BookPDF Available

Toma de decisiones estructuradas para el manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos : conceptos, metodologías y estudios de casos en Argentina

Authors:

Figures

Content may be subject to copyright.
Toma de decisiones estructuradas
Zaccagnini / Goijman / Conroy / Thompson
INVESTIGACIÓN, DESARROLLO E INNOVACIÓN
Colección
Toma de decisiones estructuradas
para el manejo adaptativo
de recursos naturales y problemas
ambientales en ecosistemas productivos
Editores: María Elena Zaccagnini, Andrea P. Goijman,
Michael J. Conroy, Jeffrey J. Thompson
Conceptos, metodologías y estudios de casos en Argentina
Conceptos, metodologías y estudios de casos en Argentina
Toma de decisiones estructuradas
para el manejo adaptativo
de recursos naturales
y problemas ambientales
en ecosistemas productivos
Editores: María Elena Zaccagnini, Michael J. Conroy, Jeffrey J. Thompson Andrea P. Goijman,
Toma de decisiones estructuradas para el manejo adaptativo de recursos naturales y
problemas ambientales en ecosistemas productivos : conceptos, metodologías y
estudios de casos en Argentina . / editador literario María Elena Zaccagnini ... [et.al.] –
1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Ediciones INTA, 2014.
170 p. : il. ; 29x21 cm.
ISBN 978-987-521-580-1
1. Toma de Decisiones . 2. Biodiversidad . 3. Gestión Ambiental . 4. Recursos
Naturales . 5. Manejo. 6. Agricultura. 6. Valores . 7. Manejo Adaptativo. 9. Producción. II.
Zacagnini, María El ena, ed. lit
CDD 577
Fecha de catalogación: 01/12/2014
Diseño y diagramación: estudio ab - alejandrobussi@gmail.com
Conceptos, metodologías y estudios de casos en Argentina
Toma de decisiones estructuradas
para el manejo adaptativo
de recursos naturales
y problemas ambientales
en ecosistemas productivos
Editores: María Elena Zaccagnini, Michael J. Conroy, Jeffrey J. Thompson Andrea P. Goijman,
Toma de decisiones estructuradas para el manejo adaptativo de recursos naturales y
problemas ambientales en ecosistemas productivos : conceptos, metodologías y
estudios de casos en Argentina . / editador literario María Elena Zaccagnini ... [et.al.] –
1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Ediciones INTA, 2014.
170 p. : il. ; 29x21 cm.
ISBN 978-987-521-580-1
1. Toma de Decisiones . 2. Biodiversidad . 3. Gestión Ambiental . 4. Recursos
Naturales . 5. Manejo. 6. Agricultura. 6. Valores . 7. Manejo Adaptativo. 9. Producción. II.
Zacagnini, María El ena, ed. lit
CDD 577
Fecha de catalogación: 01/12/2014
Diseño y diagramación: estudio ab - alejandrobussi@gmail.com
AUTORES
Jaime Bernardos
Lic. en Recursos Naturales, Mg. Sc. Investigador en Manejo de Vida Silvestre, Estación Experimental
Agropecuaria Anguil, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Argentina.
Michael J. Conroy
Profesor, PhD, Facultad de Silvicultura y Recursos Naturales, Universidad de Georgia, Estados Unidos.
Andrea P. Goijman
Bióloga, PhD, Facultad de Silvicultura y Recursos Naturales, Universidad de Georgia, Estados Unidos.
Actual: Investigadora en Biodiversidad, Ecología y Gestión Ambiental en Agroecosistemas.
Instituto de Recursos Biológicos, Centro Investigación en Recursos Naturales, del Instituto Nacional
de Tecnología Agropecuaria, Argentina.
Angela M. Romito
Bióloga, PhD. Facultad de Silvicultura y Recursos Naturales, Universidad de Georgia, Estados Unidos.
Actual: Fish and Wildlife Biologist, United States Fish and Wildlife Service, Department of the Interior,
Estados Unidos.
Verónica Rusch
Ing. Agr. Investigadora en Biodiversidad y Manejo de Bosques, Estación Experimental Agropecuaria
San Carlos de Bariloche, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Argentina.
Jeffrey J. Thompson
PhD, Investigador Asociado en Manejo de Vida Silvestre, fundación Guyra Paraguay, Paraguay.
María Elena Zaccagnini
Profesora Ciencias Biológicas, Mg.Sc. Manejo de Vida Silvestre. Investigadora en Biodiversidad, Ecología
y Gestión Ambiental en Agroecosistemas, Instituto de Recursos Biológicos, Centro Investigación
en Recursos Naturales, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Argentina.
AUTORES
Jaime Bernardos
Lic. en Recursos Naturales, Mg. Sc. Investigador en Manejo de Vida Silvestre, Estación Experimental
Agropecuaria Anguil, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Argentina.
Michael J. Conroy
Profesor, PhD, Facultad de Silvicultura y Recursos Naturales, Universidad de Georgia, Estados Unidos.
Andrea P. Goijman
Bióloga, PhD, Facultad de Silvicultura y Recursos Naturales, Universidad de Georgia, Estados Unidos.
Actual: Investigadora en Biodiversidad, Ecología y Gestión Ambiental en Agroecosistemas.
Instituto de Recursos Biológicos, Centro Investigación en Recursos Naturales, del Instituto Nacional
de Tecnología Agropecuaria, Argentina.
Angela M. Romito
Bióloga, PhD. Facultad de Silvicultura y Recursos Naturales, Universidad de Georgia, Estados Unidos.
Actual: Fish and Wildlife Biologist, United States Fish and Wildlife Service, Department of the Interior,
Estados Unidos.
Verónica Rusch
Ing. Agr. Investigadora en Biodiversidad y Manejo de Bosques, Estación Experimental Agropecuaria
San Carlos de Bariloche, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Argentina.
Jeffrey J. Thompson
PhD, Investigador Asociado en Manejo de Vida Silvestre, fundación Guyra Paraguay, Paraguay.
María Elena Zaccagnini
Profesora Ciencias Biológicas, Mg.Sc. Manejo de Vida Silvestre. Investigadora en Biodiversidad, Ecología
y Gestión Ambiental en Agroecosistemas, Instituto de Recursos Biológicos, Centro Investigación
en Recursos Naturales, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Argentina.
INDICE
Prólogo I
Roberto Bocchetto
Prólogo II
José Paruelo
Prefacio
María Elena Zaccagnini
Agradecimientos
Capítulo 1.
La toma de decisiones estructuradas y el manejo adaptativo en la resolución
de problemas ambientales en ecosistemas productivos.
María Elena Zaccagnini y Andrea P. Goijman
El rol de las decisiones en el manejo ambiental
La toma de decisiones estructuradas
Manejo adaptativo de recursos naturales o problemas ambientales
El valor de la información en el proceso de TDE y MAR
Incertidumbre en la toma de decisiones
Principales componentes del proceso TDE y MAR
Etapas para la implementación del proceso TDE y MAR
Aclaraciones acerca de qué no es el manejo adaptativo de recursos.
Bibliografía
PARTE I
Conceptos, modelos y herramientas
Capítulo 2
Desarrollo del enfoque para la toma de decisiones estructuradas (TDE).
Michael J. Conroy
Desarrollo del planteamiento de un problema
Enfoques generales para la toma de decisiones óptimas
Predicción del impacto de las decisiones y toma de decisiones bajo incertidumbre
Manejo de la incertidumbre en la toma de decisiones
Desarrollo de objetivos
Objetivos fundamentales y medios
Competencia y/o contradicciones entre objetivos
Desarrollo y análisis de decisiones alternativas
Construcción de una tabla de consecuencias
Selección de las decisiones óptimas
Literatura citada
INDICE
Prólogo I
Roberto Bocchetto
Prólogo II
José Paruelo
Prefacio
María Elena Zaccagnini
Agradecimientos
Capítulo 1.
La toma de decisiones estructuradas y el manejo adaptativo en la resolución
de problemas ambientales en ecosistemas productivos.
María Elena Zaccagnini y Andrea P. Goijman
El rol de las decisiones en el manejo ambiental
La toma de decisiones estructuradas
Manejo adaptativo de recursos naturales o problemas ambientales
El valor de la información en el proceso de TDE y MAR
Incertidumbre en la toma de decisiones
Principales componentes del proceso TDE y MAR
Etapas para la implementación del proceso TDE y MAR
Aclaraciones acerca de qué no es el manejo adaptativo de recursos.
Bibliografía
PARTE I
Conceptos, modelos y herramientas
Capítulo 2
Desarrollo del enfoque para la toma de decisiones estructuradas (TDE).
Michael J. Conroy
Desarrollo del planteamiento de un problema
Enfoques generales para la toma de decisiones óptimas
Predicción del impacto de las decisiones y toma de decisiones bajo incertidumbre
Manejo de la incertidumbre en la toma de decisiones
Desarrollo de objetivos
Objetivos fundamentales y medios
Competencia y/o contradicciones entre objetivos
Desarrollo y análisis de decisiones alternativas
Construcción de una tabla de consecuencias
Selección de las decisiones óptimas
Literatura citada
Capítulo 3
Construcción de modelos de influencia de las decisiones
Michael J. Conroy
¿Qué es un modelo?
Conceptos introductorios sobre probabilidad y estadística
Criterios básicos aplicables a la influencia de modelos de decisión
Ideas más avanzadas
Resumen
Capítulo 4
Incorporación del monitoreo en la toma de decisiones y el manejo adaptativo
Jeffrey J. Thompson
Aspectos importantes a tener en cuenta en el diseño del monitoreo
para la toma de decisiones
Múltiples modelos que compiten
Toma de decisiones secuenciales
Monitoreo del sistema de respuesta al manejo
Incorporación del conocimiento a través del monitoreo
Manejo adaptativo (MAR)
El valor de la información
Manejo Adaptativo Pasivo vs. Activo
Resumen
Bibliografía
Capítulo 5
Integración de técnicas de economía ambiental en el marco de toma de decisiones
Angela M. Romito y Andrea P. Goijman
Tipos de valores y técnicas de valoración
Técnicas de valoración basadas en el mercado
Técnicas de valoración no basadas en el mercado (no-mercado)
Transferencia de beneficios
Resumen
Referencias
PARTE II
Aplicaciones de TDE y MAR a la resolución
de problemas de manejo y conservación
Capítulo 6
Estudio de caso.
Manejo de bosques de lenga Nothofagus pumilio en el noreste de la Patagonia
Verónica Rusch y Jeffrey J. Thompson
Capítulo 7
Estudio de caso.
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo
para mitigar la pérdida en cultivos de girasol por la
paloma torcaza en La Pampa, Argentina
Jaime N. Bernardos y Jeffrey J. Thompson
Capítulo 8
Estudio de caso.
Toma de decisiones de conservación en agroecosistemas
integrando la diversidad de aves con los valores de productores
agropecuarios en Entre Ríos
Andrea P. Goijman, Michael Conroy y María Elena Zaccagnini
Apéndice 1.
Glosario de términos
Apéndice 2.
Software y herramientas para TDE y MAR
Software
Cursos y talleres
Bibliografía sugerida
Epílogo
Ernesto Viglizzo
Capítulo 3
Construcción de modelos de influencia de las decisiones
Michael J. Conroy
¿Qué es un modelo?
Conceptos introductorios sobre probabilidad y estadística
Criterios básicos aplicables a la influencia de modelos de decisión
Ideas más avanzadas
Resumen
Capítulo 4
Incorporación del monitoreo en la toma de decisiones y el manejo adaptativo
Jeffrey J. Thompson
Aspectos importantes a tener en cuenta en el diseño del monitoreo
para la toma de decisiones
Múltiples modelos que compiten
Toma de decisiones secuenciales
Monitoreo del sistema de respuesta al manejo
Incorporación del conocimiento a través del monitoreo
Manejo adaptativo (MAR)
El valor de la información
Manejo Adaptativo Pasivo vs. Activo
Resumen
Bibliografía
Capítulo 5
Integración de técnicas de economía ambiental en el marco de toma de decisiones
Angela M. Romito y Andrea P. Goijman
Tipos de valores y técnicas de valoración
Técnicas de valoración basadas en el mercado
Técnicas de valoración no basadas en el mercado (no-mercado)
Transferencia de beneficios
Resumen
Referencias
PARTE II
Aplicaciones de TDE y MAR a la resolución
de problemas de manejo y conservación
Capítulo 6
Estudio de caso.
Manejo de bosques de lenga Nothofagus pumilio en el noreste de la Patagonia
Verónica Rusch y Jeffrey J. Thompson
Capítulo 7
Estudio de caso.
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo
para mitigar la pérdida en cultivos de girasol por la
paloma torcaza en La Pampa, Argentina
Jaime N. Bernardos y Jeffrey J. Thompson
Capítulo 8
Estudio de caso.
Toma de decisiones de conservación en agroecosistemas
integrando la diversidad de aves con los valores de productores
agropecuarios en Entre Ríos
Andrea P. Goijman, Michael Conroy y María Elena Zaccagnini
Apéndice 1.
Glosario de términos
Apéndice 2.
Software y herramientas para TDE y MAR
Software
Cursos y talleres
Bibliografía sugerida
Epílogo
Ernesto Viglizzo
6
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
7
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
Prólogo I
Corresponde insertar este documento en el contexto histórico donde el Instituto Nacional
de Tecnología Agropecuaria (INTA) hizo un importante esfuerzo para fortalecer la visión y
crear nuevos instrumentos de intervención en el área ambiental. Ese proceso se remonta al año
2003, en que el INTA, fortalecido política e institucionalmente, legitimó como una de sus áreas
estratégicas la gestión ambiental y como ámbito de intervención el estudio y acción sobre las
ecorregiones, en el marco del Plan Estratégico Institucional 2005-2015: “el INTA que queremos”.
Esta iniciativa redundó en la formación de capacidades y cooperación técnica a nivel nacional
e internacional, que aanzaron las bases para generar conocimientos como los contenidos en
este trabajo. Es decir fue una decisión de política institucional. Considero que ahí se insertan las
raíces técnicas de este libro. Será entonces en el contexto político-institucional que enmarcaré
este prólogo. No me dedicaré a analizar cómo la obra se llevó a cabo, sino a vislumbrar cómo
logramos obtener una mayor utilidad para la sociedad.
El presente libro tiene la virtud de avanzar conceptual y metodológicamente en la inserción
del manejo de los recursos naturales y los problemas ambientales que experimentan los ecosis-
temas productivos dentro de un proceso colectivo de construcción de estrategia para orientar
el diseño y gestión de las decisiones privadas y de la política pública. La “Toma de decisiones
estructuradas y manejo adaptativo de recursos” (TDE-MAR), tanto en la estructuración de de-
cisiones como en la iteración y aprendizaje, busca forjar el compromiso de actores, cientícos-
profesionales y tomadores de decisiones en un plan de acción que posibilite solucionar proble-
mas de conservación o manejo de recursos naturales y alcanzar el resultado deseado. ¿Cómo se
contextualiza ese resultado y con qué predisposición estratégica trata de ser alcanzado? Consi-
deramos que en esta conjugación de contexto y capacidad de logro se juega el éxito de la TDE-
MAR.
Abstraerse de la política es hacer política. O sea, por acción u omisión los actos privados
y públicos están comprometidos con la política y por ende con la sociedad. En este campo la
creación de estrategia dene el compromiso entre la solución del problema y el impacto en el
desarrollo. La TDE-MAR no está eximida de este desafío. Percibo que la TDE-MAR busca supe-
rar la creación de estrategia como un proceso de simple negociación entre las partes interesadas
para transitar una construcción colectiva que de todas formas debería comprometerse con un
proceso de transformación de la realidad que asegure efecto multiplicador en la sociedad. En
8
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
este sentido, la TDE-MAR no debe ser utilizada como un complemento de los mecanismos de
negociación del mercado sino que debe ser parte de una política de desarrollo. En consecuencia
mayor será el impacto de la TDE-MAR en la medida que los procesos que movilice se inserten
en planes estratégicos de desarrollo a nivel regional y territorial, encuadrados en los lineamien-
tos básicos de las políticas de gobierno que la sociedad convalidó democráticamente. Y, más
aún, siendo instrumento de políticas de Estado en la medida que nuestro país va forjando nive-
les superiores de maduración democrática conformada por una participación ciudadana cada
vez más igualitaria.
Dentro de este contexto político-institucional, la TDE-MAR alcanzará mayores grados de
utilidad para la sociedad en la medida que se logre un aprendizaje iterativo, pero a su vez una
interacción activa entre los actores que encarnan el plan de acción. El monitoreo deberá contar
con instrumentos que aseguren este comportamiento colectivo, evitando que sea una variable
de ajuste ante la comprobación de que las acciones no fueron ejecutadas del modo más adecua-
do. En este sentido, alcanzar el resultado deseado no debe ser una meta, sino que su construc-
ción se convierte en parte esencial de la estrategia. El futuro se construye con militancia activa
de los actores sociales dentro de un proceso de planicación estratégica. Es necesario motivar y
promover la transformación de ideas, visiones y conductas para alcanzar el resultado que es más
deseado por la sociedad y que supera los alcances del propio grupo de acción y del ecosistema
productivo bajo intervención.
Por esa razón, la TDE-MAR tendrá que ser un instrumento de gestión y toma de decisiones
para el desarrollo económico y social. Es decir, deberá contribuir a facilitar o potenciar políticas
conducentes al uso sostenible o conservación de los recursos naturales, la salud y calidad am-
biental, en un proyecto de país que busca mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos dentro
de un modelo de desarrollo con inclusión y equidad social. Por esa razón la TDA-MAR deberá
estar también comprometida con el fortalecimiento de la institucionalidad y gobernanza de los
procesos que más aseguren este arduo aprendizaje y construcción del futuro que aspira la ma-
yoría de la sociedad argentina.
Consideramos que el mayor aporte de este libro no es sólo conceptual y metodológico para
el tratamiento de la problemática de los recursos naturales y el ambiente, sino que facilita el ca-
mino para lograr los resultados deseados debatiendo su estrategia en estrecho contacto con los
actores del desarrollo en los diferentes ámbitos de inserción económica y social.
Roberto Bocchetto
Ex Director Nacional del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (2003-2008)
Buenos Aires, Noviembre de 2014
9
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
Prólogo II
La dimensión humana se torna inseparable de la biosica cuando queremos entender o ma-
nejar los recursos naturales. Las opiniones, saberes, valores, intereses y urgencias de los actores
del territorio son elementos imprescindibles del proceso de denición de políticas y acciones
de uso y conservación de los recursos naturales. La idea de sistema socio-ecológico se impone
cada vez más (a veces con dicultad o a los “tumbos”) sobre visiones unidimensionales centra-
das en cuestiones parciales (la conservación de tal o cual especie o la producción de una mer-
cancía en particular). Por denición (tiene muchos componentes e interacciones) estos sistemas
son complejos y comprenderlos y manejarlos es un desafío. Las dicultades al tratar con estos
sistemas aparecen inmediatamente. La mera denición del “problema” central a abordar, en
tanto construcción social, es un proceso difícil que depende de los valores, intereses y deseos
de los distintos actores. Así la caracterización de los recursos edácos, un tema eminentemente
técnico, dependerá de los usos actuales y futuros del suelo que a su vez dependen del modelo de
desarrollo de esa sociedad en particular. Por ejemplo la perspectiva de hacer cultivos de riego o
no determinará en qué aspectos de la caracterización de las propiedades físicas del suelo se pon-
drá énfasis. Los valores de determinados grupos o actores sociales determinará que poblaciones
animales y vegetales relevar de manera prioritaria. Los modelos de desarrollo económico que
los distintos actores tengan en mente condicionarán la percepción de procesos de degradación
del suelo o la vegetación. Así el reemplazo o la introducción de especies forrajeras en un pastizal
natural serán percibidos como una mejora o cómo degradación de un ecosistema natural.
El manejo de la incertidumbre es una de las dicultades superlativas que tiene el manejo
de estos sistemas. La mayor parte de las veces no sabemos cuál será el nivel de precipitaciones
en el período de intervención, no podemos caracterizar adecuadamente (por su extensión o
complejidad ) el sistema a tratar o no conocemos los mecanismos que conectan las acciones a
realizar con los resultados. Disponer no sólo de información sino de marcos conceptuales y me-
todológicos ecaces y efectivos para la toma de decisiones y su posterior evaluación es clave en
el proceso. La Toma de Decisiones Estructurada y el Manejo Adaptativo de los Recursos (TDE-
MAR) son, sin duda, un mecanismo virtuoso para tratar con la complejidad de los sistemas
socio-ecológicos. Este libro realiza una enorme contribución al difundir de manera rigurosa las
bases de la TDE y el MAR.
10
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
Los autores, como miembros del sistema de Ciencia y Técnica (SCyT), asumen un papel
importante al proponer y poner en práctica modelos que permitan abordar la complejidad de
los sistemas socio-ecológicos. Como en el caso de Salud Pública, en el manejo de los RRNN los
aspectos técnicos o cientícos están fuertemente inuenciados por aspectos ideológicos, políti-
cos, económicos, culturales e institucionales. Desde el sistema de SCyT, especialmente aquellos
quienes se dedican (nos dedicamos...) a disciplinas biofísicas, se puede esquivar el problema.
En esa visión la responsabilidad del SCyT es contribuir al “banco de conocimiento” del cual los
interesados “retiran” información para resolver casos particulares. Detrás de la idea del “banco
de conocimiento” está el modelo “linear” de conexión del SCyT con la sociedad. De esta manera
la “ciencia básica” deposita en el banco de conocimientos, la “ciencia aplicada” genera desarro-
llos que se transforman en productos o procesos que, en última instancia, generan benecios
para la sociedad. El modelo ha sido exitoso en muchas circunstancias (y seguramente lo seguirá
siendo), sin embargo, en su forma idealizada produce una suerte de disociación entre la gene-
ración del conocimiento y las necesidades de la sociedad. El modelo es de una sola vía: el cono-
cimiento uye “aguas abajo, hacia la sociedad. La idea de MAR y TDE reserva un papel mucho
más activo al SCyT: un modelo de ida y vuelta a través de un trabajo conjunto con otros actores.
De hecho la Ciencia puede y debe jugar otro papel clave no solo como productora de conoci-
miento sino aportando una forma de pensar y actuar. Frente a una situación problemática, un
enfoque cientíco permite generar hipótesis acerca de las causas de esas situaciones y sobre sus
eventuales consecuencias. Este mecanismo permite pasar a la formulación de los “problemas
más relevantes a enfrentar. De estas hipótesis pueden derivarse predicciones contrastables con
evidencias empíricas que ayudan a discriminar entre explicaciones alternativas.
Un enfoque cientíco se dene por usar las evidencias empíricas como criterio de ver-
dad. Esto es particularmente importante en el manejo de los RRNN en donde las tradiciones o
el principio de autoridad (lo dice el caudillo del pueblo, el cura o el patrón) suelen ser invocados
para establecer la veracidad de algunas armaciones. En tal sentido es importante distinguir en-
tre cientícos e investigadores. No todos quienes se dedican a generar conocimiento de manera
experimental tiene una enfoque cientíco (serían sólo investigadores) y continúan basándose
en prejuicios o el principio de autoridad en lugar de formular hipótesis, predecir y evaluar en
base a evidencia. Por otra parte un enfoque cientíco para percibir la realidad no es, de ninguna
manera, una prerrogativa de los académicos. De esta manera el saber basado en la experiencia
documentada o documentable o las interpretaciones (hipótesis) y conjeturas (predicciones) de
los distintos actores pasa a ser un elemento clave en el TDE-MAR.
Dr. José Paruelo
Profesor Titular - Facultad de Agronomía UBA
Investigador Superior CONICET
11
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
Prefacio
María Elena Zaccagnini
El manejo de los recursos naturales y los problemas ambientales que ocurren en los ecosiste-
mas, está cruzado por una creciente complejidad e incertidumbre asociada a factores naturales
y a otros derivados de las mismas decisiones humanas que se toman en complejas conguracio-
nes de factores sociales, políticos y económicos que las atraviesan. Esas matrices de complejas
interacciones se expresan de modo muy diferente según las escalas en que se miren los procesos
socio-ambientales de interés, ya sea en su dimensión espacial (campos, paisajes, comunidades,
municipios, etc. con sus particularidades estructurales y jurisdiccionales) como en la temporal
(estación, temporada, campaña, año, etc.).
En ese contexto, es creciente el reconocimiento de la necesidad de abordar el manejo de los
recursos naturales, sea del suelo, el agua o la biodiversidad o las problemáticas ambientales en
los sistemas productivos (contaminación, deserticación, degradación, etc), con nuevos enfo-
ques que logren articular la ciencia, la práctica, y el consenso social. Esto es, considerar lo que el
conocimiento cientíco tenga para decir, pero también lo que los actores de la vida real piensen
o crean, lo que la experiencia colectiva pueda aportar y lo que las normas o políticas marquen
como lo deseable y necesario.
Los anaqueles de las organizaciones públicas o el recuerdo de muchos actores privados, suele
estar cargado de experiencias frustrantes en las cuales se detectaron problemas ambientales ur-
gentes o necesarios a resolver, pero luego de generarse una “movida” para intentar solucionarlo,
y una inversión en investigación y generación de conocimiento cientíco, pasaron los años y el
problema persistió y la respuesta a la solución esperada nunca llegó. También hay situaciones
en las cuales los investigadores consideran que se cuenta con suciente información para solu-
cionarlo, pero cuando esto se difunde, la gente afectada está resentida o enojada y ya no puede
aceptar o incorporar la solución ofrecida, o los políticos y administradores públicos responsa-
bles del tema ya son otros. El resultado es una frustración colectiva y pese a los esfuerzos reali-
zados, el problema persiste o persistirá por décadas sin solucionase.
No obstante hay muchas formas de abordar la solución de problemas en el manejo de los
recursos naturales o de impactos en el ambiente productivo (Gregory y Failing 2012), una de
12
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
las metodologías que viene cosechando muy buenos resultados en varios países del mundo, es
la que se denomina “Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo, con dos etapas,
una de estructuración de las decisiones y otra de iteración y aprendizaje. En esta metodología,
las decisiones de manejo son pensadas y estructuradas en relación a claros objetivos, denidos
a escalas de posible abordaje en el espacio y el tiempo, ajustados a normativas o regulaciones y
tomando en cuenta las incertidumbres, aceptando la falta o la incompleta información, y consi-
derando las probabilidades de éxitos o fracasos en alcanzar los objetivos planteados.
Los países que mayor experiencia en casos prácticos son Estados Unidos y Australia, donde
existen normativas claras a nivel país donde se reclama desde las políticas públicas la necesi-
dad de este tipo de metodologías aplicadas a la gestión (Williams et al. 2009, Allan y Stankey,
2009, Gregory y Failing, 2012). En proyectos con nanciamiento internacional (GEF, PNUMA,
y otros) así como en muchos proyectos de ámbitos regionales o nacionales, se demanda que
todo proyecto de manejo de recursos naturales se utilice un enfoque de “manejo adaptativo
como estrategia fundamental para el alcance de objetivos de conservación, uso sostenible o pro-
ducción agro-forestal sostenible.
No obstante dichas demandas y el uso común del concepto de “manejo adaptativo, no es co-
mún su aplicación en muchos países, y la Argentina y otros países latinoamericanos no escapan
a esa regla. Del mismo modo, no está aún instalada su aplicación a la resolución de problemas
ambientales en el ámbito agropecuario y forestal. En general, hay escasa experiencia en la im-
plementación de este enfoque, y hay una creencia generalizada de que hacer manejo adaptativo
es ir haciendo manejo por prueba y error, aprendiendo gradualmente sobre la base de los resul-
tados obtenidos o bien se considera manejo adaptativo por el solo hecho de que se monitorea
un sistema y se cambian opciones de manejo cuando se comprueba que no genera un resultado
esperado. De hecho, tales tácticas podrían ser realmente “maladaptativas” precisamente por no
estar a priori estructuradas en relación a objetivos claros o siguiendo los pasos adecuados (Mc-
Donald, et al. 1999).
En este libro nos proponemos introducir conceptos, metodologías y ejemplos de aplicación
en sistemas productivos de lo que se denomina “toma de decisiones estructuradas y manejo
adaptativo de recursos” (TDE-MAR a partir de ahora). Consecuentemente, se introduce el
tema (Capítulo 1), se desarrollan las metodologías del planteo de problema, objetivos, redes
de decisiones, valoración y monitoreo (Capítulos 2 al 5) y se muestran sus potenciales usos en
diversas situaciones de manejo (Capítulos 6, 7 y 8), y contamos a lo largo de los textos algunas
experiencias en desarrollo y exitosas donde se aplica en otros países.
En el documento del Área Estratégica Gestión Ambiental del INTA, (2010-2013) y actual-
mente en el documento del Programa Recursos Naturales, Gestión Ambiental y Ecoregiones
del INTA (PNAT) (2014), se hace referencia a la necesidad de proponer estrategias de gestión
adaptativa de los recursos naturales y de los sistemas socio-agro-ecológicos en los territorios,
siempre que sea posible, y sin dudas esto propone un desafío de desarrollo conceptual y de
esquemas metodológicos que se deberán perfeccionar a medida que se desarrollen estudios de
caso y se capaciten a los recursos humanos para lograr experiencias exitosas y ejemplicadoras.
13
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
Por lo tanto, esperamos que esta obra ayude a introducir la visión y el uso de metodologías
robustas, incorporando información del monitoreo a medida que el manejo se implementa,
con un nivel de detalle suciente como para que se visualicen los componentes del TDE-MAR,
abordajes, métodos y herramientas necesarias, así como sus limitaciones. Se espera que los pro-
fesionales que conducen experiencias de manejo a campo, cuenten con una guía inicial para
tomar la decisión de su uso en distintos proyectos que se desarrollan en los territorios. Asimis-
mo, consideramos que esta obra será la base para cursos de capacitación, ampliando la base de
aplicación del abordaje, y generando quizás nuevos casos y aplicaciones que nos permitan hacer
una edición corregida y ampliada a futuro.
14
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
15
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
Agradecimientos
Este libro es el resultado de una ilusión de un largo tiempo atrás. Todo comenzó cuando acu-
dimos al Dr. Michael Conroy para que nos acompañara en la formación de nuestros investiga-
dores jóvenes en metodologías de estimación de poblaciones de fauna silvestre, y que tan ama-
blemente compartiera con nosotros, y su discípulo el Dr. Jerey ompson, dictando un curso
en La Pampa. Ahí surgió la posibilidad que Andrea Goijman se formara en su doctorado bajo la
dirección del Dr. Conroy en la Universidad de Georgia (UGA), Estados Unidos. Posteriormente,
logramos realizar por el convenio INTA-Universidad Nacional de Córdoba, como cooperación
a la Maestría en Manejo de Vida Silvestre, el primer curso de “Toma de Decisiones Estructura-
das y Manejo Adaptativo” en 2010, dictado por los Dres. Conroy y ompson. Este curso plantó
las bases para la elaboración de este libro, que no obstante llevo mucho tiempo concretar, hoy
llegamos a un nuevo punto para iniciar un proceso de innovación en INTA y capacitación en la
disciplina del manejo de vida silvestre y de problemas ambientales, con la experiencia de la Dra.
Goijman, recientemente doctorada en estos temas de manejo de recursos naturales en UGA.
Con esto, queremos dejar plasmado nuestro enorme agradecimiento al maestro y profesor Dr.
Conroy, quien con sus discípulos nos ha permitido abrir esta puerta para un abordaje innovador
y participativo.
Agradecemos a los autores de los capítulos quienes han hecho un gran esfuerzo para plasmar
su conocimiento y esbozos de casos de aplicación de la metodología TDE-MAR en distintas
situaciones de gestión en la Argentina. Deseamos agradecer a los Dres. Roberto Bocchetto, José
Paruelo y Ernesto Viglizzo, quienes aceptaron preparar los prólogos I y II y el epílogo respec-
tivamente. Los apreciamos muy especialmente porque son profesionales de larga trayectoria,
innovadores por excelencia, estudiosos y compenetrados en tratar temas complejos y de gestión
institucional, académica y de gestión de recursos. Tres visiones que son muy importantes para
el tratamiento de un nuevo paradigma que va emergiendo en las ciencias sociales, económicas y
agroecológicas, que tiene y tendrá un fuerte impacto sobre la conservación ambiental en los sis-
temas productivos. Sus opiniones sobre lo planteado en este libro son inspiradoras, desaantes,
y nos dejan pensando sobre lo que nos espera una vez que lanzamos este libro a rodar.
El INTA nos ha dado la contención y las facilidades para apoyar esta construcción. Los coor-
dinadores de los proyectos, el Dr. Gregorio Gavier y la Dra. Sonia Canavelli nos han facilitado
los recursos para atender las necesidades para la edición del libro. Agradecemos a la Traductora
Pública Susana Ramos de Deu, por su apoyo paciente y la traducción de los manuscritos de los
16
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
capítulos 2, 3 y 4. A Laura Medero y al equipo de comunicaciones por colaborar en las gestiones
de registro y adaptación editorial. Finalmente agradecemos al Ing. Agr. Hector Espina y a la Dra.
Norma Pensel quienes nos facilitaron los trámites para los cursos, y nanciamiento parcial de
esta obra. A los integrantes del grupo Ecología, Biodiversidad y Gestión Ambiental en Agroeco-
sistemas (BIOEGA) del Instituto de Recursos Biológicos del CIRN-CNIA INTA Castelar, por el
apoyo constante en todo lo necesario para llevar adelante nuestro trabajo en equipo.
María Elena Zaccagnini y Andrea Gojjman
17
Capítulo 1
La toma de decisiones estructuradas
y el manejo adaptativo en la resolución
de problemas ambientales
en ecosistemas productivos
María Elena Zaccagnini y Andrea P. Goijman
El rol de las decisiones en el manejo ambiental
Todos los días nos enfrentamos con decisiones, algunas importantes y con grandes conse-
cuencias, otras pequeñas, de menor importancia. Para algunas es suciente el uso de sentido
común, otras requieren de una evaluación más detallada; algunas decisiones son tomadas por
una sola persona, pero otras deben ser consensuadas entre varias personas. Aquellas decisiones
que deben ser tomadas por varias personas pueden ser simples, donde todos los actores invo-
lucrados tienen un objetivo en común, pero a veces, los mismos tienen objetivos distintos. Hay
otras decisiones que están sujetas a mucha incertidumbre, impidiendo evaluar sus consecuen-
cias de manera sencilla. Al nal de cuentas, todos somos tomadores de decisiones, algunas más
sencillas o cotidianas que otras. Keeney (2004) dene las decisiones como situaciones donde el
tomador de decisión reconoce que puede llevar a cabo una elección consciente; por ejemplo,
desde qué colectivo se tomará para ir a trabajar, donde ir de vacaciones, o decidir a qué proyecto
de investigación se le otorgarán los fondos disponibles. Keeney (2004) ilustra de una manera
muy clara su visión acerca de los distintos tipos de decisiones, donde sugiere que de 10.000 de-
cisiones, 7.000 tienen muy pequeñas consecuencias por lo cual no vale la pena dedicarles dema-
siado esfuerzo de pensamiento, 2.000 son muy sencillas y obvias, y solo vale la pena pensar sobre
1.000 de dichas decisiones (Figura 1.1). De esas mil decisiones, 300 son postergadas, y a 200 no
les dedicamos demasiado tiempo, y nos ponemos a pensar sólo en 500. Sin embargo, de esas en
sólo 40 aplicamos pensamiento analítico y sistemático, de las cuales algunas pueden ser resuel-
tas aclarando el problema, los objetivos, o creando alternativas de decisión. Finalmente, sólo 10
decisiones requerirán análisis cuantitativos, por ejemplo, debiendo describir las consecuencias,
o utilizando las herramientas provistas por el análisis de decisión como lo mostraremos en este
18
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
10.000
Decisiones
2.000
No hay que
pensarla dos
veces
7.000
Pequeñas
consecuencias
1.000
Valen la
pena
ponerse a
pensar
300
Para
después
200
No le
dedicamos
suficiente
tiempo
500
Pensadas
300
No muy
bien
pensadas
160
Resueltas
con
pensamiento
informal
40
Pensamiento
sistem ático
10
Resueltas
clarificando
problema
10
Resueltas
clarificando
objetivos
10
Resueltas
creando
alternativas
10
Resueltas
con análisis
cuantitativos
Figura 1.1. Cómo se resuelven 10.000 decisiones (adaptado de Keeney R.L. 2004).
Tabla 1.1. Ejemplos de la relación entre decisionesyobjetivos en un proceso de toma de
decisiones en contextos de conservación, manejo agropecuariooforestal.
Contexto Decisiones Objetivos fundamentales
Seleccionar un paisaje para ubicar
una nueva reserva natural
Brindar el mayor beneficio para
conservar biodiversidad en relación
a los fondos y personal disponibles
Usar ono control letal en una
especie invasora que limita una
población de especie endémica,
yde hacerlo, con qué métodos
Recuperar poblaciones de una
especie endémica
Conserva-
ción
Cuando y cuantos patos cazar
en áreas de humedales y arroceras
Brindar oportunidades de cosecha
de patos sostenible, conservando
la especie ala vez que se reduce
su daño sobre arrozales
Que tácticas de manejo aplicar para
reducir el daño en cultivos por
palomas en una región donde se
comporta como plaga
Reducir perdidas en cultivos y
costos en controlar palomas,
evitando impactos ambientales y
conflictos sociales
Comoyque alternativas usar para
manejar bordes de cultivos y/o
reservas de biodiversidad en
agroecosistemas intensificados
Alcanzar una agricultura
sostenible compatible con la
conservación de la biodiversidad
Manejo
agropecua-
rio
Qué prácticas de manejo
implementar en los tambos
y rodeos de una cuenca lechera
Reducir la contaminación del
agua superficial y subterránea y
el suelo,ymejorar la salud de los
rodeos de lecheras en tambos
Manejo
forestal
Comomanejar la carga del ganado
yde bosquesprácticas agronómicas
nativos
Mantener la producción ganadera
conservando los servicios ecosistémicos
de pastos y árboles en los bosques
nativos, ajustandoalas pautas de la
Ley de OT de Bosques nativos
19
La toma de decisiones estructuradas y el manejo adaptativo en la resolución de problemas ambientales en ecosistemas productivos
libro: analizando los compromisos (‘tradeos’), reduciendo la incertidumbre, evaluando tole-
rancia a los riesgos, o evaluando decisiones conectadas.
Los problemas de conservación o manejo de recursos naturales, requieren acciones, y para las
acciones hay que tomar decisiones. Más adelante deniremos formalmente a qué nos referimos
cuando hablamos de decisiones y objetivos, donde los objetivos también pueden ser clasicados
cómo fundamentales, medios y otros. Por ahora, pensemos en estos ejemplos en un contexto
de conservación, manejo agrícola o forestal, donde uno debe tomar decisiones para alcanzar
ciertos objetivos fundamentales (Tabla 1).
En todos estos ejemplos, hay que decidir sobre una o varias acciones, y hay unas decisiones
que son más importantes que otras. Por ejemplo, en el caso de decidir un sitio A para una reser-
va, dadas ciertas limitaciones de fondos y personal disponible, probablemente se hayan descar-
tado los sitios B-D. Asimismo, si uno elimina todos los remanentes de vegetación alrededor de
los cultivos de soja o aplica herbicidas en los sitios de refugios de vegetación nativa en bajos o
banquinas, o si planta árboles en los bordes, seguramente estaremos afectando (negativa o posi-
tivamente) el hábitat para especies benécas y eso permitirá tener distintos valores del servicio
ecosistémico de control de plagas, u otros benecios de conservación de la biodiversidad en
agroecosistemas. De todas las alternativas, elegiremos la o las más factibles en término de los va-
lores para los actores involucrados en el proceso. Lo que queremos mostrar, es que las decisiones
que se toman pueden estar conectadas con uno o más objetivos, por lo cual es muy importante
establecer objetivos muy claros para la implementación de un plan de manejo o gestión que no
deje cabos sueltos, o contenga los elementos esenciales del proyecto. Para afrontar muchos de
éstos problemas, la implementación de una herramienta de pensamiento sistemático, estructu-
rando las decisiones, puede ser de gran utilidad.
La toma de decisiones estructuradas
En este libro, presentaremos una forma de estructurar las decisiones para trabajar en proble-
mas de gestión o manejo de recursos naturales y problemas ambientales en el contexto de la pro-
ducción agropecuaria y forestal conocido como toma de decisiones estructuradas (TDE). TDE
consiste en aplicar un pensamiento sistemático donde luego de denir el problema cuidadosa-
mente se trata de conectar decisiones con objetivos (ver capítulo 2) mediante la construcción
de modelos que ayuden a predecir el comportamiento del sistema ante cada decisión alternativa,
evaluando sus consecuencias, permitiendo en última instancia tomar las decisiones óptimas
para alcanzar el o los objetivos planteados (ver capítulo 3 y 4). Esta herramienta requiere
de la cuanticación de las consecuencias de cada decisión sobre los objetivos, para evaluar los
compromisos o ‘tradeos. En ocasiones, puede ser de utilidad cuanticar el valor de los recursos
naturales, utilizando técnicas de economía ambiental (capítulo 5).
Gregory y Failing (2012) consideran que el propósito principal de la TDE es ayudar e infor-
mar a los tomadores de decisión acerca de las mejores decisiones, en lugar de prescribir una
solución. Éste enfoque está basado en la teoría de la decisión, adaptado a necesidades prácticas y
restricciones que enfrentan los decisores operando en el mundo real. Estos autores denen a la
20
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
TDE como la aplicación colaborativa y facilitada de decisiones que responden por lo general a
múltiples objetivos y métodos de deliberación grupal para manejar problemas ambientales y po-
líticas públicas. Esto se hace combinando métodos analíticos derivados del análisis de decisión
y la ecología aplicada incorporando puntos de vista, dinámicas de grupos y la teoría y práctica
de negociación. TDE brinda el marco conceptual para articular “ciencia” con “práctica, en un
marco de normas y políticas para la gestión de los recursos naturales (Conroy y Peterson, 2013).
El proceso de TDE es un abordaje organizado, inclusivo y transparente para entender problemas
complejos, generando y evaluando alternativas creativas. Esto se funda en la idea que las buenas
decisiones están basadas en el entendimiento profundo de los valores (¿qué es importante?) y las
consecuencias (¿qué es probable que ocurra si se implementa una decisión alternativa?).
Como todo proceso grupal, requiere poner especial atención a los desafíos y dicultades que
enfrenta la gente (los actores) al trabajar juntos en problemas donde existe la subjetividad, ge-
nerando carga emocional y dicultades técnicas, sesgos personales y sectoriales, con posiciones
encontradas o contrapuestas, dicultades de dinámica grupal y de comunicación. Las diferen-
cias de valores y controversias serán inevitables en todos los casos, por lo cual, el proceso de
Figura 1.2. Diagrama PrOACC mostrando los elementos de la toma de decisiones estructuradas.
Las flechas en ambos sentidos representan que el proceso puede ser revisado en cualquiera
de las etapas
(adaptado de Runge and Cochrane 2013).
Problema
Objetivos
Decide
y actúa
Alternativas
Compromiso y
optimización
Consecuencias
Disparador Mandatos
Datos
Valores
21
La toma de decisiones estructuradas y el manejo adaptativo en la resolución de problemas ambientales en ecosistemas productivos
TDE requiere de mecanismos de transparencia y compatibilización de valores e intereses para
llegar a acuerdos consensuados y objetivos.
Hay una amplia gama de situaciones en las cuales se puede poner en práctica la toma de
decisiones estructuradas, en algunos casos, con posterior manejo adaptativo. Estos casos docu-
mentados son (entre otros) de conservación de fauna (Conroy et al. 2008, Gregory and Long
2009), manejo de bosques (Ogden et al. 2009, Marcot et al. 2012, Rusch et al. 2014 este libro),
manejo de áreas naturales protegidas (Moore et al. 2011), manejo de los servicios que los recur-
sos naturales prestan a la sociedad (Goijman et al. 2014, este libro), de manejo de plagas tanto
acuáticas como terrestres (Irwin et al. 2012; Bernardos et al. 2013, este libro), ordenamiento
territorial (Gregory et al. 2012), o del manejo de los impactos que se generan en el ambiente
por las actividades humanas (ej. contaminación, invasiones biológicas, etc.; Gregory and Failing
2002, Gregory et al. 2012, Liu 2012, ESSA 2014).
El proceso TDE puede ser simplicado teniendo en cuenta sus elementos, cómo describen
Hammond et al. (1999) quienes llaman al proceso “PrOACT” o proactivo como estrategia para
recordar dichos elementos: Problemas, Objetivos, Acciones, Consecuencias y Tradeos (Com-
promisos). Runge y Cochrane (2013) diagraman el proceso que aquí llamaremos PrOACC agre-
gando algunos elementos clave, como son los disparadores, los mandatos (leyes, políticas, pre-
ferencias), valores (escalas de preferencia, peso de los objetivos, actitudes de riesgo; Figura 1.2).
TDE es una herramienta útil, pero no siempre resuelve todos los problemas, particularmente
cuando más de una persona está involucrada en la toma de decisiones. En los casos donde los
actores involucrados no se pueden poner de acuerdo en alguno de los elementos fundamenta-
les necesarios para desarrollar uno racional, hay otros procesos de toma de decisiones que se
deberían utilizar (Figura 1.3; Runge and Cochrane 2013). TDE ofrece técnicas para responder
racionalmente a objetivos conictivos y ciencia incierta, pero requiere que ambos elementos
sean especicados de una manera transparente y honesta. Para facilitar estos procesos, existe la
posibilidad de llevar a cabo un proceso de resolución de conictos o investigación conjunta, de
índole participativa, para alcanzar la claridad y transparencia que requiere todo proceso útil de
TDE.
Manejo Adaptativo de Recursos Naturales o Problemas ambientales
El manejo adaptativo es un abordaje sistemático para mejorar el manejo ambiental y cons-
truir conocimiento sobre la base de los resultados del manejo (MAR; Williams, et al. 2009).
Aquí, cuando hablamos de manejo nos referimos tanto al manejo de recursos naturales (ej.
manejo de hábitat, uso de una especie) como a la gestión de recursos (ej. distribución de fondos,
asignación de tierras a un determinado uso, legislaciones), y cualquier otra acción que afecte un
objetivo de conservación (Conroy y Peterson 2013). Existen varios enfoques de manejo adap-
tativo, todos reconocen la importancia del aprendizaje para mejorar las decisiones, pero varían
en el énfasis que ponen entre el aprendizaje y el manejo. El enfoque que hemos adoptado en este
libro, también llamado decisión-teórico (“Decisión-eoretic”; McFadden et al. 2011) considera
al manejo adaptativo como un tipo de toma de decisiones estructuradas (Figura 1.3), donde
22
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
la decisión es iterada en el tiempo, permitiendo el aprendizaje sobre decisiones anteriores para
mejorar las decisiones futuras (Lyons et al. 2008, Williams et al. 2009). En este enfoque se le da
importancia al manejo también, donde se quiere evitar que el manejo sea experimental. Dentro
de este enfoque también hay variantes (ver Capítulo 4), como el manejo adaptativo pasivo (don-
de el énfasis está en el manejo y el aprendizaje es una consecuencia), y el activo (similar énfasis
en manejo y aprendizaje). Además, en este proceso iterativo, se reconoce la incertidumbre (ver
tipos de incertidumbre más adelante) de los resultados de una acción seleccionada, por lo cual
podría ocurrir que un resultado sea diferente al esperado. Así, la siguiente decisión depende del
resultado real y no del esperado (Lyons et al. 2008, Williams et al. 2009).
En una denición distinta de manejo adaptativo, que sigue la escuela de pensamiento del
manejo adaptativo resiliente-experimental donde el foco es el aprendizaje, se requiere de la ex-
perimentación para lograr el mismo (“Resilience-experimentalist”; Lee 1999, Salafsky et al. 2001,
2003, McFadden et al. 2011). Salafsky et al. (2001) consideran algunas condiciones especícas
para garantizar su abordaje, y aquí mencionaremos brevemente algunas de las cuales pueden
ser compartidas por el enfoque de decisión-teórico. La primera se basa en el reconocimiento de
que los problemas ambientales ocurren o son parte de sistemas complejos, donde la diversidad
de factores, ya sea ecológicos, climáticos, sociales y culturales, político-institucionales, econó-
micos, etc. crean conguraciones de factores diferentes, aún en ecosistemas similares. Segundo,
que el ambiente está en un cambio constante e impredecible, y dichos cambios pueden ser lentos
(ej. climáticos) o rápidos (ej. enfermedades, terremotos, crisis económicas), por lo cual es ne-
cesario que se tenga capacidad para hacer frente a todas las fuentes de incertidumbre. Tercero,
Figura 1.3. Diagrama mostrando cuándo es apropiado el uso de TDE, dependiendo de cuán
claros son los objetivos,ycuán inciertos son los resultados obtenidos dependiendo del grado
de incertidumbre. El manejo adaptativo de recursos es un tipo de TDE,yhay situaciones en las
cuales se requerirá de la resolución de conflictos,odela investigación conjunta
.
(adaptado de Runge and Cochrane 2013)
Resolución
de conflictos
Investigación
conjunta
Tomade
decisiones
estructuradas
Objetivos
Manejo
adaptativo
Resultados
Conflictivo
Claros
Bien
entendida
Incierta Disputada
23
La toma de decisiones estructuradas y el manejo adaptativo en la resolución de problemas ambientales en ecosistemas productivos
actores o sociedades involucradas en una situación ambiental particular también cambian y se
adaptan, por lo cual hay que estar abiertos a estas incertidumbres; por ejemplo, un cambio de
contexto de mercado o de normativas (nacionales o internacionales) de fomento económico o
de conservación, afectará a un sistema de uso de recursos o de producción agropecuaria o fo-
restal. Cuarto, nunca se tiene toda la información necesaria para tomar decisiones y a veces se
puede avanzar con la que se dispone, a partir del conocimiento cientíco y las creencias de los
distintos actores. Por último, se puede aprender y mejorar en forma permanente, y los desafíos
están en como estimular la creatividad, construir en exibilidad y aprendizaje, y de esa manera
ayudar a conservar y usar sosteniblemente los ecosistemas bajo manejo. El éxito nalmente solo
ocurrirá en la medida que podamos aprender para mejorar nuestros esfuerzos de producción
con conservación. Estas condiciones pueden y deben ser adaptadas según el sistema socio-eco-
lógico que se pretende manejar, considerando las particularidades socio-culturales, productivas,
y ambientales.
Los contextos aplicados en los que se enmarcan estas problemáticas de gestión o manejo
pueden ser de distinto tipo, producciones agropecuarias, forestales, de conservación o de apro-
vechamiento de ora o fauna, de uso del suelo, o del agua, etc. Por ejemplo, en un sistema
agrícola extensiva, de producción agrícola periurbano-rural, pecuario o de ganadería extensiva,
pesquero o de fauna silvestre, o agroforestal, los actores, mecanismos, y variables ambientales
aportarán elementos muy diferentes en la naturaleza del sistema bajo manejo, sin embargo, se
pueden identicar y cumplir todas las etapas y condiciones que el proceso TDE-MAR requiere.
Lo esencial a tener en cuenta en la implementación del enfoque TDE-MAR, es que se parte
de una realidad en la cual no se sabe lo suciente para manejar los problemas o los ecosistemas,
y que hay que tomar decisiones de manejo sobre la base de muchas preguntas, y algunas de estas
no tienen respuestas seguras o conables, estando sujetas a incertidumbre. El aspecto clave es
que existan varios modelos que compiten para reejar las incertidumbres del manejo y cada uno
inuya en la decisión a través del tiempo, el desempeño del manejo es mejorado por la evalua-
ción recurrente de dichos modelos a través del monitoreo iterativo del sistema (Lyons et al. 2008,
Williams et al. 2009, Moore et al. 2011). MAR es escalable, lo cual signica que el enfoque puede
ser adaptado a escalas pequeñas de una sola unidad de manejo, por ejemplo un lote de cultivo,
a escalas más grandes cómo todo un ecosistema.
El valor de la información en el proceso de TDE y MAR
Un aspecto muy importante de considerar en este proceso combinado es que las buenas
decisiones se toman con información, permitiendo a los distintos grupos de actores entender
anticipadamente las consecuencias de las acciones de manejo que se implementarán. Sin embar-
go, a pesar de que se trata de un proceso informado, el proceso de TDE-MAR tiene en cuenta la
complejidad de los sistemas y la presencia de incertidumbres, y se enfoca en reducirlas mediante
el aprendizaje.
Hay diferentes tipos de información disponible para tomar decisiones, por ejemplo, la de
los cientícos y otros expertos, los residentes de una comunidad, los usuarios de recursos y el
conocimiento ancestral que poseen las comunidades locales y de pueblos originarios. Toda la
24
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
información puede ser importante y potencialmente relevante para la toma de decisiones, pero
la clave está en como se la ordena sistemáticamente para poder interpretar y comparar las distin-
tas alternativas. Sobre todo, que las distintas alternativas de manejo o gestión pueden tener sus
aspectos positivos, otros negativos o neutrales, según los distintos puntos de vista e intereses de
los múltiples actores involucrados. Con información se pueden contrastar estos aspectos “pro”
y “contra” para distintas situaciones posibles. Una forma de hacerlo es construyendo tablas de
consecuencias (ver Capítulo 2, como construir tablas de consecuencias), o mediante otros mé-
todos (Gregory et al. 2012, Conroy y Peterson 2013). Asimismo, la información es fundamental
cuando se incorpora en un proceso iterativo de evaluación y retroalimentación del proceso de
decisión, facilitando de esa manera el aprendizaje necesario para que la actividad en cuestión o
el uso y conservación de los recursos naturales sea sostenible.
Incertidumbre en la toma de decisiones
En muchos sistemas de decisión hay fuentes de incertidumbre que hacen que el sistema no
necesariamente se comporte como se espera. No obstante uno puede considerar a los sistemas
como determinísticos, pero en realidad los sistemas socio-ambientales son estocásticos, y cuentan
con un conjunto de factores imponderables, algunos de los cuales son predecibles, o de compor-
tamiento aleatorio y por lo tanto pueden asignárseles probabilidades de que un resultado ocu-
rra. Otros factores son más o menos controlables con un buen diseño para tomar datos relativos
a ellos o usando protocolos estandarizados para generarlos u obtenerlos.
Existen varios tipos de incertidumbres en el proceso TDE-MAR, las cuales limitan la habili-
dad de tomar decisiones de manejo informadas, y han sido clasicadas de distintas maneras con
el correr del tiempo. En esta sección no vamos a discutir esta clasicación, sino que nos interesa
mencionar brevemente algunas de distinto tipo, que luego serán ejemplicadas en el Capítulo 2.
Williams et al. (2009) clasican las fuentes principales de incertidumbre como incertidumbre
o variación ambiental, controlabilidad parcial, la incertidumbre estructural, y observabilidad
parcial. La incertidumbre ambiental está asociada por ejemplo al clima, varía de modo aleatorio
y condicionan o podrían condicionar los resultados de las decisiones, y pueden ser tenidas en
cuenta asignando probabilidades (ej. el pronóstico de condiciones del clima). La controlabilidad
parcial de una determinada acción planicada tiene que ver con el hecho que al planicar una
acción, y por razones que no podemos controlar, el resultado no responde como esperábamos.
La incertidumbre estadística u observabilidad parcial corresponde a que los sistemas socio-am-
bientales, por su complejidad no pueden ser vistos en forma completa, y por lo tanto depende-
mos de muestreos y estimaciones estadísticas para describirlos. En consecuencia, tenemos una
visión parcial de la realidad y por lo tanto no estamos seguros que lo que observamos es el re-
sultado de la aplicación de nuestras decisiones. Por último, la incertidumbre estructural se reere
a las relaciones básicas en un modelo predictivo de las inuencias en las decisiones y puede ser
representado con modelos o hipótesis alternativas. Esta fuente de incertidumbre podrá ser su-
perada gradualmente a medida que revisamos el proceso en forma adaptativa, aplicando MAR.
25
La toma de decisiones estructuradas y el manejo adaptativo en la resolución de problemas ambientales en ecosistemas productivos
Como vimos, hay incertidumbres que pueden ser controladas y otras que no. Converse et al.
(2013) clasican las fuentes de incertidumbre en la incertidumbre lingüística, la cual diculta el
entendimiento del proceso, la incertidumbre epistémica y la incertidumbre aleatoria. La episté-
mica puede ser controlada y es reducible, e incluye la incertidumbre estructural y la observabi-
lidad parcial. La aleatoria es prácticamente irreducible y consiste en la estocasticidad ambiental
y demográca, que no obstante no pueden ser reducidas, podrían en ocasiones, ser modeladas.
Este es el caso de la incertidumbre ambiental como mencionamos antes. En síntesis, siempre y
cuando sea posible, las fuentes de incertidumbre en todo proceso de TDE deben ser incorpo-
radas como hipótesis de respuestas, o asociadas a probabilidades del sistema ambiental a las
acciones de manejo.
Principales componentes del proceso TDE y MAR
El proceso de TDE y MAR es como una silla con tres patas, donde se integra el diseño, el
manejo y el monitoreo a n de probar sistemáticamente los efectos supuestos de las decisiones,
para luego adaptar y aprender sobre el sistema bajo manejo. El proceso TDE-MAR tiene princi-
pio, medio e iteración. Su estructura explícita, consta de dos partes bien diferenciadas, una que
estructura las decisiones (TDE), y otra iterativa que es la de aprendizaje (MAR) (Nyberg, 1999,
Allen et al. 2011) (Figura 1.4 y 1.5).
Figura 1.4. Diagrama de flujo de9etapas operativas de estructuración de decisiones
e implementación del proceso de manejo adaptativo del ambienteodeun problema
ambiental.
(Adaptado de Williams et al. 2007)
Problemade gestión, manejooimpacto ambiental identificadoaescalas definidas
Etapa1: Involucramiento de los actores.
Compromiso de los actores para involucrarse en el
manejo adaptativo del problema ambientaloel manejo
de recursos por la duración necesaria del emprendimiento.
Etapa 6: Toma de decisiones en terreno.
Implementación de acciones de manejo seleccionadas
en basealos objetivos de manejo, condiciones
del ambienteylos recursos naturalesymejora
del entendimiento acerca de cómo funciona el sistema.
Etapa2: Objetivos.
Identificación de objetivos de manejo, claros, medibles y
consensuados para guiar la toma de decisionesyevaluar
la efectividad del manejo en el tiempo (ver Capítulo 2).
Etapa 3: Acciones de manejo.
Identificación de un conjunto de acciones de
manejo potenciales para la toma de decisiones
(ver Capítulo 3).
Etapa 4: Modelos.
Identificación de modelos que caractericen las diferentes
ideas (hipótesis) acerca de cómo funciona el sistema
bajo manejo (ver Capítulos3y4).
Etapa 5: Plan de Monitoreo.
Diseñoeimplementación de un plan de monitoreo para
hacer el seguimiento del estado de los recursos
yde otros atributos claves del ambiente (Capítulo 4)
Etapa 7: Monitoreo de seguimiento.
Uso del monitoreo para hacer el seguimiento de las
respuestas del sistemaalas acciones de manejo.
Etapa 8: Análisisyevaluación.
Mejora del entendimiento de la dinámica del ambiente,
los cambios en el estado de los recursos naturales,
o los efectos de impacto estudiados, comparando los
cambios predichos respecto de los observados
en cada instancia del monitoreo.
Etapa 9: Iteración.
El ciclo vuelveala Etapa 6,
y menos frecuentementeala Etapa 1.
Fase de establecimiento de decisiones
Fase iterativa
26
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
No obstante hay diferentes tipos de decisiones de manejo ambiental, o de manejo de sistemas
productivos con gestión ambiental, y diferentes contextos de deliberación según los casos en
los que se aplique, el proceso requiere poder responder a las siguientes preguntas (Gregory y
Failing, 2012):
1. ¿Cuál es el contexto (marco y límites) en el que se tomarán las decisiones?
2. ¿Qué objetivos y medidas de desempeño se usarán para identicar y evaluar las diferen-
tes alternativas?
3. ¿Cuáles son las acciones alternativas o estrategias en consideración?
4. ¿Cuáles son las consecuencias esperadas de estas acciones o estrategias?
5. ¿Cles son las incertidumbres importantes y cómo afectan a las distintas opciones de
manejo seleccionadas?
6. ¿Cuáles son los tradeo o compromisos o negociaciones claves que hay que hacer entre
las consecuencias esperadas?
7. ¿Cómo se deberán implementar las decisiones de modo tal que promueva el aprendizaje
en el tiempo y brinde oportunidades para revisar las acciones de manejo basados precisamente
en ese aprendizaje?
Williams et al, (2009) identican 9 etapas del proceso (Figura 1.4) para facilitar su cumpli-
miento formal en todos los casos reales en que se implementen, asegurando un proceso abierto
Figura 1.5. Estructuración de decisiones (cuadros blancos conectados dentro del círculo gris
oscuro en un proceso de gestión adaptativa de recursos (cuadros dentro del círculo gris claro).
Adaptado de Clemen, 1996; ConroyyPeterson, 2013, Gregory et al 2012, Goijman et al 2012 a, b.
Estructura
de decisiones
Definir el problema de
decisiónyaclarar el
contexto de las mismas
Ciclo de aprendizaje
en el Manejo Adaptativo
Identificarydefinir objetivos
y medidas de desempeño
Indicar alternativas de
decisionesysus posibles
consecuencias
(Tablas de consecuencias)
Descomponer el problema de decisión
- Modelar estructura del problema
(jerarquías de objetivos, diagramas
de influencia).
- Modelar incertidumbre.
Evaluar compromisos
y seleccionar mejor
alternativa
SI
¿Se necesitan
más análisis?
Análisis de
sensibilidad
NO
Monitoreo, observación
de resultados,
y ajustes
revisión
de creencias
Implementación de
la/s alternativa/s
seleccionadas
Estimar
consecuencias
27
La toma de decisiones estructuradas y el manejo adaptativo en la resolución de problemas ambientales en ecosistemas productivos
y exible y que permitirá un aprendizaje colaborativo y con decisiones que puedan ser defendi-
das y argumentadas. Las acciones de cada etapa del ciclo de TDE, y el rigor y nivel de compleji-
dad abordados, dependerá de la naturaleza de las decisiones, los actores y recursos involucrados,
y el tiempo disponible. En algunos casos, un análisis apropiado podría involucrar un esfuerzo
de modelado o de colección de datos por meses o años. En otros casos, requerirá la consulta de
expertos durante varios días o semanas, o bien en ciertas situaciones, será suciente un taller de
medio a un día para estructurar cuidadosamente los objetivos y las alternativas para claricar
el razonamiento respecto a decisiones particulares. El tiempo no es necesariamente un factor
limitante, ya que se pueden usar herramientas o métodos que pueden ayudar a claricar el pen-
samiento, las ideas, minimizando los prejuicios o sesgos, mejorando la consistencia del proceso
de toma de decisiones y la calidad de sus resultados.
Lo importante en este proceso, es que no hay decisiones “correctas”. La meta del proceso TDE-
MAR es claricar las acciones posibles y sus implicancias en relación a un rango de preocupa-
ciones relevantes. La claridad en el contexto del manejo ambiental se logra con suciente análi-
sis crítico, técnicamente informado y juicios basados en valores transparentes y un proceso que
compromete a la gente a tomar las decisiones usando las mejores prácticas (Gregory y Failing
2012).
Etapas para la implementación del proceso TDE y MAR
Veamos en mayor detalle el proceso descripto como etapas en la Figura 1.4, y esbozado como
ciclo de implementación en la Figura 1.5. Siguiendo las recomendaciones de Williams et al.
(2009), en la primera parte se contempla una cuidadosa denición del problema que es nece-
sario manejar. El involucramiento de los actores es fundamental al comienzo del proceso, ya
que incorporando la percepción de los actores legitima el proceso, promueve la cooperación y
se evitan conictos futuros. Asimismo, se asegura que quienes deben tomar las decisiones con-
tarán con la información con que se dispone, así como de los valores que aportan los actores. En
esta etapa es muy importante saber si hay compromiso para conducir el monitoreo y evaluación,
como etapas imprescindibles para el aprendizaje y la adaptación. Asimismo, hay que preguntar-
se si el proceso está preparado para adaptarse a los cambios que puedan ocurrir en los actores o
los puntos de vista de la comunidad o de la sociedad.
En la 2ª etapa, es importante la identicación de los objetivos fundamentales y medios
(ver capítulo 2). Estos deben ser claros, medibles y ser acordados entre los actores. Los objetivos
fundamentales son lo que se desea alcanzar, y los medios consisten en los pasos intermedios
necesarios para alcanzar los fundamentales. Para denir ambos tipos de objetivos, hay ciertas
preguntas que debemos hacernos, como por ejemplo, si se han identicado objetivos de manejo
explícito y medible con métricas de desempeño establecidas.
En la 3ª etapa, la elección del conjunto de acciones de manejo a ser evaluadas determinará
el rango de exibilidad en el manejo de un problema, y esto inuirá tanto el alcance de los ob-
jetivos, como el aprendizaje en la etapa adaptativa; sobre todo porque sobre la marcha algunas
opciones podrían no ser factibles, o las perspectivas de los actores podrían cambiar, o nueva
28
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
información permitirá cambiar las opciones. En esta etapa es importante preguntarse si se cuen-
ta con un buen conjunto de acciones de manejo posibles, si se cuenta con las capacidades para
poder implementarlas, si estas son posibles de ser aplicadas en las escalas de tiempo para las
cuales se espera detectar los cambios, y si fuera necesario ajustar las alternativas de manejo en
el tiempo disponible.
En la 4ª etapa, se construyen los modelos respecto a cómo se espera que funcione el sistema.
Esto consiste en estimar las consecuencias de todas las alternativas de manejo sobre los obje-
tivos, basado en el conocimiento cientíco y ecológico disponible y las inferencias respecto a
la respuesta del sistema a las acciones de manejo. En esta instancia se convoca a los cientícos,
manejadores y tomadores de decisión, y otros actores necesarios involucrados o afectados en el
problema para denir el conocimiento actual, y las consecuencias sobre los objetivos del manejo
propuesto. Los modelos son muy importantes en el proceso, y aquí se considera si las hipótesis
sobre las que se basan las estrategias de manejo están adecuadamente expresadas como modelos
medibles que pueden ser puestos a prueba. Por otro lado, hay que preguntarse si se ha modelado
explícitamente la relación entre las acciones de manejo y los recursos, y se han incorporado fac-
tores ambientales relevantes, y si se cuenta con información suciente. La prueba de los supues-
tos implica la consideración de diferentes acciones para alcanzar un resultado deseado, pero no
como un proceso de prueba y error, sino por el contrario, implica pensar en la situación primero
(el problema a resolver) en un lugar determinado, desarrollar los supuestos acerca de que está
ocurriendo y predecir qué acción sería la óptima a implementar para resolver o modicar la
condición del problema, de acuerdo al conocimiento presente (ver Capítulo 3).
En la 5ª Etapa se desarrolla un plan de monitoreo, si se contase con el tiempo suciente y se
considere necesario, para estimar el estado del sistema y otros atributos necesarios para infor-
mar la toma de decisiones, utilizando datos relevantes a los problemas de manejo (Capítulo 4).
En la 6ª Etapa comienza la etapa iterativa, si es que se confía lo suciente en el resultado del
proceso TDE, es decir en la decisión óptima seleccionada. De ser así, se implementa la acción
en el momento determinado. En esta etapa es importante que los actores comprendan como se
tomarán las decisiones, las cuales estarán basadas en el estado actual y la comprensión sobre
el estado de los recursos en el sistema. El proceso de iteración será guiado por los objetivos de
manejo, y se deberá aceptar que cualquier cambio en las decisiones surgirá de la consulta y la
información brindada a los distintos actores involucrados.
En la 7ª Etapa se evalúan los efectos de la implementación de la acción de manejo y se mo-
nitorean sus resultados (ver Capítulo 4). El monitoreo debería diseñarse para asegurar que los
parámetros de los recursos o factores a medir son medidos adecuada y apropiadamente focali-
zando en indicadores relevantes de desempeño, para luego testear las hipótesis que conducen a
reducir las incertidumbres claves para el manejo adaptativo. También será preciso analizar si los
datos colectados en el monitoreo están disponibles y accesibles para los tomadores de decisión,
y si estos podrán disponerse para actualizar las mediciones de conanza de los modelos. Asi-
mismo, es importante conocer si los tomadores de decisión, los cientícos/profesionales invo-
lucrados y actores locales tienen el compromiso suciente como para llevar adelante y respetar
29
La toma de decisiones estructuradas y el manejo adaptativo en la resolución de problemas ambientales en ecosistemas productivos
las características del plan de monitoreo con el nivel de rigurosidad necesaria para reducir las
incertidumbres, y si los tiempos que se han planteado son razonables como para obtener el tipo
de datos, la información y la calidad de la misma de modo que permita ayudar en la toma de
decisiones
En la 8ª Etapa se usa la información generada en el monitoreo para evaluar el manejo, mejo-
rar la comprensión y guiar la toma de las decisiones. Aquí se comparan con los resultados que
se habían predicho en el planteamiento de los supuestos. Es útil en esta etapa preguntarse si se
ha evaluado el impacto esperado de las estrategias de manejo alternativas, si está claro cómo se
entienden e interpretan los resultados, si es posible reconocer umbrales que indiquen un cambio
en el manejo, y si hay acciones que pudieran tomarse para alcanzar dichos umbrales.
En la 9ª Etapa, de iteración, se llega a la instancia de mejora del entendimiento y por lo tanto
del manejo implementado, luego de completar el ciclo de toma de decisiones, el monitoreo post-
decisión y el análisis y la evaluación. La repetición de este ciclo, lleva a la virtuosidad del proceso
que implica la mejora y el ajuste, que permitirá la evolución de la perspectiva de los actores,
las instituciones, y las condiciones en los recursos del sistema o del cambio en la condición del
problema ambiental, socio-ambiental o agro-ambiental bajo consideración. En esta etapa cabe
preguntarse si las acciones de manejo y las decisiones se han revisado con frecuencia y basa-
dos en el monitoreo y la evaluación, y si ha sido posible reducir en el tiempo la incertidumbre
vinculada a la dinámica de los recursos y el impacto de las acciones de manejo, en particular, el
alcance en las metas de desempeño cuantitativo jadas dentro de escalas temporales jadas al
comienzo del proceso.
La adaptación implica implementar acciones o tomar decisiones que permitan mejorar el
problema en cuestión, basado en los resultados del monitoreo como parte imprescindible del
proceso. Si las decisiones implementadas no lograron alcanzar los resultados esperados, podría
explicarse o ser el resultado de varias razones, por ejemplo, que los supuestos planteados fueron
erróneos o poco precisos, las acciones fueron ejecutadas pobremente, las condiciones del sitio
cambiaron, el monitoreo fue deciente, hubo gran incertidumbre o una combinación de estos
factores.
En ese proceso hay siempre un aprendizaje respecto a los efectos de estas decisiones sobre
los procesos y estructura del ecosistema bajo manejo, y lo que se busca es ir diseñando, mejores
normas o pautas de manejo que superen la condición inicial. El aprendizaje requiere una docu-
mentación sistemática del proceso y de los resultados que se obtuvieron. Esta documentación
ayudará al equipo a evitar cometer los mismos errores en el futuro. Asimismo, permitirá a otros
beneciarse y nutrirse de sus experiencias, sean estas positivas o negativas, de modo de poder
diseñar y manejar mejor los problemas en cuestión, y reducir o evitar los riesgos y obstáculos
que podrían haberse encontrado.
Además, en el sistema bajo manejo, hay distintos intereses en pugna, con lo cual es importan-
te llevar adelante el proceso de TDE-MAR en forma participativa, dando oportunidades a todos
los actores involucrados en el problema en cuestión, de forma que todos puedan exponer sus
puntos de vista, resolver los conictos de intereses y llegar a consensos explícitos formalizados
30
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
en los objetivos y las decisiones a implementar. Por ejemplo, tomando como referencia la Tabla
1, en cada uno de esos problemas de decisión, la matriz de actores puede ser diferente y algunos
problemas podrían requerir mecanismos de acción cooperativa con reaseguros de gobernanza,
y de esa manera mejorar las chances de alcanzar objetivos de consenso (Conroy y Peterson,
2013) (ver capítulos 6, 7 y 8 para casos en Argentina).
Consideraciones Legales
Tal como se explicó en un principio, uno de los factores de éxito de un proceso de TDE-MAR
es poder satisfacer requerimientos de políticas existentes o facilitar la instalación de políticas
conducentes a un uso sostenible o la conservación de los recursos naturales, la salud y calidad
ambiental y el bienestar de la población humana. Los marcos regulatorios y legales podrían no
estar claros al comienzo de un proceso, incluso varios marcos legales podrían ser antagónicos o
sinérgicos. Esto deberá analizarse durante el proceso y ponerlo a discusión para un efectivo des-
empeño del proceso. Será útil entonces hacerse algunas preguntas, por ejemplo, si los distintos
actores, manejadores, investigadores, etc. comprenden las distintas leyes o regulaciones en juego
alrededor de un problema de manejo particular; si se han tomado las etapas necesarias para res-
petarlas, si se diseñó un proceso para focalizar en el alcance de las mismas a lo largo de la vida
del proyecto, y si todo el proceso es compatible con los mandatos legales especícos.
Aclaraciones acerca de qué no es el Manejo Adaptativo de Recursos
A pesar de que la utilidad y efectividad del TDE-MAR (lo llamaremos MAR para simplicar)
es reconocida en la toma de decisiones, su aplicación en el manejo de los recursos naturales
ha tenido limitaciones. La subutilización del MAR puede deberse a la resistencia institucional
y/o falta de entrenamiento de los actores claves, sin embargo, también se debe en parte a varios
conceptos erróneos.
1. El MAR es investigación. Esto es falso, el MAR es manejo, es gestión, dónde el objetivo
primario es determinar y tomar la decisión óptima basándose en la información disponible o a
mano, para dar respuesta a objetivos de la gestión. El aprendizaje es un subproducto del manejo,
no de la experimentación, y su objetivo es reducir la incertidumbre en el proceso de toma de
decisiones.
2. El MAR es demasiado riesgoso. Esto es relativo, ya que todas las decisiones que se to-
man sobre los recursos naturales llevan consigo un riesgo inherente y el MAR reduce el riesgo al
establecer claramente los objetivos de manejo, incorporando información disponible, basándose
en ello para determinar las decisiones óptimas para lograr los objetivos en un contexto formal,
repetible y comprobable. Las acciones de manejo, o la falta de ellas, siempre provocará riesgo e
incertidumbre sobre los resultados, sin embargo, una mayor incertidumbre sobre los resultados
de las decisiones implican un mayor riesgo. Asimismo, dado que el MAR está especícamente
diseñado para reducir la incertidumbre en el proceso de la toma de decisiones, su aplicación está
directamente orientada a reducir el riesgo en la toma de decisiones.
31
La toma de decisiones estructuradas y el manejo adaptativo en la resolución de problemas ambientales en ecosistemas productivos
3. El MAR es complicado y costoso. Como veremos más adelante, el MAR no es un pro-
ceso complicado, en realidad, la mayoría de los componentes del MAR, la elección y toma de
acciones de manejo, monitoreo de los resultados y modelado, son conducidas en forma rutina-
ria en el manejo de los recursos naturales o en el manejo de un sistema productivo con enfoque
ambiental. Además, se verá que las matemáticas que se utilizan son muy claras y nada com-
plicadas. En realidad, en el MAR nos esforzamos por usar los modelos más simples posibles,
aquellos que son biológicamente “aburridos” y simplistas, pero que sirven al propósito de toma
de decisiones. En aquellos problemas de toma de decisión más complejos donde se determina
una decisión óptima, la computación puede ser más compleja, sin embargo, hay disponible so-
ware fácil de usar tal como Netica (Norsys Soware Corp., Vancouver, BC, Canadá), u hojas de
cálculo informatizadas, tales como Microso Excel (Microso, Redmond, Washington). Estas
herramientas son extremadamente efectivas en el tratamiento de las necesidades informáticas
de aquellos que deben tomar las decisiones. Además, el MAR es rentable, ya que asegura que los
directivos o administradores de proyectos controlen los factores de importancia, a una escala
relevante para los objetivos. Por último, al reducir la incertidumbre en el proceso de toma de
decisiones, el MAR disminuye la probabilidad de tomar una decisión costosa e inecaz.
32
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
Bibliografía
Allan, C. and G.H. Stankey. 2009. Adaptive Environmental Management. A Practiotioner´s Guide. Springer.
Allen, C.R., J.J. Fontaine, K.I. Pope, Ahjond S. Garmestani. 2011. Adaptive management for a turbulent future.
Journal of Environmental Management. 92:1339-1345
Argent, R. M. 2009. Components of Adaptive Management. En pág 11-32, C. Allan and G.H.Stankey (eds.).
Adaptive Environmental Management: A practitioner´s Guide. Springer.
RECOVER, 2010. CERP Adaptive Management Integration Guide. Restoration Coordination and Verication,
C/O U.S. Army Corps of Engineers, Jacksonville District, Jacksonville, FL and South Florida Water Management
District, West Palm Beach, FL.
Clemen, R. T. 1996. Making hard decisions: an introduction to decision analysis. Pacic Grove : Duxbury Press,
cop. USA. ISBN: 0-534-26034-9
Conroy, M.J., and J.P. Caroll. 2009. Quantitative Conservation of Vertebrates. Wiley, New York.
Conroy, M.J. , Baker, R.J., Dillingham, P.W., Fletcher, D., Gormley, A.M., and Westbrook, I.M., 2008. Applica-
tion of decision theory to conservation management : recovery of Hector`s dolphin. Wildlife Research 35:93-102
Conroy, M.J. and J.T. Peterson. 2013. Decision Making in Natural Resource Management. A Structures, Adap-
tive Approach. Wiley-Blackwell. 456pp.
Converse, S. J., M. C. Runge, J. E. Lyons. 2013. Uncertainty. Module 14 in Runge M. C., Cochrane J. F., Converse
S. J., Szymanski J. A., Smith D. R., Lyons J. E., Eaton M. J., Matz A., Barret P. Nichols J. D., Parkin M. J., Motivans
K., Brewer D. C. Introduction to structured decision making, 11th edition. U. S. Fish and Wildlife Service, National
Conservation Training Center, Shepherdstown, West Virginia, USA.
ESSA. 2014. http://essa.com/services/da/hydroelectric/
Failing, L., R. Gregory, and P. Higgins. 2013. Science, Uncertainty, and Values in Ecological Restoration: A Case
Study in Structured Decision-Making and Adaptive Management. Restoration Ecology 21:422-430.
Goijman, A.P., M.J. Conroy, R. Moore and M.E. Zaccagnini. 2012a. Application of Bayesian belief networks to
balance conservation of bird diversity with landowner values in Entre Ríos, Argentina. October, 2012 Conference
of the Wildlife Society, Portland, Oregon. USA.
Goijman, A.P., Conroy, M.J., Moore, R. and M. E. Zaccagnini. 2012b. Application of Structured Decision Ma-
king and Adaptive Resource Management (SDM/ARM) to Balancing Conservation of Bird Diversity with Landow-
ner Values in Entre Ríos, Argentina. Proceedings of the 2012 AMCS (Adaptive Management Conference Series),
June 12-14, Ithaca, NY. USA
Gregory, R. and L. Failing. 2002. Using decision analysis to encourage sound deliberation: Water use planning
in British Columbia, Canada. Journal of Policy Analysis and Management 21:492-499.
Gregory, R., L. Failing, M. Harstone, G. Long. T. McDaniels, and D. Ohlson. 2012. Structures Decision Making.
A Practical Guide to Environmental Management Choices. Wiley-Blackwell. 299pp.
Gregory, R. and Long. G. 2009. Using structured decision making to help implement a precautionary approach
to endangered species management. Risk Analysis 29:518-532
33
La toma de decisiones estructuradas y el manejo adaptativo en la resolución de problemas ambientales en ecosistemas productivos
Hammond, J. S., Keeney, R. L., & Raia, H. 1999. Smart choices: a practical guide to making better life decisions.
Random House LLC.
Irwin, B. J., W. Liu, J. R. Bence, and M. L. Jones. 2012. Defining Economic Injury Levels for Sea Lamprey Control
in the Great Lakes Basin. North American Journal of Fisheries Management 32:760–771.
Keeney, R. L. 2004. Making better decision makers. Decision Analysis, 1(4): 193-204.
Lee, K. N. 1999. Appraising adaptive management. Conservation Ecology 3(2): 3. [online] URL: http://www.
consecol.org/vol3/iss2/art3
Liu, S., T. Walshe, G. Long, and D. Cook. 2012. Evaluation of Potential Responses to Invasive Non-Native Spe-
cies with Structured Decision Making. Conservation Biology 26:539-546.
Marcot, B. G., M. P. ompson, M. C. Runge, F. R. ompson, S. McNulty, D. Cleaves, M. Tomosy, L. A. Fisher,
and A. Bliss. 2012. Recent advances in applying decision science to managing national forests. Forest Ecology and
Management 285:123-132.
McDaniels, T. L., R. Gregory, J. Arvai, and R. Chuenpagdee. 2003. Decision structuring to alleviate embedding
in environmental valuation. Ecological Economics 46:33-46.
McFadden, J. E., T. L. Hiller, and A. J. Tyre. 2011. Evaluating the ecacy of adaptive management approaches:
Is there a formula for success? Journal of Environmental Management 92:1354-1359.
Moore, C. T., E. V. Lonsdorf, M. G. Knutson, H. P. Laskowski, and S. K. Lor. 2011. Adaptive management in
the US National Wildlife Refuge System: Science-management partnerships for conservation delivery. Journal of
Environmental Management 92:1395-1402.
Nyberg, B. 1999. Implementing Adaptive Management of British Columbia’s Forests – Where Have We Gone
Wrong and Right? In: McDonald, G.B., J. Fraser and P. Gray (eds.). Adaptive Management Forum: Linking Ma-
nagement and Science to Achieve Ecological Sustainability. Ontario Ministry of Natural Resources, Peterborough,
Ontario, Canada, pp. 17-20.
Ogden, A. E. and J. L. Innes. 2009. Application of Structured Decision Making to an Assessment of Climate
Change Vulnerabilities and Adaptation Options for Sustainable Forest Management. Ecology and Society 14.
Runge M. C., J. F. Cochrane. 2013. Why Structured Decision Making?. Module 1 in Runge M. C., Cochrane J.
F., Converse S. J., Szymanski J. A., Smith D. R., Lyons J. E., Eaton M. J., Matz A., Barret P. Nichols J. D., Parkin M. J.,
Motivans K., Brewer D. C. Introduction to structured decision making, 11th edition. U. S. Fish and Wildlife Service,
National Conservation Training Center, Shepherdstown, West Virginia, USA.
Salafsky, N, R. Margoluis and K. Redford, 2001. Adaptive Management: a Tool for Conservation Practitioners.
BSP Análysis and Adaptive Management Program. Washington, DC.
Salafsky, N., R. Margoluis, K. H. Redford, and J. G. Robinson. 2002. Improving the practice of conservation: a
conceptual framework and research agenda for conservation science. Conservation Biology 16:1469-1479.
Williams, B. K., R. C. Szaro, and C. D. Shapiro. 2009. Adaptive Management: e U.S. Department of the Inte-
rior Technical Guide. Adaptive Management Working Group, U.S. Department of the Interior, Washington, DC.
34
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
PARTE I
Conceptos, modelos y herramientas
37
Capítulo 2
Desarrollo del enfoque para la toma
de decisiones estructuradas (TDE)
Michael J. Conroy
En este capítulo, describo los elementos principales de la toma de decisiones estructuradas
(‘structured decision making, TDE): (1) desarrollo del planteamiento de un problema, (2) de-
nición de los objetivos, (3) especicación de las alternativas de decisión, y (4) los límites espa-
ciales y temporales de un problema de decisión. Luego, describo algunos principios generales
para comparar y elegir entre alternativas de decisión. Brevemente, introduzco el uso de modelos
predictivos en la toma de decisiones, y planteo la discusión del tema de la incertidumbre; estos
temas serán tratados con mayor profundidad en los Capítulos posteriores. Luego trato el tema
de cómo desarrollar objetivos fáciles de alcanzar en el manejo de recursos naturales, y hago una
importante distinción entre los objetivos fundamentales y los medios. Abordo objetivos que
compiten entre sí, resultados de valores múltiples, limitaciones en la toma de decisiones y las
decisiones vinculadas. Finalmente, una breve introducción de enfoques de optimización, que
en algunos casos sólo requieren métodos de clasicación o grácos simples, pero generalmente
requieren programas especializados de computación para su solución.
Desarrollo del planteamiento de un problema
Muchos problemas de decisión en la gestión o manejo de los recursos naturales, fracasan
o no se resuelven ecientemente debido a una falla en la denición adecuada del problema de
decisión desde un principio. El planteamiento de un problema pasa de ser una tarea impreci-
sa –“Ayudar a los agricultores a manejar el daño producido a los cultivos por las palomas”- a
ser una exposición positiva que conecta acciones con resultados cuanticables en un plazo de
tiempo especicado “Utilizar métodos de control letales y no letales para reducir los daños a
la agricultura dentro de límites aceptables, mientras se evitan daños innecesarios a otros re-
cursos, manteniéndose dentro de los límites presupuestarios”. Un planteamiento del problema
debe proponer una acción (o conjunto de alternativas) que predecimos llevarán a resultados que
cumplan con los objetivos. El análisis de un problema de decisión siempre debería comenzar con
un planteamiento del problema en forma general.
38
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
Una vez que se desarrolla el enunciado del problema, podemos tomar medidas para “re-
solver” el problema. Generalmente, es más natural comenzar preguntándonos cuáles son los
objetivos. Como veremos más adelante en este Capítulo, esto es un poco más complicado de
lo que parecía al principio. Los objetivos son resultados especícos y medibles en relación con
las decisiones que hemos tomado. Como veremos, es importante distinguir entre los objetivos
fundamentales –que representan nuestros valores fundamentales o principales- y los objetivos
medios- que son necesarios para cumplir con los objetivos fundamentales.
Un siguiente paso es determinar las acciones o decisiones que tenemos a nuestra disposición.
Por más obvio que parezca este paso, mis colegas y yo nos hemos encontrado con situaciones
en las que los administradores de recursos estipulan los objetivos que desean alcanzar, pero son
incapaces de describir las acciones para lograr dichos objetivos. Las alternativas de decisión
incluyen no sólo acciones manipulables, tales como manejo del hábitat y de la cosecha, sino
también otras acciones tales como la designación de las reservas, protección legal de especies y
hábitats. Y no debemos olvidar que la “no acción”, es una opción –aunque esta sea deliberada o
por defecto (por ejemplo a causa de indecisión por falta de información).
También necesitamos denir los límites espaciales y temporales de un problema. Por ejem-
plo, ¿estamos tratando de desarrollar un plan forestal sustentable para la Provincia de Chubut,
para toda la Patagonia o para toda la Argentina? ¿Tenemos objetivos a corto plazo (por ejemplo
un plan para los próximos 5 años?, ¿o a largo plazo (a 50, 100 o más años)?. En muchos casos,
los objetivos a corto plazo y a largo plazo están vinculados, de manera que se considera a los ob-
jetivos a corto plazo como una forma de lograr los objetivos a largo plazo. Por último, debemos
considerar la resolución espacial y temporal sobre la cual estamos tomando decisiones, o en la
que los resultados serán evaluados. Por ejemplo, podríamos estar interesados sólo en minimizar
los daños a los cultivos en promedio a escala de paisaje, o también podríamos estar preocupados
por cómo el daño se distribuye entre las unidades espaciales, tales como campos individuales,
cómo varía en el tiempo, o ambos.
Finalmente, al determinar nuestro problema de decisión, debemos estar siempre alerta a los
obstáculos para dicho proceso. Una realidad que debemos enfrentar es el hecho de que la rela-
ción entre las decisiones y los resultados se ve empañado por la incertidumbre, y típicamente,
lo mejor que solemos tener es un conjunto de creencias o un modelo que pensamos que es muy
probable que se produzca dada una decisión determinada. Volveré sobre este punto con más
detalle en el Capítulo 3, dónde también discutiremos cómo la incertidumbre puede reducirse
utilizando la información de retroalimentación de los programas de monitoreo. Por ahora, me
limitaré a señalar que la incertidumbre por sí sola no es un obstáculo para la toma de decisiones.
Sin embargo, los obstáculos se producen cuándo los que toman las decisiones confunden la
creencia de cómo los sistemas naturales responden a las acciones, con los valores que están tra-
tando de lograr en el objetivo. Espero poder convencer al lector de que incluso podemos tratar
una profunda incertidumbre, pero sólo si primero nos ponemos de acuerdo sobre los objetivos que
estamos tratando de lograr. Lamentablemente, la historia de la gestión de recursos tiene muchos
ejemplos dónde la creencia acerca de cómo funcionan los sistemas de recursos naturales se ha
confundido con los valores que estamos tratando de lograr. Gran parte de la “controversia” sobre
39
Desarrollo del enfoque para la toma de decisiones estructuradas (TDE)
el cambio climático tiene menos que ver con la incertidumbre (aunque existe) sobre los proceso
climáticos, que con las distintas losofías económicas y políticas. La clara separación entre las
creencias y los valores es, por lo tanto, algo que nosotros no sólo alentamos sino que insistimos
en que se lleven a cabo en las primeras etapas de los análisis de decisión.
Enfoques generales para la toma de decisiones óptimas
Una vez que tenemos una exposición concisa del problema de decisión, es una buena idea
descomponer el enunciado del problema en sus componentes. Todos los problemas de decisión
comparten 3 elementos: 1) un objetivo, 2) un conjunto de alternativas de decisión (o rango de
acciones) que pueden utilizarse para alcanzar los objetivos, y 3) un modelo de inuencia en la
decisión que represente nuestras creencias en la forma en que cada alternativa de decisión puede
conducir a resultados que cumplan (o no) con el objetivo. Un diagrama de ujo o de red puede
ser útil para garantizar que estamos incluyendo todos los elementos del problema de decisión,
pero también que estamos evitando la confusión entre ellos (por ejemplo, no confundamos
objetivos con creencias). Tomemos por ejemplo un problema de decisión genérico, donde la
satisfacción de un objetivo en relación a la conservación de un recurso depende de nuestra
habilidad para manipular o de otra manera inuir en el “estado” de un recurso (Figura 2.1). “Es-
tado” simplemente se reere a cualquier condición(es) de la naturaleza, tales como abundancia
poblacional, condiciones de hábitat, diversidad, o cualquier otro atributo que podamos medir.
Tomando en cuenta un problema más especíco, podríamos estar planeando un programa para
reducir los daños causados a los cultivos agrícolas por una plaga de insectos. No tomar ninguna
acción resultará en una continua pérdida de la producción agrícola (valor –1), se supone que
los larvicidas mejorarán ligeramente la situación (valor 1), se supone que los insecticidas para
Figura 2.1. Recurso genérico del problema de decisión. Se cree que las decisiones influyen
en el estado de los recursos en cierta forma, como para permitir el logro de un objetivo.
La decisión también puede influir en el objetivo directamente (por ejemplo, mediante la
imposición de costosyotras compensaciones). Las flechas indican la dirección de influencia.
DECISIÓN
ESTADO DEL
RECURSO OBJETIVO
AC
B
40
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
adultos reducirán el problema en gran medida (valor +2), y serán aún más efectivos combina-
dos con repelentes (+3). Sin embargo, es de suponer que estas acciones tendrán costos para el
medio ambiente de 0, 2, 3 ,4 en caso de no tomar acciones, larvicidas, insecticidas para adultos,
o ambos respectivamente (Figura 2.2).
Ahora que hemos aclarado la relación entre ambas decisiones, los estados medibles y los ob-
jetivos, podemos explorar medios para encontrar las decisiones óptimas, me reero a “seleccio-
nar la decisión que nos proporcione los mejores valores para los objetivos comparados con todas
las decisiones que compiten”. Naturalmente, esto supone que nuestro objetivo incluye adecuada-
mente nuestros valores (por ejemplo, el balance entre objetivos de conservación y costos u otros
usos de recursos que compiten. Existen métodos más sosticados para optimizar la decisión de
problemas complejos, pero para los problemas simples, frecuentemente podemos obtener una
respuesta, simplemente examinando una lista de valores o un modelo gráco y seleccionando
la decisión asociada con el mayor (o menor) valor, dependiendo de si la meta es minimizar o
maximizar los valores de los objetivos. En nuestro ejemplo de control, hay una relación muy
simple entre las decisiones, los resultados y los valores de los objetivos, computando el valor del
objetivo como valor de recurso dividido por el costo, conduciendo al valor para cada decisión
candidata, resultando en:
Figura 2.2. Decisión hipotética que implica el control del dañoala agricultura. Se cree que la
decisión de control mejora la producción agrícola pero también tiene costo monetarioyotras
compensaciones (tales como impactos en el medioambiente) que difieren, dependiendo de la
acción. Tanto los beneficios como los costos están contemplados en el objetivo (el valor del
objetivo para cada decisión se muestra en la columna de la derecha de la casilla “decisión”).
DECISIÓN
No acción
Insecticida larval
Insecticida adulto
Ambos
ESTADO DEL
RECURSO
Producción agrícola
Calidad ambiental
OBJETIVOS
Costos
Impactos
Ambientales
AC
B
41
Desarrollo del enfoque para la toma de decisiones estructuradas (TDE)
Suponiendo que el objetivo sea maximizar el valor del recurso por unidad de costo, simple-
mente examinando los valores de los objetivos, es evidente que “los insecticidas para larvas más
adultos” es la mejor decisión.
Predicción del impacto de las decisiones y toma de decisiones bajo incertidumbre
La mayoría de los problemas de recursos son más complicados, por varias razones, incluyen-
do el hecho de que la relación entre los resultados de las decisiones y de los objetivos a menudo
involucra soluciones de compromiso y dinámicas que no pueden ser descriptas en una simple
lista o forma de ecuación. En el ejemplo de control, asumimos de forma implícita que hay una
relación 1:1 entre las acciones (no acción, insecticidas para larvas, adultos, o ambos) y los re-
sultados (la producción agrícola declina, se estabiliza, o mejora). Aún si pudiéramos justicar
dichos supuestos, es necesario que éstos sean estipulados de forma explícita. Creemos que la
mejor manera de ser claros acerca de los supuestos clave en el modelo de decisión es formali-
zar las relaciones supuestas en un modelo explícito. Por “modelo”, simplemente nos referimos a
cualquier conceptualización de la relación entre decisiones, resultados y otros factores”. Por lo
tanto, los modelos pueden ser matemáticos e incluir computadoras, pero también pueden ser
simples diagramas de ujo (por ejemplo, Figuras 2.1 y 2.2). Formalizar nuestras supuestos en un
modelo, sin importar cuán simple o complejo sea (nosotros, sin embargo, preferimos la forma
simple), tiene varias ventajas. En primer lugar, los supuestos clave relacionados con el proceso
de toma de decisiones son ahora transparentes, y pueden ser examinados completamente por
todas las partes que participan en la decisión. Durante este proceso podemos conrmar nuestros
supuestos, o podemos decidir examinarlas, incluir nuevas ideas o abandonarlas por completo.
En segundo lugar, se necesita la inuencia de un modelo de decisión formal, para conducir un
análisis de decisión cuantitativo, que generalmente requerirá que especiquemos los valores de
los parámetros para las relaciones clave, lo que a su vez derivará del análisis de los datos obteni-
dos de estudios previos, o programas de monitoreo (Capítulo 3).
Además, prácticamente todos los problemas de decisión implican incertidumbre. Tomando
un ejemplo simple de la vida diaria, supongamos que debemos enfrentar la decisión de si com-
prar un seguro de viaje por adelantado antes de un próximo viaje. El valor de la decisión que
tomemos (comprar o no comprar un seguro dependerá del resultado, experimentaremos o no
una prueba ya sea un accidente o enfermedad, lo que resultará en un costoso cambio de planes)
que obviamente sucederá en el futuro, y que no puede predecirse con certeza (Figura 2.3). La
Decisión
Resultado
predicho del
recurso
Valor del
Recurso Costo Valor del
Objetivo
Sin acción Igual -1
0-
1
Insecticida para
Larvas+Adultos
Mucho,
mucho mejor 34
0,75
42
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
incertidumbre afecta tanto las decisiones que tomamos (o deberíamos tomar) como el valor
de la decisión que realmente tomemos. En el ejemplo del seguro de viaje, sólo si tenemos un
conocimiento perfecto por anticipado del resultado, podremos tomar la decisión “perfecta”; en
todos los otros casos nuestra decisión requerirá que evaluemos la probabilidad de cada resulta-
do, y algunas veces nos “equivocaremos, lo que signica que el resultado será menos deseable
de lo esperado. Sin embargo, hagamos, por favor, una distinción entre estar “equivocados” en
el sentido de un resultado menos deseable a raíz de un proceso de toma de decisión sólido, y el
que resulte de seguir un proceso de decisión equivocado (lo que puede derivar ocasionalmente
en buenos resultados por accidente). Nadie puede estar seguro de obtener un buen resultado de
una decisión especíca, pero podemos asegurarles que si siguen un proceso de decisión sólido:
• alargoplazo,loharánmejorquesinolohacen
• estaránenposicióndedefendersudecisiónauncuandolosresultadosseanpobres
Figura 2.3. Toma de decisiones bajo incertidumbre. Satisfacción relativa (utilidad) de las
combinaciones de resultado de la decisión. La toma de decisiones se considera bajo
incertidumbre porque no podemos predecir el resultado (viaje interrumpidooviaje ok)
que sigueacada decisión.
Evento
Decisión Viaje interrumpido Viaje Ok
Comprar seguro Satisfecho
(Estamos preparados)
Insatisfecho
(Gastos Innecesarios)
No comprar seguro Insatisfecho
(Pérdidas no aseguradas)
Satisfecho
(No incurrimos
se tornarán innecesarios)
é
en gastos que
La distinción entre proceso y resultado queda acentuada (aunque sea de modo irónico) por la
siguiente tabla de Russo y Shoemaker (2001):
Buen resultado Mal resultado
Buen proceso Éxito merecido Mala suerte
Mal proceso Pura suerte Justicia divina
Siguiendo un “buen proceso” no nos aseguramos obtener buenos resultados. Esperamos ex-
perimentar más cantidad de buenos que de malos resultados, pero los malos resultados que
realmente experimentamos son comprensibles en el contexto de nuestro proceso de toma de
decisiones. Por otra parte, como veremos en el Capítulo 4, nos brindan las oportunidades de
aprender y tomar mejores decisiones en el futuro. Seguir un “mal proceso”, ocasionalmente dará
lugar a resultados deseables, pero éstos no serán comprensibles en el contexto de un proceso de
decisión, y no nos brindarán el potencial para aprender o mejorar.
43
Desarrollo del enfoque para la toma de decisiones estructuradas (TDE)
Tipos de incertidumbre
El ejemplo del viaje ilustra incertidumbre ambiental, debido al hecho de que muchos aspectos
de la naturaleza que están fuera del control de quien toma la decisión y varían al azar, pueden
inuir en los resultados. Tengan en cuenta que aleatorio no es lo mismo que impredecible. Ge-
neralmente podemos predecir la probabilidad de eventos aleatorios basados en la experiencia u
otra información. Otro tipo de incertidumbre con la que nos encontraremos comúnmente en el
manejo de los recursos naturales, será la controlabilidad parcial, dónde nuestra acción deseada
no está en sí misma completamente bajo nuestro control, pero también se ve inuenciada por
otros factores. En el ejemplo de control de una plaga agrícola, podemos decidir combinar el
uso de veneno, pero un cambio en las condiciones climáticas puede dar como resultado que el
veneno sea menos efectivo (Figura 2.4a). También es importante la incertidumbre estadística u
observabilidad parcial, que se presenta debido a que somos incapaces de “ver” plenamente la na-
turaleza. Esto afecta nuestra capacidad de evaluar qué decisión tomar o qué resultados seguirán
a nuestra toma de decisiones. Por ejemplo, si deseamos evaluar los impactos de la intensicación
agrícola en las poblaciones de aves, probablemente deberemos tomar nuestras decisiones utili-
zando relevamientos de abundancia y ocupación basados en muestras estadísticas y estimaciones
y no en una enumeración exacta (Figura 2.4b). Volveremos sobre el tema de la incertidumbre
estadística y el uso de datos de monitoreo en el Capítulo 4.
Finalmente, un tipo de incertidumbre muy importante que deberíamos considerar es la in-
certidumbre estructural, que se reere a la incertidumbre en las relaciones básicas en cuanto a
nuestra creencia (o modelo) de inuencia en la decisión. La incertidumbre estructural puede
generalmente estar representada por modelos alternativos (hipótesis), por ejemplo, en el ejem-
plo de control una hipótesis es que el veneno efectivamente controlará el daño reduciendo las
poblaciones (Figura 2.4c). Sin embargo, puede ser plausible que los mecanismos compensato-
rios den como resultado que el control no tenga el efecto deseado. Incluyendo la alternativa,
los modelos que compiten (hipótesis) en la inuencia de las decisiones, nos permiten “ampliar
nuestras apuestas” en la toma de decisiones y no creer completamente en un modelo que puede
estar equivocado. Este enfoque también ofrece la oportunidad de aprender mediante un manejo
adaptativo. Exploraremos estas ideas con más detalle en el Capítulo 4.
Manejo de la incertidumbre en la toma de decisiones
Acabo de enumerar varios tipos y fuentes de incertidumbre que pueden ser importantes en
la administración de los recursos naturales, y mostrado cómo éstas afectan las decisiones que
se toman o pueden tomarse, junto con el valor del resultado de los recursos alcanzado. Sin em-
bargo, no hemos considerado realmente cómo tomar en cuenta la incertidumbre en la toma de
decisiones.
En primer lugar, podríamos ignorar la incertidumbre o pretender que no existe. Esperamos
que a esta altura, estemos de acuerdo que esta no es una muy buena idea. Lamentablemente,
parece ser una práctica común entre muchos organismos de manejo de recursos naturales y
ONGs. Por lo menos, no parece algo común que la incertidumbre sea reconocida explícitamente
44
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
DECISIÓN
No acción
ACTUAL
(+)
No cambio o
incremento en el
daño
(-)
OBSERVADO
Insecticida Larvas +Adultos
Figura 2.4. Tipos de incertidumbre. (a) Incertidumbre medioambientalycontrol parcial.
(b) Incertidumbre estadística. (c) incertidumbre estructural.
DECISIÓN
InsecticidaLarvas+Adultos
No acción
Daño reducido
(+)
No cambioo
incrementoen
daño
(-)
DECISIÓN
No acción
Daño reducido
(+)
No cambio o
incremento en el
daño
(-)
No cambio o
incremento en el
daño
(-)
Hipotesis
1
2
Insecticida Larvas +Adultos
A
B
C
45
Desarrollo del enfoque para la toma de decisiones estructuradas (TDE)
o manejada formalmente en la toma de decisiones sobre los recursos naturales. Esperamos, al
escribir este libro, ayudar a cambiar dicha actitud. Un segundo enfoque es tratar de reducir o
controlar varias fuentes de incertidumbre, lo que funcionará algunas veces. Por ejemplo, en el
problema de control de plagas, podemos esperar que se den condiciones climáticas óptimas, y
en otros momentos aplazar el tratamiento. Lo que hemos hecho realmente, es añadir otra varia-
ble de monitoreo (condiciones climáticas) a nuestro modelo, y esto puede ayudarnos a reducir
pero no eliminar, la incertidumbre, al menos de esta fuente. También podemos reducir la incer-
tidumbre estadística mejorando nuestro diseño de muestreo y diseñando y utilizando métodos
de estadística apropiados (Capítulo 4).
Sin embargo, nunca seremos capaces de eliminar esta fuente de incertidumbre del proceso de
toma de decisiones, y generalmente necesitaremos admitir la incertidumbre como algo a lo que
debemos hacer frente en la toma de decisiones. La forma habitual de hacer esto es representar
la incertidumbre teniendo en cuenta las distribuciones estadísticas y considerar que el valor del
resultado de la decisión tendrá un valor determinado por estas distribuciones. Es decir, vamos a
suponer que (1) un resultado podría tomar un valor indicado por esta(s) distribución(es), pero
(2) algunos valores serán más probables que otros, basados en nuestro modelo de probabilidad.
Luego, como es de esperar, haremos un promedio de los valores objetivos sobre las distribucio-
nes estadísticas para cada decisión, y seleccionaremos la decisión que produzca el mejor prome-
dio o valor esperado.
Volvamos al ejemplo de control de plagas. Anteriormente, asumimos básicamente que si im-
plementábamos una decisión particular, estaríamos seguros de obtener un resultado de recursos
particular, que tendría un valor dado. Así que, si tomamos la decisión de usar un “insecticida
para adultos” podemos estar seguros que el resultado va a ser “mucho mejor”, en términos de
valor del recurso, con un valor del objetivo resultante (valor resultante / costo) de 0.67. Supues-
tos similares, darán lugar a valores esperados para cada una de las otras decisiones (Tabla 2.1a).
Ahora, en lugar de asumir la certeza, vamos a suponer que son posibles otros resultados, de
acuerdo con el modelo de probabilidad (basado en análisis previos, experiencia o la opinión de
expertos). Por ejemplo, podríamos tener un modelo que prediga que tras la aplicación de in-
secticidas dirigidos a adultos, hay un 80% más de probabilidad que el resultado de los recursos
mejore modestamente (“mucho mejor”), pero un 10% de que mejorará mucho (“mucho mucho
mejor”), pero también un 10% de que sólo habrá una ligera mejoría (“mejor”). Calcularíamos el
valor esperado de la decisión, promediando los valores de cada uno de estos resultados, poten-
ciado por la probabilidad de cada resultado. Veremos de manera más general cómo hacer esto
en el Capítulo 3, pero para este ejemplo especíco tenemos:
E (insecticida para adultos) = 0,67 × 0,80 + 0 × 0.10+1× 1.0
Si especicamos la distribución de probabilidad para cada una de las otras decisiones, esto
nos lleva a los valores esperados para las 4 decisiones (Tabla 2.1b)
Tengamos en cuenta que en este ejemplo, la decisión óptima (insecticida para larvas + adul-
tos) no cambia como resultado de la incertidumbre, pero su valor es más bajo (0.70 vs 0.75).
Volveremos sobre este tema en el Capítulo 4, dónde discutiremos formas de reducir la incerti-
46
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
dumbre a través del monitoreo. Hay otros enfoques que no necesariamente implican maximizar
o minimizar el valor promedio del objetivo, tales como evitar los resultados extremadamente
“malos. Pero todos estos enfoques tienen en común el reconocimiento explícito de la incerti-
dumbre, y generalmente se lo representa utilizando distribuciones de probabilidad, incluso si
son sólo discretas (como las anteriores).
Desarrollo de objetivos
Como dijimos anteriormente, objetivos se reere a la consecución de resultados particulares
y medibles en relación a las decisiones que hemos tomado. La adecuada denición de los ob-
jetivos explícitos es un paso crítico en la toma de decisiones y por lo tanto deberían abordarse
con cuidado y rigurosidad. Tengamos en cuenta que para que los objetivos sean útiles deben
ser medibles, y por lo general ser predecibles y observables. Con el objetivo de tomar decisiones
inteligentes evaluando soluciones de compromiso entre las opciones que compiten, primero
necesitamos ser capaces de predecir cómo una decisión dada llevará a resultados medibles de
los objetivos. Luego, una vez que se hayan implementado las decisiones, deberíamos evaluar
los resultados actuales para poder medir si se están cumpliendo los objetivos. En el Capítulo 4
vamos a profundizar sobre cómo llevamos a cabo la construcción de un modelo de predicción
Tabla 2.1. Las probabilidadesylos valores de utilidad de los resultadosylos valores de
decisión esperados para el problema de plagas agrícolas. (a) resultados ciertos, dada cada
decisión, (b) resultados inciertos con probabilidades especificadas, dada cada decisión.
Sin acción
Insecticida
para adultos
Insecticida
para larvas
Insecticida para
larvasyadultos
Igual Mucho
mejor
Probabilidad
Mejor Mucho
mucho
mejor
Igual Valor
esperado
Valor
Mejor Mucho
mucho
mejor
VE
1000 -1 12
3-
1
0100 -0.5 0.5 1 1.5 0.5
0010-0.3333 0.33 0.666667 1 0.67
0001 -0.25 0.25 0.5 0.75 0.75
Sin acción
Insecticida
para adultos
Insecticida
para larvas
Insecticida para
larvasyadultos
Igual Mucho
mejor
Probabilidad
Mejor Mucho
mucho
mejor
Igual Valor
esperado
Valor
Mejor Mucho
mucho
mejor
VE
0.8 0.2 00 -1 123 -0.6
0.1 0.8 0.1 0 -0.5 0.5 1 1.5 -0.45
0 0.1 0.8 0.1 -0.3333 0.33 0.666667 1 0.67
000.2 0.8 -0.25 0.25 0.5 0.75 0.75
A
B
47
Desarrollo del enfoque para la toma de decisiones estructuradas (TDE)
de impactos de las decisiones. Aquí, asumimos que tenemos dicho modelo de predicción, y nos
enfocamos en la denición apropiada de objetivos medibles.
Por ejemplo, consideremos el problema tratado anteriormente, aquel que se refería al
control del daño producido por plagas de insectos en los cultivos agrícolas. Nuestro enunciado
del problema era el siguiente:
“Usar los métodos de control letales y no letales para reducir el daño agrícola
dentro de ciertos límites, evitando el daño innecesario a otros recursos
y manteniéndonos dentro de las limitaciones presupuestarias
Sin embargo hay algunas dicultades con este enunciado, y probablemente necesitaremos
ser más especícos con el objetivo para que, de esa manera, podamos evaluar los resultados
medibles.
• ¿Quéqueremosdecircon“límitesaceptablesenlapérdidadeunacosecha”?¿Lasunida-
des, son toneladas métricas de cultivos, pesos o alguna otra medida?
• ¿Quéotros“recursos”especícosnospreocupan;quéimpactosson“aceptables”,ycómo
vamos a evaluar estos impactos?
Como ejemplo de un objetivo más especíco y potencialmente cuanticable, podríamos to-
mar:
• Dentrodelos5años,reducirlapérdidamonetariaanualdeloscultivosdebidoaplagas
de insectos en la Provincia de Córdoba, Argentina, en un 50%, mientras gastamos menos del
10% de los ingresos brutos en medidas de control, manteniendo la contaminación ambiental
dentro de los límites legales.
El objetivo, tal como ha sido expuesto, tiene varias características:
• Escuanticable(asumiendoquelos cálculosanualesdepérdidadecosecha,costosde
control y contaminación estén disponibles).
• Especicaunlapsodetiemporazonableyalcanceespacialparaelproblema,demodo
que el objetivo pueda ser evaluado oportunamente.
Es posible hacer consideraciones adicionales, por ejemplo:
• Elobjetivotalcomohasidoexpuesto,estádirigidosóloalapérdidadecultivosyotros
resultados a nivel regional. Se podrían añadir restricciones, especicando rangos aceptables
para estos resultados a escalas espaciales más detalladas.
Una clase diferente de ejemplo, implica la conservación de las aves endémicas en Nueva Ze-
landa. Las aves endémicas en Nueva Zelanda han sido profundamente afectadas por organismos
introducidos, incluyendo la zarigüeya de cola peluda de Australia (destrucción de la vegetación,
competencia por el alimento). Ratas y ratones del Viejo Mundo (depredación de nidos) y car-
nívoros como armiños, hurones y gatos silvestres (depredación de nidos y aves). La vegetación
nativa también ha sido desplazada por malezas invasoras introducidas y otras plantas. Un enfo-
que general para la conservación de las aves de Nueva Zelanda es la siguiente:
48
Toma de decisiones estructuradas y manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos
“Utilizar control letal (trampas, caza, veneno), y no letal (alambrado) para el control de ratas,
zarigüeyas y otros mamíferos y el manejo de la vegetación (control de plantas nocivas, plan-
tación de vegetación deseable) para restablecer las aves endémicas de la isla a niveles viables
dentro de los 20 años.
Para traducir esto en objetivos cuanticables, necesitamos ser más especícos en cuánto a
qué queremos decir con “viable”, lo cual puede ser un problema, ya que probablemente no exista
un estándar de “viabilidad” que sea común a todas las especies. Además, las estimaciones con-
ables de las escalas de medición relativas a la viabilidad, tales como la abundancia y las tasas
vitales, es improbable que estén disponibles para todas (o incluso algunas) especies de interés.
Por lo tanto, podría ser necesario replantear el objetivo en términos de atributos que puedan ser
medidos (es decir, estimado a partir de datos de campo), tales como ocupación de las especies.
Por ejemplo, un objetivo razonable (y cuanticable) podría ser reformulado como:
• “Maximizarlaocupacióndelugaresadecuadosparacadaespecieprioritaria
Como veremos, sin embargo, dicho objetivo puede implicar conictos entre los sub-objeti-
vos. En este ejemplo, algunas especies pueden competir entre ellas, tener necesidades de hábitat
conictivas o incluso ser mutuamente excluyentes. Más adelante en este Capítulo trataremos
con más profundidad el balance entre los objetivos.
Objetivos fundamentales y medios.
Es importante distinguir entre objetivos fundamentales –que son importantes porque repre-
sentan nuestros valores fundamentales- y los medios –que son importantes porque ayudan a