ArticlePDF Available

Abstract

Este artículo se interroga acerca de las razones por las cuales el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) desestimó el diseño de políticas regionales de radio y televisión, desde su creación en 1991, hasta el año 2007. La estrategia metodológica incluye el estudio de caso para el análisis regional y la aplicación de métodos comparativos para los casos nacionales (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y para otros procesos de regionalización contemporáneos (Unión Europea y Tratado de Libre Comercio de América del Norte). Se analizan las políticas públicas nacionales de radio y TV implementadas por los socios plenos y aquellas producidas en el marco del bloque regional. Además se traza una segunda comparación interregional en el supuesto de que este contraste aporta elementos valiosos para el análisis. Los resultados demuestran que pese a intentos aislados, las políticas de radio y televisión regionales no formaron parte de la agenda estratégica de MERCOSUR durante el período analizado.
81CUA DERNO S DE INFO RMACIÓN / Nº 28 / 20 11 - I (ENE RO - JUNI O) / ISSN 0 716-162X
Políticas del audiovisual en
MERCOSUR (1991-2007)
1
Resumen
Este artículo se interroga acerca de las razones por las cuales el Mercado
Común del Sur (MERCOSUR) desestimó el diseño de políticas regiona-
les de radio y televisión, desde su creación en 1991, hasta el año 2007. La
estrateg ia metodológica incluye el est udio de caso p ara el anális is regional
y la aplicación de métodos compa rativos para los casos n acionales (Argen-
tina, Br asil, Paraguay y Urugu ay) y para otros proce sos de regionalización
contemporáneos (Unión Europea y Tratado de Libre Comercio de Amé-
rica del Norte). Se analizan las políticas públicas nacionales de radio y TV
implementadas por los socios plenos y aquellas producidas en el marco
del bloque regional. Además se traza una segunda comparación interre-
gional en el supuesto de que este contraste aporta elementos valiosos para
el análisis. Los resultados demuestran que pese a intentos aislados, las
políticas de radio y televisión regionales no formaron parte de la agenda
estratégica de MERCOSUR durante el período analizado.
Palabra s clave: Políticas de radiodifusión, políticas del audiov isual, integra-
ción regional, MERCOSUR.
AbstR Act
The reasons for which the Southern Common Market ( MERCOSUR) rejected
the radio and television regional policies design from its creation in 1991
to the year 2007 are questioned in this paper. The methodological strategy
involves the case study for regional analysis and th e application of comparative
methods for the national cases (Argentine, Brazil, Paraguay and Uruguay)
and for other contemporary processes of regionalization (European Union
and the North Ameri can Free Trade Agreement). The radio and TV national
public policies implemented by full members and those produced within the
framework of the regional bloc are analysed. Besides, a second interregional
comparison is traced supposing this contrast provides valuable elements for
the evaluation. The results show that though isolated attempts, the radio
and television regional policies were not present at the strategic agenda of
MERCOSUR during the analysed period.
Keywords: Broadcasting policies, audiovisual policies, regional integration,
MERCOSUR.
DANIELA MONJE, Centro de Estudios Avanzados. Universidad Nacional de Córdoba. Argentina. (danielamonje70@gmail.com)
Recibido: 28 / 04 / 2011. Aceptado: 13 / 05 / 2011
1 Este ar tículo sintetiza los res ultados al canza dos por la autor a en su tesis do ctoral en el Programa de Doc torad o en Ciencias Sociale s. FLACSO, Argentin a. El tra bajo se encuentra
disponib le en su ver sión pa pel en la Bibl ioteca Enzo Falet to de FLACSO Arg entina; ver sión digit al, sol icita rla a la autora a dani elamo nje70@gmail.com
Audiovisual policies in the MERCOSUR (1991-2007)
Dossier
Políticas
Públicas
ARTÍCULO MONJE, D. / Po lític as del au diovi sual en MERCOSUR (1991-20 07) (pp. 81-94)
82 CUA DERNO S DE INFO RMACIÓN / Nº 28 / 20 11 - I(ENER O - JUNIO) / ISS N 0716-162 X
1.INTRODUCCIÓN
Este artículo indaga las razones por las cuales el Mercado
Común del Sur (MERCOSUR) desestimó, entre 1991 y 20072,
el diseño de un cuerpo integrado, explícito y duradero de polí-
ticas r egionales de rad io y televisión, cua ndo la evidencia mue s-
tra que: 1) otros procesos de regionalización contemporáneos,
como la Unión Europ ea (UE) o el Tratado de Libre Comercio de
Améric a del Norte (TLCA N), han inclu ido explícitament e en sus
agendas el tem a, ya sea con el objeto de except uarlas o de libera-
lizar su intercambio; 2) los socios que integran el MERCOSUR
están produciendo desde 2003, de un modo paralelo, reajustes
en sus sistemas legislativos fundados en las tendencias legife-
rantes más progresistas a nivel internacional que consideran a
la radiod ifusión como una m ateriali zación del derecho humano
a la libertad de expresión y 3) de no ser exceptuadas explícita-
mente, la radiodifusión y el audiovisual –en tanto industrias
culturales–, quedarán incluidas como un servicio transable en
función de los acuerdos de comercio de servicio suscritos ent re
los socios de la unión.
Entre las hipótesis de trabajo se postula que el MERCOSUR
no formuló políticas de radio y televisión regionales porque no
identificó el tratamiento de las industrias culturales como un
problema controver sial para el que s e requieren estrat egias espe-
cíficas. Por su parte, los países miembros de la unión regional
actuaron de modo independiente respecto de los demás socios
en cuanto a la formulación de sus políticas nacionales sobre
radiodi fusión y audiovis ual y paulatin amente avanz aron, hacia
el final del período, en nor mativas de mayor complejidad en las
que se reconoc en los principios básico s de la lucha por la demo-
crati zación de las comunic aciones. Sin embargo, el per íodo ana-
liza do no se caracteri za por una acefa lía normativ a, sino por una
regulación explícita que, al menos durante la primera década,
favorece los intereses del sector privado-comercial para luego
readecu arse a la incorp oración de las demand as de los otros sec-
tores. En es te proceso se reconoce n influencias re cíprocas entre
los país es y una fuerte mot ivación vincul ada al cambio de sig no
político en la región, que tiene lugar desde el año 2003.
Por otra parte, los marcos regulatorios sobre radiodifusión
y audiovisual implementados entre 1991 y 2007 en los países
del MERCOSUR han habilitado, por acción u omisión, trans-
formaciones significativas en la estructura de propiedad de los
medios, a favor del sector privado -comercial, y en des medro de
los sectores público y social-comunitario.
El estud io propone una doble comparación ent re las Políticas
Nacionales de Comunicación (PNC) de los cuatro países que
integran MERCOSUR como socios plenos y entre las Políticas
Regiona les de Comunicación (PRC) de t res procesos de reg iona-
lización contemporá neos. En este sentido re sulta original, por
cuanto no se registra otro antecedente similar en el campo de
la sociopol ítica de las comunic aciones. Su aporte fu ndamental
consiste en la lectura integrada de fenómenos que habían sido
estudi ados de un modo aislado y en la produc ción de claves de
interpretación acerca del lugar estratégico que han adquirido
las comunicaciones en la región mercosureña.
Los resultados indican que hasta 2007 no existió en MER-
COSUR el objetivo explícito de avanzar en el diseño de políti-
cas regionales de radio y televisión, y tampoco se formuló un
principio de e xcepción cultura l al estilo europeo. Solo la s Reu-
niones Especializadas y un Subgrupo de Trabajo abocados al
tratamiento de la comunicación, la radiodifusión y el audiovi-
sual han conseguido avanzar en algunas políticas parciales3.
Por ello, no podríamos hablar de una política mercosureñ a
sobre el audiovisual en general o la radiodifusión en particu-
lar, sino de accione s e iniciativas que, eventua lmente, podría n
aunarse en una política general, pero que hasta entonces per-
manecían fragmentadas. Es decir, el panorama hasta 2007,
inclusive, no se conformaba de políticas regionales explíci-
tas, sino de políticas ausentes o, en términos de Bustamante
(2003), de “políticas por omisión”, en tanto el no hacer es un
modo de política.
Sin embargo, en 20 09, el statu quo comienz a a esmerilar se. La
definición del padrón sobre Televi sión Digital Terrest re (TDT)
que se uni ficará en la reg ión mercosureña entr e octubre de 2009
y diciembre de 2010 hacia el est ándar nipón-brasileño4 modi-
fica por primera vez, desde su creación, el modo de construir
políticas regionales de comunicación encarado por el bloque
MERCOSUR. Con todo, no deja de ser un hecho consumado y
ajeno al bloque lo que des encadena las dec isiones de los socios.
El impulso de Brasil, la economía más poderosa de la región,
unido a las alianzas estratégicas que el Imperio de Japón y el
empresar iado de este país consiguen tramar en la región sura-
mericana generan condiciones propicias para la adopción de
la norma. Si bien Brasil había realizado su opción en 2006,
es en 2009 cuando se produce una suerte de efecto dominó y
en un lapso menor a un año se completa el mapa de adopción
del padrón de TDT nipón-brasileño en Sudamérica, según el
siguiente detalle: Perú lo adopta en abril de 2009, Argentina
en agosto de ese a ño, Chile en septiembre y Venez uela en octu-
bre. Luego seguirán, en esta serie: Ecuador en marzo de 2010,
Paraguay en junio de ese año, Boliv ia en julio y, finalmente,
Urugu ay en diciembre. Este al ineamiento en tor no al padrón de
la TDT constituye en sí mismo un hallazgo. Resulta llamativo,
2 Aun cu ando se presen tan
algunos ejemplos posteriores
al año 2007, el recor te
temporal se ajusta al per íodo
sob re la bas e del cual se
trabajó en la investigación de
base.
3 Reunió n Especializada
de Autoridades
Cinematográficas y
Audiovisuales del MERCOSUR,
Reunión Especializada
en Comunicación Social
y Subgrupo de Trabajo 1
Comunicaciones.
4 Lo que ocur re a partir de
2009 es un alineamiento
regional que en MERCOSUR
impacta primero en Argentina,
lue go en Par aguay y
finalment e en Ur uguay, que en
diciembr e de 2010 anunc ia la
mod ificac ión de la opción por
el estándar europeo que había
realizado en 2007. Todos los
paí ses de Sudamér ica, salv o
Colombia, definieron a lo largo
de es te período su op ción por
el padrón ISDB -TB. Al inter ior
de MERCOSUR el alineamiento
de los cuatro socio s es
valorado positivamente y
ser á puesto en relación con
las políticas de comunicación
nacionales encaradas por los
soc ios entre 2005 y 2010.
83
ARTÍCULO MONJE, D. / Po lític as del au diovi sual en MERCOSUR (1991-20 07) (pp. 81-94)
tanto en rel ación al fortaleci miento del mercado region al como
a la defin ición de una posición conjunt a sobre el tratamie nto de
las industrias culturales –al estilo de la UE– que se haya pos-
puesto durante tantos años la formulación de una problemá-
tica contr oversial, pero fu ndamentalme nte estratégica p ara un
mercado regional de alrededor de 250 millones de personas.
Como se expondrá a lo largo de este escrito, los sistemas
regulatorios nacionales de los países que integran el MER-
COSUR, y la propia unión regional, han experimentado un
rezago si ntomático en el perío do analizado, demora ndo la dis-
cusión acerca de la exclusión de la radiodifusión de las reglas
del comercio de ser vicios, un imperativo que se generaliza a
escala planetaria, impulsado desde la Organización Mundial
del Comercio (OMC). La contrac ara de este estado de s ituación
tiene su expresión en las transformaciones radicales que han
sufrido las estructuras de propiedad de los medios en los últi-
mos 20 años, llegando a niveles de concentración alarmantes
respecto de los parámetros internacionales, con más del 90%
del sector radiodifusor explotado con fines comerciales en los
cuatro países analizados en esta investigación (Mastrini-Be-
cerra, 2006) y, de modo concomitante, con un sector público
con escaso protagonismo y un sector social comunitario que
durante décadas creció en condición de ilegalidad.
Frente a ello entendemos que el tratamiento de las indus-
tri as culturale s en general, pero esp ecialmente de aquel las que
se incluyen en el sector del audiovisual del tipo punto-masa,
resulta controversial en la medida en que se requiere discutir
de modo articulado sus dimensiones económicas y culturales
desde un del icado equil ibrio que no desconozca esta dual idad
pero que, justamente en relación a ella, procure un abordaje
diferencial respecto de otras mercancías. En la base de esta
disputa de sentidos se encuentran la defensa de la libertad de
expresión, las garantías para la constitución de identidades
colectivas diversas y el derecho a la información y a la comu-
nicación, todos aspectos que son condiciones de posibilidad
para una democratización de las comunicaciones.
2. MARCO TEÓRICO
Dura nte los últimos 20 años se produjo u na reconfigur ación
del ecosistema de medios a nivel planetario que se inscribe en
procesos de liberalización del capital, transnacionalización
de la distribución, incremento de la economía financiera y
convergencia tecnológica (Zallo, 1988; Garnham, 1991; Van
Audenhove, 1999, Mastrini y Bolaño, 1999). Este cambio se
sostuvo en una vasta normativa diseñada a la medida de los
regulados (Van Cuilenburg y McQuail, 2003).
En este contexto, las industrias culturales –entre las que se
cuenta n el audiovisua l y la radiodifu sión– ingres aron en un pro-
ceso de valorización que transformó al sector en una zona de
creciente interés para la inversión de capitales provenientes de
otras ramas de la industria. Este desplazamiento produjo una
impor tante mutac ión en las lógic as tradic ionales de prod ucción,
circulación y consumo de bienes e imprimió nuevas dinámi-
cas a los procesos de producción social de sentidos (Mastrini
y Becerra 2006; Bustamante, 2003, Becerra y Mastrini, 2009).
Las Industrias Culturales (IC) han sido definidas por Ramón
Zallo (1988) como:
un conjunto de ramas, segmentos y actividades auxiliares indus-
triales productoras y di stribuidoras de mercancías con conteni-
dos simbólicos, concebidas por un trabajo creativo, organizadas
por un capital que se valoriza y destinadas fin almente a los mer-
cados de consumo, con una función de reproducción ideológica
y social”. (p. 26)
Las mer cancías producid as según es tas lógicas no s olo requie-
ren de una inversión significativa de capitales y de la división
del trabajo implícita en todo proceso de industrialización, sino
que además tienen la particularidad de moldear e influir en
los significados de las culturas contemporáneas. Esta dualidad
resulta controversial.
En efecto, tal como afirma Galperín (1998), es necesario
reconocer que las industrias culturales son parte integral del
sistema económico mundial, pero a la vez poseen importantes
implicaciones sociopolíticas, en tanto ay udan a reproducir la
identidad cultural y a sostener los lazos sociales de una comu-
nidad al tiempo que contribuyen a regular la circulación del
discurso político en las sociedades modernas (p. 14).
Garnham ya prefiguraba esta bivalencia en 1979, cuando
afir maba que “la cu ltura se ha vue lto una mercancí a” por cuanto
el mercado desplaza al Estado en su función de reproducción
ideológica, a partir de la transformación de una zona históri-
camente improductiva, como la cultura, en una zona de alta
rentabilidad. De modo que, sin invalidar el modelo estructura-
superestructura, trabajaba sobre la hipótesis de la industriali-
zación de la superestructura.
En esta estela, la radiodifusión y el audiovisual se han desa-
rrolla do media nte estrategi as de sostenimie nto y expansión l iga-
das a los procesos de concentración de la propiedad que se han
dado en toda A mérica Lat ina en los últimos 20 a ños. Este proceso
-a diferencia de lo que aconteció en Europa con los monopolios
estatales- se ha dado casi exclusivamente en torno al sector pri-
vado-comer cial, relegando al E stado a una provi sión subsidiar ia5.
5 En Argentina, po r ejemplo,
la le y de radi odifusión
22.285 que rigi ó entre 1981
y 2009, estableció de modo
exp lícito en sus ar ts. 8, 10
y 11 el carácter subsidiario
que el Estado te ndría en
materia de radiodifusión. En
el ar t. 10 se señal aba que: “El
Estado Nacional promoverá
y pro veerá ser vicios de
radiodifusión cuando no los
pre ste la ac tividad privada,
en zonas de fomento y
en la s zonas de fro ntera ,
esp ecialmente en las áre as
de fr ontera, con el objeto de
asegur ar la co bertura máx ima
del territor io arge ntino.”
84 CUA DERNO S DE INFO RMACIÓN / Nº 28 / 20 11 - I(ENER O - JUNIO) / ISS N 0716-162 X
En tanto las IC representan zonas de alta rentabilidad, han
recibido en las últimas décadas migraciones de capital e inver-
siones provenientes de otr as ramas de la economía y ha n ingre-
sado en las lógicas del comercio internacional en términos de
commodities6 o merca ncías tran sables. Como contrapa rte, desde
UNES CO emerge una propuesta cono cida como “excepción cul-
tural ” que presenta a ntecedentes concretos a pa rtir de noviembre
de 2001, año en que se publica la Declaración Universal sobre
la Diversidad Cultural. Allí se especifica que los bienes y serv i-
cios culturales, en tanto son portadores de identidad, valores
y sentido, “no deben ser considerados mercancías o bienes de
consumo como los demás” (Art. 8). Esta polít ica ha sido conva-
lidada por sucesivas declaraciones públicas y acciones de este
organis mo y se fija como norma del derecho i nternaciona l a par-
tir del año 20 05 mediante la Conve nción sobre la Protección y l a
Promoción de la Diversid ad de las Expres iones Culturales de l a
UNESCO, que entró en vigor en marzo de 2007. En esta línea,
ha basado su estrategia de preservación de bienes culturales la
Unión Europea frente a los requerimientos de la OMC.
Sin embargo, las acciones encabezadas por UNESCO no
han conseguido modificar la dirección de un flujo que ha pro-
ducido grandes beneficios –tanto económicos como culturales
en términos de config uración del gusto y l as preferencias de la s
audiencias– a nivel global. Lógicamente, quienes más se han
beneficiado con este movimiento han sido los grandes opera-
dores inter nacionales, que no solo poseen la s capacidades para
generar economías de escala y de escope o gama, sino que fun-
dament almente han po dido hacerlo en virt ud de generalizado s
procesos de concentración de la propiedad.
En este e scenario ME RCOSUR, en tanto pro ceso de integra-
ción regiona l contemporáneo, aparece como u na gran incóg nita
puesto que su posicionamiento internacional en relación a las
industrias culturales es difuso. Entendemos que las claves de
lectura aportadas pueden resultar valiosas para la formulación
de pregunt as acerca del est atuto que la radiodif usión y el audio-
vis ual han alca nzado en el marco de l a unión regional y en c ada
uno de los países que la conforman como socios plenos.
En cuanto al comercio internacional de bienes y servicios
audiovis uales, podemos afi rmar, siguiendo a M arc Raboy (2002),
que en el presente asistimos a la configuración de una “arena
regulatoria global”, que implica que los estados han perdido
ciertos márgenes de autonomía en la definición de sus regu-
laciones y que requieren atender a la lógica de la negociación
de estas normas en el plano transnacional, donde se debaten y
fijan las pautas a las que luego deberán acomodarse. En el caso
de los medios de radiodifusión, su impronta de medios tradi-
cionale s no los excluye de estas lóg icas por cuanto la r econver-
sión tecnológica y la convergencia digital los han equiparado
en sus posibilidades de alcance y diversidad de contenidos a
los nuevos medios. El punto a definir y defender por parte de
los estados es si el broadcasting hará parte de la esfera cultural
o de la económica, por cuanto “(…) la globalización en sí no
implica el fi n de las regula ciones: signific a un cambio en dónde
y cómo esa regulación se produce. Esto implica que la regula-
ción del broadca sting se ha vuelto global” (R aboy, 2002, p. 24).
Esta re flexión contras ta con las obser vaciones reali zadas por
Lacroix en 1999, quien sostenía que las instituciones interna-
cionales de regulación no habían logrado hasta ese momento
trascender el modo de regulación impuesto por la matriz for-
dist a-keynesia na (basado en l a intensifica ción de la producción
y el consumo y c recimiento con la i ntervención del Es tado) hacia
un modo que denominaba discutido-programado en el que se
buscaba r egular a par tir de consen sos sociales a lcanzados ent re
el Estado, el pode r económico y la sociedad . Lacroix diag nosti-
caba una crisis en las capacidades nacionales de regulación “a
part ir del acceso al poder de l as empresas tra nsnacionales y de
la concent ración y centrali zación de los capitale s (…) fruto de l a
colaboración estrecha entre los Estados y el poder económico,
particularmente para desarrollar el comercio internacional
(1999, pp. 89-90) reconociendo que, en el nivel de las unio-
nes regionales como MERCOSUR, TLCAN y Unión Europea,
existían indicios de formas institucionales correspondientes
a una nueva matriz que no habían llegado a concretarse aún.
Diez años adelante de este análisis, y en la estela del aporte
reali zado por Raboy en 2002, p odemos afirma r que los cambios
en los patrones de regulación están aconteciendo de un modo
acelerado. Los ac tores que los impulsa n no son solamente, como
en épocas anteriores, los estados o las uniones regionales que
conforman, sino además las organizaciones mundiales en las
que participan los estados y los grupos económicos, tal es el
caso de l a Organizac ión Mundial del Comercio, o dir ectamente
las corporaciones transnacionales como en el caso de la Inter-
net Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN).
Esta nueva de relación de fuerzas debería constituir una alerta
para una unión regional como MERCOSUR.
3. OBJETO DE ESTUDIO Y METODOLOA
La investigación en la que se basa este artículo tuvo como
objeto de estudio el conjunto de políticas públicas de radio y
televisión desarrolladas entre 1991 y 2007 por los socios fun-
daciona les del MERCOSUR : Argentina, Br asil, Urugu ay y Para-
guay y por l a unión regional propia mente dicha. Por lo tanto, se
6 Es decir: pro ducto s que
han perdid o su capacidad de
diferenciación, con un alto
grado de homogeneidad cuya
procedencia de origen se
diluye por completo, que se
val orizan se gún las re glas
de los mercados financieros
internacionales. Son ejemplos
de ello el petleo , el ar roz, el
oro , el papel, etc.
85
ARTÍCULO MONJE, D. / Po lític as del au diovi sual en MERCOSUR (1991-20 07) (pp. 81-94)
estudi aron tanto Política s Nacionales de Comun icación (PNC)
como Política s Regionales de C omunicación (PRC). Se conside-
raron, por un a parte, los principales proce sos de construcc ión
de políticas de radiodifusión y del audiovisual y, por otra, el
marco jurídico-normativo diseñado e implementado en cada
país y en la unión regional durante el período, con especial
énfasis en la actividad de los actores que han disputado senti-
dos en la construcción de las políticas. De este modo, se buscó
artic ular el sistem a normativo con las pr ácticas ins titucionales
involucradas en el diseño y en la aplicación de las normativas
como dos planos inescindibles en el análisis de las políticas
de radiodifusión.
Con relación a este objeto se diseñó una estrategia metodo-
lógica que combina el estudio de caso y el método comparativo.
En tanto, la s indagaciones prel iminare s mostraban un e scaso
y desarticulado diseño de políticas de radiodifusión y audio-
visual en la región MERCOSUR, y considerando la dificultad
para delimitar una zona de interés claramente demarcada, se
optó por aplicar el estudio de caso no en cuanto técnica, sino
como estrategia en el diseño de l a investigación. En c uanto tal,
el estudio de caso centró su atención en la comprensión de las
dinámicas que se presentaron dentro de escenarios particu-
lares (Eisenhardt, 1989).
Se trabajó en la hipótesis de que el caso MERCOSUR
podría abordarse como caso intrínseco, esto es, no porque
fuera representativo de otros casos o porque sirviera para
ilustrar determ inado problema, sino porque era en sí mis mo
de interés, por su carácter propio. Así, el propósito de la
investigación se orientó inicialmente a develar los aspectos
intrínsecos del caso. Stake definirá esta estrategia como “el
estudio de la particularidad y de la complejidad de un caso
singular, para llegar a comprender su actividad en circuns-
tancias importantes” (1995, p. 11).
En tanto estrateg ia metodológica el estudio de caso procede
por inducción:
Las ge neralizac iones, conceptos, hip ótesis surgen a p artir del ex a-
men minucioso de los datos [que lo caracteri zan]; es el descubri-
miento de nuev as relaciones y conceptos má s que la verific ación o
comprobación de h ipótesis (…) lo que puede dar lugar a l descubri-
miento de nuevos significados, ampliar la experiencia del lector o
confir mar lo que se sa be”. (Rodríguez G ómez et. al, 1999, pp. 91-98)
Tomando en consideración la política por omisión carac-
terística de la región MERCOSUR en lo relativo a radiodifu-
sión, se hizo necesario un abordaje de los componentes del
caso MERCOSUR, esto es, se reveló indispensable conocer,
cotejar y contrastar las acciones y/u omisiones que en la mate-
ria tuvieron lugar en cada uno de los cuatro países durante
el período de análisis. De este modo, el caso MERCOSUR se
constituyó a su vez de un número acotado de casos naciona-
les, y de este modo terminó de conformarse como caso múl-
tiple (Yin, 1984), es decir, a partir de varios casos únicos. La
selección de estos casos naturalmente estuvo vinculada a los
signatarios originales del acuerdo MERCOSUR y buscó gene-
rar información reveladora de los procesos de diseño de polí-
tica que se siguieron a nivel nacional durante el período, a fin
de establecer una comparación significativa entre los casos
y posteriormente establecer hipótesis explicativas respecto
de las continuidades o discontinuidades que estos procesos
tuvieron a nivel regional.
A partir de esta conformación, se buscó recuperar la esen-
cia de los estudios de casos es decir el intento por “iluminar
La integración regional en el MERCOSUR aparece en este concierto como un trabajo
inconcluso, a mitad de camino entre la unión económica y el proyecto político-cultural. En
sus más de 18 años de existencia, computa logros importantes relacionados con el comercio
de bienes y servicios –reducción de aranceles aduaneros, incremento del comercio entre
los socios, generación de puestos de trabajo– y también ha conseguido avanzar en algunos
aspectos políticos y sociales, tales como la libre circulación de los ciudadanos de MERCOSUR
y la expansión de su institucionalidad. Pero, en relación a la comunicación y la cultura el
resultado es exiguo.
86 CUA DERNO S DE INFO RMACIÓN / Nº 28 / 20 11 - I(ENER O - JUNIO) / ISS N 0716-162 X
una decisión o un conjunto de decisiones: por qué fueron
tomadas, cómo fueron implementadas y con qué resultados.”
(Schramm en Yin, 1984, p. 23). Desde este punto de vista el
estudio de caso escogido es de tipo explicativo (Yin, 1984).
El estudio de caso, en tanto investigación evaluativa, per-
mite explicar los vínculos causales en las intervenciones de
la vida real, describir los contextos donde las intervenciones
tuvieron luga r, y explorar aquel las situacione s en las que dicha s
inter venciones no produjeron resulta dos claros (Op. c it., 1984).
En definitiva, el estudio de caso tiene sentido no para definir
aquello que lo asemeja a otros casos, sino a la inversa, aquello
que lo hace singular y complejo (Stake, 1995).
Con base en el estudio de caso en tanto estrategia meto-
dológica, se procedió a definir dos núcleos de comparaciones
significativas: interregional y regional. Para el primer caso,
se escogieron dos procesos de integración regional contem-
poráneos: el TLCAN y el UE. Los criterios sobre los que se
funda e sta decisión son: 1) estos proce sos son contemporáneos
entre sí y con el MERCOSUR, 2) conforman, desde modelos
sustancialmente diferentes, la definición de sus políticas de
radiodifusión reg ionales internas y externas, 3) han definido
políticas de radiodifusión explícitamente, y 4) representan
los dos extremos de un arco de posibilidades en materia de
políticas de radiodifusión en cuanto ambas utilizan diferen-
tes estrategi as en materia de protec cionismo-liberaliz ación de
sus industrias culturales de radiodifusión, a nivel de los paí-
ses miembro y entre la unión regional y el resto del mundo.
Se identificaron, siguiendo el método comparativo de Mills
(1986), las semejanzas y las diferencias cruciales.
Los términos en base a los cuales se realizó la compara-
ción combinan los propuestos por Galperín en su estudio de
19987 y otros que se desprenden de los objetivos e hipótesis
formulados que especifican y enfocan la observación en las
políticas de radio y TV.
Se trabajó en esta etapa con el método comparativo del
acuerdo y la di ferencia propuesto por Mil ls (19 86). E ste modo
de abordaje permitió establecer el carácter central o peri-
rico desde el que se gestionan las políticas de radio y TV y la
preemine ncia de los factores económico, tec nológico, político
o cultural en cada caso. A partir de este estado del arte fue
posible fin almente establecer comparacione s significat ivas en
términos de acuerdos y diferencias entre los tres casos selec-
cionados. Las variables de análisis aplicadas fueron: 1) Políti-
cas Reg ional de Radiodifusión y/o audiovisual8, 2) Distancias
culturales9, 3) Fórmulas aplicadas en procesos de integración
vinculados a industrias culturales10 4) Estructura de las I.C11 .
La segunda comparación se realizó sobre la base de las
experiencias políticas de los cuatro socios fundadores del
MERCOSUR: Argentina, Brasil, Urugu ay y Paraguay. En este
caso, la búsqueda se orientó hacia las políticas nacionales de
radiodi fusión que cada paí s llevó adelante duran te el período
anal izado. El objetivo fue determ inar corres pondencias y dis-
tanci as entre las práct icas nacionale s y la política regional. Se
buscó demostrar que, durante el período analizado, existie-
ron una tematización y un accionar activo y específico sobre
los aparatos jur ídico-normat ivos de los cuatro países, unidos
a un permanente debate y a acciones políticas encaradas por
los diferentes actores sociales que disputan el uso del espec-
tro que no tuvo un correlato en el plano regional pero que,
de un modo inverso, tampoco fue especialmente favorecido
o impulsado desde el plano supranacional.
A partir de este esquema metodológico se realizaron las
comparacione s entre las polít icas de radiodif usión de los cua-
tro países que conforman MERCOSUR como socios plenos.
Para una mejor presentación de los casos se agruparon las
variables descriptivas del siguiente modo: 1. Aspectos gene-
rales12, 2. Antecedentes del sistema de medios13, 3. Marcos
jurídico-normativos
14
, 4. Estructura institucional pública
del sistema radiodifusor15, 5. Acceso16, 6. Tres sectores de la
radiodifusión, 177. Modo de prestación del servicio18, 8. Par-
ticipación de capitales extranjeros permitida por ley
19
y 9.
Centralización de la propiedad de los medios20
4. RESULTADOS
Esta i nvestigación ana lizó el tratam iento que la unión regio -
nal MERCOSUR hizo del audiovisual y la radiodifusión entre
1991 y 2007, en la hipótesis de que no existía un abordaje en
términos de política pública regional que pudiera dar cuenta
de un lineamiento consensuado. El supuesto fue confirmado
a poco de iniciadas las indagaciones: MERCOSUR no diseñó
entre 1991 y 2007 política s generales de radio y t elevisión regio -
nales, n i se pronunció en Decis iones, Resoluciones o Di rectivas
o en algún tipo de documento público de análisis o propedéu-
tic o –del tipo de L ibros Verdes o Libros Blancos – respecto del t ra-
tamiento que la región acuerda dar a la radiodifusión y, más
ampliamente, a los servicios de comunicación audiovisual.
Sobre esta base trazamos una nueva hipótesis de trabajo
que, siguiendo a Bustamante (2003), afirma que las políticas
pueden entenderse como acciones, pero también como omi-
siones en tanto el no hacer es una forma de la política. Surg
entonces la necesidad de producir un contraste para definir si
otros proce sos de regionali zación contemporáneos s e han pro-
7 Este trabajo pre senta un
análisis comparativo de la política
audiovisual de tres acuerdos de
integr ación regional: el NAF TA, la
Unión Eur opea y el MERCOSUR.
“En cada uno de esto s acuerdos
se han combinado liberalización,
cooperación y excepción de
manera particular, dando como
resultado distintas políticas
audiovisuales” (Galperín, 1998:7).
8 Presencia o ausencia.
Térm inos en los que se de fine.
Doc umentos donde se fij a la
política. Normativa.
9 Asp ectos vincul ados a la
constitución horizontal y vertical
de los públic os en función de la
hipóte sis de que muchas veces
el gusto no coin cide con las
fronteras nacionales.
10 Excepción cultural,
proteccionismo, diversidad
cultural o liberalización.
11 Modo en que se distribuyen
los recursos económicos y
políticos entre los países de
cada proceso de integración
analizado, el impacto de
las industrias culturales
de radiodifusión en el PBI y
su incidencia en términos
macroeconómicos. Principales
grupos multimedia, transición
de la televisión analógica hacia
la televisión digital.
12 Se incluyen datos generales
del país , tales co mo super ficie,
población, IDH, PBI, forma de
gobierno, posición relativa en el
ámbito de la unión regi onal etc.
87
ARTÍCULO MONJE, D. / Po lític as del au diovi sual en MERCOSUR (1991-20 07) (pp. 81-94)
nunciado desde el derecho comunitario sobre el tema y, en tal
caso, cuáles son las posiciones que han adoptado. Los resul-
tados evidencian una gran diversidad: no todos los procesos
de integración regional analizados han considerado necesar io
exped irse en mater ia de radiodifu sión, ni han busc ado separar
el tratamiento estrictamente mercantil de la dimensión cultu-
ral implícita en los productos audiovisuales. La UE aparece,
en este sentido, como el referente ineludible acerca del modo
en que una política puede llevarse a cabo por acción. Las polí-
ticas explícitas de protección de los bienes culturales frente a
otras mercancías, así como el reconocimiento de la necesidad
de ampliar, integrar y fortalecer el mercado audiov isual regio-
nal, han llevado a la UE a tomar medidas de derecho comu-
nitario mediante Directivas, Libro Verde, Libro Blanco, y un
extenso repertorio de normativas, documentos analíticos y
producción de indicadores que hacen explícita una direc-
ción de políticas del audiovisual para la región. En el caso del
TLCAN, en cambio, nos encontramos en las antípodas: com-
pleta liberalización del comercio de bienes y servicios cultu-
rales, ausencia de políticas de protección regional y estímulo
a los países más vulnerables de la unión, todo a pedir de boca
del mayor productor y consumidor de bienes audiovisuales a
nivel mundial: Estados Unidos.
La integración regional en el MERCOSUR aparece en este
concierto como un trabajo inconcluso, a mitad de camino
entre la unión económica y el proyecto político-cultural. En
sus má s de 18 años de exi stencia, computa logros i mporta ntes
relacionados con el comercio de bienes y servicios –reducción
de aranceles aduaneros, incremento del comercio entre los
socios, generación de puestos de trabajo– y también ha con-
seguido avanzar en algunos aspectos polít icos y sociales, tales
como la libre circulación de los ciudadanos de MERCOSUR
y la expansión de su institucionalidad. Pero, en relación a la
comunicación y la cultura el resultado es exiguo. En el área de
incumbencia del sector, el Subgrupo de Trabajo 1 ha tenido
un desempeño eficiente en cuanto a la definición de paráme-
tros técnicos de homologación de norm as e interoperabilidad,
pero no consigue avanzar en la definición de políticas, mien-
tras que l as Reuniones Especializ adas tienen un papel político
más activo, aunque con una demora sustantiva que empieza a
mani festarse solo h acia el final del per íodo de anális is en algu-
nas acc iones puntuales. L a RECA M es la Reunión Es peciali zada
de mayor dinamismo y productividad, que mediante el desa-
rrollo de investigaciones sobre el sector de la cinematografía y
el audiovisual, ha impulsado acciones que buscan fomentar la
circulación y el consumo de productos audiovisuales produ-
cidos en MERCOSUR entre los países de la unión regional, ha
favorecido la producc ión independiente y promovido l a creación
de institucionalidad en el área cinematográfica en Uruguay y
Paraguay, los dos socios más débiles del mercado regional. En
este sent ido, su labor es altam ente positiva, aunque i nsuficiente
para revertir un consumo regional de films norteamericanos
cercano al 90%. En el Caso de RECS, ha tenido una existencia
errática y discontinua desde su creación en 1996. El relanza-
miento de esta Reunión se produce en 2005, pero será recién
en 2007 cuando los socios rubrican el documento conocido
como Carta de Buenos Aires: La Comunicación Pública en el Pro-
ceso de Integración Regional, en el que se define que “El MER-
COSUR, además de ser un acuerdo comercial, constituye un
permanente proceso de integración social, político y cultural
que responde a aspiraciones históricas de los pueblos de Amé-
rica del Sur”, que “la integración regional no se efectivizará sin
el conocimiento mutuo de las diferentes realidades, sin acceso
a la información, sin el conocimiento de otras culturas nacio-
nales y de las propias herramientas de integración regional”
y, fundamentalmente, que “ la comunicación es un factor de
articulación clave para las naciones pertenecientes al bloque,
tanto como i nstrumento pa ra la divulgac ión y la integración de
política s del MERCOSUR, como para una defi nición propia de
políticas de comunicación pública convergentes entre los paí-
ses del bloque”. Este documento estimula el trabajo hacia una
comunicación pública regional, destacando la importancia de
los medios públicos.
Finalmente, la Reunión de Ministros de Cultura inicia, a
part ir de 2005, la construc ción de indicadores par a comenzar a
mensur ar los volúmenes de comercio inte rnacional e i nterregio-
nal de biene s y servicios cu lturales. A par tir de ello se prese nta,
en 2007, el Sistema de Información Cultural del MERCOSUR-
SICSUR y, en el año 2008, s e publica el informe “Nos otros y Los
Otros: el comerc io exter ior de bienes culturale s en América del
Sur” que, pes e a ser promovido desde la R eunión de Mini stros de
Cultura bajo el p atrocinio de MERCOS UR Cultural, no incluye
datos de Paraguay, uno de los socios fundadores.
Si se realiza un análisis de conjunto respecto de estas
medidas, surge en pri mer lugar que las Reun iones trabajan de
modo aislado, sin vincularse entre sí, pero que sin embargo
se perfila una línea de cambio a partir de 2005-2006 en rela-
ción a la cual es posible v isualizar un interés explícito en la
comunicación y la cultura, que no llega a formularse en tanto
política regional, pero que aporta elementos para una puesta
en agenda del tema. Se inician además, relevamientos y sis-
tematización de información sobre circulación, consumo y
13 Breve reseña histór ico-
pol ítica del si stema de med ios
nacional.
14 Presentación y análisis de
la le gisla ción sobre radio y
televisión desde los inicios de
la actividad.
15 Estructur a actual y
principales modificaciones
aconte cidas durante el períod o
de análisi s en la estru ctura
institucional pública destinada
a la re gulac ión del sistema
nacional de radiodifusión.
16 Se va lora en rel ación a las
bar reras de in greso (cos to,
distribución geográfica,
diversidad de ofertas)
17 Acceso y par ticipac ión de
los sectores público-estatal,
privado-comercial y social-
comunitario.
18 Ser vicio púb lico o interés
público.
19 o en que se habilita,
porcentajes permitidos y
for mas en que se da de facto
la pr esencia del capi tal
extranj ero aun por fu era de lo
estipulado por ley.
20 Índices de concentració n y
principales grupos nacionales
y extranjeros.
88 CUA DERNO S DE INFO RMACIÓN / Nº 27 / 20 10 - II (JUL IO - DICI EMBRE ) / ISSN 07 16-162X
comercio inter nacional de audiovisuales y cinematografía (a
cargo de la R ECAM) y de bienes y ser vicios cultur ales (a cargo
de la RMC) que aportarán la base informativa necesaria para
la elaboración de políticas en la materia que puedan incidir
en el plano regional.
En esta l ínea, el reconocim iento de que el MERCOSUR e s,
además de un acuerdo comercial, un proceso político, social
y cultural, y la explicitación de la necesidad de atender a la
comunicación pública y al acceso universal a la información
en la búsqueda de construcción de ciudadanía como parte
Variables Unión Europea TLCAN MERCOSUR
Estructura
institucional
Parlamento
Consejo
Comisión
Tribunal de Justicia
Tribunal de Cuentas
Otros órganos
No
Sólo posee Secretariados
idénticos en las capitales de
cada miembro.
Consejo MC (Decisiones)
Grupo MC (Resoluciones)
Comisión de Comercio (Directivas)
Parlamento MERCOSUR (2006)
Institucionalidad
regional
Tiene autoridad
supranacional
No
No tiene autoridad
supranacional ni busca
lograrla
Si
Ha producido avances vinculados
a la conformación de autoridad
supranacional
(Ej. Parlamento MERCOSUR)
Legislación sobre
radiodifusión/
audiovisual
y radiofonía
Si.
TWFD (1989 y 1997) ,
Progr ama Media (1990)
(2007), AMDS (2007),
Libro Blanco (20 06),
Resolución sobre
tercer sec tor de la
radiodifusión (2008)
No
La radiodifusión y el
audiovisual han sido
exceptuados del acuerdo por
Canadá y Estados Unidos.
México no protege sus
industrias culturales
No
La radiodifusión y el audiovisual
formaron parte de los anexos al
Protocolo de Colonia. Allí, Brasil,
Uruguay y Paraguay excluyeron
de la liberalización de inversiones
a los sectores de radio, TV y
telecomunicaciones. Argentina hizo
excepciones21
Planes y
programas
ejecutados
Progr ama MEDIA (I, II,
Plus y Formación)
No
En tanto no existe potica
regional no existen planes
impulsados desde el TLCAN.
Si
Programas desarrollados por RECAM
como acuerdo de cooperación con la UE,
Creacn de OMA y proyectos de Cuotas
de pantalla regional entre otros.
Reconocimientos
del principio
de diversidad
Incorporación al
derecho comunitario.
Libro Blanco y AMDS
No
A nivel regional no existe.
Sólo Canadá lo aplica.
No
No existe a nivel regional, pero cada uno
de los socios produjo un reconocimiento
mediante legislaciones a nivel nacional,
que no es equivalente.
Revalorización de las televisoras
públicas no gubernamentales. “Carta de
Buenos Aires” (2007)
Tabla 1. Políticas Regionales de Radiodifusión
Fuente: Elaboración propia
21 En 20 05 entr a en vi gencia
el Protocolo de Montevideo
sob re el Comercio de Servicios
que impulsa para el año 2015
el Programa de Liberalización
del Comercio de Servicios
del MERCOSUR en el qu e
pueden incluirse las industrias
culturales audiovisuales.
89
ARTÍCULO MONJE, D. / Po lític as del au diovi sual en MERCOSUR (1991-20 07) (pp. 81-94)
necesaria de la integración, constituyen indicios respecto
de una posibilidad de transformación de las políticas de la
omisión hacia la s políticas de la acción en el ámbito regional.
De todas formas existe una gran incertidumbre sobre el
destino o la orientación que finalmente podría imprimirse a
las políticas de radio y televisión en el marco de esta unión
regional. Al menos dos v ías han permitido elaborar hipóte-
sis acerca de este punto.
La pri mera tiene que ver con la compa ración realiz ada con
dos proceso s de integración region al contemporáneos a M ER-
COSUR: la UE y el TLCAN (Tabla 1). Estos casos presentan
diferencias sig nificativas e ntre sí: la UE excede el proyecto de
integración económica y se define como un proyecto de inte-
gración político y cultural mientras que el TLC AN se enfoca
hacia l a creación de un área de libre comercio en América del
Norte sin buscar la integración política o cultural ni generar
una institucionalidad supranacional.
Sin embargo, la productividad de esta comparación radica
en ubicar el lugar que s e le asigna a la s industria s culturale s del
audiovisual y la radiodifusión y las políticas a las que da lugar
en cada caso. Así se pudo observar que en la Unión Europea
existen polític as del audiovisua l explícitas, fijadas por el dere-
cho comunitario, y que deben ser adoptadas obligatoriamente
por todos los miembros . En su espíritu, el c onjunto de normas,
planes y programas en los que se desglosa la política ha bus-
cado proteger a la industria europea frente al avance cada vez
mayor de la industria estadounidense, así como ha tendido a
favorecer el desarrol lo de producciones loc ales y regionales, el
trabajo de realizadores independientes, con el fin económico
de crear u n mercado regional y el objet ivo político y c ultural de
generar lazos de identidad y pertenencia comunitaria. Como
contrapartida, en el TLCAN no se buscó generar una política
regional explícita de protección de la radiodifusión y el audio-
vis ual. Se trata de u n acuerdo regional a simétrico, en el que uno
de los socios, Estados Unidos, constituye el mayor productor y
consumidor de productos audiovisuales a nivel mundial. Esta
hegemonía t iene su correlato en un mer cado interno alta mente
impermeable a productos foráneos.
La investigación constata, en este sentido, que los proce-
sos de regionalización no funcionan necesariamente como un
blindaje hacia el mercado internacional de bienes y servicios
cutura les. Es posible que, como en el c aso de la UE, se aplique n
fórmulas de liberalización interna y proteccionismo interno, o
puede darse el caso de la liberalización externa con cuotas de
proteccionismo para algunos de los socios, como en el caso del
TLC AN. (Tabla 2). Es posible, además, q ue las industr ias cultu-
rales, pa rticular mente el audiovis ual y la radiodif usión, queden
incluidas en los procesos de integración y sean explícitamente
tratadas y normativizadas al interior del derecho comunita-
rio, buscando su protección y resguardo frente al tratamiento
que se les da a otras mercancías; o puede darse el caso de que
las industrias culturales queden excluidas de los términos del
acuerdo, como en el caso del TLC AN, lo cual implica que, en
el mejor de los casos, se puede esperar reciprocidad en el trato
como ocurre con las otras mercancías, pero que en la práctica
esto func iona reforzando la supre macía de los actores m ás fuer-
tes y all anando proces os de penetración de productos c ulturales
hacia los s ocios más débiles, s in ningún t ipo de control o cautela.
Variables Unión Europea TLCAN MERCOSUR
Interna Liberalización
Liberalización parcial.
Canadá y Estados Unidos
exceptúan inversiones en el
se c t or.
Proyectos incipientes de cuotas de
cine regional.
No se han definido políticas regionales
en materia de radiodifusión.
Externa Proteccionismo Liberalización
No se fija política.
La liberalización se da de hecho.
Predominio de importación de
audiovisuales estadounidenses.
Tabla 2. Fórmulas regionales para el tratamiento de las industrias culturales
Fuente: Elaboración propia
90 CUA DERNO S DE INFO RMACIÓN / Nº 28 / 20 11 - I(ENER O - JUNIO) / ISS N 0716-162 X
Argentina Brasil Uruguay Paraguay
1980: Ley 22.2 85/80 22
de Radiodifusión.
Decreto
Reglamentario 286/81.
1962: Código
Brasileño de
Telecomunicaciones
1962.
1988: Nuev a
Constitución
Arts. 220 A 224.
1977: Ley 14670/77
de Radiodifusión.
1992: Nueva
Constitución
Ar ts.26 al 31.
1995: Ley de
Telecomunicaciones
642/95.
SECTOR PÚBLICO
(GUBERNAMENTAL Y
NO GUBERNAMENTAL)
2001: Decreto
Nº 94/01 crea el
Sistema Nacional de
Medios Públicos.
2002: Modificación del
arculo 33 inc. a) ley
22285.
2003: Decreto 1214/03.
Modificación ar t. 11 ley
22.285.
2005: Decreto Nº
533/05 crea
Canal Encuentro.
1995: Ley de T V por
cable Nº 8.977.
2007: Creación de
TV Brasil.
2008: Creacn de
Empresa Brasil de
Comunicación.
SODRE. Sistema
Nacional de
Televisión. Creado
en 192 9.
1995: TV Ciudad
(Montevideo).
1992: Nueva
Constitución 1992
Art. Nº 31.
1995: Ley 642/95 de
Telecomunicaciones
Ar t. 34: Plan Nacional
de Frecuencias.
SECTOR SOCIAL
COMUNITARIO
2005: Ley 26.053/05
Reforma del ar culo 45
Ley 22.285.
1998: Ley de
radiodifusión
comunitaria
9612 /98.
2007: Ley de
radiodifusión
comunitaria
Nº 18.232/07.
1995: Ley de
telecomunicaciones
642/95 Capítulo IV.
2002: Reglamento
del Servicio de
Radiodifusión Sonora
de Pequeña y Mediana
Cobertura
Nº 898/200223
SECTOR PRIVADO
COMERCIAL
(concentración e
ingreso de capitales
extranjeros)
1989: Ley 23.696.
1991: Ley 24124.
1999: Decreto 1005.
2003: Ley 25750.
2005: Decreto 527.
1988: Art. 222 C.N.
1995: Ley 8.977.
1997: Ley 9.472.
2002: Enmienda art.
222.
1977: Ley 14.670
Ar ts. 8 y 9.
1993: Decreto
125 Reserva a
nacionales la
explotación de
la T V para
abonados.
1992: Art. 30 CN.
1995: Ley 642 ar t. 2 y
Decreto reglamentario
Nº 14.135 Arts. 5 y 64.
Tabla 3. Principales normativas sobre radiodifusión por sectores, en los países del MERCOSUR entre 1991 y 2007
Fuente: Elaboración propia sobre la base de legislaciones y documentos de los cuatro países.
22 Der ogada en octubre de
2009 y sustituida po r Ley de
Servicios de Comunicación
Audiovisual Nº 26.522
23 Modificado en 2004 y lueg o,
fue ra del peodo de análisi s
en 2009.
91
ARTÍCULO MONJE, D. / Po lític as del au diovi sual en MERCOSUR (1991-20 07) (pp. 81-94)
ticas específicas, se puede decir que desde los primeros años de
2000 se registran indicios de cambios en las políticas destina-
das al sector: los primeros aparecen en Uruguay, a partir de una
política no escrita que aplicará el órgano regulador y que, en la
práctica, consiste en discontinuar las clausuras y los decomisos
de equipos de la s radios comunitar ias en situac ión de ilegalid ad;
siguen en 2002 en Paraguay, con la reglamentación de la ley de
radiodi fusoras de peq ueña y median a cobertura –mo dificada en
2004 –que, si bien no es del todo s atisfactori a para el sector, habi-
lita el funcionamiento legal de las emisoras, se extiende luego,
en 2003, con los sucesivos fallos de la Corte Suprema de Justicia
de la Nación de Argentina que dictaminarán la inconst ituciona-
lidad de impedir que los actores sin fines de lucro presten servi-
cios de radiodifusión, decisión que finalmente repercutirá en la
reforma de la ley 22.285, en 2005.
Luego de este reposicionam iento, y fuera del período de an á-
lisis, se sucederán mayores logros del sector, que avanza hacia
un reconoci miento en igualdad de condiciones frente a los otros
dos sectores de l a radiodifu sión: el privado-comer cial y el estat al.
Los cuatro país es han producido un reconocimiento de la legiti-
midad y lega lidad del sector. Los documentos elabora dos por las
organizaciones operan además, en la m ayoría de los casos como
fundamentos conceptuales de las reformas que los gobiernos
impulsan –vgr Conferencia Nacional de Comunicación, Brasil
(2010) – o que se h an alcanz ado –vgr. Ley de Serv icios de Comu-
nicación Aud iovisual en A rgentina (2009), Ley de Ra diodifusión
Comunita ria en Urug uay (2007), Reglamento de Ra diodifusora s
de Pequeña y Mediana Cobertura en Paraguay (2009).
Entre diciembre de 2007 y marzo de 2010 tiene lugar la crea-
ción de nuevas in stituciones en el s ector del audiovisu al y la radio-
difusión, vinculadas a las nuevas leyes y decretos sancionados
en esos años24. Estas normas prevén la creación de organismos
y comisiones específicas y la designación de nuevos funciona-
rios que, en un gran porcentaje, tienen filiación con el sector
social comunitario.
2) Durante el per íodo relevado, el sector privado-comercial
exper imenta, a semeja nza de lo que ocur re en el mercado inter na-
cional, u n proceso de expa nsión. Se veri fican, en todos los ca sos,
altos índices en la concentración de la propiedad y un avance
hacia la convergencia de servicios. Las regulaciones nacionales
se adecúan y favorecen con docilidad estos procesos. Se regis-
tran mod ificaciones norm ativas que habil itan el ingre so de capi-
tales extranjeros, con límites que oscilan entre el 30% y el 49%,
dependiendo de los pa íses y de los serv icios de los que se trate. En
aquellos ca sos en los que este ing reso continúa imp edido por ley
(Urugu ay) se constata que, de todos mo dos, las reglamen taciones
La segunda vía consistió en analizar lo acontecido en tér-
minos de política nacional de radiodifusión en los países que
integran el MERCOSUR, en el supuesto de que es probable que
algun as de las línea s de política que se toman hacia el interior de
cada país lleguen a trasegar las fronteras y puedan servir como
lineamientos generales a una futura política regional. Sobre este
punto, esta investigación trazó comparaciones significativas
–similitudes y diferencias– entre las políticas de radio y TV pro-
movidas y/o implementada s por los cuatro socios fundadores de
MERCOSUR y reconstruyó las trayectorias históricas de algu-
nos de los procesos de mayor visibilidad pública, referidos a la
búsqueda de transformación de las políticas de radiodifusión
orientadas hacia la inclusión de nuevos actores, la definición
de límites a la concentración de la propiedad de los medios y
la defensa del derecho humano a la libertad de expresión. En
este sentido, se consideraron en clave histórica las legislacio-
nes vigentes y sus antecedentes de mayor relevancia (Tabla
3), pero además se incorporaron las voces de los actores que
participaron en diferentes procesos de disputa del espectro,
entre ellos, representantes del sector comunitario, intelectua-
les y funcionarios públicos.
5. CONCLUSIONES
Del exte nso análisis rea lizado pueden ext raerse algun as con-
clusiones importantes:
1) Durante el período 1991-2007, se verifica la emergencia y
consolidación del sector social comunitario en cada uno de los
cuatro pa íses ana lizados. Esto i mplica que, de un modo paulat ino,
el sector adquiere visibilidad pública, da a conocer sus reclamos
ante los organismos públicos competentes y frente a la sociedad
y finalmente logra acceder a la explotación legal del espectro.
Su emergencia coincide con el retorno de la democracia en
el continente entre mediados y fines de los años ochenta. Desde
entonces, el sector comunitario crece en situación de ilegalidad.
Las legislaciones nacionales lo reconocen de modo diferido
y este pase de la clandestinidad a la legalidad se realiza con
el costo de limitar las emisiones en potencia y autofinancia-
miento. Las primeras legislaciones registradas son la para-
guaya en 1995 –reglamentada en 2002– y la brasileña de 1998.
En Argentina y Uruguay la actividad se legaliza en 2005 y 2007,
respec tivamente. Se con stata que, contra l a violencia in stitucional
a la que el sector estuvo sometido durante décadas, su produc-
tividad no decreció y, por el contrario, se ha fortalecido a partir
de la agrupación en organizaciones nacionales y de la afiliación
a organizaciones regionales o mundiales como ALER, OCL ACC
y AM ARC. Si bien este proce so tardará en m ateriali zarse en polí-
92 CUA DERNO S DE INFO RMACIÓN / Nº 28 / 20 11 - I(ENER O - JUNIO) / ISS N 0716-162 X
límites se tornen difusos. Es importante reconocer que en la
nueva legislación argentina se incorpora como parte del sector
público a universidades, Iglesia Católica (por ser el culto ofi-
cial del país) y pueblos originarios. De este modo, se amplían
los alcances del sector. En los casos de Uruguay y Paraguay no
se registran reformas legislativas en la materia.
De las con sultas realizadas con funcionarios e intelectuales
de los cuatro países, se revela un reconocimiento acerca de la
necesidad de impulsar el desarrollo de televisoras públicas no
estatales ni gubernamentales –a imagen de la BBC o de otras
televisoras europeas– lo cual nos encamina hacia los debates
sobre el servicio público de radiodifusión y sus límites en las
socied ades latinoamer icanas. E n general, exi ste un acuerdo sobre
la urgencia –dado el contexto regional de concentración– de
reflex ionar sobre los medios de rad iodifusión público s, partiendo
de una concepción de servicio público con acceso universal.
El estado de situación que tiene lugar en los cuatro países en
relación a los tres sectores de la radiodifusión muestra corres-
pondencia s significa tivas en los difere ntes planos de an álisis que,
sin embargo, no alcanzan a plantearse como política region al en
el seno de MERCOSUR26 (Ta bl a 4).
En esta s circunst ancias vale pre guntarse c ómo se posicionará
la región en lo s años por venir de car a a la centralida d estratégica
que las comun icaciones –t anto en su dimen sión económica como
en el plano si mbólico– ha n adquirido para los so cios y para otra s
regiones. Asimismo, será interesante revisar de qué modo los
procesos de cambio tecnológico impactan en las políticas futu-
ras del bloque, habilitando o excluyendo del juego a la diversi-
dad de actores que aparecen delineados en el presente en lo que
podemos ll amar un renovado eco sistema de comunic aciones, ya
que, como lo advierten Van Cuilemburg y McQuail (2003), “en
contextos de convergencia tecnológica y de una creciente com-
petitividad de mercado, las políticas de comunicación son ante
todo políticas de acceso”30. Hacia allí se encamina la discusión
y es probable que esta vez MERCOSUR no quede fuera de ella.
han sido burladas mediante la figura del testaferro25.
En los cuatr o países, la hegemon ía del sector privado comerc ial
es indiscutible en radio, TV abier ta y de pago. Los cuatro prime-
ros operadores d e televisión abiert a concentran en to dos los casos
volúmenes de facturación y audiencias superiores al 80%. Si se
considera n solo los porcentajes de fact uración, los cuatro prime-
ros operadores ob tuvieron para 200 4, en Argenti na, el 82,1%; en
Brasil, el 99,9%; en Paraguay, el 97,06% y en Uruguay, el 99,3%.
Salvo en este último caso, donde el canal público se ubica entre
los cuatro pr imeros operadores, con s olo un 5% del total del mer-
cado, en los restantes países los operadores pertenecen al sector
privado. Con la T V de pago los niveles de concentración son aun
mayores. En Argentina, para 2004, los dos primeros operado-
res alcanzaban a más del 44% del mercado (luego, en 2007, se
fusion an en una socie dad); en Brasil, la s dos primeras op eradoras
superaban el 58% del mercado; en Paraguay, solo tres empresas
proveían el serv icio, mientras que en Ur uguay lo hacían solo dos
(Becerra-Mastrini, 2009).
3) En lo relativo al se ctor público, existe un a búsqueda de rede-
finicione s del concepto que no se condice con lo que ocurre en l a
práctica, donde lo público sigue f uertemente vinculado a lo esta-
tal y bajo la férula de los gobiernos de turno. Es decir, si bien se
registra en el plano discursivo de algunos actores la vocación de
avanzar hacia la constitución de televisoras públicas, los modos
para ar ribar a este objetivo no f ueron puestos en debate. El sent ido
o los sentidos de lo público continúan en un importante estado
de indefin ición. La excepción l a marca, sobre el fi nal del período,
Brasil, al promover la creación de la Empresa Brasil de Comuni-
cación, que busca llevar adelante una gestión pública desvincu-
lada del Estado y con contenidos que se aparten de la gestión de
gobierno. Es un proyecto que habrá que valorar en el tiempo,
pero que asume con claridad la diferencia entre lo público y
lo estatal. En el caso de Argentina, en cambio, la nueva ley de
Servicios de Comunicación Audiovisual de 2009 avanzará en
la definición de los tres sectores, aun cuando en la práctica los
24 Ley de Radiodifusión
Com unitaria de Uruguay en
2007, Decreto de Creación de
la Se cretaa de Inf ormac ión y
Comunicación para el Desarrollo
de Paraguay en 20 08, Ley de
Servicios de Comunicación
Aud iovis ual en Arg entina en 2009.
25 Esta situación fue expuesta
por la organización Grupo
Medios y Socieda d (GMS) que en
2009 denun ció ante la URSEC
al empresario mejicano Ángel
González y solicitó al Gobierno
que el caso se investigu e. Según
GMS , e l empresario comp diez
emisoras de rad io urugu ayas
contraviniendo la legislación
loc al que “impide que sea n
titulares de serv icios de radi o
y televisión extranjeros que no
sean ciudadanos uruguayos y
no vivan en el país . Par a e vadir
esta limitación, el empresario
ha utilizado tes tafer ros para la
compr a o ha modificado la gestión
de las emis oras, sin mod ificar
la titularidad”. Esta situación
fue además, explic itada en las
entrevistas mantenidas por
la autor a c on Gustavo Gómez
de AMARC Uruguay y Gabriel
Kaplún de UDELA R y rati ficada
en el trabajo que Edison Lanza
desarrolla en el libro
Las mordazas
invisibles
, publ icado por AMARC
ALC en 2010.
26 Por ejemplo: Directivas sobre
el ter cer sector, cr eación de
televisoras públicas regionales,
defi nición de cuotas de pant alla,
límites a la pr opiedad cr uzada ,
etc. a imagen de lo que hemos
visto tiene lugar en la UE.
93
ARTÍCULO MONJE, D. / Po lític as del au diovi sual en MERCOSUR (1991-20 07) (pp. 81-94)
Datos para 2007 Argentina Brasil Uruguay Paraguay
15 o 20 años en zona de
frontera con prórroga de 10
años por única vez.
10 años con prórroga de 10. 10 años con prórroga
de 10.
No tienen plazo de
duración
Plazo de
concesión para
frecuencias
comerciales de
radio
Plazo de
concesión para
frecuencias
comerciales de
TV por aire
15 o 20 años en zona de
frontera con 10 años de
prórroga por única vez.
15 años con prórroga de 15. 10 años con prórroga
de 10.
No tienen plazo de
duración.
Plazos de
autorización
par a TV por cable
15 años con 10 años de
prórroga por única vez.
15 años y se renuevan cada
15 años.
10 años con prórroga
de 10.
10 años con
prórroga de 10.
Nº máximo
de licencias
comerciales por
licenciatario
24 en total. En la misma
localización hasta una de
radio, una de TV y una de
servicios complementarios
(FM o TV por cable) siempre
que las dos primer as no
sean las únicas prestadas.
El servicio de FM no se
computa si se presta
en simultáneo desde la
estación de AM.
En radio 1) local 4 en OM,
6 en FM, 2) regional 3 en
OM 3 en OT con un tope
de 2 por estado. En TV
abier ta hasta 10 en todo el
territorio nacional, con 5
VHF como máximo y hasta 2
por estado. En TV por cable
hasta 7 en áreas de más de
700.000 habtes. Se prohíbe
el monopolio.
El Art. 32 de la Ley
642 estipula que
deben fijarse topes.
Pero este punto nunca
fue reglamentado.
Por lo tanto no existen
límites ni en las leyes
ni en los reglamentos.
Hasta dos medios
en la misma banda
(AM, FM, T V) y
hasta tres en total.
Transferencia de
licencias
Se autoriza y solo debe
ser informada al COMFER
(decreto 1005/99).
Solo con autorización del
gobierno.
Solo con autorización
de CONAT EL (Art. 30
Res. 143/98) y Ar t. 63
Dc to. 14.13 5.
Solo con
autorización del
gobierno.
Actores
limitados al
acceso
- Magistrado judicial,
legislador, funcionario
público, militar o personal de
seguridad en actividad.
- Deudores.
- Incapacitados civil o
penalmente (Ar t. 45).
Diputados y Senadores
nacionales, estatales
y municipales. No hay
prohibición expresa a
otros cargos públicos. No
hay impedimentos para
religiosos27.
- Cuando el solicitante
se considere
inconsistente técnica
o e co nó mi ca me nt e .
- Cuando el solicitante
hubiera sido
sancionado.
- En caso de
incompatibilidad con
las nor mas vigentes.
No existen
limitaciones para
militares, políticos
o religiosos.
Límites legales a
la concentración
- Topes establecidos por la
ley 22.285 .
- Ley de Defensa de la
Competencia 22.262/80.
- Topes establecidos por
el CBT
- Art. 220 Constitución
Nacional 1988
-No existen límites a la
propiedad cruzada.
- Art. 5 a 8 del Decreto
reglamentario 14.135
de la ley 642 28.
- Se autoriza la
prestación conjunta
de servicios básicos y
de radiodifusión29
- Top es
establecidos por
la reglamentación
de la ley de
radiodifusión.
Fuente: Elaboración propia sobre la base de análisis documental, legislación y entrevistas
27 Sol o está limitado el
proselitismo religioso en
radios comunitarias.
28 Esn pro hibidas las
prácticas empresariales
restr ictivas de la leal
competencia, entendiéndose
por tales, entre otro s, los
acuerdos, actuaciones
paralelas o prácticas
concertadas entre empresas
que produzcan o puedan
pro ducir el efecto de
restringir, impedir o falsear
la competencia. Los titulares
de concesiones, licencias y
autorizaciones, en ningún
caso po drán ap licar prá ctica s
restr ictivas de la lib re
competencia, que impidan
una competencia sobre bases
equitativas con otros titulares
de concesiones, licencias y
autorizaciones de servicios de
telecomunicaciones”. Art. 5.
Decr eto 14.135
29 “Una misma concesión
puede comprender la facultad
de pres tar más de un servicio
básico de telecomunicaciones,
así como la licencia para el uso
del espectro radioeléctrico
y los permisos para
ins talar y operar equipos de
radiocomunicación” Art. 71.
Decr eto 14.135
Tabla 4. Condiciones de operabilidad en los cuatro países hasta 2007
94 CUA DERNO S DE INFO RMACIÓN / Nº 28 / 20 11 - I(ENER O - JUNIO) / ISS N 0716-162 X
ReFeRencIAs
Becerra, M. y MASTRINI G. (2009). Los dueños de la
palabra. Acceso, estructura y concentración de los medios de
la América Latina del siglo XXI. Buenos Aires: Prometeo
Libros.
Brant, J. (2007). Dos dois lados da rédea: a incidência
da cobertura sobre comunicação na cadeia de valor
da informação. XXX Congresso Brasileiro de Ciências da
Comunicação -Santos. Intercom- Sociedade Brasileira de
Estudos Interdisciplinares da Comunicação. Pp. 1-15
Bustamante, E. (coord.) (2003.) Hacia un nuevo sistema
mundial de comunicación. Fundación Alternativas.
Eisenhardt, K.M. (1989) Building Theories from Case
Study Research. Academy of Management Review, 14(4).
Galperín, H. (1998). Las industrias culturales en los acuerdos
de integración regional: el caso del NAFTA, la UE y el
MERCOSUR. Brasilia: Coleçâo UNESCO - MERCOSUL.
Garnham, N. (1979). Contribution to a political economy
of mass-communication- Media, Culture & Society 1,
123-146. London: Sage Publications.
([1979] 1983). La cultura como
mercancía. en Richeri, G. La televisión: entre servicio
público y negocio. Barcelona: Gustavo Gili.
Lacroix, J. G. (1999). Las instituciones internacionales
y el modo de regulación discutido-programado.
En Mastrini, G. y Bolaño C. (eds.) Globalización y
monopolios en la comunicación en América Latina. Hacia
una economía política de la comunicación. Buenos Aires:
Biblos.
Mastrini, G. y Bolaño C. (eds.) (1999). Globalización y
monopolios en la comunicación en América Latina.
Hacia una economía política de la comunicación. Buenos
Aires: Biblos .
Mastrini, G. y Marín Becerra (2006). Period ista s y
magnates: estructura y concentración de las industrias
culturales en América Latina. Buenos Aires: Prometeo.
Mills, C. W. (1986). Sobre Artesanía Intelectual. En La
Imaginación Sociológica, (Apéndice). México: Fondo de
Cultura Económica.
Raboy, M. (2002). Telev isión and deregulated global
markets. En Raboy M. (Ed.) Global Media Policy in
the New Milennium, pp. 21-24. Bedfordshire UK.:
University of Luton Press.
Stake, R. (1995). Investigación con estudios de caso.
Madrid: Ediciones Morata.
Van Audenhove, L. et. al. (1999). Information Society
policy in the developing World: a critical assessment.
Third World Quarterly, 20 (2), 3 87-404.
Van Cuilemburg, J, y Mcquail, D. (2003). Paradigm Media
Policy Paradigm Shifts: towards a new communications
po lic y. European Journal of Communication, 18(2), 181-207
Londres: Sage.
Yin, R. (1994). Case Study Research. Design and Methods,
Thousand Oaks, California: Sage Publications.
Zallo, R. (1988). Economía de la comunicación y la cultura.
Madrid: Akal.
Daniela Inés Monje, argentina, es Magíster en Comunicación y Cultura Contemporánea y Doctoranda en Ciencias
Sociales. / Coordinadora académica de la Maestría en Comunicación y Cultura Contemporánea del Centro de
Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Docente e investigadora de las Universidades Nacional
de Córdoba y Nacional de Villa Maa-rdoba. / Área de investigacn: poticas públicas de comunicacn.
sobRe lA AutoRA:
... Sin embargo, desde la segunda mitad de la década de 1990 y en el contexto de la globalización financiera y económica, el mercado fílmico del Mercosur ha comenzado a expandirse como consecuencia de nuevas legislaciones sobre el cine (en 1994 en Argentina y en 1995 en Brasil) y el refuerzo de las aportaciones de dinero público (Monje, 2011) así como a una fuerte colaboración entre los actores privados nacionales y globales del sector cinematográfico. En este sentido, las majors de Hollywood han puesto en marcha nuevas dinámicas de coproducción con productores de Argentina y Brasil (también México) y sus redes de distribución han servido como elementos fundamentales a escala global para los trabajos audiovisuales de estos países. ...
Article
Full-text available
The aim of the article is double: on the one hand, to explore the EU’s ability to conduct a foreign audiovisual policy towards the Mercosur region and to promote the norms of the Convention on diversity of cultural expressions; on the other hand, to analyze the impact of the EU audiovisual policy model on the development of the Mercosur audiovisual cooperation and to focus on the main forces shaping the Mercosur audiovisual landscape. The article seeks to emphasize why and how the EU pursues an audiovisual foreign policy towards the Mercosur region, for which purposes as well as to highlight the resistances. In this sense, it is more concerned with understanding how the EU’s audiovisual diplomacy interplays with other main factors, such as the governmental action, namely the EU and Mercosur members’ audiovisual diplomacy and the practices of private sector (Hollywood and big media conglomerates).
Article
Full-text available
The Global Information Society (GIS) has in recent years been high on the political agenda of Western countries. These countries have been concerned with the development of Information Infrastructures in order to achieve the Information Society. In the West there has been a broad consensus about the framework in which the development of the GIS needs to take place. On both national and international levels a framework has to be established which supports competition, encourages private investment, supports flexible regulatory framework and allows for open access to networks. Recently this dominant scenario has been transposed as the appropriate scenario for the development of Information Infrastructures in the developing world. This article sets out to give an overview of GIS policy in a developmental context. It elaborates on recent policy initiatives in the area. At the international level it critically analyses changes in the communications industries and in the global economy. At the national level it critically analyses the assumptions of the dominant scenario and its proposed strategy for achieveing the GIS.
Article
- This paper describes the process of inducting theory using case studies from specifying the research questions to reaching closure. Some features of the process, such as problem definition and construct validation, are similar to hypothesis-testing research. Others, such as within-case analysis and replication logic, are unique to the inductive, case-oriented process. Overall, the process described here is highly iterative and tightly linked to data. This research approach is especially appropriate in new topic areas. The resultant theory is often novel, testable, and empirically valid. Finally, framebreaking insights, the tests of good theory (e.g., parsimony, logical coherence), and convincing grounding in the evidence are the key criteria for evaluating this type of research.
Article
This article deals with communications and media policy paradigms. In the US and Western Europe three paradigmatic phases of communications and media policy may be distinguished: the paradigm of emerging communications industry policy (until the Second World War); the paradigm of public service media policy (1945-1980/90); and the current phase (from 1980/90 onwards) in which a new policy paradigm is searched for. In Phase I, communications and media policy primarily referred to the emerging technologies of telegraph, telephony and wireless. Communications policy in that era was mainly pursued for reasons of state interest and financial corporate benefits. After the Second World War, media policy was dominated by sociopolitical rather than economic or national strategic concerns. In this paradigmatic phase, lasting until 1980/90, the ideal of public service broadcasting was at its height, notably in Western Europe. From 1980 onwards, however, technological, economic and social trends fundamentally changed the context of media policy. In many countries, governments opted for policies of breaking monopolies in media and communications and privatizing as much as possible. The old normative media policies have been challenged and policy-makers are searching for a new communications policy paradigm. In this new paradigm, there seems to be a shift in the balance of component political, social and economic values that shape the definition of the public interest that media and communications supposedly serve. The authors conclude by sketching the core principles of the new communications policy paradigm that currently seems to be emerging.
Article
Obra que pretende mostrar la utilidad de un tipo de enfoque macroeconómico sobre los fenómenos comunicativos y de sistematizar los elementos de un análisis de las distintas ramas industriales de la comunicación y la cultura. El análisis está centrado en las formas de producción, las características de las mercancías culturales y la valorización de capitales en cada rama.
Los dueños de la palabra. Acceso, estructura y concentración de los medios de la América Latina del siglo XXI
  • Referencias Becerra
  • M Mastrini G
ReFeRencIAs Becerra, M. y MASTRINI G. (2009). Los dueños de la palabra. Acceso, estructura y concentración de los medios de la América Latina del siglo XXI. Buenos Aires: Prometeo Libros.
Dos dois lados da rédea: a incidência da cobertura sobre comunicação na cadeia de valor da informação. XXX Congresso Brasileiro de Ciências da Comunicação -Santos. Intercom-Sociedade Brasileira de Estudos Interdisciplinares da Comunicação
  • J Brant
Brant, J. (2007). Dos dois lados da rédea: a incidência da cobertura sobre comunicação na cadeia de valor da informação. XXX Congresso Brasileiro de Ciências da Comunicação -Santos. Intercom-Sociedade Brasileira de Estudos Interdisciplinares da Comunicação. Pp. 1-15
Hacia un nuevo sistema mundial de comunicación
  • E Bustamante
Bustamante, E. (coord.) (2003.) Hacia un nuevo sistema mundial de comunicación. Fundación Alternativas.
La cultura como mercancía. en Richeri, G. La televisión: entre servicio público y negocio
  • N Garnham
Garnham, N. (1979). Contribution to a political economy of mass-communication-Media, Culture & Society 1, 123-146. London: Sage Publications. ([1979] 1983). La cultura como mercancía. en Richeri, G. La televisión: entre servicio público y negocio. Barcelona: Gustavo Gili.