BookPDF Available

Abstract and Figures

El libro recoge un grupo de trabajos en torno a la dinamica y comportamento del mercado de trabajo en el contexto de los temas del desarrollo regional
No caption available
… 
No caption available
… 
No caption available
… 
No caption available
… 
No caption available
… 
Content may be subject to copyright.
Mercado de trabajo, desarrollo
regional y políticas públicas
José Urciaga garcía
(editor)
Mercado de trabajo, desarrollo
regional y políticas públicas
D.R. © José Urciaga garcía
D.R. © Universidad aUtónoma de BaJa california sUr,
carretera al sUr km 5.5, la Paz, B.c.s.
Primera edición, 2014
ISBN: 978-607-9371-12-8
Reservados todos los derechos. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida, archivada o transmiti-
da, en cualquier sistema –electrónico, mecánico, de fotorreproducción, de almacenamiento en memoria o
cualquier otro–, sin hacerse acreedor a las sanciones establecidas en las leyes, salvo con el permiso escrito
del titular del copyright. Las características tipográcas, de composición, diseño, formato, corrección, son
propiedad de los editores.
Impreso y hecho en México
La presente edición ha sido financiada con recursos provenientes del proyecto sep
conacyt cb-2008-99636, asignado mediante la participación en la Convocatoria sep
conacyt Ciencia Básica 2008.
Agradecimientos .................................................................................. 9
Prefacio ................................................................................................... 11
Capítulo 1
Mercado de trabajo, capital humano, educación y salarios
en México, José Urciaga García ......................................................... 17
Introducción ............................................................................................................. 17
Educación, capital humano y rendimientos sociales ........................................ 18
El modelo de Mincer y los rendimientos
de la escolaridad ...................................................................................................... 20
La evolución de los rendimientos en México
y su significado ........................................................................................................ 29
Conclusiones ............................................................................................................ 35
Bibliografía ............................................................................................................... 38
Capítulo 2
Efectos de la competencia china en el mercado
estadounidense sobre el mercado laboral mexicano,
Daniel Chiquiar, Enrique Covarrubias y Alejandrina Salcedo ...... 43
Contenido
Capítulo 3
Mercado de trabajo y empleo informal en México,
Rogelio Varela Llamas, Juan Manuel Ocegueda Hernández
y Ramón A. Castillo Ponce ................................................................... 61
Introducción ............................................................................................................. 61
Revisión de literatura relevante ........................................................................... 62
La dinámica del sector informal en México
y la frontera norte ................................................................................................... 69
Estimación de una función discriminante .......................................................... 72
Resultados de estimación: una interpretación ................................................... 76
Conclusiones ............................................................................................................ 80
Bibliografía ............................................................................................................... 81
Capítulo 4
Dinámica y determinantes de la pobreza laboral en México,
2005-2012, Martín Lima, David Rojas-Rosey ................................. 85
Resumen .................................................................................................................... 85
Introducción ............................................................................................................. 86
Antecedentes ............................................................................................................ 87
Revisión de literatura ............................................................................................. 88
El ITLP y su evolución .......................................................................................... 90
Determinantes de la pobreza laboral .................................................................. 92
Dinámica de la pobreza laboral ............................................................................ 98
Conclusiones ........................................................................................................... 105
Bibliografía .............................................................................................................. 106
Anexo I. Matrices de transición ........................................................................... 109
Anexo II. Cadenas de Markov .............................................................................. 111
Capítulo 5
Tipos de Crecimiento en las Economías Estatales
de México, 1993-2010, Juan Manuel Ocegueda Hernández,
Rogelio Varela Llamas y Ramón Castillo Ponce .............................. 115
Introducción ............................................................................................................. 115
Tipos de crecimiento: aspectos conceptuales .................................................... 117
Determinantes del crecimiento económico: consideraciones teóricas .......... 121
Clasificación de las entidades federativas .......................................................... 124
Diferencias en desempeño económico
y sus determinantes ................................................................................................ 130
Reflexiones finales .................................................................................................. 137
Bibliografía ............................................................................................................... 139
Capítulo 6
La sensibilidad del mercado de trabajo regional de Sonora
ante cambios en el crecimiento económico 2000-2010,
J. Bracamontes N., M. Camberos C. y A. Castro, ............................ 141
Resumen .................................................................................................................... 141
Introducción ............................................................................................................. 142
La Teoría Clásica y Keynesiana sobre el empleo .............................................. 143
Metodología y datos utilizados ............................................................................ 146
La Frontera Norte, el Estado de Sonora
y sus Regiones ......................................................................................................... 148
Inversión, generación de riqueza y empleo
en las regiones de Sonora ...................................................................................... 151
La aplicación y resultados del modelo econométrico ....................................... 162
Conclusiones ............................................................................................................ 163
Bibliografía ............................................................................................................... 164
Capítulo 7
El riesgo de empobrecimiento por deudas de los hogares
mexicanos: una estimación regional, Ana Beatriz Carrera
Aguilar y Mario Camberos Castro .................................................... 167
Resumen .................................................................................................................... 167
Introducción ............................................................................................................. 168
El concepto de pobreza .......................................................................................... 171
Un nuevo enfoque: el riesgo y la pobreza........................................................... 173
El método de Líneas de Pobreza .......................................................................... 176
México y sus regiones ............................................................................................ 178
Resultados................................................................................................................. 179
La pobreza y el riesgo en las regiones mexicanas
en el siglo XXI ........................................................................................................ 180
Conclusiones y recomendaciones ......................................................................... 184
Bibliografía ............................................................................................................... 185
Capítulo 8
Mercado de trabajo, turismo y políticas públicas, Judith
Juárez Mancilla, Plácido R. Cruz Chávez, José I. Urciaga
García y Gustavo Rodolfo Cruz Chávez ............................................ 189
Resumen .................................................................................................................... 189
Indicadores de empleo de la Secretaría de Turismo (México) ....................... 200
Indicadores de empleo de la Organización Mundial
de Turismo (OMT) ................................................................................................. 200
Conclusiones ............................................................................................................ 204
Bibliografía ............................................................................................................... 204
Capítulo 9
Elaboración de canastas alimentarias regionales
para la medición de la pobreza en México, Enrique
E. Minor Campa, Rodrigo Aranda Balcázar ..................................... 209
Resumen .................................................................................................................... 209
Introducción ............................................................................................................. 210
Estado del arte ......................................................................................................... 211
Metodología para la construcción
de canastas regionales ............................................................................................ 218
Diferencias regionales en consumo y precios .................................................... 226
Canastas Básicas Alimentarias por región ......................................................... 230
Valores monetarios de las canastas ..................................................................... 234
Porcentaje de población por debajo de la línea
de bienestar, según región ..................................................................................... 237
Conclusiones ............................................................................................................ 242
Bibliografía ............................................................................................................... 243
El editor y los colaboradores agradecen profundamente el aporte
financiero del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (conacyt),
institución que ha permitido que a lo largo de varios años se hayan
podido difundir y se sigan difundiendo resultados de investigaciones
cuya importancia es vital para el desarrollo nacional. Lo que viene a
reafirmar el propósito de mantener nuestras distintas líneas de inves-
tigación, de entrega total y de contribución, con la finalidad de aunar
esfuerzos para alcanzar mayores niveles de inversión en ciencia y tec-
nología, reforzar nuestras políticas de formación de recursos humanos,
así como crear condiciones para que nuestros investigadores puedan
innovar en todos los sectores, siendo así partícipes con los objetivos de
dicha institución cuya meta es promover niveles de participación más
altos en la investigación y el desarrollo. Por último, el editor expresa
su más sincera gratitud y honrosa distinción a los autores de este libro
y a los colaboradores de dicho proyecto.
Agradecimientos
Prefacio
Este libro es resultado de los trabajos presentados en el Seminario
Nacional de Desarrollo Regional, Mercado Laboral y Políticas Públi-
cas, evento que se desarrolló en las instalaciones de la Universidad
Autónoma de Baja California Sur a principios del mes de octubre de
2012, recoge el esfuerzo de un grupo de profesores e investigadores
de diferentes instituciones para dar cuenta del estado que guarda la
conexión entre mercado de trabajo, desarrollo regional y políticas
públicas.
El Cuerpo Académico de Desarrollo Económico y Políticas Pú-
blicas de la Universidad Autónoma de Baja California Sur agradece
todas las iniciativas y estudios presentados en el Seminario Nacional
sobre Desarrollo Regional, Mercado Laboral y Políticas Públicas que,
en un ambiente abierto y participativo, deliberaron sobre los alcances
y limitaciones del mercado laboral en un contexto de crisis económica.
Aquí se acopian los trabajos de investigación desarrollados en
diferentes ámbitos de la geografía nacional por diferentes cuerpos
académicos. Destaca la colaboración del Centro de Investigación en
Alimentos y Desarrollo de Hermosillo, Sonora (CIAD, Hermosillo),
equipo coordinado por Luis Huesca, Joaquín Bracamontes y Mario
Camberos Castro, su trabajo se ha constituido en un eje importante
en los aportes sobre desigualdad, pobreza y desarrollo regional. Tres
años atrás, Hermosillo fue la sede del último seminario de esta red de
12
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
trabajo cuyo producto del esfuerzo colectivo fue el libro Desarrollo
Regional y Políticas Públicas, editado por CIAD y Plaza y Valdés.
También se subraya la participación de El Colegio de la Fron-
tera Norte (Colef) con la visita del Doctor Cuauhtémoc Calderón,
exponente importante de esta temática orientado fundamentalmente
a la tecnología y su impacto en los mercados laborales. El Doctor Cal-
derón coordina muchos de los esfuerzos para el análisis en los temas
de cambio tecnológico y sus impactos en el mercado laboral a nivel
regional, nacional e internacional.
Por otra parte, se contó con la contribución de los Doctores Ale-
jandro Dávila y David Lugo de la Universidad Autónoma de Coahuila
quienes han colaborado de cerca con el tema de impactos regionales
en los mercados laborales debido al cambio tecnológico.
Así mismo, se destaca la aportación del cuerpo académico Cre-
cimiento Económico de la Universidad Autónoma de Baja California,
integrado por los Doctores Juan Manuel Ocegueda y Rogelio Varela,
quienes han trabajado directamente respecto a los impactos del creci-
miento económico en los mercados de trabajo y la rentabilidad educativa.
Dentro de la red de trabajo tuvimos la participación de ins-
tituciones de reconocido prestigio en este ámbito como el Consejo
Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL) con la
asistencia de David Rojas Rosey y José Martín Lima, adicionalmente
a la participación del Doctor Enrique Minor Campa, con sus aportes
sobre desigualdad y política social.
Se tuvo como invitado especial al Doctor Daniel Chiquiar Cikurel,
del Banco de México y académico de talla internacional reconocido
por sus trabajos sobre diferentes ámbitos de la economía.
Adicionalmente, participaron colegas de diversas instituciones
regionales como el Doctor Marco Almendarez Hernández del Centro
de Investigaciones Biológicas del Noroeste.
El cuerpo académico de Políticas Públicas y Crecimiento Eco-
nómico, preocupado por entender la dinámica nacional y local de los
mercados laborales, aborda estos temas desde la perspectiva de que las
políticas públicas permitan armonizar el desarrollo con los sectores
económicos, como el turismo. En este ámbito, destaca la participación
13
José Urciaga garcía (editor)
de los Doctores Gerzaín Avilés Polanco, Víctor Hernández Trejo y los
maestros María Guadalupe Oropeza Cortés y Luis Oscar Palos Aro-
cha, quienes presentaron aportes sobre las dinámicas regionales del
mercado laboral y su conexión con el desarrollo regional, en particular
estudian las diferencias salariales y rendimientos de la escolaridad de
las mujeres en la industria maquiladora de Tijuana.
Los Doctores Joaquín Bracamontes y Abel Castro abordan el
tema de empleo y crecimiento económico, y los Doctores Judith Juá-
rez, José Urciaga y el maestro Plácido Cruz presentan “Mercado de
trabajo, turismo y políticas públicas”.
“Empleo formal y mercado de trabajo en México” fue aportación
del Doctor Rogelio Varela; “La sensibilidad del mercado de trabajo
regional de Sonora ante cambios en el crecimiento económico 2000-
2010” lo presentó el Doctor Mario Camberos del CIAD Hermosillo,
y “Lento crecimiento y diferencias interestatales en desempeño eco-
nómico en México” el Doctor Juan Manuel Ocegueda.
En la jornada matutina del segundo día del Seminario se desple
la mesa 3: “Políticas públicas” con la presentación de “Dinámica de la
pobreza laboral en México 2005-2012” por David Rojas Rosey y José
Martín Lima, y “Elaboración de canastas alimentarias regionales para
la medición de la pobreza en México” por Rodrigo Aranda y Enrique
Minor, todos ellos representantes del CONEVAL.
En la jornada vespertina se presentó la mesa 4: “Cambio tecnoló-
gico y empleo”, donde el Doctor Daniel Chiquiar del Banco de México
desplegó la ponencia “Efectos de la competencia China en el mercado
estadounidense sobre el mercado laboral mexicano”; los Doctores Luis
Huesca y Mario Camberos presentaron la ponencia “Cambio tecnoló-
gico y habilidades en el trabajo” y, finalmente, el Doctor Cuauhtémoc
Calderón junto con el Doctor Luis Huesca y la Maestra Gloria Ochoa
desarrollaron el “Efecto en el empleo y salarios con el cambio técnico
en el sector manufacturero de México y la frontera norte”.
Cabe señalar que el mercado laboral es un tema extraordinaria-
mente importante, pues hay un significativo crecimiento de la población
(una tasa de crecimiento superior al 3%) y, de acuerdo a estimaciones
del Banco de México, la tasa de crecimiento de la economía esperada
14
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
de este año no rebasará el 4.5% que, aun cuando es una tasa alta, no
se compara con las tasas de crecimiento de las épocas de los milagros.
Si se mide por la tasa de crecimiento real (la diferencia entre la tasa
de crecimiento nominal y la tasa de crecimiento de la fuerza laboral),
el tema se complica. Si adicionalmente se observaran indicadores del
mercado laboral como empleo, desempleo, estructura salarial, ocupa-
ción por regiones se encontrarían diferencias notables, por ejemplo
una diferencia tradicional respecto a este mercado en los ingresos que
perciben los trabajadores, ingresos promedio entre la región norte y
la región sur o bien diferentes regiones de México.
Hay mucha documentación donde se señala que ceteris paribus
trabajar en la zona sur del país equivale aproximadamente a un 50%
menos que si se trabaja en el Distrito Federal con los mismos atribu-
tos, es decir, hay un componente regional asociado a las diferencias
salariales, el cual está más o menos demostrado.
Otro elemento relevante: la principal fuente generadora de em-
pleo en México es la industria maquiladora, aspecto que los ponentes
trabajaron con detalle.
Un tercer elemento son los componentes de la rentabilidad
educativa. En este sentido, es frecuente el cálculo de la rentabilidad
relativa que tienen los años de escolaridad: qué tan rentable es estudiar
una carrera universitaria, qué tan rentable estudiar en una universidad
privada y cuáles son las expectativas laborales, temas que son parte
de la llamada economía de la educación que ha generado indicadores
consistentes respecto a las regiones; por ejemplo, la evidencia sugiere
que aproximadamente el 10% del premio es relativo a un año adicional
de escolaridad, claro si son mujeres es un poco más bajo, si es en la
región norte es un poco más bajo, si están en la región sur es un poco
más alto, si se estudia en una universidad privada es un poco más alto,
si se estudia medicina es más alto; hay diferencias por regiones, por
carrera, por sexo; sin embargo, son aspectos importantes y útiles en
el momento de destinar recursos para el sector educativo. Importante
es señalar que en los años 80 se presentaba un mayor rendimiento
educativo asociado a la escolaridad básica, para los años 90 el centro
de atención de la rentabilidad se encuentra en la educación superior.
15
José Urciaga garcía (editor)
Precisamente a nivel superior hay un efecto tijera, aumentan conside-
rablemente los coeficientes de rentabilidad relativa en relación a otros
niveles educativos, indicador que muestra cómo lo está premiando el
mercado de trabajo.
El cuarto elemento que se aborda es el cambio tecnológico y sus
impactos en el mercado laboral, para las personas promedio usar una
computadora hace diferencias importantes en su acceso a la informa-
ción, el uso de dicha información, la transferencia de información, el
manejo de la información generando ventajas relativas respecto a otras
personas que no tienen estos atributos.
La tendencia a nivel mundial muestra que hoy en día hay una
dispersión salarial que algunos le llaman desigualdad, cada vez se abre
más la brecha entre los que perciben altos salarios y quienes perciben
bajos salarios en el mundo laboral. Una de las explicaciones a este
fenómeno tiene relación con el cambio tecnológico, cambio que es en
conocimiento, en skills y permite pagar un premio adicional a aquella
persona que domina la tecnología, lo cual ha separado, en el mercado
de trabajo, a quienes dominan la tecnología de quienes no la dominan.
El cambio tecnológico no es la única explicación al diferencial
salarial, hay otras explicaciones concernientes al tipo de especializa-
ción en el mercado laboral o bien con el tipo de especialización de la
estructura productiva. Temas que fueron abordados en el seminario
con cierto detenimiento.
La reflexión radica, entonces, en encontrar la posibilidad de
establecer medidas de política pública con la finalidad de subsanar
elementos importantes respecto al funcionamiento del mercado de
trabajo, no hay que omitir mencionar que uno de los temas actuales
es el quehacer de cara en el mercado laboral.
En México se sometió una iniciativa de ley respecto al mercado
laboral que, si bien, no ha tenido respuesta, algunos ya han tomado
postura; pero es sintomático pensar en un mercado laboral donde se
pueda pagar a los trabajadores en términos similares a como lo efectúa
la economía norteamericana: trabajo por hora, descentralización de
las relaciones laborales, menor presencia de los sindicatos.
Capítulo 1
Mercado de trabajo, capital humano,
educación y salarios en México
José Urciaga García
Introducción
El capital humano y la educación están en el centro de la sociedad del
conocimiento. Hoy, como en pocos momentos de la historia económica,
se destaca que el nivel educativo, la adquisición de conocimientos y
destrezas, en conjunto con la experiencia laboral, respaldan el creci-
miento futuro de la economía, la mejora en la competitividad, el empleo
y la cohesión social de la sociedad actual. Se reconoce ampliamente
que el capital humano es el motor del crecimiento. La literatura sobre
crecimiento ha enfatizado diferentes mecanismos a través de los cua-
les la educación influye en el crecimiento. Algunos modelos de corte
neoclásico sugieren que la educación es un factor de producción que
puede ser acumulado, lo que aumenta el capital humano de la fuerza
de trabajo y su productividad (Mankiw, Roemer y Weil, 1992). Los
modelos de crecimiento endógeno enfatizan en el papel de la educación
para incrementar la capacidad de innovación de la economía (Romer,
1990) y otros modelos de difusión tecnológica señalan que la educación
facilita la transmisión de conocimientos necesaria para instrumentar
nuevas tecnologías (Benhabib y Spiegel, 2005). En general, los mode-
los predicen un efecto positivo en el largo plazo en las trayectorias de
crecimiento y reconocen que el capital humano aporta dos elementos
claves: por una parte, su impacto directo en la competitividad y, por
otra, su destacado papel en la innovación y el surgimiento de nuevas
ideas. Así, el crecimiento sostenido de la economía es resultado de la
persistente inversión en capital humano.
18
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
El concepto de capital humano como un activo amplio y mul-
tidimensional incorpora el acervo de conocimientos, competencias
y destrezas, resultado de la educación, la experiencia y la formación
continua. Su análisis puede aplicarse en varias actividades que desa-
rrolla el ser humano, como educación, migración, información y salud,
actividades que se forman mediante la adquisición de escolaridad,
capacitación y experiencia en el trabajo. El capital humano genera
competencias, conocimientos y habilidades del individuo que aumentan
la productividad de los recursos existentes y, a la par, su acumulación
genera nuevo conocimiento mediante innovaciones, patentes y ma-
nuscritos; conocimiento creativo que se conoce como avance tecnoló-
gico en procesos, productos, sistemas de gestión y de mercado, cuya
adquisición es más probable que se realice mediante el intercambio
de ideas entre personas e instituciones con mayor dotación de capital
humano, usualmente concentradas en instituciones de investigación
y enseñanza universitaria.
Este capítulo tiene la finalidad de presentar una revisión se-
lectiva de la relación entre mercado de trabajo y la evolución de los
rendimientos de la escolaridad en México. El trabajo se organiza de
la manera siguiente: en la primera parte se discute la relación entre
educación, capital humano y rendimientos educativos; la segunda, se
destina a analizar los alcances y limitaciones del modelo de Mincer
y su respectiva tasa de rentabilidad y, en la tercera, se revisa la evi-
dencia empírica para México. Las conclusiones se encuentran al final
del capítulo.
Educación, capital humano y rendimientos sociales
El capital humano es el principal productor de habilidades, competencias
y conocimientos. El conocimiento tiene una dinámica acumulativa y
facilita la adquisición de nuevo conocimiento. La sociedad del conoci-
miento centrada en el uso intensivo de la tecnología (entendida como
invenciones, innovaciones y descubrimientos) tiene su fundamento
en las decisiones que realizan las empresas y las familias en un marco
institucional para invertir en educación, entrenamiento e investigación,
19
José Urciaga garcía (editor)
desarrollo e innovación, lo que se traduce en que el capital humano
sea el eje del cambio tecnológico. El combustible de ese cambio es el
rendimiento de la inversión en formación del conocimiento, esto es,
el aumento de los ingresos ocasionados por un año adicional de esco-
laridad. Ese indicador, conocido como tasa de rendimiento educativo,
es fundamental en muchas áreas de la economía y política pública y
tradicionalmente se obtiene con el apoyo del modelo de Mincer, a partir
de funciones de ingreso que incluyen entre sus argumentos variables
de salarios, escolaridad y experiencia, complementadas con medidas
de calidad educativa y otras variables de control (Carneiro, 2003).
La escolaridad formal es el principal mecanismo a través del cual
aumenta la productividad y se genera el cambio tecnológico. A medida
que la población alcanza mayores niveles educativos y la educación que
recibe mejora su calidad, se adquieren beneficios adicionales mediante
sus efectos externos. Las externalidades positivas ocasionadas por las
interacciones de personas educadas y por las sinergias con sus equipos
de trabajo aumentan su productividad y aceleran el cambio tecnológico.
Los trabajadores educados comparan y comparten sus conocimientos y
destrezas con otros y crean importantes sinergias, con lo que se genera
un impacto combinado en el aumento de la productividad total. Por lo
tanto, una fuerza laboral crecientemente educada promueve el cambio
tecnológico y genera nuevas demandas de trabajadores calificados. Hay
un círculo virtuoso entre capital humano e investigación, desarrollo
e innovación que se traduce en mayor generación de conocimientos.
Los efectos externos atribuibles a la educación pueden ser de
tres tipos: estáticos, dinámicos y no pecuniarios. Los estáticos actúan
básicamente sobre la productividad actual; los dinámicos influyen so-
bre el aprendizaje y el cambio tecnológico, aumentando la efectividad
en la creación y adopción de nuevas tecnologías y en los procesos de
aprendizaje, con lo que generan mayor efectividad en la acumulación
de capital humano; por su parte, los efectos no pecuniarios se traducen
en reducción del crimen, mejora de la productividad intrafamiliar y
cohesión social, entre otros.
Las externalidades positivas típicamente se generan por la proxi-
midad e interacción entre los individuos. Cuando ocurre al interior de
20
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
las empresas, de inmediato se da la internalización y apropiación de
esa externalidad. Si se reúnen muchas empresas en los mismos lugares
pueden surgir las denominadas economías de aglomeración, distritos
industriales o clusters, que crean una atmósfera del conocimiento
propia de las ciudades donde la apropiación de las ideas que “están en
aire” influye en el cambio tecnológico.
El modelo de Mincer y los rendimientos
de la escolaridad
El modelo de Mincer (1974) a través de las funciones de ingreso,
representa el principal enfoque para analizar los impactos del capital
humano en los ingresos y para determinar la tasa de rentabilidad de
la educación. Es una área de investigación muy intensa en la que casi
todos los días se publican nuevos estudios. La ecuación de Mincer es
el caballo de batalla en el análisis de la economía laboral. Su éxito
obedece en gran medida a que la especificación empleada se deriva de
un modelo formal basado en el comportamiento racional y optimizador
del individuo. Es sencilla y se ajusta bien a los datos en la mayoría de
las circunstancias. La ecuación puede ser fácilmente extendida para
considerar el impacto de otras variables en el ingreso y permite realizar
comparaciones temporales, espaciales y entre grupos demográficos;
Heckman, Lochner y Todd, 2008).
Usualmente el modelo de capital humano se formula de la si-
guiente manera:
iiiii
uzxxsy +++++=
4
2
3210
ln
bbbbb
donde
yln
es el logaritmo natural de los ingresos laborales por hora,
s
es la escolaridad,
x
la experiencia,
z
se refiere a factores individuales
(habilidad, atributos personales, localización, atributos del hogar, de la
vivienda, etcétera) y
u
es el error estadístico no correlacionado con
x
o
z
. Es decir, el término error cumple con los supuestos clásicos
asociados a la estimación de mínimos cuadrados ordinarios (Mco) y las
21
José Urciaga garcía (editor)
son los parámetros por estimar. La ecuación es una aproximación
al modelo básico del ciclo de vida laboral, donde la concavidad del perfil
edad-ingresos se captura por medio del término lineal y su elevación
al cuadrado de la experiencia. El coeficiente
1
b
se interpreta como la
tasa de rendimiento de la educación. Los coeficientes
2
b
y 3
b
recogen
la importancia de la experiencia en el modelo. Si la función de ingresos
es cóncava en la experiencia, el coeficiente
2
b
será positivo y el 3
b
negativo, lo que implica una edad en la que se maximizan los ingresos.
Esta ecuación básica se ha ampliado para incorporar los componentes
territoriales y otros atributos socioeconómicos que se recogen en
z
.
El modelo tiene tres implicaciones básicas:
1. Los ingresos están relacionados a la inversión en capital hu-
mano; a mayor inversión en capital humano mayores ingresos.
Adicionalmente, el coeficiente de la escolaridad es la tasa de
rendimiento que, en condiciones de mercados competitivos,
estará alrededor de la tasa de interés. Por supuesto que si los
individuos enfrentan restricciones de crédito se puede alterar
la tasa de rentabilidad. Además, los ingresos están asociados
directamente a la calidad educativa y mayores ingresos se
traducen en mayor productividad.
2. Las funciones de ingreso son cóncavas, perfil que sintetiza el
hecho de que el ingreso de las personas jóvenes aumenta con
mayor rapidez.
3. El modelo tiene claras implicaciones en torno a la distribución
personal del ingreso. Sugiere un perfil de ingresos respecto
a la experiencia de una U invertida.
Recientemente se ha replanteado el debate sobre la capacidad
del modelo de Mincer como marco teórico de referencia para estudiar
la relación entre ingresos y escolaridad y analizar la determinación
e importancia de los rendimientos educativos (Heckman, Lochner y
22
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
Todd, 2003, 2005 y 2008; Blundell, Dearden y Sianesi, 2001; Harmos,
Oosterbeeck y Walker, 2000; Polachek, 2007).
En gran medida el debate actual se concentra en analizar el
realismo de los supuestos y las implicaciones que establece la ecuación
de ingresos de Mincer. Los principales supuestos simplificadores del
modelo son los siguientes: los individuos son homogéneos y difieren
únicamente por la magnitud de capital humano que acumulan, tienen
habilidades innatas y oportunidades similares, son neutrales al riesgo,
trabajan de tiempo completo, el mercado de trabajo es competitivo y
en éste el salario refleja la productividad del trabajador, el mercado de
dinero también es competitivo, el precio del dinero refleja el costo de
oportunidad, el agente enfrenta un ambiente de perfecta certidumbre
y conoce los años que le resta de trabajo durante su ciclo de vida.
Para algunos autores las condiciones (que se han ido para no
volver) bajo las cuales el modelo de Mincer funciona razonablemente
bien, representaban los años sesenta y setenta de la economía norte-
americana del siglo pasado; en ellas las ocupaciones difieren únicamente
en la cantidad de escolaridad que requieren (Heckman, Lochner y
Todd, 2003 2005 y 2008).
En cambio, para otros investigadores, el modelo de Mincer sigue
siendo útil para representar la relación entre educación e ingresos y
consideran que algunas de las críticas al mismo son injustificadas1
(Polachek, 2007). El grado de correspondencia con la “realidad” de
los supuestos del modelo de Mincer no es el principal indicador de la
validez de un modelo; una añeja discusión en economía que parecía
resuelta. El modelo supera la crítica en el sentido de la validez de
sus principales predicciones en distintos contextos institucionales y
periodos históricos. En efecto, evaluado por la validez de sus implica-
ciones, el modelo de Mincer es exitoso porque las tres derivaciones
teóricas han sido ampliamente confirmadas por la evidencia empírica
en diferentes momentos, países y contextos institucionales.
1 Polachek (2007) señala a pie de página que algunas de las modificaciones que realizan críticos como
Heckma, Lochner y Todd para relajar algunos supuestos del modelo de Mincer no consideran que
el propio Mincer flexibilizó los supuestos para permitir formas de interacción entre experiencia y
escolaridad (Polachek, 2007: 13, pie de página núm. 6).
23
José Urciaga garcía (editor)
Lo anterior no niega que el modelo requiera de ajustes para que
refleje las condiciones que prevalecen en la economía del siglo xxi,
condiciones que hacen necesario relajar algunos supuestos del modelo
de Mincer y analizar si sus principales conclusiones se sostienen y, en
especial, si el parámetro de interés conocido como tasa de rentabili-
dad puede ahora seguir interpretándose como tal. En efecto, ya no se
justifica la idea de perfecta certidumbre en el mundo contemporáneo
de desempleo creciente, variabilidad de los ingresos, fallas de mercado
(de dinero, y trabajo), trampas de pobreza y volatilidad de los ingresos
futuros.
En la investigación económica actual existe una insatisfacción por
el paradigma del agente representativo como eje del análisis (Heckman,
2000) y se propone incluir el caso más general de la heterogeneidad
de los agentes, es decir, incorporar explícitamente la heterogeneidad
en el análisis de individuos que tienen habilidades innatas diferentes
y registran oportunidades distintas; esta situación puede estudiarse
empíricamente gracias a la disponibilidad de las bases de datos indi-
viduales actuales y al refinamiento de los métodos econométricos que
ha generado la microeconometría. En palabras de Heckman, al recibir
el premio nobel de Ciencias Económicas: “La producción de una am-
plia base de datos que puede ser empleada para describir la economía,
contrastar teorías económicas y evaluar la política económica es uno
de los elementos más importantes en el desarrollo de la economía del
siglo xx” (Heckman, 2008, p. 213).
Se pueden relajar los supuestos de mercados competitivos para
estudiar los efectos de las fallas en los mercados de trabajo y de crédito
porque los supuestos de mercados de capital perfectos no parecen
apropiados para las condiciones del mundo contemporáneo. El ra-
cionamiento del crédito es un hecho muy frecuente porque el capital
humano no se reconoce como colateral en el mercado de crédito, lo
que limita las posibilidades de endeudamiento de los agentes; además
de la incertidumbre y volatidad de los ingresos futuros, porque las
familias con restricciones de liquidez resienten en mayor medida las
fluctuaciones en el ingreso (Heckman, Lochner y Todd, 2008).
24
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
El mundo actual se caracteriza por diferencias en las habilidades
innatas de las personas y de las familias en términos de adquirir e
instrumentar el conocimiento; diferencias en las habilidades cogni-
tivas y no cognitivas del individuo que tienen un efecto directo en
los ingresos, el crecimiento económico y la rentabilidad educativa,
además de las fallas en los diferentes mercados: mercados laborales
con severas imperfecciones y mercados de dinero con restricciones
de crédito y un marco de creciente incertidumbre sobre los ingresos
futuros. Los individuos pueden no disponer de recursos económicos y
financieros para pagar su educación y tienen restricciones de crédito
para endeudarse contra sus ingresos futuros. Esta situación ocasiona
que las familias pobres no tengan condiciones económicas para enviar
sus hijos a educarse en buenas escuelas, por no poder pagarlas; falla
de mercado muy frecuente en México. Una situación común con-
siste en que la inversión en educación de los jóvenes no depende del
rendimiento de la escolaridad sino de las posibilidades de los padres;
falla de mercado que puede generar trampas de bajo desarrollo humano
(Mayer y Mori, 2009).
En el modelo básico de Mincer el coeficiente de años de escolari-
dad puede no reflejar el efecto de la educación sobre la productividad
si está correlacionado con características no observables que también
están correlacionadas con los salarios. En este caso, el coeficiente
reflejaría tanto el impacto de la educación sobre la productividad y el
efecto de atributos no observables correlacionados con la educación
(habilidades cognitivas y no cognitivas, por ejemplo). Adicionalmente,
errores de medición del capital educativo pueden sesgar el coeficiente
de educación.
En la ecuación de ingresos básica existen dos posibles fuentes
de heterogeneidad: aquella contenida en el componente estocástico y
que influye en el flujo esperado de ingresos sin importar el nivel de
escolaridad que elija (componente aleatorio correlacionado con esco-
laridad conocido como sesgo de habilidad y endogeneidad o sesgo en
niveles) y, en segundo lugar, el sesgo en rendimientos; el parámetro
de rentabilidad que refleja el aumento de los ingresos salariales como
25
José Urciaga garcía (editor)
resultado de la escolaridad adicional puede no ser homogéneo (selec-
ción en rendimientos, rendimiento correlacionado con escolaridad).
Si la escolaridad es endógena, entonces la estimación mediante
procedimientos de mínimos cuadrados ordinarios genera resultados
sesgados de los coeficientes de rentabilidad. Esta fuente de sesgo se
ha intentado resolver mediante varios procedimientos: a través de
medidas explícitas de habilidad, con la exploración de gemelos y me-
diante la exploración de la relación entre ingresos y escolaridad con
sistemas de ecuaciones. La corrección del sesgo de habilidad mediante
estimaciones con variables instrumentales utiliza una gran variedad de
instrumentos, entre los que destacan: muestras de gemelos; escolari-
dad del padre, de la madre o de los hermanos; proximidad a la escuela;
costos de colegiatura; factores institucionales; numero de hermanos y
posición en el empleo del padre, entre otros. La principal crítica sobre
este procedimiento consiste en la dificultad de encontrar instrumentos
válidos para corregir el sesgo, ya que la mayoría están correlacionados
con la habilidad omitida (Carneiro, Heckman y Vytlacil, 2001).
Un procedimiento para corregir el sesgo por selección es el bie-
tápico de Heckman (1977), cuya idea se basa en incorporar información
de individuos que no recibieron salarios y pueden estar desempleados
al momento de efectuar la encuesta o simplemente no son conside-
rados en las encuestas. De acuerdo a este procedimiento, la selección
de la muestra puede verse como un error de especificación en que se
omite incorrectamente una variable relevante. El procedimiento para
corregirlo consiste en dos etapas, en la primera se define un modelo
probabilístico para determinar la posibilidad de que un individuo par-
ticipe en el mercado de trabajo y, en una segunda etapa, se introduce la
ratio inversa de Mills; con la estimación de la primera etapa y a partir
de los residuos, se incorpora como variable independiente adicional
en la función de ingresos para obtener estimaciones consistentes de
los parámetros mediante el método de mínimos cuadrados ordinarios
La corrección al segundo tipo de sesgo, en el que los rendimien-
tos pueden ser diferentes en personas con el mismo nivel escolar y
con distintos niveles de escolaridad, es motivo de un intenso trabajo
26
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
actual, mediante los estudios con rendimientos heterogéneos, efectos
tratamiento y evaluación de políticas sociales (Carneiro, 2003).
Para algunos autores que participan en el debate actual, el modelo
simplificado de Mincer no es capaz de dar cuenta de las condiciones
que hoy se presentan en el mercado laboral y en la economía del co-
nocimiento. Requiere de ajustes profundos para que el parámetro de
rendimientos pueda ser interpretado como rentabilidad de la educación
y poder aceptar las implicaciones de política para asignar los recursos
a inversiones educativas (Heckman, Lochner y Todd, 2003, 2005 y
2008; Carneiro, 2003).
Autores como Heckman y sus colaboradores (2003, 2005 y 2008)
sugieren que las recurrentes estimaciones de la ecuación de Mincer, sea
por mínimos cuadrados o con variables instrumentales, que conducen a
“la única y verdadera” tasa de rendimiento, carecen de sentido y utilidad.
No existe una tasa de rendimiento homogénea a todos los individuos
que sintetice la inversión en capital humano; por el contrario, existen
diversas tasas asociadas a la enorme heterogeneidad de los agentes
y que deben de considerarse a efectos de la credibilidad para estimar
rendimientos, determinar órdenes de magnitud y establecer criterios
de política para asignar recursos (Carneiro, Heckman y Vytlacil, 2001;
Carneiro, 2003).
Si los rendimientos son heterogéneos y pueden variar entre
niveles de escolaridad y entre personas con el mismo nivel escolar, el
problema económico que enfrenta la estimación de los rendimientos de
la escolaridad en el sentido tradicional es que: “no existe un número
simple que sintetice la distribución de los rendimientos. Es necesario
definir cuál es el parámetro de interés y establecer políticas separadas
para grupos localizados en diferentes secciones de la distribución de
los rendimientos” (Carneiro, 2003: 3).
Si se instrumenta una política que aumente el nivel de escolaridad
de la población es necesario conocer qué parte de la distribución de
los rendimientos será afectada por la política, por lo que se requiere
estudiar los rendimientos de la escolaridad en la distribución de los
salarios para poder comparar los rendimientos de individuos ubicados
27
José Urciaga garcía (editor)
en la parte superior de la distribución con aquéllos colocados en la
parte inferior.
Los trabajos de Heckman y colaboradores (Heckman, Lochner
y Todd, 2003 y 2008) replantean el modelo de Mincer y cuestionan
la utilidad de la tasa interna de retorno como una guía útil para la
política pública y la asignación de recursos, proponen un modelo más
general y examinan la importancia de relajar los supuestos sobre la
forma funcional, de incorporar los impuestos y gastos educativos, de
considerar la no separación entre la escolaridad y la experiencia laboral
y las implicaciones de incorporar la incertidumbre y la formación de
expectativas de los agentes para estimar las tasas de rentabilidad de
la educación.
Por ejemplo, Heckman, Locher y Todd (2003) estiman el modelo
de Mincer (imponiendo algunas restricciones) para diferentes niveles
educativos en Estados Unidos; en su propuesta incluyen costos, im-
puestos y rendimientos heterogéneos en el sentido de que diferentes
años de escolaridad registran diferentes rendimientos que cambian
entre individuos. Los resultados contradicen la mayoría de la evidencia
para Estados Unidos: encuentran que los graduados de preparatoria
registran un aumento considerable durante el tiempo y muestran que
las tasas de rendimiento relativas al bachillerato son mayores que
aquellas relativas a los estudios superiores.
En la actualidad existe mucho interés en analizar la estructura
y los impactos de la heterogeneidad de rendimientos de la educación.
En la literatura reciente se han propuesto métodos paramétricos y se-
miparamétricos para analizar los sesgos en las estimaciones y atender
los rendimientos heterogéneos: el método de estimación por cuartiles
y la propuesta de incluir una estructura de contrafactual y calcular
los efectos promedio de tratamiento (ate). La estimación mediante
variables instrumentales admite la interpretación de que en su efec-
to se considere la consecuencia de una intervención que afecta a un
grupo específico de la población, por lo que variables instrumentadas
generan estimaciones sesgadas de la rentabilidad promedio de la po-
blación. Esta manera de abordar el problema reafirma la importancia
de estudiar los rendimientos heterogéneos. Por ejemplo, al analizar
28
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
los rendimientos escolares con modelos que incorporan la heteroge-
neidad de rendimientos, Carneiro (2003) propone una distribución
de los rendimientos que muestra la heterogeneidad y encuentra que
la habilidad cognitiva es un determinante básico de los rendimientos
individuales, con una relación directa entre habilidad y rendimientos.
Las estimaciones mediante mínimos cuadrados ordinarios implica
que la línea de regresión pasa a través del promedio de la muestra y
no recoge las diferencias de grupos de interés ubicados en distintas
partes de la distribución de los salarios; una metodología alternativa
que permite estimar los rendimientos por segmentos es la regresión
por cuartiles para determinar rendimientos en partes diferentes de
la distribución salarial (Buchinsky, 1994). El procedimiento requiere
que existan suficientes individuos con bajos niveles educativos que se
ubican en la parte alta de la distribución y suficientes individuos que
tengan elevados niveles educativos y se ubiquen en la parte baja de
la distribución.
La habilidad es un concepto multidimensional que mantiene una
relación directa con los rendimientos y que es muy difícil de medir.
Las habilidades cognitivas tienen un impacto directo en los ingresos
y en el crecimiento que no pueden medirse mediante la variable de
años de escolaridad. Las habilidades no cognitivas –por ejemplo, de
perseverancia, motivación, preferencia temporal, aversión al riesgo,
autoestima, autocontrol y preferencia por el ocio– también tienen
impactos directos en los salarios. El mensaje de política es claro: sí es
posible influir en ciertos tipos de habilidades durante distintas etapas
de la vida, por lo que una línea de trabajo consiste en el análisis de
considerar la importancia de la habilidad cognitiva en la determinación
de tasas de rendimientos (Cawley, Heckman y Vytracil, 1998; Cunha,
Heckman, Lochner y Masterov, 2005; Cunha y Heckman, 2007).
Un aspecto adicional que rompe con el modelo de Mincer consiste
en estudiar los efectos de la transmisión intergeneracional de capital
humano; como se sabe, la herencia que reciben los agentes influye en
su dotación de capital humano: la formación de la capacidad cognitiva
que se desarrolla en la infancia y constituye la base de la formación
de las capacidades humanas, capacidades que al parecer siguen un
29
José Urciaga garcía (editor)
proceso de acumulación intergeneracional, a mayor acervo paterno
y materno de dichas capacidad mayor la de los hijos (Mayer y Mori,
2009), en especial porque el desarrollo infantil temprano es una eta-
pa crucial de la inversión en capital humano con altos rendimientos
(Heckman y Carneiro, 2003). Un hecho reconocido y relevante que
tiene importantes implicaciones es el proceso dinámico de la forma-
ción de capacidades con implicaciones diferentes según la etapa del
ciclo de vida (Cunha y Heckman, 2007). Por ejemplo, puede ser que
la instrumentación de programas públicos que atiendan a individuos
con déficit cognitivo infantil pueda generar aumentos importantes en
la rentabilidad educativa y en la productividad. La atención durante
periodos sensitivos y críticos que influyan en la formación de capacida-
des en una etapa aumenta las capacidades de la etapa siguiente; es un
proceso autoproductivo, de complementariedad dinámica, que produce
efectos multiplicadores de acumulación de capacidades.
Adicionalmente, una de las controversias más intensas consiste
en la hipótesis de señalización (Screening o Sheepskin). La interpre-
tación es que la escolaridad sirve de instrumento informativo a los
empleadores como aproximación a las características del trabajador
y los empleadores consideran al nivel educativo como una manera de
reducir los costos laborales y de aumentar la productividad. La idea
es la siguiente: si la educación consiste en un proceso de señalización
para los demandantes de trabajo en lugar de representar una inver-
sión en capital humano, los años de educación que no dan lugar a un
título no tienen efecto alguno en el ingreso; por tanto, los aumentos
salariales están asociados a grados académicos; existe un premio a la
obtención del título (efecto Sheepskin).
La evolución de los rendimientos en México
y su significado
Es muy difícil ofrecer una versión unificada de la evidencia empírica
en México debido a que las comparaciones presentan problemas para
identificar sus principales determinantes, lo que es ocasionado par-
cialmente por la gran diversidad de datos utilizados y por las distintas
30
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
metodologías empleadas en la estimación. Los estudios empíricos
presentan diferencias importantes: utilizan diferentes bases de datos,
incorporan muestras distintas, incluyen variables diferentes y toman
en cuenta distintos rangos de edad y características de las cuales se
derivan diferencias importantes en las muestras de referencia, ade-
más de que muchas estimaciones utilizan encuestas que pueden no
representar apropiadamente al conjunto de los que reciben fuentes
laborales en sus ingresos. La disponibilidad de microdatos de hogares
e individuos en el mercado de trabajo, acompañado del relativamente
fácil procesamiento econométrico actual, ha posibilitado la realización
de muchos estudios empíricos en la última década.
La evidencia con estudios que se fundamentan en la metodología
de funciones de ingreso destacan la relación firme y permanente entre
los salarios y educación. Los trabajos empíricos de primera genera-
ción con base en las encuestas de presupuestos familiares de México,
realizados por Carnoy (1967), Chiswick (1974) y Psacharopoulos y
Ng (1992), reportan una tasa de retorno de alrededor de 14% para los
hombres y un poco mayor (15%) para las mujeres; órdenes de magnitud
que corresponden a los países en desarrollo.
Los trabajo de segunda generación reportan tasas un poco me-
nores de alrededor de 12%. Destacan los aportes de Bracho y Zamudio
(1994) con la enigh-89, que reportan tasas de 11.86% para hombres y
11.59% para mujeres. Garro, Gómez y Meléndez (1996), con la Encues-
ta Nacional de Educación, Capacitación y Empleo de 1993, reportan
tasas de 10.75% para hombres y 11.35% para mujeres. La excepción es
Lachler (1998), que reporta tasas privadas un poco mayores, de 15.2%
en 1984 y de 16.7% en 1994.
Los rendimientos asociados a cada nivel educativo son diferentes.
Muy pocos autores sugieren que las tasas de rentabilidad de los nive-
les básicos de escolaridad son mayores que las que corresponden a la
educación superior (Meléndez, 1997). En contraste, la mayoría de los
investigadores insisten en que no sólo son mayores los rendimientos de
la educación superior que los de cualquier otro nivel educativo, sino que,
además, como resultado de las reformas institucionales, de la apertura
externa y del cambio tecnológico intensivo en capacitación, aumenta
31
José Urciaga garcía (editor)
la dispersión salarial, lo que ha reforzado la mayor rentabilidad de los
niveles educativos superiores. La educación primaria registra una caída
en su rendimiento en tanto que la superior aumentó considerablemente
(Lachler, 1998; Barceinas, 1999; Urciaga, 2002).
El trasvase ocurre justamente en la segunda mitad de la década de
los ochenta del siglo pasado, como resultado de las reformas económicas
y del cambio tecnológico intensivo en conocimientos y capacitación que
significó la utilización de la computadora como principal instrumento
de trabajo, comunicación y desarrollo de habilidades y destrezas.
La hipótesis de señalización se ha trabajado poco para México.
Las dificultades de discriminar las hipótesis en una función de ingresos
tradicional es quizás el principal motivo. Para resolver la controversia
se ha recurrido a muchas pruebas ad hoc, como, por ejemplo, recurrir
a submuestras de la población, en la que una señaliza y otra no, para
comparar resultados o, bien, analizar las trayectorias de ingresos de
individuos con distintos niveles educativos, ocupaciones y antigüedad
laboral o una forma sencilla de probar la hipótesis mediante la idea
de que los años en que se logra un certificado tienen mayores tasas
de rendimiento que aquellos años escolares que no otorgan diploma.
Barceinas (1999) contrasta esta hipótesis y no encuentra resultados
positivos de efecto de señalización. En el mismo sentido, Metha y
Villarreal (2008) no encuentran diferencias significativas entre los
rendimientos de la educación secundaria respecto a los de educación
primaria, y curiosamente tampoco los encuentran para la educación
superior.
Para resolver algunos problemas de la estimación por mínimos
cuadrados se han propuesto diversos tratamientos. Sariñana (2002)
utiliza el método de variables instrumentales para subsanar el problema
de endogeneidad y sesgo por habilidad; utiliza como instrumentos el
número de hermanos y la posición en el empleo del padre. Encuentra
que el rendimiento de la escolaridad aumenta al tomar en cuenta la
escolaridad como variable endógena con respecto a la estimación por
mínimos cuadrados ordinarios. Adicionalmente, introduce atributos
por entidad federativa y, sus resultados señalan que estados del norte,
como Baja California y Nuevo León, y las grandes áreas urbanas, per-
32
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
ciben mayores salarios relativos, mientras que los estados del sureste,
como Hidalgo, Tabasco, Oaxaca, Yucatán y Chiapas, reciben menores
salarios relativos.
La evidencia reporta un cierto patrón de comportamiento territo-
rial de los rendimientos educativos. En general las regiones con mayor
desarrollo relativo son en las que se observan los rendimientos más
bajos; además, se define un patrón territorial en el que, en los estados
del norte, se perciben mayores ingresos y se reportan las menores tasas
de rendimiento. La comparación regional corresponde a lo sugerido
por la evidencia internacional en la que las tasas de rendimiento de
la educación disminuyen a medida que aumenta la educación media y
el ingreso per cápita. Sin embargo, el análisis del crecimiento y de la
convergencia sugiere que es posible que el proceso de convergencia de
capital humano y educación se haya reducido como consecuencia de las
reformas económicas de los años ochenta (Rojas et. al., 2000; Urciaga
y Almendarez, 2006, 2008; Barceinas y Raymond, 2005).
Un aspecto de reciente investigación consiste en el análisis de la
heterogeneidad en rendimientos. Las tasas de rendimiento varían con
la distribución de los salarios; diferentes rendimientos de la escolaridad
de acuerdo a su posición en la distribución salarial. Se espera confir-
mar que la tasa de rendimiento es mayor para los deciles superiores
de ingreso. Usualmente se reportan tasas de retorno heterogéneas,
mayores para los estratos de mayores salarios. En regresiones por
cuantiles se intenta demostrar las diferencias entre el primer decil versus
el noveno y la estimación de mínimos cuadrados ordinarios promedio.
La evidencia de rendimientos heterogéneos con cargo a regresión de
cuartiles sugiere que se confirma la hipótesis. Anthony Patrinos et al.
(2006) encuentran una relación directa entre rendimientos y cuarti-
les, esto es, que el rendimiento promedio con Mco es de 11.3%, lo que
contrasta con 2.4% de rendimiento para el paso del 9.° al 10.° cuartil.
Sin embargo, el aumento en la tasa de rendimiento de los quintiles de
menores ingresos a los mayores parece no corresponder a la evidencia
mexicana (Zamudio, 2001).
33
José Urciaga garcía (editor)
Si los rendimientos son mayores para los individuos ubicados
en los deciles de mayores ingresos puede implicar una mayor des-
igualdad que puede obedecer a la complementariedad entre habilidad
y educación en el sentido que las personas con mayores habilidades
son las que ganan más.
Ghiara y Zepeda (2004) se concentran en la ciudad de Tijuana
para estudiar los determinantes de la dispersión salarial entre el perio-
do de 1987 y 1994. Los resultados indican que la tasa de rendimiento
del nivel superior aumentó en este periodo, siendo más marcados en
las mujeres. Tienen el cuidado de matizar sus resultados al introducir
factores regionales e institucionales que permiten sostener bajos los
salarios en obreros de poca calificación.
Un problema adicional está asociado a la estimación e interpre-
tación de las funciones de ingresos mediante estimaciones semiloga-
rítmicas. La mayoría de los investigadores se apoyan en ecuaciones de
ingresos en las que incorporan muchas variables como independientes,
con distintos niveles de escolaridad, región y atributos socioeconómi-
cos, sin mayores restricciones ni consideraciones que la disponibilidad
de datos en las encuestas. Sin embargo, tales atributos introducen
sesgos adicionales porque, quizás, no sean exógenos al propio nivel
educativo, por lo que condicionar los efectos de la educación sobre los
ingresos, manteniendo algunas de estas variables constantes, puede
conducir a sesgar a la baja la verdadera influencia del nivel educativo
sobre los salarios.
Un avance muy importante consiste en el refinamiento de la
metodología econométrica. El enorme avance de la microeconometría
en los últimos años ha dado lugar a estudios empíricos más completos
y el modelo básico de Mincer para el análisis del mercado laboral ha
sido un campo propicio para aplicar las novedades en la metodología
econométrica (datos de panel, regresión por cuartiles, distribuciones
contrafactuales, randomización y otras metodologías). Sin embargo,
los trabajos reportados se preocupan más por estrenar la técnica, por
el refinamiento econométrico, y poco por establecer las condiciones
34
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
bajo las cuales el modelo es útil para el estudio de la relación entre
ingresos y educación y por evaluar los alcances y limitaciones de los
rendimientos educativos.
El tema de la habilidad hoy ocupa una parte importante de la in-
vestigación en economía laboral. Habilidades cognitivas y no cognitivas
y su influencia en el comportamiento de los rendimientos educativos,
por ejemplo. El análisis de las habilidades cognitivas y no cognitivas
es un área de investigación con mucho futuro en el análisis del capital
humano y los rendimientos educativos.
Las variables complejas, no observables directamente, que reco-
gen a sus vez el desempeño de otras variables, tienen el problema de
su medición. Los constructos que se realizan para su aproximación
siempre estarán sujetos a sesgos. Aunque cabe destacar el gran avan-
ce en la econometría para separar los componentes observables de
los no observables por el investigador y de separar los componentes
permanentes de los transitorios.
La medición del capital humano como años de escolaridad debe
de acompañarse por alguna medición de la calidad educativa y de la
habilidad. A la par, la medición de la experiencia de la manera tra-
dicional (edad-escolaridad-6), es una aproximación muy gruesa a la
experiencia efectiva que registra el individuo, por lo que, refinar la
medición de las variables que intervienen en los modelos de capital
humano es un campo de trabajo importante.
En síntesis, la evidencia empírica sugiere que, en promedio, las
tasas de rendimiento educativo se ubican en alrededor de 10-15%
para un año adicional de escolaridad, que la tasa de rendimiento de la
educación superior es mayor que cualquier otro nivel y es creciente, lo
que ha contribuido a profundizar la desigualdad en el ingreso, y que el
aumento en los rendimientos de la escolaridad se explica básicamente
por el cambio tecnológico intensivo en conocimientos que ocurre desde
la segunda mitad de los años ochentas, y parcialmente por la reformas
económicas y la liberalización comercial. Además, se encuentra que
las regiones con menor desarrollo relativo registran mayores tasas
35
José Urciaga garcía (editor)
de rentabilidad y que es posible que los años noventa hayan detenido
el proceso de convergencia, condicionado por un intenso proceso de
polarización regional, sectorial e intrasectorial acompañado de una
creciente desigualdad de los ingresos. En efecto, el proceso de con-
vergencia se ha limitado por el déficit en el capital humano, la falta de
infraestructura y la fragilidad institucional.
Conclusiones
La Teoría del Capital Humano entendida como el modelo de Mincer
es un instrumento poco adecuado para comprender la importancia de
la educación y la determinación de los salarios en el mundo contem-
poráneo del conocimiento. A pesar de que la escolaridad, la experien-
cia y la capacitación influyen fuertemente en el crecimiento actual y
esperado de la economía, mediante sus impactos en la productividad y
en la generación de nuevas ideas, fundamento del cambio tecnológico
y de la acumulación de conocimientos.
Las numerosas estimaciones de la tasa de rentabilidad educativa
convergen en los órdenes de magnitud se ubican entre 9 y 14% en
promedio. Por niveles educativos se observa que los niveles superiores
registran tasas de rendimiento mayores. Llama la atención que desde
los años ochenta los rendimientos de la primaria son consistentemente
menores, lo que respalda la hipótesis de mayor dispersión salarial por
el cambio tecnológico intensivo en conocimientos acompañado de re-
formas macroeconómicas que liberaron los mercados y, por supuesto,
alteraron el funcionamiento del mercado de trabajo.
Los rendimientos difieren entre grupos demográficos y de inte-
rés. Al parecer, se verifica la existencia de rendimientos heterogéneos
en la población. Al considerar a la edogeneidad de la educación como
un problema, y corregir las estimaciones mediante el procedimiento
de variables instrumentales, los resultados arrojan tasas en promedio
cincuenta por ciento más elevadas que las correspondientes a las es-
timaciones por mínimos cuadrados ordinarios, resultado que apoya la
36
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
hipótesis de rendimientos heterogéneos; hecho que también se verifica
con la utilización de regresiones por cuartiles, que comprueban dife-
rentes tasas de rentabilidad de acuerdo a la posición en la distribución.
Asimismo, las pocas estimaciones que contempla el análisis con
grupos que enfrentan restricciones de liquidez y racionamiento de
crédito registran rendimientos superiores al promedio. Este aspecto
es de considerable importancia desde la perspectiva de política porque
focaliza el interés no sólo por niveles educativos, que es la perspectiva
tradicional, sino que, además, porque se centra en determinados grupos
de población que se ubican en los deciles de menores ingresos o que
enfrentan racionamiento de crédito, y porque abre una gran ventana de
oportunidad a la investigación sobre la importancia de las habilidades
cognitivas en la determinación de la tasa de retorno y para establecer
políticas diferenciales de acuerdo a la etapa de vida o del cohorte de
la población de interés.
Un aspecto relevante, todavía en ciernes, es el impacto de la
calidad educativa sobre las tasas de rendimiento. Recordemos que un
supuesto del modelo de Mincer reside en considerar que la calidad de
la educación es la misma entre los agentes con independencia de si es
pública o privada o de su ubicación regional. Supuesto muy restrictivo
para el caso de México, porque, contrariamente, existen muchos indicios
que sugieren que la calidad educativa es diferente según la carrera, el
nivel, la región y el sector (privado o público). De hecho, existe una
idea muy extendida que debería de comprobarse sobre la mayor calidad
educativa del sector privado con independencia de niveles y regiones.
Las diferencias regionales en temas educativos es un aspecto que
no debe de soslayarse y que influye en la tasa de rendimiento educativo.
Las variaciones en la dotación de capital humano, acompañadas de
los enormes contrastes regionales en inversión pública en educación,
y de otros parámetros educativos, están, en definitiva, detrás de las
diferencias.
La mayor tasa de rendimiento de México obedece a muchos
factores, entre los que destacan: restricciones de liquidez, sesgos de
estimación y rendimientos heterogéneos.
37
José Urciaga garcía (editor)
Los retos actuales son inmensos, ya que implica entender los me-
canismos e instituciones que producen conocimiento y cómo se genera
el capital humano; aún más, implica conocer las fallas de mercado en
la transmisión intergeneracional de capital humano y conocimientos.
La acumulación de capital humano es un proceso dinámico. Las capa-
cidades que se adquieren en cierta etapa de la vida son el fundamento
de nuevos conocimientos. Las capacidades adquiridas en cierta etapa
afectan tanto las condiciones iniciales de la etapa próxima como la
propia tecnología para el aprendizaje de la siguiente etapa. De aquí
el papel clave de la educación superior; las escuelas y el mercado de
trabajo son excelentes mecanismos para socializar el conocimiento.
Así las cosas, no existe información útil para el policymaker por-
que existen múltiples modalidades educativas y de entrenamiento y
se requiere conocer el valor económico relativo para cada opción. Se
resume la evidencia disponible para diferentes modalidades y tipos
educativos. La rentabilidad educativa se transforma en un instrumento
útil para entender las necesidades de conocimiento.
Una última reflexión sobre las direcciones de trabajo consis-
te en la analizar la experiencia, modalidad que poco se valora en la
determinación de la tasa de rendimiento. Es necesario recordar que
Skills implica conocimientos y destrezas que se adquieren de muchas
maneras, una de las cuales es indudablemente en el propio trabajo.
La mayor disponibilidad de bases de datos individuales, así como
los grandes avances en el tratamiento de datos y en los procedimientos
econométricos, han facilitado el estudio de diversos impactos sobre la
oferta y la demanda de trabajo y ahora puede considerarse que la econo-
mía laboral es una de las áreas más activas de la economía. Entre éstos
destacan los estudios de los gemelos, de la participación de la mujer
en el mercado de trabajo (procedimientos de variables dependientes
limitadas), de la duración en condición de desempleo (los modelos de
duración), de la migración y sus remesas, y otros aspectos. Sin embar-
go, los avances de la metodología econométrica y de la acumulación
de evidencia empírica sobre aspectos parciales del mercado laboral no
suelen ir acompañados de manera paralela con el fortalecimiento en los
fundamentos teóricos que expliquen el comportamiento del mercado
38
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
de trabajo, por lo que todavía hay mucho camino que recorrer en la
sistematización de estudios teóricos y empíricos que documenten la
estructura y dinámica del mercado laboral.
Bibliografía
Barceinas, F. (1999) “Función de ingresos y rendimiento de la educación en
México”, Estudios Económicos, vol. 14, núm. 1, pp. 87-127.
Barceinas, F. y J. L. Raymond (2005) “Convergencia regional y capital humano
en México”, Estudios Económicos, núm. 40, pp. 87-127.
Becker, G. (1993) Human Capital: A Theoretical and Empirical Analysis with
Special Reference to Education, The University of Chicago Press.
Benhabib, J. y M. Spiegel (2005) “Human Capital and Technological Diffusion”,
Hanbook of Economic Growth, Amsterdam North Holland, pp. 1160-1183.
Blundell R., L. Dearden y B. Sianesi (2001) Estimating the Returns to Educa-
tion. Models, Methods and Results, Londres, Centre for Economics of the
Education, LSE.
Bracho, T. y A. Zamudio (1994) “Los rendimientos económicos de la esco-
laridad en México, 1989”, Economía Mexicana, vol. 3, núm. 2, segundo
semestre, pp. 345-377.
Buchinsky, Moshe, (1994) “Changes in the U.S. Wage Structure 1963-1987:
Aplications of Quantile Regression Econometrica. Vol. 62 pp. 405-458.
Carneiro, P. (2003) “Heterogeneity in the Returns to Schooling. Implications
for Policy”, Worki ng Pape r, University of Chicago, junio.
Carneiro, P., J. Heckman y E. Vytlacil (2001) “Estimating the Returns to
Education When It Varies among Individuals”, Workin g Pap er, Univer-
sity of Chicago.
Carnoy, Martin. (1967). Earnings and Schooling in Mexico. Economics
Development and Cultural Change, pp. 408-418.
Cawley J., J. Heckman y E. Vytracil (1998) “Cognitive Ability and the Rising
Return to Education”, Working Pap er 6388, Cambridge, Mass.
Chiswick, Barry (1997). Interpreting the Coefficients of the Schooling in
the Human Capital Earnings Function. Policy Research Working Papers
Series in Education and Labor Markets, No. 1790. World Bank.
Cortez, W. (2001) “What is behind Increasing Wage Inequality in Mexico?”,
World Development, vol. 29, núm. 11, noviembre.
39
José Urciaga garcía (editor)
Cunha, F., J. Heckman, L. Lochner y D. Masterov (2005) “Interpreting the
Evidence on Life Cycle Skill Formation”, nber Working Paper 11331,
Cambridge, Mass.
Cunha, F. y J. Heckman (2007) The Technology of Skill Formation, Working
Paper 2550, Alemania, The Institute for Study Labor (iza).
Garro, Nora, Marco Gómez y Jorge Melendez (1997). Situación ocupacional
y niveles de ingreso de los trabajadores en relación con su educación y
ocupación Cuadernos de Trabajo No. 11 Secretaría del Trabajo y Pre-
visión Social.
Harmos, C., H. Oosterbeeck e I. Walker (2000) “The Returns of Education. A
Review of Evidence, Issues and Deficiencies in the Literature”, Working
Paper, Londres, Centre for the Economics of Education, London School
of Economics and Political Science.
Heckman, J. (1977) “Sample Selection Bias as a Specification Error”, Working
Paper 172, National Bureau of Economic Research, marzo.
Heckman, James J., 2000. “Microdata, Heterogeneity and Evaluation of
Public Policy”, Nobel Prize in Economics Documents, 2004-4, Nobel
Prize Committee.
Heckman, J. (2008) “School, Skill and Synapses”, nber Working Paper 1404,
Cambridge Mass.
Heckman, J., L. Lochner y P. Todd (2003) “Fifty Years of Mincer Earnings
Regressions”, nber Working Paper 9732.
Heckman, J., L. Lochner y P. Todd (2005) “Earnings Funtions, Rates of
Return, and Treatment Effects. The Mincer Ecuation and Beyond”, nber
Workin g Pa per 11544.
Heckman, J., L. Lochner y P. Todd (2008) “Earnings Functions and Rates
on Returns”, nber Working Paper 13780, Cambridge, Mass.
Heckman, J. y P. Carneiro (2003) “Human Capital Policy”, nber Working
Paper 9495, Cambridge Mass.
Huesca, L. (2004) “La rentabilidad de la escolaridad de los hogares asalariados
en México durante 1984-2000”, Problemas del Desarrollo vol. 35, núm. 138.
Lachler, U. (1998) “Education and Earnings Inequality in Mexico”, Working
Paper 1949, World Bank Policy Research, julio.
Legovini, A., C., Bouillon y N. Lustig (2005) “Can Education Explain Changes
in Income Inequality in Mexico?, en Francois Bourguignon, Francisco
Ferreira y Nora Lustig”, The Microeconomics of Income Distribution Dy-
namics in East Asia and Latin America, Nueva York, World Bank, Oxford
University Press.
40
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
López Acevedo, G. (2004) “Evolution of Earnings and Rates to Return to
Education in Mexico”, Worki ng Pa pe r 2691, World Bank Policy Research.
Mankiw, G., D. Romer y D. Weil (1992) A Contribution to the Empirics
of Economic Growth” Quarterly Journal of Economics (107) núm. 2, pp.
307-437.
Mayer Foulkes, D., M. López y E. Servan (2008) “Habilidades cognitivas:
transmisión intergeneracional por niveles socioeconómicos”, Estudios
Económicos, vol. 23, núm. 1, pp. 129-156.
Mayer Foulkes, D. y E. Servan Mori (2009) “Formación de la capacidad cog-
nitiva en México. Impactos económicos y de políticas públicas” Estudios
Económicos, (número extraordinario) pp. 89-122.
Mehta, A. y H. Villarreal (2008) “Why do Diplomas Pay? An expanded
Mincerian Framework Applied to Mexico”, Applied Economics, vol. 40,
núm. 24, pp. 3127-3144.
Melendez Barrón, Jorge (1997). Educación y desempeño económico. Prob-
lemática mexicana. El Economista Mexicano. Nueva Epoca Vol. 1 No.
2, 145-183.
Metzger Rodríguez, S. (2006) Rendimiento a la escolaridad en México.
Un enfoque de efecto tratamiento (tesis de licenciatura) Facultad de
Economía, Udla.
Mincer, J. (1974) Schooling, Experience, and Earnings, National Bureau of
Economic Research, Columbia University Press.
Ordaz, J. L. (2007) México, capital humano e ingresos. Retornos de la edu-
cación, 1994-2005 (Serie Estudios y Perspectivas, núm. 90, cepal.
Patrinos, Harry Anthony & Ridao-Cano, Cris & Sakellariou, Chris, 2006. “
Estimating the returns to education : accounting for heterogeneity in
ability,” Policy Research Working Paper Series 4040, The World Bank
Polachek, S. W. 2007. “Earnings Over the Lifecycle: The Mincer Earnings
Function and Its Applications,” IZA Discussion Papers 3181, Institute
for the Study of Labor (IZA).
Psacharopoulos, G. (1994) “Returns to Investment in Education: A Global
Update”, World Development, vol. 22, núm. 9, pp. 1325-1343.
Psacharopoulos, G., E. Vélez, M. Panagides y H. Yang (1996) “Return to
Education During Economic Boom and Recession: Mexico 1984, 1989
and 1992”, Education Economics, vol. 4, núm. 3, pp. 219-230.
Psacharopoulos, G. e Y. C. Ng (1992) “Earnings and Education in Latin
America: Assessing Priorities for Schooling Investments”, Wo rkin g Pa per
1056, World Bank Policy Research, diciembre.
41
José Urciaga garcía (editor)
Psacharopoulos, G. y H. Patrinos (2002) “Returns to Investment in Education:
A Further Update”, Worki n g Pape r 2881, World Bank Policy Research,
septiembre.
Rojas, M., H. Angulo y L. Velázquez (2000) “Rentabilidad de la inversión en
capital humano en México”, Economía Mexicana, vol. 9, núm. 2 (segundo
semestre), pp. 113-142.
Romer, P. (1990) « Endogenous Technological Change”, Journal of Political
Economy 99, núm. 5, pp. S71-S102.
Urciaga, J. (2002) “Los rendimientos privados de la escolaridad formal en
México”, Comercio Exterior, vol. 52, núm. 4, pp. 324-330, México.
Urciaga, J. (2004) “Los Impactos del territorio sobre los salarios: una
aproximación empírica para México”, Prospectiva Económica 4: 135-156,
enero-junio.
Urciaga, J. y M. Almendarez (2006) “Determinación de los salarios y ren-
dimientos de la escolaridad en la región Mar de Cortés”, Revista de la
Educación Superior, vol. 35, núm. 138, pp. 37-53.
Urciaga, J. y M. Almendarez (2008) “Salarios, educación y sus rendimientos
privados en la frontera norte de México. Un estudio de capital humano”,
Región y Sociedad, vol. xx, núm. 41, pp. 33-56.
Urciaga, J. y T. Vukasinak (2000) “Salarios, escolaridad y rentabilidad privada
de la educación en México. Evidencia con datos de presupuestos familiares
de 2000”, Prospectiva Económica 1, julio-diciembre de 2002.
Villarreal Peralta, E. M. (2008) “Evolución histórica de los rendimientos
educativos en México”, Estudios Sociales, vol. 16, núm. 32.
Willis, R. y S. Rosen (1986) “Wage Determinants: A Survey and Reinterpre-
tation of Human Capital Earnings Functions”, en Orley Ashenfelter y
Richard Layard (eds.) Handbook of Labor Economics, vol. 1. pp. 525-601,
Amsterdam, North Holland-Elseiver Sciencie Publishers.
World Bank (2000) Mexico. Earnings Inequality after Mexico´s Economic
and Educational Reforms, vols. i y ii, Main Document and Background
Papers, Reporte 19945-ME, World Bank.
Zamudio, Andrés (2001). “La escolaridad y la distribución condicional del
ingreso. Una aplicación de regresión cuantil. El Trimestre Económico
No. LXVIII, No. 1, pp.39-70.
Zepeda, E. y R. Ghiara (2003) Determinación del salario y capital Humano
en México, 1987-1993, Región y Sociedad.
Resumen
Se presenta un trabajo que aborda tres temas en particular: la política
pública, el comercio internacional y la apertura de México al comercio
internacional. En el contexto internacional, donde hay otros compe-
tidores como es el caso de China, se afecta a los mercados laborales
mexicanos y, en particular, tiene implicaciones regionales. Para ello, se
mide la exposición que tiene cada región de México a la competencia
de productos chinos, enseguida se analiza el impacto que ha registrado
la exposición regional por la competencia china en indicadores del
mercado laboral mexicano y, finalmente, se formaliza a través de un
análisis econométrico.
Palabras clave: competencia china, mercado laboral, índice de expo-
sición.
En las últimas décadas se ha observado un importante incremento en
las exportaciones de China al mundo, en general, y a Estados Unidos
y México en lo particular. La gráfica 1 muestra el crecimiento que
han presentado los productos elaborados en China, tanto en Estados
Unidos como en México. Como se puede observar, si bien, desde el
año 2000 las exportaciones chinas registraban un crecimiento, es a
finales de 2001 y en 2002 cuando estas exportaciones crecen a un
Capítulo 2
Efectos de la competencia china
en el mercado estadounidense
sobre el mercado laboral mexicano
Daniel Chiquiar, Enrique Covarrubias
y Alejandrina Salcedo
44
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
ritmo mucho más elevado; este comportamiento está asociado a la
inserción de China, en 2001, a la Organización Mundial del Comercio
(OMC) lo que le permitió explotar más sus ventajas comparativas,
tener mayores ventajas en términos de productividad y un mayor
acceso a tecnologías extranjeras para exportar bajo condiciones más
favorables a los mercados internacionales. En este sentido es a partir
de 2001 que China incursiona en mercados de una manera mucho más
abierta y dirigida, ejerciendo mayor competencia en los mercados de
productos manufacturados.
Gráfica 1
Exportaciones de China a México y Estados Unidos
(millones de USD constantes de 2001).
La evidencia empírica indica que México produce bienes muy
similares a China, es decir, el patrón de especialización de México
antes de que China ingresara a la OMC es muy similar al patrón de
especialización que China fue adquiriendo, reflejando en este sentido
que México y China tienen ventajas comparativas en el mismo tipo
de bienes, específicamente en bienes intensivos en mano de obra rela-
tivamente de menor nivel de calificación.
45
José Urciaga garcía (editor)
En ese sentido, los resultados de trabajos previos indican que la
entrada de China a la OMC ha ejercido mucha competencia a los pro-
ductos mexicanos que con anterioridad tenían facilidad de incursionar
en los mercados, particularmente en Estados Unidos. Esto se puede
observar en la gráfica 2 donde después de 2001 la participación de
México en las importaciones de Estados Unidos cambia de tendencia y
México comienza a perder participación en tanto que China comienza
a ganar una considerable participación en el mercado estadounidense.
Gráfica 2
Participación de China en las importaciones totales
de México y de Estados Unidos (porcentaje).
Análisis previos muestran que dada la competencia directa que
ha ejercicio China sobre algunos productos mexicanos se ha generado
un desplazamiento de productos mexicanos en el mercado estado-
unidense por parte de China. Lo cual refleja la evidente similitud en
las ventajas comparativas y canastas de producción y exportación de
México y China.
Sin embargo, un campo de investigación poco explorado y tema
central de este trabajo, es el análisis del impacto que ha ejercicio el des-
46
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
plazamiento de productos mexicanos por parte de China en el mercado
estadounidense sobre los mercados laborales mexicanos, observando
además que dicho impacto ha sido diferenciado a nivel regional. Es
decir, no solo ha habido un efecto sobre los mercados laborales mexi-
canos debido a la mayor competencia china en la producción de bienes
manufactureros sino que dicho efecto ha sido mayor en regiones que
se encontraban más expuestas a la competencia china, regiones que
se especializaban en producir bienes más similares a los que China
comenzó a exportar.
Para realizar el análisis del impacto de la competencia china sobre
los mercados laborales mexicanos se aplicará la metodología que Autor,
Dorn y Hanson aplican para el caso estadounidense tomando como
variables del mercado laboral mexicano la desocupación, el empleo y
los salarios. Siguiendo esta metodología se observará que la mayor
competencia china ha implicado para México un aumento en su tasa
de desocupación, una disminución en el empleo total, particularmen-
te en el empleo manufacturero y una disminución en los salarios del
sector no manufacturero.
Cabe señalar dos elementos:
1) Los resultados indican en un primer momento, que la mayor
competencia china, en particular en productos manufacture-
ros, condujo a un desplazamiento de trabajadores del sector
manufacturero, quienes tuvieron que ubicarse en sectores no
manufactureros aceptando para ello un menor salario lo que
explica la caída del empleo manufacturero y la caída en los
salarios no manufactureros.
2) El impacto de la competencia china tuvo una dimensión re-
gional muy importante para México. A partir de la apertura
comercial de México producto de su entrada al GATT y
después del Tratado de Libre Comercio se observó que los
estados de la frontera norte se especializaron en producir bienes
exportables, bienes manufactureros dirigidos a la economía
de Estados Unidos, cuando China ejerce competencia en el
mercado estadounidense se observa que el efecto en los mer-
47
José Urciaga garcía (editor)
cados laborales de México fue diferenciado a nivel regional.
El impacto fue mayor en los estados fronterizos, siendo los
perdedores fundamentales del país, lo que no es de sorprender
dado el patrón regional de especialización.
El objetivo de este trabajo es identificar el impacto de la compe-
tencia china sobre los mercados regionales mexicanos para lo cual se
utilizó la variación que se presenta a nivel regional de dicho impacto.
Se parte de la hipótesis de que diferentes regiones sufrieron en ma-
yor o menor grado la competencia china dependiendo del grado de
especialización de cada región en la producción de bienes similares a
los que China exportaba.
Para medir la exposición regional a la competencia china en el
mercado estadounidense se elabora el siguiente índice:
IPW =
i
US
E
ij
E
j
∆M
j
US
E
i
Donde: ∆Mj
US es el cambio en las importaciones de Estados Unidos provenientes
de China en el sector j entre 1999 y 2009; Eij es el número de trabajadores en
el sector j en la región i de México en 1999; Ei es el número de trabajadores
en la región i en 1999 y; Ej es el número total de trabajadores en el sector j
en 1999. El resultado del índice de exposición será mayor en la medida que la
región i esté más expuesta a la competencia de productos de china que se están
importando en Estados Unidos.
Para realizar el análisis se identificaron como regiones de México
a las 56 zonas metropolitanas que define el Instituto Nacional de Esta-
dística, Geografía e Informática (INEGI, 2005), las cuales incluyen a
344 municipios donde en 2005 habitaba el 56.5% de la población total
del país, 60% de la población ocupada de México y aportaban el 75%
del Producto Interno Bruto del país.
Por otra parte, se distinguen las zonas metropolitanas en esta-
dos fronterizos como aquéllas en las que todos los municipios que la
conforman pertenecen a un estado colindante con Estados Unidos.
48
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
El siguiente mapa muestra las zonas metropolitanas en estados
fronterizos: Tijuana, Mexicali, Guaymas, Juárez, Chihuahua, Piedras
Negras, Nuevo Laredo, Monclova-Frontera, Saltillo, Monterrey,
Reynosa-Río Bravo y Matamoros, siendo las zonas más afectadas por
la competencia china.
Mapa 1
Zonas metropolitanas en estados fronterizos y no fronterizos.
La siguiente gráfica muestra los resultados del índice de expo-
sición a la competencia china donde las barras negras representan las
zonas metropolitanas fronterizas y las grises corresponden al resto
del país. Se puede observar que todas zonas fronterizas estuvieron más
expuestas a la competencia china, como se planteó con anterioridad.
49
José Urciaga garcía (editor)
Gráfica 3
Índice de Exposición ∆IPWi
US 56 zonas metropolitanas de México.
Para 11 de las 12 zonas metropolitanas en estados fronterizos,
las 5 industrias que más contribuyen al alto valor de su índice de ex-
posición se encuentran en alguna de las siguientes categorías, en las
que china empezó a ejercer mucha competencia:
• Maquinaria y equipo industrial (74);
• Máquinas de oficina y quinas de procesamiento automático
de datos (75);
• Equipo para telecomunicaciones, grabación y reproducción
de sonido (76);
• Maquinaria y equipo eléctrico (77);
• Artículos manufacturados diversos (89).
Estas industrias son el tipo de sectores en los que México ha
perdido ventaja comparativa en contra de China (Chiquiar, et. al,
2007). Por el contrario, en las zonas metropolitanas no fronterizas se
observan diferentes industrias que contribuyen a su valor del índice
50
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
de exposición contra China; es evidente la heterogeneidad de los sec-
tores, lo que sugiere que dichas regiones no estaban especializadas en
productos en los cuales China se especializó.
• Pescados, crustáceos y moluscos (03);
• Semillas y frutas para aceites (22);
• Fertilizantes (56);
• Plásticos en formas no primarias (58);
• Manufactura de plásticos (62);
• Manufactura de corcho y madera (63);
• Telas e hilados (65);
• Manufactura de minerales no metálicos (66);
• Muebles y sus partes (82);
• Artículos manufacturados diversos (89).
Gráfica 4
Ventaja Comparativa Revelada (VCR) e Índice de Especialización
Sectorial (IES) en Zonas Metropolitanas en Estados Fronterizos*
(1999, SITC 2 dígitos).
Fuente: Estimaciones de la VCR de China con datos de UN Comtrade.
*Estimaciones de IES de zonas metropolitanas con datos de empleo del
Censo Económico 1999.
51
José Urciaga garcía (editor)
Es claro que las zonas metropolitanas en estados fronterizos
se encuentran mucho más expuestas en el sector de producción de
maquinaria, mientras que las zonas menos expuestas como Puerto
Vallarta, Cancún, Acayucan, Tuxtla Gutiérrez y Tepic, tienen patrones
de especialización más diversos y por tanto un índice de exposición
de bajo valor.
La gráfica 4 muestra el grado de especialización de cada una de
las zonas fronterizas en cada producto y la ventaja comparativa de
China en dichos productos. Se observa que el coeficiente de correlación
es positivo y estadísticamente significativo, es decir, las zonas fronte-
rizas tienden a especializarse en producir bienes en los cuales China
tiene ventaja comparativa ejerciendo, por lo tanto mayor competencia.
La gráfica 5, por el contrario, muestra que en el resto del país la
correlación es negativa, las zonas metropolitanas no fronterizas están
especializadas en bienes en los que China no tiene ventaja comparativa
y por tanto no se ven afectadas por la competencia china.
Gráfica 5
Ventaja Comparativa Revelada (VCR) e Índice de Especialización
Sectorial (IES) en Zonas Metropolitanas en Estados no Fronterizos*
(1999, SITC 2 dígitos)
Fuente: Estimaciones de la VCR de China con datos de UN Comtrade.
*Estimaciones de IES de zonas metropolitanas con datos de empleo
del Censo Económico 1999.
52
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
Continuando con el análisis en la gráfica 6 se observa la corre-
lación entre el índice de exposición regional a China contra el cambio
en el número de desempleados por regiones entre 1999 y 2009. La
gráfica 7 muestra también el índice de exposición regional contra el
cambio en la tasa de desempleo.
En ambas gráficas el coeficiente de correlación es estadísticamente
significativo indicando que las regiones más expuestas a la compe-
tencia china, fundamentalmente las regiones fronterizas, exhiben en
promedio un mayor aumento en el número de desempleados y mayor
aumento en la tasa de desempleo en comparación de las regiones menos
especializadas en productos expuestos a la competencia china. En este
sentido China influye en regiones más expuestas a dicha competencia
en términos de aumento en sus tasas de desempleo.
Gráfica 6
Diferencias logarítmicas de la población desocupada
e índice de exposición ∆IPWi
US.
Fuente: ENE y ENOE (2000 y 2009). Estimaciones del Índice de Exposición
con datos de UN Comtrade.
53
José Urciaga garcía (editor)
Gráfica 7
Cambio en la población desocupada
como proporción de la población económicamente
activa e índice de exposición ∆IPWi
US.
Fuente: ENE y ENOE (2000 y 2009). Estimaciones del Índice de Exposición
con datos de UN Comtrade.
Gráfica 8
Diferencias logarítmicas de la población ocupada
e Índice de Exposición ∆IPWi
US.
Fuente: ENE y ENOE (2000 y 2009). Estimaciones del Índice de Exposición con
datos de UN Comtrade.
54
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
En el gráfico 8 se muestra la correlación entre el índice de expo-
sición y el empleo total, empleo manufacturero y empleo no manufac-
turero. Es evidente que las regiones más expuestas a la competencia
china registran menores niveles de empleo, sobre todo menor nivel de
empleo manufacturero. En el empleo no manufacturero no se presenta
una correlación muy alta puesto que las personas que perdieron trabajo
tuvieron que ubicarse en sectores no manufactureros.
La disminución del empleo manufacturero condujo a un impacto
de equilibrio general donde caen los salarios, como se puede observar
en la gráfica 9. Las regiones más expuestas a la competencia de China
son quienes presentan una mayor caída de sus salarios, fundamental-
mente en los sectores no manufactureros, quienes absorbieron la mano
de obra que perdió su trabajo pagándole un salario menor.
Gráfica 9
Diferencias logarítmicas del salario e Índice de Exposición ∆IPWi
US.
Fuente: ENE y ENOE (2000 y 2009). Estimaciones del Índice de Exposición con datos de UN Comtrade.
Parte importante del análisis es la abstracción de cualquier tipo
de sesgo de endogeneidad que pudiera existir. En Autor, et. al. (2012)
se identifica el impacto de la mayor competencia china en los mercados
laborales en Estados Unidos sin que dicha estimación esté afectada por
choques de demanda en Estados Unidos que pudiesen influir tanto en
55
José Urciaga garcía (editor)
las importaciones provenientes de China como en el comportamiento
de los mercados laborales; para ello se utiliza una variable instrumental
que mide la capacidad exportadora de China independientemente de
los choques de demanda en Estados Unidos, es decir, una variable que
mide el grado de exposición de importaciones provenientes de China
para otros países. De esta manera la parte de la variable instrumental
correlacionada con la variable importaciones de Estados Unidos se
atribuye a la capacidad exportadora de China que es independiente a
choques de demanda en Estados Unidos.
Dado que en este trabajo también se desea que el análisis se abs-
traiga de dicho sesgo se usa la misma variable instrumental, teniendo
por lo tanto: 1) Índice de exposición a la competencia de China en el
mercado de Estados Unidos (∆IPWi
US) y 2) Índice de exposición a la
competencia de China en el mercado de otros países desarrollados
(∆IPWi
OP). La gráfica 10 muestra que entre ambos índices hay una
correlación de 0.99, es decir, la variable instrumental es muy cercana
a la variable original.
Gráfica 10
Relación entre ∆IPWi
OP vs. ∆IPWi
US.
56
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
Una vez definida la variable instrumental se estima la ecuación
para diferentes variables del mercado laboral mexicano.
∆yi=a+b∆IPWi
US+gXi
US+ei
Donde ∆yi es el camb io en la variabl e de i nte rés1 del mercado laboral en la zona
metropolitana i de 2000 a 2009, usando datos de la ENE y ENOE. ∆IPWi
US es
el índice de exposición de la región i a la competencia de China en el mercado
de Estados Unidos, que se instrumenta con el índice de exposición de otros
países desarrollados (∆IPWi
OP). Xi se refiere a otros controles: 1) proporción de
mujeres ocupadas y 2) proporción de la población con estudios de preparatoria.
Tabla 1
Estimación del efecto de una mayor exposición a la competencia
china en el mercado de Estados Unidos sobre la población
desocupada en México.
Todas las regresiones se estiman por variables instrumentales e incluyen como controles la proporción
de mujeres ocupadas y la proporción de la población con estudios de preparatoria.
Errores estándar en paréntesis.
*** p<0.01, ** p<0.05, * p<0.1, a p<0.15
La tabla 1 muestra los resultados. La columna 1 muestra las
diferencias logarítmicas en el número de desempleados, la columnas
2 el cambio en la proporción de la población desempleada en términos
1 Aumento en la tasa de desempleo, aumento en el número de trabajadores, aumento en los salarios o
aumento en el empleo.
57
José Urciaga garcía (editor)
de la población en edad de trabajar y la columna 3 el cambio en el
desempleo como proporción de la Población Económicamente Activa
(PEA).En los tres casos se presenta un aumento significativo, es decir,
la competencia china conduce a mayores niveles desempleo.
Después de la crisis de 2008 se observa un aumento en la tasa
de desempleo mayor en regiones fronterizas respecto al resto del país,
como las regiones fronterizas están más expuestas a la competencia
china dicho aumento adicional en el desempleo puede ser atribuible a
la competencia china.
Tabla 2
Efecto de la exposición sobre la tasa de desocupación
En la tabla 2 se puede observar que de 2000 a 2009 se registró
un aumento en la tasa de desempleo en zonas metropolitanas de es-
tados fronterizos de 5.47 puntos, en zonas metropolitanas de estados
no fronterizos la tasa de desempleo también aumento pero en menor
magnitud, es decir, en 2.22 puntos. Utilizando la metodología diferen-
cias en diferencias se encuentra que la diferencia es de 3.25 puntos.
58
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
En un primer momento se podría concluir que la competencia
china causó un aumento de 3.25 puntos en el desempleo en zonas
fronterizas en comparación del resto lo cual sería totalmente erró-
neo puesto que se pudieron presentar otros factores que afectarán de
manera diferente a las regiones fronterizas, en particular la crisis de
2008, por lo que solo 2.17 puntos de los 3.25 puntos son atribuibles
al aumento en la competencia china.
En la tabla 3 se observa el impacto que tiene la mayor competencia
china sobre los niveles de empleo, econométricamente se encuentra
que dicho impacto conduce a una caída del empleo manufacturero
derivado de la mayor competencia china.
Tabla 3
Estimación del efecto de una mayor exposición a la competencia china
en el mercado de Estados Unidos sobre el empleo en México
(variable dependiente: diferencias logarítmicas de medidas de empleo)
.
Nota: Se utiliza información de la ENE-ENOE y se considera como empleo no calificado a trabajadores
con educación menor a preparatoria, mientras que para el empleo calificado se consideran trabajadores
con preparatoria o mayor educación.
Número de observaciones: 53 zonas metropolitanas.
Todas las regresiones se estiman por variables instrumentales e incluyen como controles la proporción
de mujeres ocupadas y la proporción de la población con estudios de preparatoria.
Errores estándar en paréntesis. *** p<0.01, ** p<0.05, * p<0.1
En la tabla 4 se muestra el impacto de la competencia china en
términos de salarios donde se puede observar una caída de los salarios
en las regiones más expuestas a la competencia china explicada por
la caída de los salarios en el sector no manufacturero.
59
José Urciaga garcía (editor)
Tabla 4
Estimación del efecto de una mayor exposición a la competencia china
en el mercado de Estados Unidos sobre los salarios en México
(variable dependiente: diferencias logarítmicas de medidas de salarios).
Nota: Se utiliza información de la ENE-ENOE y se considera como empleo no calificado a trabajadores
con educación menor a preparatoria, mientras que para el empleo calificado se consideran trabajadores
con preparatoria o mayor educación.
Número de observaciones: 53 zonas metropolitanas.
Todas las regresiones se estiman por variables instrumentales e incluyen como controles la proporción
de mujeres ocupadas y la proporción de la población con estudios de preparatoria.
Errores estándar en paréntesis. *** p<0.01, ** p<0.05, * p<0.1
El choque al sector manufacturero derivado de la competencia
china causó una expulsión de trabajadores de dicho sector que tuvieron
que ser absorbidos por otros sectores de la economía regional o local,
sin embargo para poder ser absorbidos se requirió una disminución
en sus salarios reales.
En este trabajo se analizó el efecto del incremento en las expor-
taciones china sobre el mercado laboral mexicano, durante la última
década para lo cual se consideró el impacto de la competencia china
a través del mercado estadounidense, es decir, la competencia china
desplazó a productos mexicanos en el mercado estadounidense lo cual
tuvo un impacto sobre el mercado laboral mexicano. En este sentido
se encontró que la mayor exposición a la competencia china en el
mercado estadounidense condujo a mayores niveles de desocupación,
una disminución del empleo manufacturero y una disminución en los
salarios no manufactureros. Así mismo se encontró que las zonas más
afectadas son las ubicadas en la frontera norte de México.
Capítulo 3
Mercado de trabajo y empleo
informal en México
Rogelio Varela Llamas, Juan Manuel Ocegueda Hernández
y Ramón A. Castillo Ponce
Introducción
Las estadísticas relacionadas con la dinámica del mercado laboral en
México y en particular con la evolución de la tasa de desempleo y de
ocupación en el sector informal de la economía mexicana, dan cuenta
de un cambio de trayectoria propiciado por el estallido de la crisis
económica de 2008. A partir de esta consideración, surge el interés por
estudiar el empleo formal e informal en un contexto previo y posterior
a la crisis económica utilizando la técnica estadística de análisis discri-
minante. A través de ésta herramienta se procura explorar si ambos
colectivos de trabajadores difieren en un conjunto de variables que
permitan conocer mejor su perfil. Primero se procede a efectuar una
revisión general de las diferentes perspectivas teóricas que explican
el fenómeno de la economía informal y en lo sucesivo, se estima una
función discriminante que es evaluada a partir de distintos estadísticos
de prueba estándar.
El propósito de estudiar el empleo informal responde a la impor-
tancia que reviste dentro de la economía del bienestar y debido a que
constituye una alternativa de empleabilidad dadas las limitaciones del
sector formal para generar las suficientes ofertas de trabajo. Si bien
el análisis empírico sobre el origen y naturaleza de la informalidad
tiene sus bases predominantemente en el uso y aplicación de la re-
gresión logística, también es convincente destacar que existen otras
62
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
metodologías que permiten abordar dicha dicotomía como el análisis
estadístico discriminante. En este sentido, al estudiar los dos colectivos
de trabajadores, se procura determinar el grado de importancia que
tienen un conjunto de variables en cuanto a capacidad de discrimina-
ción y clasificación de nuevos casos. En éste marco metodológico, se
utiliza información a escala de microdatos cuya fuente es la Encuesta
Nacional de Ocupación y Empleo, ENOE.
Para cumplir con el objetivo delineado, el documento se estructura
en cuatro secciones; en la primera se realiza un esbozo de la literatura
más relevante que se ha ocupado de estudiar el surgimiento y evolución
de la economía informal. Subsecuentemente en el segundo apartado,
se efectúa un análisis descriptivo del fenómeno a partir de informa-
ción concentrada de la ENOE dentro de un horizonte temporal que
comprende desde el primer trimestre de 2005 al segundo trimestre
de 2012. En la tercera sección se describe precisamente el modelo
de análisis discriminante y se discuten los resultados de estimación.
Finalmente en la cuarta y última sección, se exponen las conclusiones
generales derivadas del trabajo empírico.
Revisión de literatura relevante
La literatura que existe en torno al fenómeno del empleo informal es
diversa y cada vez adquiere una mayor relevancia debido a los alcances
que tiene en el estudio del mercado laboral y en la instrumentación de
políticas públicas. Las explicaciones teóricas que han surgido durante
las últimas décadas en torno al origen y causas del empleo informal, han
permitido entender mejor su dinámica y naturaleza desde diferentes
concepciones teóricas. El ascenso de dicho sector y de las actividades
que engloba, son un tema de interés que ha cobrado mayor fuerza
en las economías en proceso de desarrollo en donde México no es la
excepción. La complejidad del fenómeno y los vínculos que guarda
con la economía del bienestar, constituyen las principales razones que
motivan su estudio empírico. Cabe señalar que la literatura científica y
las contribuciones de los organismos internacionales han enriquecido
la discusión de problema y su abordaje en términos de metodológicos
63
José Urciaga garcía (editor)
y de política económica. Una revisión general respecto a las principa-
les posiciones teóricas, sugiere que existen diversas perspectivas; por
un lado florecen las aportaciones de la Organización Internacional
del Trabajo y la visión estructuralista de América Latina en donde
se contempla una dualidad labora. Pero además, existen otras expli-
caciones que no necesariamente consideran que hay un mercado dual
o segmentado.
Para la OIT (2003), la economía informal integra al sector
informal y el empleo informal, para los cuales existe un marco con-
ceptual internacional que se ha ido redefiniendo de acuerdo a las
nuevas características y necesidades de los sistemas de contabilidad
nacional. Se anota que el empleo informal incluye varias categorías
entre las que destacan, los trabajadores por cuenta propia dueños de
sus propias empresas del sector informal, empleadores dueños de sus
propias empresas del sector informal, trabajadores familiares auxi-
liares indistintamente de si trabajan en empresas del sector formal e
informal, miembros de cooperativas de productores informales, asala-
riados que tiene un empleo informal, trabajadores por cuenta propia
que producen bienes exclusivamente para el propio uso final de su
hogar. Se asienta que las cooperativas de productores son informales
si no están constituidas en entidades legales y si no satisfacen crite-
rios de las empresas del sector informal. Por su parte, un asalariado
tiene un empleo informal si su relación de trabajo no está sujeta a la
legislación laboral nacional, el impuesto sobre la renta, la protección
social o determinadas prestaciones relacionadas con el empleo). En el
caso particular del INEGI (2005), el sector informal se refiere a todas
aquellas actividades económicas que se desarrollan en el mercado a
partir de los recursos de los hogares, pero sin constituirse como em-
presas con un status identificable e independiente de esos hogares. El
criterio que se adopta para determinar el status no independiente de
las unidades de producción con respecto al hogar, se vincula con las
prácticas contables convencionales susceptibles de culminar en un
Balance de Activos Pasivos. Para el INEGI la tasa de informalidad
es la proporción de los ocupados en el sector informal con relación a
los ocupados que son parte de la Población Económicamente Activa.
64
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
Cabe subrayar que los primeros análisis sobre la informalidad
laboral, se remontan a estudios realizados en la década de los setenta
en países como Kenya y Ghana en donde la OIT juega un papel pre-
ponderante haciendo énfasis en una dualidad del mercado laboral que
implica la existencia de un sector dinámico, organizado y eficiente y
otro con problemas de estancamiento y menos eficiente. Por su parte,
la visión estructuralista parte de una perspectiva dual en donde existe
por un lado un sector moderno y otro tradicional con ritmos de cre-
cimiento desiguales. Este enfoque sostiene que el empleo informal es
resultado de bajos niveles de inversión que disminuyen la creación de
empleo en el sector formal que sumando al aumento de la población
económicamente activa, genera presiones que derivan en la generación
de empleos por cuenta propia con bajos niveles de ingreso, capacitación
y productividad. Se advierte que otros factores que detonan el em-
pleo informal son los periodos de recesión asociados a crisis. La tesis
fundamental es que el sector formal está limitado debido a diversas
causas estructurarles que lo hacen incapaz de satisfacer los requeri-
mientos sociales de suministro de trabajo (Rivera, 2011). Esta visión
guarda una estrecha correspondencia con los trabajos de Lewis (1954)
y Harris y Todaro (1970) y encuentra un soporte empírico en Fields
(2005). En esencia, este enfoque establece que la informalidad en el
mercado de trabajo obedece a la falta de capacidad de absorción por
parte del sector formal, debido a un escaso crecimiento de la economía
y dinámicas de inversión que no son sostenidas.
En el marco de esta discusión también se encuentra el enfoque
institucional o legalista. Autores como De Soto (2000) analizan la
informalidad en el contexto de un marco institucional y legal que
genera restricciones a la actividad empresarial. Señalan que la inter-
vención del Estado en la economía genera condiciones de desconfianza
y distorsiones que operan en contra del sector empresarial. El enfoque
institucionalista no le concede importancia a las limitaciones que vienen
de la estructura económica y se concentra en las decisiones que los
individuos toman con relación a la participación en la actividad eco-
nómica. Se asevera que los agentes económicos toman sus decisiones
con base en un análisis de costo beneficio respecto a la conveniencia
65
José Urciaga garcía (editor)
de pertenecer o no al sector formal o informal de la economía. Para
Maloney, el sector informal evoluciona más como un sector empresa-
rial desregulado que como un segmento en desventaja de un mercado
laboral dual. En este enfoque los sectores formales se caracterizan
por fuertes rigideces sindicales y altos costos laborales, además de los
costos tributarios y regulatorios. De Soto plantea que el origen del
sector informal se encuentra en la excesiva regulación por parte del
Estado, y una forma de disminuirla es reduciendo su intervención, de
tal forma que las actividades económicas sean reguladas por el mercado.
En este sentido, se plante que es importante disminuir la injerencia.
En su opinión, la informalidad se vincula con el sistema legal y de
regulación vigente. Por consiguiente es una visión de mercado que
debe contraponerse con la intervención del estado como obstáculo del
desarrollo productivo del sector informal.
En este tenor también destaca la aportación de Maloney (1998),
en lo que se considera una visión de escape y en donde se rechaza que
los trabajadores informales se encuentran en desventaja respecto a los
trabajadores formales. Se afirma que el trabajador es libre de elegir
entre diversos conjuntos de beneficios y oportunidades ofrecidas. Es
una interpretación que encuentra un soporte empírico en Maloney
(1999) y Levi (2010), donde se encuentra que hay cierta movilidad entre
ambos sectores, determinando que los mercados no son segmentados.
La tesis que subyace detrás es este enfoque, es que la permanencia y
reproducción del sector informal es consecuencia directa de diversos
tipos de incentivos que fomenta el deseo del trabajador de permanecer
o no en empleos con estatus de informalidad. En este sentido se plante
la erradicación de los incentivos que fomentan la informalidad o en su
defecto generar incentivos para entrar al sector formal. Dentro de este
marco analítico se propone mejorar los servicios que el sector formal
ofrece a sus trabajadores, lo que ayudaría a que los trabajadores deja-
ran de considerar sus contribuciones de seguridad social en el sector
asalariado como una desventaja. Por otro lado, fomentar la producti-
vidad del sector formal para que tenga un efecto positivo en el salario
de los formales y se creara un incentivo a ingresar al sector formal.
66
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
En la visión de Tokman (1989 y 2001), se bosqueja la necesidad
de incorporar el sector informal al sector moderno en donde el estado
debe ser más eficiente, y así mejorar los ingresos de los sectores más
pobres involucrados con el sector informal. En general se sostiene que
es necesario modificar el marco legar para que los trabajadores infor-
males se incorporen a la modernidad. Bajo este enfoque neo estructural
las causas que origina el sector informal son los avances tecnológicos
pasados del centro a la periferia. Para la corriente neoestructural, las
características particulares del sector informal son la escasa o nula
dotación de capital físico y humano, actividades productivas de reducido
tamaño y poco tecnificadas actividades concentradas en mercado de
fácil acceso, heterogeneidad y fuera de los límites de la institucionali-
dad pues la unidad productiva n cumple con los requisitos legales de
registro y tributación. Desde la perspectiva De Soto, la informalidad
se entiende desde el punto de vista de las actividades y para Tokman
se define en términos de la organización de la producción y el contexto
estructural. Para este autor, no hay una articulación entre ambos sec-
tores, uno opera dentro y otra fuera de la economía. Se afirma que el
sector informal sirve para absorber a los trabajadores expulsados de
empleos modernos o son incapaces de ingresar a ellos. Por su parte,
Portes (1995) destaca que el crecimiento del sector informal resulta
novedoso, afirma que el sector informal no se origina por la necesidad
de obtener un ingreso para sobrevivir, más bien surge porque propor-
ciona ingresos superiores a los otorgados por el formal.
En la vertiente empírica la literatura que existe es diversa y
trastoca las diferentes aristas del fenómeno del empleo. Para Rosen-
bluth (1994), la informalidad es una fuente importante de generación
de empleo en la región Latinoamericana, no obstante de que existe
una profunda discusión en torno a su interpretación y consecuencias.
Para algunos representa una estrategia de sobrevivencia mientras
que para otros se relaciona con las alteraciones del mercado de tra-
bajo asociadas a regulaciones que impone el Estado. El autor plantea
que la mayor parte de los pobres pertenecen al sector informal sin
suponer que todos los trabajadores informales son pobres como los
trabajadores por cuenta propia. En otros estudios como el de Edwards
67
José Urciaga garcía (editor)
y Cox-Edward (2000), la informalidad se concibe como un fenómeno
de carácter transitorio debido a que los individuos tienen preferencia
por el empleo formal donde los salarios son establecidos en un mar-
co institucional y tienden a ser mayores. En la perspectiva de Brand
(2011) existen distintos grados de informalidad desde el punto de
vista de la empresa y de si está sometida o no a normas regulatorias.
Algunas cifras derivadas de este estudio muestran que el número de
empleos en el sector informal en 2005 casi alcanzó el 30%. En 2008 la
Organización Internacional de Trabajo, sitúa a México con una tasa
de ocupación en el sector informal superior al 30%, siendo mayor a la
que registran países como Brasil, Argentina, Panamá, Chile y Uruguay.
En un estudio de la Organización Internacional del Trabajo,
la Organización Mundial del Comercio y el Instituto Internacional
de Estudios Laborales (2010), destacan que las variaciones de la eco-
nomía informal de un país a otro son significativas y que la tasa de
crecimiento del empleo informal es persistente en el tiempo. Se señala
que el nivel de calificación laboral incide de manera importante en el
trabajo informal pues se plantea que los trabajadores más calificados
son menos susceptibles de encontrarse con el sector informal.
En el caso de México Alcaraz, Chiquiar y Ramos-Francia
(2008) se examinan las diferencias salariales entre el sector formal e
informal, argumentan que existen diferenciales en ambos sectores de
la economía mexicana y señalan que en promedio los salarios de los
trabajadores formales son 13% más que los informales, señalando que
dichos diferenciales pueden estar indicando brechas en los niveles de
productividad. Por su parte Ros (2000), señala puntualmente que el
problema que representa la informalidad laboral, parte de un problema
de falta de capacidad de absorción del sector formal, es debido a la
falta de crecimiento de la economía.
En esta vertiente de análisis, Bargain y Prudence (2010), consi-
deran que el sector informal juega un rol importante en el funciona-
miento del mercado laboral de las economías emergentes y Aguilar
y Barrón (2009), sostienen que el autoempleo informal, a través de
micronegocios es una constante en la economía mexicana destacando
que son un mecanismo para atender las necesidades básicas de sus
68
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
propietarios más que ser una manifestación de espíritu empresarial.
En este estudio, la informalidad se asocia a un conjunto de actividades
realizadas al margen de las regulaciones empresariales vigentes, es
decir, que no cuentan con registros de alta ante la autoridad hacendaria.
En el estudio de Loayza y Sugawara (2009), la informalidad en
México es resultado de una combinación de factores relacionados con
las deficiencias de los servicios públicos y de la instrumentación de
un régimen normativo gravoso, sumado a deficiencias por parte del
Estado para supervisar la actividad económica y hacer valer la ley.
En este trabajo se considera que la informalidad refiere a un conjunto
de empresas, trabajadores y actividades que se desarrollan fuera de
los marcos legales y regulatorios, una interpretación conceptual que
es consistente con lo señalado en De Soto (1989). La existencia de la
economía informal se ha intentado explicar por la insuficiente crea-
ción de empleos formales producto del bajo crecimiento del PIB, por
la subcontratación de empresas informales por parte de las empresas
formales, y por las excesivas regulaciones que aumentan el costo de
la formalidad. De acuerdo con Levy (2010), el bajo crecimiento del
empleo formal y la productividad, si bien puede deberse a factores
cruciales como la incertidumbre en el suministro de energía, escases
de crédito comercial, monopolios públicos en el sector energético o
falta de flexibilidad laboral, también hay otro factor importante que es
la existencia de una política social incoherente que otorga incentivos
a los trabajadores para buscar empleos de baja productividad y a em-
presas para invertir en proyectos rentables para ellas pero sub-óptimos
desde un punto de vista social. Por tanto, se plante que la estructura
de incentivos implícita en los programas sociales induce a trabajado-
res y empresas a comportarse en forma contraria al aumento de la
productividad. En el trabajo de Núñez y Gómez (2008), se encuentra
que a medida que crece el sector informal, el ingreso del Estado dis-
minuye porque no cobra impuestos al sector, y también aumenta el
uso gratuito de bienes públicos otorgados por el Estado financiados
con el ingreso recaudado de un sector formal cada vez más pequeño.
En el marco de esta discusión y de cara al trabajo empírico, se toma
como referente conceptual de empleo formal e informal, lo planteado
69
José Urciaga garcía (editor)
por la ENOE y la Organización Internacional de Trabajo, lo cual es
consistente con algunas definiciones empleadas en algunos trabajos
empíricos como los ya discutidos.
La dinámica del sector informal en México
y la frontera norte
Una exploración preliminar de la tasa de informalidad, revela que en
el caso de la economía mexicana, de 2005 a 2007, hubo una reducción
en el indicador con excepción del segundo y cuarto trimestre de 2007
en donde se aprecia un ligero repunte. A partir de 2008 el crecimiento
en la ocupación en el sector informal es sistemático, alcanzando la
mayor tasa de informalidad en el segundo trimestre de 2012 que fue
de 29.3% y que contrasta con la tasa mínima de 26.6% correspondiente
al cuarto trimestre de 2006. Al observar su trayectoria en la gráfica
número uno, se identifica una caída en el cuarto trimestre de 2010;
sin embargo, en los trimestres posteriores se registra un ascenso en
la trayectoria del sector informal que pudiera estar explicado por las
restricciones de crecimiento de la economía formal y su capacidad de
absorción de nueva fuerza de trabajo.
Gráfica 1
Evolución del sector informal en México.
Fuente: Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, ENOE-INEGI.
70
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
Gráfica 2
Evolución del sector informal en los estados
de la frontera norte.
Fuente: Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, ENOE-INEGI
En el caso de los estados de la frontera norte y en particular
el caso de Baja California, se caracteriza por registrar una tasa de
informalidad sistemáticamente inferior desde el primer trimestre de
2005 hasta el tercer trimestre de 2007 alcanzando una tasa mínima
del orden de 15.7%. Para el cuarto trimestre del mismo año, se ma-
nifiesta una ligero incremento que se ubica en 16.4%. Es a partir del
primer trimestre de 2008 que el crecimiento en la tasa de informalidad
es recurrentemente mayor alcanzando su máximo nivel en el cuarto
trimestre de 2011 al ser de 21.7% y de 20.6% en el segundo trimestre
de 2012. Hasta este último trimestre, Baja California después de Chi-
huahua, es el segundo estado con menor tasa de informalidad de total
de entidades que conforman la franja fronteriza del norte del país. En
el caso de Sonora, su tasa mínima y máximas de informalidad son de
18.2% y 26.4% correspondientes al primer y tercer trimestre de 2007
y 2010 respectivamente. Respecto a Baja California, posee indicadores
más elevados y en el segundo trimestre de 2012, su tasa de informali-
dad es de 23.7% muy superior a la registrada por Baja California en el
mismo periodo. El caso de Chihuahua visto en el contexto de los seis
71
José Urciaga garcía (editor)
estados fronterizos, destaca por registrar las menores tasas de infor-
malidad. Durante el segundo trimestre de 2005 alcanzó su mínima tasa
de 15.1%, hasta alcanzar su máximo de 21.7% en el segundo trimestre
de 2011. Lo interesante de este caso es que no sólo es el estado con
menor tasa de informalidad durante el periodo 2005-2012, sino que
además alcanzas sus tasas mínimas antes que el resto de los estados.
Tabla 1
Tasa de ocupación en el sector informal
de México y la Frontera Norte
Año/
Trimestre México
Frontera Norte
Baja
California Sonora Chihuahua Coahuila Nuevo
León Tamaulipas
2005/01 28.0 19.0 22.5 16.1 23.4 20.9 23.1
2005/02 28.1 18.8 23.5 15.1 23.3 21.8 23.3
2005/03 28.0 18.8 22.3 18.2 23.3 22.4 22.0
2005/04 28.4 20.1 22.2 17.2 23.0 22.4 22.6
2006/01 27.6 17.7 20.2 17.1 23.5 20.5 22.2
2006/02 27.2 16.6 21.3 16.4 23.7 21.5 21.5
2006/03 26.8 17.3 19.9 17.6 21.7 21.5 21.3
2006/04 26.6 16.7 18.7 17.5 21.1 21.6 21.2
2007/01 26.9 17.3 18.2 18.7 22.2 21.3 21.2
2007/02 27.1 16.8 20.3 17.0 23.9 21.4 22.0
2007/03 26.9 15.7 20.5 18.0 22.2 21.8 20.7
2007/04 27.3 16.4 21.7 18.2 25.9 22.9 23.0
2008/01 27.4 18.1 21.2 17.3 26.7 22.4 23.9
2008/02 27.5 16.8 22.4 17.4 24.9 23.5 22.8
2008/03 27.1 17.9 22.9 19.0 23.7 23.4 21.3
2008/04 27.0 16.7 21.7 19.4 25.1 22.5 22.7
2009/01 28.2 18.3 23.8 20.8 23.1 23.1 23.1
2009/02 28.1 18.6 25.3 19.9 24.3 22.3 24.2
2009/03 28.2 18.8 23.7 19.2 25.1 23.9 25.0
2009/04 28.3 19.0 25.8 18.4 25.7 24.4 25.4
2010/01 28.6 20.3 24.6 18.5 25.0 25.0 25.1
2010/02 28.9 20.5 25.0 19.4 27.1 25.1 24.6
2010/03 28.1 19.2 26.4 19.5 26.1 23.3 22.9
2010/04 27.2 18.9 20.5 20.6 23.6 22.8 25.1
2011/01 28.5 19.3 23.1 21.1 23.7 23.0 26.3
2011/02 28.9 19.0 23.2 21.7 23.2 23.4 25.1
2011/03 28.7 20.1 24.5 20.5 23.8 24.3 26.6
2011/04 29.2 21.7 24.8 20.7 25.3 25.0 25.1
2012/01 29.1 19.6 23.3 20.5 25.4 24.1 25.5
2012/02 29.3 20.6 23.7 19.6 25.8 25.0 26.3
Fuente: Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, ENOE-INEGI.
72
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
Con respecto a Coahuila, se observa que en el periodo previo
a la crisis de 2008, es la entidad con mayor tasa de ocupación en el
sector informal al representar 21.1% y después de la crisis, registra en
el segundo trimestre de 2010 su mayor tasa al ser de 27.1%, siendo la
más elevada de todos los estados de la frontera durante el periodo de
poscrisis. El caso de Nuevo León también alcanza durante el segundo
trimestre de 2010 su mayor tasa al ser de 25.1%. Con respecto a Ta-
maulipas, se puede considerar que es la segunda entidad con mayor
tasa de ocupación en el sector informal sólo después de Coahuila,
pues su mayor tasa durante la poscrisis es de 26.6% correspondiente
al tercer trimestre de 2011. Hasta el segundo trimestre de 2012, las
estadísticas de la ENOE indican que Baja California es la segunda
entidad federativa con una tasa de ocupación en el sector informal
menos elevada, al representar 20.6%, sólo superior a la de Chihuahua
que es de 19.6%. El resto de los estados como Sonora, Coahuila, Nuevo
León y Tamaulipas, registran tasa del orden de 23.7%, 25.8%, 25.0%
y 26.3% respectivamente.
Estimación de una función discriminante
Al estimar una función discriminante se procura identificar dentro
de un conjunto de variables categóricas cuáles son las que permiten
discriminar o diferenciar más, con respecto a los dos grupos de estudio
conformados por trabajadores con empleo formal e informal. En este
trabajo se consideran k=2 grupos. La ecuación a estimar se especifica
de la siguiente forma:
nknkkjk XbXbXbaD ++++= ......
2211
[1]
Donde Djk denota la puntuación discriminante de la función j para el grupo k.
Por su parte, a es una constante y bi es la ponderación de las variables i. Cada
Xik representa una variable independiente i asociada al grupo k. Los centroides
de cada grupo se estiman a partir de las siguientes ecuaciones.
73
José Urciaga garcía (editor)
)1()1(
22
)1(
111 .......... nknxbxbxbd ++=
[2]
)2()2(
22
)2(
112
..........
nkn
xbxbxbd ++=
[3]
De acuerdo con Pardo y Ruiz (2002), la función discriminante
debe ser tal que la distancia entre ambos centroides sea máxima, de tal
forma que los k=2 grupos estén lo más distante posibles. Por tanto,
dicha distancia estará dada por:
21
ddh =
[4]
Los datos estadísticos que alimentan a la ecuación discriminante
se obtienen de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo ENOE
y en particular de la sección de indicadores socioeconómicos repor-
tados a nivel de microdatos para los jefes de hogar. En este contexto,
la ENOE (2005) establece que el trabajo formal es aquel que corres-
ponde a fuerza de trabajo asalariada y que tiene acceso a un esquema
de seguridad social, mientras que el trabajo informal se relaciona con
el conjunto de actividades que se desarrollan con base a los recursos
de los hogares, pero que no se refleja en empresas formadas bien
identificables e independiente del hogar. El criterio operativo para
determinar su status es la ausencia de prácticas contables que reflejen
su estado en un Balance de Activos y Pasivos. Es importante apuntar
que esta definición corresponde al sector informal en donde el énfasis
está centrado en la unidad de producción.
Se adopta una estrategia estadística basada en un enfoque ad hoc
que considera un conjunto de atributos de carácter socioeconómico
relacionadas con el jefe(a) de hogar. En este proceso se omiten variables
relacionadas con las características generales de las viviendas y los
hogares entrevistados y se centra la atención en aquellos indicadores
que definen un perfil socioeconómico y demográfico de acuerdo a los
alcances y limitaciones de las bases de datos de la ENOE. Las varia-
bles elegidas son la edad, sexo, años de escolaridad, tipo de contrato
laboral, búsqueda de empleo, ingreso mensual, duración de la jornada
74
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
laboral, estado conyugal, ocupación por tamaño de unidad económica,
ocupación por tipo de actividad económica y tipo de localidad. En la
elección de las variables opero el criterio de variables relevantes dada
su naturaleza y relación con el mercado de trabajo, pero también la
idea ya plasmada en la literatura empírica de que son variables que
regularmente definen el perfil de un trabajador con empleo formal e
informal, reconociendo que puede variar por diferencias regionales,
culturales y componentes estructurales de la economía. Además, como
señala Rivera, (2011), la mayor parte de los investigadores reconocen
que en promedio, son variables que inciden en la probabilidad de que
un trabajador se encuentre dentro de la economía informal. A conti-
nuación se describe la relación de variables:
Tabla 2
Descripción de variables numéricas y categóricas.
Variables Categorías
Sexo 1= hombre, 2= mujer
Edad Edad en años del jefe(a) de hogar
Contrato laboral 1= contrato por escrito
2= temporal
3= contrato de base “indefinido”
4= contrato de tipo no especificado
5= sin contrato
6= no especificado
Estado conyugal 1= unión libre
2= separado
3= divorciado
4= viudo
5= casado
6= soltero
9 =no especificado
Escolaridad Años de escolaridad formal del jefe(a) de hogar
Localidad 1= mayor que 100,000 habitantes
2= entre 15,000 y 999,999 habitantes
3= entre 2,500 y 14,999 habitantes
4= menor que 2, 500 habitantes
75
José Urciaga garcía (editor)
Búsqueda de empleo 1= para tener otro empleo
2= para cambiarse de trabajo
3= otro
4= no buscó
5= no especificado
Jornada laboral 1= ausentes temporales con vínculo laboral
2= menos de 15 horas
3= de 15 a 24 horas
4= de 25 a 34 horas
5= de 35 a 39 horas
6= de 40 a 48 horas
7= de 49 a 56 horas
8= más de 56 horas
9= no especificado
Ingreso mensual Ingreso mensual del jefe de hogar
Ocupación por tamaño de
empresa
1= micro negocios
2= sin establecimiento
3= con establecimiento
4= pequeño establecimiento
5= mediano establecimiento
6= grande establecimiento
7= gobierno
8= otros
Horas de trabajo semanal Horas de trabajo a la semana del jefe(a) de hogar.
Fuente: elaboración propia con base a ENOE-INEGI.
El método estadístico que se adopta, responde al procedimiento
stepwise que permite no solo evaluar el ajuste del modelo, sino también
ofrecer una respuesta a si todas las variables deben ser tomadas en
cuenta. Para estimar la función primero se filtró la base de datos, deli-
mitándola por parentesco solo al jefe(a) de hogar y contemplando solo
un rango de edad que va de los 16 a los 65 años, además únicamente
se toman los casos que corresponden a la quinta y última entrevista
dentro del esquema de panel rotativo en que está basada la ENOE
y al trabajador asalariado que tiene un empleo formal e informal en
términos de su acceso a un esquema de seguridad social.
La variable de edad y escolaridad se consideran como variables
de capital humano que pudieran condicionar la elección del tipo de
76
Mercado de trabaJo, desarrollo regional y políticas públicas
empleo toda vez que reflejan conocimientos adquiridos y experiencia
laboral acumulada. La variable sexo se introduce para conocer la inci-
dencia del género en la discriminación por tipo de empleo. El contrato
laboral si bien es un rasgo que diferencia a ambos grupos de análisis,
lo cierto es que no se conoce su intensidad en la función estimada. La
duración de la jornada laboral y las horas trabajadas a la semana, son
parte de la flexibilidad del mercado de trabajo, por lo que se estaría
procurando conocer de qué forma estos factores influyen en el proceso
de discriminación. El ingreso percibido así como el tipo de ocupación
económica y el empleo por tamaño de establecimiento, pueden consi-
derarse como incentivos para permanecer en un tipo de empleo.
Resultados de estimación: una interpretación
Para evaluar la robustez de los resultados, primero se analizan un
conjunto de estadísticos de contraste arrojados por la propia estima-
ción discriminante. El autovalor que se obtiene para la estimación
del cuarto trimestre de 2005, sugiere que las variables tienen poder
discriminante. Hay que considerar que dicho estadístico mide la
variación debida a las diferencias entre los grupos con respecto a la
variación que se da dentro de cada grupo. Su valor de 1.112 indica
que la diferencia entre los grupos es mayor a la que ocurre dentro de
cada grupo. La correlación canónica igual a 0.726 significa que hay
una relación moderada pero razonable entre los grupos de interés y
las puntuaciones discriminantes.
El estadístico Lambda de Wilks de 0.473 expresa la proporción
de variabilidad total no debida a las diferencias entre los grupos. Al ser
su valor más próximo a cero que a la unidad, revela que los grupos de
análisis presentan diferencias entre ellos en términos de las variables
clasificadoras utilizadas. Esto permite afirmar que ambos grupos no
se solapan o están superpuestos de manera significativa. El contraste
2
c
ligado al estadístico de Wilks, plantea que se rechaza la hipótesis
nula de que no existen diferencias en los dos grupos estudiados lo que
en principio justifica la selección de variables.
77
José Urciaga garcía (editor)
Por otra parte, el estadístico F estimado ayuda a contrastar la
hipótesis de igualdad de medias de los grupos de interés en cada una
de las variables independientes. La significancia estadística sugiere que
con excepción de la variable edad, los trabajadores con empleo formal
e informal difieren en el resto de las variables. Por su parte, el estadís-
tico M de Box permite realizar una prueba de igualdad de varianzas y
covarianzas, el resultado es contundente pues se rechaza la hipótesis
de igualdad de matrices de varianzas-covarianzas y se concluye que
uno de los dos colectivos de trabajadores es variable respecto al otro.
Al realizar un análisis de estimación secuencial o por etapas,
se determina que conforme se van añadiendo variables al modelo, el
estadístico Lambda de Wilks se va reduciendo, lo que significa que
los grupos cada vez se solapan menos. En este proceso de inclusión
gradual de variables, el estadístico F más elevado es de 0.511 y co-
rresponde a la variable de contrato laboral, mientras que el valor
más bajo de 0.474 se asocia a la variable edad. Como resultado de la
instrumentación del método por etapas, se encuentra que la variable
de ocupados por actividad económica y horas trabajadas a la semana
se excluye del modelo, pues no permiten diferenciar a los dos grupos
de trabajadores. En esta fase de estimación se obtiene una tolerancia
elevada que alude que la correlación de cada variable con el resto sea
menor. Cabe mencionar que la tolerancia refiere a la proporción de la
varianza de una variable que no está explicada por el resto. En el aná-
lisis de variables no seleccionadas, se determina que los ocupados por
actividad económica y horas trabajadas a la semana no son relevantes.
Los coeficientes estandarizados muestran que con excepción de
las horas de trabajo a la semana y la ocupación por actividad económica,
el resto tiene un peso diferenciado. Se encuentra evidencia de que las
variables que mayor poder de dis