ArticlePDF Available

Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles

Authors:

Abstract

La aparición de Internet y las redes sociales han provocado cambios en el paradigma informativo, en la actualidad la información ya no fluye de forma unidireccional, dando lugar a nuevos actores, los llamados periodistas ciudadanos. Pero también, ha obligado a los periodistas profesionales a utilizar estas nuevas herramientas para acercarse al usuario. Son muchos los estudios sobre estos efectos, pero pocos, los que los relacionan con el trabajo de los corresponsales de guerra españoles. Por ello, este artículo pretendemos investigar a través del método cualitativo, con la realización de catorce entrevistas en profundidad,cómo ha afectado a la cobertura de conflictos y en concreto a su trabajo, la aparición de estos nuevos medios.
DOI: ri14.v13i2.783 | ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 192
Efectos de Internet y las redes
sociales en los corresponsales de
guerra españoles
The Internet and social networks’ effects on
Spanish war correspondents
Eva Lavín de las Heras
Profesora de la Facultad de Comunicación
(Universidad Camilo José Cela)
Max Römer Pieretti
Director del Grado de Comunicación Audiovisual
(Universidad Camilo José Cela)
Fecha de recepción: 11 de febrero de 2015
Fecha de revisión: 20 de junio de 2015
Para citar este artículo: Lavín de las Heras, E. y Römer Pieretti, M. (2015):
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra es-
pañoles, Icono 14, volumen (13), pp. 192-213. doi: 10.7195/ri14.v13i2.783
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
193 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
Resumen
La aparición de Internet y las redes sociales han provocado cambios en el paradig-
ma informativo, en la actualidad la información ya no uye de forma unidireccional,
dando lugar a nuevos actores, los llamados periodistas ciudadanos. Pero también,
ha obligado a los periodistas profesionales a utilizar estas nuevas herramientas para
acercarse al usuario. Son muchos los estudios sobre estos efectos, pero pocos, los que
los relacionan con el trabajo de los corresponsales de guerra españoles. Por ello, este
artículo pretendemos investigar a través del método cualitativo, con la realización
de catorce entrevistas en profundidad,cómo ha afectado a la cobertura de conictos
y en concreto a su trabajo, la aparición de estos nuevos medios.
Palabras clave
Comunicación - Periodismo - Corresponsales de guerra - Internet - Redes sociales -
Twitter
Abstract
The emergence of the Internet and social networks has change the news mod-
el. Nowadays, information no longer ows unidirectionally, leading to new players
called citizen journalists. But it has also forced the professional journalists to use
these new tools to approach the user. There are many studies on these effects, but
few of them relate to the work of the Spanish war correspondents. Therefore, this
article investigates through qualitative method with the completion of fourteen in-
terviews and shows how it has affected the coverage of conicts and in particular its
work, the emergence of these new media.
Key Words
Communication - Journalism - War correspondent - Internet - Social networks
DOI: ri14.v13i2.783| ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 194
1. Introducción
La aparición de Internet y las redes sociales han provocado un cambio en el
periodismo de cobertura de conictos, pero no es la primera vez que se enfrenta
el periodismo a ello, ya con la creación del telégrafo, la prensa se convirtió en
un medio de comunicación de masas, sufriendo uno de sus mayores cambios a lo
largo de su historia. Las informaciones de los periódicos aumentaron su radio de
acción además de ganar en credibilidad e inmediatez al acelerarse la transmisión.
Las noticias aumentaron no sólo en número sino también en extensión, calidad y
variedad en el contenido. Aparecieron los temas sensacionalistas y se empezó a
jerarquizar la información al no poder publicar todos los telegramas recibidos en
un día. Todo esto obligó a renovar el estilo periodístico que pasó de ser retórico
y grandilocuente a ser conciso y claro. El corresponsal de guerra, acostumbrado a
mandar sus largas crónicas, se tuvo que adaptar a la llegada de este nuevo medio
que por su alto coste le obligaba a escribir crónicas más breves, dando lugar a la
praxis de las 5W del periodismo -¿Quién?, ¿Qué?, ¿Cuándo?, ¿Dónde? y ¿Por qué?
(Braojos Garrido, García González, De Pablo Contreras, Paz Rebollo & Scuzle Sch-
neider, 1999).
Durante la guerra de Secesión norteamericana los periódicos demandaban in-
formación de “última hora”, por lo que evidenció la importancia de la valía de los
reporteros ya que de ellos dependía adelantarse al rival y dar la primicia sobre lo
que estaba pasando. Los corresponsales tenían que pagar en efectivo antes de cada
transmisión y, ante la inestabilidad de las líneas telegrácas, se vieron obligados a
hacer un breve resumen al principio de cada comunicación. Este sumario se aca-
baría instaurando en el periodismo norteamericano, así como otra innovación que
acercó al lector al hecho noticioso, la inclusión de entrevistas a los protagonistas
(Knightley, 2000).
El uso del telégrafo, la nueva tecnología de información y comunicación del
siglo XIX, hizo que corresponsales carismáticos y seguidos por los lectores como
William Russell, no supieran adaptarse a estos métodos que exigían más concentra-
ción y celeridad a la hora de transmitir. Acostumbrado a mandar sus crónicas por
correo o mensajero, podía dedicarle un enfoque literario con una mayor extensión,
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
195 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
pero ahora se encontraba con un estilo antagónico que le pedía concreción e in-
mediatez (Knightley, 2000).
Avanzado el tiempo, ya después de las grandes guerras, la instantaneidad en la
información, primero con los satélites de telecomunicación y después con la apa-
rición de Internet, obligó a reorganizar el trabajo de los periodistas y por tanto la
estructura de las salas de redacción de los medios de comunicación, transformando
radicalmente la industria informativa. Estos medios informativos y los muchos
cambios tecnológicos sucesivos en los últimos 50 años, provocaron una redeni-
ción de las relaciones entre las empresas informativas, los periodistas y sus desti-
natarios dando lugar al llamado “periodismo digital”, así como para el lector que
también varió las formas de obtención de información de los mismos. Las noticias,
entonces, rápidamente, la información vive en un estado de constante actualiza-
ción y hay una relación interactiva entre el periodista y el receptor, imposible con
los otros medios precedentes (Pavlik, 2005).
Pero la aparición de Internet, los blogs y las redes sociales también han dado
lugar a un nuevo fenómeno vaticinado por autores como Bowman y Willlis (2003) o
Gillmor (2004), el llamado, periodismo ciudadano. Éste cambiaría el paradigma in-
formativo permitiendo a cualquiera con un teléfono móvil con cámara y conexión a
Internet, ser generador de noticias. La creación de redes sociales como Twitter, ha
permitido que la comunicación entre millones de personas sea posible en cuestión
de segundos, acceso al que sólo tenían derecho los medios de comunicación. En la
actualidad, la información ya no uye de forma unidireccional, por ello algunos
medios ya se han adelantado y han creado herramientas para fomentar la parti-
cipación ciudadana (Lavín, 2014), siendo ya habitual ver en las televisiones o en
la prensa, imágenes de conictos que no han sido captadas por corresponsales o
periodistas profesionales.
Pero también los medios les han pedido a los corresponsales que sean activos y
utilicen estas herramientas para aproximarse a los usuarios, como en el golpe de
Estado en Egipto de julio de 2013 en la que los propios corresponsales subían a
Twitter fotos para mostrar lo que estaba pasando en directo.
DOI: ri14.v13i2.783| ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 196
En la actualidad todos estos fenómenos están provocando cambios en el perio-
dismo, siendo pocos los estudios que se centran en la gura del corresponsal de
guerra, quizás uno de los más afectados. Es evidente que los avances tecnológicos
han mejorado la comunicación y la transmisión de la información, pero también
han traído consigo otras consecuencias no tan beneciosas. Por ello, nos propo-
nemos estudiar los efectos de Internet y las redes sociales en el trabajo de los
corresponsales de guerra españoles, analizando los factores que han incidido en su
quehacer y sus posibles consecuencias.
2. Método
El estudio que se presenta proviene de un análisis de contenido a 15 entrevistas
en profundidad a corresponsales de guerra españoles. La discriminación que se
hizo para determinar estos 15 perles se logró considerando como parámetros los
siguientes: que hayan trabajado en un medio de comunicación que tuviera cober-
tura sobre todo el territorio español, que hubiesen cubierto por lo menos cinco
conictos y que hayan ejercido por lo menos durante 8 años su profesión.
Como resultado de esa criba, se generó la tabla que se presenta a continuación:
Nombre Tipo de medio Nombre del medio
Alfonso Armada Prensa ABC
Ángeles Espinosa Prensa El País
Enric González Prensa El País
Guillermo Altares Prensa El País
Javier Espinosa Prensa El Mundo
Alfonso Rojo Prensa El Mundo
Tomás Alcoverro Prensa La Vanguardia
Mónica G. Prieto Prensa digital Periodismo Humano y Cuarto
Poder
Fran Sevilla Radio RNE
Vicente Romero Televisión TVE
Javier Mellado Televisión Antena 3
Gervasio Sánchez Fotoperiodista El Heraldo de Aragón
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
197 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
Nombre Tipo de medio Nombre del medio
Antonio Pampliega Freelance La Sexta noticias, Público y
agencia France Press
Alfonso Bauluz Agencia de noticias Agencia EFE
Fuente: Elaboración propia
Las entrevistas en profundidad se realizaron con un guion que se centraba
fundamentalmente en cuestiones sobre el impacto de las nuevas tecnologías y los
nuevos medios (Internet y las redes sociales) en su profesión, para posteriormente
analizar el contenido desde los postulados de la Teoría Fundamentada desarrollada
por Strauss y Corbin (2002). Esta metodología cualitativa permitió explorar el cam-
po del periodismo de guerra, del que hay pocos análisis y por tanto, información
insuciente para elaborar una hipótesis consistente. Además pudimos centrarlo
así, en el campo que nos interesaba que era su relación las nuevas herramientas
permitiéndonos desgranar cómo ha afectado estas a su trabajo.
3. Desarrollo
3.1. Efectos de Internet las redes sociales en el corresponsal de
guerra español
El primer conicto en el que medios de comunicación tradicional recogieron
testimonios de internautas, fue durante el conicto de Kosovo de 1999 en el que
los albaneses relataban a través de sus blogs, las violaciones de los derechos hu-
manos que sufrían por parte de las autoridades serbias. Más tarde, en 2011, los
blogueros brindan dramáticos testimonios sobre el atentado del 11 de septiembre a
las Torres Gemelas en Nueva York. Pero no fue sino hasta la guerra de Irak de 2003
en la que la blogosfera se convierte en una fuente complementaria y crítica frente
a los medios convencionales, superando incluso en inmediatez a las cadenas de
radio y televisión (Carreras & Román, 2011). Los blogueros y sus blogs empiezan a
considerarse como una alternativa al periodismo tradicional y se puede considerar
que tienen su culmen –al menos por el momento- en los nanoblogs ubicados en las
entrañas de las redes sociales como Twitter, que ha demostrado un gran poder co-
municativo y a la vez, ser fuente inagotable de información para el periodismo tra-
dicional que ha iniciado también sus andaduras en esos espacios. Esta condición de
DOI: ri14.v13i2.783| ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 198
inmediatez y cercanía que son característicos de los medios nacidos bajo el ala de
Internet, ha hecho que los medios de comunicación demanden de sus periodistas el
uso de estas herramientas en zonas de conicto. Antonio Pampliega, corresponsal
freelance, explica que les permite llegar a más gente en menos tiempo pero que:
Las redes sociales son un mal escaparate para los demás. Si el corresponsal
cuelga sus trabajos o sus fotos mientras trabaja eso puede llevar a confusión al
receptor del mensaje y que puede llegar a pensar que cualquiera puede cubrir
una guerra y que es muy sencillo llegar hasta donde hemos llegado (Pampliega,
2013).
De hecho, son muchos los corresponsales que utilizan esta herramienta para pu-
blicitar sus textos como Alfonso Armada que arma que muchos lectores les llegan
por esta vía (2013) o Mónica G. Prieto que apunta que muchos usuarios, “no se
informan a través de medios convencionales sino exclusivamente por Internet si-
guiendo las recomendaciones que le hacen sus amigos por Facebook y Twitter y ahí
te salen más visitas que los que pueden visitar tu página web” (G. Prieto, 2013).
Pero Javier Espinosa considera que una cosa es utilizarlo para publicar textos y
otra para informar, marcando así la diferencia entre lo que es comunicación de lo
que es periodismo,
Yo no considero Twitter o Facebook, periodismo, sino un medio de comunica-
ción, con lo cual, que tu retuitees o mandes cosas por Facebook no quiere decir
que estés haciendo periodismo. (…) Tú puedes hacer un gran reporterismo sin
tener que comunicarte por Twitter o Facebook, aunque yo lo hago (Espinosa,
2013).
Durante las revueltas en Egipto del 2011, los blogs y las redes sociales, se con-
virtieron en plataforma de información no sólo de difusión, relatando los aconteci-
mientos de los que han sido testigos los propios egipcios, sino también a través de
vídeos e imágenes que han colgado en la red, poniéndolos a disposición de todos
los internautas (Carreras & Román, 2011).
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
199 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
A todo esto, se le ha denominado periodismo ciudadano, habitantes de la zona
de conicto que con una cámara digital graban sin criterios profesionales, en
muchos casos, imágenes y sonidos que luego emiten los medios de comunicación
(Salvat y Paniagua, 2007). Internet ha roto el modelo comercial del viejo periódico,
moviendo información a coste cero, lo que signica que ésta no tiene barreras que
superar, al contrario que el periódico, que tiene que pagar por el papel, la tinta y
el transporte. Alfonso Rojo explica que el gran efecto de Internet, es que permite
a cualquiera con un ordenador y una conexión a Internet poner en circulación
información: “antes los periodistas éramos intermediarios imprescindibles, éramos
los únicos que teníamos el acceso a las fuentes, los únicos que en teoría teníamos
la técnica para contarlo y los únicos que teníamos los canales para contarlo” (Rojo,
2013).
Pero los corresponsales ponen en cuarentena este tipo de ‘periodismo’, Alfonso
Armada arma:
Yo sería muy cauteloso en esta especie de fascinación por el periodismo ciuda-
dano. No todo el mundo que escribe ni que sube una imagen es periodista. No
soy nada gremial pero hay una serie de requisitos, una cosa es información y
otra cosa es comunicación o propaganda. Y esos requisitos mucha gente no los
cumplen, muchas veces es opinión, cuentan los que han visto, pero puede ser
muy útil para acercarse a la verdad, pero no se puede denir eso como informa-
ción (Armada, 2013).
O como también plantea Ángeles Espinosa “la información es cara y requiere
dedicar un tiempo que difícilmente alguien con otro trabajo de 8 horas y una vida
normal puede realizar salvo que sea militante de una causa o tenga otros intere-
ses” (2013). Algo que apoyan investigadores como Real (2007) que arman que
cualquier ser humano puede ser comunicador social, pero que lo que hace no se
puede considerar periodismo.
Muchos ven en este tipo de información un posible interés oculto, que sólo los
periodistas van a poder contrastar y conrmar como información, Enric González
pone un ejemplo: “en la guerra de Siria, tiene poco valor hasta que llega un perio-
DOI: ri14.v13i2.783| ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 200
dista que conrma o desconrma lo que se ofrece en YouTube y Twitter. Todo es
material en bruto que en sí no vale gran cosa” (González, 2014) o Alfonso Bauluz
que considera que los activistas son actores que intoxican y apunta “Lo que hay
además de falta de rigor profesional, es el interés en depreciar el trabajo de los pe-
riodistas de verdad, a las empresas le ha venido muy bien” (Bauluz, 2013). Y va más
lejos incluso, asegurando que los corresponsales se han convertido en objetivos en
los conictos porque son testigos incómodos. Armando que en los conictos, los
periodistas occidentales ya no son necesarios porque cualquiera pueda mandar un
vídeo a una cadena y obtienen gran repercusión como los vídeos de los insurgentes
en Irak: “aparecen en todos los medios de comunicación de todo el mundo, sin que
un solo periodista haya tocado ese material y lo haya vericado” (Bauluz, 2013).
Hay otros corresponsales como Rosa María Calaf, excorresponsal de TVE, que son
menos críticos con este tipo de “información”:
En principio todo lo que es información es bueno. Cuanta más gente pueda opi-
nar, mejor. Pero debe dejarse claro antes. Puede haber recursos de un ciudadano
de la calle útiles: una foto de móvil, por ejemplo. Pero debe hacer límites porque
esto es una responsabilidad. Debería haber más ltros. No estoy en contra del
periodismo ciudadano porque creo que hay que explicar muy bien a la gente
que eso no quiere decir que sea sinónimo de creíble. Uno mismo debe hacer una
comprobación (…). Eso también es una obligación de los medios de comunica-
ción, explicarlo a los ciudadanos. Que miren con cuidado los datos que aparecen
(Calaf, 2008, pág. 110).
O como Mónica G. Prieto que apunta: “Twitter ha dado la posibilidad de que
haya un volumen de información que antes no se hubiera podido dar de Oriente
Próximo. Yo me he enterado de temas por Twitter porque no salen en prensa tradi-
cional” (G. Prieto, 2013).
Así, el contraste entre los medios surgidos a partir de Internet, el trabajo del
periodista y las demandas de los propios medios de comunicación ha generado una
forma de exposición, difusión y consumo de los medios que son, sin duda, efectos
que han condicionado a la profesión periodística.
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
201 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
Otro de los efectos de estos medios virtuales es que las primicias periodísticas
cada vez duran menos, lo que obliga a estos profesionales a extremar sus esfuer-
zos, muchas veces aumentando los riesgo de obtención de información para seguir
teniendo presencia en un mercado cada vez más competitivo (Pizarroso Quintero,
González San Ruperto, & Sapag Muñoz de la Peña, 2007). Esto lo explica Mónica
G. Prieto, cuando considera que las redes sociales se pueden volver en contra del
corresponsal: “hay que tener mucho cuidado, sobre todo porque puedes matar his-
torias en las que están trabajando si estás tuiteando todo. Te obliga a estar muy
pendiente y a trabajar el triple” (G. Prieto, 2013).
Tomás Alcoverro subraya esta posición de Prieto, pero desde una óptica más
bien negativa de la situación en la que se encuentran los corresponsales en la
actualidad debido a esta multiplicidad de emisores: “En una época se hablaba del
corresponsal como una excelencia, pero esto se ha acabado, ahora es una voz más,
que además hace todo a la vez, vídeos, artículos, Twitter. Esto ha perjudicado un
trabajo que ya no es artesano” (Alcoverro, 2013).
Guillermo Altares, corresponsal y actualmente, redactor jefe de la sección Inter-
nacional de El País, valora las nuevas posibilidades que da este medio periodísti-
camente cuando apunta que “en el golpe de estado de El Cairo, todos los grandes
periódicos del mundo, tenían un directo, no de imagen, sino de texto” (Altares,
2013).
La actualización de la información fue vía los Twitter, medio que a la vez, per-
mitió colgar imágenes de modo inmediato. La evolución tecnológica ha provocado
una transición en el espectador, a una velocidad de consumo que ha obligado a los
medios tradicionales a adaptarse al nuevo paradigma (Tognazzi, 2012).
A la vez, un sector que se ha resentido especialmente es el de los profesionales
de la imagen. Se trata de un debate a varias voces en los que unos consideran que
a los medios no les importa bajar la calidad de sus emisiones con tal de usarlas
gratuitamente, como arma Javier Espinoza (2013), o que respaldan la profesio-
nalidad y la formación para cubrir los eventos noticiosos, como apunta Mónica G.
Prieto (2013), o como señala Gervasio Sánchez (2013) que Internet se ha conver-
DOI: ri14.v13i2.783| ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 202
tido en un espacio para que se pirateen las imágenes capturadas por los fotógrafos
sin pagar por ellas.
En ese sentido, diversas voces hablan sobre la fotografía y la evolución tecnoló-
gica asociada a ella. Lister (2011) arma que los problemas se han agravado en vez
de haberse resuelto dando lugar a una edad oscura digital. Otros como Marinello
(1996), Campany (2007) o Corral (2012), son más optimistas considerando que se
ha visto revitalizada por la participación de millones de nuevos actores y que abrirá
nuevos caminos y estéticas. Campbell (2010) además valora que estos nuevos me-
dios permitan que la audiencia de sus historias crezca y que los que anuncian el n
del fotoperiodismo se reeren al ocaso de los sistemas de distribución tradicional .
Mónica G. Prieto, es quizá una de las más optimistas frente a los medios virtua-
les. Valora positivamente a la red por el espacio indenido que les da “en televisión
tienes 50 segundos o en el periódico 3.500 caracteres, (…) en la web puedes escri-
bir lo que quieras (…) Internet te permite publicar 10 fotos en vez de 1 y todo el
texto que quieres” (G. Prieto, 2013).
Siguiendo esta línea de espacio indenido, los medios también se están adap-
tando a estas nuevas plataformas y la prensa escrita, radio, televisión y agencias
de comunicación, ya que difunden información a través de las redes sociales, con
el n de llegar más fácilmente a sus lectores y conseguir mayores cuotas de au-
diencia, además de intentar fomentar la interactuación con los usuarios. También
se han convertido en el eje fundamental a través del que se estructuran los nuevos
proyectos de crecimiento y expansión. Con Twitter intentan ganar en inmediatez,
ser los primeros en dar la noticia e ir actualizando a medida que se tienen más
datos, además de incluir los vínculos que lleve a los lectores a la noticia del medio.
De esa forma, la prensa digital, al incluir vídeos, podscasts y señales en directo,
compite en inmediatez con la propia televisión.
El fotógrafo Benjamin Lowy, reconocido por retratar conictos con la cámara
de su móvil, se encargó de cubrir en directo la llegada del huracán Sandy para la
revista Time. Su trabajo consistió en subir imágenes de los efectos del huracán a la
cuenta de Instagram de la revista, generando así un 13% más de visitas a la web y
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
203 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
atrayendo a 12.000 nuevos seguidores. Además una de sus instantáneas fue porta-
da de la revista en papel (Bercovici, 2012).
3.2. Otros efectos
3.2.1. Información constante
Muchos de los corresponsales han incidido sobre un cambio que se está produ-
ciendo por el hecho de que la transmisión sea inmediata y dispongan de disposi-
tivos móviles, algo que según Alfonso Armada se está agravado en la actualidad:
La obsesión ahora es tener constantemente material, vía Twitter, actualizar un
blog o Twitter, mandar crónicas sucesivas a lo largo del día. Creo que eso ha
envilecido bastante el producto y la vida de los corresponsales, creo que ahora
se ha deteriorado bastante. Esa especie de ansiedad, la web está siempre abier-
ta, y esa especie de obsesión por actualizar permanentemente ha degradado el
trabajo (Armada, 2013).
En contraste con esta llamada de atención de Armada, la inmediatez que impo-
nía el consumo de la prensa del siglo XIX -aún antes de la existencia del cable sub-
marino transatlántico y de la radio- implicaba que los periodistas se desplazaran
en botes de remo al encuentro de los barcos que llegaban al puerto de Nueva York
para tener noticias de Europa lo más rápido posible. La prensa de entonces necesi-
taba que sus reporteros tuvieran sus informaciones antes del cierre de la rotativa
para que el periódico estuviera en los quioscos a primera hora de la mañana. Como
consecuencia de ese imperativo tecnológico, los periódicos y otros medios informa-
tivos han hecho el cumplir con el cierre de la edición una obsesión (Pavlik, 2005).
Este frenesí por la inmediatez, porque la prensa tenga las noticias más frescas a
primera hora de la mañana se ha agudizado con la aparición de la prensa digital,
tal y como constata Ángeles Espinosa, corresponsal del periódico El País, aun-
que Internet simplica las tareas también les genera un enorme estrés porque les
obliga “alimentar continuamente la rueda informativa que redunda en una menor
reexión y falta de tiempo para elaborar los trabajos” (Espinosa, 2013). Y apunta
DOI: ri14.v13i2.783| ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 204
que el tiempo que se gana no se dedica a profundizar en el trabajo sino a enviar
más textos y pone un ejemplo revelador de esta circunstancia:
En mi primer viaje al Kurdistán iraquí, en 1991, pasé tres días perdida en las
montañas antes de regresar a Bagdad y elaborar un reportaje sobre la situación
allí. En 2004, tras la invasión estadounidense, a menudo viajaba de Bagdad a
Erbil para cubrir un atentado y volvía en el mismo día… Ahora hay que escribir
una primera crónica desde por la mañana o cuando se produce el evento para
colgarla corriendo en la web, rehacerla para la edición en papel y además man-
tener un blog y estar a la última en Twitter (Espinosa, 2013).
Enric González apoya esta visión dual que ayuda a la hora de trabajar pero que
“fomenta el ansia de las redacciones de tener de todo y ya, tener información cons-
tante, renovar las ediciones digitales y en ese sentido empeora” (González, 2014).
El excorresponsal de Antena 3, Javier Mellado también conrma que en televi-
sión también se deteriora su trabajo si está apareciendo continuamente y señala
que necesita tiempo para hacer un buen trabajo en terrenos que no son fáciles: “no
es que esté las 24 horas escribiendo, grabando o viendo, pero si pensando, hablan-
do con gente, viendo por dónde sí o por dónde no” (Mellado, 2012).
Este ritmo constante, según Alfonso Armada, “crea una ansiedad permanente y de
confusión, es un círculo vicioso, no informa, entretiene y te crea adicción” (Armada,
2013). Además, la creación de diarios digitales y las redes sociales ha provocado que
las noticias se queden desactualizadas prácticamente al poco de publicarse.
3.2.2. Fugacidad de la noticia
La vida de las noticias se ha hecho más corta, como explica Alfonso Bauluz, el
ciclo informativo se ha modicado con la inmediatez en la transmisión “si antes
era de 24 horas, ahora es de 24 minutos. Eso signica que la información que se
consume, se muere antes. Hay más demanda y la información es más perecedera,
por lo que hay que enviar más. La tecnología te permite hacerlo. ¿Qué sea mejor?
No necesariamente” (Bauluz, 2013).
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
205 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
Guillermo Altares (2013) tiene claro que este es uno de los cambios que ha
producido una alteración en el paradigma informativo, porque la gente quiere
consumir información en el mismo momento en que ocurren los acontecimientos.
Otro de los efectos de esta fugacidad es que hace que la noticia pierda interés en
pocas horas, porque se queda desactualizada o aparecen otras informaciones que la
sustituye, por lo que crónicas de corresponsales, que les ha podido costar bastante
tiempo y esfuerzo, son eliminadas a las pocas horas y sustituidas por otras noti-
cias, tal y como referenció Mónica G. Prieto (2013).
Por su parte, Javier Mellado que no se pueden hacer reportajes con el cuidado
que se hacían porque si trabajar para televisión “tienes que salir aunque no digas
nada. No interesa la profundidad de la información, sino que estás ahí que es lo
que vende. Prima el espectáculo” (Mellado, 2012).
Enric González considera que hay dos tipos de información, pero que indudable-
mente se ha producido un cambio:
Una cosa es la noticia que se queda vieja en horas o en minutos y luego están
las historias, las piezas que son de lectura. Si la noticia es que se ha muerto
alguien, quién lo dice primero, vale, lo ha dicho primero pero lo importante
es contar bien quién era y lo que ha rodeado su vida, cosas que no son inme-
diatas y que tienes que trabajar, esa es la diferencia. La noticia realmente se
ha devaluado, antes valía que tú consiguieras una noticia, ahora vale menos.
Ahora lo que importa es que tengas todo lo que rodea la noticia, es decir, la
información y para conseguirlo necesitas trabajar como se ha hecho siempre
(González, 2014).
En otras ocasiones, se dejan de actualizar temas si consideran que no intere-
san, algo sobre lo que reexiona la antigua corresponsal de TVE, Rosa María Calaf
“cada vez los temas se acaban más deprisa. Empezamos a hablar de un tema y
desaparecen. Sin embargo, eso no quiero decir que el problema haya desapareci-
do” (Calaf, 2008, pág. 105).
DOI: ri14.v13i2.783| ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 206
Según los corresponsales, esta posibilidad de informar en cualquier momento y
de forma constante ha generado coberturas superciales, en las que no hay tiempo
ni interés por parte de algunos medios de profundizar en la información.
3.2.3. Inmediatez a la hora de informar
El tema de la inmediatez informativa ha primado desde siempre, aunque los
condicionantes de velocidad han estado vinculados, como se apuntaba, a los re-
cursos técnicos de cada época, como los botes de remos o Twitter. Lo que no se
debe confundir es la rapidez o inmediatez informativa con calidad periodística
(Bauluz, 2013), aunque voces de las entrevistadas consideran que a los medios de
comunicación poco les importa la calidad informativa frente a la posibilidad de dar
la primicia, asumiendo que el público tiene razón cuando piensa “que rapidez es
sinónimo de calidad y es mentira” (Pampliega, 2013).
Esta falta de calidad, también la evidencia Enric González, y critica esta veloci-
dad mal entendida por los medios:
Empezamos a salir de la idiotez de la rapidez, es decir, ya que puedes hacerlo
rápido, hazlo rápido, haces tuits, te conectas con no sé quién y vas dando pil-
doritas…eso es una tontería. El periodismo tiene varias velocidades, y el que me
interesa a mí, es el periodismo lento, el de ciclo semanal o mensual, el otro está
al alcance de todo el mundo, es gratis y lo tienes de forma inmediata, pero no
vale la pena preocuparse por eso. Ya hay gente que cobra por hacer eso o incluso
que no cobra nada y lo hace. Se trata de hacer un producto para la gente más
elaborado, que es lo que puede leer alguien, lo otro no se lee, se ve (González,
2014).
Javier Espinosa también es de la misma opinión: “a mí como lector me gusta
leer un reportaje que me explique lo que ha pasado (…), me gusta el reportaje más
pausado. En The Guardian hay reporteros que le dan dos meses para escribir un
artículo y eso no tiene comparación con el impacto de un tuit” (Espinosa, 2013).
Alfonso Rojo, también percibe un cambio en la información de conictos, pero la
compara con la cobertura deportiva, considera que esta obsesión por dar las infor-
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
207 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
maciones el primero, provoca que las informaciones se queden con lo supercial y
no se profundice, igual que la retransmisión de un partido de fútbol en la que sólo
se narra lo que se ve. En general, la mayoría de los corresponsales consideran, como
Ángeles Espinosa, que ahora “no vale hacer una buena historia sino que hay que
hacerla lo antes posible” (2013). Otros como Fran Sevilla ven la inmediatez como
“el aspecto positivo, y las prisas y la urgencia el aspecto negativo” (Sevilla, 2013).
Y Mónica G. Prieto zanja de forma clara el debate: “No hay que darlo el primero,
hay que darlo bien, sabiendo que lo que estás dando es cierto” (G. Prieto, 2013).
Pero, el corresponsal Alfonso Armada, no sólo va en la misma línea sino que
advierte un cambio en la información, que la obsesión por la rapidez ha hecho que
se vuelva más espectacular:
Las redacciones se están empequeñeciendo, muchas redacciones no tiene ya ni
correctores, creo que ahí está fallando, se difunden un montón de informacio-
nes que no tienen ni pies ni cabeza, que están cogidas con una sola fuente y ese
es el peligro de la inmediatez. A veces se difunden cosas que hubiera sido mejor
guardar. A mí por eso me gusta la información mucho más lenta. Esta obsesión
por publicar cuando muchas veces no son noticia (Armada, 2013).
3.2.4. Credibilidad
Esta rapidez por ser el primero en contarlo hace que muchas veces se comentan
errores, porque no se contraste una información o porque se emitan unas imágenes
erróneas, lo que provoca, a la larga, el no poder reposar la información, es una
pérdida de credibilidad. Ángeles Espinosa considera que eso pasa “si nos dejamos
obnubilar por la tecnología y no separamos oportunamente el trigo de la paja”
(Espinosa, 2013).
Vicente Romero, corresponsal de TVE, nos hace reexionar sobre este cambio,
apuntando a otro efecto:
Las imágenes se veían 24, 48 horas o tres días después porque había que reve-
lar la película, montarla. Ahora hay una inmediatez en la información enorme.
DOI: ri14.v13i2.783| ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 208
Hace años que nos están diciendo que el gran desafío es la inmediatez, la rapi-
dez, pero ahora más que nunca, el gran desafío es la ética. La forma de contar
las cosas, lo que hay que contar, lo que hay que callar, el saber a quién sirve o
perjudica las noticias que distribuyes, no caer en trampas, etc. La inmediatez
hace que las noticias salgan fuera de contexto, se atropellen, se solapen unas
a otras y que la manipulación informativa sea más fácil de hacer que hace unos
años (Romero, 2014).
Javier Espinosa está de acuerdo con que se han cometido muchos errores y en
parte por la mala praxis de los propios periodistas y argumenta:
Se cuelan muchos gazapos, mentiras. Hay una pérdida de credibilidad general
en el periodismo, pero también por nuestras propias prácticas, pero la democra-
tización del periodismo ha hecho que también haya muchas informaciones que
no son veraces y entonces la gente empieza ya a dudar en general. Eso tiene
un riesgo, por eso hay que diferenciar entre redes sociales y los medios de co-
municación que si se les debería exigir un rigor. Los medios de comunicación
intentan aproximarse a las redes sociales en vez de diferenciarse. Los periódicos
en vez de dar artículos más largos, más pausados, más reportajes, lo que han
hecho es reducir los artículos, ahora el espacio es menor a cuando yo empecé en
El Mundo. Han pasado de 7.000 caracteres a 5.000 por lógica la información que
te cabe es menor y con juegos de más fotos, intentan acercarse a Internet. Pero
Internet ya está y además es gratis. Los medios que están funcionando a nivel
de pago, son los medios que se alejan de Internet (Espinosa, 2013).
A pesar de las posibilidades que proporciona Internet para la recogida de datos,
no es la panacea para los periodistas. Gran parte de los contenidos que pueden
verse en la red son de origen dudoso, e incluso deliberadamente engañosos.
3.2.5. Acceso a fuentes
La aparición de Internet y su uso cada vez más generalizado ha supuesto impor-
tantes novedades tanto a la hora de cubrir un conicto armado como la de obtener
información sobre el mismo a nivel de usuario. Esto permite a los corresponsales
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
209 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
de guerra trabajar de una forma más ecaz y eciente cuando se encuentre en lu-
gares lejanos o desconocidos, pueden vericar datos sobre el terreno. También les
ayuda a la hora de localizar posibles artículos y fuentes. Tienen acceso instantáneo
a inmensas bases de datos a las que antes sólo podía acceder examinándolas in situ
(Pavlik, 2005). Alfonso Bauluz explica esta facilidad para acceder a nuevas fuentes:
“Desde que tienes acceso a distintos actores del frente o expertos que te permite
contrastar, la verdad es que eso facilita mucho” (Bauluz, 2013). Ángeles Espinosa
sobre todo valora el hecho de poder acceder a documentación o seguimiento de
noticias en los medios internacionales pero que también “ayuda a encontrar a
fuentes e incluso a concertar entrevistas” y remarca “es un instrumento muy útil,
pero en ningún caso suple la presencia en directo del corresponsal sobre el terre-
no” (Espinosa, 2013).
Es importante este apunte, ya que muchos medios han aprovechado estas nue-
vas fuentes para informar de algún conicto como explica Ángeles Espinosa “el
peligro es considerar que se puede acceder a la información de primera mano y
los testimonios sin necesidad de trasladarse a los lugares donde se producen las
noticias. A este respecto, lo que ha afectado es la crisis económica y la falta de
recursos. Internet se convierte en la excusa perfecta para no viajar, pero lo que
impide hacer la cobertura es no disponer de presupuesto” (Espinosa, 2013). Por
ello Vicente Romero recuerda “cometes una cantidad de errores enormes porque
las fuentes no están contrastadas” (Romero, 2014). Alfonso Armada tiene claro el
valor de las fuentes a través de las redes sociales:
En Facebook y en Twitter tienes muchas fuentes y puedes componer una historia,
pero al nal estás recurriendo a fuentes. Es una ayuda pero es mejor ir allí, mejor
ver y tocar y estar en el lugar de los hechos. Es una herramienta más, el problema
es cuando eso sustituye a la mirada personal (…). Es verdad que a través de estas
redes puedes acceder pero a veces te falta comprobar quién habla porque propicia
crear nuevas máscaras. A veces es difícil saber quién hay detrás, tienes menos
elementos de juicio para saber si te están engañando o no (Armada, 2013).
Enric González arma que este acceso les permite ahorrar tiempo al poder ac-
ceder a una base de datos digitalizada “hace que no tengas que estar dos horas
DOI: ri14.v13i2.783| ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 210
buscando el nombre de pila de un ministro pero por otro lado lo empeora porque
se exigen más envíos, más inmediatez y se supercializa todo” (González, 2014).
También considera que las redes sociales permiten localizar a fuentes con mayor
facilidad “El acceso a fuentes normales, no hablamos de periodismo de investi-
gación, de periodismo normal, pues sí, es todo bastante más fácil y más rápido”
(González, 2014).
4 Conclusiones
Es innegable que Internet y las redes sociales han afectado al trabajo de los
corresponsales de guerra, aunque no es unánime la opinión sobre el efecto en
su trabajo, algunos ven que estos nuevos medios les han abierto puertas y les ha
facilitado su quehacer, mientras que otros son mucho más escépticos. Pero en lo
que sí que hay unanimidad es en reclamar que más que nunca, el trabajo de los
corresponsales es fundamental en actualidad. En Internet y en las redes sociales
aparecen informaciones e imágenes sin contrastar y sólo ellos, periodistas profe-
sionales especializados, son capaces de vericar y arrojar luz sobre lo que realmen-
te está pasado en un conicto donde por lo general todo es muy confuso. Saben
lo que es enfrentarse a grandes campañas de propaganda y manipulación de los
países implicados y su gura es esencial para no acrecentarla sensación de falta de
credibilidad en el consumidor de información.
Pero también, las redes sociales les han convertido, como ellos dicen, en “multi-
media” y realizan nuevas tareas, se les pide que además de hacer su trabajo habitual,
participen de las redes sociales o si su empresa pertenece a un grupo de comunica-
ción, se le solicita que trabaje además para el resto de medios. El hecho de tenerles
en comunicación constante hace que se pierdan muchas veces lo que esté pasando.
Las nuevas herramientas que han permitido a los corresponsales transmitir en
directo desde cualquier sitio y en cualquier momento, han acarreado que desde las
redacciones se le solicite al corresponsal información constantemente. Se necesita
información nueva para que el lector o el telespectador siga consumiendo, lo que
ha provocado que los corresponsales de conictos, participen más veces de lo que
había sido habitual hasta entonces.
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
211 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
Otra premisa que se ha agudizado con esta información constante es que todos
los medios rivalizan en ser los primeros en dar una noticia, novedades sobre el
conicto, el número de muertos, etc. Un concepto que se ha intensicado en la
actualidad, provocando un mayor estrés a los corresponsales.
Toda esta información constante y la guerra por dar las primicias sobre los con-
ictos ha generado que el ciclo informativo acorte su duración, las noticias de un
corresponsal pueden llegar a quedarse desactualizada en minutos, devaluándose
así su valor. Son muchos los corresponsales que se lamentan que sus crónicas a ve-
ces sólo se mantengan horas en las ediciones digitales. El trabajo que tanto tiempo
ha tardado en elaborar, arriesgando en ocasiones su vida, puede ser relegada por el
último teletipo de una agencia o una información aparecida en las redes sociales.
Además, toda esta carrera ha originado que los corresponsales cuenten con me-
nor tiempo para reposar la información, analizarla o incluso contrastarla, lo que en
palabras de los corresponsales, ha producido coberturas superciales y por tanto
una carencia de calidad. E indirectamente, un pérdida de credibilidad, aunque con-
sideran los corresponsales que es más una percepción provocada por la información
en general y no tanto por la de conictos, aunque también recuerdan importantes
errores en la cobertura de algunas de las ultimas guerras, pero sin dirigirla hacia
su trabajo.
Pero es indudable que también Internet y las redes sociales les han ayudado a
tener un acceso más rápido a las fuentes o para documentarse sobre el país al que
van a viajar, pero también ayuda a la hora de contrastar las informaciones.
Referencias
Alcoverro, T. (Entrevista personal, 3 de octubre de 2013).
Altares, G. (Entrevista personal, 4 de julio de 2013).
Armada, A. (Entrevista personal, 9 de octubre de 2013).
Bauluz, A. (Entrevista personal, 17 de junio de 2013).
Bercovici, J. (11 de 1 de 2012). Why Time Magazine Used Instagram To Cover Hurricane
Sandy. Obtenido de http://www.forbes.com/sites/jeffbercovici/2012/11/01/
DOI: ri14.v13i2.783| ISSN: 1697-8293 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ICONO14
Efectos de Internet y las redes sociales en los corresponsales de guerra españoles | 212
why-time-magazine-used-instagram-to-cover-hurricane-sandy/
Bowman, S., & Willis, C. (2003). Nosotros, el medio. Colombia: Casa Editorial El
Tiempo.
Braojos Garrido, A., García González, G., De Pablo Contreras, S., Paz Rebollo, M.
A., & Scuzle Schneider, I. (1999). Historia del periodismo universal. Madrid:
Síntesis.
Calaf, R. M. (2008). El diseño de la información internacional. En M. J. Martín, & M.
C. (Editores), La arquitectura de la información. ¿Quién construye la agenda?
(págs. 97-113). Murcia: DM.
Carreras, M. d., & Román, A. (2011). Redes sociales y herramientas 2.0 en la revuelta
de Egipto. El poder de derribar un regimen. En X. C. Digital, La investigación
en periodismo digital. Algunos trabajos desde el ámbito universitario (pp. 336-
349). Zaragoza: Asociación de Periodistas de Aragón.
Corral, P. (2012). La fotografía como lenguaje. Cuadernos de periodistas, 67-79.
Campany, D. (2007). Seguridad en la parálisis: algunas observaciones sobre los
problemas de la “fotografía tardía”. En D. Green, ¿Qué ha sido de la fotografía?
(pp. 135-146). Barcelona: Gustavo Gili.
Campbell, D. (2010). Photojournalism in the New Media Economy. Nieman Report
, 15-17.
Espinosa, Á. (Entrevista personal, 25 de noviembre de 2013).
Espinosa, J. (Entrevista personal, 15 de julio de 2013).
Gillmor, D. (2004). We the Media. Sebastopol: O’Reilly Media.
González, E. (Entrevista personal, 16 de enero de 2014).
Knightley, P. (2000). The First Casualty. The war correspondent as hero and myth-
maker from the Crimea to Kosovo.London: Prion Books.
Lavín, E. (2014). El periodismo ciudadano: una herramienta para las televisiones
americanas (pp. 77-90). En Gallardo, J.y Vadillo, N. (coordinadores), Las nuevas
tecnologías audiovisuales frente a los procesos tradicionales de comunicación.
La Laguna (Tenerife): Sociedad Latina de Comunicación Social.
Lister, M. (2011). ¿Demasiadas fotografías? La fotografía como contenido generado
por el usuario. adComunica. Revista Cientíca de Estrategias, Tendencias e
Innovación en Comunicación , 25-41.
Marinello, J. D. (1996). La apuesta de Gates. Cuadernos de información, 68-71.
Mellado, J. (Entrevista personal, 13 de junio de 2012).
ICONO14 | Año 2015 Volumen 13 Nº 2 | ISSN: 1697-8293 | DOI: ri14.v13i2.783
213 | Eva Lavín de las Heras y Max Römer Pieretti
Pampliega, A. (Entrevista personal, 4 de enero de 2013).
Pavlik, J. V. (2005). El periodismo y los nuevos medios de comunicación. Barcelona:
Paidós Ibérica.
Pizarroso Quintero, A., González San Ruperto, M., & Sapag Muñoz de la Peña, P.
(2007). Periodismo de guerra. Madrid: Síntesis.
Prieto, M. G. (Entrevista personal, 20 de octubre de 2013).
Real Rodríguez, E., Príncipe Hermoso, S., & Agudiez Calvo, P. (2007). Periodismo
ciudadano versus Periodismo profesional: ¿somos todos periodistas? Estudios
sobre el Mensaje Periodístico, 189 - 212.
Rojo, A. (Entrevista personal, 5 de octubre de 2013).
Romero, V. (Entrevista personal, 21 de enero de 2014).
Salvat, G. y Paniagua, P. (2007). “¿Es esto periodismo, ciudadano?”. Estudios sobre
el Mensaje Periodístico, pp. 227-246.
Sánchez, G. (Entrevista personal, 4 de febrero de 2013).
Sevilla, F. (Entrevista personal, 2 de julio de 2013).
Strauss, A., & Corbin, J. (2002). Bases de la investigación cualitativa. Técnicas y
procedimientos para desarrollar la teoría fundamentada. Medellín: Universidad
de Antioquia.
Tognazzi Drake, A. (2012). Las transformaciones de los contenidos audiovisuales
y la inuencia de los dispositivos móviles en el nuevo escenario transmedia.
Anàlisi: quaderns de comunicació i cultura, pp. 81-95
... La crónica de internacional ha merecido hasta la fecha solo un interés moderado por parte de la academia, pese a venir practicándose desde la aparición de la prensa como fenómeno de masas y a exhibir un repertorio de cualidades bien definido, o quizá precisamente por ello. Si bien se localizan estudios que ponen el foco en la cobertura de acontecimientos concretos, sobre todo vinculados a conflictos bélicos (Lavín de las Heras y Römer, 2015;Tulloch, 2004), las investigaciones recientes en torno a la crónica internacional no abundan, a pesar de las mutaciones apreciables que ha experimentado el género con la implantación de la prensa digital, cuyos contenidos vienen determinados por factores como la multimedialidad, la interactividad y la hipertextualidad (Díaz-Noci, 2010). Creemos justificado, en consecuencia, abordar una aproximación a la crónica en el contexto del ciberperiodismo, con el propósito fundamental de determinar el uso que actualmente hacen los medios de ella, tomando como base la prensa española de referencia. ...
Article
Full-text available
En los últimos dos decenios, la prensa ha experimentado una notable transformación, motivada, en gran medida, por la aparición de internet y su conversión en soporte informativo predominante, lo que ha influido decisivamente en la configuración de los géneros periodísticos clásicos. El objetivo de esta investigación consiste en identificar, a través del análisis de cien piezas publicadas durante 2018 en los diarios españoles El País y El Confidencial, cuáles son los rasgos que caracterizan la crónica internacional en el nuevo entorno virtual. Los resultados revelan que la adaptación online del género se ha traducido, sobre todo, en la incorporación de material audiovisual e hipertextos, que completan el repertorio de elementos tradicionalmente asociados a esta modalidad textual, como el background, o la anticipación de escenarios futuros. Esto nos lleva a concluir que la implantación del ciberperiodismo ha permitido a la crónica profundizar en sus cualidades informativas e interpretativas, convirtiéndola en un subgénero más valioso. Para citar este artículo / to reference this article / para citar este artigo López-Martín, A. y Gómez-Calderón, B. (2021). Crónica de internacional y su adaptación al entorno periodístico digital: los casos de El País y El Confidencial (España). Palabra Clave, 24(1), e2414. https://doi.org/10.5294/pacla.2021.24.1.4
Article
Full-text available
La influencia que Internet ha cobrado en la sociedad y el protagonismo que la interactividad de dicho medio concede a sus protagonistas, ha llevado a los que ensalzan las excelencias y las virtudes de la Red a suponer que todos aquellos que intervienen en el proceso comunicativo de este medio electrónico deben ser considerados periodistas, por el mero hecho de convertirse en agentes activos capaces de difundir información a un número considerable de público, y, en consecuencia, equiparar dicha actividad con la que llevan a cabo los profesionales de la información periodística. Nace así el «Periodismo ciudadano» en clara confrontación y alternativa al Periodismo tradicional, que parece haber perdido el monopolio de la información. ¿Realmente es posible señalarnos a todos como periodistas? The important role that Internet has received in the society and the wide interactivity that grants to its protagonists has provoked that everybody who celebrates the excellence and virtues of Network think that each actor participating in the communicational process of this electronic media must be considered as a journalist, simply by the mere fact of becoming active agents able to spread information to a great audience, and, consequently, to compare this activity with the one that is developed by journalistic information professionals. In this way, “Citizen Journalism” arises as an alternative and as a clear opposition to the traditional Journalism which seems to have lost the monopoly of the information. But, is it really possible to consider every one as journalist?
Article
El libro presenta un estudio de los efectos de los nuevos medios sobre el contenido de las noticias, el cómo están transformando los nuevos medios el trabajo de los periodistas, las consecuencias estructurales de los nuevos medios, la transformación de los nuevos medios en las relaciones existentes entre las empresas informativas, los periodistas y sus diversos destinatarios como las audiencias, los anunciantes y las fuentes; finalmente presenta un pronóstico sobre el futuro y los estudios del periodismo en el contexto de las tecnologías que están apareciendo.
Entrevista personal, 3 de octubre de
  • T Alcoverro
Alcoverro, T. (Entrevista personal, 3 de octubre de 2013).
Entrevista personal, 9 de octubre de
  • A Armada
Armada, A. (Entrevista personal, 9 de octubre de 2013).
Why Time Magazine Used Instagram To Cover Hurricane Sandy
  • J Bercovici
Bercovici, J. (11 de 1 de 2012). Why Time Magazine Used Instagram To Cover Hurricane Sandy. Obtenido de http://www.forbes.com/sites/jeffbercovici/2012/11/01/ why-time-magazine-used-instagram-to-cover-hurricane-sandy/
Nosotros, el medio. Colombia: Casa Editorial El Tiempo
  • S Bowman
  • C Willis
Bowman, S., & Willis, C. (2003). Nosotros, el medio. Colombia: Casa Editorial El Tiempo.