ArticlePDF Available

Propiedades funcionales de las antocianinas

Authors:

Abstract

Las antocianinas son un grupo de pigmentos de color rojo, hidrosolubles, ampliamente distribuidos en el reino vegetal (Fennema, 1993). Quimicamente las antocianinas son glucosidos de las antocianidinas, es decir, estan constituidas por una molecula de antocianidina, que es la aglicona, a la que se le une un azucar por medio de un enlace β-glucosidico. La estructura quimica basica de estas agliconas es el ion flavilio (Badui, 2006), tambien llamado 2-fenilbenzopirilio (Wong, 1995), que consta de dos grupos aromaticos: un benzopirilio (A) y un anillo fenolico (B); el flavilio normalmente funciona como un cation (Badui, 2006). Las agliconas libres raramente existen en los alimentos, excepto posiblemente como componentes traza de las reacciones de degradacion (Fennema,1993). De todas las antocianidinas que actualmente se conocen (aproximadamente 20), las mas importantes son la pelargonidina, delfinidina, cianidina, petunidina, peonidina y malvidina, nombres que derivan de la fuente vegetal de donde se aislaron por primera vez; la combinacion de estas con los diferentes azucares genera aproximadamente 150 antocianinas.
16
Miguel Aguilera Ortíz*, María del Carmen Reza Vargas, Rodolfo Gerardo Chew Madinaveitia y
Jorge Armando Meza Velázquez
Facultad de Ciencias Químicas. Universidad Juárez del Estado de Durango. Av. Artículo 123 s/n. Fracc.
Filadelfia. 35010. Gómez Palacio, Durango, México.
INTRODUCCIÓN
Las antocianinas son un grupo de pigmentos de
color rojo, hidrosolubles, ampliamente distribuidos
en el reino vegetal (Fennema, 1993). Químicamente
las antocianinas son glucósidos de las antocianidinas,
es decir, están constituidas por una molécula de
antocianidina, que es la aglicona, a la que se le une
un azúcar por medio de un enlace β-glucosídico. La
estructura química básica de estas agliconas es el
ión flavilio (Badui, 2006), también llamado 2-fenil-
benzopirilio (Wong, 1995), que consta de dos grupos
aromáticos: un benzopirilio (A) y un anillo fenólico (B); el
flavilio normalmente funciona como un catión (Badui,
2006). Las agliconas libres raramente existen en los
alimentos, excepto posiblemente como componentes
traza de las reacciones de degradación (Fennema,
1993). De todas las antocianidinas que actualmente se
conocen (aproximadamente 20), las más importantes
son la pelargonidina, delfinidina, cianidina, petunidina,
peonidina y malvidina, nombres que derivan de la
fuente vegetal de donde se aislaron por primera vez;
la combinación de éstas con los diferentes azúcares
genera aproximadamente 150 antocianinas. Los
carbohidratos que comúnmente se encuentran son
la glucosa y la ramnosa, seguidos de la galactosa,
xilosa y la arabinosa, ocasionalmente, la gentobiosa,
la rutinosa y la soforosa. El color de las antocianinas
depende de varios factores intrínsecos, como son los
sustituyentes químicos que contenga y la posición
de los mismos en el grupo flavilio; por ejemplo, si
se aumentan los hidroxilos del anillo fenólico se
intensifica el color azul, mientras que la introducción
de metoxilos provoca la formación del color rojo
(Badui, 2006). Las antocianinas son interesantes por
dos razones. La primera por su impacto sobre las
características sensoriales de los alimentos, las cuales
pueden influenciar su comportamiento tecnológico
durante el procesamiento de alimentos, y la segunda,
por su implicación en la salud humana a través de
diferentes vías (De Pascual-Teresa y Sánchez-Ballesta,
2008). Las antocianinas son de interés particular para
la industria de colorantes alimenticios debido a su
capacidad para impartir colores atractivos (Konczack
y Zhang, 2004). Recientemente, diversos materiales
conteniendo antocianinas están siendo incorporados
a productos alimenticios, donde tales productos
requieren investigación a futuro para demostrar sus
efectos fisiológicos. Actualmente, las antocianinas
de maíz morado y azul están siendo usadas
para la producción de tortillas azules coloreadas
naturalmente. La incorporación de antocianinas
como colorantes alimenticios, además de mejorar la
apariencia total, son muy benéficas para nuestra salud.
Diversos estudios presentan evidencia científica que
los extractos ricos en antocianinas pueden mejorar la
agudeza visual, mostrar actividad antioxidante, atrapar
radicales y actuar como agentes quimioprotectores.
Las antocianinas también juegan un papel en las
propiedades antidiabéticas tales como control de
lípidos, secreción de insulina y efectos vasoprotectivos
(Shipp y Abdel-Aal, 2010). Las propiedades funcionales
de las antocianinas abren una nueva perspectiva
para la obtención de productos coloreados con valor
agregado para el consumo humano. El objetivo de
esta revisión es ofrecer un panorama actualizado de
las propiedades funcionales de las antocianinas, de su
potencial como ingredientes alimenticios y su impacto
sobre la salud.
PROPIEDADES FUNCIONALES DE LAS ANTOCIANINAS
FUNCTIONAL PROPERTIES OF ANTHOCYANINS
*Autor para correspondencia: Miguel Aguilera Ortíz
Correo electrónico: maguilerao@hotmail.com
Recibido: 30 de agosto de 2011
Aceptado: 4 de noviembre de 2011
Revista de Ciencias Biológicas y de la Salud
www.biotecnia.uson.mx
Universidad de Sonora
“El saber de mis hijos
hará mi grandeza”
Volumen XIII, No 2, MAYO/AGOSTO DE 2011
17
Volumen XIII, Número 2
ANTOCIANINAS
Las antocianinas representan los principales
pigmentos solubles en agua visibles al ojo humano.
Pertenecen al grupo de los flavonoides y su estructura
básica es un núcleo de flavón, el cual consta de dos
anillos aromáticos unidos por una unidad de tres
carbonos (Figura 1). El nivel de hidroxilación y metilación
en el anillo “B” de la molécula determina el tipo de
antocianidina, que es la aglicona de la antocianina.
Aunque se han descrito doce diferentes antocianidinas,
las más comunes en plantas son: pelargonidina,
cianidina, delfinidina, peonidina, petunidina y
malvidina. Las tres primeras son más frecuentes en
frutos, en tanto que el resto lo son en flores. En las
plantas las antocianidinas no se acumulan como tal,
sino en su forma glucosilada; esto es, unidas a algún
azúcar y en cuyo caso se denominan antocianinas. El
azúcar presente en la molécula les confiere una gran
solubilidad y estabilidad, generalmente se une a la
antocianidina en la posición 3 del grupo fenólico, pero
puede también hacerlo en las posiciones 5 y 7. Con base
en el número de azúcares presentes en su estructura,
las antocianinas se clasifican en: monoglucósidos (un
azúcar), diglucósidos (dos azúcares) y triglucósidos
(tres azúcares). Los tipos de azúcares presentes
pueden ser: monosacáridos, disacáridos o trisacáridos.
Los monosacáridos más comunes son: pentosas como
arabinosa y xilosa, o bien hexosas, de las cuales la D-
glucosa es la más frecuente, aunque también pueden
estar presentes galactosa o ramnosa. Los disacáridos
más frecuentes son gentobiosa, soforosa, sambubiosa
y rutinosa. Los trisacáridos reportados pueden ser
lineales como la gentotriosa, o bien ramificados como
xilosilrutinosa o glucosilrutinosa (Strack y Wray, 1989).
En algunos casos, los azúcares están acilados con
grupos derivados del ácido acético o alguno de los
cuatro ácidos cinámicos (p-cumárico, caféico, ferúlico
o sináptico). Se ha observado que la presencia de
estos grupos acilo en la molécula de antocianidina le
confiere estabilidad ante condiciones extremas de pH
y temperatura. Cuando en la molécula de antocianina
se encuentran únicamente azúcares, se denominan
no aciladas; si además de los azúcares están presentes
uno o varios radicales acilo, se catalogan como aciladas
(Salinas et al., 2010).
Fuentes. Las antocianinas están presentes en
diferentes órganos de las plantas, tales como frutas,
flores, tallos, hojas y raíces (Brouillard, 1982). Estos
pigmentos son normalmente encontrados disueltos
uniformemente en la solución vacuolar de células
epidérmicas. Sin embargo, en ciertas especies, las
antocianinas son localizadas en regiones discretas de
la vacuola celular, llamadas antocianoplastos (Pecket
y Small, 1980). La principal fuente de antocianinas son
frutas rojas, principalmente bayas y uvas rojas, cereales,
principalmente maíz morado, vegetales y vino rojo
entre las bebidas (Harbone, 1993; Escribano-Bailon et
al., 2004).
Extracción. La extracción de antocianinas es
comúnmente llevada a cabo con metanol o etanol
conteniendo una pequeña cantidad de ácido (15%,
HCl 1M) con el objetivo de obtener la forma del catión
flavilio, el cual es estable en un medio altamente
ácido. No hay diferencia significativa en lecturas de
absorbancia o eficiencia de extracción entre el etanol
y metanol (Abdel-Aal y Hucl, 1999). Es preferible usar
etanol ya que es menos tóxico, particularmente en
usos alimenticios y ensayos clínicos. Adicionalmente, si
los extractos contienen materiales lipídicos, la adición
de un solvente orgánico tal como hexano al extracto
puede eliminar algunas sustancias que contenga
dichos materiales. El ácido puede causar hidrólisis
parcial de las fracciones acil en antocianinas aciladas,
especialmente en aquellas con ácidos dicarboxílicos
tales como ácido malónico, por lo que el uso de
ácidos débiles es deseable, tal como ácido tartárico o
cítrico para mantener los sustituyentes dicarboxílicos
intactos (Castaneda-Ovando et al., 2009; Escribano-
Bailon et al., 2004). El pH también ha mostrado que
tiene una influencia significante sobre el color de los
extractos de antocianinas, las lecturas de absorbancia
y la recuperación del extracto. A valores de pH más
bajos (pH < 2), los extractos de trigo azul y morados
exhibieron un cambio de color rojo a rojo oscuro
Aguilera Ortíz et al.: Propiedades funcionales de las antocianinas
18
después de la extracción, mientras a pH más alto (pH >
4), los extractos presentaron un color amarillo (Abdel-
Aal y Hucl, 1999).
Separación y cuantificación. La técnica empleada
más comúnmente hoy en día es la cromatografía
líquida de alta resolución en fase reversa (RP-HPLC)
puesto que esta permite la separación simultánea,
la identificación y cuantificación de los compuestos
de antocianinas sin requerir pureza excesiva de los
extractos (Escribano-Bailon et al., 2004). Las columnas
(diámetro interno 4.6 mm y largo 100-300 mm) son
usualmente mantenidas a temperatura ambiente, y
los sistemas de elusión son binarios, usando solventes
acidificados acuosos tales como ácido acético, ácido
perclórico o ácido fórmico en un solvente orgánico
tal como metanol o acetonitrilo (Zhang et al., 2004;
Horbowicz et al., 2008). Las antocianinas separadas son
detectadas y cuantificadas a 525 nm y la identificación
de antocianinas está basada en los tiempos de
retención correspondientes y espectros ultravioleta-
visibles (UV-Vis) comparado con la de los estándares
auténticos puros tales como delfinidina-3-glucósido,
delfinidina-3-rutinósido, cianidina-3-glucósido, cianidina-
3galactósido, cianidina-3-rutinósido, peonidina-3-
glucósido,petunidina-3-glucósido,pelargonidina
-3-glucósido y cloruro de cianidina que están
comercialmente disponibles. El contenido total de
antocianinas es calculado en μg/g usando una curva
estándar para cianidina-3-glucósido o delfinidina-3-
glucósido (las antocianinas más comunes en granos)
(Abdel-Aal y Hucl, 2003). Los espectros de absorción
UV-Vis de una antocianina puede proveer información
sobre la naturaleza de la antocianidina, modelo de
glucocilación y posiblemente de acilación (Costa
et al., 2000). Las antocianinas tienen un rango de
absorción amplio al final del azul del espectro visible
con una absorción máxima observada en las regiones
de 500-535 nm (Abdel-Aal et al., 2006). En adición, la
electroforesis capilar (CE) ha sido usada para separar
los compuestos iónicos de antocianinas por su carga
(Castaneda-Ovando et al., 2009). El uso de la CE en
la separación de antocianinas es bastante nueva,
pero promisoria debido a la alta hidrosolubilidad de
estos compuestos. La CE ha sido empleada para la
determinación cuantitativa de antocianinas en vino
como una alternativa de la RP-HPLC (Saenz-Lopez et
al., 2003).
Detección e identificación. Las propiedades
espectrales son a menudo usadas para la
caracterización de antocianinas, especialmente
para identificar el tipo de antocianina. El análisis
espectrométrico UV es la técnica usada comúnmente
para identificar y cuantificar antocianinas. Como se
describió anteriormente, el espectro de absorción
de las antocianinas depende del pH. La absorción
máxima a 520-540 nm en la región visible es la
longitud de onda más común usada en la medición
espectrofotométrica de antocianinas (Horbowicz
et al., 2008). La espectrometría de masas (MS) es
una técnica usada comúnmente que permite la
identificación de antocianinas determinando la
masa de los iones moleculares en la muestra y los
fragmentos de la separación de estos compuestos a
través de la aplicación de energías ionizantes más
altas (Escribano-Bailon et al., 2004). La cromatografía
líquida acoplada a espectrometría de masas (LC-MS) es
usada para confirmar la identidad de los compuestos
de antocianinas en plantas y fluidos biológicos. La LC-
MS combina la separación sobre el sistema LC con la
selectividad y sensibilidad del detector MS permitiendo
la identificación de componentes individuales de una
mezcla de compuestos tales como extractos de plantas
o fluidos biológicos (Costa et al., 2000). Otras técnicas
las cuales han sido usadas para la identificación de
antocianinas incluyen la técnica de espectrometría
de masas de ionización electrospray (ESI-MS) y la
resonancia magnética nuclear (NMR) (Escribano-Bailon
et al., 2004). La ESI-MS es usada para la caracterización
de antocianinas en matrices alimenticias complejas y
es especialmente útil para la detección de metabolitos
de antocianinas de nivel bajo en plasma humano
(Horbowicz et al., 2008). La NMR es un método poderoso
usado para la elucidación estructural de antocianinas
tales como las antocianinas aciladas con derivados
ramnósidos encontrados en algunas frutas como bayas
negras y compuestos menores en análisis de vinos
Aguilera Ortíz et al.: BIOtecnia / XIII (2): 16-22 (2011)
19
Volumen XIII, Número 2
(Castaneda-Ovando et al., 2009; Kosir y Kidric, 2002).
El uso de la espectroscopia NMR unidimensional y
dos bidimensional 1H y 13C con métodos de supresión
de señal larga permite una identificación segura para
las señales de resonancia de 1H y 13C de antocianinas
individuales en metanol deuterado (CD3OD) (Kosir y
Kidric, 2002). La espectroscopía NMR es también más
simple y menos consumidora de tiempo que la LC-MS.
Estas técnicas pueden servir como un complemento
para los métodos más comúnmente usados.
Propiedades funcionales
El interés en los pigmentos antociánicos se ha
intensificado recientemente debido a sus propiedades
farmacológicas y terapéuticas (Astrid, 2008). Durante
el paso del tracto digestivo al torrente sanguíneo
de los mamíferos, las antocianinas permanecen
intactas (Miyazawa et al., 1999) y ejercen efectos
terapéuticos conocidos que incluyen la reducción de
la enfermedad coronaria, efectos anticancerígenos,
antitumorales, antiinflamatorios y antidiabéticos;
además del mejoramiento de la agudeza visual y del
comportamiento cognitivo. Los efectos terapéuticos
de las antocianinas están relacionados con su actividad
antioxidante. Estudios con fracciones de antocianinas
provenientes del vino han demostrado que estas son
efectivas en atrapar especies reactivas del oxígeno,
además de inhibir la oxidación de lipoproteínas y la
agregación de plaquetas (Ghiselli et al., 1998). Estos
resultados sugieren que las antocianinas son la
explicación de la conocida “Paradoja Francesa”. Existen
varias hipótesis, se propone que el bajo riesgo de la
enfermedad coronaria en Francia se asocia con el
alto consumo de vino tinto (St. Leger et al., 1979; Xia
et al., 1998). De igual manera, Wang y Jiao (2000), así
como Wang y Lin (2000) han demostrado que frutos
ricos en antocianinas evidencian una alta actividad
antioxidante contra la presencia de peróxido de
hidrógeno (H2O2) y contra los radicales peróxido
(ROO.), superóxido (O2.-), hidroxilo (-OH) y oxígeno
singulete (1O2). Como ejemplo tenemos al fruto de
la omija (Schizandra chinensis), donde el pigmento
consistente mayoritariamente de Cya-3-O-xylrut
explicado como 86% (DPPH) y 98% (ABTS) demostró
actividad antioxidante total de extracto acuoso del
fruto (Kim et al., 2009). A las antocianinas también se
les atribuye actividad antitumoral y anticancerígena.
Otros investigadores (Koide et al., 1997) reportan
efectos antitumorales al usar extractos de frijoles
rojos de soya que contenían cianidina conjugada
con glucosa y ramnosa. De igual manera, Hagiwara
et al. (2002) demostraron que el suministro de
papas púrpuras dulces y repollo morado a ratas de
laboratorio, causan supresión de tumores. En cuanto
a la actividad anticancerígena, Kamei et al. (1998)
reportaron la supresión de células cancerígenas
HCT-15 provenientes del colon humano y de células
cancerígenas gástricas AGS al suministrar fracciones
de antocianinas del vino tinto. Así también, Tristan
et al. (2005) realizaron bioensayos que demuestran
que los arándanos inhiben las etapas de iniciación,
promoción y progresión de la carcinogénesis.
Referente a la actividad antiinflamatoria, Wang y
Mazza (2002) encontraron en extractos concentrados
de antocianinas efecto inhibitorio de la producción de
óxido nítrico en macrófagos activados. Por otra parte,
Vuorela et al. (2005) encontraron efecto supresor
de prostaglandina EG2, sinónimo de actividad
antiinflamatoria en extractos de antocianinas de
frambuesa. Con respecto a la actividad antidiabética
de las antocianinas, la cual fue reportada por
Perossini et al. (1987), estudios clínicos realizados en
Italia revelaron que 79% de los pacientes diabéticos
consumidores de extracto de bayas rojas (160 mg dos
veces al día durante un mes) mostraron alivio en los
síntomas de retinopatía diabética. De acuerdo con
Tristán et al. (2008) antocianinas provenientes de cuatro
especies de arándanos silvestres: Amelanchier alnifolia,
Viburnum trilobum, Prunus virginian y Shepherdia
argéntea, muestran propiedades hipoglucémicas. Tales
frutos, con alto contenido de sustancias fitoquímicas,
han sido consumidos tradicionalmente por tribus
norteamericanas para la protección de enfermedades
crónicas como diabetes. Finalmente, el mejoramiento
de la agudeza visual y del comportamiento cognitivo
como resultado del consumo de antocianinas ha
sido reportado por Joseph et al. (1999) y Shukitt-
Hale et al. (2005) donde han demostrado que el
Aguilera Ortíz et al.: Propiedades funcionales de las antocianinas
20
comportamiento cognitivo y las funciones neuronales
de ratas de laboratorio puede ser mejoradas a través
de suplementación nutricional con extractos de
arándanos y fresas. Ohgami et al. (2005) suministraron
extractos de frutas ricas en antocianinas a ratas con
deficiencia ocular, resultando en una reducción
de la inflamación y aumento de la agudeza visual.
Otro ejemplo de frutas con estas propiedades, es
la uva y sus principales componentes como las
antocianinas, flavonoides y el resveratrol tienen una
variedad de bioactividades, tales como antioxidante,
cardioprotectivo, anticancerígeno, antiinflamatorio,
antienvejecimiento y antimicrobiano, las cuales están
estrechamente ligadas a favor de la prevención de
enfermedades y promoción de la salud, haciendo
más grande el potencial de la uva en el campo de
los alimentos y aplicación farmacéutica (En-Qin et al.,
2010). Hoy en día se ha acumulado gran cantidad de
información concerniente a la actividad biológica de
las antocianinas, sin embargo, debemos profundizar
sobre esta funcionalidad. De Pascual-Teresa y Sánchez-
Ballesta (2008) concluyen que la literatura existente
sobre actividades biológicas provee suficiente evidencia
para pensar que los productos ricos en antocianinas,
tales como bayas o vino tinto, pueden tener un efecto
protector sobre la salud humana, especialmente para
la prevención de enfermedades cardiovasculares y
algunos tipos de cáncer. Sin embargo, son necesarios
más estudios para establecer las implicaciones reales
de antocianinas en estas propiedades promotoras
de la salud, donde muchos estudios han sido hechos
usando extractos de frutas o vino y así, otras sustancias
pueden ser totalmente o parcialmente responsables
de las actividades biológicas mencionadas.
Antocianinas como ingredientes
alimenticios
Las antocianinas se acumulan en mayor
concentración en flores y frutas, pero también están
presentes en hojas, tallos, órganos de almacenamiento
y granos. Varias bayas y grosellas negras son las fuentes
más ricas en antocianinas, aunque la berenjena y
los granos pigmentados morados y azules también
contienen altas cantidades de antocianinas. La
enorme presencia de antocianinas en frutas, vegetales
y vinos rojos resulta en una ingesta alta para los
humanos. Dependiendo del país y de los hábitos
nutricionales de los individuos, la ingesta diaria de
antocianinas ha sido estimada en el rango de varios
miligramos a cientos de miligramos por persona
(Horbowicz et al., 2008). La ingesta de antocianinas se
está incrementando de manera significativa debido a
que los extractos y jugos de frutas y vegetales con alto
contenido de antocianinas están llegando a ser mucho
más disponibles comercialmente hoy en día, y los
beneficios a la salud de las antocianinas han llegado a
ser evidentes. Las aplicaciones de las antocianinas en
los sistemas alimenticios son preferentemente usadas
en alimentos de acidez intermedia para asegurar
una predominancia del catión flavilio. Por ejemplo,
las antocianinas del trigo azul, del grano entero o en
forma aislada son térmicamente más estables a pH
1 y su degradación no es significativa más baja a pH
2 que comparada a pH 5 (Abdel-Aal y Hucl, 2003).
Esto podría explicar el principal uso de extractos de
antocianinas, tales como pigmentos de uva en bebidas
y bebidas no alcohólicas, donde aproximadamente 3
kg de extracto de antocianina al 1% añadido a 1000
L de bebida puede impartir un color rojo profundo.
Actualmente, la mayoría del maíz pigmentado es
usado para ornato debido a su apariencia colorida
donde solamente una pequeña cantidad está siendo
utilizada en la producción de tortillas coloreadas azul
y rosa. El trigo morado es resquebrajado en grandes
piezas, las cuales son distribuidas sobre el exterior
del pan multigrano (Bezar, 1982). Adicionalmente,
Abdel-Aal et al. (2006) reportaron que los granos
de maíz pigmentado tales como azul, rosa y
morado tienen cantidades relativamente altas de
antocianinas, especialmente el maíz morado (1277
μg/g) proyectando una promesa para el desarrollo de
alimentos funcionales y/o colorantes naturales. Similar
a otros compuestos bioactivos, el medio ambiente en
el cual ellos son cultivados es determinante para tener
una influencia sobre la composición y concentración
de antocianinas. Por lo tanto, durante la producción
del cultivo se deben hacer esfuerzos para aumentar
al máximo el contenido de antocianinas para frutas y
Aguilera Ortíz et al.: BIOtecnia / XIII (2): 16-22 (2011)
21
Volumen XIII, Número 2
cereales (Awika et al., 2004). Extractos alimenticios ricos
en antocianinas han sido incorporados y desarrollados
dentro de suplementos alimenticios dietéticos. Por
ejemplo, extractos de antocianinas de maíz morado
han sido incorporados como un suplemento dietético
antioxidante con recomendaciones para promover la
salud, apariencia más joven y una piel más radiante
(Shipp y Abdel-Aal, 2010). Las antocianinas también
están siendo vendidas como un suplemento llamado
Medox, el cual incorpora una cantidad concentrada de
cianidin-3-glucósido y delfinidin-3-glucósido extraídos
de bayas noruegas (Vaccinium myrtillus) y grosellas
negras (Ribes nigrum) (Biolink Group, 2009). El arroz
rojo también está siendo fermentado y comercializado
como un suplemento dietético y comercializado
como Cholestin para ayudar a reducir los niveles
de colesterol (Pharmanex, 2009). Adicionalmente, el
pan de trigo azul puede ser procesado para producir
un polvo de trigo azul rico en antocianinas como
un suplemento dietético (Abdel-Aal et al, 2008). Por
todo lo anterior, las antocianinas gradualmente están
siendo incorporadas dentro de productos alimenticios
y bebidas como colorantes, alimentos funcionales o
suplementos alimenticios. El aumento en el contenido
de antocianinas con mayor estabilidad y vida de
anaquel prolongada incrementará las aplicaciones
alimenticias, el consumo total y con ello incrementar
su efecto benéfico en la salud humana (Shipp y Abdel-
Aal, 2010) .
CONCLUSIONES
Actualmente, los rápidos avances en la tecnología
de alimentos y análisis, han permitido la extracción
eficiente, procesamiento e identificación de
compuestos de antocianinas de varias frutas, vegetales
y granos para ser incorporados a la industria de
alimentos y bebidas, ya sea como colorantes naturales,
alimentos funcionales y suplementos alimenticios.
Sin embargo, solamente un pequeño porcentaje de
frutas, vegetales y granos conteniendo antocianinas
está siendo integrado en la industria de alimentos y
bebidas. Una mayor publicidad de los beneficios de las
antocianinas a la salud podría incrementar el consumo
de estos productos.
REFERENCIAS
Abdel-Aal E-S., Abou-Arab A. A., Gamel T. H., Hucl P., Young J. C.
y Rabalski I. 2000 Fractionation of blue wheat anthocyanin
compounds and their contribution to antioxidant properties.
Journal Agricultural and Food Chemistry, 56:11171-11177.
Abdel-Aal E-S. y Hucl P. 1999. A Rapid Method for Quantifiying
Total Anthocyanins in Blue Aleurone and Purple Pericarp
Wheats. Cereal Chemistry, 76:350-354.
Abdel-Aal E-S. y Hucl P. 2003. Composition and Stability of
Anthocyanins in Blue-grained Wheat. Journal Agricultural
and Food Chemistry, 51:2174-2180.
Abdel-Aal E-S., Young C. y Rabalski I. 2006. Anthocyanin
Composition in Black, Blue, Pink, Purple and Red Cereal
Grains. Journal Agricultural and Food Chemistry, 54:4696-
4704.
Astrid, G. G. 2008. Las antocianinas como colorantes naturales y
compuestos bioactivos: revisión. Acta Biológica Colombiana,
13(3), 27-36.
Awika J. M., Rooney L. W. y Waniska R. D. 2004. Anthocyanins
from black sorghum and their antioxidant properties. Food
Chemistry, 90:293-301.
Badui D. S. 2006. Química de los Alimentos. Editorial Pearson
Educación, México.
Bezar H. J. 1982. Konini, speciality bread wheat. N.Z. Wheat Rev,
15:62-63.
Biolink Group [homepage on the internet]. Sandnes, NO: Biolink
Group, AS.; [cited 2009 Oct 15] Available from: http://www.
biolink.no/products/profesional-dietary-supplement-
article86-111.html
Brouillard R. 1982. Chemical Structure of Anthocyanins. En
Anthocyanins as Food Colors. P. Markakis (ed.), pp 1-38.
Academic Press.
Castaneda-Ovando A., Pacheco-Hernández L., Paez-Hernández
E., Rodríguez J. A. y Galán-Vidal C. A. 2009. Chemical Studies
of Anthocyanins: a review. Food Chemistry, 113:859-871.
Costa C. T., Horton D. y Margolis S. A. 2000. Analysis of Anthocyanins
in Foods by Liquid Chromatografy, Liquid Chromatografy-
mass Spectrometry and Capillary Electrophoresis. Journal
Chromatography, 881:403-410.
De Pascual-Teresa S. y Sánchez-Ballesta M. T. 2008. Anthocyanins:
from plant to health. Phytochemical Review, 7:281-299.
Durst R. y Wrolstad R. E. 2001. Separation and Characterization
of Anthocyanins by HPLC. En Handbook of Food Analytical
Chemistry. pp 33-45. John Wiley & Sons. New Jersey.
En-Qin X., Gui-Fang D., Ya-Jun G. y Hua-Bin L. 2010. Biological
activities of polyphenols from grapes. International Journal
Molecular Science, 11,622-646.
Escribano-Bailon M. T., Beulga-Santos C. y Rivas-Gonzalo J. C.
2004. Anthocyanins in Cereals. Journal Chromatography,
1054:129-141.
Fennema O. 1993. Química de los Alimentos. Editorial Acribia, S.
A. Zaragoza, España.
Ghiselli A., Nardini M., Baldi A. y Scaccini C. 1998. Antioxidant
Aguilera Ortíz et al.: Propiedades funcionales de las antocianinas
22
activity of different phenolic fractions separted from an
Italian red wine. Journal Agricultural and Food Chemistry,
46(2),361-367.
Hagiwara A., Yoshino H., Ichiharam T., Kawabe M., Tamanos S.
y Aoki H. 2002. Prevention by natural food anthocyanins,
purple sweet potato color and red cabbage color, of 2-amino-
1-methyl-6-phenylimidazo[4,5-B]pyridine (phip)-associated
colorectal carcinogenesis in rats. Journal of Toxicology
Science, 27:57-68.
Harbone J. B. 1993. The Flavonoids: advances in research since
1986. Chapman and Hall, London.
Horbowicz M. Kosson R., Grzesiuk A. y Debski H. 2008.
Anthocyanins of Fruits and Vegetables-their occurrence,
analysis and role in human nutrition. Vegetables Crops
Research Bulletin, 68:5-22.
Joseph J. A., Shukitt-Hale B., Denisova N. A., Bielinski D. B., Martin
A. y McEwen. 1999. Reversals of age-related declines in
neuronal signal transduction, cognitive and motor behavioral
deficits with blueberry, spinach or strawberry dietary
supplementation. Journal of Neuroscience, 19:8114-21.
Kamei H., Hashimoto Y., Koide T., Kojima T. y Hasegawa M. 1998.
Effect of metanol extracts from red and white wines. Cancer
Biotherapy and Radiopharmaceuticals, 13(6):447-52.
Kim H. S., Joo H. M. y Yoo H. S. 2009. Structural identification and
antioxidant properties of major anthocyanins extracted from
omija (Schizandra chinensis) fruit. Journal of Food Science,
74(2), 134-140.
Koide T., Kamei H., Hashimoto Y., Kojima T. y Hasegawa M. 1997.
Antitumor effect of anthocyanin fractions extracted from red
soybeans and red beans in vitro and in vivo. Cancer Biotherapy
Radiopharmaceuticals, 12(4), 277-280.
Konczack I. y Zhang W. 2004. Anthocyanins-more than Nature’s
Colours. Journal Biomedical and Biotechnology, 5:239-240.
Kosir I. J. y Kidric J. 2002. Use of modern nuclear magnetic
resonance spectroscopy in wine analysis: determination of
minor compounds. Analytica Chimica Acta, 458:77-84.
McGhie T. K. y Walton M. C. 2007. The bioavailability and
absorption of anthocyanins towards a better understanding.
Molecular Nutrition and Food Research, 51:702-713.
Miyazawa, T., Nakagawa, K., Kudo, M., Muraishi, K. & Someya, K.
(1999). Direct intestinal absorption of red fruit anthocyanins,
cyaniding-3-glucoside and cyaniding-3,5-diglucoside, into
tracts and humans. Journal Agricultural and Food Chemistry,
47, 1083-1091.
Ohgami K., Ilieva I., Shiratori K., Koyama Y., Jin X. H. y Yoshida
K. 2005. Anti-inflamatory effects of aronia extract on rat
endotoxin-induced uveitis. Investigative Ophthalmology &
Visual Science, 46, 275-281.
Pecket R. C. y Small C. J. 1980. Occurrence, Location and
Development of Anthocyanoplasts. Phytochemistry, 19:2571-
2576.
Perossini M., Guidi G., Chiellini S. y Siravo D. 1987. Studio clinic
sull’impeigo degli antocianisidi del miritillo (Tegens) nel
trattamento delle microangiopathi retiniche di tipo diabético
ed ipertensivo, Ottal clinical ocular, 113, 1173-90.
Pharmanex [homepage on the internet]. Provo, UT: Pharmanex,
Inc.; [cited 2009 Oct 15]. Available from: http://www.
pharmanex.com/corp/product/solutions/cholestin.shtml
Saenz-Lopez R., Fernandez-Zurbano P. y Tena M. T. 2003.
Development and validation of a capillary zone electrophoresis
method for the quantitative determination of anthocyanin in
wine. Journal of Chromatography, 990:247-258.
Salinas M. Y., Soria R. J. y Espinosa T. E. 2010. Aprovechamiento y
Distribución de Maíz Azul en el Estado de México. Disponible
en www.sagarpa.gob.mx.
Shipp J. y Abdel-Aal S. M. 2010. Food Applications and
Physiological Effects of Anthocyanins as Functional Food
Ingredients. The Open Food Science Journal, 4:7-22.
Shukitt-Hale B., Galli R. L., Meterko V., Carey A., Bielinski D.
F y McGhie T. 2005. Dietary supplementation with fruit
polyphenolics ameliorates age-related deficits in behavior
and neuronal markers of inflammation and stress. Age the
Journal of American Aging Association, 27(1), 49-57.
ST. Leger A. S., Cochrane A. L. y Moore F. 1979. Factors associated
with cardiac mortality in developed countries with particular
reference to the consumption of wines. Lancet, 1, 1017-1020.
Strack D. y Wray V. 1989. Anthocyanins. En Methods in Plant
Biochemistry. Vol I. Plant Phenolics. H. B. Harbone (ed.), pp
325-356. Academic Press.
Tristan F., Kraft B., Schmidt B. M., Yousef G. G., Knigh C. T. G. y
Cuendet M. 2005. Chemopreventive potential of wild lowbush
blueberry fruits in multiple stages of carcinogenesis. Journal
of Food Science, 70(3), S159-S166.
Vourela S., Kreander K., Karonen M., Nieminen R., Hamalainen M.
y Galkin A. 2005. Preclinical evaluation of rapessed, raspberry
and pine bark phenolics for health related effects. Journal
Agricultural and Food Chemistry, 53(15), 5922-5931.
Wang S. Y. y Jiao H. 2000. Scavering capacity of berry crops on
superoxide radicals, hydrogen peroxide, hydroxyl radicals
and singlet oxygen. Journal Agricultural and Food Chemistry,
48, 5677-5684.
Wang S. Y. y Lin H. S. 2000. Antioxidant activity in fruit and leaves
of blackberry, raspberry and strawberry is affected by cultivar
and maturity. Journal Agricultural and Food Chemistry, 48,
140-146.
Wang J. y Mazza G. 2002. Inhibitory effects of anthocyanins and
other phenolic compounds on nitric oxide production in
LPS/IFN gamma-activated RAW 264.7 macrophages, Journal
Agricultural and Food Chemistry, 50, 850-857.
Wong D. 1995. Química de los Alimentos: mecanismos y teoría.
Editorial Acribia, S. A. España.
Xia J., Allenbrand B. y Sun G. Y. 1998. Dietary supplementation
of grape polyphenols and chronic ethanol administration on
LDL oxidation and platelet function. Life Science, 63, 383-390.
Zhang Y., Jayaprakasam B., Seeram N. P., Olson L. K., Dewitt D. y
Nair M. G. 2004. Insulin Secretion and Cyclooxygenase Enzyme
Inhibition by Cabernet Suavignon Grape Skin Compounds.
Journal Agricultural and Food Chemistry, 52:228-233.
Aguilera Ortíz et al.: BIOtecnia / XIII (2): 16-22 (2011)
... Según los resultados del tamizaje fitoquímico, la actividad antimicrobiana de los extractos etanólico y acuoso las hojas de C. arborescens pudo estar determinada por la presencia de alcaloides, azúcares reductores, antocianinas, coumarinas, esteroles, fenoles, saponinas y taninos, a los cuales se les atribuye actividad antimicrobiana [23][24][25][26][27]. ...
... Rodríguez y col (2010) [29] constataron la presencia de azúcares reductores, flavonoides y quinonas en el extracto acuoso. Constataron también en el extracto etanólico alcaloides, antocianinas, azúcares reductores, coumarinas, esteroles, saponinas, flavonoides y quinonas, grupos químicos con acción antimicrobiana [23][24][25][26][27]. ...
Article
Full-text available
Resumen Colubrina arborescens (Mill.) Sarg. se emplea tradicionalmente para tratar varias enfermedades, como antiséptico, antipirético, antihipertensivo, antirreumático y diurético. Los extractos se obtuvieron de las hojas mediante la extracción asistida por ultrasonido. La actividad antimicrobiana de los extractos se evaluó frente a Escherichia coli, Salmonella typhimurium, Pseudomonas aeruginosa, Bacillus subtilis, Staphylococcus aureus, Candida albicans y Saccharomyces cerevisiae, con el empleo del método de difusión en agar por diseminación superficial en disco de Bauer-Kirby. La concentración inhibitoria mínima del crecimiento microbiano se evaluó mediante el método de microdilución en caldo. El extracto acuoso mostró actividad contra Pseudomonas aeruginosa a 1240 µg/disco y su concentración inhibitoria mínima fue de 1708,3 µg/mL. El extracto etanólico mostró actividad frente a Candida albicans y Saccharomyces cerevisiae a 1240 µg/disco y la concentración inhibitoria mínima fue de 427,0 y 854,1 µg/mL respectivamente. El tamizaje fitoquímico realizado a los extractos con actividad antimicrobiana indicó la presencia de varias familias de metabolitos secundarios, alcaloides, aminoácidos libres, antocianidinas, azúcares reductores, coumarinas, esteroles, fenoles, saponinas y taninos. Palabras clave: Colubrina arborescens, actividad antimicrobiana, concentración inhibitoria mínima, tamizaje fitoquímico. Summary Colubrina arborescens (Mill.) Sarg. is traditionally used to treat various diseases, such as antiseptic, antipyretic, antihypertensive, antirheumatic and diuretic. The extracts were obtained from the leaves by ultrasonic assisted extraction. The antimicrobial activity of the extracts was evaluated against Escherichia coli, Salmonella typhimurium, Pseudomonas aeruginosa, Basillus subtilis, Staphylococcus aureus, Candida albicans and Saccharomyces cerevisiae using the Bauer-Kirby disc diffusion agar method. The minimal inhibitory concentration of bacterial growth was evaluated by the broth microdilution method. The aqueous extract showed activity against Pseudomonas aeruginosa at 1240 µg/disk and the minimum inhibitory concentration was 1708.3 µg/mL. The ethanolic extract showed activity against Candida
... Actualmente se conocen aproximadamente 20 diferentes antocianinas, entre las cuáles las más importantes son la pelargonidina, delfinidina, cianidina, petunidina, peoidina y malvidina; éstas pueden combinarse con diferentes azúcares y formar alrededor de 150 tipos de antocianinas. Los monosacáridos más comunes presentes en las antocianinas son la arabinosa, xilosa y glucosa; mientras que los disacáridos más comunes son la sambubiosa y rutinosa [11]. La estabilidad de las antocianinas depende de diferentes factores como su estructura, el pH, temperatura, longitud de onda y oxígeno. ...
... Por otro lado, la pérdida de eficiencia energética puede atribuirse a la vaporización del electrolito utilizado perdiendo así el principal contacto entre la capa de TiO 2 y el contra-electrodo interrumpiéndose el ciclo de generación de electricidad; y por ende dismuyendo la eficiencia de la celda [32]. Otro motivo puede ser la degradación de las antocianinas de los pigmentos que pueden contribuir a la disminución paulatina de las eficiencias energéticas al no proporcionar la misma cantidad de electrones al TiO 2 [11]. Por lo tanto, sería de gran utilidad realizar un posterior estudio sobre los factores que influyen en la degradación de los pigmentos naturales. ...
Article
Full-text available
Los pigmentos naturales podrían ser una opción viable como materiales fotosensibles en celdas solares electroquímicas. El presente trabajo evalúa el efecto del método de extracción y purificación de los pigmentos de la flor de Jamaica (Hibiscus sabdariffa) en la eficiencia energética de celdas solares electroquímicas. Para este fin, los pigmentos fueron extraídos con metanol acidificado utilizando tres diferentes ácidos: ácido clorhídrico, ácido cítrico y ácido trifluoroacético. La evaluación del contenido de antocianinas totales reveló que el ácido clorhídrico es el solvente más eficiente en el proceso de extracción. Mediante técnicas de cromatografía se identificaron dos antocianinas en los extractos de la flor de Jamaica, cianidina 3-sambubiósido y delfinidina 3-sambubiósido. La evaluación de la eficiencia de conversión energética de celdas solares sensibilizadas con estos pigmentos reveló que la extracción con ácido clorhídrico produce celdas con mayor eficiencia. Mediante un proceso de purificación con hexano se determinó que los residuos no polares existentes en los extractos no influyen en el desempeño de la celda; sin embargo, residuos del solvente aparentemente sí la afectan. Finalmente se determinó que las celdas solares no tienen gran estabilidad en el tiempo, teniendo una tendencia creciente en las primeras 72 horas y un posterior decrecimiento.
... Las antocianinas son importantes por dos razones: por su impacto en la característica sensorial de los alimentos y por su implicación en la salud humana al aportar beneficios dadas sus propiedades antioxidantes. Las cuales pueden actuar como agentes quimioprotectores con efecto antitumoral, agentes antidiabéticos por su control de lípidos, antiinflamatorios, así como mejorar la agudeza visual y el comportamiento cognitivo (Fernández et al. 2019;Aguilera et al. 2011). Los beneficios antes descritos han sido asociados con la acción biológica de las fracciones de antocianinas obtenidas de diferentes especies e inclusive, algunas variedades de maíz. ...
Preprint
El maíz fue domesticado en México a partir del teocintle, una hierba silvestre que al ser recolectada, cultivada y seleccionada por nuestros antepasados dio origen al maíz que conocemos actualmente. La domesticación por diferentes grupos humanos permitió la dispersión y adaptación de esta especie a diferentes regiones, generando variedades nativas con una gran diversidad en formas, tamaños y colores. Siendo el color del grano una característica distintiva en el maíz, que le confiere una particularidad en el sabor, la textura y el uso. Además, algunas variedades aportan importantes beneficios a la salud humana por sus propiedades nutraceúticas debido a las antocianinas.
... (2) Strawberries contain high levels of phenolic compounds, including anthocyanins and high content of soluble solids. (3,4,5) Worldwide, strawberries production reaches an estimated 7.74 tonnes per year. (6) The culture of this fruit is characterized predominantly by family labor on small farms and has the potential to significantly increase income and employment in the field, demonstrating high socioeconomic importance. ...
Article
Full-text available
Introduction: Fragaria ananassa (strawberry) requires the use of preservation methods after being harvested. Application of essential oils from Cymbopogon citratus (DC) Staf (lemon grass) is an alternative for chemical treatment of the fruit. Objectives: Evaluate the preservation of strawberries cv. Albion obtained from organic harvesting and conventional agriculture after being soaked in C. citratus oil to compare the physicochemical and organoleptic characteristics of the fruit. Methods: The strawberries were soaked in a lemon grass essential oil solution (0.001%) for one minute and were kept in a cold environment (4ºC) for 24 hours. The variables analyzed were total soluble solids, pH, titratable acidity, maturation index, weight loss, total phenolic compounds, anthocyanins and organoleptic analysis. The experiment was based on randomized block design and a factorial scheme of 2 x 2, 3 replications. Results: Determination was made of greatest acidity (0.45% citric acid) and smallest weight loss, maturation index (16.39), and the content of phenolic compounds (gallic acid 165.06 mg/100 g-1) and anthocyanins (100 g/61.93 mg-1) in the conventional fruits soaked in the lemon grass essential oil solution. Conclusions: Application of lemon grass essential oil was effective to maintain the quality of the fruit after being harvested. Additionally, conventional strawberries were found to have better physicochemical quality than organic strawberries. Keywords: Fragaria ananassa Duch; storage; essential oils; phenolic compounds.
... En la actualidad se buscan frutos que tengan pigmentación roja; las antocianinas son pigmentos de color rojo, estas sustancias tienen propiedades farmacologías y terapéuticas como disminuyen enfermedades del corazón, disminuyen problemas de cáncer, antitumorales, antiflamatorios, antidiabético, aumentan la visión y comportamiento cognitivo, algunos frutales con este compuesto son los arándanos, zarzamoras y frambuesas (Aguilera et al., 2011). ...
Research
Full-text available
Plantas Medicinales del Traspatio Campesino Sustentable "Xochichinancali" en una Comunidad de la Mixteca Puebla. Estudio de Caso El uso tradicional de las plantas medicinales en México tiene una presencia indiscutible, ya que existen registros en códices que describe el uso medicinal y tradicional que le daban a las plantas, para remediar males de la salud o prevenirlos, con el principio en su cosmogonía de los opuestos-complementarios para salud-enfermedad. El primer texto descriptivo de la cultura herbolaria náhuatl fue el Libellus Medicinalibus Indorum Herbis mejor conocido como Códice De la Cruz- Badiano, en el año de 1552. (Bye, 2013). En México el conocimiento y aprovechamiento de las propiedades curativas de las plantas medicinales es transmitido a las siguientes generaciones a través de la medicina tradicional Este conocimiento generalmente se ha reservado a ciertos individuos como: sacerdotes, hechiceros, curanderos y comadronas entre otros. También existen textos como los libros X y XI de Historia General de las cosas de la Nueva España, en donde se describen plantas medicinales y sus usos. La curación y prevención de la enfermedad por medio de las plantas en tiempos prehispánicos, eran consideradas como plantas calientes o plantas frías, para curar enfermedades causadas por el frio o por el calor. En la cosmogonía ancestral, utilizaban el principio de los Opuestos-Complementarios (Salud-Enfermedad). (Bye, 2013). La diversidad de plantas en una región está íntimamente ligada a la diversidad cultural, existe una amplia evidencia arqueológica e histórica de la relación del hombre con las plantas y sus diversos usos, del conocimiento de las plantas sus características y propiedades, México tiene una larga tradición ancestral en que concierne a la domesticación de especies cultivadas, a través de un manejo adecuado y eficiente. Conservar La diversidad a través de una práctica ancestral del “Xochichinancali” que en náhuatl significa Jardín rodeado de plantas o carrizo, por lo tanto representa un tema central para rescatar la diversidad biológica y cultural de los pueblos, por el uso tradicional que se le da a las plantas como: alimento, medicina, artesanal, mágico-religioso, materiales de uso cotidiano, herramientas de trabajo e incluso como cerca viva, considerándose como una reserva vegetal aledaña a la casa y ofrece adicionalmente servicios ambientales. A través del traspatio campesino sustentable es una manera de conservar la biodiversidad y por lo tanto el germoplasma vegetal in situ de cada región, el Xochichinancali tradicional promueve el uso racional y responsable de los recursos naturales, que dan identidad nacional. El poder preservar los recursos biológicos, a través del traspatio campesino o huerto familiar es un medio para fortalecer la identidad de los pueblos y rescatar l
... Este resultado es importante, ya que las antocianinas son de interés particular para la industria de colorantes alimenticios, debido a su capacidad para impartir colores atractivos (Konczak et al. 2004). Recientemente, diversos materiales con antocianinas están siendo incorporados a productos alimenticios, durante el paso del tracto digestivo al torrente sanguíneo de los mamíferos; las antocianinas permanecen intactas (Miyazawa et al. 1999) y ejercen efectos terapéuticos conocidos, que incluyen la reducción de la enfermedad coronaria, efectos anticancerígenos, antitumorales, antiinflamatorios y antidiabéticos, además del mejoramiento de la agudeza visual y del comportamiento cognitivo (Aguilera et al. 2011). Los resultados evidencian que los tubérculos, hojas y tallo de cubio y de ulluco contienen un alto contenido de antioxidantes, lo que permite un aprovechamiento integral de las plantas y las convierte en una potencial fuente de extracción de antioxidantes, a nivel industrial. ...
Article
Los tubérculos andinos formaron parte de la dieta de poblaciones originarias y son considerados como alimentos de alta calidad nutricional; sin embargo, en la actualidad, su uso ha disminuido. En este estudio, se plantea, como objetivo, evaluar características funcionales (capacidad antioxidante y antimicrobiana) de dos tubérculos consumidos tradicionalmente en Colombia, cubio (Tropaeolum tuberosum) y ulluco (Ullucus tuberosus). Para esto, se recolectaron tallos, hojas y tubérculo de cubio y de ulluco, se secaron a 38°C, por 90 horas y se realizaron extractos con etanol al 50% v/v. En los extractos obtenidos, se midió la capacidad antioxidante, por las técnicas DPPH y ABTS y el efecto inhibitorio en Escherichia coli, Lactobacillus fermentum y Cándida utilis, mediante la técnica de discos. Se encontró alto porcentaje de capacidad antioxidante en todas las partes de la planta en ambos tubérculos; las que presentaron mayor actividad son hojas y tallos. En la capacidad antimicrobiana, el cubio tuvo un efecto bacteriostático sobre C. utilis, mientras que el ulluco tuvo un efecto sobre E. coli. Debido a lo anterior, estos dos tubérculos poseen potencial para la extracción de compuestos antioxidantes y antimicrobianos permitiendo, de esta manera, establecer alternativas de uso para los tubérculos y subproductos (hojas y tallos).
... El pigmento natural denominado como Antocianina [Ver IMAGEN 1], se encuentra situada en las vacuolas de las células vegetales y pertenece a un grupo de colorantes naturales de color rojo, hidrosolubles. Químicamente estos pigmentos pertenecen al grupo de los flavonoides y son glucósidos de las antocianidinas, es decir están constituidas por una molécula de antocianidina, que es la aglicona a la que se le une un azúcar por medio de un enlace β-glucosídico [10]. Además de otorgar color a plantas y frutos esas tienen una actividad antioxidante debido a que reflejan la luz hacia zonas que la aprovechan de la mejor manera posible, evitando la producción de radicales libres. ...
Article
Full-text available
RESUMEN El presente trabajo de investigación reporta la elaboración artesanal de películas orgánicas empleando la flor de Hibiscus sabdariffa o mejor conocida como la flor de Jamaica, se estudiaron las propiedades fisicoquímicas y ópticas del material orgánico empleando técnicas de microscopía óptica, espectroscopia FT-IR, espectrometría UV-VIS y óptica no lineal; los cuales nos muestran resultados como la coloración, el espectro de los grupos funcionales para la información química y estructural del material, el espectro de absorción lineal y la creación de anillos de auto- difracción debido a la respuesta de la película al incidir un haz láser a 665 nm. Estos materiales orgánicos muestran la posibilidad de complementar o sustituir diversos dispositivos opto electrónicos como los limitadores ópticos, celdas solares orgánicas o guías de onda. ABSTRACT The present investigation reports the craftsmanship of organic films using flower Hibiscus Sabdariffa or better known as Hibiscus, physico-chemical and optical properties of organic material were studied using optical microscopy techniques, FT-IR spectroscopy, spectrophotometry and nonlineal optic UV-VIS, which show results as coloring, spectrum of functional groups for chemical and structural information of the material linear absorption spectrum and creating self diffraction rings due to the response of the film to influence cw laser beam at 665 nm, these organic materials exhibit the possibility of supplementing or replacing various optoelectronic devices such as optical limiters, organic solar cells or waveguides.
Article
Maize is one of the three staple foods in the world. The white variety represents 60% of the maize importation with a world consumption of 1125 million tons in 2019/2020. Currently, new technologies could contribute to the analysis of this seed, supporting quality control and improvement. This study aims to carry out the morphological and proteomic comparison between the hybrid MR2008 and its parental lines LUG03 and CML491 through mass spectrometry and bioinformatics analysis. Herein, we identified that 34.8% of the hybrid proteome differs from the parental proteome. Also, ontological and morphological analyses determined that the hybrid exhibits more characteristics related to CML491 than LUG03, for example, metabolic pathways and enzymes, such as anthocyanidin 3-O-glucosyltransferase (UniProt P16166). This analysis allowed the identification of dominant characters, metabolic pathways and confirms the utility of this methodology in agricultural practices, mainly in processes of selection and quality control of a crop.
Article
The demand for bioactive compounds for the pharmaceutical industry has increased dramatically in the last decade. Phenolic compounds, such as flavonoids, phenolic acids and anthocyanins, are commonly present in many plants. These compounds, which act as antioxidants, have attracted much attention due to their beneficial health properties. Maqui (Aristotelia chilensis (Mol.) Stuntz) fruits have the highest content of total polyphenols in comparison with other berries with medicinal properties. This review summarizes up-to-date production management research on maqui, with emphasis on resource sustainability. Scientific community has focused on the study of chemical characteristics and properties of maqui and their medicinal use. However, there are few studies on maqui production, harvest, and protection of maqui wild populations. Yield increases have been reported when pruning maqui trees, either by formation or production pruning. However, timing and intensity of pruning has neither been defined nor implemented in wild plants. An adequate canopy management plan would allow optimal light interception and distribution to increase productivity and facilitate harvest in wild stands.
Chapter
In nature we can find a wide variety of colors, these colors are due to the presence of pigments. This chapter presents the basic information about plant pigments: chlorophylls, carotenoids, anthocyanins, and betalains; focusing attention on economic importance, chemical structure, sources, and main properties for health benefits. Particular emphasis is placed on the use of novel extraction technologies such as ultrasound, pulsed electric fields, ohmic heating, enzymatic, supercritical fluid, high pressure, and microwave on plant-based pigments recovery. Also, the most recent advances in their applications as coloring, therapeutic, and energy production agents are described.
Technical Report
Full-text available
El Estado de México cuenta con una gran diversidad de maíces que pueden ser agrupados en blancos, pigmentados y amarillos. En esta pluralidad de maíces pigmentados se encuentran el rojo y azul. Los de grano rojo pueden presentar el pigmento en el pericarpio, en la capa de aleurona; o en ambas estructuras; los de grano azul sólo presentan color en la capa de aleurona. Los maíces azules cultivados en el Estado de México provienen de las razas Chalqueño y Cónico. Son de grano grande a mediano y de textura harinosa. Como la mayoría de los maíces nativos que se cultivan en la Mesa Central de México, este tipo de maíces presentan problemas de acame y presencia de hijuelos, lo que limita su rendimiento agronómico. Además, de presentar textura harinosa, su conservación se dificulta, pues son muy atacados por los insectos. Con el apoyo del Gobierno del Estado de México, a través de la Fundación Produce, se han desarrollado proyectos orientados al estudio de este tipo particular de maíces. Básicamente se tiene información sobre las zonas de producción, la diversidad en cuanto a características físicas del grano y su desempeño en el proceso de nixtamalización. El contenido y tipo de antocianinas estambién un aspecto que se ha estudiado. Asimismo, se han logrado avances para resolver su problemática agronómica e incrementar su rendimiento.
Article
Full-text available
Anthocyanins are one of the largest and most important group of watersoluble pigments in most species in the plant kingdom. They are accumulated in cell vacuoles and are largely responsible for diverse pigmentation from orange to red, purple and blue in flowers, fruits, such as: blackberry, red and black raspberries, blueberries, bilberries, cherries, currants, blood orange, elderberries, grapes, and vegetables such as: red onion, radish, red cabbage, red lettuce, eggplant, red-skinned potato and purple sweet potato. Anthocyanins in fruits and vegetables are present in glycosylated forms. The qualitative and quantitative determination of anthocyanins in plant can be performed by classical (spectrophotometric) or contemporary methods - HPLC coupled with a various types of mass spectrometers or NMR apparatus. Anthocyanins are widely ingested by humans, mainly due to consumption of fruits, vegetables and red wines. Depending on the nutritional habits, the daily intake of anthocyanins for individuals has been estimated from several milligrams to hundreds of milligrams per person. Anthocyanins as well as other flavonoids occuring in fruits, and vegetables are protective against a variety of diseases, particularly cardiovascular disease and some types of cancer. Also the visual acuity can be markedly improved through administration of anthocyanin pigments to animals and humans.
Article
Full-text available
En la actualidad existe una demanda considerable de colorantes naturales alternativos a los colorantes sintéticos, como el rojo No. 40, debido a su toxicidad en alimentos, cosméticos y productos farmacéuticos. Las antocianinas son pigmentos vegetales con gran potencial para el reemplazo competitivo de colorantes sintéticos; por tanto es de gran importancia conocer los aspectos bioquímicos que enmarcan estos pigmentos. El objetivo de esta revisión es ofrecer un esquema actualizado de las propiedades químicas y bioactivas de las antocianinas y de su potencial como colorantes de origen natural. Las antocianinas son pigmentos responsables de la gama de colores que abarcan desde el rojo hasta el azul de muchas frutas, vegetales y cereales. El interés en estos pigmentos se ha intensificado gracias a sus posibles efectos terapéuticos y benéficos, dentro de los cuales se encuentran la reducción de la enfermedad coronaria, los efectos anticancerígenos, antitumorales, antiinflamatorios y antidiabéticos; además del mejoramiento de la agudeza visual y del comportamiento cognitivo. Las propiedades bioactivas de las antocianinas abren una nueva perspectiva para la obtención de productos coloreados con valor agregado para el consumo humano.
Article
Full-text available
Dietary supplementation with fruit or vegetable extracts can ameliorate age-related declines in measures of learning, memory, motor performance, and neuronal signal transduction in a rat model. To date, blueberries have proved most effective at improving measures of motor performance, spatial learning and memory, and neuronal functioning in old rats. In an effort to further characterize the bioactive properties of fruits rich in color and correspondingly high in anthocyanins and other polyphenolics, 19-month-old male Fischer rats were fed a well-balanced control diet, or the diet supplemented with 2% extract from either blueberry, cranberry, blackcurrant, or Boysenberry fruit for eight weeks before testing began. The blackcurrant and cranberry diets enhanced neuronal signal transduction as measured by striatal dopamine release, while the blueberry and cranberry diets were effective in ameliorating deficits in motor performance and hippocampal HSP70 neuroprotection; these changes in HSP70 were positively correlated with performance on the inclined screen. It appears that the polyphenols in blueberries and cranberries have the ability to improve muscle tone, strength and balance in aging rats, whereas polyphenols in blueberries, cranberries and blackcurrants have the ability to enhance neuronal functioning and restore the brain's ability to generate a neuroprotective response to stress.
Article
Intensely pigmented organelles (anthocyanoplasts) have been found in anthocyanin-producing cells of more than 70 species representing at least 33 families of angiosperms. When fully developed these structures are typically spherical and normally only one is present in each pigmenented cell. The development of the anthocyanoplast has been studied in both light and dark-grown red cabbage seedlings and the location of the mature organelle has been shown, by the use of isolated protoplasts and vacuoles, to be within the main cell vacuole. Evidence is presented which suggests that the anthocyanoplast is membrane-bounded and that it is the site of anthocyanin biosynthesis.
Article
The potential of purple sweet potato color (PSPC) and red cabbage color (RCC), natural anthocyanin food colors, to modify colorectal carcinogenesis was investigated in male F344/DuCrj rats, initially treated with 1,2-dimethylhydrazine (DMH) and receiving 2-amino-1-methyl-6-phenylimidazo[4,5-b]pyridine (PhIP) in the diet. After DMH initiation, PSPC and RCC were given at a dietary level of 5.0% in combination with 0.02% PhIP until week 36. No PSPC or RCC-treatment-related changes in clinical signs and body weight were found. Incidences and multiplicities of colorectal adenomas and carcinomas in rats initiated with DMH were clearly increased by PhIP. In contrast, lesion development was suppressed by RCC, or tended to be inhibited by PSPC administration. Furthermore, in the non-DMH initiation groups, induction of aberrant crypt foci (ACF) by PhIP was significantly decreased by RCC supplementation. The results thus demonstrate that while PhIP clearly exerts promoting effects on DMH-induced colorectal carcinogenesis, these can be reduced by 5.0% PSPC or 5.0% RCC in a diet under the present experimental conditions.