ArticlePDF Available

Comprendiendo la procrastinación con el Modelo ABC de Albert Ellis

Authors:
Año2-número 5-septiembre-2009
Comprendiendo la Procrastinación
Hace tres meses la vida no era igual
Premio Pfizer. Reconocimiento a la Excelencia
Hospital General Balbuena
Entrevista al Dr. Felipe Alarcón Altamirano
Año II-Número 1- Septiembre 2009
*Dr. Carlos Amadeo García-Ayala.
*Profesor de Tiempo Completo
Escuela de Medicina Universidad Justo Sierra.
dr.amadeo.ujs@gmail.com
Procrastinación acadé-
mica
Las características prin-
cipales de la procrasti-
nación fueron presentadas en un
artículo previo de esta gaceta
(García, 2008). En el presente
trabajo sólo se hará una breve
introducción al respecto. La pala-
bra procrastinación se forma a
partir de dos términos que provie-
nen del latín: pro (a favor de) y
crastinare (relativo al día de ma-
ñana), por lo que literalmente sig-
nifica posponer, aplazar o dejar
para mañana. Procrastinación
académica se define como: (1) la
conducta de casi siempre o siem-
pre postergar el inicio o conclu-
sión de las tareas académicas, y
(2) casi siempre o siempre experi-
mentar niveles problemáticos de
ansiedad asociada con tal poster-
gación. Diversos estudios indican
que el 95% de los estudiantes
universitarios procrastina en ma-
yor o menor medida y que el 50%
lo hace permanentemente. Entre
las consecuencias que sufre el
procrastinador están el obtener
las calificaciones más bajas, el
mayor ausentismo a clase, la ma-
yor incidencia de reprobación y
las tasas de deserción más altas.
Asimismo, el procrastinador
habitualmente desarrolla altera-
ciones emocionales importantes
como la ansiedad, frustración,
hostilidad, apatía, resentimiento,
culpa, vergüenza, autodesprecio y
depresión (García, 2008).
Orígenes de la procrastinación
Un problema tan complejo como
la procrastinación tiene causales
múltiples e interdependientes. De
hecho, existen teorías psicoanalíti-
cas (MacIntyre, 1964), conductis-
tas (Bijou et al., 1976) y cogniti-
vo-conductuales (Ellis,1 999);
(Neenan, 2008) para tratar de ex-
plicar las causas de la procrastina-
ción. En la actualidad las teorías
que más aceptación han ganado al
explicar no solo las causas, sino
también los mecanismos autoper-
petuadores y las estrategias de tra-
tamiento de la procrastinación son
las que provienen de los enfoques
cognitivo-conductuales, cuya pre-
misa fundamental establece que
todas las perturbaciones psicológi-
cas tienen en común una
“distorsión del pensamiento”, la
cual influye de manera directa en
el estado emocional y el compor-
tamiento de la persona. Hay evi-
dencia contundente de que una vez
desarrollado un estilo de pensa-
miento apropiado para hacer una
evaluación objetiva, racional y
empírica de la realidad se produce
una mejoría permanente como re-
sultado del cambio de creencias
disfuncionales ó irracionales sub-
yacentes (Lega, Caballo y Ellis,
1997; Ellis, 1999).
Modelo ABC del trastorno emo-
cional
Albert Ellis, el creador de la tera-
pia racional emotivo-conductual y
uno de los psicólogos mundial-
mente más reconocido de todos
los tiempos, propuso un modelo
muy sencillo para explicar el ori-
gen, la dinámica y el tratamiento
de los trastornos emocionales, al
que denominó modelo ABC. El
modelo ABC tiene como funda-
mento principal el contenido y la
forma de pensar de la persona, la
manera en cómo interpreta sus
circunstancias y las creencias
que ha desarrollado sobre sí mis-
mo, las demás personas y el
mundo en general. Si estas inter-
pretaciones o creencias son iló-
gicas, poco empíricas (es decir,
no basadas en datos objetivos y
verificables) y dificultan el logro
de los objetivos establecidos por
la persona, reciben el nombre de
“irracionales”. Esto no significa
que la persona no razone, sino
que razona mal, ya que llega a
conclusiones erróneas. En con-
traste, si las interpretaciones o
inferencias de la persona están
basadas en datos empíricos y en
una secuencia lógica entre pre-
misas y conclusiones, sus creen-
cias son racionales, dado que el
razonamiento es correcto y la
filosofía básica de esa persona es
funcional .
El modelo ABC establece que A
representa el evento activante, el
cual puede ser real o imaginado
(ejem., el profesor me pidió pre-
parar una exposición, o yo pien-
so que el profesor me preguntará
la clase), B constituye las inter-
pretaciones o creencias respecto
a ese evento (ejem., “yo no sirvo
para eso”, “es pérdida de tiem-
po” o en cambio, “me gusta mu-
cho exponer”), y C las conse-
cuencias, tanto emocionales
Página 4
COMPRENDIENDO LA PROCRASTINACIÓN CON EL
MODELO ABC DE ALBERT ELLIS
G AC ET A DE L A E SC UE LA D E ME DI CI NA J US TO S IE RR A
(ejem., ansiedad ó enojo) como
conductuales (ejem., procrastina-
ción, navegar en internet o fumar)
de mantener ciertas creencias en
relación al evento activante. De
tal manera que, en contra de lo
que muchas personas creen, A no
causa C (A C), sino que son las
creencias e interpretaciones (B)
las principales determinantes de
las consecuencias (C) que se ex-
perimentan frente a determinadas
circunstancias (A) (A B C).
Todo lo anterior se resume en la
frase “la alteración emocional no
es creada por las circunstancias,
sino principalmente por la inter-
pretación que se le da a esas cir-
cunstancias” (Lega, Caballo y
Ellis, 1997; Ellis, 1999).
El siguiente ejemplo ilustra a un
estudiante procrastinador (con
interpretaciones irracionales):
A=El profesor deja como tarea
para mañana leer el capítulo de un
libro.
B=El alumno piensa:...“¡Qué, está
loco! ¿Cómo un capítulo para ma-
ñana?...que ni crea que lo haré.
C=Consecuencias emocionales:
ansiedad, enojo. Consecuencias
conductuales: no leer, navegar en
internet.
El siguiente ejemplo muestra a un
estudiante no procrastinador (con
interpretaciones racionales):
A=El profesor deja como tarea
para mañana leer el capítulo de un
libro.
B=El alumno piensa:... ¿Cómo un
capítulo para mañana? ¡Es dema-
siado!...sin embargo, es mi res-
ponsabilidad.
C=Consecuencias emocionales:
incomodidad. Consecuencias
conductuales: leer lo más que
pueda del capítulo.
Por otro lado, los episodios ABC
no siempre ocurren aislados sino
que frecuentemente se presentan
formando cadenas de eventos en
los que C se convierte en la A de
u n e v e n t o su b s i g u ie n t e
(A1 B1 C1=A2 B2 C2). Por
ejemplo, si ante la petición del
profesor de preparar una exposi-
ción (A1), yo pienso que “no sir-
vo para eso” (B1), probablemen-
te me sentiré ansioso y procrasti-
naré (C1), pero además, mi pro-
pia ansiedad y mi procrastina-
ción (A2) me pueden generar
más ansiedad y quizás enojo,
culpa o frustración (C2), si yo
pienso que “no debería de poner-
me ansioso”, “que soy un idiota”
o que “nunca podré cam-
biar” (B2) (Lega, Caballo y Ellis,
1997).
Es importante tener presente que
las creencias o filosofías de vida
de una persona, así como el pro-
ceso de evaluación de los dife-
rentes eventos y circunstancias
de vida, pueden ser conscientes
o inconscientes, aunque general-
mente son inconscientes, auto-
máticas y se presentan como re-
glas implícitas sobre mismos,
las demás personas y el mundo.
El modelo ABC es un método
sencillo y útil para identificar las
c r e e n c i a s s u b y a c e n t e s
(conscientes e inconscientes) de
una persona y es una estrategia
efectiva para el análisis y modi-
ficación de las creencias disfun-
cionales o irracionales que lle-
van a una persona a desarrollar y
mantener trastornos emociona-
les, entre ellos las procrastinación,
que ha sido definida por Albert
Ellis como el “trastorno ante la
incomodidad” y que surge princi-
palmente por una baja tolerancia a
la frustración.
Conclusión
El modelo ABC de Albert Ellis
permite ver que es principalmente
la persona la que genera por sí
misma sus alteraciones emociona-
les y sus conductas contraprodu-
centes como la procrastinación.
Es decir, que la persona es res-
ponsable de lo que piensa, siente
y hace. Desde luego, esto no a
todos les gusta, y están en su dere-
cho. No obstante, si lo que quie-
ren es dejar de procrastinar, sen-
tirse mejor y alcanzar los objeti-
vos de vida que se han propuesto,
es muy recomendable que co-
miencen por examinar su manera
de pensar, sus interpretaciones y
juicios de sí mismos, de los demás
y de la vida, pero sobre todo, que
trabajen activamente por hacerlo
racionalmente.
Referencias bibliográficas
Bijou, S., Morris, E., & Parsons, J. (1976). A
PSI course in child development with a pro-
cedure for reducing student procrastination.
Journal of Personalized Instruction, 1, 36-40.
Ellis, A. (1999) Una terapia breve más pro-
funda y duradera. Enfoque teórico de la tera-
pia racional emotivo-conductual. Editorial
Paidós.
García, C. (2008). Si eres de los que deja todo
para “mañana”, probablemente sufres de
procrastinación. Gaceta de la Escuela de Me-
dicina Justo Sierra. Año 1, número 1.
Lega, L. Caballo, V., Ellis, A. (1997) Teoría
y práctica de la terapia racional emotivo-
conductual. Editorial Siglo XXI.
Maclntyre, P. (1964). Dynamics and treat-
ment of passive aggressive underachievers.
American Journal of Psychotherapy, 18, 95-
108.
Página 5
G AC ET A DE L A E SC UE LA D E ME DI CI NA J US TO S IE RR A
... La fecha límite mencionada previamente, tuvo un papel importante en el estudio de la procrastinación académica del presente trabajo, ya que, en función a esta, se describieron las conductas que provocaban los aplazamientos y ejecuciones en fechas cercanas a ese límite, los comportamientos posteriores a la entrega y también los efectos que tiene en las personas, como culpa, frustración, ansiedad o vergüenza (Neenan, 2008;García, 2009). ...
Article
Full-text available
Con el objetivo de describir la procrastinación académica en el área de Física, de una población universitaria en Cojedes Venezuela, se realizó el presente estudio. Para su elaboración, se contó con alumnos correspondientes a la carrera Ingeniería de Telecomunicaciones de la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Núcleo Cojedes, cursantes de las asignaturas Física I y Física III. La metodología empleada fue un diseño no experimental, con investigación de campo y nivel descriptivo. La población fue de 43 estudiantes, con los que se usó en primera instancia como instrumento, una guía de observación. Para entrevistas y cuestionarios, se tomó una muestra de ocho estudiantes, correspondientes al 18,6% de la población. Entre los resultados más relevantes, se encontró que más del 60% de los participantes presentaba conductas procrastinadoras. También se observó, que la mayoría se preparaban con poca antelación para las evaluaciones y manifestaban sentirse cómodos así, porque “trabajan mejor bajo presión”. Como conclusión, se pudo verificar que existe presencia de procrastinación académica en la mayoría de la población, aunque se trata de una procrastinación activa.
... De hecho, es probable que el individuo haya pensado en realizar la tarea; sin embargo, no halla el escenario y tiempo ideal para iniciarla, cayendo en la tendencia de esperar hasta el último minuto (18). Desde el modelo ABC, Ellis explica que el problema de la PA radica en la interpretación (B) que tenga una persona al respecto del evento activador o las tareas (A), mismas que determinan las posteriores consecuencias conductuales y emocionales (C) que tenga el sujeto (19) Este razonamiento permite observar que principalmente es la persona quien genera por sí sola sus alteraciones emocionales y sus conductas contraproducentes como la procrastinación académica. La ansiedad que experimenta el estudiante procrastinador no ha sido creada por las circunstancias, sino por la interpretación que ha dado a dichas circunstancias (16). ...
Article
Full-text available
Objetivo: determinar la relación entre procrastinación académica y ansiedad en estudiantes de Ciencias de la Salud de una Universidad privada de Lima Norte. Materiales y Métodos: estudio correlacional de diseño transversal. La muestra estuvo conformada por 290 universitarios. Las variables principales fueron: Procrastinación académica (PA) y ansiedad, medidas mediante la Escala de Procrastinación Académica (EPA) y la Escala de Autovaloración de Ansiedad de Zung (EAA). Se utilizó el paquete estadístico STATA 13 y para el análisis bivariado se usó T-Student, ANOVA y Chi-cuadrado. Resultados: de la muestra la mayoría son del sexo femenino (78.6%) y de la carrera profesional de Psicología (35.8%), siendo la edad media de 22.8, mientras que, el 34.1% presentó ansiedad en nivel mínimo a moderado. Se evidencia relación significativa entre PA y sexo (PV=0.02); la postergación de actividades se relacionó con ansiedad (PV=0.0005) y carrera profesional (PV=0.03); asimismo, esta última se asoció con ansiedad (PV=0.001). Conclusiones: los varones procrastinan más que las mujeres (m=41) y los estudiantes de Ciencias de la Salud al postergar sus actividades académicas experimentan mayores niveles de ansiedad. Resulta necesario incentivar a los profesionales de Psicología en la creación de programas preventivo-promocionales que permitan desarrollar estrategias eficaces en el ámbito educativo para prevenir la PA y entrenar en técnicas de control de la ansiedad.
... Tice y Baumeister (1997) indican que los estudiantes procrastinadores presentan los niveles de estrés más altos, se enferman La procrastinación académica también conlleva a consecuencias emocionales importantes. Por ejemplo, una vez que los individuos toman conciencia de que procrastinan, llegan a experimentar diferentes estados emocionales asociados con inadecuación personal, autodesprecio, vergüenza, culpa, frustración, hostilidad, ansiedad e incluso depresión (Neenan, 2008;García, 2009). ...
Article
Full-text available
Procrastination (from Latin words: pro=in favor to and crastinare=relating to tomorrow), is the postponement of begin or mconclusion of a specific activity, by Procrastination is a worldwide problem, is not laziness neither a defect in the capacity of personal organization. In the educational environment the academic procrastination is extremely common and deleterious for the academic performance, the emotional and physical integrity of the student, their family and the teachers involved in their formation. The consequences related with procrastination are the lowest qualifications, absenteeism to class, failure to approve courses, anxiety, anger, frustration, sadness, shame and blame. The present paper reviews the contemporary research about procrastination causes: genetic-biological, neuropsychological, personality traits and modern behaviorism studies. Particularly, it is described the procrastination equation and their reliability for explain procrastination. Finally there are suggested some treatment techniques for procrastination management with a cognitive-behavioral approach. KEYWORDS: Procrastination, postponement, education, behaviorism.
Article
Full-text available
El objetivo de esta investigación es analizar las teorías, elementos y modelos de la procrastinación en el contexto de los estilos negativos de aprendizaje, del bajo rendimiento académico, la falta de resolución de conflictos, la indebida toma de decisiones, y la postergación de la realización de las actividades; factores que debilitan de diversas maneras al proceso educativo. En este sentido, el análisis de las teorías, los elementos y los modelos de la procrastinación permiten conocer y abordar los problemas que ella genera en los estudiantes, cuyas consecuencias son multidimensionales.
Article
El objetivo del artículo es analizar las perspectivas actuales sobre el concepto de procrastinación, los tipos y modelos teóricos que respaldan a la variable en mencionada. Se revisó metódicamente las fuentes bibliográficas sobre la variable; asimismo se eligieron artículos, reportes de investigación y estudios psicométricos de diferentes revistas científicas de psicología y ciencias sociales indexadas en bases de datos electrónicas a nivel nacional e internacional. Los resultados muestran múltiples acepciones para definir con exactitud el significado de la procrastinación, los tipos de procrastinación, sus modelos teóricos y estrategias de prevención en el ámbito educativo. Finalmente, se concluye que a través de una sustanciosa revisión teórica se obtuvo un concepto actual para la comprensión de la variable en estudio.
Article
Full-text available
A recurring problem for personalized systems of instruction has been student procrastination. Self-pacing often results in incompleted coursework and puts a strain on course management. Instructor-paced systems can be aversive and often fail to consider individual students. In this investigation, procedures were designed to combine both student- and instructor-paced systems. To reduce procrastination, a weekly point system for each unit of coursework was instituted; it was flexible enough to allow students to move ahead or to catch up if they fell behind. Under this system, a total of 268 undergraduates paced themselves evenly through course material over 2 different semesters, whereas the 92 Ss in the self-paced version procrastinated. The imposition of pacing contingencies resulted in no deleterious effects on student achievement, withdrawals, or course evaluations. Discussion focuses on the need to properly analyze the conditions, both historical and current, that influence self-pacing behavior. (26 ref) (PsycINFO Database Record (c) 2012 APA, all rights reserved)
Enfoque teórico de la terapia racional emotivo-conductual
  • A Ellis
Ellis, A. (1999) Una terapia breve más profunda y duradera. Enfoque teórico de la terapia racional emotivo-conductual. Editorial Paidós.