BookPDF Available

SISTEMA DE DETECCIÓN PRECOZ DE TRASTORNOS DEL DESARROLLO (SDPTD) Construcción, validación y manual de uso (versión 1.0)

Authors:
SISTEMA DE DETECCIÓN
PRECOZ DE TRASTORNOS
DEL DESARROLLO (SDPTD)
Construcción, validación y manual de uso (versión 1.0)
Dr. Francisco Alcantud Marín
Dra. Yurena Alonso Esteban
Dr. Darío Rico Bañón
Universitat de València
Premio Nacional de Investigación del GAT 2014
Federación Estatal de Asociaciones de Profesionales de Atención Temprana
Edita:
Real Patronato sobre Discapacidad
http://www.rpd.es
Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
http://www.msssi.es
Cuidado de la edición y distribución:
Centro Español de Documentación sobre Discapacidad (CEDD)
http://www.cedd.net
Serrano, 140 28006 MADRID
Tel. 91 745 24 49 Fax: 91 411 55 02
cedd@cedd.net
Diseño gráfico y maquetación:
Concetta Probanza
NIPO (CD): 689-15-011-6
NIPO (en línea): 689-15-012-1
Depósito Legal: M-32391-2015
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 3
Prólogo
Prólogo
A
lo largo de los últimos años, el Real Patronato sobre Discapacidad ha tenido un firme
compromiso con la atención temprana, en estrecha colaboración con la Federación Estatal de
Asociaciones de Profesionales de Atención Temprana (GAT).
Del fruto de esta cooperación entre ambas entidades han surgido importantes proyectos de
prevención, como el Calendario del desarrollo del niño de 0 a 18 meses, o la Guía del desarrollo infantil
desde el nacimiento hasta los 6 años. Una colaboración que también ha permitido la elaboración de
herramientas técnicas, como la Organización Diagnóstica para la Atención Temprana (ODAT), o de
documentos profesionales, como el Libro Blanco de la Atención Temprana, así como la organización
de los principales congresos celebrados los últimos años en esta materia.
Con la publicación del Sistema de Detección Precoz de Trastornos del Desarrollo (SDPTD) el Real
Patronato sobre Discapacidad quiere apoyar, una vez más, la difusión del conocimiento sobre la
atención temprana, con el convencimiento de su necesidad y su eficacia. Un proyecto que tiene su
origen en la Universitat de València, y que ha sido dirigido por Francisco Alcantud, catedrático de
Psicología en dicha universidad y director del Centre Universitari de Diagnòstic i Atenció Primerenca
(CUDAP). Este trabajo recoge los resultados obtenidos en las tesis doctorales de Darío Rico y Yurena
Alonso, coautores de esta publicación sobre detección precoz en menores de los 3 a los 36 meses.
Una obra cuya calidad ha sido reconocida por el GAT, que otorgó merecidamente a este trabajo
el Premio Estatal de Atención Temprana en su modalidad de investigación, en la IV edición de los
mismos.
El trabajo realizado por los autores ha demostrado empíricamente la validez y fiabilidad de este
Sistema de Detección Precoz de Trastornos del Desarrollo (SDPTD), así como la aplicación práctica y
accesibilidad de la herramienta, disponible en soporte web y accesible tanto para profesionales como
para el entorno familiar (madres, padres y otros cuidadores).
Por esta razón, creemos que la publicación de este documento permitirá extender su conocimiento
y uso entre los profesionales de atención temprana y ayudará a mejorar la detección precoz de los
trastornos del desarrollo en momentos críticos de la vida de los menores, lo que sin duda permitirá
reducir las discapacidades que puedan presentar en el futuro.
Nuestro mayor reconocimiento a los autores por este excelente proyecto, junto con el agradecimiento
a la Federación Estatal de Asociaciones de Profesionales de Atención Temprana, con quien esperamos
seguir colaborando en cuantas actuaciones tengan por objeto la mejora de la salud y del bienestar de
todos los ciudadanos.
SUSANA CAMARERO BENÍTEZ
Secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad
Secretaria General del Real Patronato sobre Discapacidad
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 5
Índice
Índice
PRÓLOGO
Susana Camarero Benítez
Secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad
Secretaria General del Real Patronato sobre Discapacidad 3
NOTAS SOBRE EL FORMATO Y ESTILO DE REDACCIÓN DEL DOCUMENTO 9
AGRADECIMIENTOS 10
PRESENTACIÓN 11
INTRODUCCIÓN 15
DETECCIÓN DE LOS TRASTORNOS DEL DESARROLLO 17
Características óptimas y evolución
de los sistemas de detección 17
Cribado o detección de los trastornos del desarrollo 18
Sistemas de detección “cooperativos” 22
CONSTRUCCIÓN DEL SISTEMA DE DETECCIÓN, ÁREAS, REACTIVOS UTILIZADOS Y
DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA 25
Diseño del SDPTD 25
Área motora 26
Área cognitiva 27
Área del lenguaje y la comunicación 27
Área socio-emocional 28
MANUAL DE USO DEL “SDPTD”, VERSIÓN 1.0 31
APLICACIÓN PILOTO 37
Segmento de tres meses 37
Descripción de la muestra 37
Resultados psicométricos del cuestionario
según las respuestas de los padres 38
Resultados psicométricos del cuestionario
según las respuestas de los profesionales 39
Análisis de la Validez 40
Validez concurrente 41
Validez predictiva/discriminante 43
Validez diagnóstica 45
Determinación del punto de corte 48
Propuestas de futuro 50
6 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Índice
Segmento de seis meses 52
Descripción de la muestra 52
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los padres 52
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los profesionales 53
Análisis de la Validez 54
Validez concurrente 56
Validez predictiva/discriminante 58
Validez diagnóstica 60
Determinación del punto de corte 62
Propuestas de futuro 64
Segmento de nueve meses 67
Descripción de la muestra 67
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los padres 67
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los profesionales 69
Análisis de la Validez 70
Validez concurrente 72
Validez predictiva/discriminante 73
Validez diagnóstica 76
Determinación del punto de corte 78
Propuestas de futuro 81
Segmento de doce meses 83
Descripción de la muestra 83
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los padres 83
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los profesionales 85
Análisis de la Validez 86
Validez concurrente 88
Validez predictiva/discriminante 89
Validez diagnóstica 92
Determinación del punto de corte 94
Propuestas de futuro 97
Segmento de dieciocho meses 99
Descripción de la muestra 99
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los padres 99
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los profesionales 101
Análisis de la Validez 102
Validez concurrente 103
Validez predictiva/discriminante 105
Validez diagnóstica 107
Determinación del punto de corte 109
Propuestas de futuro 111
Segmento de veinticuatro meses 115
Descripción de la muestra 115
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los padres 115
Atendiendo a las respuestas dadas por los profesionales de la escuela infantil 116
Análisis de la Validez 117
Validez Concurrente 119
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 7
Índice
Validez predictiva/discriminante 121
Validez diagnóstica 123
Determinación del Punto de corte 125
Propuestas de futuro 127
Segmento de treinta y seis meses 129
Descripción de la muestra 129
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los padres 129
Resultados psicométricos del cuestionario según las respuestas de los profesionales 131
Análisis de la Validez 132
Validez concurrente 134
Validez predictiva/discriminante 135
Validez diagnóstica 137
Determinación del punto de corte 140
Propuestas de futuro 142
RESUMEN, CONCLUSIONES Y LÍNEAS FUTURAS 145
Resultados psicométricos 146
Resultados de predicción 149
Líneas de futuro 152
REFERENCIAS 155
ANEXOS 173
ANEXO I. Fuentes de los ítems utilizados en los cuestionarios de
los diferentes segmentos de edad 173
ANEXO II. Descripción de Cuestionarios del SDPTD 183
Cuestionario de tres meses 183
Área motora 183
Área de audición, comunicación y lenguaje 185
Área socio-emocional 186
Área cognitiva 186
Cuestionario de seis meses 187
Área motora 187
Área de audición, comunicación y lenguaje 188
Área socio-emocional 189
Área cognitiva 190
Cuestionario de nueve meses 191
Área motora 191
Área de audición, comunicación y lenguaje 192
Área socio-emocional 193
Área cognitiva 194
Cuestionario de doce meses 196
Área motora 196
Área de audición, comunicación y lenguaje 197
Área socio-emocional 199
Área cognitiva 200
Cuestionario dieciocho meses 201
Área motora 201
8 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Índice
Área de audición, comunicación y lenguaje 203
Área socio-emocional 204
Área cognitiva 205
Cuestionario veinticuatro meses 206
Área motora 206
Área de audición, comunicación y lenguaje 207
Área socio-emocional 207
Área cognitiva 208
Cuestionario treinta y seis meses 210
Área motora 210
Área de audición, comunicación y lenguaje 211
Área socio-emocional 212
Área cognitiva 213
ANEXO III. Descripción metodológica 215
Descripción de la muestra 215
Análisis Psicométrico 215
Validez 216
Validez concurrente 216
Validez predictiva/discriminante 216
Validez diagnóstica 217
Sensibilidad y Especificidad 218
Valor predictivo positivo 220
Valor predictivo negativo 220
Determinación del punto de corte 220
ANEXO IV. Listado de participantes en el proyecto de investigación 223
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 9
Notas sobre el formato y estilo de redacción del documento
Notas sobre el formato y estilo
de redacción del documento
Compartiendo la filosofía general que subyace al hoy denominado ‘lenguaje políticamente correcto’,
en especial en lo que se refiere a las recomendaciones ‘no sexistas’, hemos optado por utilizar
términos ‘genéricos’ y en consecuencia ‘no sexistas’, con la finalidad de mejorar la legibilidad del
texto y su comprensión, sin menoscabo de utilizar el género cuando exista una alusión específica y
no de forma circunstancial.
Por otra parte, y aunque nos pese, el lenguaje científico en Psicología está plagado de términos
ingleses (anglicismos). Por este motivo, siempre que no exista una traducción directa y aceptada del
término, hemos optado por conservar los términos y la nomenclatura original de este idioma. Cuando
así se requiera, se utilizarán los pies de página para introducir notas aclaratorias a este respecto.
En cuanto a las normas de citación, hemos optado por acogernos a la normativa propuesta por la
American Psychological Association (APA) en su sexta edición, implementada ya en los tratamientos
de texto al uso, como el Word de Microsoft versión 2013.
10 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Agradecimientos
Agradecimientos
La presente investigación es el resultado del trabajo de un equipo multidisciplinar compuesto por
técnicos de investigación de la Unidad de Investigación Acceso del Departamento de Psicología
Evolutiva y de la de Educación y Miembros del CUDAP (Centro Universitario de Diagnóstico y Atención
Temprana), así como un nutrido grupo de pediatras y profesionales de escuelas infantiles que
colaboraron en nuestro proyecto de forma desinteresada. En el Anexo IV se presenta una relación de
centros y profesionales que han participado en mayor o menor medida en esta investigación. Desde
esta página queremos agradecer a todos ellos su colaboración.
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 11
Presentación
Presentación
Este proyecto fue desarrollado en el marco de un programa financiado parcialmente por la Dirección
General sobre Drogodependencias de la Conselleria de Sanitat y el Plan Nacional sobre Drogas.
Para desarrollarlo, se firmó un acuerdo entre la Conselleria de Sanitat de la Generalitat Valenciana y la
Universitat de València cuyo fin último fue el diseño de una campaña de prevención del consumo de
bebidas alcohólicas durante la gestación y la lactancia.
Esta campaña se compuso de tres acciones. En primer lugar y dirigido a las mujeres en edad fértil,
se diseñó una serie de materiales impresos (dípticos y posters) y material audiovisual para que los
servicios de obstetricia y ginecología y en particular, las matronas del servicio público de salud,
tuvieran material de primera mano para poder informar adecuadamente a las mujeres gestantes.
Como acciones de acompañamiento, se realizaron acciones de divulgación y formación en todos los
hospitales de la Comunidad Autónoma y con acciones formativas especializadas presenciales en el
EVES1 y “on line” en la plataforma de la FEPAD2.
A nivel secundario de prevención se propuso el estudio de los sistemas de detección de los trastornos
del desarrollo derivados del consumo de bebidas alcohólicas durante la gestación y la lactancia.
Todos estos trabajos han sido publicados en diferentes medios: Alcantud & Alonso, 2013; Alcantud &
Alonso, 2012; Alcantud, Alonso & Jimenez, 2012; Alcantud, y otros, 2011.
El Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), es un término genérico que se utiliza para referirse a los trastornos
de tipo físico, mentales, conductuales y del aprendizaje que tienen como etiología reconocida el
consumo de alcohol por la madre, durante los meses de gestación.
Los efectos teratógenos del alcohol son hoy en día ya incuestionables (Guerri, Bazinet & Riley, 2009).
Algunos de los trastornos asociados al SAF implican alteraciones en el funcionamiento ejecutivo
(Rasmussen & Bisanz, 2009), memoria, atención, percepción viso-espacial, trastornos del aprendizaje,
planificación, flexibilidad cognitiva y velocidad de procesamiento (Carmichael, Feldman, Streissguth
et al., 1998), así como retraso en el desarrollo de la comunicación y el lenguaje y el desarrollo motor
(Mattson, Riley, Gramling, Delis & Jones, 1998).
En general, los niños afectados pueden desarrollar una amplia serie de sintomatologías con diferentes
niveles de gravedad, hecho que ha llevado a denominar esta problemática como Trastornos del Espectro
Alcohólico Fetal (Alcantud, Alonso & Jimenez, 2012). En los casos más graves, pueden incluso producirse
malformaciones físicas, las más descritas son las malformaciones faciales (dismorfología) aunque
también se han descrito alteraciones en los miembros superiores e inferiores (Jones & Smith, 1973; Jones,
Smith, Ulleland & Streissguth, 1973). El denominador común a todos los casos descritos es un desarrollo
psicomotor tardío o alterado, síntoma común a otros muchos trastornos de diferente etiología.
En el momento del desarrollo del proyecto, y ya desde hace algunos años, existían diferentes líneas
de investigación en el desarrollo de pruebas biológicas para determinar si el recién nacido había sido
1 Escuela Valenciana de Estudios de la Salud (http://www.eves.san.gva.es).
2 Fundación para el Estudio, Prevención y Asistencia a las Drogodependencias (http://www.fepad.es).
12 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Presentación
expuesto al alcohol o no. Se trata de determinar la presencia de determinados esteres etílicos de los
ácidos grasos (FAEEs) asociados a la metabolización del etanol (Bearer et al., 1999) y cuál es el nivel o
punto de corte crítico (Chan et al., 2003; Garcia-Algar et al., 2008).
En estos estudios se concluye de forma general que, aunque son marcadores fiables de la exposición
fetal al alcohol, el patrón de consumo influye en la determinación de la sensibilidad de las pruebas.
Algunos de los FAEEs no se correlacionan con la exposición al alcohol. La mayor parte de las pruebas
se han realizado sobre muestras de meconio, de la placenta y también pruebas específicas sobre el
cabello del recién nacido (Caprara, Klein & Koren, 2005), con resultados también cuestionables en
cuanto a la relación especifica con el consumo de bebidas alcohólicas.
Esta línea de investigación parece centrarse en la determinación del ácido graso en particular asociado
a la metabolización del etanol consumido. Son técnicas de laboratorio aún experimentales y están en
fase de validación in vitro (Morini et al., 2008). En la actualidad, aunque en fase experimental se
reconoce que la presencia en el meconio de ácidos grasos de esteres etílicos, proceden del metabolismo
no oxidativo del etanol y por tanto son biomarcadores específicos de la exposición prenatal al alcohol
(Peterson et al., 2008; Caprara, Nash, Greenbaum, Rovet & Koren, 2007), la discusión se centra en
determinar cuál o cuáles de ellos tienen más sensibilidad y cuál es el punto de corte más adecuado.
Existe un evidente problema de diagnóstico debido a la falta de marcadores biológicos, así el DSM
V (APA, 2013) no contempla esta categoría diagnóstica y la CIE-10 (World Health Organization, 2010),
clasifica el SAF dentro de malformaciones congénitas debidas a causas no conocidas clasificadas en
otro sitio (código Q86.0). Sin embargo, el SAF sólo representa un punto de un continuo de efectos
debido a la exposición prenatal al alcohol.
Hacia uno de los extremos puede estar la muerte fetal y el SAF y si se avanza hacia el otro extremo,
es posible encontrar efectos aislados del alcohol prenatal: puede haber sólo características físicas o
sólo problemas conductuales.
Al margen de la existencia de alteraciones físicas necesarias para diagnosticar el SAF (Rasmussen,
Horne & Witol, 2006), se debe conseguir también la confirmación del consumo por parte de la madre.
Como cabe suponer, es difícil de obtener esta información aun contando con cuestionarios como el
AUDIT (Allen, Litten, Fertig & Babor, 1997) o el ASSITS (Hides et al., 2009).
Ante las dificultades de utilizar biomarcadores en campañas de detección precoz, nos propusimos el
desarrollo de un sistema de detección precoz de retraso o alteraciones en el desarrollo psicomotor
durante los tres primeros años de vida como predictor no especifico de cualquier trastorno del
desarrollo que curse con una alteración o retraso en el desarrollo psicomotor (Santos, 2000; Álvarez,
Soria & Galbe, 2009; Reynolds, Temple, Robertson & Mann, 2001).
Los trastornos que tienen en común una alteración del sistema nervioso central se les ha denominado
“trastornos del neuro-desarrollo” (Artigas-Pallares, 2011). “Trastornos del neurodesarrollo” es
un concepto que se está abriendo paso a través de las sucesivas revisiones de los sistemas de
clasificación diagnóstica como el DSM-5 (APA, 2013). Este concepto, introduce componentes de tipo
etiológico, así de su nombre se desprende una vinculación con el funcionamiento del sistema nervioso
central y su desarrollo o maduración. En consecuencia, son trastornos que deben expresarse en la
primera infancia aunque desarrollen en las diferentes etapas del crecimiento. Las primeras evidencias
o señales de un trastorno del neurodesarrollo es, sin duda, una alteración en la pauta del desarrollo
psicomotor en los primeros años de vida.
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 13
Presentación
Los trastornos en el desarrollo psicomotor son frecuentes en la primera infancia. Estos van a afectar
aproximadamente al 10 por ciento de los niños/as (Alvarez, Soria & Galbe, 2009). Los primeros
retrasos en el desarrollo psicomotor nos van a servir en unas ocasiones solo como una señal de alerta
del estado de salud del niño y en otras, como indicadores del desarrollo futuro, como el autismo, la
discapacidad intelectual, auditiva y visual, así como la parálisis cerebral, los trastornos del lenguaje
y problemas de aprendizaje en general.
Este trabajo de investigación se dividió en dos partes, la correspondiente al primer año de vida
(Alonso, 2014) y los dos y tres años (Rico, 2013). En esta publicación hemos realizado una síntesis
de ambos trabajos, actualizando la bibliografía y reanalizando los datos para dar una homogeneidad
al tratamiento de los mismos. En todo caso remitimos al lector a los trabajos originales citados con
anterioridad para mayor detalle de los mismos.
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 15
Introducción
Introducción
Las evidencias de las mejoras producidas mediante los programas de Atención Temprana en niños con
Trastornos del Desarrollo antes de los tres años son abrumadoras (Barnett, 1995; Reynolds, Temple,
Robertson & Mann, 2001; McCormick, Brooks-Gum, Buka, Goldman & Yu, 2006). El fundamento de la
Atención Temprana (en adelante AT) aparece íntimamente ligado a la constatación de la importancia
que tienen los primeros años de vida en el desarrollo del niño y el papel que desempeñan los factores
ambientales en este desarrollo.
Trabajando en condiciones de laboratorio en los años 50 y 60, los psicólogos del desarrollo
descubrieron que, en contra de las creencias establecidas hasta entonces, los niños son seres
extraordinariamente competentes y complejos, que procesan información y toman parte activa en su
propio desarrollo (Appleton, 1975). Así, cuando los informes de investigación indicaron que a través
de la AT se podía modificar significativamente el pronóstico a largo plazo de niños con trastornos del
desarrollo (McCormick, Brooks-Gum, Buka, Goldman & Yu, 2006), muchos consideraron que era una
prueba confirmatoria tanto de la importancia de la AT como de la maleabilidad del desarrollo en la
primera infancia descritos con anterioridad (Hunt, 1961).
Con objeto de fundamentar esta opinión citaremos algunos de los estudios en los que, pese a las
dificultades metodológicas, se observaba un porcentaje alto de eficacia (Casto & Mastropieri, 1986;
Shonkoff & Hauser-Cram, 1987; Guralnick & Bennett, 1987; Guralnick, 1989,1997; Guralnick,1998;
McCormick, Brooks-Gum, Buka, Goldman & Yu, 2006 y otros.)
Sin embargo, a la vista de estas evidencias, hoy en día aún son muy numerosos los niños que llegan
a la edad escolar presentando un trastorno del desarrollo pero sin detección ni diagnóstico previo
y consecuentemente, sin haberse beneficiado de los servicios y beneficios de los programas de
Atención Temprana. Así, por ejemplo, en USA, se constata que antes de entrar en la escuela infantil
se identifican menos del 30 % de los niños con trastornos del desarrollo (Glascoe & Macías, 2003;
Palfrey, Singer, Walker & Butler, 1987). En España no conocemos cual es el estado de la cuestión,
aunque nuestra experiencia profesional nos dice que existe un porcentaje alto de niños a los que se
les detecta un trastorno del desarrollo en el momento de la escolarización.
Las razones que se argumentan son diversas, por una parte la carga asistencial de los servicios de
pediatría en atención primaria y por otra, la falta de recursos, planificación y formación. Debido a
esta carga asistencial, resultaría difícil, por no decir imposible, desarrollar una exploración completa
del desarrollo de todos los niños atendidos. Otros apuntan hacia la falta de formación del pediatra
que le llevaría a no utilizar sistemas normalizados (Smith, 1978; Hamilton, 2006). La mayoría de ellos
utiliza, como mucho, el juicio clínico, aunque se sabe que con este método no se detectan más del
30 % de niños con trastornos del desarrollo y menos del 50 %, si se trata de problemas conductuales
y emocionales (Alvarez & Giner, 2007). Todo parece indicar, en definitiva que solo se atiende
aproximadamente a un 2 % de niños menores de 3 años, frente al 5 % de niños que se detectan con
necesidades similares en preescolar (Sices, Feudtner, McLaughlin, Drotar & Williams, 2003).
Este estado de conocimiento ha llevado a que las organizaciones profesionales y los entidades públicas
responsables de la salud infantil, hayan desarrollado programas específicos de control del desarrollo
en el niño (Council of children with disabilities; Section on Developmental Behavioral Pediatrics,
2006), en los que se especifica la conveniencia de utilizar sistemas de “screening” o detección precoz
16 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Introducción
de forma sistemática y generalizada. El problema radica en la escasez de instrumentos de detección
debidamente validados o de la falta de accesibilidad a los mismos.
El objetivo de este proyecto fue precisamente construir y validar un sistema de detección de trastornos
del desarrollo fácilmente aplicable no solo por los profesionales, también por los padres, de forma
que alivie la carga asistencial de los pediatras en su quehacer diario.
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 17
Detección de los trastornos del desarrollo
Detección de los trastornos del desarrollo
Los sistemas de detección o cribado (del inglés “Screening”) fueron originariamente medidas
utilizadas para identificar a individuos potencialmente peligrosos para la salud comunitaria. La
historia más conocida es la de la Isla de Ellis en New York, por la cual pasaron entre 1892 y 1954 más
de 12 millones de inmigrantes, siendo muchos de ellos sometidos a procedimientos de cribado en los
que se decidía si eran aptos o no, para entrar en USA.
En la actualidad se utilizan sistemas de cribado a lo largo de todo el sistema de intervención socio-
sanitario. Se realizan, por ejemplo, cribados en las puertas de urgencia de los hospitales o en la
intervención ante grandes catástrofes, cuyo objetivo en estos casos es organizativo, para poder dar
una respuesta más rápida en función de la gravedad del enfermo atendido. Existen otros cribados más
específicos como la detección de cáncer de mama en mujeres, donde el objetivo es poder diagnosticar
de forma precoz la enfermedad de forma que se incremente la eficacia de las medidas terapéuticas.
En nuestro caso, entenderemos “cribado” como detección de signos de alerta con la finalidad de, si
se confirma la detección con otras pruebas, iniciar una intervención individual y familiar en los centros
de Atención Temprana lo más precoz posible. Por tanto, detección e intervención deben aparecer en
cierta forma unidas. “Sin embargo la identificación de niños con retraso es inefectiva cuando está
basada únicamente en la visitas rutinarias que se realizan en salud” (Rydz, Shevell, Majnemer &
Oskoui, 2005).
Como afirma Canal (Canal & Col., 2006), la importancia de una detección precoz radica en ser una
forma de poner en marcha medidas tanto terapéuticas como preventivas. Este autor pone como
ejemplo un famoso eslogan canadiense que reza “cuanto antes lo sepas antes ayudas” (The sooner you
know, the sooner you can help). De nada sirve detectar si no podemos intervenir sobre los individuos
que muestran señales del trastorno o de la enfermedad detectada. Lamentablemente esto no es lo
habitual en nuestro país (Canal & Col., 2006), donde es aún frecuente un considerable retraso entre
el momento de las primeras sospechas detectadas por los padres y el momento en el que reciben el
diagnóstico del problema que presenta el niño.
Características óptimas y evolución
de los sistemas de detección
Los sistemas de cribado deben ser pruebas simples (aceptables y no costosas) que permitan separar
a los sanos de los posibles enfermos. Estos últimos, necesitarán la confirmación mediante otras
pruebas complementarias. En los trabajos de Rico (Rico, 2013), (Alonso, 2014) y (Alcantud, Alonso
& Rico, 2014), se presenta una revisión de los sistemas de detección. Son muchos los estudios y
publicaciones que determinan las características optimas de los sistemas de detección (Wilson &
Jungner, 1968; Cochrane & Holland, 1970; Hamaka, 1986; Eddy, 1980; Prieto, 1995), de todos ellos
18 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Detección de los trastornos del desarrollo
podemos concluir que se debe hacer hincapié en la importancia de que haya un equilibrio entre el
costo económico del cribado y los beneficios que se van a obtener con este, es decir, el programa debe
ser rentable tanto desde un punto de vista económico como socio-sanitario. Así mismo, se indica la
necesidad de que este tipo de instrumentos sean simples sencillos, y rápidos de aplicar.
En general se pueden clasificar los instrumentos de detección como generales y específicos. Estos
últimos son construidos con la finalidad de detectar un síndrome o una patología concreta, como por
ejemplo el caso del M-CHAT (Robins, Fein, Barton & Green, 2001). Otros son de carácter general y se
basan en el uso de determinados hitos evolutivos, de los que la mayor parte son derivados o formas
simples de escalas de desarrollo de uso general como por ejemplo, la Escala Bayley (Aylward, 1995) o
la escala Battelle (Newborg, Stock & Wnek, 1998; Newborg, 2004). También existen cuestionarios de
detección de alteraciones o trastornos en áreas del desarrollo específicos, como es el CSBS en el área
de la comunicación y el lenguaje (Wetherby & Prizant, 2002).
Cribado o detección de los trastornos del desarrollo
El cribado del desarrollo no ha estado exento de críticas y de cierto escepticismo causado principalmente
por el uso de instrumentos de cribado que no cumplían una serie de requisitos de calidad y que no
han demostrado niveles esperados en la identificación de la condición buscada. En este sentido “han
existido un gran número de instrumentos para pre-escolares que han sido implementados con poca o
ninguna evidencia empírica” (Meisels, 1987).
En cualquier caso, el objetivo de encontrar a niños con retraso lo antes posible sigue siendo
prioritario, ya que la intervención en Atención Temprana implica y requiere una detección precoz. “Los
test de cribado del desarrollo tienen su punto de inicio en 1966 cuando Knobloch et al., realizan una
adaptación de los “Developmental Schedules” de Gesell y en 1967 Frankenburg y Dodd construyen el
Test de Cribado del Desarrollo Denver (DDST)” (Meisels S., 1989). Estos primerísimos test de cribado
del desarrollo fueron administrados a millones de niños en todo el mundo.
En los últimos años la detección precoz en bebés y niños pequeños han ido tomando mucha fuerza.
Ya desde finales de los años setenta se señala en la literatura especializada la necesidad de hallar
sistemas de cribado del desarrollo como la forma más efectiva de identificar a niños con retraso en el
desarrollo (Shonkoff, Dworkin, Leviton & Levine, 1979).
Son muchas las iniciativas que han utilizado sistemas de cribado con la finalidad de detectar a tiempo
trastornos y enfermedades. Este auge es debido a que la investigación ha demostrado, no solo que
los sistemas de cribado del desarrollo son una medida preventiva (Hix-Small, Marks, Squires & Nickel,
2006), sino que los programas de intervención temprana son rentables económicamente, además de
producir beneficios en la familia y el niño a largo plazo (Rydz & col, 2006; Arruabarrena & de Paul,
2012).
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 19
Detección de los trastornos del desarrollo
Figura 1. Recorrido terapéutico de un paciente con retraso en el desarrollo (adaptado de AAP,
2006) en (Vericat & Orden, 2010)
Control de salud
Vigilancia
del Desarrollo
Nueva Revisión
a 3, 6, 9, 12 meses
Tratamiento específico y/o
Atención Temprana
Derivación a
Servicio
Especializado
¿Diagnóstico de
Trastorno?
¿Hay riesgo de
Trastorno?
Resultado Negativo Resultado Positivo
NO
NO
Prueba de
Screening
Estas evidencias han llevado a que la Organización de Naciones Unidas recomiende la implementación
de programas específicos para la detección precoz. “Los Estados deberían trabajar para la creación
de programas realizados por equipos multidisciplinares de profesionales para la detección precoz,
diagnóstico y tratamiento de deficiencia. Esto podría prevenir, reducir o eliminar los efectos
incapacitantes” (ONU, 1993). Del mismo modo, otras instituciones han reclamado la implantación de
protocolos de detección precoz.
La recomendación que realizó la Academia Americana de Pediatría en 2001 y posteriormente en 2006
(AAP, 2001) en relación con la vigilancia en el desarrollo y sistemas de cribado fue incorporar a las
visitas rutinarias de pediatría el test de cribado del desarrollo de manera sistemática. En nuestro país
el grupo de trabajo dedicado a la elaboración de las Guías de Práctica Clínica (GPC)3 recomienda el
uso de herramientas de cribado en la práctica de la atención primaria (SNS, 2009).
3 El Programa de Guías de Práctica Clínica (GPC) en el Sistema Nacional de Salud (SNS) del estado español tiene como
objetivo por una parte, promover la elaboración, adaptación y/o actualización de GPC basadas en la mejor evidencia
científica disponible con una metodología homogénea y contrastada y por otra difundir las GPC en el Sistema Nacional
de Salud Pública.
20 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Detección de los trastornos del desarrollo
Los sistemas de cribado, test, cuestionarios, etc., del desarrollo, suelen administrarse principalmente
en las visitas del niño a pediatría y en el ámbito educativo. Suelen ser cuestionarios cortos y de
administración sencilla (Aylward, 1995; Frankenburg, Dodds, Archer, Shapiro & Bresnick, 1992;
Hamiliton, 2006; Melchers et al., 2003). La administración oscila entre 10 minutos a los niños más
pequeños y 20 minutos a los preescolares.
El sistema de cribado del desarrollo ideal sería aquel que cubriera todas las áreas del desarrollo,
tuviera una buena validez de constructo, fuera aplicable a un rango amplio de edades y contara con
una buena fiabilidad, sensibilidad y especificidad (Frankenburg, 1994; Sameroff, 1985). Los sistemas
de “screening” están diseñados para diferenciar a los niños con algún tipo de riesgo de aquellos
que no lo presentan, por lo que deberían ser enviados a una valoración más exhaustiva. “El objetivo
clave en el cribado es la identificación de niños que necesitan una evaluación más exhaustiva para
determinar si la intervención es necesaria” (Zero to Three, 1997).
Los test de cribado o detección suelen estar compuestos por un número de hitos evolutivos o indicadores
de desarrollo, considerados críticos por alguna razón. Los “indicadores del desarrollo” son aquellas
destrezas que la mayoría de los niños pueden hacer a una edad determinada. Cada niño alcanza estos
indicadores en áreas como el juego, el aprendizaje, el habla, la conducta y el movimiento en un momento
determinado de su desarrollo. El desarrollo del niño ocurre en forma secuencial, lo que quiere decir
que una habilidad ayuda a que surja otra. Es progresivo, se van acumulando las funciones simples de
forma que el desarrollo de varias funciones de carácter simple puede dar pie a la aparición de otra más
compleja. Estos hitos del desarrollo (milestone), pueden marcarse como etapas (jalones) de forma que
no cumplir algún hito en un momento determinado puede condicionar el desarrollo futuro.
Tal como se refleja en el ejemplo de la Figura 2, los hitos evolutivos presentan una curva de aprendizaje
de tipo logístico donde se refleja que a partir de una edad determinada, un porcentaje de la población
alto (90-95 %) presenta la citada conducta. En el ejemplo de la figura, la respuesta de “sonrisa social”
como respuesta del niño a la presencia de su cuidador está presente en algunos niños al finalizar el
primer mes y en el 95 % de la población al inicio del tercero. Podemos asumir que toda persona sin
problemas orgánicos y con un ambiente estimular “normal”, alcanzaría los hitos evolutivos en fechas
aproximadamente iguales con desviaciones temporales asumibles en términos estadísticos.
Figura 2. Representación gráfica de porcentajes de población que realiza la conducta de
“Sonrisa social” según la edad
100 %
75 %
50 %
25 %
0 %
0 1 mes 2 meses 3 meses
25 %
95 %
75 %
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 21
Detección de los trastornos del desarrollo
Un retraso en el desarrollo ocurre cuando un niño/a no alcanza un desarrollo similar al de la mayoría
de sus pares con el mismo género y edad cronológica. Es decir, existe una demora en la secuencia
normal de adquisición de los hitos del desarrollo con respecto al promedio.
En ocasiones, se identifica retraso en el desarrollo con retraso psicomotor. El origen del concepto de
“psicomotricidad”, en alusión a la relación entre el desarrollo motor y el desarrollo psicológico, fue
introducido por primera vez por Wernicke y desarrollado posteriormente por el neurólogo francés
Dupré (Ajuriaguerra et al., 1970; Kourpernik & Dailly, 1976), al observar las características de niños
“débiles mentales”, pone de relieve la relación entre las anomalías neurológicas y psíquicas con las
motrices.
Entre las dificultades que podemos encontrar en la construcción de instrumentos de cribado del
desarrollo, la más importante quizá es la relativa a la selección de los hitos reactivos o ítems en los
que nos fijaremos a la hora de determinar si un niño sigue una pauta de desarrollo normativa o no. De
la misma forma que no existe un acuerdo sobre la ubicación de un determinado hito evolutivo en un
área de desarrollo, dada su condición de multidimensional, tampoco existe acuerdo sobre aquellos
que, incumplidos, pueden constituir un problema (Frankenburg, 1994). Hoy por hoy, no existe un test
de cribado que nos identifique un problema en el desarrollo con un 99,9 % de éxito, ni probablemente
existirá. Los “screenings” del desarrollo no son tan fiables debido al no utilizar marcadores biológicos.
Se trata de instrumentos que se basan fundamentalmente en la observación de conductas y, por
ende, son menos fiables.
Por último, la detección de trastornos graves en el desarrollo no suele implicar ninguna dificultad, ya
que obviamente conllevan una desviación muy significativa en referencia a los hitos evolutivos que
son evidentes. Las dificultades de detección se acrecientan en los trastornos más ligeros o menos
significativos, conocidos en los países anglófonos como “mild delays”. En nuestro contexto, Sánchez
Caravaca, los describe como “patologías no evidentes”, refiriéndose a estos trastornos como los
que afectan al lenguaje, la capacidad cognitiva o los trastornos del aprendizaje que pueden pasar
desapercibidos inicialmente debido a la falta de signos precoces evidentes (Sánchez, 2000).
Es fundamental detectar lo antes posible a aquellos niños que tengan alteradas, en alguna medida, las
habilidades y capacidades esperadas para su edad, pues puede ser un indicador de un trastorno en su
desarrollo más grave. “Retrasos en el desarrollo del habla y lenguaje así como en el desarrollo motor
fino, grueso, social y dificultades en las habilidades de resolución de problemas en la infancia son
marcadores para condiciones del desarrollo específicas, incluyendo trastornos del lenguaje y habla,
necesidades educativas especiales, discapacidad cognitiva, trastornos del espectro autista, parálisis
cerebral y dificultades en la visión o audición” (Sices, 2007). De este modo, lo que nos advierte (de
manera muy razonable) la Academia Americana de Pediatría en su informe sobre la vigilancia del
desarrollo y el cribado a bebés y niños pequeños (AAP, 2001), es no esperar hasta que el niño no vaya
cumpliendo y alcanzando hitos del desarrollo, sino actuar para reconocer lo antes posible cualquier
riesgo de retraso para derivar al niño a los servicios de AT.
Siguiendo esta idea Sameroff entiende que “un primer método de predicción de las áreas de desarrollo
(motora, lenguaje, cognición…), es evaluar los precursores (“early forms”) de estas conductas o
comportamientos” (Sameroff, 1985). Los test de cribado deben tener como objetivo discernir si estos
precursores funcionan correctamente en el niño. A nivel de desarrollo motor, por ejemplo, el aumento
progresivo de control cefálico del bebé es necesario para su posterior y adecuada evolución psico-
motora. Si un niño tiene afectadas las funciones comunicativas (atención conjunta, proto-imperativos,
proto-declarativos…), tendrá serias dificultades en la producción de lenguaje. Los test de cribado
22 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Detección de los trastornos del desarrollo
deben tener la capacidad de poder evaluar estos precursores en cada área del desarrollo, para detectar
con celeridad riesgos de posibles problemas. Como resulta obvio, nos falta mucha investigación para
determinar el valor predictivo de muchos de estos hitos precursores.
No podemos esperar a ver si un niño de forma espontánea consigue los hitos superiores y recupera
la normalidad, sino que si hemos observado que en los hitos precursores está teniendo dificultades,
deberíamos enviarlo a los programas de AT, ya que cuanto antes se comienza con un programa de
intervención, se obtienen mejores resultados (Guralnick & Bennett, 1987; Yoshinaga-Itano, Sedey,
Coulter & Melh, 1998; Shonkoff & Hauser-Cram, 1987; Guralnick,1998; Canal & Col., 2006).
En nuestro país, son preferentemente los equipos de pediatría los profesionales que tienen contacto
regular con el niño y esto los pone en una situación privilegiada para detectar cualquier dificultad en el
desarrollo. La vigilancia del desarrollo que se lleva a cabo en pediatría se basa en una serie de visitas
programadas al centro de salud, donde se recoge la historia clínica y se realiza la exploración del
desarrollo del niño. Sin embargo, la realidad nos confirma que la identificación de niños con retrasos
en el desarrollo por parte de los equipos de pediatría se realiza tarde o no se realiza hasta la entrada
del niño en los servicios educativos (Glascoe & Dworkin, 1993; Palfrey, Singer, Walker & Butler, 1994;
Lavigne, Binns & Chistoffel, 1994; IIER/ISCIII, Grupo de Estudio de los trastornos del Espectro Autista,
2004; Rydz, Shevell, Majnemer & Oskoui, 2005; Canal & Col., 2006).
Aunque este tipo de visitas pueden ser una herramienta muy poderosa para la detección de trastornos
en el desarrollo, su implementación se ve mermada por varias razones. La más importante es que,
dada la carga asistencial, es escaso el tiempo del que los pediatras disponen para cada consulta,
donde a parte de la observación del niño se deben recoger gran cantidad de datos e información
médica (LeBaron, Rodewald & Humiston, 1999; Haflon, Hochstein, Sareen et al., 2001). En segundo
lugar, la eficacia de una buena detección depende de la formación y el conocimiento del equipo de
pediatría del desarrollo normativo en todas las áreas (socioemocional, comunicación y lenguaje,
motora, cognitiva y adaptativa). Como comenta Illingworth (Illingworth,1992) “el conocimiento de lo
normal es la base fundamental para el diagnóstico de lo anormal”.
Las evaluaciones del desarrollo realizadas a los niños por los equipos de pediatría, se han centrado
tradicionalmente en el área motora y los aspectos de comportamiento, socioemocionales, cognitivos
y de comunicación o lenguaje eran secundarios. Paulatinamente este tipo de aspectos, en un principio
olvidados, ha ido adquiriendo mayor importancia y, hoy en día, se va reconociendo por los equipos
de pediatría el valor de todas las áreas del desarrollo como predictores o identificadores de futuros
problemas.
Sistemas de detección “cooperativos”
Las preocupaciones de la familia no han sido tenidas en cuenta a la hora de la detección de un trastorno
del desarrollo. Los equipos de pediatría se fijan solo en lo que ven durante la consulta, en esos pocos
minutos, en ocasiones no se pone de manifiesto la conducta problema. Escuchar a la familia, recabar
información adicional, ver grabaciones de vídeo, etc. pueden ser también fuentes de información de
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 23
Detección de los trastornos del desarrollo
primer orden (Rainbault, Cachin, Limala & col., 1975; Dulcan, Costello, Costello & col., 1990). Los datos
consultados apuntan a que las impresiones subjetivas de los equipos de pediatría, cuando evalúan
el desarrollo del niño, no son del todo efectivas (Glascoe & Dworkin, 1993; Bierman, Conor, Vaggi &
Honzik, 1994; Glascoe, 2000). De hecho, un estudio que compara la intuición de los pediatras frente
a herramientas de cribado estandarizadas cuando se evalúan problemas de comportamiento en el
niño, demuestra que la sensibilidad de los pediatras era sensiblemente más baja (Lavigne, Binns
& Chistoffel, 1994). En la misma línea, Palfrey y colaboradores, afirman que cuando no se utilizan
escalas de cribado el 70 % de niños con alteraciones no son identificados (Palfrey, Singer, Walker &
Butler, 1994).
La eficacia de los programas de intervención temprana depende en gran medida de la fecha de
detección y del momento de inicio de la intervención (Rydz et al., 2006). “La identificación precoz y
posterior intervención en niños con riesgo o con algún tipo de trastorno en el desarrollo ha mostrado
ser efectiva en la mejora del funcionamiento familiar, comportamiento del niño y beneficios a largo
plazo en los adultos” (AAP, American Academy of Pediatrics, 1994; Shonkoff & Meisels, 2000).
La utilización de instrumentos de cribado del desarrollo como procedimiento diseñado para identificar
a niños que podría ser susceptibles de tener un trastorno en el desarrollo debería ser implementado
como estrategia para mejorar la detección de problemas en el desarrollo del niño. Los profesionales
que podrían utilizarlos serían, tanto los equipos de pediatría, como los equipos educativos de las
escuelas infantiles. El 70 y el 80 % de los niños con alteraciones en su desarrollo son identificados
cuando se utilizan pruebas de cribado (Squires, 1996). El problema sigue siendo el tiempo de
dedicación a cumplimentar estos instrumentos y la carga asistencial que tiene los profesionales en
los Centros de Atención Primaria.
Por ello, se ha iniciado una nueva línea de desarrollo de instrumentos cumplimentados por los padres
o cuidadores principales de los niños. El utilizar instrumentos de cribado que son contestados por las
familias, ha demostrado ser una forma eficaz de detección y además, los estudios actuales apoyan
que la observación de los padres sobre las habilidades de sus hijos da información fiable sobre el
desarrollo de estos. Más aún, el implementar un sistema de detección precoz que fuese cumplimentado
por las mismas familias y que permitiera al profesional únicamente constatar que efectivamente algo
está fallando, aumentaría considerablemente la identificación precoz de trastornos en el desarrollo y
su derivación a servicios de intervención.
El uso de herramientas de cribado por los padres, aunque claramente reduce coste, genera una
preocupación general sobre la fiabilidad de las respuestas de los padres respecto al desarrollo de sus
hijos (Sheehan, 1988). Esta preocupación, dio pie a muchas investigaciones alrededor de su validez.
En la mayoría de las investigaciones se informa de un acuerdo consistente entre las evaluaciones
de profesionales y de padres, en particular cuando estos últimos respondían a cuestiones sobre el
desarrollo actual (Squires, Potter & Bricker, 1998).
La información dada por los padres sobre el desarrollo de sus hijos ha sido utilizada en muchas de
las escalas de desarrollo “clásicas” complementariamente a la evaluación profesional (Inventario
de Desarrollo Battelle (BDI), Inventarios de Desarrollo Comunicativo MacArthur, Escala de desarrollo
psicomotor de Brunet-Lézine, Escalas de desarrollo Merrill-Palmer, Escala adaptativa Vineland, etc.).
En los últimos años, se están llevando a cabo estudios sobre la fiabilidad de la información dada por
los padres sobre el desarrollo de sus hijos. En este sentido, ya existen cuestionarios de cribado o
detección precoz validados en Estados Unidos y España y con excelentes propiedades psicométricas,
24 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Detección de los trastornos del desarrollo
basados exclusivamente en la información recibida por la familia (Parents’ Evaluation of Developmental
Status (PEDS); The Modified Checklist for Autism in Toddlers (M-chat); Ages & Stages Questionnaires
(ASQ)…).
Los cuestionarios cumplimentados por los padres han demostrado ser tan fiables como los
administrados por un profesional. Además, los resultados de la investigación apoyan que la
observación de los padres, aun teniendo en cuenta las diferencias de estatus socioeconómico,
localización geográfica o el bienestar parental, dan información fiable del desarrollo de sus hijos
(Rainbault, Cachin, Limala & col., 1975; Knobloch, Stevens, Malone, Ellison & Risemberg, 1979;
Glascoe, 2003; Gardner, Kelleher, Pajer & Campo, 2003). Los cuestionarios completados por los
padres o cuidadores principales han demostrado su estabilidad de medida por Test-retest al cabo de
una semana, obteniendo coeficientes entre 0,80 y 0,99 (Dulcan, Costello, Costello & col., 1990).
Según Glascoe y Dworkin (1995), los instrumentos de cribado diseñados para ser completados por los
padres describiendo habilidades específicas del niño son especialmente útiles porque:
1. Eliminan la necesidad y el esfuerzo de obtener la cooperación del niño.
2. Proveen de una mayor y meticulosa muestra de las habilidades de los niños en comparación
con medidas de elicitación directa.
3. Constituyen un método mucho más flexible de recogida de información.
Las principales recomendaciones para conseguir una mejor fiabilidad a la hora de construir este tipo
de test de cribado han sido recogidas por varios autores:
• Presentar el cuestionario de una manera bien estructurada, utilizando preguntas específicas,
bien redactadas y bien detalladas (Glascoe & Dworkin, 1995).
• Utilizar cuestiones cerradas más que preguntas abiertas, dejando un apartado donde los padres
puedan mostrar sus preocupaciones sobre el desarrollo de sus hijos, ya que estas han mostrado
ser muy buenos predictores en la identificación de trastornos del desarrollo. (Rydz, Shevell,
Majnemer & Oskoui, 2005).
La ventaja más obvia de este tipo de instrumentos es el coste reducido frente a la administración
de este mismo tipo de pruebas por profesionales. Otra ventaja práctica que se les atribuye a los
cuestionarios es que las madres están más preocupadas por el comportamiento y desarrollo de
su hijo que por las cuestiones médicas, y sin embargo muy pocas discuten con su pediatra estas
preocupaciones (Hickson, Alteimer & O’connor, 1983). Este sistema de cuestionarios contestados
por las familias (padres/madres) constituye una gran ventaja al incluir a la familia en el proceso de
evaluación (cribado entre otras), refuerza a los padres como una parte muy importante en todo el
proceso y promueve su papel activo en la implementación de estrategias posteriores de intervención.
Como punto débil, debemos apuntar los derivados de la falta de alfabetización de los padres o los
cuidadores, ya que se hace preciso un nivel mínimo lecto-escritor para entender las preguntas. No
obstante, con la ayuda de las nuevas tecnologías, pueden ser fácilmente superados a través de la
administración con apoyo de imágenes y vídeos si el sistema es distribuido por internet.
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 25
Construcción del sistema de detección, áreas, reactivos utilizados y descripción del sistema
Construcción del sistema de detección,
áreas, reactivos utilizados y
descripción del sistema
La construcción de un sistema de detección como el SDPTD es un proceso complejo que básicamente
podemos dividir en tres fases: diseño, construcción y validación.
Diseño del SDPTD
El objetivo del SDPTD es detectar cualquier tipo de trastorno del desarrollo que curse con un retraso
en la aparición de los hitos evolutivos más relevantes para la edad marcada. Resulta obvio por el
objetivo marcado que debemos tomar decisiones sobre:
a. Edad de aplicación.
b. Áreas del desarrollo observadas.
c. Hitos seleccionados.
En cuanto al primer punto, la edad de aplicación, según el programa de Supervisión de la Salud Infantil
de la Conselleria de Sanitat de la Generalitat Valenciana (Fullana, y otros, 1999) existen una serie de
controles extra-hospitalarios programados en unas fechas o momentos del desarrollo desde el punto de
vista del control pediátrico. El CDC (Centers for Disease Control and Prevention4) establece una serie de
etapas o momentos de evaluación del desarrollo psicomotor del niño y por otra parte, la psicología del
desarrollo nos brinda también información sobre las fases o etapas más relevantes del mismo.
Así, en primer lugar, antes de los tres meses de vida es muy difícil determinar conductas o hitos
evolutivos que puedan ser evaluados por los padres e incluso en algunos casos por profesionales
sin formación especializada. Por este motivo, tomamos la decisión de iniciar el posible sistema de
detección después de los tres meses. Por otro lado, dado que la atención temprana tiene como periodo
de intervención el comprendido entre los 0 años y los 4 años, entendimos que la edad máxima debería
ser los tres años de edad con el fin de que dispusiéramos de tiempo para una posible intervención.
La evolución psicomotora en el primer año de vida se produce de forma rápida y jerarquizada, y dado
el carácter preventivo de un sistema de detección, estimamos necesario incorporar otros cortes de
edad dentro del primer año. Así, estableceríamos un segundo corte a los seis meses y otro a los nueve
para verificar el desarrollo de las reacciones circulares primarias y secundarias.
4 El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) es una institución financiada con
fondos públicos que cuenta con más de 60 años de experiencia dedicados a proteger la salud y promulgar la calidad de
vida mediante la prevención y el control de enfermedades, lesiones y discapacidades (http://www.cdc.gov/spanish/
acercaCDC/index.htm).
26 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Construcción del sistema de detección, áreas, reactivos utilizados y descripción del sistema
Estos cortes coinciden además con alguno de los establecidos en el programa de supervisión de la
salud infantil. Con respecto a las evaluaciones posteriores, determinamos realizar una a los 12 meses
y otra a los 18 meses, coincidiendo con la etapa de reacciones circulares terciarias a los 24 meses y a
los 36 meses.
Con respecto a las áreas del desarrollo a evaluar, dado que el desarrollo del niño es global,
consideramos que debíamos tener una muestra (mayor o menor) de todas las áreas del desarrollo
evaluables. Es decir, área motora, área socio-emocional, área de comunicación y lenguaje, y área
cognitiva. Es importante hacer notar que estas son las áreas de evaluación utilizadas en la inmensa
mayoría de escalas del desarrollo y son áreas, como explicamos a continuación, que predicen en gran
medida el desarrollo evolutivo del niño.
Por otra parte, es importante caer en la cuenta de que muchas conductas de las que proponemos
observar son multidimensionales y evalúan el desarrollo en más de un área. En este sentido, dada la
naturaleza del tipo de instrumento construido y que no daremos puntuaciones por área, consideramos
conveniente sólo tener en cuenta la puntuación total.
El desarrollo del niño es un proceso complejo y global que es muy difícil de dividir en áreas. La
conducta manifiesta de un bebé cuando lleva sus manos hacia el chupete que le ofrece su madre
puede ser entendida como una conducta motora fina de prensión, pero obviamente también es una
conducta comunicativa, implica percepción, integración de estímulos, etc. Desde este mismo prisma,
el desarrollo se entiende como un todo y cualquier limitación en alguna de las áreas va a influir en las
demás en mayor o menor medida.
Por ejemplo, como señalan Cioni, Paolocelli, Sordi & Vinter (1993) “un niño con limitaciones motoras
tendrá menos oportunidades de explorar su entorno y por tanto menos oportunidades de aprender a
partir de sus interacciones con los estímulos que le rodean”. El intento pues de dividir el desarrollo
del niño en áreas es una mera forma de facilitar la administración y organizar la información de los
test o escalas de desarrollo. En nuestro caso, hemos dividido en áreas de exploración con la intención
de control y seguridad de no dejarnos ningún hito significativo.
Área motora:
Algunos autores, dividen esta área en dos subáreas, la de Motricidad Gruesa y la de Motricidad Fina.
La primera se refiriere al uso de complejos conjuntos musculares necesarios para la sedestación,
bipedestación, deambulación, etc. Y la segunda subárea se refiriere casi específicamente a la
coordinación necesaria para la manipulación de objetos con las manos como por ejemplo, la pinza
o la prensión de objetos que conducirá al niño a conductas de autocuidado como la alimentación, el
vestido o de desarrollo cognitivo como el juego o la escritura.
La evaluación de la adquisición de los hitos de desarrollo del sistema motor se ha utilizado
tradicionalmente para estimar el nivel de desarrollo del niño (Gesell A., 1925; Gesell & Thompson, 1938).
La evaluación de las habilidades motoras no solo es importante cuando se examina el desarrollo general,
sino que también está relacionada con otras muchas patologías (Brown, 2000; Ramus, Pidgeon & Frith,
2003; Tseng, Henderson, Chow & Yao, 2004). Estos hitos son buenos predictores del funcionamiento del
niño, así pues Roid y Sampers (Roid & Sampers, 2004) entienden que son adecuados ya que:
• Son buenos indicadores del nivel de maduración del sistema nervioso, y fácilmente mensurables
desde edades muy tempranas.
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 27
Construcción del sistema de detección, áreas, reactivos utilizados y descripción del sistema
• El retraso en la adquisición de las habilidades motrices tempranas predice la aparición posterior
de problemas motores o cognitivos.
• La curva de desarrollo de las habilidades motrices tempranas es más escalonada que la de las
habilidades cognitivas.
• En los niños más pequeños el desarrollo de las habilidades motrices es una medida más sensible
del nivel de maduración del sistema nervioso que las medidas cognitivas.
Resumiendo, se consideran los aspectos motores, básicos en la evaluación de niños especialmente en
las edades más tempranas y que están conferidos como unos predictores significativos de problemas
en el desarrollo del niño.
Área cognitiva:
Esta área engloba el funcionamiento intelectual general. El término cognición se refiere, de forma
general, al procesamiento de información que requiere el control de nuestra conducta intencionada.
Las habilidades cognitivas incluyen un amplio rango de habilidades humanas como la memoria, la
percepción, atención, resolución de problemas, el aprendizaje, etc. Aunque estas habilidades pueden
variar, incluyen la habilidad para “comprender ideas complejas, adaptarse de una manera efectiva al
ambiente, aprender de la experiencia, involucrarse en diferentes formas de razonamiento y resolver
problemas” (Neisser, y otros, 1996).
“Los psicólogos cognitivos ven el desarrollo en términos de una adquisición gradual de un amplio
rango de habilidades, más que un incremento cuantitativo tradicionalmente asociado con el término
‘inteligencia’” (Spreen, Risser & Edgell, 1995). En cualquier caso, “existe un consenso en que las
habilidades cognitivas generales son importantes aunque sean vistas de manera holística o como
múltiples tipos inteligencia” (Neisser, y otros, 1996). “Los psicólogos cognitivos han reconocido la
importancia de las capacidades cognitivas como un aspecto crucial en el desarrollo de los niños y
que además interactúa con la salud, el lenguaje, contenidos académicos, aprendizaje y ajuste
socioemocional” (Academies National Research Council of National, 2008).
Incluye una primera subárea denominada perceptivo-sensorial en la que se incluirían el desarrollo de
los procesos de relación entre los estímulos externos y las reacciones motrices básicas. Una segunda
subárea seria la capacidad de almacenamiento de información denominada Memoria. Esta subárea
permite recordar objetos, imágenes, personas, palabras, etc. Una tercera subárea, consistirá en el
desarrollo de estrategias de resolución de problemas (comprensión de la relación causa-efecto) y
razonamiento que darán paso, posteriormente a la capacidad de aprendizaje. Por último, dentro de
este mismo área, se incluiría como una subárea más el desarrollo de la función ejecutiva (Inhibición
conductual, planificación, flexibilidad, etc.).
Área del lenguaje y la comunicación:
Las dificultades en la adquisición del lenguaje pueden tener implicaciones graves para el desarrollo
del niño. La presencia de retrasos o dificultades en el desarrollo del lenguaje predice la presencia de
numerosos problemas en edades superiores (Craig, Connor & Washington, 2003; Dickinson, McCabe,
Anastasopoulos, Peisner-Feinberg & Poe, 2003; Poe, Burchinal & Roberts, 2004; Roth, Speece &
Cooper, 2002; Snow, Tabors, Nicholson & Kurland, 1998). La identificación temprana de cualquier
28 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Construcción del sistema de detección, áreas, reactivos utilizados y descripción del sistema
dificultad en el lenguaje es el prerrequisito para comenzar la intervención. “Los sistemas de cribado
del lenguaje han sido implementados en muchos países nórdicos en el sistema de salud y han formado
parte de los programas de vigilancia del desarrollo” (Bleses, Vach & Jørgensen, 2010).
Se deben incluir en esta área tanto el desarrollo del lenguaje oral en sentido amplio (expresivo y
comprensivo), como el lenguaje no oral (gestos, expresiones, señales).
Área socio-emocional:
Como área socio-emocional incluimos, en primer lugar, la llamada competencia social, que nos
indica el grado de efectividad que el niño tiene en las interacciones sociales con los otros (Fabes,
Gaertner & Popp, 2006). También tenemos que tener en cuenta la autorregulación, que implica cómo
el niño modula su afecto, su pensamiento y comportamiento (Rothbart, Posner & Kieras, 2006) y por
último, la inadaptación infantil, que hace referencia a un grupo de conductas que pueden emerger en
diferentes momentos, en más de un contexto, en más de una relación y que pueden estar impidiendo
o mermando la capacidad del niño para adaptarse de manera adecuada al funcionamiento familiar y
social con sus iguales (Campbell, 2006).
La evaluación del desarrollo social es fundamental para conocer el funcionamiento del niño. En
los últimos años se ha reconocido la importancia de detectar lo antes posible los problemas
socioemocionales de los bebés y niños pequeños (AAP, 2001), “La identificación de problemas sociales
y emocionales en niños es esencial si queremos ayudarles a construir competencias emocionales y
sociales” (Feil, Severson & Walker, 1998; Squires, Bricker & Twombly, 2003; Cicchetti, 1993).
La afectación del área social presenta comorbilidad con muchos otros trastornos del desarrollo, ya
que el presentar dificultades en las habilidades sociales puede limitar gravemente las oportunidades
para aprender y relacionarse. Se trata de las reacciones personales del niño ante los demás seres de
su entorno, las relaciones con la familia, iguales, maestros, el desarrollo de la empatía, lectura de la
mente y comprensión de los sentimientos de los demás.
El estudio normativo del desarrollo ha permitido construir escalas de desarrollo, como la Escala
de Bayley (Bayley, 1969), Escala de Desarrollo de Batelle (Newborg, Stock & Wnek, 1998),Escala de
Desarrollo Psicomotor de la Primera Infancia de Brunet-Lezine (Brunet & Lezine, 1980), Escala de
Evaluación del Comportamiento Neonatal de Brazelton (Brazelton & Nugent, 1997) o dentro de nuestro
país la Escala Observacional del Desarrollo de Secadas (Secadas, 2011) o Escala Haizea-Llevant
(Fernandez & Alvarez, 1989), entre otras.
No obstante, si atendemos al valor predictivo de las conductas o hitos evolutivos sobre patologías
concretas, los estudios empíricos nos ofrecen resultados contradictorios. Dado que el desarrollo de
los niños se ve influenciado por distintos factores, es normal observar diferencias en las edades de
adquisición de determinados hitos o habilidades. “Datos empíricos han demostrado que incluso el
desarrollo ‘normal’ puede ser un concepto extremadamente variable” (Oppenheim, 1981). Existen hitos
del desarrollo en un periodo de edad, pero es bien cierto que en ocasiones encontramos a niños que
no alcanzan alguna habilidad y se trata de variaciones dentro de la normalidad. “El desarrollo no es un
proceso rígido ni estereotipado, existe variabilidad, siendo ésta una característica de la normalidad que
debemos conocer” (Fejerman & Fernández, 1998). En este mismo sentido, Iceta y Yoldi establecen como
ejemplo algunas variaciones de la normalidad sin carácter patológico (Iceta & Yoldi, 2002):
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 29
Construcción del sistema de detección, áreas, reactivos utilizados y descripción del sistema
• Pinza manual entre el dedo pulgar y medio.
• DAI (Deambulación Autónoma Independiente) en forma de gateo, sobre nalgas, reptando.
• Marcha sin fase previa de gateo.
• Marcha de puntillas.
• Rotación persistente de la cabeza.
• Retraso simple de la marcha.
• Movimientos asociados: sincinesias.
• Retraso en saltar sobre un pie.
Algunas de estas conductas se asociaron a patologías concretas por lo que se cargaron de
connotaciones patológicas, aunque por si solas no son significativas en el desarrollo del niño.
En el proceso de construcción del SDPTD, se optó por seleccionar los ítems representativos del
desarrollo normativo para cada edad, precisamente para evitar el problema descrito con anterioridad.
El proceso consistió, en primer lugar, en la revisión de listados de hitos propuestos por diferentes
autores. A partir de una primera lista, se realizó una revisión por expertos de diferentes disciplinas
(fisioterapia, logopedia, psicólogos, pedagogos, maestros, etc.) que trabajaban habitualmente con
niños de edades entre los 3 y los 36 meses. Se solicitó a los jueces que determinaran la adecuación de
cada ítem o hito respecto a su representatividad o importancia dentro de la franja de edad referenciada.
Los expertos valoraron el nivel de adecuación, así como que el hito fuera alcanzado por lo menos por
el 90-95 % de los niños en el periodo de edad. Se excluyeron aquellos ítems que no consiguieron un
acuerdo del 95 % entre los jueces. Para mayor detalle de este proceso puede consultarse los trabajos
de Alonso (Alonso, 2014) y Rico (Rico, 2013).
Figura 3. Relación entre conductas detectadas en diferentes fuentes y versión final
Versiones encontradas sobre la conducta “Garabateo”
Hace garabatos sin ayuda (Shelov & Remer, 2009 y/o, Hagan, Shaw & Duncan, 2008)
Hace un garabato cuando se le ordena (O. Brunet & Lezine, 1997)
Garabatea espontáneamente (Gesell & col, 1946)
Al garabatear, acumula los rasgos oblicuos de derecha a izquierda y de arriba hacia abajo
(que irán verticalizándose) (Pérez & Lorenzo, 2001)
Garabatea espontáneamente (Fernández, 1989)
Hace garabatos con el lápiz (Secadas, 1992)
Ítem final horquilla 18 meses:
Inicia garabateo (SDPTD)
30 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Construcción del sistema de detección, áreas, reactivos utilizados y descripción del sistema
Durante el proceso de selección de hitos también se produjo una modificación de la redacción y una
unificación de la descripción de la conducta descrita como la mostrada en la Figura 3.
Al finalizar este proceso de revisión, se obtuvo una lista de conductas única para cada corte de edad.
El número de ítems en cada una de las listas era desigual de la misma forma que las listas originales
también lo eran. En el Anexo I de esta publicación se presentan los listados definitivos utilizados en
la aplicación piloto.
Para concluir el proceso de diseño y construcción de los diferentes cuestionarios que formaran parte
del SDPTD, se diseñó un formato en papel que fue aplicado de forma piloto a padres/madres de niños
que asistían al CUDAP5. Con posterioridad y mediante una entrevista se recogieron las observaciones
sobre la redacción de los ítems.
Nuestro objetivo era construir un sistema que pudiera ser distribuido por la red y que así se pudiera
beneficiar con el uso de estas tecnologías. Por este motivo, en primer lugar se hizo un llamamiento
a familias de niños con desarrollo normativo que se prestaran a evaluar a sus hijos y cedieran los
derechos de imagen para poder utilizar los vídeos resultantes en nuestra aplicación.
Figura 4. Imagen de la web que contiene el SDPTD
5 CUDAP Centro Universitari de Diagnòstic i Atenció Primerenca.
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 31
Manual de uso del “SDTPD”, versión 1.0
Manual de uso del “SDPTD”,
Versión 1.0
El SDPTD es un sistema que engloba un conjunto de cuestionarios. Los cuestionarios denominados
“generales” intentan detectar retraso o trastorno en el desarrollo. Por otro lado, los cuestionarios
específicos son cuestionarios ya validados dirigidos a detectar trastornos o patologías concretas.
El sistema está diseñado de forma que todos los cuestionarios que contiene puedan ser contestados
por los padres o por los cuidadores habituales del niño (aunque del mismo modo pueden ser
profesionales los que lo administren), y con los resultados obtenidos se elabora un informe automático
que puede utilizarse como oficio de derivación al pediatra de referencia para que constate las
diferentes respuestas emitidas por los padres o tutores. Los cuestionarios generales o de detección
de retraso psicomotor se dividen en tramos, desde los 3 meses hasta los 3 años de edad, tal como
quedó expuesto en apartados anteriores.
Figura 5. Imagen del menú principal del Sistema de Detección Precoz de los Trastornos del
Desarrollo (SDPTD)
32 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Manual de uso del “SDTPD”, versión 1.0
El formato de respuesta es igual en todos los cuestionarios. Se obliga a contestar a todos los ítems del
cuestionario y el formato de respuesta es dicotómico (SÍ o NO). Al contestar cada ítem, el sistema hace
que cambie de color, de forma que facilita el proceso de respuesta. También existe un control en las
respuestas de forma que al terminar, se verifica que todos los ítems tengan una respuesta. En el caso
de que algún ítem no se conteste, el sistema se detiene e informa de que faltan ítems por contestar.
El usuario que responde a las cuestiones tiene que elegir la franja de edad de su hijo. Además, el
sistema solicita también la fecha de nacimiento del niño, de forma que si existe una incongruencia a
la hora de seleccionar el intervalo de edad, lo advierte mediante un mensaje.
En la construcción del Sistema, la selección de los ítems de cada cuestionario fue efectuada de forma
que el 95 % de los niños de ese corte de edad realizaran el hito. Además, se recomienda a los padres-
madres, a la hora de seleccionar el corte de edad de su hijo, que lo hagan siempre sobre el de su edad
cronológica. Es decir, aunque el niño tenga 8 meses, seguirá aplicando el corte de 6 meses y no el de
9 meses. De esta forma, en caso de salir puntuaciones significativas lo serán doblemente y con mayor
validez.
Al acceder al Sistema de Detección en http://cudap.uv.es, se encontrará con tres ventanas tal como se
puede ver en la Figura 5. Se ha evitado utilizar datos personales del niño, dado que según la legislación
española, nos obligaría a desarrollar una base de datos protegida de alto nivel. Por el contrario,
durante la fase de validación no se desea guardar ningún tipo de dato haciendo responsable al usuario
de almacenar el informe del SDPTD. El registro del sistema solo guarda para posteriores análisis
estadísticos los datos de uso sin identificar a los usuarios más allá de los datos arriba indicados.
Figura 6. Listado de signos de alerta para los tres meses
Una vez seleccionado el cuestionario de la edad correspondiente con el niño sobre el que se va a
contestar, aparecerá en la pantalla un listado con los signos de alerta a tener en cuenta para esa edad
tal como aparece en la Figura 6.
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 33
Manual de uso del “SDTPD”, versión 1.0
Al pulsar sobre “Empezar el Cuestionario”, se presentan de una forma simultánea todas las preguntas
del cuestionario seleccionado.
Obsérvese en la Figura 7 como, de forma destacada, se dan las instrucciones básicas relativas al
funcionamiento básico ya descritas con anterioridad.
Figura 7. Imagen parcial del cuestionario de tres meses
Los ítems vienen acompañados de una breve explicación de la conducta que intenta evaluar y, de forma
complementaria, el sistema tiene la posibilidad de visionar vídeos de niños de esa edad realizando la
conducta sobre la que le preguntamos, para de este modo facilitar la comprensión de esa conducta.
Para acceder al modo asistido por vídeo, solo se tiene que pulsar sobre el símbolo . Una vez se
accede al modo asistido, automáticamente se presentan todos los ítems con el apoyo del vídeo hasta
que se cierra la ventana del vídeo, mecanismo por el que volvemos al modo texto.
34 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Manual de uso del “SDTPD”, versión 1.0
Figura 8. Ventana asociada al ítem con vídeo incluido
Al finalizar el cuestionario, automáticamente se genera un informe con los resultados obtenidos en
el test de cribado en formato PDF6 que se puede guardar o imprimir. Con este documento, una vez
impreso, se puede acudir al pediatra para que verifique la información y, si se cree conveniente, se
remita a los especialistas para una valoración más exhaustiva y si fuera necesario la remisión a un
centro de Atención Temprana para su evaluación y tratamiento. Del mismo modo se adjunta en este
mismo documento un listado de todos los Centros de Atención Temprana de la provincia de Valencia.
Dentro del PDF resultante se cuenta con un espacio para que la familia escriba las posibles
preocupaciones que tenga sobre el desarrollo de su hijo.
6 El formato PDF proviene de las siglas del inglés “portable document format”, formato de documento portátil. Es
un formato de almacenamiento de documentos, desarrollado por la empresa Adobe Systems. Este formato es de tipo
compuesto (vectorial, mapa y texto). Entre sus características más importantes es que se puede utilizar en cualquiera
de los principales sistemas operativos (Windows, Unix/Linux o Mac), sin que se modifiquen ni el aspecto ni la estructura
del documento original y es el formato más extendido en Internet para el intercambio de documentos. Por ello es muy
utilizado por empresas, gobiernos e instituciones educativas.
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 35
Manual de uso del “SDTPD”, versión 1.0
Figura 9. Ejemplo de resultado del cuestionario de 3 meses en formato pdf preparado para su
impresión
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 37
Aplicación piloto: segmento de tres meses
Aplicación piloto
La aplicación piloto para la validación del sistema se realizó en dos etapas, la primera se realizó entre
Marzo y Julio del 2011 sobre un total de 19 Centros de Educación Infantil de la ciudad de Valencia y
corresponde a los cuestionarios de 18, 24 y 36 meses (Rico, 2013). La asegunda etapa se realizó desde
noviembre del 2011 hasta julio del 2012, directamente en las consultas de pediatría de los centros de
atención primaria del Área Salud V de Valencia, dependiente del Hospital Clínico Universitario y del
Área de “La Rivera” en Alcira, dependiente del Hospital de la Rivera y corresponden a los cuestionarios
de 3, 6, 9 y 12 meses (Alonso, 2014).
Hemos organizado la presentación de los resultados por segmento de edad, dado que cada segmento
corresponde a un cuestionario diferente. Así mismo, para esta publicación se han reanalizado los
datos para presentar los resultados de forma homogénea en todos los segmentos de edad.
Segmento de tres meses
Descripción de la muestra
En total se recogieron en el periodo de tiempo definido un total de 103 cuestionarios validados por los
médicos pediatras responsables que se distribuyen tal como se muestra en la Tabla 1.
Tabla 1. Distribución de la muestra del segmento de tres meses
Edad cronológica en meses Total
3 4 5
Sexo Varón 12 18 17 47
Mujer 19 25 12 56
Total 31 43 29 103
Error Muestral 0.0675
La muestra está constituida por un 54,37 % de niñas frente a un 45,63 % de niños. En cuanto a la
distribución en función de la edad, se observa como la edad modal son los cuatro meses con un
porcentaje 41,74 % de la muestra.
38 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Aplicación piloto: segmento de tres meses
Resultados psicométricos del cuestionario
según las respuestas de los padres
En el anexo de esta publicación se explican los principios metodológicos seguidos en el análisis
de datos. El objetivo de esta primera parte del análisis de datos es determinar que todos los ítems
cumplen el criterio de selección, es decir que su P=> a 0.90. Obsérvese en la Tabla 2 como no existe
ningún ítem que incumpla este criterio.
Tabla 2. Resultados psicométricos para el cuestionario de tres meses,
según respuestas de los padres
P PxQ h a Cronbach
1.- Levanta la cabeza cuando esta boca abajo. ,92 ,269 ,285 ,373
2.- Estira las piernas y patalea cuando esta boca abajo o boca
arriba. 1,00 ,000 ,000 ,444
3.- Abre las manos. 1,00 ,000 ,000 ,444
4.- Se empuja con las piernas cuando se le coloca sobre una
superficie firme. ,96 ,194 ,110 ,447
5.- Coge objetos al contacto. ,96 ,194 ,207 ,404
6.- Se mira las manos y se las lleva a la boca. ,99 ,099 ,307 ,388
7.- Empieza a balbucear. ,99 ,099 ,307 ,388
8.- Voltea la cabeza en dirección a los sonidos. ,98 ,139 ,328 ,364
9.- Succiona y deglute sin problemas el pecho o la tetina del
biberón. 1,00 ,000 ,000 ,444
10.- Empieza a sonreír socialmente. 1,00 ,000 ,000 ,444
11.- Sigue con la vista objetos en movimiento. ,99 ,099 ,307 ,388
12.- Reconoce personas familiares desde lejos. ,97 ,169 ,039 ,466
Los indicadores de homogeneidad y de a Cronbach nos harían pensar que este instrumento desde
el punto de vista psicométrico no resulta adecuado. No obstante, sabemos que estos índices están
influidos por el bajo nivel de dispersión de la respuesta obligado por el criterio de selección utilizado.
Tabla 3. Valor de Alpha de Cronbach para el cuestionario de tres meses,
según respuesta de los padres
Respuestas de padres Nº de ítems
Alfa de Cronbach 0.44 12
De la misma forma, el coeficiente a Cronbach nos indica un valor medio-bajo, no obstante de nuevo
debemos tener en cuenta el objetivo del estudio. El instrumento debe estar compuesto por ítems
de muy alto nivel de respuesta para intentar el mínimo de falsos positivos. Este hecho puede influir
en los cálculos psicométricos de estos indicadores de la misma forma que la longitud de test (nº de
ítems) también afecta al valor del coeficiente de fiabilidad.
Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD) 39
Aplicación piloto: segmento de tres meses
Resultados psicométricos del cuestionario
según las respuestas de los profesionales
De la misma forma que para el caso de las respuestas dadas por los padres, hemos procedido a realizar
un análisis psicométrico del cuestionario, esta vez, según las respuestas dadas por los profesionales.
De nuevo, se observa la adecuación de la selección de los ítems, ningún ítem tiene un valor P=< 0.90.
En cuanto a la homogeneidad, aun siendo esta media y media alta, lo más digno de mención es cómo
ha subido respecto a las respuestas de los padres.
Tabla 4. Resultados psicométricos para el cuestionario de tres meses,
según respuestas de los profesionales
P PxQ h a Cronbach
1.- Levanta la cabeza cuando esta boca abajo. ,95 ,216 ,576 ,735
2.- Estira las piernas y patalea cuando esta boca abajo o boca
arriba. 1,00 ,000 ,000 ,777
3.- Abre las manos. ,98 ,139 ,504 ,743
4.- Se empuja con las piernas cuando se le coloca sobre una
superficie firme. ,97 ,169 ,570 ,733
5.- Coge objetos al contacto. ,96 ,194 ,816 ,690
6.- Se mira las manos y se las lleva a la boca. ,98 ,139 ,504 ,743
7.- Empieza a balbucear. ,99 ,099 ,464 ,752
8.- Voltea la cabeza en dirección a los sonidos. ,98 ,139 ,408 ,754
9.- Succiona y deglute sin problemas el pecho o la tetina del
biberón. 1,00 ,000 ,000 ,777
10.- Empieza a sonreír socialmente. 1,00 ,000 ,000 ,777
11.- Sigue con la vista objetos en movimiento. ,97 ,169 ,403 ,757
12.- Reconoce personas familiares desde lejos. ,99 ,099 ,092 ,780
Tabla 5. Coeficiente Alpha de Cronbach para todo el cuestionario de tres meses con las respuestas
dadas por los profesionales
Respuesta Profesionales N de elementos
Alfa de Cronbach ,770 12
De la misma forma, el coeficiente a Cronbach total también ha subido significativamente respecto
a las respuestas dadas por los padres, lo que nos hace pensar que la información introducida por
el profesional enriquece el proceso de respuesta desde el punto de vista psicométrico. Si esta idea
persiste a través de todos los segmentos de edad, confirmará el procedimiento diseñado que exige la
confirmación del terapeuta a la hora de tomar las decisiones de derivación.
40 Sistema de detección precoz de trastornos del desarrollo (SDPTD)
Aplicación piloto: segmento de tres meses
Análisis de la Validez
A la hora de determinar la validez de este instrumento, la primera pregunta que nos formulamos es
si existen o no diferencias entre las puntuaciones dadas por los padres y los profesionales y si estas
son significativas.
Tal y como se puede observar en la Tabla 6, las puntuaciones medias son muy parecidas, de hecho, los
resultados de la prueba t para variables relacionadas manifiestan un valor no significativo. Así mismo,
la correlación entre las dos puntuaciones 0.846 nos indica que las respuestas de los padres y de los
profesionales prácticamente son idénticas, tal como se manifiesta en la gráfica de la Figura 10, donde
se puede observar cómo la distribución de las frecuencias de las puntuaciones son prácticamente
paralelas.
Tabla 6. Medias y desviaciones típicas del total de la escala para las respuestas de padres y
profesionales y análisis de las diferencias
Media N Desviación típica t P
Par 1 Total Padres 11,7670 103 ,61363 -0.208 0.836
Total Profesionales 11,7767 103 ,86242
Correlación 0.846
Figura 10. Distribución de las puntuaciones dadas por los padres y los profesionales y
diferencias entre las mismas
100
70
80
90
50
60
30
40