ArticlePDF Available

Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica

Authors:

Abstract and Figures

We present an archaeoastronomical analysis of the orientations of six protohistoric sanctuaries and public buildings located in archaeological sites of the south of the Iberian Peninsula (Coria del Río, El Carambolo, Saltillo, Mesa de Setefilla, Tejada la Vieja and El Oral). This study, the first of its kind conducted on a sample of Early Iron Age sanctuaries in this geographic area, is based on the accurate measurement of the orientations defined by the buildings and the analysis of the horizon around them and reveals clear astronomical relations. In particular, religious buildings show similar characteristics and orientation towards an azimuth of 55°. The regularities found seem to suggest the existence of religious beliefs and rituals linked to singular positions of the brightest celestial bodies as the Sun, Moon or Venus.Presentamos un análisis arqueoastronómico de la orientación de seis santuarios y edificios de carácter público protohistóricos en sitios arqueológicos situados en el mediodía de la Península Ibérica (Coria del Río, El Carambolo, Saltillo, Mesa de Setefilla, Tejada la Vieja y El Oral). El estudio, el primero de este tipo que se realiza sobre una muestra de santuarios del Hierro Antiguo en esta área geográfica, se basa en la medida precisa de las orientaciones definidas por los edificios y el análisis del horizonte que les rodea y revela claros vínculos astronómicos. En particular, los edificios de culto muestran unas características similares y una orientación hacia un acimut de 55°. Las regularidades encontradas parecen sugerir la posible existencia de credos y rituales religiosos relacionados con posiciones singulares de los astros principales visibles a simple vista, como el Sol, la Luna o Venus.
Content may be subject to copyright.
TRABAJOS DE PREHISTORIA
70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
RESUMEN 1
Presentamos un análisis arqueoastronómico de la
orientación de seis santuarios y edificios de carácter
público protohistóricos en sitios arqueológicos situados
en el mediodía de la Península Ibérica (Coria del Río,
El Carambolo, Saltillo, Mesa de Setefilla, Tejada la Vie-
ja y El Oral). El estudio, el primero de este tipo que
se realiza sobre una muestra de santuarios del Hierro
Antiguo en esta área geográfica, se basa en la medida
precisa de las orientaciones definidas por los edificios y
el análisis del horizonte que les rodea y revela claros vín-
culos astronómicos. En particular, los edificios de culto
muestran unas características similares y una orientación
hacia un acimut de 55°. Las regularidades encontradas
parecen sugerir la posible existencia de credos y rituales
religiosos relacionados con posiciones singulares de los
astros principales visibles a simple vista, como el Sol,
la Luna o Venus.
ABSTRACT
We present an archaeoastronomical analysis of the
orientations of six protohistoric sanctuaries and public
buildings located in archaeological sites of the south
of the Iberian Peninsula (Coria del Río, El Carambolo,
Saltillo, Mesa de Setefilla, Tejada la Vieja and El Oral).
This study, the first of its kind conducted on a sample of
Early Iron Age sanctuaries in this geographic area, is
1
(*) Instituto de Astrofísica de Canarias. C/ Vía Láctea s/n.
38205 La Laguna. Tenerife. España. Correo e: cel @iac.es
(**) Dpto. de Prehistoria y Arqueología, Facultad de Geo-
grafía e Historia, Universidad de Sevilla. C/ María de Padilla
s/n. 41004 Sevilla. España. Correo e.: escacena@us.es
Recibido 5-I-2012; aceptado 12-IV-2012.
based on the accurate measurement of the orientations
defined by the buildings and the analysis of the horizon
around them and reveals clear astronomical relations.
In particular, religious buildings show similar charac-
teristics and orientation towards an azimuth of 55°. The
regularities found seem to suggest the existence of reli-
gious beliefs and rituals linked to singular positions of
the brightest celestial bodies as the Sun, Moon or Venus.
Palabras clave: Arqueoastronomía; Tartessos; Fenicios/
Colonización fenicia; Religión; Templos; Urbanismo;
Orientación astronómica; Baal; Astarté.
Key words: Archaeoastronomy; Tartessos; Phoenicians/
Phoenician colonisation; Religion; Temples; Town plan-
ning; Astronomical orientation; Baal; Astarte.
1. INTRODUCCIÓN
El papel de la arqueoastronomía como rami-
ficación de los estudios arqueológicos tiene cada
vez una mayor aceptación a nivel académico.
Durante los últimos veinte años ha aparecido un
número creciente de trabajos de esta temática en
las revistas especializadas españolas de Arqueo-
logía y Prehistoria (López Plaza et al. 1991-92;
Iwaniszewski 1994; Esteban y Cortell 1997; Cer-
deño et al. 2001-02; Esteban 2002; Cerdeño et
al. 2004; Cerdeño et al. 2006; Esteban y Moret
2006; Rodríguez et al. 2006). M. Cerdeño y G.
Rodríguez (2009) coordinaron un volumen espe-
cial sobre arqueoastronomía que incluye catorce
artículos en una de las revistas más relevantes
del área.
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios
protohistóricos del sur de la Península Ibérica
Archaeology of the sky. Astronomical orientations in Protohistoric buildings of the south
of the Iberian Peninsula
César Esteban (*)
José Luis Escacena Carrasco (**)
06-Arqueologia del cielo.indd 114 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 115
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
En la actualidad, los estudios de arqueoas-
tronomía cuentan en España con una trayectoria
aún breve, aunque con un grado de desarrollo y
aceptación completamente equiparable a los de
nuestro entorno europeo (Esteban 2003; Cerdeño
et al. 2006; Belmonte 2009). Las dos líneas de
investigación mayoritarias han sido el análisis de
la orientación de los megalitos del sur y suroeste
de la Península Ibérica y las Islas Baleares (López
Plaza et al. 1991-92; Hoskin 2001, 2006; Gon-
zález García 2009) y las relaciones astronómicas
en santuarios y necrópolis de culturas de la Edad
del Hierro como la celtibérica (Almagro-Gorbea
y Gran-Aymerich 1991; Armentia et al. 1993; Ba-
quedano y Escoraza 1998; Cerdeño et al. 2001-02;
Cerdeño et al. 2004; Cerdeño et al. 2006; Cerdeño
y Rodríguez 2009) e ibérica (Esteban y Cortell
1997; Esteban 2002; Esteban y Moret 2006).
Los aspectos astronómicos del mundo religioso
y funerario del Hierro Antiguo hispano han sido
escasamente investigados. M. L. Ramos Sainz
(1986: 32) ya indicó que la mayoría de las tumbas
del período fenicio arcaico en la Península Ibérica
se disponen con sus ejes longitudinales cercanos
a la línea este-oeste. Esta misma autora señaló
que las necrópolis de Trayamar y de Puente de
Noy orientan siempre sus tumbas de cámara con
la puerta hacia el este. Accesos dispuestos hacia
el oriente también se encuentran en los hipogeos
de Villaricos (Belmonte 1999: 186) y de Málaga
(González García et al. 2007), según una distri-
bución que muestra dos picos bien diferenciados
relacionables respectivamente con el orto solar
en el solsticio de invierno y con los equinoccios.
Uno de nosotros (Esteban 2012) ha analizado el
patrón de orientaciones de las sepulturas en fosa
de las necrópolis de La Angorrilla (Alcalá del
Río, Sevilla) y de Cerrillo Blanco (Porcuna, Jaén),
ambas fechadas entre los siglos VII y VI a. C.,
encontrando en los ejes mayores de las tumbas
un patrón de orientaciones análogo, que cubre el
rango de ángulos donde se producen los ortos u
ocasos solares o lunares. El otro autor (Escacena
2007, 2009) ha tratado las relaciones astronómi-
cas de la orientación de los santuarios de Coria
del Río y del Carambolo, en el Bajo Guadalquivir,
más que nada para ocuparse de los posibles ritos
solares asociados a los templos y a sus altares
entre los siglos IX y VI a.C.
En este trabajo presentamos un estudio ar-
queoastronómico de 6 santuarios y posibles lu-
gares de culto, de los cuales 4 corresponden al
Hierro Antiguo (siglos IX a VI a.C.) y 2 al Hierro
Reciente (siglos V a IV a.C.). Se sitúan en el valle
del Guadalquivir, excepto uno, localizado en la
desembocadura del río Segura, en la provincia
de Alicante (Fig. 1). Nuestro objetivo principal
ha sido explorar las posibles relaciones astro-
nómicas de la orientación de los edificios y del
horizonte visible desde ellos. Se consideran los
dos yacimientos mas recientes como interesantes
elementos de comparación, bien por su cercanía
espacial (caso del ‘edificio público’ de Tejada la
Vieja), bien por compartir elementos del primer
grupo (el altar tipo de piel de toro del santuario
ibérico de El Oral). Somos conscientes de que los
yacimientos estudiados son solo una muestra limi-
tada de los posibles edificios de culto del Hierro
Antiguo conocidos en el sur peninsular. Nuestra
intención es ampliar la muestra en el futuro para
que las conclusiones alcancen el mayor peso es-
tadístico posible.
2. LA TOMA DE DATOS: DESCRIPCIÓN
DE LA FASE DE CAMPO
La fase de campo se llevó a cabo entre el 22 y el
25 de abril de 2006 (excepto en el Oral, véase apar-
Fig. 1. Mapa de situación de los edificios protohistóricos
del sur de la Península Ibérica estudiados. Provincia de
Sevilla: 1 Caura (Coria del Río), 2 Carambolo (Sevilla),
3 Saltillo (Carmona), 4 Mesa de Setefilla (Lora del Río);
provincia de Huelva: 5 Tejada la Vieja (Escacena del Cam-
po); provincia de Alicante: 6 el Oral (San Fulgencio).
06-Arqueologia del cielo.indd 115 13/06/13 18:05
116 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
tado 4) y contó en la mayoría de los casos con la
colaboración y el asesoramiento de los arqueólogos
responsables de la excavación de los yacimientos o
que formaron parte del equipo en su día. Se utilizó
una brújula de precisión, un clinómetro de mano,
un teodolito portátil, un aparato de posicionamien-
to global (GPS) y una cámara fotográfica digital.
La metodología de la toma de datos se detalla en
Esteban y Delgado (2005) y en Esteban y Moret
(2006) por lo que solo la resumiremos.
El GPS sirvió para obtener las coordenadas
geográficas de los yacimientos, así como para cro-
nometrar las medidas de la posición del Sol ne-
cesarias para corregir el nivel cero de los ángulos
horizontales proporcionados por el teodolito. Este
instrumento óptico determinó las coordenadas
horizontales (acimut y altura) de los elementos
topográficos del horizonte que rodea a los sitios
analizados. La precisión de este aparato es de
0,045° sexagesimales (unos 2,7 minutos de arco,
1/10 del diámetro solar aproximadamente) para
ambos ejes. Las medidas de altura cercanas al
horizonte se corrigieron del efecto de la refracción
atmosférica, la cual hace que la altura aparente de
un astro tienda a ser mayor que la real (Esteban
y Moret 2006: 170-171).
El teodolito mide ángulos horizontales res-
pecto a un origen de coordenadas arbitrario cuya
posición varía cada vez que cambiamos de lugar
el instrumento. Sin embargo, para el estudio ne-
cesitamos manejar ángulos horizontales referidos
al norte geográfico, que denominamos acimutes.
Por ello debemos conocer la diferencia angular
entre el norte geográfico y el origen de los ángulos
horizontales del teodolito en la posición en que
lo estemos utilizando. Determinamos este ángulo
de corrección centrando el disco solar en el retí-
culo del visor en varias ocasiones (casi siempre
tres) durante la visita al yacimiento. Para cada
observación, y cronometrando la acción con el
GPS, calculamos el acimut real del Sol a partir
de los datos de coordenadas ecuatoriales diarias,
publicados en el Almanaque Náutico del Observa-
torio de San Fernando (Cádiz). El promedio de las
diferencias entre el ángulo horizontal medido con
el teodolito y el acimut calculado para cada una
de las medidas individuales del centro del disco
solar nos proporcionará el ángulo de corrección.
El teodolito proporciona demasiada exactitud
para calcular la orientación de las construcciones
de los yacimientos por lo que estas se midieron
con una brújula de precisión cuya incertidumbre
es del orden de 1°. Los ángulos horizontales que
se obtienen con la brújula están referidos al norte
magnético, por lo que también fue necesario obte-
ner la declinación magnética, que corresponde al
ángulo de corrección que hay que aplicar a las lec-
turas de la brújula para lograr el acimut. Dicho va-
lor se consiguió comparando el ángulo horizontal
medido con la brújula para varias cotas topográ-
ficas (generalmente campanarios de poblaciones
cercanas y cumbres de montañas) con los acimutes
proporcionados por el teodolito (calibrado tal y
como describimos) para esas mismas cotas o por
líneas definidas entre la posición del yacimiento
y dichas cotas trazadas sobre mapas del Servicio
Geográfico del Ejército o del Instituto Geográfico
Nacional a escala 1:50.000 ó 1:100.000.
A partir de las coordenadas horizontales –aci-
mut (A) y altura (h)– obtenidas para un punto
cualquiera del horizonte, y conocida la latitud del
lugar, podemos calcular la declinación celeste ( 1)
(d) del astro que tiene su orto u ocaso por di-
cho punto a través de una sencilla ecuación de
transformación de coordenadas (Esteban y Moret
2006: 171, ecuación 5).
3. SANTUARIOS Y POSIBLES LUGARES
DE CULTO EN EL GUADALQUIVIR
INFERIOR
3.1. El templo de Caura (Coria del Río, Sevilla)
Las intervenciones arqueológicas en el Cerro
de San Juan de Coria del Río, cabezo en el que
se ubicó la antigua Caura, han revelado que,
tras una acumulación de niveles prehistóricos, el
asentamiento del primer milenio a.C. incluyó una
pequeña comunidad fenicia (Escacena 2001). A
esta fase corresponden las primeras construccio-
nes con cimientos-zócalos de piedra y alzado de
adobes, además de la expansión del hábitat me-
diante la fundación de un templo y de un barrio
dispuesto en damero a su alrededor (Escacena e
Izquierdo 2001).
(1) La declinación corresponde al ángulo sexagesimal entre
un punto de la esfera celeste y el ecuador celeste medido a lo
largo del círculo mayor que pasa por los polos celestes y dicho
punto (Aparicio et al. 2000: 27, fig.1.2).
06-Arqueologia del cielo.indd 116 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 117
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
La superposición de cinco estructuras con si-
milar diseño sugiere la identidad en su función,
de manera que la identificación de una de ellas
como santuario permite extender ese mismo papel
a las demás. Desde la más antigua (I) a la más re-
ciente (V) se produjeron algunas modificaciones,
pero nunca tan profundas como para pensar en su
abandono como lugar de culto. Sólo el edificio
más reciente, cuya superficie se redujo, podría
arrojar algunas dudas al respecto. Aún habiéndose
levantado como recinto sagrado, al final de sus
días pudo desempeñar un papel no religioso. La
construcción que muestra más claramente su fun-
ción cultual corresponde al Santuario III del siglo
VII a.C. En ella se documentó una estancia con
suelo rojo adosada al muro perimetral del templo,
con un banco de barro paralelo a esta misma pared
exterior y un altar en el centro en forma de piel
de toro (Escacena e Izquierdo 2000).
Los altares taurodérmicos son ya bien cono-
cidos en la Protohistoria hispana y caracterizan
a centros de culto tanto de carácter rural como
urbano. Valga como ejemplo, por inaugurar la se-
rie de hallazgos, el santuario de Cancho Roano,
en Extremadura (Celestino 1994, 1997, 2008). El
templo de Caura pertenece al modelo urbano y
la topografía de su emplazamiento, cercano a la
subida más fácil al cabezo, insinúa su proximidad
a una posible puerta de la ciudad.
El santuario de Coria del Río fue un recinto
abierto delimitado por un muro. Se desconoce aún
si pudo tener su acceso principal por la fachada
oriental. Es posible que dispusiera de otro en la
cara opuesta, donde se constata un retranqueo de
la pared exterior para alojar un posible pórtico.
Pero esta alternativa no es determinable porque
estos vanos de entrada y salida no se reflejaron
en la cimentación de piedra, que es la única parte
conservada del perímetro del edificio. Lo mismo
ocurre en las casas vecinas. Con ello se querían
evitar zonas especialmente débiles en los funda-
mentos de la obra (Escacena e Izquierdo 2001:
146). El templo pudo disponer por tanto de dos
puertas, una al oriente y otra a poniente.
La estancia más sagrada corresponde a la ca-
pilla del Santuario III donde apareció el altar en
taurodermis. Es un pequeño recinto que debió
estar cubierto, aunque sin paredes en sus cuatro
costados. La presencia de fuego sobre el ara haría
imprescindible una buena ventilación, con lo que
quizás solo un cobertizo lo protegiera de las in-
clemencias meteorológicas. La ausencia de muros
en sus lados sur y oeste refuerza esta hipótesis.
Sobre su suelo de tierra apisonada y pintada de
rojo se levantó un banco de unos 10 cm adosado
a la tapia que contornea el santuario, en este caso,
también de barro e igualmente pintado de rojo
como el pavimento.
Desde su construcción, el altar no quedó pa-
ralelo a la pared del templo ni al eje longitudinal
de la capilla. Este rasgo sobre su orientación no
está certificado. De hecho, no se pudo localizar el
muro externo del santuario en sus proximidades
porque parece correr en la misma vertical que el
cimiento del Santuario IV, sí localizado pero no
levantado durante el proceso de excavación. Sin
embargo, la orientación del eje longitudinal del
altar de barro del Santuario III sería la misma que
la del primer edificio (Santuario I), aunque esta
fase del templo se conoce solo por una esquina
de la construcción. La evolución topográfica y
urbanística del complejo religioso, probablemente
sujeta a la necesidad de ampliación constante de
la anchura de la calle aledaña, podría explicar la
falta de una superposición exacta de los edificios.
De ahí que los cuatro templos superiores exhiban
una orientación ligeramente distinta de la que pue-
de desprenderse del escaso tramo de cimentación
conocido aún del templo que inauguró la serie en
el siglo VIII a.C.
En su momento de uso más antiguo (fase A),
el altar dispuso en su lado oriental de una protu-
berancia que imitaba la prolongación de la piel
correspondiente al cuello del bóvido, y en este
apéndice de una oquedad para colocar una mues-
tra de la sangre de la víctima inmolada. Por eso,
este flanco oriental puede considerarse el sector
más importante del altar desde el punto de vista
ritual y simbólico. Que se colocara hacia el este
puede ser, pues, una clave a tener en cuenta en
nuestro análisis. De hecho, también en esta zona,
aunque fuera del ara propiamente dicha, se do-
cumentó un círculo de tierra oscura interpretado
como hueco para embutir la asherah o árbol sa-
grado (Escacena e Izquierdo 2001: 134).
La función religiosa de este edificio de Caura
se sustenta en otros hallazgos propios de ambientes
templarios: dos escarabeos de los siglos VII-VI
a.C. y algunos fragmentos de cáscaras de huevos
de avestruz (Conde et al. 2005). Con estos datos, y
con base en una sugerente hipótesis propuesta por
M. Belén (1993) antes de descubrirse este santua-
06-Arqueologia del cielo.indd 117 13/06/13 18:05
118 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
rio, hoy puede sostenerse su posible consagración
a una divinidad protectora de los marineros (Baal
Saphon). Su ubicación en este enclave estaría ba-
sada en que el asentamiento controlaba entonces
la desembocadura del Guadalquivir en el golfo
tartésico (Arteaga et al. 1995: 109).
A fin de proteger las construcciones exhuma-
das, los restos del santuario de Coria del Río se
volvieron a enterrar después de su hallazgo en
1997-98, mientras que el altar se extrajo para su
restauración en el Instituto Andaluz de Patrimonio
Histórico. Como las estructuras no se han podido
medir directamente optamos por medir elementos
arquitectónicos modernos que estuvieran al descu-
bierto y que figurasen en la planimetría detallada
disponible sobre el yacimiento. Es el método usa-
do generalmente para determinar después la orien-
tación de los elementos arqueológicos de interés
astronómico. Los planos precisan la disposición
relativa de los elementos arquitectónicos, pero no
la posición absoluta de los conjuntos respecto al
norte geográfico, ya que en general marcan el nor-
te magnético. Esto dificulta, y a veces imposibili-
ta, utilizar la planimetría publicada para trabajos
arqueoastronómicos precisos (Esteban 2009). En
el caso del santuario de Coria del Río, se midió
con la brújula la orientación del muro perimetral
del Instituto de Educación Secundaria (IES Cau-
ra), ubicado sobre el yacimiento, al noreste de la
zona excavada. El error estimado para la orienta-
ción de dicho muro es de 1°. Posteriormente, se
determinó el ángulo formado entre el eje del altar
y el muro del IES Caura sobre la planimetría y se
sumó al acimut obtenido con la brújula. Se cal-
culó además la declinación magnética apropiada
comparando los ángulos de elementos topográfi-
cos del horizonte local obtenidos con la brújula
y los acimutes definidos en planos detallados de
la zona. De esta manera, y considerando según
hemos adelantado que la dirección relevante del
altar sería la oriental, el acimut del eje mayor de
este elemento sería de 55,5°, al que le podemos
asignar una incertidumbre de unos 2° (Fig. 2).
La presencia de construcciones modernas so-
bre el cabezo impidió llevar a cabo una autopsia
directa del horizonte oriental. De todas formas,
desde el talud del yacimiento que cae a plomo
sobre el Guadalquivir se pudo comprobar que el
horizonte lejano es muy plano y de una altura
(h) muy baja. Suponiendo h = 0°, el valor del
acimut encontrado para el altar correspondería
con el punto del horizonte donde se produce el
orto de un astro con una declinación del orden
de +26,4° ± 1,5°, ligeramente al norte del orto
solar del solsticio de verano. Según las eviden-
cias arqueológicas, hubo construcciones al norte
y al este del santuario coetáneas a este último,
que obstruyeron la observación directa de la vis-
ta oriental desde el templo en los momentos de
construcción del Santuario III. Por el contrario, al
estar situado el edificio en la pendiente occidental
del promontorio, en la dirección del puerto de la
antigua ciudad de Caura, el horizonte occidental
tuvo una mayor probabilidad de estar despejado,
como ocurre aún en la actualidad.
Como se ve en la figura 2, el banco de barro
situado inmediatamente al norte del altar presenta
la misma orientación que este, mientras que el
tramo de muro (posiblemente un banco) que se
localiza al sur es exactamente perpendicular. Las
otras paredes sincrónicas del altar no comparten
su orientación ni tampoco son exactamente per-
pendiculares entre ellas. Sin embargo, es impor-
tante indicar que la esquina del edificio de época
fundacional (Santuario I) sí parece coincidir con
la orientación del altar. Ello indicaría que el aci-
mut de 55,5° fue el que definió originalmente la
disposición del recinto inaugural. En cualquier
caso, esta última conclusión se basa en un tramo
Fig. 2. Plano de las fases III y IV del santuario tartésico
de Coria del Río (Sevilla) con sus distintos elementos.
06-Arqueologia del cielo.indd 118 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 119
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
muy pequeño, una esquina del cimiento, conocido
hasta ahora del Santuario I.
3.2. El santuario del Carambolo (Camas,
Sevilla)
La tradición historiográfica que cuenta con más
partidarios ha visto en el Carambolo un poblado
tartésico de fondos de cabaña circulares u ovales,
es decir, un asentamiento indígena fundado antes
de la colonización fenicia. Las fechas sostenidas,
no hace mucho para sus materiales más caracte-
rísticos, habrían venido a reforzar esta hipótesis
(Castro et al. 1996: 198). No obstante, tras las
excavaciones iniciadas a raíz del hallazgo del te-
soro que ha proporcionado fama al yacimiento,
se intuyó la presencia de elementos de carácter
sagrado que reflejarían una profunda singularidad
del sitio (Carriazo 1973: 292-293). Es decir, la
hipótesis de que el Carambolo fuera un centro
religioso, más que un asentamiento común, co-
menzó muy pronto, pero perduró mucho solo en
estado potencial. A pesar de las observaciones de
Carriazo, fue A. Blanco Freijeiro (1979: 95-96),
quien propuso de modo explícito que allí existió
un templo, si bien lo consideró tartésico como el
asentamiento. Habiendo reconocido por doquier
influencias orientales, no reparó en que el exvoto
de Astarté del Museo Arqueológico Hispalense,
cuyo posible hallazgo en el Carambolo él mis-
mo resolvió (Blanco 1968: n. 5), sugería víncu-
los fenicios. Pesaba tanto el axioma ‘fenicios en
la costa/tartesios en el interior’, que todo lo de
sabor oriental localizado en las tierras andaluzas
no litorales se interpretaba como reflejo de la
orientalización del mundo indígena, nunca como
la presencia directa de colonos semitas. Quedaba
lejos en el tiempo, además, la defensa de asenta-
mientos orientales en la comarca de los Alcores
por G. Bonsor (1899).
A pesar de la tendencia investigadora impe-
rante, algunos autores vieron en el Carambolo
un santuario con sus servicios anejos más que
un asentamiento con su templo correspondiente.
Allanaron el camino para comprender los des-
cubrimientos recientes, porque evidenciaron el
carácter singular y religioso de algunos ajuares
cerámicos o la existencia de estructuras de posi-
ble uso religioso entre lo excavado por Carriazo
(Belén y Escacena 2002: 169). Otras pesquisas
ahondaron en el carácter cúltico de algunas piezas
(Izquierdo y Escacena 1998) y en un cambio ra-
dical de la función del tesoro, que de joyas reales
pasaron a tenerse por atalaje para engalanar toros
destinados al sacrificio y ajuar litúrgico del sacer-
dote encargado del correspondiente rito (Amores
y Escacena 2003).
Desde el año 2002, las excavaciones en la par-
te superior del cabezo han ido confirmando la
hipótesis que ve en el lugar un recinto de culto
(Fernández Flores y Rodríguez Azogue 2005a,
2005b, 2007; Rodríguez Azogue y Fernández Flo-
res 2005). Según ellas, el edificio comenzó como
una humilde estructura rectangular subdividida en
tres espacios: un patio de entrada y dos estancias
cubiertas al fondo. Desde el exterior una pequeña
rampa permitía subir hasta el umbral de la puerta
del conjunto, ubicada en la fachada oriental. Aun-
que ambas capillas del fondo occidental estaban
muy destruidas en el momento de su excavación,
la meridional conservaba en su centro un altar
circular. Hecho con barro amarillento, presentaba
hacia el este una estructura muy deteriorada ela-
borada con el mismo tipo de arcilla. Pudo tener
la misma forma que el localizado en la fase C del
santuario extremeño de Cancho Roano (Celestino
2001: 28-30). La datación radiocarbónica lleva
esta fase inicial del complejo sacro al siglo IX
a.C., algo que la presencia de cerámica fenicia
confirma arqueológicamente.
Durante el siglo siguiente el solar ocupado por
este pequeño templo se convierte en patio cen-
tral trasero de un enorme complejo ceremonial
de planta de tendencia cuadrada o rectangular.
A esta etapa corresponde la construcción de un
gran espacio abierto de entrada y de un conjunto
de estancias rectangulares al fondo articuladas en
torno al patinillo central trasero que antes fuera
primer santuario.
Al norte del pequeño patio del fondo y sepa-
rado de el por un cuarto de servicio alargado, se
levantó una capilla con bancos adosados a sus
paredes longitudinales, que se pintaron de blanco
y rojo. Este último color se aplicó sucesivamente
al suelo de la estancia mediante finas capas de
pintura. Hacia el fondo de la habitación, a la que
se accedía desde el gran acerado de caparazones
de moluscos y que se interpreta como capilla de
Astarté, se encontró una estructura de adobes, en
su mayor parte arrasada por construcciones mo-
06-Arqueologia del cielo.indd 119 13/06/13 18:05
120 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
dernas, que se ha interpretado como base de un
altar por simetría con la estancia similar situada
al sur del patio interior.
Pero la cella mejor conservada es la meridio-
nal. Se trata de nuevo de un espacio rectangular
separado también del patio interior por un cuar-
to alargado. De esta forma, el núcleo central del
edificio adquiría una simetría casi perfecta. Este
espacio, interpretado como capilla para la divini-
dad masculina (Baal/Melqart), se rodeó asimismo
de bancos de adobe. En el centro de esta gran
sala se dispuso un altar en forma de piel de toro
que apenas levantaba unos centímetros del sue-
lo. Dicha altura solo la consiguió al final de su
vida y a base de repintados y retoques, pues en
origen era una simple impronta en el pavimento
de barro apisonado de la estancia. Recubierto por
completo de tinte rojo, conservaba en su centro
la espectacular huella del hogar, que en este caso
trascendía los límites del ara. En parte semejante
al de Caura, el altar taurodérmico del Carambolo
es, en cambio, de silueta más esquemática, mu-
cho más plano y de mayor tamaño, en casi todo
similar al diseño de los frontiles del tesoro que
casi cincuenta años antes apareciera unos 35 m
más al norte.
En atención al exvoto encontrado en este ca-
bezo, hay fuertes razones para asumir la consa-
gración del santuario del Carambolo a la diosa
Astarté, lo que no niega en absoluto la celebración
en él de cultos dedicados a su compañero divino
(Baal/Melqart). De ahí se deduciría su carácter
semita, una vinculación étnica y cultural acrecen-
tada por hallazgos como fragmentos de huevos de
avestruz, algunos escarabeos y un barco votivo de
cerámica con la forma de híppos fenicio (Esca-
cena et al. 2007).
Emplazado al oeste de *Spal > Hispalis (Sevi-
lla), en uno de los cerros más altos de la cornisa
oriental de la meseta del Aljarafe, el santuario
ocupaba una elevación singular de la orilla dere-
cha del paleoestuario del Guadalquivir, muy cerca
–apenas 10 km– de su antigua desembocadura en
Caura. En consecuencia, si este paisaje es el que
la Ora Maritima describe en las bocas del gran
río de Tartessos, y si es correcta la identificación
de Caura con el Mons Cassius (Belén 1993),
este sitio puede corresponder al que Avieno en
los mismos versos de su poema denomina Fani
Prominens, es decir, el ‘promontorio del templo’
(Or. Mar. 259-261).
Los excavadores han numerado los distintos
santuarios superpuestos del Carambolo al revés
que en Caura: ahora la construcción más antigua
es el edificio ‘Carambolo V’ y la más reciente
el complejo ‘Carambolo I’. Estos santuarios han
podido medirse de forma directa para nuestro
trabajo. La tarea de campo se centró en tomar
la orientación de las estancias más relevantes del
complejo: la habitación A-40 o capilla de Baal
de las fases Carambolo IV y III, que contenía
el altar taurodérmico (UE-2531), y los espacios
A-29 y A-46 del momento inicial o Carambolo V.
Estos dos últimos, junto con la pequeña sala A-45,
formaban el recinto sagrado prístino, siendo A-29
el patio de entrada, A-45 la capilla meridional del
fondo y A-46 la capilla septentrional. La figura 3
muestra fotos aéreas de las estructuras indicando
los elementos cuya orientación se evaluó. Se usó
la brújula de precisión en todos los casos. Del pa-
tio de acceso (espacio A-29) se tomó en conside-
ración básicamente la pared meridional, que con-
serva un banco corrido a todo lo largo de su cara
interna. Paralelo a este muro y a su poyo adosado
se encuentra el banco del lado septentrional del
patio, que sigue la misma orientación. La estancia
A-46, al fondo del patio A-29, se interpreta como
capilla para la divinidad masculina Baal/Melqart
de esta fase del santuario, mientras que la adosada
por el norte, mal conservada pero supuestamen-
te paralela a ella, estaría dedicada a Astarté. Al
medir las paredes septentrional y meridional de
la cella A-46, constatamos que son paralelas. En
este edificio inicial consideraremos como orien-
tación representativa del santuario más antiguo
(Carambolo V) la definida por estas dos capillas
(estancias A-46 y A-45). Esta orientación parece
más ajustada al eje de simetría del templo en su
conjunto. La declinación magnética se determinó
a partir del valor medio de las diferencias entre
los ángulos horizontales medidos con la brújula
para varias cotas lejanas y sus acimutes, obtenidos
estos últimos sobre planos topográficos detallados
de la zona.
El análisis arqueoastronómico del Carambolo
se basó en la determinación del acimut de los
distintos elementos del edificio y en la declinación
del astro que tiene su orto hacia el punto del hori-
zonte al que miran las puertas del recinto. El valor
de la altura promedio del horizonte se tomó como
h = 0°. Como acabamos de señalar, elegimos la
dirección oriental debido a que las entradas de
06-Arqueologia del cielo.indd 120 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 121
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
todas las estancias están abiertas a este flanco. A
ello debe sumarse que el hueco para la asherah
localizado en la capilla sur del Carambolo III, al
pie del altar taurodérmico, también privilegia el
este, como en Caura. En el edificio inaugural (Ca-
rambolo V), las capillas situadas al fondo apuntan
a un acimut de 59° (declinación +24°), mientras
que el ámbito A-29, patio que precede a esas capi-
llas, presenta una orientación ligeramente más al
norte: 55,8°. Todos los ángulos anteriores tienen
una incertidumbre asociada en torno a 1°. Las
paredes y bancos corridos de la estancia A-40, la
capilla sur del Carambolo IV y III, proporcionan
una orientación promedio de unos 54,6° (decli-
nación +27°), con una desviación estándar de 2°
(del orden de 1,5° en declinación). Desgraciada-
mente, la orientación del eje mayor del gran altar
taurodérmico de esta sala, siglado en el proceso de
excavación como unidad estratigráfica UE-2531,
no pudo medirse por estar tapado cuando se llevó
a cabo nuestro trabajo de campo. Sí sabemos que
su eje mayor es paralelo a los muros longitudina-
les de la sala que lo cobija, la A-40 (Fig. 3). Otro
ámbito importante que tampoco pudimos medir
entonces fue el que se considera capilla de Astarté
en las fases Carambolo IV y III (estancia A-1).
Este espacio disponía bajo el pavimento rojo de
una plataforma de ladrillos crudos que los exca-
vadores han interpretado como base de un posi-
ble altar. De cualquier manera, en la fotografía
aérea publicada (Fernández Flores y Rodríguez
Azogue 2007: 116, fig. 23) se puede comprobar
que la pared meridional (la mejor conservada) de
la estancia A-1 es paralela a la pared septentrional
de A-29, por lo tanto, el acimut de A-1 debe ser
cercano a 63,5° (declinación +20,4°).
Es necesario considerar que el santuario Ca-
rambolo V no estaba en época protohistórica exac-
tamente en la parte más alta del cerro, sino a unos
40 m de la cumbre en dirección oeste. Según el
informe geoarqueológico, la diferencia de altura
entre la cima del cabezo y la base del templo sería
de unos 3 m (Borja 2010: 197-200). Por lo tanto,
una persona situada de pie sobre el suelo de este
edificio primitivo, a la entrada del complejo, no
vería los ortos de los astros sobre el horizonte
lejano, sino sobre la corona del promontorio, si-
tuada a una altura aproximada de h 2°. Consi-
derando este nuevo horizonte, las declinaciones de
los astros hacia cuyos ortos apuntan las distintas
estancias serían A-46 = +25,5° y A-40 = +28,5°.
Es decir, la variación en declinación en todos los
casos sería de unos 1,5° al norte. La incertidumbre
asociada a dichos valores corregidos de la decli-
nación se ha incrementado en 0,7° al propagar
una incertidumbre adicional de ±1° en la altura.
Finalmente, también medimos algunos ele-
mentos topográficos relevantes del horizonte
oriental, sobre todo para comprobar la existen-
cia de marcadores astronómicos y/o topográficos
como los encontrados en otros santuarios proto-
históricos (Esteban 2002; Esteban y Moret 2006).
Pero no se encontraron tales relaciones con un
interés relevante.
3.3. El complejo de Saltillo (Carmona,
Sevilla)
Durante el seguimiento de unas obras, y sobre
todo durante la posterior excavación de urgencia
en un solar en la plaza Marqués de Saltillo, en
el barrio de San Blas de Carmona, se hallaron en
1992 unas estructuras arquitectónicas pertenecien-
tes a un complejo edilicio interpretado como lugar
de culto. Se localizaron en esos trabajos tres edifi-
Fig. 3. Vista aérea de las estancias A-40, A-29 y A-46
del santuario tartésico del Carambolo (Sevilla) (Fernández
Flores y Rodríguez Azogue 2007: 116, fig. 23) estudia-
das en el presente trabajo. Las flechas de trazo más fino
indican los elementos cuya orientación se midió con la
brújula de precisión. La anchura de las estancias A-40 y
A-29 es de unos 5 y 7 m respectivamente.
06-Arqueologia del cielo.indd 121 13/06/13 18:05
122 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
cios superpuestos, fechados por los materiales ar-
queológicos que contenían entre la segunda mitad
del siglo VII a.C., como mucho, y mediados del
V a.C. Según sus características arquitectónicas,
todas las construcciones de este recinto muestran
rasgos orientales, que en el mundo tartésico hay
que atribuir básicamente a la colonización fenicia.
En la fase más arcaica del conjunto pudo do-
cumentarse una estancia rectangular de 4,4 x 1,8
m, paredes de adobe y cimientos-zócalos de mam-
postería pétrea, dispuesta mediante un eje orientado
longitudinalmente en sentido este-oeste. Los exca-
vadores denominaron esta habitación ‘Ámbito 6’.
Parece que se entraba por una puerta que, por los
datos recabados durante la excavación, solo pudo
estar situada en la esquina que más tarde ocupó
un pozo de época romana. La sala contaba con 3
rincones o ángulos internos en los que, encastrados
en el suelo rojo, se ubicaban sendas vasijas del tipo
conocido como píthos de motivos orientalizantes.
Sobre el pavimento se rescataron también otros
contenedores cerámicos, entre los que destaca una
gran orza fabricada a mano y las posibles tapaderas
de los 3 recipientes decorados, así como un juego
de cucharas de marfil que forma en conjunto las
patas delanteras y traseras de un animal de doble
pezuña (Belén et al. 1997; Belén 2001).
Tan singular estructura y, sobre todo, tan im-
portantes y simbólicos ajuares han dado pie a in-
terpretar el edificio como lugar de culto (Belén
2000) y a vincularlo a una posible comunidad de
colonos orientales y/o sus descendientes, grupo
que habría ocupado durante el Hierro Antiguo la
pequeña meseta de Carmona donde se ubica el
barrio de San Blas.
Nuestro interés por analizar las posibles impli-
caciones astronómicas de esta estructura radica en
su identificación previa como centro ceremonial de
tipo religioso. No obstante, los trabajos arqueoló-
gicos no hallaron en ninguna fase del edificio los
altares que habrían certificado esa función común-
mente aceptada.
Como el solar donde apareció el edificio de
Saltillo, en el caso histórico de Carmona, se en-
cuentra hoy ocupado por viviendas, nuestro tra-
bajo de campo se tuvo que limitar a medir los
acimutes de las paredes de la manzana moderna
que se incluyen en la planimetría del yacimiento.
Con estos datos hemos estimado la orientación
de los muros antiguos del ‘Ámbito 6’ del san-
Fig. 4. A la izquierda, ubicación del edificio ‘Ámbito 6’ del yacimiento tartésico de Saltillo (círculos concéntricos), en
el barrio fenicio de Carmona (Sevilla) y a la derecha detalle del mismo (Belén et al. 1997).
06-Arqueologia del cielo.indd 122 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 123
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
tuario, a partir de los ángulos definidos por estas
estructuras y por las actuales (Fig. 4). La declina-
ción magnética utilizada para transformar ángulos
horizontales medidos con la brújula a acimutes
fue la misma que la obtenida horas antes en la
Necrópolis Romana de Carmona a partir de ob-
servaciones solares con el teodolito ( 2). Debido a
las características geológicas del lugar, no espe-
ramos variaciones locales del campo magnético,
suponiendo la misma declinación magnética en
ambos yacimientos. De hecho, las declinaciones
magnéticas que hemos determinado para los dis-
tintos sitios de época tartésica estudiados en el
presente trabajo son casi coincidentes (la disper-
sión es solo del orden de 0,5°), lo que refrenda
nuestra suposición.
En su momento el trazado de la sala del san-
tuario de Saltillo descrita más arriba no coinci-
día con el de las construcciones protohistóricas
superpuestas. La orientación del eje mayor del
habitáculo presenta un acimut de 53,5° ± 2,0°,
similar al del altar de Coria del Río y al de la
estancia A-40 del Carambolo (capilla del altar tau-
rodérmico). Si tomamos, también en este caso,
la orientación hacia oriente como la significativa
y un horizonte de h = 0° (es imposible medirlo
debido a que se encuentra en el interior de la
ciudad de Carmona), obtenemos una declinación
de +27,8° ± 1,5°.
3.4. La Mesa de Setefilla (Lora del Río,
Sevilla)
Este complejo yacimiento arqueológico está
ubicado en la vertiente meridional de Sierra Mo-
rena, al pie del arroyo Guadalbacar, subsidiario
del Guadalquivir por la derecha. El asentamiento,
prehistórico, protohistórico, romano y medieval,
ocupa una plataforma rocosa que domina una sig-
nificativa vía de comunicaciones que une el valle
bético con la Meseta central española. Al pie del
asentamiento se ubica una importante necrópolis
de tiempos tartésicos y romanos conocida en la
literatura arqueológica al menos desde el primer
tercio del siglo XX (Bonsor y Thouvenot 1928;
(2) Aprovechando nuestra visita a Carmona, medimos tam-
bién las orientaciones de algunas tumbas romanas de su necró-
polis, aunque estos datos no forman parte del presente artículo.
Aubet 1975, 1978). El área más destacable en este
trabajo es un potente tell ubicado al norte de la
actual ermita de la Virgen de Setefilla y bajo el
castillo de época islámica. M. E. Aubet ha dirigido
aquí diversos trabajos, de los cuales nos impor-
ta ahora solo el sondeo conocido como ‘Corte 3’
(Aubet et al. 1983).
Los dos edificios del Hierro Antiguo ana-
lizados por nosotros se emplazaron por tanto
sobre una pequeña acrópolis, entonces amura-
llada, de unos 5000 m² de extensión. Sobre esa
base y las importantes medidas de sus paredes,
cabe pensar que formaran parte de estructuras
de considerable envergadura e importancia den-
tro del asentamiento (Fig. 5). Si se unen tales
características a su fabricación, en un caso con
grandes sillares calizos trabados en cremallera
(Aubet et al. 1983: fig. 9 y láms. III-IV), se
percibe de inmediato la relevancia que estas
construcciones debieron tener en su día. Tales
hechos han llevado a que, al menos el edificio
de sillares, se considere parte de una singular
construcción pública de tipo religioso o social
(Aubet et al. 1983: 37-38). Desconocemos su
respectiva función, pero tal vez podrían aclarar
los papeles concretos de cada conjunto algunos
hallazgos producidos con posterioridad a las
excavaciones de los años 1970, que incluyen
algunos exvotos del Hierro Antiguo y que po-
drían por tanto señalar al mundo de las creencias
(Ladrón de Guevara et al. 1992). Pero como
tales datos nuevos proceden de unas obras no
controladas arqueológicamente y de un sector
del yacimiento relativamente alejado de los
complejos arquitectónicos que ahora nos inte-
resan, su valor científico es siempre relativo.
Tras su descubrimiento en 1979, y para garan-
tizar su protección como en los casos señalados
de Coria del Río y del Carambolo, los muros apa-
recidos en el Corte 3 fueron sepultados de nuevo
con la misma tierra extraída durante la excavación
arqueológica. Ello nos impidió medir de forma di-
recta la orientación de estas estructuras en la visita
que hicimos al yacimiento en abril de 2006. Por
ese motivo, nuestro estudio consistió en anotar
la orientación de varios lienzos de muralla y de
algunas paredes de la torre del homenaje de la
fortaleza medieval. A partir de estos datos he-
mos estimado la disposición astronómica de las
estructuras arqueológicas que nos interesan sobre
la planimetría disponible del yacimiento, espe-
06-Arqueologia del cielo.indd 123 13/06/13 18:05
124 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
cialmente las plantas publicadas en la memoria
de excavación (Aubet et al. 1983: 37-39, figs. 9
y 10).
La alineación de los dos muros estudiados, el
de sillares y el de mampostería que corre inme-
diatamente debajo de este, es ligeramente distinta.
La estructura superior o edificio de sillares, que
pertenece al estrato VI y que puede fecharse en
los momentos finales del Hierro Antiguo, presenta
un acimut de 100,5° (hacia el este), que corres-
pondería al orto de un astro con declinación -
(suponiendo un horizonte con h = 0°). El muro
del estrato VII, más antiguo y más ancho, y cons-
truido con mampostería irregular, muestra un aci-
mut de 83° (declinación = +5,5°). La excavación
de 1979, la que exhumó estas construcciones, no
proporcionó datos sobre la ubicación de las res-
pectivas puertas de los edificios a los que perte-
necieron en su día tales muros. Por ello hemos
supuesto, esta vez solo de forma hipotética, que
la dirección relevante fue la oriental como en los
demás casos analizados.
3.5. El ‘edificio público’ de Tejada la Vieja
(Escacena del Campo, Huelva)
En Tejada la Vieja se ubican los restos de una
gran ciudad fortificada de época tartésica que vi-
vió básicamente de la minería y metalurgia de la
plata (Fernández Jurado 1987; Fernández Jurado
y García Sanz 2001) (Fig. 6). El yacimiento con
6,4 ha de extensión está emplazado sobre una
meseta compuesta por tres terrazas escalonadas.
La muralla se extiende a lo largo de 1474 m y
solo conserva su base pétrea, un glacis caracte-
rístico de las defensas urbanas de las ciudades
siropalestinas. Este tipo de fortificación llegó
precisamente a la Península Ibérica en esa época
de manos de la diáspora fenicia (Escacena 2005:
198-205). Los primeros estudios científicos hacen
referencia a una ocupación de la Edad del Bronce
(Blanco y Rothenberg 1981: 281). Sin embargo las
excavaciones llevadas a cabo por el Servicio de
Arqueología de la Diputación de Huelva sugie-
ren una fundación no anterior al siglo VIII a.C.,
correspondiente a las primeras construcciones de
edificios públicos y de viviendas, así como a los
momentos iniciales de la fortificación que rodea
todo el asentamiento. La ocupación humana per-
manente duró hasta el siglo IV a.C., si bien se
perciben cambios sustanciales en el siglo VI a.C.,
cuando su economía pasa a ser fundamentalmente
agraria y ganadera. Por no pervivir hasta época
romana, se desconoce su nombre antiguo. Mu-
chos investigadores interpretan el yacimiento de
Tejada la Vieja como los restos de una fundación
tartésica, dándole a este calificativo valor étnico
además de cronológico. De ser así, no se trataría
Fig. 5. A la izquierda, plano general del sector norte de la Mesa de Setefilla (Lora del Río, Sevilla). Las estructuras
estudiadas se ubican en el Corte 3. Los planos corresponden a los estratos de época tartésica VI (centro) y VII (derecha)
de las excavaciones realizadas por Aubet et al. (1983). Se midió la orientación de la estructura de sillares del estrato
VI y la del muro de mampostería irregular del estrato VII (marcada con trazo más oscuro).
06-Arqueologia del cielo.indd 124 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 125
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
de un enclave fenicio. Pero la ausencia de un há-
bitat anterior a los momentos de la colonización
oriental sugiere la implicación de la población
cananea en su nacimiento. Se desconoce aún la
ubicación de su(s) necrópolis.
Aquí el estudio arqueoastronómico de campo
se centró en la medida de la orientación de las
paredes de varias estancias de una estructura, al
parecer de uso público, situada en la parte alta de
la población (terraza superior) y que se distribuye
entre los cuadros A-10 y A-6 excavados en la
campaña de 1986 (Fernández Jurado 1987: 77-82
y figs. 22 y 23). Es un edificio tenido en ocasiones
por ‘singular’ y que corresponde a la fase III del
hábitat, fechada desde mediados del siglo VI hasta
mediados del IV a.C. En el plano de la superficie
excavada de la ciudad publicado por Fernández
Jurado (1987: 91), reproducido parcialmente en
nuestra figura 6, vemos mayor grado de regulari-
dad en este complejo arquitectónico (paralelismo
entre las paredes enfrentadas y perpendicularidad
de los muros en las esquinas) que en las demás
construcciones exhumadas, que también se distri-
buyen de forma más aleatoria por este sector del
hábitat. Hacia el oeste linda con una calle de unos
7 m de anchura. Cabe señalar que las paredes de
este edificio medidas por nosotros y el resto de
estancias que se encuentran en la actualidad en
superficie en esta zona de la acrópolis correspon-
den a la época final de la ciudad, ya del siglo IV
a.C. Debido a esta cronología se ha dado siempre
este momento por turdetano (Hierro Reciente). Se
trata por tanto de una construcción más tardía que
el resto de las que estudiamos.
Las medidas de la orientación de los distintos
muros se obtuvieron con la brújula de precisión,
mientras que la declinación magnética se determi-
nó a partir de observaciones de la posición del Sol
con el teodolito. Del resultado de tales cómputos
se puede deducir que el edificio público aludido
se orienta de una forma muy precisa con relación
a los ejes determinados por los puntos cardinales.
Esto contrasta ya con el resto de las estructuras
aquí estudiadas, que pertenecen al Hierro Antiguo.
Fig. 6 Plano general de la acrópolis del poblado de Tejada la Vieja (Escacena del Campo, Huelva) a la izquierda. El
área gris corresponde al edificio público de época turdetana ampliado en el plano de la derecha y cuya orientación se
ha estudiado. Esta figura se basa en la planimetría facilitada por J. Fernández Jurado (Diputación Provincial de Huelva).
06-Arqueologia del cielo.indd 125 13/06/13 18:05
126 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
La única entrada aparente al complejo está
en su fachada sur. Desde aquí se accedería a un
espacio subdividido en dos pequeñas estancias,
y más adelante a un patio interior. El fondo apa-
rece de nuevo compartimentado, en este caso en
dos habitaciones alargadas y paralelas entre sí, de
similar diseño y extensión, con accesos indepen-
dientes desde el patio. Considerando la dirección
meridional como la relevante, ya que hacia ella
abren los vanos del edificio, encontramos que el
eje mayor de la estructura apunta a un acimut
de 179° ± 2°, justamente hacia el sur geográfico
(definido por la dispersión de los acimutes me-
didos para las distintas paredes). Esta estructura,
que se ha considerado de posible uso público, es
de gran regularidad y mayor calidad en relación
con las del entorno inmediato. Este rasgo, unido
a su orientación, sugiere que su localización en
el espacio fue un elemento determinante en su
diseño y construcción, lo que refuerza su carácter
de edificio singular.
4. EL ORAL (SAN FULGENCIO,
ALICANTE): LA HABITACIÓN IIIJ1
El Oral es uno de los asentamientos prerroma-
nos más antiguos del sureste peninsular ibérico,
pues se inicia en la primera mitad del siglo V
a.C. (Abad y Sala 1993: 239). Sin embargo ese
comienzo del hábitat es más tardío que el de la
mayoría de los analizados en el apartado 3. De-
cidimos incluirlo por contar con un posible altar
en forma de piel de toro similar al de Caura y,
sobre todo, al del Carambolo. Como este último,
el altar de El Oral es mas bien una impronta ela-
borada sobre el suelo de la denominada habitación
IIIJ1, ámbito que se interpreta como espacio sa-
cro (Abad y Sala 1993: 80). Numerosos aspectos
arquitectónicos del yacimiento resultan también
del mayor interés por sus vínculos estrechos con
tradiciones edilicias mediterráneas, que pueden
ponerse en relación directa con el mundo fenicio
y púnico (Sala y Abad 2006: 25). Son caracte-
rísticas presentes también en el mundo tartési-
co, donde las innovaciones del Hierro Antiguo,
especialmente las referidas a la forma, disposi-
ción interna y orientación de las estructuras y
del urbanismo, parecen romper con la herencia
supuestamente indígena (Izquierdo 1998). Como
en el Carambolo, ese fuerte componente semi-
ta se observa en el uso frecuente de pavimentos
de conchas como elementos mágicos protectores
de determinados espacios (Escacena y Vázquez
2009: 46-47).
La visita al yacimiento se llevó a cabo en abril
de 2010 con posterioridad a la de los enclaves
andaluces. Se tomaron medidas de la orientación
de las paredes de la estancia IIIJ1 con la brújula
de precisión, empleando el teodolito en el análisis
astronómico del horizonte visible desde el pobla-
do. La declinación magnética para la corrección
de las medidas obtenidas con la brújula se deter-
minó a partir de observaciones de la posición del
Sol y de cotas topográficas tomadas con ambos
instrumentos.
La habitación IIIJ1 se abre a la calle III-IV
por medio de un acceso situado en su ángulo su-
reste, pero dispone de otra entrada en el ángulo
opuesto, el noroeste. Aquí se conserva un umbral
de piedras planas que denota claramente un vano
que comunica con el espacio abierto III.I (Fig. 7).
Las paredes septentrional y meridional de este pe-
queño recinto son perfectamente paralelas dentro
de la incertidumbre de 1° de las medidas, siendo
el muro occidental perpendicular a los anteriores.
Considerando de nuevo la dirección oriental como
la relevante, el eje mayor del edificio apunta hacia
un acimut de 54,4° ± 1,0°. Teniendo en cuenta la
altura actual del horizonte en esa dirección, que
no corresponde con el mar sino con una loma cer-
cana de una altitud aproximada a la del poblado,
la declinación del astro que tiene su orto por ese
punto es de +27,2° ± 0,6°.
El hipotético altar taurodérmico, cuya función
como tal ara podría suscitar dudas al carecer de
focus, no era ya visible en el momento de la visi-
ta. La definición del acimut se estimó por su eje
mayor a partir del plano detallado publicado por
Abad y Sala (1993: 152), reproducido en nues-
tra figura 7, y de las medidas de la orientación
de las paredes de la habitación que lo albergaba,
la IIIJ1. Suponiendo de nuevo la dirección este
como la significativa, puede definirse un acimut
aproximado de 65,5°. Es de destacar que el eje
mayor del supuesto altar, definido primeramente
como “emblema” por los excavadores (Abad y
Sala 1993: 91-93), apunta, a través de la entrada de
la habitación, hacia la línea del horizonte marino,
a un punto concreto donde tiene su orto un astro
con declinación de unos +18,7°.
06-Arqueologia del cielo.indd 126 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 127
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
El análisis del horizonte visible desde el Oral
proporcionó resultados interesantes en la dirección
occidental. Los puntos del horizonte oriental hacia
donde enfocan el eje mayor de la estancia IIIJ1
y el altar no presentan ninguna particularidad. El
primero se orienta hacia una pequeña elevación
de perfil muy suave localizada entre la costa y el
poblado, a unos escasos centenares de metros, y el
segundo hacia el horizonte marino. Sin embargo,
hacia el oeste las paredes de la estancia IIIJ1 apun-
tan exactamente hacia un elemento topográfico
bastante llamativo del horizonte lejano (Fig. 8): la
cumbre de la Sierra de Pujálvarez, situada a unos
30 km entre las provincias de Alicante y Murcia.
Otro resultado sugerente es que el ocaso solar
durante los equinoccios, visto desde el poblado,
se produce sobre el perfil de la Sierra de Callosa,
cerca de la cumbre. Este conjunto montañoso, si-
tuado a unos 20 km de distancia, es el elemento
topográfico de mayor altura de todo el horizonte
lejano que rodea al yacimiento. En esta dirección
hay montículos de altura similar, pero mucho más
cercanos. Son producto de la remoción reciente
de tierra con el fin de urbanizar los alrededores
lo que, desgraciadamente, ha destruido parte del
área occidental del poblado (Fig. 9).
5. ANÁLISIS CRÍTICO
DE LOS RESULTADOS
En la tabla 1 resumimos los resultados de las
secciones 3 y 4. Solo se han tenido en cuenta
eventos astronómicos relacionados con el Sol, la
Luna o Venus, los cuerpos celestes visibles a ojo
desnudo más brillantes y que a priori podrían
tener una mayor importancia simbólica. No po-
demos distinguir de forma clara en el resto de
planetas que describen órbitas poco inclinadas
respecto a la de la Tierra si una orientación está
dirigida realmente a cualquiera de ellos o de los
tres astros ya citados. Tampoco consideramos
orientaciones hacia estrellas debido a que son
multitud las que podemos ajustar a la orientación
medida en el intervalo de tiempo en que se usó
Fig. 7. Plano general del sector III del poblado ibérico del Oral (San Fulgencio, Alicante) a la izquierda. La casa IIIJ1,
sombreada, aparece a la derecha, en un plano detallado con el altar en su centro (según Abad y Sala 1993: figs. 40 y
139 respectivamente adaptadas).
06-Arqueologia del cielo.indd 127 13/06/13 18:05
128 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
el edificio ( 3). Como la altura sobre el horizonte
a la que comienza a ser visible (o termina de
verse) una estrella después de su orto (o antes de
(3) La posición de las estrellas sobre el fondo celeste
cambia con el tiempo debido a la precesión de los equinoccios
(movimiento relativo de los planos ecuatorial y orbital terrestres),
lo que no afecta a las posiciones del Sol, la Luna o los planetas
del Sistema Solar.
su ocaso) depende fuertemente de su brillo y de
las condiciones atmosféricas en el momento de
la observación, por lo general, una orientación
hacia la salida o puesta de una estrella no puede
establecerse con precisión.
Una inspección rápida a los resultados de la
tabla 1 parece mostrar una gran cantidad de rela-
ciones astronómicas en los santuarios estudiados.
Ello se debe a que las orientaciones de muchos de
los elementos medidos entran en la franja donde
podemos encontrar ortos u ocasos solares, lunares
y venusinos en posiciones extremas de su movi-
miento orbital sobre la esfera celeste. El resultado
más llamativo es que la orientación de elementos
relevantes de cuatro de las estructuras arquitectó-
nicas (el Santuario I y el altar del Santuario III de
Caura, la estancia A-40 del Carambolo o capilla
sur de las fases Carambolo IV y III, la habitación
de Saltillo en Carmona y la casa IIIJ1 del Oral)
es idéntica dentro de los errores aceptables de las
Fig. 8. Vista parcial del horizonte suroeste desde la casa
IIIJ1 del poblado ibérico del Oral (San Fulgencio, Ali-
cante). La flecha blanca señala la dirección hacia la que
apunta el muro meridional de la casa (de unos 7 m de
longitud): la posición del pico de la Sierra de Pujálvarez,
uno de los elementos más lejanos del horizonte visible
desde el yacimiento. Justo allí se produce la puesta de
Venus en su momento de declinación máxima sur como
estrella de la tarde o vespertina (DMSVV, correspondiente
a una declinación de -26,5°). Es el punto más al sur por
dónde ver al planeta Venus ponerse a lo largo de su ciclo
de 8 años. La foto de la esquina superior derecha amplía
la zona del pico. La flecha negra indica la trayectoria que
sigue Venus justo antes de su ocaso. El triángulo negro
sobre el horizonte a la derecha de la Sierra de Pujálvarez
señala el punto donde se produce el ocaso del Sol en el
solsticio de invierno (PSI, la posición solar más meridio-
nal, con declinación = -23,7°).
Fig. 9. Vista parcial del horizonte occidental desde la
casa IIIJ1 del poblado ibérico del Oral (San Fulgencio,
Alicante). Los muros en torno al teodolito corresponden a
la casa y están separados unos cuatro metros. El triángulo
negro indica el punto del horizonte donde se produce el
ocaso del Sol en los equinoccios, muy cerca de la cumbre
de la Sierra de Callosa, el punto más alto del horizonte
lejano visible desde el yacimiento. Los amontonamientos
de tierra amarilla situados delante son producto de las
actividades de extracción de áridos que han alterado la
topografía de Sierra del Molar en esa dirección. Desgra-
ciadamente, desconocemos el perfil original de la Sierra
de Callosa en época ibérica, por lo que no podemos sa-
ber con seguridad si era visible desde el yacimiento. La
flecha negra indica la trayectoria que sigue el Sol justo
antes de su ocaso. El pequeño círculo reproduce el tamaño
aparente del disco solar.
06-Arqueologia del cielo.indd 128 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 129
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
Santuario Cronología
Época cultural Elemento
arquitectónico Dirección
relevante Acimut
(°) Altura
(°) Declinación
(°) Evento
astronómicoa
Coria VIII a.C. Altar (fase III) y
edificio fase Ib
Este 55,5 ± 2,0 0+26,4 ± 1,5 ¿SLMN,
DMNVM?
Orientalizante Oeste 235,5 ± 2,0 0-27,2 ± 1,5 DMSVV
Edificio fase IVbEste 62,0 ± 2,5 0+21,6 ± 2,0 ¿SSV?
Oeste 242,0 ± 2,5 0-22,3 ± 2,0 PSI
Carambolo Fin IX a.C.– fin VII a.C. Patio A-29 Este 55,8 ± 1,0 0+26,2 ± 1,0
Orientalizante 2+27,7 ± 1,7 SLMN
Oeste 235,8 ± 1,0 0-26,9 ± 1,0 DMSVV
Estancia A-46 Este 58,8 ± 1,0 0+24,0 ± 1,0 SSV, DMNVM
Carambolo V 2+25,5 ± 1,7 ¿SSV?
DMNVM
Santuario inicial Oeste 238,8 ± 1,0 0-24,7 ± 1,0 PSI
Estancia A-40 Este 54,6 ± 2,0 0+27,0 ± 1,5 SLMN
Carambolo IV-III 2+28,5 ± 2,2 SLMN
Templo sur Oeste 234,6 ± 2,0 0-27,7 ± 1,5 DMSVV,
¿PLMS?
Estancia A-1bEste 63,5 ± 2,0 0+20,4 ± 1,5
Carambolo IV-III 2+21,8 ± 2,2 SSV
Templo norte Oeste 243,5 ± 2,0 0-21,1 ± 1,5
Saltillo Fin VII a.C. - V a.C. HabitaciónbEste 53,5 ± 2,0 0+27,8 ± 1,5 SLMN
Orientalizante Oeste 233,5 ± 2,0 0-28,5 ± 1,5 PLMS,
¿DMSVV?
Sur 143,5 ± 2,0 0-40,0 ± 1,5
Setefilla Fin VIII a.C.- mitad VI a.C. Muro estrato VIbEste 100,5 ± 2,0 0-8,6 ± 1,5
Orientalizante Oeste 280,5 ± 2,0 0+8,0 ± 1,5
Muro estrato VIIbEste 83,0 ± 2,0 0 +5,2 ± 1,5
Oeste 263,0 ± 2,0 0 -5,9 ± 1,5
Tejada la Mitad VI a.C. – mitad IV
a.C. Edificio público Sur 179 ± 2 0 -53,0 ± 1,5 Punto cardinal
Sur
Vieja Turdetana Este 89 ± 2 0 +0,5 ± 1,5 SE
El Oral Primera mitad V a.C. Casa IIIJ1 Este 54,4 ± 1,0 0,4 +27,2 ± 0,6 ¿SLMN?
Ibérica Oeste 234,4 ± 1,0 0,7 -27,1 ± 0,6 DMSVV
AltarbEste 65,5 ± 2,0 0 +18,7 ± 1,5
Oeste 245,5 ± 2,0 0,5 -19,0 ± 1,5
Tab. 1. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica (localizados en figura
1). La dirección es la de orientación del elemento (hemisferio este u oeste del horizonte, es decir, ortos u ocasos de
astros). La altura es la del punto en que intersecta el acimut con el horizonte. La declinación celeste corresponde al
par acimut-altura y al evento astronómico relacionable con dicha orientación. Un evento astronómico se asigna a una
orientación dada cuando su declinación coincide con el margen de error de la medida.
a Entre interrogantes los marginalmente consistentes con la declinación asociada con la orientación (incrementando el
error en 0°,5).
SSV – salida del Sol en el solsticio de verano (declinación = +23°,7).
PSI – puesta del Sol en el solsticio de invierno (declinación = -23°,7).
SE – salida del Sol en equinoccios (declinación = 0°).
PE – puesta del Sol en equinoccios (declinación = 0°).
SLMN – salida de la Luna en el lunasticio mayor norte (declinación = +28°,2).
PLMS – puesta de la Luna en el lunasticio mayor sur (declinación = -29°,7).
DMNVM – declinación máxima norte de Venus como estrella matutina (visible al este antes del orto solar, declinación = +24°,6).
DMSVV - declinación máxima sur de Venus como estrella vespertina (visible al oeste tras el ocaso solar, declinación = -26°,5).
b Medidas tomadas sobre plano.
06-Arqueologia del cielo.indd 129 13/06/13 18:05
130 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
medidas tomadas con un acimut representativo
de alrededor de 55°. El hallazgo parece indicar
la existencia de un patrón de orientación bien de-
finido en todos estos complejos arquitectónicos.
Dicha regularidad reforzaría el carácter sagrado
de esas construcciones, establecido en cualquier
caso por otras vías.
En los momentos iniciales de nuestro estudio
intentamos relacionar las orientaciones encon-
tradas solo con posiciones solares o lunares. La
repetición en varios sitios de elementos con un
acimut de alrededor de 55°, medida que no coin-
cidía con puntos singulares de la órbita de los dos
astros principales como solsticios y lunasticios,
nos hizo contar con Venus en el análisis. En aten-
ción al nombre usado para algunos otros grupos
de orientaciones astronómicas ( 4), aludiremos a
nuestro conjunto con el término de ‘familia de
55°’. La inclusión de Venus abre el espectro de
explicaciones posibles. Indicaremos los argumen-
tos a favor y en contra de todas ellas. Pero, antes
de analizar en profundidad la orientación de los
santuarios de la ‘familia de 55°’, resumiremos las
posibles relaciones astronómicas identificadas en
los yacimientos incluidos en este trabajo que no
forman parte de dicho lote.
En primer lugar, la orientación de los dos mu-
ros de sendas estructuras que se midieron sobre
plano en el yacimiento de Setefilla es algo di-
ferente y en ningún caso relacionable con una
posición singular de algún astro relevante. Por el
contrario, el edificio público de Tejada la Vieja,
perteneciente al Hierro II y por tanto posterior a
la serie tartésica, muestra una disposición bastante
precisa a lo largo de los ejes cardinales, con su
entrada apuntando hacia el sur geográfico. Orien-
taciones en la dirección de los ejes cardinales, y
en especial hacia el este, son muy comunes en los
santuarios del mundo prerromano del sureste pe-
ninsular hispano, donde los equinoccios podrían
jugar un importante papel en el ritual (Esteban
2002; Esteban y Moret 2006). Analizaremos ahora
en profundidad los resultados relativos a los san-
tuarios de la ‘familia de 55°’.
No se conoce con seguridad dónde se ubicaba
el acceso al templo de Coria del Río, pero ya
(4) Se conoce como ‘familia de 17° a un grupo numeroso
de ciudades y templos prehispánicos mesoamericanos que
comparten una orientación común con acimutes entre 15° y
20° (Aveni 1991: 269).
hemos señalado la presencia de un apéndice con
marcada significación ritual en el flanco oriental,
uno de los lados menores del altar. Este hecho
sugirió en su día que esta parte del ara podría
estar marcando la dirección relevante (Escacena
2009: 106). Tal elemento alude formalmente al
trozo del cuello de la piel de toro imitada por la
silueta del altar y que en su receptáculo central se
colocaría sangre del animal inmolado (Escacena e
Izquierdo 2008: 437). Si nos fijamos en la tabla
1, hacia el este tanto el acimut del altar como el
del santuario más viejo apuntan, aunque con una
ligera desviación debida a los márgenes de error
de la medida, a un punto del horizonte ubicado al
sur de la salida de la Luna en el lunasticio mayor
norte (Salida Lunasticio Mayor Norte: SLMN), la
posición más septentrional que pudo alcanzar la
Luna (+28,2°) en la época de frecuentación del
edificio ( 5). También enfoca al norte del punto por
donde tiene su orto el planeta Venus en el mo-
mento de alcanzar su declinación máxima norte
(+24,6°) como estrella de la mañana (Declinación
Máxima Norte Venus Matutino: DMNVM). Por
el contrario, si consideramos la dirección oeste
como la relevante, la declinación deja de tener
relación con la Luna para ajustar de forma más
exacta con la posición del ocaso de Venus en su
momento de declinación máxima sur como estre-
lla de la tarde o vespertina (Declinación Máxima
Sur Venus Vespertino: DMSVV, -26,5°). Por otra
parte, la orientación promedio de las paredes del
edificio de la fase IV está desviada unos grados
hacia el sur con respecto a la orientación longitu-
dinal del altar y al eje supuestamente relevante del
Santuario I. Hacia el este, el edificio IV apuntaría,
solo con un pequeño error, hacia la salida del Sol
en el solsticio de verano (Salida Solsticio Verano:
SSV, su posición más septentrional, con una de-
clinación de +23,7°), mientras que hacia el oeste
la correspondencia sería con la puesta del Sol en
el solsticio de invierno (Puesta Solsticio Invierno:
PSI, la posición solar más meridional, declinación
= -23,7°) de forma aún más precisa que en el caso
anterior. Como vemos, en el santuario de Caura la
(5) Los lunasticios también se denominan paradas mayores.
Son equivalentes a los solsticios solares pero, mientras estos son
de periodicidad anual, los lunasticios mayores solo se alcanzan
cada 18,6 años, el denominado período de regresión de la línea
de los nodos. Puede consultarse una explicación más extensa del
fenómeno en Aparicio et al. (2000: 33-34) o en Aveni (1991:
88-89).
06-Arqueologia del cielo.indd 130 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 131
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
correspondencia de las orientaciones con eventos
astronómicos parece más exacta si consideramos
la dirección oeste o poniente como la relevante.
Esto puede tener una primera explicación, aun-
que tal vez no la única, en el hecho de que el
templo tuvo siempre más despejado el horizonte
occidental que el oriental. De hecho, el santuario
lindaba por el este con otras muchas construc-
ciones urbanas que obstaculizaban la observación
despejada de la línea del horizonte. Según estos
datos, el Santuario I y el altar taurodérmico del
Santuario III apuntarían hacia la puesta de Venus
como lucero de la tarde justo en el momento que
alcanza su posición más meridional sobre la esfera
celeste (DMSVV), mientras que la fase IV del
edificio lo haría hacia el PSI. Es posible que el
Santuario III, el que alberga el altar taurodérmico,
enfoque hacia la misma posición astronómica que
el IV. Esto se cumpliría si su muro perimetral
estuviese en idéntica posición que el del templo
que se le superpone. Es decir, si ambas paredes
coincidiesen a plomo. Este extremo es más que
probable; de lo contrario, al menor desvío el muro
del Santuario III habría sido localizado durante
la excavación, lo que no ocurrió. Como la pared
externa del Santuario IV no se retiró, ahora solo
es una suposición que la de la fase III discurre
exactamente por debajo. Por tanto, de cumplir-
se esta condición tendríamos que afirmar para el
Santuario III lo ya admitido para el IV, además de
explicar las razones por las que el eje longitudinal
de su altar no es paralelo al muro del edificio
que lo cobija.
Antes de continuar con el análisis de los re-
sultados obtenidos para otros sitios aquí estudia-
dos, es necesario detallar las particularidades del
movimiento orbital de Venus en general y de sus
puntos de declinación extrema en particular. Ello
permitirá comprender mejor algunas de las hi-
pótesis que sometemos a verificación ( 6). Este
planeta describe una vuelta completa alrededor
del Sol en algo menos de 225 días (lo que se
denomina ‘periodo sidéreo’). Lo relevante para
un observador terrestre es el intervalo de tiempo
en que Venus vuelve a estar en la misma posición
(6) Resumimos a continuación la excelente descripción de
S̬prajc (1996: 17-29 y 139-153) sobre el movimiento orbital
de Venus. Su trabajo trata sobre la relevancia de Venus en
el simbolismo de las culturas prehispánicas mesoamericanas,
pero muchas de sus explicaciones son enteramente aplicables
a nuestro contexto.
respecto al Sol sobre la esfera celeste. Dicho in-
tervalo se denomina ‘periodo sinódico’ y dura casi
584 días. Por tanto, el ‘periodo sinódico’ de Venus
es más largo que el ‘sidéreo’, debido a las dife-
rencias entre los movimientos orbitales de Venus
y la Tierra. Así, aunque la Tierra gira alrededor
del Sol en el mismo sentido que Venus, lo hace
a una menor velocidad angular. Como el perio-
do sinódico venusino no es un número entero de
veces nuestro año terrestre de 365 días, ocurrirá
que, después de un periodo sinódico, cualquier
posición de Venus en relación con el Sol se vol-
verá a repetir en distinta fecha del año. Podemos
comprobar que 5 periodos sinódicos de Venus
(unos 2920 días) equivalen casi exactamente a
8 años terrestres, por lo que las mismas posicio-
nes relativas entre el Sol y Venus sobre la esfera
celeste se repetirán cada 8 años en las mismas
fechas aproximadamente. Además, como Venus
orbita a una distancia respecto del Sol menor que
la de la Tierra siempre veremos a este planeta re-
lativamente cerca del Astro Rey, poniéndose poco
después del ocaso solar (por lo que se le conoce
como ‘estrella de la tarde’) o saliendo poco antes
del amanecer (en calidad ahora de ‘estrella de la
mañana’). Al igual que ocurre con el Sol, los pun-
tos de salida y de puesta de Venus se desplazan
a lo largo de los horizontes oriental y occidental
respectivamente, llegando en cada uno a alcanzar
posiciones extremas hacia el norte y el sur. El
valor de las declinaciones máximas que alcanza
Venus hacia ambos extremos norte-sur en cada
periodo sinódico es variable por tanto en un ci-
clo de 8 años, aunque también estos patrones de
8 años cambian ligeramente con el tiempo con
una oscilación que se repite cada 251 años. Los
valores de las declinaciones extremas de Venus
son algo mayores que los alcanzados por el Sol
en los solsticios debido a que la órbita de este
planeta está inclinada algo más de 3° respecto al
plano orbital de la Tierra (plano de la eclíptica).
En cualquier caso, las posiciones extremas solares
y venusinas en sus respectivos puntos de orto y
ocaso sobre la línea del horizonte nunca estarán
alejadas más que unos pocos grados entre sí.
Las declinaciones máximas observables de Ve-
nus (tanto norte como sur) sobre los horizontes
matutino y vespertino dependen de si estas se
producen cuando el planeta es visible como lucero
del alba o de la tarde respectivamente. Su valor
máximo septentrional como estrella del crepúscu-
06-Arqueologia del cielo.indd 131 13/06/13 18:05
132 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
lo (Declinación Máxima Norte Venus Vespertino:
DMNVV) solo se alcanza antes del solsticio de
verano. En cambio, como estrella matutina (DM-
NVM, +24°,6) se produce poco después. El otro
extremo de la posición de Venus, la declinación
máxima sur como estrella del amanecer (Declina-
ción Máxima Sur Venus Matutino: DMSVM) se
alcanza después del solsticio de invierno. Final-
mente, su declinación máxima sur como estrella
vespertina (DMSVV, declinación de -26°,5) se
alcanza antes del solsticio de invierno, entre el
29 de octubre y el 6 noviembre en un 81% de
las ocasiones en los últimos 4.000 años (S̬prajc
2013). Aclarados, pues, estos extremos referentes
a los movimientos, ciclos y posiciones de Venus,
podemos penetrar mejor en la hipótesis que rela-
ciona con este planeta algunas de las orientaciones
registradas en los santuarios hispanos de tiempos
protohistóricos. Conviene tener presente también
que la relación estacional de las máximas decli-
naciones de Venus no ha cambiado en los últimos
milenios, por lo que hoy estamos en la misma
situación que en la época estudiada.
En el edificio de Caura, y si atendemos al hori-
zonte oeste, el Santuario I y el altar del Santuario
III parecen estar orientados hacia la puesta de
Venus cuando alcanza su posición más meridional
sobre la esfera celeste. Esto suele acontecer, como
hemos comentado anteriormente, entre finales de
octubre y principios de noviembre, cuando el pla-
neta se sitúa apenas unos grados al sur de donde
se pondrá el Sol en dicho solsticio. Por el con-
trario, la fase IV de este templo, y supuestamente
también la III, apuntarían hacia el ocaso solar del
solsticio de invierno. Pero, si nos fijamos ahora
en el horizonte este, la orientación astronómica
del altar y del primer edificio –recordemos que
es la misma– está peor definida y solo resulta
marginalmente consistente con el orto lunar en
el lunasticio mayor norte (SLMN) y con el naci-
miento de Venus en la declinación máxima norte
como estrella matutina (DMNVM). Como hemos
adelantado, esta última posición se produce poco
después del solsticio de verano, entre el 30 de
junio y el 19 de julio (Sprajc 2013). Hacia el este,
la orientación del Santuario IV, e hipotéticamente
la del III –también la misma en ambos casos–,
enfocaría hacia la salida del Sol en el solsticio
de verano. Considerando solo la dirección de los
ocasos, los resultados de Caura podrían sugerir
una posible evolución de la orientación astral (y
quizás del ritual) en el santuario: centrado en
Venus al inicio y en el Sol después. A día de
hoy, esta hipótesis podría confirmarse si se obtu-
vieran resultados análogos en otros yacimientos
similares o por argumentos obtenidos por vías
independientes.
Para el Carambolo disponemos de las medidas
de tres edificios orientados de forma similar pero
con diferencias significativas (Tab. 1). Para ana-
lizar las orientaciones en este yacimiento hemos
considerado, como en el resto de sitios, las dos
direcciones posibles: este y oeste y además, en
el caso del horizonte oriental, dos valores para
la altura. Uno, h = 0°, se calculó suponiendo or-
tos sobre el horizonte lejano, que es básicamente
plano. El segundo corresponde a la cumbre del
cerro que, situada un poco al este de la puerta de
este primer santuario, presentaría una altura del
orden de 2° para un observador colocado de pie
sobre una superficie situada a la misma altura que
la base del edificio y en su puerta. Estudiaremos
los resultados considerando ambas posibilidades.
Con h = 0°, la estancia A-46, es decir, la capilla
sur del Carambolo V, que indica la orientación del
santuario original, apunta en dirección este hacia
el orto del Sol en el solsticio de verano (SSV),
además de a la DMNVM. De haberse persegui-
do este punto del horizonte, este dato resultaría
de la mayor importancia, porque revelaría que
los constructores del complejo sabían calcular la
orientación con operaciones de cálculo que no
requerían disponer de la observación del astro
buscado. Ello si no se utilizó el punto opuesto
del eje que, libre de obstáculos, era observable
de forma directa. De hecho, en dirección oeste
el edificio miraría en cambio hacia el PSI. En
cambio la relación con la SSV deja de ser precisa,
si se asume la presencia de la corona geológica
del cerro original del Carambolo por delante de
la puerta de este primer santuario, dando así pie
a que h = 2°.
Hacia el este, la estancia A-40, que albergaba
el altar taurodérmico y que funciona como capilla
sur de las fases Carambolo IV y III, muestra una
orientación consistente con la salida de la Luna
en el lunasticio mayor norte (SLMN). Sin embar-
go, cuando giramos 180° y enfilamos el horizonte
occidental, la relación con el lunasticio (Puesta
Lunasticio Mayor Sur: PLMS) pasa a ser marginal
(ligeramente fuera de los errores), precisándose
mucho más los vínculos con la puesta de Venus
06-Arqueologia del cielo.indd 132 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 133
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
en su declinación máxima sur como estrella ves-
pertina (DMSVV).
Finalmente, en el caso de la estancia A-1, aun-
que su orientación es cercana a la línea de los
solsticios, solo encontramos una relación precisa
hacia la SSV cuando consideramos h = 2°. Ello
sugiere que, de contar con un encuadre astronó-
mico intencionado, este podría haber sido mera-
mente simbólico, pues la disposición del templo
Carambolo V demuestra que la búsqueda efectiva
y precisa del eje solsticial era posible y dominada
por los constructores. De lo contrario, solo cabe
pensar que esta sala A-1, atribuida al culto de
Astarté y que se mantiene prácticamente inva-
riable en las fases IV, III, II y I del santuario,
se levantó en tal posición por dotar de simetría
al edificio que sustituye al templo original (Es-
cacena 2010: 110-111). De haberse perseguido
cierta orientación simbólica, podría considerarse
que los fenicios, autores de este recinto religioso,
tuvieron tal vez en mente su creencia de que el
Sol nacía en una montaña sagrada, Sapanu, de la
que dejaron abundante iconografía.
La estructura carmonense de Saltillo, conocida
como ‘Ámbito 6’, la que proporcionó los mate-
riales arqueológicos más singulares y simbólicos
(píthoi con decoración figurativa, cucharas de
marfil, etc.), hacia el horizonte este, el eje mayor
de la estancia se orienta en dirección a la salida
lunar en el lunasticio mayor norte (SLMN), mien-
tras que hacia el oeste apunta a la puesta en el
lunasticio mayor sur (PLMS) y también, aunque
ligeramente fuera de las incertidumbres de la me-
dida, al ocaso de Venus en su máxima declinación
sur (DMSVV). Como vemos, se producen aquí
unas condiciones similares a las observadas en
algunas fases de los santuarios de Caura y del
Carambolo. Tales situaciones presentarían una
relación lunar hacia el este y venusina hacia el
oeste, aunque en Saltillo la precisión es menor
y la relación hacia poniente podría ser también
con la Luna.
Por último, la estancia IIIJ1 del poblado del
Oral, relativamente alejado del área nuclear tarté-
sica en sus aspectos geográficos y cronológicos,
tiene la orientación característica de la ‘familia
de 55°’. Hacia el este, sobre un horizonte muy
cercano (unos centenares de metros) y que po-
siblemente haya variado algo con el tiempo, el
edificio solo tiene una relación marginal con el
orto lunar en el lunasticio mayor norte (SLMN).
Sin embargo, hacia el oeste la relación con la
puesta de Venus en su momento de máxima de-
clinación sur como estrella de la tarde (DMSVV)
es bastante más precisa. En el apartado 4 reco-
gimos la llamativa posición hacia el oeste, justo
en la dirección a la que apunta el edificio, de una
montaña lejana de perfil conspicuo sobre la que se
produciría el ocaso de Venus en el DMSVV (Fig.
8). Estos dos hechos, la presencia de la montaña
y la relación astronómica con el DMSVV, son
importantes argumentos para establecer la direc-
ción oeste como la relevante en la orientación del
edificio. Consecuentemente, ello implica a Venus
como astro de interés ritual.
6. LA ‘FAMILIA DE 55º’ Y SUS
IMPLICACIONES SOBRE EL CULTO
Es posible que, en la precisión que estamos
pidiendo a los edificios religiosos antiguos para
establecer relaciones astronómicas claras, seamos
más exigentes que en la requerida por sus propios
constructores para los rituales de la época. En tal
caso, las orientaciones celestes que los arquitectos
y sacerdotes buscaron para sus templos y altares
serían solo ‘aproximadas’, al primar lo simbólico
sobre la exactitud matemática. Este extremo se ha
planteado en relación al menos con el Carambolo
(Escacena 2009: 99, 2011: 172). De ser así, los
lazos helíacos podrían quedar reforzados sobre
los demás, principalmente porque el Sol, sin duda
el astro más importante de nuestro sistema pla-
netario, ocupó la posición jerárquica superior en
los panteones cósmicos del Mediterráneo antiguo.
También hoy, cuando disponemos de sofisticados
aparatos que pueden procurarnos una enorme
precisión, los templos cristianos de cualquier
ciudad se adaptan en ocasiones más al viario ur-
bano preexistente que al dogma religioso estricto,
aunque la primera condición impida respetar por
completo la norma recogida en el segundo. La
fuerza del símbolo se impone sobre la pulcritud
de la medida. Aun así, la regularidad que muestra
la ‘familia de 55° en los lugares protohistóricos
aquí analizados podría entenderse como producto
de una cierta preocupación por la precisión en la
orientación de los edificios de culto.
Antes hemos señalado que las relaciones astro-
nómicas de los santuarios de la ‘familia de 55°
06-Arqueologia del cielo.indd 133 13/06/13 18:05
134 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
difieren si consideramos los ortos o los ocasos
como fenómenos de referencia en el ritual. Cuan-
do se presta atención a los ortos, los resultados
destacan los aspectos lunares. Son coherentes con
el punto de la salida lunar en el lunasticio mayor
norte (SLMN), principalmente la estancia A-40
del Carambolo, el ‘Ámbito 6’ del edificio de Sal-
tillo y, ligeramente fuera de la incertidumbre de
las medidas, el altar de Caura y la estructura IIIJ1
del Oral. El lunasticio mayor norte se alcanza cada
18,6 años (el denominado periodo de regresión
de los nodos) en la luna llena más cercana al
solsticio de invierno. Abundando en este tema, no
puede olvidarse que en el mundo cananeo exis-
tieron celebraciones religiosas vinculadas con la
Luna (Olmo 1989), aunque los ciclos regulares de
nuestro satélite se utilizaron más que nada para
ordenar los meses y para inaugurar el año oficial
(Olmo 1995a: 115, 1995b: 282), apertura que coin-
cidía con la del año agrícola durante la luna de
octubre (Stieglitz 2000: 695). La larga duración
del periodo lunar de regresión de los nodos, tan
amplio si se compara con los cursos solsticiales
por ejemplo, impediría relacionar esta posición de
la Luna con fiestas del mundo fenicio que sabe-
mos de periodicidad más corta como el calendario
religioso anual. Parece más prudente, entonces,
buscar ataduras con astros que presenten periodos
más breves, sobre todo si contamos con explica-
ciones distintas que entren en el margen de error
aceptable de las medidas.
Primar por el contrario la orientación opues-
ta, la que involucra a los ocasos, convierte la
declinación máxima sur de Venus como estrella
vespertina (DMSVV) en el principal fenómeno
astronómico de referencia para el altar de Coria
del Río, para la capilla A-40 del Carambolo, para
la construcción IIIJ1 del Oral y, ligeramente fue-
ra de los márgenes de error extremos, también
para Saltillo. En el apartado 5 señalamos que la
DMSVV se produce cada 8 años, generalmente
entre finales de octubre y principios de noviembre
y apenas unos grados al sur de donde se produce
el ocaso del Sol en el solsticio de invierno. Por
lo tanto, ambos fenómenos son cercanos en el
espacio y en el tiempo. La posición extrema de
Venus, por así decir, precedería o ‘anunciaría’ la
llegada del solsticio invernal. En tal caso conta-
ríamos con ciclos festivos de más corta duración
que los relacionables con la regresión de los nodos
lunares, pero aún así difíciles de conectar con la
liturgia fenicia conocida. De hecho, tal ‘anuncia-
ción’ del solsticio de diciembre solo acontecería
cada 8 años, mientras que el ocaso solar por ese
punto es un acontecimiento de periodicidad anual.
Es más, si esa orientación supusiera la búsqueda
de la DMSVV como ‘buena nueva’ reveladora del
cercano nacimiento de un dios asimilable al Sol
e hijo de la diosa, habría que concluir que esa
divinidad masculina también nacía cada 8 años,
algo no concordante con lo que sabemos de Baal
como numen solar. Si su muerte y resurrección
era una fiesta anual vinculada al solsticio de ve-
rano (Escacena 2007, 2009), es fácil asumir, a
pesar de la carencia de datos, que su nacimiento se
conmemorara en el momento en que la luz solar,
epifanía de Baal en tanto que astro rey, empie-
za a crecer en su duración cotidiana a partir del
solsticio de invierno.
El Sol saldría beneficiado si las orientaciones
tuvieran intenciones simbólicas más que exactas,
primando lo ‘aproximado’ sobre lo ‘preciso’. A
partir de ambas hipótesis se podrían buscar los
argumentos adicionales para llegar a la mejor
explicación.
Tres argumentos apoyarían la primera orienta-
ción, favorecedora del este y por tanto con víncu-
los lunares. El primero es la existencia en el lado
menor, oriental, del altar de Caura de un cubículo
donde se colocaba una muestra de sangre de los
animales sacrificados. Los altares en forma de piel
de toro hallados en Málaga muestran la misma
preferencia por el flanco oriental donde también
llevan el receptáculo para la sangre (Arancibia y
Escalante 2006: 341). El segundo es la posición
‘privilegiada’ del costado oriental de los altares
junto a la asherah. Esta posición del árbol sagrado
respecto del altar, o de este en relación con aquel,
está constatada en los santuarios españoles del
Carambolo y de Caura (Escacena y Coto 2010:
171-172), así como en el templo portugués de
Castro dos Ratinhos (Prados 2010: 268-269). El
tercero es que en la fachada oriental se colocan
casi todas las entradas a los recintos de culto de
la época. En Coria del Río este rasgo no está
confirmado, pero sí en santuarios excavados por
completo como en el Carambolo (Fernández Flo-
res y Rodríguez Azogue 2007: fig. 8 y 31) y en
Cancho Roano (Celestino 2001: fig. 24).
En cambio, a favor de la hipótesis venusina, la
que asumiría un papel preponderante de la orien-
tación oeste, podrían argumentarse dos razones.
06-Arqueologia del cielo.indd 134 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 135
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
La primera es que en Caura solo el horizonte
occidental estaba lo suficientemente despejado de
construcciones como para permitir una compro-
bación empírica de los correspondientes alinea-
mientos celestes. La segunda es que el compar-
timento IIIJ1 del Oral muestra una orientación
astronómica más precisa con Venus, cuyo ocaso se
produce además sobre un elemento llamativo del
horizonte lejano que podría haber sido utilizado
como marcador astronómico.
Las hipótesis comentadas no deberían tomarse
en principio como contradictorias y excluyentes.
Es más, siempre puede sumarse a ambas el papel
primordial del Sol como una tercera vía explica-
tiva. Los edificios tienen las orientaciones ade-
cuadas para sustentar todas estas posibilidades si
las consideramos simplemente simbólicas y, por
tanto, no muy precisas. Tampoco sería extraño que
en cada caso hubiese que acudir a una explicación
particular de las tres barajadas: orientaciones so-
lares, lunares o venusinas. Aquí queda aún mucha
tarea por realizar. De hecho, aunque los citados al-
tares taurodérmicos de Málaga parecen privilegiar
también el este, sus ejes longitudinales buscan
más bien una orientación sureste-noroeste, dife-
rente por tanto de la disposición noreste-suroeste
del ara de Coria del Río ( 7).
Volviendo a la hipótesis que, sin excluir el este,
tiene en cuenta la orientación hacia el occidente,
habría que señalar que a esta última dirección
enfoca el extremo oeste del eje longitudinal del
Carambolo V, el templo más antiguo de este com-
plejo ceremonial. Otro tanto sucede con la pared
perimetral septentrional del Santuario IV de Coria
del Río y el templo de su fase III, no excavado,
si estuviese en la misma vertical que el muro del
recinto IV inmediatamente posterior. Se trataría
ahora de una orientación consistente con el ocaso
solar durante el solsticio de invierno. Por ello,
tal vez la conclusión más correcta sea proponer
que el análisis arqueoastronómico apoya la tesis,
ya asumida con anterioridad para estos templos
(Escacena 2010: 111), de que rendían culto al dios
Baal/Melqart y a la divinidad femenina Astarté,
(7) Los altares de Málaga, localizados en un santuario
fenicio de la C/ Císter y construidos con las mismas
características cromáticas que el de Caura, no han sido
medidos astronómicamente. Las referencias de orientación
que comentamos proceden solo de los planos publicados por
sus excavadores. Entre nuestras prioridades está el estudio
arqueoastronómico de este yacimiento en el futuro.
personificaciones fenicias de la pareja de astros
formada por Sol y por Venus. En la arquitectura
del Carambolo, este culto dual habría dejado su
más directo reflejo en las dos capillas que fun-
cionaron a la vez en los distintos momentos de
vida del santuario (Fernández Flores y Rodríguez
Azogue 2007: 228-229). Según dichos autores,
el altar con forma de piel de toro sugiere la de-
dicación de la estancia A-40 a Baal (Fernández
Flores y Rodríguez Azogue 2005a: 136-137). En
este contexto litúrgico, habrían sido especialmente
importantes las fiestas relacionadas con el ciclo
solar. Este habría supuesto, de hecho, la base de
la creencia en un dios que muere y que resucita
al tercer día, cuyo trasfondo astronómico estaba
inspirado en la parada solsticial y en la inmediata
recuperación del desplazamiento solar sobre el
horizonte en la tercera jornada de este evento he-
líaco (Escacena 2007, 2009). Como hemos visto
en el presente trabajo, la evidencia astronómica
manifiesta una clara relación solsticial (solar) para
el santuario inicial del Carambolo. En cambio, las
orientaciones de las fases posteriores del edificio
(Carambolo IV y III) ofrecen más problemas para
establecer una clara relación con un hecho astro-
nómico concreto.
De certificarse que en otros lugares hay más
edificios religiosos de la ‘familia de 55°’, grupo
relacionable posiblemente más con Venus que con
el Sol, tendríamos el indicador de su dedicación a
Astarté. Como es bien sabido, las fuentes clásicas
aluden a enclaves y templos costeros consagrados
a Venus/Afrodita en la costa de la Península Ibéri-
ca, sitios que tradicionalmente se han relacionado
con Astarté (Pérez López 1998; Marín 2010: 492).
Un lugar especialmente interesante en este senti-
do, con información publicada pero insuficiente
para precisar su orientación astronómica, es el de
la Algaida, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).
Este sitio, posterior a la mayor parte de los aquí
estudiados, se inserta en realidad en la misma
tradición religiosa. Blanco y Corzo (1983: 123)
lo han identificado con las referencias de Estrabón
(III 1, 9) al templo de Phosphóros, que porta luz,
y con el epíteto latino lux dubia, luz dudosa o
incierta, crepúsculo. Para Corzo (2000: 147-150),
el culto que se llevaba a cabo en el santuario de
la Algaida sería de tipo auroral, relacionado con
una deidad, protectora de la navegación y de la
fecundidad femenina, e identificada con Astarté
como lucero de la mañana. De hecho, son mu-
06-Arqueologia del cielo.indd 135 13/06/13 18:05
136 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
chos los autores que han relacionado Phosphóros
con Astarté, luego asimilada a la Venus romana
y personificada en el planeta homónimo (Tovar
1962: 814; Salinas 1988).
AGRADECIMIENTOS
Antes o durante el trabajo de campo contamos
con la colaboración de los arqueólogos involucra-
dos en la excavación de algunos de los santuarios
estudiados, como Araceli Rodríguez Azogue, Ál-
varo Fernández Flores, Rocío Izquierdo de Mon-
tes, María Belén Deamos, Jesús Fernández Jurado
y Feliciana Sala Sellés. A todos ellos agradecemos
sinceramente su ayuda. Parte de este trabajo contó
con la financiación del proyecto “Arqueoastrono-
mía” (código 7/93) del Instituto de Astrofísica de
Canarias. Otros gastos corrieron a cargo de los
proyectos HUM2007-63419/HIST y HAR2008-
01119 (Ministerio Español de Ciencia y Tecnolo-
gía) y del Grupo HUM-402 del III Plan Andaluz
de Investigación (Junta de Andalucía).
BIBLIOGRAFÍA
Abad, L. y Sala, F. 1993: El poblado ibérico de El
Oral (San Fulgencio, Alicante). Trabajos Varios del
Servicio de Investigaciones Prehistóricas 90, Dipu-
tación de Valencia. Valencia.
Almagro-Gorbea, M. y Gran-Aymerich, J. M. J. 1991:
“El estanque monumental de Bibracte (Mont Beu-
vray-Borgoña)”. Complutum Extra 1: 1-248.
Amores, F. y Escacena, J. L. 2003: “De toros y de
tesoros: simbología y función de las joyas de El
Carambolo”. En A. García-Baquero y P. Romero
(eds.): Fiestas de toros y sociedad. Universidad de
Sevilla. Sevilla: 41-68.
Aparicio, A.; Esteban, C. y Belmonte, J. A. 2000: “Las
bases astronómicas”. En J. A. Belmonte (ed.): Ar-
queoastronomía Hispana. Equipo Sirius. Madrid:
19-65.
Arancibia, A. y Escalante, M. M. 2006: “La Málaga
fenicio-púnica a la luz de los últimos hallazgos”.
Mainake XXVIII: 333-360.
Armentia, J. E.; Almagro-Gorbea, M.; Gran-Aymerich,
J. M. J. y Rodríguez, G. 1993: “Trazado y orienta-
ción topo-astronómica del Estanque Monumental de
Bibracte”. En J. Mangas y J. Alvar (eds.): Home-
naje a José María Blázquez I. Ediciones Clásicas,
Madrid: 267-284.
Arteaga, O.; Schulz, H. D. y Roos, A. M. 1995: “El pro-
blema del ‘Lacus Ligustinus’. Investigaciones geoar-
queológicas en torno a las Marismas del Bajo Gua-
dalquivir”. Tartessos 25 años después, 1968-1993,
Jerez de la Frontera. Congreso Conmemorativo del
V Symposium Internacional de Prehistoria Penin-
sular (1993 Cádiz): 99-135. Jerez de la Frontera.
Aubet, M. E. 1975: La necrópolis de Setefilla en Lora del
Río, Sevilla. Programa de Investigaciones Protohistó-
ricas 2, CSIC, Universidad de Barcelona. Barcelona.
Aubet, M. E. 1978: La necrópolis de Setefilla en Lora
del Río, Sevilla (túmulo B). CSIC, Universidad de
Barcelona. Barcelona.
Aubet, M. E.; Serna, M. R.; Escacena, J. L. y Ruiz
Delgado, M. M. 1983: La Mesa de Setefilla. Lora
del Río (Sevilla). Campaña de 1979. Excavaciones
Arqueológicas en España 122, Ministerio de Cul-
tura. Madrid.
Aveni, A. F. 1991: Observadores del cielo en el México
antiguo. Fondo de Cultura Económica. México D.F.
Baquedano, M. I. y Escoraza, C. M. 1998: “Alinea-
ciones astronómicas en la necrópolis de la Edad del
Hierro de la Osera (Chamartín de la Sierra, Ávila)”.
Complutum 9: 85-100.
Belén, M. 1993: “Mil años de historia de Coria: la
ciudad prerromana”. En J. L. Escacena (ed.): Ar-
queología de Coria del Río y su entorno. Azotea.
Revista de Cultura del Ayuntamiento de Coria del
Río 11-12: 35-60.
Belén, M. 2000: “Itinerarios arqueológicos por la geo-
grafía sagrada del Extremo Occidente”. En J. H. Fer-
nández Gómez y B. Costa Ribas (eds.): Santuarios
fenicio-púnicos en Iberia y su influencia en los cultos
indígenas. XIV Jornadas de Arqueología Fenicio-Pú-
nica, Ibiza 1999. Trabajos del Museo Arqueológico
de Ibiza y Formentera 46: 57-102.
Belén, M. 2001: “Arquitectura religiosa orientalizante
en el Bajo Guadalquivir”. En D. Ruiz Mata y S.
Celestino (eds.): Arquitectura oriental y orientalizan-
te en la Península Ibérica. Centro de Estudios de
Próximo Oriente, CSIC. Madrid: 1-16.
Belén, M.; Anglada, R.; Escacena, J. L.; Jiménez, A.;
Lineros, R y Rodríguez, I. 1997: Arqueología en Car-
mona (Sevilla). Excavaciones en la Casa-Palacio del
Marqués de Saltillo. Junta de Andalucía. Sevilla.
Belén, M y Escacena, J. L. 2002: “La imagen de la
divinidad en el mundo tartésico”. En E. Ferrer (ed.):
Ex Oriente Lux: las religiones orientales antiguas
en la Península Ibérica. Universidad de Sevilla. Se-
villa: 159- 184.
Belmonte, J. A. 1999: Las leyes del cielo. Astronomía y
civilizaciones antiguas. Temas de Hoy. Madrid.
Belmonte, J. A. 2009: “La arqueoastronomía en Europa:
la singularidad del caso español”. Complutum 20 (2):
55-67.
Blanco, A. 1968: “Los primeros ensayos de representa-
ción plástica de la figura humana en el arte español”.
España en las crisis del arte europeo. Coloquios ce-
06-Arqueologia del cielo.indd 136 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 137
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
lebrados en conmemoración de los XXV años de la
Fundación del Consejo Superior de Investigaciones
Científicas. Casa de Velázquez. Madrid: 21-28.
Blanco, A. 1979: Historia de Sevilla. I. La ciudad an-
tigua (desde la Prehistoria a los Visigodos). Uni-
versidad de Sevilla. Sevilla.
Blanco, A. y Corzo, R. 1983: “Monte Algaida. Un san-
tuario en la desembocadura del Guadalquivir”. His-
toria 16 (87): 123-128.
Blanco, A. y Rothenberg, B. 1981: Exploración arqueo-
metalúrgica de Huelva (EAH). Riotinto Minera-La-
bor. Barcelona.
Bonsor, G. 1899: “Les colonies agricoles pré-romaines
de la vallée du Bétis”. Revue Archéologique XXXV:
285-300.
Bonsor, G. y Thouvenot, R. 1928: “Nécropole ibérique
de Setefilla, Lora del Río (Sevilla). Fouilles de 1926-
1927”. Bibliothèque de l´École des Hautes Études
Hispaniques XIV.
Borja, F. 2010: “El Carambolo. Aproximación geoar-
queológica”. En M. L. de la Bandera y E. Ferrer
(ed.): El Carambolo. 50 años de un tesoro. Univer-
sidad de Sevilla. Sevilla: 177-201.
Carriazo, J. de M. 1973: Tartesos y el Carambolo.
Investigaciones arqueológicas sobre la Protohisto-
ria de la Baja Andalucía. Ministerio de Educación
y Ciencia. Madrid.
Castro, P. V.; Lull, V. y Micó, R. 1996: Cronología de
la prehistoria reciente de la Península Ibérica y
Baleares (c. 2800-900 cal ANE). British Archaeo-
logical Reports, International Series 652, Archaeo-
press. Oxford.
Celestino, S. 1994: “Los altares en forma de ‘lingote
chipriota’ de los santuarios de Cancho Roano”. Re-
vista de Estudios Ibéricos 1. La escultura ibérica:
291-309.
Celestino, S. 1997: “Santuarios, centros comerciales y
paisajes sacros”. Quaderns de Prehistòria i Arqueo-
logia de Castelló 18: 359-389.
Celestino, S. 2001: “Los santuarios de Cancho Roano.
Del indigenismo al orientalismo arquitectónico”. En
D. Ruiz Mata y S. Celestino (eds.): Arquitectura
oriental y orientalizante en la Península Ibérica.
Centro de Estudios de Próximo Oriente, CSIC. Ma-
drid: 17-56.
Celestino, S. 2008: “Los altares en forma de piel de toro
de la Península Ibérica”. En J. Justel, J. P. Vita y J.
A. Zamora (eds.): Las culturas del Próximo Orien-
te antiguo y su expansión mediterránea. Instituto de
Estudios Islámicos y del Próximo Oriente. Zaragoza:
321-348.
Cerdeño, M. y Rodríguez, G. 2009: “Arqueoastrono-
mía: una nueva perspectiva en la investigación ar-
queológica”. Complutum 20 (2): 11-21.
Cerdeño, M. L.; Rodríguez, G. y Folgueira, M. 2001-
2002: “El paisaje funerario de la cultura celtibérica”.
Anales de Prehistoria y Arqueología de la Univer-
sidad de Murcia 16-17: 253-261.
Cerdeño, M. L.; Rodríguez, G.; Folgueira, M. y Her-
nández, M. C. 2004: “Novedades culturales y me-
todológicas en la necrópolis de Herrería (Guadala-
jara)”. En M. Barril y A. Rodero (eds.): Novedades
Arqueológicas Celtibéricas. Museo Arqueológico
Nacional. Madrid: 43-62.
Cerdeño, M. L.; Rodríguez, G.; Moya, P.; Ibarra, A. y
Herrero, S. 2006: “Los estudios de arqueoastrono-
mía en España: estado de la cuestión”. Trabajos de
Prehistoria 63 (2): 13-34.
Conde, M.; Izquierdo, R. y Escacena, J. L. 2005: “Dos
escarabeos del santuario fenicio de Caura en su
contexto histórico y arqueológico”. Spal 14: 75-89.
Corzo, R. 2000: “El santuario de La Algaida (Sanlúcar
de Barrameda, Cádiz) y la formación de los talleres
artesanales”. En J. H. Fernández Gómez y B. Costa
Ribas (eds.): Santuarios fenicio-púnicos en Iberia y
su influencia en los cultos indígenas. XIV Jornadas
de Arqueología Fenicio-Púnica (Ibiza 1999). Traba-
jos del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera
46: 147-183.
Escacena, J. L. 2001: “Fenicios a las puertas de Tar-
tessos”. Complutum 12: 73-96.
Escacena, J. L. 2005: “Darwin y Tartessos”. En S.
Celestino y J. Jiménez (eds.): El Periodo Orienta-
lizante. Anejos de Archivo Español de Arqueología
XXXV, CSIC, Mérida: 189-219.
Escacena, J. L. 2007: “El dios que resucita: claves de
un mito en su primer viaje a Occidente”. En J. J.
Justel, B. E. Solans, J. P. Vita y J. Á. Zamora (eds.):
Las aguas primigenias. El Próximo Oriente Antiguo
como fuente de civilización. Actas del IV Congre-
so Español de Antiguo Oriente Próximo (Zaragoza
2006): 615-651. Zaragoza.
Escacena, J. L. 2009: “La Égersis de Melqart. Hipó-
tesis sobre una teología solar cananea”. Complutum
20 (2): 95-120.
Escacena, J. L. 2010: “El Carambolo y la construcción
de la arqueología tartésica”. En M. L. de la Bandera y
E. Ferrer (ed.): El Carambolo. 50 años de un tesoro.
Universidad de Sevilla. Sevilla: 99-148.
Escacena, J. L. 2011: “Variación identitaria entre los
orientales de Tartessos. Reflexiones desde el an-
tiesencialismo darwinista”. En M. Álvarez (ed.):
Fenicios en Tartessos: nuevas perspectivas. British
Archaeological Reports, International Series 2245,
Archaeopress. Oxford: 161-192.
Escacena, J. L. y Coto, M. 2010: “Altares para la eter-
nidad”. Spal 19: 149-185.
Escacena, J. L.; Fernández Flores, A. y Rodríguez
Azogue, A. 2007: “Sobre el Carambolo: un híppos
sagrado del santuario IV y su contexto arqueoló-
gico”. Archivo Español de Arqueología 80: 5-27.
Escacena, J. L. e Izquierdo, R. 2000: “Altares para
Baal”. Arys 3: 11-40.
Escacena, J. L. e Izquierdo, R. 2001: “Oriente en Oc-
cidente. Arquitectura civil y religiosa en un barrio
fenicio de la Caura tartésica”. En D. Ruiz Mata y
06-Arqueologia del cielo.indd 137 13/06/13 18:05
138 César Esteban y José Luis Escacena Carrasco
Trab. Prehist., 70, N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
S. Celestino (eds.): Arquitectura oriental y orienta-
lizante en la Península Ibérica Centro de Estudios
del Próximo Oriente, CSIC. Madrid: 123-157.
Escacena, J. L. e Izquierdo, R. 2008: “A propósito del
paisaje sagrado fenicio de la paleodesembocadura
del Guadalquivir”. En X. Dupré, S. Ribichini y S.
Verger (eds.): Saturnia Tellus. Definizioni dello spa-
zio consacrato in ambiente etrusco, italico, fenicio-
punico, iberico e celtico. Convegno internazionale
di studi (Roma 2004): 431-455. Roma.
Escacena, J. L. y Vázquez, M. I. 2009: “Conchas de
salvación”. Spal 18: 51-82.
Esteban, C. 2002: “Elementos astronómicos en el
mundo religioso y funerario ibérico”. Trabajos de
Prehistoria 59 (2): 81-100.
Esteban, C. 2003: “Temples and astronomy in Car-
thage”. En M. Blomberg, P. E. Blomberg y G.
Henriksson (eds.): Calendars, symbols, and orienta-
tions: legacies of astronomy in culture proceedings
of the 9th annual meeting of the European Soci-
ety for Astronomy in Culture (SEAC) (Estocolmo
2001). Uppsala Astronomical Observatory Report
59: 135-142.
Esteban, C. 2009: “La astronomía cultural ¿es interdis-
ciplinar? Reflexiones de un astrofísico”. Complutum
20 (2): 69-77.
Esteban, C. 2012: “Orientación de las tumbas y astro-
nomía en la necrópolis de la Angorrilla”. En A.
Fernández Flores, A. Rodríguez Azogue y M. Casa-
do Ariza (eds.): La necrópolis de época tartésica de
la Angorrilla (Alcalá del Río, Sevilla). Publicaciones
de la Universidad de Sevilla. En prensa.
Esteban, C. y Cortell, E. 1997: “Consideraciones ar-
queoastronómicas sobre el santuario ibérico de La
Serreta”. Recerques del Museu d’Alcoi 6: 131-140.
Esteban, C. y Delgado, M. 2005: “Sobre el análisis
arqueoastronómico de dos yacimientos tinerfeños
y la importancia de los equinoccios en el ritual ab-
origen”. Tabona 13: 187-214.
Esteban, C. y Moret, S. 2006: “Ciclos de tiempo en la
cultura ibérica: la orientación astronómica del Tem-
plo del Tossal de Sant Miquel de Llíria”. Trabajos
de Prehistoria 63 (1): 167-178.
Fernández Flores, A. y Rodríguez Azogue, A. 2005a:
“El complejo monumental del Carambolo Alto,
Camas (Sevilla). Un santuario orientalizante en la
paleodesembocadura del Guadalquivir”. Trabajos de
Prehistoria 62 (1): 111-138.
Fernández Flores, A. y Rodríguez Azogue, A. 2005b:
“Nuevas excavaciones en el Carambolo Alto, Camas
(Sevilla). Resultados preliminares”. En S. Celesti-
no y J. Jiménez (eds.): El Periodo Orientalizante.
Anejos de Archivo Español de Arqueología XXXV,
CSIC. Mérida: 843-862.
Fernández Flores, A. y Rodríguez Azogue, A. 2007:
Tartessos desvelado. La colonización fenicia del su-
roeste peninsular y el origen y ocaso de Tartessos.
Almuzara. Córdoba.
Fernández Jurado, J. 1987: “Tejada la Vieja: una ciudad
protohistórica”. Huelva Arqueológica 9: 9-170.
Fernández Jurado, J. y García Sanz, C. 2001: “Arquitec-
tura orientalizante en Huelva”. En D. Ruiz Mata y
S. Celestino (eds.): Arquitectura oriental y orientali-
zante en la Península Ibérica. Centro de Estudios de
Próximo Oriente, CSIC. Madrid: 159-171.
González García, A. C. 2009: “Análisis estadístico de
las orientaciones de los megalitos de la Península
Ibérica”. Complutum 20 (2): 177-186.
González García, A. C.; Costa, L.; Zedda, M. P. y Bel-
monte, J. A. 2007: “The orientation of the Punic tombs
of Ibiza and Sardinia”. En M. P. Zedda y J. A. Belmon-
te (eds.): Light and shadows in Cultural Astronomy.
Proceedings of the European Society for Astronomy
in Culture, SEAC (2005 Isili, Sardinia): 47-57. Isili.
Hoskin, M. A. 2001: Tombs, temples and their orienta-
tions. A new perspective on mediterranean Prehis-
tory. Ocarina Books, Bognor Regis.
Hoskin, M. A. 2006: “¿Por qué algunas tumbas mega-
líticas europeas miran hacia el este y otras hacia
el oeste?”. En J. Lull (ed.): Trabajos de arqueo-
astronomía: ejemplos de África, América, Europa
y Oceanía. Agrupación Astronómica de La Safor.
Valencia: 131-142.
Iwaniszewski, S. 1994: “De la astroarqueología a la
astronomía cultural”. Trabajos de Prehistoria 51
(2): 5-20.
Izquierdo, R. 1998: “La cabaña circular en el mundo
tartésico. Consideraciones sobre su uso como indi-
cador étnico”. Zephyrvs 51: 277-288.
Izquierdo, R. y Escacena, J. L. 1998: “Sobre El Ca-
rambolo: ‘La trompeta de Argantonio’”. Archivo
Español de Arqueología 71: 27-36.
Ladrón de Guevara, I.; Sánchez, M.; Rodríguez de Zu-
loaga, M. y Lazarich, M. 1992: “Materiales inéditos
de Setefilla (Lora del Río, Sevilla)”. Spal 1: 293-312.
López Plaza, M. S.; Alonso, F.; Cornide, M. y Álvarez,
A. 1991-92: “Aplicación de la astronomía al estudio
de la orientación de los sepulcros megalíticos de
corredor en la zona noroccidental de la Península
Ibérica”. Zephyrvs XLIV-XLV: 183-192.
Marín, M. C. 2010: “Imagen y culto de Astarté en la
Península Ibérica I: Las fuentes griegas y latinas”.
En M. L. de la Bandera y E. Ferrer (ed.): El Caram-
bolo. 50 años de un tesoro. Universidad de Sevilla.
Sevilla: 491-512.
Olmo, G. del 1989: “Rituales sacrificiales de plenilunio
y novilunio (KTU 1.109/1.46)”. Aula Orientalis VII
(2): 181-188.
Olmo, G. del 1995a: “Mitología y religión de Siria en
el II milenio a.C. (1500-1200)”. En G. del Olmo
(ed.): Mitología y religión del Oriente Antiguo. II/2,
Semitas occidentales (Emar, Ugarit, Hebreos, Fe-
nicios, Arameos, Árabes). Ausa. Sabadell: 45-222.
Olmo, G. del 1995b: “La religión cananea de los an-
tiguos hebreos”. En G. del Olmo (ed.): Mitología y
religión del Oriente Antiguo. II/2, Semitas occiden-
06-Arqueologia del cielo.indd 138 13/06/13 18:05
Arqueología del cielo. Orientaciones astronómicas en edificios protohistóricos del sur de la Península Ibérica 139
Trab. Prehist., 70 N.º 1, enero-junio 2013, pp 114-139, ISSN: 0082-5638
doi: 10.3989/tp.2013.12105
tales (Emar, Ugarit, Hebreos, Fenicios, Arameos,
Árabes). Ausa. Sabadell: 223-350.
Pérez López, I. 1998: Los santuarios de la Baetica en
la Antigüedad: los santuarios de la costa. Univer-
sidad de Cádiz. Cádiz.
Prados, F. 2010: “La arquitectura sagrada: un santuario
del siglo IX a.C.”. En L. Berrocal-Rangel y A. C.
Silva (eds.): O Castro dos Ratinhos (Barragem do
Algarve, Moura). Escavaçôes num povoado proto-
histórico do Guadiana, 2004-2007. O Arqueólogo
Portugués, Suplemento 6, Museo Nacional de Ar-
queología. Lisboa: 259-276.
Ramos Sainz M. L. 1986: Estudio sobre el ritual fu-
nerario en las necrópolis fenicias y púnicas de la
Península Ibérica. Universidad Autónoma de Ma-
drid. Madrid.
Rodríguez Azogue, A. y Fernández Flores, A. 2005:
“El santuario orientalizante del cerro del Carambo-
lo, Camas (Sevilla). Avance de los resultados de la
segunda fase de la intervención”. En S. Celestino y
J. Jiménez (eds.): El Periodo Orientalizante. Anejos
de Archivo Español de Arqueología XXXV, CSIC.
Mérida: 863-871.
Rodríguez, G.; Cerdeño, M. L.; Folgueira, M. y Sa-
gardoy, T. 2006: “Observaciones topoastronómicas
en la zona arqueológica de El Ceremeño (Herrería,
Guadalajara)”. Complutum 17: 133-143.
Sala, F. y Abad, L. 2006: “Arquitectura monumental y
arquitectura doméstica en la Contestania”. Lvcentvm
XXV: 23-46.
Salinas, M. 1988: “El ‘Hieron Akroteríon’ y la geo-
grafía religiosa del Extremo Occidente según Es-
trabón”. En G. Pereira (ed.): Actas del 1er Con-
greso Peninsular de Historia Antigua (Santiago
de Compostela 1986) II: 135-147. Santiago de
Compostela.
S̬prajc, I. 1996: Venus, lluvia y maíz: simbolismo y as-
tronomía en la cosmovisión mesoamericana. Institu-
to Nacional de Antropología e Historia. México D.F.
S̬prajc, I. 2013: “Alignments upon Venus (and other
planets): identification and analysis”. En C.L.N.
Ruggles (ed.): Handbook of Archaeoastronomy and
Ethnoastronomy. Springer, Berlín: en prensa.
Stieglitz, R. R. 2000: “The phoenician-punic calendar”.
En M. Barthelemy y M. E. Aubet (eds.): IV Con-
greso Internacional de Estudios Fenicios y Púnicos
(Cádiz 1995) II: 691-695. Cádiz.
Tovar, A. 1962: “Papeletas de Geografía Turdetana”.
Homenaje al profesor Cayetano de Mergelina. Uni-
versidad de Murcia. Murcia: 813-819.
06-Arqueologia del cielo.indd 139 13/06/13 18:05
... En cuanto a la cubierta del edificio de Cancho Roano "C" poco podemos aportar toda vez que su amortización con los derrumbes de adobe no ha dejado huella de la estructura de la techumbre que, posiblemente, fue desmontada; sin embargo, la antigüedad del enclave, la estructura de la cubierta del edificio "A", así como las analogías formales conocidas para otros casos de estudio, nos lleva a suponer la existencia de techos planos construidos a partir de vigas de madera y ramaje que, posteriormente, serían forrados de barro para darles consistencia; no obstante, en un trabajo anterior se sugirió la posibilidad de que la estancia H-7 en su fase "C" estuviese al descubierto al tratarse de una sala de grandes dimensiones que no cuenta con vigas o agujeros de poste que ayuden a sostener una techumbre plana (Celestino 2001: 32). Por último, la construcción estaría orientada a la salida del sol como así lo atestigua la disposición del vano de acceso a la estancia principal o la propia colocación del altar circular, un rasgo común en todas las construcciones con funcionalidad cultual dentro del mundo tartésico (Esteban -Escacena 2013). ...
Article
Full-text available
En el año 2013 llevamos a cabo trabajos arqueológicos en la estancia H-4 del edificio de Cancho Roano (Zalamea de la Serena, Badajoz, España) con el objetivo de agotar su secuencia estratigráfica. La excavación de este espacio nos permitió documentar un altar en forma de piel de toro correspondiente a la fase “C” del santuario que convive en un mismo momento con el altar circular que preside el sancta sanctorum del edificio. Las concomitancias que este esquema presenta con otros ejemplos de la arquitectura religiosa de Tarteso nos ha llevado a realizar este trabajo en el que además de presentar las novedades acerca del yacimiento de Cancho Roano se establecen paralelos y lecturas acerca de la advocación religiosa del enclave.
... In the Iberian Peninsula these patterns are rare but there are three exceptions: Basti, Gerunda and Libisosa. Curiously, all of them are located in former Iberian areas, where cardinal and equinoctial patterns have been identified in Iberian settlements and sacred places (Esteban, 2002;Esteban and Escacena, 2013). The same patterns have been observed in towns in North Africa and the Near East (Rodríguez-Antón et al., 2016a), where equinoctial orientations were detected in former remains from the local peoples like the Nabataeans, the Punics and Proto-Berber groups (see for example Belmonte et al., 2013. ...
Article
Full-text available
In this work we try to identify if there exist specific patterns in the orientation of Roman towns and military settlements across the Roman Empire, and whether this can be explained by astronomy, as suggested in a number of ancient texts and latter discussed by contemporary scholars. In order to check if cosmology was present in the urban planning at Roman times we have analyzed the orientations of more than 250 Roman sites located in different regions, from the Roman West to the East, and is the largest dataset of this kind obtained so far. Our results present suggestive orientation patterns and point towards an astronomical intentionality, maybe by the integration of important dates of Roman and pre-Roman calendars into the urban layout.
Book
Full-text available
Volumen II de las Actas del IX Congreso Internacional de Estudios Fenicios y Púnicos
Article
Full-text available
A myth asserts that at sunrise on the summer solstice ‘something’ came to the Calanais Stones’ central ring heralded by the cuckoo’s call. This paper investigates which of the three celestial objects easily visible at sunrise, the Sun, Moon and Venus, might be referred to. The stones have no obvious orientation with the Sun and, while a ‘window’ of the midsummer full-moons could be seen over the stone ring, complex lunar orbits preclude any precise alignments including the lunar standstill positions. Several widespread European goddesses of fertility and sovereignty were associated with both Venus and the cuckoo, astronomically symbolised by the Pleiades in northern Europe. The east -row of the Calanais Stones is aligned with crossover events of Venus. Three crossover events occurred during the period of the east row construction suggested by radiocarbon dating. The azimuth of the rising Pleiades coincided with the Venus crossover of 1677 and 1674 BC. The ‘something’ was ‘bright, shining, holy’ in Brittonic, gwen, while Gwener is the planet Venus. The appearance of the Sun and Venus at sunrise on the summer solstice might represent a divine wedding. This is believed to be the first European prehistoric monument demonstrated to be purposely aligned with Venus.
Article
Full-text available
En la presente publicación se propone la existencia dentro de la tradición fenicio-púnica del conocido como ritual de la apertura de la boca. Para ello, en primer lugar se analizan las partes de las que estaba y está compuesto este ceremonial en las religiones egipcia, mesopotámica, hebrea, hindú y budista. En todos los casos se observa que con dicha liturgia se pretende purificar las estatuas de culto para que la esencia de la deidad pueda vivir y actuar desde ellas antes de introducirlas en el sancta sanctorum del templo. Solamente en el caso egipcio se observa que esta ceremonia se realizaba también a los difuntos para hacer que éstos pudieran ver, oír y hablar tras su fallecimiento. Por último, se ponen en relación con este ritual varias piezas y contextos religiosos de clara filiación fenicio-púnica que guardan estrechos paralelos con los objetos empleados en exclusiva dentro de la liturgia egipcia.
Chapter
Full-text available
RESUMEN Dentro de los objetivos del proyecto de investigación subvencionado por el Gobierno de España: Malaka antes de Las Columnas, la cronología y evolución del primitivo asentamiento de Malaka, la topografía y urbanismo antiguos, se combinan con estudios centrados en la explotación de los recursos naturales de su hinterland como la minería y metalurgia y, sobre todo, las producciones cerámicas. PALABRAS CLAVE Malaka, Asentamiento fenicio, alteres taurodérmicos, Arqueometría. ABSTRACT Among the objectives of the research project funded by the Government of Spain: Malaka before de Columns ...the chronology and evolution of the primitive settlement of Malaka, ancient topography and urbanism are combined with studies focusing on the exploitation of the natural resources of its hinterland as mining and metallurgy and, above all, ceramic productions related to trade in fish sauces. KEYWORDS Malaka, Phoenician Settlement, Bull-skin-Altars, Archaeometry.
Article
Full-text available
This article studies from a new perspective the named Carambolo Hoard, a liturgical set of 21 objects from a Phoenician Sanctuary in Tarteso
Article
The physical organisation of sanctuaries at Iberian-Roman archaeological sites have societal-spiritual aspects that are not always fully understood, but which become clearer when astronomical factors are taken into consideration. The current research studies Temple B (first century AD) in the Iberian-Roman sanctuary of Torreparedones (Baena, Spain). This temple is surrounded by the Jabalcuz and Ahíllo mountain peaks which, respectively, closely mark sunrise at the equinoxes and the winter solstice. Although uncommon in Iberian sanctuaries, the cella atTemple B is oriented to the cardinal points and the deity, Dea Caelestis, represented by a columnshaped baetylus, is also aligned with the central pillar of the cella in a north-south direction. Since the cella was partially buried, cultic practices would have developed in the dark, although a skylight in the roof would have projected a beam of light onto the baetylus at each solar noon. A reconstruction created for this study has confirmed that, in the past, this band of light would have moved from the top to the bottom of the baetylus, which thus acted as a solar calendar throughout the year. The design seems deliberate, as the positions of ornamental cordons in the baetylus match this timeline at relevant dates.
Article
Full-text available
this work summarizes the results yielded after five excavation campaigns where undertaken at the Cerro Borreguero (Borreguero Hill) Archaeological Site (Zalamea de la Serena, Badajoz). Said excavation campaigns have allowed us to document the existence of three moments of occupation between the ninth century BCE and the first century BCE, with a noticeable hiatus between the Protohistoric Period and Roman Period. The appearance of an oval hut along with a rectangular construction indicates that this is the first transition archaeological site in the Middle Valley of the Guadiana River which dates between the Late Bronze Age and Iron Age I.
Article
Digital tools are increasingly used in cultural astronomy, so that it is now more important than ever to assess their precision and reliability, and to identify what uncertainties they may introduce. The present work aims to address these issues by comparing a dataset of orientations of Roman cities in the Iberian Peninsula measured in situ with measurements of the same structures obtained through different digital tools. By this, it is possible to estimate the errors that using these techniques introduce and to establish precision limits to data in future work. The results of this preliminary study are then implemented in an archaeoastronomical research project in North Africa, where some on-site measurements had been made in previous fieldwork campaigns by members of the group prior to the current political unrest that now prevents work at some sites in the region. In these instances, Google Earth Pro (2017) and HeyWhatsThat (Kosowsky 2012) have been key tools that have allowed us to complete a survey stretching from present-day Morocco to Libya, as well as to extract a preliminary outline of orientation trends in Roman Africa.
Article
Full-text available
RESUMEN Actualmente disponemos de una gran base de datos sobre las orientaciones de los monumentos megalíti-cos en la Península Ibérica. Estos datos muestran aparentes similitudes para diferentes grupos en áreas diversas. Además, en numerosas ocasiones parecen ser compatibles con ciertos eventos astronómicos ob-servados en el horizonte. Sin embargo, una interpretación adecuada requiere un primer nivel que es el in-tento de descartar una fuerte dosis de subjetividad a la hora de manipular los datos. En este artículo se muestra una aplicación de la técnica de Análisis por Componentes Principales a este problema. Esta técni-ca nos permite agrupar monumentos de acuerdo a este criterio estadístico. Además mostramos que se pue-de usar como un primer paso para discriminar entre diferentes alternativas de alineamiento astronómico. ABSTRACT Nowadays, we benefit from a huge corpus of data on the orientations of Megalithic monuments in the Iberian Peninsula. These data present similarities for several groups of monuments in different areas. Many of these groups present orientations compatible with astronomical events happening in the horizon. However, a sound interpretation is missing and would require a level of analysis without the inherent sub-jectivity in this kind of studies. The present article presents the application to this data set of the Principal Component Analysis (PCA). This technique allows us to group several areas of monuments according to statistical criteria. Later, several models are included showing that PCA is a powerful tool to discriminate among possible candidates for the astronomical orientation.
Article
Artefacts found at El Carambolo have led scholars to suppose that this was a sanctuary site. Among the finds is a bronze thymiaterion of orientalising style. The original excavator's doubts about its purpose has meant that the evidence of this particular piece has been almost wholly ignored by later scholars. Its identification as an incense-burner lends further support for the site's religious character.
Article
En este artículo presento una reflexión personal sobre el papel de los astrofísicos y astrónomos dentro de la investigación en astronomía cultural. En primer lugar discuto la problemática definición de este término y su debatida naturaleza interdisciplinar. También expongo el problema curricular al que se enfrentan actualmente los astrofisicos dedicados a este campo de investigación y las dificultades de comunicación con la comunidad de arqueólogos y antropólogos. También llamo la atención sobre la importancia de que la orientación de los monumentos arqueológicos se refleje correctamente en la planimetría de los yacimientos. Finalmente, incido... (Leer más) en la necesidad de considerar la esfera celeste como un elemento más dentro del contexto de un yacimiento arqueológico y de que la arqueoastronomía debería considerarse como parte de la Arqueología del Paisaje, en tanto en cuanto el concepto de paisaje englobara el contexto celeste.