personal relationships, 15, 671-
683.
West DA, Kellner R y Moore-West M (1986). The effects of loneliness: a review of the literature.
Comprehensive Psychiatry, 27, 351-363.
Wiseman H, Mayseless O y Sharabany R (2006). Why are they lonely? Perceived quality of early
relationships with parents, attachment, personality predispositions and loneliness in first-year
university students. Personality and Individual Differences, 40, 237-248.
Yárnoz S (1992). La teoría del apego en la evaluación de las relaciones afectivas: un enfoque
sociocognitivo. Boletín de Psicología, 36, 85-101.
Yárnoz S y Páez, D. (1994). Los modelos internos activos en la autoevaluación, la evaluación de las
relaciones afectivas y el procesamiento de la información. Boletín de Psicología, 42, 1-21.
Yárnoz S, Alonso Arbiol I, Plazaola M y Sanz de Murieta LM (2001). Apego en adultos y percepción
de los otros. Anales de Psicología, 17, 159-170.
Yarnoz S, Comino P, Plazaola M, Guerra J y Biurrun J (2006). Adaptación al castellano de la escala de
soledad SESLA-S. XXIII Congreso Asociación Española de Neuropsiquiatría. Bilbao.
Recibido, 4 junio 2007
Aceptado, 23 noviembre 2007
... Another important variable considered in this study for its links to forgiveness is loneliness, understood as a negative emotional state generated by the absence or loss of affective and social bonds (Expósito & Moya, 2000). This feeling is expressed in two dimensions: emotional loneliness and subjective evaluation of the social network (Borges, Prieto, Ricchetti, Hernández-Jorge, & Rodríguez-Naveiras, 2008;Yárnoz-Yaben, 2008). Emotional loneliness refers to the perception of the absence of meaningful relationships, whereas the subjective evaluation of the social network refers to the quality of social interactions and relationships and the lack of affiliative relationships (Expósito & Moya, 2000). ...
Article
The purpose of the present study was to analyze the relationships between forgiveness, motivations for revenge, avoidance, and benevolence; loneliness, emotional loneliness and positive subjective evaluation of the social network; and peer victimization in schools, relational, overt physical, and overt verbal, based on gender. A battery of instruments was administered to 617 Spanish students (50.7% boys and 49.3% girls), aged between 10 and 16 years ( M = 13.04 years, SD = 1.80 years) from primary and secondary education. A multivariate analysis of variance and a multiple block regression for data analysis was used. Study results revealed that the most victimized students showed greater motivation for revenge and avoidance, as well as a greater perception of emotional loneliness and less positive subjective evaluation of their social network. In addition, the findings obtained in the regression analysis (stepwise) indicated that being a boy between 11 and 13 years old and having a high level of emotional loneliness and high avoidance motivation were the most important predictors of peer victimization. Finally, the findings and their possible implications in the design of intervention projects that encourage forgiveness in interpersonal conflicts and integration in social networks as preventive strategies of peer victimization were discussed.
... Another important variable considered in this study for its links to forgiveness is loneliness, understood as a negative emotional state generated by the absence or loss of affective and social bonds (Expósito & Moya, 2000). This feeling is expressed in two dimensions: emotional loneliness and subjective evaluation of the social network (Borges, Prieto, Ricchetti, Hernández-Jorge, & Rodríguez-Naveiras, 2008;Yárnoz-Yaben, 2008). Emotional loneliness refers to the perception of the absence of meaningful relationships, whereas the subjective evaluation of the social network refers to the quality of social interactions and relationships and the lack of affiliative relationships (Expósito & Moya, 2000). ...
Article
The purpose of the present study was to analyze the relationships between forgiveness, motivations for revenge, avoidance, and benevolence; loneliness, emotional loneliness and positive subjective evaluation of the social network; and peer victimization in schools, relational, overt physical, and overt verbal, based on gender. A battery of instruments was administered to 617 Spanish students (50.7% boys and 49.3% girls), aged between 10 and 16 years (M = 13.04 years, SD = 1.80 years) from primary and secondary education. A multivariate analysis of variance and a multiple block regression for data analysis was used. Study results revealed that the most victimized students showed greater motivation for revenge and avoidance, as well as a greater perception of emotional loneliness and less positive subjective evaluation of their social network. In addition, the findings obtained in the regression analysis (stepwise) indicated that being a boy between 11 and 13 years old and having a high level of emotional loneliness and high avoidance motivation were the most important predictors of peer victimization. Finally, the findings and their possible implications in the design of intervention projects that encourage forgiveness in interpersonal conflicts and integration in social networks as preventive strategies of peer victimization were discussed.
Article
Full-text available
El objetivo de este trabajo fue identificar la estructura interna de la escala de medición de la soledad ESTE, creada en España y aplicada en población de adultos mayores de la ciudad de Saltillo, Coahuila, México. El estudio fue de corte cuantitativo con un diseño instrumental. Se evaluó la estructura interna y propiedades métricas del instrumento a través del Análisis Factorial Exploratorio (AFE), el Análisis Paralelo (AP) y el Análisis Factorial Confirmatorio (AFC) en una muestra por conveniencia de 396 adultos mayores 55.8 % mujeres y 44.2 % hombres de 60 a 95 años (M = 69.81, DE = 6.96) que asistían a los servicios de consulta externa en el Centro Estatal del Adulto Mayor (CEAM) y en los programas de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila, México. En el AFE se obtuvo una solución de cuatro factores que explicó el 53.45 % de la varianza y en el Análisis Paralelo la varianza explicada total fue de 57.3 %. Los factores que más varianza explicaron son soledad social (24.31 %), soledad familiar (12.13 %) y crisis existencial (10.18 %). El factor soledad conyugal fue el componente con menor explicación (6.81 %). El coeficiente alfa ordinal resultó con alta fiabilidad (ω = .920). Se obtuvieron cuatro factores con 22 indicadores. En el Análisis Confirmatorio se obtuvieron índices de bondad de ajuste adecuados. La escala validada para población mexicana es una herramienta útil para medir el nivel de soledad. Con este estudio, se obtuvo evidencia de la validez de la estructura interna de la escala y se estimó la confiabilidad de la escala de soledad ESTE adaptada a población mexicana.
Article
Sex workers are particularly vulnerable to violence, isolation, and stigmatization. This study uses the theory of loneliness to explore the relations among violence, self-esteem, loneliness, health, and drug use. Specifically, this study tested a model in which loneliness mediates the relationship between situational (violence) and characterological (self-esteem) loneliness factors and physical and psychological health and drug abuse. The study sample consisted of 146 sex workers from one region of Spain, recruited through the purposive sampling method. Partial least squares (PLS) path modeling has been employed to test the hypothesis. The findings of this study suggest that two kinds of violence (physical and psychological) have a direct and positive influence on loneliness, so that higher levels of violence increase loneliness, while self-esteem has a protector role on loneliness. Loneliness has a direct and negative impact on psychological and physical health, and determines an increase in drug use, which, in turn, decreases both physical and psychological health. The results support, among other points, that policy makers and sex worker service programs need to be aware of how loneliness plays a role in the health and risk behavior of sex workers. Society has an important role to improve sex workers’ health and minimize their risk behavior.
Article
The aim of this study is to explore the empty nest elderly's states to living a life characterized by aloneness, and the ways to cope with loneliness. A sample of 1200 empty nest elderly were surveyed using the University of California at Los Angeles Loneliness Scale (UCLA-LS), and the Yarnoz's loneliness classification for the evaluation of social and emotional loneliness in adults was used. Analyses revealed that the majority (93.9%) of empty nest elderly had moderate to high levels of loneliness. The level of loneliness showed significant differences in age, marital status and income. Income was negatively associated with loneliness, whereas being single was positively associated with loneliness for the empty nest group. In addition, the loneliness was mainly expressed by family loneliness and social loneliness, respectively, 84.3% and 15.7%. Family loneliness prevails among empty nest elderly. It may do great harm to the construction of harmonious society and individual harmony. To minimize the level of loneliness among the empty nest elderly, action must be taken in the care for the elderly, especially Senior Associations should be built to increase the chance to organize all forms of group activities suitable for the old people's participation, such as playing chess, painting, outings, group singing and dancing. On the other hand, these findings have implications for nursing in that nurses must seek to identify those who need help in managing their loneliness and give guidance and support. More research is needed to develop interventions that are effective in reducing loneliness among empty nest elderly.
Article
Full-text available
The aim of this study was to investigate the association between social support, loneliness and well-being from a multidimensional perspective for which two structural models are proposed. The study included 2042 participants from Malaga City (Spain) who were aged between 18 and 95 years. For the dimensions frequency of support and satisfaction with support, the results show that partner support, family support, and support from friends, respectively, significantly decrease romantic loneliness, family loneliness, and social loneliness. On the other hand, community support has little effect on reducing social loneliness. Of the three types of support analyzed (emotional, informational and instrumental), emotional support was significantly more effective in reducing loneliness (family, romantic and social) and increasing well-being. Loneliness partially acts as a mediator variable, although it is affected by social support, but at the same time decreases the effects of social support on subjective well-being. The three types of loneliness have a strong negative impact on subjective well-being. Implications of these results are discussed.
Article
Psychological research involving scale construction has been hindered considerably by a widespread lack of understanding of coefficient alpha and reliability theory in general. A discussion of the assumptions and meaning of coefficient alpha is presented. This discussion is followed by a demonstration of the effects of test length and dimensionality on alpha by calculating the statistic for hypothetical tests with varying numbers of items, numbers of orthogonal dimensions, and average item intercorrelations. Recommendations for the proper use of coefficient alpha are offered.