ArticlePDF Available

Algunas plantas suculentas monstruosas o crestadas en la provincia de Valencia

Authors:
  • Generalitat Valenciana

Abstract and Figures

Damos noticia de la existencia de un nuevo cultivar, encontrado en la localidad de Buñol (Valencia) a partir de ejemplares naturales, Sedum sediforme "Monstruosa", y citamos dos variedades hortícolas de especies de la familia Cactaceae, tribu Opuntioideae, escapadas de cultivo en la provincia de Valencia: Austrocylindropuntia subulata (Müehlenpfordt) Backeberg ¿Cresta¿ y Opuntia cylindrica (A. L. Jussieu ex Lamarck) DC. ¿Monstruosa¿ We cite one new cultivar, found in Buñol (Valencia, E. Spain), Sedum sediforme "Monstruosa", and two known cultivars naturalized, that belong to the Cactaceae family, tribe Opun-tioideae: Austrocylindropuntia subulata (Müehlenpfordt) Backeberg ¿Cresta¿ and Opuntia cylindrica (A. L. Jussieu ex Lamarck) DC. ¿Monstruosa¿.
Content may be subject to copyright.
Bouteloua 3: 29-38 (IV-2008). ISSN 1988-4257
29
Algunas plantas suculentas monstruosas o crestadas en la
provincia de Valencia
Daniel GUILLOT ORTIZ*, Emilio LAGUNA LUMBRERAS** & Juan José
HERRERO-BORGOÑÓN PÉREZ***
*Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/. Quart 82. E-46008-Valencia.
dguillot_36@hotmail.com
**Generalitat Valenciana. Conselleria de Territorio y Vivienda. Centro para la
Investigación y Experimentación Forestal (CIEF). Avda. Comarques del País Valencià,
114. 46930 Quart de Poblet, Valencia. laguna_emi@gva.es
***F. M. Escuela de Jardinería y Paisaje, Paseo de la Pechina 15, 46008 Valencia.
RESUMEN: Damos noticia de la existencia de un nuevo cultivar, encontrado en la localidad de Buñol (Valen-
cia) a partir de ejemplares naturales, Sedum sediforme ´Monstruosa´, y citamos dos variedades hortícolas de especies
de la familia Cactaceae, tribu Opuntioideae, escapadas de cultivo en la provincia de Valencia: Austrocylindropuntia
subulata (Müehlenpfordt) Backeberg ´Cresta´ y Opuntia cylindrica (A. L. Jussieu ex Lamarck) DC. ´Monstruosa´.
Palabras clave: Austrocylindropuntia subulata ´Cresta´, cultivar, Opuntia cylindrica ´Monstruo-sa´, Sedum sedi-
forme ´Monstruosa´, Valencia.
ABSTRACT: We cite one new cultivar, found in Buñol (Valencia, E. Spain), Sedum sediforme ´Monstruosa´,
and two known cultivars naturalized, that belong to the Cactaceae family, tribe Opun-tioideae: Austrocylindropuntia
subulata (Müehlenpfordt) Backeberg ´Cresta´ and Opuntia cylindrica (A. L. Jussieu ex Lamarck) DC. ´Monstruosa´.
Key words: Austrocylindropuntia subulata ´Cresta´, cultivar, Opuntia cylindrica ´Monstruosa´, Sedum sedi-
forme ´Monstruosa´, Valencia.
INTRODUCCIÓN
La existencia de formas crestadas y mons-
truosas, así como de otras variaciones morfoló-
gicas en las plantas cultivadas (variegaciones,
flores múltiples, etc.), derivadas a menudo de
anomalías morfoanatómicas o del desarrollo ve-
getal, constituyen un elemento que tradicional-
mente ha atraído a los horticultores, al dar lugar a
nuevas formas cultivadas.
Las crestaciones son un defecto de creci-
miento del vástago, en el que el meristemo api-
cal se expande anormalmente y el desarrollo nue-
vo de los tallos comienza a ensancharse y apla-
narse (Lapshin, 2002), lo que en ocasiones da lu-
gar a formas sinuosas. La crestación se debe al
defecto de un meristemo, una falta de coordina-
ción cuando las células iniciales se dividen; co-
mo resultado los brotes tienen una simetría axial
en vez de central. Esta aberración está común-
mente extendida en la familia Cactaceae y en al-
gunos géneros de la familia Crassulaceae (Lap-
shin, 2002 y 2004). Desde un punto de vista his-
tórico, por ejemplo Munting (1696) nos muestra
una imagen de un ejemplar crestado pertene-
ciente probablemente al género Sedum (fig. 1).
La aparición de formas crestadas de creci-
miento especial no se observa sólo en las plantas
crasas sino que afecta a muchos otros grupos de
plantas vasculares en la naturaleza y en cultivo.
De 290 familias de plantas vasculares, las cresta-
ciones se han encontrado al menos en 107 de
ellas, no existiendo datos que confirmen su au-
sencia en el resto de grupos taxonómicos (Cactus
Art Nursery, 2006).
El cultivo de las formas crestadas merece
una mención especial, ya que la aparición acci-
dental de las crestas ocurre frecuentemente, lo
que atrae la atención de los recolectores, debido
a su peculiar apariencia. Habitualmente las for-
mas crestadas se pueden reproducir vegetativa-
mente sin dificultades (Lapshin, 2004). En una
forma crestada, el punto de crecimiento comien-
za en un solo ápice lateral, en una larga línea
consistente en muchos puntos de crecimiento dis-
puestos de forma simétrica, formando patrones
(Andrew, 2006). En las formas monstruosas, por
el contrario, la mutación tiene lugar sobre toda la
planta, no sólo en el ápice del tallo; los puntos de
crecimiento se originan sobre todo en el tallo y
las ramas, causando un desarrollo muy irregular
(Andrew, 2006). Ambas formas, crestadas y
monstruosas, en general no son tan resistentes
como los ejemplares “normales”, exhibiendo en
el caso de cactus y suculentas mayor sensibilidad
al frío, a la sequía y a las plagas de insectos (An-
Algunas suculentas monstruosas o crestadas en l a provincia de Valencia
Bouteloua 3: 29-38 (IV-2008). ISSN 1988-4257
30
drew, 2006); las plantas con estas anomalías pue-
den florecer, pero menos abundantemente,
mostrando flores desfiguradas, igualmente mons-
truosas o crestadas, que pueden ser estériles y no
producir semilla (Andrew, 2006). Si se reprodu-
cen por semillas, sus características “monstruo-
sas” pueden aparecer en la nueva generación,
junto con otras mutaciones genéticas como la va-
riegación, pero la herencia es altamente variable
y no puede ser garantizada (Andrew, 2006).
Estas mutaciones se pueden presentar en
combinación, pues, por ejemplo, existen formas
variegadas crestadas como Aeonium decorum
´Sunburst´ f. cristata y Euphorbia lactea f. varie-
gata f. cristata (Lapshin, 2004). Filippov (2001)
analiza las distintas teorías sobre el origen de las
crestaciones mencionan
do que para muchos au-tores las crestas son
el resultado de una rotura de los tejidos
(hipertrofía). Indica, además, que al-gunos
autores citan casos donde las plantas esta-ban
infestadas por animales predadores y parási-tos
succionando el jugo y depositando huevos en el
cuerpo de la planta. La planta paraliza el creci-
miento en esa zona y se reproduce lateralmente,
lo que incluye la formación de crestas. Otros au-
tores opinan que donde se encuentra una forma
crestada se pueden encontrar más, incluyendo al-
gunas pertenecientes a otras especies, lo que
supone considerar causas mecánicas en la forma-
ción de crestas (especialmente si existen rocas o
el lugar es empleado como pasto); otra posible
causa podría ser la contaminación con hongos, si
bien otra teoría indica que ocurre cuando en un
periodo favorable para la fotosíntesis, pero des-
favorable para el crecimiento, coinciden factores
que contribuyen al crecimiento activo, como la
humedad (Filippov, 2001).
Aunque según Andrew (2001) no se conoce
a ciencia cierta la causa de este tipo de creci-
miento, como se ha expuesto existen muchas teo-
rías, como la radiación, las causas mecánicas, las
químicas en el punto de crecimiento y otras de
más amplio espectro como la colchicina, que in-
terfiere en la división celular. Existen expe-
riencias como la realizada por Papafotiou & al.
(2004) en Mammillaria elongata DC., de regene-
ración in vitro mediante callos de tubérculos, a
partir de formas crestadas y no crestadas, mos-
trando éstas últimas un alto porcentaje de cortes
del ápice, que formaban inicialmente un brote
hinchado crestado; dicho brote generaba a su vez
nuevos brotes crestados y normales, estando aso-
ciada aparentemente esta diferente respuesta al
lugar elegido de corte.
Dentro de las plantas suculentas quizá son
más conocidas las crestaciones en la familia Cac-
taceae, con numerosos ejemplos como el género
Ariocarpus Scheidw; en este caso las formas
crestadas en cultivo fueron recolectadas esen-
cialmente en el campo, habiendo sido cultivadas
durante décadas, y muchas de ellas entre 50 y 75
años (Anderson, 1999). Anderson (1999) cita por
ejemplo A. fissuratus K. Schum. y sus formas
crestadas, con gran número de éstas en estado
salvaje, esencialmente sin representantes cresta-
dos en cultivo. Otro género representativo es As-
trophytum Lem., para el que Hoock (2004) men-
ciona un artículo publicado en Kakteen und an-
dere Sukkulenten, en julio de 1986, donde se
mostraba una forma crestada de A. capricorne
(Dietrich) Britton & Rose, procedente de una po-
blación localizada en el norte de Saltillo
(Coahuila). Hoock (2004) indica además una flor
crestada, de A. myriostigma Lemaire, en una co-
lección de Nuremberg. Este autor, añade, que
aparte de A. asterias (Zucc.) Lemaire, se han en-
contrado formas crestadas salvajes de todos los
representantes del género. Además, señala que
las crestaciones se encuentran más comúnmente
en las especies evolutivamente más antiguas.
Las formas monstruosas no son comunes en-
tre las suculentas con hojas (foliares). La mons-
truosidad puede ser descrita como la aparición
inusual de brotes disminuidos con ramificación
caótica. Para las suculentas foliares, esta anor-
malidad es similar a las crestaciones (Lapshin, 20
04). Lapshin (2004) cita ejemplos de anormali-
dades como los de Crassula lycopodioides f.
monstrosa -que posee áreas con una disposición
foliar irregular, distorsión del tallo y patrón de
ramificación inusual-, Echeveria runyonii ´Topsy
-turvi´, Crassula oblicua ´Hobbit´ y Semper-
vivum x ´Odytii´. Lapshin (2002) cita varias for-
mas crestadas y monstruosas de la familia Cras-
sulaceae, no incluidas en el grupo anterior: Eche-
veria glauca subsp. pumila f. cristata, E. secun-
da f. monstruosa, Pachyphytum compactum f.
cristata, Sedum reflexum f. cristata, Crassula
portulacea f. monstruosa y Graptopetalum be-
llum f. cristata.
En la actualidad se conocen varios cientos de
cactus crestados según Pilbeam (2003). Kalishev
(2002) lista hasta 670 nombres pertenecientes a
110 géneros de cactus de formas crestadas. Nau-
mov (2002) aporta un listado de formas crestadas
y monstruosas de plantas suculentas, entre las
que incluye varios representantes del género Se-
dum L., como S. dendroideum ssp. prealtum f.
crista ta, S. reflexum f. cristata y S. reflexum f.
cristata variegata.
En la Península Ibérica no existen referen-
cias en la literatura científica sobre la aparición
en el medio natural de formas crestadas o mons-
truosas en plantas suculentas. Sin embargo, exis-
ten casos de formas monstruosas escapadas de
cultivo, por ejemplo Cereus peruvianus var.
monstruosus, que ha sido citada como planta
alóctona en España (Guillot, 2003; Sanz-Elorza
& al., 2004). Cereus peruvianus es cultivada con
D. GUILLOT, E. LAGUNA & J. J. HERRERO-BORGOÑÓN
Bouteloua 3: 29-38 (IV-2008). ISSN 1988-4257
31
frecuencia en la Comunidad Valenciana, tanto la
especie tipo como dos de sus cultivariedades:
´Monstruosus´ (Cereus monstruosus minor, C.
monstruosus Schumann, Cactus abnormis Will-
denow), similar a la especie tipo pero con las
costillas que a menudo parecen rotas en tubér-
culos irregulares, y cv. ´Monstruosus minor´ (Ce-
reus peruvianus monstruosus nanus Schumann),
similar al anterior pero con las costillas más rotas
y de menor tamaño, apenas superando 1 m de al-
tura en cultivo. En el siglo XIX las formas mons-
truosas y cristadas ya eran cultivadas en Europa;
por ejemplo, Watson (1889) cita cultivada Opun-
tia cylindrica cristata, e indica “es un ejemplo
muy singular de un cactus monstruoso”.
Igualmente, estas formas cultivadas ya eran
citadas en la literatura hortícola del siglo XIX en
España: Cutanda & Amo (1848) indican que C.
peruvianus monstruosus era objeto de cultivo en
Madrid, y posteriormente Cortés (1885) dice:
“Se cultivan dos variedades, el C. monstruosus y
el C. minor, que es una subvariedad”.
En el presente artículo hacemos referencia a
la que, con gran probabilidad, es una primera ci-
ta nacional de formas crestadas en suculentas
autóctonas (caso de Sedum sediforme), propo-
niendo formalmente la denominación como nue-
va cultivariedad, y por otro lado se señala el asil-
vestramiento de Austrocylindropuntia subulata
(Müehlenpfordt) Backeberg ´Cresta´ y Opuntia
cylindrica (A. L. Juss. ex Lamarck) DC. ´Mons-
truosa´ en tierras valencianas.
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
1.1. Hacia 1995 recolectamos material de un
ejemplar que podemos incluir dentro de lo que
consideramos formas monstruosas y crestadas,
de la especie Sedum sediforme (Jacq.) Pau (fig.
2), la cv. ´Monstruosa´ nova, y que difiere clara-
mente de las formas típicas por las divisiones
anormales del tallo. El área de recolección fue la
ladera de umbría del Pico del Retamal de Buñol
(UTM30SXJ7864, 910 m), en la provincia de
Valencia, en matorrales bajos dominados por
Rosmarinus officinalis L. y Quercus coccifera L.
La planta fue encontrada en el campo por dos de
los coautores de este trabajo (Juan José Herrero-
Borgoñón Pérez y Emilio Laguna Lumbreras),
tomándose un fragmento que se utilizó para la
propagación vegetativa y puesta en cultivo, que
se ha desarrollado en el Centro para la Investi-
gación y Experimentación Forestal (CIEF), en la
localidad de Quart de Poblet (Valencia). Poste-
riormente, y a partir de estos ejemplares, la plan-
ta ha sido reproducida y comercializada por pri-
mera vez por Viveros Vangarden, propiedad de
Piet Van der Meer, en Picaña (Valencia). La po-
blación de la que se recolectaron los fragmentos
de planta corresponde a S. sediforme (Jacq.) Pau
subsp. sediforme -ver referencias de nomencla-
tura en el anexo final- conforme a Castroviejo &
al. (1990).
En cuanto a Sedum sediforme subsp. sedi-
forme, desde un punto de vista morfológico, sus
tallos erectos portan hojas suculentas que son
más anchas y más planas que las de otras espe-
cies cultivadas morfológicamente parecidas (p.
ej., S. montanum, S. multiceps, S. ochroleucum,
etc.). Las hojas son en general glauco-verdosas o
de tonos verdoso-amarillentos, pero se encuen-
tran a menudo en cultivo formas glaucas azul-
verdosas, glabras oliva-verde y marrón-verde.
Las plantas pueden alcanzar hasta 25 cm de lon-
gitud, y con las inflorescencias elevadas, rectas,
pueden llegar a 50 cm de altura. Las inflores-
cencias portan flores coloreadas, con pétalos de
color blanco cremoso o amarillento, extendidos
sobre ramas escorpioideas. En el fruto, las ramas
del corimbo permanecen como los dedos de una
mano acopada (Stephenson, 1994). Esta especie
habita en la región mediterránea, desde Portugal
y Marruecos hasta Oriente Próximo (Siria e Is-
rael). Vive desde el nivel del mar hasta 2.000 m
de altitud, aunque en algunas zonas de su área de
distribución se restringe a ambientes cercanos al
litoral.
Las formas portuguesas y españolas de hoja
ancha, habitualmente aplanada por la cara supe-
rior, son excepcionalmente bellas debido a su es-
tructura compacta. Las formas francesas más
verdes de elevadas altitudes son menos especta-
culares. Maire (1977) describió Sedum nicae-
ense var. brevirostratum Faure & Maire con flo-
res más pequeñas del Gran Atlas marroquí. En
Sierra Nevada, este autor indica que observó for-
mas visualmente contrastadas creciendo unas
junto a otras. T’Hart (1978 y 1991) indicó plan-
tas con un número 2n= 32, 48, 64, 80, 96 y 128,
diciendo que las formas diploides prefieren
hábitats de tierras bajas, los tetraploides no tie-
nen preferencias y los hexaploides aparecen pre-
ferentemente en hábitats montanos. Hébert
(1983) añadió 2n= 60 en plantas españolas, grie-
gas y turcas, más numerosas anomalías. Una for-
ma cristada particularmente hermosa, que crece
de semilla, ha sido distribuida por un entusiasta
francés (Stephenson, 1994). Desde un punto de
vista hortícola, las formas de hoja ancha y
glaucas dan excelentes especímenes, siendo cul-
tivadas en el exterior en el Reino Unido. Ste-
phenson (1994) indica que todas las formas son
cultivadas en las zonas marítimas de Northum-
berland (Inglaterra), aunque se deben tomar pre-
cauciones en áreas con inviernos fríos, excepto
quizás con hexaploides franceses o españoles
(Stephenson, 1994). En las poblaciones silves-
tres ibéricas, se constata que existe una fuerte
Algunas suculentas monstruosas o crestadas en l a provincia de Valencia
Bouteloua 3: 29-38 (IV-2008). ISSN 1988-4257
32
variación de color foliar y floral, así como del
tamaño de los individuos, que no puede atri-
buirse fácilmente a la influencia de las zonas
donde crecen las especies. Así, las plantas de du-
nas costeras cercanas a Lisboa tienen flores
amarillento-anaranjadas (E. Laguna, obs. pers.),
mientras que las de la mayoría de la Península
Ibérica las poseen de color blanco cremoso o
amarillo pálido, con excepción de la subsp.
dianium (O. Bolòs) O. Bolòs, endémica del SE
de Valencia y NE de Alicante, de hojas muy
aplanadas y flores de tono amarillo muy intenso.
En la zona de recolección original de la nueva
cv. monstruosa aparecen ejemplares de color
glauco y verde-amarillento, sin transiciones
entre ambos, pero morfológicamente correspon-
den a S. sediforme subsp. sediforme, y dentro de
éste a la var. saguntinum O. Bolòs, dominante
en áreas de media y baja montaña valencianas.
En la alta montaña se encuentran en ocasiones
formas mucho más compactas y de pequeña
talla, con menor número de radios y flores, que
no superan los 20-25 cm en flor, y que cultiva-
das a baja altitud no varían sus características
morfológicas (E. Laguna, obs. pers.).
1.2. Hemos observado recientemente un cultón
de origen hortícola no encontrado anteriormente
en España escapado de cultivo, perteneciente a
una especie ampliamente citada en la literatura
botánica de nuestro país en los últimos años:
Austrocylindropuntia subulata (Müehlenpfordt)
Backeberg ´Cresta´ (fig. 3) (30SYJ2799, Estive-
lla, 103 m, 5-VI-2006, D. Guillot), junto a otras
especies alóctonas como Nopalea dejecta Salm-
Dyck, Opuntia tomentosa Salm-Dyck, O. ficus-
indica Mill. y autóctonas como Quercus cocci-
fera, Pinus halepensis Mill., Pistacia lentiscus
L., etc.). Se trata de un único ejemplar, proceden-
te probablemente de un jardín cercano, tratán-
dose de un cultón muy raro en cultivo en la Co-
munidad Valenciana. El cultivar ´Cresta´ difiere
de la planta tipo por sus tallos, no elongados y
crestados. Austrocylindropuntia subulata ha sido
citada anteriormente en España por diversos au-
tores, como Castroviejo & al. (1990) y Mateo &
Crespo (2003). La localidad tipo de esta especie
es Valparaíso, en Chile. Fue descrita, a partir de
ejemplares cultivados, según Britton & Rose
(1919), que indicaron que aunque generalmente
se cita Chile como el origen de esta planta, no se
encontraría salvaje allí, sino que sería nativa so-
lamente de los Andes de Perú, pero estando am-
pliamente distribuida en otros lugares como Ar-
gentina y Bolivia. Las espinas de esta especie
han sido empleadas por los antiguos habitantes
de Perú (Anderson, 2001).
Fue nombrada anteriormente como una Pe-
reskia Mill. debido a sus hojas son persistentes y
alargadas, según (Watson (1889), pero en el año
1883 el Dr. George Engelmann creyó que no de-
bía pertenecer a este género y la transfirió al gé-
nero Opuntia Mill. (Britton & Rose, 1919). Aus-
trocylindropuntia subulata ha sido citada como
invasora en España (Sanz-Elorza & al., 2001 y
2004; Dana & al., 2003; Yoshioka, 2005), intro-
ducida en las islas Galápagos (Thomas, 2004-
2005), invasora en Australia (Randall, 2005) y en
Sudáfrica (Henderson, 2001), y cultivada y natu-
ralizada en numerosos lugares de Sudamérica
(USDA, 2006).
1.3. Por otro lado, se cita por primera vez a
la es-pecie invasora Opuntia cylindrica (A. L.
Jussieu ex Lamarck) DC. [Cactus cylindricus
Lamarck; Cereus cylindricus Haworth;
Austrocylindro-puntia cilindrica (A. L. Juss. ex
Lam.) Backe-berg] en la Península Ibérica; en
este caso se tra-ta de la variedad hortícola
´Monstruosa´ (fig. 4) (30SYJ1195, Olocau,
Urbanización La Lloma, 270 m, 4-II-2007, D.
Guillot), en zona de monte bajo junto a Quercus
coccifera, Pinus halepensis, Pistacia lentiscus,
etc., creciendo a partir de res-tos de limpieza de
jardines. Sanz-Elorza & al. (2004) incluyen esta
especie en el listado de plantas alóctonas
españolas, estando naturalizada en las Islas
Canarias, de donde ha sido citada en
Fuerteventura por Brandes & Fritzsch (2002).
También ha sido indicada como invasora en
Queensland, Australia (Richardson & al., 2006;
Department of Natural Resources and Water,
2006), naturalizada en Nueva Gales del Sur una
forma cristada de esta especie, junto a Cylindro-
puntia arbuscula (Engelm. & J. M. Bigelow) F.
M. Knuth, C. tunicata (Lehm.) F. M. Knuth y O.
stricta (Haw.) Haw., mientras Harden (1999-
2006) cita además esta especie en Nueva Gales
del Sur, Victoria, Canberra y South Australia.
Desde el punto de vista corológico, la localidad
tipo fue descrita de Perú. Britton & Rose (1919)
nos indican “El hogar de esta especie es en gene-
ral dicho por escritores recientes como Chile,
pero Lamarck, quien la describió primero en
1783, dijo que provenía de Perú. El Dr. Rose,
que visitó Perú y Chile en 1914, no fue capaz de
encontrarla salvaje en estos países, pero sí abun-
dantemente en Ecuador, en 1918”.
Anderson (2001) señala, al igual que estos
autores, que ha-bita en Ecuador. Desde el punto
de vista histó-rico, esta especie fue introducida
en Inglaterra en 1799 (Forbes, 1837; Watson,
1889), pero las flo-res no se observaron hasta
1834 (Britton & Rose, 1919).
Desde el punto de vista hortícola, Watson
(1889) ya indicó una forma crestada, y posterior-
mente Britton & Rose (1919) hablan de dos for-
mas anormales en cultivo, ofertadas bajo los
nombres de variedad cristata y monstruosa, in-
D. GUILLOT, E. LAGUNA & J. J. HERRERO-BORGOÑÓN
Bouteloua 3: 29-38 (IV-2008). ISSN 1988-4257
33
dicando además que algunas variedades eran
ofrecidas en catálogos: cristata, cristata minor y
robustior.
Desde el punto de vista etnobotánico, se trata
de un taxón en el que se ha encontrado mescalina
(Turner & Heyman, 1960; Bravo, 1978), pu-
diendo contener el 0´9 % en peso seco (Nobel,
1994). En Perú, Cruz (1951) indica que se le da
el nombre de cimora a diversos brebajes, mezclas
de plantas con propiedades tóxicas o medicina-
les, en cuya composición casi siempre figura esta
especie.
Agradecimientos: A Piet Van der Meer, propie-
tario del ejemplar de la obra de Abraham Mun-
ting, de la cual hemos extraído la figura de “Se-
dum crispum” incluida en este artículo.
BIBLIOGRAFÍA
ANDERSON, E. F. (2001) The Cactus Family. Tim-
ber Press. Portland.
ANDERSON, M. (1999) Ariocarpus Cultivars. An
Overview of Cristates, Hybrids, Monstrose Forms
and Other Oddities. The Cactus and Succulent Jour-
nal (U. S.) 71(4): 191-200.
ANDREW, R. (2006) Cristate, monstrose and varie-
gated Cactus and Succulent ... ½. Cactus and Succu-
lent Society of New Zealand (CSSNZ) Inc. http://
www.cssnz.org/cristate-andmonstrose.php
BRANDES, D. & K. FRITZSCH (2002) Alien plants
of Fuerteventura, Canary Islands. http://www. mal-
tawildplants.com/ASTR/Docs/ASTSQ/CanaryAlien
s.pdf
BRAVO-HOLLIS, H. (1978). Las Cactáceas de Mé-
xico. Vol. I. Universidad Nacional Autónoma de
México. México.
BRITTON, N. L. & J. N. ROSE (1919) The Cacta-
ceae. Descriptions and illustrations of plants of the
cactus family. Vols. I-II. Dover Publications, inc.
New York.
CACTUS ART NURSERY (2006) Cristation (Forma
Cristata). Dictionary of botanic terminology. http://
www.cactus-art.Biz/note-book/Dictionary/ Dictiona
ry_c/dictionary-cristation.htm
CASTROVIEJO, S. & al. (1990) Flora iberica. Plan-
tas vasculares de la Península Ibérica e Islas Ba-
leares. Platanaceae – Plumbaginaceae (partim) vol.
II. Real Jardín Botánico. C.S.I.C.
CORTÉS, B. (1885) Novísima guía del hortelano, jar-
dinero y arbolista. Imprenta del Colegio Nacional
de Sordo-Mudos y de Ciegos. Madrid.
CRUZ, G. (1951) Estudio folklórico de algunas plan-
tas medicamentosas y tóxicas de la región norte del
Perú. Rev. Perú. Med. Exp. Salud Publica 8 (1-4):
159-166.
CUTANDA, V. & M. DEL AMO (1848) Manual de
Botánica Descriptiva ó resumen de las plantas que
se encuentran en las cercanías de Madrid, y de las
que se cultivan en los jardines de la Corte. Impren-
ta de D. Santiago Saunaque. Madrid.
DANA, E. D., M. SANZ-ELORZA & E. SOBRINO
(2003) Plant Invaders in Spain (CheckList) ´The
Unwanted Citizens´. http://www.ual.es/personal/
edana/alienplants/checklist.pdf
DEPARTMENT OF NATURAL RESOURCES AND
WATER (2006) Prickly pear identification and
their control. Declared Class 2. facts. Natural Re-
sources and Water. Pest series. http://www.nrm.
qld.gov.au/factsheets/pdf
FILIPPOV, V. (2001) Misterious crests. Cultivar 4(5).
http://www.cultivar.ru/search-e.htm
FORBES, J. (1837) Journal of a horticultural tour
through Germany, Belgium and part of France. Ed.
J. Ridgway and Sons. Londres.
GUILLOT, D. (2003) Sobre la presencia de 17 taxo-
nes de la familia Cactaceae en la Comunidad Va-
lenciana. Flora Montiberica 24: 6-13.
HARDEN, G. J. (1999-2006) Austrocylindropuntia
cylindrica. New South Wales Flora Online. National
Herbarium of New South Wales. Royal Botanic
Garden & Domain Trust. http://plantnet.rbgsyd.n sw
.gov.au/floraonline.htm
HÉBERT, L. P. (1983) Analyse d´un complexe chro-
mosomique en Méditerranée: Sedum ser. Rupestria
Berger emend. Revue de Cytologie et de Biologie
Végétales. Le Botaniste 6: 179-224.
HENDERSON, L. (2001) Alien weeds and invasive
plants: a complet guide to declared weeds and in-
vaders in South Africa. Plant Protection Research
Institute. Handbook 12.
HOOCK, H. (2004) Astrophytum - Selection of mate-
rials. Cultivar 4(26). http://www.cultivar.ru/search -
e.htm
KALISHEV, V. (2002) List of Crested Forms of Cac-
ti. Cultivar 2(12). http://www.cultivar.ru/search-e.
htm
LAPSHIN, P. (2002) Cristate forms in Crassulaceae
family. Cultivar 5(15) http://www.cultivar.ru/sear
ch-e.htm
LAPSHIN, P. (2004) Abnormal forms in the leaf suc-
culent collection of the Timiryazev Institute of Plant
Physiology of Russian Academy of Sciences. Cul-
tivar 3(25). http://www.cultivar.ru/search-e.htm
MAIRE, R. (1977) “Crassulaceae” in Flore de L´Afri-
que du Nord. París. Editions Lechevalier S. A. R. L.
14: 239-393.
MATEO, G. & M. B. CRESPO (2003) Manual para
la determinación de la flora valenciana. Monogr.
Flora Montiberica nº 3. Alicante-Valencia.
MUNTING, A. (1696) Naauwkeurige Beschy-
ving der Aardgewassen. Utrech-Leiden.
NAUMOV, A. V. (2002) Preliminary list of crested
and monstrous forms of some succulent plants.
Cultivar 1(11). http://www.cultivar.ru/search-e.htm
NOBEL, P. S. (1994). Remarkable Agaves and Cacti.
Oxford University Press. New York-Oxford.
PAPAFOTIOU, M., G. N. BALOTIS, P. T. LOUKA
& J. CHRONOPOULOS (2004) In vitro plant re-
generation of Mammillaria elongata normal and
cristate forms. Plant Cell, Tissue and Organ Cultu-
re 65(2): 163-167.
PILBEAM, J. (2003) Cristates and spine oddities. Cul-
tivar 5(21). http://www.cultivar.ru/search-e.htm
RANDALL, R. (2006) The Global Invasive Species
Initiative. ISI. The Nature Conservancy. http://tnc
weeds.ucdavis.edu/index.html
Algunas suculentas monstruosas o crestadas en l a provincia de Valencia
Bouteloua 3: 29-38 (IV-2008). ISSN 1988-4257
34
RICHARDSON, F. J., R. G. RICHARDSON & R. C.
H. SHEPHERD (2006) Weeds of the South-East-an
identification guide for Australia. http://www .weed
info.com.au/reosurces/wsea_spp-html.
SANZ-ELORZA, M., E. D. DANA & E. SOBRINO
(2004) Atlas de las Plantas Alóctonas invasoras en
España. Ministerio de Medio Ambiente. Dirección
General para la Biodiversidad. Madrid.
SANZ-ELORZA, M., E. DANA & E. SOBRINO
(2001) Aproximación al listado de plantas alóctonas
invasoras reales y potenciales en España. Lazaroa
22: 121-131.
STEPHENSON, R. (1994) Sedum. Cultivated Stone-
crops. Timber Press. Portland.
T´HART, H. (1978) Biosystematic Studies in the acre
Group and the Series Rupestria Berger of the genus
Sedum L. (Crassulaceae). Utrecht: Drukkerij
Elinkurijk BV-Utrecht.
T´HART, H. (1991) Evolution and classification of the
European Sedum species (Crassulaceae). Flora Me-
diterranea 1: 31-61.
TURNER, W. J. & J. J. HEYMAN (1960) The pre-
sence of Mescaline in Opuntia cylindrica. Journal
of Organic Chemistry 25: 2250.
UNITED STATES DEPARTMENT OF AGRICUL-
TURE. Agricultural Research Service, Bettsville
Area. http:// www.ars-grin.gov/cgi-in/npgs/html/
taxon.pl? 4270 17
USDA (2006) Austrocylindropuntia subulata (Mueh-
lenpf.) Backeb. Grin Taxonomy for plants.
WATSON, W. (1889) Cactus culture for amateurs
being descriptions of the various cactuses grown in
this country with full and practical instructions for
their succesful cultivation. L. Upcott Gill, Strand,
W. C. London.
YOSHIOKA, T. (2005) Invasive Plants Database. In-
vasive Plants Lists Index. http://invasive.m_ fuukei
.jp/sdetail.php?g=Opuntia&s=subulata
Anexo: nomenclatura de Sedum sediforme
Sedum sediforme (Jacq.) Pau in Actas Mem.
Prim. Congr. Nat. Esp. Zaragoza 246 (1909)
Sempervivum sediforme Jacq., Hort. Bot.
Vindob. 1: 35 (1771) [basiónimo] 1770
Petrosedum sediforme (Jacq.) Grulich in
Preslia 56: 41 (1984)
= Sedum altissimum Poir. in Lam., Encycl. 4: 463
(1798) 1796
=Sedum nicaeense All., Fl. Pedem. 2: 122 (1785)
= Sedum fruticulosum Brot., Fl. Lusit. 2: 206
(1804)
= Sedum lusitanicum Brot., Phytogr. Lusit.
Select. 2: 220, pl. 178 (1827), nom. illeg. 1816
Sedum sediforme var. saguntinum O. Bolòs in
Phytocoenologia 2: 143 (1975)
Sedum nicaeense var. saguntinum (O. Bolòs)
S. Rivas-Martínez in Opusc. Bot. Pharm.
Complut. 3: 88 (1986)
Sedum sediforme var. congestiflorum Cámara in
Revista Real Acad. Ci. Madrid 33: 723 (1936)
Sedum sediforme subsp. dianium (O. Bolòs) O.
Bolòs in Mem. Real Acad. Ci. Barcelona 38(1):
73 (1967)
Sedum sediforme var. dianium (O. Bolòs) O.
Bolòs in Collect. Bot. (Barcelona) 5: 535 (1957)
[bas.] 1984
Sedum nicaeense subsp. dianium (O. Bolòs) S.
Rivas-Martínez in Opusc. Bot. Pharm. Complut.
3: 88 (1986)
(Recibido el 20-IV-2007) (Aceptado el 26-IV-20
07).
D. GUILLOT, E. LAGUNA & J. J. HERRERO-BORGOÑÓN
Bouteloua 3: 29-38 (IV-2008). ISSN 1988-4257
35
Fig. 1. “Sedum crispum”, imagen tomada de la obra de Munting (1696) Naauwkeurige Beschy-
ving der Aardgewassen.
Algunas suculentas monstruosas o crestadas en la provincia de Valencia
Bouteloua 3: 29-38 (IV-2008). ISSN 1988-4257
36
Fig. 2. Sedum sediforme ´Monstruosa´
D. GUILLOT, E. LAGUNA & J. J. HERRERO-BORGOÑÓN
Bouteloua 3: 29-38 (IV-2008). ISSN 1988-4257
37
Fig. 3. Austrocylindropuntia subulata ´Cresta´, ejemplar cultivado
.
Algunas suculentas monstruosas o crestadas en la provincia de Valencia
Bouteloua 3: 29-38 (IV-2008). ISSN 1988-4257
38
Fig. 4. Opuntia cylindrica ´Monstruosa´ (ejemplar cultivado).
Article
During the 2009 -2010 periods, the "herbarium and horticultural variety database" project has been carried out in the town of Noguera (Teruel, Spain), the first project to dedicate its efforts to the creation of a database of cultivars marketed and/or cultivated in Spain, including 2124 cultivars.
Article
In the normal form of Mammillaria elongata, shoots were regenerated in vitro, through callus, from tubercle explants excised from the upper part of the branch and cultured on Murashige and Skoog medium (MS) with 1.07 μM α-napthaleneacetic acid (NAA) and 22.20 μM 6-benzylaminopurine (BA). A high percentage of tubercles explants of the M. elongata cristate form, excised from the tip of the branch and cultured on MS with 0.54 μM NAA and 0.44 μM BA or 1.07 μM NAA, responded by initially forming an inflated cristate shoot, which gave cristate and normal shoots, without callus intervention, when transferred on basal MS. Callus formed on cristate tubercles explants gave both cristate and normal shoots when transferred onto basal MS. Normal and cristate shoots were rooted in vitro on MS with 9.84 μM or 0.98 μM indole-3-butyric acid, respectively, and established ex vitro. In both normal and cristate form, the differential response appeared to be associated with the site of the explant excision. The formation of shoots was influenced by the season of culture; i.e., explants excised in October had a higher shoot formation rate than those excised February.
Article
Sobre la base de la importancia creciente que están adquiriendo a nivel mundial las invasiones de plantas alóctonas y Gives the growing importance that invasions of alien plants are acquiring worldwide as a factor is environmental deterioration and loss of biodiversity, we present the checklist of invasive alien plants in Spain (Peninsula and Balearic Islands), similar to those already published in many other countries. The checklist is structured into two series covering plants with evident invasive behaviour (78 species) and those presenting invasive behaviour that is incipient or restricted to lowvalue ecosystems (currently90 species). By way of prevention, we also include the list of 56 species of invasive alien plants in northern Europe.
Estudio folklórico de algunas plantas medicamentosas y tóxicas de la región norte del Perú
CRUZ, G. (1951) Estudio folklórico de algunas plantas medicamentosas y tóxicas de la región norte del Perú. Rev. Perú. Med. Exp. Salud Publica 8 (1-4): 159-166.
Manual de Botánica Descriptiva ó resumen de las plantas que se encuentran en las cercanías de Madrid, y de las que se cultivan en los jardines de la Corte
  • V M Del
  • Amo
CUTANDA, V. & M. DEL AMO (1848) Manual de Botánica Descriptiva ó resumen de las plantas que se encuentran en las cercanías de Madrid, y de las que se cultivan en los jardines de la Corte. Imprenta de D. Santiago Saunaque. Madrid.
Cristates and spine oddities Cultivar 5(21) http://www.cultivar.ru/search-e The Global Invasive Species Initiative. ISI. The Nature Conservancy
  • J Htm
PILBEAM, J. (2003) Cristates and spine oddities. Cultivar 5(21). http://www.cultivar.ru/search-e.htm RANDALL, R. (2006) The Global Invasive Species Initiative. ISI. The Nature Conservancy. http://tnc weeds.ucdavis.edu/index.html
The Cactaceae . Descriptions and illustrations of plants of the cactus family. Vols. I-II Cristation (Forma Cristata) Dictionary of botanic terminology. http:// www.cactus-art.Biz/note-book/Dictionary/ Dictiona ry_c/dictionary-cristation
  • N L J N Britton
  • Castroviejo Rosehtm
BRITTON, N. L. & J. N. ROSE (1919) The Cactaceae. Descriptions and illustrations of plants of the cactus family. Vols. I-II. Dover Publications, inc. New York. CACTUS ART NURSERY (2006) Cristation (Forma Cristata). Dictionary of botanic terminology. http:// www.cactus-art.Biz/note-book/Dictionary/ Dictiona ry_c/dictionary-cristation.htm CASTROVIEJO, S. & al. (1990) Flora iberica. Plantas vasculares de la Península Ibérica e Islas Baleares. Platanaceae – Plumbaginaceae (partim) vol. II. Real Jardín Botánico. C.S.I.C.
Cactus culture for amateurs being descriptions of the various cactuses grown in this country with full and practical instructions for their succesful cultivation
WATSON, W. (1889) Cactus culture for amateurs being descriptions of the various cactuses grown in this country with full and practical instructions for their succesful cultivation. L. Upcott Gill, Strand, W. C. London.
Sedum nicaeense var. saguntinum (O. Bolòs) S. Rivas-Martínez in Opusc Sedum sediforme var. congestiflorum Cámara in Revista Real Acad Sedum sediforme subsp
Sedum sediforme var. saguntinum O. Bolòs in Phytocoenologia 2: 143 (1975) ≡ Sedum nicaeense var. saguntinum (O. Bolòs) S. Rivas-Martínez in Opusc. Bot. Pharm. Complut. 3: 88 (1986) Sedum sediforme var. congestiflorum Cámara in Revista Real Acad. Ci. Madrid 33: 723 (1936) Sedum sediforme subsp. dianium (O. Bolòs) O. Bolòs in Mem. Real Acad. Ci. Barcelona 38(1): 73 (1967) ≡ Sedum sediforme var. dianium (O. Bolòs) O. Bolòs in Collect. Bot. (Barcelona) 5: 535 (1957) [bas.] 1984 ≡ Sedum nicaeense subsp. dianium (O. Bolòs) S. Rivas-Martínez in Opusc. Bot. Pharm. Complut. 3: 88 (1986) (Recibido el 20-IV-2007) (Aceptado el 26-IV-20 07).