ArticlePDF Available

Género, poder y tenencia de la tierra en un ejido de Veracruz

Authors:
Género, poder y tenencia de la tierra
en un ejido de Veracruz
Rosío CÓRDOVA PLAZA*
INTRODUCCIÓN
"T^VARA LAS SOCIEDADES AGRARIAS, la tierra no es sólo un medio de
/-^producción, sino un elemento cargado de significados y valora-
-/. ciones que define a los individuos, da sentido a su forma particu-
lar de existencia y los vincula con un entorno cultural determinado. La
tierra es a la vez signo y referente de un conjunto de relaciones sociales
que involucra pertenencia y lugar en una estructura social: su posesión
puede implicar prestigio y poder sobre otros, y su carencia puede repre-
sentar subordinación y vulnerabilidad.
En este sentido, es común encontrar en la bibliografía sobre grupos
campesinos, que uno de los factoress recurrentes para explicar la
subordinación de las mujeres como género en el ámbito rural mexicano
es su exclusión de la posesión y/o control de los medios de producción
(González, 1988; González y Salles, 1995; Marroni, 1995; Mulhare,
1999).
Se ha considerado que entre los principales mecanismos que
apuntalan y justifican tal exclusión, se encuentran, por un lado, la per-
cepción dicotomizada de la división sexual del trabajo y de los papeles de
género, y por otro, el sistema de parentesco imperante, cuyos patrones de
residencia, conyugalidad y herencia se concatenan para minimizar las
posibilidades femeninas de acceso a los recursos, ya sea en forma de tierra,
instrumentos de trabajo, fuerza de trabajo, créditos o insumos.
Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales, Universidad Vcracruzana.
107
SOTAVENTO 5/2000
En el primer caso, la concepción excluyente de la división sexual del
trabajo que impera en el ámbito rural, favorece que la agricultura se
entienda como una actividad masculina —justificada por una mayor
fuerza física de los hombres o por su habilidad en el manejo de los ani-
males de trabajo—, mientras que las actividades de reproducción supo-
nen una competencia exclusivamente femenina.1 Este argumento se
esgrime también para explicar la tradicional invisibilización de la con-
tribución de las mujeres a las labores agrícolas, de vital importancia en las
sociedades agrarias, pero sólo apreciada como "ayuda" al varón, quien es
el "verdadero" responsable de la esfera del trabajo productivo y debe
proveer los satisfactores materiales para el sostenimiento de la unidad
doméstica.
Con respecto al segundo argumento, se estima que los rasgos que
configuran los sistemas de parentesco en el campo mexicano limitan
estructuralmente el acceso femenino a la tierra, debido básicamente a
tres de sus aspectos constitutivos: la residencia patrivirilocal inicial
que favorece el establecimiento de patrilíneas limitadas localizadas,2 la
herencia masculina igualitaria preferencial y la últimogenitura patri-
lincal, tal como ha sido desarrollado por Robichaux (1997) en su
modelo de familia mesoamericana. Las pautas residenciales patriviri-
locales implican que el varón lleve a su esposa a habitar a la casa de
sus padres, mientras que sus hermanas se incorporan a la residencia
paterna de sus respectivos maridos. Al desligarse de su familia de ori-
gen, se entiende que una mujer pierde la oportunidad de heredar una
parte sustantiva del patrimonio, en el entendido de que en su nueva
condición compartirá la herencia de su marido, y tan sólo puede ser
considerada como heredera residual, es decir, que en el caso de que
reciba una parte del patrimonio familiar, ésta es comparativamente
mucho menor que la recibida por sus hermanos varones. La casa y el
solar paternos son heredados por el menor de los hijos varones, el
Por reproducción K entiende "( 1 todas aquellas actividades que contribuyen a que se reproduzca y
reponga la tuerza de trabajo y la unidad familiar" (Arizpc, 1986: 60).
Este téiimn» >e refiere a los grupos localizados de parentesco, es decir, casas contiguas habitadas por va-
rios hermanos con sus respectivas familias que frecuentemente comparten un mismo patio.
108
GÉNERO, PODER
Y
TENENCIA
xocoyote,3 quien tiene la obligación de velar por sus padres ancianos
hasta su muerte y costear su funeral.
Asimismo, algunos trabajos muestran que aun cuando existan casos en
diversas regiones del país donde una mujer sea titular de un certificado de
propiedad sobre la tierra, sus prerrogativas para ejercer derecho pleno
sobre ella no son efectivas y se ve forzada a delegar en algún hombre de su
familia la responsabilidad de la explotación agrícola (Marroni, 1995). Por
otra parte, se ha documentado la manera en la cual los términos de las
legislaciones agrarias, al hacer explícitas o ignorar las diferencias de
género, fortalecen o limitan el derecho de las mujeres al usufructo o
propiedad de la tierra (Deere y León, en prensa; Baitenmann, 1997).
Ante este panorama, la reproducción de las relaciones de desigualdad
entre los géneros en el ámbito rural pareciera responder a la imposibilidad
de ejercer un control real sobre la tierra, debido a que, a nivel normativo, los
contenidos culturales de los sistemas de género califican a las mujeres como
incapaces de controlar eficientemente el proceso de producción agrícola.
Sin embargo, algunos estudios recientes indican que esta percepción
pudiera verse transformada como resultado tanto de dos décadas de crisis
agrícola, como de la introducción de nuevos modelos productivos, los
cuales han obligado a una creciente incorporación de amplios contin-
gentes de individuos, hombres y mujeres, al trabajo agrícola asalariado.
Así, la llamada "feminización" de la agricultura,4 que se observa principal-
mente en los cultivos comerciales de exportación, es un fenómeno cada
vezs acusado debido a que la competitividad de los productos en el
mercado internacional descansa de forma importante en los bajos salarios
pagados a la fuerza de trabajo femenina (Arizpe, 1988: 25 y ss).
Las tendencias actuales sugieren que esta situación puede ayudar al
establecimiento de relaciones intergenéricas menos asimétricas, donde las
mujeres, al contribuirs activamente a mejorar los niveles de vida
Como bien señala Robichaux (1997: 202), canto la institución como el termino que la designa, del-
huatl
xocoyoain,
son utilizados en México incluso por poblaciones no hablantes de ninguna lengua indígena.
Mientras que la Población Económicamente Activa (PEA} masculina en el sector agropecuario se incre-
mentó en 100 000 trabajadores en la década de 1980, la femenina pasó de 266 650 en 1970 a 742 710 en
1980 (Barrón, citado en González. 1995: 24).
109
SOTAVENTO
5/2000
familiares, tienen una mayor presencia en la toma de decisiones y en la
administración de los ingresos (Mummert, 1995; Silva, 1995; Valdés,
1995).
No obstante, dichas transformaciones no han sido reportadas en
forma homogénea y la condición de subordinación parece no verse seria-
mente socavada (Roldan, 1982), y se refleja al exterior del grupo domés-
tico —salarios comparativoss bajos, mayor inestabilidad en el empleo,
escaso o nulo acceso a créditos y a innovaciones técnicas (Arizpe, 1988;
Lara, 1995; Lazos, 1995)—, como al interior —el incremento de la carga
de trabajo femenina, la minusvalorización de sus actividades o de su
aportación (Databuilt, 1992; Aranda, 1993; Guidi, 1994; Castro, 1995).
Cabe preguntarse, entonces, hasta qué punto la participación de las
mujeres en un ámbito tradicionalmente circunscrito a los varones ha
repercutido en el establecimiento de relacioness igualitarias entre los
géneros al interior de las unidades domésticas, permitiéndoles acceder a
posiciones de mayor autoridad. El presente trabajo pretende examinar
cómo la visión dicotomizada de los papeles de género y las pautas de
parentesco no necesariamente se traducen en una negación del acceso
femenino a la tierra, sino que, por el contrario, al acrisolarse en comu-
nión con una configuración histórica y cultural específica, bajo ciertas
circunstancias han favorecido y legitimado las posiciones de autoridad de
las mujeres en una comunidad agraria veracruzana.
CARACTERÍSTICAS
DE
LA
ZONA
DE
ESTUDIO
Situada en el centro del estado de Veracruz, Tuzamapan es un ejido que
desde principios de siglo se ha dedicado al monocultivo de caña de azú-
car, y, en tiemposs recientes, a la cafeticultura. En un primer
momento bajo un sistema hacendario y, posteriormente, como resultado
del establecimiento de un régimen caciquil que obligaba a punta de pis-
tola a la siembra de la caña y al abandono de otros cultivos, los
campesinos de Tuzamapan han experimentado las desventajas y los
beneficios que el cultivo cañero ha tenido tradicionalmente en nuestro
país.
Como ha sido descrito en detalle por diversos autores (Paré, 1987;
Nuficz, 1998; Otero y Singelmann, 1996), el devenir histórico de la
producción de caña en México ha supuesto una subsunción de las
110
GÉNERO. PODER
Y
TENENCIA
unidades campesinas a los imperativos del capital industrial y la sujeción
corporativa del sector cañero por parte del Estado. Pero, aunque esto ha
significado una consecuente pérdida de control de los productores de
gran parte del proceso productivo y de la comercialización del producto,
la caña había comportado hasta hace poco tiempo un importante con-
junto de garantías para los campesinos y sus familias, tales como: liqui-
dez en forma de créditos, seguridad en la comercialización del producto
y en un precio de garantía, servicios de salud y pensión por vejez, entre
otras.
Sin embargo, desde la privatización de'los ingenios iniciada por
Miguel de la Madrid a finales de los años ochenta, las unidades agrícolas
han sufrido una paulatina pérdida de apoyos técnicos y financieros que
inciden negativamente en los rendimientos y en los ingresos de los pro-
ductores.
Tradicionalmente, la producción de caña en general, y el periodo de la
zafra en particular, se ha considerado como un espacio mayoritanamente
masculino. La rudeza de la actividad y el despliegue de fuerza que
requiere obliga a que sea realizado casi exclusivamente por jóvenes
varones en plena capacidad física. Sin embargo, las labores de siembra y
mantenimiento de los cañales son regularmente llevadas a cabo por los
miembros del grupo doméstico en la parcela familiar, sin distinción de
género, y, ocasionalmente, se contrata fuerza de trabajo masculina para
apoyar algunas actividades.
Por otro lado, el cultivo del café se introdujo en la zona hacia finales
de la década de 1950, cuando el régimen caciquil se encontraba en
descomposición, lo que permitió que se diversificaran los cultivos y los
campesinos pudieran incorporarse al mercado de trabajo en la región.
Desde su introducción, la cafeticultura ha contemplado la ocu-
pación de nutridos contingentes de hombres y mujeres en las grandes
fincas cafetaleras de la región. Esto significa que el trabajo agrícola
asalariado femenino ha formado parte de la vida cotidiana de los
pobladores en la última generación y ha sido un factor importante
para transformar las relaciones intergenéricas en la comunidad. El
mercado de trabajo está genéricamente diferenciado no sólo en lo
referente a la oferta de labores exclusivamente masculinas o femeni-
nas,
sino en lo tocante a la discriminación salarial, porque las
111
SOTAVENTO
5/2000
mujeres reciben entre 25 y 30 % menos que los varones, aun cuando
realicen la misma tarea.5
EL
SISTEMA
DE
GÉNERO
Acorde con el sistema de género que estipula la complementariedad entre
los papeles de hombres y mujeres, la división sexual del trabajo en la
comunidad es clara en señalar que la esfera del campo, el empleo remu-
nerado, la organización para la producción y las negociaciones entre las
unidades domésticas y las agroempresas son asunto exclusivamente
masculino. La percepción de que las labores agrícolas son demasiado
rudas para las mujeres, puede ser explicada a partir del monocultivo
cañero que tradicionalmente ha invisibilizado la participación de la
población femenina en el campo.
Por añadidura, el espacio doméstico y las actividades de reproduc-
ción corresponden por entero a las mujeres. El sistema de valores
prescribe que el papel femenino ideal se circunscriba al estado conyu-
gal,
la crianza infantil, un radio de acción en espacios privados, la
exclusividad sexual y disponibilidad constante hacia el marido. En
este sentido, la unión conyugal es entendida como un contrato donde
la principal función masculina es la de proveedor, mientras que la
mujer debe aportar "atención", fidelidad y obediencia a su cónyuge.
El cumplimiento pleno de su papel de género otorga prestigio al
varón y le permite involucrarse sexualmente con otras mujeres, sin
reclamos por parte de la esposa porque él "le está arrimando todo"; en
contrapartida, relacionarse con un buen proveedor significa para una
mujer poder dedicarse de lleno a la esfera doméstica, al no verse pre-
cisada a buscar ingresos complementarios fuera de su casa que la
lleven a descuidar sus obligaciones al interior (Córdova, 1997).
En
abril de 1998. el salario para una mujer en la zona oscilaba entre los 20 y los 25 pesos diarios, mien-
tras
que para un hombre era de 30
a
40
pesos,
dependiendo de la dificultad de la labor y si se trataba de caña o
de
cale'. Los patrones justifican esta desigualdad aduciendo que las faenas asignadas a mujeres no requiere
capacitación
y que debido a su menor fuerza física, la cantidad de trabajo realizado es inferior al de los
varones.
112
GÉNERO, PODER
Y
TENENCIA
No obstante, desde la introducción de la cafeticultura como cultivo
comercial en la localidad, las mujeres se han sumado masivamente al tra-
bajo agrícola asalariado. La población femenina es iniciada desde la infan-
cia, a la par de los varones, para realizar con eficiencia las faenas del
campo en las parcelas familiares, sin por ello descuidar su entrenamiento
en las labores reproductivas. Posteriormente, chicas y chicos son canaliza-
dos al mercado de trabajo, o bien sustituyen al padre y/o a la madre en la
parcela mientras éstos se emplean como jornaleros. En numerosas oca-
siones, la gran carga de trabajo provoca que las adolescentes traten de
establecer relaciones conyugales a temprana edad, con la esperanza de
contar con un proveedor eficiente que les evite el trabajo asalariado. Sin
embargo, las condiciones de pobreza hacen que el ingreso femenino se
torne indispensable para la sobrevivencia de la unidad doméstica, sobre
todo cuando vienen los hijos.
La aparente contradicción entre el nivel normativo, que subraya
una dedicación exclusiva a la esfera doméstica, y el de las prácticas,
que hace necesaria la contribución económica de las mujeres para
lograr la reproducción del grupo, se resuelve al conferirle a la mujer la
responsabilidad del buen funcionamiento de la unidad doméstica,
debiendo estar preparada para suplir la incompetencia de su cónyuge
en el aprovisionamiento de los satisfactorcs de la familia, en virtud de
que la principal función femenina es la maternidad y es parte de su
papel "ver la manera de sacar a los hijos adelante" (Córdova, 1999a).
En este sentido, la imbricación explícita de los papeles de género por
parte de las mujeres al asumir responsabilidades que por definición
pertenecen a los varones como cabezas de familia, tiene incidencia en las
concepciones sobre la autoridad legítima en el seno del grupo. De tal
manera que el ejercicio masculino de la autoridad puede ser cuestionado
si el varón no está cumpliendo eficientemente con su función de provee-
dor, que es la parte medular de su papel de género.
Esta percepción ha sido de vital importancia para permitir a las
mujeres ir accediendo a posiciones de autoridad en el grupo doméstico
como jefas de familia, mismas que logran hacia la medianía de los ciclos
de vida, ya sea como madres solteras o como viudas, sobre todo si tienen
la oportunidad de entrar en posesión de derechos agrarios.
113
SOTAVENTO
5/2000
TENENCIA
DE IA
TIERRA
Y
PATRONES
DE
PARENTESCO
Tuzamapan ocupa 38.62 % de la superficie de tierras ejidales de
Coatepec y es el mayor de los 15 ejidos y comunidades agrarias que están
situados en este municipio, reuniendo 27.2 % de los ejidatarios registra-
dos (INEGI, 1988). El número total de certificados agrarios asciende a
458,
a razón de 338 hombres, 119 mujeres y un títulos corres-
pondiente a la parcela escolar.6 El tamaño de la parcela tipo para cada titular
es de 08-70-32 hectáreas; sin embargo, se puede encontrar una amplia varie-
dad de extensiones parcelarias que oscilan entre 0.4 hasta 19.5 hectáreas.7
La situación legal del ejido ha sido objeto de graves conflictos unto
entre los mismos ejidatarios de Tuzamapan, como entre los ejidos veci-
nos,
porque después de la donación provisional ocurrida en 1937, no ha
tenido lugar una acción de dotación y deslinde que dé posesión definitiva
de las tierras. No existe, por consiguiente, un plano definitivo del polí-
gono del ejido, ni límites oficiales que consignen la superficie exacta, ni
carpeta básica.8 Asimismo, la ausencia de documentación oficial ha
propiciado que cada certificado agrario no ampare una parcela específica
con límites precisos, sino que los ejidatarios posean fracciones dispersas
de extensiones variables en diversas zonas del ejido. A lo largo de los años
tal situación ha favorecido los despojos, la compra-venta de fracciones y
hasta la presencia de personas con título pero que ya no están en posesión
de predio alguno (Córdova, 1999).
Relación
de ejidatarios, con superficies, campos y forma en que adquirieron cada fracción, exp. 381,
I.
1. folios 02)4-0340, Tuzamapan, Derechos Agrarios. Registro Agrario Nacional. Delegación Veracruz
(RANV).
En
la comunidad exisren 13 derechosos que poseen menos de una hectárea, 130 entre una y tres hec-
táreas,
142 que oscilan entre 31 y cinco, 115 con parcelas que suman entre 5.1 y 8.7, 42 entre 8.8 y 15, y 11
con
parcelas que exceden las 15 hectáreas (Relación... y Acta de inspección ocular par la investigación general
de
usufructo parcelario, folios 014 a 0253, Tuzamapan, Derechos Agrarios, RAVN). En la comunidad hay dos
titulares
de derechos que ya no poseen tierra y algunos ejidatarios se encuentran en proceso de destitución de
derechos,
g El
acta de posesión provisional fechada el 24 de enero de 1937, señala una superficie de 3 154 hectáreas
afeitadas
a la hacienda y 660 donadas por un particular denominado Compañía Explotadora de Tuzamapan
Algunos
documentos apuntan, sin embargo. 2 874 o 3 534 hectáreas afectadas y 770 donadas, y tales diferen-
cias
han sido desde entonces objeto de pleitos con los ejidos de Vaquería y Cantera. Un presumo dictamen
definitivo
de fecha 16 de septiembre de 1966 indica 3 154 hectáreas afectadas y 770 donadas (Exp. 381, t 1,
Tuzamapan,
Derechos
Agrarios,
RANV).
114
GÉNERO. PODER
Y
TENENCIA
Existen tres maneras de acceder a la tierra en la comunidad: por suce-
sión/herencia,9 por cesión y por compra. En los dos primeros casos, los
hijos varones logran el acceso a través de la pertenencia a un grupo de
parentesco, en calidad de residentes de una unidad doméstica que com-
parte funciones de producción y consumo. Los patrones residenciales
indican que una mujer debe trasladarse a la vivienda de su marido desde
el inicio de la unión conyugal, lo que provoca que pierda sus derechos
sobre el patrimonio de su familia de origen. La residencia patrivirilocal
puede prolongarse indefinidamente hasta que los padres del novio estén
en condiciones de donar una fracción de terreno y ayudar en la construc-
ción de una vivienda para la familia de su hijo, quien continúa bajo la
férula del padre trabajando en la(s) parcela(s) para mantener sus derechos
sobre la herencia.
Cuando una mujer se ha mantenido soltera y los padres no le han
"dado estudio" ni consideran que tiene otra forma de mantenerse, por
lo común se ocupan de que herede una fracción de terreno para poder
solventar sus gastos en el futuro. En caso de ser la xocoyota y no exis-
tir hermanos varones, le será legada también la casa y el solar pater-
nos.
En el caso de que la mujer haya sido abandonada por su
cónyuge, por lo general vuelve a su familia de origen, donde es acep-
tada de regreso junto con su prole y recupera las posibilidades de
heredar que tenía antes de casarse, mientras no realice una nueva
unión matrimonial. En el momento en que una mujer logra estable-
cer residencia aparte de la de los padres, gracias a un nuevo enlace o
por esfuerzo propio, pierde la posibilidad de acceder a una parte del
patrimonio a heredar.
Con respecto ai acceso a la tierra por sucesión/herencia, por un lado se
transmite la titularidad de los derechos agrarios a un único sucesor que
ha sido designado previamente de entre una lista de beneficiarios en
orden preferencial, que se adjudicará al fallecimiento del/de la
Augustins retoma la distinción propuesta por Mainc en el siglo
XIX
entre sucesión —transmisión de los
papeles de autoridad y herencia —transmisión de los bienes, i.'incipalmente de la tierra (citado en
Robichaux, 1997: 198). Esta distinción resulta importante en sociedades en las que el patrimonio suele frag-
mentarse entre algunos o todos los hijos.
115
SOTAVENTO 5/2000
ejidatario/a. Por otro lado, se lega la posesión de una cierta extensión de
terreno, ya sea a uno o a varios herederos, de los cuales sólo uno podrá
contar con el certificado agrario. Hasta hace poco menos de treinta años,
la sucesión se otorgaba con mayor frecuencia al primer hijo varón, pero si
existía algún impedimento —por ejemplo, que no residiera en la comu-
nidad o que fuera alcohólico—, la elección podía recaer en cualquiera de
los demás. El resto de los hijos varones, y en los casos señalados las hijas
solteras, heredaban fracciones de tierra de acuerdo con la voluntad del
titular. Desde entonces, sin embargo, como resultado del reconocimiento
del creciente papel de las mujeres en el aprovisionamiento familiar, la
esposa ha pasado a ser la sucesora preferencia! de los derechos agrarios y
este hecho favorece que asuma de manera formal la jefatura de la familia
al fallecimiento de su marido, concentrando con frecuencia la totalidad
de las tierras del difunto. Aunque a la larga, los sucesores y herederos
serán preferentemente los hijos varones, el nuevo arreglo hace que las
mujeres en su calidad de viudas, mantengan por un cierto tiempo el con-
trol de los recursos familiares.
A este cambio contribuyó la reforma de 1971 a la Ley Agraria, que
en sus artículos 76 y 78 otorgaba iguales derechos sobre la tierra a
hombres y mujeres, modificando su posesión anterior que sólo per-
mitía la titularidad temporal de los derechos agrarios a madres
solteras o viudas que estuvieran manteniendo a una familia, con hijos
varones pequeños que pudieran heredar a la mayoría de edad.10
En tales circunstancias la titularidad femenina de una parcela no es
un mero estatuto formal, sino que le otorga a una mujer prerrogativas
reales.
Una vez que la viuda ha entrado en posesión del certificado
agrario, asume de manera efectiva la organización de la producción
familiar. Dado su amplio conocimiento sobre las labores agrícolas y
sobre el manejo de los cultivos, las mujeres se encuentran capacitadas
para trabajar, contratar peones, supervisar los medios de producción y
tratar con las agroempresas eficientemente. El reconocimiento social a
la capacidad femenina para hacer "trabajo de hombres", se hace
Para una revisión de los cambios en la Ley Agraria y su impacto en las mujeres, véase Arizpc y Botey
(1987: 70); Baitenmann (1997); Siephen (1999)
116
GÉNERO.
PODER Y
TENENCIA
patente en dos casos en los cuales las mujeres obtuvieron de la Asamblea
Ejidal el traspaso de la titularidad del derecho agrario en vida de su marido,
aduciendo alcoholismo e "irresponsabilidad" de éste en su papel de proveedor.
En apoyo a la idea de que las mujeres obtienen sus derechos agrarios
principalmente al fallecimiento de sus maridos, encontramos que el ori-
gen de los 119 certificados en manos de mujeres, es el siguiente:
TABLA
1.
PROCEDENCIA
DEL
DERECHO
AGRARIO
HEREDADO
POR LAS
MUJERES
Heredado
de
Número
de
mujeres
Porcentaje
Marido 74 62.19
Padre 25 21.00
Madre 6 5.05
Familiares 5 4.20
Otros 1 0.84
Adjudicados 8 6.72
Total 119 100.00
Fuente modificada: Córdova (1997).
Con respecto a los 37 casos en los cuales las mujeres recibieron su dere-
cho pora distinta del esposo, en trece de ellos se debió a que no existían
herederos varones. En otros catorce, la mujer tenía hermanos varones
que podrían haber entrado en posesión del título, pero que fueron
descalificados como herederos por causas que van desde conflictos con los
padres hasta alcoholismo. Cinco mujeres heredaron de familiares sin
descendientes, a quienes la mujer había cuidado hasta su deceso y una
recibió su derecho de un joven huérfano a quien ella había acogido en su
hogar y cuidado hasta su fallecimiento por alcoholismo. La situación
familiar de estos 37 casos respecto a la presencia o ausencia de otros posi-
bles sucesores del título agrario se presenta en la tabla 2.
Existen, entonces, 15 casos en los cuales las mujeres heredaron dere-
chos agrarios aun cuando tenían hermanos varones que pudieron haber
117
SOTAVENTO 5/2000
TABLA
2
SITUACIÓN
FAMILIAR DE
LA
MUJER
RESPECTO
A
LA
OBTENCIÓN DE SU DERECHO
AGRARIO
Situación de la mujer Frecuencia
Con hermanos varones titulares 4
Con hermanos varones no titulares 15
Sin hermanos varones 12
Heredó de familiares sin herederos 5
Heredó de otros sin herederos 1
Total 37
sido herederos prererenciales. Tales situaciones se debieron a que había
existido conflicto entre el o la ejidataria y su heredero, o porque ¿ste fue
descalificado por ser "desobediente", alcohólico o por ya no vivir en la
comunidad.
Sin embargo, el hecho de que las mujeres estén entrando de manera
creciente en posesión de derechos agrarios, no se ha traducido en una
mayor tendencia a elegir como sucesora preferencial a alguna de sus hijas.
De acuerdo con los archivos, la lista de beneficiarios hombres y mujeres a
la muerte del ejidatario, se ilustra en la tabla 3.
Esta tabla muestra que sólo un 9% de las ejidatarias ha considerado dejar
sus derechos a otra mujer, mientras el 56 % de los varones ha designado a
una mujer, su esposa en la mayoría de los casos, como sucesora. Sin em-
bargo, aunque la mujer tenga la libertad de heredar el certificado a alguna
de sus hijas, esto no ha implicado una transformación de los patrones de
herencia a favor de las mujeres, puesto que la elección sigue recayendo con
mucha mayor frecuencia en los hijos varones. Es decir, estas cifras podrían
dar la falsa idea de que en la siguiente generación habrías mujeres que
hombres con derechos agrarios. Es necesario tomar en cuenta que las
mujeres permanecen pors tiempo como beneficiarías, pero entran en
posesión del patrimonio por periodoss conos, ya que son generalmente
mujeres de mediana edad o ancianas al recibir el certificado de derechos
agrarios y lo legan a la generación de hombress jóvenes.
118
GÉNERO, PODER
Y
TENENCIA
TABLA 3
SUCESORES PREFERENCIALES A LOS DERECHOS AGRARIOS POR GÉNERO
(1989)
Ejidatarios
Mujeres
Hombres
Total
Sucfíoras
14
188
202
Sucesores
69
128
197
No especificado
36
22
58
Total
119
338
457
Fuente: Expedientes C-8530 y C-016110, Dirección General del Registro Agrario Nacional.
Tanto el certificado como la tierra que ampara, otorga al titular sea
mujer u hombre, la jefatura indiscutible del grupo doméstico y, en
buena medida, la posibilidad de dirigir las voluntades de sus demás
miembros, mediante el control del elementos significativo en el
medio rural: la tierra. De esta manera, una vez en posesión del derecho,
la mujer ejerce un férreo control sobre la familia concentrando el ingre-
so,
distribuyendo el trabajo, determinando los gastos y disponiendo las
actividades de hijos, nueras y nietos. Por ello es raro que una mujer
ceda la titularidad de las parcelas a sus hijos durante su vida, porque
significa ceder el control del factor que posibilita y legitima su autori-
dad como proveedora y cabeza de familia, además de que le garantiza la
obediencia de los demás a través de la manipulación del destino de la
herencia.
Por añadidura, la titularidad de un derecho agrario permite a su posee-
dor/a tener voz y voto en todos las decisiones que competen a la asamblea
ejidal,uy en los asuntos relacionados con la vida comunitaria en general,
como el nombramiento de los miembros de las juntas de mejoras, la
organización para las faenas colectivas, la resolución de los conflictos en
torno a la zona urbanizada del ejido y el apoyo a candidatos en tiempos
electorales. A través de su calidad de ejidatarias, las mujeres participan
activamente de la vida política de la comunidad.
Según consta
en
el articulo 23 del Reglamento de
la Ley Agraria
vigente.
119
SOTAVENTO 5/2000
La segunda forma de lograr acceso a una fracción de terreno consiste
en que el/la ejidatario/a ceda a alguno de sus hijos varones o, en algunos
casos,
a sus hijas una parcela para su usufructo, acto que se conoce como
"herencia en vida". Regularmente, el beneficiario puede contar con su
posesión a la muerte del/de la titular; sin embargo, esta acción estrecha
las obligaciones del receptor hacia el donante, porque la decisión puede
ser revocada en cualquier momento si el donador considera que la otra
parte no le guarda la debida obediencia o si no está de acuerdo con la
conducta que exhibe.
La "herencia en vida" es un recurso que involucra varias facetas
importantes para la reproducción de los grupos domésticos. Por un lado,
dado que el ingenio trata con cada cañero y otorga prestaciones indivi-
dualmente sin que importe el tipo de relación que un productor tenga
con la tierra, favorece la multiplicación de los beneficios mientras mayor
sea el número de cañeros registrados por cada familia: los servicios de
seguridad social se extienden al/a la productor/a, a su cónyuge y a sus
hijos menores o estudiantes, y se incrementa la cantidad de azúcar
recibida durante el periodo. Además, existe entre los campesinos la cer-
tidumbre de que reciben un monto mayor de liquidación12 al final de la
zafra cuando sons personas registradas por una misma superficie de
tierras.
Pero,
por otro lado, la "herencia en vida" se convierte en eficaz instru-
mento para mantener el poder sobre los miembros del grupo que aspiran
a entrar en posesión de una fracción de tierra, pues, aun cuando estar
registrado como productor cañero anee el ingenio posibilitaría a un indi-
viduo gestionar directamente los asuntos con la administración y cobrar
los adelantos y la liquidación, esto no sucede así. Por lo regular, el o la
titular concede la donación de una parcela a cambio de la firma de una
carta poder que le permite actuar a nombre del hijo o la hija que va a
registrar como cañero, y en virtud de la cual se encuentra en posibilidad
de continuar tomando las decisiones y controlando el dinero.
La liquidación es el momo que resulta de restar los adelantos y la llamada "preliquidación' al monto
total que recibe el productor por (odas las caAas entregadas
120
GÉNERO. PODER
Y
TENENCIA
Existe, además, otra faceta que puede catalogarse como el control de la
salud que detenta el titular del derecho sobre los demás miembros del
grupo que no están registrados como productores cañeros. Dado que el
cjidatario se encuentra afiliado al Instituto Mexicano del Seguro Social
(IMSS) a través, del ingenio en su calidad de productor cañero, recibe
periódicamente una cierta cantidad de pases que permiten al portador
hacer uso de los servicios que presta la Unidad de Medicina Familiar de la
localidad. Estos pases son transferibles a cualquier persona y son otorga-
dos directamente por el derechohabiente, quien puede concederlos como
recompensa o negarlos como castigo a los distintos familiares en función
de la obediencia recibida.
Cuando la posesión de la tierra se adquiere por la compra de alguna
parcela a un individuo, ejidatario o no, se hacen "papeles", los cuales con-
sisten en un recibo de puño y letra del vendedor por concepto de la venta,
lo que presta legitimidad a la transacción ante la Asamblea Ejidal, siempre
y cuando cuente con la firma o la huella digital de testigos y de un aval
por parte de algún miembro del Comisariado Ejidal o del Consejo de
Vigilancia, mismo que se logra mediante el pago a trasmano de un por-
centaje sobre el monto de la operación. Estos contratos, al igual que los
testamentos manuscritos o dictados a algún amanuense, son pruebas sufi-
cientes para demostrar ante la Asamblea Ejidal la validez de una operación
de compra-venta o de un legado. Asi se garantiza que si alguna vez el
vendedor quiere retractarse y recuperar la parcela, debe resarcir al com-
prador con el precio de la tierra en ese momento, las mejoras incor-
poradas,s un tanto por ciento sobre el total por el llamado "destrato".
La venta de tierras ha sido una práctica común desde mucho tiempo atrás
y se ha agudizado durante las últimas décadas en el ejido, lo que explica la
presencia de ejidatarios con derechos vigentes pero sin posesión de tierras.
Podrá observarse que el régimen de tenencia de la tierra se presta a una
gran variedad de arreglos al interior del ejido. Esta situación fomenta la
persistencia de prácticas corruptas entre las autoridades agrarias, las
empresas, los representantes ejidales y los campesinos. Al mismo tiempo,
fortalece la permanencia de relaciones de poder verticales que han
configurado un tipo de sujetos coherente con una ecuación de
dominio/subordinación, donde han variado los agentes y las formas
121
SOTAVENTO 5/2000
desde la época de la hacienda o el cacicazgo, pero que siguen presentán-
dose entre los campesinos.
A eso sumamos que el hecho de ocupar algún cargo representativo en
el Comisariado o en el Consejo de Vigilancia garantiza el ejercicio del
poder al interior de la comunidad, al permitir tanto el establecimiento de
relaciones dientelares como la subasta de prebendas y emisión de fallos a
favor del mejor postor. El papel de mediación de las instancias ejidales
favorece también la manipulación y distribución del mercado de tierras y
la legitimación de cualquier tipo de transacciones sin que importe su
legalidad, con el voto amañado de la Asamblea. Al exterior, la función
mediadora fomenta los arreglos cupulares al margen de la Asamblea
Ejidal y subsume el proceso productivo a las necesidades del ingenio.
En general, se puede apreciar que la tierra continúa siendo el factor de
controls importante tanto en el nivel de la unidad doméstica como de
la comunidad. Quien obtiene la titularidad de un certificado agrario, sea
hombre o mujer, se encuentra vinculado/a con la vida política local, par-
ticipa en la toma de decisiones y tiene la seguridad de ser escuchado/a en
la Asamblea cuando así lo requiera. Por otro lado, la posesión de la tierra
le permite constituirse como cabeza de familia y ejercer una autoridad
legítima sobre los demás miembros del grupo doméstico, con el objeto de
orientar el comportamiento familiar en la dirección que desee.
Aunque esto es generalmente cierto, se presentan, sin embargo, cam-
bios relacionados con el empobrecimiento del campo a raíz de la crisis de
los mercados y de las reformas neoliberales. En la actualidad, los recursos
obtenidos por la explotación de las parcelas familiares resultan evidente-
mente insuficientes para cubrir las necesidades de la unidad doméstica, y
los ingresos por la venta de fuerza de trabajo se tornan indispensables
para la sobrevivencia del grupo. En tales circunstancias, el salario se con-
vierte en un importante elemento de negociación para enfrentar a la
autoridad legítima e invertir las relaciones de poder en la familia. En esta
coyuntura, las mujeres que perciben un ingreso se encuentran en posición
de intervenirs activamente en la toma de decisiones y en la adminis-
tración de los recursos.
Por añadidura, y como resultado de la tradicional sujeción al Estado
que han sufrido los campesinos desde el reparto agrario, existe una
122
GÉNERO,
PODER
Y
TENENCIA
profunda desconfianza al Programa de Certificación de Derechos
Ejidales y Titulación de Solares (Procede), que ha llevado a cabo la
reforma agraria a raíz de las reformas constitucionales al artículo 27.
Los habitantes de Tuzamapan se niegan a permitir la entrada de los pro-
motores porque suponen que implica una mayor injerencia de las autori-
dades oficiales en las- decisiones del ejido,a impuestos y control de
recursos, además de que tienen la certeza de que es el paso inicial a la pér-
dida total de las parcelas, ante una situación de escasez. Esta es otra razón
para que el salario esté jugando un papel decisivo para conservar las for-
mas de existencia.
Asimismo, resulta significativo que esta mayor presencia femenina en
la titularidad de los derechos agrarios en la comunidad, no se haya visto
revertida por los cambios a dicho artículo y la reforma de la Ley Agraria
de 1992, tal como ha sido señalado en otras investigaciones (Deere y
León, en prensa). Esto hace suponer que el papel que juegan las
configuraciones culturales específicas y las percepciones de los roles de
género locales, pueden resultar de suma importancia para permitir el
acceso de las mujeres a la tierra y al control efectivo de los recursos.
CONSIDERACIONES
FINALES
Las transformaciones que han sufrido las economías campesinas como
resultado de los nuevos modelos de inserción en los mercados interna-
cionales, producto de la globalización, están impactando directamente las
estructuras productivas y el desarrollo de estrategias de reproducción
diversificadas. Fenómenos tales como la migración masiva o la llamada
"feminización" del mercado de trabajo agrícola, han alterado las formas
tradicionales de la división sexual del trabajo y la percepción de los pape-
les genéricos de mujeres y hombres en el medio rural.
Sin embargo, la manera en que esto repercute en las relaciones de poder
entre los géneros al interior de los grupos domésticos no está del todo
clara. Tampoco se presenta de forma homogénea en las diferentes regiones
en que ocurre, pues se relacionas bien con la presencia de un conjunto
de factores culturales e históricos que ofrecen una amplia gama de posibili-
dades en función de los patrones locales de convivencia intergenérica.
123
SOTAVENTO
5/2000
En
la
comunidad
de
estudio,
el
reconocimiento
de la
capacidad
femenina
en la
esfera
de la
producción agrícola
ha
permitido
a las
mujeres
el
acceso
a la
tierra
y el
control
de los
medios
de
producción,
favoreciendo
que se les
considere como sujetos
con
derecho
a
heredar
el
patrimonio familiar.
La
posibilidad
de
contar
con la
titularidad formal
y
efectiva
de los
certificados agrarios
y no
sólo nominalmcnte
o
durante
la ausencia
del
jefe
de
familia, como sucede
en
otras regiones—, concede
a
las
mujeres posiciones
de
autoridad reconocidas
en la
comunidad.
De
esta manera,
las
mujeres pueden utilizar
a su
favor
los
mismos mecanis-
mos
de
control usados
por los
hombres
en
igualdad
de
circunstancias.
Es indudable
que
estos espacios
de
poder femenino
se han
construido
con base
en la
sobreexplotación
de las
mujeres, pero esta situación
es el
común denominador
en
otras zonas rurales
de
nuestro país, donde
el
tra-
bajo asalariado
no ha
representado
un
elemento decisorio para aminorar
su asimetría
y
vulnerabilidad sociales.
Por
ello,
no se
puede generalizar
el
hecho
de que el
trabajo asalariado transforme mecánicamente
la
condi-
ción
de
subordinación
de las
mujeres rurales,
en el
sentido
que
permitiera
brindarles
un
grado mayor
de
autonomía, autoridad
o
poder
de
decisión.
Sin embargo,
es
importante tratar
de
rescatar cuáles
son las
situaciones
particulares
que
favorecen
el
establecimiento
de
relaciones menos jerar-
quizadas
y
opresivas para
la
población femenina, relaciones entre
las que
destaca,
por
supuesto,
el
acceso
de las
mujeres
a la
tierra.
BIBLIOGRAFÍA
Atlas ejidal
del
estado
de
Veracruz. Encuesta nacional agropecuaria ejidal,
1NEGI/ORSTROM, México,
1988.
Aranda, Josefina, "Políticas públicas
y
mujeres campesinas
en
México",
en
Soledad
González (coord.), Mujeres
y
relaciones
de
género
en ¡a
antropología
latinoamericana.
El Colegio
de
México, México,
1993-
Arizpe, Lourdes, "Las mujeres campesinas
y la
crisis agraria
en
América Latina", Nueva
Antropología,
México, noviembre
de
1986, núm.
30.
Arizpe, Lourdes,
"La
participación
de la
mujer
en el
empleo
y el
desarrollo rural
en
América Latina
y el
Caribe: trabajo
de
síntesis",
en
Josefina Aranda (comp.), Las
124
GÉNERO, PODER
Y
TENENCIA
mujeres en el campo. Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, México.
1988.
Arizpe, Lourdes, Carlota Botey, "Mexican Agricultural Dcvclopment Policy and its
Impact on Rural Women", en Carmen D. Deere, Magdalena León (cds.), Rural
Women and State Policy: Feminist Perspectiva on Latín American Agricultural
Development, Bouldcr/Westvicw Press, 1987.
Baitenmann, Helga, Rural
Agency
and State Formation in Postrevolutionary México: The
Agrarian Reform in Central Veracruz (1915-1992), tesis de Doctorado, New
School for Social Research, Nueva York, 1997.
Córdova, Rosío, "Sexualidad y relaciones familiares en una comunidad veracruzana", en
Espacios familiares: ámbitos de sobrevivencia y solidaridad, PUEG/CONAPO/DIF/UAM-
A, México, 1997.
Córdova, Rosío, Los peligros del
cuerpo.
Género, sexualidad y
construcción
del
sujeto
en una
comunidad rural del
centro
de Veracruz, tesis de Doctorado, UAM-1, México, 1999.
Córdova, Rosío, "Extraconyugalidad femenina en la familia rural: ¿prostitución o
estrategia de sobrevivencia?, Actas Latinoamericanas de Varsovia, Universidad de
Varsovia, Polonia, 1999a, núm. 22.
Daltabuit, Magali, Mujeres mayas. Trabajo, nutrición y fecundidad, 11A/UNAM,
México, 1992.
Deere, Carmen D., Magdalena León, "Institution.il Reform of Agriculture under
Neolibcralism: The Impact of the Women's and Indigenous Mouvcments", en
Zoomers Van der Haar (eds.), Regulating Land Tenure under Post-Liberalism:
Land Policy in Latin America, CESLA/WAU, Holanda, en prensa.
González, Soledad, "La reproducción de la desigualdad entre los sexos: prácticas e ideo-
logía de la herencia en una comunidad campesina (Xalatlaco, Estado de México,
1920-1960)", en Josefina Aranda (comp.), Las mujeres en el campo, UABJO,
México, 1988.
González, Soledad, Vania Salles, "Mujeres que se quedan, mujeres que se van... con-
tinuidad y cambios de las relaciones sociales en contextos de aceleradas mudanzas
rurales", en Soledad González, Vania Salles (coords.),
Relaciones
de
género
y trans-
formaciones agrarias, PIEM, El Colegio de México, México, 1995.
Guidi, Manha, "El saldo de la emigración para las campesinas indígenas de San Juan
Mixtepec", en Vania Salles, McPhail (coords.), Nuevos textos y
renovados
pretextos.
El Colegio de México, México, 1994.
Lara, Sara, "Introducción", en Sara Lara (coord.), El
rostro
femenino del mercado de tra-
bajo rural
en
América Latina, UNRJSD/Nueva Sociedad, Venezuela, 1995.
Lazos, Elena, "De la candela al mercado: el papel de la mujer en la agricultura comercial
del sur de Yucatán", en Soledad González, Vania Salles (coords.), Relaciones de
género y
transformaciones
agrarias,
PIEM, El Colegio de México, México, 1995.
125
SOTAVENTO 5/2000
LcVi-Strauss, Claude, "La familia", en Lévi-Strauss et al, Polémica sobre el origen y ¡a
universalidadde la familia, Anagrama, Barcelona, 1974.
Marroni de Velázquez, María da Gloria, "Trabajo rural femenino y relaciones de
género", en Soledad González, Vania Salles (coords.),
Relaciones
de
género
y trans-
formaciones
agrarias,
PIEM, El Colegio de México, México, 1995-
Mulhare, Eilcen M.,"When Daughters Return or Rcmain: Women and thc Natal
Household in Rural México", ponencia presentada en el Simposio Familia y
Parentesco en México y Mesoamérica: Miradas Antropológicas, UlA, México,
1999.
Mummert, Gail, "El proceso de incorporación de la mujer al mercado de trabajo: tres
cohortes de obreras, maestras y comerciantes en el valle de Zacapu", en Soledad
González, Vania Salles (coords.),
Relaciones
de género y transformaciones agrarias,
PIEM, El Colegio de México, México. 1995.
Nuficz, Ma. Cristina, Avances del proyecto de investigación "Cultura campesina en la
plantación cañera-azucarera del centro del estado de Veracruz", UAM-I, México,
1998,
[mes.].
Otero, Gerardo, Peter Singelmann, "Los cañeros y el Estado en México: garantías
sociales y reestructuración económica en la industria azucarera", en De
Grammont, Tcjcda (coords.), La sociedad rural
mexicana
frente al nuevo milenio.
Los nuevos actores sociales y procesos políticos en el campo, vol IV. UAM-
A/UNAM/INAH/Plaza y Valdés, México, 1996.
Paré, Luisa (coord.), El Estado, los cañeros y la industria azucarera ¡940-1980,
UNAM/UAM, México, 1987.
Ramos de Castro, Edna María, "Del castañal a la fábrica: división sexual del trabajo y
persistencia de patrones tecnológicos en Brasil", en Sara Lara (coord.), Jornaleras,
temporeras
y bóias frías. El rostro femenino del mercado de trabajo rural en América
Latina, UNRISD/Nucva Sociedad, Venezuela, 1995.
Robichaux, David. "Un modelo de familia para el México profundo", en Espacios fami-
liares; ámbitos de sobrevivencia y solidaridad, PUEÜ/CONAPO/DIF/UAM-A, México,
1997.
Roldan, Mariha, "Subordinación genérica y proletarización rural: un estudio de caso en
el noreste mexicano", en Las trabajadoras del agro: debate sobre la mujer en
América y el Caribe, ACEP, Bogotá, 1982.
Silva, Maria Aparecida Moracs, "Mujeres bóias-frias: el difícil arte de vivir en Brasil", en
Sara Lara (coord.), El
rostro
femenino del mercado de trabajo rural en América
Latina, UNRISU/Nueva Sociedad, Venezuela, 1995.
Stcphcn, Lynn, "¿Demasiado poco, demasiado tarde? El impacto del Artículo 27 en las
mujeres de Oaxaca", en Laura Randall (ed.), Reformando la reforma agraria mexi-
cana, UAM X/EI Atajo, México, 1999.
126
GÉNERO. PODER
Y
TENENCIA
Stichter, Sharon, Jane Parpan (eds.). Women, Employment and the Family in the
International División ofLabour, Temple University Press, Filadeifla, 1990.
Valdés, Ximena, "Cambios en la división sexual del trabajo y en las relaciones de género
entre la hacienda y la empresa exportadora en Chile", en Sara Lara (coord.), El
rostro
femenino del mercado de trabajo rural en América Latina, UNRISD/Nueva
Sociedad, Venezuela, 1995.
127
Full-text available
Article
This paper highlights the ways in which relations of power, specifically those of gender, shape knowledge production, resource distribution, decision-making and thus, adaptation to climate change. I utilize feminist standpoint theory and geographic conceptualizations of social reproduction to argue that policies and programs that seek to enhance adaptation to climate change must understand how gender affects differential access to resources and decision-making in the context of climate variability. Specifically, I argue that situated knowledge and social reproduction are useful conceptual tools for analyzing how women's daily activities and social locations shape what they know and how they respond to social and environmental stressors like drought. In making this argument, I present the results of fieldwork conducted in two rural communities in Mexico's semi-arid highlands to empirically explore the significance of gender in the production of knowledge, provisioning of resources, and the different ways that households adapt to climate change. This kind of critical engagement between feminist and adaptive capacity approaches opens up a conceptual space for reflection and encounters that move the debates closer toward addressing the challenges that climate change presents.
Article
In the present stage of international capitalist development, women are increasingly being drawn into paid employment by multinational and state investment in the Third World. This volume investigates the interrelations between women’s participation in the urban wage economy and their productive and reproductive roles in the household and family. It brings together a selection of important recent research on all major regions of the developing world by leading scholars in this emerging field. It argues that the household itself is an important determinant of the character and timing of women’s labour force participation, and it assesses the extent to which family patterns can be expected to change as women increasingly work outside the home.
Article
Thesis (Ph. D.)--New School for Social Research, 1998. Includes bibliographical references (leaves 435-466). Photocopy.
¿Demasiado poco, demasiado tarde? El impacto del Artículo 27 en las mujeres de Oaxaca
  • Lynn Stcphcn
Stcphcn, Lynn, "¿Demasiado poco, demasiado tarde? El impacto del Artículo 27 en las mujeres de Oaxaca", en Laura Randall (ed.), Reformando la reforma agraria mexicana, UAM X/EI Atajo, México, 1999.
Los cañeros y el Estado en México: garantías sociales y reestructuración económica en la industria azucarera
  • Gerardo Otero
  • Peter Singelmann En De
Otero, Gerardo, Peter Singelmann, "Los cañeros y el Estado en México: garantías sociales y reestructuración económica en la industria azucarera", en De Grammont, Tcjcda (coords.), La sociedad rural mexicana frente al nuevo milenio. Los nuevos actores sociales y procesos políticos en el campo, vol IV. UAM- A/UNAM/INAH/Plaza y Valdés, México, 1996.
La familia", en Lévi-Strauss et al, Polémica sobre el origen y ¡a universalidadde la familia
  • Claude Lcvi-Strauss
LcVi-Strauss, Claude, "La familia", en Lévi-Strauss et al, Polémica sobre el origen y ¡a universalidadde la familia, Anagrama, Barcelona, 1974.