ArticlePDF Available

Mild autism spectrum disorders in preschool children: Prevalence, co-occurrent symptoms and psychosocial development

Authors:

Abstract

Study about the prevalence of autism spectrum disorder (ASD) symptoms in 1,104 preschool-aged children attending urban/rural schools. We describe co-occurrent symptoms and compare psychosocial development and parents' mental health between children with ASD-symptoms, children with attention deficit hyperactivity disorder (ADHD) symptoms, and controls. The prevalence of ASD symptoms ranged between 1.18-2.17% depending on the informants (parents, teachers or both). In ASD children, ADHD symptoms (58%) and tics (50%) were most co-occurrent. There was no difference between ASD and ADHD groups in psychosocial development. The ASD group was perceived less competent than controls in fine coordination, self-help skills, play-withpeers (family) and also less proficient in language comprehension/production skills and pretend-play (school). More than one-third of mothers in the ASD and ADHD groups reported psychological symptoms, significantly differing from control fathers and mothers. For early detection of ASD, family and school information needs to be studied, considering ADHD symptoms as valid early predictors. © 2014 Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología.
Asociación Española
de Psicología Clínica
y Psicopatología
Revista de Psicopatología y Psicología Clínica Vol. 18, N.º 3, pp. 217-231, 2013
www.aepcp.net ISSN 1136-5420/13
TRASTORNOS LEVES DEL ESPECTRO AUTISTA EN EDUCACIÓN
INFANTIL: PREVALENCIA, SINTOMATOLOGÍA CO-OCURRENTE Y
DESARROLLO PSICOSOCIAL
PAULA MORALES1, EDELMIRA DOMÈNECH-LLABERIA2, MARÍA C. JANÉ2
Y JOSEFA CANALS1
1 Centro de investigación en Evaluación y Medida de la Conducta, Departamento de Psicología,
Universidad Rovira i Virgili, Tarragona, España
2 Departamento de Psicología Clínica y de la Salud, Universidad Autónoma de Barcelona, Barcelona, España
Resumen: Estudio sobre la prevalencia de síntomas del trastorno de espectro autista (TEA) en 1.104
preescolares de escuelas rurales y urbanas. Se describe sintomatología co-ocurrente y se compara
el desarrollo psicológico y salud familiar de niños TEA con niños afectos de síntomas del trastorno
de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y sin psicopatología (cuasi-controles). La prevalen-
cia de síntomas TEA osciló entre 1,18-2,17% según informen padres, maestros o ambos. La mayor
co-ocurrencia fue con síntomas TDAH (58%) y tics (50%). Los niños con síntomas TEA no difi-
rieron del grupo TDAH en su desarrollo psicológico. Respecto al grupo cuasi-control, se encontra-
ron menores habilidades de coordinación fina, autoayuda, juego grupal (familia) y menor compren-
sión/producción lingüística y juego simbólico (escuela). En los grupos TEA y TDAH, más de un
tercio de madres refirieron síntomas psicológicos, difiriendo significativamente de la salud paterna
y materna. Para la detección temprana del TEA debería contemplarse información de familia y
escuela, atendiendo la sintomatología TDAH como un buen indicador precoz.
Palabras clave: Estudios de prevalencia; síntomas co-ocurrentes; desarrollo; trastornos espectro
autista; educación infantil; estrés parental; trastorno de déficit de atención e hiperactividad.
Mild autism spectrum disorders in preschool children: Prevalence, co-occurrent symptoms and
psychosocial development
Abstract: Study about the prevalence of autism spectrum disorder (ASD) symptoms in 1,104
preschool-aged children attending urban/rural schools. We describe co-occurrent symptoms and
compare psychosocial development and parents’ mental health between children with ASD-symp-
toms, children with attention deficit hyperactivity disorder (ADHD) symptoms, and controls. The
prevalence of ASD symptoms ranged between 1.18-2.17% depending on the informants (parents,
teachers or both). In ASD children, ADHD symptoms (58%) and tics (50%) were most co-occurrent.
There was no difference between ASD and ADHD groups in psychosocial development. The ASD
group was perceived less competent than controls in fine coordination, self-help skills, play-with-
peers (family) and also less proficient in language comprehension/production skills and pretend-play
(school). More than one-third of mothers in the ASD and ADHD groups reported psychological
symptoms, significantly differing from control fathers and mothers. For early detection of ASD,
family and school information needs to be studied, considering ADHD symptoms as valid early
predictors.
Keywords: Prevalence studies; co-occurrent symptoms; autism spectrum disorders; development;
preschool; parental stress; attention deficit hyperactivity disorder.
Recibido: 6 mayo 2013; aceptado: 20 julio 2013.
Correspondencia: Josefa Canals, Departament de Psico-
logia, Universitat Rovira i Virgili. Ctra. Valls S/N, 43007
Tarragona, España. Correo-e: josefa.canals@urv.cat
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 21724024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 217 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231 © Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología
218 Paula Morales, Edelmira Domènech-Llaberia, María C. Jané y Josefa Canals
INTRODUCCIÓN
Los trastornos del espectro autista (TEA)
engloban un conjunto de trastornos del neuro-
desarrollo, denominados hasta ahora Trastornos
Generalizados del Desarrollo (DSM-IV-TR y
CIE-10). Estos trastornos hacen referencia a un
continuum de cuadros sintomatológicos de di-
ferente severidad caracterizados por défi cits
persistentes en las habilidades de interacción
social y la comunicación, así como por la pre-
sencia de patrones de comportamiento e intere-
ses restringidos y repetitivos.
Según Zwaigenbaum, Bryson, Roberts,
Brian y Szatmari (2005), las difi cultades de
interacción social empiezan a ser evidentes a
partir de los seis meses. De hecho, se puede
decir que a la edad de dos años los niños en el
espectro del autismo manifi estan claros proble-
mas en la comunicación social, el juego, el
lenguaje y la cognición, así como otras difi cul-
tades a nivel sensorial y motor (Zwaigenbaum
et al. 2009). Por otro lado, conviene tener pre-
sente que no todos los niños con TEA muestran
los mismos síntomas y en la misma intensidad,
puesto que las diferentes manifestaciones pue-
den ser muy variables de una persona a otra y
en cada momento evolutivo.
Los sistemas de clasifi cación vigentes inclu-
yen el trastorno autista, el trastorno de Asperger,
el trastorno generalizado del desarrollo no es-
pecifi cado (TGD-NE), el trastorno de Rett y el
trastorno desintegrativo infantil. Sin embargo,
en el DSM-5, aparecido muy recientemente
(APA, 2013), se desvinculan los dos últimos
trastornos por tener causas y trayectorias muy
dispares (Howlin, 2006) y se engloba el resto
en la categoría de TEA, especifi cando el nivel
de funcionamiento cognitivo, lenguaje y seve-
ridad clínica.
Actualmente, los datos obtenidos en pobla-
ción escolar norteamericana indican una preva-
lencia de TEA de 1,13% a la edad de 8 años,
con una proporción de 4-5 niños por cada niña
diagnosticada (CDC, 2012). En otro estudio,
llevado a cabo en población escolar de Reino
Unido, se presenta una prevalencia cercana al
1% en niños de 5 a 9 años (Baron-Cohen et al.,
2009). En el estado español, Belinchón (2001)
estimó la prevalencia de los TEA en la comu-
nidad de Madrid con un valor aproximado de
8,32 casos por cada 10.000 nacimientos. A tra-
vés de los servicios clínicos, sociales y psico-
pedagógicos, Frontera (2005) mostró una pre-
valencia de 9,21 casos de TEA por cada 10 000
niños en la comunidad de Aragón. Así mismo,
en Sevilla, Aguilera, Moreno y Rodríguez
(2007) indicaron una prevalencia de 12,97 casos
de TEA cada 10.000 niños —con una distribu-
ción de 4,4 casos de trastorno autista, 1,1 de
trastorno de Asperger, 4,32 de TGD-NE y, por
último, 2,67 casos en los que se dio un diagnós-
tico de TEA inespecífi co.
Frecuentemente los TEA coexisten junto a
otros síntomas o cuadros psicopatológicos, lo
que complica en gran medida el diagnóstico y
el curso del trastorno. Según algunos autores,
en estos niños la comorbilidad se presenta alre-
dedor del 70-80% de los casos y no es extraño
encontrar patrones caracterizados por la presen-
cia de más de un trastorno comórbido (De
Bruin, Ferdinand, Meester, de Nijs, y Verheij,
2006; Leyfer et al., 2006). En un estudio reali-
zado en un grupo de niños y adolescentes con
TEA de entre 10 y 14 años, se encontró que el
70% presentaba al menos un trastorno comór-
bido, mientras que el 41% presentaba dos o más
trastornos (Simonoff, Pickles, Charman,
Chandler, Loucas y Baird, 2008). Los trastornos
más prevalentes en este estudio fueron la fobia
social (29,2%), el trastorno por défi cit de aten-
ción y hiperactividad (TDAH, 28,2%) y el tras-
torno negativista desafi ante (28,1%), mientras
que otros equipos (Leyfer et al., 2006) añaden
una alta prevalencia de fobia específi ca (44%)
y trastorno obsesivo compulsivo (TOC, 37%).
De hecho, una revisión reciente destaca la ele-
vada presencia de trastornos de ansiedad, así
como de trastornos del estado de ánimo en esta
población (De la Iglesia y Olivar, 2012).
Sin embargo, pocos son los trabajos que
hacen referencia a niños en edad preescolar. En
este ámbito, es interesante el estudio llevado a
cabo por Gadow, DeVincent, Pomeroy y Azizan
(2004), en que se comparan dos grupos de po-
blación clínica —diagnóstico de TEA y otros
trastornos afectivos o de conducta— con otros
dos grupos de población comunitaria en edades
comprendidas entre los 3 y los 5 años. En el
grupo TEA, los autores encontraron puntuacio-
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 21824024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 218 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
© Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231
Trastornos leves del espectro autista 219
nes más elevadas en la mayoría de categorías
psicopatológicas del instrumento de cribado
Early Childhood Inventory 4 (ECI-4) —así
como mayores índices de severidad— en com-
paración con el grupo clínico y el grupo no
clínico de referencia. Los niños con síntomas
TEA manifestaban más compulsiones y tics,
tanto motores como vocales. Así mismo, tanto
en edad preescolar como en edad escolar (Ga-
dow, DeVincent, Pomeroy y Azizan, 2005),
tuvieron mayor coexistencia de síntomas de
TDAH, tics, compulsiones, fobia específi ca y
trastorno negativista desafi ante, así como fobia
social en el caso de los niños mayores. Según
estos autores, entre los niños con manifestacio-
nes TEA, alrededor del 40% en edades de 3 a 5
años y el 50% de 6 a 12, cumplieron los crite-
rios del ECI-4 para el diagnóstico de TDAH,
encontrándose puntuaciones más elevadas en
los síntomas de inatención en ambos grupos de
edad e independientemente de cuál fuera el
informante —la familia o la escuela. Por lo
tanto, a pesar de que el diagnóstico de TDAH
se considere un criterio de exclusión para el
diagnóstico de los TEA (APA, 2000), lo cierto
es que la presencia de sintomatología de hipe-
ractividad e inatención en niños con TEA es
elevada y en muchos casos se alcanza el punto
de corte para el diagnóstico clínico. De hecho,
según Gillberg y Billstedt (2000), un patrón de
desarrollo recurrente en las personas con TEA
se caracteriza por la presencia de sintomatolo-
gía de hiperactividad durante los años de edu-
cación infantil, un comportamiento más nor-
moactivo en educación primaria y una tendencia
a la hipoactividad a partir de la adolescencia.
En relación a las funciones atencionales, López-
Frutos, Sotillo, Tripicchio y Campos (2011)
describen como los niños con TEA podrían
presentan mayores alteraciones en la efi cacia
de las redes atencionales que grupos control.
Por otro lado, es importante destacar que la
presencia de psicopatología en los hijos tiende
a relacionarse con un peor estado de salud en
los padres y madres, así como un peor funcio-
namiento familiar y niveles bajos de autoefi ca-
cia (Karst y Van Hecke, 2012) y la elevada tasa
de comorbilidad puede difi cultar aún más el día
a día y el manejo de estos niños. Diversos estu-
dios muestran como los padres y madres de
niños con trastornos del espectro del autismo
refi eren niveles más elevados de estrés, ansie-
dad, depresión y desgaste emocional que los
padres de niños con un desarrollo normo típico
y con otras alteraciones del desarrollo, como la
discapacidad intelectual (Herring, Gray, Taffe,
Tonge, Sweeney y Einfeld, 2006; Olsson y
Hwang, 2002; Weiss, 2002). Así mismo, Karst
et al. (2012) describen una disminución de la
autoefi cacia percibida, mayores problemas de
salud y altas tasas de separación. De hecho, es
frecuente que estos padres y las madres recurran
a la búsqueda de apoyo profesional (Epstein,
Saltzman-Benaiah, O’Hare, Goll y Tuck, 2008),
siendo habitualmente las madres quienes mani-
estan y perciben mayores niveles de estrés
familiar, así como mayores niveles de depresión
(Herring et al., 2006; Davis y Carter, 2008).
Algunos estudios indican que los problemas
de conducta que muestran los niños con TEA
explican en gran medida el estrés parental, sin
embargo, la aceptación de las emociones y pen-
samientos en la relación con el niño y la disca-
pacidad ejerce un papel mediador fundamental
(Weiss, Cappadocia, MacMullin, Viecili y
Lunsky, 2012). Una revisión llevada a cabo por
Finzi-Dottan, Triwitz y Golubchik (2011)
muestra cómo el TDAH, uno de los trastornos
comórbidos más presentes entre estos niños,
afecta de forma negativa el funcionamiento de
los padres y madres, disminuyendo su autoes-
tima, satisfacción y competencia respecto al
cuidado de los hijos, aumentando el distrés
parental y discordia, reduciendo las expectati-
vas de éxito en el rol de educadores y aumen-
tando los niveles de estrés y psicopatología
parental, sobre todo en aquellos casos en qué el
TDAH es comórbido a otros problemas de con-
ducta (Johnston y Mash, 2001; Maniadaki,
Sonuga-Barke, Kakouros y Karaba, 2005; Po-
dolski y Nigg, 2001; Sobol, Ashbourne, Earn y
Cunningham, 1989).
En este trabajo, el objetivo principal ha sido
investigar en población escolar de educación
infantil la prevalencia de síntomas de TEA
(trastorno autista y trastorno de Asperger) en
relación a variables sociodemográfi cas y des-
cribir los síntomas psicopatológicos co-ocu-
rrentes. Secundariamente, se han estudiado las
características del desarrollo comunicativo,
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 21924024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 219 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
220 Paula Morales, Edelmira Domènech-Llaberia, María C. Jané y Josefa Canals
Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231 © Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología
social y motor de los niños con manifestaciones
de TEA en relación a niños con síntomas de
TDAH o sin psicopatología y se ha comparado
la salud psicológica de los padres entre estos
tres grupos de sujetos.
MÉTODO
Participantes
El presente trabajo forma parte de un estu-
dio epidemiológico en el que participaron
1.104 niños de segundo ciclo de educación
infantil (EI) de edades comprendidas entre las
3 y los 6 años. En total participaron 35 escue-
las, de las cuales 27 eran escuelas públicas
rurales de la provincia de Tarragona (comarcas
de Priorat y Ribera d’Ebre) con un total de 408
escolares (220 niños y 188 niñas). En el entor-
no urbano (Montcada, provincia de Barcelona)
participaron 8 escuelas (6 públicas y 2 priva-
das) con un total de 696 sujetos (349 niños y
347 niñas).
Tabla 1. Distribución de participantes por género y
curso escolar
EI 3 % (n) EI 4 % (n) EI 5 % (n)Total
Niños 46,76
(173)
52,88
(193)
55,01
(203)
51,54
(569)
Niñas 53,24
(197)
47,12
(172)
44,99
(166)
48,46
(535)
Total 33,51
(370)
33,06
(365)
33,42
(369)
100
(1.104)
Nota: EI = educación infantil.
La distribución por edad y género de los
participantes se presenta en la Tabla 1. Se in-
cluyeron en el estudio, aquellos niños con ne-
cesidades educativas especiales escolarizados
en la escuela ordinaria; sin embargo fueron
excluidos aquellos que presentaban alteraciones
graves del desarrollo. Los maestros de los 1.104
participantes respondieron los cuestionarios,
pero de los padres se obtuvo respuesta de 851
(445 niños y 406 niñas). De forma global, el
estatus socioeconómico según el Índice de Ho-
llingshead fue bajo (52,8%) o medio-bajo
(29%).
Procedimiento
Después de obtener los permisos correspon-
dientes, se procedió a la petición de colabora-
ción de todos los centros de enseñanza infantil
de las zonas geográfi cas citadas. En cada centro
se organizaron sesiones informativas con los
padres en las que se solicitó su participación y
consentimiento. Los padres fi rmaron el consen-
timiento informado y pudieron realizar los
cuestionarios en la sesión informativa o bien en
sus hogares, para posteriormente entregarlos en
el centro escolar. Por su parte, los maestros
evaluaron a los alumnos con la recomendación
de no cumplimentar más de 4 cuestionarios al
día. Se contactó con los maestros y las familias
para clarifi car aquellos cuestionarios en los que
faltaba cumplimentar información o en los que
se habían detectado errores evidentes.
Instrumentos
Early Childhood Inventory 4 (ECI-4; Gadow
y Sprafkin, 1997). Instrumento diseñado para el
cribado de síntomas de trastornos psiquiátricos
en la etapa de educación infantil (3-6 años) que
puede ser aplicado tanto a padres como a maes-
tros. La versión para la familia está formada por
108 ítems, mientras que la versión para la escue-
la contiene 87 ítems, ambas con cuatro opciones
de respuesta (nunca, a veces, a menudo y muy
a menudo) que permiten cuantifi car la frecuen-
cia de aparición de los síntomas en los últimos
6 meses. Los diferentes ítems que componen el
inventario están basados en los criterios diag-
nósticos propuestos por el DSM-IV, atendiendo
a las categorías de TDAH (inatento, hiperactivo-
impulsivo y combinado), trastorno negativista
desafi ante, trastorno de conducta, trastornos de
ansiedad (fobia específi ca, fobia social, ansiedad
generalizada, mutismo selectivo, obsesiones y
compulsiones, trastorno de estrés postraumático
y ansiedad por separación), tics motores y voca-
les, trastornos depresivos, trastorno reactivo del
vínculo, problemas de sueño, alimentación o
eliminación y trastornos del espectro autista. En
relación al método de puntuación, puede utili-
zarse la puntuación de corte considerando las
respuestas de forma dicotómica (método cate-
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 22024024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 220 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
Trastornos leves del espectro autista 221
© Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231
gorial) —es decir, puntuando «a menudo» o
«muy a menudo» como presencia de la sintoma-
tología (1) o «nunca» o «a veces» como ausencia
(0) de ésta— o bien un método cuantitativo va-
lorando de 0 a 3 la severidad de los síntomas.
Por otro lado, las dos versiones del cuestionario
incluyen ítems generales del desarrollo para
valorar la competencia de los niños en áreas
fundamentales para el desarrollo comunicativo,
social y motor —tales como la comprensión del
lenguaje, coordinación motriz, habilidades de
autoayuda y de juego, entre otras. El análisis de
los ítems de desarrollo, en este trabajo, ha per-
mitido describir con más detalle las caracterís-
ticas de los niños con sintomatología de TEA en
comparación con otros niños. Por otro lado, cabe
destacar que en este estudio se ha trabajado con
las puntuaciones obtenidas por el método cate-
gorial para determinar la presencia o ausencia
de un determinado cuadro psicopatológico, y
con las puntuaciones cuantitativas de severidad
para determinar la correlación entre ambos in-
formantes. La defi nición de TEA del ECI-4 in-
cluye el trastorno autista y el trastorno de Asper-
ger. El trastorno autista requiere la presencia
mínima de las manifestaciones especifi cadas en
los 12 ítems correspondientes a los criterios A,
B y C del DSM-IV-TR. El trastorno de Asperger
requiere la presencia mínima de las manifesta-
ciones especifi cadas en los 8 ítems correspon-
dientes a los criterios A y C del DSM-IV-TR. A
nivel psicométrico, este instrumento ha demos-
trado una excelente sensibilidad y especifi cidad
para la mayoría de trastornos que comprende
(Sprafkin y Gadow, 1996), así como una adecua-
da consistencia interna, estabilidad temporal y
validez de criterio (Sprafkin, Volpe, Gadow,
Nolan y Kely, 2002).
General Health Questionnaire (GHQ-28;
Goldberg y Williams, 1988). Se trata de un
cuestionario autoadministrado formado por 28
ítems y cuatro escalas (síntomas somáticos,
ansiedad e insomnio, disfunción social y depre-
sión grave) que fue cumplimentado, por sepa-
rado, por madres y padres. Este cuestionario,
como versión reducida del GHQ, ha sido am-
pliamente utilizado en población general para
evaluar el grado de angustia de los padres en
diferentes áreas, como riesgo para el desarrollo
de trastornos psiquiátricos. En relación al mé-
todo de corrección, en este estudio se ha utili-
zado el método GHQ, según el cual los ítems
valorados como «no en absoluto» e «igual que
lo habitual» puntuaban cero, mientras que con
las respuestas «bastante más de lo habitual» y
«mucho más de lo habitual» obtenían un punto.
Las propiedades psicométricas de la versión
española del GHQ-28 son aceptables, con un
76,9% de sensibilidad y 90,2% de especifi cidad
(Lobo, Pérez-Echevarría y Artal, 1986).
Cuestionario de datos familiares (Domè-
nech-Llaberia, Canals, Viñas y Jané, 1998). El
equipo de trabajo elaboró un cuestionario espe-
cífi co para este estudio, a través del cual se pudo
recoger información sobre la situación familiar
(tipo de familia, número de hermanos o herma-
nas, edad de los padres, orden de nacimiento,
etc.) así como la vivencia de situaciones estre-
santes o hechos vitales de importancia en los
últimos 12 meses. En este cuestionario se inclu-
yó el four factor index of social status (Hollings-
head, 1975) con el objetivo de obtener un índice
del nivel socioeconómico de la unidad familiar.
Análisis de datos
En este trabajo se han llevado a cabo pruebas
de chi-cuadrado para analizar la relación entre
las manifestaciones de TEA y las variables de
género y curso escolar. En relación a la preva-
lencia, el acuerdo entre informantes ha sido
calculado mediante el índice de Kappa (en re-
lación a la prevalencia) y mediante correlacio-
nes de Pearson (en relación a las puntuaciones
cuantitativas). Por otro lado, se ha comparado
el desarrollo de los niños que presentan sinto-
matología de TEA otros grupos de TDAH y
cuasi-control a través de un análisis de la va-
rianza (ANOVA). El grupo cuasi-control está
formado por aquellos niños que no han obteni-
do puntuaciones positivas para ninguna de las
escalas del ECI-4, mientras que el grupo de
TDAH lo componen aquellos niños que cum-
plen criterios, exclusivamente, para el diagnós-
tico de TDAH. Se ha adoptado el concepto de
cuasi-control, siguiendo las recomendaciones
de buena práctica para investigación de los TEA
propuestas por Belinchón-Carmona et al.
(2005), siendo éste un término más neutro que
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 22124024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 221 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
222 Paula Morales, Edelmira Domènech-Llaberia, María C. Jané y Josefa Canals
Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231 © Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología
control. En la comparación de medias, el esta-
dístico F ha sido corregido mediante la prueba
robusta de Welch (Welch, 1938) puesto que,
seguramente debido al tamaño reducido de la
muestra, las varianzas aparecían distribuidas
asintóticamente. También se han realizado con-
trastes de medias para grupos independientes
—mediante la prueba T de Student— para com-
parar el estado general de salud entre padres y
madres (GHQ-28) así como para comparar la
edad media de los padres del grupo TEA y
cuasi-control. Las comparaciones, en relación
a la salud general, entre los diferentes grupos
se han realizado a través de una ANOVA, con
contrastes independientes para el grupo de pa-
dres y el grupo de madres. El nivel de signifi -
cación requerido en todas las pruebas estadís-
ticas fue de p < 0,05 y el análisis estadístico de
los datos se llevó a cabo mediante el paquete
estadístico SPSS versión 13.0.
RESULTADOS
Prevalencia de TEA y relación con variables
sociodemográfi cas
En primer lugar, considerando los datos
aportados por cada uno de los informantes, la
prevalencia de TEA es de 1,3% según la infor-
mación proporcionada por la familia, de 1,27%
según el personal docente y de 2,17% si se
considera cualquiera de los dos informantes. La
información detallada por tipo de TEA se pue-
de observar en la Tabla 2.
Tabla 2. Prevalencia de síntomas de TEA en
población de segundo ciclo de educación infantil
Trastorno de
Asperger
% (n)
Trastorno
autista
% (n)
TEA % (n)
Familia 1,18 (10) 0,12 (1) 1,29 (11)
Escuela 0,82 (9) 0,45 (5) 1,27 (14)
Familia y/o
escuela 1,72 (19) 0,45 (5) 2,17 (24)
El grado de acuerdo entre la familia y la
escuela en relación a la sintomatología descrita
es bajo en el caso del Trastorno Autista, obte-
niéndose un índice de Kappa de 0,33 (P =
0,001), y nulo en el caso del Trastorno de As-
perger (K = 0,07; P = 0,023). En relación a la
severidad de la sintomatología, la correlación
entre las puntuaciones de la familia y la escuela
resulta signifi cativa (r = 0,314; P = 0,001). Por
este motivo, y con la intención de recoger con
mayor precisión la sintomatología autista de la
muestra, en el presente estudio se ha optado por
trabajar con el número de casos detectados a
través de la información de ambos informantes.
Por consiguiente, considerando tanto la sinto-
matología descrita por la familia y/o el personal
docente o bien aquella referida por ambos in-
formantes, se ha encontrado que el 2,17% de la
muestra presenta sintomatología propia de los
TEA. Como se puede observar en la Tabla 2, de
este porcentaje, un 1,72% cumplirían criterios
para el Trastorno de Asperger y 0,45% para el
Trastorno Autista. Aunque los síntomas apare-
cen con una frecuencia más alta en el sexo mas-
culino (2,64%) que en el femenino (1,68%), las
diferencias no son signifi cativas en función del
sexo (χ² = 1,18; P = 0,28) y tampoco en función
del curso escolar (EI3% = 2,43, EI4% = 2,47,
EI5% = 1,63; χ² = 0,78, P = 0,68).
En relación con otras variables sociodemo-
gráfi cas, alrededor del 15% de estos niños reci-
be algún tipo de apoyo en el aula ordinaria, un
12,5% recibe atención de educación especial en
el mismo centro y tan solo un 4,2% realiza es-
colarización compartida. Según la información
aportada por la familia, sólo el 29,2% de estos
niños sigue una intervención psicológica a nivel
particular. En referencia al tipo de unidad fami-
liar, un 79% están formadas por una pareja
estable sin hijos de otras parejas, un 17% de las
familias son parejas reconstituidas que conviven
con hijos o hijas de anteriores parejas y en el
4% restante el niño vive solo con uno de los
progenitores. La edad media de los padres de
este grupo no difi ere signifi cativamente respec-
to al grupo cuasi-control, ni en el caso de los
padres (t = 1,44; P = 0,15) ni de las madres
(t = 1,05; P = 0,31), encontrándose una media
de 36 y 33 años, respectivamente.
TEA y sintomatología co-ocurrente
Como se observa en la Tabla 3, la presencia
de sintomatología relacionada con otros trastor-
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 22224024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 222 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
Trastornos leves del espectro autista 223
© Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231
nos en el grupo de niños referidos como TEA
es muy elevada. De hecho, analizando conjun-
tamente la información aportada por la familia
y el equipo docente, el 58.3% los niños cumpli-
rían, según el ECI-4, los criterios para el diag-
nóstico de trastorno por défi cit de atención e
hiperactividad (TDAH) y el 50% lo harían para
el trastorno por tics. La comorbilidad con tras-
tornos de conducta y de ansiedad como la fobia
específi ca y el trastorno de ansiedad por sepa-
ración se sitúa alrededor del 40%, así como
también el trastorno reactivo del vínculo, el
trastorno de adaptación y los de eliminación.
En menor medida, pero de modo consistente, la
familia y la escuela refi eren mutismo selectivo
(33,3%), ansiedad generalizada (20,8%), tras-
tornos depresivos (20,8%) y obsesivo-compul-
sivos (20,8%).
Tabla 3. Trastornos comórbidos en el grupo TEA (Eje I DSM-IV-TR)
Familia Escuela Global
n%n%n%
Déficit de atención con hiperactividad 9 37,5 10 41,7 14 58,3
Subtipo inatento 2 8,3 5 20,8 6 25
Subtipo hiperactivo-impulsivo 4 16,7 1 4,2 2 8,3
Subtipo combinado 3 12,5 4 16,7 6 25
Conducta negativista-desafiante y disocial 6 25 4 16,7 9 37,5
Fobia específica 5 20,8 8 33,3 10 41,7
Fobia social 1 4,2 0 0 1 4,2
Obsesiones y compulsiones 4 16,7 2 8,3 5 20,8
Ansiedad por separación 9 37,5 0 0 9 37,5
Ansiedad generalizada 3 12,5 2 8,3 5 20,8
Tics motores y vocales 6 25 6 25 12 50
Trastornos depresivos 3 12,5 2 8,3 5 20,8
Trastorno reactivo del vínculo 6 25 5 20,8 9 37,5
Trastorno de adaptación 7 29,2 4 16,7 10 41,7
Mutismo selectivo 7 29,2 5 20,8 8 33,3
Trastorno de la eliminación 10 41,7 0 0 10 41,7
Trastorno de alimentación 1 4,2 - - 1 4,2
Trastorno del sueño 7 29,2 - - 7 29,2
Según la familia, el 92% de los niños des-
critos dentro del espectro del autismo presentan
trastornos asociados. Concretamente, en los
casos que se informa de la presencia de otros
trastornos, en un 4,6% el TEA se asocia con un
solo trastorno, en un 27,3% con dos y en un
68,2% se informa de la presencia de síntomas
de tres o más trastornos comórbidos. Destaca
la presencia de trastornos de eliminación
(41,7%), TDAH (37,5%) —con predominio del
subtipo hiperactivo e impulsivo— y trastorno
de ansiedad por separación (37,5%). Los tras-
tornos del sueño, mutismo selectivo y trastorno
de adaptación sitúan en valores cercanos al
30%.
Por otro lado, según el equipo docente, un
83% de los niños presentarían cuadros sintoma-
tológicos comórbidos, en un 35% el TEA se
asocia con un solo trastorno, en un 30% con dos
y en un 35% se informa de la presencia de sín-
tomas de tres o más trastornos comórbidos. En
este caso, destaca la presencia de TDAH
(41,7%) —con predominio del subtipo inaten-
to—, fobia específi ca (33,3%) y trastorno por
tics motores y/o verbales (25%).
Análisis comparativo del desarrollo
psicológico de niños y con síntomas de TEA,
TDAH y grupo cuasi-control
Como puede observarse en las Tablas 4 y 5,
los niños con TEA y TDAH obtienen una media
global de desarrollo signifi cativamente inferior
al grupo cuasi-control. Según la información de
los maestros, los niños dentro del espectro del
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 22324024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 223 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
224 Paula Morales, Edelmira Domènech-Llaberia, María C. Jané y Josefa Canals
Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231 © Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología
autismo llegan también a ser signifi cativamen-
te diferentes de aquellos con TDAH. Sin em-
bargo, a pesar de la signifi cación de las diferen-
cias descritas, las puntuaciones de los niños con
síntomas de TEA y TDAH no indican un retra-
so en las áreas evaluadas.
Tabla 4. Características de desarrollo psicológico valoradas por la familia
TEA a
(n = 24)
TDAH b
(n = 157)
Cuasicontrolc
(n = 275) F (p) ab (p) ac (p) bc (p)
Media (DT)Media (DT)Media (DT)
Comunica necesidades
con palabras 2,83 (0,38) 2,78 (0,49) 2,90 (0,35) 2,07 (0,190) 0,993 0,947 0,071
Comprensión lenguaje 2,63 (0,71) 2,78 (0,50) 2,91 (0,32) 3,93 (0,011) 0,895 0,299 0,021
Habilidades de conversación 2,25 (0,90) 2,33 (0,77) 2,72 (0,55) 10,40 (0,000) 0,998 0,105 0,000
Articulación 2,42 (0,78) 2,56 (0,63) 2,75 (0,60) 3,97 (0,010) 0,948 0,247 0,016
Coordinación motora general 2,58 (0,65) 2,59 (0,64) 2,85 (0,38) 8,50 (0,000) 1,000 0,293 0,000
Coordinación motora fina 2,25 (0,90) 2,52 (0,66) 2,82 (0,41) 10,73 (0,000) 0,643 0,029 0,000
Habilidades de autoayuda 2,00 (0,98) 2,22 (0,66) 2,60 (0,55) 14,43 (0,000) 0,868 0,037 0,000
Disfruta juego con iguales 2,50 (0,78) 2,78 (0,57) 2,86 (0,44) 2,44 (0,069) 0,480 0,180 0,525
Disfruta juego en solitario 2,25 (0,80) 2,25 (0,88) 2,40 (0,77) 1,39 (0,243) 1,000 0,798 0,226
Juega con otros niños/as 2,21 (0,88) 2,62 (0,62) 2,78 (0,45) 7,32 (0,000) 0,203 0,027 0,040
Busca consuelo 2,38 (0,82) 2,41 (0,81) 2,21 (0,83) 2,61 (0,051) 0,996 0,770 0,074
Desea agradar al adulto 2,25 (0,85) 2,18 (0,93) 1,96 (0,87) 2,85 (0,036) 0,984 0,389 0,065
Media global desarrollo 2,38 (0,38) 2,50 (0,30) 2,65 (0,23) 11,41 (0,000) 0,355 0,014 0,000
Nota. Aplicada prueba robusta de Welch al hallarse valores distribuidos en F asintóticamente.
Nota: El cuestionario se puntúa en una escala en la cual 0 (nunca), 1 (a veces), 2 (a menudo) y 3 (muy a menudo).
Tabla 5. Características de desarrollo psicológico valoradas por el equipo docente
TEA a
(n = 24)
TDAH b
(n = 157)
Cuasicontrolc
(n = 275) F (p) ab (p) ac (p) bc (p)
Media (DT)Media (DT)Media (DT)
Producción lenguaje 3,33 (0,82) 3,10 (0,82) 2,85 (0,66) 6,21 (0,001) 0,706 0,047 0,004
Comprensión lenguaje 3,29 (0,62) 3,01 (0,69) 2,78 (0,54) 11,47 (0,000) 0,125 0,000 0,000
Articulación 3,25 (0,74) 3,22 (0,73) 2,96 (0,57) 6,38 (0,001) 1,000 0,337 0,000
Coordinación motora general 3,33 (0,64) 3,04 (0,60) 2,92 (0,42) 5,99 (0,001) 0,216 0,023 0,105
Coordinación motora fina 3,37(0,65) 3,28 (0,62) 2,91 (0,45) 18,91 (0,000) 0,983 0,011 0,000
Habilidades de autoayuda 3,67(0,64) 3,25 (0,62) 2,94 (0,41) 20,52 (0,000) 0,031 0,000 0,000
Juego simbólico 3,33 (0,56) 3,06 (0,46) 2,92 (0,36) 8,19 (0,000) 0,161 0,010 0,004
Habilidad juego con iguales 3,58 (0,78) 3,08 (0,42) 2,93 (0,39) 11,25 (0,000) 0,028 0,003 0,001
Media global desarrollo 3,39 (0,42) 3,13 (0,47) 2,90 (0,37) 19,21 (0,000) 0,047 0,000 0,000
Nota: El cuestionario se puntúa en una escala Likert de 5 puntos, superior (1), por encima de la normalidad (2), normal (3), por debajo
de la normalidad (4) y retraso (5)
Analizando en detalle cada una de las áreas
evaluadas, según las puntuaciones de la familia,
los niños con TEA presentan una menor com-
petencia en habilidades de autoayuda, coordi-
nación manual y una frecuencia de juego con
sus iguales inferior a la de los niños del grupo
cuasi-control. Según el equipo docente, estos
niños también muestran una menor compren-
sión del lenguaje, coordinación motriz general
y juego simbólico que sus iguales. En la escue-
la, también aparecen algunas diferencias al
comparar el grupo de niños que presentan TEA
con aquellos con sintomatología de TDAH, ya
que los maestros refi eren puntuaciones inferio-
res para el grupo TEA en el desarrollo de habi-
lidades de autoayuda y de juego con sus iguales.
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 22424024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 224 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
Trastornos leves del espectro autista 225
© Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231
Análisis comparativo de la salud psicológica
de los padres en niños con síntomas TEA,
TDAH y grupo cuasi-control
Ante la presencia de TEA, se han encontra-
do algunas diferencias entre el estado de salud
general de los padres y las madres. Teniendo en
cuenta la puntuación total del GHQ-28, el 38%
de las madres y el 9% de los padres superan el
punto de corte (5/6), lo que indica una elevada
probabilidad de mostrar psicopatología en un
grado clínicamente signifi cativo. En el grupo
TDAH, el 31% de las madres y el 13% de los
padres superan el punto de corte, mientras que
en el grupo de cuasi-control estos valores son
de 10% y 6%, respectivamente.
Como se puede observar en la Tabla 6, las
madres de los niños con TEA tienden a mostrar,
respecto a los padres, una mayor afectación en
las cuatro escalas que recoge el GHQ28 —sín-
tomas psicosomáticos, ansiedad e insomnio,
disfunción social en la actividad diaria y depre-
sión—, sin embargo, estas diferencias sólo
resultan signifi cativas cuando se compara la
puntuación total. En el grupo de niños con
TDAH, con un tamaño de muestra mucho ma-
yor, las diferencias entre padres y madres son
signifi cativas en cada una de las subescalas. Por
el contrario, en el grupo cuasi-control no se
encuentran diferencias signifi cativas ni en las
distintas subescalas ni tampoco en la puntua-
ción total.
Por otra parte, no se han hallado diferencias
significativas entre las respuestas de ambos
padres en el grupo TEA y el cuasi-control, aun-
que en ambos casos las madres obtuvieron pun-
tuaciones más elevadas. Tampoco los padres y
madres de niños con TEA puntúan signifi cati-
vamente diferente de aquellos con sintomato-
logía de TDAH, si bien es cierto que en el gru-
po TEA se observa una tendencia a mayores
quejas de ánimo depresivo. En relación al gru-
po de TDAH, se han hallado diferencias signi-
cativas entre las puntuaciones de ambos pro-
genitores. Las madres del grupo TDAH difi eren
signifi cativamente de aquellas del grupo control
en todas las escalas, mientras que los padres
solamente difi eren en la escala de ansiedad e
insomnio.
Tabla 6. Estado general de salud (GHQ-28) de padres y madres de niños con TEA, TDAH y cuasi-control
TEA
t (p)
TDAH
t (p)
Cuasi-control
t (p)
Padres
(n = 20)
Madres
(n = 24)
Padres
(n = 123)
Madres
(n = 135)
Padres
(n = 252)
Madres
(n = 275)
Media (DT)Media (DT)Media (DT)Media (DT)Media (DT)Media (DT)
Síntomas psicosomáticos 0,35 (1,14) 1,13 (1,78) -1.75 (0,088) 0,46 (1,21) 1,15 (1,83) -3,58 (0,000) 0,33 (0,99) 0,43 (1,18) -1,05 (0,293)
Ansiedad e insomnio 0,60 (1,19) 1,58 (2,02) -2.01 (0,052) 0,87 (1,65) 1,55 (2,13) -2,87 (0,004) 0,37 (1,03) 0,48 (1,30) -1,13 (0,258)
Disfunción social 0,15 (0,49) 0,58 (1,56) -1,29 (0,208) 0,30 (0,88) 0,72 (1,29) -3,06 (0,002) 0,13 (0,51) 0,23 (0,74) -1,85 (0,065)
Depresión 0,25 (0,72) 0,46 (0,93) -0.82 (0.418) 0,05 (0,22) 0,37 (1,16) -3,17 (0,002) 0,04 (0,30) 0,04 (0,30) -0,30 (0,764)
Puntuación total 1,35 (2,11) 3,75 (4,96) -2.15 (0.039) 1,68 (3,28) 3,79 (5,42) -3,81 (0,000) 0,87 (2,15) 1,20 (2,88) -1,47 (0,142)
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 22524024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 225 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
226 Paula Morales, Edelmira Domènech-Llaberia, María C. Jané y Josefa Canals
Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231 © Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología
DISCUSIÓN
Prevalencia de TEA y relación con variables
sociodemográfi cas
La prevalencia de sintomatología TEA en
población de educación infantil —del 1,3%
según la escuela y 1,18% según la familia— es
mayor que la encontrada en otros trabajos espa-
ñoles llevados a cabo con niños mayores (Agui-
lera et al., 2007; Frontera, 2005). Los datos
obtenidos se acercan más a los resultados de la
reciente publicación norteamericana del Center
for Disease Control and Prevention (2012),
donde se refería un valor del 1,13%.
Las diferencias respecto a los estudios na-
cionales citados anteriormente podrían deberse
a cuestiones metodológicas, ya que en este tra-
bajo se hace referencia a la presencia de sinto-
matología de TEA cuando la puntuación obte-
nida supera el punto de corte establecido por el
ECI-4, condición que requiere atención clínica,
pero en ningún caso constituyen un diagnóstico
clínico defi nitivo. En contraposición con estos
trabajos, este estudio se ha llevado a cabo en
población escolar general, lo que ha permitido
detectar casos previamente diagnosticados y
casos nuevos, aumentando sin duda la detección
respecto estudios anteriores.
A pesar de que las correlaciones entre padres
y maestros en la severidad de los síntomas es
signifi cativa, la falta de acuerdo a nivel catego-
rial es elevada, como ha sido descrito amplia-
mente por este equipo (Jané, Canals, Ballespí,
Viñas, Esparó y Domènech, 2006; Viñas, Jané,
Canals, Esparó, Ballespí y Domènech. 2008) y
otros estudios (Mesman y Koot, 2000; Stric-
kland, Hopkins y Keenan, 2012). Esto remarca
la necesidad de recoger sistemáticamente la
información de la familia y de la escuela, como
es habitual en la práctica clínica.
En relación al tipo de trastorno, la propor-
ción de niños con sintomatología propia del
Trastorno de Asperger es superior a la del Tras-
torno Autista puesto que se ha trabajado con
población escolar sin alteraciones severas del
desarrollo. Así mismo, en contraposición con
otros estudios no se han encontrado diferencias
significativas en relación al género (Baron-
Cohen et al., 2009; CDC, 2012), si bien es cier-
to que, como ya se describió en otro trabajo de
este mismo equipo, la prevalencia de estos tras-
tornos en área urbana es signifi cativamente su-
perior a la obtenida en el área rural (Jané et al.,
2006).
En relación a las variables demográficas
descritas, cabe destacar que alrededor del 32%
de los niños con sintomatología TEA cuentan
con algún tipo de apoyo en el ámbito escolar y
el 29% están realizando alguna intervención
psicológica individualizada, por lo que los sín-
tomas descritos en estos niños están generando
una interferencia signifi cativa a nivel escolar,
así como también a nivel familiar. En relación
a la edad de los padres, recientemente se ha
demostrado una clara asociación entre la edad
de ambos pr ogenitores y el riesgo de padecer
autismo en la descendencia (Parner, Baron-
Cohen, Lauritsen, Jørgesen, Schieve, Yargin-
Allsopp et al. 2012). Sin embargo, en este es-
tudio no se han hallado diferencias signifi cativas
entre la media de edad de los padres de niños
con TEA y el grupo cuasi-control, si bien es
cierto que este estudio no incluye niños con las
manifestaciones más severas de estos trastor-
nos.
TEA y sintomatología co-ocurrente
Los índices elevados de comorbilidad, así
como la presencia en la mayoría de casos de
sintomatología propia de dos o más trastornos
comórbidos es acorde con estudios anteriores
(de Bruin et al., 2006; Leyfer et al, 2006). Sin
embargo, la presencia de un amplio rango de
síntomas es superior a la descrita por Simonoff
et al. (2008). Mientras que su equipo describía
la presencia de dos o más trastornos comórbidos
en el 41% de los casos, en el presente estudio
los niños con sintomatología de TEA presentan
dos trastornos comórbidos en el 27.3-30% de
los casos y tres o más en una proporción entre
el 35 y el 68% de los casos en función del in-
formante, siendo la familia quién refiere un
mayor número de síntomas co-ocurrentes. Sin
embargo, es importante analizar estos resulta-
dos con prudencia puesto que en nuestro estudio
se valoran síntomas y con relativa facilidad
puede haber un solapamiento entre los síntomas
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 22624024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 226 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
Trastornos leves del espectro autista 227
© Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231
de TEA y los que forman parte de los trastornos
de ansiedad por separación, el trastorno reacti-
vo del vínculo, los trastornos de adaptación y
el mutismo selectivo, que están presentes en
más del 30% de los casos.
La elevada co-ocurrencia de sintomatología
de TEA con síntomas de TDAH, tics, fobia
específi ca y otros problemas de conducta es
acorde con los resultados del estudio llevado a
cabo por Gadow et al. (2004), también en po-
blación preescolar. Por otro lado, en este estudio
aparece con frecuencia la comorbilidad con
trastornos de eliminación y de sueño. La pre-
sencia de problemas de sueño ha sido amplia-
mente recogida por otros autores, y con valores
mucho mayores, alcanzando hasta el 80% de
los casos (Couturier, Speechley, Steele, Nor-
man, Stringer y Nicolson, 2005; Kozlowski,
Matson, Belva y Rieske, 2012).
En relación a la sintomatología comórbida
de TDAH (40%), tanto en el caso de la familia
como en el de la escuela, la prevalencia coinci-
de exactamente con los valores descritos por
Gadow et al. (2004). Sin embargo, es interesan-
te realizar algunos matices en relación al pre-
dominio de uno u otro subtipo de TDAH. Mien-
tras que Gadow et al. (2004) describen un
predominio de sintomatología de inatención y
otros autores como Gillberg et al. (2000) refi e-
ren, en los niños con sintomatología de TEA,
un patrón caracterizado por una elevada presen-
cia de sintomatología de hiperactividad durante
los años de preescolar, lo cierto es que en nues-
tro estudio la descripción de los síntomas de
TDAH muestra cierta variabilidad en función
del contexto y el informante. De este modo, la
familia hace referencia a una mayor proporción
de casos de hiperactividad e impulsividad y la
escuela recoge un porcentaje más elevado de
casos del subtipo inatento. Ambos informantes,
encuentran una proporción similar de casos del
subtipo combinado. Resulta evidente por tanto,
la relevancia de la sintomatología propia de este
trastorno entre los niños con síntomas de TEA,
lo que apoya la no exclusión de TDAH en los
criterios de TEA como propone el DSM-5. Sin
embargo, el predominio de uno u otro subtipo
de TDAH parece tener una clara relación con el
tipo de exigencias o demandas que se hacen al
niño en cada uno de estos contextos. Por un
lado, los maestros muestran una mayor preocu-
pación por la falta de atención durante las acti-
vidades y, por otro, los padres manifi estan más
quejas en relación a la conducta del niño, lo cual
estaría en la línea de los resultados que indican
una mayor presencia, o una mayor percepción,
de problemas de conducta en el entorno fami-
liar, en comparación con la escuela.
Análisis comparativo del desarrollo
psicológico de niños con síntomas de TEA,
TDAH y grupo cuasi-control
Los resultados obtenidos en las escalas de
desarrollo que comprende el ECI-4, permiten
trazar una panorámica de las diferencias a nivel
comunicativo, social y motor entre niños con
sintomatología de TEA, TDAH y un grupo de
comparación neurotípico. Si bien resultan suti-
les, se han encontrado diferencias en el desarro-
llo de unos y otros en las valoraciones realizadas
por la familia y la escuela, resultando el entorno
escolar el contexto en el que se pueden detectar
con mayor precisión las alteraciones evolutivas
propias de estos trastornos. Así mismo, aunque
las áreas evaluadas no aparecen en ningún ma-
nual de diagnóstico, pueden ser relevantes para
la detección precoz y el diagnóstico clínico.
Las familias de estos niños parecen sensibles
al leve retraso que muestran sus hijos en los
hábitos básicos de autonomía como pueden ser
lavarse la cara, comer o vestirse, así como en la
coordinación fi na, relacionada con estas habili-
dades. De hecho, las difi cultades de planifi ca-
ción motora y los défi cits sutiles en motricidad
na y gruesa son frecuentes en estos niños, ob-
servándose déficits ya en edades tempranas,
aunque también una mejoría con el paso de los
años (David, Baranek, Wiesen, Miao y Thorpe,
2012; Fournier, Hass, Naik, Lodha y Cauraugh,
2010). Así mismo, los padres son conscientes de
que sus hijos e hijas pasan menos tiempo jugan-
do con sus iguales, lo cual resulta signifi cativa
a nivel clínico. La escuela, por otro lado, tam-
bién puede resultar una fuente valiosa de infor-
mación, ya que los maestros refi eren un retraso
en la mayoría de las habilidades descritas.
Los ítems de desarrollo también proporcio-
nan información de interés para el diagnóstico
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 22724024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 227 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
228 Paula Morales, Edelmira Domènech-Llaberia, María C. Jané y Josefa Canals
Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231 © Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología
diferencial entre la sintomatología de TEA y
TDAH. Sin embargo es probable que debido al
reducido tamaño de la muestra de TEA, no haya
diferencias estadísticas entre este grupo y el de
TDAH. Como se ha descrito en numerosos es-
tudios, la co-ocurrencia de síntomas de TDAH
en niños con TEA es frecuente (Gadow et al.,
2004, 2005, 2006; Simoff et al., 2008) y en
ocasiones constituye un patrón psicopatológico
recurrente (Gillbert et al., 2000) por lo que en
muchos casos puede resultar complicado dis-
tinguirlos e, incluso, puede conducir a la reali-
zación de un diagnóstico erróneo. En algunos
casos, mientras que los síntomas de hiperacti-
vidad son muy visibles en las primeras etapas
de desarrollo, las manifestaciones de TEA
—cuando son leves— pueden pasar desaperci-
bidas hasta que las demandas sociales del en-
torno hacia el niño aumentan. En este sentido,
la ausencia de diferencias signifi cativas de TEA
respecto al grupo control en algunos ítems re-
levantes puede deberse a las características de
nuestra muestra: población en escolarización
ordinaria, exclusión de casos graves de trastor-
nos del desarrollo y presencia de casos TEA con
posible alto funcionamiento cognitivo, así como
a limitaciones estadísticas por el bajo número
de casos detectados.
De este modo, aunque es evidente la nece-
sidad de estudiar las diferencias entre los niños
con sintomatología de TEA y TDAH a través de
muestras más amplias, los resultados de este
trabajo apuntan que, en el contexto escolar, los
maestros perciben a los niños con síntomas de
TEA menos autónomos en las rutinas diarias y
refi eren una menor frecuencia de juego conjun-
to con sus compañeros que los niños con sinto-
matología propia de TDAH.
Análisis comparativo de la salud psicológica
de los padres en niños con síntomas TEA y
TDAH y grupo cuasi-control
En base a los resultados de este trabajo, es
evidente que la presencia de psicopatología en
los hijos, ya sea propia de TEA o TDAH, cons-
tituye una fuente de estrés familiar. La presencia
de un elevado número de manifestaciones psi-
copatológicas en estos padres, puede constituir
un indicador de la interferencia que están gene-
rando los síntomas detectados en sus hijos. Sin
embargo, algunos estudios refi eren que tanto la
severidad del trastorno, como las estrategias de
afrontamiento, el apoyo social y la presencia en
los padres de algunas características propias del
fenotipo ampliado del autismo, afectan al estrés
y los niveles de estrés parental (Heiman y Ber-
ger, 2008; Ingersoll y Hambrick, 2011).
Asimismo, los resultados obtenidos apuntan
a la idea, ya recogida por otros autores, que las
madres manifi estan un peor estado de salud que
los padres (Davis et al., 2008; Herring et al.,
2006) y que las madres de niños con sintoma-
tología de TEA muestran niveles más elevados
de depresión que los niños con un desarrollo
normativo u otro tipo de alteraciones (Estes,
Munson, Dawson, Koehler, Zhou y Abbott,
2009; Olsson et al., 2002; Weiss, 2002). Aun
así, el tamaño reducido del subgrupo de TEA,
tan solo nos permite hablar de una tendencia.
En este sentido, puesto que muchas de las dife-
rencias observadas resultan signifi cativas en el
subgrupo de niños con sintomatología de
TDAH, se hipotetiza que de contar con un ma-
yor tamaño de muestra, también se obtendrían
diferencias signifi cativas en el grupo de TEA.
En relación a la salud parental, un último
aspecto a tener en cuenta en futuras investiga-
ciones sería contrastar si realmente la diferencia
entre los padres y madres de niños con síntomas
de TEA y TDAH radica en la presencia de más
manifestaciones de tipo depresivo en los prime-
ros y una mayor disfunción social en las madres
de los niños con TDAH.
Conclusiones
A pesar de las limitaciones que ya se han ido
comentando a lo largo de la discusión, este
estudio aporta información relevante y estanda-
rizada de una amplia muestra no clínica de ni-
ños de segundo ciclo de educación infantil en
relación a la sintomatología y las características
de desarrollo propias de los trastornos leves del
espectro del autismo.
El conocimiento y la descripción de las ca-
racterísticas psicopatológicas de estos niños en
edades tempranas adquiere un importante valor
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 22824024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 228 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
Trastornos leves del espectro autista 229
© Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231
preventivo para el diagnóstico temprano, capaz
de proporcionar a las familias, maestros y pro-
fesionales más claves para la detección de estas
alteraciones y la distinción con respecto a otros
trastornos del neurodesarrollo.
En este estudio, la prevalencia de TEA en
niños de segundo ciclo de educación infantil es
signifi cativa y alcanza valores próximos a los
obtenidos por otros estudios en edad escolar. En
la mayoría de casos, los síntomas de TEA coe-
xisten con síntomas de otros trastornos, princi-
palmente TDAH y tics. Por lo tanto, se puede
concluir que el desarrollo de estos niños en el
aula, sus manifestaciones comórbidas y la pre-
sencia de un elevado nivel de estrés familiar,
pueden ser buenos indicadores para la detección
precoz de estos trastornos.
REFERENCIAS
Aguilera, A., Moreno, F.J., & Rodríguez, I.R. (2007). The
Prevalence Estimates of Autism Spectrum Disorders
in the School Population of Seville, Spain. British
Journal of Developmental Disabilities, 53, 97-109
American Psychiatric Association (APA) (2000). Diag-
nostic and Statistical Manual of Mental Disorders
Fourth Edition, Text Revision. Washington, DC: APA.
American Psychiatric Association (2013). Diagnostic
and Statistical Manual of Mental Disorders Fifth
Edition. Washington, DC, American Psychiatric As-
sociation.
Baron-Cohen, S., Scott, F.J., Allison, C., Williams, J.,
Bolton, P., Matthews, F.E., et al. (2009). Prevalence
of autism-spectrum conditions: UK school-based po-
pulation study. British Journal of Psychiatry, 94, 500-
509.
Belinchón, M. (Ed.) (2001). Situación y necesidades de
las personas con trastornos del espectro autista en la
Comunidad de Madrid. Madrid: Obra social Caja Ma-
drid.
Belinchón-Carmona, M., Posada-De la Paz, M., Artigas-
Pallarés, J., Canal-Bedia, R., Díez-Cuervo, A., Ferrari-
Arroyo, M.J., et al. (2005). Guía de buena práctica para
la investigación de los trastornos del espectro autista.
Revista de Neurología, 41, 371-377
Centers for Disease Control and Prevention (CDC).
(2012). Autism and Developmental Disabilities Moni-
toring Network Surveillance Year 2008 Principal In-
vestigators. Prevalence of autism spectrum disorders-
autism and developmental disabilities monitoring
network, 14 Sites, United States, 2008. MMWR Sur-
veillance Summary, 61, 1-19.
Couturier, J. L., Speechley, K. N., Steele, M., Norman, R.,
Stringer, B., & Nicolson, R. (2005). Parental perception
of sleep problems in children of normal intelligence
with pervasive developmental disorders: Prevalence,
severity, and pattern. Journal of the American Academy
of Child and Adolescent Psychiatry, 44, 815-822.
David, F.J., Baranek, G.T., Wiesen, C., Miao, A.F., &
Thorpe, D.E. (2012). Coordination of precision grip in
2-6 years children with autism spectrum disorders
compared to children developing typically and children
with developmental disabilities. Frontiers in Integrati-
ve Neuroscience, 6, 1-13.
Davis, N.O., & Carter, A.C. (2008). Parenting Stress in
Mothers and Fathers of Toddlers with Autism Spectrum
Disorders: Associations with Child Characteristics.
Journal of Autism and Developmental Disorders, 38,
1278-1291.
De Bruin, E.I., Ferdinand, R.F., Meester, S., de Nijs, P.F.A.,
& Verheij, F. (2006). High rates of psychiatric co-
morbidity in PDD-NOS. Journal of Autism and Deve-
lopmental Disorders, 37, 877-886.
De la Iglesia, M., y Olivar, J.S. (2012). Revisión de estudios
de investigaciones relacionadas con la comorbilidad
diagnóstica de los Trastornos del Espectro del Autismo
de Alto Funcionamiento (TEA-AF) y los trastornos de
ansiedad. Anales de Psicología, 28, 823-833.
Domènech-Llaberia, E., Canals, J., Viñas, F., y Jané, M.C.
(1998). Cuestionario de datos sociodemográfi cos para
padres. Manuscrito no publicado.
Epstein, T., Saltzman-Benaiah, J., O’Hare, A., Goll, J. C.,
& Tuck, S. (2008). Associated features of Asperger
Syndrome and the relationship to parenting stress.
Child: Care, Health and Development, 34, 503-511.
Estes, A., Munson, J., Dawson, G., Koehler, E., Zhou,
Z.H., & Abbott, R. (2009). Parenting stress and psycho-
logical functioning among mothers of preschool chil-
dren with autism and developmental delay. Autism, 13,
375-387.
Fournier, K.A., Hass, C.J., Naik, S.K., Lodha, N., & Cau-
raugh, J.H. (2010). Motor Coordination in Autism
Spectrum Disorders: A Synthesis and Meta-Analysis.
Journal of Autism Developmental Disorders, 40, 1227-
1240.
Finzi-Dottan, R., Segal, Y., & Golubchik, P. (2011). Pre-
dictors of stress-related growth in parents of children
with ADHD. Research in Developmental Disabilities,
32, 510-519.
Frontera, M. (2005). Estudio epidemiológico de los tras-
tornos generalizados del desarrollo en la población
infantil y adolescente de la Comunidad Autónoma de
Aragón. Aragón: Gobierno de Aragón. Departamento
de Educación, Cultura y Deporte, DL.
Gadow, K.D., & Sprafkin, J. (1997). Early childhood
symptoms inventory-4: Norms manual. Stony Brook,
NY: Checkmate Plus.
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 22924024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 229 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
230 Paula Morales, Edelmira Domènech-Llaberia, María C. Jané y Josefa Canals
Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231 © Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología
Gadow, K.D., DeVincent, C., Pomeroy, J., & Azizan, A.
(2004). Psychiatric symptoms in preeschool children
with PDD and clinic comparison samples. Journal of
Autism and Developmental Disorders, 34, 379-393.
Gadow, K.D., DeVincent, C., Pomeroy, J., & Azizan, A.
(2005). Comparison of DSM-IV symptoms in elemen-
tary school-age children with PDD versus clinic and
community samples. Autism, 9, 392-415.
Gadow, K.D., DeVincent, C., & Pomeroy, J. (2006). ADHD
symptom subtypes in children with pervasive develo-
pmental disorder. Journal of Autism and Developmen-
tal Disorders, 36, 271-283.
Gillberg, C., & Billstedt, E. (2000). Autism and Asperger
Syndrome: Coexistence with other clinical disorders.
Acta Psychiatrica Scandinavica, 102, 321-330.
Goldberg, D., & Williams, P. (1988) A User’s Guide to the
General Health Questionnaire. Berkshire, UK: NFER-
Nelson.
Heiman, T., & Berger, O. (2008). Parents of children with
Asperger syndrome or with learning disabilities: Fa-
mily environment and social support. Research in De-
velopmental Disabilities, 29, 289-300.
Herring, S., Gray, K., Taffe, J., Tonge, B., Sweeney, D., &
Einfeld, S. (2006). Behaviour and emotional problems
in toddlers with pervasive developmental disorders and
developmental delay: associations with parental mental
health and family functioning. Journal of Intellectual
Disability Research, 50, 874-882.
Hollingshead, A.B. (1975). Four factor index of social
status. New Haven: Yale University, Unpublished ma-
nuscript.
Ingersoll, B., & Hambrick, D.Z. (2011). The relationship
between the broader autism phenotype, child severity,
and stress and depression in parents of children with
autism spectrum disorders. Research in Autism Spec-
trum Disorders, 5, 337-344.
Kozlowski, A.M., Matson, J.L., Belva, B., & Rieske, R.
(2012). Feeding and sleep diffi culties in toddlers with
autism spectrum disorders. Research in Autism Spec-
trum Disorders, 6, 385-390.
Jané, M.C., Canals, J., Ballespí, S., Viñas, F., Esparó, G.,
& Domènech, E. (2006). Parents and teachers reports
of DSM-IV psychopathological symptoms in preschool
children Differences between urban-rural Spanish
areas. Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology,
41, 386-393.
Johnston, C., & Mash, E.J. (2001). Families of children
with attention-defi cit/hyperactivity disorder: Review
and recommendations for future research. Clinical
Child and Family Psychology Review, 4, 183-207.
Karst, J.S., & Van Hecke, A.V. (2012). Parent and Family
Impact of Autism Spectrum Disorders: A Review and
Proposed Model for Intervention Evaluation. Clinical
of Children and Family Psychology Review, 15, 247-
277.
Leyfer, O.T., Folstein, S.E., Bacalman, S., Davis, N.O.,
Dinh, E., Morgan, J., et al. (2006). Comorbid psychia-
tric disorders in children with autism: Interview deve-
lopment and rates of disorders. Journal of Autism and
Developmental Disorders, 36, 849-861.
Lobo, A., Pérez-Echeverría, M.J., & Artal, J. (1986). Va-
lidity of the scaled version of the General Health Ques-
tionnaire (GHQ-28) in a Spanish population. Psycho-
logical Medicine, 6, 135-140.
López-Frutos, J.M., Sotillo, M., Trippicchio, P., y Campos,
R. (2011). Funciones atencionales de orientación es-
pacial, alerta y control ejecutivo en personas con tras-
tornos del espectro autista. Revista de Psicopatología
y Psicología Clínica, 16, 101-112.
Maniadaki, K., Sonuga-Barke, E., Kakouros, E., & Kara-
ba, R. (2005). Maternal emotions and self-effi cacy
beliefs in relation to boys and girls with AD/HD. Child
Psychiatry and Human Development, 35, 245-263.
Mesman, J., & Koot, H.M. (2000). Child-reported depres-
sion and anxiety in preadolescence. II. Preschool pre-
dictors. Journal of the American Academy of Child and
Adolescent Psychiatry, 39, 1379-1386.
Olsson, M. B., & Hwang, C.P. (2002). Sense of coherence
in parents of children with different developmental
disabilities. Journal of Intellectual Disability Research,
46, 548-559.
Parner, E.T., Baron-Cohen, S., Lauritsen, M.B., Jørgensen,
M., Schieve, L.A., Yeargin-Allsopp, M., & Obel, C.
(2012). Parental Age and Autism Spectrum Disorders.
Annals of Epidemiology, 22, 143-150.
Podolski, C.L., & Nigg, J.T. (2001). Parent stress and
coping in relation to child ADHD severity and associa-
ted child disruptive behavior problems. Journal of
Clinical Child Psychology, 30, 503-513.
Simonoff, E., Pickles, A., Charman, T., Chandler, S., Lou-
cas, T., & Baird, G. (2008). Psychiatric disorders in
children with autism spectrum disorders: prevalence,
comorbidity, and associated factors in a population-
derived sample. Journal of Americal Academy of Chil-
dren and Adolescent Psychiatry, 47, 921-929.
Sobol, M. P., Ashbourne, D. T., Earn, B. M., & Cunningham,
C. E. (1989). Parents attributions for achieving com-
pliance from attention-defi cit-disordered children. Jour-
nal of Abnormal Child Psychology, 17, 359-369.
Sprafkin, J., & Gadow, K.D. (1996). Early Childhood
Symptom Inventories. Nueva York: Checkmate Plus.
Sprafkin, J., Volpe, R.J., Gadow, K.D., Nolan, E.E., &
Kelly, K. (2002). A DSM-IV-referenced screening
instrument for preschool children: the Early Childhood
Inventory-4. Journal of the American Academy of Child
& Adolescent Psychiatry, 41, 604-12.
Strickland, J., Hopkins, J., & Keenan, K. (2012). Mother-
Teacher Agreement on Preschoolers’ Symptoms of
ODD and CD: Does Context matter? Journal of Ab-
normal Child Psychology, 40, 933-943.
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 23024024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 230 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
Trastornos leves del espectro autista 231
© Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 2013, Vol. 18 (3), 217-231
Viñas, F., Jané, M.C., Canals, J., Esparó, G., Ballespí, S.,
& Doménech, E. (2008). Assessment of psychopatho-
logy in preschool age children through the Early Chil-
dhood Inventory-4 (ECI-4): agreement among parents
and teachers. Psicothema, 20, 481-486.
Weiss, M.J. (2002). Hardiness and social support as pre-
dictors of stress in mothers of typical children, children
with autism and children with mental retardation. Au-
tism, 6, 115-130.
Weiss, J. A., Cappadocia, M.C, MacMullin, J.A., Viecili,
M., & Lunsky, Y. (2012). The impact of child problem
behaviors of children with ASD on parent mental
health: The mediating role of acceptance and empower-
ment. Autism, 16, 261-274.
Welch, B.L. (1938). The Signifi cance of the Difference
Between Two Means when the Population Variances
are Unequal. Biometrika, 29, 350-362.
Zwaigenbaum, L., Bryson S., Roberts, W., Brian, J., &
Szatmari, P. (2005). Behavioral markers of autism in
the fi rst year of life. International Journal of Develo-
pmental Neuroscience, 23, 143-152.
Zwaigenbaum, L., Bryson, S., Lord, C., Rogers, S., Carter,
A., Carver, L., et al. (2009). Clinical assessment and
management of toddlers with suspected autism spec-
trum disorder: insights from studies of high-risk in-
fants. Pediatrics, 123, 1383-1391.
24024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 23124024_Psicopatologia_18_3_Cs6.indd 231 27/01/14 08:4827/01/14 08:48
... In recent years, several observational studies have been conducted in different geographical locations and population groups [7]. According to recent epidemiological studies, in Spain, the prevalence of ASD would be 0.61% in children aged 18 months to 3 years in the Canary Islands [32], 0.85% in children aged 0-14 years in Galicia [33], 0.92% in children aged 18 months to 3 years in Castile-León [34], and 2% in samples of children aged 3-6 years in Catalonia [35]. To the best of our knowledge, no previous systematic reviews and meta-analyses have evaluated ASD prevalence data in Spain. ...
Article
Full-text available
Background: Autism spectrum disorder (ASD) is a complex developmental disorder characterised by impaired social interaction and communication, and restrictive and repetitive behaviour. Previous systematic reviews have traditionally assessed the prevalence of ASD on global or regional context, with very few meta-analyses at the country level. The objective of this study will be to systematically evaluate published and unpublished observational studies that present prevalence and comorbidity of ASD among children, adolescent and adult population in Spain. Methods/design: We designed and registered a study protocol for a systematic review and meta-analysis of descriptive epidemiology data. Observational studies (cohort, cross-sectional) reporting the prevalence of ASD and conducted in a wide range of people (e.g. general population, outpatient and/or school settings) will be included. The primary outcome will be the prevalence of ASD. Secondary outcomes will be the prevalence of any physical or mental comorbidity in association with ASD. No limitations will be imposed on publication status, study conduct period, and language of dissemination. Comprehensive literature searches will be conducted in seven electronic databases (from January 1980 onwards), including PubMed/MEDLINE, EMBASE, Scopus, Web of Science, PsycINFO, IME—Spanish Medical Index and IBECS—Spanish Bibliographic Index of Health Sciences. Grey literature will be identified through searching dissertation databases, Google Scholar and conference abstracts. Two team members will independently screen all citations, full-text articles, and abstract data. Potential conflicts will be resolved through discussion. The study methodological quality (or bias) will be appraised using an appropriate tool. If feasible, we will conduct random effects meta-analysis of observational data. Prevalence estimates will be stratified according to gender, age and geographical location. Additional analyses will be conducted to explore the potential sources of heterogeneity (e.g. methodological quality, sample size, diagnostic criteria). Discussion: This systematic review and meta-analysis of observational data will identify, evaluate and integrate the epidemiological knowledge underlying the prevalence of ASD in Spain. The results of this study will be of interest to multiple audiences including patients, their families, caregivers, healthcare professional, scientists and policy makers. Results will be published in a peer-reviewed journal. Implications for future epidemiological research will be discussed. Systematic review registration: PROSPERO CRD42018090372
Article
Full-text available
INTRODUCCIÓN Las distintas concepciones y modelos sobre las variantes atencionales han infl uido notable-mente en los trabajos sobre el estudio de su funcionamiento en el autismo. Así, los primeros planteamientos establecían problemas relacio-nados con los mecanismos de activación. Hutt, Hutt, Lee y Ounsted (1964) proponían la exis-tencia de un défi cit en el sistema de activación atencional que infl uiría en la manera de atender al entorno. Las personas con autismo presenta-rían fl uctuaciones inadecuadas cuya consecuen-cia sería un fracaso para modular las entradas sensoriales, manifestando inestabilidad de la experiencia perceptiva (Hutt y Hutt, 1968). En estos trabajos iniciales, otros investigadores se centraron en la capacidad para seleccionar es-tímulos (Lovaas, Koegel, y Schriebman, 1979), Resumen: Este trabajo tiene como objetivo investigar las funciones atencionales de orientación espacial, alerta y control ejecutivo en personas con trastornos del espectro autista, basado en el modelo de redes atencionales de Posner (1978). Para ello se aplicó el Test de Redes Atencionales (Fan et al., 2002) a 10 participantes con síndrome de Asperger y 10 con desarrollo neurotípico. El grupo de personas con SA mostró alteraciones en la eficacia de las redes atencionales, en los tiem-pos de reacción y en el número de aciertos. Los resultados se discuten en relación con el funciona-miento atencional de las personas con trastorno del espectro autista y la influencia de los factores facilitadores sobre su rendimiento. Palabras clave: Atención; TEA; síndrome de Asperger.
Article
Full-text available
A preliminary task for the design and development of interventions for different groups of people with disabilities is to determine the prevalence rate of the target population to which the interventions are directed. In the case of Autism Spectrum Disorder (ASD), the determination of such a percentage remains a controversial matter; and when combined with educating these people, makes detection, identification and diagnosis of the disorder an important challenge. In this research a study of the prevalence of ASD is presented for the compulsory, school-age population of children in the city of Seville, Spain. The results were analysed as a function of age and gender of the subjects, the schooling type, and the different diagnostic categories that are considered within Autism Spectrum Disorder. These results demonstrate prevalence rates similar to those results recently obtained in other studies carried out both in and outside of Spain.
Article
Resumen: El objeto del estudio es revisar las investigaciones sobre la comorbilidad entre los Trastornos del Espectro del Autismo de Alto Funcionamiento (TEA-AF) y los trastornos de ansiedad con un triple proposito: a) analizar los problemas metodologicos de los estudios de investigacion, b) plantear las hipotesis explicativas sobre la comorbilidad, con un posicionamiento y propuesta sobre las mismas teniendo en cuenta las nuevas propuestas del DSM-V (APA, 2011) y c) proponer lineas futuras de investigacion. Se concluye que hay una necesidad urgente de desarrollar estrategias e instrumentos especificos que ayuden a la evaluacion diferencial de la sintomatologia comorbida y que favorezcan propuestas de tratamientos mas eficaces. Se destaca la llamativa escasez de estudios de investigacion sobre este tema en paises de lengua hispana. Palabras clave: Trastorno del Espectro del Autismo; Autismo de alto funcionamiento; Trastorno de Asperger; Comorbilidad; Ansiedad. Title: Revision of studies and researches related with diagnostic comorbidity of Autism Spectrum Disorder-High Functioning and anxiety disorders.
Article
Children with autism spectrum disorders (ASD) present with a variety of comorbid difficulties, some of which relate to seemingly simply activities of daily living. Feeding and sleep difficulties are purportedly common within the ASD population, although the association between these problems and ASD symptomatology has rarely been addressed. The current study examined the feeding and sleep difficulties of 1747 toddlers who had a diagnosis of Autistic Disorder (n = 506), PDD-NOS (n = 522), or atypical development (n = 719) using the Baby and Infant Screen for Children with aUtIsm Traits-Part 2, a screening tool designed to identify comorbid difficulties of toddlers with ASD and/or atypical development. Individuals with Autistic Disorder were found to exhibit significantly more feeding and sleep difficulties than those with PDD-NOS, who in turn presented with more difficulties of this type than those with atypical development. While developmental quotient (DQ) was also related to feeding and sleep difficulties, DQ could not account for the differences between these groups.
Article
This study examined the relationship between child symptom severity, parent broader autism phenotype (BAP), and stress and depression in parents of children with ASD. One hundred and forty-nine parents of children with ASD completed a survey of parenting stress, depression, broader autism phenotype, coping styles, perceived social support, and child symptom severity. Parents reported elevated parenting stress and depression relative to normative samples. A path analysis indicated that both child symptom severity and parent BAP were positively correlated with these outcomes. The relationship between BAP and the outcome measures was partially mediated by maladaptive coping and social support and the relationship between child symptom severity and outcomes was partially mediated by social support.