ArticlePDF Available

Abstract and Figures

La flora y el paisaje vegetal de la provincia de Málaga: importancia y conservación. Flora and vegetation landscape of the province of Malaga (Andalusia, Spain): importance and conservation.. Resumir en unas páginas la riqueza botá-nica de la provincia de Málaga sin que seolviden algunas plantas o comunidadesvegetales es prácticamente imposible.Por ello este trabajo debe ser considera-do simplemente como una panorámica sobre la floray vegetación terrestre de las plantas vasculares mala-gueñas. Esperamos que anime a profundizar en suconocimiento a todos los aficionados o profesionalesde la Naturaleza, y no sólo a eso, sino a estimular lasvisitas para conocer nuestro patrimonio natural y ahacernos sus valedores ante las amenazas que seciernen hoy día sobre nuestras especies y paisaje La flora y el paisaje vegetal de la provincia de Málaga: importancia y conservación. Flora and vegetation landscape of the province of Malaga (Andalusia, Spain): importance and conservation..
No caption available
… 
No caption available
… 
No caption available
… 
Content may be subject to copyright.
25
esumir en unas páginas la riqueza botá-
nica de la provincia de Málaga sin que se
olviden algunas plantas o comunidades
vegetales es prácticamente imposible.
Por ello este trabajo debe ser considera-
do simplemente como una panorámica sobre la flora
y vegetación terrestre de las plantas vasculares mala-
gueñas. Esperamos que anime a profundizar en su
conocimiento a todos los aficionados o profesionales
de la Naturaleza, y no sólo a eso, sino a estimular las
visitas para conocer nuestro patrimonio natural y a
hacernos sus valedores ante las amenazas que se
ciernen hoy día sobre nuestras especies y paisaje.
LA FLORA Y VEGETACIÓN MALAGUEÑA
La Flora
La Flora es el conjunto de especies vegetales que
habita una zona determinada del planeta. Así pode-
mos hablar de la flora europea (subcontinente euro-
peo), la flora española (correspondiente a España), la
flora Andaluza (Andalucía) o, como el caso que nos
ocupa, la flora de Málaga. En toda flora se pueden
hacer dos grandes grupos: las plantas autóctonas o
silvestres, que se consideran nativas, y las plantas
alóctonas que son las cultivadas y naturalizadas de
algún modo, pero cuyo origen está fuera de nuestra
zona. El grupo de plantas silvestres (autóctonas) de la
provincia de Málaga es el objeto de este trabajo.
Fitogeografía
El origen de la flora malagueña está íntimamente
ligado al de la flora Andaluza, Ibérica y Norteafricana
y es consecuencia de la posición estratégica de
encrucijada entre dos mares y dos continentes, situa-
ción que sólo se repite a nivel mundial en Centro-
américa. A finales del Terciario la flora malagueña,
como el resto del Mediterráneo, estaba constituida
en las costas por bosques tropicales y subtropicales,
LA F L O R A Y
EL PAISAJE V E G E TA L D E L A
PROVINCIA DE MALAG A :
I M P O RTA N C I A Y
C O N S E RVA C I O N
Andrés V. Pérez Latorre*
Baltasar Cabezudo Artero*
´
*Departamento de Biología Vegetal (Botánica). Universidad de Málaga.
R
´
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
en las zonas de nieblas de las montañas por laurisilvas,
en las cumbres por abetales y en los lugares más inhós-
pitos comenzaban a aparecer las plantas mediterr á n e-
as. Una serie de eventos dieron forma a esta inicial
flora de modo que en primer lugar una desecación del
M e d i t e rráneo, al cerrarse el Estrecho, hizo que el clima
se hiciera más árido y penetrasen especies saharianas e
irano-turánicas, que los bosques tropicales merm a s e n
considerablemente, y que la primitiva flora mediterr á-
nea, adaptada al nuevo clima, se extendiese. Tras la
a p e rtura del Estrecho, una serie de pulsaciones frías
(varias glaciaciones) perm i t i e ron la llegada de nuevas
estirpes boreales y eurosiberianas, como bosques
caducifolios, mientras que los restos tropicales se re f u-
giaban en algunas sierras costeras lluviosas andaluzas,
los pinsapares sobre v i v i e ron en las montañas, la flora
m e d i t e rnea re t rocedió a las costas, más cálidas. Tr a s
la última glaciación, el clima se hizo más benigno y típi-
camente mediterráneo, con una clara estación muy
seca en verano que favorece a la vegetación medite-
rránea sobre las demás. Como especies mediterr á n e a s
tenemos la encina (Q u e rcus ro t u n d i f o l i a) y el ro m e r o
(Rosmarinus off i c i n a l i s), como reliquia de la laurisilva
tenemos el laurel (L a u rus nobilis) y el ojaranzo (R h o d o -
d e n d ron ponticum), como reliquia de los abetales tene-
mos el pinsapo (Abies pinsapo). Un ejemplo euro s i b e-
riano es el serbal (Sorbus aria); de las estepas está pre-
sente el esparto (Stipa tenacissima); de la sabana nort e-
africana, el cambrón (Maytenus senegalensis), y , de la
flora alpina, el enebro rastre ro (J u n i p e r us communis) .
Las especies vegetales, como resultado de estos ava-
t a res, se han localizado en la provincia de Málaga de
una forma organizada según sus apetencias ecológi-
cas, suelo y clima (lluvia y temperatura). De este modo
se puede dividir Málaga en lo que se denomina secto-
res fitogeográficos (Figura 1), que no son otra cosa
que comarcas naturales que se distinguen unas de
otras por la flora, la vegetación, el paisaje vegetal y el
uso del territorio. Estos sectores son los siguientes:
1. Aljíbico. Corresponde a los Montes de Cortes,
Valle del Genal y Costa Occidental. Es un terr i t o r i o
fundamentalmente silíceo, muy lluvioso y oceánico.
2. Rondeño. Corresponde a la Serranía de Ronda,
es un territorio calizo-dolomítico, lluvioso y fres-
co, muy frío en Sierra de las Nieves.
3. Bermejense. Son las Sierras Bermejas, que pre-
sentan peridotitas (rocas ígneas) con clima lluvio-
so y templado.
4. Antequerano. Corresponde a toda la vega de
Antequera y la cordillera de Huma-To rc a l -
Alazores. Territorio eminentemente calizo, conti-
nental y seco en el llano y lluvioso en las sierras.
5. Malacitano-Axarquiense. Esta zona es la Hoya
de Málaga, Montes de Málaga y la Axarquía,
territorio generalmente silíceo, salvo la costa (cali
za), seco y cálido.
6. Almijaro-Granatense. Este sector corresponde a
las Sierras Tejeda y Almijara, de litología marmó-
reo-dolomítica, con clima cálido y seco en la base
y fresco y lluvioso en las cumbres.
7. Alpujarro-Gadorense. Son los Acantilados de
Maro y alrededores de Nerja. Es una zona calizo-
dolomítica con clima seco y muy cálido.
Especies y comunidades representativas
Las especies más comunes de la flora malagueña
c o rresponden al grupo de especies mediterráneas. De
las aproximadamente 2 0 0 0 especies de plantas vascu-
26
jábega 90
Los frutos de la zarzamora (Rubus ulmifolius) son
importantes para la fauna
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
27
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
l a res, mencionaremos las más típicas desde el punto
de vista paisajístico. Los bosques naturales de Málaga
se pueden dividir en formaciones de pinos, abetos, y
sabinas por un lado y de especies de Q u e rc u s por el
o t ro. De las primeras hay que citar en primer lugar al
pinsapo (Abies pinsapo) nuestro más insigne endemis-
mo, al pino carrasco (Pinus halepensis) que vive sobre
los terrenos más secos y rocosos y al pino re s i n e ro
(Pinus pinaster) que forma bosques en las sierras más
elevadas (Sierras Bermeja y Almijara) acompañado de
la sabina negral (J u n i p e rus phoenicea). De las segun-
das, son los encinares la formación más extendida
(Q u e rcus ro t u n d i f o l i a), le siguen los alcorn o c a l e s
(Q u e rcus suber) y ya en un segundo plano, en cuanto
a su extensión, los bosques de quejigo moru n o
(Q u e rcus canariensis), de quejigo (Q u e rcus faginea) ,
de roble melojo (Q u e rcus pyre n a i c a) y de quejigo de
montaña (Q u e rcus alpestris). Hay que citar los exten-
sos y antiguos cultivos de castaños (Castanea sativa)
del Valle del Genal. En los ríos los árboles más comu-
nes son los chopos (Populus alba), sauces (S a l i x s p . ) ,
f resnos (Fraxinus angustifolia), olmos (U l m u s) y el ori-
ginal ojaranzo (R h o d o d e n d ron ponticum) de las gar-
gantas de Cortes o el aliso (Alnus glutinosa) del Genal.
En la actualidad el paisaje malagueño está dominado
por los matorrales que han sustituido a los bosques,
sobre todo por acción del hombre. En estas comuni-
dades de matorral los arbustos más comunes son el
madroño (Arbutus unedo), la coscoja (Quercus cocci-
fera), el brezo arbóreo (Erica arborea), el lentisco
(Pistacia lentiscus), el palmito (Chamaerops humilis),
etc. Los matorrales bajos muestran una enorme
diversidad y funciones ecológicas diversas (freno a la
erosión por ejemplo), dividiéndose en tres tipos: el
primero, generalmente de zonas calizas, son los
romerales y tomillares con aulagas (Ulex sp.), romero
(Rosmarinus officinalis), tomillos (Thymus sp.), mata-
gallos (Phlomis sp.), etc.; el segundo, que viven sobre
todo en las sierras silíceas, son los jarales, con jaras
(Cistus sp.), jaguarzos (Halimium sp.), cantuesos
(Lavandula stoechas), etc.; finalmente, el terc e r
grupo es un relicto de la época climática atlántica y
se denominan brezales, con brezos (Erica sp.), breci-
nillas (Calluna vulgaris), aulagas (Genista sp.), etc.
No podemos olvidar las especies y hábitats «raros»
como los roquedos (Saxifraga biternata), los yesos
(Sedum gypsicola), las aguas dulces con juncos y
carrizos (Juncus, Scirpus, Phragmites), las aguas y
28
jábega 90
Especies protegidas presentes en la
provincia de Málaga
EN = en peligro de extinción, VU = vulnerable.
(Catálogo Andaluz de Especies de la Flora Silvestre Amenazada)
Especie Categoría de amenaza
Abies pinsapo EN
Allium rouyi EN
Asplenium petrarchae subsp. bivalens EN
Atropa baetica EN
Buxus balearica EN
Cneorum tricoccum EN
Cytisus malacitanus subsp. moleroi EN
Hieracium texedense EN
Limonium malacitanum EN
Narcissus bugei EN
Nolletia chrysocomoides EN
Quercus alpestris EN
Rhododendron ponticum EN
Rosmarinus tomentosus EN
Rupicapnos africana subsp. decipiens EN
Sarcocapnos baetica subsp. baetica EN
Taxus baccata EN
Acer monspessulanum VU
Acer opalus subsp. granatensis VU
Althenia orientalis VU
Amelanchier ovalis subsp. ovalis VU
Anthyllis plumosa VU
Arenaria capillipes VU
Arenaria racemosa VU
Armeria colorata VU
Armeria villosa subsp. carratracensis VU
Asplenium billotii VU
Celtis australis VU
Cosentinia vellea subsp. bivalens VU
Drosophyllum lusitanicum VU
Eryngium grosii VU
Frangula alnus subsp. baetica VU
Galium viridiflorum VU
Hymenostemma pseudoanthemis VU
Ilex aquifolium VU
Laurus nobilis VU
Maytenus senegalensis subsp. europaea VU
Ophrys atlantica VU
Ornithogalum reverchonii VU
Platycapnos tenuilobus subsp. parallelus VU
Prunus avium VU
Prunus insititia VU
Prunus mahaleb VU
Pseudoscabiosa grosii VU
Quercus canariensis VU
Quercus pyrenaica VU
Salix eleagnos VU
Saxifraga biternata VU
Silene auriculifolia VU
Silene fernandezii VU
Silene mariana VU
Sorbus aria VU
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
29
La flora y el paisaje vegetal…
suelos salobres con almajos (Salicornia, Suaeda), etc.
Toda esta diversidad se adereza aún más por una
multitud de plantas más humildes que viven en los
cultivos (arvenses), en las vías de comunicación (via-
rias) y en las zonas antropizadas (ruderales), con
fenología fundamentalmente primaveral y que lle-
nan de colorido gran parte de la provincia: amapolas
(Papaver rhoeas), margaritas (Anacyclus radiatus,
Calendula arvensis), cardos (Silybum marianum), etc.
Especies endémicas, relícticas y amenazadas
Entre la Flora malagueña existen determinadas espe-
cies que destacan, no por su abundancia, sino por
otras características. Entre ellas están las plantas
amenazadas, endémicas (exclusivas de un lugar con-
creto, ej. Abies pinsapo en la Serranía de Ronda) y
relícticas (reliquias de antiguos biotopos hoy casi
inexistentes, ej. R h o d o d e n d ron ponticum en los
«canutos» de Cortes de la Frontera). Para estas espe-
cies se han decretado leyes de protección, tanto a
nivel andaluz, como estatal y europeo. La respuesta
a la desaparición de plantas y la destrucción de la
vegetación procede tanto de procesos naturales pro-
pios de cada especie (la especie es frágil, escasa,
poco competitiva) o naturales externos a la especie
(plagas, cambios geológicos y climáticos). Sin embar-
go es la actuación humana el factor determinante
hoy día en la aceleración de la extinción de los vege-
tales, debido a la tremenda capacidad modificadora
de los ecosistemas que la humanidad ha alcanzado.
Actividades que causan impacto a pequeña escala
son: recolección de flores y frutos, de plantas medi-
cinales, fiestas y tradiciones, artesanía, sobrepasto-
reo, etc.; éstas pueden realizarse sin sobrepasar la
capacidad de regeneración de los ecosistemas. Sin
e m b a rgo otras actuaciones humanas causan un graví-
simo impacto en flora y vegetación, llegando a la de-
saparición: tala de bosques, desbroces de matorr a l e s ,
c o n s t rucción de infraestructuras como presas, auto-
pistas y vías de alta velocidad, canteras, minas, urba-
nizaciones y complejos turísticos, etc. De modo indi-
recto el hombre causa estos impactos mediante la
contaminación, mal uso de acuíferos, basuras, abuso
de plaguicidas, cambio climático, etc. Las distintas
especies que se encuentran amenazadas por estas
causas, se pueden agrupar según el grado de amena-
za en distintas categorías, que nos dan una idea del
p e l i g ro en que se encuentran y de las actuaciones que
debemos realizar para conservarlas. Extinguida: planta
que ya no se encuentra en la Naturaleza (puede estar
en un jardín botánico). En Peligro de extinción: planta
s o b re la que pesan hoy día impactos negativos que lle-
varán a su desaparición en muy corto plazo.
Vulnerable: planta sobre la que un aumento de los
impactos negativos actuales o su prolongación en el
tiempo harán que esté en peligro de extinción. Rara:
planta cuya fragilidad viene dada por su escasez, de la
que se derivan riesgos de que actuaciones negativas
s o b re sus poblaciones la pongan en peligro .
Son más de 80 los endemismos malagueños o con
sus mayores poblaciones aquí, aunque aparezcan en
zonas limítrofes (Cádiz, Sevilla, Córdoba, Granada).
Existen dos zonas de valor excepcional: la Serranía de
Ronda y las Sierras litorales occidentales y el arco cali-
zo-dolomítico desde el Chorro hasta Maro (Torcal,
Camorolos, Tejeda, Almijara). De las especies prote-
gidas por la Junta de Andalucía 52 están en Málaga
(de ellas 17 en peligro de extinción) y 75 las incluidas
en el listado estatal (de ellas 29 en estado crítico o en
peligro de extinción). En éste último listado se pone
de manifiesto que Málaga es la provincia con más
plantas en peligro crítico de extinción de toda la
Península y Baleares y la quinta en cuanto número
total de especies amenazadas. Otras especies mala-
gueñas se incluyen en listados de protección de la
Unión Europea (Anexo de la Directiva 92/43 de
«hábitats») o en el más amplio convenio de Berna,
como la enredadera Galium viridiflorum.
Juniperus sabina está restringida en Málaga
a las cumbres de Sierra de las Nieves
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
30
jábega 90
Galium viridiflorum VU
Genista haenseleri VU
Genista longipes subsp. viciosoi VU
Halopeplis amplexicaulis VU
Helictotrichon filifolium subsp. arundanum VU
Helictotrichon filifolium subsp. velutinum VU
Hippocrepis eriocarpa VU
Holcus grandiflorus VU
Iberis fontqueri VU
Iberis grosii VU
Linaria amoi VU
Linaria clementei VU
Linaria huteri VU
Narcissus viridiflorus VU
Omphalodes brassicifolia VU
Ononis reuteri VU
Platycapnos tenuilobus subsp. parallelus VU
Rhododendron ponticum VU
Sarcocapnos baetica subsp. baetica VU
Saxifraga bourgeana VU
Saxifraga gemmulosa VU
Saxifraga reuterana VU
Teucrium afrum VU
Teucrium bracteatum VU
Vandenboschia speciosa VU
Zannichellia contorta VU
CR = En Peligro Crítico de Extinción, EN = En Peligro, VU = Vu l n e r a b l e .
Especie Categoría de amenaza
Allium rouyi CR
Atropa baetica CR
Echinospartum algibicum CR
Hieracium texedense CR
Limonium malacitanum CR
Peucedanum officinale subsp. brachyradium CR
Rosmarinus tomentosus CR
Saxifraga biternata CR
Scrophularia viciosoi CR
Armeria colorata EN
Armeria villosa subsp. carratracensis EN
Armeria villosa subsp. villosa EN
Bellis rotundifolia EN
Centaurea carratracensis EN
Centaurea lainzii EN
Cephalaria baetica EN
Galium erytrorrhizon EN
Koeleria dasyphylla EN
Leucanthemum arundanum EN
Melica bocquetii EN
Nepeta amethystina subsp. anticaria EN
Papaver rupifragum EN
Rupicapnos africana subsp. decipiens EN
Serratula baetica EN
Sideritis reverchonii EN
Silene fernandezii EN
Silene inaperta subsp. serpentinicola EN
Veronica tenuifolia subsp. fontqueri EN
Abies pinsapo VU
Althenia orientalis VU
Andryala agardhii VU
Anthyllis tejedensis subsp. plumosa VU
Aquilegia vulgaris subsp. nevadensis VU
Arenaria capillipes VU
Arenaria racemosa VU
Athamanta vayredana VU
Carduus rivasgodayanus VU
Centaurea bombycina VU
Centaurea haenseleri VU
Centaurea prolongoi VU
Centranthus nevadensis VU
Cytisus malacitanus subsp. moleroi VU
Delphinium emarginatum subsp. nevadense VU
Erodium recoderi VU
Eryngium grossi VU
Erysimum myriophyllum VU
Erysimum rondae VU
Frangula alnus subsp. baetica VU
Especie Categoría
Anthemis bourgaei sin catalogar
Asphodelus roseus sin catalogar
Carlina baetica sin catalogar
Cymodocea nodosa sin catalogar
Digitalis laciniata sin catalogar
Galium pulvinatum sin catalogar
Iberis nazarita sin catalogar
Narcissus bugei sin catalogar
Nolletia chrysocomoides sin catalogar
Origanum compactum sin catalogar
Orobanche haenseleri sin catalogar
Pseudoscabiosa grosii sin catalogar
Quercus alpestris sin catalogar
Sanguisorba ancistroides sin catalogar
Sedum nevadense sin catalogar
Teline tribracteolata sin catalogar
Especies amenazadas en la provincia de Málaga
(Lista Roja de la Flora Vascular Española)
Especies amenazadas, pero con datos insuficientes,
en la provincia de Málaga
(Lista Roja de la Flora Vascular Española)
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
Para conocer este tipo de plantas, haremos un viaje
por los sectores fitogeográficos de Málaga, citando
las más destacadas.
1. Aljíbico. En este sector se localizan los últimos
bosquetes de laurisilva con especies relícticas
como el ojaranzo (Rhododendron ponticum) el
acebo (Ilex aquifolium) el laurel (Laurus nobilis) y
otras especies como el atrapamoscas (Droso-
phyllum lusitanicum) o el raro quejigo enano
(Quercus lusitanica). En la costa occidental desta-
ca una sabina que vive sobre las escasísimas
dunas que han quedado tras el paso de la fiebre
urbanístico-turística: Juniperus turbinata o sabina
caudada, que ocupa también antiguos acantila-
dos marinos hoy en el interior (Torcal de la Utrera)
y otras sierras occidentales.
2 . R o n d e ñ o. Es uno de los sectores con mayor diver-
sidad vegetal y número de endemismos. Destaca-
mos el pinsapo (Abies pinsapo) localizado en Sierr a
de las Nieves, Grazalema y Sierra Bermeja; la melo-
sa (Ononis re u t e r i) endémica de Sierra de las Nieves
y Grazalema; el quejigo de montaña (Quercus
alpestris)f o rma un bosque en la zona alta de Sierr a
de Tolox. En la Sierra de Mijas se localizan L i n a r i a
h u t e r i y Linaria clementei. En la Sierra Blanca se
encuentran la bolina (Genista haenseleri) y G a l i u m
p u l v i n a t u m. Un cardo es exclusivo de estas sierr a s :
C a rduus rivasgodayanus.
3. Bermejense. Las peridotitas (rocas exclusivas de
este sector) poseen metales pesados tóxicos para
las plantas, que han determinado un conjunto de
especies adaptadas a estas condiciones. De ellos
destacan la siempreviva colorada (Armeria colora-
ta), la saxífraga (Saxifraga gemmulosa), la centau-
rea de Laínz (Centaurea lainzii) exclusivas de la
zona alta, la centaurea de Carratraca (Centaurea
carratracensis) exclusiva de la sierra del mismo
nombre, y el ajo amarillo (Allium rouyi).
4. A n t e q u e r a n o. Sus plantas más re p resentativas son
de hábitats rupícolas y se encuentran en la
C o rdillera del To rcal de Antequera, de ellas destaca
Saxifraga bitern a t a, S c rophularia viciosoi y N e p e t a
amethystina s u b s p . a n t i c a r i a. En la zona del Chorro
nos encontramos con Linaria salzmanii, en la zona
de Bobastro, y en la zona del Chorro se encuentran
Rupicapnos africana e H i p p o c repis tavera-mendozae.
5 . M a l a c i t a n o - A x a rq u i e n s e. Este es el sector más
humanizado y deteriorado en el aspecto florístico y
de vegetación. Sin embargo destacan algunas espe-
cie interesantes como la siempreviva malacitana
(Limonium malacitanum), el jerguen (C a l i c o t o m e
i n t e rm e d i a) y el cambrón (Maytenus senegalensis) .
6. A l m i j a ro - G r a n a t e n s e. Las Sierras Te j e d a - A l m i j a r a
destacan a nivel florístico entre otras por dos
supervivientes de las glaciaciones como son el boj
(Buxus balearica) y el revientacabras (Cneorum
t r i c c o c u m). Sobre las arenas dolomíticas son
representativas el cardo de Gross (Eryngium gros-
si) y la Linaria amoi. En las cumbres destacan
Hieracium texedense yAndryala agardhii. Del tejo
(Taxus baccata) parece que toma su nombre la
Sierra Tejeda.
7. Alpujarro-Gadorense. Poco representado en la
p rovincia, cuenta con el ro m e ro blanco
(Rosmarinus tomentosus) y la rupícola Lafuentea
rotundifolia.
E S PACIOS NATURALES DE MÁLAGA
Espacios Protegidos Autonómicos
1. Parque Natural de Los Alcornocales.Este Parque
de 170.000 ha sólo alcanza la provincia de Málaga
en el municipio de Cortes de la Frontera, siendo
esta zona una de las mejor conservadas del
P a rque. Son comunidades re p resentativas el
alcornocal (Quercus suber), los quejigares moru-
nos (Q. canariensis), así como otras formaciones
vegetales singulares como brezales (E r i c a,
Calluna), quejigales enanos (Quercus lusitanica) y
alisedas (Alnus glutinosa ) o las reliquias de lauri-
silvas (antiguos bosques subtropicales) con oja-
ranzos (Rhododendron ponticum). La saca del
corcho es su aprovechamiento más típico.
2 . P a rque Natural S i e rra de Grazalema. En este par-
que de 5 0 . 0 0 0 ha se encuentran parte de los térm i -
nos de Montejaque, Benaoján, Cortes y Jimera de
L í b a r, es decir la margen oeste del Valle del
G u a d i a ro. Sus paisajes calizos kársticos y sus ende-
mismos vegetales como la amapola serr a n a
(Papaver ru p i f r a g u m ) o la saxífraga (Saxifraga bour-
g a e a n a) son algunos de sus valores más caracterís-
31
La flora y el paisaje vegetal…
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
32
jábega 90
51. Linaria salzmannii
52. Linaria saturejoides
53. Linum suffruticosum subsp. dolomiticum
54. Linum suffruticosum var. carratracensis
55. Melica bocquetii
56. Nepeta amethystina subsp. anticaria
57. Omphalodes commutata
58. Ononis saxicola
59. Peucedanum officinale subsp. brachyradium
60. Phlomis crinita subsp. composita
61. Platycapnos tenuilobus subsp. parallelus
62. Quercus alpestris
63. Reseda paui subsp. almijarense
64. Salvia candelabrum
65. Sarcocapnos baetica subsp. baetica
66. Saxifraga biternata
67. Saxifraga bourgaeana
68. Saxifraga gemmulosa
69. Saxifraga reuteriana
70. Scrophularia viciosoi
71. Sideritis incana subsp. occidentalis
72. Sideritis reverchonii
73. Silene fernandezii
74. Silene inaperta subsp. serpentinicola
75. Staehelina baetica
76. Teucrium chrysotrichum
77. Teucrium reverchonii
78. Thymelaea tartonraira subsp. angustifolia
79. Ulex baeticus subsp. baeticus
80. Ulex baeticus subsp. bourgaeanus
81. Ulex parviflorus subsp. rivasgodayanus
1. Abies pinsapo
2. Allium rouyi
3. Alyssum serpyllifolium subsp. malacitanum
4. Andryala ramosissima
5. Anthyllis tejedensis subsp. plumosa
6. Antirrhinum graniticum subsp. boissieri
7. Arenaria capillipes
8. Arenaria racemosa
9. Arenaria retusa subsp. arundana
10. Arenaria retusa subsp. retusa
11. Armeria colorata
12. Armeria malacitana
13. Armeria villosa subsp. carratracensis
14. Armeria villosa subsp. villosa
15. Avenula bromoides subsp. arundana
16. Biarum carratracense
17. Brassica repanda subsp. latisiliqua
18. Campanula specularioides
19. Carduus rivasgodayanus
20. Centaurea carratracensis
21. Centaurea clementei
22. Centaurea haenseleri
23. Centaurea lainzii
24. Centaurea prolongoi
25. Cirsium gaditanum
26. Cynara baetica
27. Cytisus malacitanus subsp. moleroi
28. Echinospartum algibicum
29. Elaeoselinum asclepium subsp. millefolium
30. Erodium recoderi
31. Eryngium grossii
32. Erysimum rondae
33. Galium pulvinatum
34. Galium viridiflorum
35. Genista haenseleri
36. Halimium atriplicifolium subsp. serpentinicola
37. Helictotrichon filifolium subsp. arundanum
38. Hieracium texedense
39. Hippocrepis squamata subsp. eriocarpa
40. Hippocrepis tavera-mendozae
41. Iberis fontqueri
42. Iberis grossii
43. Jasione montana subsp. penicillata
44. Koeleria dasyphylla
45. Lepidium villarsii subsp. anticarium
46. Limonium malacitanum
47. Linaria amoi
48. Linaria clementei
49. Linaria huteri
50. Linaria platycalyx
Principales taxones endémicos o con gran parte de
sus poblaciones en la provincia de Málaga.
Numerosas orquídeas forman parte de la flora malagueña
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
ticos. En cuanto a bosques, destacan los encinare s
con quejigos (Q u e rcus ro t u n d i f o l i a y Q. faginea) .
3. Parque Natural de S i e rra de las Nieves. Este par-
que de 2 0 . 0 0 0 ha alberga una enorme diversidad
de paisajes, ecosistemas y especies vegetales.
Destacan los bosques de pinsapo (Abies pinsapo) ,
el bosque de quejigos de montaña (Q u e rcus alpes-
t r i s), la vegetación relíctica de alta montaña con
sabina y enebro (J u n i p e rus sabina, J. communis) .
Son importantes también los pinares (Pinus pinas-
t e r) y matorrales (Staehelina baetica) sobre perido-
titas, los alcornocales con pinsapos en las cerc a n í-
as de Istán y el encinar con peonías (P a e o n i a s s p . )
de La Nava. En el río Ve rde destaca la vegetación
de ribera (Nerium oleander y Salix pedicellata) .
4. Parque Natural Montes de Málaga. Básicamente
se trata de una plantación hidrológico-forestal
consolidada de pino carrasco (Pinus halepensis)
con vegetación autóctona en recuperación. Sus
valores residen en su papel paisajístico, de protec-
ción hidrológica de la ciudad de Málaga y como
zona de recreo de la misma. En las zonas en rege-
neración se encuentran matorrales con encinas,
alcornoques, madroños, etc.
5 . P a rque Natural de S i e rra Tejeda, Almijara y
A l h a m a. Este parque se localiza entre la Axarq u í a
malagueña y las Ti e rras de Alhama granadinas.
Está formado en gran parte por mármoles dolomí-
ticos de color típicamente blanco níveo y unas for-
mas de erosión de profundos barrancos y agudos
picachos. Los pinares naturales (Pinus halepensis,
P. pinaster, P. nigra) ocupan grandes extensiones y
s a b i n a res de J u n i p e rus phoenicea, con los que se
mezclan. En las zonas basales próximas al litoral lla-
man la atención los bosquetes de boj (Buxus bale-
a r i c a) y revientacabras (C n e o rum tricoccon). En la
zona de cumbres se encuentran matorrales típicos
de alta montaña (Vella spinosa, Genista viciosoi) .
6. Paraje Natural de El Torcal. Representa uno de los
más impresionantes paisajes de tipo kárstico de
Europa. En él se localizan varios endemismos
como las saxífragas (Saxifraga biternata,S. reute-
rana) y otras plantas citadas anteriormente.
7 . Paraje Natural de Los Reales de Sierra Berm e j a.
Es la parte más re p resentativa de las mayore s
masas de peridotitas del sur de Europa. Son des-
tacables el único bosque de pinsapos sobre este
tipo de rocas ricas en metales pesados y los exten-
sos pinares negrales autóctonos (Pinus pinaster) .
También es refugio de numerosas especies endé-
micas como A rmeria colorata o Silene fern a n d e z i i.
8. Paraje Natural de Sierra Crestellina. Constituye
una inmensa roca caliza aislada, con interesantes
especies vegetales rupícolas como Rupicapnos
africana. Es junto al Hacho de Gaucín una de las
columnas de entrada a otro espacio excepcional:
el Valle del Genal.
9. Paraje Natural de Acantilados de Maro yCerro-
Gordo. Se protege la única zona costera semi-vir-
gen de Málaga. El paisaje, los fondos marinos de
fanerógamas y la única localidad malagueña del
romero blanco (Rosmarinus tomentosus) es lo
más destacable.
1 0 . Paraje Natural Desembocadura del Guadalhorc e.
La vegetación lagunar de tarajes, carrizos y espa-
33
La flora y el paisaje vegetal…
El bosque en galería o de ribera tiene gran importancia
medioambiental y recibe graves impactos
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
34
dañas (Tamarix, Phragmites y Typha) y la de are-
nas con Eryngium maritimum (cardo marítimo) u
Otanthus maritimus son lo más destacado.
11. Paraje Natural D e s f i l a d e ro de los Gaitanes. Las
f o rmas rocosas de areniscas con fuerte erosión eóli-
ca (Bobastro), el desfiladero de El Chorro y la mole
caliza de la Sierra de Huma son lo más típico del
paraje. La vegetación más característica son sus
s a b i n a res relictos (Juniperus turbinata), así como
e n t re la flora llaman la atención Rupicapnos africa-
na e Hippocrepis tavera-mendozae.
12. Reserva Natural de la Laguna de Fuente Piedra.
Es un espacio excepcional por sus valores faunísti-
cos pero es aquí donde podemos encontrar las
m e j o res re p resentaciones provinciales de vegeta-
ción halófila de interior (saladares con almajos,
S a l i c o rn i a, S u a e d a) y riqueza en hidrófitos (Z a n n i -
c h e l i a sp., C h a r a sp., R u p p i a s p . ) .
1 3 . R e s e rva Natural de las Lagunas de Arc h i d o n a. Se
trata de dos pequeñas lagunas de origen kárstico
s o b re materiales yesíferos, en cuyos bordes apare-
cen juncales, prados hidrófilos y carrizales bien
c o n s e rvados, así como praderas sumergidas con
hidrófitos (P o t a m o g e t o n sp., M y r i o p h y l l u m s p . )
14. Reservas Naturales de las Lagunas de Campillos
yLaguna de la Ratosa. Complejo de lagunas
interiores que albergan una rica fauna de aves
acuáticas y una vegetación perilagunar de carri-
zos, juncos, espadañas e hidrófitos bastante esca-
sos en Málaga (Chara sp., Althenia sp.).
15. Monumentos Naturales. Hasta el momento exis-
Gran parte del paisaje de las sierras dolomíticas se
caracteriza por pinares de Pinus pinaster
El quejigal de montaña (Quercus alpestris) es
un tipo de bosque en peligro
Los encinares (Quercus rotundifolia) son el tipo
de bosque más extendido en Málaga
Matorrales relícticos de «arto» (Maytenus senegalensis),
especie protegida, en Málaga (La Araña)
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
t e n cinco declarados: el Tornillo del Torcal (geo-
lógico), el Pinsapo de la Escalereta, con sus 200
metros cuadrados de sombra o sus más de 5
metros de perímetro, las Dunas de Artola (Mar-
bella) únicas de tipo atlántico en el Mediterráneo
Andaluz con sabina litoral (Juniperus turbinata), el
cañón de Las Buitreras (río Guadiaro) con su
vegetación rupícola de sabinas (Juniperus phoeni-
cea) y laureles (Laurus nobilis) y la Falla del
Camorro (Cuevas de San Marcos) con vegetación
rupícola endémica (Centaurea clementei).
1 6 . P a rques Periurbanos. Generalmente ubicados en
zonas de plantación antigua de pinos (Pinus hale-
pensis, P. pinea) en las cercanías de núcleos urbanos,
que crean un ambiente idóneo para pasar un buen
rato de campo, celebrar romerías, etc. Se localizan
en las afueras de Ronda, Antequera y Arc h i d o n a .
Espacios Protegidos Europeos.
Lugares de Importancia Comunitaria
Gran parte de los Espacios Naturales Protegidos de
Andalucía coinciden con los Lugares de importancia
Comunitaria (LIC's) propuestos por España para la
red europea Natura 2000, que nace de la Directiva
92/43 de «Hábitats». Estas zonas se caracterizan por
presentar especies y comunidades prioritarias para la
Unión Europea y que deben ser conservadas. Entre
los LIC's, y como espacio natural de gran valor aún
sin protección legal, destaca el Valle del río Genal
que mantiene casi intacto su paisaje desde hace
unos 500 años cuando estaba poblado por los moris-
cos, destacando los bosques de castaños (Castanea
sativa) con mayor vigor de Andalucía, los bosques de
ribera en franca regeneración, las moles calizas de
sus sierras o las montañas bermejas de peridotitas,
35
La flora y el paisaje vegetal…
Matorrales almohadillados de alta montaña
(Sierra de las Nieves)
Los pinsapares (Abies pinsapo) son bosques
relícticos de la Serranía de Ronda
Algunas especies son muy abundantes en Málaga,
como la «bolina» (Genista umbellata)
Los matorrales ocupan hoy día la mayor
parte del territorio forestal provincial
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
sin olvidar uno de los mejores alcornocales (Quercus
suber) con quejigos (Quercus canariensis,Q. brote-
roi) de la Península: el Monte del Duque en Casares.
O t ros L I C 's de gran interés son la C o rd i l l e r a
Antequerana que abarca desde El Chorro hasta
más allá de Los Alazores, con una flora similar a la
del Torcal, pero con la vegetación mejor conservada.
Las Sierras Bermeja,Real (peridotitas) y Blanca
(mármoles) son el telón paisajístico de la Costa
Occidental malagueña y guardas de una enorme
riqueza de endemismos botánicos (Centaurea lainzii,
Genista haenseleri). Las Sierras de Aguas (peridoti-
tas) y Alcaparaín (dolomías) tienen endemismos
como Centaurea carratracensis (exclusivo) y Platy-
capnos tenuilobus subsp. parallelus. La Sierra de
Mollina es una isla de vegetación natural (encinar,
coscojar, tomillar) en medio de un mar de zonas cul-
tivadas. La Sierra Blanquilla es continuación de
Sierra de las Nieves hacia el Norte.
El resto de L I C's propuestos son cursos riparios, entre
ellos están los ríos que bajan de Sierra Bermeja a la
Costa (Castor, Verde, Guadaiza, Guadalmina,
Guadalmansa, Real, Padrón, Manilva yC a l a) con
magníficas saucedas (Salix pedicellata) con helecho de
acequia (Pteris vittata) e incluso laurel (L a u rus nobilis) y
elo F u e n g i ro l a que hasta hace poco pre s e n t a b a n
buena vegetación riparia de choperas (Populus alba) .
O t ros ríos propuestos son tramos del G u a d i a ro( s a u c e-
das, adelfares, fresnedas), C o r b o n e s (tarajales y sauce-
das), H o z g a rg a n t a (alisedas), G u a d a l m e d i n a ( a d e l f a-
res) y el río G u a d a l e v í n, con buenos adelfares y sauce-
das en el tramo alto. Finalmente, en las cercanías de
Málaga, están incluidos tanto el G u a d a l h o rc e c o m o
sus afluentes F a h a l a y P e re i l a s, que gozan de tramos
de riberas (choperas, saucedas, cañaverales y carr i z a l e s ,
tarajales) bien conservados. Como protección de fon-
dos marinos (Posidonia oceanica) han sido pro p u e s t o s
la zona de C a l a h o n d a (Mijas) y la Bahía de Estepona.
Espacios Protegidos Mundiales. Reservas de la
Biosfera
Las Reservas de la Biosfera son espacios declarados
por la U N E S C O (Naciones Unidas) que tienen como
misión fundamental el desarrollo sostenible y la con-
s e rvación. En Andalucía, los límites de estas Reserv a s
suelen coincidir con los Parques Naturales corre s p o n-
dientes. Dos de estos espacios están en la provincia de
Málaga. La Reserva Sierra de las Nieves y su Entorn o ,
incluye en su interior al Parque Natural (de menor
extensión) y presenta unos grandes valores tanto
36
jábega 90
El «roble melojo» (Quercus pyrenaica) es raro en Málaga y está protegido por la Ley
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
37
La flora y el paisaje vegetal…
naturales como humanos, con pueblos típicamente
s e rranos, etc. Grandes pinsapares, el Río Grande, el
pico de la To rrecilla (1 9 1 9 m.), alcornocales litorales,
s i e rras dolomíticas y paisajes agrícolas, se entre m e z-
clan con armonía en esta Reserva. La otra Reserva de
la Biosfera corresponde a los límites del Parque Natural
de Grazalema del que ya hemos hablado.
Otros espacios naturales. Propuestas
A pesar del esfuerzo por dar una protección efectiva la
e n o rme riqueza vegetal de Málaga, todavía quedan
espacios que incluyen una biodiversidad no incluida en
los espacios protegidos y que creemos es urgente dotar
de algún tipo de protección, al menos a nivel pro v i n-
cial. Entre otros, destacan los e n c i n a res de El
Romeral y Salinas en Antequera y Archidona con sus
lagunas cársticas de yesos y sus hidrófitos; los a l c o r-
nocales de los Montes de Málaga; el impre s i o n a n t e
To rcal de la Utre r a en Manilva con sus sabinares cau-
dados (J u n i p e rus turbinata); la desecada Laguna de
H e rre r a en Antequera; las S i e rras de Mijas,
To rremolinos y de Coín con su endemismo (L i n a r i a
h u t e r i); la S i e rra de Cárt a m a con sabinares caudados
en paleo-acantilados marinos; la s i e rra de Alpujata e s
una excepcional masa de peridotitas a tiempo de ser
c o n s e rvada con especies protegidas y endémicas
(A rmeria carr a t r a c e n s i s, Galium viridifloru m , S a x i f r a g a
g e m m u l o s a); los y e s a res de Gobantes con sabinare s
caudados; la Laguna de los Prados en Málaga; el
Monte de San Antón con su zahareña (Sideritis re v e r-
c h o n i i); los Cantales de La Araña, La Cala y Rincón con
el endemismo Limonium malacitanum y el «cambrón»
(Maytenus senegalensis) especie de origen africano,
que aparece también en el Peñón de Almayate; el
A l c o rnocal de Elviria y Puert o l l a n o (Marbella, Ojén)
con su continuación en el Coto de Los Dolore s, único
s o b re arenas en toda la provincia; los restos dunare s
de Marbella, donde podemos admirar el barr ó n
(Ammophila are n a r i a ) en las dunas semi-fijas; el d e l t a
del río Vélez con vegetación de aguas dulces; las últi-
mas playas naturales en Casares y Manilva; la a n g o s-
turas del Guadalmina en Benahavís, también con
buenos sabinares caudados; la Hoz de Marín e n
Endemismo muy restringido en sus poblaciones
e individuos es Eryngium grossi
Atropa baetica es una especie muy rara en Málaga
y está protegida por la Ley
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
38
jábega 90
A rchidona con su pinar autóctono (Pinus halepensis) ;
las S i e rras Prieta y Blanquilla de Alozaina, Yu n q u e r a ,
Casarabonela y El Burgo inexplicablemente no form a n
p a rte del Parque Sierra de las Nieves, siendo continua-
ción perfecta del mismo; caso similar ha ocurrido con
Los Alazores y Sierra de Gibalto excluidos del L I C
antequerano y con magníficos cornicabrales (P i s t a c i a
t e re b i n t h us) o endemismos (Saxifraga re u t e r a n a) .
LA CONTRIBUCIÓN DE LA DIVERSIDAD VEGETAL
A LA SOSTENIBILIDAD
Hay una serie de razones de tipo ético, estético, cientí-
fico, etc. más que suficientes para que todos nos esfor-
cemos en la conservación de la Diversidad Ve g e t a l :
1. El hombre y la fauna necesitan de los vegetales
para sobrevivir, ya que son el primer eslabón de la
cadena alimentaria, son capaces de transformar
materia mineral en materia orgánica utilizando la
luz del sol, producen oxígeno necesario para la
respiración y forman la base de los ecosistemas,
creando el sustento para las comunidades de ani-
males y de hongos.
2. Las plantas constituyen un recurso genético de
valor inestimable para la humanidad (beneficio
directo), la mayor parte de nuestra alimentación y
de nuestros medicamentos están basados en los
genes de un grupo específico de plantas. La
Biodiversidad vegetal (número total de especies
sobre el planeta) aún no ha sido totalmente estu-
diada, por lo que pueden existir nuevos alimentos
y nuevas curas para enfermedades aún por des-
cubrir. Sin embargo y en una ciega locura des-
tructiva, el hombre destruye ecosistemas (bosque
tropical) y sus especies, de las que nunca sabre-
mos si poseían un remedio contra alguna incura-
ble enfermedad.
3. Las plantas poseen un valor intrínseco de diversa
índole para la humanidad: científico (estudio de la
diversidad biológica); educativo (docencia de
ciclos biológicos elementales), cultural (constitu-
yen parte del patrimonio natural de los pueblos),
ético (respeto de la humanidad hacia los otros
seres vivos que con ella pueblan el planeta), esté-
tico (demanda de paisajes naturales por parte de
la sociedad urbana, la belleza de las flores, etc.);
recreativo (función social de los bosques, activida-
des de aire libre).
4. Y quizá sean los beneficios indirectos de la flora y
vegetación los menos visibles o cuantificables, pero
los de mayor importancia para el mantenimiento
de los ciclos vitales gracias a los cuales podemos
vivir los humanos. La vegetación defiende el suelo
de la erosión y mejora las aguas subterr á n e a s ,
haciendo que el agua se infiltre más y se libere des-
pacio. La vegetación depura el aire al fijar el polvo
en suspensión y desprender oxígeno; así mismo
contribuye a disminuir el efecto invern a d e ro al re t i-
rar C O 2 del aire. La vegetación hace que la con-
densación de humedad y de las lluvias sea mayor
que en territorios despoblados de la misma.
No queda sino advertir sobre la enorme riqueza flo-
rística de Málaga, de los peligros que acechan a su
conservación y de las necesidades de que este patri-
Anthyllis tejedensis subsp. plumosa es un
endemismo de Tejeda-Almijara
Los acantilados marinos se adornan con
Asteriscus maritimus
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
39
La flora y el paisaje vegetal…
monio natural perviva también para las generaciones
futuras, en ello hemos de implicarnos todos: admi-
nistraciones, científicos y ciudadanos en general. Las
entidades locales (Ayuntamientos) y pro v i n c i a l e s
(Diputación) han de colaborar en la conservación de
la Diversidad Vegetal y de sus Espacios Naturales. Las
Agendas 21 locales y provinciales pueden ser un
buen instrumento para estos fines, tomando decisio-
nes complementarias a las medidas estatales y auto-
nómicas.
Las comunidades arvenses ocupan grandes
espacios entre los cultivos
El «serbal» (Sorbus aria) es una especie relicta
eurosiberiana y protegida por la Ley
B I B L I O G R A F Í A
BLANCA, G., B. CABEZUDO y cols. (2000) Libro Rojo de la
Flora Silvestre Amenazada de Andalucía. Consejería de
Medio Ambiente. Junta de Andalucía.
CABEZUDO, B., J. MOLERO MESA y A. V. PÉREZ LATORRE
(1998) «Vegetación de Andalucía», Carmen Rodríguez
Hiraldo (coord.). La Flora (tomo 3). Naturaleza de Andalucía
(obra completa). Ediciones Giralda. Sevilla.
CABEZUDO, B. y A. V. PÉREZ LATORRE (2002) Biodiversidad y
Recursos Naturales. Plan de Actuaciones Estratégicas para
la provincia de Málaga (MADECA 10) y Agenda 21 pro-
vincial de Málaga. Diputación de Málaga.
CEBALLOS, L. y C. VICIOSO (1933) Vegetación y Flora Forestal
de la provincia de Málaga. Instituto Forestal de Investi-
gaciones y Experiencias. Madrid.
DEPARTAMENTO DE BIOLOGÍA VEGETAL DE LA UNIVERSI-
DAD DE MÁLAGA (2003) Página:
http://webdeptos.uma.es/BiolVeg/FlorayVegAnd.html
NIETO CALDERA, J. M., B. CABEZUDO, A. V. PÉREZ LATORRE,
D. NAVAS, P. NAVAS y Y. GIL (1998) «Apuntes para el
estudio del Paisaje Vegetal de la provincia de Málaga»,
Rebollo, M., F. Serrano, J. M. Nieto y B. Cabezudo Itinera-
rios por Espacios Naturales de la provincia de Málaga. Uni-
versidad de Málaga y Consejería de Educación (Málaga).
PÉREZ LATORRE, A. V., P. NAVAS, D. NAVAS, Y. GIL y B. CABE-
ZUDO (2000) «Conservación de táxones de la flora ame-
nazada de Andalucía». Conservación Vegetal, 4:3-5.
S A L VO TIERRA, A. E., J. M. NIETO CALDERA, J. GUERRA MON-
T E S , F. CONDE POYALES y B. CABEZUDO (1983) «Especies
vegetales amenazadas y endémicas de la provincia de
Málaga». Jábega 44: 66-76.
VV. AA. (2000) «Lista Roja de la Flora Vascular Española».
Conservación Vegetal 6:1-39.
Extracto de la Revista Jábega nº 90, año 2002. © Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (www.cedma.com)
... El piso bioclimático supramediterráneo aparece puntualmente por efecto topográfico en la cara norte de Sierra de la Chimenea, a partir de los 1.300 msnm. Para determinar la adscripción fitogeográfica nos hemos basado en los trabajos de Nieto-Caldera et al. (1991) y de Pérez-Latorre y Cabezudo (2002), a nivel provincial de Málaga. En cuanto al subsector Torcalense se ha seguido la sectorización propuesta por Pérez-Latorre et al. (2009) y a nivel de unidades superiores a Galán de Mera et al. (2003). ...
... A tenor de lo expuesto y en base a estudios previos, (Pérez-Latorre & Cabezudo 2002, Pérez-Latorre et al. 2009 Vegetación climácica y su relación con la zonopotencialidad y aspectos ecológicos en los distintos cenotopos de la zona estudiada. Table 9. Climax vegetation and its relationship with zono-potential and ecological aspects in the different coenotopes of the studied zone. ...
Article
Full-text available
Se da a conocer la flora, la vegetación y la sectorización biogeográfica de la Sierra de Chimenea y Cerro del Águila (Málaga, España), hasta ahora inéditas. El catálogo florístico consta de 404 taxones y se han estudiado 45 comunidades vegetales, 18 de ellas figuran en la Directiva 92/43UE. A nivel biogeográfico, la zona de estudio presenta similitudes con el subsector Torcalense Oriental. La información aportada podría utilizarse a favor de la posible inclusión de este territorio en la ZEC del Torcal de Antequera. The objective of this article is to study the flora, the vegetation and the biogeographic sectorization of the Sierra de Chimenea and Cerro del Águila (Málaga, Spain), until now unpublished. The floristic catalogue consists of 404 taxa and 45 plant communities have been studied, 18 of them are listed in Directive 92/43UE. At the biogeographical level, the study area shows similarities with the subsector Torcalense Oriental. The information provided could be used in favour of the possible inclusion of this territory in the ZEC del Torcal de Antequera.
... El piso bioclimático supramediterráneo aparece puntualmente por efecto topográfico en la cara norte de Sierra de la Chimenea, a partir de los 1.300 msnm. Para determinar la adscripción fitogeográfica nos hemos basado en los trabajos de Nieto-Caldera et al. (1991) y de Pérez-Latorre y Cabezudo (2002), a nivel provincial de Málaga. En cuanto al subsector Torcalense se ha seguido la sectorización propuesta por Pérez-Latorre et al. (2009) y a nivel de unidades superiores a Galán de Mera et al. (2003). ...
... A tenor de lo expuesto y en base a estudios previos, (Pérez-Latorre & Cabezudo 2002, Pérez-Latorre et al. 2009 Vegetación climácica y su relación con la zonopotencialidad y aspectos ecológicos en los distintos cenotopos de la zona estudiada. Table 9. Climax vegetation and its relationship with zono-potential and ecological aspects in the different coenotopes of the studied zone. ...
Article
Full-text available
Se da a conocer la flora, la vegetación y la sectorización biogeo-gráfica de la Sierra de Chimenea y Cerro del Águila (Málaga, España), hasta ahora inéditas. El catálogo florístico consta de 404 taxones y se han estudiado 45 comunidades vegetales, 18 de ellas figuran en la Directiva 92/43UE. A nivel biogeográfico, la zona de estudio presenta similitudes con el subsector Torcalense Oriental. La información aportada podría utilizarse a favor de la posible inc-lusión de este territorio en la ZEC del Torcal de Antequera. Abstract Flora and vegetation of the central-eastern Torcalense subsector: Sierra de Chimenea and Cerro del Águila (Malaga, Spain) The objective of this article is to study the flora, the vegetation and the biogeographic sectorization of the Sierra de Chimenea and Cerro del Águila (Málaga, Spain), until now unpublished. The floristic catalogue consists of 404 taxa and 45 plant communities have been studied, 18 of them are listed in Directive 92/43UE. At the biogeographical level, the study area shows similarities with the subsector Torcalense Oriental. The information provided could be used in favour of the possible inclusion of this territory in the ZEC del Torcal de Antequera.
... Thermotype (bioclimatic belt) in the area is thermomediterranean with 17.3 °C annual average temperature and the ombrotypes vary from dry to subhumid with 644 mm as mean annual rainfall (Marbella weather station, 36° 32' N / 4° 57' W, Rivas Martínez et al., 2007;. The phytogeographical location and description of the study area are as follows: Holarctic Kingdom, Mediterranean region, Western-Mediterranean sub-region, Iberian-Moroccan-Atlantic super-province, Baetic province, Bermeja sector, Bermeja subsector (Pérez- Latorre and Cabezudo, 2002;. Field visits to the outcrop were carried out to determine the area occupied by anthropized spaces and natural areas, since only the latter has been sampled. ...
Article
Full-text available
A study of the flora and vegetation of a serpentine outcrop in the south of the Iberian Peninsula (Malaga, Spain) has been carried out. The study area is located in the Bermejense biogeographical sector (Baetic province, Mediterranean region) and shows a Mediterranean pluviseasonal-oceanic bioclimate. Most of the outcrop is altered by urban planning linked to tourism and affected by invasive alien species. Three areas remain more intact. A catalogue of vascular flora has been completed, made up of 168 taxa, including three threatened species, four obligate serpentinophytes, one preferential serpentinophyte, and one subserpentinophyte (majority of populations on serpentine). Seven taxa are South-Iberian ultramafic endemics. Silene inaperta subsp. serpentinicola is an obligate serpentinophyte and threatened endemism. Twelve alien taxa have been identified showing invasive potential, 75% of them originating from inactive dumps. The richness of serpentinophytes / area fits in the trend of the southern outcrops of the Iberian Peninsula. Four associations and one community have been identified. The serpentine perennial grassland stands out for its abundance and dominance, for which a new association is proposed (Scorzonero boeticae-Macrochloetum tenacissimae ass. nova). There are three habitats included within the Directive 92/43/EEC: therophytic and perennial grasslands (6220), scrubland (5330) and oleander shrublands (92D0). Annali di Botanica (Roma)
... Dada la existencia de fitoindicadores y sinfitoindicadores, es factible que el termotipo mesomediterráneo pueda estar presente en las cumbres cercanas a 1000 m de altitud, sobre todo en la cara norte (Pérez-Latorre et al., 2013a). En cuanto a su contextualización biogeográfica, Sierra de Alpujata se incluye en el sector Bermejense de la provincia Bética (superprovincia Iberomarroquí-Atlántica, región Mediterránea) (Pérez-Latorre y Cabezudo, 2002). A nivel de subsector, Sierra de Alpujata se encuentra dentro del subsector Bermejense (Nieto et al., 1991) Las características ambientales presentadas en el apartado anterior, junto con los cambios estructurales mediados por la sucesión ecológica (Rivas-Martínez, 2007), confieren un determinado paisaje vegetal a Sierra de Alpujata. ...
Chapter
Full-text available
Resumen: La Sierra de Alpujata, en la provincia de Málaga, constituye el segundo aflo-ramiento ultramáfico por extensión en la península ibérica después de Sierra Bermeja. La especial composición litológica (peridotitas y serpentinas), junto con sus caracterís-ticas climáticas, favorecen la existencia de un único tipo de bosque, caracterizado por Pinus pinaster (Querco cocciferae-Pinetum pinastri). La dinámica del fuego en la sierra ha sido históricamente y recientemente muy influyente, originando cambios drásticos en su paisaje vegetal. En este trabajo, se estudian los cambios fundamentales en cuanto a la sucesión vegetal y en cuanto a las estrategias de regeneración. La dinámica post-fuego en la sierra ha eliminado del paisaje a los pinares que han sido sustituidos por los mato-rrales (Staehelino-Ulicion baetici) debido a las pocas estrategias de regeneración de Pinus pinaster (se regenera mediante semilla serótina-piñón-), mientras que el matorral ser-pentinícola está adaptado al rebrote mediante yemas subterráneas. Esta dinámica post-fuego pinar-matorral, que puede ser detectada en otros territorios de la Serranía de Ronda, ha de ser tenida en cuenta en la gestión forestal y en la propuesta de conserva-ción de Sierra de Alpujata como Espacio Natural Protegido. PalabRas clave: pinares de pino resinero, incendios forestales, ecosistema serpentínico, cambios en el paisaje, respuestas de la vegetación.
... Los ríos y arroyos (Figura 9) presentan saucedas de Salix pedicellata, adelfares de Nerium oleander y escasas fresnedas de Fraxinus angustifolia Vahl (cf. Pérez Latorre et al. 1996, Pérez Latorre & Cabezudo 2002, Galán de Mera et al. 2003. mentalmente, en base a sus características geológicas, edafológicas, climatológicas, hidrológicas, orográficas y diversidad de las formaciones vegetales, intentando obtener una representación, lo más completa posible, de los hábitats de la zona de estudio. ...
Book
Full-text available
Resumen Se realiza un estudio de la flora briofítica del Espacio Natural Sierra de las Nieves y su entorno (Málaga, España). La diversidad brio-fítica se estima en 203 taxones (84 géneros) de musgos, 37 taxones (25 géneros) de hepáticas y 3 taxones (3 géneros) de antocero-tas. Un total de 37 taxones se citan por vez primera de la provincia de Málaga: Abstract Bryophytic flora of the Sierra de las Nieves Natural Area and its surroundings (Málaga, Spain). A study of the bryophyte flora of the Sierra de las Nieves Natural Area and surroundings area (Málaga, Spain) is has been carried out. Bryophyte diversity consists of 203 taxa (84 genera) of mosses, 37 taxa (25 genera) of liverworts and 3 taxa (3 genera) of hor-nworts. A total of 37 taxa are new record from Malaga province:
Article
Full-text available
Se reivindica el nombre de var. glandulosa para las poblaciones de Arenaria montana con hojas de ovado-lanceoladas a linear-lanceoladas y pubescente - glandulosas en su parte superior. Se propone un lectotypus para el nombre de Arenaria montana var. major y se incluye una clave de identificación para los taxones infraespecíficos de Arenaria montana.
Article
Se reivindica el nombre de var. glandulosa para las poblaciones de Arenaria montana con hojas de ovado-lanceoladas a linear-lanceoladas y pubescente - glandulosas en su parte superior. Se propone un lectotypus para el nombre de Arenaria montana var. major y se incluye una clave de identificación para los taxones infraespecíficos de Arenaria montana.
Article
Full-text available
Español. Se ha realizado un estudio florístico, fitocenológico y fitogeográfico de dos zonas de la Reserva de la Biosfera Sierra de las Nieves y su Entorno (sectores Rondeño y MalacitanoAxarquiense, provincia Bética, Región Mediterránea): el macizo montañoso de Prieta-Blanquilla y el Río Grande. Bioclimáticamente se caracterizan por la presencia de los pisos termomediterráneo seco-subhúmedo, mesomediterráneo seco - subhúmedo - húmedo y supramediterráneo húmedo. Se comentan algunos táxones de interés por su grado de amenaza (ej. Carduus rivasgodayanus), por estar protegidos (ej. Sarcocapnos baetica subsp. baetica) o por ser endemismos rondeños (ej. Linaria clementei) o muy escasos (ej. Teucrium reverchonii). El territorio presenta una muy elevada cantidad de sintaxones (72) si tenemos en cuenta su pequeña extensión. De estos sintaxones destacan algunas novedades como matorrales endémicos con bolinas (Cytiso plumosi-Ulicetum baetici genistetosum umbellatae) o lastonares endémicos de estas sierras (Festuco scariosae-Helictotrichetum arundani festucetosum capillifoliae). Se han catalogado 15 series de vegetación: 6 de tipo climatófilo caracterizadas por vegetación climácica de árboles planifolios, perennifolios o marcescentes (Quercus suber, Quercus rotundifolia, Quercus faginea, Acer granatensis), 2 edafoxerófilas de sabinares dolomitícolas (Juniperus phoenicea) o coscojares serpentinícolas (Quercus coccifera) y 7 edafohidrófilas con vegetación climácica dominada por árboles caducifolios (Populus alba, Fraxinus angustifolia, Salix pedicellata, Salix purpurea) o arbustos (Nerium oleander) de riberas o niveles freáticos. La vegetación de complejos topogénicos se desarrolla en roquedos (Saxifraga globulifera, Sarcocapnos baetica, Stachys circinata) y los edafogénicos en fuentes y tobas (Rubus ulmifolius, Scirpoides holoschoenus, Eupatorium cannabinum) o como prados higrófilos (Festuca arundinacea, Juncus buffonius, Juncus inflexus). English. Flora, vegetation and phytogeography have been studied in two areas of the Biosphere Reserve “Sierra de las Nieves y su Entorno” (Rondeño and Malacitano-Axarquiense phytogeographical sectors, Betica province, Mediterranean region): Prieta and Blanquilla mountains and Grande river. Three bioclimatic belts have been identified: thermomediterranean dry-subhumid, mesomediterranean dry - subhumid - humid and supramediterranean humid. Some interesting taxa are commented because of their endangered status (eg. Carduus rivasgodayanus), protected species (eg. Sarcocapnos baetica subsp. baetica) endemics (Linaria clementei) or very scarce populations (ej. Teucrium reverchonii). The studied region shows a very high amount of syntaxa (72) if we take into account its small area. Among the syntaxa some are new: endemic shrublands (Cytiso plumosi-Ulicetum baetici genistetosum umbellatae) and high mountain endemic pastures (Festuco scariosae-Helictotrichetum arundani festucetosum capillifoliae). 15 vegetation series have been catalogued: 6 series are climatophyllous and characterised by sclerophyll or marcescent broad-leaved trees, (Quercus suber, Quercus rotundifolia, Quercus faginea, Acer granatensis); 2 edaphoxerophyllic series characterised by dolomitic junipers (Juniperus phoenicea) or serpentinic kermes oak (Quercus coccifera); 7 series are edaphohydrophyllic and characterised by deciduous trees (Populus alba, Fraxinus angustifolia, Salix pedicellata, Salix purpurea) or tall shrubs (Nerium oleander) in riversides and banks. Other kind of vegetation develops in biotopes as rocks (Saxifraga globulifera, Sarcocapnos baetica, Stachys circinata), springs and damp soils (Rubus ulmifolius, Scirpoides holoschoenus, Eupatorium cannabinum) or pastures on wet soils (Festuca arundinacea, Juncus buffonius, Juncus inflexus).
Article
Full-text available
The relationship between the growth of 43-year old specimens of an Abies pinsapo Boiss stand located in the city of Valdivia (Chile) and the climatic variability of this site was studied. The objectives were to define the climatic response function and identify the climatic variables and periods that regulate radial growth rates and to compare the annual radial growth with those characterizing two natural stands of the same species growing in Spain provinces, which, together with Morocco, shelters its last populations. Growth rates in Valdivia, Chile, were similar to or even higher than those in their natural habitat, showing a predilection for warm summers with little rain, as well as for abundant winter precipitation. In relation to the early wood (EW) and late wood (LW) series, the first one was related with prevalent dominant climatic conditions of the previous summer. This may be related to stored food. Late wood showed a climatic signal controlled by dominant conditions of the current growing season. These results indicate that the temperate-rainy climate in Los Ríos Region (Chile), milder than the mountain climate in its original habitat, favors the growth of this species and therefore constitutes an alternative habitat for its conservation. Here, summer temperatures favor its growth, differing from its natural habitat, where soil-water availability is the major factor controlling its growth. This information can be relevant for ex-situ conservation of one of the most severely threatened conifers by climate change and human pressure in the south of the Iberian Peninsula.
Article
Full-text available
Español. El objetivo de este trabajo es realizar un catálogo de la flora, de las comunidades vegetales y el estudio del dinamismo sucesional y del paisaje vegetal de la Sierra de Alcaparaín, que forma parte de una Zona de Especial Conservación (ZEC) situada en la provincia de Málaga (Andalucía, España). El macrobioclima es de tipo mediterráneo con termotipos termo y mesomediterráneo y ombrotipos seco y subhúmedo. El área de estudio está compuesta geológicamente por materiales calizo-dolomíticos, silíceos y peridotíticos, con elevadas pendientes y altitudes entre 400 y 1295 m. y se encuentra en la provincia fitogeográfica Bética (región Mediterránea), con los sectores Rondeño (zonas calizo-dolomíticas), Malacitano-Axarquiense (zonas silíceas) y Bermejense (zonas peridotíticas). El catálogo florístico se compone de 467 taxones, destacando el endemismo local Armeria grajoana y Centaurea carratracensis (VU), endémica del subsector Carratracense (sector Bermejense). Otros taxones interesantes son Linaria clementei (VU), Platycapnos tenuiloba subsp. parallela (VU), Polygala webbiana (única localidad europea), Salvia candelabrum (VU) y Sarcocapnos baetica subsp. baetica (VU). Son remarcables también un total de 7 serpentinófitos destacando Crepis bermejana, Galium boissieranum (VU) y G. viridiflorum (VU). Se han catalogado 28 comunidades y asociaciones vegetales, entre las que destacan como novedades sintaxonómicas la vegetación glerícola vivaz sobre peridotitas (Crambe filiformisCentaureetum carratracensis comb. nova et stat. nov.), los jarales silicícolas rondeños (Lavandulo stoechadisGenistetum equisetiformis ulicetosum baetici subass. nova), los pinares-sabinares mesomediterráneos (Pino halepensis-Juniperetum phoeniceae rhamnetosum myrtifoliae subass. nova) y los encinares edafoxerófilodolomitícolas (Rhamno myrtifoliae-Quercetum rotundifoliae ass. nova). El dinamismo sucesional se expresa en seis series de vegetación. Dos series climatófilas termo y mesomediterráneas de Quercus rotundifolia y de Quercus suber. Tres series edafoxerófilas: termo-mesomediterránea calcícola-dolomitícola de Pinus halepensis y Juniperus phoenicea, mesomediterránea dolomitícola de Quercus rotundifolia y serpentinícola con Juniperus oxycedrus. Existe también una serie edafohigrófila de saucedas (Salix pedicellata). En los frecuentes hábitats rupícolas se describen 3 complejos topogénicos (entre ellos uno con Saxifraga globulifera) y 2 glerícolas (uno sobre kakiritas con Linaria clementei y otro sobre serpentinas con Centaurea carratracensis). En la Sierra existen 8 grandes unidades de paisaje zonopotencial, caracterizados en gran medida por la presencia de Quercus rotundifolia y Q. suber, así como por gimnospermas como Pinus halepensis, Juniperus phoenicea y J. oxycedrus. English. The main objective of this work is to catalogue the flora and plant communities and to study the successional dynamics of the vegetation and landscape in the Alcaparain mountain range, which is part of a Special Area of Conservation (SAC) located in the province of Malaga (Andalusia, Spain). The macrobioclimate is Mediterranean with thermomediterranean and mesomediterranean thermotypes (vegetation belts) and dry and sub-humid ombrotypes. The study area is geologically composed of limestone-dolomitic materials, siliceous and ultramafic, with steep slopes and altitudes between 400 and 1295 m. and it is placed in the Betica phytogeographical province (Mediterranean region), with Rondeño sector (limestone-dolomite areas) Malacitano-Axarquiense sector (siliceous areas) and Bermejense sector (peridotite-ultramafic areas). The floristic list consists of 467 taxa, highlighting local endemism Armeria grajoana and Centaurea carratracensis (VU), this latter endemic to the Carratracense subsector (Bermejense sector). Other interesting taxa are Linaria clementei (VU), Platycapnostenuiloba subsp. parallela (VU), Polygala webbiana (unique European population), Salvia candelabrum (VU) and Sarcocapnos baetica subsp. baetica (VU). Also noteworthy are a total of 7 serpentinophytes highlighting Crepis bermejana, Galium boissieranum (VU) and G. viridiflorum (VU). 28 communities and plant associations have been catalogued, among which are new syntaxa as the perennial scree vegetation on peridotites (Crambe filiformisCentaureetum carratracensis comb. nova et stat. nov.), the silicicolous shrublands of Rondense subsector (Lavandulo stoechadis-Genistetum equisetiformis ulicetosum baetici subass. nova), the mesomediterranean pine-juniper open forest (Pino halepensis-Juniperetum phoeniceae rhamnetosum myrtifoliae subass. nova) and dolomitic edaphoxerophyllous oak shrublands (Rhamno myrtifoliae-Quercetum rotundifoliae ass. nova). The successional dynamism is expressed in six vegetation series. Two are thermo- and mesomediterranean climatophilous series of Quercus rotundifolia and Quercus suber respectively. Three are edaphoxerophyllous series: thermo-mesomediterranean calcicolous-dolomiticolous with Aleppo pine and Juniperus phoenicea, dolomiticolous mesomediterranean of Quercus rotundifolia and serpentinicolous with Juniperus oxycedrus. There is also one edaphohygrophyllous series of willow (Salix pedicellata). Vegetation of the frequent rocky and cliff habitats are described in three topogenous complexes (including one with Saxifraga globulifera) and two in screes (one on kakirite sands with Linaria clementei and another on serpentine small slopes with Centaurea carratracensis). In the Sierra there are eight large zonopotential units of landscape, mainly characterized by the presence of Quercus rotundifolia (and in a lesser extent, Q. suber) as well as gymnosperms as Aleppo pine, Juniperus phoenicea and J. oxycedrus.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.