ChapterPDF Available

LA CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD APLICADA A PEQUEÑA ESCALA: LA RED VALENCIANA DE MICRORRESERVAS DE VEGETALES

Authors:
  • Generalitat Valenciana

Abstract and Figures

The establishment and evolution of the Plant Micro-reserves Network of the Valencian Community (Spain) is explained. By mid 2008, the Valencian Community holds 273 PMRs legally declared, the most dense network of small botanical reserves worldwide. Populations for ca. 70% of the Iberian endemic flora living in the Valencian Community has been catched by this network. During the last years, the Valencian model has been exported to other Spanish regions and European and Mediterranean countries.
No caption available
… 
Content may be subject to copyright.
249
LA CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD APLICADA A PEQUEÑA ESCALA:
LA RED VALENCIANA DE MICRORRESERVAS DE VEGETALES
Emilio Laguna Lumbreras
Generalitat Valenciana, Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda
Centro para la Investigación y Experimentación Forestal (CIEF)
Avinguda Comarques del País Valencià, 114. 46930 Quart de Poblet, Valencia.
laguna_emi@gva.es
Abstract
The conservation of biodiversity at low scale: the Valencian network of plant micro-reserves (Va-
lencian Community, Spain)
The establishment and evolution of the Plant Micro-reserves Network of the Valencian Community
(Spain) is explained. By mid 2008, the Valencian Community holds 273 PMRs legally declared, the most
dense network of small botanical reserves worldwide. Populations for ca. 70% of the Iberian endemic flora
living in the Valencian Community has been catched by this network. During the last years, the Valencian
model has been exported to other Spanish regions and European and Mediterranean countries.
Keywords: Micro-reserves, Endemic plants, Valencian Community
Resumen
Se explica el establecimiento y evolución de la red de microrreservas vegetales (MRF) de la Co-
munitat Valenciana (España). A mediados de 2008 la Comunidad Valenciana alberga 273 microrreservas
legalmente protegidas, constituyendo la red más densa de pequeñas reservas botánicas del planeta. La
red contiene poblaciones de en torno al 70% de la flora endémica ibérica presente en la Comunidad Valen-
ciana. A lo largo de los últimos años, el modelo valenciano ha sido exportado a otras regiones españolas y
países europeos y del Mediterráneo.
Palabras clave: Microrreservas, Flora endémica, Comunitat Valenciana
250
Al Dr. Juan Peña Llopis (1976-2007),
colaborador de la red valenciana de
microrreservas vegetales y entusiasta
estudioso de la flora singular valenciana
Introducción. Marco conceptual
La palabra ‘microrreserva’ significa literalmente ‘pequeña reserva’. En términos de conservación
de la naturaleza, hace mención de modo genérico a reservas naturales de pequeña dimensión, con inde-
pendencia del nombre con el que se les exprese en términos normativos en función de la legislación de
cada territorio; así, muchas de las zonas de los diferentes países europeos que bien podrían considerarse
como microrreservas, están legalmente protegidas como reservas naturales, monumentos naturales, etc.
-v. Laguna, 2001a. Como contrapunto a esta visión técnica, se ha venido extendiendo el uso de la ‘micro-
rreserva’ como figura jurídica, con nombre propio en el ámbito legislativo. El ejemplo pionero que abrió la
puerta al empleo de esta figura legal es el de la red de microrreservas vegetales de la Comunitat Valencia-
na, al que se dedica el presente texto. Como se indica más adelante, este modelo han sido adaptado en
otros territorios en función de sus necesidades de protección, gestión y marcos normativos particulares,
hasta el punto que hoy podemos decir que las ‘microrreservas’ no son un concepto homogéneo, sino una
familia de tipos de espacios protegidos en continuo crecimiento y diversificación.
Las microrreservas responden a la necesidad de establecer una proporcionalidad entre el objeto
de protección y las normas que la regulan. La naturaleza no se expresa necesariamente a través de gran-
des unidades territoriales, como las que resultan protegidas mediante la mayoría de parques naturales o
nacionales; por el contrario, son muchos los ejemplos de unidades paisajísticas de dimensiones mínimas
-p.ej., islotes, lagunas temporales, etc.- o de ecosistemas que poseen suficiente grado de funcionalidad
y autorregulación con tamaños relativamente reducidos -lo que denominamos como ‘microhábitats’-, que
resultan merecedores de protección legal. Wilson (2002) ha indicado, por ejemplo, la opción de que en-
claves de dimensiones mínimas, incluso de escasos decímetros cuadrados, puedan ser objeto de formas
específicas de protección; de hecho debe considerarse que una parte sustancial de la biodiversidad del
planeta corresponde a pequeños organismos que se mueven en espacios muy reducidos o que son neta-
mente sésiles -como ocurre con la mayoría de vegetales y hongos- (Wilson, 1986), lo que parece afectar
muy especialmente a los táxones biológicos endémicos, de distribución natural muy restringida. Previa-
mente, Gómez-Campo (1981) ya había expresado la conveniencia de proteger pequeños enclaves para el
caso de la flora silvestre, proponiendo el término ‘minirreserva’, que constituye el antecedente sustancial
de las actuales microrreservas. Como ejemplo, dicho autor proponía el caso del paraje de ‘La Encantada’
(Villarrobledo, Albacete), cuyos valores han sido detallados por Gómez-Campo & Herranz (1993), y que a la
postre sería protegido de modo más reciente como microrreserva por el gobierno autonómico castellano-
manchego.
La conveniencia de dar especial prioridad a la protección de la flora endémica en territorios alta-
mente biodiversos y ‘hotspots’ de la diversidad vegetal ha sido señalada en trabajos como el de Cowling
& McDonald (1998); otro tanto debe indicarse para las especies raras o relícticas, no necesariamente en-
démicas (Domínguez & al., 2003). Sin embargo, la escasa coincidencia entre necesidades de protección de
251
flora y redes de espacios protegidos -basados habitualmente en la declaración de pocos enclaves pero de
gran superficie- parece ser un problema generalizado, según han analizado Castro & al. (1996) en el caso
español; en parte, este problema ha venido derivando de las propias estructuras jurídicas, como puede
verse en las revisiones realizadas para Europa por Klemm (1997) y Klemm & Shine (1996), y quizá también
provenga de la importancia y prioridad que a nivel social, en todos los países, se ha dado a la conservación
de organismos que necesitan grandes extensiones territoriales para asegurar su supervivencia, tal y como
ocurre con muchas de las especies de aves o mamíferos más emblemáticos. En todo caso, a lo largo de
las últimas décadas se ha generado una importante profusión de trabajos que plantean a nivel mundial el
dilema de la elección entre grandes y pequeños espacios protegidos (Cabeza & Moilanen, 2001; Jarvinen,
1982; Lessica & Allendorf, 1992; Nantel & al., 1998; Reznicek, 1987), o su más que razonable compemen-
tariedad (Falkner & Stohlgren, 1997; Kati & al., 2004; Laguna & al., 2004a). La necesidad de ajustar la
citada proporcionalidad entre objetos de protección y esfuerzos técnicos y legales necesarios para ello (v.
Margules & Pressey, 2000; Margules & Usher, 1981) conlleva casi inequívocamente una solución mixta, en
la que las redes de grandes espacios se complementen con otras, más densas y numerosas, de reservas
naturales a pequeña escala (Laguna & al., 2004a).
La Comunitat Valenciana constituye un territorio particularmente rico en diversidad vegetal (La-
guna & al., 1998), siendo una de las pocas regiones españolas en las que converge más de un ‘hotspot’
mundial de biodiversidad (v. Davis & al., 1994), concretamente la cordillera Bética y el macizo de Javalam-
bre; igualmente, forma parte del núcleo de alta diversidad vegetal del Sur y Este de la Península Ibérica
destacado por Médail & Quézel (1997). Destaca su elevada proporción de plantas endémicas, con 355
táxones hasta grado de subespecie considerados como endemismos ibéricos e ibero-baleáricos (Laguna
& al., 1998), lo que constituye el 11,3% de la flora vascular del territorio autonómico listada por Mateo &
Crespo (2003); además, hasta 60 de los anteriores táxones son exclusivos de dicha Comunitat Valenciana,
lo cual confiere a la flora un papel relevante en la política regional de conservación biológica (v. Laguna,
1991). En el caso de la flora rara no endémica, la disposición de sus abundantes alineamientos montaño-
sos -de Oeste a Este- ha favorecido la existencia de numerosos refugios poblacionales para la flora del
Terciario e inicios del Cuaternario durante los periodos glaciares, tanto en lo relativo a plantas de óptimo
eurosiberiano como a los relictos paleosubtropicales y de las primitivas laurisilvas ibéricas (v. Laguna & al.,
1998). Esta riqueza, unida a otros elementos más abajo indicados, movieron a la formulación de una nueva
figura legal de conservación, la ‘microrreserva vegetal’, más popularmente conocida como ‘microrreserva
de flora’.
Génesis de la red de microrreservas
El término ‘microrreserva’ se propuso por primera vez, como figura susceptible de tener un signi-
ficado jurídico propio, en el documento programático ‘La Comunidad Valenciana en la Europa Unida’ (La-
guna, 1991), donde se planteaba la posibilidad de establecer a medio plazo una red de pequeñas reservas
biológicas temáticas, dedicadas en este caso a la flora silvestre, como opción para garantizar la conserva-
ción de una o más poblaciones de cada una de las plantas vasculares endémicas valencianas, así como de
una parte sustancial de su flora rara no endémica propia de hábitats naturales. La figura de protección a
desarrollar por el gobierno regional -Generalitat- se planteaba tras constatar a partir de numerosos estu-
dios previos que la mayoría de tales especies singulares, ya fueran endémicas, raras o amenazadas, ten-
dían a concentrarse selectivamente en determinados tipos de hábitats, de reducidas dimensiones (Laguna,
1994, 1999). Igualmente, se constataba que determinados microhábitats, como los roquedos verticales o
252
los afloramientos yesíferos, llegaban a estar habitualmente dominados por especies endémicas, a menudo
amenazadas a escala macroterritorial (v. Laguna, 1996; Laguna & al., 2004b). En el diseño de esta futura
red de refugios genéticos de flora silvestre se intentaron canalizar además 4 planteamientos técnicos
importantes:
1) Que los terrenos naturales de dominio o utilidad públicas, gestionados por la Generalitat Valen-
ciana, eran suficientes por su extensión y diversidad para poder dar cabida a la protección de poblaciones
para todas o casi todas las especies elegidas (Laguna, 1991, 1995), por lo que el modelo de nuevo espacio
protegido podía diseñarse sobre la base de una red de terrenos mayoritaria o exclusivamente públicos.
2) Que desde la comunidad científica existía un interés notable en generar una red de seguimiento
a largo plazo de la flora silvestre, para analizar las tendencias poblacionales de las plantas singulares y los
cambios globales del paisaje (p.ej., los resultantes del abandono del territorio rural, del cambio climático,
etc.).
3) Que, desde el sector de los propietarios privados y de los ayuntamientos con terrenos no ges-
tionados por la Generalitat, existía un interés creciente por poder gestionar sus propios terrenos con fines
conservacionistas, en particular cuando los dueños de las tierras tenían una fuerte conciencia ambiental
(propietarios ecologistas, profesores de enseñanza de ciencias naturales, granjas-escuela, explotaciones
de agricultura ecológica, etc.). Este interés no podía ser fácilmente satisfecho, dada la falta de alternativas
fáciles desde el ámbito legislativo nacional y valenciano, coincidentes de hecho con la escasez de figuras
específicas de promoción en el resto de Europa (v. Shine, 1996); más bien al contrario, la legislación con-
centraba todo protagonismo y capacidad de decisión en las administraciones, y la capacidad expropiatoria
de la que las leyes las dotaban inhibía seriamente el interés de los propietarios para proponer la protección
de sus terrenos (Laguna, 2001c, 2005a,c).
4) Que la nueva figura de protección no fuera excesivamente restrictiva sobre las actividades
previas de aprovechamiento del medio natural, ya que estaba ampliamente constatado que su abandono
podía generar fácilmente la pérdida de biodiversidad o de las poblaciones que se pretendían conservar, si
estaban ligadas a etapas sucesionales bajas del ecosistema (v. Webb, 1997), como se había observado en
una parte significativa de la flora endémica valenciana (Laguna & al., 1998).
Considerando lo anterior, se diseñó una nueva figura singular de conservación, que en esencia
podríamos denominar como una ‘parcela protegida de seguimiento y gestión biológicas’, cuya finalidad
primaria, a diferencia del concepto tradicional de ‘reserva natural’, no era proteger a ultranza las pobla-
ciones de especies amenazadas -aun cuando su resultado práctico pudiera serlo en muchos casos-, sino
asegurar que esos sitios pudieran ser objeto de estudio y concentración de prácticas de conservación in
situ de forma permanente. Por decirlo de un modo más simple, no se pretendía preservar a las especies,
sino proteger su estudio y conservación activas (v. Laguna, 2002b, 2004a, 2005a,b,c), asegurando una
coordinación mucho más estrecha entre gestión e investigación, aspecto sustancial para el desarrollo de
cualquier política de conservación de la flora silvestre (v. Given, 1994).
Para abordar la selección de zonas e inicio del programa de protección se contó con el apoyo del
programa LIFE-Naturaleza de la Comisión Europea, que cofinanció el establecimiento de la red a través de
2 proyectos LIFE en los periodos 1993-98 y 1999-2003 (Silva & al., 2008), cuyos resultados fueron siendo
monitorizados y ejemplificados progresivamente por diversos grupos externos (v. Akeroyd, 1998; Raeymae-
kers, 2000; Padilla & Ramón, 1997), considerándolos de especial relieve en el panorama conservacionista
español (Domínguez & Sáinz, 2000).
253
El paso sustancial para el desarrollo de la red fue la aprobación del Decreto 218/1994, de 17
de octubre, del Gobierno Valenciano, por el que se crea la figura de protección de especies denominada
microrreserva vegetal (DOGV núm. 2.379, de 03.11.1994, pp. 12.948-12.951), asentando un marco jurídico
novedoso a escala mundial para este tipo de reservas naturales. En esencia, las microrreservas pueden
definirse como enclaves de hasta 20 hectáreas (ha.) de extensión, ricas en flora singular, donde quedan
protegidas permanentemente las plantas y hongos y los sustratos naturales donde viven, pero permitien-
do la continuidad de la mayoría de actividades tradicionales previas; tales enclaves se establecen sobre
terrenos públicos de gestión de la Generalitat Valenciana, o sobre aquellos privados o municipales cuyos
propietarios las aportan de modo voluntario e irreversible, pero comprometiéndose a ser los responsables
y protagonistas de las acciones de conservación. La declaración legal se hace mediante Orden del departa-
mento de la Generalitat con competencias ambientales -en la actualidad Conselleria de Medio Ambiente,
Agua, Urbanismo y Vivienda-, e incluye el plan de gestión de la zona. Los aspectos básicos de esta figura
han sido resumidos en respuestas y reglas prácticas en el trabajo de Deltoro & al. (2006a), y sus diferencias
respecto de otros modelos de reservas naturales diseñadas para la flora silvestre han sido expuestas por
Laguna (2001a y 2002a).
Evolución y estado de la red de microrreservas vegetales
La evolución de la red de microrreservas ha sido tratada en muchos de los trabajos ya citados, y
otros más recientes como los de Laguna (2007), donde se detallan aspectos prácticos de interés: metodolo-
gías de elección de zonas (paneles de expertos, prospección por SIG, etc.), sistemas de señalización, etc.
Mapa nº 1.- Distribución de la red de microrreservas
en el territorio de la Comunitat Valenciana
254
La declaración de las primeras microrreservas de flora se hizo a finales de 1998, y se ha sucedido
a lo largo de 18 órdenes publicadas en el Diario Oficial de la Comunitat Valenciana. A mediados de 2008,
el número total de microrreservas vegetales protegidas por la Generalitat Valenciana es de 273, de las que
48 (17,6%) corresponden al modelo de gestión/propiedad privada o municipal, 2 mixtas -municipal y de la
Generalitat- y 223 son directamente gestionadas por la Generalitat. El grupo de microrreservas privadas
constituye la red más significativa de reservas naturales no gestionadas por una administración autonó-
mica en España, y se ha acompañado de numerosas acciones ejemplarizantes promovidas por sus dueños,
como la existencia de una asociación de propietarios privados de microrreservas (‘Espacios para la Vida’),
la incorporación de algunas de estas zonas a iniciativas singulares de ecoturismo rural, etc. Las 48 zonas
protegidas de este grupo o subred pueden dividirse a su vez en 22 municipales -sobre terrenos no decla-
rados de Utilidad Pública, gestionados por los ayuntamientos sin intervención de la administración auto-
nómica-, 9 de ONG y 17 de propiedad privada individualizada. Las microrreservas de este tipo disponen de
un modelo de apoyo económico a través de subvenciones que huyen del concepto de subsidio (v. Laguna,
2001c); en este caso se concede una única subvención compensatoria simbólica -de valor muy inferior al
del terreno en coste de mercado-, pero se le facilita posteriormente un elevado apoyo económico para las
acciones de conservación que deseen realizar, en tanto tales actuaciones se diseñen por especialistas
cualificados o entidades científicas.
Globalmente, se trata de la red territorial más densa de reservas botánicas a escala mundial, y
sigue aumentando regularmente, aun cuando el ritmo de crecimiento ha descendido en los últimos años
a medida que se han ido incrementando los techos de número de especies singulares con poblaciones
incluidas en una o más microrreservas. La tabla nº 1 permite ver el ritmo de incremento en el número de
zonas declaradas.
Tabla nº 1.- Evolución de la declaración de microrreservas en las 3 provincias de la Comunitat Valenciana
(1998-2008)
Provincia
Nº de MR declaradas por año
SUMA
1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
Castellón 14 0 22 0 0 25 0 0 0 0 14 75
Valencia 0 29 18 16 22 12 0 0 16 1 0 114
Alicante 0 33 23 0 11 5 0 11 1 0 0 84
TOTAL 14 62 63 16 33 42 0 11 17 1 14 273
Acumul. 14 76 139 155 188 230 230 241 258 259 273 273
La superficie protegida por la red es de 1.918,2 ha, lo cual rinde un promedio de 7,03 ha por
microrreserva, pero la mayoría de estos espacios se mueven en dimensiones más pequeñas, como puede
observarse en las tablas nº 2 y 3.
255
Tabla nº 2.- Tamaño de las zonas declaradas hasta mediados de 2008
Tamaño (ha) Nº de microrreservas Superficie que ocupan (ha)
De 0,1 a 5,0 153 282,4
De 5,1 a 10,0 45 317,4
De 10,1 a 15,0 19 245,5
De 15,1 a 20,0 56 1.072,9
SUMA 273 1.918,2
Tabla 3.- Distribución por tamaños de las zonas de 0 a 5 ha (153 microrreservas) declaradas hasta
mediados de 2008
Tamaño (ha) Nº de microrreservas Superficie que ocupan (ha)
De 0,1 a 1,0 61 36,6
De 1,1 a 2,0 37 52,9
De 2,1 a 3,0 20 49,0
De 3,1 a 4,0 17 62,3
De 4,1 a 5,0 18 81,6
SUMA 153 282,4
En total la red se distribuye por 135 términos municipales -en torno a ¼ del total de municipios
valencianos-, guardando proporcionalidad con las zonas de mayor concentración de flora singular (Deltoro
& al., 2006b). Las microrreservas de menor dimensión corresponden a menudo a enclaves de fuentes, islo-
tes o secciones de acantilados costeros bajos; como ejemplos orientativos pueden aportarse los de Serra
de Serrella-Barranc Fort (0,061 ha), Fuente del Puntalejo (0,063 ha), Illot de la Mona (0,068 ha), Molino de
Papel de Castielfabib (0,098 ha), y los acantilados de Les Rotes-A (0,111 ha) o de la Cala Fustera (0,117
ha). La tabla nº 2 muestra la tendencia a un repunte de las zonas de mayor superficie (hasta 20 ha), debi-
do tanto a la conveniencia de extensiones mayores para las microrreservas con vegetaciones forestales
maduras -en especial las que requieren mayores zonas periféricas de amortiguación-, como al interés de
los propietarios privados, en tanto cobran compensaciones económicas algo superiores al aportar mayores
superficies a la red.
La normas de declaración de cada microrreserva establecen una lista de especies priorizadas
para el censo o seguimiento regular, así como para la recolección del germoplasma (semillas, esporas,
propágulos) a incorporar a bancos específicos de material vegetal de reproducción (Laguna, 2007). En total,
los planes de gestión de las 273 microrreservas priorizan 1.288 poblaciones correspondientes a 527 espe-
cies, de las que 227 (43%) corresponden a endemismos ibéricos; a su vez esos 227 táxones representan
el 64% del conjunto de especies endémicas peninsulares o íbero-baleáricas presentes en la Comunitat
Valenciana; estas cantidades se incrementan sustancialmente al hablar de los endemismos exclusivos o
256
casi exclusivos valencianos, donde el porcentaje de representatividad captado por la red se sitúa en torno
al 90%. De las citadas 1.288 poblaciones, 9 corresponden a briófitos, 2 a líquenes, 1 a hongos y el resto a
flora vascular.
La representatividad real de la red es muy superior a la ya citada, pues se extiende además a un
amplio número de táxones no priorizados para seguimiento -incluyendo otras muchas especies endémicas
pero de amplia distribución peninsular-. Al menos 1.625 especies de flora vascular están presentes en una
o más microrreservas, lo que implica no menos del 51,6% del elenco de flora vascular valenciana recogido
por Mateo & Crespo (2003); obviamente la representatividad sería aún mayor si de dicho elenco (3.150
táxones) se extrae la flora alóctona (550 especies, 8,25% del total).
Junto al grado cuantitativo de representación de la diversidad vegetal regional, debe destacarse
especialmente el cualitativo, por cuanto la red ha ‘capturado’ muchas de las poblaciones más reseñables
a escala autonómica, nacional, europea o mundial para especies notables de flora silvestre valenciana.
Destaca así la inclusión en la red de la única población mundial de Limonium perplexum, y de todas las
poblaciones ibéricas -peninsulares o de islotes cercanos a la península Ibérica- nativas de Medicago citri-
na y Silene hifacensis, plantas todas ellas adscritas al Catálogo Nacional de Especies Amenazadas; son
significativas las especies para las cuales toda o gran parte de la población regional está incluida en la
red, como ocurre con Marsilea Astrigosa o Asplenium celtibericum, etc., y los endemismos estrictos o casi
exclusivamente valencianos que tienen protegida de este modo buena parte de su población conocida, o
al menos las mejores poblaciones viables a escala mundial (p.ej., Limonium dufourii, Silene diclinis). En el
caso de las especies de la Lista Roja de la Flora Vascular Española y el proyecto Atlas nacional de Flora
Amenazada, para el cual Laguna (2004b) apunta la presencia de 80 táxones en tierras valencianas, al me-
nos 55 (el 68,75% del total) tienen poblaciones en la red.
En relación con los hábitats, la red de microrreservas contiene representación, en distinto grado
de calidad, de todos los tipos de hábitats mayores de la Directiva 92/43/CEE presentes en la Comunitat
Valenciana (hasta 69 tipos diferentes). De ellos 53 (76,8% del total) están priorizados para acciones de
conservación en los planes de gestión de las microrreservas.
Además de lo anterior, se ha realizado un amplio número de actuaciones de restauración de hábi-
tats y refuerzo de poblaciones de especies singulares en el marco del proyecto ‘Conservación de Hábitats
Prioritarios de la Comunidad Valenciana’ (v. Laguna et al., 2003a y 2004c), cuyas 226 parcelas experi-
mentales se encuentran solapadas en más de un 45% con la red de microrreservas, y que ha conllevado
trabajos de conservación en 17 tipos de hábitats, con actuaciones sintetizadas por Laguna & al. (2003b).
Para obtener una idea global de estos resultados y algunos de sus ejemplos más sobresalientes, remitimos
al lector al último trabajo indicado, donde podrá apreciarse la elevada diversidad de técnicas utilizadas,
muchas de ellas novedosas para España.
Como complemento de todo lo anterior la red de microrreservas es objeto de un amplio número
de proyectos de custodia territorial y participación local (Basora & Sabaté, 2006), así como de programas
educativos y exposiciones didácticas, y sus actividades tienden a coordinarse con las de tipo académico
(p.ej., existe la asignatura de libre elección ‘Microrreservas de Flora’, ofertada a diversas titulaciones y
licenciaturas en la Universidad Politécnica de Valencia).
Extensión del concepto de red de microrreservas
El modelo valenciano se popularizó en el ámbito conservacionista español a raíz de la publicación
de sus fundamentos en la revista Quercus (Laguna, 1995), iniciándose desde ese momento una amplia
257
difusión técnica a través de numerosos medios, y traspasando rápidamente las fronteras para colaborar
en iniciativas para su adaptación en regiones concretas de Italia, Chipre, Egipto, Rusia (Turuta & al., 2003),
Eslovenia (Laguna & al., 2005 y 2006) o Grecia (Thanos & al., 2006, 2007). Se han propuesto redes de gran
envergadura siguiendo el modelo valenciano en países como Rumanía (Sarbu, 2001) o Croacia (Radulovic,
2000), pero los avances más significativos se han desarrollado sin duda en Letonia, donde la Ley de Pro-
tección de Especies y Hábitats formalizó en el año 2000 la figura de ‘microrreserva’, que posee especial
trascendencia en la planificación forestal y la gestión de especies amenazadas de flora, fauna y hongos
(v. Bara, 2003; Denina, 1999; Ek & al., 2002; LFSF, 2005; Moitiekaititiè, 2006). En España, la figura de mi-
crorreserva de flora está establecida en Castilla y León mediante decreto desde 2007, y tanto Castilla-La
Mancha como Illes Balears tienen reconocida la de ‘microrreserva’ en sentido más amplio, para todo tipo
de organismos biológicos, mediante normas con rango de Ley, respectivamente desde 1998 y 2005. En el
caso balear existe además un amplio trabajo técnico en la isla de Menorca, cuyo resultado se resume en
la propuesta de zonas a proteger coordinada por Fraga (2005).
El proyecto de la red valenciana de microrreservas de flora está priorizado o recomendado por
diversas iniciativas y entidades supranacionales como Planta Europa, el Consejo de Europa, el programa
LIFE-Naturaleza de la Comisión Europea, el programa español MAB-UNESCO, Eurosite y Europarc. Para-
lelamente, la figura de microrreserva ha sido específicamente recomendada en la Estrategia Europea de
Conservación de Flora-ESPC 2001-2007 (Smart & al., 2002) y en la Resolución 2.68 del Congreso Mundial
de Conservación de la UICN del año 2000 (UICN 2000), y constituye uno de los elementos fundamentales
de apoyo del modelo de Áreas Importantes para la Flora (Important Plant Areas, IPA) en la nueva ESPC
2008-2014 (Planta Europa, 2008).
Proyección de futuro
Aunque el modelo de la red se diseñó para priorizar el estudio y conservación de la flora vascular
endémica (Laguna, 2001b; Laguna & al., 2001), y por extensión la de las plantas relícticas (Serra & al.,
2003), son numerosas las propuestas que apuestan por su validez para otros grupos taxonómicos de in-
terés botánico como los líquenes (Atienza & al. 2001) o los briófitos (Gimeno & al., 2001), o para grupos
temáticos completos como los ‘Crop Wild Relatives’, parientes silvestres de las plantas cultivadas (Laguna,
2004a; Dulloo & al., 2008; Kell & al., 2008); igualmente su utilidad se ha propuesto para la protección en
bloque de comunidades vegetales singulares o muy ricas en flora amenazada (p.ej. Cerrillo & al. 2002,
para la vegetación gipsícola). A estas cuestiones debe añadirse la creciente recomendación internacional
de su empleo, identificando el carácter pionero y ejemplificador de la experiencia valenciana (Hamilton &
Hamilton, 2006; Heywood, 2004; Heywood & Dulloo, 2005; Estrelles & al., 2004), que ayudan a incrementar
el interés internacional por el conocimiento de esta iniciativa. En consecuencia cabe prever un incremento
en la expansión del modelo, al tiempo que se empiezan a plantear nuevos horizontes en la propia Comu-
nitat Valenciana, como los ya citados de la aplicación a plantas criptógamas y hongos, o la del desarrollo
experimental de microrreservas marinas.
Agradecimientos
A los programas LIFE y FEOGA de la Comisión Europea, por el apoyo en el desarrollo de activi-
dades de la red de microrreservas de flora. Al amplio equipo de técnicos gestores de flora silvestre de la
Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda y cuantos vienen colaborando en el diseño,
aprobación, vigilancia y funcionamiento de la red de microrreservas.
258
Referencias
Akeroyd., J. 1998. Micro-reserves ‘capture’ Valencia’s special flora. Plant Talk 14: 20-24 y 33.
Atienza, V., J.G. Segarra & E. Laguna. 2001. Propuesta de microrreservas vegetales. Una alternativa para la
conservación de líquenes en la Comunidad Valenciana. Botanica Complutensis 25: 115-128.
Bara, J. 2003. Forest Biodiversity Protection. First Phase Report. National Programe of Latvian Forestry and
Related Sectors. Riga.
Basora, X. & X. Sabaté. 2006. Custodia del Territorio en la práctica. Manual de introducción a una nueva
estrategia participativa de conservación de la naturaleza y el paisaje. Xarxa de Custòdia del Territori y
Fundació Territori i Paisatge. Barcelona.
Cabeza, M. & A. Moilanen. 2001. Design of reserve networks and the persistence of biodiversity. Trends in
Ecology and Evolution 16: 242-248.
Castro, I., J.C. Moreno, C.J. Humphries & P.H. Williams. 1996. Streghtening the natural and national park
system of Iberia to conserve vascular plants. Botanical Journal of the Linnean Society 121: 189-206.
Cerrillo, M.I., E.D. Dana, H. Castro, M.L. Rodríguez Tamayo & J.F. Mota. 2002. Selección de áreas priorita-
rias para la conservación de flora gipsícola en el sureste de la península iberica. Revista Chilena de Historia
Natural 75: 395-408.
Cowling, R.M. & D.J. McDonald. 1998. Local endemism and plant conservation in the Cape Floristic Re-
gion. En Rundel, P.W., G. Montenegro & F.M. Jaksic (eds.): Landscape disturbance and biodiversity in Medi-
terranean-type ecosystems: 171-188 Ecological Studies nº 136. Springer Verlag. Berlin-Heidelberg.
Davis, S.D., V.H. Heywood & A.C. Hamilton (eds.). 1994. Centres of Plant Diversity, vol. 1: Europe, Africa,
South West Asia and the Middle East. IUCN. Cambridge y Gland.
Deltoro, V. I., J. Pérez-Botella, Ll. Serra, P. Pérez-Rovira, A. Olivares, S. Fos, G. Ballester & E. Laguna. 2006a.
Plant Microreserves: frequently asqued questions. Documento PDF en Aguilella, A., A. Ibars, E. Laguna &
B. Pérez-Rocher (eds.): Planta Europa, 4th European Conference on the Conservation of Wild Plants. Procee-
dings. CD-Rom. Universitat de València y Generalitat Valenciana. Valencia.
Deltoro, V.I, P. Pérez Rovira, G. Ballester, LL. Serra, J. Pérez Botella, E. Rodríguez, C. Fabregat & E. Laguna.
2006b. A preliminary IPA proposal for the Valencia region, eastern Spain. Documento PDF en Aguilella, A.,
A. Ibars, E. Laguna & B. Pérez-Rocher (eds.): Planta Europa, 4th European Conference on the Conservation of
Wild Plants. Proceedings. CD-Rom. Universitat de València y Generalitat Valenciana. Valencia.
Denina, I. 1999. Species conservation action plan for Yellow Lady’s Slipper (Cypripedium calceolus L.).
Summary. Latvian Fund for Nature. Riga.
Domínguez, F. & H. Sáinz. 2000. Flora española amenazada: Iniciativas para la conservación de un patrimo-
nio único. Biológica 9: 67-70.
Domínguez, F., J.C. Moreno & H. Sáinz. 2003. Rarity and threat relationships in the conservation planning
of Iberian flora. Biodiversity and Conservation 12: 1861-1882.
Dulloo, M.E., J. Labokas, J.M. Iriondo, N. Maxted, A. Lane, E. Laguna, A. Jarvis & S.P. Kell. 2008. Genetic
Reserve location and design. En Iriondo, J.M, N. Maxted & M.E. Dulloo (eds.): Conserving Plant Genetic
259
Diversity in Protected Areas. Population management of Crop Wild Relatives: 23-64. CAB International.
Wallingford.
Ek, T., U. Susko & R. Auzins. 2002. Inventory of Woodland Key Habitats. Methodology. Latvian State Forest
Service & Regional Forestry Board of Östra Götaland-Sweden. Riga.
Estrelles, E., N. Fuentes, J. Prieto, M. Boscaiu, D. Ballesteros & A.M. Ibars. 2004. Threatened Valencian
Flora: Initiatives for its conservation. En Smith, R.D. & al.. (ed.): Seed Conservation: Turning science into
practice: 857-868. RBG Kew. Londres.
Falkner, M.B. & T.J. Stohlgren. 1997. Evaluating the contribution of small national park areas to regional
biodiversity. Natural Areas Journal 17: 324-329.
Fraga, P. (coord.) 2005. Proposta de microreserves de flora. Consell Insular de Menorca. Maó. http://www.
cime.es/lifeflora/descargas/microreservas.pdf
Gimeno, C., F. Puche, J.G. Segarra & E. Laguna. 2001. Modelo de conservación de la flora briológica en la
Comunidad Valenciana: microrreservas de flora criptogámica. Botanica Complutensis 25: 221-231.
Given, D.R. 1994. Principles and Practice of Plant Conservation. Chapman & Hall. Londres.
Gómez-Campo, C. 1981. Conservación de recursos genéticos. In Ramos, J.L. (ed.), Tratado del Medio Natu-
ral, vol. II: 97-124. Universidad Politécnica de Madrid. Madrid.
Gómez-Campo, C. & J.M. Herranz. 1993. Conservation of Iberian endemic plants: the botanical reserve of
La Encantada (Villarobledo, Albacete, Spain). Biological Conservation 64: 155-160.
Hamilton, A. & P. Hamilton. 2006. Plant Conservation: An ecosystem approach. Earthscan. London.
Heywood, V. 2004. Critical global review of existing guidelines and methodologies and other relevant lite-
rature on in situ conservation of target plant species and of current activities in this area being undertaken
by national and international agencies. Final draft consultation. FAO. Roma.
Heywood, V.H. & M.E. Dulloo. 2005. In situ conservation of wild plant species. A critical global review of
good practices. IPGRI Technical Bulletin nº 11. International Plant Genetic Resources Institute. Roma.
Kati, V., P. Devillers, M. Dufrêne, A. Legakis, D. Vokou & Ph. Lebrun. 2004. Hotspots, complementarity or
representativeness? designing optimal small-scale reserves for biodiversity conservation. Biological Con-
servation 120: 471-480.
Kell, S.P., E. Laguna, J.M. Iriondo & M.E. Dulloo. 2008. Population and habitat recovery techniques for the
in situ conservation of plant genetic diversity. En Iriondo, J.M., N. Maxted & M.E. Dulloo (eds.): Conserving
Plant Genetic Diversity in Protected Areas. Population management of Crop Wild Relatives: 124-168. CAB
International. Wallingford.
Klemm, C. de 1997. Comparative analysis of the effectiveness of legislation for the protection of wild flora
in Europe. Nature and Environment series nº 88. Consejo de Europa. Estrasburgo.
Klemm, C. de & C. Shine. 1996. Legal measures for the conservation of natural areas. Nature and Environ-
ment Series, Nº 82. Consejo de Europa. Estrasbrugo.
Järvinen, O. 1982. Conservation of endangered plant populations: single large reserves or several small
reserves?. Oikos 38: 301-307.
260
Laguna, E. 1991. Los recursos de flora y fauna silvestres. En Honrubia, J. (coord.): La Comunidad Valenciana
en la Europa Unida. Vol. I: Nivel de vida, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio: 237-248. Presidencia
de la Generalitat Valenciana. Valencia.
Laguna, E. 1994. Introducción. En Aguilella, A., J.L. Carretero, M.B. Crespo, R. Figuerola & G. Mateo: Libro
de la flora vascular rara, endémica o amenazada de la Comunidad Valenciana: 13-28. Consellería de Medio
Ambiente. Generalitat Valenciana. Valencia.
Laguna, E. 1995. Microrreservas de flora: un nuevo modelo de conservación en la Comunidad Valenciana.
Quercus 118: 22-26.
Laguna, E. 1996. Algunos aspectos sobre el elemento endémico en la ‘Flora abreviada de la Comunidad
Valenciana’. Flora Montiberica 4: 90-95.
Laguna, E. 1999. The plant micro-reserves programme in the region of Valencia, Spain. En Synge, H. & J.
Akeroyd, (eds.): Proceedings Planta Europa 1998,. Second European Conference on the Conservation of
Wild Plants: 181-185. The Swedish Threatened Species Unit and Plantlife. Uppsala y Londres.
Laguna, E. 2001a. The micro-reserves as a tool for conservation of threatened plants in Europe. Nature and
Environment series nº 121. Consejo de Europa. Estrasburgo.
Laguna, E. 2001b. Conservación de los endemismos de la Comunidad Valenciana: La red de microrreservas.
En Gómez-Campo, C. (ed.): Conservación de Especies Vegetales Amenazadas en la Región Mediterránea
Occidental: Una perspectiva desde el fin de siglo: 149-174. Fundación Ramón Areces. Madrid.
Laguna, E. 2001c. The network of plant micro-reserves, a multifunctional instrument for awareness raising,
involving landowners and scientific research. En Proceedings of the 2nd International Symposium of the
Pan-Ecological Network: The partnership of local and regional authorities in the conservation of biological
and landscape diversity (Rochefort, Belgium, 18-19 Sept 2000): 99-103. Consejo de Europa. Estrasburgo.
Laguna, E. 2002a. Conservación in situ: medidas preventivas y restauración de hábitats. Microrreservas de
flora de Valencia. En Jornadas sobre conservación y gestión de especies amenazadas: 118-140. Gobierno
Vasco. Vitoria-Gasteiz.
Laguna, E. 2002b. La red valenciana de microrreservas vegetales. Boletín de la Sección del Estado Español
de Europarc 13: 24-28.
Laguna, E. 2004a. The plant micro-reserve initiative in the Valencian Community (Spain) and its use to
conserve populations of crop wild relatives. Crop Wild Relative, 2: 10-13.
Laguna, E. 2004b. La flora vascular valenciana en la Lista Roja española. Toll Negre, 4: 7-22.
Laguna, E. 2005a. La red valenciana de microrreservas de flora: Concepto y desarrollo (1991-2004). En
López Caballero, ed.: Conservación de la Naturaleza en Extremadura: 51-60. Consejería de Agricultura y
Medio Ambiente, Junta de Extremadura. Mérida.
Laguna, E. 2005b. Micro-reserves as a tool for grassland conservation and restoration in the Valencian
Community (Spain). En Struchov, A. & J. Kuleshova (eds.): Facets of Grassland Restoration: 105-120. The
Open Country Series. Biodiversity Conservation Center. Moscú.
Laguna, E. 2005c. Microrreservas, conservación ‘in situ’ y planes de recuperación de flora. Recursos Rurais
2: 81-90.
261
Laguna, E. 2007. The network of plant microreseves, consolidated experience from the Valencian Commu-
nity (Spain). Ensconews 2: 12-13.
Laguna, E., M.B. Crespo, G. Mateo, S. López-Udias, C. Fabregat, Ll. Serra, J.J. Herrero-Borgoñón, J.L. Ca-
rretero, A. Aguilella & R. Figuerola. 1998. Flora rara, endémica o amenazada de la Comunidad Valenciana.
Consellería de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana. Valencia.
Laguna, E., G. Ballester, C. Fabregat, A. Olivares, L. Serra, V. Deltoro, J. Pérez Botella, P. Pérez Rovira & J.
Ranz 2001. Plant micro-reserves: a new model of micro protected areas, Spain. Re-Introduction News 20:
19-21.
Laguna, E., G. Ballester, A. Olivares, L. Serra, P. Pérez-Rovira, V.I. Deltoro, J. Pérez-Botella & S. Fos. 2003a.
Conservation of priority habitats in the Valencian Community, Spain (Project LIFE99 NAT/E/006417). Ecolo-
gia Mediterranea 29(1): 109.
Laguna, E., V.I. Deltoro, S. Fos, P. Pérez-Rovira, G. Ballester, A. Olivares, LL. Serra & J. Pérez-Botella. 2003b.
Hábitats prioritarios de la Comunidad Valenciana / Priority habitats of the Valencian Community. Conselle-
ria de Territorio y Vivienda. Generalitat Valenciana. Valencia.
Laguna, E., V.I. Deltoro, J. Pérez-Botella, P. Pérez-Rovira, Ll. Serra, A. Olivares & C. Fabregat. 2004a. The
role of small reserves in plant conservation in a region of high diversity in Eastern Spain. Biological Con-
servation 119: 421-426.
Laguna, E., G. Ballester, J. Ranz, C. Fabregat, A. Olivares, L. Serra, J. Pérez Botella, V.I. Deltoro & P. Pé-
rez Rovira. 2004b. Valencian Micro-Reserve experience. A practical approach managing small protected,
natural areas. Documento PDF en Laguna, E. (ed.): Microhabitats Forum 2002-2003. CD-ROM. Generalitat
Valenciana, Conselleria de Territori i Habitatge. Valencia.
Laguna, E., G. Ballester, L. Serra, P. Pérez-Rovira, A. Olivares, V. Deltoro, J. Pérez Botella, S. Fos & C. Fabre-
gat. 2004c. EU-funded project restores threatened plant habitats in Valencia, Spain. Plant Talk 35: 14.
Laguna, E., V.I. Deltoro, B. Lipej, M. Kaligaric & A. Sovinc (eds.) 2005. Diversidad y conservación de los
ambientes kársticos: ejemplos valencianos y eslovenos / Pestrost in ohranjanje kraške pokrajine: Primeri iz
Valencije in Slovenije / Diversity and conservation of karst landscapes: Valencian and Slovenian examples.
Conselleria de Territorio y Vivienda, Generalitat Valenciana. Valencia.
Laguna, E., V.I. Deltoro, L. Serra & P. Pérez Rovira. 2006. Taking microreserves from Spain to Slovenia”.
Plant Talk 43: 18-22.
Lessica, P. & F.W. Allendorf. 1992. Are small populations of plants worth preserving?. Conservation Biology
6: 135-139.
LFSF. 2005. Management of Woodland Key Habitats in Latvia. Latvian State Forest Service (LFSF). Riga.
Margules, C.R. & R.L. Pressey. 2000. Systematic conservation planning. Nature 405: 243-253.
Margules, C.R. & M.B. Usher. 1981. Criteria used in assessing wildlife conservation potential: a review.
Biological Conservation 21: 79-109.
Mateo, G. & M.B. Crespo. 2003. Claves para la determinación de la flora valenciana. Ed. Moliner 40. Bur-
jassot, Valencia.
262
Médail, F. & P. Quézel. 1997. Hot-spots analysis for conservation of plant biodiversity in the Mediterranean
Basin. Annals of the Missouri Botanical Garden 84: 112-127.
Moitiekaititè, V. 2006. Conservation diversity of vascular plants and their communities in situ, applying the
concept of ecosystem pool. Ekologija 2: 1-7.
Nantel, P., A. Bouchard, L. Brouillet & S. Hay. 1998. Selection of areas for protecting rare plants with
integration of land use conflicts: A case study for the west coast of Newfoundland, Canada. Biological
Conservation 84: 223-234.
Padilla, A. & A. Ramón. 1997. Planeamiento ambiental a escala de detalle: Microrreservas de flora en la
Comunidad Valenciana. Investigaciones Geográficas 17: 117-128.
Planta Europa. 2008. A sustainable future for Europe. The European Strategy of Plant Conservation 2008-
2014. Planta Europa y Consejo de Europa. Salisbury.
Radulovic, G. 2000. Abstract of Thesis MSc: Natura protection in Croatia with special emphasis on protec-
tion of rare and endangered plants. Central European University. Budapest.
Raeymaekers, G. 2000. Plant conservation. In the beginning of a new era?. Natura 2000, 12: 8-10.
Reznicek, A.A. 1987. Are small reserves worthwile for plants?. Endangered Species Update 5: 1-3.
Sarbu, A. 2001. Diversitatae plantelor in contextul strategiei europene da conservare a biodiversitatii.
Association of Botanic Gardens of Rumania. Bucarest.
Serra, L., P. Pérez Rovira, V.I. Deltoro, C. Fabregat, E. Laguna & J. Pérez Botella. 2004. Distribution, status
and conservation of rare relict plant species in the Valencian Community. Bocconea 16(2): 857-863.
Shine, C. 1996. Private or voluntary systems of natural habitats’ protection and management. Nature and
Environment series Nº 85. Consejo de Europa. Estrasburgo.
Silva, J., J. Toland, W. Jones, J. Elridge, E. Thorpe, M. Campbell & E. O’Hara. 2008. LIFE and endangered
plants. Conserving Europe’s threatened flora. Comisión Europea. Bruselas.
Smart, J., Ch. Imboden, M. Harper & E. Radford (eds.). 2002. Saving the Plants of Europe. European Plant
Conservation Strategy). Planta Europa, Consejo de Europa y Plantlife International. Londres.
Thanos, C.A., Ch. Fournaraki & P. Gotsiou. 2006. Plant micro-reserves. Knowlede, protection, pereservation.
Endangered, rare and endemic plants in Crete. NKUA, MAICh and the Forest Directorate of Chania. Chania,
Creta.
Thanos C.A, Ch. Fournaraki, K. Georghiou, P. Dimopoulos & E. Bergmeier. 2007. The Establishment, Moni-
toring and Management of a Pilot Network of Micro-Reserves in Western Crete for the Conservation of
European Threatened Plants (CRETAPLANT Project, EU-LIFE). En Rockich, D., G. Moss, C. Yates, K. Dixon
& J. Stevens (eds.): Proceedings, MEDECOS XI Conference, Perth, Australia: 249-250. Botanic Gardens &
Parks Authority, Kings Park and Botanic Garden. Perth.
Turuta, O., V. Ryabtsev, N. Novitskaya & L. Vakarenko. 2003. Protected microhabitats as a part of the Baikal
Regional Ecological Network. Documento PDF en Laguna, E. (ed.): Microhabitats Forum 2002-2003: Electro-
nic Conference on Conservation of Microhabitats and their Biodiversity. CD-ROM. Conselleria de Territorio
y Vivienda, Generalitat Valenciana. Valencia.
263
UICN. 2000. Resolution 2.68. Conservation of plants in Europe. Resoluciones del Congreso Mundial de
Conservación. Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Amán. http://www.iucn.org/am-
man/content/resolutions/res68.pdf
Webb, N.R. 1997. Study of biotopes and habitats losing wildlife interest as a result of ecological succes-
sion. Nature and Environment series nº 91. Consejo de Europa. Estrasburgo.
Wilson, E.O. 1986. Biodiversity. National Academy of Sciences / Smithsonian Institute. Nueva York.
Wilson, E.O. 2002. The future of Life. Alfred A. Knopf Publishers. Nueva York.
... Additional geographic and detailed bio geographic data can be found and are available in previous works by some of us (Laguna, 1999; Laguna et al., 2004a Laguna et al., , 2005). Although the total number of vascular plant species present in the region is under constant revisions, it can be said, somewhat con dently, that the Valencian region is home to some 3.150 species, of which about 366 would be Spanish endemics of Iberian or Iberian-Balearic distribution (Laguna, , 2008 Laguna et al., 2010). In turn, at least 59 of these endemics would be considered strictly Valencian, with most of them growing along the coastline or in coastal mountain ranges, precisely the territories that have been most a ected by human activity. ...
... Since the adoption of the new regulation on conservation of wild ora in the Valencian region –Decree 79/2009 of the Valencian Government (Anonymous, 2009)– the main goal of Valencian PMR has been modi ed and restricted on the protection and conservation of endangered species, whether endemic or not (Laguna et al., 2010 ), as compared to the original objective of creating a representative network of plant diversity with priority given to incorporating populations of regional endemic plant species (Laguna, 2001a). In fact, the latter target had almost been achieved: by 2008 the PMR network had already incorporated 74% of the 366 endemics known to exist in our region (Laguna, 2008; Laguna et al., 2010 ). If this objective was narrowed to exclusive or nearly exclusive endemics (which amount to 133 taxa) their percentage within the network reached a gure above 86%. ...
... Decree 70/2009 also opens a new horizon by extending the possibility of creating new PMRs, so far restricted to the mainland, to coastal marine areas adjacent to the coastline (Anonymous, 2009). Along with these new objectives, and other pending and barely started, such as the application of the PMR model to endangered species of non-vascular plants, fungi, lichens and algae (Laguna, 2008), novel ones arise, such as the need to encourage participation by conservation NGOs, scienti c societies and other stakeholders in the management and making in value of PMR network. ...
... The evolution of the network of microreserves has been treated in many of the already cited and recent works (Laguna 2007(Laguna , 2008, detailing the practical aspects of interest, such as methodologies of choice of the areas , signposting procedures , in situ management and recovery of plans for endangered species (Laguna et al. 2013c), and stewardship and management of private PMRs (Laguna et al. 2013d). ...
... The evolution of the network of micro-reserves has been treated in many of the already cited and recent works (Laguna 2007(Laguna , 2008, detailing the practical aspects of interest, such as methodologies of choice of the areas , signposting procedures , in situ management and recovery of plans for endangered species (Laguna et al. 2013c), and stewardship and management of private PMRs (Laguna et al. 2013d). Valenciana. ...
... The network comprises 851 rare or very rare species: 49% of the regional content of abundance for this class, according to the regional data provided by Mateo & Crespo (2003). Although the network was started in 1998 and the lists of regional protected Along with the quantitative representation of regional plant diversity, endemism, rarity and amount of protected species, mention deserves the qualitative content of the PMRs network, because it has 'caught' many of the most notable populations at regional, national, European or global level of some remarkable Valencian flagship species (Laguna 2008 (Laguna et al. 2003a(Laguna et al. , b, 2004Laguna 2004a). Laguna et al. (2013c) have considered extensively all kinds of in situ activities linked to the PMRs network. ...
Book
Full-text available
Conservation of plant diversity is a priority in the environmental policy of Bulgaria. The book presents the main result – a pilot network of small protected sites for the conservation of rare plants using the model of plant micro-reserves – of a project funded by the Life+ Programme of the European Commission. Included are 3 species of bryophytes and 44 species of vascular plants for which in the period 2010–2014 were declared 58 protected sites and, additionally, for 4 sites proposals have been submitted to the Ministry of Environment and Water for legal protection. For each species is given its conservation status in Bulgaria, short morphological description, original data on the biology, habitats, distribution in the country, threats to the populations, and the taken and the still needed conservation measures. For each protected area is provided the exact location and size, a short presentation of the habitats and plant species with conservation value, and limitations specified in the Order for its official designation. Species and protected areas are well illustrated with original colour photographs.
... Los pormenores de la elección de áreas, sistemas de compensación, beneficios para la flora, etc. se han detallado entre otros autores por Laguna (1998Laguna ( , 2001Laguna ( , 2002Laguna ( , 2008, Laguna et al. (2004), Deltoro et al. (2006) o Serra et al. (2004). Desde sus etapas iniciales, el proyecto despertó la atención de expertos externos que fueron analizando su concepción y desarrollo (v.g. ...
... Aunque la red de MRF constituye un ejemplo relevante de modelo de conservación que se viene exportando exitosamente fuera de la Comunidad Valenciana tanto a efectos jurídicos como técnicos (Laguna, 2008) los datos indicados anteriormente revelan que aún debe ampliarse significativamente para alcanzar sus objetivos, en especial al haberse reordenado sus directrices por el Decreto 70/2009; como consecuencia de ello, el esfuerzo de los próximos años deberá concentrarse en la inclusión de poblaciones de plantas raras no endémicas, preferentemente del CVEFA. El mismo Decreto abre además nuevos horizontes para la red, como la ...
Chapter
Full-text available
Resumen: El presente trabajo resume los principales resultados obtenidos con el desarrollo de la red de microrreservas de flora de la Comunidad Valenciana, pionera en la protección coordinada de plantas singulares a través de pequeños enclaves naturales. Los fundamentos para generar esta red se propusieron hace ahora 20 años. Palabras clave: microrreserva de flora, flora amenazada, conservación, flora endémica. Abstract: This work sumarizes the main results yielded by the development of the Plant Microreserves Network of the Valencian Community, the pioneer of the in situ coordinated protection of singular plants through this king of small natural sites. The basis to set up this network was proposed just 20 years ago. Key words: plant microrerserve, threatened flora, conservation, endemic plants.
... Tras aplicar los criterios de listas rojas de la UICN (2001) a la flora valenciana, se observa la existencia de un elevado nivel de especies amenazadas (Aguilella et al., 2010), que exige proporcionalmente la aplicación de medidas de conservación que aseguren la continuidad de este patrimonio natural (Laguna, 1998;Crespo, 2000;Laguna, 2002). De hecho, aunque la Comunidad Valenciana posee uno de los modelos más avanzados de conservación in situ gracias a la red de microrreservas de flora (Laguna, 2008) los niveles poblacionales críticos de muchas especies obligan a la intervención activa sobre las poblaciones; para la preservación de estos valores genéticos son necesarias estrategias de conservación integral donde se combinen los trabajos ex situ con las técnicas de restitución en el hábitat natural donde viven las especies (cf. Hernández Bermejo et al., 1990;Laguna, 1998). ...
Chapter
Full-text available
Abstract: This paper shows the work developed by the Biodiversity Service of the Generalitat Valenciana to get the recovery protocols for threatened species of vascular plants, prioriting those included in the Valencian Catalogue of Threatened Plant Species, legally passed by the regional Decree 70/2009. The works have ongone with 21 taxa (6 listed as Species Threatened of Extinction, 10 as Vulnerable, 3 as Non-Catalogued Protected Species and 2 as Watched Species). In situ plant introductions have involved 10.178 plantlets, and the results are still under monitoring –most plantations are still too young-. Obtained survival rates reache 90.27% at 3 months in 21 species, 78,98% at 6 months for 11 cases, and 61,65% for the 2 cases with longer introductions. Key words: Conservation, Valencian Community, Threatened plants, Endemic species. Resumen: esta comunicación expone los trabajos desarrollados por el Servicio de Biodiversidad de la Generalitat Valenciana para la obtención de protocolos de restitución de especies amenazadas de plantas vasculares, con prioridad a las que forman parte del Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazadas, aprobado por el Decreto 70/2009. En total de ha trabajado con 21 táxones (6 catalogados como Especies en Peligro de Extinción, 10 Vulnerables, 3 Especies Protegidas No Catalogadas y 2 Especies Vigiladas). Se han implantado en campo 10.178 plántulas, y los resultados son aún muy provisionales en la mayoría de casos, al haber transcurrido poco tiempo tras las plantaciones. La supervivencia obtenida ha sido del 90,27% a los 3 meses post-plantación (en las 21 especies), 78,98% al cabo de 6 meses (para 11 actuaciones) y 61,65% para más de 6 meses (2 actuaciones). Palabras clave: Conservación, Comunidad Valenciana, flora amenazada, especies endémicas.
... This territory can be public or private and it is permanently destined to the preservation of endangered flora, development of scientific research programs and divulgation and education activities. Legal details, design and management of this protection figure are well explained in Laguna (2001), Laguna et al. (2001aLaguna et al. ( , 2004) and Serra et al. (2004 (Laguna, 2008). For pastures ecosystems conservation, the Valencian plant microreserve net allows the possibility of establishing models to maintain natural plant communities with controlled grazing by wild or domesticated herbivorous (Laguna et al., 2001b;Laguna, 2005b). ...
Chapter
Full-text available
The South-Eastern corner of the Iberian Peninsula contains a highly diversified flora as a result of a combination of several factors such as climatic and edaphic diversity, the presence of high mountains ranges and the proximity to North Africa. Leguminosae is the second largest botanical family in Spain, presenting a high richness, because it has a large number of endemisms, many of them with particular ecological, morphological and chemical adaptations. The Valencian Community, placed between S and E of Spain, contains over 350 Spanish endemic species. Sixty of them are exclusive endemisms of the Valencian territory and 31 belong to the legume family (Anthyllis, Astragalus, Genista, Ononis, Lathyrus, Colutea, Cytisus, Onobrychis, Medicago, etc.). Some of them have potential perspectives for a good forage development as Medicago suffruticosa subsp. leiocarpa, a native herbaceous perennial legume which has an excellent digestibility, palatability, resistance to direct grazing, persistence and reseeding capacity surpassing other commonly used perennial legumes. Also there are other potential uses with environmental application as restoration of slopes. Some assays done with Hippocrepis valentina, a suffruticous valencian chamaephyte, confirm these capacities. Another legume, a calcicolous therophyte Lupinus mariaejosephae, an endemism recently discovered, has a significant interest for genetic improvement in the genus Lupinus. The limitations of these endemic resources are the absence of scientific studies about its productivity and quality, genetic safety and toxicity as well as current legal restrictions because they are included into the Valencian Catalogue of Endangered Flora. We must not forget their climatic and edaphic adaptability to our territory, so it’s expected they give best results in their ability to forage production, their environmental applications and in soil protection purposes.
... El presente estudio se ha aplicado al territorio de la Comunidad Valenciana. Los datos básicos sobre el medio natural, contenido botánico y sus singularidades de flora vascular pueden consultarse en Laguna (1998Laguna ( , 2001Laguna ( , 2008, Mateo y Crespo (2009) y Mateo et al. (2011-2013. ...
Chapter
Full-text available
Resumen: Se comparan la riqueza florística y de diversos grupos de flora silvestre de interés para la conservación -plantas raras, endémicas o amenazadas-entre la red de Microrreservas de Flora (MRF) y de Espacios Naturales Protegidos (ENP) en la Comunidad Valenciana. A pesar de su reducida dimensión -menos del 0,1% de la superficie regional, y el 1,39% de la superficie total de los ENP-la red de MRF alberga poblaciones de más del 57% de las especies vegetales valencianas, alcanzando el 60% para las especies nativas. La red de MRF supera a la de ENP en la riqueza en especies endémicas y amenazadas, mientras que la de ENP lo hace para las especies raras. Los resultados sugieren que el incremento de parcelas de la red de MRF abarque preferentemente especies amenazadas y las consideradas raras Palabras clave: Microrreservas vegetales, Flora amenazada, Endemismos, Diversidad vegetal, Comunidad Valenciana.
... La flora de la Comunidad Valenciana está integrada por más de 3.200 especies, de las que en torno a 370 (11%) son endemismos (plantas exclusivas) de la Península Ibérica o íbero-baleáricos. De éstas, un total de 64 (17%) solo viven en el territorio valenciano, no considerándose autóctonas (naturales, indígenas o propias del territorio) de otros sitios del planeta (LAGUNA, 1998(LAGUNA, , 2008. Además, en lo referente a la flora amenazada, según dicta el Decreto 70/2009, de 22 de mayo, por el que se crea y regula el Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazadas (en adelante CVEFA), existen 398 especies con protección legal (AGUILELLA, 2009;D. ...
Article
Full-text available
El Banco de germoplasma de la flora silvestre valenciana: La colección CIEF (1990-2012). RESUMEN El Banco de germoplasma de la flora silvestre de la Comunidad Valenciana está integrado por tres organismos pertenecientes a dos instituciones; Generalitat Valenciana y Universitat de Valencia. En la actualidad cuenta con un total de 2.209 lotes de semillas conservadas pertenecientes a más de 560 especies silvestres, lo que equivale a una cantidad superior a 2 millones de semillas conservadas. Para la flora incluida dentro del Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazadas, más de 60% cuenta con lotes dentro de la colección. Asimismo, en torno al 80% de las especies incorporadas en las colecciones activas de semillas, corresponden a plantas que viven en hábitats prioritarios de la Directiva 92/43. Palabras clave: Conservación, Generalitat Valenciana, flora, germoplasma, semilla. INTRODUCCIÓN La flora de la Comunidad Valenciana está integrada por más de 3.200 especies, de las que en torno a 370 (11%) son endemismos (plantas exclusivas) de la Península Ibérica o íbero-baleáricos. De éstas, un total de 64 (17%) solo viven en el territorio valenciano, no considerándose autóctonas (naturales, indígenas o propias del territorio) de otros sitios del planeta (LAGUNA, 1998, 2008). Además, en lo referente a la flora amenazada, según dicta el Decreto 70/2009, de 22 de mayo, por el que se crea y regula el Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazadas (en adelante CVEFA), existen 398 especies con protección legal (AGUILELLA, 2009; D. 70/2009), entre las que destacan por su particular riesgo de desaparición las del propio CVEFA, que reúne un total de 42 especies en peligro de extinción (especies cuya supervivencia es poco probable si los factores responsables de su situación de amenaza prevalecen) y 83 que catalogan como vulnerables (especies susceptibles de pasar a la categoría de en peligro de extinción en un futuro inmediato si los factores adversos responsables de su situación prevalecen), integrando ambos grupos el anexo I de la citada normativa. La conservación ex situ de este conjunto de especies depende en gran medida del Banco de Germoplasma de la Flora Silvestre Valenciana (BGFSV), una red de instalaciones que conserva semillas de las poblaciones vegetales autóctonas, dando prioridad a los táxones protegidos por el Decreto 70/2009, y a los endémicos exclusivos o iberolevantinos presentes en la Comunidad Valenciana.
Article
Full-text available
The effect of protection rules on the impro-vement on the ex situ conservation of threatened species: germination of strictly protected plants in the Valencian Community The positive effect of new legal rules improving the ex situ conservation actions on protected plants is analysed in the Valencian Community (Spain), comparing the data of seed germination tests made by the Valencian Wildlife Service (Servicio de Espacios Naturales y Biodiversidad) on the species....
Article
Full-text available
RESUMEN: La combinación de Lista Roja de Flora Vascular de España (2000), y del Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España (2003), incluye a 80 especies amenazadas (categorías CR, EN ó VU) representadas en la Comunidad Valenciana. Dado que ambas fuentes utilizan versiones diferentes de los criterios de Lista Roja de la UICN, no son fácilmente comparables, pero constituyen un buen punto de partida para plantear los trabajos de elaboración del Catálogo Valenciano de Especies Amenazadas de Flora. Se discuten además algunos aspectos del vigente modelo nacional, personalizado por el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (CNEA), que deberán ser tenidos en cuenta para elaborar la futura norma valenciana. ABSTRACT: The plants list coming from the combination of the Spanish Red List (2000) and the Spanish Atlas and Red Data Book of Threatened Vascular Plants (2003), encloses up to 80 threatened species –IUCN categories CR, EN and VU-from he Valencian Community. These two data sources use different versions of the IUCC Red List criteria, so they are not easily comparable; however, this combination is a good starting point to plan the work to build up the future Valencian Catalogue of Threatened Plants. We also discuss on some issues of the current national model, performed by the National Catalogue of Threatened Species (CNEA), which should be taken in account to create the new Valencian legal rules.
Article
Conservationists have questioned whether setting aside small national parks and reserves for conservation is an effective approach to maintaining regional diversity. We summarized the available information on the species richness of vascular plants, mammals, and birds for 44 U.S. National Park System units in the Rocky Mountain Region. Species richness increased as park area increased (Species number = 246 + (102*log Area); r2 = 0.48; P < 0.005). However, species density (species km-2) showed a negative relationship with area (log Species number/km2=5.5 - (0.8*log Area); r2 = 0.94; P < 0.001). Due to species composition differences among park units, small units and a considerable number of species to regional species lists. Differences in species composition (measured as percent overlap) had a negative relationship with increasing distance from the target park-Yellowstone National Park-ranging from 7% to 54%. The number of species reported as unique to a unit varied considerably by unit and by taxon; this is because several units cover a wider range of habitats than occur in a single large reserve of comparable size. We used species-area curves to estimate that the establishment of a new 100 km2 reserve would include 718 species to the reserve system. Adding the same size area to an existing small, medium, and large reserve would only add 35, 7, and 1 species, respectively. Most small parks in the region were initially established as cultural/historical sites, yet our results illustrate the role of the smaller National Park System units as biological refugia, migration/dispersal rest stops and corridors, and living outreach programs. Small units have a disproportionate share of regional biodiversity and an understand role in the conservation of biodiversity in the region.
Chapter
Relative to their area, the five mediterranean-climate regions of the world harbour a disproportionate number of plant species, including exceptionally high numbers of rare and locally endemic species (Greuter 1994; Cowling et al. 1996a). Foremost amongst these is the Cape Floristic Region (CFR) where 8550 plant species, of which 68% are endemic, are crammed into 90 000 km2 (Bond and Goldblatt 1984). Landscape degradation, especially in the Cape lowlands, has transformed vast areas of natural habitat, resulting in the highest concentration of threatened plant species and subspecific taxa (1435) in the world (Rebelo 1992a; Cowling and Hilton-Taylor 1994). Indeed, in Myers’ (1990) parlance, the CFR is the “hottest” of the world’s hot-spots of plant biodiversity and endemism.
Article
Distribution of vascular plants in lush deciduous woods on the Aland Islands is analysed; marginal species from adjacent habitats are excluded. Single large areas support either as many species as, or fewer species than, combinations of several smaller plots covering the same total area. Single large areas do not support higher numbers of endangered plant species, either (the only statistically significant difference favoured multiple reserves). In a multiple regression analysis, area and total species richness accounted for 77% of the variance in the number of endangered species in 12 study plots; species richness was by far the better predictor. The multiple regression model adequately predicted the numbers of endangered plant species in the combinations of smaller areas. Contiguity is of no apparent advantage in maintaining plant species richness in the insular habitats studied. Arguments based on an extinction model, analysis of distribution patterns, and population genetics indicate that effective conservation strategies need to consider demographic and genetic characteristics, dispersal abilities and the minimum area requirements of the most extinction-prone species; conservation ought to be based on solid autecology and ecological genetics instead of debatable biogeographical theory. Depending on taxa and habitats, single large or several small protected reserves may be the desirable alternative.-Author
Article
The Valencian region, in eastern Spain, is home to ≈3050 vascular plant species, 68 of which are listed under the critically endangered IUCN category. To afford protection to our endangered, rare and endemic flora, a network of small (2–20 ha) statutory reserves has been created by the Regional Wildlife Service. These are termed “micro-reserves” and encompass a large number of individual species and natural habitats. The objective is to monitor long term changes in the plant populations and to carry out active management of the protected plants. In the selection of plots, criteria of distinctiveness and endangerment of plants was followed. Eight years after the onset of this initiative, plant micro-reserves have become an essential tool for the effective protection of the diverse flora of this Mediterranean region.