ArticlePDF Available

Génesis de una acumulación osífera excepcional en Cueva Victoria (Cartagena, Murcia, España)

Authors:

Abstract and Figures

During the campaigns in Cueva Victoria in 2009, 2010 and 2011, the installation of a scaffold allowed a precise excavation of in situ material. The excavation was performed in two locations at the top of the fossiliferous breccia with an exceptional accumulation of fossil remains, with densities of up to 854 bones/m3. Before extraction, 3D coordinates, direction and dip were taken of each tooth, bone or bone fragment. The processing of these data provided information on the processes and genesis of the accumulation. The accumulations of bones are placed at the top the sediments infilling the cave, supplied by an alluvial fan, near a vertical entrance and close to the lateral wall of the cave. The predominant orientation of elongated bones, together with the sedimentary context, indicate a reworking of the bones by sporadic water flows.
Content may be subject to copyright.
Mastia
Revista del Museo Arqueológico Municipal de Cartagena
Geología y Paleontología de Cueva Victoria
2012-2014 Segunda ÉpocaNúmeros 11-12-13
L. Gibert y C. Ferràndez-Cañadell
(Editores Científicos)
Mastia
Revista del Museo Arqueológico
Municipal de Cartagena
«Enrique Escudero de Castro»
Segunda Época
Cartagena, 2015
Números 11-12-13 / Años 2012-2014
AYUNTAMIENTO
DE CARTAGENA
Mastia
CONSEJO DE REDACCIÓN
Director, Miguel Martín Camino
Secretario, Dr. Miguel Martínez Andreu
Museo Arqueológico Municipal de Cartagena
«Enrique Escudero de Castro»
CONSEJO ASESOR
Prof. Dr. Lorenzo Abad (Universidad de Alicante)
Prof. Dr. Juan Manuel Abascal (Universidad de Alicante)
Prof. Dr. José Miguel Noguera Celdrán (Universidad de Murcia)
Prof. Dr. Sebastián F. Ramallo Asensio (Universidad de Murcia)
Prof. Dr. Jaime Vizcaíno Sánchez (Universidad de Murcia)
Carlos García Cano, Manuel Lechuga Galindo (Dirección General de Bienes Culturales, CARM)
Dr. Cayetano Tornel Cobacho (Archivo Municipal de Cartagena)
CORRESPONDENCIA E INTERCAMBIO
Museo Arqueológico Municipal de Cartagena «Enrique Escudero de Castro»
C/ Ramón y Cajal, nº 45 · 30205 Cartagena
Telf.: 968 128 967/128 968 · e-mail: museoarqueologico@ayto-cartagena.es
ISSN: 1579-3303
Depósito Legal: MU-798-2002
© De esta edición:
Museo Arqueológico Municipal de Cartagena
«Enrique Escudero de Castro»
© De los textos:
Sus autores
© De las ilustraciones:
Sus autores
© Imagen de la cubierta:
Excavación en Cueva Victoria.
Gestión editorial:
Gráficas Álamo, S.L.
graficasalamo@gmail.com
www.graficasalamo.com
1: Excavación en Cueva Victoria (Andamio Superior A), 20 de julio de 2010.
2: Tercer molar inferior izquierdo de Theropithecus (CV-MC-400), vista oclusal.
3: Cuarto premolar inferior izquierdo de Theropithecus (CV-T2), vistas bucal y lingual.
4: Falange intermedia del quinto dedo de la mano derecha de Homo sp. (CV-0), vista dorsal.
(Fotos: Carles Ferràndez-Cañadell).
Portada (Explicación)
Índice
Prólogo 9
Prologue
EMILIANO AGUIRRE
Presentación 11
Foreword
L. GIBERT y C. FERRÀNDEZ-CAÑADELL
Introducción. Cueva Victoria, un yacimiento de vertebrados del Pleistoceno Inferior 17
Introduction. Cueva Victoria, an early Pleistocene vertebrate site
C. FERRÀNDEZ-CAÑADELL y L. GIBERT
Historia de la minería de Cueva Victoria 47
Mining history of Cueva Victoria
M. A. PÉREZ DE PERCEVAL, J. I., MANTECA MARTÍNEZ y M.A. LÓPEZ-MORELL
Las mineralizaciones ferro-manganesíferas de la mina-cueva Victoria 59
y su contexto geológico
Fe-Mn mineralizations of the mine-cave Victoria and their geological context
J. I. MANTECA y R. PIÑA
Microscopía electrónica de las mineralizaciones cársticas de óxidos de hierro y 75
manganeso de Cueva Victoria (Cartagena, Murcia)
Electron microscopy of the karstic mineralizations of Fe and Mn oxydes of Cueva Victoria (Cartagena, Murcia)
D. ARTIAGA, L. GIBERT y J. GARCÍA-VEIGAS
Edad del yacimiento de Cueva Victoria y su relación con otros yacimientos de la 85
Península Ibérica
Age of Cueva Victoria site and its relationship with other sites in the Iberian peninsula
L. GIBERT L. y G. SCOTT
230Th/U-dating of the Cueva Victoria flowstone sequence: Preliminary results and 101
palaeoclimatic implications
Datación mediante 230Th/U de la secuencia de espeleotemas de Cueva Victoria: Resultados preliminares e implicaciones
paleoclimáticas
A. BUDSKY, D. SCHOLZ, L. GIBERT y R. MERTZ-KRAUS
Reconstrucción y génesis del karst de Cueva Victoria 111
Reconstruction and genesis of the Cueva Victoria karst
A. ROS y J. L. LLAMUSÍ
Modelización tridimensional mediante escáner 3D y tomografía eléctrica de alta 127
resolución, en Cueva Victoria I
Three-dimentional modelization by means of 3D Scanner and High-Resolution Electric Tomography in Cueva Victoria I
A. ESPÍN DE GEA, A. GIL ABELLÁN y M. REYES URQUIZA
Contexto sedimentario y tafonomía de Cueva Victoria 139
Sedimentary context and taphonomy of Cueva Victoria
C. FERRÀNDEZ-CAÑADELL
Génesis de una acumulación osífera excepcional en Cueva Victoria (Cartagena, 163
Murcia, España)
Genesis on an exceptional bone accumulation at Cueva Victoria (Cartagena, Murcia, Spain)
J. VILÀ-VINYET, Í. SORIGUERA-GELLIDA y C. FERRÀNDEZ-CAÑADELL
Anfibios y escamosos de Cueva Victoria 175
Amphibians and squamate reptiles from Cueva Victoria
H. A. BLAIN
Las tortugas del yacimiento del Pleistoceno inferior de Cueva Victoria (Murcia, España) 199
Turtles from the early Pleistocene site of Cueva Victoria (Murcia, Spain)
A. PÉREZ-GARCÍA, I. BONETA, X. MURELAGA, C. FERRÀNDEZ-CAÑADELL y L. GIBERT
A brief review of the Spanish archaic Pleistocene arhizodont voles 207
Breve revisión de los topillos arrizodontos arcaicos de España
R. A. MARTIN
Estado de conocimiento de los Insectívoros (Soricidae, Erinaceidae) de Cueva Victoria 227
The Insectivores (Soricidae, Erinaceidae) from Cueva Victoria: state of the art
M. FURIÓ
The Lower Pleistocene Bats from Cueva Victoria 239
Los murciélagos del Pleistoceno inferior de Cueva Victoria
P. SEVILLA
Aves del Pleistoceno inferior de Cueva Victoria (costa sudoriental mediterránea de 253
la península Ibérica)
Aves from the early Pleistocene of Cueva Victoria (southeastern mediterranean coast of the Iberian peninsula)
A. SÁNCHEZ MARCO
The latest Early Pleistocene giant deer Megaloceros novocarthaginiensis n. sp. and the 269
fallow deer Dama cf. vallonnetensis from Cueva Victoria (Murcia, Spain)
El ciervo gigante Megaloceros novocarthaginiensis n. sp. y el gamo Dama cf. vallonnetensis del Pleistoceno inferior de
Cueva Victoria (Murcia, Spain)
J. VAN DER MADE
Estudio de los caballos del yacimiento de Cueva Victoria, Pleistoceno Inferior (Murcia) 325
Study of the horses from Cueva Victoria, early Pleistocene (Murcia)
M. T. ALBERDI y P. PIÑERO
The rhinoceros Stephanorhinus aff. etruscus from the latest Early Pleistocene of Cueva 359
Victoria (Murcia, Spain)
El rinoceronte Stephanorhinus aff. etruscus del final del Pleistoceno inferior de Cueva Victoria (Murcia, España)
J. VAN DER MADE
Elephant remains from Cueva Victoria 385
Fósiles de elefante de Cueva Victoria
M. R. PALOMBO y M. T. ALBERDI.
Canid remains from Cueva Victoria. Specific attribution and biochronological implications 393
Fósiles de cánidos de Cueva Victoria. Asignación específica e implicaciones biocronológicas
M. BOUDADI-MALIGNE
Úrsidos, hiénidos y félidos del Pleistoceno inferior de Cueva Victoria (Cartagena, Murcia) 401
Early Pleistocene ursids, hyaenids and felids from Cueva Victoria (Cartagena, Murcia)
J. MADURELL-MALAPEIRA, J. MORALES, V. VINUESA y A. BOSCAINI
Los primates de Cueva Victoria 433
Primates from Cueva Victoria
F. RIBOT, C. FERRÀNDEZ-CAÑADELL y L. GIBERT
Grupos pendientes de estudio o revisión 453
Groups needing study or revision
C. FERRÀNDEZ-CAÑADELL
Preparación de restos fósiles de Cueva Victoria, Cartagena 463
Preparation of fossil remains from Cueva Victoria, Cartagena
A. GALLARDO
9
Por las montañas quebradas, que llegan a la costa mediterránea entre Alicante y Cartagena, se puede ver una historia
kárstica compleja, además de los restos de antiguas minas de galena argentífera en torno a La Unión. También se ob-
servan en esta región algunas series sedimentarias, incluso en complicadas cavidades abiertas al exterior como es el
caso de Cueva Victoria.
Cueva Victoria fue estudiada por José Gibert Clols, desde primeros de 1980 hasta su prematura muerte en el 2007.
José Gibert fue un eminente científico y una gran y ejemplar persona. Insigne en una ciencia particularmente difícil,
como es la Paleoantropología, ciencia que estudia las particularidades del ser humano y su evolución a través de hallaz-
gos en residuos sedimentarios de remotos tiempos prehistóricos,
Cueva Victoria es una cavidad en la que se conservan parte de los sedimentos que la rellenaron y de los que se infieren
sucesivos cambios climáticos y ambientales. Algunos de estos sedimentos contienen fósiles que ilustran más estas
condiciones, además de la evolución de grupos biológicos. En Cueva Victoria se han podido estudiar muchos fósiles
de vertebrados grandes y pequeños, algunos de ellos muy singulares como un primate del género de los “gelada”,
Theropithecus.
Tales restos fósiles se encuentran en puntos muy diversos de Cueva Victoria, pero en un mismo repetido material sedi-
mentario: una brecha fosilífera que presenta fósiles de vertebrados entre pequeños cantos o detritus rocosos, todo ello
en ocasiones muy cementado y duro. Esta brecha se encuentra pegada en partes de la actual pared y techos de la cue-
va, también en forma de bloques caídos por la actividad minera que se desarrolló en la cueva durante parte del siglo XX.
Lo más atractivo de este yacimiento fue una falange 2ª de la mano derecha (CV-0). Fue preciso examinar su distinción
de la de otros primates, sobre todo del gelada Theropithecus, bien representado en Cueva Victoria y que tiene una
talla parecida aunque algo más pequeña que la de los humanos. Fue José Gibert quien estudió en detalle no sólo esa
falange sino otras de humanos y primates no humanos, asignándola a los primeros, con fundamento, conclusión que
fue reafirmada con nuevas técnicas por otros especialistas, como los doctores Pérez Claros y Palmqvist, de la Universi-
dad de Málaga. Su antigüedad fue una de las cosas más discutidas habiéndose demostrado recientemente una edad
próxima al millón de años.
Esta monografía está dedicada a la memoria del Dr. José Gibert Clols quien dirigió las investigaciones en este yacimiento
durante veintitrés años. El volumen nos ofrece veinticinco capítulos sobre Cueva Victoria que nos permitirán conocer y
aprender mucho más sobre la Paleontología y Geología de este yacimiento emblemático. Vale la pena leer los trabajos
que siguen, aunque no es pena saber más sino tiempo bien empleado, y mucho mejor cuando podáis ir por Cartagena
y que os guíen en una visita a Cueva Victoria.
Emiliano Aguirre
Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Prólogo
Prologue
11
Cueva Victoria es un yacimiento kárstico con vertebrados fósiles del Pleistoceno Inferior. Fue excavado inicialmente no
como un yacimiento fosilífero, sino como mina de manganeso, incluyendo métodos tan expeditivos como el uso de ex-
plosivos. Los mineros explotaron las mineralizaciones de hierro y manganeso, pero Cueva Victoria también es conocida
por especialistas y coleccionistas, por la presencia de otros minerales como baritina, rodocrosita, romanechita, goethita,
hollandita, calcofanita, coronadita, etc. A pesar de que la acción minera excavó alrededor del 80 % de los sedimentos
fosilíferos, dejando sólo testimonios de la brecha en techo y paredes, Cueva Victoria ha suministrado miles de restos
fósiles que han revelado una diversidad extraordinaria. Con las contribuciones de este volumen monográfico, la lista
de especies de vertebrados identificadas en Cueva Victoria se acerca al centenar, algo extraordinario en un yacimiento.
Cueva Victoria es el único yacimiento en Europa con restos fósiles del cercopitécido africano Theropithecus oswaldi,
pariente cercano del babuino actual gelada. La presencia de esta especie africana en el sureste de la península ibérica
aporta datos para entender los modelos de dispersión de mamíferos en el Pleistoceno. Por último, los restos fósiles
de Cueva Victoria incluyen una falange humana, lo que la convierten en uno de los pocos yacimientos europeos con
restos humanos del Pleistoceno Inferior.
Cueva Victoria fue dada a conocer a la comunidad científica en 1970 por Arturo Valenzuela, quien la presentó en el I
Congreso Nacional de Espeología como un karst fósil, destacando sus minerales, pero describiendo también los restos
de vertebrados fósiles. A finales de los 70 y principios de los 80, Joan Pons investigó su fauna fósil, en colaboración
con miembros del Institut de Paleontologia de Sabadell, publicando una serie de trabajos sobre carnívoros fósiles. En
estos años se presenta públicamente el primer resto humano, una falange, junto con una serie de supuestas industrias
líticas sobre hueso que despiertan un interés añadido al yacimiento. En 1984 se inician campañas de excavación con
cierta regularidad, dirigidas por el Dr. José Gibert, que año a año van incrementando la colección de vertebrados fósiles.
En los años 1985 a 1999 se publican varios estudios sobre la fauna de Cueva Victoria, interpretaciones de su edad,
estudios anatómicos de la falange humana y el descubrimiento de Theropithecus. También se publican nuevos mode-
los sobre la dispersión de mamíferos en el Pleistoceno inferior que destacan la importancia del estrecho de Gibraltar
como ruta alternativa a la dispersión de África a Europa, sustentados por la fauna fósil de Cueva Victoria y también de
los yacimientos de Orce, situados a unos escasos 150 km. A partir de 2008, gracias a la financiación de la Consejería
de Cultura, el Consorcio Sierra Minera y el Ayuntamiento de Cartagena, las excavaciones dan un salto cualitativo, ya que
se instala un andamio con el que se puede acceder a la parte superior de la brecha de relleno, la más rica en fósiles,
pero situada a varios metros del suelo. El andamio permite por primera vez un trabajo completo y detallado, iniciándose
una excavación sistemática y metodológica, cartografiando los fósiles para obtener también información tafonómica. A
partir de ese momento se añaden piezas importantes a la colección situadas en un contexto estratigráfico y tafonómico,
entre ellas nuevos restos de Theropithecus, que se publican en el Journal of Human Evolution. Gracias al andamio se
puede también muestrear la pared a diferentes niveles estratigráficos para llevar a cabo un estudio paleomagnético,
así como realizar dataciones radiométricas en el espeleotema superior. Los resultados permiten refinar la edad de la
Luís Gibert Beotas y Carles Ferràndez Cañadell
Presentación
Foreword
12
asociación fósil, situándola entre 850.000 y 900.000 años, coincidiendo con la primera gran caída del nivel del mar
que tiene lugar en el Cuaternario, hecho que refuerza las hipótesis de una dispersión de fauna de África a Europa a
través de Gibraltar. A partir de 2009 se invita a paleontólogos especialistas en diversos grupos de vertebrados fósiles, así
como a geólogos de distintas disciplinas, a visitar la cueva y a participar en el estudio del yacimiento y su fauna. De esta
colaboración surge una serie de estudios que amplían notablemente el conocimiento de la asociación de vertebrados
fósiles de Cueva Victoria, así como de la formación y la edad del yacimiento. Este volumen reúne los trabajos fruto de
esta colaboración y pretende ser una actualización del conocimiento sobre Cueva Victoria en los diversos ámbitos de
la geología y la paleontología.
Esta monografía está dividida en dos partes, en una primera parte se tratan temas de la geología de Cueva Victoria: la
historia de las labores mineras (M. A. Pérez de Perceval, J. I. Manteca y M. A. López-Morell), las mineralizaciones de
hierro y manganeso (J. I. Manteca y R. Piña; D. Artiaga, L. Gibert y J. García-Veigas); la datación de los espeleotemas
y su interpretación paleoclimática (A. Budsky, D. Scholz, L. Gibert y R. Mertz); la espeología (A. Ros y J. L. Llamusí); la
edad del yacimiento a partir de datos paleomagnéticos (L. Gibert y G. R. Scott), y los estudios geofísicos para modelizar
tridimensionalmente la cueva y para descubrir nuevas cavidades (A. Espín de Gea, A. Gil Abellán y M. Reyes Urquiza).
A continuación, dos capítulos enlazan la geología con la paleontología, con estudios sobre la formación del yacimiento
y de las acumulaciones de restos fósiles (C. Ferràndez-Cañadell, J. Vilà Vinyet e Í. Soriguera). Los siguientes capítulos
están dedicados a los diferentes grupos fósiles. Se estudian los anfibios y reptiles (H.-A- Blain; A. Pérez-García, I. Boneta,
X. Murelaga, C. Ferràndez-Cañadell y L. Gibert), los arvicólidos (R. A. Martin), los quirópteros (P. Sevilla), los insectívoros
(M. Furió), las aves (A. Sánchez Marco), los cérvidos (J. Van der Made), los caballos (M. T. Alberdi y P. Piñero), los rino-
cerontes (J. Van der Made), los elefantes (M. R. Palombo y M. T. Alberdi), los cánidos (M. Boudadi-Maligne), los úrsidos,
hiénidos y félidos (J. Madurell-Malapeira, J. Morales, V. Vinuesa y A. Boscaini), los primates (F. Ribot, C. Ferràndez-Caña-
dell y L. Gibert), y se acaba con un repaso a los grupos pendientes de estudio o revisión (C. Ferràndez-Cañadell) y un
trabajo sobre la preparación y restauración de los restos fósiles (A. Gallardo).
13
AGRADECIMIENTOS
Agradecemos, en primer lugar, a todos los autores su esfuerzo y dedicación para aportar capítulos de calidad a esta
monografía y les pedimos disculpas por el retraso sufrido en la publicación. En segundo lugar, agradecemos a todas
aquellas personas e instituciones que han colaborado de forma directa o indirecta para que esta monografía sea una
realidad: a todo el personal del Museo Arqueológico de Cartagena y especialmente a María Comas Gabarrón, Directora
del Museo Arqueológico Municipal Enrique Escudero de Castro durante los últimos años y ahora Directora General
de Bienes Culturales; a Miguel Martínez Andreu, quien siempre nos mostró su apoyo, tanto en su etapa de Director del
Museo Arqueológico como en la de investigador, y a Miquel Martín Camino, investigador del Museo de Arqueológico de
Cartagena y miembro del consejo de redacción de MASTIA, que nos ha prestado su ayuda en la etapa de edición de
este volumen. Nuestra sincera gratitud al Ayuntamiento de Cartagena, especialmente a Pilar Barreiro Álvarez, alcaldesa
de Cartagena; a los concejales del Ayuntamiento de Cartagena que se han implicado en el proyecto de Cueva Victoria,
María Rosario Montero Rodríguez, Nicolás Ángel Bernal y Carolina Beatriz Palazón. Expresamos nuestro agradecimiento
a los técnicos y responsables de la Dirección General de Bienes Culturales, Miguel San Nicolás del Toro, Manuel Lechu-
ga Galindo, Jefe de Servicio de Museos y Exposiciones y especialmente a Gregorio Romero Sánchez, paleontólogo y
técnico del Servicio de Patrimonio, por animarnos desde el primer momento en esta iniciativa.
A los miembros del Centro de Estudios de la Naturaleza y el Mar de Cartagena (CENM), nuestra más sincera gratitud
a Andrés Ros y José Luis Llamusí, que nos han apoyado y dado asesoramiento técnico sobre cuestiones de seguridad
en la cavidad y han colaborado de forma muy activa en las diferentes jornadas de puertas abiertas celebradas en los
últimos años. Nuestra especial agradecimiento a Ignacio Manteca Martínez de la Universidad Politécnica de Cartagena
y compañeros de Departamento de Ingeniería Minera, Geológica y Cartográfica por su interés y apoyo en todos los
aspectos geológicos y patrimoniales de Cueva Victoria, así como a Mariano Mateo y los miembros de la Asociación de
Vecinos del Llano del Beal, por su ayuda y apoyo al proyecto de investigación. También a todos los colegas y voluntarios
que han participado de forma altruista en las excavaciones a lo largo de estos años, especialmente a Alfredo Iglesias,
Julià Gonzàlez, Florentina Sánchez, Fernando González y a nuestras compañeras Emma La Salle y María Lería por su
ayuda y paciencia durante tanto tiempo. A Pepa Beotas, Patxu Gibert y Blanca Gibert por ayudarnos y compartir tantas
campañas en Cueva Victoria.
Finalmente, queremos dar las gracias a todas aquellas instituciones que han apoyado las investigaciones de Cueva Vic-
toria en estos últimos 30 años: Consejería de Cultura de la Región de Murcia, Ayuntamiento de Cartagena, Universidad
de Barcelona, Universidad Politécnica de Cartagena, EarthWatch Institute y Diputación de Barcelona.
Este trabajo es una contribución al Grup de Recerca Consolidat 2014 SGR 251 Geologia Sedimentària de la Generalitat
de Catalunya y al Programa Ramón y Cajal del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España.
14
DEDICATORIA
Success is not final, failure is not fatal: it is the courage to continue that counts
(El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatídico. Lo que cuenta es el valor para continuar)
Winston Churchill
Dedicamos este volumen al Dr. José Gibert Clols, director de las investigaciones en Cueva Victoria desde 1984 hasta
su prematura muerte en 2007. José Gibert es para nosotros un ejemplo de pasión por el conocimiento, tenacidad, ho-
nestidad y profesionalidad. Realizó su última campaña en Cueva Victoria en verano de 2007, pero no la pudo terminar.
Después de ser atendido en el Hospital de Cartagena ese verano fue finalmente ingresado en un hospital de Barcelona,
delegando en nosotros la responsabilidad de continuar el trabajo y cerrar la campaña en la fecha prevista del 31 de
septiembre, así lo hicimos. Moriría una semana después, el 7 de octubre de 2007, dejándonos un gran legado y una
gran responsabilidad.
Cueva Victoria fue un lugar donde José Gibert trabajó con pocos recursos pero con mucha dedicación y libertad. Duran-
te los 23 años que estuvo al frente de las investigaciones se sintió querido y apoyado por la sociedad civil, académica
y administrativa del conjunto de la Región de Murcia. Los que tuvimos el privilegio de trabajar junto a él sabemos que
fue una persona excepcional, con una gran vocación y calidad humana. A principios de los años ochenta, su trabajo y
descubrimientos en el Sureste de la Península Ibérica, en Orce y Cueva Victoria, le permitieron establecer nuevas teorías
que quebrantaban el viejo paradigma de la ocupación tardía de Europa por el Hombre. José Gibert propuso, de manera
pionera, que la humanidad llegó a Europa cerca de un millón de años antes de lo establecido en aquel momento,
proponiendo además que esa migración se hizo por Gibraltar en lugar de rodeando el Mediterráneo. Después de una
euforia inicial generalizada, su trabajo fue duramente criticado de forma poco rigurosa. No obstante, la presencia de
fauna africana en Cueva Victoria junto a homínidos avalan esa idea, y nuevos hallazgos en Orce y en otros yacimientos
han supuesto que, 30 años después, nadie dude de que la ocupación de Europa fue muy temprana. Por otro lado,
nuevos hallazgos y las mejoras en las técnicas de datación han determinado que las primeras evidencias de presencia
humana en Europa con industria lítica de tipo olduvaiense y los primeros vestigios también en Europa de industria
achelense se hallan en el sureste de la Península Ibérica (en Orce y en Cueva Negra del Río Quípar, Caravaca). Estos
hechos, junto a la presencia de primate africano Theropithecus en Cueva Victoria, única en Europa, apoyan de manera
más convincente la hipótesis de que durante el Pleistoceno inferior se dieron varias dispersiones desde África hacia
Europa a través de Gibraltar.
Sin duda, José Gibert estaría hoy muy satisfecho no sólo por ver que sus ideas se van consolidando sino también por
ver editado este volumen especial de MASTIA dedicado a Cueva Victoria, donde se integran y actualizan todos los re-
sultados de las investigaciones realizadas en este lugar excepcional. Creemos que este volumen es parte de su legado
pues sin su dedicación a Cueva Victoria, esta monografía no existiría.
15
DR. JOSÉ GIBERT CLOLS (1941-2007)
La trayectoria profesional y figura humana de José Gibert Clols destacan desde muy pronto y en diferentes aspectos.
Durante el bachillerato fue un estudiante brillante, obteniendo 23 matrículas de honor en el colegio de los Agustinos
de Zaragoza. Su carrera universitaria en Ciencias Geológicas en la Universidad de Barcelona se vio truncada por la
muerte de su padre a mitad de los estudios, teniéndose que responsabilizar de la familia y del negocio familiar. Aun así,
consiguió Matrícula de Honor en Paleontología, disciplina que siempre le interesó especialmente. Una vez licenciado
en 1968, inició su tesis doctoral, bajo la dirección del Dr. Miquel Crusafont, sobre los insectívoros fósiles de España.
Consiguió una beca para realizar el doctorado de la Fundación Juan March, que le facilitó colaborar con centros ex-
tranjeros, especialmente franceses y holandeses. De esta colaboración aprendió nuevas técnicas, que se aplicaron por
primera vez en España en la investigación de micromamíferos y publicó varios estudios en revistas internacionales. En
1971 fue profesor ayudante de Paleontología Humana en la Universidad de Barcelona. Una vez doctorado en 1973,
compaginó su labor investigadora en el Instituto de Paleontología de Sabadell con la docencia de enseñanza media, en
la que alcanzó el grado de Catedrático de Ciencias Naturales. En 1976 vio la necesidad de desarrollar la investigación
en paleontología del Cuaternario Ibérico. Para ello organizó, desde el Instituto de Paleontología, una campaña de pros-
pección en la cuenca de Guadix-Baza en Granada, donde consideró que existía un gran potencial fosilífero. Después
de planificar esa prospección por los sectores que juzgó con mayores posibilidades para la localización de yacimientos
fosilíferos, descubrió el yacimiento de Venta Micena, probablemente el yacimiento del Pleistoceno Inferior europeo
José Gibert Clols en 2005
16
más rico y extenso que se conoce. Durante 1982 organizó una campaña de excavaciones e identificó un fragmento de
cráneo que clasificó como humano. Este hallazgo rompió el paradigma establecido, al proponer la presencia humana
en el Sur de Europa cerca de un millón de años antes de lo establecido. Como todos los hallazgos revolucionarios, este
fósil generó una polémica que se inició al morir el Dr. Crusafont, la mayor autoridad en paleontología de vertebrados en
España y avalador de la humanidad del fósil.
José Gibert afrontó el problema basándose en el poder resolutivo del método científico y enfocándolo desde una pers-
pectiva pluridisciplinar, estableciendo colaboraciones con distintos especialistas, incluyendo científicos en el innovador
campo de la bioquímica aplicada a la paleontología. Los resultados fueron concluyentes, al detectarse, en laboratorios
de España y Estados Unidos, proteínas humanas en los fósiles cuestionados y encontrar, en cráneos humanos infanti-
les actuales, los caracteres anatómicos cuestionados en el cráneo fósil. De forma paralela, fueron identificados nuevos
fósiles humanos, así como industrias líticas, que aportaron evidencias complementarias de la presencia de homínidos
en el Pleistoceno inferior de Orce. El descubrimiento de la falange de Cueva Victoria en 1984 por Juan Pons supuso
un apoyo importante a la teoría de una ocupación humana antigua de la Península y la asociación de ese fósil con
primates africanos avaló la idea de una dispersión por Gibraltar. Entre 1986 y 1993, José Gibert publicó y divulgó los
resultados de estas investigaciones por todo el mundo, dando a conocer Orce y Cueva Victoria a la comunidad científica
internacional. Este ejercicio le permitió organizar un Congreso Internacional de Paleontología Humana en Orce en 1995,
en el que participaron más de 300 especialistas de 18 países y que incluyó una visita a Cueva Victoria, generándose un
debate fructífero sobre las vías de colonización y las edades de las primeras ocupaciones humanas en Europa. Orce y
Cueva Victoria pasaron a ser lugares de referencia en el mundo de la paleontología humana. Habían pasado 13 años
desde el descubrimiento y los datos y la comunidad científica le daba al fin la razón. A partir de ese momento álgido,
su carrera en Orce entra la etapa más difícil, al ser excluido de la excavación e investigación de los yacimientos por él
descubiertos. Sin embargo, lejos de abandonar Orce, José Gibert se interesó por otras localidades fosilíferas de la zona,
como Barranco del Paso y Fuentenueva-1, estableciendo nuevas colaboraciones que le permitieron resolver la edad del
conjunto de yacimientos de Orce. Al mismo tiempo, intensificó sus investigaciones en Cueva Victoria hasta el momento
que fueron interrumpidas por su prematura muerte.
El Dr. José Gibert publicó 181 artículos (52 de ellos en revistas internacionales), 2 libros y ha sido editor o coeditor de 6
monografías. La hipótesis de que la presencia humana más antigua de Europa se sitúa en el Sur de la Península Ibérica
hace 1,3 millones de años fue provocadora y revolucionaria en 1982, pero gracias a sus investigaciones y perseverancia
ha sido suficientemente demostrada y está plenamente establecida y aceptada en la actualidad.
Durante su carrera, el Dr. José Gibert Clols recibió los siguientes premios y distinciones por su trabajo:
• 1983 Premio de la Generalitat de Catalunya a la innovación pedagógica en Ciencias Naturales.
• 1985 Premio al Vallesano del año, modalidad Ciencia.
• 1986 Concesión por el Excmo. Ayuntamiento de Orce del título “Hijo Adoptivo”
• 1998 Premio Narciso Monturiol a la Investigación Científica (Colectivo al Inst. Crusafont) de la Generalitat de Ca-
talunya.
• 2000 Insignia de Oro del Colegio de Ingenieros Técnicos de Minas de Cartagena.
• 2001 Cartagenero del siglo XX, Excmo. Ayuntamiento de Cartagena.
• 2005 Medalla Narciso Munturiol al Mérito Científico y Técnico concedida, a título personal, por la Generalitat de
Catalunya.
• 2007 Insignia de Plata del Colegio de Ingenieros de Minas de Cartagena.
• 2007 Premio nacional El Vallenc (Ayuntamiento de Valls), modalidad Ciencia.
• 2010 Medalla de la Vila a título póstumo, Castellar del Vallés.
• 2013 El ayuntamiento de Mora d’Ebre le dedica la Semana Cultural.
• 2014 Medalla de Oro de la provincia de Granada, Diputación de Granada.
MASTIA 11-12-13, 2012-14, PP. 163-173
ISSN: 1579-3303
Vilà-Vinyet, J.*
Soriguera-Gellida, Í**
Ferràndez-Cañadell, C.***
Génesis de una acumulación osífera excepcional en Cueva
Victoria (Cartagena, Murcia, España)
Genesis on an exceptional bone accumulation at Cueva Victoria (Cartagena, Murcia, Spain)
* vilavinyet@gmail.com
** Departament de Didàctica de les Ciències Experimentals i la Matemàtica, Facultat de Formació del Professorat, Universitat de Barcelona.
Pg. de la Vall d’Hebron, 171. 08035 Barcelona. ingrit.soriguera@ub.edu
*** Departament d’Estratigrafia, Paleontologia i Geociències Marines, Facultat de Geologia, Universitat de Barcelona. C/ Martí Franquès, s/n.
08028 Barcelona. carlesferrandez@ub.edu
Resumen
Durante las campañas de 2009 a 2011 se ha realizado una excavación sistemática en el yacimiento de Cueva Victoria.
La parte del yacimiento excavada contiene una acumulación de huesos excepcional llegando a densidades de empa-
quetamiento de hasta 854 huesos/m3. Se han tomado datos de posicionamiento espacial y direcciones y buzamientos
en los huesos. La acumulación de huesos se encuentra en la parte superior de los sedimentos de relleno, procedentes
de un abanico aluvial, cerca de una entrada vertical y adyacente a la pared lateral de la cueva. La orientación y buza-
miento preferentes de los huesos largos y su situación en el contexto sedimentario indican un retrabajamiento de los
huesos dentro de la cueva por parte de corrientes acuosas puntuales.
Palabras Clave
Tafonomía, paleontología de vertebrados, transporte, acumulación de huesos, Pleistoceno inferior.
Abstract
During the campaigns in Cueva Victoria in 2009, 2010 and 2011, the installation of a scaffold allowed a precise exca-
vation of in situ material. The excavation was performed in two locations at the top of the fossiliferous breccia with an
exceptional accumulation of fossil remains, with densities of up to 854 bones/m3. Before extraction, 3D coordinates,
direction and dip were taken of each tooth, bone or bone fragment. The processing of these data provided information
on the processes and genesis of the accumulation. The accumulations of bones are placed at the top the sediments
infilling the cave, supplied by an alluvial fan, near a vertical entrance and close to the lateral wall of the cave. The pre-
dominant orientation of elongated bones, together with the sedimentary context, indicate a reworking of the bones by
sporadic water flows.
Key Words
Taphonomy, vertebrate paleontology, transport, bone accumulation, early Pleistocene.
164
VILÀ-VINYET, J.
SORIGUERA-GELLIDA, Í.
FERRÀNDEZ-CAÑADELL, C.
InTRoDUCCIÓn
Cueva Victoria es un importante yacimiento cárstico de
vertebrados fósiles del Pleistoceno inferior, localizado en
el cerro de San Ginés de la Jara, próximo a la población
del Estrecho de San Ginés (Cartagena, Murcia, España)
(Figuras 1, 2). La minería llevada a cabo desde media-
dos del siglo XIX hasta mediados del siglo XX en la cue-
va, permitió el descubrimiento del yacimiento aunque
conllevó su parcial desmantelamiento. La asociación de
fauna incluye los únicos restos del cercopitécido africa-
no Theropithecus oswaldi en el Pleistoceno europeo(-
Ferràndez-Cañadell et al., 2014), así como una falange
atribuida a Homo sp. (Gibert et al., 2008).
Cuando la evolución de los procesos cársticos produje-
ron que la cavidad se abriera al exterior, en el Pleistoce-
no Inferior, ésta se rellenó de materiales de naturaleza
Fig. 1.
Situación geográfica del yacimiento de Cueva Victoria.
165
GÉNESIS DE UNA ACUMULACIÓN OSÍFERA EXCEPCIONAL EN CUEVA VICTORIA
aluvial hasta colmatarse (Ferràndez et al., 1989; Gibert
et al., 2006). Durante este período de relleno sedimen-
tario la cueva fue utilizada como cubil por la hiena Pa-
chycrocuta brevirostris, que aportó la mayor parte de los
restos de macromamíferos, incluidos mamíferos mari-
nos (Gibert et al., 1992, 1993; Ferràndez-Cañadell, Gru-
pos pendientes de estudio o revisión, este volumen).
La acción de los mineros, que incluyó el uso de explosi-
vos en la cueva, produjo la excavación y vaciado de gran
parte del relleno fosilífero, quedando pocos vestigios in
situ del relleno sedimentario, la mayor parte en zonas
inaccesibles de las paredes y techo. La mayoría del ma-
terial fósil recuperado en las excavaciones proviene de
sedimento retrabajado por los mineros. A partir de la
campaña de 2008, gracias a la instalación de un anda-
mio por el Consorcio Sierra Minera, se ha tenido acce-
so a zonas con material in situ y se ha podido realizar
una excavación sistemática. Se han podido así extraer
más de 150 huesos de macromamíferos, además de
numerosos fragmentos, así como coprolitos y restos de
microvertebrados (mamíferos, anfibios, reptiles y aves).
En este trabajo se exponen los resultados del estudio ta-
fonómico realizado a partir de los datos tomados duran-
te la excavación sistemática realizada en los años 2009,
2010 y 2011 de un nivel de acumulación.
METoDoLoGÍA
Las observaciones se han tomado sucesivamente en
las campañas de excavación de 2009 y 2010 en una
acumulación osífera situada a techo de la serie estrati-
gráfica, bajo el espeleotema que cubre el relleno sedi-
mentario (Ferràndez et al., 1989). La excavación se ha
realizado en dos cuadrículas (‘Superior A’ y ‘Superior B’),
separadas por 3 m de brecha osífera altamente cimen-
tada en la que la excavación no es posible (Figura 3).
La consistencia del sedimento varía notablemente en
función de la proximidad al espeleotema que las re-
cubre. Cuando el sedimento está alejado de la costra
calcítica (caso de la acumulación Superior A), presen-
ta grados de cementación muy bajos y es fácilmente
disgregable, mientras que el sedimento próximo al es-
peleotema presenta grados de cementación muy altos
(caso de la acumulación Superior B). No obstante, en
la zona estudiada, el sedimento es arcilloso e imper-
meable por lo que las zonas altamente cementadas se
Fig. 2.
Mapa geológico en la zona de Cueva Victoria, localizada en la ladera del cerro de San Ginés de la Jara.
166
VILÀ-VINYET, J.
SORIGUERA-GELLIDA, Í.
FERRÀNDEZ-CAÑADELL, C.
restringen a los primeros 10-20 cm y a algunas zonas
con grietas u oquedades por las que circuló el agua en-
riquecida en carbonato que formó el espeleotema. Los
restos óseos muestran en general una buena preserva-
ción gracias al espeleotema calcítico que los recubre,
aunque los situados cerca del corte realizado por los
mineros acusan los más de 50 años de exposición y
requieren consolidación.
Para el estudio de las acumulaciones de huesos en la
brecha se ha usado el método de excavación sistemá-
tica, con la coordenación espacial de cada pieza, y la
toma de medidas y direcciones previas a su extracción.
Debido a que el material preservado in situ se limita a
una capa irregular paralela a la pared, extendiéndose en
cavidades adyacentes y en repechos preservados por
la cementación del espeleotema superior, el método
de excavación aplicado en Cueva Victoria difiere de los
métodos de excavación en extensión usados en otros
yacimientos. Dicha disposición del sedimento imposi-
bilita el trabajo mediante una cuadrícula horizontal en
la mayor parte de la excavación, aunque dentro de lo
posible se ha excavado en isosuperficies de tiempo en
ambas acumulaciones.
Para cada resto fósil expuesto se han tomado las medi-
das de dimensiones aplicables a las características de la
pieza (longitud, diámetro, anchura mayor y menor, etc.)
así como su posición espacial mediante un sistema fijo
de coordenadas cartesianas y su dirección y buzamiento
respecto al norte. Se han cartografiado todos los huesos,
dientes, fragmentos óseos expuestos y los coprolitos,
además de clastos mayores de 10 cm y bloques de
caliza triásica presentes en las acumulaciones. Con es-
tos datos se ha generado un modelo tridimensional de
las acumulaciones respecto a las paredes de la cavidad
cárstica y se ha realizado un estudio de las orientaciones
preferentes en los huesos largos.
ESTRATIGRAFÍA
La acumulación corresponde a los estadios finales de
relleno de la cavidad cárstica. Se sitúa de manera irre-
gular, recubriendo la pared y rellenando cavidades se-
cundarias y oquedades. Un espeleotema de espesor
variable (5-25 cm) marca la colmatación de la cueva
(Ferràndez-Cañadell et al., 1989). Se sitúa a techo de la
serie, cubriendo el relleno sedimentario y reproducien-
do la morfología de deposición. También se extiende
Fig. 3.
A: Vista en planta de la Sala Unión donde se indican la dos acumulaciones estudiadas y fotografías de la Acumulación A (Andamio Superior
A) durante la excavación de 2010 (arriba) y de la Acumulación B (Andamio Superior B) al inicio de la excavación de 2009 (abajo).
167
GÉNESIS DE UNA ACUMULACIÓN OSÍFERA EXCEPCIONAL EN CUEVA VICTORIA
por las grietas que generó en la brecha la compactación,
afectando a los restos fósiles adyacentes. La formación
de estas grietas y su cementación previa al espeleotema
superior, dejó varios vestigios de brecha osífera en con-
tacto con la pared del carst y por encima del espeleote-
ma. En algunas oquedades y cavidades secundarias que
se rellenaron completamente, el espeleotema no llegó
a formarse, por lo que el sedimento no está cementado
y la compactación se limita prácticamente a la pérdida
de agua del sedimento.
El espeleotema es un elemento fiable de correlación
entre distintas partes de Cueva Victoria. Presenta una
morfología general cupuliforme, localizándose la parte
más alta debajo de la entrada natural y muriendo en
las paredes de la cueva. Este espeleotema contiene
dos fases de crecimiento: un primer crecimiento ban-
deado pleistoceno y un recubrimiento calcítico botroidal
más moderno que también se identifica en las paredes
triásicas del carst.
En esta parte del yacimiento la pared de la cueva sigue
una dirección N-S, formando un recodo principal de 2-4
m de ancho de dirección E-O, limitada a la parte supe-
rior de la cavidad (Figura 3). Las acumulaciones A y B se
encuentran en esta zona de recodo, en la parte superior
del relleno y a unos 12-15 m de la entrada natural. La
acumulación B es paralela a la pared N-S y está limitada
por otro recodo de 1 m de ancho. La acumulación A se
encuentra unos 3 m más al norte, en una cavidad desa-
rrollada en la pared E-W que forma el recodo.
Se pueden establecer varias secuencias en el relleno de
la cueva donde se representan los estadios sucesivos de
la formación hasta la colmatación de la cavidad (Figura
4). La sedimentación en esta zona es predominante-
mente arcillosa con algunos clastos aislados, si bien en
los estratos situados inmediatamente por debajo de los
niveles de acumulación predominan los clastos sobre la
matriz arcillosa.
Las secuencias se han estudiado en detalle en el úl-
timo metro y medio, hasta llegar al espeleotema. Los
cambios laterales de facies y las variaciones de potencia
son bruscos, produciéndose en pocos decímetros, por
lo que se ha establecido la máxima potencia para cada
unidad. Las secuencias descritas en la zona de la acu-
mulación son las siguientes (de base a techo):
1. Clastos de calizas triásicas heterométricos (centi-
métricos a decimétricos) con matriz lutítica rojiza y
algún fragmento óseo aislado (Potencia ~70 cm).
2. Lentejones arcillosos ocres aislados de longitud de-
cimétrica con fragmentos óseos milimétricos muy
abundantes (Potencia: ~2 cm).
3. Clastos de calizas triásicas heterométricos (centí-
metros a decímetros) con matriz lutítica rojiza, frag-
mentos óseos y algunos huesos de macromamí-
feros enteros (Potencia: ~40 cm). Aparentemente
presenta estratificaciones cruzadas.
4. Estratificaciones cruzadas de niveles lutíticos ocres
con clastos de calizas triásicas homométricos (mi-
limétricos) y fragmentos óseos milimétricos muy
abundantes (Potencia: ~5 cm).
5. Clastos de calizas triásicas heterométricos (centí-
metros a decímetros) con matriz lutítica rojiza, frag-
mentos óseos y algunos huesos de macromamífe-
ros enteros (Potencia: ~5 cm).
6. Lutitas rojizas con algún clasto (milimétrico) de ca-
liza triásica aislado (Potencia: ~2 cm).
7. Estratificaciones cruzadas de arcilla roja oscura con
clastos de calizas triásicas homométricos (1-2 cm),
coprolitos y fragmentos óseos (Potencia: ~5 cm).
8. Lutitas rojas oscuras (Potencia: ~3 cm).
9. Acumulación de huesos de macromamíferos con
algún clasto de caliza triásica aislado en una matriz
arcillosa rojiza (Potencia: ~40 cm). Acumulación
Superior A y B.
10. Arcilla roja calcificada con algún fragmento óseo o
micromamíferos aislados (Potencia: ~5 cm).
11. Espeleotema calcítico laminado (posterior a la col-
matación de la cueva) de potencia muy variable.
12. Espeleotema calcítico botroidal (moderno) de po-
tencia muy variable. Este espeleotema se dispone
tanto sobre las calizas del Triásico como fosilizando
el espeleotema laminado.
168
VILÀ-VINYET, J.
SORIGUERA-GELLIDA, Í.
FERRÀNDEZ-CAÑADELL, C.
ACUMULACIÓn SUPERIoR A
La acumulación Superior A se halla en una pequeña
cavidad a techo de la cueva aunque no representa el
techo de la sucesión estratigráfica, y en la pared Oeste
de la Sala José Gibert (antes llamada Sala Unión, Figura
3). Las capas donde se sitúa esta acumulación están
cortadas por la actividad minera. Aún así, la mayoría de
restos fósiles nunca han estado expuestos y su estado
de conservación es relativamente bueno, aunque la fal-
ta de compactación del sedimento ha propiciado cierto
grado de alteración. Respecto a la entrada natural, lo-
calizada en el techo, se sitúa aproximadamente a 5 m
por encima y a una distancia de 15 m. La cartografía,
en planta (Figura 5), representa todos los restos óseos
cartografiados durante las campañas de excavación de
2009, 2010 y 2011.
En la acumulación Superior A se han excavado unos
0,75 m de profundidad en una superficie de 1,5 m2 y
se han extraído 219 restos óseos de diversa naturale-
za, además de varios coprolitos. Esta acumulación tiene
una densidad de empaquetamiento de prácticamente
200 huesos/m3.
Los huesos están incluidos en una matriz arcillosa con
fragmentos de caliza triásica y nódulos de óxidos de
manganeso. El sedimento está en contacto con el techo
de la oquedad que rellena y se presenta poco com-
pactado y prácticamente no cementado. Debido a las
condiciones internas actuales de la cueva, el sedimento,
así como los huesos, presentan un alto grado de hume-
dad, que afecta a la consistencia de los huesos. Práctica-
mente todos los huesos presentan un cuarteado en su
superficie, siendo difícil precisar si se ha generado antes
o durante el enterramiento o debido a los cambios de
Fig. 4.
Corte estratigráfico en una parte de la acumulación de huesos, corte aproximadamente N-S en la pared Este de la Sala Unión. La
numeración corresponde a los niveles descritos en el texto. A: Oquedades fosilizadas en el sedimento. B: Grietas rellenas de espeleotema
calcítico laminado. C: Vestigios de brecha fosilífera en contacto con el Triásico. D: Calizas triásicas con crecimientos calcíticos botroidales.
169
GÉNESIS DE UNA ACUMULACIÓN OSÍFERA EXCEPCIONAL EN CUEVA VICTORIA
humedad en el yacimiento. La acumulación estaba se-
parada en dos partes por un bloque de caliza, ya extraí-
do, de grandes proporciones (27x34x40 cm). Los hue-
sos rodeaban el bloque y, después de extraerlo, no se
observaron huesos fragmentados directamente debajo.
Este hecho indica que en el momento de producirse el
relleno de la cavidad y la acumulación de restos óseos
el bloque ya estaba emplazado, a la vez que la base del
bloque da una idea del nivel basal de la acumulación en
este punto. Por debajo de este nivel basal el número de
huesos se reduce notablemente.
En referencia a aspectos tafonómicos, la mayoría de
huesos largos apendiculares presentan fracturas debi-
das a la actividad de carnívoros, con algunos ejemplos
claros de marcas de dientes (Ferràndez-Cañadell et al.,
2011). Las piezas correspondientes al esqueleto axial y
los huesos de pequeño tamaño suelen presentarse en-
teros sin señales evidentes de dicha actividad. Existen,
además, abundantes fragmentos óseos con tamaños de
menos de 1 cm hasta 10 cm. Estos fragmentos peque-
ños alcanzan una densidad máxima en contacto con la
pared situada al Este y disminuyen significativamente
en número hacia la pared situada al Oeste de la acu-
mulación.
La disposición de los huesos largos muestra un patrón
de orientación (Figura 6) en un eje principal bien defi-
nido de dirección NW-SE y otro secundario formando
un abanico NE-SW. También se observa que existen po-
cas piezas orientadas en la franja E-W. Las orientaciones
de los ejes principales se asemejan a las orientaciones
de las paredes de la cavidad y a las del pendiente de-
posicional. Los buzamientos de los huesos se dirigen
principalmente hacia el SE en el eje principal y hacia
el N y NE en el eje secundario (Figura 6). Teniendo en
cuenta las anteriores precisiones se pueden establecer
dos abanicos de buzamientos que comprenderían los
arcos NW-NE y SW-SE.
ACUMULACIÓn SUPERIoR B
La acumulación Superior B se encuentra en contacto
con la pared de la cueva y está cubierta por un espeleo-
tema calcítico. Se sitúa aproximadamente en una cota
5 m inferior a la entrada natural del cubil, en el techo
de la cueva, y a una distancia horizontal de 12 m. En
esta zona el yacimiento está cortado por la acción mine-
ra, encontrándose además directamente debajo de un
pozo de ventilación, por lo que ha estado expuesto a la
meteorización durante más de 60 años.
En la acumulación Superior B se han cartografiado todos
los huesos y fragmentos óseos representativos. La carto-
grafía, en planta (Figura 5), representa todos los huesos
cartografiados durante las campañas de excavación de
2009, 2010 y 2011 para distintas profundidades.
Fig. 5.
Cartografía en planta para la acumulación osífera Superior A y B (nivel 9 de la Figura 4). Se representan distintas profundidades excavadas.
Los huesos y fragmentos óseos están representados por vectores en el caso que su morfología presente un eje mayor y elementos puntuales
en el caso que su morfología sea redondeada o demasiado pequeño para ser tenido en cuenta un eje mayor.
170
VILÀ-VINYET, J.
SORIGUERA-GELLIDA, Í.
FERRÀNDEZ-CAÑADELL, C.
Se han excavado unos 0,3 m de profundidad en una
superficie de 0,8 m2 y se han extraído 205 piezas óseas
de diversa naturaleza, además de varios coprolitos. Este
yacimiento tiene una densidad de empaquetamiento
de 854 huesos/m3.
En esta acumulación, los huesos están incluidos en
una matriz arcillosa con fragmentos de caliza triásica y
nódulos de óxido de manganeso. La acumulación está
cubierta por un espeleotema calcítico de grosor variable,
de entre varios milímetros a varios centímetros. El espe-
leotema normalmente recubre los huesos y clastos, que
también pueden quedar incluidos. Los huesos incluidos
en el espeleotema presentan su superficie externa total-
mente recristalizada, conservando su estructura interna.
Debido a la formación del espeleotema, generado en
una cavidad con la cueva ya colmatada (Ferràndez et
al. 1989), el yacimiento quedó protegido y aislado. La
formación del espeleotema comportó la cementación
de los primeros decímetros del sedimento, con relleno
esparítico en la porosidad presente en la matriz.
Es usual que los restos óseos estén en contacto unos
con otros y con clastos de caliza. Es también usual que
los puntos de unión entre huesos y entre fragmentos
de caliza y huesos estén levemente soldados debido
a la formación de cemento esparítico en el contacto.
Muchos de los huesos largos presentan fracturas carac-
terísticas de la actividad de carnívoros, mientras que las
piezas correspondientes al esqueleto axial y los huesos
de pequeño tamaño suelen conservarse enteros sin se-
ñales evidentes de dicha actividad. Los huesos fragmen-
tados crecen en número y densidad hacia el Norte hasta
prácticamente desaparecer en el contacto con la acu-
mulación Superior A, dónde vuelven a estar presentes.
La disposición de los huesos largos muestra un patrón
bien definido formado por dos ejes orientados E-W y
NNE-SSW (Figura 7). El abanico restante de orientacio-
nes no contiene un número abundante de muestras.
Los huesos de morfología alargada tienden a orientar-
se con relación a las paredes de la cavidad, la mayoría
paralelos a la pared, el resto principalmente perpendi-
culares a ella. La mayoría de huesos largos tienden a
buzar entre 0 y 20° hacia el NNE y SSW, mientras que
los que buzan hacia el W muestran una mayor disper-
sión de buzamientos (Figura 7) con un rango de 0 a
40°, si bien alguno buza hasta 65°. Teniendo en cuenta
las precisiones anteriores, se observa cómo los huesos
inclinados hacia el NNE y SSW presentan buzamientos
bajos, mientras que los inclinados hacia el W presentan
buzamientos mayores; prácticamente no existen mues-
tras orientadas NW-SE.
Fig. 6.
Izquierda: Diagrama de rosa con las orientaciones de los huesos largos. Derecha: Proyección estereográfica equiangular mostrando,
mediante áreas, los buzamientos de los huesos largos. Los dos gráficos se han realizado para la acumulación Superior A con una muestra de
83 piezas.
171
GÉNESIS DE UNA ACUMULACIÓN OSÍFERA EXCEPCIONAL EN CUEVA VICTORIA
Fig. 7.
Izquierda: Diagrama de rosa con las orientaciones de los huesos largos. Derecha: Proyección estereográfica equiangular mostrando,
mediante áreas, las mayores recurrencias en los buzamientos. Los dos gráficos se han realizado en la acumulación Superior B con un muestreo
de 116 piezas.
InTERPRETACIonES Y DISCUSIÓn
En las orientaciones de los huesos en las dos partes, A
y B, de la acumulación, se da una clara asimetría que se
interpreta como debida a que los huesos se deposita-
ron mediante corrientes direccionales (Lyman, 2001) y
según la pendiente deposicional (Frison y Todd, 1986;
Hanson, 1980; Rogers et al., 2007). Tratar de explicar
esta asimetría resulta difícil sin tener en cuenta un retra-
bajamiento de los huesos producido por causas natura-
les capaces de mover y transportar un volumen consi-
derable de huesos y sedimento.
Las entradas naturales de la cavidad cárstica estaban
situadas dentro de la zona de abanicos aluviales proce-
dentes de la ladera del cerro (ver Ferràndez-Cañadell,
Contexto sedimentario y tafonomía, este volumen). Es-
tos abanicos se forman a partir de corrientes acuosas
e inundaciones fuertes y puntuales (Blair y McPherson,
1994). La cavidad se rellenó con sedimentos proce-
dentes del abanico aluvial que penetraron por entradas
subverticales. La mayoría de restos óseos de macroma-
míferos, no obstante, fueron aportados por la acción de
carnívoros y carroñeros, especialmente hienas, Pachy-
crocuta brevirostris (Gibert et al., 1992).
En la zona de las acumulaciones se aprecia un buza-
miento deposicional hacia el E y NE, correspondiente a
un cono aluvial de sedimento procedente de la entrada
natural de la cueva. Originalmente los huesos estarían
dispersos sobre este cono de deposición en el interior
de la cavidad equivalente a la actual Sala Unión. El agua
procedente de la escorrentía que penetró en la cueva
arrastró los huesos, acumulándolos y retrabajándolos en
el recodo donde se sitúan las acumulaciones (Figura 8).
En la acumulación B hay una gran cantidad de huesos
orientados N-S, mientras que otros tienden a disponerse
perpendiculares. La dirección de las corrientes acuosas
seguía la orientación de la pared, N-S, por esta razón los
huesos tienden a disponerse en ésta dirección y bastan-
te horizontales. Por otro lado, los huesos largos orienta-
dos E-W tienden a buzar hacia el W, contrariamente al
buzamiento deposicional. Este hecho es característico
en las zonas donde el sedimento entra en contacto con
una pared y se pueden formar buzamientos contrarios a
la deposición siempre que haya un flujo considerable de
agua. Las mayores densidades de huesos fragmentados
se localizan junto a las paredes y en pequeñas cavida-
des en sentido norte, dónde se podían formar turbulen-
cias. La mayor dispersión en la dirección de los huesos
de la acumulación A indica una mayor turbulencia del
fluido en esta zona. La turbulencia se debió de originar
172
VILÀ-VINYET, J.
SORIGUERA-GELLIDA, Í.
FERRÀNDEZ-CAÑADELL, C.
por el cambio de sentido brusco por parte del fluido en
el recodo E-W donde se halla esta acumulación.
En resumen, tanto las orientaciones y buzamientos de
los huesos, como la configuración de la cavidad, la si-
tuación de la entrada y la morfología del cono aluvial
indican que la acumulación se produjo por el agua de
escorrentía que arrastró hasta un rincón situado al fondo
de la cavidad los restos óseos dispersos sobre el cono
de deyección. Las turbulencias originadas por la configu-
ración de la cavidad dan cuenta de las orientaciones y la
fracturación de los restos óseos.
Fig. 8.
Reconstrucción de las paleocorrientes en la actual Sala Unión. Nótense las turbulencias que se originan en el recodo de la
Acumulación Superior A y el largo recorrido que efectuarían las corrientes acuosas a lo largo de la Acumulación Superior B.
173
GÉNESIS DE UNA ACUMULACIÓN OSÍFERA EXCEPCIONAL EN CUEVA VICTORIA
AGRADECIMIEnToS
Para la toma de datos se ha hecho imprescindible la
colaboración de varios excavadores que participaron en
las distintas campañas, a quien agradecemos su ayu-
da, en especial a Julià Gonzàlez que participó en todas
ellas. Se agradece la ayuda en la fijación de puntos para
la toma de coordenadas a José Luis Llamusí, José Liza
y Andrés Ros y los otros miembros del CENM (Centro
de Estudios de la Naturaleza y el Mar) de Cartagena. El
Consorcio Sierra Minera financió la instalación del anda-
mio y las campañas fueron financiadas por el Ayunta-
miento de Cartagena, con la participación del Servicio de
Patrimonio de la Comunidad de Murcia. Este trabajo es
una contribución al Grup de Recerca Consolidat 2014
SGR 251 Geologia Sedimentària de la Generalitat de
Catalunya.
REFEREnCIAS
BLAIR, T. C.; MCPHERSON, J. G., 1994: Alluvial fans and
their natural distinction from rivers based on morphol-
ogy, hydraulic processes, sedimentary processes, and
facies assemblages. Journal of Sedimentary Research,
64, pp. 450-489.
FERRÀNDEZ-CAÑADELL, C., Grupos pendientes de estu-
dio o revisión. Este volumen.
FERRÀNDEZ-CAÑADELL, C., Contexto sedimentario y
Tafonomía del yacimiento de Cueva Victoria. Este vol-
umen.
FERRÀNDEZ-CAÑADELL, C.; GIBERT, L.; VILÀ-VINYET, J.,
2011: The Action of carnivores in the Early Pleistocene
vertebrate site of Cueva Victoria (Cartagena, Spain). Pa-
leontologia i Evolució, Mem. Esp. 5, pp. 143-146.
FERRÀNDEZ, C.; PÉREZ-CUADRADO, J. L.; GIBERT, J.;
Martínez, B., 1989: Estudio preliminar de los sedimen-
tos de relleno de Cueva Victoria (Cartagena, Murcia),
en: J. Gibert; D. Campillo; E. García Olivares (edd.), Los
restos humanos de Orce y Cueva Victoria, Publicacions
de l’Institut de Paleontologia Dr. M. Crusafont, Barcelo-
na, pp. 379-393.
FERRÀNDEZ-CAÑADELL, C., RIBOT, F., LLUÍS GIBERT, L.,
2014: New fossil teeth of Theropithecus oswaldi (Cer-
copithecoidea) from the Early Pleistocene at Cueva Vic-
toria (SE Spain). J. Human Evol., 74, 55-66.
FRISON, G.C.; TODD, L.C. 1986., The Colby Mammoth
Site: taphonomy and archaeology of a Clovis kill in nor-
thern Wyoming. University of New Mexico Press, 238
pp.
GIBERT, J.; FERRÀNDEZ, C.; PÉREZ-CUADRADO, J. L.;
MARTÍNEZ, B., 1992. Cueva Victoria: Cubil de carroñe-
ros, en: J. Gibert (coord.), Proyecto Orce-Cueva Victoria
1988-1992, Presencia humana en el Pleistoceno infe-
rior de Granada y Murcia. Museo de Prehistoria de Orce,
Orce (Granada), pp. 133-142.
GIBERT, J.; FERRÀNDEZ, C.; PÉREZ-CUADRADO, J. L.;
MARTÍNEZ, B., 1993: Cueva Victoria: cubil de carroñe-
ros. Memorias de Arqueología, Región de Murcia, 4:
12-17, 1989). ISBN: 84-7564-141-5
GIBERT, J.; GIBERT, L.; FERRÀNDEZ, C.; RIBOT, F.; IGLE-
SIAS, A.; GIBERT, P., 2006: Cueva Victoria: Geología,
Paleontología, restos humanos y edades. Memorias de
Arqueología Región de Murcia, 14 (1999), pp. 37–62.
GIBERT, J., GIBERT, L., RIBOT, F., FERRÀNDEZ-CAÑADE-
LL, C., IGLESIAS, A., WALKER, M., 2008. CV-0, an early
Pleistocene human phalanx from Cueva Victoria (Carta-
gena, Spain). J. Hum. Evol. 54, 150–156.
HANSON, C. B., 1980: Fluvial taphonomic processes:
models and experiments. en: A. K. BEHRENSMEYER; A.
P. HILL (edd.), Fossils in the Making. The University of
Chicago Press, Chicago, pp. 156-181.
LYMAN, R. L. (Ed.), 2001. Vertebrate Taphonomy. Cam-
bridge Manuals in Archaeology, Cambridge University
Press, 524 pp.
ROGERS, R. R.; EBERTH, D. A.; FIORILLO, A. R. (Edd.),
2007: Bonebeds: Genesis, Analysis and Paleobiological
Significance. The University of Chicago Press, 499 pp.
Prólogo
Emiliano Aguirre
Presentación
L. Gibert y C. Ferràndez-Cañadell
Introducción. Cueva Victoria, un yacimiento de vertebrados del Pleistoceno Inferior
C. Ferràndez-Cañadell y L. Gibert
Historia de la minería de Cueva Victoria
M. A. Pérez de Perceval, J. I. Manteca Martínez y M.A. López-Morell
Las mineralizaciones ferro-manganesíferas de la mina-cueva Victoria y su contexto geológico
J. I. Manteca y R. Piña
Microscopía electrónica de las mineralizaciones cársticas de óxidos de hierro y manganeso de Cueva Victoria
(Cartagena, Murcia)
D. Artiaga, L. Gibert y J. García-Veigas
Edad del yacimiento de Cueva Victoria y su relación con otros yacimientos de la Península Ibérica
L. Gibert L. y G. Scott
230Th/U-dating of the Cueva Victoria flowstone sequence: Preliminary results and palaeoclimatic implications
A. Budsky, D. Scholz, L. Gibert y R. Mertz-kraus
Reconstrucción y génesis del karst de Cueva Victoria
A. Ros y J. L. Llamusí
Modelización tridimensional mediante escáner 3D y tomografía eléctrica de alta resolución, en Cueva Victoria I
A. Espín de Gea, A. Gil Abellán y M. Reyes Urquiza
Contexto sedimentario y tafonomía de Cueva Victoria
C. Ferràndez-Cañadell
Génesis de una acumulación osífera excepcional en Cueva Victoria (Cartagena, Murcia, España)
J. Vilà-Vinyet, Í. Soriguera-Gellida y C. Ferràndez-Cañadell
Anfibios y escamosos de Cueva Victoria
H. A. Blain
Las tortugas del yacimiento del Pleistoceno inferior de Cueva Victoria (Murcia, España)
A. Pérez-García, I. Boneta, X. Murelaga, C. Ferràndez-Cañadell y L. Gibert
A brief review of the Spanish archaic Pleistocene arhizodont voles
R. A. Martin
Estado de conocimiento de los Insectívoros (Soricidae, Erinaceidae) de Cueva Victoria
M. Furió
The Lower Pleistocene Bats from Cueva Victoria
P. Sevilla
Aves del Pleistoceno inferior de Cueva Victoria (costa sudoriental mediterránea de la península Ibérica)
A. Sánchez Marco
The latest Early Pleistocene giant deer Megaloceros novocarthaginiensis n. sp. and the fallow deer Dama cf.
vallonnetensis from Cueva Victoria (Murcia, Spain)
J. van der Made
Estudio de los caballos del yacimiento de Cueva Victoria, Pleistoceno Inferior (Murcia)
M. T. Alberdi y P. Piñero
The rhinoceros Stephanorhinus aff. etruscus from the latest Early Pleistocene of Cueva Victoria (Murcia, Spain)
J. van der Made
Elephant remains from Cueva Victoria
M. R. Palombo y M. T. Alberdi
Canid remains from Cueva Victoria. Specific attribution and biochronological implications
M. Boudadi-Maligne
Úrsidos, hiénidos y félidos del Pleistoceno inferior de Cueva Victoria (Cartagena, Murcia)
J. Madurell-Malapeira, J. Morales, V. Vinuesa y A. Boscaini
Los primates de Cueva Victoria
F. Ribot, C. Ferràndez-Cañadell y L. Gibert
Grupos pendientes de estudio o revisión
C. Ferràndez-Cañadell
Preparación de restos fósiles de Cueva Victoria, Cartagena
A. Gallardo
ARTÍCULOS
AYUNTAMIENTO
DE CARTAGENA
Article
Full-text available
Cueva Victoria is a karst-infilling site with early Pleistocene vertebrate fossil remains. It was discovered in the first half of the XXth century by mining explotation. The fossil record of Cueva Victoria is exceptional because of its large biodiversity and because it is the only locality in Europe where the African primate Theropithecus oswaldi occurs. Here, we summarize the history of paleontological research and excavation campaigns. We provide a catalogue of the different locations in the site, and a reference list of the publications on this site.
Article
Full-text available
ALLUVIAL FANS AND THEIR NATURAL DISTINCTION FROM RIVERS BASED ON MORPHOLOGY, HYDRAULIC PROCESSES, SEDIMENTARY PROCESSES, AND FACIES ASSEMBLAGES Terence C. Blair and John G. McPherson Contrary to common contemporary usage, alluvial fans are a naturally unique phenomenon readily distinguishable from other sedimentary environments, including gravel-bed rivers, on the basis of morphology, hydraulic processes, sedimentologic processes, and facies assemblages. The piedmont setting of alluvial fans, where the feeder channel of an upland drainage basin intersects the mountain front assures that catastrophic fluid gravity flows and sediment gravity flows, including sheetfloods, rock falls, rock slides, rock avalanches, and debris flows, are major constructional processes, regardless of climate. The unconfinement of these flows at the mountain front gives rise to the high-sloping, semiconical form that typifies fans. The plano-convex cross-profile geometry inherent in this form is the inverse of the troughlike cross-sectional form of river systems, and precludes the development of floodplains that characterize rivers. The relatively high slope of alluvial fans creates unique hydraulic conditions where passing fluid gravity flows attain high capacity, high competency, and upper flow regime, resulting in sheetfloods that deposit low-angle antidune or surface-parallel planar-stratified sequences. These waterlaid facies contrast with the typically lower-flow-regime thick-bedded, cross-bedded, and lenticular channel fades, and associated floodplain sequences, of rivers. The unconfinement of flows on fans causes a swift decrease in velocity, competency, and capacity as they attenuate, inducing rapid deposition that leads to the angular, poorly sorted textures and short radii typical of fans. This condition is markedly different than for rivers, where sediment gravity flows are rare and water flows remain confined by channel walls or spill into floodplains, and increase in depth downstream. The distinctive processes that construct alluvial fans, coupled with the secondary surficial reworking of their deposits, yield unique facies assemblages that permit the easy differentiation of fan sequences even where the geomorphic context has been lost, including in the rock record. The fault-proximal piedmont setting critical for their preservation makes properly identified alluvial-fan deposits in the rock record an invaluable tool for reconstructing and interpreting the tectonic and stratigraphic evolution of ancient sedimentary basins and their contained register of Earth history. Journal of Sedimentary Geology, v. A64, No. 3, July 1994, p. 450–489.
Article
Full-text available
A revision is made on the taxa from the faunal assemblage of Cueva Victoria not included in this monograph and that either are to be studied or need a revision, such as the ovibovini, the mustelids, the marine mammals (Monachus sp., cetacean indet.), or the porcupines (Hystrix sp.). Also, some cites on the presence of certain taxa in Cueva Victoria, such as Hippopotamus antiquus, are revised.
Article
Full-text available
The vertebrate fossils from Cueva Victoria are found in the sediment that infilled karstic cavities during the Early Pleistocene. The sediment, part of an alluvial fan developed on the slopes of San Ginés Hill, penetrated through at least three subvertical entrances. The infilling was relatively rapid and continuous until it filled up the cave. Later, the sediment underwent differential compactation and percolation of saturated CaCO3 waters cemented the upper part of the breccia and formed a capping flowstone. The taphonomic processes affecting the fossils are discussed. The macromammal remains were accumulated by hienas (Pachycrocuta brevirostris) using the cave as a den, as shown by fractures and tooth marks in the bone remains, including pitting, the presence of digested bone fragments, the number of hiena juvenile individuals, the abundance of hiena coprolites, the presence of marine mammal remains in the breccia, and the ratio of skeletal parts of macromammal remains.
Article
Full-text available
Cueva Victoria is a karstic site rich in vertebrate remains. The magnetostratigraphic and biostratigraphic data indicate an Early Pleistocene age. The presence of Homo and Theropithecus makes Cueva Victoria a key site to understand the migrations routes of macromammals during the Early Pleistocene. As shown by several types of evidence, the cave was used as a den by hyaenas, which contributed to a great extent to the accumulation of bone remains in the site.
Article
The vertebrate fossil record extends back more than 500 million years, and bonebeds—localized concentrations of the skeletal remains of vertebrate animals—help unlock the secrets of this long history. Often spectacularly preserved, bonebeds—both modern and ancient—can reveal more about life histories, ecological associations, and preservation patterns than any single skeleton or bone. For this reason, bonebeds are frequently studied by paleobiologists, geologists, and archeologists seeking to piece together the vertebrate record. Thirteen respected researchers combine their experiences in Bonebeds, providing readers with workable definitions, theoretical frameworks, and a compendium of modern techniques in bonebed data collection and analysis. By addressing the historical, theoretical, and practical aspects of bonebed research, this edited volume—the first of its kind—provides the background and methods that students and professionals need to explore and understand these fantastic records of ancient life and death.