ArticlePDF Available

Responsabilidad social de la empresa. Concepto, medición y desarrollo en España

Authors:

Abstract

Desde los años 60, académicos y profesionales han ido consolidando el área de investigación denominada responsabilidad social de la empresa (RSE) o responsabilidad social corporativa (RSC). Aunque en nuestro país ha habido contribuciones importantes al desarrollo teórico de la materia, solo recientemente se ha empezado a avanzar en la medición y aplicación a la empresa. Este artículo pretende aportar algo de luz al debate, intentando definir cuáles son las responsabilidades sociales de la empresa y por qué y ante quienes debe ser la empresa socialmente responsable. Además se ofrece información sobre los diferentes sistemas de medición de la RSC que hay actualmente en el mundo y se exponen los avances que en ésta materia están teniendo lugar en España.
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003 7
COLABORACIONES
1. Introducción
En los años ochenta, y como consecuencia de
la crisis de los setenta, se deja de pensar en el
Estado como único administrador del gasto
social y responsable de la contención de desi-
gualdades y se comienza a defender la idea de
que la contribución al bienestar y a la calidad de
vida debe ser la meta de todos las instituciones
sociales, también de la empresa, sea lucrativa o
no. Se percibe que el bienestar total de la socie-
dad probablemente será mayor si existen múlti-
ples fuentes, más que un único monopolio de
oferta.
Responsabilidad social de la empresa o res-
ponsabilidad social corporativa (RSC), se puede
definir como el conjunto de obligaciones y com-
promisos, legales y éticos, nacionales e interna-
cionales, con los grupos de interés, que se derivan
de los impactos que la actividad y operaciones de
las organizaciones producen en el ámbito social,
laboral, medioambiental y de los derechos huma-
nos. Por tanto la RSC afecta a la propia gestión
de las organizaciones, tanto en sus actividades
productivas y comerciales, como en sus relacio-
nes con los grupos de interés.
La gestión de dicha Responsabilidad Social
supone el reconocimiento e integración en la ges-
tión y las operaciones de la organización de las
preocupaciones sociales, laborales, medioambien-
tales y de respeto a los derechos humanos, que
generen políticas, estrategias y procedimientos
que satisfagan dichas preocupaciones y configu-
ren sus relaciones con sus interlocutores.
Cada vez son más las empresas que desean
asumir plenamente su responsabilidad social
(prácticas más honestas, transparencia en la ges-
Responsabilidad social de la empresa
Concepto, medición y desarrollo en España
M
ARTA DE LA
C
UESTA
G
ONZÁLEZ
*
C
ARMEN
V
ALOR
M
ARTÍNEZ
**
Desde los años 60, académicos y profesionales han ido consolidando el área de investiga-
ción denominada responsabilidad social de la empresa (RSE) o responsabilidad social corpo-
rativa (RSC). Aunque en nuestro país ha habido contribuciones importantes al desarrollo
teórico de la materia, solo recientemente se ha empezado a avanzar en la medición y aplica-
ción a la empresa. Este artículo pretende aportar algo de luz al debate, intentando definir
cuáles son las responsabilidades sociales de la empresa y por qué y ante quienes debe ser la
empresa socialmente responsable. Además se ofrece información sobre los diferentes siste-
mas de medición de la RSC que hay actualmente en el mundo y se exponen los avances que
en ésta materia están teniendo lugar en España.
Palabras clave: responsabilidad social de la empresa, comportamiento social, gestión em-
presarial, comportamiento empresarial, política social.
Clasificación JEL: M14.
* Profesora titular de Economía Aplicada de la UNED. Coor-
dinadora del área de RSC de Economistas sin Fronteras.
** Investigador del Ministerio de Educación, Cultura y Depor-
te. Miembro Investigador del área de RSC de Economistas Sin
Fronteras.
tión, respeto al medio ambiente, ...) puesto que
son más conscientes de que en la economía actual
de mercado, la legitimidad para poder operar ha
de venir concedida por todos aquellos agentes o
grupos de interés con los que se relaciona la orga-
nización (stakeholders).
A nivel internacional, algunas iniciativas como
el Pacto Mundial sobre Responsabilidad Social
(2000) promovido por las Naciones Unidas, las
Directrices de la OCDE para empresas multina-
cionales (2000), la Declaración Tripartita de la
OIT sobre empresas internacionales y política
social (1977-2000), la norma AA-1000 realizada
en noviembre de 1999 por el Institute of Social
Ethical Accountability o la SA-8000 promovida
por la agencia acreditadora del Council on Eco-
nomic Priorities, están dando muestra de la rele-
vancia que está adquiriendo esta preocupación
por proporcionar a consumidores e inversores
información sobre responsabilidad social y
medioambiental de las empresas en el ámbito
internacional.
También la Unión Europea ha dado un paso
importante con la publicación reciente de su
Libro Verde «Fomentar un marco europeo para
la responsabilidad social de las empresas»,al
impulsar la participación de todos los sectores
relevantes de la sociedad en un debate estructu-
rado.
Este artículo pretende aportar algo de luz a
este debate intentando definir cuáles son las res-
ponsabilidades sociales de la empresa y por qué y
ante quiénes debe ser la empresa socialmente res-
ponsable. Además se ofrece información sobre
los diferentes sistemas de medición de la RSC
que hay actualmente en el mundo y se exponen
los avances que en ésta materia están teniendo
lugar en España.
2. Las responsabilidades sociales
de la empresa (1)
Las áreas de responsabilidad corporativa son
básicamente tres, la económica, la sociocultural
y la medioambiental (2). En cada una de estas
áreas, se pueden encontrar diversas formas de
entender el comportamiento social de la empre-
sa; todas ellas con consecuencias positivas para
el entorno social, pero de distinto origen, inten-
sidad y consistencia. El origen del comporta-
miento social lo marca la creencia de que la
empresa es un ente social y como tal ha de com-
portarse. Este origen va a influir de manera nota-
ble en la intensidad del protagonismo social
interno y externo que la empresa desempeña, y
en su consistencia y perdurabilidad en el tiempo.
Por ejemplo, las acciones filantrópicas de las
empresas, ejecutadas de manera aislada, podrían
encuadrarse dentro de la categoría de comporta-
miento social coyuntural, de origen propagandís-
tico. Sin embargo, un comportamiento social de
origen estratégico, movido desde dentro de la
organización hacia fuera, basado en sólidas cre-
encias humanas y sociales, representa al polo
opuesto del anterior ejemplo, definiendo un
comportamiento social sustancialista, sólido y
legitimado por la sociedad.
Conociendo estas áreas, cada empresa deberá
fijar el contenido de su responsabilidad social,
como resultado de un análisis sistemático de los
puntos de cruce de las áreas de actividad de la
empresa y los agentes sociales afectados por la
misma. Este análisis debe ser realizado por cada
empresa, no en abstracto (Castillo, 1985). La
definición de esas responsabilidades debe hacerse
teniendo en cuenta dos límites:
El límite inferior o mínimo de responsabili-
dad: la observancia de las normas jurídicas más
restrictivas. En aspectos donde no exista legisla-
ción se atenderá a los usos y costumbres.
El límite superior o máximo de responsabili-
dad: cuando la asunción de responsabilidad
pueda suponer la pérdida de competitividad para
esa organización, mermando gravemente su ren-
tabilidad y, en última instancia, poniendo en
peligro su existencia (Castillo, 1985; Nash,
1983). Tampoco intervendrá en aquellos aspec-
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
8DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003
(1) La diferencia entre responsabilidad social de la empresa
como concepto abstracto y las responsabilidades sociales como
concreción del contenido se debe a CASTILLO (1985).
(2) Las responsabilidades sociales de la empresa se han pre-
sentado de diferentes formas en la literatura. Todas ellas tienen el
mismo contenido, solo se diferencian en la presentación formal de
las mismas. Véase CARROLL (1999); BOATRIGHT (1993);
CASTILLO (1985); SERRANO MARTÍNEZ (1981).
COLABORACIONES
tos que sean competencia de otros organismos,
específicamente designados para tal fin (Hum-
ble, 1973; Drucker, 1988) (3).
2.1. Responsabilidad económica
Como se ha mencionado anteriormente, esta
responsabilidad se ha traducido tradicionalmente
en la búsqueda del máximo beneficio y el máxi-
mo valor para el accionista. Sin embargo, algunos
economistas ponen en entredicho que la maximi-
zación del beneficio para el accionista sea el
único objetivo de las empresas.
La maximización del valor de las acciones
parte de un concepto de racionalidad del sistema
económico. Se cree que, actuando así, se alcanza-
rá el óptimo y la eficacia económica será máxima
en el sentido de que se conseguirán los mayores
volúmenes de output con los recursos disponibles
y ningún sujeto podrá aumentar su utilidad sin
que otro la vea reducida. Esta definición de efi-
ciencia y eficacia como finalidad del sistema no
es intrínseca a la ciencia económica; dicho ópti-
mo sólo lo es bajo la óptica utilitarista y deja de
serlo para otras concepciones morales. En resu-
men, esa finalidad viene dada fuera de la ciencia
económica.
Además, las grandes empresas son propiedad
de muchos accionistas que controlan la empresa a
través del consejo de administración, el cual
designa a los directivos y se asegura de que diri-
gen la empresa en interés de los propietarios. Sin
embargo, en la práctica, muchas empresas son
dirigidas por los directivos con escaso control del
consejo de administración. Los salarios de los
directivos suelen ser mayores cuanto más grande
es la empresa, por lo que éstos aspirarán a que
crezca y no tanto a maximizar los beneficios del
accionista. Si esto ocurre pueden entrar en con-
flicto los intereses del principal (accionistas) y el
agente (gerente). Por ejemplo, si una empresa no
tiene una buena inversión que realizar, lo mejor
sería distribuir los beneficios a los accionistas.
Sin embargo, para hacer que la compañía crezca,
los directivos pueden utilizar esos beneficios para
construir fábricas. Para evitar este riesgo, un buen
consejo de administración ofrecerá acciones de la
compañía a los antiguos directivos con la espe-
ranza de que al actuar en su propio interés como
accionistas también actúen en interés de los
demás.
Si bajamos a la realidad y analizamos en qué
se traducen hoy estas teorías económicas sobre la
empresa, podemos observar que el conflicto entre
propiedad y control sigue existiendo a pesar de
soluciones como la expuesta anteriormente. Hoy
en día prima el tamaño sobre los beneficios, qui-
zás más por miedo a ser absorbido por otra
empresa competidora y, por tanto, desplazado de
la dirección y gobierno de la propia.
Por otro lado, el incentivo que supone para un
directivo ser propietario de la empresa no revierte
siempre en el propio interés de la misma, sino que
se traduce en una búsqueda exagerada por parte
de los directivos por revalorizar el valor de las
acciones a corto plazo para garantizarse un patri-
monio futuro muy saludable a costa de otros obje-
tivos y agentes que participan en la empresa.
Así pues, la maximización del beneficio se
convierte en la maximización del valor para el
accionista, valor de la acción que se revalorizará
en el mercado en función de las expectativas de
beneficios futuros de la empresa. Se trata de pre-
servar e incrementar la riqueza de los propietarios
e inversores garantizando un buen uso de sus
recursos financieros.
Para que ese valor sea mayor, el objetivo
deberá ser lograr unos beneficios satisfactorios a
largo plazo. Sin embargo, si la intención del
accionista es entrar en el capital de la empresa
para revalorizar su inversión, venderla a corto
plazo y obtener plusvalías, entonces, el objetivo
beneficio a largo plazo no será satisfactorio para
él. Por tanto, es preciso distinguir entre accionis-
tas con una visión a largo plazo y accionistas
cuyo fin es especular. Cada vez más, los accio-
nistas de las empresas grandes son instituciones
de inversión colectiva cuyo propósito es obtener
la máxima rentabilidad pero condicionada a una
liquidez aceptable, lo que provoca su entrada y
salida en el capital de las empresas de forma
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003 9
(3) La empresa puede y debe asumir responsabilidad única-
mente en aquellas áreas donde tenga autoridad. Corresponde a
otras instituciones (gobierno, sindicatos, organizaciones no guber-
namentales) el resolver problemas sociales que la empresa no ha
contribuido a crear (por ejemplo, urbanización, sanidad, etcétera).
COLABORACIONES
rápida y continua. De nuevo, habría que pregun-
tarse si esa obsesión por el cambio constante de
las carteras de estas instituciones responde más
a los intereses de sus administradores o gestores,
cuyo beneficio está en función de las comisiones
que cobran, que a los de los inversores particula-
res a los que sirven.
Otro de los objetivos económicos de la
empresa es la mejora de la eficiencia y produc-
tividad. Esto significa obtener el máximo de
beneficios y de producción con los recursos de
los que se disponen, algo básico para sobrevivir
en un mundo competitivo. Comparamos el
coste de la utilización de unos recursos con la
obtención de unos resultados. Entre los costes
suele incluirse el coste de materias primas,
energía, recursos financieros, laborales, etcéte-
ra, y entre los resultados los ingresos. Incluir
determinados costes e ingresos y no otros como
el deterioro del medio ambiente, el estrés de los
directivos o la degradación moral de los emple-
ados, es una decisión metaeconómica como
afirman Argandoña y Sarsa (2000). De hecho,
eficiencia significa «ser útil para», es decir,
conecta medios y fines o efectos e implica, sin
duda, un juicio, en tanto que se propone un fin
determinado, aunque a veces no se manifieste
de forma clara.
Además, muchas veces, la eficiencia se
obtiene en parte gracias al poder de mercado de
la empresa y a su poder de negociación con
proveedores de materias primas y mano de
obra, más que al uso inteligente y ético de los
recursos. La tendencia hacia grandes oligopo-
lios, por un lado, aumenta el poder de mercado
de la empresa para imponer sus precios y con-
seguir mayores beneficios (al no haber compe-
tencia real) y por otro, su gran tamaño les per-
mite obtener mejores precios de compra de sus
proveedores y abordar proyectos de inversión
en países y mercados donde los factores de pro-
ducción tienen precios muy bajos, de manera
que la eficiencia se consigue por el poder y no
por la inteligencia y racionalidad. Conseguir
eficiencia de forma socialmente responsable
implica hacer un uso responsable de los recur-
sos evitando despilfarros en el uso de energía,
reutilizando y reciclando las materias primas.
Significa también usar mano de obra en condi-
ciones justas y pagar un precio justo a los pro-
veedores por sus productos, servicios o mate-
rias primas.
Precisamente la calidad en los factores de pro-
ducción, en los procesos y en los productos y ser-
vicios, es algo demandado por la sociedad y que
se convierte también en un objetivo económico de
la empresa. La calidad significa maximizar el
valor para el consumidor. Esto se traduce en moti-
vación, formación y satisfacción del personal que
interviene en el proceso de producción y venta de
los bienes y servicio; en innovación y mejora de
los procesos productivos para obtener bienes de
calidad. Todo ello implica inversión y gastos para
el futuro.
Resumiendo, un comportamiento responsable
de la empresa implicaría desde el punto de vista
económico crear valor:
Para el accionista o propietario garantizando
un uso adecuado de su capital y garantizando el
cumplimiento de sus intereses de todo tipo.
Para el cliente, atendiendo a sus demandas
ofreciendo precios competitivos y bienes y servi-
cios de calidad (atención de quejas, consultas,
sugerencias…).
Para los proveedores, pagando precios justos
por sus productos o servicios y sin abusar del
poder de mercado.
Para los empleados, ya sean directivos o no,
preservando y creando empleo, pagando salarios
justos, proporcionando beneficios sociales, for-
mación, estabilidad y motivación.
A la vista de estos objetivos, la empresa
deberá establecer sus prioridades dentro de los
aspectos descritos anteriormente, asumiendo que
el sistema político y sociocultural de su entorno
tendrá un impacto significativo en ese ranking.
En función del grado de presión de los distintos
agentes que se ven afectados por las decisiones
de las empresas primarán unos objetivos sobre
otros.
2.2. Objetivos sociales de la empresa
Muchas veces se identifica este objetivo con
que las empresas hagan donaciones a institu-
ciones caritativas o cualquier otro tipo de prác-
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
10 DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003
COLABORACIONES
tica que suponga una merma evidente de sus
beneficios. Para unos (convencidos) representa
una obligación moral de la empresa que actúa
como una persona más y que tienen conciencia
social.
Algunos (más escépticos) lo interpretan
como una forma de obtener beneficios de forma
indirecta, ya que si se logra que la sociedad
piense bien de la empresa, se le perdonarán
determinados daños o incluso se obtendrá mejor
trato de las instituciones públicas (por ejemplo,
en el caso de licitación o adjudicación de pro-
yectos).
Un tercer grupo (friedmanitas) asegura que el
dinero dedicado a actividades de interés general
es un robo a los accionistas. El contribuir o no al
bien común mediante donaciones, es una decisión
individual, que debe tomar cada accionista, no los
directivos.
La responsabilidad de la empresa desde el
punto de vista político y sociocultural, implica
en primer lugar, respeto al espíritu y letra de las
leyes; en segundo lugar, respeto a las costum-
bres sociales y a la herencia cultural; y en ter-
cer lugar, involucración en la vida política y
cultural.
Los dos primeros aspectos requieren que la
empresa acepte los estándares legales y socio-
culturales de la sociedad en la que operan, tanto
externos como internos, salvo que entren en con-
flicto o sean cuestionables (por ejemplo, si esos
estándares violan los principios éticos básicos o
los derechos humanos como ocurrió en el régi-
men del Apartheid en Sudáfrica). El tercer
aspecto supone un papel más activo de la empre-
sa pero sólo en determinadas actividades. Inclu-
ye su participación activa en solventar proble-
mas de la política pública, con iniciativas que
mejoran el bienestar general de la sociedad en la
que viven.
2.3. Responsabilidad medioambiental
Cualquier decisión y acción que tome la
empresa tiene un impacto sobre el medio
ambiente, ya sea a través del consumo de los
recursos naturales (inputs como materias pri-
mas, energía, etcétera) ya sea en los outputs,
contaminando. La empresa debe contribuir al
desarrollo sostenible (satisfacer las necesidades
de hoy sin comprometer las de las generaciones
futuras).
Según el código de gobierno de la empresa
sostenible desarrollado en España por IESE,
Fundación Entorno y PricewaterhouseCoopers,
empresa sostenible es aquella que integra los
siguientes valores o principios: sostenibilidad
(búsqueda permanente del desarrollo económi-
co, la integridad medioambiental y el bienestar
social), visión a largo plazo, diversidad (de opi-
niones, culturas, perspectivas, edades y sexos en
su organización y en las relaciones con su
entorno), apertura en el diálogo con las partes
interesadas (stakeholders), integridad y respon-
sabilidad.
Así pues, y a modo de conclusión, los aspec-
tos sociales y medioambientales no se pueden
asumir enteramente teniendo en cuenta sólo res-
ponsabilidades económicas. Existen intercam-
bios entre los distintos aspectos mencionados
anteriormente de modo que un tipo de responsa-
bilidad tiene que equilibrase en contra de otra.
Siguiendo a Amartya Sen, pero desde un punto
de vista empresarial o corporativo, reconocer
una dimensión ética y socialmente responsable
en la vida de la empresa no implica establecer
valores éticos ni normas particulares. Se trata
sólo de reconocer que esa dimensión ética existe
y que hay que tenerla en cuenta.
3. Cómo se puede definir la RSC y qué es
una empresa socialmente responsable
Una vez definidas las responsabilidad sociales
de la empresa intentamos aproximarnos a una
definición integral de responsabilidad social cor-
porativa, saber ante quiénes es responsable la
empresa y concretar el alcance y contenidos de la
misma.
Por Responsabilidad Social Corporativa se
entiende el reconocimiento e integración en sus
operaciones por parte de las empresas, de las pre-
ocupaciones sociales y medioambientales, dando
lugar a prácticas empresariales que satisfagan
dichas preocupaciones y configuren sus relacio-
nes con sus interlocutores.
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003 11
COLABORACIONES
Como hemos anticipado antes, la empresa es
responsable ante todos los que tienen una apuesta
(stake) en la empresa: sus stakeholders. El térmi-
no stakeholder se utiliza contraponiéndolo a
stockholders o shareholders, los accionistas. En
castellano se traduce normalmente por públicos o
agentes sociales.
Los stakeholders son los grupos o individuos
que afectan o son afectados por la actividad ten-
dente al logro de los objetivos de la compañía
(Freeman, 1984). Lozano (1999:115) añade que
también debe tenerse en cuenta los intereses, las
demandas y las expectativas que están en juego
en cada caso, y el poder real que tiene cada uno
en esa red de relaciones.
Los stakeholders se suelen clasificar en:
Primarios: aquellos con derechos directos y
legalmente establecidos —accionistas, emplea-
dos, consumidores, proveedores, gobierno, com-
petidores.
Secundarios: sus derechos sobre los recur-
sos de la empresa están peor establecidos en la
ley o se basan en criterios como la lealtad a la
comunidad o las obligaciones éticas —medios de
comunicación, grupos de interés.
La empresa en sus actuaciones debe tener en
cuenta tanto a los agentes que influyen como a
los que son influidos por ella, a la sociedad en
general: local, nacional, universal y futura.
Así pues, la RSC debe basarse en que el desa-
rrollo de una actividad empresarial como negocio
es inseparable de la seguridad, la salud y el desa-
rrollo de los empleados, de la prestación de servi-
cios de calidad a sus clientes, del trato adecuado a
los proveedores, así como de la protección del
medio ambiente y el desarrollo de las comunida-
des en que las compañías operan.
La RSC debe vincularse a principios común-
mente aceptados, basarse en la legislación inter-
nacional relevante y responder en su alcance, con-
tenidos y procedimientos de implantación a las
demandas de la sociedad.
Estas obligaciones y responsabilidades de
las empresas deben incluir expresamente los
derechos laborales básicos (derecho a la no-dis-
criminación, prohibición del trabajo forzoso,
libertad de asociación, derecho a un salario
digno, derecho a descansos y vacaciones y no
contratación de mano de obra infantil), el dere-
cho a la libertad y a la vida, la prohibición de la
tortura y los malos tratos, el derecho de los
empleados a la privacidad y a la propiedad, la
libertad religiosa y de opinión y la prohibición
de sobornos.
Así mismo la RSC debe incluir el respeto a la
soberanía de los países en que las empresas ope-
ran, a sus leyes, sus valores, sus objetivos y políti-
cas de desarrollo económico, social y cultural; así
como la obligación de respetar las comunidades
locales, proteger el medio ambiente y cumplir con
los acuerdos internacionales relevantes de modo
que las empresas contribuyan de manera positiva
a un desarrollo sostenible.
Por último, la RSC debe ser aplicable a todas
las organizaciones empresariales, independiente-
mente de su propiedad o naturaleza societaria y
debe ser extendida desde las empresas a sus sub-
contratistas, proveedores, clientes y socios de
cualquier tipo.
4. La medición de la responsabilidad
social de la empresa
Para poder asegurar que la empresa es
socialmente responsable es preciso traducir los
principios de responsabilidad corporativa en
variables medibles a través de la construcción
de estándares e indicadores a partir de los cua-
les, y después de un proceso de auditoria social,
se pueda concluir que la empresa es socialmente
responsable.
El proceso que permite determinar si una
empresa es socialmente responsable (la audito-
ría social) pasa por dos fases, fases que, hacien-
do un paralelismo con las auditorías de calidad,
podríamos denominar normalización y certifica-
ción.
La normalización consiste en la elaboración,
difusión y aplicación de unas normas por las que
se establecen unos principios que aseguren la
RSC. Estas normas pueden ser generales (si abar-
can todas las dimensiones de la RSC) o sectoria-
les (si se concentran en una dimensión y/o en una
industria y la regulan profusamente).
La certificación es el proceso, y resultado,
por el que una agencia independiente garantiza
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
12 DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003
COLABORACIONES
que la empresa está sujeta a la norma o estándar.
En el caso de la RSC, la certificación se denomi-
na social screening o social rating.
El ámbito de la normalización es el más desa-
rrollado hasta la fecha. Se cree que existen 225
normas o principios de RSE. Sin embargo, no
todas ellas tienen el mismo grado de difusión y
notoriedad. En el debate siguiente al lanzamiento
en julio del 2001 por parte de la Unión Europea
del Libro Verde: Promover un marco europeo
para el desarrollo de la responsabilidad social de
la empresa, se insistía en la necesidad de homo-
geneizar y reducir el número de propuestas, sinte-
tizándolas en una ISO de carácter universal. Aun-
que este organismo ha creado ya el Comité que
desarrollará la norma global de RSC, se prevé que
muchas de las iniciativas seguirán siendo aplica-
das por las agencias de rating social.
Las normas de RSC se pueden dividir en dos
grupos: generales y sectoriales. El Cuadro 1 reco-
ge las principales normas disponibles en estos
momentos. El Cuadro 2 resume el contenido de
los estándares más conocidos y utilizados.
En el ámbito de la certificación también
encontramos varias propuestas. Por un lado, algu-
nas de las organizaciones que aparecen recogidas
en el cuadro anterior han previsto un proceso de
certificación para reconocer el cumplimiento de
su respectiva norma de RSC. Es el caso de ISO
14000 y SA8000.
Por otro lado, también existen agencias inde-
pendientes que contrastan la información propor-
cionada por la empresa, recurriendo a agentes ter-
ceros independientes (ONGs, Asociaciones de
derechos humanos, de defensa del medioambien-
te, de defensa del Consumidor, Sindicatos etcéte-
ra). Estas agencias ofrecen la información en
bases de datos o en forma de índices éticos. Las
bases de datos son proporcionadas por las deno-
minadas agencias de certificación o calificación
ética. La ventaja frente a los índices es que el
cliente quien determina los criterios excluyentes y
valorativos que estime oportunos a la hora de
seleccionar su cartera o inversión. De esta manera
se personaliza la búsqueda y la agencia no entra a
juzgar si una empresa es ética o socialmente res-
ponsable. Las principales bases de datos de RSC
están asociadas a SIRI Group (www.siri.org). La
cobertura varía en cada caso, aunque normalmen-
te disponen de información contrastada de las
empresas que componen los principales índices
bursátiles en cada país (Cuadro 3).
Por su parte, los índices éticos o sociales son
índices bursátiles a los que se les ha aplicado un
filtro ético. Se incluyen en ellos, por tanto, empre-
sas con buenos resultados económicos y sociales.
Las características del filtro están determinadas por
la agencia que construye el índice y fueron creados
para orientar a particulares en sus inversiones. Los
principales índices disponibles son: Domini Social
Index (KLD) (www.kld.com); Dow Jones Sustaina-
bility Index (Dow Jones Group y Sam Group)
(www.sustainability-index.com) y FTSE4Good
(FTSE y EIRIS) (www.ftse4good.com). También
existen otros como el Aspi Eurozone Indexes o el
Citizens Index. Recientemente, KLD Research &
Analytics Inc. y el Nasdaq Stock Market han lan-
zado conjuntamente el KLD-Nasdaq Social Index,
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003 13
COLABORACIONES
CUADRO 1
PRINCIPALES NORMAS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA
Sectoriales......................................................... Amnesty International Human Rights Principles for Companies (respeto a los derechos humanos)
Clean Clothes Campaign Code of Labor Practices (relaciones laborales en el sector textil)
FLA Charter Management (relaciones laborales)
IFCTU Basic Code of Labour Practice (relaciones laborales)
ISO 14000 (medio ambiente)
Investors in People (relaciones laborales)
SA 8000 (relaciones laborales)
Generales.......................................................... Accountability 1000
Caux Roundtable Principles
CERES Principles
Ethical Trading Initiative Base Code
Fortune ´s Corporate Reputation Index
Global Reporting Initiative (GRI)
Global Sullivan Principles
Os for Multinational Enterprises
United Nations Global Compact
Fuente: elaboración propia.
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
14 DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003
COLABORACIONES
CUADRO 2
DESCRPCION DE LAS NORMAS DE RSC
Nombre Breve descripción del contenido
Caux Round Table Principles for Business
(red de líderes empresariales de países
desarrollados y en vías de desarrollo)
www.cauxroundtable.org.................................. Las responsabilidades de la empresa.
El impacto social y económico de la empresa (innovación, justicia y la comunidad global).
El comportamiento de la empresa.
Respeto a las reglas y al medio ambiente.
Apoyo al comercio multilateral.
Evitar actos ilícitos.
Global Reporting Initiative (GRI)
Desarrollado por CERES, Tellus Institute y el
Programa de Medio Ambiente de la Unión
Europea www.globalreporting.org .................... Su principal objetivo es conseguir el mismo grado de transparencia respecto a la política medio ambiental que
la transparencia respecto al estado financiero de la empresa.
Para ello, ha desarrollado un marco basado en principios, características e indicadores que deben ser usados
en el reporte.
Global Sullivan Principles GSP
Desarrollado por Reverendo León H. Sullivan
www.globalsullivanprinciples.org....................... Respeto a los derechos humanos.
Respecto a los trabajadores, promover la igualdad de oportunidades, respeto al derecho de asociación,
asegurar la formación continua, condiciones seguras de trabajo.
Promover la competencia leal, incluido el respeto por la propiedad intelectual.
Trabajar con gobiernos y comunidades para mejorar la calidad de vida de éstas.
Promover la aplicación de estas normas por todos los agentes con los que se establecen relaciones.
Informar anualmente del cumplimiento de estas normas.
OECD (Organization for Economic Cooperation
and Development) Guidelines for Multinational
Enterprises www.oecd.organización/daf ............ Las empresas multinacionales deben contribuir al progreso económico, social y medio ambiental, respetar los
derechos humanos, fomentar la creación de capital humano en los países donde se trabaja, asegurar la
transparencia, abstenerse de acciones discriminatorias o disciplinarias que van en contra de la buena fe,
fomentar la aplicación de las mismas normas por sus socios etcétera.
ONU Global Compact
www.unglobalcompact.org............................... Respeto y apoyo positivo de los derechos humanos especialmente en lo que respecta a los empleados y al
medio ambiente.
CERES (Coalición para unas Economías
Responsables con el medio ambiente)
Principles (medio ambiente) www.ceres.org....... Protección de la biosfera.
Uso sostenible de recursos naturales.
Reducción de residuos.
Conservación de la energía.
Productos y servicios seguros.
Recuperación del medio ambiente.
FLA (Fair Labour Association) Charter
Agreement (FLACA) (socio-laboral)
www.fairlabor.org............................................. Evitar trabajo infantil y forzado.
Evitar el acoso, la discriminación o el maltrato.
Promover unas condiciones de trabajo seguras.
Promover la libertad de asociación y de sindicación.
Fijar un salario mínimo, unas horas máximas de jornada y un tiempo máximo de horas extraordinarias.
ISO 14000 (medio ambiente) www.iso.ch.......... Incluye más de 350 estándares para controlar aspectos tales como la calidad del aire, el agua o el suelo, de
forma que se cuente con datos científicamente válidos para conocer las consecuencias del comportamiento de
la empresa sobre el medio ambiente.
SA8000 (socio-laboral)
Social Accountability International
(SAI, socio de CEPAA) www.cepaa.org .............. Se evitará la mano de obra infantil y el trabajo forzado.
Se mantendrán unas condiciones laborales seguras, con una jornada máxima y un salario mínimo.
Se asegurará el derecho de asociación y sindicación, y la no discriminación.
Fuente: elaboración propia.
un índice elaborado a partir de la toma en conside-
ración de los impactos sociales y medioambienta-
les de las empresas presentes en el Nasdaq Com-
posite Index, que incluye firmas norteamericanas
de los sectores tecnológico, financiero, y de teleco-
municaciones. Los aspectos evaluados y los crite-
rios de selección para la inclusión de las compañí-
as en el nuevo índice han sido, entre otros, la exce-
lencia en la gestión medioambiental, las relaciones
laborales, el impacto de las operaciones en terceros
países, y la implicación en la industria del tabaco.
También se ha anunciado recientemente la ela-
boración de un índice de bolsa ético para empresas
españolas. La iniciativa, tomará como referencia el
índice medioambiental y ético Footsie4Good que
gestiona FTSE en Europa, y que incluye a 354
compañías, de las cuáles actualmente sólo tres son
españolas. En él índice español se integrarán
empresas españolas que cumplan diferentes crite-
rios centrado principalmente en el tratamiento que
la empresa hace del medio ambiente y la contribu-
ción al desarrollo sostenible, además del respeto de
los derechos humanos y su preocupación por invo-
lucrar a otras compañías en su cumplimiento. El
índice Footsie4Good sólo tiene restricción de
entrada para negocios de energía nuclear, tabaque-
ras y fabricantes de armamento.
A primera vista se trata de una buena noticia
para el mercado español y constata el enorme y
creciente interés que está despertando en nuestro
país la RSC. Ahora bien, ¿están nuestras empre-
sas preparadas para afrontar este reto? ¿está anali-
zado el mercado español suficiententemente
como para ofrecer información sobre la RSC de
las empresas españolas a través de un índice
ético? Como veremos en el siguiente apartado en
los últimos años se están dando importantes pasos
en España aunque todavía falta mucho por hacer
para alcanzar el nivel de desarrollo que la RSC
tiene en otros países donde llevan más de tres
décadas preocupados por esta materia.
5. La responsabilidad social corporativa en
España
El interés por la responsabilidad social corpo-
rativa es relativamente reciente en España.
Siguiendo la experiencia internacional y el recla-
mo de una sociedad con mayor preocupación
social, surgen en los últimos quince años expe-
riencias de economía social y solidaria que
demuestran que es posible compatibilizar rentabi-
lidad económica con beneficios sociales y que se
puede producir y comercializar bienes y servicios
de forma sostenible económica, social y ecológi-
camente.
Pero quizás el mayor interés por la RSC viene
ligado en nuestro país al lanzamiento a finales de
los noventa de productos financieros éticos (fun-
damentalmente fondos de inversión (4)) promovi-
dos por organizaciones sociales que tratan de
fomentar el ahorro responsable en España
siguiendo el ejemplo internacional. La necesidad
de evaluar el comportamiento socialmente res-
ponsable de la empresa española para poder
incluir o no determinadas organizaciones en la
cartera de los fondos de inversión u otros produc-
tos financieros éticos pone en evidencia la necesi-
dad de conocer el mercado español.
Todo ello coincide con la expansión interna-
cional de la empresa española, que obliga a cono-
cer a fondo el comportamiento fuera de nuestras
fronteras, especialmente en lo relativo al respeto a
los derechos humanos en países en vías de desa-
rrollo, y que sin duda influye en su cotización en
los mercados internacionales, donde tiene que
competir con empresas ya preocupadas por su
comportamiento sostenible y responsable.
Si a todo ello añadimos determinados escánda-
los internacionales y nacionales con los que
comienza el siglo XXI y que reflejan la falta de
escrúpulos a la hora de acometer determinadas
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003 15
(4) A principios del siglo XXI en España se están comerciali-
zando una veintena de fondos de inversión con el calificativo de
solidarios, responsables o éticos.
COLABORACIONES
CUADRO 3
PRINCIPALES AGENCIAS DE RATING SOCIAL
País Agencia Número de empresas
Canadá................................................................... MJRA 350 empresas
Escandinavia ........................................................... Caringcompany 100 empresas
Estados Unidos ....................................................... Kinder, Lydenberg, Domini & Co. (KLD) 800 empresas (700 grandes, 100 PYMES).
Francia.................................................................... VIGEO Empresas del French Bourse Index
Holanda.................................................................. Triodos Research 60 empresas
Italia ....................................................................... Avanzi Empresas incluidas en el MIB
Reino Unido............................................................ EIRIS (Ethical Investment Research Service) 1200 británicas, 55 europeas.
Suiza....................................................................... Centre-Info 60 empresas
Fuente :elaboración propia.
inversiones por parte del sector privado, el resul-
tado es un clima propicio para la RSC.
Dentro de las iniciativas que se están llevando
a cabo en España para impulsar el la RSC hay
algunas propuestas tanto en el ámbito de la nor-
malización como el de la certificación. En el pri-
mer caso, destacan el «Código de gobierno de la
empresa sostenible» elaborado por IESE, Funda-
ción Entorno y PricewaterhouseCoopers o normas
de gestión ética como la elaborada por la asocia-
ción Forética (Foro para la evaluación de la ges-
tión ética) o la norma UNE que acaba de terminar
el Comité Técnico de la Asociación Española de
Normalización y Certificación (AENOR) y que
será sometida al pleno para su discusión y apro-
bación.
Tal y como se expresa en el texto definitivo del
«Código de gobierno de la empresa sostenible»,
su misión es desarrollar una herramienta que
pueda ayudar a los máximos órganos de gobier-
nos de las empresas españolas a integrar en sus
actividades y decisiones los principios del desa-
rrollo sostenible. Su contenido no pretende ser
reglamentarista ni taxativo sino promotor e inspi-
rador de dichos principios. Va dirigido a todas las
empresas españolas, incluyendo a las filiales de
empresas multinacionales.
Por su parte, Foretica (5) ha creado un modelo
documental, Sistema de la Gestión Etica (SGE),
que, a su vez, se organiza en series de normas,
según su aplicación. La serie 20 se refiere a la
Certificación de Empresas y la norma SGE 21
está orientada a introducir valores éticos en la
empresa. Cada norma se articula en ocho áreas de
gestión, aplicando criterios éticos adecuados a
cada una. El proceso se inicia con la sensibiliza-
ción, formación, y continúa con la implantación y
evaluación. Por último, si se desea la demostra-
ción, Forética extiende un certificado basado en la
auditoría de una certificadora acreditada, que con-
fiere el derecho a usar la marca de gestión ética.
También AENOR acaba de terminar la que
será la primera norma oficial de RSE en España.
Esta norma representa el trabajo y esfuerzo com-
partido durante dos años entre representantes sin-
dicales, de la administración pública, de la
empresa, del mundo académico y de diversas
organizaciones y fundaciones civiles. El texto
propuesto representa un avance en el debate sobre
Responsabilidad Social Corporativa y una apuesta
hacia un desarrollo sostenible.
Al mismo tiempo, existen entidades indepen-
dientes que están evaluando el comportamiento
socialmente responsable de la empresa y ofre-
ciendo información y servicios sobre su base de
datos de empresas españolas analizadas. Tal es el
caso de la Fundación Ecología y Desarrollo, socio
español del SIRI Group, el Instituto Universitario
de Cooperación y Desarrollo de la Universidad
Complutense de Madrid y la Fundación Econo-
mistas Sin Fronteras.
Concretamente, la Fundación Economistas sin
Fronteras acaba de concluir un estudio sobre la
RSC de la empresa española. Dicho trabajo ha
consistido en la elaboración de una metodología
de evaluación que ha sido aplicada a un conjunto
de grandes empresas españolas que han participa-
do en él. Su finalidad no ha sido calificar empre-
sas como socialmente responsables o no, sino
obtener una base de datos sobre la RSC de algu-
nas empresas españolas, que irá ampliándose en
fases sucesivas, y que se ofrecerá a cualquier
agente o inversor interesado en conocer dicho
comportamiento. Para poder evaluar correctamen-
te a las empresas se han estudiado con deteni-
miento los criterios de RSC más utilizados a nivel
internacional, su concepto, justificación así como
legislación y normas que lo avalan, con el fin de
hacer una selección de los que preocupan hoy
más a la sociedad española y definir los indicado-
res, cuantitativos y cualitativos más idóneos para
medirlos. Los criterios se agrupan en 4 grandes
categorías: datos económicos y de gestión, rela-
ciones sociolaborales y con la comunidad, medio
ambiente y varios (energía nuclear, transparencia,
defensa y armamento, derechos humanos, etcéte-
ra). En total se han seleccionado 19 criterios y se
han definido más de treinta indicadores, que han
servido para evaluar a 13 empresas españolas de
diferentes sectores que a finales de enero de 2002
representaban el 69 por 100 del IBEX-35.
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
16 DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003
(5) Foretica es una asociación sin ánimo de lucro compuesta
por empresas, consultoras, profesores universitarios y otras perso-
nas físicas y jurídicas comprometidas con la promoción de la cul-
tura ética de la empresa.
COLABORACIONES
Por último conviene señalar que en primer
semestre del año 2002, más de 140 empresas
españolas se han adherido al Pacto Mundial de la
ONU sobre Responsabilidad. Además de las
empresas están presentes la patronal CEOE, los
sindicatos CCOO y UGT, varias universidades,
ONGs y fundaciones sin ánimo de lucro. En total
son ya más de 400 empresas a nivel mundial las
que se han adherido al este pacto por el que se
comprometen a asumir de forma voluntaria nueve
principios universales en los ámbitos de los dere-
chos humanos, las normas laborales y el Medio
Ambiente.
Concretamente, en el campo de los DDHH, las
empresas deben apoyar y respetar su protección y
evitar verse involucradas en abusos a los mismos.
En cuanto a las reglas laborales, las corporaciones
han de respetar la libertad de asociación y recono-
cer la negociación colectiva; comprometerse a la
eliminación de todas las formas de trabajo forzo-
so y obligatorio; la abolición del trabajo infantil;
y erradicar cualquier forma de discriminación res-
pecto al empleo. Por último, en materia de Medio
Ambiente, las empresas deben apoyar criterios de
precaución sobre los problemas medioambienta-
les; adoptar iniciativas para promover una mayor
responsabilidad ambiental; y alentar el desarrollo
y la difusión de tecnologías inocuas para el entor-
no natural. En definitiva, el Pacto sintetiza dos
cuestiones: la actuación de las empresas en un
marco globalizado y el establecimiento de garan-
tías para que el crecimiento económico vaya pare-
jo con el respeto a los derechos humanos.
Para comprobar el éxito de la adopción de
estos principios, las empresas deberán realizar un
informe anual sobre los avances obtenidos y
podrán intercambiar resultados y experiencias con
otras empresas y organismos que formen parte del
Pacto. De esta manera si las compañías adheridas
lo incumplen, la sociedad les pedirá cuentas y
perderán credibilidad.
Para finalizar, y en línea con lo que estás suce-
diendo en otros países, también los grupos políti-
cos están tomando conciencia de la necesidad de
ordenar el debate en torno a la RSC y han aproba-
do en diciembre de 2002 una proposición no de
ley presentada por el grupo popular cuya finali-
dad es instar al Gobierno, para que en el seno del
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, se cree
una Comisión Técnica de Expertos, con la finali-
dad de elaborar un informe sobre la Responsabili-
dad Social de la Empresa, que permita evaluar y
garantizar la eficacia y oportunidad de los ele-
mentos que la integran.
En particular el informe debe versar sobre la
conveniencia elaborar Códigos de Buena Conduc-
ta, posibilidad de crear un organismo certificador
o evaluador de la calidad social, implementación
de una futura etiqueta social, realización de audi-
torías e informes sociales, cualesquiera otros
aspectos que puedan integrar el concepto de Res-
ponsabilidad Social de la Empresa.
A la vista de lo descrito en este apartado se
constata que la RSC está despertando enorme
interés en nuestro país. De hecho ya son varias la
empresas que cuentan con departamentos dedica-
dos a implantar esta nueva forma de gestión
empresarial adoptando políticas y procedimientos
dirigidos hacia un modelo de empresa sostenible.
En todo caso, falta mucho por hacer y conviene
cuidar muy bien los sistemas de normalización y
verificación que han de servir para evaluar la res-
ponsabilidad de una empresa evitando caer en la
tentación de relajar los requerimientos para consi-
derar una empresas como socialmente responsa-
ble o ética.
6. Conclusiones
De lo visto en este artículo se deduce que la
Responsabilidad Social Corporativa es un reto
para las organizaciones del futuro. Cada vez son
más las empresas que desean asumir plenamente
su responsabilidad social puesto que son más
conscientes de que en la economía actual de mer-
cado, la legitimidad para poder operar ha de venir
concedida por todos aquellos agentes o grupos de
interés con los que se relaciona la organización
(stakeholders).
Conviene insistir que aunque nos hemos veni-
do refiriendo a lo largo de estas páginas a la RSC
de la empresa, la RSC afecta a todo tipo de orga-
nizaciones, públicas o privadas, con o sin ánimo
de lucro.
La investigación empírica viene a reafirmar los
argumentos a favor de la RSC. El que la empresa
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003 17
COLABORACIONES
asuma una responsabilidad social, más allá de la
maximización del beneficio para el accionista,
conlleva una mejora de los resultados económicos
a largo plazo. Por lo tanto, sólo se puede conse-
guir esta primera responsabilidad respecto al
accionista, asumiendo la responsabilidad frente a
los demás agentes sociales implicados en la ges-
tión de la empresa.
En conclusión, para que la empresa crezca a
largo plazo es imprescindible que sustente sus
procesos y productos en unos estándares éticos,
que integre en su gestión y que trate de dar res-
puesta a las demandas de los agentes sociales a
los que afecta o que le afectan.
Ahora bien para estimular y promover este
comportamiento de la empresa, es preciso que las
propias empresas y las autoridades públicas,
nacionales e internacionales, intensifiquen el
desarrollo efectivo de la RSC para que los com-
promisos asumidos al adherirse a las diferentes
iniciativas analizadas (Global Compact, declara-
ciones internacionales, códigos de buen gobier-
no...) no queden en simples declaración de inten-
ciones y pueda ser exigido su cumplimiento. A
modo de reflexión y conclusión enumeramos a
continuación, algunas iniciativas que a nuestro
juicio sería conveniente que se pusieran en mar-
cha desde dichas instancias (6).
En primer lugar y a fin de dar ejemplo, sería
conveniente convertir los requerimientos de la
RSC en obligatorios para las empresas que
desarrollen las actividades económicas o finan-
cieras contratadas o promovidas por las admi-
nistraciones públicas nacionales e internaciona-
les y sus organismos; y asegurarse de que no se
establecen nuevos acuerdos o programas econó-
micos, financieros o comerciales en que no se
incluyan estos criterios. También sería preciso
promover sistemas de control en las actividades
públicas que estimulen y apliquen principios de
RSC.
En segundo lugar sería necesario el estableci-
miento de un mecanismo de seguimiento, de la
implantación y eficacia de la RSC, verdadera-
mente independiente e imparcial y que sea acep-
tado internacionalmente.
En tercer lugar, para promover la transparencia
de las empresas en todas las actuaciones que lleve
a cabo, sería preciso que publicasen sus políticas
sobre RSC y que emitieran informes regulares
sobre sus perfiles sociales y medioambientales.
Este requerimiento podría ser voluntario u obliga-
torio.
Del mismo modo, sería oportuno que las auto-
ridades públicas exigieran responsabilidades a las
organizaciones y empresas denunciadas por com-
portamientos socialmente no responsables y
tomaran en especial consideración a aquellas
empresas que destaquen en el campo de la RSC,
difundiendo sus actuaciones para que sirvan de
ejemplo a otras organizaciones.
En quinto lugar, creemos que es oportuna la
existencia una norma internacional de carácter
voluntario respecto a la que puedan certificarse y
auditarse las empresas, para facilitar el cumpli-
miento de la regulación sobre RSC que se esta-
blezca, estimular las prácticas positivas de las
empresas, promover la implantación de sistemas
eficientes de gestión y fomentar los procesos de
mejora continua. Dicha norma debe estar alineada
con el alcance y contenidos de la RSC en las tres
áreas: económica, social y medio ambiental.
Bibliografía
1. ARGANDOÑA, A. y SARSA, D. (2000): «Los fondos
éticos y la promoción de la ética inversora», Documento de
investigación número 421, IESE Universidad de Navarra.
2. BOATRIGHT, J. R. (1993): Ethics and the conduct of
business. Englewood Cliffs: Prentice Hall.
3. BOTIJA, M. y SANMARTIN, S. (2000), «Fondos de
inversión éticos: experiencias internacionales y situa-
ción en España», Boletín AECA, número 51.
4. CARROLL, A. B. (1999): «Corporate Social Responsi-
bility. Evolution of a Definitional Construct», Business
& Society, volumen 38(3).
5. CASTILLO CLAVERO, A. (1985): La responsabilidad
de la empresa en el contexto social: su articulación,
gestión y control. Tesis Doctoral. Universidad de Mála-
ga. Facultad Ciencias Económicas y Empresariales.
6. COMISION DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS
(2001): Libro verde: Fomentar un marco europeo para
la responsabilidad social de las empresas.
7. CUESTA, M. De la; SANMARTIN, S. y VALOR, C.
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
18 DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003
(6) Tomado del documento remitido a principios de 2002 a la
Presidencia Española de la Unión Europea desde Amnistía Inter-
nacional, Economistas Sin Fronteras, Intermón Oxfam y Setem,
bajo el título: Empresas más responsables para una Europa más
justa. Marzo 2002.
COLABORACIONES
(2002): Inversiones éticas en empresa socialmente res-
ponsable. Madrid: Economistas Sin Fronteras, UNED.
8. CUESTA M. De la; VALOR, C. ; BOTIJA, M. y
SANMARTÍN, S. (2002): La responsabilidad social
corporativa: una aplicación a España. Madrid: Econo-
mistas Sin Fronteras, UNED.
9. DRUCKER, P. F. (1988): La gerencia de empresas,
primera reimpresión, Barcelona: Edhasa.
10. FORETICA (2001): Sistema de Gestión Etica. Madrid.
Multicopiado.
11. FREEMAN, R. E. (1984): Strategic Management. A
stakeholder approach. Mershfield: Pitman Publishing
Inc.
12. HUMBLE, J. (1975): La responsabilidad social de la
empresa. Madrid: F. Universidad Empresa
13. IESE, PRICEWATERHOUSECOOPERS Y FUNDA-
CIÓN ENTORNO (2002): Código de buen gobierno
para la empresa sostenible. Barcelona. Multicopiado.
14. LOZANO, J. M. (1999): Etica y empresa. Madrid:
Trotta.
15. NASH, L. L. (1983): «Una ética para la toma de deci-
siones». Harvard Deusto Business Review, primavera,
páginas 57-71.
16. SERRANO MARTINEZ, J. (1981): El balance social
como medio para la información y gestión de la empre-
sa. Tesis Doctoral. Editorial de la UCM. Madrid.
BOLETIN ECONOMICO DE ICE N° 2755
DEL 20 AL 26 DE ENERO DE 2003 19
COLABORACIONES
INFORMACIÓN
COMERCIAL
ESPAÑOLA
en
INTERNET
www.revistasICE.com
... (2011) conceive CSR practices as a commitment and obligation that the company has towards its stakeholders. On the other hand, other authors highlight in their definitions those actions that transcend the economic interests of the organization (Davis, 1960;Davis & Bomstrom, 1966;Eells & Walton, 1974), since the underlying idea is to integrate social and environmental concerns in the activities carried out by the organization (European Commission, 2001;Cuesta & Valor, 2003;Van Marrewijk, 2003;Ismail, 2009;Corredera & González;2011;Aguinis & Glavas, 2012;Observatorio de RSC, 2014). The responsibility of organizations to mitigate the negative externalities generated by their activity is another common denominator when defining CSR (Fitch, 1976;Mohr et al., 2001;Cuesta and Valor, 2003; Expert Forum on Corporate Social Responsibility, 2007; European Commission, 2011; CSR Observatory, 2014). ...
... On the other hand, other authors highlight in their definitions those actions that transcend the economic interests of the organization (Davis, 1960;Davis & Bomstrom, 1966;Eells & Walton, 1974), since the underlying idea is to integrate social and environmental concerns in the activities carried out by the organization (European Commission, 2001;Cuesta & Valor, 2003;Van Marrewijk, 2003;Ismail, 2009;Corredera & González;2011;Aguinis & Glavas, 2012;Observatorio de RSC, 2014). The responsibility of organizations to mitigate the negative externalities generated by their activity is another common denominator when defining CSR (Fitch, 1976;Mohr et al., 2001;Cuesta and Valor, 2003; Expert Forum on Corporate Social Responsibility, 2007; European Commission, 2011; CSR Observatory, 2014). As Eilbert & Parket (1973, p. 7) point out very clearly, organizations "should not do things that spoil the neighborhood". ...
... Valor (2003),Smith (2003),García-Marzá (2004) and Corredera & González ...
Chapter
Corporate social responsibility (CSR) refers to a business approach that takes into account economic, environmental, and social issues in a balanced, holistic, and long-term manner for the benefit of current and future stakeholders. However, when did the term emerge? How has it evolved since its inception? Under what theoretical perspectives has it been approached? Through a narrative review of the literature, the research addresses these research questions to bring clarity to the field of study. The results of the research show that the term emerged in the 1950s, having evolved to include the economic, social, and environmental dimensions and that there are five motivations that drive its implementation: (1) alignment of interests between agents and principal, (2) satisfaction of stakeholder demands, (3) compliance with the institutional context, (4) obtaining a competitive advantage, and (5) maintaining congruence between the objectives of society and the objectives of the organization.
... Likewise, while Walton (1967), Van Marrewijk (2003), Hopkins (2004), Castillo (2009), Cuervo (2009 and the European Commission (2011) highlight the close relationship that the company must maintain with its stakeholders, David & Blosmstrom (1966) and Waldman et al. (2006) focus on satisfying the needs and expectations of the different stakeholders. Along the same lines, Jones (1980), Cuesta & Valor (2003), Smith (2003), García-Marzá (2004) and Corredera & González (2011) conceive CSR practices as a commitment and obligation that the company has towards its stakeholders. On the other hand, other authors highlight in their definitions those actions that transcend the economic interests of the organization (Davis, 1960;Davis & Bomstrom, 1966;Eells & Walton, 1974), since the underlying idea is to integrate social and environmental concerns in the activities carried out by the organization (European Commission, 2001;Cuesta & Valor, 2003;Van Marrewijk, 2003;Ismail, 2009;Corredera & González;2011;Aguinis & Glavas, 2012;Observatorio de RSC, 2014). ...
... Along the same lines, Jones (1980), Cuesta & Valor (2003), Smith (2003), García-Marzá (2004) and Corredera & González (2011) conceive CSR practices as a commitment and obligation that the company has towards its stakeholders. On the other hand, other authors highlight in their definitions those actions that transcend the economic interests of the organization (Davis, 1960;Davis & Bomstrom, 1966;Eells & Walton, 1974), since the underlying idea is to integrate social and environmental concerns in the activities carried out by the organization (European Commission, 2001;Cuesta & Valor, 2003;Van Marrewijk, 2003;Ismail, 2009;Corredera & González;2011;Aguinis & Glavas, 2012;Observatorio de RSC, 2014). ...
... The responsibility of organizations to mitigate the negative externalities generated by their activity is another common denominator when defining CSR (Fitch, 1976;Mohr et al., 2001;Cuesta and Valor, 2003;Expert Forum on Corporate Social Responsibility, 2007;European Commission, 2011;CSR Observatory, 2014). As Eilbert & Parket (1973, p. 7) point out very clearly, organizations "should not do things that spoil the neighborhood". ...
Chapter
Full-text available
Corporate social responsibility (CSR) represents the voluntary commitment of companies to behave appropriately, fairly, and responsibly with the environment in which they operate. It refers to a business approach that takes into account economic, environmental, and social issues in a balanced, holistic, and long-term manner for the benefit of current and future stakeholders. Thus, since the introduction of the concept, more managers are including social and environmental objectives in their decision-making process. The aim of CSR is therefore to seek the well-being of society and the environment through business activities. However, when did the term come into being, how has the term evolved since its foundation, and how has the concept of CSR evolved over time? Through a narrative review of the literature, the research addresses these research questions to bring clarity to the field of study.
... Es aquí donde la calidad se vincula con cada uno de los procedimientos desarrollados dentro de la organización, por lo que se demuestra que la calidad es uno de los parámetros que siempre se debe desarrollar. Para lograr esto es imprescindible que sustente sus procesos y productos en unos estándares éticos, así como los integre en su gestión y que trate de dar respuesta a las demandas de los agentes sociales a los que afecta o que le afectan (De la Cuesta y Martínez, 2003). Esto último es una parte importante dentro de las acciones de las empresas y es una parte visible ante la sociedad, lo cual incrementa su imagen corporativa. ...
Article
Full-text available
El objetivo de la presente investigación es analizar la responsabilidad social como factor de calidad de las PyME comerciales de Guayaquil, Ecuador. Esto se logra gracias a la aplicación de una metodología con diseño bibliográfico y de tipo documental. Como conclusión arrojó que la mayoría de las PyME, incluidas las comerciales, no se vinculan efectivamente con la sociedad porque se considera complejo, donde los problemas que aquejan a la sociedad van más allá de una simple solución; además, las investigaciones han determinado que estas organizaciones al ser más grandes tienen mayor posibilidad de poder obtener mejores rendimientos económicos y financieros y por tanto su contribución en la RSE es mucho mayor; queda fortalecer estas debilidades a través de la comunicación y capacitación para todos los que hacen vida dentro de la PyME para que puedan conocer las ventajas y fortalezas de desarrollar la RSE como estrategia de fortalecimiento organizacional.
... Según Prieto, González Paz (2015), las universidades siempre han estado como un motor que dinamiza el bienestar de la comunidad, son ellas quienes se ocupan no solo de educar a sus estudiantes, sino de beneficiar a la población, a sus empleados, accionistas y al medio ambiente mediante la Responsabilidad Social Universitaria (RSU). Esta se define como el "conjunto de compromisos, legales y éticos, nacionales e internacionales, con los grupos de interés, que se derivan de los impactos que la actividad y operaciones de las organizaciones producen en el ámbito social, laboral, medioambiental y de los derechos humanos" (De La Cuesta y Martínez, 2003). ...
Chapter
Full-text available
La presente investigación se encuentra orientada hacia la responsabilidad social en las Instituciones de Educación Superior, acción que tiene como finalidad aportar a la reputación de las mismas frente a los grupos de interés. El objetivo de este capítulo es analizar la gestión de la responsabilidad social a través de sus campos de impacto y las fases que se gestionan para generar valor, así como identificar la aplicabilidad en las universidades de la ciudad de Medellín, Colombia. La metodología utilizada para lograr los resultados fue una revisión de literatura y exploración en canales digitales, lo que evidenció la evolución de la responsabilidad social y su articulación en diferentes instituciones educativas. La principal conclusión es que existen acciones de responsabilidad social que han servido como apoyo para la gestión del mercadeo y de las relaciones con la competencia. De la misma manera, en aspectos comerciales también se han aplicado estrategias de responsabilidad social donde el principal motivo de implementación es el actuar ético de la entidad educativa frente a la necesidad de conseguir el beneficio colectivo frente al particular.
... Para algunos autores, la relación entre sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (RSC) surge en los años 70, momento en el que el término sostenibilidad comienza a ser habitual en el entorno medioambiental y empresarial y se convierte en una de las fuerzas impulsoras para la RSC (Chandler, 2017). Elkington (1998), en concreto, enuncia su triple bottom line y los tres tipos de responsabilidad sobre las que deben basar las empresas sus planes de RSE: económica, social y medioambiental (Cuesta y Valor, 2003). Teniendo esto en cuenta, otros investigadores han establecido similitudes entre sostenibilidad, RSC y sostenibilidad corporativa (Thorisdottir y Johannsdottir, 2020). ...
Article
Full-text available
Objetivo: El objetivo de esta investigación es analizar la transformación de las marcas ante el reto de ganar confianza, generar engagement y conseguir la fidelización de un consumidor joven (millennials). Ante estos usuarios hiperconectados y concienciados con aspectos como el green marketing, la sostenibilidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), las marcas deben modificar sus estrategias de comunicación y marketing y adecuarse a los nuevos valores imperantes apoyados por estos públicos. Diseño/ metodología/ enfoque: La metodología cualitativa de esta investigación ha consistido en la realización de entrevistas en profundidad a través de un cuestionario semiestructurado a expertos del sector de agencias de publicidad, marketing y consultoras de comunicación españolas. Los participantes poseen demostrada experiencia en el desarrollo de estrategias integradas para marcas alineadas con el desarrollo sostenible.Resultados: Los resultados muestran el deseo de estas por identificarse con valores ligados a la sostenibilidad, modificar sus tácticas de comunicación para atraer a un público joven y exigente, situarse en el top of mind de estos consumidores y combatir su volatilidad en lo referente a sus decisiones de compra si no se cumplen sus expectativas.Limitaciones/implicaciones: El trabajo aporta visibilidad al compromiso de las marcas con el desarrollo sostenible y su relación con el público millennial. Sin embargo, la investigación presenta limitaciones puesto que aborda el objeto de estudio a través de la metodología cualitativa para conocer el punto de vista de los practitioners y no cubre la relación de las marcas con la Generación Z.Originalidad/contribución: La investigación analiza la importancia que aspectos como los ODS y la sostenibilidad han adquirido para el público millennial y para las marcas. Estas han comprendido que sus objetivos deben alinearse con un nuevo tipo de consumidor preocupado por mejorar el mundo y la sociedad de la que forma parte.
Article
Full-text available
La responsabilidad social corporativa y los objetivos de desarrollo sostenible han experimentado un auge en los últimos años en diversos ámbitos (empresas, gobiernos, consumidores, educación…). Unos conceptos a los que antes no se le prestaba tanta atención, se han ido convirtiendo en la voz de alarma que pretende concienciar sobre la necesidad de un cambio en el modelo de producción y consumo que se está llevando a cabo para que el planeta y la sociedad no sigan sufriendo y se puedan erradicar las graves problemáticas derivadas del modelo económico y consumista imperante actualmente (desigualdades sociales, pobreza, hambre, calentamiento global, agotamiento de recursos, fenómenos meteorológicos extremos…). En la actualidad ya son muchos los centros formativos que imparten formación específica sobre este ámbito y cada vez son más las personas y empresas que intentan educarse y modificar sus hábitos para contribuir al bienestar común, pero ¿garantizan la adquisición de estos conocimientos conductas de consumo responsables? ¿La pandemia ha generado una mayor concienciación de la problemática actual y ha conllevado un cambio en los hábitos de consumo? ¿Existe una gran diferencia de comportamiento notable entre los estudiantes que tienen formación académica específica sobre este ámbito y los que no? El trabajo comenzará con una breve introducción para, posteriormente, tras analizar los resultados obtenidos a través de una encuesta que ha respondido la población objeto de la muestra, se pueda dar respuesta a los interrogantes formulados con anterioridad.
Article
El Pacto Mundial de Naciones Unidas es una de las mayores iniciativas empresariales internacionales de responsabilidad social corporativa. La red española de la iniciativa, es la red local con mayor número de firmantes a nivel mundial. A su vez, el proceso de internacionalización de la empresa española ha ido en aumento en los últimos años provocando que haya un gran número de compañías españolas operando en mercados internacionales. Estudios previos han planteado la relación entre el fenómeno de la internacionalización y la responsabilidad social corporativa de las empresas. En este trabajo se pretende analizar el avance en la gestión de los 10 Principios del Pacto Mundial, según el Modelo de Gestión desarrollado por el Pacto Mundial, y la influencia con el proceso de internacionalización de las empresas.
Article
Las empresas actualmente con sus acciones repercuten de forma directa en el entorno social y ambiental por ello es tan importante que exista un ética y responsabilidad empresarial para poder asumir los errores medioambientales que se producen e intentar frenarlos y mitigarlos. Muchas de las prácticas comerciales que se llevan a cabo por grandes corporaciones dan una imagen de respeto y cuidado con el entorno. En muchos casos, esta imagen solamente es una forma de llamar la atención del consumidor. En la práctica las empresas no son tan respetuosas como el medio ambiente y lo perjudican de forma directa. Una de los puntos que se deberían de tener en cuenta para cambiar esta visión podría ser abogar por un desarrollo empresarial sostenible apoyándose en los objetivos de desarrollo sostenible. En este trabajo van a confluir todas estas ideas para mostrar cómo se pueden llevar a cabo acciones, campañas o productos que sean beneficiosos para la sociedad y el entorno que nos rodea sin tener que poner en peligro los recursos y el entorno.
Article
Full-text available
El presente artículo sugiere una aproximación metodológica para aplicar el enfoque de derechos humanos a la actividad empresarial en entornos multiculturales (o interculturales), zonas con influencia del conflicto armado o donde exista una ausencia del Estado. Para ello se lleva a cabo una revisión de dos casos (María la Baja y Buenaventura), los cuales permiten examinar la relación entre empresas y derechos humanos, a la luz de los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos (PR), y su ejecución en Colombia. Se insiste en la importancia de continuar con el estudio de este tema y en que las empresas, en tanto actores con amplia injerencia en los territorios, den cumplimiento a estos principios. Abstract: This paper proposes a methodology for applying the human rights approach to business activity in multicultural (or intercultural) environments; areas that are under the influence of armed conflict; or where there is poor State presence. Through the examination of 2 case studies (María la Baja and Buenaventura) we examine the relationship between business and human rights, under the framework of the Guiding Principles on Human Rights and Business and their implementation in Colombia. We focus on the importance of addressing this issue and demanding one of the actors that has more influence in territories, such as corporations, to comply with these principles. Keywords: Corporations and human rights, Guiding principles on business and human rights, National Action Plans, Multiculturality, Interculturality, Methodology.
Article
COM(2001) 366 final Contiene: Introducción -- ¿Qué es la responsabilidad social de las empresas? -- Responsabilidad social de las empresas -- Gestión de recursos humanos -- Salud y seguridad en el lugar de trabajo -- Adaptación al cambio -- Gestión del impacto ambiental y de los recursos naturales -- Cominidades locales -- Socios comerciales, proveedores y consumidores -- Derechos humanos -- Problemas ecológicos mundiales -- Enfoque global de la responsabilidad social -- Informes y auditorías sobre la responsabilidad social -- Calidad en el trabajo -- Etiquetas sociales y ecológicas -- Inversión socialmente responsable -- Proceso de consulta -- Anexo
«Una ética para la toma de decisiones»
NASH, L. L. (1983): «Una ética para la toma de decisiones». Harvard Deusto Business Review, primavera, páginas 57-71.
El balance social como medio para la información y gestión de la empresa . Tesis Doctoral
  • Serrano Martinez
SERRANO MARTINEZ, J. (1981): El balance social como medio para la información y gestión de la empresa. Tesis Doctoral. Editorial de la UCM. Madrid.
«Los fondos éticos y la promoción de la ética inversora», Documento de investigación número 421
  • A Sarsa
ARGANDOÑA, A. y SARSA, D. (2000): «Los fondos éticos y la promoción de la ética inversora», Documento de investigación número 421, IESE Universidad de Navarra.
Ethics and the conduct of business
  • J R Boatright
BOATRIGHT, J. R. (1993): Ethics and the conduct of business. Englewood Cliffs: Prentice Hall.
La responsabilidad de la empresa en el contexto social: su articulación, gestión y control. Tesis Doctoral
  • Castillo Clavero
CASTILLO CLAVERO, A. (1985): La responsabilidad de la empresa en el contexto social: su articulación, gestión y control. Tesis Doctoral. Universidad de Málaga. Facultad Ciencias Económicas y Empresariales.
Strategic Management. A stakeholder approach La responsabilidad social de la empresa
  • R E Humble
  • J Pricewaterhousecoopers Y Funda-Ción
  • Entorno
FREEMAN, R. E. (1984): Strategic Management. A stakeholder approach. Mershfield: Pitman Publishing Inc. 12. HUMBLE, J. (1975): La responsabilidad social de la empresa. Madrid: F. Universidad Empresa 13. IESE, PRICEWATERHOUSECOOPERS Y FUNDA- CIÓN ENTORNO (2002): Código de buen gobierno para la empresa sostenible. Barcelona. Multicopiado.
Inversiones éticas en empresa socialmente responsable
COLABORACIONES (2002): Inversiones éticas en empresa socialmente responsable. Madrid: Economistas Sin Fronteras, UNED.
Sistema de Gestión Etica
FORETICA (2001): Sistema de Gestión Etica. Madrid. Multicopiado.