ArticlePDF Available

Restos humanos mesolíticos en la cordillera cantábrica (Norte de España)

Figures

Content may be subject to copyright.
Estudios de Antropología Biológica, xiv-i: 261-282, México, 2009, ISSN 1405-5066
Restos humanos mesolíticos en la coRdilleRa
cantábRica (noRte de españa)
Labib Drak y María Dolores Garralda
Departamento de Zoología y Antropología Física, Facultad de Biología,
Universidad Complutense de Madrid
Resumen
La Cordillera Cantábrica (norte de España) es una región clave para el estudio
de las poblaciones mesolíticas del Holoceno inicial, que evolucionaban de una
economía cazadora-recolectora hacia una productora. Numerosas cuevas y abrigos
han proporcionado importantes datos, tanto desde una perspectiva cultural como
antropológica, con fechas de AMS C-14 que van desde el ix al vi milenio BP. Los
restos humanos se hallaron, en general, en sepulturas, aunque algunos aparecieron
aislados en concheros, seguramente como consecuencia de enterramientos destrui-
dos por distintos factores tafonómicos. La mayoría corresponde a individuos adultos,
algunos muy robustos, y en determinados casos, con una fuerte patología oral. Estos
hallazgos representan nuevas e importantes contribuciones para el registro fósil del
Mesolítico de la Península Ibérica y de Europa.
palabRas clave: Europa, Península Ibérica, Cordillera Cantábrica, Mesolítico,
enterramientos, restos humanos, concheros.
abstRact
The Cantabrian Mountains (Northern Spain) are a key area for the study of the Early
Holocene Mesolithic populations, passing from a hunter-gathering to an agricultural
subsistence. Numerous caves or rock shelters from this region provide important
data both for cultural and anthropological perspectives, with AMS C-14 dates ran-
ging from the ixth to the end of the vith millennium BP. The human remains were
found in burials or isolated in shell middens, probably because of different tapho-
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
262
nomic factors involving tomb destruction. Most individuals were adults, some quite
robust, and several display important oral pathology. These findings are important
additions to the Iberian and European Mesolithic fossil record.
Key woRds: Europe, Iberian Peninsula, Cantabrian Region, Mesolithic, burials,
Human remains, shell middens.
intRoducción
El Mesolítico abarca en Europa del 12000 al 5000 BP (Lovis y Whallon
2006), en este periodo ocurrieron importantes cambios medioambienta-
les que influyeron sobre los modos de subsistencia de las poblaciones hu-
manas. Numerosos factores conllevaron la evolución de una economía
cazadora-recolectora a una productora, lo que favoreció un incremento
de población que parece testimoniado a través de todo el Continente
por los numerosos restos antropológicos y los primeros cementerios.
Los diversos hallazgos realizados en la Península Ibérica tienen especial
interés, en particular los de la Cordillera Cantábrica, objeto de esta breve
presentación.
La Cordillera Cantábrica está formada por un conjunto de relieves y
alineaciones montañosas, desde el País Vasco hasta el macizo Asturiano,
con un desnivel de más de 2 000 metros respecto al nivel del mar (López
et al. 1989). En esta cordillera, al norte de la Península Ibérica, se en-
cuentran varios yacimientos arqueológicos donde se han hallado fósiles
humanos mesolíticos, algunos de estos hallazgos son aislados y otros co-
rresponden a inhumaciones (figura 1, cuadro 1). Los restos humanos de
cronología más antigua son los de las Cuevas de Los Azules, La Paloma
(Asturias) y El Rascaño (Cantabria) atribuidos a la cultura Aziliense de
la región cantábrica entre los milenios 11 y 9 cal BC (González-Morales
y Fano 2005).
El Aziliense, documentado en el sur de Francia y el norte de España,
parece tener sus orígenes en el Magdaleniense, al final del Paleolítico
superior (Fernández-Tresguerres 2004). Se caracteriza por la aparición
de nuevas formas técnicas, económicas y sociales; por una industria muy
característica, por la desaparición del arte naturalista y de casi todas las
representaciones en las paredes de las cuevas (Fernández-Tresguerres
2003).
263
RESTOS HUMANOS MESOLÍTICOS EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA...
Figura 1. Mapa de la Península Ibérica con la localización de los yacimientos
arqueológicos con restos humanos azilienses y mesolíticos en la Cordillera
Cantábrica (1a), y la situación de los mismos (1b). Se indican los que con-
tenían inhumaciones (*).
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
264
Otra cultura identificada en la costa oeste cantábrica es la denomi-
nada Asturiense, considerada propiamente mesolítica, que aparece ge-
neralmente en concheros, casi siempre localizados en cuevas o abrigos
rocosos, con fechas entre el 9 y el 6 milenio cal BC (González-Morales
1982, González-Morales y Fano 2005). En general, los grupos humanos
azilienses y mesolíticos se caracterizaron por sus adaptaciones a las nuevas
condiciones ambientales postglaciares (Quesada 2006), y por la transfor-
mación de su modo de vida y economía, aunque hasta el 5 milenio cal
BC no se encuentran las primeras evidencias de explotación de especies
domésticas (Arias 2007, Peña-Chocarro et al. 2005).
La finalidad de este trabajo es la breve presentación de los restos
humanos hallados en cada uno de los yacimientos arqueológicos de esta
crucial zona del Norte de España.
Cueva de Los Azules I (Asturias)
La Cueva de Los Azules I se encuentra en la cara sur del Monte Llueves,
cerca de la confluencia de los ríos Sella y Güeña. En los niveles azilienses
apareció una sepultura cuya antigüedad viene determinada por las fechas
de C-14 obtenidas en su nivel superior (3a; 9430 ± 120 BP, CSIC-216), y
Cuadro 1
Yacimientos arqueológicos de la Cordillera Cantábrica con restos humanos
azilienses y mesolíticos. Se indican los restos humanos hallados en sepulturas
(*) y los aislados
Comunidad
Autónoma Asturias Cantabria País Vasco Navarra Castilla y León
Yacimientos
Los Azules I* El Truchiro* J3* Aizpea* Braña-Arintero*
Tito Bustillo* Rascaño Kobeaga II
Molino de Gasparín*
Los Canes*
La Paloma*
La Poza l’Egua
Colomba
Cuartamentero
Balmori
Mazaculos II
Restos humanos hallados en sepulturas (*).
265
RESTOS HUMANOS MESOLÍTICOS EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA...
la del nivel inferior (3d; 9540 ± 120 BP, CSIC-260; Fernández-Tresguerres
1976a, 1976b, 1980). Según la descripción de Fernández-Tresgue-
rres (1976a, 1976b, 1980), la tumba fue excavada por los azilienses, cerca
de la pared oeste, y a un metro aproximadamente de la entrada, la parte
más honda corresponde a la región de la cabeza. El cuerpo se depositó
en decubito supino, con la cabeza hacia la entrada y los pies hacia el inte-
rior de la cueva. El brazo izquierdo estaba paralelo al cuerpo y la mano
cerrada, mientras que el derecho aparecía doblado y descansaba sobre
la pelvis, con la mano extendida. El cadáver estaba recubierto de ocre,
especialmente en la región de la cabeza. Dos piedras planas fueron de-
positadas sobre las piernas, una de ellas aplastó la tibia derecha. El lado
izquierdo del esqueleto estaba separado de la pared de la cueva por una
línea de piedras pequeñas.
En la sepultura (figura 2) se hallaron además algunos objetos que
podrían ser considerados como parte de un ritual funerario: un fragmen-
to de asta de ciervo, un arpón plano perforado y dos lascas de cuarcita
junto al húmero derecho, otro arpón del mismo tipo junto al fémur dere-
cho; algunos útiles (raspadores y un fragmento de núcleo en sílex, una
hojita de dorso y una pieza denticulada en cuarcita) mezclados con ocre
rojo estaban bajo la tibia derecha, y varios cantos pintados, un amonto-
namiento de conchas de Modiolus barbatus y el cráneo de un tejón junto
a la tibia izquierda.
La exhumación del esqueleto fue muy compleja debido al elevado
grado de humedad ambiental y al frágil estado de conservación de los hue-
sos que hubieron de ser consolidados y reconstruidos. El estudio antro-
pológico (Garralda 1986) demostró que correspondía a un individuo
adulto, con una edad estimada entre 37 y 47 años, muy robusto y de gran
estatura. Los dientes presentan un avanzado desgaste oclusal, pero sin
caries (Garralda 1986).
Cueva de Tito Bustillo (Asturias)
Cerca de la antigua entrada de la Cueva de Tito Bustillo, cuyas pinturas
rupestres paleolíticas son mundialmente conocidas (Balbín y Moure
1980, Balbín et al. 2002, Balbín et al. 2003), se halló el enterramiento de
un individuo. Algunos de sus huesos se sacaron en 1969, sin el cuidado
necesario (varios fragmentos craneales, una mandíbula, dos húmeros,
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
266
Figura 2. Sepultura de Los Azules I. Cortesía de J. A. Fernández-Tresguerres.
267
RESTOS HUMANOS MESOLÍTICOS EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA...
el cúbito izquierdo y dos huesos de la mano), mientras que el resto del
esqueleto estaba recubierto por una costra estalagmítica. La minuciosa ex-
cavación que realizó el equipo de R. de Balbín entre los años 2003 y 2004
(Balbín et al. 2003, Balbín y Alcolea 2005, Arias et al. en prensa-a) dejó el
esqueleto en superficie, y permitió observar que había sido depositado
flexionado sobre el lado izquierdo (figura 3) encima del suelo, recubier-
to de concreción calcítica, por encima de los niveles magdalenienses. So-
bre los huesos humanos, con restos de colorante rojo, posteriormente se
produjo un derrumbe de bloques que rompió el cráneo, aplastó algunos
huesos y alteró la posición anatómica de las extremidades.
La datación de un diente de este individuo mediante C-14 AMS, dio
una fecha de 8470 ± 50 BP (9540-9430 cal BC, Beta-197042). El estudio
antropológico mostró que los restos corresponden a un varón adulto, re-
lativamente joven y de gran robustez. Las inserciones musculares son ex-
tremadamente acusadas en los húmeros, lo que refleja la intensa y repetitiva
actividad diaria que este hombre realizó (Drak et al. en prensa-a).
Molino de Gasparín (Asturias)
A diferencia de los yacimientos anteriores, el Molino de Gasparín es
un pequeño abrigo, situado cerca del pueblo de La Franca (Asturias). En
1926, J. Carvallo (1960) excavó la sepultura delimitada por piedras de un
individuo colocado en decubito supin. Según sus datos, el cráneo reposaba
sobre varias piedras y a su lado tenía una tibia de ciervo; otro alineamiento
de piedras delimitaba un pequeño espacio en el que se hallaron tres picos
asturienses, uno de ellos con la punta intacta, lo que contrasta con el fuerte
desgaste que estos útiles suelen presentar, este dato apoya la idea de que
formaban parte del ajuar funerario (Arias 1991: 220). Toda la sepultura
estaba recubierta de tierra y piedras. El esqueleto no se pudo conservar tras
la excavación debido a su mal estado de conservación y fragilidad. Según
Carvallo (1960), correspondía a una mujer adulta de edad avanzada cuyos
dientes presentaron un alto grado de desgaste oclusal. La órbita derecha
era más pequeña que la izquierda y al parecer tiene una lesión cicatricial.
Al carecer de fotografía, dibujos detallados y de un estudio antropológico
adecuado, los datos que indican que el M3 izquierdo presenta una caries
no penetrante y que la pérdida de sustancia en la región ptérica izquierda
se debió a una trepanación, deben de ser tomados con suma prudencia
(Garralda 1989).
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
268
Figura 3. Sepultura de Tito Bustillo.
269
RESTOS HUMANOS MESOLÍTICOS EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA...
Cueva de Los Canes (Asturias)
La cueva de Los Canes se encuentra en la vertiente meridional de la Sierra
de Cuera, cerca del pueblo de Arangas, al este de Asturias. Aunque no
está a gran altura sobre el nivel del mar, el carácter abrupto de la región
permite considerarlo como un yacimiento de montaña cuya estratigrafía
abarca desde el Würm III hasta el Neolítico. En la entrada se hallaron tres
sepulturas en muy buen estado de conservación (figura 4a), todas presen-
taron huellas de reutilización. En la primera (figura 4b) estaba enterrada
una mujer adulta de edad avanzada (I-A), datada por C-14 AMS en 6265 ±
75 BP (AA-5294) y en 6160 ± 55 BP (OxA-7148) con una media de 5300-
5030 cal BC. Algunos objetos se interpretaron como ajuar funerario: una
escápula de ciervo junto al pie derecho, una costilla de ungulado sobre la
escápula derecha y tres caninos de ciervo perforados junto al pie izquier-
do. También había una gran cantidad de conchas de Cepaea nemoralis,
probablemente acumulada de manera intencional (Arias y Pérez 1990,
Arias y Garralda 1996).
En la segunda sepultura había un subadulto (II-A) datado por C-14
AMS en 6770 ± 65 BP (5780-5560 cal BC; AA-5296) y en 7025 ± 80 BP
(6030-5740 cal BC; AA-11744). Cerca de su cabeza estaban los pies de otro
individuo (II-B) que debió estar enterrado en posición inversa (Arias y
Pérez 1990, Arias y Garralda 1996); la datación correspondió a 6860 ±
65 BP (5880-5640 cal BC; AA-5295). El individuo II-A (figura 4c) estaba
acompañado de dos testuces de cabra, un punzón de hueso, un bastón
perforado, un conjunto de conchas perforadas que podrían haber formado
parte de un collar o haber estado cosidas en un manto (Arias y Álvarez
Fernández 2004), dos cantos rodados, un incisivo de ciervo perforado,
que fueron interpretados como ajuar (Arias y Pérez 1990).
En la tercera sepultura reposaba un individuo (III-A) masculino adul-
to (figura 4d), datado en 6930 ± 95 BP (5990-5660 cal BC; AA-6071), y
acompañado de un microburil y algunas conchas perforadas (Arias y Ga-
rralda 1996). Encima de sus rodillas estaban los restos de un infante (III-B)
(Drak y Garralda en prensa-b) asociados con huesos de rebeco, ciervo y
jabalí (Arias et al. en prensa-a).
Todos los individuos presentan marcadas inserciones musculares. En
cuanto a la patología oral, destacan las caries, el sarro en los dientes de
los adultos y un fuerte desgaste oclusal (Drak y Garralda en prensa-b).
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
270
H
G
FI
III
E
D
II
C
B
3 1 2
2m
0
4
Figura 4. Plano de la cueva (4a) y sepulturas de Los Canes: individuo I-A (4b), II-A (4c),
III-A (4d). Cortesía de P. Arias.
a
b
271
RESTOS HUMANOS MESOLÍTICOS EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA...
c
d
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
272
Cueva de La Poza l’Egua (Asturias)
La Poza l’Egua es una pequeña cueva en la que se halló una mandíbula
casi completa en la pared occidental de un conchero asturiense. Al
parecer ésta fue desplazada de su posición original debido a las activi-
dades humanas o a las de los animales que utilizaron la cueva y quedó
incorporada al sedimento, pues apareció totalmente cubierta por una
concreción calcítica y lapas adosadas. Su datación directa por AMS C-14
ha dado una fecha de 8550 ± 80 BP (7520-7130 cal BC; TO-10222, Arias
et al. en prensa-b). Corresponde a un individuo adulto, probablemente
de sexo masculino, por la robustez presentada, con mentón prominen-
te y torus mandibularis. Los dientes grandes y con desgaste indican que
podría tratarse de un individuo de edad avanzada. No se observan caries
ni abscesos (Drak y Garralda 2006).
Cueva de Colomba (Asturias)
En un conchero asturiense situado a lo largo de la pared de la cueva de
Colomba se encontraron los restos de un individuo adulto, probablemente
de sexo masculino. Sus huesos son muy robustos y consisten en una ti-
bia derecha, todavía recubierta de concreción calcítica (con gran cantidad
de conchas en su superficie), un astrágalo del mismo lado y un fragmen-
to distal de peroné izquierdo (Drak y Garralda 2006). La datación por
AMS C-14 ha proporcionado una fecha de 7090 ± 60 BP (5740-5530 cal
BC; TO-10223, Arias et al. en prensa-c).
Cueva de Cuartamentero (Asturias)
En la Cueva de Cuartamentero, cerca de Llanes (Asturias), unos aficio-
nados descubrieron una calota craneana y dos dientes aislados; aunque
existen dudas sobre su posición estratigráfica exacta, en el yacimiento
sólo había un pequeño nivel Magdaleniense y otro Asturiense (González-
Morales 1982, Garralda 1982), y dos lapas (Patella vulgata) pegadas en la
cara interna del cráneo. Recientemente ha podido ser datado por el C14
AMS, y corresponde a 8395 ± 40 BP (Arias comunicación personal).
Cuartamentero es una calota craneana fosilizada en buen estado deuartamentero es una calota craneana fosilizada en buen estado de
conservación. Se trata de un individuo masculino, adulto, con grandes
273
RESTOS HUMANOS MESOLÍTICOS EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA...
apófisis mastoides, fuerte desarrollo de la glabela y de los arcos superci-
liares, de unos 60 años de edad, estimada a partir de la sinostosis de las
suturas craneanas, pese a los problemas que esta técnica presenta (Bruzek
et al. 2005). Su morfología recuerda la de otros fósiles robustos del final
del Paleolítico y del Epipaleolítico de Europa occidental (Garralda 1982,
1989). Los dientes I1 derecho y M1 izquierdo aislados, grandes y con des-
gaste oclusal acentuado, podrían corresponder al mismo individuo, pero
las circunstancias de su hallazgo no permiten afirmarlo (Menard 1982).
Cuevas de Balmori y Mazaculos II (Asturias)
En estas cuevas se encontraron dos fragmentos mandibulares acompaña-
dos de elementos de la cultura Asturiense. El primero de ellos, Balmori,
perteneció a un individuo infantil, y su morfología es robusta para la edad
estimada (Garralda 1981). La mandíbula de Mazaculos II corresponde a
un individuo adulto, probablemente masculino, con una robustez acusada
(Garralda 1981), datada por C-14 AMS en 7840 ± 40 BP (OxA-18237, Arias
comunicación personal).
Cueva de La Paloma (Asturias)
En los niveles azilienses de la cueva de La Paloma se hallaron los restos de
un individuo infantil, con dentición decidua, mal conservado (Hernán-
dez-Pacheco 1923: 37). Según los cuadernos de excavación de Hernández-
Pacheco, parece seguro que pertenecen al Aziliense. Muy cerca de este
infante estaba un gran número de caninos de ciervo perforados (Martínez
y Chapa 1980: 139), interpretados como una posible ofrenda funeraria
(Arias y Álvarez-Fernández 2004).
Cueva del Rascaño (Cantabria)
En la brecha del primer nivel de la Cueva del Rascaño se halló un M2
izquierdo, atribuido a un adulto joven. La datación de C-14 ofrece una
cronología entre 8536 ± 90 BC y 8608 ± 244 BC, correspondiente al periodo
Aziliense (Guerrero y Lorenzo 1981).
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
274
Cueva de El Truchiro (Cantabria)
La Cueva de El Truchiro se encuentra en la zona arqueológica de La Garma
(Cantabria). En su conchero apareció la inhumación de un individuo cuyo
fechamiento directo es de 6470 ± 70 BP (TO-10912, Arias y Álvarez-Fernán-
dez 2004), acompañado de conchas perforadas de Cerastoderma edule que
podrían ser parte de un adorno personal. Otros restos aislados hallados
en diversos contextos mesolíticos de la zona arqueológica de La Garma
podrían indicar un uso continuado como lugar de enterramiento durante
esa época (Arias y Álvarez-Fernández 2004, Arias et al. en prensa-a).
Abrigo rocoso de J3 (País Vasco)
En este abrigo localizado en la Sierra de Jaizkibel (extremo nororiental de
Gipuzcua) se halló el esqueleto de un individuo adulto joven masculino,
inhumado en un conchero y datado en 8300 ± 50 BP (7150-6800 cal BC,
GrA-23733). El cadáver fue colocado en posición fetal sobre el costado
derecho, con las extremidades flexionadas; sus restos se encuentran en
muy mal estado de conservación (Iriarte et al. 2005).
Cueva de Kobeaga II (País Vasco)
Entre los restos de fauna recuperados del yacimiento arqueológico de la
Cueva de Kobeaga II, P. Castaños (1998/2000) recuperó un diente deciduo
(c’ izquierdo) muy deteriorado y completo, atribuido a un individuo de
entre 7 y 8 años de edad (Albisu y Etxeberría 2001/2005).
Abrigo de Aizpea (Navarra)
Aizpea es un pequeño abrigo rocoso donde se hallaron los restos humanos
de un individuo femenino de unos 30 años de edad, cuyo fechamiento
correspondió a 6600 ± 50 BP (GrA-779). Era grácil, pero sus acusadas
inserciones musculares indican que realizaba una fuerte actividad física.
Los cambios degenerativos de algunas partes del esqueleto han sido inter-
pretados como respuesta a un medio agreste y accidentado. Su estatura
era próxima a la media de las mujeres del Mesolítico occidental (Rúa de
la et al. 2001).
275
RESTOS HUMANOS MESOLÍTICOS EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA...
Cueva de la Braña-Arintero (Valdelugueros, León)
La cueva de la Braña-Arintero se encuentra en la vertiente meridional
de la Cordillera Cantábrica, provincia de León. Aquí se hallaron los es-
queletos de dos individuos, en muy buen estado de conservación, cuyas
dataciones por C-14 AMS dieron las fechas de 6980 ± 50 BP (Beta-226472)
y 7030 ± 50 BP (Beta-226473). El individuo nº1 se hallaba en conexión
anatómica, en posición de decúbito lateral izquierdo sobre la superficie
de una repisa. El nº 2 estaba en un pozo, sin conexión anatómica debido,
probablemente, a la inundación repetida del lugar en el que yacía, que
pudo haber provocado también la destrucción de los huesos de la cara.
Sin embargo, este individuo apareció asociado con el único material
arqueológico hallado en el sitio, e interpretado como ajuar: 24 caninos
atróficos de ciervo perforados. El 1 presenta un politraumatismo fa-
cial, con una fractura consolidada que afecta al maxilar derecho y al arco
zigomático izquierdo (Prada et al. en prensa).
Visión de conjunto
Los 16 yacimientos mesolíticos de la Cordillera cantábrica presentados
desde la perspectiva paleoantropológica, documentan unos 14 enterra-
mientos (al haber dos en la cueva de la Braña-Arintero y al menos cinco
en la de Los Canes), y los restos aislados de un NMI de siete individuos
(cuadro 1). Es posible que alguno de esos restos aislados pudiera pro-
venir de un enterramiento destruido, como varios de los hallados en
la cueva de Los Canes (Drak y Garralda en prensa-b) y de las cuevas
de Colomba (Arias et al. en prensa-c, Arias y Fano 2003, Drak y Garralda
2006), La Poza l’Egua (Arias et al. en prensa-a, Arias et al. en prensa-b),
Cuartamentero (Garralda 1982), Balmori y Mazaculos (Garralda 1981,
Arias y Álvarez-Fernández 2004). Algunos de los individuos estaban
acompañados de un gran ajuar funerario, como el de Los Azules I, y el
II-A de Los Canes, pese a que corresponden a dos culturas distintas y a
diferentes cronologías.
La mayoría son adultos, salvo dos de la cueva de los Canes (el II-A,
subadulto y el III-B, infantil (Arias y Garralda 1996, Drak y Garralda en
prensa-b), así como los de las cuevas de Kobeaga II (Albisu y Etxeberría
2001/2005), La Paloma (Hernández-Pacheco 1923, Arias et al. en pren-
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
276
sa-a) y Balmori (Garralda 1981). Algunos destacan por su robustez, como
los de Cuartamentero, el de Los Azules I (claramente más antiguo) y el de
Tito Bustillo, por ejemplo las inserciones musculares en los húmeros
de estos últimos. La robustez de los masculinos contrasta con la mayor
gracilidad en los femeninos, lo que indica un dimorfismo sexual acen-
tuado. No obstante, en todos, incluso en la mujer de Los Canes I (Arias
y Garralda 1996, Drak y Garralda en prensa-b) y en la de Aizpea (Rúa de
la et al. 2001), se observan marcadas inserciones musculares, correspon-
dientes a repetidas e intensas actividades físicas cotidianas.
El estudio y la comparación de las características morfológicas de los
restos humanos presentados en este trabajo resultó muy complejo, debido a
la fragmentación y a su diferente representación. Algunos fósiles consisten
en una calota craneana (Cuartamentero), una mandíbula (Poza l’Egua;
Mazaculos, Balmori), un diente (Rascaño y Kobeaga II) o algunos huesos
de las extremidades inferiores (Colomba). La variabilidad aquí esbozada
para estos individuos del Holoceno inicial de la Cordillera Cantábrica
puede lógicamente atribuirse a diferencias intra-(individuales o sexuales)
o interpoblacionales, al mismo tiempo que cronológicas y espaciales, de-
bido a su repartición a lo largo de más de tres milenios y al amplio ámbito
geográfico considerado, a su vez subdividido en múltiples valles, muchos
de los cuales estuvieron muy aislados hasta casi la actualidad.
Los estudios de isótopos estables, realizados en algunos de los in-
dividuos, indican una dieta de origen principalmente terrestre para los
inhumados en la cueva de Los Canes, y con un fuerte componente marino
y terrestre para los de La Poza l’Egua, Colomba y J3 (Arias y Fano 2005
Arias 2005/2006, Arias 2007) más próximos a la costa. La dieta de la mujer
de Aizpea era también de origen terrestre (Rúa de la et al. 2001).
Respecto a la patología oral, en los individuos de los Azules (Garralda
1986), Tito Bustillo (Drak et al. en prensa) y La Poza l’Egua (Drak y Garral-
da 2006) no aparece más que una pequeña parodontosis inicial, aunque
en todos ellos el desgaste oclusal es acusado. Pero en los mesolíticos
algo más recientes, en los dos individuos adultos de Los Canes (Drak y
Garralda en prensa-b) y en la mujer de Aizpea (Rúa de la et al. 2001), las
caries y el sarro son especialmente importantes. Esta prevalencia podría
ser explicada por una dieta abundante en hidratos de carbono y quizás
azúcares procedentes de miel, como también se ha indicado para otros
277
RESTOS HUMANOS MESOLÍTICOS EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA...
mesolíticos mediterráneos y de otras regiones de Europa (Borgognini
Tarli y Repetto 1985, Frayer 1989).
Los restos humanos mesolíticos de la Cordillera Cantábrica aportan
una valiosa información sobre las últimas poblaciones cazadoras-recolec-
toras, y aumentan el registro fósil del Holoceno inicial en la Penín-
sula Ibérica. Su estudio detallado permitirá aumentar el conocimiento
de aquellos grupos en clara transición cultural y económica, y sus adap-
taciones a los nuevos retos medioambientales del Holoceno inicial que
tuvieron consecuencias importantes en la fauna y flora de la región Can-
tábrica, y también afectaron las condiciones de vida de las poblaciones
humanas.
RefeRencias
albisu, c. y f. etxebeRRía
2001/2005 Estudio de un diente humano mesolítico procedente de la cueva de
Kobeaga II (Ispaster, Bizkaia), Illunzar, 5: 45-47.
aRias, p.
1991 De cazadores a campesinos. La transición al neolítico en la región
cantábrica, Serie Universitaria, Universidad de Cantabria, Santander.
2005/2006 Determinaciones de isótopos estables en restos humanos de la re-
gión Cantábrica. Aportación al estudio de la dieta de las poblaciones
del Mesolítico y el Neolítico, Munibe (Antropologia-Arkeologia), 57(3):
359-374.
2007 Neighbours but diverse: social change in north-west Iberia during
the transition from Mesolithic to the Neolithic (5500-4000 cal BC),
Proceedings of the British Academy, 144: 55-71.
aRias, p. y e. álvaRez-feRnández
2004 Iberian Hunter-Gatherers and death. A review of Upper Paleolithic
and Mesolithic funerary evidence in the Peninsula, en G. A. Clark y
M. R. González Morales (eds.), The Mesolithic of Atlantic Façade, pp.
225-248, Arizona State University, Anthropological Research Papers,
Tempe.
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
278
aRias, p., a. aRmendáRiz, R. de balbín, m. a. fano, J. feRnández-tResgueRRes,
m. R. gonzález moRales, m. J. iRiaRte, R. ontañón, J. alcolea, e. álvaRez-
feRnández, f. etxebeRRia, m. d. gaRRalda, m. JacKes y a. aRRizabalaga
En prensa-a Burials in the cave: new evidence on mortuary practices during then prensa-a Burials in the cave: new evidence on mortuary practices during the
Mesolithic of Cantabrian Spain, en S. McCartan, P. Woodman, R. Schul-
ting y Graeme Warren (eds.), Mesolithic Horizons, Papers presented at
the Seventh International Conference on the Mesolithic in Europe,
Belfast 2005, Oxbow, Oxford.
aRias, p. y m. a. fano
2003 Shell middens and megaliths. Mesolithic funerary context in Can-
tabrian Spain and their relation to the Neolithic, en G. Burenhult y
S. Westergaard (eds.), Stones and Bones. Formal Disposal of the Dead in
Atlantic Europe during the Mesolithic-Neolithic Interface 6000-3000 BC, pp.
145-166, British Archaeological Reports, International Series 1201,
Oxford.
2005 Le rôle des ressources marines dans le mesolithique de la Region
Cantabrique (Espagne): l’apport des isotopes stables, en G. Marchand
y A. Tresset (eds.), Unité et diversité des processus de néolithisation
sur la façade atlantique de l’Europe (6e-4e millénaires avant J.-C.),
Bulletin de la Société Prehistorique Française, 36: 173-188,
aRias, p., m. a fano, a. aRmendáRiz, e. álvaRez, m. cueto, m. d. gaRRalda
c. mensua y l. c. teiRa
En prensa-c Programa de sondeos en concheros holocenos del oriente de As-n prensa-c Programa de sondeos en concheros holocenos del oriente de As-
turias, Excavaciones arqueológicas en Asturias 1999-2002, Servicio de
Publicaciones del Principado de Asturias, Oviedo.
aRias, p., J. a. feRnández-tResgueRRes, e. álvaRez-feRnández, a. aRmendáRiz,
m. cueto, m. a. fano, m. d. gaRRalda, c. mensua y l. c. teiRa
En prensa-b Excavación arqueológica de urgencia en la cueva de La Poza l’Egua
(Lledías, Llanes), Excavaciones arqueológicas en Asturias 1999-2002,
Servicio de Publicaciones del Principado de Asturias, Oviedo.
aRias, p. y m. d. gaRRalda
1996 Mesolithic burials in Los Canes Cave (Asturias, Spain), Human Evolu-
tion, 11: 129-138.
aRias, p. y c. péRez
1990 Las sepulturas de la Cueva de los Canes (Asturias) y la neolitización
de la Región Cantábrica, Trabajos de Prehistoria, 47: 39-62.
279
RESTOS HUMANOS MESOLÍTICOS EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA...
balbín, R. de y J. a. mouRe
1980 Pinturas y grabados de la cueva de Tito Bustillo (Asturias): El Conjunto
I, Trabajos de Prehistoria, 37: 365–382.
balbín, R. de, J. J. alcolea y m. a. gonzález
2003 El macizo de Ardines, un lugar mayor del arte paleolítico europeo,
en R. de Balbín y P. Bueno (eds.), El Arte Prehistórico desde los inicios del
siglo xxi. Primer Symposium Internacional de Arte Prehistórico de Ribadesella,
pp. 91-152, Asociación Cultural Amigos de Ribadesella, Ribadesella,
Asturias.
balbín, R. de, J. J alcolea, J. a. mouRe y m. a. gonzález
2000 Le massif de Ardines (Ribadesella, les Asturies). Nouveaux travaux
de prospection archéologique et de documentation artistique, L’An-
thropologie, 104: 383–414.
2002 Recherches dans le massif d’Ardines: nouvelles galeries ornées de la
grotte de Tito Bustillo, L’Anthropologie, 106: 565-602.
boRgognini taRli, s. m. y e. Repetto
1985 Dietary patterns in Mesolithic samples from Uzzo and Molara Caves
(Sicily): the evidence of teeth, Journal of Human Evolution, 14: 241-254.
bRuzeK, J., a. schmitt y p. muRail
2005 Identification biologique individuelle en Paléoanthropologie. Déter-
mination du sexe et estimation de l’âge au décès à partir du squelette,
en O. Dutour, J-J. Hublin, B. Vandermeersch (eds.), Objets et méthodes
en Paléoanthropologie, pp. 217-246, Comité des Travaux Historiques et
Scientifiques, París.
caRvallo, J.
1960 Esqueleto humano del periodo Asturiense, Investigaciones Prehistóricas
II, pp. 125-157, Diputación Provincial de Santander, Publicaciones del
Museo Provincial de Prehistoria, Santander.
castaños, p.
1998/2000 Estudio de los restos faunísticos del yacimiento de Kobeaga II. Illun-
zar, 4: 173-175.
dRaK, l. y m. d. gaRRalda
2006 Los restos humanos mesolíticos de las cuevas de La Poza l’Egua y
Colomba (Asturias), en A. Martínez-Almagro Andreo (ed.), Diversi-
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
280
dad Biológica y Salud Humana, pp. 87-92, Universidad Católica de San
Antonio, Murcia.
dRaK, l., m. d. gaRRalda, R. de balbín y J. J. alcolea
En prensa-a Restos humanos mesolíticosde lacuevade TitoBustillo (Ribadesella,Restos humanos mesolíticos de la cueva de Tito Bustillo (Ribadesella,
Asturias, España), en J. Nieto (ed.), Actas del XV Congreso Internacional
de la Sociedad Española de Antropología Física. Zaragoza, España. Genes,
ambiente y enfermedades humanas, 4-7 julio de 2007.
dRaK, l. y m. d. gaRRalda
En prensa-b Introducción al estudio antropológico de la Cueva de Los Canes,
en P. Arias Cabal (coord.), La Cueva de Los Canes (Asturias). Los últimos
cazadores de la Península Ibérica ante la muerte.
feRnández-tResgueRRes, J. a.
1976a Enterramiento Aziliense de la Cueva de Los Azules I (Cangas de Onís,
Oviedo), Boletín del Instituto de Estudios Asturianos, 87: 273-288.
1976b Azilian Burial from Los Azules I, Asturias, Spain, Current Anthropology,
17: 769-770.
1980 El Aziliense en las provincias de Asturias y Santander, Ministerio de
Cultura, Centro de investigación y Museo de Altamira, Monografías núm.
2, Dirección General del Patrimonio Artístico, Archivos y Museos,
Santander.
2003 Arte y territorio durante el periodo aziliense en el occidente Cantá-
brico, en R. de Balbín y P. Bueno (eds.), El arte prehistórico desde los
inicios del siglo xxi. Primer Symposium Internacional de Arte Prehistórico de
Ribadesella, pp. 255-261, Asociación Cultural Amigos de Ribadesella,
Ribadesella, Asturias.
2004 The Azilian in the Cantabrian Region, enG. A.Clark yM. R. González G. A. Clark y M. R. González
Morales (eds.), The Mesolithic of Atlantic Façade, pp. 149-166, Arizona
State University, Anthropological Research Papers, Tempe.
fRayeR, d. w.
1989 Oral Pathologies in the European Upper Paleolithic and Mesolithic,
en I. Hershkovitz (ed.), People and Culture in Change, pp. 255-281, Bri-
tish Archaeological Reports, International Series 508(i), Oxford.
gaRRalda, m. d.
1981 Las mandíbulas de Balmori y Mazaculos II (Asturias). Estudio an-
tropológico, Boletín del Instituto de Estudios Asturianos, 103: 595-603.
281
RESTOS HUMANOS MESOLÍTICOS EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA...
1982 El cráneo asturiense de Cuartamentero (Llanes, Oviedo), Kobie,
XII: 7-29.
1986 The Azilian man from Los Azules Cave I (Cangas de Onís, Oviedo,
Spain), Human Evolution, 1: 431-448.
1989 Les populations post-paleolithiques d’Espagne: morphologie, culture
et ecologie, en I. Hershkovitz (ed.), People and Culture in Change, pp.
505-516, British Archaeological Reports, International Series 508(ii),
Oxford.
gonzález-moRales, m.
1982 El Asturiense y otras culturas locales. La explotación de las áreas li-
torales de la región cantábrica en los tiempos epipaleolíticos, Centro
de investigación y Museo de Altamira, Monografías núm. 7, Ministerio de
Cultura, Dirección General de Bellas Artes, Archivos y Bibliotecas,
Santander.
gonzález-moRales, m. y m. a. fano
2005 The Mesolithic of Cantabrian Spain: A critical review, en N. Milner y
P. Woodman (eds.), Mesolithic studies. At the beginning of the 21st Centur y,
pp. 14-29, Oxbow books, Oxford.
gueRReRo, l. a. y J. l. loRenzo
1981 Antropología física en Rascaño, en J. González Echegaray, J. y I.
Bariandarán Maestu (eds.), El Paleolítico superior de la cueva del Rascaño
(Santander), pp. 277-321, Centro de Investigación y Museo de Altamira,
Monografías núm. 3, Ministerio de Cultura. Dirección General de
Bellas Artes, Archivos y Bibliotecas, Santander.
heRnández-pacheco, e.
1923 La vida de nuestros antecesores Paleolíticos. Según los resultados de
las excavaciones en la caverna de La Paloma (Asturias), Comisión de
Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas, Memoria núm. 31 (Serie
prehistórica nº 26), Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.
iRiaRte, m. J., a. aRRizabalaga, f. etxebaRRía, l. heRRasti
2005 La inhumación humana en conchero de J3 (Hondarribia, Gipuzkoa),
en R. Ontañón Peredo, C. García-Moncó Piñeiro, P. Arias Cabal (eds.),
Actas del III Congreso del Neolítico en la Península Ibérica, pp. 607-614,
Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cantabria. Cantabria.
L. DRAK Y M. D. GARRALDA
282
lópez, f., a. gómez y b. tello
1989 El relieve, en J. Bosque y J. Vilà (eds.), Geografía de España, Editorial
Planeta, Barcelona.
lovis, w. a. y R. whallon
2006 Introduction to Mesolithic mobility, exchange, and interaction,n, Journal
of Anthropological Archaeology, 25: 175-177.
maRtínez, m. i. y t. chapa
1980 La industria prehistórica de la cueva de La Paloma (Soto de las
Regueras, Asturias), La Cueva de la Paloma. Soto de Las Regueras (Astu-
rias), pp. 115-204, Excavaciones Arqueológicas en España, Ministerio
de Cultura, Dirección General de Bellas Artes. Archivos y Bibliotecas,
Subdirección General de Arqueología, Madrid.
menaRd, J.
1982 Las piezas dentarias de la cueva de Cuartamentero (Llanes, Asturias),
Kobie, XII: 31-32.
pRada, m. e., J. m. vidal, c. feRnández y n. fueRtes
En prensa Posible politraumatismo facial en un individuo mesolítico procedente
de la cueva de la Braña-Arintero (Valdelugueros, León), Actas del IX Con-
greso Nacional de Paleopatología. Morella, España, Investigaciones histórico-
médicas sobre salud y enfermedad en el pasado, 26-29 septiembre de 2007.
peña-chocaRRo, l., l. zapata, m. J. iRiaRte, m. gonzález-moRales, l. g.
stRaus
2005 The oldest agriculture in northern Atlantic Spain: new evidence from
El Mirón Cave (Ramales de la Victoria, Cantabria), Journal of Archaeo-
logical Science, 32: 579-587.
Quesada, J. m.
2006 El Epipaleolítico y Mesolítico: Zona cantábrica y litoral atlántico,
Prehistoria y protohistoria de la Península Ibérica. Tomo I, pp. 473-513,
Universidad Nacional de Educación a Distancia, Madrid.
Rúa de la, c., J. p. baRaybaR, m. iRiondo y n. izaguiRRe
2001 Estudio antropológico del esqueleto mesolítico de Aizpea, en I. Ba-
randiarán y A. Cava (eds.), Cazadores recolectores en el Pirineo Navarro. El
sitio de Aizpea entre 8000 y 6000 años antes de ahora, pp. 363-429, Veleia,
anejos, serie maior 10, Vitoria.
... Pero adelantado el Mesolítico asistimos al arranque de verdaderos cementerios, donde se acumulan enterramientos: el de El Collado constituye el ejemplo más antiguo. En el Cantábrico se relacionan una quincena de casos (algunos refieren huesos sueltos): la mayoría de los esqueletos son de adulto, generalmente varones de complexión robusta (Drak y Garralda, 2009). Cronológicamente las sepulturas se encadenan a todo lo largo del Mesolítico, dispuestos (o interrumpiendo) los hábitats. ...
... Cronológicamente las sepulturas se encadenan a todo lo largo del Mesolítico, dispuestos (o interrumpiendo) los hábitats. Este hecho dificulta reconocer el ajuar de acompañamiento: algún objeto óseo en Aizpea y Los Canes, caninos atrofiados de ciervo perforados en La Braña y La Paloma (Barandiar n y Cava, 2001;Drak y Garralda, 2009;Olalde et al., 2014). En algún caso la disposición de bloques limitó un mínimo dispositivo funerario (Aizpea) pero en general son inhumaciones individuales sin enterrar, con los cuerpos mayoritariamente en decúbito supino o en posición lateral y flexionada las extremidades inferiores. ...
... Pero adelantado el Mesolítico asistimos al arranque de verdaderos cementerios, donde se acumulan enterramientos: el de El Collado constituye el ejemplo más antiguo. En el Cantábrico se relacionan una quincena de casos (algunos refieren huesos sueltos): la mayoría de los esqueletos son de adulto, generalmente varones de complexión robusta (Drak y Garralda, 2009). Cronológicamente las sepulturas se encadenan a todo lo largo del Mesolítico, dispuestos (o interrumpiendo) los hábitats. ...
... Cronológicamente las sepulturas se encadenan a todo lo largo del Mesolítico, dispuestos (o interrumpiendo) los hábitats. Este hecho dificulta reconocer el ajuar de acompañamiento: algún objeto óseo en Aizpea y Los Canes, caninos atrofiados de ciervo perforados en La Braña y La Paloma (Barandiarán y Cava, 2001;Drak y Garralda, 2009;Olalde et al., 2014). En algún caso la disposición de bloques limitó un mínimo dispositivo funerario (Aizpea) pero en general son inhumaciones individuales sin enterrar, con los cuerpos mayoritariamente en decúbito supino o en posición lateral y flexionada las extremidades inferiores. ...
... Still, evidence of subsistence strategies from Cantabrian Bronze Age populations does not suggest the regular exploitation of coastal and marine resources (Arias and Armendáriz, 1998), unlike the Mesolithic populations in the same area (Gutiérrez-Zugasti, 2008). The anthropological record from the Mesolithic in Northern Spain (mostly from intentional graves) does not show any paleopathological evidence of otitis media (Drak and Garralda, 2009). Aquatic resource procurement has been linked to the development of external auditory exostoses (Villote and Knüsel, 2016;Smith-Guzmán and Cooke, 2019), which in turn is related to otitis externa (Strauss and Dieker, 1987). ...
Article
Objective To encourage the use of different methodological approaches for the identification of paleopathological lesions and to evaluate osteolytic lesions found on a temporal bone from La Llana cave (Spain). Materials Cranial remains recovered from from La Llana cave (Spain) dated to the Bronze Age, 3300 ± 25 BP (1631−1509 cal BC). Methods The cranium underwent macroscopic, microscopic and computed tomography scan examinations. Results The Tegmen tympani of the left temporal bone is present but is missing on the right. Both cochleae are intact. Both the right and left temporal bones display osteolytic lesions, with the left Tegmen tympani displaying deep and profuse pits on the endocranial surface, exposing the ear channel. Conclusions The lesions are compatible with otitis media (atticitis). By using different methods of analysis, the presence and effects of infection were identified. Significance This systematically described case contributes to our understanding of disease in the past and describes otitis-related lesions in archeological contexts for comparative purposes. Limitations The fragmentary and damaged cranial remains rendered evaluation difficult and diagnosis tentative. Suggestions for Further Research The use of different approaches to diagnose otitis media in archeological skeletal collections is recommended to improve the knowledge of health status and lifestyle of past populations.
... En los Canes, Asturias (Arias, 2012), la tumba II presentaba un canto pintado y otro piqueteado con un posible tema antropomorfo. Asociación bien conocida en la zona por el enterramiento de Los Azules datado en el VIII milenio cal BC (Drak y Garralda, 2009;Fernández-Tresguerres y Quintana, 1990). Algunos cantos neolíticos inciden en la pervivencia del uso de estos soportes, además de presentar temáticas que conectan con las más antiguas que estamos señalando. ...
Chapter
Full-text available
De chasseurs à producteurs. Transitions et traditions. La transition est un aspect très actuel dans l’étude de la Préhistoire. Le levant espagnol est un des très peu exemples dans l’Europe où il y a des évaluations qui tiens compte de l’art préhistorique. Ça a été possible grâce au travail de Bernardo Martí. Nous proposons dans cet article un state of art des données graphiques entre le Paléolithique et le post-paléolithique, où nous incluons le Sud et l’Ouest péninsulaire en plus des données italiennes. Nous voulons montrer la force du background technique et thématique des chasseurs à travers les symbols des premiers agriculteurs. C’est la tradition symbolique et technique qui soutient la transition matérielle.
... En los Canes, Asturias (Arias, 2012), la tumba II presentaba un canto pintado y otro piqueteado con un posible tema antropomorfo. Asociación bien conocida en la zona por el enterramiento de Los Azules datado en el VIII milenio cal BC (Drak y Garralda, 2009;Fernández-Tresguerres y Quintana, 1990). Algunos cantos neolíticos inciden en la pervivencia del uso de estos soportes, además de presentar temáticas que conectan con las más antiguas que estamos señalando. ...
Article
Full-text available
De chasseurs à producteurs. Transitions et traditions. La transition est un aspect très actuel dans l’étude de la Préhistoire. Le levant espagnol est un des très peu exemples dans l’Europe où il y a des évaluations qui tiens compte de l’art préhistorique. Ça a été possible grâce au travail de Bernardo Martí. Nous proposons dans cet article un state of art des données graphiques entre le Paléolithique et le post-paléolithique, où nous incluons le Sud et l’Ouest péninsulaire en plus des données italiennes. Nous voulons montrer la force du background technique et thématique des chasseurs à travers les symbols des premiers agriculteurs. C’est la tradition symbolique et technique qui soutient la transition matérielle
... En contraste con el Paleolítico, para este periodo tenemos constancia de una cantidad ingente de enterramientos funerarios, situación que se repite en toda la Península, especialmente en el sur de Portugal (Arias y Fano 2003: 147-148; Arias et al. 2009: 655). El número de sepulturas en la región Cantábrica asciende a una docena, aunque la cantidad de restos humanos es mayor, ya que se han recuperado fragmentos óseos aislados (Drak y Garralda 2009; Arias et al. 2009). Las referencias para el oeste de Cantabria también son abundantes: Se han documentado señales de enterramiento en las cuevas de El ...
Article
Full-text available
A lo largo de las siguientes líneas, se presenta una revisión de la información disponible sobre los grupos humanos que ocuparon la actual provincia de Cantabria durante el Mesolítico, prestando especial atención al área occidental de ésta, por ser la zona que ha generado un menor interés entre los investigadores desde comienzos del siglo XX. Al tiempo, se pretende establecer una visión general de las diferentes hipótesis explicativas planteadas durante las últimas décadas, siendo las discusiones referentes a la tecnología y a la cronología las de mayor pro-fundidad y perspectiva de futuro. In this paper, we show an overview of available information of the human groups who occupied the province of Cantabria during the Mesolithic, focusing our attention to the western area of the province, because this area has generated less interest among researchers since the earlier twentieth century. Another object is to provide an overview of the different hypotheses written in recent decades, having the technology and chronology as the most debated aspect.
... No preparation of the ground of the burial site was carried out to raise the skull slightly. In spite of this robustness it can be said that in general the postcranial bones are gracile ( Drak and Garralda, 2009). The dental study confirms the presence of 3 teeth with evidence of caries, a lower canine with enamel hypoplasia, and fragmented dental calculus. ...
Article
Full-text available
Human remains recovered at the Ardines massif account for a small but diverse assemblage. Their deposit within the caves, their location in relation to the decorated areas, as well as their direct dating, enable us to make some reflections. Their links with other funerary contexts in Iberia and Europe are evident, as well as their relations with cave art and previous human occupations from the Upper Paleolithic. The contempora-neity of these burials with the last phase of paintings dated at the Tito Bustillo cave, shows that symbols used during the Cantabrian Upper Paleolithic were still in use by hunter-gatherers of this region during the 8th mil-lennium cal BC. A certain tendency towards resiliency seems evident with regards to social dynamics inferred from other burials and chronologies from other Iberian regions during the Mesolithic.
Article
Full-text available
Article
Full-text available
Emmer wheat (Triticum diccocum) has been positively identified from the stratigraphically oldest ceramic- and domesticated livestock-bearing level of El Miro´ n Cave in the Cantabrian Cordillera. The grain is AMS 14C-dated to 5550G40 BP. This date is congruent with six others from the same layer, higher within which were found other grains of wheat, including einkorn as well as emmer. Although wild ungulates (mainly red deer) were still hunted, abundant ovicaprines, together with small numbers of cattle and pigs, appear in this level-for the first time in the 40,000-year record at El Miro´ n. Potsherds (undecorated, but of very good quality) also appear abruptly and abundantly. However, the associated lithic assemblage contains specific tool types also found in late Mesolithic contexts in Cantabrian Spain. In addition to the full suite of Neolithic indicators at El Miro´ n, as confirmed by less unambiguous early agro-pastoral evidence from other sites in the Vasco-Cantabrian region, there are megalithic monuments both in the vicinity of the cave and throughout the region that are similarly dated. All these data tend to suggest that Neolithic adaptationsdalready present about a millennium earlier not only along the Mediterranean coast, but also much closer, to the southeast of the Cordilleradwere quickly adopted as ‘‘a package’’ by Cantabrian Mesolithic foragers, possibly as a consequence of social contacts with Neolithic groups in southern France and/or the upper Ebro basin of north-central Spain.
Article
Mesolithic dental remains (10 dentitions) from two cave sites of Sicily (Uzzo, Trapani: 6 individuals and Molara, Palermo: 4 individuals) were studied. On the basis of measurement and indices Uzzo is intermediate between European Mesolithics and Neolithics, while Molara is closer to Upper Palaeolithics. Dental wear suggests a regular and relatively high vegetable consumption. The high incidence of dental caries (polycaries) in the Uzzo sample seems to be related to a relatively high sugar intake. Archaeological findings indicate that the surgar supply could be furnished by sweet fruits from the mediterranean bush.
alcolea, e. álvaRezfeRnández , f. etxebeRRia, m. d. gaRRalda, m. JacKes y a. aRRizabalaga En prensa-a Burials in the cave: new evidence on mortuary practices during the n prensa-a Burials in the cave: new evidence on mortuary practices during the Mesolithic of Cantabrian Spain
  • R Morales
  • M J Iriarte
  • R Ontañón
, p., a. aRmendáRiz, R. de balbín, m. a. fano, J. feRnández-tResgueRRes, m. R. gonzález moRales, m. J. iRiaRte, R. ontañón, J. alcolea, e. álvaRezfeRnández, f. etxebeRRia, m. d. gaRRalda, m. JacKes y a. aRRizabalaga En prensa-a Burials in the cave: new evidence on mortuary practices during the n prensa-a Burials in the cave: new evidence on mortuary practices during the Mesolithic of Cantabrian Spain, en S. McCartan, P. Woodman, R. Schulting y Graeme Warren (eds.), Mesolithic Horizons, Papers presented at the Seventh International Conference on the Mesolithic in Europe, Belfast 2005, Oxbow, Oxford. aRias, p. y m. a. fano 2003
Mesolithic funerary context in Cantabrian Spain and their relation to the Neolithic
  • Shell Middens
  • Megaliths
Shell middens and megaliths. Mesolithic funerary context in Cantabrian Spain and their relation to the Neolithic, en G. Burenhult y S. Westergaard (eds.), Stones and Bones. Formal Disposal of the Dead in Atlantic Europe during the Mesolithic-Neolithic Interface 6000-3000 BC, pp. 145-166, British Archaeological Reports, International Series 1201, Oxford.
feRnández-tResgueRRes, e. álvaRez-feRnández, a. aRmendáRiz, m. cueto, m. a. fano, m. d. gaRRalda, c. mensua y l. c. teiRa En prensa-b Excavación arqueológica de urgencia en la cueva de La Poza l'Egua (Lledías, Llanes)
  • P Arias
aRias, p., J. a. feRnández-tResgueRRes, e. álvaRez-feRnández, a. aRmendáRiz, m. cueto, m. a. fano, m. d. gaRRalda, c. mensua y l. c. teiRa En prensa-b Excavación arqueológica de urgencia en la cueva de La Poza l'Egua (Lledías, Llanes), Excavaciones arqueológicas en Asturias 1999-2002, Servicio de Publicaciones del Principado de Asturias, Oviedo. aRias, p. y m. d. gaRRalda 1996 Mesolithic burials in Los Canes Cave (Asturias, Spain), Human Evolution, 11: 129-138. aRias, p. y c. péRez 1990
Asturias) y la neolitización de la Región Cantábrica, Trabajos de Prehistoria
  • Las Sepulturas De La Cueva De Los Canes
Las sepulturas de la Cueva de los Canes (Asturias) y la neolitización de la Región Cantábrica, Trabajos de Prehistoria, 47: 39-62. dad Biológica y Salud Humana, pp. 87-92, Universidad Católica de San Antonio, Murcia.
El Paleolítico superior de la cueva del Rascaño (Santander)
  • J Antropología Física En Rascaño
  • González Echegaray
Antropología física en Rascaño, en J. González Echegaray, J. y I. Bariandarán Maestu (eds.), El Paleolítico superior de la cueva del Rascaño (Santander), pp. 277-321, Centro de Investigación y Museo de Altamira, Monografías núm. 3, Ministerio de Cultura. Dirección General de Bellas Artes, Archivos y Bibliotecas, Santander. heRnández-pacheco, e. 1923
Según los resultados de las excavaciones en la caverna de La Paloma (Asturias) Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas, Memoria núm
  • La Vida De Nuestros Antecesores Paleolíticos
La vida de nuestros antecesores Paleolíticos. Según los resultados de las excavaciones en la caverna de La Paloma (Asturias), Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas, Memoria núm. 31 (Serie prehistórica nº 26), Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. iRiaRte, m. J., a. aRRizabalaga, f. etxebaRRía, l. heRRasti 2005
GarraLDa 282 lópez, f., a. gómez y b
  • L Drak
L. Drak y M. D. GarraLDa 282 lópez, f., a. gómez y b. tello 1989