ResearchPDF Available

SITUACIÓN ACTUAL DEL CARACOL GIGANTE AFRICANO (ACHATINA FULICA) EN LA ARGENTINA

Authors:

Abstract and Figures

El caracol gigante africano (Achatina fulica) es una especie de molusco terrestre nativo del este de África. Es considerada una de las plagas más perjudiciales del mundo. Actualmente, se encuentra presente en nuestro país en las provincias de Misiones y Corrientes. Durante el mes de junio de 2010, llegaron a la Dirección de Vigilancia y Monitoreo los primeros reportes no oficiales sobre la presencia de este molusco en la provincia de Misiones. El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), a través de su Dirección de Vigilancia y Monitoreo de Plagas –dependiente de la Dirección Nacional de Protección Vegetal (DNPV)– y del Centro Regional Corrientes-Misiones, implementa tareas de monitoreo y control del caracol gigante africano y, al mismo tiempo, realiza actividades de difusión y concientización dirigidas a la población de las zonas afectadas con el objetivo de evitar la dispersión, disminuir los niveles poblacionales de esta plaga y prevenir, de esta manera, potenciales daños que pudiera ocasionar a las personas, al medioambiente y a la agricultura.
Content may be subject to copyright.
32
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
Marisol Virgillito (Dirección de Vigilancia y Monitoreo - DNPV - Senasa), Jorge Daniel Orellana (Dirección
de Vigilancia y Monitoreo - DNPV - Senasa), Juan Enrique Giménez (Coordinación Regional Temática de
Protección Vegetal - Dirección Centro Regional Temático Protección Vegetal Corrientes - Misiones - Oficina
local Pto. Iguazú - Senasa), Mariano Veller (Coordinación Regional Temática de Protección Vegetal -
Dirección Centro Regional Temático Protección Vegetal Corrientes - Misiones - Oficina local Corrientes -
Senasa) y Pedro Hernán Méndez (Supervisor de Protección Vegetal Misiones - Coordinación Regional Temática
de Protección Vegetal - Dirección Centro Regional Temático Protección Vegetal Corrientes - Misiones -
Oficina local Posadas - Senasa) – Argentina
SITUACIÓN ACTUAL DEL CARACOL GIGANTE AFRICANO (
ACHATINA FULICA
)
EN LA ARGENTINA
CURRENT STATUS GIANT AFRICAN SNAIL (
ACHATINA FULICA
)
IN ARGENTINA
Resumen
El caracol gigante africano (Achatina fulica) es una
especie de molusco terrestre nativo del este de África.
Es considerada una de las plagas más perjudiciales
del mundo. Actualmente, se encuentra presente
en nuestro país en las provincias de Misiones y
Corrientes. Durante el mes de junio de 2010, llegaron
a la Dirección de Vigilancia y Monitoreo los primeros
reportes no oficiales sobre la presencia de este molusco
en la provincia de Misiones.
El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad
Agroalimentaria (Senasa), a través de su Dirección de
Vigilancia y Monitoreo de Plagas –dependiente de la
Dirección Nacional de Protección Vegetal (DNPV)– y
del Centro Regional Corrientes-Misiones, implementa
tareas de monitoreo y control del caracol gigante
africano y, al mismo tiempo, realiza actividades de
difusión y concientización dirigidas a la población
de las zonas afectadas con el objetivo de evitar la
dispersión, disminuir los niveles poblacionales de esta
plaga y prevenir, de esta manera, potenciales daños que
pudiera ocasionar a las personas, al medioambiente y
a la agricultura.
Palabras clave: Achatina fulica, caracol gigante
africano, control, monitoreo, Argentina.
Abstract
The Giant African Snail (Achatina fulica) is a terrestrial
mollusc native of East Africa. It is considered one
of the most damaging pests in the world. Currently
present in our country in the province of Misiones and
Corrientes. During the month of June 2010 arrived to
the Directorate of Vigilance and Monitoring the first
unofficial reports on the presence of this mollusc in the
province of Misiones.
The National Health Service and Food Quality
(Senasa), through its Office of Surveillance and
Monitoring Pest - under the National Directorate of
Plant Protection (DNPV) - Corrientes and Misiones
Regional Center implements monitoring and control
tasks of the Giant African snail and simultaneously
performs outreach and awareness activities aimed at
the population in the affected areas in order to avoid
dispersion , lower population levels of this pest and
prevent, thus potential damage that could cause the
population, the environment and agriculture in the
country and the region.
Keywords: Achatina fulica, Giant African Snail,
control, monitoring, Argentina.
Introducción
El caracol gigante africano Achatina fulica es considerado una de las plagas más perjudiciales del mundo (Floyd
et al., 2005) debido a su alta resistencia a variables ambientales, dieta polífaga y un alto potencial reproductivo
que favorece su dispersión (Correoso Rodríguez, 2006). Además del impacto que puede ocasionar sobre la flora
y la fauna nativas, A. fulica puede actuar como vector de parásitos de importancia médica y veterinaria (Liboria
et al., 2009). Asimismo, se deben considerar las pérdidas económicas por la amenaza que esta plaga representa
para más de 200 tipos de cultivos alimenticios, ornamentales y forestales (Mead, 1961).
33
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
Se trata de un molusco terrestre nativo del este de
África (Etiopia, Kenia y Tanzania), donde se halla
ampliamente diseminado. El transporte de especies de
un área a otra es un fenómeno que afecta a numerosos
animales y vegetales y que puede conllevar a la ruptura
del equilibrio ecológico de regiones importantes del
planeta (Penchaszadeh, 2005). La introducción de
especies exóticas por transporte humano es constante
y va en aumento como resultado del incremento en el
intercambio de bienes y servicios entre las naciones.
En consecuencia, hoy Achatina fulica se encuentra en
muchos lugares diferentes de aquellos de su distribución
natural: en diversos países del África (Herbert, 2010),
Asia (Hoong, 1995; Budha y Naggs, 2008; Sridhar et
al., 2012), América (Thiengo et al., 2007; Martínez-
Escarbassiere et al., 2008; Borrero, 2009; Gutiérrez
Gregoric et al., 2011; De La Ossa-Lacayo et al., 2012;
Miquel y Herrera, 2014; Vázquez y Sánchez, 2014;
Robinson, 2015, entre otros) y Europa (Ministerio
de Agricultura, Alimentación y Medioambiente de
España, 2013.), la mayoría ubicados sobre la franja
tropical y subtropical.
Su introducción en el continente americano se inició
en Hawai en 1939, a fines de la Segunda Guerra
Mundial, a través de California y fue registrada en
Florida a inicios de la década del 70. En Sudamérica,
existen antecedentes de su presencia en el Ecuador
(Correoso Rodríguez, 2006; Miquel y Herrera,
2014), Colombia (De La Ossa-Lacayo et al., 2012),
Venezuela (Martínez-Escarbassiere et al., 2008),
Paraguay (Secretaria del Ambiente Paraguay, S/F), el
Perú (Borrero et al., 2009) y en el Brasil se encuentra
ampliamente distribuida (Thiengo et al., 2007). En la
Argentina, fue detectada oficialmente en junio de 2010
en la provincia de Misiones por el Servicio Nacional de
Sanidad y Calidad Agroalimentaria y, posteriormente,
en la provincia de Corrientes (2013).
Importancia de esta plaga
Daños que ocasiona a la agricultura
En varios países, el caracol gigante africano es
considerado una plaga de importancia agrícola, ya que
posee una dieta polífaga (Albuquerque et al., 2008).
Esto significa que no presenta preferencias sobre
ningún cultivo en particular y es capaz de alimentarse
de más de doscientas especies vegetales, varias de estas
cultivables (Raut y Barker, 2002).
Nuestro país tiene una gran diversidad de especies
vegetales cultivables, y muchas de ellas son citadas
en la bibliografía internacional como hospederos
de esta plaga, por ejemplo el maíz (Zea mays), los
cítricos (Citrus sp.), la soja (Glycine max) y numerosas
hortícolas como lechuga (Lactuca sativa), acelga
(Beta vulgaris), entre otras. De aquí se desprende la
importancia de conocer la situación de esta plaga y la
aplicación de un sistema de vigilancia fitosanitaria.
Daños que ocasiona al medioambiente
Es considerada una especie exótica invasora (EEI), ya
que posee la capacidad de establecerse y avanzar de
manera espontánea en los nuevos ambientes en los
que es introducida, causando de esta manera impactos
severos sobre la diversidad biológica, la economía,
la salud pública y sobre valores socioculturales
(Secretaría de Medioambiente y Desarrollo Sustentable
de la Nación, 2013). Achatina fulica posee potencial
capacidad de desplazar poblaciones de caracoles
nativos de nuestra región por competir por el mismo
hábitat y alimento (Beltramino et al., 2015). Ciertas
características particulares de esta especie, como
su comportamiento de alimentación voraz, elevado
potencial reproductivo, crecimiento corporal acelerado
y gran resistencia a condiciones ambientales adversas,
le otorgan ventajas sumamente competitivas respecto
de los caracoles nativos. Además, la ausencia de
enemigos naturales propicia su proliferación.
Daños que ocasiona a la salud pública
Esta especie africana puede actuar como hospedador
intermediario en el ciclo de vida de dos nematodes
perjudiciales para la salud humana: Angyostrongylus
cantonensis y Angyostrongylus costaricensis. El primero
es causante de meningoencefalitis eosinofílica, y el
segundo, agente causal de angiostrongilosis abdominal.
Los síntomas de estas enfermedades pueden ser
confundidos con una meningitis en el primer caso y
con una peritonitis en el segundo, produciendo así en
la primera una inflamación en las meninges, y malestar
estomacal, vómitos, sangrado intestinal y diarrea en
la segunda (Lima Caldeira et al., 2007). El ciclo de
34
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
vida de estos parásitos se completa en los roedores
domésticos (Rattus rattus, Rattus norvergicus), aunque
accidentalmente el ser humano puede ser el hospedador
definitivo. La forma de contagio hacia el hombre puede
producirse al consumir moluscos mal cocidos o mediante
el contacto directo con la baba y heces de caracol a través
de las mucosas (por ejemplo, en la zona de los ojos, nariz
o boca). Nuestro país realiza vigilancia parasitológica en
este grupo de nematodes de importancia epidemiológica
y lo hace a través de las siguientes instituciones: el Centro
de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE),
que depende del Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas (CONICET) y de la Facultad de
Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional
de La Plata, y el Instituto Nacional de Medicina Tropical
(INMeT) que depende del Ministerio de Salud de la
Nación.
Taxonomía de la especie
Phyllum: Mollusca
Clase: Gastropoda
Subclase: Pulmonata
Orden: Stylommatophora
Familia: Achatinidae
Género: Achatina
Especie: Achatina fulica (Bowdich, 1822)
Nombre preferido: Lissachatina fulica
Nombre vulgar: caracol gigante africano
Características morfológicas, biológicas y
hábitos de la especie
El caracol gigante africano es un molusco terrestre,
cuya conchilla en los ejemplares adultos puede medir
hasta veinte centímetros de longitud. La conchilla
es de forma cónica, de color marrón, con bandas
longitudinales de color marrón claro y oscuro (ver
Figura 1). Una característica muy importante para su
determinación es que posee un truncamiento en la base
de la columela (columna).
Es una especie hermafrodita, lo cual significa que
posee dentro de un mismo individuo el sistema
reproductor masculino y femenino, con capacidad de
generar óvulos y espermatozoides simultáneamente.
Sin embargo, para reproducirse necesita copular con
otro individuo de su misma especie (realiza cópulas
simultáneas y recíprocas), pues no posee capacidad de
autofecundación.
Los huevos son depositados en el suelo a modo de
nidos, en lugares que ofrezcan refugio, como por
ejemplo debajo de la hojarasca, y, por lo general,
suelen estar enterrados a unos pocos centímetros de la
superficie. En cada oviposición (puesta), en promedio
suelen observarse hasta 600 huevos, que miden medio
centímetro de diámetro y son de color amarillento y de
forma ovalada. Durante el año, A. fulica puede realizar
múltiples posturas.
Los estadios juveniles presentan hábitos gregarios,
una alta tasa de crecimiento y comportamiento de
alimentación voraz.
Los caracoles se encuentran activos durante la mayor
parte del año. La temperatura óptima para su desarrollo
es de 26 °C, en un rango de va desde los 9 ºC – 45 ºC.
Superadas dichas temperaturas, los caracoles entran en
un estado de hibernación o estivación, respectivamente.
Se refugian dentro de su conchilla tras formar una
membrana (epifragma) que cubre la abertura de
esta, que le permite el intercambio gaseoso con el
medioambiente. Cuando retornan las condiciones
favorables, el animal rompe dicha membrana y entra
en actividad nuevamente. En promedio, pueden vivir
hasta seis años y, en condiciones de laboratorio, existen
reportes de hasta nueve años.
Tienen hábitos nocturnos y se los observa con mayor
actividad durante la tarde, la noche y en las primeras
horas de la mañana, siempre que las condiciones
climáticas sean favorables. La humedad del ambiente es
un factor limitante de su locomoción y en condiciones
normales debe ser mayor al 50 %.
Según registros bibliográficos (Fischer y Colley, 2005;
Fischer et al., 2006; Fischer y Milléo Costa, 2010), a
nivel mundial, el caracol gigante africano está presente
en una amplia diversidad de ambientes, como áreas
boscosas naturales e implantadas, áreas agrícolas,
35
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
urbanas y periurbanas. Cabe aclarar que se aparece con mayor frecuencia en ambientes antrópicos. En estos
últimos, utiliza diferentes sustratos como alimento y refugios. Se lo puede observar sobre paredes, árboles,
arbustos, en el suelo y en el interior de viviendas.
En Puerto Iguazú, se alimentan de numerosas especies hortícolas y ornamentales, de vegetación natural,
excrementos de animales domésticos, hojarasca del suelo, restos orgánicos domiciliarios y hasta de conchillas de
ejemplares muertos –tanto de especies nativas como de su propia especie– para suplir la falta de carbonato de
calcio en su dieta.
En la ciudad de Corrientes, se lo encontró en jardines en los que en se alimentaba de especies ornamentales.
Figura 1: Morfología de la conchilla de Achatina fulica. Fuente: Senasa.
Sistema de prevención, monitoreo y control
del caracol gigante africano en la Argentina
El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad
Agroalimentaria (Senasa), a través de su Dirección de
Vigilancia y Monitoreo, dependiente de la Dirección
Nacional de Protección Vegetal (DNPV) y del Centro
Regional Temático de Protección Vegetal (CRTPV)
Corrientes-Misiones, implementó, desde el año 2011,
un sistema de vigilancia fitosanitaria para el caracol
gigante africano en el territorio nacional.
La función del sistema de vigilancia, según lo
establecido en las Normas Internacionales de Medidas
Fitosanitarias (NIMF 6), es brindar conocimiento
sobre la condición fitosanitaria de plagas. Para ello, la
DNPV cuenta con el Sistema Nacional de Vigilancia
y Monitoreo de plagas agrícolas (Sinavimo), cuyo fin
es brindar información oficial y actualizada acerca de
la condición fitosanitaria de los principales cultivos
de la Argentina, como así también informar sobre
la situación de las plagas que afectan los principales
cultivos de nuestro país.
Para llevar a cabo las actividades del sistema de
vigilancia, se desarrollan tres ejes de trabajo: a)
monitoreo, b) control, y c) difusión y concientización
de la problemática con el objetivo de evitar la
dispersión, disminuir los niveles poblacionales de esta
plaga y prevenir, de esta manera, potenciales daños
que pudiera ocasionar a la agricultura del país, a la
población y al medioambiente.
36
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
a) Monitoreo
La metodología implementada consiste en la
organización de las llamadas “semanas de prevención,
monitoreo y control del caracol gigante africano”,
llevadas a cabo con una frecuencia mensual durante
los meses de mayor actividad biológica del molusco.
Los técnicos del Senasa, junto al personal de otros
organismos de nivel nacional, provincial y municipal,
se organizan en varios equipos interinstitucionales. Los
organismos que participan son los siguientes: Ministerio
de Ecología y Recursos Naturales Renovables de la
Provincia de Misiones; Prefectura Naval Argentina,
delegaciones Puerto Iguazú y delegación Corrientes;
Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA);
Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino
Rivadavia”; Gendarmería Nacional; Administración
de Parques Nacionales, delegación NEA; Ministerio
de Salud de la Nación; Departamento de Saneamiento
Ambiental del Municipio de Puerto Iguazú; Instituto
Nacional de Medicina Tropical; Ministerio de
Producción de Corrientes y Dirección de Zoonosis
de la municipalidad de Corrientes. Dichos equipos
recorren casa por casa en las zonas urbanas afectadas
(ver Figuras 1 y 2), recolectan los ejemplares hallados,
entregan material informativo (folletos) y capacitan a los
habitantes en medidas de prevención y control del caracol
gigante africano (ver Figura 4). En algunos hogares
seleccionados, se instalan trampas experimentales para
el control del molusco, como método complementario y
estratégico al control manual.
Figura 2: Distribución de Achatina fulica en Puerto Iguazú, Misiones. Fuente: Senasa.
37
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
Figura 3: Distribución de Achatina fulica en la Ciudad de Corrientes. Fuente: Senasa.
Figura 4: Capacitación, Monitoreo y Control del caracol gigante africano en Puerto Iguazú, Misiones. Fuente: Senasa.
38
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
b) Control
La experiencia mundial en el manejo de esta especie
indica que, actualmente, el método de control más
efectivo es el manual (Correoso Rodríguez, 2006), que
se aplica en Puerto Iguazú y en la ciudad de Corrientes
y consiste, básicamente, en la recolección manual de los
ejemplares y sus huevos para su posterior destrucción.
En la Argentina, por el momento, se recomienda la
utilización de sal común (cloruro de sodio) para matar
a este molusco. Para recoger los caracoles africanos
siempre se deben utilizar guantes impermeables, con
el fin de evitar el contacto directo con su baba. Luego,
se colocan los ejemplares capturados en bolsas que
contengan sal común. Una vez producida la muerte
de los moluscos por efecto de la deshidratación que
ocasiona la sal, estos deben ser destruidos, incinerados
o enterrados.
Otro método complementario al manual se basa en la
utilización de trampas experimentales (ver Figura 5),
que cuentan con un cebo o atrayente para el caracol
(frutas tropicales como banana, mango o mamón)
contenidas en un recipiente pequeño (bandejas), que a
su vez deben colocarse en el centro de otro recipiente de
mayor tamaño (puede ser un bidón de veinte litros de
capacidad cortado por la mitad). Entre el medio bidón
y el recipiente con el cebo se coloca una cobertura de
sal común que servirá como piso deshidratante para
los moluscos cuando estos se dirijan hacia el centro
de la trampa en busca del atrayente, ocasionando así
su muerte. Es recomendable cubrir la trampa para
proteger sus componentes esenciales de la acción del sol
y de la lluvia. Los caracoles capturados en las trampas
deben ser retirados utilizando guantes impermeables
para su posterior destrucción.
Figura 5: Diseño de trampa utilizada para la captura de moluscos implementada por el Senasa.
c) Difusión y concientización de la problemática
El Senasa realiza actividades de difusión y concientización dirigidas a la población en las zonas afectadas con el
objetivo de evitar la dispersión, disminuir los niveles poblacionales de esta plaga y prevenir potenciales daños
contra las personas, el medioambiente y la agricultura nacional y regional (ver Figuras 6 y 7). Asimismo, organiza
charlas informativas dirigidas a los alumnos de las escuelas en las zonas afectadas, al personal médico del hospital
local y a organismos nacionales, provinciales y municipales. En estos encuentros se brindan herramientas para
el reconocimiento de la especie, su biología, hábitos, métodos de prevención, eliminación y mecanismos de
denuncias. Como material didáctico se utilizan y se entregan muestrarios hechos con las conchillas y huevos del
caracol, folletería y material multimedia para profundizar el reconocimiento de esta especie.
39
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
Con el objetivo de afianzar el compromiso interinstitucional, el Senasa organiza talleres presenciales en los que
se actualizan e intercambian diversos conocimientos sobre aspectos de la especie africana y experiencias en el
manejo de la plaga.
Figura 6: Difusión y concientización en Puerto Iguazú. Fuente: Senasa.
Figura 7: Difusión y concientización en Puerto Iguazú. Fuente: Senasa.
Conclusiones
Como resultado de las actividades de monitoreo y tareas de georreferenciación se establece que la especie se
encuentra restringida a zonas urbanas de la ciudad de Puerto Iguazú, en la provincia de Misiones, y en la capital
de la provincia de Corrientes.
40
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
Si bien hasta el momento no hay registros de que
esta plaga afecte cultivos comerciales de gran
escala, en Puerto Iguazú representa un problema
para la agricultura familiar y un peligro potencial,
ya que muchas especies cultivadas en la región son
mencionadas en la bibliografía internacional como
hospederos de esta plaga.
Como resultado de las actividades de control, hasta la
fecha se han eliminado oficialmente más de 102.000
ejemplares; Puerto Iguazú es el principal foco.
Debido a la problemática que representa esta especie
a nivel mundial y al preocupante avance que tiene
en América del Sur, es necesario que en nuestro
país se fortalezcan las acciones de contención para
evitar su dispersión, salvaguardando la agricultura,
la salud pública y el medioambiente. Asimismo, es
importante destacar la continuidad en las actividades
de concientización sobre los perjuicios que conlleva el
caracol gigante africano en el marco de la prevención.
En este sentido, resulta imprescindible la articulación
del trabajo interinstitucional competente con el
objetivo de evitar el progreso de esta plaga y sus
posibles consecuencias negativas.
Bibliografía
Albuquerque, F. S.; Peso-Aguiar, M. C. y M. J. T.
Assunção-Albuquerque (2008), “Distribution,
feeding behavior and control strategies of the
exotic land snail Achatina fulica (Gastropoda:
Pulmonata) in the northeast of Brazil”, Braz. J.
Biol., N.° 68 (4), pp. 837-842.
Beltramino, A. A.; Vogler, R. E.; Gutiérrez Gregoric,
D. E. y A. Rumi (2015), “Impact of climate
change on the distribution of a giant land
snail from South America: predicting future
trends for setting conservation priorities on
native malacofauna”, Climatic Change [en
línea]. Disponible en: <www.researchgate.
net/.../275214297_Impact_of_cli>.
Borrero, F. J.; Breure, A. S. H.; Christensen, C. C.;
Correoso, M. y V. Mogollón Ávila (2009),
“Into the Andes: three new introductions of
lissachatina fulica (Gastropoda, Achatinidae)
and its potential distribution in South America”,
Tentacle N.° 17, pp. 6-8.
Budha, P. B. y F. Naggs (2008), “The Giant African Land
Snail Lissachatina fulica (Bowdich) in Nepal”,
Research Grants Report, The malacologist N.°
50, pp. 19-21.
Correoso Rodríguez, M. (2006), “Estrategia
preliminar para evaluar y erradicar Achatina
fulica (Gastropoda: Achatinaceae) en Ecuador”,
Boletín Técnico N.° 6, Serie Zoológica 2, pp.
45-52.
De La Ossa-Lacayo, A.; De La Ossa, J. V. y C. A. Lasso
(2012), “Registro del caracol africano gigante
Achatina fulica (Bowdich 1822) (Mollusca:
Gastropoda-Achatinidae) en Sincelejo, costa
Caribe de Colombia”, Biota Colombiana N.°
13 (2), pp. 247-251.
Fischer M. L.; Simião M.; Colley E.; Dudeque Zenni
R.; Teodoro da Silva D. A. y N. Latoski
(2006), “O caramujo exótico invasor na
vegetação nativa em Morretes, PR: diagnóstico
da população de Achatina fulica Bowdich, 1822
em um fragmento de Floresta Ombrófila Densa
aluvial”, Biota Neotropica N.° 6 (2), pp. 1-5.
Fischer, M. L. y E. Colley (2005), “Espécie Invasora em
Reservas Naturais: Caracterizacao da Populaco
de Achatina fulica Bowdich, 1822 (Mollusca
– Achatinidae) na Ilha Rasa, Guaraquecaba,
Paraná, Brasil”, Biota Neotropica N.° 5 (1), pp.
1-18.
Fischer, M. L. y L. C. Milléo Costa (2010), O
Caramujo Gigante Africano Achatina fulica no
Brasil. (Coleção Meio Ambiente, 1), Curitiba,
Champagnat.
41
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
Floyd, J.; Cohen, C.; Hitchcox, M.; Riherd, C.;
Robinson, D.; Roda, A.; Smith, J.; Stevens, T.;
Stibick, J. y F. Zimmerman (2005), “New Pest
Response Guidelines. Giant African Snails: Snail
Pests in the Family Achatinidae”, Riverdale,
USDA/APHIS/PPQ/PDMP, pp. 1-122.
Gutiérrez Gregoric D. E.; Nuñez V.; Vogler R. y A.
Rumi (2011), “Invasion of the Argentinean
Paranense Rainforest by the Giant African
Snail Achatina fulica”, American Malacological
Bulletin N.° 29 (1/2), pp. 135-137.
Herbert, D. G. (2010), “The introduced terrestrial
Mollusca of South Africa”, SANBI Biodiversity
Series (15), pp. 26-28.
Hoong, H. W. (1995), “A Review of land – snail fauna
of Singapore”, The Raffles Bulletin of Zoology
N.° 43 (1), pp. 100.
Liboria, M.; Morales, G.; Sierra, C.; Silva, I. y L. A. Pino
(2009), “El caracol gigante africano Achatina
fulica”, INIAHOY N.° 6, pp. 224-231.
Lima Caldeira, R.; Mendonça, C.; Oliveira Goveia, C.;
Lenzi, H. L.; Graeff-Teixeira, C.; Lima, W. S.;
Mota, E. M.; Pecora, I. L.; Zigiotto de Medeiros,
A. M. y O. dos Santos Carvalho (2007), “First
record of molluscs naturally infected with
Angiostrongylus cantonensis (Chen, 1935)
(Nematoda: Metastrongylidae) in Brazil”, Mem
Inst Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro N.° 102 (7),
pp. 887-889.
Martínez-Escarbassiere, R.; Martínez, E. O. y O.
Castillo (2008), “Distribución geográfica
de Achatina fulica (Bowdich, 1882) (Gastropoda-
Stylommatophora-Achatinidae) en Venezuela”,
Memoria de la Fundación La Salle de Ciencias
Naturales N.° 169, pp. 93-106.
Mead, A. R. (1961), The Giant African Snail. A
Problem in Economy Malacology, Chicago,
The University of Chicago Press.
Ministerio de Agricultura, Alimentación y
Medioambiente de España (2013), Catálogo
español de especies exóticas invasoras. Achatina
fulica (Bowdich, 1822), ACHFUL/EEI/NA001,
pp. 1-5.
Miquel, S. E. y H. W. Herrera (2014), “Catalogue of
terrestrial gastropods from Galápagos (except
Bulimulidae and Succineidae) with description
of a new species of Ambrosiella Odhner
(Achatinellidae) (Mollusca: Gastropoda)”,
Arch. Molluskenkunde N.° 143 (2), pp. 107-
133.
Penchaszadeh, P. E., (2005), Invasores: Invertebrados
exóticos en el Río de la Plata y región marina
aledaña, Buenos Aires, Eudeba.
Raut, S. K. y G. M. Barker (2002), Achatina fulica
Bowdich and Other Achatinidae as Pests
in Tropical Agriculture”, en G. M. Barker,
Molluscs as Crop Pests, Nueva York, CABI.
Robinson, D. G. (2015), Terrestrial snail and slugs:
threats to Puerto Rico and the U.S. Virgin
Islands. Project Report, Puerto Rico, USDA-
APHIS.
Secretaría de Medioambiente y Desarrollo Sustentable
de la Nación, (2013),Estrategia Nacional
sobre Especies Exóticas Invasoras”, Dirección
de Fauna Silvestre. Secretaría de Ambiente y
Desarrollo Sustentable de la Nación [en línea].
Disponible en: <http://www.ambiente.gov.
ar/?idseccion=315>.
Secretaria del Ambiente Paraguay, Dirección General de
Protección y Conservación de la Biodiversidad
Dirección de Vida Silvestre, Departamento de
Fauna (S/F), Caracol gigante africano (Achatina
fulica), pp. 1-14.
Sridhar,V.; Jayashankar, M.; Vines, L. S. y A.
Verghese (2012), “Severe occurrence of the
giant African snail, Achatina fulica (Bowdich)
(Stylommatophora: Achatinidae) in Kolar
District, Karnataka”, Pest Management in
Horticultural Ecosystems N.° 18 (2), pp. 228-
230.
Thiengo, S. C.; Faraco, F. A.; Salgado, N. C.; Cowie, R.
H. y M. A. Fernández (2007), “Rapid Spreads
of an invasive snail in South America: the giant
African snail, Achatina fulica, in Brasil”, Biol
Invasions N.° 9, pp. 693-702.
42
sns N.º 8, abril-junio de 2015
ISSN 2314-2901 / revistasns@senasa.gov.ar
Vázquez, A. A. y J. Sánchez (2014), “First record of
invasive land snail Achatina (Lissachatina) fulica
(Bowdich, 1822) (Gastropoda: Achatinidae),
vector of Angiostrongylus cantonensis
(Nematoda: Angiostrongylidae), in Havana,
Cuba”, Molluscan Research, pp. 1-4.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
The present communication is a first report of A. fulica in Kolar district of Karnataka state.
Article
Full-text available
Primer reporte de presencia y estrategia preliminar para evaluar y erradicar Achatina fulica en Ecuador sudamerica.
Article
Full-text available
Many land snails are vulnerable to climate change as a consequence of small distribution ranges and poor dispersal. South America is a diverse region in terms of land snail fauna, but studies about the impacts of climate change on molluscan biodiversity are virtually nonexistent. Bioclimatic models provide an important tool to assess how habitat suitability may change in a warming planet. In this study, we examine potential impacts of climate change on a giant land snail (Megalobulimus sanctipauli) from the Atlantic Forest to predict future shifts in its potential distribution, and to identify protected areas that may contain suitable habitat for setting conservation priorities. Using a maximum entropy algorithm, we modeled the species’ potential distribution across South America under current climatic conditions and projected the results onto two climate change scenarios for two time frames. A 2.17 % of South America on the Atlantic Forest was predicted to be currently suitable for the species, comprising the border area among Argentina, Brazil and Paraguay. Prognosis of future distribution showed a trend to a northern retraction, but a southern expansion of current potential range. More than 150 protected areas were identified to contain climatically suitable habitat for the species, but on the less optimistic outlook only ~1545 km2 of protected areas (0.009 % of South America) would remain suitable for the species by the end of the century. Our findings are expected to improve understanding of climate change impacts on native giant land snails and to contribute in conservation efforts on this malacofauna.
Article
Full-text available
Tentacle No. 17—January 2009 6 important – such as squid, common hake, croaker and shrimp – the ecosystem's global significance resides in the fact that it provides a feeding ground for migratory birds, fish, turtles and sea mammals. As for invertebrates, there are 900 species of molluscs alone, some of which are only found in the Patagonian Sea. The report contains a chapter on the diversity of molluscs, and some of the threats, especially the impact of trawling on the fauna within the region. ―The international goal is to have 10 percent of the world's oceans under some form of protection by 2012‖, Campagna said. But for the Patagonian Sea, that target seems far away. Nonetheless, the Forum ―does not share the simplistic view that the solution to the Patagonian Sea's conservation problems lies solely in the establishment of protected areas where all forms of economic activities are banned‖, he said. ―The Forum has detected some areas where greater protection would be justified. But it deems that it is possible to achieve a form of ecosystem management that will promote economic activities without affecting biodiversity or the natural course of ecological processes‖, he added. [For more information, see The giant African land snail, Lissachatina fulica (Bowdich, 1822), has been considered one of the most widely introduced and invasive land snail species in the world (Lowe et al., 2000; Raut & Barker, 2002). It has been introduced into many island countries in the Pacific and the Caribbean, into many Asian countries, as well as to Brasil (Thiengo et al., 2007). Fontanilla (2007) investigated phylogenetic relationships within the Achatinidae, concluding that the family is monophyletic and that the subgenus Lissachatina should be given generic rank, to distinguish it from Achatina species (Bequaert, 1950; Mead, 1995; Fontanilla, personal communication). Lissachatina fulica has been introduced primarily by two main pathways: as ―un-invited‖ cargo through the shipping and transportation industries (Robinson, 1999); and purposely as a pet, potential food item, ornamental snail, or as a source of ―baba de caracol‖ (snail mucus) (Correoso, 2006). While L. fulica is mainly a vegetarian and has been identified as a major agricultural pest (Cowie, 2000), there is recent evidence that it can also act as a predator of other snails (Meyer et al., 2008).
Article
Full-text available
Excluding the families Bulimulidae and Succineidae, 27 species of land shells were identified in the Galápagos Archipelago (Ecuador), recorded in 14 islands. Many of the species are endemic, belonging to Helicinidae (two species), Achatinellidae (two), Pupillidae (four), Vallonidae (two), Strobilopsidae (one), Pristilomatidae (two), and Euconulidae (three). The most abundant records are found in the human inhabited islands: Santa Cruz, San Cristóbal, Isabela and Floreana. None of the families or genera is exclusive to the archipelago; the only endemic subgenus is Strobilops (Nesostrobilops). The most widespread species is Gastrocopta munita, recorded from 12 islands. Only a few species are recorded as unique to a single island (e.g., Nesopupa (Infranesopupa) galapagensis). A new species of Ambrosiella (Achatinellidae) from Floreana is described: characterized by a parietal lamella in the aperture, this species is related to the Chilean insular fauna. Human inhabited islands host several exotic species of inadvertently introduced micromolluscs and slugs, and one intentional introduction (Lissachatina fulica). Although the introduced species are dominant in anthropogenic altered sectors of the islands, they have also invaded natural areas. New records extend the distribution of almost all terrestrial gastropod species in the Archipelago.
Book
Full-text available
The alien terrestrial mollusc fauna of South Africa is comprehensively reviewed. 34 species are considered to have been introduced to the country, of which 28 are considered established and 13 of these invasive. The history of introduction and recording is summarised and patterns of introduction are analysed. Introductions continue at a rate of approximately two species per ten years, with no evidence of levelling off. The agriculture and horticulture industries are considered to be major contributors to the introduction and spread of alien species. The composition of this alien fauna shows considerable similarity with that known from southern Australia, reflecting the similar colonial history of the regions and climatic matching with regions of origin in western-Europe and the Mediterranean. Each species is discussed in terms of its distinguishing features, habitat preferences, date of introduction and first record, native range and global distribution, distribution in South Africa, pest status, and similarity with indigenous species. Further taxonomic notes and biological observations relating to behaviour, reproduction and parasite transmission are included where relevant, and references to sources of additional information are provided. In addition, some consideration is given to potentially pestiferous species which are not yet known to occur in South Africa, but which represent a significant future introduction risk. New records: Discus rotundatus, Hawaiia minuscula, Vitrea contracta, Aegopinella nitidula.
Chapter
Full-text available
Achatinidae are native to Africa. The family is represented by about 200 species in 13 genera. Several species have attained pest status within their native African range when the habitat is modified for human habitation and cropping. Furthermore, associated with the increased mobility of humans and globalization of travel and trade, several achatinids, the most notable of which is Achatina fulica Bowdich, have been accidentally or purposefully transported to areas outside their native range in Africa and further afield. In these new areas Achatinidae can cause significant economic and ecological impacts. This chapter provides a synopsis of Achatinidae as pests in tropical agriculture, focusing primarily on A. fulica, but also bringing together the relevant information on other pestiferous achatinid species.
Article
Full-text available
O caramujo gigante africano Achatina fulica é freqüentemente encontrado em ambientes antrópicos em diferentes municípios brasileiros, o que leva a considerar a possibilidade que seu estabelecimento esteja associado a ambientes alterados. Desta forma, objetivou-se diagnosticar o sítio de ocorrência e as características da população do caramujo invasor em um fragmento de Floresta Ombrófila Densa no município de Morretes, PR. Apesar do fragmento ser constituído por floresta secundária, foram encontradas poucas espécies de vegetação exótica, sendo o mesmo caracterizado por uma grande diversidade florística. Foram coletados 396 animais e registrados grandes espaçamentos entre os indivíduos. Os animais foram encontrados principalmente no solo e ativos no período da manhã, o que evidencia a expansão do horário de forrageamento. Os resultados sugerem que os animais presentes na mata nativa se constituem de uma população recente, resultante principalmente da saturação de áreas antrópicas, indicando a urgência de medidas para diminuição da população desses animais em área urbanas.