BookPDF Available

¿Beber para crecer? El consumo de alcohol en los menores de edad (13-17 años)

Authors:
  • Episteme. Investigación e intervención social

Abstract

A pesar de la normalidad de que goza el alcohol en el mundo de los adultos, en los últimos años hemos asistido al debate sobre el consumo adolescente de alcohol, puesto que los consumos adolescentes se consideran intensivos y peligrosos. Tras investigar el tema, los autores desvelan cuestiones relativas a las prácticas de consumo en los contextos relacionales y festivos de los adolescentes actuales: ¿Por qué algunos adolescentes beben alcohol intensamente los fines de semana? ¿Cuáles son los motivos para beber? ¿Cómo influye la sociedad en los consumos? ¿Qué les aporta el botellón? ¿Cuáles son las diferencias con las formas adultas respecto la bebida? Estos y otros planteamientos, junto la extrema normalización del alcohol entre los jóvenes lleva a los autores a plantearse la pregunta: ¿Crecer para beber?
5
ÍNDICE
Introducción ............................................................................. 7
Metodología .............................................................................. 11
Perspectivas discursivas. Adolescentes y alcohol ................. 23
Ser adolescente en los tiempos inciertos: consumismo,
crisis y expectativas de futuro ............................................... 33
Evolución histórica del consumo de alcohol ....................... 51
Tiempos y contextos en el consumo de alcohol ............... 65
Crecer en la sociedad del alcohol ........................................ 79
El discurso del alcohol en las instituciones sociales
de referencia: la familia y la escuela ................................... 89
¿Por qué beben alcohol? Motivos y efectos sociales
del consumo adolescente de alcohol ................................... 101
La normalización social del alcohol ...................................... 115
Diferencia entre chicos y chicas ........................................... 121
La accesibilidad del alcohol ................................................... 129
Consecuencias negativas ......................................................... 133
Conclusiones ............................................................................. 137
Referencias bibliográficas ........................................................ 141
7
INTRODUCCIÓN
Como profesionales interesados en el fenómeno del consumo
de drogas, en los últimos años venimos observando cómo el
alcohol, que era considerado como una droga normalizada, ha
despertado cierta atención mediática, tanto para las diversas
administraciones como para la opinión pública, pasando por
todo un elenco de profesionales de diferentes ámbitos, con
especial relevancia el de los sanitarios. Como sucede con el
resto de las drogas, son los consumos efectuados por los
adolescentes los que despiertan mayor preocupación.
Para entender esta incipiente alarma, las primeras reflexio-
nes nos llevaron a postular tres motivos. El primero tiene que
ver con la mayor trascendencia que ha tomado el discurso
médico centrado en los daños biológicos del consumo de
alcohol, que, aunque antiguo, ha ido ganando eco en dife-
rentes espacios (instituciones y medios de comunicación).
El segundo, el descenso de las prevalencias de consumo de
otras drogas y la mayor notoriedad que comparativamente han
adquirido los consumos intensivos de alcohol, puesto que no
han disminuido en la misma proporción, y la relevancia dada
a los consumos intensivos en determinadas ocasiones del fin
8
de semana. El tercero, tiene que ver con la necesidad de
mantener una droga (si no la droga) en el punto de mira de
las preocupaciones sociales; la historia reciente de las drogas
en el Estado español pone de relieve cómo desde la transi-
ción hasta la actualidad, la sociedad española ha convivido
con alguna droga “alarmante”. Heroína, pastillas, cannabis y
cocaína, han protagonizado sucesivas alarmas sociales.
A tenor de estas premisas decidimos realizar la presente
investigación sobre alcohol y menores, que hemos titulado
¿Crecer para beber?. El consumo de alcohol entre los menores
de edad españoles (13-17 años). Los motivos de la incipiente
preocupación debían de ser el marco general y de inicio
para la investigación, luego debía de dirigirse hacia aspectos
como los patrones de consumo, los motivos, los efectos, los
tiempos y los contextos del consumo de alcohol. La inves-
tigación se enmarca en la tradición socioantropológica que
utiliza la metodología cualitativa, como fuente más rica de
datos, puesto que escucha los relatos de los investigados e
intenta situarlos en un contexto social, económico y cultural
que les proporciona sentido. Los resultados emergen a partir
del análisis de los datos obtenidos con técnicas discursivas
(grupos de discusión y entrevistas individuales), con el ob-
jetivo de describir e interpretar el fenómeno del consumo
de alcohol considerando la perspectiva de los adolescentes
respecto a su propio comportamiento y las motivaciones
que les llevan a ello. La finalidad última del presente texto
es ofrecer unas herramientas útiles, para diseñar y aplicar
estrategias de prevención adecuadas a la realidad de los
consumos.
Confiamos que el presente texto aporte un conocimiento
de utilidad para explicar el binomio adolescentes y alcohol.
La conjugación de las distintas respuestas en cada uno de los
objetivos planteados a lo largo de los capítulos que siguen,
nos han hecho titular la investigación ¿Crecer para beber?,
esperamos que a lo largo del texto se entienda el porqué
de la elección. Debe tenerse en cuenta que las actitudes y
opiniones de los adolescentes están vinculadas al momento
histórico actual; por tanto, no es estática, sino en permanente
9
transformación debido a la influencia de los continuos cam-
bios que acaecen en nuestra sociedad.
Para realizar la presente investigación contamos con la
subvención otorgada a la Fundación IGenus en la convocatoria
de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre
Drogas. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
(MSSSI), con la Orden SPI/2379/2011, de 24 de agosto, con
cargo al fondo de bienes decomisados por tráfico de drogas,
para la realización de programas supracomunitarios sobre
drogodependencias en el año 2011. La gestión de la inves-
tigación corrió a cargo de la Fundación IGenus, aunque en
última instancia los responsables del texto son los autores.
AgrAdecimientos
En primer lugar, agradecer muy especialmente a todos
los adolescentes participantes en los grupos de discusión y
entrevistas, en total 136, que nos han dado su opinión sobre
el consumo de alcohol. Agradecer a todos los directores,
coordinadores de estudios y tutores de los centros educati-
vos por facilitarnos la tarea de acceder a los adolescentes en
el contexto escolar, sin su colaboración e implicación este
trabajo no hubiera sido posible. A todos ellos nuestra más
sincera gratitud.
A las personas que hemos utilizado como “porteros” que
nos han facilitado los contactos para realizar los grupos de
discusión en las diferentes ciudades. A Miren Ugarte de Ai
Laket!! en Vitoria-Gasteiz. A Eva Rosino e Itziar Martínez de
Hegoak en Zizur y Pamplona-Iruña. A María Jesús Beltrán y
José Pujol en Sevilla. A Claudio Vidal de Energy Control en
Antequera. A Natalia Pérez por el contacto del PCPI1 Lloret
de Mar. A Lourdes y Josep Ramón en Manresa. A Eduardo
Hidalgo y Enrique Elvira en Getafe. A Víctor Galán y Sara
Amós por las gestiones por organizar un grupo en Barcelo-
na y Valencia respectivamente. A Mar, Anna y Lluc Pallarés
por realizar y transcribir las entrevistas individuales. A Elena
1. Plan de Calificación Profesional Inicial.
10
Rodríguez y Antonio Morollón por organizar las entrevistas
individuales en la provincia de Madrid. A Marta Moreno por
las transcripciones de los grupos de discusión. A todos ellos,
muchas gracias.
También agradecer a la Fundación IGenus todo el apoyo
y confianza depositada en nosotros, a la presidenta Ernesta
Sánchez por tantas complicidades, a Teresa Sabaté por su
labor de adecuar los presupuestos y a Josep Ramón Collado
tanto por los arreglos hechos en el formato del presente texto,
como por su disponibilidad en compartir sus conocimientos
informáticos. A los tres, además, por los buenos ratos com-
partidos. Y muy especialmente a Conxita Díaz, que a pesar
de su estado de salud quiso participar en esta investigación
con el mismo entusiasmo y alegría con la cual había cola-
borado en tantas otras investigaciones.
11
METODOLOGÍA
Se ha utilizado una metodología cualitativa para cumplir el
objetivo de dar cuenta del consumo adolescente de alcohol.
La metodología cualitativa establece que se debe mantener
el carácter esencialmente significativo de la acción humana,
es decir, parte de la base de que, en muchas dimensiones,
las acciones humanas no son reductibles a parámetros o a
cuantificaciones.
De acuerdo con esta premisa, estos enfoques se carac-
terizan por dar prioridad al análisis y a la interpretación de
las opiniones y valoraciones que las personas hacen de sus
propias acciones y de las que realizan los demás. En este sen-
tido, la metodología cualitativa enfatiza el carácter significativo
del comportamiento humano, dando especial importancia al
lenguaje como vehículo de sentido y a la interpretación y la
comprensión como estrategias fundamentales de aproximación
a los fenómenos sociales (Ibáñez, 1986). Para dar cuenta de
los diferentes aspectos del consumo adolescente de alcohol
se plantearon los siguientes objetivos:
12
objetivos
Objetivo general:
— Explicar el consumo de alcohol de los adolescentes a
partir de sus opiniones, actitudes y significados.
Objetivos específicos:
Conocer los diferentes discursos sobre el alcohol por
parte de los adolescentes.
Entender la influencia del actual contexto social en el
comportamiento de los adolescentes.
— Conocer los patrones y pautas de consumo de alcohol
por parte de los adolescentes.
Entender el papel del alcohol en las salidas festivas,
especialmente las nocturnas, de los adolescentes.
Ahondar en la funcionalidad del botellón como práctica
relacional.
Aprehender la importancia del alcohol en las relaciones
entre iguales.
Describir los motivos que arguyen los adolescentes
para consumir alcohol.
Analizar las diferencias de género en el consumo de
alcohol.
Explicar la accesibilidad al alcohol.
Analizar las consecuencias negativas del consumo de
alcohol entre los adolescentes.
diseño y técnicAs
Los objetivos de una investigación deben servir para es-
coger los métodos y técnicas. En este caso, para una mayor
profundidad en la explicación de los objetivos planteados era
preferible utilizar la metodología cualitativa, puesto que resulta
necesaria para estudiar fenómenos sociales complejos (García
Ferrando, Ibáñez, Alvira, 1986) como lo es el consumo de
alcohol por parte de los adolescentes.
Durante el diseño de la investigación optamos por apli-
car dos técnicas de recogida de datos junto al análisis de
13
la documentación existente: los grupos de discusión y las
entrevistas. La decisión de utilizarla vino motivada por la
diferencia y a la vez complementariedad de discursos que
ofrecen cada una de las dos técnicas.
El grupo de discusión (Ibáñez, 1986; Alonso, 1998) consiste
en la reunión de siete u ocho personas, de características
más o menos similares, a las que se les propone hablar li-
bremente de un tema que el propio grupo va desarrollando,
bajo la coordinación de un moderador, a lo largo de unas
dos horas de conversación (Conde, 2002).
Los grupos de discusión propician la creación de un dis-
curso grupal, “no hablan las personas, habla el grupo”. El dis-
curso resultante es un consenso producto de las controversias
generadas en el seno de la dinámica grupal. En este sentido,
se minimizan los personalismos y los aspectos biográficos, y
se obtienen unos discursos centrados en las experiencias co-
lectivas. Las personas dejan de hablar en “su” nombre, para
pasar a hablar en nombre del colectivo que representan, en
el caso de la presente investigación, el de los adolescentes
consumidores de alcohol. Los discursos de los grupos de
discusión han sido idóneos para dar cuenta de los elementos
socioculturales, contextuales, colectivos y grupales del consumo
de alcohol. Para realizar la dinámica grupal se preparó una
lista de consignas temáticas, con la finalidad de facilitar una
conversación relacionada con los objetivos planteados.
Las dificultades que suponen este tipo de investigacio-
nes con adolescentes nos llevaron a realizar dos tipos de
grupos de discusión, intentando que uno se beneficiara de
los grupos —clase— que ya existen en el contexto de los
centros educativos. Para evitar sesgos y llegar a más tipos
de adolescentes diseñamos el segundo modelo de grupos
configurados fuera de la institución escolar.
La mayor dificultad metodológica de los grupos de es-
colares era que, por supuesto, los integrantes del grupo se
conocían, y que dicho conocimiento, en muchos casos, era
profundo. Intentamos confiar en la selección de los participantes
pidiendo a los tutores encargados de ella que seleccionasen
ocho alumnos en cada grupo, de manera que intentasen evitar
14
reunir a grupos “naturales” de amigos, por tanto eran grupos
de compañeros de clase, aunque conocidos.
Temíamos que el peso de la institución escolar fuese un
lastre para hacer emerger discursos idóneos, no definidos
por el contexto escolar; este temor se disolvió al realizar los
primeros grupos (nunca en presencia del profesor) y observar
que la influencia de la institución era mínima. Para contrastar
esta sensibilidad se programaron dos grupos desvinculados
de la institución escolar, y de paso recoger discursos de
adolescentes no escolarizados. Analizados los dos tipos de
grupos podemos afirmar que las diferencias discursivas son
producto de factores desvinculados de la institución escolar.
La entrevista individual de tipo semiestructurado consiste en
una charla “cara a cara” entre el entrevistado y el entrevistador,
en la cual se establecen de antemano todos los temas que se
abordarán, pero el orden de presentación y la manera de ir intro-
duciéndolos se dejan a criterio del entrevistador. El entrevistado no
debe de consensuar sus respuestas con nadie y puede explayarse
con sus experiencias personales. En consecuencia, se obtienen
unos discursos biográficos y personales del entrevistado (Vallés,
2002). Las entrevistas nos han sido de utilidad para contrastar
la información procedente de los grupos de discusión, así como
para obtener más información sobre las prácticas relacionadas
con el consumo de alcohol. Para realizarlas se elaboró un guión
de entrevista exhaustivo que abordara todos los aspectos surgi-
dos tras el análisis de los grupos. Cuando se llegó al punto de
saturación se dejaron de realizar más entrevistas.
muestreo. de opinión y teórico
Definidos los objetivos y elegidas las técnicas, era el
momento de realizar el trabajo de campo. Como premisa,
la investigación debía de ser supracomunitaria, como así
lo exigen las convocatorias del Plan Nacional sobre Drogas
dirigidas a ONG. Se realizó trabajo de campo en seis co-
munidades autónomas. Se intentó buscar cierta distribución
territorial plural; así, se contó con comunidades autónomas
del norte (Navarra y País Vasco), centro (Madrid y Aragón),
Levante (Cataluña y Comunidad Valenciana) y sur (Andalucía).
15
En referencia al hábitat investigamos en las conurbaciones
urbanas más grandes del Estado (Madrid, Barcelona, Sevilla),
en ciudades mayores de 100.000 habitantes pero menores de
250.000 (Lleida, Pamplona, Vitoria), y poblaciones menores
de 100.000 habitantes (Manresa, Zizur, Lloret de Mar, Ante-
quera y Huesca). La distribución territorial cumple con las
bases de la convocatoria, aunque debemos de apuntar que
para la finalidad de esta investigación no se han encontrado
diferencias regionales dignas de mención.
La selección de los participantes siguió un criterio de
muestreo teórico y de opinión (Glaser y Strauss, 1967). Esto
implica que no se buscaba una representatividad estadística
de la población de estudio, sino una representación de los
diferentes factores que influyen en la configuración de la
opinión. Este muestreo tuvo en cuenta que se debía contar
con la opinión de adolescentes de diferentes características y
edades (13-17 años), chicas y chicos, con diferente nivel de
instrucción, procedentes de diferentes clases sociales y aplicar
los grupos de discusión en centros públicos y concertados.
Además, la propia lógica de captación nos condujo a las di-
ferentes opiniones existentes entre los adolescentes sobre el
alcohol, así como a diversos patrones de consumo y otros
aspectos relacionados con el tema.
En total se realizaron 15 grupos de discusión y 14 en-
trevistas. El número de grupos y entrevistas vino motivado
por la saturación de los datos, se dejó de realizar grupos y
entrevistas cuando ya no aparecían elementos significativos
relevantes para el estudio, es decir, no aparecían novedades
para cumplir los objetivos (Strauss y Corbin 1990; Trinidad
et al. 2006: 27). En los grupos participaron 122 adolescentes
entre 13 y 17 años de edad. 13 grupos de discusión se rea-
lizaron en el contexto escolar. Estos estaban configurados por
alumnos de un mismo curso escolar, la distribución fue la
siguiente: 1 grupo de 3ero. de ESO, 3 de 4rto. de ESO, 2 de
primero de bachillerato, 5 de Plan de Calificación Profesional
Inicial (PCPI) y 2 de formación profesional. Se realizaron los
grupos de discusión en estos diversos niveles de formación,
con especial énfasis en el alumnado PCPI porque teníamos
16
indicios que una parte importante de esta población asume
más riesgos y consume más que el resto de la población
escolar. Además, como ya hemos apuntado, se realizaron dos
grupos de discusión desvinculados de los centros de educación.
Se realizaron 14 entrevistas individuales. Se aplicó el mismo
criterio de muestreo teórico que en los grupos de discusión.
En el apartado titulado “Ficha técnica” se encontrará más
información sobre las características de los diferentes grupos.
trAbAjo de cAmpo
Para realizar los grupos de discusión se contactó con per-
sonas y entidades de las ciudades seleccionadas. Se explicó
detalladamente cuáles eran los objetivos de la investigación
las características que debían de reunir los participantes de
los grupos. Algunos colaboradores hicieron de puente entre
nosotros y el centro escolar. Una vez contactado con el centro
escolar se les enviaba una carta de presentación de la Fun-
dación IGenus y de la investigación. La mayoría de centros
educativos con los cuales se contactó accedieron a colaborar
con la investigación, además de los típicos detalles de prepa-
ración de un grupo (captación, adecuación de la sala, etc.),
los centros escolares gestionaron las autorizaciones paternas,
mediante las cuales se permitía a los alumnos participar en
la investigación. Para los grupos desvinculados del contexto
escolar se contó con la colaboración de Ai Laket!! y Hegoak,
siguiendo un procedimiento similar.
La captación de las entrevistas individuales se realizó tanto
a partir de contactos de la red informal de los entrevistado-
res, como con la colaboración de personas que realizaron la
función de “porteros”. Una vez se contactaba con el posible
entrevistado, se le explicaba la finalidad de su participación,
y si accedía a participar se concertaba una cita para realizar
la entrevista; hubo pocas negativas a ser entrevistados, puesto
que los adolescentes, si son debidamente estimulados —como
otros grupos sociales—, aceptan colaborar. El trabajo de campo
se realizó entre los meses de febrero y mayo de 2012. Los
grupos de discusión y entrevistas se trascribieron literalmente
con la ayuda del software Voice Editing.
17
Análisis de lA informAción
Como así lo exigen los diseños cualitativos, el análisis
de los datos corrió en paralelo con el trabajo de campo,
es decir, antes de volver al campo se analizan los primeros
datos, con la finalidad de obtener nuevos indicios. Existen
infinidad de métodos de análisis cualitativo, para los propósitos
de la investigación se optó por utilizar en cierta medida el
Análisis Sociológico del Sistema de Discursos (ASSD) (Conde,
2010) y la Grounded Theory (Glaser y Strauss, 1967, Strauss
y Corbin 1990). El ASSD fue de utilidad, para analizar los
discursos y entender las diferentes perspectivas discursivas de
los adolescentes ante el alcohol. La Grounded Theory fue de
utilidad para hacer emerger las reflexiones teóricas a partir
de los datos empíricos.
En el proceso de análisis nos ayudó el programa ATLAS.ti
versión 6.2. En el caso de la presente investigación, después
de transcribir 15 grupos de discusión y 14 entrevistas el
volumen textual era considerable. Una vez vinculados los
documentos primarios (transcripciones) con el software, se
procedió a hacer una primera lectura del texto, para identi-
ficar los elementos centrales de los resultados, así como para
encontrar nuevos indicios para el trabajo de campo aún en
proceso. En segundo lugar se empezaba el análisis discursi-
vo para hacerlo, se realizaba un proceso de segmentación,
codificación y categorización, lo que permitió dar sentido
y orden a los datos para interpretarlos según los objetivos
planteados y presentarlos en el presente texto.
Tanto en los grupos de discusión como en las entrevistas
se pidió a los adolescentes que para explicar el consumo
de alcohol utilizaran casi como única fuente de información
sus experiencias personales. Se les pidió que se abstuvieran,
en la medida de lo posible, de argumentar a partir de otras
fuentes de información, como los imaginarios colectivos, las
noticias de prensa o la opinión de otros, que aunque les
podían resultar útiles para explicar aspectos que ellos no
han vivido en primera persona, no eran relevantes para la
investigación.
18
presentAción de resultAdos
El presente texto es la culminación de un proceso de in-
vestigación que empezó en diciembre de 2011 y terminó en
septiembre de 2012. En los próximos capítulos se presentan
los resultados más destacables de la investigación. El orden de
los capítulos obedece a la voluntad de explicar los objetivos
presentados, y hemos intentado contrastar los datos empíricos
con elementos teóricos de otros trabajos. Además, en los mo-
mentos que así ha sido posible, los datos epidemiológicos del
informe 2011 del Observatorio Español de Drogodependencias
(OED) han sido cotejados con los datos cualitativos.
En los capítulos el lector encontrará citas literales extraídas
de la trascripción de los grupos de discusión y entrevistas.
Cada una de las intervenciones está precedida por una M
cuando habla una mujer y por una H cuando lo hace un
hombre. Las intervenciones del moderador están precedidas
por una E. En cada una de las citas literales se indica la
ciudad y los estudios que cursaban. Los grupos configurados
exclusivamente por chicas o chicos se citan explícitamente.
fichA técnicA
A continuación, se presenta la ficha técnica de cada uno
de los grupos, donde se recogen las características acordes
con las exigencias del muestreo teórico.
Vitoria-Gasteiz, ciclo medio
Provincia de Álava. 239.562 habitantes
Centro de formación profesional concertado con la Di-
putación de Álaba.
16 y 17 años.
Mixto. Paridad entre chicas y chicos.
Bebedores de fin de semana.
Clase media y media baja.
Algunos consumidores habituales de cannabis.
Antequera
Provincia de Málaga. 41.854 habitantes
Escuela de trabajo subvencionada por la Junta de Andalucía.
19
16 y 17 años.
Mixto. Paridad entre chicas y chicos.
Bebedores de fin de semana. Algunos también beben
entre semana.
Clase media y media baja.
La mayoría fuman cannabis entre semana.
Lloret de Mar, PCPI ventas
Provincia de Girona. 40.282 habitantes
PCPI participado por el Departamento de Enseñanza y
el Ayuntamiento.
16 y 17 años.
Mixto. Paridad entre chicas y chicos.
Bebedores de fin de semana,
Clase media y media baja.
La mayoría fuman cannabis entre semana. Algunos ma-
nifestaron experiencias con otras drogas.
Lloret de Mar, PCPI hostelería
Provincia de Girona. 40.282 habitantes
PCPI participado por el Departamento de Enseñanza y
el Ayuntamiento.
16 y 17 años.
Mixto. Paridad entre chicas y chicos.
Bebedores de fin de semana.
Clase media y media baja.
La mayoría fuman cannabis entre semana. Experiencias
con otras drogas.
El Prat de Llobregat, PCPI ventas
Provincia de Barcelona. 63.499 habitantes
PCPI participado por el Departamento de Enseñanza y
el Ayuntamiento.
16 y 17 años.
Mixto. Paridad entre chicas y chicos.
Más presencia de fumadores habituales de cannabis que
de bebedores de fin de semana.
Clase media y media baja.
20
El Prat de Llobregat, PCPI hostelería
Provincia de Barcelona. 63.499 habitantes
PCPI participado por el Departamento de Enseñanza y
el Ayuntamiento.
16 y 17 años.
Mixto. Paridad entre chicas y chicos.
Más presencias de fumadores habituales de cannabis que
de bebedores de fin de semana,
Clase media y media baja.
Getafe, PCPI estética
Provincia Madrid. 170.115 habitantes
PCPI participado por la Consejería de Educación y el
Ayuntamiento.
Grupo exclusivamente de chicas.
16 y 17 años.
Clase media-baja y baja.
Salían de fiesta y bebían todos los fines de semana.
La mayoría fuman cannabis entre semana. Experiencias
con otras drogas.
Manresa, 4º ESO, chicas
Provincia de Barcelona. 76.589 habitantes
4º ESO. Centro público.
Grupo exclusivamente de chicas.
15 y 16 años.
Clase media y media-alta.
Bebedoras esporádicas.
Manresa, 4arto ESO, chicos
Provincia de Barcelona. 76.589 habitantes
4º ESO. Centro público.
Grupo exclusivamente de chicos.
15 y 16 años.
Clase media y media-alta.
Bebedores esporádicos.
Sevilla, 4º ESO
703.021 habitantes
4º ESO. Centro público.
21
Mixto. Mayor presencia de chicos que de chicas.
15 y 16 años.
Clase media y media alta.
Bebedores de fin de semana.
Algunos fumadores de cannabis.
Sevilla, 3º ESO
703.021 habitantes
3º ESO. Centro público.
Mixto. Paridad entre chicas y chicos.
14 y 15 años.
Clase media y media alta.
Bebedores esporádicos y de fin de semana.
Zizur, 1º bachillerato, euskera
Provincia de Navarra. 13.871 habitantes
1º bachillerato. Centro público.
Mixto. Mayor presencia de chicas que de chicos.
16 y 17 años.
Clase media y media-alta.
Bebedores esporádicos y de fin de semana.
Zizur, 1º bachillerato, castellano
Provincia de Navarra. 13.871 habitantes
1º bachillerato. Centro público.
Mixto. Paridad entre chicas y chicos.
16 y 17 años.
Clase media y media-alta.
Bebedores esporádicos y de fin de semana.
Vitoria, mixto
Provincia de Álava. 239.562 habitantes
Grupo externo.
Mixto. Paridad entre chicas y chicos.
16 y 17 años.
Clase media y media-baja.
Bebedores de fin de semana. Algunos también entre se-
mana.
22
Algunos fumadores habituales de cannabis. Experiencias
con otras drogas.
Pamplona, mixto
Provincia de Navarra. 197.932 habitantes
Grupo externo.
Mixto. Paridad entre chicas y chicos.
16 y 17 años.
Clase media y media-baja.
Bebedores de fin de semana.
Algunos fumadores habituales de cannabis. Experiencias
con otras drogas.
cArActerísticAs de los entrevistAdos
Pseudónimo Edad Provincia
Bea 17 Provincia de Madrid
Alba 17 Provincia de Madrid
Pepe 16 Provincia de Madrid
Daniel 16 Lleida
José 14 Provincia de Madrid
Jorge 17 Provincia de Madrid
Javier 14 Provincia de Madrid
Laura 16 Provincia de Lleida
Andrea 17 Provincia de Lleida
Rosa 17 Provincia de Lleida
Marta 15 Provincia de Huesca
Rafa 16 Lleida
Delia 16 Lleida
Celia 17 Provincia de Madrid
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Mayor presencia de chicos que de chicas
  • — Mixto
— Mixto. Mayor presencia de chicos que de chicas. — 15 y 16 años.