ArticlePDF Available

Apropiación Crítica de NTIC¿s como Camino de Onclusión en la Sociedad de la Información: El Caso de los Jóvenes de una Escuela Secundaria de la Ciudad de Córdoba

Authors:
Título de la ponencia: Apropiación crítica de NTIC’s como camino de inclusión en la
Sociedad de la Información: el caso de los jóvenes de una escuela secundaria de la ciudad de
Córdoba.
Autores: Susana Morales Susana, Daniela Monje y María Inés Loyola,.
Institución: Universidad Nacional de Córdoba
Palabras clave: internet- apropiacion- jóvenes
Resumen:
La presente ponencia analiza algunas consecuencias de la llamada Sociedad de la
Información, sobre todo en países menos desarrollados, a la luz de la problemática de la
brecha digital que la promesa de una sociedad más equitativa y democrática no logra resolver.
En este sentido, se sostiene la necesidad de promover un acceso que profundice la condición
de disponibilidad de equipamiento y conectividad, para poner de relieve la necesidad de una
apropiación creativa y crítica. En estos procesos, la tarea de la institución escolar es
imprescindible e indelegable.
Sociedad de la Información y brecha digital
En el marco de las transformaciones científicas y tecnológicas que dan materialidad
a las dinámicas globales a partir del último decenio del siglo 20, se gestó la idea de un mundo
global cuya producción y reproducción hacían necesaria la interconexión y de modo implícito
la inclusión.
La noción de inclusión digital apareció entonces en el discurso social, asociada al
reclamo por acceso e igualdad para los ciudadanos en el marco de un cambio tecnológico
radical cuyas implicancias económicas, sociopolíticas y culturales empezaban a delinearse: la
aparición de Internet. Este hecho se inscribió asimismo en un proceso que fue generalizado y
nombrado casi de modo excluyente en términos metafóricos y que de algún modo trascendía
las antiguas representaciones sociales del capitalismo industrial: en efecto la denominación de
sociedad de la información ganó espacio y hegemonizó las discusiones en principio
maniqueístas, que hipotetizaron en torno a esta nueva cosmogonía.
Un germen de discriminación positiva ha circundado desde esa época, la apropiación
de tecnologías por parte de los sectores vulnerables o marginados.
Parece deseable, legítimo e incuestionable que la tecnología llegue a la gente. Ninguna
política pública podría partir de otro lugar común que no fuera el de la inclusión. Sin embargo
¿En qué términos se piensa? ¿Cuál es el conjunto de presupuestos sobre los que se asienta la
noción? ¿Qué nivel de funcionalidad implica? Para Araya Dujisin
“la invención tecnológica ha traído dos noticias importantes al ámbito de la política una buena y una
mala. La buena es que todo indica que la tecnología puede significar más poder para los ciudadanos y
hacer eficiente la labor de las instituciones públicas, la mala es que la buena no llega a todos” (Dujisin,
2005:57).
En efecto, existe un fuerte núcleo de sentido común que asocia la idea de inclusión
digital a una serie de “beneficios” tales como equidad, acceso, participación, democratización,
educación y que podríamos afirmar fungen legítimamente en tanto “exorcismo” respecto de la
exclusión. Concomitantemente esta idea cobra identidad como parte del proyecto de Sociedad
Informacional que
“se fundamenta en la particular reedición de los ideales modernos, tales como la convicción del
progreso indefinido, la fe en el desarrollo, la esperanza en el porvenir, la confianza en la integración, y
la creencia en la providencia del mercado [y en este sentido] es tributario de la confianza en el
progreso como ideología”. (Becerra, 2003: 24/5)
Sin embargo el solo reconocimiento de la esterilidad de la implantación social de
tecnologías sin un previo trabajo en el nivel de las representaciones, la capacitación y el
debate social1, refutan esta creencia. Se hace entonces necesario impensar -es decir
desmontar, develar- un concepto que ha estado vinculado desde su origen al paradigma
informacionalista, y que, en este sentido, ha obstruido una discusión crítica acerca de la fuerza
preformativa que tiene la noción en relación al diseño de política pública. ¿Qué significa estar
incluido? Para Canclini (2004: 73) “los incluidos son quienes están conectados y sus otros
son los excluidos, quienes ven rotos sus vínculos al quedarse sin trabajo, sin casa, sin
conexión.”
Cabe preguntarse entonces si estar conectado, es decir “incluido” implica dejar de
estar excluido. La exclusión “es acumulativa y se autoreproduce” (Araya Dujisin, 2005:59) el
hecho de que sea digital solo aporta una nueva forma de carencia (Becerra, 2003) a la ya
consolidada lista de miserias que padecen los grupos vulnerables. Lo que resulta una verdad
de Perogrullo es precisamente eludir esta certeza frente al espejismo de la inclusión digital.
Como si partiéramos de un grado cero de igualdad al hablar de políticas públicas vinculadas a
las tecnologías, cuando por el contrario nos situamos en un grado cero de la desigualdad, a
partir del cual toda hipótesis sobre apropiación, usos, acceso, igualdad se diluye.
La estadística aporta un dato: el 79% de los usuarios de Internet vive en los países de
la Organización para la Cooperación y el desarrollo Económico. (OCDE) ¿Cómo se enfrenta
esta realidad desde América Latina? Los gobiernos de la región han diseñado durante los
1 Ver trabajos de tesis de Maestría Monje, Daniela (2004): “Políticas de telecomunicaciones aplicadas en la República
Argentina durante la década del 90. El caso de los Centros Tecnológicos Comunitarios. (2004) y tesis doctoral Morales
Susana (2004): “Análisis situacional de las nuevas tecnologías comunicacionales: factores intervinientes para su apropiación
y uso en escuelas secundarias de la ciudad de la Rioja”.
últimos 15 años políticas públicas tendientes a reducir “brechas” info-comunicacionales,
específicamente en lo relativo a sectores marginados y vulnerables, articuladas en programas
que, bajo el lema de la “inclusión digital”, distribuyen tecnologías informáticas y promesas de
conectividad.
Para Robinson “la inclusión digital es una política implementada de facto cuyas
reglas de negociación están ancladas en los usos y costumbres de las elites nacionales y no
para servir a los excluidos”, en este sentido forman parte de “un proceso de negociación
continua entre distintas elites [y operan] como un proceso de control político una meta
políticamente correcta e impecable, un jugoso negocio para pocos proveedores de las
tecnologías involucradas” (2005:128).
Por su parte G.Canclini afirma que se produce en los últimos 15 años un viraje
progresivo
“de la problemática de la diferencia y la desigualdad a la de inclusión/exclusión, que no se observa
solo en los discursos hegemónicos, aparece también en el pensamiento crítico (...) Desde la acción
humanitaria hasta las nuevas formas de militancia, se proponen más que transformar órdenes injustos,
reinsertar a los excluidos” (Ob. Cit. pág. 74).
Boltanski y Chiapello (2002) definen este fenómeno como una “homología morfológica”
entre actores en apariencia contrapuestos que al reducir los márgenes sustanciales de la
disputa terminan obstruyendo la discusión en torno a la paradoja que se genera entre
desarrollo info-comunicacional y exclusión sociocomunicacional.
Las ambiguas propuestas de “tolerancia hacia los diferentes” y “solidaridad hacia los
de abajo” que han guiado muchas de las políticas públicas bien intencionadas de los
gobiernos de la región, promueven, con todo, un futuro de convivencia estático y paralizante,
“la vigilancia de lo políticamente correcto asfixia a veces la creatividad lingüística y la
innovación estética” (G. Canclini, idem) y se encuentra en la base de los reiterados defasajes
entre políticas públicas y transformaciones económicas, culturales y sociales. Esta apnea
política, es asimismo desencadenante de los “fracasos”, que mientras en un nivel
socioeconómico o político parecen más fáciles de documentar -con indicadores como
concentración del ingreso, aumento del desempleo, caída del salario para el primer nivel; y
desprestigio de los gobernantes, proliferación de conflictos e inestabilidad social para el
segundo- son en cambio difusos en el plano cultural, en tanto la tarea de registrar los cambios
del “sentido de lo social” como núcleo de las prácticas culturales resulta por demás complejo.
Exclusión, acceso y apropiación
En el marco de esas reflexiones es que sostenemos que, luego de quince años de
implementación de políticas tendientes a facilitar el acceso a la las NTIC e Internet, por parte
de la sociedad en general, el fracaso de tal política no se da en términos de acceso material o
de conectividad, sino de apropiación, concepto que nos remite fundamentalemte al tipo de
prácticas de consumo de las tecnologías comunicacionales. De este modo, la noción se refine,
y la entendemos como
“la posibilidad de utilizar las tecnologías de manera efectiva, reconociendo sus limitaciones y
posibilidades para cada contexto de uso, apropiándolas para la consecución de objetivos individuales y
colectivos, adaptándolas crítica y participativamente al conjunto de prácticas comunicativas que hacen
a la sociabilidad, y utilizándolas como recursos para la creación, expresión, producción e intercambio
cultural” (Cabello, R.) 2.
En América Latina, ya en 1983, Prieto Castillo advertía que gracias a las nuevas
tecnologías fundamentalmente, se han generando dos tipos de consumo: un consumo pasivo
de grandes cantidades información distribuida de múltiples formas, y también la creación de
procesos en los que las personas pueden aplicar en sus problemáticas cotidianas la
información a la que acceden libremente
En este sentido, el autor se interroga acerca de quiénes y por qué se apropian más
comúnmente de la ciencia y la tecnología. Al respecto afirma que la apropiación se relaciona
con el lugar social que se ocupa, es decir cuanto mayor es el poder económico, mayor
posibilidad de apropiación. Por apropiación entiende
“la capacidad de integrar a la propia vida cotidiana recursos científico-tecnológicos que permitan, por
un lado, cierto funcionamiento de dicha vida cotidiana; pero, por otro, una toma de conciencia de la
situación en que se vive, una transformación de las relaciones interpersonales y grupales en las que se
está inserto.” (1983: 118)
La apropiación de la ciencia y la tecnología debería permitir la transformación de la
vida cotidiana, por lo tanto no debe confundírsela con el consumo de objetos o mensajes.
Tomando el caso de la escuela, sostiene que la apropiación significa que los niños
puedan encontrar sentido a los datos con los que toman contacto, que desarrollen un método
de búsqueda, de ordenamiento, de análisis de la información; que aprendan a discriminar entre
lo positivo y lo negativo de los mensajes y su componente imaginario, para estar en
condiciones de proponer alternativas a las situaciones sociales en que están insertos.
Así, el desarrollo de habilidades relacionadas con el manejo de la tecnología se
convierte en un factor crítico tanto en el campo educativo como en el laboral, especialmente
2 Cabello, R., Yo con la computadora no tengo nada que ver, Buenos Aires, Prometeo y UNGS, capítulo 2, en prensa.
en sociedades donde las actividades económicas relacionadas con la producción,
almacenamiento y distribución de la información crecen día con día. Por otro lado, y
fundamentalmente tomando en cuenta las consecuencias reales de la Sociedad de la
Información, desarrollar un pensamiento crítico adquiere una relevancia substancial.
A los efectos de indagar acerca de las representaciones y prácticas de apropiación de
los adolescentes respecto de las tecnologías comunicacionales en general y los medios
informáticos en particular, es que realizamos una investigación cualitativa en la ciudad de
Córdoba, aplicando la técnica de grupo focal en el ámbito de una escuela de dependencia
estatal a la que asisten alumnos de clase media baja. Se trató un grupo de estudiantes de 15-16
años.
Una de las cuestiones que se presentan con gran evidencia es que las nuevas
generaciones han nacido simultáneamente con las transformaciones tecnológicas que han
posibilitado la masificación de las computadoras en casi todo el planeta. De este modo, se
puede hablar de una generación de “nativos digitales”. Cabría esperar por ello que los niños y
adolescentes de hoy han logrado apropiarse de estas tecnologías de manera que les permita
interactuar y hacer un uso creativo también en sus propios procesos de aprendizaje. Sin
embargo, esto está lejos de ocurrir, al menos entre estudiantes que concurren a escuelas
públicas de gran parte del país, y que pertenecen a sectores socioeconómicos desfavorecidos.
Por otro lado, y esto reviste la misma envergadura que lo anterior, se evidencia que la
presencia de los nuevos medios han dado lugar a nuevos escenarios de socialización, de
modalidades diferentes de vinculación entre pares y de construcción intersubjetiva de
identidades juveniles. En definitiva, de nuevas prácticas de apropiación, no sólo de la
computadora e Internet, sino de la experiencia social. Un resumen de las reflexiones acerca de
ello se transcriben en las próximas páginas.
El grupo estuvo integrado por 11 alumnos (6 varones y 5 mujeres) y el coordinador
(un investigador del equipo). Ellos fueron: Jonathan, Jeremías, Luciano, Emanuel,
Maximiliano 1, Maximiliano 2, Paula, Lorena, Maira, Melisa y Janet.
La mayoría de los participantes convive con su familia biológica (madre, padre,
hermanos). En cuanto a las ocupaciones laborales de los progenitores, la mayoría de los
varones son trabajadores no calificados que trabajan por cuenta propia (albañiles, remiseros,
peluqueros). Otros trabajan en relación de dependencia (empresas de trasnporte, fábrica de
vidrio y de bolsas). La mayoría de las mujeres son amas de casa o empleadas domésticas.
Una sola está estudiando magisterio.
Respecto a sus propias ocupaciones laborales, la mayoría ayuda en la casa y recibe por
ello algún dinero que les alcanza para sus gastos personales.
De los 11 participantes, 6 poseen computadora en su casa (4 mujeres y dos varones).
Todos la usan, de manera compartida con sus hermanos. Solo uno tiene la PC conectada a
Internet.
Respecto al conocimiento de las características técnicas (hardware) en general existe
desconocimiento, salvo en un caso (Luciano), quien manifiesta un amplio conocimiento de su
PC. El resto sólo identifica que la computadora de la que son propietarios posee lectora de
CD.
En cuanto a los programas instalados en sus máquinas, el conocimiento que
demuestran es bastante limitado, y se reduce a los más conocidos en el mercado (word, power
point, excel y explorer). Solo en dos casos (Luciano y Melisa), que mencionan además Corel
Draw, Front Page y las enciclopedias multimedia Encarta y Billiken, respectivamente.
En cuanto al conocimiento respecto del manejo de la computadora, si bien es cierto
algunos pueden identificar ciertos usos (chatear, escuchar música), en general no pueden
precisar qué programas deben utilizar para realizar esas tareas.
Respecto a la autoevaluación acerca de sus propias competencias informáticas,
independientemente de poseer computadora, en general consideran que saben manejarla,
aunque no a nivel de un experto. Definen este último tipo de manejo como “conocer todos los
programas y cuando te aparece un cuadrito que no sabés cómo sacarlo, no poner ‘cancelar’
sino que tenés que saber qué te quiere decir ….” (Lorena). Por el contrario, ellos no se
consideran expertos informáticos. Continúa expresando Lorena: “...Yo directamente lo saco
(al cuadrito que aparece con error u otra indicación) y cuando cancelás apretás el botón
cancelar y se va, y al otro día te va a aparecer otra vez y...no entendés y lo apagás así, porque
no sabés...”
En cuanto al uso que los adolescentes realizan en su vida cotidiana (uso doméstico), el
mismo está vinculado fundamentalmente a Internet, para realizar mayoritariamente las
siguientes actividades: chatear, participar de juegos en red, “bajar” música, “bajar” fotos.
Nos interesa dar cuenta de esta primera modalidad de uso (el chateo) debido a que es la
utilizan con más frecuencia, y esto es independiente del sexo. El objetivo es conocer gente, o
hablar con gente con la que no se tiene contacto personal. Consideran que les resulta más fácil
establecer una conversación más libre con una persona a través del chat que personalmente:
“…en el chat vos le podés decir muchas cosas que no se las podés decir de frente” (Emanuel).
Al respecto, Maira expresa: “por ejemplo, hay veces que conocés a un chico o una chica y se
ponen a chatear, y hay veces que se cruza, se pasan por el lado o por el frente y no se saludan.
Bajan la cara los dos, pero cuando están en el cyber si ‘hola! ¿cómo andás?, ¿qué hiciste
ayer?”. A su vez, Lorena agrega: “… yo le pregunté una vez a un chico porqué cuando
chateaba me hablaba y después cuando pasaba no me saludaba, y me dijo que era por
vergüenza. Y después quedamos que nos íbamos a saludar otra vez que nos veamos y no me
saludó.” Pareciera que esta vergüenza/desinhibición está vinculada con el anonimato, la
invisibilidad o la distancia que otorga la mediación de una computadora en las relaciones
interpersonales. Así lo sugiere Janet: “… estás mirando a la cámara y decís cualquier cosa, lo
que te salga. Hay veces que decís a un chico: ¡Qué lindo que sos!, y después te da vergüenza y
decís: ¡Uhh...para qué le dije tal cosa!”. Sobre este punto, Crovi (2003) advierte que cuando
existe menos exposición antes los demás, como es el caso de espacios como los chats, la
identidad individual de los jóvenes se ve menos amenzada.
A pesar de estas ventajas, admiten que chatear tiene algunas desventajas. Una de ellas
es muchas veces se generan malos entendidos, ya sea porque los códigos usuales para
expresarse a través del chat dan lugar a ciertas ambiguedades (“…muchas cosas son mal
interpretadas. Por ejemplo: una vez un chico me dijo...yo le pregunté: “¿Vas a la Mona o a
Faruc (un boliche)?”, y me dijo: “No voy a Faruc”. Y yo no entendí si era “no voy a Faruc” o
“no, voy a Faruc”. Entonces es diferente cuando vos hablás con una persona que te habla con
expresiones y todo que cuando hablás escribiendo.” – Lorena-), o por que a veces tienen
tantas conversaciones al mismo tiempo que suelen confundirse de preguntas y respuestas:
“…Hay veces por ejemplo que decís: “¿Cómo te llamás?”, y ya te dijo el nombre como 4
veces y es porque te equivocás porque estás chateando con muchas personas.” (Maira). No
obstante ello, este reconocimiento de ciertas dificultades que conlleva el uso de este medio, se
produce sin demasiados conflictos. Por lo cual estas expresiones, que remiten a la
carencia/presencia de competencias comunicacionales, entre las que se incluyen las
tecnológicas, a las que definimos como un “sistema finito de disposiciones cognitivas que nos
permiten efectuar infinitas acciones para desempeñarnos con éxito en un ambiente mediado
por artefactos y herramientas culturales” (González, J. A., 1999: 157), nos permiten afirmar
que, para los jóvenes, el registro de las competencias necesarias para satisfacer sus acciones
de comunicación entre pares, es relativamente diferente de las necesarias para desempeñarse
en el mundo de los adultos. Es decir, está menos normatizado, más permisivo, y
posiblemente, más fraccionado culturalmente. Con lo cual, según lo analiza Crovi (2003),
quienes no manejan las reglas de la convergencia, sean jóvenes o adultos, pueden sentirse
excluidos de este mundo cultural.
Por último, se advierte una suerte de desplazamiento de la computadora como medio
de vinculación entre pares a través del chat y el correo electrónico, hacia los celulares: “… Lo
que pasa es que ahora reemplazan la plata para el cyber, la reemplazan por la tarjeta del
celular.” (Lorena). Sin duda, esto nos habla de la facilidad con que los jóvenes se transitan y
se mueven en el escenario de la convergencia tecnológica que forma parte de su mundo
natural y naturalizado por ellos.
Los espacios excluyentes donde se produce el acceso a esta actividad es en los
“cyber”, lo cual constituye una de las vías de acceso a la tecnología informática más factibles
para los países latinoamericanos. Como lo sostiene Hoffmann (2003)
“… parece obvio que el modelo del Norte (el acceso individual desde la casa), en los países
latinoamericanos sólo es viable para una minoría con los suficientes recursos económicos. La
solución, entonces es en el uso colectivo, en los llamados tele-centros, café internet, cabinas públicas,
etc.” (2003: 52)
Esto sin duda también determina, como lo decíamos antes para el caso de los adolescentes,
modalidades particulares de relacionamiento entre pares y entre jóvenes y adultos, entre ellos
la frecuencia, la duración y el sistema de permisos y castigos por parte de los adultos. Al
respecto, Emanuel señala: “… me pasó una vez con mi familia. Fuimos con mi hermana a las
10 de la mañana y eran las ocho de la noche y no volvíamos a mi casa y entró mi papá y nos
hizo salir. Nosotros teníamos dos horas más en la máquina y nos íbamos a volver de nuestras
casas… y hubo problemas…” Casi todos los participantes relatan una experiencia semejante,
en algunos casos propia, en otras porque la han visto u oído. Es decir, se puede percibir que
entre los jóvenes la permanencia en el cyber no tiene como límite el autocontrol, sino más
bien el límite económico y la utilización de otras alternativas para la comunicación entre
pares. Continúa Emanuel: “…como empecé a ver que gastaba mucha plata antes y también
necesitaba las cosas para comprarme yo, dejé de ir al cyber también por eso, y aparte ahora
también tengo celular, también tengo que juntar la plata para la tarjeta y no voy mucho al
cyber…”
Se advierte entre los participantes que aunque no todos poseen computadora, la
mayoría la maneja rudimentariamente, por lo cual puede decirse que el grado de apropiación
es bajo. Esto es independiente del sexo. Por lo tanto, contrariamente a los supuestos a que
dieron lugar los resultados de investigaciones propias anteriores sobre el tema, respecto de
que son las personas más jóvenes quienes hacen un tipo de apropiación más completo, no es
así para este caso. La segunda etapa de nuestra investigación supone el análisis de lo que
sucede con la apropiación entre los jóvenes de sectores sociales medio alto, donde el acceso a
los medios informáticos es más amplio.
Los jóvenes de esta escuela han aprendido a manejar algunos programas, que les
resuelven cuestiones vinculadas con la comunicación y el entretenimiento. Cuando deben
realizar alguna tarea escolar (por lo general la investigación bibliográfica respecto de un tema)
recurren a respuestas pre-diseñadas, extraídas de páginas como www.monografías.com. Con
lo cual se advierte una dificultad para aprovechar la potencialidad de Internet para ofrecer
información de innumerables fuentes veraces, y para al menos interrogarse acerca de la
confiabilidad de las fuentes a las que recurren sitios como el mencionado.
Por otro lado, los jóvenes admiten que la computadora es simplemente una moda:
“…supóngase que un día está de moda un pantalón, y al mes está de moda cualquier otra cosa,
entonces ya no se usa más ese pantalón. Lo mismo pasa con esto…”. (Janet). Esta mirada
preocupantemente ingenua acerca de los nuevos medios informáticos (vistos en definitiva
como objetos de consumo), determina que la representación que poseen los adolescentes
acerca de la dimensión que poseen en la sociedad y en sus propias vidas, se reduzcan a “lo
bueno” (es divertido, se aprenden vocablos desconocidos para ellos) y “lo malo” (reemplaza a
los libros, generan violencia en los más chicos como imitación de los juegos en red, provocan
situaciones de conflicto familiar, es caro, están disponibles información y pornografía,
considerada no apta para los niños), todo ello vinculado a la experiencia personal inmediata.
De esta manera, no se vislumbra en su horizonte representacional, indicadores que puedan dar
cuenta de una visión global, macrosocial acerca del papel de las tecnologías informáticas.
Menos aún de sus potencialidades y riesgos en la educación. Al respecto, Crovi sostiene que
“la naturalidad con que los jóvenes se han apropiado y conviven con la convergencia, les
impide detectar sus debilidades, por lo menos en primera instancia.” (2003: 172). De este
modo, “…es acpetable que para estos jóvenes sea difícil tomar distancia (…) y adoptar una
actitud crítica” (2003: 173).
Para nosotros, la débil apropiación encontrada entre los jóvenes participantes de la
experiencia, es la contracara de la denominada brecha digital, que al margen de sumarse a las
brechas existentes en otros aspectos de la vida de millones de personas en el mundo, y aún
dentro de los países, no se reduce a la falta de acceso a las máquinas o a la conexión de
Internet. Como lo afirma Hoffmann (2003) “El acceso es una condición necesaria, pero no
suficiente; se requiere del uso con sentido, apropiación social, capacitación y contenidos
apropiados”.
En este sentido, coincidimos también con Crovi, quien sostiene que
“…no son suficientes los caminos de repetición, observación o imitación que, según confiesan los
propios jóvenes, han transitado para obtener su formación para el manejo de las redes. El esfuerzo
deber ser mayor y debe partir de la consideración de este nuevo espacio como un lugar social con una
dinámica propia, que busque ordenarse y regularse a través de su uso y apropiación” (2003: 183).
Y en esto, la escuela debe cumplir un rol imprescindible e indelegable: poner al
alcance de los jóvenes no sólo la herramienta, sino las competencias necesarias para hacerla
funcionar en toda su potencialidad, y posicionarse como usuarios creativos y críticos.
Bibliografía:
AGUADED GOMEZ, J.I. y CABERO ALMENARA, J. (2002):Educar en red. Internet como
recurso para la educación. Edic. Aljibe. Málaga.
ARAYA DUJISIN, R. (2005) “Internet, política y ciudadanía” . Revista Nueva Sociedad 195.
AREA MOREIRA, M. (Coord.)(2001): Educar en la sociedad de la información. Edit.
Desclée de Brouwer, Bilbao.
BARTOLOMÉ, A. (1996). Preparando para un nuevo modo de conocer. EDUTEC. Revista
Electrónica de Tecnología Educativa, nª 4. http://www.uib.es/depart/gte/revelec4.html >
BECERRA, M. (2003) Sociedad de la Información. Proyecto, convergencia, divergencia.
Norma
BOLTANSKI, L. Y CHIAPELLO, E. (2002) El Nuevo espíritu del capitalismo. Akal
BURBULES, N. Y CALLISTER, Th. (2001): Educación: riesgos y promesas de las nuevas
tecnologías de la información. Granica, Buenos Aires.
CROVI, D. (2003): Las redes: nuevo espacio social para las relaciones laborales de los
jóvenes, en Cornejo Portugal, I.: Texturas urbanas: comunicación y cultura. Fundación
Manuel Buendía, México.
DORREGO, E.: Investigación sobre los efectos de los eventos instruccionales en las
estrategias de aprendizaje a través de los medios, en Cabero Almenara, J.: Educación y
medios de comunicación <http://www.tecnologiaedu.us.es/revistaslibros/rabida.pdf>
FOUREZ, G. (1997): Alfabetización científica y tecnológica. Edic. Colihue. Red Federal de
Formación Docente Continua. Buenos Aires.
GARCÍA CANCLINI, N. (2004): Diferentes, Desiguales, Desconectados. Mapas de la
interculturalidad. Gedisa.
GONZÁLEZ, J. A.: (1999) “Tecnología y percepción social: evaluar la competencia tecnológica”, en
Revista Culturas Contemporáneas, Volumen V, N° 9, Junio.
GROS SALVAT, B. (2000): El ordenador de invisible. Hacia la apropiación del ordenador en la
enseñanza. Gedisa, Barcelona.
ISLAS O Y BENASSINI C. (2005). Internet, columna vertebral de la sociedad de la
información México: Miguel Ángel Porrúa Editores. México.
HOFFMANN, B. (2003): Retos al desarrollo en la era digital. En Revista Diálogos de la
Comunicación, septiembre de 2003. FELAFACS. Lima.
MAJO, J. y MARQUES, P. (2002): La revolución educativa en la era de internet.
CISSPRAXIS, Barcelona.
MALDONADO, T. (1998): Crítica de la razón informática. Paidós, Buenos Aires.
MARABOTTO, M.I. y Grau, J.E. (1992): Hacia la informatización del aprendizaje.
FUNDEC, Bs. As.
PRIETO CASTILLO, D. (1983): Educación y Comunicación. CIESPAL.
ROBINSON, S. (2005) “Reflexiones sobre la inclusión digital” Revista Nueva Sociedad 195.
SPIEGEL, A. (1997): La escuela y la computadora, Ediciones Novedades Educativas, Bs. As,
1997.
... Dicha reelaboración se basa en la consideración de tres dimensiones. La primera refiere al conocimiento que los sujetos creen tener sobre las tecnologías, la segunda refiere al 73 Morales, S. (2008). Op. ...
... No obstante, si consideramos que las mujeres representan un porcentaje mayor de los encuestados, la diferencia allí se tornaría más significativa. Con esto podemos apreciar que el acceso se haya posibilitado en gran medida dentro de la72 Morales, S. (2008) La apropiación como restitución de la dimensión político-ideológica a la actividad de la audiencia. Manuscrito no publicado. ...
Chapter
Full-text available
Cielo Luciana Ormachea y Francisco Javier Cardozo en el artículo “La apropiación de las TIC en los futuros docentes. El caso de los estudiantes de profesorados de la Universidad Nacional de General Sarmiento” exponen los resultados parciales obtenidos a partir de la investigación “Medios informáticos en la formación docente” dirigida por la Dra. Roxana Cabello. En ese sentido, indagan los niveles de apropiación de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) que presentan los jóvenes futuros profesores de escuela media, que se forman en los profesorados universitarios de la Universidad Nacional de General Sarmiento durante el año 2009. En el artículo se presenta y problematiza la noción de “apropiación” para luego analizar su vinculación con el trabajo de campo realizado referido al uso de los medios informáticos en el ámbito de los profesorados de la UNGS. Posteriormente se examinan los resultados obtenidos en las encuestas centrándose en cuestiones relativas al acceso, el conocimiento y las competencias de los entrevistados.
Article
Full-text available
El artículo tiene por objetivo describir la experiencia de la implementación de recursos tecnológicos para el aprendizaje móvil (mlearning) en ambientes educativos, colocando especial énfasis en los ambientes a distancia, con el fin de analizar sus implicaciones operativas y los retos que expone este tipo de innovaciones educativas. El tema presenta conceptualizaciones teóricas, implementaciones prácticas de aprendizaje móvil en ambientes a distancia y en ambientes multimodales, así como estudios que se han desarrollado en estas implementaciones. Las implicaciones operativas detectadas son: (1) de orden tecnológico, (2) del diseño de la configuración tecnológica, y (3) de integración en ambientes de aprendizaje. Los retos que se vislumbran son los relacionados con: (1) el soporte tecnológico de las redes inalámbricas, (2) la capacidad de almacenamiento en dispositivos móviles, y (3) la configuración de contenido de los recursos.
Article
Ante la evidente parálisis en la difusión de los servicios digitales útiles entre las poblaciones pobres de América Latina, se ofrece un análisis del posible por qué basado en las políticas restrictivas de las respectivas elites nacionales. Dichas elites disponen de una influencia sobre los entes reguladores de los sectores estratégicos, financieros y de telecomunicaciones, que han servido a sus intereses durante los pasados dos lustros cuando internet y las aplicaciones digitales llegaron para quedarse en la región. Al parecer, varias ONGs y las organizaciones de los migrantes de cada diáspora nacional cuyas remesas ahora sostienen muchas economías, pueden influir en la transformación de esta situación.
Article
Libro Este libro comprende un total de 16 ensayos y un glosario. Algunos temas que aborda son: El Sistema Nacional e-México; la sociedad de la información;de las redes de información a las redes multiculturales del conocimiento, propaganda digitala y nuevos modelos comunicativos. 392p.
Article
México En el presente artículo se da cuenta de una investigación empírica de carácter cualitativo realizada entre jóvenes trabajadores del Distrito Federal con educación superior que desempeñan sus actividades laborales usando redes informáticas. El objetivo de este estudio fue conocer la opinión que ellos mismos tienen acerca de la incorporación de las redes en su trabajo y las características de sus relaciones interpersonales derivadas del uso de Internet.
Book
En esta obra se aborda la vertiente general sobre Internet como sistema de comunicación con su especificidad y sus aplicaciones al ámbito de la educación en las diferentes etapas y áreas curriculares. Los autores la han concebido desde una vertiente práctica, de forma que tras la lectura de cada capítulo el lector se encontrará con diferentes actividades que le pueden servir tanto para profundizar en los contenidos presentados como para su docencia.
Educar en la sociedad de la información
  • R Araya Dujisin
ARAYA DUJISIN, R. (2005) "Internet, política y ciudadanía". Revista Nueva Sociedad 195. AREA MOREIRA, M. (Coord.)(2001): Educar en la sociedad de la información. Edit. Desclée de Brouwer, Bilbao.
El Nuevo espíritu del capitalismo
  • A Bartolomé
  • M Becerra
  • Proyecto
  • Norma
  • L Boltanski
  • E Chiapello
  • Burbules Akal
  • N Callister
BARTOLOMÉ, A. (1996). Preparando para un nuevo modo de conocer. EDUTEC. Revista Electrónica de Tecnología Educativa, nª 4. http://www.uib.es/depart/gte/revelec4.html > BECERRA, M. (2003) Sociedad de la Información. Proyecto, convergencia, divergencia. Norma BOLTANSKI, L. Y CHIAPELLO, E. (2002) El Nuevo espíritu del capitalismo. Akal BURBULES, N. Y CALLISTER, Th. (2001): Educación: riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la información. Granica, Buenos Aires.
Investigación sobre los efectos de los eventos instruccionales en las estrategias de aprendizaje a través de los medios, en Cabero Almenara
  • E Dorrego
DORREGO, E.: Investigación sobre los efectos de los eventos instruccionales en las estrategias de aprendizaje a través de los medios, en Cabero Almenara, J.: Educación y medios de comunicación <http://www.tecnologiaedu.us.es/revistaslibros/rabida.pdf> FOUREZ, G. (1997): Alfabetización científica y tecnológica. Edic. Colihue. Red Federal de Formación Docente Continua. Buenos Aires.
En Revista Diálogos de la Comunicación, septiembre de
  • B Hoffmann
HOFFMANN, B. (2003): Retos al desarrollo en la era digital. En Revista Diálogos de la Comunicación, septiembre de 2003. FELAFACS. Lima.
La revolución educativa en la era de internet
  • J Majo
  • P Marques
MAJO, J. y MARQUES, P. (2002): La revolución educativa en la era de internet. CISSPRAXIS, Barcelona.