ArticlePDF Available

Hacia un Sistema Español de Inteligencia para la seguridad económica y la competitividad

Authors:
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 103
Hacia un Sistema Español de Inteligencia
para la seguridad económica y la competitividad*1
Toward a Spanish Intelligence System for Economic
Security and Competitiveness
RUBÉN ARCOS
Universidad Rey Juan Carlos. Madrid, España.
E-mail: ruben.arcos@urjc.es
Resumen: El papel de la Inteligencia en los ám-
bitos de la seguridad económica y de la competi-
tividad ha
p
asado a ocu
p
ar un lu
g
ar destacado en
España con motivo de la aprobación de la Estra-
tegia Española de Seguridad, que anuncia la crea-
ción de un Sistema de Inteli
g
encia Económic
a
,
y
l
a
Pro
p
osición No de Le
y
, relativa a crear un Sistem
a
Nacional de Inteli
g
encia Com
p
etitiva
y
desarrollar
una Estrategia Nacional de Competitividad pre-
sentada
p
or el Gru
p
o Parlamentario Po
p
ular en
el Con
g
reso. Este artículo examina sistemas de
inteli
g
encia económica e iniciativas desarrolladas
previamente en otros países, indagando así mis-
mo en las acciones
q
ue se han venido realizando
hasta el momento en España, y planteando algu-
nas consideraciones para la creación de un Siste-
ma Nacional de Inteligencia Económica y Com-
petitiva.
Palabras clave: Inteligencia Económica, Inteli-
gencia Competitiva, Sistema Español de Inteli-
gencia Económica, Sistemas de Inteligencia Eco-
nómica.
Abstract: The role of intelli
g
ence in the fields o
f
economic securit
y
and com
p
etitiveness has come
to occu
py
a
p
rominent
p
lace in S
p
ain after the
approval of Spanish Security Strategy, which an-
nounces the creation of an Economic Intelli
g
ence
S
y
stem, and the motion
p
ro
p
osed b
y
S
p
ain’s
Po
p
ular Parliamentar
y
Grou
p
on the creation of
a
National Com
p
etitive Intelli
g
ence S
y
stems and
the development of a National Strategy for Com-
petitiveness. This article examines Economic In-
telli
g
ence S
y
stems and initiatives im
p
lemented in
other countries, as well as actions that have been
conducted so far in Spain. It also raises some con-
siderations for creatin
g
a National Economic and
Competitive Intelligence System.
Ke
y
words: Economic Intelli
g
ence, Com
p
etitive
Intelligence, Spanish Economic Intelligence Sys-
tem, Economic Intelligence Systems.
—————
* Fecha de recepción: 25/06/2011. Fecha de aceptación: 25/09/2011.
1 Este artículo terminó de elaborarse el 20 de junio de 2011.
RUBÉN ARCOS
104 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
1. INTRODUCCIÓN
La Inteligencia constituye la primera línea de la defensa y la seguridad de un
Estado en tanto que su misión esencial reside en aportar un conocimiento
especializado a los decisores que permita anticipar, prevenir y neutralizar las
amenazas manifiestas y latentes para su seguridad, así como detectar oportu-
nidades en el entorno, contribuyendo de manera decisiva a la promoción de
sus intereses. Como consecuencia lógica de los cambios políticos, económi-
cos o tecnológicos acontecidos en el contexto internacional durante las últi-
mas décadas, hemos asistido a la emergencia de un nuevo concepto de segu-
ridad mucho más complejo y multifacético, que integra, entre otras, a la
economía como una dimensión de la seguridad de primer orden.2
El objetivo de este artículo es realizar una aproximación a los sistemas de
inteligencia económica y a las iniciativas desarrolladas en este ámbito en al-
gunos países e indagar, así mismo, en las acciones que se han venido reali-
zando en España hasta el momento en el que se plantea la creación de un
Sistema de Inteligencia Económica, en el marco de la Estrategia Española de
Seguridad (2011), y se propone la creación de un Sistema Nacional de Inte-
ligencia Competitiva.
2. CONOCIMIENTO Y ACCIÓN PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA
Y LA COMPETITIVIDAD
En los años noventa, el debate sobre la inteligencia económica y el alcance
de sus funciones ocupó un lugar destacado entre responsables de los servicios
de inteligencia occidentales, decisores, miembros de la comunidad empresa-
rial y académicos, en el marco de un proceso más amplio de revisión y re-
formas para adaptar los sistemas nacionales de seguridad e inteligencia a las
amenazas, riesgos y desafíos de la era post-guerra fría. En Estados Unidos, la
Estrategia de Seguridad Nacional del Presidente Clinton situaba al bienestar
económico en la primera línea de requerimientos de seguridad junto a la
—————
2 Es un hecho significativo que la crisis económica global con sus implicaciones geopolíticas haya
sido evaluada a principios de 2009 como la principal amenaza para la seguridad de Estados Unidos
por el máximo responsable de la Comunidad de Inteligencia (Véase: DNI, Annual Threat Assessment
of the Intelligence Community for the Senate Select Committee on Intelligence. 12 February 2009).
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 105
defensa física, señalando que la adquisición y análisis de inteligencia econó-
mica jugaría un papel cada vez más importante, ayudando a los responsables
políticos a entender las tendencias económicas e identificar las amenazas pa-
ra las empresas procedentes de servicios de inteligencia extranjeros y de
prácticas comerciales desleales, así como a identificar oportunidades para
promover los intereses nacionales3.
La elaboración de inteligencia económica por los servicios de inteligencia
y su difusión a los decisores gubernamentales no es algo nuevo. Sin necesi-
dad de remontarnos más allá del siglo pasado, un simple vistazo a la docu-
mentación desclasificada sobre la CIA, por ejemplo, ilustra las competencias
que desde su creación ha tenido en materia de inteligencia económica. De la
misma forma, el trabajo de historiadores como Gill Bennett (2007) para el
caso de la inteligencia británica, revelan como en la segunda mitad de los
años veinte se creaba en el seno del SIS/MI6 una sección económica. La
propia Intelligence Services Act de 1994 hace referencia expresa el ejercicio
de funciones del Servicio Secreto en interés del bienestar económico del
Reino Unido.
Hoy en día, tampoco es ninguna novedad afirmar que en nuestra com-
pleja era de geoeconomía y globalización, sobreabundante en datos e infor-
mación al mismo tiempo que plena de incertidumbre, sometida a cambios
acelerados y caracterizada por una elevada competencia, la Inteligencia se
erige como una de las capacidades decisivas a desarrollar por Estados y em-
presas para afrontar y adaptarse con éxito a ese entorno complejo y dinámi-
co. La revolución de la información y de las comunicaciones y la aceleración
en el proceso de liberalización de los mercados mundiales, entre otros facto-
res, han generado un complejo entramado de dinámicas de interrelación e
interdependencia mundiales. Nuestro bienestar económico depende cada
vez más de nuestra capacidad de anticipación a los cambios y prevención de
amenazas y ello no es posible sin un conocimiento que nos permita formu-
lar, ejecutar y rediseñar las estrategias más adecuadas para asegurarlo.
El debate sobre la inteligencia económica en los años noventa sirvió para
aclarar el papel de los servicios de inteligencia de las democracias occidentales
—————
3 Véase: Clinton, William J., A National Security Strategy of Engagement and Enlargement,
Washington, D.C.: The White House, February 1995.
RUBÉN ARCOS
106 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
en la materia. Es decir, la capacidad de adquisición clandestina de datos e
información por parte de los servicios de inteligencia no debe interpretarse
en el sentido de facilitar inteligencia secreta sobre los actores económicos a
las comunidad empresarial, sino en el sentido más defensivo de protección
frente a las actividades de servicios extranjeros y de actores no estatales con-
tra intereses económicos y empresariales mediante contrainteligencia, así
como proporcionar al gobierno la inteligencia necesaria para que comprenda
las fuerzas que operan en el ámbito económico, cómo éstas influyen y son
influidas por acontecimientos políticos y sociales, y cómo todas estas inte-
racciones influyen en las amenazas, oportunidades y prioridades en otras na-
ciones. Informes como el de la Task Force del Twentieth Century Fund
(1996) contribuyeron a precisar que los responsables políticos requieren de
un conocimiento en profundidad sobre cuestiones de carácter económico
cuya elaboración puede y debe apoyarse en la información disponible proce-
dente del sector privado, de otros departamentos de la administración o de
organizaciones internacionales, siendo responsabilidad de la Comunidad de
Inteligencia llegar donde otros no lo hacen cubriendo los vacíos mediante
sus capacidades específicas y «conectando los puntos» en cuestiones tales
como negociaciones comerciales, movimiento de recursos y tecnología apli-
cables en la fabricación de armas de destrucción masiva, detección de pre-
siones especulativas en los mercados financieros sobre las divisas, prácticas
comerciales desleales en licitaciones internacionales o valoraciones sobre el
suministro de recursos esenciales para los intereses económicos nacionales,
entre otros asuntos4.
Así mismo, la sesión pública en 1993 del Comité de Inteligencia del Se-
nado Estadounidense sobre Inteligencia Económica contribuyó tanto a po-
ner de manifiesto las actividades de difusión de información útil y oportuna
a las empresas por parte de los Departamentos de Estado y de Comercio,
como a aclarar, igualmente, que el papel de la Comunidad de Inteligencia
en la materia en relación con las empresas no era proporcionar información
tecnológica, económica o de mercado a éstas sobre sus competidoras ex-
tranjeras, sino en avisarlas de actividades de inteligencia ofensivas por parte
de otros servicios o, como señalara el presidente de dicho comité parafra-
—————
4 Dicho informe recomendaba además mejorar el análisis de inteligencia, especialmente en cues-
tiones económicas. Véase: Twentieth Century Fund, 1996: 15-17.
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 107
seando a Robert Gates, que su agencia se debía a Estados Unidos pero que
no realizaría espionaje para la General Motors5.
También en Francia, en los años noventa, la intelligence économique ad-
quiere un fuerte protagonismo a raíz del informe del grupo de trabajo, pre-
sidido por Henri Martre: «Intelligence économique et stratégie des entrepri-
ses», con notables diferencias conceptuales en relación al término
norteamericano economic intelligence, pero poniendo igualmente en valor y
destacando la importancia creciente de la información económica, en senti-
do amplio, y su gestión por los actores económicos, (Estados y empresas) en
el contexto de mundialización de los mercados y de competencia global.
Trabajos anteriores a la publicación de aquel informe como el de Christian
Harbulot (1992), miembro también del grupo de trabajo francés, pusieron
en circulación el concepto como un proceso de «búsqueda e interpretación
sistemática de la información accesible a todos, con el objetivo de conocer
las intenciones y capacidades de los actores económicos»6 y sirvieron para
dar a conocer los diferentes Sistemas nacionales de Inteligencia Económica y
Competitiva.
En el caso de España, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) viene de-
sarrollando una importante labor de concienciación en el ámbito de la em-
presa, con el objetivo de que los actores empresariales incorporen la inteli-
—————
5 Testimonios como el siguiente por parte de algunos responsables empresariales que participaron
en la sesión son especialmente ilustrativas: «Without doubt, information is important. However, the
data already provided by government organizations, complemented by information obtained by our
individual companies, appear to afford sufficient background for business to plan competitive action
and for government to take remedial steps, e.g., to correct unfair trade practices, protect proprietary
rights and so forth, I have difficulty appreciating what would be the value of economic intelligence
collection efforts given the difficulty of determining the type or nature of data to seek, the highly spe-
cific needs of individual companies, the challenges of equitable dissemination and the probable cost
involved, not to mention the possible damage to international trade and political relations which such
efforts might incur; a question which only you have the background and experience to address» (US
Senate SCI, 1994: 10).
6 «Incluiría todas las operaciones de vigilancia del entorno competitivo (protección, observación,
influencia) diferenciándose de la inteligencia tradicional (renseignement) por: la naturaleza de su ám-
bito de aplicación, la información abierta adquirida únicamente en el marco de la deontología defini-
da por las empresas y administraciones concernidas; por la naturaleza de sus actores [...] y por las es-
pecificidades culturales en la medida en que cada economía nacional genera un modelo específico de
inteligencia económica cuyo impacto en la formulación e implementación de estrategias industriales
varía según el país» (Traducción propia. Compárese con: Harbulot, 1992: 91).
RUBÉN ARCOS
108 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
gencia competitiva (IC) como una práctica de gestión indispensable para la
toma de decisiones en tiempo oportuno, favoreciendo su adaptación a un
entorno hipercompetitivo.
Ante la proliferación de terminología, del campo semántico asociado a
esta actividad y la disparidad de conceptos y matices que entraña el término
inteligencia económica, dependiendo del ámbito geográfico en el que se
emplea, en España se ha considerado conveniente reservarlo para la inteli-
gencia que elaboran los servicios de inteligencia sobre cuestiones económicas
para el Estado, siendo la IC aquella que permite a la empresa adquirir cono-
cimiento sobre su entorno.
Subrayando lo anterior, se ha definido la IC como una disciplina consis-
tente en «un proceso sistemático, estructurado, legal y ético por el que se re-
coge y analiza información que, una vez convertida en inteligencia, se di-
funde a los responsables de la decisión para facilitar la misma, de forma que
se mejora la competitividad de la empresa, su poder de influencia y su capa-
cidad de defender sus activos materiales e inmateriales» (Equipo de inteli-
gencia económica del CNI, 2010: 21). En realidad, la interpretación y la
comunicación son también actividades necesarias en el proceso de produc-
ción de inteligencia, además de la adquisición y del análisis, pero es bastante
común simplificar en la descripción del proceso de elaboración. De igual
forma, ha sido habitual para actores empresariales, por diferentes motivos y
lógicas, evitar la utilización del término inteligencia, pudiéndose incluso, se-
gún algunos autores, enmascarar su práctica encubriéndola en otros depar-
tamentos dentro del organigrama corporativo (Martín, 2010: 68).
En cualquier caso, aunque con un considerable retraso en relación a los
competidores y profesionales de otros países con una mayor tradición en la
disciplina, ésta ha comenzado a tener una mayor visibilidad para nuestra
comunidad empresarial, que demanda cada vez más profesionales cualifica-
dos para incorporarlos a sus plantillas y desarrollar capacidades de IC. Éste
es, precisamente, uno de los principales retos que debe afrontar el sector pú-
blico en España para mejorar sus capacidades de inteligencia y la competiti-
vidad de las empresas: la formación de analistas capaces de elaborar conoci-
miento a partir de la información disponible y difundir buenos productos de
inteligencia a los responsables de la toma de decisión.
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 109
3. SISTEMAS DE INTELIGENCIA ECONÓMICA Y COMPETITIVA
EN ALGUNAS DEMOCRACIAS
El estudio de lo que aquí hemos denominado Sistemas Nacionales de Inteli-
gencia Económica y Competitiva para referirnos al conjunto estructurado de
elementos, administraciones, organizaciones del Estado y actores económi-
cos, y relaciones entre esos elementos, que tiene por objetivo la adquisición
de información, elaboración de inteligencia y difusión de la misma a los ór-
ganos de dirección (administraciones y empresas) para la toma de decisiones
en el ámbito económico y comercial, la protección y promoción de intereses
económicos nacionales, directa o indirectamente, y la defensa de la seguri-
dad económica, no debe inducirnos a replicar los modelos establecidos en
otros Estados por más que su solvencia pueda invitar a ello.
El desarrollo de las capacidades de inteligencia nacionales y las de los ac-
tores empresariales, así como su integración en un sistema, debe adecuarse a
las particularidades que presenta cada país y a la composición de su tejido
empresarial, tomando en consideración los objetivos político-económicos
formulados por sus decisores gubernamentales en el marco de una estrategia
de seguridad económica y competitividad estatal realista, consciente de
nuestras fortalezas y debilidades estructurales, que considere el alcance de las
políticas en el largo plazo. Sólo teniendo en cuenta lo anterior, se podrá de-
sarrollar un sistema nacional que posibilite a los actores económicos poder
contar con la mejor información sobre el entorno permitiéndoles tomar
mejores decisiones y lograr ventajas competitivas.
Dicho lo anterior, algunos autores han señalado al Sistema Estadouni-
dense de Inteligencia Económica y Competitiva, articulado en torno a la
colaboración público-privada y al establecimiento de estructuras públicas
encargadas de difundir inteligencia con en el fin de identificar mercados es-
tratégicos y asistir a las empresas en su expansión a mercados extranjeros,
como el mejor del mundo (Véase: Seiglie, Croissard y Echinard, 2008: 236).
Desde el establecimiento en los años veinte de algunas funciones en el Bu-
reau of Foreign and Domestic Commerce, al Advocacy Center creado en
1993 o el US Commercial Service, que ofrece servicios de asesoría, inteli-
gencia (market intelligence) o diplomacia comercial, entre otros, el Depar-
tamento de Comercio cuenta con estructuras y funciones de información
enfocadas a asistir en la expansión exterior a las empresas estadounidenses.
RUBÉN ARCOS
110 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
La última iniciativa en este sentido ha sido la creación, por la Administra-
ción Obama, del Export Trade Cabinet, por medio de una Orden Ejecutiva
de 11 de marzo de 2010, para desarrollar y coordinar la implementación de
su National Export Initiative (NEI), dirigida a mejorar las condiciones que
afectan directamente a la capacidad exportadora del sector privado, espe-
cialmente pequeñas y medianas empresas, y contribuir así al objetivo de do-
blar las exportaciones estadounidenses en un periodo de cinco años y que
dictamina su coordinación con el ya existente Trade Promotion Coordina-
ting Committee (TPCC)7 —establecido por el Presidente Clinton en el año
1993 (Executive Order 12870 de 30 de septiembre 1993)—. Éste último
tiene entre sus funciones proporcionar a la comunidad empresarial un recur-
so central de información sobre programas federales de promoción de las
exportaciones y financiación de las mismas, así como la coordinación de los
esfuerzos oficiales en éste ámbito con el objetivo de asegurar un mejor servi-
cio a las empresas incluyendo información y asesoramiento sobre oportuni-
dades en los mercados extranjeros, representación de los intereses de las em-
presas estadounidenses o ayuda en contactos y proyectos empresariales en el
exterior. El informe sobre la NIE de septiembre de 2010, no hace sino sub-
rayar la importancia de la inteligencia afirmando que la Administración
continuará mejorando sus herramientas de adquisición de inteligencia sobre
oportunidades para la exportación (NEI Report, 2010: 38)8.
Por lo que se refiere a la actividad de las empresas, aunque podamos en-
contrar el establecimiento de redes de información y funciones de inteligen-
cia en algunos sectores pioneros como la industria de contenidos para favo-
—————
7 De acuerdo con la sección primera de la orden ejecutiva que establecía el TPCC, éste, con el
Secretario de Comercio a la cabeza, se encuentra integrado por representantes de los siguientes depar-
tamentos, agencias y órganos: Department of Commerce, Department of State, Department of the
Treasury, Department of Agriculture, Department of Energy, Department of Transportation, De-
partment of Defense, Department of Labor, Department of the Interior, Agency for International
Development, Trade and Development Agency, Environmental Protection Agency, United States
Information Agency, Small Business Administration, Overseas Private Investment Corporation, Ex-
port-Import Bank of the United States, Office of the United States Trade Representative, Council of
Economic Advisers, Office of Management and Budget, National Economic Council, National Secu-
rity Council, y, a criterio del Presidente, todas aquellos departamentos y agencias que puedan ser ne-
cesarios.
8 «Enhanced market intelligence also positions the U.S. Government to highlight the value of
U.S. technologies and to encourage foreign governments to make the tendering processes fair, open,
and transparent» (Ibíd.).
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 111
recer su expansión exterior —cuestión objeto de un trabajo anterior del au-
tor (Véase: Arcos, 2010)—, el salto definitivo hacia la institucionalización
de la IC se produce a mediados de los años ochenta con la aparición de pu-
blicaciones sobre la materia, la fundación de la Sociedad de Profesionales de
la Inteligencia Competitiva (SCIP) y la actividad de sus miembros.
En cuanto a Japón, se suele destacar el papel de la información en su
cultura, como vector de identidad. Autores como Ikeya e Ishikawa (2001) se
han referido a la sólida cultura de inteligencia japonesa subrayando la im-
portancia que tiene del concepto de Joho (palabra con el doble significado de
información e inteligencia) para la sociedad japonesa. Algo que vendrían a
poner de manifiesto en el ámbito empresarial, conductas sistemáticas y gene-
ralizadas entre los empleados, indistintamente de su adscripción departa-
mental, como recoger y analizar información sobre los competidores en fe-
rias para después presentar un informe a su organización, o la práctica de
reconocer a los empleados su capacidad de adquirir y analizar información.
De la misma manera, las relaciones público-privadas en materia de inteli-
gencia competitiva son estrechas, siendo las embajadas, el Ministerio de
Economía, Comercio e Industria (METI), la Cámara de Comercio e Indus-
tria de Japón (JCCI) y la Organización Japonesa de Comercio Exterior
(JETRO), fundada en 1958, elementos relevantes del sistema nacional de
inteligencia económica y competitiva. Esta última institución, JETRO, ha
sido definida como un servicio de inteligencia comercial internacional o
como la agencia de inteligencia de facto del METI (Véanse: Johnson, 1982
y Oros, 2002) y sus actividades incluyen la diseminación de inteligencia a las
empresas japonesas.
A pesar de la imagen que fuera de Francia tiene en la actualidad la intelli-
gence economique, fruto de la política pública implementada en la última dé-
cada, lo cierto es que a finales de los años noventa algunos estudios señala-
ban el bajo nivel de concienciación sobre la importancia de la inteligencia
competitiva en el seno de las empresas francesas, en contraste con los mo-
delos japonés, alemán y británico (Véase: Potter, 1998: 54-55). La cultura
de inteligencia competitiva de Francia en la actualidad no procede, por lo
tanto, de una larga tradición sostenida en la materia, sino que se debe más
bien al papel desempeñado por el Estado, sobre todo a partir del Informe
Carayon (2003), tras un primera fase de introducción y concienciación so-
bre su valor en los años noventa que parece ser también el origen del surgi-
RUBÉN ARCOS
112 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
miento de los Estudios de Inteligencia en las universidades francesas y del
incremento de publicaciones y de investigación sobre la materia. 9
Institucionalmente, un decreto presentado al Consejo de Ministros el 16
de septiembre 2009 creaba un Delegado Interministerial de Inteligencia
Económica con el objetivo de reforzar la eficacia de la acción del Estado en
la materia. De acuerdo con el mismo, éste tiene la misión de proponer y ela-
borar la política pública francesa de inteligencia económica, dirigir y coordi-
nar su ejecución y evaluar su eficacia. Así mismo, un Comité Directivo, bajo
la autoridad de la Presidencia de la República, establece las líneas para el
Delegado Interministerial, quien debe rendir cuentas sobre su labor al Co-
mité, en el que están representados el Presidente de la República, el Primer
Ministro, los Ministros Interior, Exteriores, Defensa, Economía y Finanzas.
El articulado del Decreto, asigna al Delegado Interministerial10, figura
que reemplaza a la del anterior Alto Representante de Inteligencia Económi-
ca en dependencia del Primer Ministro, las funciones, entre otras, de: con-
tribuir a los trabajos prospectivos que pretenden identificar las evoluciones
del entorno internacional científico, tecnológico y económico con el fin de
discernir los factores estratégicos; asegurar la recopilación, síntesis y difusión
de información estratégica para alertar a las autoridades estatales sobre la
evolución económica de interés prioritario, y las empresas a entender el en-
torno competitivo en el que operan; apoyar, en conjunto con los ministerios
competentes, a las empresas en sus operaciones internacionales (Art. 3.);
identificar y proponer la lista de los sectores económicos portadores de inte-
reses nacionales estratégicos (Art. 4); preparar medidas, en coordinación con
los ministerios pertinentes, para garantizar y ampliar la influencia y la pre-
sencia de Francia en las instituciones internacionales con una dimensión
económica, así como su influencia en las actividades económicas (Art. 5);
promover y coordinar las acciones de formación, de comunicación y de sen-
sibilización en inteligencia económica de los departamentos ministeriales
interesados (Véase: Décret n° 2009-1122 de 17 de septiembre 2009).
Por otra parte, en el organigrama del Ministerio de Economía, Finanzas e
Industria se encuentra el Servicio de Coordinación de la Inteligencia Eco-
nómica (SCIE), en dependencia de la Secretaría General, cuyo Secretario
—————
9 Sobre esta última cuestión, véase: Denécé y Arboit: 2010: 732.
10 Es nombrado por Decreto del Consejo de Ministros, a propuesta del Ministro de Economía.
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 113
ejerce, además, la responsabilidad de Alto Funcionario de Defensa y Seguri-
dad (HFDS) y que tiene la misión encomendada de asesorar y ayudar a los
ministros con competencias en la materia en todo lo relativo a las medidas
de seguridad económica y situaciones de emergencia que afecten a la defen-
sa, la seguridad y la vida de la nación.
El SCIE dispone de unos servicios centrales y de una red territorial de 22
Encargados de la Misión Regional de la Intelligence Economique (CRIE) en
el seno de las Direcciones Regionales de Empresas, Competencia, Consumo,
Trabajo y Empleo (DIRECCTE) desde el 2010. De acuerdo con la infor-
mación publicada en la web de este servicio de coordinación, los encargados
de misión se encuentran en estrecho contacto con todos los servicios eco-
nómicos y financieros descentralizados, con socios de otras administraciones
nacionales, instituciones locales, cámaras de comercio, profesionales, etc., y
sus actividades comprenden: (1) información y orientación a las empresas,
en particular las pymes, las de tamaño intermedio y microempresarios; (2)
asistencia en desarrollo de negocios internacionales en colaboración con
Ubifrance; (3) contribución a la promoción de la cultura de inteligencia
competitiva, participando en partenariados y estructuras de enlace próximas
a las empresas, y organización de seminarios con socios nacionales o locales
sobre inteligencia.
El sistema francés, cuenta además con otros dispositivos y actores im-
portantes, como son los llamados Schémas régionaux d’intelligence écono-
mique (SRIE), las Cámaras de Comercio e Industria, los polos de competiti-
vidad y las asociaciones profesionales, que juegan un papel fundamental en
la promoción y la práctica de la inteligencia competitiva.
Del sistema del Reino Unido, más allá del papel, la comunidad de inteli-
gencia y de la Foreign and Commonwealth Office (FCO), se ha destacado la
influencia de la CBI, la Confederación de Industrias Británicas (Potter,
1998: 61). Así mismo, el BIS (Department for Business, Innovation and
Skills), que sucede al anterior Department of Trade and Industry, cuyo Se-
cretario de Estado es también presidente del the Board of Trade, a través del
UKTI (UK Trade and Investment), proporciona asesoramiento y apoyo
práctico a las empresas británicas en comercio exterior, incluyendo servicios
de market intelligence a medida.
Finalmente, el hub del sistema alemán parece ser el sector privado como
centro de relaciones de flujos informativos bidireccionales (Potter, 1998: 61-
RUBÉN ARCOS
114 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
63). De acuerdo con el Informe Martre, ese centro de convergencia de flujos
asocia reticularmente intereses de bancos, grupos industriales y compañías
de seguros, configurándose como un centro redes de decisión donde rara-
mente existiría disenso con las autoridades federales y locales, destacando el
papel de los Länder en la promoción de estudios de prospectiva comercial
(Véase: Martre, 1994). Según un reciente artículo de la Oficina Federal para
la Protección de la Constitución (BfV), en 2008 se ha creado un Círculo
Interministerial para la Protección de la Economía, integrando a ministerios
con competencias en economía y seguridad, así como organismos de seguri-
dad federales. En las reuniones de ese Círculo también participa la ASW
(Asociación Alemana para la Seguridad de la Economía) que coopera for-
malmente con el BND y el BfV (Véase: BfV, 2010).
4. LA INTELIGENCIA COMPETITIVA EN ESPAÑA
España es un país donde la praxis de la inteligencia competitiva en el ámbito
de la empresa cuenta con una escasa tradición. A falta de un estudio minu-
cioso que pudiera evidenciar los motivos históricos de esta ausencia, lo cierto
es que, hasta fechas recientes, el concepto de inteligencia ha sido ajeno para
nuestras empresas. Esta falta de concienciación en la empresa es sintomática
de un déficit generalizado, en tanto que empresarios, directivos y empleados
son parte del sistema social. Lo cual ha tenido también su expresión corres-
pondiente en el ámbito político.
El incipiente cambio cultural que se está produciendo en este sentido,
tiene en los servicios de inteligencia del Estado, más concretamente en el
CNI, a un activo dinamizador del mismo. Como dijimos al principio, este
servicio, prácticamente desde su creación, viene desarrollando una impor-
tante la labor de sensibilización y de creación de cultura de inteligencia, que
no es exclusiva del ámbito empresarial español, sino parte de un proyecto de
mayor envergadura donde el ámbito académico constituye su otro eje fun-
damental de actuación. Es evidente que las acciones desarrolladas para pro-
mover la cultura de inteligencia en uno y otro ámbito se entrelazan en mu-
chas ocasiones, como pueda ser la participación de académicos y
profesionales del mundo de la empresa y de la administración en foros pú-
blicos y semipúblicos.
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 115
En lo que respecta al ámbito académico, su papel es fundamental, no sólo
para la creación de cultura de inteligencia sino para la profesionalización de
la disciplina. Aun habiéndose introducido con un considerable retraso con
respecto a países como Estados Unidos y el Reino Unido (en torno a veinte
años), el estudio, la investigación y la enseñanza de la inteligencia en España
ha contado con un significativo y rápido desarrollo. La firma de convenios
con universidades como la Universidad Rey Juan Carlos (2005) y la Univer-
sidad Carlos III de Madrid (2006), muy activas en la organización de cursos,
seminarios, congresos (2008, 2010) o talleres, propició la creación de la
primera revista científica en inteligencia (2006)11 y el primer Máster en el
ámbito universitario nacional dirigido a formar especialistas en el análisis de
inteligencia (2009). Además de la actividad de estas universidades, se está
produciendo la emergencia de toda una red académica a nivel nacional en
torno a la disciplina con importantes nodos también en Barcelona, Valencia,
Zaragoza, Granada, Salamanca o Galicia, a la que hay que sumar las activi-
dades desarrolladas por universidades privadas.
La formación de profesionales en las metodologías y técnicas de adquisi-
ción de información, especialmente de fuentes abiertas y de fuentes huma-
nas, pero sobre todo en el análisis y producción de inteligencia, es vital para
el ámbito de la empresa donde, con las excepciones oportunas, existe un dé-
ficit considerable. La mejora del análisis de inteligencia es un aspecto al que
las propias comunidades de inteligencia de los países más avanzados vienen
prestando una especial atención como cuestión prioritaria. En este sentido,
la aparición de publicaciones abiertas en los últimos años sobre metodolo-
gías de análisis derivadas de la práctica y del know-how que poseen los ana-
listas de los servicios de inteligencia, es fundamental para posibilitar la
transferencia de conocimiento al ámbito académico y al empresarial. Ese co-
nocimiento es esencial para que el ámbito académico pueda aportar un fee-
dback dirigido a perfeccionar las técnicas utilizadas o a aportar otras nuevas
susceptibles de ser utilizadas por los servicios, y formar a futuros analistas.
De la misma forma, muchas empresas, sobre todo en Estados Unidos, se
vienen valiendo de la experiencia de profesionales que, una vez concluido su
—————
11 Inteligencia y seguridad: Revista de análisis y prospectiva se edita por la Cátedra Servicios de In-
teligencia y Sistemas Democráticos (URJC), el Instituto de Inteligencia «Juan Velázquez de Velasco»
(UC3M) y la Editorial Plaza y Valdés. El ámbito de la IC también cuenta en España desde 2002 con
la Revista Puzzle.
RUBÉN ARCOS
116 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
servicio, se han incorporado a sus plantillas corporativas y que pueden
transferir el conocimiento que poseen al resto del equipo. Sirva el ejemplo
de Jan Herring, uno de los pioneros de la IC en Estados Unidos, y su expe-
riencia previa como analista de la CIA. En todo caso, como ya apuntará
Sherman Kent (1955), el registro del conocimiento teórico-práctico es esen-
cial para que la inteligencia pueda alcanzar la madurez como disciplina. En
este mismo sentido, el papel de la SCIP y de otras asociaciones está siendo
determinante para el desarrollo global de la inteligencia competitiva.
La política de apertura responsable del CNI, en línea con la que iniciaron
otras naciones con sus servicios de inteligencia tras el colapso soviético, con
Estados Unidos a la vanguardia, está permitiendo avanzar a nuestro país en
la materia. Un hecho que contrasta con la vigencia de la Ley de Secretos
Oficiales de tiempos preconstitucionales que viene constituyendo un obstá-
culo para la investigación en España y, por lo mismo, para transferir a los
actores económicos el acervo de la experiencia acumulada por los profesio-
nales de nuestro país. Por lo mismo, la formación de los futuros profesiona-
les en la materia es heredera, en buena medida, de la experiencia registrada y
de las metodologías y técnicas generadas y empleadas en otros países, que
además siempre han contado con importantes recursos a su disposición.
En el ámbito empresarial, la joven (2009) Asociación Española para la
Promoción de la Inteligencia Competitiva (ASEPIC) está llevando a cabo
una laboriosa tarea de toma de conciencia y difusión de la práctica de la IC
en nuestro país. La Asociación integra a actores empresariales que practican,
en alguna medida, la disciplina en España y a empresas prestadoras de servi-
cios de IC y relacionados (consultoría, vigilancia tecnológica, herramientas
de software, prospectiva, etc.)12. Así mismo, podemos destacar que la evi-
dente conexión de la vertiente de influencia de la IC con los ámbitos profe-
sionales de la comunicación persuasiva, como es el lobbying, ha unido, me-
diante convenio de colaboración, a ASEPIC con la Asociación de
Profesionales de las Relaciones Institucionales (APRI). Del mismo modo, la
reciente incorporación de la revista Moneda Única como socio, revista con
un target claramente directivo, y organizadora de la Feria IMEX, enfocada al
—————
12 Entre los socios de ASEPIC se encuentran empresas como Iberdrola, Eulen Seguridad, La
Caixa, Indra, o Pons Patentes y Marcas, así como miembros a título individual de empresas como
S21sec e instituciones como el Consejo Superior de Cámaras.
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 117
comercio internacional y a las inversiones, puede posibilitar una mayor difu-
sión de la IC entre las empresas, más allá de la mera toma de conciencia. El
Club de Exportadores e Inversores Españoles, asociación empresarial sin
ánimo de lucro, también viene poniendo en valor la disciplina a través de
iniciativas tales como jornadas y seminarios.
Es oportuno señalar que la percepción que desde el ámbito académico se
tiene sobre el proceso de implantación de la IC en las empresas españolas, es
que se está desarrollando de una manera bastante pausada; aunque exista
cierta demanda de profesionales y programas especializados como el referido
anteriormente, que cubren sin problema las plazas ofertadas en contra de la
tendencia general actual13. Entre los motivos, la crisis económica puede estar
actuando como barrera de una disciplina cuya función es precisamente pro-
teger a la empresa y adaptarla a su entorno haciéndola más competitiva
aportando conocimiento.
En cuanto a las capacidades informativas del Estado relacionadas con la
economía y el comercio, además de la competencia del CNI en inteligencia
económica, no es ninguna novedad que España dispone de una red de con-
sejerías económicas y comerciales y de oficinas de Turismo en el exterior. En
este sentido, el Consejo de Ministros aprobó la Orden AEC/2783/2006, de
7 de septiembre, de medidas dirigidas a la potenciación de la acción exterior
del Estado en la que se señalaba la adaptación y potenciación de las estructu-
ras de éstas.
De acuerdo con el anexo del Informe sobre la Reforma del Servicio Exte-
rior Español, la Dirección General de Comercio presta apoyo a la interna-
cionalización en el ámbito público y a las empresas. Los servicios de carácter
público son: asistencia en las funciones de representación de la Secretaría de
Estado de Comercio; información estratégica para la política económica y
comercial de España en el exterior; defensa de los intereses españoles en fo-
ros internacionales; información y registro de datos sobre inversiones exte-
riores españolas en el exterior, y extranjeras en España. Los servicios a em-
presas consisten en: información estratégica para la toma de decisiones
(situación económica de los países y relaciones económicas y comerciales;
—————
13 El Máster en Analista de Inteligencia (URJC-UC3M), al que el CNI presta su apoyo, cuenta
con una demanda que duplica (y casi ha llegado a triplicar) las plazas ofertadas. Por otra parte los
alumnos de la primera edición han constituido la ASAI (Asociación Española de Analistas de Inteli-
gencia).
RUBÉN ARCOS
118 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
información sobre inversiones exteriores); información sobre política eco-
nómica y comercial de España con un país determinado; y apoyo financiero
a la exportación y a la inversión. 14
El Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), adscrito al Ministerio
de Industria, Turismo y Comercio a través de la Secretaría de Estado de
Comercio, al que el Real Decreto-ley 4/2011, de 8 de abril15, dota de medi-
das urgentes de impulso a la internacionalización, convierte en entidad pú-
blica empresarial, proporciona información a las empresas enfocada a su in-
ternacionalización (estudios de mercado y documentación sobre países,
documentación sobre sectores, información enfocada a la inversión, publica-
ciones sobre comercio exterior, etc.). El ICEX cuenta con una red de Direc-
ciones Territoriales en España y de Oficinas Económicas y Comerciales en el
exterior que prestan servicios personalizados como información de mercados
exteriores en cuestiones como identificación de competidores, precios, análi-
sis de mercado.16
En cuanto a la inversión exterior, Invest in Spain (Sociedad Estatal para
la Promoción y Atracción de las Inversiones Exteriores, S.A.), es una socie-
dad mercantil estatal creada por Acuerdo del Consejo de Ministros en 2005
que depende también funcionalmente de la Secretaría de Estado de Comer-
cio Exterior, y se constituyó con el objeto de «promoción y atracción de la
inversión extranjera en España, así como el impulso y la coordinación de un
—————
14 El anexo señala en detalle las áreas de cobertura de la información económica de Oficinas
Económicas y Comerciales a las autoridades, centros directivos de la Administración y empresas. En-
tre otras, el «seguimiento, análisis e información de la evolución económica y comercial del país de
destino, y sus perspectivas, y de su política económica con particular atención a todo lo relativo a su
sector exterior y otros datos estructurales relevantes».
Véase: http://www.maec.es/SiteCollectionDocuments/Documentos/anexos.pdf
15 El Artículo 3 del Real Decreto-Ley dispone que: «1. Constituyen los fines del ICEX el ejecutar
las acciones que, en el marco de la política económica del Gobierno, se le encomienden para promo-
ver la internacionalización de la empresa española y la mejora de su competitividad; 2. En particular,
el ICEX impulsará la internacionalización de las empresas españolas, en especial de las pequeñas y
medianas empresas (PYMES), en todas las fases de su proceso de internacionalización, a través de la
prestación de aquellos servicios, programas, apoyos económicos, instrumentos de información, finan-
ciación o asesoría que en cada momento se le requieran; 3. En las actuaciones que desarrolle, el ICEX
prestará particular atención a la colaboración con otros organismos públicos y privados y entidades
que compartan con ICEX la voluntad y el mandato de apoyar la internacionalización empresarial».
16 El ICEX participa también en el proyecto CITEX (Competetive Intelligence in Trade and
Export) financiado por el Programa Leonardo de la EU», enfocado especialmente a las PYMES.
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 119
clima adecuado para las inversiones exteriores». La Sociedad proporciona
entre sus servicios información e informes a los inversores.
En relación con el sector del turismo, la Secretaria de Estado de Turismo
y el Consejo Superior de Cámaras (CSC)17 han creado el Centro de Cono-
cimiento, Inteligencia e Innovación Turística, Intelitur, un proyecto con fi-
nanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).18 El CSC
a través de iniciativas como Intelitur, viene siendo un actor importante para
la IC en España, sobre todo a partir del año 2005. Igualmente, financiado
por fondos FEDER, y dentro de los programas de las Cámaras, se encuentra
el SITI (Servicio de Inteligencia Tecnológica Internacional), para pymes.19
Por su parte, la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), orga-
nismo autónomo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, partici-
pa en la iniciativa CEVIPYME (Centro virtual de apoyo a la pyme en ges-
tión de propiedad industrial) junto a la Escuela de Organización Industrial
(EOI) que ofrece un servicio de vigilancia e inteligencia tecnológica para
pymes.
Cabe mencionar también en el ámbito de la normalización y certificación
nacional, la reciente aparición de la Norma UNE 166006:2011 (marzo
2011) de Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva.
En cualquier caso, entendemos que tras una primera fase de introducción
de la inteligencia en la universidad española y en las empresas, la consolida-
ción del proceso tal vez requiere de una implicación mayor por parte de la
—————
17 De conformidad con el Artículo 18 de la Ley 3/1993, de 22 de marzo, Básica de las Cámaras
Oficiales de Comercio, Industria y Navegación, el Consejo Superior de Cámaras es una corporación
de derecho público y organismo de representación, relación y coordinación de las Cámaras. Las Cá-
maras son «órganos consultivos y de colaboración con las Administraciones Públicas, sin menoscabo
de los intereses privados que persiguen», que tienen competencias de carácter público atribuidas por
Ley como «desarrollar actividades de apoyo y estímulo al comercio exterior, en especial a la exporta-
ción, y auxiliar y fomentar la presencia de los productos y servicios españoles en el exterior».
18 De acuerdo con la información de las Cámaras, Intelitur tiene los objetivos de: «aunar y
transferir el conocimiento existente sobre el sector turístico; potenciar la innovación y la transferencia
tecnológica, generando instrumentos que permitan a las empresas posicionarse mejor en el mercado y
ser más competitivas; Promover y fomentar el desarrollo tecnológico y la difusión de las mejores prác-
ticas en el sector turístico, adaptando la oferta a las nuevas exigencias y oportunidades». Consúltese:
https://www.camaras.org/publicado/intelitur.html
19 Las Cámaras y la Federación Española de Centros Tecnológicos (FEDIT) han puesto en marcha la
Plataforma de Oferta Tecnológica, un proyecto que cuenta con financiación del Ministerio de Ciencia e In-
novación. Consúltese: http://www.ofertatecnologica.net/buscadorcamaras/Buscador.aspx.
RUBÉN ARCOS
120 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
administración. De una política interministerial coordinada (Defensa, Exte-
riores, Economía, Industria, Turismo y Comercio, Ciencia e Innovación,
Educación) que entienda que la praxis de la inteligencia, como vanguardia
de la seguridad que es, constituye una contribución ineludible para garanti-
zar nuestra seguridad económica y nuestra competitividad. Un programa de
máximos debería entender que no se trata sólo de poner a disposición de las
empresas la información abierta o el expertise de administraciones y orga-
nismos en cuestiones como la internacionalización, por más importante que
esto sea, sino de implantar toda una manera de entender la dirección y ges-
tión de la empresa en España. ¿Puede establecerse una estrategia digna de ese
nombre y sus líneas ejecutarse sin una buena inteligencia? Las acciones
transversales de cultura de inteligencia van dirigidas hacia ese objetivo, pero
para ello no sólo se necesitan altos niveles de concienciación, sino también
responder a los mismos con verdaderos profesionales de la disciplina capaces
de elaborar productos de calidad con un elevado nivel de análisis e interpre-
tación y de comunicar al decisor la incertidumbre asociada a un estado de
cosas.
Por otro lado, la difusión más bien escasa que la dimensión empresarial
de la misma tiene en los medios de comunicación, tendentes a relacionarla
con el espionaje corporativo, podría estar demandando una estrategia de
comunicación por parte de la administración como complemento de las ac-
ciones que ya se están realizando desde el CNI.
Durante el último año, el papel de la Inteligencia para la seguridad eco-
nómica y la competitividad ha adquirido un mayor protagonismo del habi-
tual en España. Así, el Grupo Parlamentario Popular presentaba el 8 de abril
en el Congreso la «Proposición No de Ley, relativa a crear un Sistema Na-
cional de Inteligencia Competitiva y desarrollar una Estrategia Nacional de
Competitividad». De otra parte, la Estrategia Española de Seguridad, elabo-
rada tras su anuncio hace unos años y presentada al Consejo Nacional de
Defensa a finales de mayo, señala como amenaza la inseguridad económica y
financiera (junto a terrorismo, crimen organizado, conflictos armados, vul-
nerabilidad energética, armas de destrucción masiva, ciberamenazas, flujos
migratorios, y emergencias y catástrofes) planteando crear un Sistema de
Inteligencia Económica (SIE). Más concretamente, el documento afirma
que se establecerá este SIE «para promover y defender los intereses económi-
cos nacionales» y que «en colaboración y coordinación con otros organismos
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 121
del Estado, analizará y facilitará información económica estratégica relevan-
te, oportuna y útil para apoyar la acción del Estado y facilitar una mejor to-
ma de decisiones»20.
No obstante, entendemos que esa inteligencia económica del Estado para
la toma decisiones gubernamentales debería conjugarse con la práctica de la
inteligencia competitiva por parte de las empresas. Los requerimientos de
inteligencia para la acción del Estado y de sus administraciones, de un lado,
y los de los actores empresariales del otro, son de una naturaleza distinta. Es
la satisfacción de ambas necesidades de inteligencia, a través del estableci-
miento de sistemas adecuados que proporcionen buenos productos al go-
bierno y a las empresas españolas, un sistema se sistemas, lo que puede pro-
ducir la emergencia efectiva de seguridad y competitividad económicas
como propiedades sistémicas. Y es claro que la ejecución de una estrategia de
competitividad sostenible, indisolublemente ligada a la seguridad económi-
ca, requiere de un sistema de inteligencia adecuado para alcanzar su objeti-
vo, lo cual pasa por una acción coordinada de todos sus elementos a través
de estructuras superiores que garanticen esa coordinación.
5. CUESTIONES A CONSIDERAR PARA UN SISTEMA NACIONAL
DE INTELIGENCIA ECONÓMICA Y COMPETITIVA
De la misma forma que se está produciendo un cambio de paradigma (Véa-
se: Lahneman, 2011) en el ámbito de las Comunidades de Inteligencia para
hacer frente a las amenazas y nuevos desafíos, donde la explotación adecuada
de la información abierta disponible y la interacción con elementos externos
al sistema son clave, constituyendo la información que no es accesible para
todos y la capacidad para correlacionar todas las piezas (abiertas y secretas),
el auténtico valor añadido de los servicios de inteligencia, en el ámbito eco-
nómico, podría articularse un sistema adecuado que permita a las empresas
acceder en tiempo oportuno a la mejor información abierta que se encuentra
—————
Acceso al documento en: http://www.cadenaser.com/csermedia/cadenaser/media/201011/17/
internacional/20101117csrcsrint-1-Pes-PDF.pdf. [Consultado: 18/06/2011].
El Documento oficial puede consultarse en: http://www.lamoncloa.gob.es/NR/rdonlyres/D0D9
A8EB-17D0-45A5-ADFF-46A8AF4C2931/0/EstrategiaEspanolaDeSeguridad.pdf [Último acceso:
26/09/2011].
RUBÉN ARCOS
122 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
en manos de las administraciones, para que puedan integrarla con la infor-
mación que ellas mismas recogen y generar el conocimiento apropiado a sus
requerimientos. El desarrollo de capacidades de inteligencia competitiva es
clave para que las empresas puedan ofertar productos y servicios competiti-
vos, internacionalizarse asumiendo los menores riesgos posibles y evitar sor-
presas estratégicas, anticiparse a la competencia y liderar los cambios, posi-
cionar sus marcas internacionalmente, gestionar su imagen y reputación
corporativas haciendo frente a acciones de influencia exteriores, y proteger
sus activos intangibles.
Comunidades de Inteligencia como la Norteamericana han entendido
que la explotación de la información abierta para producir Inteligencia es
esencial, creando un Centro de Fuentes Abiertas (OSC). El Departamento
de Comercio en su ámbito de actuación, a través de su National Technical
Information Service (NTIS), ofrece el servicio online World News Connec-
tion (WNC) que se alimenta de la información abierta internacional que le
proporciona el OSC.
De manera análoga, podrían estudiarse las posibilidades existentes en
nuestro país para establecer dispositivos similares por parte del Estado con
las administraciones competentes en materia de seguridad económica y
competitividad, para facilitar el acceso a toda esa información que no sien-
do secreta, tampoco ha sido validada y analizada utilizando fuentes y mé-
todos de esta naturaleza, como complemento de los servicios personaliza-
dos que ya realizan, por ejemplo, la red de oficinas económicas y
comerciales, que pueden ser potenciados. Una Oficina de Información
Estratégica Económica y Comercial que contase con un Servicio de Fuen-
tes Abiertas con posibilidad acceso a las bases de datos comerciales21 que ya
contratan muchas administraciones. La filosofía en todo caso es que el
flujo responsable de información fuentes-receptores contribuya en benefi-
cio de la seguridad económica y la competitividad. Un Centro de estas ca-
racterísticas podría completar su servicio ofreciendo formación en análisis
y producción para los usuarios, siendo en este sentido clave el papel de
universidades y practitioners.
—————
21 Conviene remarcar en este sentido que la información que no es reservada o secreta no necesa-
riamente es gratuita.
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 123
Es fundamental que aquellas empresas con capacidad para establecer de-
partamentos o unidades internas en su seno22, hagan suyas las buenas prácti-
cas y lecciones aprendidas derivadas de la experiencia de las organizaciones
que vienen liderando la práctica de la IC, así como del know-how procedente
de la administración. En este sentido, la investigación realizada por Jan He-
rring y Judith Leavitt (2011) sobre programas de inteligencia competitiva de
calidad mundial es de utilidad para evaluar programas actuales en las empre-
sas e identificar buenas prácticas de cara al futuro.
Para Herring, la excelencia en un programa de IC se alcanza cuando se
dan en su totalidad los siguientes ítems: (1) un equipo usuario/dirección
preparado que utiliza IC/BI; (2) un director de IC respetado y de confianza;
(3) la empresa muestra concienciación y aceptación en torno al papel y valor
de la IC; (4) operaciones de inteligencia profesionalmente planificadas; (5)
un programa de IC conducido de acuerdo a un conjunto formal de directri-
ces legales y éticas; (6) adquisición competente tanto de fuentes primarias
como secundarias cuya utilización proactiva proporciona alerta temprana a
la organización; (7) el análisis facilita comprensión competitiva profunda
con previsión directiva; (8) realiza operaciones de contrainteligencia diseña-
das para proteger la propiedad intelectual de la compañía de actividades de
inteligencia de los competidores; (9) se sirve de tecnologías de información
para adquisición y análisis, y para apoyar las aplicaciones de los usuarios fi-
nales; (10) recursos adecuados con personal capacitado profesionalmente.
Además de estas diez características, la dirección debe no sólo apoyar el pro-
grama, sino utilizarlo con frecuencia; debe haber operado de forma continua
durante cinco o más años y haberse convertido en parte de la cultura corpo-
rativa (Véase: Herring y Levitt, 2011: 13).
En relación con la fase de producción del ciclo de inteligencia, de acuer-
do con la matriz de madurez elaborada por Leavitt, un programa de IC op-
timizado sería aquel que difunde productos de inteligencia programados in-
cluyendo implicaciones para la empresa y que miran al futuro aportando
comprensión en profundidad y alcance (Ibíd.). Para ello, es necesaria la im-
plicación de la dirección a la hora de establecer los requerimientos de inteli-
gencia y aportar el feedback que permita elaborar la inteligencia estratégica,
—————
22 En España fundamentalmente se vienen implantando programas en empresas de sectores es-
tratégicos como la energía y las comunicaciones, así como el sector farmacéutico.
RUBÉN ARCOS
124 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
operacional y táctica, adecuada a las necesidades de la empresa. La adecua-
ción de las fuentes a las operaciones de la empresa y el dominio de técnicas
avanzadas de análisis y producción son elementos que marcan la diferencia
en la praxis de la IC, así como los programas de formación de directivos y
profesionales.
Las pequeñas y medianas empresas, fundamentales en el tejido empresa-
rial español, son las que más pueden beneficiarse de los servicios de la admi-
nistración, ya que, debido a sus características, el desarrollo de un programa
completo en su seno parece altamente improbable. El desarrollo de iniciati-
vas por parte del Estado que apoyen la actividad de las empresas que comer-
cializan servicios de IC y relacionados, y certifiquen la calidad del servicio, es
una forma indirecta de implantar la práctica de la IC en las pequeñas empre-
sas.
Por otra parte, la industria de contenidos es un eje sectorial de gran im-
portancia para la influencia geoeconómica y cultural de los países al que se
debe prestar especial atención. En Francia parece que se está configurando
una dimensión de nuevo cuño para la inteligencia económica: la intelligence
culturelle.23
6. A MODO DE CONCLUSIÓN
La iniciativa de cultura de inteligencia y la política de apertura del Centro
Nacional de Inteligencia está siendo fundamental para el desarrollo de la
disciplina en nuestro país y debería potenciarse como acción transversal para
el desarrollo de la Inteligencia Competitiva.
España necesita un Sistema Nacional de Inteligencia Económica y Com-
petitiva coordinado para la defensa y promoción de sus intereses, como so-
porte de una Estrategia de Seguridad Económica y Competitividad Sosteni-
ble si es que pretende ser un actor geopolítico y económico relevante en el
futuro.
—————
23 La IAFIE (Asociación Internacional Francófona de Inteligencia Económica) y la Asamblea de
Cámaras Francesas de Comercio e Industria (AIFIE) ha organizado recientemente en la UNESCO la
Jornada «L’Intelligence culturelle, nouveau territoire de l’Intelligence économique». Así mismo, José
María Lassalle, en un reciente artículo, ha planteado una acción transversal de inteligencia competitiva
en el ámbito cultural para nuestro reposicionamiento estratégico (Lassalle, 2011).
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 125
El Sistema debe integrar a todas las administraciones tradicionalmente
competentes en la materia a través de una política interministerial bien arti-
culada, siendo de gran relevancia la implicación de Educación, Ciencia e In-
novación.
El desarrollo de capacidades para la explotación de fuentes abiertas es un
desafío que España debería afrontar dotándose de los instrumentos y recur-
sos materiales y humanos adecuados, y tomando en consideración la es-
tructura de su tejido empresarial y la configuración territorial del Estado.
Los referentes del Open Source Center, junto a las investigaciones de al-
gunos académicos sobre los cambios de paradigma que se están produciendo
en el ámbito de la Inteligencia tradicional, y las plataformas virtuales que
están estableciendo en España para proporcionar información abierta a las
empresas, invitan a establecer un grupo de trabajo para el estudio y posibili-
dades de articulación de una Oficina de Información Estratégica Económica
y Comercial que contase con un Servicio de Fuentes Abiertas integrado en el
Sistema.
Las políticas de formación de analistas de inteligencia y de profesionaliza-
ción de esta actividad son indispensables para que las empresas puedan con-
tar con productos de inteligencia de calidad que respondan a sus requeri-
mientos de inteligencia.
El fomento de la investigación en esta área de conocimiento transdisci-
plinar es fundamental para seguir desarrollando la disciplina, transferir co-
nocimiento a las empresas y poder competir con sistemas de otros países.
La experiencia de servidores públicos, instituciones de la administración y
entidades dependientes de éstas, académicos e investigadores, empresas y
profesionales de la inteligencia en España, debe tenerse en cuenta con el
propósito de crear un Sistema que responda eficazmente a las necesidades de
conocimiento y anticipación de los decisores del gobierno y de las empresas,
cuyo objetivo no debe ser otro que garantizar el bienestar económico de Es-
paña y de los ciudadanos.
REFERENCIAS
ARCOS, Rubén (2010). La lógica de la excepción cultural. Entre la geoecono-
mía y la diversidad cultural. Madrid: Cátedra.
RUBÉN ARCOS
126 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
BENNET, Gill (2007). Churchill’s man of mystery: Desmond Morton and the
World of Intelligence. London and New York: Routledge.
BFV (2010). «Espionaje económico, un desafío para la protección de la
Constitución Alemana». Inteligencia y seguridad: Revista de análisis y pros-
pectiva. N.º 9, pp. 41-46.
CARAYON, Bernard (2003). Intelligence économique, compétitivité et cohésion
sociale. París: La Documentation française
CLINTON, William J. (1995). A National Security Strategy of Engagement
and Enlargement. Washington, D.C.: The White House.
COMISIÓN CRISEX [En línea] (2005). Informe Sobre la Reforma del Servicio
Exterior Español;
http://www.maec.es/SiteCollectionDocuments/Documentos/informe-
CRISEX.pdf. [Consultado: 17/06/2011].
COMMISSARIAT GÉNÉRAL DU PLAN (1994). Intelligence économique et stráte-
gie des enterprises, Travaux du groupe présidé par Henri Martre. París: La
Documentation Française.
DENÉCÉ, Eric; ARBOIT, Gérald (2010). «Intelligence Studies in France».
International Journal of Intelligence and CounterIntelligence. Vol. 23, N.º
4, pp. 725-747.
DIRECTOR NATIONAL INTELLIGENCE (2009). Annual Threat Assessment of
the Intelligence Community for the Senate Select Committee on Intelligence
(12 February 2009).
EQUIPO DE INTELIGENCIA ECONÓMICA CNI (2010). «Aproximación a la
Inteligencia Competitiva». Inteligencia y seguridad: Revista de análisis y
prospectiva. N.º 9, pp. 19-40.
España. Ley 3/1993, de 22 de marzo, Básica de las Cámaras Oficiales de
Comercio, Industria y Navegación. BOE N.º 70 de 23/3/1993, pp.
8623-8630.
España. ORDEN AEC/2783/2006, de 7 de septiembre, por la que se dis-
pone la publicación del Acuerdo de Consejo de Ministros, por el que se
aprueban medidas para la potenciación de la acción exterior del Estado.
BOE N.º 218 de 12/09/2006, pp. 32217-32219.
España. Proposición no de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Po-
pular en el Congreso, relativa a crear un Sistema Nacional de Inteligencia
Competitiva y desarrollar una Estrategia Nacional de Competitividad.
BOCG N.º 563 de 29/04/ 2011, pp. 13-14.
HACIA UN SISTEMA ESPAÑOL DE INTELIGENCIA PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA Y LA COMPETITIVIDAD
INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X 127
España. Real Decreto-Ley 4/2011, de 8 de abril, De medidas urgentes de
impulso a la internacionalización. BOE N.º 87 de 12/4/2011, pp.
37503-37508.
Francia. Décret n° 2009-1122 du 17 septembre 2009 relatif au délégué in-
terministériel à l’intelligence économique.
GOBIERNO DE ESPAÑA (2011). Estrategia Española de Seguridad: una res-
ponsabilidad de todos. Madrid.
Estrategia Española de Seguridad (Documento no oficial);
http://www.cadenaser.com/csermedia/cadenaser/media/201011/17/inter
nacional/20101117csrcsrint-1-Pes-PDF.pdf. [Consultado: 18/06/2011].
HARBULOT, Christian (1992). La machine de guerre economique: Etats-Units,
Japon, Europe. París: Economica.
HERRING, Jan P.; LEAVITT, Judith A. (2011). «The Roadmap to a World-
Class Competitive Intelligence Program». Competitive Intelligence. Vol.
14, N.º 1, pp. 9-28.
IKEYA, Nozomu; ISHIKAWA, Katsumi (2001). «The Japanese Intelligence
Culture». Competitive Intelligence Review. Vol. 12, N.º 4, pp. 51-56.
JOHNSON, Chalmers (1982). MITI and the japanese miracle. California:
Stanford Universiti Press.
KENT, Sherman [En línea] (1955). The need for an Intelligence literature.
Central Intelligence Agency; https://www.cia.gov/library/center-for-the-
study-ofintelligence/csi-publications/books-and-monographs/sherman-
kent-and-theboard-of-national-estimates-collected-essays/2need.html.
[Consultado: 01/01/2011].
LAHNEMAN, William J. (2011). Keeping U.S. Intelligence effective: the need
for a revolution in intelligence affairs. Lanham, Maryland: Scarecrow Press.
LASSALLE, José María (2011). «Geoeconomía y cultura de Estado». El País,
17 de marzo.
MARTÍN, Ruth A. (2010). «Modelo normalizado de unidad de inteligencia
competitiva y manual de operaciones: una propuesta». Inteligencia y segu-
ridad: Revista de análisis y prospectiva. N.º 9, pp. 67-93.
OROS, Andrew L. (2002). «Japan’s Growing Intelligence Capability». Inter-
national Journal of Intelligence and CounterIntelligence. Vol. 15, N.º 1,
pp. 1-25.
POTTER, Evan H. (Ed.) (1998). Economic Intelligence and national security.
Carleton University Press.
RUBÉN ARCOS
128 INTELIGENCIA Y SEGURIDAD 11 (ENERO-JUNIO 2012). PÁGINAS 103-128. ISSN: 1887-293X
SEIGLIE, Carlos, COISSARD, Steve y Yann ÉCHINARD (2008). Economic in-
telligence and national security En: Jacques Fontanel y Manas Chatterji
(Eds.). War, Peace and Security (Contributions to Conflict Management,
Peace Economics and Development, Volume 6), pp.235-248.
TWENTIETH CENTURY FUND (1996). In from the cold: the report of
theTwentieth Century Fund Task Force on the Future of U. S. Intelligence /
background papers by Allan E. Goodman, Gregory F. Treverton, and
Philip Zelikow. New York: Twentieth Century Fund Press.
US SENATE SELECT COMMITTEE ON INTELLIGENCE (1994). Economic In-
telligence. Hearings First session, August 5 1993. Washington, DC: US
Government Printing Office.
US EXPORT PROMOTION CABINET [En línea] (2010). Report to the Presi-
dent on the National Export Initiative: the Export Promotion Cabinet’s
Plan for Doubling U.S. Exports in Five Years;
http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/nei-report-9-16-10-full.pdf
[Consultado: 17/06/2011].
UNITED STATES. «Trade Promotion Coordinating Committee» Executive
Order 12870, September 30, 1993.
UNITED STATES. «National Export Initiative» Executive Order 13534,
March 11, 2010.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Book
The mysterious life and career of Desmond Morton, Intelligence officer and personal adviser to Winston Churchill during the Second World War, is exposed for the first time in this study based on full access to official records. After distinguished service as artillery officer and aide-de-camp to General Haig during the First World War, Morton worked for the Secret Intelligence Service from 1919-1934, and the fortunes of SIS in the interwar years are described here in unprecedented detail. As Director of the Industrial Intelligence Centre in the 1930s, Morton's warnings of Germany's military and industrial preparations for war were widely read in Whitehall, though they failed to accelerate British rearmament as much as Morton - and Churchill - considered imperative. Morton had met Churchill on the Western Front in 1916 and supported him throughout the 'wilderness years', moving to Downing Street as the Prime Minister's Intelligence adviser in May 1940. There he remained in a liaison role, with the Intelligence Agencies and with Allied resistance authorities, until the end of the war, when he became a 'troubleshooter' for the Treasury in a series of tricky international assignments. Throughout Morton's career, myth, rumour and deliberate obfuscation have created a misleading picture of his role and influence. This book shines a light into many hitherto shadowy corners of British history in the first half of the twentieth century. This book will be of great interest to scholars and informed lay readers with an interest in the Second World War, intelligence studies and the life of Winston Churchill.
Article
The international security environment is complex. No dominant adversary faces the United States that threatens our existence with military force, but the global financial crises has exacerbated what was already a growing set of political and economic uncertainties. We are nevertheless in a strong position to shape a world reflecting universal aspirations and values that have motivated Americans since 1776: human rights; the rule of law; liberal market economics and social justice. Whether we can succeed will depend on actions we take here at home: restoring strong economic growth and maintaining our scientific and technological edge and defending ourselves at reasonable cost in dollars without violating our civil liberties. It will also depend on our actions abroad, not only in how we deal with regions, regimes and crises, but also in developing new multilateral systems, formal or informal, for effective international cooperation in trade and finance, in neutralizing extremist groups using terrorism, in controlling the proliferation of WMD, developing codes of conduct for cyberspace and space, and in mitigating and slowing global climate change.
Article
In Japan, the relationship between the government and business has traditionally been strong due to the country's historical and cultural background. The major governmental organizations have played a critical role supporting the nation's CI activities in business and in the industrial/technology arena. Until the 1980s, the government, especially through the Ministry of Economy, Trade, and Culture (METI), directed business to facilitate the country's economic recovery following the devastation of World War II. The government not only coordinates complex issues among companies, but also provides CI support through METI, the Japan External Trade Organization (JETRO), and its embassies. Japan's economic recession and bureaucratic corruption of the 1990s suggest that its economy is now in a transitional period from its postwar industrial success. The national policy may now change focus. It is anticipated that the roles of METI and its affiliates would also have to change. Businesses and citizens are calling for the liquidation of government-affiliated organizations whose roles are no longer relevant or appropriate. In light of this, any CI distributed by those national organizations would be somewhat, or greatly, reduced if such restructuring takes place. However, collaboration between the government and business organizations will continue. As long as Japanese companies maintain their information-intensive culture, there will be support for CI activities regardless of whether it comes from the government or other sources. © 2001 John Wiley & Sons, Inc.
de 7 de septiembre, por la que se dispone la publicación del Acuerdo de Consejo de Ministros, por el que se aprueban medidas para la potenciación de la acción exterior del Estado
  • España
  • Orden
España. ORDEN AEC/2783/2006, de 7 de septiembre, por la que se dispone la publicación del Acuerdo de Consejo de Ministros, por el que se aprueban medidas para la potenciación de la acción exterior del Estado. BOE N.º 218 de 12/09/2006, pp. 32217-32219.
«Geoeconomía y cultura de Estado»
  • José María
LASSALLE, José María (2011). «Geoeconomía y cultura de Estado». El País, 17 de marzo.
Intelligence économique, compétitivité et cohésion sociale París: La Documentation française CLINTON A National Security Strategy of Engagement and Enlargement
CARAYON, Bernard (2003). Intelligence économique, compétitivité et cohésion sociale. París: La Documentation française CLINTON, William J. (1995). A National Security Strategy of Engagement and Enlargement. Washington, D.C.: The White House.