ArticlePDF Available

Abstract and Figures

La población humana actual de Argentina y de Latinoamérica en general es el resultado de cinco siglos de contacto entre los nativos americanos y las poblaciones migrantes, principalmente de Europa y Africa. En estudios llevados a cabo previamente por nuestro grupo en el Museo de Antropología de la Universidad Nacional de Córdoba, se determinó en 13 poblaciones rurales de Córdoba y San Luis que aproximadamente el 80% de los genomas mitocondriales analizados eran de origen amerindio. En el presente trabajo nos propusimos determinar la procedencia continental de los linajes maternos en aquellos individuos que no presentaron haplogrupos amerindios. Para ello se analizó el ADN de 98 individuos por PCR-RFLP en dos marcadores mitocondriales que sirven de diagnóstico de origen étnico-geográfico. Los resultados indican que en las muestras poblacionales de Córdoba existe en promedio, un 16% de haplogrupos europeos y un 8% de linajes africanos, mientras que en San Luis la incidencia es de 9% y 3%, respectivamente. Los análisis estadísticos no arrojaron diferencias significativas en la distribución de linajes maternos entre poblaciones dentro de cada provincia. Por el contrario, las diferencias entre los totales muestrales de ambas provincias son estadísticamente signifi cativas, hecho que sugiere que los límites políticos y las historias particulares de cada provincia influyeron en la composición actual de sus poblaciones. Córdoba fue desde la época colonial un importante centro económico y comercial y esto se refl eja en un componente mayor de ADN no amerindio (tanto europeo como africano) comparado con San Luis. La comparación entre pares de poblaciones de la provincia de Córdoba, por otra parte, muestra algunas diferencias regionales en la distribución de linajes europeos y africanos entre las poblaciones del área serrana y las de la llanura, hecho que parece refl ejar diferencias en los movimientos migratorios ocurridos en el pasado reciente.
Content may be subject to copyright.
HAPLOGRUPOS MITOCONDRIALES EN CORDOBA Y SAN LUIS
47
DISTRIBUCION DE HAPLOGRUPOS MITOCONDRIALES ALOC-
TONOS EN POBLACIONES RURALES DE CORDOBA Y SAN LUIS
Maia Pauro1, Angelina García1, Claudio M. Bravi2 y Darío A. Demarchi1*
1Laboratorio de Bioantropología. Museo de Antropología. Facultad de Filosofía y Humanidades. Universidad Nacional de
Córdoba. Argentina
2Instituto Multidisciplinario de Biología Celular (IMBICE) CCT-CONICET-La Plata. La Plata. Argentina
PALABRAS CLAVE linajes maternos; migración; sierras centrales; europeos; africanos; ADNmt
Financiamiento: ANPCyT (FONCyT, PICT 2003-15187
y PICT 2007-1549).
*Correspondencia a: Darío Demarchi. Museo de Antro-
pología. Facultad de Filosofía y Humanidades. Universi-
dad Nacional de Córdoba. Av. Hipólito Yrigoyen 174. 5000
Córdoba. Argentina. E-mail: demarchi@ffyh.unc.edu.ar
Recibido 16 Septiembre 2010; aceptado 23 Noviembre 2010
REVISTA ARGENTINA DE ANTROPOLOGIA BIOLOGICA
Volumen 12, Número 1, Páginas 47-55. Enero-Diciembre 2010
RESUMEN La población humana actual de Argentina y de
Latinoamérica en general es el resultado de cinco siglos
de contacto entre los nativos americanos y las poblaciones
migrantes, principalmente de Europa y Africa. En estudios
llevados a cabo previamente por nuestro grupo en el Mu-
seo de Antropología de la Universidad Nacional de Cór-
doba, se determinó en 13 poblaciones rurales de Córdoba
y San Luis que aproximadamente el 80% de los genomas
mitocondriales analizados eran de origen amerindio. En el
presente trabajo nos propusimos determinar la proceden-
cia continental de los linajes maternos en aquellos indi-
viduos que no presentaron haplogrupos amerindios. Para
ello se analizó el ADN de 98 individuos por PCR-RFLP
en dos marcadores mitocondriales que sirven de diagnós-
tico de origen étnico-geográ co. Los resultados indican
que en las muestras poblacionales de Córdoba existe en
promedio, un 16% de haplogrupos europeos y un 8% de
linajes africanos, mientras que en San Luis la incidencia
es de 9% y 3%, respectivamente. Los análisis estadísticos
no arrojaron diferencias signi cativas en la distribución
de linajes maternos entre poblaciones dentro de cada pro-
vincia. Por el contrario, las diferencias entre los totales
muestrales de ambas provincias son estadísticamente sig-
ni cativas, hecho que sugiere que los límites políticos y
las historias particulares de cada provincia in uyeron en
la composición actual de sus poblaciones. Córdoba fue
desde la época colonial un importante centro económico
y comercial y esto se re eja en un componente mayor de
ADN no amerindio (tanto europeo como africano) compa-
rado con San Luis. La comparación entre pares de pobla-
ciones de la provincia de Córdoba, por otra parte, muestra
algunas diferencias regionales en la distribución de linajes
europeos y africanos entre las poblaciones del área serrana
y las de la llanura, hecho que parece re ejar diferencias en
los movimientos migratorios ocurridos en el pasado re-
ciente. Rev Arg Antrop Biol 12(1):47-55, 2010.
KEY WORDS maternal lineages; migration; sierras centrales; european descendants; african descendants; mtDNA
ABSTRACT The human population of Argentina and Latin
America in general is the result of ve centuries of contact
between the Native Americans and migrant populations,
mainly from Europe and Africa. In earlier studies conduc-
ted at the Museum of Anthropology of the Universidad
Nacional de Cordoba, it was found in 13 rural villages
of Cordoba and San Luis that approximately 80% of the
analyzed mitochondrial genomes were of Amerindian ori-
gin. In the present study we investigated the continental
origin of maternal lineages in those individuals analyzed
in that study who had no Native American haplogroups.
With this purpose we analyzed the DNA of 98 individuals
by PCR-RFLP in two mitochondrial markers employed
for diagnosis of ethnic-geographical origins.The results
indicate that the sample of Cordoba possesses, on ave-
rage, 16% of European haplogroups and 8% of African
lineages, while in San Luis the incidence is 9% and 3%,
respectively. Statistical analysis yielded no signi cant di-
fferences in the distribution of maternal lineages among
populations within each province. On the contrary, the
differences between the total sample in both provinces
are statistically signi cant, suggesting that the political
boundaries and histories of each province in uenced on
the current composition of the populations. Córdoba was
in the colonial times a major economic and commercial
center, and this is re ected in a greater foreign DNA com-
ponent (both European and African) when compared to
San Luis.The comparison between pairs of populations in
the province of Cordoba, on the other hand, shows some
regional differences in the distribution of European and
African lineages between the populations from the moun-
tains area and the plains, which seem to re ect differences
in the migratory movements in the recent past. Rev Arg
Antrop Biol 12(1):47-55, 2010.
La población humana actual de Argentina
y de Latinoamérica en general, es el resultado
de cinco siglos de contacto entre los nativos
americanos y las poblaciones migrantes, prin-
cipalmente de Europa y Africa. Gracias a las
herramientas moleculares que emplea la an-
M. PAURO ET AL.
48
tropología genética, la contribución relativa de
esas poblaciones continentales al pool génico
de las poblaciones neoamericanas puede ahora
ser estudiado. Los polimor smos del ADN mi-
tocondrial (ADNmt) resultan particularmente
útiles para estudios logeográ cos, es decir
para el “estudio de los principios y procesos
que gobiernan la distribución geográ ca de
una logenia intraespecí ca de genes o haplo-
tipos” (Avise, 2000). A través del análisis de
la variación del ADNmt pueden identi carse
los linajes genéticos presentes dentro de las
poblaciones e inferir la manera en que esos
linajes se dispersaron a lo largo de determina-
das áreas geográ cas (Schurr y Sherry, 2004).
Los marcadores del ADNmt más utilizados
consisten principalmente en polimor smos
de longitud de los fragmentos de restricción o
RFLPs y secuenciamiento de la Región Con-
trol del cromosoma mitocondrial (regiones hi-
pervariables I, II y III). Estos polimor smos
de nen los principales linajes o haplogrupos
mitocondriales, que son considerados como
relativamente estables, ya que las reversiones
son eventos poco comunes (Crawford, 2006).
Además, el genoma mitocondrial muestra una
fuerte estructura genética entre continentes,
al punto que casi todos los haplogrupos están
con nados a un solo continente (Jobling et al.,
2004). De esta manera se pueden distinguir los
macrohaplogrupos L (Africa), N y M (Eura-
sia) y dentro de estos últimos, los haplogrupos
A, B, C, D y X, característicos de los nativos
americanos (Schurr et al., 1990; Torroni et al.,
1992, 1993; Santos et al., 1996; Bonatto y Sal-
zano, 1997; Brown et al., 1998; Salas et al.,
2002; Bermisheva et al., 2003).
Las diferencias en la composición de las
poblaciones suelen explicarse como resul-
tado de las diferentes historias demográ cas
de cada lugar (Bravi et al., 1997; Avena et al.,
2001, 2009; Salas et al., 2004; Fejerman et al.,
2005; Wang et al., 2008). Por otro lado, las
diferencias entre los resultados de linajes ma-
ternos y paternos, común en las poblaciones
mestizas americanas, implica un patrón asimé-
trico de cruzamiento que habría involucrado
principalmente a hombres europeos y mujeres
amerindias y africanas (Dipierri et al., 1998;
Santos et al., 1999; Mesa et al., 2000; Carval-
ho et al., 2008; Wang et al., 2008).
En trabajos anteriores y en el marco de un
proyecto interdisciplinario que se lleva a cabo
en el Museo de Antropología (FFyH, UNC), se
determinó el origen amerindio en aproximada-
mente el 80% de los genomas mitocondriales
de individuos procedentes de distintas pobla-
ciones rurales de Córdoba y San Luis (Gar-
cía y Demarchi, 2006, 2009). En el presente
trabajo nos propusimos determinar el origen
geográ co de los linajes maternos de aquellos
individuos analizados en ese proyecto, que no
presentaron haplogrupos amerindios, a través
del estudio de polimor smos del ADN mito-
condrial que identi can linajes europeos y de
Medio Oriente y del Africa sub-sahariana.
MATERIAL Y METODOS
La muestra
Durante el período 2004-2008 se tomaron
muestras en nueve localidades del interior de
la provincia de Córdoba y una de San Luis,
situadas en la zona serrana y la llanura al sur
de Mar Chiquita, en el marco del proyecto
“Historia de las poblaciones prehispánicas del
actual territorio de la Provincia de Córdoba:
evidencias bioantropológicas y modelos ar-
queológicos” (PICT 2003-15185). En el año
2009 y como parte del presente trabajo, se
realizó una campaña en la que se recolecta-
ron muestras de 3 localidades diferentes de la
provincia de San Luis, ubicadas en el faldeo
occidental de las sierras de Comechingones
(Figura 1). En el contexto del proyecto ori-
ginalmente propuesto, los sitios de muestreo
se seleccionaron bajo el supuesto de que con-
tienen una alta proporción del “pool” génico
de las poblaciones amerindias que habitaron
originalmente la región (García y Demarchi,
2006, 2009).
Se tomaron muestras de hisopado bucal
a individuos no emparentados entre sí, pre-
vio consentimiento informado, en hospitales
públicos. Para cada uno de los donantes se
HAPLOGRUPOS MITOCONDRIALES EN CORDOBA Y SAN LUIS
49
completó una planilla con preguntas relacio-
nadas con la procedencia de sus antepasados.
Las muestras correspondientes a participantes
cuyos ancestros maternos provenían de otras
provincias o países, fueron excluidas del aná-
lisis y las que provenían de alguna de las otras
localidades muestreadas fueron relocalizadas.
Estas consideraciones permitieron disminuir
el sesgo en la asignación de los individuos a
las localidades muestreadas.
Fig. 1. Mapa con la localización geográ ca de las
localidades estudiadas.
Métodos de laboratorio
El ADN genómico fue extraído de células
epiteliales de la mucosa bucal obtenidas me-
diante hisopado bucal usando el kit IsoQuick
(Orca Research, Bothell, Washington).
La estrategia de tipi cación fue diseñada
teniendo en cuenta la logenia del ADNmt
humano basada en genomas completos (para
una versión permanentemente actualizada
consultar phylotree.org, van Oven y Kayser,
2009). Brevemente, los súper-haplogrupos M
y N son las únicas ramas derivadas del súper-
haplogrupo L3 que abandonaron Africa y co-
lonizaron exitosamente el resto del mundo.
Mientras que N tiene una amplia distribución
pan-euroasiática y también está presente en el
norte de Africa y Oceanía, M está restringi-
do a Oceanía y las porciones central, sureña
y oriental de Asia. Un único grupo mono -
lético de linajes perteneciente a M, el haplo-
grupo M1, tiene presencia en baja frecuencia
en Europa, Medio Oriente y Norte de Africa
(Olivieri et al., 2006). Los haplogrupos ame-
ricanos A2, B2, X2a y X2g pertenecen a N,
mientras que C1, C4c, D1, D2, D3 y D4h3 son
parte de M.
Las muestras fueron analizadas secuen-
cialmente mediante PCR-RFLP, de modo tal
que aquellas no asignadas a los haplogrupos
americanos A-D en trabajos previos (García y
Demarchi, 2006, 2009) fueron estudiadas ini-
cialmente para el polimor smo en la posición
10873, una de las cinco mutaciones que de ne
al super-haplogrupo N. El alelo 10873*T crea
un sitio de reconocimiento para MnlI en posi-
ción 10871 y permite la asignación de sus por-
tadores a N. Aquellos linajes que resultaron
MnlI 10871 fueron analizados para la posi-
ción 10400, en la que un polimor smo CT,
que es diagnóstica del súper-haplogrupo M,
crea un sitio de reconocimiento para AluI en
10397. Finalmente, toda muestra que resultó
negativa tanto para la presencia de MnlI 10871
como para la de AluI 10397 fue asignada al
para-haplogrupo L y por lo tanto considerada
de origen africano (ver Tabla 1). En el contex-
to migratorio argentino, la inmensa mayoría
de las muestras asignables a N probablemen-
te provendrían de Europa y/o Medio Oriente,
mientras que las asignables a M derivarían o
bien del este asiático (Japón, Corea, China)
o bien de Europa, Medio Oriente o Norte de
Africa (haplogrupo M1).
Para las reacciones de PCR se siguíó el
protocolo estándar de Promega para la Taq po-
limerasa GoTaq. Las condiciones de ciclado
fueron las mismas para los dos marcadores: 5
minutos de desnaturalización inicial a 94ºC y
35 ciclos de desnaturalización a 94ºC por 30
segundos, hibridación a 54ºC por 30 segundos
y extensión a 72ºC durante 45 segundos, se-
guidos por una extensión nal de 5 minutos
M. PAURO ET AL.
50
a 72ºC. Los productos de PCR fueron di-
geridos con las enzimas correspondientes y
corridos en geles de agarosa (2%) junto con
un marcador de peso molecular (Cincuenta-
Marker, Biodynamics SRL). Las corridas se
realizaron en buffer TBE 0,5X, a 120 voltios
durante 40 minutos en el caso de MnII 10871
y durante 20 minutos en AluI 10397. Por úl-
timo, los geles fueron teñidos con GelStar
(Lonza) visualizados en transiluminador de
luz ultravioleta.
Debido a que 5 de los individuos tipi-
cados por RFLP fueron asignados al ma-
crohaplogrupo M (lo que implicaría una
procedencia del este de Asia) y dada la baja
probabilidad de migrantes de ese origen en
las localidades relevadas, para con rmar se
procedió a la secuenciación de la región hi-
pervariable I (RHVI) del ADNmt de estos in-
dividuos. Con este propósito se ampli có por
PCR el fragmento comprendido entre los nu-
cleótidos 15971 y 16412 siguiendo el protoco-
lo descripto por Bravi (2005). Los productos
de PCR fueron enviados a Macrogen (Corea)
para su secuenciación. Las secuencias fue-
ron posteriormente corregidas manualmente,
alineadas y comparadas con la Secuencia de
Referencia corregida de Cambridge (Andrews
et al., 1999) utilizando el programa Mega ver-
sión 3.1 (Kumar et al., 2004).
Procesamiento estadístico
Las frecuencias de haplogrupos por pobla-
ción se calcularon por conteo directo. Las di-
ferencias en las distribuciones de haplogrupos
entre poblaciones de cada provincia (Córdoba y
San Luis) y entre provincias se evaluaron a través
del Test Exacto (Raymond y Rousset, 1995).
Posteriormente se realizó el Análisis Mo-
lecular de la Varianza (AMOVA) (Excof er
et al., 1992) entre poblaciones, para cada pro-
vincia separadamente (Córdoba y San Luis) y
entre provincias. Los cálculos del Test Exacto
y del AMOVA se llevaron a cabo mediante el
programa Arlequín 3.11 (L. Excof er, Univer-
sity of Berne).
Además, se realizó un Análisis Espacial
de la Varianza Molecular (SAMOVA) (Du-
panloup et al., 2002). A diferencia del AMO-
VA, en el cual los grupos de poblaciones son
de nidos a priori (en este caso en base a lími-
tes políticos), SAMOVA permite encontrar la
estructura poblacional basándose solamente
en datos genéticos. Agrupa las poblaciones
en K grupos (de nidos a priori por el inves-
tigador) en la con guración con el máximo
FCT asociado, que es la proporción de la varia-
ción genética total debida a diferencias entre
grupos de poblaciones. En todos los casos se
de nió un nivel de signi cación estadística
de 0,05.
RESULTADOS
De las 98 muestras de ADN analizadas
para el polimor smo MnlI 10871, 63 presen-
tan el sitio de restricción +MnlI 10871 por lo
que fueron asignados al macrohaplogrupo N,
que comprende linajes de origen europeo y
de Medio Oriente. Las 35 muestras restantes,
MnII 10871 (–) fueron posteriormente tipi -
cadas para el polimor smo AluI 10397, para
poder discernir si correspondían a los macro-
haplogrupos M o L. Como resultado, 30 in-
dividuos AluI 10397 (-), fueron asignados al
macrohaplogrupo L, de procedencia africana,
mientras que los restantes 5 fueron asigna-
TABLA 1. Polimor smos analizados para determinar los linajes maternos de las muestras
HAPLOGRUPOS MITOCONDRIALES EN CORDOBA Y SAN LUIS
51
dos al macrohaplogrupo M, lo que sugeriría,
al no pertenecer a los linajes americanos C y
D, que son de origen asiático. Para con rmar
ese origen se procedió a la secuenciación de
la RHV-I de estos individuos. Desafortuna-
damente, pese a varios intentos, tres de las
muestras no ampli caron para este fragmento,
por lo que fueron descartadas del análisis. De
las otras dos muestras, una presenta las cua-
tro transiciones que de nen el haplogrupo C1,
de origen americano (16223, 16298, 16325 y
16327) y otra presenta tres de ellas, carecien-
do de 16298, por lo cual ambas pueden ser
asignadas al haplogrupo C1, con una de ellas
portando una reversion para 16298 (Tamm et
al., 2007). Este resultado implica que esos 2
individuos son revertantes, es decir que han
recuperado el alelo ancestral en la posición
13263, donde un cambio A>G crea la muta-
ción característica del haplogrupo C que des-
truye el sitio HincII 13259 y simultáneamente
crea un sitio AluI 13262 (Torres et al., 2006;
Motti et al., 2009).
La Tabla 2 muestra el número y porcenta-
je de haplogrupos mitocondriales amerindios,
europeos y africanos por población y por pro-
vincia. El Test Exacto indica que no hay dife-
rencias signi cativas entre las poblaciones de
Córdoba (p = 0,107) ni las de San Luis (p =
0,512), pero sí cuando las frecuencias totales
de ambas provincias son confrontadas entre
sí (p = 0,014). En la provincia de Córdoba,
comparando entre pares de poblaciones, Río
Cuarto (que no posee haplogrupos africanos)
se diferencia signi cativamente de San Fran-
cisco del Chañar, San Marcos Sierras, Villa de
Soto y Chancaní (donde se observan mayores
incidencias de haplogrupos africanos). A su
vez, San Francisco del Chañar (que posee la
menor incidencia de haplogrupos europeos) se
diferencia signi cativamente de La Tordilla,
La Para y Río Cuarto (localidades donde se ob-
servan las mayores incidencias de haplogrupos
europeos). En cambio, las comparaciones en-
tre pares de poblaciones de San Luis no arrojan
diferencias signi cativas en ningún caso.
El test AMOVA indica que casi toda la
variabilidad se distribuye dentro de las pobla-
ciones, no existiendo estructura observable
entre las poblaciones dentro de cada provincia
(Córdoba: FST = 0,003, p = 0,342; San Luis:
FST = -0,002, p = 0,442). Por otra parte y con-
rmando lo que se observara a través del Test
Exacto, sí existen diferencias signi cativas en
la distribución de linajes maternos entre am-
bas provincias (FCT = 0,024, p = 0,019).
TABLA 2. Tamaño muestral y cantidad de haplogrupos amerindios, europeos y africanos por población y
por provincia
M. PAURO ET AL.
52
La máxima estructura de la población se
observa a través del test SAMOVA (Tabla 3)
cuando se separa a las poblaciones en tres
grupos (k = 3): Un grupo incluye a Tilisarao
y Santa Rosa de Conlara (que causan la dife-
renciación entre provincias), otro aisla a La
Tordilla y un tercero que agrupa al resto de
las poblaciones. El valor FCT asociado a k=2
es mayor pero no es estadísticamente signi -
cativo y los valores FCT asociados a k > 3 son
menores, por lo que k=3 representa la con gu-
ración de máxima diferenciación entre grupos.
XVIII-XIX y más que indicar un cambio en
la composición de la población, apoyan la hi-
pótesis de un proceso de “blanqueamiento” de
la sociedad que resultó en el desconocimiento
actual de todo ancestro no europeo (Andrews,
1989; Picotti, 1998; Frigerio, 2006).
Aunque la con abilidad de los censos rea-
lizados en sociedades preindustriales es pro-
blemática (Andrews, 1989), la categoría libre/
esclavo sí podría resultar más informativa que
las categorías étnicas para la estimación del
componente materno africano. En 1778 la po-
blación de la zona de Córdoba incluida en este
estudio tenía un promedio de 8% de esclavos
y tal como que el ADN mitocondrial, la escla-
vitud se heredaba por línea materna (Celton,
1987:249). Una de las uniones más frecuentes
era entre hombres esclavos y mujeres indíge-
nas, lo que permitía a la descendencia eludir
la esclavitud (López, 2006), descendencia que
formaría parte de la fracción libre, afroargen-
tina y mestiza de las “castas”.
La distribución homogénea de los haplo-
grupos mitocondriales entre las poblaciones,
tanto de Córdoba como de San Luis, sugiere
una historia reciente similar dentro de ambas
provincias. Por otra parte, las diferencias sig-
ni cativas que se observan en la distribución
de haplogrupos entre provincias, sugiere que
ese límite político (que existió desde los prin-
cipios de la colonia) in uyó en la con gura-
ción genética de las poblaciones que se fueron
formando. Esto coincide con lo observado a
partir del análisis de haplogrupos amerindios
(García y Demarchi, 2009), aunque en este
caso el nivel temporal de análisis es más pro-
fundo. Córdoba fue desde la colonia un im-
portante centro económico y comercial y esto
se re eja en un componente mayor de ADN
alóctono (europeo y africano) comparado con
San Luis.
Si bien a través de los análisis llevados a
cabo con el test exacto y AMOVA muestran
una nítida diferenciación genética entre pro-
vincias, la máxima diferenciación entre grupos
se obtiene cuando se ordenan las poblaciones
en tres grupos como resultado del test SA-
MOVA (Tabla 3). El grupo de Santa Rosa de
TABLA 3. Análisis espacial de la varianza
(SAMOVA), k = 3
DISCUSION
Aunque históricamente se ha instalado en
Argentina la idea de que sus habitantes son en
su gran mayoría descendientes de europeos,
el estudio de la demografía histórica y de la
composición genética de las poblaciones con-
temporáneas, muestra que esta presunción es
errónea (Andrews, 1989; Avena et al., 2001,
2009; Corach et al., 2010). A pesar de siglos
de colonización y de la desaparición de nume-
rosos grupos étnicos originarios, el “pool” gé-
nico materno de las poblaciones humanas de
la región central de Argentina está constituido
principalmente por linajes amerindios (García
y Demarchi, 2006, 2009).
Por otra parte, como muestra el presente
estudio, a pesar de la negación de la existencia
de afroargentinos, el componente africano está
presente en casi todas las poblaciones estudia-
das. Es interesante señalar que ninguno de los
individuos participantes en este estudio men-
cionó en la entrevista poseer ancestros africa-
nos. Estos resultados no sólo contrastan con
la concepción actual del origen de los argenti-
nos sino también con los censos de los siglos
HAPLOGRUPOS MITOCONDRIALES EN CORDOBA Y SAN LUIS
53
Conlara y Tilisarao y el grupo de La Tordilla
representan el de menor y mayor introgresión
de ADN foráneo, respectivamente. El hecho
que las otras dos poblaciones de San Luis se
agrupen con las de Córdoba podría deberse
a que fueron receptoras de migrantes de los
uidos movimientos de población que existen
desde la época colonial entre San Luis y el de-
partamento Traslasierra (Tell, 2008). Por otro
lado, la mayor incidencia de linajes maternos
europeos en La Tordilla, La Para y Río Cuarto
(Tabla 2) con respecto al resto de las pobla-
ciones analizadas se debería a que las últimas
representan el área de antigua ocupación (las
sierras), mientras que las primeras constituyen
el área de ocupación más reciente (la llanura).
Este cambio en la valorización y poblamiento
de las regiones ocurrió justo antes de la lle-
gada masiva de inmigrantes europeos, que se
habrían instalado en los lugares más activos
económicamente: las grandes ciudades y el
territorio pampeano, por lo que resulta lógico
que los estudios genéticos realizados en estas
zonas muestren un componente europeo ma-
yor (Avena et al., 2001; Corach et al., 2010).
Al comparar entre pares de poblaciones de
Córdoba (Test Exacto), esta distribución dife-
rencial se observa entre Río Cuarto (una ciu-
dad grande de la llanura) y las localidades de
San Marcos Sierra, San Francisco del Chañar,
Villa de Soto y Chancaní y entre La Tordilla y
La Para (ubicadas en la llanura) y San Francis-
co del Chañar (que posee un mínimo de haplo-
grupos europeos).
El análisis por RFLP asignó 5 individuos
al macrohaplogrupo M. Dado que ninguno
de ellos posee los polimor smos propios de
un haplogrupo amerindio, al analizarlos por
RFLP, a primera vista este resultado indicaría
para ellos un posible origen asiático. Conside-
rando que la migración asiática a Argentina es
reciente (del último siglo) y que se concentra
en las grandes ciudades (Pellegrino, 2002), se
secuenciaron esas muestras en la RHVI para
con rmar de manera inequívoca el origen de
esos genomas. El análisis de las secuencias de-
mostró que en realidad dos de esas muestras sí
poseen haplogrupos amerindios (C) pero son
revertantes para el polimor smo que los de-
ne como tales a través del análisis por RFLP
(Torres et al., 2006; Motti et al., 2009). Otros
revertantes C han sido reportados en las pro-
vincias de Mendoza y San Juan (Motti et al.,
2009), pero sería necesario hacer una compa-
ración más detallada entre ambos grupos de
secuencias para con rmar la existencia de una
relación logeográ ca entre ellos. Por otro
lado, los individuos que presentaron el poli-
mor smo +MnII 10871 fueron asignados al
macrohaplogrupo N, procedente de Europa y
Medio Oriente, por lo tanto en caso de existir
revertantes de los haplogrupos A y B, no fue-
ron detectados en este trabajo.
AGRADECIMIENTOS
Se agradece a todas las personas que par-
ticiparon en esta investigación a partir de la
donación de muestras biológicas y a quienes
dieron apoyo logístico en hospitales y dispen-
sarios de salud para que el muestreo pudiera
ser realizado.
LITERATURA CITADA
Andrews G. 1989. Los Afroargentinos de Buenos Aires.
Buenos Aires: Ediciones de La Flor.
Andrews RM, Kubacka I, Chinnery PF, Lightowlers RN,
Turnbull DM, Howell N. 1999. Reanalysis and revi-
sion of the Cambridge reference sequence for human
mitochondrial DNA. Nature Genetics 23(2):147.
Avena SA, Goicoechea AS, Dugoujon JM, Slepoy MG,
Slepoy AS, Carnese FR. 2001. Análisis antropogené-
tico de los aportes indígena y africano en muestras
hospitalarias de la ciudad de Buenos Aires. Revista
Argentina de Antropología Biológica 3(1):79-99.
Avena SA, Parolin ML, Dejean CB, Ríos Part MC, Fa-
brikant G, Goicoechea AS, Dugoujon JM, Carnese
FR. 2009. Mezcla génica y linajes uniparentales en
Comodoro Rivadavia (Prov. de Chubut, Argenti-
na). Revista Argentina de Antropología Biológica
11(1):25-42.
Avise JC. 2000. Phylogeography: The history and formation
of species. Cambridge, MA: Harvard University Press.
Bermisheva MA, Viktorova TV, Khusnutdinova EK.
2003. Polymorphism of human mitochondrial DNA.
Russian Journal of Genetics 39(8):849-859.
Bonatto SL, Salzano FM. 1997. Diversity and age of the
four major mtDNA haplogroups, and their implica-
tions for the peopling of the New World. American
Journal of Human Genetics 61(6):1413-1423.
M. PAURO ET AL.
54
Bravi CM. 2005. Análisis de linajes maternos en pobla-
ciones indígenas americanas. Tesis Doctoral. Facul-
tad de Ciencias Naturales y Museo. Universidad Na-
cional de La Plata.
Bravi CM, Sans M, Bailliet G, Martínez-Marignac VL,
Portas M, Barreto I, Bonilla C, Bianchi NO. 1997.
Characterization of mitochondrial DNA and Y-chro-
mosome haplotypes in a Uruguayan population of
African ancestry. Human Biology 69(5):641-652.
Brown MD, Hosseini SH, Torroni A, Bandelt HJ, Allen
JC, Schurr TG, Scozzari R, Cruciani F, Wallace DC.
1998. Haplogroup X: an ancient link between Euro-
pe/Western Asia and North America? American Jour-
nal of Human Genetics 63(6):1852-1861.
Carvalho BM, Bortolini MC, Santos SEB, Ribeiro-dos-
Santos A. 2008. Mitochondrial DNA mapping of
social-biological interactions in Brazilian Amazonian
African-descendant populations. Genetics and Mole-
cular Biology 31(1):12-22.
Celton D. 1987. La población de la provincia de Córdoba
a nales del siglo XVIII. Tesis Doctoral. Facultad de
Filosofía y Humanidades. Universidad Nacional de
Córdoba.
Corach D, Lao O, Bobillo C, van Der Gaag K, Zuniga S,
Vermeulen M, van Duijn K, Goedbloed M, Vallone
PM, Parson W, de Knijff P, Kayser M. 2010. Inferring
continental ancestry of argentineans from autosomal,
Y-Chromosomal and mitochondrial DNA. Annals of
Human Genetics 74(1):65-76.
Crawford MH. 2006. Anthropological genetics: theory,
methods and applications. New York: Cambridge
University Press.
Dipierri JE, Alfaro E, Martínez-Marignac VL, Bailliet G,
Bravi CM, Cejas S, Bianchi NO. 1998. Paternal di-
rectional mating in two Amerindian subpopulations
located at different altitudes in northwestern Argenti-
na. Human Biology 70(6):1001-1010.
Dupanloup I, Schneider S, Excof er L. 2002. A simulated
annealing approach to de ne the genetic structure of
populations. Molecular Ecology 11(12):2571-2581.
Excof er L, Smouse P, Quattro J. 1992. Analysis of mole-
cular variance inferred from metric distances among
DNA haplotypes: Application to human mitochon-
drial DNA restriction data. Genetics 131:479-491.
Fejerman L, Carnese FR, Goicoechea AS, Avena SA,
Dejean CB, Ward RH. 2005. African ancestry of the
population of Buenos Aires. American Journal of
Physical Anthropology 128(1):164-170.
Frigerio A. 2006. “Negros” y “Blancos” en Buenos Ai-
res: Repensando nuestras categorías raciales. Temas
de Patrimonio Cultural. Número dedicado a Buenos
Aires Negra: Identidad y cultura. Comisión para la
Preservación del Patrimonio Histórico Cultural de la
Ciudad de Buenos Aires 16:77-98.
García A, Demarchi DA. 2006. Incidencia de linajes pa-
rentales amerindios en poblaciones del norte de Cór-
doba. Revista Argentina de Antropología Biológica
8(1):57-72.
García A, Demarchi DA. 2009. Incidence and distribution
of native american mtDNA haplogroups in Central
Argentina. Human Biology 81(1):59-69.
Jobling MA, Hurles ME, Tyler-Smith C. 2004. Human
evolutionary genetics. Origins, peoples & disease.
New York: Garland Science,
Kumar S, Tamura K, Nei M. 2004. MEGA3: Integrated
software for molecular evolutionary genetics analysis
and sequence alignment. Brie ngs in Bioinformatics
5(2):150-163.
López C. 2006. El espacio y la gente: la dinámica sociode-
mográ ca de la población del Tucumán tardo y pos-
colonial. Andes 17.
Mesa NR, Mondragón M, Soto IV, Parra MV, Duque C,
Ortiz Barrientos D, García LF, Velez ID, Bravo ML,
Munera JG, Bedoya G, Bortolini MC, Ruiz Linares
A. 2000. Autosomal, mtDNA, and Y-Chromosome
diversity in Amerinds: Pre- and post-columbian pat-
terns of gene ow in South America. American Jour-
nal of Human Genetics 67(5):1277-1286.
Motti JMB, Muzzio M, Ramallo V, García A, Alfaro E,
Dipierri J, Bailliet G, Coble M, Bravi C. 2009. No
es lo que parece: sitios diagnóstico revertantes en el
ADN mitocondrial. Novenas Jornadas Nacionales de
Antropología Biológica. Puerto Madryn.
Olivieri A, Achilli A, Pala M, Battaglia V, Fornarino S,
Al-Zahery N, Scozzari R, Cruciani F, Behar DM, Du-
goujon JM, Coudray C, Santachiara-Benerecetti AS,
Semino O, Bandelt HJ, Torroni A. 2006. The mtDNA
legacy of the levantine early upper palaeolithic in
Africa. Science 314(5806):1767-1770.
Pellegrino A. 2002. La migración internacional en Amé-
rica Latina. Tendencias y per les de los migrantes.
Conferencia Hemisférica sobre Migración Interna-
cional: Derechos Humanos y Trata de Personas. San-
tiago de Chile.
Picotti D. 1998. La presencia africana en nuestra identi-
dad. Buenos Aires: Ediciones del Sol, Serie Antropo-
lógica. p 35-44.
Raymond M, Rousset F. 1995. An exact test for popula-
tion differentiation. Evolution 49(6):1280-1283.
Salas A, Richards M, De La Fe T, Lareu MV, Sobrino B,
Sánchez-Diz P, Macaulay V, Carracedo A. 2002. The
making of the African mtDNA landscape. American
Journal of Human Genetics 71(5):1082-1111.
Salas A, Richards M, Lareu MV, Scozzari R, Coppa A,
Torroni A, Macaulay V, Carracedo A. 2004. The Afri-
can diaspora: mitochondrial DNA and the Atlantic
slave trade. American Journal of Human Genetics
74(3):454-465.
Santos SEB, Ribeiro-dos-Santos A, Meyer D, Zago MA.
1996. Multiple founder haplotypes of mitocondrial
DNA in Amerindians revealed by RFLP and sequen-
cing. Annals of Human Genetics 60(Pt 4):305-319.
Santos SEB, Rodrigues JD, Ribeiro-dos-Santos A, Zago
MA 1999. Differential contribution of indigenous
men and womem to the formation of the urban popu-
lation in the Amazon region as revealed by mtDNA
and Y-DNA. American Journal of Physical Anthropo-
logy 109(2):175-180.
Schurr TG, Ballinger SW, Gan YY, Hodge JA, Merriwe-
ther DA, Lawrence DN, Knowler WC, Weiss KM,
HAPLOGRUPOS MITOCONDRIALES EN CORDOBA Y SAN LUIS
55
Wallace DC. 1990. Amerindian mitochondrial DNAs
have rare Asian variants at high frequencies, sugges-
ting they derived from four primary maternal linea-
ges. American Journal of Human Genetics 46(3):613-
623.
Schurr TG, Sherry ST. 2004. Mitochondrial DNA and Y
chromosome diversity and the peopling of the Ameri-
cas: evolutionary and demographic evidence. Ameri-
can Journal of Human Biology 16(4):420-439.
Tamm E, Kivisild T, Reidla M, Metspalu M, Smith DG,
Mulligan CJ, Bravi CM, Rickards O, Martinez-Labar-
ga C, Khusnutdinova EK, Fedorova SA, Golubenko
MV, Stepanov VA, Gubina MA, Zhadanov SI, Ossi-
pova LP, Damba L, Voevoda MI, Dipierri JE, Villems
R, Malhi RS. 2007. Beringian standstill and spread of
native American founders. PLoS ONE 2(9): e829.
Tell S. 2008. Córdoba rural, una sociedad campesina
(1750-1850). Buenos Aires: Prometeo Libros.
Torres MM, Bravi CM, Bortolini MC, Duque C, Callega-
ri-Jacques S, Ortiz D, Bedoya G, Groot de Restrepo
H, Ruiz-Linares A. 2006. A revertant of the major
founder Native American haplogroup C common in
populations from northern South America. American
Journal of Human Biology 18(1):59-65.
Torroni A, Schurr TG, Yang CC, Szathmary EJE, Wi-
lliams RC, Schan eld MS, Troup GA, Knowler WC,
Lawrence DN, Weiss KM, Wallace DC. 1992. Nati-
ve American mitochondrial DNA analysis indicates
that the Amerind and the Na-Dené populations were
founded by two independent migrations. Genetics
130(1):153-162.
Torroni A, Schurr TG, Cabell MF, Brown MD, Neel JV,
Larsen M, Smith DG, Vullo CM, Wallace DC. 1993.
Asian af nities and the continental radiation of the
four founding Native American mtDNAs. American
Journal of Human Genetics 53(3):563-590.
Van Oven M, Kayser M. 2009. Updated comprehensive
phylogenetic tree of global human mitochondrial
DNA variation. Human Mutation 30(2):E386-E394.
Wang S, Ray N, Rojas W, Parra MV, Bedoya G, Gallo C,
Poletti G, Mazzotti G, Hill K, Hurtado AM, Camrena
B, Nicolini H, Klitz W, Barrantes R, Molina JA, Frei-
mer NB, Bortolini MC, Salzano FM, Petzl-Erler ML,
Tsuneto LT, Dipierri JE, Alfaro EL, Bailliet G, Bian-
chi NO, Llop E, Rothhammer F, Excof er L, Ruiz-
Linares A. 2008. Geographic patterns of genome ad-
mixture in Latin American mestizos. PLoS Genetics
21:4(3):e1000037.
... The first systematic investigation of human genetic variation in Argentina focused on a limited number of markers either uniparental (mtDNA, Y-STRs, Y-SNP; [1][2][3][4][5][6][7][8][9][10] or autosomal (Short Tandem Repeats, Ancestry Informative Markers, Alu sequences, indels, and blood groups [11][12][13][14][15][16]). Studies based on autosomal markers identified an important inter-individual heterogeneity for the African, Native American and European genetic ancestry proportions [11][12][13][14][15][16]. Accordingly, most of the studies based on uniparental markers showed large differences in the genetic composition of Argentinean populations, accounting for the different demographic histories within the country [1,2,[17][18][19][20][3][4][5][6][7][8][9]16]. ...
... The first systematic investigation of human genetic variation in Argentina focused on a limited number of markers either uniparental (mtDNA, Y-STRs, Y-SNP; [1][2][3][4][5][6][7][8][9][10] or autosomal (Short Tandem Repeats, Ancestry Informative Markers, Alu sequences, indels, and blood groups [11][12][13][14][15][16]). Studies based on autosomal markers identified an important inter-individual heterogeneity for the African, Native American and European genetic ancestry proportions [11][12][13][14][15][16]. Accordingly, most of the studies based on uniparental markers showed large differences in the genetic composition of Argentinean populations, accounting for the different demographic histories within the country [1,2,[17][18][19][20][3][4][5][6][7][8][9]16]. Although the idea of a 'white' country with most of inhabitant's descendants from European immigrants has now been rejected by these studies, the Argentine founding myth of a white and European nation remains perceptible today [21]. ...
Article
Full-text available
Similarly to other populations across the Americas, Argentinean populations trace back their genetic ancestry into African, European and Native American ancestors, reflecting a complex demographic history with multiple migration and admixture events in pre- and post-colonial times. However, little is known about the sub-continental origins of these three main ancestries. We present new high-throughput genotyping data for 87 admixed individuals across Argentina. This data was combined to previously published data for admixed individuals in the region and then compared to different reference panels specifically built to perform population structure analyses at a sub-continental level. Concerning the Native American ancestry, we could identify four Native American components segregating in modern Argentinean populations. Three of them are also found in modern South American populations and are specifically represented in Central Andes, Central Chile/Patagonia, and Subtropical and Tropical Forests geographic areas. The fourth component might be specific to the Central Western region of Argentina, and it is not well represented in any genomic data from the literature. As for the European and African ancestries, we confirmed previous results about origins from Southern Europe, Western and Central Western Africa, and we provide evidences for the presence of Northern European and Eastern African ancestries.
... Coeficiente cofenético: r =0,895. uniparental y AIMS autosómicos (García y Demarchi, 2009;García et al., 2015;Pauro, García, Bravi y Demarchi, 2010). ...
... Si bien 5 inserciones Alu presentaron diferencias altamente significativas en la distribución de frecuencias a nivel continental, confirmando su utilidad en estudios de ancestría genética, el componente africano está evidentemente sobrerrepresentado, si se considera la información histórica y los estudios genéticos realizados en la región a partir de marcadores de herencia uniparental (García y Demarchi, 2006;2009;Pauro et al., 2010) y biparental (García et al., 2015). La elección de las poblaciones parentales continentales podría conducir, al menos parcialmente, a un importante error en la estimación de la contribución relativa de las poblaciones ancestrales al acervo genético de la población. ...
Article
Full-text available
La diversidad genética de las poblaciones humanas del centro de Argentina es resultado de un proceso de movimientos migratorios y mestizaje, consecuencia de cinco siglos de contacto entre los nativos americanos y los migrantes principalmente de Europa, Medio Oriente y África. Estos eventos histórico-demográficos no fueron homogéneos, sino que difirieron según condiciones ambientales, económicas y políticas de cada subregión. En este trabajo estudiamos la estructura genética del Valle de Traslasierra a partir del análisis de 8 inserciones Alu (PV92, FXIIIB, APO, TPA25, ACE, A25, B65 y D1). El objetivo es contribuir al conocimiento de su historia evolutiva reciente, principalmente en lo referente a patrones migratorios y a la posible existencia de consanguinidad, empleando metodologías propias de la Antropología Genética. La muestra investigada incluyó a 97 individuos de varias localidades, mayormente rurales, y fue subdividida en tres submuestras, de acuerdo con la orientación norte-sur del valle. Los resultados revelaron la ausencia de diferenciación entre submuestras y un déficit significativo de heterocigotas en 7 de los 8 marcadores utilizados. Los índices de endogamia local (FIS) y total (FIT), que miden el aumento de homocigosis debido a apareamientos consanguíneos, muestran valores positivos y estadísticamente significativos, tanto en la población total como en cada una de las subpoblaciones. Estos resultados confirman la existencia de consanguinidad estimada previamente de forma indirecta a partir de isonimia, distancias maritales y otros estimadores biodemográficos. Finalmente, si bien cinco de las inserciones Alu estudiadas presentaron diferencias altamente significativas entre grupos continentales, la estimación de ancestría genética no refleja la contribución de las poblaciones parentales al acervo genético de la población según lo esperado a partir de evidencias obtenidas de marcadores uniparentales y autosomales o de la historia migratoria reciente.
... En distintas localidades de la Provincia de Córdoba Pauro et al. (2010) señalan un 8%, de linajes africanos. También en localidades de variable tamaño de Córdoba y San Luis, García et al. (2015) analizaron 10 AIMs, encontrando un rango de aporte subsahariano que va del 0% en la ciudad de Río Cuarto al 4,9% en San Francisco del Chañar. ...
Chapter
Full-text available
Partiendo de la idea de un significativo componente africano en el acervo génico de la población actual de la ciudad de Córdoba, el equipo compuesto por Bajo, Colantonio, Patiño, Avena y Carnese, analiza la composición de la población de la ciudad de Córdoba y alrededores, a partir del estudio de marcadores genéticos, en una muestra de donantes de sangre voluntarios que concurrieran a uno de los principales hemocentros de la ciudad. El complejo estudio concluye que la Córdoba actual todavía conserva en su acervo génico la marca africana como claro constituyente de gran parte de la población cosmopolita.
... En los últimos años se han realizado investigaciones que abordan el estudio de la estructura y la historia biológica de las poblaciones que habitaron (Fabra, 2009(Fabra, , 2014Fabra y Demarchi, 2009Nores et al., , 2017 y habitan (García y Demarchi, 2006;Pauro et al., 2010) el actual territorio de la provincia de Córdoba. El análisis de la variabilidad de rasgos epigenéticos y morfogeométricos craneofaciales muestra tendencias hacia un agrupamiento geográfico entre las poblaciones asentadas en los diferentes valles serranos, por un lado, y las que ocuparon los ambientes de llanuras (Fabra et al., 2005;Fabra y Demarchi, 2011), por el otro. ...
Article
Full-text available
El objetivo de este trabajo es estudiar la variación secular en la talla de las poblaciones humanas que habitaron el centro de Argentina a lo largo del Holoceno tardío. Se espera encontrar una variación en la estatura y una disminución en el dimorfismo sexual en talla, asociado a los cambios en los modos de vida y las estrategias de subsistencia. Esto último relacionado con la transición de la caza y la recolección a una economía de tipo mixta, que complementa a la primera con la producción de alimentos. La muestra está compuesta por 42 individuos (18 femeninos, 24 masculinos), todos con información radiocarbónica asociada mediante AMS, que los sitúa entre 4058-387 14 C años AP. Se registraron estaturas promedio altas para individuos femeninos (163,4 cm para fémur) y medianas para masculinos (168,3 cm para fémur). Los resultados, contrarios a las expectativas iniciales, sugieren un aumento del dimorfismo sexual a lo largo del tiempo, producto de una tendencia secular negativa de la talla en individuos femeninos y una leve tendencia al incremento de la estatura en masculinos. Las tendencias observadas en distintas regiones y por sexo no pueden ser explicadas atendiendo a un único factor explicativo. Más bien, la conjunción de causas ambientales y genéticas pueden estar interviniendo en los procesos que modelan la talla de los individuos a lo largo del tiempo.
... En los últimos años, se han realizado investigaciones que abordan el estudio de la estructura y la historia biológica de las poblaciones que habitaron (Fabra 2009a(Fabra , 2009b(Fabra , 2014Fabra y Demarchi 2009Fabra et al. 2005; y habitan (García y Demarchi 2006;Pauro et al. 2010) el actual territorio de la provincia de Córdoba. El análisis de la variabilidad de rasgos epigenéticos craneofaciales muestra tendencias hacia un agrupamiento geográfico entre las poblaciones asentadas en los diferentes valles serranos, por un lado, y las que ocuparon los ambientes de llanura, por el otro, siendo más marcado en el primer caso (Fabra et al. 2005). ...
... Para el NOA Alfaro et al. (2005) estiman un 10%. Para distintas localidades de la Provincia de Córdoba Pauro et al. (2010) señalan un 8%, de linajes africanos. ...
Chapter
Full-text available
The Argentine population has been habitually characterized by the "great immigration" of the late nineteenth and early twentieth centuries, but in this idea groups of the oldest colonial substratum did not enter: the indigenous, the Africans and the mixtures (or "castes") resulting. Especially absent was the sub-Saharan population, of which apparently there were no remains in Cordoba nor had their contribution to it been considered. The purpose of this work has been to analyze, through documentary sources, censuses and genetic data, past population structures, the characteristics of miscegenation and possible processes of social "whitening". Biodemographic aspects were studied (censuses of 1778, 1795, 1813, 1822, 1832), as well as vital records and data on socio-cultural and historical characteristics. We determined 30 AIMs and mitochondrial lineages in 31 people whose four grandparents were born in Córdoba. The estimation of the gene mixture was made with the ADMIX.95 program and the individual ancestry with the STRUCTUREV2.3.4 program. 2.1% of sub-Saharan contribution and 27.6 % of the autochthonous component were obtained. DNAmt indicated 3% of sub-Saharan lineages. The results currently indicate an African presence in Córdoba, but lower than the presumed one, with elevated fertility rates, relatively high mortality and a notorious miscegenation with the rest of the population. A strong Amerindian presence is striking, not so clear in the documentary sources, which suggests that part of it would be subsumed in the colonial period in the category "pardos" (mixed individuals with an African component).
... According to the official history, Native Americans and Africans disappeared due to wars, epidemics, and miscegenation. However, studies including historical demography [58] and anthropological genetics [16,22,54,59,60], show that this "disappearance" rather than indicating a change in the genetic composition of the population represents the efforts of the government politics for a process of cultural "whitening" the society. The mechanism employed to replace the native population with European immigrants did not occur with the same intensity throughout Argentina. ...
Article
We present new data and analysis on the genetic variation of contemporary inhabitants of central Argentina, including a total of 812 unrelated individuals from 20 populations. Our goal was to bring new elements for understanding micro-evolutionary and historical processes that generated the genetic diversity of the region, using molecular markers of uniparental inheritance (mitochondrial DNA and Y chromosome). Almost 76% of the individuals show mitochondrial lineages of American origin. The Native American haplogroups predominate in all surveyed localities, except in one. The larger presence of Eurasian maternal lineages were observed in the plains (Pampas) of the southeast, whereas the African lineages are more frequent in northern Córdoba. On the other hand, the analysis of 258 male samples reveals that 92% of them present Eurasian paternal lineages, 7% carry Native American haplogroups, and only 1% of the males show African lineages. The maternal lineages have high genetic diversity homogeneously distributed throughout central Argentina, probably as result of a recent common origin and sustained gene flow. Migratory events that occurred in colonial and recent times should have contributed to hiding any traces of differentiation that might have existed in the past. The analysis of paternal lineages showed also homogeneous distribution of the variation together with a drastic reduction of the native male population.
... Así, por ejemplo, Klaus y colaboradores(2009) en su estudio sobre marcadores degenerativos entre poblaciones Mochica (Perú) en momentos previos y posteriores a la Conquista, se basan en análisis genéticos sobre rasgos dentales -cuya presencia muestra continuidad a lo largo del tiempo y un aporte no significativo desde otras poblaciones-para poder desestimar la posibilidad de que el aumento en las prevalencias de cambios degenerativos en momentos posteriores al contacto con los españoles pueda deberse a una modificación en la predisposición genética a sufrir dichos cambios por la incorporación de otros grupos poblacionales al pool génico ya existente. Para el caso de la provincia de Córdoba, se han realizado investigaciones sobre la historia y la estructura biológica de poblaciones actuales y arqueológicas, particularmente enfocando la atención en el estudio de la variación de la morfología craneofacial(Fabra 2009a(Fabra , 2009b(Fabra , 2014, los rasgos epigenéticos craneales(Fabra et al. 2005)), y linajes mitocondriales sobre poblaciones contemporáneas(García y Demarchi 2006;Pauro et al. 2010) así como arqueológicas, 2016a, 2016b.Estos estudios han mostrado interesantes tendencias en cuanto a la diferenciación biológica de las poblaciones asentadas en distintas regiones ambientales y geográficas de la provincia, así como a lo largo del tiempo. En cuanto a los rasgos epigenéticos presentes en el cráneo, el análisis de la variabilidad morfológica muestra tendencias hacia un agrupamiento geográfico entre las poblaciones asentadas en los diferentes valles serranos, por un lado, y las que ocuparon los ambientes de llanura, por el otro, siendo más marcado en el primer caso. ...
Book
Full-text available
Serie Tesis de Posgrado – Antropología. E-book disponible en: http://ffyh.unc.edu.ar/editorial/wp-content/uploads/sites/5/2013/05/EBOOK_SALEGA-1.pdf
Preprint
Full-text available
Similarly to other populations across the Americas, Argentinean populations trace back their genetic ancestry into African, European and Native American ancestors, reflecting a complex demographic history with multiple migration and admixture events in pre- and post-colonial times. However, little is known about the sub-continental origins of these three main ancestries. We present new high-throughput genotyping data for 87 admixed individuals across Argentina. This data was combined to previously published data for admixed individuals in the region and then compared to different reference panels specifically built to perform population structure analyses at a sub-continental level. Concerning the Native American ancestry, we could identify four Native American components segregating in modern Argentinean populations. Three of them are also found in modern South American populations and are specifically represented in Central Andes, Central Chile/Patagonia, and Subtropical and Tropical Forests geographic areas. The fourth component might be specific to the Central Western region of Argentina, and it is not well represented in any genomic data from the literature. As for the European and African ancestries, we confirmed previous results about origins from Southern Europe, Western and Central Western Africa, and we provide evidences for the presence of Northern European and Eastern African ancestries. Author Summary The human genetic diversity in Argentina reflects demographic processes during which the European colonists invaded a territory where Native American populations were settled. During the colonial period, the slave trade also prompted many African people to move to Argentina. Little is known about the origins of these three continental ancestry components in Argentinean populations nowadays. Genotyping data for 87 admixed individuals throughout Argentina was generated and data from the literature was re-analyzed to shed light on this question. We confirmed that most of the European genetic ancestry comes from the South, although several individuals are related to Northern Europeans. We confirmed that the African origins in Argentina mainly trace back from Western and Central/Western regions, and we document some proportion of Eastern African origins poorly described before. As for the Native American ancestry, we identified that it can be divided into four main components that correspond to Central Chile/Patagonia, Subtropical and Tropical Forests, Central Andes and Central Western region of Argentina. In order to understand the specificity of the genetic diversity in Argentina, more effort is required to generate specific massive genomic knowledge at the local level.
Article
Full-text available
Desde finales del siglo xix se instauró en la Argentina, con Buenos Aires como epicentro, el discurso de una sociedad homogénea con rasgos culturales y fenotípicos blanco-europeos. Resultó ser una historia particular en un contexto latinoamericano que mayoritariamente mantuvo una ideología centrada en el mestizaje. En las últimas décadas esta discusión se comenzó a analizar mediante estudios de ancestría genética. En el presente artículo trabajamos con base en el contacto, entrevistas y resultados de 40 participantes del proyecto Ancestría genética e identidad. Nos proponemos contextualizar los procesos sociales que enmarcan esta búsqueda y relacionar el dato genético individual con la historia de la sociedad. Los relatos de los participantes hablan de búsquedas e historias relacionadas con poblaciones indígenas y afrodescendientes, muchas veces ocultas o incompletas. En ellos se percibe tanto la imposición de la narrativa de la Argentina blanca como su falta de sustento, lo que abre paso a la consideración de una Argentina mestiza, diversa y heterogénea. Since the late nineteenth century, people in Argentina consider to be a homogeneous society of white-European culture and phenotypic traits, with Buenos Aires as an epicenter. This perception contrasts with the rest of Latin America, where ideologies mostly focus on being mestizo. In the last decades these discussions began to be approached through genetic ancestry studies. In this article we work with interviews and genetic analysis results of 40 participants of the project "Genetic Ancestry and Identity", to contextualize the social processes that underlie this concept and to relate the individual genetic data to the history of society. The participants related stories of indigenous and Afro-descendant populations, often hidden or incomplete. In these stories it is possible to perceive both the imposition and the lack of foundation of the narrative of white Argentina. This opens the way to consider a Mestizo Argentina, diverse and heterogeneous.
Article
Full-text available
Se realiza la tipificación molecular de una muestra de 126 habitantes "criollos" de dos poblaciones del norte de Córdoba (Villa de Soto, en el noroeste y La Para, en el noreste) en los marcadores que determinan los principales linajes/haplogrupos mitocondriales amerindios y en el marcador DYS199*T (M3), diagnóstico de linaje paterno amerindio. El 79% de los individuos analizados pudo ser asignado a uno de los cuatro linajes maternos fundadores. La distribución de frecuencias resultó casi idéntica en las dos poblaciones, siendo los haplogrupos C y D los más frecuentes. Por otra parte, se encontró que sólo el 7,8% de los varones investigados poseen la variante DYS199*T, característica de amerindios. La distribución de linajes maternos amerindios de la muestra de Córdoba es similar a la encontrada en las poblaciones nativas de Patagonia y Tierra del Fuego, lo cual refuerza la hipótesis de un origen común, elaborada a partir de evidencias arqueológicas y morfológicas.
Article
Full-text available
With its theoretical basis firmly established in molecular evolutionary and population genetics, the comparative DNA and protein sequence analysis plays a central role in reconstructing the evolutionary histories of species and multigene families, estimating rates of molecular evolution, and inferring the nature and extent of selective forces shaping the evolution of genes and genomes. The scope of these investigations has now expanded greatly owing to the development of high-throughput sequencing techniques and novel statistical and computational methods. These methods require easy-to-use computer programs. One such effort has been to produce Molecular Evolutionary Genetics Analysis (MEGA) software, with its focus on facilitating the exploration and analysis of the DNA and protein sequence variation from an evolutionary perspective. Currently in its third major release, MEGA3 contains facilities for automatic and manual sequence alignment, web-based mining of databases, inference of the phylogenetic trees, estimation of evolutionary distances and testing evolutionary hypotheses. This paper provides an overview of the statistical methods, computational tools, and visual exploration modules for data input and the results obtainable in MEGA.
Article
Full-text available
Como consecuencia de las masivas corrientes migratorias de origen europeo que arribaron a la ciudad de Buenos Aires, las frecuencias génicas de los sistemas ABO y Rh en muestras hospitalarias de las décadas de 1930 y 1940 eran similares a las registradas en España e Italia. A partir de los años cuarenta, poblaciones del interior del país y de países limítrofes, de elevada composición indígena y posiblemente también africana, migraron hacia la ciudad. Para evaluar su repercusión sobre la estructura genética de la población nos propusimos analizar muestras poblacionales actuales. Los estudios se realizaron sobre dos muestras del Banco de Sangre del Hospital Italiano denominadas MI y MII. La MI comprendió la información del Registro de Dadores de Sangre de esa unidad, para los sistemas ABO y Rh (D) (N=13.217). Para la MII se analizaron 9 sistemas eritrocitarios y los alotipos GM/KM (N=202). En este último caso se realizó una encuesta con la finalidad de obtener información sobre lugar de nacimiento, residencia actual y datos genealógicos. Las frecuencias génicas se determinaron empleando métodos de máxima verosimilitud. El mestizaje se estimó aplicando el programa ADMIX (trihíbrido). Las frecuencias génicas obtenidas para ABO y Rh difieren significativamente de las detectadas antes de mitad del siglo. Se registró 10.5% de aporte aborigen en la MI y 15.9% en la MII, mientras que sólo se detectó la presencia de componente africano en una región de la MI (1.0%) y en la MII (3.3%). Estos resultados, que confirmarían la existencia de cambios en la composición genética de la población de la ciudad de Buenos Aires, se discuten en referencia a la información demográfica e histórica.
Article
Full-text available
En este trabajo se estimó la composición genética de una muestra poblacional de Comodoro Rivadavia (CR) y se compararon estos datos con los obtenidos con anterioridad en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y en la ciudad de Bahía Blanca (BB). Se estudiaron 72 individuos no emparentados. Fueron analizados 5 sistemas eritrocitarios, alotipos GM, haplogrupos mitocondriales amerindios y africanos y el locus DYS199 del cromosoma Y. Se realizó una encuesta con la finalidad de obtener información sobre lugar de nacimiento, residencia actual y datos genealógicos de los donantes. Las frecuencias génicas se calcularon aplicando métodos de máxima verosimilitud y para los haplogrupos mitocondriales y el locus DYS199 se empleó el conteo directo. La mezcla génica se estimó mediante el Programa ADMIX. Los marcadores proteicos arrojaron 37% de componente indígena y 4% de africano. Se observó un 70% de linajes mitocondriales amerindios, no registrándose aporte subsahariano. Un 6% de los varones analizados posee la variante aborigen DYS199*T. Esa diferencia en la contribución genética sexo-específica revelaría un aporte asimétrico por género en la historia de esta población. Tanto los marcadores uniparentales como los biparentales mostraron mayores valores de aporte amerindio en CR respecto a AMBA y BB y se constataron similares valores del componente africano.
Article
Full-text available
The formation of the Brazilian Amazonian population has historically involved three main ethnic groups, Amerindian, African and European. This has resulted in genetic investigations having been carried out using classical polymorphisms and molecular markers. To better understand the genetic variability and the micro-evolutionary processes acting in human groups in the Brazilian Amazon region we used mitochondrial DNA to investigate 159 maternally unrelated individuals from five Amazonian African-descendant communities. The mitochondrial lineage distribution indicated a contribution of 50.2% from Africans (L0, L1, L2, and L3), 46.6% from Amerindians (haplogroups A, B, C and D) and a small European contribution of 1.3%. These results indicated high genetic diversity in the Amerindian and African lineage groups, suggesting that the Brazilian Amazonian African-descendant populations reflect a possible population amalgamation of Amerindian women from different Amazonian indigenous tribes and African women from different geographic regions of Africa who had been brought to Brazil as slaves. The present study partially mapped the historical biological and social interactions that had occurred during the formation and expansion of Amazonian African-descendant communities.
Article
Versión definitiva del documento solicitado para la Conferencia organizada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) con la colaboración de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) y con el coauspicio del Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El documento ha sido preparado gracias a la colaboración financiera del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 2 Presentación Este trabajo se propone describir la evolución de la migración internacional de latinoamericanos y caribeños en las últimas décadas, ubicando dicho proceso en el contexto internacional. Haremos referencia a la relación entre migración y desarrollo y los efectos de la migración sobre los países. Finalmente, concluiremos con algunas reflexiones tendientes a formular hipótesis sobre el futuro de los movimientos internacionales en el subcontinente. En un Anexo se agrega un resumen sobre las fuentes disponibles para el estudio del tema.
Book
Anthropological genetics is a field that has been in existence since the 1960s and has been growing within medical schools and academic departments, such as anthropology and human biology, ever since. With the recent developments in DNA and computer technologies, the field of anthropological genetics has been redefined. This volume deals with the molecular revolution and how DNA markers can provide insight into the processes of evolution, the mapping of genes for complex phenotypes and the reconstruction of the human diaspora. In addition to this, there are explanations of the technological developments and how they affect the fields of forensic anthropology and population studies, alongside the methods of field investigations and their contribution to anthropological genetics. This book brings together leading figures from the field to provide an introduction to anthropological genetics, aimed at advanced undergraduates to professionals, in genetics, biology, medicine and anthropology.