ArticlePDF Available

Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura nacional en la Nueva Granda. Un estudio a partir de la prensa literaria de 1836 a 1860 | [Neoclassicism, Romanticism, and the Notion of National Literature in Nueva Granada. Study Based on Literary Press from 1836 to 1860]

Authors:

Abstract

La prensa neogranadina es un escenario privilegiado donde coinciden los balances acerca del estado de las bellas letras con los discursos de carácter programático que dibujan los rumbos que ha de seguir la literatura verdaderamente nacional. Unos y otros se encuentran atravesados por concepciones estéticas neoclásicas y románticas, que fundamentan las diferentes posturas acerca del valor y función de las manifestaciones literarias en el contexto específico de la república en vías de conformación. En este artículo revisaremos cuáles son específicamente los elementos neoclásicos y románticos subyacentes en los discursos a propósito de la literatura nacional y la literatura suramericana, publicados en la prensa literaria durante el periodo que va de 1836 a 1860. Además, demostraremos el valor que se otorga a géneros narrativos debido a su capacidad para ocuparse de temas vernáculos que forman al público lector al proveerlo de un discurso identitario. | The literary press in New Granada is a sample of the considerations that were made on beaux arts and the programmatical discourse that depict truly national literature’s ways. These are interwoven with esthetical neoclassic and romantic conceptions that support the different views on the value and purpose of literary manifestations in the context of a Republic still on the process of being established. The present study revises the neoclassic and romantic elements lying under national and South American literature discourses to be found in the literary press from 1836 to 1860. We also attempt to demonstrate the importance that is given to narrative genres because of their vernacular contents that educate the reader by giving him a discourse of identity.
Anales de Literatura Hispanoamericana ISSN: 0210-4547
2014, vol. 43 17-38 http://dx.doi.org/10.5209/rev_ALHI.2014.v43.47111
17
Neoclasicismo, romanticismo y noción de
literatura nacional en la Nueva Granada.
Un estudio a partir de la prensa
literaria de 1836 a 18601
Ana María AGUDELO OCHOA2
Universidad de Antioquia
RESUMEN
La prensa neogranadina es un escenario privilegiado donde coinciden los balances acerca
del estado de las bellas letras con los discursos de carácter programático que dibujan los
rumbos que ha de seguir la literatura verdaderamente nacional. Unos y otros se encuentran
atravesados por concepciones estéticas neoclásicas y románticas, que fundamentan las
diferentes posturas acerca del valor y función de las manifestaciones literarias en el contexto
específico de la república en vías de conformación. En este artículo revisaremos cuáles son
específicamente los elementos neoclásicos y románticos subyacentes en los discursos a
propósito de la literatura nacional y la literatura suramericana, publicados en la prensa
literaria durante el periodo que va de 1836 a 1860. Además, demostraremos el valor que se
otorga a géneros narrativos debido a su capacidad para ocuparse de temas vernáculos que
forman al público lector al proveerlo de un discurso identitario.
Palabras clave: ensayo, ensayo hispanoamericano, ensayo mexicano, teoría de los géneros, cultura,
lectura.
_____________
1 Este artículo se deriva de la investigación “Formas históricas del intelectual
colombiano. Una reconstrucción a partir de la prensa literaria (1850-1900)” ejecutado con
recursos de la Convocatoria de proyectos de investigación de Ciencias Sociales,
Humanidades y Artes 2012 financiada por el Comité para el Desarrollo de la Investigación
(CODI) de la Universidad de Antioquia; se inscribe en el marco de la Estrategia de
sostenibilidad para grupos de investigación CODI 2013-2014.
2 Doctora en literatura, Universidad de Barcelona; Magíster en literatura Colombiana,
Universidad de Antioquia. Profesora en programas de pregrado y posgrado en la misma
institución. Directora de la revista Estudios de Literatura Colombiana. Integrante del grupo
de investigación Colombia: tradiciones de la palabra. Contacto: ana.agudelo@gmail.com
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
18
Neoclassicism, Romanticism and the notion of National Literature in Nueva
Granada. Study based on literary press from 1836 to 1860
ABSTRACT
The literary press in New Granada is a sample of the considerations that were made on
beaux arts and the programmatical discourse that depict truly national literature’s ways.
These are interwoven with esthetical neoclassic and romantic conceptions that support the
different views on the value and purpose of literary manifestations in the context of a
Republic still on the process of being established. The present study revises the neoclassic
and romantic elements lying under national and South American literature discourses to be
found in the literary press from 1836 to 1860. We also attempt to demonstrate the
importance that is given to narrative genres because of their vernacular contents that educate
the reader by giving him a discourse of identity.
Key words: Periodic publication, 19th century Colombian literature, Neoclassicism, Romanticism,
National literature.
SUMARIO: 1.Introducción. 2.Una discusión europea en tierras neogranadinas. 3. Los primeros textos
programáticos. 4.La literatura nacional: ¿entre el neoclasicismo y el romanticismo? A manera de
conclusión.
Introducción
La prensa puesta en circulación en la Nueva Granada,3 además de las cuestiones
políticas, religiosas y comerciales, se ocupó de asuntos literarios, de allí que no sea
extraño ubicar entre las páginas de periódicos de la época textos de creación y
reflexiones acerca de la literatura y su lugar en el nuevo orden nacional, más
comúnmente los primeros que los segundos. Pero son precisamente los textos de
reflexión los que interesan para el caso de este estudio, en tanto fueron escenario de
las ideas que circulaban acerca del estado de las letras neogranadinas y de los
argumentos que defendían un carácter específico para el fondo literario nacional.4
_____________
3 Nombre de Colombia entre 1830 y 1858, en clara alusión a la denominación del
Virreinato. Se utilizará esta denominación a lo largo del artículo.
4 El periodo que revisamos en este estudio coincide con la etapa de conformación de los
partidos políticos tradicionales colombianos, liberal y el conservador, y con la fase de
preponderancia del programa político liberal, que defiende, entre otras libertades, la de
imprenta, hecho que redunda en la proliferación de periódicos de diverso carácter. De entre
la gran cantidad de publicaciones periódicas aparecidas entre 1830 y 1860, seleccionamos
aquellas que se ocuparon en alguna medida de asuntos literarios; la revisión de estas
publicaciones permitió detectar 17 artículos periodísticos que reflexionan sobre la literatura,
textos que vieron la luz en 12 publicaciones periódicas: La Estrella Nacional, El Argos, El
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38 19
La preocupación por los rumbos de las letras nacionales encuentra su explicación en
el contexto pos-independentista de conformación de los estados nacionales en
Hispanoamérica, cuando se otorga un estatuto particular a la literatura. La expresión
de estas disertaciones en la prensa se comprende al revisar la importancia de estos
medios en ese mismo contexto que acabamos de señalar, cuando se inicia a través
de ellos la formación de la opinión pública y de un público lector, y aparecen
grupos que emprenden cruzadas a favor del desarrollo cultural (Melo, 2008). A ello
debe sumarse la relativa facilidad que conlleva su publicación, si se compara con
las implicaciones que para ese entonces entraña la edición de un libro.
Una discusión europea en tierras neogranadinas
“Novísima escuela”, (s.d., 1848: 2),5 “moderna escuela” (s.d., 1849a: 8),
“escuela de Byron” (s.d., 1849c: 3) son algunas de las expresiones para nombrar la
vertiente literaria que está tomando fuerza en el país y que se aleja de la preceptiva
neoclásica.6 En el orden de ideas neoclásico —e ilustrado— la literatura está al
servicio de la expresión de unos ideales; cualquier manifestación que ensombrezca
el sentido, que impida la fácil comprensión del mensaje, es rechazada (Viñas, 2002:
202). Finalizando el siglo XVIII y a inicios del XIX comienza a emerger en Europa
el espíritu romántico —toda una cosmovisión, una concepción de la vida— y con
este se inicia el declive del neoclasicismo. La defensa de la libertad en la base del
credo romántico se extiende también a la creación literaria: la norma neoclásica es
puesta en cuestión (Viñas, 2002: 268).
_____________
Albor literario. Periódico científico, literario y noticioso, El Cachifo. Periódico literario, El
Neogranadino, El Museo, Ensayo Literario, La Bagatela, La Reforma. Periódico de la
escuela republicana, El Tiempo, Biblioteca de Señoritas y El Mosaico. Tienen en común
estas publicaciones, además de los aspectos ya mencionados, ser publicadas en Bogotá —la
capital del país—, ser iniciativas privadas y haber circulado, en la mayoría de los casos,
durante pocos años. De este conjunto de publicaciones, podemos afirmar, además, que
hacen parte del corpus que constituye los antecedentes del periodismo literario colombiano.
5 Buen número de los artículos periodísticos estudiados en este artículo fueron
publicados sin dato de autor, práctica común en el siglo XIX en Colombia, como también lo
fue el uso de seudónimos. En lo posible hemos tratado de establecer la autoría de los
artículos, sin embargo en algunos casos fue imposible. Así, acudimos a la convención s.d.
para indicarlo.
6 A lo largo de los dos siglos y medio de imperio clasicista en Europa, el conjunto de
ideas acerca de la literatura se mantiene prácticamente estable; en el clasicismo renacentista
se da una aproximación a la creación literaria en términos prescriptivos, se enaltece la poesía
en tanto género y al poeta como su cultor, se ve en la imitación una conducta adecuada en
tanto se logre una síntesis de los modelos que sirven como fuente de imitación, se exalta el
uso de las lenguas vernáculas, se emprende un culto a la dificultad poética (Viñas, 2002:
141-179).
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
20
El siglo XIX se inaugura en Hispanoamérica bajo el “imperio” del estilo
neoclásico, que se caracteriza por ser reflexivo, solemne y riguroso en el
seguimiento de una prescriptiva; con una estricta idea del bien y del mal, de raíces
laicas, y medio de expresión del interés por el progreso y el bienestar de la sociedad
(Oviedo, 2012: 316). El espíritu romántico arriba a tierras hispanoamericanas ligado
a los movimientos de emancipación política (Oviedo, 2012: 337); la tensión
clasicismo/romanticismo, emprendida en Europa, se actualiza en tierras
neogranadinas debido a las circunstancias específicas del sistema literario del país y
tiene por escenario las publicaciones periódicas. Entre las principales expresiones
de la vigencia que cobra la disputa antiguos/modernos en la Nueva Granada se
cuentan los artículos donde se critica el carácter de las imitaciones de autores
foráneos y la reproducción de textos reflexivos de autores extranjeros, algunos
traducidos.
Buena parte de los artículos revisados coincide al arremeter en contra de la
adopción de los “vicios” de la escuela romántica por parte de los jóvenes escritores.
Las críticas en general apuntan a los problemas que conlleva la mala imitación, o la
errónea interpretación, de modelos extranjeros; se ataca la reiterada inclinación por
temas propios de las vertientes sentimental y gótica del romanticismo, en tanto
resultan artificiosos y alejados de la realidad sociopolítica que se vive en el
momento, cuyo marco no es otro que el de la independencia política recientemente
lograda y sus consiguientes cuestionamientos relativos a la identidad nacional. No
es gratuito entonces que los editores de La Estrella Nacional —hasta ahora
considerado el primer periódico literario del país— abran su número 1 con el
artículo “Novelas” (1836), cuyo autor se burla directamente de los epígonos de los
precursores del romanticismo francés: “Estos son los grandes modelos que tratan de
imitar nuestros jóvenes; i he visto mas de dos imitaciones, que harían llorar de la
risa á cualquiera que tenga los cascos bien sentados” (s.d., 1836: 1).7 Diez años
después, José María Rojas Garrido insiste en que se ha comprendido mal el
romanticismo y señala la proliferación de un romanticismo, “ignorante”,
“bandolero”, “criminal”, al tiempo que critica que “Se deja de estudiar para ser
romántico y se insulta la moral para no ser clásico” (Rojas, 1846: p. 4).
Los editores de El Cachifo —una publicación mantenida por jóvenes estudiantes
del Colegio del Espíritu Santo— publican en 1848 el artículo “Bellas letras”,
exaltación de la norma neoclásica y una crítica a la adopción de un erróneo
romanticismo que delata la ignorancia, desconocimiento de la lengua y de las
normas de composición poética: “triste i desgraciada es a la verdad la condición de
la literatura de un país, en donde los representantes de aquella, abrogándose
derechos i facultades que no les pertenecen […] rompen los estatutos literarios,
despedazan el código de la sana crítica, forjando a su placer i satisfacción leyes i
_____________
7 En esta y las demás citas textuales se conserva la ortografía de las fuentes revisadas.
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38 21
licencias arbitrarias” (s.d., 1848: 2). Es de resaltar en este artículo la preocupación
por el estado de atraso del país y por la mala imagen que de este se forjen en el
exterior por cuenta de la empobrecida producción literaria: “se dirá que no
conocemos la lengua en que escribimos” (s.d., 1848: 3). Se crítica a la producción
romántica de los compatriotas sus “títulos extravagantes”, “variar el metro a cada
estrofa”, “colocar en tropel esdrújulos inoportunos”, “[el] tinte fantástico i
misterios”, “[la] pobre imitación”(s.d., 1848: 3).
Pero la crítica a la imitación de modelos románticos sobrepasa los terrenos
literarios y se adentra en asuntos relativos al comportamiento de los individuos.
José María Rojas Garrido reconoce el valor de la obra de románticos europeos,
como es el caso de Zorrilla (1846: 4), pero critica ferozmente a los imitadores
neogranadinos quienes “desfiguran atrevidamente las producciones de buenos
literatos para vomitar disparates dándole a un bello pensamiento el barniz de un
absurdo. Nada hay tan común en nuestros escritores como el plájio, y nadie critica
el peor de los defectos en literatura, acaso porque se teme haber incurrido en el
mismo robo” (1846: 4). Rojas no se limita a la crítica el remedo, pasa a denunciar el
comportamiento de quienes se consideran “románticos”; este autor apela a una
anécdota donde presenta a un joven romántico —“joven paquete, que según la
palidez de su semblante, los ojos hinchados y la voz ronca había pasado la noche en
vela” (1846: 4)— como un ladronzuelo que finalmente obtiene su castigo. El cierre
del texto de Rojas es directo: “He aquí la escoria de la elocuencia y del lujo: el
romántico que dice disparates y plájia, es intolerable; pero el romántico que
además, es un cachaco vago que vive de trampas, es el cuerpo del delito que comete
la policía cerrando los ojos ante las plagas de la sociedad” (1846: 6). ¿Será tan feroz
la crítica porque se perfila un escritor que va contra todo proyecto civilizador, de
formación de buenos ciudadanos? De un escritor como este no podría esperarse una
obra digna de conformar el ideal de la literatura nacional. Lo anterior abre la
posibilidad de considerar que además de acudir al establecimiento de un ideal de
literatura nacional, nos encontramos ante una propuesta de un ideal de escritor
como individuo modelo de ciudadano.
En abril de 1849 aparece en El Museo un interesante texto —“Llanto i
melancolía” — que proponemos como una síntesis entre artículo crítico y artículo
propositivo, donde comienza a delinearse un programa para la literatura nacional.8
“Llanto i melancolía” expone toda una crítica a los rumbos románticos que han
seguido los escritores del país al sumergirse en una poesía recargada de melancolía
y llanto que los ha llevado a descuidar temas de mayor pertinencia. Este artículo es
muy posiblemente el primero donde se utiliza la expresión “literatura nacional”
(s.d., 1849b: 5) y se vincula a temáticas como la naturaleza circundante y la historia
_____________
8 Designamos textos programáticos a aquellos que defienden unos determinados rasgos y
funciones para la literatura, en el marco de una ideología o tendencia estética.
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
22
patria (s.d., 1849b: 6). La estrategia retórica consiste en la sucesión de
cuestionamientos y en el énfasis en las carencias de las bellas letras del país, para
luego pasar a plantear las bases de la literatura nacional, que seguirán reiterándose
en los textos programáticos de posterior publicación:
i cuando esperábamos que [el joven escritor], colocado en medio de las escenas
robustas i brillantes de nuestro suelo, herido por todos lados con la presencia de
mis fenómenos admirables i sorprendente, rodeado de una naturaleza grandiosa
[…] alzara su voz cadente i soberbia para cantar nuestro mundo i sus bellezas
[…] lo vemos remedar las viejas armonías de otros cantores […] ¿Cuáles son
entre nosotros los esfuerzos que se hacen, no diré para resucitar, sino para crear
un gusto propio nuestro, i un fondo de literatura también peculiar a nuestro país?
[…] ¿cuál de nuestros jóvenes entusiastas ha sacudido el polvo de nuestras viejas
memorias para desenterrar hechos gloriosos? ¿Cuál ha cantado nuestros héroes,
cuál nuestra odiosa servidumbre, nuestra independencia, nuestras luchas, nuestra
redención política? ¿Cuál ha celebrado la historia de este mundo grande i
celebérrimo en vez de componer odas a la luna, que ya está cansada de oir tantas
deprecaciones i tantos llorones nocturnos? (s.d., 1849b: 6).
Uno de los colaboradores de El Ensayo literario se lamenta del camino que han
tomado los jóvenes escritores y propone un rumbo acertado para la literatura
nacional. Su diagnóstico apunta, como los anteriores artículos citados, a criticar el
“aire tan Byronesco” (T.G.U., 1849: 1) que han asumido los poetas; recurre,
irónicamente, al uso excesivo de adjetivación y de giros románticos: “nada vale
escribir si á cada renglon no hai una tumba al lado de una orgía […] aunque traten
de alabar á una muchacha alegrona, al momento les viene al apurado cerebro, que
sus narices parecen un lúgubre panteón, i sus ojos la revoltosa orgía con su
voluptuosidad, i su alarma, i sus estentoreos gritos” (T.G.U., 1849: 1). El
articulista, ante la necesidad de refrenar este tipo de excesos y encaminar las letras
vernáculas, atrae la mirada hacia a la historia y territorio propios, en una invocación
que indudablemente tiene ecos de la “Alocución a la poesía” de Andrés Bello.9 Dice
el autor de artículo periodístico:
Emigren esos grandes genios, que el suelo yermo de la Europa no puede saciar
sus fantasías […] vengan , i el genio de la América les brindará la copa de los
Profetas […] nuestra literatura tiene muchas fuentes que agotar […] nuestros
_____________
9 “Divina poesía,/ tú, de la soledad habitadora,/ a consultar tus cantos enseñada/ con el
silencio de la selva umbría;/ tú, a quien la verde gruta/ fue morada,/ y el eco de los montes
compañía;/ tiempo es que dejes ya la culta Europa,/ que tu nativa rustiquez desama,/ y
dirijas el vuelo adonde te abre/ el mundo de Colón su grande escena. [...] Del Cotopaxi ve a
extinguir la hoguera/ que ceban las entrañas de los Andes./ Mira correr la sangre de Rovira,/
a quien lamentan Mérida y Pamplona […]” Bello (1993: 4).
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38 23
poetas pueden ir á recoger los llantos del Tequendama por nuestros siglos de
opresión i nuestros sufrimientos […] ellos pueden ir á saciar su oido con el sordo
bramido del Cotopaxi, predicando la libertad; á contemplar con embeleso
nuestros campos i descansar en paz; emigrar al Sur, al Cabo de Hornos; ó
detenerse en el Mar de Colón (T.G.U., 1849: 2).
En el artículo “Literatura nacional”, publicado en La Reforma en 1851, después
de algunas disquisiciones a propósito del sentido de las normas y las leyes en
literatura —donde se defiende que primero hubo literatura y luego leyes que la
rigen, que estas leyes son mutables, que seguir las leyes no garantiza creación de
buen gusto (s.d., 1851: s.p.)—, el autor niega la existencia de una literatura
nacional, bajo el siguiente argumento: “En la literatura de un país cuando le es
peculiar i privativa, cuando es esencialmente nacional, encontramos el zumo de la
civilización, los rasgos característicos de sus costumbres, de su jenio i aun de su
gobierno. Cuando no es tal, solo hallamos en la literatura de que se cree poseedor,
un remedo mas o ménos ridículo, mas o ménos bastardo de la literatura de otra
nación” (s.d., 1851: s.p.). A continuación el autor reflexiona sobre la imitación y
señala como la literatura del país es remedo de la Española, que a su vez lo es de la
Francesa. Un doble remedo de baja calidad (s.d., 1851: s.p.).
A las reflexiones que acabamos de pasar revista subyace el temor por el
desprecio que genera la norma neoclásica, desprecio que según los articulistas
oculta un desconocimiento de la lengua y en este sentido un desprecio por el
conocimiento. Llama la atención que pese a las continuas críticas, la mayoría
dirigidas a los jóvenes talentos, no se personalice ninguna de las afirmaciones, es
decir, no se señalen obras o autores concretos. Así, son críticas de tinte
generalizador. No obstante sí es común que se mencionen autores románticos
extranjeros cuya obra se valora positivamente, caso de Lamartine, Madrazo —no es
claro si Luis o Federico— y Salvador Bermúdez. La imitación de modelos
románticos europeos —franceses y españoles en mayor medida, e ingleses y
alemanes a menor escala— es común en las naciones hispanoamericanas a lo largo
del siglo XIX; después de la independencia, España deja de ejercer como filtro de la
bibliografía que llega a América, así circulan más fácilmente obras de autores de
otros países europeos (Carilla, 1967: 48). En el caso específico de la Nueva
Granada también se vive el afrancesamiento de cierto sector de la sociedad, y con
ello el aumento del interés por autores galos; no obstante, en el país el nexo con
autores españoles continúa siendo cercano, a diferencia de otros países que
intentaron romper con mayor fuerza con su antecedente español (Carilla, 1967: 59-
97).10 Aunque los románticos ingleses tuvieron menor difusión en Hispanoamérica,
_____________
10 En “Novelas” (1836) el autor comenta principalmente novelas y autores franceses,
pues están a la moda en ese entonces, pero se permite algunas palabras sobre las novelas
españolas, de las cuales afirma: “valen literaria y moralmente mas que todas las novelas de
las señoras francesas” (s.d., 1836: 2).
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
24
Colombia es un caso especial dada la singular acogida que tuvieron autores de esta
región.11 De allí la continua alusión a Byron en los artículos revisados y la
utilización de adjetivos como “byroniano” para describir un cierto tipo de imitación
(Carilla, 1967: 83).
Los hábitos lectores de los neogranadinos ofrecen pistas acerca de las obras que
están circulando en el país y permitirían deducir posibles fuentes de influencia para
los escritores. El texto “Novelas” (1836) informa de la circulación y lectura de
obras francesas precursoras del romanticismo: Rousseau (Nueva Eloisa), Pigault-
Lebrun, Louvet de Couvray (Aventuras del caballerito Foblás), Sophie Cottin
(Matilde o las cruzadas), madame de Genlis, Jacques-Henri Bernardin de Saint-
Pierre (Pablo y Virginia), Chateaubriand (Atala). Asimismo ofrece pistas sobra la
circulación de autores de cepa británica como Ann Radcliff, Walter Scott y Oliver
Goldsmith (s.d., 1936: 1-2).
Pese a que las literaturas francesa e inglesa ejercen influencia en los discursos
sobre la literatura, detectamos una relación interesante con el antecedente hispánico.
Los artículos revisados dan cuenta de que autores españoles son leídos, imitados y
comentados —Zorrilla, Gil y Zárate, Donoso Cortés, Lope de Vega, Saavedra,
Martínez de la Rosa—, además, como queda claro en los textos de Felipe Pérez y
José Caicedo Rojas, se reconoce la ligazón de la literatura vernácula con la
peninsular. La cercanía que mantienen la Nueva Granada, Perú y México con su
antecedente hispánico —o más bien el hecho que no se distancien de manera tan
categórica como Argentina—12 encuentra una posible explicación en la riqueza de
su literatura colonial, fenómeno que fortalece los lazos con el excolonizador
(Carilla, 1967: 44).
Las posturas diversas en cuanto a la disputa neoclasicismo/romanticismo se
evidencian no solo en artículos que critican la imitación y revisan hábitos lectores,
también se revelan en textos escritos por autores extranjeros y reproducidos en los
periódicos nacionales. Podríamos afirmar que de manera simultánea se estaban
publicando escritos a favor de una y otra escuela. En 1846 José María Rojas
Garrido publica en El Albor literario un artículo que abre de la siguiente manera:
“Hace muchos años que la cuestión románticos y clásicos se suscitó entre los
literatos españoles; nosotros hemos formado parte del mudo auditorio que no tiene
voto” (Rojas, 1846: 3, subrayado en el texto original). Estas palabras ponen en
evidencia la vigencia de la polémica en suelo neogranadino; la supuesta nula
participación en la misma, denunciada por Rojas, tendría que matizarse en tanto es
posible encontrar entre las páginas de algunas publicaciones periódicas
_____________
11 Tal cercanía tiene explicaciones de carácter comercial (Carilla, 1967: 81).
12 Dávila (2003) presenta el caso de Chile con Lastarria, quien en su programa para la
literatura nacional señala la necesidad de cortar de raíz con la tradición española” (64). Una
manifestación tan tajante como esta no la hemos ubicado en los periódicos estudiados.
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38 25
reproducciones de fragmentos de obras de autores como Madame Stäel, Juan
Donoso Cortés, Antonio Gil de Zárate y Nicolás Boileau, que configurarían en
principio la formación en la materia del público lector y sentarían bases para la
discusión. En ese contexto fue ineludible apelar a modelos externos para construir
la propia idea de nación y configurar un ideal de literatura nacional. La difusión de
las obras de estos autores europeos es termómetro de la influencia de ideas
románticas y neoclásicas en el ámbito neogranadino, asimismo es índice de la
necesidad por retomar la polémica clasicismo/romanticismo. La divulgación en
tierras neogranadinas de reflexiones a propósito de la literatura emanadas en otros
sistemas literarios —en nuestro caso concreto el español y el francés— se
comprende como parte de las dinámicas de la conformación del repertorio propio de
una literatura nacional en vías de fundación;13 la traducción es una de las estrategias
para adoptar elementos de otros repertorios, estas estrategias cobran importancia en
tanto permiten la adopción de diversos modelos estéticos a un sistema literario
específico (Even-Zohar, 2011b: 90). Siguiendo la lógica de Even-Zohar (2011a:
43), podemos afirmar que el naciente sistema literario neogranadino, cuyo
repertorio propio es limitado por ser un sistema joven, se encuentra más dispuesto a
explotar otros sistemas disponibles, en este caso útiles al programa literario en
proceso de estructuración.
En diciembre de 1838 el periódico bogotano El Argos publica una traducción de
un texto de Madame Stäel bajo el título “Influjo de la literatura sobre la libertad”.
En términos generales, Stäel sostiene que la existencia de la nación libre se sostiene
sobre las bases del conocimiento, así, el ciudadano ha de ser ilustrado; tarea de los
escritores es difundir este conocimiento. El sentido que Stäel le otorga a la palabra
literatura es de carácter amplio en tanto denota el conocimiento en general, no sólo
las bellas letras. Tan solo dos años antes, el autor de “Novelas” (1836) reconocía los
méritos de la escritora romántica pero no recomendaba su lectura. Claramente, la
obra de la escritora suiza resonaba entre quienes reflexionaban acerca de la
literatura en ese entonces. El artículo de El Argos es la traducción de uno de los
capítulos de De la littérature considérée dans ses rapports avec les institutions
sociales (1800), el título del capítulo es: “De la littérature dans ses rapports avec la
liberté” (Stäel, 1800: 23-27).14 Esta traducción viene acompañada de un párrafo
final donde los editores invitan a los jóvenes neogranadinos a que cultiven su
_____________
13 Repertorio entendido en términos de Even-Zohar como “el conocimiento compartido
necesario tanto para producir (y entender) un texto, como para producir (y entender) varios
otros productos del sistema literario” (2011a: 42).
14 En el periódico neogranadino no se informa de dónde fue tomada la traducción ni
quién es el traductor. Cabe anotar que la traducción omite cuatro párrafos y medio de la
versión original (el texto original consta de once párrafos, mientras que la traducción
incluye seis y medio).
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
26
conocimiento; se les convoca como generación que está en proceso de formación
para suceder a la primera generación republicana. Pese a que no se resalta el sentido
de más peso del texto traducido (todas las reflexiones a propósito de la libertad, por
ejemplo), es significativo que la traducción circule en un periódico de la época pues
sirve de acicate para la construcción de una identidad nacional: “La elocuencia, el
amor de las letras i de las bellas artes, en una palabra, la filosofía, pueden solo hacer
de un territorio una patria, dando á la nación que lo habita los mismos gustos, los
mismo hábitos, i los mismos sentimientos” (Stäel, 1838: 238). Las interesantes
ideas de Stäel a propósito de la novela y su función social, contenidas en otros
trabajos de la autora, no se reflejan en el citado texto, pero podemos aventurar que
demás trabajos de la autora fueron conocidos por los letrados neogranadinos.15 En
este punto es importante señalar la importancia que jugaron ciertos espacios de
sociabilidad como mediadores culturales para el caso de concreto de la corriente
romántica europea en América. Precisamente el salón de madame Staël y su obra
hicieron posible que hispanoamericanos como Bolívar y Miranda se familiarizaran
con el romanticismo alemán (Krumpel, 2001: 47-48).
En “Una noche romántica y un día clásico” Rojas Garrido cita las palabras del
escritor español Juan Donoso Cortés, a propósito de las escuelas clásica y romántica
(1846: 4). El texto de Cortés se titula “El clasicismo y el romanticismo”;16 su autor,
más allá de intentar una defensa de uno u otro modelo, estudia en profundidad
ambos fenómenos. Mediante una revisión de carácter histórico, explica su razón de
ser y asocia la escuela clásica a la literatura antigua y el romanticismo a la literatura
moderna. Concluye que ambos son válidos. Rojas Garrido se vale de fragmentos
descontextualizados de la obra de Cortés para descalificar ciertas manifestaciones
de romanticismo, y en este sentido corrompe la esencia de su fuente.
En julio de 1849 aparece entre las páginas de El Museo un fragmento del
Manual de literatura (1842-1844) de Antonio Gil de Zárate, el fragmento en
cuestión corresponde al capítulo II de la Sección tercera del libro y se titula
“Diferencias esenciales entre la literatura antigua y la moderna”.17 Los editores de
El Museo sustentan la publicación del fragmento en la actualidad de la polémica
“literatura antigua” y “literatura moderna”, no obstante no sientan una postura al
respecto. Cabe anotar que la obra de Gil es citada a pocos años de su publicación en
España. El mismo Gil de Zárate señala la validez de una y otra postura, si bien
defiende la necesidad de leyes que rijan las obras emanadas de una y otra propuesta;
_____________
15 Según Carilla (1967: 77), en Hispanoamérica circularon novelas de Stäel (Corinne,
Delphine), pero el prestigio de la escritora suiza en estas latitudes tuvo más que ver con la
recepción de su obra De l´Allemagne.
16 El escrito tiene una extensión de 36 página, al parecer circuló en prensa inicialmente.
Fue recogido posteriormente en la obra Obras completas (Donoso Cortés, 1854).
17 Ver Gil y Zárate (1861).
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38 27
él mismo transitó en su obra literaria —principalmente en su teatro— del
neoclasicismo al romanticismo. Gil de Zárate caracteriza uno y otro “sistema”, una
y otra literatura: “los antiguos veían lo ideal de la naturaleza humana en la feliz
proporción de sus facultades, i en su armónica concordancia; los modernos, al
contrario, tienen el sentimiento profundo de una desunión interior, de una doble
naturaleza del hombre, que hace de aquel ideal imposible de realización” (Gil de
Zárate, 1849: 70).
Resulta curioso que la preceptiva neoclásica por excelencia, la poética de
Nicolás Boileau, aparezca en prensa neogranadina años después de los textos
citados anteriormente. La obra del francés aparece en La Bagatela a partir de su
número 2 (septiembre de 1852) en la traducción de José María Salazar. Boileau es
considerado el principal teórico del clasicismo, con su Art poétique (1674). Este
neoclásico defiende firmemente la importancia de seguir la normativa poética en
tanto esta es dictada por la razón, por el sentido común, pues el buen gusto es un
principio universal (Viñas, 2002: 184). La obra de Boileau resume una suerte de
credo neoclásico que se concreta en las siguientes ideas: el talento natural y
disciplina se conjugan en la creación, se enaltece la razón, se asocia a la obra
literaria una utilidad moral, además destacan las ideas de mímesis, decoro y
verosimilitud (Viñas, 2002: 183-198). La preceptiva de Boileau aparece en 1674 y
la traducción de Salazar data de 1810, aunque entra en circulación en 1828. La
reproducción de la versión de Salazar en La Bagatela da cuenta de la vigencia de la
preceptiva neoclásica cuarenta años después de su primera traducción en territorio
neogranadino (en ese entonces aún virreinato). La traducción se publica en La
Bagatela bajo el título “Poesía” y viene introducida por un par de párrafos,
posiblemente escritos por alguno de los editores del periódico; este apartado
introductorio resalta la importancia de las reglas para la composición poética, a la
vez que señala el desconocimiento de la normativa por parte de los ingenios
neogranadinos (Boileau, 1852: s.p.). Aunque existen otras traducciones al castellano
de la poética del neoclásico francés, los editores de La Bagatela optan por publicar
la versión del compatriota Salazar, posiblemente tratando de legitimar ante los
escritores a quienes va dirigido el texto la legitimidad de la influencia de Boileau y
de la vigencia de la escuela neoclásica, donde la poesía debe tener por objeto
“deleitar i amonestar o corregir” (introducción a Boileau, 1852: s.p.). Claramente
con esta publicación La Bagatela asume una postura de defensa del modelo
neoclásico, pese a que la publicación de obras de otros autores europeos en
periódicos neogranadinos ha ofrecido otros matices y posibilidades frente al
romanticismo.
En todo caso, las publicaciones periódicas sirvieron como vehículo de
divulgación de libros, de fragmentos más específicamente, que exponían
importantes discursos a propósito de la literatura. La obra de Stäel apunta más a un
sentido amplio de literatura “arte de pensar i de explicar los pensamientos” (1838:
237); los textos de Boileau, Gil de Zárate y Donoso Cortés sí evidencian un interés
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
28
más específico en la producción literaria, entendida en un sentido más restringido.
La disputa entre “antiguos y modernos”, una vieja disputa europea, se actualiza en
tierras americanas como parte del proceso de formación del programa para la
literatura nacional.
Estos artículos, que aparecen entre 1836 y 1852, exponen aspectos
fundamentales tanto del romanticismo como del neoclasicismo, comprenden
argumentaciones más sólidas y elaboradas que las presentes en los artículos de
autores neogranadinos. A partir de la década de los años cincuenta los textos de
autores nacionales se complejizan y presentan posturas más cimentadas que
defienden la necesidad de una literatura nacional.
Los primeros textos programáticos
Las denuncias y críticas provocadas por el estado de las letras —por su
inclinación al romanticismo “Byronesco”— se entremezclan con las propuestas a
favor del establecimiento de un fondo literario nacional, de allí que buena parte de
los artículos lleven títulos del tipo “literatura nacional”, “literatura suramericana”,
“nuestra literatura”. En el artículo “Literatura nacional” publicado en La Reforma
en 1851, el articulista tiene clara la diferencia entre las dos caras de la misma
moneda: la literatura que efectivamente se está escribiendo y la literatura que se
debería escribir (s.d., 1851: s.p.); es verdaderamente nacional la literatura “de un
país cuando le es peculiar i privativa, cuando es esencialmente nacional,
encontramos el zumo de la civilización, los rasgos característicos de sus
costumbres, de su jenio i aun de su gobierno” (s.d., 1851: s.p.).
Resulta muy interesante que estos textos de carácter programático en general se
inclinen por los géneros narrativos, especialmente por la novela: “La novela, con
más recursos y menos dificultades que el poema, es hoy la verdadera rama épica de
la literatura” (Pérez, 1858c: 85). Asimismo estos textos programáticos ofrecen
recomendaciones acerca de los temas adecuados para un fondo literario nacional.
“Novelas” (1836) es el primer artículo que hemos ubicado donde se comienza a
establecer la obra de Walter Scott como modelo digno de imitación. Así, ya desde
la década de los años 30 se emprende la tarea de sentar las bases de un ideal de
literatura nacional por la vía de la novela histórica. De esta manera, una forma
apreciada por los románticos comienza a perfilarse como la ideal para expresar los
ideales nacionalistas, bajo criterios cercanos al neoclasicismo. El autor del artículo
ve en la obra de Walter Scott una vertiente adecuada de la novela: “la risa, el llanto,
lo patético i lo ridículo van unidos como lo van en las sociedades humanas. No hai
duda que esta clase de novelas es instructivas” (s.d. 1836: 2). Además, para el caso
de las lectoras se sostiene que las novelas de Scott les allana el camino hacia el
conocimiento de la historia, el cual posiblemente no podrían adquirir mediante los
libros especializados en la materia (s.d., 1836: 2). Los argumentos para juzgar la
novelística de Scott asimismo se basan en preceptos neoclásicos: cercanía a la
razón, a la verdad, carácter educativo de las obras. Esto es, educar deleitando.
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38 29
Como lo mencionamos en el apartado anterior, artículos aparecidos en 1849
como “Nuestra literatura”, publicado en El Ensayo literario, y “Llanto i
melancolía”, publicado en El Museo, dan las primeras puntadas de un programa
para la literatura nacional; básicamente proponen temas que deberían ser cultivados
por los poetas y que se resumen en: historia de la Colonia (época subyugación),
Independencia (como periodo heroico) y la exuberancia, riqueza y particularidad
del territorio nacional.
Dos artículos publicados en El Neogranadino en 1849 —“Poesía americana” y
“Poesía nacional”— proponen claras líneas programáticas para la literatura
nacional: vinculación a un programa social; uso de temas y lenguajes populares;
referencia a tradiciones, costumbres, territorio e historia —asuntos profundamente
vitales y vigorosos, en oposición a los europeos—; cultivo del romance como
género adecuado para el tratamiento de tales motivos. El concepto de “literatura
nacional” comienza a vincularse a la “expresión de las necesidades sociales”, “a los
fines sociales i nacionales”, al canto de “episodios de la guerra de Independencia, o
las costumbres i tradiciones” (s.d., 1849c: 3). En este sentido, se propone también
una función del poeta: “inspirado sacerdote de una civilización recién-nacida, llena
de libertad i de porvenir” (s.d., 1849c: 3). Así, se presenta de manera mucho más
clara y contundente el programa social literario: se equipara poesía descriptiva a
poesía social “i por consiguiente original” (s.d., 1849d: 49); que no es otra que una
literatura inspirada en la realidad circundante, en la propia historia y con una visión
de progreso aunado a un proyecto civilizador.18 Un aspecto interesante de los
artículos de El Neogranadino es su uso temprano de la expresión “tipos orijinales”
(s.d., 1849d: 49) tan propia del costumbrismo; este par de textos no solo especifican
los rasgos y géneros propios de una literatura nacional, también especifican los
temas:
Materiales sobrados hallaría el poeta en las diversas costumbres que caracterizan
nuestras provincias, desde los ardientes llanos de Casanare hasta los helados
valles de los Andes, desde la movilidad de los habitantes de nuestras costas hasta
la quietud taciturna del indio de las tierras altas, desde el vivir excepcional del
boga del Magdalena, mitad salvaje, mitad civilizado, hombre de vigorosas
pasiones, menospreciador de la delicadeza del blanco de las ciudades, fiel en su
cariño, temible en su odio; hasta el vivir recojido y sentimental de nuestras
damas, entregadas a los estravíos de una devoción exajerada para gastar en ella
_____________
18 Poesía —o literatura— social entendida en el programa del romanticismo social
sansimoniano, que inspiró posturas político-sociales en letrados como Esteban Echeverría.
Del romanticismo social los ideólogos hispanoamericanos retoman instrumentos para
comprender y proyectar la realidad social de los pueblos, tales como el liberalismo
económico y el industrialismo como caminos para acabar con la miseria (Zea, 1976: 74).
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
30
las fuerzas de su espíritu i la vehemencia de una imaginación exaltada por la
soledad misma i la monotonía de la existencia (s.d., 1849d: 49).
Estos textos publicados en El Neogranadino, al parecer obra de un mismo autor,
son quizá los primeros en proponer modelos hispanoamericanos —no europeos— a
los autores neogranadinos; la poesía gauchesca atrae la atención del articulista,
quien señala la obra del argentino Hilario Ascasubi como paradigma del poeta
americano, en tanto él ha comprendido sus deberes como poeta (s.d., 1849c: 3). Los
comentarios a la obra de Ascasubi son retomados del periódico chileno Comercio
de Valparaíso. En el artículo chileno, al igual que en la prensa neogranadina, se
defiende una literatura que atienda “el modo de decir tan nuevo i tan vigoroso de los
pueblos americanos, teniendo además el recurso de la originalidad de sus
costumbres i de la novedad de los paisajes en que viven” (1849c: 3). El poeta debe
descender: “hasta la inteligencia del pueblo” (1849c: 3). También se hace referencia
a Bartolomé Hidalgo como cultivador de la poesía social. Uno de estos artículos
viene acompañado del romance argentino “La severa”, insistiendo con ello en el
planteamiento de la poesía gauchesca como modelo digno de imitación. Cabe
aclarar en este punto que la poesía gauchesca, al igual que el corrido mexicano, es
una vertiente específica americana del romance español, cultivada por Hidalgo,
Ascasubi, Lussich, Hernández (Carilla, 1967: 237).
“Literatura nacional” (El Tiempo 1855) abre señalando directamente el valor de
la novela histórica, a la manera de Scott, Dumas y Bulwer (posiblemente Edward
Bulwer-Lytton) (s.d., 1855: s.p.); valor que radica en su capacidad de enseñar por
medio de la fábula (s.d., 1855: s.p.). Se diferencia entre el escritor fiel a la historia y
aquel que “exajera y la pervierte” (s.d., 1855: s.p.). Se defiende, además, que los
motivos propios de la novela histórica deben ser aquellas hazañas y hombres
trascendentales (s.d., 1855: s.p.). Propone como temas: “Los pueblos primitivos de
nuestras comarcas rodeadas de toda la orijinalidad de su historia i de su naturaleza,
ofrecen al jenio americano ancho campo, todavía no cultivado. Aliando a la
descripción de los países con la pintura de las costumbres i la inquisición de las
civilizaciones del Nuevo Mundo” (s.d., 1855: s.p.). Temas de la Conquista y la
Colonia se proponen como adecuados. Este es el primer artículo donde se revisa la
obra de talentos nacionales, es decir, de escritores que se ajustan a la preceptiva que
se empieza a delinear, sobre todo en lo concerniente a la novela histórica. Los
autores aludidos son “el malogrado Anjel” (s.d., 1855: s.p.) [debe tratarse de José
María Ángel Gaitán (1819-1851) autor de El doctor Temis], “la mano que delineó a
Jilma” (s.d., 1855: s.p.) [debe tratarse de Felipe Pérez, autor de novelas históricas] y
“el Sr. Eustacio Santamaría, autor de las ‘Confidencias de un cura de mi pueblo’”
(s.d., 1855: s.p.). El resto del artículo es un comentario a esta última obra, que en
general es elogioso y revisa el manejo de la lengua, la construcción de los
personajes, y resalta la “claridad i nitidez”, la “sencillez sin desaliño” (s.d., 1855:
s.p.).
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38 31
La Biblioteca de señoritas es la publicación que concentra mayor número de
artículos de carácter programático, todos publicados en 1858. José Caicedo Rojas,
bajo el seudónimo de Yarilpa, propone en el artículo “El romance” toda una defensa
del género —como se hizo casi una década atrás en El Neogranadino— en tanto
forma adecuada para materializar “nuestra incipiente literatura” (Caicedo, 1858:
46). Entre las bondades que Caicedo abona al género se cuentan su fácil
composición, su facilidad para popularizar temas históricos nacionales, el que
cuente con una prescriptiva, su cultivo por parte de escritores canónicos españoles
(Lope de Vega, Saavedra, Martínez de la Rosa) (1858: 46). La invitación a seguir
los modelos españoles se apega a consideraciones neoclásicas, en tanto Caicedo
recomienda en la composición de romances seguir a estos autores y con ello
contribuir a formar el gusto y corregir los vicios (1858: 46). El romance —forma de
innegable raíz española y que revela el aprecio de la estética romántica por la poesía
popular— fue, en efecto, un género cultivado por autores románticos
hispanoamericanos. Del texto de Caicedo se deduce que esta forma está siendo
cultivada en el país, sin embargo él no ofrece información sobre obras o autores.19
“Literatura suramericana” es el segundo de los artículos prescriptivos que
hemos ubicado en la Biblioteca de señoritas. En este Felipe Pérez emprende una
profunda reflexión acerca de la noción de literatura; revisa la acepción que vincula
el valor de una literatura con el desarrollo de la lengua y del conocimiento en
general;20 asimismo revisa la perspectiva desde la cual bien puede hablarse de
literatura para el caso de pueblos menos civilizados, con un desarrollo más pobre de
su lengua; a partir de tales reflexiones se adhiere a quienes defienden la idea que la
literatura suramericana es una “rama menor” de la española (Pérez, 1858a: 53-54),
aunque no por ello de menor valor: “respecto de ese todo encantado e inestimable
de la literatura de la raza española, no somos los suramericanos meros
consumidores o usufructuarios, si así nos podemos espresar, sino verdadera i
relativamente dignos i fecundos colaboradores” (Pérez, 1858a: 54). De los textos
revisados, este de Pérez es el primero que defiende la ascendencia española de la
tradición literaria nacional en ciernes. Pérez reconoce el cúmulo de motivos
propios, pero se pregunta a la vez: “¿bastará eso para cambiar intrínsecamente la
naturaleza del hombre i de las cosas? ¿Será eso suficiente para alterar nuestra
literatura hasta hacerla distinta de la de nuestros padres, toda vez que conservamos
_____________
19 Carilla (1967) señala que en Colombia cultivaron el romance José Manuel Marroquín,
Rafael Pombo, Epifanio Mejía y José Eusebio Caro; asimismo afirma que este género
poético que privilegia la narración fue propio de naciones cercanas a su herencia española,
donde no se establece una ruptura vigorosa con la tradición ibérica (233-234).
20 Si bien el artículo no está firmado, es posible deducir de la publicación misma que el
autor muy posiblemente sea Pérez, pues fue el editor y autor de las columnas que abren cada
número en esta época de la Biblioteca.
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
32
su religión i su lengua, su sangre i sus costumbres? No; i no debemos dejarnos
sorprender por una apariencia fascinadora” (Pérez, 1858a: 54). Así, el concepto de
“literatura nacional” en Pérez debe remitir obligatoriamente a la raíz española de la
misma. En el artículo “¿Quién tiene la culpa?” Pérez continúa el texto anterior y
estudia las razones tras el pobre de obras que canten las glorias pasadas y que
cimentaron las bases de una nación libre. En suma su diagnóstico es falta de apoyo
al escritor: “No es pues asunto el que nos falta: lo que nos falta es el apoyo social, el
estímulo de los poderosos […] ¿Quién tiene la culpa? La sociedad. Ella que, cuando
mas, cree que ha hecho mucho por un hombre de injenio cuando lo aparta de la
senda de flores de la poesía i lo lleva a empellones por la rápida política” (Pérez,
1858b: 62). Estas palabras de Pérez revelan cierta consciencia de la necesidad de
profesionalización del escritor, cuya labor social a través de la literatura es
necesaria, y se acercan a las del artículo “Poesía americana” de El Neogranadino,
donde se propone al poeta como sacerdote de la civilización.
En “De la novela”, Pérez se vale de sus artículos anteriores para apuntalar su
propuesta personal acerca de la novela como género por excelencia para establecer
un fondo literario nacional: “la novela, esa forma del pensamiento perfecto, es la
única que puede hoy resumirlo todo, poesía, doctrina e instrucción” (Pérez, 1858c:
86). Este letrado entiende el género novelístico como posibilidad de síntesis entre
historia, costumbres y doctrina, con un gran potencial ante el público lector: “[la
novela] penetra en todos los hogares desde el palacio hasta la cabaña, i penetra para
triunfar en el corazón de todos los sexos, sean cuales fueren su edad i sus
condiciones” (Pérez, 1858c: 86). Paradójicamente lo que unas décadas atrás fue
mirado con recelo por el articulista de La Estrella Nacional —citado al inicio de
este trabajo— es tenido por una gran oportunidad por parte de Pérez: la afición a las
novelas. La defensa del género queda establecida; Pérez pasa al balance y concluye
que hay pocas “novelas nacionales” en el ámbito suramericano (Pérez, 1858c: 93).
Tal vez uno de los aspectos más interesante de este artículo de Felipe Pérez sea su
reacción ante la crítica que recibió su novela Huayna Capac. El tono de la reflexión
permite entrever un deseo de proponerse como estandarte, o modelo, de la novela
histórica nacional.21 Reitera, al final del capítulo, su compromiso con la novela
histórica, cuya senda “lo conduce [al escritor] a hacer conocer los pueblos, las
familias i los personajes de que se ocupa, sus trajes, sus usos, costumbres, idioma,
preocupaciones, estado de civilización” (Pérez, 1858c: 95).22
_____________
21 Pérez, incluso, sigue el programa literario que defiende. Es un fecundo novelista
histórico, autor de obras como: Huayna Capac (1856), Atahuallpa (1856), Los Pizarros
(1857), Jilma (1858), Los jigantes (1875).
22 Pérez insiste en la novela como vía para narrar la historia y emprender disertaciones
filosóficas, de allí que atraiga como modelos a Sue, Dumas, Victor Hugo, Scribe y Bulwer
(Pérez, 1858c: 85).
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38 33
El concepto “literatura nacional” como es construido por los articulistas vendría a cubrir
una producción específica. Así, no todo lo escrito en suelo neogranadino o por autores
neogranadinos sería literatura nacional. Esta literatura, según los textos programáticos, debe
adoptar rasgos narrativos, de ahí la importancia concedida a géneros como la novela y el
romance, y debe abordar unos temas concretos: gesta independentista, el paisaje, los
prohombres, las costumbres: “Hoy se pide algo más a los novelistas que un simple cuento.
Hoy se les pide historia, costumbres, y hasta doctrina” (Pérez, 1858c: 86).
La literatura nacional: ¿entre el neoclasicismo y el romanticismo? A manera
de conclusión
El análisis de los artículos periodísticos revela un recepción parcial del
romanticismo entre los letrados hispanoamericanos, para nuestro caso
neogranadinos. Durante las primeras décadas del siglo XIX los autores se movieron
entre ambas aguas: las del neoclasicismo y las del romanticismo (Oviedo, 2012).
Incluso a mediados del siglo XIX Boileau goza de aceptación. La traducción de su
obra se divulga en La Bagatela en 1852 y una figura como Felipe Pérez afirma en
1858 que: “El soplo poderoso de Boileau había sido bastante para hacer desaparecer
las tontunas maravillosas de los escritores de Europa hasta el reinado de los últimos
Luises en Francia” (Pérez, 1858c: 86). Es posible evidenciar la tensión que se vive
en ese entonces en la Nueva Granada específicamente —seguramente la revisión de
este fenómeno en otros países conlleve a similaresobservaciones— y que queda
plasmada en los periódicos: ampararse en el neoclasicismo, con su preocupación
didáctica y su prescriptiva, o trasegar los terrenos del romanticismo, con su libertad
en la creación. En la Nueva Granada, lo leemos en los artículos, se rechaza todo
tipo de efusión romántica individualista y alejada de la norma; pero al mismo
tiempo se da un afán por proponer unos lineamientos que guíen los motivos, formas
y función de la literatura adoptados por los escritores. Parecería contradictorio
disponer una prescriptiva, una serie de “normas” a seguir, a una literatura fruto de
una situación sociopolítica inspirada en ideales nacionalistas románticos que apelan
a la libertad. Pero es así. Ello tiene que ver con las características que asume el
romanticismo en tierras americanas. La cuestión primordial en el contexto
neogranadino no es proponer una defensa a ultranza de una u otra tendencia estética
sino instituir un fondo literario nacional que cumpliera una serie de requisitos,
claramente expresados por los articulistas, y cuya recolección nos permite deducir
el modelo de literatura nacional propuesto. Por ello no cualquier obra publicada por
un autor neogranadino es considerada como parte del fondo literario nacional; las
efusiones líricas sentimentales y con elementos góticos, fruto de la imitación al
romanticismo individualista europeo, tan de moda entre los “versificadores” del
momento, no pueden constituir una literatura de cuño nacional. Si algo queda claro
después de leer los artículos periodísticos que se ocupan del estado y proyección de
las letras neogranadinos es que para ser considerada nacional una obra literaria ha
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
34
de cumplir una serie de rasgos, cumplir un suerte de prescriptiva que reúnen tanto
elementos neoclásicos como románticos.
En primera instancia nos atrevemos a afirmar que el ánimo programático en sí es
una tendencia de sesgo neoclásico, en el sentido en que se prescribe cómo ha de ser
el fondo literario nacional y se rechazan de tajo aquellas manifestaciones que se
alejan del modelo en construcción. La forma narrativa se privilegia en los textos de
carácter programático. Bien sea a manera de romance o de novela histórica, la
narración es la forma adecuada para las temáticas prescritas como pertinentes. Se
encarga tanto para el caso de la novela como del romance que la obra deleite y a la
vez forme al lector; este principio tiene profundas raíces en Horacio. Es posible
proponer la inclinación por la forma novelesca como una ruptura con el credo
neoclásico. Ya en el marco de la Ilustración la novela genera suspicacia pues no era
posible encasillarla en la poética neoclásica, sin embargo se dan casos de novelas
donde se respeta el precepto neoclásico de educar deleitando (Monguió, 1996: 115).
De esta manera, un género aplaudido por el romanticismo, y que genera
resquemores, puede llegar no solo a ser aceptado sino además privilegiado.
Así como para la forma, se propone una preceptiva para los temas que atiende a
influencias románticas. Se recomienda a los autores acudir a la historia, al pasado
heroico, al paisaje circundante, a los tipos sociales, en este sentido la preceptiva
retoma elementos del romanticismo alemán: “La estética de los románticos subrayó
la importancia de lo autóctono en el arte” (Krumpel, 2001: 47). El romanticismo
“byronesco” se critica, en suma, por individualista, mientras que el romanticismo
ligado a la historia se exalta por ser una manifestación útil a la idea de literatura
nacional que se está forjando, en tanto permite construir un discurso sobre el
progreso y fundamentar un proyecto civilizatorio.
Las ideas expuestas por los articulistas estudiados revelan un eje común con los
discursos de cuño liberal a propósito de un arte socialista que florece en otras zonas
de Hispanoamérica. Alberdi y Sarmiento, por ejemplo, defienden un arte a favor del
progreso, de la civilización (Sasso, 1995). Dice Sasso: “Y si miramos un poco más
de cerca, pronto advertiremos que esa elocuencia prosigue, sin visible ruptura, una
línea intelectual y afectiva enraizada en la cultura renacentista y neoclásica […] y
pudo así seguir nutriendo […] el gesto discursivo de las generaciones
subsiguientes” (1995: 86). Pese a que en los periódicos estudiados no se incluyen
textos de los intelectuales que asociamos al núcleo intelectual asentado en Chile
(Sarmiento, Alberdi, Bello), sí se encuentran algunas referencias al mismo. Felipe
Pérez, en “De la novela”, destaca la actividad y solidez del movimiento literario en
Argentina y Chile, a la vez que señala los problemas de divulgación de sus obras en
tierras neogranadinas (1858: 93); en “Literatura suramericana” reconoce a Bello
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38 35
—figura fundamental de este núcleo—, junto a Heredia y Olmedo,23 como prueba
de los alcances de la literatura americana (1858: 54). Pese a las precarias
condiciones de divulgación señaladas por Pérez, es evidente que en los periódicos
neogranadinos surgen cuestiones sobre la función de la literatura cercanas a las que
se discuten en el Sur. Se trata, indudablemente, es una preocupación de carácter
continental, pues en Hispanoamérica estaba pendiente fundar las naciones, fundar
las literaturas, las narrativas y los discursos cohesionadores que expresaran la nueva
realidad sociohistórica a la cual se estaban enfrentando (Dávila, 2003: 61). De lo
anterior se comprende que las temáticas señaladas como pertinentes para un fondo
literario nacional neogranadino coincidan con las propuestas en otros países del
Cono Sur; en su discurso liberal sobre la literatura, Lastarria, por ejemplo, propone
como temas para el fondo literario nacional acudir a los atributos naturales del
territorio, describir las costumbres, recordar los hechos heroicos, interrogar las
necesidades sociales del pueblo (Dávila, 2003: 66).
La adopción de elementos de repertorios foráneos para el propio programa
literario —vía traducción, reproducción de obras de carácter reflexivo y reseñas de
obras literarias de autores extranjeros— atiende en buena parte a condicionamientos
políticos e ideológicos, más que a criterios estéticos (Dávila, 2003: 56). En esta
lógica podría entenderse la crítica mordaz en contra de los imitadores del
romanticismo sentimental y gótico, quienes representarían la adopción del
romanticismo en su esfera más individualista.
Resultan comprensible entonces las afirmaciones contenidas en el prólogo a
Manuela, escrito por José María Vergara y Vergara y reproducido en el primer
número de El Mosaico. En este texto Vergara y Vergara, el primer historiador de la
literatura colombiana, uno de los hombres más preocupados en su momento por
recopilar y estudiar la producción de autores nacionales, asevera que el relato de
Eugenio Díaz es en rigor la primera novela nacional (aunque no desconoce como
antecedentes las obras de Ángel Gaitán y Pérez): “[Manuela es una] novela
eminentemente nacional i provechosa” (Vergara, 1859: 8). El prologuista y redactor
de El Mosaico justifica sus afirmaciones en aspectos como la inscripción de la obra
en el género novelesco, los motivos cercanos a los tipos y costumbres nacionales y
su potencial formador. Vergara, además, destaca de la obra “la orijinalidad, un tino
esquisito, una observación juiciosa i una apreciación rápida y feliz” (Vergara, 1859:
8), rasgos que superpone a los posibles problemas de estilo, que también resultan
evidentes y que no obvia. Manuela cumple con buena parte de las características de
una obra digna de conformar el fondo literario nacional; se ajusta a los rasgos
_____________
23 Heredia, Olmedo, Bello se cuentan entre quienes anuncian la cercanía de la corriente
romántica en América (Carilla, 1967: 52). La admiración que Pérez expresa hacia estos
autores implica una cercanía con sus apuestas estéticas, la cual se revela en sus propuestas
acerca de la novela.
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
36
defendidos en los textos programáticos, y, muy importante, deja radicalmente de
lado todo atisbo de “romanticismo byronesco”.
BIBLIOGRAFÍA
Fuentes primarias
BOILEAU, Nicolás.
1852 “Poesía”, José María Salazar (traductor). La Bagatela, n° 2, 1852,
s.p.
CAICEDO ROJAS, José.
1858 “El romance. Necesidad de que los poetas suramericanos cultiven
este género”, Biblioteca de Señoritas, n° 6, 1858, p.45.
GIL Y ZÁRATE, Antonio.
1849 “Diferencias esenciales entre la literatura antigua y la moderna.
Clasicismo-romanticismo”, El Museo, tomo 1, n° 5, pp. 65-71.
PÉREZ, Felipe.
1858ª “Literatura Suramericana”, Biblioteca de Señoritas, n° 7, 1858, p.
53.
1858b “¿Quién tiene la culpa?”, Biblioteca de Señoritas, n° 8, 1858, pp.
61-62.
1858c “De la novela”, Biblioteca de señoritas, 1858, n° 11 y 12, pp. 85-86
y 93-95.
ROJAS GARRIDO, José María.
1846 “Una noche romántica y un día clásico”, El Albor Literario, s.n.,
1846, pp. 3-6.
STAËL, Madame de.
1838 “Influjo de la literatura sobre la libertad”, El Argos, trim. 5, n° 57,
1838, pp. 237-238.
S.D.
1836 “Novelas”, La Estrella Nacional, trim. I, n° 1, 1836, pp. 1-2.
1848 “Bellas letras”, El Cachifo. Periódico literario, trim. 1, n° 1, 1848,
pp. 2-4.
1849b “Llanto y melancolía”, n° 1, El Museo, 1849, p. 4-6.
1849c “Poesía americana”, El Neogranadino, n° 23, 1849, pp. 3-4.
1849d “Poesía nacional”, El Neogranadino, n° 30, 1849, p. 49.
1851 “Literatura nacional”, La Reforma. Periódico de la escuela
republicana, trim. 1, n° 10, 1851, s.p.
1855 “Literatura nacional”, El Tiempo, n° 52, 1855, s.p.
T. G. U.
1849 “Nuestra literatura”, Ensayo Literario, n° 6, 1849, pp. 1-2.
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38 37
VERGARA Y VERGARA, José María.
1859 “Manuela. Novela original de Eugenio Díaz Castro”, El Mosaico,
n° 1y 2, 1859, pp. 8 y 16.
Fuentes secundarias
BELLO, Andrés.
1993 “Alocución a la poesía”. José Ramos (ed.). Antología esencial.
Caracas: Biblioteca Ayacucho, pp. 4-24.
CARILLA, Emilio.
1967 El romanticismo en Hispanoamérica. Madrid: Gredos.
DÁVILA, Luis Ricardo.
2003 “La expresión literaria de la nación hispanoamericana”, Revista
chilena de literatura, n° 63, 2003, pp. 53-71.
DONOSO CORTÉS, Juan.
1854 Obras de Don Juan Donoso Cortés, Gavino Tejado (ed.). Madrid:
Imprenta de Tejado. Disponible en:
https://archive.org/details/obrasdedonjuand00tejagoog. Consultado
el 20 de febrero de 2013.
EVEN-ZOHAR, Itamar.
2011a “El sistema literario”. Polisistemas de cultura. Tel Aviv:
Universidad de Tel Aviv, pp. 29-48. Disponible en:
http://www.tau.ac.il/~itamarez/works/papers/trabajos/polisistemas_
de_cultura2007.pdf Consultado: 22 de abril de 2013.
2011b “La posición de la literatura traducida en el polisistema literario”.
Polisistemas de cultura. Tel Aviv: Universidad de Tel Aviv, pp. 88-
97. Disponible en:
http://www.tau.ac.il/~itamarez/works/papers/trabajos/polisistemas_
de_cultura2007.pdf Consultado el 20 de octubre de 2013.
GIL Y ZÁRATE, Antonio.
1861 Principios generales de retórica y poética. Primera parte del
Manual de literatura. Madrid: Imprenta de Gaspar y Roig.
Disponible en: https://archive.org/details/principiosgenera00gily.
Consultado el 15 de febrero de 2014
KRUMPEL, Heinz.
2001 “Ilustración, romanticismo y utopía en el siglo XIX. La recepción
de la filosofía clásica alemana en el contexto intercultural de
Latinoamérica”, Signos históricos, n°6, 2001, pp. 25-91. Disponible
en:
http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/signos/cont/6/pr/p
r2.pdf Consultado el 20 de febrero de 2014.
MELO, Jorge Orlando.
Ana María Agudelo Ochoa Neoclasicismo, romanticismo y noción de literatura…
Anales de Literatura Hispanoamericana
2014, vol. 43 17-38
38
2008 “Las revistas literarias en Colombia e Hispanoamérica: una
aproximación a su historia”. Colombia es un tema. Portal web.
Disponible en:
http://www.jorgeorlandomelo.com/bajar/revistas_suplementos_liter
arios.pdf. Consultado el 25 de febrero de 2014.
MONGUIÓ, Luis.
1996 “La poética neoclásica en la América Hispana”, Revista de Crítica
Literaria Latinoamericana, año XXII, n° 43-44, 1996, pp. 103-117.
OVIEDO, José Miguel.
2012 Historia de la literatura hispanoamericana. 1. De los orígenes a la
emancipación. Madrid: Alianza.
SASSO, Javier.
1995 “Romanticismo y política en América Latina. Una
reconsideración”. Esplendores y miserias del siglo XIX. Cultura y
sociedad en América Latina. Caracas: Monte Ávila, pp. 73-90.
STAËL, Madame de.
1800 De la littérature considérée dans ses rapports avec les institutions
sociales. Paris: Bibliothèque-Charpentier. Disponible en:
https://archive.org/details/delalittrature00sta Consultado el 15 de
febrero de 2014
VALLEJO, Olga.
2012 “El arte poética de Nicolás Boileau en la traducción de José María
Salazar (1810)”. Biblioteca de traducciones hispanoamericanas.
Portal Web. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.
Disponible en: http://www.cervantesvirtual.com/obra/el-arte-
poetica-de-nicolas-boileau-en-la-traduccion-de-jose-maria-salazar-
1810/ Consultado el 5 de febrero de 2014.
VIÑAS, David.
2002 Historia de la crítica literaria. Barcelona: Ariel.
ZEA, Leopoldo.
1976 El pensamiento Latinoamericano. Barcelona: Ariel.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
El romance Necesidad de que los poetas suramericanos cultiven este género
  • Caicedo Rojas
CAICEDO ROJAS, José. 1858 " El romance. Necesidad de que los poetas suramericanos cultiven este género ", Biblioteca de Señoritas, n° 6, 1858, p.45.
Diferencias esenciales entre la literatura antigua y la moderna. Clasicismo-romanticismo " , El Museo, tomo 1, n° 5, pp. 65-71. PÉREZ, Felipe. 1858ª " Literatura Suramericana Biblioteca de Señoritas, n° 7, 1858, p. 53. 1858b " ¿Quién tiene la culpa?
  • Gil Zárate
GIL Y ZÁRATE, Antonio. 1849 " Diferencias esenciales entre la literatura antigua y la moderna. Clasicismo-romanticismo ", El Museo, tomo 1, n° 5, pp. 65-71. PÉREZ, Felipe. 1858ª " Literatura Suramericana ", Biblioteca de Señoritas, n° 7, 1858, p. 53. 1858b " ¿Quién tiene la culpa? ", Biblioteca de Señoritas, n° 8, 1858, pp. 61-62.
Una noche romántica y un día clásico
  • José Rojas Garrido
  • María
ROJAS GARRIDO, José María. 1846 "Una noche romántica y un día clásico", El Albor Literario, s.n., 1846, pp. 3-6.
Influjo de la literatura sobre la libertad
  • Madame Staël
  • De
STAËL, Madame de. 1838 "Influjo de la literatura sobre la libertad", El Argos, trim. 5, n° 57, 1838, pp. 237-238.
Novelas Bellas letras El Cachifo. Periódico literario, trim. 1, n° 1, 1848, pp. 2-4. 1849b " Llanto y melancolía " , n° 1, El Museo, 1849, p. 4-6. 1849c " Poesía americana
S.D. 1836 " Novelas ", La Estrella Nacional, trim. I, n° 1, 1836, pp. 1-2. 1848 " Bellas letras ", El Cachifo. Periódico literario, trim. 1, n° 1, 1848, pp. 2-4. 1849b " Llanto y melancolía ", n° 1, El Museo, 1849, p. 4-6. 1849c " Poesía americana ", El Neogranadino, n° 23, 1849, pp. 3-4. 1849d " Poesía nacional ", El Neogranadino, n° 30, 1849, p. 49. 1851 " Literatura nacional ", La Reforma. Periódico de la escuela republicana, trim. 1, n° 10, 1851, s.p. 1855 " Literatura nacional ", El Tiempo, n° 52, 1855, s.p.
1859 "Manuela. Novela original de Eugenio Díaz Castro
  • José Vergara Y Vergara
  • María
VERGARA Y VERGARA, José María. 1859 "Manuela. Novela original de Eugenio Díaz Castro", El Mosaico, n° 1y 2, 1859, pp. 8 y 16.
Alocución a la poesía Antología esencial. Caracas: Biblioteca Ayacucho
  • Bello Fuentes Secundarias
Fuentes secundarias BELLO, Andrés. 1993 " Alocución a la poesía ". José Ramos (ed.). Antología esencial. Caracas: Biblioteca Ayacucho, pp. 4-24. CARILLA, Emilio. 1967 El romanticismo en Hispanoamérica. Madrid: Gredos. DÁVILA, Luis Ricardo. 2003 " La expresión literaria de la nación hispanoamericana ", Revista chilena de literatura, n° 63, 2003, pp. 53-71.