ArticlePDF Available

La evaluación del aprendizaje en educación superior. El caso de la carrera de Derecho

Authors:

Abstract

En este artículo se presentan resultados parciales de una investigación cualitativa con enfoque etnográfico, mediante la modalidad de estudio de casos, que se realizó en una universidad pública mexicana. La investigación duró dos años y participaron profesores y estudiantes de las licenciaturas en Ciencias de la Educación y en Derecho. Por cuestiones de espacio, en este documento sólo se hará referencia al caso de esta última carrera. El objetivo de la investigación consistió en recoger evidencias acerca de la evaluación del alumnado en la universidad, describirlas, interpretar sus contenidos y formas, y valorarlas de acuerdo con ciertas concepciones actuales sobre la evaluación educativa.
La evaluación del aprendizaje
en educación superior. El caso
de la carrera de Derecho
Tiburcio Moreno Olivos*
Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, México.
* Profesor investigador del area académica de Ciencias de la Educación en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.
Correo electrónico: morenoo@uaeh.reduaeh.mx
Correo electrónico: tiburcio34@hotmail.com
Resumen
En este artículo se presentan resultados parciales de una investigación cualitativa con enfoque etnográfico, mediante la
modalidad de estudio de casos, que se realizó en una universidad pública mexicana. La investigación duró dos años y
participaron profesores y estudiantes de las licenciaturas en Ciencias de la Educación y en Derecho. Por cuestiones de
espacio, en este documento sólo se hará referencia al caso de esta última carrera. El objetivo de la investigación consistió en
recoger evidencias acerca de la evaluación del alumnado en la universidad, describirlas, interpretar sus contenidos y formas,
y valorarlas de acuerdo con ciertas concepciones actuales sobre la evaluación educativa.
Palabras clave:
Evaluación del aprendizaje
Educación superior
Investigación cualitativa
Abstract
This article presents partial results from an ethnographic qualitative case study carried out at a Mexican public university.
The two-year project included professors and students in the undergraduate Education Sciences and Law degree programs.
For brevity, the present article treats only the Law program. The objective of the investigation was to gather information
about students at the university, describe it, interpret its content and forms, and assess it in accordance with certain
current concepts of evaluation in education.
Keywords:
Evaluation of learning
Higher education
Qualitative study
62n.........................................Abril 2007
Evaluar la efectividad del curso.
Fortalecer el aprendizaje táctico de convenciones y habi-
lidades disciplinarias.
Es posible que la evaluación haya sido diseñada para satis-
facer más de una de las necesidades de quienes toman las
decisiones. Entonces, ¿cómo pueden nuestras prácticas de
evaluación centrarse en las necesidades del estudiante y la
institución? Angelo y Cross (1993) argumentan que la evalua-
ción de aula puede y debería estar centrada en el aprendizaje,
ser dirigida por el profesor, ser mutuamente beneficiosa para
el estudiante y para la facultad, ser formativa y continua y rea-
lizarse en un contexto específico. Más recientemente, Angelo
(1999) argumenta que la evaluación puede ser empleada
para valorar la actuación del alumno mientras que, al mismo
tiempo, satisface las necesidades de rendición de cuentas
de las instituciones. Pero, en la práctica, el énfasis en la
evaluación –hacia lo sumativo, la rendición de cuentas final
o hacia la mejora formativa– está dificultando esta unión,
entonces los estudiantes necesitan saber con anticipación
cómo será evaluada su actuación. Esto es porque los estu-
diantes se toman la evaluación muy seriamente, y si hay una
oportunidad para mejorar o no, la misma tarea motivará muy
diferentes comportamientos.
Evaluación formativa
Si hay una oportunidad para los estudiantes de mejorar su
actuación en la misma tarea, entonces la evaluación es esencial-
mente formativa. Sin embargo, si la ejecución de una tarea
de evaluación indica la suma de actuaciones en esa tarea,
entonces ésta es conocida como sumativa. Una tarea de eva-
luación sumativa, no puede ser repetida o mejorada. El in-
conveniente es que algunas veces los profesores confunden
la evaluación formativa y la sumativa.
En situaciones donde los estudiantes saben que la tarea de
evaluación es formativa, ellos entienden que recibirán retroa-
limentación en su actuación, lo que les capacitará para mejorar
su actuación en la misma tarea o en una tarea similar.
Roles y propósitos de
la evaluación
La cuestión del por qué los estudiantes son evaluados podría,
en principio, parecer un asunto de simple sentido común, es
obvio que su actuación necesita ser valorada. No obstante, la
evaluación del alumnado ha seguido tradiciones disciplinarias
o requerimientos regulatorios donde los profesores no han
tenido la necesidad o el lujo de tiempo para preguntarse
mucho acerca de por qué era adoptado un enfoque particular
en un momento determinado. Pero las estrategias y tareas de
evaluación varían enormemente, a través y dentro de diferen-
tes establecimientos disciplinarios. Al discutir lo racional de
una estrategia de evaluación sobre otra, algunos colegas bien
podrían tener un rango de propósitos diferentes, mientras
que otros podrían esforzarse por resolver cuestiones de si un
enfoque probablemente está siendo más exitoso que otro.
Para ser capaces de tomar decisiones informadas acerca
de cómo evaluar a los estudiantes, los profesores tienen que
tomar en cuenta los roles y propósitos de la evaluación del
estudiante, porque éstos podrían ser altamente diferenciados
y ellos forman nuestras concepciones de lo que es importante.
Cuando consideramos que la evaluación del estudiante es
de interés para un rango de diferentes tomadores de deci-
siones, podemos también ver que los procesos y resultados
de evaluación tienen el potencial de dirigirse a un número de
necesidades diferentes.
Los estudiantes como tomadores
de decisiones primarios
Al considerar a los tomadores de decisiones en el proceso
de evaluación, debemos pensar en los estudiantes como
los principales tomadores de decisiones. La meta principal
de la evaluación, desde la perspectiva de los estudiantes,
es mejorar la calidad de su aprendizaje. De acuerdo con
Biggs (1999, p. 68) “la evaluación en la práctica tiene dos
funciones: decirnos si el aprendizaje ha sido exitoso o no,
y llevar a los estudiantes a lo que queremos que aprendan”.
Desafortunadamente, cuando empezamos a investigar las
experiencias de evaluación que los estudiantes recuerdan, lo
que más a menudo encontramos es una letanía de historias
de horror y aprendizaje por aversión. En resumen, un rango
de roles y propósitos para la evaluación incluye:
Diagnosticar dificultades de los estudiantes.
Medir la mejora a través del tiempo.
Motivar a los estudiantes para estudiar.
Juzgar el dominio de conocimientos y habilidades esenciales.
Clasificar las capacidades de los estudiantes en relación con
la totalidad de la clase.
Evaluar los métodos de enseñanza.
Fotofgrafía: José Ventura
Reencuentro 48.....................................n63
En la evaluación formativa el principal propósito es el
diagnóstico, pero para propósitos formativos: capacitar a
los estudiantes para obtener información suficiente para
identificar sus propias fortalezas y debilidades en términos
de habilidades y conocimientos actuales. En algunos casos,
las tareas de evaluación diagnóstica y formativa también
ayudan a los estudiantes a reconocer sus propias actitudes,
sesgos y preconcepciones. Cuando las tareas de evaluación
tienen lugar en pequeños incrementos con retroalimentación
asociada a los estudiantes, podría ser difícil ver la diferencia
entre evaluación y enseñanza efectiva.
Evaluación sumativa
La evaluación sumativa tiene lugar cuando los estudiantes
emprenden una tarea que mide la suma de su actuación. En
algún punto, si los estudiantes tuvieron ciertas oportunidades
para rehacer o mejorar su actuación o si ellos no tuvieron
oportunidades en todo, la actuación debe ser graduada. La co-
locación de una nota final en una tarea de evaluación —o en
un curso completo— es conocida como evaluación sumativa,
y algunas veces como evaluación terminal. Idealmente, la
evaluación sumativa viene al final de una serie incrementada
y sistemática de actividades de aprendizaje, que tiene tareas
de evaluación formativa establecidas en puntos clave durante
el curso. Las tareas de evaluación formativa están entretejidas
con las actividades de enseñanza y aprendizaje y después se
establece una tarea sumativa. Si el entretejido de tareas de
evaluación formativa hacia un evento sumativo es formali-
zado en un curso, podría hablarse de andamiaje.
Cuando el andamiaje ocurre y los estudiantes saben
lo que se espera de ellos como parte de las actividades de
enseñanza y aprendizaje, hay un proceso de aprendizaje
formativo que se dirige a la evaluación sumativa. El reto
para los profesores es comprender los límites de la evalua-
ción formativa. Una vez que a una tarea de evaluación se
le pone una nota final, ésta es sumativa, sin importar si los
estudiantes pueden usar lo que aprendieron en otra tarea.
Cuando a los estudiantes se les da una nota final en una tarea
junto con comentarios formativos, es altamente probable
que ellos atiendan sólo la nota y no tomen en serio los co-
mentarios formativos (Butler, 1988). En esta línea, Newble
y Cannon (1995) también han argumentado que la evalua-
ción formativa, cuando los estudiantes se dirigen a aprender
desde sus errores o deficiencias, debe mantenerse separada
de las evaluaciones sumativas, donde se pone una nota final.
Otros desafíos surgen cuando la evaluación sumativa no tiene
relación con las evaluaciones formativas y, por tanto, con lo
que ha sido aprendido.
Dos desafíos más tienen que ver con cuestiones de can-
tidad de trabajo —para los estudiantes o para los profeso-
res—. Cuando las evaluaciones formativas son obligatorias y
demasiado numerosas, la cantidad de trabajo de los estudian-
tes se eleva al mismo tiempo que se desalienta el entusiasmo
intrínseco para el proceso de aprendizaje. Por supuesto esto
sucede cuando hay muchas evaluaciones formativas, y esto
también es un problema cuando las tareas de evaluación son
demasiado exigentes, ya sea formativas o sumativas. El reto
para el profesorado universitario en estos tiempos de escasa
financiación e incremento en el tamaño de las clases, es crear
tareas de evaluación formativa que requieran una cantidad
realista de inversión. La evaluación formativa puede tomar
muchas horas de enseñanza. Al crear evaluaciones formativas
realistas, el nuevo desafío es integrarlas con las actividades de
enseñanza y aprendizaje, a fin de que la retroalimentación
para los estudiantes no sea un imperativo adicional en el
departamento, sino una forma de implementar el currículo.
Black y William (1998, p. 5) señalaron esto sucintamente: “al
evaluar la función formativa, los resultados han sido usados
para ajustar la enseñanza y el aprendizaje, así un aspecto
significativo de cualquier programa serán las formas en las
cuales los profesores hacen esto”.
Las cuestiones relacionadas con la cantidad de trabajo
nos encaminan a preguntar “¿cuánta evaluación formativa
es suficiente?”, y “¿cuánto es demasiado?” La respuesta no es
simple. Pero una buena medida nos llega del muy utilizado
Course Experience Cuestionnaire (Ramsden, 1992). Nosotros
sabemos desde éste y subsecuentes estudios que los estu-
diantes aprecian a los profesores que “dejan claro lo que yo
necesito hacer para tener éxito en este curso”. La dificultad
para los profesores universitarios es llevar a los estudiantes
a compartir las concepciones del aprendizaje que se espera
de ellos. Para que esto suceda, la evaluación formativa y la
enseñanza generalmente necesitan estar alineadas con las
formas en las cuales el aprendizaje es evaluado.
Metodología
En esta investigación se adoptó un enfoque etnográfico,
mediante la modalidad de estudio de casos. Se realizaron
observaciones de aula a grupos de quinto a décimo semestre
de la licenciatura en Derecho. Para recoger los datos se utiliza-
ron los siguientes dispositivos: a) observación participante;
b) entrevista semiestructurada a profesores; c) grupo de
discusión a los alumnos; y d) análisis de documentos.
Análisis de los datos
Es frecuente que el profesorado universitario entienda evalua-
ción como sinónimo de medición. En este caso, la profesora
admite que mide el conocimiento de los alumnos y lo plasma
a través de un número, pero reconoce que la evaluación va
más allá de esto e incluye el proceso seguido por el alumno
a lo largo de todo el curso.
64n.........................................Abril 2007
Yo siempre se los he dicho, “sus calicaciones yo las
plasmo, si sacaste 5.3 así aparece, si sacaste 6.8, así
aparece”. Al nal eso es lo que llamo evaluación, para
sólo indica un promedio de calicaciones que no
está evaluando el conocimiento de los jóvenes, hasta en
tanto no haya sido revisado todo su desarrollo de clases
(Entrevista, p.6).
El fracaso escolar de los alumnos se explica, en parte, por
el formato de exámenes que elabora la profesora, pero ella
asume este fenómeno de manera un tanto natural, es decir,
el hecho de que su materia tenga un alto porcentaje de re-
probación no es un asunto que al parecer le preocupe, y esto
es así porque al final dice “flexibilizar” la evaluación, lo que
disminuye el número de reprobados.
Los alumnos dicen que no están acostumbrados a los
exámenes que les planteo y siempre ha sido la compli-
cación en ese sentido. Los índices de reprobación en mi
materia de Derecho son altos, aunque al nal hago una
ponderación y los reprobados ya no son tantos.
Entre las tareas de evaluación comúnmente empleadas en la
carrera de Derecho se encuentra la aplicación de exámenes,
de acuerdo con lo que establece el reglamento. Se trata de
una evaluación sumativa antes que formativa.
La evaluación consta de dos exámenes parciales y un
nal, los tres tienen exactamente el mismo valor porque
presentan el mismo grado de complejidad [...]. Las tres
calificaciones se suman, se dividen de manera pro-
porcional para efecto de darle a los alumnos la calicación
(Entrevista, p. 2).
Una profesora acepta que la materia que imparte “puede pre-
sentar variantes”, la lectura entre líneas es que ella puede cam-
biar el examen final y lo justifica argumentando que responde
a la naturaleza de la materia.
Lo que estoy evaluando es lo mismo que vimos durante el
curso, pero es una materia que puede presentar variantes
y entonces es tanto teórico como práctico [...]. Les plan-
teo hipótesis en el examen nal […]. Sus inquietudes son
las que planteamos en el examen, aprovecho las dudas
que tuvieron para plantear las hipótesis en el examen
(Entrevista, p.3).
En los exámenes parciales, los alumnos presentan un bajo
rendimiento académico, la explicación de estos resultados se
basa en el tipo de preguntas que contienen. Según su aprecia-
ción, los alumnos están entrenados para responder exámenes
de un solo tipo: memorísticos y de respuesta unívoca, de
suerte que cuando cambia el formato y formula preguntas
abiertas que no requieren una respuesta única, los alumnos
sencillamente no aprueban.
En el primer parcial o el segundo, es sorprendente, de
repente encuentro calicaciones de tres, cuatro, cinco,
increíblemente raras para mí. Se los planteo de otra forma
y no lo contestan, los alumnos están acostumbrados a
que se les pregunte: ¿qué es salario?, ¿qué es jornada?,
¿qué es trabajo?, todo ese tipo de conceptos y entonces
cuando se los pregunto de otra manera reprueban [...].
Más por memorización de conceptos, pero cuando tienen
que razonar esos mismos elementos que ya analizamos
en clase, se les diculta (Entrevista, p.4).
La mayoría de los alumnos tiene una opinión favorable del
desempeño de la profesora, pero algunos asumen una actitud
más crítica y declaran que les parece paradójico que siendo
“buena” tenga un alto índice de reprobación en su materia,
lo cual pone en entredicho su calidad como docente.
Es muy buena catedrática, pero la pregunta sería ¿por
qué si da muy bien su clase los alumnos no entienden?,
¿por qué hay un alto índice de reprobados?, entonces,
eso para mí es contradictorio, es lo que particularmente
no me gusta (Grupo de discusión, p.2).
El grupo de discusión se conformó con alumnos considera-
dos “buenos” y alumnos “regulares o malos” en función de
los resultados obtenidos en la materia, pues nos interesaba
tener la perspectiva de diversos actores. Así, encontramos a
quienes tienen una opinión poco favorable del sistema de
evaluación empleado, sus críticas se centran en la falta de cla-
ridad del proceso y en la nula retroalimentación, por no
conocer oportunamente los resultados, lo que provoca que
se sientan “presionados”.
Lo único que si me hubiera gustado es que nos hubiera
dado calicaciones desde un principio para saber en
qué estamos fallando, en qué tenemos que apoyarnos
más para el global o para los otros exámenes (Grupo de
discusión, p.3).
Hasta el momento no sabemos ni qué calicaciones
hemos sacado, tal vez por eso exista más presión para
nosotros, de que tengamos que suponer en que estuvimos
mal (Grupo de discusión, p.3).
Algunos de los rasgos que caracterizan la cultura del alumnado
de educación superior —cuyas raíces habría que buscarlas
en la educación básica— son pasividad, indiferencia e inso-
lidaridad, los cuales se manifiestan especialmente cuando se
le pide que participe en la toma de decisiones sobre asuntos
Reencuentro 48.....................................n65
que le afectan directamente. Esta postura
tal vez se deba a que en la escuela los
alumnos han estado excluidos del poder
y las decisiones han sido tomadas por
otros, así que cuando se requiere su par-
ticipación, simplemente no se lo toman
en serio.
No hubo propuesta del grupo de
ningún cambio, ni modicación, ella
nos dio su forma de evaluación y no-
sotros simplemente no discutimos,
no aportamos nuevas ideas, hay una
desunión a tal grado que si alguien
llega a opinar algo que es benéco
para el grupo, una bolita tiene que
decir que no, sólo por llevar la con-
traria (Grupo de discusión, p.5).
Una posible explicación de esta ten-
dencia pasiva del grupo tiene relación
con que el profesorado universitario
—salvo casos excepcionales— no suele
dar oportunidades de participación al
educando respecto al tema de la evalua-
ción. El alumno es objeto y casi nunca
sujeto de la evaluación, simplemente
se somete a los criterios establecidos
por el profesor(a), quien se limita a co-
municar o informar lo establecido
unilateralmente. Este tipo de prácticas
educativas moldean sutilmente y de
manera encubierta ciertos comporta-
mientos sociales en los jóvenes, como
los antes mencionados.
Los ejercicios en clase son consi-
derados como una actividad con fines
de evaluación, pero no vale cualquier
tipo de ejercicio, sino que éstos están
sujetos a una condición: deben hacerse
de forma individual. Este último punto,
atenta contra una de las habilidades
sociales que más se enfatiza en la educa-
ción superior contemporánea, aprender
a trabajar con otros colaborativamente.
Tienen diez minutos para hacer
los ejercicios, éstos cuentan como
participación pero sólo si el traba-
jo es individual, es decir, que no lo
comenten con sus compañeros (Ob-
servaciones, p.3).
La evaluación ocupa un lugar central
en el aula y condiciona de manera
decisiva tanto las actividades escola-
res como la relación entre el profesor y
sus alumnos.
Durante el transcurso de la clase en
reiteradas ocasiones la profesora
pregunta a los alumnos si hay du-
das, si se encuentran listos para el
examen, lo cual causa cierta inquie-
tud en el grupo. Y les dice que las
preguntas en clase están orientadas
al examen (Observaciones, p. 5).
Uno de los docentes entrevistados ad-
mite que emplea la evaluación como
mecanismo para amedrentar a los alum-
nos. Su estrategia consiste en “apretar al
inicio” del curso —siendo muy estricto
con la evaluación— para “aflojar al
final”. Aunque no existen evidencias
en la literatura de que la reprobación
motive a los alumnos, el docente de-
clara que emplea los resultados negati-
vos de la evaluación para incentivar
a los alumnos a que se esfuercen por
conseguir una calificación aprobatoria.
Es probable que este planteamiento
funcione con alumnos altamente moti-
vados pero no con todos.
Mi clase tendría un índice de repro-
bación mucho más alto pero nal-
mente eso no sucede, los alumnos si
se espantan cuando ven los núme-
ros [ellos me dicen] “oiga licencia-
da…” Pero además los motivo, [les
digo] “muchachos ustedes pueden
llevar calicaciones reprobatorias,
pero al nal generar una calicación
aprobatoria” (Entrevista, p.7).
Una de las funciones pedagógicas más
importantes de la evaluación es la fun-
ción de retroalimentación, que en este
caso no se cumple, porque no se dan a
conocer oportunamente los resultados
de los exámenes parciales. El mantener
en suspenso tales resultados es una es-
trategia comúnmente empleada por el
profesorado para controlar a los alum-
nos y de alguna manera forzar su parti-
cipación y asistencia a clases. Según las
palabras del entrevistado, esta medida
le ha funcionado tan bien, que incluso
ha habido una mejora en los niveles de
rendimiento del grupo.
[...] cuando les daba la calicación
les decía “muchachos, sé que es un
derecho que ustedes tienen”... pero
cuando les daba su calicación del
primer y segundo parcial inmedia-
tamente lo único que propiciaba
es que se fueran de la clase y pro-
vocaban los sin derechos. Lo que
hice de dos semestres a la fecha es
no darles calicaciones y entonces
aun cuando sentían que estaban
mal, continuaban porque tenían la
incertidumbre. [Yo les decía] “Mu-
chachos, sus calicaciones fueron
terribles pero si ustedes continúan
y me demuestran un buen examen
global las cosas van a cambiar”.
Ellos no tenían conocimiento de
las calicaciones hasta su examen
global, calicamos y el global había
mejorado increíblemente. De dos se-
mestres a la fecha los índices de
reprobación han disminuido (Entre-
vista, p.8)
Este comportamiento del profesor, al
parecer, está motivado por la respuesta
del grupo, el cual adopta ante los
exámenes una actitud muy pragmática.
Los alumnos suman las calificaciones
obtenidas en los exámenes parciales y
si el resultado es reprobatorio, lo que
automáticamente los conduce al “sin
derecho” a examen, deciden no acudir
a clases, pues lo consideran una pérdida
de tiempo. Este hallazgo confirma uno
de los efectos perversos de la evaluación:
muchos alumnos sólo acuden a clases
por obtener una calificación y no por
el deseo de aprender.
Justamente sucedía eso, al cono-
cer su primer y segundo parcial,
se percataban de que ya no tenían
posibilidades de seguir, y entonces
66n.........................................Abril 2007
teníamos a 20 o 25 personas ha-
ciendo examen y otras 20 sin dere-
cho, casi el 50% iba por calicación
(Entrevista, p.9).
Los alumnos conocen los resultados de
la evaluación al final del curso cuando
ya es demasiado tarde para adoptar
algunas medidas remediales y reorientar
el proceso, así se hurta a la evaluación
su carácter formativo. En este caso, la
evaluación llega tarde para mejorar el
aprendizaje, sólo sirve para confirmar
el fracaso escolar mediante su función
certificadora. Se pierde de vista que “no
se evalúa por el mero hecho de evaluar.
La pretensión fundamental es la trans-
formación de las prácticas(Santos y
Moreno, 2004, p. 926). El profesor
parece más preocupado por tener “evi-
dencias objetivas” para cubrirse las
espaldas en caso de que el alumno se
inconforme con los resultados de los
exámenes, que por el aprendizaje ad-
quirido. Una vez más, la evaluación
sirve a intereses administrativos antes
que a intereses formativos a los que
esencialmente debe servir.
Hasta el nal tienen en sus manos
los exámenes y pueden hacer con
ellos lo que quieran, pero hasta
el final, la única forma que yo
tengo para constatar lo que les
estoy plasmando es guardando y
conservando toda la información
(Entrevista, p.20).
Las causas a las que el profesorado uni-
versitario recurre para explicar el fracaso
escolar suelen ser múltiples y variadas,
y generalmente tienen su fuente en la
incapacidad del propio alumno o en
el contexto exterior en el que éste se
desenvuelve.
Están desanimados porque en el
primer parcial les fue bastante mal
y ellos lo saben, y segunda, digo,
pareciera raro, hasta el clima me
está afectando mucho con ellos. De
repente los veo, el calor es increíble
y les digo, “están insoportables, ya
no los aguanto”. Yo nada más los
veo, están sudando, están inquietos
(Entrevista, p.19).
Es interesante la explicación que dan
los propios alumnos de sus dificultades
de aprendizaje, en la cual exoneran
al profesorado de responsabilidad en
el asunto. En este caso los resultados
negativos en la evaluación se atribuyen
a la naturaleza de la materia o bien a la
falta de compromiso del grupo.
La materia es complicada para
comprenderla, pero en lo que
respecta a la licenciada hemos
notado que se preocupa porque
aprendamos muy bien los con-
ceptos, sin embargo, es propio de
la materia y a la mejor nosotros
tenemos un poquito de respon-
sabilidad en cuanto a la evaluación
(Grupo de discusión, p.2).
El sistema de evaluación es
bueno, el problema consiste muchas
veces en el estudiantado, que no
asistimos a clases, porque la mate-
ria lo que pide es una continuidad y
si no [...] (Grupo de discusión, p. 3).
Reexiones nales
Por último, queremos subrayar la
necesidad de balancear la evaluación
formativa y la sumativa. Alguien puede
argumentar que cuando una tarea
de evaluación es formativa no debe
darse una nota sumativa. El peligro
en esta situación es que los estudiantes
prioricen sus esfuerzos hacia el logro
de una recompensa académica. Si una
tarea de evaluación no cuenta para
nada en una nota final ¿por qué un
estudiante necesariamente pensaría
hacer el trabajo? Una forma de hacer
que la evaluación formativa cuente es
simplemente hacerla obligatoria, con
nota o sin ella.
Una estrategia útil mediante la
cual los profesores han resuelto este
asunto del balance entre la evaluación
formativa y sumativa dentro de un
curso, es diseñando el currículo sobre
el concepto de andamiaje (Biggs,
1990). El andamiaje es diseñado dentro
del currículo cuando las tareas de eva-
luación formativa proveen las bases de
las actividades de enseñanza y aprendi-
zaje en un curso, y éstas se dirigen por
último a la evaluación sumativa. Tomar,
por ejemplo, una materia de diagnós-
tico clínico basado en problemas en
las ciencias de la salud, donde los estu-
diantes requieren seguir sucesivos sínto-
mas sobre un número de casos y proveer
diagnósticos tentativos. Éstos son eva-
luados formativamente —no hay una
nota de premio sino sólo pasa o no pasa.
La evaluación sumativa ocurre cuando
los estudiantes tienen que poner todos
sus casos encontrados juntos: a lo largo
del tiempo, los síntomas podrían cam-
biar y desarrollarse, dirigiéndose a nuevas
hipótesis y a nuevas direcciones de inves-
tigación. La tarea de evaluación en
conjunto viene como resultado del
andamiaje de las partes del problema.
La idea del andamiaje es entrelazar las
tareas de evaluación formativa con las
actividades de enseñanza, a fin de que
los estudiantes tengan amplias opor-
tunidades de saber cómo están pro-
gresando y cómo pueden mejorar
Fotofgrafía: Carmen Toledo
Reencuentro 48.....................................n67
la forma en que ellos trabajan durante el curso. No se debe olvidar que “en toda
experiencia de enseñanza-aprendizaje que busque comprender y explicar el
hecho educativo, no puede interesar solamente los resultados, sino el proceso que
conlleva a ellos” (Morán, 1993, p. 60).
Bibliografía
Angelo, T., (1999), “Doing assessment as if learning matters most”,
Bulletin, aahe, mayo, http:aahebulletin.com/public/archiv/an-
gelomay99.asp
––––––, y K. P. Cross, Classroom Assessment Techniques, Jossey-Bass,
San Francisco, California, 1993.
Biggs, J., “Teaching design for learning”, Higher Education Research
and Development Society of Australia Annual Conference Key-
note Discussion Paper, Grifth University, Brisbane, 1990.
––––––, “What the student does: teaching for enhanced learning”,
Higher Education Research and Development, 18 (1), 1999,
pp. 57-75.
Black, P. y D. William, Inside the Black Box: Raising standards through
classroom assessment, Department of Education and Profes-
sional Studies, King’s College, Londres, 1998.
Butler, R., “Enhancing and undermining intrinsic motivation: the effects
of task —involving and ego— involving evaluation on interest
and performance”, British Journal of Educational Psychology,
58, 1988, pp.1-14.
Morán Oviedo, P., “La vinculación docencia-investigación como
estrategia pedagógica”, en Perles Educativos, núm. 61, julio-
septiembre, cise-unam, México, 1993, pp.51-63.
Newble, D. y R. Cannon, A Handbook for Teachers in Universities and
colleges, Kogan Page, Londres, 1995.
Ramsden, Learning to Teach in Higher Education, Routledge, Londres
y Nueva York, 1992.
Santos Guerra, M. A. y T. Moreno Olivos, “¿El momento de la metae-
valuación educativa? Consideraciones sobre epistemología,
método, control y nalidad”, en Revista Mexicana de Inves-
tigación Educativa, vol. 9, núm. 23, octubre-diciembre, comie,
México, 2004, pp. 913-931.
... Frente a esto, resulta insoslayable destacar la importancia que el profesorado le asigna a la función sumativa de la evaluación del aprendizaje, principalmente ligada a la toma de decisiones con base en los resultados de exámenes finales y a la certificación social. De esta manera, más allá de la trascendencia que se le otorga a la función formativa de la evaluación del aprendizaje a nivel teórico o discursivo, la práctica educativa habla de la persistencia de perspectivas sumativas difíciles de desarraigar (Moreno Olivos, 2007;INEE, 2011;García Sanz, 2014;Zitzelsberguer et al., 2017). De esta manera, se sugiere continuar con el análisis de las estrategias de evaluación del aprendizaje en los procesos de formación de agentes educativos, abarcando otros contextos de estudio, otras perspectivas y percepciones (estudiantes) y otros métodos de acercamiento a la realidad educativa estudiada (métodos cuantitativos). ...
... efecto, algunos estudios(Moreno Olivos, 2007; Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación[INEE], 2011;García Sanz, 2014;Zitzelsberguer, Coffey, Graham, Papaconstantinou y Anyiman, 2017) han destacado que las prácticas evaluativas en la actualidad están guiadas por su dimensión sumativa, más allá de la valoración formativa observada a nivel oficial. En este sentido, gran parte de la población docente se mantiene bajo la perspectiva de comprender la evaluación como sinónimo de medición (calificación), mientras que el estudiantado tiende a centrar su interés en el estudio exclusivo de los contenidos que se incluyen en los exámenes de evaluación. ...
Article
Full-text available
Durante el período 2017-18 se realizó una investigación cuyo objetivo general fue analizar las estrategias de enseñanza y los métodos de evaluación del aprendizaje del profesorado universitario en contextos de formación de agentes educativos. Para esto, se consideró la licenciatura en Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), México y la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), España. La investigación optó por un acercamiento metodológico cualitativo, a partir de lo cual se realizaron entrevistas semi-estructuradas a 19 docentes de la UCM y 5 docentes de la UABC. Con base en los objetivos del estudio, se identificaron 3 dimensiones (estrategias de enseñanza, estrategias de aprendizaje y evaluación del aprendizaje), 6 subdimensiones y 18 categorías de análisis. El presente artículo reporta los resultados relacionados con la dimensión de evaluación del aprendizaje, dentro de la cual se identificaron dos subdimensiones (funciones y estrategias/instrumentos de evaluación), siete categorías y cuatro sub-categorías de análisis. A partir de los resultados generados por esta investigación se espera aportar elementos que ayuden comprender de mejor manera las estrategias de evaluación del aprendizaje utilizadas actualmente por el profesorado universitario que forma agentes educativos y los mecanismos evaluativos funcionales al mejoramiento del aprendizaje estudiantil, especialmente de aquellos que al finalizar su carrera estarán involucrados en los procesos de enseñanza-aprendizaje de las futuras generaciones.
... De esta manera, no obstante las críticas y lo discutible de las calificaciones, la mayoría de las investigaciones se refieren a esta medida como reflejo del desempeño, siendo además considerada en los requisitos de becas, promoción a niveles educativos superiores y obtención de empleos, como el principal indicador de los resultados académicos de un alumno (Angarita y Cabrera, 2000;Chain, Cruz, Martínez y Jácome, 2003;Moreno, 2007;Oldfield y Hutchinson, 1996). ...
Article
El estudio de los factores que influyen en el rendimiento académico de los estudiantes es, por surelevancia y complejidad, uno de los temas de mayor controversia en la investigación educativa, y por lotanto, se le ha dedicado especial atención en las últimas décadas
... Con todo, este entretejido de tareas de evaluación formativa se acaba dirigiendo también hacia un evento o resultado sumativo, por lo que a esta organización podría denominarse "andamiaje" (Moreno-Olivos, 2007). El concepto de andamiaje (scaffolding), acuñado por Wood, Bruner y Ross (1976) a partir del concepto de "zona Infancia, Educación y Aprendizaje (IEYA). ...
Article
Full-text available
La evaluación formativa es una poderosa herramienta de aprendizaje. Cuando se vincula a procesos de andamiaje, puede generar un mayor nivel de implicación de los estudiantes y promover la autorregulación de su aprendizaje. Este taller presenta, de forma detallada, el proceso de andamiaje y evaluación formativa llevado a cabo en una asignatura de grado universitario. Asimismo, se identificarán situaciones óptimas para implementar procesos triádicos de evaluación compartida, que integren de forma sólida y coherente autoevaluación, coevaluación y heteroevaluación.
... Debemos hacer énfasis que los procesos de evaluación, que muestran un aspecto importante pero parcial de las asignaturas y del trabajo del profesor, a saber: las propiedades del proceso de enseñanza ( Ruiz, Schumacher, 2008), hace que el profesor considerare en forma objetiva la evaluación con los roles y propósitos fundamentales, porque estos podrían ser altamente diferenciados y ellos forman nuestras concepciones de lo que es importante. Cuando consideramos que la evaluación del estudiante es de interés para un rango de diferentes tomadores de decisiones, podemos también ver que 3 los procesos y resultados de evaluación tienen el potencial de dirigirse a un número de necesidades diferentes ( Moreno, 2007). Con estas premisas Moreno (2009), comenta que en la en la actualidad evaluar consiste en detectar cómo es una realidad educativa, sea desde una perspectiva cualitativa, cuantitativa o mixta, con el fin de tomar decisiones. ...
... Debemos hacer énfasis que los procesos de evaluación, que muestran un aspecto importante pero parcial de las asignaturas y del trabajo del profesor, a saber: las propiedades del proceso de enseñanza (Ruiz, Schumacher, 2008), hace que el profesor considerare en forma objetiva la evaluación con los roles y propósitos fundamentales, porque estos podrían ser altamente diferenciados y ellos forman nuestras concepciones de lo que es importante. Cuando consideramos que la evaluación del estudiante es de interés para un rango de diferentes tomadores de decisiones, podemos también ver que 3 los procesos y resultados de evaluación tienen el potencial de dirigirse a un número de necesidades diferentes (Moreno, 2007). ...
Preprint
Full-text available
Los cambios en las formas de educar en cualquier ambito, son resultado de establecer un proceso cognitivo que permite diferenciar las actividades que se vuelven sin resultados a largo plazo y los eventos se pueden integrar para lograr un cambio sustancial en el desarrollo humano de la sociedad, la socioformación permite aportar formas de visualizar los cambios e impactar en una realidad de las vivencias de los alumnos, que se modifica en forma dinámica sin lograr establecer un punto de partida específico, los docentes deben de establecer las formas metodologicas para responder a esos cambios y que impacte en el alumno para una eficiencia educativa, planes, programas, sistemas, teoria, praxis, el ser y saber convivir son elementos generales que se deben integrar a todo proceso, presentadas en planes de clase, que sean promotores de una formación integral y sobre todo que responda a las exigencias del entorno, desde lo local hasta lo global.
... Debemos hacer enfasis que los procesos de evaluaciòn, que muestran un aspecto importante pero parcial de las asignaturas y del trabajo del profesor, a saber: las propiedades del proceso de enseñanza ( Ruiz, Schumacher, 2008), hace que el profesor considerare en forma objetiva la evaluación con los roles y propósitos fundamentales, porque éstos podrían ser altamente diferenciados y ellos forman nuestras concepciones de lo que es importante. Cuando consideramos que la evaluación del estudiante es de interés para un rango de diferentes tomadores de decisiones, podemos también ver que 3 los procesos y resultados de evaluación tienen el potencial de dirigirse a un número de necesidades diferentes ( Moreno, 2007). Con estas premisas Moreno (2009), comenta que en la en la actualidad evaluar consiste en detectar cómo es una realidad educativa, sea desde una perspectiva cualitativa, cuantitativa o mixta, con el fin de tomar decisiones. ...
Research
Los cambios en las formas de educar en cualquier ámbito, son resultado de establecer un proceso cognitivo que permite diferenciar las actividades que se vuelven monátonas sin resultados a largo plazo y los eventos que se pueden integrar para lograr un cambio sustancial en el desarrollo humano de la sociedad, la socioformación permite aportar formas de visualizar los cambios e impactar en una realidad de las vivencias de los alumnos, que se modifica en forma dinámica sin lograr establecer un punto de partida específico, los docentes deben de establecer las formas metodológicas para responder a esos cambios y que impacte en el alumno para una eficiencia educativa, planes, programas, sistemas, teoria, praxis, el ser y saber convivir son elementos generales que se deben de integrar a todo proceso, presentadas en planes de clase que sean promotores de una formación integral y sobre todo que responda a las exigencias del entorno, desde lo local hasta lo global.
Article
Full-text available
Los conocimientos surgen de procesos que relaciona vivencias e información que se adquiere a través de sistemas de información metodológicos y cotidianos, lo que impacta en formas creativas de interpretar realidades mediante procesos cognitivos, que involucren un cambio en la forma de ser de las personas para estar en sociedad, la socioformación aporta métodos acciones que implica utilizar vivencias de los alumnos, modificar la dinámica del aprendizaje, lograr la comprensión de una realidad cada más difusa, la cual la globalización es protagonista principal; el evento del II Congreso Internacional de Evaluación del Desempeño Valora 2017, llevado a cabo el día 6 y 7 de octubre, de manera virtual, como objetivo se promovieron propuestas de investigación y divulgación en el ámbito educativo, los expertos proponen desarrollar una evaluación desde un concepto socioformativo, que impacte en el diseño de instrumentos, validación, evaluación, aplicación de pruebas, generar procesos sistémicos sobre la evaluación del aprendizaje; los investigadores de instituciones educativas y de prestadoras de servicio, promueven metodologías que respondan a estos cambios e impacte en el docente y alumno para una eficiencia educativa real; los planes, programas, sistemas, teoría, praxis, el ser, saber convivir son elementos generales que deben de integrarse a todo proceso educativo, presentados en planes de clase que sean promotores de una formación sostenible, sobre todo que responda a las exigencias del entorno personal, en el ámbito de población local, así como con una asimilación de respuesta al proceso global.
Article
Full-text available
En los últimos años la evaluación ha tenido un gran impulso en el sistema educativo, de modo que actualmente ocupa un lugar destacado en los centros escolares. La evaluación tiene diversas aristas que producen distintos efectos en la vida de los sujetos y las instituciones educativas. Si bien se reconocen algunos beneficios que la evaluación ha traído consigo, dada la importancia que ésta ha adquirido al estar vinculada a beneficios materiales (recursos económicos) y simbólicos (prestigio, reconocimiento), se ha generado un conjunto de creencias y prácticas que resultan perniciosas para el desarrollo y la mejora de la educación. En este artículo se alude a la evaluación en diversos ámbitos o dimensiones, con el propósito de enmarcar el panorama general del tema en el contexto nacional, pero el debate se centra en la evaluación del aprendizaje en los niveles medio superior y superior. En la primera parte se presentan algunos aportes positivos de la evaluación; en la segunda, se alude a algunas consecuencias negativas que la cultura de la evaluación en ciernes en nuestro país ha mostrado en su corta existencia de vida.
Article
Full-text available
En el contexto actual la innovación pedagógica es un debate constante que afronta el profesorado de los diferentes subsistemas educativos y de las diferentes áreas del conocimiento, y es que la sociedad del conocimiento nos ha llevado a analizar y reflexionar sobre un recurso didáctico tan recurrente y cotidiano que ha implementa el profesorado en sus prácticas educativas, nos referimos a las guías didáctica, guías de aprendizajes, o guías de estudios como popularmente la hemos denominado en el contexto educativo nicaragüense. En este sentido, desde una perspectiva interpretativa y cualitativa, el equipo de investigadores genera un espacio de cuestionamiento, crítica y reflexión alrededor del concepto y de la estructura de una guía de aprendizaje, y lleva la discusión hacia su punto culminante al explicitar las diferencias entre las guías de estudios y los cuestionarios. Finalmente, el artículo concluye con la presentación de una propuesta de guía de aprendizaje, la cual fue pilotada y validada en un Instituto de Educación Secundaria, con el objetivo que el profesorado incorpore este elemento innovador en sus prácticas docentes y propicie la mejora de la calidad de los aprendizajes del estudiantado, ya que este es un excelente recurso didáctico si es diseñado y aplicado correctamente en los procesos de aprendizaje.
Article
Full-text available
In recent years such great emphasis has been placed on evaluation that it now plays a leading role in the education system. Evaluation includes a number of angles that have different effects on the lives of students and on centers of education. Although it is true that evaluation has its benefits, the importance that has been placed on it on being linked to material (economic resources) and symbolic (prestige, recognition) benefits has generated a set of beliefs and practices that are detrimental to the development and improvement of education. This article focuses on evaluation in various fields and dimensions, in order to provide a general overview in the national context, but the debate centers on the evaluation of learning at the high-school and higher education levels. The first part presents some of the benefits of evaluation, while the second lists some of the negative consequences that the budding culture of evaluation has shown during it short existence.
Book
Full-text available
This widely acclaimed book is written in clear, straightforward language to assist busy university teachers with practical and relevant advice on a wide range of day-to-day challenges they may face.
Article
Full-text available
Evaluación se llama a la medición de resultados realizada mediante pruebas estandarizadas, a las auditorías, a la aplicación de pruebas objetivas, al análisis de procesos, a la investigación en la acción, etcétera. No digamos nada de las aplicaciones, utilidades, usos y abusos que se llevan a cabo con la evaluación (Santos Guerra, 1993). Su polisemia se multiplica hasta el infinito cuando pretendemos llegar a sus dimensiones más profundas. Cuando hablamos de evaluación hemos de precisar de qué evaluación se trata, a qué llamamos programa, qué es mejora de la práctica, qué entendemos por valores en la acción educativa, etcétera. De no hacerlo así, correremos el riesgo de estar hablando de fenómenos y procesos que nada tienen que ver con lo que otros piensan sobre ellos.
Book
Part 1: Learning and Teaching in Higher Education 1.Introduction 2.Ways if Understanding Teaching 3.What Students Learn 4.Approaches to Learning 5.Learning form the Student's Perspective 6.The Nature of Good Teaching in Higher Education 7.Theories of Teaching in Higher Education Part 2: Design for Learning 8.The Goals and Structure of a Course 9.Tecahing Strategies for Effective Learning 10.Assessing for Understanding Part 3: Evaluating and Improving the Quality of Teaching and Learning 11.Evaluating the Quality of Higher Education 12.What Does it Take to Improve Teaching?
Article
This study was designed to test the hypothesis that intrinsic motivation will be differentially affected by task-involving and ego-involving evaluation, and that provision of both kinds of evaluation will promote ego-involvement rather than task-involvement. Twelve classes of fifth and sixth grade pupils were randomly assigned to one of three feedback conditions. Pupils received either ego-involving numerical grades or task-involving individual comments or both after performing interesting tasks, one convergent and one divergent, on each of two sessions. Interest and performance for 132 randomly selected pupils of high or low school achievement were measured at pre-test, during the manipulation and at a third session, when no further evaluation was anticipated. As hypothesised, interest and performance on both tasks at both levels of school achievement were highest after comments, both when further comments were anticipated and when they were not. Grades and grades plus comments had similar and generally undermining effects on both interest and performance, although high achievers who received grades maintained high interest and convergent thinking when further grades were anticipated. These results are discussed in terms of the contribution of this distinction between task and ego-involvement to further understanding of intrinsically motivated activity.
Classroom Assessment Techniques Teaching design for learning " , Higher Education Research and Development Society of Australia Annual Conference Key-note Discussion Paper What the student does: teaching for enhanced learning
  • J Biggs
––––––, y K. P. Cross, Classroom Assessment Techniques, Jossey-Bass, San Francisco, California, 1993. Biggs, J., " Teaching design for learning ", Higher Education Research and Development Society of Australia Annual Conference Key-note Discussion Paper, Griffith University, Brisbane, 1990. ––––––, " What the student does: teaching for enhanced learning ", Higher Education Research and Development, 18 (1), 1999, pp. 57-75.
Inside the Black Box: Raising standards through classroom assessment, Department of Education and Professional Studies, King's College
  • P Black
  • D William
Black, P. y D. William, Inside the Black Box: Raising standards through classroom assessment, Department of Education and Professional Studies, King's College, Londres, 1998.
La vinculación docencia-investigación como estrategia pedagógica", en Perfiles Educativos, núm. 61, julioseptiembre, cise-unam
  • Morán Oviedo
Morán Oviedo, P., "La vinculación docencia-investigación como estrategia pedagógica", en Perfiles Educativos, núm. 61, julioseptiembre, cise-unam, México, 1993, pp.51-63.
Doing assessment as if learning matters most Bulletin, aahe, mayo, http:aahebulletin.com/public/archiv/an- gelomay99
  • T Angelo
  • K P Cross
Angelo, T., (1999), " Doing assessment as if learning matters most ", Bulletin, aahe, mayo, http:aahebulletin.com/public/archiv/an- gelomay99.asp ––––––, y K. P. Cross, Classroom Assessment Techniques, Jossey-Bass, San Francisco, California, 1993.
No se debe olvidar que "en toda experiencia de enseñanza-aprendizaje que busque comprender y explicar el hecho educativo, no puede interesar solamente los resultados, sino el proceso que conlleva a ellos
  • Forma En Que Ellos Trabajan Durante El Curso
forma en que ellos trabajan durante el curso. No se debe olvidar que "en toda experiencia de enseñanza-aprendizaje que busque comprender y explicar el hecho educativo, no puede interesar solamente los resultados, sino el proceso que conlleva a ellos" (Morán, 1993, p. 0).