ArticlePDF Available

Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación de la escritora en Colombia durante el siglo XIX | [Josefa Acevedo de Gomez: from the Wish of the Script to the Processes of Legitimization of the Author in Colombia during The 19th Century]

Authors:

Abstract

En este ensayo se revisan dos aspectos de la carrera escrituraria de la colombiana Josefa Acevedo de Gómez (1803-1861). En primer lugar, el deseo de escritura presente desde su niñez y que entra en conflicto con el modelo de mujer republicana, al cual está socialmente sometida. En segundo lugar, se abordan las estrategias de legitimación de la obra de la autora, las cuales se fundamentan en su injerencia en asuntos de carácter político. Finalmente se demuestra de qué manera la escritora juega con las disposiciones de la época concernientes al género femenino y logra inmiscuirse en el ámbito público a través de su pluma. | This paper studies two aspects of the writing of the Colombian author Josefa Acevedo de Gómez (1803-1861). The first aspect is the desire to write appeared in Acevedo's childhood and her conflicts with the model of Republican Women, which is socially subjugated. The second aspect is the strategy of legitimizing her literary work, which are based on its interference in political issues. Finally this text shows how Acevedo de Gómez uses strategically the conditions of her time, concerning the female, and she appears on the political scene.
REVISTA CHILENA DE LITERATURA
Abril 2014, Número 86, 7-29
JOSEFA ACEVEDO DE GÓMEZ: DEL DESEO
DE ESCRITURA A LOS PROCESOS DE LEGITIMACIÓN
DE LA ESCRITORA EN COLOMBIA DURANTE
EL SIGLO XIX1
Ana María Agudelo Ochoa
Universidad de Antioquia
ana.agudelo@gmail.com
“Los hombres miran como su patrimonio el templo de Minerva y si
entráis en él, os castigarán cruelmente esta usurpación. Os quieren
ilustradas, pero no literatas”.
Josefa Acevedo de Gómez
RESUMEN / ABSTRACT
En este ensayo se revisan dos aspectos de la carrera escrituraria de la colombiana Josefa Acevedo
de Gómez (1803-1861). En primer lugar, el deseo de escritura presente desde su niñez y que
entra en conicto con el modelo de mujer republicana, al cual está socialmente sometida. En
segundo lugar, se abordan las estrategias de legitimación de la obra de la autora, las cuales se
fundamentan en su injerencia en asuntos de carácter político. Finalmente se demuestra de qué
manera la escritora juega con las disposiciones de la época concernientes al género femenino
y logra inmiscuirse en el ámbito público a través de su pluma.
1
Este artículo se deriva de los proyectos de investigación Devenir escritora. Nacimiento
y formación de las narradoras colombianas en el siglo XIX (1840-1870) y Formas históricas
del intelectual colombiano. Una reconstrucción a partir de la prensa literaria (1850-1900),
este último ejecutado con recursos de la Convocatoria de proyectos de investigación de
Ciencias Sociales, Humanidades y Artes 2012, nanciada por el Comité para el Desarrollo
de la Investigación (CODI) de la Universidad de Antioquia; se inscribe en el marco de la
Estrategia de sostenibilidad para grupos de investigación CODI 2013-2014.
8 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
PALABRAS CLAVE: Josefa Acevedo de Gómez; literatura colombiana del siglo XIX; literatura
escrita por mujeres.
AbstrAct: This paper studies two aspects of the writing of the Colombian author Josefa
Acevedo de Gómez (1803-1861). The rst aspect is the desire to write appeared in Acevedo´s
childhood and her conicts with the model of Republican Women, which is socially subjugated.
The second aspect is the strategy of legitimizing her literary work, which are based on its
interference in political issues. Finally this text shows how Acevedo de Gómez uses strategically
the conditions of her time, concerning the female, and she appears on the political scene.
Key words: Josefa Acevedo de Gómez; Colombian Literature of the 19th century; women’s
writing.
I. EL DESEO DE ESCRITURA
Josefa Acevedo de Gómez nace el 23 de enero de 1803 y su vida discurre
a la par del movimiento independentista y el consiguiente surgimiento del
Estado-nación colombiano, en un contexto caracterizado por la inestabilidad
administrativa, los problemas económicos derivados del proceso de
emancipación y la imperiosa necesidad de construir una identidad nacional.
Como bien señala Guerra (2003), un rasgo común entre las recién conformadas
naciones hispanoamericanas es precisamente que no son fruto de movimientos
nacionalistas previos a los procesos independentistas y como consecuencia no
se apoyan en una identidad colectiva –entendida como construcción cultural
que implica una identidad política y una identidad cultural (186-187)–. La
autora crece en el seno de una respetada familia de pensamiento liberal, que
goza de buena posición en la sociedad colonial, sobresaliente en el ámbito
intelectual, participante activa de la vida política y protagonista del movimiento
de emancipación; poseedora, además, de un capital económico importante.
El padre de la escritora, José Acevedo y Gómez, descendiente de familia
criolla ilustre, cursa estudios en el Colegio el Rosario –notable centro educativo
fundado en 1653, donde se formó buena parte de la clase letrada de la Colombia
decimonónica– y pertenece a un grupo de intelectuales inspirados por la
Revolución francesa y la independencia de Estados Unidos. Se trata de un
líder revolucionario reconocido por su elocuencia y capacidad de persuasión,
quien hace fortuna por cuenta de su actividad comercial, ocupa cargos en
la esfera pública como Procurador General y Regidor Perpetuo del Cabildo
de Santafé, en 1808. Conocido como Tribuno del pueblo por su capacidad
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 9
para encender con su excelente oratoria los ánimos del pueblo, llega a ser
tildado por el virrey Antonio Amar y Borbón como “un criollo peligroso
para el gobierno español” (Martínez, Josefa Acevedo, Ocampo). Es dueño
de una impresionante biblioteca y lector de los clásicos griegos y latinos y
de autores españoles. De sus habilidades con la pluma queda constancia en
algunas misivas y relaciones que hace respecto de los acontecimientos que
llevaron a la Independencia2.
Por su parte, la madre de Acevedo de Gómez, Catalina Tejada, es una
mujer de cultura excepcional para la época, preocupada por dar una buena
formación a sus hijos, quien al quedar viuda se da a la tarea de inculcar en
los pequeños “las ideas nobles, desinteresadas i liberales que animaron a su
esposo” (Acevedo y Acevedo)3.
Desde pequeña, aora en Acevedo el deseo de escritura: “Amaba la
poesía y todas las cciones de la imaginación, y á los doce años, sin saber
escribir todavía, componía versos, casi todos lúgubres” (Acevedo de Gómez,
Autobiografía 332), arma en su nota autobiográca escrita poco antes
de morir4. Asimismo en su juventud, la autora es seducida por la lectura,
actividad habitual para ella: “Leí novelas de amor en mi juventud, y creí en
el ridículo amor de las novelas. Deseaba ser heroína; pero mi genio tímido,
mis irresoluciones y mi mala gura me preservaron de aquella desgracia”
(Autobiografía 332). En la misma nota autobiográca referida antes, la autora
narra un episodio de su adolescencia, que tal vez constituya el primer asomo
de legitimación de su impulso escriturario:
2 Ver: “Historia del 20 de julio de 1810”, carta dirigida a Carlos Montúfar; “Ocio
acerca de la reunión del Cabildo de la Prov. de Tunja con motivo de los sucesos ocurridos
en Samaná”; “Relación de lo que executó el M.I.C. justicia y regimiento de la M.N. y M.L.
ciudad de Santafé de Bogotá, capital del Nuevo Reyno de Granada, para solemnizar el acto
de la augusta proclamación que hizo dicha ciudad del Señor Don Fernando VII por Rey de
España e Indias el día 11 de setiembre de 1808”. Documentos que reposan en la Biblioteca
Luis Ángel Arango (Bogotá) y la Biblioteca Nacional (Bogotá).
3 En este artículo se mantiene la ortografía de las fuentes citadas.
4 Esta nota autobiográca, escrita en 1861 por Acevedo de Gómez, cuando sentía
cercana la muerte debido a una penosa enfermedad, fue publicada por primera vez en 1910
por su nieto Adolfo León Gómez, como parte de la obra El tribuno de 1810, que recoge
documentos acerca de José Acevedo y Gómez, padre de la escritora. La nota aparece publicada
por segunda vez acompañada del breve estudio “Autobiograsmo post mórtem en Josefa
Acevedo de Gómez” (Agudelo).
10 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
Yo busqué pues aplausos extraños. Tenía diez y seis años cuando
hice la pintura lamentable de una emigración. Estaba contenta de
mi obra, y se la mostré á un doctor que entraba á casa con alguna
franqueza. La leyó y me dijo al devolvérmela: “Pepita, usted va á
ser un asombro”. Esta frase me llenó de satisfacción y orgullo y me
decidió por la literatura (Autobiografía 333).
Pero es en el contexto del periodo de las retaliaciones de la monarquía
española contra los ideólogos de la revolución de 1810, durante el cual se
da la muerte de su padre y de otros hombres conocidos por la joven, cuando
se intensica la vena artística de la joven escritora:
Entonces mi sensibilidad se avivó […] Escribía sobre estos sucesos
rasgos sentimentales y elegías profundamente tristes; llevaba una
especie de diario de las tiranías de los expedicionarios, y las pintaba
con todos sus horrores (Autobiografía 333).
Infortunadamente no se han conservado los escritos referidos por Acevedo
de Gómez en estas líneas. Pese a ello, las mismas señalan una temática
que atravesará su producción: la Independencia, evento gracias al cual es
posible iniciar un proyecto de nación y que “marca el punto de partida para
lograr el progreso i felicidad de estas ricas comarcas” (Acevedo de Gómez,
Cuadros149). Catalina Tejada, madre de la entonces joven escritora, reprueba
los textos escritos por su hija en medio del dolor que genera la desaparición
del padre, lo cual mortica a la joven. También en su nota autobiográca,
Acevedo de Gómez reere la relación problemática con su madre; la autora
no solo siente que la mujer reprueba su inclinación literaria, sino que no la
quiere como a sus otros hijos:
Mi madre manifestaba que prefería a mis hermanos, y á pesar de
su deseo de parecer imparcial, yo veía esta preferencia, que no me
aigía, porque no era envidiosa, pero que me arraigaba más y más a
mis inclinaciones solitarias y mi genio brusco (Autobiografía 333).
Acevedo de Gómez construye una imagen de su madre como mujer severa,
encargada de su educación moral y “mujeril”. Pero nunca expresa su amor
hacia ella como lo hace hacia su padre. Incluso en la nota autobiográca la
gura de la madre se diluye, no se relata su muerte ni lo que la misma signicó
para la escritora. Por el contrario, la muerte del padre constituye una gran
pérdida y se asocia a la exacerbación emocional que acompaña la inspiración.
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 11
Cabe anotar en este punto que en el diario de la escritora cubano-española
Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873), contemporánea de Acevedo de
Gómez, se perciben elementos similares: profundo amor y admiración por el
padre, cierta tensión con la madre, ación por la lectura desde la niñez y un
carácter que la diferenció del común de las niñas. Respecto de la lectura, las
impresiones de Gómez de Avellaneda son cercanas a las de la colombiana,
en ambas la cción desata los propios sentimientos románticos:
Más tarde, la lectura de novelas, poesías y comedias, llegó a ser nuestra
pasión dominante. Mamá nos reñía algunas veces porque, siendo ya
grandecitas, descuidáramos tanto nuestros adornos, y huyéramos de
la sociedad como salvajes. Porque nuestro mayor placer era estar
encerradas en el cuarto de los libros, leyendo nuestras novelas favoritas
y llorando las desgracias de aquellos héroes imaginarios, a quienes
tanto queríamos (Gómez de Avellaneda, en línea).
La gura del padre no representa conictos para Gómez de Avellaneda.
Como señala Catelli:
La gura del padre no ofrece conictos intrínsecos[…] El padre
es presentado como alguien íntegramente semejante a aquello que
se parece, a su exterioridad y, por si fuera poco, sus virtudes están
dadas desde siempre […] Era noble, intrépido, veraz, generoso e
incorruptible en su hogar (352-355).
Algo similar ocurre en el caso de Acevedo de Gómez. El padre es un modelo,
una gura a seguir, un valeroso patriota y ciudadano modelo: es inspirador.
Tanto que la autora escribe su biografía. El hombre era muy cariñoso con su
hija, le permite experimentar con la pluma, pero se burla de las tempranas
composiciones de la autora, así lo reere ella misma:
Mi padre elogiaba mis poesías porque me amaba con predilección;
pero después se burlaba de ellas en mi presencia, lo que necesariamente
producía mal efecto. Mi hermano mayor, joven de juicio, grandes
talentos y poeta él mismo, las parodiaba haciendo entrar en ellas
algunos rasgos de mi persona. Esto me humillaba, me causaba mal
humor y hacía más bruscos mis modales (Autobiografía 332).
La madre, por su parte, no aprobaba tales inclinaciones literarias, como se
ha señalado, pues había formado a su hija en el marco de las convenciones
de la época. De ella recibía, según la misma autora:
12 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
Muchas lecciones de moral, buenos ejemplos, la educación mujeril
necesaria para gobernar una casa con economía, aseo y orden, las más
tocantes advertencias é instrucciones sobre nuestra santa Religión,
y mil preceptos, consejos y amonestaciones que frecuentemente he
olvidado en la hora precisa de ponerlos en práctica (Autobiografía
331-332).
Durante la niñez y adolescencia, la escritura es avivada en Acevedo de
Gómez por las ensoñaciones sentimentales, los infortunios familiares por
motivos políticos y patrióticos y la tristeza que produce la autoconsciencia
de la propia fealdad. La autora se describe así:
Fui pequeña de cuerpo y mal proporcionada; ojos sin expresión;
frente blanca y espaciosa; boca desairada; pelo castaño y lacio; tez
blanca y rosada; brazos cortos y bien hechos; cuello blanco y de
graciosa forma; manos y pies pequeños pero feos; dientes blancos,
grandes, desiguales y de mala calidad, pues a los treinta y tres años
ya se habían caído todos; talle corto y grueso, y en n, un todo que
sin ser muy fea, no llama la atención de nadie ni podría procurar á
mis oídos las dulzuras de la galantería. Mis modales en la juventud
fueron agrestes (porque era sentimental sin ser bella, y esto me hacía
huraña y tímida) (Autobiografía 333-334).
La descripción es interesante porque revela que el carácter sentimental se
asocia a las mujeres bellas, mientras que los mismos rasgos de carácter en
una mujer poco agraciada denotan tosquedad. El aspecto físico al parecer
determina la relación de la joven con los hombres de su edad; en consecuencia
el aspecto sentimental causa decepciones:
Yo deseaba ser amada y me guraba que un joven á quien veía por
anteojo era muy querido; pero si el mudaba de vestido, ya yo no lo
conocía, lo que prueba que mi imaginación, extraviada por la lectura
de novelas, era la que me hacía anhelar por sentimientos prematuros
[…] Sufrí pesares fantásticos y escribí versos desesperados que por
fortuna nadie vio (Autobiografía 333-334).
Tal entrecruzamiento de la literatura con sus propias vivencias sentimentales,
tan desafortunadas, radican en la concepción acerca de la novela que tiene
Acevedo de Gómez, como género dañino, causante de las ensoñaciones que le
causan tanto pesar. Postura generalizada en la época y que desata constantes
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 13
advertencias por parte de estamentos como la Iglesia, que asegura que la
lectura de novelas corrompe las débiles mentes de las mujeres.
Pese a los infortunios sentimentales de juventud, en 1822 Acevedo de
Gómez contrae matrimonio con Diego Fernando Gómez, primo de su padre,
con quien tiene dos hijas, Amalia y Rosa; además, reconoce como propio un
hijo de Gómez que al momento contaba con cinco años de edad. El esposo
es abogado notable, formado en el Colegio del Rosario, quien además de
participar en la gesta independentista, ocupa importantes cargos entre los que se
cuentan Diputado al Congreso de las Provincias Unidas en 1816, Gobernador
de El Socorro en 1819, Senador en 1824 y Magistrado de la Corte Suprema
de Justicia en 1827. Este hombre se interesa por la formación intelectual de su
esposa, a quien instruye en gramática, geografía, aritmética, historia, francés,
asimismo guía su lectura mediante “obras serias y escogidas” (Caicedo 327).
Acerca de la relación con su esposo, la autora señala: “Su superioridad me
imponía, y él hacía de ella un noble uso, tratando de instruirme y de hacer de
mí una compañera inteligente y juiciosa” (Acevedo de Gómez, Autobiografía
334). La relación con su esposo distaba de los ideales novelescos que muy
seguramente inundaban la mente de la autora, quien no estaba enamorada
de Gómez cuando contrajo nupcias con él:
En aquella sazón un primo hermano de mi padre, hombre de talento,
conocido mérito y grandes esperanzas me propuso casamiento. Aunque
diez ocho años mayor que yo y padre de un chiquillo que debía vivir
con nosotros, yo acepté. Ni él ni yo teníamos amor. El me estimaba
y deseaba establecerse; yo agradecí su franqueza, correspondía su
estimulación y quería ser jefe de familia (Autobiografía 334).
Aunque es indiscutible que las relaciones intelectuales con el padre y con
el esposo marcarían a Acevedo de Gómez, es importante señalar que tales
vínculos constituyen al mismo tiempo una estrategia de control patriarcal
a través de la iniciación, que se solapa tras la gura del tutor masculino.
No obstante, la escritora logra llevar adelante su proyecto creador aun
después de la temprana muerte del padre y de la separación de su esposo.
Es precisamente cuando asume una vida solitaria, sin pareja y sin un padre
o esposo proveedores, que se concentra en su carrera. Así, logra superar a
ambas guras masculinas en el ámbito de las letras.
Además de las anotaciones respecto de la escritura dispersas a lo largo
de su nota autobiográca, Acevedo de Gómez lanza comentarios sobre su
14 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
relación con las letras en algunas de sus otras obras. En Tratado de economía
doméstica se reere a los motivos que la impulsan a escribir:
Debo advertir que no es el deseo de adquirir reputación literaria
el que me ha puesto la pluma en la mano. Una voluntad decidida
por comunicar a las damas lo que me parece útil, i la necesidad de
aumentar en lo posible los medios de subsistencia, son las causas
únicas que me han determinado a escribir (Tratado, p. i).
Tal declaración de principios marca el camino que se impone como escritora,
no solo en la vía de una responsabilidad con un público especíco, sino la
consciencia de un ocio; puesto que la autora encuentra en la escritura una
posibilidad económica. En la “Introducción i dedicatoria” que abre Cuadros
de la vida privada de algunos granadinos para instrucción i divertimento
de los curiosos (1861)indica que desea escribir para hacer oposición a un
periódico satírico que circula en el momento (Cuadros viii). En el mismo
texto reere un diálogo que sostiene con su hermano, donde le expresa su
preocupación de que la obra no sea leída y por lo mismo pierda los costos
de la impresión, de lo cual se deduce que le preocupa el aspecto económico:
“Me detiene una cosa, contesté, i es, que si escribo en este sentido casi nadie
me leerá […] i perderia los costos de la impresion de mi obra, lo cual, como
soy pobre, no es poco para mí” (Cuadros viii).
A pesar de la falta de formación literaria, de los miembros de su familia
es Josefa la pluma más prolíca y la única que se adentra en el campo de
la cción. A los veinte años ya había compuesto varios poemas, entre ellos
“Una tumba en los Andaquíes”5, en el cual hace referencia a las condiciones
del nal de la vida de su padre, quien huyendo de las represalias del gobierno
5
Hubo un tiempo muy grato á mi memoria/ Cuando á mi tierno padre acompañaba,/
Y que él con sus caricias me llenaba/ De gratitud, de complacencia y gloria.// Mas pasó cual la
rápida centella/ Que surca el aire con brillante vuelo;/ Su alma feliz habita el alto cielo,/ Y del
mundo se borra hasta su huella.// Su nombre y sus riquezas se acabaron./ ¡ Nada me resta de
él sobre la tierra!/ ¡ Ni la urna funeral donde se encierra/ La ceniza de aquellos que naron!//
Esa arboleda enmarañada, espesa,/ Que crece en la montaña silenciosa,/ Cubre la tumba donde
en paz reposa/ Cubierto de hojarascas y maleza.// Su cadáver, que un hijo desolado/ Cubrió
de tierra, llanto y oraciones,/ Lejos de tumultuosas poblaciones/ No será por los hombres
profanado.// Nunca sobre el sepulcro solitario/ El rastro se estampó de paso humano:/ Jamás
del hombre codiciosa mano/ Sembró sobre este suelo funerario.// No hay monumento, ni
inscripción, ni losa/ Do se eternice vanidad mundana,/ Pues que la omnipotencia soberana/
Cubrirlo quiso de una selva umbrosa.// Tan sólo se descubre en la enramada/ Una cruz de
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 15
español en contra de los revolucionarios que encabezan los eventos del 20 de
julio de 1810 debe pasar los últimos meses de su vida en la inhóspita región
de los Andaquíes, donde muere y es enterrado. Esta temática marcaría una
constante en la autora: el uso de las referencias biográcas, autobiográcas
e históricas en su obra.
No hay información que permita armar que la autora haya asistido a
tertulias, salones o cenáculos, lo cual daría cuenta de su participación en este
tipo de espacios de sociabilidad literaria. Algunas de sus reexiones acerca
de los usos e imposiciones de la vida social de su época la muestran como
una mujer reacia a participar de los “rituales” sociales propios de su sexo:
Yo he sido […] incapaz de aprender las artes del agrado y los modales
de la sociedad distinguida” (Autobiografía 335). “Le doy gracias
á Dios porque me ha hecho conocer tántas personas estimables y
virtuosas en la sociedad que he frecuentado, que no ha sido muy
extensa6 (Fragmentos 339).
Acevedo de Gómez igualmente señala su aparente gusto por una vida retirada
del centro urbano; de hecho la mayor parte de su vida la escritora vivió en
las haciendas El Chocho y El Retiro: “Le doy gracias [a Dios] porque me ha
concedido vivir largos años fuéra de las grandes poblaciones, especialmente
de Bogotá” (Fragmentos 339). Algunos apartes de su discurso presentan a una
mujer que opta por alejarse de las exigencias y usos de la sociedad capitalina y
que opta por la austeridad. Aunque no todo es humildad: la escritora atribuye
al aislamiento la posibilidad de dedicarse a la escritura:
He empleado en esto [la escritura] aquellos ratos perdidos que otras
mujeres dan á la sociedad de que casi siempre he estado separada, ó
los dedican al cultivo de las artes de agrado i de habilidades que yo
nunca he poseído (Advertencia s.p.).
Esta autoconsciencia del lugar privilegiado de la mujer letrada es el refugio
o defensa discursiva de muchas autoras del siglo XIX que utilizan diversos
modos de la retórica de la humildad para armarse en el ámbito público.
Incluso en las obras de la autora, sobre todo en las de carácter autobiográco,
madera ya destruida,/ Y el ángel compañero de su vida/ Vela sobre su tumba abandonada.///
(Una tumba s.p.).
6 Énfasis añadido.
16 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
se descubre que Acevedo de Gómez sí participa activamente de la vida social
y política de la época, y que los modos de intervención corren por cuenta
de los espacios de sociabilidad cultural y política en la que está inmersa, y
gracias a los cuales logra su legitimación como escritora.
Pese a la supuesta subordinación del impulso escriturario a las funciones
asociadas a su género, Acevedo de Gómez logra desarrollar un proyecto creador
y consigue la legitimación en su momento. El acervo de su obra publicada
constituye prueba irrebatible de la solidez del primero. En 1844 aparece uno
de sus primeros libros, un manual de formación titulado Ensayo sobre los
deberes de los casados, obra que publica gracias al apoyo económico de su
sobrina Dolores Neira7; en 1848 publica el segundo manual, Tratado sobre
economía doméstica para el uso de las madres de familia; en 1854 aparecen
Poesías de una granadina y la Biografía del doctor Diego Fernando Gómez;
en 1857 publica Oráculo de las ores y de las frutas; en 1860, Recuerdos
nacionales. José Acevedo y Gómez; en 1861 (año de su muerte) aparece
Cuadros de la vida privada de algunos granadinos. También hacen parte de
su obra publicada Las damas de Bogotá al general Moreno, con ocasión del
restablecimiento del gobierno legítimo en mayo de 18318 y la Biografía del
teniente coronel Alfonso Acevedo Tejada.
En cuanto a la obra inédita, es asimismo copiosa. Adolfo León Gómez
advierte sobre la existencia deDiario, la comedia La coqueta burlada,
Catecismo republicano y Mis ideas (Josefa Acevedo 325), información repetida
por críticos posteriores, y a la que se suma la supuesta existencia de otras
asimismo inéditas: En busca de almas, Mal de novios; las biografías de Luis
Vargas Tejada y Vicente Azuero (Rodríguez, Josefa Acevedoy Bibliografía;
Martínez, Acevedo de Gómez). Varios críticos e historiadores de la literatura
colombiana insisten en la existencia del diario del que habla León Gómez,
texto que podría ofrecer datos acerca de la formación de la autora (Luque,
Aristizábal, Martínez, Acevedo de Gómez y Rodríguez, Josefa Acevedo)
–Rodríguez incluso llega a armar que la autora “se aleja del lente público y
escribe impresiones personales de sus circunstancias como mujer de su época”
7 Como agradecimiento a este apoyo pecuniario, Acevedo de Gómez le dedica a su
sobrina su siguiente ensayo de formación, Tratado sobre economía doméstica.
8
Es importante señalar en este punto que ni Josefa Acevedo en su nota autobiográca
(Autobiografía) ni su nieto Adolfo León Gómez (El tribuno de 1810) mencionan la publicación
de dicho documento, el cual es referido por las investigadoras Jaramillo y otras (1991),
Rodríguez (Bibliografía) y Martínez (María Josefa).
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 17
(Josefa Acevedo115)– mas ninguno de tales estudiosos aporta información
acerca de la ubicación del mismo. Luque y Caicedo también mencionan un
folleto intitulado Mis ideas, aunque no ofrecen datos de ubicación. En la nota
autobiográca, la misma Acevedo de Gómez enumera sus obras:
He escrito un tratado sobre los deberes de los casados, que me parece
bueno; cuatro biografías (fuera de esta), en que he procurado honrar
con la verdad; un tratado de Economía doméstica, apenas pasable;
algunas poesías buenas; muchas medianas y muchas más detestables,
pero ninguna inmoral. He trabajado varios artículos de periódicos
que no enumero, pero que juzgados obra de otros escritores, han sido
aplaudidos por hombres de mérito, causándome eso tal placer, que
casi he dejado el incognito para recoger mis laureles. Escribí Los
quince días de Alberto en Madrid, para N. Gómez que hoy me parece
que no me estima; un tratado sobre La Benecencia, dedicado á mí
querido hermano José; los Cuadros sobre la vida privada, dedicados
al mismo; muchos romances y un drama que están aún inéditos y
cuyo mérito debe ser poco. Tengo otros muchos manuscritos, como
El Desagravio, El Panorama, una pieza dramática sobre un asunto
quiteño, las Meditaciones sobre la Pasión y La Pola. Pero creo que
todo irá al fuego (Autobiografía 335-336).
Toda esta información da cuenta de una obra copiosa que tuvo que exigir largos
periodos de dedicación a las letras, lo cual implica una postura innovadora
acerca de la relación de la mujer con la escritura. Cabe resaltar la extrema
autoconsciencia crítica de este texto; Acevedo de Gómez no solo lista sus
obras y reconoce su autoría, sino que evalúa su producción. Parece estar
especialmente complacida con las biografías y algunas poesías, géneros a
los que se circunscriben la mayor parte de sus obras editadas y en la línea de
lo permitido a las mujeres que optan por la pluma. Caso contrario el de las
obras de carácter narrativo, los romances y las piezas teatrales, que sucumben
a los deseos de ocultamiento de la escritora.
ESTRATEGIAS DE LEGITIMACIÓN
En cada época, una serie de instituciones que detentan la autoridad determinan
las formas culturalmente apropiadas de comportamiento masculino y femenino,
es decir, sustentan un sistema de géneros normativizado que delimita las
18 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
fronteras del actuar social (Conway et al. 169), sistema que afecta tanto el
inconsciente cultural y el habitus de los artistas, como el orden simbólico9.
De la mujer republicana se espera una total dedicación al hogar, a sus labores
como madre y esposa. Cualquier incursión en el espacio público debe ser
una derivación de tales funciones, de ahí que la enseñanza y la caridad sean
actividades permitidas.
A pesar de este panorama, en la modernidad aparecen las grietas del
modelo y la mujer decimonónica colombiana participa de la vida política
y cultural; a través de la literatura le es posible adoptar públicamente las
posiciones de lectora y escritora. El impulso de la prensa le abre espacios
para desenvolverse en ambas actividades, de esta manera la escritura es un
medio por el cual las mujeres aportan a la construcción de la nación: “The
pen, not the sword, was her patriotic contribution. In this way she situated
herself as the good republican mother, wife and sister, the shaper of cultural
memory, the chronicler of the patriots’ feats, and the means by which they
were commemorated for posterity”
10
(Davies, p. x). No obstante, las temáticas
y formas discursivas están controladas. La escritora ha de ocuparse de temas
relacionados con la vida familiar, lo amoroso y lo íntimo, debe evitar temas
masculinos, esto es, del orden público (Mataix 24).
En este contexto, resalta el caso de la escritora colombiana Josefa Acevedo
de Gómez, quien constituye un caso de mujer que logra entrar en la dinámica
de las luchas que se libran en el ámbito intelectual a través de la escritura;
cuyos proyecto creador y aporte en materia de capital simbólico abonan el
terreno a autoras posteriores. Pese a las restricciones para inmiscuirse en
política que son impuestas a las mujeres republicanas, la conguración de
9 El habitus es denido por Bourdieu como: “Estructura estructurante, que organiza
las prácticas y la percepción de las prácticas [...] es también estructura estructurada: el principio
del mundo social es a su vez producto de la incorporación de la división de clases sociales. [...]
Sistema de esquemas generadores de prácticas que expresa de forma sistémica la necesidad y
las libertades inherentes a la condición de clase y la diferencia constitutiva de la posición, el
habitus aprehende las diferencias de condición, que retiene bajo la forma de diferencias entre
unas prácticas enclasadas y enclasantes (como productos del habitus), según unos principios de
diferenciación que, al ser a su vez producto de estas diferencias, son objetivamente atribuidos
a éstas y tienden por consiguiente a percibirlas como naturales (170-171).
10
“La pluma, no la espada, fue su contribución patriótica. En este sentido ella se sitúa
a sí misma como la buena madre, esposa y hermana republicana, la modeladora de la memoria
cultural, la cronista de las hazañas patrióticas, y el medio por cual éstos fueron conmemorados
en la posteridad”. Traducción de la autora.
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 19
Acevedo de Gómez precisamente como sujeto político es determinante en
la conguración de su posición autorial. La pugna entre el modelo de mujer
republicana y el deseo de escritura –estrategia que conduce a la guración
política– quedan ilustrados por la misma Acevedo de Gómez cuando describe,
en uno de sus textos, la jerarquía de sus funciones, donde la vida familiar está
aparentemente por encima de las inclinaciones literarias, discurso comprensible
en el marco de las exigencias sociales en materia de género:
El cuidado de la propiedad de mi esposo, la crianza y educación
de mis hijas, la formación de ese verjel que hoy produce tan ricos
frutos, la vigilancia sobre toda la familia y la benecencia con los
pobres ocuparon casi todos mis días. Por la noche leía y escribía
algo de las obritas que he publicado después (Acevedo de Gómez,
Autobiografía 334-335).
Los temas y problemas abordados en sus obras, la publicación de las mismas
en periódicos y libros prueban que participa de la lucha por un lugar en
el naciente campo literario colombiano. Visto desde la perspectiva de los
temas que le interesan, es de subrayar que si bien aborda los motivos del
matrimonio, el rol social de la mujer y la religiosidad, también se atreve con
temas transgresores y que dan cuenta de que es consciente de la problemática
social de la época: el cuestionamiento que hace al marcado sistema de clases
sociales, cuando trata el problema de las clases menos favorecidas; su crítica
al sistema de reclutamiento, un asunto de varones; su interés por temas
políticos, como defensora de la causa independentista con una postura crítica
clara acerca del sistema colonial; su abordaje de asuntos históricos, como
el caso de la vida de su padre, y su interés por mostrar otras razas en sus
obras. Podría aducirse que el sentimiento de caridad religiosa y el amor a su
familia subyacen al interés por tales temas, tal vez así sea, pero es innegable
que hay una postura crítica frente a las problemáticas sociales del momento
que ella trata de solucionar por la vía del proyecto civilizador, apegándose
en ciertos aspectos al modelo conservador.
El periodo de mayor publicación y recepción de Acevedo de Gómez
coincide con buena parte de la denominada “hegemonía liberal”, que se
extiende de 1849 a 1880, con su modelo defensor de la separación de poderes
y el voto popular, entre cuyos objetivos se cuenta el desmonte del Estado
colonial, la libertad de expresión y pensamiento, la igualdad de todos los
hombres ante la ley y la limitación del poder de la Iglesia. El ambiente liberal
en la esfera del poder sumado a iniciativas del periodismo genera un espacio
20 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
estimulante para el ejercicio de la lectura y el cultivo de la escritura por parte
de las mujeres. Aunque también se vive en medio de un clima de disputa
entre partidos políticos y una clase popular trabajadora que pugna por hacer
realidad la promesa de igualdad que se defendía en el discurso emancipador.
Trabajos recientes en el ámbito hispanoamericano se detienen en el
fenómeno de formación y legitimación de las escritoras del siglo XIX;
Graciela Batticoure, por ejemplo, se concentra en los casos de Mariquita
Sánchez, Eduarda Mansilla y Juana Manuela Gorriti. Batticuore demuestra
cómo la red de relaciones en los ámbitos político y cultural son determinantes
en los procesos de legitimación de estas tres autoras. En el caso concreto de
Colombia, Josefa de Gómez (1803-1861) juega un papel fundamental tanto
en las dinámicas de sociabilidad de su época, entendida en el marco del
“deseo de civilización”, como precursora de la profesionalización del ocio
de escritora en el país, circunstancia a la cual contribuye denitivamente su
posición en los entramados social y político de buena parte del siglo XIX
colombiano.
Documentos y obras de Josefa Acevedo de Gómez confirman que
mantiene contacto permanente con personalidades de la vida política de su
época. Notables personajes de la esfera pública neogranadina frecuentaban
el hogar de los Gómez Tejada, de ahí que la autora tuviera la oportunidad
de cultivar amistad con escritores y políticos de la época, entre quienes se
cuentan Runo Cuervo11, Luis Vargas Tejada12, Juan Francisco Arganil “y
otras personas instruidas que […] sirvieron de favorable estímulo a su genio
y ayudaron a formar en ella el gusto por el cultivo de las letras en los días de
su juventud” (Caicedo 326-327). En su testamento agradece a los amigos que
la acompañaron a lo largo de su vida, menciona un listado de más de veinte
personas a quienes pide “honren mi memoria pronunciando una palabra
11 (1801-1853). Político y periodista, vicepresidente de de la Nueva Granada de 1845
a 1849. Padre del lólogo Runo José Cuervo.
12 (1802-¿1829?). Escritor, político y dramaturgo, considerado el padre del teatro
cómico colombiano. A pesar de su pobre procedencia, logra una excelente formación: domina
varias lenguas, cultiva diversos géneros literarios, asimismo el periodismo. Participa en la
conspiración septembrina, atentado en contra de Simón Bolívar efectuado por un grupo de
opositores a las políticas dictatoriales del libertador. Como consecuencia, Vargas es perseguido
y debe huir. Muere muy joven, a los 27 años, al parecer tratando de cruzar un río en el Orinoco
con el n de desplazarse a Venezuela.
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 21
de favor en caso de que la maledicencia me persiga después de la muerte”
(Fragmentos 340). Las personalidades nombradas por la escritora son:
Anselmo Pineda,13 Januario Triana,14 F. de P. López, respetable
doctor M. Tobar […] los doctores Alfonso, Cárdenas, Martínez,
Blagborne, Quintero, Motta y M. Samper,15 […] los señores Belver,
Uribe, Maldonado, Liévanos […] mis amigas Paris, Bernal, Calcaño,
Hincapié, Merizalde, Acosta, Malos, Contreras, Cadenas, Benítez,
Manrique, I. Ricaurte, Alfonso, etc. etc. (Fragmentos 340).
La incursión de Acevedo de Gómez en política va más allá de las visitas de
algunas personalidades al hogar paterno y al propio, como mujer casada años
más tarde; de hecho, mantiene correspondencia con José Hilario López
16
, Tomás
Cipriano de Mosquera
17
, José de Obaldía, Anselmo Pineda y Runo Cuervo,
importantes guras políticas (León Gómez, El tribuno, Luque, Rodríguez,
Josefa Acevedo)
18
. Igualmente interesante es la relación de la escritora con los
principales implicados en la conspiración septembrina
19
. Entre los personajes
cercanos a la autora que participan del atentado se cuentan Luis Vargas Tejada,
Vicente Azuero y Francisco Arganil. De los dos primeros la autora escribe sus
13
(s.d.). Militar antioqueño cercano a José María Córdova. Ejerció como gobernador
de Panamá (1843).
14 (s.d.). Político y escritor. Ejerció como gobernador de la provincia de Tequendama
(1854-1855).
15 (1825-1899). Político y economista. Colaborador de una importante cantidad de
periódicos decimonónicos. Su legado en el estudio de la economía nacional es de resaltar.
16 (1798-1869) Militar y político liberal. Ejerce la presidencia del país entre 1849 y
1853.
17
(1798-1878). Político y militar de ideología liberal, ejerce la presidencia los periodos
1845 a 1849, 1861 a 1864 y de 1866 a 1867. Emite una serie de decretos que restringen el
poder de la Iglesia en el país.
18 Algunas cartas que prueban que la autora mantiene correspondencia con algunos
de estos personajes han sido reproducidas en El tribuno de 1810, de Adolfo León Gómez
(1910).
19 Atentado que se realiza en contra de Simón Bolívar el 25 de septiembre de 1828,
por un grupo de liberales inspirados en la Revolución francesa, como fruto del descontento
con la proclamación del libertador como jefe supremo del Estado. El grupo de opositores entra
a la fuerza en el Palacio Presidencial la noche del 25 de septiembre con el n de ajusticiar a
Bolívar, quien escapa por una ventana y logra salvarse.
22 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
biografías20. En cuanto a la interesante relación de Acevedo de Gómez con
Arganil, hay que señalar que este hombre, al parecer de nacionalidad francesa,
trató de vincularse a la actividad política del país, si bien fue menospreciado
por Bolívar y Santander. Jacobino declarado, instruye a la autora en asuntos
relativos a la Revolución francesa, en la cual estuvo implicado (Caicedo)21.
Según la historiadora Aída Martínez Carreño, Acevedo de Gómez escribe
“Retrato de J. F. Arganil” en 1839, mas no ofrece información acerca de la
localización del texto (María Josefa 46). Adolfo León Gómez se reere a la
relación entre ambos personajes:
La señora Acevedo fue una de las pocas personas que supieron á fondo
los secretos del misterioso personaje histórico que con el nombre
del doctor Francisco J. Arganil guró en este país después de haber
desempeñado importante papel en la revolución de Francia, su patria,
como se supo más tarde. Bastante tiempo vivió el doctor Arganil en la
hacienda El Chocho, del doctor Diego Fernando Gómez, y allí cultivó
estrecha amistad con él y con la señora Acevedo á quien conó todos
sus papeles; y era tal el cuidado de ella en conservarlos reservados,
que los llevaba consigo hasta en los viajes más cortos; y al acercarse
su muerte, no queriendo que por su culpa se descubriesen los graves
secretos conados á su lealtad, hizo quemar aquellos papeles en su
presencia (El tribuno 326).
La escritora comparte la ideología del liberalismo de primera mitad de siglo,
aquel fundamentado en los postulados de la Revolución Francesa, heredero
20
(1787-1844). Político y escritor neogranadino, ideólogo del liberalismo, partido del
cual es considerado precursor. Ocupa diversos cargos políticos a lo largo de su vida. Cercano
a Francisco de Paula Santander, se declara en contra de las políticas autoritarias de Simón
Bolívar. Una narración realizada por Josefa Acevedo de Gómez acerca de las vicisitudes que
enfrenta Azuero una vez exiliado como consecuencia de su participación en la conspiración
septembrina se encuentra incluida en Antología política (1981). El relato de Acevedo de Gómez,
fragmento de una misiva sin dato de fecha ni destinatario, muestra la facilidad de la autora para
la prosa, asimismo el sentimiento que la hermana con Azuero: “A tal punto de prescindencia
de las cosas públicas, no obstante su fervoroso, ardiente y nunca desmentido patriotismo, a
veces imprudente, lo redujeron las multiplicadas, odiosas y encarnizadas persecuciones que
se le hicieron” (Acevedo de Gómez, Narración 383).
21 Del curioso carácter de la relación entre ambos y del interés de la escritora por
temas cientícos da cuenta una anécdota bastante particular: en 1851 la autora pide el cráneo
de Juan Francisco Arganil, muerto en 1841, para estudiarlo con el mapa frenológico de Gall
(Eljaiek en línea).
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 23
de la Ilustración, sustento del ideario que guía el movimiento revolucionario,
el cual a su vez está fundado sobre el concepto de igualdad. Al respecto
señala Rocío Serrano, en su interesante ensayo “Los principios liberales en
la obra de Josefa Acevedo de Gómez”, que a través de sus textos, la escritora
promulga activamente principios liberales, pese a que en la época recae sobre
las mujeres la prohibición de participar en política (135). Entre las ideas que
deende se cuentan:
El hogar doméstico como empresa, educación de la familia por la
esposa, construcción del refugio doméstico, eliminación del fanatismo
religioso, rechazo a la milicia y a la pena de muerte, solidaridad y
caridad cristiana (137).
No obstante, como ya se ha dicho, discrepa del liberalismo que se consolida
como partido político en 1848 –cuando se funda el Partido Liberal Colombiano–,
aquel que deende a ultranza las libertades individuales, que separa los poderes
de Estado de los de la Iglesia, expulsa a los jesuitas, adopta el régimen federal
e introduce el matrimonio civil y el divorcio. Paradójicamente, a la fundación
del partido político antecede la Sociedad Filológica, de la que formaron
parte los principales vinculados a la conspiración septembrina. Varios de
estos hombres fueron familiares y amigos de la autora: Luis Vargas Tejada y
Francisco Arganil. En tal contexto navega Acevedo de Gómez, liberal y amiga
de un jacobino que tiene a la vez un profundo sentimiento religioso y critica
las tendencias liberales de mediados del siglo. De la extrema consciencia
política de la autora, da testimonio esta cita:
No sé si habré sido buena ó mala ciudadana, porque he amado y
profesado los principios liberales. Las leyes reformadoras de esta
última época no me han gustado todas; y entre las que me desagradaron,
unas fue por la forma y otras por la substancia. Las que me parecieron
buenas son en mi concepto decientes, y esto tal vez consiste en que
es más fácil criticar que legislar… (Autobiografía 337).
Ahora bien, pese a la solidez de su proyecto creador y a injerencia en
política, Acevedo de Gómez se muestra retóricamente indecisa en cuanto al
reconocimiento de la autoría de sus obras, temor que la impulsa en algunos
casos a esconderse tras el seudónimo –Una granadina, Una señora granadina
o a sus iniciales J. A. de G.– y también tras el anonimato. Tales formas de
protección de la identidad son muy comunes en Occidente durante el siglo
XIX, pues las mujeres temen exponer su nombre en público, dudan de la
24 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
calidad de su obra o se amilanan ante la crítica. Según relata la autora en su
nota autobiográca, solía publicar artículos en prensa sin mencionar su autoría,
los cuales “han sido aplaudidos por hombres de mérito, causándome esto tal
placer, que casi he dejado el incógnito para recoger mis laureles” (Acevedo
de Gómez, Autobiografía 335). En varios casos, se le pide autorización para
estampar su nombre en alguna edición de una de sus obras, que hasta el
momento ha aparecido anónima. Este fenómeno señala que la autora utiliza
la exhortación de los notables para reconocer su identidad como escritora.
Prueba de ello es la invitación que le extiende el vicepresidente José de Obaldía
para que admita como propio nada menos que un texto de carácter político:
La lectura de esa útil composición nos ha cautivado al Presidente
de la República y á mí […] los liberales todos encontrarán en ella
mucho que aplaudir […] ojalá que su bondad me autorice para poner
al frente de su cuaderno, ó el nombre de la señora, ó bien sus iniciales,
ó en último caso, este seudónimo: Una Granadina (Obaldía 342-343).
Claramente, Acevedo de Gómez participa en política, tiene la capacidad de
discutir con altos mandos del gobierno y es reconocida como interlocutora
por los mismos. Igualmente interesante, y señal del reconocimiento del
que goza la escritora, es la carta rmada por F. E. de Ingunza22, en la cual
le expresa su admiración por uno de los manuales de comportamiento, le
comenta que realizó una reimpresión de la misma y se disculpa por no haber
reconocido su autoría:
Mas en París, después de terminada ya la reimpresión, se me informó
haciéndoseme saber era usted la autora, que tánto buscaba, su calidad
y posición social. Cuánto siento, señora, que noticia de tánto interés
hubiese llegado á mí tan tarde, privándome del gusto de ocuparme,
particularmente en su dedicatoria, de circunstancias de tanto valer
que enaltecen y deben llenar de satisfacción y orgullo á la antigua
Colombia! (Ingunza 345).
La misiva de Ingunza, además de ilustrar el tópico del reconocimiento de la
autoría femenina, revela que las obras de la autora circulan en el extranjero,
22 Por las iniciales de quien rma la misiva y el contexto de la misma, se deduce que
se trata de Francisco Esteban de Ingunza y Basualdo, político y viajero peruano, autor de
Viajes por el Oriente (1852).
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 25
y que también allí las mismas son aplaudidas. Por otro lado, en esta carta
sale a relucir el asunto de los derechos de autor; se ve como una falla que
el libro fuera reimpreso sin contar con la autorización de la escritora y sin
que se le reconocieran, probablemente, las utilidades derivadas de su venta.
ALGUNAS CONCLUSIONES
Josefa Acevedo de Gómez es la iniciadora de un proceso de profesionalización
de la mujer escritora en Colombia, logra intervenir con sus prácticas culturales
en el espacio público durante un periodo en que se gestan el campo intelectual
y literario colombiano. Es justo reconocer que antecede a Soledad Acosta de
Samper y que con ella se inicia la incursión en la exploración a partir de la
escritura de asuntos públicos por parte de una mujer.
Los logros de Acevedo de Gómez en el campo de las letras se explican
en gran medida porque se mueve en los límites impuestos por el sistema
de géneros vigente, y además utiliza ambiciosamente sus redes familiares
y sociales para lograr el reconocimiento. Su ajuste a los modelos político y
religioso dominantes le permite gurar públicamente en una época en que
es restringido a las mujeres (Davies et al.). Es consciente del lugar que debe
ocupar en ese momento y su insistencia en que no pretende glorias literarias
no se deriva de la modestia sino de su conocimiento del terreno en que se
mueve, de que las glorias literarias son asunto exclusivo de los hombres:
Los hombres miran como su patrimonio el templo de Minerva y si
entráis en él, os castigarán cruelmente esta usurpación. Os quieren
ilustradas, pero no literatas. (Acevedo de Gómez Ensayo 65)
Pese a la consciencia de tal situación, la escritora osa recorrer los caminos de
las bellas letras y expresar su postura, algunas veces solapadamente, otras de
manera explícita, acerca de la situación de las mujeres y de su posibilidad de
acceder a la escritura. Un poema publicado en El Mosaico en 1860 prueba que
ya en su madurez se torna más temeraria y no se amedrenta ante la necesidad
de expresar su postura acerca de ciertos escenarios que deben enfrentar las
mujeres. La obra en cuestión se intitula “El cabrón lejislador”:
Preguntaban cierto día/A un cabron sus compañeras/¿Porqué él
libertad tenia/I eran ellas prisioneras/¿Porqué él doquiera buscaba/
Los pastos a su elección/I a ellas solo les pasaba/Una medida racion?/
26 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
Las leyes, dijo el maldito,/Os marcan vuestro deber,/Violarlas es un
delito/I es preciso obedecer./Replicó entonces su esposa:/¿I porqué
las quebrantais/I en tan importante cosa/Tan mal ejemplo nos dais?/
Tus reexiones me ofenden,/El grave cabron le dice:/Las leyes no me
comprenden/Porque yo mismo las hice;/I aunque la justicia tuerza/
Ya de este o del otro modo,/Mis barbazas i mi fuerza/Me autorizan
para todo./Por último, no te asombres/(Concluyó el sabio profundo)/
Que esto mismo hacen los hombres/Legisladores del mundo.// (El
cabrón s.p.).
Mediante el juego satírico que acude a la gura del aquelarre, la autora da
la voz a las mujeres y les permite cuestionar la autoridad masculina. Podría
señalarse este poema como la obra más contundente de Acevedo de Gómez
en ese sentido, por recurrir a la sátira y al juego con una situación transgresora
y por la terminología empleada para referirse al político.
Acevedo de Gómez juega con las reglas impuestas a la mujer por la
sociedad de su tiempo. En sus ensayos de conducta femenina se presenta como
una defensora de aquella ideología que repliega a la mujer a sus funciones
domésticas, no obstante es precisamente en tales obras donde disemina
armaciones que contraviene el orden establecido (como es el caso del epígrafe
que abre este artículo). En su nota autobiográca, escrita al nal de su vida, se
representa como una mujer que lleva a cabo su tarea en solitario, sin descuidar
las labores hogareñas, consciente de los límites impuestos socialmente, pero
constante en la escritura y persistente en la publicación, a pesar de ocultar
su nombre al principio de su carrera. La autorrepresentación de Acevedo de
Gómez se sostiene en la tensión entre el modelo del ángel del hogar y de la
mujer pública. Al dibujarse como una adecuada administradora del hogar
que pone por encima de sus propias necesidades las de su esposo, sus hijos
y los más necesitados cumple con los preceptos de la época. Pero a renglón
seguido, en el mismo texto, se reconoce como una imperfecta administradora
del hogar, quien se separa de su esposo, con un deseo de escribir constante
y con la necesidad de ser reconocida como autora.
El orden, la economía, la hospitalidad, el trabajo, la misericordia
y la justicia se practicaban hasta donde yo podía en nuestra casa,
conforme á las lecciones de mi padre, mi madre y mi esposo. Ni es
esto decir que no hubiera algunos nublados, algunas fallas ligeras,
algunos pesares y alternativas (Autobiografía 334).
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 27
La lucha contra el anonimato, que resulta paradójica ante su insistencia en el
seudónimo y en el anonimato, aparece al nal de su vida. En el mismo texto
autobiográco se ocupa de manera narcisista de dejar claro cuáles son sus
obras con el n de “impedir que se me atribuyan otras ó se me nieguen éstas”
(Autobiografía 336); tal sumario, citado páginas atrás, más los motivos tras
su redacción, indican que hacia el nal de su vida, Acevedo de Gómez se
sabe escritora y quiere dejar claro para la posteridad cuáles son sus textos, si
bien una importante cantidad de los mismos no fueron publicados.
Coincidimos con Susana Zanetti cuando arma que como mujer republicana
de pensamiento liberal, defensora del catolicismo y comprometida con el
proyecto de nación, esta autora posee, a pesar de las adversidades, una gran
capacidad de trabajo y vocación literaria que le permiten plantar la semilla
de la profesionalización del ocio de escritora en el país (Zanetti 172). En
su caso, su producción en el ámbito de la narrativa de cción además de
aportar al proyecto de consolidación nacional –tras el cual se esconde un
“deseo de civilización”– contribuye a la conformación de un imaginario
nacional decimonónico, de ahí que su obra sea bien recibida en el momento.
El afán de construir una tradición literaria nacional y hacerse de un corpus de
textos propios es característico del emergente sistema cultural colombiano
decimonónico, el cual buscaba consolidarse y de esta manera sentar las
bases de una emancipación mental respecto del sistema colonizador, esto
es, el español.
BIBLIOGRAFÍA
Acevedo de Gómez, Josefa. Tratado sobre economia domestica para el uso de las madres de
familia i de las amas de casa. Bogotá: José A. Cualla. 1848. Recuperado de: http://www.
banrepcultural.org/blaavirtual/economia/tratado-sobre-economia-domestica-para-el-uso-
de-las-madres-de-familia-y-de-las-amas-de-casa
________ “Una tumba en los Andaquíes”. Poesías de una granadina. Bogotá: Torres Amaya,
[1823] 1854. s.p.
________ “Advertencia”. Poesías de una granadina. Bogotá: Torres Amaya, 1854. s.p.
________ Ensayo sobre los deberes de los casados (5ª ed). Bogotá: Imprenta de Francisco
Torres Amaya. 1857. Recuperado de: http://www.bibliotecanacional.gov.co/recursos_user/
digitalizados/fvergara_6_pza2.pdf
________ “Fragmentos del testamento de la señora Acevedo de Gómez”. En: Adolfo León
Gómez. El tribuno de 1810. Biblioteca de Historia Nacional. Vol. VII. Bogotá: Imprenta
Nacional. [1860] 1910. 337-341.
28 REVISTA CHILENA DE LITERATURA Nº 86, 2014
________ “El cabrón legislador”. El Mosaico, Año II, trim. 4 (51). 1860, diciembre 29. s.p.
________ “Autobiografía de doña Josefa Acevedo de Gómez”. En: Adolfo León Gómez. El
tribuno de 1810. Biblioteca de Historia Nacional. Vol. VII. Bogotá: Imprenta Nacional.
[1861] 1910. 331-337.
________ Cuadros de la vida privada de algunos granadinos, escritos para instrucción y
divertimento de los curiosos. Bogotá: Imprenta de El Mosaico, 1861.
________ “Narración de Josefa Acevedo de Gómez”. En: Francisco de Paula Santander
y Vicente Azuero. Antología política. Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura. [s.d.]
1981. 383-386.
Acevedo de Gómez, Josefa y Alfonso Acevedo Tejada. “Biografía del General José León
Gómez, Adolfo”. El tribuno de 1810. Biblioteca de Historia Nacional. Vol. VII. Bogotá:
Imprenta Nacional. [1850] 1910.
Agudelo Ochoa, Ana María. “Autobiograsmo post mórtem en Josefa Acevedo de Gómez”,
Lingüística y Literatura 58, julio-diciembre. 2010. Disponible en: http://aprendeenlinea.
udea.edu.co/revistas/index.php/lyl/issue/view/868/showToc
Aristizábal, Patricia. Escritoras colombianas del siglo XIX. Cali: Universidad del Valle, 2007.
Batticuore, Graciela. La mujer romántica. Lectoras, autoras y escritores en la Argentina:
1830-1870. Buenos Aires: Edhasa, 2005.
Bourdieu, Pierre. La distinción. Madrid: Taurus, 1988.
Caicedo Rojas, José. “Josefa Acevedo de Gómez”. Apuntes de ranchería. Medellín: Bedout.
[1871] 1973. 323-333
Catelli, Nora. En la era de la intimidad. Rosario: Beatriz Viterbo, 2007.
Conway, Jill K. y otras. “El concepto de género”. ¿Qué son los estudios de mujeres? (167-
178). México: FCE., 1998.
Davies, Catherine. “Introduction”. En: Sarah Sanchez (trad.), Catherine Davies (intr.). A
Treatise on Domestic Economy, for the Use of Mothers and Housewives by Josefa Acevedo
de Gómez. Nottingham: Critical, Cultural and Communications Press, 2007. I-XXVIII.
Davies, Catherine et al. “Gender, Patriotism and Social Capital: Josefa Acevedo de Gómez and
Mercedes Marín”. En: Catherine Davies y otras. South American Independence: Gender,
Politics, Text. Liverpool: Liverpool University Press, 2006. 183-209.
Eljaiek Rodríguez, Gabriel Andrés. “Sobre cómo sacarle pelos a una calavera”. La Habana
Elegante, segunda época 40, 2007, invierno. Recuperado de: http://www.habanaelegante.
com/Winter2007/Expresion.html
Gómez de Avellaneda, Gertrudis. Autobiografía. Diario de amor: obra inédita. Edición
digital basada en la de Madrid, M. Aguilar [1839] [1901]. Recuperado de: http://www.
cervantesvirtual.com/obra/diario-de-amor-obra-inedita--0/
Guerra, François-Xavier. “Las mutaciones de la identidad en la América hispánica”. En:
Antonio Annino y François-Xavier Guerra (coords). Inventando la nación. Iberoamérica.
Siglo XIX. México: FCE., 2003. 185-220.
Ingunza, F. E. de. “Carta dirigida a Josefa Acevedo de Gómez, Washington, 19 de junio de
1853”. En: Adolfo León Gómez. El tribuno de 1810. Biblioteca de Historia Nacional.
Vol. VII. Bogotá: Imprenta Nacional. [1853] 1910. 345.
Josefa Acevedo de Gómez: del deseo de escritura a los procesos de legitimación... 29
León Gómez, Adolfo. El tribuno de 1810. Biblioteca de Historia Nacional. Vol. VII. Bogotá:
Imprenta Nacional, 1910a.
________ “Josefa Acevedo de Gómez”. En: Adolfo León Gómez. El tribuno de 1810. Biblioteca
de Historia Nacional. Vol. VII. Bogotá: Imprenta Nacional, 1910b. 323-327.
Luque Valderrama, Lucía. La novela femenina en Colombia. Bogotá: Universidad Javeriana,
1954.
Martínez Carreño, Aída. “Acevedo de Gómez, Josefa”. Biblioteca Luis Ángel Arango Virtual,
2004. Recuperado de: http://www.lablaa.org/blaavirtual/biograas/acevgome.htm
________ “Josefa Acevedo de Gómez: su vida, su obra”. En: Ana Cecilia Ojeda A., Rocío
Serrano Gómez y Aída Martínez Carreño. Josefa Acevedo de Gómez. Bucaramanga:
Universidad Industrial de Santander. Dirección Cultural, 2009a. 9-32. Recuperado de:
http://cultural.uis.edu.co/les/JOSEFA_ACEVEDO.pdf
________ “María Josefa Acevedo de Gómez. Cronología”. En: Ana Cecilia Ojeda A., Rocío
Serrano Gómez y Aída Martínez Carreño. Josefa Acevedo de Gómez. Bucaramanga:
Universidad Industrial de Santander. Dirección Cultural. 2009b, 33-53. Recuperado de:
http://cultural.uis.edu.co/les/JOSEFA_ACEVEDO.pdf
Mataix, Remedios. “La escritura (casi) invisible. Narradoras hispanoamericanas del siglo
XIX”. Anales de Literatura Española 16, Narradoras hispanoamericanas desde la
Independencia a nuestros días, serie monográca 6, 2006. Recuperado de: http://rua.
ua.es/dspace/bitstream/10045/7269/1/ALE_16_02.pdf
Obaldía, José de. “Carta dirigida a Josefa Acevedo de Gómez, Bogotá, 12 de abril de 1852”.
En: Adolfo León Gómez. El tribuno de 1810. Biblioteca de Historia Nacional. Vol. VII.
Bogotá: Imprenta Nacional [1852] 1910. 342-343.
Ocampo López, Javier. “Acevedo Gómez, José. Biografía”. Biblioteca Virtual del Banco de la
República, 2004. Recuperado de: http://www.lablaa.org/blaavirtual/biograas/acevjose.htm
Osuna Patiño, Néstor. Constituciones iberoamericanas. Colombia. México: Universidad
Nacional Autónoma de México, 2006. Recuperado de: http://www.bibliojuridica.org/
libros/libro.htm?l=2212
Rodríguez Arenas, Flor María. “Josefa Acevedo de Gómez: modelos iniciales de la escritura
femenina en el siglo XIX en Colombia”. El soldado y Angelina. ¿Y las mujeres? Medellín:
Universidad de Antioquia [1861] 1991. 109- 132.
________ Bibliografía de la literatura colombiana del siglo XIX. Buenos Aires: StockCero, 2006.
Serrano, Rocío. “Los principios liberales en la obra de Josefa Acevedo de Gómez”. En: Ana
Cecilia Ojeda A., Rocío Serrano Gómez y Aída Martínez Carreño. Josefa Acevedo de
Gómez. Bucaramanga: Universidad Industrial de Santander. Dirección Cultural, 2009.
133-157. Recuperado de: http://cultural.uis.edu.co/les/JOSEFA_ACEVEDO.pdf
Zanetti, Susana. La dorada garra de la escritura. Buenos Aires: Beatriz Viterbo, 2002.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
La escritura (casi) invisible. Narradoras hispanoamericanas del siglo xIx " . Anales de Literatura Española 16, Narradoras hispanoamericanas desde la Independencia a nuestros días, serie monográfica 6
  • Remedios Mataix
Mataix, Remedios. " La escritura (casi) invisible. Narradoras hispanoamericanas del siglo xIx ". Anales de Literatura Española 16, Narradoras hispanoamericanas desde la Independencia a nuestros días, serie monográfica 6, 2006. Recuperado de: http://rua. ua.es/dspace/bitstream/10045/7269/1/ALE_16_02.pdf
Las mutaciones de la identidad en la América hispánica " . En: Antonio Annino y François-Xavier Guerra (coords)
  • François-Xavier Guerra
Guerra, François-xavier. " Las mutaciones de la identidad en la América hispánica ". En: Antonio Annino y François-Xavier Guerra (coords). Inventando la nación. Iberoamérica.
La dorada garra de la escritura
  • Susana Zanetti
Zanetti, Susana. La dorada garra de la escritura. Buenos Aires: Beatriz Viterbo, 2002.
La mujer romántica. Lectoras, autoras y escritores en la Argentina: 1830-1870
  • Graciela Batticuore
Batticuore, Graciela. La mujer romántica. Lectoras, autoras y escritores en la Argentina: 1830-1870. Buenos Aires: Edhasa, 2005.
El concepto de género " . ¿Qué son los estudios de mujeres? (167- 178) México: FCE
  • Jill K Conway
  • Otras
conway, jill K. y otras. " El concepto de género ". ¿Qué son los estudios de mujeres? (167- 178). México: FCE., 1998.
12 de abril de 1852 " . En: Adolfo León Gómez. El tribuno de 1810
  • José Obaldía
  • De
Obaldía, josé de. " carta dirigida a josefa Acevedo de Gómez, Bogotá, 12 de abril de 1852 ". En: Adolfo León Gómez. El tribuno de 1810. Biblioteca de Historia Nacional. Vol. VII. Bogotá: Imprenta Nacional [1852] 1910. 342-343.
Gender, Patriotism and Social capital: josefa Acevedo de Gómez and Mercedes Marín
  • Catherine Davies
Davies, catherine et al. "Gender, Patriotism and Social capital: josefa Acevedo de Gómez and Mercedes Marín". En: catherine Davies y otras. South American Independence: Gender, Politics, Text. Liverpool: Liverpool University Press, 2006. 183-209.
En: Adolfo León Gómez. El tribuno de 1810
  • Autobiografía De Doña Josefa Acevedo De Gómez
________ " Autobiografía de doña josefa Acevedo de Gómez ". En: Adolfo León Gómez. El tribuno de 1810. Biblioteca de Historia Nacional. Vol. VII. Bogotá: Imprenta Nacional. [1861] 1910. 331-337.