BookPDF Available

Entre rayas. La mirada adolescente hacia la cocaína

Authors:
  • Episteme. Investigación e intervención social

Abstract

Desde los superpijos hasta los supermacarras, ¿cómo entienden los adolescentes el consumo de cocaína? La respuesta está en este trabajo de investigación, que nació para encontrar una aproximación al mundo de la cocaína a partir de las experiencias de los jóvenes. A través de la técnica de grupos de discusión y partiendo de unos objetivos muy específicos y de casos reales, la investigación consigue aportar datos relevantes: ya no hay un único perfil de consumidor y para los adolescentes, cualquier persona puede serlo.
A preview of the PDF is not available
... Martínez Oró y Pallarés (2009) ...
... Beber alcohol es para l@s adolescentes una práctica grupal normalizada en los contextos de ocio (Martínez Oró et al., 2009). La ESTUDES 2010 indica que el alcohol es la única droga en difusión entre la población adolescente, el 2006 bebió alcohol en el último mes el 58% de la población escolar de 14-18 años, el 2008 el 58,5% y el 2010 el 63%. ...
... El Observatori apunta cómo " el consumo de cannabis es propio de adolescencia tanto por el componente trasgresor como por las ganas de ser diferente, aunque solo una minoría desarrolla problemas (…). A partir de los 20-22 años disminuye el consumo repetitivo de cannabis durante los tiempos formales, reservándose el consumo para los tiempos informales una vez cumplidas las obligaciones diarias (Martínez Oró, et al., 2009 ...
Book
Full-text available
El presente texto es una revisión descriptiva y crítica de la salud de l@s adolescentes. Se coteja la salud de l@s adolescentes español@s a partir de los resultados del Informe OMS. Las alarmas en torno la sexualidad, el consumo de drogas o el uso de Internet son en ocasiones innecesarias. La salud de l@s adolescentes español@s es de las mejores entre los países desarrollados. Se debe continuar trabajando para mejorar la prevención del consumo de drogas, la adherencia a la escuela y la aceptación de la imagen corporal. Los elementos contextuales influyen en la salud, como la Sociedad de Consumo, los discursos adultos y la adherencia a las instituciones.
... En la actualidad el consumo se configura como el mecanismo para obtener todo tipo de satisfacciones, y esto imbrica con el consumo de drogas. Relativo al uso de drogas, la tendencia hacia un mayor control en su consumo existente antes de la crisis (Conde y Gabriel, 2005) se ha visto reforzada por la contracción del ocio y el consumo asociado con la crisis, con la consiguiente repercusión en un descenso cuantitativo de consumidores (OED, 2012), así como de la frecuencia y la intensidad del uso de drogas (Martínez Oró, Pallarés, Espluga y Barruti, 2010; Martínez Oró y Pallarés, 2009). La normalización social de las drogas entre los jóvenes en situación de vulnerabilidad llegó a su máximo durante el período 2000-2005. ...
Chapter
Full-text available
El capítulo presenta un análisis histórico de la imbricación entre la Sociedad de Consumo con los usos de drogas. En las últimas décadas, la sociedad española ha atravesado por diversas fases en las formas de vivir el consumo. En cada una de ellas, el consumo de drogas ha jugado un papel muy diferencial con repercusiones sociales muy dispares. Más allá de otros tipos de determinantes, existe cierta relación entre las pautas de consumo generales y las modalidades específicas de consumo de drogas en cada época histórica. Frente a la idea más habitual que sitúa el mundo del consumo y el mundo de las drogas como espacios muy separados, incluso antagónicos, en este capítulo se trata de señalar la relación entre ambos mundos destacando cómo, en la actualidad, el fenómeno del consumo de drogas se inscribe en plena continuidad con el espacio más general del consumo. El texto se dividirá en las cuatro etapas más recientes por las que ha travesado la Sociedad de Consumo. En cada apartado se presentará los elementos socioeconómicos y politicosociales más relevantes para dar cuenta de la imbricación entre el consumo y las drogas. Por su relevancia, se pondrá especial énfasis en los cambios acaecidos en el mercado laboral, el sistema de valores, la juventud y la evolución del ocio. El presente capítulo pretende situar la evolución del consumo de drogas en la sociedad española, ofreciendo, a la vez, una mirada socioantropológica de cómo el consumo ha condicionado el consumo de drogas. En los siguientes capítulos el lector encontrará aspectos más concretos de la reducción de riesgos, los contextos, los colectivos y las diferentes sustancias.
Book
Full-text available
Del tabú a la normalización analiza una novedad sin precedentes: padres y madres consumidores de drogas. Históricamente la familia ha mantenido actitudes de rechazo incondicional a cualquier contacto con las substancias, convirtiendo la realidad de las drogas en un tabú. En los últimos años, debido al proceso de normalización, se han incorporado al rol de padre y madre, personas que consumieron sensatamente durante su juventud y algunas aún consumen. Estas en clave normalizadora utilizan su experiencia para ofrecer a sus hijos/as un conjunto de herramientas que les permitan sortear los riesgos de los psicoactivos. El libro examina las diferentes miradas de las familias hacia las drogas y sus estrategias de prevención. La finalidad es ofrecer una reflexión sobre cómo realizar una prevención basada en la normalización que permita superar el tabú que se cierne sobre las drogas en el seno familiar.
Thesis
Full-text available
Deconstruction of cocaine use. Towards the cocaine regulation model. This research is based on a Medical Anthropology PhD project describing the different types of cocaine use and their socio-cultural variables that influence the health of consumers and those involved in maintaining their roles and relationships. It involved a year and a half of ethnographic fieldwork in Reus (Tarragona, Spain, 110000 inhabitants) based on the phenomenological theories of symbolic interaction. 32 in-depth interviews with consumers (inject use, snort use and cocaine base) were conducted. The main results have been to understand that the dimension of health plays an important role in cocaine use, but mainly because of the risks of illegality and stigmatization of this practice. Two models of socio-cultural analysis of cocaine use have been shown : First according to the phenomenological perspective and theories of social and political body as the object. - Physical Body: Pleasure / suffering, self-medication, analgesia / invigoration stimulation, physical marks / embodied deviation, therapeutic experiences, experiences of mental expansion and / or entheogenic experiences, poisoning, freedom of the body, infections, loss / health improvement, death. - Social Body: Positive Socialization, ritual symbol, marginalization / stigmatization, loss of employment / family / social relationships and social status, deviation / illness / labeling / psychiatrization. - Body Politic: Imprisonment, prosecution, punishment, death penalty, corruption, freedom of choice, sustainable development / contamination. Second, from consumer spaces identified as sites that mediate conditions for consumption that are proposed by risk reduction experts. - Injection halls - Domestic spaces: Diogenes and normalized spaces - Drug consumption rooms - Areas that claim for privacy and discretion - Spaces of tolerance / legitimation Finally five concrete proposals for measures of public health are established, based on the training and education in psychoactive substance use and the creation of opportunities for self-organization of consumers and services to reduce risks and damage while the illegal market is still the reality.
Article
Full-text available
En el ámbito de las drogas, un aspecto que llama profusamente la atención es la marginalidad del placer, como concepto de discusión y análisis para explicar los consumos. La irrelevancia del placer es producto de las raíces puritanas del prohibicionismo que lo desprecia como un fin justificable en la vida de las personas. Negación común en todos los dogmas derivados de la moral judeocristiana (Nietzsche, 2008). El discurso prohibicionista, con el objetivo de evitar cualquier contacto con las drogas, ha maximizado los aspectos problemáticos omitiendo y escondiendo el principal motivo de consumo: el placer. Duff (2005: 385) apunta que «las políticas de drogas tienden a privilegiar el "problema" de los daños de las drogas, mientras que eluden la consideración del placer como un elemento central en los consumos». El placer es obviado estratégicamente en las discusiones sobre las políticas de drogas para reproducir el discurso problematizador, sin prestar atención en las numerosas evidencias que subrayan su centralidad para dotar de sentido los consumos (Hidalgo, 2011; Duff, 2008: 384). Mientras se nieguen los efectos placenteros, las políticas continuarán sin captar la totalidad del fenómeno; incorporarlos permitiría mejorar la efectividad y la ética de las intervenciones (Duff, 2008; Moore, 2008).
Book
Full-text available
Investigación socio antropológica sobre el papel de los padres consumidores de drogas en la prevención de los consumos de sus hijos. En los últimos años se han incorporado progresivamente al rol de padres / madres personas consumidores o exconsumidoras de drogas ilegales. Personas que durante su juventud consumieron recreativamente o tener contacto con drogas, como el cannabis y la cocaína. Estos padres / madres dan a sus hijos un discurso sobre las drogas, no centrado exclusivamente en la abstención del consumo y por tanto diferente que los padres no consumidores. Por tanto, estos padres consumidores están aplicando nuevas estrategias preventivas. En este sentido, algunos pueden tolerar o permitir ciertos consumos, además de gestionar los consumos de los hijos de una manera poco alarmista.
Technical Report
Full-text available
El presente trabajo de investigación, se ha centrado en tres instituciones sociales de fuerte influencia para la persona, como son la familia, con especial énfasis en la pareja-el grupo y el trabajo. Para conocer cómo influyen estas entidades en los consumos de drogas, hemos utilizado la técnica del grupo de discusión. Técnica que nos permite comprender los significados asociados a los contextos, a los tiempos ya las prácticas del consumo de drogas. Así pues, presentamos unos resultados que deben contribuir a conocer de manera más exhaustiva, los consumos juveniles, para poder poner en acción estrategias preventivas del consumo de drogas, cercanas a los jóvenes consumidores.
Technical Report
Full-text available
A partir de los resultados obtenidos de la investigación "La mirada adolescente de la cocaína". Concluimos como los adolescentes consumidores de cocaína, conocen los efectos de la sustancia, la han consumido en varias ocasiones, pero solo para unaa minoría es la droga ilegal "dura" preferida. La mayoría prefieren sustancias como el speed y la MDMA (éxtasis). Esta preferencia viene determinada por varios factores, entre los que destacan, la cocaína es cara; el speed y la MDMA "colocan" más que la cocaína, la cocaína no "da" fiesta, es de "los más grandes". Es decir, una serie de argumentos en que se considera la cocaína como una droga más de la fiesta, pero no la preferida. Estudios etnográficos (Pallarés, 2007, Martínez Oró 2008) ponen de relieve, que aunque la mayoría de consumidores de drogas ilegales tienen un patrón de policonsumo una parte importante de ellos prefiere la cocaína, habiendo defecto que sólo consumen cocaína y alcohol (dejando de consumir speed, mdma y otras drogas ilegales). Además, tuvimos comprobado como la cocaína se instaura como la droga ilegal "dura" preferida a partir de los 20 años. La pregunta de investigación es por qué "la cocaína se convierte en la droga preferida de la mayoría de consumidores de drogas ilegales". ¿Cuáles son los detonadores para que se produzca este cambio, y por qué muchos jóvenes se inician directamente con la cocaína a partir de los 20 años sin haber realizado consumos de otras drogas. Objetivo principal: Conocer con más profundidad y exactitud los mecanismos, razones, prácticas y motivaciones que hacen que la cocaína sustituya a otras drogas ilegales y se convierta en la principal droga consumidores de drogas ilegales.
Chapter
Full-text available
Desde los años setenta, cuando se empieza a hablar de los consumos de drogas y de los supuestos problemas que acarrean, tanto las legales, pero muy especialmente los consumos juveniles de las ilegales, surge la flosofía de la educación sobre drogas o de la prevención, que pretende reducir la demanda, y se confgura como el paradigma que permitiría cambiar el comportamiento del consumidor, puesto que éste “suele ser considerado como un objeto pasivo, al margen de la sociedad y de la cultura en que vive” (Edwards y Arif, 1981: 17). Se vislumbraba, sobre el plano teórico, la posibilidad de minimizar todos los problemas o de mantenerlos bajo control, junto a medidas complementarias, tendentes a reducir o difcultar la oferta. En los años ochenta, después de valorarse que la educación sobre drogas desarrollada hasta entonces obtiene escasos éxitos en la reducción del consumo de drogas y de sus consecuencias, pero sobre todo por la emergencia de problemas relacionados con la extensión del VIH y de la hepatitis, y con la práctica endovenosa, se empieza a vislumbrar y proponer políticas y orientaciones más pragmáticas, de orientación sociosanitaria. Se denominarán genéricamente como políticas de reducción de daños, apoyadas incluso por la Unión Europea y la Organización Mundial de la salud, aunque fueran vistas con reticencias por la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de las Naciones Unidas (Romaní, 2003). Los programas de reducción de daños surgieron no como una alternativa a la prevención sino como un intento de dar un paso más e incorporar a las redes de atención sociosanitarias, a los consumidores de drogas que no tenían respuesta –o cabida– en el emergente sistema especializado de atención a los drogodependientes basado en la abstinencia, con el fn de priorizar el objetivo de disminuir los efectos negativos del uso de drogas, antes que evitar los consumos (Newcombe, 1995; Grup Igia, 1996). Newcombe (1995: 26) hace una analogía diciendo que son como un sistema de seguridad del acróbata, de forma que si una red falla –la red asistencial que se creaba–, hay otra debajo de la anterior, la de reducción de daños. Con la inclusión en el debate de las acciones de reducción de daños se amplia el marco de la prevención, aunque sin huir de la mirada prohibicionista, puesto que aunque se critica tenuemente por añadir daños a los consumidores, llega a convertirse en una extensión de la misma, para llegar a los consumidores más reacios a contactar con los centros asistenciales que no se amoldan a sus normas y exigencias.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.