ArticlePDF Available

El limón y sus componentes bioactivos

Authors:
1
EL LIMÓN
Y SUS COMPONENTES BIOACTIVOS
2
3
EL LIMÓN
Y SUS COMPONENTES BIOACTIVOS
Región de Murcia
Consejería de Agricultura,
Agua y Medio Ambiente
Ángel García Lidón1
José Antonio del Río Conesa2
Ignacio Porras Castillo1
María Dolores Fuster Soler1
Ana Ortuño Tomás2
1 Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA).
Departamento de Especies Leñosas. Equipo de Citricultura.
Estación Sericícola, 30150 La Alberca, Murcia.
2 Departamento de Biología Vegetal (Fisiología Vegetal), Facultad de Biología,
Universidad de Murcia, Campus de Espìnardo, 30100 Murcia.
SERIE TÉCNICA Y DE ESTUDIOS
25
4
© Comunidad Autónoma de la Región de Murcia
Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente
I.S.B.N.: 84-688-2698-7
Depósito Legal: MU-1640-2003
Fotocomposición: CompoRapid, S.L.
Impresión: Pictografía, S.L.
5
AGRADECIMIENTOS
La investigación mostrada en este libro ha sido subvencionada por los
siguientes proyectos:
AGR/7/FS/02 concedido por la Consejería de Medio Ambiente, Agricul-
tura y Agua, de la Región de Murcia.
RTA 01-030 concedido por el Instituto Nacional de Investigación y Tec-
nología Agraria y Alimentaria (INIA).
6
7
El cultivo del limonero es de los más importantes de la Región de Murcia,
es fuente de gran riqueza, identifica a nuestra tierra y tiene un alto valor
paisajístico y medioambiental. La magnífica aclimatación a nuestra zona, la
gran experiencia de nuestros agricultores, la expansión del cultivo a las nue-
vas zonas regables y la garra del sector comercial, ha hecho del limón de
Murcia un sinónimo de calidad y una fuente de salud.
La importancia socioeconómica del cultivo justifica cualquier publicación
que aborde diversos aspectos del mismo. Este libro es parte de los resultados
de la colaboración de un grupo de especialistas que desde hace más de 10
años llevan a cabo el Equipo de Citricultura del actual IMIDA con el Departa-
mento de Fisiología Vegetal de la Universidad de Murcia. La calidad profesio-
nal de todos ellos garantiza el alto nivel científico de la publicación.
En el libro se aborda por una parte temas de componente agronómico (va-
riedades, patrones, floración, maduración y calidad del fruto, etc) y por otra
aporta interesantes datos de los componentes bioquímicos del limón y su po-
der antioxidante.
Aunque en el libro hay una gran componente bibliográfica, no es un libro
academicista, ya que se observa el gran dominio tanto de la capacidad de
observación de campo de los autores cuyo fruto ha sido la selección de las
variedades autóctonas de Fino y Verna, que son actualmente las cultivadas en
nuestros huertos, junto con el dominio de las técnicas instrumentales de labo-
ratorio en la caracterización y cuantificación de flavonoides. En este libro son
expuestos de una forma ordenada y sencilla, numerosos datos, que han sido
publicados ya por los autores en los últimos quince años en numerosas revis-
tas tanto españolas como extranjeras, que en general no están al alcance del
público. La abundante bibliografía permite a los que tengan una mayor in-
quietud intelectual o pretendan profundizar en algún aspecto, acceder a los
trabajos originales.
8
En lo posible ha sido eliminado todo lenguaje demasiado técnico y científi-
co, sin caer en la vulgaridad, buscando el equilibrio entre la sencillez y el
rigor científico, conectando con los técnicos, agricultores y el sector del co-
mercio, ofreciendo respuestas concretas eliminando esas situaciones tan fre-
cuentes de divorcio entre técnicos y científicos del mundo cotidiano.
La obra presentada constituye un importante hito al describir la situación
actual del sector del limón en España y ayuda desde un punto de vista muy
práctico a tener una visión global de un producto que es actualmente el más
típico de la Región de Murcia.
Este libro se enmarca dentro de los Libros Técnicos que edita la Consejería
de Agricultura, Agua y Medio Ambiente, mostrando su apoyo incondicional a
todo aquello que repercuta en una mayor tecnificación del sector productivo
de la región.
Como se desprende de la lectura del libro, la difusión del limón como fuen-
te de salud, tanto como fruta fresca como en zumo, requiere acciones adecua-
das de promoción que posibiliten la apertura de nuevos mercados y consoli-
den los actuales.
Antonio Cerdá Cerdá
Consejero de Agricultura, Agua y Medio Ambiente
9
SUMARIO
1. Introducción........................................................................................ 11
1.1. Situación actual y perspectivas para el 2006-2007 ................... 13
2. Variedades de limonero..................................................................... 19
2.1. Origen de la especie.................................................................... 21
2.2. Hábitat de cultivo ........................................................................ 21
2.3. Mejora genética y selección varietal .......................................... 22
2.4. Variedades de limonero en el mundo ......................................... 23
2.4.1. Descripción de las principales variedades ...................... 23
2.4.1.1. Eureka.................................................................. 23
2.4.1.2. Lisbon .................................................................. 25
2.4.1.3. Femminello.......................................................... 26
2.4.1.4. Verna .................................................................... 27
2.4.1.5. Fino...................................................................... 29
2.4.1.6. Génova................................................................. 31
2.4.2.
Otras variedades de interés en distintas zonas citrícolas ..
31
2.5. Programas de selección clonal de limonero realizados
en el mundo ................................................................................. 32
2.5.1. Clones de Eureka ............................................................. 33
2.5.2. Clones de Lisbon ............................................................. 34
2.5.3. Clones de Femminello ..................................................... 34
2.6. Programa de selección clonal de limonero en España.............. 35
3. Patrones de limonero......................................................................... 37
3.1. El injerto ...................................................................................... 39
3.1.1. Historia de los patrones en España................................. 39
3.1.2. Interacciones entre el injerto y el patrón de los agrios . 40
3.1.3. Influencia del patrón sobre la variedad injertada........... 41
3.1.3.1. Vigor.................................................................... 41
3.1.3.2. Productividad....................................................... 41
3.1.3.3. Calidad de fruta .................................................. 42
3.2. Características de los principales portainjertos .......................... 42
3.2.1. Naranjo amargo ................................................................ 42
3.2.2. Citrus macrophylla........................................................... 43
3.2.3. Citranges Troyer y Carrizo.............................................. 43
10
3.2.4. Mandarino Cleopatra........................................................ 43
3.2.5. Limón rugoso ................................................................... 44
3.2.6. Citrumelo .......................................................................... 44
3.2.7. Citrus volkameriana ......................................................... 45
3.3. Patrones de limonero utilizados en España ............................... 45
4. Fructificación ...................................................................................... 47
4.1. Floración y desarrollo del fruto.................................................. 49
4.2. Relaciones intensidad de floración-productividad.
Los fenómenos de competencia de frutos.................................. 52
4.3. Factores que afectan al cuajado.................................................. 52
4.4. Factores que determinan el tamaño final del fruto ................... 55
4.4.1. Influencia del número de frutos ...................................... 55
4.4.2. Influencia del número de flores ...................................... 56
4.5. Tipos de floraciones en limonero............................................... 57
5. Maduración ......................................................................................... 61
5.1. Evolución de la maduración ....................................................... 63
5.1.1. Características físicas ....................................................... 63
5.1.2. Composición química....................................................... 66
5.1.2.1. Azúcares .............................................................. 66
5.1.2.2. Ácidos orgánicos................................................. 68
5.1.2.3. Vitamina C .......................................................... 70
5.1.2.4. Aminoácidos........................................................ 70
5.1.2.5. Compuestos fenólicos ......................................... 72
6. Componentes bioactivos del limón .................................................. 73
6.1. Alimentos funcionales ................................................................. 75
6.2. Vitamina C................................................................................... 78
6.2.1. Vitamina C en el limón ................................................... 86
6.3. Flavonoides: Grupos y Estructuras ............................................. 88
6.3.1. Conceptos generales sobre su biosíntesis ....................... 96
6.3.2. Funciones fisiológicas en las plantas y aplicaciones ..... 100
6.3.2.1. Papel antioxidante de los flavonoides ............... 102
6.3.2.1.1. Mecanismo de acción de los
antioxidantes fenólicos ....................... 105
6.3.2.2. Papel protector de los fenoles sobre el ácido
indol-3-acético (AIA).......................................... 109
6.3.2.3. Aplicaciones farmacológicas .............................. 110
6.4. Flavonoides mayoritarios en Citrus limon ................................. 111
6.4.1. Niveles en hojas, tallos y flores ...................................... 111
6.4.2. Niveles y distribución en el fruto ................................... 112
6.5. Actividad antioxidante en el zumo de Citrus limon
(Fino y Verna) ............................................................................. 115
7. Bibliografía.......................................................................................... 117
11
1. INTRODUCCIÓN
12
13
1.1. SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVAS PARA EL 2006-07
El limonero (Citrus limon (L.) Burm. f) es la tercera especie de cítricos
en importancia en el mundo después del naranjo y mandarino, con una
producción total de más de 4.400.000 tm en la campaña 2000/2001, desta-
cando Argentina con 1.180.000 tm, España con 961.000 tm, Estados Unidos
907.000 tm, Italia 537.000 tm, Turquía 500.000 tm, Grecia con 145.000 tm
y Sudáfrica con 106.000 tm.
España es actualmente el principal país productor de limones de la Cuen-
ca Mediterránea con una producción de 961.000 tm superando a Italia (537.000
tm) y a Turquía (500.000 tm). Es también el principal país exportador de
fruto fresco del mundo. Por regiones, el aforo para la campaña 2001-02 es:
Región de Murcia 434.000 tm, Comunidad Valenciana 361.000 tm, Andalu-
cía 164.000 tm y otras regiones 11.000 tm.
Las variedades autóctonas de la Región de Murcia “Fino” y “Verna”
representan más del 95% del total de la superficie de cultivo en España. La
superficie de cultivo y producción de limón “Fino” va en aumento (Tablas
1.1 y 1.2), debido principalmente a las buenas cotizaciones que ha tenido en
los últimos años el limón temprano (septiembre-octubre-noviembre) así como
su mayor productividad, lo que ha inducido a los agricultores a realizar
plantaciones de las nuevas selecciones que permiten recolecciones más tem-
pranas y productivas. En la Tabla 1.2 se puede observar la evolución de la
producción de limones. En la variedad “Verna” se ha producido una dismi-
nución debido al envejecimiento de los árboles, ya que no se han realizado
apenas plantaciones en la últimas décadas, no obstante, se observa un incre-
mento en los últimos años de las plantaciones de esta variedad (Tabla 1.3).
Las viejas plantaciones de limonero en España se realizaron con las varie-
14
dades población y a partir de los años 80 se empezaron a multiplicar y
plantar los nuevos clones libres de virus, de los que se estima que hay más
de 10.000 ha de superficie cultivada.
En las últimas campañas se ha producido un aumento de la superficie
dedicada al cultivo del limonero, pasando de las 41.864 ha en la campaña
1996-97 a las 46.540 ha de la campaña 2001-2002 (Tabla 1.1). En los últi-
mos cinco años los mayores incrementos se han producido en limón “Fino”,
con algo más de 7.000 ha, mientras que la variedad “Verna” ha disminuido
en unas 2.500 ha, correspondiendo gran parte de esta superficie al arranque
o abandono de plantaciones antiguas y marginales.
TABLA 1.1.
EVOLUCIÓN DE LA SUPERFICIE EN PRODUCCIÓN DE LIMÓN
EN ESPAÑA (HA)
1996/97 1997/98 1998/99 1999/2000 2000/2001 2001/2002
“Fino” 18.121 17.089 19.724 21.022 23.450 25.540
“Verna” 23.743 24.462 23.473 22.633 21.800 21.000
TOTAL 41.864 41.551 43.197 43.655 45.250 46.540
En la actualidad la producción de limón en España se distribuye en aproxi-
madamente un 60% para limón “Fino” y un 40% para “Verna”. Es de des-
tacar un notable incremento en “Fino” que ha pasado de 374.435 tm en la
campaña 1996/97 a las 585.000 tm de la campaña de 2001/02, con un incre-
mento del 56% en relación a la producción de hace 5 años (Tabla 1.2), en
gran parte debido a la entrada en producción de las nuevas plantaciones de
“Fino”/C. macrophylla. Por otra parte se observa una estabilización de la
producción del “Verna” en torno a 400.000 tm.
TABLA 1.2.
EVOLUCIÓN DE LA PRODUCCIÓN DE LIMÓN EN ESPAÑA (TM)
1996/97 1997/98 1998/99 1999/2000 2000/2001 2001/2002
“Fino” 374.435 476.580 441.200 505.728 532.441 585.000
“Verna” 338.765 426.220 436.795 390.036 403.026 385.000
TOTAL 713.200 902.800 877.995 895.764 935.467 970.000
Del total de la producción de “Fino” las plantaciones tradicionales repre-
15
sentan actualmente el 55%, correspondiendo el 45% restante a las nuevas
selecciones (Tabla 1.4).
TABLA 1.3.
NÚMERO DE PLANTONES DE LIMONERO COMERCIALIZADOS
POR LOS VIVEROS AUTORIZADOS DE CÍTRICOS EN ESPAÑA
1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 TOTAL
“Verna” 35.986 40.405 69.223 154.233 126.261 155.840 135.917 718.565
“Fino” 81.080 153.321 295.429 381.605 313.966 360.677 313.625 1.897.703
“Eureka” 102.156 88.090 121.884 77.830 96.200 87.553 87.316 661.029
Otros 142 – – – – – – 142
Total 219.364 281.816 486.536 613.668 537.127 604.070 536.858 3.279.439
PLANTONES DE LIMONERO
1972 a 1994 =3.768.891
1994 a 2000 =3.279.439
TOTAL 7.048.330
En cuanto al “Verna”, el 97% de la producción corresponde a cultivares
antiguos y tradicionales (Tabla 1.5), mientras que las nuevas selecciones de
“Verna” 50, “Verna” 51 y “Verna” 62, todavía han sido poco plantadas y gran
parte de las nuevas plantaciones realizadas no han entrando en producción.
TABLA 1.4.
DISTRIBUCIÓN DE LA PRODUCCIÓN ACTUAL (EN TM) DE TIPOS
DE LIMÓN “FINO” Y HORIZONTE 2006-07 (CON ENTRADA EN
PRODUCCIÓN DE LAS NUEVAS PLANTACIONES Y CON LA
HIPÓTESIS DE QUE NO SE REALICEN NUEVAS).
Producción 2001-2002 Horizonte 2006-2007
“Fino” tradicional
Cosecha 270.000 208.000
Segundos 30.000 25.000
Rodrejos 20.000 17.000
TOTAL “Fino” tradicional 320.000 250.000
“Fino” 49
Cosecha 214.500 340.000
Segundos 23.500 40.000
Rodrejos 12.000 20.000
TOTAL “Fino” 49 250.000 400.000
16
“Fino” 95
Cosecha 12.500 37.500
Segundos 1.500 4.500
Rodrejos 1.000 3.000
TOTAL “Fino” 95 15.000 45.000
Cosecha 497.000 585.500
Segundos 55.000 69.500
Rodrejos 33.000 40.000
TOTAL = F. tradicional + F-49 + F-95 585.000 695.000
En el horizonte del 2006-07, se prevén notables incrementos en la pro-
ducción de limón “Fino” (Tabla 1.4), que llegarán posiblemente a 700.000
tm, mientras que en “Verna” habrá una ligera bajada de la producción. La
previsión de la producción a cinco años vista, con la hipótesis de que no se
realizasen nuevas plantaciones, es de más de 1.000.000 tm (Tabla 1.6).
La distribución de la producción actual y la previsión en el horizonte del
2006-07 por tipos de limón y según floraciones puede apreciarse en las
Tablas 1.4 y 1.5.
TABLA 1.5.
DISTRIBUCIÓN DE LA PRODUCCIÓN (EN TM) ACTUAL Y
HORIZONTE 2006-07 DE LIMÓN “VERNA” (CON ENTRADA EN
PRODUCCIÓN DE LAS NUEVAS PLANTACIONES Y CON LA
HIPÓTESIS DE QUE NO SE REALICEN NUEVAS)
Producción 2001-2002 Horizonte 2006-2007
“Verna” tradicional
Cosecha 298.000 279.000
Segundos 39.000 36.000
Rodrejos 38.000 35.000
TOTAL “Verna” tradicional 375.000 350.000
Nuevas selecciones, 50, 51 y 62
Cosecha 8.000 16.000
Segundo 1.000 2.000
Rodrejos 1.000 2.000
TOTAL nuevas selecciones 10.000 20.000
Cosecha 306.000 295.000
Segundos 40.000 38.000
Rodrejos 39.000 37.000
TOTAL= “Verna” tradicional + nuevas
selecciones 385.000 370.000
17
El limón contiene un gran número de componentes químicos naturales
como son ácido cítrico, ácido ascórbico, minerales y flavonoides. Aunque las
propiedades saludables, siempre han recaído en su contenido en vitamina C,
aportaciones recientes han puesto de manifiesto que éstas también se deben
a los flavonoides. En este sentido son numerosos los trabajos de investiga-
ción en los que se establece que los flavonoides realizan una gran variedad
de acciones biológicas entre las que se incluyen actividades antioxidantes,
antiinflamatorias, antialérgicas, antivirales, antimutagénicas y anticarcino-
génicas. Por todo ello, aunque las nuevas variedades de cítricos han sido
seleccionadas y desarrolladas fundamentalmente para la producción de su
consumo en fresco, dadas las peculiares características del metabolismo
secundario del género Citrus por su contenido en flavonoides, su aprovecha-
miento industrial en el campo agroalimentario y farmacológico se está desa-
rrollando enormemente.
TABLA 1.6.
PRODUCCIÓN (EN TM) ACTUAL Y HORIZONTE 2006-07 DE
LIMONERO “FINO” Y “VERNA” (CON ENTRADA EN PRODUCCIÓN
DE LAS NUEVAS PLANTACIONES Y CON LA HIPÓTESIS DE QUE NO
SE REALICEN NUEVAS).
Producción 2001-2002 Horizonte 2006-2007 Variación
“Fino”
“Fino” Tradicional 320.000 250.000 - 70.000
“Fino” 49 250.000 400.000 + 150.000
“Fino” 95 15.000 45.000 + 30.000
TOTAL “Fino” 585.000 695.000 + 110.000
“Verna”
“Verna” Tradicional 375.000 350.000 - 25.000
“Verna” Nuevas selecciones 10.000 20.000 + 10.000
TOTAL “Verna” 385.000 370.000 - 15.000
TOTAL “Fino” + “Verna” 970.000 1.065.000 + 95.000
18
19
2. VARIEDADES DE LIMONERO
20
21
2.1. ORIGEN DE LA ESPECIE
El limonero parece ser originario de la zona este de la región del Himalaya
en la India y áreas adyacentes, de donde es también el cidro (C. medica L.),
ya que allí se encuentran abundantes híbridos naturales entre cidro y limo-
nero; sin embargo, el limón tipo mediterráneo es una planta rara en dicha
región. Su cultivo fue introducido en China en tiempo de la dinastía Sung
(760-1297 d. C.) y en la cuenca mediterránea, los árabes lo difundieron por
los años 1000-1200 d. C.). Linneo consideraba el limonero una variedad de
cidro y para algunos especialistas es meramente un cultígeno aparecido en
la Costa del Golfo de Omán o en Italia.
Esta especie fue descrita por primera vez con detalle por Ibn-Jami, físico
de la corte de Saladino (1171-1193), en un tratado médico sobre los usos del
limón.
2.2. HÁBITAT DE CULTIVO
El limonero es una planta algo más resistente al frío y al calor que el
cidro, sin embargo, es mucho más sensible que la mayoría de los otros
cítricos cultivados, por lo que requiere para vegetar bien climas tipo
semitropical o tropical. En los climas tropicales el limonero crece y fructifica
con normalidad, sin embargo, los frutos que produce no tienen buena calidad
comercial, por ser demasiado gruesos y con bajísima acidez, por ello en
dichas zonas se prefiere el cultivo de la lima (Citrus aurantifolia (Christm)
Swing).
El clima más adecuado para el cultivo del limonero es el de tipo medi-
terráneo, por ello las principales zonas productoras del mundo están locali-
22
zadas en las zonas costeras del sur de California, Sicilia, Levante y sur de
España, noroeste de Argentina, sur de Grecia, sur de Turquía, etc.
La importancia del limonero es menor que la del naranjo, como conse-
cuencia de una menor demanda de consumo y por tener unas exigencias
mayores en cuanto a clima y suelo para poder satisfacer unos niveles de
calidad y productividad adecuados, ocurriendo muy a menudo que en zonas
donde vegeta óptimamente, produce unos frutos de pésima calidad.
2.3. MEJORA GENÉTICA Y SELECCIÓN VARIETAL
Ante la inexistencia de líneas nucelares de nuestras variedades autóctonas
de limonero, el Instituto Nacional de Semillas y Plantas de Vivero autorizó
a los Viveros a utilizar material extranjero de limonero libre de virus, impor-
tándose principalmente material nucelar de las variedades “Eureka” y
“Lisbon”.
Hasta el año 1973 en que se inician las primeras selecciones de nuestras
variedades autóctonas de limonero “Verna” y “Fino”, dentro del Plan Nacio-
nal Coordinado de Investigación sobre Cítricos, realizándose unas prospec-
ciones de material genético de interés, los únicos trabajos de mejora llevados
a cabo fueron efectuados por agricultores, técnicos directores de explotacio-
nes y pequeños viveristas. Dichos trabajos de selección, aunque han contri-
buido a la obtención de dos variedades de calidad aceptable, “Verna” y
“Fino”, no tenían las características suficientes para ser competitivos en los
mercados europeos.
La Citricultura en aquellos años precisaba disponer de una amplia gama
de clones seleccionados que presentasen inalteradas o mejorasen las carac-
terísticas agronómicas de los cultivares de donde procedían.
Los métodos de propagación utilizados antiguamente en limonero fueron
la siembra de semillas (árboles pepiteros), el enraizamiento de estacas y
posteriormente el injerto, existiendo aún por distintos puntos de la geografía
española árboles de limonero procedentes de semilla. El sistema de propa-
gación por semillas, con una baja poliembrionía, la mutación espontánea y
las introducciones de material vegetal de otros países, han contribuido a la
variabilidad genética existente. Con la multiplicación vegetativa por estaca,
el injerto y las líneas nucelares en los casos en que se da poliembrionía, se
23
ha fijado el material vegetal para propagar sin preocuparse mucho de su
calidad, perpetuándose así formas no adecuadas o bien mutaciones regresivas
como: “fruto corrugado”, “fruto piriforme”, “árboles de sombra”,
“trompeteros”, “moriscos”, etc.
Si se analizan los calendarios de recolección de las distintas variedades
existentes en los países productores de limón, observamos que las produccio-
nes son muy escasas en los meses de junio, julio, agosto y septiembre,
precisamente cuando la demanda de consumo es más elevada. Con nuestras
variedades “Verna” y “Fino” podemos cubrir el ciclo anual de producción.
La variedad “Verna” tiene una gran capacidad de conservación de los frutos
en árbol y algunas líneas de “Fino” permiten recolectar frutos muy tempranos
(septiembre-octubre). También hay que tener en cuenta que muchas varieda-
des se adaptan con dificultad frente a las condiciones ecológicas, especial-
mente en los que respecta a la climatología.
Es necesario por tanto realizar como primer método de mejora, la selec-
ción de campo del propio material autóctono que poseemos y vigilar con
atención la posible aparición de mutaciones gemarias favorables que aparez-
can espontáneamente.
2.4. VARIEDADES DE LIMONERO EN EL MUNDO
El número de variedades de limonero cultivadas en el mundo es bastante
reducido en comparación con naranjos o mandarinos; además muchas varie-
dades locales de distintos países son muy parecidas. En este apartado estu-
diaremos por orden de importancia a nivel mundial, los principales cultivares
de limonero: “Eureka”, “Lisbon”, “Femminello”, “Verna”, “Fino” y “Génova”.
2.4.1. Descripción de las principales variedades
2.4.1.1. “Eureka”
Fue obtenida en Los Angeles, California en el año 1838, de una siembra
de semillas de frutos, tal vez de la variedad “Lunario” procedentes de Italia.
Varios años más tarde, hacia 1877, Andrew Boyle y C.R. Workman adqui-
rieron algunas de estas plantas y seleccionaron algunos tipos interesantes.
Workman dio unas varetas de una de estas plantas a Thomas A. Garey, que
24
era el mayor viveristas de Los Angeles y le introdujo y propagó con el
nombre de “Garey’s Eureka”.
Es la variedad más importante de California (alrededor del 75 por 100 del
total de las plantaciones) y la primera variedad del mundo, se cultiva en
California, Australia, Sudáfrica, Argentina e Israel. Es refloreciente, con mayor
o menor intensidad según la climatología del lugar en donde se encuentra.
El fruto (Foto 1) es de tamaño mediano, de forma elíptica u oblonga, a
veces obovoide, ordinariamente con cuello pequeño en la base, mamelón
apical delgado y de longitud variable, frecuentemente circundado por surco
areolar. El número de semillas es variable con los clones y condiciones de
cultivo y ambientales. El color del fruto es amarillo en la madurez. Corteza
adherente de espesor medio y de superficie finamente punteada, ligeramen-
te rugosa, con glándulas esenciales hundidas. Gajos alrededor de 10, eje
central pequeño y normalmente sólido, pulpa de color verde amarillento,
tierna y jugosa, sabor muy ácido. Producción distribuida a lo largo de todo
el año, pero principalmente al final de invierno, primavera y principios de
verano.
Foto 1. Limón “Eureka”.
25
Árbol de vigor y tamaño medio, porte extendido y abierto, poco espinoso,
de vegetación más pobre que el “Lisbon”. Muy productivo y con tendencia
a fructificar al final de largas ramas, muy precoz. El árbol es sensible al frío,
al Prays citri Mill, y al ácaro de las maravillas (Aceria sheldoni Ewing).
Exigente en cuidados culturales. Poco longevo.
2.4.1.2. “Lisbon”
Parece ser de origen portugués, derivado tal vez de unas plantas de semi-
lla del limón “Gallego”. Selecciones de esta variedad existentes en Argelia,
Marruecos y Portugal son difíciles de distinguir del limonero “Lisbon”.
Las primeras referencias de “Lisbon” en California aparecen en 1853 en
un catálogo de “Warren and Sons Nursery y Garden” en Sacramento. En
1843 está en la lista de variedades de un vivero de “Nonantum Vale” cerca
de Boston. Esta variedad fue introducida con anterioridad en Australia, alre-
dedor del año 1824.
El gran vigor, la rusticidad y la alta productividad de “Lisbon”, hacen que
sea una de las variedades más populares. “Eureka” es el único rival de
Foto 2. Limón “Lisbon”.
26
“Lisbon” sobre todo cuando se trata de zonas costeras. Debido a su mayor
producción está desplazando al “Eureka” en California.
El fruto (Foto 2) es de tamaño medio, elíptico u oblongo, base con un
ligero cuello, ápice más apuntado que en el “Eureka” y de una forma más
gradual, más liso y menos acostillado que “Eureka”, el mamelón y el surco
areolar más prominente y de forma irregular, normalmente asurcado en uno
de los lados. El número de semillas es variable, pero normalmente más que
el “Eureka”. Fruto de color amarillo en la madurez. Corteza de espesor
medio superficie finamente punteada, poco rugosa y muy adherente. Número
de gajos 10, eje central pequeño y sólido. Pulpa color pálido-verdoso-ama-
rillento, de fina granulometría, tierna y jugosa, sabor muy ácido. Recoleccio-
nes principalmente en invierno y comienzo de primavera.
Árbol vigoroso, con marcada tendencia a la verticalidad, espinoso, den-
samente foliado y productivo. Es una de las variedades más vigorosas y más
resistentes a las condiciones climáticas adversas, frío o calor, vientos fuertes,
etc. Poco exigente en cuidados culturales.
2.4.1.3. “Femminello”
Es la variedad italiana más antigua y de mayor importancia en Italia con
cerca de un 60% de la producción en dicho país. Se caracteriza por una
marcada reflorescencia.
El fruto es de tamaño medio, corto y elíptico, redondeado en la base y
con un cuello muy débil, mamelón pequeño y obtuso, pocas semillas, algu-
nas de ellas rudimentarias. Fruto de color amarillo en la madurez. Corteza
de espesor medio, ligeramente lisa, superficie finamente punteada con glán-
dulas hundidas, fuertemente adherida. Gajos alrededor de 10. Eje de media-
no tamaño y sólido. Pulpa tierna, jugosa y muy ácida. Cosecha distribuida
a lo largo de todo el año, pero con más intensidad a final de invierno y en
primavera. Los frutos de las diferentes recolecciones se denominan:
“Primofiori” (recolección de septiembre a noviembre); “Limoni” (diciembre
a mayo), “Bianchetti” (abril a junio) y “Verdelli” (de junio a septiembre).
El árbol es de vigor y tamaño normal y casi sin espinas; hojas de
tamaño medio; muy productivo. Especialmente adaptado a los tratamien-
tos de forzado.
27
2.4.1.4. “Verna”
Su origen es desconocido, probablemente procede de introducciones de
limones italianos tipo “Monachello” en la huerta de Murcia.
Es la segunda variedad en importancia en España y la quinta del mundo
después de “Eureka”, “Lisbon”, “Femminello” y “Fino”. También se cultiva
en Argelia y Marruecos. Es refloreciente, con mayor o menor intensidad según
la climatología del lugar donde se encuentra y las técnicas culturales. La
floración principal que da lugar a los frutos llamados de “cosecha” (Foto 3),
es muy dilatada, pues se extiende desde marzo a mayo, dependiendo de la
climatología, localización y estado fisiológico de los árboles. El inicio de la
floración, que se produce en el mes de marzo es muy lento, debido a que las
temperaturas aún bajas de dicha época retrasan la evolución de los botones
florales. Con el aumento de la temperatura de abril-mayo, dicha evolución es
más rápida, dándose entonces el periodo de máxima floración. En cualquiera
de los casos, desde la aparición de las primeras flores hasta las últimas pueden
transcurrir de uno a dos meses, por lo que el desarrollo de los frutos a que dan
origen unas y otras es muy desigual. Los frutos de “cosecha” se recolectan de
forma escalonada iniciándose ésta en febrero y finalizando en julio.
Foto 3. Limón “Verna”.
28
En agosto-septiembre tiene lugar otra floración, cuyos frutos de denomi-
nan “rodrejos” y se recolectan en el verano del año siguiente. Dichos frutos
tienen la piel más fina y más lisa que las de “cosecha”, son más redondeados
y tienen una coloración verde-pálida. Esta segunda floración se puede indu-
cir mediante la técnica del forzado.
Los frutos llamados “segundos” o “sanjuaneros”, proceden de una flora-
ción que aparece entre la primavera y la de verano. Son más rugosos y tienen
poca conservación en el árbol, siendo poco estimados en el mercado.
Es relativamente frecuente en esta variedad la aparición de un elevado
número de flores con aborto del pistilo o incompletas (flores estaminadas).
Parece que este fenómeno está ligado a caracteres genéticos, o se debe a
complejas causas fisiológicas que derivan en la estaminación de la flor. Entre
dichas causas sobresale la competencia nutritiva entre yemas y flores en la
fase de evolución y formación de los órganos sexuales. Acciones concomi-
tantes serían los factores climáticos, que estimulando la planta a una flora-
ción simultánea, provocarían un aumento de la alteración.
Las hojas son agudas en el ápice y de menor tamaño que en el “Fino”.
Los frutos son de forma oval, alargados, con cuello en la base, mamelón
apical grande, alargado y puntiagudo, con o sin cerco areolar. El tamaño de
los frutos es variable dependiendo de la zona, climatología y cultivo. El
número medio de gajos es de 8 a 9. El color de los frutos es amarillo intenso
en la madurez. La finura de la piel depende de los factores ambientales y de
la cantidad de cosecha. La corteza es muy adherente, el eje central mediano
y sólido, la pulpa es jugosa y la acidez poco elevada. El número de semillas
es escaso. El fruto tiene gran resistencia al transporte y posibilidad de con-
servación en el árbol durante mucho tiempo.
El árbol es vigoroso, grande y productivo, con pocas espinas y de menor
tamaño que en la variedad “Fino”. Su reflorescencia natural posibilita la ob-
tención de cosechas en verano cuando la oferta de limones es muy limitada.
Injertado sobre naranjo amargo presenta una hipertrofia en la variedad a
nivel de injerto (miriñaque) (Foto 5 A) que hace que se acorte la vida pro-
ductiva. El acusado escalonamiento de la floración favorece los ataques del
microlepidóptero Prays citri Mill., cuyas larvas destruyen los capullos flo-
rales, flores y frutos pequeños, ocasionando mermas de cosecha. El árbol es
exigente en cuidados de cultivo, siendo precisas podas mas frecuentes que en
la variedad “Fino”.
29
2.4.1.5. “Fino”
Probablemente deriva de limones tipo “Comunes” procedentes de la Vega
Alta del Segura.
Es la primera variedad en importancia en España. Florece con intensidad
una sola vez al año, normalmente entre la primera decena de abril y primeros
de mayo. Vemos pues que se inicia la floración después que la del limonero
“Verna” y durante un periodo más reducido. Aunque también existe una
segunda floración de verano (“redrojos”), ésta es muy escasa. Los frutos de
esta floración son mucho más gruesos que los de cosecha normal.
La recolección de frutos de “cosecha” (Foto 4) se inicia a primeros de
octubre y se prolonga hasta el mes de febrero. Los primeros frutos alcanzan
altas cotizaciones en los mercados internacionales debido a la falta de pro-
ducción en estas fechas en los países competidores, de ahí el interés de
obtener producciones precoces de esta variedad. Debido a tener una flora-
ción mas corta que la variedad “Verna” es menos propensa a los ataques de
Prays citri Mill. Las plantaciones en general no presentan problemas de
producción.
Foto 4. Limón “Fino”.
30
Foto 5. Miriñaque característico de limón “Verna” (A) y “Fino” (B), injertados sobre
naranjo amargo.
A
B
31
Las hojas son más largas y anchas que las del limonero “Verna”. Los
frutos están mejor conformados en general que los del “Verna”. Tienen la
piel más lisa y fina. Su forma varia de esférica a ovalada (alargada) y su
mamelón es puntiagudo y pequeño. En la inserción del fruto al pedúnculo,
la base no presenta cuello. El tamaño del fruto es mediano. La corteza es
delgada. El número de gajos varía de 8 a 12 y sus paredes son muy delgadas.
La pulpa, de color amarillo pálido es muy jugosa. La acidez del zumo es
muy elevada. Tiene mayor número de semillas que el “Verna”. Debido a su
alto contenido en zumo y elevada acidez, esta variedad es muy apreciada
para la industria de los derivados de agrios. El fruto tiene menor conserva-
ción en el árbol que el “Verna” y es menos resistente al transporte, lo que
ha motivado una menor extensión de cultivo que el “Verna”. Sin embargo,
la modernización de los sistemas frigoríficos, manipulación y transporte está
haciendo que esta variedad tenga cada vez mayor demanda en el mercado,
por lo que su superficie cultivada está teniendo un continuo aumento.
El árbol es de mediano a grande, algo más vigoroso que el “Verna”. Muy
propenso a la producción de brotes fuertes con espinas robustas y muy pro-
ductivo. Aunque es más sensible al frío que el “Verna”, se recupera más
rápidamente del daño de heladas. En general es un árbol muy rústico que
resiste la humedad y la clorosis más que el “Verna”. Injertado sobre naranjo
amargo no presenta problemas de formación de miriñaque (Foto 5 B).
2.4.1.6. “Génova”
“Genoa” o “Génova”, es una variedad californiana muy difícil de distin-
guir de “Eureka”, muy cultivada en Argentina. Fue introducida en California
desde Génova en 1875 por José Rubio, de Los Angeles.
2.4.2. Otras variedades de interés en distintas zonas citrícolas
“Real”, variedad actualmente en regresión que tiene cierto interés en la
zona de Málaga. Su origen es desconocido. Los frutos de esta variedad son
muy gruesos, oblongos, con relación diámetro/altura (D/H) oscilando entre
0,9 y 0,7. La corteza es muy gruesa y el número medio de gajos es de 10.
El contenido en zumo es de un 32 por 100. La acidez es de tipo medio y el
número medio de semillas es de unas 33 por fruto.
Las variedades “Comunes”, forman un grupo de características similares
al “Fino” pero inferiores a éste en calidad de fruto.
32
“Monachello”, variedad italiana de fruto de tamaño medio a pequeño,
parecido al “Verna”, con pocas semillas y bajo en acidez. La fructificación
se realiza en las partes interiores del árbol. Moderadamente productivo pero
muy inferior al “Femminello”. Resistente al “mal seco”. Tal vez sea un
híbrido entre cidro y limonero.
“Interdonato”, variedad de origen italiano cultivada en Italia y Turquía, de
fruto, oblongo-cilíndrico, con surco areolar pronunciado y mamelón puntia-
gudo. Pocas semillas. Corteza delgada, muy lisa y muy adherente. Número
de gajos de 8 a 9, eje medio pequeño y sólido. Pulpa de color verde ama-
rillento, contenido medio de zumo, pero algo amargo. Arbol vigoroso, a
menudo espinoso, vegetación densa, hojas grandes y parecidas al cidro. Es
resistente al “mal seco”. Esta variedad se originó en 1875 en una propiedad
del Coronel Interdonato en Nizza, Sicilia. También posible híbrido entre
cidro y limonero.
“Laphytos” variedad griega similar a “Lisbon”, que se recolecta de no-
viembre a marzo.
“Villafranca”, fue introducido en Florida por H.S.Sanford alrededor de
1875. Variedad de características intermedias entre “Lisbon” y “Eureka”.
2.5. PROGRAMAS DE SELECCIÓN CLONAL DE LIMONERO
REALIZADOS EN EL MUNDO
El trabajo de selección en el limonero es más complicado que en el
naranjo, ya que en la mayoría de los casos las diferencias varietales son muy
escasas; siendo con frecuencia la variabilidad existente entre los distintos
tipos de frutos de una misma variedad mayor que la que hay entre frutos de
variedades distintas.
La detección de posibles mutaciones gemarias y la diferenciación de
clones dentro de una misma variedad es un trabajo complejo que se dificulta
por la influencia del medio ambiente.
Al realizar la selección en campo, la tipificación que se haga debe ser
provisional, ya que las diferencias existentes pueden ser debidas a la influen-
cia ambiental ó al estado sanitario. Hay que realizar previamente el sanea-
miento por alguna de las técnicas utilizadas actualmente y cultivar después
33
todos los clones individualizados y saneados en un mismo ambiente ecológico,
sobre uno o dos patrones como máximo, con la finalidad de analizar sus
características diferenciales, tipificando así el material obtenido. Cuando la
diferenciación no es posible por métodos morfológicos o histológicos, hay
que recurrir a caracteres bioquímicos, como son el análisis de aceites esen-
ciales, flavonoides, proteínas ó recurrir a marcadores basados en el ADN.
Por último, hay que estudiar el comportamiento de los distintos clones en
diferentes ecologías sobre los patrones elegidos, determinando el grado de
plasticidad obtenido y al mismo tiempo los lugares más idóneos para su
cultivo. Los criterios de selección son cada vez más exigentes, ya que las
características que se desean mejorar van alcanzando niveles más altos. En
líneas generales los principales aspectos a tener en cuenta en la selección
son: rápida entrada en producción; ausencia de vecería; productividad; lon-
gevidad de la planta; conservación del fruto en árbol; recolección temprana
o tardía; resistencia a enfermedades, vientos o bajas temperaturas; aspecto
externo del fruto; espesor de la corteza; contenido en zumo; porcentaje de
acidez y número de semillas.
En el mundo se han realizado importantes trabajos de selección clonal en
limonero, fundamentalmente en dos países: Estados Unidos e Italia. En este
último el principal criterio de selección utilizado ha sido la resistencia al
“mal seco”
En Estados Unidos los trabajos de selección clonal se han realizado prin-
cipalmente sobre las variedades “Lisbon” y “Eureka”, y en Italia sobre
“Femminello”. A continuación reseñamos los principales clones selecciona-
dos de estas variedades, con breves anotaciones en alguno de ellos.
2.5.1. Clones de “Eureka”
“Allen”, “Cascade”, “Cook”, “Meek”, “Wheatley” o “Thornton”, “Leding”,
“Ross”, que es el clon más vigoroso, posiblemente porque no derive del
“Eureka”, y “Corona Eureka” que parece ser una selección de “Villafranca”.
Otros dos clones de “Eureka” son “Doro” y “Mordiconi”.
El único clon nucelar actualmente usado es el “Frost”, obtenido por el
genetista H.B. Frost, de Riverside, California. Existen clones nucelares de las
otras líneas pero no han sido utilizados hasta ahora.
34
Un clon nucelar de “Eureka” obtenido en Australia es el “Lambert Eureka”,
muy similar al “Eureka”, aunque es más vigoroso y más productivo.
2.5.2. Clones de “Lisbon”
Los clones de “Lisbon” se diferencian más entre sí que los de “Eureka”,
por caracteres como la compactación del ramaje, densidad de follaje, canti-
dad de espinas, árboles abiertos o densos, etc. A pesar de estas diferencias,
todos los clones tienen en común dos características: su elevada producción
y su vigor. Algunos de los clones difieren en la forma del fruto, lo que hace
sospechar tengan un origen distinto al “Lisbon”. Los más importantes son:
“Galligan”, probable selección de “Villafranca”, “Limoneira 8A”, “Monroe”,
“Prior”, “Strong” y “Rosemberger”, que es un clon muy vigoroso, muy
popular en California, con pocas espinas; el fruto es más corto que el “Lisbon”
y tiene unas características intermedias entre “Lisbon” y “Villafranca”.
“Kaweah” y “Walker”, con menor interés.
Clones que fueron importantes en el pasado son: “Bradbury”, “Cavers”,
“Deaver”, “Hall”, “Jameson”, “Leding”, “Price”, “Prospect” y “USDA”.
El clon nucelar más importante es el “Frost”, obtenido como el “Frost
Eureka” por H.B. Frost.
2.5.3. Clones de “Femminello”
Se diferencian por su mayor o menor resistencia al “mal seco” y su mayor
o menor capacidad de reflorescencia. Los más importantes son: “Ovale”,
“Sfusato”, “Continella”, “Dosaco”, “Flor de naranjo”, “Santa Teresa” y
“Siracusano”.
Los clones “46/212”, “46/6” y “46/206” son híbridos entre “Femminello”
y “Monachello”. Se parecen en la forma al limón “Verna”, aunque tienen un
número mayor de semillas. La acidez es más baja que en el “Femminello
común”.
“Scandurra”, es un clon seleccionado en Catania por su resistencia al
“mal seco”. No tiene semillas; gran contenido en zumo y acidez elevada.
35
2.6. PROGRAMA DE SELECCIÓN CLONAL DEL LIMONERO
EN ESPAÑA
Se inició con unas prospecciones de material realizadas en los años 1973
y 1974 y se potenció a partir del año 1976 con la celebración de las primeras
Jornadas sobre limonero.
En el Departamento de Hortofruticultura de Murcia perteneciente al en-
tonces CRIDA 07 del Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias, se ini-
ció el programa de selección de nuestras variedades autóctonas “Fino” y
“Verna”, que está dando positivos resultados.
Los criterios de selección que se siguieron se pueden resumir del siguien-
te modo:
Caracteres generales del árbol:
En limonero “Fino”: - Precocidad
- Producción
- Estado vegetativo
En limonero “Verna”: - Producción
- Estado vegetativo
- Amplio periodo de recolección
- Baja estaminación
- Buena afinidad de injerto con naranjo amargo
Calidad del fruto (en “Fino” y en “Verna”):
- Forma oval y no demasiado alargada
- Mamelón pequeño y poco pronunciado
- Corteza fina, lisa y rica en aceites esenciales
- Gajos muy adherentes entre sí, reduciendo al
mínimo el espacio ocupado por el eje central.
- Elevado rendimiento en zumo (al menos supe-
rior al 30 %).
- Acidez no inferior a 60 g/l.
- Pocas semillas
Este programa de selección se escalonó en las siguientes fases:
Fase 1ª: Prospección en campo, eligiendo las zonas mas antiguas de
cultivo donde es presumible encontrar la mayor variabilidad genética.
36
Fase 2ª: Saneamiento y seguimiento varietal de los clones seleccionados
en campo, incluyéndolos en el programa de mejora sanitaria de variedades
de agrios.
Fase 3ª: Establecimiento de parcelas experimentales para comparación de
los clones seleccionados y saneados en distintas áreas ecológicas.
Fase 4ª: Tipificación varietal de los clones seleccionados.
Del material estudiado, se seleccionaron varios clones de “Fino” y “Verna”,
algunos de los cuales fueron saneados mediante la técnica de microinjerto y
se iniciaron los estudios para su valoración agronómica.
Para concluir, daremos una breve relación de estos clones seleccionados,
cuyo comportamiento en campo ha sido posteriormente realizado.
Las selecciones realizadas inicialmente dentro del tipo “Fino” fueron:
“Tana 46”, “Tana 47” y “Tana 48”, árboles productivos, con fruto tempra-
no, de buena calidad. El último de ellos es el más vigoroso de los tres.
Actualmente denominados “Fino 46”, “Fino 47“y “Fino 48”.
“Albudeite 49”, de iguales características a los anteriores. Piel muy fina
y con pocas semillas (actualmente “Fino 49”).
“Santomera 77”, muy precoz, con fruto alargado y muy productivo (ac-
tualmente “Fino 77”).
“Guadalobón 94” y “Abejeras 95”, sin semillas ni espinas, ambos muy
precoces (“Fino 94” y “Fino 95”).
“Chaparro”, mutación detectada recientemente en árbol de “Fino 49”.
Árbol muy productivo, de recolección temprana y muy espinoso.
Las selecciones realizadas inicialmente dentro del tipo “Verna” fueron:
Tipo “Verna”, están “Tana 50” y “Tana 51” (“Verna 50” y “Verna 51”).
“Agridulce 62” y “Agridulce 70, este último con posible afinidad con
naranjo amargo, aunque de poca calidad y poco productivo (son los “Verna
62” y “Verna 70”).
“Ferre 96”, árbol muy espinoso, muy productivo, y con escasos proble-
mas de miriñaque. Fruto con muy pocas semillas.
37
3. PATRONES DE LIMONERO
38
39
3.1. EL INJERTO
Cuando dos plantas se unen por injerto se crea una nueva planta, en la que
cada uno de sus componentes conserva sus características propias coadyuvando
a la vida del conjunto; se establece una especie de simbiosis en la que cada
una de las partes integrantes influye más o menos en las funciones y desa-
rrollo de la otra; esta influencia del patrón sobre el injerto, como la del
injerto sobre el patrón, es de características análogas a las reacciones que
provocan las condiciones del medio ambiente, y afectan normalmente con
variaciones de carácter cuantitativo a las siguientes características: cambio
de tamaño y forma, longevidad, intensidad de coloración, etc.
Si bien todas las especies del género Citrus pueden injertarse unas en
otras con resultados satisfactorios desde un punto de vista botánico, no ocu-
rre lo mismo desde un punto de vista práctico o comercial.
La selección de los diversos patrones, para conseguir la mejor adaptación
a las características particulares de cada una de las zonas citrícolas del mundo
ha costado gran esfuerzo y a veces grandes pérdidas económicas. Así mien-
tras en Japón se emplea principalmente el Poncirus trifoliata (L.) Raf., en
Brasil se emplea la Lima Rangpur (C. limonia Osbeck), en Sudáfrica el
limón rugoso (C. jambhiri Lush), etc.
3.1.1. Historia de los patrones en España
La utilización de patrones para el cultivo de los agrios se remonta en
nuestro país, al menos, a la segunda mitad del siglo XVIII. En aquel tiempo,
los patrones utilizados eran el cidro o poncilero y el limonero y se multipli-
caban mediante enraizamiento de estacas. También se cultivaban numerosos
naranjos procedentes de semillas sin injertar. Este tipo de árboles, resultan
40
muy sensibles a hongos del género Phytophthora, que provocan la podre-
dumbre de la corteza, generalmente en la base del tronco, con abundantes
exudaciones gomosas. Por ello, conforme se fue extendiendo el cultivo, se
hizo necesario buscar otros patrones con mayor resistencia a Phytophthora
sp. Las excelentes cualidades del naranjo amargo (C. aurantium L.), solucio-
naron los problemas planteados entonces, y explican la difusión masiva que
llegó a adquirir, tanto en nuestro país como en otras zonas productoras,
llegando a alcanzar el 95% en la cuenca mediterránea.
Cuando se detectó la tristeza en España hacia 1957, más del 95% de las
plantaciones de agrios estaban injertadas sobre este patrón. En algunas áreas
muy concretas se utilizaban también como patrones el mandarino común (C.
reticulata Blanco) y el naranjo dulce (C. sinensis (L.) Osbeck), ambos tole-
rantes a la tristeza. Actualmente, los patrones tolerantes más utilizados en
nuestro país, son los citrange Troyer y Carrizo [(C. sinensis (L.) Osbeck x
Poncirus trifoliata (L.)] y el mandarino Cleopatra (C. reshni Hort. ex Tan.)
para naranjo, mandarino y pomelo (C. paradisi Macf.). El C. macrophylla
Wester y el naranjo amargo son sensibles a tristeza pero la combinación con
limonero si es tolerante y por ello se emplean en este cultivo.
Normalmente el cambio de patrón en un área concreta es un proceso
lento. No obstante, determinadas circunstancias pueden forzar a que se rea-
lice este cambio con mayor rapidez, como fue el caso de Brasil, donde se
utilizaba masivamente el naranjo amargo como patrón y la rápida difusión de
la tristeza llevó a su abandono y sustitución por otros patrones tolerantes a
la dicha enfermedad.
3.1.2. Interacciones entre el injerto y el patrón de los agrios
Varias son las razones que justifican la multiplicación por injerto de las
variedades comerciales de agrios, pudiéndose destacar, entre otras, las si-
guientes:
a) Se puede aplicar a todas las variedades, de forma fácil y económica, con
las máximas garantías de autenticidad varietal.
b) Seleccionando adecuadamente el patrón se puede cultivar cualquier varie-
dad en condiciones edafológicas adversas (altos niveles de caliza, de
salinidad, etc.).
c) Mediante la utilización de un patrón adecuado se pueden obtener árboles
con una mayor resistencia a determinados patógenos (Phytophthora sp.,
Armillaria mellea, etc.).
41
3.1.3. Influencia del patrón sobre la variedad injertada
Las influencias que ejerce el patrón sobre la variedad injertada son nume-
rosas y bien conocidas en muchos casos. Precisamente, la valoración
agronómica de un patrón se basa, en gran parte, en las características que
induce sobre las diferentes variedades injertadas.
Los principales efectos del patrón sobre aspectos vegetativos y producti-
vos de la variedad son: vigor, productividad y calidad de la fruta, así como
el contenido en sólidos disueltos y la acidez del zumo. El patrón también
influye sobre la variedad injertada en otros muchos aspectos, tales como la
composición mineral de las hojas y frutos, espesor de corteza del fruto, etc.
3.1.3.1. Vigor
Los patrones de agrios conocidos actualmente en el mundo poseen dife-
rencias claras de vigor, aunque no tan notables como las que se presentan en
otras especies frutales (peral o manzano, por ejemplo).
Como patrones muy vigorosos, cabe destacar el limón rugoso, el C.
volkameriana Pasquale y el C. macrophylla; como bastante vigorosos el
naranjo dulce, la lima Rangpur, la limeta dulce de Palestina (C. limettioides
Tan) y el citrumelo Swingle CPB 4475 (C. paradisi Macf. x Poncirus trifoliata
(L.) Raf.); como portainjertos estándar: el naranjo amargo, los citrange Troyer
y Carrizo y el mandarino Cleopatra; poco vigorosos los citranges Rusk y
Cunninghan y como enanizantes el más difundido es el “Flying dragon”
(Poncirus trifoliata (L.) Raf.).
Actualmente se han obtenido en el IVIA de Valencia una serie de
portainjertos enanizantes (Forner-Alcaide nº 5, 7, 18 y 24) que podrían tener
interés en limonero para reducir marcos de plantación. Los resultados en
naranjas y clementinas son el algunos casos muy buenos, pero no hay infor-
mación respecto a su utilización en limonero.
3.1.3.2. Productividad
La densidad de producción, es decir, la producción por unidad de volu-
men de copa de una variedad, está condicionada sensiblemente por el patrón.
42
El C. macrophylla y el C. volkameriana, inducen elevadas producciones.
Así mismo tienen una rápida entrada en producción, y marcada precocidad
de sus frutos, aspectos ambos de gran importancia económica.
3.1.3.3. Calidad de fruta
Los principales parámetros que determinan la calidad de la fruta, como
son el contenido en zumo, acidez y sólidos disueltos, dependen además de
la variedad ó el clon, del patrón utilizado. Así, el P. trifoliata y sus híbridos
suelen inducir calidades óptimas; mientras que el limón rugoso y el C.
macrophylla pueden rebajar dichas calidades hasta el extremo de que, en
muchos casos, los frutos producidos quedan insípidos.
3.2. CARACTERÍSTICAS DE LOS PRINCIPALES
PORTAINJERTOS
Los portainjertos de limonero usados en el mundo son muy variados en
función de las condiciones edafoclimáticas de la zona de cultivo. A continua-
ción haremos una breve descripción de los más utilizados.
3.2.1. Naranjo amargo
Durante muchos años el naranjo amargo ha sido un patrón ampliamente
utilizado en numerosos países, y es todavía la especie que domina en la
Cuenca Mediterránea y en algunos otros países como Cuba. Tiene poca
tendencia a la clorosis férrica.
La masiva utilización de este patrón se debe a las buenas características
agronómicas que presenta, tales como buena resistencia a la gomosis, muy
compatible con las diversas especies comerciales, buena productividad y
buena calidad de la fruta. De fácil multiplicación en vivero y bastante homo-
geneidad de las plantas jóvenes a pesar del grado reducido de poliembrionía
de sus semillas. En la actualidad ha decaído su utilización en las nuevas
plantaciones debido a su gran sensibilidad a la tristeza excepto en combina-
ción con el limonero.
43
3.2.2. Citrus macrophylla
Presenta buena afinidad con limonero, induce rápida entrada en produc-
ción, es muy productivo y da lugar a frutos de gran calibre, por lo que se
puede adelantar la recolección en el caso de limonero “Fino”, pero es un
inconveniente en limonero “Verna”. Su combinación con limonero es tole-
rante a tristeza, pero puede ser sensible si el patrón emite rebrotes o sierpes
ó si el limonero se reinjerta de naranjo, mandarino o pomelo. En algunos
clones de limonero “Eureka” y “Lisbon” injertados en C. macrophylla se
desarrolla un desorden denominado necrosis de vasos en el floema del limo-
nero; esta necrosis ha sido detectada también en España en limonero “Lisbon”
pero no en “Eureka”. Aguanta muy bien la caliza y la salinidad pero es
sensible al frío y poco resistente a la asfixia radicular. Excelente para climas
cálidos y secos. Su eficiencia productiva es muy grande.
3.2.3. Citranges Troyer y Carrizo
El citrange Troyer y el citrange Carrizo fueron obtenidos en 1909 por E.
M. Savage en Riverside (California) y son difíciles de distinguir. El citrange
Troyer ha sido el patrón más ampliamente empleado en California, aunque
en la actualidad está siendo sustituido por el Carrizo y otros patrones.
Son tolerantes a la tristeza, psoriasis, xyloporosis y a “woody gall”, tam-
bién tolerantes a Phytophtora sp., pero sensibles a exocortis y a Armillaria
mellea, así como a contenidos altos de caliza en el suelo (10-12% el Troyer
frente al 16-18% del Carrizo) y a la salinidad. Estos factores han condicio-
nado el uso de estos patrones en España.
Poseen buena compatibilidad con las variedades de naranjo, mandarino y
pomelo cultivadas en España; el limonero “Lisbon” tiene buena afinidad
mientras que “Eureka” presenta problemas. La variedad “Fino” no muestra
un buen comportamiento sobre estos patrones. En cuanto al fruto, estos
patrones confieren una buena calidad, maduración adelantada, y en general
buena productividad y tamaño.
3.2.4. Mandarino Cleopatra
Es tolerante a tristeza, exocortis y psoriasis escamosa. Aunque su toleran-
cia a xyloporosis ha sido cuestionada en ocasiones, los estudios realizados
en plantaciones españolas lo revelan como poco tolerante a esta virosis. Es
44
menos resistente a Phytophtora spp. que el citrange Troyer, pero se recupera
bien después de los tratamientos aunque otros autores la dan como suscep-
tible. Muy resistente a la salinidad, presentando también buena resistencia a
la clorosis férrica y por el contrario es sensible a la asfixia radicular. En
general, el lento crecimiento junto con un comportamiento irregular e impre-
visible en vivero, en numerosos casos da lugar a un desarrollo deficiente,
sobre todo durante los primeros años de vida de la planta.
Suele ir bien en terrenos de tipo franco o sueltos. Suele dar buena calidad
cuando se le injerta naranjo dulce, mandarino o pomelo, dando también buena
productividad a partir del 6º o 7º año, pero siendo el tamaño de los frutos algo
inferior al producido sobre otros patrones. La productividad del limonero
sobre este patrón es baja y los frutos no son de buena calidad.
3.2.5. Limón rugoso
Es tolerante a tristeza, exocortis y xyloporosis. Por el contrario es muy
sensible a Phytophthora sp. y sensible al hongo Armillaria mellea y a
nematodos. Muy sensible al “blight”. Presenta buena resistencia a la caliza
y una resistencia media a la salinidad, siendo sensible a la asfixia radicular.
Es sensible también al frío.
Patrón muy vigoroso, adecuado para naranjo dulce, mandarino, pomelo y
limonero, especies en las que induce elevadas producciones. Sin embargo, la
calidad de los frutos suele ser baja, reduciendo en ellos la cantidad de zumo,
así como la de sólidos disueltos y acidez. Su comportamiento en vivero es
excelente, dando lugar a plantas uniformes y de gran vigor.
Ampliamente utilizado en Florida hasta la década de los 70 en que apa-
reció el “blight”; se utiliza para limonero Eureka en Sudáfrica y en Australia.
3.2.6. Citrumelo
Es un híbrido obtenido en 1907 por W. S. Swingle polinizando flores de
pomelo Duncan con polen de Poncirus trifoliata. Uno de los más conocidos
es el citrumelo Swingle CPB 4475.
Patrón muy vigoroso, tolerante a tristeza, exocortis y xyloporosis. Resis-
tente a Phytophthora spp. y a nemátodos, presenta una resistencia moderada
al frío y a la salinidad.
45
Más sensible a la caliza que el citrange Troyer. Aunque las referencias
internacionales lo dan como sensible a la asfixia radicular, en España se le
considera como muy resistente. Su comportamiento en vivero es excelente,
dando lugar a plantas uniformes de buen vigor, buen diámetro de tronco y
poca tendencia a ramificar en la base.
La productividad y calidad del fruto son variables con la especie injertada:
excelentes con injertos de pomelo, normales a bajos con naranjos y mandarinos.
En limonero y lima se le considera poco productivo. La madurez interna y
externa de los frutos, se alcanza más tarde que con otros patrones.
3.2.7. Citrus volkameriana
Tolerante a tristeza y a exocortis, pero sensible a “vein enation”, “Woody
gall”. Se ha comprobado su sensibilidad a xyloporosis en Brasil. En Italia los
injertos de limonero sobre este patrón se han mostrado más susceptible al
“mal seco” que en naranjo amargo.
De rápida entrada en producción, excelente vigor y productividad, es muy
utilizado en Estados Unidos. Sus principales inconvenientes residen en una
menor calidad de fruta y una moderada sensibilidad a Phytophthora sp.
Sensible al frío. Su adaptación a suelos calizos es satisfactoria. Su pro-
ducción en limonero es similar a la del naranjo amargo e inferior a la del C.
macrophylla. En Turquía se muestra muy productivo y en Sudáfrica injertado
sobre limón Eureka se muestra muy productivo.
3.3. PATRONES DE LIMONERO UTILIZADOS EN ESPAÑA
En España los dos patrones que casi exclusivamente se utilizan para
limonero son el naranjo amargo y el C. macrophylla, y en muy pequeña
cantidad y fundamentalmente para usos ornamentales, el C. volkameriana.
El número de plantones de limonero producidos por los Viveros Autoriza-
dos de la Región de Murcia en los últimos 10 años supera el millón y medio
de plantas, de los que casi la totalidad de ellos están en pie de C. macrophylla.
En las Tablas 3.1 y 3.2 se resumen las características de los principales
portainjertos de limonero y su influencia sobre el fruto.
46
TABLA 3.1.
CARACTERÍSTICAS DE LOS PRINCIPALES PORTAINJERTOS
DEL LIMONERO UTILIZADOS EN EL MUNDO
(ORTÍZ Y GARCÍA LIDÓN, 1982) (1)
PORTAINJERTO
Citrus Citranges Manda- Limo- Citrus
Naranjo macro- Troyer rino Cleo- nero Citru- Volkame-
amargo phylla y Carrizo patra rugoso melo riana
Tristeza S S T T T T T
exocortis T T S T T T T
Xiloporosis T S T T T T S
Vein enation T ? T T S
Phytophthora (2) RRR SSRN
Armillaria R¿S SS––
Nematodos S S S S S R S
Tolerancias:
A la sal N B M B N N N
Al frío B M (3) B B M N S
Al encharcamiento B M M M M R R
Longevidad N N N M B –
(1) S= Susceptible; R= resistente; T= tolerante; N= normal; B = buena; M = mala.
(2) R o S puede ser más o menos intensa según especies y razas.
(3) Alta recuperación en árboles adultos.
TABLA 3.2.
INFLUENCIA DEL PORTAINJERTO SOBRE EL FRUTO DEL LIMONERO
(ORTIZ Y GARCÍA LIDÓN, 1982).
PORTAINJERTO
Citrus
Naranjo macrophylla Citranges Mandarino Limonero
amargo y Carrizo Troyer Cleopatra rugoso Citrumelo
Productividad (1) ++ +++ ++ + ++ (2) +
Tamaño
del fruto (1) ++ +++ ++ + ++ ++
Calidad
del fruto (1) ++ ++ + + + ++
(1) Índices de estimación: + = bajo: ++ = medio; +++ = alto.
(2) Desciende a partir de los 10 ó 12 años.
47
4. FRUCTIFICACIÓN
48
49
4.1. FLORACIÓN Y DESARROLLO DEL FRUTO
En general se acepta que la época de reposo vegetativo (diciembre-enero)
es el periodo de mayor sensibilidad que tienen los agrios a los procesos de
inducción floral. La floración y el desarrollo del fruto constituyen procesos
cruciales en la determinación de la cuantía y calidad de la cosecha.
Las condiciones ambientales no sólo determinan la época de brotación de
los cítricos sino que son también responsables, en gran medida, de la inten-
sidad, época, distribución y duración de la floración. Es más, aspectos tales
como las bajas temperaturas, déficit hídricos o fotoperiodos cortos son requi-
sitos indispensables para que ésta tenga lugar. Por otra parte las altas tem-
peraturas invernales reducen la floración en climas templados. Se inicia en
la antesis (momento en que las flores abren sus pétalos) y finaliza durante
la “caída de junio”; tiene una duración aproximada de 50 días. Durante la
antesis, la flor detiene su crecimiento (dos o tres días), la división celular se
detiene, los pétalos se abren y tiene lugar la polinización (transporte del
polen hasta el estigma) y la fecundación. Si el proceso se desarrolla con
éxito, el ovario de la flor se transforma en fruto y se inicia el crecimiento y
el desarrollo del mismo. La polinización y fecundación estimulan la síntesis
de hormonas vegetales (giberelinas, citoquininas y auxinas) que son los fac-
tores que activan en el crecimiento celular.
La intensidad y distribución de la floración, determinan, a través de fe-
nómenos de competencia de metabolitos, el cuajado de las flores. Este pro-
ceso, agronómicamente contemplado, se prolonga en el tiempo, de modo que
hasta que el fruto no tiene asegurada su persistencia en el árbol está sujeto
a dicha competencia que es la que regula la abscisión de los frutos y, por
tanto, su desarrollo inicial. Es por ello que resulta frecuente hablar de "cua-
jado inicial", concepto que responde al proceso de cuajado en sí (paso del
50
ovario de la flor a fruto en desarrollo) y a su control, y de "cuajado final",
que indica el número de frutos cosechados y es determinado por factores
diversos, temporalmente separados, y controlados por mecanismos diferen-
tes. La cuantía y la calidad de la cosecha son determinadas pues, durante las
primeras fases de desarrollo del fruto.
El desarrollo del fruto sigue una curva sigmoidal caracterizada por tres
estados relativamente bien diferenciados. El estado I, es un periodo de cre-
cimiento lento de tipo exponencial, en el que se produce la división celular
que provoca un incremento del espesor del pericarpo.
El pericarpo es la porción del fruto exterior a los lóculos que está forma-
do por tres regiones: el exocarpo o flavedo, que es el más extremo y cons-
tituye la parte visible de la corteza, formado por células epidérmicas de color
verde cuando el fruto es inmaduro y naranja, rojo o amarillo, según la espe-
cie, en la madurez; el endocarpo o parte más interna que alcanza a las
membranas loculares y está constituido por células parenquimáticas; y el
mesocarpo o albedo, formado por un tejido esponjoso de células
parenquimáticas situadas entre las dos anteriores. El exocarpo y el mesocarpo
constituyen la corteza del fruto propiamente dicha.
Durante el estado I también se produce la formación de las vesículas, o
sacos de zumo, que están constituidas por una capa de células epidérmicas,
alargadas en la dirección del eje principal de la vesícula, que engloban
células con grandes vacuolas en las que se aloja el zumo. Las vesículas
inician su formación durante la apertura de pétalos y la prolongan hasta la
caída del estilo, aunque en algunas variedades el estilo es persistente. Su
origen es el endocarpo cuyas células subepidérmicas sufren, en determina-
dos puntos, una división periclinal, consecuencia de la cual es la aparición
de una pequeña cúpula meristemática hacia el interior del lóculo, cuyas
células se dividen posteriormente en todas las direcciones pero mantenien-
do su carácter meristemático. Las células subepidérmicas también se divi-
den, pero sus células hijas pierden el carácter meristemático y aumentan de
tamaño. El proceso de división continúa en las células del extremo distal
del meristemo de la vesícula en formación, mientras que las del extremo
proximal se alargan y se diferencian en células del filamento vesicular. Los
filamentos vesiculares están formados por una capa de células epidérmicas
externamente cutinizadas, que envuelven a unas pocas células
parenquimáticas.
51
Mientras dura la formación de los filamentos sólo se observan divisiones
anticlinales en la epidermis de la vesícula pero cuando se completa, la ve-
sícula sigue creciendo como consecuencia de la actividad meristemática, que
todavía perdura, y da lugar a la formación de una gruesa masa meristemática
que acaba convirtiéndose en el cuerpo de la vesícula. Las células de esta
masa inician entonces un aumento de tamaño que comienza a partir de las
situadas en el centro de la vesícula y progresa hacia las más externas, alcan-
zando todas ellas. Las vesículas formadas, llenan por completo los lóculos,
alcanzando incluso, las que tienen un filamento más largo, el eje central del
fruto. El estado II del desarrollo del fruto se ha iniciado.
El estado II tiene una duración de varios meses, según la especie o va-
riedad. Las células que se dividen en la fase anterior comienzan a crecer
individualmente, por alargamiento o por elongación celular. Durante este
estado el fruto absorbe gran cantidad de agua y alcanza su tamaño definitivo,
presentando un crecimiento lineal con el tiempo. El final del estado II viene
marcado por el cambio de color del flavedo.
El estado III del desarrollo del fruto comprende todos los cambios asocia-
dos a la maduración y se caracteriza por su reducida tasa de crecimiento, por
la parada de la elongación de las células. Durante esta fase no existe creci-
miento y solamente se producen diversas transformaciones bioquímicas que
propician la maduración tanto interna como externa. El contenido en sólidos
solubles, sobre todo azúcares y compuestos nitrogenados, aumenta, mientras
que la acidez disminuye progresivamente como consecuencia, fundamental-
mente, de un proceso de dilución.
En las zonas de cultivo de limonero de nuestro país, con clima subtropical
mediterráneo, se dan en el árbol varias floraciones escalonadas, de mayor o
menor intensidad, que dan origen a distintas cosechas. Las diferentes varie-
dades se comportan de modo distinto respecto a la floración, siendo “Eureka”,
“Ferminello” y “Verna” marcadamente reflorescentes, mientras que “Lisbon”,
“Fino” y “Monachello” concentran su floración fundamentalmente en un
solo periodo del año.
Dentro de una misma floración, se comportan también de modo diverso
las distintas variedades, como sucede en “Verna” cuya floración principal
tiene una floración bastante más dilatada que la de “Fino”, en la que la
mayor parte de las flores se abren en un margen muy reducido de días.
52
4.2. RELACIONES INTENSIDAD DE FLORACIÓN-PRODUCTIVI-
DAD. LOS FENÓMENOS DE COMPETENCIA DE FRUTOS
En aquellas variedades de naranjo dulce, mandarino, limonero y pomelo
en las que la floración no está relacionada con la producción y especialmente
en aquellas en las que lo está inversamente, la mayor parte de las estructuras
reproductivas se desprenden durante su desarrollo inicial. El número de fru-
tos finalmente cosechados no suelen superar el 5% de las flores inicialmente
formadas, siendo valores de 0'5%, y aún inferiores, normales en algunos
casos.
En limonero tipo “Fino” y “Eureka” el cuaje en árboles jóvenes puede
superar el 10%, pero a medida que pasan los años el número de flores
aumenta, así como la producción, pero el porcentaje de cuaje disminuye.
Las diferencias en intensidad de floración no sólo se reflejan en la can-
tidad de flores que caen, sino que cuanto mayor es la intensidad en la flo-
ración, la caída ésta se produce en estados de desarrollo más precoces.
4.3. FACTORES QUE AFECTAN AL CUAJADO
El cuajado en el proceso de desarrollo que determina la conversión de una
flor (ovario) en un frutito que crecerá hasta la madurez y es el factor central
en la determinación de la cosecha en los agrios, que depende del número de
frutos y de su peso individual.
No todas las especies y variedades cultivadas se comportan de modo
idéntico en lo que al cuajado respecta. Las variedades con semillas cuajan
con facilidad e incluso en ocasiones, en exceso; su problema de productivi-
dad tiene lugar en los años en que la floración es escasa, consecuencia de
una cosecha anterior elevada (vecería), en los que a pesar del elevado por-
centaje de cuajado (próximo en ocasiones al 100%) el número de frutos es
insuficiente para alcanzar una buena cosecha. El problema de la alternancia
ha sido detectado también en algunas variedades sin semillas. En éstas se ha
establecido una relación positiva (nº de flores/ nº de frutos) para valores entre
0 y 20 flores/100 nudos, y aunque para este intervalo el número de frutos
finalmente cosechados aumenta con la floración, el porcentaje de cuajado
desciende progresivamente. Superado dicho nivel ambos parámetros no tie-
nen relación.
53
Sin embargo, en la mayor parte de las variedades sin semillas, la floración
es suficiente para alcanzar una cosecha adecuada, pero la caída, de flores
previa a su antesis o tras ella (caída de junio) es tan elevada que el número
de frutos finalmente cosechados no supera el 10% de las flores formadas e
incluso alcanza valores tan bajos como el 0'1%.
La caída de frutos se da en todas las especies cultivadas pero no es
uniforme en el tiempo. Así se ha detectado una caída de flores (caída de
floración), durante o inmediatamente después de la antesis que afecta a yemas,
capullos en desarrollo y flores, otra cuando se inicia el desarrollo del fruto
(caída de postfloración), que tiene lugar una ó dos semanas después de la
antesis y afecta a los ovarios en el estado de “caída de pétalos”, cuando los
ovarios de las flores ya no tienen pétalos y están transformándose en frutos
y por último una caída final de frutos. Esta tercera época de abscisión de
frutos se da 40-50 días después de la antesis y se conoce como”caída de
junio”. Los frutos que no se desprenden durante la caída de junio práctica-
mente todos llegan a madurar. La caída de frutos maduros, si bien determina
también la cosecha final, no tiene relación con el proceso de cuajado.
Además de estos tres periodos de abscisión, también han sido detectados
en los agrios, en los que, adicionalmente, aparece una caída pre-antesis
(capullos) tanto más notable cuanto mayor es la intensidad de floración.
Esta abscisión arrastra al pedúnculo y al cáliz. Las caídas de capullos, de
flores y de frutos en desarrollo se hallan solapadas en el tiempo; su inicio
y duración varían con los años y su intensidad global determina el porcen-
taje de frutos cuajados. En árboles jóvenes limonero “Fino 49” y “Eureka”
la caída de junio puede llegar a ser del orden del 30% de las flores totales
formadas.
La comparación de árboles con distintos niveles de floración ha demos-
trado que para floraciones poco abundantes la mayor parte de los órganos
reproductivos se desprenden en forma de frutos en desarrollo (caída de ju-
nio), pero a medida que aumenta la floración, la caída de órganos se anticipa
y es más intensa, llegando a ser la caída de capullos la más importante
porcentualmente. Por tanto, el porcentaje de flores que cuajan (cuajado ini-
cial) disminuye con el aumento de la floración, a pesar de lo cual el número
de frutos cosechados (cuajado final) no es alterado e incluso puede aumentar.
La cosecha final en estos casos no depende de la intensidad de floración.
Solamente para floraciones excesivas (del orden de 125.000 flores/árbol o
más) se ha detectado una abscisión de capullos y flores de tal importancia
54
que puede afectar a la cosecha. En estas condiciones no sólo el cuajado
inicial es bajo, sino también el cuajado final y el número de frutos cosecha-
dos está inversamente relacionado con el número de flores formadas.
En estos casos, por tanto, no es el número de flores lo que limita la
cosecha sino su capacidad de cuajado y de persistencia en la planta, lo que
depende críticamente de la velocidad de crecimiento del fruto es decir, existe
una relación inversa entre el tamaño del ovario en desarrollo la probabilidad
de abscisión. Todos aquellos factores que estimulan el crecimiento inicial del
ovario contribuyen, por tanto, a mejorar el cuajado.
La floración en agrios se distribuye en los diferentes tipos de brotes: con
hojas (brotes mixtos) y sin ellas. La presencia de las hojas se muestra como
factor importante del cuajado, y así la defoliación de brotes mixtos reduce
en un 75% el porcentaje de cuajado en éstos cuando se comparan con brotes
sin defoliar.
La importancia de las hojas en este proceso se basa en su capacidad para
sintetizar y exportar metabolitos al fruto en desarrollo. Mientras tiene lugar
el desarrollo del brote sus hojas actúan como sumidero y reclaman
metabolitos de otras partes de la planta, pero a medida que éstas maduran
se convierten en órganos de exportación y son capaces de conferir al brote
un cierto grado de autosuficiencia en lo que al desarrollo del fruto respecta,
en clara ventaja frente a los situados en brotes sin hojas. Ello explica la
persistencia en el árbol de los frutos situados en mejor posición, ya que un
déficit en fotoasimilados durante el desarrollo inicial del fruto provoca su
abscisión.
El papel de las hojas no sólo se centra en su capacidad de proveer de
azúcares al fruto en desarrollo. En las inflorescencias con hojas se ha detec-
tado un mayor contenido en giberelinas endógenas que en las que no poseen
hojas y es mayor el nivel de citoquininas encontrado en los frutos proceden-
tes de frutos mixtos.
Esta influencia de las hojas sobre el cuajado del fruto exige considerar a
éste como sumidero de carbohidratos y fitorreguladores. Aquellos frutos que
por su posición o tipo de brote en el que se presentan cuajan con mayor
facilidad, poseen una mayor capacidad de movilización de nutrientes lo que
relaciona aspectos nutritivos y minerales en el proceso de cuajado.
55
4.4. FACTORES QUE DETERMINAN EL TAMAÑO FINAL
DEL FRUTO
El tamaño final alcanzado por el fruto está regulado por un conjunto de
factores de índole e incidencia variables. La imposibilidad de su control
global y su interrelación complican su estudio y sólo permiten tener un
conocimiento parcial de algunos de ellos, lo que unido a las diferencias
varietales, condiciones edafológicas, nutricionales, posición del fruto en el
árbol, etc., obliga al estudio separado de los mismos.
Uno de los factores que más importancia tiene en la determinación del
tamaño final alcanzado por el fruto es la competencia entre órganos en
desarrollo. Cuanto mayor es el número de órganos en crecimiento, sean
flores o frutos, mayor es la competencia entre ellos, tanto por los elementos
minerales como por los productos de la fotosíntesis, lo que limita sus posi-
bilidades de crecimiento. Esta competencia tiene una importancia decisiva en
el cuajado del fruto en algunas variedades.
4.4.1. Influencia del número de frutos
La competencia entre los frutos durante el periodo de desarrollo explica
la relación inversa, encontrada siempre en los cítricos, entre el número de
frutos producidos por la planta y su tamaño individual. Esta relación, sin
embargo, no es lineal, y solamente cuando el número de frutos es inferior a
un determinado nivel, distinto según la variedad, condiciona de forma impor-
tante su tamaño. Por encima del mismo, el tamaño del fruto alcanza su límite
mínimo y depende poco del número de los cosechados. Incluso en la zona
de mayor dependencia (cuando el número de frutos es relativamente bajo) la
correlación entre ambos parámetros es baja y raramente explica más allá del
50% de la variabilidad total encontrada en el tamaño del fruto, lo que impide
explicar su tamaño final como un simple fenómeno de competencia entre
frutos en desarrollo. Tanto en el mandarino Clementino como en Satsuma
existe una relación muy estrecha entre el tamaño que alcanza el fruto al
finalizar la caída de junio y en el momento de su maduración. Esta relación
pone de manifiesto la importancia que el desarrollo alcanzado por el fruto en
las primeras fases de su crecimiento tiene en su tamaño final.
Todo lo anterior nos permite evaluar la importancia que la reducción del
número de frutos puede tener como método para aumentar su tamaño final.
56
Esta técnica, conocida como aclareo de frutos, se lleva a cabo tanto manual
como químicamente.
En el aclareo de frutos, hay que tener en cuenta que tanto si es químico
como si es manual, no es indiscriminado sino selectivo, afectando a los
frutos más pequeños de la planta, y, en el caso de ser manual, también a
aquellos frutos que presentan mermas en su calidad por otras causas distintas
al tamaño.
Por otra parte, la eliminación de los frutos más pequeños aumenta el peso
medio de los frutos recolectados, sin que ello signifique que hayan aumen-
tado de tamaño. Se consigue así eliminar los calibres pequeños que no tienen
valor comercial y se obtiene una cosecha, de mejor calidad.
En limonero “Fino” en frecuente aprovechar la poda de verano (a partir
de San Juan) para controlar el número de frutos y poder adelantar la reco-
lección ya que al tener menos cantidad, el calibre es mayor.
El aclareo químico, para aumentar el tamaño de los frutos de limonero y
adelantar la recolección en variedades tempranas, se ha realizado con éxito
en la variedad “Fino”, aplicando el 3,5,6-TPA.
4.4.2. Influencia del número de flores
El número de flores producidas por la planta tiene una gran influencia en
la determinación del tamaño final alcanzado por el fruto, habiéndose encon-
trado, generalmente, relaciones mucho más estrechas entre ambos parámetros
que entre el número de frutos y su tamaño.
Esta mayor influencia se debe a la importancia decisiva que la competen-
cia entre frutos en sus primeras fases de desarrollo tiene en la determinación
del tamaño final. En el momento de la antesis los ovarios de flores proce-
dentes de plantas con alto nivel de floración son más pequeños que los
procedentes de plantas con menor nivel de floración; además, estos últimos
presentan una mayor velocidad de crecimiento.
Aunque el efecto de la floración sobre el tamaño final del fruto es gene-
ral, en ocasiones se ha encontrado, como en el caso de la variedad de naranjo
dulce “Navelina”, que la competencia entre frutos desde el cuajado hasta la
maduración es tan importante o más que la competencia entre flores. Un
57
efecto similar se ha señalado en la mandarina “Fortune”, en la que los frutos
de los árboles con una floración muy elevada eran de menor tamaño al final
de la caída de junio, pero en la maduración superaban a los procedentes de
árboles con niveles de floración mucho menores; en este caso, el exceso de
floración redujo drásticamente el cuajado siendo el número de frutos cose-
chados en estos árboles muy pequeño.
4.5. TIPOS DE FLORACIONES EN LIMONERO
De las variedades más cultivadas en España “Fino” y “Lisbon” tienen la
floración principal agrupada y son poco reflorecientes, mientras que “Eureka”
y “Verna” prolongan la floración principal de primavera, haciéndola más
propensas a los ataques de Prays citri. También en “Verna”, al permanecer
durante el verano los frutos maduros en el árbol, algunos años sufren el
ataque de la “mosca del Mediterráneo”.
El limonero “Verna” tiene una tendencia natural a la reflorescencia sobre
todo si durante el cultivo se producen desequilibrios hídricos o bien el árbol
tiene pocos frutos de la cosecha principal. Presenta una floración principal
en primavera (febrero-mayo), más larga y abundante que la del “Fino”, que
nos dará lugar a los frutos de cosecha, otra en junio (“segundos” o
“sanjuaneros”) y una tercera floración que va desde septiembre hasta final de
año que serán los llamados “rodrejos”, “redrojos” o “ridruejos” y en italiano
“verdelli”. El marcado escalonamiento de las floraciones en esta variedad, si
bien suministra frutos a lo largo de todo el año, tiene como contrapartida el
darlos en épocas que en la mayoría de los años no tienen interés comercial
(caso de los segundos).
Los frutos de “cosecha” son de tamaño medio-grande, dependiendo éste
del número de frutos que tenga el árbol, de las prácticas culturales a las que
se le somete así como de la humedad ambiente que haya durante el año. Hay
que resaltar que en el “Verna” aunque el fruto haya tomado su color carac-
terístico de madurez, si la primavera es húmeda, tiene un gran desarrollo
durante la misma, viéndose éste ralentizado durante los meses de verano más
secos y calurosos. La conservación de los frutos en árbol es buena. Si el
verano es caluroso el fruto suele reverdecerse. Fuertes calores con tempera-
turas superiores a 40ºC y humedades bajas producen la descomposición de
la pulpa y caída del fruto maduro (“asado”), teniendo en los mismos un
efecto parecido a una helada, siendo los frutos más sensibles los situados en
58
la parte superior de la copa (“punteros”). Son muy resistentes al transporte
al tener más consistencia y menos aceites esenciales que el resto de las
variedades, lo que les hace tener menos problemas de oleocelosis, por lo que
hasta hace relativamente pocos años su cultivo estaba muy extendido, reco-
lectándose sus frutos desde enero hasta finales de agosto e incluso septiem-
bre; realizándose su recolección por cortes o pases según iban adquiriendo
los calibres comerciales. Generalmente, para que la cosecha de un huerto de
limoneros “Vernas”, si se recolecta de una sola vez, tenga comercialmente un
calibre óptimo, alrededor de un 10% de los frutos deben de tenerlo en ex-
ceso. El limón “Verna”, en conservación frigorífica es más sensible a los
daños por frío que las variedades tipo “Fino”. El aumento de plantaciones de
“Fino”, así como la fuerte competencia del Hemisferio Sur, hace que el
periodo de comercialización de la cosecha de “Verna” se haya reducido,
realizándose en la actualidad la mayor parte de su recolección durante los
meses de abril, mayo, junio y julio.
Los frutos “segundos” o “sanjuaneros” proceden de la floración de junio,
son de tamaño grande, piel gruesa, con mamelón poco diferenciado y con
la parte apical del mismo estriada, con un gran número de semillas, alrede-
dor de veinte, y que una vez alcanzada la madurez, rápidamente se les
produce endoxerosis (destrucción de los tejidos de la parte interna del eje
del fruto), desprendiéndose del árbol. Maduran de abril a junio. Su recolec-
ción debe de hacerse en el momento óptimo, ya que si el “segundo” aunque
tenga su coloración típica se recolecta tierno, pasados unos días el fruto
tiende a ponerse flácido por deshidratación (“pansío”) y si la misma se
retrasa tendrá el eje central engomado (endoxerosis). Los frutos de “Verna”
son los que tienen mayor contenido en aceites esenciales y los menos apre-
ciados comercialmente.
Los “rodrejos” son de buen tamaño, con poco mamelón y de piel muy lisa
y color verdoso precisando generalmente desverdización. Con un contenido
medio en zumo, pueden permanecer más de un año en el árbol si son rodrejos
auténticos (sin semillas), siendo los frutos de limonero con menor riqueza en
aceites esenciales y por tanto menos propensos a la oleocelosis motivada por
daños mecánicos. En la actualidad sólo tienen interés los rodrejos proceden-
tes de la floración de septiembre-octubre que serán recolectados en septiem-
bre-octubre del año siguiente cuando hayan alcanzado su calibre comercial,
ya que los de floraciones más tardías, su recolección coincidirá con la plena
campaña del “Fino”, aunque en la mayoría de las veces, por lo general, al
59
coincidir las primeras fases de desarrollo del fruto de estas flores tardías con
los primeros fríos invernales, este no llega a desarrollarse. Al ser el “Verna”
una variedad reflorescente nos encontraremos durante todo el año con frutos
que no estarán incluidos totalmente dentro de los tres tipos anteriores y así
tendremos:
Clase de fruto Época de floración
Flor de enero Floración del mes de enero
Cosecha Floración de febrero hasta la 1ª quincena de mayo
Cosecha asegundada Floración de 2ª quincena de mayo
Segundo Floración de junio
Segundo arrodrejado Floración de julio
Rodrejo asegundado Floración de agosto
Rodrejo Floración de septiembre a diciembre
Esta tipificación de frutos es común para todas las variedades de limone-
ro, en nuestras condiciones climáticas.
Los frutos llamados "Flor de enero" tienen mamelón como los de cosecha
pero la epidermis es la típica del rodrejo con un menor contenido en glán-
dulas oleíferas.
Años atrás, se practicaba con frecuencia el “forzado” para conseguir
rodrejos en las plantaciones de “Vernas”, en las que a finales de junio se
observaba que habían desprendido en el cuaje la mayor parte de la cosecha.
Para ello, se les daba "seca" a los árboles durante julio y primera quincena
de agosto, dándoles dos riegos seguidos con un intervalo de una semana,
aportándose en el segundo riego un fuerte abonado nitrogenado, obteniéndose
así una brotación y floración a principios de septiembre que nos daba lugar
a los frutos rodrejos para recolectar en septiembre del año siguiente. Este
método practicado frecuentemente por los italianos para la obtención de sus
"verdelli" presenta en la actualidad dificultades de realización en las planta-
ciones con riego localizado, ya que la respuesta al riego de las mismas es
más lenta que en el caso del riego a manta. Tiene como inconvenientes el
desequilibrar al árbol hacia la producción de rodrejos en años sucesivos,
dándose el caso de huertos de limonero “Verna” que producían sólo rodrejos
y apenas frutos de cosecha, así como producir una mayor cantidad de ramillas
secas y por tanto aumentar los gastos de la poda, ya que la floración del
rodrejo es en el extremo del brote y cuando se recolecta el fruto se produce
la muerte de la ramilla en la que se encontraba, con el consiguiente gasto de
60
limpieza de secos cuando se realiza la poda. Los rodrejos que se recolectan
en el mes de agosto y septiembre suelen alcanzar buenas cotizaciones.
Debido a la floración escalonada, resulta difícil efectuar una predicción
de la cosecha de limones basada en la intensidad de floración. Las varieda-
des de floración concentrada como “Fino” y “Lisbon”, presentan menos
problemas de fructificación que aquellas que lo hacen de modo escalonado,
ya que en esta últimas la competencia por los nutrientes entre flores y frutos
en los distintos estados de desarrollo es muy fuerte. En el caso del “Verna”,
el problema se agrava porque en plena floración y cuaje todavía tiene pen-
dientes los frutos de cosecha de la floración de la primavera anterior.
En general, la mayor parte de las variedades de limonero tienen semillas
y para que se desarrolle el fruto después de la antesis, se requiere que la
polinización se haya efectuado con éxito y por tanto que se haya producido
la fecundación de los óvulos y el posterior desarrollo de las semillas. En las
variedades o clones con muy pocas semillas (“Fino 46”, “Messina” y “Fino
95”) la producción es inferior a otras con mayor número. Se ha observado
que la polinización con otras variedades o clones puede aumentar
significativamente la cosecha total.
61
5. MADURACIÓN
62
63
5.1. EVOLUCIÓN DE LA MADURACIÓN
La maduración se define como el conjunto de cambios externos, de sabor
y de textura que un fruto experimenta cuando alcanza su máximo tamaño y
completa su desarrollo. La maduración incluye procesos característicos tales
como la coloración, la pérdida de firmeza, el aumento en la concentración de
azúcares solubles, descenso de almidón, reducción de la acidez libre, y otros
cambios físicos y químicos. Superado este punto, la pérdida de turgencia de
sus tejidos y su posterior abscisión definen la senescencia, estado en el cual
la falta de control enzimático en los procesos metabólicos conduce a la
pérdida de calidad.
5.1.1. Características físicas
En el fruto del limón al igual que en el resto de los cítricos, se pueden
distinguir: la piel o corteza y los gajos. La corteza, a su vez, está formada
por los siguientes tejidos: epicarpo y mesocarpo. El epicarpo es la parte más
externa de la corteza del fruto y en él cabe distinguir dos zonas: la epidermis
y la hipodermis. En el mesocarpo hay dos zonas perfectamente diferencia-
das: el mesocarpo externo y el interno. El epicarpo y el mesocarpo externo
forman la parte coloreada de la corteza, la cual recibe el nombre de flavedo
por alusión a su color en el fruto maduro. El mesocarpo interno está com-
puesto por células que se han modificado profundamente, agrupándose para
formar una especie de red muy compleja, con grandes espacios vacíos, a lo
que debe esta parte de la corteza su estructura esponjosa. Como este tejido
carece de cromatóforos o son muy escasos su color es blanco o blanquecino,
y de aquí el nombre de albedo, que usualmente se da a esta parte de la
corteza. En el interior se encuentra la parte comestible, formada por los gajos
(endocarpo), envueltos por membranas carpelares. Dentro de los gajos están
64
situadas las vesículas que contienen el zumo. Finalmente, se denomina pulpa
a los residuos del fruto una vez exprimido.
La pulpa de los frutos de algunas especies de agrios y asimismo de su
zumo, tiene color amarillo más o menos verdoso, como ocurre con el limón,
pomelo, lima, cidro y bergamoto, mientras que naranja, mandarina y algunas
variedades de pomelo son de color que varía de anaranjado al rosa y rojo.
El contenido en agua del limón es elevado. Sus valores en flavedo oscilan
entre el 75-80% y en el albedo alcanzan un 75%. En el zumo los niveles son
superiores al 90%.
A pesar del interés que ofrece el estudio de la dinámica de la evolución
del fruto, sobre todo desde el punto de vista de las transformaciones que
sufren sus medidas físicas, no son muy abundantes los trabajos de investiga-
ción dedicados a este tema.
Las determinaciones físicas nos puedan indicar de forma precisa las ten-
dencias evolutivas referidas a tamaño y forma, que presenta el fruto durante
su desarrollo y maduración, como son la altura, el diámetro ecuatorial y el
peso. Hay también, un grupo de características importantes a la hora de
evaluar la calidad de estos frutos, tales como el espesor, color de la corteza
y el contenido en zumo.
La importancia que presenta el estudio de los cambios que se producen
en tamaño y peso del fruto, viene dada por el criterio, generalmente admi-
tido, de que los cítricos presentan unas curvas evolutivas de crecimiento y
desarrollo caracterizadas por una fase inicial de aumento lento, seguida de un
periodo de fuerte incremento de estas dimensiones, para alcanzar durante la
maduración una zona de valores prácticamente constantes. A partir de este
momento se observa una tendencia a la disminución del tamaño del fruto,
con efectos negativos sobre su calidad, es decir en la fase de senescencias.
En el espesor de la corteza ejerce una notable influencia la presión ejer-
cida por la pulpa, sobre todo, en la fase de desarrollo del fruto, proceso que
está condicionado, en gran parte, por la cantidad de agua que el árbol recibe
durante este periodo. Generalmente, el espesor de corteza del fruto disminu-
ye durante su desarrollo, para alcanzar en la maduración valores práctica-
mente constantes. Aunque su medida suele expresarse en milímetros, resulta
algunas veces útil su representación, como "índice de espesor", que es la
relación entre el espesor de la corteza y el diámetro del fruto.
65
El color de la corteza y del zumo de los frutos cítricos son atributos de
calidad de gran importancia, y constituyen factores decisivos en la adquisi-
ción de los mismos por los consumidores.
En la comercialización de los frutos para su consumo en fresco, general-
mente se relaciona el color externo con su calidad interna, aunque el color
de la corteza es en cierto grado independiente del estado de madurez del
endocarpo.
El atractivo color externo de los frutos cítricos se debe a los carotenoides
presentes en la corteza. Cuando están verdes, el color se debe a la clorofila.
Este color externo, así como el del endocarpo y zumo, se puede medir por
comparación visual con patrones de referencia o por métodos físicos, hacien-
do uso de aparatos desarrollados para tal fin.
El color es frecuente expresarlo como el cociente a/b de los parámetros
a y b (a con valores negativos representa los verdes y positivos los rojos,
mientras que b con valor negativo son los azules y los positivos los amari-
llos) ó como el “índice de color” medidos con colorímetro triestímulos en el
espacio de color HunterLab. Estas relaciones tienen una buena correlación
con la apreciación visual del color en el caso de naranjas, mandarinas y
pomelos, pero no con el limón. Los valores negativos de ambas relaciones
corresponden a colores verdes, los próximos a cero a colores amarillos y los
valores positivos, a medida que aumentan, representan la variación del color
desde el amarillo al naranja o rojizo.
Entre los factores que más influyen sobre el color de la corteza y del
endocarpo están: la especie y variedad, temperatura, fertilización, portainjerto,
posición de los frutos en el árbol, luz y riego.
Es imposible separar el estudio del fruto de la planta que lo produce y no
es extraño que en el estudio de las características físicas del fruto, se resalte
la influencia de un gran número de factores, como son el suelo, clima y
prácticas de cultivo. La interpretación de todos sus valores no puede reali-
zarse de forma aislada, sino que un examen global permitirá comprender los
mecanismos de crecimiento y desarrollo del fruto, así como las posibles
relaciones existentes.
En la Tabla 5.1 se expresan las características físicas de los frutos de las
principales variedades cultivadas en España.
66
TABLA 5.1.
CARACTERÍSTICAS FÍSICAS DE LAS VARIEDADES DE LIMONERO
CULTIVADOS EN ESPAÑA, EN PATRÓN CITRUS MACROPHYLLA.
“Verna” “Fino” “Eureka” “Lisbon”
Peso (g) 162.6 144.1 141.1 133.3
Diámetro (mm) 62.5 60.8 60.7 57.2
Altura (mm) 96.4 86.2 82.6 84.8
Diámetro mamelón (mm) 20.2 19.1 17.7 21.0
Altura cuello (mm). 8.1 14.2
Espesor de corteza (mm) 6.5 6.3 5.3 5.9
Índice de espesor 10.4 10.3 8.7 10.3
Índice de color -3.02 -2.74 -2.54 -2.55
Índice de color interno -8.1 -6.43 -6.55 -5.63
5.1.2. Composición química
El contenido en zumo de los frutos de limón se va incrementado a lo
largo del periodo de maduración, hasta alcanzar el 40 al 46% en algunas
variedades, siendo muy frecuente valores próximos al 30% en las variedades
italianas. La madurez comercial en el caso de los limones se considera cuan-
do los frutos alcanzan el 30% de contenido en zumo.
Los compuestos químicos que forman parte del fruto del limonero son
muy variados. Nos limitaremos más extensamente a los dos que tienen un
mayor interés desde el punto de vista comercial para el mercado de frutos
frescos: los azúcares y los ácidos orgánicos y sucintamente mencionaremos
vitamina C y los aminoácidos.
5.1.2.1. Azúcares
En el albedo fresco de los frutos maduros, el 75-80% está compuesto de
agua y la materia seca está constituida por un 44% de azúcares, un 33% de
celulosa incluidas ligninas y pentosanas y un 20% de sustancias pépticas;
también hay glucósidos y ácido ascórbico. En la corteza, los azúcares pre-
dominantes son glucosa, fructosa y sacarosa, siendo el más abundante el
primero de ellos, la xilosa y algún otro se encuentran como trazas.
67
En el zumo de naranjas el 75-80% de los sólidos solubles son azúcares.
Los azúcares reductores y totales contenidos en el zumo de la naranja "Va-
lencia" aumenta a medida que el fruto madura y resultados similares han
sido encontrados en otras especies y variedades. En el zumo de la naranja
"Valencia" los principales azúcares son, glucosa, fructosa y sacarosa en pro-
porciones 2:2:1. Estos tres azúcares son los más importantes también en el
zumo de pomelo, limones, mandarinas y naranjas. Posteriormente se identi-
ficaron a y b-glucosa, fructosa, sacarosa y pequeñas cantidades de galactosa.
La relación de fructosa/ glucosa no puede ser considerado como un índice
de la pureza en zumos de naranjas y pomelos, pero puede servir como un
método útil para detectar la adición de sacarosa a zumos de otras variedades
En las variedades de limonero españolas, los contenidos de fructosa +
glucosa son superiores a las de sacarosa (Tabla 5.2), siendo algo mayor en
la variedad “Fino” que “Verna”.
TABLA 5.2.
EVOLUCIÓN DEL CONTENIDO DE AZÚCAR EN EL ZUMO
DE LIMONES “VERNA” Y “FINO” SOBRE DIFERENTES
PORTAINJERTOS (G/100 ML DE ZUMO). (ORTIZ ET AL., 1990)
Septiembre Noviembre Febrero
Verna/Na Verna/Mc Verna/Na Verna/Mc Verna/Na Verna/Mc
Fructosa + glucosa 0,97 0,85 0.84 0.58 0,61 0,67
Sacarosa 0,61 0,62 0.35 0.38 0,31 0,32
Total 1,58 1,46 1.19 0.96 0,92 0,99
Fino/Na Fino/Mc Fino/Na Fino/Na Fino/Na Fino/Mc
Fructosa + glucosa 0.99 0.82 1.03 0.86 0.90 0.74
Sacarosa 0.40 0.39 0.59 0.50 0.34 0.30
Total 1.39 1.21 1.62 1.36 1.24 1.04
(1) Na = Naranjo amargo; Mc = C. macrophylla.
La cantidad de azúcar contenida en los frutos de una misma variedad,
varía según las condiciones de cultivo y condiciones climatológicas, densi-
dad de plantación portainjerto y cantidad de agua de riego (en general a
menos agua mayor cantidad de ºBrix). Incluso entre los frutos producidos
dentro de un mismo árbol puede haber diferencias notables; en general los
frutos del interior del árbol son más pobres en azúcar que los que se desa-
rrollan en el exterior; un fenómeno similar ocurre con los frutos que vegetan
en la parte norte del árbol que son más pobres en azúcar que los orientados
68
al sur. Dentro del fruto, el azúcar no está distribuido de una manera unifor-
me, sino que su concentración varía en la misma forma que los sólidos
disueltos, es decir, aumentando del pedúnculo hacia el estilo; también exis-
ten diferencias notables de concentraciones de azúcares entre los distintos
gajos de un mismo fruto. Las diferencias entre riquezas en azúcar de las
mitades estilar y peduncular de un fruto son menos marcadas en el pomelo
que en la naranja, y menos aún en el limón.
5.1.2.2. Ácidos orgánicos
Los ácidos orgánicos son componentes importantes de los sólidos solu-
bles de los zumos de los cítricos que en el caso de los limones y limas son
los componentes más abundantes.
La acidez del zumo de los frutos cítricos se debe principalmente al ácido
cítrico, que supone del 70 al 90% del total de acidez, y, al que acompañan
los ácidos málico y oxálico y en menores cantidades succínico, malónico,
quínico, láctico, tartárico y otros. En el zumo de la naranja los principales
ácidos son el cítrico y el málico. El ácido cítrico varía ampliamente de 8,38
g/l a 25,39 g/l, mientras que el málico varía entre límites muy estrechos
de1,40 a 1,77 g/l.
En el zumo de limón predomina también el cítrico, algo de málico y
trazas de oxálico. El ácido cítrico viene a representar el 60-70% de los
sólidos solubles, mientras que en el zumo de pomelo el ácido cítrico repre-
senta casi el 99% y el resto málico, oxálico y algo de tartárico. Los ácidos
libres representan alrededor del 90% de los ácidos totales.
El pH del zumo varía generalmente entre valores de 2 para limones y
otros frutos ácidos y 5 para mandarinas y naranjas; valores de hasta 9 se han
encontrado, no obstante en las naranjas "Valencia" y "Washington navel”.
Tanto en naranjas y pomelos, como en mandarinas, los ácidos libres aumen-
tan en el fruto durante los primeros estados de desarrollo y permanecen,
aproximadamente, constantes en su concentración hasta la maduración en
que descienden como consecuencia, fundamentalmente, de la dilución pro-
vocada por el aumento de tamaño del fruto. Este descenso de la concentra-
ción de ácidos (A) junto con el incremento gradual de los sólidos totales (E),
sobre todo azúcares, durante el desarrollo del fruto provoca un incremento
de su relación (E/A), denominada "índice de madurez". Este parámetro consti-
69
tuye la base para determinar su madurez comercial así como su índice
organoléptico. Esta evolución no es, sin embargo, la que siguen los limones
en los que el ácido cítrico permanece consistentemente elevado y puede
llegar a alcanzar valores de hasta 60-70% del total de sólidos solubles.
Mientras el ácido cítrico es el principal ácido del endocarpo de todos los
frutos cítricos, excepto en el caso de la lima dulce y las naranjas no ácidas,
los principales ácidos de su corteza son el oxálico, málico y en pequeñas
cantidades, cítrico, con pequeñas variaciones según la especie y el cultivar.
La acidez total de los zumos se expresa normalmente en ácido cítrico
anhidro. Evidentemente, de esta forma se comete un error, pero este es muy
pequeño, primero porque el predominio del ácido cítrico en el zumo es
mayoritario y segundo, porque los pesos equivalentes de los ácidos cítrico y
málico son casi iguales (64,02 y 67,02 g/l, respectivamente).
La fertilización es un factor importante que incide en el contenido total
de ácidos en el fruto, aunque también influyen, densidad de plantación (a
más espaciamiento menor acidez) el patrón, el riego, la especie, variedad,
suelo, condiciones climáticas, posición en el árbol, técnicas de cultivo, etc.).
Durante el proceso de maduración hay una disminución del porcentaje de
acidez en el zumo, aunque los frutos siguen aumentando de tamaño y por
tanto la cantidad de zumo de los mismos; de aquí puede deducirse que la
cantidad de ácido cítrico contenido en un fruto permanece constante, y por
tanto, su concentración en el zumo disminuye con la madurez, al aumentar
la cantidad de este y por consiguiente la dilución.
El zumo de los agrios presenta un poder tampón muy elevado, por lo que
un cambio de acidez marcado puede afectar sólo ligeramente al valor del pH.
El valor del pH en el zumo varía muy ligeramente durante el proceso de
maduración del fruto.
Al existir en los zumos un ácido débil, como es el ácido cítrico, acom-
pañado de sus sales, el pH del mismo está determinado fundamentalmente
por la constante de disociación y la relación existente entre las cantidades de
ácido combinado y ácido libre; aunque otros componentes del zumo pueden
contribuir a la concentración de hidrogeniones, su acción, en comparación
con las de los ácidos cítrico y málico, es muy pequeña.
70
Los zumos en que la relación ácido libre/combinado es próxima a 1
tienen un poder tampón máximo en casos de dilución del zumo y por esta
razón los zumos de limón en los que el valor de dicha relación es alto, los
cambios de pH por dilución son mayores que en otros zumos de agrios como
la naranja, por ejemplo.
5.1.2.3. Vitamina C
La vitamina C (ácido ascórbico) es la vitamina más abundante en los
frutos cítricos, por lo que éstos constituyen la principal fuente natural para
su obtención. Su descripción de forma más ampliada será tratada en la sec-
ción 6.2.
5.1.2.4. Aminoácidos
Los compuestos nitrogenados presentes en los frutos cítricos son
aminoácidos, aminas, péptidos y proteínas.
Los aminoácidos libres están en general en todas las partes del fruto. Su
contenido es máximo cuando el fruto se halla próximo a la maduración, pero
decrece en febrero y marzo, que es cuando coincide con el periodo de la
nueva brotación y crecimiento de la planta. El contenido en aminoácidos en
el zumo de limones varía según diversos autores entre los 150-190 mg/100ml,
en función de las variedades y portainjertos. Los valores obtenidos en varie-
dades españolas superan ampliamente estos valores (230-275 mg/100 ml).
La evolución de los contenidos de aminoácidos en el zumo de limón de
nuestras variedades “Verna” y “Fino” sobre los portainjertos naranjo amargo
y Citrus macrophylla puede apreciarse en las Tablas 5.3 y 5.4.
71
TABLA 5.3.
CONTENIDO DE LOS AMINOÁCIDOS PRESENTES EN EL ZUMO DE
LIMÓN “VERNA” A LO LARGO DEL PERIODO DE MADURACIÓN
DEL FRUTO (MG/100 ML) (ORTIZ ET AL., 1990).
Septiembre Noviembre Febrero
Portainjerto (1): Na Mc Na Mc Na Mc
Ácido aspártico 22.7 17.3 17.6 19.2 18.5 23.2
Treonina 0.6 0.6 0.4 0.5 0.7 0.7
Serina 16.6 16.6 15.7 17.1 14.4 12.5
Asparagina 18.7 26.7 13.9 27.4 15.8 14.6
Ácido glutámico 13.8 13.9 14.8 11.4 11.7 12.5
Glutamina 1.4 0.6 0.5 0.5 0.5 0.4
Cisterna ––––––
Prolina 11.3 8.9 26.2 9.7 22.2 21.3
Glicocola 0.7 0.7 0.5 0.7 1.0 0.7
Alanina 5.9 5.8 5.2 5.9 6.5 6.6
Valina 0.8 0.7 0.6 0.6 0.7 0.7
Metionina ––––––
Isoleucina 0.3 0.2 0.2 0.2 0.2 0.3
Leucina 0.5 0.4 0.3 0.3 0.4 0.3
Tirosina 0.2 0.3 – – 0.2 –
Fenilalanina 0.6 0.5 0.3 0.4 0.7 0.7
Histidina 0.4 0.5 0.3 0.2 0.4 0.3
Ornitina 0.3 0.3 – 0.2 0.3 0.
Lisina 0.5 0.7 0.1 0.4 0.4 0.3
Arginina 0.3 2.4 – 2.0 1.7 0.8
Cistina 0.1 0.1 0.1 0.2
Total (mg/100 ml) 233.0 262.0 296.7 247.5 275.1 232.3
(1) Na = Naranjo amargo; Mc = C. macrophylla
72
TABLA 5.4.
CONTENIDO DE LOS AMINOÁCIDOS PRESENTES EN EL ZUMO DE
LIMÓN “FINO” A LO LARGO DEL PERÍODO DE MADURACIÓN
DEL FRUTO (MG/100 ML) (ORTIZ ET AL., 1990).
Septiembre Noviembre Febrero
Portainjerto (1): Na Mc Na Mc Na Mc
Ácido aspártico 26,6 23,1 23,8 22,8 21,5 18,9
Treonina 0,4 0,5 0,4 0,6 0,6 0,7
Serina 13,3 14,6 12,9 14,0 11,4 15,4
Asparagina 15,5 18,5 12,4 17,2 12,3 19,6
Ácido glutámico 14,9 14,0 13,8 12,2 11,3 11,0
Glutamina 1,1 0,3 0,4 0,4 0,3 0,7
Cisterna ––––––
Prolina 12,1 13,3 20,2 17,1 25,8 16,5
Glicocola 0,5 0,7 0,6 0,7 0,6 0,8
Alanina 6,0 6,6 6,8 6,7 7,0 6,9
Valina 0,9 0,7 0,8 0,7 0,7 0,7
Metionina ––––––
Isoleucina 0,3 0,3 0,2 0,3 0,3 0,3
Leucina 0,4 0,4 0,4 0,4 0,4 0,3
Tirosina 0,1 0,2 -- -- 0,1 0,2
Fenilalanina 0,6 0,6 0,5 0,7 0,5 0,5
Histidina 0,5 0,4 0,4 0,4 0,6 0,4
Ornitina 0,5 0,2 0,2 0,2 0,3 0,2
Lisina 0,6 0,4 0,2 0,3 0,5 0,4
Arginina – 1,3 1,1 1,1 1,5 2,8
Cistina – 0,1 – 0,1
Total (mg/100 ml) 245,8 269,4 250,6 246,9 262,7 239,2
(1) Na = Naranjo amargo; Mc = C. macrophylla
5.1.2.5. Compuestos fenólicos
Entre los compuestos fenólicos presentes en los cítricos destacan los ácidos
fenólicos como salicílico, p-cumárico, cafeico, ferúlico y sinápico, los cuales
pueden estar libres o generalmente enlazados a glucosa. Sin embargo, son
los flavonoides los compuestos mayoritarios presentes en los cítricos. Su
descripción, características y biosíntesis en Citrus limon será desarrollada en
la sección 6.
73
6. COMPONENTES BIOACTIVOS
DEL LIMÓN
74
75
6.1. ALIMENTOS FUNCIONALES
Actualmente, la interacción alimentos-medicina está siendo considerada
por parte de la comunidad científica como de vital importancia para la salud.
Así, el concepto de alimentos funcionales, que acepta el papel de los com-
ponentes alimenticios, como nutrientes esenciales para el mantenimiento de
la vida y de la salud, y como compuestos no nutricionales beneficiosos para
la salud, aquellos que contribuyen a prevenir o retardar las enfermedades
crónicas, está tomando un gran protagonismo. La idea de la formulación de
alimentos en base a los beneficios para la salud que sus componentes no
nutricionales puedan aportar al consumidor, es de gran interés para las gran-
des compañías dedicadas a la alimentación.
El concepto tradicional de que para el mantenimiento de una salud ópti-
ma, la dieta diaria debe proveer cantidades adecuadas de nutrientes esencia-
les ha cambiado en los últimos años, por la evidencia cada vez mas fuerte
de que los alimentos contienen también sustancias fisiológicamente activas
que cumplen, al igual que los nutrientes esenciales, una función beneficiosa,
contribuyendo a reducir la incidencia de ciertas enfermedades crónicas y por
tanto son necesarias para una vida saludable. Excepto para los nutrientes
reconocidos, en la mayoría de tales sustancias alimenticias no están comple-
tamente caracterizadas sus funciones fisiológicas. Estudios epidemiológicos
in vitro y clínicos indican que una dieta a base de vegetales puede reducir
el riesgo de enfermedades crónicas, especialmente del cáncer, conforme lo
demuestra la revisión de 200 estudios epidemiológicos llevada a cabo por
Block y sus colaboradores en 1992, en la cual se demuestra que el riesgo de
cáncer en personas que consumen dietas altas en frutas y vegetales, es la
mitad del riesgo que se observa en personas que consumen poco de estos
alimentos. La evidencia es clara de que las dietas basadas en vegetales con-
tienen otras substancias, además de los nutrientes tradicionales, que contri-
buyen a reducir el riesgo de cáncer.
76
Como resultado, la prevención de enfermedades basada en la dieta diaria
es vista cada vez más como una opción, a base del desarrollo de productos
diseñados para cubrir necesidades de salud específicas. El interés del con-
sumidor por obtener dietas óptimas para mantener una buena salud, por
extender los años de vida, la desconfianza hacia los alimentos procesados
y el aumento en el mercado de los alimentos naturales, ha permitido el
desarrollo de los alimentos funcionales o alimentos diseñados. La base de
estos componentes es eminentemente de origen vegetal, aunque como ex-
cepción también están incluidos los suplementos prebióticos y probióticos.
Los alimentos funcionales, los productos alimentarios y los suplementos
dietarios que proveen un posible beneficio fisiológico en el control o la
prevención de enfermedades representan una oportunidad para el desarrollo
de nuevos productos.
La comprensión científica de cómo estos componentes no nutricionales o
fitoquímicos actúan en el organismo está en continuo avance; no sólo se
están identificando y encontrando que aparentemente existen cientos de ellos,
sino que también se está logrando establecer la forma de acción de algunos.
Aunque los fitoquímicos no contribuyen energía o material estructural al
organismo, pueden cumplir importantes funciones. Los profesionales de la
salud están gradualmente reconociendo el papel de los componentes
fitoquímicos de los alimentos en la mejora de la salud.
Especialistas en nutrición humana, ciencia y tecnología de alimentos,
mercadotecnia, etc. investigan activamente esta nueva área y se encuentran
formulando nuevos productos que permitan un futuro más saludable para la
humanidad. Congresos y reuniones científicas se llevan a cabo cada vez con
mayor frecuencia para discutir esta nueva área, convertida en uno de los
tópicos de mayor interés desde el año 1996. En diversas Universidades se
han iniciado programas para el estudio de esta interesante área de las cien-
cias de los alimentos y de la nutrición, siendo quizás el centro mas recono-
cido la Universidad de Illinois (USA).
No existe un acuerdo para definir en forma precisa lo que son los "ali-
mentos funcionales". Muchos consideran que se trata de un concepto aún en
desarrollo y que bien podría considerárselos como productos intermedios
entre los tradicionales y la medicina. Los alimentos funcionales podrían
definirse como "cualquier alimento en forma natural o procesada, que ade-
más de sus componentes nutritivos contiene componentes adicionales que
favorecen a la salud, la capacidad física y el estado mental de una persona".
77
La idea de los "alimentos funcionales" fue desarrollada en Japón durante
la década de los 80 como una necesidad para reducir el alto costo de los
seguros de salud que aumentaban por la necesidad de proveer cobertura a
una población cada vez mayor en edad, gracias a los avances en cuidado
médico y una buena nutrición. El término se refería a alimentos procesados
conteniendo ingredientes que ayudan a ciertas funciones específicas del or-
ganismo además de ser nutritivos. Por el momento, Japón es el único país
que ha formulado un proceso regulatorio específico para la aprobación de
alimentos funcionales. Conocidos como "alimentos para uso específico de
salud" ("foods for specified health use" o FOSHU) estos alimentos son ele-
gibles para llevar un sello de aprobación del Ministerio de Salud y Bienestar.
Más de 100 productos tienen licencia FOSHU en el Japón.
Los alimentos funcionales cumplen un papel específico en las funciones
del cuerpo humano, entre las que podemos indicar:
a) mejoramiento de los mecanismos de defensa biológica,
b) prevención o recuperación de alguna enfermedad específica,
c) control de las condiciones físicas y mentales,
d) retardo en el proceso de envejecimiento.
El primer término usado para este tipo de alimentos en los Estados Uni-
dos fue el de "alimentos diseñados", utilizado en 1989 por el Dr. Herbert
Pierson, Director del Programa de Alimentos Diseñados del Instituto Nacio-
nal del Cáncer, para describir aquellos alimentos que contienen naturalmente
o que son enriquecidos con componentes químicos, biológicamente activos
pero no nutritivos, provenientes de plantas (fitoquímicos), y que resultan ser
efectivos en la reducción de los riesgos al cáncer. Ese mismo año, el Dr.
Stephen DeFelice, Director de la Fundación de Medicina Innovativa, crea el
término "nutracéutico" para referirse a "cualquier sustancia que pueda ser
considerada como alimento o como parte de un alimento y que proporciona
beneficios médicos o de salud, incluyendo la prevención o el tratamiento de
una enfermedad".
El término "fitoquímicos" constituye la evolución más reciente del térmi-
no "alimentos funcionales" y enfatiza las fuentes vegetales de la mayoría de
los compuestos preventivos de enfermedades. Muchos factores han contri-
buido a la presente "revolución" dietaria y al interés en los "alimentos fun-
cionales": La evidencia abundante acerca del papel vital de los factores
nutritivos en el mantenimiento de la salud y en la ocurrencia de las enferme-
78
dades, y por otra parte, el papel de la dieta en la ocurrencia de diez de las
mayores causas de muerte entre las que se que incluyen: enfermedades del
corazón, cáncer, derrame cerebral, diabetes, arterosclerosis, enfermedades
hepáticas.
Otras enfermedades, aunque no fatales, también resultan de una dieta
inadecuada y causan problemas de capacitación física. Ejemplo de este tipo
de enfermedades es la osteoporosis.
Esto lleva a pensar a muchos que es posible que el aumento en el con-
sumo de compuestos fitoquímicos con actividad biológica presentes en una
dieta, contribuya a la reducción del riesgo de cáncer. Todos estos factores
han contribuido a un gran interés en el papel de alimentos fisiológicamente
funcionales en la prevención de enfermedades y en la promoción de la salud,
partiendo del hecho de que la evidencia científica enfatiza que existe una
fuerte relación entre los alimentos que se consumen y la salud humana y
también la de los animales utilizados como parte del ciclo de alimentación
del hombre. Además, el cada vez más amplio conocimiento científico
correlaciona en forma benéfica las funciones de varios componentes alimen-
ticios (nutrientes y no nutrientes) con la prevención y el tratamiento de
enfermedades específicas.
A continuación describiremos los compuestos beneficiosos para la salud
presentes en el limón.
6.2. VITAMINA C
La dieta es la fuente de todos los nutrientes para los seres humanos. Estos
se dividen clásicamente en componentes de la dieta que proporcionan ener-
gía (carbohidratos, grasas y proteínas), fuentes de aminoácidos esenciales y
no esenciales (proteínas), ácidos grasos insaturados (grasas), minerales
(oligominerales), y vitaminas (compuestos orgánicos hidrosolubles y
liposolubles).
Las vitaminas, a pesar de su composición química diversa, pueden definirse
como sustancias orgánicas que deben obtenerse en pequeñas cantidades a
partir del ambiente, porque los seres humanos no pueden sintetizarlas de
novo, o su velocidad de síntesis es inadecuada para la conservación de la
salud. En la mayor parte de los casos, la fuente ambiental es la dieta, ya que
79
el organismo es incapaz de sintetizarlas, pero una excepción obvia a esta
regla general es la síntesis endógena de vitamina D que se puede formar en
la piel con la exposición al sol, y algunas pueden formarse por la flora
intestinal (las vitaminas K, B1, B12 y ácido fólico, que se forman en pequeñas
cantidades en la flora intestinal), o sintetizarse en el hígado a través de sus
precursores (p. ej. los carotenos, y la vitamina A)
Una vez ingerida con el alimento es absorbida al intestino, transportada
a una célula y asimilada en su interior. Hay vitaminas que se transforman en
coenzimas, como la vitamina B y la mayoría de las hidrosolubles, a excep-
ción de la C. Otras vitaminas tienen otros modos de actuación. Son respon-
sables de importantes procesos biológicos, producción del pigmento visual,
o funcionan como antioxidantes.
Las vitaminas no generan energía, son acalóricas. Sus carencias o defi-
ciencias originan trastornos y patologías concretas. Las vitaminas son con-
sideradas como nutrientes porque el organismo las necesita para poder apro-
vechar otros nutrientes, participando en los procesos metabólicos del orga-
nismo, todas tienen un papel metabólico específico. Esta definición distingue
entre vitaminas y oligoelementos esenciales, que son nutrientes inorgánicos
necesarios en pequeñas cantidades. También excluye a los aminoácidos esen-
ciales, que son sustancias orgánicas preformadas y necesarias, que se en-
cuentran en la dieta en cantidades mayores. El término vitamina se restringe
aquí para incluir únicamente las sustancias orgánicas necesarias para la
nutrición de mamíferos.
Las vitaminas son sustancias orgánicas imprescindibles en los procesos
metabólicos que tienen lugar en la nutrición de los seres vivos. No aportan
energía, puesto que no se utilizan como combustible, pero sin ellas el orga-
nismo no es capaz de aprovechar los elementos constructivos y energéticos
suministrados por la alimentación. Normalmente se utilizan como precurso-
ras de las coenzimas, a partir de los cuales se elaboran los miles de enzimas
que regulan las reacciones químicas de las que viven las células.
Se puede hacer una clasificación de ellas, dependiendo de su solubilidad.
Las vitaminas A, D, E y K son liposolubles, se absorben en nuestro organis-
mo con la ayuda de las grasas y aceites, y las vitaminas del complejo B y
C son hidrosolubles, no necesitan grasa para su absorción. Las vitaminas
hidrosolubles sólo se almacenan en una cantidad limitada y se requiere con-
sumo frecuente para conservar la saturación de los tejidos. Las vitaminas
80
liposolubles pueden almacenarse en cantidades muy abundantes, y esta pro-
piedad les confiere un potencial de toxicidad grave que excede mucho la del
grupo hidrosoluble. En la forma que se consumen, muchas vitaminas no
tienen actividad biológica y requieren procesamiento in vivo. En el caso de
varias vitaminas hidrosolubles, la activación incluye fosforilación (tiamina,
riboflavina, ácido nicotínico, piridoxina), y es posible que también requiera
acoplamiento a nucleótidos purina o piridina (riboflavina, ácido nicotínico).
En sus principales efectos conocidos, las vitaminas hidrosolubles participan
como cofactores para enzimas específicas, en tanto al menos dos vitaminas
liposolubles, A y D, se comportan como hormonas e interactúan con recep-
tores intracelulares específicos en sus tejidos blanco.
Con una dieta equilibrada y abundante en productos frescos y naturales,
dispondremos de todas las vitaminas necesarias y no necesitaremos ningún
aporte adicional. Un aumento de las necesidades biológicas requiere un in-
cremento de estas sustancias, como sucede en determinadas etapas de la
infancia, el embarazo, la lactancia y durante la tercera edad. El consumo de
tabaco, alcohol o drogas en general provoca un mayor gasto de algunas
vitaminas, por lo que en estos casos puede ser necesario un aporte suplemen-
tario. Debemos tener en cuenta que la mayor parte de las vitaminas sintéticas
no pueden sustituir a las orgánicas, es decir, a las contenidas en los alimentos
o extraídas de productos naturales (levaduras, germen de trigo, etc.). Aunque
las moléculas de las vitaminas de síntesis tengan los mismos elementos
estructurales que las orgánicas, en muchos casos no tienen la misma confi-
guración espacial, por lo que cambian sus propiedades.
El descubrimiento de las vitaminas se produjo a raíz de la observación de
que, mientras que una dieta sintética (con carbohidratos, proteínas, lípidos y
minerales, exclusivamente) no podía mantener el crecimiento de animales de
experimentación, la adición de leche a la mezcla producía un alimento su-
ficiente. El fraccionamiento de la leche permitió encontrar rápidamente que
tanto la fracción grasa como la acuosa eran igualmente indispensables, y a
los componentes esenciales (todavía desconocidos) se les llamó vitamina A
(la presente en la grasa) y B (le presente en la fracción acuosa). En conse-
cuencia, los estudios realizados posteriormente tuvieron muy en cuenta esta
división, y todavía se consideran las vitaminas como pertenecientes a dos
grandes grupos, las vitaminas hidrosolubles (solubles en agua y presentes en
las partes acuosas de los alimentos) y las vitaminas liposolubles, insolubles
en agua y presentes en las partes grasas de los alimentos. La fracción deno-
minada B, resultó ser en realidad una mezcla de varias vitaminas distintas.
81
El escorbuto, la enfermedad por déficit de vitamina C, se ha conocido
desde la época de las Cruzadas, especialmente entre las poblaciones del
norte de Europa que subsistían a base de dietas que carecían de frutas y
verdura fresca durante gran parte del año. La incidencia de escorbuto se
redujo mediante la introducción de la patata (una fuente de vitamina C) en
Europa en el transcurso del siglo XVII. Sin embargo, los prolongados viajes
marítimos de exploración durante los siglos XVI a XVIII, que se emprendían
sin abastecimiento de frutas y verduras frescas, dieron por resultado la muerte
por escorbuto de gran número de integrantes de las tripulaciones.
Durante mucho tiempo se había sospechado que el escorbuto dependía de
una causa relacionada con la dieta. En 1535, Cartier aprendió de los indíge-
nas de Canadá como curar el escorbuto en su tripulación, al hacer un extracto
de hojas de abeto; posteriormente, varios capitanes de barco evitaron el
escorbuto o lo curaron mediante la administración de jugo de limón. Con
todo, un estudio sistemático de la relación entre dieta y escorbuto tuvo que
esperar hasta 1747, cuando Lind, un médico de la marina británica, llevó a
cabo un estudio clínico en pacientes con escorbuto manifiesto que recibieron
sidra, vinagre, agua de mar, naranjas, limones, ajo y mostaza. Quienes con-
sumieron frutas cítricas se recuperaron con rapidez. La introducción subse-
cuente de jugo de limón en la marina británica, en 1800, dio por resultado
una disminución notoria de la incidencia de escorbuto; en tanto en 1780
ingresaron 1.457 pacientes al hospital naval en Portsmouth, en 1806 sólo se
atendió a dos.
El siguiente episodio de importancia en la historia de la vitamina C fue
la aportación de Holst y Frölich, en 1907, al observar que los cobayas pre-
sentan escorbuto cuando reciben una dieta de avena y salvado, sin comple-
mentos de verduras frescas. La demostración de escorbuto en el cobaya
permitió efectuar pruebas de fracciones de frutas cítricas para cuantificar su
potencial contra el escorbuto. En 1928, Szent-Györgyi aisló un compuesto
reductor en forma pura a partir de la col (repollo); en 1932 Waugh y King
identificaron el compuesto de Szent-Györgyi como un factor antiescorbútico
activo en el jugo de limón. Pronto se estableció la estructura química de esta
sustancia en varios laboratorios, y se le asignó el nombre químico trivial de
ácido ascórbico para designar su función en la prevención de escorbuto.
Las manifestaciones de escorbuto por deficiencia de vitamina C también
han surgido después de inducir escorbuto experimental mediante restriccio-
nes intencionales de la dieta. Por ejemplo, Crandon se sometió a sí mismo
82
a una dieta sin vitamina C durante 161 días; su concentración plasmática de
ácido ascórbico disminuyó hasta cifras insignificantes en el transcurso de 41
días, y las concentraciones en sus leucocitos se hicieron indetectables des-
pués de 121 días. Aparecieron hiperqueratosis perifoliculares (acumulación
de células epidérmicas alrededor de los folículos pilosos) a los 121 días;
sobrevinieron hemorragias bajo la piel (petequias y equimosis) a los 161
días, y una herida en la espalda que no cicatrizó.
El término vitamina C debe usarse como un nombre descriptivo genérico
para todos los compuestos que muestran desde el punto de vista cualitativo
la actividad biológica del ácido ascórbico.
El ácido ascórbico (Figura 6.1) es una cetolactona de seis carbonos, que
tiene relación estructural con la glucosa y otras hexosas, se oxida de modo
reversible en el organismo para dar ácido dehidroascórbico. Este último com-
puesto posee actividad completa de vitamina C.
FIGURA 6.1.
ESTRUCTURA QUÍMICA E INTERCONVERSIÓN DEL ÁCIDO
ASCÓRBICO Y AC. DEHIDROASCÓRBICO
El ácido ascórbico tiene un átomo de carbono con actividad óptica, y la
acción contra el escorbuto reside casi por completo en el isómero L. Otro
isómero, el ácido eritórbico (Figura 6.2) (ácido D-isoascórbico o ácido
D-araboascórbico), tiene actividad muy débil en el escorbuto, pero muestra
un potencial de óxido-reducción similar. Por tanto, ambos compuestos se han
usado para prevenir formación de nitrosamina a partir de nitritos en carnes
curadas como el tocino. La falta de un efecto más potente del ácido eritórbico
contra el escorbuto quizá depende de la incapacidad de los tejidos para
retenerlo en las cantidades en que se almacena el ácido ascórbico. Una
83
consecuencia de la oxidación de este último es la facilidad con la que puede
destruirse por exposición al aire, especialmente en medio alcalino, y si hay
cobre como agente catalítico.
La vitamina C posee pocos efectos farmacológicos. El suministro del
compuesto en cantidades mucho mayores a los requerimientos fisiológicos
causa pocas acciones demostrables salvo en individuos con escorbuto, cuyos
síntomas se alivian con rapidez.
FIGURA 6.2.
ESTRUCTURA QUÍMICA DEL ÁCIDO ASCÓRBICO Y AC. ERITÓRBICO
El ácido ascórbico funciona como un cofactor en diversas reacciones de
hidrólisis y amidación al transferir electrones a enzimas que proporcionan
equivalentes reductores. De este modo, se requiere para, o facilita, la conver-
sión de algunos residuos de prolina y lisina que se encuentran en el
procolágeno, en hidroxiprolina e hidroxilisina en el transcurso de la síntesis
de colágeno, la oxidación de cadenas laterales de lisina en proteínas, para
proporcionar hidroxitrimetillisina para la síntesis de carnitina, la conversión
de ácido fólico en ácido folínico, el metabolismo microsómico de fármacos,
y la hidroxilación de dopamina para formar noradrenalina. El ácido ascórbico
favorece la actividad de una enzima amidante que se cree participa en el
procesamiento de algunas hormonas peptídica, como oxitocina, hormona
antidiurética y colecistocinina. Al reducir el hierro férrico no hemo al estado
ferroso en el estómago, el ácido ascórbico también favorece la absorción
intestinal de hierro. Además, dicho ácido participa, aunque de una manera
poco definida, en la esteroidogénesis suprarrenal.
A nivel tisular, una función importante del ácido ascórbico se relaciona
con la síntesis de colágeno, proteoglucanos y otros constitutivos orgánicos de
la matriz intercelular en tejidos tan diversos como dientes, huesos y endotelio
84
capilar. Aun cuando el efecto del ácido ascórbico sobre la síntesis del colágeno
se ha atribuido a su participación en la hidroxilación de prolina, las pruebas
también sugieren que hay estimulación directa de la síntesis de péptidos de
colágeno. El escorbuto se relaciona con un defecto de la síntesis de colágeno,
que queda de manifiesto por la falta de cicatrización de heridas, defectos de
la formación de los dientes, y rotura de capilares. En tanto esto último es
debido a adherencia inadecuada de las células endoteliales, también se cree
que en el escorbuto hay defectos del tejido fibroso pericapilar, lo cual pro-
duce apoyo inadecuado de los capilares, y su rotura bajo presión.
El ácido ascórbico se absorbe con facilidad desde el intestino por medio
de un proceso dependiente de energía, que es saturable y dependiente de la
dosis. La absorción del ascorbato de la dieta es casi completa. Cuando se
administra vitamina C en una dosis única por vía oral, la absorción dismi-
nuye desde 75% a 1 g, hasta 2% a 5 g. El ácido ascórbico se encuentra en
el plasma y está distribuido de modo omnipresente en las células del orga-
nismo. Las concentraciones de la vitamina en los leucocitos a veces se uti-
lizan para representar a las que hay en los tejidos y son menos sensibles a
agotamiento que el plasma. Los leucocitos en adultos tienen concentraciones
de aproximadamente 27 mg de ácido ascórbico por 108 células. Cabe hacer
notar que la cantidad de este ácido en los leucocitos puede mostrar relación
inversa con su número, y es posible que los estimados del estado, en cuanto
a ácido ascórbico se refiere, resulten falsamente bajo en pacientes con
leucocitosis, en quienes se mide el ascorbato de los leucocitos. Las concen-
traciones plasmáticas también varían con el consumo. La ingestión adecuada
se relaciona con cifras de más de 0,5 mg/dl (28 mM), en tanto en individuos
con escorbuto manifiesto se observan cifras de 0,15 mg/dl (8,5 mM).
Cuando la dieta no contiene en esencia ascorbato, disminuyen las concen-
traciones plasmáticas; como se mencionó, los síntomas de escorbuto son
obvios cuando se alcanza una cifra de 0,15 mg/dl (8,5 mM), y las reservas
corporales totales de la vitamina se aproximan a 300 mg. Cuando aumenta
el consumo de ascorbato, también lo hace la concentración plasmática: al
principio de manera lineal. La ingestión diaria de 5 a 10 mg proporciona una
reserva corporal total de 600 a 1.000 mg de ascorbato. Cuando se consumen
60 mg/día de vitamina C (la dosis actual para adultos), la concentración
plasmática alcanza unos 0,8 mg/dl (45 mM), y las reservas corporales totales
son de aproximadamente 1.500 mg. Si el consumo se aumenta más allá de
200 mg/día, las reservas corporales tienden a nivelarse a 2.500 mg, y las
cifras plasmáticas a 2 mg/dl (110 mM). El umbral renal para el ácido ascórbico
85
es de alrededor de 1,5 mg/dl de plasma (85 mM), y cuando la ingestión
diaria excede de 100 mg, se excretan cantidades cada vez mayores del ácido
ascórbico ingerido.
El ascorbato se oxida hasta CO2 en ratas y cobayas pero en seres huma-
nos puede detectarse mucha menos conversión. Una vía de metabolismo de
la vitamina en seres humanos comprende su conversión en oxalato, y la
excreción a la postre en la orina; el deshidroascorbato probablemente es un
intermediario. También se ha identificado ácido ascórbico-2-sulfato como un
metabolito de la vitamina C en la orina humana.
Los seres humanos y otros primates, así como los cobayas y algunos
murciélagos, son los únicos mamíferos conocidos que son incapaces de sin-
tetizar ácido ascórbico; en consecuencia requieren vitamina C en la dieta
para la prevención del escorbuto. Como es característico en animales que no
requieren vitamina C en la dieta, la rata sintetiza ácido ascórbico a partir de
glucosa por medio de la formación intermediaria de ácido D-glucuronico,
ácido L-gulónico, y L-gulonolactona. Los seres humanos, monos y cobayas
carecen de la enzima hepática necesaria para llevar a cabo esta última reac-
ción, es decir, la conversión de L-gulonolactona en ácido L-ascórbico.
Como hemos visto, una deficiencia de consumo de vitamina C puede
generar escorbuto. Se encuentran casos de este último entre ancianos que
viven solos, alcohólicos, drogodependientes, y otros con dietas inadecuadas,
incluso lactantes. En casos espontáneos de escorbuto, por lo general hay
aflojamiento de los dientes, gingivitis y anemia, que pueden deberse a una
función específica del ácido ascórbico en la síntesis de hemoglobina. El
cuadro del escorbuto espontáneo en la práctica clínica a menudo también se
complica por deficiencia de otros nutrientes.
El escorbuto puede sobrevenir en lactantes que reciben dietas a base de
fórmulas preparadas en el hogar, con cifras inadecuadas de ácido ascórbico.
El lactante es irritable y no tolera que lo toquen, debido a dolor. Este último
se origina por hemorragias bao el periostio de los huesos largos, y los
hematomas resultantes a menudo son visibles como inflamaciones en las
diáfisis de esos huesos.
La ingestión diaria de ácido ascórbico debe ser igual a la cantidad que
se excreta o destruye por oxidación. Los seres humanos adultos saludables
pierden 3 a 4% de sus reservas corporales al día. Para conservar una reserva
86
corporal de 1.500 mg de ácido ascórbico o más en un varón adulto, se
requeriría la absorción de unos 60 mg/día. Los valores de los requerimien-
tos de vitamina C de otros grupos de edad, se basan en un razonamiento
similar.
En circunstancias especiales, parece requerirse más ácido ascórbico para
alcanzar concentraciones plasmáticas normales. Las cifras plasmáticas más
bajas de vitamina C que se encuentran en fumadores dependen de incremen-
to de la velocidad de recambio metabólico de la vitamina. De este modo,
para asegurar un estado adecuado de dicha vitamina, la dosis adecuada para
fumadores se ha establecido en 100 mg/día. Las concentraciones plasmáticas
de ascorbato también disminuyen en usuarias de anticonceptivos orales. Los
requerimientos pueden aumentar en algunas enfermedades, en particular las
infecciosas, así como luego de intervención quirúrgica.
El ácido ascórbico se obtiene a partir de frutas cítricas, tomates, fresas,
verduras verdes, col (repollo) y patatas. Los jugos de naranja y limón son
fuentes con alto contenido de la vitamina y contienen alrededor de 0,5 mg/
ml (2,8 mM). El ácido ascórbico se destruye con facilidad por calor, oxida-
ción y álcalis. Además de su participación en la nutrición, el ácido ascórbico
suele utilizarse como un antioxidante para proteger el sabor y color naturales
de muchos alimentos (ej., fruta procesada, verduras y productos lácteos).
La vitamina C regularmente se administra por vía oral; de cualquier modo,
en situaciones que evitan la absorción adecuada a partir del tubo digestivo,
pueden proporcionarse soluciones por vía parenteral. Más aún, debe adminis-
trarse ácido ascórbico en sujetos que reciben alimentación parenteral. Debido
a la pérdida en la orina de gran parte del ácido ascórbico administrado, es
posible que se requieran dosis diarias de 200 mg para conservar cifras
plasmáticas normales de alrededor de 1 mg/dl (60 mM en esos individuos).
6.2.1. Vitamina C en el limón
La corteza de los cítricos es especialmente rica en esta vitamina; así los
porcentajes que tiene la naranja son: en el flavedo un 34%, en el albedo un
19%, la pulpa un 21% y el zumo un 26%, mientras que en el pomelo estos
valores representan el 31%, 33%, 19% y 17% respectivamente. En base al
peso total del fruto, el zumo contiene alrededor del 25% de la vitamina C
presente en la naranja y solamente el 17% en el pomelo.
87
El contenido total es muy variable según la especie. En naranjas general-
mente oscila entre 30 y 70 mg/100 ml de zumo; en pomelos entre 25 y 60
mg/100 ml; en limones entre 20 y 60 mg/100 ml; en limas entre 15 y 45 mg/
100 ml; y en mandarinas donde hay más heterogeneidad entre 15 y 60 mg/
100 ml. El contenido en vitamina C de las diversas variedades cultivadas en
España puede observarse en la Tabla 6.1. Se observa que “Eureka” tiene
unos contenidos más bajos que las otras variedades. No parece en nuestro
caso una influencia del patrón sobre el contenido en vitamina C.
El contenido en vitamina C del fruto también varía con diferentes facto-
res; así, suele ser muy alto en naranjas y pomelos inmaduros y a medida que
el fruto madura y aumenta de tamaño la concentración disminuye, aunque el
contenido total en el fruto aumenta. Los frutos más altos del árbol y situados
en el exterior de la copa son más ricos en vitamina C que los situados en las
zonas más bajas del árbol. Los frutos procedentes de la cara norte, son más
pobres en vitamina C que los frutos situados en la cara sur. Los situados en
el interior de la copa tienen la misma cantidad de vitamina C, con indepen-
dencia de su posición relativa en la planta. Dentro de un mismo fruto, hay
mayor contenido en la zona peduncular que en la zona estilar y más alrede-
dor del eje central que en las proximidades de la corteza.
Cuando se recolectan al mismo tiempo, las naranjas verdosas presentan
menos vitamina C que las coloreadas. Las condiciones climáticas, la fertili-
zación y el patrón -aunque no parece que sea siempre-, son factores que
determinan el contenido de vitamina C del fruto. Disminuye su contenido
cuando el nitrógeno ó el fósforo en el suelo aumentan, pero la adición de
potasio al suelo aumenta la cantidad de ácido ascórbico en el fruto. No
parece influir el riego.
TABLA 6.1.
CONTENIDO EN VITAMINA C (MG/100 ML) EN ZUMO DE
VARIEDADES DE LIMÓN CULTIVADAS EN ESPAÑA SOBRE
DISTINTOS PORTAINJERTOS. (ORTIZ ET AL., 1990)
Naranjo amargo C. macrophylla
“Verna” 39,8 40,4
“Fino” 39,0 42,3
“Eureka” 32.4 36,4
“Lisbon” 38,3 40,0
88
6.3. FLAVONOIDES: GRUPOS Y ESTRUCTURAS
Los flavonoides están englobados dentro de los fenoles vegetales, cons-
tituyendo un importante grupo dentro de los metabolitos secundarios de las
plantas, estimándose que aproximadamente el 2% de todo el carbono
fotosintetizado por las plantas se convierte en flavonoides o compuestos
relacionados. Estos muestran una estrecha interrelación química y estructural
que se manifiesta en la gran similitud existente entre los diversos procesos
de biosíntesis a través de los cuales se forman en las plantas.
Los flavonoides fueron descritos por primera vez por Albert Szent-Gyorgyi
en 1936, ganador del premio Nóbel, por el descubrimiento de la vitamina C.
El informó que determinadas sustancias presentes en los cítricos (flavonoides)
endurecían las paredes de los vasos capilares y disminuían la permeabilidad
capilar, capacidad que no tenia la vitamina C. Denominó a estos compuestos
vitamina P o factor de la permeabilidad. El descubrimiento de estas sustan-
cias surgió al analizar las diferencias entre los resultados obtenidos en la
aplicación de vitamina C impura y purificada sobre los síntomas de deficien-
cia de vitamina C. Observó que la recuperación tras la aplicación de vitami-
na C impura era mayor que cuando se aplicaba la purificada. Después de
muchas investigaciones, llego a la conclusión de que las sustancias que acom-
pañaban al ácido ascórbico eran las responsables de las diferencias observa-
das. Estudios posteriores revelaron que las sustancias que acompañaban a la
vitamina C impura eran flavonoides. Estos compuestos fenólicos potencian
o complementan la acción del ácido ascórbico sobre los síntomas de defi-
ciencia de vitamina C.
Los flavonoides atrajeron la atención de un gran número de investigado-
res, al principio por sus propiedades como colorantes naturales, posterior-
mente por su aplicación en los campos de alimentación y farmacología, y
actualmente se desarrolla con mayor interés el estudio de su biosíntesis,
síntesis química, estereoquímica, actividad biológica y fisiológica.
Existen actualmente más de 2000 estructuras conocidas, clasificadas en
11 clases principales según el nivel de oxidación del anillo pirona central
(Figura 6.3).
Los flavonoides presentes en el género Citrus han sido objeto de estudio
durante los últimos años, no sólo para su aislamiento, caracterización y
cuantificación, sino también por sus importantes propiedades en relación con
89
el sabor, su potencialidad farmacológica e incluso su papel como posibles
marcadores taxonómicos. Entre ellos cabe mencionar: flavanonas (incluyen-
do 3-hidroxiflavanonas-dihidroflavonoles), flavonas (incluyendo 3-
hidroxiflavonas-flavonoles), cumarinas y antocianinas.
Dependiendo de la presencia o no en su molécula de cadenas de azúcares
y de la posición en que éstas se sitúen, las flavanonas y flavonas pueden
dividirse en O-glicósidos, C-glicósidos y aglicones.
A) Flavonas y Flavonoles
El término flavona corresponde al núcleo 2-fenilbenzopirona (Figura 6.4).
Es una estructura base no existente en la naturaleza, pero sí sus
hidroxiderivados y sus éteres. De forma análoga el término flavonol se emplea
para designar a las 3-hidroxiflavonas. Esta simple diferencia tiene una im-
portante significación desde el punto de vista biosintético, fisiológico,
filogenético y farmacológico. Las mayores frecuencias de oxi-sustitución se
producen en las posiciones 3, 5, 7, 3’ y 4’. Encontramos 5-Deoxiflavonas
mayoritariamente en Fabáceas, Asteráceas y Rutáceas (Citrus). La C-
alquilación se produce mayoritariamente en las posiciones 6 y 8. De forma
continua se descubren nuevos flavonoles y flavonas glicosiladas. Normal-
mente el punto más común de glicosilación es el grupo hidroxilo en posición
7 para el caso de las flavonas, 7 y/o 3 para los flavonoles, aunque se han
descrito algunos casos en posiciones 4’, 3’ ó 5’. El tipo de sustitución es
diverso: arabinósidos, galactósidos, ramnósidos y glucósidos; entre los
FIGURA 6.3.
ESTRUCTURA DEL ANILLO PIRONA DONDE SE REPRESENTAN
LAS SUSTITUCIONES MÁS FRECUENTES ENCONTRADAS
EN LOS FLAVONOIDES
90
disacáridos la más común es la estructura tipo rutinósido (ramnosil (α 1-6)
glucosa), con neohesperidósidos (ramnosil (α 1-2) glucosa) y rungiósidos
(ramnosil (α 1-3) glucosa) en menor proporción.
FIGURA 6.4.
ESTRUCTURA BÁSICA DE LOS FLAVONOLES Y FLAVONAS
Las flavonas O-glicolisadas, sus derivados O-glicosilados e incluso los
correspondientes aglicones son más numerosos en las diversas especies del
género Citrus que las flavanonas, si bien, con una consideración de signifi-
cativa importancia, su presencia se produce en muy bajas concentraciones,
dificultando su extracción, purificación y caracterización. Las flavanonas
más comunes: apigenina, acacetina, luteolina, etc., se encuentran presentes
en forma de β-neohesperidósido o β-rutinósido en la posición 7 de la estruc-
tura flavónica.
En el caso de las 3-hidroxiflavonas (flavonoles), la posición “preferida”
de glucosilación es el hidroxilo del C-3. Así encontramos en el limón com-
puestos como los flavonoles: limocitrina, limocitrol e isolimocitrol, todos
ellos presentes como 3-β-D-glucósidos.
Las flavona-aglicones son los flavonoides más característicos de los pre-
sentes en las especies del género Citrus, aunque pueden encontrarse ocasio-
nalmente en otras especies de plantas. Son compuestos múltiplemente sus-
tituidos, particularmente en el anillo A, por grupos hidroxilo y sobre todo
metoxilo. Las C-glicosilflavonas, son usualmente compuestos minoritarios
que presentan enormes dificultades para su extracción y purificación. Los
ejemplos más característicos de ellos son: 6-O-β-D-glucosildiosmetina y 8-
O-β-D-glucosildiosmetina, ambas presentes en el limón.
La formación de flavonoles en plantas parece estar asociada con procesos
de lignificación en hojas y leño y con los procesos de absorción de luz UV
91
por las flores, habiendo sido descrita su presencia fundamentalmente en
angiospermas leñosas y en menor extensión en herbáceas. Taxonómicamente,
respecto a la presencia de flavonoides, la característica que hace diferir a las
diversas familias de angiospermas es la presencia o no, de dichos compues-
tos, de C-5-hidroxilación y/o 6-O-metilación. Las familias de angiospermas
que contienen flavonoles en mayor proporción son además de las Rutáceas,
Asteráceas, Fabáceas, Lamináceas, Mirtales, Scrofulariáceas y Solanáceas.
En estas familias los compuestos más ampliamente distribuidos son las
flavonas y flavonoles glicosilados.
B) Flavanonas y Dihidroflavonoles
Las flavanonas son los flavonoides más abundantes en la mayoría de las
especies cítricas, sin embargo, su presencia en otras especies sólo ha sido
descrita en zonas leñosas de determinadas plantas y en muy bajas concen-
traciones.
Los estudios sobre la presencia de estos compuestos en la naturaleza son
todavía escasos y únicamente han sido examinados algunos géneros como
Citrus, Pinus, Prunus, Acacia y Eucaliptus. En las leguminosas también se
ha descrito la presencia de estos compuestos.
La estructura de las flavanonas difiere químicamente de la flavona en la
saturación del enlace entre los carbonos 2 y 3, y en la desaparición, debido
a este hecho, de la conjugación entre dicho doble enlace y el grupo carbonilo,
conjugados a su vez con el grupo 2-fenilo (anillo B) y con el anillo A. Su
modelo básico es, por consiguiente, la 2-fenilbenzopiran-4-ona (Figura 6.5).
FIGURA 6.5.
ESTRUCTURA BÁSICA DE LAS FLAVANONAS Y DIHIDROFLAVONOLES
92
Los dihidroflavonoles se construyen sobre la base estructural 2-fenil-3-
hidroxibenzopiran-4-ona y de ahí su denominación de 3-hidroxiflavanonas.
Las posiciones más comunes de sustitución (hidroxilación y metilación) son
similares a las de flavonas y flavonoles, y del mismo modo las de C-
alquilación. Así mismo, la posición 7 es la mayoritaria en los casos de
glicosilación.
Flavanonas y dihidroflavonoles son compuestos muy interesantes desde el
punto de vista estructural, puesto que son obligados intermedios en las rutas
generales de biosíntesis de flavonoides.
Las principales flavanonas del género Citrus: Hesperetina, Naringenina,
Eriodictiol e Isosakuranetina, mayoritariamente se encuentran en forma
glicosilada en el hidroxilo situado en el C-7. Esta glicosilación puede ser de
dos tipos según la estructura (Figura 6.6):
A) β-neohesperidósido (2-O-a-L-ramnopiranosil-β-D-glucopiranosa).
B) β-rutinósido (6-O-a-L-ramnopiranosil-β-D-glucopiranosa).
Dentro de los rutinósidos, las flavanonas más abundantes en cítricos son:
hesperidina, narirutina, eriocitrina, eriodictiol. Las más abundantes, tipo
neohesperidósido, son: naringina, neohesperidina, neoeriocitrina, poncirina,
neoeriodictiol.
Estos dos tipos de flavanonas, que se describen a continuación (Figura
6.6), se diferencian además, generalmente por su sabor, mientras que los
neohesperidósidos son amargos, los rutósidos carecen prácticamente del
mismo.
Así mismo, se han descrito otras flavanonas glicosiladas, tales como los
derivados trisacáridos naringina 4’-β-D-glucósido y naringenina 7-β-rutinósido
4’-β-D-glucósido, aisladas ambas en pequeña proporción en tejidos de po-
melo. Otro flavonoide presente en pomelo, 3-hidroxinaringenina
(dihidrokaempferol) se encuentra así mismo en forma de glicósido, siendo
por otra parte, la única 3-hidroxiflavona conocida en especies del género
Citrus.
Durante la década de los años setenta, se han llevado a cabo estudios
sobre la presencia de flavanonas glicosiladas en un gran un número de híbridos
del género Citrus con objeto de determinar si el producto de un proceso de
93
hibridación es un verdadero híbrido genético o el producto de un embrión
nucelar que, por otro lado, es de aparición habitual en algunas especies de
cítricos. Ya que los embriones nucelares producen una descendencia exclu-
sivamente del tejido “materno”, el patrón de flavonoides de una planta adulta
y el de sus descendientes debe ser idéntico. Un esquema o modelo de
flavonoides diferente indicaría la existencia de una contribución procedente
de otra fuente, en concreto del polen “paterno”.
FIGURA 6.6.
ESTRUCTURAS DE LAS DOS FORMAS MÁS COMUNES DE
GLICOSILACIÓN EN POSICIÓN 7 DE LOS FLAVONOIDES
PRESENTES EN EL GÉNERO CITRUS: TIPO β-NEOHESPERIDÓSIDO,
ESTRUCTURA CORRESPONDIENTE A NARINGINA; TIPO
β-RUTINÓSIDO, ESTRUCTURA CORRESPONDIENTE A HESPERIDINA.
94
C) Cumarinas
Con el nombre de cumarinas se conoce a un grupo muy amplio de prin-
cipios activos fenólicos que se encuentran en plantas medicinales, las cuales
son derivadas del benzopirano. Son lactonas que se pueden considerar deri-
vadas de un ácido O-hidroxicinámico (ácido O-cumárico) por cierre de un
anillo entre el grupo hidroxilo orto y el grupo carboxílico de la cadena
lateral. En el anillo aromático suelen presentar grupos hidroxilo, metoxilo e
isopentenilo. Se conocen más de 500 estructuras de cumarinas naturales,
distribuidas en las plantas superiores. Son compuestos característicos de las
familias Umbelliferae y Rutaceae, en las que realizan una función protectora
actuando como fitoalexinas, en sustitución de isoflavonoides. Las cumarinas
y furanocumarinas desempeñan en las plantas funciones ecológicas, actuan-
do en relaciones alelopáticas y como disuasorios nutritivos.
El género Citrus produce cumarinas en forma libre o glicosiladas. Algu-
nas especies de Citrus al ser infectadas por hongos fitopatógenos acumulan
ciertas cumarinas como xantiletina, seselina y escoparona (Figura 6.7), va-
riando la naturaleza de la cumarina sintetizada en este proceso con respecto
a la especie y el patógeno en cuestión.
FIGURA 6.7.
FORMULA DE LA ESCOPARONA, UNA CUMARINA (FITOALEXINA)
QUE SE ACUMULA EN LOS CÍTRICOS CUANDO SON INFECTADOS
POR HONGOS
Por ejemplo C. limon, acumula escoparona tras la inoculación con
Penicillium digitatum, pero no tras la infección con Geotrichum candidum.
La infección de tangelo Nova, C. aurantium y C. paradisi con Phytophthora
parasitica aumenta los niveles de escoparona envuelta en los mecanismos de
defensa de esos Citrus contra el hongo, tal y como ha sido descrita para otras
especies de Citrus infectadas con Phytophthora citrophthora, ó Penicillium
digitatum.
95
D) Antocianinas
Las antocianinas (Figura 6.8), que constituyen en otros conjuntos de plan-
tas un importante grupo de pigmentos en flores y frutos, son muy escasas en
este género, ya que sólo se ha descrito su presencia en algunas especies de
naranjas sanguinas.
Las antocianinas son pigmentos solubles en agua, responsables en su
mayor parte de la atractiva coloración que muestran un gran número de
flores, hojas, frutos, zumos de frutas y vinos. Pertenecen a un amplio grupo
de compuestos glicosilados presentes en las células de dichos órganos ve-
FIGURA 6.8.
ESTRUCTURA DE LAS ANTOCIANIDINAS PELARGONIDINA,
CIANIDINA Y DELFINIDINA
96
getales. Sus estructuras libres de la porción formada por una o más molécu-
las de azúcares se denominan antocianidinas. La constitución estructural
común de todas las antocianidinas es el catión 2-fenilbenzopirilium o catión
flavilium. Los modelos de hidroxilación de las antocianinas corresponden a
tres esquemas básicos: pelargonidinas, cianidinas y delfidinas; las tres tienen
en común la hidroxilación en las posiciones 3, 5, 7, y 4’.
Sus derivados metilados han sido ampliamente descritos en la naturaleza,
generalmente en sus formas glicosiladas (antocianinas) conteniendo uno o
más azúcares enlazados y, ocasionalmente, diversos radicales orgánicos de
tipo ácido. Los radicales azucarados más comunes son: 3,5-dihexósidos, 3-
ramnoglucósidos, 3-xiloglucósidos, 3-monohexósidos y grupos glicósido-
acilados.
Las antocianinas muestran a veces modificaciones en su capacidad de
pigmentación o en sus propiedades en general, debido a la presencia simul-
tánea de otros compuestos de naturaleza similar, las proantocianidinas. Estos
compuestos pueden convertirse en antocianinas mediante tratamiento ácido
en caliente. Tras un período de controversia se les ha denominado finalmente
leucoantocianidinas, a las proantocianidinas monoméricas cuya estructura
base es el flavan-3,4-diol, y proantocianidinas condensadas a los diversos
flavan-3-ol dímeros, trímeros y oligómeros.
6.3.1. Conceptos generales sobre su biosíntesis
El interés por el estudio de la biosíntesis de flavonoides surge con la
especulación química del modo en que se forma el esqueleto carbonado de
estos compuestos. Tras el descubrimiento del primer enzima que cataliza esta
ruta denominada “ruta del fenilpropanoico”, fenilalanina amonioliasa (PAL),
quizás la enzima más estudiada en el metabolismo secundario en plantas; ya
que está situada en un punto entre el metabolismo primario y el secundario
y es un importante paso regulador en la formación de algunos compuestos
fenólicos. El estudio enzimático sobre la síntesis de los flavonoides ha sido
siempre complicado, por la dificultad en el proceso de aislamiento de dichos
enzimas en las plantas superiores, debido a la relativa baja concentración, así
como por la variación de la actividad de los enzimas del metabolismo secun-
dario durante la mayoría de estados del crecimiento y desarrollo de las
plantas.
97
En los últimos años, debido a una mayor capacidad para la obtención de
preparaciones estables del enzima clave en la biosíntesis de flavonoides, la
chalcona sintetasa, así como por el uso de un buen número de flores de
diversas especies vegetales, como fuentes de los enzimas implicados en estas
rutas de biosíntesis, y mediante el uso de sustratos marcados con 14C (par-
ticularmente naringina y dihidrokamferol), se ha progresado considerable-
mente en la definición de las rutas de biosíntesis de flavonoides.
Por otro lado, el uso de cultivos celulares ha complementado, o a veces
sustituido, a los estudios in vivo y en este sentido ha sido muy ventajosa la
información genética que se ha obtenido sobre la síntesis de flavonoides.
Además, en esta última década se ha conseguido un aumento en la capa-
cidad de detección de las actividades enzimáticas en extractos celulares, y al
mismo tiempo, el desarrollo de la cromatografía líquida de alta resolución
(HPLC), ha permitido una mejor separación, identificación y cuantificación
tanto de sustratos como de productos en el estudio de estas reacciones.
Mediante el uso de productos marcados, se ha podido avanzar en el
estudio sobre el origen de los flavonoides a partir del metabolismo primario.
Básicamente el anillo A de un flavonoide estaría formado por la condensa-
ción de tres moléculas de acetato, mientras que el anillo B, así como los
átomos de carbono 2, 3 y 4, procederían del precursor fenilpropano, derivado
del ácido siquímico.
Se ha confirmado que los ésteres CoA del ácido malónico y de los diver-
sos ácidos cinámicos son los dos sustratos reales de la reacción de conden-
sación que conduce a la formación del esqueleto carbonado de un flavonoide.
En la Figura 6.9 se describe de una forma general las posibles rutas de
biosíntesis de las diversas clases de flavonoides a partir de la ruta del ácido
siquímico.
Dicha ruta se da en plantas, hongos y bacterias pero no se ha descrito en
animales. Los animales no sintetizan los tres aminoácidos aromáticos
(fenilalanina, tirosina y triptófano) los cuales son, por lo tanto, nutrientes
esenciales en rutas animales.
Así mismo, en la Figura 6.10 se describe de forma simplificada la ruta
biosintética de los flavonoides mayoritarios en Citrus limon, como son la
flavona diosmina (Figura 6.9) y las flavanonas hesperidina y eriocitrina (Fi-
gura 6.12).
98
Este complejo entramado de actividades enzimáticas y mecanismos de
biosíntesis está regulado por un variado conjunto de factores. La presencia
de algunos flavonoides en determinadas plantas hace que sean considerados
como auténticos constituyentes de las mismas; su aparición estaría controla-
da por factores endógenos durante el desarrollo normal de la planta, que
modularían la aparición de las diversas actividades enzimáticas ya descritas.
Pero, en múltiples ocasiones la síntesis de flavonoides es inducida por fac-
tores externos, como la fotoinducción, sobre todo la luz UV, o los efectos de
diversos tipos de estrés, como la inducción a través de infecciones fúngicas
y microbianas.
FIGURA 6.9.
RUTA SIMPLIFICADA DE LA BIOSÍNTESIS DE FLAVONOIDES Y
OTROS COMPUESTOS FENÓLICOS EN PLANTAS, DENOMINADA
RUTA DEL ÁCIDO SIQUÍMICO
99
FIGURA 6.10.
ESQUEMA SIMPLIFICADO DE LA RUTA BIOSINTÉTICA DE LOS
FLAVONOIDES MAYORITARIOS EN CITRUS LIMON: DIOSMINA,
HESPERIDINA Y ERIOCITRINA. SIENDO 3’OH: 3-HIDROXILASA, GT:
GLUCOSILTRANSFERASA, 4’OMT: 4’O-METILTRANSFERASA, RGT:
RAMNOSILGLUCOSILTRANSFERASA, FS: FLAVONA SINTETASA
100
Durante mucho tiempo los flavonoides, junto con otros metabolitos se-
cundarios de las plantas han sido considerados como productos “finales”,
metabólicamente inactivos y almacenados como materiales superfluos en
diversos tejidos de la planta. Este concepto, basado en la asunción de que
estos constituyentes de las plantas no representan energía potencial
bioquímicamente aprovechable, no considera el aspecto dinámico de este
metabolismo y muestra una evidente escasez de datos experimentales. Ac-
tualmente es conocido que todas las células producen una continua síntesis
de polifenoles, lo cual nos lleva a considerar el estudio de lo que se deno-
mina fenómeno de “creación-continua” y “turnover” de flavonoides, cuya
concentración estaría sujeta a la variación de sus velocidades de síntesis y
degradación.
La concentración de metabolitos de naturaleza flavonoide en estado esta-
cionario, es muy baja, por lo que deben ser los procesos de interconversión
y de polimerización los que determinan mayoritariamente el fenómeno de
“creación-continua” de los flavonoides. En algunas especies vegetales como
en los cítricos, se observa un incremento de flavonoides hasta un determina-
do nivel a partir del cual se mantiene constante durante el largo período de
crecimiento, debido a que las velocidades de síntesis y turnover son simila-
res, o debido a que la actividad enzimática que genera el flavonoide desapa-
rece, según la especie. Diversos factores externos (ambientales) e internos
(hormonales), influyen sobre el nivel de flavonoides en los tejidos de las
plantas, modificando la maquinaria biosintética, o actuando sobre las velo-
cidades de turnover o degradación. En general, existe una escasa extensión
de los procesos catabólicos de flavonoides en Citrus.
6.3.2. Funciones fisiológicas en las plantas y aplicaciones
Dentro del metabolismo secundario de las plantas, los compuestos
biológicamente más activos suelen ser los nitrogenados, debido a su carácter
básico con una fuerte afinidad por grupos ácidos. En contraste, los anillos
fenólicos pueden reaccionar únicamente con grupos receptores específicos,
generalmente mediante puentes de hidrógeno. Sin embargo, la presencia de
diversos sustituyentes en dichos anillos fenólicos mejora sustancialmente sus
características de solubilidad, permitiendo incluso fáciles desplazamientos a
través de las membranas biológicas. En un amplio rango de fenómenos bio-
lógicos, los flavonoides juegan un papel importante en la regulación de la
bioquímica de la planta, sobre todo debido a la alteración de las propiedades
de las membranas celulares.
101
La potencial reactividad biológica de los flavonoides, está basada en su
comportamiento químico por su solubilidad, coeficiente de extinción, reso-
nancia, constantes de ionización y reactividad con metales pesados. De esta
manera distintos flavonoides difieren en estructura y grado de sustitución así
como en su nivel de reactividad con un receptor biológico de membrana, con
un enzima en particular o con otros compuestos de bajo peso molecular. Es
imposible definir una única función biológica para todos los flavonoides, si
relacionamos todas las variables biológicas de los mismos.
Se ha determinado el papel de los flavonoides en el crecimiento y desa-
rrollo de la planta, mediante la aplicación exógena de éstos, observándose
efectos estimuladores o inhibidores de crecimiento, lo que en definitiva podría
interpretarse como una implicación de los mismos en tales mecanismos
regulatorios. De todas las acciones en las que se encuentran implicados los
flavonoides, se conoce la participación de los flavonoides en la respiración,
bloqueando e inhibiendo la sintesis de ATP. Por otro lado, pueden ser oxi-
dados por ciertos enzimas, y las sustancias quinónicas formadas pueden
influir en el nivel de ácido ascórbico ya que son antioxidantes para este
ácido. Es también importante su propiedad como quelantes y de interacción
con grupos SH afectando a membranas y enzimas, y de esta forma podrían
influir indirectamente sobre la permeabilidad y el transporte en la célula. La
presencia de flavonoides en determinados homogenados de material vegetal
puede interferir e incluso inhibir, ciertas actividades enzimáticas, como
fenolasas, deshidrogenasas, descarboxilasas, e incluso ribonucleasas.
De la gran diversidad de flavonoides, flavonoides glicosilados, y de las
posibles estructuras derivadas, se ha establecido que los modelos de
glicosilación, hidroxilación metilación y tipo de enlace C2-C3 afectan a la
actividad fisiológica de los mismos.
En general los flavonoides constituyen un gran grupo de pigmentos, con
una elevada absorbancia, entre 250-290 nm. Flavonas y flavonoles absorben
significativamente además en el rango entre 330-350 nm, y las antocianinas
absorben entre 520-560 nm.
La reactividad química y las propiedades de solubilidad de los flavonoides
glicosilados, así como su predisposición para formar complejos con ciertas
proteínas, aseguran que algunos de ellos pueden causar cambios metabólicos,
incluso a través de rutas inespecíficas, cuando son aplicados a plantas. Ade-
más, pueden interaccionar como cofactores de determinados enzimas en
reacciones que requieren fenoles hidroxilados como aceptores de electrones.
102
Los cambios producidos durante el desarrollo de la planta son atribuidos
a las hormonas reguladoras del mismo, aunque en algunos últimos estudios
de aplicación de flavonoides se ha observado que no es siempre posible
separar los efectos debido al flavonoide y a la acción hormonal. Este hecho
podría estar debido a la existencia de ciertas interacciones entre los flavonoides,
el ácido indolacético (AIA) y los enzimas que catalizan su oxidación.
Por otro lado un papel ecológico de los flavonoides como pigmentos,
sería el de favorecer la fecundación de ciertas flores al atraer a pájaros e
insectos. La especificidad de su olor determina incluso la naturaleza del
agente polinizador.
Finalmente, muchos compuestos fenólicos y entre ellos algunos flavonoides
considerados habituales en tejidos vegetales no infectados, se acumulan en
cantidades importantes en zonas de la planta donde se produce una infec-
ción. En este sentido se ha determinado una relación entre el contenido en
flavonoides de ciertas plantas y su resistencia, considerando el papel de éstos
como agentes antifúngicos, y verdaderas fitoalexinas.
El posible papel de los fenoles en la fisiología de las plantas es aún
motivo de estudio. La regulación por estos compuestos de varios estados
fisiológicos, se basa en varias hipótesis, como son los efectos causados tras
el suministro exógeno de compuestos fenólicos (estudios in vitro), y la ob-
servación de variaciones en el metabolismo que precede o acompaña a los
sucesos fisiológicos que tienen lugar en la planta, así como la revelación de
las modificaciones en los niveles de ciertos fenoles durante la aplicación de
varios estímulos sobre las respuestas en crecimiento y desarrollo.
Aunque la mayoría de las presunciones están a favor de la participación
potencial de los compuestos fenólicos en los procesos de desarrollo, no
existe una observación correlacionada in vivo con la obtención de inhibicio-
nes o estimulaciones realizadas in vitro como prueba absoluta de la partici-
pación de esos compuestos en el funcionamiento normal de las células.
6.3.2.1. Papel antioxidante de los flavonoides
La oxidación lipídica es una de las causas principales del deterioro de la
calidad de los alimentos, después de las alteraciones producidas por los
microorganismos. Dicha oxidación inicia cambios que afectan a su calidad
nutricional, al color, sabor y textura.
103
Las industrias alimentarias intentan evitar la oxidación de los alimentos
mediante diferentes técnicas, como es el envasado a vacío y/o uso de reci-
pientes opacos. Los antioxidantes son los principales ingredientes para pro-
teger la calidad de los alimentos evitando el deterioro oxidativo de los lípidos,
lo que implica el desarrollo de sabores y olores desagradables.
La mayoría de los productos grasos tienen sus propios antioxidantes
naturales, aunque muchas veces estos se pierden durante el procesado (refi-
nado de los aceites, por ejemplo), pérdida que debe ser compensada. Las
grasas vegetales son en general más ricas en sustancias antioxidantes que las
animales.
Por otra parte, la tendencia a aumentar la insaturación de las grasas de la
dieta, como una forma de prevención de las enfermedades coronarias hace
necesario el uso de antioxidantes, debido a que las grasas insaturadas son
mucho más sensibles a los fenómenos de oxidación.
La aplicación de antioxidantes requiere un conocimiento básico de la
química de los aceites y grasas, del mecanismo de oxidación y de la función
de los antioxidantes para evitar este tipo de transformación. Un hecho a
destacar es que los antioxidantes son más efectivos en productos de buena
calidad, que en productos muy alterados, por tanto su adición se debe de
realizar durante las primeras etapas de elaboración de los productos.
Los componentes principales de las grasas son mezclas de triglicéridos y
ácidos grasos saturados o insaturados de larga cadena. Los ácidos grasos
vegetales son insaturados, como oleico o linoléico, mientras que las grasas
animales son saturadas, como por ejemplo el palmítico y esteárico.
Debido a que la velocidad de autoxidación depende del número de dobles
enlaces en la molécula, se podría pensar que las grasas animales son más
estables. Sin embargo, las vegetales contienen cantidades significativas de
tocoferoles, los cuales son antioxidantes naturales, por lo que las grasas
animales al carecer de tocoferoles u otro antioxidante endógeno, se oxidan
más rápidamente que lo que podría esperarse de su composición química.
A la hora de hablar de los mecanismos de oxidación lipídica, hay que
distinguir entre oxidación química o enzimática (lipoxigenasa). Esta última
no se ve afectada por antioxidantes, y únicamente se puede evitar mediante
tratamiento térmico.
104
La autoxidación de los lípidos poliinsaturados implica reacciones en ca-
dena de radicales libres, los cuales se generan inicialmente por exposición de
lípidos a la luz, calor, radiaciones ionizantes, iones metálicos o por acción
de metaloproteínas tales como la lipooxigenasa. La clásica ruta de autoxidación
incluye la iniciación (producción de radicales libres de lípidos), propagación
y terminación (síntesis de productos no radicales).
La iniciación tiene lugar por oxidación del carbono adyacente a un doble
enlace.
Iniciación RH R + H
Propagación R + O2 ROO
ROO + RH R + ROOH
Terminación R + R
R + ROO Productos no radicales
ROO + ROO
El intermedio que resulta de esas reacciones de radicales libres son los
hidroperóxidos. Estos intermedios son inestables y su descomposición está
acelerada por la presencia de trazas de Fe y Cu. Dichos intermedios se
estabilizan formando aldehidos, cetonas, alcoholes, o hidrocarburos de cade-
na corta, dando un sabor y olor a rancio.
Este conjunto de reacciones está acelerado por la presencia de agua, ya
que ésta actúa como solvente de trazas metálicas que actúan a su vez como
prooxidantes.
Los antioxidantes pueden interferir con el proceso de oxidación al reac-
cionar con los radicales libres, con la catálisis metálica, y también por actuar
como captadores de oxígeno.
Un antioxidante es definido como el compuesto capaz de evitar o retrasar
los procesos de autoxidación, o los antioxidantes son sustancias usadas para
conservar los alimentos retardando el deterioro, enranciamiento o la decolo-
ración debido a la oxidación. Las sustancias sinérgicas son aquellas que
exaltan la actividad antioxidante, sin que ellas per se tengan dicha propiedad.
De acuerdo a su modo de acción, los antioxidantes se pueden clasificar
como reductores de radicales libres, quelatantes de iones metálicos, o
105
captadores de oxígeno. Así, los antioxidantes primarios reaccionan con radi-
cales excitados de lípidos para convertirlos en especies termodinámicamente
estables. Los antioxidantes secundarios, también conocidos como antioxidantes
preventivos, funcionan como retardando la iniciación de la cadena por des-
composición de los hidroperóxidos. Los antioxidantes fenólicos son inclui-
dos en la categoría de terminadores de radicales libres.
6.3.2.1.1. Mecanismos de acción de los antioxidantes fenólicos
El primer estudio cinético detallado de actividad antioxidante fue realiza-
do en 1947, postulándose las siguientes reacciones para los antioxidantes
finalizadores de radicales libres.
ROO + AH A + ROOH
RO + AH A + ROH
ROO + A ROOA
RO + A ROA
RO + RH ROOH + R
El antioxidante fenólico (AH) interfiere con la oxidación del lípido
mediante donación de un átomo de hidrogeno a los radicales del lípido. Las
reacciones últimas compiten con las reacciones de propagación en cadena.
Dichas reacciones son exotérmicas, donde la energía de activación se
incrementa con la energía de disociación de los enlaces A-H y R-H. Así, la
eficacia de los antioxidante A-H se incrementa cuando desciende la fuerza
de enlace A-H. El radical fenoxi resultante no debería iniciar la formación
de un nuevo radical o se debería estabilizar rápidamente. En este sentido, los
antioxidantes fenólicos son excelentes donadores de electrones o de hidróge-
no, y además sus radicales intermedios son relativamente estables debido a
la deslocalización por resonancia, y de disponer de múltiples sitios para el
ataque por oxígeno molecular.
El radical fenoxi formado por reacción de un fenol con un radical lipídico
se estabiliza por deslocalización de los electrones desapareados (Figura 6.11),
alrededor del anillo aromático. Sin embargo, el fenol por si mismo es inac-
tivo como antioxidante. La sustitución de los átomos de hidrógeno en las
posiciones orto y para con grupos alquilo, incrementa la densidad electrónica
del principal OH mediante un efecto inductivo, aumentando la reactividad
106
frente a los radicales lipídicos. La sustitución en la posición para con un
grupo etilo o n-butilo, más que un grupo metilo, incrementan la actividad
antioxidante, sin embargo la presencia de cadenas o grupos alquilo en la
cadena decrece la actividad antioxidante.
La estabilidad del radical fenoxi se incrementa con grupos voluminosos
en la posición orto ya que esos sustituyentes incrementa la estabilidad del
radical y reducen la velocidad de las reacciones de propagación en cadena.
La introducción de un segundo grupo hidroxilo en el fenol incrementa la
actividad antioxidante. La actividad antioxidante de derivados de dihidroxi-
bencenos es particularmente debida al hecho de que el radical semiquinoide,
producido inicialmente, se puede oxidar rápidamente a quinona mediante la
reacción con otro radical lipídico. La actividad de 2-metoxifenol es mucho
mas baja que la de catecol, el cual posee dos grupos hidroxilos libres. Este
hecho es debido a que los 2-metoxifenoles son incapaces de estabilizar el
radical fenoxi mediante puentes de hidrógeno.
Sin olvidar una de las múltiples aplicaciones de los flavonoides en la
industria Agroalimentaria como aditivos, protegiendo a los aceites y grasas
de la peroxidación, así como por su capacidad para proveer un sabor dulce
o amargo (flavanonas), las principales propiedades de los flavonoides están
relacionadas con la salud y se basan en su actividad antioxidante. Dentro de
estas propiedades incluimos actividades antivirales, anticarcinogénicas,
cardioprotectivas y antiinflamatorias, así como sus destacados efectos mejo-
rando la fragilidad capilar e inhibir la agregación plaquetaria. Por su poder
antioxidativo son utilizados como drogas terapéuticas para desastres geriátricos
como la lipoxidación oxidativa, arteriosclerosis, etc.
FIGURA 6.11.
MECANISMO DE ESTABILIZACIÓN DEL RADICAL FENÓLICO
107
Además, algunos estudios han demostrado que algunos polifenoles espe-
cíficos, como los flavonoides caracterizados por una estructura benzo-γ-pirona
(siendo la quercetina la más estudiada) actúan como antioxidantes en los
sistemas biológicos, captando radicales superóxido, radicales hidroxilo, re-
duciendo los radicales lipoperoxyl, inhibiendo la peroxidación lipídica ó
bien actuando como quelantes de iones Cobre (Cu+2) e hierro (Fe) a través
de su estructura orto di-hidroxi fenilo. Dependiendo de su estructura, los
polifenoles actúan bien como antioxidantes donantes de hidrógeno, bien como
quelantes de iones metálicos previniendo la formación catalizada de metales
en la iniciación de especies radicales. Actualmente existen contradicciones al
considerar las relaciones existentes entre la capacidad quelante y las propie-
dades como captadores de radicales de los flavonoides, y la relativa contri-
bución de su estructura química a la actividad antioxidante.
Dentro de los fenoles, los potenciales de reducción de los flavonoides son
más bajos que los radicales peroxyl alquil y el radical superóxido, lo cual
significa que los flavonoides pueden inactivar esas especies oxyl y prevenir
las consecuencias indeseables de sus reacciones.
Los diferentes puntos en los cuales los flavonoides pueden ejercer su
acción antioxidante son:
1. Actividad antiradical hidroxil (OH).
2. Actividad antilipoperoxidante (alquil, R; peroxi ROO; alcoxi RO).
3. Actividad antioxígeno (O2, 1O2).
4. Actividad antiradical superóxido, (O2).
5. Actividad quelante de metales.
La capacidad antioxidante de una sustancia en general, depende de dos
principios: una alta reactividad contra diferentes radicales, es decir, cuando
están presentes en bajas concentraciones relativas al sustrato que va a ser
oxidado, pueden impedir, retrasar o prevenir la autoxidación de radicales
libres mediados en la oxidación del sustrato, y el segundo, el “radical
antioxidante” intermedio formado debe ser estable.
La formación de los radicales libres está asociada con el metabolismo
natural de las células aeróbicas, de forma que el consumo de oxígeno da
108
lugar a una serie de radicales de oxígeno (superóxido, hidroxil y lipoperóxidos)
los cuales pueden ser bloqueados, y/o extinguidos por compuestos como los
polifenoles, y particularmente los flavonoides por sus características estruc-
turales. Conjuntamente a una habilidad en la captura de electrones, esas
características aportan estabilidad al radical formado mediante una disloca-
ción tautomérica, la cual previene la propagación en cadena de esos radicales
de oxígeno. De esta manera, los flavonoides tienen un marcado efecto en la
formación de OH in vivo lo cual es importante en la respuesta de las plantas
a la infección viral.
Hay tres criterios químicos para la captura efectiva de radicales por
polifenoles, estas son:
1. La presencia de estructuras O-dihidroxi (catecol) en el anillo B el cual le
confiere alta estabilidad a la forma radical, posiblemente a través de un
puente de hidrógeno, y participa en la deslocalización del electrón.
2. Un doble enlace en 2-3 en conjugación con la función 4-oxo en el anillo
C, la cual es responsable de la deslocalización del anillo B.
3. La presencia de los grupos 3 y 5-OH con función 4-oxo en el anillo A y
C para un máximo potencial captador de radicales y una fuerte absorción
de radicales. La presencia o ausencia de grupo 5-hidroxil puede tener una
influencia decisiva en la conformación del flavonoide ya que introduce un
componente estereoisomérico en la capacidad de dislocación del electrón
y por tanto en la estabilidad de los radicales aroxil del flavonoide.
Obviamente, la capacidad antioxidante de los flavonoides será el resulta-
do de la combinación de esas características estructurales, la cual no será
igual o mostrará el mismo grado de efectividad hacia cada uno de los radi-
cales descritos, sino que dependerá de los diferentes mecanismos de acción
que tendrán lugar en cada caso en particular. Esos mecanismos estarán
influenciados por factores estructurales como la presencia o ausencia de
moléculas glicósidos en los esqueletos flavonoide (glicósidos o aglicones), el
lugar de glicosilación, número y posición de los grupos hidroxilo libres,
hidroxilos esterificados, etc. Así los flavonoles (quercetina) son más efecti-
vos que los flavanoles (catequina) por cumplir todos los requerimientos
descritos, mientras que, naringenina, apigenina y kaempferol son antioxidantes
menos eficaces.
109
6.3.2.2. Papel protector de los fenoles sobre el ácido indol-3-acético (AIA)
Los compuestos fenólicos pueden actuar en el crecimiento de los frutos
a través de interacciones con las fitohormonas. La mayoría de los trabajos
realizados durante las últimas dos décadas se han concentrado principalmen-
te en las relaciones entre polifenoles y el metabolismo auxínico. Principal-
mente conciernen a la degradación de auxinas, el transporte polar, y el ba-
lance entre formas libres y conjugadas.
Numerosos trabajos in vitro, demuestran un efecto antagonista o estimu-
lante de los compuestos fenólicos en la degradación de la auxina por AIA-
oxidasa. De hecho existen contradicciones causadas en particular por las
diferentes concentraciones usadas y así los resultados obtenidos muestran
que los o-difenoles (como rutina, quercetina y ácido caféico) son inhibidores
de la actividad AIA-oxidasa, mientras que, en contraste los monofenoles
(derivados de p-cumárico, p-hidroxibenzoico, ácidos vanílico, etc.) son
activadores. Por otra parte, ciertos compuestos o-difenoles, como el ácido
clorogénico, son mejores sustratos para AIA-oxidasa que la auxina, y pueden
de esta manera ser muy efectivos en la protección de la auxina. Todos estos
resultados se han obtenido in vitro y las correlaciones con las condiciones in
vivo son siempre muy delicadas. De cualquier forma, las hipótesis demues-
tran que el crecimiento de los frutos está ligado con sus relativos contenidos
de mono- y o-difenoles.
Los datos experimentales sobre la variación de mono y difenoles durante
el crecimiento de los frutos son escasos. En este sentido, se ha descrito que
el alto contenido en AIA en frutos jóvenes de tomate, desciende 20 días tras
la antesis, al mismo tiempo que la relación de mono/difenoles (M/D) aumen-
ta rápidamente al principio, y después más despacio. El rápido aumento en
esta relación, precede a una caída en el nivel de AIA y un aumento en la
actividad peroxidasa, y particularmente AIA-oxidasa, la cual aparece en to-
mate al final del crecimiento y durante la maduración.
Paralelamente, hacia el final del primer periodo de crecimiento de los
frutos cítricos, cuando las divisiones celulares cesan casi completamente, y
comienza el crecimiento interno del fruto, muchos componentes como los
ácidos ascórbico y dehidroascórbico, la flavanona hesperidina, y muchos
sistemas enzimáticos como peroxidasa, catalasa, indol-3-acético oxidasa (AIA-
oxidasa) y el ácido ascórbico oxidasa llegan a los máximos valores y acti-
vidades, en frutos de naranja y tangelo Nova. Las flavanonas en Citrus están
110
presentes en altas concentraciones en frutos en crecimiento, pero su relación
fisiológica con el desarrollo del fruto no ha sido apenas investigada.
6.3.2.3. Aplicaciones farmacológicas
Como ya se ha comentado anteriormente, la hesperidina es la flavanona
mayoritaria en limón, representando entorno a un 68% respecto del conteni-
do total flavónico, mientras que la flavona diosmina y la flavanona eriocitrina
representan respectivamente el 3% y 1%. Otros compuestos fenólicos pre-
sentes en limón representan el 28% respecto al contenido total flavónico.
La flavanona hesperidina, influye sobre la permeabilidad vascular, au-
mentando la resistencia capilar, con un efecto analgésico y antiinflamatorio,
es también un efectivo antioxidante ya que captura los radicales libres de
oxígeno, los cuales están implicados en la carcinogénesis.
FIGURA 6.12.
ESTRUCTURA QUÍMICA DE LA FLAVONA DIOSMINA Y DE LA
FLAVANONA ERIOCITRINA
OH
OH
O
O
OH
O
OO OCH
2
O
CH
3
OH
OH
OH
OHOH
OH
H
H
H
H
H
H
H
Eriocitrina
111
La flavona diosmina (Figura 6.12) es otro flavonoide importante en li-
món. Este compuesto tiene importantes aplicaciones farmacológicas, siendo
el componente activo de ciertas medicinas empleadas en el tratamiento de
varias enfermedades del sistema circulatorio, mejora el tono muscular, la
resistencia vascular y las afecciones inflamatorias, por lo que se emplea en
el tratamiento de enfermedades como la insuficiencia venosa crónica y la
artritis reumática. Esta flavona posee propiedades antiinflamatorias,
antihemorrodiales, antioxidantes, antiperoxidación lipídica, y de protección
frente a radicales libres.
La flavanona eriocitrina (Figura 6.12) es muy abundante en limón y en
lima, encontrándose en muy pocos otros frutos cítricos. Obtenida a partir de
la piel de estos cítricos, es utilizada en numerosos complejos multivitamínicos,
los cuales resaltan la capacidad de los "bioflavonoides" para mantener la
integridad capilar y la circulación periférica por sus propiedades antioxidantes.
Dada la gran estabilidad de este compuesto antioxidante durante el procesa-
do y almacenamiento de los zumos, es utilizada en la preparación de produc-
tos alimenticios. Eriocitrina posee la actividad más antioxidante de todos los
flavonoides glicósidos presentes en frutos de limón.
6.4. FLAVONOIDES MAYORITARIOS EN CITRUS LIMON
6.4.1. Niveles en hojas, tallos y flores
Hesperidina es la flavanona mayoritaria en los cultivares de limón estu-
diados (“Fino-49”, “Eureka”, “Lisbon” y “Verna”) así como en los diferentes
órganos (Tabla 6.2). En flores, se observa para esta flavanona niveles seme-
jantes para los cuatro cultivares, estando en torno a 5g/100g peso seco. Los
niveles de diosmina y eriocitrina obtenidos en flores son inferiores, oscilando
entre 0,3-0,4 g/100 g peso seco y entre 0,06-0,08 g/100g peso respectiva-
mente, para los cuatro cultivares estudiados.
El estudio de los niveles de flavonoides presentes en los tallos jóvenes y
hojas jóvenes de los cuatro cultivares revela que, los niveles de hesperidina
en tallos son similares o algo inferiores a los detectados en las hojas mientras
que los niveles de diosmina y eriocitrina en tallos son inferiores a los detec-
tados en hojas (Tablas 6.2) siendo en las hojas del cultivar “Eureka” donde
se encuentran los mayores niveles de diosmina (1,91g/100g peso seco) y
Eriocitrina (0,51g/100g peso seco).
112
TABLA 6.2.
NIVELES DE HESPERIDINA, DIOSMINA Y ERIOCITRINA EN HOJAS
JÓVENES, TALLOS JÓVENES Y FLORES DE CITRUS LIMON
(“LISBON”, “EUREKA” “FINO-49” Y “VERNA”). LOS DATOS
SE EXPRESAN EN G/100G DE PESO SECO
±
ES (N = 3)
Flavonoides (g/100 g Peso seco)
Citrus limon HESPERIDINA DIOSMINA ERIOCITRINA
“Lisbon” Hojas jóvenes 6,98 ± 1,83 1,79 ± 0,09 0,37 ± 0,11
Tallos jóvenes 7,00 ± 0,86 0,50 ± 0,05 0,17 ± 0,02
Flores 5,53 ± 0,05 0,34 ± 0,03 0,06± 0,01
“Eureka” Hojas jóvenes 9,23 ± 2,16 1,91 ± 0,45 0,51 ± 0,20
Tallos jóvenes 6,94 ± 1,00 0,60 ± 0,12 0,18 ± 0,03
Flores 5,95 ± 0,60 0,37 ± 0,04 0,08 ± 0,01
“Fino-49” Hojas jóvenes 4,99 ± 3,35 1,61 ± 0,76 0,29 ± 0,11
Tallos jóvenes 5,46 ± 2,34 0,44 ± 0,13 0,15 ± 0,04
Flores 5,23 ± 0,62 0,33± 0,04 0,07 ± 0,01
“Verna” Hojas jóvenes 6,02±2,30 1,51 ± 0,62 0,32 ± 0,21
Tallos jóvenes 6,00±1,03 0,54 ± 0,12 0,12 ± 0,03
Flores 5,03 ± 0,20 0,40± 0,02 0,06 ± 0,01
6.4.2. Niveles y distribución en el fruto
Los niveles de hesperidina, diosmina y eriocitrina presentes en diferentes
etapas del desarrollo de los frutos de limón (“Fino-49”, “Eureka”, “Lisbon”
y “Verna”) se expresan en la Tabla 6.3.
En ella se observa un paralelismo en la evolución de hesperidina y diosmina
en los cuatro cultivares, aunque con niveles diferentes (hesperidina suele ser
10 o más veces superior a diosmina). Este paralelismo entre ambos flavonoides
es debido a que la flavanona hesperidina es el precursor de la flavona diosmina.
Desde la formación del fruto recién cuajado hasta la formación de frutos
inmaduros se observa un incremento en los niveles de hesperidina, como la
flavanona mayoritaria, hasta alcanzar niveles máximos: más del 30% del
peso seco en frutos inmaduros, en “Lisbon”, “Fino-49” y “Verna”; mientras
113
que en el cultivar “Eureka”, la hesperidina no llega al 30% del peso seco en
frutos inmaduros. Sin embargo, a medida que se desarrolla el fruto hasta
llegar al estado maduro, se comprueba que los niveles de hesperidina dismi-
nuyen hasta valores mínimos, comprendidos entre 0,6 a 0,9% del peso seco
de frutos maduros (Tabla 6.3).
La diosmina, presenta un comportamiento idéntico en los cuatro cultivares:
un primer incremento en los niveles de esta flavona durante las primeras
etapas de formación y crecimiento del fruto, hasta alcanzar un determinado
nivel máximo (sobre 1,5-2% del peso seco de frutos inmaduros), para des-
pués, disminuir en el caso de frutos maduros de “Fino-49” (0,3% del peso
seco de frutos maduros) y más acusadamente para el caso de frutos maduros
de “Verna”, “Eureka” y “Lisbon” (entorno a 0,2% del peso seco de frutos
maduros) (Tabla 6.3).
La eriocitrina presenta un comportamiento diferente, ya que tiende a
acumularse durante el proceso de maduración de los frutos en los cuatro
cultivares “Fino-49”, “Eureka”, “Lisbon” y “Verna” (Tala 6.3). En el cultivar
“Fino-49” se alcanza un mayor nivel de eriocitrina desde el estado de fruto
recién cuajado con 0,16 g/100 g peso seco hasta el estado de fruto maduro
con 0,79 g/100 g peso seco, mientras que en Eureka, Lisbon y Verna se
alcanzan niveles algo inferiores, comprendidos entre 0,50 a 0,65 g/100 g de
peso seco (Tabla 6.3).
El mayor incremento en los niveles de eriocitrina coincide con la dis-
minución de hesperidina y diosmina, siendo ambos procesos originados en
el de fruto inmaduro (Tabla 6.3). Eriocitrina es una flavanona que se sintetiza
en varias etapas anteriores a la síntesis de hesperidina y diosmina. A la vista
de los resultados, se sugiere que la disminución de hesperidina y diosmina,
se debe a la inactivación de los enzimas finales de la ruta de biosíntesis (4'-
O-Metiltransferasa), activándose así los enzimas de rutas laterales como la
Glucosiltransferasa dando lugar a eriocitrina.
En cuanto a la distribución de las flavanonas y flavona anteriormente
descritas en el fruto, se puede decir que es heterogénea. Así, las flavanonas
(hesperidina y eriocitrina) se encuentran en mayor concentración en el albedo
(1,25 g/100g peso seco y 1,59 g/100g peso seco para hesperidina y eriocitrina,
respectivamente), seguida por el flavedo (0,58g/100g peso seco y 0,66g /
100g peso seco, para hesperidina y eriocitrina, respectivamente) y pulpa
(0,28g/100g peso seco y 0,25 g/100g peso seco para hesperidina y eriocitrina,
114
respectivamente). Los niveles de éstas detectadas en el albedo son del orden
de 2 veces superior a las detectadas en el flavedo y de 4-6 veces superiores
a las detectadas en la pulpa (Tabla 6.4). Estos resultados con concordantes
con los obtenidos por otros autores en relación a la distribución de hesperidina
y eriocitrina en frutos de otros cultivares de limón. La flavona diosmina se
distribuye de forma diferente, siendo el resultado casi proporcional entre
flavedo (0,33g/100g peso seco) y albedo (0,20g/100g peso seco) (Tabla 6.4),
destacando que en la pulpa sólo se aprecian niveles traza de diosmina (en-
torno a 0,04 g/100g peso seco), debido a que es una molécula menos soluble
que las anteriores (más apolar).
TABLA 6.3.
NIVELES DE HESPERIDINA, DIOSMINA Y ERIOCITRINA EN FRUTOS
DE CITRUS LIMON (“LISBON”, “EUREKA”, “FINO-49” Y “VERNA”).
LOS DATOS SE EXPRESAN EN G/100G DE PESO SECO
±
ES
(N = 3). FRUTOS RECIÉN CUAJADOS, INMADUROS Y MADUROS:
DIÁMETRO ENTORNO A 2, 12 Y 60 MM, RESPECTIVAMENTE
Flavonoides (g/100 g Peso seco)
Citrus limon HESPERIDINA DIOSMINA ERIOCITRINA
“Lisbon” Recién cuajado 18,08 ± 0,19 1,02 ± 0,01 0,18 ± 0,02
Inmaduro 39,62 ± 1,32 2,02 ± 0,20 0,22 ± 0,09
Maduro 0,81 ± 0,02 0,16 ± 0,05 0,56± 0,01
“Eureka” Recién cuajado 15,53 ± 0,17 0,92 ± 0,08 0,14 ± 0,01
Inmaduro 28,70 ± 2,61 1,78 ± 0,08 0,33 ± 0,02
Maduro 0,74 ± 0,04 0,28 ± 0,01 0,65 ± 0,03
“Fino-49” Recién cuajado 15,61 ± 0,17 0,94 ± 0,08 0,16 ± 0,01
Inmaduro 32,24 ± 1,01 1,49 ± 0,07 0,13 ± 0,02
Maduro 0,59 ± 0,01 0,33± 0,04 0,79 ± 0,01
“Verna” Recién cuajado 17,70 ± 0,80 1,00 ± 0,06 0,15 ± 0,02
Inmaduro 38,80 ± 1,01 1,91 ± 0,07 0,26 ± 0,02
Maduro 0,91 ± 0,01 0,25± 0,04 0,50 ± 0,01
115
TABLA 6.4.
DISTRIBUCIÓN DE HESPERIDINA, ERIOCITRINA Y DIOSMINA
EN DIFERENTES TEJIDOS DE FRUTOS MADUROS DE LIMÓN
“FINO-49”. LOS DATOS SE EXPRESAN EN G/100G DE PESO SECO
±
ES (N = 3)
TEJIDO HESPERIDINA ERIOCITRINA DIOSMINA
FLAVEDO 0,58 ± 0,12 0,66 ± 0,13 0,33 ± 0,08
ALBEDO 1,25 ± 0,27 1,59 ± 0,15 0,20 ± 0,06
PULPA 0,28 ± 0,06 0,25 ± 0,08 0,04± 0,001
6.5. ACTIVIDAD ANTIOXIDANTE EN EL ZUMO DE CITRUS
LIMON (“FINO” Y “VERNA”)
Los zumos de limón de los cultivares “Fino” y “Verna” obtenidos me-
diante el sistema de extracción no industrial presentan una actividad
antioxidante similar (Tabla 6.5). El zumo de limón “Fino” presenta una
actividad antioxidante total equivalente a una disolución de 807,87 mg de
ácido ascórbico/L y el de “Verna” de 780,52 mg de ácido ascórbico/L.
No obstante existen importantes diferencias en cuanto a la aportación que
los diferentes componentes bioactivos hacen a la actividad antioxidante total
(TAA). Así, mientras en el zumo de limón “Fino” el ácido ascórbico aporta
aproximadamente un 66% de la actividad antioxidante total, siendo el produc-
to responsable de la mayor parte de la actividad antioxidante, en el zumo de
limón “Verna” es de aproximadamente un 33% (Tabla 6.5), datos que están
en consonancia con el mayor contenido de ácido ascórbico en el zumo de
limón “Fino” que en el de “Verna”. Los flavonoides aportan aproximadamen-
te un 10 y 16% del TAA en los zumos de limóm “Fino” y “Verna”, respec-
tivamente, como cabe esperar de un mayor contenido en flavonoides del
zumo de limón “Verna” con respecto al “Fino”. El procentaje de TAA corres-
pondiente a antioxidantes no cuantificados es de aproximadamente
1
/
4
del
total en el zumo no industrial de limón “Fino” y de aproximadamente la
mitad en el limón “Verna”, en donde es la fracción más importante desde este
punto de vista. Este porcentaje del TAA que corresponde a compuestos no
cuantificados puede ser justificado por la presencia de carotenos y aceites
esenciales con actvidad antioxidante. Desde el punto de vista del TAA pode-
mos decir que el zumo no industrial de limón “Fino” se caracteriza por el
gran aporte del ácido ascórbico al TAA mientras que el de limón “Verna” por
116
el aporte de antioxidantes no cuantificados y flavonoides que conjuntamente
suponen aproximadamente un 66% de la TAA.
De manera similar a lo descrito anteriormente para el zumo no industrial,
el zumo comercial del limón “Fino” aquí estudiado tiene en el ácido ascórbico
el máximo responsable del TAA mientras que para el de limón “Verna” es
el conjunto de las fracciones de flavonoides y antioxidantes no cuantificados
la que realiza la mayor aportación a la actividad antioxidante (Tabla 6.5).
TABLA 6.5.
ACTIVIDAD ANTIOXIDANTE TOTAL (TAA) Y APORTACIÓN
PORCENTUAL AL TAA DE LOS DIFERENTES COMPONENTES DEL
ZUMO. TAA ESTÁ EXPRESADO COMO CAPACIDAD ANTIOXIDANTE
EQUIVALENTE A UNA SOLUCIÓN DE ÁCIDO ASCÓRBICO (MG/L)
TAA Flavonoides Ascorbato Antioxidantes
(mg/l) % TAA % TAA no medidos
Limón “Fino”
Zumo no industrial 807,87 9,89 65,90 24,21
Zumo industrial 1.100,60 18,96 51,96 29,08
Limón “Verna”
Zumo no industrial 780,52 16,08 33,32 50,60
Zumo industrial 1.048,84 21,84 29,56 48,60
117
7. BIBLIOGRAFÍA
118
119
AGUSTÍ, M. 2000. Citricultura. Ed. Mundi-Prensa. Madrid. 416 pp.
AGUSTÍ, M.; ALMELA, V. 1991. Aplicación de los fitorreguladores en Citricultura. Ed.
AEDOS. Barcelona. 269 pp.
ALDERCREUTZ, H. (1995). Phytoestrogens: Epidemiology and a possible role in cancer
protection. Environ. Health Perspect. (Suppl. 7) 103: 103-112.
American Dietetic Association 1995. Position of the American Dietetic Association.
Phytochemicals and functional foods. J. Amer. Diet. Assoc. 95: 493-496.
American Institute for Cancer Research 1996. Dietary phytochemicals in cancer
prevention and treatment. Proceedings of the American Institute for Cancer
Research’s Sixth Annual Research Conference. Washington, D.C., Aug. 31-
Sep. 1, 1995. Adv. Exp. Med. Biol., Vol. 401. Plenum Publishing Corp., New
York, NY.
ANDERSON, J. et al. 1995. Meta-analysis of the effects of soy protein intake on serum
lipids. New England J. of Med. 333 (5): 276.
Anónimo 1991. When food meets medicine. Food Manuf. 66:26.
Anónimo 1993. Antioxidant vitamins and cancer and cardiovascular disease. FDA
Initiated Public Conference, 1993. National Academy of Sciences, Washing-
ton, D. C., November 1-3.
Anónimo 1997. Nutraceuticals trend takes root despite definitional challenges. Nutr.
Buss. J. 11 (8): 1-3, 15.
ARAI, S. 1996. Studies on functional foods in Japan. State of the art. Biosci. Biotech.
Biochem. 60: 9-15.
ARCAS, M.C., BOTÍA, J.M., ORTUÑO, A., & DEL RÍO, J.A. 2000. UV irradiation alters
the levels of flavonoids envolved in the defence mechanism of Citrus aurantium
fruits against Penicillium digitatum. Eur. J. Plant Pathol., 106, 617-622.
AVASA (Asociación de Viveristas de Agrios S.A.). 2001. Información Técnica y
Estadística.
BAIN, J.M. 1958. Morphological, anatomical and physiological changes in the
developping fruit of Valencia orange Citrus sinensis (L.) Osbeck. Aust. J.
Bot., 6: 1-24.
BARREN, S. et al. 1994. Potential role of dietary isoflavones in the prevention of
cancer. Adv. Exp. Med. Biol. 354: 135-147. Plenum Press, New York, NY.
120
BARTHOLOMEW, E.T.; SINCLAIR, W.B. 1951. The lemon fruit. Its composition,
physiology and products. Univ. California. 163 pp.
BENAVENTE-GARCÍA, O.; CASTILLO, J., & DEL RÍO, J.A. 1993. Changes in neodiosmin
levels during the development of Citrus aurantium leaves and fruits. Postulation
of a neodiosmin biosynthetic pathway. J. Agric. Food Chem., 41, 1916-1919.
BENAVENTE-GARCÍA, O.; CASTILLO, J.; MARÍN, J.R.; ORTUÑO, A., & DEL RÍO, J.A.
1997. Uses and properties of Citrus flavonoids. J. Agric. Food Chem., 45,
4505-4515.
BENAVENTE-GARCÍA, O.; CASTILLO, J.; SABATER, F., & DEL RÍO, J.A. 1997. 4´.O-
Methyltransferase from Citrus. A comparative study in Citrus aurantium, C.
paradisi and tangelo Nova. Plant Physiol. Biochem., 35, 785-794.
BERKARDA, B.; KOYUNCU, H.; SOYBIR, G., & BAYKUT, F. 1998. Inhibitory effect of
hesperidin on tumour initiation and promotion in mouse skin. Res. Exp. Med.,
98: 93-99,
BERQVIST, D.; HALLBROOK, T.; LINDBLAD, B., & LINDHAGEN, A. 1981. A double blind
trial of O-(a-hydroxy ethyl)-rutinosides in patients with chronic venous
insufficiency. Vasa , 10: 253-260.
BEST, D. 1997. All natural and nutraceutical. Prepared Foods 166 (6): 32-38.
BLOCK, G.; PATTERSON, B., and SUBAR, A. 1992. Fruit, vegetables and cancer
prevention: a review of the epidemiological evidence. Nutr. Cancer 18 (1):
1-29.
BRAVERMAN, J.B.S. 1952. Los agrios y sus derivados. Ed. Aguilar. Madrid.
BURTON, G. W. e INGOLD, K. V. 1981. Autooxidation of biological molecules. I. The
antioxidant activity of vitamin E and related chain-breaking phenolic
antioxidants in vitro. J. Amer. Chem. Soc. 103:6472-6477.
BUTTERFIELD, H.M. 1963. A history of subtropical fruits and nuts in California. Univ.
Calif. Div. Agric. Sci., Berkeley. 57 pp.
CALABRESE, F.; BARBERA, G.; SOMMA, V. 1988. Characteristics of “Badessa” a late
lemon cultivar partially tolerant to mal secco. Proc. Int. Soc. Citriculture, I:
189-194.
CARAGAY, A.B. 1992. Cancer-preventive foods and ingredients. Food Technol. 46
(4): 65-68.
CASAS, A.; MALLENT, D. 1988. El color de los frutos cítricos. I. Generalidades. II.
Factores que influyen en el color. Influencia de la especie, de la variedad y
de la temperatura. Rev. Agroquim. Tecnol. Aliment., 28 (2): 184-202.
C
ASAS
, A.; M
ALLENT
, D. 1988. El color de los frutos cítricos. II. Factores que influ-
yen en el color (continuación). Influencia de la fertilización, del portainjerto
y otros. Rev. Agroquim. Tecnol. Aliment., 28 (4): 344-356.
CASTILLO, J.; BENAVENTE-GARCÍA, O., & DEL RÍO, J.A. 1992. Naringin and
neohesperidin levels during development of leaves, flowers and fruits of Citrus
aurantium. Plant Physiol., 99, 67-73.
121
CASTLE, W.S.; WUTSCHER, H.K.; YOUTSEY, C.O.; PELOSI, R.R. 1988. Citrumelos as
rootstocks for Florida citrus. Proc. Fla. State Hort. Soc., 101: 28-33.
Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente. 2001. Datos Estadísticos. Sec-
ción de Estudios y Estadística. Murcia.
CONTINELLA, G. 1992. Productivity and behaviour versus Mal Secco disease of some
lemon cultivars and clones selected in Sicily. Proc. Int. Soc. Citriculture, I:
90-92.
CONTINELLA, G. y TRIBULATO, E. 1979. Preliminari osservazioni comparative su 22
selezioni clonali di limone. II Seminario di studio sul miglioramento genetico
del limone. Giovinazzo, Bari (Italia), 81-99.
CHAPOT, H. 1975. The citrus plant. In: Citrus. Monografía Técnica de Ciba-Geigy.
6-13. Basilea. Suiza.
DA SILVA EMIM, J.A.; OLIVIERA, A.B., & LAPA, A.J. 1994. Pharmacological evaluation
of the anti-inflammatory activity of a Citrus bioflavonoid, hesperidin and the
isoflavonoids, duartin and claussequinone in rats and mice. J. Pharm.
Pharmacol., 46, 118-122.
DAMON, P.; FLANDRE, O.; MICHEL, F.; PERDRIX, L.; LABRID, C.; CASTRES, D.E., &
PAULET A. 1987. Effect of chronic treatment with a purified flavonoid fraction
on inflammatory granuloma in the rat. Study of prostaglandin E2 and F2 and
tromoboxane B2 release and histological changes. Arzneimittel-Forschung,
37, 1149-1153.
DAVIES, F.S.; ALBRIGO, L.G. 1999. Cítricos. Ed. Acribia, 283 pp. Zaragoza.
DEL RÍO, J. A.; FUSTER, M. D.; SABATER, F.; PORRAS, I.; GARCÍA-LIDÓN, A.; ORTUÑO,
A. 1995. Effect of benzylaminopurine on the flavanones hesperidin, hesperetin
7-O-glucóside, and prunin in tangelo Nova fruits. J. Agric. Food Chem. 43:
2030-2034.
DEL RÍO, J.A.; ARCAS, M.C.; BENAVENTE, O., & ORTUÑO, A. 1998. Citrus
polymethoxylated flavones can confer resistance against Phytophthora
citrophthora, Penicillium digitatum, and Geotrichum species. J. Agric. Food
Chem., 46, 4423-4428.
D
EL
R
ÍO
, J.A.; A
RCAS
, M.C.; B
ENAVENTE
, O.; S
ABATER
, F., & O
RTUÑO
, A. 1998.
Changes of polymethoxylated flavones levels during development of Citrus
aurantium (cv. Sevillano) fruits. Planta Medica, 64, 575-576.
DEL RÍO, J.A.; CASTILLO, J.; BENAVENTE, O.; FUSTER, M.D.; SABATER, F., & ORTUÑO,
A. 1997. Flavanones biosíntesis and its modulation in Citrus. In: “Recent
Res. Devel. in Plant Physiol.” , Vol. 1, Ed. S. G. Pandálai. Research Signpost,
India, pp. 55-66. ISBN: 81-86481-57-5.
DEL RÍO, J.A.; FUSTER, M.D.; PORRAS, I.; GARCÍA-IZQUIERDO, F.; GARCÍA-LIDÓN, A.,
& Ortuño, A. 2002. Componentes bioactivos del limón. Levante Agrícola,
XLI, 362, 323-326.
D
EL
R
ÍO
, J.A.; F
USTER
, M.D.; S
ABATER
, F.; P
ORRAS
, I.; G
ARCÍA
-L
IDÓN
, A., & O
RTUÑO
,
A. 1997. Selection of citrus varieties highly productive for neohesperidin
dihydrochalcone precursor. Food Chemistry, 59, 433-437.