ArticlePDF Available

Árboles para Villavicencio. Especies que fortalecen la Estructura Ecológica Principal

Authors:
  • Independent researcher

Abstract

This article is part of an ongoing research called Strengthening of the Ecological Principal Structure as of the identification and selection of species for urban tree planting, taking place in seven (7) Colombian cities: Cúcuta, Bucaramanga, Villavicencio, Palmira, Ibagué, Neiva and Popayán. Herein are the results for the city of Villavicencio.
85
Revista nodo Nº 3, Volumen 2, Año 2: 85-98 Julio-Diciembre 2007
Árboles para Villavicencio
Especies que fortalecen la Estructura Ecológica Principal
Ciudad, Medio Ambiente y Hábitat Popular1
Grupo de investigación categoría B (Colciencias)
Facultad de Arquitectura, Diseño Industrial y Bellas Artes
Universidad Antonio Nariño
Fecha de recepción: 30/08/2007, Fecha de aceptación 15/12/2007
1Investigadores:
Luis Fernando Molina Prieto
Arquitecto.
molinaprieto@yahoo.com.ar
Bellanith Vargas Garzón
Arquitecta, Candidata a Magíster en Medio Ambiente y Desarrollo.
bellanith.vargas@gmail.com
Resumen
El artículo forma parte de la investigación Fortaleci-
miento de la Estructura Ecológica Principal a partir de la
identificación y selección de especies para la arborización
urbana, que se adelanta en siete (7) ciudades co-
lombianas: Cúcuta, Bucaramanga, Villavicencio,
Palmira, Ibagué, Neiva y Popayán. Se presentan los
resultados correspondientes a la ciudad de Villavi-
cencio.
Palabras clave
Arborización urbana, Estructura Ecológica Prin-
cipal, corredores biológicos.
Abstract
This article is part of an ongoing research called Streng-
thening of the Ecological Principal Structure as of
the identification and selection of species for ur-
ban tree planting, taking place in seven (7) Colombian
cities: Cúcuta, Bucaramanga, Villavicencio, Palmira, Iba-
gué, Neiva and Popayán. Herein are the results for the city
of Villavicencio.
Keywords
Urban tree planting, Ecological Principal Structure, biolo-
gical corridors.
86 Árboles para Villavicencio
Parque lineal, arborizado en su totalidad con ficus Ficus benjamina.
Introducción
Estado actual de la arborización
La ciudad de Villavicencio se caracteriza por su singular topografía,
que cuenta con dos sectores bien diferenciados, el pie de monte de la
Cordillera Oriental y el Llano propiamente dicho. Quizá esta unión
de ecosistemas, unos de sabana y otros de montaña, aportan a
Villavicencio su alta diversidad de especies de árboles. En este esce-
nario se desarrolla la ciudad que crece densa al pie de la cordillera, y
se ordena de manera difusa a lo largo de las carreteras que enlazan la
urbe con los diferentes sectores del Llano. Predominan en la ciudad
dos especies introducidas: el ficus Ficus benjamina y el pomarroso
brasilero Syzygium malaccensis, las cuales poseen altísimas poblaciones
(ficus: 3725, pomarroso brasilero: 3544), que sumadas representan
más de la mitad de los individuos plantados en la ciudad. El ficus
Ficus benjamina que a nivel mundial ha sido reportado como especie
que genera daños a la infraestructura urbana, es causante, según el
Estudio Diagnóstico y Formulación de Solución a las Afectaciones de la Flora
87
Revista nodo Nº 3, Volumen 2, Año 2: 85-98 Julio-Diciembre 2007
Derecha: el pomarroso brasilero
Syzygium malaccensis, especie plantada
masivamente en Villavicencio, pese a
que causa afectaciones severas a las
redes de alumbrado público, redes de
energía y redes telefónicas.
2 Muchas de las especies que en Colom-
bia se consideran nativas, no son exclusi-
vamente colombianas, al contrario, en
muchos casos, son especies que se en-
cuentran distribuidas por el trópico ame-
ricano (desde el sur de México hasta
Guyana y el norte del Perú); o al norte de
los Andes (Colombia, Venezuela, Ecua-
dor), y por tanto, se consideran nativas en
varios países.
Urbana Sobre la Infraestructura Vial y de Servicios Públicos- Municipio de
Villavicencio, de 3478 afectaciones severas al acueducto y el alcantari-
llado; 196 afectaciones severas al alumbrado público; 963 afectacio-
nes severas a las redes de energía y 1072 afectaciones severas a las
redes telefónicas. El pomarroso brasilero Syzygium malaccensis no se
queda atrás: afectaciones severas al acueducto y el alcantarillado: 15,
al alumbrado público: 299; a las redes de energía: 2540 y a las redes
telefónicas 2955. Las especies nativas por su parte presentan pobla-
ciones muy bajas, pues por lo general, no superan los 200 individuos.
Especies nativas2
Las especies nativas que forman parte de la arborización de Villavi-
cencio y cuentan con poblaciones representativas son: la acacia fo-
rrajera Leucaena leucocephala, el aguacate Persea americana, el algarrobo
Hymenaea courbaril, el balso Ochroma pyramidalis, el búcaro Erythina fus-
88 Árboles para Villavicencio
Yarumo Cecropia peltata.
Níspero Acras zapota.
ca, el cacao Theobroma cacao, el castañete Pachira acuatica, el habillo Hura
crepitans, el cámbulo Erythrina poeppigeana, el caracolí Anacardium excel-
sum, la ceiba Ceiba pentandra, el chachafruto Erythrina edulis, el chirlobirlo Tecoma
stans, el gallinero Pithecellobium dulce, el guamo Inga spectabilis, el guásimo Guazu-
ma ulmifolia, el guayabo Psidium guajava, el guayacán flor amarillo Tabebuia chry-
santha, el iguamarillo Pseudosamanea guachapele, el mamoncillo Melicoccus bijugatus,
el matarratón Gliricidia sepium, el ocobo Tabebuia rosea, la palma mechuda Syagrus
sancona, el palo de cruz Brownea ariza, el samán Phitecellobium saman, el saúco
Sambucus sp., el totumo Crecentia cujete, el yarumo Cecropia peltata, el yopo Piptade-
nia peregrina y el zapote Matisia cordata.
Especies con poblaciones no representativas
Algunas especies nativas cuentan con pocos individuos a nivel de la
ciudad, o se encuentran en sectores periurbanos o semirurales, como
el bejuco costeño Clitoria fairchildiana, el caimarón Pourouma ecropiaefo-
lia, el caimito Chrysophyllum auratum, el cañofistol Cassia moschata, el
cedro Cederla odorata, el cucharo Swartzia macrophyla, el dorance Cassia
reticulata, el hobo Spondias purpurea, el laurel Nectandra acutifolia, el
madroño Rheedia madruno y el níspero Acras zapota.
Especies no aptas para la arborización urbana
El estudio anteriormente citado reporta un grupo de especies nativas
no aptas para la arborización urbana: avellano Alaeurites noluccana, la-
cre Vismia baccifera, madura verde Crhysophyllum cainito, trompillo Guarea
gigantea, tortolito Didimopanax morototoni y vainillo Albizzia sp.
Especies del bosque alto andino y el páramo
Algunas de las especies que se emplean en la arborización de Villavi-
cencio, son típicas de los páramos o del bosque alto andino, como el
sietecueros Tebouchina lepidota, el divi divi de tierra fría Caesalpinia espi-
nosa, el arrayán Myrcianthes leucoxila y el cerezo capulí Prunus serotina.
Estas especies se encuentran, en Villavicencio, fuera de su ambiente
natural, fuera de su ecosistema (por clima y altitud), de manera que
no logran establecer relaciones simbióticas con los ecosistemas pro-
pios de la ciudad y el territorio. En consecuencia no las incluimos en
la lista de posibles recomendadas, pues como ya se ha mencionado, la
investigación busca el fortalecimiento de la Estructura Ecológica
Principal.
89
Revista nodo Nº 3, Volumen 2, Año 2: 85-98 Julio-Diciembre 2007
Palma areca Crysalidocarpus lutescens.
Acacia roja Delonix regia.
Otras especies que se encuentran muy distantes de sus ecosistemas
de origen, y que por tanto no tuvimos en cuenta, son las originarias
de las zonas australes y holárticas del planeta, como los pinos Pinus
patula y Pinus radiata, del helado norte del Canadá; las Araucarias
Araucaria excelsa y A. araucana, del nevado sur de Chile; o los Eucalip-
tos Eucaliptus Sp. de la ardiente e inhóspita Australia.
Especies introducidas
La ciudad cuenta con una amplia variedad de palmas introducidas
dentro de las que se destacan la palma real o palma cubana Roystonea
regia; la palma de Manila Veitchia merrillii, de Filipinas; la palma robe-
line Phoenix roebelenii, del sudeste asiático; la palma areca Crysalidocar-
pus lutescens y la palma cola de pescado Caryota mitis, ambas del Asia; la
palma del viajero Ravenala madagascariensis, de Madagascar; la palma
abanico Pritchardia pacifica y el cocotero Cocos nucifera, de las islas del
Pacífico sur; la palma washingtoniana Washingtonia filifera, de Nortea-
mérica; la palma mariposa Caryota ureas, de la India y Malasia; y final-
mente, la palma fénix Phoenix canariensis, de las islas Canarias.
En cuanto a especies de árboles introducidos se destacan la acacia
amarilla Cassia siamea, la pata de vaca Bauhinia purpúrea, la lluvia de
oro Cassia fistula y la teca Tectona grandis, de Asia; el urapán Fraxinus
chinensis de la China; el árbol del pan Artocarpus cummunis, el tulipán
africano Spathodea campanulata y el caucho lira Ficus lyrata, de África; la
cadmia Cananga odorata, el pomarroso brasileño Syzygium malaccensis y
la acacia roja Delonix regia, de Madagascar; la casuarina Casuarina
esiquetifolia y el calistemo Callistemon citrinus, de Australia; la acacia rubiña
Caesalpinia peltophoroides, el oití Licania tomentosa y el carbonero blanco
Calliandra ahematocephala, de Brasil; el ficus Ficus benjamina, el caucho
de la India Ficus elastica, el mango Manguifera indica, el árbol nim
Azadirachta indica y el almendro Terminalia catappa, de la India, y la
araucaria Araucaria sp. de Chile.
Especies introducidas Vs. Especies nativas
Si bien las especies introducidas producen sombra, embellecen la ciu-
dad y reducen el impacto de la contaminación, ninguna de ellas pre-
senta una oferta alimenticia interesante para la fauna nativa, y en con-
secuencia, aunque presentan altas poblaciones, no colaboran con el
fortalecimiento de la Estructura Ecológica Principal de la ciudad,
especialmente, en su componente fauna. Las especies nativas por el
contrario, producen por lo general alimento para la fauna nativa, es-
90 Árboles para Villavicencio
Cámbulo Erythrina sp.
3 El látex de la córteza, si tiene contacto
con los ojos produce ceguera; posee un
veneno muy activo. En: Revista informati-
va del proyecto SIG-PAFC, año 4, Nº14,
septiembre de 1997, Bogotá.
4 «Ficus: género muy amplio de árboles y
arbustos. Hay que tener cuidado porque
muchas especies tienen sistemas de raí-
ces muy extensos y superficiales». En: Allan
Konya, Diseño en climas cálidos, Blume,
Madrid, 1981 P. 135.
pecialmente para la avifauna, pequeños mamíferos como los murcié-
lagos y las ardillas, y una amplia variedad de insectos. Por tanto, son
las especies nativas las que pueden fortalecer la Estructura Ecológica
Principal de la ciudad, especialmente en su componente fauna; al
tiempo que prestan servicios ambientales para la ciudad como son la
producción de sombra y la descontaminación del aire mientras que
generan belleza y ornamento en los espacios públicos, cubriendo así
los aspectos ornamentales, ambientales y ecológicos que deben pro-
piciar los árboles urbanos.
Criterios para la selección de especies
Se seleccionaron especies que fortalecen la Estructura Ecológica Prin-
cipal en tres de sus componentes: suelo, agua y fauna. Además, se
incluyeron especies que dinamizan los ecosistemas, o incrementan la
diversidad de la flora y la fauna propias de los mismos, aunque lo
hagan de manera indirecta (Componente Ecosistema).
Metodología para la selección
1. Se seleccionaron las especies que presentan poblaciones represen-
tativas en el espacio urbano de la ciudad.
2. Se descartaron las especies que pueden generar riesgo directo o
indirecto para la salud humana, en el espacio público:
a) Por ser tóxicos:
-Cobolongo (Thevetia nerifolia)
-Habillo (Hura crepitans) 3
b) Porque se autopodan, es decir, dejan caer pesadas ramas generan-
do altos riesgos en los espacios públicos:
-Caracolí (Anacardium excelsum)
3. Se descartaron las especies que por su sistema radicular agresivo o
superficial, causan daño a la estructura de servicios públicos o a los
asfaltos y andenes de la red vial:
-Árbol del pan (Artocarpus communis)
-Caucho de la India (Ficus elástica) 4
-Caucho lira (Ficus lirata)
-Ficus (Ficus benjamina)
-Flamboyán (Delonix regia)
-Castañete (Pahira acuatica)
-Tulipán africano (Spathodea campanulata)
91
Revista nodo Nº 3, Volumen 2, Año 2: 85-98 Julio-Diciembre 2007
4. Se descartaron las especies que generan malos olores y accidentes:
-Algarrobo Hymenaea courbaril, porque las vainas (frutos) causan pro-
blemas ambientales en los espacios públicos y privados:
El algarrobo tiene cierto uso como una especie ornamental y como
árbol de sombra en patios, parques y calles. Entre las desventajas
para estos usos están el hecho de que las vainas, pesadas y duras,
han quebrado parabrisas de vehículos al caer, y el hecho de que al
quebrarse, las vainas emiten un olor desagradable. En: Lee Y.T.;
Langenhein, J.H. (1974). Additional new taxa and new combinations
in Hymenaea (Leguminosae, Caesalpinioideae). Journal of the
Arnold Arboretum. 55(3): 441-452.
5. Se descartaron las especies que atraen plagas:
-El cacao Theobroma cacao y la palma africana Elaeis guineensis, porque
atraen plagas (chulos, ratas), generando riesgos en la salud pública.
Con las especies restantes y siguiendo los criterios descritos anterior-
mente, se generó una matriz para la selección, la cual se nutrió, en lo
relativo al componente fauna, con datos publicados por Rodríguez-
Mahecha & Hernández-Camacho (2002), Segovia et al. (2000), Molina
& Osorio (1999) y Hilty & Brown (1986), además de los obtenidos
durante las observaciones en campo.
En lo relativo al componente ecosistema, se consultaron las páginas
http://www.conabio.gob.mx, y http://www.fs.fed.us/; mientras que
para los componentes agua y suelo se consultó, además de todas las
fuentes ya mencionadas, a Barrero & Alarcón (2005), Barón & Mora-
les (1997), Caldas (1975), Carvajal & Chacón (1999), González et al.
(1995) y Molina et al. (1999).
Palo de cruz Brownea ariza.
92 Árboles para Villavicencio
Guayacán flor amarillo
Tabebuia chrysantha
Iguamarillo
Pseudosamanea guachapele
Mamón
Melicoccus bijugatus
Mango
Manguifera indica
Matarratón
Gliricidia sepium
Ocobo
Tabebuia rosea
Palo de cruz
Brownea ariza
Samán
Phitecellobium saman
Totumo
Crecentia cujete
Yarumo
Cecropia peltata
Zapote
Matisia cordata
A continuación se describen cuatro especies recomendadas, sus ca-
racterísticas y los beneficios ecológicos que fomentan.
Especies recomendadas
Las especies recomendadas para el fortalecimiento de la Estructura
Ecológica Principal de Villavicencio son las siguientes (todas
originarias del trópico americano, a excepción del mango):
Acacia forrajera
Leucaena leucocephala
Balso
Ochroma pyramidalis
Búcaro
Erythrina fusca
Cámbulo
Erythrina poeppigeana
Ceiba
Ceiba pentandra
Chachafruto
Erythrina edulis
Gallinero
Pithecellobium dulce
Guadua
Bambusa guadua
Guamo
Inga spectabilis
Guásimo
Guazuma ulmifolia
Guayabo
Psidium guajaba
93
Revista nodo Nº 3, Volumen 2, Año 2: 85-98 Julio-Diciembre 2007
Familia: Papilionaceae. Origen: trópico americano. Crecimiento:
rápido. Raíz: profunda. Tallo: con espinas durante el crecimiento.
Hojas: compuestas, trifoliadas. Flores: rojas Fruto: vainas cilindricas,
color castaño oscuro.
Beneficios Ecológicos:
Suelos: especie óptima para conservación de suelos, control de la
erosión y recuperación de terrenos degradados, pues posee una alta
capacidad para fijar el nitrógeno al suelo. Especie utilizada en la res-
tauración de áreas erosionadas, inclusive donde hubo canteras. Agua:
protege, conserva y rehabilita los nacimientos y los cuerpos de agua.
Fauna: las flores y rebrotes alimentan loros, cotorras y pericos como
el perico barbiamarillo Brotogeris jugularis. Además de alimentar y atraer
variada fauna dentro de la que se destacan los murciélagos, aves
melíferas, insectívoras y frugívoras.
Cámbulo
Erythrina Poepigeana
94 Árboles para Villavicencio
Familia: Papilionaceae. Origen: trópico americano. Crecimiento:
rápido. Raíz: profunda. Tallo: con espinas durante el crecimiento.
Hojas: compuestas, trifoliadas. Flores: rojas Fruto: vainas cilindricas,
color castaño oscuro, con semillas rojas.
Beneficios Ecológicos:
Suelos: especie óptima para conservación de suelos, control de la
erosión y recuperación de terrenos degradados, pues posee una alta
capacidad para fijar el nitrógeno al suelo. Especie utilizada en la res-
tauración de áreas erosionadas, inclusive donde hubo canteras. Agua:
protege, conserva y rehabilita los nacimientos y los cuerpos de agua.
Fauna: las flores y rebrotes alimentan loros, cotorras y pericos como
el perico barbiamarillo Brotogeris jugularis. Además de alimentar y atraer
variada fauna dentro de la que se destacan los murciélagos, aves
melíferas, insectívoras y frugívoras.
Chachafruto
Erythrina edulis
95
Revista nodo Nº 3, Volumen 2, Año 2: 85-98 Julio-Diciembre 2007
Familia: Bombacaceae. Origen: trópico americano. Crecimiento:
rápido. Raíz: de profundidad media a superficial. Tallo: recto, de
color café grisáceo. Hojas: palminervias, verdes, secan en café. Flo-
res: blancas con pétalos cerrados y estambres erectos. Fruto: erec-
tos, largos, al abrir liberan semillas envueltas en lana habana.
Beneficios Ecológicos:
Suelos: especie recomendada para la protección y estabilización de
suelos, para el control de la erosión y la rehabilitación de suelos de-
gradados. Fauna: las flores alimentan y atraen abejas y otros insectos
por lo que contribuyen a la alimentación de aves insectívoras. Los
frutos alimentan aves frugívoras, semilleras y loros. Alimenta además
a los murciélagos.
Balso
Ochroma pyramidalis
96 Árboles para Villavicencio
Familia: Bombacaceae. Origen: trópico americano. Crecimiento:
medio. Raíz: profunda. Tallo: recto. Hojas: simples y alternas,
nervadas, con pubescencia por el envés. Flores: amarillas o blanco
rosáceo. Fruto: ovoide, solitario o en grupos en las ramas viejas,
color marrón verdoso, cáscara gruesa y pulpa anaranjada, jugosa, con
hasta cinco semillas.
Beneficios Ecológicos:
Agua: protege, conserva y rehabilita los nacimientos y los cuerpos
de agua por lo que se emplea en la restauración ecológica de cuencas
y microcuencas. Fauna: las flores alimentan y atraen abejas y otros
insectos por lo que contribuyen a la alimentación de aves insectívoras.
Los frutos alimentan aves frugívoras, semilleras y loros. Alimenta
además a los murciélagos.
Zapote
Matisia cordata
97
Revista nodo Nº 3, Volumen 2, Año 2: 85-98 Julio-Diciembre 2007
Conclusiones
Los corredores biológicos de una ciudad pueden ser, además de sus
rondas hídricas; sus calles, avenidas y parques. Pero si esos espacios
urbanos están plantados con especies que no ofrecen alimento a la
fauna, no la atraerán, y en consecuencia, no serán verdaderos corre-
dores biológicos. Serán espacios verdes para la circulación de carros
y peatones, mas no para la circulación de las aves ni las semillas que
ellas transportan. No serán corredores biológicos que conecten los
ecosistemas fragmentados por la ciudad, por donde puedan circular
los pájaros, los loros o las ardillas; serán simples calles bien arborizadas
desde el punto de vista exclusivo de una de las especies que habita en
el territorio, es decir, los seres humanos. Las arborizaciones que par-
ten de criterios ornamentales o de servicios ambientales (exclusivos
para los ciudadanos) olvidan que las funciones que la fauna nativa
desempeña, a nivel de la polinización y dispersión de semillas, son las
que aseguran la reproducción de la flora local y la conservación de
los ecosistemas.
Es evidente que la arborización de la ciudad de Villavicencio ha res-
pondido, ante todo, a la búsqueda de ornamentación y confort
climático en los espacios urbanos, de manera que se han plantado
especies que proyectan grandes y frescas sombras. Si bien estas espe-
cies predominantes, regulan la temperatura y reducen el impacto de
la radiación solar sobre las construcciones y los espacios públicos, en
su mayoría no contribuyen al fortalecimiento de la Estructura
Ecológica Principal, puesto que se trata de especies introducidas que,
en su gran mayoría, no alimentan a la fauna nativa.
Es necesario por tanto, incrementar paulatinamente el número de
árboles nativos, especialmente, los que alimentan a la fauna, para que
poco a poco los pájaros y los loros, al igual que las ardillas y otros
mamíferos, los frecuenten, y con ellos, retornen la naturaleza y la
vida silvestre a la ciudad.
98 Árboles para Villavicencio
Referencias
Barón P., T. & S. L. Morales. (1997), Árboles del Valle de Aburrá, Medellín, Edito-
rial Colina.
Barrero E. & J. Alarcón. (2005), Árboles del cañón del Combeima, Ibagué, Funda-
ción yulima.
Benevolo, L. (1994) La captura del infinito, España, celeste ediciones.
Bernal, C. A. (2000). Estudio diagnóstico y formulación de solución a las afectaciones de la
flora urbana sobre la infraestructura vial y de servicios públicos-Municipio de Villavicencio.
Secretaría de Planeación, Secretaría del Medio Ambiente, Villavicencio.
Caldas L. (1975), La flora ornamental tropical y el espacio urbano, Cali, Cespedesia,
boletín científico del Departamento del Valle del Cauca.
Carvajal E. & J. Chacón. (1999), Cúcuta verde y exuberante, Cúcuta, Corponor.
González F., Díaz N. & P Lowy. (1995), Flora ilustrada de San Andrés y Providencia,
Bogotá, SENA-UN.
Hilty S. & W. Brown. (1986), A guide to the birds of Colombia, New Jersey, Princeton
University Press.
IUCN (2000), 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo,
GEEI, Auckland, Nueva Zelanda.
Molina L. F., Gonzáles M. & G. Sánchez. (1999), Guía de árboles de Santafe de
Bogotá, 2ª ed., Bogotá, DAMA
Molina L. F. & J. Osorio. (1999), Guía de aves de Santafe de Bogotá, 2ª ed., Bogotá,
DAMA.
Rodríguez-Mahecha J. & J. Hernández-Camacho. (2002), Loros de Colombia, Bo-
gotá, Conservación Internacional.
Segovia R., Sedano R., Reina G., López G. & A. Schoonhoven. (2000), Árboles,
arbustos y aves en el agrosistema del CIAT, Cali, CIAT.
Uribe, E. (2000) La arborización urbana en el mundo, el caso de Francia, en
Memorias del foro de arborización urbana, Bogotá, Alcaldía Mayor de Bogotá.
Wiesner, D. (2000). Metodología para la definición de la estrategia de arborización,
en Memorias del foro de arborización urbana, Bogotá, Alcaldía Mayor de Bogotá. pp. 18- 29
http://www.conabio.gob.mx
http://www.fs.fed.us/.
... In the selection of the most beneficial tree species for urban trees must be considered, in addition to carbon fixation, the offer of other ES such as shade supply, beautification of the city and air pollution mitigation. Native species produce food for fauna, especially birds and small mammals such as bats and squirrels, and a wide variety of insects, so native species not only comply with ornamental and environmental aspects, but also with ecological (PRIETO; GARZÓN, 2007). ...
Article
Full-text available
Trees are essential in the city to capture CO2, and, at the same time, to contribute to the mitigation of climate change. Carbon storage and fixation in aboveground biomass was estimated in the urban woodland of Ibagué with a census from 2013-2016, and a new measurement of 15% on individuals in the 2019-2020 period. The number of trees of the main species required to mitigate emissions of greenhouse gases from households was estimated. Urban woodland captures about 3.81 Gg CO2/year, which represents only 2,3% of the city emissions. The mitigation of 169.2 Gg CO2/year of the city households would be achieved by having between 412,000 and 1.2 million trees of the most dominant species. Efforts based on green infrastructure to compensate urban emissions at municipal level must be coordinated with territory policies at large scales.
... Urban forests represent an integrated and coherent system of multifunctional areas, which are perceived as living spaces that fulfill important ecological, social and economic functions (Kulchelmeister, 2000;Ferrini & Fini, 2011). These spaces provide goods such as food and energy, and services such as macro and microclimate regulation, recreation, air quality improvement, noise control (Molina & Vargas, 2007;Lima, Staudhammer, Brandeis, Escobedo, & Zipperer, 2013). They can also play an important role from the perspective of conservation biology, by maintaining wildlife metapopulations, acting as reservoirs of genetic material, and favoring conditions for seedling establishment and dry forest regeneration (Ruiz-Jaén & Aide, 2006;Lopes et al., 2012;Valencia-Duarte, Trujillo-Ortiz, & Vargas, 2012). ...
... Urban forests represent an integrated and coherent system of multifunctional areas, which are perceived as living spaces that fulfill important ecological, social and economic functions (Kulchelmeister, 2000;Ferrini & Fini, 2011). These spaces provide goods such as food and energy, and services such as macro and microclimate regulation, recreation, air quality improvement, noise control (Molina & Vargas, 2007;Lima, Staudhammer, Brandeis, Escobedo, & Zipperer, 2013). They can also play an important role from the perspective of conservation biology, by maintaining wildlife metapopulations, acting as reservoirs of genetic material, and favoring conditions for seedling establishment and dry forest regeneration (Ruiz-Jaén & Aide, 2006;Lopes et al., 2012;Valencia-Duarte, Trujillo-Ortiz, & Vargas, 2012). ...
Article
Full-text available
The litterfall and decomposition represent the main transfer of organic matter and nutrients from the vegetation to the soil surface and determine positive trajectories in the process of rehabilitating and restoring degraded ecosystems. The aim of this study was to evaluate the contributions of organic materials and nutrients through the characterization of fine litter in an urban dry forest fragment. Litter production was monitored for one year by collecting 29 traps (0.5 m²). To evaluate leaf nutrient resorption, green leaves were collected from 5-10 individuals that represented the dominant tree species. Litter-bags (20 x 20 cm, 2 mm pore) were used for six months to evaluate the decomposition of leaf litter. Annual fine litter production was found to be 8 574 kg ha⁻¹, with the Cordia alba species contributing the most leaf litter (1 134 kg ha⁻¹) and nutrients (N: 6.16; P: 0.21; Ca: 4.72; Mg: 0.47; K: 1.27 kg ha⁻¹). Decomposition rates (k constant) followed the decreasing order: C. alba (k: 4.6) > Machaerium milleflorum (k: 3.5). M. milleflorum and Albizia niopoides presented a pattern of rapid N and P release in the first 30 days, with more than 80 % and 60 % released from M. milleflorum and C. alba, respectively, by the end of the experiment. The litterfall monitoring carried out in this urban dry forest fragment revealed some important aspects of the functioning of an ecosystem as seriously threatened as the tropical dry forest.
Article
Full-text available
resumen En el Piedemonte llanero confluyen las regiones de los Andes y orinoquense, motivo por el cual es rico en biodiversidad; aunque aún faltan inventarios para la mayoría de las localidades. La información sobre la diversidad funcional y servicios ecosistémicos en sitios como Villavicencio (Meta, Colombia), que han sufrido intensos procesos de modificación del paisaje, es limitada. Se revisó la información publicada y disponible sobre los murciélagos de Villavicencio, hallando una alta diversidad taxonómica; se han encontrado al menos 62 especies de seis familias. Con base en el listado de especies, se infirió que todos los grupos tróficos conocidos para los murciélagos están representados en Villavicencio. El número de especies por grupo fue de: 22 frugívoros; 19 insectívoros aéreos; 6 omnívoros; 5 nectarívoros; 2 hematófagos; 1 piscívoro y 1 carnívoro. Lo anterior, sugiere que al menos entre frugívoros e insectívoros hay un número considerable de posibles redundancias ecológicas, lo que debe ayudar a la resiliencia de los ecosistemas del municipio. La mayoría de las publicaciones sobre murciélagos de Villavicencio se relacionan con su taxonomía, sistemática y evolución; no se encontraron publicaciones sobre su diversidad funcional o los servicios ecosistémicos que prestan. La notable degradación de los ecosistemas naturales de Villavicencio sugiere que han ocurrido extinciones locales de especies de murciélagos, por lo que se evaluaron las posibilidades para su conservación y los estudios que serían recomendables para lograr dicho propósito. Se resalta, particularmente, algunas especies con alta tolerancia a las perturbaciones y que deben estar brindando sus servicios ecosistémicos al día de hoy.
Article
Full-text available
One of the determining factors in urban tree development and growth is fertilization. We therefore studied the nutritional requirements of five tree species used in urban forestry (Tabebuia chrysantha, Margaritaria nobilis, Hamelia patens, Apeiba aspera, Cupania americana) using the missing element technique. Differential responses by groups were found for nitrogen and sulfur deficiencies. The T. chrysanta, M. nobilis, and H. patens groups showed high sensitivity to nitrogen deficiencies. This was evident in a lower mean growth for all variables assessed: height, root neck diameter, aerial dry matter, and radical dry matter. The C. americana and A. aspera group showed the lowest mean growth for sulfur deficiencies. The HJ-Biplot representations, used to characterize the species' response to each treatment, showed low growth yields for nitrogen and sulfur deficiencies in every individual tree species assessed. The imbalance of calcium/magnesium bases and magnesium/potassium bases affected height growth in all species. This was evident in the high growth obtained for the calcium- and magnesium-deficient treatments. The treatments that added calcium and/or magnesium accentuated the imbalance and gave low growth in all variables.
Article
Full-text available
RESUMEN La fertilización es determinante del crecimiento y desarrollo de árboles urbanos. Por ello, estudiamos, mediante la técnica del elemento faltante, los requerimientos nutricionales de cinco especies tropicales usadas en silvicultura urbana (Tabebuia chrysantha, Margaritaria nobilis, Hamelia patens, Apeiba aspera, Cupania americana). Se encontró algunas especies sensibles a la deficiencia de nitrógeno y otras a la deficiencia de azufre. El grupo de T. chrysanta, M. nobilis y H. patens mostró alta sensibilidad a la deficiencia de nitrógeno, mientras que C. americana y A. aspera pre-sentaron sensibilidad a la deficiencia de azufre, representada en menor crecimiento promedio para todas las variables evaluadas: altura, diámetro en el cuello de la raíz, materia seca radical y materia seca aérea. Las representaciones HJ-�iplot, utilizadas para caracterizar la respuesta por especie a cada tratamiento en todas las unidades e�perimen-�iplot, utilizadas para caracterizar la respuesta por especie a cada tratamiento en todas las unidades e�perimen-tales, evidenciaron los bajos rendimientos en crecimiento para las deficiencias en nitrógeno y azufre. El desbalance de bases calcio/magnesio y magnesio/potasio afectó el crecimiento en altura de todas las especies, evidenciado en los altos crecimientos obtenidos para los tratamientos deficientes en calcio y magnesio. Debido a esto, las fórmulas
Estudio diagnóstico y formulación de solución a las afectaciones de la flora urbana sobre la infraestructura vial y de servicios públicos-Municipio de Villavicencio
  • C A Bernal
Bernal, C. A. (2000). Estudio diagnóstico y formulación de solución a las afectaciones de la flora urbana sobre la infraestructura vial y de servicios públicos-Municipio de Villavicencio.
A guide to the birds of Colombia
  • S W Hilty
  • Brown
Hilty S. & W. Brown. (1986), A guide to the birds of Colombia, New Jersey, Princeton University Press. IUCN (2000), 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, GEEI, Auckland, Nueva Zelanda.
100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, GEEI
IUCN (2000), 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, GEEI, Auckland, Nueva Zelanda.
La arborización urbana en el mundo, el caso de Francia, en Memorias del foro de arborización urbana
  • E Uribe
Uribe, E. (2000) La arborización urbana en el mundo, el caso de Francia, en Memorias del foro de arborización urbana, Bogotá, Alcaldía Mayor de Bogotá.
Metodología para la definición de la estrategia de arborización, en Memorias del foro de arborización urbana
  • D Wiesner
Wiesner, D. (2000). Metodología para la definición de la estrategia de arborización, en Memorias del foro de arborización urbana, Bogotá, Alcaldía Mayor de Bogotá. pp. 18-29 http://www.conabio.gob.mx http://www.fs.fed.us/.