ArticlePDF Available

El valor pragmático de las reglas de los juegos del lenguaje y sus reglas en Ludwig Wittgenstein. Aportaciones teóricas para el estudio de la comunicación interpersonal.

Authors:

Abstract

El giro lingüístico ha supuesto un auténtico cambio epistemológico a la hora de comprender la naturaleza del lenguaje, situando a la comunicación como objeto de estudio privilegiado para las Humanidades y Ciencias Sociales. En esta comprensión radical del lenguaje como lugar propio de la comunicación, socialización e intercambio, los componentes extralingüísticos emergen como necesarios elementos de análisis, de modo que el giro lingüístico se descubre en gran parte como giro pragmático. Esta lectura pragmática del giro lingüístico nos permite situar a la filosofía del lenguaje ordinario como fuente teórica para el análisis de la comunicación interpersonal. En este sentido, cabe destacar la figura de Ludwig Wittgenstein, autor en un segundo plano en los estudios de comunicación (no así en la filosofía o la antropología). Nuestra propuesta pretende así una revisión del valor pragmático de la noción de juego de lenguaje como aportación teórica a la comunicación interpersonal. Con ello, se reclama un espacio propio para este autor en los modelos de comunicación interpersonal, por cuanto su aportación no se agota en la interpretación de la intencionalidad de los actos de comunicación, sino que alcanza determinadas formas de vida compartidas, a modo de saber seguir las reglas del juego (del lenguaje). *** The linguistic turn has meant a real epistemological change to understand the nature of language, placing communication as a privileged object of study for Humanities and Social Sciences. By means of this radical understanding of language as the authentic place of communication, socialization and exchange, the extra-linguistic components emerge as necessary elements of analysis, in such a way that the linguistic turn reveals itself largely as a pragmatic turn. This pragmatic reading of the linguistic turn allows us to set the ordinary language philosophy as a theoretical framework for the analysis of interpersonal communication. In this regard, we may remark the figure of Ludwig Wittgenstein, author usually left in a second place by communication studies (but not by philosophy or anthropology), so our proposal seeks a review of the pragmatic value of the notion of language game as a theoretical contribution to interpersonal communication. Thus, it is claimed a specific place for this author among other theories of interpersonal communication, since his contribution is not confined to the interpretation of the intentionality of speech acts, but reaches certain ways of life, as knowing how to follow a rule of the (language) game.
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
32
Carrasco-Campos, Á. (2014). El valor pragmático de los juegos de lenguaje y sus reglas en Ludwig
Wittgenstein. Aportaciones teóricas para el estudio de la comunicación interpersonal. Anuario
Electrónico de Estudios en Comunicación Social "Disertaciones", 7(2), Artículo 2. Disponible en la
siguiente dirección electrónica: http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones/
EL VALOR PRAGMÁTICO DE LOS JUEGOS DE LENGUAJE Y SUS
REGLAS EN LUDWIG WITTGENSTEIN. APORTACIONES
TEÓRICAS PARA EL ESTUDIO DE LA COMUNICACIÓN
INTERPERSONAL
The pragmatic value of language games and their rules in Ludwig Wittgenstein. Theoretical contributions to
the study of interpersonal communication
CARRASCO-CAMPOS, Ángel. Universidad de Valladolid (España)
angel.carrasco.campos@soc.uva.es
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
33
RESUMEN
El giro lingüístico ha supuesto un auténtico cambio epistemológico a la hora de comprender la
naturaleza del lenguaje, situando a la comunicación como objeto de estudio privilegiado para las
Humanidades y Ciencias Sociales. En esta comprensión radical del lenguaje como lugar propio de
la comunicación, socialización e intercambio, los componentes extralingüísticos emergen como
necesarios elementos de análisis, de modo que el giro lingüístico se descubre en gran parte como
giro pragmático. Esta lectura pragmática del giro lingüístico nos permite situar a la filosofía del
lenguaje ordinario como fuente teórica para el análisis de la comunicación interpersonal. En este
sentido, cabe destacar la figura de Ludwig Wittgenstein, autor en un segundo plano en los estudios
de comunicación (no así en la filosofía o la antropología). Nuestra propuesta pretende así una
revisión del valor pragmático de la noción de juego de lenguaje como aportación teórica a la
comunicación interpersonal. Con ello, se reclama un espacio propio para este autor en los modelos
de comunicación interpersonal, por cuanto su aportación no se agota en la interpretación de la
intencionalidad de los actos de comunicación, sino que alcanza determinadas formas de vida
compartidas, a modo de saber seguir las reglas del juego (del lenguaje).
Palabras clave: Pragmática, comunicación interpersonal, filosofía del lenguaje, lingüística, giro
lingüístico, juego de lenguaje, Wittgenstein.
Recibido: 2014-04-03
Aceptado: 2014-06-27
ABSTRACT
The linguistic turn has meant a real epistemological change to understand the nature of language,
placing communication as a privileged object of study for Humanities and Social Sciences. By
means of this radical understanding of language as the authentic place of communication,
socialization and exchange, the extra-linguistic components emerge as necessary elements of
analysis, in such a way that the linguistic turn reveals itself largely as a pragmatic turn. This
pragmatic reading of the linguistic turn allows us to set the ordinary language philosophy as a
theoretical framework for the analysis of interpersonal communication. In this regard, we may
remark the figure of Ludwig Wittgenstein, author usually left in a second place by communication
studies (but not by philosophy or anthropology), so our proposal seeks a review of the pragmatic
value of the notion of language game as a theoretical contribution to interpersonal communication.
Thus, it is claimed a specific place for this author among other theories of interpersonal
communication, since his contribution is not confined to the interpretation of the intentionality of
speech acts, but reaches certain ways of life, as knowing how to follow a rule of the (language)
game.
Keywords: Pragmatics, interpersonal communication, philosophy of language, linguistics, linguistic
turn, language game.
Submission date: 2014-04-03
Acceptance date: 2014-06-27
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
34
1. El giro lingüístico como vía de acceso al estudio de la comunicación
interpersonal: el giro lingüístico como giro pragmático
La expresión giro lingüístico, popularizada por Rorty (1967) nos remite al Cambio
de marcha en filosofía (Ferrater-Mora, 1974) producido a comienzos del siglo XX,
mediante el cual el lenguaje adquiere una dimensión ―no filológica‖ (Acero, Bustos
& Quesada, 2001, p. 15), de tal modo que el lenguaje y, por tanto, la comunicación
se situaban de manera radical como objetos de estudio privilegiados, en tanto que
auténtico lugar del conocimiento humano.
Tradicionalmente se asume que el giro lingüístico toma una triple puerta de
entrada: por una parte, el desarrollo de la lógica matemática a través de Frege
([1892] 1973), Alfred North Whitehead y Bertrand Russell (tomando como punto de
inflexión la redacción de los Principa Mathematica, publicados entre 1910 y 1913);
por otra parte, el desarrollo de la lingüística estructural por parte de Saussure en
su Curso de lingüística general, publicado de forma póstuma en 1916; y una vía
comprensiva que llega a la Hermenéutica de Gadamer ([1960] 1977) y a la Teoría
de la Acción Comunicativa de Habermas ([1981] 1989) a través de Friedrich
Nietzsche y Martin Heidegger, según la cual el lenguaje es, más allá de medio
para la comunicación, elemento trascendental de la experiencia y comprensión
humana. Lingüística, filosofía del lenguaje y hermenéutica conforman así el triple
eje en torno al cual se ha desarrollado el giro lingüístico a lo largo del siglo XX.
El giro lingüístico se traduce, por tanto, en una importante transformación en el
proceso de definir el conocimiento y la realidad humana que, desde diversos
enfoques teóricos, habría impactado en el desarrollo de las Humanidades y de las
Ciencias Sociales en general, así como particularmente en la sociología y las
teorías y modelos de la comunicación humana (social e interpersonal): desde el
estructuralismo hasta las sociologías comprensivas de base etnometodológicas,
así como, por supuesto, nuestro objeto de estudio la propia pragmática en
tanto que modelo teórico para el análisis de los procesos y componentes de la
comunicación interpersonal.
Entre los muchos descubrimientos y redescubrimientos que puso sobre la palestra
el giro lingüístico, hemos de destacar la acentuación otorgada por la gran mayoría
de teorías y paradigmas al papel que los elementos extralingüísticos juegan en los
procesos de comunicación, socialización y, en un sentido general, de comprensión
de uno mismo y del mundo. Así, componentes como la intención comunicativa, la
interpretación y el contexto (además, por supuesto, del propio lenguaje) destacan,
aunque con un diferente lugar y un diferente peso en las diferentes teorías, como
elementos clave del giro lingüístico.
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
35
La importancia de estos elementos descubren así la relevancia del giro lingüístico
como giro comunicativo, mostrando sus relaciones (en un sentido amplio y
general) con los procesos de comunicación interpersonal, en tanto que los mismos
destacan a la vez como piezas estructurantes del giro lingüístico (interpretación y
contexto de interpretación, principalmente) y como claves esenciales para
comprender los procesos de interacción comunicativa ―no mediados
tecnológicamente‖ (Cáceres, 2003, p. 48):
[Para la comunicación interpersonal] cobran relevancia aspectos concernientes a
los propios sujetos (quiénes son, qué aspecto tienen, qué roles asumen, cómo
comunican) y la situación comunicativa (el contexto en el que se lleva a cabo la
interpretación, las particularidades del contexto). (Cáceres, 2003, p. 48)
No obstante, en este mismo sentido pero de una manera más concreta, podemos
rastrear los posibles vínculos entre una dimensión mayoritaria del giro lingüístico y
la pragmática, en tanto que ―ciencia que estudia el lenguaje en uso (…)
ocupándose de cómo los hombres producimos e interpretamos los significados
cuando nos comunicamos utilizando el lenguaje‖ (Cáceres, 2003, p. 118). Es decir,
giro lingüístico y pragmática mantienen en común una remisión a lo
extralingüístico como parte integral y fundamental para comprender los procesos
de comunicación.
La Pragmática, pues, toma en consideración aspectos extralingüísticos (a los que
no se hace referencia desde las reglas gramaticales) como la situación
comunicativa, emisor y destinatario, intención comunicativa, conocimiento del
mundo que rodea a los interlocutores. La Pragmática sirve para explicar el
lenguaje con relación al hablante, cómo afecta el contexto al uso del lenguaje, qué
relación hay entre significado literal y significado comunicado, en qué consiste la
interpretación de los enunciados: en resumen, aspectos de la comunicación verbal
que sin ella no sería posible aclarar. (Cáceres, 2003, p. 118).
Así, puesto que tanto la intención comunicativa como la interpretación de las
prácticas comunicativas cotidianas y el contexto en el que estas prácticas
acontecen deben ser considerados como posible nexo entre las distintas
dimensiones y paradigmas del giro lingüístico, es posible también hacer una
valoración de una dimensión mayoritaria del giro lingüístico como giro pragmático.
En consonancia con nuestro propósito de investigar las raíces teóricas del
componente pragmático de la comunicación interpersonal, será esta dimensión
pragmática del giro lingüístico el eje principal que articulará nuestro discurso. Para
ellos, tal y como descriptivamente indica el título, nuestra propuesta consistirá en
analizar el componente pragmático de la noción de juegos de lenguaje y de seguir
una regla desarrollada Ludwig Wittgenstein, uno de los principales filósofos del
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
36
lenguaje y, por tanto, también de las principales figuras del giro lingüístico. Con
ello pretendemos una revisión de las bases teórico-conceptuales de la pragmática
(lenguaje, intención comunicativa, interpretación y contexto) como aportación
teórica para el análisis y estudio de la comunicación interpersonal.
2. El giro pragmático de la filosofía del lenguaje: del logicismo a la filosofía
del lenguaje ordinario
No obstante, a pesar de lo dicho, la primera aclaración que debemos realizar es
que no todas dimensiones del giro lingüístico comportarían este elemento
pragmático al que hacemos alusión. Nos referiremos brevemente a la filosofía del
lenguaje de carácter logicista que, aun soliendo ser considerada como uno de los
accesos académicamente privilegiados al giro lingüístico, será tratada en nuestro
discurso de un modo puramente tangencial, por oposición a la conocida como
filosofía del lenguaje ordinario.
La justificación que debemos aducir para fundamentar esta decisión es que el
proyecto de esta primera filosofía del lenguaje acabaría convergiendo con el
marco general del proyecto cientificista del positivismo (Kraft, 1977), otorgando así
una escasa o nula consideración del valor de la interpretación, así como del
contexto como lugar de la interpretación. A lo sumo, podemos apreciar en la
concepción heredada de la ciencia del positivismo lógico una distinción entre
contexto de justificación (relativo a los experimentos, demostraciones y
argumentaciones por las que una hipótesis demuestra que es racional
considerarla verdadera) y contexto de descubrimiento (aludiendo a los procesos
psicológicos, creativos, sociales e institucionales que influyen en la formulación de
una hipótesis), privilegiando no obstante, tal y como hace Karl R. Popper, el
contexto de justificación (Popper, [1934] 1962).
Esta convergencia es posible a través de la fácil (casi intuitiva, podríamos decir)
lectura en clave lógico-matemática de las tesis de Gottlob Frege, Bertrand Russell
y, sobre todo, del Tractatus logico philosophicus de Wittgenstein ([1921] 2001),
figura central, como decíamos, del giro lingüístico. Un ejemplo paradigmático de
tal lectura lo encontramos en el desarrollo filosófico de la epistemología del Círculo
de Viena, conocido como «positivismo lógico», «empirismo lógico» o
«neopositivismo». Su programa, hundiendo sus raíces en el proyecto positivista
del siglo XIX, reduce el conocimiento verdadero a conocimiento científico, según el
modelo de las ciencias naturales. Su tesis más relevante para nuestra propuesta
es que, como corolario del criterio verificacionista de verdad (según el cual solo es
susceptible de ser verdadero aquel enunciado que puede contrastarse
empíricamente a través de la experimentación con lo real), el significado del
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
37
enunciado (científico) radica en su verificabilidad (cualquier proposición no
verificable será, a lo sumo, una pseudoproposición), dejando así de lado el valor
pragmático de la interpretación y los elementos extralingüísticos que la
acompañan. Dentro de los márgenes del positivismo lógico, la comprensión de un
enunciado queda reducida, a lo sumo, al conocimiento acerca de la verificabilidad
de tal enunciado (es decir, a las propias condiciones de posibilidad de que el
enunciado pueda ser, efectivamente, contrastable-verificable)
1
.
Por su influencia en el positivismo lógico y el Círculo de Viena, Wittgenstein podría
ser considerado como uno de los autores fundamentales de la filosofía del
lenguaje de orden logicista. En efecto, alo es y su Tractatus (que comienza en
su prólogo y culmina en su célebre, a la par que enigmática, séptima proposición
sentenciando ―de lo que no se puede hablar hay que callar‖ Wittgenstein, [1921]
2001, § 7) es, con justicia, considerado como obra cumbre de esa primera filosofía
del lenguaje en términos puramente referencialistas.
Sin embargo, es también tópico académico referir a las afirmaciones del Tractatus
como propias de un primer Wittgenstein, por oposición a un segundo Wittgenstein
que, años más tarde, tomaría como objeto de su reflexión a la totalidad de
posibilidades, y no solo a las referencialistas, que ofrece el lenguaje y la
comunicación. Dentro de la filosofía del lenguaje del siglo XX, Wittgenstein inicia
así la rama de la filosofía analítica que académicamente se conoce como filosofía
del lenguaje ordinario, filosofía del lenguaje que se hace cargo de lo que John L.
Austin denominaría años más tarde como falacia descriptiva, según la cual:
Durante mucho tiempo los filósofos han presupuesto que el papel de un
«enunciado» sólo puede ser «describir» algún estado de cosas, o «enunciar algún
hecho» con verdad o falsedad. (Austin, [1962] 1998, p. 41)
De tal modo, si el primer Wittgenstein (el Wittgenstein del Tractatus) se habría
centrado en el análisis del lenguaje conforme a criterios de correspondencia, este
segundo Wittgenstein (el Wittgenstein que asociamos a los Cuadernos azul y
marrón [1958] 1976 y, sobre todo, a las Investigaciones filosóficas [1953]
1999) se acercaría al estudio de la multiplicidad de funciones posibles del
lenguaje, para las cuales el significado debe ser asociado, más allá de la
referencia, a los usos del lenguaje y, por ello, a las prácticas, los contextos y las
intenciones comunicativas. Con ello, no obstante, no pretendemos afirmar que
esta lectura logicista del Tractatus y la consecuente extendida disociación de un
primer y segundo Wittgenstein sea la única interpretación posible de la obra de
este pensador. Así, tal y como sugiere Sáez Rueda (2001), sería posible un
1
Para mayor detalle y profundidad acerca del positivismo lógico, desde sus propias fuentes y
autores, se recomienda la consulta de Ayer ([1936] 1965), Ayer ([1959] 1965) y Carnap (1936).
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
38
seguimiento de los contenidos pragmáticos del Tractautus, intentando establecer
vínculos entre el primer y segundo Wittgenstein:
Será preciso señalar que la interpretación cientificista [de Wittgenstein],
característica del Círculo de Viena, adolece de cierta amnesia, pues el tema del
Tractatus no es sólo delimitar lo que se puede decir de un modo representativo,
sino dar espacio a lo que se puede mostrar (…). En realidad, todos los problemas
metafísicos, lógicos, psicológicos, etc., que para Wittgenstein carecen de sentido
no son absurdos ni inútiles. Carecen de sentido por cuanto su tratamiento no se
adecua a la pretensión racionalista (…) de re-presentar, de objetivar o hacer
presente (…). Y esto, en rigor, no es una apología de la ciencia empírica o exacta,
sino, bien pensado, una prueba de sus límites y, en cierto modo, de su
insignificancia. (Sáez Rueda, 2001, p. 287)
Sin ánimo de profundizar en este debate, más propio de la historia de la filosofía
2
,
sí aceptaremos esa dimensión interpretativa presente en Wittgenstein como vía de
acceso a la pragmática, en tanto que apertura de la filosofía del lenguaje hacia
funciones de la comunicación no necesariamente referencialistas. Tal y como
pretendemos mostrar a continuación, la noción wittgensteniana de juego de
lenguaje y la normatividad que seguir las reglas del juego de lenguaje conlleva en
las prácticas comunicativas deben ser considerados, por su remisión a los
elementos extralingüísticos, como antecedentes teóricos de la pragmática y, por
tanto, como conceptos y nociones básicas para la comprensión e investigación de
los procesos de comunicación interpersonal.
3. Las múltiples posibilidades del lenguaje: los juegos de lenguaje y sus
reglas
En sus Investigaciones filosóficas, Wittgenstein ([1953] 1999) empleará la
expresión juego de lenguaje (Sprachspiel) para referirse a las múltiples y diversas
posibilidades discursivas que nos ofrece el lenguaje. Con esa expresión, tal y
como anticipábamos líneas más arriba, se pretende ir más allá (o más acá) de la
función referencialista del lenguaje para analizar otras alternativas comunicativas.
¿Pero cuántos géneros de oraciones hay? ¿Acaso aserción, pregunta y orden?
Hay innumerables géneros: innumerables géneros diferentes de empleo de todo lo
que llamamos «signos», «palabras», «oraciones». Y esta multiplicidad no es algo
fijo, dado de una vez por todas, sino que nuevos tipos de lenguaje, nuevos juegos
de lenguaje, como podemos decir, nacen y otros envejecen y se olvidan (...). La
expresión «juego de lenguaje» debe poner de relieve aquí que hablar el lenguaje
2
Para mayor detalle acerca de las complejas relaciones entre el positivismo lógico, el pragmatismo,
el conductismo o la lingüística, ver Nubiola (1995), Nubiola (2011), Crego (2004) y Quintana-Paz
(2010).
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
39
forma parte de una actividad o de una forma de vida. (Wittgenstein, [1953] 1999,
§23)
Llamaré también «juego de lenguaje» al todo formado por el lenguaje y las
acciones con las que está entretejido. (Wittgenstein, [1953] 1999,: § 7)
Con esa expresión, la respuesta a la pregunta por el significado (Wittgenstein,
[1958] 1976, p. 27; Wittgenstein, [1953] 1999, § 560) queda desplazada y
subordinada desde la inicial propuesta referencialista del Tractatus hacia la esfera
pragmática de la acción misma del comunicar a través del uso que hacemos de
las palabras (Hierro, 1986, p.: 276). Con ello, el significado de las expresiones no
residiría ya en su capacidad de figurar algo de la realidad, sino que permanecería
ligado a cuestiones derivadas del uso de las palabras en la vida cotidiana, del
habérnoslas con el mundo a través de las palabras, del aprendizaje acerca de
cómo hacer uso de esas expresiones. A partir de la expresión juego de lenguaje la
interpretación queda ligada así a una actividad social y cotidiana (una forma de
vida): la actividad de usar el lenguaje con múltiples fines comunicativos que
trascienden la mera voluntad de decir cómo es o no es el mundo (Wittgenstein,
[1921] 2001, § 15). Lo que se afirma con ello en última instancia es que, más allá
de capacidad descriptiva, ―el significado de una palabra es su uso en el lenguaje‖
(Wittgenstein, [1953] 1999, § 43).
El significado queda de tal modo vinculado a la conducta de los individuos en el
mundo, al uso compartido y en común que se hace del lenguaje, a la intención
comunicativa de cada uno de esos usos. De tal modo, la normatividad del uso (de
los juegos) del lenguaje reside precisamente en ese mismo acto de compartir usos
por parte de una comunidad o cultura determinada. Para ejemplificar esa
normatividad intrínseca al uso, Wittgenstein propone el concepto de seguir una
regla; como si de seguir las reglas de un juego (como el ajedrez) se tratase, solo
que ahora el juego no es otro que el lenguaje ordinario mismo, en tanto que acto
de comunicación en un sentido amplio.
Hacemos uso del lenguaje siguiendo las reglas del (juego del) lenguaje, de tal
modo que las reglas recogen lo que los jugadores aceptan como lo correcto e
incorrecto, lo admisible e inadmisible, para un (juego de) lenguaje determinado.
Sin embargo, en tanto que el lenguaje es ante todo el lugar donde se produce la
comunicación (sin que podamos separar uno del otro pues ―el concepto de
lenguaje está contenido en el concepto de comunicación‖ [Wittgenstein, 1969, p.
193]), las reglas del (juego del) lenguaje no representan solo un criterio de
corrección sino que también, y sobre todo, son un criterio de comunicación:
describen de manera ejemplar cómo se usa determinado (juego de) lenguaje en
determinada comunidad. Así, las conductas comunicativas conforme a reglas
describen y prescriben cómo se siguen las reglas.
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
40
Con ello, todo uso del lenguaje tiene la potencia de ser no solo un acto de
comunicación, sino también la posibilidad de ser interpretado, en función de la
intención comunicativa, como toda una prescripción acerca de cómo se debe
comunicar. Del mismo modo a como una cinta métrica describe y prescribe lo que
es un centímetro (tiene la capacidad de medir y marcar medidas futuras), cuando
hacemos uso del (juego del) lenguaje no solo expresamos un querer decir (en
cualquiera de sus múltiples facetas o juegos), sino que también podemos marcar
la pauta que, para ese uso concreto, puede seguir todo acto comunicativo (marcar
las reglas del juego para ese juego concreto. Más concretamente, y a modo de
ejemplo: al decir hola no solo podemos estar saludando a alguien, sino que
podemos estar marcando las reglas de cómo pueden otros sujetos comunicar un
saludo). No obstante, al respecto Wittgenstein (1987) precisa las posibilidades de
esta doble intención en el uso del lenguaje, y aclara que ―una cosa no puede ser al
mismo tiempo la medida y la cosa medida‖ (Wittgenstein: 1987, § I-40). Esta
importante precisión alude a que, en el caso del (juego del) lenguaje, una acción
no puede ser al mismo tiempo usada como criterio de corrección de seguir la regla
(como regla para contrastar si alguien ha seguido o no la regla) y como acción
para la comunicación conforme a reglas (como acción susceptible de ser
contrastada con respecto a las reglas previamente establecidas).
Así, a través de la concepción del lenguaje como un juego, las diferentes
posibilidades de comunicación quedan vinculadas a la intención comunicativa
(aquello que quiero comunicar, que puede ser algo diferente a una mera
descripción del mundo) y al uso que hacemos, y se dirige hacia algo más que lo
que comunicamos. Pero no solo en el sentido básico de distinguir por su intención
un acto comunicativo de otro (si una comunicación pretende describir algo,
solicitar algo, quejarse de algo, expresar un formalismo de cortesía socio-cultural),
sino también hacia una orientación más de tipo trascendental (en tanto que
condición de posibilidad de adecuación de todo comunicar a las reglas del juego),
por cuanto eso que comunicamos debe ser interpretado por alguien otro, y esa
interpretación del uso servirá bien para comprender qué se ha querido comunicar,
bien para ejemplificar un uso concreto del (juego del) lenguaje.
4. El componente extralingüístico de seguir una regla: interpretación,
contexto e intención comunicativa
Las reglas del (juego del) lenguaje quedan, pues, caracterizadas como reglas
convencionales que precisan de un elemento extralingüístico. Y en tanto que
convencionales, para ser seguidas es necesario un proceso de aprendizaje o
adiestramiento (lo mismo que sucede en cualquier tipo de juego), a modo de
dominar una técnica.
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
41
Seguir una regla, hacer un informe, dar una orden, jugar una partida de ajedrez
son costumbres (usos, instituciones). Entender una oración significa entender un
lenguaje. Entender un lenguaje significa dominar una técnica. (Wittgenstein, [1953]
1999, § 199)
De tal manera, en la noción de seguir una regla hay una remisión a las prácticas
sociales establecidas culturalmente (prácticas de comunicación, en el caso del
lenguaje) como sustrato común, elemento social, contexto o forma de vida. Si bien
es cierto que el significado de la regla reside en su uso, no menos cierto es que
ese uso es siempre un uso que es (o al menos puede ser) común con el de otros
usuarios, siendo en ese común, como decíamos, donde la regla adquiere
relevancia (relevancia para la comunicación, en el caso del lenguaje, en tanto que
es en el uso en común donde reside el significado de las palabras).
Esta dimensión social y extralingüística de los juegos de lenguaje de Wittgenstein
nos permite conectar a nivel teórico la filosofía del lenguaje ordinario con la
lingüística estructural de Saussure (otra de las vías de acceso al giro lingüístico,
según veíamos páginas atrás). Sin ánimo de extendernos en esta comparación,
con la que proponemos asociar la lingüística y filosofía del lenguaje ordinario como
paradigmas solidarios en torno a la dimensión pragmática del giro lingüístico, al
menos es preciso recordar cómo también Saussure, en su distinción entre lengua
y habla (langue et parole) remarca la existencia en el lenguaje de una parte
esencial, de naturaleza social e independiente del individuo (Saussure, [1916]
2002):
[la lengua] Es a la vez un producto social de la facultad del lenguaje y un conjunto
de convenciones necesarias adoptadas por el cuerpo social para permitir el
ejercicio de esa facultad en los individuos. (Saussure, [1916] 2002, p. 51)
Para Saussure ([1916] 2002) ―la lengua es una convención‖ (Saussure, [1916]
2002, p. 52), del mismo modo que para Wittgenstein son convencionales las
reglas del (juego del) lenguaje, y con base en esa naturaleza convencional y
social resulta ser algo exterior y más allá del individuo: algo que él no puede por sí
solo y por propia voluntad modificar (solo puede ser modificable con base en las
distintas explicitaciones del habla, lugar de lo individual del lenguaje); pero
también algo para cuyo uso correcto y efectivo se requiere de un proceso de
aprendizaje.
La lengua es la parte social del lenguaje, exterior al individuo, que por solo no
puede ni crearla ni modificarla (…). Por otra parte, el individuo tiene necesidad de
un aprendizaje para conocer su funcionamiento. (Saussure, [1916] 2002, p. 58)
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
42
Es en este punto en el que, destacando la dimensión social del lenguaje, surge la
pregunta por si acaso pudiera existir algún elemento privado del lenguaje. Es
importante aclarar que esta no sería una pregunta por la parte individual del
lenguaje, es decir, por la concreción material, fónica o psicofísica del lenguaje (ese
aspecto ya había sido reconocido como habla por Saussure [2002, p. 64]), sino
por la posibilidad de algún elemento exclusivo y privativo. En términos
wittgenstenianos, nos referimos a la pregunta por la posibilidad de concebir, desde
posiciones puramente mentalistas, una regla o lenguaje privado que solo fuesen
seguidos o usados por un solo individuo. En un principio la respuesta habría de
ser afirmativa, reconociendo como posible esa eventualidad. Sin embargo,
destacando la ya comentada naturaleza normativa de las reglas del (juego del)
lenguaje, esa regla carecería de sentido por cuanto sería inconcebible la
posibilidad de error (de no seguir la regla). Wittgenstein ([1953] 1999) afirma, de
un modo un tanto oscuro, lo siguiente:
Por tanto, ‗seguir la regla‘ es una práctica. Y creer seguir la regla no es seguir la
regla. Y por tanto no se puede seguir ‗privadamente‘ la regla, porque de lo
contrario creer seguir la regla sería lo mismo que seguir la regla. (Wittgenstein,
[1953] 1999, § 202).
Seguir una regla no sería para Wittgenstein un estado de conciencia individual y
solipsista (no es simplemente un individual y privado creer seguir la regla) sino
que, en tanto que práctica social y ejercicio colectivo, demanda para sí el elemento
extralingüístico que le confiere su uso con otros. El sentido de la regla es, por
tanto, el de servir como demarcación de lo correcto y lo incorrecto en los usos del
(juego del) lenguaje. Peter Winch, principal analista de la importancia de las
Investigaciones Filosóficas en las metodologías de investigación en ciencias
sociales, nos aclara al respecto:
La noción de seguir una regla es lógicamente inseparable de la noción de cometer
un error. Si existe la posibilidad de decir que alguien esté siguiendo una regla, esto
significa que se puede preguntar si está haciendo las cosas correctamente o no.
De otra manera (...) no tiene entonces sentido describir su conducta de ese modo,
dado que todo lo que hace es tan bueno como cualquier otra cosa que pueda
hacer; y esto porque lo central del concepto de regla es que nos capacita a evaluar
lo que se está haciendo (...). Un error es una contravención de lo que se ha
establecido como correcto, y, por lo tanto, debe ser reconocible como tal. (Winch,
1972, p. 35)
La comunicación, como actividad esencialmente social, queda así definida como
coincidencia en las formas de vida y en las conductas que demuestran un saber
seguir las reglas del (juego del) lenguaje: como el desenvolverse en un sustrato
común extralingüístico definido por las costumbres y usos estables de
determinados juegos de lenguaje.
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
43
Este componente social de la noción de seguir una regla podemos encontrarlo de
manera destacada en la llamada interpretación comunitarista (ejemplarmente
definida y comentada por Kripke [1982] 2006). Así, incluso en los casos en los
que consideremos que seguir una regla implica simplemente compartir y conocer a
través de procesos de educación o adiestramiento ciertas conductas convenidas y
fijadas de un modo casi-institucional, el componente pragmático queda presente
puesto que, de facto, pueden darse múltiples posibilidades de que se siga una
regla más allá de la convención.
La regla puede ser interpretada de diversas maneras y, por ello, puede ser
seguida también a través de muy diversas acciones puntuales, aunque siempre
dentro de los límites de la concordancia con las prácticas establecidas, respetando
lo que Wittgenstein determina como ―parecidos de familia‖ (Wittgenstein, [1953]
1999, §§ 65-67.). Son así estos parecidos de familia entre los diferentes usos y
juegos del lenguaje los que marcan el horizonte interpretativo de los actos de
comunicación. Incapaz de ofrecer propiamente una definición de lenguaje (ni
siquiera como mera convención) por motivo de las muy diferentes y diversas
maneras de jugar con él (de hacer diferentes usos), Wittgesntein propone esta
metáfora, de modo que ―lo que nos permite usar el término ‘lenguaje para un
amplio conjunto de fenómenos no es que éstos tengan algo en común, sino que
están relacionados entre sí de muchas maneras distintas‖ (Hierro, 1986, p. 274).
5. Reglas, juegos de lenguaje y pragmática. Aportaciones teóricas al estudio
de la comunicación interpersonal (a modo de conclusión)
Esta interpretación comunitarista, de base conductista y con la que concluíamos
nuestro anterior epígrafe, evidencia la riqueza de las múltiples interpretaciones y
recepciones que ha tenido el segundo Wittgenstein. Una de esas posibles
interpretaciones, basada en la significación a través del uso en los juegos del
lenguaje, marcará el desarrollo futuro de la pragmática a través de la llamada
Escuela de Oxford. Encarnada especialmente en la teoría de los actos de habla de
Austin ([1962] 1998) y Searle ([1969] 2001), así como en el conocido programa de
Grice (1991), no es casual que ambas teorías iniciaran su gran difusión gracias a
las Williams James Lectures de la Universidad de Harvard (en honor a uno de los
principales autores del pragmatismo, corriente filosófica íntimamente ligada a la
pragmática), con las respectivas conferencias de Austin en 1955 y de Grice en
1967. Siguiendo a Moeschler & Reboul (1994, pp. 17-18), estos autores pueden
ser considerados como los iniciadores de la pragmática en sentido estricto, por
cuanto remiten la interpretación de significados a la interpretación de las
intenciones comunicativas, resolviéndose la comunicación, más allá de la
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
44
verificabilidad empírica, en la interpretación de las intenciones y los efectos de la
acción racional a través del lenguaje.
Respecto a la teoría de los actos de habla, aun reconociendo para el lenguaje un
acto locutivo, relativo al hecho de decir algo (a la producción de sonidos acto
fonético, a la organización gramatical de las palabras acto fático), se despliega
toda una dimensión de intenciones inherentes a la acción de hacer uso efectivo
del lenguaje (fuerza ilocutiva), así como de efectos que se consiguen a través de
su uso y que demandan ser interpretados racionalmente como parte integral de la
comunicación. Por su parte, en el programa elaborado por Grice durante los años
en los que se desarrolla la teoría de los actos de habla (―una teoría propiamente
pragmática del significado‖, según Hierro [1986, p. 341]), el significado se
resolvería a través de la interpretación de implicaturas (a modo de ―contenido
implícito de la comunicación‖ [Cáceres, 2003, p. 129), siguiendo determinadas
máximas que determinan la comunicación como un acto de cooperación entre
interlocutores a partir de los elementos sociales y culturales compartidos (a modo
de las reglas del lenguaje).
Sin querer entrar en mayor detalle
3
respecto a estas dos teorías y autores que
marcan propiamente la pragmática en los procesos de comunicación
interpersonal, sí pretendemos al menos sostener que la aportación de Wittgenstein
a la comunicación interpersonal, aun guardando íntima relación con ellos, habría
de ir más allá de esta remisión a las prácticas comunicativas y su interpretación. A
este respecto, debemos destacar de nuevo que la interpretación por misma no
determina el significado pues, como ya dijimos, para Wittgenstein ([1953] 1999) el
significado lo designa principalmente el uso:
«¿Pero cómo puede una regla enseñarme lo que tengo que hacer en este lugar?
Cualquier cosa que haga es, según la interpretación, compatible con la regla».
No, no es eso lo que debe decirse. Sino esto: toda interpretación pende,
juntamente con lo interpretado, en el aire; no puede servirle de apoyo. Las
interpretaciones solas no determinan el significado. (Wittgesntein, [1953]1999, §
198).
Solo a través de la necesaria confluencia entre la interpretación de la
intencionalidad regla del juego del lenguaje y el uso de la regla del juego lenguaje
es como, según Wittgenstein, podemos aproximarnos al significado (a modo de
saber o no saber seguir las reglas del juego del lenguaje, y en tanto que
determinada forma de vida que demanda un necesario proceso de aprendizaje).
Es necesario apelar, por tanto, a un elemento extralingüístico más profundo que la
3
Para mayor detalle, consultar Cáceres (2003, pp. 117-136), Hierro (1986, pp. 311-349), García-
Carpintero (1996, pp. 473-543), Blasco, Grimaltos & Sánchez (1999: 175-227), así como las ya
citadas fuentes directas de Austin ([1962] 1998), Searle ([1969] 2001) y Grice (1991).
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
45
mera normatividad que brinda una conducta en común, y este elemento
extralingüístico consiste no solo en compartir conductas sino, más originariamente,
en compartir un mismo horizonte de perspectivas (en compartir aquello que cabe
esperar de la regla, el cómo esta reclama ser seguida). La interpretación demanda
una profundidad casi cultural, según la cual el seguir una regla va más allá de la
conducta explícita, del llevar a cabo ciertas acciones comunes. Bajo esta
interpretación de Wittgenstein, la noción de seguir una regla apela ahora a la
concordancia de formas de vida, de un mismo saber seguir, que demanda la
propia regla.
¿Dices, pues, que la concordancia de los hombres decide lo que es verdadero y lo
que es falso? - Verdadero y falso es lo que los hombres dicen; y los hombres
concuerdan con el lenguaje. Ésta no es una concordancia de opiniones, sino de
formas de vida. (Wittgenstein, [1953] 1999, § 241)
¡No pienses ni una vez en la comprensión como ‗proceso mental‘! Pues esa es
la manera de hablar que te confunde. Pregúntate en cambio: ¿en qué tipo de caso,
bajo qué circunstancias, decimos «ahora seguir»?‖ (Wittgesntein, [1953] 1999:
§ 154).
Con ello, se trasciende la coincidencia en la conducta explícita como elemento
contextual compartido. El significado, en tanto que uso común del (juego del)
lenguaje vendría así determinado no solo por ciertas prácticas institucionalizadas,
socializadas y aprendidas, sino por cierto compartir unas mismas formas de vida,
que facilita desde el comienzo un cierto grado de precomprensión de la propia
regla, implícito por el mero hecho del convivir como condición de posibilidad de
comunicarnos a nivel social e interpersonal.
Es en este sentido en el que Wittgenstein (y, por extensión, la dimensión
pragmática e interpretativa abierta por el giro lingüístico) reclama una nueva
mirada desde los estudios de comunicación y cultura. Esta apelación a prácticas
comunes, valores (y reglas) comunes y usos comunes del lenguaje abren viejas
vías para comprender todas las implicaciones de los procesos comunicativos. Es
por ello que la importancia de Wittgenstein va, más allá de la comunicación
interpersonal, también hacia la comunicación intercultural (Aneas & Sandín, 2009),
y el análisis etnográfico y antropológico de los procesos comunicativos
(Jacorzynski, 2008; Jacorzynski, 2011; Padilla, 2011), desplegando su dimensión
pragmática en toda su profundidad: no solo como filosofía del lenguaje, sino
también como filosofía de la cultura y de la comunicación.
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
46
6. Referencias
1. Acero, J., Bustos, E. & Quesada, D. (2001). Introducción a la filosofía del
lenguaje. Madrid: Cátedra.
2. Aenas, M. & Sandín, M. (2009). Investigaciones sobre comunicación
intercultural: algunas reflexiones sobre cultura y metodología cualitativa.
Forum: Qualitative Social Research, 1. Recuperado de
http://www.qualitative-research.net/index.php/fqs/article/view/1251/2712,
03/03/2014.
3. Austin, J. ([1962] 1998). Cómo hacer cosas con las palabras. Barcelona:
Paidós.
4. Ayer, A. J. ([1936] 1965). Lenguaje, verdad y lógica. Buenos Aires: Eudeba.
5. Ayer, A. J. ([1959] 1965): El positivismo lógico. México D. F.: Fondo de
Cultura Económica.
6. Blasco, J., Grimaltos, T. & Sánchez, D. (1999). Signo y pensamiento.
Barcelona: Ariel.
7. Carnap, R. (1936). Testability and Meaning. Philosophy of Science, 3(4), pp.
420-471.
8. Cáceres, M. (2003). Introducción a la comunicación interpersonal. Madrid:
ntesis.
9. Crego, A. (2004). ¿Fue Wittgenstein conductista? La necesidad de criterios
públicos para el juego de lenguaje de lo ―interno‖ y sus implicaciones para
la psicología. Atenea Digital, 6. Recuperado de
http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1013252, 03/03/2014.
10. Ferrater-Mora, J. (1974). Cambio de marcha en filosofía. Madrid: Alianza.
11. Frege, G. ([1892] 1973). ―Sobre el sentido y referencia‖. Semántica
filosófica: problemas y discusiones. Madrid: Siglo XXI, pp. 3-27.
12. Gadamer, H-G. ([1960] 1977). Verdad y Método, Vol. I. Fundamentos de
una hermenéutica filosófica. Salamanca: Sígueme.
13. García-Carpintero, M. (1996). Las palabras, las ideas y las cosas.
Barcelona: Ariel.
14. Grice (1991). Studies in the way of words. Cambridge (MA): Harvard
University Press. Incluyen las Williams James Lectures de 1967.
15. Habermas, J. ([1981] 1989). Teoría de la acción comunicativa. Madrid:
Taurus.
16. Hierro, J. (1986). Principios de filosofía del lenguaje. Madrid: Alianza.
17. Jacorzynski, W. (2008). En la cueva de la locura: aportación de Ludwig
Wittgenstein a la antropología social. México D. F.: CIESAS.
18. Jacorzynski, W. (2011). La filosofía de Ludwig Wittgenstein como una nueva
propuesta para la antropología y las ciencias sociales. Sociológica (México),
26(74). Recuperado de
Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social
ISSN: 1856-9536 / p. pi 200808TA119
Volumen 7, Número 2 / Julio-Diciembre 2014
Versión PDF para imprimir desde
http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones
47
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-
01732011000300006, 03/03/2014.
19. Moeschler, J. & Reboul, A. (1994). Dictionnaire encyclopédique de
pragmatique. Paris: Éditions du Seuil.
20. Kraft, V. (1977). El círculo de Viena. Madrid: Taurus.
21. Kripke, S. ([1982] 2006). Wittgenstein. A propósito de reglas y lenguaje
privado. Una exposición elemental. Madrid: Tecnos.
22. Nubiola, J. (1995). W. James y L. Wittgesntein: ¿por qué Wittgenstein no se
consideró pragmatista? Anuario filosófico, 28, pp. 411-423.
23. Nubiola, J. (2011). Raíces pragmáticas de la filosofía analítica. Sapientia,
LXVII, Fasc. 229-230. Recuperado de
http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/revistas/raices-pragmaticas-
filosofia-analitica-nubiola.pdf, DD/03/2014
24. Padilla, J. (ed.) (2011). Antropología de Wittgenstein. Madrid: Plaza y
Valdés.
25. Popper, K. ([1934] 1962). La lógica de la investigación científica. Madrid:
Tecnos.
26. Quintana-Paz, M. (2010). ¿Era Wittgenstein pragmatista, los pragmatistas
son wittgenstenianos, o ni una cosa ni la otra? Sobre reglas, verdad y
acciones sociales. Revista Internacional de Filosofía, 3, pp. 275-292.
27. Rorty, R. (1967). The linguistic turn. Chicago: The University of Chicago
Press.
28. Russel, B. & Whitehead, A. (1910-1913). Principia Mathematica. Vol. I, II
and III. Cambridge (UK): Cambridge University Press.
29. Sáez-Rueda, L. (2001). Movimientos filosóficos actuales. Madrid: Trotta.
30. Saussure, F. ([1916] 2002). Curso de lingüística general. Buenos Aires:
Losada.
31. Searle, J. ([1969] 2001). Actos de habla. Madrid: Cátedra.
32. Winch, P. (1972). Ciencia social y filosofía. Buenos Aires: Amorrortu.
33. Wittgenstein, L. ([1921] 2001). Tractatus Logico-Philosophicus. Madrid:
Alianza.
34. Wittgenstein, L. ([1953] 1999). Investigaciones filosóficas. Barcelona:
Altaya.
35. Wittgenstein, L. ([1958] 1976). Los cuadernos azul y marrón. Madrid:
Técnos.
36. Wittgenstein, L. (1969). Philosophische Grammatik. Oxford: Basil Blackwell.
37. Wittgenstein, L. (1987). Observaciones sobre los fundamentos de la
matemática. Madrid: Alianza.
... Como ya hemos apuntado, es una teoría formulada por Wittgenstein ([1953] 1999) que hace referencia a las múltiples y diversas posibilidades discursivas que nos ofrece el lenguaje. Desde esta teoría se sostiene que el significado de las expresiones no reside ya en su capacidad de figurar algo de la realidad, sino que permanece ligado a cuestiones derivadas del uso de las palabras en la vida cotidiana, de enfrentarnos con el mundo a través de las palabras, del aprendizaje acerca de cómo usar esas expresiones (Carrasco-Campos, 2014). A partir de la nomenclatura juego del lenguaje la interpretación queda ligada a una actividad social y cotidiana (una forma de vida); la actividad de usar el lenguaje con múltiples fines comunicativos que trascienden la mera voluntad de decir cómo es o no es el mundo (Wittgenstein, [1921(Wittgenstein, [ ] 2001. ...
Full-text available
Thesis
The main objective of this paper is to analyze the messages that were released from Podemos' and Ciudadanos' profiles on Twitter during the period of the election campaign for the general elections of December 2015. Consequently, the theoretical approach is discussed from the perspective of political marketing, the theorizing of election campaigns and the playful theory of political communication. Consistent with the above, the 2181 tweets that constitute our sample will be analyzed through the language games as the main methodological tool, and also by the specific frame analysis as a complementary technique. In addition, we also propose to conduct semi-structured interviews in depth to see how an election campaign is managed through social media, how it is coordinated with the overall campaign and what importance do political parties give to interaction with users.
Full-text available
Article
El propósito de este trabajo es hacer una revisión filosófico-conceptual del poder hermeneuta y su rol en la legitimación, definición y conceptualización de discursos institucionales y jurídicos. A partir de la laguna de Gödel, con lo cual se evidencia la importancia de la interpretación constitucional, se hace un acercamiento a la definición de activismo judicial de Guastini. Luego hay una revisión del mito griego del dios Hermes y se construye un marco ético de la tarea hermenéutica con el fin de aprehender su profundidad. Los descubrimientos del mito griego permiten entender con más profundidad las nuevas tendencias hermenéuticas y jurisprudenciales.
Article
La investigación pretende estudiar las estrategias de compresión lectora desde el componente pragmático que utiliza un grupo de estudiantes del IV semestre de Psicología de la Fundación Universitaria Claretiana, con el fin de comprender las limitaciones presentes al momento de hacer lectura comprensiva. Este estudio es de carácter cualitativo, con un enfoque desde los paradigmas comprensivo y crítico, bajo el diseño de la Investigación, Acción Educativa. Los datos se obtuvieron por medio de la implementación de tres técnicas: la observación participante, el taller investigativo y la plantilla de seguimiento. Las conclusiones se centran en reflexionar sobre las estrategias que usan los estudiantes, sin dejar de lado aspectos como el nivel académico y la labor del docente, para promover estrategias más eficientes que ayuden a generar estudiantes críticos que sean capaces de tomar posturas frente a un texto.
Full-text available
Book
Exposición e interpretación de las principales corrientes filosóficas del siglo XX y XXI, mostrando sus articulaciones, interconexiones y polémicas.
Full-text available
Article
This article examines the philosophy of the second Wittgenstein as it relates to the social sciences. It analyzes Wittgenstein's proposition as an alternative to two approaches, until now dominant in anthropology and the social sciences: scientificism and interpretationism. The author develops five methodological principles deduced from Wittgenstein's work as essential for the social disciplines: the principles of grammatical analysis, of the context, of perspectivism, of intelligible representation, and of anti–essentialism. Finally, he argues that their application will make it possible to better understand certain social phenomena, like rituals, using as an example the ritual of human sacrifice and cannibalism among the Mexicas.
Article
Two chief problems of the theory of knowledge are the question of meaning and the question of verification. The first question asks under what conditions a sentence has meaning, in the sense of cognitive, factual meaning. The second one asks how we get to know something, how we can find out whether a given sentence is true or false. The second question presupposes the first one. Obviously we must understand a sentence, i.e. we must know its meaning, before we can try to find out whether it is true or not. But, from the point of view of empiricism, there is a still closer connection between the two problems. In a certain sense, there is only one answer to the two questions. If we knew what it would be for a given sentence to be found true then we would know what its meaning is. And if for two sentences the conditions under which we would have to take them as true are the same, then they have the same meaning. Thus the meaning of a sentence is in a certain sense identical with the way we determine its truth or falsehood; and a sentence has meaning only if such a determination is possible.