ArticlePDF Available

Abstract

This paper is focused in the coping strategies used by patients with an agoraphobic disorder (AD) when they are forced to confront phobic situations. Traditionally, the coping strategies considered were those used by agoraphobia patients to reduce anxiety and psychological distress: the avoidance behavior (to avoid the phobic stimuli) and the escape behavior (when the phobic stimulus is present). Additionally, behaviors used to try to avoid negative physiological responses similar to those occurring in an anxiety crisis (interoceptive avoidance) are also included. A fourth group of behaviors has received less attention: coping strategies that partially allow agoraphobia patients to confront and resist the presence of phobic stimuli. These are stimuli that they need to or are forced to confront. These partial coping strategies (often rituals behaviors) are behaviors to which patients assign a value in decreasing the anxiety to tolerable levels until they are able to confront and resist the phobic scenes (even partially). These behaviors play a non-adaptative role because they difficult the development of adaptative self-control strategies, interfere with daily living conditions, and support the disorder providing an initial and immediate relief of psychological distress. We prefer to name all these strategies non-adaptative coping behaviors. Despite the relevance of these partial coping strategies in the development and consolidation of agoraphobia, their empiric study has been infrequent (especially when compared to the study of both avoidance and escape behaviors). In that sense, with the present study we try to provide data about the following issues: 1) to know how frequently AP' use non-adaptative coping behaviors compared with a group of patients with other disorders. 2) The differential use of behavioral patterns by agoraphobic patients (AP): avoidance behaviors, interoceptive avoidance, escape behaviors, and, especially, the partial coping strategies. 3) The role of partial coping strategies in the evaluation of therapeutic outcome, according to the clinician opinion. The empirical study was designed in two stages: First, the elaboration of a scale to measure coping strategies of phobic stimuli. For that purpose, we took into account literature on the topic, observational data and clinical histories of patients with agoraphobia. The result was a scale (CAD scale) composed by 87 overt behavior items, and 52 covert behavior items. All of these items allowed for the formation of four behavioural patterns, grouping items according to their functions in coping with phobic stimuli: 1) avoidance behavioral pattern; 2) interoceptive avoidance pattern; 3) escape behavioral pattern; and 4) partial coping behavioral pattern. Second stage: The application of the CAD scale to a clinical simple. A group of psychologists and psychiatrists (from a local mental health service unit) were requested to administrate the scale to their patients, with their informed consent. The final sample (n = 235) was as follows: 40 with agoraphobic disorder (30 women and 10 men); 30 with panic disorder (18 women and 12 men); 30 mixed with anxious-depressive disorder (25 women and 5 men); 40 with depressive disorders (32 women and 8 men); 25 with psychotic disorders (10 women and 15 men). A matched group without any clinical disorders was added later (N = 70, 49 women and 21 men). After analysing the results related to the use of non-adaptative coping behaviors, these may be summarized as follows: In gene ral, the group which used less the CAD strategies was the non-clinical group. The patients with agoraphobia were the ones who used the CAD strategies in a more significant level, compared with both the non-clinical group and the groups with other disorders. This includes the use of partial coping behaviors. Results were similar both to CAD overt strategies and covert strategies. Comparing the differential use of CAD strategies by patients with agoraphobia, results show a more significant use of avoidance behaviors (especially in overt behavior form), followed by escape behaviors. Interoceptive avoidance was the third CAD more frequently used. Partial coping behaviors were less used in contrast with other CAD strategies. According to therapist judgments with respect to the relationship between the use of coping strategies and the therapeutic progress evaluation, the AP sample was divided into two groups: positive progress and non-positive progress (negative, unstable or no progress). The positive progress group shows a significant lower use of avoidance behaviors, interoceptive avoidance, and escape behaviors, but only in the overt behavior form. There were no significant effects for partial coping behavior. In other words, a positive evolution in PA was joined by a decrease in avoidance overt behaviors, interoceptive overt avoidance, and escape overt behaviors, but there were no changes in the use of both cognitive coping strategies and partial coping behaviors. Our findings confirm that CAD strategies are more used by AP. Partial coping behaviours are included among these. It was a well-known fact (and previous data supported it), that agoraphobia patients tended to use more both avoidance and escape strategies as procedures which relieved them from anxiety and psychological distress. But, also, there were few data about the role of strategies allowing AP to confront and resist the phobic scenes: the partial coping behaviors. Our data provide information about this kind of coping. Results support that it is more frequently used by agoraphobia patients. This is true when comparing it with patients with other disorders, and, obviously, in contrast with the normal population. But the use of partial coping behaviors is not commonly compared with "more traditional" behaviors such as avoidance or escape behaviors. It may be said that people with agoraphobia choose to avoid or to escape from phobic situations as the best way for them to reduce anxiety. But there is a group of phobic situations an agoraphobic patient must confront on some occasions (attending a medical service, buying something, etc.). These few occasions represent an opportunity to use partial coping strategies. The limited use of these strategies may be due to the fact that other strategies reduce anxiety in a more effective way. In that sense, they may be considered as behaviors having a low frequency of occurrence and a high intensity. We especially appreciate findings about the role of partial coping strategies in the therapeutic progress when a clinician emits judgments about the improvement of agoraphobia patients. These judgments are linked to a decrease of several non- adaptative overt strategies, but there is no change in cognitive coping strategies and neither in partial coping behaviors. These may be interpretated as imprecise therapist judgments, but also as the role played by this kind of strategies in the latent maintenance of agoraphobic responses. Finally, this paper discusses these results according to the counter-therapeutic role of partial coping strategies, and the need to consider them as a target objective in treatment process.
24 Salud Mental, Vol. 29, No. 3, mayo-junio 2006
SUMMARY
This paper is focused in the coping strategies used by patients
with an agoraphobic disorder (AD) when they are forced to
confront phobic situations.
Traditionally, the coping strategies considered were those used
by agoraphobia patients to reduce anxiety and psychological distress:
the avoidance behavior (to avoid the phobic stimuli) and the escape
behavior (when the phobic stimulus is present). Additionally,
behaviors used to try to avoid negative physiological responses
similar to those occurring in an anxiety crisis (interoceptive avoidance)
are also included. A fourth group of behaviors has received less
attention: coping strategies that partially allow agoraphobia patients
to confront and resist the presence of phobic stimuli. These are
stimuli that they need to or are forced to confront.
These partial coping strategies (often rituals behaviors) are
behaviors to which patients assign a value in decreasing the anxiety
to tolerable levels until they are able to confront and resist the
phobic scenes (even partially). These behaviors play a non-
adaptative role because they difficult the development of
adaptative self-control strategies, interfere with daily living
conditions, and support the disorder providing an initial and
immediate relief of psychological distress.
We prefer to name all these strategies non-adaptative coping
behaviors.
Despite the relevance of these partial coping strategies in the
development and consolidation of agoraphobia, their empiric
study has been infrequent (especially when compared to the study
of both avoidance and escape behaviors).
In that sense, with the present study we try to provide data
about the following issues: 1) to know how frequently AP use
non-adaptative coping behaviors compared with a group of patients
with other disorders. 2) The differential use of behavioral patterns
by agoraphobic patients (AP): avoidance behaviors, interoceptive
avoidance, escape behaviors, and, especially, the partial coping
strategies. 3) The role of partial coping strategies in the evaluation
of therapeutic outcome, according to the clinician opinion.
The empirical study was designed in two stages: First, the
elaboration of a scale to measure coping strategies of phobic
stimuli. For that purpose, we took into account literature on the
topic, observational data and clinical histories of patients with
agoraphobia. The result was a scale (CAD scale) composed by 87
overt behavior items, and 52 covert behavior items. All of these
items allowed for the formation of four behavioural patterns,
grouping items according to their functions in coping with phobic
stimuli: 1) avoidance behavioral pattern; 2) interoceptive
avoidance pattern; 3) escape behavioral pattern; and 4) partial
coping behavioral pattern.
Second stage: The application of the CAD scale to a clinical
simple. A group of psychologists and psychiatrists (from a local
mental health service unit) were requested to administrate the
scale to their patients, with their informed consent. The final
sample (n = 235) was as follows: 40 with agoraphobic disorder
(30 women and 10 men); 30 with panic disorder (18 women and
12 men); 30 mixed with anxious-depressive disorder (25 women
and 5 men); 40 with depressive disorders (32 women and 8 men);
25 with psychotic disorders (10 women and 15 men). A matched
group without any clinical disorders was added later (N = 70, 49
women and 21 men).
After analysing the results related to the use of non-adaptative
coping behaviors, these may be summarized as follows: In gene-
ral, the group which used less the CAD strategies was the non-
clinical group. The patients with agoraphobia were the ones who
used the CAD strategies in a more significant level, compared
with both the non-clinical group and the groups with other
disorders. This includes the use of partial coping behaviors. Results
were similar both to CAD overt strategies and covert strategies.
Comparing the differential use of CAD strategies by patients
with agoraphobia, results show a more significant use of avoidance
behaviors (especially in overt behavior form), followed by escape
behaviors. Interoceptive avoidance was the third CAD more
frequently used. Partial coping behaviors were less used in contrast
with other CAD strategies.
According to therapist judgments with respect to the
relationship between the use of coping strategies and the
therapeutic progress evaluation, the AP sample was divided into
two groups: positive progress and non-positive progress (negative,
unstable or no progress).
The positive progress group shows a significant lower use of
avoidance behaviors, interoceptive avoidance, and escape
AGORAFOBIA (CON O SIN PÁNICO) Y CONDUCTAS DE
AFRONTAMIENTO DESADAPTATIVAS. ESTUDIO EMPÍRICO. SEGUNDA
PARTE
Carmen T. Pitti*, Wenceslao Peñate**, Juan M. Bethencourt**
*U. Investigación del Hospital Universitario de Canarias.
**Universidad de La Laguna (Tenerife).
Correspondencia: Carmen T. Pitti. U. Investigación del Hospital Universitario de Canarias. Proy. de Investigación de Agorafobia. Servicio de
Psiquiatría. 38.320 Sta. Cruz de Tenerife. España. agorafobia@huc.canarias.org Tel: + 00(34)922678231
Artemisa
medigraphic
en línea
Salud Mental, Vol. 29, No. 3, mayo-junio 2006 25
behaviors, but only in the overt behavior form. There were no
significant effects for partial coping behavior. In other words, a
positive evolution in PA was joined by a decrease in avoidance
overt behaviors, interoceptive overt avoidance, and escape overt
behaviors, but there were no changes in the use of both cognitive
coping strategies and partial coping behaviors.
Our findings confirm that CAD strategies are more used by AP.
Partial coping behaviours are included among these. It was a
well-known fact (and previous data supported it), that agoraphobia
patients tended to use more both avoidance and escape strategies
as procedures which relieved them from anxiety and psychological
distress. But, also, there were few data about the role of strategies
allowing AP to confront and resist the phobic scenes: the partial
coping behaviors. Our data provide information about this kind
of coping.
Results support that it is more frequently used by agoraphobia
patients. This is true when comparing it with patients with other
disorders, and, obviously, in contrast with the normal population.
But the use of partial coping behaviors is not commonly compared
with more traditional behaviors such as avoidance or escape
behaviors. It may be said that people with agoraphobia choose to
avoid or to escape from phobic situations as the best way for
them to reduce anxiety. But there is a group of phobic situations
an agoraphobic patient must confront on some occasions (attending
a medical service, buying something, etc.). These few occasions
represent an opportunity to use partial coping strategies. The
limited use of these strategies may be due to the fact that other
strategies reduce anxiety in a more effective way. In that sense,
they may be considered as behaviors having a low frequency of
occurrence and a high intensity.
We especially appreciate findings about the role of partial coping
strategies in the therapeutic progress when a clinician emits
judgments about the improvement of agoraphobia patients. These
judgments are linked to a decrease of several non- adaptative overt
strategies, but there is no change in cognitive coping strategies and
neither in partial coping behaviors. These may be interpretated as
imprecise therapist judgments, but also as the role played by this
kind of strategies in the latent maintenance of agoraphobic responses.
Finally, this paper discusses these results according to the
counter-therapeutic role of partial coping strategies, and the need
to consider them as a target objective in treatment process.
Key words: Agoraphobia, coping strategies, partial coping
behaviors, clinical sample.
RESUMEN
El propósito de este artículo es analizar las estrategias de afronta-
miento utilizadas por los pacientes con agorafobia (PA) con o sin
pánico. Tradicionalmente, se reconocen dos tipos de estrategias:
conductas de evitación de los estímulos fóbicos y conductas de huida-
escape de tales situaciones. También se suele incluir las conductas
de evitación interoceptivas, mediante las cuales se evitan estímulos
capaces de evocar sensaciones similares a la sintomatología ansio-
sa. Un cuarto tipo de estrategias, menos estudiadas, son las conduc-
tas de afrontamiento parcial, que permiten a los PA enfrentarse, así
sea parcialmente, a los estímulos fóbicos. Estos cuatro tipos de
estrategias los hemos denominado conductas de afrontamiento
desadaptativas (CAD).
Los objetivos generales de la investigación fueron establecer en
qué medida usan esas estrategias los PA, conocer su uso diferen-
cial en relación con el modo en que las utilizan personas con otros
trastornos o población no clínica y entender su papel en la evalua-
ción del progreso terapéutico.
Los objetivos específicos del estudio fueron los siguientes: de-
terminar en qué medida utilizan las CAD los PA, en comparación
con pacientes de otros trastornos; conocer el uso diferencial de las
distintas estrategias de afrontamiento por parte de los PA; esta-
blecer el papel de las conductas de afrontamiento parcial en la
evaluación que hacen los clínicos del progreso terapéutico.
Para ello se elaboró una escala que recogía una amplia repre-
sentación de las CAD, tanto en su versión de conducta manifiesta
como de conducta encubierta. La escala se administró a una mues-
tra de 235 personas: 165 con algún trastorno mental (40 con
diagnóstico de PA) y en tratamiento en una unidad de salud men-
tal, y a un grupo no clínico de 70 personas.
Los principales resultados muestran que las CAD suelen ser
significativamente más utilizadas por los PA en comparación con
otros trastornos, y que las conductas más utilizadas suelen ser las
de evitación y escape de los estímulos fóbicos e interoceptivos.
Una evolución favorable de los pacientes agorafóbicos suele
acompañarse de una disminución del uso de esas conductas, salvo
en las referidas a los afrontamientos parciales, en que no se encuen-
tran diferencias significativas. Además, el menor uso de estrate-
gias de evitación y escape sólo ocurre en los comportamientos de
conducta manifiesta, pues no hay cambios significativos en el uso
de estrategias encubiertas.
Estos resultados indican que las estrategias de afrontamiento
parcial son las menos utilizadas. Las personas con un problema
agorafóbico recurren a la evitación o el escape de las situaciones
fóbicas como los métodos más eficientes para reducir la ansiedad
y el malestar psicológico, y reservan las conductas de afrontamien-
to parcial para las ocasiones en que se ven forzadas o necesitan
enfrentarse a un estímulo fóbico.
El papel de esas conductas de afrontamiento parcial en el aná-
lisis del progreso terapéutico evaluado por los terapeutas indica
que éstas permanecen sin cambios, aun cuando los clínicos seña-
lan que los pacientes evolucionan favorablemente. Esto puede
indicar un problema de precisión en el juicio clínico, pero también
se puede atribuir al papel que cumplen estas estrategias en el
mantenimiento y la consolidación de los PA.
Por último, se discute el papel contraterapéutico de las con-
ductas de afrontamiento parcial y la necesidad de considerarlas
como un objetivo en sí mismo en el proceso terapéutico.
Palabras clave: Agorafobia, estrategias de afrontamiento, con-
ductas de afrontamiento parcial, muestra clínica.
INTRODUCCIÓN
La agorafobia es un trastorno caracterizado por la
aparición de ansiedad cuando se está en lugares y si-
tuaciones de los que puede resultar complicado esca-
par o en los que, en caso de surgir una crisis de pánico,
no se pueda encontrar ayuda (1, 14). Las clasificacio-
nes psicopatológicas indican, además, que un paciente
con agarofobia (PA) puede cursar con trastorno de
pánico, hecho que no ha dejado de generar cierta con-
troversia (4, 8, 15).
Con respecto a las estrategias de afrontamiento que
utilizan los PA, tradicionalmente se han circunscrito a
26 Salud Mental, Vol. 29, No. 3, mayo-junio 2006
dos: conductas de evitación (disminuir la ansiedad evitan-
do los estímulos fóbicos) y conductas de escape (disminuir
la ansiedad huyendo de los estímulos fóbicos al pre-
sentarse éstos). En menor medida se habla también de
la evitación interoceptiva, consistente en evitar la realiza-
ción de comportamientos que conlleven una activa-
ción fisiológica negativa, sintomáticamente similar a la
sintomatología ansiosa o de pánico (taquicardia, sudo-
ración excesiva, mareos). Sin embargo, poco se ha di-
cho con respecto a una serie de comportamientos lle-
vados a cabo por personas con agorafobia y que les
permiten afrontar parcialmente las situaciones fóbicas.
Estas estrategias consisten en un grupo de conductas
manifiestas y encubiertas (con frecuencia, ritualistas) que
les permiten resistir parcialmente y por un tiempo los
estímulos fóbicos e interoceptivos (contrariamente a
las otras estrategias de evitación y escape).
Estas estrategias y sus componentes se han denomi-
nado en formas diversas. Así, nominativamente se alu-
de a ellas como mecanismos defensivos, estrategias de afronta-
miento y estrategias tranquilizadoras (3, 7, 9, 10, 12, 13, 20),
entre otras. Como componentes se señalan la búsqueda
de compañía, señales y referentes de seguridad y objetos
contrafóbicos de distracción, etc. En todos los casos son
procedimientos a los que el paciente asigna el valor de
disminuir la ansiedad hasta niveles tolerables y que le
permitan enfrentar un estímulo fóbico, aunque sea
parcialmente. El carácter inadaptativo de las conduc-
tas de afrontamiento parcial se atribuye por la frecuencia
de su ocurrencia, porque dificultan el desarrollo de
estrategias de superación y autocontrol, limitan e interfie-
ren en la vida cotidiana, y refuerzan el trastorno básico al
proporcionar cierto alivio inmediato (5-7, 13, 16).
Teniendo en cuenta lo anterior, en el presente traba-
jo de investigación trataremos de responder a algunas
de las dudas planteadas hasta aquí. En ese sentido, se
trataría de conocer en qué medida se presentan en los
PA tales estrategias de afrontamiento parcial, especial-
mente en comparación con otros trastornos. También
se trataría de conocer su uso en relación con otras es-
trategias (como las conductas de escape o evitativas) y
su carácter inadaptativo, especialmente en relación con
el progreso terapéutico.
Para abordar esos objetivos, se creó previamente un
instrumento de evaluación y medida de las estrategias
de afrontamiento en los PA. Si bien es cierto que existen
instrumentos para evaluar las estrategias más tradicio-
nales, como las conductas de escape y las de evitación
(4, 5, 7, 12), para evaluar la evitación interoceptiva y,
sobre todo, para evaluar las estrategias de afrontamien-
to parcial, no se ha encontrado un inventario que las
recoja en un formato único. En este sentido, nos pro-
pusimos elaborar inicialmente un cuestionario que in-
cluyera las cuatro clases de estrategias de afrontamiento.
Con esos objetivos en mente, y antes de pasar a enun-
ciar nuestras hipótesis y describir el método utilizado,
nos gustaría hacer una proposición terminológica. Pre-
ferimos denominar conductas de afrontamiento
desadaptativas (CAD) al conjunto de estrategias de afron-
tamiento. Conducta, porque entendemos que son las es-
trategias que llevan a cabo los pacientes (y no las que
les gustaría o creen que deberían hacer); afrontamiento,
porque al fin y al cabo son modos de enfrentar los
estímulos fóbicos; y desadaptativas, por la interferencia
y las limitaciones que provocan en el paciente y en su
proceso de recuperación.
En definitiva, la metodología planteada se ha hecho
para responder a las siguientes tres hipótesis:
1. Las CAD son más utilizadas por los PA en
comparación con otros trastornos y en relación con
la población normal.
2. Las distintas conductas de afrontamiento serán
utilizadas con frecuencias similares por los PA.
3. De acuerdo con el juicio clínico sobre el progreso
terapéutico, las estrategias de evitación y huida
disminuirán a medida que un paciente evolucione
favorablemente, sin que resulten afectadas las
estrategias de afrontamiento parcial.
MATERIAL Y MÉTODO
Con el objetivo de estudiar las conductas y estrategias
de afrontamiento en los PA, se establecieron dos fases:
Fase 1: Se procedió a construir una escala que reco-
giera las CAD. Para ello, se partió de una revisión bi-
bliográfica de algunas escalas existentes para los PA, y
de la observación y registro de las CAD más frecuen-
tes en un grupo de 32 pacientes de PA en tratamiento
en una unidad de salud mental (USM). Además, se
revisaron 37 historias clínicas de expacientes con PA
del mismo servicio. En ambos casos, los diagnósticos
se habían realizado siguiendo los criterios de la CIE-
10 (F 40.00 y F 40.01), dado que tal clasificación se
utiliza habitualmente en la USM. Se elaboró también
una escala constituida por dos subescalas: una de con-
ductas observables y otra cognitiva. En ambas se res-
pondía de 0 (nunca lo hace) a 5 (siempre) según la
frecuencia con que se estimaba la realización de la con-
ducta o el pensamiento. El número de reactivos que
constituían las escalas fue de 87 para la subescala de
conductas observables, y de 52 para la subescala
cognitiva. Una vez que estaba construida la escala CAD,
y de cara a interpretar los resultados, se procedió a
agrupar las distintas estrategias en patrones conductuales
(2), de acuerdo con los criterios de que las conductas
de cada patrón compartieran una función similar y que
se diferenciaran entre la naturaleza encubierta
Salud Mental, Vol. 29, No. 3, mayo-junio 2006 27
(cognitiva) o la conducta manifiesta (conductas obser-
vables). Así se obtuvieron cuatro patrones conductuales:
1. Conductas de evitación fóbica.
2. Conductas de evitación interoceptiva.
3. Conductas de escape.
4. Conductas de afrontamiento parcial.
En el anexo I se resumen los reactivos de la escala
CAD correspondientes a cada uno de los patrones.
Debido a la desigual representación de reactivos por
patrón, en cada uno de ellos la puntuación total se divi-
dió entre el número de reactivos que lo componían para
que se situaran en la misma escala de respuesta (de 0 a 5).
Fase 2: Aplicación de la escala CAD a una muestra
clínica. En esta fase, los psicólogos y psiquiatras perte-
necientes a la Unidad de Salud Mental de la ciudad de
Santa Cruz de Tenerife (islas Canarias) fueron instruidos
para seleccionar y administrar la escala a la población
clínica en tratamiento, en función de los diagnósticos y
tratamientos que recibían, previa firma de un protocolo
de consentimiento informado. A fin de unificar crite-
rios, se establecieron, a priori, los códigos de la CIE 10
(OMS, 1992) y los tratamientos psiquiátricos que consti-
tuían los diversos cuadros clínicos, y se inició la selec-
ción de la muestra en estudio. Los pacientes elegidos se
encontraban en distintas fases del tratamiento y habían
presentado diferentes respuestas al mismo, por lo que
se codificó la evolución según los criterios de los clíni-
cos. Respecto al tratamiento, hay que señalar que la tota-
lidad del grupo de agorafobia en estudio recibía trata-
miento psiquiátrico (30 mg. de dosis media diaria de
paroxetina, inhibidor de la recaptación de la serotonina)
y psicológico (cognitivo-conductual, reestructuración
cognitiva y auto-exposición en vivo). Asimismo, se esta-
bleció como tiempo medio de tratamiento un periodo
de dos años y cinco meses. En cuanto a la evolución de
los trastornos, se solicitó a los psicólogos y psiquiatras
(juicio conjunto) que informaran de la evolución de cada
paciente de acuerdo con cuatro categorías: evolución
favorable, evolución no favorable, evolución estable y
evolución fluctuante. Posteriormente, se pasó la escala a
un grupo no clínico (grupo control), homólogo en gé-
nero y edad a los grupos clínicos.
El tamaño de la muestra quedó constituido por 235
participantes, distribuidos como sigue: 40 agorafóbicos
(30 mujeres y 10 hombres); 30 con trastorno de pánico
(18 mujeres y 12 hombres); 30 con trastorno mixto an-
sioso-depresivo (25 mujeres y 5 hombres); 40 con tras-
tornos depresivos (32 mujeres y 8 hombres); 25 cua-
dros psicóticos estabilizados (10 mujeres y 15 hombres);
y 70 personas no clínicas (49 mujeres y 21 hombres).
Respecto a la edad media grupal, no se apreciaron dife-
rencias significativas por género en ningún grupo, con
lo que la edad media para las mujeres resultó ser de 37.8
años y 38.1 años en los hombres en el grupo clínico.
Una vez de que se dispuso de todos los cuestiona-
rios y de los datos adicionales, se grabaron en una base
de datos y se trataron estadísticamente*.
RESULTADOS
Como paso previo a los análisis estadísticos, se llevó a
cabo un análisis de consistencia interna (alfa de
Cronbach) para cada uno de los patrones con la fina-
lidad de probar si eran homogéneas las agrupaciones
de reactivos realizadas y podían, por tanto, utilizarse
para los contrastes estadísticos. En el cuadro 1 se resu-
men los coeficientes obtenidos.
Como puede observarse, todos los coeficientes son
elevados, lo que refleja una alta homogeneidad de los
contenidos agrupados, por lo que colegimos que pro-
cedía llevar a cabo los contrastes estadísticos en rela-
ción con las hipótesis.
Un primer grupo de análisis se efectuó con la finali-
dad de contrastar si los distintos grupos de trastornos
se diferenciaban entre con respecto al uso de las
CAD. Para ello, se realizó un análisis de varianza entre
los seis grupos. En el cuadro 2 se resumen los análisis
llevados a cabo para los cinco grupos de trastornos y
el grupo no clínico, en cada uno de los patrones
conductuales establecidos.
Como puede observarse, en todos los casos las F
obtenidas son significativas, por lo que los seis grupos
(agorafobia, pánico, ansiedad-depresión, depresión,
psicosis y grupo no clínico) difieren significativamente
entre sí en el uso de los ocho grupos de conductas de
afrontamiento desadaptativas (evitación, escape, evita-
ción interoceptiva y afrontamientos parciales).
Para conocer la orientación intergrupal de esas signi-
ficaciones, se realizaron contrastes t de Tukey entre los
seis grupos. Las puntuaciones medias por grupo y la
orientación de la significancia estadística de las t obte-
nidas se resumen en el cuadro 3.
Del examen del cuadro 3 se pueden advertir las si-
guientes consideraciones: a) Como era esperable, el
grupo del que se obtienen mayores diferencias signifi-
cativas es de población no clínica y en general los gru-
pos clínicos suelen utilizar más CAD que el grupo no
clínico. b) Salvo en un caso (las conductas encubiertas
de escape), los PA obtuvieron una puntuación media
mayor (mayor uso de las CAD). Esa diferencia suele ser
estadísticamente significativa, especialmente cuando se
compara con el grupo de cuadros psicóticos y el no
clínico. c) El grupo con trastorno de pánico es el que
más coincide con el de agorafobia en el uso de las CAD.
*Debido a que existieron algunos valores perdidos el número de
participantes no fue siempre el mismo, entrando a formar parte de
los análisis las personas que completaron todos los datos.
28 Salud Mental, Vol. 29, No. 3, mayo-junio 2006
d) Las conductas que más claramente separan a los ago-
rafóbicos del resto de los grupos son las evitativas, tan-
to la evitación manifiesta como la cognitiva. En este
último caso (conductas encubiertas de evitación), la pun-
tuación de los PA es incluso significativamente más ele-
vada que en las personas con trastornos de pánico.
Con la finalidad de responder a la segunda hipóte-
sis, se llevó a cabo un segundo grupo de análisis en que
se contrastó si los PA utilizaban indistintamente los di-
ferentes patrones conductuales. En este sentido, se rea-
lizaron contrastes de medias con el grupo de PA entre
todas las combinaciones de pares de estrategias posi-
bles. En el cuadro 4 se resumen estos contrastes.
En contra de lo previsto, las conductas más utilizadas, y
de manera significativa, fueron las referidas a los com-
portamientos evitativos (y en mayor medida la evitación
de la conducta manifiesta que la evitación cognitiva). Los
comportamientos de huida o escape (patrón tres) fueron,
en general, la conducta segunda más utilizada y fue signi-
ficativamente superior al uso de la evitación interoceptiva.
CUADRO 1. Coeficientes de consistencia interna (alfa de Cronbach) para cada uno de los patrones
conductuales de la escala de Conductas de Afrontamiento Desadaptativas (n = 235)
Coeficientes de consistencia interna
Patrón conductual Nº de reactivos Conductas manifiestas Nº de reactivos Conductas encubiertas
Conductas de evitación 12 0.92 10 0.90
Conductas de evitación
interoceptiva 5 0.91 1 *
Conductas de escape 10 0.93 2 0.91
Conductas de afrontamiento
parcial 60 0.91 39 0.90
* No se calculó por estar compuesto por un solo reactivo.
La que menos declararon utilizar fue la conducta de los
afrontamientos parciales. Incluso su uso fue significativa-
mente menor en comparación con los recursos
comportamentales para disminuir la activación fisiológi-
ca negativa (patrón tres de conducta manifiesta).
Finalmente se quiso conocer en qué medida dismi-
nuía el uso de las estrategias desadaptativas como con-
secuencia de una favorable evolución terapéutica. Para
ello se seleccionó de nuevo a la muestra de agorafóbi-
cos. Dado que el único dato disponible sobre la evo-
lución era la opinión de los terapeutas, la muestra se
dividió en dos grupos: por un lado, se agrupó a las
personas que los terapeutas de los servicios asistenciales
indicaron que evolucionaban favorablemente (n = 16);
por otro, se agrupó al resto de los agorafóbicos: per-
sonas que evolucionaban negativamente (cuatro pa-
cientes), los que se mantenían sin variación (nueve pa-
cientes) y los que se comportaban de manera fluctuan-
te (siete pacientes). Esta agrupación se llevó a cabo
con la finalidad de permitir unos mínimos contrastes
CUADRO 2. Resumen del análisis de varianza entre los cinco grupos de trastornos y el grupo de población no clínica
para los cuatro patrones de afrontamiento (conducta manifiesta-conducta encubierta)
Resumen del análisis de varianza
Fuente de Suma de Grados de Media
Variables variación cuadrados libertad cuadrática F Sig.
Conductas manifiestas Intergrupos 113.34 5 22.67 33.34 0.001
de evitación Intragrupos 141.43 208 0.68
Total 254.76 213
Conductas encubiertas Intergrupos 85.13 5 17.03 22.85 0.001
de evitación Intragrupos 156.46 210 0.75
Total 241.59 215
Evitación interoceptiva Intergrupos 41.37 5 8.28 12.26 0.001
manifiesta Intragrupos 140.42 208 0.68
Total 181.79 213
Evitación interoceptiva Intergrupos 72.08 5 14.42 6.72 0.001
encubierta Intragrupos 478.55 223 2.15
Total 550.63 228
Conductas manifiestas Intergrupos 40.86 5 8.17 14.20 0.001
de escape Intragrupos 123.19 214 0.58
Total 164.05 219
Conductas encubiertas Intergrupos 72.66 5 14.53 10.04 0.001
de escape Intragrupos 319.86 221 1.45
Total 392.52 226
Afrontamiento parcial, Intergrupos 21.07 5 4.21 9.94 0.001
conductas manifiestas Intragrupos 45.78 108 0.42
Total 66.85 113
Afrontamiento parcial, Intergrupos 27.60 5 5.52 9.91 0.001
conductas encubiertas Intragrupos 68.51 123 0.56
Total 96.12 128
Salud Mental, Vol. 29, No. 3, mayo-junio 2006 29
CUADRO 4. Diferencias de media (t de Student) para el grupo de agorafobia, entre los distintos patrones conductuales
manifiestos y encubiertos
Pares de variables t
Conductas manifiestas de evitación versus Cond. encubiertas de evitación 1.98*
Evitación interoceptiva manifiesta 8.12***
Evitación interoceptiva encubierta 4.10***
Cond. manifiestas de escape 4.40***
Cond. encubiertas de escape 2.66**
Afron. parciales, cond. manifiestas 5.69***
Afron. parciales, cond. encubiertas 3.59***
Conductas encubiertas de evitación versus Evitación interoceptiva manifiesta 5.31***
Evitación interoceptiva encubierta 2.32*
Cond. manifiestas de escape 1.80
Cond. encubiertas de escape 0.75
Afron. parciales, cond. manifiestas 3.35**
Afron. parciales, cond. encubiertas 2.79**
Evitación interoceptiva manifiesta versus Evitación interoceptiva encubierta -1.19
Cond. manifiestas de escape -4.14***
Cond. encubiertas de escape -3.77***
Afron. parciales, cond. manifiestas -0.92
Afron. parciales, cond. encubiertas -1.94
Evitación interoceptiva encubierta versus Cond. manifiestas de escape -1.87
Cond. encubiertas de escape -2.17*
Afron. parciales, cond. manifiestas 0.33
Afron. parciales, cond. encubiertas -0.30
Conductas manifiestas de escape versus Cond. encubiertas de escape -0.60
Afron. parciales, cond. manifiestas 2.29*
Afron. parciales, cond. encubiertas 0.96
Conductas encubiertas de escape versus Afron. parciales, cond. manifiestas 3.23**
Afron. parciales, cond. encubiertas 1.49
Afrontamientos parciales, conductas manifiestas versus Afron. parciales, cond. encubiertas -1.88
Nota: * p0.05; ** p 0.01; *** p 0.001.
CUADRO 3. Medias (desviaciones estándar) y significancia estadística de los contrastes intergrupos (t de Tukey) entre los seis
grupos diagnósticos para cada una de las variables dependientes (patrones conductuales manifiestos y encubiertos)
Medias (desviaciones estándar)
Grupo 3
Grupo 1 Grupo 2 Ansioso- Grupo 4 Grupo 5 Grupo 6
Agorafobia Pánico depresivo Depresivo Psicosis No clínico
Variables (N=36) (N=27) (N=25) (N=37) (N=25) (N=64)
Conductas manifiestas de evitación 2.98 (1.07) 2.41 (0.89) 1.93 (0.86) 2.07 (0.94) 1.53 (0.68) 0.93 (0.57)
Conductas encubiertas de evitación 1.98 (1.07) 1.69 (0.88) 2.22 (1.04) 1.68 (1.08) 1.51 (1.06) 1.32 (1.39)
Evitación interoceptiva manifiesta 2.79 (1.27) 1.82 (1.08) 1.66 (0.83) 1.69 (1.01) 1.40 (0.84) 1.43 (1.29)
Evitación interoceptiva encubierta 2.00 (1.41) 1.61 (1.73) 1.97 (1.66) 2.38 (1.66) 1.42 (1.84) 0.87 (0.95)
Conductas manifiestas de escape 2.48 (1.00) 2.16 (0.59) 2.21 (0.60) 2.25 (0.74) 1.68 (0.92) 1.38 (0.67)
Conductas encubiertas de escape 2.58 (1.35) 2.67 (1.33) 1.98 (1.13) 2.09 (1.40) 1.46 (1.37) 1.23 (0.88)
Afrontamiento parcial, conductas
manifiestas 1.98 (0.81) 1.45 (0.30) 1.54 (0.85) 1.63 (0.87) 1.33 (0.67) 0.83 (0.46)
Afrontamiento parcial, conductas
encubiertas 2.13 (0.94) 1.61 (0.54) 1.83 (0.64) 1.69 (1.02) 1.31 (0.81) 0.89 (0.57)
Orientación de las t de tukey estadísticamente significativas
Grupo 3
Grupo 1 Grupo 2 Ansiedad- Grupo 4 Grupo 5 Grupo 6
Variables agorafobia Pánico depresión Depresión Psicoticos No clínico
Conductas manifiestas de evitación 3, 4, 5, 6 5, 6 6 6 6 Ninguno
Conductas encubiertas de evitación 2, 3, 4, 5, 6 6 6 6 Ninguno Ninguno
Evitación interoceptiva manifiesta 6 6 6 6 Ninguno Ninguno
Evitación interoceptiva encubierta 6 6 Ninguno 6 Ninguno Ninguno
Conductas manifiestas de escape 5, 6 6 6 6 Ninguno Ninguno
Conductas encubiertas de escape 5, 6 5, 6 Ninguno 6 Ninguno Ninguno
Afrontamiento parcial, conductas
manifiestas 6 Ninguno 6 6 Ninguno Ninguno
Afrontamiento parcial, conductas
encubiertas 5, 6 6 6 6 Ninguno Ninguno
Nota 1: El número de personas por grupo ha disminuido en algunas unidades debido a que se excluyeron todas los que tenían algún valor perdido en las respuestas al cuestionario.
Nota 2: Los números que figuran en las casillas indican los números de los grupos que puntúan significativamente más bajo en cada una de las conductas de afrontamiento.
30 Salud Mental, Vol. 29, No. 3, mayo-junio 2006
estadísticos, a sabiendas de que esta agrupación es cier-
tamente compleja. Con estos dos subgrupos se con-
trastó la frecuencia de uso en los distintos patrones
CAD. En el cuadro 5 se resumen los datos estadísticos
de estos contrastes.
Tomando como criterio de significancia estadística
una p 0.05, se observan tres contrastes significativos.
Como se esperaba, estos contrastes indican que los
PA que evolucionan favorablemente utilizan en menor
medida las conductas manifiestas de evitación y de es-
cape. Sin embargo, no hay cambios significativos en lo
que se refiere al uso de estrategias encubiertas. Con
todo, para nuestro interés, destacan los resultados de
los afrontamientos parciales CAD: la mejor evolución
terapéutica no supuso ninguna disminución significati-
va, ni en las estrategias manifiestas ni en las cognitivas,
lo que da cierto apoyo a nuestra tercera hipótesis.
Para resumir los resultados mencionados hasta aquí,
las personas con agorafobia suelen utilizar significati-
vamente más las CAD que las personas con otros tras-
tornos, las conductas más utilizadas suelen ser la evita-
ción y las conductas de escape de los estímulos fóbicos
e interoceptivos, y una evolución favorable de los pa-
cientes agorafóbicos suele ir acompañada por una dis-
minución del uso de esas conductas, salvo en las refe-
ridas a los afrontamientos parciales CAD, en que no se
encuentran diferencias significativas.
DISCUSIÓN
En este trabajo hemos intentado inventariar los tipos
de afrontamiento de los estímulos fóbicos e
interoceptivos con la finalidad de aportar informa-
ción sobre su presencia en los PA, el uso diferencial de
los distintos patrones y su papel en la evolución de
este cuadro clínico. Especial mención se ha hecho a las
conductas de afrontamiento parcial debido a que han
sido las menos estudiadas.
Nuestros resultados confirman, como era de espe-
rar, que en general las CAD estudiadas son más utiliza-
das por los PA en comparación con pacientes de otros
trastornos y, especialmente, en comparación con la
población no clínica.
Cuando hipotetizamos que no habría diferencias sig-
nificativas en el uso de un grupo u otro de CAD, en-
tendíamos que la necesidad cotidiana de afrontar de-
terminados estímulos por parte de las personas con
agorafobia haría que las estrategias de evitación, esca-
pe o afrontamiento parcial se utilizaran de manera si-
milar. Sin embargo, parece que el grado de malestar
que les sigue generando resistir los elementos fóbicos,
provoca que limiten el uso de los afrontamientos par-
ciales frente a otras conductas que resultan más
tranquilizadoras de forma inmediata (evitación o esca-
pe). En este sentido, las estrategias de afrontamiento
parcial podrían considerarse como conductas de baja
frecuencia y elevada intensidad (19).
Lo cierto es que los datos también apuntan a que la
presencia de esas estrategias puede estar funcionando
como un regulador de la recuperación de los pacientes.
Cuando hemos contrastado dos grupos de pacientes,
uno con evolución favorable y otro con evolución ne-
gativa, estable o fluctuante, los resultados muestran que
la primera suele ir acompañada de una disminución del
uso de estrategias evitativas o de escape (posiblemente
porque éste puede ser, además, uno de los criterios im-
plícitos que los terapeutas toman en cuenta para emitir
un juicio sobre la evolución de un paciente fóbico). Sin
embargo, esos resultados no se observan en el caso de
los afrontamientos parciales, que no disminuyen a pesar
de presentar una evolución favorable.
Evidentemente, estos últimos comentarios apuntan
en esta dirección, ya que los datos tomados en cuenta
CUADRO 5. Contraste de medias entre pacientes agorafóbicos con evolución favorable (n = 16) y no
favorable (n = 20) para cada uno de los patrones conductuales manifiestos y encubiertos
Variables Evolución Media D.E. t
Conductas manifiestas de evitación no favorable 3.28 0.89 1.94*
favorable 2.61 1.18
Conductas encubiertas de evitación no favorable 3.03 1.31 1.77
favorable 2.31 1.11
Evitación interoceptiva manifiesta no favorable 2.12 1.03 2.06*
favorable 1.49 0.74
Evitación interoceptiva encubierta no favorable 2.05 1.61 0.22
favorable 1.95 1.22
Conductas manifiestas de escape no favorable 2.80 0.94 2.31*
favorable 2.10 0.95
Conductas encubiertas de escape no favorable 2.68 1.52 0.46
favorable 2.47 1.43
Afrontamientos parciales, conductas manifiestas no favorable 2.17 0.79 1.09
favorable 1.77 0.82
Afrontamientos parciales, conductas encubiertas no favorable 2.08 1.00 -0.25
favorable 2.19 0.92
Nota: * p 0.05
Salud Mental, Vol. 29, No. 3, mayo-junio 2006 31
como evolución terapéutica son un tanto groseros
(en la opinión de los terapeutas) para no hablar del esca-
so número de pacientes. No obstante, si lo anterior se
confirmara en futuros trabajos, podría ponerse en evi-
dencia que el uso de esos afrontamientos parciales pue-
de ejercer un efecto contraterapéutico en la recupera-
ción y normalización de los PA. Lo que podría estar
ocurriendo es que, si bien con el progreso terapéutico
los pacientes tienen cada vez menos comportamientos
manifiestos evitativos y de escape, esto se hace a costa
de utilizar una serie de recursos (p. ej., búsqueda de
compañía, uso supersticioso de objetos contrafóbicos,
la planificación o ejecución de tareas distractoras) que si
bien reducen a corto plazo el malestar, a medio plazo
obstaculizan una recuperación efectiva. Los
afrontamientos parciales desadaptativos se convier-
ten en este sentido no sólo en un obstáculo, sino en
un objetivo de intervención terapéutica en sí.
La presencia de éstos, en los PA que aparentemente
evolucionan favorablemente, se ve acompañada tam-
bién de otro elemento digno de consideración: no dis-
minuyen sus evitaciones y escapes encubiertos. En otras
palabras, afrontan más estímulos fóbicos, pero conti-
núan elaborando cognitivamente conductas y estrate-
gias que favorecen una evitación o una huida encubier-
tas, lo que en la práctica supondría afrontamientos si-
milares a los parciales. Diversos autores (8) señalan la
importancia de las variables cognitivas en la consolida-
ción de este trastorno, y este tipo de datos parece ava-
lar tal tesitura. Lo cierto es que los pacientes no pare-
cen disfrutar de óptimos niveles de autodetermina-
ción y calidad de vida (17, 18, 20).
Con todo, la preocupación de este trabajo estribaba
en la sensibilización y la categorización con respecto a
algunas CAD que van más allá de las tradicionales
conductas de evitación y escape (fóbicas e interocepti-
vas), prototípicas de los pacientes con agorafobia. Nues-
tros datos muestran tentativamente que estas conductas
de afrontamiento parcial cumplen un papel importante
en los recursos utilizados por los agorafóbicos, y cuya
incidencia podría estar modulando el uso de otras es-
trategias y convirtiéndose, de paso, en un criterio a tener
en cuenta en el proceso terapéutico. Futuras investiga-
ciones tendrán que verificar semejantes juicios y la im-
portancia relativa de las conductas de afrontamiento
desadaptativas de tipo parcial en los pacientes con ago-
rafobia.
Agradecimientos
Este trabajo de investigación se ha realizado gracias a subven-
ciones del Ministerio de Ciencia y Tecnología (FIT-150500-
2003-131) y de la Consejería de Sanidad (FUNCIS exp. 33/03)
del Gobierno de Canarias, España.
REFERENCIAS
1. ASOCIACION PSIQUIATRICA AMERICANA: Manual
Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. DSM IV-
TR. Masson, Barcelona, 2002.
2. ALDWIN CM: Stress, Coping and Development. Guilford. Nueva
York, 1994.
3. BAKER R: Panic Disorder: Theory, Research and Therapy. Wiley.
Londres, 1989.
4. BAKER SL, PATTERSON MD, BARLOW DH: Panic
disorder and agoraphobia. En: Anthony MM, Barlow DH
(eds.). Handbook of Assessment and Treatment Planning for
Psychological Disorders. Guilford, 67-112, Nueva York, 2002.
5. BARLOW DH: Anxiety and its disorders: The nature and treatment
of anxiety and panic. Guilford, Nueva York, 2002.
6. BARLOW DH, CRASKE MG: Master y of Your Anxiety and
Panic II. Therapy Works. Graywind, Colorado, 1994.
7. BUELA-CASAL G, SIERRA JC, MARTINEZ MP, MIRO
E: Evaluación y tratamiento del pánico y la agorafobia. En:
Buela-Casal G, Sierra JC (eds.). Manual de Evaluación y Trata-
mientos Psicológicos. Biblioteca Nueva, 73-131, Madrid, 2001.
8. CASEY LM, OEI TPS, NEWCOMBE PA, KENARDY J:
The role of catastrophic misinterpretation of bodily
sensations and panic self-efficacy in predicting panic severity.
J Anxiety Disord, 18:325-340, 2004.
9. COX BJ, ENDLER NS, SWINSON RP, NORTON GR:
Situations and specific coping strategies associated with
clinical and non clinical panic attacks. Behav Res Ther, 30:67-
69, 1992.
10. CRASKE MG, BARLOW DH: Master y of Your Anxiety and
Panic III. MAP 3. Client Workbook for Agoraphobia. Graywind,
Colorado, 2000.
11. CRASKE MG, BARLOW DH, MEADOWS EA: Mastery of
Your Anxiety and Panic III (MAP 3). Therapist Guide for Anxiety,
Panic and Agoraphobia. Graywind, Colorado, 2000.
12. ECHEBURUA E, CORRAL P: Agorafobia. En: Caballo v,
Buela-Casal g, Carboles JA (eds.). Manual de Psicopatología y
Trastornos Psiquiátricos. Siglo XXI, Vol.1:344-345, Madrid,
1995.
13. EMERY JL: Cómo Dominar sus Miedos. Vencer el Pánico y la
Agorafobia. Síntesis. Madrid, 2000.
14. ORGANIZACION MUNDIAL DE LA SALUD: CIE 10.
Décima Revisión de la Clasificación Internacional de Las Enferme-
dades. Trastornos Mentales y del Comportamiento: Descripciones
Clínicas y Pautas para el Diagnóstico. Meditor, Madrid, 1992.
15. OTTO MW, SAFREN SA, POLLACK MH: Internal cue
exposure and the treatment of substance use disorders: lesson
from the treatment of panic disorder. J Anxiety Disord, 18:69-
87, 2004.
16. PASTOR C, SEVILLA J: Tratamiento Psicológico del Pánico-
Agorafobia. Publicaciones del Centro de Terapia de Conduc-
ta, Valencia, 1995.
17. POLLACK MH, SMOLLER JW, OTTO MW, SCOTT EL,
ROSENBAUM JF: Fenomenología del trastorno de angus-
tia. En: Stein DJ, Hollander E (eds.). Tratado de los Trastornos
de Ansiedad. Psiquiatría Ed.113-129, Barcelona, 2004.
18. SAIZ J, IBAÑEZ A, MONTES JM: Trastorno de Angustia.
Crisis de Pánico y Agorafobia en Atención Primaria. Masson.
Barcelona, 2001.
19. SPRAGUE JR, HORNER RH: La conducta problema de
baja frecuencia y alta intensidad: Hacia una tecnología apli-
cada de evaluación funcional e intervención. En: Reep AC,
Horner RH (eds.). Análisis Funcional de Problemas de la Con-
ducta. Paraninfo Thomson Learning, 93-110, Madrid, 2000.
20. VERDUGO MA, MARTIN M: Autodeterminación y cali-
dad de vida en salud mental: dos conceptos emergentes. Sa-
lud Mental, 25:68-77, 2002.
32 Salud Mental, Vol. 29, No. 3, mayo-junio 2006
1. Pensar posibles excusas o mentiras para evitar enfrentarme a lo que
me produce ansiedad o nervios. A
2. Pensar en qué decir para evitar enfrentarme a lo que me produce
ansiedad o nervios. A
3. Planificar cómo evitar las colas. A
4. Planificar cómo evitar las multitudes. A
5. Planificar cómo evitar los transportes públicos. A
6. Planificar cómo evitar los espacios cerrados. A
7. Planificar cómo evitar los espacios abiertos. A
8. Planificar cómo evitar las situaciones novedosas. A
9. Planificar cómo evitar distanciarme de casa. A
10. Evitar tomar decisiones. B
11. Pensar en cómo huir de la situación. C
1. Evitar afrontar cualquier situación que prevea me va a generar
ansiedad o nervios. A
2. Evitar ciertos medios de transporte (coche, taxi, guagua, avión).
A
3. Evitar las multitudes. A
4. Evitar los espacios cerrados. A
5. Evitar los espacios abiertos. A
6. Evitar estar solo-a. A
7. Evitar las colas. A
8. Evitar las situaciones novedosas. A
9. Evitar distanciarme de mi casa. A
10. Huir o escapar de cualquier situación que me esté generando
ansiedad o nervios. C
11. Hacer las cosas rápido. C
12. Acelerar el paso. C
13. Firmar rápido las tarjetas de crédito en las tiendas. C
14. Cambiar de tema en las conversaciones que me pongan ansio-
so-a o nervioso-a. C
15. Hablar y responder con rapidez. C
16. Ir a un baño. C
17. Decir mentiras o excusas para marcharme de una situación que
me produce ansiedad o nervios. C
18. Decir que me siento nervioso-a y que por ello me voy. C
19. Buscar la compañía de alguien conocido(pareja, padres, ami-
gos). D
20. Buscar la compañía de un animal doméstico. D
21. Tener a la vista a alguien conocido (pareja, padres, amigos).
D
22. Estar en mi casa. D
23. Estar en un sitio de confianza. D
24. Hacer los desplazamientos en coche. D
25. Tener localizados telefónicamente a alguien conocido. D
26. Vivir cerca de alguien conocido. D
27. En los sitios cerrados estar cerca de la puerta de la salida, de
una ventana abierta o de un teléfono. D
28. Llevar el teléfono móvil en la mano o bolso. D
29. En los lugares públicos, aparcar el coche cerca. D
30. Estar por donde hay cerca taxis. D
31. Observar los coches e identificar los modelos de personas de
confianza y seguirlos. D
32. Ir por ciertos lugares seguros. D
33. Ir por el mismo trayecto. D
34. Buscar la compañía de ciertas personas de confianza. D
35. Buscar la compañía de cualquier persona. D
36. Estar acompañado por conocidos. D
37. Estar en compañía de familiares. D
38. Llamar telefónicamente a alguien de confianza. D
39. Agarrarme de alguien. D
40. Pellizcarme. D
41. Intentar hacer cosas sólo en ciertos momentos (por las mañanas,
tarde o noche). D
42. Intentar hacer cosas sólo ciertos días de la semana. D
43. Pedir que no me dejen solo-a. D
44. Decir alguna excusa que justifique mi imposibilidad de ir a
algún sitio. A
45. Decir que no puedo ir a algún sitio porque me siento nervioso-a
o ansioso-a. A
46. Llamar por teléfono para comprobar que me esperan. D
47. Llamar por teléfono para comprobar que está cerca alguien de
confianza. D
48. Comprobar que está cerca alguien de confianza. D
49. Antes de subir en un ascensor, comprobar por el portero eléctrico
o móvil, la presencia de alguien en la vivienda. D
50. Comprobar que hay ruidos en las casas de los vecinos. D
51. Mirar la hora en el reloj. D
52. Llevar ansiolíticos, tranquilizantes. D
53. Llevar una botella de agua. D
54. Llevar el móvil, estampa, rosario, llaveros, amuletos D
55. Solicitar la cuenta en un bar antes de que me sirvan. D
56. No entrar en un sitio hasta que no sea estrictamente necesario. D
57. Cruzar la calle para eludiendo cosas (semáforos, farolas). D
58. Ingerir algún alimento o golosina. D
59. Ingerir agua. D
60. Ingerir cualquier bebida alcohólica. D
61. Ingerir ansiolíticos, tranquilizantes, tilas. D
62. Distraerme trabajando. D
63. Distraerme conversando. D
64. Distraerme rezando. D
65. Distraerme llamando por el móvil. D
66. Distraerme enviando mensajes escritos por el móvil. D
67. Distraerme jugando o manipulando el móvil. D
68. Distraerme comprando. D
69. Distraerme observando escaparates. D
70. Distraerme cantando. D
71. Distraerme escuchando música. D
72. Distraerme realizando ejercicios de relajación. D
73. Distraerme adelantando cosas pendientes. D
74. Si estoy solo-a en casa: encender luces, poner música, radio o
tv., controlar la presencia de vecinos. D
75. Distraerme observando a la gente. D
76. Evitar las conversaciones sobre problemas. B
77. Evitar ver películas de miedo. B
78. Evitar los ascensos en el trabajo. B
79. Evitar sentarme delante en los sitios. D
80. Evitar en taxis sentarme a la izquierda. D
81. Evitar entrar por las puertas principales. D
82. Evitar salir de casa en ciertos momentos del día (mañanas,
tardes o noches). B
83. Ir a un lugar seguro, para evitar estar solo-a. C
84. Evitar las alegrías. B
85. Comentar lo nervioso-a que estoy. D
86. Moverme sin poder parar. A
87. Llorar. D
ANEXO 1
Relación de reactivos de la escala de conductas de afrontamiento desadaptativas (subescalas de
conducta manifiesta y de conducta encubierta)
12. Pensar posibles excusas o mentiras, para justificar mi comporta-
miento, al tener que marcharme de una situación. C
13. Pensar en aproximarme a mi casa. D
14. Pensar que estoy en mi casa. D
15. Pensar en aproximarme a mi coche. D
16. Pensar en la presencia y disponibilidad de los taxis. D
17. Pensar en aproximarme a mi madre. D
18. Pensar en aproximarme a mi pareja. D
19. Pensar en aproximarme a alguien conocido (compañero-a, psi-
cólogo-a, psiquiatra). D
20. Pensar que se encuentra cerca alguien que me proporcione
seguridad. D
21. Pensar que pronto vendrá alguien que me proporcione seguridad. D
CONDUCTAS MANIFIESTAS
CONDUCTAS ENCUBIERTAS
Salud Mental, Vol. 29, No. 3, mayo-junio 2006 33
22. Pensar que hoy vuelve de viaje alguien especial para mi. D
23. Pensar que se aproxima una fecha especial para mi. D
24. Pensar que se aproxima mejor el momento del día para mi. D
25. Pensar que está cerca alguien de confianza. D
26. Imaginar que hay alguien en el edificio. D
27. Convencerme de que no me apetece hacer algo que me resulta
difícil. D
28. Pensar que el trayecto a realizar es inferior en distancia. D
29. Pensar que me están esperando. D
30. Pensar que lo que estoy haciendo durará poco tiempo. D
31. Pensar que al llegar a mi casa se me pasará. D
32. Pensar en qué hacer si me pongo nervioso-a o ansioso-a, para
distraerme. D
33. Buscar un porqué que pueda justificar mi ansiedad o nervios. D
34. Pensar que no pasa nada. D
35. Pensar que estoy bien. D
36. Pensar que estoy cerca de casa. D
37. Pensar que no es mucho tiempo. D
38. Pensar que no me pueden dar crisis porque estoy con personas
que desconocen mi problema. D
39. Pensar que no me pueden dar crisis porque estoy con alguien
que tengo que proteger (p.e., un hijo). D
40. Pensar que ya he pasado por esto. D
41. Cuando estoy en un sitio, pensar las veces que he estado en él
anteriormente. D
42. Pensar en lo que voy a hacer al llegar a casa. D
43. Pensar en las llamadas telefónicas pendientes. D
44. Pensar en el sitio al que voy a ir, con quién y de qué hablar. D
45. Pensar en lo que voy a comprar. D
46. Intentar distraerme pensando en cualquier cosa. D
47. Contar el número de personas. D
48. Contar según algún método (hacia atrás, de tres en tres). D
49. Pensar en conseguir un trabajo en mi empresa a alguien de me
de seguridad. D
50. Pensar en cómo orientar mi trabajo hacia mi casa. D
51. Pensar en cómo encadenar distintos elementos de seguridad
(compañía de alguien de confianza, lugares seguros, el móvil). D
52. Planificar cómo evitar la soledad. A
NOTA: las letras al final de cada reactivo indican a que patrón conductual pertenecen (conducta encubierta o manifiesta): A: conductas de evitación; B: evitación interoceptiva; C:
conductas de escape; D: conductas de afrontamiento parcial.
... Partial coping behaviors seem to be a particularly good predictor of the negative evolution of agoraphobia (Peñate, Pitti, Bethencourt, and Gracia, 2006; Int J Clin Health Psychol, Vol. 8, Nº 1 2003, Pitti, Peñate, and Bethencourt, 2006). These strategies allow patients, under certain conditions, to cope with a phobic situation. ...
Article
Full-text available
Exposure to virtual reality phobic environments was used with patients with chronic agoraphobia. The exposure to virtual stimuli has been verified as a useful procedure in treating phobic disorders. However, there are some specific problems with agoraphobia (determining phobic stimuli, avatars, etc.). The aim of this experimental study is to test a combined treatment, virtual reality exposure and cognitive-behavioral treatment (VRET), compared with a traditional cognitive-behavioral approach (CBT), in reducing agoraphobia symptoms. Two experimental groups were used. 15 patients with chronic agoraphobia received a VRET procedure (3D), and 13 received CBT. Both groups had 11 treatment sessions. The post-treatment measurements included a brief behavioral avoidance test (BAT). Results showed a significant improvement in agoraphobia symptoms (cognition, body sensation, level of anxiety, depression) in both groups. In general, this improvement remained three months later. Also, the BAT procedure indicated the ability of most patients to deal with a phobic environment. Additionally, the VRET group showed a slight amelioration of symptoms compared with the CBT group. These data are discussed in terms of the specific difficulties of VRET with agoraphobia, and the viability of our seven virtual environments to generate an acceptable exposure to phobic stimuli.
... Specifically, venlafaxine seems to have shown similar efficacy to paroxetine, with the difference that the latter did not produce a significant decrease of maladaptive cognitions, strategies which seem to play an important role in the chronification of the proble 28 . In the case of the psychological treatments, the use of VRET seems to be strengthened, especially with chronic AP: VRET shows better results compared to tradition CBT. ...
Article
Full-text available
Several validation studies have identified the use of certain psychodrugs, cognitive-behavioral therapy (CBT) and combined treatment as effective procedures for the treatment of agoraphobia. Recent findings suggest that agoraphobia can also be treated with virtual reality techniques (VRET) as an alternative exposure technique to virtual reality stimuli. Twenty-seven patients with agoraphobia were distributed into two groups of psychoactive drugs (paroxetine and venlafaxine) and into two cognitive- behavioral procedures (with or without exposure to VRET). Seven virtual situations were used. Preliminary results show significant improvements in all the experimental groups. Regarding the psychodrugs (paroxetine and venlafaxine) both significantly improved the symptoms and in regards to the CBT, patients treated with VRET, especially the chronic patients, seem to obtain the best results. Agoraphobia combined treatments including paroxetine, venlafaxine and cognitive-behavioral therapy (with or without VRET) seem to have clear benefits for the patients. VRET seem to be a possible and effective treatment for agoraphobic patients, especially for those with chronic agoraphobia.
Research
Full-text available
Calidad de vida y autodeterminación son dos conceptos que en los últimos años, han sido objeto de numerosos estudios que han tratado de buscar la relación existente entre ambos, con objeto de mejorar las condiciones de vida de los enfermos mentales y de sus familiares. Fue a partir de la reforma psiquiátrica, cuando desde la perspectiva del paciente, se comenzó a ver la necesidad de mejorar su calidad de vida, incrementando su participación en los servicios de salud mental y en las decisiones y planificación del tratamiento. La evaluación de la satisfacción del paciente con la atención prestada por los dispositivos socioasistenciales, permitió ver la necesidad de mejorar su autonomía. Para conseguir este objetivo, se tuvieron en cuenta sus opiniones, deseos y necesidades, promoviendo su mantenimiento e integración en la comunidad. La percepción del paciente acerca de su calidad de vida y de su propia realidad, es una variable que ya forma parte de muchos programas de rehabilitación psicosocial diseñados en los últimos años. Los modelos de calidad de vida que más importancia han dado al concepto de autodeterminación, han sido los comunitarios, y el modelo propuesto por Schalock, que fue validado por la revisión de la investigación publicada en el periodo 1985-1999. Estos modelos multidimensionales, consideran que la percepción subjetiva del paciente debe tenerse en cuenta en el diseño de las distintas intervenciones o programas de rehabilitación puestos en marcha. El concepto de autodeterminación se utilizó inicialmente en la evaluación de programas, como principio de garantía de bienestar y calidad de vida. A partir de la reforma psiquiátrica, se empleó como un indicador de los modelos comunitarios, y ya en los últimos años, como una dimensión importante dentro de los programas de rehabilitación psicosocial. Debido al cambio de paradigma, la atención en salud mental se centró en los usuarios y familiares, y no tanto en los profesionales. Este cambio quedó reflejado en el uso de diseños de evaluación longitudinales, cuantitativos y cualitativos. Analizar el impacto del concepto de calidad de vida y autodeterminación en salud mental, fue el objetivo de este artículo. Para ello, nos centramos en la investigación existente sobre calidad de vida y autodeterminación entre 1985-1999, mostrándoles cuándo comenzaron a utilizarse ambos conceptos, porqué y de qué manera. En un segundo momento, analizaremos su empleo en las prácticas profesionales y su influencia en el cambio de paradigma. Para finalizar, lanzaremos una serie de propuestas de futuro y pautas de actuación, dirigidas a todas aquellas personas interesadas en mejorar la calidad de vida y autodeterminación en salud mental.
Article
Full-text available
Self-determination and quality of life are two concepts that in recent years have been submitted to numerous studies in order to find relationships between them with the aim of improving the quality of life of mental illnesses patients and their families. Starting with the psychiatric reform, people began to see from the patients¿ perspective the necessity to improve their quality of life by increasing their participation in mental health services and in the decisions and planning of the treatment. The evaluation of patients¿ satisfaction with the services provided by social programs shows the necessity to improve their autonomy. To achieve this objective, their opinions, desires, and necessities were kept in mind as well as promoting their integration into the community. The patients¿ perception about their quality of life and their own reality is a factor that is already a part of many psychosocial rehabilitation programs designed in recent years...
Article
Reprint Bibliogr. na konci kapitol
Article
The present paper reports the results of further comparisons between clinical and nonclinical panickers. Both panic disorder patients and nonclinical panickers reported a variety of situational contexts associated with panic attacks, and differed markedly in their attempts to cope with panic. Nonclinical panickers tended to use more 'positive' coping strategies in response to panic. Conversely, one of the most commonly used and subjectively effective coping strategies reported by panic disorder patients was to escape the situation.
Article
Despite early recognition of the importance of internal cues (craving sensations and emotional states) for relapse in substance use disorders, relatively little attention has been devoted to exposure-based treatments targeting these cues. Drawing upon research on the conceptualization and treatment of panic disorder, we discuss the application of internal (largely emotional) cue exposure for substance use disorders. Our model for this discussion was based on the role of exposure to feared sensations of anxiety in the treatment of panic disorder and benzodiazepine (BZ) discontinuation. Shared research strategies between panic disorder and substance use--studies of biological provocation and anxiety sensitivity--were discussed, as were gender differences in drug-use motives. In accordance with research on anxiety sensitivity, provocation effects, and the treatment of benzodiazepine withdrawal, we discussed the potential value of internal cue-exposure strategies for individuals who use substances as a way to cope with negative affect.
Article
This study investigated the role of both negative and positive cognitions in predicting panic severity in an international sample of patients diagnosed with panic disorder (with and without agoraphobia). One hundred and fifty-nine patients were administered the Brief Bodily Sensations Interpretation Questionnaire (BBSIQ), the Self-efficacy to Control Panic Attacks Questionnaire, and the Panic and Agoraphobia Scale (PAS) prior to receiving treatment. Regression analyses indicated that both catastrophic misinterpretation of bodily sensations and panic self-efficacy independently predicted panic severity. The influence of panic self-efficacy upon panic severity remained significant even after controlling for the presence or absence of agoraphobia. There was no evidence to suggest a moderating relationship between the two cognitive factors. Results are discussed in terms of the need to consider both negative and positive cognitions in cognitive accounts of panic disorder.
Panic disorder and agoraphobia Handbook of Assessment and Treatment Planning for Psychological Disorders
  • Baker Sl
  • Barlow Patterson Md
  • Dh
BAKER SL, PATTERSON MD, BARLOW DH: Panic disorder and agoraphobia. En: Anthony MM, Barlow DH (eds.). Handbook of Assessment and Treatment Planning for Psychological Disorders. Guilford, 67-112, Nueva York, 2002.