BookPDF Available

Una mirada femenina hacia la cocaína

Authors:
  • Episteme. Investigación e intervención social

Abstract

Veinte mujeres consumidoras hablan sobre los problemas de esta droga en la España de hoy. Entrevistas cara a cara con mujeres acerca del consumo de cocaína. Testimonios reales y en contacto directo con su consumo sirven para interpretar y trazar el mapa de la mirada femenina hacia la cocaína. La diversificación de formas y percepciones de consumo de esta droga es evidente, pero los casos que de este libro describe proporcionan sin duda respuestas sobre contextos, tiempos de consumo, motivaciones, efectos, riesgos, consecuencias y factores decisivos para desengancharse.
11
INTRODUCCIÓN
El equipo de investigación de la Fundación Igenus
viene desarrollando desde 1999 una serie de estudios
sobre los jóvenes y sus consumos de drogas en los
contextos de ocio. La mayoría de ellos realizados en
Cataluña, pero también en el País Vasco y en Castilla
la Mancha. En todos ellos observamos un comporta-
miento asociado al consumo de drogas diferente entre
hombres y mujeres, aunque estas diferencias se atenúan
entre los más jóvenes.
La interpretación de estas particularidades la venimos
realizando siempre en clave cultural, puesto que hom-
bres y mujeres son socializados de distinta forma y por
tanto conciben el fenómeno del ocio y del consumo
de drogas, así como otros comportamientos asociados
a estas situaciones (sexualidad principalmente), desde
perspectivas diferentes (Megías et al., 2005).
Hechas y contrastadas estas constataciones empíricas,
hemos intentado dar un paso adelante en la interpreta-
ción para así poder ofrecer más elementos sobre cómo
12
se configura la mirada femenina hacia estos temas, por
eso solicitamos una ayuda al PNSD para estudiar las
formas de iniciarse y seguir consumiendo cocaína por
parte de las consumidoras actuales.
Escogimos el consumo de cocaína porque habíamos
estudiado recientemente la mirada adolescente hacia
esta sustancia y nos parecía una buena perspectiva
comparativa complementarla con las visiones de las mu-
jeres. Además, puesto que la cocaína está en los últimos
años en difusión en todos los contextos de fiesta y
ocio, y entre todos los tipos de jóvenes, se convierte
probablemente en la sustancia que está más de moda
entre ellos y en un tema de actualidad.
Debido a la diversidad de formas de consumo y
de percepciones sobre el mismo, es difícil articular un
discurso homogéneo sobre “las mujeres y el consumo
de cocaína”. No obstante, en aquellas ocasiones en que
existen prácticas y visiones similares, hemos intentado
describirlas, así como aquellas que son más minoritarias.
13
METODOLOGÍA
El presente estudio se basa en la utilización de la
entrevista como técnica principal para aprehender los
discursos de las mujeres en torno a la cocaína. Este
tipo de entrevista consiste en una charla “cara a cara”
entre la entrevistada y la entrevistadora. Las entrevis-
tadas explican su opinión y experiencias en relación
al objeto de estudio de la investigación.
Antes de realizar las entrevistas procedimos a la
selección de las entrevistadoras, utilizando los siguientes
requisitos. El primero era que las entrevistadoras de-
bían ser mujeres, porque creíamos que esta condición
facilitaría la empatía y la complicidad entre entrevistada
y entrevistadora. En segundo lugar, debían ser cono-
cedoras de la “realidad” que pretendíamos investigar,
por tanto, tenían que conocer la cultura juvenil y
el consumo de drogas ilegales, concretamente el de
cocaína. En tercer lugar, debían tener habilidades
para comunicar, escuchar y entender los discursos de
las consumidoras de drogas.
14
Las entrevistas se han realizado a mujeres de tres
Comunidades Autónomas: Madrid, Cataluña y Navarra,
durante el período comprendido entre principios de
junio y finales de septiembre. Las entrevistas fueron
grabadas con grabadora digital, para su posterior tras-
cripción, mediante la ayuda del software SoundScriber.
Se realizaron 19 entrevistas en total; 6 en Madrid,
6 en Pamplona y 7 en Cataluña. En Madrid, se contó
con la colaboración de Energy Control para la selección
de las entrevistadas; en Navarra, con la de Hegoak
y, en Cataluña, con la del Observatorio de Nuevos
Consumos de Drogas en el Ámbito Juvenil. Para la
captación de mujeres en tratamiento se contó con la
colaboración de Proyecto Hombre.
Para captar entrevistadas, también se utilizó el
método bola de nieve (Biernacki y Waldorf, 1981), es
decir, una vez finalizada la entrevista se preguntaba a
las entrevistadas si conocían a mujeres interesadas en
participar en el estudio y que cumpliesen con alguno
de los perfiles. Algunas de las entrevistadas se selec-
cionaron por este procedimiento.
Los perfiles predeterminados se establecieron de
la siguiente manera.
Consumidoras recreativas de cocaína de 17 y 18
años, estudiantes de secundaria. Sin problemas
graves derivados del consumo.
Consumidoras recreativas de cocaína de entre 18
y 25 años, universitarias. Sin problemas graves
derivados del consumo.
Consumidoras recreativas de cocaína de entre
18 y 34 años, trabajadoras en el sector del
ocio nocturno. Sin problemas graves derivados
del consumo.
15
Consumidoras recreativas de cocaína de entre
18 y 34 años, cuya principal actividad sea el
trabajo. Sin problemas graves derivados del
consumo.
Exconsumidoras de cocaína, de entre 18 y 34
años que hubiesen abandonado el consumo de
cocaína sin requerir de recursos especializados
en drogodependencias.
Exconsumidoras en tratamiento de deshabituación
en un centro asistencial de drogodependencias,
de entre 18 y 34 años.
17
CONSUMO DE DIFERENTES DROGAS
Además del consumo de cocaína, las entrevistadas
realizan otros consumos de drogas. La mayoría de ellas
se ha iniciado primero con las legales y luego, siguien-
do una gran variedad de itinerarios, han utilizado la
cocaína u otras ilegales.
En función de los distintos consumos que hacen
de las drogas, para las entrevistadas y sus grupos de
amistades, existen dos ambientes diferenciados. Uno,
el que tiene próximas las drogas ilegales además del
alcohol y del tabaco, y otro, que no tiene conexión
con el mundo de las sustancias ilegales, aunque sí con
las legales.
Estos dos mundos, sobre todo durante la adoles-
cencia, no tanto durante la juventud, tienen escasas
relaciones o contactos entre ellos, por lo que se podría
afirmar que coexisten separados, por lo cual aquellas
que empiezan a consumir sustancias ilegales, se sirven
de dichos consumos para escenificar un rito de paso
que lleva a integrarlas en un mundo del cual suelen
18
formar parte jóvenes de más edad y con imagen de
transgresores. Este mundo, para algunas de las entre-
vistadas, es enormemente atractivo.
Los consumos se realizan mayoritariamente en
grupo, excepto en aquellas ocasiones que ciertos con-
sumos pueden ser individuales, generalmente en casa,
para realizar alguna actividad que se considera como
gratificante, aunque el consumo individual supone un
porcentaje irrisorio respecto el que se produce en grupo.
Consumos realizados: “Vamos a probar no qué
Además de conocer las distintas sustancias consu-
midas por las entrevistadas, nos interesa valorar qué
conexiones existen entre los consumos de las otras
sustancias y el de cocaína y en qué momento aparece
dicho consumo.
Como ya hemos avanzado, los itinerarios seguidos
son diversos, aunque primero se empieza con las dro-
gas legales y luego se experimenta con las ilegales.
El contexto de inicio más referenciado suele ser el de
fiestas junto al grupo de amigos:
¿Tabaco? Pues en fiestas, lo típico. Empezar a fumar el fin de
semana y luego ya, a partir del fin de semana, ya todos los
días. Y aún sigo fumando. El alcohol también, en unas fiestas.
Cogí un pedo de la ostia, porque eso, lo típico que pruebas
todo. Te dan calimocho, vino, lo que sea.... y una de miedo.
Luego ya sí que sabes lo que quieres. Pero sí, en unas fiestas y
luego los fines de semana, fiestas de no sé dónde, siempre con
gente. (Blanca, 25).
El inicio de Blanca es ilustrativo del de las otras
entrevistadas, y su caso nos seguirá sirviendo de ejem-
plo para ver cómo al cabo de un tiempo de seguir
experimentando con alcohol y tabaco, y de extender
su consumo a los distintos contextos de ocio, en un
momento de intensificación de la fiesta aparecen los
estimulantes:
19
Sí, en una fiesta de quintos, imagínate, que nos fuimos a Iruña
y al final eso. ¡Ah! Vamos a probar no sé qué... Tira, vamos a
probar. Y eso, y a partir de ahí... todos los findes, me acuerdo
que era una temporada que había fiestas... eran las fiestas, era
el boom. Y entonces sí, todos los findes, todo: speed y luego las
pastillas, cuando hubo la temporada esa, las pastillas. Y luego
con la cocaína. (Blanca, 25).
Debemos tener en cuenta que todas las entrevistadas
han consumido más de dos drogas ilegales, además
de la cocaína. Entre las más referenciadas aparece el
cannabis a distancia de las otras, aunque en algunos
casos también están muy presentes el speed, y el MDMA.
El resto de sustancias ilegales no son tan utilizadas:
La coca: entre semana y fines de semana. Y el resto, pastillas,
MDMA, speed y rulas, los fines de semana sólo. Y a lo mejor
si hubiese una fiesta un verano, sí que puede ser entre semana,
pero no es lo habitual digamos. (Irene, 18).
el speed y los estimulantes: “la CoCaína no te da muCha
marCha
La cocaína siempre ha tenido un precio mucho
más alto que el resto de estimulantes. Quizás por eso,
antes de referirse al consumo de cocaína, una parte
importante de las entrevistadas se refieren al consumo
de otros estimulantes, más económicos y con efectos
más potentes y persistentes, razones que esgrimen para
justificar estas preferencias:
Alguna vez me dan cocaína, quiero decir que yo no compro,
si alguien tiene y me ofrece alguna raya o alguna “bomba” o
algo. Speed sí que compro, digamos que cada fin de semana, y
cocaína no tanto porque... por el dinero. (Raqui, 18).
Con la cuadrilla que ellos se metían, no se metían porque
no tenían dinero entonces pero, de hecho, probaban cocaína
cuando alguna vez sonaba la flauta, éramos muy adolescentes
también, era lo que llegaba... no era lo mismo gastarse 60 euros
de entonces en un gramo de farlopa que gastarte 10 euros en
speed. (Pilar, 31).
20
Si que voy a salir a fiestas de no sé dónde o fiestas de lo que
sea pues me llevaré mi bolsa para que, llegado un momento,
no me ponga ciega y esté a gusto y... no sé, me calmo más, en
cambio el speed es como más... si salgo en sanfermines y salgo
como una loca, el speed ya que me va a durar más, no me
aplacará tanto como la cocaína que igual te calma un poco
más... el speed te da más ganas de salir, más ganas de beber
y de tal, no sé, es diferente. La verdad es que la cocaína para
ir de marcha... he ido de marcha con cocaína pero es que la
cocaína no te da mucha marcha. (Pilar, 31).
Incluso algunas no sólo se refieren a que prefieren
el speed para ir de fiesta, sobre todo en verano, sino
que también lo prefieren para llevar a cabo distintas
actividades que requieren mayor concentración, espe-
cialmente al volver de fiesta:
Siempre que salgo de fiesta speed, para aguantar la fiesta, para
despertar y si llevo el coche pues estar... (Marisa, 23).
En algunas zonas donde existe mayor difusión del
speed o en determinados ambientes juveniles en los
cuales es más utilizado, algunas mujeres incluso llegan
a creer que el consumo de cocaína es una cosa de
jóvenes de otros tipos o estilos: de mayores. Ello es
debido a que, para ellas, el consumo de speed es más
próximo y aparece antes que el de cocaína. También
hay referencias a considerar la cocaína y sus consu-
midores como personas con más estatus, puesto que
tienen un poder adquisitivo más alto. Para diferenciarse
de estos últimos suelen utilizar referencias que en sus
contextos son estigmatizantes. Así, se refieren a ellos
como pijos o conservadores:
Porque igual yo veía mucho más speed. Igual para la edad que
tenía entonces que era un poco más lo que consumía la gente.
Siempre he relacionado la cocaína con gente más mayor y un
poco más consumo diario, un poco en ese plan. Y el speed como
un poco más la droga del momento, de ¡bua! A desfasar y tres
días sin aparecer por casa. La cocaína la he visto siempre más
inofensiva. Yo que sé. A la hora de meterte y tal, sí que había
oído que era mucho más... más suave, oxidaba menos, menos
desagradable en sí, o yo que sé. (Itziar, 25).
21
Como vemos, el speed es muy apreciado en la
adolescencia y aparece en ambientes y grupos muy
distintos, que pueden ir desde los que frecuentan las
discotecas a los que lucen estética alternativa, aunque
predomine entre éstos.
En las explicaciones de las entrevistadas que han
consumido speed es frecuente la comparación entre
éste y la cocaína. Aunque existen valoraciones positi-
vas sobre los efectos del speed (por ser más eufórico
principalmente), como hemos visto entre las entrevista-
das, con el tiempo, que la balanza de las preferencias
suele decantarse hacia el lado de la cocaína, puesto
que ven en el speed más problemas, por su química
y por sus efectos:
Lo que me aportaba es que me hacia olvidarme de todo, me
hacia sentirme bien conmigo misma, con mi cuerpo. Yo tenía
un problema de autoestima tremendo, un problema de aceptar
las cosas tal y como son, tremendo, entonces era una forma de
evadirme. Entonces la evasión me costaba cada vez más, cada
vez el consumo era más habitual. Eso me quitaba el hambre,
porque yo carecía de fuerza de voluntad, es un poco…, cómo
explicarte, me aportaba sensaciones que no encontraba de otra
manera. Satisfacción al momento, eso es lo que a mí me apor-
taba. Empecé tarde pero muy fuerte, empecé todos los fines de
semana, y la verdad es que en seguida me hice adicta entre
semana de speed. Eso era para trabajar, para todo. (Edurne, 32).
El speed tiene más riesgos. Yo creo que el speed, porque es más
atacante, te acelera mucho más que la cocaína. (Maite, 26).
Es frecuente entre las consumidoras actuales de
cocaína que antes consumieron speed, que dieran el
salto a la cocaína por los problemas que percibían
relacionados con el consumo continuado de speed o
después de períodos de consumo en contextos de
intensificación de fiesta:
El speed, después de consumir cinco o seis años todos los fines
de semana, me sentaba mal. De golpe, los bajones me sentaban
muy mal. O sea, no me compensaba el bajón con el momento
de estar puesta. O sea, mientras no llegaba el bajón, todo iba
muy bien pero, cuando llegaba, me era imposible dormir nada
22
y muchas horas, me cogía ansiedad, todo se veía muy negro.
O sea, el bajón era muy depresivo... Emocionalmente sí, sí, muy
depresivo. Y recuerdo así un par o tres de veces que lo pasé
mal por haber pasado el bajón sola o así y... y me quedó eso
medio traumatizado y lo dejé de tomar. También porque cada
vez el speed que consumíamos era más fuerte también, y era
de ése que metiéndote... yo qué sé... 2 o 3 rayas es que ya no
dormías. (Laia, 27).
A pesar de lo que nos plantea Laia, no podemos
olvidar para su correcta interpretación que la edad y
la capacidad económica son factores que influyen
y que también son determinantes para preferir una u otra
sustancia. Así, en la adolescencia, hay más identificación
con el consumo de speed, porque económicamente es
más asequible, por su menor precio. Luego, con más
edad, el consumo de speed puede verse como una
cosa de adolescentes, y entonces parece lógico que se
prefiera la cocaína, ya que además se suele manejar
más dinero y su consumo otorga un estatus distintivo.
La experiencia de Laia coincide, además, con la
del grupo de consumidoras que después del speed, o
junto a él, y antes del consumo de cocaína, empezaron
con el consumo de MDMA, frecuentemente en forma
de pastillas:
Después del speed... Bueno, entremedio aparecieron las pastillas.
Y bueno, nunca he tomado dosis muy altas, o sea, nunca me
he comido 5 pastillas ni nada de esto. Pero bueno, sí, tampoco
éramos consumidores habituales por el entorno en el que nos
movíamos, tampoco... Las pastillas eran más de discotecas o de
una determinada gente, que no frecuentábamos tampoco, pero
bueno, también llegaron. Y bueno, sí que consumí, la verdad
es que bien. De vez en cuando cae algo. (Laia, 27).
Al empezar a utilizar con más frecuencia la cocaí-
na, no por ello los otros estimulantes se abandonan
rápidamente sino que van disminuyendo el consumo
a medida que dejan de ser funcionales, no resisten la
comparación con la cocaína, puesto que, como hemos
23
indicado, ven esta sustancia como menos problemática1
en cuanto a sus efectos y consecuencias negativas,
tanto a corto como a medio y largo plazo.
Son pocas, aunque las hay, las que empiezan con
el consumo de speed y de pastillas después de llevar
años consumiendo cocaína:
El speed y las pastillas las probé más tarde y todo lo demás...
por ejemplo, las setas yo no las he probado, pero el popper, la
keta, el éxtasis, cosas de éstas ¡todo! Y cuando se te acaba el
gramo de coca buscar... que no hay coca, pues allí por donde
te mueves pues buscas no qué, que no hay esto, pues bueno,
pues esto mismo... o si no pillas a alguien y tú, ven para aquí,
invítame a algo... yo me sé todos los camellos de las discotecas,
me conoce mucha gente... no ves que yo salía cada día por los
mismos sitios, y quieras que no, aunque vayas con la ciega...
te relacionas, aun más te relacionas con la gente y aun más te
relacionas con el peor. (Eva, 22).
A pesar de dar el paso al consumo de cocaína
hay entrevistadas que siguen utilizando otro tipo de
estimulantes, en función de las actividades y de los
estados de ánimo buscados. Incluso algunas siguen
prefiriendo, en ocasiones, el speed:
La cocaína igual más para salir con mis amigas un día que
tienes cena y luego vas a dar una vuelta, pues bien. Entonces
creo que cuando más empecé a consumir a partir de los 18-19,
tiraba más hacia otro tipo de drogas. ¿Sabes? Sobre todo speed
y pastillas. Que para no ser discotequera yo creo que es raro,
la verdad. Porque es un poco lo que más se consume en las
discotecas. Pero bueno, era lo que más me gustaba para farras
ya más largas, más en otro plan. Para ir a algún lado, pues eso,
conciertos, festivales de música, era más en ese plan. (Itziar, 25).
1. Señalan como ventajas del consumo de cocaína la ausencia de resaca
al día siguiente, que sí suele aparecer tras el consumo de speed, y menos
dificultades para poder dormir.
... Esta tendencia irá en aumento ya que cada vez son más los padres que han estado en contacto con los consumos recreativos. (Martínez-Oró et al, 2010). Estos padres cercanos al consumo transmiten a sus hijos unos valores diferentes a los del paradigma prohibicionista (Megías, et al, 2004, Megías, 2009). ...
Book
Full-text available
Investigación socio antropológica sobre el papel de los padres consumidores de drogas en la prevención de los consumos de sus hijos. En los últimos años se han incorporado progresivamente al rol de padres / madres personas consumidores o exconsumidoras de drogas ilegales. Personas que durante su juventud consumieron recreativamente o tener contacto con drogas, como el cannabis y la cocaína. Estos padres / madres dan a sus hijos un discurso sobre las drogas, no centrado exclusivamente en la abstención del consumo y por tanto diferente que los padres no consumidores. Por tanto, estos padres consumidores están aplicando nuevas estrategias preventivas. En este sentido, algunos pueden tolerar o permitir ciertos consumos, además de gestionar los consumos de los hijos de una manera poco alarmista.
Technical Report
Full-text available
El presente trabajo de investigación, se ha centrado en tres instituciones sociales de fuerte influencia para la persona, como son la familia, con especial énfasis en la pareja-el grupo y el trabajo. Para conocer cómo influyen estas entidades en los consumos de drogas, hemos utilizado la técnica del grupo de discusión. Técnica que nos permite comprender los significados asociados a los contextos, a los tiempos ya las prácticas del consumo de drogas. Así pues, presentamos unos resultados que deben contribuir a conocer de manera más exhaustiva, los consumos juveniles, para poder poner en acción estrategias preventivas del consumo de drogas, cercanas a los jóvenes consumidores.
Technical Report
Full-text available
A partir de los resultados obtenidos de la investigación "La mirada adolescente de la cocaína". Concluimos como los adolescentes consumidores de cocaína, conocen los efectos de la sustancia, la han consumido en varias ocasiones, pero solo para unaa minoría es la droga ilegal "dura" preferida. La mayoría prefieren sustancias como el speed y la MDMA (éxtasis). Esta preferencia viene determinada por varios factores, entre los que destacan, la cocaína es cara; el speed y la MDMA "colocan" más que la cocaína, la cocaína no "da" fiesta, es de "los más grandes". Es decir, una serie de argumentos en que se considera la cocaína como una droga más de la fiesta, pero no la preferida. Estudios etnográficos (Pallarés, 2007, Martínez Oró 2008) ponen de relieve, que aunque la mayoría de consumidores de drogas ilegales tienen un patrón de policonsumo una parte importante de ellos prefiere la cocaína, habiendo defecto que sólo consumen cocaína y alcohol (dejando de consumir speed, mdma y otras drogas ilegales). Además, tuvimos comprobado como la cocaína se instaura como la droga ilegal "dura" preferida a partir de los 20 años. La pregunta de investigación es por qué "la cocaína se convierte en la droga preferida de la mayoría de consumidores de drogas ilegales". ¿Cuáles son los detonadores para que se produzca este cambio, y por qué muchos jóvenes se inician directamente con la cocaína a partir de los 20 años sin haber realizado consumos de otras drogas. Objetivo principal: Conocer con más profundidad y exactitud los mecanismos, razones, prácticas y motivaciones que hacen que la cocaína sustituya a otras drogas ilegales y se convierta en la principal droga consumidores de drogas ilegales.
Chapter
Full-text available
Desde los años setenta, cuando se empieza a hablar de los consumos de drogas y de los supuestos problemas que acarrean, tanto las legales, pero muy especialmente los consumos juveniles de las ilegales, surge la flosofía de la educación sobre drogas o de la prevención, que pretende reducir la demanda, y se confgura como el paradigma que permitiría cambiar el comportamiento del consumidor, puesto que éste “suele ser considerado como un objeto pasivo, al margen de la sociedad y de la cultura en que vive” (Edwards y Arif, 1981: 17). Se vislumbraba, sobre el plano teórico, la posibilidad de minimizar todos los problemas o de mantenerlos bajo control, junto a medidas complementarias, tendentes a reducir o difcultar la oferta. En los años ochenta, después de valorarse que la educación sobre drogas desarrollada hasta entonces obtiene escasos éxitos en la reducción del consumo de drogas y de sus consecuencias, pero sobre todo por la emergencia de problemas relacionados con la extensión del VIH y de la hepatitis, y con la práctica endovenosa, se empieza a vislumbrar y proponer políticas y orientaciones más pragmáticas, de orientación sociosanitaria. Se denominarán genéricamente como políticas de reducción de daños, apoyadas incluso por la Unión Europea y la Organización Mundial de la salud, aunque fueran vistas con reticencias por la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de las Naciones Unidas (Romaní, 2003). Los programas de reducción de daños surgieron no como una alternativa a la prevención sino como un intento de dar un paso más e incorporar a las redes de atención sociosanitarias, a los consumidores de drogas que no tenían respuesta –o cabida– en el emergente sistema especializado de atención a los drogodependientes basado en la abstinencia, con el fn de priorizar el objetivo de disminuir los efectos negativos del uso de drogas, antes que evitar los consumos (Newcombe, 1995; Grup Igia, 1996). Newcombe (1995: 26) hace una analogía diciendo que son como un sistema de seguridad del acróbata, de forma que si una red falla –la red asistencial que se creaba–, hay otra debajo de la anterior, la de reducción de daños. Con la inclusión en el debate de las acciones de reducción de daños se amplia el marco de la prevención, aunque sin huir de la mirada prohibicionista, puesto que aunque se critica tenuemente por añadir daños a los consumidores, llega a convertirse en una extensión de la misma, para llegar a los consumidores más reacios a contactar con los centros asistenciales que no se amoldan a sus normas y exigencias.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.