Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria en el noreste de la Península Ibérica durante el Bronce Final y la Primera Edad del Hierro

Article (PDF Available)inComplutum 19(1) · October 2008with 674 Reads
Cite this publication
Abstract
RESUMEN En este artículo presentamos un estado de la cuestión sobre las necrópolis de incineración del Bronce Final y Primera Edad del Hierro en el noreste peninsular. Para ello, analizamos el ritual funerario, la orga-nización interna de las necrópolis y muy especialmente su arquitectura funeraria para, en base a ella, ca-racterizar el proceso de regionalización que se observa en el territorio. ABSTRACT In this paper we evaluate the present knowledge on cremation cemeteries from the Late Bronze and Early Iron Age periods in the Northeast of the Iberian Peninsula. We analyze the funerary rites as well as the internal organization of the necropolis paying special attention to the funerary architecture. Our main goal is to characterize the regionalism observed in the territory. KEY WORDS: Urnfield Culture. Cremation cemetery. Funerary Architecture. Late Bronze Age. Early Iron Age. Northeast of the Iberian Peninsula. SUMARIO 1. Un rápido repaso historiográfico. 2. Continuidad y cambios funerarios durante el Bronce Final: la pervivencia de las prácticas inhumatorias y la generalización de la incineración. 3. Dualidad y regionalización: necrópolis de campos de urnas versus necrópolis tumulares. 4. Hacia la caracterización del ritual funerario. 5. La organización interna de las necrópolis. 6. La regionalización del noreste penin-sular a partir de las necrópolis de incineración. 7. Conclusiones: los cambios rituales y sociales durante el Bronce Final y la Primera Edad del Hierro.
Figures - uploaded by F. Javier López Cachero
Author content
All content in this area was uploaded by F. Javier López Cachero
Content may be subject to copyright.
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria
en el noreste de la Península Ibérica durante el
Bronce Final y la Primera Edad del Hierro
Cremation cemeteries and funerary architecture in the Northeast
of the Iberian Peninsula during the Late Bronze and
Early Iron Ages
F. Javier LÓPEZ CACHERO
SERP - Dpt. Prehistòria, Història Antiga i Arqueologia. Facultat de Geografia i Història.
Universitat de Barcelona. C/ Montalegre, 6-8. (08001) Barcelona
xavierlopez@ub.edu
Recibido: 14-09-2007
Aceptado: 15-04-2008
RESUMEN
En este artículo presentamos un estado de la cuestión sobre las necrópolis de incineración del Bronce Fi-
nal y Primera Edad del Hierro en el noreste peninsular. Para ello, analizamos el ritual funerario, la orga-
nización interna de las necrópolis y muy especialmente su arquitectura funeraria para, en base a ella, ca-
racterizar el proceso de regionalización que se observa en el territorio.
PALABRAS CLAVE:Cultura de los Campos de Urnas. Necrópolis de incineración. Arquitectura funeraria. Bronce
Final. Primera Edad del Hierro. NE peninsular.
ABSTRACT
In this paper we evaluate the present knowledge on cremation cemeteries from the Late Bronze and Early
Iron Age periods in the Northeast of the Iberian Peninsula. We analyze the funerary rites as well as the
internal organization of the necropolis paying special attention to the funerary architecture. Our main goal
is to characterize the regionalism observed in the territory.
KEY WORDS:Urnfield Culture. Cremation cemetery. Funerary Architecture. Late Bronze Age. Early Iron Age.
Northeast of the Iberian Peninsula.
SUMARIO 1. Un rápido repaso historiográfico. 2. Continuidad y cambios funerarios durante el Bronce
Final: la pervivencia de las prácticas inhumatorias y la generalización de la incineración. 3. Dualidad y
regionalización: necrópolis de campos de urnas versus necrópolis tumulares. 4. Hacia la caracterización
del ritual funerario. 5. La organización interna de las necrópolis. 6. La regionalización del noreste penin-
sular a partir de las necrópolis de incineración. 7. Conclusiones: los cambios rituales y sociales durante el
Bronce Final y la Primera Edad del Hierro.
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171 ISSN: 1131-6993
139
1. Un rápido repaso historiográfico1
Corresponde a Bosch Gimpera el mérito de ini-
ciar las investigaciones sobre la Edad del Bronce y
la Edad del Hierro en la Península Ibérica y, en base
a ellas, de desarrollar el primer esquema explicativo
de los distintos fenómenos que se fueron sucediendo
como, por ejemplo, la problemática de las necrópo-
lis de incineración, tema al que dedicamos el pre-
sente estudio. Sus trabajos se iniciarán durante la
segunda década del siglo pasado y, a pesar de per-
der contacto con la arqueología peninsular por su
exilio tras la Guerra Civil española, su influencia
se mantendrá hasta los años 60 y 70, dejando una
especial impronta entre diversos investigadores que
formarán la denominada Escuela de Barcelona2
(Vilanova 2002).
El modelo de Bosch Gimpera se puede calificar
como invasionista, ya que tanto la incineración co-
mo las cerámicas acanaladas serán consecuencia
de la penetración hacia el 900 o 1000 ANE de grupos
célticos (también denominados como hallstátticos
o campos de urnas) procedentes del sur de Alema-
nia y Suiza. Más tarde, otras oleadas célticas se irán
sucediendo en el tiempo aunque en esta ocasión ten-
drán procedencias y componentes étnicos diversos3,
configurando de esta forma el inicio de la Edad del
Hierro.
Como decíamos, la influencia de Bosch Gimpera
se dejó sentir claramente en las décadas siguientes.
Desde entonces, la polémica se centró en esclarecer
la fecha de inicio de las invasiones, el lugar de pro-
cedencia de los grupos recién llegados y el núme-
ro de las oleadas que se podían intuir en relación al
registro arqueológico por entonces conocido. De
esta forma, Maluquer de Motes (1945-46) señaló la
existencia de dos oleadas sucesivas entre el 750 y
el 700 ANE con un componente étnico diferenciado,
para explicar la diversidad regional observada en-
tre las depresiones del litoral y prelitoral catalán,
por un lado, y los territorios montañosos del Am-
purdán y de Tarragona, por otro. En cambio, Alma-
gro Basch (1952) defendió una única oleada proce-
dente de Suiza y la región centro-sur de Francia
entre el 800 y el 600 ANE, mientras que apuntaba
la paradoja de considerar como Edad del Hierro a
un período que transcurría en su mayor parte sin el
conocimiento de ese metal.
Los años 70 supusieron una transformación im-
portante. A los trabajos de S. Vilaseca en Tarragona,
a quien debemos la primera periodización basada
en la evolución de los materiales cerámicos (Vila-
seca et al. 1963), le siguió la difusión del influyen-
te trabajo desarrollado por Guilaine en el sureste
francés (1972) y el estudio de conjunto realizado
por Almagro Gorbea (1977). Sobre estos sólidos
pilares se construyó un nuevo modelo que desarro-
llarían autores como Maya, Ruiz Zapatero, Petit o
Pons y que impondrán el concepto de Cultura de
los Campos de Urnas como sinónimo del período.
Se trata de un modelo de carácter difusionista y
aculturador que vuelve a responsabilizar de la im-
plantación de las cerámicas acanaladas y del rito
funerario de la incineración a grupos humanos pro-
cedentes del otro lado de los Pirineos. Sin embar-
go, a diferencia del anterior modelo, en éste se mi-
nimiza el impacto de estos grupos al considerarlos
numéricamente reducidos, al mismo tiempo que se
acentúa la importancia del sustrato anterior como
responsable de las diferencias territoriales que se
observarán claramente en el registro arqueológico.
El inicio del proceso comenzaría hacia 1100 ANE
(1300 ANE en fechas calibradas) y como conse-
cuencia inmediata tendremos los primeros estudios
regionales que profundizarán en las particularidades
de cada territorio como, por ejemplo, ocurre con la
zona del Segre-Cinca (Maya 1977, 1978, 1986), con
el territorio aragonés (Maya 1981; Álvarez 1990;
Royo 1990), con el Ampurdán (Pons 1984) o con
las comarca litorales y prelitorales del centro de
Cataluña (Petit 1985), sin olvidar la importante te-
sis doctoral defendida por Ruiz Zapatero en 1985
ni las aportaciones de Almagro Gorbea (1977) rea-
lizadas a esta misma cuestión de la regionaliza-
ción.
En la década de los 90, encontramos los prime-
ros trabajos que incluyen dataciones calibradas4
(Castro 1994; Maya 1997, 1998). Pero al mismo
tiempo que comienzan a valorarse los procesos de
continuidad respecto a los períodos precedentes,
algunos autores iniciarán las primeras críticas al
concepto cultural de los Campos de Urnas (Castro
1994) e incluso defenderán su completa eliminación
(Junyent 2002), sin que, por desgracia, se propon-
gan modelos alternativos que expliquen la genera-
lización de las cerámicas acanaladas y de las ne-
crópolis de incineración.
Actualmente, asistimos a un momento de cambio
en el que han comenzado a desarrollarse lecturas
autoctonista y continuistas desde el Calcolítico e
inicios de la Edad del Bronce en zonas como en el
Segre-Cinca (Alonso et al. 1999; López y Gallart
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
140
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
2002; Junyent 2002) o nuevas propuestas que anali-
zan individualmente la problemática de la difusión
de las cerámicas acanaladas y de la incineración y
que, al mismo tiempo, pretenden explicar los cam-
bios del Bronce Final a partir de procesos alterna-
tivos a la llegada de nuevos grupos humanos, aun-
que sin excluirlos completamente (López Cachero
2005, 2006).
2. Continuidad y cambios funerarios durante
el Bronce Final:
La pervivencia de las prácticas inhumatorias y
la generalización de la incineración
Con anterioridad al Bronce Final, asistimos a un
contexto funerario caracterizado por el dominio
prácticamente absoluto de la inhumación. No obs-
tante, se percibe una cierta heterogeneidad en cuan-
to a la forma en como ésta se manifiesta. De este
modo, destacamos la pervivencia de los antiguos
sistemas neolíticos y calcolíticos como las tumbas
en cistas (Maya 1977: 85-86; Royo 1987 y Morán
et al. 2002), la reutilización de megalitos y cuevas
(Vilardell 1987; Toledo 1990), el desarrollo de las
últimas formas hipogeicas (Petit y Pedro 2005) o la
reutilización de los silos para albergar restos huma-
nos en posición primaria o secundaria, generalmen-
te sin ajuar, aunque con frecuentes deposiciones de
restos faunísticos como ofrendas. Estos dos últimos
sistemas se van a localizar especialmente en zonas
de amplio potencial agrícola como la Depresión
occidental catalana, el Vallés o el Penedés (López
y Gallart 2002; Díaz y Carlús 1999; Farré et al.
2002; Rodríguez, Palomo y Majó 2002) y pueden
llegar a perdurar hasta un momento de transición al
Bronce Final5o en el caso de los silos hasta la Pri-
mera edad del Hierro.
En general, se observa la continua reutilización
funeraria de unos mismos espacios colectivos, aun-
que no son raros algunos enterramientos individua-
les en cistas y silos que nos pueden estar insinuan-
do una lenta transformación de las costumbres tra-
dicionales (Maya 1997).
El problema de la introducción de la incineración
se ha tratado normalmente desde una óptica difusio-
nista, es decir, ligada a la expansión de los rasgos
propios de los Campos de Urnas procedentes del
otro lado de los Pirineos6. De esta forma, el aban-
dono de las prácticas inhumatorias y su substitución
por las incineratorias se ha visto en general como
una ruptura en el registro arqueológico. No obstan-
te, igual que sucede en el sur de Francia (Vignaud
1998; Dedet 2004: 201-203; Mazière 2005: 906),
desde el Neolítico también tenemos constatadas en
la Península Ibérica algunas evidencias de crema-
ciones parciales o totales, especialmente repartidas
por Cataluña, Navarra, País Vasco y País Valenciano
(Agustí y Mercadal 2003: 605-606).
El principal problema reside en la interpretación
que se ha realizado de estos primeros depósitos fu-
nerarios con incineraciones7, pues en general se ha
insistido en desvincularlos del tipo de prácticas do-
cumentadas durante el Bronce Final (Agustí 1999,
2002), sin valorar la alternativa de que se tratase de
un proceso de aceptación lento y prologado en el
tiempo que pudiese culminar más tarde con su de-
finitiva generalización.
No obstante, los problemas no acaban aún aquí,
ya que también se ha pretendido asumir una crono-
logía excesivamente alta para la generalización de
la incineración, de forma que ésta se hacía coinci-
dir artificialmente con la difusión de las primeras
cerámicas acanaladas durante el siglo XIII ANE
(Maya 1998; Ruiz Zapatero 2001). Sin embargo,
las dataciones radiocarbónicas de El Pi de la Lliura
(Pons y Solés 2004), Can Bech de Baix (AAVV
1975: 17 y 66), Can Piteu-Can Roqueta (López Ca-
chero 2005), Can Barraca (Martín 2006) y Els Cas-
tellets de Mequinenza (Royo 1994/96) no parecen
demostrar esta relación de contemporaneidad (Ló-
pez Cachero 2006), ya que sitúan el proceso de ex-
pansión de las necrópolis en torno al cambio de mi-
lenio, es decir, dentro del Bronce Final III (fig. 1).
Estos datos ponen de relieve hasta que punto la su-
pervivencia del modelo difusionista o la percepción
de una ruptura cultural a principios del Bronce Fi-
nal se han sustentado en un contexto erróneo que
situaba el inicio de las necrópolis de incineración
en una cronología excesivamente antigua y contem-
poráneamente a la difusión de las primeras cerámi-
cas acanaladas.
Falta por mencionar aún toda una serie de contex-
tos funerarios que nos van a ayudar a rellenar el es-
pacio cronológico que hay entre las casi exclusivas
prácticas inhumatorias que se dan durante el deno-
minado Bronce Inicial (2300-1300 ANE) y la defi-
nitiva implantación de las necrópolis de incinera-
ción entre los siglos XI y X ANE. Al parecer, la ma-
yoría de estos casos que analizaremos a continua-
ción nos dejan entrever una especie de transición o,
al menos, un largo período de asimilación de las
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
141 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
nuevas costumbres funerarias que se irán imponien-
do con el tiempo.
En primer lugar, queremos destacar ciertas cue-
vas sepulcrales de inhumación que parecen perdu-
rar hasta bien entrado el Bronce Final y que se ca-
racterizan por la aparición de cerámicas acanaladas
u otros elementos metálicos propios del Bronce Fi-
nal. Si bien la gran mayoría de cuevas se localizan
en la provincia de Gerona como, por ejemplo El
Roc Mirador de St. Martí de Llèmana (Toledo
1990: 190-191 y 519) o El Roc d’Orenetes en Que-
ralbs (Toledo 1990: 313-317 y 526-527), también
se hallan presentes en el macizo tarragonés de Pra-
des, en el Sur de Cataluña, donde encontramos el
caso de la Cova N de Arbolí (Vilaseca, Solé y Mañé
1963: 110-111 y 1973: 259) y quizás también el de
las cuevas D de Arbolí y de Marcó, esta última en
Tivissa (Diloli y Bea 1995: 36 y 48).
En segundo lugar, también se ha señalado la pre-
sencia de cerámicas acanaladas u otros materiales
de similar cronología en megalitos y cistas, la ma-
yoría como consecuencia de sucesivas reutilizacio-
nes en el transcurso del tiempo. Los ejemplos serían
bastante numerosos, con casos como El Cementiri
dels Moros en St. Aniol de Finestres, Les Morelles
en Espolla, Puig ses Forques en Calonge o l’Estra-
da en Agullana (Pons 1982: 93), de Codonyet en
Cint (Serra Vilaró 1927: 223-225, fig. 274.3-5), de
la Serra de l’Arca I en Aiguafreda de Dalt, la Tom-
ba del General en Valmanya, les Comes en Torroe-
lla, Camprodón en Marlés o Puig Roig en Torrent
(Pericot 1950: 67). Sin descartar la posibilidad de
Figura 1.- Cuadro con cronologías C14 con especial mención al contraste entre los contextos de materiales acanala-
dos y las incineraciones.
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
142
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
que algunas de estas reutilizaciones pudieran co-
rresponder a auténticas incineraciones no documen-
tadas, lo más probable es que en la mayoría de los
casos se trate de la pervivencia de prácticas inhu-
matorias que incluirían ajuares propios del momen-
to. Un caso llamativo es el de la galería catalana de
Llanera en Llobera donde se menciona una inhu-
mación en cista insertada dentro del propio túmulo
megalítico que con muchas reservas8se fecharía en
2550±90 BP (Maya 1992: 304). En suma, lo que
proponemos para estos espacios megalíticos es una
dinámica ocasional de reutilizaciones que, por otra
parte, se encuentra ampliamente documentada en
otros contextos peninsulares, ya sea tanto con la
presencia de inhumaciones como de incineraciones
(Lorrio y Montero 2004; García Sanjuán 2005).
En tercer lugar, destacaremos el conocido caso
de la necrópolis tumular de los Castellets II de Me-
quinenza (Royo 1994/96). Aunque se trate de un
contexto funerario fechado durante el Bronce Final
y la Primera Edad del Hierro, en él podemos obser-
var la clara coexistencia entre inhumaciones e inci-
neraciones. El asunto más llamativo, aparte de la
convivencia entre ambas prácticas, es su cronología,
ya que mientras las dataciones sobre incineraciones
extrañamente son más modernas de finales del siglo
IX ANE (a pesar de que tipológicamente haya tum-
bas que habría que fechar con bastante anterioridad),
las inhumaciones tanto individuales como colecti-
vas se fechan desde los inicios del Bronce Final pa-
ra no desaparecer hasta la Primera Edad del Hierro
(Royo 1994-96: 98). Esta cronología de las viejas
tradiciones inhumatorias tan dilatada en el tiempo
junto con los enterramientos en cistas o en cámaras
colectivas (Túmulo 2), nos dibuja claramente un
panorama de continuidad respecto a las prácticas
funerarias precedentes (necrópolis de Riols), cuyas
únicas novedades parecen ser la renovación de los
ajuares entre los que destacaríamos la presencia de
cerámicas acanaladas. En este sentido destacaría-
mos también el ejemplo de El Turó de les Mentides
en Folgueroles, una cista rectangular de 1,76 por
0,49 metros que contenía los restos de una inhuma-
ción asociada a diversos vasos cerámicos del Bron-
ce Final o, en la misma comarca de Osona, el caso
de Can Caseta en Manlleu, un posible enterramien-
tos en el que aparecieron cerámicas de esta misma
cronología junto a restos humanos no afectados por
el fuego (Rius Serra 1915-20).
En cuarto lugar, queremos destacar la utilización
de cuevas para albergar en su interior incineracio-
nes, incluyendo la deposición de los restos en una
urna decorada con acanalados. Este sería el caso de
las cuevas de Pau (sector III) en Serinyà (Tarrús y
Bosch 1990), de Bora Tuna en Sant Martí de Llé-
mena-Llorà. (Toledo 1990: 520, 529-530) o de Can
Montmany en Pallejà en pleno curso inferior del
Llobregat (Colominas 1947-48; Petit 1985: 423-
484). Se trataría, pues, de un fenómeno de continui-
dad en la utilización del mundo subterráneo como
espacio funerario aunque abierto a la recepción de
un nuevo rito como es la incineración en urna.
Finalmente, queremos llamar la atención sobre la
aparición de inhumaciones en asentamientos. Estos
casos presentan problemáticas diferentes en función
de las características de los hallazgos. De esta for-
ma, destacamos en primer lugar una serie de inhu-
maciones de adultos o infantiles en posición prima-
ria9aparecida en yacimientos como Zafranales en
Fraga durante el Bronce Final II (Montón 1988) o
en el sector II de Can Roqueta en Sabadell durante
la Primera Edad del Hierro (Majó et al. 2007). Las
circunstancias nos remiten a un contexto ajeno a
cualquier tratamiento ritualizado, ya que ni las po-
siciones de los difuntos aparentan un tratamiento
cuidado, ni existen evidencias de ajuares. Muy al
contrario, se trata de cuerpos dispuestos en espacios
que ya han sido amortizados como, por ejemplo,
una cisterna en Zafranales o un conjunto de hasta
cuatro silos en Can Roqueta, donde los cuerpos apa-
recen siempre en posiciones un tanto forzadas, o al
menos como fruto del azar, y mezclados con restos
diversos de fauna y cerámicas. La interpretación
resulta difícil, aunque en el caso de Can Roqueta se
ha planteado la posibilidad de que se traten de indi-
viduos excluidos de la comunidad por motivos des-
conocidos.
Tampoco mucho más numerosos son los casos de
inhumaciones de perinatales y neonatos bajo el pa-
vimento de las casas. En este caso, existe un impor-
tante condicionante geográfico y es que únicamente
han sido localizados en la zona del Segre-Cinca, lo
que hay que relacionar más con una cuestión de
calidad del registro arqueológico que no cultural,
puesto que estas comunidades han desarrollado un
urbanismo con casas construidas en piedra, mien-
tras que en el litoral resulta muy complicado iden-
tificar los espacios domésticos. En todo caso, se tra-
ta de una costumbre bien definida al menos desde
la transición al Bronce Final en La Pedrera (Gallart
y Junyent 1989) y desde ese mismo período en asen-
tamientos como El Tossal de les Tenalles (Garcés
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
143 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
et al. 1993), Carretelà (Majó 2001-02) o el Alto de
la Cruz en Cortes de Navarra (Ruiz Zapatero 1985:
517), para continuar durante la Primera Edad del
Hierro en Els Vilars (López y Gallart 2002: 128),
así como también durante toda la época ibérica. La
interpretación de este fenómeno, para algunos auto-
res, radica en el hecho de que una muerte prematura
no constituía ningún acontecimiento social, sino
más bien un suceso restringido a la esfera familiar
(Muriel 2005: 205), lo que explicaría su aparición
en contextos domésticos. No obstante, conviene re-
cordar que aunque este sector de la población tiene
restringido el acceso a las necrópolis de incinera-
ción, también suelen estar representados aunque sea
de forma testimonial (Carlús et al. 2007).
Para acabar mencionaremos un conjunto mucho
más numeroso formado por restos humanos parcia-
les y dispersos, lo que constituye un fenómeno que
suele presentar muchos problemas de interpreta-
ción. En general, se trata de restos craneales como
sucede en la Bauma del Serrat del Pont, Can Cortès,
Sant Bartomeu o Can Roqueta (Alcalde, Molist y
Toledo 1994: 62; Rovira y Petit 1996; Majó et al.
2007), aunque excepcionalmente pueden aparecer
otro tipo de restos como ocurre en Carretelà donde
se documentaron dos cráneos, costillas y una mano
(Majó 2001-02) o en La Pedrera donde únicamen-
te apareció una falange (Anfruns et al. 1989). En la
mayoría de los casos, excepto uno de Can Roqueta
fechado durante la Primera Edad del Hierro, se tra-
ta de contextos del Bronce Final que han sido inter-
pretados por algunos autores, especialmente en el
caso de los restos craneales, como depósitos ritua-
les relacionados con la fundación de un espacio ha-
bitacional (Rovira 1993).
A la vista de todos estos datos que hemos ex-
puesto, somos partidarios de una lenta aceptación
del rito de la incineración. Al parecer, la nueva cos-
tumbre funeraria fue poco a poco calando entre las
comunidades del noreste a lo largo de dos o tres si-
glos, aunque aún falta por comprender qué provocó
su rápida generalización durante el Bronce Final
III, así como su organización en extensas necrópo-
lis10. Hasta entonces, estas prácticas funerarias que
podemos calificar de mixtas (con la utilización de
espacios y ritos variados de tipo colectivo o indivi-
dual) conviven con una cierta normalidad.
Igualmente, creemos necesario desligar el fenó-
meno de la incineración de la dinámica relaciona-
da con la difusión de las cerámicas acanaladas. El
tratamiento conjunto de estos dos acontecimientos
no provoca más que confusión y, sobre todo, que se
eternice la utilización del concepto cultural de los
Campos de Urnas. Por eso resulta hoy tan necesa-
ria, a pesar de los problemas que plantea el méto-
do, la obtención de fechas radiocarbónicas que ana-
licen la difusión y generalización de ambos fenó-
menos. Sólo así podremos comprender la dinámica
interna del proceso y también contrastar nuestros
resultados con otros territorios donde se observan
fenómenos similares, como el sureste de Francia
(Mazière 2005).
3. Dualidad y regionalización: necrópolis de
campos de urnas versus necrópolis tumulares
Como decíamos más arriba, actualmente, al tra-
tar las sociedades del Bronce Final y la Primera
Edad del Hierro partimos del reconocimiento de una
fuerte compartimentación territorial con unos gru-
pos mejor o peor delimitados geográficamente, pero
con una indudable identidad cultural propia. No
obstante, frecuentemente, se ha señalado la existen-
cia de diferentes aspectos que, en última instancia,
permitirían entrever una cierta dualidad entre los te-
rritorios del interior (Segre-Cinca y Bajo Aragón)
y los costeros del prelitoral y litoral catalán (Pons,
Maya y Buxó 1994).
De esta forma, en el primer caso se observa la
definitiva consolidación de un poblamiento basado
en pequeños poblados construidos enteramente en
piedra, situados en alto y ubicado cerca de los ríos.
Es el momento en que se desarrollará un modelo de
urbanismo que tendrá una especial relevancia en
épocas posteriores. Se trata de los denominados po-
blados cerrados o de espacio central entre los que
destacaríamos el caso de Genó (Maya et al. 1998;
López Cachero 1999). Sus características son de so-
bras conocidas: construcción adosada y en serie de
las casas, muro de cierre que rodea el poblado y que
sirve de pared trasera de las casas, orientación de las
casas a un espacio abierto de circulación (calle o
plaza) donde se realizarían presumiblemente algu-
nas actividades al aire libre y diseño completamen-
te adaptado a la superficie del montículo donde se
asienta.
En el segundo caso, encontramos un modelo de
poblamiento heredado del período anterior que se
caracteriza esencialmente por granjas dispersas y
situadas en zonas cercanas a los campos de cultivo,
cuyo ejemplo mejor conocido es el yacimiento de
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
144
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
Can Roqueta (Carlús et al. 2007). Arquitectónica-
mente, se trata de construcciones realizadas entera-
mente de materiales perecederos (madera, barro y
ramajes) junto con silos y otras fosas excavadas de
funcionalidad diversa.
En el caso de las necrópolis esta dualidad terri-
torial también ha sido tradicionalmente defendida
en base a la división de dos tipos de necrópolis di-
ferentes, las tumulares y las de tumbas planas o au-
ténticos campos de urnas11, que a grandes rasgos se
corresponderían nuevamente con los territorios del
interior (Segre-Cinca y Bajo Aragón) y los coste-
ros, respectivamente. Como es lógico esta diferen-
ciación se basa en la existencia o no de un túmulo,
es decir, un elemento que delimita, cubre y señala
las tumbas dentro de las necrópolis incineración.
La problemática en sí comenzó a considerarse a
mediados de los años cincuenta a partir de la carac-
terización de las necrópolis tumulares del Bajo Ara-
gón12, del Segre-Cinca y de los Pirineos. Desde en-
tonces, muchos autores (Almagro Basch 1952:
121-122 y 201-202; Louis y Taffanel 1960: 391;
Almagro Gorbea 1973: 118-122; Maya 1978: 93;
Pons 1984: 185) interpretaron este fenómeno desde
un punto de vista étnico y cultural, puesto que la
cuestión tumular venía a demostrar, una vez más,
la llegada o difusión de rasgos típicos del mundo
centroeuropeo. De esta forma, se estableció una
dualidad étnica fundamentada en aspectos geográ-
ficos y económicos, según la cual, las comunidades
ubicadas en zonas altas y montañosas tendrían una
economía ganadera y enterrarían en necrópolis tu-
mulares, mientras que las poblaciones de las zonas
bajas desarrollarían una economía eminentemente
agrícola y sepultarían a sus difuntos en necrópolis
de campos de urnas.
No obstante, otros autores (Pericot 1950: 121;
Tomás Maigi 1960: 65; Pellicer 1984: 423-425;
Ruiz Zapatero 1985: 374) mantuvieron ciertas re-
servas a la hora de aceptar esta hipótesis dualista, de
manera que plantearon una relación directa entre
las prácticas tumulares de finales del megalitismo,
especialmente procedentes del mundo de las cistas,
y las de los grupos incineradores.
La cuestión principal que destacamos es el pro-
fundo debate que se desarrolla entre estas dos hipó-
tesis a finales de los años 70 y durante la década si-
guiente, a pesar de las objeciones que se producen
a ambos modelos. Por ejemplo, Maya (1978: 86 y
92-96), en el caso de las necrópolis tumulares del
Segre-Cinca, señala la coexistencia cronológica y
la total vinculación cultural entre las necrópolis tu-
mulares (Roques de Sant Formatge, La Colomina,
Pedrós, etc.) y las de campos de urnas (La Pedrera,
La Femosa o El Puntal) de la zona13. Además, pese
a relacionar el fenómeno tumular con un origen ul-
trapirenaico y con los casos pirenaicos, reconoce el
problema de la cronología más tardía en este área,
así como las notables diferencias de tamaño, de dis-
posición y de organización interna existentes entre
las tumbas tumulares de los Pirineos y las del Segre.
Por otro lado, Pons (1984: 183-185) también de-
fiende como más probable una conexión europea
para la arquitectura tumular documentada en el Am-
purdán, pero que se desarrollaría con posterioridad
al establecimiento de los campos de urnas. De esta
forma, se posiciona claramente en la línea expresa-
da por Louis y Taffanel (1958 y 1960), quienes pro-
ponen la existencia de una dualidad étnica, según
la cual, los túmulos pertenecerían a grupos de pas-
tores asentados en Las Garrigas languedocianas,
mientras que los auténticos campos de urnas perte-
necerían a grupos de agricultores ubicados en las
tierras bajas del mismo territorio.
Desde un punto de vista opuesto, Ruiz Zapatero
(1985: 129-130, 360-361, 375-377, 485 y 493) de-
fendió una clara diferenciación entre las diversas
prácticas tumulares del noreste peninsular. Así, si-
guiendo a Maya, para el Segre-Cinca acepta que los
dos tipos de necrópolis se deban a una misma po-
blación caracterizada por una uniformidad material
que coexistiría y conviviría en unas mismas condi-
ciones geográficas. Sin embargo, discrepa en cuan-
to a la filiación de este grupo tumular, ya que niega
su relación con otros grupos tumulares por ser éstos
más tardíos. De esta forma, propuso un origen a
partir del contacto de grupos de la cultura Campos
de Urnas con otros de tradición megalítica de quie-
nes aprehendieron la idea del túmulo, la cista y de
materiales como el apéndice de botón para asumir-
los en su traslado hacia las zonas más llanas y de
mayor potencial agrícola. En cambio, para el grupo
ampurdanés asume una dualidad entre campos de
urnas y necrópolis tumulares producto de dos tra-
diciones diferentes y sucesivas en el tiempo (una
primera procedente del Languedoc y del Rosselló
y otra posterior derivada de las garrigas languedo-
cienses y los Pirineos) para después superponerse.
Finalmente, para el grupo del Bajo Aragón-Gandesa
establece un origen en relación con el grupo del
Segre, pero que evoluciona hasta desarrollar un tipo
tumular propio que denominará “verdaderos túmu-
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
145 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
los”, en contraposición a los túmulos planos carac-
terísticos de este último grupo.
La tesis de Ruiz Zapatero debió influir induda-
blemente en Pons y Maya, quienes reconocieron
más tarde (1988: 552) las diferencias entre las ne-
crópolis tumulares de los Pirineos y las garrigas lan-
guedocienses (caracterizadas mayoritariamente por
sencillos anillos de piedras), por un lado, y las del
grupo de la Cataluña meridional y el Bajo Aragón
(definidas por verdaderas construcciones en alzado
para la protección de la cista), por otro. También,
aceptarán las diferencias entre los túmulos del Se-
gre-Cinca, supuestamente fechados con anteriori-
dad al Bronce Final III, y los túmulos más comple-
jos del Bajo Aragón-Gandesa propios del Bronce
Final III y la Primera Edad del Hierro.
Sin duda alguna, la publicación de una serie de
trabajos en la zona de Mequinenza en relación con
las necrópolis tumulares de cistas neolíticas en El
Barranco de la Mina Vallfera (Royo 1984) y de la
Edad del Bronce en Riols I (Royo 1987), además
de la necrópolis del Bronce Final y Primera Edad
del Hierro de Els Castellets II (Royo 1990 y 1994/
96), donde coexisten diferentes tipos tumularios
(tanto verdaderos túmulos y como túmulos planos),
marcaron un punto de inflexión al menos para la ca-
racterización funeraria del grupo del Segre-Cinca.
De esta forma, quedaba justificada una filiación tu-
mular que arrancaría desde una tradición nacida en
el neolítico y que tendría continuidad durante toda
la Edad del Bronce para desembocar definitivamen-
te en las necrópolis tumulares de incineración del
Bronce Final y Primera Edad del Hierro. Rápida-
mente, diferentes autores profundizaron en esta lí-
nea de investigación (Rovira y Cura 1989; Cura,
Rovira y Vilardell 1991) que revaloriza definitiva-
mente el complejo mundo tumular catalanoarago-
nés surgido desde el Neolítico como responsable
del origen de las necrópolis tumulares de incinera-
ción del Bronce Final y Primera Edad del Hierro,
tanto del área del Segre-Cinca y Bajo Aragón como,
incluso, del Empordà14.
La última aportación a la cuestión tumular ha ve-
nido de la mano de López y Pons (1995), quienes
han desarrollado un modelo autoctonista para el ori-
gen de la arquitectura tumular a partir de la tradi-
ción tumularia nacida en el bajo Segre-Cinca duran-
te el Neolítico que se difundiría en sentido sur-norte
y oeste-este, es decir, hacia los Pirineos y desde
aquí hacia el Ampurdán, gracias a comunidades
pastoras que explotarían las tradicionales vías de
trashumancia en los Pirineos (López y Pons 1995:
123; Pons 1996-97: 239).
3.1. Las necrópolis de incineración
y la arquitectura tumular, hoy
Consideramos que es un buen momento para re-
plantearnos seriamente la problemática de las ne-
crópolis con o sin túmulos, así como también la tra-
dicional división entre el interior y la costa-depre-
sión prelitoral del noreste peninsular en función del
tipo de necrópolis representada.
Precisamente, el punto más problemático es la
verdadera representatividad de las necrópolis deno-
minadas de “campos de urnas” o de “tumbas pla-
nas”. Si tenemos en cuenta que disponemos, por un
lado, de un conjunto de datos que en su mayoría
proceden de necrópolis las cuales han sufrido im-
portantes procesos destructivos que han podido al-
terar las estructuras originarias de las tumbas (Mil-
manda, Can Canyís, La Tosseta, L’Estany de Cama-
llera, El Pla de Gibrella, etc.) y, por otro, de exca-
vaciones antiguas (Can Missert, La Pedrera, Les
Obagues, Anglès, etc.), no resulta extraño que se
haya sobredimensionado la importancia de este tipo
de necrópolis desprovistas de túmulo. Por tanto,
¿verdaderamente existen o, simplemente, se trata de
un problema de conservación y/o de registro ar-
queológico? Dicho de otro modo: dado que son nu-
merosos los inconvenientes (mala conservación, no
documentación, escasa entidad de las estructuras tu-
mulares, etc.), ¿sería posible pensar que hemos crea-
do una entidad arqueológica completamente ficticia?
Visto así, creemos que la situación no debe de ser
muy diferente a la observada en el sureste francés,
zona con la que el Vallés y el Ampurdán guardan
notables parecidos en cuanto a ajuares metálicos y
arquitectura funeraria, donde este problema parece
más que superado (Schwaller 1994; Janin 1996: 14-
16) al haberse documentado en ocasiones los paleo-
suelos de circulación, lo que ha dejado al descubierto
complejos sistemas de cubiertas y de señalización,
tal y como sucede en las necrópolis de Le Causse
y Gourjade (Giraud, Pons y Janin 2003) o en las
más recientemente excavadas de Pradines o La Rou-
quette (Mazière 2005). Por tanto, parece lógico
plantearnos la posibilidad de que en muchos casos
pudiera haber desaparecido cualquier rastro de tú-
mulo, no en vano, la mayoría de estas necrópolis se
sitúan en zonas de amplio potencial agrícola y cerca
de cursos fluviales al alcance de fuertes procesos
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
146
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
erosivos. Tampoco podemos descartar la existencia
de elementos constructivos no pétreos, como la ma-
dera (Carlús et al. 2007) o el adobe (Faro y Unzu
2006: 152), cuyas evidencias arqueológicas pudie-
ron resultar difíciles de detectar en el pasado.
En cuanto a la dualidad geográfica basada en la
distribución diferencial de las necrópolis de campos
de urnas y de túmulos, se trata de una problemática
que deberíamos volver a replantearnos, aunque des-
de otro punto de vista. No en vano, las posibilida-
des que nos ofrece el registro arqueológico actual
nos describe un panorama heterogéneo que, al mis-
mo tiempo, nos servirá para demostrar definitiva-
mente que la realidad fue mucho más compleja de
lo que tradicionalmente se nos ha querido presentar.
Hoy en día, la mencionada dualidad funeraria en-
tre la costa y el interior no se sostiene ni siquiera
apoyándonos en viejos argumentos. En primer lugar,
esa distribución geográfica excluyente no resulta
del todo estricta. Al menos, así se observa en diver-
sos puntos del área estudiada. Por ejemplo, la zona
del Segre-Cinca se caracteriza por una mayoría de
necrópolis tumulares (Roques de Sant Formatge,
La Colomina, Pedrós, Almenara, etc.), pero también
se ha señalado la existencia de otras que se adecua-
rían al modelo de campos de urnas (La Pedrera, La
Femosa, el Puntal de Fraga, El Colomer de Palle-
rols o Torre Filella15). En la zona del Ebro, también
encontramos necrópolis tumulares como El Coll del
Moro junto a otras compuestas por tumbas planas
como El Molar, La Tosseta o Les Obagues, Lo mis-
mo puede decirse del Ampurdán, donde los casos
de Can Barraca, Puig Alt y Els Vilars, por ejemplo,
son necrópolis del primer tipo, mientras que Can
Bech de Baix y Anglès lo serían del segundo.
Pero no sólo eso. También podemos encontrar-
nos con la convivencia de tumbas planas (o en lo-
culi) y tumulares en una misma necrópolis. Serían
los casos de El Molar (Castro 1994: 114-117), don-
de Vilaseca interpretó en su día la posibilidad de un
proceso de fusión entre elementos propios de la cul-
tura de los túmulos y de la de los campos de urnas
(Vilaseca, Solé y Mañé 1963: 72), El Coll del Moro
(Rafel 1989), Santa Madrona (Belarte et al. 2005),
Can Barraca (Martín 2006) o Vilanera (Agustí et al.
2004)16. Por último, también las necrópolis de Can
Bech de Baix y Can Piteu-Can Roqueta17 han pro-
porcionado algunas estructuras pétreas que, aunque
escasas, a modo de túmulo protegerían y señaliza-
rían el depósito funerario (Palol 1958; Toledo y Pa-
lol 2006; Carlús et al. 2007).
Tampoco las características arquitectónicas de
las construcciones tumulares resultan completa-
mente homogéneas, ya que documentamos impor-
tantes diferencias regionales, así como también en-
tre las propias tumbas de una misma necrópolis. En
el primer caso, la diversidad territorial se ha ido
constatando con una cierta claridad a lo largo de las
décadas que llevamos tratando esta problemática.
Por ejemplo, hoy en día parece claro el desarrollo
de tendencias particulares en el Segre-Cinca (tú-
mulos planos con enlosados interiores que apenas
levantan unos centímetros del suelo), en el Bajo
Aragón-Gandesa (túmulos elevados sobre el nivel
de circulación) y en los Pirineos (dimensiones ge-
neralmente mayores a los anteriores, sin enlosados
internos, pero con la presencia de círculos concén-
tricos). En el segundo caso, observamos también
como en una misma necrópolis pueden existir tam-
bién algunas diferencias importantes que afectan
tanto a la estructura tumular (tamaño, forma o altu-
ra respecto al nivel de circulación) y a la presencia
o ausencia de elementos complementarios (anillos
concéntricos en el túmulo, de enlosados o de este-
las), como también a la estructura interna (con lo-
culus, cista o sin ella, compartimentaciones inter-
nas, situación central o desplazada del contenedor
funerario, etc.) y a la misma deposición de los hue-
sos (interior de una urna, directamente dentro del
loculus o la cista, etc.). Por tanto, la regionalización
a la que venimos aludiendo no debe considerarse
en sentido estricto, pues tenemos que considerar
algunas excepciones dentro de la norma general, lo
que aumenta aún más si cabe, la percepción de di-
versidad.
Por último, queremos mencionar el problema de
la cronología. Tal y como hemos comentado, las ne-
crópolis tumulares se han acostumbrado a fechar
con posterioridad a las necrópolis de campos de ur-
nas, especialmente en casos como el Ampurdán.
Sin embargo, en la actualidad esta cuestión ha de-
jado de tener sentido por diversos factores, algunos
de los cuales ya han sido comentados. En primer
lugar, consideramos que el rito de la incineración
no parece desarrollarse plenamente hasta el Bronce
Final III, lo que retrasa necesariamente el inicio de
las primeras necrópolis no tumulares, tradicional-
mente datadas en la fase anterior. En segundo lugar,
la supuesta anterioridad de las necrópolis de tumbas
planas respecto a las tumulares se invierte en casos
como El Coll del Moro de Gandesa (Rafel 1995).
Por otro lado, no parecen existir grandes diferencias
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
147 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
materiales entre ambos tipos de necrópolis, tal y co-
mo ya puso de relevancia Maya (1978) para el caso
del Segre-Cinca, opinión que debe hacerse extensi-
ble a otros territorios como el Ampudán18 o el
Ebro19. Así pues, si partimos de esta nueva realidad
no hay nada que nos permita anteponer cronológi-
camente un tipo de necrópolis sobre el otro y, aún
en el caso de que se tratase de dos entidades dife-
renciadas, la antigüedad de ambas tendría que con-
siderarse como contemporánea.
En definitiva, todo parece indicar que estamos
asistiendo al final de una falsa problemática. Las
necrópolis de campos de urnas o de tumbas planas
son una ficción construida en un contexto ideológi-
co dominado por el invasionismo y que se ha perpe-
tuado excesivamente en el tiempo. Al final todo
parece reducirse a un problema de conservación o
de mayor o menor solidez arquitectónica, aspectos
que tendría su mayor incidencia, como es lógico,
en aquellas zonas de amplio potencial agrícola, allí
donde casualmente las denominadas necrópolis
planas habían encontrado su principal territorio de
expansión. No obstante, la realidad funeraria del
Bronce Final y de la Primera Edad del Hierro en el
noreste peninsular no es por ello más simple. Efec-
tivamente, en última instancia lo que debió existir
son diferentes tipos de arquitecturas tumulares, as-
pecto que nos puede servir igualmente para estable-
cer nuevas categorías que nos permitan volver a re-
definir la diversidad territorial (¡porque sigue exis-
tiendo!) desde otros parámetros. A esto habría que
sumar la importancia del problema cronológico,
porque en esencia es muy posible que la arquitectu-
ra funeraria evolucionara con el tiempo hacia es-
tructuras más complejas en el ritual, la organización
interna de las tumbas, así como también en la forma
y monumentalidad de los túmulos. De hecho, cree-
mos que valorar estas diferencias en función del
problema cronológico puede explicar muchas más
cosas que no hacerlo desde una perspectiva dualis-
ta de tipo étnico como tradicionalmente se ha pre-
tendido hacer20.
4. Hacia la caracterización del ritual funerario
Como hemos visto hasta ahora, el comporta-
miento funerario de las comunidades del noreste
evidencia una notable diversidad durante el Bronce
Final. La perduración de las inhumaciones en cier-
tos ámbitos, la tímida introducción inicial de la in-
cineración o la utilización de diferentes espacios
funerarios son sólo algunos de los elementos que
demuestran esa realidad ciertamente heterogénea.
No obstante, hacia el año 1000 ANE comienza a di-
fundirse con fuerza la incineración, así como tam-
bién la utilización de un espacio concreto para de-
positar los restos como son las necrópolis. Es inte-
resante considerar que esta problemática no sólo
afecta a nuestro territorio objeto de estudio, sino que
también es compartida con el Midi francés (Maziè-
re 2005).
La rápida generalización de las necrópolis de in-
cineración no implica necesariamente una homoge-
neidad de las prácticas funerarias. Al contrario, el
ejemplo de la cuestión tumular con sus evidentes di-
ferencias formales, arquitectónicas y cronológicas
demuestra que la expansión de la incineración se
adaptó y transformó dentro de las distintas realida-
des sociales identificadas en el territorio. No pode-
mos saber si originariamente existió algo parecido
a una norma funeraria, pero lo que si es cierto es que
rápidamente se irá produciendo un distanciamiento
entre los diferentes territorios, lo que a la larga im-
plicará un distinto comportamiento ante la muerte.
La reconstrucción de los ritos asociados a la prác-
tica de la incineración es sumamente complicada
por no decir imposible. En muchas ocasiones, la
tumba con los restos incinerados es la única eviden-
cia de que disponemos para tratar de reconstruir la
ideología y el simbolismo que hay detrás de toda es-
ta compleja ceremonia fúnebre. Sólo excepcional-
mente, la puntual identificación de otros elementos
(áreas o estructuras de combustión destinadas a la
cremación del cadáver, restos de fauna consumidos,
ofrendas materiales, etc.) puede facilitarnos un poco
el trabajo. Para llenar este vacío, la utilización de
paralelos actuales descritos por la etnografía (Car-
lús et al. 2007) o del pasado (por ejemplo, en el
mundo íbero) resulta de una importancia capital,
pero también nos sirven para entender que la varia-
bilidad de los gestos funerarios es enorme, igual
que el significado último de cada uno de ellos.
Por todo ello, podemos presuponer la existencia
de diferentes etapas desde la muerte del individuo
hasta la deposición de sus restos en la tumba. Entre
ellas destacaríamos la preparación ceremonial del
cuerpo del difunto, el transporte y acompañamiento
del cadáver hasta la pira funeraria, la celebración de
un banquete funerario, la combustión y recogida de
los restos y, finalmente, su definitiva deposición en
la tumba.
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
148
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
Algunos autores (Maya 1986: 42) han propuesto
que la preparación del cadáver implicaba su orna-
mentación con ciertos objetos personales. Esto ex-
plicaría porqué algunos elementos metálicos se en-
cuentran deformados o parcialmente fundidos. Sin
embargo, hay que reconocer la falta de ajuares me-
tálicos en las primeras fases de las necrópolis de
incineración, lo que dificulta una correcta aproxi-
mación a esta cuestión durante estas etapas inicia-
les. Por otro lado, también hay que reconocer que
no todos los objetos metálicos que aparecen en el
interior de una tumba se encuentran afectados por
la combustión, lo cual permite pensar también en
una deposición posterior a este acontecimiento.
La cremación del cadáver tendría lugar en una
pira funeraria o ustrinum, pero son pocas las evi-
dencias arqueológicas que tenemos al respecto. En
necrópolis como Can Missert (Bosch Gimpera y
Colominas 1915-20), Les Obagues (Vilaseca 1947:
31) o Parrallí (Almagro Basch 1955: 340) se han
descrito algunas estructuras destinadas a este fin
que se caracterizarían por un lecho de piedras que-
madas de tamaño medio y por su forma rectangular.
Sin embargo, un caso similar identificado en Can
Piteu-Can Roqueta debe llevarnos a ser cautelosos
con estas deducciones aparentemente lógicas (Car-
lús y Lara 2004). Se trata de una estructura rectan-
gular excavada en el sedimento geológico que pre-
sentaba algunos sectores rubefactados y que conte-
nía en su interior un lecho de piedras quemadas y
numerosos restos de carbones. El hecho de que se
localizase en el mismo espacio que la necrópolis
llevó a pensar inicialmente de que se trataba de una
pira. Sin embargo, su estudio posterior desveló que
se trataba de una estructura fechada durante el Neo-
lítico final (Villena et al. 2005).
Generalmente, las incineraciones practicadas en
las necrópolis del noreste peninsular son enterra-
mientos secundarios, es decir, que el cadáver se
quemaba en un punto indeterminado dentro o en las
proximidades de la necrópolis, para posteriormente
recoger los restos y depositarlos en la tumba. No
obstante, en ciertos casos se observa un comporta-
miento diferente que consiste en habilitar un espa-
Figura 2.- a) Túmulo 1 del sector Maries de El Coll del Moro de Gandesa (en Molas, Rafel y Puig 1982-83), b) Tú-
mulo 6 de El Mas de Pascual de Jaume en Calaceite (según Colominas en Rafel 2003), c) Túmulo 11 de La Loma de
los Brunos (en Eiroa 1982) y d) Túmulo 18 y anexo 19 del sector Tauler de El Coll del Moro de Gandesa (en Rafel
1989). Todos los casos están a una misma escala.
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
149 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
cio dentro de la necrópolis donde se procederá a la
cremación del cadáver para después recoger los res-
tos y depositarlos en el mismo punto dentro de una
urna o erigiendo directamente encima un túmulo21.
Este tipo de prácticas son poco frecuentes y suelen
coexistir con otras más canónicas ya descritas ante-
riormente. Entre los casos más conocidos encontra-
mos el túmulo 6 de Pedrós (Maya 1986: 42), el tú-
mulo M-1 de El Coll del Moro (Rafel 1995: 56-59),
las tumbas 11 y 12 de La Loma de los Brunos (Ei-
roa 1982: 33 y 174-175) (fig. 2c), los túmulos rec-
tangulares F-26 (fig. 3d) y N-951 de Roques de
Sant Formatge (Pita y Díez-Coronel 1968: 18 y 35-
36), algunos de los circulares de Arihouat donde se
localizan áreas rubefactadas en el interior de las
tumbas (Muller 1985: 166) o la necrópolis de Azai-
la donde, según Beltrán (1976: 101), constituye la
norma. También en Roques de Sant Formatge, las
recientes excavaciones revelan la existencia de fo-
sas de paredes rubefactadas rellenas de cenizas,
carbones, restos óseos y metálicos, pero en este ca-
so se ha interpretado como fosas donde se vertían
los restos, aún calientes, procedentes de la pira (Co-
let, Gené y GIP 2005). Esta situación recuerda a la
observada en las necrópolis de La Codera, aunque
en este caso no se describe el contenido de las fosas
ni se menciona ninguna rubefacción en las paredes
(Montón 2001). Excepcionalmente, en el caso de
Castellets II se ha planteado la posibilidad de que
el túmulo 30 que contenía inhumaciones colectivas
se reutilizara como pira, habida cuenta de la gran
potencia que presentaba un nivel de cenizas y car-
bones localizado en la antigua cámara funeraria
(Royo 1994/96: 100).
El estudio antropológico de los restos humanos
incinerados es una disciplina de reciente implanta-
ción en nuestro territorio. Actualmente, disponemos
de algunos trabajos22 que nos revelan ciertos aspec-
tos interesantes como la equitativa aparición de in-
dividuos de los dos sexos, así como también de to-
dos los grupos de edad, si bien es evidente la nota-
ble escasez de individuos infantiles que no se co-
rresponde con una realidad demográfica propia de
la época caracterizada por una alta tasa de la nata-
lidad y de la mortalidad infantil (López Cachero
2005 y 2006). También se ha documentado la apa-
rición puntual de dos o hasta tres individuos dentro
de un mismo vaso y tumba (Pla de la Bruguera o
Can Piteu-Can Roqueta). En definitiva, parece tra-
tarse de una población grácil caracterizada por una
elevada mortalidad, rasgo propio de las poblacio-
nes agrícolas subdesarrolladas (López Cachero
2006).
A partir del análisis de los restos óseos, las tem-
peraturas documentadas se situarían en torno a los
650 y 800º C (Villena et al. 2005), lo que coincide
con la estimación realizada por Maya (1986: 42) pa-
ra la fundición parcial de algunos objetos de bronce
expuestos al fuego de la pira funeraria.
La posterior recogida de los restos óseos se reali-
zaba con sumo cuidado, lo que explicaría porqué
en contextos como Can Piteu-Can Roqueta o Coll
S’Avenc (Molist et al. 1986: 36) no se recuperaran
apenas carbones ni cenizas en el interior del nivel
antropológico. En otros casos, en cambio, la presen-
cia de carbones en el nivel antropológico ha permi-
tido, incluso, fechar por C14 estos contextos como
pasa en El Pi de la Lliura (Pons y Solés 2004) o Can
Barraca (Martín 2006). Más fácil resulta identificar
algunos restos de fauna, tal y como también sucede
en diversas tumbas de Pedrós (Maya 1986: 43) o
Can Piteu-Can Roqueta (López Cachero 2006) y
que nos remiten a la celebración de algún tipo de
banquete funerario. Finalmente, el conjunto de res-
tos humanos seleccionados se envolvían en una es-
pecie de pañuelo (Carlús et al. 2007) para posterior-
mente colocarlo, como norma general, en el interior
de una urna cerámica. Otra posibilidad menos fre-
cuente era colocar el hatillo directamente sobre el
suelo de la tumba23 o dentro de una pequeña cista o
receptáculo previamente excavado, aunque tampoco
se excluyen otros sistemas como esparcir los restos
por encima del túmulo, tal y como se ha descrito en
el caso de la necrópolis de Puig Alt (Pons 2000) o
colocarlos al mismo tiempo dentro y fuera de la ur-
na como en Coll S’Avenc (Molist et al. 1986: 36),
La Colomina (Ferrández et al. 1991: 128) o La Pe-
na (Gallart 1988). Algo parecido sucede con los
ajuares metálicos y cerámicos que pueden aparecer
tanto fuera como dentro de la urna principal, aunque
en el caso de la necrópolis de Can Piteu-Can Roque-
ta sí que podemos llegar a determinar que la depo-
sición reiterada de ciertos objetos metálicos fuera
de la urna responde a una cuestión de orden crono-
lógico, en concreto señalando una fase de transición
entre el Bronce Final y la Primera Edad del Hierro
(López Cachero et al. e.p.).
La urna cineraria se tapaba en la mayoría de los
casos con una cubierta de cerámica, de piedra, yeso
(La Pedrera) o mediante algún elemento perecedero
que no se ha conservado. De esta manera, se prote-
gía el depósito funerario junto con el ajuar (objetos
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
150
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
metálicos, vasos cerámicos, ofrendas alimenticias
u otros elementos) que eventualmente pudiera tam-
bién haberse introducido en su interior. El material
de fabricación de las tapaderas no parece un asun-
to trivial. Efectivamente, llamamos la atención so-
bre la particularidad del área del Segre-Cinca res-
pecto al resto de territorios ya que en esta zona el
sistema preferencial consiste en la utilización de
una piedra plana trabajada periféricamente por per-
cusión hasta conseguir una forma redondeada adap-
table a la boca de la urna (Maya 1986: 44-45). Este
sistema es paralelizable a lo que ocurre en las ne-
crópolis de los Pirineos centrales donde las tapade-
ras pétreas constituyen aproximadamente la mitad
de los casos analizados (López y Pons 1996: 120),
mientras que es más excepcional en otros casos co-
mo el prelitoral, donde se citan casos en Can Piteu-
Can Roqueta (Carlús et al. 2007) y más al sur en
La Tosseta y Les Obagues (Vilaseca 1947, 1956).
Sin embargo, en el caso del Segre-Cinca incluye
además la realización de una pequeña muesca trian-
gular en un punto concreto de su perímetro como
ocurre en Roques de Sant Formatge (Pita y Díez-
Coronel 1968: 26; Colet, Gené y GIP 2005), Els
Castellets I (Royo 1994/1996: 94) o La Vall de la
Clamor (Colet, Lafuente y GIP 2005), fenómeno
que tal vez haya que relacionar con ciertas urnas
cinerarias procedentes de la necrópolis de La Colo-
mina o de la Vall de la Clamor que también presen-
tan una rotura parcial del borde. A falta de una ex-
plicación práctica, a no ser que se trate de un hecho
casual (en todo caso discutible por tratarse de un
elevado número de ejemplos), algunos autores han
interpretado esta muesca presente en las tapaderas
líticas o en la boca del vaso cinerario como el “agu-
jero del alma”, es decir, el punto por el que el alma,
como sustancia inmortal, escaparía hacia el cielo
después de la incineración (Pita 1975: 106).
Otro fenómeno singular son las tumbas que no
contienen restos humanos. Es muy probable que en
la mayoría de los casos sean simples expoliaciones
antiguas u otros procesos que han alterado el con-
texto original, sin embargo, la posibilidad de que se
trate de cenotafios resulta tan sugerente que ha sido
planteada por diversos autores en necrópolis como
Los Castellets, Coll del Moro, Azaila, Loma de los
Brunos o Roques de Sant Formatge (Rafel y Her-
nández 1992: 53-54; Royo 1994-96: 100). Si esta
interpretación fuera cierta, se trataría de una prácti-
ca bien representada en las necrópolis del noreste,
aunque podría manifestarse de formas muy variadas.
No obstante, para ciertos casos, la inexistencia de
restos humanos parece deberse a la presencia de
depósitos rituales como, por ejemplo, sucede en la
tumba 20 de la Primera Edad del Hierro de Can Pi-
teu-Can Roqueta, donde aparecieron cinco vasos y
un asador de hierro (Carlús et al. 2007), lo que tal
vez haya que interpretar como una evidencia más
de las prácticas funerarias de banquete. Más dudas
ofrece, en cambio, aquellos vasos sin restos antro-
pológicos que se documentan en El Coll s’Avenc
(Molist et al. 1986: 36), El Calvari (Castro 1994:
102) o Santa Madrona (Belarte et al. 2005: 1031),
si bien, en estos casos tal vez debiéramos hablar de
vasos de ofrendas relacionados con enterramientos
cercanos.
En otros casos como Roques de Sant Formatge,
se observan algunas estructuras tumulares que no
presentan cista ni espacio para albergar los enterra-
mientos. En estas denominadas “tumbas cuadrangu-
lares” (unas 17 en el campo F y otras 7 del campo
N) se cita la presencia de cenizas, pero no de urna.
Casos similares se documentan también en Els Cas-
tellets, donde se interpretan como monumentos fu-
nerarios (Royo 1994/96: 100), o en El Coll del Mo-
ro, donde de ocho casos analizados ninguno tenía
restos aunque en tres de ellos si había un loculus con
enterramiento al lado de una de las esquinas (Rafel
1995: 64-66). Este comportamiento recuerda bas-
tante al documentado en la recientemente excavada
necrópolis de Santa Madrona donde existe una es-
tructura tumular cuadrangular de similares caracte-
rísticas junto a un vasito de ofrendas (Belarte et al.
2005: 1031). Estas curiosas asociaciones ha llevado
a Rafel a interpretarlas como estructuras donde se
realizarían ciertos cultos relacionados con las men-
cionadas tumbas tipo loculi, por lo que habría que
considerar las necrópolis, en su conjunto, como re-
cintos religiosos donde se llevarían a cabo todo tipo
de ceremonias y ritos y no solamente como un es-
pacio de enterramiento. En este contexto cabría re-
cordar que tanto en La Colomina (Ferrández et al.
1991) como en El Coll del Moro, en este caso al
menos durante la segunda mitad del siglo VII ANE
(Rafel 1995: 68), se ha hablado de la colocación de
vasitos de ofrendas dentro o junto al túmulo fune-
rario, lo que ha sido interpretado como la evidencia
de ciertos ritos (visitas periódicas en recuerdo de los
difuntos) que se realizarían con posterioridad al
entierro del difunto.
La arquitectura funeraria ha sido tratada en pro-
fundidad en el caso de la problemática tumular, pe-
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
151 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
ro no en otros aspectos que también debemos anali-
zar detenidamente. Independientemente del tipo de
estructura tumular, en lo que respecta a los elemen-
tos internos de las tumbas destacamos la presencia
de fosas sencillas o loculi localizadas generalmente
en las zonas del litoral y prelitoral catalán, lo que
contrasta con la proliferación preferencial de cistas
en las necrópolis del Segre-Cinca, del Bajo Aragón-
Gandesa y de los Pirineos centrales. No obstante,
esta distinción territorial presenta importantes ex-
cepciones puesto que hay ejemplos de la utilización
de cistas o espacios delimitados por lajas verticales
en el Ampurdán, como pasa en Els Vilars, Punta del
Pi y Can Bech de Baix (Pons 1984: 172), y en Ta-
rragona, por ejemplo en El Calvari (Castro 1994),
así como de loculi en necrópolis del Segre-Cinca
como La Pedrera (Maya 1986: 43), La Codera
(Montón 2001; 22) y Els Castellets II (Royo 1994/
96: 100) o, fuera de este ámbito cultural, en El Coll
del Moro de Gandesa (Rafel 1989), en El Puig Alt
de Roses (Pons 2000) y en Arihouat, Pla de Beret
o Le Labet en los Pirineos centrales (López y Pons
1996: 120). Excepcionalmente, para albergar y pro-
teger la urna cineraria se opta por sistemas más ori-
ginales como en el caso de la necrópolis oeste de
La Codera, donde dentro de uno de los túmulos cir-
culares excavados encontramos una serie de lajas
inclinadas hacia el interior y dispuestas circular-
mente a modo de cámara (Montón 2001: 22) (fig.
3b). Mientras, en La Foradada la solución consiste
en la construcción de una cámara de planta oval so-
breelevada y construida en mampostería que poste-
riormente se cubrió con un túmulo ovalado (Pons
1984: 188).
En general, las tumbas se conciben como espa-
cios funerarios individuales, pero en ocasiones ob-
servamos algunos casos que se apartan de la norma
para constituirse como verdaderas tumbas dobles,
Figura 3.- a) Túmulo 4 de Castellets de Mequinenza (en Royo 1994/96), b) Túmulo 1 de la necrópolis Oeste de La
Codera (en Montón 2001), c) Túmulo del Tossal del Tancat (en Gallart y Vives 1986), d) Conjunto tumular F-26, F-
57 y F-58 de Roques de Sant Formatge (en Pita y Diez-Coronel 1968), e) Túmulo 21 de Pedrós (en Maya, Diez-
Coronel y Pujol 1975) y f) Túmulo elíptico que contiene las tumbas G-232, 233 y 234 de Roques de Sant Formatge
(en Pita y Diez-Coronel 1968). Todos los casos están a una misma escala.
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
152
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
triples o, más excepcionalmente, colectivas. En mu-
chos de estos casos, el espacio interior de las tum-
bas puede aparecer igualmente organizado lo que
da lugar a la colocación de varios vasos cinerarios.
Esta característica parece más fácil de demostrar
en el caso de las necrópolis de cistas por las carac-
terísticas arquitectónicas de las mismas. Así, encon-
tramos ejemplos en Pedrós como el túmulo 21 (fig.
3e), que se halla compartimentado y contiene dos
urnas, o el 12 donde encontramos adosadas dos
cistas con sus respectivos vasos (Maya 1986: 44).
También destacamos el peculiar túmulo G-23024 de
Roques de Sant Formatge (fig. 3f) donde encontra-
mos un enterramiento triple con sus respectivas
cistas perfectamente individualizadas (Pita y Díez-
Coronel 1968: 31 y fig. 53). Finalmente, llamamos
la atención sobre la cista triple de Mas de Pascual
de Jaume (fig. 2b) y las dobles del Fossanet dels
Moros y La Font de n’Oró, todas en el Bajo Aragón
(Rafel 2003: 72). En el caso de las necrópolis con
tumbas de fosas del litoral y prelitoral también es
posible que se dieran situaciones similares aunque
la poca entidad arquitectónica de las tumbas, exca-
vadas además en sedimentos que se ofrecen a con-
fusión, impide cualquier apreciación al respecto.
Sin embargo, en algunas ocasiones se optó por otro
tipo de soluciones como colocar vasos cinerarios
pequeños dentro de otros más grandes o en sus pro-
ximidades como ocurre en Can Piteu-Can Roqueta
(Carlús et al. 2002: 150), lo que permite entrever
una relación estrecha, tal vez familiar, entre los di-
funtos (fig. 5b). Por último, destacamos el caso del
túmulo de El Tancat donde encontramos una sepul-
tura formada por un conjunto mínimo de entre 33
y 35 personas que presentan un proceso de crema-
ción incompleta y un escaso ajuar (fig. 3c). Sin duda
alguna, una causa excepcional (una epidemia o una
confrontación bélica) explicaría el número de inci-
nerados, el porqué del carácter improvisado y preci-
pitado de la tumba, así como la escasa inversión rea-
lizada en el ritual funerario (Gallart y Vives 1986).
Las tumbas suelen variar de forma y tamaño, pe-
ro también la disposición interna de los elementos
que la componen. Sin embargo, es muy probable
que estas diferencias se expliquen por la propia evo-
lución de las prácticas funerarias, ya que en el trans-
curso del tiempo se observa que las sepulturas ga-
nan en monumentalidad y complejidad. De esta for-
ma, la tendencia inicial es la construcción de tum-
bas de planta circular o subcircular con cista o lo-
culi y de diámetro, por lo general, reducido. Estas
características hay que ponerlas en relación con la
simplicidad del ritual que únicamente se ocupa de
la construcción de un espacio para albergar el vaso
cinerario y el escaso ajuar que pueda existir. Cuan-
do encontramos un túmulo circular bien delimita-
do, el espacio sepulcral ocupa una posición centra-
da o ligeramente desviada, tal y como sucede con
las necrópolis del Segre-Cinca (fig. 3a). Sin embar-
go, en zonas del Bajo Aragón y Gandesa se gene-
raliza la costumbre a finales del Bronce Final y du-
rante toda la Primera Edad del Hierro de construir
cistas excéntricas de planta rectangular, cuyas di-
mensiones son considerables25 (fig. 2a). Este tipo
de cistas se realizan inicialmente con grandes losas
clavadas, pero evolucionarán durante la Primera
Edad del Hierro hacia otras realizadas en mampos-
tería o alternando ambos sistemas (Rafel 2003: 72-
73). Algunos autores han valorado la orientación de
este tipo de cistas dentro de un eje este-oeste con
apertura hacia poniente para lo que se ha propuesto
una relación con el culto solar y el mundo de ultra-
tumba, según la cual la orientación hacia la puesta
del sol señalaría la entrada al mundo de los muertos
(Tomás 1960). Esta misma orientación E-W ha si-
do señalada para la mayoría de los túmulos rectan-
gulares en necrópolis del Segre-Cinca como La
Codera (Montón 2001) o Roques de Sant Formatge
(Colet, Gené y GIP 2005).
Los túmulos pueden ser circulares o rectangula-
res y más excepcionalmente ovalados o completa-
mente cuadrados. Muchos autores han defendido
una evolución cronológica según la cual, los más
antiguos serían circulares y los más modernos rec-
tangulares. Para ello, la superposición estratigráfica
del túmulo rectangular número F-26 sobre otros dos
circulares en la necrópolis de Roques de Sant For-
matge (fig. 3d) se presentaba como una prueba irre-
futable de esta evolución (Maya 1986:). No obstan-
te, esto no implica una substitución de un modelo
por el otro, ya que los túmulos circulares tienen
continuidad mucho más allá del Bronce Final. En
la actualidad, conocemos enterramientos tumulares
cuadrangulares con seguridad en un buen número
de necrópolis de diferentes áreas geográficas, las
cuales se encuentran vehiculadas principalmente
por el río Ebro y sus afluentes como, por ejemplo,
Ayer y Castéra (Mohen 1980), Roques de Sant For-
matge (Pita y Díez-Coronel 1968), Pedrós (Maya
et al. 1977: 615-616), Els Castellets (Royo 1994/
96), La Pena (Gallart 1988), La Codera (Montón
2001), El Coll del Moro (Rafel 1995), La Loma de
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
153 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
los Brunos (Eiroa 1982: 27) (fig. 2c) y Azaila (Bel-
trán Lloris 1976: 90-92).
La construcción de la estructura tumular también
puede realizarse mediante sistemas variados. Por
ejemplo, entre los túmulos circulares del Segre se
ha diferenciado entre aquellos cuyo anillo exterior
se ha realizado mediante la colocación de piedras
dispuestas en plano y entre aquellos otros realiza-
dos con piedras clavadas (Colet, Gené y GIP 2005).
Otro elemento llamativo son las masas tumulares
que cubren las tumbas, para las que también se han
señalado algunas diferencias: unos parecen realizar-
se mediante la acumulación indiscriminada de pie-
dras (siempre de menor tamaño que las que compo-
nen cualquiera de los anillos del túmulo) y tierra,
mientras que otros se sellan mediante un sistema
más cuidado de piedras más o menos planas a modo
de enlosado. Casos de enlosados tumulares se des-
criben en distintas necrópolis del noreste como, por
ejemplo, Arihouat, Castellets I y II (fig. 3a), La Co-
dera-oeste, La Colomina, La Vall de la Clamor, Ro-
ques de Sant Formatge, Mas Baleta III y Puig Alt.
En ocasiones, los túmulos pueden complemen-
tarse con estructuras anexas o secundarias como en
El Coll del Moro (fig. 2a y d), donde encontramos
un total de hasta ocho estructuras tumulares secun-
darias de las que tan solo dos contenían un enterra-
miento y que se adosan a túmulos circulares de cis-
ta excéntrica. La relación entre tumbas secundarias
y túmulos principales no resulta extraña en esta ne-
crópolis, ya que encontramos numerosas tumbas ti-
po loculi que parecen supeditadas a otros enterra-
mientos más grandes, generalmente circulares y con
cista excéntrica que cronológicamente serían más
antiguos (Rafel 1995: 67). Una situación parecida
encontramos en Mas de Flandí, donde el sepulcro
13 presenta una estructura cuadrangular adosada al
túmulo circular (Rafel 2003), en Roques Sant For-
matge, donde hay un tipo definido como túmulos
con apéndice de cistas cuadradas (G-250/270 y G-
271/284) aunque sin urna ni restos de incineración
en su interior (Pita y Díez-Coronel 1968: 36), o en
Els Castellets II, donde anillos tumulares y cistas
se adosan a los túmulos principales (Royo 1994-96:
Figura 4.- a) Túmulo 188 de Arihouat y b) Conjunto tumular 189, 190 y 191 de Arihouat (en Muller 1985). Los dos
casos están a una misma escala. Compárese las dimensiones mayores de estos túmulos respecto al resto de estructuras
funerarias representadas en otras figuras.
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
154
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
99). Relacionados con este tipo de enterramientos,
también habría que mencionar aquellas necrópolis
que presentan túmulos pequeños adosados a otros
grandes como pasa en La Colomina, Puig Alt, Ari-
houat (fig. 4b) o Saint-Tritons (López y Pons 1996:
115, fig. 7b). En general, estas estructuras secunda-
rias adosadas a otras principales han sido interpre-
tadas como funerarias, pero mientras que para Rafel
(1995: 67) demostrarían relaciones de dependencia
social entre ambos difuntos, para Gallart y López
(2002) plasmarían fundamentalmente vínculos fa-
miliares. En cambio, otros autores las han desvin-
culado de una funcionalidad estrictamente funeraria
y las han relacionado con supuestas prácticas cultua-
les poco o nada explicadas (Tomás 1959: 122-123).
Otro fenómeno interesante son las estelas que se
suelen colocar en la parte superior de los túmulos.
Estos elementos funcionan como auténticos siste-
mas de señalización y, por tanto, permiten la iden-
tificación de las tumbas y de sus difuntos hasta tal
punto que en ocasiones adquieren formas perfecta-
mente definidas. Probablemente, su colocación en
una posición preeminente del túmulo debió tratar-
se de un fenómeno más generalizado de lo que en
principio se ha podido documentar. Los modelos
más sencillos son simples piedras colocadas en una
posición centrada o en el anillo exterior del túmulo
y que destacan por un tamaño mayor al resto de ele-
mentos líticos que componen el túmulo, así como
por presentar una forma más estilizada o como mí-
nimo apuntada. Esto sucede en el caso de La Colo-
mina donde ha sido posible identificar diversos ca-
sos en una posición original centrada (Ferrández et
al. 1991a: 129), igual que también parece suceder
en Els Castellets II (Royo 1994/96: 101), La Vall
de la Clamor (Colet, Lafuente y GIP 2005: 169),
Arihouat y Saint-Tritons (López y Pons 1996: 118),
mientras que otras necrópolis encontramos estelas
situadas en las esquinas o laterales del anillo exte-
rior de algunos túmulos rectangulares como en Cas-
tellets II (Royo 1994/96: 101), La Codera (Montón
2001: 22) o Roques de Sant Formatge (Colet, Gené
y GIP 2005: 158). En cambio, en otros contextos
incluso descubrimos formas de señalización morfo-
lógicamente mucho mejor definidas, los denomina-
dos cipos, que, en ocasiones, reproducen esquemá-
ticamente una parte de la figura humana, general-
mente la cabeza o el rostro, tal y como sucede en
los conocidos casos de Castellets II (Royo 1994-96:
101), La Pedrera (Maya 1977: 111), Roques de Sant
Formatge (Colet, Gené y GIP 2005), La Codera
(Montón 2001: 22) o El Coll del Moro (Rafel 1989:
60-62). Excepcionalmente, algunos autores han va-
lorado la posibilidad de que también existieran es-
telas realizadas con madera (Molist et al. 1986: 37).
5. La organización interna de las necrópolis
Aunque se trata de un aspecto poco trabajado
hasta ahora como consecuencia de las intervencio-
nes parciales realizadas o, en la mayoría de los ca-
sos, por la antigüedad de las mismas, no queremos
acabar sin antes referirnos a este aspecto, puesto
que resultan sumamente interesantes ciertos patro-
nes observados.
En primer lugar, destacamos que en muchos ca-
sos es posible relacionar las necrópolis con sus res-
pectivos poblados (La Colomina, El Vilallong, el
asentamiento precolonial de Ampurias, El Calvari
o Can Roqueta, etc.), aunque en algunas otras oca-
siones puedan existir importantes discordancias en-
tre las cronologías observadas en unas y otros. Es
probable que este problema se deba a diversos fe-
nómenos como, por ejemplo, la falta de excavacio-
nes en los lugares de hábitat o la destrucción de los
niveles de ocupación contemporáneos a las necró-
polis por las posteriores ocupaciones de época ibé-
rica. En la mayoría de casos conocidos, la distancia
del poblado respecto a la necrópolis oscila entre los
100 y los 500 metros y siempre se documenta una
altitud inferior en el caso de las segundas respecto
a los primeros (Maya 1986: 42), lo que debe inter-
pretarse como una voluntad de controlar visualmen-
te los recintos funerarios. Por otro lado, la ubicación
de las necrópolis parecen situarse en áreas impro-
ductivas o de difícil explotación agrícola, al menos
en el Bajo Segre (Mateo 1994), por lo que resulta
fácil entender que ocupen preferentemente espacios
de ladera o incluso pequeñas elevaciones, patrón
que debe entenderse como una muestra más de la
organización del espacio por parte de las comu-
nidades.
En segundo lugar, las necrópolis pueden presen-
tar dinámicas de utilización muy dispares en un am-
plio marco cronológico que estimamos en unos 500
años aproximadamente (1100/1000-550ANE). Ello
da pie a la aparición de necrópolis en el Bronce Fi-
nal que perduran durante la Primera Edad del Hierro
(Can Bech de Baix, Can Piteu-Can Roqueta, El Cal-
vari, El Coll del Moro o El Castellets), así como
también a la existencia de otros casos exclusivos
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
155 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
del Bronce Final (El Pi de la Lliura, Can Missert,
Les Obagues o La Colomina) o de la Primera Edad
del Hierro (Anglès, El Pla de la Bruguera, El Salbi-
mec, La Femosa, etc.), lo que en conjunto nos da
idea de algunas discontinuidades en el poblamiento
que deben reflejar cambios importantes en la orga-
nización de las sociedades y su territorialidad.
Otro factor relacionado es el de la evolución y
desarrollo de las necrópolis con el paso del tiempo.
Poco se ha estudiado sobre las dinámicas de creci-
miento espacial de las necrópolis ante la dificultad
de establecer criterios cronológicos fiables, más allá
de la clara distinción entre un período del Bronce
Final y otro de la Primera Edad del Hierro. En todo
caso, citaremos varios ejemplos significativos. El
primero es el de la necrópolis de Can Piteu-Can
Roqueta que presenta una evolución de noroeste a
sureste coincidiendo completamente con la orienta-
ción de los principales accidentes geográficos de su
entorno. Según esto, la necrópolis del Bronce Final
se ubica en el sector más septentrional, mientras que
el de la Primera Edad del Hierro se desarrolla clara-
mente en sentido sur. Esto no descarta la posibilidad
de la existencia de pequeños núcleos originales en
el norte que pudieran haberse desarrollado de for-
ma radial desde el Bronce Final, así como de reuti-
lizaciones puntuales del sector central y más sep-
tentrional durante la Primera Edad del Hierro (Car-
lús et al. 2002). Otros casos analizados proponían
también un crecimiento lineal como el de la necró-
polis de Can Missert con una evolución de noreste
a suroeste (Ruiz Zapatero 2001). En Can Bech de
Baix y El Calvari, en cambio, el modelo propuesto
es sensiblemente diferente, pues la progresión cro-
nológica de la necrópolis iría desde el centro hasta
su periferia, aunque en el primer caso sin dejar de
utilizar nunca la zona central (Ruiz Zapatero 2001).
Por otro lado, en El Calvari se han señalado algu-
nas particularidades como, por ejemplo, la existen-
cia de un grupo privilegiado en la zona central (don-
de se detectan estructuras pétreas, posiblemente tu-
mulares) o la concentración de enterramientos mas-
culinos y femeninos en los sectores noreste y nor-
oeste, respectivamente (Castro 1994).
Por último, no todas las necrópolis muestran
concentraciones funerarias similares, ya que encon-
tramos necrópolis de mil tumbas (Can Piteu-Can
Roqueta), de uno o varios centenares (Can Bech de
Baix Roques de Sant Formatge, Castellets, las ne-
crópolis ampuritanas, El Coll del Moro, El Calvari,
Arihouat o Els Vilars), de varias decenas (La Pena,
La Colomina, Mas de Mussol, Mianes, Punta del
Pi, El Pi de la Lliura, Can Missert, El Pla de la Bru-
guera, Coll S’Avenc, Le Labet, Pla de Beret o El
Salbimec) o incluso de menos de una decena, si bien
en estos últimos casos existen muchas necrópolis
cuya estimación de tumbas resulta imposible de
realizar al haber sufrido procesos de destrucción o
simplemente por la falta de una intervención que
con unas mínimas garantías permita evaluar su ta-
maño y densidad. Sin embargo, esto no ha impedido
que en ocasiones se hayan realizado algunos cálcu-
los demográficos (Ruiz Zapatero y Fernández 1984;
Rafel 2003; López Cachero 2006). Incluso, pode-
mos llegar a reconocer que en ciertas zonas geográ-
ficas la mayor o menor densidad de tumbas en una
necrópolis puede reflejar territorios más o menos
poblados. A pesar de ello, no podemos despreciar
la posibilidad de que existieran ciertos factores de
orden social o ritual que limitaran el acceso de la
población al enterramiento funerario que estamos
analizando, tal y como se observa en el caso de las
necrópolis del Bajo Aragón, o que existan varias
necrópolis para un mismo poblado, como sucede
en Roques de Sant Formatge, Els Castellets de Me-
quinenza, El Coll del Moro o El Puig Alt, lo que se
ha interpretado como espacios funerarios exclusi-
vos para un mismo grupo familiar o social (Rafel
1989; López y Gallart 2002).
Otro aspecto a destacar es el problema de las
tumbas aisladas o sin relación aparente con otras
tumbas, algunas de las cuales han sido calificadas
de guerrero en base a un ajuar característico com-
puesto, entre otros elementos, por armamento. El
reciente hallazgo de una auténtica necrópolis, cuya
extensión no ha podido ser completamente evalua-
da por la cercanía de un conjunto importante de
modernas construcciones, en el lugar de la conocida
como tumba de guerrero de Llinars del Vallès (San-
martí 1993; Muñoz 2006), ha permitido desmitifi-
car la idea de que este tipo de tumbas se encontra-
ban aisladas y claramente diferenciadas del resto de
enterramientos de la población. De hecho, la mayo-
ría de estas tumbas se encontraban ya claramente
representadas en necrópolis de mayor entidad como
sucede en La Pedrera, Can Canyís o Peralada, de
manera que, a día de hoy, la tumba de la Granja So-
ley (Sanmartí et al. 1982) resulta ser la única excep-
ción. Otro ejemplo de tumba aislada es El Tossal
Tancat cuya problemática, completamente diferen-
te al problema de las tumbas de guerrero, ya ha si-
do tratada con anterioridad.
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
156
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
6. La regionalización del noreste peninsular a
partir de las necrópolis de incineración
Como dijimos anteriormente, las diferentes con-
cepciones constructivas desarrolladas dentro de la
arquitectura tumular pueden ser de gran ayuda para
definir diferentes tradiciones regionales. De esta for-
ma, los túmulos del Bajo Aragón, entre los que in-
cluimos el caso de la necrópolis de El Coll del Moro
en Gandesa así como otros cercanos, se caracterizan
por la presencia de una cista excéntrica de grandes
dimensiones y por una masa tumular elevada sobre
el nivel de circulación, llegando hasta alturas que
pueden superar el metro gracias a la superposición
de varias hiladas de piedras (fig. 2). Los túmulos
circulares presentan unas dimensiones muy varia-
bles que oscilan entre los dos y seis metros de diá-
metro, aunque hay mayoría de aquellos que miden
entre cuatro y cinco (Rafel 2003: 72). Al parecer, en
estas necrópolis también pueden darse algunos tú-
mulos con círculos concéntricos interiores como,
por ejemplo, sucede en Salbimec y en El Cap de la
Font d’en Figuera (Rafel 2003: 31, 65). Desde el
Bronce Final, se conocen algunos casos de enterra-
mientos cuadrangulares como El Coll del Moro, pa-
ra generalizarse durante la Primera Edad del Hierro
en esta misma necrópolis, La Loma de los Brunos
o Azaila.
Las necrópolis del Segre-Cinca se identifican por
los denominados túmulos planos, frecuentemente
enlosados (fig. 3). Éstos apenas levantan unos cen-
tímetros del suelo porque están confeccionados a
partir de una única hilera de piedras y presentan
unos diámetros que rara vez son mayores de cinco
metros, aunque algunos pueden llegar a alcanzar
los seis (López y Pons 1996: 122). Ocasionalmente,
en La Colomina (T.15) localizamos un túmulo for-
mado por anillos concéntricos (Ferràndiz et al.
1991), igual que sucede en Roques de Sant Format-
ge (Pita y Díez-Coronel 1968: 27), Almenara (Pu-
che y Sorribes 1993: 22-23) y en La Pena (Gallart
1982: 96-97). Tradicionalmente, se ha considerado
que durante la Primera Edad del Hierro comienza-
rían a aparecer los primeros túmulos cuadrangula-
res. La necrópolis con este modelo arquitectónico
son abundantes como, por ejemplo, en Pedrós (Ma-
ya et al. 1975), Mas de la Cabra (Rodríguez 1986-
89), La Pena (Gallart 1982, 1988), La Codera
(Montón 2001), Castellets II (Royo 1994-96) o Ro-
ques de Sant Formatge (Pita y Díez-Coronel 1968).
Precisamente, en estas tres últimas también encon-
tramos algunos túmulos con alturas importantes
sobre el nivel de circulación, lo que las acerca a los
modelos propios del Bajo Aragón (fig. 3b).
Gran parte de las características descritas para el
caso anterior pueden hacerse extensibles a las ne-
crópolis de los Pirineos centrales (fig. 4), donde el
elemento diferenciador son los tamaños de los tú-
mulos que pueden llegar hasta los 10 metros en
Arihouat y Le Labet, si bien la media más frecuen-
te oscila entre los dos y siete metros (López y Pons
1996: 118). También son típicos los túmulos com-
puestos por una serie de círculos concéntricos inte-
riores como, por ejemplo, encontramos en Arihouat,
Ayer, Benqué, Le Labet o Saint-Tritons. Menos fre-
cuentes, en cambio, son los enlosados que sellan
algunas tumbas excavadas en la primera de las ne-
crópolis citadas. Por último, los túmulos cuadran-
gulares son propios de la Primera Edad del Hierro,
momento en que encontramos algunos ejemplares
en necrópolis como Ayer y Castéra (López y Pons
1996: 113-114).
Excepcionalmente, la zona del Ampurdán pre-
senta un panorama muy diverso, tal y como en al-
guna ocasión hemos comentado. Las primeras ne-
crópolis documentadas parecen desarrollar estruc-
turas tumulares tan poco definidas que inicialmen-
te fueron incluidas dentro del concepto funerario
de las necrópolis de tumbas planas (Punta del Pi,
Can Bech de Baix I o Parrallí I). Como ya vimos,
esta situación contrastaba con la supuesta irrupción
posterior del fenómeno tumular, en este caso bien
definido a partir de las necrópolis de Puig Alt, Els
Vilars, El Pla de Gibrella, La Foradada o las más
recientemente excavadas de Can Barraca (fig. 5e)
y Mas Baleta III. En este contexto, la evolución de
la arquitectura funeraria durante la Primera Edad
del Hierro parece evolucionar en dos direcciones,
primero con un aumento de las dimensiones del es-
pacio funerario y después con una mayor visibilidad
de las estructuras tumulares. En el primer caso, te-
nemos ejemplos como Vilanera (Agustí et al. 2004)
y probablemente también en la necrópolis de An-
glès, donde las fosas de enterramiento crecen nota-
blemente y se complementan con nuevos elementos
internos. La arquitectura tumular del Ampurdán,
en cambio, comparte características con otros terri-
torios próximos como los Pirineos centrales o el
Segre-Cinca. A finales de la Edad del Bronce en-
contramos túmulos circulares planos con diámetros
de entre 1,5 y 2,5 metros en Els Vilars y entre 3,2
y 7 en Puig Alt (López y Pons 1996: 111-112), don-
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
157 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
de además encontramos evidencias de enlosados
pétreos que sellan la tumba, igual que en Mas Baleta
III (Tarrús y Carreras 2006). Excepcionalmente, en
Can Barraca aparecen también círculos concéntri-
cos interiores que delimitan el espacio ocupado por
el depósito funerario (Martín 2006). Otro caso ori-
ginal es la tumba 184 de Can Bech de Baix que se
caracteriza por una fosa rectangular con paralelos
en Le Peyrou (Nickels 1989) y dividida en dos es-
pacios por una losa (fig. 5c). Por lo demás, no pa-
rece haber constancia de ninguna estructura cua-
drangular, a excepción de en La Foradada, donde
también existen otras de forma circular u ovalada.
Por último, destacamos la identificación de un tú-
mulo de más de 20 metros de diámetro en la necró-
polis recientemente excavada de Vilanera, cuya
problemática será difícil de resolver sin su definiti-
va excavación (Agustí et al. 2004: 109).
Por lo que respecta a las tradicionalmente deno-
minadas necrópolis de tumbas planas del litoral y
prelitoral de la costa central catalana, también es
visible una lenta transformación de la arquitectura
funeraria que nuevamente se materializará en la
Primera Edad del Hierro. En esencia, las dimensio-
nes de las tumbas se hacen cada vez mayores res-
pecto a lo observado en las necrópolis conocidas
del Bronce Final (Can Missert o Can Piteu-Can
Roqueta), lo que hay que relacionar con una nece-
sidad de mayor capacidad para albergar en su inte-
rior un número creciente de objetos y especialmente
de vasos de acompañamiento (fig. 5a,b,d,f,g). Sin
duda alguna, esta es la situación que se refleja en la
fase final de Can Piteu-Can Roqueta (Carlus et al.
2007)26, en El Coll (Muñoz 2006) y en El Pla de la
Bruguera (Clop et al. 1998). Se desarrolla de este
modo, al menos en la zona del Vallés, un nuevo ti-
Figura 5.- a) Modelo de una tumba del Bronce final y (b) tumba 787 con una incineración doble de Can Piteu-Can
Roqueta (en Carlús et al. 2007), c) Tumba 184 de Can Bech de Baix (en Palol 1958), d) Incineración de L’Hort d’en
Grimau (en Mestres, Sanmartí y Santacana 1990); e) Túmulo 1 de Can Barraca en Besalú (en Martín 2006); f) Re-
construcción hipotética de la tumba 428 con cubierta lítica y (g) planta y restitución ideal de la tumba 50 con poste
central y cubierta de Can Piteu-Can Roqueta (en Carlús et al. 2007). Todos los casos están a una misma escala.
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
158
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
po de tumba que podemos denominar como tumba-
silo al reproducir fidedignamente la forma de este
tipo de construcciones subterráneas tan caracterís-
ticas del prelitoral catalán. El nuevo modelo adop-
ta una forma de planta circular, perfil troncocónico
y cuello cilíndrico, bien documentado en otras zo-
nas como en las necrópolis de Le Moulin en Mail-
hac (Taffanel y Janin 1998), de Pradines en Causses-
et-Veyran (Mazière 2005) y, quizás también, en An-
glés o Vilanera, que se complementa con un agujero
interior para poder inmovilizar la urna (fig. 5f).
Como se ha observado en Can Piteu-Can Roqueta,
estas tumbas tienen además un sistema de cubrición
heredado del período anterior (fig. 5a) que consiste
en una sencilla acumulación de piedras27. En cambio,
más excepcionales serían los sistemas de cubierta
realizados con materiales perecederos que se docu-
mentan en la necrópolis a partir de la existencia de
entalles excavados en las paredes de la fosa o, inclu-
so, en la misma base (Carlús et al. 2007) (fig. 5g).
Finalmente, el último de los territorios que cabe
analizar es el de las comarcas meridionales de Bar-
celona y las del norte de Tarragona. En espacial, ob-
servamos que la mayoría de las necrópolis se loca-
lizan entre el Ebro y el Francolí, pues tan solo el ca-
so de la necrópolis posiblemente tumular28 de Can
Canyís se sale de este ámbito29 (fig. 6). Lo primero
que llama la atención es la falta de datos proceden-
tes de la zona del Penedés durante el Bronce Final.
Puesto que en las últimas décadas ha sido uno de los
territorios más intervenidos arqueológicamente,
cabe pensar que esta situación resulta difícil de
achacar a una falta de investigación de la zona o
una simple casualidad. A pesar de que esta carestía
de datos representa un difícil obstáculo para la for-
mulación de hipótesis, lo más probable es asumir
una de estas dos alternativas: o bien nos enfrenta-
mos a un despoblamiento temporal del territorio (lo
que nos parece poco probable debido al potencial
agropecuario del territorio) o, tal vez, solo se trate
de un modelo de hábitat diferente del observado en
áreas vecinas como el Vallés, si bien sabemos que
éste, basado en la numerosa presencia de silos y ca-
bañas de materiales perecederos, se encontraba ya
completamente asumido en el Penedés, tanto en
épocas anteriores (Bouso et al. 2005) como en mo-
mentos posteriores (Asensio 2005).
Sea como sea, en las comarcas de Tarragona, las
necrópolis del Bronce Final y, por extensión gran
parte del poblamiento que le debería corresponder,
se van a localizar en un territorio muy concreto cer-
cano al Ebro o sus afluentes, donde observamos una
cierta afinidad con la zona del Segre-Cinca, por
ejemplo, con la utilización de losetas líticas como
tapaderas (Les Obagues, La Tosseta o El Calvari) o
la aparición de urnas cinerarias similares a las docu-
mentadas en Roques de Sant Formatge, Besodia,
La Pena o Llardecans. En cuanto a las característi-
cas arquitectónicas de los enterramientos, tradicio-
nalmente se ha asumido que se trata de necrópolis
de tumbas planas en la tradición expuesta para el
caso de litoral y prelitoral catalán. No obstante, aun-
que se trata de intervenciones antiguas, en las des-
cripciones realizadas sobre las tumbas de necrópo-
lis como El Calvari, Milmanda y Can Canyís siem-
pre se menciona la presencia de restos pétreos que
perfectamente pudieron haber pertenecido a estruc-
turas tumulares. Precisamente, debido a que estos
datos proceden de excavaciones antiguas o de reco-
nocimientos superficiales, la evolución entre el
Bronce Final y la Primera Edad del Hierro desde el
punto de vista arquitectónico apenas ha sido escla-
recida, si bien percibimos tendencias similares a las
descritas en otros territorios con la posibilidad de
una cada vez mayor visibilidad de las estructuras
tumulares como parece suceder en la fase más tardía
de El Calvari y, tal vez, en Milmanda (Ramon 1995)
o en la Finca Jornet-El Cabiscol (Esteve Gálvez
1999), si bien, otras necrópolis posteriores como
las paleoibéricas de la comarca del Montsià (Mas
de Mussol, Mianes o L’Oriola) no arrojan ningún
tipo de evidencia tumular (Esteve Gálvez 1974;
Maluquer de Motes 1984, 1987).
7. Conclusiones:
Los cambios rituales y sociales durante
el Bronce Final y la Primera Edad del Hierro
Algunos de los cambios que se van a producir
en el ritual funerario durante los dos períodos que
estamos tratando, así como ciertos aspectos sobre
la sociedad, ya han sido expuestos en las líneas an-
teriores. No obstante, a pesar de lo problemático que
resulta realizar visiones de conjunto debido a las
importantes diferencias observadas entre los distin-
tos territorios que componen el noreste peninsular,
nos proponemos en este apartado desarrollarlos un
poco más para tener de esta forma una visión de
conjunto sobre las dos cuestiones planteadas. De es-
ta forma, si valoramos la entidad de los asentamien-
tos, puede parecer que exista un mayor desarrollo
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
159 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
160
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
Figura 6.- Mapa con situación de las necrópolis del noreste peninsular: Bronce Final y Hierro I. 1.Almenara (Agra-
munt, L’Urgell); 2.Anglès (Anglès, La Selva); 3.Arihouat (Garin, Alta Garona); 4.Ayer (Bordes-sur-Lez, Arieja); 5.Ba-
ren (Cazaux Layrisse, Alta Garona); 6.Barranc de San Cristóbal (Mazaleón, Matarraña); 7.Barranc de la Tejería (Me-
quinenza, Bajo Cinca); 8.Barranc del Xixó (Mequinenza, Bajo Cinca); 9.Benqué (Billière, Alta Garona); .../...
en los territorios del interior a juzgar por la tempra-
na gestación de un modelo basado en los primeros
poblados estables. De hecho, habrá que esperar has-
ta la transición a la Primera Edad del Hierro para
que un modelo similar se expanda hacia los territo-
rios del bajo Ebro y Tarragona y, hasta bien entra-
do en el siglo VI ANE, para que finalmente se desa-
rrolle una tendencia parecida en el resto de territo-
rios costeros y del prelitoral de Cataluña. Sin em-
bargo, si lo que consideramos son los ajuares fune-
rarios, la tendencia parece invertirse pues observa-
mos una mayor concentración de elementos sun-
tuosos y de procedencia colonial en las necrópolis
cercanas a la costa, lógicamente, pensamos, por una
cuestión de proximidad a los puntos de distribución.
Es evidente que esta cuestión necesita de un análi-
sis profundo que no podemos realizar aquí por falta
de espacio. Sin embargo, en otro trabajo anterior
(López Cachero 2006) ya describimos que estas
causas pudieran estar relacionadas con dos dinámi-
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
161 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
.../...10.Besodia (Seròs, El Segrià); 11.Bòbila de Can Majem (Vilafranca del Penedès, Alt Penedès); 12.Bòbila Roca
(Pallejà, Baix Llobregat); 13.Cabezo de Alcalà (Azaila, Bajo Aragón); 14.Cabezo del Cascarujo (Alcañiz, Bajo Ara-
gón); 15.Cabezo de Monleón (Caspe, Bajo Aragón-Caspe); 16.Ca l’Estrada (Argentona, Maresme); 17.Cal Rull (Tossa
de Mar, La Selva); 18.El Calvari (El Molar, El Priorat); 19.Camí de Calaceit (Arenys de Lledó, Matarraña); 20.Camí
de Sant Pol (Calaceite, Matarraña); 21.Can Barraca (Besalú, La Garrotxa); 22.Can Bec de Baix (Agullana, Alt Em-
pordà); 23.Can Bellsolà (Besalú, La Garrotxa); 24.Can Canyís (Banyeres, Baix Penedès); 25.Can Fornaca (Riudare-
nes, La Selva); 26.Can Missert (Terrassa, Vallès Occidental); 27. Conjunto de Can Roqueta, (Sabadell, Vallès Occiden-
tal): Can Piteu-Can Roqueta, Can Roqueta/Torre Romeu y Can Roqueta/Can Revella; 28. Conjunto del Cap de la Font
d’en Figuera, (Calaceite, Matarraña): Cap de la Font d'en Figuera y Massada de la Gasparona; 29.El Castell (Peralada,
Baix Empordà); 30. Conjunto dels Castellans, (Cretas, Matarraña): Els Castellans, Mas de Pavet y Mas de Ricardo;
31.El Castellazo (Robres, Los Monegros); 32.El Castellet de Banyoles (Tivissa, Ribera d'Ebre); 33.Los Castellets I y
II (Mequinenza, Bajo Cinca); 34.Castéra (Billière, Alta Garona); 35.El Cementiri (Torre del Comte, Teruel); 36.La Co-
dera NW y W (Chalamera, Bajo Cinca); 37.El Coll (Llinars del Vallès, Vallès Oriental); 38.El Coll del Moro (Gandesa,
Terra Alta); 39.El Coll s’Avenc (Tavertet, Osona); 40.El Colomer de Pallerols (Talavera, La Segarra); 41.La Colomina
(Os de Balaguer-Gerb, La Noguera); 42.La Creu dels Forats (Calaceite, Matarraña); 43. Conjunto de Empúries, (L’Es-
cala, Alt Empordà): Parrallí I, Muralla NE y Vilanera S3 y S4; 44.Era de los Moros (Oliete, Andorra-Sierra de Arcos);
45.Les Escondines Baixes (Mazaleón, Matarraña); 46.Les Escorres (Llardecans, El Segrià); 47.La Esperanzeta (Zai-
dín, Bajo Cinca); 48.L’Estany (Camallera, Alt Empordà); 49.La Femosa (Lleida, El Segrià); 50.Les Ferreres (Calacei-
te, Matarraña); 51.La Fila de la Muela (Alcorisa, Bajo Aragón); 52.Finca Jornet-El Cabiscol (Amposta, El Montsià);
53.La Font de n’Oró (Calaceite, Matarraña); 54.La Foradada (Torroella de Montgrí, Baix Empordà); 55.El Forat del
Toro (Naut Aran, Vall d’Aran); 56.La Gessera (Caseres, Terra Alta); 57.Granja Soley (Sta. Perpètuda de Mogola, Va-
llès Occidental); 58.Hort d’en Grimau (Castellví de la Marca, Alt Penedès); 59.El Juncal (Ontiñena, Bajo Cinca); 60.Le
Labet (Bordes-de-Rivière, Alta Garona); 61.La Loma de los Brunos (Caspe, Bajo Aragón-Caspe); 62.Mas Baleta (La
Jonquera, Alt Empordà); 63.El Mas de la Cabra (Seròs, El Segrià); 64.Mas de Flandí (Calaceite, Matarraña); 65.Mas
de Mussols (Tortosa, Baix Ebre); 66.Mianes (Sta. Barbara, El Montsià); 67.Milmanda (Vimbodí, Conca de Barberà);
68. Conjunto dels Mollons (Arenys de Lledó, Matarraña): Mas de Baqué y el Pla de Plan Aigua; 69.Montefiu o Montfiu
(Aitona, El Segrià); 70.Montgarri (Naut Aran, Vall d’Aran); 71.Les Obagues (Ulldemolins, El Priorat); 72.L’Oriola
(Amposta, El Montsià); 73.Palermo III-IV (Caspe, Bajo Aragón-Caspe); 74.La Pedrera (Vallfogona-Termens, La No-
guera); 75.Pedrós (Seròs, Segrià); 76.La Pena (Torregrossa, El Segrià); 77.El Pi de la Lliura (Vidreres, La Selva); 78.Pic
de Baqueira (Naut Aran, Vall d’Aran); 79.El Pla de Beret ( (Naut Aran, Vall d’Aran); 80.El Pla de la Bruguera (Caste-
llar del Vallès, Vallès Occidental); 81. Conjunto del Pla de les Campanes, (Cretas, Matarraña): El Fossanet dels Moros
y Pla de les Campanes; 82.El Pla de Gibrella (Sant Joan les Fonts, La Garrotxa); 83.El Pla de Món (Pont de Suert, Alta
Ribagorça); 84.Presiñena (Sena, Monegros); 85.El Puig (Caseres, Terra Alta); 86.El Puig Alt (Roses, Alt Empordà);
87.La Punta del Pi (El Port de la Selva, Alt Empordà); 88.El Puntal (Fraga, Bajo Cinca); 89.Roques de Sant Formatge
(Seròs, El Segrià); 90.Saint-Tritons (Garin, Alta Garona); 91.Salardú (Naut Aran, Vall d’Aran); 92.El Salbimec (Maza-
león, Matarraña); 93. Conjunto de Sant Antoni, (Calaceite, Matarraña): El Cap de les Sendes o El Puig, El Cap de la
Vall Trobada y La Clota; 94.Santa Madrona (Riba-roja, Ribera d’Ebre); 95.Santa Magdalena del Pla (El Pont de Vilo-
mara, Bages); 96.Sebes (Flix, Ribera d'Ebre); 97.Senyús (Cabó, Alt Urgell); 98.El Serrat de Balà (Cantonigròs, Osona);
99.El Tancat (Granja d’Escarp, El Segrià); 100.La Tosseta (Els Guiamets, El Priorat); 101.Torre Filella (Lleida, El Se-
grià); 102.El Tozal de Antón (Villanueva de Sigena, Monegros); 103.El Turó de la Capsera (El Pont de Claverol, Alta
Ribagorça); 104.Vall de la Cabrera-Vinyets (Calaceite, Matarraña); 105.Las Valletas (Sena, Monegros), 106.Varavalls
(Batea, Terra Alta); 107.Conjunto El Vilallong: Mas de Felipet, Mas de Pascual de Jaume, Mas del Roig, Prop de Vila-
llong, El Vilallong (Calaceit, Matarraña) y Mas de Toribio (Arenys de Lledó, Matarraña); 108.La Vall de la Clamor
(Soses, El Segrià); 109.Els Vilans (Aitona, El Segrià); 110.Els Vilars (Espolla, Alt Empordà); 111.Vinya de Valle
(Arenys de Lledó, Matarraña).
cas diferentes en la evolución de las sociedades del
noreste. Por un lado, las áreas del Segre-Cinca y
Bajo Aragón habrían desarrollado dinámicas de
cambio internas relacionadas con la intensificación
de los recursos agropecuarios, así como por su con-
trol y gestión, mientras que por otro, los territorios
del prelitoral y de la costa se verían inmersas en un
proceso de transformación diferente en el que las
relaciones comerciales con los agentes coloniales
del entorno del Golfo de León y del Ebro, resulta-
rían básicas al permitir la completa integración de
estas comunidades dentro de una extensa red co-
mercial de ámbito mediterráneo.
Consideramos que, en gran parte, los cambios en
el ritual se encuentran estrechamente vinculados al
devenir social de las comunidades del noreste pe-
ninsular durante el Bronce Final y la Primera Edad
del Hierro. De esta forma, a partir de la evolución
del ritual funerario podemos hipotetizar acerca de
un paulatino incremento de la complejidad social
que se sustentaría en unas tumbas cada vez más
grandes con el propósito de albergar en su interior
un número creciente de objetos ofrendados, entre
ellos vasos de acompañamiento, elementos de ban-
quete y, más tarde, armamento.
Efectivamente, la realidad que observamos du-
rante el Bronce Final se muestra muy homogénea
con la única deposición del vaso cinerario y su cu-
bierta, aunque también es cierto que se intuyen di-
ferencias territoriales, coincidentes por otra parte
con el modelos de asentamiento, en cuanto al uso
de los diferentes sistemas tumulares, que son más
espectaculares en unos casos que en otros. En este
sentido, tal vez el incremento de la territorialidad y
de la competitividad entre las comunidades del Se-
gre-Cinca o del Bajo Aragón determinen en alguna
medida el desarrollo de poblados estables con un
urbanismo predefinido, así como que las necrópo-
lis tumulares de estas zonas sean visiblemente más
destacadas y estén mejor definidas que sus contem-
poráneas del litoral y prelitoral catalán basadas en
sencillos amontonamientos de piedras o en elemen-
tos de señalización muy básicos y donde el modelo
de asentamiento se basa en granjas dispersas o en
pequeñas concentraciones de cabañas construidas
con materiales perecederos ubicadas en los terrenos
de mayor potencialidad agrícola (López Cachero
2006).
Esta situación coincide con una sociedad bastan-
te igualitaria basada en estrechos lazos parentales,
a pesar de que puntualmente se observa la circula-
ción (depósitos) y fabricación de algunos objetos
metálicos (espadas, hachas, elementos ornamenta-
les, piezas de aseo personal, etc.) que sólo en con-
tadas ocasiones (brazaletes, anillos, navajas o pin-
zas) se amortizan en las tumbas, junto con alguna
ofrenda alimenticia, entre las cuales, la carne con
sus restos óseos resulta la más evidente.
A partir de la Primera Edad del Hierro los cam-
bios comienzan a hacerse más evidentes. Las necró-
polis fechadas en este período presentan ciertas no-
vedades que permiten establecer importantes dife-
rencias respecto a la fase precedente. Quizás los
cambios más llamativos sean, como dijimos más
arriba, el mayor tamaño de las tumbas y el incre-
mento de objetos representados en su interior, pero
también habría que valorar otros como la aparición
de los túmulos cuadrangulares. En el primer caso,
las tumbas incrementan su capacidad interna para
depositar un conjunto funerario mucho más nume-
roso en objetos y complejo en cuanto al ritual. De
esta forma, localizamos nuevas tipologías cerámi-
cas en forma de vasos de ofrendas que contendrían
numerosos productos alimenticios deducidos por
los restos óseos conservados y por diversas analíti-
cas de contenidos realizadas en necrópolis como
Can Piteu-Can Roqueta (Villena et al. 2004). Tam-
bién se generalizarán nuevos objetos metálicos en
bronce y hierro, como las fíbulas, los cuchillos de
remaches, elementos de banquete para bebida y car-
ne (simpula, recipientes y asadores), algunas piezas
de caballería (bocados y bozales o los propios ani-
males como en La Pedrera o L’Hort d’en Grimau)
y más tarde el armamento (lanzas, espadas, grebas,
etc.). Tal vez resulte excesivo hablar de un proceso
de monumentalización de las tumbas, pero lo cierto
es que la incorporación de tantos y novedosos ele-
mentos da rienda suelta a practicar con alternativas
nuevas a la tradicional arquitectura funeraria, lo que
para algunos autores podría representar una mayor
inversión de fuerza de trabajo (Castro 1994). En
este sentido, habría que destacar las denominadas
tumbas-silo características de la necrópolis de Can
Piteu-Can Roqueta que parecen imponerse en dis-
tintos puntos del territorio litoral y prelitoral, tal y
como ya señalamos. Igualmente, la excepcional
tumba 184 de Can Bech de Baix u otras de Vilane-
ra son buenos ejemplos de estos nuevos patrones
morfológicos que paulatinamente se irán imponien-
do. Por último, la tradicionalmente tardía cronolo-
gía de las necrópolis tumulares ampurdanesas ha
llevado a valorar en alguna ocasión un incremento
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
162
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
1. Este trabajo se ha realizado dentro de los projectos HUM04-600 del Ministerio de Educación y Ciencia y SGR-2005-00299
del Grup de Recerca de Qualitat de la Generalitat de Catalunya. Fecha de finalización: 1 de octubre de 2007.
2. Entre ellos, investigadores como Lluís Pericot o Joan Maluquer de Motes.
3. La postura de Bosch Gimpera fue variando en este sentido, ya que pasó de considerar dos oleadas (1939) a cuatro (1944).
4. De aquí en adelante, todas las dataciones son calibradas según la curva de calibración Intcal04 del programa Calib 5.01.
5. Caso del hipogeo de Mas d’en Boixos en Pacs del Penedès que cuenta con una fecha radiocarbónica de 3095 ± 50 BP
(UBOX-17, hueso humano), es decir, calibrada a dos sigmas entre el 1460 y el 1257 cal. ANE con un 96’4%, según la curva
de calibración Intcal04 del programa Calib 5.01 (Esteve i Gràcia 2002).
6. Una clara excepción son los trabajos de Arteaga (1978: 26-27), Pellicer (1987: 175) y Castro (1994: 6-7), quienes valora-
ron la posibilidad de que también pudieran entrar en juego otras relaciones de filiación mediterránea. Para ello, argumenta-
ron una cronología baja para la incineración de Cataluña (Pellicer 1987: 174-175) y una alta cronología para algunas necró-
polis con sepulcros múltiples de inhumación e incineración en urna localizados en el SE peninsular (Caldero de Mojácar y
Qurénima en Almería, Parazuelos en Murcia, etc.) fechadas en el siglo XIII ANE (Molina 1978: 190-191, 197 y 213; Castro
1994: 6-7; Castro, Lull y Micó 1996: 174-175 y 182).
Mención a parte merece el caso, recientemente publicado, de la necrópolis de incineración de Herrería I en Guadalajara y las
implicaciones derivadas de la aceptación de las fechas de radiocarbono obtenidas en tres tumbas diferentes, las cuales remon-
tan la implantación del nuevo rito funerario a los siglos XIV-XIII ANE (Cerdeño, Marcos y Sagardoy 2002).
7. Hemos podido recoger diferentes interpretaciones, por ejemplo, de tipo ritual con la pretensión de acelerar la descarnación
de los muertos, sanitario con la finalidad de evitar epidemias, práctico con el objetivo de ganar espacio en los recintos fune-
rarios o, sencillamente, accidental en el caso de incendios naturales que, tal vez, pudieron haber afectado a estos contextos
(Pascual 2002).
8. Las reservas se basan en que el contexto exacto datado a partir de diferentes restos de carbón no ha sido nunca publicado.
A pesar de ello, la datación se ha asociado reiteradamente a una calota craneal humana y a unos materiales del Bronce Final
y la Primera Edad del Hierro identificados en sus proximidades.
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
163 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
NOTAS
de la visibilidad de los enterramientos que en todo
caso habría que remontar a finales de la Edad del
Bronce en función de los casos de Puig Alt o Can
Barraca.
Respecto a los túmulos cuadrangulares, éstos se
han fechado tradicionalmente a partir de la Primera
Edad del Hierro. Para ello se ha recurrido a ciertos
contextos como Roques de Sant Formatge (super-
posición estratigráfica del túmulo rectangular F-26
sobre otros circulares) y Pedrós (asociación a cuchi-
llo de hierro). No obstante, conviene recordar que
el túmulo rectangular con cista T-42 de El Coll del
Moro se ha fechado en pleno Bronce Final (Rafel
1991). Igualmente, las recientes excavaciones en el
campo F de Roques de Sant Formatge han revela-
do la existencia de un túmulo circular superpuesto
a otro rectangular, lo que permite plantearnos otras
posibilidades distintas (Colet, Lafuente y GIP 2005:
155) y en todo caso replantearnos la conveniencia
de mantener aún vigente esta afirmación.
Sin duda alguna, la Primera Edad del Hierro es
un momento de apertura hacia el exterior como se
demuestra por una cada vez más importante presen-
cia de elementos mediterráneos. El factor comercial
colonizador actuó en gran parte como catalizador de
los cambios que se irán sucediendo a lo largo del
período. La cuestión principal es que progresiva-
mente vamos a asistir a la configuración de una in-
cipiente aristocracia de carácter guerrero que sin
llegar a consolidarse hasta época ibérica será res-
ponsable de la acumulación de excedentes, del con-
trol y redistribución de los bienes de prestigio y de
su definitiva amortización en las tumbas. Testimo-
nio de todo ello, será la aparición de fortalezas co-
mo Vilars d’Arbeca, la cada vez más evidente arti-
culación del territorio en el curso inferior del Ebro,
en el Bajo Aragón o en el Montsià y la prolifera-
ción de las denominadas tumbas de guerrero, que
al menos desde el siglo VI ANE irán incorporando
cuantiosas armas de ataque y defensa.
9. Fuera de la cronología que nos ocupa destacamos también el caso de El Coll del Moro de Serra d’Almos en Tivissa. Se
trata de un enterramiento individual con signos parciales de cremación y dispuesto sobre un dudoso túmulo localizado en un
área del poblado, que ha sido fechado a finales del siglo VI ANE, es decir, durante el Ibérico Antiguo (Cela et al. 1999).
10. Consideramos que el concepto de necrópolis representa, al menos en los territorios costeros, un importante cambio res-
pecto al período anterior, ya que supone una nueva forma de entender la relación de los vivos con los muertos. Por un lado,
la necrópolis se concibe como un espacio bien delimitado y físicamente separado del ámbito de los vivos, mientras que por
otro, se convierte en un área de referencia visual, territorial y, por extensión, cultural e identitaria, aspectos que contrasta con
el caso de otros depósitos funerarios anteriores como los silos, los hipogeos o las cuevas sepulcrales que parecen tener una
visibilidad más reducida. Como conjunto de enterramientos claramente individualizados, la necrópolis también permite el re-
conocimiento de cada una de las tumbas y el establecimiento de pequeñas parcelas destinadas a enterramientos familiares o
de cualquier otra naturaleza. Esto favorecería la realización de cultos o sencillamente de visitas conmemorativas posteriores
a la definitiva clausura de tumba.
El concepto de necrópolis, en cambio, no representa una transformación tan novedosa en territorios como el Bajo Segre, don-
de las necrópolis de cistas tumulares de la Edad del Bronce del Barranco de la Mina Vallfera o Riols I, funcionan como un
claro precedente que enlazaría con el caso ya comentado de Castellets de Mequinenza.
11. Queremos llamar la atención respecto a esta distinción, ya que en el sur de Francia hace tiempo que se abandonó el con-
cepto de tumbas planas, así como también el de campos de urnas, basándose en la ocasional documentación de estructuras
de señalización de diversas formas y características, pero que en muchos casos no se habrían conservado. Un buen ejemplo
de ello se refleja en el dossier especial (1997): “Structures de couverture et de signalisation des sépultures protohistoriques
du Midi de la Gaule et des régions périphériques”, Documents d’Archéologie Méridionale, 17. Como veremos, este mismo
debate aún no ha sido convenientemente planteado en nuestra zona de estudio.
12. En este caso, el conocimiento de las necrópolis se produjo en los años 10 a partir de los trabajos desarrollados por Bosch
Gimpera quien los consideró inicialmente como argáricos (Bosch Gimpera 1913-14: 822) para más tarde definirlos como ibé-
ricos. Para ello se basó en la relación de proximidad existente entre estos conjuntos funerarios y una serie de poblados que
corresponderían, según el autor, a esa misma cronología (Bosch Gimpera 1915-20: 665-667).
13. La convivencia entre necrópolis de campos de urnas y tumulares también es una característica de otras zonas como el
Ampurdán, tal y como veremos más adelante.
14. Si bien, los grupos del Empordà y del Segre-Cinca se mantienen con cierta autonomía uno respecto al otro, no ocurre lo
mismo con el del Bajo Aragón, el cual se relaciona con el segundo (Rovira y Cura 1989: 167).
15. Los casos de El Puntal y Torre Filella son problemáticos. Conocidas desde los años 60, en un primer momento (Pita 1966:
195; Pita y Díez-Coronel 1964-65) se definieron como necrópolis de cistas aunque sin la presencia de túmulos, algo que hoy
en día resulta cuanto menos sospechoso, tal y como ya avanzó Ruiz Zapatero (1985: 335).
16. La lista podría incluso aumentar si consideráramos la evidente relación existente entre El Coll del Moro y las necrópolis
de la zona del Bajo Aragón (Matarraña, Algás y Guadalupe), para las que también se ha señalado la posibilidad de que entre
los túmulos pudieran intercalarse enterramientos de tumbas planas, tal y como sucede con El Coll del Moro (Rafel 2003: 73).
Por otro lado, también queremos destacar como en esta necrópolis las tumbas en loculus resultan más modernas que otras de
tipo tumular de forma circular con o sin cista o rectangular (Rafel 1989: fig. 20) lo que, en este caso, contradice la hipótesis
de que este tipo de enterramientos serían anteriores que las prácticas tumulares.
17. En este caso, se trata de simples amontonamientos de piedras colocadas sobre el loculus que contiene el vaso cinerario y
que funcionarían exactamente igual que cualquier túmulo, es decir, como un sistema de protección y señalización de la tumba.
18. Por ejemplo, los materiales cerámicos de la necrópolis tumular de El Puig Alt (Pons 2000), aunque escasos, no parecen
diferir en absoluto de los identificados en otras necrópolis como Can Bech de Baix.
19. De nuevo el caso de El Coll del Moro nos sirve para justificar nuestra argumentación. Por ejemplo, las tumbas 25 y 42
del sector Teuler son sendas tumbas tumulares, circular y rectangular respectivamente, con materiales que tipológicamente
no difieren sustancialmente de otros aparecidos en necrópolis cercanas consideras de “campos de urnas” como Les Obagues
o El Molar (Rafel 1991).
20. Creemos que aún es pronto para poder comprender en toda su magnitud a qué puede responder esta evolución de la arqui-
tectura funeraria que en ocasiones se observa dentro de una misma necrópolis, pero intuimos que puede estar relacionada con
algún tipo de diferencias (de linaje, de identidad cultural, de status social, etc.) que con el tiempo se van desarrollando entre
los distintos grupos que componen estas comunidades.
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
164
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
AAVV (1975): Le Languedoc au Premier Âge du Fer. Journée d’Études de Sète, Fédération archéologique de l’Hérault.
AGUSTÍ, B. (1999): Els rituals funeraris en el període Calcolític-Bronze Final al nord-est de Catalunya. Tesis docto-
ral inédita. Universidad de Girona.
AGUSTÍ, B. (2002): Depósitos funerarios con cremación durante el Calcolítico y el Bronce en el nordeste de Catalunya.
Sobre el significado del fuego en los rituales funerarios del neolítico (M.A. Rojo y M. Kunst, eds.), Studia
Archaeologica, 91: 65-82.
AGUSTÍ, B.; CODINA, D.; DEHESA, R.; LLINÀS, J.; MERINO, J.; MONTALBÁN, C.; VARGAS, A. (2004): Excavacions ar-
queològiques a Vilanera (L’Escala, Alt Empordà). Tribuna d’Arqueologia, 2000-2001, Barcelona: 99-114.
AGUSTÍ, B.; MERCADAL, O. (2002): Rituals funeraris i antropología entre el neolític final i l’edat del bronze inicial en
el marc català i els territoris veïns. Pirineus i veïns al III mil·lenni AC. De la fi del neolític a l’edat del bronze entre
l’Ebre i la Garona. XII Col·loqui Internacional d’Arqueologia de Puigcerdà (2000): 591-642.
ALCALDE, G.; MOLIST, M.; TOLEDO, A. (1994): Procés d’ocupació de la bauma del Serrat del Pont (la Garrotxa) a par-
tir del 1450 AC. Publicacions Eventuals d’Arqueologia de la Garrotxa 1, Olot.
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
165 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
21. En este caso, habría que hablar mejor de bustum y no de ustrinum, concepto neutro que define aquel lugar donde se inci-
neraba el cadáver para inmediatamente después erigir encima una tumba, por lo general, de aspecto tumular.
22. Por ejemplo, los trabajos de D. Campillo en Granja Soley (en Sanmartí et al. 1982) y la tumba de guerrero en Llinars del
Vallès (en Sanmarti 1993), el de E. Vives en el Tossal del Tancat (en Gallart y Vives 1986), el de O. Mercadal en L’Hort d’en
Grimau (Mestres et al. 1990), los de B. Agustí en La Colomina (en Ferrández et al. 1991), Puig Alt (en Pons 2000) y Can
Barraca (Martín 2006), el de L. Trellisó (1998) en El Pla de la Bruguera, el de E. Subirà en El Pi de la Lliura (en Pons y Solés
2004), el de T. Fadrique en Santa Madrona (Belarte et al. 2005), el de E. Subirà y N. Villena en El Coll (Muñoz 2006) y el
de N. Villena en Can Piteu-Can Roqueta (Carlús et al. 2007a).
23. Práctica, sin embargo, generalizada en Herrería I (Cerdeño et al. 2002).
24. Parece evidente que en este caso existe un error en el número atribuido a este túmulo, ya que como se observa en la planta
del campo de túmulos G (Pita y Díez-Coronel 1968: fig. 45), el túmulo que mencionamos aparece numerado como 232, 233 y
234 en clara referencia a los tres enterramientos en cista, mientras justo al lado (hacia el este) aparece otro túmulo enumera-
do como 230.
25. A partir de los datos recogidos por Rafel (2003: figura 43) hemos estimado, sobre un total de 46 casos, una media de 1,44
metros de largo por 0,72 de ancho y 0,85 de altura conservada.
26. En esta necrópolis, durante el Bronce Final se documentaron algunos vasitos asociados al conjunto funerario que en su
momento se consideraron vasos de ofrenda. Sin embargo, la posterior excavación de estos vasos en el laboratorio demostró
que en su mayoría se trataban de recipientes destinados a la deposición de los restos de individuos infantiles. Probablemente,
una situación similar debió suceder en la cercana necrópolis de Can Missert, donde también se había señalado la existencia
de pequeños vasos de ofrendas de características similares a los de Can Piteu-Can Roqueta durante este mismo período
(Bosch Gimpera y Colominas 1915-20).
27. Efectivamente, la reciente excavación de esta necrópolis ha permitido identificar la existencia de pequeñas cubiertas líti-
cas a modo de túmulo, aunque sin formas claras y bien definidas (de ahí la denominación de “acumulaciones”), lo que las
diferencia claramente de otros conjuntos tumulares (Carlús et al. 2002: 151-153).
28. Recordamos que Vilaseca (1963: 10) menciona claramente la existencia de un círculo de piedras asociado a la tumba 1
y habla de “piedras peritáficas” en el caso de la tumba 2.
29. Podríamos citar también el caso de l’Hort d’en Grimau, localizado hacia el noreste de donde se encuentra Can Canyís y
fechado dentro de la Primera Edad del Hierro (Mestres et al. 1990). Sin embargo, las características de este hallazgo resul-
tan diferentes del concepto que comúnmente aceptamos como necrópolis, ya que se trata de un único enterramiento deposi-
tado en una estructura tipo silo donde se depositaron los restos de una mujer incinerada, además de la inhumación completa
de un équido, sin que exista ningún elemento que podamos considerar como perteneciente a un ajuar (fig. 5d). Por otro lado,
el caso de Bòbila Majem continua siendo un supuesto de necrópolis aún sin aclarar (Ferrer y Giró 1943).
ALMAGRO BASCH, M. (1952): La invasión céltica en España. Historia de España (R. Menéndez Pidal, dir.), tomo I,
vol. II: 141-240.
ALMAGRO BASCH, M. (1955): Las necrópolis de Ampurias, vol. II. Monografías Ampuritanas, n. III, CSIC, Barcelona.
ALMAGRO GORBEA, M. (1973): Los campos de túmulos de Pajaroncillo (Cuenca). Aportación al estudio de los túmu-
los de la Península Ibérica. Excavaciones Arqueológicas en España, 83.
ALMAGRO GORBEA, M. (1977): El Pic dels Corbs, de Sagunto y los Campos de Urnas del NE de la Península Ibérica.
Saguntum, 12: 89-141.
ALONSO, N. (1999): La agricultura de la Primera Edad del Hierro y de época ibérica en el llano occidental catalán:
problemática y nuevas aportaciones. Els productes alimentaris d’origen vegetal a l’Edat del Ferro de l’Europa
occidental: de la producció al consum, Actes del XXII Col·loqui Internacional per a l’Estudi de l’Edat del Ferro,
Sèrie Monogràfica MAC–Girona, 18: 127-138.
ALONSO, N., JUNYENT, E., LAFUENTE, À.; LÓPEZ, J.B. (1999): Chronologie des âges des métaux dans la Basse Vallée
du Segre (Catalogne, Espagne) a partir des datations 14C. 3ème Congrès International: 14C et Archéologie, Lyon,
1998: 287-292.
ÁLVAREZ GARCÍA, A. (1990): El Bronce Final y el Hierro inicial en la región aragonesa. Estado actual de la arqueo-
logía en Aragón, Institución Fernando el Católico, vol. I: 97-131.
ANFRUNS, J.; OMS, J.I.; ROCA, A. (1989): Estudi antropològic. Un nou tall estratigràfic a la Pedrera, Vallfogona de
Balaguer, La Noguera, Lleida (J. Gallart y E. Junyent), Col. Espai/Temps, 3, Lleida: 108-120.
ARTEAGA, O. (1978): Los Pirineos y el problema de las invasiones indoeuropeas. II Col·loqui Internacional d’Arqueo-
logia de Puigcerdà, 1976: 13-31.
ASENSIO, D. (2005): La incidencia fenicia entre las comunidades indígenas de la costa catalana (siglos VII-VI AC):
¿Un fenómeno orientalizante? El período orientalizante. Actas del III Simposio Internacional de Arqueología de
Mérida: Protohistoria del Mediterráneo Occidental (Mérida 2003) (S. Celestino y J. Jiménez, eds.), Anejos de Ar-
chivo Español de Arqueología, XXXV: 551-564.
BELARTE, M.C.; MIÑARRO, M.; NOGUERA, J.; ROS, A. (2005): La necròpolis protohistòria de Santa Madrona a Riba-ro-
ja (Ribera d’Ebre). Món ibèric als Països Catalans,Homenatge a Josep Barberà i Farràs, XIII Col·loqui Interna-
cional d’Arqueologia de Puigcerdà, 2003, vol.II: 1027-1040.
BELTRÁN LLORIS, M. (1976): Arqueología e historia de las ciudades antiguas del Cabezo de Alcalá de Azaila (Teruel).
Zaragoza.
BOSCH GIMPERA, P. (1913-14): La col·lecció de prehistòria al Museu de Sabadell. Anuari de l’Institut d’Estudis Cata-
lans, V: 583-586.
BOSCH GIMPERA, P. (1915-20): Les investigacions de la cultura ibèrica al Baix Aragó. Anuari de l’Institut d’Estudis
Catalans, VI: 641-671.
BOSCH GIMPERA, P. (1939): Two celtic waves in Spain. Proceedings of the British Academy, XXVI.
BOSCH GIMPERA, P. (1944): El poblamiento antiguo y la formación de los pueblos de España. México.
BOSCH GIMPERA, P.; COLOMINAS, J. (1915-20): La necròpolis de Can Missert (Terrasa). Anuari de l’Institut d’Estudis
Catalans, VI: 582-586.
BOUSO, M.; ESTEVE, X.; FARRÉ, J.; FELIU, J.M.; MESTRES, J.; PALOMO, A., RODRÍGUEZ, A.; SENABRE, M.R. (2004): Anà-
lisi comparatiu de dos assentaments del bronze inicial a la Depressió prelitoral catalana: Can Roqueta II (Sabadell,
Vallès Occidental) i Mas d’en Boixos-1 (Pacs del Penedès, Alt Penedès). Cypsela, 15: 73-101.
CARLÚS, X.; LARA, C. (2004): La necrópolis de camps d’urnes de Can Piteu-Can Roqueta (Sabadell, Vallès Occiden-
tal). Tribuna d’Arqueologia 2000-2001, Barcelona: 49-75.
CARLÚS, X.; LARA, C.; LÓPEZ CACHERO, F.J.; OLIVA, M.; PALOMO, A.; RODRIGUEZ, A.; TERRATS, N.; VILLENA, N. (2002):
El paraje arqueológico de Can Roqueta (Sabadell, Vallès Occidental): Diacronía y tipología de las ocupaciones.
XXVII Congreso Nacional de Arqueología (Huesca, 2003), Bolskan, 19: 121-139.
CARLÚS, X.; LARA, C.; LÓPEZ CACHERO, F.J.; VILLENA, N. (2007): La necròpolis d’incineració de Can Piteu-Can Ro-
queta. Cabanes, sitges i tombes. El paratge de Can Roqueta (Sabadell, Vallès Occidental) del 1300 al 500 ANE
(X. Carlús, F.J. López Cachero, M. Oliva, A. Palomo, A. Rodriguez, N. Terrats, C. Lara y N. Villena, coords.),
Quaderns d’Arqueologia 4, Museu d’Història de Sabadell: 137-182.
CASTRO MARTÍNEZ, P.V. (1994): La sociedad de los Campos de Urnas en el nordeste de la Península Ibérica. La necró-
polis de El Calvari (El Molar, Priorat, Tarragona). BAR International Series 592, Oxford.
CASTRO, P.V.; LULL, V.; MICÓ, R. (1996): Cronología de la Prehistoria Reciente de la Península Ibérica y Baleares
(c. 2800-900 cal ANE). BAR International Series 652, Oxford.
CELA, X.; NOGUERA, J.; ROVIRA, C. (1999): Els materials arqueològics del jaciment ibèric del Coll del Moro de Se-
rra d’Almos (Tivissa, Ribera d’Ebre). Col·lecció del Museu Comarcal Salvador Vilaseca de Reus. Pyrenae, 30:
91-121.
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
166
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
CERDEÑO, M.C.; MARCOS, F.; SAGARDOY, T. (2002): Campos de urnas en la Meseta oriental: nuevos datos sobre un
viejo tema. Trabajos de Prehistoria, 59 (2): 135-147.
CLOP, X.; FAURA, J.M.; GANGONELLS, M.; MOLIST, M.; NAVARRO, C. (1998): El Pla de la Bruguera-Centre de distri-
bució SONY. Una necròpoli d’incineració de la Primera Edat del Ferro a Castellar del Vallès (Castellar del
Vallès, Vallès Occidental). Excavacions Arqueològiques a Catalunya 15, Barcelona.
COLET, A.; GENÉ, M.; GIP (2005): El món funerari durant el Grup del Segre-Cinca III (950-750 cal ane.): la necròpo-
lis de Roques de Sant Formatge (Seròs, El Segrià). Revista d’Arqueologia de Ponent, 15: 151-166.
COLET, A.; LAFUENTE, Á.; GIP (2005): Avenç sobre una nova necròpolis tumular d’incineració del Grup del Segre-
Cinca: la Vall de la Clamor (Soses, El Segrià). Revista d’Arqueologia de Ponent, 15: 167-178.
COLOMINAS I ROCA, J. (1947-48): La cueva de Can Montmany de Pallejà. Ampurias, XXV: 239.
CURA, M.; ROVIRA, J.; VILARDELL, R. (1991): Origen i filiació dels primers grups tumulars catalans. Actes del Congres
Internacional d’Història dels Pirineus (Cervera, 1988): 243-259.
DEDET, B. (2004): Variabilité des pratiques funéraires protohistoriques dans le sud de la France: défunts incinérés, dé-
funts non brûles. Gallia, 61: 193-222.
DÍAZ, J.; CARLÚS, X. (1997): El yacimiento de Can Ballarà (Terrassa, Vallès Occidental). Las inhumaciones en fosa ti-
po silo del Bronce Inicial en Catalunya. II Congreso de Arqueología Peninsular, vol. II (Zamora, 1996): 591-603.
DILOLI, J.; BEA, D. (1995): Enterraments de l’edat del bronze a les comarques meridionals de Catalunya: un estat de
la qüestió. L’Arqueologia de la mort. El món funerari a l’antiguitat a la Catalunya meridional, Citerior, 1: 33-50.
EIROA, J.J. (1982): La Loma de los Brunos y los Campos de Urnas del Bajo Aragón. Institución Fernando el Católico,
Zaragoza.
ESTEVE GÀLVEZ, F. (1974): La necrópolis ibérica de la Oriola cerca de Amposta (Tarragona). Estudios Ibéricos 5, Di-
putación Provincial de Valencia, Valencia.
ESTEVE GÀLVEZ, F. (1999): Recerques Arqueològiques a la Ribera Baixa de l’Ebre (II). Protohistòria i Antiguitat Tar-
dana. Museu del Montsià, Ajuntament d’Amposta.
ESTEVE I GRÀCIA, X. (2002): L’arqueologia prehistòrica al Penedès. Un estat de la qüestió. Diploma de Estudios Avan-
zados inédito, Universidad del Barcelona.
FARO, J.A.; UNZU, M. (2006): La necrópolis de la Edad del Hierro de El Castillo (Castejón, Navarra). Primeras valo-
raciones: campañas 2000-2002. Complutum, 17: 145-166.
FARRÉ, J.; MESTRES, J.; SENABRE, M.R.; FELIU, J.M. (2002): El jaciment de Mas d’en Boixos (Pacs del Penedès, Alt
Penedès). Un espai utilitzat des del Neolític fins a l’època ibèrica. Tribuna d’Arqueologia 1998-1999, Barcelona:
113-134.
FERRÁNDEZ, M.; LAFUENTE, Á.; LÓPEZ, J.B.; PLENS, M. (1991): La necròpolis tumular d’incineració de la Colomina I
(Gerb, La Noguera). Revista d’Arqueologia de Ponent, 1: 83-150.
FERRER, A.; GIRÓ, P. (1943): La colección prehistórica del Museo de Vilafranca. Ampurias, V: 191-193.
GALLART I FERNÀNDEZ, J. (1982): La necròpolis d’incineració de La Pena, Torregrossa (Les Garrigues). Tesis de li-
cenciatura inédita, Estudi General de Lleida.
GALLART I FERNÀNDEZ, J. (1988): Avenç de l’estudi de la necròpolis d’incineració de La Pena (Torregrossa, el Pla
d’Urgell). Quaderns d’Arqueologia del Grup de Recerques de “La Femosa”, 3, Artesa de Lleida.
GALLART, J. YJUNYENT, E. (1989): Un nou tall estratigràfic a la Pedrera, Vallfogona de Balaguer, La Noguera, Lleida.
Quaderns del Departamet de Geografia i Història de l’Estudi General de Lleida, Col. Espai/Temps 3, Lleida.
GALLART, J. YVIVES, E. (1986): El túmul del Tossal del Tancat a la Granja d’Escarp (Segrià). VI Col·loqui Internacio-
nal d’Arqueologia de Puigcerdà, 1984: 135-143.
GARCÉS, I.; MARÍ, L.; PÉREZ, J.; PUCHE, J.Mª (1993): Ocupacions de tradició del bronze recent i dels camps d’urnes
tardans al Tossal de les Tenalles de Sidamon). Revista d’Arqueologia de Ponent, 3: 249-285.
GARCÍA SANJUAN, L. (2005): Las piedras de la memoria. La permanencia del megalitismo en el Suroeste de la Penínsu-
la Ibérica durante el II y I milenios ANE. Trabajos de Prehistoria, 62.1: 85-109.
GUILAINE, J. (1972): L’Age du Bronze en Languedoc Occidental, Ariège, Roussillon. Mémoires de la Société Préhisto-
rique Française 9, Paris.
GIRAUD, J.-P.; PONS, F.; JANIN, T. (dirs.) (2003): Nécropoles protohistoriques de la région de Castres (Tarn): Le Cau-
sse, Gourjade, Le Martinet. Documents d’Archéologie Française 94, París.
JANIN, T. (1996): Practiques funéraires et sociétés protohistoriques en France méridionale: les nécropoles du Bronze
final IIIB mailhacien, apporche préliminaire et premiers résultats. Revista d’Arqueologia de Ponent, 6: 7-34.
JUNYENT, E. (2002): Els segles de formació: el bronze final i la primera edat del ferro a la depressió de l’Ebre. I Jorna-
des d’Arqueologia. Ibers a l’Ebre. Recerca i interpretació (Tivissa, 2001), Ilercavònia, 3: 17-35.
LÓPEZ CACHERO, F.J. (1999): Primeros ensayos urbanísticos en el NE peninsular: el ejemplo de Genó y los poblados
de espacio central. Pyrenae, 30: 69-89.
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
167 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
LÓPEZ CACHERO, F.J. (2005): La necrópolis de Can Piteu-Can Roqueta (Sabadell) en el contexto del Bronce Final y
la Primera Edad del Hierro en el Vallès: estudio de los materiales cerámicos. Tesis doctoral, Universitat de Bar-
celona. Consultable en [URL: http://www.tesisenxarxa.net/]
LÓPEZ CACHERO, F.J. (2006): Aproximació a la societat durant el bronze final i la primera edat del ferro: el cas de la
necròpolis de Can Piteu-Can Roqueta (Sabadell, Vallès Occidental, Barcelona). Societat Catalana d’Arqueologia.
Barcelona.
LÓPEZ CACHERO, F.J.; ROVIRA, M.C.; CARLÚS, X.; LARA, C.;VILLENA, N. (e.p.): Nouvelles données concernant la tran-
sition entre le Bronze final et le Premier âge du Fer en Catalogne côtière : la nécropole à incinération de Can Piteu-
Can Roqueta (Barcelone, Espagne). XXXe Colloque International de l’Association Française pour l’Etude de
l’Age du Fer: De l’âge du Bronze à l’âge du Fer (Xe-VIIe s. av. J.-C.), Saint-Romain en Gal/Vienne, 2006.
LÓPEZ I MELCIÓN, J.B.; GALLART, J. (2002): La societat a l’edat del bronze. Quaderns de la Sala d’Arqueologia, 2,
Lleida: 119-134.
LÓPEZ I MELCIÓN, J.B.; PONS, E. (1996): Les necròpolis d’incineració tumulària de la zona pirinenca. Muntanyes i po-
blació: el passat dels Pirineus des d’una perspectiva multidisciplinària (Andorra la Vella, 1995) (J. Bertranpetit
y E. Vives, eds.): 107-126.
LORRIO, A.; MONTERO, I. (2004): Reutilización de sepulcros colectivos en el sureste de la Península Ibérica: la colec-
ción Siret. Trabajos de Prehistoria, 61.1: 99-116.
LOUIS, M.; TAFFANEL, O.; TAFFANEL, J. (1958): Le Premier Age du Fer languedocien, II. Les nécropoles à incinération.
Institut International d’Études Ligures, Coll. de Monographies préhistoirques et archéologiques, Bordighera-
Montpellier.
LOUIS, M.; TAFFANEL, O.; TAFFANEL, J. (1960): Le Premier Age du Fer languedocien, III. Les tumulus, conclusions.
Institut International d’Études Ligures, Coll. de Monographies préhistoirques et archéologiques, Bordighera-
Montpellier.
MAJÓ, T. (2001-02): Estudi antropològic de les restes humanes del jaciment de Carretelà. Revista d’Arqueologia de
Ponent, 11-12: 251-253.
MAJÓ, T.; RODRÍGUEZ, A.; PALOMO, A.; TERRATS, N.; OLIVA, M. (2007): Les inhumacions. Cabanes, sitges i tombes. El
paratge de Can Roqueta (Sabadell, Vallès Occidental) del 1300 al 500 ANE (X. Carlús, F.J. López Cachero, M.
Oliva, A. Palomo, A. Rodriguez, N. Terrats, C. Lara y N. Villena, coords.), Quadern d’Arqueologia 4, Museu
d’Història de Sabadell: 185-189.
MALUQUER DE MOTES, J. (1945-46): Las culturas hallstátticas en Cataluña. Ampurias, VII-VIII: 115-184.
MALUQUER DE MOTES, J. (1984): La necrópolis paleoibérica de Mas de Mussols, Tortosa (Tarragona). Programa de
Investigacones Protohistóricas VIII, Barcelona.
MALUQUER DE MOTES, J. (1987): La necrópolis paleoibérica de Mianes en Santa Bárbara (Tarragona). Programa de
Investigacones Protohistóricas IX, Barcelona.
MARTÍN, P. (2006): Can Barraca. Una necròpolis d’incineració de fa 2800 anys a Besalú (La Garrotxa). Amics de
Besalú i el seu comptat, Olot.
MATEO BRETOS, P. (1994): Influencia de la calidad del suelo en la ubicación de poblados y necrópolis. El Bronce Final
en el Sur de Lleida. Pyrenae, 25: 71-92.
MAYA, J.L. (1977): Lérida prehistórica. Col. Cultura Ilerdense, Dilagro, Lleida.
MAYA, J.L. (1978): Las necrópolis tumulares ilerdenses. Els pobles pre-romans del Pirineu, II Col·loqui Internacional
d’Arqueologia de Puigcerdà, 1976: 83-96.
MAYA, J.L. (1981): La Edad del Bronce y la Primera Edad del Hierro en Huesca. I Reunión de Prehistoria Aragonesa,
Huesca: 129-163. [Reeditado en (1990): Bolskan, 7: 159-196].
MAYA, J.L. (1986): Incineració i ritual funerari a les valls del Segre i Cinca. Cota Zero, 2: 39-47.
MAYA, J.L. (1997): Reflexiones sobre el Bronce Inicial en Catalunya. Saguntum (PLAV), Homenatge a la Pra. Dra. M.
Gil-Mascarell Boscà, vol. II, 30, Valencia: 11-27.
MAYA, J.L. (1998): El Bronce Final y los inicios de la Edad del Hierro. Prehistoria de la Península Ibérica (I. Baran-
diarán, B. Martí, M.Á Rincón y J.L. Maya), Ariel Prehistoria, Barcelona: 317-415.
MAYA, J.L.; CUESTA, F.; LÓPEZ CACHERO, J. (1998): El poblado del Bronce Final de Genó (Aitona, Lleida). Genó: un
poblado del Bronce Final en el Bajo Segre (Lleida) (J.L. Maya, F. Cuesta y F.J. López Cachero, eds.), Barcelona:
13-171.
MAYA, J.L.; DIEZ-CORONEL, L.; PUJOL, A. (1975): La necrópolis tumular de incineración de Pedrós, Seròs (Lérida).
XIII Congreso Nacional de Arqueología (Huelva, 1973): 611-622.
MAZIÈRE, F. (2005): Pratiques funéraires en Languedoc occidental et en Roussillon du Bronze final III à la fin du Pre-
mier Âge du fer : essai de synthèse. XIII Col·loqui Internacional d’Arqueologia de Puigcerdà: Món ibèric als Paï-
sos Catalans. Homenatge a Josep Barberà i Farràs, 2003: 905-953.
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
168
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
MESTRES, J.; SANMARTÍ, J.; SANTACANA, J. (1990): Estructures de la Primera Edat del Ferro de l’Hort d’en Grimau
(Castellví de la Marca, Alt Penedès). Olerdulae, 1-4: 75-117.
MOHEN, J.P. (1980): L’Âge du Fer en Aquitaine du VIIIè au IIIè siècle aC. Mémoires de la Societé Préhistoriques Fran-
çaise, XIV.
MOLAS, D.; RAFEL, N.; PUIG, F. (1982-83): Necròpolis del Coll del Moro (Gandesa, Terra Alta). Campanya del 1984
al sector Maries. Butlletí Arqueològic de la Reial Societat Arqueològica de Tarragona, època V, 4-5: 21-71.
MOLINA, F. (1978): Definición y sistematización del Bronce Tardío y Final en el Sudeste de la Península Ibérica. Cua-
dernos de Prehistoria de la Universidad de Granada, 3: 159-232.
MOLIST, M.; CRUELLS, W.; BUXÓ, D. (1986): Coll S’Avenc: aproximació a l’estudi del ritual d’una necrópolis d’inci-
neració de la Comarca d’Osona. Cota Zero, 2: 33-38.
MONTÓN, F.J. (1988): Avance al estudio de los materiales del yacimiento de la Edad del Bronce de Zafranales en Fraga
(Huesca). Bolskan, 5: 201-247.
MONTÓN, F.J. (2001): La Codera. I Edad del Hierro en el Valle del Cinca (Huesca). Revista de Arqueología, 248: 16-23.
MORÁN, M.; GONZÁLEZ, J.R.; PRADA, A. (2002): Una sepultura en cista de la Vall de Miarnau (Llardecans, Lérida).
XXVII Congreso Nacional de Arqueología (Huesca, 2003), Bolskan, 19: 37-51.
MULLER, A. (1985): La nécropole pyrénéenne en cercle de pierres d’Arihouat à Garin (Haute-Garonne). Col. Archéo-
logies 1, Vesuna.
MUÑOZ RUFO, V. (2006): El Coll (Llinars del Vallès): Una segona tomba del Ferro I. Cypsela, 16: 183-194.
MURIEL, S. (2005): Les inhumacions infantils als poblats ibèrics: metodologia pel registre, anàlisi i interpretació. Re-
vista de la Fundació Privada Catalana per a l’Arqueologia Ibèrica, 1: 185-208.
NICKELS, A. (1989): Agde. La nécropole du Premier Age du Fer. Revue Archéologique de Narbonnaise, supplément
19, Paris.
PALOL, P. (1958): La necrópolis hallstáttica de Agullana (Gerona). Bibliotheca Praehistorica Hispana I, Madrid.
PASCUAL, J. LL. (2002): Incineración y cremación parcial en contexto funerarios neolíticos y calcolíticos del este pe-
ninsular al sur del Xúquer. Sobre el significado del fuego en los rituales funerarios del neolítico (M.A. Rojo y M.
Kunst, eds.), Studia Archaeologica 91, Universidad de Valladolid: 155-179.
PELLICER CATALÁN, M. (1984): La problemática del Bronce Final-Hierro del nordeste hispano: elementos de sustrato.
Scripta Praehistorica, F. Jordá Oblata, Salamanca: 399-430.
PELLICER CATALÁN, M. (1987): Orígenes del urbanismo y de las necrópolis tumulares de incineración del valle medio
del Ebro. Archivo de Prehistoria Levantina, XVII, Homenaje a D. Fletcher, vol. 1: 157-175.
PERICOT, L. (1950): Los sepulcros megalíticos catalanes y la Cultura Pirenaica. Monografías del Instituto de Estudios
Pirenaicos, Barcelona.
PETIT, M.À. (1985): Contribución al estudio de la Edad del Bronce en Cataluña (Comarcas del Moianès, Vallès
Oriental, Vallès occidental, Maresme, Barcelonès y Baix Llobregat. Tesis Doctoral inédita, Universidad Autónoma
de Barcelona.
PETIT, M.À.; PEDRO, M. (2005): Hipogeos durante el III milenio AC en el nordeste de la Península Ibérica. Homenaje
a W. Waldren, Mayurqa 30-1, UIB, Palma de Mallorca: 205-223.
PITA, R. (1966): El yacimiento prehistórico de El Puntal, en Fraga. IX Congreso Nacional de Arqueología (Valladolid,
1965): 191-205.
PITA, R. (1975): Lérida Ilergeta. Col. Cultura Ilerdense, Dilagro, Lérida
PITA, R.; DÍEZ-CORONEL, L. (1964-65): La necrópolis de incineración de Torre Filella, en Lérida. Ampurias, XXVI-
XXVII, Barcelona: 251-257.
PITA, R.; DÍEZ-CORONEL, L. (1968): La necrópolis de Roques de San Formatge, en Serós (Lérida). Excavaciones Ar-
queológicas en España 59.
PONS, E. (1984): L’Empordà de l’Edat del Bronze a l’Edat del ferro. Sèrie Monogràfica 4, Centre d’Investigacions Ar-
queològiques de Girona.
PONS, E. (2000): Pobles de muntanya, pobles d’aigua als Pirineus orientals (1100-650 aC.). La necròpolis de Puig
Alt, Roses. Col·lecció Papers de Recerca, 5, Roses.
PONS, E.; MAYA, J.L. (1988): L’Age du Bronze Final en Catalogne. Colloque Internacional de Nemours: Le groupe
Rhin-Suisse-France Orientale et la notion de Civilisation des Champs d’Urnes (Nemours, 1986), Memoires du
Musée de Préhistoire d’Ile-de-France, 1: 545-557.
PONS, E.; MAYA, J.L.; BUXÓ, R. (1994): Hábitat y estructuras domésticas durante el final de la Edad del Bronce en el
norte y oeste de Cataluña. Colloque International Habitats et structures domestiques en Mediterranée occidenta-
le durant la Protohistoire (Arles-sur-Rhone, 1989): 31-35.
PONS, E.; SOLÉS, A. (2004): El jaciment del Pi de la Lliura (Vidreres-La Selva). Una necròpolis d’incineració del
Bronce Final III (1120-910 aC.). Centre d’Estudis Selvatans.
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
169 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
PUCHE, J.M.; SORRIBES, F. (1993): La necrópolis d’Almenara i el seu entorn: una revisió cronològico-cultural. Urtx, 5:
21-31.
RAFEL, N. (1989): La necròpolis del Coll del Moro de Gandesa: les estructures funeràries.Ajuntament de Tarragona.
RAFEL, N: (1991): La necròpolis del Coll del Moro de Gandesa: els materials. Diputació de Tarragona.
RAFEL, N. (1995): Usos rituals a la necròpolis del Coll del Moro (Gandesa, la Terra Alta). L’Arqueologia de la mort.
El món funerari a l’antiguitat a la Catalunya meridional, Citerior 1, Tarragona: 51-71.
RAFEL, N. (2003): Les necròpolis tumulàries de tipus baixaragonès: les campanyes de l’Institut d’Estudis Catalans al
Matarranya. Monografies del MAC-Barcelona 4, Barcelona.
RAFEL, N.; HERNÁNDEZ, G. (1992): Pràctiques funeràries a la necròpolis del Coll del Moro (Gandesa, Terra Alta). Re-
vista d’Arqueologia de Ponent, 2: 37-58.
RAMON, E. (1995): La necròpolis protohistòrica de Milmanda (Vimbodí). L’Arqueologia de la mort. El món funerari
a l’antiguitat a la Catalunya meridional, Citerior 1, Tarragona: 107-117.
RIUS SERRA, J. (1915-20): El sepulcro del Turó de les Mentides (Folgueroles). Anuari de l’Institut d’Estudis Catalans,
VI: 641-671.
RODRÍGUEZ, J.I. (1986-89): El jaciment de l’edat del ferro del Mas de la Cabra a Seròs (Segrià). Empúries, 48-50: 250-9.
RODRÍGUEZ, A.; PALOMO, A.; MAJÓ, T. (2002): Les estructures funeràries de Can Roqueta II (Sabadell, Vallès Occi-
dental). Pirineus i veïns al III mil·lenni AC. De la fi del neolític a l’edat del bronze entre l’Ebre i la Garona, XII
Col·loqui Internacional d’Arqueologia de Puigcerdà, 2000: 659-669.
ROVIRA, J. (1993): Els dipòsits fundacionals d’elements ossis cranials humans durant l’edat del bronze a Catalunya.
Observacions sobre la seva aparició en assentaments, indrets d’ocupació i unitats habitacionals. Gala, 2: 57-64.
ROVIRA, J.; CURA, M. (1989): El món tumular català des del bronze antic fins època ibèrica. Continuitat versus subs-
titució. Espacio, Tiempo y Forma, Sección I, Prehistoria y Arqueología, 2, UNED: 153-171.
ROVIRA, J.; PETIT, Mª À. (1997): La unitat habitacional de Can Cortès (Sant Just Desvern, Barcelona). Una cabana
del Bronze Final a l’antic estuari del riu Llobregat. Monografies arqueològiques VIII, Barcelona.
ROYO, J.I. (1984): Excavaciones del Museo de Zaragoza en la necrópolis prehistórica del Barranco de la Mina Vallfera,
Mequinenza, Zaragoza. Boletín del Museo de Zaragoza, 3: 5-22.
ROYO, J.I. (1987): El poblado y necrópolis prehistóricos de Riols I, Mequinenza, Zaragoza. Campaña de urgencia. Ar-
queología Aragonesa, 1985: 31-35.
ROYO, J.I. (1990): La necrópolis de los Campos de Urnas del valle medio del Ebro como precedente del mundo fu-
nerario celtibérico. II Simposio sobre los Celtíberos: Necrópolis celtibéricas (F. Burillo, coord.), Institución Fer-
nando el Católico, Zaragoza: 123-136.
ROYO, J.I. (1994-96): Ritual funerario y cultura material en las necrópolis tumulares de los castellets de Mequinenza
(Zaragoza): una aportación al estudio del Bronce Final/Hierro I en el NE peninsular. Actas de la Taula Rodona:
models d’ocupació, transformació i explotació del territori entre el 1600 i el 500 ane. a la Catalunya meridional
i zones limítrofes de la Depressió de l’Ebre (St. Feliu de Codines, 1994), Gala, 3-5: 93-108.
RUIZ ZAPATERO, G. (1985): Los campos de Urnas del NE de la Península Ibérica. Tesis Doctorales de la Universidad
Complutense, Madrid.
RUIZ ZAPATERO, G. (2001): Las comunidades del Bronce Final: enterramiento y sociedad en los Campos de Urnas. La
Edad del Bronce, ¿Primera edad de oro de España? Sociedad, economía e ideología (M. Ruiz-Gálvez Priego,
coord.), Crítica, Barcelona: 257-288.
RUIZ ZAPATERO, G.; FERNÁNDEZ, V.M. (1984): Patrones de asentamiento en el Bajo Aragón protohistórico. Arqueología
Espacial, 4: 43-63.
SANMARTÍ, E. (1993): Una troballa de guerrer de la primera edat del ferro trobada a Llinars del Vallès (Vallès Orien-
tal, Barcelona). Treballs del Museu de Granollers 1.
SANMARTÍ, E.; BARBERÀ, J.; COSTA, F.; GARCIA, P. (1982): Les troballes funeràries d’època arcaica de la Granja Soley
(Santa Perpètua de Mogoda, Vallès Occidental, Barcelona). Ampurias, 44: 71-103.
SANMARTÍ, J.; BELARTE, Mª C.; SANTACANA, J.; ASENSIO, D.; NOGUERA, J. (2000): L’assentament del Bronze final i Pri-
mera Edat del Ferro del Barranc de Gàfols (Ginestar, Ribera d’Ebre). Arqueomediterrània 5, Barcelona.
SCHWALLER, M. (1994): Le dossier: Structures de couverture et de signalisation des sépultures protohistoriques du Mi-
di de la Gaule et des régions périphériques. Documents d’Archéologie Méridionale, 17: 9-99.
TAFFANEL, O.; TAFFANEL, J.; JANIN, T. (1998): La nécropole du Moulin à Mailhac (Aude). Monographies d’Archéolo-
gie Méditerranéenne 2, Lattes.
TARRÚS, J.; BOSCH, À. (1990): Els nivells postglacials de la Cova d’en Pau (Serinyà, Pla de l’Estany). Cypsela, VIII:
21-47.
TARRÚS, J.; CARRERAS, E. (2006): El complex prehistòric dels Estanys Mas Baleta III. Els treballs entre 2004-2005 (La
Jonquera, Alt Empordà). VIII Jornades d’Arqueologia de les comarques de Girona, Roses: 89-93.
F. Javier López Cachero Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria...
170
Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
TOLEDO, A. (1990): La utilització de les coves des del calcolític fins al bronze final al NE de Catalunya (2.200-650
aC.). Tesi de doctorat, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona.
TOLEDO, A.; PALOL, P. (2006): La necròpolis d’incineració del bronze final transició a l’edat del ferro de Can Bech
de Baix, Agullana (Alt Empordà, Girona). Els resultats de la campanya d’excavació de 1974. Serie monogràfica
MAC-Girona 24, Girona.
TOMÁS MAIGI, J. (1959): Elementos estables de los túmulos bajoaragoneses de cista excéntrica. Caesaraugusta, 13-
14, Zaragoza: 79-128.
TOMÁS MAIGI, J. (1960): Elementos estables de los túmulos bajoaragoneses de cista excéntrica. Conclusión. Caesar-
augusta, 15-16, Zaragoza: 41-89.
TRELLISÓ, L. (1998): Estudi antropològic de les restes òssies cremades. El Pla de la Bruguera-Centre de distribució
SONY. Una necròpoli d’incineració de la Primera Edat del Ferro a Castellar del Vallès (Castellar del Vallès,
Vallès Occidental) (X. Clop, J.M. Faura, M. Gangonells, M. Molist y C. Navarro), Excavacions Arqueològiques
a Catalunya 15, Barcelona.
VIGNAUD, A. (1998): La nécropole néolithique du Camp del Ginèbre de Caramany (Pyrénées-Orientales). Tombes, né-
cropoles, rites funéraires préhistoriques et historiques (J. Guilaine y J. Vaquer, eds.), Séminaires du Centre d’An-
thropologie, Toulouse: 19-29.
VILANOVA, F. (2002): Guerra i mort de l’Escola de Barcelona (i de la Universitat Autònoma). Una aproximació. 58 anys
i 7 dies. Correspondencia de Pere Bosch Gimpera a Lluís Pericot (F. Gracia, J.M. Fullola y F. Vilanova), Univer-
sitat de Barcelona, Barcelona.
VILARDELL, R. (1987): Origen i evolució del megalitisme a les comarques centrals i occidentals de Catalunya: II.
L’Edat del Bronze. Cota Zero, 3: 84-91.
VILASECA, S. (1943): El poblado y necrópolis prehistóricos de Molá (Tarragona). Acta Arqueológica Hispánica I,
Madrid.
VILASECA, S. (1947): El campo de urnas de Les Obagues del Montsant y la evolución de la cultura de las urnas en el
Sur de Cataluña. Archivo Español de Arqueología, XX: 28-45.
VILASECA, S. (1956): El campo de urnas de La Tosseta (Guiamets, prov. de Tarragona). IV Congreso Internacional de
Ciencias Prehistóricas y Protohistóricas (Madrid, 1954), Zaragoza: 841-856.
VILASECA, S.; SOLÉ, J.M.; MAÑÉ, R. (1963): La necrópolis de Can Canyís (Banyeres, provincia de Tarragona). Traba-
jos de Prehistoria, 8.
VILLENA, N.; LÓPEZ CACHERO, F.J.; MARTÍN, A.; CARLÚS, X.; LARA, C.; ROVIRA, M.C. (2005): La necròpolis d’incine-
ració de Can Piteu-Can Roqueta (Sabadell, Vallès Occidental): Anàlisi i estudi pluridisciplinars. Tribuna d’Ar-
queologia 2001-2002, Barcelona: 93-120.
Necrópolis de incineración y arquitectura funeraria... F. Javier López Cachero
171 Complutum, 2008, Vol. 19 (1): 139-171
  • Article
    Full-text available
    The reconstruction of past demographic patterns is a fundamental step towards a better understanding of human-environment relations, especially in terms of quantifiable anthropic impact and population susceptibility to environmental changes. The recently developed Summed Calibrated Probability Distributions (SCPD) approach, based on large collections of archaeological radiocarbon dates, provides a new tool to obtain continuous prehistoric population curves suitable for comparison with palaeoenvironmental time series. Despite a wide application in Mesolithic and Neolithic contexts worldwide, the use of the SCPD method remains rare for post-Neolithic societies. Our aim is to address this visible gap and apply the SCPD approach to South European archeological contexts between the Bronze Age and the transition into the Iron Age (1800–800 cal. BC), then evaluating these results against local archeological narratives and palaeoecological data. We first test the SCPD method at a supra regional scale, ranging from the Ebro to the Danube rivers, and subsequently in five selected regions within this area. We then compare the regional population curves to climate data reconstructed from local palynological records. Our results highlight the contrast between a stable supra regional demographic trend and more dynamic regional patterns. We do not observe any convincing long-term correlations between population and climate, but localized episodes of demographic stagnation or decline are present in conjunction with climatic shifts or extremes. Nevertheless, climate change as a triggering factor should be considered with caution, especially in peripheral areas where the archaeological data is faint, or where local evidence points to contemporaneous, ongoing landscape overexploitation.
  • Article
    Full-text available
  • Chapter
    Full-text available
    La cremació dels cossos esdevindrà al final de l’edat del bronze el ritual funerari gairebé exclusiu arreu de Catalunya. Paral·lelament, les necròpolis d’incineració, com a lloc on es dipositaran les despulles, es generalitzaran considerablement a tot el territori. Tot i així, les diferències observades en la construcció de les tombes i, de fet, en el desenvolupament de la totalitat del ritual funerari resten molt lluny de ser pràctiques homogènies, fins i tot en el cas d’una mateixa necròpolis. Tot sembla indicar, doncs, que el ritual és una pràctica força dinàmica que canvia en el temps i en l’espai com a conseqüència de les mateixes transformacions que patiran les comunitats al llarg de la primera meitat del primer mil·lenni cal aC. En aquest treball exposarem l’estat actual de les investigacions sobre les necròpolis d’incineració catalanes. En primer lloc analitzarem la qualitat i la quantitat de les dades disponibles, darrerament molt millorades gràcies a les últimes intervencions realitzades arreu del territori. En segon lloc valorarem la problemàtica cronològica a partir de les datacions de radiocarboni i de les seriacions de materials avui disponibles. A continuació establirem i definirem els diferents grups territorials i aprofundirem en les seves diferències i similituds. L’anàlisi global de la gestualitat funerària, és a dir, des de la cremació del cos fins a la sepultura de les restes humanes i des de l’aparició d’objectes d’acompanyament fins als rituals posteriors a la clausura de la tomba, esdevindrà l’eix fonamental del nostre discurs. Per concloure profunditzarem en l’organització interna de les necròpolis, en la seva relació amb els hàbitats i en la seva significació dins del context territorial local i regional.
  • Article
    Full-text available
    The chronology of the Late Bronze Age and the earliest stages of the Iron Age in the Mediterranean is an important topic of debate since the study of both local social dynamics and trade and colonial activity around the Mediterranean requires obviously well-established chronological frameworks. However, the exact chronology of the Early Iron Age in the Mediterranean region is still a problematic issue today since different, and in some cases unbalanced, sources of information (historical texts, material culture sequences, and radiocarbon dating results) are used. The NE Iberian Peninsula is not an exception and different time periods are proposed in the literature for the Early Iron Age. Here, and in order to provide a new and an independent input to feed this debate, we apply the archeomagnetic dating method to four archeological hearths from the Sant Jaume Complex, a set of several Early Iron Age archeological sites located in the north-eastern part of the Iberian Peninsula. The archeomagnetic dating results suggest that the abandonment of the studied structures (that can be linked to the abandonment of the archeological sites) most probably occurred before 650 BC, and therefore invalidate the age commonly ascribed to the Early Iron Age sites in this area. Our study provides, hence, new evidences that the traditional view of human settlement development in the NE Iberian Peninsula should be revisited.
  • Article
    Full-text available
    In this paper the definitive study of the tumular cemetery of incineration Corral de Mola in the region of the Cinco Villas (Zaragoza) is presented. From their funerary structures and their grave goods, his chrono-cultural and geographical context, that of the western valley of the Ebro, becoming related that site as well as other close to him, with the group protohistoric necropolis is middle Ebro valley. This group is characterized by the exclusive use of cremation, tumular architecture and its rich grave goods, especially metal and ceramic. Its parallels with the navarran cemeteries, middle Ebro and raise aquitaines allow very close relations between the two areas north and south of the Pyrenees, at least ascertainable between 7th -5th centuries. C., a period that involves a process of social hierarchy and promotion of certain elites that can be traced from the presence of some burials with unique grave goods. Key words: Cemetery, tumuli, incineration, protohistory, middle Ebro valley, Aquitaine.
  • Conference Paper
    Full-text available
    A partir de los trabajos de Pere Bosh Gimpera, padre de la arqueología catalana, uno de los temas claves del debate protohistórico en el nordeste peninsular ha sido el estudio de la llamada "cultura de los Campos de Urnas" caracterizada por la difusión a nivel europeo de la costumbre de quemar los difuntos y depositar sus restos óseos en una urna funeraria de cerámica. Esta tradición se difundió de forma bastante rápida a lo largo de las últimas fases de la Edad del Bronce en un amplio territorio, abarcando desde los Cárpatos y el valle del Danubio hasta el nordeste de la Península Ibérica. Este proceso conllevó que una parte de los miembros de las comunidades locales, que se caracterizaban por la práctica de inhumar sus muertos en espacios diversos (silos, cuevas, últimos megalitos, hipogeos, etc.) de forma colectiva, empezara a adoptar el nuevo ritual funerario, en esencia individual. Este trabajo se propone analizar el proceso de transición de la inhumación a la cremación utilizando una metodología innovadora basada en el análisis estadístico de las dataciones radiocarbónicas procedentes de las tumbas de incineración y de inhumación entre el 1800 a.C. y 800 a.C. en el nordeste peninsular. En particular, se ha integrado el estudio de los contextos arqueológicos con las fechas de radiocarbono (14 C). El objetivo de este trabajo no es solo fechar este fenómeno de cambio de ritual sino ir más allá e intentar identificar los aspectos que están detrás de este proceso de cambio cultural y que se vinculan con la organización social de las comunidades protohistóricas del noreste de la Península Ibérica entre las etapas finales de la Edad del Bronce y la Primera Edad del Hierro. Antes de proceder a valorar el cambio funerario desde la óptica de las fechas de radiocarbono, conviene establecer cuáles son las bases de nuestro conocimiento actual. Para ello analizaremos la diversidad funeraria que caracteriza el Bronce medio y cómo se transforma progresivamente en prácticas más estables basadas en la incineración, si bien no del todo homogéneas, a partir de un Bronce final avanzado (c. 1050 cal. BC). También valoraremos la calidad de los contextos fechados, así como las posibles variantes interpretativas relacionadas sobre todo con la pervivencia de la inhumación durante la Primera Edad del Hierro (c. 700-550 cal. BC).
  • Article
    Full-text available
    Resumen: El broche o aplique de cinturón aparecido en Burrén nos permite una retrospectiva sobre la historia de este yacimiento y su relación con el Alto de la Cruz de Cortes, ambos pertene-cientes a la comunidad del Bronce Final/Hierro I del río Huecha. Realizamos una reflexión genérica acerca de sus similitudes con materiales del noreste peninsular y Centroeuropa que junto con los análisis de composición del metal permiten proponer una cronología aproximada. Palabras clave: broche de cinturón, Huecha, Burrén, Alto de la Cruz, Campos de Urnas. Abstract: The brooch or belt buckle found at Burrén allows us to look back at the history of this site and its relationship with the Alto de la Cruz de Cortes, both belonging to the community of the Late Bronze/Iron Age I of the River Huecha. We offer generic considerations on their similarities with material from the NorthEast of the Peninsula and with Central Europe, which together with studies of the composition of the metal allow us to propose an approximate chronology. El yAcimiEnto ARquEológico dE BuRRén: unA REtRosPEctivA Los cerros testigo de Burrén-Burrena pertenecen a una amplia concen-tración de yacimientos arqueológicos que ocupan las terrazas bajas del río Huecha, y cuya ocupación se desarrolló durante la transición del Bronce final al Hierro I. El enclave se encuentra a 6,44 kilómetros del punto más cercano en línea recta con la ubicación actual del río Ebro, el cual supuso sin duda una vía de comunicación privilegiada en ambas direcciones, que permitió al
  • Article
    Full-text available
    El presente estudio resume las recientes investigaciones llevadas a cabo en el yacimiento arqueológico de Valletas, como parte de un proyecto global que incluye el estudio de la prehistoria reciente en un espacio definido por el tramo final del río Alcanadre hasta su confluencia con el Cinca. This paper summarizes recent research carried out on the archaeological site of Valletas , as part of a global project that includes the study of recent prehistory in a space defined by the final stretch of the river Alcanadre up to its confluence in the Cinca.
  • Book
    Full-text available
    Monografía en la que se presentan los resultados de las excavaciones en el yacimiento del Pic dels Cobs de Sagunto, un asentamiento de ladera de la edad del Bronce cuya cronología abarca 1300 años de ocupación ininterrumpida entre el Bronce antiguo y el Bronce final. Su singularidad es la de ser el único yacimientos excavados que reúne en su secuencia los cambios más relevantes que se sucederán a lo largo del segundo milenio. Las diferencias en la morfología y la estructuración interna de las construcciones nos señalan las continuidades y rupturas, su evolución y transformación, sirviendo como modelo para la interpretación de las secuencias de su entorno.
  • Article
    Full-text available
    The Bronze Age in prehistoric Europe represents a perfect case study for analyzing phenomena of cultural change and adoption of innovation in small-scale societies. Specifically, we focus on the large-scale introduction and development of the cremation rite in the second millennium BC. Traditionally, the origin of the so-called ‘Urnfield culture’ has been placed in the Carpatho-Danubian area. From this region cremation burials would have expanded across space and over time towards western and southern territories. In this article an innovative approach is adopted in order to quantify this phenomenon. Through the Bayesian analysis of radiocarbon-dated funerary contexts located in Switzerland and in Catalonia and included in the EUBAR database, the ritual change in these two different regions is modeled in a probabilistic way.