ArticlePDF Available
IMAGEN Y PENSAMIENTO EN
EL VIDEOARTE PORTUGUÉS ACTUAL
Luis Deltell y Jordi Massó Castilla (Universidad Complutense de Madrid)
1. INTRODUCCIÓN
Tal vez por estar insertado en un período tan fructífero en revoluciones estéticas, desde la
que abanderó Marcel Duchamp hasta la más reciente del art net y del media art, el videoarte
ha sido considerado como un medio de expresión artístico de los muchos que
caracterizaron al siglo XX, como el arte conceptual o la performance, con los que ha estado
emparentado desde sus primeros pasos. Al igual que aquéllos, el arte del vídeo vivió un
momento de gloria, en su caso entre 1965 y 1975, que le permitió consolidarse,
sobreviviendo incluso a la obsolescencia de la técnica que estaba en su origen, el vídeo. Sin
embargo, el éxito del que ha gozado el videoarte parece haber ensombrecido lo que
probablemente ha sido su mayor aportación a la historia del arte: el empleo con fines
estéticos de la imagen electrónica. Formada por puntos luminosos que se desplazan
siguiendo líneas horizontales, y emitida que no proyecta — por una pantalla, esta nueva
imagen poco tenía que ver con las producciones de otras artes, incluidos el cine y la
fotografía, que también produjeron, al surgir, un impacto enorme. Ahora bien, así como el
cine, que fue uno de los elementos de inspiración (junto a la televisión y el arte de acción,
entre otros) para los pioneros del videoarte, cuenta desde hace tiempo con su propia teoría,
configurada por nombres bien conocidos como los de Rudolf Arnheim, André Bazin, Noël
Burch, Gilles Deleuze, Noël Carroll o Francesco Casetti,1 por lo que respecta al videoarte
los trabajos que lo estudian desde una perspectiva filosófico-estética son aún incipientes y
poco numerosos. Obviamente esto no quiere decir que no existan ensayos dedicados a este
medio de expresión, ni tampoco que no haya habido pensadores que hayan reflexionado
sobre el particular. Baste recordar, por ejemplo, los abundantes trabajos de Raymond
Bellour, o los de François Parfait e Yvonne Spielmann,2 por mencionar los más
significativos. Más bien lo que aún está por llegar es un análisis filosófico que se haga cargo
de los rasgos propios del vídeo, esto es, que piense las dimensiones que para la Estética y
CINEMA 5!175
para una ontología de la imagen abren las imágenes electrónicas y, muy especialmente, su
traslación en la Era Digital.3
En efecto, el videoarte implica ante todo una nueva relación del arte con el espacio y,
sobre todo, con el tiempo. Y unido a esto, plantea unas nuevas posibilidades de
representación en las que está en juego una concepción temporal inédita, que exigen volver a
pensar nociones ahora caducas como la de “original,” “imitación” o “reproducción,”
ineficaces, como en su día constataron Baudrillard, Foucault o Deleuze, para reflexionar
acerca de unas imágenes más cercanas a la lógica del simulacro que a la de la representación.
En general, y como pronto se verá, con el videoarte se consuma el paso de un arte
dependiente de la representación mimética, a un arte del desvelamiento o de la presentación,
cuyas bases se encuentran en los textos de Martin Heidegger4. El cine seguía dependiendo
de una lógica, la de la mimesis, asentada en una concepción temporal lineal que presupone
un inicio y un final bien determinados, esto es, un pasado, un presente y un futuro que no se
confunden. Como es obvio, esta concepción encaja a la perfección con un arte basado en lo
secuencial y que incluso en su propia materialidad las tiras de fotogramas — está
presente la idea de linealidad —. En el videoarte cada imagen no depende de la precedente
— lo que no quiere decir que no exista una relación entre ambas —, sino que más bien lo que
hay un continuum de puntos iluminados que conforman un tipo particular de imago, la
electrónica, que ya no debe ser pensada como integrante de una cadena. Lo que vemos en el
arte del vídeo son imágenes que no dependen necesariamente de una lógica lineal. De ahí la
tendencia a reproducirlas en bucle, esto es, en una incesante repetición que dificulta
identificar un comienzo y un final, y que, por tanto, subvierte la noción misma de
“representación,” siendo preferible, en el caso del videoarte, hablar como venimos haciendo
de presentación (darstellung), de un “aquí y ahora” constantemente repetido, a diferencia del
cine.
Dado el tamaño del envite, no resulta extraña que la primera respuesta de la filosofía
fuese el silencio o, al menos, la confesión de su impotencia ante la imagen electrónica. Valgan
como ilustración dos ejemplos. Gilles Deleuze, autor de la distinción entre “imagen-
movimiento” e “imagen-tiempo,” confesó que “las imágenes electrónicas aún deberán
cimentarse en otra voluntad de arte, o bien en aspectos todavía no conocidos de la imagen-
tiempo.”5 Las imágenes del vídeo, explicaba, carecen a diferencia de las cinematográficas de
exterior — fuera de campo — e interior — pueden nacer desde cualquier punto de la imagen
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!176
precedente —; se organizan desde un espacio omnidireccional, y su ámbito de proyección, la
pantalla, no es tanto una ventana como un tablero de información. Por fin, su conexión no es,
consiguientemente, lineal, sino tomando prestado uno de sus términos conocidos,
“rizomático,” esto es, con enlaces aleatorios, siguiendo direcciones móviles, sin principio ni
fin.
Por muy sugerentes que sean estas reflexiones de Deleuze, es obvio que resultan escasas
para dar cuenta de la novedad que suponía la irrupción de la imagen electrónica. Otro
filósofo, Jacques Derrida, compartía con él su dificultad para aprehender el espacio abierto
por el vídeo, cuya “diferencia irreductible” propiciaba, en su opinión, una novedosa “técnica
de escritura en todos sus estados (encuadre, montaje, “incrustación,” lugar de proyección,
almacenamiento, reproducción, archivo, etc.).”6 En este texto, dedicado al videoartista
norteamericano Gary Hill, Derrida observaba cómo el vídeo sacaba al arte del ámbito de la
representación para introducirlo en el dominio de un “simulacro de presentación” en el que
las palabras para describirlo, para relatarlo... para mostrarlo revelaban su total
impotencia. Bien es cierto que el comentario de Derrida estaba apegado a la obra de un
artista, Hill, en la que tiene un peso enorme tanto la tradición mística como los textos del
filósofo Maurice Blanchot. Si por algo se caracteriza este último es por la búsqueda
incansable de ese espacio pre-lingüístico del que surge toda obra artística, un ámbito que se
identifica con lo corporal y al que las palabras, nacidas una y otra vez tarde, apenas rozan. La
cita de Derrida podría entenderse, pues, como una glosa apegada a la obra de Hill/Blanchot.
Y, sin embargo, hay en su análisis una poderosa intuición, un atisbo de eso situado en el
corazón del videoarte y que, hasta ahora, apenas ha sido señalado y que tiene que ver, como
venimos diciendo, con una nueva relación del arte con el tiempo (¿un nuevo arte del
tiempo?).
En efecto, el arte del vídeo ha renunciado a la finalidad meramente representativa, que
quebró mucho tiempo atrás, con las Vanguardias.7 Su producto rehúye el tradicional juego
entre original y copia, entre modelo y representación. Escapa, por decirlo con Heidegger, a
quien tendremos muy presente para lo que sigue, a la concepción metafísica que concibe la
verdad como adequatio.8 Pero también evita ese otro discurso que piensa las imágenes como
una proliferación de simulacros que se asemejan los unos a los otros, sin que sea posible
distinguir un principio que actúe de causa inicial o fundamento para la serie.9 Las imágenes
del vídeo no son representaciones, pero tampoco simulacros. ¿Qué son entonces? Eso es lo
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!177
que queda, aún hoy, por pensar. Para ello contamos con dos herramientas. La primera de
ellas es la propia obra de los videoartistas que con sus piezas han llevado al límite la
reflexión acerca de las posibilidades de re/presentación que ofrece el medio del vídeo. Estas
piezas se complementan con algunas sugerencias teóricas que, a modo de fogonazos, arrojan
los pocos pensadores que han asumido que el videoarte, lejos de ser un medio de expresión
artístico entre los demás, es un camino que lleva al arte a un terreno desconocido por la
relación, inédita hasta entonces, que mantiene con el tiempo. En nuestra opinión, es posible
encuadrar estas reflexiones dentro aquellas tendencias de la Estética que han problematizado
la cuestión de lo fugaz como elemento característico de unas sociedades “líquidas,” en
palabras del sociólogo Zygmunt Bauman. Nos referimos tanto a la conocida “Estética de la
desaparición,” de Paul Virilio, como, y sobre todo, a la menos conocida “Estética de lo
efímero,” de Christine Buci-Glucksmann,10 de la que forman parte sus “imágenes-flujo” que
muy bien podríamos identificar con las imágenes del vídeo.11
Nuestra investigación se centra en la aparición de una generación de jóvenes
videoartistas marcada, en primer lugar, por el hecho de ser portugueses. Y es que en las dos
últimas décadas no hay un país que haya dado tantos artistas de primer nivel que hayan
trabajado prioritariamente con el vídeo. Una somera enumeración a vuelapluma no podría
olvidar los nombres de Julião Sarmento, Ernesto de Sousa, Antonio Cerveira Pinto, Catarina
Campino, Pedro Tropa o Pedro Paixão, entre otros muchos. No cabe duda de que la
nacionalidad de estos artistas parecería, en principio, algo anecdótico, aunque el hecho de
que Portugal se distinga por esta sobresaliente producción de videoarte sugeriría, al menos,
una pregunta por las posibles causas. Más importante aún para lo que nos ocupa es la
circunstancia de que unos cuantos de estos videoartistas se hayan distinguido por
compartir una preocupación por la imagen en movimiento y por su dependencia de lo
temporal. No podemos sino estar de acuerdo con Pedro Lapa cuando, al referirse a este
grupo de creadores, afirma que para ellos “la dimensión temporal revelaba la imagen como
un compuesto visual, auditivo expandido y productor de un acontecimiento,
presuponiendo una radical alteración de los conceptos de representación.”12 Este rasgo,
común con todos aquellos creadores que han hecho de sus trabajos una meditación sobre el
tiempo y los problemas de la representación, se acentúa si cabe en el caso de esta,
llamémosla así, escuela portuguesa de videoarte, añadiendo características propias. Así, la
fascinación que sienten por la imagen electrónica ya no les lleva a explorar sus cualidades
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!178
materiales, perceptivas y estéticas, tarea en la que se han distinguido creadores como
Woody y Steina Vasulka, Shigeko Kubota, Alexander Emshwiller o Eugenia Ballcels. El
videoarte portugués más reciente da por superada esta fase autorreflexiva para centrarse en
la indagación de lo que la “imagen-vídeo”13 supone para la gica de la representación. Es
decir, el videoarte portugués se saltó aquella etapa germinal en la que los videoartistas se
esforzaban en mostrar que este medio de expresión era propiamente un arte con cuya
materia, la imagen electrónica, había que jugar en busca de sus límites perceptivos y sus
posibilidades estéticas.
Con buen criterio, Lapa detecta en alguno de ellos esa preocupación “por la producción
del conflicto de representaciones en el acontecer de la imagen.”14 ¿Quiénes son estos
videoartistas sin parangón con los de otros países? Lapa menciona los nombres de João
Onofre, João Pedro Vale, Vasco Araújo, Francisco Queirós, Filipa César, Pedro Gomes y
Nuno Cera, a los que también añade el de João Tabarra. Describir y comentar los principales
trabajos de todos ellos excedería el propósito de este trabajo. En vez de esto, seleccionaremos
obras de unos cuantos de estos jóvenes artistas — a los que nosotros sumamos a Pedro Paiva
João Maria Gusmão, próximos al mundo del cine experimental, lo que hace que no siempre
sean considerados videoartistas —, aquellas en las que se aprecia con mayor nitidez una
reflexión sobre el tiempo y el problema de la representación en el videoarte.
En lo que sigue, abordaremos el análisis de algunas piezas de estos creadores, para lo
cual ha sido necesaria una metodología de investigación consistente en su consulta directa
en diversos archivos y bibliotecas internacionales. Muchas de las obras citas han sido ya
expuestas en museo portugués, españoles y de otros países europeos, existiendo una valiosa
documentación gráfica en galerías y museos europeos.
2. EL VIDEOARTE PORTUGUÉS Y LA CUESTIÓN DEL TIEMPO
Los videoartistas portugueses han debido enfrentarse a dificultades comunes, que si bien no
les identifican o caracterizan, sí que los agrupan con claridad. El principal obstáculo que
tuvieron que afrontar fue el carácter periférico (físico) del país y (estético) del arte portugués.
Así, todos ellos se encontraron con una nación que despreciaba las nuevas técnicas artísticas,
como demuestra el que hasta la década de los ochenta los creadores lusos se centraron
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!179
principalmente en las disciplinas más tradicionales, como pintura y escultura, obviando
nuevas corrientes y medios artísticos como la performance, el happening o el propio videoarte.
Otro dato revelador es que el primer museo de Arte Contemporáneo público y estable no se
abriría hasta la llegada de la democracia. El segundo óbice que comparten todos estos
autores es la dificultad de pertenecer a la periferia estética que, en este caso, tenía sus
implicaciones tecnológicas. El arte portugués no había desarrollado ningún acercamiento a la
imagen electrónica de forma institucional u oficial. Ni la Rádio e Televisão de Portugal ni
ningún otro ente público habían desarrollado actividades educativas, sociales o artísticas
sobre el videoarte o la televisión de vanguardia, algo que fue decisivo, para el videoarte
norteamericano, el francés o el inglés.15 A diferencia de la mayoría de las naciones europeas,
de las norteamericanas o de Brasil, el videoarte portugués era casi inexistente hasta finales
de los años setenta.
Todos los artistas que mencionamos y, en concreto, la segunda generación compuesta
por João Onofre, Vasco Araújo, Francisco Queirós, Filipa César, Pedro Gomes y Nuno Cera,
se han formado en el extranjero (rompiendo así con el aislamiento estético de Portugal), si
bien contaron con el apoyo de las dos grandes instituciones y fundaciones lusas: Fundação
Serralves y Fundação Calouste Gulbenkain, que han servido de impluso para estos jóvenes
creadores. Fue precisamente la Fundação Serralves la que en 1993 (treinta años después de la
irrupción del videoarte en el panorama artístico europeo y estadounidense) organizó una
exposición que ha servido de inspiración para la mayoría de los autores y creadores: Imagens
para os 90 comisariada por Fernando Pernes y Miguel von Hafe Perez.
La dependencia casi total de las dos instituciones culturales mencionadas, la Fundação
Serralves y la Fundação Calouste Gulbenkain, apunta hacia una seña de identidad propia
del arte del vídeo portugués: la tensión entre un posible clientelismo como deuda por el
apoyo de ambas fundaciones, y un cosmopolitismo casi único en el mundo (sólo comparable
a las videoartistas escandinavos y fineses).
Los videoartistas portugueses de los que nos ocupamos comienzan sus carreras en un
momento en el que los debates iniciales y la justificación de este medio de expresión artístico
se encontraban superados en el contexto mundial. Ninguno de ellos tuvo que enfrentarse,
como la primera y la segunda generación de videoartistas norteamericanos y europeos, a las
disputas y los cuestionamientos germinales de cualquier arte. Todo lo contrario: la mayoría
de estos creadores de imágenes electrónicas/digitales se hicieron cargo, directamente, de los
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!180
problemas más complejos del vídeo y de la imagen electrónica y digital. La situación política
y artística de Portugal supusieron primero un obstáculo pero, después, a partir de la década
de los ochenta, una gran oportunidad para participar desde una posición privilegiada en el
debate en torno al videoarte.
Fue Derrida quien con gran lucidez situó el gran problema del videoarte en el hecho de
que en él hay, ante todo, un videor, un “yo veo.” Derrida cita a otro filósofo al que pronto
volveremos, Jean-Luc Nancy, para quien
el videor asegura el cogito, pues ratifica la única presencia que la duda no puede agrietar:
videor es constante, incluso en plena fantasmagoría, incluso en plena ilusión. [...] El
videor es la ilusión que, por una torsión o una perversión inaudita, fija la certidumbre en
pleno abismo de ilusión. El lugar del videor es la pintura, el retrato, el más facticio y a la
vez el más fiel de los rostros, el ojo más ciego y más clarividente.16
Ahora bien, así como este “ego video” era, en Descartes, el comienzo de la
autodeterminación del sujeto, una herramienta al servicio de la certeza ontológica del “ego
sum,” lo que el vídeo pone de relieve es que esa mirada, lejos de permitir la construcción de
la propia subjetividad, la abisma. Y ello porque lo que percibe no son sino fragmentos de un
todo irrecuperable, imágenes que no remiten a un más allá que dé cuenta de ellas epekeina
tes ousias, pero tampoco a una facultad que las genere a partir de esquemas puros. El
videor es, como señala Nancy, una ilusión, como lo es el “yo,” la identidad sustancial de la
metafísica. Es esto último, “lo mismo,” el “yo” pretendidamente idéntico, lo que será una y
otra vez cuestionado en el videoarte, pues ¿cómo se puede afirmar la identidad cuando esta
es un constructo, una suma de imágenes, de desdoblamientos sin fin? Este, y no otro, es el
problema del “narcisismo” que atrajo a la primera generación de videoartistas, comenzando
por Bruce Nauman, quien en sus famosas instalaciones, los “corredores,” obligaba al
espectador a enfrentarse con su propia representación. Y a veces, cuando la tecnología lo
hizo posible, tal percepción tenía lugar con un retardo que producía en el público una
desasosegante sensación de extrañamiento, pues había sido sacado del “tiempo real,” desde
el que habitualmente se aprehenden los fenómenos, para ser trasladado a una nueva forma
de temporalidad que exige, por parte del sujeto, un ejercicio perceptivo diferente, próximo a
la “duración” de la que habló Henri Bergson.
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!181
Los videoartistas de los que venimos hablando son conscientes de la mirada a la que
apelan sus trabajos. No es la de un sujeto que aprehenda las imágenes y las inserte en una
cadena significante solidaria de una lógica representativa, sino la de un “sujeto,” si es que
aún se puede emplear ese término, deconstruido en la operación de crítica de la metafísica
occidental inaugurada por Nietzsche y culminada por Heidegger. Las “imágenes-vídeo” no
remiten a una realidad a la que ellas representasen, sino que es su propia presentación lo que
muestran. Uno de los videoartistas que se sitúa en este sendero es Vasco Araújo. Como
observa Jacinto Lageira:
[N]o ilustra ni adapta los textos, sino que traslada su sentido a otro lugar. La trama
funciona por desplazamientos, si bien se mantiene siempre un eco más o menos lejano
del texto, y son las imágenes las que adoptan una consistencia totalmente distinta
cuando la gestualidad, la voz o el escrito así lo señalan, inevitablemente, insertándose en
él de forma sutil, sin dejar apenas un rastro del desplazamiento.17
Así sus vídeos y grabaciones como Hereditas, Far de Donna y sus instalaciones como O morto
apelan a textos (propios y de otros), a lenguajes y a representaciones artísticas, pero el
resultado no es una imagen o un homenaje a una representación previa, sino una nueva
representación que se muestra así misma.
Con el vídeo, dice Nancy,
ya no se trata del cuerpo textualizado del cine. Se trata de algo diferente, cuyo nombre
genérico es incrustración. No ya la incrustración de las palabras en la imagen, sino la
incrustración de la propia imagen: ésta se hunde en la materia de la pantalla, no se posa
sobre ella como la imagen del cine, y tampoco se funde con una tela como en la pintura.
En cierto sentido, ni siquiera hay que hablar de pantalla: el vídeo no pertenece al orden
de la pantalla, sino al de la penetración.18
“Imágenes-vídeo”: imágenes incrustradas que nada representan regidas por una nueva
temporalidad y cuyo sentido no debe buscarse fuera de ellas mismas. Tal podría ser una
definición de lo que venimos buscando y que intuimos en los trabajos de los videoartistas
portugueses y que dependen, una vez más, de un videor, de una mirada, en este caso dirigida
al arte, a la manera de entender el arte, inédita.
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!182
Al prestar atención, al desconfiar de cualquier referencia exterior de la imagen que
supuestamente nos permitiría ver, representarnos algo, la mirada se vuelve hacia
misma. […] [E]s la imagen misma proyectada hacia delante, arrojada contra nuestra
mirada y haciéndonos saber que no vemos, que cuanto más observamos, tal vez, menos
vemos, porque en definitiva es la imagen la que nos observa, nos escruta y nos golpea.19
Fue Lacan quien puso las bases de este juego de miradas en el que se asienta el trabajo de
João Tabarra, en obras como Please Don’t Go. La mirada del espectador que es “domada” por
la que le dirige obra de arte20 y que neutraliza sus pretensiones de (re)conocimiento, algo en
lo que Lacan coincide con Heidegger. Si para este último en la creación artística no se da una
representación con pretensiones de veracidad de una sustancia (algo así como “el Arte,” por
ejemplo), para el primero es lo real lo irrepresentable por antonomasia. Como mucho, el arte
puede aspirar a mostrar el encuentro fallido, traumático, con lo real, ese mismo real que
asoma, ominosamente, al final de Please Don’t Go, cuando descubrimos que esa paradisíaca
imagen de una playa no es más que un cartel publicitario rodeado de artificios sonoros para
engañar a la percepción del espectador.
Onofre, que establece un diálogo con la verosimilitud y juega con la percepción del
espectador, suele llevar al público a la tesitura de interpretar su obra como real o irreal. Así,
en la serie Ghost (2009-2012) construye una “isla flotante.” En una pequeña embarcación
monta una gran duna de arena blanca y, sobre esta, un oasis en el que se aprecia una única
palmera tropical. Onofre abandona en el río Tajo su isla, que desciende por el estuario, y tras
pasar por las cercanías de la ciudad de Lisboa y bajo el Puente 25 de abril, termina
desapareciendo en el horizonte del océano Atlántico. La “isla flotante,” que inevitablemente
recuerda a otros textos portugueses, como A Jangada de Pedra de José Saramago, materializa
la idea de una península ibérica a la deriva, pero al mismo tiempo plantea una mirada a la
realidad. El espectador del vídeo contempla la pieza como un simulacro imposible, como
una realidad inventada o ficticia, una “isla flotante,” pero al mismo tiempo esta realidad se
inserta en un contexto real y cotidiano: la ciudad lisboeta, la desembocadura del río Tajo y el
área metropolitana más poblada de Portugal.
Como sostiene Robert Stam: “la imagen digital también implica una desontologización
de la imagen baziana […] la producción de imágenes digitales hacen posible prácticamente
cualquier imagen.”21 Por ello, el videoartista, a diferencia del cineasta, no está apegado a la
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!183
realidad o al realismo, tan influyente en la teoría de André Bazin. Todo lo contrario: este
nuevo creador goza de plena libertad y no debe pleitesía a ningún sistema o modelo icónico
de representación precedente. Más aún, puede transformar y manipular de múltiples
maneras lo real. Así, Filipa César en Aura (2004) reconstruye un universo imposible, pero
verosímil al mismo tiempo. La autora, nacida en Oporto y afincada en Berlín, graba en las
cercanías del Reichstag de esta ciudad, no para documentar o mostrar una realidad y un
espacio turísticos del país alemán, sino con la finalidad de mostrar la extrañeza del espacio.
Como recurso tecnológico, César opta por la reproducción marcha atrás. Las primeras
imágenes de la pieza el follaje de los árboles y la brisa sobre la hierba del parque
resultan inquietantes pero lógicas. Sin embargo, el espectador pronto es incapaz de entender
la coherencia de las acciones de las personas que deambulan por el jardín. Surge entonces
una necesidad de comprender y de aprehender lo que aparentemente carece de sentido, pues
las figuras que aparecen caminan de espaldas y realizan gestos insólitos pero, tal vez,
posibles. Solo cuando el público observa el vuelo en retroceso de un cuervo comprende que
se trata de un vídeo que reproduce marcha atrás y que la temporalidad, por tanto, ha sido
invertida.
Lo anterior confirma que los videoartistas lusos se encuentran ante el hecho de que lo
representado deja de tener un valor narrativo, genérico y estético. El vídeo y las imágenes
electrónicas se convierten en el centro de la creación. Andrew Darley ha sintetizado este
proceso en el panorama internacional del audiovisual actual: “Me interesa llamar la atención
sobre las maneras específicas mediante las cuales la imagen digital está construyendo formas
estéticas y ocupando un lugar en su seno, pues tales formas resultan muy distintas de sus
correlatos de hace treinta años (caso de que existieran). Aquí, de manera consciente o no, las
imágenes estimulan y/o atraen la atención sobre sí mismas en tanto imágenes, al mismo
tiempo que, de modo concomitante, desvirtúan la representación, entendida en su acepción
tradicional, girando, en primera instancia, más en torno a estilos, formas y géneros (previos y
coexistentes).”22 Así ocurre en otra obra de Filipa César, Alle der Kosmonauten (2004), un largo
paseo en cámara fija por el Berlín oriental. La pieza no se preocupa en documentar, no quiere
insertarse dentro del género del documental, del cine informativo o de los vídeos de denuncia
social/histórica, sino que se trata de una contemplación en sí mismo, de un “paseo.”
También João Onofre está interesado en fijar la atención del espectador en la propia
obra, es decir, en el propio vídeo. En Untitled (N´en finit plus) (2011) el espectador escucha la
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!184
voz de una joven (Beatriz Mateus) que canta la letra de “La nuit n´en finit plus” de Petula
Clark. Sin embargo, lo que contempla el público no es más que un pedazo de tierra húmeda.
La cámara comienza un larguísimo movimiento (realizado con una grúa y con un posterior
etalonaje digital) que permite que aparezcan, primero, los pies, luego las piernas y, por fin, el
cuerpo de la joven. Pero el misterio se mantiene porque el espectador no puede entender el
lugar donde se encuentra la joven. La cámara sigue ascendiendo y se descubre que Beatriz
Mateus canta desde una especie de fosa o tumba gigante. La imagen se aleja aún más y
vemos la fosa abierta, perdida en un campo verde en mitad de la noche. En verdad la obra
podría entenderse como una escenificación de la letra de la canción de Petula Clark, pero la
pieza sobrepasa la mera cita musical y atrapa al espectador, obligado a reflexionar sobre la
propia imagen.
El videoarte y su composición electrónica-digital se transforman en el tema central de
las obras y su relación con la realidad, que ha dejado de ser representativa, es el tema central
de las obras de estos videoartistas. No se trata, pues, de adecuarse a la realidad, sino de des-
velarla, en términos heideggerianos. Esto sólo es posible una vez que el arte se libera de una
concepción temporal basada en la sucesión de momentos de idéntica magnitud, dentro de
los cuales se producen los acontecimientos. En su lugar, a lo que se apunta es a una con-
cepción temporal extática en la que el tiempo no es aquello que facilita nuestras representa-
ciones, sino lo que da cuenta de nuestro ser. Ser y tiempo. Una de las consecuencias que esto
tiene es que el vínculo evidente entre significado y significante se rompe, pues el primero no
actúa como la sustancia a la que el segundo señalaría. Cera es, posiblemente, el creador
audiovisual que más ha reflexionado sobre este proceso de ruptura o de quiebra en la rela-
ción directa entre significado y significante. En casi la totalidad de sus propuestas, este crea-
dor portugués se plantea la cuestión del extrañamiento (entendido como lo de define Viktor
Shklovski:23 una ruptura entre el significado y el significante). Así, piezas como II (2012) y
The Proa Complex (2005) no pueden entenderse como documentales o estudios sobre lo real,
sino precisamente como un extrañamiento de lo real. Ambos vídeos consisten en la grabación
de arquitecturas y de espacios industriales de los no-lugares de los que habla Marc Augé.
Estos trabajos podrían recordar a los “tiempos muertos” del cine de ficción de Michelangelo
Antonioni o los célebres “pillow shot” de las películas del director japonés Yasujiro Ozu. Son
el formato de las obras de Cera (en el primer caso la polivisión o pantalla múltiple; en el se-
gundo, un tempo lento), la iluminación y el montaje los que dan el nuevo significado a las
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!185
obras. Los espacios y lugares retratados por Nuno Cera no nos resultan cercanos o próxi-
mos, sino lejanos y “extraños.”
En cuanto a Pedro Paiva João Maria Gusmão, artistas más cercanos en sus
planteamientos al cine experimental y de no ficción que al videoarte, se sitúan
intencionalmente en un espacio de extrañamiento. Para ellos sus vídeos y sus instalaciones
son, ante todo, procesos que presentan paradojas que no pueden sino suscitar la inquietud
de quien los contempla. Así, la visión de los engranajes de un molino se convierte en un
universo enigmático en Water Mill (2012). La mirada de Pedro Paiva João Maria Gusmão se
centra en (de)mostrar lo extraño presente en actividades tan cotidianas como el acostarse,
que se transforman en un proceso místico al ralentizarse de nuevo la manipulación
temporal — hasta lo inquientante: Getting in to the Bed (2011).
4. CONCLUSIONES
En la década de los ochenta, Jean Baudrillard se preguntaba por el impacto que las nuevas
videoculturas tendrían en el arte. Tiempo atrás había escrito que “en el corazón de esta
videocultura siempre hay una pantalla, pero no hay forzosamente una mirada.”24 Pues bien,
los artistas portugueses a los que nos hemos referido, y muy especialmente los
pertenecientes a la generación nacida en la década de los setenta, demuestran haber
encontrado una mirada.
La primera característica que comparten casi todos ellos es, como se ha visto, que en su
formación han incluido directamente dos instituciones lusas Fundação Serralves y Fundação
Calouste Gulbenkain. Y una segunda seña de identidad fundamental es el haber
permanecido durante grandes períodos en estancias formativas y de creación en el
extranjero. Ahora bien, el nexo común más interesante para lo que nos ocupa es que puede
apreciarse en sus trabajos la misma búsqueda continua y permanente de la propia mirada.
Lo que se plantean es entonces cómo tal mirada, al depender de un sujeto descentrado,
deconstruido, no puede aprehender la realidad, que ya no depende de esa lógica sujeto-
objeto. Es precisamente esto lo que descubren, lo que muestran, las “imágenes-vídeo,” en las
que el tiempo se libera de su función ordenadora de los fenómenos para alcanzar todo su
alcance ontológico. Este tipo de imágenes no se encadenan a partir de un comienzo que
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!186
actúe como fundamento, lógico y legal, de la su serie. De hecho, cada pieza de videoarte,
gracias al recurso al loop o a la repetición incesante, sitúa al espectador en el terreno de la
iteración, que no es exactamente el de la repetición de lo mismo, sino, por decirlo con
Derrida, el de la “huella,” creadora de “imágenes-fantasma.” Las imágenes se suceden, no
cronológicamente, sino, si se nos permite parafrasear a Heidegger, “extáticamente.”
Eso lo que Jean-Luc Nancy, según vimos, denomina la “incrustación.” ¿Se puede, pese a
todo lo anterior, buscar una lógica narrativa dependiente, por tanto, de una temporalidad
— en el videoarte? ¿Cabe contar historias, relatos, con el arte del vídeo? Sí, pero a condición
de asumir que el referente de las imágenes no está fuera de ellas, sino en el espacio que
habitan, y en el que toman del tiempo su razón de ser. En F for Fake, Filipa César lleva hasta
el paroxismo el juego entre imágenes ficticias (un falso documental, una película) y “reales”
hasta el punto de llegar a confundirlas, no porque, como diría una lectura superficial
antiposmoderna, se haya anulado la diferencia entre ambas, sino porque en el vídeo unas y
otras comparten un mismo ser, esto es, un mismo tiempo: el tiempo de las “imágenes-
tiempo.” Cuáles son los efectos que para el arte puede tener semejante concepción son un
gran desafío para la estética actual. Mucho nos tenemos que estos apuntes poco pueden
aportar al respecto, dada la magnitud de la empresa. En su lugar nos conformamos con
esbozar alguna posible línea de estudio que ha de quedar inevitablemente por desarrollar.
Sirva, pues, lo anterior como propuesta y como elogio de una generación de videoartistas
portugueses que se han atrevido a ir más lejos que otros artes del vídeo nacionales en su
reflexión sobre la condición temporal de la imagen del vídeo.
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!187
1. Destacamos: Rudolf Arnheim, El cine como arte (Barcelona: Paidos, 1986); André Bazin, ¿Qué es el cine?
(Madrid: Rialp, 2001); Noël Burch, Praxis del cine (Madrid: Fundamentos, 2008); Francesco Casetti, Dentro de lo
Sguardo. Il Filme e il suo Spettatore (Roma: Bompiani, 1986), Noël Carroll, Mystifying Movies: Fads and Fallacies of
Contemporary Film Theory (New York: Columbia University Press, 1988); Gilles Deleuze, L'Image-temps (Paris:
Éditions de Minuit, 1985).
2. La obra más significativa de Bellour es L'Entre-Images. Photo. Cinéma. Vidéo. (Paris: La Différence, 2002). De
Yvonne Spielmann hay que destacar su Video. Das reflexive Medium (Frankfurt: Suhrkamp Press, 2005). Y en
cuanto a Parfait, resulta ineludible la lectura de Video: an art contemporain (Paris: Editions du regard, 2001).
3. La propia François Parfait así lo constata al comienzo de su obra Video: un art contemporain. Tras señalar la
ingente cantidad de producciones artísticas realizadas en formato vídeo, añade que “a esta proliferación de
expresiones electrónicas cuya visibilidad y procedimientos no es evidente — construcciones de lo más elaboradas
junto a gestos de lo más indolente —, le corresponde un déficit del discurso crítico y una debilidad en los medios
de descripción y de análisis, medios con los que ninguna otra forma de expresión plástica ha sido sometida en el
mismo grado” (7).
CINEMA 5 · DELTELL/MASSÓ CASTILLA!188
4. Así, en “El origen de la obra de arte” leemos: “Pero […], ¿al decir que el arte es el ponerse a la obra de la
verdad vuelve a cobrar vida aquella opinión ya superada según la cual el arte es una imitación y copia de la
realidad? […] Nada de eso.” — in Martin Heidegger, Caminos de bosque (Madrid: Alianza, 2008), 25.
5. Deleuze, L'Image-temps, 347-348. Un poco antes, Deleuze había confesado que su interés por la nueva
imagen, la del videoarte, era subsidiario respecto a su estudio del cine: “no pretendemos efectuar un análisis de
las nuevas imágenes, tarea que desbordaría nuestro proyecto, peroindicar ciertos efectos cuya relación con la
imagen cinematográfica es necesario dilucidar” (346).
6. Derrida, Jacques, “Videor,” in Passages de l'image, ed. Raymond Bellour et al. (Paris: Éditions du Centre
Pompidou, 1990), 160.
7. Cf. Fernando Rampérez, La quiebra de la representación (Madrid: Dykinson, 2004).
8. Cf. Heidegger, Nietzsche (I) (Madrid: Destino, 2000), 496.
9. Cf. Michel Foucault, Ceci n'est pas une pipe (Montpellier: Fata Morgana, 1973).
10. Cf. Paul Virilio, Esthétique de la disparition (Paris": André Balland, 1980); Buci-Glucksmann, Esthétique de
l’éphèmère (Paris: Galilée, 2003).
11. De hecho, Buci-Glucksmann menciona con frecuencia en su ensayo trabajos de videoartistas como Bill
Viola. Es indudable que esa “Estética del videoarte” por la que venimos abogando debería tomar en cosideración
estos análisis de esta autora, así como los del propio Virilio, si bien la aplicabilidad de los de este último al
videoarte es menos evidente.
12. Pedro Lapa, “Cartografía delgúns conflictos e propostas / Cartografía de algunos conflictos y propuestas,”
in Outras alternativas: novas experiencias visuais en Portugal, ed. David Barro (Vigo: Fundación MARCO, 2003), 44.
13. Preferimos este término, que alude a la célebre distinción trazada por Deleuze entre “imagen-tiempoe
“imagen-movimiento,” al de “imagen electrónica,” toda vez que los avances tecnológicos han permitido al
videoarte acercarse a nuevos formatos, como el digital, que poco tienen que ver con el empleado para generar las
primeras imágenes que grababan las cámaras, portátiles en su mayoría, magnetoscópicas. No obstante, ya que el
videoarte, pese a que comienza a prescindir del vídeo desde los años 80 del siglo XX, conserva el término “vídeo,”
nosotros, por nuestra parte, haremos lo mismo al hablar de esta “imagen-vídeo.”
14. Lapa, “Cartografía delgúns,” 48.
15. Christine Van Asche (ed.), Vidéo Vintage (Paris: Centre Pompidou, 2012).
16. Jean-Luc Nancy, Ego sum (Paris: Aubier Flammarion, 1979), 72.
17. Jacinto Lageira, “Volver a quedarse mudo,” in Más que la vida/Mais que a vida/Larger than life (Lisboa:
Fundaçao Calouste Gulbenkian/Vigo: Fundación MARCO , 2010), 83.
18. Nancy, Au fond des images (Paris: Galilée, 2003), 137.
19. Nancy, “La sacudida de lo inicial. Los golpes de James Coleman,” Carta 3 (2012): 16.
20. Jacques Lacan, Le Séminaire, Livre XI. Les quatre principes fondamentaux de la psychanalyse (Paris: Seuil, 1973).
21. Robert Stam, Teorías del cine (Barcelona: Paidós Comunicación, 2001), 264.
22. Andrew Darley, Cultura visual digital. Espectáculo y nuevos géneros en los medios de comunicación (Barcelona:
Paidós, 2002), 297.
23. Vicktor Shklovski, Cine y lenguaje (Barcelona: Anagrama, 1971).
24. Jean Baudrillard, “Videosfera y Sujeto Fractal,” in Videoculturas de fin de siglo (Madrid: Cátedra, 1989), 31.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Das reflexive Medium Y en cuanto a Parfait, resulta ineludible la lectura de Video: an art contemporain
  • Yvonne Spielmann Hay Que Destacar
  • Su Video
Yvonne Spielmann hay que destacar su Video. Das reflexive Medium (Frankfurt: Suhrkamp Press, 2005). Y en cuanto a Parfait, resulta ineludible la lectura de Video: an art contemporain (Paris: Editions du regard, 2001).
Esthétique de l'éphèmère (Paris: Galilée
  • Buci-Glucksmann
Buci-Glucksmann, Esthétique de l'éphèmère (Paris: Galilée, 2003).
Il Filme e il suo Spettatore Noël Carroll, Mystifying Movies: Fads and Fallacies of Contemporary Film Theory
  • Francesco Casetti
  • Dentro De Lo Sguardo
Francesco Casetti, Dentro de lo Sguardo. Il Filme e il suo Spettatore (Roma: Bompiani, 1986), Noël Carroll, Mystifying Movies: Fads and Fallacies of Contemporary Film Theory (New York: Columbia University Press, 1988);
Volver a quedarse mudoMais que a vida/Larger than life (Lisboa: Fundaçao Calouste Gulbenkian
  • Jacinto Lageira
Jacinto Lageira, " Volver a quedarse mudo, " in Más que la vida/Mais que a vida/Larger than life (Lisboa: Fundaçao Calouste Gulbenkian/Vigo: Fundación MARCO, 2010), 83. 18. Nancy, Au fond des images (Paris: Galilée, 2003), 137.
El origen de la obra de arte" leemos: "Pero […], ¿al decir que el arte es el ponerse a la obra de la la realidad? […] Nada de eso
  • En Así
Así, en "El origen de la obra de arte" leemos: "Pero […], ¿al decir que el arte es el ponerse a la obra de la la realidad? […] Nada de eso." -in Martin Heidegger, Caminos de bosque (Madrid: Alianza, 2008), 25.
  • Gilles Deleuze
Gilles Deleuze, L'Image-temps (Paris: Éditions de Minuit, 1985).
La obra más significativa de Bellour es L'Entre-Images
La obra más significativa de Bellour es L'Entre-Images. Photo. Cinéma. Vidéo. (Paris: La Différence, 2002). De
  • Jacques Derrida
  • Raymond Bellour
Derrida, Jacques, " Videor, " in Passages de l'image, ed. Raymond Bellour et al. (Paris: Éditions du Centre Pompidou, 1990), 160. 7. Cf. Fernando Rampérez, La quiebra de la representación (Madrid: Dykinson, 2004).
Cultura visual digital Espectáculo y nuevos géneros en los medios de comunicación (Barcelona: Paidós
  • Andrew Darley
Andrew Darley, Cultura visual digital. Espectáculo y nuevos géneros en los medios de comunicación (Barcelona: Paidós, 2002), 297. 23. Vicktor Shklovski, Cine y lenguaje (Barcelona: Anagrama, 1971).