ArticlePDF Available

LA PERSONALIDAD DEL DEPORTISTA: UNA REVISIÓN TEÓRICA DESDE LA PERSPECTIVA DE RASGOS

Authors:

Abstract

El objetivo del presente trabajo ha sido realizar una revisión de estudios representativos relativos a la personalidad del deportista frente aquellos que no practican deporte desde los modelos de Cattell, Eysenck y Costa y McCrae como máximos representantes de la teoría de rasgos. Para ello se ha realizado una revisión bibliográfica de artículos de investigación con el buscador Sportdiscus actualizados hasta julio de 2013, utilizando las palabras clave “personalidad” y “deporte”. Se han seleccionado un total de 35 artículos relacionados con la temática. Se concluye que los deportistas se caracterizan por una mayor Extraversión, Estabilidad Emocional y Responsabilidad frente a los no deportistas. Los rasgos Apertura a la Experiencia y Afabilidad del modelo Costa y McCrae, y la dimensión Psicoticismo del modelo de Eysenck no parece que se asocien con la actividad física. Se discuten los resultados.
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
627
García-Naveira, A. y Ruiz Barquín, R. (2013). La personalidad del deportista: una revisión
teórica desde la perspectiva de rasgos / The personality of the athlete: a theoretical review from
the perspective of traits. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el
Deporte vol. 13 (51) pp. 627-645.
Http://cdeporte.rediris.es/revista/revista51/artpersonalidad337.htm
REVISIÓN / REVIEW
LA PERSONALIDAD DEL DEPORTISTA: UNA REVISIÓN
TEÓRICA DESDE LA PERSPECTIVA DE RASGOS
THE PERSONALITY OF THE ATHLETE: A
THEORETICAL REVIEW FROM THE PERSPECTIVE OF
TRAITS
García-Naveira, A.¹ y Ruiz-Barquín, R.²
¹ Psicólogo. Centro de Estudio e Investigación (CEI). Club Atlético de Madrid. Mail:
alejogarcianaveira@gmail.com Página personal: www.garcianaveira.blogspot.com
² Psicólogo. Universidad Autónoma de Madrid roberto.ruiz@uam.es
Código UNESCO / UNESCO code: 6199 Psicología del Deporte / Sport
Psychology
Clasificación del Consejo de Europa / classification Concil of Europe: 15
Psicología del Deporte / Sport Psychology
Recibido 14 de mayo de 2012 Received May 14, 2012
Aceptado 10 de agosto 2013 Accepted August 10, 2013
RESUMEN
El objetivo del presente trabajo ha sido realizar una revisión de estudios
representativos relativos a la personalidad del deportista frente aquellos que no
practican deporte desde los modelos de Cattell, Eysenck y Costa y McCrae
como máximos representantes de la teoría de rasgos. Para ello se ha realizado
una revisión bibliográfica de artículos de investigación con el buscador
Sportdiscus actualizados hasta julio de 2013, utilizando las palabras clave
“personalidad” y “deporte”. Se han seleccionado un total de 35 artículos
relacionados con la temática. Se concluye que los deportistas se caracterizan
por una mayor Extraversión, Estabilidad Emocional y Responsabilidad frente a
los no deportistas. Los rasgos Apertura a la Experiencia y Afabilidad del modelo
Costa y McCrae, y la dimensión Psicoticismo del modelo de Eysenck no parece
que se asocien con la actividad física. Se discuten los resultados.
PALABRAS CLAVE: Personalidad, deportistas, no deportistas, diferencias
individuales.
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
628
ABSTRACT
The aim of this study was to perform a review of representative studies
concerning the personality of the athlete against those who do not play sports
using models of Cattell, Eysenck and Costa and McCrae, representatives of the
theory of traits. Therefore we have performed a literature review of research
articles with the Sport Discus search engine updated until July 2013, using the
keywords "personality" and "sport". We have selected a total of 35 items related
to the theme. We conclude that athletes are characterized by higher
Extraversion, Emotional Stability and Responsibility than non-athletes.
Openness to Experience and Affability according the characters from Costa's
and McCrae's model, and the Psychoticism dimension from Eysenck's model
does not seem to be associated with physical activity. Results are being
discussed.
KEY WORD: Personality, athletes, not athletes, individual differences.
INTRODUCCIÓN
Si se analizan trabajos que recogen revisiones de temas estudiados en
Psicología del Deporte (Bakker, Whiting y Van Der Drug, 1993; Cox, 2009;
Dosil, 2008), se puede comprobar que las investigaciones sobre personalidad,
entre otras, han sido un tema recurrente a lo largo de los años. Weinberg y
Gould (2010) destacan como hasta el año 1992 ya se habían realizado más de
1.000 publicaciones en trabajos referidos a la personalidad y el deporte
(Vealey, 1989, 2002), manifestándose la importancia concedida a esta temática
y configurándose como uno de los temas más investigados en Psicología del
Deporte.
A pesar de ello, diferentes autores (García-Naveira, 2010; Nuñez, 1998;
Ruiz, 2004) señalan que históricamente el estudio de la personalidad en el
deporte ha pasado por diferentes momentos (alto interés y obtención de
resultados esclarecedores vs. bajo interés y obtención de resultados
contradictorios o no concluyentes) en el que además el foco de atención se ha
centrado en distintas variables de análisis (rasgos, valores, motivación,
emoción, etc.). Estos aspectos han contribuido a generar cierta confusión,
desánimo o rechazo entre algunos de los investigadores del área, mientras que
otros han continuado profundizando sobre la temática defendiendo su
importancia y utilidad.
Al respecto, en los últimos años el estudio de la personalidad en el
deporte ha avanzado gracias a la consideración del rasgo como unidad de
análisis, lo que ha permitido diferenciar a los deportistas en patrones de
comportamiento estables, cuyo punto de partida ha sido identificar los rasgos
que presentan los deportistas y el grado en el que los posee, así como
entender, explicar y predecir la conducta deportiva (García-Naveira, Ruiz y
Pujals, 2011; Rhodes y Smith, 2006; Ruiz, 2012). Por ejemplo, Costa y McCrae
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
629
(2008) entienden la personalidad como una serie de tendencias básicas de
conducta que influyen en los pensamientos, emociones y acciones de los
individuos. Su origen es biológico y van desarrollándose desde la niñez hasta
convertirse en estructuras estables en la adultez. El desarrollo de la
personalidad se comprende desde la interacción entre la genética del sujeto
(herencia) y la influencia ambiental de la actividad física y el deporte (Allen,
Greenless y Jones, 2013).
Algunos trabajos han tratado de organizar el campo de estudio de los
rasgos de personalidad en deportistas. Destacan las aportaciones clásicas de
autores como Davies (1991) y Valdés (1998), los cuales determinan las
principales líneas de investigación establecidas en el estudio de las relaciones
entre personalidad y deporte. Davies (1991), define varías áreas de estudio
como: a) la comparación de los deportistas de élite con aquellos de menor nivel
de rendimiento, b) las diferencias de personalidad entre deportistas y no
deportistas y c) en función del deporte de práctica (p. ej., atletismo, fútbol, etc.).
Posteriormente, y de forma más exhaustiva, Valdés (1998) destaca las
principales líneas de investigación estudiadas entre personalidad y deporte: 1)
el análisis de la selección de un tipo específico de actividad física o deporte de
acuerdo a las características de personalidad de los sujetos, 2) el estudio del
desarrollo de características específicas de la personalidad por la influencia de
una práctica regular y sistemática de la actividad física y deporte, 3) el estudio
de las posibles diferencias entre aquellos sujetos que practican formas
diferentes de actividad física y deporte, 4) la influencia de la personalidad sobre
el rendimiento físico-deportivo, y 5) el establecimiento de posibles diferencias a
nivel de rasgos entre deportistas y no deportistas.
Dentro de las diferentes posibilidades de estudio, el objetivo del presente
trabajo se centra en analizar si los deportistas tienen una personalidad
diferente que los no deportistas. Para ello, en primer lugar, se lleva a cabo un
breve recorrido histórico del estudio de la personalidad de los deportistas desde
una perspectiva rasguista. En segundo lugar, se revisan algunas
investigaciones representativas que estudian las diferencias a nivel de rasgos
entre deportistas y no deportistas, limitada a trabajos en los que se utilizan los
modelos propuestos por Catell (1975), Eysenck (1985) y Costa y McCrae
(2008), como máximos representantes de tres de las principales teorías de
rasgos (García-Naveira, 2010). Por último, en tercer lugar, se incluyen algunas
reflexiones sobre el estado actual del estudio de la personalidad con
deportistas.
PASADO Y PRESENTE DEL ESTUDIO DE LA PERSONALIDAD CON
DEPORTISTAS
La relación entre personalidad y deporte ha sido muy estudiada desde la
década de los ´60 y ´70, cuando este ámbito creció significativamente,
convirtiéndose en uno de los más explorados en la Psicología del Deporte
(Vealey, 2002). La literatura publicada en los años ´60 indicaba que los factores
de personalidad (p. ej., extraversión y estabilidad emocional) moderan y están
positivamente asociadas con la participación y éxito deportivo, mientras que, en
contraste, la literatura publicada durante los años ´70 concluyen que el estudio
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
630
de la personalidad no tiene sentido en el ámbito deportivo debido en parte a la
variedad de resultados contradictorios obtenidos (Raglin, 2001).
Perspectiva crédula vs. perspectiva escéptica
Como consecuencia de esta controversia, distintos autores (Bakker et
al., 1993; Cox, 2009; Weinberg y Gould, 2010) han indicado dos posturas bien
establecidas: “la escéptica” y “la crédula”. En la primera, desde una perspectiva
escéptica, los autores afirman que no existen diferencias en personalidad en el
contexto deportivo. Además, los críticos de la teoría del rasgo atribuyen escaso
valor a la utilidad de los rasgos de personalidad para la predicción y explicación
de la conducta deportiva puesto que carece de uso práctico. Estos autores
sugieren que cuando se habla de la personalidad del deportista se alude a una
descripción estática de la personalidad como conjunto estable de
características que se expresan en todas las situaciones y opinan que este
enfoque es inadecuado porque la personalidad es descrita por medio de
métodos diagnósticos, como los cuestionarios estándar de personalidad. Por
ejemplo, Espósito y Consiglio (1988) no encontraron diferencias en
personalidad entre deportistas y no deportistas utilizando el 16 PF en una
muestra de 90 estudiantes de educación física (varones y mujeres) con una
media de edad de 21,5 años. Vealey (1992) concluye que a pesar que la
evidencia sugiere que la personalidad de los corredores está caracterizada por
la introversión, estabilidad emocional, baja ansiedad, autosuficiencia, alta
autodeterminación, e imaginación, no se distingue una personalidad del
deportista que presente la existencia y consistencia de rasgos que diferencien
a los deportistas de los no deportistas y entre diferentes deportes (p. ej.,
atletismo vs. baloncesto). En esta línea, Guillén y Castro (1994) tampoco
obtuvieron diferencias en personalidad al aplicar el EPQ a una muestra de 80
deportistas de diferentes deportes (p. ej., fútbol, balonmano y natación) que
entrenaban al menos 7 horas semanales y 80 estudiantes de secundaria y
universidad (varones y mujeres), todos ellos con edades comprendidas entre
los 15 y 30 años.
En la segunda, por el contrario, desde la perspectiva crédula, los
investigadores encuentran diferencias en personalidad, en la que determinados
rasgos se consideran relevantes en relación con la actividad física y el
desempeño deportivo (Allen et al., 2013; García-Naveira et al., 2011; Ruiz,
2012). Además, los defensores de la teoría del rasgo apoyan el uso de estas
variables porque proporciona una teoría relevante y una metodología
estadística multivariada, como los análisis de regresión, que son
sistemáticamente utilizados y comprenden el rol de la personalidad en el
deporte y el ejercicio físico (Cox, 2009; Ruiz, 2004, 2008).
Prueba de ello, destacar las primeras aportaciones realizada en este
área por Coleman R. Griffith entre los años 1920 y 1940 con diferentes estudios
sobre Psicología del Deporte, como por ejemplo, las diferencias en
personalidad entre los jugadores de futbol americano y jugadores de
baloncesto (Green, 2003) o las revisiones sobre personalidad y deporte de
Neumann (1957; citado por Thomas, 1982), Morgan (1972), Sack (1975),
Alderman (1983) y Marrero (1989). Estos autores concluyen que existen
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
631
diferencias en personalidad entre deportistas y no deportistas (p. ej., mayor
extraversión, estabilidad emocional y dominancia en deportistas frente a no
deportistas), en función de la modalidad deportiva de práctica (p. ej., mayor
introversión en deportistas de deportes individuales frente a los de equipo) y el
nivel de competición (p. ej., mayor extraversión, dominancia y agresividad en
deportistas de alto nivel frente a los de menor nivel).
Más recientemente, los trabajos de Allen et al. (2013), Rhodes y Pfaeffli
(2012), Rhodes y Smith (2006) y Hoyt, Rhodes, Hausenblas y Giacobbi (2009)
concluyen que la práctica deportiva se asocia positivamente con los rasgos de
Responsabilidad (p.ej., tendencia al orden, autodisciplina y orientación al logro)
y Extraversión (p. ej., sociabilidad, actividad, búsqueda de estimulación y afecto
positivo) y negativamente con el rasgo Neuroticismo (p.ej., inestabilidad
emocional, ansiedad y vulnerabilidad a la depresión).
Hipótesis de desarrollo vs. hipótesis de selección
Otro aspecto a tener en cuenta es la consideración de la participación en
la práctica deportiva como uno de los factores que influye en las diferencias en
personalidad o si las diferencias preexisten y las personas seleccionan su
deporte de acuerdo a sus características de personalidad (Cox, 2009; Wann,
1997; Weinberg y Gould, 2010). El planteamiento teórico que defiende que la
actividad deportiva influye sobre la personalidad del deportista se denomina
hipótesis del desarrollo (p. ej., un deportista introvertido puede ser menos
introvertido debido a la influencia de participar en un deporte de equipo).
Por el contrario, cuando las características en personalidad de los
deportistas hacen que seleccionen determinados deportes se denomina
hipótesis de selección (p. ej., un deportista extravertido decide participar en un
deporte de equipo ya que promueve las relaciones entre sus integrantes), en la
que los perfiles de personalidad de los participantes de cada deporte son
generalmente compartidos.
Lo más probable, a la vista del desarrollo teórico e investigador en
personalidad, es que tanto el “desarrollo” como la “selección” en la práctica de
un deporte influyan conjuntamente en el perfil de personalidad del individuo
(García-Naveira et al., 2011). Partiendo de esta premisa, principalmente el
desarrollo de la personalidad dentro del contexto deportivo toma sentido
cuando nos centramos en el estudio de niños y jóvenes (Rodríguez, 2003;
Ruiz, 2006) y la estabilidad de la personalidad y la selección del deporte
cuando se estudia a deportistas adultos (Elman y McKelvie, 2003; McKelvie,
Lemieux y Scout, 2003).
Además de ambas hipótesis, es necesario considerar otros factores
como el efecto modulador de la edad, el sexo y el tamaño de la población de
residencia de las personas en relación con su comportamiento deportivo
(Martínez-Tur, Peiró y Ramos, 1995). Los resultados indican que las personas
de mayor edad, las mujeres y los usuarios que viven en poblaciones muy
grandes o muy pequeñas presentan una menor frecuencia de práctica
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
632
deportiva y un menor interés por el deporte. En esta línea, Castillo, Balaguer y
Tomás (1997) señalan que en la participación deportiva intervienen tanto
factores personales (p. ej., valoración de la aptitud deportiva y forma física),
sociales (p. ej., facilidad de hacer amigos) como ambientales (p. ej.,
pertenencia a un club deportivo). Así, pues, la relación entre personalidad y
disciplina deportiva debe concebirse en clave dinámica y probabilística, en el
sentido de que numerosas variables entran en juego (Vitoria, 2005).
PERSPECTIVA ACTUAL DEL ESTUDIO DE LA PERSONALIDAD CON
DEPORTISTAS
En la actualidad, se siguen debatiendo todos estos aspectos y los
autores señalan que una de las posibles causas de la falta de conclusiones
definitivas en el estudio de la personalidad con deportistas se deriva
principalmente de problemas metodológicos, estadísticos e interpretativos
(García-Naveira, 2010; Ruiz, 2004; Vealey, 2002). La crítica de los
investigadores se centra principalmente en la variedad de teorías e
instrumentos utilizados en el análisis de la personalidad (O`Sullivan,
Zuckerman y Kraft, 1998), en la dificultad de constituir la muestra de estudio
(Elman y McKelvie, 2003), la utilización de muestras pequeñas (Vealey, 1992),
la falta de replicabilidad de las investigaciones (Eysenck, Nias y Cox, 1982) y
estudios inter-culturales (Cox, Liu y Qiu, 1996).
Analizando los aspectos anteriormente citados, este panorama posibilita
al menos tres áreas de trabajo en el estudio de la personalidad en el contexto
deportivo: a) realizar revisiones de los principales trabajos de investigación
sobre personalidad y deporte desde los modelos de Cattell (1975), Eysenck
(1985) y Costa y McCrae (2008), como máximos representantes de las teorías
de rasgos; b) continuar investigando la personalidad de los deportistas desde
estos modelos con un mayor rigor metodológico, con el objetivo de controlar
posibles variables mediadoras, y de esta forma, profundizar en la aportación
que tiene el deporte sobre la personalidad; y c) realizar trabajos que, con
diferentes modelos y metodologías, permitan abrir nuevas líneas de
investigación en el estudio de la personalidad en el contexto deportivo.
Con la intención de contribuir al esclarecimiento del estudio de la
personalidad en el ámbito deportivo desde una perspectiva rasguista, la
presente revisión pretende dar respuesta a una de las principales cuestiones
que ha sido motivo de debate entre los investigadores en los últimos años,
como es el estudio de las diferencias en personalidad entre deportistas y no
deportistas desde los modelos de Cattell, Eysenck y Costa y McCrae. Para ello,
se ha realizado una búsqueda bibliográfica de artículos de investigación con el
buscador Sportdiscus actualizados hasta julio de 2013, utilizando las palabras
clave “personalidad” y “deporte”, de los cuales se han seleccionado un total de
35 artículos que se ajustan a la temática.
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
633
Revisión desde el modelo de Cattell (1975)
La teoría de Cattell es uno de los primeros modelos utilizados en el
estudio de la personalidad con deportistas, habiéndose realizado importantes
trabajos ya en la década de los ´70 (Shurr, Ashley y Joy, 1977). Tras realizar
una revisión de 10 trabajos desde este modelo, no aparecen conclusiones
definitivas entre las diferentes investigaciones en el contexto deportivo. A pesar
de esta valoración, algunos trabajos coinciden en que los deportistas son más
autosuficientes (Marrero, Martin-Albo y Nuñez, 2000; O´Connor y Webb, 1976;
Renfrow y Bolton, 1979), relajados (Bolton y Renfrow, 1979; Magni, Rupolo,
Simini, De Leo y Rampazzo, 1985) y estables emocionalmente (Bolton y
Renfrow, 1979; Garland y Barry, 1988; Tripanthi, 1980) que los no deportistas.
Un resumen de estos trabajos aparece en la Tabla 1.
Tabla 1. Revisión de trabajos en personalidad en deportistas desde el modelo de Cattell
AUTOR
MUESTRA
INSTRUMENTO
RESULTADOS
O´Connor y
Webb (1976)
Deportistas (baloncesto,
gimnasia, tenis y natación) y no
deportistas
16 PF
Los deportistas obtienen mayores puntuaciones en
los factores de radicalismo, autosuficiencia,
inteligencia y control que los no deportistas.
Bolton y
Renfrow (1979)
52 mujeres adultas jóvenes
corredoras y no corredoras.
16 PF
Las jóvenes activos eran más estables y menos
tensas y ansiosas que los inactivos.
Renfrow y
Bolton (1979)
46 varones universitarios
activos e inactivos
16 PF
Los sujetos inactivos obtienen una mayor puntuación
en en extroversión, responsabilidad y astucia. Y por
otro lado los sujetos activos obtienen una mayor
puntuación en recelo, liberalidad y autosuficiencia.
Tripanthi (1980)
Estudiantes jugadores de fútbol
y no deportistas.
16 PF
Los jugadores han presentado una mayor puntuación
en extroversión, estabilidad emocional, asertividad,
responsabilidad, aventurera, recelo, y menos
puntuación en seriedad, dependencia de grupo,
indisciplina y relajación que los no deportistas.
Valliant, Simpson-
Housley y
Mckelvie (1981)
61 estudiantes dividos en
grupos: deportistas que
compiten, deportistas que no
compiten y no deportistas.
16 PF
Los deportistas eran más dominantes y menos
imaginativos que los no deportistas. Los deportistas
que no competían eran menos autosuficientes que
los otros dos grupos.
Magni, Rupolo,
Simini, De Leo y
Rampazzo (1985)
22 alpinistas de montañas.
16 PF
Los deportistas tienden a ser menos ansiosos,
poseedores de un mayor ego y presentan mayor
facilidad al adaptarse en diferentes situaciones.
Howard y
Cunninghan y
Rechnitzer (1987)
121 varones directivos y
profesionales.
16 PF
Los introvertidos han tenido mayores puntuaciones
en jardinería y mejoras del hogar y los extrovertidos
han presentado altas puntuaciones en pesca,
natación, danza, ejercicios aeróbicos y tenis.
Garland y
Barry (1988)
272 jugadores del colegio de
fútbol, divididos en 3 categorías
(titular, suplente y no
convocado)
16 PF
El grupo titular estaba más orientado a la dureza
mental, extraversión, estabilidad emocional,
rendimiento y auto-confianza que los otros grupos.
Marrero,
Martín-Albo y
Nuñez (2000)
64 tenistas, 63 deportistas
individuales y 64 no deportistas
con edades entre los 14 y 25
años.
16 PF
Los deportistas se presentan como autosuficientes,
individualistas y solidarios, además de tensos,
enérgicos, impacientes e intranquilos y, por otro,
reactivos y emocionalmente cambiantes.
Arbinaga y
Caracuel (2008)
150 fisicoculturistas y
68 no deportistas
16 PF
Los no deportistas obtienen mayores puntuaciones
en las escalas razonamiento, sensibilidad y
abstracción que los deportistas, mientras que estos
son más perfeccionistas que los no deportistas
16 PF= 16 factores de personalidad de Cattell
Revisión desde el modelo de Eysenck (1985)
Partiendo de una revisión de 12 estudios desde el modelo de Eysenck,
los deportistas se caracterizan por una mayor extraversión (Kirkcaldy, 1982;
Kirkcaldy y Furnham, 1991; Szabo, 1992; Potgieter y Venter, 1995; Yeung y
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
634
Hemsley, 1997; Arai y Hisamichi, 1998; Sale, Guppy y El-Sayed, 2000; Van
Loon, Tijhuis y Surtees, 2001; Mckelvie, Lemieux y Scout, 2003; DeMoor, Beem
y Stubbe, 2006) y menor neuroticismo (Kirkcaldy y Furnham, 1991; Szabo,
1992; Potgieter y Venter, 1995; Droomer, Schrijvers y Van de Mheen, 1998;
Mckelvie et al., 2003; De Moor et al., 2006) que los no deportistas. Los
resultados se presentan en la Tabla 2.
Tabla 2. Revisión de trabajos en personalidad en deportistas desde el modelo de Eysenck.
MUESTRA
INSTRUMENTO
RESULTADOS
306 estudiantes de
colegio y estudiantes
de universidad
(activos e inactivos)
EPQ
La extroversión se asocia positivamente con las
personas activas, mientras que el neuroticismo se
relaciona positivamente con los participantes
inactivos.
35 estudiantes
deportistas y no
deportistas
EPI
Los deportistas son más extraveritidos y menos
neuróticos que los no deportistas.
116 estudiantes
activos e inactivos
EPI.
Mayor neuroticismo en los retirados de la actividad
física, y no se observa diferencias significativas en
extroversión.
25 mujeres (14
deportistas y 11
sedentarias)
EPQ
Se ha observado que las deportistas obtienen
mayores puntuaciones en psicoticismo que las no
deportistas
252 adultos activos
físicamente
EPQ
El neuroticismo se asocia negativamente con la
práctica deportiva, mientras que no se ha encontrado
relación con psicoticismo y extraversión.
46 mujeres deportistas
EPQ
La práctica deportiva se asocia positivamente con
extraversión, sin embargo no se ha verificado una
asociación entre psicoticismo y participación en la
actividad fisica.
22448 adultos
japoneses deportistas
EPQ
La extraversión se asocia positivamente con la
actividad física, mientras que esto no se observa con
neuroticismo.
2598 adultos
deportistas
EPQ (sólo
neuroticismo)
El neuroticismo se relaciona negativamente con la
actividad física.
187 adultos
deportistas
EPI
La extroversión está significativamente relacionada
con la actividad física.
2514 holandeses
adultos deportistas
EPQ
La extraversión se asocia con la práctica deportiva en
varones.
86 deportistas y no
deportistas
EPQ
Se ha encontrado que los deportistas puntuaban alto
en extraversión y bajo en neuroticismo con respecto a
los no deportistas.
19288 adultos
holandeses
deportistas y no
deportistas
EPQ
Aquellos que practicaban ejercicios han puntuado alto
en extroversión y bajo en neuroticismo.
EPI= inventario de personalidad de Eysenck; EPQ= cuestionario de personalidad de Eysenck
Revisión desde el modelo de Costa y McCrae (2008)
Valorando 13 investigaciones desde el modelo de Costa y McCrae, los
deportistas se presentan como personas con mayores puntuaciones en
extraversión (Courneya y Hellsten, 1998; Courneya, Bobick y Schinke, 1999;
Dineen, 2003; García-Naveira et al., 2011; Hausenblas y Giacobbi, 2004;
Rhodes y Courneya, 2003; Rhodes, Courneya y Bobick, 2001; Rhodes,
Courneya y Hayduk, 2002; Rhodes, Courneya y Jones, 2005; Wilson, Krueger y
Gu, 2005), estabilidad emocional (Courneya y Hellsten, 1998; Courneya et al.,
1999; Dineen, 2003; García-Naveira et al., 2011; Rhodes et al., 2001; Rhodes
et al., 2002; Rhodes y Courneya, 2003; Rhodes et al., 2005; Wilson et al., 2005)
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
635
y responsabilidad (Courneya et al., 1999; Conner y Abraham, 2001, Courneya,
y Hellsten, 1998; García-Naveira et al., 2011; Rhodes et al., 2001; Rhodes et
al., 2002; Rhodes y Courneya, 2003; Rhodes et al., 2005) y que los no
deportistas. Los resultados se presentan en la Tabla 3.
Tabla 3. Revisión de trabajos en personalidad en deportistas desde el modelo de Costa y
McCrae.
AUTOR
MUESTRA
INSTRUMENTO
RESULTADOS
Courneya y
Hellsten (1998)
264 estudiantes de primaria
(100 varones y 164
mujeres)
NEO-FFI
La actividad física se relacionada con un menor
neuroticismo y una mayor extroversión y
responsabilidad.
Courneya, Bobick y
Schinke (1999)
300 mujeres universitarias
(M=19,6 años; 67 mujeres
de clases de gimnasia (M=
25 años)
NEO-FFI
La actividad física se asocia positivamente a la
extraversión y a la responsabilidad, y negativamente
con el neuroticismo
Rhodes,Courneya y
Bobick (2001)
175 mujeres con
metástasis de cáncer de
mama supervivientes.
NEO-FFI
La actividad se relaciona negativamente con
neuroticismo y positivamente con extroversión y
responsabilidad.
Conner y
Abraham (2001)
123 estudiantes
universitarios (104 mujeres
y 19 varones)
NEO-FFI
Se ha observado que existe una correlación positiva
entre actividad y responsabilidad.
Courneya,
Friedenreich y
Sela (2002)
51 supervivientes de
cáncer (43 mujeres y
8 varones)
NEO-FFI
Existe una relación positiva entre adherencia al
ejercicio y extraversión y apertura a la experiencia, y
negativa con neuroticismo.
Rhodes, Courneya y
Hayduk (2002)
300 estudiantes
NEO-FFI
La extraversión y responsabilidad se relaciona
positivamente con la actividad deportiva, mientras
que el neuroticismo lo hace de forma negativa
Dineen (2003)
105 estudiantes
universitarios deportistas y
104 estudiantes
universitarios no
deportistas
NEO-FFI
Los no deportistas muestran mayores puntuaciones
en neuroticismo, las mujeres deportistas son más
extrovertidas que las no deportistas, las mujeres no
deportistas disponen de mayores niveles en apertura
la experiencia
Rhodes y
Courneya (2003)
n¹ = 303 estudiantes de la
escuela (223 mujeres y
80 varones)
n² = 272 supervivientes de
cáncer (190 mujeres y
80 varones)
NEO-FFI
En n¹ se ha observado una relación positiva entre
actividad física y extraversión y responsabilidad, y
negativa con neuroticismo, mientras que en n² se ha
verificado una importante relación positiva con
extroversión.
Hausenblas y
Giacobbi (2004)
390 estudiantes
universitarios (187 mujeres
y 203 varones)
NEO-FFI
La actividad física se relaciona positivamente con
extraversión.
Giacobbi,Hausenblas
y Frye (2005)
106 estudiantes del colegio
(84 mujeres y
24 varones)
NEO-FFI
No se ha encontrado ninguna diferencia significativa.
Rhodes,Courneya y
Jones (2005)
298 estudiantes
NEO-FFI
La extraversión y responsabilidad se relaciona
positivamente con la actividad deportiva, mientras
que el neuroticismo lo hace de forma negativa
Wilson, Kruerger,
Gu et al. (2005)
6158 adultos (3738
mujeres y 2420 varones)
NEO-FFI
La actividad física se relaciona positivamente con
extraversión y negativamente neuroticismo.
García-Naveira, Ruiz
y Pujals (2011)
66 futbolistas adultos de
alto nivel, 32 futbolistas
amateurs adultos y 34
adultos no deportistas
NEO-FFI
No se obtienen diferencias entre los deportistas
amateurs y los no deportistas. Los futbolistas de alto
nivel son más extravertidos, estables
emocionalmente y responsables que los no
deportistas.
NEO-FFI= Five factor inventory
DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
El objetivo de la presente revisión era estudiar si los deportistas tienen
una personalidad diferente a los no deportistas desde una perspectiva
rasguista. Las conclusiones de la literatura revisada (35 artículos) sobre los
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
636
principales rasgos de personalidad desde los modelos de Eysenck (1985) y
Costa y McCrae (2008) indican que la práctica deportiva y la actividad física se
asocia positivamente con los rasgos Extraversión (activo, optimista, impulsivo y
capaz de establecer fácilmente contactos sociales), Estabilidad Emocional
(sosegado, sereno y despreocupado) y Responsabilidad (tendencia a ser
ordenado y hacia el logro), aspecto que no sucede con los rasgos Apertura a la
Experiencia y Afabilidad del modelo de Costa y McCrae (2008) y la dimensión
Psicoticismo del modelo de Eysenck (1985). Además, desde el modelo de
Cattell (1975), los datos tienden a indicar una mayor autosuficiencia, relajación
y estabilidad emocional en los deportistas frente a los no deportistas, aunque
no se observan resultados concluyentes.
Estos resultados apoyan a las conclusiones obtenidas por Allen et al.
(2013), Rhodes y Pfaeffli (2012), Rhodes y Smith (2006) y Hoyt, Rhodes,
Hausenblas y Giacobbi (2009) en la que los rasgos Extraversión,
Responsabilidad y Estabilidad Emocional se asocian a la actividad física y el
deporte. Este aspecto también refuerza la perspectiva crédula del estudio de la
personalidad en la que determinados rasgos de personalidad se consideran
relevantes en relación con la actividad física y el deporte (Allen et al., 2013;
García-Naveira et al., 2011; Ruiz, 2012).
Al respecto, la extraversión, responsabilidad y la estabilidad emocional
cobran sentido en el deporte como contexto social (p. ej., interacción entre
deportistas, con el entrenador, el público en general, etc.), en el que las
personas tienen tareas que realizar (p. ej., realizar un circuito en un gimnasio
con diferentes ejercicios como realizar 20 abdominales, 15 minutos en bicicleta,
etc.) y horarios que cumplir (p. ej., inicio del entrenamiento), en el que se
requiere un cierto equilibrio emocional para abordar estas y otras cuestiones.
Como se puede observar, la presente revisión es bastante extensa
temporalmente debido a que se obtienen artículos desde el año 1976 hasta el
año 2013. La justificación de la elección de fuentes relativamente antiguas se
debe a que la producción de artículos ha sido irregular a lo largo de la historia
del estudio de la personalidad de la actividad física y el deporte. Si se coge el
criterio de los últimos 10 años, desde el modelo de Cattell hay sólo 1 de 10
artículos que se haya publicado en ese período; 2 de 12 artículos desde el
modelo de Eysenck y 7 de 13 artículos desde el modelo de Costa y McCrae
(54% del total de trabajos). El resto de artículos presentados: 9 de 10 desde el
modelo de Cattell, 10 de 12 desde el modelo de Eysenck y 6 de 13 desde el
modelo de Costa y McCrae (25 de 35 artículos, esto es un 71,5% de las
referencias revisadas) han sido publicados hace más de 10 años. Por esta
razón aparecen artículos “antiguos” (con una fecha de publicación superior a
los 15-20 años) que han tenido gran impacto y que deben aparecer al haber
publicado contenidos que aún siguen vigentes teniendo que ver en la discusión
actual.
Además, es de esperar que al ser los modelos de Eysenck y Costa y
McCrae más recientes, también forzosamente los artículos revisados son más
recientes, siendo este último el modelo que ha predominado en los últimos
años de investigación. En la actualidad el modelo de los Cinco Grandes
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
637
factores de personalidad se ha impuesto y existe un número importante de
instrumentos diseñados para su medida, de los cuales el más prototípico es el
NEO-PI-R, Revised Neo Personality Inventory (Costa y McCrae, 1995), en el
que se recomienda su uso en todos aquellos contextos evaluativos en los que
es conveniente medir la personalidad (p.ej., clínico, educativo, organizacional o
deportivo), pues en los últimos veinte años este modelo se ha aceptado como
la clasificación de rasgos de personalidad más validada y consensuada (Allen,
et al., 2013; García-Naveira et al., 2011; Colegio Oficial de Psicólogos de
España, 2011).
Prueba de ello, en la presente década se siguen realizando diferentes
estudios con el cuestionario NEO-FFI (Costa y McCrae, 2008), como se ha
observado en la presente revisión, en la que además destacan aquellos que
relacionan el modelo de los cinco factores con otras variables psicológicas
como las estrategias de afrontamiento en el deporte (Allen, Greenless y Jones,
2011), la agresividad (Kerulis, 2012) y la autoeficacia en población deportiva
(Ebstrup, Aadahl, Eplov, y Pisingerm, 2013; Ebstrup, Eplov, Pisinger,
Jorgensen, 2011), entre otras.
En relación con este aspecto, hay que tener presente al valorar la
producción de trabajos es que la atención de los investigadores se ha centrado
también en otras variables de análisis como la relación entre la personalidad, el
rendimiento y la edad de los deportistas (García-Naveira et al., 2011; Ruiz,
2008, 2012). En este sentido, el estudio de las diferencias en personalidad en
función de la práctica deportiva puede que haya quedado relativamente
“aparcada”. Además, como señalan García-Naveira et al. (2011) las diferencias
en personalidad se encuentran principalmente al comparar muestras entre no
deportistas, deportistas y deportistas de alto rendimiento ya que estos últimos
tienen un perfil homogéneo de personalidad debido a que determinados rasgos
son necesarios para alcanzar un alto rendimiento (p.ej., extraversión,
responsabilidad y estabilidad emocional).
En cuanto a los problemas metodológicos, estadísticos e interpretativos
que han estado presente históricamente en el estudio de la personalidad de los
deportistas y que ha dificultado su avance (García-Naveira, 2010; Ruiz, 2004;
Vealey, 2002), señalar que la presente revisión se ha focalizado en los modelos
de Cattell, Eysenck y Costa y McCrae, los cuales ofrecen resultados
esclarecedores como se ha comentado con anterioridad, aunque no definitivos,
más allá del enfoque utilizado. Tampoco se observan variaciones teniendo en
cuenta el género (hombres y mujeres) o el país de realización del estudio (p.ej.,
España, Holanda, Inglaterra, etc.).
Un aspecto relevante a mejorar en trabajos futuros es especificar aún
más la constitución de la muestra de estudio. Como se observa en la presente
revisión se ha definido como criterio de búsqueda las palabras “personalidad” y
“deporte” y se ha seleccionado los trabajos que integren muestras constituida
por deportistas. Desde un criterio amplio del concepto de deportista, se han
agrupado diferentes condiciones (deportistas que practican deporte de modo
regular, deportistas de competición o amateur, adultos activos, clases de
aerobic, fisicoculturistas, estudiantes, etc.) considerándolos como similares,
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
638
aunque se comprende que no es lo mismo desde una perspectiva aplicada y de
investigación. Esto ha sido debido a la variedad de muestras encontradas en
un número no muy elevado de trabajos revisados. Por ello, es necesario definir
qué se entiende por deportista, especificar la intensidad de práctica (p.ej., días
y horas de entrenamiento semanal) y nivel de competición (alto rendimiento,
otros niveles de competición o amateur), entre otras, para realizar un análisis
más preciso.
También hay que cuidar la selección de la muestra de no deportistas ya
que se ha observado que pueden aparecer “falsos no deportistas”, personas
que dice no practicar deporte aunque si realizan algún tipo de actividad física o
han sido ex deportistas (García-Naveira et al., 2011).
Otra cuestión que queda abierta y no se da respuesta en el presente
trabajo es respecto a la hipótesis de selección o la hipótesis de desarrollo de la
personalidad. A pesar de ello, como señala Costa y McCrae (2008), el origen
de la personalidad es biológico y se va desarrollando desde la niñez hasta
convertirse en estructuras estables en la edad adulta. Distintos trabajos (Ruiz,
2006, 2008; García-Naveira et al., 2011) tienden a indicar que, por un lado, la
práctica deportiva regular contribuye a desarrollar determinadas características
de personalidad, aunque los aspectos madurativos de los niños y jóvenes
también intervienen, mientras que los adultos suelen mantener patrones
regulares de personalidad a lo largo del tiempo. La interacción de las
influencias genéticas y ambientales se presenta como una vía prometedora de
investigación que pueden mejorar la comprensión de los efectos de la
personalidad sobre la actividad física y el deporte y el éxito deportivo (Allen et
al., 2013).
En resumen, en los últimos os (desde el año 2010) la investigación
sobre personalidad en el deporte ha comenzado a resurgir como una actividad
académica importante después de un paréntesis de casi 20 años (Allen et al.,
2013), aunque en España esta línea de estudio tiene una tradición desde
etapas anteriores (García-Naveira, 2010; Nuñez, 1998; Ruiz, 2004) que
continúan vigente en la actualidad (García-Naveira et al., 2011, Ruiz, 2008,
2012). Como puede observarse en la presente revisión, hay suficientes trabajos
que prueban que existen diferencias en personalidad entre los deportistas y no
deportistas. En concreto, los resultados sugieren que los deportistas se
caracterizan por una mayor extraversión, responsabilidad y estabilidad
emocional frente a los no deportistas. A pesar de que estos resultados
esclarecen en cierta medida la relación entre personalidad y deporte, el estudio
de la personalidad del deportista debe seguir siendo investigada. Para ello, se
sugiere tener presente algunos aspectos:
a) Mayor control en la constitución y definición de la muestra de deportistas y
no deportistas. Como se ha comentado en apartados anteriores, es necesario
establecer un control teórico y metodológico más riguroso de lo qué es ser
“deportista” y “no deportista”. Desde una perspectiva metodológica, la inclusión
de muestra que practica de forma esporádica o puntual, así como que haya
sido ex deportista de diferente nivel (amateur, alto rendimiento, etc.), puede
estar minimizando las posibles diferencias de personalidad.
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
639
b) Constituir la muestra de deportistas considerando tanto deportes de equipo
como individuales. A la hora de establecer diferencias entre deportistas y no
deportistas, es conveniente que el establecimiento de posibles diferencias se
realice desde una perspectiva multideporte con el objetivo de garantizar un
nivel de generalización y universalidad mayor en el caso de confirmarse
posibles diferencias entre deportistas y no deportistas.
c) Determinar de forma clara y específica el nivel de rendimiento de los
deportistas evaluados. Sería aconsejable determinar este nivel no sólo en
función de los resultados deportivos obtenidos en competición (deportista de
alto rendimiento vs. amateurs), sino también de otras variables de rendimiento
tan relevantes como calidad y cantidad del entrenamiento desarrollado (técnico,
táctico, físico y psicológico), análisis del rendimiento longitudinal a lo largo de
las competiciones y temporada, etc. (García-Naveira, 2010; Piedmont, Hill y
Blanco, 1999; Ruiz, 2004).
d) Desarrollar estudios no sólo descriptivos y correlacionales, sino también
predictivos (ex post facto prospectivos y retropectivos), cuasiexperimentales y
experimentales, que determinen de forma más precisa las relaciones entre
personalidad y deporte.
e) Estudiar las sub-dimensiones de los rasgos de personalidad debido a que
aportan información diferencial y complementaria (Ruiz, 2008).
f) Introducir alguna novedad en la metodología. Por ejemplo, un diseño que
contemple cómo influye cierto rasgo en el rendimiento desde una perspectiva
interaccionista, analizando el efecto de la personalidad en determinadas
situaciones, conductas deportivas, etc.
g) Estudiar la actividad física y el deporte desde una perspectiva global y
multifactorial, en el cual se analice los rasgos de personalidad, otras
características psicológicas (motivación, autoeficacia, ansiedad, etc.),
capacidades del deportista (físico, técnico y táctica) y acciones externas de
carácter deportivo (rendimiento, adherencia a la actividad, etc.). Por ejemplo,
esta perspectiva rasguista puede complementar a los estudios que caracterizan
a los deportistas expertos en las dimensiones perceptivo-cognitiva, emocional,
psicosocial y de la práctica deliberada (Ruiz, Durán y Arruza, 2007; Ruiz,
Sánchez, Durán, Jiménez, 2006) o su relación con los niveles de ansiedad, el
éxito y lesiones de los deportistas (Arruza, González, Palacios, Arribas
y Cecchini, 2012; Olmedilla, Andreu, Ortín y Blas, 2009).
h) Realizar diseños longitudinales. Es importante desarrollar estudios
longitudinales (p. ej., con jóvenes deportistas; García-Naveira et al., 2011; Ruiz,
2006, 2008) que determinen el aumento, decremento o estabilidad del rasgo y
analizar las posibles implicaciones de estos resultados desde la perspectiva de
la práctica deportiva.
i) Continuando con el planteamiento realizado por Cox (2009) y Vealey (2002),
se observa la necesidad de avanzar hacia enfoques paradigmáticos, teóricos y
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
640
metodológicos del estudio de la personalidad en el deporte que complementen
a los resultados ya obtenidos. En este sentido, la teoría de Millon (2001) se
presenta como otra posibilidad en el estudio de la personalidad con deportistas
(García-Naveira, 2004, 2008, 2010). El instrumento seleccionado para medir la
personalidad de los deportistas es el Inventario de Estilos de Personalidad de
Millon (MIPS), el cual permite considerar una amplia gama de los rasgos
descritos anteriormente y ampliarlos a otros con el objetivo de obtener una
visión más amplia del problema.
j) Por último, señalar la necesidad de seguir desarrollando materiales de
evaluación diseñado de manera específica para aplicarlo en el deporte y no
solo con la aplicación de los instrumentos mencionados que tienen relación
directa con otras áreas de la Psicología (p. ej., Psicología Clínica) y que han
sido aplicados en el deporte. Por ejemplo, destacar el trabajo de Rodríguez
(2003) con la Batería de Test Psicológicos para Deportistas de Competición
(Fernández, Fernández y Mielgo, 1999). Ambas aportaciones, pueden ofrecer
una visión más amplia y completa de la personalidad del deportista.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Alderman, R.B. (1983). Las dimensiones fundamentales de la personalidad. En
R.B. Alderman (Ed.), Manual de Psychologie du Sport (pp.151-245).
Paris : Editions Vigot.
Allen, M.S, Greenlees, I., Jones, M. (2011). An Investigation of the five-factor
model of personality and coping behavior in sport. Journal of Sports
Sciences, 29 (8), 841-850.
Allen, M.S., Greenless, I. y Jones, M. (2013). Personality in sport: A
comprehensive review. International Review of Sport and Exercise
Psychology, 6 (1), 184-208.
Arai, Y. y Hisamichi, S. (1998). Self-reported exercise frecuency and
personality : A population-based study in Japan. Perceptual and Motor
Skills, 3 (2), 1371-1375.
Arbinaga, F. y Caracuel, J. C. (2008). Rasgos de personalidad en
fisicoculturistas y relaciones con variables antropométricas y conductas
deportivas. Revista de Psicología del Deporte, 17 (1), 85-102.
Arruza, J.A., González, O., Palacios, M., Arribas, S. y Cecchini, J.A.
(2012).Validación del Competitive State Anxiety Inventory 2 Reducido
(CSAI-2 RE) mediante una aplicación web. Revista Internacional de
Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, 12 (47), 539-
556. Extraido el 12 de agosto de 2013 de
Http://cdeporte.rediris.es/revista/revista47/artvalidacion300.htm
Bakker, F.C., Whiting, H.T. y Van Der Brug, H. (1993). Psicología del deporte.
Conceptos y aplicaciones. Madrid: Morata.
Bolton, B. Y Renfrow N. E. (1979) Personality characteristics associated with
aerobic exercise in adult females. Journal Personality Assessment, 43,
504-508.
Castillo, I., Balaguer, I., y Tomás, I. (1997). Predictores de la práctica de
actividades físicas en niños y adolescentes. Anales de Psicología, 13 (2),
189-200.
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
641
Cattell, R.B. (1975). 16 PF, Cuestionario factorial de personalidad. Madrid: Tea
Ediciones, S.A.
Colegio Oficial de Psicólogos de España (2011). Inventario de personalidad
NEO revisado. Madrid: COP.
Conner, M. y Abraham C. (2001) Conscientiousness and the theory of planned
behavior: toward a more complete model of the antecedents of
intentions and behavior. Personality Social Psichology Bull, 27, 1542-
1561.
Costa, P. T. y McCrae, R. R. (1995). NEO-PI-R: Revised NEO Personality
Inventory (NEO-PI-R). Odessa, F.L: Psychological Assessment
Resources.
Costa, P.T. y McCrae, R.R. (2008). NEO PI-R Inventario de Personalidad NEO
Revisado. TEA Ediciones.
Courneya, K.S. y Hellsten, L.M. (1998). Personality correlates of exercise,
motives, barriers and preferences: An application of the five-factor model.
Personality and Individual Differences, 24, 625-633.
Courneya, K.S., Bobick, T.M., y Schinke, R.J. (1999). Does the theory of
planned behaviour mediate the relation between personality and exercise
behaviour?. Basic and Applied Social Psichology, 21, 317-324.
Courneya, K.S., Friedenreich, C.M. y Sela, R. et al. (2002) Correlates of
adherence and contamination in a randomized controlled trial of exercise
in cancer survivors: an application of the theory of planned behavior and
the five factor model of personality. Annual. Behavior Medicine, 24, 257-
68.
Cox, R.H., Liu, Z. y Qiu, Y. (1996). Psichologycal skills of elite chinese athletes.
Journal of Sports Psychology, 27, 123-132.
Cox, R. H. (2009). Psicología del deporte: conceptos y sus aplicaciones (6ª
ed.). Madrid: Editorial Médica Panamericana.
Davies, D. (1991): Factores psicológicos en deporte competitivo. Barcelona:
Ancora S.A. Trad. al castellano de Psychological Factors in Competitive
Sports. London: Flamer Press, 1989.
DeMoor, M.H., Beem, A.L. y Stubbe, J.H. (2006) Regular exercise anxiety,
depression and personality: A population-based study. Preventive
Medicine, 42, 273-279.
Dosil, L. (2008). Psicología de la actividad física y del deporte (2ª edición).
Madrid: McGraw-Hill.
Droomer, M., Schrijvers, C.T.M. y Van de Mheen, H. (1998). Educational
differences in leisure-time physical inactivity: A descriptive and
explanatory study. Social Science and Medicine, 47, 1665-1676.
Ebstrup, J., Aadahl, M.; Eplov, Lene F. Algaard, M., Pisinger, C. y Jorgensen, T.
(2013). Cross-Sectional Associations Between the Five Factor
Personality Traits and Leisure-Time Sitting-Time: The Effect of General
Self-Efficacy. Journal of Physical Activity & Health May, 10 (4), 572.
Ebstrub, J., Eplov, L., Psinger, C. y Jorensen, T. (2011). Association between
the Five Factor personality traits and perceived stress: is the effect
mediated by general self-efficacy? Anxiety, Stress & Coping, 24 (4),
407.
Elman, W. y McKelvie, S. (2003). Narcissism in football players: Stereotype o
reality. Athletic Insight (On-Line), 5. Extraído el 23 de Enero, 2012, de
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
642
http://www.athleticinsight.com/Vol5Iss1/Narcissism.htm
Esposito, G. y Consiglio, S. (1998). Intervente diagnostici in psicología dello
sport: profilo di personalista degli studenti ISEF. Movimento, 4, 201-204.
Eysenck, H.J. (1985). The biological basis of personality. Springfield, IL:
Charles C. Thomas.
Eysenck, H.J., Nias, D. y Cox (1982). Sport and personality. Advances in
behaviour research and therapy, 4, 1-56.
Fenández, J.L., Fernández, I., y Mielgo, M. (1999). PY-BTPD-S. Batería de
tests psicológicos para deportistas-Salamanca. Madrid. Psymtéc.
García-Naveira, A. (2004). Diferencias individuales en jugadores de fútbol a
través del tiempo: Estilo de Personalidad y motivación. Memoria de
Licenciatura. Departamento de Psicología Diferencial. Facultad de
Psicología. Universidad de Complutense de Madrid.
García-Naveira, A. (2008). El Estilo de Personalidad en jugadores de fútbol de
competición y diferencias en función de la demarcación. Cuadernos de
Psicología del Deporte, 8 (2), 19-38.
García-Naveira, A. (2010). Diferencias individuales en Estilos de Personalidad y
rendimiento en deportistas. Tesis Doctoral. Facultad de Psicología.
Universidad Complutense de Madrid. Recuperado el 10 de marzo de
2011, de http://eprints.ucm.es/9859/1/T31529.pdf
García-Naveira, A., Ruiz, R. y Pujals, C. (2011). Diferencias en personalidad en
función de la práctica o no deportiva, nivel de competición y categoría
por edad en jugadores de fútbol desde el modelo de Costa y McCrae.
Revista de Psicología del Deporte, 20 (1), 29-44.
Garland, D. J. y Barry, J. R. (1988). The effects of personality and perceived
leader behaviors on performance in collegiate football. Psychological
Record, 38, 237-247.
Giacobbi, P R., Hausenblas, H. A. y Frye, N. (2005). A naturalistic assessment
of the relationship between personality, daily life events, leisure-time
exercise and mood. Psychology Sport Exercise, 6, 67-81.
Green, C. D. (2003). Psychology strikes out: Coleman R. Grifth and the
Chicago Cubs. Histrory of Psychology, 6 (3), 267-283.
Guillén, F. y Castro, J. (1994). Comparación de la personalidad en deportistas y
no deportistas, utilizando como instrumento el EPQ-A de Eysenk. Revista
de Psicología del Deporte, 5, 5-14.
Hausenblas, H. A. y Giacobbi, P. R. (2004). Relationship between exercise
dependence symptoms and personality. Personality Individual
Differences, 36, 1265-73.
Herrera, A. y Gómez-Amor, J. (1996). Diferencias psicofisiológicas y de la
personalidad entre mujeres deportistas y sedentarias. Comunicación
presentada en el IV Congreso Nacional de Psicología del Deporte.
Sevilla.
Howard, J. H., Cunningham, D. A. y Rechnitzer, P. A. (1987). Personality and
fitness decline in middle-aged men. International Jounal of Sport
Psychology, 18, 100-111.
Hoyt, A., Rhodes, R., Hausenblas, H. y Giacobbi, P. (2009). Integrating five-
factor model facet-level traits with the theory of planned behavior and
exercise. Psychology of Sport and Exercise, 10, 565-572.
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
643
Kerulis, M. (2012). Personality characteristics of mixed martial artists:
Counselor application for wellness. ProQuest Information & Learning, 73
(6-B), 3973.
Kirkcaldy, B. D. (1982). Personality profiles at various levels of athletics
participation. Personality and Individual Differences, 3 (3), 321-326.
Kirkcaldy, B. D. y Furnham, A. (1991). Extraversion, neuroticism, psychoticism
and recreational choice. Personality and Individual Differences, 12 (7),
737-745.
Magni, G., Rupolo, G., Simini, G., De Leo, D. y Rampazzo, M. (1985) Aspects
of the psychology and personality of high altitude mountain climbers.
International Journal of Sport Psychology, 16, 12-19.
Marrero, G. (1989). Psicología del deporte. Las Palmas de Gran Canaria: Linca.
Marrero, G., Martin-Albo, J. y Nuñez, J.L. (2000). Perfil de personalidad del
tenista. Revista de Psicología del Deporte, 9 (1-2), 21-36.
Martinez-Tur, V., Peiró, J. M., y Ramos, J. (1995). Efecto modulador de los
aspectos sociodemográficos en la predicción de la práctica deportiva y
uso de instalaciones deportivas. Anales de Psicología, 11 (1), 77-96.
McKelvie, S.J., Lemieux, P. y Stout, D. (2003). Extraversion and neuroticism in
contact athletes, no contact athletes and non-athletes : A research note.
Athletic Insight (On-Line), 5. Extraido el 15 de octubre de 2012 en
http://www.athleticinsight.com/Vol5Iss3/ExtraversionNeuroticism.htm.
Millon, T. (2001). Inventario de Estilos de Personalidad de Millon. Madrid: TEA
Ediciones.
Morgan, W. (1972). Sport psychology. En W. Singer (Ed.), The psicomotor
domain: movement behavior. Philadelphia: Lea & Febiger.
Nuñez, J. L. (1998). Personalidad y motivación del jugador de tenis. Tesis
Doctoral. Centro Superior de Formación del Profesorado. Universidad de
las Palmas de Gran Canaria.
O´Connor, K. A. y Webb, J.L. (1976). Investigation of personality traits of
collage female athletes and nonathletes. Research Quarterly, 47, 203-
210.
Olmedilla, A.; Andreu, M.D.; Ortín, F. J. y Blas, A. (2009). Ansiedad
competitiva, percepción de éxito y lesiones: un estudio en futbolistas.
Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el
Deporte, 9 (33), 51-66. Extraido el 12 de agosto de 2013 de:
Http://cdeporte.rediris.es/revista/revista33/artansiedad107.htm
O´Sullivan, D. M., Zuckerman, M., y Kraft, M. (1998). Personality
characteristics of male and female participants in team sports.
Personality and Individual Differences, 25, 119-128.
Piedmont, R. L., David, C. H. y Blanco S. (1999). Predicting athletic
performance using the five-factor model of personality. Personality and
Individual Differences 27, 769-777.
Potgieter, J. R. y Venter, R. E. (1995) Relationship between adherence to
exercise and scores on extraversion and neuroticism. Perception and
Motor Skills, 81, 520-522.
Raglin, J.S. (2001). Psychological factors in sport performance: the mental
health model revisited. Sports Medicine, 31 (12), 875-890.
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
644
Renfrow, N. E. y Bolton, B. (1979) Personality characteristics associated with
aerobic exercise in adult males. Journal Personality Assessment, 43,
261-266.
Rhodes, R. Y Pfaeffli, L. (2012). Personality. En E.O. Acevedo (Ed), The Oxford
handbook of exercise psychology. New York, NY: Oxford University
Press.
Rhodes, R. y Smith, N. (2006). Personality correlatos of physical activity: a
review and meta-análisis. British Journal of Sports Medicine, 40 (12),
958-965.
Rhodes, R. E., Courneya, K. S. y Bobick, T. M. (2001) Personality and exercise
participation across the breast cancer experience. Psychooncology, 10,
380-388.
Rhodes, R. E., Courneya, K. S. y Hayduk, L. A. (2002). Does personality
moderate the theory of planned behaviour in the exercise domain?.
Journal of Sport and Exercise Psychology, 24 (2), 120-133.
Rhodes, R E., Courneya, K. S., Jones, L. W. (2002) Personality, the theory of
planned behavior adn exercise: the unique role of extraversion´s activity
facet. Journal Applied Society Psychology, 32, 1721-36.
Rhodes, R. E, Courneya, K. S. y Jones, L. W. (2003) Translating exercise
intentions into behavior: personality and social cognitive correlates.
Journal Health Psychology, 8, 447-458.
Rhodes, R. E., Courneya, K. S., y Jones, L. W. (2005). The theory planned
behavior and lower-orden personality traits: interaction effects in the
exercise domain. Personality and Individual Differences, 38 (2), 251-265.
Rodríguez, M. (2003). Diagnóstico de personalidad en deporte de competición:
fútbol. Tesis Doctoral. Facultad de Medicina. Universidad Las Palmas de
Gran Canaria.
Ruiz, R. (2004). Análisis de las características psicológicas, deportivas y
sociales en el deporte del judo a nivel competitivo: Una propuesta teórica
y metodológica para la predicción del rendimiento. Tesis doctoral no
publicada. Universidad Autónoma de Madrid.
Ruiz, R. (2006). Predicción del resultado deportivo en judokas cadetes de
competición aplicando las dimensiones del cuestionario de personalidad
BFQ. Revista Iberoamericana de Psicología del Ejercicio y el Deporte, 1
(2), 69-88.
Ruiz, R. (2008). Aportaciones del análisis subdimensional del cuestionario de
personalidad BFQ para la predicción del rendimiento en judokas jóvenes
de competición. Cuadernos de Psicología del Deporte, 8 (1), 5-29.
Ruiz., R. (2012). Relaciones entre características de personalidad y estados de
ánimo: un estudio con deportistas de combate universitarios. Revista
Iberoamericana de Psicología del Ejercicio y el Deporte, 7 (1), 89-112.
Ruiz, L. M., Durán, J., y Arruza, J. (2007). Rendimiento experto y percepción de
las actividades de entrenamiento en lanzadores de martillo españoles de
alto rendimiento. Anales de Psicología, 23 (2), 300-306.
Ruiz, L. M., Sánchez, M., Durán, J., y Jiménez, C. (2006). Los expertos en el
deporte: su estudio y análisis desde una perspectiva psicológica. Anales
de Psicología, 22 (1), 132-142.
Sack, H. G. (1975). Participación en el deporte y personalidad. Ahesborg:
Czwalina.
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
645
Sale, C., Guppy, A. y El-Sayed, M. (2000) Individual differences, exercise and
leisure activity in predicting affective well-being in young adults.
Ergonomics, 43, 1689-1697.
Shurr, K.T., Ashley, M.A. y Joy, K.L.(1977). A multivariate analysis of male
athlete personality characteristics: Sport type and success. Multivariate
Experimental Clinical Research, 3 (2), 53-68.
Szabo, A. (1992) Habitual participation in exercise and personality. Perception
and Motor Skills, 74, 978.
Thomas, R. (1982). Psicología del deporte. Barcelona: Editorial Herder.
Tripathi, V. M. (1980) A study of personality patterns of college players and non-
players. Psycho-lingua., 10, 61-66.
Valdés, H.M. (1998). Personalidad y Deporte. Barcelona: Inde.
Valliant, P.M., Simpson-Housley, P., y McKelvie, S.J. (1981). Personality in
athletic and non-athletic college groups. Perceptual and Motor Skills, 52
(3), 963-966.
Van Loon, A.J.M., Tijhuis, M. y Surtees, P. (2001). Personality and coping: their
relationship with lifestyle risk factors for cancer. Personality Individual
Differences, 31, 541-53.
Vealey, R. (1989). Sport personality: A paradigmatic and methodological
analysis. Journal of Sport and Exercise Psychology, 11, 216-235.
Vealey, R. S. (1992) Personality and Sport: a comprehensive view. En T.S.
Horn (Ed.). Advances in Sport Psychology (pp. 25-59). Champaign, IL:
Human Kinetics.
Vealey, R. S. (2002). Personality and sport behavior. En T. S. Horn (ed.),
Advances in sport psychology (2nd ed.) (pp.43-74). Champaign, IL:
Human Kinetics.
Vitoria, M. (2005). Motivaciones en futbolistas juveniles de alta competición.
Madrid: Gymnos.
Wann, D. L. (1997). Sport Psychology. Upper Saddle River: Prentice Hall.
Weinberg, R.S. y Gould, D. (2010). Fundamentos de Psicología del Deporte y
del Ejercicio Físico (4ª Edición). Madrid: Editorial Médica Panamericana
Wilson, R.S., Krueger, K.R. y Gu, L. (2005). Neuroticism, extraversion, and
mortality in a defined population. Psychosomatic Medicine, 67, 841-5.
Yeung, R. R. y Hemsley, D.R. (1997). Exercise behavior in an aerobics class:
the impact of personality traits and efficacy cognitions. Personality
Individual Differences, 23, 425-31.
Referencias totales / Total references: 91 (100%)
Referencias propias de la revista / Journal's own references: 2 (2,20%)
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol. 13 - número 51 - ISSN: 1577-0354
... Los dos primeros grupos se perciben como sujetos más disciplinados, cuidadosos y diligentes que los futbolistas. Tanto el desarrollo que genera en la personalidad la práctica de un deporte (debido a que influye en la construcción de creencias, valores, identidad, conductas, etc.) como la elección de esa disciplina en particular son factores que interaccionan e influyen conjuntamente en la consolidación de los rasgos de personalidad (García-Naveira y Ruíz Barquín, 2013). Por lo tanto, desde la teoría que abarca la hipótesis de selección y desarrollo, por un lado, los deportes, por su forma, dinámica y contexto, pueden estimular el desarrollo de ciertos rasgos de personalidad y la priorización de ciertos valores. ...
... Por lo tanto, desde la teoría que abarca la hipótesis de selección y desarrollo, por un lado, los deportes, por su forma, dinámica y contexto, pueden estimular el desarrollo de ciertos rasgos de personalidad y la priorización de ciertos valores. Por otro lado, las personas pueden elegir practicar ciertos tipos de deportes según su personalidad y sus valores y esto provocaría que existiesen diferencias entre deportistas de diferentes actividades (García-Naveira y Ruiz Barquín, 2013). El desarrollo de la personalidad se da en mayor medida en edades tempranas, mientras que la selección de deportes en base a los rasgos se evidencia en mayor medida en la adultez (García-Naveira, Ruíz Barquín y Pujals, 2011). ...
Article
Full-text available
El estudio indagó la relación entre los valores humanos y los rasgos de personalidad en deportistas de diferentes modalidades. Participaron 145 deportistas (58.7% de género masculino, 41.3% de género femenino) de fútbol, levantamiento olímpico de pesas y rugby, de entre 18 y 35 años (M=22.51, DT=4.91). Se administró un cuestionario sociodemográfico, el Perfil de Valores Personales (PVQ) y el Big Five Inventory (BFI). Se encontraron diferencias significativas en función del género en algunos valores, pero no en la personalidad. Se hallaron diferencias de importancia en los valores y rasgos de personalidad según el deporte y, asimismo, correlaciones significativas entre ambos constructos en la muestra en general y en función del género. Se analiza la importancia de los valores y la personalidad como intervinientes en el desarrollo y rendimiento de los deportistas y la relevancia de formar a los agentes sociales vinculados al deporte a partir del conocimiento de estas cuestiones.
... This involves the use of concepts and theoretical and practical tools from Clinical Psychology to study and treat the individual figure of the athlete. There have been efforts within TSP to establish relationships between personality, mental health and sport in order to identify personality patterns and traits in athletes that correspond to certain levels of sports performance, to identify those personality profiles most suited to high-performance sport, and to correlate personality structures with sports performance (Allen et al., 2013;García-Naveira & Ruiz-Barquín, 2013;Hoyt et al., 2009;Rhodes & Pfaeffli, 2012;Rhodes & Smith, 2006). In addition, the approach seeks to explain the issues faced by athletes from a biomedical perspective, attempting to determine the specificity and prevalence of mental disorders in sport (Bär & Markser, 2013;Gorczynski et al., 2016;Gouttebarge et al., 2016) and to determine the conditions and indicators of 'normality' or sound mental health in athletes (Rice et al., 2016) according to concepts such as resilience (Asma Hosseini & Besharata, 2010). ...
Article
Full-text available
The analysis of the psychological aspects of different sports is relevant for the development of interventions aimed at reaching the maximum potential of athletes. The aim of this study was to analyze the personality traits of senior judokas according to (a) sex, (b) age, (c) graduation, (d) competition level attained, (e) years of experience, (f) weight category, and (g) to explore the differences with the personality traits of the general population. A total of 116 Argentinean judokas (86 men and 30 women) participated in the study. Personality traits were assessed through the Adjectives Check List. The results show small to moderate differences between the judokas according to sex, age, graduation, competition level, and years of sport experience. No differences were found according to weight category. Differences in personality were also detected between the judokas and the general population: female judokas reported higher levels of Openness to experience, and male judokas reported higher levels of Agreeableness, Conscientiousness, and Emotional stability. The results represent a contribution about the psychological profile of judokas and the personality traits of high competition athletes.
Article
Full-text available
Resumen Tradicionalmente la Psicología del Deporte se ha sostenido a partir de la perspectiva cognitiva conductual de la disciplina. Este enfoque ha orientado su trabajo sobre las "habilidades psico-lógicas" de índole cognitiva de los deportistas, basando su trabajo en la objetividad y en la neutralidad. Este artículo propone una crítica a la visión cognitiva conductual de la Psicología del deporte por medio de una comparación con la Psicología Social Crítica del deporte. Este contraste se realiza en función de seis dimensiones: ontología, epistemología, objeto de estu-dio, visión de sujeto, enfoque y metodología. Finalmente, luego de la comparación, se sugiere repensar el rol de psicólogo o psicóloga del deporte; desarrollar un cuerpo teórico que permita generar nuevas preguntas que faciliten el abordaje de nuevos problemas; y reinterpretar las técnicas tradicionales y construir nuevas formas para intervenir en el trabajo práctico con de-portistas, equipos, entrenadores, y cualquier otro sujeto deportivo.
Preprint
Resumen Tradicionalmente la Psicología del Deporte se ha sostenido a partir de la perspectiva cognitiva conductual de la disciplina. Este enfoque ha orientado su trabajo sobre las "habilidades psicológicas" de índole cognitiva de los deportistas, basando su trabajo en la objetividad y en la neutralidad. Este artículo, propone una crítica a la visión cognitiva conductual de la Psicología del deporte por medio de una comparación con la Psicología Social Critica del deporte. Este contraste se realiza en función de seis dimensiones: ontología, epistemología, objeto de estudio, visión de sujeto, enfoque y metodología. Finalmente, luego de la comparación, se sugiere repensar el rol de psicólogo o psicóloga del deporte; desarrollar un cuerpo teórico que permita generar nuevas preguntas que faciliten el abordaje de nuevos problemas; y reinterpretar las técnicas tradicionales y construir nuevas formas para intervenir en el trabajo práctico con deportistas, equipos, entrenadores, y cualquier otro sujeto deportivo. Abstract Traditionally, Sports Psychology has been sustained from the cognitive behavioral perspective of the discipline. This approach has guided its work on the cognitive "psychological skills" of athletes, basing their work on objectivity and neutrality. This article proposes a critique of the cognitive behavioral perspective of Sports Psychology through a comparison with Social Critical Psychology of Sport. This contrast was made according to six dimensions: ontology, epistemology, object of study, vision of subject , approach and methodology. Finally, it is suggested to rethink the role of sports psychologists; develop a theoretical body that allows to generate new questions that facilitate the approach of new problems; and to reinterpret traditional techniques and to build new ways to intervene in practical work with athletes, teams, coaches, and other sports subject.
Article
Full-text available
El propósito de este estudio es aportar evidencias sobre la relación de la inteligencia emocional, satisfacción vital y optimismo disposicional en las personas con discapacidad intelectual que asisten a un centro de día y terapia ocupacional. La muestra está compuesta por 15 sujetos (n = 15), con una edad media de 34.93 años; dt (± 12.28) y un grado de discapacidad promedio del 64.07%. Para la obtención de información se utilizan como instrumentos: Trait Meta-Mood Scale-24 (tmm s-24), Emotional Quotient inventory (eqi-c), Satisfaction with Life Scale (swls) y Life Orientation Test Revised (lot-r). Las evidencias muestran que los participantes son capaces de mostrar una conducta adaptativa a circunstancias adversas y, por tanto, alcanzar un alto nivel de satisfacción vital y optimismo. Existen relaciones entre algunas de las dimensiones de los instrumentos considerados (p < .05) y hay diferencias significativas a nivel estadístico entre las dimensiones de inteligencia emocional y las variables sociodemográficas grado de discapacidad y edad (p < .05). El análisis de regresión confirma la asociación positiva entre inteligencia emocional (adaptabilidad) con la satisfacción vital. Se aborda una discusión de los resultados con investigaciones realizadas en colectivos con las mismas características, concluyendo la falta de estudios que aborden inteligencia emocional, satisfacción con la vida y optimismo disposicional en colectivos con discapacidad.
Article
The objective of this research is to study the differences in personality style between athletes and non-athletes and depending on the type of sport practice. For this, the Millon Index of Personality Styles applied (MIPS; Millón, 2001) was used. A 321 adult athlete's sample (211 soccer players and 110 risk sports athletes) and 88 non-athletes. The results indicate that a Sport Personality profile exists, highlighting the risk athletes sensation seeking and footballer's aspects related to group interaction. It is concluded that there are more similarities than differences between groups of participants, in which certain personality characteristics are accentuated due to environmental influence of physical activity and sport on the genetic heritage of the people.
Article
Full-text available
This study investigated the moderating influence of the five-factor model of personality (FFM) on the theory of planned behavior (TPB) in the exercise domain. Although an analysis of all possible moderation effects was conducted, it was hypothesized that high extraversion (E) and conscientiousness (C) individuals would demonstrate significantly stronger relationships between intentions and exercise behavior than those low in E and C. Conversely, it was expected that high neuroticism (N) individuals would show a significantly weaker relationship between intention and exercise behavior than those low in N. A total of 300 undergraduate students completed measures of the FFM, TPB, and a 2-week follow-up of exercise behavior. Two-group structural equation models of the TPB were created using a median split for each personality trait. Overall, 5 significant (p < .05) moderating effects were found. Specifically, N was found to moderate the effect of subjective norm on intention. E also moderated the effects of subjective, norm on intention as well as intention on behavior. C moderated the effects of affective attitude on intention and intention on behavior. Theorized influences for the presence or absence of personality moderators are discussed. The results generally support the possibility of personality being a moderator of the TPB but highlight the need for future research and replication.
Article
Full-text available
Resumen: El objetivo del presente trabajo de investigación es el de contribuir al esclarecimiento del estudio de la personalidad de los deportistas desde el modelo de Costa y McCrae (1995). Para ello, se estudia las diferencias en personalidad en función de la práctica o no deportiva, nivel competitivo y categoría deportiva por edad de los deportistas. La muestra estaba constituida por 155 jugadores de fútbol de alto nivel (cadetes, juveniles y adultos), 33 jugadores de fútbol amateurs (adultos) y 32 no deportistas (adultos). Los resultados indican que los deportistas de alto nivel adultos son más extravertidos, estables emocionalmente y responsables que los deportistas amateurs adultos y no deportistas adultos. Además, los deportistas de alto nivel adultos son más estables emocionalmente que los jugadores juveniles. también, los jugadores de alto nivel adultos tienen una mayor apertura a la experiencia que los jugadores cadetes y juveniles. y por último, los jugadores de alto nivel adultos son más responsables que los jugadores cadetes. se discuten los resultados a partir de las “perspectivas crédulas vs. escépticas” e “hipótesis de desarrollo vs. selección”. AbstrACt: the objective of this study was to help clarify the study of athletes’ personality on the basis of Costa and McCrae’s model (1995). to this end, personality differences according to participation or abstention from sport, competitive level and sport category by the athletes’ age. the sample consisted of 155 high-level football players (cadets, youth and adults), 33 (adult) amateur footballers and 32 (adult) non-athletes. the results indicate that the high-level adult athletes were more extraverted, emotionally stable and responsible than the amateur adult athletes and adult non-athletes. In addition, top adult athletes were more emotionally stable than young players. Also, high-level adult footballers were more open to the experience than the cadets or young players. And lastly, high-level adult players were more responsible than cadet players. the results are discussed on the basis of the “gullible perspectives vs. sceptical perspectives” and “development vs. selection hypothesis”.
Article
Full-text available
La descripción de las características de personalidad en el ámbito deportivo ha sido uno de los temas más tratados por la Psicología del Deporte, existiendo diferentes líneas de investigación al respecto. En los últimos años, el Modelo de los Cinco Grandes Factores de Personalidad ha supuesto uno de los modelos más utilizados en el ámbito deportivo. A pesar de ello, han sido reducidos los estudios realizados aplicando este modelo en deportes de combate, y menos desde una perspectiva de deporte universitario. En el presente estudio, se administró diferentes pruebas a una muestra de 96 deportistas universitarios de deportes de combate, destacando la administración del cuestionario BFQ de personalidad, y el cuestionario POMS. Los principales objetivos del presente estudio son: 1.- Describir las características de personalidad de la muestra; 2.- Establecer comparaciones de personalidad con otras muestras de la población general, y comparar los estados de ánimo con otras muestras de deportistas universitarios; 3.- Establecer posibles relaciones de personalidad con los estados de ánimo evaluados. Los resultados, muestran cómo existen importantes diferencias de personalidad y estados de ánimo al comparar la muestra de deportistas con la población general tanto a nivel dimensional como subdimensional, y en la comparación de lo estados de ánimo con otras muestras universitarias. Asimismo, se observan correlaciones estadísticamente significativas entre las características de personalidad y los estados de ánimo, desarrollando una discusión sobre las implicaciones prácticas de los resultados obtenidos en posibles situaciones de entrenamiento y competición.
Article
Full-text available
Los objetivos del estudio son: 1.- Describir las características de personalidad de una muestra de judokas cadetes de competición (masculino y femenino; n=34) participantes durante el 2002 en Campeonato Nacional, aplicando las dimensiones del cuestionario de personalidad BFQ (Bermúdez, 1995); 2.- Establecer posibles relaciones entre las características de personalidad evaluadas en la muestra y los resultados deportivos obtenidos; 3.- Valorar la capacidad predictiva del cuestionario mediante la aplicación de técnicas de análisis multivariante. Mediante el diseño de un estudio cuasiexperimental, obtuvimos las siguientes conclusiones: a) Existen diferencias en los resultados obtenidos entre el grupo cadete masculino y femenino; b) Se destaca la importancia de la dimensión Tesón en ambos grupos de judokas, y de la dimensión Energía solo en el grupo cadete femenino; c) Los análisis de regresión lineal muestran porcentajes de varianza explicada elevados en el grupo cadete femenino.
Article
Full-text available
A total of 71 male and female competitive, non-competitive and non-athletes were compared on Cattell's Sixteen Personality Factor (16 PF) and Rotter's locus of control questionnaires. Athletes appeared more dominant and less imaginative than non-athletes. Non-competitive athletes were also less self-sufficient than the other two groups, and females were generally more venturesome than males. These results are discussed in the context of past research. Future studies should carefully differentiate the athletic population along such factors as sex, competitiveness, and type of sports activity.
Article
The present study used a multidimensional model of leadership (Chelladurai & Carron, 1978) to examine the influence of personality traits and perceived leader behaviors on performance in collegiate football. Collegiate football players (N = 272) from three southeastern United States universities were administered Cattells Sixteen Personality Factor Questionnaire and the Leadership Scale for Sports and were subsequently grouped into three athletic performance categories (regulars, substitutes, and survivors). Regression analyses indicated that personality traits and leader behaviors taken together contribute significantly to the prediction of performance. Players who were more group dependent, tough-minded, extroverted, emotionally stable and who perceived their coach as offering more training and instruction, having a democratic decision style, being more socially supportive, and offering more positive feedback were associated with higher levels of performance, whereas players who perceived their coach as having an autocratic decision-style were associated with lower levels of performance.
Article
Two investigations were conducted to test the hypotheses that (a) elite Chinese athletes participating in the sports of track and field, fencing, and gymnastics exhibit differential psychological profiles; and (b) elite Chinese athletes participating in track and field exhibit superior psychological skill profiles when compared with collegiate level Chinese track and field athletes. Subjects were 83 elite Chinese athletes competing for the People's Republic of China in three individual sports, and 94 collegiate Chinese athletes competing in track and field. Psychological skills were assessed with the Psychological Skills Inventory for Sports (PSIS R-5). MANOVA and follow-up univariate analyses revealed significant relationships between psychological skills and the factors of sport played, gender, and level of play. Elite Chinese male track and field athletes and female gymnasts exhibited motivational scores that were significantly lower than other sport/gender categories of athletes. Similarly, elite male Chinese track and field athletes displayed team emphasis scores that are lower than those displayed by elite female track and field performers, female fencers, and male gymnasts. Elite Chinese track and field athletes (regardless of gender) exhibited higher anxiety control and confidence scores than collegiate level athletes.