ArticlePDF Available

Abstract

Se presentan los resultados preliminares del proyecto interdisciplinar sobre indicadores de sustentabilidad para el Buen Vivir en sistemas de albarradas en la Provincia de Santa Elena, Ecuador. Las albarradas, jagüeyes o aguadas por retención, son sistemas hidráulicos que sostienen la reproducción de la población humana y su entorno ambiental desde hace miles de años. La sustentabilidad de estos sistemas constituye un objetivo central para garantizar el Buen Vivir de las actuales Comunas que dependen de ellos. La evaluación de variables operativas de sustentabilidad en sus distintas dimensiones (ecológica, socio-cultural, económica y política) es primordial para tomar decisiones tendentes al mantenimiento y protección de estas fuentes de agua. La identificación de indicadores concretos permite detectar puntos críticos para la sustentabilidad, identificar sus causas, analizar tendencias, gestionar problemas y generar soluciones que aseguren la continuidad de los sistemas de albarradas. Los resultados exponen los principales alcances de la propuesta de investigación, así como las limitaciones a resolver para replicar la evaluación en otras regiones. Con el análisis y evaluación de estudios previos y trabajo de campo, se construyeron 29 indicadores cuali-cuantitativos en función de las cuatro dimensiones de sustentabilidad y se aplicaron a tres casos seleccionados por las intervenciones de rehabilitación realizadas.
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
revistas.flacsoandes.edu.ec/letrasverdes/index
Indicadores de sustentabilidad en sistemas de albarradas: aportes
metodológicos
Indicators of sustainability in the albarradas systems: methodological
contributions
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica
Silvia Álvarez Litben es profesora titular en el Departamento de Antropología Social y Cultural,
Universidad Autónoma de Barcelona, España. Programa Prometeo, SENESCYT-CEAA-ESPOL,
Ecuador. silvia.alvarez@uab.cat
Laura Zulaica es investigadora de CONICET Instituto del Hábitat y del Ambiente, Facultad de
Arquitectura, Urbanismo y Diseño, Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina. Programa
Prometeo, SENESCYTCEAA-ESPOL, Ecuador. laurazulaica@conicet.gov.ar
Fecha de recepción: 27 de marzo de 2015
Fecha de aceptación: 8 de julio de 2015
DOI: http://dx.doi.org/10.17141/letrasverdes.18.2015.1634
Resumen
Se presentan los resultados preliminares del proyecto interdisciplinar sobre indicadores
de sustentabilidad para el Buen Vivir en sistemas de albarradas en la Provincia de Santa
Elena, Ecuador. Las albarradas, jagüeyes o aguadas por retención, son sistemas
hidráulicos que sostienen la reproducción de la población humana y su entorno
ambiental desde hace miles de años. La sustentabilidad de estos sistemas constituye un
objetivo central para garantizar el Buen Vivir de las actuales Comunas que dependen de
ellos. La evaluación de variables operativas de sustentabilidad en sus distintas
dimensiones (ecológica, socio-cultural, económica y política) es primordial para tomar
decisiones tendentes al mantenimiento y protección de estas fuentes de agua. La
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.° 18, septiembre 2015, pp. 184-207
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 185
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
identificación de indicadores concretos permite detectar puntos críticos para la
sustentabilidad, identificar sus causas, analizar tendencias, gestionar problemas y
generar soluciones que aseguren la continuidad de los sistemas de albarradas. Los
resultados exponen los principales alcances de la propuesta de investigación, así como
las limitaciones a resolver para replicar la evaluación en otras regiones. Con el análisis y
evaluación de estudios previos y trabajo de campo, se construyeron 29 indicadores
cuali-cuantitativos en función de las cuatro dimensiones de sustentabilidad y se
aplicaron a tres casos seleccionados por las intervenciones de rehabilitación realizadas.
Palabras clave: indicadores de sustentabilidad, Buen Vivir, agua, comunas.
Abstract
Preliminary results from an interdisciplinary project about indicators of sustainability
for the Buen Vivir (Good Living) on the albarradas (wetlands) systems in the Santa
Elena province, Ecuador are presented. The albarradas or jagüeyes are water supply
systems that are accountable for the reproduction of human population and their
environment for thousands of years. The sustainability of these systems is a central
objective to ensure Good Living for the local Comunas that depend on them. The
evaluation of operational variables of sustainability cross-referenced with four
dimensions (ecological, sociocultural, economic and political sustainability) is essential
for making decisions towards the maintenance and protection of water collection
systems. The identification of specific indicators allows us to detect critical points of
sustainability, identify their causes, analyze trends, identify problems and generate
solutions to ensure the continuity of use of albarradas systems. The results show the
main goals of the research proposal, as well as the limitations that need to be solved in
order to replicate this evaluation in regions beyond the study area. Based on the analysis
of previous studies and fieldwork carried on in three selected cases, 29 qualitative and
quantitative indicators were obtained taking into consideration the four dimensions of
sustainability.
Keywords: indicators of sustainability, Good Living, water, comunas.
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 186
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
Introducción
La población de la Península de Santa Elena (PSE), Ecuador, conserva desde épocas
prehispánicas un extenso Sistema de Albarradas que da soporte a la reproducción socio-
cultural y ambiental de la región hasta nuestros días. Las investigaciones arqueológicas
realizadas hasta ahora demuestran que la población nativa comenzó a construir
albarradas, también conocidas como jagüeyes desde la época Valdivia tardía, hace
aproximadamente 3.800 años, y que estaban destinadas al control y captación de las
aguas lluvias de la escorrentía para reservarla y conservarla en buenas condiciones para
consumo (Marcos y Tobar, 2004). Esto se lograba recargando el acuífero superior de la
formación tablazo u otras formaciones geológicas permeables y semipermeables del
área. Luego se extraía el agua de la napa freática a través de pozos someros o poco
profundos. Tal como lo explica Marcos (1995), el sistema de albarradas, desde sus
inicios, sirvió también para regular las crecidas provocadas por los eventos El Niño
(ENSO por sus siglas en inglés), y aprovechar las más fuertes y continuadas lluvias de
este fenómeno. Desde la llegada de los españoles, y con la introducción de la ganadería
extensiva, los sistemas de albarradas adoptaron nuevos usos productivos, sin desplazar
los tradicionales (Álvarez et al., 2004: 325).
Las albarradas son estructuras hidráulicas construidas por la población indígena
destinadas a la captación y almacenamiento de agua en áreas caracterizadas por las
presencia de largos períodos de sequía. Estas construcciones son de tierra y presentan
formas variadas: circulares, semicirculares o circular alargada (Marcos, 2004). La
estructura (Figura 1) se compone de: un muro de tierra que contiene el agua, constituido
principalmente por la compactación y cimentación manual o mecanizada de suelos de la
zona de emplazamiento; un vaso que contiene y retiene el agua de lluvia y de
escorrentía; una zona de entrada de agua, constituida generalmente por un área o canal
cuya función es desviar y orientar el agua superficial hacia el vaso; y un área de
desfogue localizada estratégicamente en un sector de la estructura, cuya función es
liberar rápidamente el excedente de agua y evitar el impacto de la fuerza del agua sobre
los muros (Álvarez Litben, 2014). Se llenan mediante un proceso de lenta acumulación
de agua de lluvia proveniente de las escorrentías que bajan de las elevaciones cercanas,
aunque también pueden llenarse con el agua de pequeños cauces que corren durante la
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 187
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
estación lluviosa (llamados localmente chorrillos, mangas o manguitas). Estos últimos
pueden pertenecer a un orden fluvial uno o inicial (Marcos y Tobar, 2004: 17-18).
Figura 1
Principales componentes de la estructura de una albarrada (Albarrada Las Coronas, Provincia de
Manabí)
Fuente: Elaboración propia sobre fotografía obtenida de Álvarez Litben (2014).
Estos sistemas se consideran también humedales lénticos artificiales (según la
Convención de Ramsar) que actualmente abastecen de agua dulce a muchas
poblaciones; sostienen la debilitada presencia del bosque y matorral seco tropical
tumbesino; continúan recargando los acuíferos; y constituyen un patrimonio
tecnológico, ecológico y cultural de alto valor económico y simbólico para las
comunidades de la costa. Se trata por tanto de un sistema complejo e integral que
cumple múltiples funciones y responde a un modelo cultural local de manejo de la
biodiversidad adaptado a las condiciones de variabilidad climática regional. Este
modelo se expresa en términos de un conjunto de conocimientos y valores denominados
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 188
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
etnoecológicos (recuperados desde la visión de los pobladores con respecto al rol y
significado que cumplen estos sistemas) que organizan las normas y prácticas
relacionadas con la gestión de las albarradas. Esto significa que el modelo cultural local
incluye saberes tradicionales, algunos ancestrales, reflejados en las prácticas de gestión
ambiental, así como en creencias, costumbres y conductas, relacionados con la
representación cultural de la naturaleza en el manejo de los recursos (Álvarez et al.,
2004: 328-339).
Este modelo es un constructo social en constante recreación y adaptación histórica a las
condiciones que impone el contexto global dominante del que forma parte, y puede
afectarlo (cambios económicos, sociales, culturales, tecnológicos, megaproyectos, etc.)
con las consiguientes repercusiones sobre el ambiente físico (deforestación, cambio
climático, extinción de especies, sistemas productivos, etc.). Como sistema complejo,
incluye además de una estructura física construida (muros, vaso, desfogue, cuenca
aportante, pozos de agua), una considerable diversidad biológica y abundancia de
especies, sostenida por el agua almacenada (flora y fauna terrestre, acuática y aérea en
su entorno y alrededores); y un componente de relaciones sociales que gestiona la
reproducción, mantenimiento y complementariedad de la estructura según actividades
de uso y género (consumo reproductivo y productivo) mediante trabajo colectivo
organizado y aplicación de saberes y conocimientos sobre ambiente, hidrología, suelos
y factores climáticos. En la región se han inventariado 252 albarradas, de las cuales el
80% está en uso y funcionamiento, mayoritariamente gestionadas por organizaciones
comunales (Marcos, 2004; Álvarez, 2006; Marcos y Bazurco, 2006).
La Figura 2 muestra el estado de las albarradas inventariadas en las parroquias,
Comunas o sitios correspondientes a las provincias de Santa Elena, Guayas y Manabí.
La propiedad colectiva del territorio y sus recursos es, desde hace cientos de años, una
característica de las comunidades nativas que allí habitan organizadas en Comunas,
constituyendo el territorio y el parentesco endogámico, marcadores étnicos de la
identidad regional (Álvarez, 1991). En la PSE, las Comunas constituyen la prolongación
histórica de la forma organizativa que adoptó la Sociedad Manteño-Huancavilca durante
la Colonia; son unidades sociopolíticas de carácter estable, identificadas por su
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 189
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
asociación a un territorio político-productivo de origen étnico sobre el que tienen
derechos exclusivos (Álvarez, 2010). De acuerdo con la misma autora, el territorio
controlado de manera colectiva, se convirtió en el referente principal de identidad para
las unidades sociales (familias) que lo ocupaban y transmitían generación tras
generación desde épocas coloniales. Así, la organización comunitaria y el gobierno que
se ejerce sobre el territorio étnico, permitieron consolidar un patrón de autonomía local
que ha conseguido preservarse hasta la actualidad, a pesar de los continuos conflictos
interétnicos (Álvarez, 1999). Aunque las albarradas se localizan en tierras disputadas
por grupos denominados blanco-mestizos desde la época colonial, la resistencia étnica
consiguió mantener su posesión hasta nuestros días. La gestión y manejo de la
propiedad colectiva se ampara en la Ley de gimen y Organización de Comunas de
1937 (Álvarez, 1999).
Figura 2
Número de albarradas inventariadas según su estado de mantenimiento en parroquias, Comunas
o sitios de las provincias de Santa Elena, Guayas y Manabí
Fuente: Elaboración propia sobre la base de Álvarez et al. (2004).
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
50
Atahualpa
Chanduy
Chongón
Colonche
Data de Villamil
El Morro
Julio Moreno
Manglaralto
Muey
Playas
Posorja
Progreso
Santa Elena
Valle de la Virgen
El Anegado
Julcuy
Sancán
Paján
Campozalo
Guale
Zapotal de Paján
Colimes de Paján
Palmar de Paján
Río Chico
San Bembe
Banchal
La Pila
Cárcel de abajo
Cárcel de arriba
Machalilla
Sin datos
Albarradas mantenidas Albarradas destruidas Sin datos
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 190
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
Riesgos a la sustentabilidad de los sistemas de albarradas
La sustentabilidad de estos sistemas se encuentra expuesta a riesgos de orden ambiental
y sociocultural, de aq que conocer su situación actual mediante indicadores
específicos, permitirá generar estrategias de gestión acordes con los propósitos
ambicionados desde el paradigma de la sustentabilidad.
En el orden ambiental, aunque se mencionan procesos geológicos que han tenido lugar
en la región (Hoffstetter, 1948; Ferdon, 1981) y modificaron las condiciones ecológicas
a lo largo de su historia, más recientemente fueron las largas sequías del siglo pasado
las que limitaron las posibilidades de uso de las tierras, comprometiendo el
funcionamiento de las albarradas.
Estas sequías intensificaron la deforestación por la producción de carbón para el
mercado, liquidaron la ganadería extensiva y generaron procesos permanentes de
migración de jóvenes hacia las ciudades. En muchos casos, este proceso ha
incrementado la pobreza de la población. A esto se sumaron conflictos territoriales por
desplazamientos de sectores campesinos provenientes de otras regiones, así como
invasiones de empresarios privados con la liberalización global del mercado de tierras, y
la instalación al mismo tiempo de agencias de desarrollo (ONG) que intentaron
suplantar las Comunas con otras entidades como los comités de barrio o las
cooperativas de producción. Todo esto hizo que se vieran afectadas las formas
colectivas de trabajo, se perdieran tierras y que el Estado terminara imponiendo formas
de rehabilitación que prescindían del conocimiento local (Álvarez, 2010; González
Andricaín, 2010; Jacobsen, 2010).
No obstante las amenazas mencionadas, estos sistemas ancestrales se mantienen en
extensas áreas de la región gracias la organización comunal. Los comuneros de la PSE
han centrado en el concepto de territorialidad el vínculo fundamental de cohesión y
reproducción de sus valores culturales y marcador de su identidad (Álvarez, 1991). De
esta manera, el valor político otorgado al territorio, ha sido clave en la perdurabilidad de
las albarradas. A diferencia de lo que ha ocurrido con otra tecnología prehispánica como
los campos de camellones de la Cuenca del Guayas cuya población no consiguió
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 191
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
mantener el control de su territorio, y perdió la capacidad de decisión sobre sus recursos
(Herrera Wassilowsky, 2011).
Los riesgos a la gestión de los sistemas de albarradas, inciden directamente sobre la
sustentabilidad y por lo tanto sobre el Buen Vivir (Lajo, 2010; Gudynas, 2011; Vanhulst
y Beling, 2012) de las comunidades usuarias de los servicios que proveen.
La sustentabilidad, un breve marco conceptual
Aunque el concepto de sustentabilidad es en ocasiones cuestionado (Riechmann, 1995;
Leff, 1998), éste ha sido adoptado y “adaptado” de manera multifacética por parte de
los más diversos actores sociales, organizaciones no gubernamentales, instituciones y
gobiernos, que promueven iniciativas de desarrollo alternativo (García y Priotto, 2008).
Alcanzar la sustentabilidad constituye un difícil desafío para las sociedades ya que,
como sostiene Reboratti (2000), está cargado de una gran vaguedad teórica y práctica,
que admite distintas acepciones dependientes de la subjetividad de los actores y los
intereses en juego. Este concepto necesita operacionalizarse mediante indicadores
objetivos.
Es por ello que la cuantificación de la sustentabilidad cobra cada vez más fuerza para
establecer el estado de situación actual de un territorio y sus recursos en función de
objetivos perseguidos. En ese contexto, los indicadores de sustentabilidad permiten
monitorear los progresos realizados en base a metas definidas previamente,
convirtiéndose en instrumentos indispensables para la toma de decisiones (Spangenberg
y Bonniot, 1998).
Los objetivos de la sustentabilidad contemplan cuatro dimensiones principales
promovidas desde la Cumbre de Río de Janeiro en 1992: ecológica, socio-cultural,
económica y política. Guimarães (2003) enuncia y explica las distintas dimensiones
contenidas en el concepto de sustentabilidad que pueden sintetizarse de la siguiente
forma: 1) la dimensión ecológica implica preservar la integridad de los procesos
naturales que garantizan los flujos de energía y materiales en la biósfera y que, a la vez,
preserva la biodiversidad en su sentido más amplio, objetivando la conservación de la
dotación de los recursos naturales; 2) la dimensión social y cultural promueve el
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 192
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
mantenimiento del sistema de valores, prácticas y símbolos de identidad, la igualdad y
el bienestar humano; 3) la dimensión económica tiende a la gestión adecuada de los
bienes ambientales congruente con las metas de la sustentabilidad ecológica; y 4) la
dimensión política privilegia la complementariedad entre los mecanismos de mercado y
la regulación pública desde procesos democráticos y participativos.
La conversión de estos objetivos en indicadores concretos permitirá medir, en este caso,
el estado de los sistemas de albarradas para facilitar su gestión y reproducción integral.
En este marco, y contribuyendo a los objetivos del Plan Nacional del Buen Vivir
(PNBV) de Ecuador (SENPLADES, 2013), la investigación realizada propone una
primera aproximación metodológica para la evaluación de la sustentabilidad, mediante
la utilización de un conjunto de indicadores cuantitativos y cualitativos, los que
facilitarán la medición del estado de sustentabilidad a partir de su integración en un
índice sintético. Aunque no existen indicadores ni objetivos de sustentabilidad
aceptados universalmente, este trabajo busca contribuir con un aporte metodológico que
facilite su evaluación para el caso particular de la gestión de estos sistemas hídricos
ancestrales.
Marco metodológico
Alcanzar la sustentabilidad constituye un desafío creciente para la gestión de los
gobiernos que en sus políticas públicas buscan salir del paradigma del desarrollismo
clásico basado en crecimiento económico ilimitado a costa de la sobreexplotación de la
naturaleza y la desigualdad social. Una filosofía alternativa al extractivismo
desarrollista es el Buen Vivir o Sumak Kawsay, que promueve la sustentabilidad en las
relaciones de la sociedad, y de ésta con la naturaleza, buscando un nuevo modelo de
desarrollo (Lajo, 2010). El Buen Vivir, se presenta entonces, como una oportunidad
para construir colectivamente un nuevo régimen de desarrollo (Acosta, 2008).
Gudynas (2011) destaca que se trata de un concepto en construcción y que
necesariamente debe ajustarse a cada circunstancia social y ambiental. En este contexto,
vale preguntarse ¿Cómo se define la sustentabilidad para los sistemas de albarradas de
la PSE? ¿Qué aspectos, criterios o factores la determinan?
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 193
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
Entendida la sustentabilidad por la conjunción de las cuatro dimensiones aceptadas, es
necesario establecer premisas básicas que la definen específicamente para los sistemas
de albarradas y permiten construir indicadores para su evaluación (Figura 3).
Indicadores de sustentabilidad para sistemas de albarradas
Partiendo de las premisas definidas para evaluar la sustentabilidad en sistemas de
albarradas, así como de anteriores trabajos de investigación (Marcos, 2004; Álvarez,
2010; Álvarez, 2013; Álvarez Litben, 2014), observación directa y entrevistas, se
definen en primera aproximación, las variables centrales, que sirven como indicadores
para evaluar la sustentabilidad de estos sistemas. Se exponen a continuación los
indicadores seleccionados que reflejan los resultados de las investigaciones realizadas
sobre esta tecnología hidráulica en gran parte de la costa ecuatoriana.
Figura 3
Dimensiones de la sustentabilidad y premisas para evaluar sistemas de albarradas
Fuente: Elaboración propia.
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 194
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
En primer lugar, en la dimensión ecológica, los indicadores seleccionados miden la
capacidad de adaptación del sistema a las condiciones ecológicas particulares para dar
soporte indefinidamente a los usos y actividades que allí se desarrollan. Se incluyen
indicadores vinculados con: 1) la heterogeneidad, relacionada con el grado de
biodiversidad presente en el sistema y su entorno de influencia (flora y fauna terrestre y
acuática); las albarradas resultan un foco de reproducción de ancestros de cultivos,
algunos registrados por los botánicos hasta ahora como endémicos de Galápagos
(Valverde et al., 2004); 2) la integridad ecológica asociada con la morfología de la
estructura hídrica (vaso, muro, área de desfogue, pendientes de la escorrentía) que
permite el aprovechamiento integral del agua y los recursos naturales; 3) la localización
en relación con los cursos de agua, garantizando la capacidad de almacenamiento
sostenible del agua (como mínimo a unos 500 m de un curso); 4) la orientación hacia la
cuenca aportante para regular las escorrentías al vaso; 5) la semi-permeabilidad del
suelo para garantizar el almacenamiento hídrico que abastece la napa freática y el
bosque seco tumbesino; 6) la vegetación o revegetación tanto del entorno como del
vaso, que mejora los parámetros de calidad del agua para consumo y permite la
recuperación de áreas degradadas especialmente evitando procesos erosivos; y 7) la
exposición a peligros ambientales, en tanto procesos vinculados con la actividad
antrópica que afectan su integridad y funcionamiento (deforestación, sobrepastoreo,
contaminación, destrucción de componentes morfológicos) y se traduce en la pérdida de
hábitats, biodiversidad y servicios ambientales.
Respecto de la dimensión socio-cultural de la sustentabilidad, se refiere a la capacidad
organizativa colectiva que mantiene la comunidad, así como a la trasmisión de saberes
ancestrales sobre este sistema y los significados que le atribuyen: 1) el mantenimiento
regular colectivo que asegure el funcionamiento del sistema (limpieza del vaso, caminos
de acceso, refuerzo de muros, etc., al menos cada dos años), 2) el conocimiento
generalizado del sistema, que permite sostener sus funciones; 3) la transmisión de
saberes ancestrales y modernos, que facilitan el aprovechamiento integral y perdurable
del sistema hídrico; 4) la protección del agua para consumo doméstico, asociada a la
transformación del entorno (cercado, muelles, siembra de Pistia stratiotes, peces y
anfibios) y al control femenino del agua; 5) las prácticas culturales cotidianas que
transforman el entorno (forestación de muros, senderos, pozos de agua, zonas de
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 195
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
lavadero y aseo personal, bebederos para animales, etc.) facilitando el desarrollo de
actividades específicas; 6) la capacidad de replicabilidad para generar nuevos sistemas
hídricos; 7) el uso para socialización y/o recreación, dado que se trata de un patrimonio
cultural identitario ya que la población lo asocia a su memoria indígena y constituye un
elemento simbólico de referencia; 8) el trabajo colectivo, ligado a la cohesión social
comunitaria, ayudas mutuas, reciprocidades; 9) la preferencia cultural por el agua de
estos sistemas, que no tiene costo económico y están ligados a la memoria de la
Comuna; 10) y las normas y costumbres de gestión y uso de los recursos que proveen, y
orientan los controles a realizar sobre el sistema para no afectar su funcionamiento ni la
provisión de bienes y servicios (prohibiciones y prácticas establecidas).
Luego, los indicadores considerados en la dimensión económica tienen que ver con: 1)
la gestión del sistema como bien comunal, que implica la capacidad de gestión cultural
para conservar y mejorar los beneficios comunales que brinda el sistema (especies
vegetales comestibles, madera, agua para ganado); 2) la generación de bienes y
servicios productivos perdurables, que se basa en la complementariedad entre auto-
subsistencia e inserción en el mercado, fundamental para articular los beneficios
internos y externos al sistema; 3) la inversión del capital social para el mantenimiento
del sistema, es decir la disposición a invertir recursos para que pueda sostenerse en el
tiempo; 4) la autonomía comunal para el mantenimiento, ligada a la capacidad para
gestionar y obtener recursos económicos; 5) el acceso a un patrimonio ancestral
tecnológico que brinda bienes y servicios a la comunidad.
Por último, los objetivos de dimensión política, se reflejan en indicadores que implican:
1) la capacidad organizativa comunal para movilizar recursos (tareas, mingas o trabajos
colectivos de protección, rehabilitación y/o mantenimiento, redes de reciprocidad); 2) la
gestión comunitaria, referida a la capacidad para movilizar energías tendientes a
sostener el sistema (incluye formas de liderazgo y organización para trámites
administrativos e instancias de comunicación y negociación con el Estado); 3) la
respuesta colectiva ante riesgos o contingencias (vigilancia permanente sobre las
condiciones del sistema); 4) la autonomía organizativa (toma de decisiones respecto del
sistema en beneficio de los intereses comunales); 5) la democracia deliberativa,
consensuada y participativa en la toma de decisiones comunales; 6) la gobernanza sobre
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 196
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
el territorio comunal y sus recursos, relacionada con la posesión colectiva histórica; y 7)
la gobernabilidad comunal continua, que favorece la estabilidad institucional y por lo
tanto la protección del sistema de albarradas.
Luego de presentados los indicadores, es importante resaltar que los mismos parten de
la experiencia del equipo de investigación en el área y de estudios antecedentes. Los
indicadores seleccionados intentan abarcar todos y cada uno de los aspectos que directa
o indirectamente inciden en la sustentabilidad. Lo señalado no excluye la incorporación
de nuevos indicadores que surjan del debate con otros grupos de investigación,
instituciones, organismos o las Comunas. Los indicadores aquí expuestos y
seleccionados en esta primera aproximación para la evaluación de la sustentabilidad de
los sistemas de albarradas, muestran en ocasiones solapamientos entre o bien en las
consecuencias de los procesos que evalúan. Más allá de lo señalado se está trabajando
actualmente en la síntesis e integración de los indicadores en categorías superadoras de
la especificidad que aporta cada uno de ellos, a partir del análisis de las interacciones
entre los mismos.
Categorías de los indicadores
La propuesta define en principio, tres categorías cuali-cuantitativas sobre cada indicador
mencionado. En esa clasificación numérica, 1 corresponde a la peor situación y 3
representa la mejor. Tratándose de 29 indicadores, el puntaje mínimo a obtener es 29 y
el máximo posible 87. Al no haberse jerarquizado hasta el momento los indicadores
seleccionados, se asume en principio un peso uniforme para todos. Se considera que la
ponderación de los indicadores requerirá de un enfoque participativo entre los distintos
actores involucrados en la gestión de los sistemas de albarradas. Actualmente, se está
trabajando sobre esa ponderación participativa y en la puesta a prueba del modelo
incorporando nuevos casos de la costa ecuatoriana.
Con la finalidad de facilitar la comprensión y el análisis de la situación de los sistemas
de albarradas que se pretendan evaluar, se propone promediar los valores para cada
dimensión y para el total. En ese sentido, 1 expresará la condición más baja de
sustentabilidad, 2 media y 3 puede considerarse óptima.
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 197
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
El valor promedio que integra todas las dimensiones constituye un índice o según
Schuschny y Soto (2009) un indicador compuesto, es decir una representación
simplificada que busca resumir un concepto multidimensional en un índice simple
(unidimensional) con base en un modelo conceptual subyacente.
Figura 4
Provincia de Santa Elena, localización de los sistemas de albarradas evaluados a partir de los
indicadores de sustentabilidad
Fuente: Elaboración propia. Imagen obtenida de Google Earth (2014).
Aplicaciones preliminares
A fin de validar en primera aproximación la propuesta, se aplica el procedimiento a tres
sistemas de albarradas que fueron intervenidos por programas gubernamentales y no
gubernamentales, localizados en tres Comunas pertenecientes a las parroquias de
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 198
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
Chanduy y Simón Bolívar en la PSE. Los sistemas estudiados cuya localización se
muestra en la Figura 4 son: Santa Clara (Comuna Sacachún), Cuyuye (El Real) y
Enyamuco (Manantial de Chanduy). El conjunto de indicadores propuestos y los
resultados obtenidos para estos sistemas, se presentan en la Tabla 1.
Tabla 1
Evaluación preliminar de la sustentabilidad en sistemas de albarradas, en función de los
indicadores propuestos en la metodología
Fuente: Elaboración propia.
Dimensiones de la sustentabilidad e indicadores evaluados Comuna Sacachún Comuna El Real Com. Man. de Chanduy
Sustentabilidad ecológica Albarrada Santa Clara Albarrada Cuyuye Albarrada Enyamuco
Grado de heterogeneidad 3 2 2
Grado de integridad ecológica 2 3 1
Localización adecuada en relación a los cursos de agua 3 3 3
Orientación adecuada hacia la cuenca aportante 3 3 3
Grado de permeabilidad del suelo 2 3 1
Grado de vegetación o revegetación 2 3 1
Grado de exposición a peligros ambientales 2 3 1
Puntaje de la dimensión ecológica 17 20 12
Promedio de la dimensión ecológica 2,4 2,9 1,7
Sustentabilidad socio-cultural Albarrada Santa Clara Albarrada Cuyuye Albarrada Enyamuco
Grado de mantenimiento regular que asegure el funcionamiento 2 2 1
Grado de conocimiento generalizado del sistema 3 3 2
Grado de transmisión de saberes ancestrales y modernos 2 2 1
Grado de protección del agua para consumo doméstico 1 1 1
Existencia de prácticas culturales cotidianas 2 2 1
Capacidad de replicabilidad del sistema 1 1 1
Grado de uso para socialización y/o recreación 3 3 1
Capacidad de generar trabajo colectivo 3 3 1
Grado de preferencia cultural por el agua de las albarradas 3 3 2
Presencia de normas y costumbres de gestión y uso de los recursos 3 3 2
Puntaje de la dimensión socio-cultural 23 23 13
Promedio de la dimensión socio-cultural 2,3 2,3 1,3
Sustentabilidad económica Albarrada Santa Clara Albarrada Cuyuye Albarrada Enyamuco
Capacidad de gestión del sistema como bien comunal 3 3 2
Capacidad de generar bienes y servicios productivos perdurables 3 3 1
Grado de inversión del capital social para el mantenimiento del sistema 1 1 1
Grado de autonoa comunal para el mantenimiento del sistema 1 1 1
Capacidad de acceso a un patrimonio ancestral tecnológico 3 3 2
Puntaje de la dimensión económica 11 11 7
Promedio de la dimensión económica 2,2 2,2 1,4
Sustentabilidad política Albarrada Santa Clara Albarrada Cuyuye Albarrada Enyamuco
Capacidad organizativa comunal 3 2 1
Gado de gestión comunitaria 2 3 1
Capacidad de respuesta colectiva ante riesgos o contingencias 3 3 1
Grado de autonoa organizativa 3 3 2
Grado de democracia deliberativa, consensuada y participativa 3 3 2
Grado de gobernanza sobre el territorio comunal 2 3 1
Gobernabilidad comunal continua 3 3 2
Puntaje de la dimensión política 19 20 10
Promedio de la dimensión política 2,7 2,9 1,4
SUSTENTABILIDAD: PUNTAJE TOTAL 70 74 42
SUSTENTABILIDAD: PROMEDIO TOTAL 2,4 2,6 1,4
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 199
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
Las situaciones más críticas para los indicadores evaluados (en promedio 1,4 puntos por
indicador) se presentan en la albarrada Enyamuco. En la Comuna Manantial de
Chanduy, la capacidad organizativa, la participación, gestión comunitaria y los
mecanismos de control (dimensión política) históricamente se han ido debilitando más
que en los otros dos casos. Una clara manifestación de ello, es el bajo grado de
gobernanza sobre el territorio comunal, que a diferencia de las otras áreas, demuestra
que los intereses individuales han sido privilegiados por sobre los comunales. Esto se
traduce en la dimensión socio-cultural, donde se observa que la cohesión social, la
sociabilización, la transmisión de saberes y el interés por el mantenimiento del sistema
alcanzan valores bajos. En consecuencia, los indicadores que comprenden la dimensión
económica, también evidencian condiciones desfavorables. Sin duda, los indicadores de
las dimensiones mencionadas afectan negativamente la aptitud ecológica del sistema y
su entorno. Esto último se verifica al evaluar aquellos relativos a la integridad, la
permeabilidad del suelo, la revegetación inexistente y la exposición a situaciones de
riesgo. Las tareas de rehabilitaciones realizadas sin un conocimiento profundo del
sistema han afectado severamente su funcionalidad y probablemente su perdurabilidad
para generar beneficios futuros. Se construyeron muros muy altos (alrededor de 10
metros) alterando su estructura prehispánica original, el vaso se excavó en exceso; se
afectó el área de desfogue; y se removió desproporcionadamente la vegetación
protectora, acentuando la fragilidad de la zona (Figura 5).
Figura 5
Albarrada Enyamuco de la Comuna Manantial de Chanduy
Fuente: Elaboración propia.
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 200
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
Este proyecto de rehabilitación, financiado por un programa gubernamental
(PRODEPINE), abusó del uso de maquinaria pesada en la “recuperación” de la
albarrada Enyamuco que desembocó en su inhabilitación tecnológica (Herrera
Wassilowsky, 2011: 130). El diseño implementado en este caso, resultó en un modelo
sucedáneo de tape o represa, que funciona con otra lógica de abastecimiento (llenándose
con agua de cursos menores de ríos o esteros).
Algo similar se verifica en la antigua albarrada Santa Clara, localizada a
aproximadamente 1 km al norte de Sacachún, donde las tareas de mantenimiento
realizadas por el Instituto Nacional de Riego (INAR, Ministerio de Agricultura,
Ganadería, Acuacultura y Pesca, MAGAP) en el año 2010, sin conocimiento profundo
del sistema, y la falta de poder en la toma de decisiones de los miembros de la Comuna,
han llevado a afectar intensamente su morfología, requiriendo tareas de sostenimiento
constante por parte de los pobladores que hacen uso de sus servicios productivos y
domésticos (Paz y Miño, 2012; Álvarez, 2013). En este caso, la rehabilitación no
respetó la curva original del muro de la albarrada, asemejando su nuevo diseño a un
tape o represa, que actualmente presenta fuertes signos de erosión (Figura 6).
Figura 6
Albarrada Santa Clara de la Comuna Sacachún
Fuente: Elaboración propia.
En el extremo más favorable (en promedio 2,6 puntos por indicador) se encuentra la
albarrada Cuyuye, localizada sobre una planicie ondulada, cercana al mar y al río El
Real (Figura 7). Aquí los indicadores de las dimensiones política y sociocultural
alcanzan los valores más altos. Esto también se refleja en la capacidad ecológica del
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 201
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
sistema para sostener usos y actividades con la obtención de bienes y servicios
productivos antes y después de la intervención realizada (Álvarez, 2013).
Figura 7
Albarrada Cuyuye de la Comuna El Real
Fuente: Elaboración propia.
Alcances y contribuciones de los datos
Los resultados preliminares de esta investigación contribuyen a la construcción de una
base de indicadores tendentes a evaluar la sustentabilidad en sistemas de albarradas en
el marco del PNBV, con el fin de aportar a la toma de decisiones siguiendo las políticas
promovidas por la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo de Ecuador.
Cuando se evalúan los indicadores y se analiza cada situación en particular, los
resultados sugieren que las dimensiones políticas y socio-cultural inciden
significativamente sobre la sustentabilidad de los sistemas de albarradas (ver datos
cuantitativos en la Tabla 1). Cuando la capacidad organizativa, la gestión comunitaria,
la cohesión social, la gobernanza sobre el territorio comunal, son ineficientes (presentan
los valores más bajos en su evaluación), no se alcanza la perdurabilidad del sistema. Si
bien las áreas evaluadas manifiestan severos condicionantes climáticos (déficit hídrico y
eventos El Niño) que inciden en la dinámica y estabilidad de los territorios comunales,
afectando el desarrollo de actividades, es el componente social que determina la
capacidad de sostenimiento mediante el conocimiento, prácticas ancestrales de
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 202
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
mantenimiento y restauración de los sistemas hídricos, así como los controles que
realiza la propia comunidad sobre las albarradas y su entorno.
En consecuencia, las rehabilitaciones no debieran restringirse sólo a la intervención
física, sino incluir también los componentes socio-culturales, políticos y ambientales.
Los casos de Enyamuco y Santa Clara evidencian que más allá de la remoción de tierras
con incorporación de maquinaria, se necesita una gestión más democrática y
participativa que involucre a la comunidad, con sus saberes y organización social.
El conocimiento ancestral, la identidad, equidad y bienestar de las Comunas dentro de
un sistema político democrático y participativo condicionan la aptitud ecológica de los
sistemas de albarradas asegurando o no la obtención de beneficios productivos y socio-
culturales. Los objetivos de sustentabilidad para sistemas de albarradas planteados en la
Figura 2 se alcanzan al partir del equilibro de las interacciones entre los componentes
naturales y humanos. Esas condiciones de equilibrio se materializan a través de las
situaciones más favorables asignadas a los indicadores seleccionados, que tal como
sostienen Srebotnjak et al. (2010) permiten establecer umbrales.
A su vez, el empleo de indicadores a partir de objetivos de sustentabilidad definidos
previamente facilita la obtención de información acerca de los problemas actuales de las
albarradas para valorar su gravedad, establecer prioridades en la gestión de los
problemas identificados y evaluar el efecto de las políticas implementadas, como por
ejemplo las de rehabilitación.
Alcances y contribuciones de la propuesta metodológica
El proyecto de investigación llevado a cabo, construyó un modelo de valoración para
medir el estado de sustentabilidad de los sistemas de albarradas en la PSE. Los
indicadores seleccionados y aplicados a tres casos concretos constituyen un punto de
partida para comparar sistemas de albarradas y los mecanismos que inciden en su
funcionamiento y continuidad en el tiempo.
Sistematizar la sustentabilidad mediante indicadores operativos permite detectar
fácilmente los puntos críticos sobre los cuales intervenir, primordialmente para
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 203
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
establecer políticas de manejo y gestión tendientes al mantenimiento y mejoramiento de
los sistemas de albarradas. Esta metodología es de cil aplicación, sin embargo está
condicionada al acceso de información pormenorizada y en profundidad sobre cada
situación a intervenir.
En función de lo anterior, en una segunda fase (en ejecución) resulta importante superar
la valoración estática de cada dimensión para abordar los procesos desencadenantes que
llevan a un menor o mayor estado de sustentabilidad. Una visión más dinámica
permitiría ver las interacciones de las dimensiones, y esto podría conseguirse a partir de
la elaboración de diagramas de flujos que expresen la complejidad de las relaciones de
causa y efecto entre los indicadores, estableciéndose interacciones directas e indirectas.
Asimismo, esta metodología asume un peso uniforme en la valoración de los
indicadores, que resulta conveniente someter a la discusión a fin de priorizar aquellos
criterios que adquieren mayor relevancia tanto para los equipos de trabajo como para la
propia comunidad, como puede ser el conocimiento ancestral frente a otros indicadores
incluidos en la dimensión ecológica, que admiten menor variabilidad. Esto demandará
un enfoque intercultural y participativo tendente a repensar formas de trabajo que
amplíen los mecanismos de consenso con la comunidad en el proceso de investigación y
posterior intervención social.
Se espera que esta tarea constituya un punto de partida para someter a discusión la
validez y pertinencia de los indicadores en la expectativa de contribuir con una base útil
para la definición de estrategias tendientes a la sustentabilidad de los sistemas de
albarradas. Se pretende además, que el procedimiento empleado pueda aplicarse a otros
sistemas hídricos de relevancia en la zona como son los tapes o represas, que intentan
sustituir el modelo ancestral de albarradas, a fin de detectar y comparar las fortalezas y
debilidades entre ambos.
En el marco de la filosofía del Buen Vivir, se enfatiza en la importancia de incluir los
aspectos socio-culturales y políticos en las estrategias de rehabilitación de estos
sistemas cuyas intervenciones no deberían limitarse a los aspectos físicos.
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 204
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
En este contexto, se resalta la necesidad de generar indicadores complementarios con el
Buen Vivir, compatibles con las metas previstas a nivel nacional, pero que puedan
incluir las premisas de sustentabilidad de la realidad local y comunal planteadas en la
investigación para los sistemas de albarradas. Es que la noción del Buen Vivir, al
asumirse como un concepto en construcción desafía el ejercicio de abordarlo
empíricamente, de buscar tanto su cuantificación como su cualificación mediante la
identificación o construcción de indicadores objetivos y subjetivos de manera
simultánea (Guillén y Phélan, 2012). En ese sentido, se pretende que los resultados
obtenidos conformen un antecedente útil para establecer un umbral de sustentabilidad y
definir indicadores que respondan al Buen Vivir y cuya discusión pueda transferirse a
otros ámbitos de gestión territoriales.
Referencias citadas
Acosta, Alberto (2008). “El Buen Vivir, una oportunidad por construir”. Ecuador
Debate, Nº 75, pp. 33-47.
Álvarez, Silvia (1991). Los comuneros de Santa Elena. Tierra, Familia y Propiedad.
Biblioteca de Ciencias Sociales, vol. 34. Quito: Coedición Corporación Editora
Nacional - Abya-Yala.
Álvarez, Silvia (1999). De Huancavilcas a comuneros. Relaciones Interétnicas en la
Península de Santa Elena. Quito: Abya-Yala - CEAA, ESPOL.
Álvarez, Silvia (2006). “The Use and Traditional Knowledge of Pre-Hispanic Hydraulic
Systems amongst Indigenous and Non-Indigenous Populations on the
Ecuadorian Coast”. En From where life flows: Te local knowledge and politics
of water in the Andes, pp. 53-63, Jacobsen, F. F. y McNeish, J. (eds.).
Trondeheim: Tapir Academic Press.
Álvarez, Silvia (2010). “Prácticas, creencias y valores que condicionan la reproducción
de los sistemas de albarradas en la Península de Santa Elena”. En
Representaciones, saberes y gestión de los recursos naturales y culturales a
nivel local, pp. 89-117, Álvarez, S. (ed.). Quito: Ediciones Abya-Yala.
Álvarez, Silvia (Coord.) (2013). Informe final de consultoría para la rehabilitación de 4
albarradas en la demarcación hidrográfica del Guayas. Guayaquil: SENAGUA
Ecuador.
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 205
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
Álvarez, Silvia, Martín Bazurco, Mónica Burmester y Claudia González Andricaín
(2004). “Componente Sociocultural. Organización social, cultura y gestión de
los Sistemas de Albarradas en la PSE”. En Albarradas en la Costa del Ecuador:
Rescate del Conocimiento Ancestral del Manejo Sostenible de la Biodiversidad,
pp. 253-356, Marcos, J. (coord.). Guayaquil: CEAA-ESPOL.
Álvarez Litben, Rita (2014). Albarradas. Espacialidad y recurrencia en los sistemas de
albarradas localizadas en las provincias de Santa Elena y Guayas. Tesis de
Maestría en Arqueología del Neotrópico. Guayaquil: Facultad de Ciencias de la
Tierra, Escuela Superior Politécnica del Litoral.
Ferdon, Edwin, Jr. (1981). “Holocene Mangrove Formation on the Santa Elena
Peninsula. Ecuador: Pluvial Indicators or Ecological Response to Physiográphic
Changes”. American Antiquity 46 (3), pp. 619-626.
García, Daniela y Guillermo Priotto (2008) Módulo 2: La sustentabilidad como
discurso ideológico. Buenos Aires: Programa de Estrategia Nacional de
Educación Ambiental, SAySD.
González Andricaín, Claudia (2010). “Las albarradas: entre el conocimiento local y las
políticas de desarrollo”. En Representaciones, saberes y gestión de los recursos
naturales y culturales a nivel local, pp. 135-153, Álvarez, S. (ed.). Quito:
Ediciones Abya-Yala.
Gudynas, Eduardo (2011). “Buen Vivir: Germinando alternativas al desarrollo”.
América Latina en Movimiento, Nº 462, pp. 1-20.
Guillén, Alejandro y Mauricio Phélan (Comp.) (2012). Construyendo el Buen Vivir.
Cuenca: PYDLOS-Universidad de Cuenca.
Guimarães, Roberto (2003). Tierra de sombras: desafíos de la sustentabilidad y del
desarrollo territorial y local ante la globalización corporativa. Santiago de
Chile: Serie Medio Ambiente, División de Desarrollo Sostenible y
Asentamientos Humanos Nº 67, CEPAL.
Herrera Wassilowsky, Alexander (2011). La recuperación de tecnologías indígenas.
Arqueología, tecnología y desarrollo en los Andes. Bogotá: CLACSO-IEP,
Facultad de Ciencias Sociales, Departamento de Antropología, Centro de
estudios Socioculturales e Internacionales, Ediciones Uniandes.
Hoffstetter, Robert (1948). “Notas sobre el Cuaternario de la península de Santa Elena
(Ecuador)”. Boletín de Informaciones Científicas Nacionales, II (11 y 12), pp.
19-44.
Jacobsen, Frode (2010). “Dos historias acerca del desarrollo en la Península de Santa
Elena”. En Representaciones, saberes y gestión de los recursos naturales y
culturales a nivel local, pp. 155-168, Álvarez, S. (ed.). Quito: Ediciones Abya-
Yala.
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 206
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
Lajo, Javier (2010). “Sumaq Kawsay-ninchik o Nuestro Vivir Bien”. Revista de la
Integración, Políticas culturales en la Región andina, Nº 5, pp. 112-125.
Leff, Enrique (1998). Saber Ambiental, Sustentabilidad, Racionalidad, Complejidad,
Poder. Madrid: Siglo XXI editores - PNUMA.
Marcos, Jorge (1995). “El manejo del agua en el variado medio ambiente del área
Septentrional Andina a partir del tercer milenio B.C.”. En Cultura y Medio
Ambiente en el Área Andina Septentrional, vol. 21, pp. 127-164, Guinea, M.; J.
F. Bouchard y. J. Marcos (eds.). Quito: Abya-Yala.
Marcos, Jorge (Coord.) (2004). Las Albarradas en la Costa del Ecuador: Rescate del
conocimiento ancestral del manejo sostenible de la biodiversidad. Guayaquil:
Editorial CEAA-ESPOL.
Marcos, Jorge y Martín Bazurco (2006). “Albarradas y Camellones en la región costera
del Antiguo Ecuador”. En Agricultura Ancestral Camellones y Albarradas:
contexto social, usos y retos del pasado y del presente, pp. 93-110, Valdez, F.
(ed.). Quito: Ediciones Abya-Yala.
Marcos, Jorge y Osvaldo Tobar (2004). “La investigación arqueológica e histórica de
las Albarradas de la Costa”. En Albarradas en la Costa del Ecuador: Rescate del
Conocimiento Ancestral del Manejo Sostenible de la Biodiversidad, pp. 31-54,
Marcos, J. (coord.). Guayaquil: CEAA-ESPOL.
Paz y Miño, María Eugenia (2012). San Biritute: lluvia, amor y fertilidad. Guayaquil:
INPC, Serie Estudios.
Reboratti, Claudio (2000). Ambiente y sociedad: conceptos y relaciones. Buenos Aires:
Editorial Planeta Argentina.
Riechmann, Jorge (1995). “Desarrollo sostenible: la lucha por la interpretación”. En De
la economía a la ecología, pp. 11-78, Riechmann, J. et al. (eds.). Madrid:
Editorial Trotta.
Schuschny, Andrés y Humberto Soto (2009). Guía metodológica, diseño de indicadores
compuestos de desarrollo sostenible. Santiago de Chile: CEPAL, Naciones
Unidas.
SENPLADES (2013). Plan Nacional de Desarrollo / Plan Nacional para el Buen Vivir
2013-2017. Quito: Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo.
Srebotnjak, Tanja; Christine Polzin; Stefan Giljum; Sophie Herbert y Stephan Lutter
(2010) Establishing Environmental Sustainability Thresholds and Indicators.
Final report. Ecologic Institute and SERI.
Spangenberg, Joachim y Odile Bonniot (1998) Sustainability Indicators: A compas son
the road towards sustainability. Wuppertal: Wuppertal Institute.
Silvia Graciela Álvarez Litben y Laura Zulaica 207
Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales
N.
o
18, septiembre 2015
Valverde, Flor de María; Patricia Choez y Camilo Reyes (2004). “Componente
Botánico. Situación de la biodiversidad en las albarradas y sectores colindantes
de la planicie costera de las provincias de Guayas y Manabí”. En Albarradas en
la Costa del Ecuador: Rescate del Conocimiento Ancestral del Manejo
Sostenible de la Biodiversidad, pp. 127-192, Marcos, J. (coord.). Guayaquil:
CEAA-ESPOL.
Vanhulst, Julien y Adrián Beling (2012). “El discurso del Buen vivir: sustentabilidad
made in Latinoamérica”. Revista Nadir, año 4, Nº 1, pp. 1-11.
Book
Full-text available
Este libro constituye un primer acercamiento a las actividades preponderantes que se realizan en las Unidades de Producción Familiar Agrícola de los municipios de Batopilas, Guachochi, Guadalupe y Calvo, Morelos y Maguarichi. En los planteamientos se reflexiona sobre los problemas de marginación en que viven los habitantes de los citados municipios, al tiempo que plantea la necesidad que se tiene de que la sociedad, los gobiernos y los organismos privados vuelvan sus ojos hacia la necesidad de construir opciones viables que promuevan el desarrollo integral de los territorios, tomando en cuenta la visión y participación de las personas que los habitan.
Article
Full-text available
Revisión de las principales ideas en discusión sobre el Buen Vivir. No se pretende defender una única definición del Buen Vivir y como se verá en la revisión, no es posible ofrecer una que sea aplicable a todos los casos. El Buen Vivir en este momento está germinando en diversas posturas en distintos países y desde diferentes actores sociales, que es un concepto en construcción, y que necesariamente debe ajustarse a cada circunstancia social y ambiental.
Article
Full-text available
Table of Content (for more recent publications see below) 1. The Challenge of Sustainability 2. Why Indicators? What Indicators? 3. The Macro Level: Established Indicator Systems 3.1 Environmental Indicators: The OECD's PSR-Approach 3.2 From Environment to Sustainability: The World Bank Indicators 3.3 The Socio-Economic Dimension: UNDP's Human Development Index HDI 3.4 Sustainability Indicator Systems: UN-DPCSD's Approach 4. Proactive Policy Steering: The Wuppertal Institute's Amendment 4.1 Proactive Indicators and the Role of Targets 4.2 Which Inputs ? 4.3 Interlinkages 4.4 The Linkage to Socio-Economic Sustainability 4.5 Integration into the PSR/DSR System 5. Corporate Sustainability Indicators and the Corporate Human Development Index CHDI 5.1. Economic Indicators and Criteria for Economic Sustainability 5.2 Corporate Environmental Indicators and Criteria for Enviro-Economic Interlinkages - Resource Intensities - Transport Intensity Application at the Company Level - Economic productivity of resource use - Resource productivity of investment 5.3 Social Sustainability and the Concept of Human and Social Capital - Corporate Human and Social Capital - Capacity building on the shop floor level - A firm is not an island 5.4 The Corporate Human Development Index CHDI - Quality of industrial relations and labour conditions - Education: Input and maintenance of Human Capital - Income level and distribution 5.5 Management Strategies for a Sustainable Firm 6. Outlook Annex 1: The Authors, Acknowledgements Annex 2: Rankings of European Countries See also the following,more recent follow-up publications: 3: Spangenberg JH. 2012. Agenda 21 Indicators for measuring sustainability. Fogel, Daniel, Fredericks, Sarah, Spellerberg, Ian, Butler Harrington, Lisa L. (Eds.), Berkshire Encyclopaedia of Sustainability. Vol. 6: Measurements, Indicators, and Research Methods for Sustainability, Great Barrington, MA, Berkshire Publishing: 6-10. 4: Spangenberg JH. 2015. Indicators for Sustainable Development. Michael Redclift, Delyse Springett (Eds.), Routledge International Handbook of Sustainable Development, chapter 20. Routledge, Abingdon, Oxford, UK: 308-322; 5.4: Spangenberg JH. 2016. The Corporate Human Development Index CHDI: A Tool for Corporate Social Sustainability Reporting and Management. J Cleaner Production 134: 414-424. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.jclepro.2015.12.043 5.5: O’Connor M, Spangenberg JH. 2008. A Methodology for CSR Reporting: Assuring a representative diversity of indicators across stakeholders, scales, sites and performance issues. J Cleaner Production 16(13): 1399-1415; Spangenberg JH. 2008. Second Order Governance: Learning Processes to Identify Indicators. Corporate Social Responsibility and Environmental Management 15(3): 125-139.
Article
Full-text available
TIERRA DE SOMBRAS: DESAFÍOS DE LA SUSTENTABILIDAD Y DEL DESARROLLO TERRITORIAL Y LOCAL ANTE LA GLOBALIZACIÓN CORPORATIVA Roberto P. Guimarães Resumen Tres décadas después de la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano, y luego de realizada la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible en Johannesburgo, parece apropiado introducir una mirada a los temas de la sustentabilidad y del desarrollo local desde la perspectiva del avance de una globalización que, pese a la retórica dominante, es marcadamente corporativa. Para tales propósitos, en este documento se comienza por introducir el contexto actual del debate sobre esos temas, poniendo en relieve las raíces más remotas de la actual crisis de sustentabilidades, como asimismo las paradojas de un nuevo estilo o paradigma de desarrollo cuyo sustrato ético contradice y se contrapone a la hegemonía ideológica neoconservadora en el escenario internacional. Luego, se hace un intento por desmenuzar las dimensiones y actores que fundamentan y ponen en movimiento dicho paradigma, identificando de paso los desafíos institucionales y las propuestas de las políticas públicas, para que éste pueda ser una realidad para las amplias mayorías de latinoamericanos y caribeños todavía excluidas del estilo vigente. El análisis culmina con algunas reflexiones sobre la nueva realidad de seguridad estratégica que domina el debate internacional, y que tiende a subordinar la agenda tradicional de cooperación multilateral a la geopolítica y a los intereses estratégicos de países individuales, así como las implicaciones de seguir subordinando los imperativos éticos del desarrollo sustentable a los intereses de los segmentos corporativos de la globalización.
Article
Evidence indicates that several temporally distinct periods of prehistoric occupation of the now dry Santa Elena Peninsula of Ecuador coincided with periods of mangrove formation on the Peninsula. This article challenges the premise behind the hypothesis that such hydrophytic vegetation indicates greater rainfall during these periods. An alternative hypothesis is suggested, based upon the argument that known coastal uplift and probable accompanying physiographic changes first created, and later destroyed, the edaphic requirements for such a formation. The need to invoke a hypothesis of climatic shifts is thus dispensed with.
Article
RESUMEN: En la segunda mitad de los años ochenta, y sobre todo a partir del "informe Brundtland" (Nuestro futuro común, 1987), el concepto de desarrollo sostenible se generalizó como un objetivo social aparentemente deseado por todo el mundo. Pero desarrollo sostenible, igual que otras ideas (como democracia, socialismo, justicia social o libertad, sin ir más lejos), resulta ser lo que alguna vez se ha llamado un "concepto esencialmente discutible". Parece suscitar asentimiento universal, aunque en realidad se dan de él varias interpretaciones, algunas incompatibles entre sí. El texto intenta un ejercicio de clarificación conceptual por la vía de proporcionar criterios operativos de sustentabilidad ecológica. A partir del trabajo previo de economistas como Herman E. Daly se sugieren los principios siguientes: principio de irreversibilidad cero, principio de la recolección sostenible, principio del vaciado sostenible, principio de la emisión sostenible, principio de selección sostenible de tecnologías y principio de precaución. Se subraya que la sustentabilidad ecológica así definida operativamente no puede entenderse en ningún caso como una construcción puramente técnica, sino que contiene siempre importantes elementos normativos. Este texto se publicó como capítulo 1 del libro de Jorge Riechmann, José Manuel Naredo y otros autores De la economía a la ecología (Trotta, Madrid 1995). "En el pasado la producción se consideró un beneficio en sí misma. Pero la producción también acarrea costes que sólo recientemente se han hecho visibles. La producción necesariamente merma nuestras reservas finitas de materias primas y energía, mientras que satura la capacidad igualmente finita de los ecosistemas con los desperdicios que resultan de sus procesos. El crecimiento ha sido la medida de la salud nacional y social empleada tradicionalmente por los economistas. Pero el crecimiento industrial continuado en áreas que ya están altamente industrializadas es un valor sólo a corto plazo: la producción presente sigue creciendo en perjuicio de la producción futura, y en perjuicio de un medio ambiente frágil y cada vez más amenazado. La realidad de que nuestro sistema es finito y de que ningún gasto de energía es gratis nos pone frente a una decisión moral en cada momento del proceso económico." Nicholas Georgescu-Roegen, Kenneth Boulding y Herman Daly (1972).
El Buen Vivir, una oportunidad por construir". Ecuador Debate, Nº 75
  • Alberto Acosta
Acosta, Alberto (2008). "El Buen Vivir, una oportunidad por construir". Ecuador Debate, Nº 75, pp. 33-47.
Los comuneros de Santa Elena. Tierra, Familia y Propiedad
  • Silvia Álvarez
Álvarez, Silvia (1991). Los comuneros de Santa Elena. Tierra, Familia y Propiedad. Biblioteca de Ciencias Sociales, vol. 34. Quito: Coedición Corporación Editora Nacional -Abya-Yala.