ArticlePDF Available

Abstract

1. Introducción 2. La Filosofía de la Educación como “disciplina académica” 3. La Filosofía de la Educación y otros saberes pedagógicos 4. La Filosofía de la Educación y los educadores 5. Historia de la Filosofía de la Educación como disciplina 6. Sociedades, congresos y publicaciones de Filosofía de la Educación 7. Bibliografía
1
FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN
Autor: María García Amilburu
ÍNDICE
1. Introducción
2. La Filosofía de la Educación como “disciplina académica”
3. La Filosofía de la Educación y otros saberes pedagógicos
3.1. Pedagogía, Ciencias de la Educación y Teoría de la Educación
3.2. Antropología de la Educación
4. La Filosofía de la Educación y los educadores
5. Historia de la Filosofía de la Educación como disciplina
5.1. La “prehistoria académica” de la Filosofía de la Educación
5.2. Richard S. Peters y el Instituto de Educación de Londres
5.3. Corrientes actuales en Filosofía de la Educación
6. Sociedades, congresos y publicaciones de Filosofía de la Educación
6.1. Sociedades de Filosofía la Educación
6.2. Otras Sociedades de la Educación y reuniones científicas
6.3. Publicaciones especializadas
6.4. La Filosofía de la Educación en lengua española
7. Bibliografía citada en este artículo y otra bibliografía de interés
7.1. Obras de referencia
7.2. Otras obras
***
1. Introducción
Desde sus orígenes en la Grecia clásica la Filosofía se constituye
como el saber más general y profundo sobre la realidad, porque se ocupa del
conocimiento del ser en toda su amplitud a la luz de las últimas causas y
primeros principios. La Filosofía, por su propia naturaleza, constituye un saber
de segundo orden pues, sólo superando el plano espistemológico del
conocimiento espontáneo y científico, es posible alcanzar la unidad de sentido
y universalidad a la que tiende la Filosofía.
2
En este contexto, la Filosofía de la Educación puede definirse como la
aproximación al mundo de los fenómenos educativos desde una perspectiva
filosófica. Se encuadra, por tanto, en el ámbito de la Filosofía Práctica pues
constituye un saber de la acción, para la acción y desde la acción. En
consecuencia, su fin principal no es tanto la contemplación de la realidad
educativa como su mejora [G. Amilburu, 2010].
La Filosofía de la Educación no siempre es valorada adecuadamente
por parte de los filósofos: algunos la consideran una filosofía “de segunda
clase”, porque se trata de una de las ramas de la Filosofía que toma otra
actividad humana como objeto de estudio. En otras ocasiones, el menosprecio
hacia la Filosofía de la Educación tiene su origen en los prejuicios de los
propios educadores, que la consideran un saber bello pero inútil, incapaz de
orientar efectivamente la educación que es, ante todo, una tarea práctica.
Así, la Filosofía de la Educación ha sido denostada desde dos frentes.
Por una parte, los filósofos están más interesados en el mundo de las ideas
para hacerlas encajar entre sí formando un sistema de pensamiento coherente;
por otra, los educadores están volcados fundamentalmente en la realización de
una actividad práctica, de la que se exigen efectos beneficiosos inmediatos y
mensurables en el ámbito del aprendizaje.
Estas críticas no hacen justicia a la Filosofía de la Educación, aunque
hay que reconocer que en ocasiones tienen cierto fundamento sobre el que
sustentarse porque, a veces, los filósofos de la educación -urgidos por la
necesidad de dar respuestas inmediatas a los problemas concretos que plantea
la práctica educativa- descuidan la profundidad y el rigor metodológico que
requiere una disciplina filosófica, y no hacen propiamente una Filosofía de la
Educación [White, 2003]. Y otras veces, para contrarrestar esta opinión
negativa extendida entre los filósofos y demostrar que son ciudadanos de pleno
derecho en la república de los sabios, algunos filósofos de la educación se
centran exclusivamente en análisis y cuestiones autorreferenciales sobre la
propia disciplina -como cuál es la naturaleza de esta materia, la definición de su
estatuto epistemológico, sus vinculaciones con otras ciencias, el lugar que le
corresponde en el conjunto de los saberes filosóficos o pedagógicos, etc.
[Haldane, 1989]-. Esto supone, en realidad una “reflexión-sobre-la-reflexión
acerca de la educación” -una especie de "meta-Filosofía de la Educación”
3
carente de interés para los educadores- que aleja a la disciplina del ámbito de
la práctica educativa real y de las preocupaciones concretas de sus
protagonistas. Se trata, en el mejor de los casos, de una sistematización
abstracta sobre temas académicos, sin incidencia en la educación tal y como la
experimentan sus protagonistas -padres, profesores y alumnos- en su actividad
diaria.
Sin embargo, y a pesar de estas críticas, es comúnmente admitido que
existe una Filosofía de la Educación implícita en las obras de muchos filósofos -
desde Platón a Gadamer- que constituye, en algunos de ellos, el núcleo de su
pensamiento.
2. La Filosofía de la Educación como “disciplina académica”
La diversificación de las disciplinas académicas obedece a su
consideración como áreas de estudio organizadas sistemáticamente; son
ámbitos del saber y del hacer que tienen objetos, metodologías y finalidades
específicas. Más que conjuntos estáticos de saberes objetivados, las
disciplinas son modos de disponer un conjunto de actividades cognoscitivas
[Pring, 2004].
Así, la Filosofía de la Educación se distingue de las demás materias
filosóficas y pedagógicas por su objeto de estudio, la metodología que emplea
y el fin que se propone alcanzar.
- Su objeto propio es el estudio del fenómeno educativo en toda su
amplitud: los agentes, procesos y escenarios donde se desarrolla el binomio
enseñanza-aprendizaje.
- Emplea para su elaboración metodologías filosóficas.
- Tiene como fin inmediato la elaboración de un cuerpo de doctrina que
facilite a los profesionales de la educación la comprensión del sentido y las
implicaciones antropológicas y éticas de su tarea, para mejorar su actividad
práctica.
En definitiva, la Filosofía de la Educación no pretende elaborar “una
gran teoría” en el sentido epistemológico fuerte de la palabra [Pring, 1978] -un
sistema unificado de proposiciones, semejante a las teorías científicas-, sino
llevar a cabo una reflexión crítica y sistemática sobre la educación de la que se
4
puedan extraen conclusiones que permitan entender y afrontar mejor los
problemas de la práctica educativa.
El asentamiento de la Filosofía de la Educación como disciplina
académica a partir de 1960 se debe a Richard S. Peters, del Instituto de
Educación (IOE) de la Universidad de Londres, quien lideró el trabajo de un
grupo de expertos en Filosofía Analítica, que aplicaron este método al estudio
de la educación. Su objetivo principal se orientaba a la clarificación filosófica de
conceptos educativos fundamentales como, por ejemplo, enseñanza,
adoctrinamiento, autoridad, aprendizaje, creatividad, etc., que hasta ese
momento habían recibido poca atención por parte de los filósofos.
Peters definió la Filosofía de la Educación como una familia de
investigaciones unidas entre sí por su carácter filosófico y su relevancia en
cuestiones educativas; señaló que debía tomar como punto de partida los
problemas de la educación, y había de construirse en diálogo fecundo con la
Ética, la Filosofía Social y la Teoría del Conocimiento, entre otros saberes
[Peters, 1983].
Estos pioneros de la Filosofía de la Educación en Gran Bretaña
pretendían que la disciplina fuera auténticamente filosófica -y, por lo tanto,
reconocida como tal por los demás filósofos-; y demostrar su relevancia de cara
a la formación del profesorado, de tal forma que se incluyera en los planes de
estudio de los futuros profesionales de la educación a nivel nacional. Aunque
en parte lograron estas metas, la Filosofía Analítica de la Educación resultó
excesivamente técnica y fría, y no contaba con una antropología definida sobre
la que sustentarse.
3. La Filosofía de la Educación y otras disciplinas pedagógicas
La Filosofía de la Educación no constituye un campo independiente,
como una “reserva acotada” de conocimiento, sino que debe cultivarse en
diálogo interdisciplinar con los demás saberes que se ocupan del estudio del
ser humano y de la educación. En concreto, se sitúa en la intersección de la
Antropología, la Filosofía de la Cultura y las Ciencias de la Educación cuando
éstas tratan de comprender en plenitud al ser humano en cuanto educable, con
vistas a iluminar lúcidamente la acción educativa [G. Amilburu y García, 2012].
5
En cuanto disciplina académica, se puede elaborar de diferentes
maneras, muchas de ellas válidas y complementarias entre sí. El hecho de que
se cultive con una orientación más histórica o sistemática, analítica o deductiva,
etc., dependerá de las inclinaciones filosóficas de los autores o de las
circunstancias externas -requisitos legales, académicos, etc.- que pesen sobre
ellos.
3.1. Pedagogía, Ciencias de la Educación y Teoría de la Educación
En el ámbito de lengua española se llamó inicialmente “Pedagogía” a la
rama del saber que tenía como objeto específico describir y dar razón de la
actividad educativa, y señalar el modo de llevarla a cabo [Medina, 2001, 309].
Con el paso del tiempo, la Pedagogía alcanzó un mayor nivel de
especialización y complejidad al adoptar la metodología propia de las ciencias
experimentales, con las que ha ido estableciendo vínculos cada vez más
estrechos. Así, los pedagogos se interesaron progresivamente por conocer e
incorporar a su ámbito los métodos y resultados de la Psicología, Biología,
Sociología, Economía, etc. De esta manera, la Pedagogía se identificó con el
“estudio científico de la educación” se ampliándose para albergar todos los
saberes que empezaron entonces a llamarse “Ciencias de la Educación”. Esto
supuso simultáneamente un parcelamiento del estudio del fenómeno educativo
favoreciendo el desarrollo diferenciado y autónomo de diferentes áreas:
Didáctica, Pedagogía Social, etc.
Sin embargo como las Ciencias de la Educación remiten un mismo
fenómeno, se echaba de menos una sistematización y visión de conjunto que
permitiera comprender, interpretar, describir, explicar, predecir, justificar, etc.,
las múltiples circunstancias que concurren en el proceso educativo. Por eso se
volvió nuevamente la mirada hacia la Pedagogía, como “ciencia que aporta la
fundamentación teórica, tecnológica y axiológica, dirigida a explicar, interpretar,
decidir y ordenar la práctica de la educación” [García Aretio et al., 2011: 251].
Pero, paradójicamente, la denominación “Pedagogía” perdió su carga
“científica” y se dividió en otras dos disciplinas -Teoría y Filosofía de la
Educación-, conviviendo con ellas sin una delimitación clara de sus fronteras.
6
En este contexto, la Teoría de la Educación buscaba configurarse
como un saber de carácter más descriptivo y demostrativo, mientras que la
Filosofía de la Educación adoptaba una intención normativa. La primera asumió
el estudio de la educación desde un punto de vista predominantemente fáctico,
mientras que segunda lo hacía desde un enfoque interpretativo. La Teoría de la
Educación estaría orientada por tanto hacia el análisis de temas inmediatos o
circunstanciales, mientras que la Filosofía de la Educación busca fundamentar
reflexivamente la acción educativa [Quintana, 1995].
3.2. Antropología de la Educación
La Antropología cumple una función propedéutica en cualquier estudio
relacionado con la educación, ya que disponer de un conocimiento adecuado
del hombre -de su modo de ser y de obrar- es una condición necesaria para
poder plantear con acierto la tarea educativa [Higgins, 2011].
El estudio del ser humano puede abordarse desde ángulos muy
diversos, desde la experiencia inmediata al conocimiento científico y filosófico.
Atendiendo a la distinción establecida por Dilthey puede ser estudiado tanto por
las Ciencias de la Naturaleza -Física, Biología, Medicina…-, como por las del
Espíritu: Historia, Sociología, Literatura, etc.
Entre los estudios antropológicos que revisten un mayor interés de cara
a la educación se puede distinguir dos grandes ámbitos: la Antropología
Filosófica y las Antropologías Positivas: estas últimas engloban a su vez los
trabajos de la Antropología Física y la Antropología Sociocultural [Choza,
1985].
Mientras que las Antropologías Física y Sociocultural se ocupan de
distintos aspectos de la facticidad humana, empleando los métodos y
procedimientos propios de las ciencias particulares, la Antropología Filosófica
se propone llegar a comprender el sentido de lo humano, que incluye pero no
se agota en su dimensión fáctica.
La consideración de las cuestiones antropológicas más estrechamente
vinculadas al proceso educativo ha dado origen a la Antropología de la
Educación, una disciplina relativamente joven, que se caracteriza por la
diversificación de temáticas y metodologías entre quienes la cultivan.
7
Las relaciones que se establecen entre la Filosofía y la Antropología de
la Educación dependerán del tipo de Antropología que se adopte en cada caso.
La Antropología filosófica, constituye un firme apoyo para la Filosofía de la
Educación de cara a la consecución de su objetivo: comprender qué es la
educación en toda su radicalidad y los seres humanos en cuanto educables,
con el fin de mejorar la práctica educativa.
4. La Filosofía de la Educación y los educadores
La Filosofía -también la Filosofía de la Educación- no es un tipo de
saber útil en el sentido en que pueden serlo las matemáticas o la ingeniería;
pero es de gran utilidad, porque cumple una función esencial a la hora de
iluminar la acción humana, que por tratarse de la actividad de un ser racional
debería estar orientada por el conocimiento. Por esa razón su cultivo adquiere
una gran importancia para los educadores.
La tarea educativa remite de suyo a cuestiones de gran calado
filosófico que es necesario abordar como, por ejemplo, qué significa conocer y
qué valor tienen determinadas formas de pensamiento (Epistemología), qué
que es valioso y por tanto merece ser enseñado y aprendido (Ética), la
naturaleza de las actividades mentales (Filosofía de la mente), etc. [Pring,
1978].
La Filosofía de la Educación, no pretende determinar con qué medios,
en qué circunstancias y ambiente, o a qué individuo psicobiológico concreto
hay que educar; sino que se plantea cuestiones de carácter más amplio y
general, del tipo: qué es la educación, por qué es necesaria, quién es el sujeto
de la educación metaempíricamente considerado, para qué educamos, cómo
es posible que alguien llegue a educarse, etc. [Sacristán, 1994].
En concreto, una de las cuestiones filosóficas fundamentales que han
de abordarse al tratar el tema de la educación consiste en clarificar qué se
entiende por un ser humano educado; porque el ideal de humanidad que se
asume es el motor que pone en marcha todo el proceso educativo. Sólo
después, una vez perfilada la cuestión del ideal al que se tiende, se podrán
acometer con acierto los estudios relacionados con los agentes y los medios
educativos, pues deben adecuarse a la promoción del ideal de persona que
8
orienta el proceso. Y, sin duda, para acertar en la formulación de ese ideal es
preciso llevar a cabo una atenta reflexión de carácter filosófico-antropológico.
Además de éstas, hay otras cuestiones filosóficas de gran interés para
los educadores; entre ellas, las que examinan las tensiones que se plantean en
la sociedad contemporánea rara reconciliar la responsabilidad social y la
autonomía individual; el respeto por la tradición y la el derecho a ofrecer una
interpretación personal de la misma; la libertad personal y la autoridad externa;
el ámbito privado del individuo y el dominio público de la comunidad, etc.
La Filosofía de la Educación se ocupa también de otros temas de gran
importancia como, la formulación del modelo antropológico que subyace en las
distintas propuestas teóricas de educación; la naturaleza específica de la
relación educativa; la clarificación de los fines, objetivos y valores educativos; el
lugar que corresponden a la educación social, cívica, política, religiosa, ética y
estética en el curriculum; la deontología profesional de los docentes, etc.
Sólo tras una reflexión Filosófica, Antropológica y Ética sobre el sujeto
de la educación es posible formular conclusiones que tengan fuerza normativa
en este ámbito. Y sólo entonces los educadores estarán preparados para
ejercer un juicio razonable sobre su propia tarea, y hacer aportaciones
substanciales en asuntos educativos de interés general, más allá de los límites
de su institución.
Como ya se ha mencionado, la Filosofía de la Educación, no busca
directamente generar nuevos conocimientos pedagógicos, sino permitir una
comprensión más profunda de aquello con lo que el educador está ya
familiarizado; y ayudar a conocer las discusiones y los problemas que tuvieron
lugar en el pasado, y el modo en que fueron afrontados -y tal vez solucionados-
racionalmente [Smeyers, 2010].
En concreto, hay tres campos de la Filosofía de la Educación que
pueden proporcionar una ayuda inestimable a los educadores:
a. El recurso al Análisis lógico del lenguaje, orientado a la clarificación
de los términos y teorías pedagógicas que se emplean en el
lenguaje ordinario y el discurso académico sobre la educación.
b. El modo de argumentación propio de la Filosofía práctica, que
proporciona un contrapeso y complemento a la abstracción de las
ciencias teóricas y al pragmatismo técnico [García Amilburu, 2014].
9
c. El conocimiento de la Historia de la Filosofía, que pone en contacto
con las diferentes respuestas que el ser humano ha formulado a los
interrogantes últimos que se plantea, desde perspectivas teóricas e
ideológicas muy diversas.
En efecto, los conceptos que utilizamos actualmente en el ámbito
educativo son el producto terminal de un proceso histórico de transformación
de nociones que se acuñaron por primera vez en la Grecia clásica [Carr, 1987].
Conviene conocer el desarrollo de las ideas que se emplean, porque la
evolución de su uso y su significado manifiestan cuestiones más profundas que
es necesario tener en cuenta para su adecuada comprensión. Porque, como
señala Boyer [1920], no es posible adquirir un conocimiento adecuado de las
realidades específicamente humanas -y la educación es, sin duda, una de
ellas- sin conocer su historia.
Muchos filósofos han trabajado temas de interés para la educación. En
todas las grandes áreas de la Filosofía -Metafísica, Lógica, Ética,
Epistemología, Antropología Filosófica, Filosofía Moral y Política, etc.- se tratan
de un modo u otro cuestiones que afectan directamente al núcleo mismo de la
acción educativa como, por ejemplo, la distinción entre el bien y el mal, el
ejercicio de la libertad, la posibilidad de que un ser humano enseñe a otro, la
dimensión social del ser humano, el fundamento de la autoridad, etc.
La Historia de la Filosofía pone al educador en contacto con las ideas
que entretejen nuestro modo de entender la educación, facilita el desarrollo del
juicio propio y previene frente al peligro del dogmatismo en aquellos ámbitos
que están abiertos a la discusión, a la diversidad de planteamientos, y a la
crítica razonada.
No es este el momento de señalar el desarrollo del pensamiento
educativo en la Historia de la Filosofía. Remitimos al lector a las voces
correspondientes a los distintos autores.
5. Historia de la Filosofía de la Educación como disciplina
5.1. La “prehistoria académica” de la Filosofía de la Educación
10
La Filosofía de la Educación como disciplina académica universitaria
tiene una vida relativamente corta [White, 2003] pero, como ya se ha dicho,
desde Sócrates, pensadores que pertenecen a épocas y tradiciones filosóficas
muy diversas han formulado “ideas filosóficas acerca de la educación” [Hirst,
1998].
Estas “ideas filosóficas sobre temas educativos” que han llegado hasta
nosotros se pueden agrupar en cuatro grandes tradiciones de pensamiento: la
aristotélica –incluyendo en ésta el pensamiento clásico y las aportaciones
cristianas-; el racionalismo postcartesiano; la filosofía empirista y el idealismo.
Sin embargo, hay que esperar hasta el siglo XX para poder hablar
propiamente de Filosofía de la Educación como “disciplina académica”. Muchos
autores consideran a Dewey (1859-1952) el primer “filósofo de la educación”,
porque planteó su trabajo como un examen filosófico de los problemas que
surgen en el desarrollo de la educación, y no como pensamiento filosófico
aplicado a la educación. Para Dewey los planteamientos teóricos acerca de lo
que hay que hacer en el ámbito educativo deben surgir como respuesta a los
problemas que presenta la propia tarea de educar; y las teorías deben probarse
después en la práctica, como él mismo hizo en la Escuela Laboratorio.
5.2. Richard S. Peters y el Instituto de Educación de Londres
Peters es, sin duda una de las personas que ha contribuido más
decisivamente a edificar la Filosofía de la Educación en el siglo XX, reuniendo
en el Instituto de Educación de la Universidad de Londres un importante grupo
de académicos entre quienes cabe destacar, además del propio Peters, figuras
como Paul Hirst, John Wilson, John White, etc. Bajo el impulso y la dirección de
Peters se cultivó un estilo nuevo de Filosofía de la Educación que ha tenido
gran repercusión en el desarrollo de esta disciplina, sobre todo en el ámbito
anglosajón [Cuypers y Martin, 2009].
Richard S. Peters estudió Filosofía en las Universidades de Oxford y
Londres. En 1962 sucedió a Louis A. Reid en la Cátedra de Filosofía del IOE
hasta 1983. Por influjo de G.E. Moore y B. Russell, el Análisis Lógico del
Lenguaje se convirtió a inicios del siglo XX en el instrumento imprescindible
11
para la clarificación del significado de los conceptos y la justificación de su valor
de verdad. Esta clarificación se realiza reduciendo el concepto a elementos
atómicos que son comprobables a través de la experiencia sensible.
Posteriormente, el pensamiento del segundo Wittgenstein centró el análisis
lógico en el examen del uso que se hace del lenguaje, tanto del lenguaje
científico como del ordinario. Peters se formó en el seno de esta tradición
filosófica; de ahí que propusierala aplicación del análisis lógico del lenguaje
ordinario a los enunciados que se emplean en el ámbito de la educación con el
fin de clarificar el contenido de los principales conceptos utilizados en este
campo como, por ejemplo, motivación, emoción, autonomía, castigo,
aprendizaje, enseñanza, curriculum, etc. Y, en primer lugar, el concepto mismo
de educación.
En resumen, Peters defendió que la Filosofía de la Educación debía
ocuparse en primer término del análisis lógico de los conceptos empleados en
el discurso pedagógico y de la fundamentación de los conocimientos,
creencias, acciones y actividades educativas, antes de responder a las
cuestiones relativas a su justificación y la normatividad. De ahí que las dos
preguntas que enmarcan el paradigma de la Filosofía de la Educación
planteado por Peters son:
a. ¿Qué se entiende por educación? (“What do you mean?”: Análisis
conceptual)
b. ¿Cómo se puede mostrar que la educación es algo valioso? (“How
do you know?”: Justificación)
Peters desarrolló su trabajo en cuatro áreas fundamentales [Peters,
1966]:
1. El análisis filosófico de los conceptos propios del campo de la
educación que pueden ser estudiados también desde la
Psicología Filosófica y la Filosofía Social
2. La aplicación de la Ética y la Filosofía Social a los contenidos y
procedimientos deseables para la educación
3. El examen de los esquemas conceptuales que emplean los
psicólogos de la educación en el estudio de los procesos
educativos
12
4. El examen filosófico del contenido y organización del curriculum y
otras cuestiones relacionadas con el aprendizaje.
Entre sus escritos hay que destacar la Conferencia Inaugural
pronunciada en el IOE en 1964, que llevaba por título “La Educación como
iniciación”. En ella presentaba de modo paradigmático su manera de entender
la tarea educativa como la introducción del sujeto que se educa en las
tradiciones públicas de la cultura a la que pertenece [Peters, 1966]. Ésta es una
de las aportaciones más originales de Peters, con la que se abrió una nueva
línea de comprensión y desarrollo de la disciplina.
La “iniciación” es el rito de paso que se cumple en la pubertad y que,
una vez superado, introduce a los jóvenes en la vida adulta como sujetos de
pleno derecho. La imagen de la “iniciación” sostiene que educación tiene como
fin familiarizar a los seres humanos más jóvenes con el mundo de las
tradiciones culturales a las que pertenecen para que puedan vivir en él como
personas adultas, autónomas y responsables.
Peters parte del ideal de “persona educada” que se forjó en el siglo XIX
-aquella que se ha desarrollado moral, intelectual y espiritualmente-, y describe
la educación como la actividad mediante la cual la propia cultura es
“entregada” por una generación a la siguiente y se desarrollan en quienes
aprenden estados mentales estables valiosos.
Hacia el final de su vida académica, dedicada a la teorización filosófica
a un alto nivel, Peters reconoció que el trabajo que debería desarrollarse en el
futuro tendría que asumir un carácter más “pegado a la tierra”, aunque también
afirmó que no se debe perder de vista que no será posible solucionar los
problemas educativos concretos si los educadores no los abordan primero
desde una aproximación filosófica coherente [Peters, 1983].
Efectivamente, la Filosofía de la Educación elaborada por Peters, al
ser analítica y fundante, contribuyó a dar claridad, estructura argumentativa,
seriedad y respetabilidad a la disciplina, pero –como él mismo intuyó-, de
alguna manera reclama un complemento que contrarreste su carácter
excesivamente formalista y analítico.
13
5.3. Corrientes actuales en Filosofía de la Educación
La nota característica del pensamiento filosófico educativo actual es su
fragmentación: por el modo de entender la naturaleza de esta disciplina, por los
diferentes tipos de preguntas que se formulan quienes la cultivan, por las
respuestas -muchas veces incompatibles entre sí- que ofrecen las distintas
escuelas o tradiciones de pensamiento, etc. [Carr, 2005].
Así, se observa que conviven en la actualidad Filosofías de la
Educación de corte Analítico junto con otras aproximaciones influidas por la
filosofía Crítica, el Deconstruccionismo, la Fenomenología, el Neomarxismo, el
Existencialismo, el Personalismo, la Hermenéutica, o el Neoaristotelismo, por
citar sólo las más señaladas.
Si bien algunas de las cuestiones que se plantean en la actualidad
fueron ya tratadas por Sócrates, otras han ido surgiendo al hilo del desarrollo
histórico humano, como las que hacen referencia, por ejemplo la educación
multicultural en un mundo globalizado, la educación para la democracia, o para
el desarrollo sostenible, etc., pues los filósofos de la educación
contemporáneos son herederos de una tradición multisecular que está en
continuo desarrollo.
La Filosofía de la Educación de cada autor es deudora de su
planteamiento filosófico y del modo de concebir las relaciones entre la Filosofía
y la Educación. Algunos autores sostienen que entre ambas disciplinas se da
una íntima vinculación, otros defienden su absoluta independencia, y -como en
todo- también existen posturas intermedias.
En conjunto, se puede hablar de seis grandes metodologías utilizadas
para elaborar la Filosofía de la Educación, que son las que diferencian unos
estilos filosóficos de otros:
1. La Filosofía de la Educación descriptiva analiza filosóficamente lo
que sucede en el proceso educativo.
2. La "Filosofía de la Educación para educadores" elabora una especie
de antología de cuestiones filosóficas que se consideran de interés para los
profesionales.
3. Se ha cultivado también una Filosofía de la Educación como
“Análisis Metafísico de cuestiones educativas” -la estructura entitativa del ser
14
educacional, la esencia de la educación y sus causas, la teleología ordenadora
de todo el proceso, etc.
4. La Filosofía Analítica de la Educación trata de clarificar el contenido
conceptual de los términos del lenguaje que se emplea en el contexto de la
educación.
5. Hay autores que defienden una Filosofía de la Educación “reflexiva”,
sobre los supuestos profundos de la educación, que integre un buen
conocimiento de la Historia, y las conclusiones de la Antropología Filosófica.
6. El enfoque deductivo en la Filosofía de la Educación, o estudio de
las Escuelas de Filosofía -llamado coloquialmente "de los -ismos"-, busca
explicitar las consecuencias educativas que se pueden extraer de los
principales sistemas filosóficos -racionalismo, empirismo, existencialismo, etc.-.
Las críticas a este tipo de Filosofía de la Educación señalan que una
postura metafísica o epistemológica no puede tener implicaciones lógicas
necesarias que sean aplicables en el campo de la teoría y la práctica
educativas; y sostienen también que dos filósofos que pertenezcan a una
misma escuela filosófica pueden estar en desacuerdo respecto a cómo deben
llevarse a cabo determinadas prácticas educativas y, por el contrario, personas
que coinciden sobre cuestiones educativas pueden sostener posturas
filosóficas muy diferentes.
Aun siendo esto verdad, es posible descubrir rasgos recurrentes en la
Filosofía de la Educación que elaboran pensadores que pertenecen a una
corriente filosófica determinada [Bigge, 1982], y que existe un cierto “aire de
familia” en las respuestas que ofrecen a las preguntas fundamentales que se
plantea la Filosofía de la Educación.
15
Podrían resumirse así [García Amilburu y García, 2012, 118]:
Fin de la
Educación Cómo se
aprende Cómo se
enseña Qué se
enseña
Realismo
clásico Formar virtudes
intelectuales y
morales
Disciplina
intelectual Mostrando la
verdad y el
bien
Verdades
fundamentales
Teísmo dualista Salvación
eterna Demostración
racional Disciplina de la
inteligencia Matemáticas.
Lógica
Empirismo Eficacia Estímulo-
respuesta y
refuerzo
Desde fuera.
Estimular Ciencias
naturales
Filosofía
analítica Examinar
creencias para
ser racionales
Refinando el
razonamiento Enseñar a
razonar
lógicamente
Proposiciones
verificables
Existencialismo Autorrealización
del individuo.
Autoconciencia
Cultivando
sentimientos Despertar la
responsabilidad
personal
Lo que quiera
el alumno
Conductismo Formar
patrones
intelectuales y
de conducta
Haciendo,
resolviendo
problemas
Seleccionar
experiencias.
Interés
Estudios
sociales,
experimentos
Cognitivismo Reconstruir la
vida cambiando
patrones de
pensamiento
Cambio en
comportamientos Suscitar y
resolver
problemas.
Investigar
6. Sociedades, Congresos y Revistas de Filosofía de la Educación
Aunque la Filosofía de la Educación tiene una vida relativamente corta
como disciplina académica, constituye un área de conocimiento muy dinámica
si se tienen en cuenta las Sociedades profesionales, publicaciones y reuniones
científicas que se celebran, aunque sea reducido el número de personas que
se dedican a su cultivo. Esto se debe en parte a las propias características de
la disciplina y también a que los recortes presupuestarios llevados a cabo en
casi todas las Universidades han perjudicado directamente a los
Departamentos de Humanidades y, de modo especial, a las materias
relacionadas con la Filosofía.
16
En general, hay dos cuestiones que preocupan a los filósofos de la
educación de cara al desarrollo futuro de esta disciplina: en primer lugar, el
hecho de que aunque ellos desarrollen una gran actividad investigadora y de
difusión de sus trabajos, éstos tienen poco impacto entre quienes diseñan la
política educativa de los diferentes países: de hecho, ejercen poca influencia en
la toma de decisiones prácticas, que se adoptan habitualmente por criterios de
corte más ideológico y utilitarista que pedagógico. Y en segundo término, como
consecuencia de la mentalidad mercantilista extendida en Occidente, cada vez
son más escasos los recursos destinados por los gobiernos a la investigación y
a la dotación de plazas en los departamentos universitarios en este área.
6.1. Sociedades de Filosofía de la Educación
Sólo se mencionarán en este apartado las principales Sociedades que
reúnen a quienes se dedican específicamente al cultivo de la Filosofía de la
Educación.
- Philosophy of Education Society (PES)
www.philosophyofeducation.org
Es la principal Asociación de filósofos de la educación de
Norteamérica. Fue fundada en 1941 con el propósito de:
- Promover el tratamiento filosófico de los problemas educativos.
- Buscar la clarificación de los acuerdos y discrepancias entre las diferentes
tendencias de la Filosofía de la Educación, facilitando esta tarea por
medio de las discusiones científicas en las reuniones anuales de la
Sociedad.
- Hacer avanzar y mejorar la calidad de la enseñanza de la Filosofía de la
Educación, tanto en los centros donde se forman los futuros profesores
como en otras instituciones educativas.
- Cultivar las relaciones fructíferas entre los que cultivan la Filosofía en
general y quienes se dedican a la Filosofía de la Educación.
- Fomentar las relaciones entre quienes trabajan en Filosofía de la
Educación y quienes lo hacen en el resto de las disciplinas pedagógicas.
17
La Philosophy of Education Society organiza un Congreso anual en
diferentes ciudades de los Estados Unidos, y publica trimestralmente la Revista
Educational Theory, además del Philosophy of Education Yearbook,
- Philosophy of Education Society of Great Britain (PESGB)
www.philosophy-of-education.org
Fundada en 1964 en torno a la figura de R.S. Peters, esta Sociedad
tiene como finalidad promover el estudio, la enseñanza y la aplicación práctica
de la Filosofía de la Educación. Sus miembros, junto con profesores
universitarios de Filosofía de la Educación de todo el mundo, se reúnen
anualmente en Oxford en un Seminario de tres días de duración. Además, las
distintas ramas locales de ls Sociedad promueven reuniones de estudio y
organizan Conferencias y Seminarios a lo largo del año en diferentes ciudades
del Reino Unido.
La Revista oficial de la Philosophy of Education Society of Great Britain
es The Journal of Philosophy of Education, que se publica cuatro veces al año,
uno de ellos sobre un tema monográfico de particular relevancia, coordinado
por un especialista en la materia. También se distribuye anualmente entre los
miembros de la Sociedad una Newsletter con información más práctica e
informal.
- International Network of Philosophers of Education (INPE)
www.ucm.es/info/inpe
La International Network of Philosophers of Education, constituida en
1988, tiene como objetivos:
- Fomentar el diálogo entre los filósofos de la educación globalmente.
- Promover la tolerancia en el campo de la educación y facilitar un
mejor entendimiento entre pensadores de diferentes escuelas de
pensamiento.
- Intercambiar información, fomentar la investigación conjunta y
comparativa, compartiendo materiales y cooperando en la publicación de
escritos de interés en este campo.
18
- Organizar Congresos para facilitar la discusión en profundidad de las
materias de más actualidad en el ámbito de la Filosofía de la Educación y
desarrollar nuevas iniciativas en este campo.
Los Congresos promovidos por la INPE se celebran cada dos años, en
ciudades distintas de los cinco continentes. La publicación oficial de la
International Network of Philosophers of Education es la Revista Ethics and
Education que se publica trimestralmente.
6.2. Otras Sociedades de Educación y reuniones científicas
Además de las Sociedades dedicadas específicamente al cultivo de la
Filosofía de la Educación, en muchos Congresos o Reuniones Científicas de
otras Sociedades filosóficas o educativas como, por ejemplo, la American
Philosophical Association www.apaonline.org la Federation International de
Societés de Philosophie www.fisp.org o la European Education Research
Association www.eera-ecer.eu, por citar sólo los más numerosos, hay
secciones especiales dedicadas a la Filosofía de la Educación.
6.3. Publicaciones especializadas
Las principales Revistas especializadas de investigación en Filosofía
de la Educación son las siguientes:
- Educational Theory
www.education.illinois.edu/eps/educational-theory
Revista copublicada por la John Dewey Society, los Colleges of
Education de la Universidad de Illinois y la Philosophy of Education Society, de
la que constituye su órgano oficial de expresión. Se publica cuatrimestralmente.
- Educational Philosophy and Theory
www.wiley.com/bw/journal.asp?ref=0013-1857
Auspiciada por la Universidad de Western Sydney, es la publicación
oficial de la Philosophy of Education Society of Australasia. Está dedicada la
19
difusión de artículos sobre Filosofía de la Educación aunque, en ocasiones,
también se hayan incluido de otras áreas como, planificación curricular, etc.
- Journal of Philosophy of Education
www.wiley.com/bw/journal.asp?ref=0309-8249
Revista oficial de la Philosophy of Education Society of Great Britain,
publica artículos que representan una variada muestra de tradiciones
filosóficas, desde el examen de cuestiones básicas de Filosofía en su relación
con la actividad educativa hasta críticas detalladas de prácticas educativas o
políticas de la educación, analizados desde una perspectiva filosófica. Entre los
ámbitos que abarcan sus artículos pueden destacarse cuestiones sobre las
dimensiones éticas, estéticas, políticas y epistemológicas de la Filosofía de la
Educación.
- Philosophy of Education Yearbook
http://onlinebooks.library.upenn.edu/webbin/book
Anuario de Filosofía de la Educación publicado por la Philosophy of
Education Society, donde se recogen artículos altamente especializados.
- Prospero
www.triangle.co.uk/pro
Publicación oficial del Group for Philosophical and Education Renewal
(PER). Pretende fomentar un nuevo modo de pensar en y acerca de los
fundamentos de la educación. Parte del supuesto de que es necesario un modo
diferente de concebir la Filosofía -como una manera de hacer avanzar las
propias perspectivas, no tanto como una tarea metafísica o lógica- para mejorar
la Pedagogía.
- British Journal of Educational Studies
www.tandf.co.uk/journals/rbje
Editada por la Standing Conference on Studies in Education de
Londres, comenzó a publicarse en 1952 y es una de las principales revistas
británicas de Educación. Incluye artículos especializados de investigación,
20
especialmente sobre las fuentes históricas, filosóficas y sociológicas. Tiene,
además, una sección que se ocupa del desarrollo de la política educativa en
Inglaterra y otra, muy amplia, dedicada a reseña de los libros que se publican
en el área.
- Interchange
Revista especializada en la discusión de cuestiones fundamentales
sobre Filosofía de la Educación desde la perspectiva de la Filosofía y de las
Ciencias Sociales. Trata de promover el intercambio de opiniones entre los
profesores, quienes se dedican a la política de la educación e investigadores
en el ámbito pedagógico, ofreciendo un foro para discutir problemas educativos
y tendencias pedagógicas.
- Journal of Aesthetic Education
www.press.uillinois.edu/journals/jae.html
Revista interdisciplinar que se dirige a un amplio público que va desde
educadores en el ámbito de las artes y las humanidades, a administradores y
políticos de la educación o cualquier persona interesada en las consideraciones
filosóficas implicadas en la enseñanza de las artes.
- Journal of Moral Education
www.tandf.co.uk/journals/titles/03057240.asp
Publicada en Londres por la NFER, ofrece un amplísimo foro
interdisciplinar para la discusión de las cuestiones relacionadas con la
educación moral. Entre sus artículos pueden hallarse análisis filosóficos,
resultados de investigaciones empíricas, evaluación de estrategias educativas
y procedimientos de valoración a nivel teórico y práctico, individual y social.
Publica además periódicamente números monográficos especiales sobre
cuestiones de interés en el área de la educación moral.
- Studies in Philosophy and Education
www.springerlink.com/content/10299
Revista internacional que publica estudios sobre los principales
problemas filosóficos, normativos y conceptuales de la investigación, práctica y
21
política educativas. No representa ninguna escuela filosófica o tradición
cultural, sino que promueve el intercambio y colaboración entre filósofos,
filósofos de la educación, investigadores en educación y ciencias sociales, y
quienes se dedican a elaborar las políticas educativas.
4.4. La Filosofía de la Educación en lengua española
En el ámbito de lengua española no existe propiamente una Sociedad
de Filosofía de la Educación, pero la presencia de esta disciplina en reuniones
científicas ha empezado a cobrar fuerza especialmentea partir de los años 80
[Jover, 2002].
En el VI Congreso Nacional de Pedagogía celebrado en Madrid en 1979,
se otorgó cierto protagonismo -quizá por primera vez- a la Filosofía de la
Educación, dedicando una de las Secciones a esta materia. Desde entonces se
ha ido consolidado la participación de esta disciplina en esa reunión científica
anual.
Por iniciativa de un grupo de profesores de Teoría de la Educación, al
inicio de la década de los 80 comenzaron los Seminarios Interuniversitarios de
Teoría de la Educación (SITE) www.ucm.es/info/site como reuniones de
trabajo restringidas a una pequeña representación de profesores de cada
universidad española. Siempre han asistido como invitados al SITE profesores
de Filosofía de la Educación.
Desde 1988 la Universidad Nacional de Educación a Distancia ha
organizado con regularidad Seminarios de Trabajo y Congresos Internacionales
de Filosofía de la Educación. Los Congresos se celebran cada cuatro años. Se
han publicado las Actas de estos Congresos con los textos de las ponencias y
comunicaciones presentadas, contribuyendo así a la formación de un corpus de
literatura especializada en castellano de gran interés para la investigación
sobre esta materia.
En el ámbito de lengua castellana no existe ninguna Revista científica
que se dedique en exclusiva a la Filosofía de la Educación; sin embargo,
algunas de las publicaciones académicas más prestigiosas del área de la
educación incluyen artículos de esta materia.
22
Por ejemplo:
- Revista Española de Pedagogía
www.ucm.es/info/quiron/rep.htm
- Bordón
www.uv.es/soespe/bordon.htm
- Revista de Ciencias de la Educación
www.icceciberaula.es
- Revista Interuniversitaria de Teoría de la Educación
www.campus.usal.es/~revistas_trabajo/index.php/1130-3743
- Educación XX1
www.uned.es/educacionXX1
- Estudios sobre Educación (ESE)
www.unav.es/educacion/ese
7. Bibliografía citada en este artículo y otra bibliografía de interés
7.1. Obras de referencia:
BAILEY, R., BARROW, R. and McCARTHY, C., (Eds.) The Sage Handbook of
Philosophy of Education, Sage, London, 2010.
BLAKE, N. (Ed.), The Blackwell Guide to the Philosophy of Education,
Blackwell, Oxford, 2002.
CARR, W. (Ed.), The Routledge Falmer Reader in Philosophy of Education,
Routledge, London, 2005.
CURREN, R. (Ed.), A Companion to the Philosophy of Education, Blackwell,
Oxford, 2003.
CURREN, R. (Ed.), Philosophy of Education: an Anthology, Blackwell, Oxford,
2006.
23
PALMER, J. A., (Ed.), Fifty mayor thinkers on education, Routledge, London,
2001.
RORTY, A. O., Philosophers on Education. Historical Perspectives, Routledge,
London, 1998.
SIEGEL, H. (Ed), The Oxford Handbook of Philosophy of Education, Oxford
University Press, Oxford, 2009.
VV.AA., La Filosofía de la Educación en Europa, Dykinson, Madrid, 1985.
7.2. Otras obras
Además de los trabajos citados en el artículo, se mencionan algunas
obras fundamentales de Filosofía de la Educación, clásicas y más recientes. No
se incluyen trabajos dedicados a cuestiones particulares dentro de la disciplina.
BIGGE, M.L., Educational Philosophies for Teachers, Charles E. Merrill
Publishing Co., Columbus, Ohio, 1982.
BOYER, C., History of Education, George G. Harrap & Co., London, 1920.
CARR, D., El sentido de la educación. Una introducción a la filosofía y a la
teoría de la educación y de la enseñanza, Grao, Barcelona, 2005.
CARR, W., (1987) "What is an Educational Practice?", en Journal of Philosophy
of Education, vol. 21 pp. 163-175.
CHAMBLISS, J.J., “Philosophy of Education Today”, en Educational Theory,
vol. 59, 2 (2009), pp. 233-251.
CHOZA, J., Antropologías Positivas y Antropología Filosófica, Cenlit, Tafalla,
1985.
CUYPERS, S. y MARTIN, C. (Eds.), Reading R.S. Peters Today, Journal of
Philosophy of Education, vol. 43, Supplement 1, (2009).
DEWEY, J., Democracy and Education, Free Press New York,1916.
GADAMER, H.G., La educación es educarse, Paidós, Barcelona, 2000.
GARCÍA AMILBURU, M. (Ed.), Claves de la Filosofía de la Educación,
Dykinson, Madrid, 2003.
GARCÍA AMILBURU, M. y GARCÍA GUTIÉRREZ, J., Filosofía de la Educación.
Cuestiones de hoy y de siempre, Narcea, Madrid, 2012.
GARCIA AMILBURU, M., Aprendiendo a ser humanos. Una Antropología de la
Educación, Eunsa, Pamplona, (3ª ed.) 2010.
- GARCIA AMILBURU, M., “Filosofía y actitud filosófica: sus aportaciones a la
educación”, en Revista Española de Pedagogía, n. 258 (2014), pp. 231-
247.
24
GARCIA ARETIO, L. et al., Claves para la educación. Actores, agentes y
escenarios en la sociedad actual, UNED-Narcea, Madrid, 2009.
HALDANE, J. (1989) “Metaphysics in the Philosophy of Education”, en Journal
of Philosophy of Education, vol. 23, pp. 171-183.
HAYDON, G. (Ed.), 50 Years of Philosophy of Education. Progress and
Prospects, IOE University of London, London, 1998.
HIGGINS, C., The Good Life of Teaching, Wiley-Blackwell, London, 2011.
HIRST, P. (Ed.), Educational Theory and its Foundation Disciplines, Routledge,
London, 1983.
HIRST, P., “Philosophy of Education: the Evolution of a Discipline”, en
HAYDON, G. (Ed.), 50 Years of Philosophy of Education. Progress and
Prospects, IOE, University of London, London 1998, pp. 1-22.
JOVER, G., "La Filosofía de la Educación en España: revisión y perspectivas
de futuro", en VV.AA., Educación, Ética y Ciudadanía, UNED, Madrid,
2002, pp. 369-384.
MEDINA, R., “La educación, objeto de reflexión científica”, en VV.AA., Teoría
de la Educación, UNED, Madrid, 2001, pp. 297-316.
PETERS, R.S., "Philosophy of Education", en HIRST, P. (Ed.), Educational
Theory and its Foundation Disciplines, Routledge, London, 1983, pp. 30-61.
PETERS, R.S., Ethics and Education, Allen & Unwin, London, 1966.
PRING, R. (1978) “Philosophical Issues”, en LAWTON, D. et al., Theory and
Practice of Curriculum Studies, Routledge, London, pp. 19-28.
PRING, R., Philosophy of Education. Aims, Theory, Common Sense and
Research, Continuum, London, 2004.
QUINTANA, J.M., Teoría de la Educación. Concepción antinómica de la
educación, Dykinson, Madrid, 1995.
SACRISTÁN, D. (1994), “La formación filosófico-educativa del profesorado ¿Un
lujo o una necesidad?”, en Actas del III Simposi Internacional de Filosofía de
l’Educació, Universidad de Barcelona, Barcelona, vol. 1, pp. 145-175.
SMEYERS, P., “Revisiting Philosophy of Education”, en Revista
Interuniversitaria de Teoría de la Educación, vol, 22, 2, (2010), pp. 91-116.
SOLTIS, J.F., Philosophy and Education, 80th Yearbook of the NSSE, Chicago
University Press, Chicago, 1981.
WHITE, J., “La Filosofía de la Educación como disciplina académica”, en
GARCÍA AMILBURU, M. (Ed.), Claves de la Filosofía de la Educación,
Dykinson, Madrid, 2003, pp. 171-186.
... La finalidad de la educación es una pregunta válida; quizá ahora más que nunca, pero por ello mismo, hay que analizar su respuesta viendo el contexto, y que ésta, en lo posible, no esté influida por la ideología predominante, principalmente por la ideología neoliberal. La filosofía de la educación, de forma breve, puede definirse como la disciplina que tiene como objeto el fenómeno educativo que toma en cuenta agentes, procesos y escenarios en los que se da el proceso de enseñanza-aprendizaje, y que permite comprender el sentido de lo que se hace (Amilburu, 2014). En ese sentido, como se ha argumentado, el análisis de la educación debe situarse en contextos específicos; aunque las preguntas generales sigan siendo de ayuda, las propuestas y reflexiones no pueden hacerse al aire; la teoría crítica puede ser de ayuda en este punto. ...
Article
Full-text available
La filosofía de la educación plantea que el fenómeno educativo debe estudiarse de forma que se estudien los distintos actores educativos y el contexto en el que la educación se desarrolla. Sin embargo, dichas ideas deben plantearse a partir de una realidad, para establecer medidas de mejora y objetivos. En ese sentido, la educación se desarrolla de acuerdo a requerimientos culturales, históricos, contextuales. En el caso de México y América Latina, hay una realidad muy específica, distinta a la que ocurre en otros contextos geográficos o socioeconómicos. El presente artículo plantea parte del desarrollo de la educación en este país, y comenta la necesidad de realizar una actividad educativa que ayude a lograr la transformación social e individual.
Book
Full-text available
El libro presenta diversas posiciones sobre filosofía de la educación desde América Latina.
Article
Full-text available
1. Aproximación semántica al término de educación 2. El concepto de educación 3. Las propiedades del proceso educativo 4. Educación y procesos no educativos 5. Ámbitos y modalidades de la educación 6. Necesidad de la educación. La educabilidad 7. ¿Qué dimensiones humanas son educables? 8. Las “metáforas de la educación” 9. La relación educativa 10. El arte de educar 11. Referencias bibliográficas
Chapter
Full-text available
[translation into Spanish of 1987 publication]
Book
Full-text available
Esta obra facilita las claves para comprender críticamente las problemáticas teóricas de hondo calado que afectan a la pedagogía actual: la educación como realidad, los principios pedagógicos de la acción educativa, la educación como proceso y como interacción entre agentes y actores, los agentes de la educación y el proceso de su profesionalización, el actor de la educación, los escenarios, su función social, la cuestión de los fines y los valores, la complementariedad entre acción educativa y acción pedagógica, la educación ...
Book
The Oxford Handbook of Philosophy of Education serves as a general introduction to key issues in the field, furthers the philosophical pursuit of those issues, and hopes to bring philosophy of education back into closer contact with general philosophy. Philosophy of education has an honored place in the history of Western philosophical thought. Its questions are as vital now, both philosophically and practically, as they have ever been. In recent decades, however, philosophical thinking about education has largely fallen off the philosophical radar screen. Philosophy of education has lost intimate contact with the parent discipline to a regrettably large extent-to the detriment of both. The articles in this volume cover a broad range of philosophical questions concerning education. The articles provide surveys of the general domain they address, and advance the discussion in those domains in original and fruitful ways. Together their articles constitute a new wave of general philosophic thinking taking up fundamental philosophical questions about education.
Article
This study starts from the way philosophy of education was conceived by Richard Peters, how it has been amended in succeeding discussions within the Anglo-Saxon context as well has been the object of postmodern criticisms. Due to the changes in the educational area, it then asks what follows for its programme. Focusing on the debate concerning educational research it is argued that though it cannot do without addressing conceptual and justification issues, this should not be seen as a particular method. Philosophers of education write for different audiences (colleagues working in philosophy and philosophy of education), but they should not ignore those who are involved in educational practice and policy. They should therefore engage in a particular kind of 'political' research which transgresses the usual critical approach by offering also suggestions about how things could be done otherwise thus exemplifying the relevance of philosophy of education.
Article
L'A. presente une meta-analyse des theses avancees en faveur de l'integration de la metaphysique a la philosophie de l'education, et des theses avancees a l'encontre de cette integration par un ensemble de philosophes. Il conclut en affirmant que toute politique d'enseignement public ne peut etre fondee que sur la psychologie philosophique et la metaphysique
Article
L'A. s'interroge sur le sens du concept de " pratique educative ", en analysant l'histoire du concept de pratique, chez Aristote notamment| le rapport entre pratique et theorie lui semble moins determinant que celui entre praxis et poiesis| le raisonnement est cependant une composante essentielle de la pratique. P. 177-180, reponse par R. Jonathan. P. 181-186, " Practice, Philosophy and History : Carr vs. Jonathan " par D. E. COOPER, qui examine la genealogie du concept en philosophie, ses motivations et sa methodologie
Article
Abstract In this review essay J.J. Chambliss assesses the current state of the field of philosophy of education through analysis of four recent edited compilations: Randall Curren’s A Companion to Philosophy of Education; Nigel Blake, Paul Smeyers, Richard Smith, and Paul Standish’s The Blackwell Guide to Philosophy of Education; Wilfred Carr’s The RoutledgeFalmer Reader in Philosophy of Education; and Randall Curren’s Philosophy of Education: An Anthology. He considers how these books address the question of what constitutes philosophy of education, with specific reference to the approach each takes to two topics: feminism and practical reason. Then, taking as a starting point Carr’s insight that a revised history of the philosophy of education could help us better understand the discipline, Chambliss traces the evolution of philosophy of education in the United States from the discipline’s origins, dominated by a tension between Empiricism and Idealism; to the “schools of philosophy” approach — that is, applying a set of beliefs derived from a particular philosophical school to education — that prevailed through the mid-twentieth century; to the wide-ranging contemporary work in the field that draws from newer methodologies and philosophical research programs.