ArticlePDF Available

Notas para la construcción de un concepto sociológico del latifundio

Authors:

Abstract

En este trabajo se hace una crítica a la definición del latifundio como forma de dominación de clase de Giner y Sevilla, al mismo tiempo que se hace notar la necesidad de llegar a una definición operativa de latifundio que tenga en cuenta la variabilidad del concepto y su especifidad dentro de la sociedad rural . Para ello se apuntan algunas de las dimensiones que pueden formar parte del concepto de latifundio y a cuyo análisis hay que descender para que este concepto adquiera una concreción analíticamente fructífera. Tales son, entre otras, el grado de apropiación de la tierra, el número de jornaleros que gravitan sobre el teniendo en cuenta la productividad y tecnología utilizada, el grado de homogeneidad del grupo de propietarios, la forma de integración de la estructura social y de aceptación de la estructura de la propiedad.
Chapter
Full-text available
INTRODUCCIÓN Hasta fechas relativamente recientes Andalucía ha tenido problemas que, además de retardar su desa-rrollo, han dejado secuelas que llegan hasta la actua-lidad, y condicionarán durante algún tiempo su desarrollo futuro. Frente a esto en los últimos veinte años se han resuelto parte importante de los pro-blemas históricos, pese a quedar otros por resolver. Estos logros recientes son quizás los primeros que la sociedad andaluza puede poner en el activo de sus propias realizaciones, compensando las frustra-ciones del pasado y elevando la valoración que los andaluces tienen de su situación actual. No obstante, los problemas pendientes de resolver y los efectos que aún perduran de antiguos problemas se entre-cruzan hoy en Andalucía con estos logros, creando una peculiar y compleja situación que no es fácil de comprender. Para llevar a cabo este ejercicio de comprensión, es importante reflexionar y sopesar cuidadosamente en qué medida influye cada uno de esos tres aspectos en los rasgos que caracterizan a la sociedad andaluza actual. De lo que resulte de ese ejercicio dependerá que se acierte más o menos tanto en el diagnóstico sobre la situación actual, como en las iniciativas que se tomen para que la sociedad andaluza siga progresando. A tal ejercicio intenta contribuir este trabajo. Si se me permite el juego de palabras, para empe-zar el análisis conviene hacer referencia a un cambio que afecta al contenido mismo de los estudios sobre el cambio de la sociedad andaluza. Consiste este cambio en que los estudios más recientes ya no se dedican tanto a poner de manifiesto las diferencias que existen en Andalucía respecto a otras partes de su entorno nacional o internacional, como a cons-tatar las similitudes, que son ya tantas o más que las diferencias. En otras palabras, consiste también en que se interpretan las diferencias en un contexto de normalidad, pues ya no parecen de magnitud y alcance tal que impidan considerar a Andalucía como una parte más de su entorno, en más o menos igualdad de condiciones con él. Tales diferencias se ven más bien como cuestiones de grado que pueden superarse, que no separan ya de forma irreversible a nuestra Comunidad Autónoma hasta el punto de hacerla algo distinto y aparte. Este cambio en los estudios sobre Andalucía es en buena medida reflejo de lo que está sucediendo en la sociedad andaluza, que, como no podía ser de otra manera, cada vez es más parecida a las de su alrededor, aunque todavía mantenga diferencias sig-nificativas en ciertos aspectos, como, entre otros, la renta, el empleo o las actitudes emprendedoras. Lo que parece haber cambiado es la tendencia o, si se prefiere, la componente estructural y permanente de esas distancias, que hasta muy recientemente consti-tuían el principal rasgo con el que se caracterizaba a la sociedad andaluza. En la actualidad, algunas han desaparecido y otras, aunque persisten, no son lo suficientemente significativas como para pensar que Andalucía sigue siendo diferente. La observación anterior tiene algunas implicacio-nes que merece la pena resaltar. Desde las descrip-ciones e interpretaciones que hicieron los viajeros ilustrados y románticos sobre Andalucía, hasta los estudios socioeconómicos que se realizaron en el primer tercio del siglo pasado, durante la II Repú-blica y la dictadura franquista e incluso hasta fechas más recientes, se ha intentado describir y explicar Andalucía a partir de las diferencias que hacían de esta sociedad del sur de Europa un objeto de aten-ción cuyo principal atractivo era precisamente el exotismo, la rareza, lo chocante y lo lacerante de tales diferencias, aunque se tratara del exotismo de su belleza natural, de lo chocante de sus hábitos cul-turales o de lo lacerante de las pobres condiciones de vida en que vivían muchos andaluces. Esta insistencia en las diferencias ha sido durante muchos años reflejo fiel de muchos aspectos de la realidad, pero también ha creado una inercia y unos hábitos de pensamiento y análisis, que, a veces, se mantienen pese a que con el paso del tiempo aqué-llas se hayan ido diluyendo. Por tanto, conviene revi-sar a la luz de estas nuevas conclusiones la forma en que describimos y explicamos la sociedad anda-luza. Este tipo de revisiones suele ser más lento de lo deseable, pues, como bien se sabe, las ideas que PARA UNA NUEVA TEORÍA DE ANDALUCÍA Cambio y modernización en la sociedad andaluza
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.